You are on page 1of 154

KarlNY

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA
George Ritzer
U niversidad de M a ry la n d

T ra d u c c ió n

MARI A TERESA CAS ADO RODRI GUEZ

R e v i s i ó n técnica

AMP ARO AL MA R C H A B ARBADO Facultad de Ci encias Políticas y Sociología Universidad Compl ut ense de Madrid

M cG R A W -H ILL
«ÉXICO • B U E N O Í AIRES • CARACAS • GUATEMALA • LISBOA • MADRID • NUEVA YORK SAN JUAN • SANTAFÉ DE BOGOTÁ • SANTIAGO • SAO PAULO • AUCKLAND LONDRES • MILÁN • MONTREAL • NUEVA DELHI • SAN FRANCISCO • SINGAPUR ST. LO U IS * SIDNEY • TORONTO

\ _

\00

KarlNY

T EO RIA SO CIO LO G ICA CONTEM PORANEA
N o e s t á p e r m i t i d a la r e p r o d u c c i ó n t o t a l o p a r c i a l d e e s t e l ib r o, ni s u t r a t a m i e n t o i n f o r m á t i c o , ni la t r a n s m i s i ó n d e n i n g u n a f o r m a o p o r c u a l q u i e r m e d i o , y a s e a e l e c t r ó n i c o , m e c á n i c o , p o r f o t o c o p i a , p o r r e g i s t r o u o t r o s m é t o d o s , s i n el p e r ­ m iso previo y por escrito de los titulares del Copyright. D E R E C H O S R E S E R V A D O S © 1993 r e s p e c to a la p r i m e r a e d ic i ó n en e s p a ñ o l , por M c G R A W - H I L L / I N T E R A M E R I C A N A D E E S P A Ñ A , S. A . E d i f i c i o O a s i s - A , 1." p l a n t a B a s au ri , 17 28023 Aravaca (Madrid) T r a d u c i d o d e la t e r c e r a e d i c i ó n e n i n g l é s d e

CONTEM PORARY SO C IO L O G IC A L TH EO RY
Copyright 0 M C M X C I I . p o r M c G r a w - H i l l Inc.

ISBN: 0-07-052972-8

ISBN: 84-481-0179-0 D epósito legal: M. 25.499-1993
C o m p u e s t o e n P u n t o g r a p h i c . S. A L.

4567890123

L.1.-96

9076543218
Printed in Mexico

Impreso en México

Esta obra se terminó de im primir en Marzo de 1998 en Fuentes Impresores, S.A. de C.V. Calle Centeno Num. 109 Col. Granjas Esmeralda Delegación Iztapalapa C.P. 09810 México, D.F.

Se tiraron 1500 ejemplares

PERMISOS Y AGRADECIMIENTOS

Capítulo 3: Pasajes de Robert K. Merton: «Rem em bering the Y oung Talcott Parsons», A m erican Sociologist, 15 (1980). U tilizados con perm iso de la A so­ ciación A m ericana de Sociología. Reseña autobiográfica de Robert K. Merton, © 1981 de Robert Merton. Utiliza­ da con su permiso. Figuras 3.1 y 3.3 reim presas con permiso de los editores de The A m erica n U ni­ versity de Talcott Parsons y Gerald Platt, C am bridge, Mass.: H arvard U niversi­ ty Press, O 1973 del Presidente y Fellows de H arvard College. Figura 3.2 de Talcott Parsons: Societies: E vo lu tio n a ry a n d C om parative P ers­ p ec tiv es, © 1966. A daptada con perm iso de Prentice Hall, E n glew ood Cliffs, N ew Jersey. Capítulo 5: Pasajes de G eorge Herbert Mead: E spíritu, p erso n a y so ciedad, editado e introducido por Charles W. Morris. © 1934 de la U niversidad de Chicago. © 1962 de Charles W. Morris. Utilizados con permiso. Pasajes de Leonard S. Cottrell, Jr.: «George Herbert Mead: The Legacy o f Social Behaviorism», en Robert K. M erton y M atilda W hite Riley, eds.: S o cio lo g ica l Traditions fro m G eneration to G eneration: G lim pses o f the A m erican Experience, © 1980. Utilizados con perm iso de Ablex Publishing Corp., N orw ood , NJ. Capítulo 6: Pasajes de Charles Goodwin: «Notes on Story Structure and the O r­ ganization o f Participation», en J.M. Atkinson y J. Heritage, eds.: S tru ctu res o f S o cial A ction, © 1984. Utilizados con permiso de C am bridge University Press. Capítulo 7: Pasajes de Social B eh a vio r : Its E lem entary F orm s, de G eorge Caspar H omans, © 1974 de Harcourt Brace Jovanovich, Inc., reim preso con perm iso de la editorial. Pasajes de Peter Blau reim presos con permiso de M acm illan Publishing C o m ­ pany, division de Macmillan, Inc, de E xchange a n d P o w er in S o cia l L ife de Peter Blau. © 1964 de John Wiley & Sons, Inc. Reseña autobiográfica de G eorge C. H om ans utilizada sin objeciones por parte de N ancy P. H om ans y W. Lincoln Boyden de Ropes y Gray (Boston), albacea de George C. Homans. Pasajes de G eorge Homans: «The Sociological R elevance o f Behaviorism » y Figuras 7.1 y 7.2 de Don Bushell y Robert Burgess, «S om e Basic Principles o f Behavior», todo ello en Robert Burgess y Don Bushell, eds.: B eh a vio ra l S o cio ­ lo g y , © 1969. Utilizados con permiso de C olum bia University Press. Capítulo 8: Pasajes de Patricia M adoo Lengerm ann y Ruth A. Wallace: G ender in A m erica: Social C ontrol a nd Social C hange, © 1985, págs. 141-144. R eim ­ preso con permiso de Prentice Hall, E nglew ood Cliffs, New Jersey.
v

C apítulo 10: Figura 10.4 adaptada de Jam es Coleman: «Social Theory, Social Research, and a Theory o f Action», en A m erican Jo u rn a l o fS o c io lo g y 91 (1986). U tilizada con permiso de U niversity o f Chicago Press. Figura 10.5 de Allen E. Liska: «The Significance o f A ggregate D ependent V a ­ riables and Contextual Independent V ariables for Linking M acro and Micro T heories», en So cia l P sychology Q uarterly 53 (1990). Utilizada con perm iso de la A sociac ió n A m ericana de S ociología y del autor. Capítulo 12: Figura 12.1 de John Baldwin: G eorge H erb ert M ead: A U nifying Theory o f Sociology, © 1986. Reim presa con el permiso de Sage Publications, Inc. Capítulo 13: Figura 13.2 adaptada de Ronald Burt: Tow ard a S tru ctu ra l Theory o f A ctio n : N e tw o rk M odels o f S o cia l Structure, P erception a n d A ctio n . © 1982. U tilizada con perm iso de A cadem ic Press y del autor. Fotos Página 8: C ulver Pictures P ágina 16: C ulver Pictures Página 19: T he B ettm ann A rchive Página 25: The G ra n g er Collection, N ueva York Página 34: The G ranger Collection, N ueva York Página 39: N ational Library o f M edicine Página 40: The G ra nger Collection, N ueva York Página 47: C ulver Pictures Página 62: C ortesía de la U niversidad de Chicago Página 69: Cortesía de la A sociación A m ericana de Sociología Página 78: C ortesía de H ow ard Press Página 113: The G ranger C ollection, N ueva York Página 131: Cortesía de Robert K. Merton Página 180: UPI/B ettm ann N ew sphotos Página 185: L aurent M aou s/G am m a-L iaison Página 203: Cortesía de Im m anuel Wallerstein Página 220: Cortesía de la U niversidad de Chicago Página 248: Cortesía de la A sociación A m ericana de Sociología Página 270: Cortesía de Evelyn S. Lang, albacea de Alfred Schütz Página 326: Cortesía de C hristopher Johnson Página 370: Cortesía de Jessie Bernard Página 386: Cortesía de Dorothy E. Smith Página 446: Cortesía de Peter M. Blau Página 479: Cortesía de Randall Collins Página 531 : Cortesía de Jeffrey C. A lexander Página 558: Cortesía de la U niversidad de W ashington Página 600: Cortesía de George Ritzcr

SOBRE EL AUTOR

G E O R G E R1TZER es profesor de sociología de la U niversidad de M aryland. Sus principales áreas de interés son la Teoría Sociológica y la Sociología del Trabajo. Fue director de las secciones de Teoría S ociológica (1989-1990) y de O rganizaciones y O cupaciones (1980-1981) de la A sociación A m ericana de Sociología. El profesor Ritzer ha sido nom brado A lum no y Profesor D istingui­ do de la Universidad de Maryland y ha recibido el galardón de la Teaching E xcellence. Ha disfrutado de una beca Fulbright-H ays y ha sido profesor visi­ tante en el Instituto Holandés de Estudios A vanzados y en el C olegio Sueco de Estudios A vanzados en Ciencias Sociales. En 1992 M acG raw -H ill publicó las terceras ediciones de los textos básicos de teoría sociológica del profesor Ritzer — S ociolog ica l Theory y C o n tem p o ra ­ ry S ocio lo g ica l Theory — que han sido adoptados en Estados U nidos y Canadá, así com o en otros muchos países, para cursos de licenciatura en teoría social. Los principales intereses teóricos del Dr. Ritzer son la metateoría y la teoría de la racionalización. Sobre m etateoría su libro m ás reciente es M eta th eo rizin g in S ociology (Free Press, 1991). Entre sus anteriores libros sobre este tema se encuentran Sociology: A M ultiple P aradigm S cience (1975, 1980) y Tow ard and Integ ra ted Sociological Paradigm (1981). Ha escrito varios ensayos sobre la racionalización y un volumen que se publicará próxim am ente con el título B ig M e A ttack: The M cD onaldization o f Society (Lexinton Books, 1992).

v ii

KarlNY

CONTENIDO

Indice de reseñas biográficas P r e f a c i o .......................................

xix
XX i

P R IM E R A PARTE.

I N T R O D U C C I O N .....................................................

1 3 4 6 7 7
8

1......E sb o z o h istó ric o de la te o ría sociológica: p r i m e r o s a ñ o s ................ In tro d u c c ió n .......................................................................................................... Fuerzas sociales en el desarrollo de la teoría s o c io ló g ic a .................... Revoluciones p o l í t i c a s ................................................................................. La revolución industrial y el nacim iento del c a p i t a l i s m o ............... El nacimiento del s o c ia l is m o ..................................................................... U rb a n iz a c ió n ................................................................................................... Cam bio religioso ........................................................................................... Crecimiento de la c i e n c ia ............................................................................ Fuerzas intelectuales y surgimiento de la teoría sociológica .............. La Ilustración y la fundación de la sociología en F r a n c i a .............. El desarrollo de la sociología a l e m a n a ................................................... Los orígenes de la sociología b r itá n ic a .................................................. Principales figuras de la sociología italiana ........................................ Desarrollos del marxism o europeo a la vuelta del s i g l o .................. 2. E sbozo h istó ric o de la te o r í a sociológica: a ñ o s p o s t e r i o r e s ............ La prim era teoría sociológica estadounidense ......................................... La orientación política de la primera sociología estadounidense .. Cam bio social, corrientes intelectuales y prim era sociología esta­ dounidense ................................................................................................. La Escuela de C h i c a g o ................................................................................ La teoría sociológica hasta la mitad del siglo .......................................... El nacimienjo de Harvard, la ivy League y el funcionalism o e s ­ tructural ....................................................................................................... La decadencia de la Escuela de C h i c a g o .............................................. Desarrollos de la teoría m a r x i s t a .............................................................

9 9 10
10

11
23 43 49 51 53 54 54 55 61
68

68

74

75

f

x ii

CONTENIDO

KarlNY
76 76 77 80 81 83 84 88 88 90 92 93 93 94 95 97

La teoría sociológica desde la m itad de s i g l o ............................................ Funcionalism o estructural: auge y d e c a d e n c i a .................................... La sociología radical en A m érica: C. W right M i l l s .......................... El desarrollo de la teoría del c o n f l i c t o ................................................... El nacim iento de la teoría del in t e r c a m b i o .......................................... A nálisis dramatúrgico: la obra de Erving G o f f m a n .......................... El desarrollo de las sociologías « c r e a t i v a s » ........................................ T eo ría de s i s t e m a s ......................................................................................... La influencia de la sociología marxista ................................................. El reto de la teoría f e m in is ta ...................................................................... Estructuralism o y p o s e s tr u c tu r a l is m o .................................................... La teoría sociológica en los años n o v e n t a .................................................. Integración m icro-m acro ............................................................................ Integración a c c i ó n - e s tr u c tu r a .................................................................... Síntesis t e ó r i c a s .............................................................................................. M etateorización en s o c i o l o g í a ..................................................................

SEGUNDA PARTE.

LA T E O R I A S O C I O L O G I C A : LAS G R A N D E S ESCUELAS

101

3.

El f u n c i o n a l i s m o e s t r u c t u r a l y la a l t e r n a t i v a de la t e o r í a del co n flicto C onsenso y c o n f li c to .......................................................................................... F uncionalism o e s tru c tu ra l................................................................................. R aíces h is t ó r ic a s ............................................................................................. La teoría funcional de la estratificación y sus c r ític o s ..................... Prerrequisitos funcionales de la s o c i e d a d ............................................. El funcionalism o estructural de Talcott P a r s o n s ................................ El funcionalism o estructural de Robert M e r t o n ................................. Principales c r í t i c a s ........................................................................................ La alternativa de la teoría del c o n f l i c t o ...................................................... La obra de R a lf D a h r e n d o r f ....................................................................... P rincipales críticas ........................................................................................ Esfuerzos para reconciliar el funcionalism o estructural y la teoría del c o n f l i c t o ............................................................................................... Hacia una teoría del conflicto m ás m a r x i s ta ........................................

103 104 106 107 109 111 116 128 135 139 140 144 146 149 155 157 158 158 161

4.

V a r i e d a d e s de te o r í a sociológica n e o m a r x i s t a ..................................... D eterm inism o e c o n ó m i c o ................................................................................. M arxism o h e g e lia n o ............................................................................................ G eo rg L u k á c s ................................................................................................... A n tonio Gramsci ...........................................................................................

KarlNY
CONTENIDO X iii

Teoría c r í t i c a .............................................................................................................162 Principales c r í t i c a s ....................................................................................... .....163 Principales c o n t r i b u c io n e s ......................................................................... .... 167 Críticas a la teoría c r i t i c a ................................................................................ 171 Las ideas de Jurgen H a b e r m a s ..................:............................................. .... 172 M arxism o e s tr u c tu r a l............................................................................................. 176 Críticas de otras teorías m a r x i s ta s ........................................................... .... 176 Principios del m arxism o e s tr u c tu r a l....................................................... .... 178 Reanálisis de Marx', la obra de Louis A lth u s s e r ................................. .... 179 Nicos Poulantzas: economía, política e i d e o lo g ía ..................................183 Reacciones críticas al m arxism o e s tru c tu ra l........................................ ....188 Sociología económ ica n e o m a r x is ta ...................................................................188 Trabajo y c a p ita l............................................................................................ ....189 Fordismo y posfordismo ............................................................................. ....198 El marxism o de orientación histórica ..............................................................201 E l m oderno sistem a m u n d ia l ..........................................................................20 1 Los estados v las revoluciones s o c ia le s .....................................................207

5.

I n te r a c c i o n is m o s im b ó lic o ............................................................................. ... 213 Principales raíces h is tó ric a s ................................................................................ 214 P r a g m a t is m o ................................................................................................... ... 214 C o n d u c tis m o ................................................................................................... ... 216 Entre el reduccionism o y el s o c io lo g is m o ............................................... 217 Las ideas de George Herbert M e a d .................................................................. 219 La prioridad de lo social ............................................................................. ...219 El a c t o ............................................................................................................... ...220 G e s t o s ................................................................................................................ ...223 Símbolos significantes ....................................................................................225 Los procesos mentales y la m e n t e ........................................................... ...226 El s e l f ................................................................................................................ ...230 La s o c ie d a d ........ ................................................................................................... ...235 Interaccionismo simbólico: principios b á s ic o s ......................................... 237 Capacidad de p e n s a m ie n to .......................................................................... 238 Pensamiento e interacción .......................................................................... 238 A prendizaje de significados y s í m b o lo s ................................................. 239 A cción e interacción .................................................................................... 241 Elección ............................................................................................................ 241 El s e l f ................................................................................................................. 242 Grupos y s o c ie d a d e s..................................................................................... 253 Principios m e to d o ló g ic o s.................................................................................. 255 Blumer sobre los m é t o d o s ........................................................................... 256 C r íti c a s ...................................................... < •.................................................*......... 259

I

x iv

CONTENIDO

KarlNY
263 264 267 268 282 287 287 291 293 306 308 313 316 319 319 322 324 324 328 330 332 340 340 342 347

6.

S ociología fe n o m e n o ló g ic a y e t n o m e t o d o l o g í a ..................................... S em ejanzas y d if e r e n c ia s .................................................................................. Sociología fenom enológica ............................................................................. Las teorías de Alfred S c h ü tz ...................................................................... La construcción so c ia l de la r e a lid a d .................................................... E tn o m e to d o lo g ía ................................................................................................. D efinición de la e t n o m e t o d o lo g ía ........................................................... D iversificación de la e tn o m e t o d o lo g ía .................................................. E jem plos de e t n o m e to d o lo g ía ................................................................... Críticas a la sociología tr a d i c io n a l.......................................................... Presiones y tensiones de la e tn o m e to d o lo g ía .......................................

7.

T e o r í a del i n t e r c a m b i o y sociología c o n d u c t i s t a ................................. Skinner y el c o n d u c tis m o .................................................................................. Sociología c o n d u c t i s t a ...................................................................................... C onceptos b á s i c o s ......................................................................................... M odificación de la c o n d u c ta ...................................................................... Teoría del i n te r c a m b io ...................................................................................... H om ans y D urkheim .................................................................................... H omans y L é v i - S tr a u s s ................................................................................ H omans y el funcionalism o e s tru c tu r a l.................................................. Proposiciones básicas de H o m a n s ........................................................... Críticas a la teoría de la conciencia de H o m a n s ................................. Criticas a la teoría de la sociedad y la cultura de H o m a n s ............. Teoría integrada del intercam bio de B l a u ............................................. Críticas a las teorías conductistas y r é p l i c a s .............................................

8.

T e o r í a f e m i n is ta c o n t e m p o r á n e a p o r P a t r i c i a M a d o o L e n g e rm a n n y Jill N i e b r u g g e - B r a n t l e y ................................................................. Principales cuestiones t e ó r i c a s ....................................................................... Principales raíces h is tó ric a s ............................................................................. F eminismo: 1600-1960 ............................................................................... Sociología y feminismo: 1840-1960 ...................................................... Variedades de teoría feminista c o n t e m p o r á n e a ........................................ T eorías de las diferencias de g é n e r o ...................................................... T eorías de la desigualdad entre los g é n e r o s ........................................ Teorías de la opresión de g e n e r o .............................................................. Teoría sociológica feminista ........................................................................... Sociología feminista del c o n o c im i e n to .................................................. Orden macro-social ...................................................................................... O rden m i c r o - s o c ia l........................................................................................ S u b je ti v id a d ..................................................................................................... Síntesis m aero-m icro .........................................................................................

353 355 357 357 358 364 366 369 379 392 393 396 399 403 406

KarlNY
CONTENIDO XV

9.

T e o r ía s sociológicas e s t r u c t u r a l e s .......................................................... E stru ctu ra lism o .................................................................................................. Raíces en la lin g ü ístic a .............................................................................. Estructuralismo antropológico'. Claude L é v i - S tr a u s s ..................... M arxism o e s tru c tu ra l................................................................................. Barreras para su a c e p t a c i ó n ..................................................................... P osestructuralism o............................................................................................ Las ideas de Michel F o u c a u l t ................................................................. A n tie stru c tu ra lism o .......................................................................................... Sociología e x iste n c ia l................................................................................ Teoría de s i s t e m a s ...................................................................................... Variantes s o c i o l ó g i c a s .................................................................................... El estructuralismo de Erving G o f f m a n ................................................. Teoría e s tru c tu ra l......................................................................................... Teoría de r e d e s ............................................................................................

411 412 412 413 417 420 420 422 431 431 434 438 439 440 447

TERCERA PARTE

D E S A R R O L L O S R E C I E N T E S EN T E O R I A S O C IO L O G IC A : IN T E G R A C IO N Y S IN ­ T E S IS .............................................................................

453 455 456 458 461 461 464 466 468 476 480 482 483

10..... In te g r a c ió n m i c r o - m a c r o ............................................................................ E xtremismo m i c r o - m a c r o .............................................................................. M ovim iento hacia la integración m i c r o - m a c r o ...................................... Ejemplos de integración m ic r o - m a c r o ....................................................... George Ritzer: paradigm a sociológico in t e g r a d o ............................ Jeffrey Alexander: sociología m u ltid im e n s io n a l.............................. Norbert Wiley: niveles de a n á lis is......................................................... Jam es Colem an: el m odelo desde lo m icro a lo m acro y los F undam entos de teoría s o c ia l ........................................................... Randall Collins: Los m ic rofundam entos de la macrosociología. T eoría del i n te r a c t o r ................................................................................... Algunas direcciones p r o m e te d o r a s.............................................................. Integración micro-macro: lo que queda por h a c e r ................................

11.

I n te g r a c ió n a c c i ó n - e s t r u c t u r a ................................................................... I n tro d u c c ió n ........................................................................................................ Principales ejemplos de integración a c c ió n -c s tr u c tu r a ........................ Anthony Giddens: teoría de la estructuración .................................. Margaret Archer: cultura y acción ........................................................ Pierre Bourdieu: habitus y c a m p o ......................................................... Jurgen Haberm as: la colonización del m un do de la v i d a ..............

489 490 492 492 497 500 506

XV¡

CONTENIDO

KarlNY

Principales diferencias en la literatura sobre la acción-estructura... 512 R elación entre acción-estructura y m i c r o - m a c r o .................................. .... 514 S e m e jan z as básicas ........................................................................................ 514 D iferencias f u n d am e n tales....................................................................... .... 515 C larifica ción de las diferencias entre EEUU y E u r o p a ...................... .... 517

12.

S ín te s is de la te o ría sociológica: 1.................................................................523 N e o fu n c io n a lis m o ............................................................................................ ....527 T eo ria del c o n f l i c t o ..............................................................................................534 T eo ría n e o m a r x i s t a ........................................................................................... ....540 Interaccion ism o s i m b ó lic o ............................................................................. ....541 R edefinición de M ead y B l u m e r ............................................................ ....542 Integración del interaccionismo sim bólico y la teoría del inter­ ca m b io ....................................................................................................... ....545 H acia un interaccionismo sim bólico más i n t e g r a d o r ..................... ....547 F e n o m e n o lo g ía y e t n o m e t o d o lo g ía ............................................................ ....549

13.

S ín te s is de la te o r i a sociológica: I I .......................................................... ... 555 T e o r ía del i n t e r c a m b i o .................................................................................... ... 556 H ac ia una te oría del in te rcam b io m ás integradora: Em erson y C o o k .................................................................................................................... 556 T e o r ía de r e d e s .................................................................................................. ... 562 T eo ría de la elección ra c io n a l....................................................................... ... 564 T eo ría sociológica fe m in ista ............................................................................. 565 P o s m o d e r n is m o .................................................................................................. ... 566 T eo ría p o s m a r x i s t a ........................................................................................... ...570 M a rx is m o a n a lít ic o ..................................................................................... ...571 T eo ría m arxista p o s m o d e r n a ................................................................... ...576 O tras teorías posmarxistas ....................................................................... ...580 C o n c l u s i ó n ..............................................................................................................582

A p é n d ic e

M e ta t e o r iz a c ió n sociológica y e s q u e m a m e ta te ó r ic o p a r a el ánalisis de la te o r í a s o c i o l ó g i c a 585 586 592 594 595 596

La m etateorización en s o c io lo g ía ................................................................ V entajas de la m e ta te o r iz a c ió n ............................................................... Criticas a la m e tateo riza ció n .................................................................... La explosión actual del interés por la m e ta te o r iz a c ió n .................. Las ideas de Thomas K u h n ............................................................................

I

KarlNY
CONTENIDO XVÜ

La sociología: una ciencia m u ltip a r a d ig m á tic a ...................................... Los grandes paradigmas s o c io ló g ic o s .................................................. Hacia un paradigm a sociológico más in te g r a d o ..................................... Niveles de análisis social: una revisión de la lit e r a tu r a ................. Niveles de análisis social: un modelo ............................................ Referencias b ib lio g r á fic a s..................................................................................... Indice de n o m b r e s ..................................................................................................... Índice a n a lític o ............................................................................................................

598 602 604 605 609 613 658 668

KarlNY

M od.

INDICE DE RESEÑAS BIOGRAFICAS

Abdel Rahman Ibn Jaldim ....................................................................................... Auguste C o m t e ............................................................................................................ Emile D u r k h e i m .......................................................................................................... Karl Marx ...................................................................................................................... Max W e b e r .................................................................................................................... Sigmund F r e u d ............................................................................................................. Georg S im m e l............................................................................................................... Herbert S p e n c e r ........................................................................................................... Robert P a r k .................................................................................................................... Pitirim A. S o r o k i n ....................................................................................................... C. Wright M il ls ............................................................................................................. Talcott P a r s o n s ............................................................................................................. Robert K. Merton: Reseña a u t o b io g r á f ic a .......................................................... Louis A lth u sser............................................................................................................. Nicos P o u la n tz a s ......................................................................................................... Immanuel W a lle rs te in ................................................................................................ George Herbert M e a d ................................................................................................ Erving G o f f m a n ........................................................................................................... Alfred S c h ü tz ................................................................................................................ George Caspar Homans: Reseña a u t o b io g r á f ic a .............................................. Jessie B e rn a r d ............................................................................................................... Dorothy E. S m ith ......................................................................................................... Peter M. B l a u ................................................................................................................ Randall Collins: Reseña a u to b io g r á f ic a ............................................................... Jeffrey C. Alexander: Reseña a u to b io g ráfica.................................................... Richard E m e r s o n ......................................................................................................... Gerge Ritzer: La autobiografía com o herram ienta m e ta t e ó r ic a ..................

8 16 19 25 34 39 40 47 62 69 78 113 131 180 185 203 220 248 270 326 370 386 446 479 531 558 600

xlx

r
KarlNY

PREFACIO

LA T E R C E R A edición del presente libro, Teoría socio ló g ica co n tem p o rá n ea , se deriva de la tercera edición de Teoria sociológica, libro que ha sido publicado simultáneamente y que está dedicado por entero a la historia de la teoría de la disciplina, tanto clásica com o contemporánea. Si bien el presente libro habla algo de historia, su principal interés es el análisis de la teoría contem poránea. La teoria sociológica está experimentando en la actualidad cambios radicales, lo que se refleja en la reestructuración sustancial de la tercera edición de este libro. El cambio más obvio de esta edición es la estructura general del libro. La anterior edición se dividía en dos partes: la introducción y las principales teo­ rías contemporáneas. En esta edición hay tres partes: la introducción, las princi­ pales escuelas de teoría sociológica y los desarrollos más recientes en teoría sociológica, analizados bajo el título de integración y síntesis. La Primera Parte, la introducción, prácticamente no ha sido modificada. Presentamos dos capítulos sobre la historia de la teoría sociológica. En el se­ gundo capítulo se analizan los desarrollos más recientes en el cam po de la teo­ ría sociológica. La Segunda Parte, La teoria sociológica: las grandes escuelas, exam ina las principales escuelas de teoría sociológica. Todas ellas siguen teniendo im por­ tancia en la actualidad, pero com ienzan a quedar ensom brecid as por los d esa­ rrollos analizados en la tercera parte. El tercer capítulo contiene un análisis del funcionalism o estructural (que incluye a su vez un am plio análisis de la obra de Talcott Parsons), así com o de la alternativa de la teoría del conflicto. El capítulo cuarto exam ina las principales variedades de la teoría neom arxista: el d e te r n in is m o económ ico, el marxism o hegeliano, la teoría crítica, el marxismo estructural, la sociología económ ica neom arxista (incluido un nuevo análisis del debate sobre el fordism o y el posfordismo), y el m arxism o historicista (con un análisis del último trabajo de Immanuel Wallerstein sobre la teoría de los sistemas mundiales). El quinto capítulo, sobre el interaccionismo simbólico, contiene una pre­ sentación m ucho más elaborada de las ideas de G eorge Herbert Mead. F.I sexto capitulo (la sociología fenom enológica y la etnom etodología) in­ cluye un análisis detallado de la obra de Alfred Schütz, así com o un cambio sustancial de perspectiva sobre la etnom etodología basado en los trabajos re­ cientes que se han hecho en este área.

xxi

x x ii

PREFACIO

KarlNY

El séptimo capítulo analiza la teoría del intercam bio y la sociología conductista y ha sido ligeramente m odificado en esta edición. El octavo capítulo, sobre las teorías feministas, ha sido revisado y actuali­ zado por sus dos autoras, Patricia M adoo L engerm ann y Jill Niebrugge-B rantley. El capítulo noveno es un nuevo capitulo dedicado a una am plia serie de teorías sociológicas estructurales y a las perspectivas teóricas que se presentan com o críticas a estas teorías. La T erce ra Parte, desarrollos recientes en teoría sociológica: integración y síntesis, es totalm en te nueva. Los cuatro capítulos de esta parte reflejan el h e ­ cho de que durante los últimos años la teoría sociológica ha com enzado a alejar­ se de la estre che z de miras de las teorías analizadas en la Segunda Parte, y ha em p ez ad o a seguir una orientación m ás integradora y sintética. La integración implica el esfuerzo de aunar niveles o dom inios diferentes del análisis social. La síntesis supone el intento de unir ideas extraidas de una serie de teorías diferentes. El d éc im o capítulo analiza principalm ente la literatura estadounidense so­ bre la integración micro-m acro. A dem ás de un análisis general sobre esta cu e s­ tión, se an aliza en detalle la obra de Ritzer, la de A lexander y la de Wiley sobre los niveles de análisis, la contribución de Colem an a la integración m icro-macro a través de la teoría de la elección racional, los m icrofundam entos de la m acro so cio lo g ía según Collins y la teoría del interactor. El u n d éc im o capítulo se ocupa de la literatura europea sobre la integración acción-estructura. En él se analiza la relación entre esa literatura y la dedicada a la integración micro-m acro y se ofrece también una idea general del trabajo sobre la ac ción y la estructura. Este capítulo exam ina con cierto detalle la teoría de la es tructuración de G iddens, el trabajo de A rcher sobre la cultura y la a c ­ ción, la in tegración de Bourdieu de h abitus y cam po, y las ideas de H aberm as sobre la colonización del m undo de la vida. Los capítulos d uodécim o y decim otercero analizan los esfuerzos de síntesis en sociología. Se revisa en ellos la m a yoría de las teorías analizadas en la S e ­ gunda Parte, esta vez desde el punto de vista de los esfuerzos de síntesis que se derivan de ellas. A dem ás de esta revisión, contienen análisis de nuevos e im ­ portantes desarrollos de síntesis com o el neofuncionalism o, la teoría de la ele c ­ ción racional, el posm odernism o y la teoría posmarxista. El libro term ina con un A péndice que incluye una revisión profunda de la metateorización en sociología, lo que refleja el creciente interés por esta c u e s­ tión en la actualidad. Incluye también un estudio sobre el enfoque metateórico específico que guía todo el libro. A lo largo del libro presentam os varias reseñas biográficas tom adas de la anterior edición: Ibn Jaldún, Auguste C om te, Sigmund Freud, Karl Marx, Emile D urkheim, Max Weber, G eorg Sim m el, Herbert Spencer. Robert Park. Pitirim Sorokin, C. Wright Mills. Erving Goffm an, Talcott Parsons. Robert Mcrton, Louis Althusser, N ia is Poulant/as, Immanuel Wullerstem, George Herbert Mead.

PREFACIO

X X iíi

Alfred Schütz, G eorge Caspar H omans, Jessie Bernard, D orothy Smith, y Peter Blau. Además presentamos nuevas biografías de teóricos contemporáneos: Randall Collins, Jeffrey Alexander, Richard E m erson y G eorge Ritzer. Me com place expresar mi agradecim iento al personal de M cG raw -H ill, es­ pecialmente a Phil Butcher, Sylvia Shepard e Ira-Roberts por su revisión y ayu­ da. A mi hijo Jeremy, que hizo el índice de este libro. T am bién expreso mi agradecimiento a los siguientes teóricos por ofrecerm e com entarios útiles para la realización de este libro: Robert A ntonio, U niversidad de Kansas; John Bald­ win, Universidad de California, Santa Bárbara; Deirdre Boden, U niversidad de Washington; Ira Cohén, Universidad de Rutgers; Paul Colomy, U niversidad de Denver; Karen Cook, U niversidad de W ashington; Jam es Farganis, Vassar C o ­ llege; Gary Fine, U niversidad de G eorgia; Robert A. Jones, U niversidad de Illinois; Stephen Kalberg, Universidad de Harvard; Frank J. Lechner, U niversi­ dad de Emory; D onald N. Levine, U niversidad de Chicago; W hitney Pope, Uni­ versidad de Indiana; George Psathas, U niversidad de Boston; Steven Seidman, SUNY en Albany; y Jonathan H. Turner, U niversidad de California, Riverside. Mi ayudante, Joanne DeFiore me ha propo rcionado una ayuda inestim able en esta revisión. G eorge R itzer

KarlNY

À

PARTE

INTRODUCCION

KarlNY

CAPITULO

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS
INTRODUCCION FUERZAS SOCIALES EN EL DESARROLLO DE LA TEO RIA SO CIOLO GICA Revoluciones políticas La revolución industrial y el nacimiento del capitalism o El nacim iento del socialism o Urbanización Cambio religioso Crecim iento de la ciencia FUERZAS INTELECTUALES Y SURGIM IENTO DE LA TEORIA SO CIOLO GICA La Ilustración y la fundación de la sociología en Francia El desarrollo de la sociología alemana Los orígenes de la sociología británica Principales figuras de la sociología italiana Desarrollos del m arxismo europeo a la vuelta del siglo

3

4

TEO RIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

El presente es un libro de teoría sociológica contem poránea. El grueso del vo lu ­ m en se o c u p a de las teorías firm emente establecidas que siguen siendo relev an­ tes en nuestros días y de las nuevas teorías que están en cam ino de serlo. Pero para co m p re n d e r adecuadam ente las teorías de hoy es preciso conocer la his­ toria de la teoría sociológica. Por tanto dedicam os este capítulo y el siguiente a las principales teorías y a los más destacados teóricos de la historia de la so ­ ciología. A unque se pueden encontrar ideas sociológicas en la historia tem prana de la h um anidad, la sociología com o disciplina distintiva tiene poco más de un siglo de edad. Así, si bien el material que estudiam os en el primero de los dos capítulos no es contem poráneo, tampoco puede afirmarse que pertenezca a la historia antigua. Desde un punto de vista m uy general, la teoría sociológica es relativam ente moderna. El m aterial que vamos a analizar tam bién es contem poráneo en otro senti­ do: las teorías y los teóricos que estudiam os aquí son, en lo fundamental, aq u e­ llos que siguen siendo relevantes en nuestros días. Por ejemplo, las ideas de grandes pensadores tales com o Max Weber, Karl Marx y Emile Durkheim son aún muy útiles y am pliam ente usadas aunque se desarrollaran en el siglo xix y principios del xx. Es preciso hacer un breve resum en de la historia de la teoría sociológica porque nosotros hem os sigo testigos del desarrollo de m uchas teorías c o n te m ­ poráneas, y para com prenderlas es preciso co n o c er sus raíces y el contexto histórico en el que surgieron. Así, en estos dos primeros capítulos nos encontra­ remos con las teorías que ocuparán nuestra atención a lo largo del resto de este libro.

INTRODUCCION
Aunque existen m uchas definiciones del term ino teoría so c io ló g ic a , este libro se basa en la idea de que una teoría sociológica es un vasto sistema de ideas acerca de cuestiones de crucial im portancia para la vida social. Esta definición es totalm ente diferente de las definiciones formales y «cien­ tíficas» que suelen utilizarse en los textos de teoría. Por ejemplo, una defini­ ción formal es que una teoría es un conjunto de proposiciones interrelacionadas que perm ite la sistem atización del con o c im ien to , la explicación y la predicción de la vida social y la generación de nuevas hipótesis de investiga­ ción (Faia. 1986: 134). Aunque esta definición es atractiva, no describe co rrec­ tamente m uchos de los conjuntos de ideas que vam os a analizar en este libro. Fin otras palabras, la mayoría de los sistemas de ideas sociológicas incumple uno o más co m p o n en te s formales de una teoría; con todo, la mayoría de los so ciólo­ gos las consid era teorías en sí. Nuestro estudio se centra en la im portante obra teórica de los so c ió lo g o s , así com o en los trabajos de aquellos que suelen relacionarse con otros campos

6

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

que han sido definidos como releva n tes p a ra la sociología. Para decirlo sucin­ tam ente, el presente es un libro sobre las «grandes ideas» en sociología que han superado la prueba del tiempo (o prom eten superarla), sistemas de ideas acerca de cuestiones sociales de gran relevancia y alcance. 1 Presentar una historia de la teoría sociológica es una ardua tarea, pero com o sólo d ed ica m o s los dos primeros capítulos a ella lo que ofrecemos es un esbozo histórico altam ente s e le c tiv o 2. P retendem os proporcionar al lector un andam io que le ayude a situar las discusiones detalladas posteriores de los teóricos clási­ co s en un contexto histórico. (Seria de especial utilidad ojear más de una vez las F iguras 1.1 y 2.1, ya que son representaciones esquem áticas de la historia que abarca este capítulo.) N o se puede establecer a ciencia cierta la fecha exacta de los com ienzos de la teoría sociológica. Muchos han reflexionado y han desarrollado teorías sobre la vida social desde sus orígenes históricos. Pero no nos rem ontarem os a los rem o tos tiem pos de los griegos o los romanos, ni siquiera a la Edad Media. Y ello no se debe a que pensem os que las personas de aquellos tiempos no tuvie­ ran ideas sociológicas importantes, sino a que el producto de nuestra inversión en tiem po sería pequeño; gastaríam os dem asiado tiempo analizando pocas ideas relevantes para la sociología moderna. En cualquier caso, ninguno de los pensa­ dores de aquellas épocas se reconocían a sí mismos, y pocos son reconocidos ac tualm ente, com o propiam ente sociólogos. (Para el análisis de una excepción, véase la reseña biográfica de Ibn Jaldún.) Es a principios del siglo xix cuando c o m e n z a m o s a encontrar pensadores que han sido manifiestamente identifica­ dos com o sociólogos. Estos son los pensadores sociales que nos interesan y co m en z am o s, pues, con el exam en de las fuerzas sociales e intelectuales más im portantes que configuraron sus ideas.

FUERZAS SOCIALES EN EL DESARROLLO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA
El contexto social configura profund am ente todos y cada uno de los campos intelectuales. Ello es particularm ente cierto en el caso de la sociología, que no sólo se deriva de ese contexto, sino que también toma el contexto social com o su objeto de estudio. A nalizarem os b reve m ente algunas de las condiciones so­ ciales más importantes del siglo xix y principios del xx, condiciones que fueron de sum a importancia para el desarrollo de la sociología. Tendrem os también la o ca sió n de comenzar a presentar las principales figuras de la historia de la teo­ ría sociológica.

1 E xi s te t a m b i é n un c n l o q u e m e t a t e ó r i c o e l a b o r a d o q u e i n fo r m a los C a p í tu l o s c o m o c! r e s t o d e l l i b r o . I n el a p é n d i c e e s b o z a m o s e s t e e n f o q u e . : Para un e s b o / o histórico m á s d e ta lla do , vé ase, por e je m pl o. S za ck i (1979).

I y 2, asi

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

7

Revoluciones políticas
La larga serie de revoluciones políticas que, desencadenadas por la Revolución Francesa de 1789, se produjeron a lo largo del siglo xix constituyó el factor más inmediato de la aparición de la teorización sociológica. La influencia de estas revoluciones en muchas sociedades fue inmensa, y de ellas se derivaron muchos cambios positivos. Sin embargo, lo que atrajo la atención de m uchos de los primeros teóricos no fueron las consecuencias positivas de esos cambios, sino sus efectos negativos. Estos escritores se sintieron particularm ente preocupados por el caos y el desorden resultantes, sobre todo en Francia. Sentían al unisono un deseo de restaurar el orden de la sociedad. Algunos de los pensadores más extremistas de este periodo anhelaban literalmente un regreso a los pacíficos y relativamente ordenados días de la Edad Media. Los pensadores m ás sofisticados reconocían que el cam bio social que se había producido hacía imposible ese regreso. Así, se afanaban por encontrar nuevas bases de orden en las sociedades perturbadas por las revoluciones políticas de los siglos xvm y xix. Este interés por la cuestión del orden social fue una de las preocupaciones principales de los teóricos clásicos de la sociología, en especial de Com te y D urkheim.

La revolución industrial y el nacimiento del capitalismo
En la configuración de la teoría sociológica tan im portante fue la revolución política com o la revolución industrial, que se produjo en m uchas sociedades occidentales principalm ente durante el siglo xix y principios del xx. La rev olu­ ción industrial no constituye un único acontecimiento, sino m uchos desarrollos interrelacionados que culminaron en la transformación del m undo occidental, que pasó de ser un sistema fundam entalm ente agrícola a otro industrial. Gran cantidad de personas abandonaron las granjas y el trabajo agrícola para ocupar los em pleos industriales que ofrecían las nuevas fábricas. Estas fábricas habían experimentado también una transformación debido a la introducción de m e jo ­ ras tecnológicas. Se crearon inmensas burocracias económ icas para p roporcio­ nar los múltiples servicios que requerían la industria y el naciente sistema ec o ­ nómico capitalista. El ideal de esta econom ía era un libre m ercado en el que pudieran intercambiarse los diversos productos del sistema industrial. En este sistema unos pocos obtenían enorm es ganancias, mientras la mayoría trabajaba gran cantidad de horas a cam bio de bajos salarios. La consecuencia de ello fue la reacción contra el sistema industrial y contra el capitalismo en general, lo que condujo a la creación del m ovim iento obrero, así com o de una diversidad de m ovim ientos radicales cuyo objetivo era derrocar el sistema capitalista. La revolución industrial, el capitalismo, y la reacción contra ellos desencadenó una enorm e revueltajsn la sociedad occidental, una revuelta que afectó profun­ dam ente a los sociólogos. Cuatro figuras principales de la historia de la teoría sociológica — Karl Marx, Max Weber, Emile Durkheim y G eorg S im m el— , así com o otros muchos pensadores de m en or importancia, se sentían preocupados

KarlNY

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

9

mas industriales, la m ayoría se manifestó personal e intelectualmente en contra de él. Por un lado, Karl M arx apoyaba activamente el derrocam iento del siste­ ma capitalista y su sustitución por un sistema socialista. A unque no desarrolló una teoría del socialismo p e r se, invirtió una gran cantidad de tiempo en criticar varios aspectos de la sociedad capitalista. Además,, estuvo implicado en diver­ sas actividades políticas que esperaba dieran com o resultado el nacim iento de las sociedades socialistas. Sin embargo, Marx constituye una figura atípica de los prim eros años de la teoría sociológica. La m ayoría de los primeros teóricos, com o W eber y Durkheim, se opuso al socialismo (al menos, así lo creía Marx). A unque reconocían los problem as de la sociedad capitalista, se afanaban por encontrar una reform a social dentro del capitalismo, antes que apoyar la revolución social que p ro p o ­ nía Marx. T em ían al socialismo más que al capitalismo. Este temor ju g ó un papel mucho más im portante en la configuración de la teoría sociológica que el apoyo de M arx a la alternativa socialista al capitalism o. C om o veremos, en m uchos casos la teoría sociológica se desarrolló de hecho com o una reacción contra la teoría socialista en general, y contra la marxista en particular.

Urbanización
En parte com o resultado de la revolución industrial, gran cantidad de personas del siglo xix y xx fueron desarraigadas de su entorno rural y trasladadas a e m ­ plazamientos urbanos. Esta emigración masiva se debió en muy buena m edida a los em pleos que creó el sistem a industrial en las zonas urbanas. Adem ás, la expansión de las ciudades produjo una lista supuestam ente interminable de pro­ blemas urbanos: masifícación, contaminación, ruido, tráfico, etc.. La naturale­ za de esta vida urbana y sus problem as atrajo la atención de muchos sociólogos clásicos, especialm ente la de Max W eber y G eorg Sim mel. De hecho, la p rim e­ ra y principal escuela de sociología estadounidense, la escuela de Chicago, se define en parte por su preocupación por la ciudad y sus intereses en la utiliza­ ción de Chicago com o laboratorio para el estudio de la urbanización y sus p ro ­ blemas.

Cambio religioso
Los cambios sociales que se produjeron a raíz de las revoluciones políticas, la revolución industrial, y la urbanización, tuvieron un profundo efecto en la reli­ giosidad. Muchos de los primeros sociólogos recibieron una educación religio­ sa y se encontraban im plicados activamente, y en algunos casos, profesionalmente, en la religión (Hinkle y Hinkle, 1954). Su objetivo en sociología era el mismo que tenían en sus vidas religiosas. Su deseo era mejorar la vida de las personas (Vidich y Lyman, 1985). En algunos casos (com o en el de C om te) la sociología se convirtió en una religión. En otros, sus teorías sociológicas ex h i­ ben una marca inconfundiblemente religiosa. D urkheim dedicó una de sus prín-

10

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

cipales obras a la religión. Una gran parte de la obra de W eber está dedicada a las religiones del mundo. M arx tam bién se m ostró interesado por la religiosi­ dad, pero su orientación era más crítica.

Crecim iento de la ciencia
En el curso del desarrollo de la teoría sociológica tuvo lugar un creciente interés por la ciencia, no sólo en las universidades, sino también en la sociedad en su conjunto. Los productos tecnológicos de la ciencia im pregnaban todos los se c ­ tores de la vida, y la ciencia adquirió un fabuloso prestigio. A los intelectuales v inculados a las ciencias que más éxitos acum ulaban (la física, la biología y la q uím ica) se les otorgaban lugares preferentes en la sociedad. Los sociólogos ( esp e cia lm e n te C om te, D urkheim , Spencer, M ead y Schütz) se preocuparon desde el principio por la ciencia, y muchos querían m odelar la sociología a partir de las ciencias de la física y la química, que habían obtenido un gran éxito. Sin em bargo, en seguida surgió un debate entre los que aceptaban de b uen grado el m odelo científico y los que (com o W eber) pensaban que las c a ­ racterísticas particulares de la vida social dificultaban y hacían no recom enda­ ble la ado pción de un m odelo absolutam ente científico. La cuestión de la rela­ ción entre la sociología y la ciencia aún se debate, aunque una sola ojeada a las principales revistas del área indica el p redom inio de los que apoyan la sociolo­ gía com o ciencia. Estos son sólo algunos de los principales factores sociales que desem p e ñ a­ ron papeles centrales en los primeros años de la teoría sociológica. La influen­ cia de estos factores se clarificará a m edida que analicem os a los diversos teó­ ricos a lo largo del libro. A unque los factores sociales son importantes, co ncedem o s más im portan­ cia en este capítulo a las fuerzas intelectuales que desem peñaron un papel ce n ­ tral en la configuración de la teoría sociológica. Por supuesto, en el m undo real los factores intelectuales son inseparables de las fuerzas sociales. Por ejemplo, en la discusión de la Ilustración que aparece más adelante nos percatam os de que ese m o vim iento está íntimamente relacionado con los cambios sociales dis­ cutidos arriba, y en muchos casos proporciona su base intelectual.

