You are on page 1of 189

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.

Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho

CONSEJO GENERAL DEL PODER JUDICIAL Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho

O´Callaghan Muñoz, Xavier Magistrado del Tribunal Supremo Catedrático de Derecho Civil CONCEPTO Y CALIFICACIÓN JURÍDICA DE LAS UNIONES DE HECHO Ponencia Serie: Interdisciplinar

VOCES: DERECHO DE FAMILIA. MATRIMONIO. DERECHO MATRIMONIAL. FAMILIA DE HECHO. JURISPRUDENCIA.

ÍNDICE I. Punto de Partida. Hecho Jurídico II. Concepto de matrimonio versus concepto de unión de hecho III. Calificación jurídica de la unión de hecho IV. El precedente romano V. Terminología VI. Incidencia del Registro y de la (¿futura?) Ley en las uniones de hecho VII. Jurisprudencia 1.Del Tribunal Constitucional 2.Del Tribunal Supremo Anexo I. Bibliografía Anexo II. Sentencias del Tribunal Constitucional Anexo III. Sentencias del Tribunal Supremo

TEXTO I. Punto de partida. Hecho Jurídico In initio, puede afirmarse que la llamada unión de hecho es un hecho jurídico. Por lo cual débese comenzar explicando qué se entiende por hecho jurídico. Comienza CARIOTA FERRARA su monografía "El negocio jurídico" (Madrid, Aguilar, 1956) dando un concepto que sigue toda la doctrina posterior (así, GALGANO, "El negocio jurídico" Valencia, Tirant lo Blanch, 1992): en la infinita variedad de los hechos -di ce- algunos son jurídicamente irrelevantes y otros jurídicamente relevantes; o sea, a algunos no se les liga

-1-

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.

Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho

ningún efecto por el ordenamiento jurídico, que es indiferente a ellos y a otros, por el contrario, se les liga un efecto jurídico. Estos últimos son los hechos jurídicos. Hecho jurídico es, pues, cualquier acontecimiento, natural o humano, a cuya verificación el ordenamiento jurídico liga algún efecto jurídico, constitutivo o modi ficativo o extintivo de relaciones jurídicas. El negocio jurídico es un subtipo de los hechos jurídicos: produce efectos jurídicos sólo en tanto en cuanto estos efectos son queridos; su elemento esencial es la declaración de voluntad (aunque también tiene, como elementos esenciales, el objeto y la causa). El negocio jurídico es, ante todo, un hecho jurídico, que, como tal, produce efectos jurídicos, que, como dato específico, procede de la voluntad del ser humano y los efectos los reconoce el Derecho y se producen por la declara ción de voluntad, ex voluntate. Así, se define el negocio jurídico como la declaración de voluntad a la que el Derecho atribuye efectos coincidentes con la misma. El matrimonio es un negocio jurídico (no un contrato, entendido éste en su concepto preciso de negocio jurídico bilateral productor de obligaciones; obligaciones, a su vez, cuyo concepto preciso es de relaciones jurídicas en la que una persona, acreedor puede exigir de otra, deudor, una determinada prestación): negocio jurídico bilateral y formal por el que un hombre y una mujer declaran su voluntad de constituir una relación estable de convivencia plena. La unión de hecho es un hecho jurídico: un hecho, la convivencia, que produce una serie de efectos jurídicos. Consecuencia de ello es que en el Derecho civil (que está formado por un conjunto de institucio nes) se halla la institución del matrimonio, en el sentido técnico-jurídico, de derecho civil, del término "insti tución": conjunto de normas jurídicas que regula un tipo de relación jurídica; en este caso el matrimonio. La unión de hecho no llega a la categoría de institución jurídica; como hecho jurídico, carece de normativa propia y sus efectos jurídicos sí son regulados normativamente, con normas relativas a cada uno de ellos, sin formar un conjunto de normas como en la institución. Es preciso hacer una distinción, tanto para el matrimonio, como para la unión de hecho, como también para cualquier negocio jurídico o hecho jurídico que dé lugar a una situación más o menos prolongada y más o menos estable. Una cosa es el acto constitutivo y otra la situación provocada por aquél. En el ma trimonio, el acto constitutivo es formal y tiene naturaleza de negocio jurídico y produce la relación conyugal más o menos estable y prolongada; lo mismo puede decirse del mandato, por ejemplo, o del contrato de sociedad: ambos son contratos, negocios jurídicos, que dan lugar a una relación estable y más o menos prolongada entre mandante y mandatario o entre los socios. En la unión de hecho la convivencia es un hecho jurídico continuado y estable, que produce unos efectos jurídicos, de forma más o menos estable, más o menos prolongada. Como primera conclusión sobre la calificación jurídica de la unión de hecho, es que ésta es un hecho jurídico. Carece y debe carecer de regulación jurídica, pero el ordenamiento no desconoce ni puede desconocer ciertos efectos jurídicos, que sí son contemplados. No se trata, pues, de regular un hecho jurí dico que dejaría de serlo (más de un autor se aferra excesivamente a este punto, para mantener -a veces, visceralmente y con claras connotaciones extrajurídicas- que no se debe destinar una sola norma jurídica a esta cuestión). Se trata de prever ciertas consecuencias y regularlas jurídicamente, en atención a o para evitar perjuicios de, la persona que puede resultar desfavorecida o perjudicada por aquel hecho jurídico. Un ejemplo que nadie pone en duda: si bien no hay normativa para la unión de hecho, sí el Derecho contempla la filiación extramatrimonial que procede de la misma; otro supuesto frecuente: pese a que no hay norma sobre los efectos patrimoniales de la convivencia, la jurisprudencia se ha visto obligada a trasponer otras normas, dictadas para otros temas, para evitar que uno de los convivientes (la mujer, en todos los casos que han llegado al Tribunal Supremo) quede perjudicado injustamente.

II. Concepto de matrimonio versus concepto de unión de hecho

-2-

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.

Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho

El concepto de matrimonio es un concepto muy elaborado; se ha considerado durante siglos, ya que, siendo una realidad natural y social, el Derecho la ha tenido en cuenta, la ha aceptado, reconocido y prote gido. En muchos siglos, este Derecho no era el Derecho civil: para éste, el matrimonio era una institución desconocida, que era contemplada tan sólo como un sacramento por la Iglesia y por el Derecho canónico. La Ley de Matrimonio civil de 18 de junio de 1870 es la primera que en España regula el matrimonio y, pasando al sistema opuesto, sólo admite el matrimonio civil, ignorando el canónico; otro matrimonio reli gioso que no sea el canónico -de la Iglesia católica- ni se plantea siquiera. El Decreto de 9 de febrero de 1875 dispuso la validez del matrimonio canónico, conservando la validez del civil para los que no profesa ran la Religión Católica. Es el sistema subsidiario que siguió el Código Civil (art. 42). Pero en éste, al regular el matrimonio civil y remitirse en bloque al Derecho canónico para la normativa del matrimonio canónico, apenas tuvo aplicación ya que el número de matrimonios civiles era mínimo, tanto más cuanto más restric tivo era el criterio para entender quiénes no profesaban la Religión Católica y podían acogerse al mismo. Todo ello se mantuvo hasta la reforma del Código Civil por Ley 30/1981, de 7 de julio: a partir de ella, sólo se regula un matrimonio, el del Código Civil y en la forma se permite la que prevé el propio código o la que establece la Religión católica (el matrimonio canónico) u otra Religión inscrita, en los términos acordados con el Estado o autorizados por ley. El matrimonio -como antes se ha dicho- entendido como acto constitutivo, creador del status matrimo nial, es el negocio jurídico bilateral y formal por el que un hombre y una mujer declaran su voluntad de constituir una relación estable de convivencia plena. Es un concepto -también se ha dicho- muy elaborado, aunque la doctrina, a veces, confunde el matrimonio, en su concepto correcto de acto constitutivo, con el estado o situación estable que crea, o bien (la doctrina canonista) define erróneamente el matrimonio como contrato, al ignorar que no todo negocio jurídico bilateral es contrato. De la definición dada y de la norma tiva de Derecho civil del matrimonio, se desprenden sus caracteres, que matizan y completan el concepto: primero: unidad y bisexualidad: el ordenamiento sólo contempla el matrimonio monógamo y contraído por personas de distinto sexo (un solo hombre con una sola mujer); segundo: estabilidad, que implica una rela ción estable, no necesariamente perpetua; tercero finalidad de plena comunidad de vida, es decir, una convivencia plena que se desdobla en tres aspectos: (1.º) unión física y espiritual, (2.º) convivencia estable, (3.º) fundación de una familia, como familia nuclear integrada por los cónyuges y, en su caso, por los hijos. Interesa señalar notas diferenciales entre el matrimonio y situaciones que pueden parecer afines, una de las cuales es la unión de hecho: Se trata, en primer lugar, de la diferencia entre el matrimonio y la unión -con su previa declaración de voluntad, aún tácita- de convivencia esporádica, sea o no constitutiva de prostitución. En ésta faltan todos los caracteres del matrimonio: ni hay unidad, ni estabilidad, ni la finalidad de los sujetos es constituir una plena comunidad de vida. En segundo lugar, la diferencia entre el matrimonio y la relación íntima continuada con una persona sin convivir con ella se encuentra en que la estabilidad no es total, por lo menos en la mayoría de los casos, ni desde luego, se da la finalidad de plena comunidad de vida; sí hay unidad física y puede haberla espiritual, pero ni convivencia ni fundación de familia. En tercer lugar, es más sutil la nota diferencial entre el matrimonio y la unión de hecho: se puede dar en ésta la unidad y bisexualidad, y se da la estabilidad y la finalidad de plena comunidad de vida. Realmente, la diferencia que se advierte con el matrimonio es la ausencia de constitución legal, lo que implica su falta de consideración y sanción jurídica y, en consecuencia, la no protección por el Derecho. Retrocediendo a lo

-3-

la unión de hecho es una institución natural pero que al no deve nir jurídica. etc. y ante tal hecho. etc. (2. el Derecho no puede ignorar efectos jurídicos que se produzcan. porque no se quiere (caso de la unión de hecho en sentido estricto) o porque no se puede (unión de hecho en sentido amplio). negocio jurí dico formal. segunda: la convivencia que en todo caso exige la unión de -4- . frente al matrimonio. "al hombre y a la mujer integrantes de una pareja unida de forma permanente por relación de afectividad análoga a la conyugal". como hijos que hubiere. Este es el concepto recogido en la ley 21/1987. sino la previsión de sus efectos: es un hecho.U. hombre-hombres.º) el sexo. no reconoce ni regula. Es decir.º) la unidad y (3. sin constitución legal. No puede perderse de vista que no se plantea su regulación positiva. puede darse el hecho de convivencia de un hombre y una mujer (o bien. que modifica el Código Civil y Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de adopción. respecto al matrimonio. esta doble posibilidad la contempla la actual L. por ejemplo. hombre-hombre. que basa su detallado estudio en este concepto): unión de un hombre y una mujer. y hay unos efectos. el Derecho se ocupa de sus efectos jurídicos en el sentido de que no puede abandonar a su suerte al más débil. o a las consecuencias de la muerte del conviviente. se puede ampliar en tres frentes: (1. Pero no se puede dar un concepto y una calificación jurídica per relationem y por exclusión. etc. entre sí. En este sentido estricto se define (GALLEGO DOMÍNGUEZ. (3. que no pueden ignorarse. (1. en cualquier grado. de 24 de noviembre. convivencia que produce ciertos efectos jurídicos. regulado orgánicamente por el Código Civil que forma la institución matrimonial. El concepto estricto de la unión de hecho es el que recuerda el matrimonio en el modo de comportarse como unión "paramatrimonial". sea la unión de hecho entendida en sentido estricto. que se manifiesta externamente y que conforma una comu nidad de vida. en diversos artículos que se refieren a la convivencia "de forma permanente en análoga relación de afectividad a la del cónyuge. Insistiendo una vez más: no se predica una regulación positiva de un hecho que puede llegar a la aberración. perjuicio que pudiera sufrir uno de ellos por el abandono por el otro. Se plantean dos dudas: primera: la pareja de hombre y mujer que conviven y no se pueden casar porque les falta algún requisito (tienen un mal llamado impedimento dirimente) ¿se considera unión de hecho en sentido estricto o en sentido amplio?. sea en sentido amplio. que si se da no puede obviarse. El concepto positivo de la unión de hecho se centra en el hecho positivo de la convivencia. su disposición adicional tercera amplía la posibi lidad de adopción conjunta por los cónyuges. aunque puede tener efectos jurídicos. continuada y estable. o a los perjuicios económicos que sólo una parte ha sufrido.º) La unión de hecho puede ser o no monógama. Ante todo. de 11 de noviembre.º) La unión de hecho puede ser heterosexual o también homosexual. El concepto de unión de hecho se da normalmente por exclusión del concepto del matrimonio. lo cual se produce en todo caso respecto a los hijos que pueda haber. el Ordenamiento ignora. sino que se contempla un hecho que se da o puede darse. o a la relación arrendaticia de la vivienda común. es un hecho jurídico. el concepto amplio se concreta en una convivencia y. (2. en un mismo hogar (la misma idea preside la exposición de LACRUZ BERDEJO).º) el parentesco. hay que distinguir un concepto estricto y un concepto amplio de la unión de hecho. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho dicho anteriormente sobre el matrimonio. como "matrimonio de hecho". sin necesidad de formalidades en su constitución.A. con independencia de su orientación sexual". mujer-mujer) y también de un hombre con varias mujeres o una mujer con varios hombres (o bien. Así. 29/1994. El concepto negativo de la unión de hecho es la convivencia no constituida en la forma solemne que se exige para el matrimonio. mujer-mujeres). sino que debe contemplarlo y someterlo a la norma jurídica. si se da el hecho de la convivencia de hermano con su hermana.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.º) La unión de hecho puede darse también entre personas parientes. Como se ha dicho antes. El concepto amplio de unión de hecho no tiene que limitarse a la similitud con el matrimonio. se piensa en un matrimonio.

Tanto una como otra son hechos jurídicos. de jurídico: son o pueden ser de muy variada índole y. en el sentido de que una determinada forma (que en el matrimonio es opcional) se impone ad solemnita tem. carece de aplicación. como -5- . Barcelona. al ser jurídicos. si falta. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho hecho ¿debe ser necesariamente sexual o puede ser una convivencia en que el sexo sea ajeno a la misma. es hecho jurídico y. Es ajurídica. "Derecho privado romano". hecho que comienza y se mantiene a lo largo del tiempo. 73. como tal hecho. Los efectos jurídicos califican aquel hecho.º 3. La calificación de la unión de hecho es. 78 (precepto que. 1937). cuyo defecto produce la nulidad del matrimonio. tanto los más clásicos (como MAYNZ. que sería la que antes se ha conceptuado como unión de hecho en sentido estricto. entre acto constitu tivo y estado procedente de aquel acto. no se puede distinguir. sino que basta que ejerza públicamente su función. no está prevista expresa y orgánicamente por el orde namiento. en principio. tal como establece el art. mientras se mantenga. Se puede concluir que la unión de hecho es como un matrimonio en que falta la forma ad solemnitatem y. la competencia y el nombramiento legítimo del juez o funcionario autorizante. como se ha apuntado también. Barcelona. Negocio jurídico: declaración de voluntad que produce efecto jurídico coincidente con la misma. Carece de normativa legal. son regulados por el Derecho directamente (filiación) o indirectamente (perjuicios patrimoniales). Formal o solemne. como tales y aun no pensados para este supuesto. como hecho jurídico. no existe el matrimonio. son regulados por el Derecho. no tiene que preocuparse de exigir que le demuestren que es titular. por tanto. pero sí la unión de hecho. como elemento esencial que. El precedente romano Los romanistas. produce efectos jurídicos (de aquí el interés de conocer el precedente del Derecho romano). porque no se quiere o no se puede? III. intereses económicos y filiación. n. de buena fe.º del Código Civil declara nulo el matri monio que se contraiga sin la intervención del juez o funcionario ante quien debía celebrase. pero.que tienen trascendencia jurídica y. Por ello. en el negocio jurídico de matrimonio. es un hecho continuado que. etc. pero se exigen dos requisitos para tal validez en dicho caso: que al menos uno de los cónyuges hubiera procedido de buena fe y aquéllos ejercieran sus funciones públicamente. nombrado legalmente. pues cualquier otro defecto no está previsto como causa de nulidad). como tal. Así. "Curso de Derecho romano". tomo III. La unión de hecho. Y también la unión de hecho es la convivencia. produce o puede producir una serie de efectos -relaciones personales. 1888) y los comúnmente reconocidos (JÖRS-KUNKEL. El hecho es la convivencia. sin que necesa riamente concurran los requisitos materiales o formales del matrimonio: es la unión de hecho en sentido amplio. de hecho jurídico. Cualquier otro defecto de forma no provoca la nulidad si al menos uno de los cónyuges lo contrajo de buena fe. el negocio jurídico es inexistente. es decir. Por el contrario. Esta es la forma esencial. el que va al Juzgado o Consulado o ante otro funcionario idóneo. pero no antijurídica. en sí misma considerada. no está regulado por el Derecho. la convivencia es el hecho jurídico mismo. el art.. En el mismo sentido. El hecho es la convivencia que. o sin la de los testigos.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. como en el matrimonio. en todo caso. IV. 53 dispone que la validez del matrimonio no quedará afectada por (verdadero defecto de forma) la incompetencia o falta de nombramiento legítimo del juez o funcionario que lo autorice. Calificación jurídica de la unión de hecho Ya se ha expuesto la calificación jurídica del matrimonio: es negocio jurídico formal o solemne. se identifica inexistencia y nulidad y el art.

es decir. El matrimonio (sigue diciendo MIQUEL. La ceremonia consistía en la ofrenda a Júpiter de un pan (panis farreus). en presencia de dos sacerdotes. cuando cesaba. la affectio no era el consentimiento inicial. Esta mancipatio es una compraventa ficticia. Madrid. para sopesar si en un caso dado existe o no matrimonio. a) La confarreatio era una forma de adquisición de la manus que tenía. coemptio. Lo esencial no es. por lo cual. b) La coemptio es una aplicación de la mancipatio al Derecho de familia. En cuanto a la concepción del matrimonio canónico como sacramento. ni tampoco el mundo de la Reli gión. Existen tres formas de adquisición de la manus sobre la mujer: confarreatio. por otra. y de diez testigos. que. respectivamente. Esto explica que la vinculación entre matrimonio y Derecho. sine manu. sino que hay una concepción unitaria del matrimonio. aun siendo todos estos actos muy importantes para la valoración social de la unión de un hombre y una mujer como matrimonio. -6- . pero en época avanzada se pasa al matrimonio libre. 358) romano una situación de hecho. que muestra palmariamente la estrecha vinculación entre Religión y matrimonio. pág. por su ejercicio continuado a lo largo de un año. no se puede hablar. El matrimonio romano es una institución del ius civile y como tal. Esta forma debió de caer en desuso en la última época de la República y hubo de ser restablecida por Augusto y Tiberio por motivos de culto. una situación socialmente reconocida. c) La manus sobre la mujer su puede adquirir también por el usus. el acto de llevar el novio a su casa a la novia. Se trata. y matrimonio y Religión. El más notable de estos actos es la dedutio in domum mariti. por una parte. están conformes en que el matri monio era un hecho jurídico: lo esencial era el elemento externo de convivencia. sino duradero. de una interpretación extensiva de una norma de las XII Tablas. a lo sumo. un carácter sacral y que. En principio la regla general era la de la adquisición de la manus sobre la mujer. que inician la convivencia conyugal y que tienen. anterior al siglo X. Tampoco hay que confundir los actos que tienden a hacer adquirir al marido manus sobre la mujer con la celebración del matrimonio. 1992). es decir. que con una cláusula adecuada provoca el traspaso de la potestad que el paterfami lias tiene sobre la mujer a la manus del marido.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Lo que hay es una porción de actos sociales. pág. Siendo el matrimonio (añade MIQUEL. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho los más modernos (MIQUEL. Ni siquiera se puede hablar de dos formas de matrimonio cum manar y sine manu. de una celebración del matrimonio. que indica palmariamente la existencia del honor matrimonii. Pero la verdad es que. se reservaba a los patricios. desaparecía el matrimonio. una importancia grande. Matrimonio legítimo (matrimonium iustum) lo era únicamente el contraído por ciudadanos romanos y sólo los hijos habidos en tal matrimonio estaban sometidos a la patria potestas del paterfamilias y sólo ellos podían ser sui heredes. mientras que hoy día difícilmente se plantea un problema de existencia o inexistencia de matrimonio (y si se plantea se resuelve apuntando al negocio jurídico que da origen al matrimonio). el mundo del Dere cho. probablemente. que se cocía conjuntamente como símbolo de la vida en común. por tanto. hay que decir que sólo procede del Derecho canónico avanzado y no es. el pontifex maximus y el flamen Dialis. en realidad. 352). es un estado. no son imprescindibles. Derecho privado romano. los romanos se fijan en el honor maritalis y la afectio. suministra un marco muy amplio para el matrimonio. sino que lo decisivo es la ética social en que se basa el matrimonio como situación de hecho. propia de los ciudadanos romanos. y usus. por tanto. unido al elemento interno del consentimiento duradero (affectio maritatis) o intención de comportarse recíprocamente como marido y mujer. en puridad. lo cual se suele realizar en comitiva. También es muy importante la constitución de la dote. probablemente. evidentemente. no sea en Derecho romano tan viva como hoy día. Por eso.

estableciendo a tal efecto que los hijos de los concubinas puedan gozar del beneficio de la legitimación por subsiguiente matrimonio. aún no exhaustivamente. En tal caso. por otra. tal como se concibe actualmente y cuyo concepto ha sido dado anteriormente (especialmente en su sentido estricto) se asemeja más al matrimonio romano que al concubinatus. La prole nacida de tal unión no tiene la consideración de legítima y. se podía evitar esta conse cuencia ausentándose la mujer durante tres noches consecutivas de la casa del marido (usurpatio trinoctii). es semejante al matrimonium iustum y en el sentido amplio. La unión de hecho. simplemente es ignorada por el ordenamiento jurídico. a veces. En la época postclásica se producen unos cambios que. que no se consideran de interés: el histórico. sanciona con graves penas jurídicas la permanencia en tal situación. más que legislativos. tipificando los delitos de adulterium y stuprum. el de derecho comparado (ambos son tratados con detalle por ESTRADA ALONSO. el matrimonio con mujeres de mala nota). A la vez desarrolló un nuevo procedimiento de legitimación. sobre todo. Estas leyes prohíben matrimonio con mujeres tachadas (así a los senadores. para los casos en que no fuera posible contraer matrimonio. a los ingenuos. 2. trata de obligar a los concu binas a que contraigan matrimonio. Esta indiferencia del Derecho objetivo cara al concubinato cambia con el cristianismo. Así. se les prohibe el matrimo nio con libertas. al concubinatus. el término que se emplea es indicativo de la concepción humana y calificación jurídica que tiene sobre el hecho la persona o personas que lo emplean. Además hay que tener en cuenta que las leyes de Augusto castigan las rela ciones con mujeres ingenuae et honestae (es decir. En la unión de hecho.ª edición. Un momento decisivo en la evolución del concubinato lo constituyen las leyes matrimoniales de Augus to. son de interpretación. Con estas clases de mujeres se da el concubinato. El concubinato es una unión estable entre un hombre y una mujer pero que carece del honor matrimonii y de la affectio maritalis. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho que prescribía que la propiedad se adquiere mediante el usus continuado de la cosa. no peyorativo. no pasa de ser una simple elucubración. que se conoce con el nombre. no hay adquisición de la manus por usus. En cambio Justiniano sigue el camino inverso: elevar el concubinato al nivel de un matrimonio morga nático (de condición inferior) para irlo equiparando al matrimonio legítimo. Basándose en textos de ULPIANO y de MUCIUS SCAEVOLA. en sentido estricto. el emperador Constantino ataca abiertamente el concubinato: por una parte. no cae bajo la patria potestas del paterfamilias. Hay que prescindir de tres aspectos de la terminología.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. O. El concubinato es una relación de hecho no regulada por el Derecho: si se da con la persona adecuada no produce efectos jurídicos ventajosos o nocivos. Las uniones extramatri moniales en el Derecho civil español. durante dos años si se trata de inmuebles o durante un año para las demás cosas (ceterae res). Terminología La cuestión de la terminología en un tema jurídico tiene una importancia meramente relativa y. se generaliza indebidamente el consenti miento inicial y se convierte en el centro de una nueva concepción del matrimonio. V. El ejercicio continuado de la manus sobre la mujer durante el año provoca su adquisición. Todo este precedente romano es significativo. precisando más: la unión de hecho. referidos al consentimiento (que dan impor tancia al consentimiento inicial para resolver casos concretos). Madrid. en general. en ello. que mira con disfavor esta situación. con mujeres que han nacido libres y son de elevada condición social). por carta de gracia 0 (per rescriptum principis). De todos modos. Por ello tiene cierto interés detenerse. 1991) y el peyorativo. como mancebía o -7- . Civitas. También en el Derecho romano es contemplada la unión de hecho. de concubinatus.

los que reflejan una ampliación del concepto anterior en algún aspecto. en una relación de afectividad similar a la conyugal. que fue rechazada (Boletín Oficial de las Cortes Generales. en cuyo caso bastará la mera convivencia. lo que es casi lo mismo. los que corresponden al concepto de unión de hecho en sentido estricto. con independencia de su orientación sexual. lo que se ha reflejado claramente en la terminología. Unión libre puede asimilarse a unión de hecho. Parecidas. o matrimonio sin reconocimiento legal. matrimonio o cuasi matrimonio. El término unión de hecho (que es el empleado aquí) es el más comprensivo de las distintas situaciones que se plantean "el hecho" en la realidad y corresponde al sentido amplio que antes se ha dado. Primero. de Arrendamientos urbanos. cuya falta lo hace inexistente. en este sentido es matrimonio de hecho. se considera pareja de hecho a la unión libre. de 11 de noviembre: hombre y mujer integrantes de una pareja unida de forma permanente (se supone que quiere decir "estable". entender éste como el matrimonio sin el elemento formal. La terminología en este tema es muy variable y ningún término ha arraigado en la doctrina ni en la futura posible legislación. Segundo. estable. Se pueden distinguir tres grupos: primero. Definía la pareja de hecho el art. siempre que ninguno de ellos esté unido por un vínculo matrimonial en vigor. ya que la permanencia no se predica ni dentro del matrimonio) por relación de afectividad análoga a la conyugal. también se ha dicho que muchos de los autores que han tratado de este tema han seguido este concepto y sobre él han montado su construcción doctrinal. los que responden al concepto de unión de hecho en sentido amplio. lo que nada tiene que ver con la unión de hecho. o uniones superiores a la pareja. sin vínculos de paren tesco en primer y segundo grado de consanguinidad. El Grupo parlamentario federal de Izquierda Unida-Iniciativa per Catalunya presentó una proposición de ley sobre medidas para la igualdad jurídica de las parejas de hecho. son las expresiones unión libre o unión civil. de dos personas. La Ley 29/1994. la primera expresión alude directamente a prostitución. personas que conviven de forma permanente (¡otra vez con la permanencia¡: estable es lo debería decir y tiene que significar) en análoga relación de afectividad a la de cónyuge. a otra persona. no sólo hay o puede haber "de hecho" (es un hecho que no se puede negar y al que el Derecho da efectos jurídicos) parejas de distinto sexo que de forma análoga al matrimonio conviven igualmente de forma estable. o sea. segundo. pero peores técnicamente hablando. La expresión más típica. unión marital de hecho o unión extramatrimonial o convivencia more uxorio. es decir. Una serie de expresiones coinciden con el sentido estricto que anteriormente se ha dado de la unión de hecho. pública y notoria. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho concubinato. mayores de edad o menores emancipados. de 24 de marzo de 1997). Se entenderá que la unión es estable cuando haya durado al menos un año.1: A los efectos de lo previsto en los artículos siguientes. el -8- . Tercero.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. o relaciones incestuosas: todo ello cabe en la expresión unión de hecho. Y también la excesivamente larga que emplea la Disposición Adicional Tercera de la Ley 21/1987. a la unión de hecho y la conceptúa en sentido estricto (como un matrimonio de hecho) con la ampliación respecto al sexo. o bien. 2. históricamente muy arrai gado y gramaticalmente muy aséptico (el Diccionario de la Real Academia lo define como "relación marital de un hombre con una mujer sin estar casados": concepto preciso que corresponde a unión de hecho en sentido estricto) pero en la realidad es innegable que se considera un término altamente peyorativo. salvo en los supuestos en que la ruptura de dicho vínculo sea imposible por causas ajenas a su voluntad. también. de 24 de noviembre. Congreso de los Diputados. También responde a este sentido la expresión muy utilizada de pareja no casada. concede ciertos derechos. salvo que tuvieran descendencia común. tercero. pero presenta un contraste con la unión de derecho (es decir. el concubinato en un término muy utilizado (por ejemplo. con independencia de su orientación sexual. en Francia).

al decir: convivencia al modo matrimonial de una pareja heterosexual. por las sentencias 184/1990. Congreso de los Diputados. 18 de febrero de 1993. Al Tribunal Supremo también se le han planteado temas relativos a la unión fuera de matrimonio. de 15 de noviembre con todas las que siguen a ésta en el tema de pensiones de viudedad de la Seguridad Social: 29/1991. independientemente de su orientación sexual. 31/1991. que la expresión convivencia more uxorio (o convivencia extramatrimonial) es la más empleada: sentencias 184/1990. en una relación de afectividad similar a la conyugal. que evita cualquier posición sobre el concepto y la calificación de la unión de hecho. 6/1993. la cual fue rechazada (Boletín Oficial de las Cortes Generales. algunas sentencias emplean la amplia expresión de unión de hecho:: 18 de mayo de 1992. de 11 de diciembre. de 24 de marzo de 1997). 27 de mayo de 1994 y 20 de octubre de 1994. hete rosexual y monógama. Unión civil presenta la confusión de que también el matrimonio puede ser civil. de una pareja. de 11 de diciembre. 11 de octubre de 1994. los llama proposición de ley orgánica de contrato de unión civil. es clara la influencia de la doctrina canonista que considera el matrimonio como un "contrato". Esta expresión de unión civil es empleada por la mayoría de los registros que han creado diversos Ayuntamientos. presentada por el Grupo socialista del Congreso. 30/1991. incluido antes en el grupo segundo. de 14 de febrero. la unión de derecho (matrimonio) será una unión forzosa. de 18 de enero. Sin embargo. Bien es cierto que los casos que se le han plan teado siempre han sido de pareja de hombre y mujer que convivían como si de un matrimonio se tratara. de 8 de febrero y 66/1994. Incidencia del registro y de la (¿futura?) Ley en las uniones de hecho -9- . de 15 de noviembre. curiosamente. De aquí. salvo en los supuestos en que la ruptura de dicho vínculo sea imposible por causas ajenas a su voluntad. La 47/1993. de 15 de noviembre y 222/1992. sin vínculos de parentesco en primer o segundo grado de consanguinidad. 4 de marzo de 1997. lleva a confusión. eran uniones de hecho en su concepto estricto. Por ello. la terminología empleada responde al concepto de unión de hecho en el sentido estricto. 222/1992. 18 de noviembre de 1994. elevado a la categoría de sacramento. en cuyo caso bastará la mera convivencia. esta desafortunada expresión la emplea la proposición de ley que presentó el Partido Popular en el Congreso de los Diputados el día 18 de septiembre de 1997. de 8 de febrero emplea también la expresión unión de hecho. 24 de noviembre de 1994. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho matrimonio) que. la de 16 de diciembre de 1996 es más detallada. ligado de forma estable.. salvo que tuvieran descendencia en común. 38/1991. 47/1993. 22 de julio de 1993.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 30 de diciembre de 1994. terminológicamente. La definición no corresponde con el sentido amplio de unión de hecho. mayores de edad o menores emancipados. de 11 de abril. 35/1991. de 14 de febrero. a otra persona. al menos durante dos años. El término unión de hecho fue empleado por la proposición de ley. sino con el sentido estricto amplia do. de 14 de febrero. sin saber distinguir negocio jurídico y contrato. VI. 77/1991. pública y notoria. 8 de marzo de 1993. es decir. El Tribunal Constitucional ha empleado una terminología muy aséptica. de 14 de febrero. por la que se reconocen determinados efectos jurídicos a las uniones de hecho. Ninguno de los convivientes podrá estar unido por un vínculo matrimonial en vigor. lo que no es cierto. 18 de marzo de 1995. 1: Lo previsto en la presente Ley será de aplicación a quienes convivan en pareja de forma libre. afectiva y estable. de 22 de diciembre y la 184/1990. parece que si la unión de hecho es unión libre. La amplísima expresión unión de hecho es empleada. La expresión generalmente utilizada ha sido unión extramatrimonial o unión more uxorio o unión de hecho more uxorio o convivencia more uxorio: sentencias de 11 de diciembre de 1992. por lo que parece que la contraposición es con unión "canó nica" (?). Es frecuente también la expresión uniones estables de hecho que emplean las sentencias 160/1988. Dice así el art. llamar "contrato" a este situación es otro error. de 14 de febrero. no en forma exclusiva. 21 de octubre de 1992. además. de 28 de febrero.

tercero una unión de hecho no regulada por ley. qué sentido le da a la expresión unión de hecho. en segundo lugar. La incidencia importante en la unión de hecho es su regulación positiva. se producen al margen de su inscripción (art. prevé que la publicidad del Registro queda limitada exclusivamente a la expedición de certificaciones de sus asientos. el matrimonio sin constitución legal y. con . El art. Publica una declaración de ciencia. en otras palabras.10 - . Carece de efectos civiles propiamente dichos. El efecto que produce ya se ha apuntado antes. en la realidad. Se plantea una duda ¿podría una pareja cuya unión de hecho cayera en el ámbito de la ley. no inciden en la legislación civil. como pactos o contratos. unos hechos de convivencia que no estarán previstos en esta (¿futu ra?) ley. como el de la Comunidad de Madrid que prevé (art. 5) y. existirán uniones de hecho que no estén acogidas a esta (¿futura?) ley. o sea. carecen de efectos civiles y. en tercer lugar. por ejemplo. unión estable de un hombre y una mujer. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho La primera incidencia de una tímida normativa relativa a las uniones de hecho se produce con la crea ción. deja de ser un simple hecho que produce efectos jurídicos. el matrimonio. 1): tendrán acceso a este Registro las uniones no matrimoniales de convivencia estable entre parejas. Por tanto.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. asimismo. no parece suficiente el certificado del Registro de uniones de hecho para quedar probada ésta. un hecho jurídico. pero expresamente dispone que la tiene en la ordenación de los registros e instrumentos públicos. Si es objeto de una ley. el matrimonio tal como está regulado en el Código Civil. declarar que no quiere quedar sometida a ella? es decir. entendiendo que tienen carácter administrativo. Es decir. que ambos quisieran que su unión fuera un hecho. Tan solo puede salvarse la constitucionalidad de los Registros de uniones de hecho. por tanto. menos técnicas: concurrirán. que reúna los mismos o casi los mismos requisitos que establece el Código Civil para el matrimonio. incluso del mismo sexo. para pasar a ser una institución jurídica. El objeto de este Registro es la inscripción de la unión de hecho y puede ampliarse (como en el de la Comunidad de Madrid) a otros hechos adyacentes. Se ha mante nido aquí que ésta es un hecho. por tanto.º) salvo en el Derecho foral o especial. El primer problema que plantea este Registro es de carácter constitucional. En otras palabras. segundo. que se promulgue una ley regulándola. 149 de la Constitu ción establece que el Estado tiene competencia exclusiva en la legislación civil (apartado 1. este mismo sentido. carece de la eficacia jurídica civil y fuerza probatoria de que goza el Registro civil. un semi-matrimonio o unión de hecho regulada por ley. interesa conocer qué tipo de unión de hecho contempla o. acoge el concepto de unión de hecho en sentido estricto. Lo cual afectaría a la misma calificación jurídica de la unión de hecho. en primer lugar. En principio. Así. pero que no hayan celebrado el negocio jurídico de matrimonio formal o solemne. por norma administrativa de la Comunidad Autónoma o del Ayuntamiento. Tiene el simple efecto de publicidad no ya de un hecho (la unión de hecho) sino de la declaración conjunta de la pareja que han manifestado un hecho (su unión de hecho). quedarán. su reconocimiento por el Derecho: matrimonio de hecho en contraposición al matrimonio de derecho. En ciertos casos se amplía este concepto a algunas situaciones para las que no se permite el matrimonio de derecho. pero no hace prueba sobre la verdad de esta declaración (que en la realidad exista la unión de hecho). El legislador habrá de decidir ante todo por qué concepto opta: el sentido estricto. es decir. del Registro de Uniones de hecho. existirá la unión de hecho tal como la regule dicha (¿futura?) ley. De lo cual se deriva la consecuencia más importante: existirá. número 8. Por tanto. pero. (que sería demasiado restringido). ampliado en ciertos aspectos (que pueden ser muy variados) o en sentido amplio (que no parece ni siquiera posible). Para cons tituir una adopción o para lograr una subrogación arrendaticia urbana. residentes en la Comunidad de Madrid. el Decreto de 20 de abril de 1995 que lo crea para la Comunidad de Madrid (son muy semejantes todos ellos) dispone que las inscripciones tienen meros efectos declarativos y la validez jurídica y los efectos de los contratos reguladores de las relaciones personales y patrimoniales que se inscriban. Por tanto. primero.

pero no una institución jurídica. guste o no. más que interesante.sobre el concepto y la calificación jurí dica de la misma. se plantea el caso de un Teniente Coronel retirado que muere cinco días antes de obtener sentencia constitutiva de su divorcio. que la declaran extensible a la unión de hecho. Primer grupo. por ruptura (vivienda. menos "de hecho" va a ser. los efectos que produce o puede producir y distinguir los que se dan vigente la unión. sino tan sólo aquéllos que tengan su causa en la citada imposibilidad.1 (la llamada subrogación mortis causa) de la LAU de 1964. Esencial mente basa su resolución no sólo en la unión de hecho. muy aséptica.º): No se incluyen. en el ámbito de aplicación del precepto todos los supuestos de convivencia extramatrimonial. declara nulas las resoluciones administrativas y judiciales denegatorias de la pensión de viudedad y declara expresamente su derecho a ésta. Las sentencias del Tribunal Constitucional referidas a este tema se dividen en dos grupos: primero. que la concede. de las uniones de hecho. La sentencia 260/1988. Del Tribunal Constitucional. Esta solicita la pensión de viudedad al Consejo Supremo de Justicia Militar. VII. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho efectos jurídicos inevitables. las relativas al art. Es curioso. las restantes. Un ejemplo. Las sentencias del Tribunal Constitucional sobre temas cuya base fáctica y jurídica es la unión de hecho. tenían que hacerlo. Jurisprudencia 1. pero pese a no regularla contempla efectos en el sentido de que. que le es denegada y es recurrida en la jurisdicción contencioso-administrativa. segundo subgrupo. con deberes y derechos para ambos convivien tes. dos. como un semi-matrimonio y cuanto más igualitario pretenda hacerlo el legislador. es el que se da o puede dar en la realidad social. integrado por una sola sentencia. tras optar por el ámbito de la misma (el concepto de unión de hecho que acoge). análogos a los regímenes económico-matrimoniales.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. más confiado o más ignorante. que la deniegan. más débil. como tal hecho. por tanto. Lo cual refuerza la idea de que la unión de hecho regulada por el derecho deja de ser "de hecho" para pasar a ser una institución jurídica. Primer grupo. bastaría con quitar el elemento formal o solemne del matrimonio civil. recoger su terminología. esto es. pues. tal como se ha hecho anteriormente. que confirma las denegaciones administrativas. no se han pronunciando -ni ciertamente. Se debe insistir una vez más en la calificación jurídica que aquí se ha mantenido. Se reclama la pensión de viudedad a la Seguridad Social por la mujer . con dos subgrupos: uno. 58. el Derecho regula unos efectos que se dan en la realidad y que no puede ignorar y los trata con la idea central de que no debe sufrir perjuicios la parte inocente (uno de los convivientes) o un tercero (la filiación). no pudo llegar a contraer matrimonio con la mujer con la que convivía desde hacía más de veinte años.11 - . compensación económica) o por muerte (sucesión mortis causa). de 22 de diciembre. primer subgrupo. las relativas a pensiones de viudedad. el tema de la filia ción extramatrimonial ya está regulada en el Código Civil (a no ser que se contemple un tertium genus: la filiación semimatrimonial). como jurí dico. no de hecho. en la imposibilidad de poder contraer matrimonio. Una posible futura ley debe tomar en especial consideración. sino también. segundo. Formula recurso de amparo y esta sentencia se lo otorga. nunca perfectamente aceptable como no lo es ninguno: la ley no regula la sociedad civil o mercantil de hecho y si la regulara sería un tipo de sociedad. al socaire de que es una sociedad de hecho. no puede un socio más hábil o más fuerte salir beneficiado de la relación y perjudicar a su socio. La unión de hecho es un hecho jurídico. aquellas uniones estables que no pudieron transformarse en vínculo conyugal. y los que se dan a la extinción. Dice literalmente (Fundamento 4. si la igualdad es total.

1 de la LAU es necesario haber convivido de modo marital y estable con el arrendatario fallecido. El Tribunal Constitucional ha mantenido siempre (con votos particulares) que no tiene derecho. en la que hemos declarado la inconstituciona lidad del art. titular del contrato de arrendamiento. de su cónyuge. pero debe probar la convivencia. exonerando de tal exigencia únicamente a quienes no pudieron contraer matrimonio por impedírselo la legislación anterior a la Ley 30/1981 y siempre que el causante falleciera con anterioridad a la vigencia de dicha Ley. Todas ellas se remiten a la doctrina del propio Tribunal Constitucional contenida en la citada sentencia 184/1990.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. texto refundido aprobado por Decreto 4104/1964.1 de la vigente Ley de Arrendamientos Urbanos (Texto Refundido aprobado por Decreto 4. el Tribunal Constitucional mantiene su propia doctrina en otras muchas. A partir de esta sentencia. 58. resolviendo -y denegando. de 14 de febrero. añade: para acogerse al beneficio de la subrogación "mortis causa" que regula el art. necesita de prueba al margen de él. 77/1991. establecía la llamada subrogación mortis causa. . Se planteó cuestión de inconstitucionalidad y así se declaró por la sentencia 222/1992. 58. que la desestimó. de 14 de febrero.1 de la vigente Ley de Arrendamientos Urbanos (Texto Refundido aprobado por Decreto 4. 58. 66/1994. de 24 de diciembre) en la medida en que excluye del beneficio de la subrogación "mortis causa" a quien hubiere convivido de modo marital y estable con el arrendatario fallecido.104/1964. tiene el derecho de subrogación mortis causa. de 18 de enero. de 8 de febrero. convivencia que si bien es presumible en el matrimonio (arts. 2. 28 de febrero (la convivencia se había iniciado en 1934). 14 de febrero. día de los enamorados). 69 y 102. Del Tribunal Supremo. 30/1991. en caso de falle cimiento del inquilino titular del contrato de arrendamiento. 58. Segundo grupo.104/1964. 31/1991. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho con la cual ha convivido el fallecido en unión de hecho. en primer lugar. El art. y más adelante. de 15 de noviembre. 35/1991. Tiempo después se plantea un recurso de amparo sobre el mismo tema. (todas éstas del mismo día. La misma doctrina es mantenida en la sentencia 47/1993. de 11 de abril.los recursos de amparo que se iban interponiendo contra sentencias de Magis traturas de Trabajo denegatorias de la pensión de viudedad a las mujeres unidas. lo otorga parcialmente en el sentido de que el hombre unido en unión de hecho con la mujer inquilina. La base de su argumentación es: la obtención de una pensión de viudedad se condiciona por la legislación vigente a la existencia de vínculo matrimonial entre causante y persona beneficiaria. a favor. pues tras dicha Ley nada impedía a los que convivían "more uxorio " transformar su relación en vínculo matrimonial. éste es el fallo: Declarar que el art. de 15 de noviembre. de 24 de diciembre.12 - . Cuya doctrina comenzó con la cuestión de inconstitucionali dad que fue resuelta por la sentencia 184/1990. de 11 de diciembre. al trabajador fallecido: 29/1991. Si no lo hicieron pudiendo hacerlo. Son interesantes sendos párrafos del fundamento 3: Ha de partirse de la doctrina sentada por este Tribunal en la sentencia 222/1992. 38/1991. de 14 de febrero (la unión de hecho se había mantenido durante 40 años).1 de la Ley de Arrendamientos urbanos. Tales diferencias constitucionales entre matrimonio y unión de hecho pueden ser legítimamente tomadas en consideración por el legislador a la hora de regular las pensiones de supervivencia. de 14 de febrero. de 24 de diciembre) es inconstitucional en la medida en que excluye del beneficio de la subrogación mortis causa a quien hubiere convivido de modo marital y estable con el arrendatario fallecido. en unión de hecho. la sentencia 6/1993.1 del Código Civil). el legislador no otorga al supérstite el derecho a la pensión de viudedad (Fun damento 1) y añade más adelante (Fundamento 3): El vínculo matrimonial genera "ope legis" en la mujer y el marido una pluralidad de derechos y deberes que no se produce de modo jurídicamente necesario entre el hombre y la mujer que mantienen una unidad de convivencia estable no basada en el matrimonio. de 14 de febrero (una convivencia de 20 meses).

-La sentencia de 18 de febrero de 1993 contempla el caso de una convivencia de seis años. no se aplican a la unión de hecho las normas sobre regímenes económico-ma trimoniales. pero no antijurídica. Siempre se ha incoado proceso por razón de la disolución por ruptura o por muerte y casi siempre se ha discutido la participación de la mujer en el patri monio existente al tiempo de la disolución. -La sentencia de 18 de mayo de 1992 trata de una "convivencia con apariencia de matrimonio" que duró veinte años. En relación con esta idea.13 - . Recuerda que no se le puede aplicar las normas reguladoras del régimen de gananciales ni las del régimen de separación de bienes. Sentencias que contemplan la disolución de la unión de hecho por ruptura y se plantea la reclamación de la mujer. estable y duradera. -La sentencia de 16 de diciembre de 1996 contempla. -La sentencia de 11 de octubre de 1994.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Hay dos casos que se apartan de este criterio: -La sentencia de 11 de diciembre de 1992 estima que se produjo un enriquecimiento injusto a favor de él. Especialmente. En este caso estima (como habían hecho las sentencias de instancia) que se produjo una sociedad civil irregular. monogámica. una sentencia sobre competencia (también era un supuesto de disolución) y otra sobre nulidad de donación (también era tras la disolución). heterosexual. por lo que tiene que resarcirla a ella. "una convivencia al . se mantiene también que no puede aplicar a la unión de hecho la normativa del matrimonio. que genera un patrimonio comunal. pues había affectio societatis. ante una situación de disolución por ruptura. aunque sólo se había dado aportación patrimonial y cooperación personal en un negocio concreto. declara de impo sible aplicación las normas de la sociedad de gananciales y acepta la validez de los pactos expresos o la facta concludentia que evidencia la voluntad de ambos de hacer comunes los bienes (todos o algunos) creando un verdadero condominio o comunidad de bienes. Primer grupo. además. Además de recordar que es de imposible aplicación la normativa de la comunidad de gananciales. pero tampoco es rechazada por ésta: es ajurídica. destaca la validez de los pactos expresos o tácitos sobre la constitución de una comunidad o una sociedad. se creó un patrimonio con el esfuerzo de ambos hasta que se produjo la ruptura violenta. ni directamente ni por analogía. La idea que preside todas las sentencias es que la unión de hecho no está regulada por la ley. En todas las sentencias anteriores se acepta la solución de una comunidad de bienes o sociedad irre gular. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Las cuestiones relativas a la unión de hecho que se han planteado en recursos de casación han sido muy poco variadas y siempre referidas al concepto estricto. como comunidad ordinaria o sociedad irregular. ni especialmente las de la comunidad de gananciales. Estima que hay una comunidad sui generis. por la expulsión de la mujer y la hija fruto de la unión. -La sentencia de 24 de noviembre de 1994 contempla. Pero es posible aplicar las normas sobre comunidad o sociedad "cuando se acredite que hubo affectio societatis" lo que no se estima en el caso de autos. como dice textualmente "una comunidad de vida. En primera instancia se había estimado la existencia de sociedad. Se pueden clasificar las sentencias en dos grupos principales: situaciones de disolución por ruptura y de disolución por muerte de uno de los dos. puesto que alcanzó a catorce años. tal como dice literalmente. entre personas que pudieron contraer matrimonio".

de la vivienda y de una pensión. ni se produjo una comunidad de bienes. de las normas del matrimonio y de los regímenes económico-matrimoniales. Reitera. tampoco cabe la consideración de que toda unión de hecho lleve aparejada un régimen de comunidad de bienes. hace apli cación analógica de la disciplina matrimonial (art. Tampoco se estima la reclamación de la mujer.1 del Código Civil) y le concede a la mujer el uso de la vivienda durante dos años. Se estima parcialmente. Segundo grupo. supérstite de la unión de hecho. por analogía. supérstite. Se trata de una convivencia de dos años. aunque aquélla puede en ocasiones ser causa legítima de alguna reclamación. de vivienda y pensión. con fundamento en la llamada responsabilidad extracontractual del art. habiendo tenido con el premuerto una convivencia de treinta y dos años. -Sentencia de 22 de julio de 1993. En este grupo de sentencias en casos de disolución de la unión de hecho por ruptura.14 - .3 en relación con el 4. en que tanto él (que falleció) como ella trabajaban y sus ganancias y ahorros nunca se entremezclaron. También reitera que es precisa la existencia de pactos inter partes de sociedad. para apreciar ésta y entender que había comunidad de bienes. 1. hay dos que resuelven la reclamación por parte de la mujer. Así. la muerte de él en accidente y la declaración de herederos abintestato a favor de su madre.902 del Código Civil estimando incluso que hubo "concurrencia de culpas". -Sentencia de 18 de marzo de 1995. Estima que sí hubo una sociedad civil irregular de carácter universal que se rige por las disposiciones relativas a la comunidad de bienes. la mujer supérstite reclama la propiedad de . se desestima (como en la instancia. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho modo matrimonial de una pareja heterosexual matizada por la promesa de matrimonio". es decir no se da lugar a la casación) la petición de la mujer.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. la inaplicación a la unión de hecho de las normas relativas al régimen de gananciales. Tras una convivencia de ocho años. -Sentencia de 21 de octubre de 1992. Da lugar a la indemnización por los daños causados. Lo fundamenta en el principio de seguridad jurídica que impide la aplicación. Reitera la no aplicación por analogía de la normativa del matrimonio y del régimen económico-matrimonial. por otra parte. -Sentencia de 4 de marzo de 1997. sobreviviente. Se niega (en la instancia y se desestima la casación) la recla mación de la mujer. -La sentencia de 30 de diciembre de 1994 casó la de la Audiencia (que sí había dado lugar a la demanda) y denegó la petición de la mujer de que se declarase su derecho al uso y disfrute de la vivienda que había sido común (durante veintitrés años) y una pensión mensual. tampoco hubo pacto expreso o tácito de comunidad o sociedad. Se reitera la doctrina de la sentencia anterior sobre la analogía y la comunidad de bienes e igualmente queda desestimada la demanda de la mujer. -Sentencia de 27 de mayo de 1994. Reitera que no se puede aplicar en la unión de hecho la normativa del matrimonio ni la del régimen económico-matrimonial. la demanda de la mujer. en la instancia y en casación. 96. una vez más. -La sentencia de 20 de octubre de 1994 declara que no se pueden aplicar a la unión de hecho las normas matrimoniales ni los preceptos de la sociedad de gananciales. Sentencias que contemplan la disolución del matrimonio por muerte de uno de los convivientes. que reclamaba la mitad del patrimonio del premuerto.

lo que no puede darse como cierto es que las referidas disposi ciones a favor de la demandada tengan como finalidad. Y añade. o al menos como única finalidad la gratificación de aquéllas. en el caso de autos ello no es posible entenderlo así. Tercer grupo.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. aparte de otros pronunciamientos. toca el tema sucesorio de forma indirecta: dice (fundamento 6. Se desestima. cuando se hacen para compensar una estricta y pura relación concubinaria. y no ya por normas de derecho sucesorio. pues de lo actuado se comprueba que la convivencia no se redujo a los aspectos sentimentales o sexuales. como peticiones esenciales. lo que constituye una serie de atenciones..Sentencia de 8 de marzo de 1993.º): no es aplicable la regla prohibitiva del enriquecimiento injustificado cuando el presunto enriquecimiento lo ha sido en virtud de una disposición legal (que aquí sería el ordenamiento jurídico de la sucesión mortis causa abintestato). en donde al referirse a los prelegados. cayo pago no es exigible jurídicamente. sino una relación de convivencia y dentro de un ambiente familiar marginante de la propia convivencia "more uxorio". recogiendo manifestaciones de la sentencia de la Audiencia: Aun dando por supuestas tales relaciones de concubinato. y asimismo le atendió en su enfermedad necesitada de visitas a facultativos españoles y extranjeros y de medicación constante. especialmente las relativas al régimen económico-matrimonial. que prelega a su bien amada Nuria M. Se desestima totalmente la demanda. dice. esta sentencia: si bien las donaciones pudieran estar viciadas de nulidad. G. ya que la relación existente entre el donante y el donatario. que "le cuidó como una madre" a la que nombra asimismo heredera universal de todos los bienes. Se solicita la nulidad de una donación y de unos legados por causa torpe e inmoral (que es. pero que justifican una remuneración unilateral en cumplimiento bien de un deber de conciencia. bien de una obligación natural y que al ser manifestada de modo expreso en el testamento constituyen lo que la doctrina patria denominada motivo causalizado y cuya presencia desdibuja la imagen de simple concubina o "maitresse " que los acto res pretenden ver en la demandada. que no se han considerando suficientes a la hora de proteger a la pseudo-viuda. -la demandada-. Sentencias que tratan dos cuestiones puntuales: la de nulidad de donación y la de competencia del Juzgado de Familia. pero no para la cuestión de indemnización en la unión de hecho. . sino que durante el tiempo de vida en común. por lo que procede desestimar la petición de nulidad por causa ilícita de esas donaciones "intervivos" y de las disposiciones testamentarias a favor de la demandada. se formula por la mujer ante el Juzgado de Familia demanda en reclamación de alimentos a favor de la hija y compensación económica indemnizatoria. Anexo I Bibliografía . Literalmente. a la que cabe añadir que resulta esclarecedor incluso las propias expresiones vertidas por el donante en su testamento de 28 de mayo de 1974. -Sentencia de 18 de noviembre de 1994. De este grupo se deriva una conclusión: con una sola excepción (parcial. Aparte de reiterar la inaplicación de normas fundadas en el matrimonio. que se encontraba aquejado de las dolencias que terminaron por causarle la muerte. sino por consideraciones comunes a toda unión de hecho. la unión de hecho). precisamente. indica literalmente. no era de este cariz.15 - . Se reconoce competencia para los alimentos. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho un bien y la mitad de los bienes relictos. la demandada gestionó los negocios del Sr. por cierto) ni una sola sentencia ha estimado la pretensión de una mujer cuyo conviviente en unión de hecho ha fallecido. Tras la ruptura de la convivencia que había durado diecisiete años.

1993 págs. Dir. Dykinson Madrid. n. D'ERCOLE. RDP 0 octubre 1992. de 15 de febrero de 1988. 803 a 805. RGD. CASTÁN VÁZQUEZ. págs. págs. 1823 a 1837. Masson.º Encuentro de la Asociación Española de Abogados de Familia (en Problemas candentes en los procesos de familia). Dott. Indianapolis."Una aproximación realista para una visión de conjunto de las sentencias del TS (Sala 1. D'ANGELI. Bernard: L'inmobilier et la famille. Mono grafie di Contralto e Impresa. Civ. 76. civ. Indiana. págs. n. n.º 827. Adriano: II concubinato nel diritto privatto. Centro de Estudios Registrales. . Madrid 1994. 1994. La vivienda tras la ruptura de la unión". Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España. fa"."Crisi della famiglia leggitima e supplenza della famiglia di fatto". Marzo 1995.. fa". Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España.La famiglia nel costame e nel Diritto. Revista del Foro Canario. 135. . BIMJ.. en Estudios sobre Derecho de Familia. José María: "Observaciones sobre la situación jurídica de las parejas no casadas". Paris. CALLE RODRÍGUEZ. vol. 1111 a 1117. con prólogo de JEAN CARBONNIER. DÍAZ ALABART. . págs. e pers. Juan José y MONTESINOS ALFONSO. en Act. pág 161. Padova.16 - . en Dizionari del Diritto Privato. 1979. Centro de Estudios Registrales. 1983-3. Madrid. DE CUPIS. Tomo 1. María Victoria: "Uniones paramatrimoniales. Conferencia en ciclo de Confe rencias sobre Derecho Familia.. Lourdes: Parejas no casadas y pensión de viudedad. c. 1981 II. 842. tra contrato e relazione sentimentale.489 a 2. Diritto Civile. Madrid.. 1961.º 1496. pág. 291. Una nueva relación familiar". 549 a 607. 2. 1992. Madrid. Ar.º 559. 2. 609 a 644. BERNARDINI.º 31. traducción.. Ibiza. BLANCO PÉREZ-RUBIO. 1968. Rodrigo: "Comentario a la Sentencia del Tribunal Supremo (Sala 1. pág. Dir. Madrid. 1989. . pág. págs. págs. Ana María: La unión de hecho. abril de 1991. junio de 1977. . págs."La situación actual de las parejas no casadas en el Derecho". 1992. de 5 de julio de 1988. serie diretta da Francesco GALGANO. DEMAIN. 3221 a 3254 y en Estudios sobre Derecho de familia. a cura di . efectos personales. Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España. 1992. dir. Ponencia en el 2. págs. .515. organizado por la Comisión de Juristas de Ibiza y Formentera. n. Silvia: "El pseudo status familiae en el Código Civil. 1993. José: "Reflexiones jurídicas sobre el concubinato". Centro de Estudios Registrales. Stefano: "Famiglia di fatto". 1987-2. e pers. Foro Pad. Graham: Unmarried coflples and the law. Milano. 1992 BERCOVITZ RODRÍGUEZ-CANO. Madrid.ª) de 18 de febrero de 1993" en CCJC n. Civ. CERDÁ GIMENO. 221 a 228. enero-marzo de 1993.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. . DELGADO CABRERA.La liquidación de bienes en las uniones de hecho. págs. A. Bernard: La liquidation des biens des concubines. 599 a 642 y en Estudios sobre Derecho de Familia. n. 1993. BERMEJO PUMAR. . 1993-1. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho ABRY.ª) relativa a aspectos de la situación de "parejas no casadas". 523 a 548. notas y relación de sentencias de Derecho español por José Manuel GONZÁLEZ PORRAS."El derecho económico del conviviente tras disolverse la unión matrimonial de hecho". 606 a 612. Fiorella: La famiglia di fatto."Las parejas de hecho". The Allens Smith Company Publishers. Trivium. Librairie Générale de Droit et de Jurisprudence. María Mercedes: "Uniones de participación integral de vida". Mauro: La convivencia fuori del matrimonio. Anales de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación. BIMJ.Famiglia e diritto. París..º 1482.º 24. con prólogo a la edición española de José María CASTAN VÁZQUEZ. Giuffré Editore. DOUTHWAITE. págs. Riv.

Tomo III. en el Libro Homenaje al Prof. Madrid. 10 a 16. 1992. págs. n. Manuel: "Notas sobre la problemática jurídica de la pareja no casada". GÓMEZ ALCALDE.ª edic. 453 a 468. 209 a 248. 1985. 1983-3. Colección Jurisprudencia Práctica. n. Cívitas. civ. marzo. 1995. marzo de 1992. enero-febrero de 1983. SEPÍN. págs. págs."Análisis de la jurisprudencia española sobre las relaciones económicas en las uniones extramatrimo niales"."Arrendamiento urbano y parejas de hecho. GUERRERI. Ignacio: Las parejas no casadas y sus efectos patrimoniales. en Noticias de la Universidad de Deusto. págs. GARCÍA RUBIO. Actualidad y Derecho. ESTRADA ALONSO. SEPÍN.º 113. HUET-WEILLER. pág. GIULIANI. Editore Ulrico Hoepli. Act. María Paz: Alimentos entre cónyuges y entre convivientes de hecho. págs. JR. Giuffré. Approche socio . 1991. págs. 1990-2. Milano. La evolución histórica del matrimonio y el divorcio en España. La sucesión mortis causa en favor de los hijos extramatrimoniales en el Derecho civil aragonés". Diego: Familia no matrimonial. Giusseppe: Diritto Tributario.17 - . ESMEIN. págs. marzo de 1994. Gigliola: I tuoi diritti di coniuge o convivente. Centro de Estudios Judiciales. págs.. ESPÍN CÁNOVAS.º 135. págs. GONZÁLEZ PORRAS. págs. Ediciones Universidad de Salamanca. 15 a 19. marzo-abril. Eduardo: Las uniones extramatromoniales en el Derecho civil español. oct-dic. Comentario a la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid de 12 de julio de 1993".. . Ponencia en el Congreso Hispano-americano de Derecho de Familia. GALLEGO DOMÍNGUEZ. FOSAR BENLLOCH. A. Milano. en RCDI. LLEDÓ. Comunicación a la Ponencia Parejas de hecho. Tecnos. BICAM. n.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. José Beltrán de Heredia y Castaño. Trim. Cristobal Francisco: "Breve aproximación a la problemática jurídica de las parejas no casadas en el Derecho español". 35 a 42. ELZO. en Primer Congreso Europeo de Derecho de Familia. Milano. 133 a 176 y en RCDI. 1980. respecto a las uniones de hecho. 823 a 870. Cáceres. Libro de Comunicaciones. Dr. GARRIDO DE PALMA. Colegio de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España."Las uniones no matrimoniales en el Derecho histórico español. FÁBREGA RUÍZ. 895. Enrique: "La Constitución española de 1978 y la unión libre". 158 a 169. Dott.º 45.º 43. GITRAMA GONZÁLEZ. julio-agosto de 1983. 747 a 785. Milano. . págs. pág. Javier. n. XXXI. Paul: "Le probléme de l'union libre". Isabel: La contradicción en el Derecho español entre la Ley de adopción y la Ley de técnicas de reproducción asistida. Madrid. 1982-4. 2/1987. n."Las parejas no casadas y la subrogación en los derechos y obligaciones del arrendamiento". 349 a 376. Madrid. F.. Barcelona. n.Uniones de hecho y pensiones de la Seguridad Social. Barcelona 11 a 13 de marzo de 1993. 219 a 284. octubre 1985.: Del concubinato alla famiglia di fatto. . 1994-3. núm. . Víctor: "Unión marital de hecho". Giufrré Editore. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Natalio IRTI. Daniéle: La cessation du concubinage en el libro Les concubinages. Tecnos. RJC.º 41 1996. AC. 1995.. .: "Vivir en pareja". Madrid. La familia legitima e la famiglia di fatto. Las uniones libres. págs. 58 de la LAU).º 554. n. Civ. José Manuel: La familia sin matrimonio (notas a propósito de dos proyectos de Ley italianos sobre la familia de hecho). 1992. RGLI. (Art. Leticia: "Las uniones familiares de hecho en el Derecho Civil". 1983. 885 a 933.º 557. 1935. 5 al 11 de diciembre de 1994. GARCÍA VILLALUENGA.Estudios de Derecho de familia. Bosch. . 2. Rev. Sala manca. págs. 33 GAZZONI. 1990. 1984. Giuffre Editore. Francisco y SHEIFLER AMÉZAGA. 1 a 10.

sous la direction de Jaqueline RUBELLIN-DEVICHI. págs. Seix. MARÍN GARCÍA DE LEONARDO. 54 a 72.069. LASARTE ÁLVAREZ. 1986. 197 a 214. 1989. Dykinson. Luc: Les contrats des concubins. RGD. págs. marzo 1996. 1982. págs. 1. IGLESIA FERREIROS.004 a 1. 1987-2.º 85-86. JENMART. (Sobre convivencia extramatrimonial)". XVI. ADC. MARTÍN CASALS: "Informe de Derecho comparado sobre la regulación de la pareja de hecho". RGD 586-587. en Anuario de Derecho Civil. 1994. Gerardo: "Régimen económico de las uniones extramatrimoniales". págs. en la obra Centenario del Código Civil (1989-1989). MORENO VERDEJO. París. Claude: Le concubinage. París. Giacomo: I regimi patrimoniali della famiglia di fatto. AC. págs. 1991.543 a 12. n. Tome II. D. . n. Alejandro: "Pensión de viudedad en caso de convivencia extramatrimonial. José Luis: Convivencia more uxorio. plain Revista Colex. Tome II. 1993. Lourdes: "Parejas no casadas y subrogación en los arrendamientos urbanos. año 1. MAZERAT.18 - . 25 a 55. NOIR-MASNATA. 1986. OBERTO. Geneve. Barce lona. Barcelona.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 1995. 1. Editorial Centro de Estudios Ramón Areces. 1990. estipulaciones y presunciones. MENDIETA JARAMILLO.º 2. Aquilino: "Uniones matrimoniales y afines en el Derecho Histórico español". 1987-2.011. Madrid. págs. pág.709. julio-diciembre de 1974. LASTRENS LENS. 6. Centre de Droit de la Famille de Lyon. els matrimonis i les parelles de fet? Mon Juridic. 71 a 107. Catherine: Los efectos patrimoniales del concubinato y su influencia en el deber de sostenimiento entre esposos separados. 1. sous la direction de Jacqueline RUBELLIN-DEVICHI. septiembre de 1992.ª) de 8 de marzo de 1993. Asociación de Profesores de Dere cho Civil.º 603. Centre de Libraire et d' Editions Techniques. MORENO MOCHOLÍ. en Cuestiones derivadas de los pleitos de familia. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho juriquique. Nicole: Les effects civils de la vie commune en dehors du mariage.ª) de 15 de julio de 1986".974. Libraririe Droz. págs. págs. 15.069. Luz Myriam: "Relaciones patrimoniales en la unión familiar de hecho". 328. Bruselas. Milano. Guía prác tica y jurisprudencia. Michéle: L'indemnisation du concubin abandonné sans resources. LACRUZ BERDEJO. traducción de la edición original Les effets patrimoniaux du concubinage et leur influence sur le devoir d’entretien entre époux séparés.549. Approche socio juridique. María Teresa: "Comentario a la Sentencia del Tribunal Supremo (Sala 1. diciembre de 1994. Madrid. n. 12."La ruptura de las uniones paramatrimoniales: secuelas económicas y patrimoniales".061 a 1. publicada bajo la direc ción de Carlos-E MASCARENAS. Colex. 1951. págs. 1986. Madrid. jul-agosto 1993. 1. Arturo: "Las uniones libres y su perspectiva actual (las parejas no casadas)". en el Libro Les concubinages. Miguel: "El concubinato". 367 a 375. La Ley. Pilar: ¿Han de tenir els mateixos drets. croo. Paris. MERINO GUTIÉRREZ. Luis: Voz Barragania. MAYAUX. 1986. Carlos y BLANCO PÉREZ-RUBIO.967 a 6.061 a 1. RDN. . págs. Miguel: Las uniones paramatrimoniales ante los procesos de familia. Tomo I. Comen tario de la STS (Sala 5. en Nueva Enciclopedia Jurídica. CNRS. 1986. MAÑE. Tomo III. Centre de Droit de la Famille de Lyon. 41 a 55. 1978. 1990-1. págs. Madrid. 107 a 126. LÓPEZ-MUÑIZ GOÑI.167. CNRS. Fiches Express. Giuffré. La Ley.163 al 1. MOUTÓN Y OCAMPO. MÜLLER. 1988-1. Estudios de Jurisprudencia". La Ley. Larcier. págs 1. MUÑOZ DE DIOS. págs. Jaime: "Algunas reflexiones sobre los registros municipales de uniones civiles no matrimoniales". Edersa. pág.

"Convivenza more uxorio e autonomia privaba. 1990."La famille et le droit au logement". . ROULIS: Voz Concubinage. Ponencia en el 1. Víctor: La pareja de hecho y el derecho español.. ROCA CUBELLS. CNRS. JCP. civ. págs. Centre de droit de la Famille de Lyon.. 1984-3. sous la direction de Jacque line RUBELLIN-DEVICHI."La famiglia senza matrimonio."La condition juridique de la famille de fait en France". Paris. París. 1989. 1989 y 1992. págs. dr. e pers. puestas al día. Foro It. I."L'attitude du législateur contemporain face au mariage de fait". A.º Congreso Europeo de Derecho de Familia. . . I. 245 a 261.º 4. págs. Editions Techniques.Les concubinages en Europe. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho O'CALLAGHAN MUÑOZ. Poder Judicial. 1214 a 1220. 1993. I. págs. Francesco: La famiglia non fondata sul matrimonio. 1978."Come tutelara la famiglia di fatto?". Isabel: La pareja de hecho. en el libro Mariage et famille en question. It. 1991-2. 1."Subrogación mortis causa en el arrendamiento urbano del conviviente en unión matrimonial de hecho.583. Tome I.).º 3. Xavier: Compendio de Derecho Civil. CNRS. Ancora su presupposti e modalitá di relevanza giuridica della famiglia senza matrimonio".Analyse introductive. Rev. 1984. 1994. 1993. Madrid. 1066 a 1112. Paris. Manuel Roulis. Giur.ª edic. Approche socio-juridique. A. en el libro Les concubinages. La Loi n."¿Derechos sucesorios abintestato del compañero o compañera en la Compilación de Derecho civil de Cataluña?".º 10. I."Une importante réforme en droit de la famille. (l'evolution contemporaine du droit française) bajo la dirección de Roger NERSON. . Centre de Droit de la Famille de Lyon. 93-22 du 8 janvier 1993". . Politica del Diritto. Dir. n. RUIZ DÍAZ. CNRS. 1983."Jurisprudence Française en matiére de droit civil. n. Centre National de la Recherche Scientifique (C.."Sul trattamento giuridico dalle coppie che convivono fuori del matrimonio. civ. . . n. .º 10. peris. en la obra La reforma de la Compilació. 1993. . 389 a 409. 1989. 4. Actualidad y Derecho. JCP. 1 a 6. . 1985. fa. Ulises: "Las uniones de hecho". Riv. trim. . dr. Barcelona. Rev. Droit civil. 1997. 1981-4. 2. 15 a 44.567 a 1. trim. 277 y ss. 151 a 181. Centre de Droit de la Famille Lyon. sous la direction de Jacqueline ROBELLIN-DEVICHI. . El sistema successori. . dir. págs. Aspects socio juridiques. págs.ª época. Paris. trim. ROPPO. trim. 1986. 26-29 de sept. Cátedra de Derecho Civil Catalán. 18 a 27.Personnes et droits de la famille". Pubblicazioni della Scuola di perfezio namento in Diritto Civile dell'Universitá di Camerino a cura de PERLINGIERI. Napoli. Rev.. Diritto e non diritto nella fenomenologia dalle libere unioni". 3241. Jacqueline: La diminution de l'importance du mariage.S."Diálogo sobre indemnización por causa de muerte".N. 1986. Enzo: "Convivencia extramatrimoniales. Comunicación presentada a las III Jornades de Dret Catalá a Tossa. Barcelona 10-14 marzo 1993. págs. tutela della famiglia di fato e diritto all'abitazione". . PROSPERI. págs.19 - . 1989-2. Uno sguardo dalla Califor nia". Tomo 1. . págs.. PANTALEÓN PRIETO. 211 a 238. Actualidad y Derecho. dr. Tomo IV.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.Des concubinages dans le monde. 1989. págs. 1980-1. págs. n. 697 a 770. 119 a 125. Durán i Bas de la Universidad Barcelona. Ediciones Fausí.R. civ. 1986. EDERSA. proc. ADC. REINA. sous la diection de Jacqueline RUBELLIN-DEVICHI. Derecho de familia.. semana del 7 al 13 de . 1980. págs. Fernando: "La autorregulación de la unión libre". Edizioni Scientifiche Italiane. RUBELLIN-DEVICHI. 3659. 1980. (Comentario a la Sentencia del Tribunal Constitucional de 11 de diciembre de 1992)". civi.