FUERZAS INTELECTUALES Y SURGIMIENTO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA
Las n u m e ro sa s fuerzas intelectuales que configuraron el desarrollo de las te o ­ rías sociológicas clásicas se analizan en el contexto nacional en el que se dejó sentir su influencia. C om enzam os con la Ilustración y su influencia en el d esa­ rrollo de la teoría sociológica en Francia.

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

11

La Ilustración y la fundación de la sociología en Francia
Numerosos observadores piensan que, a la luz de la evolución posterior de la sociología, la Ilustración constituye un desarrollo critico (Hawthorn, 1976; Nisbet, 1967; Seidman, 1983; Zeitlin, 1981, 1990). La Ilustración fue un periodo de notable desarrollo y cam bio intelectual en el pensam iento filo só fic o 3. Algunas ideas y creencias que han prevalecido — muchas relacionadas con la vida social— fueron superadas y reemplazadas durante la Ilustración. Los pensadores más importantes asociados con la Ilustración son los filósofos franceses Charles Montesquieu (1689-1755) y Jean Jacques Rousseau ( 1712-1778). Sin embargo, la influencia de la Ilustración en la teoria sociológica fue m ás indirecta y n e g a ­ tiva que directa y positiva. Com o ha señalado Irving Zeitlin: «La sociología se desarrolló inicialmente com o una reacción a la Ilustración» (1981: 10). Después de todo, los pensadores vinculados a la Ilustración estuvieron in­ fluidos por dos corrientes intelectuales: la filosofía y la ciencia del siglo xvn. La filosofía del siglo xvn estaba asociada a la obra de pensadores tales como René Descartes, Thomas H obbes y John Locke. El interés fundamental se centraba en la producción de sistemas am biciosos, generales y altam ente ab s­ tractos de ideas que tuvieran sentido racional. Pensadores más tardíos relacionados con la Ilustración no rechazaron la idea de que los sistemas de ideas debían ser generales y tener un sentido racional, pero hicieron grandes esfuerzos por d eri­ var sus ideas del mundo real y verificarlas en él. En otras palabras, deseaban combinar la investigación empírica con la razón (Seidman, 1983: 36-37). El modelo para llevar a cabo esa com binación era el científico, especialm ente la física newtoniana. En esos m om entos se produjo el nacimiento de la aplicación del método científico a las cuestiones sociales. Por otro lado, no sólo los p en sa­ dores de la Ilustración querían que sus ideas se derivaran, al menos en parte, del mundo real, sino que también deseaban que fueran útiles para el m und o social, especialm ente para el análisis crítico de ese mundo. En general, la Ilustración se caracterizó por la creencia de que las personas podían com p render y controlar el universo m ediante la razón y la investigación empírica. Pensaban que del m ism o modo que el m undo físico se regía de ac u er­ do con leyes naturales, era probable que el m undo social también tuviera sus propias leyes. Por tanto, mediante el em pleo de la razón y la investigación cien­ tífica, al filósofo atañía descubrir esas leyes sociales. Una vez com prendido el funcionamiento del mundo social, los pensadores de la Ilustración se trazaron una meta práctica: la creación de un mundo más racional y «mejor». Com o hacían hincapié en la im portancia de la razón, los filósofos de la
1 liste a p a r t a d o se b a s a e n la o b r a d e I r v i n g Z e i t l i n ( 1 9 8 1 . 1990) . A u n q u e p r e s e n t a m o s a q u i el a n á l i s i s d e Z e i t l i n d e b i d o a s u c o h e r e n c i a , e s n e c e s a r i o m a n i f e s t a r q u e t i e n e a l g u n a s l i m i t a ­ c io n e s : h a y m e j o r e s a n á l i s i s d e la I l u s t r a c i ó n , e x i s t e n m u c h o s o t r o s f a c t o r e s i m p l i c a d o s e n la c o n f i g u r a c i ó n d e l d e s a r r o l l o d e la s o c i o l o g í a y. a d e m á s . Z e i t l i n t i e n d e a e x a g e r a r s u s p r o p i o s p u n t o s d e v i s t a ( p o r e j e m p l o , la i n f l u e n c i a d e M a r x ) . P e r o e n c o n j u n t o , Z e i t l i n n o s o f r e c e u n p u n t o d e p a r t i d a út il p a r a n u e s t r o s o b j e t i v o s e n e s t e c a p i t u l o .

12

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

Ilustración tendían a rechazar las creen cias en la autoridad tradicional. Cuando estos p en sadores exam inaban los valores y las instituciones tradicionales, solían encontrarlas irracionales; es decir, opuestas a la naturaleza hum ana e inhibidoras del desarrollo y crecimiento humano. La misión de estos filósofos de la Ilustración prácticos e inclinados al cam bio era, pues, superar estos sistemas irracionales. R eacción con servad ora a la Ilustración. El teórico más directa y positiva­ m ente influido por el pensam iento de la Ilustración fue Karl Marx, aunque pro­ dujo sus prim eras ideas teóricas en Alemania. A primera vista pen sam os que la teoría sociológica clásica francesa, así co m o la teoria de Marx, estuvo directa y p ositiv am ente influida por la Ilustración. Después de todo, ¿acaso no se co n ­ virtió la sociología francesa en una sociología racional, empírica, científica y orientada al cam bio? La respuesta es que sí, pero no antes de que se formara por m edio de un conjunto de ideas que se desarrollaron como reacción a la Ilus­ tración. Para Seidman «La ideología de la contra-ilustración supuso una in­ versión virtual del liberalismo de la Ilustración. En lugar de prem isas m oder­ nistas, d e te c ta m o s en los críticos de la Ilustración un pro fu ndo sentim iento a n tim o d e m ista » (1983: 51). C om o verem os, la sociología en general, y la so­ ciología francesa en particular, constituyeron desde sus inicios una mezcolanza turbulenta de ideas en pro y en contra de la Ilustración. La form a m ás extrema que adoptó la oposición a las ideas de la Ilustración fue la filosofía contrarrevolucionaria católica francesa representada fun dam en­ talm ente p or las ideas de Louis de Bonald (1754-1840) y Joseph de Maistre (1753-1821). Estos hom bres reaccionaron no sólo contra la Ilustración, sino tam bién co ntra la Revolución Francesa, a la que consideraban com o parte de un producto del pensam iento característico de la Ilustración. De Bonald, por ejem ­ plo, m ostraba especial disgusto p or los cam bios revolucionarios y recom endaba un regreso a la paz y arm onía de la Edad Media. Dios era la fuente de la socie­ dad, por lo que la razón, de sum a im portancia para los filósofos de la Ilustra­ ción, era considerada inferior a las creencias religiosas tradicionales. Además, se pensaba que como Dios había creado la sociedad, los h um anos no podían manipularla ni debían i ,te m ar cam biar una creación sagrada. Por extensión, de Bonald se oponía a todo k que m inara instituciones tradicionales tales com o el patriarcado, la familia m onóg am a, la m onarq uía y la Iglesia Católica. Limitarse a calificar la postura de de Bonald de conservadora es un error. Aunque de Bonald representó una forma bastante extrem a de la reacción conservadora, su obra constituye una introducción útil a sus p rem isas genera­ les. Los conservadores se alejaron de lo que consideraban el racionalism o «naive» de la Ilustración. No sólo reconocían los aspectos irracionales de la vida social, sino que también les asignaban un valor positivo. Así, fenóm enos tales c o m o la tradición, la imaginación, la em oción y la religión constituían c o m p o ­ nentes útiles y necesarios de la vida social. Les disgustaba la revuelta y desea­ ban m a n ten e r el orden existente, y por ello deploraban desarrollos tales como la Revolución Francesa y la Revolución Industrial, considerados por ellos como

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

13

fuerzas destructivas. Los conservadores tendían a acentuar el orden social, ten­ dencia que se convirtió en uno de los te m as centrales de la obra de varios teóri­ cos clásicos de la sociología. Zeitlin (1981) expuso diez proposiciones principales que, en su opinión, definen la reacción conservadora y pro p o rc io n an 'la base del desarrollo de la teoría sociológica clásica. Mientras que la mayoría de los pensadores de la Ilustración tendían a hacer hincapié en el individuo, la reacción conservadora llevó a un mayor interés por la sociedad y otros fenóm enos de gran alcance. La sociedad se consideraba com o algo m ás que un mero agregado de individuos. Pensaban que la sociedad existía p e r se, con sus propias leyes de desa­ rrollo y sus profundas raíces en el pasado. 2. La sociedad era la unidad de análisis más importante; se le confería más im portancia que al individuo. Era la sociedad la que creaba al indivi­ duo, fundam entalm ente a través del proceso de socialización. 3. El individuo no constituía ni siquiera el elemento más básico de la so­ ciedad. Una sociedad se com ponía de elem entos tales com o roles, posi­ ciones, relaciones, estructuras e instituciones. Los individuos ni siquie­ ra eran considerados com o los protagonistas de esas unidades de la sociedad. 4. Se creía que las partes de una sociedad estaban inte rrelacionadas y eran interdependientes. En efecto, estas interrelaciones constituían la princi­ pal base de la sociedad. Esta visión les confirió una orientación política conservadora. Es decir, debido a que las partes se suponían interrela­ cionadas, manipular una de ellas podía conducir a la destrucción de las otras partes y. consecuentemente, del sistema en su conjunto. Ello su­ ponía que la introducción de cam bios en el sistema social debía rea li­ zarse con suma precaución. 5. Se contem plaba el cam bio com o una am enaza no sólo para la sociedad y sus com ponentes sino tam bién para los individuos de la sociedad. Los diversos com ponentes de la sociedad satisfacían supuestam ente las ne­ cesidades de las personas. C uando las instituciones se destruían, la g en ­ te probablemente sufría, y tal sufrimiento desem bocaría con probabili­ dad en el desorden social. 6. La tendencia general era creer que los diversos com ponentes de la so­ ciedad eran útiles tanto para la sociedad com o para el individuo. En consecuencia, apenas existía el deseo de reflexionar acerca de los efec­ tos negativos de las estructuras y las instituciones sociales existentes. 7. Pequeñas unidades com o la familia, el vecindario y los grupos religio­ sos y ocupacionales también eran calificados de esenciales para los in­ dividuos y la sociedad. Proporcionaban los entornos íntimos y de interrelación personal que las personas necesitaban para sobrevivir en las sociedades modernas. 1.

14

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

8.

9.

JO.

Existía una cierta tendencia a interpretar que cam bios sociales como la industrialización, la urbanización y la burocratización tenían efec­ tos desorganizadores. Se contem plaban estos cam bios con temor e in­ quietud y existía gran interés en idear alguna manera de manejar sus efectos destructores. A unque gran parte de estos temidos cam bios daba lugar a una socie­ dad más racional, la reacción conservadora llevaba a reconocer la im ­ portancia de los factores no racionales (por ejemplo, el ritual, la cere­ m onia y el culto) de la vida social. Finalm ente, los conservadores apoyaban la existencia de un sistema social jerárquico. Se confería tanta im portancia de la sociedad com o a la existencia de un sistema diferencial de estatus y recompensas.

Estas diez proposiciones que resumen la reacción conservadora a la Ilustra­ ción deben considerarse com o la base intelectual más inm ediata del desarrollo de la teoría sociológica en Francia. Muchas de estas ideas penetraron profunda­ m ente en el pensam iento sociológico temprano, aunque algunas de las ideas de la Ilustración (el em pirism o, por ejemplo) también ejercieron gran influencia. A unque hem os subrayado las discontinuidades entre la Ilustración y la co n ­ tra-ilustración, Siedman defiende que existían vínculos y afinidades entre ellas. En primer lugar, la contra-ilustración prolongaba la tradición científica desa­ rrollada por la Ilustración. En segundo lugar, adoptó el interés de la Ilustración por las colectividades (como opuestas a los individuos) y las estudió en p rofun­ didad. Y en tercer lugar, ambas se interesaron por los problem as del mundo moderno, especialm ente por sus efectos negativos sobre los individuos. Pasaremos ahora a la fundación real de la sociología com o disciplina distin­ tiva y, específicam ente, a la obra de tres pensadores franceses, Claude SaintSimon, A uguste Com te y, sobre todo, Emile Durkheim. C laude H e n ri S a in t-S im o n (1760-1825). Saint-Simon era mayor que A ugus­ te Comte quien, de hecho, trabajó en su juventud com o secretario y discípulo de aquél. Existe una gran sim ilitud entre las ideas de am bos pensadores, pero un amargo debate entre los dos les condujo a su separación final (Thom pson, 1975 ). Com o suele considerarse a C om te m ás importante en la fundación de la sociolo­ gía, dedicarem os sólo algunas palabras al pensam iento de Saint-Simon. El aspecto más interesante de Saint-Simon fue su im portancia, tanto para el desarrollo de la teoría sociológica conservadora com o para el de la marxiana (que, en muchos aspectos, se oponía a la teoria conservadora). Desde el punto de vista conservador, Saint-Simon pretendía preservar la sociedad tal y como era, pero no anhelaba el regreso a la vida de la Edad M edia que protrun ían de Bonald y de Maistre. Además, era un positivista (D urkheim . 1928; 1962: 142). es decir, creía que el estudio de los fenómenos sociales debia em plear las m is­ mas técnicas científicas que las ciencias naturales. Desde el punto de vista radi­ cal. Saint-Sim on previo la necesidad de reformas socialistas, especialm ente la

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

15

planificación centralizada del sistema económico. Pero Saint-Simon no fue tan lejos como Marx. A unque am bos previeron que los capitalistas suplantarían a la nobleza feudal, a Saint-Simon le parecía inconcebible que la clase trabajadora pudiera sustituir a los capitalistas. Encontramos m uchas de las ideas de SaintSimon en la obra de Comte, por lo que a continuación pasam os a hacer un breve examen de la misma. A u g u ste C om te (1798-1857). Com te fue el primero en utilizar el térm ino s o ­ ciología. Ejerció una profunda influencia en los teóricos posteriores de la socio­ logía (especialm ente en Herbert Spencer y en Emile Durkheim ). Y creía que el estudio de la sociología debía ser científico, al igual que muchos teóricos clási­ cos y la mayoría de los sociólogos contem poráneos (Lenzer, 1975). La obra de Com te puede considerarse, al menos en parte, com o una reac­ ción contra la Revolución Francesa y la Ilustración, a la que consideraba la principal causa de la revolución (1830-1842/1855). Se sentía profundam ente perturbado por la anarquía que reinaba en la sociedad y se m ostraba crítico frente a los pensadores franceses que habían engendrado la Ilustración y a p o y a­ do la revolución. Desarrolló su perspectiva científica, el «positivism o» o «filo­ sofía positiva», para luchar contra lo que consideraba la filosofía destructiva y negativa de la Ilustración. Com te se alineaba con los católicos contrarrevolu­ cionarios franceses (especialm ente de Bonald y de Maistre), de los que exp eri­ mentó su influencia. Sin em bargo, al menos por dos razones, su obra debe ser analizada al margen de la de éstos. Primera, no creía posible el regreso a la Edad Media, pues los avances científicos e industriales hacían imposible ese regreso. Segunda, desarrolló un sistema teórico bastante más sofisticado que sus predecesores, un sistema que configuró una gran parte de la tem prana so ­ ciología. Comte desarrolló su física social, o lo que en 1822 denom inó so cio lo g ía , para luchar contra las filosofías negativas y la anarquía perjudicial que, desde su punto de vista, reinaban en la sociedad francesa. El uso del térm ino física social evidenciaba el afán de C om te por m odelar la sociología a partir de las «ciencias duras». Esta nueva ciencia, que para él term inaría por ser la ciencia dominante, debía ocuparse tanto de la estática social (de las estructuras sociales existentes) com o de la dinám ica social (del cambio social). A unque am bas im ­ plicaban la búsqueda de las leyes de la vida social. C om te percibía que la diná­ mica social era más importante que la estática social. Este interés por el cambio reflejaba su interés por la reform a social, particularm ente la de los males crea­ dos por la Revolución Francesa y la Ilustración. Com te no recom endaba el ca m ­ bio revolucionario, pues consideraba que la evolución natural de la sociedad mejoraría las cosas. Las reform as eran necesarias sólo para em pujar levemente el proceso. Esto nos lleva a la piedra angular del enfoque de Comte: su teoría de la evolución o ley J e los tres estadios. La teoría propone que existen tres estadios intelectuales a través de los que la historia del m undo ha avanzado. De acuerdo

KarlNY

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

17

con Comte, no sólo el m undo atraviesa este proceso, sino también los grupos, las sociedades, las ciencias, los individuos e incluso la m ente de las personas. El primero es el estadio teológico y define el m undo anterior a 1300. Durante este periodo el sistema principal de ideas enfatizaba la creencia de que los poderes sobrenaturales, las figuras religiosas, diseñadas a partir del hombre, constituían la raíz y el origen de todo. En particular, se pensaba que era Dios quien había creado el m undo social y físico. El segundo estadio es el m etajisico y se sitúa aproxim adam ente entre 1300 y 1800. Este estadio se caracterizó por la creencia en que las fuerzas abstractas, com o la «naturaleza», lo explicaban todo mejor que los dioses personalizados. Finalm ente, en 1800 com enzó el estadio p o s iti­ vo , caracterizado por la creencia en la ciencia. En este estadio la gente tendía a abandonar la búsqueda de ias causas absolutas (Dios o la naturaleza) para co n ­ centrarse en la observación del m undo físico y social y en la búsqueda de las leyes que lo regían. Es evidente que en su teoría del m undo Com te se centró en los factores intelectuales. En efecto, afirmaba que el desorden intelectual era la causa del desorden social. El desorden se derivaba de los antiguos sistemas de ideas (teo ­ lógico y metafísico) que seguían existiendo en la edad positivista (científica). Sólo cuando el positivismo se hiciera con el control total cesarían las revueltas sociales. C om o se trataba de un proceso evolutivo parecía innecesario fomentar la revuelta social y la revolución. El positivism o llegaría tarde o te m prano, a u n ­ que quizás no tan rápido com o algunos deseaban. Aquí el reform ismo social de Comte y su sociología coinciden. La sociología podía acelerar la llegada del positivismo y conferir orden al m undo social. Sobre todo, C om te no deseaba que se pensara en él com o partidario de la revolución. Desde su punto de vista existía ya suficiente desorden en el mundo. En cualquier caso, lo realm ente necesario a los ojos de Comte era el cam bio intelectual y apenas podían aducir­ se razones para apoyar la revolución social y política. Así pues, hem os tratado algunas posturas de Com te que ejercieron una gran influencia en el desarrollo de la sociología clásica: su conservadurismo, refor­ mismo y cientifismo básicos, y su perspectiva evolucionista del mundo. M e re­ cen también m ención otros aspectos de su obra, debido a que desem peñaron un papel importante en el desarrollo de la teoría sociológica. Por ejemplo, su so­ ciología no se centraba en el individuo sino que em pleaba com o unidad básica de análisis entidades más com plejas com o la familia. Tam bién recom end aba el análisis conjunto de la estructura y del cam bio social. El énfasis de C om te en el carácter sistémico de la sociedad los vínculos entre sus diversos co m p o n en ­ tes— tuvo una gran im portancia para la teoría sociológica posterior, esp ecial­ mente para la obra de Spencer y Parsons. T am bién otorgaba Com te importancia al papel del consenso en la sociedad: para él carecía de atractivo la idea de que la sociedad se caracterizaba por el conflicto inevitable entre los trabajadores y los capitalistas. Además, subrayaba la necesidad de elaborar teorías abstractas, salir al exterior y hacer investigación sociológica. Recom endaba que los soció­ logos hicieran uso de la observación, la experim entación y el análisis histórico

18

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

com parado. Por último hay que decir que Com te era un elitista: creía que la sociología se convertiría finalmente en la fuerza científica dom inante del m u n ­ do debido a su específica capacidad de interpretar las leyes sociales y de d esa­ rrollar reform as para solventar los problem as del sistema. C o m te se situó a la cabeza del d esarrollo de la sociolo gía positivista (Bryant. 1985; Halfpenny, 1982). Para Jonathan Turner, el positivismo de C o m ­ te recalcaba que «el universo social está sujeto al exam en del desarrollo de leyes abstractas que pueden verificarse a través de la recolección cuidadosa de datos», y «estas leyes abstractas denotan las propiedades básicas v gen e­ rales del universo social y especifican sus “ relaciones naturales"» (1985: 24). C o m o verem o s más adelante, algunos teóricos clásicos (especialm ente Spencer y D urkheim ) com partieron el interés de C’omte por el descubrim iento de las leyes de la vida social. A unque C o m te carecía de una base académ ica sólida para construir una escuela de teoría sociológica com tiana, proporcionó, sin em bargo, los funda­ m entos para el desarrollo de una importante corriente de teoría sociológica. Pero sus sucesores en la sociología francesa y, en especial, el heredero de m u ­ chas de sus ideas, Emile D urkheim, ensom brecieron levemente la trascendencia ulterior de su figura. E n tile D u r k h e im (1858-1917). A unque para D urkheim, com o para Comte, la Ilustración constitu yó una influencia negativa, en am bos casos tuvo efectos positivos sobre su obra (por ejem plo, el interés por la ciencia y el reform ism o social). Sin em bargo, a Durkheim se le considera más propiam ente el heredero de la tradición conservadora, especialm ente tal y com o se m anifestaba en la obra de Com te. Pero mientras C om te se m antuvo apartado de los círculos aca­ dém icos, D urkheim legitimó la sociología en Francia y su obra se convirtió en una fuerza d om ina n te en el desarrollo de la sociología en general, y de la teoría sociológica en particular. Durkheim era políticamente liberal, pero intelectualmente adoptó una p o s­ tura más conservadora. Al igual que C om te y los contrarrevolucionarios católi­ cos. Durkheim temía y odiaba el desorden social. El móvil fundamental de su obra fueron los desórdenes que produjeron los cambios sociales generales ana­ lizados en el principio de este capítulo, así com o otros muchos (com o los con­ flictos laborales, el derrocam iento de la clase dominante, la discordia entre la Iglesia y el Estado y el nacimiento del antisem itism o político) más específicos de la Francia de Durkheim (Karady. 1983). De hecho, gran parte de su obra está dedicada al estudio del orden social. Su opinión era que los desórdenes sociales no constituían una parte necesaria del m undo moderno y podían solucionarse m ediante la introducción de reform as sociales. Mientras que Marx pensaba que los problem as del mundo moderno eran inherentes a la sociedad. Durkheim (junto con la mayoría de los teóricos clásicos) disentía de aquél. Por tanto, las ideas de Marx sobre la necesidad de la revolución social contrastaban radi­ calm ente con las del reformismo de D urkheim v otros. A medida que la teoría

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

19

sociológica clásica se desarrollaba, lo que predom inaba en ella era el interés durkheim iano por el orden y la reform a, mientras se eclipsaba la postura marxiana. En dos libros publicados a finales del siglo xix. Durkheim desarrolló una concepción distintiva del objeto de estudio de la sociología y pasó a su v erifica­ ción en un estudio empírico. En Las reglas del m étodo sociológico ( 1895/1964), Durkheim argüía que la tarea especial de la sociología era el estudio de lo que él denominaba hechos sociales. Concebía los hechos sociales com o fuerzas (Takla y Pope, 1985) y estructuras externas al individuo y coercitivas. El estudio de estas estructuras y fuerzas — por ejemplo, el derecho institucionalizado y las creencias morales com partidas - y su efecto en las personas se convirtió en la

EMILE DURKHEIM: Reseña biográfica
Emile Durkheim nació el quince de abril de 1858 en Epinal, F rancia. D escendía de una larga e s ­ tirpe de rabinos y él m ism o com enzó los e s tu ­ dios para con vertirse en rabino, pero cuando llegó a la ad ole scen cia rechazó su heren cia y abrazó el agnosticism o. Desde en tonces, el ¡nterés que m antuvo de por vida por la religión fue m ás académ ico que teo lóg ico. Se se n tía in s a tis fe c h o no sólo con su fo rm a c ió n religiosa, sino tam bién con la educación general que ha bía recibido y su hincapié en la lite ra tu^ H ra y las m aterias estéticas. A nsiab a a p re n d e r los m étodos cie n tífico s y los p rincip ios m o ra ­ les que guiaban la vida social. Se negó a s e ­ guir una carrera académ ica tradicion al de filo so fía y en su lugar se esfo rzó por adquirir los con ocim iento s cie n tífico s que se requerían para co n trib u ir a la dirección m oral de la sociedad. A unque se interesó por la so cio lo g ía c ie n ­ tífica, en su época no existía un cam po e sp ecífico para esta d isciplina , por lo que entre 1882 y 1887 enseñó filo so fía en varios institutos de la región de París. Su anhelo de ciencia aum entó tras un viaje a Alem ania, donde se encontró con la psicolo gía cie n tífica cuyo p re curso r era W ilhelm W undt. D u ra n te los años inm ediatam ente posteriores a su viaje a A lem ania, D urkheim publicó una abundante serie de trabajos sobre sus experiencias en aquel pa ís. Estas publicaciones le ayudaron a ob te n e r en 1887 un em pleo en el d e p a rta m en to de F ilosofía de la U niversidad de Burdeos. A sí, D urkheim im p artió el prim er curso de ciencia social en una universidad francesa. Fue éste un logro p a r­ ticularm ente asom broso, ya que h a cía sólo una década que la sola m ención de Auguste Com te en una tesis habría pro voca do furor en la universidad francesa. Sin em bargo, la principal responsabilidad docente de D urkheim eran sus cursos pe dagógicos a m aestros. Su curso más im portante versó sobre la educación m oral. Su pro p ó sito era com unicar a los educa do re s el

20

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

sistem a m oral que e sp era ba que tra n sm itie ra n a los jó vene s, con el fin de de tene r la de ge n e ra ció n m oral que pe rcib ía en la socieda d francesa. Los sig uie ntes años se cara cte rizaro n por una serie de éxitos p e rson a­ les. En 1893 publicó su tesis doctoral, escrita en francés, La división del trabajo social, y su te sis en la tín sobre M ontesquieu. Su principal trabajo m etod ológico, Las reg la s d e l m étod o socioló gico, a p are ció en 1895 seguido (en 1897) por su a p lica ción em p írica de esos m étodos en el estudio de E l suicidio. En 1896 ya era p ro fe so r de la U n iversidad de B urdeos con plena de dica ció n. En 1902 se in corpo ró a La Sorbonne, la fam osa un iversidad france sa. En 1906 se le nom bró pro fe so r de cie ncia s de la educación, d e no­ m in ació n que se m o d ific a ría en 1913 para pa sar a lla m arse pro fe so r de cie ncia s de la ed ucación y sociología. En 1912 se publicó otra de sus más fa m o sa s obras, Las form as elem e ntale s de la vida religiosa. En la a ctu alid ad se suele co n sid e ra r a D urkheim , desde el punto de vista po lític o , com o un c o n s e rv a d o r y, sin lu g a r a dudas, su in flu e n cia sobre la so c io lo g ía ha sido de o rie n ta ció n co n se rva d o ra . Pero en su época se le con side rab a un liberal, com o se hace eviden te en el activo papel público que d e sem p eñó en la de fe n sa de A lfred D reyfus, el ju d ío cap itán del ejército cuyo con sejo de guerra por tra ició n fue co n sid e ra d o por m uchos com o una m an ifestació n de a n tisem itism o . D urkhe im se sintió p ro fu nd am e nte ofe ndido por el caso D reyfus, p a rti­ cula rm e n te por el an tise m itism o que en trañaba. Pero no atrib u yó este a n ti­ se m itism o al racism o de los france ses. D e un m odo c a ra cte rístico , lo co n si­ d e rab a un s ín to m a de la e n ferm ed ad que p a de cía la socieda d france sa en su conjunto. S eñaló:
C u a n d o una socied ad sufre, siente la n e cesidad de e n co n tra r a alguien a quien p u eda h a c e r responsa ble de sus m ales, en quien p o der v e n g a r sus desgracias: y aq u e llo s a los que la o p in ió n pú blica discrim ina ya está n na tu ra lm e n te designados p a ra ese pa pel. S on los pa ria s que sirven de chivo exp ia to rio . Lo que me con firm a en esta idea es la form a en que fue aco gido el re sultado del ju ic io de D reyfus en 1894. H ubo una e x p lo sión de a le g ria en los b u le vares. La ge nte celeb ró com o un triu n fo lo qu e de bió h a ber sido m o tivo de du e lo nacional. Al fin sa b ía n a qu ié n culpar de las pe n u ria s e c o n ó m ic a s y la m iseria m oral que s ufría n. Todo era culpa de los ju d ío s . La acu sa ció n h a b ía sido ofic ia lm e n te de m ostrada. Por este solo hecho las cosa s p a re c ía n ya ir m e jo r y la g e n te se se n tía consolada. (D urkheim en Lukes, 1972. 345)

A sí, el interés de D urkhe im en el caso D reyfus n a cía de su pro fu nd a y prolongada pre o cu p a ció n po r la m ora lid ad y por la crisis m oral que e x p e ri­ m entaba la socieda d m oderna. Para Durkheim, la respuesta al caso Dreyfus y a crisis sem ejantes consistía en rem ediar el desord en m oral que reinaba en la sociedad. C om o no se po­ día conseguir rápida y fácilm ente, Durkheim sugirió que se realizaran acciones más e sp ecífica s, tales com o la represión dura de los que fom en taba n el odio hacia otras personas. T am bién in sta ba al g o bie rno a que hicie ra público el mal com p ortam ie nto de la gente. A co n se ja b a a las person as que «tuvieran el cora je de pro clam a r en voz alta lo que pensaban, y que se unieran para triu n fa r en la lucha co n tra la lo cura pública» (Lukes, 1972: 347).

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

21

El interés de D urkheim (1928) po r el socialism o tam bién pued e tom arse com o otra evid e n cia con tra la idea de que era un con serva dor, pero su s o ­ cialism o era harto dife re n te del que representaban M arx y sus seg uid ore s. De hecho, D urkheim señ aló que el m arxism o era un co n ju n to de «hipótesis dudosas y anticua das» (Lukes, 1972: 323). Para D urkheim , el socialism o representaba un m ovim ien to en cam in ad o hacia la reg en eración m oral de la sociedad por m edio de la m oralidad cie n tífica , por lo que no se n tía interés alguno por los m étodos p o lítico s o los asp ectos eco nó m icos del socialism o. No con tem plaba al p ro leta riad o com o la salvación de la sociedad, y se o p o ­ nía radicalm ente a la ag itació n y la violencia. El so cia lism o de D urkheim difiere m ucho de lo que entendem os actu alm e nte por socialism o; para él con sistía sim p lem e nte en un sistem a que sig uie ra los princip ios m orales de scub iertos por una so cio lo g ía cie ntífica. Com o podrá com p rob arse a lo largo de este libro, D urkheim eje rció una profunda in fluen cia en el de sarro llo de la sociolo gía . A dem ás, a tra vé s de la revista L'a n n é e sociolo giqu e, fun dad a por él en 1898, influyó tam bién en otras m uchas áreas y alre d e d o r de la revista surg ió un c írcu lo in te lectua l cuyo cen tro era D urkheim . A través de ella, él y sus id eas dejaron una p ro ­ funda huella en cam pos tales com o la an tro p o lo g ía , la historia, la lin g ü ística y — lo que es curioso, ten ien do en cue nta sus p rim eros ataques co n tra la d isciplina— la psicolo gía . D urkheim m urió el qu ince de noviem bre de 1917, fe ch a rem e m orad a en los círcu lo s in te le ctu a le s franceses, pero no sería ha sta veinte años d e s ­ pués de su m ue rte cua nd o su obra com e nza ra a in flu ir en la s o cio lo g ía esta dou nid en se a raíz de la publicación de La e stru ctu ra de la a c c ió n so cia l (1937) de T alco tt Parsons.

preocupación de m u c h o s teóricos de la sociología poste riore s (de Parsons, por ejemplo). D urkheim no se contentó sim plem ente con definir el objeto de estudio de la sociología; quería también dem ostrar la utilidad de ese enfoque mediante la investigación sociológica. Escogió com o tema el suicidio. En un libro titulado E l suicidio ( 1897/1951 ), Durkheim razonaba que si se podía vincular un com portam iento individual com o el suicidio con causas sociales (hechos sociales), ello supondría una prueba irrefutable de la im portancia de la dis­ ciplina de la sociología. Ahora bien, Durkheim no exa m inó por qué el individuo A o B se suicidaba; más bien se interesaba por las causas de las diferencias entre las tasas de suicidio de diferentes grupos, regiones, países y categorías de personas (por ejemplo, casados y solteros). Su argum ento principal era que la naturaleza y los cam bios de los hechos sociales explicaban las diferencias entre las tasas de suicidio. Por ejemplo, la guerra o la depresión económica creaban probablemente un estado depresivo colectivo que, a su vez, elevaba las tasas de suicidio. Hay m ucho más que decir sobre esta cuestión, pero lo que más nos interesa es el hecho de que Durkheim desarrollara una perspectiva distintiva de la sociología y se afanara por dem ostrar su utilidad en el estudio científico del suicidio.

22

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

En Las reg la s del m étodo so ciológico, D urkheim distinguía entre dos tipos de hechos sociales: los materiales y los no materiales. A unque analizó ambos tipos a lo largo de su obra, se centró más en los hechos so cia les no m ateriales (por ejemplo, la cultura y las instituciones sociales) que en los hechos sociales m a teriales (por ejemplo, la burocracia y el derecho). Su interés por los hechos sociales no materiales quedó manifiesto en su prim era gran obra. La división d el tra b a jo so c ia l ( 1893/1964). Este trabajo se ocupaba del análisis com parado de aquello que m antenía unidas a las sociedades prim itivas y modernas. C o n ­ cluía que las sociedades prim itivas se mantenían unidas fundam entalm ente a través de hechos sociales no materiales, específicam ente m ediante una fuerte moral com ú n o lo que él denom inaba una «conciencia colectiva» intensa. Sin em bargo, deb ido a la com plejidad de la sociedad m oderna, se había producido un descenso en la intensidad de esa conciencia colectiva. El lazo fundamental de unión del m undo m oderno era la intrincada división del trabajo que unía unas personas a otras m ediante relaciones de dependencia. Sin embargo, Durkheim percibió que la división moderna del trabajo producía diversas «patologías»; en otras palabras, era un método inadecuado para m antener a la sociedad unida. Conform e a su sociología conservadora, Durkheim no creía en la necesidad de la revolución para resolver estos problem as, y sugirió una diversidad de refor­ mas que podían «arreglar» el sistema moderno y mantenerlo en funcionam ien­ to. A unqu e reconocía que era imposible regresar a los tiempos en los que predo­ minaba una p oderosa conciencia colectiva, creía que se podía reforzar la moral com ún en la sociedad moderna para ayudar a las personas a hacer frente a las patologías que experimentaban. En sus últim as obras los hechos no materiales ocupan una posición más im portante si cabc. De hecho, en su última gran obra — L as fo rm a s elem entales de la vida relig io sa (1912/1965)— se em b arcó en el análisis de la que tal vez sea la forma más esencial de un hccho no material: la religión. En esa obra Durkheim exa m in a la sociedad primitiva con el fin de encontrar las raíces de la religión. Creía más fácil encontrar esas raíces en la sociedad primitiva, más simple en térm in os com parados, que en el com plejo m undo moderno. Llegó a la conclusión de que la fuente de la religión era la sociedad p e r se. La sociedad era la que definía ciertas cosas com o religiosas y otras com o profanas. Específica­ mente, en el caso que estudió, el clan era la fuente de un tipo primitivo de religión, el totem ism o, en el que se deificaba a plantas y animales. A su vez, el totemismo era considerado com o un tipo específico de hecho social no material, una forma de conciencia colectiva. Al final, Durkheim llegó a m anifestar que la sociedad y la religión eran fenóm enos indistintos. La religión era el modo en que la sociedad se expresaba a sí m ism a bajo la forma de un hecho social no material. En cierto sentido, pues, Durkheim deificó la sociedad y sus principa­ les productos. Evidentemente, al deificar la sociedad, Durkheim había adopta­ do una postura altamente conservadora: nadie debería querer trastocar una d e i­ dad o su fuente societal. Como identificaba la sociedad con Dios. Durkheim desaconsejaba la revolución social. Al contrario, era un reform ador social d ed i­

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

23

cado a buscar la manera de m ejorar el funcionamiento de la sociedad. En estos y otros sentidos, Durkheim se alineaba claramente con la sociología co n serv a­ dora francesa. El hecho de evitar muchos de sus excesos le convirtió en la figu­ ra más importante de la sociología francesa. Estos libros y otras im portantes obras contribuyeron a la constitución de un campo distintivo, propio de la sociología, en el m undo académico de la Francia de principios de siglo, a la vez que situaron a Durkheim a la cabeza del desarro­ llo de ese campo. En 1898 Durkheim fundó una revista especializada dedicada a la sociología, L 'année sociologique (Besnard, 1983a). Esta revista se convir­ tió en una fuerza muy influyente para el desarrollo y la difusión de las ideas sociológicas. El objetivo de Durkheim era im pulsar el desarrollo de la sociolo­ gía, por lo que utilizó su revista com o el punto focal para el desarrollo de un grupo de discípulos. Estos extenderían sus ideas y las aplicarían a otras áreas y al estudio de otros, aspectos del mundo social (por ejemplo, la sociología del derecho y la sociología de la ciudad) (Besnard, 1983a: 1). Hacia 1910, D urk­ heim había logrado hacer de Francia un poderoso centro de la sociología, y en esta nación encontram os los orígenes de la institucionalización acadé m ic a de la sociología. (Para el análisis de desarrollos m ás recientes en la sociología fran­ cesa, véase Lemert [1981].)

El desarrollo de la sociología alemana
Mientras la historia temprana de la sociología francesa constituye un relato harto coherente de la progresión desde la Ilustración y la Revolución Francesa hasta la reacción conservadora y de la creciente im portancia que adquirían las ideas sociológicas de Saint-Simon. Com te y Durkheim , la sociología alemana estuvo fragmentada desde sus comienzos. Así, se produjo una brecha entre Marx (y sus seguidores), que se mantenían al filo de la sociología, y los primeros gigantes de la corriente principal de la sociología alemana: Max W e b er y Georg S im m e l4. A unque la teoría marxiana se consideraba en sí misma inaceptable, sus ideas se introdujeron de diversas maneras, positivas y negativas, en la co­ rriente principal de la sociología alemana. Nuestra discusión en este apartado se divide entre la teoría marxiana y no m arxiana en Alemania. Raíces y naturaleza de las teorías de Karl Marx (1818-1883). El filósofo alemán G .W .F. Hegel (1770-1831) ejerció la principal influencia intelectual sobre Karl Marx. La educación de Marx en la U niversidad de Berlín estuvo profundamente influida por las ideas de Hegel, así com o por la división que se produjo entre los seguidores de Hegel tras su muerte. Los «viejos hegelianos» siguieron subscribiendo las ideas del maestro, mientras los «jóvenes hegelia-

4 P a r a u n a r g u m e n t o , c o n t r a r i o al n u e s t r o , q u e d e f i n e l a c o n t i n u i d a d e n t r e n i a r v i s t a y la c o r r i e n t e p r i n c i p a l , v é a s e S e i d m a n ( 1 9 X 3 ) .

la s o c i o l o g í a

24

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

nos», aun que todavía continuaban trabajando dentro de la tradición hegeliana, se m ostraban críticos con m uchas facetas de su sistema filosófico. Entre los «jóvenes hegelianos» destaca la figura de Ludwig Feuerbach (1804-1872), quien intentó revisar las ideas de Hegel. M arx se vio influido tanto por las ideas de Hegel co m o por las revisiones de Feuerbach, pero amplió y com binó las dos filosofías de una forma novedosa y perspicaz. Dos conceptos, la dialéctica y el idealismo, representan la esencia de la filosofía de Hegel (Hegel 1807/1967, 1821/1967). La idea de la dialéctica es harto com plicada, sin em bargo es preciso que la analicemos som eram ente. La d ia lé ctica es tanto un m odo de pensar com o una imagen del mundo. Por un lado, es un m odo de pensar que subraya la im portancia de los procesos, las relaciones, las dinámicas, los conflictos y las contradicciones, una forma de reflexionar sobre el m u ndo más dinám ica que estática. Por otro lado, es una visión según la cual el m undo no se com pone de estructuras estáticas, sino de procesos, relaciones, dinámicas, conflictos y contradicciones. A unque n orm al­ m ente se relaciona a la dialéctica con Hegel, es seguro que la idea precede a este autor en la historia de la filosofía. Marx, form ado en la tradición hegeliana, aceptó el significado de la dialéctica, pero criticó algunos aspectos del m odo en que aquél la utilizaba. Por ejemplo, Hegel tendía a aplicar la dialéctica sólo a las ideas, mientras Marx pensaba que se aplicaba también a aspectos más m a te­ riales de la vida como la economía. T am bién se relaciona a Hegel con la filosofía del id ea lism o , que da más im portancia a la mente y a los productos m entales que al m undo material. Aquí lo que más importa es la definición social de los m undos físico y material, no las palabras en sí mismas. En su forma extrema, el idealismo establece que sólo existen la m ente y los constructos psicológicos. Algunos idealistas han creído qu e sus procesos mentales seguirían siendo los m ismos incluso si el m undo físico y social dejara de existir. Los idealistas enfatizan no sólo los procesos m entales, sino también las ideas producidas por esos procesos. Hegel prestó una gran atención al desarrollo de tales ideas, especialm ente a aquellas a las que se refería co m o el «espíritu» de la sociedad. En efecto, Hegel produjo una suerte de teoría evolucionista del m undo en clave idealista. Al com ienzo, las gentes contaban sólo con la capacidad de a d ­ quirir una com prensión sensorial del m undo que los rodeaba. Podían entender cosas tales com o la vision, el olor o el tacto del mundo físico y social. Más tarde, desarrollaron la capacidad de ser conscientes y entenderse a si mismos. C on el autoconocim icnto y la autocom prensión, las personas llegaron a c o m ­ p ren d e r que podrían ser más de lo que eran. En términos del enfoque dialéctico de Hegel, se desarrolló una contradicción entre lo que la gente era y lo que sentían que podrían ser. La solución a tal contradicción reside en el desarrollo de una conciencia individual del lugar que se ocupa en el gran espíritu de la sociedad. Los individuos llegan a darse cuenta de que su realización esencial consiste en el desarrollo y la expansión del espíritu de la sociedad corno un todo. De esta manera, los individuos evolucionan, según el esquem a de llegel,

26

TEO RIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

b ierno se apresu ró a cerra r el pe riód ico. Los prim eros ensayos que M arx p u b licó en ese p e rió d ico co m e nza ron a reflejar varias de las ideas que le g u iarían tod a su vida. Eran opiniones liberales salpicadas de principios dem o­ c rá tico s, hum an ism o e idealism o. R e cha zaba el cará cte r a b stra cto de la filo s o fía hege lia na, el sueño in g e n u o de los com u nista s utó pico s y a los a c tiv is ta s que recom endaban lo que él con side rab a una acción p o lítica p re ­ m atura . En su rechazo de estos activista s, M arx sen taba las bases de su p ro pio traba jo :
Los intentos prácticos, incluso los protagonizados por las masas, adm iten la respuesta de un cañ ón en cua nto se vue lve n pe ligro sos, pero las ideas qu e ganan nuestro in te le c to y nos co n ve n ce n , las ideas que la razón afian za en n u e stra con cie ncia , c o n s titu y e n cadenas de las que no nos podem os liberar sin rom per nuestro corazón; son de m o n io s que sólo se pueden ve n c e r som etiénd olo s. (M arx. 1842/1977: 20)

M arx se casó en 1843 e in m ediatam e nte después se trasla dó desde A le m a n ia al clim a m ás liberal de P arís. A llí con tinu ó tra b a ja n d o las ¡deas de H egel y de los Jóve ne s H e ge lian os, pero tam bién se cen tró en el estudio de dos n u e vo s co n ju n to s de ideas: el socialism o francé s y la e co no m ía p o lítica in gle sa. Fue la m anera pa rticu la r en la que com binó el he ge lia nism o , el s o ­ c ia lis m o y la e co n o m ía p o lítica lo que m od ela ría su orienta ción intelectual. En e so s m om e ntos con oció al ho m bre que se ría su am igo du ra n te tod a su vida, su b e n e fa cto r y colabo rad or: Friedrich E ngels (C arver, 1983). Hijo de un fa b ric a n te de tejidos, E ngels era un socialista que critica b a las c o n d ic io ­ nes de la cla se traba ja dora . G ran parte de la com pasión que sin tió M arx por la m is e ria de la cla se tra b a ja d o ra p ro c e d ía de su relació n con E ngels y sus ideas. En 1844 E ngels y M arx m an tu vie ro n una larga co n ve rsa ció n en un fa m o so ca fé de P arís que a fia n zó la relación que m an te nd rían d u ran te sus vidas. De esta con versa ción , E ngels com entó: «N uestra total coincid en cia en to d o s los cam pos teó ricos se hizo m an ifiesta... y nu e stra obra con jun ta da ta de aq ue l tiem po» (M cLe lla n, 1973: 131). D urante este periodo Marx p ro d u jo o b ra s aca dé m icas (m uch as no se publicaron hasta que m urió) con las q u e p re te n d ía de svin cu la rse de la tradición he ge lia na (por ejem plo, La sa g ra d a fa m ilia y La id e o lo g ía a le m a n a ), pero tam bién escrib ió los M a n u s­ crito s de eco no m ía y filo so fía de 1844, que in te gra ban m ás ap ro p ia d a m e n te tod as las tra d icio n e s in te le ctu a le s en las que estaba in m erso y an ticipa ba n su c re cie n te p re ocu pación po r la eco no m ía. A un q u e M arx y E ngels co m p a rtía n la m ism a o rie n ta ció n teó rica, había m uchas dife re n cia s en tre ellos. M arx te n d ía a ser un pe n sa d o r abstra cto, un in te lectua l de so rd e n a d o y un hom bre d e dica do a su fam ilia. E ngels era un

_________________________________________________________________
filosofía idealista. Marx adoptó esta postura debido no sólo a su orientación materialista, sino también a su interés por las actividades prácticas. Hegel trata­ ba los hechos sociales com o la riqueza y el Estado com o si fueran ideas, no entidades materiales reales. Incluso al analizar un proceso supuestam ente m a te­ rial com o el del trabajo, Hegel se ocupó sólo de su aspecto abstracto y mental.

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

27

pensador práctico, un hábil hom bre de negocios, pulcro y m etódico, y un m ujeriego. A pesar de sus dife ren cias, M arx y E ngels forjaron una profunda am istad que les llevó a la colaboración en la producción de libros y artícu los y a traba ja r unidos en org an izacio ne s radicales. Es m ás, Engels ayudó e c o ­ nóm icam ente a M arx durante el resto de su vid a para que éste pudiera dedicarse con exclusividad al traba jo in te lectua l y político.
Marx h a b ría tra bajad o igual sin mí. Lo que M arx hizo yo no lo podré ha cer )amás. Marx te n ía m ejores fun dam ento s, m iraba m ás lejos, y se pe rcata ba de las cosas más lúcida y rá pidam ente que el resto de no sotro s. M arx era un genio.

(Engels, citado en McLellan, 1973: 131-1 32)

De hecho, no son pocos los que creen que Engels no llegó a co m p re n ­ der m uchas de las sutilezas de la obra de Marx. Tras la m uerte de Marx, Engels se con virtió en el princip al po rta voz de la te o ría m arxista y, en cierto sentido, la d isto rsion ó y la sim plificó en exceso. Como algunos de sus escritos m olestaban al gobierno prusiano, el gobierno francés (a pe tición del go bie rno prusiano) expulsó en 1845 a M arx, quien se trasladó a B ruselas. Su radicalism o iba en au m en to , hasta el punto de que se con virtió en m iem bro activo del m ovim ien to re vo luciona rio internacional. Tam bién in gresó en la Liga C om unista, que le solicitó que e scribie ra un docum ento (con Engels) en el que e xp usie ra sus objetivos y cree ncia s. El resultado fue E l m an ifie sto com u nista de 1848, una obra que se c a ra cte riza por sus resonantes lem as p o lítico s (por ejem plo, “ ¡P role ta rios de todo el m undo, unios!»). En 1849 M arx se trasla dó a Londres y, a la luz del fracaso de las re vo lu ­ ciones po lítica s de 1848, com enzó a a p artarse de la actividad re vo luciona ria y a dedicarse al estudio d isciplina do y m eticu loso del fu n cio n a m ie n to del sistem a cap italista . En 1852 com enzó sus fam osos estu dio s en el M useo Británico sobre la condición de los tra b a ja d o re s bajo el cap italism o. Estos estudios se plasm aron en los tres vo lú m e n e s de El capital, de los que se publicó el prim ero en 1867. Los otros do s volúm en es se pu b lica ría n tras su m uerte. Vivió pre caria m en te d u ran te esos años, d e fend ién do se ap en as con los escasos ingresos que le pro p o rcio n a b a n sus e scrito s y el ap oyo e co nó­ mico de E ngels. En 1863 M arx regresó a la a ctivid a d p o lítica in gresa nd o en la Internacional, un m ovim iento in te rna cion al de los traba ja dore s. Pronto destacó en el m ovim iento y le dedicó varios años de su vida. C om enzó a adquirir fam a com o líd e r de la In te rn a cio n a l y a u to r de E l capital. Pero la d e sinte gración de la Intern acio nal en 1876, el fracaso de varios m o v im ie n ­ tos revo luciona rios y su propia e n ferm ed ad acabaron con la vida de M arx. Su m ujer m urió en 1881, su hija en 1882 y él el 14 de m arzo de 1883.

Marx, sin em bargo, se interesaba por el trabajo de las personas reales y cons­ cientes. Así. desde el punto de vísta de Marx, Hcgel estaba equivocado. A d e ­ más, Marx pensaba que el idealismo de Hegel conducía hacia una orientación política harto conservadora. Para Hegel, el proceso de la evolución tenía lugar con independencia del control y de las actividades de las personas. Hn cualquier

28

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

caso, com o parecía que las personas adquirían una conciencia cada vez más acusada del mundo, no había necesidad de un cam bio revolucionario; el proce­ so estaba encam inado ya en la dirección «deseada». Cualesquiera problem as que existieran residían en la conciencia, por lo que la respuesta estaba en un cam bio del pensamiento. M arx adoptó una postura m uy diferente al m anifestar que la raíz de los problem as de la vida m oderna podía encontrarse en fuentes reales materiales (por ejemplo, en las estructuras del capitalismo) y que las soluciones, por tanto, residían exclusivam ente en la destrucción de esas estructuras por medio de la acción colectiva de un gran número de personas (Marx y Engels, 1845/1956: 254). M ientras Hegel «m antenía el m undo en su m ente» (es decir, se centraba en la conciencia, no en el m undo material), Marx construía firmemente su dialéctica sobre una base material. Marx aplaudió la crítica que Feuerbach hizo de Hegel (por ejemplo, su m a­ terialismo y su rechazo del carácter abstracto de la teoría de Hegel), aunque estaba lejos de sentirse plenam ente satisfecho con la propia postura de Feuer­ bach. Y ello debido a una razón fundamental: Feuerbach se centraba en el exa­ m en del m undo religioso, en tanto que Marx pensaba que lo que debía analizar­ se era el conjunto del m und o social y, en particular, la economía. A unque Marx aceptaba el m aterialism o de Feuerbach, pensaba que éste había ido dem asiado lejos al centrarse parcial y no dialécticamente en el mundo material. Feuerbach no había incorporado a su orientación materialista y, en particular, a la relación entre las personas y el mundo material, la contribución más importante de He­ gel, la dialéctica. Finalm ente, Marx m anifestó que Feuerbach, com o la m ayoría de los filósofos, no se ocupaba de la praxis - — la actividad práctica— ni, en concreto, de la actividad revolucionaria. C om o Marx escribió «Hasta ahora los filósofos se han lim itado a in terpretar el m undo; sin em bargo, ahora la cuestión es ca m b ia rlo » (citado en Tucker, 1970: 109). Marx extrajo lo que consideraba los dos elem entos más im portantes de es­ tos dos pensadores — la dialéctica de Hegel y el materialism o de F euerbach— y los incorporó a su propia orientación teórica, el m aterialism o d ia léctico , que se centraba en las relaciones dialécticas en el mundo material. El m aterialism o de Marx y su correspondiente análisis del sector econ ó­ mico le llevaron lógicam ente a la obra de un grupo de econom istas p o lítico s (por ejemplo, A dam Smith y David Ricardo). M arx se sentía muy atraído por varias de sus posturas. C elebró su premisa básica de que el trabajo era la fuente de la riqueza. Ello condujo a Marx a la construcción de su teoria d el valor tra b a jo , de acuerdo con la cual las ganancias de los capitalistas se basaban en la explotación de los trabajadores. Los capitalistas recurrían a la simple estrata­ gem a de pagar a los trabajadores menos de lo que merecían, ya que éstos re­ cibían un salario m enor del valor de lo que realm ente producían con su trabajo. Este valor añad id o , retenido y reinvertido por el capitalista, constituía la base de todo el sistema capitalista. El sistema capitalista crecía mediante el continuo aum ento del grado de explotación de los trabajadores (y. por tanto, de la ca n ­

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

29

tidad de valor añadido) y la inversión de las ganancias para la expansión del sistema. Marx también se vio influido por la descripción que hicieron los ec onom is­ tas políticos de los horrores del sistema capitalista y la explotación de los traba­ jadores. Sin embargo, mientras aquellos describían-los males del capitalismo, Marx criticaba a los economistas por considerar que esos males eran elem entos inevitables del capitalismo. Marx deploraba su aceptación general del capitalis­ mo y la manera en que anim aban a la gente a que trabajara para p rogresar económicamente en el seno del sistema. Tam bién criticaba a los econom istas por no valorar el conflicto intrínseco que se producía entre capitalistas y traba­ jadores y por negar la necesidad de un cambio radical en el orden económico. A Marx le era muy difícil aceptar estas teorías económ icas conservadoras, dado su com prom iso con el cam bio radical del capitalism o al socialismo. Marx no era sociólogo ni se consideraba a sí m ism o com o tal. A unque su obra es demasiado extensa com o para com primirla en el término so c io lo g ía , podemos encontrar una teoría sociológica en la obra de Marx. Hubo quienes recibieron desde el principio la profunda influencia de Marx, y existió y sigue existiendo una corriente continua de sociología marxista, fundam entalm ente en Europa. Pero para la mayoría de los primeros sociólogos su obra constituía una fuerza negativa, en oposición a la cual daban form a a su propia sociología. Hasta hace muy poco tiempo, la teoría sociológica, especialm ente la n o rtea m e­ ricana, se ha caracterizado por la ignorancia o la hostilidad hacia la teoría m a r ­ xiana. Como veremos en el Capítulo 2, esta situación ha cam biado de forma drástica durante las dos últimas décadas, pero la reacción negativa que produjo la obra de Marx constituyó un factor muy importante en la configuración de gran parte de la teoría sociológica (Gurney, 1981). La razón fundamental de este rechazo de Marx era ideológica. M uchos de los primeros teóricos de la sociología heredaron la reacción conservadora a los desórdenes surgidos de la Ilustración y la Revolución Francesa. Tem ían y o d ia­ ban las ideas radicales de Marx y los cambios no m enos radicales que prom ovió y predijo. Despreciaban a Marx en tanto que ideólogo y sostenían que no era propiamente un teórico de la sociología. Sin em bargo, la ideología p e r se p ro ba­ blemente no fue la razón real del rechazo de Marx, ya que la obra de Comte, Durkheim y otros pensadores conservadores llevaba también una pesada carga ideológica. Era la naturaleza de la ideología, no la carga ideológica com o tal, lo que disgustaba a muchos teóricos de la sociología, que estaban dispuestos a com prar una ideología conservadora con un envoltorio de teoría sociológica, pero no la ideología radical que ofrecían Marx y sus seguidores. Por supuesto, había también otras razones que explicaban por qué muchos de los primeros teóricos no le aceptaban. Les parecía que Marx era propiam ente economista antes que sociólogo. Aunque los primeros sociólogos reconocían la importancia de la economía, probablemente pensaban que constituía sólo uno de los diversos com ponentes de la vida social. Otra razón del temprano rechazo de Marx era la naturaleza de sus intereses.

30

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

Mientras que los primeros sociólogos reaccionaron frente al desorden surgido de la Ilustración, de la Revolución Francesa y de la posterior Revolución Indus­ trial, a M arx no le preocupaban estos desórdenes — ni el desorden en general. Lo que m ás le interesaba y preocupaba era el carácter opresivo del sistema capitalista que em ergía de la Revolución Industrial. El objetivo de Marx era desarrollar una teoría que explicara esa índole opresiva y contribuyera a la des­ trucción de ese sistema. El interés de Marx era la revolución, un interés opuesto a la p reocupación conservadora por la reform a y el cam bio ordenado. Otra diferencia que merece destacarse es la que existía entre las raíces filo­ sóficas de la teoría sociológica m arxiana y la conservadora. La mayoría de los teóricos conservadores recibieron una profunda influencia de la filosofía de Immanuel Kant. Esto les condujo, entre otras cosas, a pensar en términos linea­ les y de causa-efecto. Es decir, tendían a pensar que un cam bio en A (por ejem ­ plo, el ca m b io ideológico durante la Ilustración) producía un cambio en B (por ejemplo, los cam bios políticos de la Revolución Francesa). Sin embargo, como hem os visto, M arx recibió la influencia de Hegel, quien pensaba en términos dialécticos m ás que en térm inos de causas y efectos. Entre otras cosas, la dialéc­ tica nos ayuda a com prend er mejor los continuos efectos recíprocos de las fuer­ zas sociales. De este modo, un pensador dialéctico reconceptualizaría el ejem ­ plo discutid o m ás arriba com o una interacción continua y sucesiva de las ideas y la política. De todos es conocida la dificultad de percibir las com plicadas diferencias entre la filosofía kantiana y la hegeliana, pero lo que más nos im por­ ta para n u es tro s propósitos es que estas diferencias filosóficas básicas constitu­ yeron una im portante fuente de la reacción negativa de los primeros teóricos de la sociología frente a la teoría marxiana. Se han escrito muchos libros sobre la substancia de la teoría de Marx. Marx publicó la m ayor parte de sus obras en el segundo tercio del siglo xix. D ispone­ mos de la m a y o ría de sus obras, pero constituyen un cuerpo com plicado de trabajo que no es fácil resumir. En resu m en, Marx ofreció una teoría de la sociedad capitalista fundam enta­ da en su im agen de la naturaleza básica de los seres humanos. Marx creía que las personas eran esencialm ente productivas; es decir, para sobrevivir, las p e r­ sonas n ecesitaban trabajar en y con la naturaleza. Al hacerlo, producían alim en­ tos, ropa, h erram ientas y viviendas y satisfacían otras necesidades que les per­ mitían vivir. Su productividad era un m odo perfectam ente natural de expresar sus im pulsos creativos básicos. En otras palabras, las personas eran inherente­ mente sociales. N ecesitaban trabajar ju ntas con el fin de producir lo que necesi­ taban para su supervivencia. En el transcurso de la historia este proceso natural había sido subvertido, al principio debido a las condiciones de vida de la sociedad primitiva y posterior­ mente a raíz de una diversidad de cam bios estructurales introducidos por las sociedades en el curso de la historia. Dichas estructuras interferían de muchas maneras con el proceso productivo natural. Sin em bargo, era en la sociedad capitalista donde esa interferencia se producía de una forma más aguda: la rup­

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

31

tura del proceso productivo natural alcanza su culm inación en el sistema capita­ lista. El capitalism o es en lo fundamental una estructura (o, para ser más preci­ sos, una serie de estructuras) que im pone barreras entre el individuo y el proce­ so de producción, los productos de ese proceso y los-demás individuos; en últi­ ma instancia, divide incluso al individuo mismo. Este es el significado básico del concepto de a lien a ció n : la ruptura de la interconexión natura! entre las p er­ sonas y entre las personas y lo que producen. La alienación se produce debido a que el capitalism o se desarrolla dentro de un sistema de dos clases en el que unos pocos capitalistas poseen los m edios de producción, los productos y el tiempo de trabajo de los que trabajan para ellos. En la sociedad capitalista las personas producen de forma no natural para un pequeño grupo de capitalistas, en lugar de producir para si mismas. M arx sentía una gran preocupación inte­ lectual por las estructuras del capitalism o y por los efectos opresivos sobre sus actores. Políticamente, se fue orientando hacia la em ancipación de las personas de las estructuras represoras del capitalismo. En realidad, Marx dedicó un tiempo m uy escaso a idear cóm o sería un esta­ do socialista utópico. Experimentaba m ayor preocupación por contribuir a la derrota del capitalismo. Creía que las contradicciones y los conflictos del capi­ talismo conducirían dialécticamente a su colapso final, pero no pensaba que ese proceso fuera inevitable. Las personas debían actuar en los m om entos oportu­ nos y de un modo adecuado para dar vida al socialismo. Los capitalistas tenian una gran cantidad de recursos a su disposición para im pedir la llegada del socia­ lismo, pero podían ser derrotados mediante la acción concertada de un proleta­ riado con conciencia de clase. ¿A qué daría lugar la acción del proletariado durante ese proceso? ¿Qué era el socialismo? En lo fundamental, una sociedad en la que, por primera vez, la gente se aproxim aría a la imagen ideal de Marx sobre la productividad. Con la ayuda de la tecnología moderna, la gente podría interactuar en armonía con la naturaleza y con las dem ás personas para crear lo necesario para su supervivencia. Para decirlo de otro modo, en la sociedad so­ cialista las personas no volverían a estar alienadas. Raíces y naturaleza de las teorías de Max W eb er (1864-1920) y G eorg Simmel (1858-1918). Aunque Marx y sus seguidores permanecían a finales del siglo xix y principios del xx al margen de la corriente principal de la sociología alemana, ésta puede considerarse en gran medida com o un desarrollo en contra de la teoría marxiana. Para algunos, es esa oposición la que explica gran parte de la teoría del mayor gigante de la sociología alemana: Max W eber. Albert Salomon, por ejemplo, afirmó que la teoría weberiana se desarrolló «dentro de un largo e intenso debate con el fantasma de M arx» (1945: 596). P robablem ente exageraba, pero la teoría marxiana representó, en muchos sentidos, un papel negativo en la teoría weberiana. En otros, sin embargo, W eber trabajó dentro de la teoría m arxiana, intentando «redondearla». Existen también otras m uchas influencias en la teoría weberiana, aparte de la teoría marxiana (Burger, 1976).

32

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

De hecho, p odem os clarificar las fuentes de la sociología alem ana analizando las diferentes visiones de la relación entre Marx y W eber (Antonio y Glassman, 1985, Schroeter, 1985). D ebe tenerse en cuenta que W eber apenas estaba fam i­ liarizado con la obra de M arx (una parte de la m ism a no se publicó hasta la m uerte de W eber) y que reaccionó m ás bien contra la obra de los marxistas que contra la del m ism o Marx (Antonio, 1985: 29); B. Turner, 1981: 19-20). W e b er tendía a considerar a Marx y a los marxistas de su época co m o deter­ m inista s económ icos que ofrecían teorías monocausales de la vida social. Es decir, pensaba que la teoría m arxiana explicaba todos los desarrollos históricos a partir de sus fundam entos económ icos y que, de acuerdo con ella, todas las estructu ras contem poráneas se erguían sobre una base igualm ente económica. A u n q u e en el caso de Marx eso no es cierto, sí lo es en el de muchos marxistas posteriores. Uno de los ejemplos de d e te r n in is m o económ ico que más parecía disgustar a W e b er era la perspectiva de que las ideas eran sim plem ente reflejos de los intereses m ateriales (especialm ente económicos), que los intereses materiales determ in a b an la ideología. Desde este punto de vista, se supone que «W eber puso a M arx de cabeza» (al igual que Marx había dado la vuelta a las ideas de H egel). En lugar de concentrarse en los factores económ icos y en sus efectos sobre las ideas, W eber dedicó m ucha m ás atención a las ideas y a sus efec­ tos sobre la economía. Más que ver las ideas com o simples reflejos de los factores económ icos, W eber las consideraba com o fuerzas auténticam ente autónomas, capac es de afectar profundam ente al m undo económico. W eber dedicó cierta­ m ente m ucha atención a las ideas, en especial a los sistemas religiosos, y le interesó fundam entalm ente la influencia de las ideas religiosas en la economía. En La ética p ro te sta n te y el espíritu d el capitalism o ( 1904-1905/1958) estudió el p rotestantism o com o sistema de ideas y su influencia en el nacim iento de otro sis tem a de ideas, el «espíritu del capitalism o» y, en definitiva, en el propio sistem a económ ico capitalista. T am bién estudió otras religiones mundiales, e x a­ m in a n d o de qué manera su naturaleza podría haber obstaculizado el desarrollo del capitalism o en sus respectivas sociedades. Sobre la base de este tipo de trabajos, alg unos estudiosos llegaron a la conclusión de que W eber desarrolló sus ideas en oposición a las de Marx. U na se gun da visión de la relación de W eber con Marx defiende, tal y com o se ha m e n cio n a d o más arriba, que W e ber no se opuso a Marx, sino que intentó co m p le ta r su perspectiva teórica. Desde este punto de vista se supone que W e ­ ber trabajó dentro de la tradición marxista, no en oposición a ella. Interpretado así, su trabajo sobre la religión era sim plem ente un esfuerzo por m ostrar que no sólo los factores materiales afectaban a las ideas, sino que las propias ideas afe ctaban a las estructuras materiales. Esta interpretación de la obra de W eber la sitúa obviam ente mucho más cerca de la teoria marxista, si es que no en la m is m a linea. Un buen ejem plo de que W eber se habia involucrado en un proceso de redond e o de la teoría de Marx lo tenem os en el área de la teoria de la estratifi­

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

33

cación. En sus trabajos sobre estratificación, Marx se ocupó sobre todo de las clases sociales, la dim ensión económ ica de la estratificación. A unque W eber admitía la importancia de este factor, sostenía que otras dim ensiones de la es­ tratificación también eran importantes. Defendió que la noción de estratifica­ ción social debía ampliarse hasta incluir la estratificación sobre las bases del prestigio ( sta tu s ) y del poder. La inclusión de estas otras dim ensiones no co n s­ tituye una refutación de Marx, sino sólo una am pliación de sus ideas. Las dos visiones bosquejadas más arriba reconocen la im portancia de la teoría marxiana para Weber. Hay elem entos de verdad en las dos posiciones: en ciertos aspectos Weber trabajaba en oposición a Marx, mientras en otros a m ­ pliaba las ideas de Marx. Sin embargo, una tercera perspectiva de esta cuestión puede caracterizar mejor la relación entre Marx y Weber. Desde este último punto de vista, se considera a Marx sim plem ente com o una de las m uchas in­ fluencias que experimentó el pensam iento de Weber. Podemos identificar un buen núm ero de fuentes de la teoría w eberiana. e n ­ tre las que se incluyen historiadores, filósofos, economistas y teóricos de la política alemanes. Entre aquellos que influyeron en Weber destaca por encim a de todos el filósofo Immanuel Kant ( 1724-1804). Pero no debem os pasar por alto la influencia de Frederich Nietzsche (1844-1900) sobre todo la im por­ tancia que éste daba al héroe en el trabajo de W'cber sobre la necesidad de que los individuos hicieran frente al impacto de las burocracias y otras estructu ­ ras de la sociedad moderna. La influencia de Immanuel Kant sobre W eber y. en general, sobre la soc io­ logía alemana muestra que el m arxism o y la sociología alemana se desarrolla­ ron desde raíces filosóficas diferentes. C om o hem os visto, fue Hegel, no Kant, quien constituyó unr importante influencia filosófica sobre la teoría marxista. Mientras que la filosofía de Hegel llevó a Marx y a los inarxistas a buscar relaciones, conflictos y contradicciones, la filosofía kantiana condujo al menos a algunos sociólogos alemanes a adoptar una perspectiva más estática. Para Kant, el mundo era una mareante confusión de acontecim ientos que no podían conocerse directamente. Sólo se podía adquirir conocim iento del m und o a tra­ vés de procesos del pensam iento que filtraban, seleccionaban y categorizaban aquellos acontecim ientos. Kant diferenciaba el contenido del m undo real a par­ tir de las formas mediante las cuales podía ser com prendido. La insistencia en esas formas confería al trabajo de los sociólogos que trabajaban en el seno de la tradición kantiana una perspectiva más estática que la de los marxista de rai­ gambre hegeliana. La sociología alemana surgió de la compleja interacción entre la teoría marxista y otras corrientes intelectuales. Los exponentes más destacados de la prim era sociología alemana fueron Max Weber y Georg Simmel. Mientras Karl Marx produjo básicamente una teoría del capitalismo, la obra de W eber constituía en lo esencial una teoría del proceso de racionalización (Brubaker. 1984; Kalberg, 1980, 1990). A W eber le interesaba la cuestión ge­ neral de por qué las instituciones habían evolucionado en el mundo occidental

KarlNY

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

35

que pasó en B erlín cam biaron sus intereses hacia las p re ocu pacion es que m antendría a lo largo de su vida (econom ía, histo ria y so ciolo gía ). W ebe r dependía eco nó m icam e nte de su padre, situación que d e testaba . Se volvió hacia los valores de su m adre m ientras crecía la an tip a tía por su padre. Adoptó una vida ascética y se sum ergió pro fu nd am e nte en el trabajo. Por ejemplo, podem os describir sus hábitos cotidianos durante un sem estre com o estudiante de la siguiente m anera: -C o n tin ú a la ríg id a d isciplina de trabajo: regula su vida con el reloj; divide la rutina diaria en period os exactos para las diferentes m aterias y ahorra, a su m anera, cenando por las noches en su habitación una libra de carne picada y cuatro huevos fritos». (Mitzman, 1970: 48: M arianne W e b e r,1975: 105). Siguiendo a su m adre se volvió diligente, se convirtió en un tra b a ja d o r com pulsivo, en lo que p o d ría m o s llam ar un «trabajadicto». Esta com pulsión hacia el traba jo le llevó en 1896 a un puesto de profesor de E conom ía en H eidelberg. Pero en 1897, con su ca rre ra académ ica flo re ­ ciente, su padre m urió después de una vio len ta d iscusió n entre ellos. Poco después W eber com enzó a m anifestar síntom as que culm inarían en un derrum ­ bam iento nervioso. A m enudo era incapaz de d o rm ir o de tra b a ja r y pasó los seis o siete años sig uie ntes en una situación de casi total colapso. Después de esta larga pausa recuperó algo de su fuerza en 1903, pero no fue capaz de recom enzar su actividad y el retorno a la vida aca dé m ica hasta 1904, cuando pronunció su prim era con fe re n cia (en E stados U nidos) en seis años y medio. En 1904 y 1905 publicó una de sus obras más con ocid as, La ética p ro te sta n te y e l e sp íritu de l capitalism o. En ella elevab a la in fluen cia re lig io ­ sa de su m adre hasta el nivel académ ico. O cupó la m ayo ría de su tiem po en el estudio de la religión, au nque no era una pe rson a religiosa. Aunque continuó teniendo problemas psicológicos, después de 1904 produ­ jo algunos de sus trabajos más im portantes. En esos años publicó sus estudios sobre las religiones m undiales desde una p e rspe ctiva h istó rica (por ejem plo, China, la India y el an tigu o ju daism o). Cuando m urió, el 14 de Jun io de 1920, estaba traba ja ndo en la m ás im p ortante de sus obras, E con om ía y sociedad. A pesar de e sta r incom pleta, fue pu blicad a y tra d u cid a a varias lenguas. En este período, la obra de W eber fue p ro lífica . A de m ás de num erosos escritos prestó ate nció n a m uchas otras actividad es: co labo ró en la fun da­ ción de la S ociedad A lem ana de S o cio lo g ía en 1910; su casa se con virtió en un centro frecuentado por intelectuales, que incluía a sociólo go s com o Georg Sim m el y Robert M ichels, adem ás del filó sofo y crític o lite ra rio G eorg Lukács (S caff 1989: 186-222). T am bién fue activo po lítica m e n te y escrib ió algunos ensayos de actualidad. T anto la vida de W eber com o su trabajo estu viero n sujetos a una gran tensión entre la m ente burocrática de funcionario que representaba su padre y la religiosidad de su m adre, lo que se refleja en su vida profesional y personal.

Aunque en su obra W eber utiliza el término racionalidad de m uchas y v a ­ riadas formas, lo que más nos interesa aqui es el proceso relacionado con uno de

36

TEO RIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

los cuatro tipos identificados por Kalberg ( 1980,1990; véase también Brubaker, 1984; Levine, 1981), la racio n a lid a d fo r m a l. La racionalidad formal implica, com o suele ser el caso en Weber, una preocupación por las elecciones que hacen los actores entre medios y fines. Pero en este supuesto la elección está relacionada con las reglas, las regulaciones y las leyes universalmente aplica­ das. Estas, a su vez, se derivan de diversas estructuras de gran envergadura, e s p ec ialm en te de la burocracia y la econom ía. W eber desarrolló sus teorías dentro del contex to de un elevado núm ero de estudios históricos com parados sobre O ccidente, China, India y m uchas otras regiones del mundo. El objetivo de esos e s tudios era delinear los factores que obstaculizaban o contribuían al desarrollo de la racionalización. W e b er percibía la burocracia (y el proceso histórico de burocratización) com o el e jem p lo clásico de racionalización. Sin embargo, en la actualidad son tal vez los restaurantes de comida rápida los que mejor ejemplifican la raciona­ lización (Lu xenbcrg. 1985; Ritzer, 1983a en prensa). El restaurante de comida rápida co n stitu ye un sistema formalmente racional en el que las personas (tanto trabajado res co m o consum idores) buscan los medios y los fines más racionales. Las ventanas a través de las que se sirve la com ida a los ocupantes de un auto­ móvil, p or ejem plo, constituyen un medio racional a través del cual los trabaja­ dores pu eden ofrecer y los consum idores obtener com ida de un m odo rápido y eficiente. La velocidad y la eficiencia son dictados por los restaurantes de com i­ da rápida y p o r las reglas y regulaciones mediante las que operan. W e b er an alizó el proceso de burocratización en un estudio más am plio so­ bre la institución política. Distinguía entre tres tipos de sistemas de autoridad: tradicional, carism ático y racional-legal. Sólo en el m undo m oderno occidental se había d esarrollado el sistema de autoridad racional-legal, y sólo en este siste­ ma podía encontrarse el desarrollo pleno de la burocracia moderna. El resto del m undo seguía dom inado por los sistemas carismático o tradicional, que gene­ ralm ente im pedían el desarrollo de un sistema de autoridad racional-legal y de las bu ro crac ias m odernas. Dicho en pocas palabras, la autoridad tra d icio n a l nace de un sistem a ancestral de creencias y se ejemplifica en los líderes que llegan al p o d er debido a que su familia o clan siempre han proporcionado lide­ res al grupo. La autoridad del líder carism ático se deriva de sus características o ca p ac id a d es extraordinarias o, lo que es más probable, de que sus seguidores crccn que el líder tiene esos rasgos. A unque estos dos tipos de autoridad tienen im portancia histórica. W eber pensaba que todo Occidente, y en última instancia el resto del m undo, tendía hacia sistem as de autoridad racio n a l-leg a l. En este tipo de sistem as la autoridad se deriva de reglas establecidas legal y racional­ mente. Así, el presidente de los Estados Unidos deriva, en última instancia, su autoridad de las leyes de la sociedad. La evolución de la autoridad racionallegal y las burocracias que la acom pañan constituyen sólo una parte del arg u ­ mento general de Weber sobre la racionalización del mundo occidental. W e ber también llevó a cabo análisis detallados y sofisticados de la raciona­ lización de fenómenos tales como la religión, el derecho, la ciudad c. incluso, la

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

37

música. Pero podem os ilustrar el m odo de pensar de Weber con otro ejemplo: la racionalización de la institución económica. Este análisis lo encontram os en el estudio más am plio que W eber dedicó a la relación entre religión y capitalismo. En un vasto estudio histórico W eber se afanaba por com prender por qué un sistema económico racional (el capitalismo) se había desarrollado en Occidente y por qué no había surgido en el resto del mundo. W eber otorgaba un papel central a la religión en este proceso. Por un lado, entabló un diálogo con los marxistas para m ostrar que, a diferencia de lo que muchos marxislas de la época creían, la religión no era sim plem ente un epifenómeno. Había d esem peñado un papel central en el nacimiento del capitalism o en Occidente y en !a ausencia de su desarrollo en el resto del mundo. W eber afirmaba que había side un sistema religioso distintivamente racional (el calvinismo) el que ju g ó un papel central en el nacimiento del capitalismo en Occidente. Sin embargo, en otras zonas del mundo por él estudiadas, W eber encontró sistem as religiosos más irracionales (por ejemplo, el confucianismo, el taoísmo y el hínduismo), que contribuían a la inhibición del desarrollo de un sistema económ ico racional. Sin em bargo, al final, podemos advertir que estas barreras fueron temporales, ya que los sis­ temas económicos — y, en efecto, la estructura social en su totalidad — de estas sociedades terminarían finalmente por experim entar el proceso de racionali­ zación. Hay m ucho más que decir sobre la teoría weberiana. Entre otras cosas, su estudio de la racionalización posee un gran detalle histórico y un sinn úm ero de ideas teóricas. Además, aunque la racionalización se encuentra en el corazón de la teoría weberiana, no es lo único que encontram os en su teoría. Pero este no es el momento de adentrarnos en el cuerpo de su obra. Regresemos, pues, al d e s a ­ rrollo de la teoria sociológica. La pregunta clave que nos interesa es: ,',por qué la teoría de W eber resultó mucho más atractiva para los teóricos posteriores de la sociología que la marxiana? Una de las razones reside en el hecho de que las ideas políticas de Weber recibieron m ayor aceptación. En lugar de adherirse al radicalismo de Marx, Weber era más bien liberal en algunas cuestiones y un tanto conservador en otras (por ejemplo, en lo que se refiere al papel del estado). A unque fue un crítico severo de muchos aspectos de la m oderna sociedad capitalista y llegó a muchas de las conclusiones críticas de Marx, no propuso soluciones radicales para los problemas. De hecho, creía que las reformas radicales que proponían muchos marxistas y otros socialistas perjudicarían en lugar de beneficiar. Los teóricos de la sociología posteriores, especialm ente los nortea m eric a­ nos, consideraron que la teoría m arxiana atacaba su propia sociedad. En su mayoría conservadores, se esforzaron por encontrar alternativas teóricas al marxismo. Max W eber constituía una opción atractiva. (Durkheim v W ilfredo Pareto también.) A fin de cuentas, la racionalización no sólo afectaba a las sociedades capitalistas, sino también a las socialistas. En efecto, desde el punto de vista de Weber, la racionalización constituía un problema aún m ás grave para las sociedades socialistas que para las capitalistas.

38

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

A favor de W eber se sum aba también la forma de presentación de sus j u i ­ cios. Pasó gran parte de su vida realizando estudios históricos detallados, por lo que extraía sus conclusiones politicas del contexto de este tipo de investigación. Así, sus opiniones politicas adoptaron una forma m uy científica y académica. Aunque Marx también realizó investigación seria y detallada, produjo una gran cantidad de material explícitam ente polémico. Incluso sus obras más ac ad é m i­ cas contienen juicios políticos polémicos. Por ejemplo, en E l ca p ita l (1867/ 1967), calificaba a los capitalistas de «vam piros» y «hombres lobo». El estilo más académ ico de W eb er contribuyó a que fuera mucho mejor aceptado por los sociólogos posteriores. La m ayor aceptación de W eber se explica también porque trabajaba en una tradición filosófica que contribuyó igualmente a configurar la obra de los soció­ logos posteriores. Es decir, W eber trabajaba dentro de la tradición kantiana, lo que, entre otras cosas, equivalía a pensar en térm inos de causa-efecto. Este m odo de pensar era más aceptable para los sociólogos posteriores, que no esta­ ban familiarizados y se sentían a disgusto con la lógica dialéctica que im pulsa­ ba la obra de Marx. Finalm ente, W eber parecía ofrecer un estudio más com pleto del mundo so­ cial que Marx. Mientras se suponía que la mayor preocupación de Marx era la econom ía, a W eber le interesó una gam a más amplia de fenómenos sociales. Los sociólogos posteriores pensaban que esta diversidad de cuestiones les pro­ porcionaba más materia que el aparentem ente único centro de atención de Marx. W eber produjo la mayoría de sus grandes obras a finales del siglo xix y principios del xx. Al principio de su carrera se identificaba a W eber com o his­ toriador preocupado por cuestiones sociológicas, pero a principios del siglo x.x su enfoque se hizo cada vez más sociológico. En efecto, se convirtió en el so­ ciólogo más importante de su época en Alemania. En 1910 fundó (con Georg Simmel a quien analizarem os más adelante - entre otros) la Sociedad Socio­ lógica Alemana. Su casa, en Heidelberg, constituía un centro intelectual no sólo para los sociólogos, sino también para muchos estudiosos de otros campos. Aunque su obra ejerció una profunda influencia en Alemania, influyó quizás más en los Estados Unidos, sobre todo una vez que Talcott Parsons hizo llegar a una a m ­ plia audiencia las ideas de W eber (y ias de otros teóricos europeos, en particular las de Durkheim). Mientras las ideas de Marx no surtieron un efecto positivo importante en los teóricos de la sociología hasta los años sesenta. Weber ya constituía una figura altam ente influyente a finales de los años treinta. Georg Simmel fue coetáneo de W eber y cofundador de la Sociedad S ocio­ lógica Alemana. Aquí sólo nos ocuparem os de ubicarle dentro del desarrollo histórico de la teoria sociológica. Simmel fue un teórico de la sociología un tanto atípico ( Frisby. 1981 ; Levi­ ne, C arter y (¡orinan, 1976a, 1976b). Por una parte, ejerció una influencia pro­ funda c inmediata en el desarrollo de la teoría sociológica norteamericana, mientras Marx y W eber fueron ignorados durante varios años. La obra de Simmel contri­ buyó a dar forma al desarrollo de uno de los prim eros centros de la sociología

KarlNY

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

41

Otro aspecto atípico de la obra de Sim mel es su «nivel» de análisis, o c u a n ­ do menos el nivel que le otorgó reconocim iento en Norteam érica. M ientras a Weber y a M arx les preocupaban cuestiones de gran envergadura com o la ra­ cionalización de la sociedad y la econom ía capitalista, Simmel adquirió fama debido a su trabajo sobre fenóm enos a pequeña escala, especialm ente la acción y la interacción individual. En seguida fue reconocido por su análisis, derivado de la filosofía kantiana, de las fo r m a s de interacción (por ejemplo, el conflicto) y de los tip o s de interactores (por ejemplo, el extraño). Lo que fu ndam ental­ mente vio Simmel fue que la com prensión de la interacción entre la gente era una de las grandes tareas de la sociología. Sin em bargo, era im posible estudiar el cuantioso núm ero de interacciones de la vida social sin disponer de algunas herramientas conceptuales. Fue así com o nacieron las formas de interacción y

me sobre S im m e l, d irig id o al M in istro de E du cación, se le d e s c rib ía com o: «un isra elita de cabo a cabo, tanto por su a p arie ncia externa com o por su conducta y su form a de pensar» (F risby, 1985: 25). O tra razón se fundaba en el tipo de obra que realizó. M uchos de sus a rtícu lo s ap are ciero n en periódicos y revistas; estaban escritos para un público m ucho m ás am ­ plio que los sociólogos académ icos. Adem ás, com o no eje rcía cargo a c a d é ­ m ico alguno, se vio forzado a ganarse la vida m ediante co n feren cias pú bli­ cas. Su audiencia, lectores y oyentes, estaba constituida m ás por intelectuales que por sociólogos profesionales, lo que con tribu yó a que fue ra ob jeto de burla por parte de sus colegas. Por ejem plo, uno de sus con tem po rán eos lo condenaba porque «su influencia se lim itaba... a la gente en general y a fe c­ taba, sobre todo, a la élite del pe riod ism o» (T roeltsch , citado en Frisby, 1981: 13). Sus fracaso s personales pueden relacio narse a sim ism o con la baja estim a que los académ icos alem anes de en tonce s ten ían por la so­ ciología. En 1914, Sim m el consiguió por fin un puesto académ ico en una u n iver­ sidad poco im portante (E strasburgo), pero una vez m ás fue m arginado. Por un lado, la m entaba aban do nar a su público de in te lectua les berlineses. Así, su esposa escribió a la de W eber: «G eorg se ha tom ado m uy mal tener que dejar su auditorio... los estu dia ntes eran m uy afe ctu osos y sim páticos... fue com o ab an do nar en la cúspide de su vida» (F risby, 1981: 29). Por otro lado, S im m el no se integró en la vida de la nueva U niversidad. Con este m otivo escrib ió a W eber: «No te n g o m ucho que con tarte. V ivim o s una e x is te n ­ cia enclaustrada, cerrada, in difere nte y desolada. La actividad aca dé m ica es = 0, la gente extraña y profu nd am e nte hostil» (F risby, 1981: 32). Cuando eje rcía su cargo en E strasb urgo estalló la P rim era G ue rra M un­ dial; las salas de con feren cias se con virtiero n en ho spita les m ilita re s y los estu dia ntes fueron llam ados a filas. A sí, S im m el con tinu ó siendo una figu ra m arginal en la vida académ ica alem ana hasta su m uerte en 1918. Nunca tuvo una vida académ ica norm al. Aún así, S im m el a trajo a algun os in te le c­ tuales de su tiem po que lo secundaron, y su fam a com o aca dé m ico sólo ha crecido, si acaso, con el paso de los años.

42

TEO RIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

los tipos de interaetores. Sim mel presintió que podía aislar una cantidad limita­ da de formas de interacción que se daban en un elevado número de escenarios sociales. Con este bagaje, se podrían analizar y com prender los diferentes m ar­ cos en los que se desenvuelve la interacción. El desarrollo de un núm ero lim ita­ do de tipos de interaetores podría asim ism o ser útil a la hora de explicar los marcos de la interacción. Este trabajo influyó profundam ente en el interaccionism o sim bólico, que, com o su nom bre sugiere, se centra fundam entalm ente en la interacción. N o deja de ser irónico, sin embargo, que también Sim mel se preocupase por las grandes cuestiones sociológicas que obsesionaron a Marx y Weber. N o obstante, este aspecto del trabajo de Simmel tuvo m enor influencia que su análisis de la interacción, aunque encontram os signos contem poráneos que sugieren un interés creciente por la sociología de Sim mel relativa al estudio de las grandes cuestiones. Lo que hizo a Simmel accesible para los primeros teóricos estadounidenses de la sociología fue. en parte, su estilo en el estudio de la interacción. Aunque escribió densos volúm enes com o W eber y Marx, también produjo una serie de ensayos en ga ñosa m ente sim ples sobre fenóm enos interesantes com o el pobre, la prostituta, el m iserable y el gastador, y el extraño. La brevedad de estos ensayos y el alto nivel de interés que despertaron esas cuestiones facilitó la difusión de sus ideas. L am entablem ente, los ensayos tuvieron el efecto negativo de obscurecer otras obras de Simmel más volum inosas (por ejemplo. La fil o s o ­ f í a del d in e ro , traducida al inglés en 1978). que potencialmente tenía parecida im portancia para la sociología. Con todo, la influencia de Simmel sobre la te m ­ prana teoría sociológica norteamericana tuvo m ucha más im portancia que la de Marx y W e b er debido, en parte, a sus breves e inteligentes ensayos. No sería apropiado pasar a otra cuestión sin mencionar algo sobre La filosofía d el d in e ro , ya que su traducción al inglés aum entó el atractivo de la obra de Simmel para toda una serie de nuevos teóricos interesados en la cultura y en la sociedad. A unque la orientación m acrosocial es más clara en Lu filo so fía del dinero, ésta siempre estuvo presente en la obra de Simmel. Ello se hace patente, por ejemplo, en su fam oso trabajo sobre la diada y la tríada. Sim mel pensaba que algunos desarrollos sociológicos cruciales se habian producido cuando un grupo formado por dos personas (o diada) se convertía, por la adición de un tercero, en una triada. Surgen con ello unas posibilidades sociales que 110 podrían existir en una diada. Por ejemplo, en una tríada uno de los miem bros puede convertirse en árbitro o m e diado r de las diferencias entre los dos restantes. Y lo que es más importante aún. dos de los m iem bros pueden aliarse y dom inar al otro miembro. Esto representa a pequeña escala lo que puede suceder en el caso del su rg im ie n ­ to de grandes estructuras que se separan del individuo y logran dominarle. Esta cuestión está en la base de La filo so fía del dinero. Una de las mayores preocupaciones de Simmel era el surgim iento en el m undo moderno de una economía monetaria que se separaba del individuo y lo dom inaba Esta c u e s­ tión, a su vez, constituye parte de un tema más general y ubicuo en la obra de Simmel: la dominación de la cultura com o un todo sobre el individuo. Tal v

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

43

como Simmel lo veía, en el m undo moderno la cultura y el conjunto total de sus diversos com ponentes (incluida la econom ía m onetaria) se expandía y, a m e d i­ da que lo hacía, la im portancia del individuo decrecia. Así, por ejemplo, cuanto mayor y más sofisticada se hacia la tecnología industrial asociada a la economía moderna, menos importantes se volvían las capacidades y aptitudes del trab aja­ dor individual. Al final, el trabajador se enfrenta a una maquinaria industrial sobre la que apenas puede ejercer control. En térm inos más generales, Simmel creía que en el mundo m oderno la expansión de la cultura llevaba a una crecien­ te insignificancia del individuo. Aunque los sociólogos se han sentido cada vez más cerca de las amplias implicaciones de la obra de Sim mel, sus primeras influencias las ejercieron los estudios de fenómenos sociales a pequeña escala com o las formas de interac­ ción y los tipos de interactores.

Los orígenes de la sociología británica
Hemos examinado ya el desarrollo de la sociología en Francia (C om te y D ur­ kheim) y Alemania (Max W eber y Simmel). A hora pasaremos a analizar el desarrollo paralelo en Inglaterra. Com o veremos, las ideas continentales influ­ yeron en la primera sociología británica, pero aún más importantes fueron las influencias autóctonas. Economía política, am eliorism y evolución social. Philip A bram s (1968) mantenía que la sociología británica tomó forma en el siglo xix a partir de tres fuentes que entran con frecuencia en conflicto: la economía política, el am eliorism y la evolución s o c ia l5. Así, cuando se fundó la Sociedad de Sociología de Londres en ¡903. existían marcadas diferencias respecto de la definición del término sociología. Sin em bargo, había pocos que dudaran de la idea de que la sociología fuera una ciencia. Estas diferentes perspectivas brindaron a la sociología británica su carácter distintivo, por lo que analizaremos brevem ente cada una de ellas. Ya hemos tocado el tema de la econom ía p o lítica , una teoría de la sociedad industrial y capitalista analizada en parte de la obra de Adam Smith (17231790)6. C om o hem os tenido ocasión de ver. la econom ía política ejerció una profunda influencia en Karl Marx. Marx estudió en profundidad la economía política y la criticó. Pero no fue esa la dirección que tomaron los econ om istas y sociólogos británicos. Tendían a aceptar la idea de Smith de que existía una «mano invisible» que m odelaba el mercado de trabajo y bienes. El mercado era considerado com o una realidad independiente que se situaba por encim a de los individuos y controlaba su conducta. Los sociólogos británicos, co m o los eco-

5 1 P a r a d e s a r r o l l o s i i k í s r e c i e n t e s d e la s o c i o l o g í a b r i t á n i c a \ é a s c A b r a m s c i o I ( 1 MXI ) G e n e r a l m e n t e , a S m i t h s e le c o n s i d e r a u n a d e l a s p r i n c i p a l e s f i g u r a s d e la I l u s t r a c i ó n H seocesa (C h itn is. v de los M o r a lis ta s K s e o e e s e s ( S c h n e i d e r . I ^ b 7 ; w ). q u i e n e s s e e s f o r ­ z a r o n p o r e s t a b l e c e r l o s f u n d a m e n t o s d e la s o c i o l o g í a .