VALKENNER. 45 a 152.. 1 a 6. Bruylant. julio-agosto de 1993. págs. n. SANCHEZ LORENZO. SEGOVIA LÓPEZ. en Homenaje a Juan Berchmans Vallet de Goytisolo. 4. Madrid."La relación no matrimonial en el Derecho español". SIMÓ SANTOJA. en Cuestiones derivadas de los pleitos de familia de la Asociación Española de Abogados de Familia. n. VIDAL MARTÍNEZ.º 586-587.303 a 4. marzo de 1996."Relación no matrimonial. Universidad de Extremadura.421. marzo-abril de 1994.317. págs.º 36. Madrid. n. A.719 a 1.d. 1987.497 a 2. págs. V. RDN. Jaime: "Aplicación del régimen de sociedad de gananciales a una relación y convi vencia no matrimonial . 487 a 532. Discurso de ingreso en la Acade mia Valenciana de Jurisprudencia y Legislacion el día 11 de diciembre de 1986. 29 y 30. 1988. año VII.º 557. RGD. abuso de dere cho."Las uniones de hecho en la jurisprudencia del Tribunal Supremo".. Civ. 287 a 312. Cáceres."De nuevo sobre relaciones patrimoniales entre parejas no casadas". 1993-1. Bruxelles. en el libro L'union libre. n. enero-febrero de 1987. Ernesto J. págs. 823 a 859. 1. págs. Sixto: "Las parejas no casadas ante el Derecho Internacional Privado". La Ley.º 2. Fam. note. 961 a 963. M. Dir. 6. Dykinson."Las uniones de hecho en la perspectiva de las nuevas proporciones de ley para su regulación" en Temas económicos y patrimoniales importantes en las rupturas matrimoniales. n. . Barcelona. RGD.ª Teresa: "Jurisprudencia y cambios legislativos: la equi paración del cónyuge y el conviviente more uxorio en la más reciente doctrina del Tribunal Constitucional". DE PAGE y de R. Tapia. VALLADARES RASCÓN. famiglia di fatto". Dir. págs. RGD.º 584. Vol. 1997. SELIGRAT MARTÍNEZ. . págs. A. Luis: "Parejas no casadas". 1992.20 - . 1. págs. VEGA SALA. 1987-1.: "Il Convivente more uxorio nella giurisprudenza della Corte Constituzionale". VERHEYDEN-JEANMART. SERRANO MORENO. ZARRALUQUI SÁNCHEZ-EZNARRIAGA.767 a 1. de 1986. Luis: "La unión paramatrimonial y la vivienda familiar". . págs. n. n. SEGRETO. 1988. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho marzo.º 141-142. n. . 1986-1.895 a 6. mayo de 1993. Publicaciones de la Academia de Valencia de Jurisprudencia y Legislación. Dykinson. RGD. e pers. págs. La Ley. Actes du Colloque tenu a l'Université libre de Bruxelles le 16 octubre 1992. julio-diciembre de 1989. José Luis.: Vida jurídica de las parejas no casadas. Francesc: ¿Han de tenir els mateixos drets. 33 a 47. . págs.º 508-509.C.º 573. 15 a 35. 873 a 885. Ar. Junta de Decanos de los Colegios Notariales de España. 559 a 563.º 1. págs. . e pers. octubre de 1987. 771 a 791. n. 1987-1.C.º extraordinario sobre Derecho de familia.923. "Una propuesta para la tutela jurídica de la familia sin matrimonio". Reflexiones sobre los conceptos de separación de hecho. Madrid. SERVETTI.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 1989-3 note. REDI. Vicente L.. els matrimoni i les parelles de fet? Mon Juridic. VIDAL GIL. (Comentario de urgencia a la sentencia de 21 de abril de 1986 de la Audiencia Provincial de Córdoba)". buena fe y equidad Comentarios a la Sentencia del Tribunal Supremo (Sala Primera) de 13 de junio de 1986". TORRES LANA. Jesús: "Uniones consensuales y derechos humanos familiares". págs. págs. Valencia. 2. José Ángel: "Relaciones patrimoniales a la conclusión de la convivencia more uxorio". TAPIA.º 75. TORRENT. pág.727 y A. bajo la dirección de Ph. n. y MARTÍN MORON. 1986. oct-nov. Fam. Nicole: "Les effets patrimoniaux de l'union libre et de sa rupture". Gloria: "Brevi appunti sullo statu della giurisprudenza in tema di c. Armando: "Unión de hecho y separación de hecho". 1989-3.778. págs. 14. Etelvina: "El derecho a la pensión de viudedad del compañero no matrimonial". 1993. n. Comunicación al Congreso hispanoamericano de Derecho de Familia. 1994/II.º 505-506. n. págs.

y ha sido ponente la magistrada doña Gloria Be gué Cantón . interpuesto por doña Juana Luna León. 1. don Carlos de la Vega Benayas. contra la sentencia de 15 de marzo de 1985. don Fernando García-Mon y González-Regueral. proclamado en el art. entraña que de supuestos de hecho iguales se extraigan las mismas consecuencias jur 'eddicas. Sala Segunda: Excmos. ha pronunciado EN NOMBRE DEL REY la siguiente SENTENCIA En el recurso de amparo núm.de pensión de viudedad solicitada por la demandante. al no ser tal factor diferencial relevante para la protección de bienes y dere chos pretendida por el legislador [FJ 3]. Ha comparecido el Ministerio Fiscal y doña María Pérez de Vargas Quirós. 359/85. 19. de 22 de diciembre de 1988 ("BOE" núm. . El principio de "igualdad ante la ley". dictada por la Sala Quinta del Tribunal Supremo en el recurso contencioso-administrativo núm. en nombre y representación de doña Juana Luna León. don Jesús Leguina Villa y don Luis López Guerra. que desestimó el recurso contencioso-administrativo interpuesto por la recurrente contra las Resoluciones de 25 de mayo y 11 de octubre de 1983 de la Sala de Gobierno del Consejo Supremo de Justicia Militar. Presidenta. Numero de registro: 359/1985. Latorre. quien expresa el parecer de la Sala. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Anexo II Sentencias del Tribunal Constitucional Sentencia 260/1988. Antecedentes. magistrados. representada por el procurador de los Tribunales don José Luis Granizo García-Cuenca y asistida del letrado don Miguel Mar tín-Rabadán. 152/83. debiendo considerarse iguales los supuestos de hecho cuando la introducción en uno de ellos de un elemento o factor que permita diferenciarle del otro deba considerarse carente de fundamento racional. Sres. Por escrito presentado en el Juzgado de Guardia el 23 de abril de 1985. representada por la procuradora de los Tribunales doña Soledad Urzaiz Moreno y asistida del letrado don Jesús Umaiz-Salicio. 1. desestimatorias del derecho a pensión de viudedad solicitada por la recurrente. el procurador de los Tribu nales don José Luis Granizo García-Cuenca. de 23 de enero de 1989). La Sala Segunda del Tribunal Constitucional. interpuesto contra las Resoluciones de 25 de mayo y 11 de octubre de 1983 de la Sala de Gobierno del Consejo Supremo de Justicia Militar. denegatorias ambas -la segunda resolviendo recurso de reposición formulado contra la primera. de la Vega. compuesta por doña Gloria Begué Cantón . 14 CE.21 - . Leguina y López. Begué.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Recurso de amparo. y por ende arbitraria. García-Mon. interpone recurso de amparo contra la sentencia de 15 de marzo de 1985 de la Sala Quinta del Tribunal Supremo. don Angel Latorre Segura.

sin embargo. ejercitando el derecho que le reconoce la ley como viuda de hecho. separación y divorcio. don Ignacio Gavira inició los tramites pertinentes a fin de conseguir la disolución de su matrimonio. declarando la nulidad de la referida sentencia de 15 de marzo de 1985. recayendo sentencia estimatoria de la misma el día 29 de enero de 1982. 3. dictada por la Sala Quinta del Tribunal Supremo. en la que se recogía similar argumentación a la que fundamentó la denegación anterior. esto es. Dicha sentencia. mediante certificación expedida por el Ayuntamiento de Estepona. y de las Resoluciones de 25 de mayo y 11 de octubre de 1983 del Consejo Supremo de Justicia Militar. por cuanto a través de ellas se priva a su representada de la pensión de viudedad que en su día solicitó al amparo de la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981. interpuso demanda de divorcio. La representación de la demandante considera vulnerado el derecho a la igualdad consagrado en el art. Entiende dicha representación que las Resoluciones impugnadas vulneran el derecho a la igualdad.22 - . en síntesis. 14 de la Constitución y solicita de este Tribunal que otorgue el amparo. La presente demanda se basa. cinco días después del fallecimiento del señor Gavira. siendo asimismo desestimado su recurso por Resolución de 11 de octubre de 1983 de la citada Sala de Gobierno del Consejo Supremo de Justicia Militar.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. el reconocimiento de su derecho a la pensión de viudedad en su parte proporcional a los años convividos con don Ignacio Gavira. la convivencia de aquél con doña Juana Luna desde el año 1960 aproximadamente hasta la fecha de su fallecimiento. a ésta el reconocimiento de su derecho a percibir la pensión de viudedad basándose en que el fallecimiento del señor Gavira se produjo unos meses después de la entrada en vigor de la Ley 30/1981. por la que se modifica la regulación del matrimonio en el Código Civil y se determina el procedimiento a seguir en las causas de nulidad. En su . solicitud que le fue denegada por la Sala de Gobierno de dicho Consejo mediante Resolución de 25 de mayo de 1983. en los siguientes hechos: a) Doña Juana Luna León convivió marital e ininterrumpidamente desde el año 1959 con don Ignacio Gavira Martín. c) Doña Juana Luna. y que tal denegación se basa en una interpretación rígida y estricta del mencionado precepto que resulta contraria a lo preceptuado en el art. en la que aquélla expresa su conformidad con el informe del Ministerio Fiscal Togado que se opuso a la concesión basándose en que el causante había fallecido con posterioridad a la entrada en vigor de la Ley 30/1981. se confirman las Resoluciones dictadas por el Consejo Supremo de Justicia Militar. nada más reanudarse la actividad en los Juzgados Civiles tras el periodo de vacaciones del mes de agosto. Tal Resolución fue recurrida en reposición por la demandante. habiéndose producido la separación conyugal del matrimonio en el año 1958 y decretado la separación perpetua por el Tribunal Eclesiástico de Málaga con fecha 11 de junio de 1970. recayendo sentencia el 15 de marzo de 1985 por la que. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 2. deniega. solicitó ante el Consejo Supremo de Justicia Militar. 3 del Código Civil. hasta el fallecimiento de este último acaecido el 24 de enero de 1982. 152/83. 14 CE y a la que debería hacerse para evitar tal lesión conforme al art. Por ello. que estima aprobada la separación de don Ignacio Gavira de su esposa y reconoce haberse acreditado. acaecido el 24 de enero del mismo año. d) Contra la anterior resolución formuló la demandante de amparo recurso contencioso-administrativo ante la Sala Quinta del Tribunal Supremo tramitado con el núm. b) Al entrar en vigor la Ley 30/1981. desestimando dicho recurso. Don Ignacio Gavira ostentaba en la fecha de su defunción la graduación de Teniente Coronel en situación de retirado y se encontraba legalmente casado con doña María Pérez de Vargas Quirós desde el año 1928. de 7 de julio. de 7 de julio.

Por todo ello reproduce la petición de amparo y la solicitud de declaración de nulidad formulada en la demanda. 6. se comprendan aquellas situaciones en las que. 50. el fallecimiento del causante con posterioridad a la entrada en vigor de la Ley 30/1981. a fin de evitar situaciones de desigualdad. 14 CE se produjo por la interpretación inadecuada de la Disposición Adicional Décima. 7. que el no dejar desamparadas económi camente a aquellas personas que. la correspondiente Sección de este Tribunal acuerda poner de manifiesto a la representación actora y al Ministerio Fiscal la posible concurrencia de la causa de inad misibilidad del recurso prevista en el art. no pudieron contraer matrimonio por impedírselo la legislación anteriormente vigente.2. formula las siguientes alegaciones: . asimismo acuerda conceder a esta última. Por providencia de 2 de abril de 1986.23 - . sino en la posibilidad o imposibilidad de que los matrimonios de hecho -una vez aprobada la Ley. Posteriormente. 2. es contraria al espíritu e intención que guió al legislador y que no podía ser otra. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho opinión. a la recurrente y al Ministerio Fiscal un plazo común de veinte días a fin de que evacuen el corres pondiente trámite de alegaciones.b) (en su anterior redacción). los interesados no hubieran podido contraer matrimonio. vendría a reconocerse el derecho a pensión a las viudas/os cuyos compañeros fallecieron el día antes de la entrada en vigor de la Ley. y que asimismo la referida vulneración constitucional es consecuencia de haberse desatendido la línea jurisprudencial.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. de 7 de julio. la Sección dicta Auto el 18 de septiembre de 1985 admitiendo a trámite la demanda y. 5. interesa la concesión del amparo y la nulidad de las resoluciones del Consejo Supremo de Justicia Militar y del Tribunal Supremo. pues. Por providencia de 29 de mayo de 1985.no puede fundamentarse. acuerdo que es reiterado el 15 de enero y el 12 de febrero de 1986. lo contrario daría lugar a una grave discriminación. 4. También el Ministerio Fiscal. de la Ley 30/1981. pues. La interpretación de la repetida Disposición Adicional Décima -añade. en su escrito de 30 de abril de 1986. dicha intención supone. con independencia de la fecha en que hubiera acaecido el fallecimiento del causante. en el fallecimiento ante rior o posterior a la entrada en vigor de la Ley. esto es. cuya intención era la de incluir en su ámbito a aque llos matrimonios de hecho que no pudieron legalizar su situación.hayan podido legalizar su situación. una vez presentadas las respectivas alegaciones. habiendo vivido juntas. la Sección acuerda tener por recibidas las referidas actuacio nes y por personada y parte a doña María Pérez de Vargas Quirós. habida cuenta de que la obtención de la sentencia de divorcio no es automática y exige trámites y actuaciones judiciales que se prolongan en el tiempo. la premisa de la que parte el órgano judicial en su Resolución -esto es. con independencia de que el causante hubiera fallecido con anterioridad o posterioridad a la entrada en vigor de dicha Ley. a cuyo efecto. existiendo los presupuestos de hecho contenidos en la Disposición. a su juicio. reiterando que la violación del derecho consagrado en el art. tras un pormenorizado examen de los hechos. con independencia del tenor literal de la ley. de 7 de julio. de marcado carácter social. carecer la demanda manifiestamente de contenido que justifique una decisión sobre el fondo de la misma por parte de éste Tribunal.para negar la aplicación de la Disposición Adicional Décima de dicha Ley. pero no a los de quienes fallecieron al día siguiente. que. que ante supuestos similares viene pronunciándose a favor de la concesión de la pensión en la parte proporcional correspondiente. En su escrito registrado el 25 de abril de 1986 la representación de la demandante da por reprodu cidos todos y cada uno de los hechos y fundamentos jurídicos de la demanda. por providencia de la misma fecha acuerda reque rir del Tribunal Supremo y del Consejo Supremo de Justicia Militar las actuaciones seguidas ante ellos.

por consiguiente. no crea una nueva pensión de viudedad pero añade otra causa petendi: la convivencia. ya que se trata no sólo de órganos judiciales distintos (Tribunal Central de Trabajo y Sala Quinta del Tribunal Supremo). las resoluciones recurridas no quebrantan el principio de igualdad en la aplicación de la Ley por cambio de criterio no justificado. pero es obligado determinar si. O. También se deduce de las actuaciones el hecho de la convivencia. de 7 de julio. ni tampoco después. pero las sentencias mencionadas proporcionan la pauta interpretativa para enjuiciar la exigencia de que el fallecimiento del causante haya de acaecer necesariamente y en todos los casos antes de la entrada en vigor de la Ley 30/1981. sobre todo. el legislador ha separado claramente ambas situaciones. no genere derecho a favor de quien con él convivió extramatrimonialmente a pesar de darse los demás requisitos exigidos por la Ley 30/1981. Mas. dicho en otros términos. que tuvo lugar el 10 de agosto de dicho año. más allá de dicha interpretación. 2. en efecto. en casos similares al aquí contemplado.24 - . por lo que el examen ha de centrarse. A razón igual. dado que después de la reforma ya era posible regularizar la situación contrayéndolo.y requiere que entre la persona beneficiaria y el causante hubiera existido matrimonio legítimo. determina la distribución de la pensión pro rata temporis. por haber fallecido cinco días antes de obtenerlo. ante una desigualdad originada por una circunstancia temporal ineluctable -el fallecimiento con posterioridad a la entrada en vigor . en él contenida.de que quien no pudo casarse antes de la ley nueva. 31 CC) y. iguales deben ser los efectos. b) En el caso cuestionado el primer requisito se da manifiestamente y el segundo es irrelevante. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho a) La pensión de viudedad está regulada en nuestro ordenamiento jurídico por el art. promulgada precisamente para acomodar la regulación del matrimonio al nuevo orden constitucional. No parece. Es cierto que. 160 de la Ley General de la Seguridad Social -Texto Refundido de 30 de mayo de 1974. de otra parte. que puedan contraerlo bajo la nueva normativa. c) En esta línea es necesario profundizar en la ratio del precepto que no es otra que la imposibilidad de contraer nuevo matrimonio bajo la legislación derogada por no existir entonces la posibilidad de divorciarse. en sentencias de 13 de mayo y 16 de septiembre de 1985. Los requisitos para que ese nuevo título genere derecho a pensión son: Que la pareja no matrimonial no hubiera podido contraer matrimonio por impedírselo la legis lación anterior a la reforma operada por la Ley 30/1981. de la Ley 30/1981. Las resoluciones impugnadas la han interpretado literalmente. d) Finalmente. sobre todo más favorable al principio de igualdad como valor pree minente de nuestro ordenamiento jurídico-constitucional. y que el fallecimiento del causante hubiera acaecido con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley 30/1981. por no existir el divorcio. cabe otra más acorde con la realidad social de nuestro tiempo y con el espíritu y finalidad de la norma (art. en el último de los presupuestos citados La exigencia temporal. es de destacar que la interpretación propugnada ha sido acogida por el Tribunal Central de Trabajo. plantea cier tamente un arduo problema de interpretación debido a la defectuosa redacción de la Disposición Adicional Décima. La Disposición Adicional Décima. que la exigencia temporal de que el fallecimiento suceda antes de la entrada en vigor de la nueva normativa pueda interpretarse literalmente. Nos hallamos. al no haber tenido en cuenta que el divorcio y subsiguiente expediente matrimonial requerían un tiempo para su tramitación puede producirse el caso -que ahora se plantea. sino de acuerdo con la ratio de la misma y la finalidad por ella perseguida tanto si el causante fallece antes de la entrada en vigor de la Ley como si fallece después sin haber obtenido el divorcio a causa de su tramitación y no por otra a él imputable la razón para generar el derecho a pensión de quien había convivido matrimonialmente es la misma: Imposi bilidad de contraer nuevo matrimonio. al apartarse de esta doctrina jurisprudencial. teniendo en cuenta la eventual coincidencia de ambas causas. sino de distinto orden jurisdiccional. si es posible una interpretación favorecedora del derecho a la pensión que sea constitucionalmente exigible.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. que se de la convivencia como si de matrimonio se tratara.

como término de comparación. Por ello solicita de este Tribunal la desestimación del recurso de amparo. de 7 de julio. por lo que la cita del referido precepto constitucional no tiene otra finalidad que la de dar cabida al recurso de amparo. de 7 de julio. en no haber tomado en consideración las resoluciones impugnadas cierta línea de interpretación jurisprudencial respecto de la norma aplicada -Disposición Adicional Décima. aducida en el mismo. 132/1988. una interpretación de la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981. para probar la supuesta discriminación. de fecha posterior -3 de mayo y 16 de diciembre de 1985. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho de la reforma y cinco días antes de obtener el divorcio. la misma línea argumental que ante la Jurisdicción Militar y el Tribunal Supremo. y. Fundamentos Jurídicos. de la Ley 30/1981. al invocar el derecho consagrado en el art. sino que. 126/1988. 2. y que la razón de esa desigualdad no ha sido justificada razonablemente por las resoluciones impugnadas. manifiesta que la convivencia de la recurrente con el fallecido señor Gavira no se encuentra acreditada. en realidad. pues la presunta lesión del derecho a la igualdad. 2. la propia interpretación de dicha Disposi ción efectuada por los órganos que dictaron aquellas resoluciones. de 7 de julio-. entre otras). no se especi fica en relación con quién o con qué hechos idénticos se ha producido la discriminación. Por providencia de 19 de diciembre de 1988. 14 de la Constitución. por fallecer antes de la reforma.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.°. la recurrente aduce.a las recurridas en amparo. y que. de 24 de junio. El primero de los motivos no puede conducir a la estimación del amparo solicitado ya que. 17/1988. y 73/1988. a diferencia de quienes. de 22 de junio. el principio de igualdad en la aplica ción de la Ley sólo puede ser invocado en el caso de que las resoluciones aducidas procedan del mismo órgano judicial (SSTC 2/1983. se fundamenta en una doble motivación: de una parte. en el que se ha seguido. Ha de recordarse al respecto que. como justamente señala el Ministerio Fiscal. En su escrito de alegaciones. son. de 3 de mayo de 1986. 14 de la Consti tución. 1. ajustada a los intereses de la recurrente y al objetivo que pretende alcanzar. Parece claro que tan desiguales consecuencias en casos esencialmente iguales como los expuestos lesionan el principio de igualdad en la aplicación de la ley consagrado en el art. 3.que impide al causante generar derecho a pensión en favor de su compañera. 2. de 24 de enero. Y aún hay que añadir en el caso que nos ocupa que las sentencias del Tribunal Central de Trabajo.25 - . de 21 de abril. de 4 de julio. deberán cumplirse para acceder a las prestaciones de Seguridad Social y al derecho a la pensión de viudedad y demás derechos pasivos o prestaciones por razón de fallecimiento: 1. 105/1987. aportadas en calidad de exponentes de una línea jurisprudencial que avala las pretensiones de la demandante. interpretación literalista que. de la Ley 30/1981. 8. 2. de 20 de junio. según reiterada doctrina de este Tribunal. unas resoluciones que no sólo corresponden a un órgano judicial diferente de los que emitieron las ahora impugnadas. la generan en iguales circunstancias. origina una desigualdad de trato jurídico contraria al art. es preciso señalar que son tres las circunstan cias o requisitos que. 9. pertenecen a un distinto orden jurisdiccional. El examen de la pretensión que la recurrente formula en su recurso de amparo ha de realizarse desde una doble perspectiva. además. 14 de la Constitución. a juicio de la demandante. esto es. vida marital de la p are - . la Sala acuerda fijar el día 22 siguiente para delibera ción y votación de la presente sentencia. de otra. de acuerdo con la Disposición Adicional Décima. la representación de doña María Pérez de Vargas Quirós. Por lo que se refiere al segundo motivo del recurso. en definitiva.

como aquella desaparición se produce con la entrada en vigor de la Ley 30/1981. resulta desvirtuada si el condicionamiento temporal se interpreta separada - . En definitiva. ha de apreciarse la existencia del referido impedimento legal. proclamado en el art. cuando la defunción del causante tiene lugar vigente ya la nueva Ley. este nuevo título. puede exigirse la adopción del nuevo cauce legal establecido para la transformación de la unión de hecho en relación conyugal. debiendo considerarse iguales los supuestos de hecho cuando la introducción en uno de ellos de un elemento o factor que permita diferenciarle del otro deba considerarse carente de fundamento racional. Sin embargo.obliga a un análisis de la eventual justificación que pueda atribuirse a tan radical desigualdad.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. la finalidad de la norma antes expresada y que se instrumenta a través de la primera de las condiciones expuestas. 4. una nueva causa de pedir a la ya existente -recogida en el art. en relación con el hecho a prestaciones de viudedad.26 - . por cuanto. como en reiteradas ocasiones ha puesto de manifiesto este Tribunal. pues. sino tan sólo aquellos que tengan su causa en la citada imposibilidad. ahora contrave nida: la fecha del fallecimiento. 14 CE. esto es. que es la imposibilidad. Mediante la norma segunda de la referida Disposición Adicional el legislador aborda la incidencia sobre la Seguridad Social de las uniones estables de hecho o extramatrimoniales. cuya asimilación con las relaciones conyugales venía siendo reiteradamente negada por la jurisprudencia. el fallecimiento del causante hubiese acaecido con posterioridad a la entrada en vigor de la Ley en cuestión. Es evidente que. de 5 de agosto. 2. una detenida consideración de la ratio del precepto cuestionado en amparo. del espíritu que le informa y de la finalidad con él perseguida. Puede afirmarse. establecido en tercer lugar. al fallecimiento del causante se anuda el mismo límite temporal: La vigencia de la Ley. No cabe duda de que una interpretación literal del requisito temporal. 160 de la Ley General de la Seguridad Social (Texto Refundido de 30 de mayo de 1974)-. y por ende. la inexis tencia del divorcio en aquel periodo determina la imposibilidad de contraer nuevo matrimonio. entraña que de supuestos de hecho igua les se extraigan las mismas consecuencias jurídicas. esto es. No se incluyen. la desaparición del impedimento legal elimina la imposibilidad de contraer nuevo matrimonio y.°. que venía cons tituida por el vínculo matrimonial entre causante y beneficiario. por impedimento legal. 3. pues. de contraer nuevas nupcias lo que constituye la base de la protección dispensada por el legislador a través de la norma en cuestión. y 103/1983. en el ámbito de aplicación del precepto todos los supuestos de convivencia extramatrimonial. aun cuando. de 22 de noviembre). de 7 de julio. aquellas uniones estables que no pudie ron transformarse en vínculo conyugal. lleva consigo la exclusión de aquellos supuestos en que. imposibilidad legal "hasta la fecha" de tran sformar la relación de facto en matrimonial. como ocurre en el presente caso haya tenido lugar durante la tramitación del procedimiento judicial iniciado inmediatamente después de su vigencia para la obtención del divorcio. mientras que por el contrario. Este distinto tratamiento jurídico otorgado a ambas situaciones -en las que concurren las restantes circunstancias exigidas en la norma. Añade así. una vez acreditada la convivencia. cumplidos los restantes requisitos. el principio de "igualdad ante la Ley". arbitraria. cuando el fallecimiento ocurre antes de entrar en vigor la Ley de Reforma. falleci miento del causante con anterioridad a la vigencia de la referida Ley. al no ser tal factor diferencial relevante para la protección de bienes y derechos pretendida por el legislador (SSTC 76/1983. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho ja. determina la inclusión de aquellos otros supuestos en que el fallecimiento hubiera acaecido tan sólo un día antes de la vigencia de la Ley. por lo que. así. Y que la lógica de la misma lleva a aquél a establecer una ulterior condición. Ahora bien. en cambio. Se impone. consistente en la convivencia extramatrimonial aparece sometido a una primera condición esencial: la imposibilidad de haber contraído matrimonio como consecuencia de la normativa vigente con anterioridad a la reforma en la que el divorcio era inexistente.°. de carácter temporal.

como el que motiva el presente recurso. carece de sentido y de fundamentación racional.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho mente del requisito anterior y en sus términos literales. 14 CE. por ello.27 - . Ha decidido Otorgar el amparo solicitado por doña Juana Luna León y.exige un tratamiento legal que anude a ellos las mismas consecuencias jurídicas. c) la sentencia de 15 de marzo de 1985 dictada por la Sala Quinta del Tribunal Supremo . pues. porque no puede ignorarse que la transformación de la unión de hecho en vínculo matrimonial requiere unos trámites procedimentales que se prolongan en el tiempo. éste -debido al curso temporal de los correspondientes trámites judiciales. en consecuencia: 1. por consiguiente. 3. de suerte que la entrada en vigor de la Ley 30/1981. En atención a todo lo expuesto. dicho de otro modo. no determina automática mente la posibilidad de convertir la unión extramatrimonial en vínculo conyugal. sino también en aquellos casos. de 7 de julio. imprescindible para la obtención de la sentencia de divorcio. es injustificadamente discriminatoria y.º Declarar nulas: a) La Resolución de 15 de abril de 1983 de la Sala de Gobierno del Consejo Supremo de Justicia Militar denegatoria de la pensión de viudedad solicitada por la recurrente. el Tribunal Constitucional.no puede servir de base para fundamentar la denegación de la pensión de viudedad regulada en dicho precepto. la finalidad del precepto exige interpretar conjuntamente ambos requisitos. b) la Reso lución de 22 de septiembre de 1983 de la misma Sala desestimatoria del recurso de reposición formulado contra la anterior. una interpretación de la norma contravenida acorde con el derecho a la igualdad reconocido en el referido precepto constitucional exige la inclusión. POR LA AUTORIDAD QUE LE CONFIERE LA CONSTITUCIÓN DE LA NACIÓN ESPAÑOLA. a0 Durante ese período de tiempo. dado que el nuevo título o causa petendi se introduce en razón de la imposibilidad de convertir en matrimonio la unión extramatrimo nial. en el ámbito de aplicación de la misma. contraria al art. establecido en la norma segunda de la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981. la existencia de tal imposibilidad debe apreciarse no sólo en los supuestos en que el fallecimiento se produce con anterioridad a la vigencia de la Ley en cuestión. con el fin de dar cumplimiento al derecho consagrado en el art. hasta la obtención de la resolución judicial de divorcio necesario para la posterior celebración del matrimonio. de supuestos como el ahora examinado. Con independencia. en que. Teniendo en cuenta las consideraciones anteriores es preciso concluir que la interpretación literal -efectuada en las resoluciones impugnadas. por lo que -como señala el Ministerio Fiscal y se estima en las aducidas sentencias del Tribunal Central de Trabajo. el referido dere cho fundamental resulta conculcado por la introducción de un elemento diferenciador apoyado exclusiva mente en la interpretación literal de un requisito que es contrario a la finalidad perseguida por el legislador a través del precepto y. la imposibilidad que inicialmente deriva de aquel impedimento legal y. de 7 de julio. Esto es. la igualdad de los supuestos de hecho -en los que la persistencia de la unión extramatrimonial tiene una misma causa: La imposibilidad de celebrar nuevo matrimonio . vigente ya la nueva Ley y habiéndose manifestado la intención de contraer matrimonio y adoptado las medidas conducentes a la obtención del divorcio.del requisito temporal referente al fallecimiento del causante. Fallo. 14 de la Constitución.no ha podido lograrse sino algún tiempo después de haber fallecido el causante. por consiguiente. de la fecha del fallecimiento y cumplidos los restantes requisitos establecidos en la norma. O. subsiste. de no ser así. por ende.

El libre desarrollo de la personalidad no resulta impedido ni coartado porque al supérstite de una unión de hecho la Ley no le reconozca una pensión de viudedad [FJ 2]. No serán necesariamente incompatibles con el art. Sres. ("BOE" núm. 2.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.28 - . Sentencia 184/1990. 289. a veintidós de diciembre de mil novecientos ochenta y ocho. don Fernando García-Mon y González-Regueral. don Francisco Rubio Llorente. 5.1 CE). don José Luis . exonerando de tal exigencia únicamente a quienes no pudieron contraer matrimonio por impedírselo la legislación anterior a la Ley 30/1981 y siempre que el causante falleciera con anterioridad a la vigencia de dicha Ley. 515. Presidente. 6. pues tras dicha Ley nada impedía a los que convivían "more uxorio" transformar su relación en vínculo matrimonial. Pleno: Excmos. Gimeno y Gabaldón. de 7 de julio. No cabe reprochar como arbitraria ni discriminatoria la exigencia de que el núcleo de convivencia institucionalizada entre hombre y mujer como casados le conste formalmente al Estado para que éste conceda la pensión de viudedad [FJ 3]. ni aquellas otras medidas que faciliten o favorezcan el ejercicio del derecho constitucional a contraer matrimonio (art.419/1988. Número de registro: 1.347/1984. 3. don Miguel Rodríguez-Piñero y Bravo-Ferrer. López. Tales diferencias constitucionales entre matri monio y unión de hecho pueden ser legítimamente tomadas en consideración por el legislador a la hora de regular las pensiones de supervivencia [FJ 3]. don Eugenio Díaz Eimil. Si no lo hicieron pudiendo hacerlo. Publíquese esta sentencia en el "Boletín Oficial del Estado". El vínculo matrimonial genera "ope legis" en la mujer y el marido una pluralidad de derechos y debe res que no se produce de modo jurídicamente necesario entre el hombre y la mujer que mantienen una unidad de convivencia estable no basada en el matrimonio. Cuestión de inconstitucionalidad. Rubio. siempre. de 3 de diciembre de 1990). Dada en Madrid. Díaz. don Luis López Guerra. el legislador no otorga al supérstite el derecho a la pensión de viudedad [FJ 1]. Leguina. de 15 de noviembre de 1990. Tomás. García-Mon. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho en el recurso contencioso-administrativo núm. Rodríguez. Rodríguez-Piñero. en igualdad de condiciones con los supuestos en que el fallecimiento del causante hubiera tenido lugar antes de la entrada en vigor de la referida Ley. compuesto por don Francisco Tomás y Valiente. 1. 32.1 de la Constitución aquellas medidas de los poderes públicos que otorgan un trato distinto y más favorable a la unión familiar basada en el matrimonio que a otras unidades convivenciales. claro es. 4. La obtención de una pensión de viudedad se condiciona por la legislación vigente a la existencia de vínculo matrimonial entre causante y persona beneficiaria. que con ello no se coarte ni se dificulte irrazonablemente al hombre y a la mujer que decidan convivir "more uxorio" [FJ 2]. de los Mozos.º Reconocer el derecho de la recurrente a percibir la pensión de viudedad de acuerdo con lo estable cido en la norma segunda de la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981. El Pleno del Tribunal Constitucional. El derecho a la pensión de viudedad no está estrictamente condicionado en el régimen contributivo a la existencia de una real situación de necesidad o dependencia económica por parte del cónyuge supérsti te. don Jesús Leguina Villa. 2. ni a que este estuviera incapacitado para el trabajo y a cargo del fallecido [FJ 4]. 39.

por supuesta inconstitucionalidad del art. y ambos con relación al art. la Magistratura de Trabajo núm.º de esta Disposición y a la pensión correspondiente conforme a lo que se establece en el apartado siguiente. doña Cres cencia Molina San Juan. de 7 de julio. al abrigar dudas acerca de la posible inconstitucionalidad del art.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 10. 1 de Álava elevó a este Tribunal cuestión de inconstitucionalidad en relación con el art. 1 de Álava. Interpuesta por doña Crescencia Molina San Juan demanda contra el INSS. de don Eleuterio Navas Alonso. llevar a cabo la regularización de su situación. de la Ley 30/1981. habiendo podido. de la Ley 30/1981 de 7 de julio. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho de los Mozos y de los Mozos. que prohibe la desigualdad de . por oposición a los arts. Antecedentes. la Magistratura de Trabajo núm. que tiene el supérstite de entre quienes no hubieran podido contraer matrimonio por impedírselo la legislación anterior. dictó el 29 de julio de 1988 Auto de planteamiento de la cuestión de inconstitucionalidad. Ha sido ponente el magistrado don Jesús Leguina Villa. y tras la obser vancia del pertinente trámite de alegaciones por las partes y por el Ministerio Fiscal. 1 de Álava. 160 de la LGSS. una vez celebrado el acto del juicio y concluso el procedimiento.419/88.había desaparecido durante la guerra civil. promovida por la Magistratura de Trabajo núm. 14 de la Constitución. ha pronunciado EN NOMBRE DEL REY la siguiente SENTENCIA En la cuestión de inconstitucionalidad núm. por no existir vínculo matrimonial con el causante y no tener legalizada la situación. Las circunstancias del caso son las siguientes. 1. don Vicente Gimeno Sendran y don José Gabaldón López.29 - . por tanto. y porque el fallecimiento del causante no se produjo con anterioridad a la Ley 30/1981. 1. 2. en cuanto que este precepto legal se refiere exclusivamente al viudo-viuda. solicitó pensión de viudedad. de la Ley 30/1981. Interpuesta reclamación previa contra la anterior denegación. 160 de la Ley General de Seguridad Social y de la Disposición Adicional Décima. se condiciona a que el fallecimiento del compañero/compañera hubiera acaecido con anterioridad a la vigencia de esta Ley". don Alvaro Rodríguez Bereijo . 2. Por auto de 29 de julio de 1988. tras el fallecimiento el día 9 de septiembre de 1987. fue desestimada por el INSS por no tener la solicitante la condición de viuda. quien expresa el parecer del Tribunal. y de la Disposición Adicional Décima. La solicitante de la pensión había contraído matrimonio en el año 1939 con otra persona que -según se dice. 14 y 39 de la Cons titución. por oposición a los arts. Han comparecido el Fiscal General del Estado y el Abogado del Estado. 160 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS). La demandante en el proceso originario. 160 de Ley General de Seguridad Social y la Dispo sición Adicional Décima. 2. 14 y 39 de la Constitución. 10. de conformidad con lo previsto en la Disposición Adicional Décima. 3. "en cuanto que el derecho a los beneficios a que se hace referencia en el apartado 1. según se requiere para ser pensionista de viudedad por el art. 2. que le fue dene gada por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). 2. de dicha Ley. 1. con quien había convivido más de cuarenta años. magistrados. pero hubieran vivido como tal.

2 de la LOTC y publicar la incoacción de la cuestión en el "Boletín Oficial del Estado". 160 LGSS. 160 LGSS. sin comportar necesariamente la previa declaración de. No se trata. que. Por escrito registrado en este Tribunal el 12 de septiembre de 1988. más que nunca tras el propio tenor de la misma Disposición Adicional Décima.1 de la LOTC. y. la invalidez de la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981. basta examinar la vía administrativa previa. en realidad. también podría producir un fallo favorable al litigante. que de su validez dependa directa mente el fallo. claramente. apartado 2.1 de la . el ejercicio de un derecho fundamental. donde sin duda ha sido dicho apartado 2 de la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981 el precepto que ha sido la ratio decidendi de la denegación de la pensión solicitada. el Presidente del Congreso de los Diputados comunicó que esa Cámara no haría uso de las facultades de personación ni de formulación de alegaciones que le concede la LOTC. 39 de la Constitu ción.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 88. para general conocimiento. en este caso. cuya constitucionalidad se cuestiona. 11 y 18 del Código Penal. 5. antes que el art. en escrito que tuvo entrada en el Tribunal el 19 de septiembre de 1988. como se manifiesta en la nueva regulación de las relaciones paterno-filiales del Código Civil y en los nuevos términos en que quedan redactados los arts. Mediante escrito que tuvo entrada en este Tribunal el 25 de agosto de 1988. Este ha sido. en el presente caso. 10 de la Constitución. dadas las características del proceso en cuyo seno se produce la cuestión. 6. habiendo mantenido esa situación. "el libre desarrollo de la personalidad". Por ello. En primer lugar. El Abogado del Estado. que ampara a la familia no matrimonial. 37. la causa de la desigualdad es. en este caso derivada de la inexistencia de vínculo conyugal. reconocido en el art. la Sección de vacaciones del Tribunal acordó admitir a trámite la cuestión de inconstitucionalidad promovida. por último. inconstitucionalidad del art. el Presidente del Senado solicitó que se tuviera por personada a esa Cámara en el procedimiento y por ofrecida su colabo ración a los efectos del art. Si bien es cierto que la invalidez de este precepto legal produciría automáticamente la inva lidez del segundo precepto cuestionado y un fallo favorable al litigante. el precepto sobre el que gravita esencialmente la cuestión planteada. sino a una persona que. Por providencia de 12 de agosto de 1988. No obstante lo anterior -prosigue el Abogado del Estado-. es el apartado 2 de la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981. es el que puede motivar directamente un fallo en uno u otro sentido. sencillamente. 4. ya que. lo que ocurre es que. el planteamiento de la cuestión sobre el art. también con el art.30 - . en relación con el art. pues. al consagrar como funda mento del orden político. y esta norma es aquella de la que depende el fallo. de la denegación de la pensión de viudedad a cualquier persona que haya mantenido una continuada situación de convivencia. y que por ello solicita la pensión. examinada separadamente. el planteamiento en la vía administrativa previa. soli cita que se dicte sentencia declarando que los dos preceptos objeto de la cuestión de inconstitucionalidad no son contrarios a la Constitución: A) Afirma el Abogado del Estado que. existen indudables razones de fondo que deben llevar a una declaración de constitucionalidad del art. parece implicar como de difícil sosteni miento la exigencia del vínculo matrimonial para causar derecho a la prestación por viudedad. 32. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho trato. se incumple un requisito que contempla la norma específica para estas situaciones (apartado 2 de la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981). no pudo contraer matrimonio por impedírselo la legislación vigente hasta 1981 (inexistencia de divorcio). si bien ponía a disposición del Tribunal las actuaciones de la Cámara que pudiera precisar. dar cumpli miento a lo dispuesto en el art. en el sentido de que de esta norma no puede decirse. Para comprobar este extremo. 160 LGSS. 160 de la LGSS es inadecuado.

que dota al matrimonio de una entidad jurídica extraordinaria relevante. el Abogado del Estado entiende que es constitucionalmente legítimo exigir el ejercicio del derecho al matrimonio para que luego existan derechos posteriores al mismo. antes de la Ley. Difícilmente se puede encontrar una justificación más objetiva y razonable. de la Ley 30/1981. pero no parece desproporcionado que ello traiga como consecuencia la no producción de efectos jurídicos posteriores. la pensión se configura legítimamente como una prolongación de la situación matrimonial. parece plenamente equilibrada. Esta prolongación es una consecuencia del entramado de derechos y deberes que antes existía. B) Por lo que se refiere a la Disposición Adicional Décima. En segundo lugar. por el mismo motivo. En tercer lugar. y de la que parte el Tribunal. que no permita una solución precisa por vía de sentencia del Tribunal. Que esta protección aparezca vinculada a una situación jurídica como es el matrimonio . Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Constitución. pero su fundamento es justamente que. Aquella disposición persigue. con carácter excepcional. etc. el libre rompimiento de una situación de convivencia de hecho no produce por si solo ningún efecto jurídico. en su STC 73/1982. y máxime desde el reco nocimiento de la posibilidad de divorcio que opera la Ley 30/1981. Desde esta perspectiva. en cuanto a su finalidad de protección de situaciones de necesidad. Su relación con el caso planteado en el proceso principal es total y directa. amparada por la Cons titución. ya que se examina únicamente la consti tucionalidad del requisito exigido por este precepto -el fallecimiento anterior a la vigencia de la Ley-.1. Es legítimo no asumir compromiso alguno en el ejercicio de la propia libertad. no deba poseer una importante relevan cia en el ordenamiento jurídico. 32. Parece excesivo pretender la equiparación universal de cualquier tipo de convivencia con el matrimonio. en los términos en que la contempla el actual ordenamiento jurídico. Todo ello pone de relieve la inadecuación de un planteamiento tan general. Mal se comprende que este derecho fundamental. la compara ción se plantea en términos muy imprecisos. su duración. exigir para reconocer la pensión el fallecimiento anterior es plenamente coherente con la finalidad de la . como era la existencia de otro matrimonio entonces indisoluble.31 - . una vez ejercitado. esta relevancia parece absolutamente oportuna y proporcionada en el caso de las pensiones del Régimen General de la Seguridad Social. 14 de la Constitución. se trataba de reparar a quien vio negado su derecho a contraer matrimonio por no existir la posibilidad de disolver el matrimonio anterior. La ecuación derechos-deberes y protección posterior consecuente. hace cobrar pleno sentido al estableci miento de la pensión de viudedad. para establecer una diferenciación jurídica en la legislación ordinaria. desde el punto de vista del art. y adecuada a los fines y valores constitucionales. existía un obstáculo insalvable para contraerlo. De esta suerte. máxime cuando esos efectos descansan en las cotizaciones realizadas por el otro término personal de la relación. pero esta inconstitucionalidad concernía al art. es decir. mientras que la separación o el divorcio los siguen produciendo. que van desde lo fiscal hasta lo sucesorio. ya que fue por el incumplimiento de este requisito por lo que se denegó la pensión solicitada en la vía administrativa previa. Ello no sería razonable si tal ejercicio fuera imposible o sumamente oneroso. una cierta equipara ción entre las situaciones de convivencia y el matrimonio. como indudablemente la tiene en el nuestro. Habría que preguntarse sobre el tipo de convivencia. En definitiva. 2.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. y que genera derechos y obligaciones exigibles por ambas partes (STC 73/1982). no al art. y más aún a la vista de la constelación de efectos jurídicos que produce el vínculo matrimonial y que aquí no se pueden discutir. un reconocimiento de efectos jurídicos post morten. Este contexto. por ejemplo. 14 de la Constitución. La norma trata de reparar así una situación inconstitucional. resulta plena mente justificado y razonable. si es anterior o no a la Ley de 7 de julio de 1981. tal y como queda descrito en la STC 65/1987. consecuencia del nivel muy general en que se sitúa la cuestión de inconstitucionalidad en relación con el art. con el que no quiso establecerse compromiso alguno. el Abogado del Estado considera que la cuestión se plantea con mucha mayor precisión. 160 LGSS. pero parece claro que no es así.

por lo que no se produce situación de discriminación inconstitucional (SSTC 56/1988 y 63/1988). interesa que se dicte sentencia desestimatoria de la cuestión promovida por no ser los preceptos legales cuestionados contrarios a los arts. se exige algo plenamente proporcionado con el efecto pretendido (la pensión). citando al efecto el ATC 156/1987. 35. revistiéndola de garantías.32 - . proporcionado a la finalidad de la norma y acorde con los valores constitucionales. no legalizasen.1 de la Ley 5/1984. Por último. Una vez que ésta entra en vigor. después de la vigencia de la citada Ley.lo ha entendido así. 10. en materia de asilo. aunque en sentido contrario cabría citar. 1. pues. citando en su apoyo el Abogado del Estado la STC 65/1987 (Fundamento Jurídico 17). 10. el art. propio de la naturaleza de la Seguridad Social. ya plenamente posible. 11 y l8 del Código Penal (agravantes-atenuantes de parentesco) y. en el trámite de audiencia previa previsto en el art. 7. se justifica en tales razones objetivas. entre otros. 391. y sin que ya pueda existir ningún obstáculo insalvable. la Recomendación núm. El Tribunal Constitucional para un supuesto idéntico -afirma el Fiscal General del Estado. Toda la argumentación a favor de la relevancia jurídica del matrimonio vuelve a cobrar eficacia. 97 del Código Civil (pensiones). encontrándose en situaciones de convivencia matrimonial de facto. En este sentido se citan los arts. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho norma. permitiendo el divorcio. que la orientación legislativa apunta a una progresiva superación de viejas e injustas discriminaciones en esta materia. B) Planteado así el debate. Y ello no es una carga excesiva al conectarse la pensión con el ejercicio de un derecho fundamental. por escrito que tuvo entrada con el Tribunal el 28 de septiembre de 1988. El Fiscal General del Estado. el art. pudiendo hacerlo. y ello porque la Ley es consciente de que con anterioridad a la regulación del matrimonio en ella prevista no resultaba posible legalizar situaciones de facto. y aunque el tratamiento desigual existe. el Fiscal General del Estado señala que se dedujo pretensión idéntica en el recurso de amparo núm. la Ley de 7 de julio de 1981. Por todo ello. De la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981 se desprende que la percepción de la pensión de viudedad se extiende únicamente a los cónyuges legítimos supérstites. 14 y 39 de la Constitución: A) Comienza recordando el Fiscal General del Estado que. civil o canónicamente su matrimonio. desaparece el obstáculo existente para el matrimonio. por lo que permitió beneficios retroactivos a aquéllos que. razón por la que el Fiscal General solicita la suspensión de la tramita ción de aquél hasta tanto no se resuelva la presente cuestión de inconstitucionalidad. pero también ha de reconocerse que la plena equiparación en el campo legislativo aún no se ha producido. el art. Y buena muestra de ello es la citada y debatida Ley de 7 de julio de 1981. con la única excepción del apartado 2 de dicha Disposición Adicional Décima. no atribuyendo en la materia derecho alguno a las actua ciones de uniones extramatrimoniales.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Pero de lo anterior se desprende que fue voluntad del legislador no conceder el disfrute de las prestaciones en materia de pensiones y de Seguridad Social a quienes. en el terreno de la legislación internacional.2 de la LOTC. el ámbito de disponibilidad del legislador. El requisito es así plenamente objetivo y razonable. refuerza aún más esta posición. tanto la representación de la demandante como el propio INSS y el Ministerio Fiscal estuvieron de acuerdo en resaltar y reseñar que todo el ordenamiento jurídico nacional parece claramente orientado a reconocer una progresiva equiparación entre las uniones matrimoniales legales y las mera mente convivenciales. . no hubieran podido lega lizar su unión por imperativo del ordenamiento jurídico preexistente y uno de ellos hubiera fallecido con anterioridad a la vigencia de la Ley de 7 de julio de i981. como es formalizar la situación de convivencia. No hay duda.607/87. de 26 de marzo. 405 del mismo Código (delito de parricidio). 67 de la OIT.1 LOPJ (incompatibilidades y prohibiciones) y el art 101 en relación con el art.

33 - .27/1986 y 260/1988). la obtención de una pensión de viudedad se condiciona por la legislación vigente a la existencia de vínculo matrimonial entre causante y persona beneficiaria. Pero la inactividad legislativa en este punto no parece que por si sola pueda conllevar la declaración de inconstitucionalidad de los preceptos cuestionados. Fundamentos Jurídicos. 1. exonerando de tal exigencia .º). Fundamento Jurídico 2. 14 y 39 de la Constitución. Por providencia de 13 de noviembre de 1990 se acordó señalar el día 15 siguiente para deliberación y votación de la presente sentencia. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho C) Tampoco parece que pueden prosperar -prosigue el Fiscal General del Estado. En el primer caso. 39. 2 (STC 27/1986.º). sino que se ha limitado a añadir a la causa de pedir existente (el vínculo matrimonial entre causante y beneficiario) una nueva causa basada en la convivencia extrama trimonial. en el segundo. 2. de contraer nuevas nupcias lo que constituye la base de la protección dispensada por el legislador a través de la norma en cuestión (STC 260/ 1988. por la que se modifica la regulación del matrimonio en el Código Civil y se determina el procedimiento a seguir en las causas de nulidad. La delimitación precisa del objeto de este proceso aconseja que recordemos antes de nada que. 10. El órgano jurisdiccional considera que tales preceptos legales pueden ser contrarios a los arts. de otro. En definitiva se trata de una exigencia legal que quizás por el contexto sistemático del ordenamiento jurídico en general y el propio desarrollo legislativo que proclama la Ley de 7 de julio de 1981 debiera desaparecer. 160 LGSS exige la condición de viuda (o viudo.2). en la que el divorcio era inexistente. Tampoco parece quebrar tal exigencia lo establecido en el art. separación y divorcio. que para poder ser titular del derecho a la pensión de viudedad se requiere que el beneficiario de la misma hubiera contraído legítimo matrimonio con el (o la) causante (SSTC 177/1985. 160 de la Ley General de Seguridad Social (LGSS) y con la Disposición Adicional Décima. y que. de la Ley 30/1981. y.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. porque el art. 2. En resumidas cuentas. por lo tanto. porque la dignidad de la persona y el libre desarrollo de la personalidad (art. este Tribunal ha declarado ya. que la Ley 30/1981 que incide sobre esa situación no ha creado una nueva pensión distinta a la de viudedad.1) como respecto de la protección integral de hijos y madres (39. Fundamento Jurídico 4. Y. De un lado. 8. 2. 160 LGSS y normas de desarrollo). pues. 10 y 39 de la Constitución. tanto en cuanto a la protección pública de la familia (39. como ya lo ha señalado el propio Tribunal Constitucional en el citado ATC 156/1987. por impedimento legal. Es. de un lado. de la Ley 30/1981 condiciona el derecho a la pensión de viudedad de quienes no hubieran podido contraer matrimonio a que el fallecimiento de uno de ellos acaeciera con anterioridad a la vigencia de la Ley. la imposibilidad. La presente cuestión de inconstitucionalidad se promueve en relación con el art. de acuerdo con lo dispuesto en la legislación vigente (art. en criterio reite rado para preceptos conexos por las SSTC 42/1984. porque la Disposición Adicional Décima. sino solo aquellas uniones estables que tuvieran su causa en la imposibilidad de contraer matrimonio como consecuencia de la legislación anterior a la Ley 30/1981.144 y 176/1989 y 142/ 1990) del cónyuge causante para tener derecho a la pensión de viudedad. no pudieron transformarse en vínculo conyugal. tras las SSTC 103/1983 y 104/1983. 10) no parece que resulten directamente afectados por la exigencia de regulación de la relación convivencial en marital-legal a los efectos del cobro de una pensión de viudedad. pero sólo en y por las circunstancias recogidas en su Disposición Adicional Décima.253/1988. Este precepto no incluye en su ámbito de aplicación todos los posibles supuestos de convivencia extramatrimonial.las dudas acerca de la inconstitucionalidad de los preceptos controvertidos en relación con los arts. de 7 de julio.

De ahí que si el fallecimiento se produjo una vez desaparecido el obstáculo legal que impedía el estableci miento del vínculo matrimonial. de la Ley 30/1981. El libre desarrollo de la personalidad podría resultar afectado. De modo que sólo si la exigencia del vínculo matrimonial resultara incompa tible con algún precepto constitucional se podría reprochar a la citada Disposición Adicional que exigiera que el causante hubiera fallecido antes de la entrada en vigor de la Ley 30/1981.34 - . el legislador no otorga al supérstite el derecho a la pensión de viudedad. económica y jurídica de la familia" a que este precepto se refiere podría alcanzar.1 de la Constitución aquellas medidas de los poderes públicos que otorguen un trato distinto y más favorable a la unidad familiar basada en el matrimonio que a otras unidades convivenciales. pudiendo contraer matrimonio cuando ya se había superado aquella imposibilidad legal. 39 de la Constitución. claro es. 32. pero no a quienes. decidieron libremente no formalizar su unión de hecho en vínculo matrimonial. 14 y 39 de la Constitución). 160 LGSS con el art. De los preceptos constitucionales invocados por el órgano jurisdiccional que promueve la presente cuestión(arts. Tampoco cabe establecer un contraste aislado entre los preceptos legales cuestionados y el art. de manera que aquel tipo de convivencia no formalizada se viera expuesta a una gravosa y penosa suerte o a soportar sanciones legales de cualquier índole. Lo que ha de analizarse en la presente sentencia es. pues. Pero es evidente que el art. no podría dudarse de la legitimidad constitucional de un precepto que extiende la pensión de viudedad exclusivamente a las uniones de hecho que no pudieron acceder al matrimonio por impedírselo la legislación hasta entonces vigente. Si no lo hicieron pudiendo hacerlo. que con ello no se coarte ni se dificulte irrazonablemente al hombre y la mujer que decidan convivir more uxorio. debe excluirse de entrada el contraste aislado del art. sin necesidad de interrogarse ahora acerca de si "la protección social. 10.Pero si aquel requisito legal fuera constitucionalmente admisible. la compatibilidad o no con la Constitución del requisito legal que exige el vínculo matrimonial entre causante y persona beneficiaria para que esta última tenga derecho a la pensión de viudedad. por sí sólo y aisladamente considerado.1 de la Constitución no puede servir en modo alguno de fundamento.1 de la Constitución). como señala el Fiscal General del Estado. en su caso. pues tras dicha Ley nada impedía a los que convivían more uxorio transformar su relación en vínculo matrimonial. la convivencia extramatrimonial fue equiparada al matrimonio en el caso en que no resultaba legalmente posible contraer este último y sólo en tanto perdurara dicha imposibilidad. tanto a la familia matri monial como a la no fundada en el matrimonio. 10. 2. 160 LGSS y del que sólo excepcionalmente y en las condiciones señaladas eximio la Disposición Adicional Décima. Por ello no serán necesariamente incompatibles con el art. 39. del derecho a percibir pensión de viudedad en favor de uno de los que convi vían extramatrimonialmente cuando el otro fallece. 2. 10 de la Constitución. si los poderes públicos trataran de impedir o de reprimir la convivencia more uxorio o de imponer el establecimiento del vínculo matrimonial. Pues. ni aquellas otras medidas que faciliten o favorezcan el ejercicio del derecho constitucional a contraer matrimonio (art. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho únicamente a quienes no pudieron contraer legítimo matrimonio por impedírselo la legislación anterior a la Ley 30/1981 y siempre que el causante falleciera con anterioridad a la vigencia de dicha Ley. en principio. el supérstite de la unión estable de hecho no tiene derecho a la pensión de viudedad. el libre desarrollo de la personalidad no resulta impedido ni coartado porque al supérstite de una unión de hecho la Ley no le reconozca una pensión de viudedad. ya que éstos son iguales ante la ley con independen - . siempre. precisamente porque ya nada impedía acceder a dicho status. Decisión esta libremente adoptada por los sujetos de la unión de hecho y que diferencia el supuesto constituido por las medidas que afectan sólo a los integrantes de dicha unión respecto de otras previsiones normativas que tienen como destinatarios a los hijos. es claro que dicho precepto no establece ni postula por sí solo una paridad de trato en todos los aspectos y en todos los órdenes de las uniones matrimoniales y no matrimoniales.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Requisito establecido con carácter general en el art. pues. A los efectos de dicha pensión.

Ninguna razón hay para modificar ahora esta doctrina. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho cia de su filiación (art. pues. Pero cuestión tan general e indeterminada no es la que ahora se nos plantea. en consecuen cia. porque su filiación y su condición de habidos dentro o fuera del matrimonio es el resultado de decisiones ajenas a los mismos. examinemos ahora si la concreta medida recogida en el art. en cuanto institución social. 1 de Álava nos plantea. cabe concluir que . Es claro que en la Constitución Española de 1978 el matrimonio y la convivencia extramatrimonial no son realidades equivalentes. 32.2 de la Constitución) y a los cuales. por ello. 32. En consecuencia. precisamente. por imperativo del art. contraigan matrimonio y formalicen así la relación que. siendo el derecho a contraer matrimonio un derecho constitucional.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 14. ni contiene discriminación alguna en función de una "circunstancia social" que trate de excluir socialmente a las parejas que no hayan contraído matrimonio . cuyo régimen jurí dico corresponde a la Ley por mandato constitucional (art. sea siempre y en todos los casos compatible con la igualdad jurídica y la prohibición de discriminación que la Constitución garantiza en su art.2). Pero lo que no reconoce la Constitución es un pretendido derecho a formar una unión de hecho que. de protección del desempleo). y el derecho del hombre y de la mujer a contraerlo es un derecho constitucional (art. cualquiera que sea su estado civil (art. diferente aquel supuesto del que se refiere a la necesaria protección de las madres.021/1988 y 1. que ni es una institución jurídicamente garantizada ni hay un derecho constitucional expreso a su establecimiento. 39. la cual debemos.1 de la Constitución). deduzca razonablemente consecuencias de la diferente situación de partida" (ATC 156/1987).022/1988 en relación con el subsidio de desempleo por responsabilidades familiares previsto en el art. de 2 de agosto. los padres deben prestar asistencia de todo orden (art. que ciñamos nuestro estudio al objeto del presente proceso y que. que el legislador. Nada de ello ocurrc con la unión de hecho more uxorio. 14 de la Constitución (ATC 788/1987: en sentido análogo. Tales diferencias constituciona les entre matrimonio y unión de hecho pueden ser legítimamente tomadas en consideración por el legisla dor a la hora de regular las pensiones de supervivencia. 39. teniendo en cuenta en dicho examen los demás preceptos constitucionales arriba analizados. El vínculo matrimonial genera ope legis en la mujer y el marido una pluralidad de derechos y deberes que no se produce de modo jurídicamente necesario entre el hombre y la mujer que mantienen una unidad de convivencia estable no basada en el matrimonio. la Constitución garantiza. ya que en este caso resultan comprometidos otros intereses y valores distintos a los de los solos integrantes de la unión estable de hecho. el razonamiento anterior no conduce a afirmar que toda medida que tenga como únicos destinatarios a los cónyuges. 14.3 de la Constitución). habidos dentro o fuera del matrimonio. Y es. El matrimonio es una institución social garantizada por la Constitución. 13 de la Ley 31/1984. dentro de su amplísima libertad de decisión.que el dispen sado por el legislador a quienes. asimismo. unión que. 3. 39. en este caso puede perfectamente no existir. 10. de modo que el Estado no puede imponer un determinado estado civil. AATC 1. con exclusión de quienes conviven establemente en unión de hecho.vulnera o no el citado art.2 de la Constitución). 32. en materia de pensiones de la Seguridad Social. En anteriores resoluciones de inadmisión de demandas de amparo este Tribunal ha declarado ya que "el matrimonio y la convivencia extramatrimonial no son situaciones equivalentes. sea acreedora al mismo tratamiento -singularmente. confirmar en respuesta a la cuestión de inconstitucionalidad que la antigua Magistratura de Trabajo núm. ejercitando el derecho constitucional del art. siendo posible.1). Sin embargo.1. Procede. y entre otros motivos. por lo demás. por tanto. precisando a este propósito que la actual regulación de tales pensiones no vulnera lo dispuesto en el art. 14 por excluir de su alcance a las uniones de hecho. 160 LGSS -la pensión de viudedad al cónyuge supérstite. Es cierto que la posibilidad de optar entre el estado civil de casado o el de soltero está íntimamente vinculada al libre desarrollo de la personalidad (art. y ello también respecto de las pensiones de viudedad. por lo que ahora importa.35 - .

Conclusión ésta que se confirma si atendemos ahora al fundamento y a la regulación que la pensión de viudedad recibe en nuestro ordenamiento y en las normas internacionales que a la misma se refieren.1 del propio texto constitucional. 41 de la Constitución). en su redacción original. Requisito este último que. los beneficios de la pensión de viudedad. 14 de la Constitución. en principio. 4. 134/1987. 14 de la Constitución ni tampoco en su conexión con el art. idéntica a la de viudedad. Y. abundan en la consideración de que no pueda entenderse caprichoso o irrazonable que el legis lador no incluya a los unidos por vía de hecho de una pensión como la de viudedad que ha sido prevista en función de la existencia de un vínculo matrimonial entre causante y beneficiario.º. en concreto. Funda mento Jurídico 17. por lo que es legítimo propugnar que la actual pensión de viudedad se extienda por el legislador a las uniones estables de hecho. el art. y que si no era la citada situación la que fundaba el derecho. en su configuración actual. la diferencia de trato en la pensión de viudedad entre los cónyuges y quienes conviven de hecho sin que nada les impida contraer matrimonio no es arbitraria o carente de fundamento. en los supuestos y con los requisitos que en su caso se establecieran. Fundamento Jurídico 5. afrontar las repercusiones . y 97/1990. lo mismo debía ocurrir en el caso de los viudos.36 - . al supérstite de la unión estable de hecho. es cierto también que el legislador podría extender a las uniones estables de hecho. el hecho de que en la actualidad no lo haya hecho así no lesiona en sí mismo el art. En definitiva. Además de las arriba señaladas. al menos en determinadas condiciones. precisamente por incurrir en la discriminación por sexo vedada por el art. si la situación de necesidad era la que justificaba el derecho a la pensión de viudedad. 32 y 39 de la Constitución. el derecho a la pensión de viudedad no está estrictamente condicionado en el régimen contributivo a la existencia de una real situación de necesidad o de dependencia económica por parte del cónyuge supérstite. 160. Pero el caso es que. asegurando un mínimo de rentas.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. En nuestro ordenamiento jurídico. pero no sólo a este último. ni a que éste estuviera incapaci tado para el trabajo y a cargo del fallecido. en tal sentido. Fundamento Jurídico 3. Dicho lo que antecede.2 LGSS exigía únicamente al viudo (no así a la viuda) para tener derecho a pensión de viudedad y que fue declarado inconstitucional por la STC 103/1983. Extensión que en modo alguno resulta vedada por el art. en general. Pero que dicha exten sión sea constitucionalmente admisible no implica que la opción contraria y en la actualidad vigente no lo sea.º). y la propia coherencia con la decisión libremente adoptada en la unión de hecho de excluir la relación matrimonial y los deberes y derechos que de la misma dimanan. 39. razones de certidumbre y seguridad jurídica. Y por lo mismo no cabe reprochar como arbitraria ni discriminatoria la exigencia de que el núcleo de convivencia institucionalizada entre hombre y mujer como casados le conste formalmente al Estado para que éste conceda la pensión de viudedad. SSTC 6S/1987. aun cuando el régimen público de Seguridad Social ha de atender en su conjunto a situaciones de necesidad (art. la acreditación de dicha situación debía requerirse tanto para la viuda como para el viudo. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho el legislador puede. 14 ni contraría obstáculos en los arts. cual es la falta o minoración de unos ingresos de los que participaba el cónyuge supérstite. Se dijo en esta sentencia que. si bien el legislador podría reconocer el derecho a una pensión de supervivencia. sino más bien compensar frente a un daño. la opción de requerir la existencia de previo vínculo matrimonial para tener derecho a una pensión de supervivencia no es la única constitucionalmente posible. y. El legislador dispone de un amplio margen de libertad en la configuración del sistema de Seguridad Social y en la apreciación de las circunstancias socioeconómicas de cada momento a la hora de administrar recur sos limitados para atender a un gran número de necesidades sociales (por todas. y no se exigía su acreditación a las viudas. que por sí solas justifican tal diferencia de tratamiento normativo. la pensión de viudedad no tiene por estricta finalidad atender a una situación de necesidad o de dependencia económica (como antes ocurría en caso del viudo). establecer diferencias de tratamiento entre la unión matrimonial y la puramente fáctica y que.

por el hecho de no hacerlo así. relativo a la Norma mínima de la Seguridad Social (ratificado por España el 17 de mayo de 1988. y que en algunos ecasos requiere un previo periodo de cotización por parte del causante [art. así como con la percepción de pensión de jubilación e invalidez (art. y que puede pres cribirse una duración mínima del matrimonio para que la viuda sin hijos tenga derecho a la prestación. 61) que estaban a cargo de las causantes en el momento del fallecimiento [art. el previo vínculo matrimonial con el causante para tener derecho a las prestaciones por fallecimiento de aquél. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho económicas causadas por la actualización de una contingencia (la muerte de uno de los cónyuges). 128 de la OIT. relativo a las prestaciones de invalidez. como la núm.a) de la Orden Ministerial citada). además de a los cónyuges y a los hijos. 166.3). Es el caso. Pensión que es además compatible con la percepción de cualesquiera rentas del trabajo por parte del cónyuge supérstite. o como la núm. como ya se ha dicho.37 - . como regla general.158/1966. relativa a las prestaciones de sobrevivientes) al que se refiere el art. 14 de la Constitución.1 del Decreto 3. De manera sustancialmente similar reconoce las prestaciones de sobrevivientes el Convenio núm. El planteamiento anterior resulta confirmado por las normas y los Convenios internacionales que igualmente exigen. la vigente exigencia del vínculo matrimonial para tener derecho a la mismo sea discriminatoria desde la perspectiva del art.e). Es cierto.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. o que estaban a su cargo" . 160. que aboga por extender la prestación de sobrevivientes. "por etapas si fuera necesario y en las condiciones apropiadas". 1. otor gando a tal efecto una pensión que depende y es proporcional en su cuantía a la base reguladora corres pondiente al causante (art.2 de la Carta Social Europea. 12. a "otras personas a cargo" del fallecido (apartado II. siendo irrelevante que el fallecimiento cree o no un estado de necesidad. 67. sin embargo. pudiendo presumir las legislaciones nacionales que la viuda es "incapaz de subvenir a sus propias necesidades". 1. añadiendo que cabe exigir que la viuda tenga una determinada edad. 131. 10 de la Orden Ministerial de 13 de febrero de 1967). Claro es que. y otra. También en el conocido como proyecto de Código de Seguridad Social de Lovaina (elaborado en 1977 por el Instituto de Seguridad Social de la Universidad Católica de Lovaina) se propone que. vejez y sobrevivientes [arts. "al falle cimiento de un trabajador. Pero tal protección no tiene necesa riamente que presentarse a través de la actual pensión de viudedad. 31. los miembros que formaban parte de su familia. y 22].1 b) LGSS].1 LGSS y art. Las prestaciones de sobrevivientes mencionadas en este Convenio deben comprender "la pérdida de medios de existencia sufrida por la viudacomo conse cuencia de la muerte del sostén de la familia". que sugiere que la prestación de sobrevivientes debería abonarse "en las condiciones determinadas por la legislación nacio nal. del Convenio núm. el legislador puede organizar la pensión de viudedad sobre bases diferentes a las expuestas. 41 y 50 de la Constitución). o por otros motivos semejantes) no debe quedar desprotegido por el régimen público de Seguridad Social (arts. art. en el marco de una nueva ordenación de dicha prestación. bien distinta. extendiendo en su caso dicha prestación a las uniones de hecho. señaladamente. dentro de su amplia libertad de decisión y configuración del sistema público de Seguridad Social.1 e)]. salvo en algunos supuestos. La prestación puede suspenderse si la beneficiaria ejerce ciertas actividades remuneradas (art. que existen Recomendaciones de la OIT. si bien no en la Parte X.c) y d)]. de 23 de diciembre. que. Pero hemos de insistir en que una cosa es que tal decisión de ampliar el ámbito subjetivo de cobertura de la pensión de viudedad sea constitucionalmente posible. que sólo se extingue si el beneficiario contrae nuevo matrimonio [art. a la mujer que no estando casada haya habitado con el de cujus" [anexo 13. Cuestión distinta es que el supérstite de una unión de hecho que soporte una situación de necesidad (por estar a cargo del fallecido. 60) y concretamente se reconoce en favor de "las cónyuges" y "las viudas" (art. 11. 102 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). estar incapacitado para el trabajo o no estar en disposición de percibir rentas provenientes del trabajo. f) y g). pues ya se ha dicho que tal exigencia no está privada de justificación objetiva y razonable. 8. y que desde algunas posiciones se vea como socialmente deseable.1 de la Orden Ministerial de 13 de febrero de 1967).