44

TEO RIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

nom istas políticos, aunque a diferencia de Marx, pensaban que el mercado era una fuerza positiva, una fuente de orden, arm onía e integración para la socie­ dad. C o m o con tem plaban el mercado, y m ás generalm ente la sociedad, con buenos ojos, la tarea de los sociólogos no consistía en criticar la sociedad, sino sim p lem en te en reunir los datos sobre las leyes que la regían. Su m eta era pro­ p o rcio n a r al gobierno los hechos que necesitaba para com pren der cóm o opera­ b a el sistem a y dirigir su funcionam iento sabiam ente. Se hizo hincapié en los hechos, pero ¿de qué hechos se trataba? Mientras M arx, W eber, D urkheim y C om te estudiaron las estructuras de la sociedad para ex p licitar sus hechos básicos, los pensadores británicos tendían a estudiar a los individuos que constituían esas estructuras. Para estudiar estructuras de gran m a gnitu d, tendían a recoger datos individuales y a com binarlos con el fin de o b te n er una descripción colectiva. A m ediados de la década de 1800 los estadís­ ticos d o m in a b a n la ciencia social británica, y la principal tarea de la sociología era este tipo de recolección de datos. El objetivo consistía en la acum ulación de hechos «puros» sin teorizar o filosofar. Com o señala Kent (1981: 187), estos sociólo gos em píricos se desentendieron de las preocupaciones de los teóricos sociales. E n lugar de teorizar, el «análisis se centraba en el esfuerzo por pro du­ cir indicadores más exactos, mejores m étodos de clasificación y recolección de datos, el perfeccionam iento de las tablas de vida, el logro de mayores ni­ veles de com parabilidad entre cuerpos discretos de datos, y otras cuestiones sim ilares» (A bram s, 1968: 18). Casi a su pesar, estos sociólogos orientados hacia la estadística llegaron a en c o n tra r ciertas limitaciones en su enfoque. U nos pocos com enzaron a sentir la n ec esid ad de un m ayor esfuerzo de teorización. Para ellos, un prob lem a com o el de la p o b rez a apuntaba hacia los fallos del sistema de m ercado y del conjunto de la sociedad. Pero la mayoría, com o se había centrado en el individuo, no se cu estio nó el sistem a com o un todo; se dedicó a realizar estudios de campo más d etallados y a desarrollar técnicas más com plicadas y exactas. La fuente del problem a residía desde su punto de vista en la utilización de métodos inadecuados de investigación, no en el conjunto del sistema. C om o Philip A bram s escribió, «Al centrarse insistentemente en la distribución de las circunstancias individuales, los estadísticos no consiguieron percibir la pobreza com o un producto de la estructura social... N o alcanzaron, y probablem ente les habría sido imposible alcanzar, el concepto de victim ización estructural» (1968: 27). A dem ás de sus com prom isos teóricos y metodológicos en el estudio de los individuos, los estadís­ ticos trabajaron demasiado próximos a los políticos como para llegar a la conclusión de que el conjunto del sistema económ ico y político era el problema. R elacionada con la eco nom ía política, aunque separada de ella, encontra­ mos la segunda característica definitoria de la sociología británica; el am eliorism o deseo de solucionar los problem as sociales mediante la reforma de los individuos. A unque los estudiosos británicos com enzaron a reconocer la exis­ tencia de problem as en la sociedad (por ejemplo, la pobreza), aún creían en esa sociedad y deseaban preservarla. Querían prever la violencia y la revolución, y

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

45

reformar el sistema sin alterar su esencia. Sobre todo, deseaban evitar la llegada de una sociedad socialista. Así, al igual que la sociología francesa y que algunas ramas de la sociología alemana, la sociología británica tenía una orientación básicamente conservadora. Puesto que los sociólogos británicos no podían, ni querían, identificar la fuente de problem as tales como la pobreza con la sociedad com o un todo, la encontraron en los individuos m ism os. Ello constituía una form a tem pran a de lo que más tarde William Ryan (1971) llamó «echar la culpa a la víctima». Se dedicó no poca atención a una larga serie de problem as individuales: «ignoran­ cia, pobreza espiritual, impureza, falta de higiene, m endicidad e inmoderación, sobre todo inmoderación» (Abrams, 1968: 39). En efecto, existía la tendencia a pensar que los males sociales se debían a una única causa y la más sugerente de todas era el alcoholismo. Lo que convertía al alcoholismo en una causa perfecta para el am eliorism era que se trataba de una patología individual, no social: los partidarios del am eliorism carecían de una teoría de la estructura social, una teoría sobre las causas sociales de esos problem as individuales. Pero una percepción más profunda de la estructura social se ocultaba bajo la superficie de la sociología británica, apareciendo a finales del siglo xix con el nacimiento del interés por la evolución social. La obra de Auguste C om te — parte de la cual había sido traducida al inglés en la década de 1850— influyó de m odo significativo. A unque la obra de C om te no suscitó un interés inmediato, durante el último cuarto del siglo algunos pensadores se sintieron atraídos por su p re o ­ cupación por las grandes estructuras de la sociedad, su orientación científica (positivista), su tendencia a la com paración y su teoría evolucionista. Con todo, algunos pensadores británicos se reafirm aron en su propia concepción del m u n ­ do por oposición a algunos de los excesos de la teoría com tiana (por ejemplo, la tendencia a elevar la sociología a la altura de la religión). Desde el punto de vista de Abrams, la im portancia real de Com te consistía en que proporcionó una de las bases sobre la que podía erigirse la oposición contra el «espíritu opresivo de Herbert Spencer» (Abram s, 1968: 58). Tanto en sentido positivo com o negativo, Spencer fue una figura dom inante de la teoría sociológica británica, especialm ente de la teoría de la evolución. H erbert S p en cer (1820-1903). Para com prender las ideas de Spencer resulta útil com pararlas y contrastarlas con la teoría comtiana. A Spencer se le suele estudiar junto a Com te debido a la influencia que am bos ejercieron en el d esa­ rrollo de la teoría sociológica, pero existen im portantes diferencias entre a m ­ bos. Por ejemplo, es menos fácil calificar a Spencer de conservador que a C o m ­ te. De hecho, Spencer fue en su juv entud políticamente liberal y durante toda su vida m antuvo algunas posiciones liberales. Sin embargo, también es cierto que con los años Spencer se hizo más conservador y que, como en el caso de Comte, su influencia básica era conservadora. Una de sus posturas liberales, que coexistió no sin dificultad con su conser­ vadurismo, era su aceptación de la doctrina del laissez-Jaire\ pensaba que el

46

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

estado no debía intervenir en los asuntos individuales, excepto en el caso de la m uy pasiva función de la protección de las personas. Esto significaba que Spen­ cer, a diferencia de Comte, no sentía interés por las reformas sociales; su deseo era que la vida social se desarrollara libre de todo control externo. Esta diferencia hace que Spencer sea considerado un clarwinistu so cia l (G. Jones, 1980). C om o tal, sostenía la idea evolucionista de que el m undo m ejora­ ba progresivamente. Por tanto, se le podía dejar que marchase por sí solo; una interferencia externa sólo podía em peo rar la situación. Spencer adoptó la idea de que las instituciones sociales, com o las plantas y los animales, se adaptaban progresiva y positivam ente a su entorno social. Tam bién aceptaba la creencia darw iniana de que el proceso de la selección natural de la «supervivencia del m ás apto» tam bién se producía en el m undo social. (Es interesante saber que fue Spencer quien acuñó esta frase varios años antes de la aparición de la obra de D arw in sobre la selección natural). Es decir, libres de una intervención externa, las personas «aptas» podrían sobrevivir y multiplicarse mientras que los «no aptos» tenderían a extinguirse. Otra diferencia es que Spencer hacía hincapié en el individuo mientras Com te se centraba en unidades m ayores com o la familia. Aunque existen importantes diferencias entre Com te y Spencer, las orienta­ ciones que com partían o, al menos, la sim ilar manera en que fueron interpreta­ das. d em ostraron siempre ser m ás importantes que sus diferencias para el d esa­ rrollo de la teoría sociológica. C om te y Spencer com partían con Durkheim y otros el co m prom iso con una ciencia de la sociología, una perspectiva harto atractiva para los primeros teóri­ cos. Otra influencia de la obra de Spcncer, com partida tanto por Com te como por D urkheim, era su tendencia a pensar la sociedad como un organismo'. S pen­ cer se inspiro en la biología para dar forma a su perspectiva y a sus conceptos. Le interesaba la estructura general de la sociedad, la interrelación entre las p a rte s de la sociedad, y las Junciones que cada parte cum plía para las dem ás y para el sistema en su conjunto. Y lo que es más importante. Spencer y C om te compartían una concepción evolucionista del desarrollo histórico, a pesar de que Spencer criticara la teoria de la evolución de Com te aduciendo varias razones. Rechazaba, específica­ mente. la ley de los tres estadios de Com te. Pensaba que C om te se había confor­ m ado con analizar la evolución en el reino de las ideas, en té rm inos de su desa­ rrollo intelectual. Spencer, sin em bargo, se esforzó por desarrollar una teoría de la evolución del m undo real y material. Aunque se reconoce a Spencer com o un teórico de la evolución, su teoría es altamente compleja, adopta variadas formas, y a menudo es poco clara y a m b i­ gua (Haines, 1988; Perrin, 1976). No obstante, es posible identificar al menos dos grandes perspectivas de la evolución en la obra de Spcncer. La prim era de estas teorías hace referencia principalm ente al tam año cre­ ciente de la sociedad. La sociedad crece debido tanto a la multiplicación de los individuos como a la unión de los grupos (composición). 1:1 aum ento del ta m a ­ ño de la sociedad supone el crecim iento de las estructuras sociales y su mayor

48

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

Pero no fue ese el de stino de S pencer. U na de las ca ra c te rís tic a s m ás in te resa ntes de S p e n ce r que, en últim a in sta ncia , c a u s a ría su ruina in te lectua l, fue su a ve rsión a la lectura de la obra de o tro s pe nsa do re s. En este asp e cto se parece a otro p rim er gigante de la so cio lo g ía , A ug uste C om te, que pra cticab a la «higiene cerebral». De la n e ce sid a d de leer las o b ra s de los dem ás, S p e nce r afirm ó: «Toda mi vida he sido un p e n sa d o r y no un lector, y esto y de a cu erd o con H obbes en que si h u bie ra le íd o ta n to com o otros ho m bre s, h a b ría llegado a sa b e r tan poco com o e llos» (W iltshire , 1978: 67). Un am igo le p re gu ntó su opinión sobre un libro y «su resp ue sta fue que si a n alizab a esa obra e n co n tra ría que sus su p u e sto s fu n d a m e n ta le s eran erró ne os, y por ello no se p re ocu pab a de leerla» (W iltsh ire , 1978: 67). Un autor, re firié nd ose a S pencer, escrib ió s o ­ bre «su in co m p re n sib le m anera de ab so rb e r con o cim ie n to a través de su piel... pu es pa rece que nunca lee libros» (W iltshire , 1978: 67). Si no leyó la obra de otros e stu dio sos ¿en qué se in spira ron sus pe n sa ­ m ie ntos e id eas? El m ism o d e cía que salían in vo lu n ta ria e in tu itivam e nte de su m ente. A firm a b a que sus ideas su rg ía n «poco a poco, m od eradam ente, sin in te n ció n c o n scie n te o e sfu erzo ap recia ble » (W itsh ire , 1978: 66). S p e n ­ c e r c o n s id e ra b a que su intuición era m ucho m as efica z que el estudio m e ti­ cu lo so y la reflexión: «U ria solución vislu m b ra d a de este m odo p ro b a b le ­ m en te tie n e m ayo r ve ra cid a d que la lograda con un e sfu erzo tal [que] causa la p e rve rsió n del pensa m ien to » (W iltshire, 1978: 66). El p ro p io S p e n ce r sufrió las co n se cu e n cia s de su ave rsión a la lectura m e ticu lo sa de las ob ras de otros pe nsa do re s. De hecho, en la le ctu ra de otras o b ra s tan sólo en co n tra b a la co n firm a ció n de sus propias ideas. Ign o­ raba las ideas que no con cord aba n con las suyas. A sí, su co e tá n e o C harles D arw in co m e n tó : «Si se hu bie ra im p uesto una m ayo r ob serva ción , aun a e xp e n sa s de ... p e rd e r ca p a cid a d de pe nsa m ien to , hu b ie ra sido un pe nsa do r fab u lo so » (W iltshire , 1978: 70). El de sp re cio que se n tía S pe nce r por las pa utas a ce p ta d a s de la eru dición le con du jo a pro d u cir una serie de ideas e x tra v a g a n te s y a firm a cio n e s in co h e re n te s sobre la e vo lución del m undo. Por estas razones los sociólogos del siglo veinte rechazaron la obra de Spencer para ce n tra rse , en cam bio, en el estu dio m e ticu lo so y en la in vestiga ción em p írica . S p e n c e r m urió el ocho de d icie m b re de 1903.

pensaba que, en un prim er estadio, era funcional para m antener unidas las so­ ciedades (a través, por ejemplo, de la conquista militar) y crear los grandes agregados de personas que requería el desarrollo de la sociedad industrial. Sin embargo, con el nacim iento de la sociedad industrial, ese estado de guerra deja de ser funcional e impide el avance del proceso de evolución. La sociedad in­ dustrial se basa en la amistad, el altruismo, la especialización, en el reconoci­ miento de los logros de las personas y no de sus características innatas, y en la cooperación voluntaria entre individuos altam ente disciplinados. Esta sociedad se mantiene unida m ediante relaciones contractuales voluntarias y, lo que resul­ ta más importante aún, m ediante una fuerte moral com ún. El papel del gobierno se limita a lo que las personas no deben hacer. O bviam ente, las m odernas socie­

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

49

dades industriales tienen m enos propensión a la guerra que sus predecesoras militares. A unque Spencer afirma que existe una evolución general en la direc­ ción que llevan las sociedades industriales, también reconoce que es posible que haya regresiones periódicas hacia el estado de guerra y las sociedades más militares. En sus escritos sobre ética y política Spencer nos ofrece otras ideas sobre la evolución de la sociedad. Por una parte, considera que la sociedad progresa hacia un estado moral ideal o perfecto. Por otra, manifiesta que las sociedades más aptas sobrevivirán mientras se dejará m orir a las sociedades no aptas. El resultado de este proceso es un aum ento progresivo de la adaptación al mundo en su conjunto. En consecuencia. Spencer ofreció un conjunto rico y variado de ideas sobre la evolución social. Al principio sus ideas disfrutaron de un gran éxito, más tarde serían rechazadas durante muchos años, y recientem ente han vuelto a ser aceptadas con el nacimiento de las nuevas teorías sociológicas de la evolución (Buttel, 1990). La reacción contra Spencer en Gran Bretaña. A pesar de su énfasis en el individuo, Spencer fue más famoso por su gran teoría de la evolución social. Con ella se enfrentaba a la sociología que le habia precedido en Gran Bretaña. Sin embargo, la reacción contra Spencer se basaba más en la am enaza que plan­ teaba su idea de la supervivencia del más apto a un am eliorism caro a la m a y o ­ ría de los primeros sociólogos británicos. A unque más tarde Spencer repudió algunas de sus ideas más ofensivas, se reafirmó en su filosofía de la superviven­ cia del m ás apto y se m antuvo en contra de la intervención del gobierno y la reforma social. Así se expresaba: Promover la haraganería a expensas del bien constituye una crueldad extrema. Supone un fomento deliberado de la miseria para las futuras generaciones. No hay mayor azote para la posteridad que legarles una población cada vez mayor de imbéciles, ociosos y criminales... La naturaleza se esfuerza enormemente por hacerles des­ aparecer, por limpiar de ellos el mundo, y por dejar espacio para los mejores... Si no son suficientemente capaces de vivir, mueren, y es mejor que así sea. (Spencer, citado en Abrams, 1968: 74) Estos sentimientos se oponían claram ente a la orientación del am eliorism de los sociólogos-reform adores británicos.

Principales figuras de ia sociología italiana
Podemos term inar este esbozo de la tem prana y fundam entalm ente co n serv ad o ­ ra teoría sociológica europea con una breve m ención de dos sociólogos italia­ nos, Wilfrcdo Pareto (1848-1923) y G aetano Mosca (1858-1941). Estos dos sociólogos fueron influyentes en su época, aunque es mínim a su relevancia

50

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

co ntem poránea. Hoy en día pocas personas leen a Mosca. Se produjo un breve brote de interés por la obra de Pareto (1935) durante la década de los treinta, cuando el principal teórico estadounidense, Talcott Parsons, dedicó la misma atención a Pareto que a Weber y D urkheim. Sin em bargo, durante estos últimos años y a excepción de algunos de sus grandes conceptos, la im portancia y rele­ vancia de Pareto ha disminuido. Z eitlin arguye que Pareto desarrolló sus «grandes ideas com o una refuta­ ción de M arx» (1981: 171). De hecho, Pareto rechazaba no sólo a Marx, sino tam bién a una gran parte de la filosofía de la Ilustración. Por ejemplo, mientras los filósofos de la Ilustración hacían hincapié en la racionalidad, Pareto subra­ yaba el papel de factores no racionales com o los instintos humanos. Este énfasis estaba ligado a su rechazo de la teoría marxista. Es decir, com o los factores instintivos y no racionales eran tan importantes v tan inalterables, no era realista esperar que se pudiesen introducir cam bios sociales drásticos mediante una re­ volución económica. Pareto también desarrolló una teoría del cam bio social en agudo contraste con la teoría marxiana. Mientras la teoría de Marx se centraba en el papel de las masas, Pareto proponía una teoría elitista del cam bio social que m antenía que la sociedad estaba inevitablemente d om in ada por una pequeña élite de egoístas ilustrados. Es esa élite quien dirige a unas masas dom inadas por fuerzas no racionales. C om o carecen de capacidades racionales, las m asas no pueden lle­ gar a constituir en el sistema de Pareto una fuerza revolucionaria. El cambio social se produce cuando la élite co m ienz a a d egenerar y es sustituida por una nueva élite procedente de otra élite no gobernante o de los elem entos sobresa­ lientes de las masas. Ya instalada la nueva clite en el poder, el proceso c om ien­ za de nuevo. Así. nos encontram os con una teoría cíclica del cam bio social en lugar de las teorías lineales de Marx, Com te, Spencer y otros. Adem ás, la teoría del c a m b io de Pareto ignora la condición de las masas. Las élites llegan y se van, pero el grueso de la masa perm a n ec e inalterable. Esta teoría no constituye, sin em b argo, la contribución de m ayor trascen­ dencia que Pareto hizo a la sociología. Lo que más ha perdurado es su co n c ep ­ ción científica de la sociología y del m undo social: «Mi deseo es construir un sistema de sociología siguiendo el m odelo de la m ecánica celestial [la astrono­ mía], la física y la quím ica» (citado en Hook 1965: 57). En resumen. Pareto contem plaba la sociedad com o un sistem a en equilibrio, un conjunto constitui­ do por partes interdependicntes. Un cam b io en una parte conducía a cam bios en otras partes del sistema. La concepción sístémica que Pareto tenía de la socie­ dad era la ra /ó n por la que Parsons le dedicó tanta atención a su obra de 1937, La estructura de Ia acción social, a la vez que constituyo la influencia más im portante de Pareto sobre el pensam iento de Parsons. Entremezclada con otras ideas sim ilares de los defensores de la imagen orgánica de la sociedad (Comte, Durkheim y Spcncer. por ejemplo), la teoría de Pareto d esem peñó un papel central en el desarrollo de la teoría de Parsons y. en términos más generales, en el funcionalismo estructural.

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: PRIMEROS AÑOS

51

Aunque pocos sociólogos leen actualmente la obra de Pareto (una exc ep­ ción es Powers, 1986). prácticamente nadie lee la de Mosca, Pero su obra tam ­ bién puede contemplarse com o un rechazo de la Ilustración y el M arxismo. Lo que más nos importa es que Mosca, como Pareto, ofreció una teoría elitista del cambio social que se opone a la perspectiva marxista.

Desarrollos del marxismo europeo a la vuelta del siglo
Mientras muchos sociólogos del siglo diecinueve desarrollaban sus teorias en oposición a Marx, se producía un esfuerzo simultáneo de varios m arxistas por clarificar y am pliar la teoría marxiana. Entre aproxim adam ente 1875 v 1925, se produjo muy escaso contacto entre m arxism o y sociología. (W eber constituye una excepción.) Las dos escuelas de pen sam iento se desarrollaron paralela­ mente con escaso o ningún intercambio entre ellas. Tras la muerte de Marx, la teoría marxista estuvo inicialmente dom inada por quienes entreveían en su teoría un deterininisrno económ ico y científico. Wallerstein denomina esta etapa la época del «marxismo ortodoxo» ( 1986: l 3 0 1 ). Friedrich Engels, benefactor y colaborador de Marx, le sobrevivió y puede ser considerado el primer exponente de esta perspectiva. En lo fundamental, la idea era que la teoría científica de Marx revelaba las leves económ icas que regían el mundo capitalista. Estas leyes apuntaban hacia el colapso inevitable del sistema capitalista. Los primeros pensadores marxistas, com o Karl Kautsky. se afana­ ron por com prender mejor cóm o operaban esas leves. Sin em bargo, semejante perspectiva planteaba varios problemas. Parecía excluir la acción política, pie­ dra angular de la postura de Marx. Es decir, parecía no requerir la actuación de los individuos y, especialm ente, de los trabajadores. Así. el sistema se d e s m o ro ­ naría inevitablemente y todo lo que había que hacer era sentarse y esperar su desaparición. En ci nivel teórico, el m arxism o determinista parecía excluir la relación dialéctica entre los individuos y las grandes estructuras sociales. Estos problem as produjeron una reacción entre los teóricos marxistas y c o n ­ dujeron al desarrollo del «m arxism o hegeliano» a principios del decenio de 1900. Los marxistas hegelianos se negaron a reducir el marxism o a una teoria científica que ignoraba el pensam iento y la acción del individuo. Se les llamó m arxistus hegelianos porque se esforzaron por com binar el interés de I legel por la conciencia (que algunos, com o el autor de este libro, creen que Marx c o m ­ partía) con el interés de los deterministas por las estructuras económ icas de la sociedad. La im portancia de los teóricos hegelianos se debió tanto a razones teóricas com o prácticas. En el nivel teórico reafirmaron la importancia del indi­ viduo, de la conciencia y de la relación entre el pensamiento y la acción. I n el práctico, su braya ron'la im portancia de la acción individual para provocar la revolución social. El principal expolíente de este punto de vista fue (¡eorge L ukács ( l i s -

52

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

cher, 1984). De acuerdo con Martin Jay, Lukács fue «el padre fundador del m arxism o occidental», y el autor de H istoria y conciencia d e clase, « recono ci­ da generalm ente co m o la carta fundacional del m arxism o hegeliano» (1984: 84). Lukács com enzó a principios del siglo a integrar m arxism o y sociología (en particular, las teorías de W eber y Sim mel). Esta integración se aceleró inm edia­ tamente con el desarrollo de la teoría crítica durante los años veinte y treinta.

RESUMEN
Este capítulo esboza la historia temprana de la teoría sociológica en dos aparta­ dos. El primero y m ás breve analiza las diversas fuerzas sociales implicadas en el desarrollo de la teoría sociológica. A unque estas influencias fueron n u m e ro ­ sas, nos centram os en cóm o la revolución política, la Revolución Industrial, el nacim iento del capitalism o y del socialismo, la urbanización, el cambio religio­ so y el crecim iento de la ciencia afectaron a la teoría sociológica. El segundo apartado del capítulo exam in a la influencia de las fuerzas intelectuales sobre el nacim iento de la teoría sociológica en varios países. E m pezam os por Francia y por el papel que desem p eñó la Ilustración, recalcando la reacción conservadora y rom ántica que produjo. La teoría sociológica francesa se desarrolló a partir de esa oposición. En este contexto ex am inam os las principales figuras de los pri­ meros años de la sociología francesa: Claude Henri Saint-Simon, Auguste Comte y Emile D urkheim. Luego dedicam os nuestra atención a A lem ania y el papel que desem peñó Karl M arx en el desarrollo de la sociología en ese país. A nalizam os el desarro­ llo paralelo de la teoría de Marx y la teoría sociológica y los modos en que la teoría marxista influyó en la sociología, tanto positiva com o negativamente. C o m en z am o s con las raíces de la teoría marxista en el hegelianismo, el m ateria­ lismo y la econom ía política. Brevem ente tocam os el tema de la teoría de Marx. El análisis se centra después en las raíces de la sociología alemana. E x am ina­ mos la obra de Max W e b er con el fin de m ostrar las diversas fuentes de la sociología alemana. T am b ién se analizan algunas de las razones por las que la teoría de Max W eber fue más aceptada por los sociólogos posteriores que las ideas de Marx. Este apartado termina con un breve análisis de la obra de Georg Simmel. Pasamos después a analizar el desarrollo de la teoría sociológica en Gran Bretaña. Las principales fuentes de la sociología británica fueron la econom ía política, el am eliorism y la evolución social. En este contexto estudiam os b re ­ vemente la obra de H erbert Spencer, así com o parte de la controversia que suscitó. Este capítulo term ina con un breve análisis de la teoría sociológica italiana, especialm ente de la obra de Wilfredo Pareto y los desarrollos en la teoría m ar­ xista europea a la vuelta del siglo, principalm ente el determ inism o económ ico y el marxismo hegeliano.

CAPITULO

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES
LA PRIMERA TEO RIA SO CIO LO G IC A ESTADOUNIDENSE La orientación política de la prim era sociología estadounidense Cambio social, corrientes intelectuales y prim era sociología estadounidense La Escuela de Chicago LA TEORIA SO CIO LO G ICA HASTA LA M ITAD DE SIGLO El nacimiento de Harvard, la Ivy League y el estructural funcionalism o La decadencia de la Escuela de Chicago Desarrollos de la teoría marxista LA TEO R IA SO CIO LO G ICA DESDE LA MITAD DE SIGLO Funcionalismo estructural: auge y decadencia La sociología radical en Am érica: C. W right Mills El desarrollo de la teoría del conflicto El nacimiento de la teoría del intercam bio Análisis dram atúrgico: la obra de Erwing Goffm an El desarrollo de las sociologías «creativas» Teoría de sistemas La influencia de la sociología m arxista El reto de la teoría fem inista Estructuralism o y posestructuralism o LA TEO R IA SO CIO LO G ICA EN LOS AÑOS NOVENTA Integración m icro-m acro Integración acción-estructura Síntesis teóricas M etateorización en sociología

54

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

lin el primer capitulo hem os analizado el desarrollo de la teoría sociológica en la Europa del siglo \ix . I-'n este capitulo nos centrarem os en desarrollos que se produjeron en los siglos \ i \ y \ \ . con especial atención a las tendencias que se dieron en los F.stados Unidos. La Figura 2.1 muestra las influencias intelectua­ les importantes que se ejercieron sobre estos desarrollos, así com o los grandes teóricos y las grandes teorías.

LA PRIMERA TEORIA SOCIOLOGICA ESTADOUNIDENSE
Resulta difícil dar una fecha exacta de la fundación de la sociología en los Fstados Unidos. Ya en 1858 se impartió en ü b e rlin un curso sobre problemas sociales; en 1873 G eorge Fitzhugh em pleó el término .sociología acuñado por Comte, y W illiam G raham Sum m er enseñó cursos de ciencia social en Yale desde 1873. Durante la década de 1880 com enzaron a impartirse cursos que llevaban el nombre específico de «sociología», y el primer departamento que llevaba en su denom inación el término sociología se fundó en la Universidad de Kansas en I 889. En 1892 Albion Small se trasladó a la Universidad de Chicago y estableció el primer departam ento de sociología. Este departam ento se co n ­ virtió en el primer centro importante de la sociología estadounidense, y de teo­ ría sociológica en particular (Matthews. 1977).

La orientación política de la primera sociología estadounidense
Un importante estudio sobre la orientación política de la primera teoría socioló­ gica estadounidense (Schw endinger y Schw endingcr, 1974) constata que los primeros sociólogos estadounidenses deben definirse políticamente com o libe­ rales y no com o conservadores, caracterización esta última más correcta de la mayoría de los prim eros teóricos europeos. El liberalismo característico de la primera sociología estadounidense se define por dos rasgos fundamentales. Pri­ mero, operaba con la creencia en la libertad y el bienestar del individuo. Así, se percibe una mayor influencia de la orientación de Spencer que de la postura más colectiva de Comte. Segundo, muchos sociólogos asociados a esta orienta­ ción adoptaron una idea evolucionista del progreso social (W. Fine, 1979). Sin embargo, no se pusieron de acuerdo en el m odo en que se podría conseguir este progreso. Algunos pensaban que el gobierno debía tom ar medidas para contri­ buir a la reforma social, mientras otros suscribían la doctrina del laissez-faire aduciendo que se debía dejar que los diversos com ponentes de la sociedad re­ solvieran sus propios problemas. Llevado al límite, el liberalismo se aproxim a bastante al conservadurismo. La creencia en el progreso social - — en la reforma o en la doctrina del laissez-

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

55

faire - y la creencia en la im portancia del individuo llevaron a posturas de apoyo al conjunto del sistema. La creencia fundamental es que el sistem a social funciona o puede reform arse para que funcione. Encontramos escasa critica del sistema en su conjunto. En el caso de los Estados Unidos, ello significa que apenas se cuestiona el capitalismo. En lugar de la inminente lucha de clases, los primeros sociólogos preveían un futuro gobernado por la arm onía v la c o o p e r a ­ ción entre las clases. En última instancia, ello significa que la prim era teoria sociológica estadounidense contribuyó a la racionalización de la explotación, el imperialismo nacional e internacional y la desigualdad social ( S c h w e n d in g e r y Schwendinger, 1974). Al fin y al cabo, el liberalismo político de los prim eros sociólogos tuvo implicaciones muy conservadoras.

Cambio social, corrientes intelectuales y primera sociología estadounidense
Roscoe Hinkle (1980) y Ellsworth Fuhrman (1980) subrayan en sus estudios sobre la fundación de la teoría sociológica estadounidense diversos contextos básicos de los que surgió esa teoría. De crucial importancia fueron los cam b ios sociales que se produjeron en la sociedad estadounidense tras la G uerra Civil (Bramson, 1961 ). En el primer capitulo analizam os una serie de factores im p li­ cados en el desarrollo de la teoría sociológica europea; varios de estos factores (como la industrialización y la urbanización) estuvieron también p r o fu n d a m e n ­ te implicados en el desarrollo de la teoría en Estados Unidos. Para Fuhrm an, los primeros sociólogos estadounidenses pensaban que la industrialización tenía aspectos positivos, pero también eran plenam ente conscientes de sus peligros. Aunque estos primeros sociólogos se sintieron atraídos por las ideas sobre los peligros de la industrialización que generaban el m ovim iento obrero y los g r u ­ pos socialistas, no eran partidarios de cam biar radicalm ente la sociedad. Arthur Widich y Stanford Lyman (1985) han defendido recientem ente la profunda influencia que ejerció el cristianismo, especialm ente el protestantismo, en la aparición de la sociología en los Estados Unidos. Desde su punto de vista, los sociólogos estadounidenses co nservaban la preocupación protestante por salvar el mundo, y sim plem ente substituyeron un lenguaje (la religión) por otro (la ciencia). Afirman estos autores que «Desde 1854, cuando ap arecieron los primeros escritos de sociología en los Estados Unidos, hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial, la sociología ha representado una respuesta m oral e intelectual a los problem as de la vida y el pensamiento, de las instituciones y los credos de los estadounidenses» (Vidich y Lyman, 1985: 1 ). Los sociólogos se esforzaban por definir, estudiar e intentar resolver estos p rob lem as sociales. Mientras que el sacerdote trabajaba dentro de la religión para intentar m ejorar al conjunto de las personas v a la m ism a religión, el sociólogo realizaba la misma tarea dentro de la sociedad. Dadas sus raíces y sus paralelism os religio ­ sos, la inmensa mayoría de los sociólogos no desafiaron la legitim idad básica de la sociedad.

58

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

KarlNY

Otro factor importante en la fundación de la sociología estadounidense a n a­ lizado por Hinkle y Fulirman se deriva de la em ergencia sim ultánea de las p ro ­ fesiones académ icas (entre ellas la sociología) y del sistema universitario m o­ derno en los Estados Unidos de finales del decenio de 1800. En Europa el sistema universitario se había establecido bastante antes del nacimiento de la sociolo­ gía. Mientras la sociología encontró dificultades para establecerse en Europa, en los Estados Unidos le resultó más fácil debido a su nuevo y mas Huido siste­ ma universitario. Otro de los factores se refiere, por último, a la influencia de una teoria europea bien establecida en la teoría sociológica estadounidense. En muy b u e­ na medida, fueron los teóricos europeos los creadores de teoría sociológica, mientras los estadounidenses dem ostraban una gran capacidad para apoyarse en esos fundamentos. Spencer y Com te fueron los autores europeos más im por­ tantes para los americanos. Sim mel adquirió cierta importancia durante los pri­ meros años, pero la influencia de Durkheim , W eber y Marx no surtió efecto hasta varios años después. Es interesante e instructivo analizar la historia de las ideas de Herbert Spencer para ilustrar la influencia de la leona europea tem pra­ na sobre la sociología estadounidense. La influencia de Herbert S pencer en la sociología. ¿Por que. durante los primeros años de la sociología estadounidense, las ideas de Spencer influyeron mucho m ás que las de Comte, D urkheim. Marx \ Weber'.’ H ofstadtcr (1959) propuso varias explicaciones. La más fácil de ellas era que Spencer escribía en inglés y los demás lo hacían en otras lenguas. Además, la escritura de Spencer no era m u y técnica, algo que hizo que su obra fuera más accesible. En efecto, algunos han señalado que si no se consideró a Spenccr un estudioso muy sofis­ ticado ello se debió a su falta de tecnicismos. Pero hay otras razones más im por­ tantes que explican el atractivo de Spencer. Ofreció una orientación científica muy atractiva para una audiencia que em pezaba a celebrar la ciencia y sus productos tecnológicos. Sugirió una teoría global que supuestam ente explicaba el recorrido total de la historia humana. La envergadura de sus ideas, asi com o el volum inoso tamaño de su obra, permitía que su teoría tratara muchas cuestio­ nes diferentes que podían relacionarse con numerosos tipos distintos de perso­ nas. Por último, y lo que quizás fuese más importante, su teoría se dirigía, para tranquilizarla, a una sociedad que atravesaba el doloroso proceso de la indus­ trialización. Desde el punto de vista de Spencer, la sociedad se dirigía gradual­ mente hacia un progreso cada vez mayor. El discípulo estadounidense m ás famoso de Spencer fue W illiam Graham Summer, quien aceptó m uchas de sus ideas social-darwinistas y las propagó ampliamente. Spencer también influyó en otros primeros sociólogos estadouni­ denses, entre ellos Lester Ward, Charles Horton Cooley, E.A. Ross y Robert Park. Sin embargo, durante la década de 1930 Spencer se eclipsó en el mundo intelectual en general, y en el de la sociología en particular. Su darwinism o

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

59

social, las ideas del laissez-faire parcelan ridiculas a la luz de los grandes p r o ­ blemas sociales, una guerra mundial y una grave depresión económ ica. En 1937 Talcott Parsons proclamó la muerte intelectual de Spcncer en el ám bito de la sociología al hacerse eco de las palabras que había pronunciado años antes el historiador Crane Brinton: «¿Quién lee actualm ente a Spencer'.'», fin nuestros dias Spcncer tiene sim plem ente interés histórico, pero sus ideas fueron im p o r­ tantes en la configuración de la prim era teoría sociológica estadounidense. Pa­ semos a analizar brevemente la obra de dos teóricos estadounidenses que se vieron influidos, al menos en parte, por la obra de Spencer. W illiam G raham S u m m e r (1840-1910). C onviene em pezar el análisis de los primeros teóricos de la sociología con William G raham Summer, ya que fue la persona que impartió el primer curso que podria llamarse so c io lo g ía en los Estados Unidos. S um m er mantenía que había enseñado sociología «m ucho a n ­ tes que nadie lo hubiera intentado en cualquier otra universidad del m u ndo» (Curtís. 1981: 63). Sum m er fue el principal exponente del darw inism o social en los Estados Unidos, aunque parece que cambió de opinión al final de sus días (N. Smith. 1979). El siguiente intercambio de opiniones entre S um m er y uno de sus e s tu ­ diantes ilustra sus ideas «liberales» sobre la necesidad de la libertad individual y su postura en contra de las interferencias del gobierno: - Profesor, ¿no cree usted en las ayudas del gobierno a la industria'.’ ¡No! No hay más remedio que hocicar, acaparar, o morir. - Si, pero ¿acaso no tiene el cerdo derecho a la raíz?* -Nada de derechos. El mundo a nadie le debe la vida. “■Entonces, profesor, ¿usted cree en un único sistema, en el sistema contrac­ tual competitivo? - Ese es el único sistema económico coherente. Los demás son falacias. --Bueno, supongamos que un profesor de economía política viene v le usurpa el puesto. ,.No se sentiría dolido'.’ - Bienvenido sea el profesor que lo intente. Si ocupa mi puesto, es culpa mía. Mi tarea es enseñar la asignatura de manera que nadie me usurpe el puesto.
(P h e lp s, c ita d o en H o f s ta d te r , 1959; 54)

En lo fundamental, Sum m er adoptó la teoría de la supervivencia del m ás apto en el m undo social. Com o Spencer, percibía que las personas luchaban contra su entorno y que los más aptos eran los que lograban el éxito. Así, S u m ­ mer defendía la agresividad y la com petitividad del hombre. Los que lo graban el éxito, lo merecían, y los que no lo lograban, m erecían morir. S u m m e r se oponía, com o también Spencer, a los esfuerzos por ayudar a los que habían

* I n t r a d u c i b i e j u e g o d e p a la b r a s c o n los d o b l e s s i g n i f ic a d o s i n g le s e s d e lo s t é r m i n o s ro o t ( h o c i c a r y r a í z ) y h o g ( a c a p a r a r y c e r d o ) . [ N . d e la T . ]

60

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

fracasado, en especial a los del gobierno. Desde su perspectiva tal intervención operaba contra la selección natural que, tanto entre las personas com o entre los animales inferiores, permitía que el apto sobreviviera y que el no apto pereciera. Como Summer escribió: «Si no aceptamos la supervivencia del más apto, tenemos una única alternativa: la supervivencia del menos apto» (Curtis, 1981: 84). Este sistema teórico se ajusta bastante al desarrollo del capitalismo debido a que confiere legitim idad teórica a la existencia de grandes diferencias de riqueza y poder. Dos razones fundamentales explican que S um m er tenga un interés sim ple­ mente histórico. Primera, su orientación y su darw inism o social se consideran generalm ente co m o poco más que una vasta legitim ación del capitalism o c o m ­ petitivo y del status quo. Segunda, no sentó unas bases sólidas en Yale para fundar una escuela de sociología con num erosos discípulos. Esto sucedería al­ gunos años más tarde en la Universidad de C hicago (Heyl y Heyl, 1976). A pesar del éxito que tuvo en su época, «pocos recuerdan a S um m er en nuestros días» (Curtís, 1981: 146). L este r F. W ard (1841-1913). Otro sociólogo que se destacó en su época, pero de escasa relevancia en la actualidad, es Lester Ward. Su trayectoria fue in­ usual, ya que pasó gran parte de su vida dedicado a la paleontología en un cargo del gobierno federal. Durante ese tiempo, W ard leyó a Spencer y a Com te y se sintió profundam ente interesado por la sociología. Publicó varias obras a fina­ les del siglo pasado y com ienzos del actual en las que com enzó a exponer su teoría sociológica. A resultas del éxito de su obra, Ward fue elegido en 1906 el primer presidente de la A m erican Sociological S o ciety [Sociedad A m ericana de Sociología]. Fue entonces cuando ocupó su primer cargo académico en la Brown University, cargo que desem peñaría hasta su muerte. Ward, com o Summer, recibió la influencia de las ideas de Herbert Spencer. A ceptaba la idea de que la hum anidad había evolucionado desde formas infe­ riores a su condición presente. Creía que las primeras sociedades se caracteri­ zaban por su sim plicidad y pobreza moral, y pensaba que la sociedad moderna era más com pleja, más feliz y ofrecía más libertad. Una de las tareas de la sociología, la sociología p u ra , era estudiar las leyes básicas del cambio y la estructura social. Pero W ard creía que la sociología debía ocuparse de algo más que de la vida social; pensaba que debía tener su lado práctico, que también debía existir una sociología aplicada. Ello im plicaba el uso consciente del c o ­ nocimiento científico para lograr una sociedad mejor. De este modo W ard no era un darwinista social extremista; creía en la necesidad y en la im portancia de la reform a social. Aunque a S um m er y W ard se les reconoce una relevancia histórica, su im ­ portancia no se prolongó mucho tiempo en el desarrollo de la teoría sociológica. Pasamos ahora a estudiar a algunos teóricos, especialm ente a Mead, y a la Es­ cuela de Chicago, que, en cambio, llegaron a dom inar la sociología estadou ni­ dense. La Escuela de Chicago constituye un fenóm eno excepcional en la histo­

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

61

ria de la sociología ya que representó una de las pocas «em presas colectivas intelectuales de índole integrada» (Bulmer, 1984: 1) de la historia de la so c iolo­ gía (otra fue la escuela durkheim iana de París). La tradición iniciada en la U ni­ versidad de Chicago sigue teniendo im portancia para la sociología y su estatuto teórico (y empírico).

La Escuela de C hicago 1
En 1892, Albion Small fundó el departam ento de sociología de la U niversidad de Chicago. La obra intelectual de Small tiene menos significado c o n te m p o rá ­ neo que el im portante papel que d esem peñó en la institucionalización de la sociología en los Estados U nidos (Faris, 1970; M atthews, 1977). A lbion Small actuó en pro de la creación de un departam ento en la U niversidad de C hicago, que term inaría por convertirse en el centro de la disciplina en los Estados U nidos durante muchos años. En 1894 Small colaboró en el prim er manual de soc iolo­ gía. En 1895 fundó el A m erican J o u rn a l o f Sociology, revista que hasta nuestros días ha constituido una fuerza dom inante de la disciplina. En 1905, Samll fundó con otros la A m erican S o cio lo g ica l So ciety, la asociación profesional por e x c e ­ lencia de los sociólogos estadounidenses hasta nuestros días (R hoades, 1981). (La turbación que causaban las iniciales de la A m erican S o cio lo g ic a l S o ciety, A.S.S., hizo que en 1959 pasara a denom inarse A m erica n S o cio lo g ic a l A sso c ia ­ tion: A .S.A.) Los inicios d e la E scu e la de C h ica g o . El prim er d epartam ento de C hicago presenta varias características distintivas. Por un lado, tuvo una estrecha c o ­ nexión con la religión (Vidich y Lyman, 1985). A lgunos de sus m ie m b ro s eran sacerdotes e hijos de sacerdotes. Small, por ejemplo, creía que «la m e ta última de la sociología debía ser esencialm ente cristiana» (M atthew s, 1977: 95). Esta creencia condujo a la idea de que la sociología debía ocuparse de la reform a social, com binada con la de que la sociología debía tener un carácter científi­ co. 2 En la populosa ciudad de Chicago, que entonces acusaba los efectos, tanto positivos com o negativos, de la urbanización y de la industrialización, se p r a c ­ ticó una sociología científica con el punto de mira en la mejora social. D ebemos m encionar ahora las contribuciones de uno de los prim eros m iem -

1 V é a s e B l u m e r ( 1 9 8 5 ) p a r a u n a n á l i s i s d e las c a r a c t e r í s t i c a s d e f i n i t o r i a s d e la E s c u e l a y d e las r a z o n e s p o r las q u e p o d e m o s h a b l a r d e la « E s c u e l a d e C h i c a g o » . T i r y a k i a n ( 1 9 7 9 , 1 9 8 6 ) t a m b i é n a n a li z a las e s c u e l a s e n g e n e r a l , y la E s c u e l a d e C h i c a g o e n p a r t i c u l a r , y a c e n t ú a el papel que ju eg an los líd e res c a r is m á tic o s y las in n o v a c io n e s m e t o d o l ó g ic a s . V é a s e t a m b i é n ,

A m ste rd a m sk a (1985).

2 C o m o v e r e m o s , s in e m b a r g o , e l c o n c e p t o d e c i e n c i a d e la E s c u e l a d e C h i c a g o p a s ó a s e r d e m a s i a d o « b l a n d o » , a l m e n o s a l o s o j o s d e l o s p o s i t i v i s t a s q u e m á s t a r d e l l e g a r í a n a d o m i n a r la so c io lo g ía .

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

63

de América], obra de la que era coautor con Florian Znaniccki. Martin Bulm er considera esta obra un estudio «notorio» debido a que alejó a la sociología de la «teoría abstracta y la investigación de biblioteca y la acercó al estudio del m u n ­ do empírico utilizando un marco teórico» ( 19X4: 45). Norbert W iley considera que El cam pesino p o la c o es de gran im portancia para la fundación de la so cio­ logía en el sentido de que «clarifica el singular espacio intelectual en el que esta disciplina puede observar y explorar» ( 1986: 20). H1 libro constituía el producto

el periódico y se integró en el de pa rta m e n to de filo s o fía de H arvard. P e rm a ­ neció a llí un año, pero en tonce s de cidió tra sla d a rse a A lem ania, que era a la sazón el centro m undial de la vida in te lectua l. En B e rlín en con tró a G eo rg Sim m el, cuya obra iba a ten er una gran in flu e n cia en la so cio lo g ía de Park. Las obras de S im m el fue ro n, de hecho, el ún ico a d ie stra m ie n to fo rm a lm e n te sociológico que recibió Park. Com o dijo Park: «C o n se g u í la m ayo r p a rte de mi con ocim iento sobre la sociedad y la n a turaleza hum ana de m is p ro p ia s observaciones» (1927 /1 97 3: 257). En 1904, Park co n clu yó su tesis d o cto ra l en la U niversidad de H eidelberg. En lo que era una reacción típ ica , se sin tió descon te nto de ella: «Todo lo que te n ía que m o stra r e sta ba en aquel p e q u e ­ ño libro y yo me ave rgo nzab a de él» (M atthew s, 1975: 57). Se negó a im p a r­ tir un curso de verano en la U n iversidad de C h icag o y huyó de la vid a a c a d é ­ mica com o antes ha bía huido del periodism o. Su necesidad de con tribu ir a las m ejoras sociale s le llevó a c o n v e rtirs e en secre ta rio y principal en cargado de p u blicida d de la A so cia ció n p a ra la R eform a del C ongo, que se h a b ía c o n s titu id o con la fin a lid a d de a liv ia r la brutalidad y la explotación en el C ongo Belga. Durante este periodo con oció a B ooker T. W ashingto n y se sintió a tra íd o por la cau sa de los n e g ro s e s ta ­ dounidenses. Llegó a ser secretario de W ashington y jugó un papel fundam ental en las actividad es del Instituto T uskegee. En 1912 co n o ció a W .l. T hom as, el sociólogo de C hicago, que por entonces c o n fe re n c ia b a en el Instituto T u s ­ kegee. T hom as le invitó a da r un curso sobre el «N egro en los E stad os U nidos de A m érica» a un reducido núm ero de estu d ia n te s de lice n cia tu ra de C hicago, y Park lo hizo en 1914. Dado el é xito que tuvo, volvió al añ o s i­ guiente para d irigirse a una au die ncia dos veces m ayor. En a q u e llo s m o ­ m entos se integró en la A m erican S o cio lo g ica l S ociety, y sólo una d é ca d a después llegó a ser su presidente. Park fue girand o gra d u a lm e n te h a cia un com prom iso total con C hicago, aunque no se con virtió en p ro fe so r con d e d i­ cación ab solu ta hasta 1923, cuando te n ía cin cuen ta y nueve años. A lo la rgo de los casi veinte años que pe rte ne ció a la U n iversidad de C h icag o ju g ó un papel clave en la orienta ción intelectual del de pa rta m e n to de s o c io lo g ía . Park perm aneció muy activo incluso después de su jubila ció n en C h icag o a com ienzos de los años treinta. D ictó curso s y su p e rvisó in ve stig a cio n e s en la Fisk U niversity casi hasta cum p lir los ochenta años. V iajó m ucho. F alle ció el 7 de feb re ro de 1944, una sem ana antes de su ochenta cu m p le a ñ o s.

64

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

de ocho años de investigación en Europa y Estados Unidos, asi com o un estudio sobre la desorganización social de los em igrantes polacos. A la larga, los datos tendrían poca importancia. Sin em bargo, la m etodología sí fue importante, pues implicaba una variedad de fuentes de datos, entre ellos materiales autobiográfi­ cos, facturas, correspond encia familiar, archivos periodísticos, docu m entos públicos y cartas de instituciones. Aunque El cam pesino p o la c o era sobre todo un estudio m acrosociológico de las instituciones sociales, en el transcurso de su carrera T hom as adoptó una orientación microscópica y socio-psicológica. Se le conoce por su afirmación socio-psicológica de que «Si los hom bres definen las situaciones com o reales, sus consecuencias son reales» (Thom as y Thomas, 1928: 572). El acento recaía en la im portancia de lo que pensaban las personas y del m odo en que este pensar afectaba a lo que hacían. Este enfoque m icroscópico y socio-psicológico se oponía a las perspectivas macroscópicas, socio-estructurales y culturales de estudiosos europeos com o Marx, W eber y Durkheim. Y se convertiría en una de las características definitorias del producto teórico de la Escuela de Chicago: el interaccionismo sim bólico (Rock, 1979: 5). Otra figura relevante de la Escuela de Chicago fue Robert Park (1864-1944). Park llegó a Chicago en 1914 com o profesor a tiempo parcial y en poco tiem po se abrió cam ino hasta convertirse en una figura central del departamento. Com o en el caso de Small, la im portancia de Park no residía sim plem ente en sus co n ­ tribuciones intelectuales. Su im portancia para el desarrollo de la sociología se debe a varias razones. Primera, se convirtió en la figura principal del departa­ mento de Chicago, el cual, a su vez, dom inó la sociología durante la década de los años treinta. Segunda, Park había estudiado en E uropa y se ocupó de llamar al atención de los sociólogos de C hicago sobre los pensadores continentales. Y lo que teóricamente fue más importante, Park había seguido los cursos de S im ­ mel, por lo que las ideas de Simmel, particularm ente su interés p or la acción y la interacción, intervinieron en el desarrollo de la orientación teórica de la E scue­ la de Chicago (Rock, 1979: 36-48). Tercera, antes de ser sociólogo, había sido periodista, y su experiencia le dio un sentido de la im portancia de los problem as humanos y de la necesidad de salir al exterior a recoger datos m ediante la o b ­ servación personal. Así surgió el duradero interés de la Escuela de Chicago por la ecología urbana. Cuarta, Park desem peñó un papel central en la dirección de los estudiantes contribuyendo al desarrollo de «un program a acum ulativo de investigación cualificada» (Bulmer, 1984: 13). Finalmente, en 1921, P a rk y Ernest W, Burgess publicaron el prim er m anual verdaderam ente im portante de socio­ logía, An Introduction to the Science o f Sociology [Introducción a la ciencia de la sociología], que se convirtió en un texto influyente durante m uc ho s años y que era particularm ente notable debido a su com prom iso con la ciencia, con la investigación y con el estudio de una am plia gam a de fenómenos sociales. A finales de los años veinte y principios de los treinta Park com enzó a pasar menos tiempo en Chicago. Finalm ente, su sempiterno interés por las relaciones raciales (fue secretario de Booker T. W ashington antes de convertirse en socio-

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS PO STERIORES

65

logo) le indujo a aceptar un cargo en la Fisk University (una universidad de negros) en 1934. Aunque el declive del departam ento de C h ica go no se debió exclusiva y principalmente a la marcha de Park, su prestigio c o m en z ó a decaer durante los años treinta. Pero antes de analizar el declive de la sociología de Chicago y la creación de otros departam entos y teorías, d ebe m os regresar a los primeros años de la escuela y a las dos figuras cuya obra tuvo el significado teórico más duradero: Charles Horton C ooley y, más importante aún. G eorge Flerbert Mead. C harles H o rto n C ooley (1864-1929). La asociación de Cooley con la Lscuela de Chicago resulta interesante porque no realizó su carrera en la U niv ersid ad de Chicago, sino en la de Michigan. Sin em bargo, la perspectiva teórica de C o oley sintonizaba con la teoría del interaccionism o sim bólico que llegaría a ser el producto m ás importante de la Escuela. Cooley se doctoró por la U niversidad de Michigan en 1894. H abía d e s a rro ­ llado un gran interés por la sociología, pero aún no se había form ado un d e p a r ­ tamento en Michigan. A resultas de lo cual, las objeciones que le form ularon a su tesis doctoral llegaron de la Universidad de Columbia, donde se enseñaba sociología desde 1889 bajo la dirección de Franklin Giddins. C ooley co m en z ó su carrera docente en Michigan en 1892 antes de term inar su docto ra d o e hizo allí toda su carrera. Aunque Cooley propuso una am plia gam a de ideas, se le recuerda prin ci­ palmente por sus incursiones en los aspectos socio-psicológicos de la vida s o ­ cial. Su obra en este campo sintoniza con la de George Herbert M ead, aunque Mead tuvo un efecto más profundo y duradero sobre la sociología que Cooley. Cooley se m ostró interesado por la conciencia, pero, com o Mead, rehusó se p a­ rar la conciencia del contexto social. Uno de sus conceptos que m ejor ilustra este aspecto es el que ha sobrevivido hasta nuestros días: el s e l f esp ecu la r. Con este concepto Cooley daba a entender que las personas tienen co n ciencia y que ésta se modela mediante la continua interacción social. Otro concepto básico que ilustra la orientación socio-psicológica de Cooley, y que aún despierta interés y disfruta de importancia, es el del grupo prim ario. Los grupos p rim a rio s son grupos íntimos, en los que se dan relaciones cara a cara, que desem peñan un papel central en la vinculación del acto r con el resto de la sociedad. Especialmente importantes son los grupos prim arios de los j ó v e ­ nes, fundam entalm ente la familia y los grupos de pares. En el seno de estos grupos el individuo se desarrolla co m o ser social. Es en el seno del grupo p ri­ mario donde fundam entalm ente nace el s e lf especular y donde el niño e g o c é n ­ trico aprende a ser consciente de los dem ás, y por lo tanto, se c onvierte en un miembro de la sociedad. Tanto C ooley com o Mead rechazaban la visión co n d u ctista de los seres humanos, la idea de que las personas respondían ciega e in c onsciente m ente a los estímulos externos. Del lado positivo, creían que las personas tenían c o n ­ ciencia, un self, y que la responsabilidad de los sociólogos era estud iar este

66

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

aspecto de la realidad social. Cooley aconsejaba a los sociólogos que intentaran ponerse ellos m ismos en el lugar de los actores que estudiaban, que utilizaran el método de la introspección sim pática para analizar la conciencia. Analizando lo que harían si fueran actores en diversas circunstancias, los sociólogos po­ drían com prender los significados y motivos subyacentes a la conducta social. El m étodo de la introspección sim pática les parecía a muchos en extremo acientífico. En este sentido, com o en otros, la obra de Mead representa un avance sobre la de Coolev. N o obstante, existe una gran similitud en los intereses de los dos pensadores, por no m encionar su idea compartida de que la sociología debía ocuparse del estudio de fenóm enos socio-psicológicos corno la conciencia, la acción y la interacción. G eorge H erb e rt M e a d (1863-1931). El pensador m ás im p o rta n te vinculado a la Escuela de Chicago y al interaccionism o sim bólico no fue un sociólogo, sino un filósofo llamado G eorge Herbert M e a d . 3 Mead com enzó a enseñar Filosofía en la U niversidad de Chicago en 1894 y allí siguió impartiendo sus cursos hasta su m uerte en 193 1. Dada su im portancia en la historia de la teoría sociológica, es quizás paradójico el hecho de que enseñara filosofía y no sociología, y de que publicara relativamente pocos escritos durante su vida. La paradoja se re­ suelve. en parte, debido a dos hechos. Primero. Mead im partió cursos de psico­ logía social en el departam ento de filosofía a los que asistieron muchos estu­ diantes licenciados en sociología. Sus ideas influyeron profundam ente en un sinnú m ero de ellos. Estos estudiantes com binaron las ideas de Mead con las que recibían en el departam ento de sociología de pensadores com o Park y Thomas. A unque en aquellos días no existía una teoria conocida com o el interaccionis­ mo simbólico, fueron los estudiantes los que la crearon a partir de estos diversos impulsos. Asi, Mead ejerció una profunda y personal influencia en las personas que más tarde desarrollarían el interaccionismo simbólico. Segunda, estos estu ­ diantes reunieron los apuntes tom ad os en las clases de Mead y publicaron un volumen postum o con su nombre. La obra. M ind. Self, a n d S o ciety [Espíritu, persona y sociedad] (M ead. 1934/1962), llevó sus ideas desde el reino de lo oral a la tradición escrita. Muy leído hasta nuestros días, este volum en constituye el principal pilar intelectual del interaccionismo sim bólico. Analizaremos las ideas de Mead en el Capitulo 5. pero harem os aquí una breve mención de algunos puntos importantes con el fin de ubicarlo en su co n ­ texto histórico. Es preciso analizar las ideas de Mead en el contexto del conductismo psicológico. A Mead le im presionó esta orientación v aceptaba muchos de sus principios. Adoptó su enfoque sobre el actor y su conducta. Consideraba sensata la preocupación del conduct isla por las recom pensas y los costes que entrañaban las conductas de los actores. Lo que inquietaba a Mead era que el eonductismo no iba lo suficientem ente lejos, lis decir, no contem plaba seria­ mente la conciencia, va que m antenía la idea de que no era susceptible de un
’ Para una o p i n i o n d i f e r e n t e, \ c a s o L e w i s y S m i t h ( 19<S( ) i

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

67

estudio científico. Mead disentía vehem entem ente de este punto de vista y se afanó por extender los principios del conductismo al análisis de la «mente». Para llevar a cabo esta tarea Mead adoptó un enfoque similar al de Cooley. Pero mientras la postura de Cooley parecía acientífica. la de Mead prom etía una concepción m ás científica de la conciencia mediante la am pliación de los prin­ cipios y métodos altamente científicos del conductism o psicológico. Mead legó a la sociología estadounidense una teoría que se oponía frontalmente a las teorías fundamentalmente societales propuestas por los principales teóricos europeos: Marx, Weber. Durkheim. Com te y Spencer. La única exc ep­ ción era Simmel. Así. el interaccionismo sim bólico se desarrolló en muy buena medida a partir del interés de Simmel por la acción y la interacción y del.de Mead por la conciencia. Pero esta idea nos lleva a detectar una debilidad de la obra de Mead y del interaccionismo sim bólico en general, en los niveles socie­ tal y cultural. La decadencia de la sociología de Chicago. La Escuela de Chicago alcanzó su apogeo en los años veinte, pero durante la década de los treinta, con la m u e r­ te de Mead y la marcha de Park, el departamento com enzó a perder su posición preeminente en la sociología estadounidense. Fred Matthews ( 1977; véase ta m ­ bién Bulmer, 1984) identifica varias razones que explican la decadencia de la Escuela de Chicago, dos de las cuales parecen las más importantes. Primera, la disciplina se mostraba cada vez más preocupada por ser cientí­ fica, es decir, por la utilización de m étodos sofisticados y el em pico del análisis estadístico. Sin embargo, se pensaba que la Escuela de Chicago fomentaba es­ tudios descriptivos etnográficos que solían centrarse en las orientaciones perso­ nales de los observados (en términos de Thom as, en sus «definiciones de la situación»). Park com enzó a desdeñar progresivam ente la estadística (la llam a­ ba «magia parlante») porque parecía prohibir el análisis de la subjetividad, de lo idiosincrásico y peculiar. El hecho de que en Chicago se hubieran realizado grandes avances en los m étodos cuantitativos (Bulm er, 1984: 151-189) c o ­ menzó a ignorarse al considerarse sólo su vinculación con los métodos cualita­ tivos. Segunda, cada vez más individuos fuera de Chicago expresaban su resen­ timiento por el dominio que la Escuela ejercía sobre la A m erican S o cio lo g ica l Society y el A m erican Jou rn a l o f Sociology. En I 930 se formó la E astern S o cio ­ logical S o ciety [Sociedad de Sociología del Este) y los sociólogos de la costa este com enzaron a denunciar el dom inio del medio oeste en general, y de C h i­ cago en particular (Wiley. 1979: 63). Hacia 1935. la revuelta contra Chicago condujo al nom bram iento de un secretario para la Asociación que no procedía de Chicago y a la creación de una nueva revista oficial, la A m erican S o c io lo g i­ cal R eview (Lengerm ann, 1979). De acuerdo con Wiley, «la Escuela de C h ica­ go cayó com o un gran roble» ( 1979. 63). Su caída m arcó el desarrollo de otros centros poderosos, en especial de Harvard y en general de la /vv L eague, El interaccionismo sim bólico constituía entonces una tradición oral e in determ ina­ da. y com o tal perdió finalmente terreno para cedérselo a sistemas teóricos más

68

TEO RIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

explícitos y codificados com o el funcionalism o estructural asociado a la ¡vv L eague (Rock, 1979: 12).

LA TEORIA SOCIOLOGICA HASTA LA MITAD DE SIGLO El nacimiento de Harvard, la Ivy League y el funcionalism o estructural
Podem os determ ina r la fecha de nacim iento de la sociología en Harvard con la llegada de Pitirim Sorokin en 1930. Cuando Sorokin llegó a Harvard no existía allí un dep a rtam e n to de sociología, pero al térm ino de su prim er año de estancia éste se crcó y se le nom bró director. A unque Sorokin eran un teórico de la sociología y siguió publicando hasta los años sesenta, en nuestros días su obra es sorprendentem ente poco citada. Su teoría no ha superado la prueba del tiem­ po. El significado trascendental de Sorokin reside en la creación del departa­ mento de sociología de Harvard y en el papel que ju g ó en la contratación de Talcott Parsons (que había sido profesor ayudante de economía en Harvard) com o lector del departam ento de sociología. Parsons se convirtió en la figura principal de la sociología estadounidense debido a que introdujo los teóricos europeos a una audiencia estadounidense, a sus propias teorías sociológicas y a los m uchos alu m nos suyos que se convirtieron en grandes teóricos de la so­ ciología. P itirim S o r o k in (1889-1968). Sorokin fue un escritor prolífico y desarrolló una teoría que, tal vez. supere en alcance y com plejidad a la de Parsons. La expresión m ás com pleta de esta teoría se encuentra en su obra de cuatro volú­ menes S o cia l a n d C ultural D ynam ics [D inám ica social y cultural], publicada entre 1937 y 1941. En ella Sorokin parte de una num erosa serie de datos em pí­ ricos para desarrollar una teoría general del cam bio social y cultural. A diferen­ cia de los que se esforzaron por desarrollar teorías evolucionistas del cambio social, S orokin desarrolló una cíclica. Pensaba que las sociedades oscilaban entre tres diferentes tipos de mentalidad: sensual, ideacional c idealista. Las sociedades dom in a d as por el sensualism o destacan el papel de los sentidos en la com prensión de la realidad; aquellas dom inadas por un m odo de com prensión de la realidad más trascendental y altam ente religioso eran ideacionales\ y las sociedades idealistas eran tipos de transición entre el sensualism o y la religio­ sidad. El motor del cam bio social se encuentra en la lógica interna de cada uno de estos sistemas. Es decir, cada uno se ve internamente obligado a llevar su modo de pensam iento a su extremo lógico. Así, una sociedad sensual llega a ser tan sensual que sienta las bases para su propia desaparición. C uando el sensualismo llega a su fin lógico, las personas se refugian en sistemas religiosos. Pero una vez que este sistema alcanza su punto álgido también se ve em pujado hacia su

70

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

E stados Unidos. Durante estos años S orokin tam bién acabó una obra que se co n v e rtiría en el m ás renom b rado de sus trabajos, S ocial a n d C u ltura l D yn a m ics [D inám ica social y cultu ral] (1937-1941). P itirim S orokin ha sido de scrito com o «El chico m alo y el abogado del d iablo de la so ciolo gía estadounidense'* (W illiam s, 1980b: 100). Llevado por su gran ego. Sorokin criticab a casi todo y a casi todo el mundo. R esultado de lo cual, S orokin y su obra se co n virtiero n en objeto de num erosas c ríti­ cas. Ello se m anifiesta e xp lícita m e n te en un extracto de una carta que envió al d ire c to r del A m erican J o u rn a l o f S o cio lo g y :
El c a rá c te r fue rtem ente d e tra c to r de las re vista s constituye un buen p ronóstico para m is lib ros debido a la estrecha co rre la ció n que hay entre la de scalificación de mis lib ro s ... y su éxito sub sig uie nte . C uan to m ás se ha criticado a mis libros (y sus a rtic u lis ta s los han c o n dena do p rá ctica m e n te todos), más im portancia y éxito han te n id o m is c o n dena das obras. (S orokin, 1963: 229)

Una de las enem istades invetera das y más interesantes y du rad eras de S oro kin se encarnó en la persona de T a lco tt Parsons. Parsons fue no m bra­ do en Harvard tutor de sociología cuando Sorokin era director del departam ento. Sin em b a rg o , fue P arsons quien fin a lm e n te se co n virtió en el sociólogo más im p o rta n te de Harvard y de los E stados Unidos. El con flicto entre S orokin y P arso ns se in te nsificó debido al gran solapa m ien to entre sus teo rías. A pe ­ sar de los parecidos, la obra de P arsons atrajo una audiencia m ucho más am p lia y durad era que la de Sorokin. A m edida que pasaban los años, S o­ rokin a d o p tó una a ctitu d b a stante in te re sa n te hacia la obra de P arsons, actitu d que se reflejó en varios libros suyos. Por una parte, sen tía p ro p e n ­ sión a c ritic a r a P arsons por robarle m uchas de sus ideas. Por otro, c ritic a ­ ba d u ra m e n te la te o ría parsoniana. O tro m otivo de tensión en la relación en tre a m b os se susta ncia ba en los estu d ia n te s licenciados. Uno de los g ra n­ des lo gros del prim er de pa rta m en to de so cio lo g ía de Harvard fue su cap a­ cid a d p a ra a tra e r e stu d ia n te s con ta le n to co m o R obert M erton. A unque estos e stu d ia n te s recibieron la in fluen cia de am bos hom bres, la de Parsons se d e m o stró más pe rsisten te que la de Sorokin. Parsons sustituyó a Sorokin en la d ire cció n del d e p a rta m en to de so cio lo g ía y lo transfo rm ó en un D e pa r­ tam en to de R elaciones Sociales. A cerca de esta cuestión, S orokin afirm ó:
Yo no soy responsa ble de lo que le ha suce dido al departam en to. Ya sea por esa m e z c la d e p s ic o lo g ía p a to ló g ic a y s o c ia l y de a n tro p o lo g ía cu ltu ra l que ha d a d o lu g a r al •■D e p a rta m e n to de R e la c io n e s S o c ia le s» , ya po r la c o n v e rs ió n de la sociología en una masa ecléctica de retales de esas disciplinas... el departam ento de R elaciones S ociales... apenas ha producido un núm ero de sociólogos distinguidos sim ila r al que salió del D epa rtam ento de S o c io lo g ía ... que yo dirigí. (S orokin. 1963: 251)

S orokin term inó fina lm en te aislad o en el D e partam ento de Harvard, re­ legado a un despacho de asp ecto desolado, d e sliza nd o por debajo de las p uertas de las oficinas del de pa rta m en to una declaración m im eografiada en la que reclam aba que P arsons le h a b ía rob ad o sus id eas (Coser, 1977: 490). S orokin falleció el once de feb re ro de 1968.

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

71

La obra teórica de Sorokin es m ucho más amplia, pero esta introducción debe proporcionar al lector una visión de conjunto de su obra. Es difícil explicar por qué Sorokin ha caído en el olvido de la teoria sociológica. Tal vez sea resultado de una de las cosas que a Sorokin le gustaba atacar, y sobre las que escribió de hecho un libro. Fads an d F oibles in M odern So cio lo g y and R ela ted Sciences [Achaques y manías de la sociología moderna y ciencias afines] ( 1956). Puede que sea redescubierto por una futura generación de sociólogos teóricos. Por el momento, su obra queda fuera de la corriente principal de la teoría socio­ lógica moderna. Talcott P arsons (1902-1979). Aunque había publicado algunos ensayos pri­ merizos. la gran contribución de Parsons en los primeros años de su carrera fue la influencia que ejerció sobre estudiantes de licenciatura que llegarían a ser notables teóricos de la sociología. El más famoso fue Robert Merton, quien se doctoró en 1936 ; pronto llegó a ser un teórico de primera fila y figura princip a­ lísima del estilo uarsoniano de teorizar en la U niversidad de Columbia. En el mismo año de i 936 se doctoró Kingsley Davis, quien, junio a Wilbert Moore (que obtuvo su doctorado por Harvard en 1940), escribió uno de los trabajos centrales de la teoria estructural-funcional, la orientación que terminaría por convertirse en el gran producto de Parsons y los parsonianos. Pero la influencia de Parsons no se limitó a los años treinta, pues es de destacar que siguiera produciendo licenciados influyentes hasta bien entrada la década de los años sesenta. El año de 1937 fue fundamental para Parsons v para la teoría sociológica norteamericana, pues fue entonces cuand o se publico The Structure of Social Action [La estructura de la acción social]. Por cuatro razones, el libro tuvo mucha im portancia para la teoría sociológica en los Estados Unidos. Primera, sirvió para dar a conocer las grandes teorías europeas al gran público estado uni­ dense. La m ayor parte del libro estaba dedicado a Durkheim, W eber v Pareto. Las interpretaciones de estos teóricos configuraron sus imágenes en la so ciolo­ gía estadounidense durante muchos años. Segunda. Parsons apenas dedicó atención a Marx y, sin em bargo, se volcó en la obra de Durkheim. Weber c, incluso, en la de Pareto. C om o consecuencia de ello, la teoria marxiana continuó excluida de la sociología ortodoxa. Tercera. La estructura de la acción socia l defendía la teorización soc io­ lógica com o una actividad legitima y significativa. La teoría que se ha p ro d u ­ cido desde entonces en los Estados Unidos tiene una gran deuda con la obra de Parsons. Finalm ente, Parsons defendió ciertas teorías sociológicas que llegaron a tener una profunda influencia sobre la sociología. Al principio, se consideraba a Parsons un teórico de la acción, y él m ism o se tenía por tal. Se centraba en los actores y en sus pensamiento y acciones. Pero al térm ino de su obra de 1937 y en sus trabajos posteriores Parsons se convertía gradualmente en un teórico estructural-funcional centrado en los grandes sistem as sociales y culturales.

72

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

Aunque Parsons afirmó que estas teorías no eran contradictorias, em pezó a re­ conocérsele com o un funcionalista estructural y se convirtió en el exponente principal de esta corriente, que llegó a alcanzar una posición preeminente y a m antenerla hasta hace pocos años. La fuerza teórica de Parsons, y la de! funcio­ nalism o estructural, reside en la delim itación de las relaciones entre grandes estructuras e instituciones sociales (véase el Capítulo 3). Las expresión más acabada de la teoría estructural-funcional de Parsons se m anifestó a principios del decenio de 1950 en varias de sus obras, notablem ente en The S o c ia l System [El sistem a social] (1951). En ésta y otras obras Parsons se centró en el estudio de las estructuras de la sociedad y la relación entre ellas. Percibía que estas estructuras se m antenían recíprocam ente y tendían hacia un equilibrio dinám ico. El interés fundam ental se centraba en el m odo en que el orden se m antenía entre los diversos elem entos de la sociedad. El cam bio cons­ tituía un proceso ordenado, y al final ( 1966, 1971), Parsons adoptaría una pers­ pectiva neoevolucionista del cam bio social. A Parsons no sólo le preocupaba el sistema social p er se, sino tam bién su relación con los otros sistem a s de a cc ió n , en especial los sistemas cultural y de la personalidad. Pero su idea básica de las relaciones intersistémicas era esencialm ente la m ism a que su concepción de las relaciones intrasistémicas; es decir, que se definían por la cohesión, el con­ senso y el orden. En otras palabras, las diversas estru ctu ra s so cia les realizaban una gran variedad de Juncio n es positivas recíprocas. E nte ndem os ahora por qué a Parsons se le describe principalmente como un fu n c io n a lis ta estructural. C uanta m ás fama obtenía, m ás fuerza adquiría la teoría estructural-funcional en los Estados Unidos. Su obra yace en el cora­ zón de esta teoría, aunque sus estudiantes y discípulos también se esforzaron por desarrollar aún más la teoría y por aum entar su predom inio en los Estados Unidos. A un que Parsons desem peñó varios papeles im portantes y positivos en la historia de la teoría sociológica de los Estados Unidos, su obra también tuvo algunas consecuencias negativas. Prim era, sus interpretaciones de los teóricos europeos parecían reflejar su propia orientación teórica en lugar de la de aqué­ llos. M uchos sociólogos estadounidenses se expusieron a recibir una interpreta­ ción errónea de los m aestros europeos. Segunda, com o se ha señalado más arri­ ba, al principio de su carrera Parsons ignoró a Marx, por lo que las ideas de Marx perm anecieron durante muchos años al margen de la sociología. Tercera, el desarrollo de su teoría acusa importantes puntos débiles, a pesar de que la preem inencia de la figura de Parsons en la sociología estadounidense sirvió durante muchos años para silenciar o acallar las críticas. No sería hasta muchos años más tarde cuando se airearan los puntos débiles de la teoría de Parsons y, en general, del funcionalism o estructural. Pero estam os yendo dem asiado lejos y debemos regresar a principios de los años treinta y analizar otros desarrollos que se produjeron en Harvard. C o m ­ prenderem os mejor el desarrollo del departam ento de Harvard si lo estudiamos m encionando unas palabras sobre su otra figura principal: G eorge Homans.

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

73

G eorge H om an s (191 0 -1 9 8 9 ) . A caudalado bostoniano, George H om ans o b ­ tuvo su licenciatura en H arvard en 1932 (Hom ans, 1962, 1984). C om o c o n s e­ cuencia de la gran depresión se encontró sin em pleo, aunque no p o r cierto sin dinero. En otoño de 1932 L.J. Henderson, fisiólogo, im partió un curso sobre las teorías de W ilfredo Pareto e invitó a H om ans, quien aceptó de buen grado. (Parsons también asistía a los seminarios sobre Pareto). La explicación que da Homans de por qué se inspiró y se interesó en Pareto aclara enorm em ente por qué la teoría sociológica estadounidense era tan conservadora y antimarxista: Me interesó Pareto porque me clarificó lo que yo estaba predispuesto a creer. No conozco todas las razones que explican por qué me ha interesado, pero sí puedo expresar una de ellas. Alguien dijo que gran parte de la sociología moderna cons­ tituye un esfuerzo por rebatir los argumentos de los revolucionarios. Como repu­ blicano de Boston que no reniega de su relativamente rica familia, me sentía perso­ nalmente atacado durante los años treinta, sobre todo por los marxistas. Estaba dispuesto a creen en Pareto porque me proporcionaba una defensa. (Homans, 1962: 4) La exposición a la influencia de Pareto le llevó a com poner un libro (escrito con Charles Curtis), A n Introduction to P areto [Introducción a Pareto], publica­ do en 1934. La publicación de este libro convirtió a Homans en sociólogo, a u n ­ que hasta ese m om ento la obra de Pareto era virtualmente lo único que Homans había leído de sociología. En 1934 Harvard le nom bró colaborador, una forma de evitar los problem as relacionados con el program a de doctorado. De hecho, H om ans no llegó a leer la tesis doctoral a pesar de que se convirtió en una de las principales figuras de la sociología de su tiempo. H om ans fue ayudante hasta 1939 y durante esos años adquirió más y más conocim ientos sociológicos. En 1939 se propuso su incorporación al departam ento de sociología, pero la guerra interrumpió esa propuesta. Cuando Homans regresó de la guerra, Parsons había creado ya el Departamenteo de Relaciones Sociales en Harvard, y H om ans se incorporó a él. A unque Homans respetaba algunos aspectos de la obra de Parsons, criticaba duram ente su estilo de teorizar. A m bos manuvieron un prolongado intercam bio de puntos de vista, que m ás tarde se haría público al aparecer en las páginas de m u ­ chos libros y revistas. En lo fu nd am ental, H o m an s a firm a b a q u e la teoría de Parsons no era en absoluto una teoría, sino un vasto sistema de categorías intelectuales en las que encajaban muchos aspectos del m undo social. Por lo demás, H om ans creía que la teoría debía construirse a partir de una observación cuidadosa del m undo social y, sin em bargo, la teoría de Parsons partía del nivel teórico para luego descender al nivel empírico. Homans acumuló por sí mismo una gran cantidad de observaciones empíricas apuntadas durante muchos años, pero hasta 1950 no daría con un enfoque teórico satisfactorio a la luz del cual poder analizar esos datos. Esa teoría era el conduc-

74

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

tismo psicológico, que alcanza su m ejor expresión en las ideas de su colega de Harvard, el psicólogo B.F. Skinner. Sobre esta base Homans construyó su teoría del intercambio. Retomaremos la historia de este desarrollo teórico más adelante. Lo importante ahora es que Harvard y su principal producto teórico, el funcio­ nalismo estructural, predom inaron en la sociología durante los años treinta y desplazaron a la Escuela de Chicago y el interaccionismo simbólico.

La decadencia de la Escuela de Chicago
Habíamos dejado el departam ento de Chicago a mediados de los años treinta, cuando com enzaba a decaer con la muerte de Mead, la marcha de Park, la revuelta de los sociólogos del este y la fundación de la A m erican S o cio lo g ica l R eview . Pero la Escuela de Chicago no desapareció. A principios de los años cincuenta seguía constituyendo una im portante fuerza en el área de la sociología. Aún se leían allí tesis importanes com o la de A nselm Strauss y Arnold Rose. G randes figuras com o Evertt H ughes (Faught, 1980), de sum a im portancia para el desa­ rrollo de la sociología de las ocupaciones, perm anecieron en Chicago. La figura central del departam ento de Chicago en estos años fue, sin em b a r­ go, Herbert Blum er (1900-1987) ( Sym bolic In tera c tio n , 1988). Fue el principal exponente del enfoque teórico que se desarrolló en Chicago a partir de la obra de Mead, C ooley, Sim m el, Park, T hom as y otros. De hecho fue Blumer quien acuñó la frase interaccionism o sim bólico en 1937 y quien contribuyó decisiva­ mente a m anten er viva esta tradición a través de sus enseñanzas en Chicago. Tam bién escribió varios ensayos que hicieron perdurar el interaccionismo sim ­ bólico hasta entrados los años cincuenta. La im portancia de Blum er se debe también a la posición que ocupó en relación con la sociología. Desde 1930 hasta 1935 fue secretario-tesorero de la A m erican S o cio lo g ica l S o c ie ty , y en 1956, su presidente. Y lo que era más importante aún, ocupó puestos institucionales que afectaron a la naturaleza de lo que se publicaba en el área de la sociología. Entre 1941 y 1952 fue editor del A m erican Jo u rn a l o f S o cio lo g y y se esforzó enorm em ente para que esta revista continuara siendo uno de los principales órganos de difusión de los escritos que sintonizaban con la tradición de Chicago en general, y con el interaccionismo sim bólico en particular. Mientras las universidades de la costa este caían bajo el influjo del funcio­ nalismo estructural, el medio oeste seguía siendo (en nuestros días también) el centro principal del interaccionismo simbólico. Durante los años cuarenta los interaccionistas sim bólicos más destacados se desperdigaron por esa región: Arnold Rose fue a M innesota, Robert Habenstein a Missouri, Gregory Stone a la U niversidad del Estado de Michigan y, ei m ás im portante, M anford Kuhn (191 1-1963), a lowa. Entonces se produjo una ruptura entre Blumer. que estaba en Chicago, y K.uhn, en lowa; de hecho, la gente em pezó a hablar de las diferencias entre las escuelas de interaccionismo sim bólico de C hicago y lowa. En lo fundamental, la ruptura se produjo sobre la cuestión de la ciencia y la metodología. Kuhn

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

75

aceptaba el enfoque del interaccionismo sim bólico sobre los actores y sus pen­ samientos y acciones, pero afirmaba que debían estudiarse de un m odo más científico, por ejemplo, m ediante el uso de cuestionarios. Blumer se mostró a favor de métodos «más suaves» com o la instrospección sim pática y la observa­ ción participativa. A pesar de este florecimiento, la Escuela de Chicago com enzó a decaer, especialmente debido a que en 1952 Blumer se trasladó desde Chicago a la Universidad de California en Berkeley. La U niversidad de Chicago siguió co n ­ tando con un poderoso departamento de sociología, por supuesto, pero tenía cada vez menos cosas en com ún con la tradición de Chicago. A unque la Escuela de Chicago estaba moribunda, el interaccionismo sim bólico aún disfrutaba de vitalidad con sus principales exponentes desperdigados por el país.

Desarrollos de la teoría marxista
Desde principios del decenio de 1900 hasta los años treinta, la teoría marxista se desarrolló fundamentalmente al margen de la corriente principal de la teoría sociológica. La única excepción, al menos en parte, fue el nacim iento de la escuela crítica de Frankfurt, escuela inspirada en el m arxism o hegeliano. La idea de la creación de la escuela de Frankfurt para el desarrollo de la teoría marxista partió de Felix J. Weil. El Instituto de Investigación Social se fundó oficialm ente en Frankfurt, Alemania, el tres de febrero de 1923 (Bottomore, 1984; Jay, 1973, 1986). Con los años, algunos de los pensadores más conocidos que trabajaban en la tradición teórica m arxista — Max Horkheimer, Theodor Adorno, Erich Fromm, Herbert Marcuse y, más recientemente, Jurgen Habermas— se relacionaron con la escuela crítica. El Instituto funcionó en A lem ania hasta 1934, pero a partir de entonces las cosas se pusieron cada vez más difíciles bajo el régim en nazi. Los nazis hicie­ ron poco caso de las ideas marxistas que dom inaban el Instituto, pero su hosti­ lidad aumentó debido a que muchos de estos pensadores eran judíos. En 1934, Horkheimer, director del Instituto, marchó a N ueva York para discutir su futuro con el rector de la U niversidad de Columbia. Para gran sorpresa de H orkhei­ mer, se le invitó a que vinculara el Instituto a la universidad, e incluso se le ofreció un edificio en el campus. Así, un centro de teoría marxista se trasladó a l centro del m undo capitalista. El Instituto perm aneció allí hasta el final de la guerra pero, una vez acabada, aum entaron las presiones para que regresara a Alemania. En 1949 H orkheimer regresó a A lem ania y se llevó con él el Institu­ to. Aunque el Instituto se trasladó a Alemania, muchas figuras relacionadas con él siguieron sus propios caminos. Es importante subrayar algunos de los aspectos más relevantes de la teoría crítica. Al principio, los investigadores relacionados con el Instituto tendían a ser marxistas tradicionales puros que fijaban una buena parte de su atención en los aspectos económicos. Pero hacia 1930 se produjo un cam bio importante a medida que este grupo de pensadores se interesaba cada vez más por el análisis

U

76

TEO RIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

del sistem a cultural, que llegó a considerarse la fuerza principal de la sociedad capitalista m oderna. Esta orientación se alineaba con la postura que hacía v a ­ rios años h abían adoptado algunos marxistas hegelianos com o G eorg Lukács, pero era, sin em bargo, una am pliación de la misma. Los teóricos críticos se interesaron por la obra de M ax W e b er para asegurarse una m ejor com prensión del d o m in io cultural (Greisman y Ritzer, 1981). El esfuerzo por com b inar a M arx co n W e b e r proporcionó a la escuela crítica algunas de sus orientaciones distintivas y sirvió para legitim arla años m ás tarde a los ojos de los sociólogos que co m e n z a b a n a interesarse por la teoría marxista. El se gundo gran paso, dado por al m enos algunos de los m iem bros de la escuela crítica, fue el empleo de rigurosas técnicas científico-sociales desarrolladas por los sociólogos americanos, para investigar cuestiones que interesaban a los marxistas. E ste hecho, ju n to a la adopción de la teoría weberiana, hizo más aceptable la escuela crítica para los sociólogos de la corriente principal. En te rc er lugar, los teóricos críticos se esforzaron p or integrar la teoría freudiana, ce ntrada en el individuo, con los principios societales y culturales de M arx y W e b er. M uchos sociólogos pensaron que este producto constituía una teoría m á s co m pleta que las ofrecidas por el propio M arx o Weber. Cuando menos, el esfuerzo por com binar estas teorías tan diferentes fue estimulante para los so ciólogo s y para muchos otros intelectuales. La escue la crítica ha venido realizando un trabajo bastante útil desde los años veinte, y gran parte de este trabajo tiene m ucho interés para los sociólogos. Sin e m b a rg o , la escuela crítica hubo de esperar hasta finales de los años sesenta pra ser «descubierta» por un sinnúm ero de teóricos estadounidenses.

LA TEORIA SOCIOLOGICA DESDE LA MITAD DE SIGLO Funcionalismo estructural: auge y decadencia
Los años cu a renta y cincuenta constituyeron, paradójicamente, los años de m a ­ yor ap o g e o del funcionalism o estructural y el com ienzo de su decadencia. D u­ rante esos años, Parsons produjo una serie de trabajos que exponían con clari­ dad su c a m b io de orientación desde la teoría de la acción al funcionalism o estructural. Los discípulos de Parsons se desperdigaron por todo el país y ocuparon importantes puestos en muchos de los principales departam entos de sociología (por ejemplo, Columbia y Cornell). Estos discípulos producían sus propios trabajos, que m uc hos reconocían com o contribuciones a la teoría estructural-funcional. Por ejem plo, en 1945 Kingsley Davis y W ilbert Moore publicaron un ensayo que analizaba la estratificación social desde una perspectiva estructural-funcional. Resultó una de las exposiciones m ás claras que nunca se haya hecho de esta perspectiva. En ese ensayo afirm aban que la estratificación era una estructura funcionalm ente necesaria para la existencia de la sociedad. En otras palabras, reconocían la necesidad de la desigualdad en té rm inos ideológicos.

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

77

En 1949 M erton (1949/1968) publicó un ensayo que se convirtió en e l p ro ­ grama por excelencia del funcionalismo estructural. El objetivo de M erton en ese trabajo era delinear los elementos esenciales de la teoría y desarrollarla en nuevas direcciones. Manifestaba que el funcionalismo estructural no debía ocuparse sólo de las funciones positivas, sino también de las. consecuencias negativas (disfunciones). Además, debía analizar el equilibrio entre funciones y disfunciones y determinar si una estructura era en conjunto m ás bien funcional o disfuncional. Sin em bargo, en el preciso m om ento en el que alcanzaba heg e m o n ía teóri­ ca, el funcionalism o estructural com enzó a ser objeto de múltiples críticas que se intensificaron durante los años sesenta y setenta. La teoría estructural-fun­ cional de la estratificación de Davis y M oore se vio atacada desde el principio, y las críticas persisten hasta nuestros días. Por lo dem ás, una serie de críticas más generales recibieron mayor reconocimiento dentro de la disciplina. C. Wright Mills atacó a Parsons en 1959, y también lo hicieron David L ockw ood (1956), Alvin G ouldner (1959/1967, 1970) e Irving H orow itz (1962/1967). D urante los años cincuenta, estos ataques se consideraron poco m ás que «incursiones g u e­ rrilleras», pero a m edid a que la sociología avanzaba en la década de los sesenta se evidenciaba el peligro que corría el predominio del funcionalism o estructu ral.4 George Huaco (1986) vinculó el nacimiento y la decadencia del funciona­ lismo estructural a la posición que ocupaba la sociedad estadounidense en el mundo. Cuando a partir de 1945 Estados U nidos se situó en una posición m u n ­ dial dominante, el funcionalismo estructural alcanzó la hegem onía dentro de la sociología. El funcionalismo estructural apoyó esta posición mundial en dos sentidos. Primero, la idea estructural-funcional de que «toda pauta tiene conse­ cuencias que contribuyen a la preservación y la supervivencia del sistema» era «sim plemente una celebración de los Estados U nidos y de su hegem onía m un ­ dial» (Huaco, 1986: 52). Segundo, su perspectiva del equilibrio (el m ejor cam ­ bio social era no cambiar) sintonizaba bien con los intereses de los Estados Unidos, que entonces constituía «el imperio m ás rico y más poderoso del m u n­ do». La decadencia de la posición dom inante de los EEUU durante los años setenta coincide en el tiempo con la pérdida de heg em on ía del funcionalismo estructural en la teoría sociológica.

La sociología radical en América: C. Wright Mills
Como hem os visto ya, aunque la teoría m arxista fue am pliam ente ignorada o rechazada por la mayoría de los sociólogos am ericanos, se dieron excepciones, notablemente la de C. Wright Mills (1916-1962). Aunque son pocas las contri­ buciones duraderas de Mills, se destacó por su esfuerzo casi único por m antener
l a a m c ric a n

4 A p e s a r de e llo , P atricia W iln e r (1 9 8 5 ) d e fie n d e q u e e n tre

1936 y

1982

S o c io lo g ic a l Review p u b l i c ó n u m e r o s o s a r t í c u l o s s o b r e e l « c o n s e n s o » . S i n e m b a r g o , d e b e a ñ a ­
d irse q u e a u n q u e a v e c e s se d e n o m i n e t e o r í a d el c o n s e n s o al f u n c i o n a l i s m o e s tr u c tu r a l, el a n á l i ­ sis d e l c o n s e n s o n o n e c e s a r i a m e n t e i m p l i c a la u t i l i z a c i ó n d e la t e o r í a e s t r u c t u r a l - f u n c i o n a l .

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

79

tejano al galope y siem pre dispuesto a darle al gatillo» (H orow itz, 1983: 72). Siendo pro fe sor en C olum bia M ills se aisló y ye d ista nció de sus colegas. Uno de sus com p añ eros de C olum bia dijo de éi;
No ha b ía enem istad entre W right y yo. Al prin cipio hubo distan cia entre los dos. De hecho, en la cerem on ia celeb rada en su m em oria en la U niversida d de C olum b ia a su m uerte, me pareció ser la única persona que no hubiera podido decir: «Fui am igo suyo, pero luego nos distan cia m os» P recisam ente suce dió aNeontrario. (citado en H orow itz. 1983. 83)

M ills era un m arginado y lo sabía: «Soy un foraste ro no sólo en el se n ­ tido te rrito ria l, sino tam b ié n en los otros s e n tid o s. Y lo soy para bien» (H orow itz, 1983: 84). En The S o cio lo g ica l Im a g in a tio n [La im aginación so­ ciológica] (1959), M ills no se con tentó con d e safia r al teó rico más im p o rta n ­ te de su tiem po, T a lco tt Parsons, sino tam bién al m etod ólogo de m ayor relevancia, Paul Lazarfeld, que resultaba ser tam b ié n colega suyo en C o ­ lumbia. Por supuesto, M ills no sólo se en fre ntab a con las personas; tam bién estaba a disgusto con la socieda d e sta dou nid en se y la atacó desde varios frentes. Pero quizás más llam ativo es el hecho de que cuando M ills visitó la Unión S oviética y fue ga lard on ad o com o el m ejor c rític o de la socieda d e sta ­ dounidense, ap rove chó la ocasión para ata car la cen sura soviética b rin d a n ­ do por uno de los prim eros líd e re s soviéticos que h ^ b ía sido tortura do y asesinado por los stalinistas: «¡B rin do por el d ía en que las obras com pletas de León T rotsky se publiquen en la Unión S oviética!» (Tilm an, 1984: 8). C. W right M ills m urió en N yack, Nueva York, el veinte de m arzo de 1962.

C haracter a nd S ocial S tru ctu re [C'áracter y estructura social] ( 1953 ). producida en colaboración con Hans Gerth. Teniendo en cuenta el papel importante que desempeñó Mills en la historia de la teoria sociológica marxista. resulta curioso que este libro se apoye más en la teoría weberiana y freudiana que en la m arxis­ ta. A pesar de ello la obra constituye unu contribución teórica relevante, aunque en nuestros dias apenas sea leida (posiblemente debido a que parece que no sintoniza con los bien conocidos trabajos radicales de Mills). De hecho, estuvo profundam ente influido por Hans Gerth. quien sentía un vivo interés por la teoria weberiana. En los años cincuenta el interés de Mills se dirigió hacia el m arxism o y los problemas del Tercer Mundo. Este cambio de intereses dio com o fruto un libro sobre la revolución com unista en Cuba. Listen. Yankee: The R evolution in Cuba [Escucha yanqui: la revolución cubana] ( I960) y The M arxists [Los marxistas] ( 1962). El radicalismo de Mills lo situó en la periferia de la sociología estad o ­ unidense. Eue objeto de m uchas críticas. \ él. a su vez. un crítico muy duro de la

80

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

sociología. Su actitud crítica culm inó en The Socio lo g ica l Im a g in a tio n [La im a­ ginación sociológica] (1959). Es m uy notable su aguda crítica de Talcott Par­ sons y de su práctica de la gran teoría. De hecho, muchos sociólogos están más familiarizados con la crítica de Mills que con los detalles de la obra de Parsons. Mills falleció en 1962, d esterrado de la sociología. Sin em bargo, antes del decenio en el quedó marginado, tanto la sociología radical com o la teoria marxista co m en z aro n a hacer im portantes aportaciones a la disciplina.

El desarrollo de la teoría del conflicto
O tra corriente precursora de una auténtica unión entre el m arxism o y la sociolo­ gía se concretó en el desarrollo de una teoría del conflicto alternativa al funcio­ nalism o estructural. C om o acabam os de ver, el funcionalism o estructural ape­ nas había obtenido el liderazgo de la teoría sociológica cuando em pezó a sufrir cada vez m ás ataques. Los ataques provenían de muchos frentes: se acusaba al funcionalism o estructural de cosas tales com o ser políticam ente conservador, incapaz de tratar el cam bio social debido a su interés por las estructuras estáti­ cas, e inadecuado para analizar correctam ente el conflicto social. Uno de los resultados de estas criticas fue el esfuerzo que hizo un cierto n úm e ro de sociólogos para superar los problem as del funcionalism o estructbral integrando el interés por la estructura con el interés por el conflicto. Esta tarea desem bocó en el desarrollo de una teoría d el conflicto alternativa al funciona­ lismo estructural. L am entab lem ente, ese esfuerzo parecía a m enudo poco más que la im agen invertida del funcionalism o estructural, dem o stran do escasa c o ­ herencia intelectual. El prim er esfuerzo de relieve fue un libro de Lewis C oser sobre las funcio­ nes del conflicto social (1956). Esta obra intentaba analizar el conflicto social desde una perspectiva cstructural-funcional del mundo. A unque resulta de gran utilidad para el análisis de las funciones del conflicto, es un estudio del conflic­ to en sí, más que un exam en de sus funciones positivas. Otros estudiosos intentaron reconciliar las diferencias entre el funcionalis­ m o estructural y la teoría del conflicto (Coleman, 1971; Him es, 1966; van den Berghe, 1963). A un que estos esfuerzos fueron de alguna utilidad, se acusó a los autores de pasar por alto las principales diferencias entre las dos alternativas teóricas (A. Frank, 1966/1974). El gran problem a de la m a yor parte de las teorías del conflicto era que carecían de lo que más necesitaban: un anclaje coherente en la teoría marxista. Después de todo, la teoría marxista se desarrolló al margen de la sociología y debió haber proporcionado fundam entos sobre los que desarrollar una sofistica­ da teoría sociológica del conflicto. La única excepción digna de m ención es el trabajo de R alf D ah ren d o rf (nacido en 1929). Dahrendorf es un estudioso europeo muy versado en la teoría marxista. Su intención era engastar su teoría del conflicto en la tradición marxista. Sin e m ­ bargo, al final, su teoría del conflicto parecía más un reflejo especular del fun-

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

81

cionalismo estructural que una teoría marxista del conflicto. La principal obra de Dahrendorf, C lass a nd Class C onflict in Industrial S o ciety [Las clases socia­ les y su conflicto en la sociedad industrial] (1959). supuso el trabajo más influ­ yente en la teoría del conflicto, pero ello se debía principalm ente a que parecía alinearse más con el funcionalismo estructural que cen la corriente principal de la sociología. Es decir, D ahrendo rf operaba en el m ism o nivel de análisis que los funcionalistas estructurales (estructuras e instituciones) y analizaba las m is­ mas cuestiones que ellos. (En otras palabras, el funcionalism o estructural y la teoría del coflicto forman parte del m ism o paradigma; véase el A péndice.) R e­ conocía que aunque algunos aspectos del sistema social podían adaptarse b a s­ tante bien, también cabía el conflicto y la tensión entre ellos. A fin de cuentas, debe considerarse la teoría del conflicto com o poco más que un desarrollo transitorio en la historia de la teoría sociológica. Fracasó debido a que no fue lo suficientemente lejos en la dirección de la teoría m arxis­ ta. Era dem asiado pronto — las décadas de los años cincuenta y sesenta— para que la sociología estadounidense aceptara un enfoque plenamente marxista. Pero la teoría del conflicto fue útil porque sentó las bases para que a finales de los años sesenta com enzara a aceptarse ese enfoque. Debemos mencionar también la contribución de Randall Collins (1975, 1990) a la teoría del conflicto. Por una parte, el esfuerzo de Collins acusa la misma debilidad que los otros trabajos pertenecientes a la tradición del conflicto: su pobreza cuando se lo com para con la tradición marxista. No obstante, Collins ha identificado otra debilidad de la tradición del conflicto, y ha intentado supe­ rarla. El problem a es que la teoría del conflicto se centra generalm ente en las estructuras sociales; tiene poco o nada que decir sobre los actores y sus p e n s a ­ mientos y acciones Collins, que se formó en la tradición fenom enológica y etnometodológica (véase más abajo), ha intentado desarrollar la teoría del co n ­ flicto en esta dirección.