"eventualmente" a una pensión de sobrevivencia (art. y en el marco de una nueva y coherente ordenación de la citada pensión. exigiéndose en la mayor parte de los casos la existencia de vínculo matrimonial. no fuerza a hacer lo mismo en el caso de la actual pensión de viudedad. Pero que el legislador espa ñol no lo haya decidido así hasta el momento no supone. una determinada duración del matrimonio o que el beneficiario haya alcanzado cierta edad o reúna otras condiciones. Pero ello. de 26 de marzo. en su caso.. con el añadido en algunas legislaciones de otros requisitos. de procedimiento de Habeas corpus. ha de señalarse sobre todo que. 10 de la Ley 5/1984. teniendo en cuenta el contexto general en que aquellas situaciones se producen. así como la importancia relativa de las mismas (STC 65/1987. como "criterios interpretativos y aclaratorios de los Convenios" (STC 38/1981). lo que impide su contraste con la prestación de seguri dad social aquí examinada. Pero. Ello refuerza la idea de que habrá de ser. La reflexión anterior ilustra sobre el hecho de que la extensión de la pensión de viudedad a quienes conviven de forma estable extramatrimonialmente está Iejos de ser la pauta en la legislación internacional y en el Derecho comparado. 101 del Código Civil]. Todo lo más los citados preceptos legales son indicativos de que las relaciones permanentes de afectividad análogas a la matrimonial comienzan a ser atendidas en determinados y pecu liares casos y dotadas de ciertos efectos por el ordenamiento jurídico.38 - . que solo operan. a los efectos que aquí importan. Tales supues tos no admiten comparación con el que ahora nos ocupa.que la propia OIT no ha terminado por recoger en sus convenios. es . con independencia de que en el primer caso se propugna únicamente "cuando se presuma que la pérdida de los medios de vida de la familia esta motivada por la muerte de su jefe" y en las condiciones que determine la legislación nacional.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. de regulación del derecho de asilo y de la condición de refugiado. con los requisitos y en los términos que se consideren pertinentes. art. 5. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho tengan derecho. por las razones ya dichas. y con expresiones equivalentes.. como que el cónyuge supérstite estuviera a cargo del fallecido. art. no obstante. Tampoco en los países de nuestro entorno la Ley reconoce el derecho a pensión de viudedad o de sobrevivencia en favor del supérstite de una unión estable de hecho. Fundamento Jurídico 17). con lo ocurrido en el ámbito de la asistencia sanitaria. cuya mejora en el sentido de lo recomendado es destacable y en cuanto tal se impulsa por la Organización Internacional. lo que. 207). la disponibilidad de medios de financiación y las necesidades de los diversos grupos sociales. en sí mismo y por sí solo. y en el segundo y en el tercero sólo cuando se trate de personas "a cargo" del fallecido. y mucho menos por una pretendida exigencia del principio de igualdad. que haya incurrido en la lesión de los preceptos constitucionales invocados. La conclusión alcanzada no se altera por el hecho de que en otros supuestos muy distintos al de la pensión de viudedad el legislador haya equiparado al cónyuge la "análoga relación de afectividad" [arts. de 24 de mayo. 3. 11 y 18 del Código Penal.1 de la LOPJ y art. La finalidad específica y el fundamento mismo de esta pensión impiden asimismo su comparación. art. de "textos orientativos. singularmente si la convivencia esta blece sin vínculo matrimonial se instalará como una práctica social extendida. el legislador quien decida proceder a dicha extensión. 391. las circunstancias socioeconómicas. La propia OIT se ha hecho eco de esta situación señalando que ello es así incluso en aquellos países con una alta proporción de parejas no casadas legalmente. conscien temente de que los mismos conforman mínimos normativos. sin eficacia vinculante".a) de la Ley Orgánica 6/1984. en su caso. En la determinación de las situaciones de necesidad que han de ser atendidas. el legislador tiene un amplio margen de apreciación a la hora de regular y modi ficar las prestaciones para "adaptarlas a las necesidades del momento". pues los preceptos que los recogen persiguen fines y protegen valores e intereses bien distintos. en los dos primeros documentos (siendo innecesario todo comentario al respecto en relación con el tercero) se trata de meras recomendaciones -esto es. pero sin imponerlo a las legisla ciones nacionales.

no se oponen a lo dispuesto en los arts. hace que el supuesto contemplado por dicha resolución judicial sea notoriamente distinto del que ha dado origen a esta senten cia.39 - . En atención a todo lo expuesto. 10. si no se interpretara así la norma comunitario la convivencia de los integrantes de la unión estable de hecho resultaría impedida por un obstáculo legal insuperable. y a la que no se tiene derecho si el fallecido no cumplía aquellos requisitos aun cuando el supérstite se halle en estado de necesidad. que viene a proteger a quien de otra forma no tendría derecho de asistencia sanitaria y que se enmarca en una tendencia hacia la universalización de la misma. a quince de noviembre de mil novecientos noventa. sólo puede ser interpretado en el sentido de que quien mantiene una relación estable de hecho con un trabajador nacional de un Estado miembro. y de la diferente materia de que se trata. con la pensión de viudedad. 2. 3. Ha decidido Declarar que el art.1 del Regla mento (CEE) núm.419/1988. de la Ley 30/1981. con independencia de toda situación de necesidad por parte del beneficiario. en efecto. el Tribunal Constitucional. debe ser asimilado bajo ciertas condiciones al "cónyuge" a que se refiere aquella disposi ción. "conviva maritalmente con él". sin necesidad de añadir nada a nuestro anterior razonamiento. Pero no cabe comparar esta medida. el derecho a la asistencia sanitaria se extendió.612/68. relativo a la libre circulación de los trabajadores dentro de la Comunidad. Siguiendo la recomendación del Defensor del Pueblo. Fallo. que el Real Decreto 1. baste con señalar que. por Resolución administrativa de 29 de diciembre de 1984. de 7 de julio.088/1989. Voto particular que formula el magistrado excelentísimo señor don Vicente Gimeno Sendra a la senten cia dictada en la cuestión de inconstitucionalidad núm. No hay que olvidar. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho igualmente indicativo de la tendencia señalada. y no cuenten con protec ción sanitaria pública. 1. 160 de la Ley General de Seguridad Social y la Disposición Adicional Décima. por la autoridad que le confiere la cons titución de la nación española. no pueda obtener la asistencia por sí misma mediante el ejercicio de una actividad retribuida. haya entendido que el art. ha reconocido con alcance general este derecho a las prestaciones de asistencia sanitaria a quienes "carezcan de recursos económicos suficientes". con su fallo (fundamentalmente por la sencilla razón de . si el causante cumple determinados requisitos. de 8 de septiembre. de 17 de abril de 1986. el dato de que la Sentencia del Tribunal de Justicia de la Comunidad Europea. en los términos allí establecidos. empleado en el territorio de otro Estado miembro. lo que. Con independencia de que la citada sentencia no establece una asimilación incondicionada. Dada en Madrid. siempre que. sin embargo. Coincido plenamente con la presente sentencia. sin ser cónyuge del titular del derecho. a la persona que. en fin. 1. 10. por su "dedicación al hogar".Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. que solo se percibe en principio. de 15 de octubre de 1968. Tampoco ha de llevar a variar la conclusión alcanzada. Publíquese esta sentencia en el "Boletín Oficial del Estado". 14 y 39 de la Constitución.

En efecto el TEDH desde la sentencia de 13 de junio de 1979 (caso Marckx)) ha tenido ocasión de declarar que "el art.1). a la hora de enjuiciar la constitucionalidad del art. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho que la declaración de inconstitucionalidad del art. al igual que el Convenio de Derechos Humanos. partiendo de esta afirmación. Por esta razón.1 y 39. 32.1 sobre el 39. en el caso Johnston (STEDH de 18 de diciembre de 1986. separada o divorciada. que merecen ser protegidas por los poderes públicos. coincido con la sentencia en que tal situación "no debe quedar desprotegida por el régimen público de la Seguridad Social". aunque vuelvo a discrepar en que dicha protección debiera asegurarse a través de una nueva regulación de la actual pensión de viudedad. desprotegida.1 ha de llevarnos a la conclusión de que. también nuestra Constitución protege. Cier tamente el "derecho a contraer matrimonio" es un derecho expresamente reconocido en la Constitución (art. pero de esa declaración no se infiere. cual es la falta o minoración de unos ingresos de los que participaba el cónyuge supérstite". ni que la familia no matrimonial permanezca. tanto de la "natural". Para alcanzar esta conclusión se haría preciso identificar el concepto de "fami lia" del art. en su día. a nivel constitucional. a diecinueve de noviembre de mil novecientos noventa. 39. .2 de nuestra Ley fundamental ha de informar la interpretación de las normas tuteladoras de los derechos fundamentales. en la que se trataba de una unión conyugal de hecho de más de quince años de convivencia afectiva) se reitera esta jurisprudencia al afirmar que dicho precepto "es aplicable a la vida de familia. proyectar el art. que la Constitución no reconozca "un pretendido derecho a formar una unión de hecho". como es el caso de la que ha provocado la presente cuestión de inconstitucionalidad. que. también han de merecer protección constitucional las denominadas "uniones conyugales de hecho". como la unión afectiva y estable de una pareja (o de un padre o madre viuda. ante dos situaciones. con sus hijos).: mediante el establecimiento de un determinado plazo de convivencia afectiva). no sólo a la familia como institución jurídica. impida que. 18. 160 LGSS conllevaría la supresión de la pensión de viudedad). pues. conforme a las cuales las denominadas "uniones conyugales de hecho" carecen de protección constitucional alguna.1).1 con el de familia "matrimonial" (o lo que es lo mismo.1 de la Constitución ("derecho a la intimidad familiar") y que. soltera. pero esta identificación.40 - . por lo que. 10. habrá que preguntarse por la causa de la pensión de viudedad a fin de constatar la identidad o disparidad de situaciones. como la de una familia natural. 32.º. no me cabe duda alguna de que dicho daño lo sufre por igual tanto la "viuda" de una familia matrimonial. sino también a la familia como realidad natural. que yo comparto. no sólo no se cohonesta con la protección de los hijos ilegítimos o de las madres solteras que el párrafo segundo del mismo precepto también declara. La traslación de dicha doctrina a los arts.1 del Convenio de Roma que tiene su reflejo en el art. La anterior identidad ha sido proclamada por la doctrina del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. como de la "legítima"". junto a la familia matrimonial. Si nos encontramos. 8 no distingue entre familia legítima e ilegítima" y así.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. sin perjuicio de prever y desterrar los fraudes que pudieran cometerse (vgr. 160 de la LGSS de 1974. la de la familia jurídica y la de la natural. suscribieron el correspondiente convenio de matrimonio. puedan producirse situaciones de necesidad o de desprotección similares a las que han provocado la presente cuestión de inconstitucionalidad. ha mantenido una convivencia afectiva con su difunto "esposo" superior a los cuarenta años. surgida con ocasión de la interpretación del derecho a la "viuda familiar" del art. En la sentencia se afirma que su finalidad estriba en "compensar frente a un daño. de conformidad con lo dispuesto en el art. Mi única y respetuosa discre pancia se ciñe a determinadas afirmaciones efectuadas en su Fundamento Jurídico 3. Madrid. que. 8. en la práctica. sino tampoco la impone la redacción de la norma constitucional que utiliza simplemente el término "familia" (y no el de familia fundada en el matrimonio) y tan familia es la unión de dos cónyuges que. 18. en mi opinión. así como con la práctica totalidad de su fundamentación jurídica.

o como técnicas de protección de la institución matrimonial.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. que el criterio diferenciador sea razonable y no arbitrario. de 7 de julio. como son las causadas por el fallecimiento de uno de los miembros de la unión matrimonial (Fundamento Jurídico 4. además. Ciertamente. Pero en el supuesto de uniones estables. económico o sucesorio. habilita al legislador para establecer un régimen propio del matrimonio en sus diversos aspectos (de convivencia. 160 de la Ley General de la Seguridad Social que se cuestiona viene a establecer una diferencia de trato entre miembros supervivientes de uniones estables. según haya existido o no vínculo matrimonial.419/1988 Discrepo de la decisión adoptada por la mayoría del Pleno del Tribunal Constitucional en relación con la cuestión planteada por la Magistratura de Trabajo de Vitoria acerca del art. Independientemente de la duración de la convivencia. de la Ley 30/1981.º). no puede entenderse como la posibilidad ilimitada de establecer tratamientos favorables para un conjunto de ciudadanos. o haber estado casados. con exclusión de quienes conviven establemente en unión de hecho sea siempre y en todos los casos compatible con la igualdad jurídica y la prohibición de discriminación que la Constitución garantiza en su art. 2. el reconocimiento expreso de la institución matrimonial en el art. al tratarse de situaciones diferentes. Cuando la Constitución establece el criterio de la necesidad como determinante de la asistencia y prestaciones de la Seguridad Social. no cabría duda de que el legislador podría. no basta con aducir cualquier diferencia de situación para justificar una diferencia de trato. En mi opinión. en este caso. implica una protección constitucional de esa instrucción y. en conse cuencia. régimen que. en el caso de fallecimiento del otro miembro cotizante de la Seguridad Social. entre otros). y ello con respecto de todos los ciudadanos (y no sólo los casados) estimo que no resulta razonable introducir otro criterio sin relación alguna con éste (el de la pre-existencia de vínculo matrimonial) para determinar si procede o no una determinada prestación.41 - . por el hecho de estar. aun cuando distinto del aplicable a las uniones de hecho. excluir de tales prestaciones a los ciudadanos no casados. 160 de la Ley General de la Seguri dad Social a los supervivientes de uniones de hecho. 41. 160 de la Ley General de la Seguridad Social y de la Disposición Adicional Décima. ni proteger tal institución: lo que prevé el art. y el resultado que de él se deriva.º). Pero no resulta de los mandatos constitucionales que el sistema de prestaciones de la Seguridad Social tenga como objeto configurar el régimen de la institución matrimonial. 1. Pues como es doctrina constante de este Tribunal. de la Constitución Española. legítimamente. Esta habilitación constitucional. frente a los que no ostentan esa condición. tal daño o reparación económica negativa se produce con independencia de que exista o no . de dicho precepto resulta que solamente si existió vínculo matrimonial procederá la atribución al superviviente de la pensión de la Seguridad Social que allí se prevé. y en el presente supuesto. El art. La sentencia de la que disiento viene a reconocer explícitamente que el fin de la norma en cuestión es compensar frente a un daño. 32 de la Constitución. 14" (Fundamento Jurídico 2. no vulneraría el principio de igualdad. La sentencia de la que discrepo admite expresamente esta doctrina. Si las prestaciones de la Seguridad Social se configurasen como elementos naturalmente integradores del régimen del matrimonio. no obstante. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Voto particular que formula el magistrado don Luis López Guerra en la cuestión de inconstitucionalidad núm. Ello implica que ha de haber una corre lación entre el elemento diferenciador. y afrontar unas repercusiones económicas negativas. la diversi dad de tratamiento por el legislador. y del derecho a contraer matrimonio. o del desequilibrio económico causado por el fallecimiento. 41 de la Constitución es "un régimen público de la Seguridad Social para todos los ciudadanos que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad". en relación con el art. esto es. de la situación de necesidad. al manifestar que su razonamiento "no conduce a afirmar que toda medida que tenga como únicos destinata rios a los cónyuges. podría excluir de las pensiones previstas en el art. tales preceptos vulneran los mandatos del art. 14. Es necesario.

Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho vínculo matrimonial. Ha comparecido el Ministerio Fiscal y el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). por tanto. don Jesús Leguina Villa. en relación con los mandatos del art. Se produce. siendo posible. García-Mon. magistrados. 160 de la Ley General de la Seguridad Social. don Vicente Gi meno Sendra y don José Gabaldón Lopez. don Francisco Rubio Llorente. Alvarez Rubio . ha pronunciado EN NOMBRE DEL REY la siguiente SENTENCIA En el recurso de amparo núm. don Fernando García-Mon y González-Regueral. Madrid. Gimeno y Gabaldón. y asistida del letrado don Vicent M. deduzca razonablemente consecuencias de la diferente situación de partida" [FJ 2]. Recurso de amparo Se reitera doctrina anterior del Tribunal (en especial STC 184/1990) según la cual la regulación actual de las pensiones de viudedad del sistema de la Seguridad Social no vulnera lo dispuesto en el art. en cuanto excluyen de la pensión allí prevista al superviviente de uniones estables no matrimoniales. Leguina. 14 CE. 986/87. Y ello no obstante. situación que afecta tanto al superviviente de una unión matrimonial como al de una unión de hecho. posteriormente sustituida por doña Alicia Martín Yáñez. con posterioridad sustituido por don Carlos Jiménez Padrón . quien expresa el parecer del Tribunal.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 14 CE en cuanto que el "matrimonio y la convivencia matrimonial no son situaciones equivalentes. . de la Disposición Adicional Décima. por ello. Tomás. sino opuesta a las previsiones constitucionales. Sres. 2. Sentencia 29/1991. 41 de la CE. Pleno: Excmos. 41 CE. don José Luis de los Mozos y de los Mozos. El Pleno del Tribunal Constitucional compuesto por don Francisco Tomás y Valiente. de 15 de marzo de 1991). don Carlos de la Vega Benayas. Se da así. de la Ley 30/1981. 160 de la Ley General de la Seguridad Social y. 64. en sentido lato. 41 de la misma norma. ("BOE" núm. contra la sentencia del Tribunal Central de Trabajo (TCT) de 2 de junio de 1987. en los términos del art. una "situación de necesidad". Número de registro: 986/1987. Ello debería conducir a la declaración de inconstitucionalidad del art. de los Mozos. de la diferencia de tratamiento. Presidente. como es la existencia o no de vínculo matrimonial. RodrÍguez-Piñero. dentro de su amplísima libertad de decisión. al no haber una justi ficación razonable. Rubio. de la Vega. el art. que el legislador. don Luis López Guerra. don Francisco Tomás y Valiente. establece una diferencia de trato entre situaciones idén ticas de daño económico: concede una pensión al superviviente de una unión matrimonial. Ha sido ponente el Presidente. representada por doña Carmen Benitez López. interpuesto por doña Ángeles Coloma Ara. de 14 de febrero de 1991. Rodríguez. una vulneración del principio de igualdad del art.42 - . y se la niega al superviviente de una unión estable no matrimonial. consecuentemente. don Alvaro Rodríguez Bereijo . basándose en un criterio radical mente ajeno a los objetivos y el ámbito constitucionales de la Seguridad Social definidos en el art. don Miguel Rodríguez-Piñero y Bravo-Ferrer. represen tado por el procurador de los Tribunales don Julio Padrón Atienza. López. a diecinueve de noviembre de mil novecientos noventa.

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.1 y 50 CE. y al no concederle la pensión solicitada la Seguridad Social incumple con sus obligaciones. La demanda se fundamenta en los siguientes antecedentes: a) Doña María Ángeles Colomo Ara. la hoy recurrente en amparo solicitó ante el INSS el reconocimiento de una pensión de viudedad. Por último el art. Invocan los arts. 160 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS). 4. restableciendo los derechos que entiende vulnerados declarando el derecho de la actora a percibir la correspondiente pensión de viudedad. por la discriminación acae cida ante la aplicación del art. en cuanto que de la misma se derivan consecuencias jurídicas diferentes según que el presunto beneficiario de la prestación hubiera convivido more uxorio con el causante o por el contrario hubiera contraído matrimonio. en nombre y representación de doña Ángeles Coloma Ara. tras su desestimación demanda ante la jurisdicción laboral. 14. la demandante en amparo solicita que se declare la nulidad de la sentencia del TCT de 2 de junio de 1987. 160 LGSS. -dice literalmente la recurrente. al no haber intentado contraer matrimonio después de su entrada en vigor y no acreditar la condición de viuda del causante. Alvarez Rubio . 3 de Valencia de fecha 13 de julio de 1984. convivió con don Fernando Martínez Hinojo durante cuarenta años. acordando de conformidad con el art. 14. concluyó mediante sentencia de 2 de junio de 1987. Las resoluciones judiciales se basan para denegar la pensión de viudedad en que la solicitante carecia de la condición legal de viuda exigida en el art. E1 15 de junio de 1987 tuvo entrada en el registro de este Tribunal un escrito de don Vicent M. soltera. de 7 de julio. 39 y 50 de la Constitución. tras los trámites procesales oportunos. 3. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 1. que. De acuerdo con ello. la Sección Tercera (en la actualidad Sección Primera) de este Tribunal admitió a trámite la demanda. Mediante providencia de 24 de marzo de 1988.1 habría sido vulnerado en cuanto que el mismo proclama la protección de la familia sin distinción alguna entre familia de hecho y familia legalmente consti tuida. Contra esta última sentencia se interpone recurso de amparo por presunta vulneración de los arts.a mantener pensiones para la tercera edad. 39. quien. Dicha solicitud fue denegada por no ser de aplicación la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981. ya que no había estado casada con el finado. El primero habría sido lesionado. Antecedentes 1. b) Tras el fallecimiento de don Fernando Martínez Hinojo . siendo su pretensión desestimada por sentencia de la Magistratura núm. 39. posteriormente firmado por la procuradora de los Tribunales doña María del Carmen Be nito López. Por su parte el art. 2. d) Contra esta sentencia la actora interpuso recurso de suplicación.43 - . a juicio de la demandante. acaecido el 30 de abril de 1983. interpone recurso de amparo contra la sentencia del TCT de 2 de junio de 1987. dictada en autos sobre pensión de viudedad. que desestimó el recurso y confirmó la impugnada. 50 de la Constitución habría sido lesionado en cuanto que el mismo "obliga a los poderes públicos". c) Frente a ello reaccionó la recurrente interponiendo reclamación previa y. 51 de la Ley Orgánica .

Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho del Tribunal Constitucional (LOTC) requerir al TCT y a la Magistratura núm. admitiendo la presencia de dos pensiones de viudedad plenamente diferenciadas que contemplan dos supuestos distintos: De un lado. Fundamentos Jurídicos. en el plazo de diez días. y otra llamada o configurada como extraordinaria. para que con vista de las actua ciones pudieran presentar las alegaciones oportunas. la Sección acordó tener por recibidas las actuaciones remi tidas por el TCT y la Magistratura núm. Asimismo se tuvo por personado y parte. 6. 2. pudieran comparecer en este proceso cons titucional.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 160 de la LGSS. 3 de Valencia para que. 8. 7. Entiende que. que denegó a la solicitante en amparo el derecho a percibir la . La representación del INSS. y por otra de 12 de febrero de 1991 se acordé señalar el día 14 del mismo mes y año para la deliberación y votación de este sentencia.383/83 y del recurso de suplicación núm.785/1984. A tenor de lo dispuesto en el art. interesándose al propio tiempo se emplazara a quienes fueron parte en el procedimiento. en nombre y representación del INSS. la denominada pensión ordinaria. 50 y 39. 52 de la LOTC se concedió un plazo común de veinte días al Ministerio Fiscal y a los procuradores señores Benitez López y Padrón Atienza. alega que los arts. regulada en la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981. Cita asimismo los AATC 156/1987 y 788/1987. 2. los tipos de pensiones de viudedad y los requisitos para su concesión quedan perfectamente delimitados en el actual sistema de Seguridad Social. para que.1 CE). confirmatoria de la sentencia de instancia. acaeciendo el fallecimiento del causante antes de la vigencia de la misma. La presente demanda se dirige contra la sentencia de la Sala Cuarta del TCT de 2 de junio de 1987. Cita la STC 177/1985 y el ATC 156/1987. al procurador de los Tribunales don Julio Padrón Atienza. con excepción de la recurrente. reitero las alegaciones de la demanda de amparo y argumentó en su defensa que a excep ción de la existencia de vínculo matrimonial reúna todas las condiciones o requisitos necesarios para acceder a la pensión de viudedad del Régimen General de la Seguridad Social y que la misma no debería estar obligada a contraer matrimonio para gozar de unos derechos pues ello implicaría una discriminación por razón ideológica o de "opinión". Por providencia de 9 de mayo de 1988. se opone a la estimación de la demanda. remitieran testimonio del expediente núm. por escrito presentado en este Tribunal el 4 de junio de 1988. en escrito presentado el 3 de junio de 1988. 41. El Fiscal ante el Tribunal Constitucional. Asimismo sostiene que no se ha producido vulneración del principio de igualdad al entender que la actora no se encuentra en ninguna de las situaciones conforme a las cuales la legislación vigente concede la pensión de viudedad.44 - . 3 de Valencia. en favor de quien no hubiera podido contraer matrimonio por impedirlo la legislación que regía hasta la fecha de entrada en vigor de la referida ley y que hubiera convivido como tal. 30. prevista en el art. por escrito que tuvo entrada en este Tribunal el 25 de mayo de 1988.1 CE no están configurados como derechos fundamentales susceptibles de protección a través del recurso de amparo (art. Por providencia de 21 de enero de 1991 el Pleno acordó abocar para si el conocimiento del presente recurso. La representación procesal de la recurrente. tras la STC 177/1985. en el plazo de diez días. 1. de 7 de julio. 5. 9. que exige la existencia de un vínculo matrimonial entre el causante y el beneficiario.

dentro de su amplísima libertad de decisión. La lesión invocada por la recurrente. 1. 14 CE en cuanto que "el matrimonio y la convivencia matrimonial no son situaciones equivalentes. cabe concluir que el legislador puede. 14 CE en conexión con el art. pero que. por lo que ahora importa. contraigan matrimonio" y "siendo el derecho a contraer matrimonio un derecho constitucional. declarando que la regulación actual de las pensiones de viudedad del sistema de la Seguridad Social no vulnera lo dispuesto cn el art. de la doctrina sentada por este Tribunal. la diferencia de trato en la pensión de viudedad entre los cónyuges y quienes conviven de hecho sin que nada les impida contraer matrimonio no es arbitraria o carente de fundamento". este Tribunal ha tenido ocasión de pronunciarse en anteriores resoluciones de inadmisión de demandas de amparo en supuestos sustancialmente idénticos. 53. pues. en cuanto que el primero proclama la protección a la familia -sin distinción entre familia de hecho y familia legalmente constituida.. ya que.419/88. ejercitando el derecho constitucional del art. 39.1 y 50 CE.y el segundo declara que los poderes públicos garantizarán pensiones para la tercera edad. sea acreedora del mismo tratamiento -singularmente. en materia de pensiones de la Seguridad Social. 160 de la LGSS se derivan consecuencias jurídicas diferentes respecto de unos y otros.. planteada en relación con el art.1 y 50 CE quedan fuera de los derechos protegidos por el recurso de amparo. y habiéndose declarado la compatibilidad del art.1 CE. 14. 32. por lo que los mismos han de contemplarse en esta sentencia en conexión con el derecho fundamental de igualdad proclamado en el art. en cuanto que de la aplicación del art. de la Ley 30/1981. 14 CE. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho pensión de viudedad. el no hacerlo así.45 - . Doctrina ratificada recientemente por el Pleno del Tribunal en la STC 184/1990.1 LOTC). por ello. 39. ni por si mismo ni en relación al art. no siendo por sí solos suscep tibles de fundar dicho recurso (art. siendo posible. de 7 de julio. 14. en principio. tal protección -como se dice igualmente en la STC 184/1990.1. 160 de la LGSS con el art. deduzca razonablemente consecuencias de la diferente situación de partida" (AATC 156/1987 y 788/1987). no lesiona el art. resolutoria de la cuestión de inconstitucionalidad núm. La recurrente alega que la sentencia que impugna ha lesionado los arts. la entiende dirigida contra el derecho a la igualdad que proclama el art. Ha de partirse. 39. Delimitado el objeto del presente recurso de amparo ha de comenzarse por señalar que los arts. establecer dife rencias de tratamiento entre la unión matrimonial y la puramente fáctica y que.2 CE y 41. 14 del texto constitucional. También se declara en la STC 184/1990 que el legislador podría extender a las uniones estables de hecho los beneficios de la pensión de viudedad. 39.no tiene necesariamente que prestarse a través de la actual pensión de viudedad. que el legislador. 39.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 14 CE y se imputa a la sentencia por fundar la denegación de la pensión de viudedad en la inexis tencia de relación jurídico matrimonial sin tener en cuenta el hecho de la convivencia more uxorio con el causante de la prestación. aunque el supérstite no debe quedar desprotegido por el régimen público de Seguridad Social (arts. 50 CE.. 14 en conexión con el art. Sobre la lesión al derecho reconocido en el art. 2. 14 CE. 2. 160 LGSS y la Disposición Adicional Décima. que se limita a aplicar aquella disposición. Asimismo se invocan como lesionados los arts. Se afirma que esta decisión judicial supone un trato discriminatorio para la recu rrente respecto de quienes hubieran contraído matrimonio. la Constitución no reconoce el derecho a formar una unión de hecho que. en concreto.por imperativo del art. más aún teniendo en cuenta que en su configuración actual la pensión de viudedad no tiene por estricta finalidad atender una situación de necesidad o defensa económica. a lo que ha de añadirse que tampoco se lesiona el art.1 y 50 CE. ha de rechazarse que la sentencia impugnada. ". haya incurrido en lesión de este precepto constitu cional Como se dice en la STC 184/1990.que el dispensado por el legislador a quienes.1 del texto constitucional. 41 y 50 de la Constitución). .

a catorce de febrero de mil novecientos noventa y uno. 10. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho En suma. hubo de interpretar y aplicar el art. uno discrepando de un Fundamento Jurídico (el 3. En la citada STC 184/1990 se afirma (Fundamento Jurídico 3. por ello.46 - . propuesta por la Magistratura de Trabajo (hoy Juzgado Social) núm. En atención a todo lo expuesto. el Tribunal Constitucional.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. que decidió la cuestión de inconstitucionalidad 1. La sentencia recaída en dicho recurso. 160 LGSS. no se oponen a lo dispuesto en los arts. 14 CE. relativamente al percibo de la pensión y a su fundamento. La circunstancia de no haber intervenido en la deliberación y fallo de dicha sentencia me privó. conduce necesariamente a la desestimación de este recurso de amparo. siquiera sea concisamente. POR LA AUTORIDAD QUE LE CONFIERE LA CONSTITUCIÓN DE LA NACIÓN ESPAÑOLA. al que se adhiere el magistrado Vicente Gimeno Sendra 1. cuyos fundamentos damos por reproducidos íntegramente en la presente. 14 y 39 CE. no otro que el de paliar una situación de necesidad. al respecto del art. aplicarlas también a la sentencia de amparo y sostener que debió estimarse el recurso porque el Tribunal Central de Trabajo. en su sentencia de 2 de junio de 1987. como es lógico.419/88. Ha decidido Desestimar el amparo solicitado por doña Angeles Coloma Ara. de la pareja estable que no hubieran contraído matrimonio. halla su fundamento en los que determinaron el fallo de la STC (Pleno) 184/1990. al no justificarse la diferencia de trato entre la unión matrimonial y la natural o de hecho. 184/1990. Publíquese esta sentencia en el "Boletín Oficial del Estado". por considerar que se infringía el principio de igualdad. la pensión de viudedad. de la que ahora discrepo. superviviente que no percibirá. 2. en definitiva.º) que no son situaciones equivalentes . es decir. decidió en su fallo que el art. 160 de la LGSS se refiere exclusivamente al viudo-viu da. 10 y 39 de la misma. Voto particular que formula el magistrado don Carlos de la Vega Benayas en el recurso de amparo núm. 14 CE. me permiten y obligan en cierto modo a indicar. 1 de Álava. en relación con los arts. de la Ley 30/1981. las razones de mi disparidad en cuanto a esta última para.º) y el otro de la totalidad y del fallo de la sentencia. 160 de la Ley General de Seguridad Social (LGSS) y Adicional Décima. la obligada aplicación del art. 3. que era o es igual en ambas hipótesis (de daño económico). 160 de la LGSS. 2. Fallo. de manifestar y luego formular en Voto particular mi discrepancia. La STC citada. por entender el magistrado que dichos preceptos podían contrariar o vulnerar el contenido del art. tal como hicieron dos colegas. y la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981. eliminando de sus previsiones al supérstite de la unión de hecho. 160 LGSS de acuerdo o en armonía con el art. Dada en Madrid. Aquella circunstancia y la ya indicada de que el fundamento de la sentencia de la que ahora discrepo está constituida por la anterior STC 184/1990. 986/87. por cuanto dicho art. cuya constitucionalidad ha declarado este Tribunal en la STC 184/1990.

y Fundamento Jurídico 3. lo que justifica su distinto tratamiento. con propias y específicas consecuencias en Derecho. sea acreedora al mismo tratamiento -en materia de pensiones de Seguridad Social. en numerosas sentencias. ayudas e indemnizaciones. 14. que por la misma razón lo pretende. o de personas unidas por vínculo matrimonial o situación de hecho equivalente (391 LOPJ).º) después de citar los arts. pueda exigir del Estado no resultar preterido en las prestaciones sociales sin una razón o causa justificada. También los jueces y tribunales. por imperativo del art. debido al cambio de la conciencia social. etcétera. Bastará con decir que equiparar matrimonio y unión libre supondría suprimir uno de los términos. en los que se habla. Citas a las que puede añadirse la del Acuerdo de la Mutualidad General Judicial (de 17 de noviem bre de 1989). 4. en definitiva.º de la sentencia de amparo de la que ahora se discrepa). Y ello porque si de algo puede afirmarse que exista semejanza es entre la situación del viudo o viuda acreedor a la pensión y la del "compañero" o convivente supérstite por muerte del otro.y que la Constitución no reconoce el derecho a formar una unión de hecho que. No sé dónde podrá jugar mejor la dicción del art. que no detallo debido a la concisión que me he impuesto. 10 de la Ley 5/1984 (derecho de asilo) 391 de la LOPJ y 101 del Código Civil.º STC 194/1990. pero regulen otro semejante . Lo que si parece congruente es que el participe de una unión libre y estable. hasta el actual de acto -no hecho jurídi camente reconocido y reconocible. sin trabas ni formalismos legales. contratos sobre bienes entre la pareja. A ellas se refiere la STC 184/1990 al decir que "las rotaciones permanentes de afectividad análogas a la matrimonial comienzan a ser atendidas en determinados casos y dotados de ciertos efectos por el ordenamiento jurí dico" (Fundamento Jurídico 5. 11 y 18 del Código Penal 3.no es asimilar a todos los efectos la unión de hecho al matrimonio legal. separación personal.pueda luego pedir que se le aplique la normativa legal matrimonial. Me importa sólo destacar mi desacuerdo con la afirmación de que aquellas equiparacio nes y esos efectos no pueden tener repercusión o son completamente distintos del que se debate en el recurso de amparo (y en la cuestión que decidió la STC 184/1990). desapareciendo el problema y haciendo la discusión inútil. tanto en el orden personal como en el patrimonial. tampoco es un puro y simple hecho despro visto de consecuencias jurídicas. que las tiene y cada vez más.º STC 184/1990). La tesis que permite esa preterición es que la razón justificativa reside en la existencia del vínculo matrimonial formal -o que la pensión de viudedad (que es la prestación aquí en juego) ha sido prevista en función de la existencia del vínculo matrimonial entre causante y beneficiario (Fundamento Jurídico 3. No sería congruente. ni el que realmente importa. que extiende los "beneficios de asistencia sanitaria a la persona que sin poseer la condición legal de cónyuge conviva maritalmente con el mutualista".a) de la Ley Orgánica 6/1984 (Hábeas Corpus). por lo que. No parece lógico que el que opta por una unión libre -es decir.47 - .1 CC: "Procederá la aplicación analógica de las normas cuando estas no contemplen un supuesto específico. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho el matrimonio y la convivencia extramatrimonial. la convivencia more uxorio. han reconocido y declarado efectos jurídi cos a la llamada convivencia marital en materia de sucesiones. si bien no tiene el rango de institución jurídica (y con esto no me refiero a si el matrimonio es contrato o institución). es decir el relativo a la pensión de viudedad. ya que lo que se pretende en el recurso de amparo -y lo que en este voto disidente se sostiene.que el dispensado a los que contraigan matrimonio. cabe el tratamiento distinto. de acreditada voluntad convivencial more uxorio. sino dar el mismo trato a unas concretas consecuencias iguales en las distintas hipótesis. que ha evolucionado desde su consideración como acto ilícito (recuérdese la utilidad de los actos y contra tos entre los "concubinos" de la antigua doctrina y jurisprudencia). que no será por ello discriminatorio (Fundamento Jurídico 3. La unión de hecho. pensiones. ni asunción de derecho y deberes jurídicamente exigibles. que se acreditará con certificación del Ayunta miento.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 3. bastando con un año de convivencia. de una u otra forma de parejas unidas de forma permanente por relación de afectividad análoga a la conyugal. Pero el problema de la equiparación no es el verdadero thema decidendi.

de configurarse como protección o ayuda familiar. el derecho a la igualdad del art. conviniéndose por tanto el art. en la unión libre y estable. por tanto. cuando se indica que la pensión de viudedad no tiene por estricta finalidad atender una situación de necesidad. pues. tan citada. inercialmente. No resulta de los mandatos constitucionales. dicho acto y negocio jurídico no es el determinante o la causa de la pensión. Y digo que el matrimonio o vínculo legal no puede justificar la diferencia de trato porque. En el sentido de esta concepción familiar amplia me remito al Voto particular del magistrado Sr. y como también se reconoce por otras normas como las antes citadas. dado el reconocimiento de la familia no matrimonial. en la STC 184/1990. ni tiene suficiente virtualidad. además. 160 LGSS en discriminatorio si se le hace decir que cabe negar la prestación a una situación de quebranto económico igual o que puede ser idéntica. por lo que el dato del vínculo matrimonial no puede ser determinante de la pensión. según opinión mayoritaria. Algo se dice. pese a la inexistencia de vínculo formal y legal y por la consideración de que la exigencia de ese requisito no es razonable. 4. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho entre los que se aprecie identidad de razón". con el sentido de la prestación o pensión de viudedad. formuló el magistrado Sr.48 - . Como tampoco puede convenirse una opción lícita (la unión sin matrimonio) en causa de pérdida de un derecho. justificativos de la diferencia de trato respecto de la unión libre. ni se justifica desde el plano social. en el tema que nos ocupa de la pensión del viudo. de un problema de fehaciencia o de prueba y sabido es que la dificultad de ésta no puede ser razón para negar un derecho. al menos. su devengo sería coetáneo con la celebración del matrimonio. a la postre. el matrimonio ni la familia matrimonial el dato o datos diferenciadores. Gimeno Sendra en la cuestión que originó la STC 184/ 1990. a lo que entiendo que constituye el sentido y fundamento de la prestación social discutida. "sino más bien compensar frente a un daño.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. puede afirmarse que el elemento que se pretende diferenciador. Me refiero sólo. Claramente se está diciendo. autorizando el sistema. en el que se da cobijo a la familia no matrimonial. Pero es quedarse en la forma jurídica no insistir en la causa verdadera y profunda de la prestación social cuestionada. es evidente que desde la . Relacionar aquí. en efecto (como se dice en dicho Voto). sobre todo a la vista de su art. Constitucionalmente. mostrando a la vez mi adhesión al Voto que. penales. que no es el matrimonio en si la razón decisiva. y con certeza. pues. tal el matrimonio o la familia matrimonial. en relación. No entro en más matices y desarrollos para no hacer largo y desproporcionado este voto discrepan te. pese a las apariencias. Si no es. sino sólo afirmar y sostener que algunos efectos de la situación de convivencia son exactos a los del matrimonio y que por ello merecen el mismo trato jurídico. discrepando de la STC 184/1990. no es decisivo. aunque con la reticencia obligada por el sentido del fallo. Es decir. 39. ya que. Insisto en que no pretendo una equiparación de matrimonio y unión de hecho. a la del matrimonio cuando uno de los miembros de la pareja fallece. la pensión de viudedad no tiene como fin la protección de la familia. 14 con el 39 CE no es sino hacer uso de una interpretación sistemática (nisi tota lega perspecta) para llegar a la solución que yo entiendo más correcta. sino salvaguardar una necesidad y suplir una disminución de ingresos en perjuicio del superviviente del matrimonio por el falleci miento del cónyuge. López Guerra. Se trataría. jurídico o constitu cional. pues. que el sistema de prestaciones de la Seguridad Social tenga como objeto configurar el régimen de la institución matrimonial. consecuencia evidentemente injusta y que ni la Ley ni la Constitución autorizan. Lo que dicho acto garantiza a la administración de la Seguridad Social es la certeza de la situación. cual es la falta o minoración de unos ingresos de los que participaba el cónyuge supérs tite". el abono de aquélla incluso por un día de matrimonio. para terminar. pese a que en las legislaciones y en las normas y convenios se estipule como regla general la existencia del previo vínculo matrimonial para acceder al derecho. civiles y estatutarias.

si bien en el actual supuesto la sentencia versa sobre un recurso de amparo y no sobre una cuestión de inconstitucionalidad (procedimiento de control concreto de normas legales) resultan plenamente aplicables los argumentos básicos expuestos en el voto particular en aquella ocasión. En el fallo se debió. como es lógico. Me refiero al precedente de la sentencia del Pleno cuya doctrina y decisión se aplica al presente recurso de amparo. 2. a catorce de febrero de mil novecientos noventa y uno. fundada únicamente en la previa existencia o inexistencia de vínculo matrimonial.1 del Código Civil). 160 LGSS vulneraría dicha norma constitucional de entenderse que en su ámbito no se comprende el supuesto del recurso de amparo es decir. sin embargo. Y esto será así mientras no se nos ofrezca una razón o fundamento que justifique de qué modo la diferencia entre matrimonio y convivencia more uxorio puede ser trasladada al régimen de las prestaciones por fallecimiento y en favor del superviviente. como la experiencia demuestra. 13 de la LOTC). En efecto. es decir.1 CE) y volver de un modo indirecto a la antigua concepción (ya sin vigencia social) de la ilicitud de la unión extramatrimonial y negarle todo efecto. en mi opinión. así como la Disposición Adicional Décima. 14 CE -que prohibe la diferenciación no justificada. la posibilidad de entender su fallo favorabilia amplianda no como una cláusula de cierre absoluto. que por muy convincentes que sean mis razones. por cuanto que la diferencia de trato en la percepción de prestaciones por supervivencia de la Seguridad Social. su aplicación al supérstite de la convivencia extramatrimonial. pero acredi tada y estable. de la Constitución. que permitiera la aplicación del art. en contra del criterio de la mayoría. 14. y siguiendo su doctrina. Sin embargo. Habría. impedirá a la Administración y a la Jurisdicción según la tónica interpretativa iniciada y fundada en la realidad social del momento (art. la solución que dio la STC 184/1990. Solución que. Argumentos que llevan a estimar contrarios a los mandatos constitucionales el art. 3. Parto para ello de las razones de fondo que tuve oportunidad de exponer en mi Voto particular a la STC 184/1990. además. Las anteriores consideraciones llevan. por lo demás. No se me oculta. 5. estimar el recurso de amparo y someter otra vez al Pleno la cuestión sobre la constitucionalidad del art. debiera de haberse concedido el amparo solicitado. No es lo mismo. de la Ley . 32. Madrid.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. y la que resuelve el presente recurso de amparo. 160 LGSS. en rela ción con el art. pues. 986/87 Disiento de la opinión expresada por el Pleno de este Tribunal en el recurso de amparo núm. 160 de la Ley General de la Seguridad Social. con lo que ello entraña de marginación de personas o grupos. con la opción por la unión libre y no por la regulada y aun prescindiendo de la consideración de que no siempre se podría hablar de opción libre. doctrina vinculante en tanto no se modifique por el mismo Pleno de Tribunal (art. Hubiera sido preferible la solución interpretativa y más acorde con la naturaleza de la situación que se pretende regular. Voto particular que formula el magistrado don Luis López Guerra en la sentencia dictada en el recurso de amparo núm. habría un obstáculo hasta aquí insuperable o muy difícil de superar. establecer siempre la concesión de la pensión que hacerlo cuando las circunstancias lo predeterminen o aconsejen.debe concluirse que el art. 986/87. y sin olvidar también que esa negativa puede jugar en contra del principio de libertad u opción libre matrimonial (art. 160 LGSS a cada situación concreta y en méritos de la misma. sin embargo. que naturalmente respeto. pero negándoselas al que lo sea del segundo supuesto o mera convivencia acreditada. 41. constituye una discriminación contraria al art.la tarea de regular el supuesto. sería más aceptable que la de remitir al legislador -como hizo la sentencia del Pleno. a la estimación del recurso de amparo.49 - . Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho perspectiva del art. En mi opinión.

en este caso. la diversidad de tratamiento por el legislador. el reconocimiento expreso de la institución matrimonial en el art. o como técnicas de protección de la institución matrimonial. de 7 de julio. no obstante. situación que afecta tanto al superviviente de una unión matrimonial como al de una unión de hecho. de la situación de necesidad o del desequilibrio económico causado por el fallecimiento. de dicho precepto resulta que solamente si existió vínculo matrimonial procederá la atribución al superviviente de la pensión de la Seguridad Social que allí se prevé. por tanto. Pero no resulta de los mandatos constitucionales que el sistema de prestaciones de la Seguridad Social tenga como objeto configurar el régimen de la institución matrimonial. Si las prestaciones de la Seguridad Social se configurasen como elementos naturalmente integradores del régimen del matrimonio. tal daño o repercusión económica negativa se produce con independencia de que exista o no vínculo matrimonial. según haya existido o no vínculo matrimonial. se origina una discrimina ción contraria a lo previsto en el art. legítimamente. por el hecho de estar. o haber estado. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 30/1981. Pero en el supuesto de uniones estables. como son las causadas por el fallecimiento de uno de los miembros de la unión matrimonial. y en el presente supuesto podría excluir de las pensiones previstas en el art. una vulneración del principio de igualdad del art. Y ello no obstante. casados. 41 CE es "un régimen público de la Seguridad Social para lodos los ciudadanos que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situa ciones de necesidad". Ciertamente.50 - . esto es. sino opuesta a las previsiones constitucionales. 160 de la Ley General de la Seguri dad Social a los supervivientes de uniones de hecho. Independientemente de la duración de la convivencia. Es necesario. Esta habilitación constitucional.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. económico o sucesorio. 160 de la Ley General de la Seguridad Social viene a establecer una diferencia de trato entre miembros supervivientes de uniones estables. entre otros). en el caso de fallecimiento del otro miembro cotizante de la Seguridad Social. Cuando la Constitución establece el criterio de la necesidad como determinante de la asistencia y prestaciones de la Seguridad Social. El art. en el presente caso. 41 de la misma norma. ni proteger tal institución: lo que prevé el art. el art. La finalidad de la pensión que se concede al cónyuge supérstite es compensar frente a un daño. y afrontar unas repercu siones económicas negativas. 14 CE. una "situa ción de necesidad" en los términos del art. excluir de tales prestaciones a los ciudadanos no casados. 41 CE. de la diferencia de tratamiento. no vulneraría el principio de igualdad. Se produce. como es doctrina constante de este Tribunal. no puede entenderse como la posibilidad ilimitada de establecer tratamientos favorables para un conjunto de ciudadanos. 14 CE. al tratarse de situaciones diferentes. Se da así. Ello debería conducir a estimar que. régimen que. Pues. no cabría duda de que el legislador podría. además. no basta con aducir cualquier diferencia de situación para justificar una diferencia de trato. en conse cuencia. en el supuesto de que . como es la existencia o no de vínculo matrimonial. 160 de la Ley General de la Seguri dad Social. al no haber una justificación razonable. habilita al legislador para establecer un régimen propio del matrimonio en sus diversos aspectos (de convivencia. De la aplicación de estos preceptos. establece una diferencia de trato entre situaciones idénticas de daño económico: concede una pensión al supervi viente de una unión estable matrimonial. que el criterio diferenciador sea razonable y no arbitrario. en relación con los manda tos del art. 41 CE. 32 de la Constitución y del derecho a contraer matrimonio implica una protección constitucional de esa institución y. y ello con respecto de todos los ciudadanos (y no sólo de los casa dos). Ello implica que ha de haber una corre lación entre el elemento diferenciador y el resultado que de él se deriva. basándose en un criterio radicalmente ajeno a los objetivos y el ámbito constitucionales de la Seguridad Social definidos en el art. aun cuando distinto del aplicable a las uniones de hecho. estimo que no resulta razonable introducir otro criterio sin relación alguna con éste (el de la preexis tencia de vínculo matrimonial) para determinar si procede o no una determinada prestación. frente a los que no ostentan esa condición. en sentido lato. y se la niega al superviviente de una unión estable no matrimonial.

2. don Luis López Guerra. magistrados. Ha sido ponente el Presidente don Francisco Tomás y Valiente. El Pleno del Tribunal Constitucional compuesto por don Francisco Tomás y Valiente. dentro de su amplísima libertad de decisión. STC 184/1990) según la cual la regulación actual de las pensiones de viudedad del sistema de la Seguridad Social no vulnera lo dispuesto en el art. Pleno: Excmos. a catorce de febrero de mil novecientos noventa y uno.51 - . don Alvaro Rodríguez Bereijo . de los Mozos. por tanto.093/1987. Se reitera doctrina anterior del Tribunal (en especial. 66. don Vicente Gi meno Sendra y don José Gabaldón López. Recurso de amparo. Rodríguez-Piñero. Invocan los arts. Han comparecido el Ministerio Fiscal y el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). Madrid. don Carlos de la Vega Benayas. Número de registro: 1. soltera. dictada en autos sobre pensión de viudedad. siendo posible. se ha vulnerado el derecho a un trato no discriminatorio.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 1. que el legislador. de 14 de febrero de 1991 ("BOE" núm. y. quien en nombre y representación de doña María del Carmen Melero Miguel. Tomás. debería concederse el amparo que se solicita. 1. Sres. Rubio. Presidente. Antecedentes. Rodríguez. El 4 de agosto de 1987 tuvo entrada en el Registro de este Tribunal un escrito de don José Luis Granizo García Cuenca. don José Luis de los Mozos y de los Mozos. don Fernando García-Mon y González-Regueral. contra la sentencia del Tribunal Central de Trabajo (TCT) de 8 de julio de 1987. Gimeno y Gabaldón. ha pronunciado EN NOMBRE DEL REY la siguiente SENTENCIA En el recurso de amparo núm. Leguina. Sentencia 30/1991. de 18 de marzo de 1991). 14. deduzca razonablemente consecuencias de la diferente situación de partida" [FJ 3]. don Francisco Rubio Llorente. por ello. quien expresa el parecer del Tribunal. interpone recurso de amparo contra la sentencia del TCT de 8 de julio de 1987. convivió con don José Manuel San José Sama niego durante veinte meses. La demanda se fundamenta en los siguientes antecedentes: a) Doña María del Carmen Melero Miguel. don Jesús Leguina Villa. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho ahora se trata.093/87 interpuesto por don José Luis Granizo García Cuenca en nombre y representación de doña María del Carmen Melero Miguel. don Miguel Rodríguez-Piñero y Bravo-Ferrer. representados por el procurador de los Tribunales don Carlos de Zulueta Cebrián . 14 CE en cuanto que el "matrimonio y la convivencia matrimonial no son situaciones equivalentes. . López. de la Vega. 39 y 41 CE. 1. García-Mon.

6. declarando el derecho de la actora a percibir la correspondiente pensión de viudedad reclamada en función de la real convivencia con el causante de la misma. La representación procesal de la recurrente. Por último. 207/87 y del recurso de suplicación núm. para que en el plazo de diez días pudieran comparecer en este proceso constitucional. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho b) Tras el fallecimiento de don José Manuel San José Samaniego . por la discriminación acaecida ante la aplicación del art. 1 de Valladolid. la demandante en amparo solicita que se declare la nulidad de la sentencia del TCT de 8 de julio de 1987. en cuanto que de la misma se derivan consecuencias jurídicas diferentes según que el presunto beneficiario de la prestación hubiera convivido more uxorio con el causante o por el contrario hubiera contraído matrimonio. Mediante providencia de 26 de octubre de 1987. 51 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (LOTC) requerir al TCT y a la Magistratura núm. Granizo García Cuenca y Zulueta Cebrián . 4. la Sección acordó tener por recibidas las actuaciones remitidas por el TCT y la Magistratura núm. al procurador de los Tribunales don Carlos de Zulueta Cebrián . Dicha solicitud fue denegada. inte resándose al propio tiempo se emplazará a quienes fueron parte en el procedimiento. la hoy recurrente en amparo solicitó ante el INSS el reconocimiento de una pensión de viudedad. que desestimó el recurso y confirmó la impugnada. Por providencia de 9 de diciembre de 1987. para que con vista de las actuaciones pudieran presentar las alegaciones oportunas. en nombre y representación del INSS. norma 2. demanda ante la jurisdicción laboral. concluyó mediante sentencia de 8 de julio de 1987. ya que esta diferencia no justifica un tratamiento jurídico distinto respecto de personas iguales en situacio nes de convivencia materialmente idénticas. 5. 52 de la LOTC. Frente a ello reaccionó la recurrente interponiendo reclamación previa y. se concedió un plazo común de veinte días al Ministe rio Fiscal y a los procuradores Sres. por escrito que tuvo entrada en este Tribunal el 13 de enero de 1988.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Asimismo se tuvo por personado y parte. tras su desestimación. entiende que la Disposición Adicional Décima. siendo su pretensión desestimada por sentencia de la Magistratura núm. Contra esta última sentencia se interpone recurso de amparo por presunta vulneración del art.615/87. La lesión del art. reiteró las alegaciones de la demanda de amparo y argumentó en su defensa que nadie puede estar obligado a contraer matrimonio para gozar de unos derechos de protección social pues ello . acaecido el 8 de octubre de 1981. con excepción de la recurrente. 160 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS) ya que no había estado casada con el finado. la Sección Cuarta de este Tribunal admitió a trámite la demanda. 1 de Valladolid para que en el plazo de diez días remitie ran testimonio del expediente de los autos núm. 160 LGSS. 41 se habría producido en cuanto que la resolución judicial impugnada no garantiza la protección social ante la situación de necesidad constitucio nalmente reconocida. es asimismo contraria al art. De acuerdo con ello. Las resoluciones judiciales se basan para denegar la pensión de viudedad en que la solicitante carecía de la condición legal de viuda exigida en el art. acordando de conformidad con el art. Por su parte el art. de 7 de julio. 2. El primero habría sido lesionado. 3. a juicio de la demandante.52 - . 14 en relación con los arts. 14 CE. 1 de Valladolid de fecha 26 de mayo de 1987. de la Ley 30/1981. 39.a. 39.1 habría sido vulnerado en cuanto que el mismo proclama la protección de la familia sin distinción alguna entre fami lia de hecho y familia legalmente constituida. que tras los trámites procesales oportunos. c) Contra esta sentencia la actora interpuso recurso de suplicación. A tenor de lo dispuesto en el art. sin que exista base suficiente que permita establecer una discriminación jurídica válida entre las uniones de hecho y aquellas en las que existe vínculo matrimonial.1 y 41 CE.

alega que los arts. regulada en la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. surgiendo esta necesidad con independencia de la existencia o no de vínculo matrimonial. 7. 8. está referida al derecho a la igualdad que proclama el art. se opone a la estimación de la demanda. afirma que el INSS indirectamente admite la equiparación jurídica de las uniones de hecho frente a las uniones matrimoniales al reconocer y otorgar al hijo nacido en esta convivencia more uxorio la pensión de orfandad. Se afirma que esta decisión judicial supone un trato discriminatorio. Entiende que tras la STC 177/1985. 160 de la LGSS se derivan consecuencias jurídicas diferentes respecto de unos y otros. 16 CE. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho implicaría una discriminación por razón ideológica o de religión que. significaría una vulneración del derecho a la libertad garantizado en el art. en cuanto que de la aplicación del art. alegando que en el texto cons - . sostiene que no se ha producido vulneración del prin cipio de igualdad al entender que la actora no se encuentra en ninguna de las situaciones conforme a las cuales la legislación vigente concede la pensión de viudedad. al mismo tiempo. la denominada pensión ordinaria. El Fiscal ante el Tribunal Constitucional. Fundamentos Jurídicos. prevista en el art. acaeciendo el falle cimiento del causante antes de la vigencia de la misma. la llamada o configurada como extraordinaria. 14 CE y se imputa a la sentencia por fundar la denegación de la pensión de viudedad en la inexistencia de relación jurídico matrimonial sin tener en cuenta el hecho de la convivencia more uxorio con el causante de la pres tación.1 CE no están configurados como derechos fundamentales suceptibles de protección a través del recurso de amparo (art.1 LOTC).1 y 41 CE. que denegó a la solicitante en amparo el derecho a percibir la pensión de viudedad.53 - . La lesión invocada por la recurrente. de los tipos de pensiones de viudedad y los requisitos para su concesión quedan perfectamente delimitados en el actual sistema de Seguridad Social. y por otra de 12 de febrero de 1991 se acordó señalar el día 14 del mismo mes y año para la deliberación y votación de esta sentencia. Asimismo.1 y 41 CE en cuanto que proclaman como principios rectores de política social y económica una garantía de protección social ante situaciones de necesidad y la protección a la familia. La representación del INSS. en favor de quien no hubiera podido contraer matrimonio por impedirlo la legislación que regía hasta la fecha de entrada en vigor de la referida Ley y que hubiera convivido como tal. Cita los AATC 788/1987. 39. admitiendo la presencia de dos pensiones de viudedad plenamente diferenciadas que contemplan dos supuestos distintos: de un lado. 2. Cita asimismo los AATC 156/1987 y 78811987. 1. La presente demanda se dirige contra la sentencia de la Sala Cuarta del TCT de 8 de junio de 1987 confirmatoria de la sentencia de instancia. 9. 41 y 39. Asimismo sostiene que el objeto y fin de la pensión de viudedad es el de salvaguardar las necesidades económicas a la persona que deja de perci bir la contribución de las cargas familiares de aquella con quien convive como consecuencia del falleci miento de ésta. Por providencia de 21 de enero de 1991 el Pleno acordó abocar para sí el conocimiento del presente recurso. 160 LGSS que exige la existencia de un vínculo matrimonial entre el causante y el beneficiario. por escrito presentado en este Tribunal el 11 de enero de 1988. para la recurrente respecto de quienes hubieran contraído matrimonio. 156/1987 y 843/1987. Ello se pone en relación con los arts. Por último. en escrito presentado el 11 de enero de 1988. y de otro. 41. 14 en relación con los arts. La recurrente alega que la sentencia que impugna ha lesionado el art. 39. de 7 de julio.

declarando que la regulación actual de las pensiones de viudedad del sistema de la Seguridad Social no vulnera lo dispuesto en el art. en concreto. 14 CE en conexión con el art. y habiéndose declarado la compatibilidad del art. 39. este Tribunal ha tenido ocasión de pronun ciarse en anteriores resoluciones de inadmisión de demandas de amparo en supuestos sustancialmente idénticos. También se declara en la STC 184/1990 que el legislador podría extender a las uniones estables de hecho los beneficios de la pensión de viudedad. toda vez que. por imperativo del art. no siendo por sí solos susceptibles de fundar dicho recurso (arts. ha de rechazarse que la sentencia impugnada. dicho de otro modo. entre otras). 41 de la Constitución. por lo que los mismos han de contem plarse en esta sentencia en conexión con el derecho fundamental de igualdad proclamado en el art. a lo que ha de añadirse que tampoco se lesiona el art. de la doctrina sentada por este Tribunal. 39. haya incurrido en lesión de este precepto constitu cional. 2. 14 CE. 160 LGSS y la Disposición Adicional Décima. Como se dice en la STC 184/1990. Cuestión distinta es que el supérstite no debe quedar desprotegido por el régimen público de .1 CE. 14 del texto constitucional. ni entre situaciones de necesidad derivadas del fallecimiento de una de las personas que conviven de hecho y aquella que se produce como consecuencia de la muerte de uno de los cónyuges.1 del texto constitucional..54 - .2 CE y 41. ni por sí mismo ni en relación al art. 1. 14 se pone en cone xión con el art. este Tribunal ha tenido ya ocasión de declarar que "nada tiene que ver este derecho con la percepción de una pensión de viudedad o. 3. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho titucional no se distingue ni entre la familia de hecho y familia legalmente constituida.que el dispensado por el legislador a quienes. que se limita a aplicar aquella disposición. no lesiona el art.1 LOTC).1. el art. dentro de su amplísima libertad de decisión. por ello. aducida por primera vez en el escrito de alegaciones de la representación procesal del demandante. ejercitando el derecho constitucional del art. pues. 14 CE en cuanto que "el matrimonio y la convivencia matrimonial no son situaciones equivalentes. En primer término.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. "que es el que delimita el objeto de la pretensión de amparo constitucional" (SSTC 7/1987 y 189/1987. de la Ley 30/1981. que el legislador. cabe concluir que el legislador puede. 16 CE. 16 CE. En todo caso. 14.1 y 41 CE quedan fuera de los derechos protegidos por el recurso de amparo. por lo que ahora impone. ". la Constitución no reconoce el derecho a formar una unión de hecho que.. 160 de la LGSS con el art. resolutoria de la cuestión de inconstitucionalidad núm. en su configuración actual la pensión de viudedad no tiene por estricta finalidad atender una situación de necesidad o de defensa económica. es preciso declarar que este Tribunal no puede entrar a considerar la pretendida violación del art. pero que el no hacerlo así. ha de comenzarse por señalar que. deduzca razonablemente consecuencias de la diferente situación de partida" (AATC 156/1987 y 788/1987). y "siendo el derecho a contraer matrimonio un derecho constitucional. 32. 4. Doctrina ratificada recientemente por el Pleno del Tribunal en la STC 184/1990. la diferencia de trato en la pensión de viudedad entre los cónyuges y quienes conviven de hecho sin que nada les impida contraer matrimonio no es arbitraria o carente de fundamento". contraigan matrimonio". sea acreedora del mismo tratamiento -singularmente. 2. de 7 de julio. Ha de partirse. planteada en relación con el art. los arts. 39. Para delimitar el objeto del presente recurso de amparo.419/88. 14 CE. Sobre la lesión al derecho reconocido en el art. en materia de pensiones de la Seguridad Social. el contenido del derecho a no contraer matrimonio no incluye el derecho a un sistema estatal de previsión social que cubra el riesgo del falleci miento de una de las partes integrantes de las uniones de hecho" (ATC 156/1987). siendo posible. Por último. en principio. establecer dife rencias de tratamiento entre la unión matrimonial y la puramente fáctica y que. dado que tal violación no se adujo en el escrito de demanda de amparo. 14 en conexión con el art. 53.

relativamente al percibo de la pensión y a su fundamento.no tiene necesariamente que prestarse a través de la actual pensión de viudedad. uno discrepando de un Fundamento Jurídico (el 3. En atención a todo lo expuesto. por ello. 160 de la LGSS. 41 y 50 CE). Publíquese esta sentencia en el "Boletín Oficial del Estado". siquiera sea concisamente. el Tribunal Constitucional. cuya constitucionalidad ha declarado este Tribunal en la STC 184/1990. al no justificarse la diferencia de trato entre la unión matrimonial y la natural o de hecho. tal como hicieron dos colegas. Dada en Madrid. la pensión de viudedad. 1. las razones de mi disparidad en cuanto a esta última. a catorce de febrero de mil novecientos noventa y uno. y la Disposición Adicional Décima. hubo de interpretar y aplicar el art. 10. Pero tal protección -como se dice igualmente en la STC 184/1990. 14 CE. me permiten. por ello. POR LA AUTORIDAD QUE LE CONFIERE LA CONSTITUCIÓN DE LA NACIÓN ESPAÑOLA.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. por tener el mismo contenido y fundamento y que. no se oponen a lo dispuesto en los arts. 160 de la Ley General de Seguridad Social (LCSS) y Adicional Décima. aplicarlas también a la sentencia de amparo y sostener que debió estimarse el recurso por que el Tribunal Central de Trabajo. Voto particular que formula el magistrado don Carlos de la Vega Benayas en el recurso de amparo número 1. y obligan en cierto modo. en definitiva. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Seguridad Social (arts. que era o es igual en ambas hipótesis (de daño económico). a indicar. por considerar que se infringía el principio de igualdad. de la pareja estable que no hubiera contraído matrimonio. por cuanto dicho art. 986/87. al respecto del art. que decidió la cuestión de inconstitucionalidad 1. como es lógico.55 - . 160 LGSS de acuerdo o en armonií con el art. de la Ley 30/1981. Ha decidido Desestimar el amparo solicitado por doña María del Carmen Melero Miguel. La circunstancia de no haber intervenido en la deliberación y fallo de dicha sentencia me privó. de la que ahora discrepo. al que se adhiere el magistrado don Vicente Gimeno Sendra Reitero en este asunto el voto particular discrepante que formulé en el anterior núm. 3. la obligada aplicación del art. halla su fundamento en los que determinaron el fallo de la STC (Pleno) 184/1990. Fallo. propuesta por la Magistratura de Trabajo (hoy Juzgado de lo Social) núm. Aquella circunstancia y la ya indicada de que el fundamento de la sentencia de la que ahora discrepo está constituida por la anterior STC 184/1990. 1 de Álava. en relación con los arts. dos. eliminando de sus previsiones al supérstite de la unión de hecho.093/87. reproduzco a continuación. 160 de la LGSS. en su sentencia de 8 de julio de 1987. La sentencia recaída en dicho recurso. En suma.419/1988. superviviente que no percibirá. es decir. de la Ley 30/1981.º) y el otro de la totalidad y del fallo de la sentencia. 10 y 39 de la misma. La STC citada 184/1990 decidió en su fallo que el art. por entender el magistrado que dichos preceptos podían contrariar o vulnerar el contenido del art. de manifestar y luego formular en Voto particular mi discrepancia. cuyos fundamentos damos por reproducidos íntegramente en la presente. 14 CE. . 14 y 39 CE. 160 LGSS se refiere exclusiva mente al viudo-viuda. no otro que el de paliar una situación de necesidad. para. conduce necesariamente a la desestimación de este recurso de amparo.

La tesis que permite esa preterición es que la razón justificativa reside en la inexistencia del vínculo matrimonial formal -o que la pensión de viudedad (que es la prestación aquí en juego) ha sido prevista en función de la existencia del vínculo matrimonial entre causante y beneficiario (Fundamento Jurídico 3.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. hasta el actual de acto -no hecho. Citas a las que puede añadirse la del Acuerdo de la Mutualidad General Judicial (de 17 de noviembre de 1989).y que la Constitución no reconoce el derecho a formar una unión de hecho que. separación personal. el relativo a la pensión de viudedad. 10 de la Ley 5/1984 (Derecho de asilo). es decir. Lo que si parece congruente es que el partícipe de una unión libre y estable.º) después de citar los arts. en numerosas sentencias. etc. por lo que. 391 de la LOPJ. que por la misma razón . por imperativo del art. de una u otra forma. la convivencia more uxorio. ya que lo que se pretende en el recurso de amparo -y lo que en este voto disidente se sostiene. sea acreedora al mismo tratamiento -en materia de pensiones en Seguridad Social. con propias y específicas consecuencias en Derecho. Pero el problema de la equiparación no es el verdadero thema decidendi. se afirma (Fundamento Jurídico 3.º) que no son situaciones equivalentes el matrimonio y la convivencia extramatrimonial. A ellas se refiere la STC 184/1990 al decir que "las relaciones permanentes de afectividad análogas a la matrimonial comienzan a ser atendidas en determinados casos y dotados de ciertos efectos por el ordenamiento jurí dico" (Fundamento Jurídico 5.56 - . 3.. que ha evolucionado desde su consideración como acto ilícito (recuérdese la nulidad de los actos y contra tos entre los "concubinos" de la antigua doctrina y jurisprudencia). de parejas unidas de forma permanente por relación de afectivi dad "análoga a la conyugal". ni el que realmente impone. Y ello porque si de algo puede afirmarse que exista semejanza es entre la situación del viudo o viuda acree dor a la pensión y la del "compañero" o conviviente supérstite por muerte del otro.º de la sentencia de amparo de la que ahora se discrepa). y 101 del Código Civil. que no detallo debido a la concisión que me he impuesto. que extiende los "beneficios de asistencia sanitaria a la persona que sin poseer la condición legal de cónyuge conviva maritalmente con el mutualista".que el dispensado a los que contraigan matrimonio. si bien no tiene el rango de institución jurídica (y con esto no me refiero a si el matrimonio es contrato o institución). pueda exigir del Estado no resultar preterido en las prestaciones sociales sin una razón o causa justificada. y Fundamento Jurídico 3. 14. tampoco es un puro y simple hecho despro visto de consecuencias jurídicas. ni asunción de derechos y deberes jurídicamente exigibles. cabe el tratamiento distinto. han reconocido y declarado efectos jurídi cos a la llamada convivencia marital en materia de sucesiones. sino dar el mismo trato a unas concretas consecuencias iguales en las distintas hipótesis. También los jueces y tribunales. tanto en el orden personal como en el patrimonial. que se acreditará con certificación del Ayuntamiento. ayudas e indemnizaciones. de acreditada voluntad convivencial more uxorio.no es asimilar a todos los efectos la unión de hecho al matrimonio legal. En la citada STC 184/1990. bastando con un año de convivencia. contratos sobre bienes entre la pareja. Me impone sólo destacar mi desacuerdo con la afirmación de que aquellas equiparaciones y esos efectos no pueden tener repercusión o son completamente distintos del que se debate en el recurso de amparo (y en la cuestión que decidió la STC 184/1990).pueda luego pedir que se le aplique la normativa legal matrimonial. o de personas unidas por vínculo matrimonial o "situación de hecho equiva lente" (391 LOPJ). que no será por ello discriminatorio (Fundamento Jurídico 3. debido al cambio de la conciencia social.º STC 184/1990.jurí dicamente reconocido y reconocible. La unión de hecho. en los que se habla. pensiones. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 2. 11 y 18 del Código Penal. en definitiva. 3 a) de la Ley Orgánica 6/1984 (Hábeas Corpus). lo que justifica su distinto tratamiento. No sería congruente. sin trabas ni formalismos legales. que las tiene y cada vez más. Bastará con decir que equiparar matrimonio y unión libre supondría suprimir uno de los términos. desapareciendo el problema y haciendo la discusión inútil. No parece lógico que el que opta por una unión libre -es decir.º STC 184/1990).

39. López Guerra. ya que. a lo que entiendo que constituye el sentido y fundamento de la prestación social discutida. Lo que dicho acto garantiza a la Administración de la Seguridad Social es la certeza de la situación. tal el matrimonio o la familia matrimonial. sobre todo a la vista de su art. pese a las apariencias. cual es la falta o minoración de unos ingresos de los que participa el cónyuge supérstite". Pero es quedarse en la forma jurídica no insistir en la causa verdadera y profunda de la prestación social cuestionada. la pensión de viudedad no tiene como fin la protección de la familia. cuando se indica que la pensión de viudedad no tiene por estricta finalidad atender una situación de necesidad. en efecto (como se dice en dicho voto). Insisto en que no pretendo una equiparación de matrimonio y unión de hecho. Relacionar aquí. dicho acto y negocio jurídico no es el determinante o la causa de la pensión. con el sentido de la prestación o pensión de viudedad. que no es el matrimonio en si la razón decisiva.57 - . aunque con la reticencia obligada por el sentido del fallo. dado el reconocimiento de la familia no matrimonial. para terminar. ni se justifica desde el plano social. no es decisivo. discrepando de la STC 184/1990.1 CC: "Procederá la aplicación analógica de las normas cuando éstas no contemplen un supuesto específico. 4. "sino más bien compensar frente a un daño. Como tampoco puede convenirse una opción lícita (la unión sin matrimonio) en causa de pérdida de un derecho. el matrimonio ni la familia matrimonial el dato o datos . Algo se dice. consecuencia evidentemente injusta y que ni la Ley ni la Constitución autorizan. No sé dónde podrá jugar mejor la dicción del art. No resulta de los mandatos constitucionales. Y digo que el matrimonio o vínculo legal no puede justificar la diferencia de trato porque. al menos. puede afirmarse que el elemento que se pretende diferenciador. pero regulen otro semejante entre los que se aprecie identidad de razón". pues. civiles y estatutarias. jurídico o constitu cional. Es decir. en el tema que nos ocupa de la pensión del viudo. formuló el magistrado Sr. tan citada. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho lo pretende.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 14 con el 39 CE no es sino hacer uso de una interpretación sistemática (nisi tota lege perspecta) para llegar a la solución que yo entiendo más correcta. en la STC 184/1990. No entro en más matices y desarrollos para no hacer largo y desproporcionado este Voto discrepan te. el abono de aquélla incluso por un día de matrimonio. mostrando a la vez mi adhesión al voto que. su devengo sería coetáneo con la celebración del matrimonio. el derecho a la igualdad del art. Me refiero sólo. a la postre. de un problema de fehaciencia o de prueba y sabido es que la dificultad de ésta no puede ser razón para negar un derecho. a la del matrimonio cuando uno de los miembros de la pareja fallece. autorizando el sistema. por tanto. sino sólo afirmar y sostener que algunos efectos de la situación de convivencia son exactos a los del matrimonio y que por ello merecen el mismo trato jurídico. pese a la inexistencia de vínculo formal y legal y por la consideración de que la exigencia de ese requisito no es razonable. Si no es. inercialmente. Gimeno Sendra en la cuestión que originó la STC 184/1990. que el sistema de prestaciones de la Seguridad Social tenga como objeto configurar el régimen de la institución matrimonial. en el que se da cobijo a la familia no matrimonial. conviniéndose por tanto el art. 160 LGSS en discriminatorio si se le hace decir que cabe negar la prestación a una situación de quebranto económico igual o que puede ser idéntica. 4. y con certeza. pues. según opinión mayoritaria. de configurarse como protección o ayuda familiar. Se trataría. pese a que en las legislaciones y en las normas y convenios se estipule como regla general la existencia del previo vínculo matrimonial para acceder al derecho. sino salvaguardar una necesidad y suplir una disminución de ingresos en perjuicio del superviviente del matrimonio por el falleci miento del cónyuge. En el sentido de esta concepción familiar amplia me remito al Voto particular del magistrado Sr. en la unión libre y estable. ni tiene suficiente virtualidad. Constitucionalmente. Claramente se está diciendo. además. por lo que el dato del vínculo matrimonial no puede ser determinante de la pensión. en relación. y como también se reconoce por otras normas como las antes citadas penales. pues.

sin embargo. en contra del criterio de la mayoría. 5. con lo que ello entraña de marginación de personas o grupos. Me refiero al precedente de la sentencia del Pleno cuya doctrina y decisión se aplica al presente recurso de amparo. 160 LGSS. como es lógico.419/1988. En el fallo se debió. en mi opinión. con la opción por la unión libre y no por la regulada y aun prescindiendo de la consideración de que no siempre se podría hablar de opción libre. impedirá a la Administración y a la Jurisdicción seguir la tónica interpretativa iniciada y fundada en la realidad social del momento (art. 160 de la LGSS vulneraría dicha norma constitucional de entenderse que en su ámbito no se comprende el supuesto del recurso de amparo.la tarea de regular el supuesto. establecer siempre la concesión de la pensión que hacerlo cuando las circunstancias lo predeterminen o aconsejen. pues. 1. Hubiera sido preferible la solución interpretativa y más acorde con la naturaleza de la situación que pretende regular. que. No se me oculta.1 CE) y volver de un modo indirecto a la antigua concepción (ya sin vigencia social) de la ilicitud de la unión extramatrimonial y negarle todo efecto. su aplicación al supérstite de la convivencia extramatrimonial. y la que resuelve el presente recurso de amparo. Las anteriores consideraciones llevan. es evidente que desde la perspectiva del art. No es lo mismo. 160 LGSS a cada situación concreta y en méritos de la misma.58 - . En mi opinión. pero acre ditada y estable. 32. y sin olvidar también que esa negativa puede jugar en contra del principio de libertad u opción libre matrimonial (art. que permitiera la aplicación del art. estimar el recurso de amparo y someter otra vez al Pleno la cuestión sobre la constitucionalidad del art. es decir. 41 CE. doctrina vinculante en tanto no se modifique por el mismo Pleno del Tribunal (art. Y esto será así mientras no se nos ofrezca una razón o fundamento que justifique de que modo la diferencia entre matrimonio y convivencia more uxorio puede ser trasladada al régimen de las prestaciones por fallecimiento y en favor del superviviente. es decir. Habría. 1. 3. la posibilidad de entender su fallo favorabilia amplianda no como una cláusula de cierre absoluto. habría un obstáculo hasta aquí insuperable o muy difícil de superar. debiera de haberse concedido el amparo solicitado por cuanto que la diferencia de trato en la percepción de prestaciones por supervivencia de la Seguridad Social.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Sin embargo. y siguiendo su doctrina. Solución que. por muy convincentes que sean mis razones. sería más aceptable que la de remitir al legislador -como hizo la sentencia del Pleno. En efecto. como la experiencia demuestra. sin embargo. justificativos de la diferencia de trato respecto de la unión libre. pero negándoselas al que lo sea del segundo supuesto o mera convivencia acreditada.093/87 Disiento de la opinión expresada por el Pleno de este Tribunal en el recurso de amparo núm. la solución que dio la STC 184/1990. a catorce de febrero de mil novecientos noventa y uno.093/87. que naturalmente respeto. en la cuestión de inconstitucionalidad núm. 14 en relación con el art. 13 LOTC). Parto para ello de las razones de fondo que tuve oportunidad de exponer en mi voto particular a la STC 184/1990. Madrid. a la estimación del recurso de amparo. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho diferenciadores. 1. además. fundada únicamente en la previa existencia o inexistencia de vínculo matrimonial constituye una discriminación contraria al art. si bien en el actual supuesto la sentencia versa sobre un recurso de amparo y no sobre una cuestión de inconstitu cionalidad (procedimiento de control concreto de normas legales) resultan plenamente aplicables los . por lo demás. Voto particular que formula el magistrado Luis López Guerra en la sentencia dictada en el recurso de amparo núm. 14 CE -que prohibe la diferenciación no justificada.debe concluirse que el art.1 del Código Civil).

en este caso. en el presente caso. al tratarse de situaciones diferentes. Ello implica que ha de haber una corre lación entre el elemento diferenciador y el resultado que de él se deriva. no puede entenderse como la posibilidad ilimitada de establecer tratamientos favorables para un conjunto de ciudadanos. Ciertamente. La finalidad de la pensión que se concede al cónyuge supérstite es compensar frente a un daño y afrontar unas repercusio nes económicas negativas. en consecuencia. por el hecho de estar. y ello con respecto de todos los ciudadanos (y no sólo de los casados) estimo que no resulta razonable introducir otro criterio sin relación alguna con éste (el de la pre-existencia de vínculo matrimonial) para determinar si procede o no una determinada prestación. Pero no resulta de los mandatos constitucionales que el sistema de prestaciones de la Seguridad Social tenga como objeto configurar el régimen de la institución matrimonial. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho argumentos básicos expuestos en el voto particular en aquella ocasión. esto es. Esta habilitación constitucional. y del derecho a contraer matrimonio. 160 de la Ley General de la Seguri dad Social a los supervivientes de uniones de hecho. el art. régimen que. podría excluir de las pensiones previstas en el art. 14 CE. como son las causadas por el fallecimiento de uno de los miembros de la unión matrimonial. basándose en un criterio radicalmente ajeno a los objetivos y el ámbito constitucionales de la Seguridad Social definidos en el art. Independientemente de la duración de la convivencia. casados. 160 de la Ley General de la Seguridad Social. Se da así. tal daño o repercusión económica negativa se produce con independencia de que exista o no vínculo matrimonial. 2. o como técnicas de protección de la institución matrimonial. frente a los que no ostentan esa condición. una "situa ción de necesidad en los términos del art. Es necesario además que el criterio diferenciador sea razonable y no arbitrario. Cuando la Constitución establece el criterio de la necesidad como determinante de la asistencia y prestaciones de la Seguridad Social. de la situación de necesidad. entre otros).Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. en relación con los mandatos . o del desequilibrio económico causado por el fallecimiento. 4l CE. de 7 de julio. según haya existido o no vínculo matrimonial. establece una diferencia de trato entre situaciones idénticas de daño económico: concede una pensión al supervi viente de una unión matrimonial y se la niega al superviviente de una unión estable no matrimonial. una vulneración del principio de igualdad del art. o haber estado. de la Ley 30/1981. implica una protección constitucional de esa institución. aun cuando distinto del aplicable a las uniones de hecho. legítimamente. 4l CE situación que afecta tanto al superviviente de una unión matrimonial como al de una unión de hecho. El art. Argumentos que llevan a estimar contrarios a los mandatos constitucionales el art. no vulneraría el principio de igualdad. y en el presente supuesto. 32 CE. De la aplicación de estos preceptos. ni proteger tal institución: lo que prevé el art. Pues como es doctrina constante de este Tribunal. así como la Disposición Adicional Décima. la diversidad de tratamiento por el legislador. económico o sucesorio. no cabría duda de que el legislador podría. no basta con aducir cualquier diferencia de situación para justificar una diferencia de trato. el reconocimiento expreso de la institución matrimonial en el art. y. 160 de la Ley General de la Seguridad Social viene a establecer una diferencia de trato entre miembros supervivientes de uniones estables. 4l CE es "un régimen público de la Seguridad Social para todos los ciudadanos que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situa ciones de necesidad". por tanto. Pero en el supuesto de uniones estables. se origina una discriminación contraria a lo previsto en el art. Se produce. excluir de tales prestaciones a los ciudadanos no casados. en el caso de fallecimiento del otro miembro cotizante de la Seguridad Social. no obstante. en sentido lato. como es la existencia o no de vínculo matrimonial. habilita al legislador para establecer un régimen propio del matrimonio en sus diversos aspectos (de convivencia. de dicho precepto resulta que solamente si existió vínculo matrimonial procederá la atribución al superviviente de la pensión de la Seguridad Social que allí se prevé.59 - . 14 CE. 160 de la Ley General de la Seguri dad Social. Y ello no obstante. Si las prestaciones de la Seguridad Social se configurasen como elementos naturalmente integradores del régimen del matrimonio.

Rodríguez. don Alvaro Rodríguez Bereijo . Ha comparecido el Ministerio Fiscal y el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). don Jesús Leguina Villa. quien expresa el parecer del Tribunal. dentro de su amplísima libertad de decisión. 14 CE en cuanto que el "matrimonio y la convivencia matrimonial no son situaciones equivalentes. don Carlos de la Vega Benayas. siendo posible. Rubio. Presidente.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Leguina. 1. que el legislador. representado por el procurador de los tribunales don Eduardo Morales Price. en el supuesto de que ahora se trata. don José Luis de los Mozos y de los Mozos. interpuesto por doña Joaquina Molina Ramírez. Gimeno y Gabaldón. dictada en autos sobre pensión de viudedad. 1. por lo tanto. .607/87. don Vicente Gi meno Sendra y don José Gabaldón López. don Luis López Guerra. Ha sido ponente el Presidente don Francisco Tomás y Valiente. Sres. 4l de la misma norma. Antecedentes. y asistido por el letrado don Enrique Suñer Ruano . Invoca el art. de 18 de marzo de 1991). de la Vega. quien en nombre y representación de doña Joaquina Molina Ramírez. núm. Ello debería conducir a estimar que. Sentencia 31/1991. El 5 de diciembre de 1987 tuvo entrada en el Registro de este Tribunal un escrito de don Ángel Luis Rodríguez Álvarez. de los Mozos. al no haber una justificación razonable. por ello. deduzca razonablemente consecuencias de la diferente situación de partida" [FJ 1]. Número de registro: 1. representada por don Ángel Luis Rodríguez Álvarez y asistida del letrado don Juan Pascual Cuéllar Tórtola. STC 184/1990) según la cual la regulación actual de las pensiones de viudedad del sistema de la Seguridad Social no vulnera lo dispuesto en el art. magistrados. y. 1. a catorce de febrero de mil novecientos noventa y uno. Pleno: Excmos. López. El Pleno del Tribunal Constitucional compuesto por don Francisco Tomás y Valiente. Tomás. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho del art. ("BOE" núm. contra la sentencia del Tribunal Central de Trabajo (TCT) de 19 de octubre de 1987. debería concederse el amparo que se solicita". se ha vulnerado el derecho a un trato no discriminatorio. de 14 de febrero de 1991. sino opuesta a las previsiones cons titucionales. Rodríguez-Piñero. don Fernando García-Mon y González-Regueral. 66. 14 CE. García-Mon.60 - . Recurso de amparo Se reitera doctrina anterior del Tribunal (en especial. ha pronunciado EN NOMBRE DEL REY la siguiente SENTENCIA En el recurso de amparo.607/1987. don Francisco Rubio Llorente. de la diferencia de tratamiento. interpone recurso de amparo contra la sentencia del TCT de 19 de octubre de 1987. Madrid. don Miguel Rodríguez-Piñero y Bravo-Ferrer.

puesto que estas personas. exige una eliminación progresiva de las situaciones en las que la desigualdad es más perceptible. que la aplicación del principio de igualdad al régimen de las pensiones y. 24 de Madrid para que en el . siendo su pretensión desestimada por sentencia de la Magistratura núm. Alega la demandante por otra parte. por lo demás. restableciendo los derechos que se entiende vulnerados y declarando el derecho de la actora a percibir la correspondiente pensión de viudedad. y respetaría mejor el contenido de la base 13. a quienes conviven extramatrimonialmente antes y después de la entrada en vigor de aquella ley. Considera que esa disposición (y la interpretación que. que desestimó el recurso y confirmó la impugnada. Las resoluciones judiciales se basan para denegar la pensión de viudedad en que la solicitante carecía de la condición legal de viuda exigida en el art. hizo el órgano judicial) es contraria al art. Mediante providencia de 13 de enero de 1988. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 2. acordando. en la que se prevé la concesión de pensión no sólo a la viuda. no tendrían derecho a pensión de viudedad de no unirse matrimonialmente. 14 CE. 24 de Madrid de fecha 4 de mayo de 1987. Todo ello estaría en conexión. 3. por discriminar. demanda ante la jurisdicción laboral. entre otros ámbitos. Contra esta última sentencia se interpone recurso de amparo por presunta vulneración del art. al campo de la Seguridad Social. tras su desestimación. Dicha solicitud fue denegada por no ser de aplicación la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/198l. 32. la hoy recu rrente en amparo solicitó ante el INSS el reconocimiento de una pensión de viudedad. La demandante comienza sus alegaciones con una referencia a la Disposición Adicional Décima de la Ley de 7 de julio de 198l. Una de estas situaciones sería la de la persona que convive extramatrimonialmente. por la que se concedía el derecho a obtener pensión de jubilación a las personas que hubieran convivido extramatrimonialmente por haberles impedido el matrimonio la prohibición de divorcio antes de aquella fecha.1 de la Recomendación de la OIT núm. requerir al TCT y a la Magistratura núm. frente al supuesto que en ella se contempla. la demandante en amparo solicita que se declare la nulidad de la sentencia del TCT de 19 de octubre de 1987. y no ser de aplicación la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981.61 - .2 CE. La demanda se fundamenta en los siguientes antecedentes: a) Doña Joaquina Molina Álvarez convivió maritalmente con don Manuel Luque López. en general. en el de la familia. de conformidad con el art. de 7 de julio. al no haber intentado contraer matrimonio después de su entrada en vigor y no acreditar la condición de viuda del causante.1 de la OM de 13 de febrero de 1967. que tras los trámites procesales oportunos.2. con los arts. que expresan una tendencia del ordenamiento hacia la igualdad real. la Sección Cuarta (en la actualidad Sección Primera) de este Tribunal admitió a trámite la demanda. 9. b) Tras el fallecimiento de don Manuel Luque López. en su caso.2 y 39. concluyó mediante sentencia de 19 de octubre de 1987. 4. c) Frente a ello reaccionó la recurrente interponiendo reclamación previa y. 14 CE. dando respuesta así a las exigencias de igualdad material y rellenando la laguna que se advierte en nues tro ordenamiento en este contexto. que debería asimilarse al cónyuge a los efectos de la aplicación del art.1 LGSS y 7. De acuerdo con ello. manifestada. al poder anular su anterior matrimonio y contraer una nueva unión matrimonial. acaecido el 1 de diciembre de 1985. 160. sino también a la mujer que hubiera convivido extramatrimonialmente con el causante.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. ya que no había estado casada con el finado. d) Contra esta sentencia la actora interpuso recurso de suplicación. 67. 5l de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (LOTC). 160 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS). de 7 de julio.

62 - . Por providencia de 21 de enero de 1991 el Pleno acordó avocar para sí el conocimiento del presente recurso. se concedió un plazo común de veinte días al Ministe rio Fiscal y a los procuradores Sres. interesándose al propio tiempo se emplazara a quienes fueron parte en el procedimiento. por escrito que tuvo entrada en este Tribunal el 23 de abril de 1988. reiteró y dio por reproducidas las alegaciones de la demanda de amparo. en nombre y representación del INSS. al procurador de los Tribunales don Eduardo Morales Price. de las uniones matrimoniales. y no tanto mediante la inclusión del art. y por otro de 12 de febrero de 1991 se acordó señalar el día 14 de febrero del mismo mes y año para la deliberación y votación de esta sentencia. en definitiva. 6. Rodríguez Álvarez y Morales Price. se opone a la estimación de la demanda. La presente demanda se dirige contra la sentencia de la Sala Cuarta del TCT de 19 de octubre de 1987. Pero de cualquier modo. 1. Fundamentos Jurídicos. 5. el problema que se plantea es. 2. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho plazo de diez días remitieran testimonio de los autos núm. El Fiscal ante el Tribunal Constitucional. 8. Según la demandante de amparo la necesidad de la ampliación del radio de cobertura de la pensión de viudedad -exigida por el art. 160 de la Ley de Seguridad Social que sigue siendo la normativa común y general. 14 CE y se imputa a la sentencia por fundar la denegación de la pensión de viudedad en la inexistencia de relación jurídico-matrimonial sin tener en cuenta el hecho de la convivencia more uxorio con el causante de la prestación. sostiene que no se ha producido vulneración del principio de igualdad al entender que la actora no se encuentra en ninguna de las situaciones conforme a las cuales la legislación vigente concede la pensión de viudedad. que denegó a la solicitante en amparo el derecho a perci bir la pensión de viudedad. 7. La lesión invocada por la recurrente. con excepción de la recurrente. por escrito presentado en este Tribunal el 4 de junio de 1988. 9. Asimismo se tuvo por personado y parte. 14 CE de una legislación (y de las decisiones administrativas y judiciales que la aplican) que limita la concesión de las pensiones de viudedad . para que en el plazo de diez días pudieran comparecer en este proceso cons titucional. la Sección acordó tener por recibidas las actuaciones remi tidas por el TCT y la Magistratura núm. Aduce que el matrimonio y la convivencia en una relación extramatrimonial no son situaciones equiva lentes. 14 CE. 52 de la LOTC. en escrito presentado el 27 de abril de 1988.debe venir a través de la extensión del campo de aplicación de la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981 -que debería aplicarse a todos aquellos supuestos en que los afectados no hubieran podido o no hubieran creído conveniente. La recurrente alega que la sentencia que impugna ha lesionado el art. La representación procesal de la recurrente. La representación del INSS.229/86 y del recurso de suplicación núm. para que con vista de las actua ciones pudieran presentar las alegaciones oportunas. y por lo tanto es constitucionalmente legítimo que el legislador deduzca razonablemente conse cuencias diversas de la diferente situación de hecho tomada como punto de partida. la conformidad con el art. la entiende producida contra el derecho a la igualdad que proclama el art. 2.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. unirse por matrimonio-. Por providencia de 24 de marzo de 1988. 14 CE. por sus creencias o por otras razones. 3. confirmatoria de la sentencia de instancia. 24 de Madrid.929/87. A tenor de lo dispuesto en el art.

1. 41 y 50 CE). los supuestos de convivencia de hecho. aunque el supérstite no debe quedar desprotegido por el régimen público de Seguridad Social (arts. por imperativo del art. establecer dife rencias de tratamiento entre la unión matrimonial y la puramente fáctica y que. ejercitando el derecho constitucional del art. También se declara en la STC 184/1990 que el legislador podría extender a las uniones estables de hecho los beneficios de la pensión de viudedad. frente a muchas de las alegaciones de la demandante. decla rando que la regulación actual de las pensiones de viudedad del sistema de la Seguridad Social no vulnera lo dispuesto en el art.no tiene necesariamente que prestarse a través de la actual pensión de viudedad. el juicio de este Tribunal deberá centrarse en este precepto.. cuya constitucionalidad ha declarado este Tribunal en la STC 184/1990. por tanto.1 del texto constitucional. 14 CE. 160 LGSS. 39. 32. el examen de la cuestión debe centrarse en la limitación que se deriva del art. deduzca razonablemente consecuencias de la diferente situación de partida" (AATC 156/1987 y 788/1987). 14 en conexión con el art. Por ello. 41 CE. en materia de pensiones de la Seguridad Social. ya que se trata de una disposición legal que no tiene otro objeto que regular las consecuencias de la introducción en nuestro ordenamiento de las causas de divorcio y separación. cuyos fundamentos damos por reproducidos íntegramente en la presente. por lo que ahora importa. Con todo. en principio. 2. dentro de su amplísima libertad de decisión. 14. 14 CE en conexión con el art. que se limita a aplicar aquella disposición. no de la Ley 30/198l. la obligada aplicación del art. 39.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. reso lutoria de la cuestión de inconstitucionalidad núm. de la doctrina sentada por este Tribunal. de 15 de noviembre. este Tribunal ha tenido ocasión de pronunciarse en anterio res resoluciones de inadmisión de demandas de amparo en supuestos sustancialmente idénticos. Dicho de otra forma. ni por sí mismo ni en relación al art. En suma.419/1988. por lo que. dejando fuera. el que las parejas extramatrimoniales queden fuera de la protección dispensada por las normas reguladoras de la pensión de viudedad arranca del art. de la Ley 30/198l. ya que. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho a los supuestos de unión matrimonial. tal protección -como se dice igualmente en la STC 184/1990. 14 CE.63 - . sea acreedora del mismo tratamiento -singularmente. pues. Como se dice en la STC 184/1990. cabe concluir que el legislador puede. en concreto. a lo que ha de añadirse que tampoco se lesiona el art. conduce necesariamente a la desestimación de este recurso de amparo. 14 CE en cuanto que "el matrimonio y la convivencia matrimonial no son situaciones equivalentes. sino que se limita a dar solución a los problemas que con carácter tran sitorio podían plantearse en este contexto ante el cambio del régimen jurídico del matrimonio. que el legislador. ha de rechazarse que la sentencia impugnada. la Constitución no reconoce el derecho a formar una unión de hecho que. Delimitado el objeto del presente recurso de amparo ha de comenzarse por señalar que sobre la lesión al derecho reconocido en el art. 160 de la LGSS con el art. el que la Ley 30/198l reduzca su aplicación a determinados supuestos no puede considerarse de ningún modo contrario al art. así como en las resoluciones judiciales que directamente se impugnan. por ello. 160 LGSS y la Disposición Adicional Décima. contraigan matrimonio". la diferencia de trato en la pensión de viudedad entre los cónyuges y quienes conviven de hecho sin que nada les impida contraer matrimonio no es arbitraria o carente de fundamento". 2. y "siendo el derecho a contraer matrimonio un derecho constitucional. Doctrina ratificada recientemente por el Pleno del Tribunal en la STC 184/1990. haya incurrido en lesión de este precepto constitu cional. 160 de la LGSS. no lesiona el art. 160 de la Ley de Seguridad Social.1 CE. y habiéndose declarado la compatibilidad del art. ".que el dispensado por el legislador a quienes. puesto que la Ley 30/198l no crea una nueva pensión de viudedad ni supone una nueva regulación de esa materia. siendo posible. 14 CE. de 7 de julio.l. Ha de partirse. planteada en relación con el art. . pero que el no hacerlo así. más aún teniendo en cuenta que en su configuración actual la pensión de viudedad no tiene por estricta finalidad atender una situación de necesidad o defensa económica..

º) que no son situaciones equivalentes el matrimonio y la convivencia extramatrimonial. que era o es igual en ambas hipótesis (de daño económico). Dada en Madrid. Aquella circunstancia y la ya indicada de que el fundamento de la sentencia de la que ahora discrepo está constituida por la anterior STC 184/1990. 1. por tener el mismo contenido y fundamento y que. 10 y 39 de la misma. por entender el magistrado que dichos preceptos podían contrariar o vulnerar el contenido del art. propuesta por la Magistratura de Trabajo (hoy Juzgado Social) núm. eliminando de sus previsiones al supérstite de la unión de hecho. 1 de Álava. que decidió la cuestión de inconstitucionalidad l. en su sentencia de 19 de octubre de 1987. no otro que el de paliar una situación de necesidad. por considerar que se infringía el principio de igualdad. En la citada STC 184/1990 se afirma (Fundamento Jurídico 3. por ello. 160 LGSS de acuerdo o en armonía con e1 art. al que se adhiere el magistrado don Vicente Gimeno Sendra Reitero en este asunto el voto particular discrepante que formulé en el anterior núm. siquiera sea concisamente. al no justificarse la diferencia de trato entre la unión matrimonial y la natural o de hecho. y la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981. la pensión de viudedad. La sentencia recaída en dicho recurso. ni el que realmente importa. Pero el problema de la equiparación no es el verdadero thema decidendi. relativamente al percibo de la pensión y a su fundamento. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 3. como es lógico.419/88. sino dar el mismo trato a unas concretas . Publíquese esta sentencia en el "Boletín Oficial del Estado". de la Ley 30/198l. Voto particular que formula el magistrado don Carlos de la Vega Benayas en el recurso de amparo núm. por cuanto dicho art. ya que lo que se pretende en el recurso de amparo -y lo que en este voto disidente se sostiene. Fallo. La circunstancia de no haber intervenido en la deliberación y fallo de dicha sentencia me privó. hubo de interpretar y aplicar el art. 160 de la Ley General de Seguridad Social (LGSS) y Adicional Décima. a catorce de febrero de mil novecientos noventa y uno. el Tribunal Constitucional.no es asimilar a todos los efectos la unión de hecho al matrimonio legal. por ello. en definitiva. 10.64 - . decidió en su fallo que el art. es decir. POR LA AUTORIDAD QUE LE CONFIERE LA CONSTITUCIÓN DE LA NACIÓN ESPAÑOLA. en relación con los arts. Ha decidido Desestimar el amparo solicitado por doña Joaquina Molina Ramírez. 1. halla su fundamento en los que determinaron el fallo de la STC (Pleno). me permiten. de la pareja estable que no hubiera contraído matrimonio. 184/1990. 160 de a LGSS se refiere exclusivamente al viudo-viuda. de la que ahora discrepo. 14 y 39 CE. La citada STC 184/1990. de manifestar y luego formular en voto particular mi discrepancia. 2. 14 CE. superviviente que no percibirá. las razones de mí disparidad en cuanto a esta última para. 160 LGSS. aplicarlas también a la sentencia de amparo y sostener que debió estimarse el recurso porque el Tribunal Central de Trabajo. dos. tal como hicieron dos colegas. a indicar. y obligan en cierto modo.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.º) y el otro de la totalidad y del fallo de la sentencia. lo que justifica su distinto tratamiento. En atención a todo lo expuesto. no se oponen a lo dispuesto en los arts. 986/87. reproduzco a continuación. uno discrepando de un Fundamento Jurídico (el 3. 14 CE. al respecto del art.607/87.

bastando con un año de convivencia. que ha evolucionado desde su consideración como acto ilícito (recuérdese la nulidad de los actos y contra tos entre los "concubinas" de la antigua doctrina y jurisprudencia). separación personal. sea acreedora al mismo tratamiento -en materia de pensiones de Seguridad Social. debido al cambio de la conciencia social. el relativo a la pensión de viudedad. Insisto en que no pretendo una equiparación de matrimonio y unión de hecho. 11 y 18 del Código Penal)..a) de la Ley Orgá nica 6/1984 Habeas Corpus. tampoco es un puro y simple hecho despro visto de consecuencias jurídicas.65 - . La unión de hecho. pensiones. 3. que extiende los "beneficios de asistencia sanitaria a la persona que sin poseer la condición legal de cónyuge conviva maritalmente con el mutualista". Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho consecuencias iguales en las distintas hipótesis. No sé donde podrá jugar mejor la dicción del art. No sería congruente. con propias y específicas consecuencias en Derecho. 10 de la Ley 5/1984 (derecho de asilo). o de personas unidas por vínculo matrimonial o situación de hecho equivalente (39l LOPJ). 14. que no detallo debido a la concisión que me he impuesto.º) después de citar los arts. La tesis que permite esa preterición es que la razón justificativa reside en la inexistencia del vínculo matrimonial formal o que la pensión de viudedad (que es la prestación aquí en juego) ha sido prevista en función de la existencia del vínculo matrimonial entre causante y beneficiario -(Fundamento Jurídico 3. 39l de la LOPJ y 101 del Código Civil.º. en numerosas sentencias. También los jueces y tribunales. ayudas e indemnizaciones. Me importa sólo destacar mi desacuerdo con la afirmación de que aquellas equiparaciones y esos efectos no pueden tener repercusión o son completamente distintos del que se debate en el recurso de amparo (y en la cuestión que decidió la STC 184/1990). hasta el actual de acto -no hecho. y Fundamento Jurídico 3. en los que se habla. sin trabas ni formalismos legales. tanto en el orden personal como en el patrimonial. la convivencia more uxorio. etc. 4. Lo que sí parece congruente es que el partícipe de una unión libre y estable.y que la Constitución no reconoce el derecho a formar una unión de hecho que. en definiti va. sino sólo afirmar y sostener que algunos efectos de la situación de convivencia son exactos a los del matrimonio y que por ello merecen el mismo trato jurídico.que el dispensado a los que contraigan matrimonio. desapareciendo el problema y haciendo la discusión inútil.jurí dicamente reconocido y reconocible.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. de una u otra forma.º de la sentencia de amparo de la que ahora se discrepa). por imperativo del art.1 CC: "Procederá la aplicación analógica de las normas cuando éstas no contemplen un supuesto específico. Bastará con decir que equiparar matrimonio y unión libre supondría suprimir uno de los términos. STC 184/1990). Citas a las que puede añadirse la del Acuerdo de la Mutualidad General Judicial (de 17 de noviembre de 1989). que se acreditará con certificación del Ayuntamiento.º. de parejas unidas de forma permanente por relación de afectivi dad análoga a la conyugal. pueda exigir del Estado no resultar preterido en las prestaciones sociales sin una razón o causa justificada. si bien no tiene el rango de institución jurídica (y con esto no me refiero a si el matrimonio es contrato o institución). STC 184/1990. pero regulen otro semejante entre los que se aprecie identidad de razón". es decir. 3. por lo que. que por la misma razón lo pretende. contratos sobre bienes entre la pareja. han reconocido y declarado efectos jurídi cos a la llamada convivencia marital en materia de sucesiones. que las tiene y cada vez más. No parece lógico que el que opta por una unión libre -es decir. Y ello porque si de algo puede afirmarse que exista semejanza es entre la situación del viudo o viuda acree dor a la pensión y la del "compañero" o conviviente supérstite por muerte del otro.pueda luego pedir que se le aplique la normativa legal matrimonial. A ellas se refiere la STC 184/1990 al decir que "las relaciones permanentes de afectividad análogas a la matrimonial comienzan a ser atendidas en determinados casos y dotados de ciertos efectos por el ordenamiento jurí dico" (Fundamento Jurídico 5. cabe el tratamiento distinto. de acreditada voluntad convivencial more uxorio. pese a la inexistencia de vínculo formal y legal y por la consideración de . ni asunción de derechos y deberes jurídicamente exigibles. que no será por ello discriminatorio (Fundamento Jurídico 3.

penales. inercialmente. de un problema de fehaciencia o de prueba y sabido es que la dificultad de ésta no puede ser razón para negar un derecho. Y digo que el matrimonio o vínculo legal no puede justificar la diferencia de trato porque. Algo se dice. tan citada. ya que. pero acre ditada y estable. 4. Si no es. al menos. en relación. es evidente que desde la perspectiva del art. en efecto (como se dice en dicho voto).. a la postre. Se trataría. en la STC 184/1990. en la unión libre y estable. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho que la exigencia de ese requisito no es razonable. Constitucionalmente.) para llegar a la solución que yo entiendo más correcta. López Guerra.. y con certeza. y como también se reconoce por otras normas como las antes citadas. que no es el matrimonio en sí la razón decisiva. el derecho a la igualdad del art. sino salvaguardar una necesidad y suplir una disminución de ingresos en perjuicio del superviviente del matrimonio por el falleci miento del cónyuge. el abono de aquélla incluso por un día de matrimonio. en el que se da cobijo a la familia no matrimonial. discrepando de la STC 184/1990. el matrimonio ni la familia matrimonial el dato o datos diferenciadores. pues. Relacionar aquí. sobre todo a la vista de su art. cual es la falta o minoración de unos ingresos de los que participaba el cónyuge supérs tite". Lo que dicho acto garantiza a la Administración de la Seguridad Social es la certeza de la situación. de configurarse como protección o ayuda familiar. tal el matrimonio o la familia matrimonial. justificativos de la diferencia de trato respecto de la unión libre. pese a que en las legislaciones y en las normas y convenios se estipule como regla general la existencia del previo vínculo matrimonial para acceder al derecho. No resulta de los mandatos constitucionales. pues. No entro en más matices y desarrollos para no hacer largo y desproporcionado este voto discrepan te. que el sistema de prestaciones de la Seguridad Social tenga como objeto configurar el régimen de la institución matrimonial. Pero es quedarse en la forma jurídica no insistir en la causa verdadera y profunda de la prestación social cuestionada. puede afirmarse que el elemento que se pretende diferenciador. 14 CE -que prohibe la diferenciación no justificada. además. 160 LGSS en discriminatorio si se le hace decir que cabe negar la prestación a una situación de quebranto económico igual o que puede ser idéntica. Es decir. dado el reconocimiento de la familia no matrimonial. con el sentido de la prestación o pensión de viudedad. conviniéndose por tanto el art. mostrando a la vez mi adhesión al voto que. pues. dicho acto y negocio jurídico no es el determinante o la causa de la pensión. ni tiene suficiente virtualidad. para terminar. Gimeno Sendra en la cuestión que originó la STC 184/1990. por lo que el dato del vínculo matrimonial no puede ser determinante de la pensión. ni se justifica desde el plano social. a la del matrimonio cuando uno de los miembros de la pareja fallece. "sino más bien compensar frente a un daño. civiles y estatutarias.debe concluirse que el art. aunque con la reticencia obligada por el sentido del fallo. a lo que entiendo que constituye el sentido y fundamento de la prestación social discutida. no es decisivo. Claramente se está diciendo. 39. consecuencia evidentemente injusta y que ni la Ley ni la Constitución autorizan. es decir. Me refiero solo. Como tampoco puede convertirse una opción lícita (la unión sin matrimonio) en causa de pérdida de un derecho. su devengo sería coetáneo con la celebración del matrimonio. autorizando el sistema. jurídico o constitu cional. por tanto. según opinión mayoritaria. la pensión de viudedad no tiene como fin la protección de la familia. Y esto será así mientras no se nos ofrezca una razón o fundamento que justifique de qué . en el tema que nos ocupa de la pensión del viudo. su aplicación al supérstite de la convivencia extramatrimonial. 14 con el 39 CE no es sino hacer uso de una interpretación sistemática (nisi tota lege perspecta. pese a las apariencias. En el sentido de esta concepción familiar amplia me remito al voto particular del magistrado Sr.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.66 - . cuando se indica que la pensión de viudedad no tiene por estricta finalidad atender una situación de necesidad. 160 LGSS vulneraría dicha norma constitucional de entenderse que en su ámbito no se comprende el supuesto del recurso de amparo. formuló el magistrado Sr.

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.

Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho

modo la diferencia entre matrimonio y convivencia more uxorio puede ser trasladada al régimen de las prestaciones por fallecimiento y en favor del superviviente, pero negándoselas al que lo sea del segundo supuesto o mera convivencia acreditada, y sin olvidar también que esa negativa puede jugar en contra del principio de libertad u opción libre matrimonial (art. 32.1 CE) y volver de un modo indirecto a la antigua concepción (ya sin vigencia social) de la ilicitud de la unión extramatrimonial y negarle todo efecto, con lo que ello entraña de marginación de personas o grupos. 5. Las anteriores consideraciones llevan, como es lógico, a la estimación del recurso de amparo, en contra del criterio de la mayoría, que naturalmente respeto. No se me oculta, sin embargo, que, por muy convincentes que sean mis razones, habría un obstáculo hasta aquí insuperable o muy difícil de superar. Me refiero al precedente de la sentencia del Pleno cuya doctrina y decisión se aplica al presente recurso de amparo, doctrina vinculante en tanto no se modifique por el mismo Pleno del Tribunal (art. 13 de la LOTC). Habría, sin embargo, la posibilidad de entender su fallo favorabilia amplianda no como una cláusula de cierre absoluto, que permitiera la aplicación del art. 160 LGSS a cada situación concreta y en méritos de la misma. Solución que, además, sería más aceptable que la de remitir al legislador -como hizo la sentencia del Pleno- la tarea de regular el supuesto. Hubiera sido preferible la solución interpretativa y más acorde con la naturaleza de la situación que se pretende regular, es decir con la opción por la unión libre y no por la regulada y aun prescindiendo de la consideración de que no siempre se podría hablar de opinión libre, como la experiencia demuestra. No es lo mismo, por lo demás, establecer siempre la concepción de la pensión que hacerlo cuando las circunstancias lo predeterminen o aconsejen. Sin embargo, la solución que dio la STC 184/1990, y la que resuelve el presente recurso de amparo, y siguiendo su doctrina impedirá a la Administración y a la Jurisdicción seguir la tónica interpretativa iniciada y fundada en la realidad social del momento (art. 3.1 del Código Civil). En el fallo se debió, pues, en mi opinión, estimar el recurso de amparo y someter otra vez al Pleno la cuestión sobre la constitucionalidad del art. 160 LGSS Madrid, a catorce de febrero de mil novecientos noventa y uno.

Voto particular que formula el magistrado don Luis López Guerra en la sentencia dictada en el recurso de amparo núm. 1.607/87 Disiento de la opinión expresada por el Pleno de este Tribunal en el recurso de amparo núm. 1.607/87. En mi opinión, debiera de haberse concedido el amparo solicitado por cuanto que la diferencia de trato en la percepción de prestaciones por supervivencia de la Seguridad Social, fundada únicamente en la previa existencia o inexistencia de vínculo matrimonial constituye una discriminación contraria al art. 14 en relación con el art. 41 CE .Parto para ello de las razones de fondo que tuve oportunidad de exponer en mi voto particular a la STC 184/1990, en la cuestión de inconstitucionalidad núm. 1.419/88. En efecto, si bien en el actual supuesto la sentencia versa sobre un recurso de amparo y no sobre una cuestión de inconstituciona lidad (procedimiento de control concreto de normas legales) resultan plenamente aplicables los argumentos básicos expuestos en el voto panicular en aquella ocasión. Argumentos que llevan a estimar contrarios a los mandatos constitucionales el art. 160 de la Ley General de la Seguridad Social, así como la Disposición Adicional Décima, 2, de la Ley 30/198l, de 7 de julio. De la aplicación de estos preceptos, en el presente caso, se origina una discriminación contraria a lo previsto en el art. 14 CE. Ciertamente, el reconocimiento expreso de la institución matrimonial en el art. 32 de la Constitución, y del derecho a contraer matrimonio, implica una protección constitucional de esa institución, y, en conse cuencia, habilita al legislador para establecer un régimen propio del matrimonio en sus diversos aspectos

- 67 -

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.

Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho

(de convivencia, económico, o sucesorio, entre otros); régimen que, aun cuando distinto del aplicable a las uniones de hecho, no vulneraría el principio de igualdad, al tratarse de situaciones diferentes. Esta habilitación constitucional, no obstante, no puede entenderse como la posibilidad ilimitada de establecer tratamientos favorables para un conjunto de ciudadanos, por el hecho de estar, o haber estado casados, frente a los que no ostentan esa condición. Pues como es doctrina constante de este Tribunal, no basta con aducir cualquier diferencia de situación para justificar una diferencia de trato. Es necesario además, que el criterio diferenciador sea razonable y no arbitrario. Ello implica que ha de haber una corre lación entre el elemento diferenciador, y el resultado que de el se deriva, esto es, en este caso, la diversi dad de tratamiento por el legislador. El art. 160 de la Ley General de la Seguridad Social viene a establecer una diferencia de trato entre miembros supervivientes de uniones estables, en el caso de fallecimiento del otro miembro cotizante de la Seguridad Social, según haya existido o no vínculo matrimonial. Independientemente de la duración de la conviviencia, de la situación de necesidad, o del desequilibrio económico causado por el fallecimiento, de dicho precepto resulta que solamente si existió vínculo matrimonial procederá la atribución al superviviente de la pensión de la Seguridad Social que allí se prevé. Si las prestaciones de la Seguridad Social se configurasen como elementos naturalmente integradores del régimen del matrimonio, o como técnicas de protección de la institución matrimonial, no cabría duda de que el legislador podría, legítimamente, excluir de tales prestaciones a los ciudadanos no casados, y en el presente supuesto, podría excluir de las pensiones previstas en el art. 160 de la Ley General de la Seguri dad Social a los supervivientes de uniones de hecho. Pero no resulta de los mandatos constitucionales que el sistema de prestaciones de la Seguridad Social tenga como objeto configurar el régimen de la institución matrimonial, ni proteger tal institución: lo que prevé el art. 41 de la Constitución es "un régimen público de la Seguridad Social para todos los ciudadanos que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situaciones de necesidad". Cuando la Constitución establece el criterio de la necesidad como determinante de la asistencia y prestaciones de la Seguridad Social, y ello con respecto de todos los ciudadanos (y no sólo de los casados) estimo que no resulta razonable introducir otro criterio sin relación alguna con éste (el de la preexistencia de vínculo matrimonial) para determinar si procede o no una determinada prestación. La finalidad de la pensión que se concede al cónyuge supérstite es compensar frente a un daño, y afrontar unas repercu siones económicas negativas, como son las causadas por el fallecimiento de uno de los miembros de la unión matrimonial. Pero en el supuesto de uniones estables, tal daño o repercusión económica negativa se produce con independencia de que exista o no vínculo matrimonial. Se da así, en sentido lato, una "situa ción de necesidad" en los términos del art. 41 CE, situación que afecta tanto al superviviente de una unión matrimonial como al de una unión de hecho. Y ello, no obstante, el art. 160 de la Ley General de la Segu ridad Social, basándose en un criterio radicalmente ajeno a los objetivos y el ámbito constitucionales de la Seguridad Social definidos en el art. 41 CE, como es la existencia o no de vínculo matrimonial, establece una diferencia de trato entre situaciones idénticas de daño económico: concede una pensión al supervi viente de una unión matrimonial, y se la niega al superviviente de una unión estable no matrimonial. Se produce, por tanto, una vulneración del principio de igualdad del art. 14 CE, en relación con los mandatos del art. 41 de la misma norma, al no haber una justificación razonable, sino opuesta a las previsiones cons titucionales, de la diferencia de tratamiento. Ello debería conducir a estimar que, en el supuesto de que ahora se trata, se ha vulnerado el derecho a un trato no discriminatorio, y por lo tanto, debería concederse el amparo que se solicita. Madrid, a catorce de febrero de mil novecientos noventa y uno.

- 68 -

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.

Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho

Sentencia 35/1991, de 14 de febrero de 1991. ("BOE" núm. 66, de 18 de marzo de 1991). Pleno: Excmos Sres. Tomás, Rubio, García-Mon, de la Vega, Rodríguez-Piñero, Leguina, López, de los Mozos, Rodríguez, Gimeno y Gabaldón. Número de registro: 926/1988. Recurso de amparo Se reitera doctrina anterior del Tribunal (en especial, STC 184/1990) según la cual la regulación actual de las pensiones de viudedad del sistema de la Seguridad Social no vulnera lo dispuesto en el art. 14 CE en cuanto que el "matrimonio y la convivencia matrimonial no son situaciones equivalentes, siendo posible, por ello, que el legislador, dentro de su amplísima libertad de decisión, deduzca razonablemente consecuencias de la diferente situación de partida" [FJ 3]. El Pleno del Tribunal Constitucional compuesto por don Francisco Tomás y Valiente, Presidente, don Francisco Rubio Llorente, don Fernando García-Mon y González-Regueral, don Carlos de la Vega Benayas, don Miguel Rodríguez-Piñero y Bravo-Ferrer, don Jesús Leguina Villa, don Luis López Guerra, don José Luis de los Mozos y de los Mozos, don Alvaro Rodríguez Bereijo , don Vicente Gi meno Sendra y don José Gabaldón López, magistrados, ha pronunciado EN NOMBRE DEL REY la siguiente SENTENCIA En el recurso de amparo núm. 926/88, interpuesto por don Tomás Alonso Colino en nombre y repre sentación de doña Ángela Mohorte Arquero, contra la sentencia del Tribunal Central de Trabajo (TCT) de 24 de marzo de 1988. Han comparecido el Ministerio Fiscal y el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), representado por el procurador de los Tribunales don Luis Pulgar Arroyo . Ha sido ponente el Presidente don Francisco Tomás y Valiente, quien expresa el parecer del Tribunal. 1. Antecedentes. 1. El 20 de mayo de 1988 tuvo entrada en el registro de este Tribunal un escrito de don Tomás Alonso Colino , quien en nombre y representación de doña Ángela Mohorte Arquero, interpone recurso de amparo contra la sentencia del TCT de 24 de marzo de 1988, dictada en autos sobre pensión de viudedad. Invocan los arts. 9, 14, 39, 41 y 24.1 CE. 2. La demanda se fundamenta en los siguientes antecedentes: a) Doña Ángela Mohorte Arquero, convivió maritalmente con don Bonifacio Ayllón Abarca, desde el año 1948 hasta septiembre de 1985. Tras el fallecimiento de don Bonifacio Ayllón Abarca, acaecido el 12 de septiembre de 1985, la hoy recurrente en amparo, solicitó ante el INSS el reconocimiento de una pensión de viudedad. Dicha solicitud fue denegada. Frente a ello reaccionó la recurrente interponiendo reclamación previa y, tras su desestima ción, demanda ante jurisdicción laboral, siendo su pretensión estimada por sentencia de la Magistratura núm. 1 de Gerona de 28 de mayo de 1986. La parte demandada interpuso recurso de suplicación ante el TCT. Por sentencia de 24 de febrero de 1987, el Tribunal declaró la existencia de litisconsorcio pasivo

- 69 -

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.

Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho

necesario con la esposa del causante y anuló las actuaciones. b) Celebrado nuevo juicio, la Magistratura antes citada dictó sentencia el 17 de septiembre de 1987, desestimando la pretensión de la hoy recurrente de amparo por no reunir los requisitos para ello al no ser la esposa del causante. Contra dicha sentencia interpuso la demandante recurso de suplicación ante el TCT, que fue desestimada en sentencia de 24 de marzo de 1988, que confirmó la recurrida. 3. La representación de la recurrente de amparo considera que las sentencias impugnadas vulneran el derecho a obtener la tutela judicial efectiva reconocido en el art. 24.1 CE e impiden el beneficio del principio de igualdad, alegando, de un lado, que ha existido incongruencia, pues con base en los mismos hechos probados la Magistratura ha dictado dos sentencias distintas; y, de otro, que la recurrente tiene derecho a percibir la pensión de jubilación, puesto que está acreditado que la misma estuvo conviviendo con el causante durante casi cuarenta años, habiendo tenido seis hijos con él, y que el causante sufrió enferme dad desde el año 1981, fecha de promulgación de la Ley de Divorcio, hasta su fallecimiento en 1985, con imposibilidad para obtener el divorcio de su esposa. Por ello, solicita de este Tribunal que anule las Sentencias impugnadas, reconociendo expresamente a la recurrente el derecho a percibir la pensión de viudedad. 4. Por providencia de 15 de julio de 1988, la Sección Tercera (Sala Segunda) acuerda tener por inter puesto recurso de amparo por el procurador don Tomás Alonso Colino , en nombre y representación de doña Ángela Mohorte Arquero. Asimismo, y de conformidad con lo dispuesto en el art. 50.3 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (LOTC), se concede al Ministerio Fiscal y al recurrente en amparo un plazo de diez días para formular alegaciones en relación con la posible concurrencia del supuesto previsto en el apartado c) del art. 50.1 LOTC: Carecer la demanda manifiestamente de contenido que justifique una decisión sobre el fondo de la misma por parte del Tribunal Constitucional. 5. Por escrito presentado el 29 de julio de 1988, la representación de la recurrente solicita la admisión de la demanda, alegando que hay una clara conculcación de los derechos y libertades establecidas en los arts. 9 y 14 CE, pues ante una convivencia de hecho equiparable a la matrimonial, la denegación de la pensión de viudedad a la recurrente de amparo supone darle un tratamiento discriminatorio, máxime cuando el hecho de no haber contraído matrimonio, después de la entrada en vigor de la Ley 30/1981, fue debida a causa de fuerza mayor por encontrarse el causante gravemente enfermo. De otra parte, reitera que ha existido una clara incongruencia en la sentencia de instancia, pues, con arreglo a unos mismos hechos probados, el magistrado dictó dos sentencias distintas. 6. En su escrito de alegaciones, presentado el 18 de agosto de 1988 el Ministerio Fiscal solicita que se dicte Auto de inadmisión por concurrir el motivo puesto de manifiesto en nuestra providencia. En primer lugar, respecto de la supuesta violación del art. 14 alega que en la demanda no se suministra término alguno de comparación referente a una desigualdad en la ley ni mucho menos de desigualdad en la aplica ción de la ley. En segundo lugar, considera que tampoco ha existido incongruencia alguna ya que no se aprecia disponía alguna entre las pretensiones deducidas por la demandante y lo debatido y resuelto por las sentencias, y la primera sentencia dictada por la Magistratura de Trabajo en fecha 28 de mayo de 1986, que acogió inicialmente las pretensiones de la parte demandante, carece de virtualidad jurídica al haber quedado revocada y anulada por el TCT. 7. Mediante providencia de 16 de enero de 1989, la Sección Tercera de este Tribunal admitió a trámite

- 70 -

51 de la Ley orgánica del Tribunal Constitucional (LOTC) requerir al TCT y a la Magistratura núm. Por último. El Fiscal ante el Tribunal Constitucional. 10. La representación procesal de la recurrente.1 CE en cuanto que la demanda centra su alegato en la discrepancia existente entre la sentencia dictada por la Magistratura de Trabajo el 28 de septiembre de 1986 -que fue revocada por el TCT y la nueva sentencia -que ahora se recurre. 11. La representación del INSS. 1. en realidad solamente existe una.71 - . la Sección acordó tener por recibidas las actuaciones remitidas por el TCT y la Magistratura núm. al no ser el recurso de amparo una nueva instancia. por lo que no puede esgrimirse como término de compa ración o de referencia alguna. al procurador de los Tribunales don Luis Pulgar Arroyo . pues la incongruencia no se produce entre las pretensiones de las partes y las apreciaciones fácticas ni los razonamientos jurídicos que hiciera el juzgador para estimar o desestimar tales pretensiones. sostiene que no se ha producido vulneración del art. 8. alega la validez del juicio de legali dad efectuado en las resoluciones judiciales. en sede constitucional. en cuanto que. ni poder entrar en terreno que el art. Alonso Colino y Pulgar Arroyo . sino que la discordia ha de darse entre las pretensiones de las partes y los pronunciamientos del fallo. Mediante providencia de 23 de febrero de 1989 se tuvo por personado y parte. Entiende que aunque la recurrente en amparo parte del hecho de que existen dos sentencias distintas. 9. que la sentencia impugnada no incurre en el vicio de incongruencia denunciado en la demanda de amparo. Fundamentos Jurídicos. 2. acordando de conformidad con el art. 12. 1 de Gerona para que en el plazo de diez días remitieran testimonio del expediente de los autos núm.olvidando que la primera sentencia devino inexistente al revocarla el TCT. Alega asimismo la imposibilidad. por escrito presentado en este Tribunal el 22 de mayo de 1989. 689/86 y del recurso de suplicación núm. para que con vista de las actuaciones pudieran presentar las alegaciones oportunas. se opone a la estimación de la demanda. en escrito presentado el 22 de marzo de 1989. Por providencia de 21 de enero de 199l el Pleno acordó avocar para sí el conocimiento del presente recurso. la anterior fue anulada y por tanto carece de efecto jurídico alguno. . reiteró las alegaciones de la demanda de amparo. 117. se concedió un plazo común de veinte días al Ministerio Fiscal y a los procuradores Sres. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho la demanda. por escrito que tuvo entrada en este Tribunal el 25 de mayo de 1989. de revisión de los argumentos y razonamientos jurídicos efectuados por los órganos judiciales. con excepción de la recu rrente.3 CE reserva en exclusividad a jueces y tribunales. Sostiene asimismo. para que en el plazo de diez días pudieran comparecer en este proceso constitucional. A tenor de lo dispuesto en el art. en nombre y representación del INSS.338/88 interesán dose al propio tiempo se emplazara a quienes fueron parte en el procedimiento. 1 de Gerona. Por último. Por providencia de 20 de febrero de 1989.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. sostiene que no ha existido vulneración del principio de igualdad al carecer la demanda en amparo de término de comparación bastante que permita al Tribunal realizar el juicio de ponderación que la aplicación de dicho principio exige. y por otra de 12 de febrero de 1991 se acordó señalar el día 14 del mismo mes y año para la deliberación y votación de esta sentencia. 24. 52 LOTC.

porque no era cónyuge del causante ni tampoco conviviente en forma marital que no hubiera podido contraer matrimonio.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. tanto la Magistratura de Trabajo como el Tribunal Central han considerado. de 7 de julio. 39.1 CE carecen de toda relevancia constitucional. cabe concluir que el legislador puede. por lo que ahora importa. ejercitando el derecho constitucional del art. conforme a lo dispuesto en el art. para delimitar el objeto del presente recurso de amparo.1 LOTC). desde este momento. que la pretensión de la recurrente ha sido resuelta en resoluciones debidamente motivadas.2 CE y 41. de forma razonada.72 - . establecer dife rencias de tratamiento entre la unión matrimonial y la puramente fáctica y que. en principio. haya incurrido en lesión de este precepto constitu cional. Sobre la lesión al derecho reconocido en el art. que se limita a aplicar aquella disposición. 2. 14 CE. que. pues. vulnera los derechos a obtener la tutela judicial efectiva y a la igualdad reconocidos en los arts. 3. siendo posible. y "siendo el derecho a contraer matrimonio un derecho constitucional. que la actora no tenía derecho a percibir la pensión solicitada.1 de la Ley General de la Seguridad Social en relación con la Disposición Transitoria Décima de la Ley 30/1981. 14 del texto constitucional). ha de comenzarse por señalar que.que el dispensado por el legislador a quienes. la Constitución no reconoce el derecho a formar una unión de hecho que. ocurrido en el año 1985. por lo que las alegaciones de la recurrente sobre la vulneración del art. 1. 14. Resulta evidente. 39. de 15 de noviembre.1. por imperativo del art.1 y 42 CE quedan fuera de los derechos prote gidos por el recurso de amparo. Así. Ha de partirse. 9. La cuestión planteada consiste en determinar si. 14 CE en cuanto que "e1 matrimonio y la convivencia matrimonial no son situaciones equivalentes. la sentencia dictada el 28 de mayo de 1986 por la Magistratura de Trabajo. deduzca razonablemente consecuencias de la diferente situación de partida" (AATC 156/1987 y 788/1987). Tampoco puede tomarse en consideración. los arts. no obstante acre ditar una convivencia durante casi cuarenta años. Como se dice en la STC 184/1990. como pone de manifiesto el Ministerio Fiscal. 14 en conexión con el art.1 CE. ". ha de rechazarse que la sentencia impugnada. favorable a las pretensiones deducidas por la hoy recurrente. 2. la alegada incongruencia de las sentencias impugnadas. carece de virtualidad jurídica al haber quedado anulada por el Tribunal Central de Trabajo.1 y 14 CE. y habiéndose declarado la compatibilidad del art. 32. por lo que los mismos han de contemplarse en esta sentencia en conexión con el derecho fundamental de igualdad proclamado en el art. podían haberse acogido a la nueva regulación del matrimonio.419/1988. contraigan matrimonio". que el legislador. por ello. de 7 de julio. la denegación de la pensión de viudedad a la recurrente por no haber contraído matrimonio con el causante. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 1. en concreto.. 160 LGSS con el art. 53. sea acreedora del mismo tratamiento -singularmente. dentro de su amplísima libertad de decisión. en materia de pensiones de la Seguridad Social. resolutoria de la cuestión de inconstitucionalidad núm. como se alega en la demanda. 160 LGSS y la Disposición Adicional Décima.. 24. este Tribunal ha tenido ocasión de pronun ciarse en anteriores resoluciones de inadmisión de demandas de amparo en supuestos sustancialmente idénticos. Es preciso poner de manifiesto. ya que desde la promulgación de la Ley de Divorcio de 1981 hasta el momento del fallecimiento del causante. de la doctrina sentada por este Tribunal. la diferencia de trato en la pensión de viudedad entre los cónyuges y quienes conviven de hecho sin que nada les impida . por tanto. planteada en relación con el art. Doctrina ratificada recientemente por el Pleno del Tribunal en la STC 184/1990. susceptibles de fundar dicho recurso (art. 160. 24. no siendo por sí solos. de la Ley 30/l98l. y no puede por ello servir de fundamento para una hipoté tica incongruencia. declarando que la regulación actual de las pensiones de viudedad del sistema de la Seguridad Social no vulnera lo dispuesto en el art. por estimar la concu rrencia de la excepción de litis consorcio pasivo. sin que la inter pretación y aplicación que los órganos judiciales han hecho de la legislación ordinaria pueda tacharse de irrazonada. pues.

no tiene necesariamente que prestarse a través de la actual pensión de viudedad. conduce necesariamente a la desestimación de este recurso de amparo. de la que ahora discrepo. en relación con los arts. 14 CE. tal como hicieron dos colegas. POR LA AUTORIDAD QUE LE CONFIERE LA CONSTITUCIÓN DE LA NACIÓN ESPAÑOLA. 926/88. halla su fundamento en los que determinaron el fallo de la STC (Pleno) 184/1990.º) y el otro de la totalidad y del fallo de la sentencia. Ha decidido Desestimar el amparo solicitado por doña Ángela Mohorte Arquero. al no justificarse la diferencia de trato entre la unión . 10 y 39 de la misma. 160 de la Ley General de Seguridad Social (LGSS) y Adicional Décima.419/88. 41 y 50 CE). Cuestión distinta es que el supérstite no debe quedar desprotegido por el régimen público de Seguridad Social (arts. También se declara en la STC 184/1990 que el legislador podría extender a las uniones estables de hecho los beneficios de la pensión de viudedad. 10. 986/87. dos. Pero tal protección -como se dice igualmente en la STC 184/1990. 14 CE. 3. 14 y 39 CE. pero que no hacerlo así. cuyos fundamentos damos por reproducidos íntegramente en la presente. cuya constitucionalidad ha declarado este Tribunal en la STC 184/1990. de la Ley 30/1981. por tener el mismo contenido y fundamento y que. 39. 160 de la LGSS. por cuanto dicho art. 184/1990 decidió en su fallo que el art. al respecto del art. La STC citada. a catorce de febrero de mil novecientos noventa y uno. superviviente que no percibirá. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho contraer matrimonio no es arbitraria o carente de fundamento". el Tribunal Constitucional. de la pareja estable que no hubiera contraído matrimonio. propuesta por la Magistratura de Trabajo (hoy Juzgado de lo Social) núm. Publíquese esta sentencia en el "Boletín Oficial del Estado". como es lógico. 1. al que adhiere el magistrado don Vicente Gimeno Sendra Reitero en este asunto el voto particular discrepante que formulé en el anterior núm. 14 CE en conexión con el art. que decidió la cuestión de inconstitucionalidad 1. ni por sí mismo ni en relación al art. eliminando de sus previsiones al supérstite de la unión de hecho. 160 LGSS se refiere exclusivamente al viudo-viuda. 41 CE. en su configuración actual la pensión de viudedad no tiene por estricta finalidad atender una situación de necesidad o de defensa económica. En atención a todo lo expuesto. Voto particular que formula el magistrado don Carlos de la Vega Benayas en el recurso de amparo núm. 160 de la LGSS. La sentencia recaída en dicho recurso. y la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981. En suma la obligada aplicación del art. de manifestar y luego formular en voto particular mi discrepancia. Fallo. por enten der el magistrado que dichos preceptos podían contrariar o vulnerar el contenido del art.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. a lo que ha de añadirse que tampoco se lesiona el art. 1 de Álava. La circunstancia de no haber intervenido en la deliberación y fallo de dicha sentencia me privó. por ello. no lesiona el art. uno discrepando de un Fundamento Jurídico (el 3. la pensión de viudedad. es decir. por ello. reproduzco a continuación.73 - . no se oponen a lo dispuesto en los arts. Dada en Madrid. toda vez que.1 del texto constitucional. por considerar que se infringía el principio de igualdad.