El nacimiento de la teoría del intercambio
Otro importante desarrollo teórico que com enzó en la década de los años cin­ cuenta fue la teoría del intercambio. La figura más importante de esta corriente es G eorge Homans, un sociólogo al que acabamos de abandonar justo en el momento en el que se aproxim aba al conductism o psicológico de B.F. Skinner. El conductism o de Skinner es la fuente principal de la teoría del intercambio de Homans. Descontento con la estrategia deductiva de Parsons para la construcción de teorías, H omans tabajó duram ente con objeto de encontrar una alternativa váli­ da para el desarrollo inductivo de teorías sociológicas. Es más, Homans prete n ­ día m antenerse alejado del enfoque cultural y estructural de la teoría parsoniana y deseaba concentrarse 6n las personas y en su conducta. Con este objetivo en mente H om ans analizó el trabajo de su colega en Harvard, B.F. Skinner. Al principio, H omans no vio de qué forma podrían ser útiles las proposiciones de

82

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

Skinner, desarrolladas con objeto de explicar la conducta de los pichones, para el estudio de la conducta social humana. Pero cuando Homans analizó n um e ro­ sos datos procedentes de estudios sociológicos de pequeños grupos y estudios antropológicos de las sociedades primitivas, com enzó a vislumbrar que el conductismo de S kinner era válido para su objetivo y que proporcionaba una alter­ nativa teórica al funcionalismo estructural de estilo parsoniano. Esto le llevó a escribir un artículo titulado «La conducta social com o intercambio» en 1958, y en 1961 a la exposición plena de su postura teórica en el libro. S o cia l B ehavior: lis E le m e n ta ry F orm s [La conducta social: sus formas elementales]. Estos tra­ bajos m a rc aron el nacimiento de la teoría del intercambio como perspectiva sociológica relevante. Desde entonces la teoría del intercambio ha recibido mucha antención, tanto positiva com o negativa. La idea básica de Homans era que el núcleo de la sociología estaba en el estudio de la conducta y la interacción individual. D emostró poco interés por la conciencia o por los diversos tipos de grandes estructuras e instituciones que preocupaban a la mayoría de los sociólogos. Se concentró principalmente en las pautas de refuerzo, la historia de las recom pensas y los costes, que dirigían la actuación de las personas. Hn lo fundamental. Homans m anifestaba que las per­ sonas con tin uaban haciendo lo que había obtenido recom pensa en el pasado. Y a la inversa, dejaban de hacer lo que se había dem ostrado costoso. Para co m ­ prender su cond ucta era necesario entender la historia individual de las rec o m ­ pensas y los costes. Asi, el objeto de la sociología no debía ser la conciencia o las estructuras e instituciones sociales, sino las pautas de refuerzo. C o m o su nom bre sugiere, la teoría del intercambio se ocupa no sólo de la conducta individual, sino también de la interacción entre las personas que e n ­ traña un intercam bio de recom pensas y costes. La premisa es que las interaccio­ nes suelen co ntinuar siempre que exista un interacambio de recompensas. Y a la inversa, es m eno s probable que sigan existiendo las interacciones que son cos­ tosas para una o ambas partes actuantes. Otra im portante exposición de la teoría del intercambio es la obra de Peter Ulan. E xc h a n g e a n d Pow er in So cia l L ife [Intercam bio y poder en la vida so­ cial], publicada en 1964. Hn lo fundamental, Blau adoptó la perspectiva de H o­ mans, pero había una importante diferencia entre ambos. Mientras Homans se mostraba satisfecho con el análisis de las formas elementales de la conducta social. Blau quiso integrar ese tipo de análisis con el intercambio a escala cultu­ ral y estructural. Para ello partía de los intercam bios entre los actores y avanza­ ba hacia las estructuras de más alcance que eran producto de ese intercambio. Asi, term inó por analizar los intercam bios entre las grandes estructuras, lis una teoría harto diferente de la del intercam bio que desarrollo llom ans. En ciertos sentidos, supuso un regreso al estilo parsoniano de teorizar tan criticado por llom ans. No obstante, el esfuerzo por analizar desde una perspectiva integrada el intercam bio a pequeña y a gran escala constituyó un paso teórico muy útil. Aunque eclipsado durante muchos años por llo m an s y Blau. Richard Em er­ son ( I (>8 I ) ha aparecido recientemente co m o una figura central de la teoría del

í

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

83

intercambio. Se le reconoce sobre todo su esfuerzo por desarrollar un enfoque integrado m acro-m icro de la teoría del intercambio. En suma, la teoría del inter­ cambio se desarrolla en la actualidad dentro de una corriente significativa ticteoría sociológica, y continúa atrayendo nuevos adeptos y em prendiendo nuevas direcciones (Cook. O ’Brien y Kotlock, 1990. véase-tambien más abajo).

Análisis dramatúrgico: la obra de Erving Goffman
A Erving G offman (1922-1982) se le suele considerar el más grande pensador vinculado con la Escuela de Chicago original. Se doctoró por la U niversidad de Chicago en 1953, un año después del traslado de Herbert Blumer (que había sido profesor de Goffm an) de Chicago a Berkeley. Pronto G offman se reunió con Blumer en Berkeley, donde juntos crearon algo asi com o un centro de inte­ raccionismo simbólico. Pero no llegaría a tener la importancia de Chicago. El mejor m omento de Blumer, por lo que se refiere a los influyentes cargos que había ocupado, había pasado ya. y G offman no se convirtió en objeto de estudio de los estudiantes licenciados. A partir de 1952 la suerte del interaccionismo simbólico disminuyó, aunque sigue siendo una teoría sociológica importante. A pesar de la decadencia del interaccionismo sim bólico en general, Goffman se labró una posición sólida v distintiva en la teoría sociológica contemporánea. Entre los años cincuenta y setenta. Goffman publicó una serie de libros y ensayos que provocaron el nacimiento del análisis dram atúrgico como una variante del interaccionismo simbólico. Aunque los intereses de G offman cambiaron al fi­ nal de su carrera, se le conoce principlamente por su teoría d ru m u tú rg iea . La exposición más famosa de la teoría d ram atúrgica de G offman se encuen­ tra en su obra publicada en 1959, P resentation of S e l f ¡n E veryday l.ife [La presentación de la persona en la vida cotidiana], (Durante los quince años si­ guientes G offm an publicó varios libros y ensayos en los que desarrolló su pers­ pectiva dramatúrgica del mundo). Para decirlo en pocas palabras, Goffman pensaba que existían múltiples analogías entre las representaciones teatrales y el tipo de «actos» que todos realizamos durante la acción c interacción cotidianas. C o nsi­ deraba que la interacción era sum am ente frágil y que se mantenía por las repre­ sentaciones sociales. La representación deficiente o desorganizada constituye una gran am enaza para la interacción social, del m ism o m odo que lo es para la representación teatral. Goffman fue bastante lejos en su analogía entre el escenario v la interacción social. En toda interacción social existía una region a n terio r que equivalía al proscenio de la representación teatral. Los actores en el escenario y en la vida social se mostraban interesados en su apariencia, su vestimenta y el em pleo de accesorios. Pero tanto en el escenario com o en la vida social existía también una región p o ste rio r . lugar al que los actores podían retirarse > en el que se preparaban para su representación. En las bambalinas, o entre bastidores, los actores podían desprenderse de sus papeles v ser ellos mismos El análisis dramatúrgico es. sin duda, coherente con sus raíces en el mterae-

84

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

cio nism o simbólico. Se fija en los actores, la acción y la interacción. Al trabajar en la m is m a arena que el interaccionism o sim bólico, G offam n consideró que el teatro constituía una m etáfora brillante para arrojar luz sobre los procesos so­ ciales de escala reducida. H oy en día se lee y reconoce la obra de G offman por su originalidad y su ab unda ncia de ideas (R. Collins, 1986b; Ditton, 1980). A unque en general se le considera un im portante teórico, no todo el mundo lo cree así. Existen diversas razones que lo explican. Primera, se le ha acusado de centrarse en cuestiones bastante esotéricas, en lugar de en los aspectos verdaderam ente esenciales de la vida social. Segunda, era un teórico micro en una época en que se adm iraba a los teóricos macro. C om o ha dicho Randall Collins, «C uanto más analizam os esta obra [la de G offm an], m ás nos percatam os de que en G offm an se encarna la principal figura de la m icrosociología de nuestro tiempo» (1981c: 6). Tercera, atrajo p oco s estudiantes capaces de construir teóricam ente a partir de sus princi­ pios; de hecho, algunos creían que era im posible construir sobre la obra de G offm an . Se la considera poco más que una serie de explosiones idiosincrásicas de ideas brillantes. Finalm ente, se ha realizado escaso trabajo teórico dentro de la tradición dram atúrgica (una excepción la constituyen Lyman y Scott [1970]). La única área en la que la obra de G offm an ha resultado ser de utilidad es la investigación em pírica que recurre a su enfoque dramatúrgico. R ecientem ente han aparecido algunos trabajos que se sirven de su enfoque, entre ellos los estu ­ dios de Snow, Z urcher y Peter ( 1984) sobre la celebración de la victoria por las masas en los partidos de fútbol com o representaciones dramatúrgicas, los análi­ sis dram atúrgicos de Haas y Shaffir (1982) sobre la profesión médica, el de Z urcher (1985) sobre los ju e g o s bélicos y el estudio de Kitahara (1986) sobre los mecanismos dramatúrgicos que utilizó el comodoro Perry para abrir las puertas de O ccidente a Japón. Es difícil predecir el futuro del análisis dramatúrgico, aunque su im p ortan­ cia ha dism inuido debido a que G offm an term inó por dar a su trabajo una o rien ­ tación estructural.

El desarrollo de las sociologías «creativas»
Las décadas de los años sesenta y setenta presenciaron una explosión (Ritzer, 1985) de diversas perspectivas teóricas que M onica Morris (1977) agrupó bajo la denom inación de sociología «creativa». Bajo esta etiqueta se incluyen la so­ ciología fenom enológica. la etnom etodología y la sociología existencial. La sociología fen om enológica y la obra de Alfred Schütz (1899-1959). La filosofía de la fenomenología, centrada en el análisis de la conciencia, tiene una larga historia, pero el m ayo r esfuerzo por desarrollar una variante sociológica de la fenom enología se le puede atribuir a Alfred Schütz en su obra The P h e­ no m enology o f the S o cia l W orld [La fenom enología del m undo social], pub li­ cada en Alemania en 1932. Esta obra no fue, sin em bargo, traducida al inglés

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

85

hasta 1967, n op udien do, por tanto, influir hasta entonces en la teoría sociológica estadounidense. Schütz llegó en 1939 a los Estados U nidos tras esquivar a los nazis en Austria. Enseguida encontró un em pleo en la N ew School for Social Research de N ueva York, desde la que le fue posible influir en el desarrollo de la sociología fenomenológica, y más tarde etnom etodológica, estadounidense. C om o veremos en el sexto capítulo, Schütz partió de la filosofía fenom eno­ lógica de Edmund Husserl, que se había propuesto una com prensión interna del ego trascendental, y le dio un giro externo hacia la intersubjetividad. A Schütz le interesaba sobre todo el m odo en que las personas aprehenden la conciencia de los otros mientras viven en la corriente de su propia conciencia. Schütz ta m ­ bién usaba el térm ino intersubjetividad en un sentido am plio para referirse al mundo social, en especial a la naturaleza social del conocim iento. Gran parte del trabajo de Schütz se centra en un aspecto del m undo social que denom ina el m undo de la vid a , o m undo de la vida cotidiana. Es un m undo intersubjetivo en el que la gente crea la realidad social, a la vez que está sujeta a las constricciones que ejercen las estructuras sociales y culturales previa m en­ te creadas por sus antecesores. A unque muy buena parte del m undo de la vida es com partida, existen también aspectos privados (biográficam ente articula­ dos) del mundo. Dentro del m undo de la vida, Schütz diferenciaba entre las relaciones íntimas cara a cara («relaciones entre nosotros») y las relaciones distantes e impersonales («relaciones entre ellos»). Mientras que las relaciones cara a cara son de gran im portancia en el m undo social, a los sociólogos les es mucho más fácil estudiar científicam ente las relaciones más impersonales. Si bien Schütz giró desde la conciencia hacia el m undo intersubjetivo de la vida, aportó penetrantes intuiciones sobre aquella, especialm ente en sus reflexiones sobre el significado y los motivos de las personas. En conjunto, Schütz estudió la relación dialéctica entre el m odo en el que construimos la realidad social y la inexorable realidad social y cultural que heredamos de los que nos han precedido en el m undo social. A mitad de los años sesenta se produjeron desarrollos cruciales para la socio­ logía fenomenológica. No sólo se tradujo la gran obra de Alfred Schütz y se publicó una colección de sus ensayos, sino que Peter Berger y T hom as Luckm ann coescribieron un trabajo titulado The Social Construction o f R eality [La construc­ ción social de la realidad] ( 1967), que se convirtió en uno de los libros de teoría sociológica más leidos de su tiempo. Esta obra hizo, al menos, dos importantes contribuciones. En primer lugar, constituía una introducción a las ideas de Schütz presentadas de tal m odo que las hacía accesibles para una gran audiencia estadouni­ dense. En segundo lugar, representaba un esfuerzo para integrar las ideas de Schütz con la corriente principal de la sociología. D esde 1967 la fenom enología no ha hecho sino ganar popularidad en el ám bito de la sociología. Etnom etodología. A los ojos de mucha gente, esta perspectiva teórica es a p e ­ nas distinguible de la fenom enología, sí bien com probarem os que hay im po r­ tantes diferencias entre ellas. De hecho, el creador de esta perspectiva, Harold

86

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

Garfinkel, fue discípulo de Alfred Schütz en la N ew School. Garfinkel cuenta con curiosos antecedentes intelectuales. Fue alumno de Parsons a finales de los años cuarenta, y com binó la orientación de Parsons con la de Schütz, cuyo m agisterio recibió pocos años después. Tras doctorarse en Harvard en 1952, Garfinkel llegó en 1954 (Sharrock y A nderson. 1986) a la U niversidad de C ali­ fornia en Los A ngeles (Heritage, 1984). y fue allí donde Garfinkel y sus alum ­ nos de licenciatura desarrollaron la etnometodología. G eográficam ente, la etnom eto dología fue el prim er producto teórico distintivo de la costa oeste, donde ha continuado centrada hasta nuestros días (si bien hay también ahora un nutri­ do grupo de etnom etodólogos británicos). En parte, ello se ha debido al deseo de los etnom etodó logos de perm anecer juntos, pero también a la oposición de la ortodoxia sociológica a esta corriente. Garfinkel se convirtió en el centro de un grupo de estudiantes y profesores de la UC'LA que se interesaron por su enfoque. Desde com ienzos de los años cincuenta tuvieron lugar en la UCLA una serie de seminarios y fue en este am biente en el que surgieron los m ás importantes etnometodólogos. La etnom etodolo gía com enzó a gozar de una audiencia a escala nacional con la publicación en 1967 de la obra Studies in E th n o m eth o d o lo g y [Estudios etnom etodoló gicos] de Garfinkel. A unque su prosa es difícil y obscura, el libro suscitó gran interés. El hecho de que apareciera sim ultáneam ente a la traduc­ ción de The P hen o m en o lo g y o f the So cia l W orld de Schütz y a la publicación de The S o cia l C onstruction o f R eality dc Berger y Luckmann, parecía indicar que la sociología «subjetiva» o «creativa» llegaba a su madurez. En lo fundam ental, la etnom etodología es el estudio del «cuerpo de conoci­ m iento de sentido com ún y de la gam a de procedim ientos y consideraciones [métodos] por medio de los cuales los m iem bros corrientes de la sociedad dan sentido a las circunstancias en las que se encuentran, hallan el cam in o a seguir en esas circunstancias y actúan en consecuencia» (Heritage, 1984: 4). Los es­ critores que trabajan en esta tradición se sienten profundam ente inclinados ha­ cia el estudio de la vida cotidiana a escala del individuo. Mientras los sociólo­ gos fenom enológicos tienden a centrarse en lo que piensan las personas, a los e tnom etodólogos les preocupa lo que hacen. Así, los etnom etodólogos dedican una buena parte de su atención al estudio detallado de las conversaciones. Este interés por el nivel microsocial se o pone vivamente a la atención que muchos sociólogos ortodoxos prestan a los grandes fenómenos objetivos co m o las buro­ cracias. el capitalismo, la división del trabajo y el sistema social. Los e tnom eto­ dólogos también se interesan por estas estructuras, pero en tanto contextos de la vida cotidiana; no se preocupan por tales estructuras com o fenóm enos en sí. Aunque los trabajos de los etnom etodólogos m antienen vínculos con pers­ pectivas sociológicas más antiguas com o el interaccionism o sim bólico y el a n á­ lisis dramatúrgico. sin duda había en ellos algo am enazador para los sociólogos ortodoxos que aún ejercían el control de la disciplina. De hecho, tanto la feno­ menología como, sobre todo, la etnom etodología han padecido críticas brutales por parte de los sociólogos ortodoxos. He aquí dos ejemplos. El prim ero proce-

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

87

de de una recensión de James Coleman de la obra de Garfinkel S tu d ies in Ethnom etodology :
Lo que ocurre es sim p le m e n te que G arfinkel es incapaz de g e n era r idea alg u n a a partir de ese enfoque... Tal vez el p ro g ra m a hubiera sido m ás fértil de la m an o de algún o b s e rv a d o r m ás m eticuloso, pe ro en las suyas es so rp r e n d e n te m e n te estéril... ...este cap ítulo parece no sólo un desastre e tn o m e to d o ló g ic o en sí. sino t a m ­ bién la p rue b a de que existe n deficiencias m ás ge nera le s en la e tn o m e to d o lo g ía... ...este cap ítulo es un d esastre aún m ayo r, porque c o m b in a las rig id e ce s de la m ayoría de los técnicos de o rientación m ate m á tic a con las co n fu sio n es y e rro res de los técnicos blandos, y carece de los prin cip ios o la c o m p e te n c ia téc n ica de una so ciología creativa y m adura. Una vez m ás, G a rfinke l ela bo ra hasta la saciedad a sp e cto s que son ha sta tal e x tre m o lugare s c o m u n e s, que parecerían b a n a le s si estu vie ran fo rm u la d o s en un inglés claro. Pero tal y c o m o está escrito, hace falta e m p le ar en su lectura tal c a n ­ tidad de tie m p o para que la info rm a ción se trasm ita, que a un lector p o c o a v is ad o no le parece una b analidad. ( C o le m a n , 1968: 126-130)

El discurso presidencial de Lewis Coser ante la A m erican S o cio lo g ica l A s ­ sociation en 1975 constituye el segundo ejemplo. Coser consideraba que la et­ nometodología tenía escasas cualidades dignas de ser rescatadas, por lo que la sometió a un salvaje ataque calificándola, entre otras cosas, de «trivial», de «entreguista», de «orgía de subjetivismo», y de «em presa desenfrenada». La amargura de estos y otros ataques constituye un indicador del éxito que tienen tanto la etnom etodología com o la fenom enología y del grado en el que rep re­ sentan una am enaza a la corriente principal de la sociología. Sociología existencial. De las tres sociologías creativas, la sociología existencial es la menos importante, al menos así ha sido hasta nuestros días. C o m ­ parte con los otros dos enfoques un interés por los actores y sus pensam ientos y acciones. La sociología existencial se centra en las com plejidades de la vida del individuo y en el m odo en que los actores intentan solventar esas c o m p le jid a ­ des. Se muestra particulamente interesada en los sentimientos individuales y en el self. Aunque comparte varias raíces intelectuales con la fenom enología y la etnometodología, la sociología existencial se esfuerza por distanciarse de ellas (véase Fontana, 1980, 1984). Se ve a sí m ism a más involucrada en el mundo real que cualquiera de las otras dos sociologías creativas. Tam bién tiene varias fuentes que le son peculiares, com o la obra de Jean-Paul Sartre (C'raib, 1976). Aunque la sociología existencial se ha labrado su propio cam ino dentro de la disciplina (por ejemplo. Douglas y Johnson. 1977; Hayim, 1980, Kotarba y Fontana, 1984; Manning, 1973; Tiryakian, 1965), continúa en la periferia. Pero cuando su influencia se com bina con la de la etnom etodología y la fenomenología, es posible apreciar que las sociologías creativas hacen aportaciones a la sociolo­ gía, y ello a pesar de la oposición sustancial de muchos sociólogos.

88

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

En las últimas páginas hem os analizado cuatro teorías micro: la teoría del intercam bio, la sociología fenom enológica, la etnom etodología y la sociología existencial. Mientras las tres últimas com parten la perspectiva del actor reflexi­ vo y creativo, la teoría del intercam bio no lo hace. N o obstante, las cuatro teo­ rías com parten una orientación micro hacia el actor y sus acciones y conducta. En la década de los años setenta, estas teorías adquirieron fuerza en la discipli­ na y am enazaron con substituir a las teorías de orientación m acrosocial (como el funcionalism o estructural, la teoría del conflicto y las teorías neom arxistas) com o teorías dom inantes de la sociología (K norr-Cetina, 1981a; Ritzer, 1985).

Teoría de sistemas
Uno de los desarrollos más interesantes en la sociología ha sido la ascensión m eteórica y la caída igualm ente m eteórica de la teoría de sistemas. La teoría de sistem as apareció aproxim adam ente en la década de los sesenta, y llegó a su punto culm inante con la publicación en 1967 de la obra de W alter Buckley S o ­ cio lo g y a n d M odern System s T heory [La sociología y la m oderna teoría de siste­ mas], La teoría de sistemas se deriva de las ciencias duras, que consideran tanto las entidades orgánicas com o las m ecánicas en té rm inos de sistemas. La teoría de sistem a s ve la sociedad com o un enorm e sistem a constituido por una serie de partes interrelacionadas. Es necesario exam inar la relación entre las partes, así com o tam bién las relaciones entre el sistem a y otros sistemas sociales. Tam bién se estudian de las entradas [imputs] que penetran en el sistema social, el modo en que la sociedad procesa esas entradas y los productos resultantes. D urante la década de los sesenta los sociólogos se sintieron atraídos por la teoría de sistemas. El funcionalism o estructural era objeto de num erosas críti­ cas y parecía que la teoría de sistemas era su sucesora. Después de todo, P ar­ sons tituló su libro de 1951 The S o cia l System [El sistema social], escrito en unos térm inos que se asem ejaban a los de la teoria de sistemas. A dem ás, la teoría de sistemas, arraigada en las ciencias duras, tenía atractivo para los so­ ciólogos interesados en fomentar la sociología científica. C on todo, fue una perspectiva brillante que no llegó a florecer. A penas se trabajó con ella teórica o em píricam ente. O nce años más tarde de la publicación del libro de Buckley, Robert Lilienfeld (1978) pub licó una acerba crítica de la teoría de sistemas denunciando sus deficiencias, sus pretensiones científicas y su ideología im plí­ citamente conservadora. En los últimos años la teoría de sistemas ha experi­ m entado un m odesto renacim iento en la obra de A rcher (1988) y Bailey (1990).

La influencia de la sociología marxista
Durante los últimos años del decenio de los sesenta, la teoría marxista com enzó finalmente a penetrar de m odo significativo en la teoría sociológica estad ouni­ dense (Jay, 1984). Hay varias razones que explican ese proceso. Primera, la teoría dom inante (el funcionalismo estructural) era objeto de numerosas críti-

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

89

cas por varias razones, entre ellas su conservadurismo. Segunda, la sociología radical de Mills y la teoría del conflicto, si bien no representaban una teoría marxista elaborada, sentaron las nases para el desarrollo de una teoría estad o ­ unidense auténticam ente arraigada en la tradición marxista. Tercera, los años sesenta se caracterizaron por la protesta negra, el renacim iento del m ovim iento feminista, el m ovim iento estudiantil, y la protesta contra la guerra de Vietnam. Muchos de los sociólogos jó v e n es que se formaron en este am biente se sintie­ ron atraídos por las ideas radicales. Al principio, este interés se m anifestó por lo que se denom inaba durante aquellos días la «sociología radical» (Colfax y Roach, 1971). Fue útil en la medida en que duró, pero, igual que la obra de Mills, presentaba num erosos puntos flacos co m parada con la teoría marxista. Es difícil escoger una única obra com o representativa del desarrollo de la sociología m arxista en Estados Unidos, aunque puede afirmarse que la obra de Henri Lefebvre La socio logía de M arx (1968) desem peñó un importante papel. Y lo desem peñó debido a su argum ento principal: aunque M arx no era un so­ ciólogo, había m ucha sociología en su teoría. Desde entonces, cada vez más sociólogos han vuelto a la obra original de Marx, y a la de otros m arxistas, con el fin de encontrar ideas útiles para el desarrollo de una sociología marxista. En un primer m o m e n to ello supuso sim plem ente que los teóricos estadounidenses leían por fin a M arx en serio, pero hoy día podem os ver cóm o los sociólogos estadounidenses han producido varias obras im portantes dentro del m arxism o académico. Los teóricos estadounidenses se han sentido particularm ente atraídos por la obra de la escuela crítica, especialm ente debido a su com binación de las teorías marxista y weberiana. M uchas de las obras se han traducido al inglés, y algunos estudiosos estadounidenses han hecho su propias carreras escribiendo libros sobre la escuela critica dirigidos al público estadounidense (por ejemplo, Jay, 1973, 1986). Paralelam ente a este aum ento de interés se produjo cierto apoyo institucio­ nal a esa orientación. Varias revistas dedican una atención considerable a la teoría sociológica marxista, entre ellas Theory a nd S o ciety, Telos y M arxist Studies. En 1977 se creó una sección de sociología m arxista en la A m erican S o ciological A ssociation. No sólo la prim era generación de teóricos críticos, sino también la segunda, y en especial Jurgen H aberm as, han recibido un gran reconocim iento en los Estados Unidos. De la m ayor im portancia ha sido la aparición en la sociología es tadou niden­ se de diversas obras significativas realizadas desde un punto de vista marxista. Es destacable la tendencia del grupo de sociólogos que hacen sociología histó­ rica desde una perspectiva marxista (por ejemplo, Skocpol, 1979; W allerstein, 1974, 1980, 1989). Tam bién es notorio otro grupo que analiza el reino e c o n ó m i­ co desde una perspectiva sociológica (por ejemplo, Baran y Sweezy, 1966; Bra­ vearían, 1974; Burawoy, 1979). Y existen otros muchos que se dedican a hacer sociología em pírica bastante tradicional, pero inspirada en un profundo conoci­ miento de la teoría marxista (Kohn, 1976, por ejemplo).

90

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

El reto de la teoría feminista
A finales de los años setenta, en el preciso m o m e nto en que la teoría marxista lograba ser significativam ente aceptada por los sociólogos estadounidenses, una m ás de entre las teorías periféricas planteó un reto a las teorías sociológicas ortodoxas, e incluso a la sociología marxista. La última rama del pensamiento social radical la constituye la teoría feminista contemporánea. H ay que rem ontarse casi cuatrocientos años en las sociedades occidentales para en c o n trar el rastro de los escritos críticos feministas (D onovan, 1985; Rossi, 1974; Spender, 1982); hace ciento cincuenta años que existe un m ovim iento político organizado por y para las mujeres (Banner, 1984; Carden, 1974; Chafetz y D w orkin, 1986; Deckard, 1979; G iddings, 1984; Kandal, 1988; O ’Neill, 1971; R yan, 1990). En los Estados U nidos el m ovim iento feminista logró el derecho al voto para las m ujeres en 1920, cincuenta y cinco años después de que se les rec o n o cie ra constitucionalm ente a los negros. A gotado y, en cierto sentido, sa­ ciado p o r la victoria, el m ovim iento de las m ujeres norteam ericanas se debilitó en n ú m e ro y fuerza durante los treinta años siguientes, para reverdecer c om ple­ tam ente renovado en los años sesenta. Tres factores contribuyeron a desenca­ d enar esta nueva oleada de actividad feminista: el clima general de p ensam ien ­ to crítico que caracterizaba a ese periodo; la rabia de las activistas que se unieron en tropel a los m ovim ientos contra la guerra y en pro de los derechos hum anos y a la revuelta estudiantil para encontrarse con las actitudes sexistas de los h o m b re s radicales y liberales que participaban en esos m ovim ientos (Densimore, 1973; Evans, 1980; Morgan, 1970; Shreve, 1989; Snitow ct al., 1983); v la e x p e rien c ia de prejuicio y discrim inación que sufrían las m ujeres a m edida que se incorporaban m asivam ente al trabajo asalariado y a la educación superior ( B o o k m a n y Morgen, 1988; G arland. 1988; L engerm ann y W allace, 1985; M ac­ K innon, 1979). Por estas razones, particularm ente por la tercera, el m ovim iento fem inista en esta segunda fase continuó expandiéndose durante los años setenta y ochenta, a pesar de que el activísim o de otros muchos m ovim ientos de los años sesenta había decaído. A dem ás, durante aquellos años el activismo fem i­ nista se ha convertido en un fenóm eno internacional. Un rasgo sobresaliente de este m ovim iento feminista internacional ha sido la enorm e y creciente proliferación de una nueva literatura sobre las mujeres que hace visibles todos los aspectos de la vida y las experiencias femeninas que hasta entonces no habían sido tenidos en cuenta. Esta literatura, conocida p o p u ­ larm ente com o estudios sobre las m ujeres o nueva literatura so b re las m u jeres , constituye la obra de una com u nidad internacional e interdisciplinar de escrito­ res y escritoras que se encuentran dentro y fuera de las universidades, y que escriben tanto para el gran público com o para el personal académ ico especiali­ zado. En lo que puede considerarse com o uno de los ejemplos más impresionantes de continuo trabajo intelectual de estos últimos años, los y las especialistas en las m ujeres han venido realizando una crítica analítica y multifacctica que pone al descubierto la complejidad de los sistemas que someten a las mujeres

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

91

La teoría feminista constituye el hilo conductor de esta literatura: en oca­ siones está implícita en escritos sobre cuestiones tan im portantes com o el traba­ jo (Daniels, 1988; Kanter, 1977; Rollins, 1985), la violación (Sanday, 1990; Scully, 1990), o la cultura popular (Radway, 1984); otras veces la encontramos expresada de forma clara y explícita, com o en el análisis de la maternidad de Adrienne Rich (1976), Nancy C hodorow (1978), y Jessica Benjamin ( 1988); y, a medida que la nueva literatura sobre las mujeres ha alcanzado una masa críti­ ca, la teoría se sustancia con frecuencia cada vez m ayor en el esfuerzo sistem á­ tico y único que supone un libro. De este reciente aluvión de escritos totalmente teóricos, ciertos enunciados han sido particularm ente importantes para la socio­ logía porque son el producto, dirigido a sociólogos, de pensadores versados en teoría sociológica (Chafetz, 1984; P. Collins, 1990; Cook y Fonow, 1986; Hartsock, 1983; Lengerm ann y Niebrugge-Brantley, 1990; Smith, 19 7 9,1987 , 1990a; Stacey y Thorne, 1986; Wallace, 1989). Entre las revistas que contribuyen a aumentar el atractivo de la teoría feminista para los sociólogos se cuentan S ig n s , F em inist S tu d ie s , Sociological Inquiry y G ender and Society, así com o la aso­ ciación profesional de Sociologists fo r W omen in Society (S.W.S) y la N ational W om en's Studies A ssociation (NW SA ). La teoria feminista contempla el m undo desde el ventajoso punto de mira de una minoría hasta ahora invisible y no reconocida — las m ujeres— , con la vista puesta en la manera relevante, aunque desconocida, en que las actividades de esa minoría han contribuido a crear nuestro mundo. Este punto de vista requiere una nueva elaboración de nuestra com prensión de la vida social. Partiendo de esta idea, los teóricos y teóricas feministas com ienzan así a plantear su reto a la teoría sociológica. Los que se suman al reto señalan que los sociólogos se han negado insisten­ temente a incorporar las ideas de la nueva literatura sobre las m ujeres a su comprensión del mundo social. Pero m ás bien ocurre que los sociólogos y sociólogas feministas han sido separados de la sociología ortodoxa, y la teoría feminista de la organización social se ha visto reducida a una única variable en la investigación, el sexo, y a un único patrón de roles sociales, el género (Famham, 1987; Smith, 1990b, Stacey y Thorne, 1985; W allace, 1989; Yeatman, 1987). Explicar estas acusaciones parece útil. Entre las razones que explican que la sociología haya esquivado la teoría feminista podem os distinguir los fuertes prejuicios antifeministas, las dudosas credenciales científicas de una teoría tan próxima al activismo político, y la precaución que suscitó el reconocim iento de las implicaciones profundamente radicales de la teoria feminista para la teoría y el método sociológicos. Debe recordarse también el tiempo que tardó la teoría marxista en «llegar» a la sociología, y el importante cuerpo de escritos fem i­ nistas explícitam ente teóricos constituye un evento harto reciente en la vida académica. Estos escritos, sin embargo, han com enzado a ser leídos por c o m u ­ nidades especializadas. Ofrecen una teoría de la vida social importante y estimulantemente nueva. Y aquellos a quienes sus experiencias y percepciones les convierten en un público receptivo a esta teoría -- las m ujeres en general, y las

92

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

mujeres y hom bres a los que el fem inism o afecta en particular— , constituyer una fracción importante dentro de la com unidad sociológica. Por todas esta; razones, las im plicaciones de la teoría feminista penetran cada vez más en 1 c corriente principal de la disciplina.

Estructuralismo y posestructuralismo
Un desarrollo del que hasta ahora apenas hem os hablado es el creciente interés por el estructuralism o (Lemert, 1990). V inculado generalm ente a Francia (se le suele d enom inar estructuralism o fr a n c é s [Clark y Clark, 1982; Kurzweil, 1980]), el estructuralism o constituye actualm ente un fenómeno internacional. Aunque sus raices se encuentran fuera de la disciplina, el estructuralismo se ha labrado una posición dentro de la sociología. El problem a es que aún está tan poco desarrollado dentro de la sociología que es difícil definirlo con precisión. La dificultad aum enta debido al desarrollo m ás o menos sim ultáneo del estructura­ lismo en otras áreas. No resulta fácil encontrar una única presentación del es­ tructuralism o que sea coherente. En efecto, se dan diferencias importantes entre las diversas ramas del estructuralismo. P odem os hacernos una idea prelim inar del estructuralismo si bosquejam os las diferencias básicas que se dan entre los que defienden una perspectiva estructuralista. Hay quienes se centran en lo que denom inan «estructuras profun­ das de la mente». En su opinión, son estas estructuras inconscientes las que co nduc en a las personas a pensar y a actuar com o lo hacen. La obra del psicoa­ nalista S igm und Freud puede considerarse un buen ejemplo de esta orientación. Hay tam bién estructuralistas que se fijan en las grandes estructuras invisibles de la sociedad que determinan las acciones de las personas y la sociedad en general. A veces se considera a M arx com o un pensador que pertenece a esta rama del estructuralism o debido a su análisis de la invisible estructura ec onóm i­ ca de la sociedad capitalista. Un tercer grupo contempla las estructuras com o los m odelos que se p ueden construir del m undo social. Finalm ente, otros estruc­ turalistas se preocupan por la relación dialéctica entre los individuos y las es­ tructuras sociales. Entreven un vínculo entre las estructuras de la mente y las de la sociedad. Al antropólogo Claude Lévi-Strauss se le suele relacionar con esta perspectiva. Hasta ahora el problem a de la sociología estructural reside en que aún c o n ­ tinúa siendo una m ezcolanza de ideas derivadas de diversas áreas, entre ellas la lingüística (Saussure), la antropología (Lévi-Strauss), la psicología (Freud, Lacan) y el m arxism o (Althusser). Hasta que estas ideas no se conjunten de un m odo coherente, el estructuralism o seguirá siendo una corriente marginal de la sociología. Sin em bargo, los desarrollos en las áreas m encio nadas han sido tan importantes y atractivos para los sociólogos, que es muy probable que se d esa­ rrolle en años venideros una teoría estructural propia de la sociología. A medida que el estructuralism o se desarrolla dentro de la sociología se produce un movim iento fuera de ella que va más allá de las premisas originales

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

93

de aquel movim iento: el p o sestru ctu ra lism o (Lemert, 1990). El principal rep re­ sentante del posestructuralismo es Michel Foucault. En sus primeras obras Foucault se centró en las estructuras, pero posteriorm ente fue más lejos y com enzó a centrarse en el poder y en la relación que existía entre conocim iento y poder. En general, los posestructuralistas aceptan la im portancia de las estructuras, pero van más allá para tratar una am plia gam a de cuestiones diferentes.

LA TEORIA SOCIOLOGICA EN LOS AÑOS NOVENTA
Aunque muchos de los desarrollos analizados en las páginas anteriores conti­ núan siendo importantes en la década de los noventa, en este apartado vam os a estudiar cuatro movim ientos que prometen ser sum am ente relevantes durante este decenio y en los próxim os años: el interés por la integración m icro-macro, la integración acción-estructura, las síntesis teóricas, y la metateorización en sociología.

Integración micro-macro
Una parte considerable de los trabajos más recientes en el área de la teoría sociológica estadounidense se han ocupado de la vinculación entre las teorías micro y macrosociales y los niveles micro y m acro de análisis. De hecho, ya he señalado (Ritzer, 1990a) que la vinculación m icro-m acro surgió com o una p ro ­ blemática central en la teoría sociológica estadounidense durante la d écada de los años ochenta y continúa teniendo relevancia en los años noventa. Hay algunos ejemplos recientes de los esfuerzos realizados por vincular los niveles micro y macro de análisis y/o las teorías m icro y macro. Y o mismo (Ritzer, 1979; 1981 a), intenté desarrollar un paradigm a sociológico integrado que ajustara los niveles micro y m acro tanto en su forma objetiva com o subjeti­ va. Así, en mi opinión, existen cuatro principales niveles de análisis social que deben analizarse de un m odo integrado: m acro-subjetividad, macro-objetividad, micro-subjetividad y micro-objetividad. Jeffrey A lexander (1982-83) ha creado una «sociología m ultidim ensional» que analiza, al menos en parte, un modelo de niveles de análisis que se aproxim a mucho al modelo desarrollado por Ritzer. A lexander ( 1987) basa el desarrollo de su modelo en el p ro b lem a del orden — que se considera que tiene niveles individual (micro) y colectivo (m a ­ cro)— y el problema de la acción, que se supone que cuenta con un nivel materialis­ ta (objetivo) e idealista (subjetivo). A partir de esos dos co n tin u a , A lexander desarrolla cuatro grandes niveles de análisis: colectivo-idealista, colectivo-m aterialista, individual-idealista e individual-materialista. A uque el m od e lo g e n e ­ ral desarrollado por A lexander es sorprendentem ente sim ilar al de Ritzer, aquél otorga prioridad al nivel colectivo-idealista, mientras éste insiste en que d e b e ­ mos ocuparnos de las relaciones dialécticas entre todos los niveles. Norbert

94

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

W iley (1988) ha desarrollado otro enfoque afin en el que bosqueja cuatro nive­ les de análisis semejantes: el s e lf o nivel individual, la interacción, la estructura social, y la cultura. Pero mientras Ritzer y A lexander se fijan tanto en los nive­ les objetivo co m o subjetivo, los de W iley son puram ente subjetivos. James C o­ leman (1986) se concentró en el problem a de la conexión desde lo micro a lo macro, m ientras Alien L iska (1990) ha desarrollado el enfoque de Coleman para analizar tam bién el problem a desde la conexión de lo macro a lo micro. R ecientem ente C olem an (1990) ha desarrollado su m odelo m icro-macro y lina teoría m ás elab o rad a de la relación m icro-m acro basada en el planteamiento de la elección racional derivada de la economía. E ncontram os m uchos otros esfuerzos relacionados con la integración micromacro. Q ueda m uc ho trabajo por hacer en este área, que promete ser un impor­ tante cam po de estudio en la teoría sociológica estadounidense en el futuro.

Integración acción-estructura
Paralelam ente a la creciente preocupación que se da en los Estados Unidos por la integración m a cro-m icro, en Europa se ha desarrollado el interés por la inte­ gración acción-estructura. Al igual que el problem a m acro-m icro se sitúa en el centro de la teoría en los Estados Unidos, M argaret Archer (1988) considera el tópico acción-estructura com o el interés básico de la teoría social europea. A unque existen m uch as sem ejanzas entre la literatura m icro-m acro y la refe­ rida a la acción-estructura, se dan también im portantes diferencias entre ellas. Por ejemplo, m ientras los agentes suelen considerarse com o actores en un nivel micro, colectividades com o los sindicatos también pueden ser agentes. Y m ien­ tras las estructuras suelen ser consideradas com o fenóm enos macro, podem os encontrar tam bién estructuras en el nivel micro. Así, debem os ser cautelosos a la hora de equiparar estos dos cuerpos de trabajo y también al intentar interrelacionarlos. En el área de la te oría social europea con tem po ránea se han producido cua­ tro grandes líneas de trabajo que pueden agruparse bajo el encabezam iento de la integración acción-estructura. La primera es la teoría de la estructuración de A nthony G iddens (1984). La clave del planteam iento de G iddens es que con­ templa la acción y la estructura co m o una «dualidad». Es decir, no pueden ser separadas: la acción está involucrada en la estructura y viceversa. Giddens se niega a creer que la estructura es sim ple constricción (como creía Durkheim), y la ve, a la vez, com o constrictiva y permisiva. M argaret A rcher ( 1982) rechaza la idea de consid erar la acción y la estructura una dualidad y las ve más bien com o un dualismo. Es decir, la acción y la estructura pueden y deben ser sepa­ radas. El análisis de las diferencias entre ellas nos permitirá estudiar mejor su relación. A rcher ( 1988) también destaca por am pliar la literatura de la acción y la estructura al análisis de la relación entre cultura y acción. Mientras Giddens y Archer son británicos, la tercera figura principal co n ­ tem poránea relacionada con la literatura de la acción y la estructura es el fran­

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

95

cés Pierre B ourdieu (1977). En la obra de Bourdieu la cuestión acción-estructura se traduce en una preocupación por la relación entre el h a b itu s y el cam po de acción. El habitus es una estructura mental o cognitiva internalizada m ediante la cual la gente se m aneja en el m undo social. El h a b itu s produce la sociedad de la misma m anera que la sociedad produce el habitus. El cam po de acción co n s­ tituye una red de relaciones entre posiciones objetivas. La estructura del campo de acción constriñe a los actores, ya sean individuos o colectividades. La pre­ ocupación principal de Bourdieu es la relación entre habitus y cam po de acción, que él concibe com o una una relación dialéctica. El último teórico importante de la vinculación acción-estructura que vamos a tratar som eram ente es el alemán Jurgen Habermas. Ya le hem os m encionado como un im portante pensador contem poráneo enm arcado en la teoría crítica. En su obra m ás reciente, H aberm as (1987) ha tocado la cuestión acción-estructura bajo la expresión de «la colonización del m und o de la vida». El m undo de la vida constituye un m icrom undo donde las personas ínteractúan y se c o m u n i­ can. El sistema tiene sus raíces en el mundo de la vida, pero al final desarrolla sus propias características estructurales. A m edid a que estas estructuras a d ­ quieren más independencia y poder, ejercen m ás y más control sobre el mundo de la vida. En el m undo m oderno el sistema llega a «colonizar» el m undo de la vida, es decir, a ejercer su control sobre él. Como verem os en el Capítulo 11, existen más trabajos sobre la cuestión de la integración acción-estructura que los de G iddens, Archer, Bourdieu y Habermas. Sin em bargo, ellos son los principales representantes de esta corriente contemporánea de la teoria sociológica.

Síntesis teóricas
El m ovim iento hacia la integración de los niveles m icro y m acro y de la acción y la estructura com en zó en la década de los ochenta y se afianza en el decenio de 1990. Aquel m ovim iento ha sentado las bases para un desarrollo más amplio hacia la síntesis teórica que se ha puesto en m archa a principios de los noventa. Es este un enorm e esfuerzo por sintetizar dos o más teorías diferentes (por ejemplo, el funcionalism o estructural y el interaccionismo sim bólico). En la historia de la teoría sociológica siempre se han producido intentos de este tipo. No obstante, existen dos aspectos distintivos de estos nuevos trabajos de sínte­ sis. Primero, no constituyen intentos aislados de síntesis, sino que están muy extendidos. Segundo, la meta es, en general, lograr una síntesis relativamente reducida de ideas teóricas, y no el desarrollo de una gran teoría sintética que abarque toda la teoria sociológica. Estos trabajos sintéticos se realizan dentro de las teorías que hem os estudia­ do en este capítulo y entre ellas, así com o dentro de algunas otras que aún no hemos mencionado. Dentro del funcionalismo estructural, hem os hablado del nacimiento del neofuncionalismo (Alexander, 1985; A lexander y Colom y, 1985; A lexander y

96

TEO RIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

C olom y, 1990; Colom y, 1990a). El objetivo del neofuncionalism o es superar m uc h as de las limitaciones del funcionalism o estructural incorporando ideas derivadas de una am plia serie de otras teorías. A lexander y C olom y consideran que este esfuerzo supone una reconstrucción del funcionalismo estructural, y por ello requ iere una nueva denom inación, neofuncionalism o, para diferenciar a este nuevo enfoque teórico de su predecesor. El interaccionism o sim bólico está experim entan do una drástica trasnformación ya que, en palabras de Fine, se ha «com puesto una teoría a partir de frag­ m entos de otros planteamientos teóricos» (1990: 136-137). Así, los interaccionistas sim bólicos toman prestadas ideas de la sociología fenomenológica, de la teoría fem inista y de la teoría del intercam bio, entre otras. A dem ás, se está re de finien do a pensadores importantes de la historia del interaccionismo sim ­ bólico co m o M ead y Blum er com o teóricos más sintéticos e integradores. En el ám bito de la teoría del intercam bio encontram os desde hace tiempo obras integ radoras y sintéticas com o E xch a n g e an d P ow er in S o cia l L ife [Inter­ c a m b io y p o d e r en la vida social] (1964). Recientemente se dedica cada vez más atención a la obra de Richard Emerson (1972a; 1972b) y a la de sus discípulos, en especial a la de Karen Cook (1987a). E m erson com enzó centrándose en los p rincipios del conductism o, pero posteriorm ente se esforzó por vincularlos a la estructura social y a las relaciones de intercam bio social. Y más recientem ente aün, C o o k , O ’Brien y Kollock (1990) han llegado a definir la teoría del inter­ cam bio en términos inherentemente integradores y a sintetizarla con ideas derivadas de otras teorías com o el interaccionism o sim bólico y la teoría de redes. U n desarrollo relativamente nuevo e intrínsecam ente integrador en la teoría sociológica es el nacimiento de la teoría social posmodernista (Baudrillard, 1983 ; H arvey, 1989; Lyotard, 1984; Kellner, 1990a, 1990b). Esta teoría se basa en la idea de que en los últimos años hem os pasado de una sociedad m odern a a otra p o s m o d e m a . M ientras que la sociedad m o de rna era altamente racional y rígida, la so c ied a d p o s m o d e m a se considera m ás irracional y flexible. Ha surgido una nueva teoría de la p o sm o d e m id a d al objeto de analizar este diferente tipo de sociedad. Esta teoría es inherentem ente integradora en el sentido de que extrae ideas de u n a am plia g am a de disciplinas: la filosofía, la teoría cultural y la teoría social, entre otras. A dem ás, los teóricos de la posm odernidad rechazan la idea del desarrollo de una única y gran teoría global o, com o lo denom inan, de un «m etadiscu rso». Los p o sm o d e m istas defienden más bien esfuerzos sintéti­ cos esp ec ífico s más reducidos del tipo de los que se han venido realizando en el ám bito de la teoría sociológica a principios de los años noventa. La teoría posm arxista incluye tres desarrollos teóricos sintéticos. El primero es el m a rx ism o analítico, que se esfuerza p or aplicar los m étodos habituales de la filosofía analítica y la ciencia social a te m as marxistas tradicionales. Así, por ejem plo, varios teóricos (Roem er, 1986; Elster, 1985) em plean las ideas de la teoría de la elección racional para analizar cuestiones marxistas. O tros (por ejem plo, W right, 1985) em plean los m é todos de la sociología ortodoxa para analizar problemas como las clases. El segundo lo integran un conjunto de marxistas

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

97

posm odem os (por ejemplo, Laclau y Mouffe, 1986; Jameson, 1984; Harvey, 1989), que toman ideas prestadas de la teoría de la posmodernidad y las conjugan con aspectos de la teoría marxista tradicional. Finalmente se encuentra la obra de Bowles y Gintis (1986), cuyo objetivo es integrar la teoría marxista y la liberal. En los Capítulos 12 y 13 nos o c u p a re m o s de m uchos otros esfue rz os sintéticos.