Aquella circunstancia y la ya indicada de que el fundamento de la sentencia de la que ahora discrepo está constituida por la anterior del Pleno. con propias y específicas consecuencias en Derecho. hubo de interpretar y aplicar el art. 14. siquiera sea concisamente. por lo que. Pero el problema de la equiparación no es el verdadero thema decidendi.º.a) de la Ley Orgánica 6/1984 (Hábeas Corpus). y obligan en cierto modo. STC 184/1990. sea acreedora al mismo tratamiento -en materia de pensiones de Seguridad Social. pueda exigir del Estado no resultar preterido en las prestaciones sociales sin una razón o causa justificada. que no será por ello discriminatorio (Fundamento Jurídico 3. desapareciendo el problema y haciendo la discusión inútil. hasta el actual de acto -no hecho.pueda luego pedir que se le aplique la normativa legal matrimonial tanto en el orden personal como en el patrimonial. y Fundamento 3. 341 LOPJ.que el dispensado a los que contraigan matrimonio. ni asunción de derechos y deberes jurídicamente exigibles. Citas a las que puede añadirse la del Acuerdo de la Mutualidad General Judicial (de l7 de noviem bre de l989). Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho matrimonial y la natural o de hecho. 14 CE. en definitiva. lo que justifica su distinto tratamiento. que ha evolucionado desde su consideración como acto ilícito (recuérdese la nulidad de los actos y contra tos entre los "concubinos" de la antigua doctrina y jurisprudencia). no otro que el de paliar una situación de necesidad. bastando con un año de convivencia.º) que no son situaciones equivalentes el matrimonio y la convivencia extramatrimonial. sin trabas ni formalismos legales. También los jueces y tribunales. y 101 del Código Civil. en los que se habla.74 - .º. las razones de mi disparidad en cuanto a esta última para. En la citada STC 184/1990 se afirma (Fundamento Jurídico 3. si bien no tiene el rango de institución jurídica (y con esto no me refiero a si el matrimonio es contrato o institución). Bastará con decir que equiparar matrimonio y unión libre supondría suprimir uno de los términos. ni el que realmente importa. STC 184/1990. por imperativo del art. de acreditada voluntad convivencial more uxorio. que se acreditara con certificación del Ayunta miento. No parece lógico que el que opta por una unión libre -es decir. La tesis que permite esa preterición es que la razón justificativa reside en la existencia del vínculo matrimonial formal -o que la pensión de viudedad (que es la prestación aquí en juego) ha sido prevista en función de la existencia del vínculo matrimonial entre causante y beneficiario(Fundamento Jurídico 3.no es asimilar a todos los efectos la unión de hecho al matrimonio legal. sino dar el mismo trato a unas concretas consecuencias iguales en las distintas hipótesis. han reconocido y declarado efectos jurídi - . 3. en definitiva. que las tiene y cada vez más. tampoco es un puro y simple hecho despro visto de consecuencias jurídicas. Lo que si parece congruente es que el partícipe de una unión libre y estable. me permiten. de una u otra forma. que extiende los "beneficios de asistencia sanitaria a la persona que sin poseer la condición legal de cónyuge conviva maritalmente con el mutualista". en numerosas sentencias. ya que lo que se pretende en el recurso de amparo -y lo que en este voto disidente se sostiene. de parejas unidas de forma permanente por relación de afectividad análoga a la conyugal o de personas unidas por vínculo matrimonial o situación de hecho equivalente (391 LOPJ). en su sentencia de 24 de marzo de l988.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 3. No sería congruente.º) después de citar los arts. la convivencia more uxorio. 160 LGSS de acuerdo o en armonía con el art. debido al cambio de la conciencia social. 2. a indicar.jurí dicamente reconocido y reconocible. 11 y 18 del Código Penal. 10 de la Ley 5/l984 (derecho de asilo). apli carlas también a la sentencia de amparo y sostener que debió estimarse el recurso porque el Tribunal Central de Trabajo. STC 184/1990) y que la Constitución no reconoce el derecho a formar una unión de hecho que. relativamente al percibo de la pensión y a su fundamento. cabe el tratamiento distinto. A ellas se refiere la STC 184/1990 al decir que "las relaciones permanentes de afectividad análogas a la matrimonial comienzan a ser atendidas en determinados casos y dotarlos de ciertos efectos por el ordenamiento jurí dico" (Fundamento Jurídico 5. que era o es igual en ambas hipótesis (de daño económico).º de la sentencia de amparo de la que ahora se discrepa). La unión de hecho.

el relativo a la pensión de viudedad. Como tampoco puede convertirse una opción lícita (la unión sin matrimonio) en causa de pérdida de un derecho. y con certeza.75 - . Algo se dice. autorizando el sistema. el abono de aquélla incluso por un día de matrimonio. en el tema que nos ocupa de la pensión del viudo. 14 con el 39 CE no es sino hacer uso de una interpretación sistemática (nisi tota lege perspecta) para llegar a la solución que yo entiendo más correcta. ni se justifica desde el plano social. jurídico o constitucional. convirtiéndose. pero regulen otro semejante entre los que se aprecie identidad de razón". aunque con la reticencia obligada por el sentido del fallo. que no es el matrimonio en si la razón decisiva. No entro en más matices y desarrollos para no hacer largo y desproporcionado este voto discrepan te. penales. Insisto en que no pretendo una equiparación de matrimonio y unión de hecho. en la STC 184/1990. Claramente se está diciendo. para terminar. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho cos a la llamada convivencia marital en materia de sucesiones. Lo que dicho acto garan tiza a la administración de la Seguridad Social es la certeza de la situación. pese a la existencia de vínculo formal y legal y por la consideración de que la exigencia de ese requisito no es razonable. Gimeno Sendra en la cuestión que originó la STC 184/1990. en relación. No sé dónde podrá jugar mejor la dicción del art. Se trataría. cuando se indica que la pensión de viude dad no tiene por estricta finalidad atender una situación de necesidad. mostrando a la vez mi adhesión al voto que. el art. tan citada. discrepando de la STC 184/1990. 4. Pero es quedarse en la forma jurídica no insistir en la causa verdadera y profunda de la prestación social cuestionada. por tanto. es decir. En el sentido de esta concepción familiar amplia me remito al voto particular del magistrado Sr.1 CC: "Procederá la aplicación analógica de las normas cuando éstas no contemplen un supuesto específico. ayudas e indemnizaciones. contratos sobre bienes entre la pareja. 4. civiles y estatutarias. al menos. el derecho a la igualdad del art. Y ello porque si de algo puede afirmarse que exista semejanza es entre la situación del viudo o viuda acreedor a la pensión y la del "compañero" o conviviente supérstite por muerte del otro. sino sólo afirmar y sostener que algunos efectos de la situación de convivencia son exactos a los del matrimonio y que por ello merecen el mismo trato jurídico. 39. López Guerra. por lo que el dato del vínculo matrimonial no puede ser determinante de la pensión. que por la misma razón lo pretende. a la postre. pensiones. iner cialmente. que no detallo debido a la concisión que me he impuesto. además. pues. a lo que entiendo que constituye el sentido y fundamento de la prestación social discutida. y como también se reconoce por otras normas como las antes citadas. con el sentido de la prestación o pensión de viudedad. sobre todo a la vista de su art. en la unión libre y estable. de un problema de fehaciencia o de prueba y sabido es que la dificultad de ésta no puede ser razón para negar un derecho. a la del matrimonio . pues. formuló el magistrado Sr. en efecto (como se dice en dicho voto). separación personal. Me refiero sólo. etcétera. 160 LGSS en discriminatorio si se le hace decir que cabe negar la prestación a una situación de quebranto económico igual o que puede ser idéntica. Y digo que el matrimonio o vínculo no puede justificar la diferencia de trato porque. Me importa sólo destacar mi desacuerdo con la afirmación de que aquellas equiparacio nes y esos efectos no pueden tener repercusión o son completamente distintos del que se debate en tal recurso de amparo (y en la cuestión que decidió la STC 184/1990). consecuencia evidentemente injusta y que ni la Ley ni la Constitución autorizan.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. en el que se da cobijo a la familia no matrimonial. "sino más bien compensar frente a un daño. que el sistema de prestaciones de la Seguridad Social tenga como objeto configurar el régimen de la institución matrimonial. cual es la falta o minoración de unos ingresos de los que participaba el cónyuge supérstite". No resulta de los mandatos constitucionales. Relacionar aquí. pese a que en las legislaciones y en las normas y convenios se estipule como regla general la existencia del previo vínculo matrimonial para acceder al derecho. pese a las aparien cias. según opinión mayoritaria. dicho acto y negocio jurídico no es el determinante o la causa de la pensión.

pues. de configurarse como protección o ayuda familiar. No se me oculta. la posibilidad de entender su fallo -favorabilia amplianda. estimar el recurso de amparo y someter otra vez al Pleno la cuestión sobre la constitucionalidad del art.no como una cláusula de cierre absoluta. Es decir. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho cuando uno de los miembros de la pareja fallece. además. en contra del criterio de la mayoría. no es decisivo. puede afirmarse que el elemento que se pretende diferenciador. Y esto será así mientras no se nos ofrezca una razón o fundamento que justifique de qué modo la diferencia entre matrimonio y convivencia more uxorio puede ser trasladada al régimen de las prestaciones por fallecimiento y en favor del superviviente. Las anteriores consideraciones llevan. y sin olvidar también que esa negativa puede jugar en contra del principio de libertad u opción libre matrimonial (art. la pensión de viudedad no tiene como fin la protección de la familia. con la opción por la unión libre y no por la regulada y aun prescindiendo de la consideración de que no siempre se podría hablar de opción libre. habría un obstáculo hasta aquí insuperable o muy difícil de superar. 32. pues. Madrid. establecer siempre la concesión de la pensión que hacerlo cuando las circunstancias lo predeterminen o aconsejen. 926/88 Disiento de la opinión expresada por el Pleno de este Tribunal en el recurso de amparo núm. 160 LGSS. a la estimación del recurso de amparo. Sin embargo. la solución que dio la STC 184/1990. sin embargo. pero negándoselas al que lo sea del segundo supuesto o mera convivencia acreditada. por lo demás. debiera de haberse concedido el amparo solicitado por cuanto que la diferencia de trato en . 13 LOTC). que. 3. Habría.76 - . 14 CE -que prohibe la diferenciación no justificada. 160 LGSS vulneraría dicha norma constitucional de entenderse que en su ámbito no se comprende el supuesto del recurso de amparo. Voto particular que formula el magistrado don Luis López Guerra en la sentencia dictada en el recurso de amparo núm. 5.la tarea de regular el supuesto. que naturalmente respeto. a catorce de febrero de mil novecientos noventa y uno. su devengo sería coetáneo con la celebración del matrimonio.1 CE) y volver de un modo indirecto a la antigua concepción (ya sin vigencia social) de la ilicitud de la unión extramatrimonial y negarle todo efecto. sería más aceptable que la de remitir al legislador -como hizo la sentencia del Pleno. sin embargo. tal el matrimonio o la familia matrimonial. ni tiene suficiente virtualidad. y siguiendo su doctrina impedirá a la Administración y a la jurisdicción seguir la tónica interpretativa iniciada y fundada en la realidad social del momento (art. Si no es. como es lógico. En mi opinión. pero acre ditada y estable.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. doctrina vinculante en tanto no se modifique por el mismo Pleno del Tribunal (art. No es lo mismo. En el fallo se debió. justificativos de la diferencia de trato respecto de la unión libre. por tanto. como la experiencia demuestra. por muy convincentes que sean mis razones. sino salvaguardar una necesidad y suplir una disminución de ingresos en perjuicio del superviviente del matrimonio por el falleci miento del cónyuge. es decir. el matrimonio ni la familia matrimonial el dato o datos diferenciadores. es decir. Constitucionalmente.l del Código Civil). 160 LGSS a cada situación concreta y en méritos de la misma.debe concluirse que el art. ya que. su aplicación al supérstite de la convivencia extramatrimonial. es evidente que desde la perspectiva del art. Me refiero al precedente de la sentencia del Pleno cuya doctrina y decisión se aplica al presente recurso de amparo. que permitiera la aplicación del art. 926/88. Hubiera sido preferible la solución interpretativa y más acorde con la naturaleza de la situación que se pretende regular. dado el reconocimiento de la familia no matrimonial. en mi opinión. Solución que. y la que resuelve el presente recurso de amparo. con lo que ello entraña de marginación de personas o grupos.

por el hecho de estar.419/88. no basta con aducir cualquier diferencia de situación para justificar una diferencia de trato. régimen que. de dicho precepto resulta que solamente si existió vínculo matrimonial procederá la atribución al superviviente de la pensión de la Seguridad Social que allí se prevé. de la Ley 30/1981. y ello con respecto de todos los ciudadanos (y no sólo de los casados) estimo que no resulta razonable introducir otro criterio sin relación alguna con éste (el de la preexistencia de vínculo matrimonial) para determinar si procede o no una determinada prestación. 32 CE. el reconocimiento expreso de la institución matrimonial en el art. 160 de la Ley General de la Seguridad Social viene a establecer una diferencia de trato entre miembros supervivientes de uniones estables. así como la Disposición Adicional Décima. no cabría duda de que el legislador podría. De la aplicación de estos preceptos. de la situación de necesidad. no vulneraría el principio de igualdad. Pero no resulta de los mandatos constitucionales que el sistema de prestaciones de la Seguridad Social tenga como objeto configurar el régimen de la institución matrimonial. en sentido lato. Si las prestaciones de la Seguridad Social se configurasen como elementos naturalmente integradores del régimen del matrimonio. Es necesario además. entre otros). y afrontar unas repercu siones económicas negativas. 2. y en el presente supuesto. Ciertamente. l4 CE. en el caso de fallecimiento del otro miembro cotizante de la Seguridad Social.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. no puede entenderse como la posibilidad ilimitada de establecer tratamientos favorables para un conjunto de ciudadanos. y. podría excluir de las pensiones previstas en el art. arCuando la Constitución establece el criterio de la necesidad como determinante de la asistencia y prestaciones de la Seguridad Social. y del derecho a contraer matrimonio. habilita al legislador para establecer un régimen propio del matrimonio en sus diversos aspectos (de convivencia. Ello implica que ha de haber una corre lación entre el elemento diferenciador. excluir de tales prestaciones a los ciudadanos no casados. ni proteger tal institución: lo que prevé el art. una "situa ción de necesidad" en los términos del art. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho la percepción de prestaciones por supervivencia de la Seguridad Social. fundada únicamente en la previa existencia o inexistencia de vínculo matrimonial constituye una discriminación contraria al art. Pues como es doctrina constante de este Tribunal. al tratarse de situaciones diferentes. esto es. la diversi dad de tratamiento por el legislador. implica una protección constitucional de esa institución. legítimamente. no obstante. en la cuestión de inconstitucionalidad núm. Argumentos que llevan a estimar contrarios a los mandatos constitucionales el art. en este caso. o como técnicas de protección de la institución matrimonial. Independientemente de la duración de la convivencia. tal daño o repercusión económica negativa se produce con independencia de que exista o no vínculo matrimonial. 41 CE. de 7 de julio.77 - . Esta habilitación constitucional. o haber estado casados. y el resultado que de él se deriva. Se da así. En efecto. 160 de la Ley de Seguridad Social. en el presente caso. aun cuando distinto del aplicable a las uniones de hecho. 41 CE. económico. 14 en relación con el art. 1. La finalidad de la pensión que se concede al cónyuge supérstite es compensar frente a un daño. frente a los que no ostentan esa condición. situación que afecta tanto al superviviente de una unión . o sucesorio. como son las causadas por el fallecimiento de uno de los miembros de la unión matrimonial. que el criterio diferenciador sea razonable y no arbitrario. según haya existido o no vínculo matrimonial. si bien en el actual supuesto la sentencia versa sobre un recurso de amparo y no sobre una cuestión de inconstituciona lidad (procedimiento de control concreto de normas legales) resultan plenamente aplicables los argumentos básicos expuestos en el voto particular en aquella ocasión. Pero en el supuesto de uniones estables. 41 CE es "un régimen público de la Seguridad Social para todos los ciudadanos que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situa ciones de necesidad". El art. 160 de la Ley General de Seguridad Social a los supervivientes de uniones de hecho. o del desequilibrio económico causado por el fallecimiento. Parto para ello de las razones de fondo que tuve oportunidad de exponer en mi voto particular a la STC 184/1990. se origina una discriminación contraria a lo previsto en el art. en consecuencia.

quien expresa el parecer del Tribunal. don Carlos de la Vega Benayas. Madrid.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Número de registro: 391/1990. Sres. de los Mozos. Se produce. 66. deduzca razonablemente consecuencias de la diferente situación de partida" [FJ 2]. en relación con los mandatos del art. El 15 de febrero de 1990 tuvo entrada en el Registro de este Tribunal un escrito de doña María del Carmen Iglesias Saavedra. Recurso de amparo. Rubio. magistrados. interpuesto por doña María del Carmen Iglesias Saavedra. EN NOMBRE DEL REY la siguiente SENTENCIA En el recurso de amparo núm. de la diferencia de tratamiento. don Vicente Gi meno Sendra y don José Gabaldón López. de 18 de marzo de 1991). en el supuesto de que ahora se trata. . Sentencia 38/1991. debería concederse el amparo que se solicita. por ello. don Francisco Rubio Llorente. contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Madrid de 13 de diciembre de 1989. El Pleno del Tribunal Constitucional compuesto por don Francisco Tomás y Valiente. en nombre y representación de doña Mercedes Fernández Soberats. 1. 41 CE. 391/90. Presidente. que el legislador. don Alvaro Rodríguez Bereijo . Han comparecido el Ministerio Fiscal y el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS). 41 de la misma norma. Rodríguez. por tanto. se ha vulnerado el derecho a un trato no discriminatorio. representado por el procurador de los Tribunales don Luis Pulgar Arroyo . Antecedentes. una vulneración del principio de igualdad del art. Ha sido ponente el Presidente don Francisco Tomás y Valiente. López. a catorce de febrero de mil novecientos noventa y uno. don Luis López Guerra. Pleno: Excmos. 14 CE. al no haber una justificación razonable. como es la existencia o no de vínculo matrimonial.78 - . don Fernando García-Mon y González-Regueral. dentro de su amplí sima libertad de decisión. don José Luis de los Mozos y de los Mozos. Ello debería conducir a estimar que. siendo posible. ha pronunciado. don Jesús Leguina Villa. Leguina. Rodríguez-Piñero. Gimeno y Gabaldón. ("BOE". de 14 de febrero de 1991. don Miguel Rodríguez-Piñero y Bravo-Ferrer. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho matrimonial como al de una unión de hecho. establece una diferencia de trato entre situaciones idénticas de daño económico: concede una pensión al supervi viente de una unión matrimonial. y por lo tanto. el art. sino opuesta a las previsiones cons titucionales. basándose en un criterio radicalmente ajeno a los objetivos y el ámbito constitucionales de la Seguridad Social definidos en el art. y se la niega al superviviente de una unión estable no matrimonial. núm. Según reiterada doctrina del Tribunal la regulación actual de las pensiones de viudedad del sistema de la Seguridad Social no vulnera lo dispuesto en el artículo CE en cuanto que "el matrimonio y la convivencia matrimonial no son situaciones equivalentes. Tomás. Y ello no obstante. 1. García-Mon. 160 de la Ley General de la Seguri dad Social. de la Vega. quien en nombre y representación de doña Mercedes Fernández Soberats.

26 de dicha capital. Por último. Las resoluciones judiciales se basan para denegar la pensión de viudedad en que la solici tante carecía de la condición legal de viuda exigida en el art. los poderes públicos incumplen su obligación de mantenimiento de pensiones para la tercera edad. 14 en relación con los arts. y esta diferencia. se concedió un plazo común de veinte días al Ministerio . alega. para que en el plazo de diez días pudieran comparecer en este proceso cons titucional. 50 CE habría sido lesionado pues. la demandante en amparo solicita se declare la nulidad de la sentencia del TSJ de Madrid de 13 de diciembre de 1989. al procurador de los Tribunales don Luis Pulgar Arroyo. b) Tras el fallecimiento de don Raúl González Aretes. de 7 de julio. por la discriminación acaecida ante la aplicación del art.2. Invocan los arts. la hoy recu rrente en amparo solicitó ante el INSS el reconocimiento de una pensión de viudedad. Por providencia de 9 de julio de 1990. que desestimó el recurso y confirmó la impugnada. interesándose al propio tiempo se emplazara a quienes fueron parte en el procedimiento.79 - . siendo su pretensión desestimada por sentencia de la Magistratura núm. a juicio de la demandante. 9. r 4. 2. el art. La lesión del art. demanda ante la jurisdicción laboral. la Sección acordó tener por recibidas las actuaciones remitidas por el TSJ de Madrid y del Juzgado de lo Social núm. ni le era de aplicación lo dispuesto en la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981. declarando el derecho de la actora a percibir la correspondiente pensión de viudedad reclamada en función de la real convivencia con el causante de la misma.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. al no concederle la pensión solicitada. 9.2.035/88 y del recurso de suplicación núm. 26 de Madrid para que en el plazo de diez días remitieran testimonio del expediente de los autos núm. acaecido el 24 de marzo de 1988. 51 de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional (LOTC) requerir al TSJ de Madrid y al Juzgado de lo Social núm. c) Contra esta sentencia la actora interpuso recurso de suplicación. acordando de conformidad con el art. La demanda se fundamenta en los siguientes antecedentes: a) Doña Mercedes Fernández Soberats convivió maritalmente con don Raúl González Aretes desde el año 1972 hasta 1988. dictada en Autos sobre pensión de viudedad. 52 LOTC. Frente a ello reaccionó la recurrente interponiendo reclamación previa y. 160 de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS) ya que no había estado casada con el finado. en nombre y representación del INSS. 41 se habría producido en cuanto que la resolución judicial impugnada no garantiza la protección social ante la situación de necesidad constitucionalmente reconocida. 5. Dicha solicitud fue denegada. la Sección Segunda de este Tribunal admitió a trámite la demanda. Asimismo se tuvo por personado y parte. 160 LGSS. no justifica un tratamiento jurídico distinto respecto de personas iguales en situaciones de convivencia mate rialmente idénticas. 1. 1. Contra esta última sentencia se interpone recurso de amparo por presunta vulneración del art. 26 de Madrid de fecha 17 de julio de 1989. 41 y 50 CE. 14. 3. con excepción de la recurrente. que tras los trámites procesales oportunos. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho interpone recurso de amparo contra la sentencia del TSJ de Madrid de 13 de diciembre de 1989. tras su desestimación. 41 y 50 CE. De acuerdo con ello. concluyó mediante sentencia de 13 de diciembre de 1989. El primero habría sido lesionado.075/89. en cuanto que de la misma se derivan consecuencias jurídicas diferentes según que el presunto beneficiario de la prestación hubiera convivido more uxorio con el causante o por el contrario hubiera contraído matrimonio. A tenor de lo dispuesto en el art. Mediante providencia de 28 de mayo de 1990.

2. 160 de la LGSS se derivan consecuencias jurídicas diferentes respecto de unos y otros. Iglesias Saavedra y Pulgar Arroyo .1 y 50 CE. Fundamentos Jurídicos.021/1988. 41. al entender que en el supuesto analizado faltan los presupuestos básicos para realizar el juicio de igualdad que exige la aplicación del art. La representación procesal de la recurrente. Asimismo. sostiene que no se ha producido vulneración del principio de igualdad al entender que la actora no se encuentra en ninguna de las situaciones conforme a las cuales la legislación vigente concede la pensión de viudedad. La presente demanda se dirige contra la sentencia del TSJ de Madrid de 13 de diciembre de 1989. por escrito que tuvo entrada en este Tribunal el 27 de julio de 1990.2.1 CE). 41 y 50 CE. por escrito presentado en este Tribunal el 23 de julio de 1990. reitera las alegaciones de la demanda de amparo y delimita la cuestión debatida en deter minar si la aplicación literal del art. no siendo por si solos susceptibles de fundar dicho recurso (art.80 - . 2.2. por otra de 12 de febrero de 1991. 9.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Aduce. 53.2 CE y 41. La representación del INSS. Asimismo. 14 CE -en conexión al art. en su defensa.y se imputa a la sentencia por fundar la denegación de la pensión de viudedad en la inexistencia de relación jurídico matrimonial sin tener en cuenta el hecho de la convivencia more uxorio con el causante de la prestación. La recurrente alega que la sentencia que impugna ha lesionado los arts. el Pleno acordó avocar para si el conocimiento del presente recurso y.2 del texto constitucional. se acordó señalar el día 14 del mismo mes y año para la deliberación y votación de esta sentencia. El Fiscal ante el Tribunal Constitucional. Se afirma que esta deci sión judicial supone un trato discriminatorio para la recurrente respecto de quienes hubieran contraído matrimonio. 156/1987. Cita asimismo los AATC 156/1987. se opone a la estimación de la demanda. por lo que los mismos han de contem - . 14 CE al no existir igualdad de los supuestos fácticos y concurrir causas razonables que justifican la desigualdad de trato. 39. en escrito presentado el 3 de septiembre de 1990. efectuada por los órganos judiciales.2. en cuanto que de la interpretación literal del art. 1. resulta contraria a la Constitución. 9. confirmatoria de la sentencia de instancia. se invocan como lesionados los arts. 41 y 50 CE quedan fuera de los derechos protegidos por el recurso de amparo. 14. los arts. para que con vista de las actuacio nes pudieran presentar las alegaciones oportunas. 7. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Fiscal y a los procuradores Sres. alega que los art. que denegó a la solicitante en amparo el derecho a percibir la pensión de viudedad. La lesión invocada por la recurrente la entiende producida contra el derecho a la igualdad que proclama el art. 41 y 50 CE no están configurados como derechos fundamentales susceptibles de protección a través del recurso de amparo (art. Por providencia de 2l de enero de 1991. 6. que la naturaleza normativa de la Constitución obliga a una interpreta ción amplia de la norma cuestionada que abarque situaciones de efectividad y de convivencia análogas a aquellas legalmente constituidas. 9. 843/1987 y 1. 9. 8. 9. 788/1987 y 843/1987. en cuanto que el primero proclama el mantenimiento de un régimen público de seguridad social para todos los ciudadanos y el segundo declara que los poderes públicos garantizarán pensiones para la tercera edad. 160 LGSS.1 LOTC). Para delimitar el objeto del presente recurso de amparo ha de comenzarse por señalar que. Cita los AATC 788/1987.

cabe concluir que el legislador puede. Como se dice en la STC 184/1990.no tiene necesariamente que prestarse a través de la actual pensión de viudedad. l4 CE. por lo que ahora importa. ha de rechazarse que la sentencia impugnada. cuya constitucionalidad ha declarado este Tribunal en la STC 184/1990. por ello. ". cuyos fundamentos damos por reproducidos íntegramente en la presente. 14 CE en cuanto que "el matrimonio y la convivencia matrimonial no son situaciones equivalentes. no lesiona el art. 2. 14 de la Constitución. de la Ley 30/1981. la obligada aplicación del art. 160 de la LGSS con el art. 41 y 50 CE). Fallo. establecer dife rencias de tratamiento entre la unión matrimonial y la puramente fáctica y que. declarando que la regulación actual de las pensiones de viudedad del sistema de la Seguridad Social no vulnera lo dispuesto en el art. En suma. 14 en conexión con el art. el Tribunal Constitucional. 1. 14 del texto constitucional. 14 CE en conexión con los arts. en concreto. Ha de partirse. que el legislador. haya incurrido en lesión de este precepto constitu cional. de la doctrina sentada por este Tribunal. 32. a lo que ha de añadirse que tampoco se lesiona el art. deduzca razonablemente consecuencias de la diferente situación de partida" (AATC 156/1987 y 788/1987).. Sobre la lesión al derecho reconocido en el art. y habiéndose declarado la compatibilidad del art. POR LA AUTORIDAD QUE LE CONFIERE LA CONSTITUCIÓN DE LA NACIÓN ESPAÑOLA. ya que. Publíquese esta sentencia en el "Boletín Oficial del Estado". por imperativo del art. Doctrina ratificada recientemente por el Pleno del Tribunal en la STC 184/1990. este Tribunal ha tenido ocasión de pronunciarse en anteriores resoluciones de inadmisión de demandas de amparo en supuestos sustan cialmente idénticos. tal protección -como se dice igualmente en la STC 184/1990. contraigan matrimonio" y "siendo el derecho a contraer matrimonio un derecho constitucional. resolutoria de la cuestión de inconstitucional núm. .1 del texto constitucional. la diferencia de trato en la pensión de viudedad entre los cónyuges y quienes conviven de hecho sin que nada les impida contraer matrimonio no es arbitraria o carente de fundamento". planteada en relación con el art.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.l. la Constitución no reconoce el derecho a formar una unión de hecho que. más aún teniendo en cuenta que en su configuración actual la pensión de viudedad no tiene por estricta finalidad atender una situación de necesidad o defensa económica. en principio. ejercitando el derecho constitucional del art. En atención a todo lo expuesto. aunque el supérstite no debe quedar desprotegido por el régimen público de Seguridad Social (arts. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho plarse en esta sentencia en conexión con el derecho fundamental de igualdad proclamado en el art. 39. de 7 de julio. sea acreedora del mismo tratamiento -singularmente. Ha decidido Desestimar el amparo solicitado por doña Mercedes Fernández Soberats. 39. 14. 160 LGSS y la Disposición Adicional Décima. pero que el no hacerlo así. 41 y 50 CE.que el dispensado por el legislador a quienes. pues. en materia de pensiones de la Seguridad Social.81 - .419/88. conduce necesariamente a la desestimación de este recurso de amparo. 3. que se limita a aplicar aquella disposición. También se declara en la STC 184/1990 que el legislador podría extender a las uniones estables de hecho los beneficios de la pensión de viudedad. dentro de su amplí sima libertad de decisión.1 CE.. 160 LGSS. siendo posible. ni por sí mismo ni en relación al art.

lo que justifica su distinto tratamiento. 391/90. que era o es igual en ambas hipótesis (de daño económico). 1. Aquella circunstancia y la ya indicada de que el fundamento de la sentencia de la que ahora discrepo está constituida por la anterior STC 184/1990. de manifestar y luego formular en voto particular mi discrepancia. de la pareja estable que no hubiera contraído matrimonio. La tesis que permite esa preterición es que la razón justificativa reside en la inexistencia del vínculo matrimonial formal -o que la pensión de viudedad (que es la prestación aquí en juego). de acreditada voluntad convivencial more uxorio pueda exigir del Estado no resultar preterido en las prestaciones sociales sin una razón o causa justificada. de la que ahora discrepo. 160 de la Ley General de Seguridad Social (LGSS) y Adicional Décima. eliminando de sus previsiones al supérstite de la unión de hecho. Pero el problema de la equiparación no es el verdadero thema decidendi. por ello.° STC 184/1990) y que la Con stitución no reconoce el derecho a formar una unión . Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Dada en Madrid.°) y el otro de la totalidad y del fallo de la sentencia. hubo de interpretar y aplicar el art. por ello. 184/1990 decidió en su fallo que el art. en definitiva. 14 y 39 CE. a indicar. por cuanto dicho art. No sería congruente. la pensión de viudedad. La circunstancia de no haber intervenido en la deliberación y fallo de dicha sentencia me privó. sin trabas ni formalismos legales. 986/87. 160 de la LGSS se refiere exclusivamente al viudo-viu da. y obligan en cierto modo.°) que no son situaciones equivale ntes el matrimonio y la convivencia extramatrimonial. ya que lo que se pretende en el recurso de amparo -y lo que en este voto disidente se sostiene. al no justificarse la diferencia de trato entre la unión matrimonial y la natural o de hecho.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.419/88. en relación con los arts. ni asunción de derechos y deberes jurídicamente exigibles. Lo que sí parece congruente es que el partícipe de una unión libre y estable. 160 LGSS de acuerdo o en armonía con el art. al que se adhiere el magistrado don Vicente Gimeno Sendra Reitero en este asunto el voto particular discrepante que formulé en el anterior núm. Voto particular que formula el magistrado don Carlos de la Vega Benayas en el recurso de amparo núm. 10 y 39 de la misma. por considerar que se infringía el principio de igualdad.pueda luego pedir que se le aplique la normativa legal matrimonial. relativamente al percibo de la pensión y a su fundamento. las razones de mi disparidad en cuanto a esta última para. En la citada STC 184/1990 se afirma (Fundamento Jurídico 3. Bastará con decir que equiparar matrimonio y unión libre supondría suprimir uno de los términos. desapareciendo el problema y haciendo la discusión inútil. que decidió la cuestión de inconstitucionalidad 1. tal como hicieron dos colegas. no otro que el de paliar una situación de necesidad. por tener el mismo contenido y fundamento y que. reproduzco a continuación. propuesta por la Magistratura de Trabajo (hoy Juzgado Social) núm. superviviente que no percibirá. 1 de Álava. como es lógico. al respecto del art.82 - . no se oponen a lo dispuesto en los arts. uno discrepando de un Fundamento Jurídico (el 3. siquiera sea concisamente. La STC citada. 14 CE. La sentencia recaída en dicho recurso. dos. sino dar el mismo trato a unas concretas consecuencias iguales en las distintas hipótesis. aplicarlas también a la sentencia de amparo y sostener que debió estimarse el recurso porque e1 Tribunal Superior de Justicia de Madrid. es decir. tanto en el orden personal como en el patrimonial. en su sentencia de 13 de diciembre de 1989. de la Ley 30/1981. y la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981. 10. 160 de la LGSS. No parece lógico que el que opta por una unión libre -es decir. halla su fundamento en los que determinaron el fallo de la STC (Pleno) 184/l990. a catorce de febrero de mil novecientos noventa y uno. ni el que realmente importa.no es asimilar a todos los efectos la unión de hecho al matrimonio legal. por entender el magistrado que dichos preceptos podían contrariar o vulnerar el contenido del art.ha sido prevista en función de la existencia del vínculo matrimonial entre causante y beneficiario (Fundamento Jurídico 3. 2. 14 CE. me permiten.

el abono de aquélla incluso por un día de matrimonio.° STC 184/1990. aunque con la reticencia obligada por el sentido del fallo.83 - . 3. 3. cual es la falta o minoración de unos ingresos de los que participaba el cónyuge supérs tite". que no detallo debido a la concisión que me he impuesto. que se acreditará con certificación del Ayuntamiento. jurídico o constitu cional. y con certeza. hasta el actual de acto -no hecho. si bien no tiene el rango de institución jurídica (y con esto no me refiero a si el matrimonio es contrato o institución). A ellas se refiere la STC 184/1990 al decir que "las relaciones permanentes de afectividad análogas a la matrimonial comienzan a ser atendidas en determinados casos y dotados de ciertos efectos por el ordenamiento jurí dico" (Fundamento Jurídico 5. pese a la inexistencia de vínculo formal y legal y por la consideración de que la exigencia de ese requisito no es razonable. Insisto en que no pretendo una equiparación de matrimonio y unión de hecho. 10 de la Ley 5/1984 (derecho de asilo). tampoco es un puro y simple hecho despro visto de consecuencias jurídicas que las tiene y cada vez más.1 CC: "Procederá la aplicación analógica de las normas cuando éstas no contemplen un supuesto específico. Algo se dice. debido al cambio de la conciencia social. cuando se indica que la pensión de viudedad no tiene por estricta finalidad atender una situación de necesidad. que ha evolucionado desde su consideración como acto ilicito (recuérdese la nulidad de los actos y contra tos entre los "concubinas" de la antigua doctrina y jurisprudencia). dicho acto y negocio jurídico no es el determinante o la causa de la pensión. etc.a) de la Ley Orgánica 6/1984 (Hábeas Corpus). No sé dð3nde podrá jugar mejor la dicción del art. 11 y 18 del Código Penal. la convivencia more uxorio. de una u otra forma. o de personas unidas por vínculo matrimonial "situación de hecho equivalente" (391 LOPJ). bastando con un año de convivencia. También los jueces y tribunales. y Fundamento Jurídico 3. cabe el tratamiento distinto que no será por ello discriminatorio (Fundamento Jurídico 3. en el tema que nos ocupa de la pensión del viudo. 391 de la LOPJ y 101 del Código Civil. que por la misma razón lo pretende.. de parejas unidas de forma permanente por relación de afectividad "análoga a la conyugal". inercialmente. Lo que dicho acto garantiza a la Administración de la Seguridad Social es la certeza de la situación. el relativo a la pensión de viudedad. en la STC 184/1990. Citas a las que puede añadirse la del Acuerdo de la Mutualidad General Judicial (de l7 de noviembre de l989). 14.° de la sentencia de amparo d e la que aliara se discrepa). es decir. autorizando el sistema. por imperativo del art. "sino más bien compensar frente a un daño. al menos. ni se justifica desde el plano social. en numerosas sentencias. que extiende los "beneficios de asistencia sanitaria a la persona que sin poseer la condición legal de cónyuge conviva maritalmente con el mutualista".°) después de citar los arts. en los que se habla.que el dispensado a los que contraigan matrimonio. pero regulen otro semejante entre los que se aprecie identidad de razón". con propias y específicas consecuencias en Derecho.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. sea acreedora al mismo tratamiento -en materia de pensiones de Seguridad Social. pensiones. La unión de hecho.jurí dicamente reconocido y reconocible. contratos sobre bienes entre la pareja. Me importa sólo destacar mi desacuerdo con la afirmación de que aquellas equiparaciones y esos efectos no pueden tener repercusión o son completamente distintos del que se debate en el recurso de amparo (y en la cuestión que decidió la STC 184/1990). sino sólo afirmar y sostener que algunos efectos de la situación de convivencia son exactos a los del matrimonio y que por ello merecen el mismo trato jurídico. en definitiva. Y digo que el matrimonio o vínculo legal no puede justificar la diferencia de trato porque. Y ello porque si de algo puede afirmarse que exista semejanza es entre la situación del viudo o viuda acree dor a la pensión y la del "compañero" o conviviente supérstite por muerte del otro. . Pero es quedarse en la forma jurídica no insistir en la causa verdadera y profunda de la prestación social cuestionada. han reconocido y declarado efectos jurídi cos a la llamada convivencia marital en materia de sucesiones. pese a las apariencias. 4. por lo que. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho de hecho que. separación personal. ayudas e indemnizaciones.

con el sentido de la prestación o pensión de viudedad.. discrepando de la STC 184/1990. pues. en el que se da cobijo a la familia no matrimonial. el matrimonio ni la familia matrimonial el dato o datos diferenciadores. Relacionar aquí. en efecto (como se dice en dicho voto). Me refiero al precedente de la sentencia del Pleno cuya doctrina y decisión se aplica al presente recurso de .debe concluirse que el art. como es lógico. No se me oculta. Me refiero sólo. 32. pues. y sin olvidar también que esa negativa puede jugar en contra del principio de libertad u opción libre matrimonial (art. de configurarse como protección o ayuda familiar. penales. su devengo sería coetáneo con la celebración del matrimonio. tal el matrimonio o la familia matrimonial. Constitucionalmente. pues. No resulta de los mandatos constitucionales. que naturalmente respeto. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Claramente se está diciendo. consecuencia evidentemente injusta y que ni la Ley ni la Constitución autorizan. tan citada. la pensión de viudedad no tiene como fin la protección de la familia. civiles y estatutarias. a lo que entiendo que constituye el sentido y fundamento de la prestación social discutida. en contra del criterio de la mayoría. por tanto puede afirmarse que el elemento que se pretende diferenciador. ni tiene suficiente virtualidad. justificativos de la diferencia de trato respecto de la unión libre. es evidente que desde la perspectiva del art. de un problema de fehaciencia o de prueba y sabido es que la dificultad de ésta no puede ser razón para negar un derecho. Se trataría. con lo que ello entraña de marginación de personas o grupos. 5. sobre todo a la vista de su art. No entro en más matices y desarrollos para no hacer largo y desproporcionado este voto discrepan te. que. formuló el magistrado Sr. su aplicación al supérstite de la convivencia extramatrimonial. Es decir. 160 LGSS vulneraría dicha norma constitucional de entenderse que en su ámbito no se comprende el supuesto del recurso de amparo. y como también se reconoce por otras normas como las antes citadas. que no es el matrimonio en sí la razón decisiva. además. López Guerra.84 - . 14 CE -que prohibe la diferenciación no justificada. pero negándoselas al que lo sea del segundo supuesto o mera convivencia acreditada.) para llegar a la solución que yo entiendo más correcta. Y esto será así mientras no se nos ofrezca una razón o fundamento que justifique de qué modo la diferencia entre matrimonio y convivencia more uxorio puede ser trasladada al régimen de las prestaciones por fallecimiento y en favor del superviviente. en relación. según opinión mayoritaria. 4. ya que.1 CE) y volver de un modo indirecto a la antigua concepción (ya sin vigencia social) de la ilicitud de la unión extramatrimonial y negarle todo efecto. es decir. 14 con el 39 CE no es sino hacer uso de una interpretación sistemática (nisi tota lege perspecta . mostrando a la vez mi adhesión al voto que. pese a que en las legislaciones y en las normas y convenios se estipule como regla general la existencia del previo vínculo matrimonial para acceder al derecho. para terminar.. 160 LGSS en discriminatorio si se le hace decir que cabe negar la prestación a una situación de quebranto económico igual o que puede ser idéntica. que el sistema de prestaciones de la Seguridad Social tenga como objeto configurar el régimen de la institución matrimonial. sin embargo. a la estimación del recurso de amparo. Si no es. dado el reconocimiento de la familia no matrimonial. no es decisivo. el derecho a la igualdad del art. a la del matrimonio cuando uno de los miembros de la pareja fallece. Gimeno Sendra en la cuestión que originó la STC 184/1990. convirtiéndose por tanto el art. 39. En el sentido de esta concepción familiar amplia me remito al voto particular del magistrado Sr. a la postre. por lo que el dato del vínculo matrimonial no puede ser determinante de la pensión. habría un obstáculo hasta aquí insuperable o muy difícil de superar. sino salvaguardar una necesidad y suplir una disminución de ingresos en perjuicio del superviviente del matrimonio por el falleci miento del cónyuge. por muy convincentes que sean mis razones. en la unión libre y estable.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Las anteriores consideraciones llevan. pero acre ditada y estable. Como tampoco puede convenirse una opción lícita (la unión sin matrimonio) en causa de pérdida de un derecho.

160 LGSS". y. 391/90. aun cuando distinto del aplicable a las uniones de hecho. la diversi dad de tratamiento por el legislador. y la que resuelve el presente recurso de amparo. no vulneraría el principio de igualdad. la solución que dio la STC 184/1990. 2. y siguiendo su doctrina. que permitiera la aplicación del art. Hubiera sido preferible la solución interpretativa y más acorde con la naturaleza de la situación que se pretende regular. entre otros).la tarea de regular el supuesto. régimen que. en conse cuencia. doctrina vinculante en tanto no se modifique por el mismo Pleno del Tribunal (art. No es lo mismo.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. El art. 13 LOTC). impedirá a la Administración y a la Jurisdicción seguir la tónica interpretativa iniciada y fundada en la realidad social del momento (art. no basta con aducir cualquier diferencia de situación para justificar una diferencia de trato. y el resultado que de él se deriva. Parto para ello de las razones de fondo que tuve oportunidad de exponer en mi voto particular a la STC 184/1990. si bien en el actual supuesta la sentencia versa sobre un recurso de amparo y no sobre una cuestión de inconstituciona lidad (procedimiento de control concreto de normas legales) resultan plenamente aplicables los argumentos básicos expuestos en el voto particular en aquella ocasión. el reconocimiento expreso de la institución matrimonial en el art. sería más aceptable que la de remitir al legislador -como hizo la sentencia del Pleno. o sucesorio. Es necesario además. así como la Disposición Adicional Décima. esto es. económico. Argumentos que llevan a estimar contrarios a los mandatos constitucionales el art. en el caso de fallecimiento del otro miembro cotizante de la . por lo demás. Solución que. sin embargo. habilita al legislador para establecer un régimen propio del matrimonio en sus diversos aspectos (de convivencia. además. en la cuestión de inconstitucionalidad núm. 14 CE. constituye una discriminación contraria al art. Sin embargo. Habría. no puede entenderse como la posibilidad ilimitada de establecer tratamientos favorables para un conjunto de ciudadanos. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho amparo. de la Ley 30/1981. En el fallo se debió. implica una protección constitucional de esa institución. Pues como es doctrina constante de este Tribunal. en mi opinión. 32 de la Constitución. a catorce de febrero de mil novecientos noventa y uno. 160 LGSS a cada situación concreta y en méritos de la misma.no como una cláusula de cierre absoluto. debiera de haberse concedido el amparo solicitado por cuanto que la diferencia de trato en la percepción de prestaciones por supervivencia de la Seguridad Social. Voto particular que formula el magistrado don Luis López Guerra en la sentencia dictada en el recurso de amparo núm. al tratarse de situaciones diferentes. Esta habilitación constitucional. establecer siempre la concesión de la pensión que hacerlo cuando las circunstancias lo predeterminen o aconsejen. 160 de la Ley General de la Seguridad Social. la posibilidad de entender su fallo -favorabilia amplianda. que el criterio diferenciador sea razonable y no arbitrario. En mi opinión.1 del Código Civil). en este caso. frente a los que no ostentan esa condición. o haber estado casados. 160 de la Ley General de la Seguridad Social viene a establecer una diferencia de trato entre miembros supervivientes de uniones estables. 1. Ciertamente. 14 en rela ción con el art. estimar el recurso de amparo y someter otra vez al Pleno la cuestión sobre la constitucionalidad del art. y del derecho a contraer matrimonio. se origina una discriminación contraria a lo previsto en el art. 41 CE. en el presente caso. 3. como la experiencia demuestra. De la aplicación de estos preceptos. 391/90 Disiento de la opinión expresada por el Pleno de este Tribunal en el recurso de amparo núm. por el hecho de estar. Ello implica que ha de haber una corre lación entre el elemento diferenciador. de 7 de julio.85 - . no obstante. pues.419/88. es decir con la opción por la unión libre y no por la regulada y aun prescindiendo de la consideración de que no siempre se podría hablar de opción libre. En efecto. fundada únicamente en la previa existencia o inexistencia de vínculo matrimonial. Madrid.

Rubio. establece una diferencia de trato entre situaciones idénticas de daño económico: Concede una pensión al supervi viente de una unión matrimonial. el art.093/1988. o del desequilibrio económico causado por el fallecimiento. sino opuesta a las previsiones cons titucionales. Sentencia 77/1991. una vulneración del principio de igualdad del art. por tanto. una "situa ción de necesidad" en los términos del art. basándose en un criterio radicalmente ajeno a los objetivos y el ámbito constitucionales de la Seguridad Social definidos en el art. don Carlos de la Vega Benayas. 41 CE. de 14 de mayo de 1991). Sres. de la diferencia de tratamiento. ni proteger tal institución: lo que prevé el art. García-Mon. se ha vulnerado el derecho a un trato no discriminatorio. Madrid. Ello debería conducir a estimar que. no cabría duda de que el legislador podría. de los Mozos. legítimamente. o como técnicas de protección de la institución matrimonial. Rodríguez y Gabaldón. Se reitera doctrina del Tribunal (especialmente STC 184/1990) en relación con la constitucionalidad de la regulación actual de las pensiones de viudedad del sistema de la Seguridad Social [FJ 3]. don Eugenio Díaz Eimil. y ello con respecto de todos los ciudadanos (y no sólo de los casados) estimo que no resulta razonable introducir otro criterio sin relación alguna con éste (el de la preexistencia de vínculo matrimonial) para determinar si procede o no una determinada prestación. 160 de la Ley General de la Seguri dad Social a los supervivientes de uniones de hecho. 41 CE como es la existencia o no de vínculo matrimonial. Se produce. don Miguel Rodríguez-Piñero y Bravo-Ferrer. Recurso de amparo. Díaz Rodríguez-Piñero. Leguina. Si las prestaciones de la Seguridad Social se configurasen como elementos naturalmente integradores del régimen del matrimonio. don Álvaro Rodríguez . Pero en el supuesto de uniones estables. 160 de la Ley General de la Seguri dad Social.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. El Pleno del Tribunal Constitucional. en relación con los mandatos del art. La finalidad de la pensión que se concede al cónyuge supérstite es compensar frente a un daño. Se da así. excluir de tales prestaciones a los ciudadanos no casados. de la situación de necesidad. 41 de la misma norma. compuesto por don Francisco Tomás y Valiente. y se la niega al superviviente de una unión estable no matrimonial. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Seguridad Social. y en el presente supuesto. 41 CE es "un régimen público de la Seguridad Social para todos los ciudadanos que garantice la asistencia y prestaciones sociales suficientes ante situa ciones de necesidad. Pero no resulta de los mandatos constitucionales que el sistema de prestaciones de la Seguridad Social tenga como objeto configurar el régimen de la institución matrimonial. Tomás. 14 CE. en sentido lato. a catorce de febrero de mil novecientos noventa y uno. de dicho precepto resulta que solamente si existió vínculo matrimonial procederá la atribución al superviviente de la pensión de la Seguridad Social que allí se prevé.86 - . tal daño o repercusión económica negativa se produce con independencia de que exista o no vínculo matrimonial. 115. don Fernando García-Mon y González-Regueral. don José Luis de los Mozos y de los Mozos. López. y afrontar unas repercu siones económicas negativas. como son las causadas por el fallecimiento de uno de los miembros de la unión matrimonial. don Jesús Leguina Villa. en el supuesto de que ahora se trata. y por lo tanto debería concederse el amparo que se solicita. Independientemente de la duración de la convivencia. Pleno: Excmos. según haya existido o no vínculo matrimonial. podría excluir de las pensiones previstas en el art. Presidente. Número de registro: 1. ("BOE" núm. Y ello no obstante." Cuando la Constitución establece el criterio de la necesidad como determinante de la asistencia y prestaciones de la Seguridad Social. don Francisco Rubio Llorente. de 11 de abril de 1991. al no haber una justificación razonable. situación que afecta tanto al superviviente de una unión matrimonial como al de una unión de hecho. don Luis López Guerra. de la Vega.

Moreno-Galvache y Caballero . la demanda fue estimada por sentencia de la Magistratura de Trabajo núm. con fundamento en el art. 24 y 14. sobre todo en el supuesto contemplado por la escasa cultura y peculiar situación de la demandante. Don Francisco Navarro Rodríguez era pensionista de jubilación.1 de la Ley General de Seguridad Social (LGSS). doña Mercedes Tortosa Belda. 160. dictada en autos sobre pensión de viudedad. Ha sido ponente el Presidente don Francisco Tomás y Valiente. La demanda se fundamenta en los siguientes antecedentes: a) La solicitante de amparo. interpuesto por doña María Mercedes Tortosa Belda. Magistrados. Tras serle designado procurador y abogado del turno de oficio.093/88. A. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Bereijo y don José Gabaldón LÓpez.l CE. la reclamación fue desestimada por el INSS por resolución de 8 de abril de 1986. l. c) Interpuesta demanda ante la Magistratura de Trabajo. por no acreditar el matrimonio con el causante ni que hubiera impedimento legal para contraer matrimonio. convivió con don Francisco Navarro Rodríguez. representada por doña Antonia Montiel Ruiz. al tratarse de una situación de hecho mantenida durante años y no ser posible discriminar a la actora por el hecho de no haber contraído matrimonio. 1. soltera y nacida en 1911. por escrito registrado en el Tribunal el posterior 6 de octubre. Interpuesta reclamación previa contra la anterior resolución. según solicitaba en el escrito presentado en este Tribunal el 13 de junio de 1988. ha pronunciado EN NOMBRE DEL REY la siguiente SENTENCIA En el recurso de amparo núm. representado por el procurador de los Tribunales don José Granados Weil y asistido del letrado don Juan Manuel Saurí Manzano . interpone recurso de amparo contra la sentencia del Tribunal Central de Trabajo (TCT) de 3 de mayo de 1988.87 - . 12 de Barcelona. de conformidad con lo dispuesto en el art. 1. la pensión le fue denegada por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) por resolución de 1 de febrero de 1986. contra la sentencia del Tribunal Central de Trabajo de 3 de mayo de 1988. quien expresa el parecer del Pleno. Antecedentes. De dicha unión nacieron dos hijos. Han comparecido el Ministerio Fiscal y el Instituto Nacional de la Seguridad Social.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. b) Solicitada por la recurrente pensión de viudedad en 1985. en relación con el 32. por no acreditar la solici tante la condición de viuda del fallecido. 2. La sentencia entendió que no cabía la aplicación del art. desde 1945 hasta el fallecimiento de éste en 1979. igualmente soltero. de 26 de febrero de 1988. 160 LGSS. d) El INSS formalizó recurso de suplicación contra la anterior sentencia aduciendo infracción por . repre sentada por la procuradora de los Tribunales doña Antonia Montiel Ruiz y asistida del letrado don J. invoca los arts. 160 LGSS. puesto que no cabe obligar a ello.

Sin que tampoco pudiera aplicarse la Disposición Adicional Décima. 32. por tanto. y que no tuvo documento nacional de identidad igualmente hasta 1985. e) La sentencia del TCT de 3 de mayo de l 988 estimó el recurso de suplicación. siendo así que el derecho aplicado en la sentencia recurrida.1 CE.c) del Decreto-Ley mencionado] no se debió dar lugar al recurso.2 de la LPL de 1980. al generarse indefensión. en este sentido. Pero es que. por aplicación del art. por lo que la causa de pedir se altera una vez más y se extraen consecuencias jurídicas de hechos que no están en la sentencia. 3. A) El art. B) La sentencia impugnada habría vulnerado. nada tiene que ver con el precepto del Decreto-Ley referido. 14. en segundo término. lo que nada tiene que ver con el Decreto-Ley de 2 de septiembre de 1955. 2. habida cuenta de que uno y otro de los convivientes eran solteros. el art. que vino a reconocer la prestación a quien habiendo hecho vida marital con el causante no hubiera podido contraer matrimonio por impedirlo la legislación anterior. alegado en la vía administrativa y discutido en el acto del juicio. que no cabía la aplicación de dicho precepto legal. la sentencia recurrida en su único fundamento de Derecho que los convivientes eran solteros. por el contra rio. 3. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho inaplicación de lo establecido en el art. cuando.c) del Decreto-Ley de 2 de septiembre de 1955. el de contraer matrimonio (art.2 de la LPL de 1980. que el nacimiento de la demandante de amparo no estaba inscrito en el Registro Civil. sino también la lesión del art. 3. en su caso.88 - . 160 LGSS. que fue declarado inaplicable por la sentencia de la Magistratura de Trabajo. por presunta vulneración de los arts. del derecho a la defensa. Se castiga así el no ejercicio de un derecho. 24 CE habría sido lesionado porque el INSS invocó en el recurso de suplicación exclusiva mente el art. se alteró la causa de pedir y se produjo indefensión al no haber podido desvirtuar la causa alegada por el órgano jurisdiccional. Se afirmaba en la impugnación del recurso que los motivos de oposición esgrimi dos por el INSS para denegar la pensión son los únicos que el INSS puede invocar en el recurso de supli cación. Contra la sentencia del TCT se interpone recurso de amparo. además. Si se alegó en suplicación una nueva causa de pedir [art. toda vez que ese precepto exige la existencia de vínculo matrimonial con el causante para tener derecho a la pensión de viudedad. 3. La sentencia recurrida modificó la causa de pedir y alteró por completo los términos en los que se produjo el debate. de 7 de julio. entendiendo la sentencia de instancia. por lo que no entran en la medida intemporal de la norma. por lo que ha de entenderse que la legislación anterior le impedía el matrimonio. La sentencia estimó la denuncia de infracción del art. 120. no tramitándose la inscripción hasta 1985. 32. ya que la denegación de la pensión la basó la Entidad gestora en el art. 160 LGSS en su exigencia de la condición de cónyuge legítima para ser beneficiaria de la pensión de viudedad. en el presente caso no se contrajo matrimonio por la situa ción de marginación y de falta de instrucción de la solicitante de amparo. La solicitante de amparo impugnó el anterior recurso alegando que la denegación de la pensión se fundó en la vía administrativa en el art. Ello ha supuesto no sólo la infracción del art. además. transformán dolo en una obligación. 160 LGSS. Y si se dio lugar al mismo.c) del Decreto-Ley de 2 de septiembre de 1955.1 CE). lo que entraña una vulneración del principio de contradicción y. en relación con el art. de la Ley 30/1981. 24 CE. revocando la sentencia de la Magistratura de Trabajo recurrida.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 120. 14 y 24 CE. Pero en los hechos probados de la sentencia impugnada no se declara que eran solteros quienes convi vían. Y ello porque lo anterior no era predicable de la actora. al negar a la solicitante de amparo la pensión de viudedad por el único hecho de no haber contraído matrimonio con el causante. Establece. además. este no era posible por razones de marginación social. La demanda afirma. cuya ampliación no es a los Tribunales a quienes corresponde. .

12 de Barcelona tener por personado y parte al procu rador de los Tribunales don José Granados Weil en nombre y representación del INSS. No se ha lesionado. el art. 7. 14. 5.1 CE. de conformidad con el cual los Tribunales no tienen necesidad ni tampoco la obligación de ajustarse en los razonamientos jurídicos que les sirven para motivar sus fallos a las alegaciones de carácter jurídico aducidas por las partes y pueden basar sus fallos en fundamentos jurídicos distintos. 32. 117. la Sección Tercera acordó admitir a trámite la demanda. de conformidad con lo dispuesto en el art. interesando que se desestimara la demanda de amparo. la Sección acordó tener por recibidas las actuaciones remiti das por el TCT y la Magistratura de Trabajo núm. En el presente caso. dar vista de las actuaciones por un plazo común de veinte días al Ministerio Fiscal y a los procuradores Sres. requerir atentamente del TCT y de la Magistratura de Trabajo núm. ningún obstáculo les impedía contraer nupcias con anterioridad a la Ley 30/1981. pero no cuando el Tribunal aplica una disposición legal que estima pertinente.89 - . 24 CE. en relación con el art. En la demanda no se denuncia lesión por la sentencia recurrida del art. 24 CE. La doctrina de este Tribunal entiende que es compatible la congruencia con el principio tradicional iura novit curia. en el que soli cita que se desestime el amparo. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 4. Tampoco ha lesionado la sentencia impugnada. según el conocido aforismo da mihi factum. Aparte de que no se produjo indefensión aunque fuera cierto lo alegado en la demanda porque la deman dante siempre pudo oponerse en la impugnación del recurso de suplicación a la aplicación de la disposición por vez primera invocada en el recurso. Por providencia de 3 de abril de 1989. por escrito que tuvo entrada en este Tribunal el 21 de abril de 1989. Siendo en todo momento solteros el sujeto causante y la solicitante de amparo -cir cunstancia fáctica ésta que viene a aceptar esta última-. en primer lugar.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 2. con ello el órgano jurisdiccional no hace otra cosa que ejercer la facultad que le otorga el art. y. interesándose al propio tiempo que se emplazara a quienes fueron parte en el mencionado procedimiento. sino por parte de la Ley misma. 51 de la LOTC. La representación del INSS presentó su escrito de alegaciones el 3 de mayo de 1989. sin perjuicio de lo que resultara de los antecedentes y. con excepción de la recurrente. de conformidad con lo dispuesto en el art. Mediante providencia de 24 de octubre de 1988. es que. además.3 CE. para que dentro de dicho plazo pudieran presentar las alegaciones que a su derecho convinieran. en segundo lugar.155/88 y de los autos núm. 8. 12 de Barcelona para que en el plazo de diez días remitieran testimonio del recurso de suplicación núm. La representación procesal de la recurrente. citándose al efecto diversas sentencias dictadas por dicho Tribunal. No se comparte el argumento de que no se pudo contraer matrimonio por razones de marginación social. el art. la incongruencia que se denuncia podría tener lugar cuando se varían las pretensiones o causa petendi del asunto. 52 de la LOTC. 6. para que en el plazo de diez días pudieran comparecer en el proceso constitucional. Montiel Ruiz y Granados Weil. reiteró las alegaciones de la demanda de amparo. dabo tibi ius. 14 CE. El Fiscal ante el Tribunal Constitucional presentó su escrito de alegaciones el 27 de abril de 1989. lo que excluye la vulneración del art. que exista falta de adecuación entre lo pedido y el fallo de la sentencia impugnada. Lo cierto es que la pretensión versó desde un principio en la solicitud de pensión de viudedad por estimar similares las situaciones de convivencia y de matrimonio habiendo dado el TCT una respuesta fundada en Derecho. 730/86. cuestión esta vedada al recurso de amparo. . 14 CE en aplicación de la Ley. el TCT ha sido coherente con el criterio hasta ahora sostenido en la materia cuestionada. citando el Ministerio Fiscal en su apoyo el ATC 156/1987. Se rechaza. en primer lugar. Tampoco ha vulnerado la sentencia impugnada el art.

l. en relación con el art. l60 LGSS. confirmándose así lo resuelto inicialmente por el INSS. que exige la existencia de vínculo matrimonial con el causante. ha de comenzarse por recordar que. no pudiéndose perjudicar a la demandante por no haber contraído matrimo nio. 3. 24 CE. 24 habría resultado vulnerado porque el INSS alegó únicamente en el recurso de suplicación la infracción por parte de la sentencia dictada por la Magistratura de Trabajo del art. sin que tampoco pudiera alegarse nada en la impugnación del recurso de suplicación acerca del mencionado art. 32. por no acreditar el matrimonio con el causante ni que hubiera impedimento legal para contraerlo. en la impugnación de este recur so. y como se recoge más detenidamente en el apartado 2 de los antecedentes. por las circunstancias en ella concurrentes de marginación social. 160 LGSS. porque ningún obstáculo legal les impedía contraer matrimonio. se habían fundado exclusivamente en el art. 32. se acordó señalar el día 11 siguiente para la deliberación y vota ción de la presente sentencia. toda vez que desde el primer momento el debate estuvo centrado en si el hecho de que la solicitante de amparo no hubiera contraído matrimonio con el causante impedía o no que se reconociera en su favor la pensión de viudedad reclamada. Fundamentos Jurídicos. sin que tampoco pudiera aplicarse la Disposición Adicional Décima. De los anteriores antecedentes se desprende que la sentencia del TCT impugnada no ha incurrido en la lesión del art.1 CE. en aplicación del art. en efecto. se denegó a la soli citante de amparo el derecho a percibir la pensión de viudedad. de la Ley 30/1981. como exige el art. 32 CE. 3. Finalmente. siendo así que no sólo esta sentencia. 24 CE que la demanda le imputa. además de que. 160 LGSS).Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. por lo que la sentencia estimó la demanda y declaró el derecho a percibir la pensión de viudedad reclamada.c) del Decreto-Ley de 2 de septiembre de 1955. por su parte. denegó la pensión de viudedad porque la demandante de amparo no había contraído matrimonio con el causante. con la . las resoluciones administrativas denegaron inicialmente a la solicitante de amparo la pensión de viudedad por ella solicitada.1 CE. 14.c) del Decreto-Ley de 2 de septiembre de 1955] distintas a la única mencionada en las resoluciones administrativas (el art. penalizándose así el no ejercicio del derecho contemplado en el art. 2. En el recurso de suplicación. teniendo en cuenta su escasa cultura y peculiar situación. que estimó el recurso de suplicación. El art. 160 LGSS y en momento alguno en aquel otro precepto legal. Por providencia de 26 de febrero de 1991. el Pleno acordó recabar para sí el conocimiento del presente recurso y por otra de 9 de abril. habría resultado lesionado. sino también las resoluciones del INSS. en conexión con el art. como antes lo habían hecho las resoluciones administrativas. La recurrente alega que la sentencia que impugna ha lesionado los arts. 12 de Barcelona. Es sobre la inexistencia de matrimonio sobre la que razonaron y fundaron su fallo las dos resoluciones judiciales recaídas (la de la Magistratura de Trabajo y la del TCT). Se examinan seguidamente las dos presuntas vulneraciones de la Constitución en el mismo orden en el que han sido relacionadas. revocando la sentencia dictada por la Magistratura de Trabajo núm. 2. la sentencia del TCT impugnada en amparo. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 9. 3. 2. 24 y 14. Precepto el anterior que.que la legislación anterior le impedía contraer matrimonio. 160 LGSS. porque la sentencia del TCT recurrida (como antes las resoluciones administrativas) denegaron la pensión de viudedad solicitada por la demandante por el único motivo de no haber estado casada con el causante de la pensión. Para el examen de la alegada vulneración del art. la sentencia de la Magistratura de Trabajo consideró no debía aplicarse. por el contrario. la solicitante de amparo alegó que en suplicación el INSS no podía fundar la oposición a la concesión de la pensión en nuevas apoyaturas legales [el art.c) del Decreto-Ley de 2 de septiembre de 1955.90 - . El art. ha de entenderse -se afirma en la demanda. La presente demanda se formula contra la sentencia del TCT de 3 de mayo de 1988 por la que. el INSS alegó infracción por la sentencia de la Magistratura de Trabajo del art.

le correspondería la pensión de viudedad sólo o la pensión de viudedad del Régimen General de la Seguridad Social. 3. en el recurso de suplicación no se denunció la infracción de aquel precepto legal sino del art. declarando que la regulación actual de las pensiones de viudedad del sistema de la Seguridad Social no vulnera lo dispuesto en aquel precepto constitucional en cuanto que "el matrimonio y la conviven cia extramatrimonial no son situaciones equivalentes. porque la solicitante de amparo tuvo la oportunidad y pudo alegar. por lo que puede decirse que. de la Ley 30/1981 al no haber obstáculo legal para contraer matrimonio. no obstante lo cual. la solicitante de amparo no pudo sufrir indefensión. denuncia la anterior que fue estimada por la sentencia del TCT. Doctrina ratificada recientemente por el Pleno del Tribunal en la STC 184/11990. 1. del hecho de que la sentencia fundara su fallo en el art. al menos desde la perspectiva del art.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Pero lo que resulta claro es que lo anterior no ha supuesto la lesión del art. 160 LGSS. de la Ley 30/1981. 141. 3. este Tribunal ha tenido ocasión de pronun ciarse en anteriores resoluciones de inadmisión de demandas de amparo en supuestos sustancialmente idénticos.c) del Decreto-Ley citado. lo que a su derecho conviniera sobre el art. que el legislador. 2. en el segundo caso. 160 LGSS. sin que tampoco pudiera aplicarse la Disposición Adicional Décima. resulta indiferente cual de los dos sea el precepto legal aplicable al caso. no siendo relevante cuál era la norma que imponía dicha exigencia. que irrumpe así por vez primera en el debate. 120. 24 CE. plan teada en relación con el art.91 - . Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho diferencia de que la sentencia de la Magistratura consideró que la inexistencia de vínculo matrimonial no obstaba al reconocimiento de la pensión. Y es cierto también que. aun para entenderlo inaplicable al no poder perjudicar a la actora el hecho de no haber contraído matrimonio. de 15 de noviembre. resolutoria de la cuestión de inconstitucionalidad núm. deduzca razonablemente consecuencias de la diferente situación de partida" (AATC 156 y 788/1987). Sobre la lesión del derecho reconocido en el art. Exigencia sobre la que la recurrente en amparo siem pre pudo alegar lo que a su derecho conviniera.2 de la LPL de 1990). pues lo que el TCT tenía que resolver consistía en determinar si le era o no exigible que hubiera contraído matrimonio con el causante. en su caso. Lo que se debatió en todo momento es si era o no exigible para reconocer el derecho a la pensión la existencia de matrimonio. Por lo demás. sin que la discusión estuviera centrada en si. que la Magistratura de Trabajo hubiera concedido la pensión de viudedad aun sin existir vínculo matrimonial. 2.c) del Decreto-Ley de 2 de septiembre de 1955. 3. 3. 3. Y. que entendió que la sentencia de la Magis tratura de Trabajo había infringido el art. siendo posible. que viene establecido igualmente en ambos preceptos legales. toda vez que la misma se establece igualmente en las dos a las que se hizo mención a lo largo del debate. en última instancia. l60 LGSS. como efectivamente hizo. En primer caso. 14 CE. no compete a este Tribunal determinar desde la perspectiva de la legalidad ordinaria la corrección de la invocación por vez primera del art. 3. 160 LGSS.419/1988.c) del Decreto-Ley de 2 de septiembre de 1955 en el recurso de suplicación y la relación que ello tiene con el art. el TCT fundó su fallo de nuevo en el art. 24 CE. Pero no puede olvidarse que lo que se debatía en el fondo era si la sentencia de la Magistratura de Trabajo era o no conforme con el requisito legal que impone el vínculo matrimonial para acceder a la pensión de viudedad. por ello. 160 LGSS. 160 LGSS. en vez de en el art.c) del Decreto-Ley de 2 de septiembre de 1955 como el art. a pesar de lo anterior. porque lo que se denunciaba en el recurso de suplicación era. Vínculo matrimonial que exige tanto el art. En todo caso.c) del Decreto-Ley mencionado. mientras que el TCT entendió lo contrario. que exige el vínculo matrimonial. dentro de su amplísima libertad de decisión. además de que la sentencia del TCT no se basó en este precepto sino en el art. Tampoco corresponde a este Tribunal enjuiciar la corrección siempre desde la perspectiva de la legalidad ordinaria. de 7 de . sobre todo por las circunstancias concurrentes en el caso.2 de la LPL de 1980 (actualmente susti tuido por el art. Es cierto que la sentencia de la Magistratura fundó su fallo en el art. 160 LGSS y la Disposición Adicional Décima.

Pero tal protección -como se dice igual mente en la STC 184/1990. de la doctrina sentada por el Tribunal. y que ello les fuera impedido o dificultado por la inexistencia de inscripción de naci miento y falta de documento nacional de identidad de aquélla. previsiblemente permanentes. con quien convivió extramatrimonialmente. así. que anulen o modifiquen la capacidad física. 14 CE del requisito legal que exige el vínculo matrimonial entre causante y persona beneficiaria de la pensión de viudedad. cuales son las modalidades no contributivas de las pensiones de invalidez y jubilación teniendo derecho a la primera quienes sufran deficiencias. no dispusiera hasta fecha reciente de documento nacional de identidad. pueden considerarse obstáculos dimanantes de la legislación vigente que le impedían contraer matrimonio. . Cabe mencionar al respecto la reciente Ley 26/1990. ni por si mismo ni en relación al art. que el legislador podría extender a las uniones estables de hecho los beneficios de la pensión de viudedad. psíquica o sensorial de quienes la padecen. También se declara en la STC 184/1990. Tampoco puede aceptarse que en el caso existieran obstáculos legales que impidieran a la recurrente en amparo contraer matrimonio. establecer dife rencias de tratamiento entre la unión matrimonial y la puramente fáctica y que. de carácter físico o psíquico. y. 41 y 50 CE). 35/1991 y 38/1991. cuya constitucionalidad ha declarado este Tribunal en la STC 184/1990 cuyos fundamentos damos por reproducidos íntegramente. 30/1991. la situación de la recurrente con la de quienes. y a la segunda las personas que. 14. Como se dice en la STC 184/1990. y habiéndose declarado la compatibilidad con el art. Ambos eran solteros y podían haber formalizado. si esa hubiera sido su voluntad. en materia de pensiones de la Seguridad Social. habiendo cumplido sesenta y cinco años de edad. Ni el hecho de que. 14 CE.. por la que se establecen en la Seguridad Social prestaciones no contributivas. haya incurrido en lesión de aquel precepto constitucional. carezcan de rentas o ingresos superiores a una determinada cuantía. trataran de contraer matrimonio. En suma. 14 de la Cons titución. que se limita a aplicar este requisito legal. por la aún más recientes SSTC 29/1991. por lo que ahora impone. y tramitar la inscripción de su nacimiento en el Registro Civil.1 contraigan matrimonio" y "siendo el derecho a contraer matrimonio un derecho constitucional. Ello se comprueba porque ningún impedimento legal existía para adoptar en su momento las iniciativas que sólo en 1985. ha de rechazarse que la sentencia impugnada. de 20 de diciembre. en su actual configuración no tiene por estricta finalidad atender una situación de real necesidad o de dependencia económica. 39. en principio. aparte de otros requisitos de residencia legal en territorio español que no vienen al caso. y por inexistencia de divorcio en nuestro país. asimismo. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho julio. la obligada aplicación del requisito legal que exige para tener derecho a la pensión de viudedad la existencia de matrimonio entre causante y persona beneficiaria. la cual. pero que el no hacerlo así no lesiona el art. ejercitando el derecho constitucional del art.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. congénitas o no. como igualmente afirma. en concreto. No cabe comparar. por imperativo del art. pues. Ha de partirse. En todo caso. conduce necesariamente a rechazar que la sentencia recurrida haya vulnerado el art. no pudieron formalizar su unión de hecho en vínculo matrimonial. el vínculo matrimonial. según afirma la recurrente su nacimiento no se hubiera inscrito en su momento en el Registro Civil..no tiene necesariamente que prestarse a través de la actual pensión de viudedad. 32. la Constitución no reconoce el derecho a formar una unión de hecho que ". con anterioridad a la Ley 30/1981. ni la circunstancia de que. como también allí se dijera. la diferencia de trato en la pensión de viudedad entre los cónyuges y quienes conviven de hecho sin que nada les impida contraer matrimonio no es arbitraria o carente de fundamento". Cuestión distinta es que el supérstite de una unión de hecho que soporte una situación de necesidad no debe quedar desprotegido por el régimen público de la Seguridad Social (arts. sea acreedora del mismo tratamiento -singularmente. en momento alguno se acredita y ni siquiera se afirma que la solicitante de amparo y la persona con quien convivía extramatrimonialmente.92 - . cabe concluir que el legislador puede.1 del texto constitucional.que el dispensado por el legislador a quienes. emprendió la recurrente de proveerse de documento nacional de identidad.

por parte del órgano judicial.3 LOPJ no puede entenderse como limita tiva de los términos sobre el planteamiento de la cuestión. que. que ampara. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 3. 4. La cuestión de inconstitucionalidad no es inviable por el mero hecho de que el propio órgano judicial que la plantea hubiera estimado. con anterioridad. . por la autoridad que le confiere la cons titución de la nación española. a través de los que hacer efectivo tal mandato constitucional. desfigurando su sentido. Sentencia 222/1992. ("BOE" núm. tales rectificaciones [FJ 2]. 3. sin embargo. Ha decidido Desestimar el amparo solicitado por doña María Mercedes Tortosa Belda. Es claro que corresponde a la libertad de configuración del legislador articular los instrumentos. 5. 58. que el pleito podía ser resuelto sin acudir a este Tribu nal. La interpretación conforme a la Constitución de los preceptos legales. Cruz y Viver. normativos o de otro tipo. La regla contenida en el art. En atención a todo lo expuesto. 2. Gimeno. como ocasión para impartir criterios a los órganos "a quo" sobre la interpretación "secundum Constitutionem" de las normas de cuya constitucionalidad duden [FJ 2]. Fallo. Cuestión de inconstitucionalidad 1. de Mendizábal. su interpretación y aplicación más acomodada a la Constitución (STC 157/1990). García-Mon. la regla del art. tiene también sus límites. 5. 16. sin duda. de 19 de enero de 1993). Según dijimos en nuestra STC 105/1988. muy específicamente a lo que impone el principio de igualdad [FJ 4]. de entre las varias posibles. este Tribunal no puede. de la Vega. en semejante hipótesis. económica y jurídica de la familia" (art.1 CE) [FJ 4]. La cuestión de inconstitucionalidad no puede ser instrumentada al modo de un cauce consultivo mediante el cual la jurisdicción constitucional vendría a despejar las dudas que abrigara el órgano judicial no ya sobre la constitucionalidad de un precepto legal. Rodríguez. 39. Dada en Madrid. sino respetar la independencia de juicio del órgano "a quo".Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. sino sobre cuál fuera. Publíquese esta sentencia en el "Boletín Oficial del Estado". de 11 de diciembre de 1992. Díaz.93 - . Gabaldón. Pleno: Excmos. González. a once de abril de mil novecientos noventa y uno. Sres.797/1990. el Tribunal Constitucional. Número de registro: 1. Tan claro como esto es. en la medida en que ello puede resultar expresivo de un cambio de criterio del juzgador sobre la inter pretación de la Constitución o de la regla legal aplicable. entre los que se cuenta el respeto al propio tenor literal de aquéllos [FJ 2].1 de la LAU ha de ser hoy interpretada como introductora de un beneficio legal que halla su fundamento en la norma de la Constitución según la cual "los poderes públicos aseguran la protección social. sin que ninguno de ellos resulte "a priori" constitucionalmente obligado. Rodríguez Piñero López. su articulación concreta deberá llevarse a cabo en el respeto a las determinaciones de la Constitución y. configurado por la Ley un determinado mecanismo o expediente para la protección familiar.

situaciones de ventaja [FJ 5]. Nuestra Constitución no ha identificado la familia a la que manda proteger con la que tiene su origen en el matrimonio. en especial. Que el matrimonio y la convivencia extramatrimonial no son a todos los efectos "realidades equiva lentes" es algo. de ventajas o beneficios de vario tipo con fundamento en una previa relación familiar disuelta o extinguida "mortis causa" [FJ 4]. Cuestión ya distinta es. atribuyan derechos o. certeza mucho más débil -hasta el extremo. de requerir prueba. en virtud del principio de igualdad. en cuyo concepto entra. en primer lugar. sin más. pues las diferenciaciones normativas habrán de mostrar. pero esta consideración no da razón bastante para la diferenciación que enjuiciamos. 12. 32 y 39). 13. en la STC 184/1990 [FJ 5]. 18. esto es. protección que responde a imperativos ligados al carácter "social" de nuestro Estado (arts. el supuesto del matrimonio sin descenden cia o sin otros parientes a su cargo. de toda formalidad jurídica. 1. que ya dejó dicho este Tribunal. en sectores distintos del ordena miento. también. un fin discernible y legítimo. carente. en definitiva. 11. obligaciones y expectativas jurídicas que nacen a raíz de haberse contraído un matrimonio. sino también por el mismo sentido amparador o tuitivo con el que la Norma fundamental considera siempre a la familia y. puede constituirse en supuesto de hecho de otras normas jurídicas que. conclusión que se impone no sólo por la regulación bien diferenciada de una institución y otra (arts. no incurrir en desproporciones manifiestas a la hora de atribuir a los diferentes grupos y categorías derechos. por consiguiente. de la reali dad efectiva de los modos de convivencia que en la sociedad se expresen [FJ 5]. sin embargo. 192/1991 y 200/1991) y. un deber para los poderes públicos de dispensar tal amparo. indeferenciadamente y sin matices. en general.94 - . de la voz "familia". por consiguiente. Los condicionamientos y límites que. con la orientación de la legislación postconstitucional. con la aceptación normalizada y arraigada. para la Constitución. 10. 9. La unión de carácter matrimonial proporciona a terceros una certeza jurídica nada irrelevante cuando del ejercicio de derechos frente a particulares se trata. de conformidad con el sentido de otras previsiones constitucionales (art. más allá de esta regulación civil que le es propia. 7. sin duda. siendo evidente que puede el legislador diferenciar entre unas y otras en atención.en el caso de la unión "more uxorio". por definición. la mera procuración de una mayor certeza jurídica no puede llevar a contrariar los imperativos de la igualdad (art.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. eventualmente. por ejemplo. reiterando su anterior doctrina. obligaciones o cualesquiera otras situaciones jurídicas subjetivas [FJ 6]. tendrán que articularse.1 y 9. sino al establecimiento. objeto de protección en sí misma y que . en términos no inconsistentes con tal finalidad y deberán.2) y a la atención. con la propia jurisprudencia de este Tribunal (SSTC 45/1989. 39. si el matrimonio. también la relación matri monial de hombre y mujer sin descendencia [FJ 4]. por último. En el concepto constitucional de "familia" entra. a todo género de unidades familiares. además de su existencia necesaria en el ordenamiento. 8. la justificación de la existencia de su específico régimen civil. en nuestra cultura. El mandato de protección a la familia no entraña. además. a criterios de necesidad relativa o a otros que resulten igualmente racionales [FJ 4]. del conjunto de derechos. Sin duda que la garantía constitucional del matrimonio entraña. 14 CE) y ya se ha dicho que la familia es.1). La protección constitucional de la familia puede dar lugar no sólo a la adopción de normas que tienen como objeto directo a la unidad familiar existente. pesan sobre el legislador se cifran en una triple exigencia. por otra parte. en el repetido art. de general aplicación. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 6.

don Eugenio Díaz Eimil. don Luis López Guerra. Han intervenido en el procedimiento el Fiscal General del Estado y el Abogado del Estado. reducida a un mero expediente para la indirecta protec ción del matrimonio. pese a que no existía vínculo matrimonial entre ella y el arrendatario fallecido. por haber fallecido éste. ha pronunciado EN NOMBRE DEL REY la siguiente SENTENCIA En las cuestiones de inconstitucionalidad núm. La demanda se dirigió contra doña Dolores Gómez Jiménez. Tampoco cabe olvidar. que la subrogación arrendaticia que consideramos es una de las posibles modalidades de realización del principio rector según el cual "todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada" (art. por ello. Antecedentes. 14 y 39 de la Constitución.es evidente que el sustrato de la norma contenida en el art. don Vicente Gimeno Sendra.797/90. 58 de la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) es contrario a los arts. En este caso -prosiguió el juzgador. dicto sentencia el Juzgado de Distrito desestimando la demanda con fundamento -en síntesis. planteada por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción núm.95 - . 4 de Fuengirola sobre supuesta inconstitucionalidad del art. don José Gabaldón López. 58 de la Ley de Arrenda mientos Urbanos en relación con los arts. permanencia y dependencia. en la que se declaró la nulidad de actuaciones del proceso tramitado en la instancia "a partir del momento del emplazamiento. Vicepresidente. don Álvaro Rodríguez Bereijo . 4 de Fuengirola. de 30 de mayo de 1988. 14 y 39 de la Constitución. 47 CE) [FJ 6]. Con fecha 13 de julio de 1990 tuvo entrada en este Tribunal en auto de fecha 27 de noviembre de 1989. quien expresa el parecer del Tribunal. 58 de la LAU. quien se opuso por considerarse facultada para subrogarse en el arrendamiento en virtud del art. Apelada la anterior resolución por la parte actora. don Fernando García-Mon y González-Regueral. 1. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho la norma que así lo quiere no puede ser. en fin. don Pedro Cruz Villalón y don Carles Viver Pi-Sunyer. ya que sólo así el Derecho puede cumplir el fin de servir a la justicia social. magistrados. 1. recayó sentencia de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Málaga. Presidente. Ha sido ponente el magistrado don Vicente Gimeno Sendra. Con fecha 28 de febrero de 1988.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Los antecedentes de la cuestión son los siguientes: a) Ante el citado Juzgado de Fuengirola se dedujo demanda de juicio de cognición en la que se solici taba la resolución del contrato de arrendamiento que ligaba a doña Carolina Prieto Mendez y otros con don Feliciano Claros Escaño.en que "las normas jurídicas han de interpretarse teniendo en cuenta los cambios sociológicos y constitucionales actuales. por el que se elevó cuestión de inconstitucionalidad a fin de que se resolviera si el art. don Carlos de la Vega Benayas. sin que necesariamente tengamos que aferrarnos a la literalidad de la palabra cónyuge expresada en el artículo de referencia". que deberá realizarse respecto . del Juzgado de Primera instancia e Instrucción núm. 58 de la LAU son las circunstancias de convivencia y situación familiar creada por vínculos de afectividad. don Julio Diego Gon zález Campos. compuesto por don Miguel Rodríguez-Piñero y Bravo-Ferrer. y para ello es necesario que no sólo se tenga en cuenta la literali dad del precepto sino la ratio legis y finalidad del mismo. El Pleno del Tribunal Constitucional. 1. don Rafael de Mendizábal Allende.

39 de la Constitución". que en el caso concreto. iguales éstos ante la ley con independencia de su filiación. que alcanza no sólo a la fundada en el matrimonio. 14 y de los principios del art. b) Practicados los emplazamientos.96 - . se ha venido afirmando un movimiento que. y declarados en rebeldía los ignorados familiares del inquilino falle cido. aparecen en primer plano ciertas normas de la Constitución Española que. cuyo apartado 1 consagra la protección de la familia. si lo son a ciertos efectos o a ciertos aspectos de las mismas. de 24 de diciembre de 1964). cualquiera que sea su estado civil. como la separación de hecho. 14 y 39 CE. con suspensión del plazo para dictar sentencia. proclama la protección integral de los hijos. algún otro tipo de situaciones fácticas. porque el Derecho debe contemplar toda realidad social y el propio Código Civil contempla. aunque no se refieren específicamente a la unión familiar de hecho. pues. debe entenderse incluido al conviviente no unido en matrimonio pero si de hecho. la protección general que brindan alcanza tanto a la unión familiar matrimonial como a la unión familiar de hecho. 10. según esta postura social. En el Derecho penal también se ha recogido esta situación socialmente aceptada y.. que la unión familiar de hecho no esta prevista. 11 del Código Penal establece que es circunstancia que puede atenuar o agravar la responsabilidad criminal ser el agraviado cónyuge del ofensor o "persona a quien se halle ligado de forma permanente por análoga relación de afectividad". se ha concedido indemnización a la persona que estaba unida de hecho con el trabajador fallecido en accidente de trabajo. con citas doctrinales. En el ámbito arrendaticio urbano se contempla la subrogación mortis causa a favor del cónyuge (art. Desde el punto de vista sociológico y del Derecho comparado. la entiende en término de relación. a la vista de las normas de los arts. por el Derecho. Razona el juzgador. se celebró nueva vista del juicio ante el Juzgado de Distrito. tras de lo cual se dictó providencia por el órgano judicial en la que. Así. que se conduce como matri monio y como tal se pretende y se presenta. por si hubiera dudas. se acordó. 269 (. el art. directa o indirectamente pueden afectar a la misma. oír a las partes y al Ministerio Fiscal en orden al planteamiento de cuestión de inconstitucionalidad. 58 de la LAU. deben ser tenidos en cuenta para solucionar el problema de aplicar o no la subrogación arrendaticia regu lada en el art. que son guía principal del intérprete y. tras apreciar que "mediante la aplicación literal del art. 9. Carece de regulación específica. en el que se expusieron -en síntesis. 3 de la LAU a la relación familiar de hecho.1 y 14 de la Constitución y. Es ajurídica. En ese sentido.)". Frente a la concepción tradicional. Sin embargo. si no son aplicables a la unión como tal.los argumentos siguientes: El juez promotor de la cuestión empieza por extenderse acerca de criterios como el de la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas las normas (art. lo cual no deja de ser sorprendente. pero no antijurídica. además de comprender la experiencia familiar como consecuencia de un acto. Hoy. aunque tampoco prohibida. así. intereses económicos y filiación). a . aunque carezcan de regulación específica. y de las madres. No se puede dar tutela jurídica. de normas que. Evacuado este trámite. el Juzgado dictó Auto de planteamiento de la cuestión. aunque puede producir efectos jurídicos que si son contem plados por el ordenamiento español (relaciones personales. tanto la doctrina científica como algunas legislaciones extranjeras se han hecho eco del sentir social. cita el Auto los arts. sino también a la unión familiar de hecho y. En el ámbito del Derecho laboral -se afirma en el Auto-. sobre todo. 58 de la Ley de Arrenda mientos Urbanos" pudiera producirse "una clara vulneración del principio de igualdad recogido en el art. 39 de la misma. en su apartado 2. sobre todo. Presupuesto de este tipo de unión es la vida paraconyugal de la pareja.2. el art. El ordenamiento jurídico español ignora las uniones familiares de hecho.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. tras las reformas de 1981.. no es cierto que las uniones de hecho carezcan absolutamente de normas aplicables. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho a los ignorados familiares del inquilino fallecido conforme a las reglas señaladas por la Ley procesal en su art. 3 CC) y el de que la Constitución constituye el contexto necesario de todas las leyes.

La asimilación entre matrimonio de facto y matrimonio de iure es lo que también caracteriza. el art. por tanto. pero tampoco obligan a que la familia se constituya necesariamente sobre el matrimonio. en cambio. sobre el desarrollo y educación de cada uno de sus miembros y sobre la estabi lidad de la relación para conseguir esos fines. fue redactado según una propuesta socialista del siguiente modo: "A partir de la edad núbil el hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio y a crear y mantener. que la realidad social estuvo en las mentes de los constituyentes y concreta mente entre aquellos que hoy -dice el Auto. Sin embargo. considera que. ya que las normas jurídicas han de interpretarse teniendo en cuenta los cambios sociológicos y constituciona les. si bien en la época en que fue redactado el matrimonio era el marco casi exclu sivo de convivencia de la pareja. otro tanto ocurre en Italia. como tal situación social.1 de la Constitución quedó redactado por la Comisión Mixta del Congreso-Senado en los siguientes términos: "El hombre y la mujer tienen derecho a contraer matrimonio con plena igualdad jurídica". está generalizada y socialmente admitida la unión extramatrimonial que. 58 de la LAU no puede. atenerse a la aplicación literal de la palabra cónyuge mencionada en el art. Esta concepción supera la visión formalística y moralizante del Derecho y realiza la personalidad y dignidad humanas. sin que necesariamente tengamos que aferrarnos a la literalidad de la palabra "cónyuge" expresada en el artículo de referencia. Tal es el caso de la Ley Panameña de 12 de diciembre de 1956. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho una relación familiar sólo por el hecho de que se haya realizado un acto formal constitutivo de la misma y negar dicha protección. 3 de la Ley de 23 de mayo de 1950. etc. independientemente de que esté constituida o no constituida sobre un acto formal. relaciones estables de familia". 32 y 39 de la Constitución Española se deriva una negativa a la concepción de que la familia se constituye exclusi vamente sobre el matrimonio. sino también contra - . es merecedora de igual tutela. la Constitución de Guatemala de 11 de abril de 1945. a la relación familiar que no se constituya de esta forma. De los arts. 58 de la Ley de Arrendamientos Urbanos. ya que sólo así el Derecho puede cumplir el fin de servir a la justicia social. expresa ni tácita. 3 de la Constitución. en fin. a los países de la Commonwealth. alegándose que el supuesto de hecho de autos no está contemplado en el mismo. y para ello es necesario tener en cuenta no sólo la literalidad del precepto sino la ratio legis y finalidad del mismo. Hay que tener en cuenta. 32.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Ninguno de los artículos citados hace mención. En este caso es evidente que el sustrato de la norma contenida en el art. desarrollando el principio de la igualdad del art. en los ordenamientos jurídicos suramericanos. por lo demás. ni la reconocen ni la rechazan.1 del Anteproyecto de Constitución. En Italia se reconoce el derecho de subrogación del conviviente more uxorio en el art. de la unión extramatrimonial. El art. En la legislación francesa de arrendamientos urbanos se ha venido reconociendo a la concubina el derecho a continuar en los vínculos arrendaticios desde la Ley de 1 de septiembre de 1948. puesto que. El sistema de conceder un estatuto legal a la unión libre se sigue.ostentan en sus manos el poder legislativo. en el sentido de que el Derecho debe estar influido más que por presupuestos morales. Quienes siguen esta línea entienden que todo tipo de relación de naturaleza familiar puede dar lugar a obligación y que sólo la estructura familiar que cumple su función como lugar idóneo para el desarrollo de la personali dad del individuo debe ser protegida por el Derecho. Con base en todo lo alegado anteriormente. por verdaderos presupuestos de técnica jurídica. sin embargo. Siendo un avance. La interpretación del art. en la regulación de la unión libre. donde es generalizada la doctrina que. la Carta Magna Boliviana de 24 de noviembre de 1945. 58 de la LAU lo constituyen las circunstancias de convivencia y situación familiar creada por vínculos de afectividad. establece que si la familia de hecho desarrolla los mismos valores y funciones que la familia legítima. debiendo por consiguiente extenderse analógicamente sus normas. publicado en el "Boletín Oficial del Estado" de 5 de enero de 1978. ser restrictiva. y también se reconoce en la Ley de 22 de junio de 1982. sería no sólo incongruente con los principios informantes del actual Derecho Constitucional y la actual realidad social. debido a diversas enmiendas de otros grupos y al consenso político. ha de ser respaldada por el Derecho. 27. El concepto de familia debe cimentarse sobre el potenciamiento de la personalidad del individuo.97 - . permanencia y dependencia. hoy. en igualdad de derechos.

porque la subsunción del supuesto en la norma arrendaticia sería un problema de mera legalidad. 58. una vez muerto su compañero quede desprotegido el otro. pudiendo darse el caso injusto derivado de una interpretación literal. 4. sin que el juicio realizado por el órgano judicial supusiera ataque alguno al derecho de igualdad (ATC 596/1985). El juez. dar traslado de las actuaciones en los términos establecidos en el art. a todos los efectos como matrimonio. En escrito presentado el 27 de septiembre de 1990 la Presidencia del Congreso de los Diputados comunicó que la Mesa de la Cámara había acordado no personarse en el procedimiento. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho rio al espíritu del propio precepto mencionado. es meramente circunstancial. como en el presente caso.1 de la LAU establece una subrogación de carácter legal y restrictiva. Observa el Fiscal General del Estado que la normativa arrendaticia regula un contrato de Derecho civil en el que rige la autonomía de la voluntad sin más limitaciones que las comprendidas en la Ley de Arren damientos Urbanos. la Sección Cuarta del Pleno acordó admitir a trámite la cuestión de inconstitucionalidad. Mediante escrito registrado el día 9 de octubre de 1990. sin embargo. deduzca razonablemente consecuencias de la diferente situa - . Comenzó por observar que toda la argumentación expuesta por el órgano judicial va dirigida a fundamentar la posibilidad de comprender en el precepto cuestionado un supuesto en él no incluido. en un matrimonio legal que sólo hubiera convivido durante dos meses puede quedar subrogado el viudo. no obstante lo cual se ponían a disposición del Tribunal las actuaciones de la Cámara que pueda precisar. lo cual no ocurre en la actualidad. 2. dentro de su amplísima libertad de decisión. Esta conclusión sería discutible. restrictivamente y no pueden ampliarse posteriormente. porque en la época en que fue redactada la Ley de Arrendamientos Urbanos era ésta la situación normal mediante la cual una pareja convivía de forma mari tal. debiendo considerarse iguales dos supuestos de hecho cuando el elemento diferenciador introducido por el legislador carece de relevancia para el fin perseguido por la norma. 14 de la CE supone que las consecuencias jurídicas que se derivan de supuestos de hecho iguales sean asimismo iguales. 88. en cuanto limitan la autonomía de la voluntad. en que esta situación está más generalizada. En aplicación de esta doctrina. pero no tendría dimensión constitucional. limitaciones que son las únicas conocidas. 37. por lo que tiene que aplicarse en sus propios términos.1 LOTC. aun sin estar casados. contempladas y asumidas por el arrendador en el momento de contratar y que por ello tienen que ser interpretadas.2 de la LOTC y publicar la incoación de la cuestión en el "Boletín Oficial del Estado" para general conoci miento. El Tribunal Constitucional ha declarado de manera reiterada (STC 253/1988). Por providencia de 17 de septiembre de 1990. formuló sus alegaciones la Fiscalía General del Estado. el Tribunal Constitucional ha declarado de manera general "que el matrimonio y la convivencia extramatrimonial no son situaciones equivalentes. ya que. sino que ha planteado la presente cuestión de inconstitucionalidad. es fácil deducir que el legislador ha tomado como base la convivencia de la nulidad familiar y que si habla de cónyuge. mientras que. que la igualdad consa grada en el art.98 - .Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. El 4 de octubre de 1990 la Presidencia del Senado presentó un escrito en el que rogó que se tuviera por personada a esta Cámara en el procedimiento y por ofrecida su colaboración a los efectos del art. analizando el marco jurídico donde se halla encua drado. lo que resultaría aceptable si ese razonamiento le hubiera conducido no a plantear la cuestión de inconstituciona lidad. 3. por el contrario. no ha seguido esta dirección. 5. de que una pareja que haya convivido durante treinta y seis años. El art. por no aplicar el precepto indicado. sino a dictar una sentencia en que se desestimara la demanda. siendo posible por ello que el legislador.

el derecho de subrogación y no admitirlo respecto de la persona que convive sin matrimonio. 1. 32 de la Constitución establece el derecho a contraer matrimonio del hombre y la mujer con plena igualdad jurídica y en su número segundo determina que la ley regulará las formas. No se puede pretender utilizar instituciones jurídicas cuyo origen y contenido tiene un perfil claro y una regulación precisa y aplicarlas a una realidad social distinta que no ha sido contemplada por el legislador. no afecta para nada al derecho a la igualdad a que se refiere el art.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. El legislador tiene un marco de libre actuación en el que puede ejercer sus opciones y restringir o ampliar e incluso suprimir el derecho a la subrogación sin que ello afecte al derecho a la igualdad y no discriminación que protege el art. sin que exista una regulación jurídica con carácter institucional y unitario de las uniones de hombre y mujer no originadas por el matrimonio. No cabe. sencillamente. los derechos y deberes de los cónyuges. 14 de la CE. el tratamiento que realiza el art. la edad. es decir. concluye el Ministerio Público solicitando del Tribunal Constitucional dicte sentencia desestimando la cuestión de inconstitucionalidad por no ser contra rio el art.162/89.021/1988). Si hasta ahora no se han equiparado los vínculos matrimoniales a las uniones de hecho. providencia de 22 de mayo de l989 en RA. Se afirmó entonces que la causa de la desigualdad es. la función protectora de la familia al favorecer la continuidad del asiento material de aquélla y por ello no supone contradicción alguna con el contenido del art. ATC 1.021/1988 afirma. pues. La unión familiar originada por el matrimonio es la única que contempla la Constitución y a la que se refiere cuando habla de familia y cuya protección social. 32l/89.419/88). 32. Difícilmente podremos encontrar una justifica - . 14 de la CE. que el legislador puede regular de forma diferente las consecuencias jurídicas de supuestos de hecho distintos y son distintos. al ser ambos supuestos de hecho diferen tes y distintos. El ordenamiento jurídico regula únicamente como institución y totalidad a la unión familiar originada por el matrimonio. en su Fundamento Jurídico Segundo ". 58. 6. limitando la volun tad del arrendador. El ATC 671/1985. nacidos de la filiación y de la maternidad.1 de la LAU concede al cónyuge. providencia de 31 de mayo de l990 en RA. en un supuesto de exigencia de la relación matrimonial para recibir unos subsidios por cargas familiares con finalidad de protección familiar. considerar que la norma arrendaticia viola el art. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho ción de partida" (AATC 156/1987 y 788/1987. 58. Alude la Abogacía del Estado a lo por ella sostenido en otra cuestión de inconstitucionalidad parecida (1. derecho que supone un trato distinto y favorable que conduce a una prórroga forzosa de la relación contractual. 58 de la LAU por ser contrario al art. nada hay que lo exija en nombre del derecho y principio de igualdad sin que la actuación equiparatoria del legislador en otros supuestos prejuzgue ni obligue a tratamientos igualatorios en este caso". reconocido en el art. Mediante escrito presentado el 9 de octubre de 1990 el Abogado del Estado en la representación que legalmente ostenta. 39 de la CE. respectivamente.. en este terreno. dice el Tribunal. a los poderes públicos. Esta doctrina constitucional de carácter general respecto a la no identidad del matrimonio y las uniones de hecho se confirma con una doctrina específica respecto a la dimensión consti tucional del contenido del art. el estado de casado y el estado de soltero. 14 de la Constitución por conceder únicamente al cónyuge. el ejercicio de un derecho fundamental. 31/90. capaci dad.. Como consecuencia de todas estas consideraciones. Igual suerte tiene que correr la denunciada inconstitucionalidad del art. a la persona unida por matrimonio. providencia de 26 de marzo de 1990 en RA. 58 de la LAU en relación a los llamados a ejercitar el derecho de subrogación. 39 de la CE. las causas de separación y sus efectos.99 - . por tanto. 58.1 de la LAU a los derechos consagrados en los arts. 39 de la Constitución. jurídica y económica impone el art.1 de la Constitución. El art. 14 y 39 de la Constitución. Las uniones de hecho no son objeto de protección unitaria.1 de la LAU. En este sentido el ATC 1. sino los derechos de los hijos y de las madres. un derecho de subrogación legal y estricto y cumple. De estas consideraciones se deduce que el art. se personó en el procedimiento y formuló alegaciones.

7. . Además. esta relevancia parece absolutamente oportuna y proporcionada en el caso de la subrogación arrendaticia. que. La concurrencia de los presupuestos procesales que permiten un pronuncia miento de fondo por la jurisdicción constitucional es algo que puede y debe examinarse siempre. según la doctrina del Tribunal. Es a la protección de la familia a lo que tiende el precepto legal. aparece como algo plenamente justificado y razonable. amparada por la Constitución. establezca tal equiparación. Aunque el Ministerio Fiscal nada dice sobre si este proceder se acomoda o no a lo dispuesto en el art. utili zando como fines de la norma la convivencia y la dependencia. y la dificultad de delimitar obje tivamente el ámbito de equiparación llevan a la conclusión final de que debe ser el legislador ordinario el que en su caso. incluso de oficio.100 - .Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. mientras que la separa ción o el divorcio. el libre rompimiento de una situación de convivencia de hecho. 163 de la Constitución y en las reglas legales que lo desarrollan. con ello. La Fiscalía General del Estado ha observado en sus alegaciones que toda la argumentación expuesta en el Auto por el que esta cuestión se ha planteado va encaminada a fundamentar una posible aplicación del precepto cuestionado que resultaría -en la apreciación subjetiva del juzgador. Fundamentos Jurídicos. 1. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho ción más objetiva y razonable. fin constitucionalmente legítimo (art. Es legítimo el no asumir compromiso alguno en el ejercicio de la propia libertad. para establecer una diferenciación jurídica en la legislación ordinaria. 2. debe entenderse como un régimen excep cional auténtico privilegio del arrendatario y su familia. no obstante lo cual el órgano judicial ha optado. Puede repararse que esta prolongación es una consecuencia del entramado de derechos y deberes que antes existía. las actuaciones practicadas en el proceso a quo y la propia fundamentación del Auto parecen -en una primera apreciación. no produce por si solo ningún efecto jurídico. Por providencia de 9 de diciembre de l992 se acordó fijar para deliberación y votación de la presente sentencia el día 11 del mismo mes y año. 39. La subrogación se configura legítimamente como una prolongación de la situación matrimonial (un reconoci miento de efectos jurídicos post-mortem). por cierto.inconsistentes con la decisión misma de elevar la cuestión de inconstitucionalidad. por promover la cuestión de inconstitucionalidad. sin que existan ya referencias precisas que permi tieran determinar el alcance del beneficio legal. como el caso presente. el Tribunal no puede dejar ahora de considerar este extremo. con los requisitos que estime oportunos sin que exista en modo alguno una discriminación inconstitucional que postule la necesaria interpretación del precepto legal en el sentido que indica el Auto que promueve la cuestión de inconstitucionalidad. por ello. En segundo lugar. con la súplica de que se dictara sentencia por la que declare que el precepto legal objeto del proceso es conforme con la Constitución. la comparación se plantea en términos de gran generalidad. y pese a que tampoco la Abogacía del Estado ha puesto óbice a la viabilidad de la cuestión. pero no parece desproporcionado el que ello traiga como consecuencia la no producción de efectos jurídicos posteriores. y que genera derechos y obligaciones exigi bles por ambas partes ( vid. Que esta protección aparezca vinculada a una situación jurídica como es el matrimonio. los sigue produciendo. Pero la existencia de razones en contrario como las expuestas. por el mismo motivo. Se concluyó.1 CE) y donde difícilmente puede integrarse una unión fáctica. No niega la Abogacía del Estado que existan razones para la equiparación que propugna el Auto del Juez a quo. las posibles discriminaciones podrían ciertamente extenderse a otros muchos casos.conforme a la Constitución. la STC 73/1982). y adecuada a los fines y valores constitucionales. como es patente. en cuanto a su finalidad de protección de la familia. tanto más cuando.

58. cabría. estimar que la cuestión de inconstitucionalidad resulta "notoriamente infundada" (art. por tanto.°). del precepto de ley aplicable. nada es preciso decir en este examen preliminar. se produjo en el seno de un mismó proceso. que la demandada tenía derecho a subrogarse. 37. con clusión que se basó en una determinada interpretación de lo dispuesto en el art. no. cuando el órgano de instancia decide oír a las partes sobre la procedencia de plantear cuestión de inconstitucionalidad y. En la medida en que ello puede resultar expresivo -y así hay que presumirlo. cuyo titular no ha variado. el órgano judi cial afirma que plantea la cuestión ante el resultado inconstitucional a que llevaría lo que llama una "aplica ción literal" del art. la Audiencia Provincial de Málaga declaró. hubiera estimado. en el contrato en su día suscrito por quien con ella habría convivido more uxorio. por consiguiente. En el inicio de este Auto -según también dejamos dicho-. en una de sus interpretaciones. hay que entender. por sentencia del mismo órgano judicial que la ha planteado. las siguientes consideraciones: a) La cuestión no es inviable por el mero hecho de que el propio órgano judicial que la plantea. el proceso del que trae causa esta cuestión fue resuelto. 58. como es obvio. resolución entonces deses timatoria de la demanda y en la que se afirmó. al tenor literal del precepto aplicable. La consecuencia obligada sería.101 - . como criterio o pauta de interpretación que se quiere sugerir a este Tribunal Constitucional. más bien. o porque la expuesta sea manifiestamente inconsistente. Es entonces. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 2. por las singulares circunstancias del caso. en semejante hipótesis sino respetar la independencia de juicio del órgano a quo. Es claro que en la . que el pleito podía ser resuelto sin acudir ante este Tribunal. pero no en éste. de entre las varias posibles. Son precisas. claro está. a este propósito. con anterioridad. lo que fuerza a entender que la interpretación secundum constitutionem del art. en su resolución. acaso. promover ésta mediante un Auto cuya fundamentación reitera en lo sustancial la que se expuso en la inicial sentencia desestimatoria. se dictara nueva resolución.de un cambio de criterio del juzgador sobre la interpretación de la Constitución o de la regla legal apli cable.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. sin entrar en el fondo. una vez reparados los defectos de emplazamiento apreciados. que no puede ser instrumentada al modo de un cauce consultivo mediante el cual la jurisdicción constitucional vendría a despejar las dudas que abrigara el órgano judicial no ya sobre la cons titucionalidad de un precepto legal. supuesto éste que aquí. luego del nuevo acto de vista. por más que fuera precisamente esa interpretación la que en su día llevara al mismo órgano judicial -que hoy se considera sujeto. en tal supuesto. porque falte en ella toda fundamentación. 58. como arrendataria. de la viabi lidad de la cuestión. sin duda tales rectificaciones.1 de la LAU. Fundamento Jurídico 2.a resolver el pleito en cuanto al fondo. la inadmisibi lidad de la cuestión. La motivación del Auto mediante el que la presente cuestión se ha suscitado debe ser entendida a la luz de la decisión que incor pora -la de promover la cuestión-. que ampara. porque la motivación del Auto se presentaría como del todo incongruente con la decisión misma de promover ante este Tribunal la duda de constitucionalidad. desde luego.a sostener la constitucionalidad.1 LOTC). no impeditivas en si mismas. la nulidad de lo actuado y dispuso la retroacción del procedimiento a fin de que. 163 de la Constitución y las normas legales que lo desarro llan. Apelada aquella sentencia. sino. este Tribunal no puede. Como en los Antecedentes se ha expuesto. Ante un planteamiento semejante. Lo que ahora hemos de ver es si este modo de plantear la cuestión de inconstitucionalidad ha sido respetuoso con lo que al efecto disponen el art. en princi pio. b) Problema más delicado es el de la admisibilidad de una cuestión promovida mediante un Auto cuya motivación se orienta sólo -en apariencia. imponerse en algún caso. en un principio.1 de la LAU. Esa conclusión puede.1 de la LAU sobre cuya corrección. cumplido tal trámite. su interpretación y aplicación más acomodada a la Constitución (STC 157/1990. que el juzgador ha expuesto aparece. sino sobre cuál fuera.

de conformidad con el cual "procederá el planteamiento de la cuestión de inconstitucionalidad cuando por vía interpretativa no sea posible la acomodación de la norma al ordena miento constitucional". modificando su anterior criterio. Resulta necesario.la norma habría incurrido. pretenda.º).Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. por último. de la valoración jurídico-constitucional que merezca la regla cues tionada. como ocasión para impartir criterios a los órganos a quo sobre la interpretación secundum Constitutionem de las normas de cuya cons titucionalidad duden. con el recogido en el primer inciso del art. 37 de la LOTC. que en un proceso. entrar en el examen de la presente cuestión de inconstitucionalidad. de tal modo que -de ser compartible este reproche. derecho que la Ley. de la constatación de que el enunciado legal. al miem bro supérstite de una unión de hecho. Un entendimiento distinto del precepto legal citado llevaría a instrumentar el trámite de admisibilidad de la cuestión. habiendo convivido more uxorio con el titular del arrendamiento. y el que con ello se haya creado este equivoco.la facultad de subrogarse en el contrato de arrendamiento. de la previsión legal y sin posibilidad alguna de reclamar para sí. ante todo. desfigurando su sentido. Es preciso.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. así. en particular) no deben impedir nuestro examen de fondo.1 de la LAU se estima inconstitucional en aquella parte del mismo en que se atribuye al "cónyuge" del arrendatario fallecido -no. como éste.102 - . se ha de partir. 5. la hipótesis que se ha de tener en cuenta a fin de valorar si su exclusión legal resulta o no conforme a la Constitución no es otra que la de aquella persona que. Según dijimos en nuestra STC 105/1988 (Fundamento Jurídico 1. hallarse sujeto. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho promoción de una cuestión de inconstitucionalidad son cuando menos irrelevantes cualesquiera indicacio nes o sugerencias sobre la interpretación conforme a la Constitución del precepto legal cuestionado. que la interpretación conforme a la Constitución de los preceptos legales tiene también sus límites. como consideración de principio. en una inconstitu cionalidad sobrevenida por defecto. por lo expuesto. y este Tribunal no debe rectificar el entendimiento que muestra el Juez a quo sobre su sujeción al enunciado legal de cuya constitucionalidad duda.º). pues es claro. que quedaría al margen. no es razón bastante para dictar la inadmisibilidad de la promovida por el Juzgado de Primera Instancia de Fuengirola. Fundamento Jurídico 3. El precepto. debe inspirar el juicio sobre la admisibilidad de las cuestiones de inconstitucionali dad (STC 155/1987. Tal supuesto es el que ha de ser comparado. Si la exclusión así apreciable puede o no ser reparada por los órganos jurisdic cionales es algo sobre lo que. entre la respectiva situación . por tanto. recabar para sí el derecho a subrogarse en el arrendamiento. según doctrina constitucional. por el criterio antiformalista que. pues ello habría de depender. pues. en definitiva. concede tan sólo al cónyuge. muerto éste. se reputa de contrario a la Constitución en lo que tiene de norma excluyente. entre otras consideraciones. en esta fase de nuestra sentencia. definir con precisión el objeto de este proceso constitucional. La cuestión es viable porque el órgano judicial duda de la constitucionalidad de un precepto de ley a cuyo tenor literal estima ahora. pues. En los términos en que la cuestión se ha promovido. de control de normas constituye el objeto principal de nuestro enjuiciamiento y fallo. conclusión que viene también abonada. esta regla no puede entenderse como limitativa de los términos sobre el planteamiento de la cuestión de inconstituciona lidad contenidos en el art. 3. en el extremo dicho. entraña la exclu sión a contrario de quien haya convivido more uxorio con el arrendatario fallecido. por consiguiente. pero el que así se haya hecho en el presente caso. 58. nada procede decir. el art. de este modo. Lo anterior no ha de quedar contrariado. A los efectos del examen que aquí hemos de emprender. en atención a lo dispuesto en el art. comparación que ha de ser hecha. Cualesquiera otros reparos sobre el modo de proceder del órgano judicial (haber trasladado in toto al Auto la motivación de su anterior sentencia. Siendo esto así. el benefi cio legal de la subrogación. a la luz de las normas constitucionales aquí relevantes.1 de la LAU. en lo que aquí importa. entre los que se cuenta el respeto al propio tenor literal de aquéllos. al referirse tan sólo al cónyuge. 58.

a lo que impone el principio de igualdad (art. al matrimonio y la situación de quienes convivan de modo marital. Cabe entender que el legislador ha querido aquí. por lo demás. ligan a determinadas personas a la vivienda en la que han mantenido una comunidad de vida con el fallecido. que esta última figura se erija en imperativo constitucional. 33. a partir de estas consideraciones preliminares. que el fundamento sobrevenido del art. una importante limitación temporal a la finalización de la relación contractual. la función social de la propiedad (art. por tanto. ya de carácter extrae conómico. y es claro que corresponde a la libertad de configuración del legislador articular los instrumentos.. 39. en efecto. en efecto. al menos. pueda buscarse solución para cualesquiera otras hipotéticas comparaciones entre el régimen legal aplica ble. sin embargo. que el otorgamiento de este beneficio legal al cónyuge .2 de la Constitución). con todo. que la resolución que proceda dar a esta cuestión queda circunscrita al concreto problema de constitucionalidad con ella planteado. normativos o de otro tipo. añadiendo el precepto. de algunas puntua lizaciones: a) Que la protección de la familia se presente hoy. Tan claro como esto es. sin exigencia en el plazo de ante lación" (la ley. Se fundamenta y realiza así. bastará la mera convivencia. 58. 4. que "respecto al cónyuge. su articulación concreta deberá llevarse a cabo en el respeto a las determinaciones de la Constitución y.. en este concreto ámbito. a través de los que hacer efectivo tal mandato constitucional. 58 de la LAU deba verse en el art.como por consideración a otras estimaciones. excepción hecha de quienes hubieran estado "sometidos a la patria potestad" de aquél). así. 39. La conexión así apreciable entre la regla legal y la constitucional requiere. en primer lugar. por lo común. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho de los miembros supérstites de la pareja matrimonial y la no matrimonial y con abstracción de que una u otra contará con descendencia. pues el beneficio legal de la subrogación se concede por la Ley. como son las de orden afectivo que. en lo que se refiere al cónyuge supérstite-. 14). económica y jurídica de la familia".1 de la Constitución es también relevante para justificar de este modo el límite evidente que aquella previsión legal supone para los derechos de propiedad del arrendador (art. por tanto.) podrá(n) subrogarse en los derechos y obligaciones del arrendamiento". al cónyuge del arrendatario fallecido al margen de la existencia o no de hijos comunes del matrimonio o de la convivencia con otras personas ligadas por diferente vínculo de parentesco. En su conjunto -y también. que.1).103 - . El art. ya en otro orden de cosas. pues lo que la norma fundamental dispone es sólo que "los poderes públicos aseguran la protección social. cualquiera que fuera su voluntad. económica y jurídica de la familia" (art. Es ya posible. según queda dicho. configurado por la ley un determinado mecanismo o expediente para la protección familiar. dos años para el ejercicio de este derecho por parte de todos los demás sujetos relacionados en el precepto. Obvio es.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. como el fundamento constitu cional de la subrogación que aquí consideramos no significa. 33. esta regla preconstitucional ha de ser hoy interpre tada como introductora de un beneficio legal que halla su fundamento en la norma de la Constitución según la cual "los poderes públicos aseguran la protección social. sin que en la presente sentencia. b) Cabría objetar. entrar en el examen de la presente duda de constitucionalidad. in fine.1 CE) a quien la Ley impone. en otros ámbitos. sin embargo. sin que ninguno de ellos resulte a priori constitucionalmente obligado. impi diendole. su cónyuge (. permitir una continuidad en el arrendamiento por parte del miembro o miembros de la familia que convivían con el fallecido titular del contrato en aten ción tanto a la situación de dependencia en que se hallaban aquéllos con el arrendatario -en lo que a la ocupación de la vivienda se refiere. muy especialmente. recuperar la plena posesión del inmueble. Por lo demás.1 de la LAU dispone que "al fallecimiento del inquilino titular del contrato de arrendamiento. requiere una previa convivencia con el fallecido de.

el que se ha de considerar a fin de determinar si resulta o no conciliable con la finalidad protectora de la familia que incorpora el art. por consiguiente. con la orientación de la legislación postconstitucional. La familia no será ya entonces el objeto.esa modalidad de vida familiar. por lo demás. junto a ello. conclusión que se impone no sólo por la regulación bien diferenciada de una institución y otra (arts. extinguida. Nuestra Constitución no ha identificado la familia a la que manda proteger con la que tiene su origen en el matrimonio. con la acepción normalizada y arraigada. sino al establecimiento. 14 de la propia Norma fundamental. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho supérstite sin descendencia no puede ser concebido como instrumento de protección a la familia. en primer lugar. pues.2) y a la atención. compartida. como es notorio.1 de la LAU. por el mismo sentido amparador o tuitivo con el que la Norma fundamental considera siempre a la familia y. a la familia fundada en el matrimonio.1 de la Constitución. porque el mandato de protección a la familia no entraña. y ello en atención a un doble orden de consideraciones: porque. de ventajas o beneficios de varios tipos con fundamento en una previa relación familiar disuelta o extinguida mortis causa. 192/1991 y 200/199l) y. el supuesto del matrimonio sin descendencia o sin otros parientes a su cargo.1 y 9. sino también. 32 y 39). en el art. sino en el art.no podría decirse atribuido a familia alguna. desde luego. por ejemplo. con arreglo al que habrá que apreciar si las diferenciaciones establecidas por la norma resultan o no discriminatorias. sin más. No está. 39. también la relación matrimonial del hombre y mujer sin descendencia. no proporciona. Existen otras . por sí mismo. para ilustrar sobre la finalidad del precepto legal cuestio nado y sobre su conexión con lo dispuesto en el art. Si no es discutible que la familia es siempre un marco de solidaridades y de dependencias tampoco lo ha de ser la calificación como protección familiar de la que se preste a quien ha convivido familiarmente y ve alterada esa realidad y sus expectativas por causa del fallecimiento de la persona con la que integraba una unidad familiar. Ninguna de estas consideraciones puede ser. por tanto. por el fallecimiento del otro cónyuge. 1. Este último precepto. un deber para los poderes públicos de dispensar tal amparo. 58. sin embargo. de la voz "familia". sin embargo.1 de la Constitución hubiera de entenderse referido. El sentido de estas normas constitucionales no se concilia. por tanto. resulta aceptable la segunda objeción antes apuntada. 39. respuesta a la duda de constitucionalidad aquí planteada.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 39. el fundamento de la protección dispensada por el poder público. en cuyo concepto entra. el beneficio al cónyuge supérstite sin descen dencia -o que no conviva con otros parientes. protección que responde a imperativos ligados al carácter "social" de nuestro Estado (arts. indiferenciadamente y sin matices. en la existencia o inexistencia de un vínculo matrimonial entre el arrendatario fallecido y quien quiera subrogarse en el contrato y es este criterio.104 - . 18. porque en el concepto constitucional de "familia" entra. sin embargo. en especial. con la constricción del concepto de familia a la de origen matrimonial. por tanto. 39. Las consideraciones anteriores sirven. sin duda. Ningún problema de constitucionalidad existiría si el concepto de familia presente en el art. en el repetido art. siendo evidente que puede el legislador diferenciar entre unas y otras en atención. en nuestra cultura. en todo caso. de la realidad efectiva de los modos de convivencia que en la sociedad se expresen. por relevante que sea en nuestra cultura -en los valores y en la realidad de los comportamientos sociales. pero sí. 5. La primera. precisamente. Y tampoco. La diferenciación de la que aquí juzgamos descansa. también. con la propia jurisprudencia de este Tribunal (SSTC 45/1989. en definitiva. por consiguiente. en términos exclusivos y excluyentes.1).1 de la Constitución la medida para apreciar la validez o invalidez de las diferenciaciones normativas en este punto. a criterios de necesidad relativa o a otros que resulten igualmente racionales. a todo género de unidades familiares. No es así. pues la protección constitucional de la familia puede dar lugar no sólo a la adopción de normas que tienen como objeto directo a la unidad familiar existente. de conformidad con el sentido de otras previsiones constitucionales (art. la pareja sin hijos no entraría en el concepto constitucional de "familia" y porque.

dice el texto legal) y resulta claro que la situación así designada por la Ley -presumible en el matrimonio (arts. atribuyan derechos o. 58. pues. Aquella resolu ción. según su diverso significado y alcance. así como STC 29/1992).puede y debe ser puesta en relación con la diferenciación que la norma establece a fin de apreciar. 69 y 102. en la STC 184/1990 (Fundamento Jurídico 3.1 no cabe derivar. 35. la respuesta a una cuestión que la propia STC 184/1990 calificó. de "general e indeterminada" y que no es otra que la de las exigencias y límites en este punto derivados del ya examinado art. 58. y ello impide interpretar en tales términos restrictivos una norma como la que se contiene en el art. todas de 1991. Sin duda que la garantía constitucional del matrimonio entraña. situaciones de ventaja. reconocer la existencia de vínculos de dependencia y de afectividad entre el fallecido y su cónyuge. La vida en común a la que se refiere el art.1. económica y jurídica de la familia" a la que aquel precepto se refiere podría alcanzar. la constitucionalidad de esta última.1. en principio. en atención a la específica consideración del matrimonio en el art. in fine. en la que no fue preciso pronunciarse acerca de si "la protección social.º. como corresponde a una sociedad plural. una diferenciación necesaria entre familias matrimonia les y no matrimoniales. impertinente la pregunta acerca de si tal diversifi cación resulta posible. en sectores distintos del ordena miento. 38 y 77. por tanto. sin embargo. 39. reiterando su anterior doctrina. Que el matrimonio y la convivencia extramatrimonial no son a todos los efectos "realidades equivalen tes" es algo. esta pregunta no admite respuestas radicales o genéricas. en modo alguno. in fine) condiciona la subrogación en favor del cónyuge supérstite a la convivencia con el fallecido ("mera convivencia". además de su existencia necesaria en el ordenamiento. como en otras regulaciones. tanto a la familia matrimonial como a la no fundada en el matrimonio (Fundamento Jurídico 2.1 de la Constitución. con exclusión de quienes conviven establemente en unión de hecho. 39. 32. apreciación que ha habido ocasión de repetir con posterioridad (SSTC 29. Del propio art. pero necesitado de prueba al margen de él. el viudo del arrendatario fallecido y quien con él haya convivido more uxorio. si el matrimonio. en algún caso. sea siempre y en todos los casos compatible con la igualdad jurídica y la prohibición de discriminación que la Constitución garantiza en su art. que ya dejó dicho este Tribunal. con todo. pues no hay matrimonio sin consentimiento mutuo (art. 31. Planteada en tales términos.°).105 - . por lo demás. 14". aunque no sea más que por la consideración obvia de que no es éste un derecho de ejercicio individual. de general aplicación. 30. aunque si impone que las diferenciaciones normativas que tomen como crite rio la existencia de una unión matrimonial se atemperen. de no haber ejercido el derecho a contraer matrimonio (art. 32 de la misma Norma fundamental. a la luz de la igualdad.°). Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho junto a ella. favorables y desfavorables.1. En el presente caso es discernible un elemento objetivo. la justificación de la existencia de su específico régimen civil. de carácter fáctico. no dejó prejuzgada. no es sólo un requisito que permite aquí. esto es. pues la Ley (art.1). en general. con to do. pues tan cierta es la relevante diferenciación de partida entre unas situaciones y otras (matrimoniales y no matrimoniales) como la imposibilidad de zanjar toda duda al respecto con el argumento de que cualquiera ha de asumir las consecuencias. observando entonces el Tribunal que de aquella no equivalencia entre matrimonio y convivencia de hecho no se dedu cía necesariamente que "toda medida que tenga como únicos destinatarios a los cónyuges. vínculos que prestan fundamento sustantivo. del conjunto de derechos. 39. diferenciación que tampoco fue afirmada por nuestra STC 184/1990. en este supuesto como en otros. por otra parte. Cuestión ya distinta es. puede constituirse en supuesto de hecho de otras normas jurídicas que. La Constitución. No es. que impone la compara ción entre dos usuarios legítimos de la vivienda arrendada. al conte nido dispositivo de la propia Norma fundamental.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. ha de ser comprendido también a la luz de lo dispuesto en los apartados 2 y 3 del mismo artículo. cuyo alcance. no da una respuesta unívoca o general para este tipo de problemas.1 del Código Civil). 45 Código Civil). más allá de esta regulación civil que le es propia. al ejercicio de . en su Fundamento Jurídico 2. obligaciones y expectativas jurídicas que nacen a raíz de haberse contraido un matrimonio.

Es también. del art. objeto de protección en sí misma y que la norma que así lo quiere no puede ser. sino que entra en contradicción. está ligado el cónyuge supérstite por vínculos materiales y también de orden moral y. por definición. en el punto considerado. pesan sobre el legislador se cifran en una triple exigencia. Esta. junto a ello.1 de la propia Norma constitucional) y ya se ha dicho que la familia es. precisamente en ella. certeza mucho más débil -hasta el extremo. que aquí aparece al servicio. Que lo primero es como queda dicho no requiere ahora de argumentación mayor. Una doctrina constante de este Tribunal -tan reiterada que su cita es ya ociosa. con ello. de la posible permanencia en la vivienda que fue común. en fin. Es. como aquí es el caso. en cuya órbita la norma no se inscribe. A esta vivienda. no incurrir en desproporciones manifiestas a la hora de atribuir a los diferentes grupos y categorías. por tanto. eventualmente. La norma excluyente cuya constitucionalidad está aquí en cuestión muestra -tal como ya se ha adelan tado. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho determinada facultad legal por el supérstite.1 de la LAU. pero esta consideración no da razón bastante para la diferenciación que enjuiciamos.que la norma toma en consideración para hacer posible. de toda formalidad jurídica. el derecho del arrendador. es la situación protegida por la Ley mediante la subrogación. mediante la subrogación. la designación por la Ley de una precisa situación fáctica -haber vivido en determinado espacio físico con el titular del arrendamiento. en la que se ha desarrollado.en el caso de la unión more uxorio. derechos. con fines o mandatos presentes en la propia Norma fundamental. reducida a un mero expediente para la indirecta protección del matrimonio. en primer lugar. 47 CE).una finalidad protectora de la familia. pues la radicalidad de la medida supondría coartar o dificultar irrazo nablemente la autonomía de la voluntad del hombre y de la mujer que deciden convivir more uxorio. por ello. y no otra. en la hipótesis de la Ley. pues es patente que esa exclusión tácita no puede decirse orientada a configurar el específico régimen jurídico-matrimonial. pues las diferenciaciones normativas habrán de mostrar.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. límite de la STC 184/1990 (Fundamento Jurídico 2. en virtud del principio de igualdad. Tampoco se podría justificar la exclusión del (o de la) conviviente no casado por la finalidad de estimular o propiciar el matrimonio de las uniones estables. 39. por último. obligaciones o cualesquiera otras situaciones jurídicas subjetivas. carente. por ello. Tampoco cabe olvidar. 6. 58. un fin discernible y legítimo. en la medida en que aquella permanencia en la vivienda se constituye en objeto de la protección legal es preciso deter minar si la diferenciación que la propia norma establece entre convivencia matrimonial y extramatrimonial se atempera al principio constitucional de igualdad (art. Es precisamente tal art. además.106 - . principio que exige del legislador -y de este Tribunal. de inexcusable consideración que la mera procuración de una mayor certeza jurídica no puede llevar a contrariar los imperativos de la igualdad (art. 'ba) ha trazado para las medidas públicas de favorecimiento de la familia matrimonial. una continuidad en la ocupa ción de la vivienda arrendada. pero la diferenciación que introduce entre el miembro supérstite de la pareja matrimonial y el que lo sea de una unión de hecho no sólo carece de un fin aceptable desde la perspectiva jurídico-constitucional que aquí importa. para la Constitución. tendrán que articularse. de requerir prueba. No es sólo que el legislador pueda. 14 CE) cuando de conseguir un objetivo constitucional se trata (art. dicha convivencia. en términos no inconsistentes con tal finalidad y deberán. 14 el que ha de dar respuesta a la cuestión de la constitucionalidad o inconsti tucionalidad. evitando así que tal facultad se invoque sin fundamento en una convivencia estable y protegiendo. en efecto. que la subrogación arrendaticia que consideramos es una de las posibles modalidades de realización del principio rector según el cual "todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada" (art.viene estableciendo que los condicionamientos y límites que. sobre todo. además. al controlar . 14 de la Constitución). Sin duda que la unión de carácter matrimonial proporciona a terceros una certeza jurídica nada irrele vante cuando del ejercicio de derechos frente a particulares se trata. rodear de específicas garan tías la concesión del derecho de subrogación arrendaticia al miembro supérstite de una unión de hecho.

no puede ser confe rida con daño a la igualdad sin menoscabar. 14 de la Norma fundamental. a mi juicio. El voto particular descansa en un doble motivo: de una parte.107 - . desde luego. por discriminato rio. en la discrepancia de la opinión mayorita ria. de 24 de diciembre) es inconstitucional en la medida en que excluye del beneficio de la subrogación mortis causa a quien hubiere convivido de modo marital y estable con el arrendatario falle cido. En atención a todo lo expuesto. 1. a once de diciembre de mil novecientos noventa y dos. Ha decidido Declarar que el art. una vez instituida. sin más. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho sus normas. tacha alguna de incons titucionalidad. la diferenciación establecida por el legislador en el caso aquí cuestionado no puede reputarse. 7. y en fecha muy reciente. como creo que corresponde hacer al Tribunal Constitucional. de la diferenciación contenida en el art. no cabe concluir esta sentencia sin dejar sentada una puntualización sobre el alcance del fallo que se impone. el Tribunal Constitucional. Doctrina de la que esta sentencia se aparta por completo sin declarar expresamente las razones para tal cambio y sin explicar o modular los efectos expansivos que de ella se desprenden.1 de la vigente Ley de Arrendamientos Urbanos (Texto Refundido aprobado por Decreto 4. en un deber de coherencia: la conformidad a una doctrina reiteradamente sentada. Dada en Madrid.1 de la Ley de Arrendamientos Urbanos.104/1964. al propio tiempo.una atención específica a los imperativos que sobre el proyecta el art. Fallo. 14 CE (por arbitraria o irrazonable) por el hecho de tomar en consideración la circunstancia del matrimonio. claro está. Publíquese esta sentencia en el "Boletín oficial del Estado". 58. 58. dañaría. 3. el precepto cuestionado. sin razón alguna. la inconstitucionalidad sobrevenida de la exclusión enjuiciada. en mi opinión. De otra parte. sobre no reparar en nada la discriminación apreciada. art. La subrogación es disponible para el legislador. pero. en virtud del art. . lo que prescribe este art. un derecho que no merece. No obstante. resultado éste que. hasta su fallecimiento.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. por la autoridad que le confiere la cons titución de la nación española. como ya sostuve en las deli beraciones del Pleno. por este Tribunal ante situaciones análogas a propósito del derecho a la pensión de viudedad. porque. 47.1 de la LAU entre el cónyuge supérstite de una unión matrimonial y quien hubiera convivido more uxorio con la persona titular. pero no la nulidad de la regla legal que concede hoy al "cónyuge" el beneficio de la subrogación. Voto particular que formula el magistrado don Álvaro Rodríguez Bereijo a la sentencia dictada por el pleno en la cuestión de inconstitucionalidad núm. contraria al derecho a la igualdad del art.1 de la LAU. Ha de declarar este fallo. del arren damiento.797/90 Disiento de la sentencia aprobada por la mayoría porque. 58. no es contrario a la Constitución. a quienes ostentan. Las consideraciones expuestas bastan para concluir en el carácter inconstitucional. 58.

no implica que la opción contraria. legítimamente.1 CE que garantiza "la protección social. al miembro supérstite de la convivencia more uxorio como así hace. desde luego. contraer matrimonio. 14 CE. como se hace en la sentencia. extienda los beneficios de la subrogación arrendaticia a las uniones de hecho more uxorio sin incurrir por ello en discri minación constitucionalmente inaceptable (art. con la persona supérstite que habla convivido more uxorio en una situación o modo de vivir -es preciso subrayarlo-libre mente elegida y querida por ellos (art. 39. 38/1991.1 CE). no es la única constitucionalmente posible. Mucho menos creo que pueda sostenerse que la norma aquí cuestionada -desde luego.gr. en su libertad de configuración. no es contrario a la Constitución. del art. no lo sea.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. El legislador dispone de un amplio margen de libertad de configuración del régimen jurídico de los arrendamientos urbanos y en la apreciación de las cambiantes circunstancias sociales y económicas de la vida de cada momento. por ser irrazonable o arbitraria la diferencia de trato. ex Constitutione (con invocación incluso del derecho al disfrute de una vivienda del art.1 CE por carecer de un fin aceptable desde la perspectiva jurídico constitucional. 47 CE) en lo referente a un particular contenido del régimen arrendaticio (el derecho a la subrogación) limitativo del derecho de propiedad del arrendador. y lo que no lo es. 35/1991. Pero. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 1. SSTC 184/1990. Limitación en cuanto le impone la obli gación de continuar la relación arrendaticia.1. al art.1 CE) y sin que nada les hubiera impedido. El hecho de que al conviviente supérstite no se le reconozca el derecho a la subrogación arrendaticia no significa que el libre desarrollo de la personalidad resulte impedido o coartado. 29/1991. la opción del vigente art.2 y 47 CE). Y en este sentido. el matrimonio. Que el legislador civil.108 - . económica y jurídica de la familia" no puede deducirse la necesidad de una paridad de trato por el legislador en todos los aspectos y en todos los órdenes entre una institución jurídica reconocida y garantizada constitucionalmente. 39. de manera que aquel tipo de convivencia no formalizada se viera expuesta a una gravosa y penosa suerte o a soportar sanciones legales de cualquier índole. no corresponde al Tribunal Constitucional. El libre desarrollo de la personalidad podría resultar afectado si los poderes públicos trataran de impedir o reprimir la convivencia more uxorio o de imponer el establecimiento del vínculo matrimonial. No lo es. en todo caso.2 CE). 10. tratando de imponer un determinado estado civil. es asimismo legítimo que el legislador civil. bajo determinadas condiciones. 12. Pero que dicha extensión sea constitucionalmente admisible -e incluso deseable. 31/1991. 10. 14 CE en relación con el art. 27/1986. mucho menos si se compara con el derecho a la pensión de viude dad contemplado en las resoluciones anteriores del Tribunal Constitucional (SSTC 177/1985. Desde luego. Y tales diferencias pueden ser tomadas en consideración por el legislador al esta blecer un determinado régimen jurídico. pudiendo extenderla también. 58. La Constitución no ha establecido la equiparación o equivalencia a todos los efectos y en todos los órdenes entre el matrimonio (art. ATC 156/1987. en la actualidad vigente y que aquí se cuestiona. Pero no es aquí el caso. los arts. pese al fallecimiento del contratante inicial.1 de la LAU de requerir para el derecho a la subrogación arrendaticia la existencia de previo vínculo matrimonial. Por tanto. 30/1991. El vínculo matrimonial genera una serie de derechos y deberes en los cónyuges. 39. como antes . ni tampoco al derecho a la igualdad del art. 9. excluya del derecho a la subrogación arrendati cia a las uniones libres basadas en la convivencia more uxorio dando un trato distinto y más favorable a la unión matrimonial. llevar a cabo esa extensión. el ante proyecto de Ley de Arrendamientos Urbanos (texto definitivo de 22 de julio de 1992).coarte o dificulte irrazonablemente la libertad del hombre o mujer que decidan convivir more uxorio íntimamente vinculada al libre desarrollo de la personalidad (art. en su función exclusiva de legislador negativo.lo ha dicho expresamente (art. lo que no ocurre en la convivencia de hecho. 77/1991 y 29/1992. 32) y las uniones de hecho extramatrimoniales y cuando lo ha querido hacer -v. a los efectos de la filiación o del hecho de la maternidad. en su día. deduciendo razonablemente consecuencias de la diferente situación jurídica y constitucional de partida. 39 CE e invocando. incluso. en el art.

una evolución progre siva en la interpretación constitucional. 160 de la LGSS) no extienda el derecho a la pensión de viudedad a las uniones de hecho more uxorio (como así se declaró en la STC 184/1990) y en cambio no lo sea cuando se trata del derecho de subroga ción en el contrato de arrendamiento que prevé el art. la Constitución garantiza". no puede decirse que no existe en ella apartamiento y contradicción con la doctrina anterior del Tribunal. sea acreedora al mismo tratamiento -singularmente. Es. de nues tra interpretación constitucional. Y sin que ello merezca explicación por parte del Tribunal Constitucional. 32. 32. sea siempre y en todos los casos compatible con la igualdad jurídica y la prohibición de discriminación que la Constitución garantiza en su art.1) cuyo régimen jurídico corresponde a la Ley por mandato constitucional (art. lo son mucho más cuando de la jurisprudencia constitucional se trata. no constituía en modo alguno la ratio dedicendi de aquella sentencia. en materia de pensiones de la Seguridad Social. No sera fácil entender -para mí. de derechos análogos desde la perspectiva constitucional de su fundamento y finalidad. no solo legítima sino también saludable. a saber: "Que en la Constitución Española de 1978 el matrimonio y la convivencia extramatrimonial no son realidades equivalentes. 32. siendo el derecho a contraer matrimonio un derecho constitucional.1 de la LAU aquí cuestionado. Y ciñéndonos a la sentencia de que discrepamos. la STC 184/1990. desde luego. "En consecuencia. en cuanto insti tución social. no lo es. como es el caso. por lo que ahora importa. "Tales diferencias constitucionales entre matrimonio y unión de hecho puede ser legítimamente tomadas en consideración por el legislador a la hora de regular las pensiones de supervivencia".º.2). Ello conduciría a una petrificación.que el dispensado por el legislador a quienes ejercitando el derecho constitucional del art. sólo porque en la presente sentencia se afirme -como ya entonces se hizo.por qué el Tribunal Constitucional reconoce ahora (cuando lo que está en juego es una concreta limitación del derecho de propiedad y de la autonomía privada de la voluntad) lo que negó entonces (cuando se trataba de un derecho de prestación a cargo de la Seguridad Social). contraigan matrimonio y formalicen así la relación que. 2. además de con la necesaria prudencia y equilibrio.1. por imperativo del art. desarro llada en el Fundamento Jurídico 3. El matrimonio es una institución social garantizada por la Constitución y el derecho a contraer matrimonio es un derecho constitucional (art. No se trata. con exclusión de quienes conviven establemente en unión de hecho. pero que de aquella no equivalencia no se deduce necesariamente que toda medida que tenga como únicos destinatarios a los cónyuges. Nada de eso ocurre con la unión de hecho more uxorio.º de la STC 184/1990. "Pero lo que no reconoce la Constitución es un pretendido derecho a formar una unión de hecho que. 58. siempre de manera explícita y razonada (como en el caso de la STC 160/1991) para no generar incertidumbre e inseguridad jurídica respecto del sentido y alcance de la interpretación constitucional que a este Tribunal compete.que el matrimonio y la convivencia extramatrimonial no son a todos los efectos situaciones equivalen tes. Tratándose. es difícilmente discernible que en un corto espacio de tiempo de la evolución de nues tra jurisprudencia resulte constitucionalmente admisible (por no ser discriminatorio) que el legislador (art. Porque tal afirmación -que suscribo plenamente. que ni es una institución jurídicamente garantizada ni hay un derecho constitucional expreso a su establecimiento". de "sacralizar" el respeto a la jurisprudencia constitucional de modo que resulte imposible su cambio o modificación. que era otra bien. Si los cambios u oscilaciones bruscos en toda jurisprudencia son siempre peligro sos. a todas luces indeseable.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. A mi parecer. 14.contenida en el Fundamento Jurídico 2. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho se ha dicho. cabe concluir .109 - . pues. Pero ello debe hacerse. claro está. y señaladamente con la que puede considerarse como el leading case. 14.

los efectos y alcance dela nueva doctrina constitucional para evitar que. tributario. expansivamente. económica y jurídica de la familia.110 - . sin modulación alguna. De otro modo. "razones de certidumbre y seguridad jurídica y la propia coherencia con la decisión libremente adoptada en la unión de hecho de excluir la relación matrimonial y los deberes y derechos que dela misma dimanan. 14 CE en relación con el principio rector del art. del principio de igualdad del art. en sus fundamentos jurídicos y en su fallo. 192/1991 y 200/1991) e incluso de lo ya decidido por nuestra propia jurisprudencia constitucional (STC 184/1990 y otras posteriores en idéntico sentido). la sentencia resulta. sobre todo. Madrid. Basta. a doce de diciembre de mil novecientos noventa y dos.) en el que el hecho familiar es tenido en cuenta para una determinada regulación. se corre el riesgo de caer en el puro decisionismo o en la "justicia del Cadí" haciendo justicia material del caso a través de la "optimización". abundan en la consideración de que no pueda entenderse caprichoso o irrazonable que el legis lador no incluya a los unidos por vía de hecho de una pensión como la de viudedad que ha sido prevista en función de la existencia de un vínculo matrimonial y beneficiario". con la doctrina que hasta hoy ha venido manteniendo el Tribunal Constitucional en reiteradas resoluciones y de fecha muy reciente. omite toda explicitación razonada no sólo del cambio de interpretación constitucional. Además. SSTC 45/2989.. no es arbitraria o carente de fundamento". en mi opinión. "Y por lo mismo no cabe reprochar como arbitraria y discriminatoria la exigencia de que el núcleo de convivencia institucionalizada entre hombre y mujer como casados le conste formalmente al Estado para que éste conceda la pensión de viudedad". Voto particular que formula el magistrado don José Gabaldón López a la sentencia dictada en la cues tión de inconstitucionalidad núm. en concreto. sino también. en consecuencia. la diferencia de trato en la pensión de viudedad entre los cónyuges y quienes conviven de hecho sin que nada les impida contraer matrimonio. difícil de suscribir. en principio.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 39. una lectura contrastada para comprobar que la presente sentencia choca frontalmente. a golpe de sentencia. se desborde más allá de lo previsto y querido por esta interpretación constitu cional. una vía de proporciones imprevisibles a la revisión de innumerables supuestos de nuestro ordenamiento positivo (algunos ya objeto de examen por este Tribunal Constitucio nal: cfr. Desde esta perspectiva. laboral.así como de las oportunas modulaciones que delimiten. en la medida de lo posible. pues. de la protección social. del criterio preciso en que se fundamenta -el alcance del concepto constitucional de familia y en qué medida y cuándo esa concepción constitucional tiene que ser recibida por el legislador ordinario en los distintos sectores del ordenamiento jurídico (civil. establecer diferencias de tratamiento entre la unión matrimonial y la puramente fáctica y que. administrativo.1 CE. No será necesario insistir en los graves riesgos que para la seguridad jurídica entraña un overruling cuando la propia sentencia que lo lleva a cabo pretende desconocerlo y. 184/1990. y lo que es más importante. al abrir ope Sententia. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho que el legislador puede. 1..797/90 Lamento disentir del criterio de mis colegas formulado en la sentencia y del fallo que la misma pronun - .