Metateorización en sociología
En térm inos generales, la m etateorización puede definirse com o el estudio sis­ temático de las estructuras subyacentes de la teoría sociológica (Ritzer, 1990c, 1990d, 1991, en prensa c). Debe distinguirse de la teorización, aunque la m a y o ­ ría de los teóricos hayan metateorizado y m uchos metateóricos hayan te o riza­ do. Mientras que el objeto de estudio de los metateóricos es la teoría, los teóri­ cos reflexionan sobre el mundo social. Se ha producido un significativo aum ento del trabajo metateórico (Fuhrm an y Snizek, 1990) y todo parece dem ostrar que ese trabajo continuará creciendo en el futuro. El trabajo metateórico ha formado parte de la sociología desde sus inicios. La mayoría de los prim eros teóricos realizaron estudios metateóricos sobre los intelectuales que les precedieron. Particularmente destacables son los estudios de Marx sobre Hegel, los Jóvenes Hegelianos, los economistas políticos y los socialistas utópicos. Parsons describe su obra The Structure o f S o cia l A ctio n (1937, 1949) como un estudio «em pírico» de la obra de sus predecesores teó­ ricos. En los años cincuenta, Paul Furfey (19 5 3 /1 9 6 5 ) p rese n tó el prim e r, aunque fallido, esfuerzo sistemático por definir el trabajo metateórico. Alvin G ouldncr intentó definir una sociología de la teoría sociológica en The Corning Crisis o f W estern S o ciology [La crisis de la sociología occidental] (1970); su trabajo es un importante, aunque igualmente fallido, precedente de la m etateo­ rización contem poránea. Un conjunto específico de obras (Friedrichs, 1970; Ritzer, 1975a), basadas en el concepto de paradigm a de T hom as Kuhn (1962, 1970), también tuvo un papel importante en el desarrollo del trabajo m e tateó ri­ co de la sociología. La metateorización sociológica ha llegado a su mayoría de edad en la d é c a ­ da de los años noventa (véase el A péndice) y promete desem peñ ar un papel central en la clarificación de las teorías sociológicas actuales, así com o en el desarrollo de nuevas teorías integradas y sintéticas.

RESUMEN
El presente capítulo corhienza donde term ina el primero, y analiza la historia de la teoría sociológica desde principios del siglo x \ . E m pezam os con la historia inicial de la teoría sociológica estadounidense, que se caracterizó por su libera-

98

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

limo, su interés por el darw inism o social y, consecuentem ente, por la influencia de Herbert Spencer. En este contexto se analiza la obra de dos de los primeros teóricos de la sociología, S um ner y Ward. Pero no consiguieron ejercer una influencia duradera en la teoría sociológica estadounidense. Sin embargo, la Escuela de Chicago, que se sustanció en la obra de pensadores com o Small, Park, T hom as, Cooley y, particularm ente, Mead, dejó una profunda huella en la teoría sociológica, sobre todo en el interaccionismo sim bólico. Mientras la Escuela de C hicago ocupaba todavía una posición pred o m i­ nante, em pezó a desarrollarse en Harvard una form a diferente de teoría socio­ lógica. Pitirim Sorokin ju g ó un papel estratégico en la fundación de la sociología en H arvard, au nque sería T alcott P arsons quien situara a esta universidad en una posición preem inente en la teoría estadounidense, substituyendo así al interaccionismo sim bólico de Chicago. Parsons fue importante no sólo por ha­ ber legitimado la «gran teoría» en los Estados U nidos y dado a conocer al públi­ co estadounidense a los teóricos europeos, sino también por el papel que tuvo en el desarrollo de la teoría de la acción y, lo que fue más importante aún, en el del funcionalism o estructural. Durante los años cuarenta y cincuenta, el funcio­ nalism o estructural progresó impulsado por la desintegración de la Escuela de Chicago, que había com enzado en los años treinta y terminó durante los cin­ cuenta. El desarrollo más importante que se produjo en la teoría m arxista a princi­ pios del siglo xx fue la creación de la Escuela Crítica de Frankfurt. Esta forma hegeliana de marxism o tam bién recibió la influencia de sociólogos com o W eber y del psicoanalista Sigm und Freud. Durante la primera parte del siglo el m arxis­ mo no logró dem asiada aceptación entre la com unidad de sociólogos. El predom inio del funcionalism o estructural en la teoría estadounidense a m ediados del siglo duró poco tiempo. A unque sus orígenes son anteriores a la década de los sesenta, la sociología fenomenológica, especialm ente la obra de Alfred Schütz, em pezó a atraer una atención considerable durante estos años. La teoria marxista aún continuaba excluida de la teoría estadounidense, pero gracias a C. Wright Mills la tradición radical se m antuvo con vida en los Es­ tados U nidos durante los años cuaren ta y cincuenta. Mills tam bién fue uno de los líderes de los ataques contra el funcionalismo estructural, ataques que se intensificaron durante los años cincuenta y sesenta. A la luz de algunos de esos ataques surgió en estos años la teoría del conflicto com o alternativa al funcio­ nalismo estructural. A unqu e influida por la teoría marxista, la teoría del con­ flicto se resintió de una inadecuada integración de la perspectiva marxista. Otra alternativa, que nació en la década de los años cincuenta, fue la teoría del inter­ cambio, que aún sigue atrayendo una cantidad pequeña, pero constante, de se­ guidores. El interaccionismo sim bólico había quedado eclipsado, pero la obra de Erving Goffman sobre el análisis dramatúrgico lo salvó de la muerte en este periodo. Durante los años sesenta y setenta aparecieron con fuerza las «sociologías creativas». La sociología fenomenológica, la etnom etodologia y la sociología

ESBOZO HISTORICO DE LA TEORIA SOCIOLOGICA: AÑOS POSTERIORES

99

existencia] siguen suscitando gran interés entre los sociólogos. Al m ism o tiem ­ po, a la sociología marxista se le presentó la oportunidad de desarrollarse, y sus diversas variedades siguen despertando un gran interés en el ámbito de la teoría sociológica. Mientras la sociología creativa y la teoría marxista ganaban ac ep ­ tación, la teoría de sistemas fue popular durante los años sesenta, pero esa p o ­ pularidad decayó bruscamente en la década siguiente. Entre los más im portan­ tes desarrollos recientes de la teoría sociológica se cuentan la teoría feminista, el estructuralismo y el posestructuralismo. Cuatro desarrollos de la teoría sociológica se destacan durante los años o chen­ ta y noventa. Primero, la aparición en los Estados U nidos del interés por la vinculación micro-macro. Segundo, el aumento paralelo de atención en Europa por la relación entre acción y estructura. Tercero, el desarrollo de una gran gama de esfuerzos sintéticos durante los noventa. Finalm ente, ha aum entado también el interés por el trabajo metateórico, o estudio sistemático de la teoría sociológica.

CAPITULO

SINTESIS DE LA TEORIA SOCIOLOGICA-II

TEORIA DEL INTERCAM BIO Hacia una teoría del intercam bio más integradora: Emerson y Cook TEORIA DE REDES TEORIA DE LA ELECCION RACIONAL TEORIA SO CIOLO GICA FEM INISTA POSM ODERNISM O TEORIA POSM ARXISTA Marxismo analítico Teoría m arxista posm odem a Otras teorías posm arxistas CONCLUSION

555

556

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

En este capítulo concluim os el análisis de las síntesis teóricas en la teoría socio­ lógica contemporánea.

TEORIA DEL INTERCAMBIO
D esd e fecha tem prana, los teóricos del intercam bio han realizado esfuerzos para desarrollar u n a orientación teórica más integradora (para un análisis de la teoría del intercambio integradora de Blau, véase el Capítulo 7). En este apartado analizarem os las ideas de Richard Emerson y sus discípulos, especialm ente Karen C ook.

Hacia una teoría del intercambio más integradora: Emerson y Cook
En dos ensayos publicados en 1972, Richard Emerson desarrolló los fundam en­ tos de una teoría del intercam bio integrada. El primer ensayo (Em erson, 1972a) analiza las «bases psicológicas del intercam bio social», mientras el segundo (E m erson, 1972b) se centra en el nivel macro y en las «relaciones de intercam ­ bio y en las estructuras de redes». En este último ensayo Emerson explícito la cuestión del vínculo m icro-macro: «Intento extender la teoría del intercam bio e in vestigar los niveles de análisis m icro y m acro mediante el estudio de las es­ tru ctu ra s de las redes de intercam bio» (citado en Cook, 1987b: 212). Karen C ook coincide con Em erson en la im portancia del estudio de las redes de inter­ cam bio para vincular lo micro y lo macro. «El uso del concepto de redes de intercam b io permite el desarrollo de una te oría puente que cierre la brecha con­ ceptual entre los individuos aislados o las diadas y los grandes agregados o conjuntos de individuos (v.g. grupos o asociaciones formales, vecindarios, par­ tidos políticos, etcétera)» (1987b: 219) '. E m erson y Cook aceptan las premisas micro de la teoría del intercam bio y las to m a n com o punto de partida. Emerson, por ejemplo, señala: «El enfoque del intercam bio centra su atención en los beneficios que las personas obtienen y con los que contribuyen al proceso de la interacción social» (1981: 31). En concreto, Emerson acepta los principios conductistas del condicionam iento ope­ rante com o punto de partida y subraya ( 1981: 33) tres supuestos principales de la teoría del intercambio: 1. Las personas para quienes los eventos son beneficiosos tienden a actuar «racionalm ente» a fin de que estos eventos ocurran.

1

E m e r s o n y C o o k (y t a m b i é n B l a u ) n o h a n s id o los ú n i c o s q u e se h a n e s f o r z a d o p o r d e s a ­

rro lla r teo rías in te g rad a s del in te rca m b io . V é a se ta m b ié n U c h a ra (1 9 9 0 ) y W illcr, M a rk o v s k y y P a t t o n ( 19 8 9 ).

SINTESIS DE LA TEORIA SOCIOLOGICA-tl

557

2. 3.

Las personas acaban finalmente saciadas de los eventos conductuales, de manera que la utilidad de estos eventos disminuye. Los beneficios que obtienen las personas de los procesos sociales dependen de los beneficios que son capaces de proporcionar en el intercambio. Esto confiere a la teoría del intercam bio «su preocupación focal por el flujo de beneficios en la interacción social».

T odo esto nos resulta bastante familiar porque lo hem os analizado exhaus­ tivamente en el Capítulo 7. Sin embargo, al térm ino de su prim er ensayo de 1972, de orientación micro, Emerson com ienza a desarrollar una teoría del in­ tercambio de naturaleza conductista en una dirección diferente: «En este capí­ tulo, nuestro principal propósito es incorporar principios operantes para poder analizar situaciones más complejas que las que estudia la psicología operante» (1972a: 48). El segundo ensayo de 1972 com ienza con esta cuestión: «El propósito de este ensayo es abordar la construcción de una teoría del intercambio social que conciba la estructura social como una variable dependiente» (Emerson, 1972b: 58). M ientras en el primer ensayo Emerson se centra en un actor individual implica­ do en una relación de intercam bio con su entorno (por ejemplo, una persona que pesca en un lago), en el segundo se preocupa por las relaciones de intercambio social y por las redes de intercambio. Los actores en la teoría macro del intercam bio de Emerson pueden ser indi­ viduos o colectividades. Lo que a Emerson le interesa aquí es la relación de intercam bio entre los actores. Una red de intercam bio tiene los siguientes com ­ ponentes (Cook et al., 1983: 277): 1. 2. 3. 4. 5. Un conjunto de actores que pueden ser individuos o colectividades. Recursos valiosos que se distribuyen entre los actores. Existe una serie de oportunidades de intercam bio entre todos los acto­ res de la red. Las relaciones de intercambio, o las oportunidades de intercambio, existen entre los actores. Las relaciones de intercam bio están conectadas unas a otras en una única estructura de red.

En suma: «Una “ red de intercam bio” es una estructura social específica formada por dos o más relaciones de intercam bio conectadas entre los actores» (Cook et al., 1983: 277). La naturaleza (y la intensidad) de la conexión entre las relaciones de inter­ cam bio tiene gran im portancia y es crucial para vincular el intercambio entre dos actores (intercambio diádico) con los macrofenóm enos (Yamagishi, Gillmore y Cook, 1988: *835). La conexión entre dos o más relaciones diádicas es «positiva» si el intercambio en una relación depende del intercambio en la otra relación. La conexión es «negativa» cuando el intercam bio en una relación de-

SINTESIS DE LA TEORIA SOCIOLOGICA-II

559

tem a recu rren te de mi obra crista lizó en mi a rtícu lo sobre las relaciones de poder-dependencia. Sin em bargo, esta te o ría constituye claram ente un tram ­ po lín hacia el futuro más que un resum en del pasado. Tengo planes e s p e c í­ ficos que incluyen el análisis teó rico y em p írico de la e stratifica ción y la estru ctu ra de poder en la com unidad». E staba traba ja ndo sobre este asunto cuando le sobrevino in espe rad am en te la m uerte en diciem bre de 1982. Su obra sob re las relaciones de po d e r-d e p e n d e n cia (1962) con stitu ye en la a c ­ tua lida d un clásico m uy citado que ha in fluid o sobre una buena p a rte de los traba jo s actu ale s sobre el poder en la so cio lo g ía estadounidense. O tros dos trabajos suyos han sido tam bién m uy Influyentes. Se trata de sus dos ca p ítu lo s sobre la te o ría del in te rcam bio social escritos en 1967 y publicad os en 1972. Los term inó en la U n iversidad de W ashington, a la que se in corpo ró en 1965. E stoy seg ura de que el noroeste le atrajo debido al m onte O lym pus y a la C o rdillera de las C ascadas. La in fluen cia de E m erson en la te o ría socioló gica cristalizó d u ran te su esta ncia en la U niversidad de W ashingto n, donde co labo ró con Karen C ook d urante diez años (1972-1982) en el pro yecto de de sarro llo e m p írico de la te o ría del in te rcam bio social. R ealizaron un program a de in vestiga ción en el prim er labora torio in fo rm atizad o de in vestiga ción de los Estados Unidos. La F undación N acional de la C iencia les con ced ió tres becas suce sivas para la rea liza ción de este proyecto. Sus antiguos colegas y estu dia ntes recuerdan a Em erson com o un «pen­ sador». Este aspecto de su p e rson alid ad se aprecia con cla rida d en la s i­ guiente cita de su a rtícu lo titula do T he New P rofessors [Los nuevos p ro fe s o ­ res] publicado en 1960 en el libro de B ow en: «Por tanto, ¿qué va lo r tiene el estu dio académ ico (es decir, no prá ctico, ale ja d o -d e -la -vid a ) de un tem a? T am bién la gente se hace esta pre gu nta. Estas preguntas son d ifíc ile s de re sp o n d e r porque los que se las p lante an nunca han escalado un m onte y no tienen interés por ningún tem a. Mi op inión es que están muy ale ja d o s de la vida».
* K a re n C o o k e s la a u to ra de e s t a re s e ñ a b io g rá fic a .

En un estudio de 1983, Cook et al. intentaron analizar la relación entre la teoría del intercambio y la teoria de redes en función de la cuestión del poder y la dependencia. Emerson definió originalmente el p o d er com o «el nivel de co s­ te potencial que un actor puede inducir a otro a “ aceptar” », mientras la d ep en ­ dencia implica «el nivel de coste potencial que acepta un actor en una relación» (1972b: 64). Esto nos lleva a la teoria del poder-dependencia de Emerson, que Yamagishi y sus colegas resumen de este modo: «El poder de una parte sobre otra en una relación de intercambio es una función inversa de su dependencia de la otra parte» ( 19-88: 837). El poder desigual y la dependencia conduce a desequilibrios en las relaciones, pero con el tiempo, estas se orientan hacia una relación de poder-dependencia más equilibrada.

560

TEO RIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

En su explicación de la d epe ndenc ia y el poder, la teoría estructural de redes analiza cosas tales com o la centralidad estructural, mientras la teoría del intercam bio se ocupa de la relación diádica entre los actores. La investigación de C ook y otros (1983) tiende a encontrar evidencias de la im portancia de la relación de intercam bio y pone de m anifiesto la debilidad del enfoque estructu­ ral de redes. Sin em bargo, Cook y otros (1983: 298) son plenam ente conscien­ tes de los sesgos micro de la teoria del intercam bio y de la necesidad de elevarla de nivel e integrar en ella un nivel macroscópico. Para distanciarse del enfoque diádico de la teoría del intercam bio y aproxi­ m arse a un análisis del poder de un a posición en una estructura, C o o k y Emer­ son señalan que la determ inación del p o der de una posición se basa en el grado de dependencia de toda la estructura con respecto a esta posición. Esta depen­ dencia sistém ica constituye, en su opinión, una función tanto de la centralidad estructural de la posición com o de la naturaleza de las relaciones de poderdependencia. Recurren a un enfoque centrado en la «“vulnerabilidad” para ele­ var la teoría del poder-depend encia desde el nivel analítico diádico hasta otro nivel analítico m ás macroestructural» (C ook et al., 1983: 301). La vulnerabili­ dad im plica la dependen cia respecto de una red de una posición estructural particular. Cook y sus colegas concluyen:
Es e v id e n te q u e la integració n de los p rin cip io s de la teoria estructural de redes con la teoria de las re des de in te r c a m b io p r o p o r c io n a ideas útiles sobre la din á m ic a del p o d e r en las re d es de re la cio n e s de in te rca m b io con ec ta d a s... E sta form ula ción te ó ric a ofrec e un p ro c e d i m i e n to ex p líc ito p a ra v in cula r la c o n d u cta de los actores e n el i n te r c a m b io con las p r o p ie d a d e s de la red... y su giere m e c a n is m o s que pueden da r lugar a «transform acio nes posibles» de estas redes c o m o resultado de la dinámica de p o d e r o de los c a m b io s en la n a tu ra le z a de las c o n e x io n e s de inte rcam bio . ( C o o k et al., 1983: 303)

Y am agishi, G illm ore y Cook (1988) van aún más lejos en su esfuerzo por vincular la teoría del intercam bio y la teoría de redes. Afirm an que el poder (y la dep endencia) son preocupaciones centrales para la teoría del intercambio, pero constatan que el poder no puede ser estudiado significativam ente en la diada. A ntes bien, el poder «es fundam entalm ente un fenóm eno social estructu­ ral» (Y am agishi et al., 1988: 834). Estos autores son capaces de generar predic­ ciones sobre la distribución del poder en todos los tipos de redes de intercambio — positivas, negativas y m ixtas— verificándolas en experim entos y sim ulacio­ nes inform áticas. Un análisis plen am ente satisfactorio debe im plicar la preocu­ pación tradicional de la teoría del intercam bio por los procesos que ocurren dentro de las relaciones de intercam bio, así com o el interés tradicional de la teoría de redes por los vínculos entre las relaciones de intercambio. M ás recientem ente, Cook, O ’Brien y Kollock (1990) han definido la teoria d el intercam bio en térm inos intrínsecam ente integradores y señalado que se centra en los intercam bios en varios niveles de análisis, incluidos los intercam-

SINTESIS DE LA TEORIA SOCIOLOGICA-II

561

bios entre individuos, corporaciones y estados nacionales. Identifican dos c o ­ rrientes de trabajo en la historia del intercambio: una en el nivel micro, centrada en la conducta social com o intercambio, y otra en el nivel macro, preocupada por la estructura social com o intercambio. Consideran que la fuerza de la teoría del intercambio reside en la integración m icro-m acro puesto que «incluye en un sólo marco teórico proposiciones que son aplicables tanto a actores individua­ les com o al nivel macro (o nivel sistémico), e intenta formular explícitam ente las consecuencias que los cambios en un nivel tienen en los otros niveles de análisis» (Cook, O ’Brien y Kollock, 1990: 175). Cook, O ’Brien y Kollock identifican tres tendencias contem poráneas hacia una teoría del intercambio más integrada. La primera es el creciente uso de la investigación de campo centrada en cuestiones más macroscópicas, que c o m ­ plementan el uso tradicional de los experim entos de laboratorio para estudiar cuestiones microscópicas. La segunda es el giro, analizado antes, del trabajo sustantivo desde un enfoque diádico hacia una aproxim ación al estudio de las grandes redes de intercambio. Y la tercera y más importante es el esfuerzo continuado por sintetizar la teoría del intercambio y las sociologías estructura­ les, especialm ente la teoría de redes. (En breve analizarem os con m ayor deteni­ miento la teoría de redes.) En el curso de su investigación, Cook, O ’Brien y Kollock exponen las ven­ tajas de la integración de ideas derivadas de una variedad de teorías micro. La teoría de la decisión nos ofrece «una mejor com prensión del m odo en que los actores hacen que sus elecciones sean relevantes para las transacciones» (Cook, O ’Brien y Kollock, 1990: 168). En términos generales, la ciencia cognitiva (que incluye la antropología cognitiva y la inteligencia artificial) arroja «más luz sobre el m odo en que los actores perciben, procesan y recogen la inform ación» (Cook, O ’Brien y Kollock, 1990: 168). El interaccionismo sim bólico nos p ro­ porciona conocimiento sobre el m odo en que los actores com unican m u tu a m e n ­ te sus intenciones, algo im portante para el desarrollo de la confianza y el com ­ promiso en las relaciones de intercambio. F.n térm inos generales, Cook, O ’Brien y Kollock consideran que su versión sintética de la teoría del intercambio es capaz de analizar la importantísima cuestión de la relación acción-estructura. En su opinión: «De entre un núm ero limitado de orientaciones teóricas de las ciencias sociales, la teoría del intercambio conceptualiza explícitamente la re­ lación entre los actores intencionales con las estructuras» (Cook, O ’Brien y Kollock, 1990: 172). Aunque los propósitos integradores de la versión de Emerson y C'ook de la teoría del intercambio tienen m ucho mérito, es preciso mencionar la debilidad de su esfuerzo en el nivel microsubjetivo. Adviértase, por ejemplo, la con c lu­ sión de uno de sus estudios: «El poder es una función de la posición en la red, incluso cuando los ocupantes de las posiciones ignoran la estructura real de la red y su propia posición en ella» (Cook et al., 1983: 281 ). Si bien la estructura puede actuar a espaldas de los actores, la teoría del intercambio integrada nos ofrece poco sobre los procesos conscientes.

562

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

TEORIA DE REDES
C o m o hem o s señalado varias veces en el presente capítulo, la teoría de redes es harto prom etedora desde el punto de vista de la síntesis teórica. La teoría de redes se centra en la estructura social, en el armazón de vínculos que liga a los m ie m b ro s individuales (Granovetter, 1973, 1983, 1985; Wellman y Wortley, 1990) y colectivos (Baker, 1990; C law son, Neustadtl y Bearden, 1986; Mizruchi y K oenig, 1986) de la sociedad. A u n q u e pu eden considerarse como estru c tu ra s profundas, es decir, e struc turas que se ocultan bajo la super­ ficie (W ellm an, 1983), su significado se acerca más a la concepción socioló­ gica tradicional de la estructura social que a las estructuras que interesan, por ejem plo, a los estructuralistas franceses (véase el Capitulo 9). Es esta proxi­ midad al sentido tradicional de estructura social la que hace atractiva a la teoría de redes para ios que se interesan por la síntesis. A dem ás, com o las redes pueden ser micro (entre actores individuales) o m acro (entre actores colec­ tivos), tan to las teorías h istóricam ente m icro (por ejem plo, la del inter­ cam bio) com o m acro (por ejemplo, la del conflicto) pueden ser integradas en la teoría de redes. Es más, este interés de la teoría de redes por las redes mi­ cro y m acro hace que sea, al menos en algunos sentidos, intrinsecamente integradora. C o m o hem os m encionado más arriba, lo más interesante son los vínculos em ergente s entre la teoría de redes y la teoría del intercambio (y, com o ya se ha señalado, entre la teoría de redes y la teoría del conflicto). La teoría de redes parece ofrecerse a la teoría del intercam bio com o una macroteoría sumamente c om p atible que com plem enta la mic roorientación básica de la teoría derivada del c o n duc tism o y de la teoría de la elección racional. Por ejemplo, los teóricos de redes, al igual que los teóricos del intercambio, apenas se interesan por los m otivos individuales. El interés de los teóricos de redes por los vínculos ob­ jetivos se c om bina bien con la preocupación de los teóricos del intercambio por las pautas objetivas de conducta. Para decirlo en térm inos negativos, la teoría de redes no casa tan bien con las teorías sociológicas centradas en la conciencia (el interaccionism o simbólico, la fenomenología, el existencialismo). Por otra parte, la teoría del intercam bio no encajaría tan bien con la orientación subjetivista (m acro) de otras macroteorías tales com o el funcionalism o estructural y la teoria critica. La teoría de redes también permite a los teóricos del intercambio ver las diadas, que tradicionalm ente constituyen el objeto de su interés, enm ar­ cadas en grandes redes o en relaciones amplias. Esto significa que los teóricos del intercam bio pueden exam inar la influencia de las transacciones del inter­ cam bio interpersonal en las grandes redes v, a la inversa, la influencia de esas redes en las transacciones del intercambio. Sin em bargo. Cook, O 'B rie n v Kollock, al igual que otros (por ejemplo, M cM ahon. 1984). son conscientes de los riesgos que supone impulsar una teoria tradicionalm ente micro en una direc­ ción macro:

564

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

roles del actor generado por la división del trabajo. Un actor evalúa la utilidad de las acciones alternativas en parte en función de sus condiciones personales y en parte en función de las condiciones de los otros» (1982: 8). Burt considera que su enfoque es una extensión lógica de la perspectiva atom ista y una «res­ tricción em píricam ente precisa» de la teoría normativa. La Figura 13.1 describe la teoría estructural de la acción de Burt. Burt ex­ plica la prem isa de una teoría estructural de la acción: «los actores son intencio­ nales bajo constricciones de la estructura social» (1982: 9). En su opinión:
Los a c to r e s se e n cu e n tra n a sí m is m o s en una estru ctu ra social. Esa estructura social d efine sus s e m e ja n z a s sociales, lo q u e a su vez m olde a sus p e rce p cio n e s de las v e n ta jas que gen erará la e le cc ió n de c ad a una de las div ers as a cc io n e s altern a­ tivas. Al m is m o tiem po, la e stru c tu r a social c onstriñ e dife re n c ia lm e n te la capaci­ da d de e le c c ió n de los actores. Las a c c io n e s fin alm ente e le g id as c onstituy e n, por tanto, una función c on jun ta de los a cto res que p e rsigu en sus intereses hasta el lím ite de su cap a cida d , en la que tanto los inte reses c o m o la c a p a c id a d vienen d e te r m i n a d o s po r la e stru ctura social. Fin a lm e n te , las a cc io ne s e le g id a s bajo la c o n s tr ic c ió n de la estructural social p u e d en m o d ific ar la estru ctura social, y estas m o d if i c a c io n e s p ueden p o te n c ia lm e n te c rear n u e v as c o n stric cio n e s a las que se h a b rá n de e n f re n ta r los a cto res en la estructura. (Burt, 1982: 9)

TEORIA DE LA ELECCION RACIONAL
La teoría de la elección racional es m uy interesante desde el punto de vista de la síntesis teórica. Por un lado, se trata de una de las teorías m icro más extremis­ tas de la sociología. Esta teoría se apoya en el individualismo metodológico e intenta fundam entar una teoría sociológica sobre una antropología filosófica (hom o ec o n o m icu s) del actor racional, m axim izad or y egoísta que elige co­ rrecta y eficazm ente los medios alternativos que le permiten alcanzar sus fines con arreglo a la inform ación de que dispone. Esta antropología filosófica fue rechazada por muchos de los prim eros teóricos de la sociología en su esfuerzo por desarrollar una concepción m ás realista, es decir, menos racional del actor g uiado por cosas tales com o las creencias. A demás, muchos teóricos que se han e s fo rza d o por desarrollar teorías m ás m acroorientadas han rechazado el ex­ trem ism o micro de la teoría de la elección racional. Sin em bargo, el reciente éxito de la econom ía ha llevado a m uchos sociólogos a aceptar de nuevo el m ode lo m icro del actor racional para desarrollar teorías limpias, sim ples y ele­ gantes. Ya hem os estudiado en detalle el esfuerzo reciente de C olem an por desa­ rrollar una teoría de la elección racional más integrada (véase el Capítulo 10). F riedm an y Hcchter (1988, 1990) son tam bién exponentes de una teoría de la elección racional más integrada y sintética. Reconocen algunas de las limita­ ciones de la teoría y, entre otras cosas, aconsejan la am pliación del modelo

SINTESIS DE LA TEORIA SOCIOLOGICA-II

565

micro en cuestiones tales com o la racionalidad de los actores individuales y sus limitaciones internas y el origen de las preferencias de los actores. En otras palabras, defienden una m ayor integración en los niveles micro y, al menos, cierto m ovim iento hacia teorías micro tales com o el interaccionismo sim bólico y la etnometodología. Además, aconsejan una m ayor integración con preocupa­ ciones macro tales com o el m odo en que el agregado de acciones individuales conduce a resultados m acrosociales y el m odo en que actores egoístas racio­ nales producen instituciones. Friedman y H echter defienden una concepción más satisfactoria del actor y una m ayor preocupación por las diversas facetas del vínculo micro-macro. Estos persiguen un tipo de teoría de la elección racional más sintético de lo que solemos encontrar en este tipo de literatura: «¿Por qué preferir, pues, la teoría de la elección racional? Quizás la mejor razón es que se preocupa explícitamente por la vinculación de los niveles de análisis micro y macro, más que por establecer la supremacía analítica de uno sobre otro» ( 1988: 212). Salta a la vista que su esfuerzo refleja una imagen de la teoría de la elec­ ción racional que no incluye el extremism o micro que normalmente le asociamos. Mientras la mayor parte de las teorías que acabam os de analizar intenta la integración de las teorías sociológicas existentes, con frecuencia e stadoun iden­ ses, existe también otro tipo de síntesis en la teoría sociológica. Se trata de la integración a la teoría estadounidense de ideas y teorías derivadas de otras dis­ ciplinas y/o n a c io n e s 2.

TEORIA SOCIOLOGICA FEMINISTA
C om o señalam os en el Capítulo 8, la teoría sociológica feminista es intrínse­ cam ente sintética, puesto que se ha form ado a partir de la intersección de tres teorías generales: teorías de las diferencias de género, entre ellas la teoria biológica, institucional, y sociopsicológica del género; teorías de la desigualdad entre los géneros, entre ellas el feminismo liberal y el feminismo marxista; y teorías de la opresión de género, que incluyen la teoría psicoanalítica, la femi­ nista radical y la feminista socialista. A lgunos de estos sistemas de ideas son propios de la sociología, mientras otros incorporan a la sociología ideas deriva­ das de diversas fuentes externas. La confluencia de estas fuerzas internas y externas conduce al desarrollo de una teoría sociológica feminista distintiva. Aunque aún es joven y se encuentra en fase de desarrollo, parece evidente que esta teoría (o teorías) se expandirá y consolidará en los próximos años. A dem ás de la inmediata integración de la teoría feminista en la teoría socio­ lógica (Alexander, C olom y y los neofuncionalista, Fine y los interaccionistas
2 K s t e e s f u e r z o n o e s n u e v o ; l a t e o r í a s o c i o l ó g i c a s i e m p r e e s t u v o a b i e r t a a e s t a s i d e a s . l:. s t e

t r a b a j o t i e n e i m p o r t a n c i a a q u í p o r q u e e n la a c t u a l i d a d f o r m a p a r t e d e u n m o v i m i e n t o i n t e g r a d o r m ás general.

566

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

sim bólicos, y otros la acogen de buen grado). Lengerm ann y Niebrugge-Brantley (1990) proponen otras áreas de desarrollo futuro. Si bien aconsejan centrar­ se en las situaciones subjetivas y microsociales, son conscientes de la necesidad de vincularlas a los fenóm enos macro. Describen la «tensión dialéctica entre la necesidad de centrarse en el individuo y la necesidad igualm ente necesaria de generalizar» (L engerm ann y Niebrugge-B rantley, 1990: 330). Estudian tam­ bién la actitud crítica de las sociólogas feministas hacia la afición de la sociolo­ gía por la retórica dualista (por ejemplo, la term inología femenino-m asculino y m icro-m acro) e intentan desarrollar concepciones más integradas del mundo social.

POSMODERNISMO
A n alicem os ahora la relación entre el m ovim iento hacia la síntesis teórica en la sociología y uno de los desarrollos intelectuales multidisciplinares más impor­ tantes de los últimos tiempos: el posm odernism o (D. Harvey, 1989; Kellner 1988. 1990a), en particular el que exponen las obras de pensadores com o Jean Baudrillard ( 1983; véase también Bogard, 1990), Jean-François Lyotard (1984) y Frederic Jam eson (1984; véase también Kellner, 1990b). En este apartado sólo estudiarem os la p equeña parte del pensam iento pos­ m odernista que guarda relación con nuestra preocupación por las síntesis teó­ ricas. En el siguiente apartado analizarem os la influencia de la teoría posmoderna en el pensamiento posmarxista. Hay muchos otros aspectos del pensamiento posm od erno que son relevantes para la sociología contem poránea, pero el aná­ lisis exhaustivo de todas las im plicaciones del posm od ernism o está fuera del alcance de estos apartados. Por un lado, el posm odern ism o no es una teoría coherente. C om o Kellner señala: «No existe una “teoría social posm oderna” unificada», sino una «pluralidad de teorías y posiciones posm odernas diferen­ tes» (1990a: 257). Y con más dureza, Callinicos afirma: «Los productores de este discurso... han ofrecido definiciones incoherentes entre sí, internamente contradictorias y/o desesperadam ente vagas» (1990: 2). Por otro lado, la teoría posm oderna se m anifiesta en una amplia variedad de campos com o el arte, la arquitectura, la literatura, el cine, la filosofía, la teoría cultural, la teoría social, etcétera. Y además, la teoría social posm oderna guarda relación con el desarro­ llo de una sociedad posm oderna, y hay incluso menos coincidencia en la defi­ nición de la sociedad posm oderna que en la de la teoría social posmoderna. Es evidente que la sociedad posm oderna representa una ruptura con la so­ ciedad m oderna o una ruptura en esta sociedad; la posm odernidad sobreviene tras la modernidad. Sin em bargo, no está claro si se ha producido una ruptura radical entre la m odernidad y la p osm odernidad y, si no imposible, resulta difí­ cil distinguirlas con precisjón. No hay acuerdo alguno en torno a la descripción de la sociedad posm oderna, pero si hem os de ofrecer un ejemplo, he aquí la de Lyotard:

SINTESIS DE LA TEORIA SOCIOLOGICA-II

567

El eclecticism o... de la cultura general co n te m p o rá n e a: e s c u c h a m o s reggae, v e m o s una película del oeste, v a m o s a a lm o rza r a M c D o n a ld y a c e n a r a un restaurante local, lle v a m o s perfum e parisin o en T ok io y ropas «retro» en H o ng Kong; el c o n o ­ c im ien to es un a sunto de los co n cu rso s televisivos. Es fácil enco ntrar un público para obras eclécticas. C o n v e rtid o en k itsch de stin a d o para el gusto pop ular, el arte alim en ta la c o nfusión que rein a en el «gusto» de los patrones. Los artistas, los pro pietarios de las g alerías de arte, los críticos y el p ú b lic o nadan ju n to s en el «to d o vale» y la in diferencia reina en nuestra época. (L yotard, 1984: 76)

Esta es una imagen de la sociedad posm oderna pesimista y muy crítica. Hay otras m uchas descripciones, así com o perspectivas que rechazan totalm ente la idea de una nueva sociedad posmoderna.
Expreso mi rechazo absoluto a esta creencia. En mi opinión no vivimos unos «T iempos N u e v o s» , en una «era p o s m o d e r n a y p o sindu strial» f u n d a m e n ta lm e n te d iferen te del m o d o de p r o duc ción cap italista que ha d o m in a d o el m u n d o du ran te los dos ú ltim o s siglos. ( Callinic os, 1990: 4)

Si dispusiéramos de más espacio y tiempo intentaríamos clasificar las di­ versas im ágenes de la sociedad posm oderna y el conjunto de teorías sobre esta sociedad. Aunque hay largas listas de características que diferencian el m o der­ nismo del posm odernism o, el m odernism o se considera altam ente racional y rígido, mientras el posm odernism o parece m ás irracional y flexible. Sin em b ar­ go, nuestra preocupación central en este apartado no es la naturaleza del m oder­ nismo y el posm odernism o (aunque tocamos este tema en Capitulo 4 en nuestro análisis del fordismo y el posfordismo). Lo que sí es relevante es el hecho de que el posm odernism o adopta una serie de perspectivas que suponen el m ovi­ miento hacia las síntesis de la teoría sociológica. En este apartado exam inare­ mos este conjunto de ideas. Las ideas más relevantes para este análisis son las de Jean-François Lyotard, quien dedica más atención al conocim iento posm o­ derno que a la sociedad posmoderna. Lyotard (1984: xxiii) comienza identificando el conocimiento moderno (cien­ tífico) con el tipo de gran síntesis (o «m etadíscurso») que hemos asociado con la obra de teóricos tales com o Marx y Parsons. Los tipos de narrativas am bicio­ sas que este pensador relaciona con la ciencia m oderna incluyen «la dialéctica del espíritu, la herm enéutica del significado, la em ancipación del sujeto racio­ nal o del trabajador, o la creación de riqueza» (Lyotard, 1984: xxiii). Si Lyotard identifica el conocim iento m oderno con las metanarrativas, en­ tonces el conocimiento posm oderno implica un rechazo de estas grandes narra­ tivas. C om o Lyotard señaló: «Simplificando al máxim o, defino el término p o sm oderno com o la incredulidad en las metanarrativas» (1984: xxiv). Y con más dureza, afirma: «Declarem os una guerra abierta a la totalidad... activem os las diferencias» (Lyotard, 1984: 82). De hecho, el posmodernismo celebra que existan

568

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

diversas perspectivas teóricas: «El conocim iento posm oderno no sólo constitu­ ye una herram ienta para las autoridades; aum enta nuestra sensibilidad hacia las diferencias y refuerza nuestra capacidad de tolerancia hacia lo in conm ensura­ ble» (Lyotard, 1984: xxv). En estos térm inos, la sociología ha dejado atrás la era m ode rna y ha entrado en la p o sm o d e m a en su bú squ eda de una variedad de síntesis m ás específicas. En opinión de Fraser y Nicholson, Lyotard prefiere las «narrativas localizadas y pequeñas» a las «metanarrativas» o grandes narrati­ vas de la m odern idad (1988: 89). Las nuevas síntesis analizadas a lo largo de este y el anterior capítulo pueden considerarse com o ejem plos de esta narrati­ vas sociológicas «pequeñas» y «localizadas». M ientras Lyotard rechaza la gran narrativa en general, Baudrillard rechaza la idea de una gran narrativa en sociología. Por un lado, Baudrillard niega la idea general de lo social. Por otro, esto le lleva a un rechazo de la metanarrativa sociológica relacionada con la modernidad:

... El g ra n p rin cip io org a n iz ad o r, la gra n na rra tiva de lo social q ue e n c u e n tr a su a p o y o y j u s tif ic a c ió n en las ideas del c o n tra to racional, la soc ied a d civil, el p ro g re ­ so. el p o d e r, la p rod uc ció n, es alg o q ue existió a lgu na vez, pe ro ya no existe. La era de la p e r s p e c tiv a de lo social (q u e c o in c id ió ló g ic a m e n te con ese p e rio do mal d e f i ­ nid o q u e se c o n o c e c o m o m o d ern id ad )... ha term inado . (B o ga rd. 1990: 10).

Así, los posm odernistas abogan por el rechazo de las m etanarrativas en general y de las grandes narrativas en sociología en particular. Otro aspecto del posm odem ism o que nos interesa es su tendencia a «subvertir» y «hacer estallar» las fronteras entre las disciplinas y subdisciplinas y a crear una p erspectiva multidisciplinar y m ultidim ensional que sintetice ideas proce­ dentes de una am plia serie de cam pos (por ejemplo, la filosofía, la economía política, la teoría cultural, la historia, la antropología y la sociología) y de pers­ pectivas d entro de una determ inada disciplina. El p osm odernism o proclam a el final de una era de la vida intelectual y social el com ien zo de la búsqueda de «nuevos paradigm as, nuevas políticas, y nuevas teorías» (Kellner, 1990a: 276). Desde el p u n to de vista de Kellner, estas nuevas teorías im plicarán nuevas co n ­ c a tenaciones de marxismo, teoría crítica, feminismo, teoría social po sm o d e m a y otras corrien tes de teoría social crítica para resolver nuestros problem as te ó ri­ cos y políticos. Desde la perspectiva específica de la sociología, esto se encarna en los esfuerzos por desarrollar nuevas teorías sintéticas a partir de ideas d eri­ vadas de una am plia serie de fuentes teóricas. Otro aspecto interesante del posm odern ism o es su tendencia a considerar las diversas teorías com o textos, com o construcciones retóricas de los teóricos (Brown, 1990b). Considerar las teorías com o constructos retóricos lleva a d es­ truir la autoridad de las teorías y su estatus privilegiado. Esto conduce a una perspectiva de la ciencia en general y de la sociología en particular que las

SINTESIS DE LA TEORIA SOCIOLOGICA-II

569

considera «una conversación entre estudiosos/retóricos» (Brown, 1990b: 189). En esta conversación desmitificada los teóricos pueden tomar prestadas libre­ mente ideas de los dem ás para crear la gam a de nuevas teorías sintéticas anali­ zadas en este y en el anterior capítulo. En suma, el p osm odernism o pri.senta cuatro características sum am ente re­ levantes para el m ovim iento hacia las nuevas síntesis en sociología. En primer lugar, el rechazo de la anterior búsqueda de una única y gran teoría sintética. En segundo lugar, la aceptación de una gam a de esfuerzos sintéticos de menor alcance. En tercero, la destrucción de las fronteras disciplinares y la idea de que las nuevas síntesis pueden inspirarse en ideas pertenecientes a varias discipli­ nas diferentes. En cuarto, la desmitificación de la retórica teórica, que permite a los sociólogos tomar prestadas libremente las ideas de otros para crear teorías sintéticas. Es preciso m encionar otra cuestión acerca del posmodernismo. Weinstein y Weinstein (1990) han vinculado explícitam ente el posm odernism o con el tema del A péndice de este libro: la m etateorización en sociología (véase también Ritzer, 1991a). En pocas palabras, la metateorización implica el estudio siste­ mático de la teoría sociológica. La metateorización tiene muchos elem entos en común con el po sm odernism o y, hasta cierto punto, puede ser considerada como un desarrollo posm oderno de la teoría sociológica. Los trabajos posm odernos más básicos son anteriores en el tiempo al reciente surgimiento del interés por la metateoría, por lo que puede afirmarse que desem peñaron un importante pa­ pel en su desarrollo. Sin embargo, las referencias claras al p osm odernism o y su vínculo con la metateoría son bastante recientes. Así, parece probable que las mism as condiciones que hicieron atractivo el posm odernísm o a los ojos de los teóricos de la sociología hayan contribuido al desarrollo de la metateoría. La metateoría, al igual que el posm odernism o, desmitifica y relativiza todos los enfoques teóricos. La m etateoría no se centra en el análisis de cóm o debe ser la teoría sociológica, sino en el estudio y com prensión de lo que es en todas sus ramas, variedades y manifestaciones. Para algunos metateóricos esta mayor com­ prensión constituye un fin en sí, mientras para otros representa un medio para la creación de una nueva teoría o de una persp e ctiv a teórica englobadora. Podemos captar el significado de la m etateoría analizando el térm ino pos­ modernista «deconstrucción». Com o defensores de la deconstrucción, los metateóricos releen y reanalizan a teóricos, teorías sociológicas, paradigmas, etcéte­ ra. Y los estudian como «textos» que requieren una reinterpretación mediante el uso de perspectivas y herramientas contem poráneas (Harvey, 1989). El objeto de esta deconstrucción suele ser una mayor com prensión de lo que se reanal iza. La deconstrucción también puede utilizarse para realizar el propósito más cons­ tructivo de com binar diversos conjuntos de ideas derivadas de varias perspecti­ vas para formar una nueva teoria. Otra orientación compartida por metateóricos y posmodernistas es su actitud crítica hacia las grandes narrativas, las metana-

570

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

rrativas o las to ta liz a c io n e s3. P odem os apreciar con claridad que n inguna de las m etanarrativas sociológicas es satisfactoria, por no decir adecuada para anali­ zar la sociedad en su conjunto. Los m etateóricos, en lugar de quedar atrapados en la batalla entre las grandes narrativas deficientes, han dedicado su atención a estudiarlas, a identificar las razones de sus defectos y los modos en que pueden superarse m ediante nuevos esfuerzos sintéticos más acotados (Antonio, 1990; A n tonio y Kellner, en prensa). A u nque no explícitam ente, estos esfuerzos sintéticos están en consonancia con la noción p o sm o d e m a de que deben destruirse las fronteras entre las teorías existentes. La m ayoría de las síntesis teóricas contem poráneas analizadas en este capítulo se derivan de m eticulosos análisis metateóricos de una o más teo­ rías existentes, y se orientan a la producción de nuevas síntesis teóricas a partir de una serie de teorías sociológicas. En estos y otros sentidos, el posm odernism o es sum am ente relevante no sólo por lo que respecta a los desarrollos en la teoría sociológica, sino también por lo que respecta a los desarrollos metateóricos en la sociología. En el si­ guiente apartado dedicado a la teoría posm arxista direm os más cosas sobre el po sm o d e rn ism o , y en el Apéndice, sobre la metateorización.

TEORIA POSMARXISTA
D urante los años ochenta y principios de los noventa la teoría neom arxista ha ex p e rim en tad o cam bios drásticos (Grossberg y Nelson, 1988; Jay, 1988). Las variantes m ás recientes de teoría neom arxista rechazan muchas de las premisas básicas de la teoría original de Marx, así co m o muchos de los supuestos de las teorías neom arxistas analizadas en el Capitulo 4. Estos cam bios explican que se las d enom ine teorías posm arxistas (W right, 1987). A unque estas teorías rechazan los elem entos básicos de la teoría marxista, muestran sin em bargo las suficientes afinidades com o para que se las considere parte de la teoría marxista. A nalizam os aquí las teorías posm arxistas porque suelen im plicar la sínte­ sis de teorías m arxistas con otras teorías, ideas, métodos, etcétera. ¿Q ué expli­ c a ció n tienen estos cam b ios espec tac u lares que ha exp e rim en tad o la teoría neo m arx ista ? Dos conjuntos de factores dan cuenta de ellos, uno externo a la teoría, que im plica cam bios en el m undo social, y otro interno (P. Anderson, 1984; Ritzer, 1991a). En p rim er lugar, los factores externos a la teoría marxista son el final de la G u erra Fría (al m enos hasta ahora) (Halliday, 1990) y el colapso del mundo com unista. La Unión Soviética está sumida en el proceso de la p erestro ika (re­ estructuración), en el que se aleja de una econom ía socialista dirigida por el

'

I n c l u s o l a s p e r s p e c t i v a s e n g l o b a d o r a s q u e h a n p r o d u c i d o l o s m e t a t e ó r i c o s t i e n d e n a s er 1981a).

lim ita d a s y p ro v isio n ale s (p o r e je m p lo , R itzer.