111 - . cualesquiera que sean las analogías posibles entre aquellas situaciones e incluso las consideraciones que puedan derivarse (en lo sociológico o en lo histórico) acerca del origen y el carácter eminentemente consensual del matrimonio. de las cuales las que aquí es cuestión constituye sólo una muestra. 14. resulte contrario a la Constitución. la Constitución garantiza". que el dispensado por el legislador a quienes ejercitando el derecho constitucional del art. Nada de ello ocurre con la unión de hecho more uxorio. porque entre las personas a quienes atribuye el beneficio de subrogarse en el contrato de arrendamiento de vivienda a la muerte del arrendatario se mencione al cónyuge pero no a quien hubiera convivido more uxorio con él.1 de la Ley de Arrendamientos Urbanos. y que es utilizada con la misma intención por el legislador en las más variadas situaciones del ordenamiento jurídico. sea acreedora al mismo tratamiento. El vínculo matrimonial genera ope legis en la mujer y el marido una pluralidad de derechos y deberes que no se produce de modo jurídicamente necesario entre el hombre y la mujer que mantienen una unidad de convivencia estable no basada en el matrimonio.. en consonancia con anteriores declaraciones y con un planteamiento doctrinal seguido con posterioridad por otras varias sentencias y autos. 14 de la Constitu ción como consecuencia de haber limitado la subrogación en el contrato arrendaticio a la existencia del vínculo conyugal. Las razones que me llevan a ello son las siguientes: Esta cuestión de inconstitucionalidad ha sido planteada por el juez en un juicio de desahucio. 32. 14 de la Constitución) depende el fallo. sometido a este Tribunal la duda de que el art. lo cierto es que éste y la relación extramatrimonial no son situaciones jurídicamente iguales. al garantizar el matrimonio. en su formulación vigente no es contrario a la Constitución. por ello mismo. porque. en cuanto institución social. la respuesta debió ser negativa.1 CE) cuyo régimen jurídico corresponde a la Ley por mandato constitucional (art. Texto Refundido de 24 de diciembre de 1964. habría de darse una perfecta identidad entre éste y la convivencia extramatrimonial more uxorio. 10. sin embargo. 58. está dotada de mayor seguridad jurídica en cuanto a las consecuencias derivadas de tan impor tante institución. El precepto.. de tal modo que el otorgamiento de aquella consecuencia al primero y no a la segunda significasen una situación de discriminación para ésta. Pero lo que no reconoce la Constitución es un pretendido derecho a formar una unión de hecho que. Como aquella sentencia desarrolló.1 de la Constitución) de modo que el Estado no puede imponer un determinado estado civil.2).Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. "el matrimonio es una institución social garantizada por la Constitución y el derecho del hombre y de la mujer contraerlo es un derecho constitucional (art. sin duda ante la improcedencia de extender la apli cación de un precepto donde se establece un beneficio a un supuesto no previsto. que ni es una institución jurídicamente garantizada ni hay un derecho constitucional expreso a su establecimiento. Para el que suscribe. Evidentemente. En primer término. Como quiera que en el caso litigioso la parte demandada es quien resultaría amparada por esta interpretación. para llegar a una conclusión de tal importancia (y con tal efecto expansivo) como la que implicaría la conclusión de que el precepto cuestionado es contrario al art. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho cia. el juez considera que de la validez de la referida omisión (que reputa contraria al art. no son siquiera situaciones equivalentes. como señaló de modo terminante la STC 184/1990. por imperativo del art..1. "Es cierto que la posibi lidad de optar entre el estado civil de casado y el de soltero está íntimamente vinculada al libre desarrollo de la personalidad (art. 32. la Constitución. contraigan matrimonio y formalicen así la relación que. opta por una solución formal que. . No es así. según la reiterada expresión de este Tribunal. Tales diferencias constitucionales entre matrimonio y unión de hecho pueden ser legítimamente tomadas en cuenta por el legislador.. Trataríase de una inconstitucionalidad sobrevenida y consistente en la omisión de quien convive extramatrimonialmente cuya consecuencia no llevaría a la anulación del precepto sino a su extensión a un supuesto no mencionado.". de suerte que el tratamiento diferencial no pudiera ser calificado de objetivo y razonable. 32.

lo cual no consideró vedado por el art. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Cierto. sino del de subrogación en el contrato de arrendamiento al fallecimiento del inquilino. son de interpreta ción estricta. sin perjuicio de otras posibles formas. como deberes y obligaciones exigibles a los padres. Prescripciones que no cabe entender con independencia de las consecuencias que para la institución de la familia comporta el art. tal como resulta del art. porque.112 - . 39 consecuencia que no se desprendan de su propia formulación. frente a derechos de terceros y con evidente extensión de unos beneficios que. o sea la titularidad de un contrato en situación de prórroga legal. los beneficios de la pensión de viudedad". Las situaciones de partida (matrimonio y unión extramatrimonial) siguen sin ser equivalentes como allí se dijo y por tanto no contrario al art. puesto que. No cabe. porque no se formula en él un derecho subjetivo ejercitable directamente frente a un obligado ni sirve como fundamento para determinar la preferencia de ciertos sujetos frente a otros en la posesión de la vivienda como sería el caso. En tales resoluciones precedentes este Tribunal ha sentado. Y también lo es. Y aunque es cierto que también afirmó allí como acabamos de indicar que "el legislador podría extender a las uniones estables de hecho. que "siendo el derecho a contraer matrimonio un derecho constitucional. y tiene incluso referencia a "razones de certidumbre y seguridad jurídica y la propia coherencia con la decisión libremente adoptada en la unión de hecho de excluir la relación matrimo nial y los deberes y derechos que de la misma dimanan. por su carácter excepcional. como dice también aquella sentencia.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 39 de la CE) ni en la aplicación a sus modalidades del derecho de todos los españoles a disfrutar de una vivienda digna y adecuada (art. digna ésta de protección en general y sin que quepa otorgar al art. 32 y 39 de la Constitución. el carácter diferencial se acentúa desde el punto de vista de sus consecuencias. por no ser situaciones equivalentes. "ello no implica que la opción contraria y en la actualidad vigente no lo sea". como allí.1 de la Ley de Arrendamientos Urbanos ahora cuestionado. simplemente la atribución de un derecho a la pensión en condiciones de igualdad. "que dicha extensión sea constitucionalmente admisible no implica que la opción contraria y en la actualidad vigente no lo sea". ni suministra el caso. al menos en determinadas condiciones. razones para modificar esta doctrina porque se trate. Este. afirmó también que aun siendo dicha extensión constitucionalmente admisible. sino algo bien distinto. 14 del requisito exigido por el art. no permiten calificar como arbitraria ni discriminatoria la exigencia de la constancia formal del matrimonio para conceder la pensión de viudedad de la Seguridad Social. unas. 32 de la Constitución.1 de la Ley de Arren damientos Urbanos. No hay ahora. Lo cual es también el caso del art. por otra parte. que "el legislador podría extender a las uniones estables de hecho. los beneficios de la pensión de viude dad". no del dere cho a una pensión de viudedad. como en la misma argumentación se indica. fundar la equivalencia de ambas situaciones ni en la protección a la familia (art. el legislador puede en principio establecer diferencias de tratamiento entre la unión matri monial y la puramente fáctica". configura das como obligaciones de los poderes públicos y otras. que abundan en la consideración de que no pueda entenderse caprichoso o irrazonable que el legislador no incluya a los unidos por vía de hecho en una pensión como la de viudedad que ha sido prevista en función de la existencia de un vínculo matrimonial entre causante y beneficiario". cuando se han querido prever situaciones familiares dignas de . 14 ni hallaría obstáculos en los arts. con claridad la doctrina de que el matrimonio y la unión matrimonial de hecho. pues. según la cual se articula un elemento de medidas de protección a la familia. mediante la aplicación del principio formulado en el citado precepto consti tucional. 58. como procedimiento de formación de la familia. 32. en consecuencia. Pero en cuanto a la concreta situación. 58. regulando las condiciones necesarias y las normas para la efectivi dad de aquel derecho general. institución regulada en sus diversas formas y consecuencias jurídicas por la Ley. Pero. 47 CE). porque la extensión del beneficio a las uniones de hecho no deter minaría. Y en cuanto a la protección de la familia. al menos en determinadas condiciones. sin que el legislador hubiera esta blecido el régimen adecuado al efecto. la Constitución considera el matrimonio.

resulta igualmente de la formulación literal contenida en el art. García-Mon. de una regulación que sólo al legislador corresponde. Y en el presente caso hay que agregar a ello una reflexión acerca de las consecuencias. ni ésta permite la extensión a las uniones de hecho del beneficio que establece para el cónyuge. Pero la constitucionalidad de tal determinación no significaría que la opción legal vigente no lo sea. 2. Para acogerse al beneficio de la subrogación "mortis causa" que regula el art. 16 de la Declaración Universal de Derechos Humanos (10 de diciembre de 1948). por su propia naturaleza. necesita de prueba al margen de él [FJ 3] . "es cierto que el legislador podría extender a las uniones estables de hecho. Sentencia 6/1993. Sala prime ra:Excmos. investigación de la paternidad. . la de la formulación del matrimonio como institución constitutiva de la familia (sin perjuicio de la protección de otras situaciones). de Mendizábal y Cruz.1 de la LAU es necesario haber convivido de modo marital y estable con el arrendatario fallecido. la edad mínima para contraerlo y sus requisitos (Resolución NNUU Asamblea General. de 12 de febrero de 1993). deber de asistencia a los hijos matrimoniales o no. de 24 de diciembre) en la medida en que excluye del beneficio de la subrogación "mortis causa" a quien hubiese convivido de modo marital y estable con el arrendatario fallecido [FJ 3]. de la Vega Gimeno. considero que el fallo de esta sentencia debió desestimar la cuestión planteada.104/1964. en la que hemos declarado la inconstitucionalidad del art. prescripción repetida casi literalmente por el art. 4 de noviembre de 1950). de 18 de enero de 1993. Lo cual se hace asimismo en el precepto cuestionado. de 7 de noviembre de 1962). 37.1 de la vigente Ley de Arrendamientos Urbanos (Texto Refundido aprobado por Decreto 4. y que resulta también del mismo modo del art. el de subrogación en el contrato de inquilinato. los límites inequívocamente para erra dicar del ordenamiento los preceptos de Ley contrarios a la Constitución. 58. a los descendientes sin distinción y menciona expresamente: tanto "en el parentesco legítimo como en el natural". presenta en cambio serias difi cultades cuando se trata de llevar a cabo el efecto contrario. convivencia que si bien es presumible en el matrimonio (arts. Por otra parte.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. o sea el de extender una norma legal a casos no previstos en la misma y que exigiría. Mencionado a su vez aquél en su preámbulo por la Convención sobre el consenti miento para el matrimonio. a catorce de diciembre de mil novecientos noventa y dos. Rodríguez-Piñero. Y esta observación pone de manifiesto. Aquella consecuencia. Recurso de amparo 1. ("BOE" núm. dejando inequívocamente sentado que el precepto cuestionado no es contrario a la Constitu ción. 23 del Pacto Interna cional de Derechos Civiles y Políticos (Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 16 de diciembre de 1966). donde se enuncia conjunta y correlativamente el derecho de los hombres y las mujeres a partir de la edad núbil "a casarse y fundar una familia".1 del Código Civil). sin lo cual se originaría una clara situación de inseguridad. Sres. Madrid.113 - . que entre los beneficiarios del derecho a la subro gación en los derechos y obligaciones del arrendamiento cita a los adoptivos. igualdad de los hijos y de las madres ante la Ley. los beneficios de la pensión de viudedad" y acaso en el supuesto aquí contemplado. una vez más. distintas en uno y otro supuesto porque la extensión del beneficio de la continuidad en el contrato de arrendamiento exigiría para poder ser aplicada. al menos en determinadas condiciones. Por los expresados motivos. como ya señaló la citada STC 184/1990. 12 del Convenio Europeo para la protección de los derechos humanos y de las libertades fundamentales (Roma.. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho protección fuera de la familia matrimonial se han formulado expresamente: así.. una determinación expresa de sus requisitos. Número de registro: 199/1989. 59 y 102. 58. Se reitera doctrina sentada por este Tribunal en la STC 222/1992. es decir.

y contra la sentencia dictada en apelación por la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo. El fundamento de la demanda lo constituyó la carencia de título para la ocupación de dicha vivienda por parte de don Juan González García. durante treinta y siete años. 2. 2. representado por el procurador don Gabriel de diego quevedo. de Gijón. invocando por ello la causa de resolución contractual prevista en el art. La demanda se basa. dictada en autos sobre resolución de contrato de arrendamiento urbano. al no tener encaje. don Vicente gimeno sendra. quien expresa el parecer de la Sala. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho La Sala Primera del Tribunal Constitucional. 2 de Gijón. prolongán dose hasta el fallecimiento de su compañera. desestimatoria del recurso de apelación interpuesto contra la sentencia del Juzgado de Distrito núm. en fecha 10 de diciembre de 1987. ha pronunciado en nombre del rey la siguiente sentencia En el recurso de amparo núm. contra la sentencia de la Sala Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo. Ha sido ponente el magistrado don Vicente Gimeno Sendra. En el proceso de amparo ha comparecido el Ministerio Fiscal y doña Paloma María Paquet Mendoza. don Rafael de mendizábal allende y don Pedro Cruz Villalón.114 - . en los siguientes hechos: A) El recurrente en amparo. en síntesis. de 26 de diciembre de 1988. 199/89. representada por el procurador don Nicolás álvarez Real y asistida por el letrado don Juan Ismael Álvarez Fernández. bajo la dirección del letrado don Víctor Cueto-Felgueroso Elizelde. confirmatoria de la primera. aunque no existía vínculo matrimonial entre él y doña Luisa Cristóbal Roza. estimando . pública y notoria. en el art. A la referida demanda se opuso el hoy demandante de amparo fundamentándose en que. inquilina de la vivienda controvertida.11 en relación con el art.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. de 26 de diciembre de 1988. interpone recurso de amparo contra la sentencia de 10 de diciembre de 1987. Por escrito que tiene entrada en este Tribunal el 2 de febrero de 1989. núm. el procurador de los Tribuna les don Gabriel de Diego Quevedo . fue demandado por doña Paloma María Paquet Mendoza ante el Juzgado de Distrito núm. en autos sobre resolución de contrato de arrendamiento urbano. interpuesto por don Juan González García. 1. magistrados. 2 de Gijón dictó sentencia. habían mantenido convivencia marital. dictada por el Juzgado de Distrito número 2 de Gijón. 2 de Gijón. las uniones de hecho. Presidente. 114. don Fernando García-mon y gonzález-regueral. en procedimiento de cognición sobre resolu ción del contrato de arrendamiento del inmueble sito en la calle Oscar Olavarría. B) El Juzgado de Distrito núm. 58 LAU (subrogación entre parientes). don Juan González García. del que era propietaria la citada demandante. en nombre y representación de don Juan González García. compuesta por don Miguel rodríguez-piñero y bravo-fe rrer. Antecedentes. ya fallecida. ambos de la LAU. 58. 1. don Carlos de la vega benayas.

de 7 de julio y-. a tenor de lo dispuesto en el art. dictada por el Juzgado de Distrito núm. La representación del demandante de amparo considera que las sentencias impugnadas vulneran el derecho fundamental a la igualdad (art. a la muerte del titular de un contrato de inquilinato. sin trascendencia cons titucional y que corresponde resolver. de conformidad con lo dispuesto en el art.c) de la citada Ley Orgánica. aduce que. 58 de la LAU reconoce a favor del cónyuge.1. 58 de la LAU. la Sección Cuarta de este Tribunal acuerda tener por interpuesto el recurso de amparo y. 14 CE). pues este precepto ha quedado desfasado en la actualidad -como prueba el hecho de que en otros ámbitos se equiparen ambas situaciones:Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981. 5. 2 de Gijón. extendiendo la cobertura de aquel precepto también a aquellos supuestos. como en este caso ha sucedido. dentro de dicho término. en que existe una convivencia extramatrimonial similar al vínculo legal. Asimismo. 50. que fue desestimado por sentencia de 26 de diciembre de 1988 de la Audiencia Provincial de Oviedo.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. el conviviente con dicho arrendatario tiene el derecho a subrogarse en la relación arrendaticia que el art.1. 4. Considera el demandante que esta diferenciación entre las uniones de hecho y el vínculo matrimonial que se realiza al amparo del art.2 de la LOTC. y de la sentencia de 26 de diciembre de 1988. En él inte resa. Por providencia de 13 de febrero de 1989. que habla de cónyuge y otros parientes. 58 de la LAU.c) de la LOTC. 3. por ello. se realizó en supuestos análogos una inter pretación judicial del requisito del parentesco que coincide con la que él propugna. se acuerde la inadmisión de la demanda de amparo por concurrir la causa que prevé el art. 50. conceder un plazo común de diez días al Ministerio Fiscal y al solicitante del amparo para que. 58 de la LAU carece de justificación.115 - . C) Contra la anterior resolución se interpuso recurso de apelación. se debería haber realizado una interpretación del mismo acorde con lo dispuesto en el art. 3 del Código Civil y con el derecho fundamental que se invoca. 86. El fallo se fundó en que el demandado carecía del requisito del parentesco que exige el art. como el examinado. Por otra parte -añade-.en en realidad una cuestión de mera legalidad ordinaria. Entiende el recurrente que tal lesión se ha producido porque el único argumento esgrimido por las dos resoluciones judiciales. y se reconozca su derecho a subrogarse como inquilino en el uso de la vivienda litigiosa. aleguen lo que estimen pertinente en relación con la posible existencia del motivo de inadmisión. como fundamento de la decisión adoptada en las mismas. En fecha 28 de febrero de 1989 se recibe el escrito de alegaciones del Ministerio Fiscal. consis tente en carecer la demanda manifiestamente de contenido que justifique una decisión por parte de este Tribunal Constitucional. que confirmó la sentencia apelada. porque el derecho de subrogación del cónyuge no puede extenderse a las uniones de hecho. y que las uniones de hecho no tienen cabida entre los supuestos que recoge el art. conforme previene el art. En virtud de todo ello solicita de este Tribunal se dicte sentencia por la que se declare la nulidad de la sentencia de 10 de diciembre de 1987. a los órganos jurisdiccionales. de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo. y ésta -con tinúa el Ministerio Fiscal. la argumentación del recurrente . en su función de interpretar y aplicar el citado precepto. 50. en diferentes sentencias de la Audiencia Provincial de Madrid y Barcelona. argumentando que la unión de hecho que se aduce no tiene encaje en el art. Sostiene el Ministerio Público que la única cuestión suscitada en la demanda se resume en si. ha consistido en la consideración de que el demandante no reúne la condición de cónyuge de la inquilina fallecida. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho íntegramente la demanda y declarando la resolución contractual pretendida. 58 de la LAU.1 de la LOTC. Por medio de otrosí solicita la suspensión de la ejecución de las sentencias impugnadas.

en la propia Constitución. presentado el 25 de enero de 1990. el matrimonio y la convivencia extramatrimonial no son situaciones equivalentes. la diferencia de trato del cónyuge en relación al conviviente de hecho tiene una justificación objetiva y razo nable. a los efectos del art. antigua Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo. excepto el recurrente en amparo. interesa la admisión a trámite del recurso y su resolución mediante sentencia en los términos interesados en el escrito de demanda. al vínculo matrimonial no tiene fundamento en la legislación ordinaria ni. de Diego Quevedo y Álvarez Real para que dentro de dicho término puedan presentar las alega ciones que a su derecho convengan. en los AATC 671/1985 y 540/1987. y a tenor de lo dispuesto en el art. 259/87. pues. requerir al Tribunal Superior de Justicia de Asturias. interesándose al propio tiempo el emplazamiento de cuantos han sido parte en dichos procedimientos. acuerda tener por personado y parte. 58 de la LAU. el Ministerio Fiscal estima que procede denegar el amparo solicitado por don Juan González García. Por providencia de 29 de junio de 1989. al procurador don Nicolás Álvarez Real. Asimismo. presentó su escrito de alegaciones el día 3 de marzo de 1989.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 6. dar vista de todas las actuaciones. 14 de la Constitución Española. en nombre y representación de doña Paloma María Paquet Mendoza. que justifican un tratamiento jurídico también distinto. para que en el plazo de diez días puedan comparecer en el presente proceso constitucional. menos aún. es preciso determinar si las resoluciones impugnadas vulneran el art. la Sección acuerda tener por recibidas las actuaciones remitidas por el Tribunal Superior de Justicia de Asturias y por el Juzgado de Distrito núm.1 de la LAU que es. Por providencia de 18 de diciembre de 1989. por tanto. 60/88 y autos del juicio de cognición núm. respectivamente. discrimina a aquél en virtud de una circunstancia de naturaleza estrictamente personal. La equiparación de la . 2 de Oviedo. y a tenor de lo dispuesto en el art. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho de que la mera unión de hecho es equiparable. al Ministerio Fiscal y a los procuradores Sres. La representación del demandate. En virtud de todo ello. 52 LOTC. sino distintas. 14 CE por estar basadas en el art. y al Juzgado de Distrito núm. remitan en el plazo de diez días testimonio del rollo de apelación núm. Admitido que es posible acudir en amparo cuando la resolución judicial que se supone vulnera el derecho fundamental no hace sino cumplir el mandato contenido en una Ley. 51 LOTC. en el art. Según una abundante y consolidada doctrina de este Tribunal Constitucional. En tal sentido. de diego Quevedo . 58 de la LAU. Asimismo. en él reitera la vulneración del derecho consagrado en el art. pues el legislador. y admitir a trámite la demanda de amparo formulada por don Juan González García. Finalmente. no afecta al derecho de igualdad consagrado en el art. en relación con los llamados a ejercitar el derecho de subrogación. sin que por ello pueda extenderse a situaciones jurídicas o de hecho distintas de la derivada del matrimonio. tras aportar en fecha 22 de febrero de 1989 copia de una de las resoluciones judiciales impugnadas. 7. 2 de Gijón para que. ni a otros parientes de distinto grado de los expresamente mencionados en la norma. como sostiene el recurrente. por un plazo común de veinte días. 58 de la LAU. 14 de la CE por cuant la decisión que se impugna se basa en considerar el estado civil del recurrente como causa de la denegación del beneficio de subro gación en el contrato de arrendamiento de la vivienda y. 8. optó por conferir el derecho de subrogación al falleci miento del arrendatario titular del contrato sólo al cónyuge y a determinados parientes de dicho titular. las diferencias de trato por la norma no serían discriminatorias si existe una justificación objetiva y razonable. señala que este Tribunal.116 - . 58. contrario al principio de igualdad ante la Ley. la Sección acuerda tener por recibidos los escritos del Ministerio Fiscal y procurador Sr. 9. En su escrito de alegaciones. ha declarado que el tratamiento del art.

en una situación de convivencia estable. pues. como expresamente reconoce la sentencia de la Audiencia Provincial de Oviedo. en cambio las uniones de hecho son uniones de naturaleza jurídica diferente que están sustraidas a las normas imperativas ordenadoras del matrimonio. 39. y el ATC 671/1985. El derecho a subrogarse en la titularidad arrendaticia que atribuye el art.1 CE cuando establece que los poderes públicos aseguran la protección social.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. lo que hubiera significado para aquéllos la pérdida de la pensión de viudedad. como ha sucedido en este caso. las uniones de hecho no producen efectos jurídicos frente a terceros. que corresponde resolver a los órganos jurisdiccionales. el amparo solicitado debe ser denegado. La condición de cónyuge -a que se refiere el art. que pone de relieve cómo el art. 58 de la LAU con relación a los llamados a ejercitar el derecho de subrogarse no afecta. con el derecho a subrogarse en el contrato de arrendamiento reconocido al cónyuge superviviente. pudieron contraer matrimonio con arreglo a la legislación anterior. 44. 58. que es soltero. sino el vínculo y el estado que crea la institución matrimonial constitutiva de la familia. un fundamento objetivo razonable. la representación de doña Paloma María Paquet Mendoza formula las siguientes alegaciones:No ha sido suficientemente probado. en el art. 10. porque ninguna relación tiene el derecho a acceder a las prestaciones de la Seguridad Social y a la pensión de viudedad. además. es una cuestión de legalidad ordinaria. Pero es que. Esta interpretación coincide con la doctrina del Tribunal Constitucional (AATC 156/1987 y 788/1987) y . en el que se dice que el tratamiento que hace el art.1 de la LAU al cónyuge y a otras personas ligadas por vínculos de parentesco al causante tiene un claro fundamento en la protección a la familia que se constituye mediante el matrimonio. y ello tan sólo para reconocer algún derecho a quienes lo hubieran podido contraer matrimonio para impedírselo la legislación anterior a la reforma de la regulación de dicha institución. Por lo demás. 14. la convivencia marital o unión de hecho alegada por el recurrente en amparo y.b) LOTC]. En el presente caso esa imposibilidad legal de haber contraído matrimonio nunca se dio. económica y jurídica de la familia. ya que.1 de la LAU. Esta protección se ajusta al mandato contenido en el art.1 CE protege especialmente la familia que tiene su base en el matrimonio. pues el recurrente en amparo era soltero y la inquilina fallecida era viuda ya en 1945. Requisito que no se cumple en el presente caso.sólo se adquiere mediante el matrimonio. tampoco procederá otorgar el amparo. La razón por la que el legislador atribuye a determinadas personas el derecho a subrogarse en la relación de arrendamiento no es la mera convivencia o simple unión de hecho. a los efectos del art. 32. sin transcendencia consti tucional. concluye. Termina invocando el Ministerio Fiscal al STC 45/1989. El tratamiento jurídico diferente tiene. Por escrito registrado el 12 de enero de 1990. debe equipararse a la situación jurídica matrimo nial. La aplicación del presente recurso de la Disposición Adicional Décima de la Ley 30/1981 carece de todo fundamento. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho unión de hecho o de mera convivencia con la relación derivada del matrimonio ha sido querida por el legis lador si es posible llegar a ese resultado por aplicación de las normas constitucionales. a favor de las personas no casadas. La Constitución. en principio.1 de la LAU. sin que se deriven de ellas los efectos personales o económicos del matrimo nio. Pero aun en el hipotético caso de que la convivencia marital hubiese sido cierta y debidamente proba da. en general. reconoce el derecho del hombre y de la mujer a contraer matrimonio.1. porque además de la convivencia o vida marital de la pareja exige que no hubiera podido contraer matri monio por impedirlo la legislación anterior y por fallecer el causante antes de la vigencia de la nueva ley. al derecho a la igualdad y no discriminación que protege el art.117 - . no se dan aquí las circunstancias necesarias para aplicar la citada Disposición Adicional. pues doña Luisa Cristóbal -viuda ya en 1945. 39. salvo en los supuestos excepcionales en los que la Ley así lo establece concreta y expresamente. 58. 58. puesto que este Tribunal Constitucional no puede entrar a conocer de los hechos que dieron lugar al proceso en el que se produjo la supuesta violación del derecho objeto del recurso [art. determinar en un proceso judicial si la unión de hecho. aun en la hipótesis de que fuera aplicable.y el recu rrente en amparo.

de 10 de diciembre de 1987.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. así como contra la sentencia de la Audien cia Provincial de Oviedo. Por Auto de 17 de julio de 1989. 2. tan pronto como. una vez conocida la violación. . 2 de Gijón. Al respecto. 11. Delimitado el objeto del presente recurso de amparo. 44. En efecto. 44. ni el acreedor de una persona pretende ejecutar su crédito contra los bienes de quien convive con la deudora. Entenderlo de otro modo supondría crear una inseguridad jurí dica de imprevisible alcance. se señaló para deliberación y fallo de la presente senten cia el día 18 del mismo mes y año. hubiese lugar a ello. Paquet Mendoza. que la confirmó en apelación. con independencia de las razones de fondo alegadas. extendiendo la cobertura de aquel precepto a aquellos supuestos en los que existe una convivencia extramatrimonial similar al vínculo legal. consta en las actuaciones que el recurrente en amparo invocó formal y expresamente la vulneración del art. consistente en la falta de invocación formal en el proceso del derecho constitucional supuestamente vulnerado. 3 del Código Civil y con el derecho fundamental que se invoca.1. y en contra de lo que sostiene la representación de la Sra. ni los convivientes pueden presentar conjuntamente su declaración del Impuesto sobre la Renta. La presente demanda de amparo se dirige contra la sentencia del Juzgado de Distrito núm. puesta de manifiesto por la representación de doña Paloma María Paquet Mendoza. las cuales deberían haber realizado una interpretación del art.118 - . hubiera lugar para ello [art. Esta falta de invocación formal durante el proceso del derecho constitucional supuestamente vulnerado es bastante y suficiente por sí sola para denegar el amparo solicitado. 1. una vez conocida la violación. 58 de la LAU acorde con el art. 52 LOTC. Por providencia de 12 de enero de 1993. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho del Tribunal Supremo (sentencia de 5 de octubre de 1987) y es el criterio publicado no sólo por jueces. 259/87 y confirmada en apelación por sentencia de 26 de diciembre de 1988 de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo. sino por los ciudadanos en general. 12. 2. Finalmente. el amparo solicitado no puede ser acogido porque no se ha cumplido el requisito que con carácter imperativo exige el art. ni la Administración exigirles que así lo hagan. El hoy recurrente en amparo no invocó ni hizo referencia alguna al art.c)LOTC]. que estimó la demanda de resolución de contrato de arrendamiento presentada por doña Paloma María Paquet Mendoza contra los ignorados familiares de la inquilina fallecida doña Luisa Cristóbal Roza y contra el hoy recurrente en amparo don Juan González García. Fundamentos Jurídicos. 14 CE que considera vulnerado por las resoluciones impugnadas. 2 de Gijón.c) LOTC consistente en la invocación formal en el proceso del derecho constitucional vulnerado tan pronto como. 14 CE ni ante el Juzgado de Distrito de Gijón ni ante la Audiencia Provincial de Oviedo. ni quien convive con otra persona en simple unión de hecho reclama derechos hereditarios de su pareja al fallecimiento de ésta (como reconoce el propio recurrente). Transcurrido el plazo previsto en el art.1. debemos considerar con carácter previo si ocurre o no la causa de inadmisión. la representación del recurrente en amparo no presentó escrito de alegaciones. la Sala acordó la suspensión de la ejecución de la sentencia dictada por el Juzgado de Distrito núm. 13. como lo demuestra el hecho de que la sentencia dictada por la Audiencia citada no aluda a ello. La queja del recurrente en amparo se refiere al art. en autos de juicio de cognición núm.

entre otras). hemos de concluir ahora que las sentencias que se impugnan en el presente recurso de amparo han quebrantado el principio de igualdad (art. pues para acogerse al beneficio de la subrogación mortis causa que regula el art. necesita de prueba al margen de él. y por la propia Sala de Oviedo que califica la unión de hecho de "no muy bien probada". dictada por el Juzgado de Distrito núm. Al respecto. el Tribunal Constitucional.1 del Código Civil). propietaria de la vivienda litigiosa.1 de la LAU es necesario -según hemos declarado en nuestra STC 222/1992. 58. por la autoridad que le confiere la Constitu ción de la Nación Española.1 de la LAU. 58. la falta de acreditación de la convivencia more uxorio del recurrente con la arrendataria fallecida -puesta de manifiesto por la representación de doña Paloma María Paquet Mendoza. convivencia que si bien es presumible en el matrimonio (arts. en la que hemos declarado la inconstitucionalidad del art. 58. condición necesaria -según doctrina reiterada de este Tribunal (SSTC 14/1992 y 28/1992. de 26 de diciembre de 1988. de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo. por discriminatoria.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Entrando ya en el fondo de la cuestión planteada. como hemos dicho en la ya citada STC 222/1992.1 de la LAU -del que las resoluciones judiciales impugnadas son estricta aplicación. la diferenciación contenida en el art. 44. cumpliendo así el requisito exigido en el art. dictadas en autos sobre solución de contrato de . Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 14 en su escrito de contestación a la demanda de resolución de contrato.consistente en la exigencia de vínculo matrimonial con el inquilino titular del contrato de arrendamiento para poder subrogarse en el mismo fallecimiento de éste. 2 de Gijón y. impide a este Tribunal Constitucional reconocer el derecho del recurrente a subrogarse como inquilino en el uso de la vivienda.1 de la LAU entre el cónyuge supérstite de una unión matrimonial y quien hubiera convivido more uxorio con la persona titular del arrendamiento hasta su fallecimiento.1 de la LAU a la unión matrimonial respecto de la unión extramatrimonial tiene o no una justificación objetiva y razonable. cuestión que corresponde resolver a los órganos judiciales competentes.º Estimar parcialmente el amparo solicitado por don Juan González García y. En el presente caso. acceder a su petición de que se reconozca su derecho a subrogarse como inquilino en el uso de la vivienda litigiosa. 58.cuya apreciación corresponde exclusivamente a los tribunales ordinarios. 14 CE). del Juzgado de Distrito núm. Para ello debemos determinar si la diferencia de trato dada por el art. ha de partirse de la doctrina sentada por este Tribunal en su reciente STC 222/1992. 14 CE. 69 y 102.1 de la vigente Ley de Arrendamientos Urbanos (Texto Refundido aprobado por Decreto 4. Fallo. 3. si hemos calificado de inconstitucional. 3. De acuerdo con ello. En tal sentido debe acogerse la pretensión del recurrente sobre la declaración de nulidad de la sentencia de 10 de diciembre de 1987. en su virtud. de 26 de diciembre de 1988. excluyendo del derecho de subrogación previsto en el mismo a las uniones de hecho. 14 de la Constitución del requisito establecido en el art.119 - . lo que ha de analizarse en la presente sentencia es la compatibilidad o no con el art. 2 de Gijón. en cuanto que se limitan a aplicar estrictamente el art.104/1964.haber convivido de modo marital y estable con el arrendatario fallecido. de 24 de diciembre) en la medida en que excluye del beneficio de la subrogación mortis causa a quien hubiera convivido de modo marital y estable con el arrendatario fallecido.para que las diferencias de trato no constituyan una infracción del art. y de la sentencia.c) LOTC. declarar la nulidad de las sentencias de 10 de diciembre de 1987.1. 58. 58. de la Audiencia Provincial de Oviedo. En atención a lo expuesto. No procede. por el contrario. Ha decidido 1.

Número de registro: 2. Sres. Publíquese esta sentencia en el "Boletín Oficial del Estado". que declaró inconstitucional el art. Dada en Madrid. 9 de Zaragoza. contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Zaragoza. González y Viver. 2. 1. con pleno respeto al principio de igualdad. magistrados. de 29 de octubre de 1990. don José Gabaldón López. Sentencia 47/1993. la procuradora de los . Por escrito que tiene entrada en este Tribunal el 23 de noviembre de 1990. Antecedentes. de 11 de marzo de 1993).120 - . pues el ser el elemento esencial la libre voluntad de sus componentes.730/1990. En la línea de la doctrina formulada por la STC 222/1992. a dieciocho de enero de mil novecientos noventa y tres. quien expresa el parecer de la Sala. en nombre del rey la siguiente sentencia En el recurso de amparo núm. López. don Álvaro Rodríguez Bereijo. interpuesto por don Alfredo Máñez Lafuente. ha pronunciado. 52 de la Ley de Arrendamientos Urbanos "en la medida en que excluye del beneficio de la subrogación "mortis causa" a quien hubiera convivido de modo marital y estable con el arrendatario fallecido". Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho arrendamiento urbano. Gabaldón. de 8 de febrero de 1993. Ha sido ponente el magistrado don Julio Diego gonzález Campos. compuesta por don Luis López Guerra. desestimatoria del recurso de apelación interpuesto contra la sentencia del Juzgado de Primera Instancia núm. Rodríguez. La Sala Segunda del Tribunal Constitucional. 60. dictada en autos sobre resolución de contrato de arrendamiento urbano. don Julio Diego González Campos y don Carles Viver Pi-Sunyer. 2730/90. a fin de que por el Juzgado de Primera Instancia competente se dicte una nueva sentencia en la que. ("BOE" núm. representado por la procuradora de los tribunales doña María Pilar García Gutiérrez. Sala Segunda: Excmos.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. En el proceso de amparo ha comparecido el Ministerio Fiscal. Recurso de amparo.º Retrotraer las actuaciones al momento anterior a dictar la sentencia de 10 de diciembre de 1987. Presidente. hace que sean irrelevantes las circunstancias o motivaciones que han podido determinar tanto la constitución como el mantenimiento de esa unión no matrimonial [FJ 4]. Díaz. bajo la dirección del letrado don Fran cisco Gracia Carabantes. se afirma ahora que a los fines de la protección constitucional de quienes conviven "more uxorio" es suficiente la existencia de una unión estable. se decida sobre la resolución de contrato interesada. 1.

La demanda se basa. que si bien cabe aplicar a la convivencia matrimonial las disposiciones propias del matrimonio. 9 de Zaragoza. viuda. entre ellas no se encuentra el derecho de subrogación previsto en el art.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. D) Recurrida en apelación.1 CE establece la protección social. por sentencia de 6 de marzo de 1990. . y hasta el fallecimiento de esta última. tras exponerse la jurisprudencia de este Tribunal en los AATC 156/1987 y 788/1987. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho tribunales doña María Pilar García Gutiérrez. de Zaragoza. con quien la señora Izal Ayala suscribió el correspondiente contrato de arrendamiento. formando una unidad familiar estable. sin existir vínculo matrimonial entre ellos. En estas circunstancias. por sentencia de 29 de octubre de 1990. al aplicar dicho principio al caso concreto de la prueba practicada también se desprende que el señor Máñez Lafuente y la arrendataria "no contra jeron matrimonio con el fin de liberar a los hijos del cumplimiento del servicio militar. 9 de Zaragoza. núm. 2.1 CE. el arrendador señor Aparicio Gil requirió al hoy recurrente en amparo mediante carta por correo certificado con acuse de recibo para que se desocupe la vivienda y el 4 de diciembre de 1989 el señor Aparicio Gil presentó demanda de desahucio por precario contra el señor Máñez Lafuente. interpone recurso de amparo contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Zaragoza de 29 de octubre de 1990. acordando en definitiva estimar la demanda. decla rando haber lugar al desahucio solicitado y condenando a don Alfredo Máñez Lafuente a que desaloje y deje libre la vivienda a disposición del propietario. económica y jurídica de la fami lia. que desestimó la apelación contra la dictada por el Juzgado de Primera Instancia núm. como así ocurrió". por considerar. y que si bien el art. sin distinguir en él la unión matrimonial de la unión de hecho. A ello se opone el hoy recurrente en amparo alegando en primer lugar su condición de arrendatario. el 14 de febrero de 1974 los antes indicados fijaron su domicilio en una vivienda propiedad de don Mariano Aparicio Gil. 58 LAU "ya que la transmisión del arrendamiento por causa de muerte sólo se produce a favor de personas determinadas y con precisas condiciones. 39. 16. 14 y 30. El 31 de julio de 1989. la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Zaragoza. que decretó el desahucio en autos de resolución de contrato de arrendamientos urbanos. y con cinco hijos de ésta. por estimar que ocupaba un piso de su propiedad sin tener título para ello ni relación de parentesco con la inquilina fallecida. con apercibimiento de lanzamiento si no lo verifica dentro del término legal. aceptando los antecedentes fácticos de la sentencia impugnada.121 - . pues al suscribirse el contrato constaba su convivencia estable con la fallecida doña María Villar Izal Ayala y los hijos de ésta y. 58 de la vigente Ley de Arrenda mientos Urbanos (LAU) en relación con los arts. en esencia. desestimó y confirmó la resolución de instancia. consi deró que de la prueba practicada se desprendía que el señor Máñez Lafuente convivió con la arrendataria y con los hijos de ésta "a lo largo de un amplio lapso de tiempo. y ocupándose del mantenimiento y educación de los hijos como si fueran propios". por lo que ha de operarse en la materia sin interpretaciones extensivas por razón de analogía". B) Doña María Villar Izal Ayala falleció el 7 de junio de 1989. 1 LAU establece como base para el ejercicio de los derechos. en los siguientes hechos: A) El hoy recurrente en amparo convivía desde 1971 con doña María Villar Izal Ayala. en segundo término. en nombre y representación de don Alfredo Máñez Lafuente. C) El Juzgado de Primera Instancia núm. sita en la calle Castelar. por lo que la conducta del demandado no podía quedar amparada por el principio de buena fe que el art. su derecho a subrogarse en el arrendamiento de conformidad con el art. entresuelo derecha.

que confirma la del Juzgado de Primera Instancia núm. Por providencia de 11 de febrero de 1991. de acuerdo con el sistema de valores de la Constitución. 58. centrada la cuestión en la aplicación a la convivencia extramatrimonial de ciertas disposiciones propias del matrimonio. violación del art. 39. si lo desean. El matrimonio y la unión extramatrimonial no son situaciones iguales. Y la ratio legis del art. 58.1 CE.122 - . permitiendo una estabilidad a aquellas personas que. por providencia de 8 de abril de 1991. acordó dar vista de las mismas a la representación del solicitante de amparo y al . y se declare el derecho del recurrente en amparo a subrogarse en el contrato de arrendamiento concertado por su esposa de hecho doña María Villar Izal Ayala. El diferente régimen jurídico que el art. y de conformidad con el art. De otra parte entiende el recurrente que. por sí solo.1 LOTC. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 3. conforme a la jurisprudencia de este Tribunal Constitucional. de conformi dad con el art. presentado por la Procuradora de los Tribunales doña María Pilar García Gutiérrez. económica y jurídica de la familia. Por ello. con excepción del hoy demandante de amparo. Recibidos los testimonios de las actuaciones que se solicitaron del presidente de la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Zaragoza y del Juez de Primera Instancia núm. 9 de la misma ciudad. 9 de Zaragoza. 14 y 39 CE).Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. la Sección Cuarta de este Tribunal. tras una vida de convivencia y por el lógico devenir de la vida. A juicio del recurrente se ha producido una discriminación que tiene su origen en la aplicación del art. 39. fallece uno de los miembros de la pareja. 900/89 del Juzgado de Primera Instancia núm. así como de las actuaciones correspondientes a los autos trami tados bajo el núm. económica y jurídica de la familia (arts. acusó recibo de las actuaciones recibidas y. que no distingue entre la unión matrimonial y la unión de hecho al establecer la protección social. dentro del término legal a quienes hubiesen sido parte en la vía judicial.1 CE. 51 LOTC interesar la remisión de las actuaciones correspondientes al recurso de apelación (rollo núm. pues el resultado al que llegó en las sentencias impugnadas no se acomodó al principio de igualdad. sin que ese trato desigual aparezca justificado en aras de otro valor constitucionalmente protegido. 9 de la misma ciudad. y la constancia del emplazamiento del actor en los Autos de juicio de desahucio. el principio de igualdad ante la Ley hay que relacionarlo con el art. 14 CE. como es el de la protec ción de la familia que impone a los poderes públicos el art.º de la primera instancia y Fundamento Jurídico 1. emplazando para que puedan comparecer. 475/90) de la Audiencia Provincial de Zaragoza. pues carecería de sentido la extensión de derecho de subro gación al cónyuge separado del hecho.1 LAU. al permi tir la subrogación del c ónyuge supérstite ligado por vínculo matrimonial parece no tener otro fin que el de la protección de la familia. 4. siempre que la diferencia posea una justificación razonable. la denegación del mismo a los unidos extramatrimonialmente genera un trato discriminatorio respecto a los que viven unidos por vínculo matrimonial. La representación del demandante de amparo considera que las sentencias impugnadas vulneran el derecho fundamental a la igualdad y a la protección social. pero no se puede ignorar que en el caso enjuiciado existe una cierta equivalencia cuando la segunda posee un carácter estable.º de la de apelación). 5. En virtud de todo ello solicita de este Tribunal que se dicte sentencia por la que se declare la nulidad de la dictada por la Audiencia Provincial de Zaragoza en 29 de octubre de 1990. 58 LAU no es el vínculo matrimonial sino la convivencia. la Sección Tercera de este Tribunal acordó admitir a trámite la demanda de amparo presentada y tener por parte actora al señor Máñez Lafuente. como ocurre en el presente caso con el citado precepto de la Ley de Arrendamientos Urbanos. 52. circunstancia que en el caso enjuiciado fue admitida en las sentencias impugnadas (Fundamento Jurídico 3. el hecho de que exista una diferencia de trato jurídico a una y otra clase de personas no significa.1 LAU establece.

1 LAU. La transmisión mortis causa de la relación arrendaticia y la continuidad de ésta a pesar de la muerte de su titular no tiene otra ratio que la protección de la familia fundada en el matrimonio.1 LAUpor las sentencias impugnadas ha producido una discri minación entre las parejas de hecho y las unidas por vínculo matrimonial. La equiparación de la unión de hecho o de mera convivencia con la relación derivada del matrimonio no ha sido querida por el legislador ni es posible llegar a ese resultado por aplicación de las normas constitucionales. señor Máñez Lafuente. sin que por ello pueda extenderse a situaciones jurídicas o de hecho distintas de la derivada del matrimonio. 58 LAU. Sociales y Cultura - . 39. 12-. pues el legislador. sino el vínculo y el estado que crea la institución matrimonial constitutiva de la familia. 39. no es la mera convivencia o simple unión de hecho. que es la que especialmente toman en consideración tanto la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 (art. sin que se deriven de ellas los efectos personales o económicos del matrimonio. a suceder mortis causa en esa titularidad al arrendatario. por lo que. en relación con el art. que atribuye el art.123 - . contrario al principio de igualdad ante la Ley. en cambio las uniones de hecho son uniones de naturaleza jurídica diferente que están sustraídas a las normas imperativas ordenadoras del matrimonio. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Ministerio Fiscal para formular las alegaciones que estimen procedentes por el plazo común de veinte días. "El concepto constitucionalmente adecuado de familia -dice en el Fundamento Jurí dico 4. La condición de cónyuge -a que se refiere el art. 32 reconoce el derecho del hombre y la mujer a contraer matrimonio. el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos -art. tiene un claro fundamento en la protección a la familia que se constituye mediante el matrimonio. sobre el principio de igualdad. 58.y el Pacto Internacional de Derechos Económicos. reiterando los argumentos ya expuestos en el escrito de interposición del recurso de amparo. El tratamiento jurídico diferente tiene. mejor. 58. La razón por la que el legislador atribuye a determinadas personas el derecho a subrogarse en la relación de arrendamiento.1). 58. 23. la diferencia de trato del cónyuge en relación al conviviente de hecho tiene una justificación objetiva y razo nable. 14 CE por estar basadas en el art.1 LAU.sólo se adquiere mediante el matrimonio.1 CE protege especialmente la familia que tiene su base en el matrimonio.incluye la que se origina en el matrimonio. como los Tratados sobre Dere chos Fundamentales suscritos por España (así el Convenio de Roma -art. en el art. En su escrito de alegaciones. 58. La STC 45/1989 pone de relieve cómo el art. no contradice ni se opone a la Constitución. la norma contenida en el art.1 CE cuando establece que los poderes públicos aseguran la protección social. Admitido que es posible acudir en amparo cuando la resolución judicial que se supone vulnera el derecho fundamental no hace sino cumplir el mandato contenido en una Ley. La Constitución en el art. pues. Esta protección se ajusta al mandato contenido en el art. 7. invocó la doctrina sentada por este Tribunal en su STC 209/1988. En tal sentido.1 LAU al cónyuge y otras personas ligadas por vínculos de paren tesco al causante. En su escrito de alegaciones de 24 de abril de 1991 la representación del solicitante de amparo. El derecho a subrogarse en la titularidad arrendaticia o. 16. como sostiene el recurrente. A su juicio la aplicación del art.1 CE. las diferencias de trato por la norma no serían discriminatorias si existe una justificación objetiva y razonable. 39. es preciso determinar si las resoluciones impugnadas vulneran el art. optó por conferir el derecho de subrogación al fallecimiento del arrendatario titular del contrato sólo al cónyuge y a determinados parientes de dicho titular. 58. el Ministerio Fiscal estima que procede denegar el amparo solicitado por don Alfredo Máñez Lafuente. presentado el 27 de abril de 1991.º. 6. ni a otros parientes de distinto grado de los expresamente mencionados en la norma. en conse cuencia.1 LAU que es. un fundamento objetivo razonable.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. aunque preconstitucional. Según una abundante y consolidada doctrina de este Tribunal Constitucional. económica y jurídica de la familia. alegando que en el presente caso ello significa el derecho de la familia.

En el ATC 671/1985 (doctrina reproducida también por ATC 540/1987) dice que el tratamiento que realiza el art. 9 de esa ciudad. sin que ello afecte. citándose. la STC 77/1991. se dice. incluso suprimir. 14. Esto es bastante para que el legislador pueda establecer un régimen jurídico diferenciado entre la unión matrimonial y la no matrimonial. 32. 14 CE. el derecho a la subrogación. Más recientemente la STC 184/1990. ni hay un derecho constitucional a su estable cimiento. de 7 de julio. sino de mero conviviente. El matrimonio es una institución social garantizada por la Constitución. Por providencia de 4 de febrero de 1993 se señaló para la deliberación y fallo de la presente senten cia el día 8 del mismo mes y año.1 LAUno dispense el mismo tratamiento jurídico que al matrimonio. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho les -art. que el matrimonio y la convivencia en una relación extramatrimonial no son situaciones equivalentes y por ello es constitucionalmente legítimo que el legislador.124 - . 2. 8. en la que se citan otras anteriores. dentro de su amplísima libertad de decisión.tiene un marco de libre actuación en el que puede ejercer sus opciones y restringir o ampliar. 14. Conviene. porque el tratamiento jurídico diferente tiene también una fundamenta ción objetiva y razonable. 10.º). coincidentes en proclamar que el matrimonio y la convi vencia no son situaciones equivalentes. 2. vulnera el principio de igualdad consagrado en su art. no contradice a la Constitución ni. 160 de la Ley General de la Seguridad Social y la Disposición Adicional Décima.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 9. 58. en la que el divorcio era inexistente. resolviendo la cuestión de inconstitucionalidad planteada en relación con el art. nada hay que lo exija en nombre del principio del derecho de igualdad. . y el derecho del hombre y la mujer a contraerlo es un derecho constitucional (art. confirmatoria de la sentencia de 6 de marzo de 1990. por consiguiente. Fundamentos Jurídicos. 58.1). también pone de relieve cómo la convivencia extramatrimonial no equivale al matrimonio al establecer aquella disposición especial protección a las uniones extramatrimoniales que tuvieran su causa en la imposibilidad de contraer matrimonio como consecuencia de la legislación anterior a la Ley 30/1981. "El legislador -agrega. por todas. en principio. dictada por el Juzgado de Primera Instancia núm. de la Ley 30/1982. en este terreno. sin que vulnere el principio de igualdad y no discriminación consagrado en el art. Así lo ha reiterado el Tribunal Constitucional en numerosas sentencias en las que se cuestionaban las resoluciones que denegaron pensión de viudedad a quien no tenía la condición de cónyuge del causante. Por ello que el art. En los AATC 156/1987 y 788/1987.1 LAU desde la perspectiva constitucional. En cambio. 14 CE. Por Auto de 11 de marzo de 1991 la Sala acordó la suspensión de la ejecución de la sentencia de la Audiencia Provincial de Zaragoza de 29 de abril de 1990.1-). la unión more uxorio ni es una institución jurídicamente garantizada. citados por la sentencia de la Audiencia.no se han equiparado los vínculos matrimoniales a las uniones de hecho. deduzca razo nablemente consecuencias diversas de la diferente situación de hecho tomada como punto de partida.no afecta para nada al derecho de igualdad a que se refiere el art. 58 LAU con relación a los llamados a ejercitar el derecho de subrogarse -derecho que supone un trato distinto y favorable que conduce a la prórroga forzosa de la relación contractual. Es decir. la Constitución no reconoce en ningún caso el derecho a la unión de hecho con idéntico o similar tratamiento jurídico que el matrimonio. el derecho a la igualdad y no discriminación que protege el art. poner de relieve que el Tribunal Constitucional ya ha tenido ocasión de pronun ciarse sobre la norma contenida en el art. Si hasta ahora -añade. sin que la actuación equiparatoria del legislador en otros supuestos prejuzgue ni obligue a tratamientos igualatorios en este caso" (Fundamento Jurídico 2. por último. en efecto. a la convivencia o unión de hecho.

por consiguiente. 39. ya que su ratio legises el hecho de la convivencia y no la existencia de un vínculo matrimonial. que confirmó en apelación la resolución de instancia. que consi dera vulnerados por discriminarse a las parejas de hecho respecto de los matrimonios en la aplicación por las sentencias impugnadas del art. por consiguiente.1 CE. a los fines del presente recurso de amparo. 39. con exclusión de quienes conviven establemente en unión de hecho. pues la Ley (art. sea siempre y en todos los casos compatible con la igualdad jurídica y la prohibición de discriminación que la Constitución garantiza en su art. protección que corresponde a imperativos ligados al carácter "social" de nuestro Estado y a la atención.125 - . en tercer lugar. que estimó la demanda de desahucio por precario presentada por el propietario de la vivienda don Mariano Aparicio Gil contra el hoy recurrente en amparo. y que si bien el matrimonio y la convi vencia extramatrimonial no son a todos los efectos "realidades equivalentes" -como se dijo en la STC 184/1990 y se ha reiterado posteriormente. Sin necesidad de reiterar aquí los razonamientos que han conducido a esta conclusión. 9 de Zaragoza de 6 de marzo de 1990. junto a ello.1.º). La queja del recurrente en amparo se refiere al art. una continuidad en la ocupación de la vivienda arrendada" (Fundamento . que este Tribunal ha estimado en la antes mencionada sentencia que la finalidad del art. que en esta materia "es discernible un elemento objetivo.ya se afirmó entonces que de aquella no equivalencia no se deducía necesariamente que "toda medida tenga como únicos destinatarios a los cónyuges.1 LAU. se ha estimado que no cabe derivar del propio art. La presente demanda de amparo se dirige contra la sentencia del Juzgado de Primera Instancia núm. 58. el viudo del arrendatario fallecido y quien con él haya convivido more uxorio. sí es conve niente al menos recordar. en especial. En segundo término se ha dicho que la Constitución no identifica a la familia a la que manda proteger en el art.1 "con la que tiene su origen en el matrimonio. 32 y 39). en el repetido art.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. la STC 222/1992 ha considerado. de carácter fáctico. tal como la entiende el art. mediante la subrogación. sin que la diferencia de trato. así como la sentencia dictada por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Zara goza de 29 de octubre de 1990. 39. económica y jurídica de la familia" (art. sino también. 14 CE en relación con el art. 58 LAU "es inconstitucional en la medida en que excluye del beneficio de la subrogación mortis causa a quien hubiere convivido de modo marital y estable con el arrendatario falle cido". tenga un fundamento razonable en atención al sistema de valores de la Constitución.1 LAU es la de establecer "un beneficio legal que halla su fundamento en la norma de la Constitución según la cual "los poderes públicos aseguran la protección social. Así delimitado el objeto del presente recurso de amparo debe tenerse en cuenta que la reciente STC 222/1992 ha declarado que el art. 2. 39. que impone la comparación entre dos usuarios legítimos de la vivienda arrendada. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 1. conclusión que se impone no sólo por la regu lación bien diferenciada de una institución y otra (arts. in fine) condiciona la subrogación del cónyuge supérstite a la conviven cia con el fallecido". 39. En relación con este precepto constitucional. 39. siendo este elemento fáctico el que la norma toma en consideración "para hacer posi ble. 58. por el mismo sentido amparador o tuitivo con el que la norma fundamental considera siempre a la familia y. pues el derecho de subrogación que este precepto establece en favor del cónyuge que convive con el inquilino fallecido protege a la familia en sentido amplio.1)".1 CE y no sólo a las uniones matrimoniales.1 CE "una diferen ciación necesaria entre familias matrimoniales y no matrimoniales". de la realidad efectiva de los modos de convivencia que en la sociedad se expresen". don Alfredo Máñez Lafuente. 14" (Fundamento Jurídico 5. Por ello. pues cabe entender que con lo dispuesto en el citado precepto de la Ley de Arrendamientos Urbanos el legislador ha querido permitir "una continui dad en el arrendamiento por parte del miembro o miembros de la familia que convivían con el fallecido titu lar del contrato" (Fundamento Jurídico 4. 58.º).

con fines o mandatos presente en la propia norma constitucional". 39. económica y jurídica que el citado precepto consagra como mandato o directriz constitucional que ha de informar la actuación de todos los poderes públicos. Por tanto. En principio. A la luz de la doctrina que se acaba de exponer debe examinarse la demanda de amparo formulada por don Alfredo Máñez Lafuente contra las resoluciones dictadas por el Juzgado de Primera Instancia núm. viuda. Existió pues. y hasta el falleci miento de esta última. 10.1 y 47 CE (Fundamento Jurídico 6. de una pareja. y ocupándose del mantenimiento y educación de los hijos como si fueran propios".126 - . 9 de Zaragoza y.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. en concreto.1 CE constituye el fundamento constitucional sobrevenido del derecho de subrogación mortis causa del art. en particular.º). cuya estabilidad es evidente. contradice lo dispuesto en el art. al fallecimiento de ésta gozaba del beneficio de subrogación en el contrato de arrendamiento. formando una unidad familiar. precepto cuya redacción es anterior a la Constitución. en apelación. de estado viuda. entendida por tal la que se constituye voluntariamente mediante la unión de hecho. debe partirse de los hechos declarados probados en la sentencia de instancia. 3. todo lo anterior ha llevado a estimar que el mencionado precepto de la Ley de Arrendamientos Urbanos no se atempera al principio constitucional de igualdad pues "la diferenciación que introduce entre el miembro supérstite de la pareja matrimonial y el que lo sea de una unión de hecho no sólo carece de un fin aceptable desde la perspectiva jurídica constitucional que aquí importa. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Jurídico 5.1 y 47 CE. En relación con el carácter no matrimonial de la unión a la que se refiere el presente caso se ha sostenido por la sentencia de instancia aquí impugnada que si el solicitante de amparo y quien con él convivía more uxorio no contrajeron matrimonio. el mandato de protección de la familia del art. constituía una familia a los fines del art.1 CE). a lo largo de un amplio lapso de tiempo. 58. 58. en primer lugar. además. ello se debió exclusivamente al deseo de que los hijos de la arrendataria. la anterior consideración se encuadra en el ámbito de la interpretación y aplicación de la . por convivir more uxorio con la arrendataria de la vivienda. ha de estimarse que el señor Máñez Lafuente. como se ha dicho en al STC 222/1992.1 LAU entre las uniones matrimoniales y las constituidas por quienes conviven more uxorio no posee una justificación objetiva y razonable y. de los contenidos en los arts. además. 39. 14 en relación con los mandatos y principios de los arts. la dife renciación que se deriva del tenor literal del art. En segundo lugar. 39. Pues como se ha declarado en al citada STC 222/1992. como es el caso.sino también a la familia como realidad social. pudieran ser dispensados del servicio militar. confirmatoria de la anterior. pues en correspondencia con el pluralismo de opciones personales existente en la sociedad española y la preeminencia que posee el libre desarrollo de la personalidad (art. estable. la Constitución no sólo protege a la familia que se constituye mediante el matrimonio -aunque a ésta la proteja especialmente (STC 45/1989). el fallecimiento de la arrendataria de la vivienda gozaba de la protección social. al que debe acomodarse el ejercicio de los derechos previstos en la Ley de Arrendamientos Urbanos y. aceptados por la dictada en apelación.º). como han hecho las resoluciones judi ciales impugnadas en el presente recurso. durante un periodo de tiempo prolongado. por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de la misma ciudad. donde se afirma que "de la prueba practicada se desprende que el señor Máñez Lafuente convivió con la arrendataria (por contrato de 14 de febrero de 1974) doña María Villar Izal Ayala.1 CE y. una conviven cia more uxorio del hoy solicitante de amparo con la arrendataria de la vivienda. el de la prórroga mortis causa en el arren damiento por parte del señor Máñez Lafuente. y consiguientemente. Lo que en dicha resolución ha sido considerado contrario al principio de buena fe. afectiva y esta ble. Al respecto. sino que entra en contradicción. 39. sin que pueda ser discriminado en el ejercicio de ese derecho por el carácter no matrimonial de su unión. 4.1 LAU. y con los hijos de ésta. Lo que entraña. Y finalmente. que esta unión no matrimonial.

consiguientemente. tal vulneración no sería exclusivamente imputable al hoy recurrente de amparo. 3. Ahora bien. no carece de relevancia constitucional y merece ser examinada en esta sede. tanto en uno como en el otro caso. ello no habría sido posible si faltaba el acuerdo del otro componente de la pareja. el Tribunal Constitucional.1 CE y de la que deriva la extensión del derecho a la prórroga mortis causa del arrendamiento por imperativo del art. En atención a todo lo expuesto. pues al ser el elemento esencial la libre voluntad de sus componentes.1 LAU. pues no hay matrimonio sin consentimiento mutuo (art. Sin embargo. estas resoluciones. en consecuencia: . sentado lo anterior. 14 CE. cualquiera que sea la causa de tal decisión. En primer lugar ha de tenerse en cuenta que. esa decisión se vincula con sus convicciones y creencias más íntimas. que corresponde a los jueces y tribunales y. según se ha dicho antes. 39. Lo que ha entrañado una discriminación respecto al solicitante de amparo que se contraria al derecho de igualdad reconocido en el art. 32. es ajena al que es propio del recurso de amparo. "no es éste un derecho de ejercicio individual. en la medida en que dicha consideración afecta en el presente caso a los principios y valores reconocidos por los arts. Por consiguiente. se extiende no sólo al matrimonio sino a las uniones no matrimoniales como la formada por el señor Máñez y la señora Izal Ayala. Como se ha dicho en la STC 222/1992. es obvio.1 CE. ya que el contraerlo o no contraerlo pertenece al ámbito de la libertad de la persona y. a los fines de la protección constitucional de quienes conviven more uxorio es suficiente la existencia de una unión esta ble. por ser ésta viuda-. por lo que tampoco está justificado reprochar a un miembro de una unión matrimonial que no haya contraído matrimonio. 5. en relación con el derecho a contraer matrimonio reconocido por el art. A lo que cabe agregar que si bien la Constitución reconoce el derecho a contraer matrimonio. Ha decidido Otorgar el amparo pedido por don Alfredo Máñez Lafuente y. un deber u obligación. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho legalidad ordinaria. Como se ha dicho. de manera que aun cuando el hoy recurrente de amparo hubiera querido celebrar matrimonio con la arrendataria de la vivienda. por la autoridad que le confiere la cons titución de la nación española. 14 y 39.1 CE. 45 del Código Civil)". este derecho no entraña correlativamente. al aplicar el art.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.127 - . debe ser rechazada como fundamento de la denegación del derecho a la prórroga mortis causa del arrendamiento en el presente caso. 58. dado el presupuesto en el que se basa la supuesta vulneración de la buena fe en el ejercicio de los derechos -no haber contraído matrimonio quienes convivían more uxorio para así obtener que los hijos de la arrendataria de la vivienda fueran dispensados del servicio militar. Fallo. Lo anteriormente expuesto conduce al otorgamiento del amparo solicitado y a la consiguiente nulidad de las resoluciones de los órganos jurisdiccionales impugnadas en el presente recurso. En segundo término no cabe olvidar que la protección constitucional de la familia que consagra el art. en la que convivía more uxorio con la arrendataria al fallecimiento de ésta. ello hace que sean irrelevantes las circunstancias o motivaciones que han podido determinar tanto la constitución como el mantenimiento de esa unión no matrimonial. han denegado el derecho del aquí recurrente a la subrogación en el contrato de arrendamiento y acordado su desalojo de la vivienda que ocupaba. 14 CE.

de prestación.1) no se deriva "un derecho a la equiparación". Puede. no puede extraerse la necesidad de equi paración de trato. económica y jurídica) de la fami lia. 32 CE). por tanto.1) vigente histórica y socialmente en un momento determinado de acuerdo con los valores dominantes. en cambio la unión de hecho carece de todo reconocimiento constitucional. que convierta en inconstitucional -por discriminación arbi traria y no razonable. 58. 32. de parentesco.128 - . . pero también. del matrimonio surge una relación de estado civil. aunque con justificación objetiva y razonable. así es. en recurso de apelación. desde luego. art. de fidelidad y socorro mutuo.como única forma de saber cuándo existe un núcleo familiar digno de la protección que la Constitución establece. merced a una aplicación expansiva ("optimizadora") del principio de igualdad. Voto particular que formula el magistrado excelentísimo señor don alvaro Rodríguez Bereijo a la sentencia dictada en el recurso de amparo núm.. etc. Dada en Madrid. el legislador diferenciar legítimamente entre uno y otra. para imponer la justicia material. 9 de Zaragoza de 6 de marzo de 1990. al configurar las diferentes formas de protección. Publíquese esta sentencia en el "Boletín Oficial del Estado". puede éste. de uno de los denominados derechos sociales. siempre y a todos los efectos entre la familia matrimonial y la extramatrimonial (por no hablar de otras formas posibles de familia distinta de la heterosexual. al establecer un específico régimen civil (normas de Derecho matrimonial y de familia). relaciones patrimoniales en función del régimen económico-ma trimonial adoptado. 3. lo que no acontece con la simple convivencia o unión de hecho. para que por el Juzgado de Primera Instancia núm. tomar en cuenta aquellas diferencias -por razones tanto de certeza y de seguridad jurídicas como de adecuación a la necesaria limitación de los medios financieros disponibles. Matrimonio y convivencia extramatrimonial no son situaciones equivalentes. de la Constitución (arts. 14 y 39. el deber de alimentos. Tratándose el art. La Constitución ha reconocido y garantizado especialmente la institución jurídica del matrimonio (art. a instancia de don Mariano Aparicio Gil contra el hoy recurrente en amparo. monogámica y estable). el deber recíproco de contribuir a levantar las cargas de la vida en común. y la sentencia del Juzgado de Primera Instancia núm. no excluya expresamente de dicha protección a otros tipos de familia constituidos de forma y con caracteres distintos del modelo de familia (la matrimonial.1 CE. que requieren la necesaria mediación del legislador.º Retrotaer las actuaciones en los autos de referencia al momento inmediatamente anterior al de dictar sentencia.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 58. derechos sucesorios mortis causa.1 de la vigente Ley de Arrendamientos Urbanos. 2. 14 CE.1 de la LAU. en mi opinión. a efectos del derecho a la subrogación en el contrato de arrendamiento. de la unión de hecho more uxorio con el matrimonio.º Declarar la nulidad de las sentencias dictadas por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Zaragoza el 29 de octubre de 1990. 900/89.º Restablecer al solicitante en su derecho constitucional a la igualdad. en otra clase de normas civiles y en otros sectores del ordenamiento. 39. más allá de los límites del art. contenidos en el capítulo tercero del título I de la Constitución bajo la rúbrica "Principios rectores de la política social y económica". 9 de Zaragoza se dicte otra en la que se reconozca el derecho del recurrente en amparo a no ser discriminado en la aplicación del art.730/90 Discrepo de la sentencia porque. a ocho de febrero de mil novecientos noventa y tres. en autos de desahucio por precario núm. 2. al referirse a la protección (social. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 1. Y del hecho de que la Constitución.la diferenciación establecida por el legislador civil en el art. deberes de convivencia.

58.1 CE no distingue entre la unión matrimonial y la unión de hecho. STC 222/1992.º de su sentencia. no puede merecer reproche constitucional alguno. de la cual he disentido radicalmente por las razones ya expuestas en mi Voto particular incorporado a dicha sentencia y al que ahora. añade que. siempre que ello ofrezca una justificación objetiva y razonable y no atente al libre desarrollo de la personalidad (art. donde se entra en juego el principio de igualdad en su función positiva de igualación o equipara ción. ante los jueces ordinarios.1 de la LAU) apelando a un supuesto derecho que nacería no ya de la Ley. pues. 14 CE (en relación con el art. las circunstancias concretas del caso objeto del presente recurso de amparo debería conducir -y si cabe con mayor fuerza. pero sin que la competa entrar a examinar si el legislador ha hecho la regulación más justa y conveniente e imponiendo autoritariamente la suya propia. la libre elección de estado civil. cada problema jurídico se convertirá en un problema de derechos fundamentales.129 - . es el campo reservado al legislador que tiene una amplia libertad de configuración. En la sentencia de la Audiencia Provincial.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 14. "sino directamente de la Constitución" (ex art. en el que no cabe operar con interpretaciones extensivas por razón de la analogía y además (lo que era ciertamente oportuno al caso) es ya sabido. y al margen de la unión matrimonial. De otro modo.1). Los órganos judiciales rechazaron la preten sión del ahora demandante de amparo con una doctrina que. acogiéndose a la exención del servicio por hijos de viuda que de otra forma no gozarían.1 CE) por las resoluciones judiciales aquí impugnadas. en relación con el art. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho No creo. el reconocimiento del derecho a la subrogación arrendaticia (ex art.a los solos efectos del derecho de subrogación arrendaticia. tras reiterar la doctrina ya establecida por el Tribunal Cons titucional (obviamente. las razones de por que no era posible aplicar el "principio constitucional de protección a la familia". el ahora demandante de amparo y su compañera fallecida no contrajeron matrimonio con el fin de liberar a los hijos de ésta del cumplimiento del servicio militar. Como así aconteció efectivamente. había constituido con su compañera fallecida y los cinco hijos de ésta una unidad familiar estable. y por tanto a la denegación del amparo. 39. en el Fundamento Jurídico 5. y nada habrá sobre lo que el Tribunal Constitu cional no venga llamado a decidir. necesa riamente. hasta la STC 22/1992) de que el matrimonio y la unión extramatrimonial (incluso la que lo sea more uxorio. puesto que de facto. esto es. el varón supérstite de una de hecho more uxorio pretendía. Más aún. en un problema constitucional. En mi opinión. Aquí. correspondiendo al Tribunal Constitucional únicamente la tarea de la "fijación de los límites exteriores". Entendió fundadamente el juez que la pretensión se basaba pues. que los hijos y descendientes que convivían con su madre fallecida podían subrogarse en la . he de remitirme. al pretender valerse de los beneficios de una situación -la pretendida equiparación constitucional de la unión de hecho more uxorio con la unión matrimonial. 10. en una conducta torticera. pero sin sufrir los inconvenientes. dotada de las notas de convivencia y voluntad de permanencia) no son situaciones equivalentes y que por ello es posible que el legislador deduzca consecuencias diversas de la diferente situación de partida. dice la Audien cia Provincial. contraria al principio de buena fe. el Juez de Primera Instancia núm. expone de manera clara y rotunda. si bien cabe aplicar a la convivencia extramatrimonial ciertas disposiciones propias del matrimonio. Y es que como resulta de la prueba de confesión judicial practicada y consta en el acta del juicio. en mi opinión. 39. En el caos. en aplicación mecánica de la doctrina sentada por la reciente sentencia del Pleno. 39.1 CE) en cuanto coarte (en favor del matrimonio). No lo entiende así la mayoría de la Sala. económica y jurídica de la familia reconocido por el art.a estimar que no ha existido lesión alguna del invocado derecho a la igualdad del art. 9 de Zaragoza. entre ellas no se encuentra el derecho de subrogación arrendaticia previsto en la Ley de Arrendamientos Urbanos. aun admitiendo que el derecho a la protección social. que pueda considerarse inconstitucional (por omisión) aquella norma que no haya equiparado la unión de hecho al matrimonio.

con las ventajas (conservar ella su condición de viuda. la pérdida de la condición de hijos de viuda a los efectos. cobra pleno sentido la invocación del principio general de la buena fe y los fundamentos del Derecho justo frente al ejercicio del derecho a la igualdad por quien con su comportamiento precedente lo contradice al haber ejercicio su derecho a la diferencia. Madrid. "inventando" "otro" matrimonio? En nada. Y ello. ¿no estaremos. a quince de febrero de mil novecientos noventa y tres. no quiso tal equiparación precisamente para quedar excluido de la disciplina matrimonial (pluralidad de derechos y deberes que establece el ordenamiento jurídico).1 de la LAU). perfectamente atendibles y respetables. 32 CE). más allá del caso la interrogante que cabe suscitar es si legítimamente es posible. coartando una libre elección de estado civil que había sido tomada por ambos miembros de la pareja por razones de oportunidad y conveniencia. pero no en los inconvenientes (cargas y deberes). de posibilidad de una especie de "matrimonio a la carta".Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. ¿Es posible al mismo tiempo ser "cónyuge" y no serlo a los efectos. que no cónyuge. exigir la equiparación de las uniones de hecho con las uniones matrimoniales cuando de manera manifiesta se pretenda tal equiparación sólo en lo que toca a los beneficios o ventajas que se derivan de su régimen jurídico. en los benefi cios pero también en los inconvenientes que se derivan de dicha situación jurídica reconocida y garantizada constitucionalmente (art. 10 CE). gr. pues el diferente tratamiento ante la Ley no puede tacharse de arbitrario. 58. al derecho de sucesión en la relación arrendaticia que contempla el art. sino de aquellas otras normas que partiendo del matrimonio como un presupuesto. difícilmente admisibles. . derecho a la exención del servicio militar para sus hijos) y los inconvenientes (no poder acogerse el "esposo de hecho". la norma de subrogación en el arrendamiento o la de exención del servicio militar a los hijos de viuda)? Ysi para evitar situaciones. Por ello.1 de la LAU. y más concretamente de determinadas consecuencias jurídicas (v.130 - . invocando el derecho constitucional a la igualdad ante la Ley y el principio constitucional de protec ción a la familia. Porque. a fin de cuentas. entre ambas situaciones. en el caso. tratan de regular aspectos distintos de la relación de convivencia en cuanto tal (como es. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho relación arrendaticia. en el caso. no ya de las normas del "círculo interior" de la relación de convivencia más específicamente propios del régimen jurídico matrimonial (nor mas de Derecho matrimonial y de familia).. irrazonable o carente de justificación objetiva atendiendo a la finalidad de la norma (que tiene un claro fundamento en la protección a la familia constituida mediante el vínculo matrimonial) si se tiene en cuenta que tal diferencia de trato en la relación arrendaticia entre las uniones de hecho y las parejas casadas en nada atentaba al libre desarrollo de la personalidad (art. 58. se pensase que la equiparación de las uniones de hecho more uxorio (¿y. la alteración del estado civil de viudedad de uno de los miembros de la pareja) que habría de conllevar efectos indeseados (v.1 CE). pues. del derecho a la exención del servicio militar que ello reportaba). gr. que ponían de manifiesto bien a las claras su voluntad de no constituirse en matrimonio. también las que no aparecen adornadas por las notas de convivencia y estabilidad o voluntad de permanencia? y ¿ quid las parejas de hecho homosexuales?) con las matrimoniales ha de serlo a todos los efectos. 10. cuando quien pudiendo haber contraido matrimonio y libremente permanece unido de hecho a otra persona. por qué no. 14 CE las resoluciones judiciales al distinguir en su aplicación del art. en el caso. acaso. estas circunstancias que concurren en la unión de hecho del caso no pueden consi derarse "irrelevantes" en sede de amparo como una cuestión que pertenece al ámbito de la libertad personal y se vincula a sus conviciones más íntimas (art. han vulnerado el art. entre otros.. arEn mi opinión.

muy al contrario. 14 de la propia norma fundamental.1 de la Ley de Arrendamientos Urbanos. en que la actual se funda. el recurso de amparo. determinando que el tratamiento diferencial no pudiera ser cali ficado de objetivo y razonable. 32 CE). Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Voto particular que formula el magistrado don José Gabaldón López a la sentencia dictada en el recurso de amparo núm. Como en aquella ocasión sostuve. una interpretación necesariamente restrictiva de la equiparación de la convivencia de hecho con el vínculo conyugal en la subrogación en el contrato arrendaticio. en consonancia con otras anteriores y ratificada por varias posteriores. Mas. sino también del de protección a la familia (art. Según allí se dijo. habría de darse una perfecta identidad entre éste y la convivencia extramatrimonial more uxorio.1 de la LAU es contrario al art. En relación con la actual sentencia.1. de tal modo que el otorgamiento de aquella consecuencia al primero y no a la segunda significase una situación de discriminación para ésta. 14 CE. Y también respecto de la procedencia en este recurso de dictar un fallo desestimatorio. son de resaltar. pero en todo caso. es decir que la ratio decidendi de la declaración de inconstitucionalidad del precepto se refería al principio de igualdad y no al art. así considerar caprichoso e irrazonable que no incluya a los unidos por vía de hecho en un beneficio singular como es el derecho de subrogación en el contrato de inquilinato. cuya estabilidad es evidente. el matrimonio y la convivencia de hecho no son situaciones jurídicamente iguales y ni siquiera equivalentes. el precepto citado en la LAUno es contrario a la Constitución. el legislador puede. 58. y siendo el derecho a contraer matrimonio un derecho consti tucional. a la que este voto se refiere. en cuanto ahora la inconstitucionalidad del mismo es determinante de la estimación del amparo. aun partiendo de la declarada inconstitucionalidad del art. 58.1 LAU.2) mientras que nada de ello concurre en la unión de hecho more uxorio. para llegar a la conclusión de que el art.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 58. utilizada con la misma intención por el legislador en las más variadas situaciones del ordenamiento. citado sólo como fundamentación de refuerzo. 39. constituía una familia a los fines de ese artículo y consiguien temente. el matrimonio es una institución social garantizada por la Constitución y el derecho a contraerlo es un derecho constitucional (art. 32. frente a esas afirma ciones. aunque sólo como punto de partida de mi opinión sobre la constitucionalidad del art.131 - . 39. establecer diferencias de tratamiento entre el mismo y la unión puramente fáctica. otras que debieron determinar. con arreglo al que habrá que apreciar si las diferenciaciones establecidas por la norma resulta o no discriminatorias". sino en el art.1 CE) en cuanto. debo insistir ahora en sus fundamentos. 2. económica y jurí dica que el citado precepto consagra como mandato o directriz constitucional que ha de informar la actua ción de todos los poderes públicos".730/90 Congruentemente con el Voto particular que formulé en la STC (Pleno)222/1992. como de modo terminante señaló la STC 184/1990. se dice. cuyo régimen jurídico corresponde a la Ley por mandato constitucional (art. Y no cabe partir aquí. Al garantizar el matrimonio. en mi opinión. la Constitución opta por una solu ción formal dotada de mayor seguridad jurídica. Mas como afirmó la propia STC 222/1992. 39. "no está en el art.1 de la Constitución la medida para apreciar la validez o invalidez de las diferenciaciones normativas normativas en este punto. No cabe. de una inter pretación del concepto y origen de la familia no formulada directamente por este Tribunal como punto . en principio.14 de la Constitución por haber limitado la subrogación en el contrato arrendaticio a la existencia de vínculo conyugal. incluso contando con la declarada inconstitucionalidad del artículo mencionado. Tal como en aquella ocasión opiné. En la fundamentación de la actual sentencia se hace aplicación no sólo del principio de igualdad deri vado del art. debió ahora ser desestimado. "la unión no matrimonial. al resolver sobre el amparo. al fallecimiento de la arrendataria de la vivienda gozaba de la protección social.

de suerte que viene a formularse un concepto indeterminado de trascendencia constitucional en cuanto del mismo depende que esa situación se repute idéntica a la matrimonial y su desconocimiento quede protegido por el recurso de amparo como lesivo del derecho a la igualdad. lo que la hacía inaplicable en el ámbito de la Ley arrendaticia. el cual se considera como medio para su formación (art. Y antes bien. hace recaer el acento en la familia fundada en el matrimonio. 58 de la LAU. ni tampoco aceptar esas conclusiones a falta de la adecuada pormenorización del resultado probatorio. el beneficio de la subrogación mortis causa se extiende en la sentencia del Pleno. partiendo de la obligada interpretación estricta antes aludida el recurso en este caso debió desestimarse. si el juez ordinario corresponde evidentemente la apreciación de las pruebas que revelan aquella situación. puesto que cuando la CE ha querido prever situaciones de protección fuera de la familia matrimonial las ha formulado expresamente en el mismo artículo.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 32). En segundo lugar. sino que declaró inconstitucional el precepto "en la medida en que excluye del beneficio de la subrogación mortis causa a quien hubiere convivido de modo marital y estable con el arrendatario fallecido". la calificación del concepto. que se trata de la ampliación de un precepto que en la Ley es excepcional respecto del régimen general de la institución arrendaticia puesto que. ni tampoco que el fundamento de esta extensión fundada en el principio de protección a la familia. limitando por consiguiente los derechos del arrendador. la constitucionalidad de esa solución no significa que la adoptada no lo sea. y esta aplicación privilegiada se extiende ahora.132 - . aplica ésta a terceros. 39 quepa otorgar consecuencias que no se desprenden de su propia formulación. cabe distinguir unas como obligaciones generales de los poderes públicos y otras como deberes y obligaciones exigibles a los padres. Pero esto supone que. lejos de partir expresamente de es concepto de familia. cuando la CE. al que de hecho pudo ser tenido por tal. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho central de su argumentación y decisión. allí mismo se habían formulado reparos sustanciales pues se puso de manifiesto la concurrencia en el caso de otras circunstancias que llevaron a calificar como "maliciosa" y no amparada por el principio de buena fe la conducta del demandado. como también se señaló en la STC 184/1990 que. es decir. según la cual en la serie de medidas de protección de la familia. en primer lugar. con mayor motivo debe serlo el concepto de convivencia de hecho more uxorio al que el supuesto conyugal se amplia. Quiérese decir. lo cual hace también el propio art. como en el de su carácter marital. pues a partir de la genérica apreciación de la prueba realizada por el juez no puede este Tribunal llegar a la terminante calificación de la convivencia que aquél formula explícita mente como "unidad familiar estable" e implícitamente como marital. Desde ambos puntos de vista. 32. sino simplemente en una extensión fundada en el principio de igualdad. además de la prórroga forzosa. La sentencia del Pleno que la actual aplicación no pronuncia la nulidad sobrevenida de la regla legal que "concede hoy al cónyuge el beneficio de la subrogación". aunque el legislador podría extender los beneficios a las uniones estableces de hecho. Se trata del hecho confesado de que la convivencia se mantuvo como puramente . junto al cónyuge. En relación con esta aplicación debe ponerse de relieve. que no se expresa ya que se parte de una apreciación conjunta de la prueba. Y esta situación es lo que en el caso enjuiciado fundamenta la petición de amparo de quien estima haber convivido de aquel modo con la arrendataria. digna efectivamente de protección en general pero sin que el art. de ahí que si la interpretación de los supuestos tasados de prórroga a favor de terceros debiera ser estricta. aparte de lo dicho. pero sin que esas prescripciones puedan entenderse con independencia de las consecuencias que para la institución familiar comporta el art. de suerte que a través de esa fórmula negativa viene a establecer una extensión de aquel beneficio. en la determinación de si lo probado puede considerarse como convivencia marital y estable corresponde a este Tribunal la revisión del criterio judicial siempre con base en los hechos comprobados tanto en el aspecto de la estabilidad y circunstancia de hecho capaces de calificarla. a quien hubiere convivido marital y estable con el arrendatario fallecido.

es decir. contra la sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo de 20 de mayo de 1992. 160 LGSS. 32. no lo ha considerado oportuno por el momento. la comprobada existencia de hijos de la arrendataria (hecho que en el proceso no se planteó) con derecho sin duda preferente a la prórroga. claro es. Recurso de amparo Una vez admitida la constitucionalidad del vínculo matrimonial como presupuesto legítimo para que el legislador haga derivar de aquél determinados efectos -como el de conceder las pensiones de viudedad regulads en el art. aunque podría conceder prestaciones de viudedad en favor de quienes hubieran formado parejas de hecho y convivido "more uxorio". representada por el procurador don Ignacio Puig de la bellacasa y aguirre. don Julio Diego González Campos y don Carles Viver Pi-Sunyer. o aquellas otras medidas que faciliten o favorezcan el ejercicio del derecho cons titucional a contraer matrimonio (art. interpuesto por doña María Garcia Gómez. Criterio que. don Alvaro Rodríguez Bereijo. por más que oponga razones ideológicas a contraer el vínculo matrimonial. a quince de febrero de mil novecientos noventa y tres. 71. y ello no se ha considerado inconstitucional [FJ 3]. actitud del ahora recu rrente así califiada por excluir la plenitud de la institución marital para facilitar un fin de evasión de deberes legales exigibles. quien expresa el parecer de la . compuesta por don Luis López Guerra. asistida del letrado don Leopoldo del prado álvarez. Sres.714/92. Sentencia 66/1994.133 - . alimenta además una sospecha en contra de los efectos de la situación que en la sentencia se declar amparable. Sala Segunda: Excmos. logrado lo cual pretende sin embargo aprovechar las ventajas de la equiparación a aqué lla. de 24 de marzo de 1994). llevaría a consecuencias imprevisibles y totalmente ajenas a la consideración de igualdad que motiva el fallo. 1. un uso en beneficio personal de la institución excluyendo sus cargas. que con ello no se coarte ni se dificulte irrazonablemente al hombre y mujer que desan convivir "more uxorio" (STC 184/1990). don José Gabaldón López. siempre. Madrid. López. Gabaldón. Presidente. Número de registro: 1. recaída en autos de pensión de viudedad. La Sala Segunda del Tribunal Constitucional. ("BOE" núm.así como la constitucionalidad de "aquellas medidas de los poderes públicos que otorguen un trato distinto y más favorable a la unidad familiar basada en el matrimonio que a otras unidades convivenciales. de exten derse.1 CE).Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. ha pronunciado en nombre del rey la siguiente 20 sentencia En el recurso de amparo núm. Además de ello. Díaz. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho fáctica con el fin de liberar del servicio militar a los hijos de la arrendataria fallecida. no cabe admitir que vulnere la Constitución el hecho de que no se reconozcan los derechos derivados del matrimonio a quien no lo contrajo pudiéndolo hacer. el cual. González y Viver.714/1992. Ha comparecido el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y el Ministerio Fiscal. magistrados. de 28 de febrero de 1994. Aunque tal objeción le deba ser respetada. don Eugenio Díaz Eimil. Rodríguez. no suple el incumplimiento objetivo de un requisito legítimamente impuesto por el legislador. Ha sido ponente el magistrado don Luis López Guerra.