SINTESIS DE LA TEORIA SOCIOLOGICA-II

571

estado y se mueve hacia una economía de mercado parecida, al menos en parte, a la econom ía capitalista (Piccone, 1990; Zaslavsky, 1988). La Unión Soviética ha renunciado al control de los países del este de Europa y muchos de esos países se están moviendo casi con mayor rapidez que la propia Unión Soviética en dirección a una economía de estilo capitalista (Kaldor, 1990). China, tras la violenta respuesta de la insurrección de la Plaza de Tiananm en, ha fracasado com o modelo para el resto del m undo aun cuando no abandona su comunismo. Cuba parece aislada y en espera de la muerte o derrota de Fidel Castro para moverse hacia la p erestroika y el capitalismo. De esta manera, el fracaso del com unism o a escala mundial ha llevado a los marxistas a reconsiderar y recons­ truir sus teorías (Burawoy, 1990). Estos cambios mundiales guardan relación con un segundo conjunto de cambios intelectuales internos a la teoría que, a su vez, influyeron en la teoría neomarxista (P. A nderson, 1990a, 1990b). Las nuevas corrientes teóricas com o el posestructuralismo (véase el Capítulo 9) y el posm odernism o (véase más arriba) influyeron profundamente en la teoría neomarxista. Adem ás, ganó terreno un m ovim iento conocido com o m arxism o a n a lítico , que se fundam entaba en la necesidad de que las teorías marxistas em plearan los m ism os m étodos que uti­ lizaba toda em presa científica. Esto condujo a la reinterpretación de Marx en términos intelectuales más convencionales, a esfuerzos por aplicar la teoría de la elección racional a cuestiones marxistas y a intentos de estudiar los tópicos marxistas utilizando los métodos y las técnicas de la ciencia positivista. Asi, una com binación de cambios sociales e intelectuales ha modificado drásticam ente el panorama de la teoría neom arxista en los primeros años de la década de los noventa. Si bien las teorías analizadas en el Capítulo 4 siguen siendo importantes, la mayor parte de la energía de la teoría neom arxista en la actualidad se concentra en las teorías que analizarem os en este apartado.

Marxismo analítico
Perry Anderson (1984) mantiene que el centro de la teoría marxista se ha dis­ tanciado de Alemania y de la Europa latina (especialm ente Francia e Italia), y la prueba m ás contundente de ello es el surgimiento de la escuela hoy denominada marxismo analítico, o de lo que Callinicos ha llamado «anglomarxismo» (1989: 3). He aquí cóm o lo define John Roemer (1986a: 1), uno de los principales expo­ nentes del marxismo analítico:
D urante la pasada década se form ó lo que en nu e stros dias parece una nueva pe rs­ p ectiva en teoría social: el m arx ism o an alítica m en te sofisticado. Sus ex p o n en tes se c entran f u n d a m e n ta lm e n te en c uestiones m arx ista s y las estudian utilizando las h e rra m ie n tas c o n te m p o rá n e a s de la lógica, las m ate m á tic a s y la c o nstru cc ió n de m o delos. Su postura m eto d o ló g ic a es c o n v en c io n a l. Estos escritores son. c o n s ­ c ie n tem en te , p rod ucto tanto de la tradición m arx ista c o m o neom u xista.

( KtH'iner, l')K(ni: I )

572

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

Así, los marxistas analíticos utilizan los métodos adm itidos y convencio­ nales de la filosofía analítica y la ciencia social para estudiar cuestiones mar­ xistas tradicionales. En este capítulo h ablam os del m arxism o analítico debido a su «propuesta explícita de realizar la síntesis entre los m étodos no m arxistas y la teoría marxista» (Weldes, 1989: 371). El m arxism o analítico adopta un enfoque no dogm ático sobre la teoría de M arx. No apoya ciega e irreflexivamente la teoría de Marx, no niega los hechos históricos a fin de apoyar la teoría de Marx, ni rechaza totalm ente la teoria de M arx com o fundam entalm ente errónea. Antes bien, considera la teoría de Marx co m o una form a de ciencia social decim onó nica poderosa y válida que, sin em b argo, tiene puntos flacos considerables. La teoría de M arx es válida y debe ser d efen dida, pero requiere la utilización de m étodos y técnicas que han surgi­ do a finales del siglo xx. Este enfoque niega que haya una m etodología marxista distintiva y critica a los que creen que la hay y que es válida:
N o c reo e n !a e x is te n cia de u n a f o rm a e sp e cífic a de lógica o e x p lic a c ió n marxista. C o n d e m a s i a d a frecu encia, el o sc u ra n tism o se e sc u d a tras un c o n ju n to de términos e s p e c ia le s y de una lógica e stilizada. El m é to d o del m a r x i s m o es la «dialéctica». La lóg ica dialé ctic a se basa en varia s p ro p o sic io n e s que p u e d e n tener cierto atrac­ t iv o ind uctivo, pero que están lejos de c o n stituir reglas de in ferencia: que las cosas se c o n v ie r te n en sus c o n tra rio s y que la c antid ad se c o n v ie rte en calidad. En la c ie n c ia social m arx ista la d ialé ctic a se utiliza a m e n u d o pa ra j u s t ifi c a r un tipo de r a z o n a m i e n to t e le o ló g ic o m u y endeble. Los d esarr ollos d e b e n oc u rrir para que la historia se de sa rrolle tal y c o m o se habia planeado. (R o e m e r, 1986b: 191)

De m odo similar, Elster señala: «No existe una forma de análisis específi­ c a m e nte marxista... Ni tam poco co m prom iso alguno con un determ inado méto­ do específico de análisis, aparte de los que caracterizan en general a la buena ciencia social» (1986: 220). En consonancia con este rechazo los marxistas analíticos rechazan la idea de que hecho y valor son inseparables, de que están dialécticam ente relacionados. Siguiendo los cánones de la corriente principal de la filosofía y el pensam iento social científico, intentan separar hecho y valor y estud iar los hechos desapasionadam ente a través de un análisis teórico, con­ ceptual y empírico. U no se pregunta por qué el m arxism o analítico debe ser denom inado mar­ xism o. R oem er responde a esta cuestión y señala: «No estoy seguro de que deba recibir esta d enom inación» (1986a: 2). Sin em bargo, nos ofrece algunas razo­ nes que explican por qué debem os considerarla una teoría (neo) marxista. Pri­ mera, analiza temas marxistas tradicionales tales com o la explotación y la cla­ se. S egunda, sigue considerando el socialismo preferible al capitalismo. Tercera, se esfuerza por com prender y explicar los problem as del capitalismo. Sin em ­ bargo, aunque es marxista en estos sentidos, también «toma libre y voluntaria­ m ente prestadas ideas de otros puntos de vista» (Roemer. 1986a: 7). De nuevo, el m a rx ism o analítico sintoniza con el movim iento hacia la síntesis teórica ana­ lizado en este y en el anterior capítulo.

SINTESIS DE LA TEORIA SOCIOLOGICA-II

573

En este apartado estudiaremos brevem ente tres variantes de marxismo a n a­ lítico. En prim er lugar analizarem os el esfuerzo por reanalizar la obra de Marx utilizando herramientas intelectuales admitidas. En segundo lugar, exam inare­ mos el m arxism o de la elección racional y la teoría de juegos. Y finalmente nos centraremos en la investigación em pírica desde la perspectiva marxista que uti­ liza las más novedosas herramientas m etodológicas. Reanálisis de Marx. Como hem os señalado más arriba, el marxismo analíti­ co rechaza el uso de conceptos idiosincrásicos tales com o la dialéctica e intenta analizar a Marx (y al mundo social) m ediante el uso de conceptos que forman parte de la tradición intelectual general. Este rechazo y esfuerzo se ilustra prin­ cipalm ente en uno de los textos más representativos del m arxism o analítico: la obra de G.A. Cohén, K arl M arx 's Theory o f H istory: A D efen ce [La teoría de la historia de Karl Marx: una defensa] (1978). En lugar de interpretar a M arx como un teórico dialéctico exótico, Cohén afirma que Marx empleó en su obra una forma funcional de explicación bastante mas prosaica. Cohén identifica los siguientes ejemplos de explicación funcional en la obra de Marx:
• • • • «Las relaciones de prod uc ció n corresponden a las fuerzas productivas. La su p e res tru c tu ra legal y política se erige sobre fu n d a m e n to s reales. Los p ro c e so s sociales, políticos e intelectuales están condicionados p o r el m o d o de p ro d u c ció n de la vida material. L a co n cien c ia está d e te rm in a d a p o r el ser social.» ( C oh é n, 1978/1986: 221)

En todos y cada uno de estos ejemplos el segundo concepto explica el pri­ mero. D esde el punto de vista de Cohén, la naturaleza de la explicación es funcional porque «el carácter de lo que es explicado viene determ inado por su influencia sobre lo que explica» (1978/1986: 221). Así, en el caso del último ejemplo, el carácter de la conciencia se explica por su influencia (Becker, 1988: 870) sobre el ser social, y en concreto sobre su propensión a sostener el ser social. En general, los fenómenos sociales se explican en términos de las conse­ cuencias que tienen sobre otros fenómenos sociales. Cohén cree que Marx practica el pensamiento funcional en los ejemplos citados más arriba y en toda su obra e intenta explicar los fenómenos sociales y económ icos de esta manera. Así, Marx no fue un pensador dialéctico, sino funcional. Desde esta perspectiva Coh én reinterpreta a Marx utilizando las ideas filosóficas de la corriente principal y considerando a Marx com o parte de esta corriente. Cohén se esforzó de forma considerable por distinguir el pensamiento fun­ cional de la variante sociológica del funcionalismo (estructural) analizada en el Capítulo 3. Cohén identifica tres tesis principales en el funcionalismo (estructu­ ral). Primera, todos los elementos del m undo social están interconectados. S e­ gunda, todos los com ponentes de la sociedad se refuerzan mutuamente y refu er­ zan el conjunto de la sóciedad. Tercera, cada aspecto de la sociedad es co m o es en virtud de su contribución al conjunto de la sociedad. Los marxistas rechazan estas tres tesis por varias razones, en especial por su conservadurismo. Sin e m ­

574

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

bargo, los marxistas pueden em plear las explicaciones funcionales m enciona­ das más arriba sin aceptar ninguno de los principios del funcionalismo. Así, la explicación funcional no ha de ser necesariam ente conservadora; al contrario, puede ser bastante revolucionaria. M arxism o de la elección racional. M uchos marxistas analíticos se han inspi­ rado en la econo m ía neoclásica, especialm ente en la teoría de la elección racio­ nal y en la teoría de ju e g o s (para un análisis del uso de la teoría de la elección racional en la corriente principal de la sociología, véase el Capítulo 10). Rx>em er afirma que «el análisis m arxista requiere de m icrofundam entos», especial­ mente la teoría de la elección racional y la teoría de ju egos, así com o «el arsenal de técnicas de construcción de modelos desarrolladas por la econom ía neoclási­ ca» 1986b: 192). Al utilizar estos enfoques, la teoría marxista abandona sus pretensiones de ser diferente y recurre a enfoques am pliam ente usados en las ciencias sociales. Pero a pesar de inspirarse y construir sobre la economía neoclá­ sica, la teoría neom arxista sigue siendo diferente de ésta. Por ejemplo, mantiene su interés por la acción colectiva para cam biar la sociedad y acepta la idea de que el capitalism o es un sistema injusto. Al igual que John Roemer, Jon Elster (1982, 1986) es también uno de los principales exponentes del m arxism o analítico. Elster cree que la adopción del tipo de teorización funcional analizada por Cohén obstaculizó el avance de la teoría neom arxista. T am bién piensa que la teoría marxista ha de usar más la teoría de jue go s, una variante de la teoría de la elección racional. La teoría de ju egos, al igual que otras variantes de la teoría de la elección racional, supone que los actores son racionales y buscan m axim izar sus ganancias. A unque reco­ noce la existencia de constricciones estructurales, sugiere que éstas no determi­ nan totalm ente las elecciones de los actores. Lo que distingue a la teoría de juego s es que constituye una variante de la teoría de la elección racional que permite al analista ir más allá de las elecciones racionales de un actor individual y estudiar la interdependencia de las decisiones y las acciones de diversos acto­ res. Elster ( 1982) identifica tres interdependencias entre los actores implicados en un juego. Prim era, la recom pensa de cada actor depende de las elecciones que hagan los dem ás actores. Segunda, la recom pensa de cada actor depende de la recom pensa que reciben los demás. Y finalmente, la elección de cada actor depende de las elecciones de los dem ás actores. El análisis de «juegos» (como el famoso «dilem a del prisionero», en el que los actores terminan peor si persi­ guen sus intereses que si los sacrifican) ayuda a explicar las estrategias de los diversos actores y la em ergencia de colectividades tales como las clases socia­ les. Así, el m arxism o de elección racional se esfuerza por encontrar microfun­ dam entos para la teoría marxista, aunque el actor racional de esta teoría difiere considerablem ente del actor de la teoría crítica (véase el Capítulo 4), cuya con­ cepción del actor se deriva principalm ente de la teoría freudiana. La orientación de la elección racional de Elster también se manifiesta en su obra M aking S en se o f M arx (1985). En este libro Elster afirma que el método

SINTESIS DE LA TEORIA SOCIOLOGICA-II

575

básico que utiliza M arx para explicar los fenómenos sociales implica una pre­ ocupación por las consecuencias inesperadas de la acción humana. En contra de la m ayoría de los marxistas que consideran a M arx com o un «holista m etodo­ lógico» preocupado por las macroestructuras, para Elster practicó el «indidivualismo metodológico», o «la doctrina de que todos los fenómenos sociales — su estructura y su cam bio— son, en p rin c ip io /e x p lic a b le s únicamente en términos de los individuos: sus propiedades, sus metas, sus creencias y sus in­ tenciones, y sus elecciones racionales. Elster utiliza esta perspectiva de la elec­ ción racional para criticar la orientación de los m arxistas estructurales: «Los em presarios capitalistas son agentes en un sentido totalm ente activo. No pue­ den quedar reducidos a sim ples em pleados en el sistem a de producción capita­ lista» (1985: 13). El m arxism o de la elección racional se centra en estos agentes racionales (capitalistas y proletariado) y en sus interrelaciones. M arxism o de orientación empírica. La figura principal relacionada con la im portación y la aplicación de m étodos rigurosos para el estudio empírico de conceptos marxistas es Erik O lin W right (1985). W right se identifica explícita­ mente con el m arxism o analítico en general y con la obra de John Roemer en particular. La obra de W right implica tres com ponentes básicos: primero, la clarificación de conceptos marxistas básicos tales com o la clase; segundo, el estudio empírico de estos conceptos; y tercero, el desarrollo de una teoría más coherente basada en esos conceptos (especialmente en la clase). El propósito de su libro C lases (1985), es responder a la pregunta que Marx formuló y dejó sin respuesta: «¿Q ué es la clase?». W right explicita que su res­ puesta es fiel a la agenda teórica original de Marx. Sin em bargo, no es la m isma respuesta que hubiera ofrecido Marx, porque han pasado cien años desde que Marx produjo su obra teórica. Hoy somos teóricam ente m ás sofisticados v los tiempos han cambiado. Así, W right, com o los dem ás m arxistas analíticos, parte de Marx, pero no acepta su posición dogmática ni intenta adivinar el modo en que hubiera definido Marx el concepto de clase. A partir de su estudio de la obra de Marx y del trabajo teórico que se ha realizado desde su época, los marxistas contem poráneos son los idóneos para presentar esa definición. En cualquier caso, vivim os en una época muy diferente, y la definición de Marx, aunque la adivinásemos, sería inapropiada para la sociedad moderna. C om o es un libro de teoría, no es preciso analizar detalladamente la in­ vestigación de W right o la de otros marxistas de orientación empírica. Sin em ­ bargo, nos sería de gran utilidad mencionar su contribución conceptual más conocida: la idea de «las posiciones contradictorias en las relaciones de clase» (Wright, 1985: 43). Su prem isa básica es que una posición determinada no ha de localizarse necesariam ente en una determinada clase social; puede encontrarse sim ultáneam ente en más de una clase. Así, una posición puede ser sim ultánea­ mente proletaria y burguesa. Por ejemplo, los ejecutivos son burgueses en el sentido de que supervisan a sus subordinados, pero también son proletarios en el sentido de que son supervisados por los propietarios de la empresa. Wright

576

TEO RIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

deriva la idea de las nolic io n e s contradictorias de clase de un análisis concep­ tual m eticuloso, para luego estudiarla em píricamente. A u n q u e , com o hem os visto, los m arxistas analíticos se consideran m a r­ xistas, hay otros (por ejemplo, Callinicos, 1989) que se preguntan si el interés por c o n c ep to s y m étodos de la corriente principal del pensam iento no hace que e s ta d e n o m in a c ió n carezca de sentido. Y Elster responde: « M u chas de las ideas que y o defiendo com o ciertas e importantes las encuentro en la obra de M a rx » (1985: 531).

Teoría marxista posmoderna
Los desarro llo s teóricos que se han producido en el estructuralismo y el posestru ctu ra lism o (P. A nderson, 1984: 33; véase tam bién el Capítulo 9) y, los que m ás nos interesan aquí, en el po sm o dernism o (véase más arriba) han influido c o n sid erab lem e n te sobre la teoría marxista. L a o b ra m ás representativa de m arxism o posm oderno es el libro de Ernesto L aclau y Chantai M ouffe H egem ony a nd Socia list S tra teg y (1985). D esde el p unto de vista de Ellen Wood, esta obra, que acepta el interés por la lingüística, los te x to s y el discurso del po sm od ernism o, desliga la ideología de su base material y finalmente disuelve «todo lo social en ideología o “discurso”» ( 1986: 47). C o m o v im o s en el Capítulo 7, el concepto de hegem onía, de suma im portancia para L aclau y Mouffe, lo desarrolló Gramsci para analizar el liderazgo cultural m ás qu e la influencia coercitiva de la dom inación del estado. Esto, por supues­ to, se aleja de la preocupación marxista tradicional por el m undo material y se m u e v e en la dirección de las ideas y del discurso. C om o W ood señala, «En sum a, el arg um ento de Laclau es que no existen cosas tales com o los intereses m ateriales, sino sólo ideas d iscursivam ente construidas sobre ellos» ( 1986: 61 ). A d e m á s de sustituir las ideas por los intereses materiales, Laclau y M ouffe tam b ié n desplazan al proletariado de su posición privilegiada en el centro de la teoría m arxista. C o m o W ood señala, Laclau y M ouffe forman parte de un m o v i­ m ie n to de «desclasam iento del proyecto socialista» ( 1986: 4). Laclau y M ouffe d efine n las clases en té rm inos subjetivos y discursivos. El m undo social se c a ­ racteriza p o r la existencia de diversas posiciones y antagonism os, por lo que no se p o sible analizarlo con el tipo de «discurso unificado» que Marx atribuyó al proletariado. El discurso universal del proletariado «ha sido sustituido por una polifonía de voces, cada una de las cuales construye su propia identidad discu r­ siva irreductible» (Laclau y Mouffe, 1985: 191). Así, en lugar de centrarse en el discurso único del proletariado, estos teóricos marxistas aconsejan el análisis de los diversos discursos que surgen de una amplia gam a de voces desposeídas, tales c o m o las de las mujeres, los negros, los ecologistas, los em igrantes, los c o n sum idores, etcétera. En consecuencia, la teoría marxista ha sido d esce n tra ­ da y d esto ta liza d a porque ya no se centra únicam ente en el proletariado y ha dejado de considerar los problem as del proletariado com o el problem a de la sociedad.

SINTESIS DE LA TEORIA SOCIOLOGICA-II

577

Tras rechazar el enfoque sobre los factores materiales y el interés central en el proletariado, Laclau y Mouffe proceden a negar también la meta de la teoría marxista: el com unism o y la em ancipación del proletariado. C om o alternativa proponen un sistema llamado «dem ocracia radical». En lugar de centrarse en los derechos dem ocráticos de los individuos, com o hace la derecha, proponen «crear una nueva hegemonía que será el resultado de articular la m ayor canti­ dad posible de luchas democráticas» (Mouffe, 1988: 41). Lo que ésta requiere es una «hegem onía de los valores dem ocráticos, algo que exige, a su vez, la multiplicación de las prácticas dem ocráticas, insitucionalizándolas en unas re­ laciones sociales más diversas» (M ouffe, 1988: 41). La meta de la dem ocracia radial es unir bajo el mismo techo una am plia serie de luchas democráticas: las de naturaleza antirracista, antisexista, antiexplotación de la naturaleza (Eder, 1990), anticapitalista, etcétera. Se trata por tanto de una «dem ocracia radical y plural» (Laclau, 1990: 27). La lucha de un grupo no debe librarse a expensas de las luchas de otros grupos; todas las luchas dem ocráticas deben ser considera­ das com o luchas equivalentes. Por tanto, es preciso unificar estas luchas m odi­ ficando su identidad de manera que los grupos se vean a si m ism os com o parte de la lucha general por la dem ocracia radical. Laclau y Mouffe señalan:
La a lte rn a tiv a de la izquierda d ebe c o n sistir en situarse c laram en te en el á m b ito de la r e v o lu c ió n de m o c r á tic a y e x p a n d i r c a d e n a s de e q u iv a len c ia s entre las diversas luchas co ntra la opresión. La tarea de la izquierda no consiste, p o r tanto, en renun­ ciar a la ideología dem ocrática liberal, sino en todo lo contrario, profu n d iza r v expandirse en ¡a dirección de una dem ocracia plu ra l y radical... La p osib ilid a d de una e strateg ia h c g em ó n ica de la izq u ie rd a no con siste en el a b a n d o n o del terre no de m o c rá tic o , sino al contrario , en la e x te n s ió n de las luchas d e m o c r á tic a s a toda la socied ad civi-i y e¡ estado. (L aclau y M o uffe , 1985: 176)

Si bien la dem ocracia radical m antiene el objetivo de abolir el capitalismo, reconoce que esta abolición no eliminará otras desigualdades sociales. La des­ trucción de todas las desigualdades sociales requiere un m ovim iento mucho más general que el que previeron los m arxistas tradicionales. C om o vim os en el apartado inm ediatam ente anterior, el posm odernism o puede desligarse y ha sido desligado del capitalismo. Además, teóricos como Laclau y M ouffe se han distanciado bastante de las preocupaciones y las metas del m arxism o tradicional. Sin em bargo, otros posmarxistas han adoptado ideas posm odernas sin abandonar las preocupaciones tradicionales de la teoría m ar­ xista. Por ejemplo, Jameson ( 1984) considera el posm odernism o com o «la lógi­ ca cultural del capitalismo tardío». Jam eson sitúa la ruptura entre el m odernis­ mo y el posmodernismo (aunque especifica que no existen claras líneas divisorias entre am bos fenómenos y épocas) en la década de los años cincuenta o princi­ pios de los sesenta. Un modernismo «gastado y exhausto» cedió el paso al pos­ modernism o (Jameson, 1984: 53). A unq ue se puede identificar el p o sm ode rn is­ mo en diversas manifestaciones culturales tales com o la arquitectura, la pintura

578

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

y el cine — en cuyos térm inos ha de analizarse— , guarda una estrecha relación con el contem poráneo capitalism o multinacional. Estas nuevas formas cultura­ les reflejan los elem entos de la sociedad capitalista y son patrocinadas y finan­ ciadas por las fundaciones y los em presarios. Fiel a Marx, Jam eson no sólo se limita a criticar el p o sm o d e m ism o y sus diversas m anifestaciones culturales. Señala que Marx nos aconsejó reflexionar sobre el capitalism o para «poder identificar y dem ostrar los rasgos perniciosos del capitalism o, asi com o su extraordinario y liberador dinamism o... el capita­ lismo es, al m ism o tiempo, lo m ejor y lo peor que le ha podido suceder a la raza h um ana» (Jam eson, 1984: 86). A sim ism o, Jam eson nos propone en términos po sm o d e rn o s «hacer al m enos cierto esfuerzo para pensar de form a dialéctica la evolución cultural del capitalism o tardío com o catástrofe y progreso simultá­ n eam ente» (1984: 86). Ja m eson considera el posm odernism o com o la tercera gran expansión del capitalism o. Antes de esta expansión el m undo experimentó el desarrollo de los m e rc ad o s nacionales y luego el sistema imperialista. C ada una de estas ex­ pansiones tenía sus elem entos culturales, pero su índole era económica. El pos­ m od e rn ism o representa una «internacionalización de un tipo radicalm ente nue­ vo» (Jam eson, 1984: 88). La naturaleza de la nueva internacionalización es fundam en talm ente cultural. Para Jam eson, el m undo contem poráneo se carac­ teriza por la «explosión» de la cultura, «una prodigiosa expansión de la cultura por todo el reino social, hasta el punto de que podem os considerar que todos los e lem ento s de nuestra vida social — desde el valor económ ico y el poder estatal hasta las prácticas y la m ism a estructura de la psique— han pasado a ser “cultu­ rales” » (1984: 87). C om o fiel marxista, Jam eson nos propone que nos esfor­ ce m o s por co m p re n d er este nuevo m u n d o p o sm o de rno para p oder actuar y luchar contra él com o individuos y colectividades. (A pesar de este llam am ien­ to, los m arxistas más ortodoxos califican a Jam eson de «apolítico» [B. A n­ derson, 1987-88].) Así, m ientras muchos posm odernistas han abandonado la teoría marxista, Jam eson se adhiere a ella conisderándola un marco teórico básico y fundam en­ tal. En una entrevista a Jam eson, Stuart Hall subraya su «fe absolutam ente cie­ ga en la lógica del m arxism o clásico» (Hall y Jameson, 1990: 31). Jameson señala que tiene:
la p lena c o n v ic c ió n de que existe aún el c ap ita lis m o en su se ntido clásico. El posm o d ern isi.io tiene sus do s lados c o n tra d ic to r io s si un o se c o n v e n c e de que el c a p i­ ta lism o ha triu nfado: por un lado está el m e r c a d o , tod o el m u n d o es m ás rico y baila al son de su m ú sica preferida; pe ro po r otro e stam o s ig u alm en te c o n v e n c id o s de que ex iste una e n o rm e m is eria en estas so c ied a d es, que se e m p o b r e c e n en lugar de m ejorar... La nueva riquez a y el n u e v o e m p o b r e c i m ie n t o m u n d ia le s son ciertas de m o d o sim ultáneo... Esto y c o n v e n c id o de que esta n uev a y p o s m o d e m a forma m u n d ia l d e c ap ita lis m o tiene su nueva lóg ica de clases... A ún me sie n to c o m p r o ­ m etid o con la lógica m arx ista .» (Hall y Ja m e s o n , 1990: 31)

SINTESIS DE LA TEORIA SOCIOLOGICA-II

579

Sin abandonar su com prom iso con la teoría marxista, Jam eson integra en ella las ideas del pensam iento posmoderno. Otra obra marxista que se enm arca en el posm odernism o es The condition o f P o stm odernity [La Condición de la posm odernidad] (1989), de David H ar­ vey. Aun cuando Harvey atribuye valía al pensam iento posm oderno, también identifica en él graves puntos flacos desde una perspectiva marxista. Acusa a la teoría posm odernista de dar dem asiada im portancia a los problem as del mundo moderno y de m enospreciar sus logros materiales. Y lo que es más importante, parece aceptar la posm odernidad y los problem as relacionados con ella en lugar de sugerir soluciones para superar estas dificultades: «La retórica del po sm o ­ dernismo es peligrosa porque evita el enfrentamiento con las realidades de la economía política y las circunstancias del poder mundial» (Harvey, 1989: 117). Es preciso que la teoría posm odernista se enfrente a la fuente de sus ideas: la transformación económ ica y política del capitalismo tardío del siglo xx. Elementos sum am ente im portantes en el sistema económ ico político son el control de los m ercados y del proceso laboral (estas dos cuestiones implican la de la acum ulación en el capitalismo). Mientras el periodo de posguerra entre los años de 1945 y 1973 se caracterizó por un proceso rígido de acum ulación, des­ de 1973 nos hem os m ovido hacia un proceso m ás flexible. Harvey relaciona el primer periodo con el fordismo (y con la econom ia keynesiana) y el segundo con el posfordismo, pero no necesitam os analizarlos aquí puesto que ya lo hici­ mos en el Capítulo 4. Mientras Harvey describe el fordismo com o inflexible, relaciona el posfordismo con una acum ulación flexible basada «en la flexibili­ dad con respecto al proceso laboral, al mercado de trabajo, a los productos y a las pautas de consumo. Esta fase se caracterizó por la aparición de sectores de producción com pletam ente nuevos, nuevos m od os de proporcionar servicios financieros, nuevos m ercados y, sobre todo, elevadísim as tasas de innovación comercial, tecnológica y organizativa» (1989: 147). Si bien Harvey identifica grandes cambios y señala que estos cam bios for­ man la base del pensam iento posm oderno, cree que existen también diversas co n tinuidades entre los periodos fordista y posfordista. Su principal conclusión es que aunque «se ha producido un cam bio superficial en la apariencia del capi­ talismo desde 1973... la lógica fundamental de la acum ulación capitalista y sus tendencias a las crisis no han cam biado» (Harvey, 1989: 189). Así, Harvey adopta un punto de vista que se asemeja al de Jameson, al menos por lo que respecta a este último aspecto. La idea de la com presión del espacio-tiem po está en el centro del enfoque de Harvey. Este cree que el m odernism o com prim ió tanto el tiempo com o el espacio, y que este proceso se ha acelerado durante la era posm oderna dando lugar a «una fase intensa de com presión del tiem po y el espacio que ha influido de m odo desorientador y fragm entador en las prácticas político-económicas, en el equilibro del poder de clase, así com o en la vida cultural y social» (Harvey, 1989: 284). Pero esto no es sustancialm ente diferente de lo que caracterizó a las primeras épocas del capitalismo: «En suma, hemos sigo testigos de otro violen­

580

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

to tirón en ese proceso de la aniquilación del espacio a través del tiempo que siempre ha sido crucial para la dinámica del capitalism o» (Harvey, 1989: 293). Esta aniquilación del espacio a través del tiempo puede ilustrarse m ediante el ejemplo de los quesos que antes sólo estaban disponibles en Francia y ahora se venden rápidam ente en todos los Estados U nidos debido a la rapidez del trans­ porte y su bajo coste. O m ediante el ejem plo de lo que sucedió con la inform a­ ción durante la guerra contra Irak en 1991, durante la cual la televisión nos informó al instante de los bombardeos aéreos en Baghdad, los ataques con «scuds» sobre Tel Aviv y las reuniones militares en Riad. Así, desde el punto de vista de H arvey no existe discontinuidad entre los periodos del posm odernism o y el m odernism o; am bos son reflejos de la misma dinám ica capitalista fundamental 4. El m odernism o y el posm odernism o, el fordism o y el posfordism o, coexisten en el m undo actual. El énfasis obre el fordismo y el posfordism o «variará en el tiem po y el espacio, en función de qué sea m ás ventajoso» (Harvey, 1989: 344). Este punto de vista sirve para estudiar la cuestión de la po sm odernidad desde el punto de vista de la teoría neomarxista, aunque ésta resulta modificada, a su vez, por los desarrollos que se han produ­ cido en el pensam ien to posmoderno. Finalm ente, H arvey identifica cam bios y rupturas en la posm o d e m id a d que nos indican que probablem ente estam os entrando en una nueva era, una era que la teoría neom arxista debe prepararse para teorizar, quizás m ediante la in­ tegración de otros sistem as de ideas.

Otras teorías posmarxistas
M ientras podem os calificar de posmarxistas todas las teorías analizadas en esta sección, existe una serie de trabajos posm arxistas que no se pueden incluir en las categorías precedentes. Un ejemplo de este pensam iento posmarxista es la obra de Samuel Bowles y Herbert G intis (1987) D em o cra cy a n d C apitalism [D em ocracia y Capitalism o]. Esta obra se inspira en el m arxism o y el liberalis­ mo —de aquí su carácter intrínsecamente integrador— , pero encuentra insufi­ ciencias en am bas teorías. C om o la preocupación central de am bos autores es la creación de una sociedad democrática, identifican una serie de limitaciones de estos dos «ismos». El liberalismo se centra en la libertad, no en la democracia, y la preocupación central del m arxism o es una sociedad sin clases, no la dem o ­ cracia. Si hablam os de su com ún interés por el poder, el liberalismo se limita a ocuparse del poder del estado, mientras el m arxism o se centra en el poder de clase. En cam bio, para Bow les y Gintis, el poder es heterogéneo e irreductible a única fuente o estructura. Así, el poder se encuentra y debe analizarse en todas las esferas de la vida (por ejemplo, en la familia patriarcal) y no sólo en el estado o en la economía. Por tanto, es necesario dem ocratizar no sólo la e c o n o ­
4 B a u m a n ( 1 4 9 0 ) m a n l i e n e q u e el c a p i t a l i s m o y el s o c i a l i s m o e r a n s i m p l e m e n t e r e f l e j o s e s p e c u l a r e s d e la m o d e r n i d a d

SINTESIS DE LA TEORIA SOCIOLOGICA-II

581

mía sino «el conjunto total de relaciones sociales que forman la sociedad» (Bowles y Gintis, 1987: 91). La relación entre la estructura y la acción se sitúa en el núcleo de la teoría de Bow les y Gintis (para otros esfuerzos por integrar estos fenómenos véase el Capítulo 11). En su opinión, el p oder implica ta n to ía estructura com o la acción. Mientras la estructura controla la acción, ésta, sea individual o colectiva, tiene la capacidad de cam biar la estructura. Las estructuras existen en diversos luga­ res de la sociedad, y constriñen la acción social que, a su vez, altera la estructu­ ra. Estos autores consideran cada uno de estos lugares com o un tipo de «juego» en el que las reglas (la estructura) y los jugadores (los actores) se transforman mutua y continuam ente. Sin embargo, estos juego s (que se solapan entre sí) son asim étricos, de manera que un grupo de jug a d o re s tiene ventaja sobre otros grupos. En consecuencia, la dominación y el poder tienen una gran importancia en estos juegos. Por lo que respecta a la cuestión de la acción, Bow les y Gintis consideran deficiente el modelo marxista (como también el liberalismo en lo tocante a esta cuestión). Los marxistas adoptan una «concepción expresiva de la a cc ió n , es decir, la idea de que la conducta individual constituye una expresión de la per­ tenencia colectiva. De acuerdo con la teoría expresiva de la acción, los indivi­ duos se conducen en consonancia con su posición de clase, de género, nacional, étnica o con cualquier otro tipo de posición social» (Bow les y Gintis, 1987: 146). Este enfoque carece de una noción de la elección y la acción individuales. En lugar de ello, (y en lugar de la concepción lim itada de la elección y la acción del liberalismo), Bowles y Gintis nos ofrecen la noción de «llegar a ser m edian­ te la acción», que implica la idea de que «los individuos se transforman en muy buena m edida a través de sus proyectos conjuntos» (1987: 150). En consonancia con la orientación general lingüística en la teoría social, Bowles y Gintis se centran en la im portancia de los «discursos» y en el papel que desem peñan en la formación de los actores colectivos: «Un movim iento social dem ocrático depende del discurso político en tanto que constituye su fuerza sintetizadora. Al igual que las armas y el dinero, el discurso constituye una fuerza social con carácter propio» ( 1987: 155). El objetivo de estos autores es contribuir a la creación de un nuevo discurso dem ocrático, posmarxista y posliberal que presumiblem ente conducirá a la dem o cracia radical poslibcral. En el centro de esta sociedad se encuentra un econom ía, un sistema educativo, una estructura familiar, un vecindario, etcétera, responsablem ente dem ocráti­ cos. La im portancia que estos pensadores atribuyen a la responsabilidad d em o ­ crática, su análisis de una amplia gam a de instituciones v su esfuerzo por inspi­ rarse en el m arxism o y el liberalismo convierten su teoría en una variedad de teoría posmarxista. Antes de te rm inar este apartado es preciso señalar que muchos teóricos marxistas no aceptan de buen grado estos desarrollos posmarxistas (por eje m ­ plo, Burawoy, 1990; Wood, 1986). Burawoy, por ejemplo, ataca a los marxistas

582

TEO RIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

analíticos por eliminar la historia de su enfoque y por hacer de la claridad y el rigor un fetiche. Weldes critica el m arxism o analítico por dejarse colonizar por la corriente principal de la econom ía y adoptar un «enfoque técnico centrado e x clusivam en te en la resolución de problem as», por su creciente academ icis­ mo, su preocupación cada vez m enor por la política y su conservadurism o (1989: 354). W ood hace una crítica política para descalificar al m arxism o analítico (y al m arxism o posm oderno) por su q uietism o politico y su «cínico derrotismo, en virtud del cual todo program a de cam bio radical se considera condenado al fracaso» ( 1989: 88). Incluso los defensores de una rama del m arxism o analítico — el estudio em pírico riguroso de las ideas m arxistas— han criticado también a quienes confraternizan con la teoría de la elección racional y adoptan errónea­ mente una posición m etodológicam ente individualista (Levine, Sober y Wright, 1987). La obra de Laclau y M ouffe ha sido objeto de ataques particularm ente du­ ros. Por ejem plo, Allen Hunter la critica por su co m prom iso incondicional con el idealism o y, en concreto, por «situarse en el polo extrem o del análisis del discurso, y por considerar todo com o discurso» (1988: 892). A sim ism o Geras ( 1987) ataca a Laclau y a M ouffe por su idealismo, pero además los tacha de poco rigurosos, disolutos, ilógicos y obscurantistas. La respuesta de Laclau y M ouffe a G eras está implícita en el título de uno de sus artículos «Posmarxismo sin disculp as» ( 1987). Buraw oy critica a Laclau y Mouffe (y a Bowles y Gintis) por « perderse en un laberinto histórico donde todo es im portante y la explica­ ción es im posible» (1990: 790). En cambio, Burawoy sigue convencido de la utilidad del m arxism o para com prender la dinámica y las contradicciones del capitalism o. Asi, a pesar de la muerte del co m unism o y el poder del capitalismo a escala m undial, «el marxismo... volverá en sí» (Buraw oy, 1990: 792). Lo m ás probable es que el posm arxism o siga levantado polém icas tanto entre los círculos intelectuales m arxistas com o entre el resto de la comunidad intelectual.

CONCLUSION
Parece evidente en la actualidad que m uchas teorías sociológicas toman presta­ das ideas de otras perspectivas teóricas y se sitúan sim ultáneam ente en varios de los m últiples niveles de análisis social, contribuyendo así a que las claras fronteras tradicionales se em p añ e n y se vuelvan porosas. El destino de este m o vim iento aún no puede anticiparse con claridad. Q uizás a corto plazo el pa­ noram a te órico de la sociología habrá cam biado drásticam ente y será menos diferenciado y más sintético. Pero cabc la posibilidad de que renazcan con fuer­ za las viejas alianzas teóricas, m anteniéndose así separados los feudos belico­ sos que han caracterizado a la teoría sociológica durante las últimas décadas. M uchos observadores (por ejemplo. Cook. O ’Brien y Kollock. 1990; Lamont y W uthnow , 1990) expresan su inquietud ante un resurgimiento de estos feudos y

SINTESIS DE LA TEORIA SOCIOLOGICA-II

583

de la constante lucha política que inevitablem ente les acompaña. Un indicio de esta posibilidad es la afirmación de Garfinkel (1988) de que la etnometodología constituye una «sociología incom ensurablem ente alternativa». Esta idea, junto a la falta de predisposición de la etnom etodología para adoptar las ideas de otras teorías, indica la alta probabilidad de conflicío continuado entre la etno­ metodología y otras perspectivas teóricas. A unque será preciso que nos preocu­ pem os por este problem a, el variado cuerpo de trabajo que se orienta en la dirección sintética (e integradora) nos perm ite deleitarnos por ahora ante el resplandor del nuevo movim iento hacia la síntesis de la teoría sociológica. Aunque es tentador finalizar con esta nota edificante, nuestro deber es re­ gresar al tem a básico de este capítulo y del anterior y afirmar que lo que logran realm ente esas síntesis es convertir perspectivas teóricas poderosas que han dem ostrado su utilidad durante largos periodos de tiempo en algo parecido a una «em panada» teórica. Si todas las teorías sociológicas buscaran la síntesis entre ellas ¿no nos encontraríamos con una serie blanda de teorías débiles e inútiles? T om em os el ejemplo de la definición de Collins de la teoría d el con­ flic to , analizada en el Capítulo 12, com o una teoría de la organización de la sociedad y la conducta de sus personas y grupos. Así definida, com o un enfoque general sobre todos los dominios de la sociología, no puede apreciarse con cla­ ridad qué es lo que la teoría del conflicto tiene que ofrecer a la sociología. Lo que Collins se tom a la molestia de identificar com o teoría del conflicto no es ya ciertamente una teoría del conflicto. Si todas las teorías pretenden moverse en esta dirección, entonces ¿qué es lo que nos queda? Se puede responder que una gran teoría integradora. Ciertamente, los neofuncionalistas, los interaccionistas sim bólicos, los teóricos del intercam bio y otros teóricos analizados en este y en el anterior capítulo no encontrarían buen aco­ modo bajo el paraguas de la definición de Collms. Pero ésta milita a favor del movim iento contra la producción de grandes teorías englobadoras. Lo que se está desarrollando tal vez por prim era vez, es una concepción del dom inio co­ mún de la sociología (quizá en térm inos paradigmáticos, una imagen com ún del objeto de la sociología). Los sociólogos han solido lamentarse de que, a dife­ rencia de otras disciplinas establecidas, la sociología carece de un dominio co­ múnmente aceptado. El desarrollo de esta base com ún constituirá el mejor pro­ ducto de las síntesis teóricas. Sin em bargo, no es probable que estem os evolucionando hacia la construc­ ción de una gran teoria sociológica de com ún aceptación. La razón que lo expli­ ca es que para lograr tal aceptación, la teoría tendría que ser tan general, vaga y amorfa, que difícilmente podría llamarse «teoría» y ser de alguna utilidad. V ol­ viendo a mi argumento del paradigma sociológico integrado (que tiene claras semejanzas con el m ovim iento hacia las síntesis teóricas analizadas aquí), el paradigma integrado íjo sustituirá, desde mi punto de vista, a los paradigmas existentes, sino que com plem entará sus perspectivas extremistas con otra más integrada. Si nos m ovem os hacia el desarrollo de una teoría (o teorías) socio ló­ gica integrada, ésta debe com plem entar y no sustituir a las teorías existentes.

584

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

Esto significa que las teorías existentes deben m antener su «carácter» distintivo (y buscar al m ism o tiem po un centro integrador). Así, por ejem plo, a todo teóri­ co del conflicto le debe preocupar el afán de Collins por renunciar a la teoría del conflicto. A fin de cuentas, todo lo que ha logrado la teoría del conflicto se ha basado en su teoría del conflicto. En este contexto, es interesante m encionar la existencia de una corriente oculta de dificultades que fluye a través de este cuerpo de trabajo de síntesis teóricas. Por ejemplo, Collins (1990) habla de «piratería» intelectual y Fine (1990) de la «prom iscuidad» del interaccionismo sim bólico. A demás, Cook, O ’Brien y Kollock ( 1990) hacen referencia a «las trampas» de las síntesis en la teoría del intercambio. A unque estas obras no son explícitas sobre esta cuestión, es posible que exista una preocupación subyacente por los costes de la síntesis excesiva. Un freno natural a este m ovim iento hacia la síntesis excesiva consiste en que, a pesar de que muchos sociólogos de muy diversas perspectivas teóricas aceptan la integración, esos m ismos sociólogos suelen rechazar los esfuerzos específicos procedentes de otras teorías. Por ejemplo, Friedman y Hechter (1988) preven cierta hostilidad a los esfuerzos sintéticos de la teoría de la acción racio­ nal que proceden de dos frentes. Por un lado, creen que lo que ellos denom inan enfoques interpretativos (por ejemplo, la fenom enología y la herm enéutica) se mostrarán hostiles a aquellos esfuerzos porque se basan en la orientación posi­ tivista de la teoría de la elección racional. T am bién piensan que todos los estructuralistas (por ejemplo, los durkheim ianos, los marxistas y los teóricos de redes) «rechazarán por principio todo enfoqu e basado en el individualism o m etodológico» (Friedm an y Hechter, 1988: 212). Si Friedman y H echter están en lo cierto respecto de los esfuerzos sintéticos de la teoría de la elección racio­ nal. y por extensión su argum ento puede aplicarse a las síntesis teóricas proce­ dentes de todas las direcciones teóricas, entonces es poco probable que los es­ fuerzos por las síntesis teóricas se desarrollen en exceso. Por otro lado, podem os apreciar también un delicado equilibrio. Mientras las alianzas teóricas tradicionales pueden servir para evitar la síntesis excesiva, tam bién pueden, com o ya sucedió en el m ovim iento hacia la integración microm acro durante la década de los años ochenta, conducir a la repetición del extre­ m ism o teórico dentro del m ovim iento sintético. En otras palabras, esto sería sólo un poco mejor que lo que sucedió durante los años del extrem ism o teórico. Así, la conclusión m ás realista aunque apenas estimulante de este capítulo y del libro es que entram os en una era de la historia de la teoría sociológica particu­ larm ente interesante e importante. Pueden obtenerse grandes ganancias, pero también existen graves peligros. Los teóricos tendrán que avanzar por una fina cuerda en su esfuerzo hacia una mayor integración y síntesis sin m arginar sus teorías ni preparar el terreno para ceder ante un nuevo periodo de extremism o teórico. C ualesquiera que sean las ganancias que se obtengan y los peligros que se eviten, se trata de un periodo particularm ente im portante y estim ulante para el estudiante que se interesa por la sociología.

APENDICE

METATEORIZACION SOCIOLOGICA Y ESQUEMA METATEORICO PARA EL ANALISIS DE LA TEORIA SOCIOLOGICA

LA M ETATEO RIZACIO N EN SO CIO LO G IA Ventajas de la m etateorización C ríticas a la m etateorización La explosión actual del interés por la m etateorización LAS IDEAS DE THOMAS KUHN LA SO CIO LO G IA: UNA C IEN C IA M ULTIPAR AD IG M ATIC A Los grandes paradigm as sociológicos HACIA UN PARADIGM A SO CIO LO G IC O MAS INTEGRADO N iveles de análisis social: una revisión de la literatura Niveles de análisis social: un modelo

565

56

TEORIA SOCIOLOGICA CONTEMPORANEA

Spencer

Lévi-Strauss i 1908)

_______
D u r w in is m o s o c ia l

(1820-1903)

Sumner
(1840-1910)

Ward
(1841-1913)

Durkheim I I 8 5 8 - 19 1 7 )

Sk in n e r i I904-1990)

Sor okin ( 1X89-19 68)

Parsons (1902-1979)

Weber I 1864- 1920)

M a r x islas

h e jti'H u n n ï

E w iie h i i r it ic a Horkhetmer i I 8 9 5 - 1u " 3 ) Adorno ( 19U3-1969(

M arx
< 1818- 1883»

l.ukács Fre ud

(1856-1939)

(1885-1971)

D c le rn u n n n w

i’t m/iiniu n
Knutsky (1854-1938)

Husserl
(1859-1938)

Schut/ (1899-1959)

Sim m el ( 1858-1918)

Sm all ( 18 5 4 P ar k (1864 1944) 1926)

Sjrlr e (1905-1980)

I n t e r i n i iv n i.s m o

Mead
(1863-1931)

\imbn/ii a
Blum er I 1900-1987) M Kuhn

Cooley
(18 6 4 -1 9 2 9 )

(1911-1963)

Figura 2.1.

T e o ría sociológica: añ os po sterio re s.