Interesa. contra la sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo. 2. y por ello reclamar las correspondientes actuaciones judiciales de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo . Solicitó el reconoci miento de la prestación de viudedad. c) Interpuesto recurso de suplicación. 101 del Código Civil y la Disposición Adicional Novena de la Ley 11/1981 ( sic). no sólo material sino también legal y formal. el más elemental sentido de igualdad. Por providencia de 14 de diciembre de 1992.134 - . de 29 de abril de 1991. 16. Antecedentes. 4. 3. en síntesis. representada por el procurador don Ignacio PUig de la bellacasa y aguirre. confirma la resolución del INSS denegatoria de pensión de viudedad. de fuerte arraigo en Málaga en los años anteriores a la Guerra civil.1 de la CE. confirmando otra de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (Málaga)dictada en suplicación. 14 por lo dispuesto en el art. la revocación de la sentencia impugnada y que se reconozca a la recurrente el derecho a percibir la correspondiente pensión de viudedad. Se argumenta. por ello. que. máxime cuando la recurrente y sus hijos han gozado de la cobertura de las sucesivas instituciones de previsión social. d) Contra la misma interpuso recurso de casación para la unificación de doctrina. Del contenido de la demanda y de los documentos que la acompañana resultan.para la celebración de un contrato de unión entre dos personas y su asunción no puede constituir una fuerte discriminación hacia la vida de hecho. si una de las causas de extinción de la pensión de viudedad es la convivencia marital con otra persona.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. fue asimismo desestimado por sentencia. resta por decidir si la desprotección de las uniones de hecho atenta a la libertad ideológica reconocida en el art. De otra parte. en síntesis. estos antecedentes fácticos: a) La hoy recurrente convivió maritalmente con don Salvador Enrique Montero desde 1934 hasta el 5 de octubre de 1989. 1. ante la inexistencia de vínculo matrimonial con el causante. 14 y 16. 1. exige que la pensión se deba obtener por haber convivido more uxorio. El 1 de julio de 1992 tuvo entrada en este Tribunal recurso de amparo interpuesto por doña María García Gómez. de la Sala de lo Social en Málaga del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.1 de la CE y también al art.1 de la CE. La demanda de amparo impugna esta última resolución por vulnerar los arts. la Sección acordó admitir a trámite el presente recurso. 14 y 24. 2 de Málaga en sentencia de 25 de julio de 1909 desestimó la demanda subsiguiente. que fue denegada por resolución del INSS. de 20 de mayo de 1992. que aunque las sentencias del Tribunal Constitucional en Pleno de 14 de febrro de 1991 ya se han pronunciado sobre este tema rechazando que la solución legal y jurisprudencial atente contra los arts. b) El Juzgado de lo Social núm. La ideología anarquista del causan te. de 20 de enero de 1990. dictada en recurso de casación para la unificación de doctrina el 20 de mayo de 1992. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Sala. no exige requisitos especiales -sean eclesiásticos o laicos civiles. igualmente desesti mado por sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo. en que éste falleció siendo pensionista de la Seguridad Social.

16. en relación al art. 16 y 14 CE. como el propio art. a lo que atañe que si hubiera que estar a una mera declaración del recurrente en cuanto a la profesión de ciertas ideas que le impidiesen contraer matrimonio. a través de su representación legal. 6. Considera igualmente que tampoco quebranta el principio de igualdad la equiparación en determinados supuestos en los cuales se equiparase la relación conyugal con otra "análoga relación de afectividad". 9.3 CE). la Sección acordó tener por personado al procurador don Carlos de zulueta cebrián . en primer lugar. 39 CE). ya que en tales casos -también observados en la STC 187/1990-se persiguen fines y se protegen valores distintos. ello iría contra la seguridad jurídica (art. la cual se ha de poner en relación con la libertad ideológica proclamada en el art. El 15 de marzo de 1993 presentó sus alegaciones la demandante de amparo. Entiende que la interpretación dada por los tribunales al art. en el caso presente ha existido violación de los arts. Si no se unieron con el vínculo formal del matrimonio se debía a la ideología anarquista profesada por los interesados.1 CE.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 16 CE señala. pone de relieve el hecho de que la demandante y el fallecido que con ella convivía se mantuvieron unidos en convivencia estable más de cincuenta años. partiendo de la doctrina de este Tribunal sentada particularmente en la STC 184/1990. en nombre y representación del INSS.tiene dos tratamientos distintos. lo que no hizo. A continuación. siendo de otro lado reiterada la doctrina de este Tribunal de que no puede extenderse a las uniones de hecho la pensión de viudedad. pues ello ya fue resuelto en la STC 184/1990. subrayaba. 101 CC crea una situación en la que el mismo fenómeno -la convivencia more uxorio. El 10 de marzo de 1993 presentó el Fiscal sus alegaciones. 101 CC y la Disposición Adicional Novena de la Ley 30/1981. 58.1 CE. 8. en cuanto que este precepto se limita a garantizar las libertades ideológicas. Del art. LGSS.135 - . 160. no puede considerarse inconstitucional el hecho de que el legislador dé un trato diferenciado de la unión matrimonial a la puramente fáctica. las libertades en él garantizadas están limitadas en sus manifestaciones por el mantenimiento del orden público protegido por la ley. ni tampoco era viuda del mismo. 14 CE. En las mismas. que no se trataba de cuestionar el art. en las que considera que no se han producido las vulneraciones de derechos fundamentales denunciadas por la demandante. en este caso ha supuesto. aunque no matrimonial. en relación al art. El 15 de marzo de 1993 presentó sus alegaciones el INSS. Además entiende vulnerado el art. siendo por lo tanto obligada la aplicación del art. A su juicio. por cuanto que la Ley 30/1981 (Disposición Adicional Nove na. 14 CE. causar recibo de las actuaciones remi tidas y dar vista de las mismas al Ministerio Fiscal y a las partes personadas por un plazo común de veinte días para que pudieran presentar las alegaciones pertinentes. porque la demandante pudo habe sido cónyuge de quien convivía. 16. 5. religiosas y de culto. una vulneración del mencionado precepto constitucional. aparte de que. . Por providencia de 18 de febrero de 1993.1 LAU. 160 LGSS. sino si. formando por lo tanto una verdadera familia (art. precepto que ha de considerarse plenamente constitucional. Del art. 160 LGSS. tuvieron descendencia a la cual se les confirió los apellidos de ambos y no contrajeron matrimonio con otras personas. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho y de la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (Málaga). esto es. Evoca finalmente la doctrina de l ASTC 222/1992 que declaró inconstitucional el art. a quienes hubieran sido parte en el procedimiento para que en el plazo de diez días pudieran comparecer en este proceso constitucional. por lo que no se puede situar en ninguno de los supuestos contemplados en el art. eran solteros. 160 LGSS. 5). interesando que se denegase el amparo solicitado. debiendo previamente emplazarse. 7. de hecho.

de maner que si no contrajeron matrimonio fue por la ideolo gía anarquista que profesaba el señor Enrique Montoro. y del derecho a la libertad ideológica. 14 CE (SSTC 184/1990. que " siendo el derecho a contraer matrimonio un derecho constitucional. el art. que se refería a cuestiones distintas del derecho a una pensión de la Seguridad Social. tuvieron hijos.1 CE). pues la pensión no se concedió con base en un precepto que se ha considerado constitucional.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 14 CE. 16. ni tampoco con el principio de igualdad. Esta doctrina del Tribunal. 77/1991. siempre. 32.el amparo debe ser denegado. 35/1991. claro es. concluyéndose. 31/1991. 1. la Sala acordó. 39. de 20 de mayo de 1992 -si bien debe entenderse también dirigido contra las sentencias confirmadas por aquélla-. que con ello no se coarte ni se difi culte irrazonablemente al hombre y la mujer que decidan convivir more uxorio" (Fundamento Jurídico 2.º). en principio. 160 LGSS. se salvaba expresa - . y concurrían en ella las circunstancias precisas para considerarla como una "familia" en sentido constitucional. reconocido en el art. 2.1 CE. 2. este Tribunal ha declarado reiteradamente que la exigencia del vínculo matrimonial como presupuesto para acceder a la pensión de viudedad establecida dentro del sistema de Seguridad Social no pugna con el art. 9.136 - . que al fallecer era pensionista de la Seguridad Social. reconocido en el art. la de que "no serán necesariamente incompatibles con el art. 160 LGSS. coinciden en que. en esta sentencia. de acuerdo con la dotrina expresada por este Tribunal -sobre todo en la STC 184/1990. sino que alcanza la expresión de las propias ideas. Tanto el INSS. considera que. por ella compartida. también del Pleno de este Tribunal. como el Ministerio Fiscal. a la que se imputa violación del principo de igualdad. Por providencia de 24 de febrero de 1994. entre otras consideraciones entonces efectuadas. la sentencia recurrida habría incurrido en las vulneraciones que le imputa al negarle una pensión de viudedad. 101 CC. 29/1992). la diferencia de trato en la pensión de viudedad entre cónyuges y quienes conviven de hecho sin que nada les impida contraer matrimonio no es arbitraria o carente de fundamento" (Fundamento Jurídico 3. a continuación.1 LAU. 160 LGSS. 58. Esta negativa se produjo. ello no puede llevar al condiciona miento de los requisitos fijados por el Estado para la concesión de una prestación económica ni a la no exigencia de las mismas. ni aquellas otras medidas que favorezcan el ejercicio del derecho constitucional a contraer matrimonio (art. 38/1991.1 CE. Desde la STC 184/1990. cabe concluir que el legislador puede. El presente recurso de amparo se dirige formalmente contra la sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo. Fundamentos Jurídicos. que era contraria a someter su relación al vínculo formal matrimonial. A juicio del demandante. es preciso recordar. las medidas de los poderes públicos que otorgan un trato distinto y más favorable a la unión fami liar que a otras unidades convivenciales. que entiende referida a un supuesto diverso al expuesto en el art. en concreto. a decir del demandante.º). personado en este proceso. pues. 30/1991. 29/1991. no debe entenderse alterada por la doctrina de la STC 222/1992. relativa a la cuestión de inconstitucionalidad interpuesta en relación al art. Por último. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Descarta también la atendibilidad de la mención hecha por el recurente al art. En efecto. sin perjuicio de entender que la libertad ideológica no se agota en una dimensión interna. a pesar de que la convivencia marital se prolongó de modo estable por más de cincuenta años. que llevaba a declarar acorde a la Constitución el art. que se habría de derivar de la convivencia more uxorio que mantuvo con don Salvador Enrique Montoro. para deliberación y fallo de la presente sentencia la fecha de 28 de febrero siguiente. establecer diferencias de tratamiento entre la unión matrimonial y la puramente fáctica y que.

1 CE).1 CE. párrafo 5. a su libertad ideológica y. 14 CE). obstativa al matrimonio.137 - . como tanto hemos repetido. De ello deduce que la exigencia en su situación del vínculo matrimonial como requisito imprescindible para acceder a la pensión de viudedad supone atentar. centro de la misma. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho mente. la doctrina sentada en la SSTC184/1990 y concordantes. sin que se afectara por tanto la doctrina establecida por este Tribunal a que ahora nos referimos. antes de la aprobación de la Ley 30/1981. Aunque tal objeción le deba ser respetada. por más que oponga razones ideológicas a contraer el vínculo matrimonial.º y por las razones que allí se exponían. es preciso tener en cuenta que quien convivía con ella maritalmente profesaba una ideología anarquista que. siempre claro es. el cual. sino que alcanza también la expresión de las propias libertades a tener una actuación coherente con ellas y a no sufrir sanción o ingerencia de los poderes públicos por su ejercicio (STC 20/1990). de hecho. evocando el art.º.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. como alega el Ministerio Fiscal.º). la de estar casado. En el presente caso se argumenta por la demandante de amparo que. toda vez que el libre desarrollo de la personalidad no resulta impidido o coartado porque la ley no reconozca al supérstite de una unión de hecho una pensión de viudedad (STC 184/1990. Fundamento Jurídico 2. aunque no era contraria en modo alguno a la familia.1 CE. de modo que le impedía contraerlo con tanto o más rigor que las causas obstativas expresamente admitidas como tales en la doctrina de este Tribual (señaladamente. y no se cuestionaba la libertad del legislador para exigir la convivencia matrimonial como requisito para la concesión de determinadas prestaciones. es claro que el derecho a no contraer matrimonio como un eventual ejercicio de la libertad ideológica "no incluye el derecho a un sistema estatal de previsión social que cubre el riesgo de fallecimiento de una de las partes de las uniones de hecho" (ATC 156/1987). aun reconociéndose la legiti midad abstracta de otorgar al vínculo matrimonial determinadas consecuencias jurídicas más favorables. 101 del Código Civil. a este razonamiento hay que oponer que. en su Fundamento Jurídico 5. no se ha considerado incons titucional. aun admitiendo la subsunción de la libertad negativa a contraer matrimonio -art. ello no puede llevar a condicionar los requisitos fijados por el Estado para la concesión de una prestación económica ni a la supresión. que permitía el divorcio). Fundamento Jurídico 2. con ello. no suple el incumplimiento objetivo de un requisito legítimamente impuesto por el legislador. eliminación o exigencia de los mismos. los derechos a efectos de Seguridad Social concedidos en virtud de esta Ley a quienes no pudieron . siendo ello una convicción profunda del causante. en relación a la Disposición Adicional Décima. insuperable. sí lo era a formalizar la relación afectiva estable entre hombre y mujer. 160 LGSS. al art. de la Ley 30/1981. que con ello no se coarte ni se difi culte irrazonablemente al hombre y mujer que desean convivir more uxorio" (STC 184/1990. En suma. no lo ha considerado oportuno por el momento. 32.en el art.1 CE. no cabe admitir que vulnere la Constitución el hecho de que no se reconozcan los derechos derivados del matrimonio a quien no lo contrajo pudiéndolo hacer. 32. 16. La recurrente alega por último que la negativa que se dio a la pensión de viudedad que solicitó suponía una vulneración del principio de igualdad en la Ley (art. aunque podría conceder presta ciones de viudedad en favor de quienes hubieran formado parejas de hecho y convivido more uxorio. una vez admitida la constitucionalidad del vínculo matrimonial como presupuesto legítimo para que el legislador haga derivar de aquél determinados efectos -como el de conceder las pensiones de viudedad reguladas en el art. Sin embargo. aunque la libertad ideológica no se agota en una dimensión interna. y ello. a través de una institución eclesiástica o de la propia Administración. pues. en definitiva.así como la constitucionalidad de "aquellas medidas de los pode res públicos que otorguen un trato distinto y más favorable a la unidad familiar basada en el matrimonio que a otras unidades convivenciales. 4. 3.º). según ésta. Alega que. o aquellas otras medidas que faciliten o favorezcan el ejercicio del derecho constitucional a contraer matrimonio (art. 16.

por la autoridad que le confiere la cons titución de la nación española. Dada en Madrid. Uniones de Hecho comunidad de bienes. Exige como requisito la convivencia "more uxorio". 101 CC. por todas). 160 LGSS se refiere a los requisitos para obtenerla-. por contraer el acreedor nuevo matrimonio o por vivir maritalmente con otra persona". Lo anteriormente razonado nos lleva a concluir que las resoluciones impugnadas no han cometido las infracciones de derechos fundamentales que se les imputa en la demanda.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 5. por lo que procede deses timar la misma. pero sinque aquélla incurra en vulneración alguna del art. mientras que el art. Comunidad de Bienes.º. 32 y 39 de la Consti tución y en preceptos de matrimonio. Comprendida en los arts. de lo que el recu rrente concluye que si por vivir maritalmente se pierde un derecho a pensión. a veintiocho de febrero de mil novecientos noventa y cuatro. Incogruencia. Pág.138 - . al amparo del principio de igualdad reconocido en el art. en relación a la aludida Disposición Adicional. habeas corpus y seguridad social. por ese mismo hecho se debe obtener el mismo. el Tribunal Constitucional.y no otros -que se derive una pensión de viudedad de una convivencia more uxorio-. Mas tal planteamiento no puede ser aceptado. o una sociedad irregular.º3 del 1692. 14 CE. pretendiendo únicamente sustituir la lógica empleada por el legislador por la suya propia. referencia 1021/1992. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho contraer matrimonio con anterioridad por no existir ley de divorcio "quedarán sin efecto en cuanto al cónyuge en los supuestos del art. Fundamento Jurídico 4. el derecho a la pensión se extingue "por el cese de la causa que lo motivó. sino porque el demandante pretende. separación o divorcio. Fundamento Jurí dico 3.867. y al extinguirse ha de dividirse como una comunidad ordinaria. y STC 23/1981. Ha decidido Desestimar el presente recurso de amparo. 101 del Código Civil". Publíquese esta sentencia en el "Boletín Oficial del Estado". 3. TS . 2. precepto éste que dispone que en los casos de nulidad. Anexo III Sentencias del Tribunal Supremo Actualidad Civil. no sólo por la evidente inidoneidad del tertium compara tionis empleado -puesto que el art. En atención a todo lo expuesto. de que una norma reconozca unos determinados efectos a la convivencia de hecho -el cese de una pensión de viudedad por convivir maritalmente con una persona. se refiere a posi bles causas de extinción de una pensión. Adquisición durante unión no matrimonial. discrepando en definitiva. concluir la inconstitucionalidad de una norma jurídica a la que en definitiva sólo entiende como ilógica o incoherente. 14 CE. pero sin que esa situa ción permita apreciar las circunstancias exigiles para que nos podamos situar ante los más básicos elementos de una posible vulneración del principio de igualdad en la Ley (STC 22/1981. Fallo.º. familia de hecho . Sólo puede ser denunciada por la vía del n.

llamada Ana María G. Fundamentos de Derecho. así como cuando el juzgado de la instancia carece de la competencia necesaria.000 pesetas. correspondientes a la mitad del patrimonio de ambos y en todo caso al pago de cuatro millones de pesetas por daños y perjuicios. mobiliario. el 4 de abril de 1990.R. La Audiencia de Granada. que fue inscrita en el Registro Civil. el primero de los cuales. pero en ningún caso exceso de jurisdicción.º 10. según afirmación que hizo constar dicho recurrente. prestaba su ayuda y colaboración a las actividades negociales que desarrollaba su pareja. Segundo. revocó la sentencia y declaró que la comunidad de bienes "sui generis" debe liquidarse con cuotas iguales. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho (Sala 1. o. si bien se dedicaba a las labores propias del hogar. El recurso se formaliza en base a cuatro motivos. se separaron de hecho. produciéndose después el divorcio por sentencia dictada por el Juzgado de dicha localidad catalana. d) La convivencia familiar la rompió el recurrente en forma violenta el 14 de junio de 1983. 359 de la citada Ley Procesal.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. 1. El TS no dio lugar a la casación. P. Sentencia 18 de mayo de 1992. (objetiva.. proce diendo a expulsar a la mujer y a la hija del hogar común. donde ambos fijaron su residencia y de esta unión nació una hija el 21 de agosto de 1965.ª ). como hija de los liti gantes. los siguientes: a) La recurrida doña María Angeles S. en base al número uno del art.º 9. Frutos del esfuerzo de ambos. aparte de atender las cargas familiares. y don Antonio C. donde el recurrente ejerció la profesión de agente comercial. por matrimonio cuya celebración tuvo lugar el 15 del mes de mayo de 1963 en la población de Vich. fue la adquisición de un patrimonio constituido por dos viviendas. 1. sin compensación económica alguna.139 - . toda vez que éste ha de ser referido necesariamente cuando la materia sustantiva que conforma las cues tiones de fondo de los debates procesales. don Eudaldo G. ajuar doméstico. viene a denunciar exceso en el ejercicio de la jurisdic ción por infracción del art.F.210. b) Desde hace más de 20 años la recurrida de referencia convivió con el que recurre. una sita en la calle Venezuela n. en fecha 12 de marzo de 1982. 2. c) Ambos litigantes formaron hogar común y convivieron con apariencias de matrimonio en forma continua y persistente en la ciudad malagueña. Constituyen datos fácticos que han accedido a la casación como probados y firmes.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. lo que evidentemente puede integrar incongruencia. a fin de que se le reconozca sus derechos sobre los bienes comunes y abono de cinco millones de pesetas. Al efecto se argumenta que la sentencia recurrida contiene un fallo desviado de las peticiones que integraban la demanda presentada por dona María Ange les S.S. a ser indemnizada en 22. no está atribuida por el ordenamiento jurídico al conocimiento de los tribunales del orden civil. Primero. comprada por escritura pública de 1 de febrero de 1973 y el 4 de junio de 1983. representante y distribuidor de comestibles y la actora del proceso. Antecedentes de hecho y sentido del fallo. en la ciudad de Málaga. por lo que ésta promovió la relación procesal que se enjuicia.. unidos. ropas y joyas. El juez 4 de Málaga desestimó la demanda sobre liquidación de patrimonio común adquirido durante unión no matrimonial. cuyo examen es procedente en casación a tenor del art. 74 de . así como tres automóviles. ambas en Málaga. contrajeron matrimonio canónico el 17 de septiembre de 1956 (inscrito en el Registro Civil de Vich). otra en el Pasaje Barceló n. alternativamente.R. Los hechos constan en los Fundamentos de Derecho. cualitativa y funcional).: villagómez Rodril.

acordó dispensar la Resolución de la Secretaría General de la Seguridad Social. puesto que el Tribunal de Apelación recurrió a la analogía para resolver la cuestión planteada. en sus arts. aunque con otras perspectivas. La Constitución no las prevé.º de la Constitución) respecto a la filiación extramatrimonial. que se proyecta a la protección de la familia en forma genérica. 4. como por la unión de hecho.1.442. 2 de su Constitución. Así mismo el Código Penal.º 5 del art. en mate ria de adopción la vigente Ley de 11 de noviembre de 1987. Tercero. por lo que la defectuosa construcción técnica del motivo y su claro desajuste legal por mal planteamiento. la persona que se halla obligada de forma permanente por análoga relación de afectividad. tras la reforma operada por Ley Orgánica de 25 de junio de 1983. legí tima para instarlo. el art. es procedente decretar su pleno rechazo y desestimación. debió determinar la inadmisión que peticionó el Ministerio Fiscal. Las uniones libres aunque están carentes de precisa normativa.2. Se plantea así la tesis sobre la posibilidad de decidir la controversia en razón a la incidencia de normas previsoras legales de situaciones semejantes o que los tribunales abdiquen de su función de juzgar contra viniendo el mandato contenido en el art. 101 del Código Civil estable como supuesto de extinción de la pensión que contempla su precepto 107. Consecuentemente la argumentación del motivo no resulta cierta. pero. digna de protección. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho la Ley Procesal Civil. el hecho de que el acreedor a la misma viva maritalmente con otra persona. se basa en aplicación indebida del art. en todo caso.11 de febrero y 4 de marzo de 1991.º 7 del Código Civil en relación al 2 de la Ley Orgánica del Poder Judicial y 24 y 117 de la Constitución. 108 (en relación al 39. pero tampoco expresamente las interdicta y rechaza y así se desprende de la lectura de su art. Incluso la Ley vigente de 1984 atribuye la condición de aislado y por exten sión. En este sentido y con consideración negativa. En el ámbito de la Seguridad Social. en cuanto abordó la proble - . según reiterada doctrina de esta Sala (sentencias de 26 de septiembre y 2 de noviembre de 1989.º 3 del art. pues el orden jurídico presente así lo contradice ya que no se incurre en un desconocimiento voluntario de las uniones libres. sino también aquella persona unida por análoga razón de afectividad. entre otras).º del Código Civil. no por eso son totalmente desconoci das por nuestro ordenamiento jurídico. 11 y 18. 1. así como el derecho a las prestaciones sanitarias que con carácter excepcional. El art. el art. contempla el percibo de pensiones.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. El motivo segundo. es decir como núcleo creado tanto por el matrimonio. lo que ha llevado al Tribunal de Casación de Italia a pronunciar la importante sentencia de 2 de febrero de 1977 que vino a reconocer la "famiglia di fatto".1.140 - . no sólo al cónyuge del detenido. reputa capaces para adoptar al hombre y la mujer integrado en pareja. 320. lo que el recu rrente no ha cumplido. sólo puede ser denunciada por la vía del n. y como simple referencia el inciso final del art. no sólo al cónyuge sino también a la persona que se halle ligada por análoga relación de afectividad y convivencia. sin pronun ciarse por una prohibición total. en su disposición adicional tercera. conforme el art. art. 1. La posible incongruencia de la sentencia de apelación. como grupo social que desempeña una función en la educación y mantenimiento de sus miembros. equipara al cónyuge. e incluso si se presta atención a nuestro Derecho histórico. en relación al 238 de la Ley Orgánica del Poder Judicial. 1 n. que la legislación de dicho país mediterráneo tiene en cuenta como "cohabitación notoria". De esta manera si bien no se equiparó estas situaciones a las familias legalmente constitui das. residenciado en el n. con apoyo en razones de equidad. 3 de la Ley Orgánica reguladora de procedimiento de Habeas Corpus. la Disposición Adicional Décima de la Ley de 7 de julio de 1981.º sobre concesión judicial de eman cipación. 32 en relación al 39. 1. no por eso se las margina cuando presentan situaciones de darse una efectiva comunidad de vida.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. ya que las uniones no matrimoniales han sido voluntaria mente no reguladas en el orden legislativo.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. La realidad legislativa española actual ha afrontado el problema sólo fragmentariamente.

partió de la adquisición conjunta de una vivienda por una pareja que mantenían vida en común y que fue comprada a nombre de uno de ellos. Cuarto. 1. ya sea por el período ulterior a su cesación. 1. ha de claudicar el alegato. También la sentencia de 3 de julio de 1984. por la única razón de haberse concertado en dichas situaciones. ante el problema de anomia que el tema presenta. El encuadre normativo legal de la relación patrimonial creada entre los litigantes. no puedan tenerse como nulos. se presenta efecti vamente dificultosa y en este sentido también es vacilante la posición de los países de nuestro encuadre occidental. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho mática de las situaciones de barraganía. lo que no sucede (fundamento jurídico tercero de la sentencia. El Tribunal "a quo". A este respecto hay que hacer constar que la Recomendación número R(88)-3 del Comité de Ministros del Consejo de Europa.º del Código Civil. que la sentencia precisa tiene su origen en el "amor. habían adqui rido de común acuerdo los bienes y caudales en controversia.141 - . El análisis del argumento casacional exige partir de los hechos que han venido firmes y probados a la casación y que hay que referir a los que a sentencia objeto del recurso estableció como base de su deci sión.1. Pero ello no quiere decir que haya de rechazarse de plano la posible aplicabilidad de la normativa que disciplina el régimen ganancial matrimo nial. meditado y cuidado uso. surgido de la atípica mezcla de las normas de la comunidad de bienes. Yerra el motivo en cuanto argumenta que el Tribunal de la Instancia aplicó las reglas de la sociedad de gananciales. ponderación. lo que significaría dar otro aspecto al problema en cuanto a si dichos convenios están dotados de la licitud y fuerza obligatoria conforme al art. socie dad en general y sociedad legal de gananciales. que decretó la validez de la cláusula testamentaria por la que se legaba el usufructo vitalicio de un inmueble a la compañera del fallecido. que sólo lo alude como restringida para la disolución y liquidación de los bienes comunes). si expresamente se pacta.º 5 del art. el motivo tercero aportó viola ción del art. al aplicar analógicamente a las relaciones de convivencia no matrimo niales que mantuvieron los litigantes. como dice la sentencia del Tribunal Constitucional de 14 de julio de 1988. 4. Esta Sala ha tenido la ocasión de pronunciarse en la materia mediante sentencia de 13 de junio de 1986. patrimonio comunal que se mantuvo hasta que se produjo la ruptura y disolución de la situación en fecha 14 de junio de 1983. a fin de salvar el vacío legal.255 del Código Civil. ya que su empleo viene impuesto de manera bien determi nada a la presente controversia. en cuanto las uniones libres están también ausentes de una reglamentación sistemática. sino toleradas y fragmentariamente objeto de atención legal. Conforme al ordinal n. aunque los inmuebles figuran titulados a nombre del recurrente. pues no obstante tratarse de una operación jurídica muy delicada que exige mesura. Sin embargo tampoco se trata de situaciones totalmente ilegales. declarando que el bien pertenecía a ambos proindiviso y partes iguales. comprensión y esfuerzo conjuntos". al no ser el ordenamiento jurídico previsor. está orientada para que los contratos de naturaleza patrimonial entre personas que viven juntas como parejas no casadas o que se regulan las relaciones patrimoniales entre las mismas. viniendo así a constituir un patrimonio compartido e indiviso. sin habérselas desprovisto plenamente de su forma de vidas compartidas. un régimen híbrido. En este sentido los litigantes de referencia. que la sentencia combatida denomina "comuni dad de bienes sui generis". la analogía evidentemente es la técnica adecuada ante una realidad social que se presenta diná mica y con profusión en los tiempos actuales y exige respuesta judicial. .Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. con participación igua litaria. Este actuar juris diccional no cabe ser censurado en casación. marginales a las uniones matrimoniales.692 de la Ley Procesal Civil. fechada el 7 de marzo de 1988. recurrió a la analogía para resolver el conflicto y de esta manera llevó a cabo un proceso de interpretación de las normas dotadas de semejanza e identidad de razón. durante los largos años de su convivencia. consecuentemente. por lo que.

La convivencia "more uxorio". 400. creándose así una comunal vida amplia. desborde y desvirtúe la correspondiente aplicación del Derecho. es objeto de la petición de la recurrida. lo que sucede en el que se enjuicia. derivado de las prestaciones habidas entre ellos que es aflorante de sus voluntades decididas y constata das de tener en común los bienes que fueron adquiriendo durante el dilatado tiempo en que vivieron y trabajaron juntos. salvo el pacto tácito. practicada de forma externa y pública con acreditadas actuaciones conjuntas de los interesados. intereses y fines. pues en la mayoría de los supuestos. Si bien en estas situaciones cabe partir. en cuanto esencialmente postula su división y adjudicación de la parte que le corresponde en el mismo. las consecuencias negativas superarían. ha de desarrollarse en régimen vivencial de coexistencia diaria. conforme dispone el art. como el reconocimiento legal de su hija a la que mantuvieron y educaron. sin que represente obstáculo eficiente el que la titularidad de los bienes aparezca a favor del que recurre en este trámite casacional. en el núcleo de un mismo hogar. al tratarse la del recurrente de una titulación dominical fiduciaria. al efecto. creadores y permanenciales. Dicha comunidad. por no ser prevalente frente a la recurrida que ostenta la cotitularidad que la Sala "a quo" declaró. Esto determina que se ha generado la existencia de un patrimonio común.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. el remedio analógico que empleó la sentencia de la instancia. presenta la especialidad de que se presenta más bien orientada a la permanencia de la situación de cotitularidad compartida en cuanto la pareja mantiene su unión. De esta manera. el verbal. la convivencia familiar. como realidad fáctica que ha venido al pleito y fue debidamente comprobada. Esto es el centro del debate toda vez que los interesados no pactaron ni adoptaron ninguna norma previsora al respecto. en relación al 392. 393 (párrafo último) y demás concordantes del Código Civil. en términos generales. es determinativo de la referida sociedad de hecho (sentencia de 4 de abril de 1991). ha de atenderse y tener en cuenta. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Pero no se puede desconocer que en estos casos se crean unas situaciones de hecho. pues. cada caso puede presentar particularidades que determinan la aplicación para su regulación de otra institución legal similar en efectos. pero que no les resta eficacia de operatividad y vinculancia para los inte - . En este sentido se hace remisión a la comunidad de bienes. reputándola como "sui generis" y en cuya dinámica no se da impedimento legal para instar su división en cualquier momento. a falta de concierto expresado. a la que se superpone la verdadera titularidad compartida con lo que en su día constituyó su pareja estable y en porciones igualita rias. que adolecieron de las formalidades necesarias para su acceso al Registro Mercantil. la existencia y manejo de cuentas bancarias y la compra de bienes producto de sus actividades negociales compartidas. con permanencia temporal consolidada a lo largo de los años. pero recobra toda su acti vidad divisoria de disolución y adjudicación en cuanto cesa. pues se da concurrencia de actos constitutivos. a las que en términos de estricta Justicia y por imperio de la equidad. lo fue respecto a la determinación y reintegro de los derechos de la recurrida en los bienes comunes. superponiéndose a las positivas. con carácter definitivo. No obstante tales uniones para que puedan generar aplicación de la normativa legal. deben de cumplir ciertos requisitos que se derivan de su propia naturaleza. a fin de evitar que una interpretación amplia y no debidamente medida. sin necesidad de que se produzca ruptura efectiva de convivencia. en todo caso. Dichas condiciones se dan concurrentes en las relaciones que por más de veinte años mantuvieron los litigantes de autos y con proyección bien concretada de actividades en común. donde cabe encuadrarlo en el régimen de la sociedad irregular de naturaleza mercantil. Tal cuestión nuclear del debate no es debidamente combatida en el motivo que no procede acoger. ya que por consecuencia del esfuerzo mutuo. en actividades comerciales coincidentes e integradas en un hacer conjunto dentro del operar comercial. se generó un patrimonio comunal. de la existencia de una comunidad ordinaria. estable.142 - . el cual por consecuencia del cese de la relación de convivencia.

Modificación. 1 (1889-07-24) RD 24 julio 1889.715 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. 3. de quedarse con todo el patrimonio común. pues la proyección patrimonial cabe se presente en los dos aspectos. -Decreto Legislativo 1 de 1984. como en el correspondiente al vigente. conforme al art.707 y 1. -*(1985-07-01) LO 6/1985. 7 julio Código Civil. 32 (1978-12-27) Constitución Española -Art. -*(1889-07-24) RD 24 julio 1889.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 1442 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. lo mismo sucede respecto al de separación de bienes. tampoco es de acogida. mediante el alegato se muestra ahora partidario y peticional. La desestimación del recurso acarrea la obligada imposición de las costas al promotor del mismo. -Art. Disposiciones aplicadas. 1. 1. 320 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. Código Civil -Art. 1.º 5 del art. Matrimonio. conforme al n. 108 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. que incluso puede ser coexistente. rigiendo el régimen de separación de bienes en defecto de pacto matrimonial y si como se dejó expuesto. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho resados. Código Civil -*(1978-12-27) Constitución Española -Art. lo que es suficiente para rechazar el motivo. de 19 de julio que aprobó el texto refun dido (Ley de 20 de marzo de 1984)-. la aportación de la analogía. -Disposición Adicional 10 (1981-07-07) Ley 30/1981. Pero aún partiendo de que el artículo que apoya la argumentación casacional sea el 7 de la Compila ción de Cataluña. Código Civil -Art. Código Civil -Art. Matrimonio. pues tanto en el texto foral de la Ley de 21 de julio de 1960. 2 (1985-07-01) LO 6/1985. por infracción del art.143 - . Sexto. 39 (1978-12-27) Constitución Española -(1981-07-07) Ley 30/1981. 6 de la Compilación de Derecho Civil Especial de Cataluña.º de la Ley Procesal Civil. al operarse en estos estados sobre las situaciones de hecho creadas en cada caso particular.2. 238 (1985-07-01) LO 6/1985. 101 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. pues el precepto se refiere exclusivamente a los matrimonios. 1 julio Poder Judicial . 24 (1978-12-27) Constitución Española -Art. Código Civil -Art. la norma que se cita es para la adopción.. Modificación.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. supeditándola a sus intereses. Código Civil -Art. que operarían como propios o exclusivamente privativos. El recurrente. 107 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. 117 (1978-12-27) Constitución Española -Art. 7 julio Código Civil. como de cotiluradidad respecto a los bienes adquiridos conjuntamente por ambos. 1 julio Poder Judicial. 1 julio Poder Judicial -Art. Corresponde igual suerte desestimatorio al último de los motivos. no resulta de fácil encaje analógico para aplicar a las uniones no matrimoniales. 4 (1889-07-24) RD 24 julio 1889.710. a su conveniencia. y como de separación respecto a aquellos en los que no consta acreditada la concurrencia de voluntad común adquisitiva. 4 del Código Civil en relación al art. Código Civil -Art. conforme a los arts. Quinto. Código Civil -Art. cuando no medió convenio o pacto alguno al respecto. el régimen de gananciales.

C) A permanecer en el uso de los referidos inmuebles. La Audiencia de Sevilla. ERROR DE DERECHO EN VALORACIÓN DE PRUEBA. 2. (en su calidad de albacea de su fallecido hermano don Juan-Manuel) y contra don Guillermo S. y a la mitad de las primas (sic) abonadas por los seguros de que don Juan-Manuel fuese titular a la fecha de su fallecimiento por cualquier concepto. TS (Sala 1. y en la del garaje de que era titular don Juan-Manuel en el mismo edificio. habiéndose producido (el 1 de octubre de 1986) el falleci miento de éste. Los hechos constan en los fundamentos. Uniones de Hecho UNIÓN DE HECHO. Pág. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Actualidad Civil. Antecedentes de hecho y sentido del fallo.000 pesetas. mantuvo la falta de personalidad de uno y. Sentencia 21 octubre 1992. tras estimación pericial del precio usual del alquiler en Cádiz de inmuebles de similares dimen - . promovió contra don Jesús R. El Tribunal Supremo no dio lugar a la casación. que incrementarán su cuota en la propiedad. decidieron hacer comu nes para ambos las ganancias o provechos obtenidos. INFRACCIÓN DE LEY. Fundamentos de Derecho. repartiendo por mitad con los herederos la amortización (sic) del precio pendientes. Exija la cita de la norma valorativa de prueba que se haya infringido. 1. y de la mitad de sus remuneraciones entonces pendientes por salarios y atrasos. que se produjo con el fallecimiento de don Juan-Manuel en 1 de octubre de 1986. No cabe aplicar el régimen matrimonial a quienes voluntariamente lo excluyen.º C de la calle Pinto Zuloaga número 4 de esta capital (Cádiz).: Morales Morales. El valor de esta cuota se estima superior al millón de pesetas. en la propiedad del piso 2. (en su condición de tutor testamentario de los dos únicos hijos -ambos menores de edad. Recurso de Casación. Se efectuará una determinación del precio total a pagar. P. entrando en el fondo. y sobre la mitad de esta cifra abonada quedará fijada la cuota de mi mandante en su copropiedad con los herederos sobre referidos inmuebles. Inexistencia de prueba alguna ni indiciaria relativa a pacto con efectos patrimonia les..Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. que se estiman superiores a 400. RECURSO DE CASACIÓN.S. Se concretarán con exactitud estas cantidades. cuando acordaron en agosto de 1984 vivir juntos en la planta 2. éste tuviese depositado en entidades bancarias. referencia 156/1993.º 1 de Cádiz no entró en el fondo de la demanda por apreciar falta de personalidad en los dos demandados.R. en ejecución de sentencia. en la proporción que resulte de su mitad en los pagos efectuados constante su convivencia con el difunto señor para la amortización de tales inmuebles y levantamiento de sus cargas. y don Juan-Manuel R. y con abono de un precio por el uso de la parte de los herederos.) el proceso de que este recurso dimana.S. con la pretensión de que se dicte sentencia que: "A) Declare que Doña María (conocida por Rosa) P. 356. el 2 de abril de 1990. de que luego se hablará. absolvió al otro.del fallecimiento de Juan-Manuel R. Primero. indistintamente por iguales partes a la terminación del contrato. revocó la sentencia. El Juzgado n.S. B) Declare el derecho a la actora: a) Al reintegro de la mitad del dinero que hasta el momento del fallecimiento de don Juan-Manuel.ª C de la casa número 4 de la calle Pintor Zuloaga de Cádiz. que se fijará en ejecución de sentencia por acuerdo entre las partes o por el Juzgado. del que se restará la cifra abonada en la convivencia marital..ª). b) A ser copartícipe con los herederos de don Manuel (sic).144 - .W.S. En el motivo ha de citar la norma infringida y no citarla en causa de inadmisión.R. doña María (conocida por Rosa) P. Sobre la base de la "unión de hecho". que (desde agosto de 1984) había mantenido con don Juan-Manuel R.

y doña María (conocida por Rosa) P. y su esposa.W.B. entre otras).R.S.el día 29 de mayo de 1980).º don Juan.º Don Juan-Manuel R. (al haberse acreditado que. siendo cada uno de ellos titular único y exclusivo de la suya. recayó sentencia de la Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Sevilla.. por otro lado.S.S. había tomado posesión de su cargo de tutor testamentario de los menores hijos del fallecido don Juan-Manuel) y entrando a conocer del fondo de la cuestión debatida. a la edad de cuarenta y un años. ni.W. 8 de octubre de 1988. dice textualmente la sentencia recurrida. 5. han vivido juntos.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 3.Manuel R. siquiera por razones de equidad. respectivamente). interpone el presente recurso de casación a través de dos motivos. (fallecida -a los treinta años de edad.C. por la que mantuvo el pronunciamiento absolutorio en al instancia hecho por la sentencia apelada. 11 de julio de 1992. 17 de marzo de 1987.P. Segundo. algún derecho al reintegro de las sumas en su caso empleadas". 15 de julio de 1983.º No aparece probada la existencia de pacto alguno de conformidad de bienes entre don Juan-Manuel y doña María (conocida por Rosa) durante el expresado período (de agosto de 1984 a 1 de octubre de 1986) de convivencia de ambos.º No se ha acreditado.W..S. pero revocando ese mismo pronunciamiento en cuanto al codeman dado don Guillermo S. funcionaria de la Administración de Justicia. era de estado civil viudo de doña Juana C. en su calidad de representante legal (tutor) de los dos menores hijos y únicos herederos del fallecido don Juan-Manuel R. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho siones y situación. interpuesto por la demandante. conservando los bienes muebles existentes en el piso que fueren de su propiedad exclusiva. En el correspondiente recurso de apelación.R. desde agosto de 1984 hasta el día 1 de octubre de 1986 en que. Aunque para el estudio y resolución del presente recurso (en los términos en que lo plantean los dos motivos integradores del mismo) es suficiente el antedicho soporte fáctico del que parte la sentencia recurrida. en uso de su facultad integradora del "factum" (sentencias de 2 de junio de 1981. durante los fines de semana. 8 de febrero de 1991. se había posesionado de su cargo el tutor testamentario nombrado para ejercerlo). (por cuanto no se había promovido la constitución de la tutela de los dos menores hijos del fallecido don Juan-Manuel. (por su falta de legitimación pasiva para soportar este proceso en su mera condición de contador-partidor nombrado por don Juan-Manuel en su testamento).º Durante dicho período de vida en común. los cuales estaban encomendados por su padre a la guarda de don Guillermo S.º C de la Calle Pintor Zuloaga número 4.145 - . 2. los cuales estaban bajo la guarda de su padre.R. la demandante doña María (conocida por Rosa) P. 6.S. reintegrando los privativos de don Juan-Manuel y quedándose con la mitad de los adquiridos en la convivencia marital". sino de contador-partidor de la herencia de don Juan-Manuel) y en el demandado don Guillermo S. de Cádiz. médico de profesión. durante el expresado período convivencial. (nacidos en 1978 y 1980. Los hechos en que. hace dudosa su accesibilidad a la casación). 7. los ya referidos hijos de cada uno convivían accidentalmente con ellos. 4. (nacidos en 30 de marzo de 1977 y 29 de noviembre de 1978. "pago alguno que pudiera originar.º Don Juan-Manuel y doña María (conocida por Rosa). en el piso 2. falleció don Juan-Manuel. estimando la excepción de falta de legitimación pasiva en el demandado don Jesús R.W. desestimó la demanda y absolvió de la misma al demandado Sr. para una mayor concreción de la cuestión litigiosa planteada (cuya escasa -aunque no concre tada exactamente. El Juzgado de Primera Instancia. (por cuanto no tenía la condición de albacea con que había sido demandado.º Doña María (conocida por Rosa) P. después de dicha sentencia de primera instancia. de cuyo matrimonio tenía dos hijos. como probados unos y no probados otros. ingresaban sus respectivas remuneraciones laborales en cuentas corrientes separadas y distintas. S. son los siguientes: 1.R. llamados Fernando e Ignacio S. estaba judicialmente separada de su esposo don Fernando S.. en cuanto al demandado don Jesús R.cuantía. de cuyo matrimonio tuvo dos hijos llamados Manuel y Mario R. respectivamente). estima procedente . dictó una sentencia absolutoria en la instancia y se abstuvo de entrar a conocer del fondo. esta Sala. basa la sentencia recurrida su pronunciamiento desestimatorio de la demanda. Contra la referida sentencia de la Audiencia. por tanto..

con anterioridad al inicio de su convivencia con doña María -conocida por Rosa-) y quedando gravado el referido piso con una hipoteca en garantía de un préstamo de un millón ochocientas nueve mil ochocientas sesenta y una (1.30 metros cuadrados-) fue adquirido por don Juan-Manuel (a la Coopera tiva de Viviendas de Agentes Comerciales de Cádiz. de la que era titular único don Juan-Manuel y en la que se ingresaban sus ya dichas retribuciones mensuales. c) El patrimonio inmobiliario que quedó al fallecimiento de don Juan-Manuel estaba integrado únicamente por el piso 2. en 1985. la existencia de pacto alguno de . Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho dejar consignados también además de los ya dichos. de que don Juan-Manuel y doña María (conocida por Rosa). (en el que ambos convi vieron durante el antes expresado período de agosto de 1984 al 1 de octubre de 1986) y una plaza de garaje en el mismo edificio. 1. de Cádiz.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.W.C. g) Don Juan-Manuel falleció bajo testamento abierto que. ni el uso que hizo de éstos durante el período de convi vencia con don Juan-Manuel. directa o indirecta. continúen siendo menores sus expresados hijos.S. anterior a la reforma por Ley 10/1992. de la que era socio cooperativista) habiendo pagado un millón de pesetas antes de agosto de 1984 (y. y B. por tanto. ni siquiera por vía de presunciones.95 metros cuadrados-. (número 2584 de su protocolo) y en el que instituye herederos por partes iguales a sus hijos Manuel y Mario R. f) No hay constancia alguna en el proceso acerca de cuál era la entidad bancaria en que doña María (conocida por Rosa) tenía abierta la cuenta corriente en la que le eran ingresados sus haberes mensuales.809. ante Notario de Cádiz don Manuel A-O. b) La cuenta corriente número 16. arrojaba el 30 de septiembre de 1986 (día ante rior al de su fallecimiento) un saldo de doscientas sesenta y nueve mil trescientas treinta y cuatro (269. la "ratio decidendi" en que la sentencia recurrida basa su pronunciamiento desestimatorio de la demanda radica en que no existe prueba alguna.979 del Banco de Santander. noventa y cinco decímetros cuadrados (-69. por medio de un préstamo que le fue hecho y cuya amortización (de principal e intereses) la hizo don Juan-Manuel mediante sucesivos pagos de cincuenta y cinco mil pesetas mensuales con cargo a su ya referida cuenta corriente número 16. directa ni indirectamente. Cuarto. con sede procesal en el ordinal cuarto del art. y útil de cincuenta y siete metros y treinta decímetros cuadrados -57.(por su sueldo como funcionaria de la Administración de Justicia) eran de setenta y siete mil doscientas cuarenta pesetas mensuales. por el precio de quinientas mil pesetas. nombra tutor de los mismos a don Guillermo S. e) La aludida plaza de garaje la compró don Juan-Manuel. los siguientes hechos: a) Los ingresos de don Juan-Manuel (por su sueldo como médico de la Seguridad Social y por las retribuciones de las guardias que hacía) oscilaban de doscientas veinte mil a doscientas cincuenta mil pesetas mensuales y los de doña María -conocida por Rosa. se denuncia textualmente "error en la apreciación de la prueba.692 de la Ley de Enjui ciamiento Civil (en su redacción vigente en la fecha de formalización del recurso. en estado de viudo. y para el supuesto de que. ni el movimiento contable de la aludida cuenta corriente. de 30 de abril). hubieran pactado al hacer comunes los bienes adquiridos. en Cádiz. por alguno de ellos durante la subsistencia de dicha unión de hecho. en esencia.º C de la calle Pinto Zuloaga número cuatro. Por el motivo primero..146 - .979 en la Agencia número 1 del Banco de Santander. Tercero. El error probatorio que dice denunciar lo hace consistir la recurrente en que la sentencia recurrida declara no probada. basado en documentos que obran en autos que demuestran la equivocación del juzgador sin resultar contradichos por otros elementos probatorios". a su fallecimiento. al iniciar su relación convi vencial o durante el corto decurso de la misma. a título oneroso. en que fue totalmente cancelado a virtud del seguro que cubría dicho evento (folio 145 de los autos). al mismo tiempo que nombra contador-partidor de su herencia a don Jesús R.861) pesetas. d) El expresado piso (con una superficie construida de sesenta y nueve metros. cuya amor tización se venía haciendo por cuotas mensuales hasta el fallecimiento de don Juan-Manuel. había otorgado el día 30 de noviembre de 1981. Antes de proceder al examen de los dos únicos motivos integradores del recurso debe dejarse constatado que.334) pesetas.

(conocida por Rosa). por parte de doña María -conocida por Rosa. a continuación del párrafo últimamente transcrito. por la vivienda en planta segunda letra C.147 - . llega la Sala "a quo". Asimismo y según los datos que también obran en archivo de esta Comunidad. de Cádiz.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. El motivo segundo aparece textualmente formulado "por infracción de las normas del ordena miento jurídico y de la jurisprudencia que fueren aplicables para resolver las cuestiones objeto del debate con base procesal en el art. Total pesetas. limitán dose tal comunidad al aspecto personal. transcribiendo literalmente algunos fragmentos de las mismas. El motivo ha de fenecer. ha de ser aquí mantenido. agregando a continuación de dicho encabezamiento lo siguiente "En este motivo de casación se denuncia el error de derecho cometido por la sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla al entender que. y citando también las opiniones doctrinales de algunos autores. en cuanto extrañas a la esencia institucional del medio impugnatorio aquí utiliza do. en el sentido de que no aparece probada la existencia de pacto alguno. Exami nando dicho motivo. El transcrito documento. sino ni siquiera indiciariamente.que pudiera originar. una sentencia de la Audiencia Territorial de Palma de Mallorca de fecha 1 de junio de 1987 y otra de la Audiencia Provincial de Córdoba de fecha 21 de abril de 1986. siquiera por razones de equidad. por el que los conviventes (que ingresaban sus respectivos haberes mensuales en cuentas separadas e independientes. En el desarrollo del motivo. el . con criterio objetivo e imparcial y tras una valoración conjunta y minuciosa de la prueba practicada. lo único que dice es lo siguiente: "Que según resulta de los libros a mi cargo de la Comunidad de Propietarios San S. al no haber sido adecuadamente desvirtuado por este motivo.657. no ya con la literosuficiencia reiteradamente exigida por esta Sala para la prosperabilidad de este medio impugnatorio.861 (un millón ochocientas nueve mil ochocientas sesenta y una pesetas). con vencimientos mensuales". no puede considerarse que prueba. que se basa en múltiples consideraciones". la siguientes cantidades. por este orden. que ni siquiera expresa la persona que efectuó el pago a que el mismo se refiere.809. ni expreso. 469. y doña María P.º de la Ley de Enjuiciamiento Civil". dentro de los límites en que ha sido planteado. sin aparecer acreditado pago alguno. la vivienda se encuentra gravada con un préstamo hipotecario concedido por la Caja de Ahorros. por importe de pesetas 1. cual exige la normativa casacional. pasen de ser meras deducciones.. dedicando el desarrollo del motivo a hacer una serie de consideraciones sobre el importe del sueldo mensual de don Juan-Manuel y de los gastos que tenía que atender con el mismo. algún derecho al reintegro de la suma en su caso empleada) convinieran en hacer comunes los bienes adquiridos durante la subsistencia de su unión convivencial. no existió entre esta pareja una comunidad de bienes.S. la recu rrente cita. pues el documento acompañado con la demanda bajo en número seis (único que se invoca como soporte documental del mismo).. ocupada por don Juan-Manuel R. sin que las consideraciones que luego hace la recurrente en el alegato del motivo. se han ingresado en la cuenta de esta Comu nidad. Dicha vivienda comenzó con la amortización individualizada del prés tamo el 18 de octubre de 1985.692.5. cuyo resultado probatorio. inferencias o apre ciaciones subjetivas que. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho comunidad de bienes entre los convivientes y para evidenciar dicho error solamente invoca el documento aportado con la demanda bajo en número seis.S. ni tácito. según palabras textuales como de "mayor adecuación y correspondencia entre la libertad indi vidual y el régimen de separación de bienes". la existencia de pacto alguno entre los conviventes acerca de los efectos patrimoniales de su unión de hecho. de cuyos trabajos o publicaciones también hace transcripción de algunos de sus textos.. acerca de la insuficiencia de los ingresos mensuales de don Juan-Manuel para cubrir con ellos los gastos a que tenía que atender. 1.. carecen de virtualidad para evidenciar la errónea conclusión a que. que es una certificación expedida por el Secretario de la Comunidad de Propietarios que ahora se dirá. desde agosto de 1984 hasta el fallecimiento del mismo ocurrido en 1 de octubre de 1986. entendiendo pactado régimen de separación de bienes.R. Quinto. por entenderlo.. para tratar de alcanzar la conclusión de la existencia del referido pacto. pese a la existencia de la convivencia bajo el mismo techo de mi mandante y don Juan-Manuel R. Aquí está el error de derecho.

que es el que subyace en el fondo del motivo (aunque con el inade cuado planteamiento casacional ya dicho) han de hacerse las siguientes consideraciones en sede de doctrina general. sino que habrán de ser los convivientes interesados los que. (llámese gananciales. exige ineludiblemente también la cita concreta del precepto que. lo hicieron. en definitiva. conteniendo una norma valorativa de prueba. por el mero hecho del surgimiento de la misma. ni por pacto expreso. aunque hable escuetamente de "error de derecho"). requisito que aquí no aparece cumplido. que aquí no se da. Por lo que respecta al caso concreto que nos ocupa. 29 de abril de 1986. siempre que quede patentizado. y Auto 156/1987. sin perjuicio de completarlas después con otros referentes al caso concreto que nos ocupa y que es. no puede ser aplicada a aquélla (en cuanto a las relaciones personales y patrimoniales entre los conviventes) la normativa reguladora de éste. por lo que esta Sala entiende que no cabe la posibilidad de considerar que toda unión paramatrimonial ("more uxorio"). sino por "analogía iuris") de algún determinado régimen económico de los diversos que. y aunque ya se ha dicho en el Fundamento jurídico segundo de esta resolución. por el mero y exclusivo hecho de iniciarse. 25 de mayo de 1988. del mismo Tribunal) y. por lo que dicha falta de cita de la norma o jurisprudencia que se consideren infringidas es causa de inadmisión del motivo (regla 2. exige inexcusablemente la cita de las normas del ordenamiento jurídico o de la jurisprudencia que se consideren infringidas (art. para quedar excluidos de la disciplina matrimonial y no sometidos a la misma. y con referencia al concreto y vidrioso tema de los efectos patrimoniales. C) Por otro lado. "inter partes". de la llamada unión libre "more uxorio". coincidente con el cuarto de la hoy vigente. atendidas las circunstancias de cada caso concreto. no es menos cierto que dicha unión libre o de hecho no es una situación equivalente al matrimonio (sentencia del Tribunal Constitucional 19/1990. 10 de la Constitución) y la susceptibilidad de constituir con ella una familia tan protegible como la creada a través de unión matrimonial (art. B) Asimismo. efectivamente. se considere ha sido infringido. el aquí utilizado. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho mismo ha de ser desestimado por las razones que a continuación serán expuestas. por su pacto expreso o por sus "facta conclu dentia" (aportación continuada y duradera de sus ganancias o de su trabajo al acervo común) los que evidencien que su inequívoca voluntad fue la de hacer comunes todos o algunos de los bienes adquiridos (suponemos que a título oneroso) durante la duración de la unión de hecho. haya de llevar aparejado el surgimiento automático de un régimen de comunidad de bienes. por pacto expreso o tácito (deducido éste de sus hechos concluyentes e inequívo cos) que la voluntad de los conviventes fue someterse al mismo.710 de la citada Ley procesal) que. ha de reiterarse que no aparece probado que. para el matrimonio regula el citado Título del Código Civil. 39 de la citada Constitución). 22 de noviembre de 1991. entre otras). se transforma en causa de deses timación. al no serlo. ello sin perjuicio de que. el aquí. en este trámite.ª del art.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil en su redacción anterior. 1. 5 de noviembre de 1990. pudiendo haberse casado. pues los que en tal forma se unieron. 1. sociedad universal de ganancias. entendemos que la normativa reguladora del régimen económico-matrimonial (Título III del Libro Cuarto del Código Civil) no puede considerarse automáticamente aplicable a toda unión libre. de 19 de noviembre. pueda predicarse la aplicabilidad (no por "analogía legis". según reiterada doctrina de esta Sala (sentencias de 3 de diciembre de 1985. toda denuncia de error de derecho en la valoración de la prueba (que es lo que con este motivo parece querer denunciar la recurrente. Sin dejar de reconocer la plena legalidad de toda estable unión de hecho entre un hombre y una mujer (como manifestación del derecho fundamental al "libre desarrollo de la personalidad": art. las dos sentencias que se citan una de la Audiencia Territorial de Palma de Mallorca y otra de la Audiencia Provin cial de Córdoba) no constituyen jurisprudencia al objeto casacional que aquí no ocupa. pues aparte de no invocarse precepto jurídico alguno. ha de ser resuelto. 21 de septiembre de 1987. lo que impide el examen del motivo bajo dicha perspectiva impugnatoria. 1.148 - .Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. A) Todo motivo formu lado por el cauce del ordinal quinto del art. cuya cita tampoco ha sido hecha. no por . Por ello.707 de la Ley de Enjuiciamiento Civil). precisamente (en la generalidad de los casos). con las específicas circunstancias que lo configuran. cuyo cauce procesal correcto es. condominio ordinario o de cualquier otra forma). que aquí se da por reproducido.

más intereses legales. 3. SOCIEDAD UNIVERSAL. ENRIQUECIMIENTO INJUSTO. Disposiciones aplicadas. el 12 de abril de 1990. -*(1881-02-03) RD 3 febrero 1881. Antecedentes de hecho y sentido del fallo. No se da porque falta la "affectio societatis". . y de la que no hubo descendencia). Ley de Enjuiciamiento Civil -Art. TS (Sala 1. En el caso de autos además se ha probado la independencia económica. 2 de Madrid estimó la demanda y condenó a pagar 40. al no haber sido constituido el mismo por la razón ya expresada. 48 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. P. El Juzgado núm. Intereses.000 pts. ha de llevar aparejada la desestimación del recurso con expresa imposición de las costas del mismo a la recurrente. Sentencia 11 diciembre 1992. y sin que haya lugar a acordar la pérdida del depósito. Los hechos se desprenden de los fundamentos. 2. Enriquecimiento injusto. Ley de Enjuiciamiento Civil -Art. al litigar la misma con el beneficio de justicia gratuita. 39 (1978-12-27) Constitución Española Actualidad Civil. Modifica por la Audiencia la sentencia de la instancia. Requiere aumento patrimonial.000. el motivo ha de fenecer. correlativo empobrecimiento en el que reclama. 1. 1.149 - . 1. Ley de Enjuiciamiento Civil -*(1978-12-27) Constitución Española -Art. disminuyó la cantidad a pagar. El decaimiento de los dos motivos aducidos. INTERESES LEGALES.011. la voluntad de los conviventes fuera la de hacer comunes los bienes o ganancias adquiridos durante la pervivencia de su unión de hecho (que sólo duró dos años y dos meses. Pág. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho acuerdo tácito (que pueda inferirse de sus actos concluyentes). referencia 405/1993.ª). falta de causa en el enriquecimiento e inexistencia de precepto legal que excluya la aplicación del principio.: Ortega Torres. Fundamentos de Derecho. aunque sólo para el supuesto contemplado en el art.707 (1881-02-03) RD 3 febrero 1881. 1. Uniones de Hecho UNIÓN EXTRAMATRIMONIAL. El Tribunal Supremo no dio lugar a la casación. como ya se dijo. No determina a quienes optan por ella que deban prestarse recípro camente atenciones. Sexto. Por lo razonado en este Fundamento Jurídico.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 921 de la Ley de Enjuiciamiento Civil conforme a su prudente arbitrio. por fallecimiento de uno de ellos.710 (1881-02-03) RD 3 febrero 1881. hay que probar voluntad de poner bienes en común y no diferenciando economías. posible esto incluso con convivencia "more uxorio". Sociedades civiles. La Audiencia. puede decidir conforme al art. 10 (1978-12-27) Constitución Española -Art.

por inaplicación.665.256. ha de concluirse que no existió la sociedad universal de ganancias. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Primero. prefieran. de donde se sigue la desestimación del motivo. supuesto.667. 1. B. constituya también una sociedad dado que los supuestos de hecho son los mismos".667.700 y 1. con lo que se habría infringido lo dispuesto en los arts.700 y 1.665. 1. según sostiene la recu rrente.1. con ánimo de partir entre sí las ganan cias". 1. y los arts.º). Es cierto. quienes las forman. 1. 1. cuyo carácter contractual ha de afirmarse -si bien se halle matizado por su naturaleza asociativa derivada de su propia finalidad-. una sociedad universal de ganancias. cuyo objeto y fines son los mismos.261. sin duda.676. acciones o derechos con fin de lucro. 3. La sentencia impugnada entendió básicamente. 1.. requiere el consentimiento de los contratantes -que ha de ser claro e inequívoco-. ya que puede. en síntesis. doña Pilar M. antes al contrario los incrementos patrimoniales. que "si el matrimonio legalmente constituido crea la llamada sociedad de gananciales cuando a medio de capitulaciones no se pacte otra cosa. "se identifica realmente con la sociedad civil universal de gananciales del art.261. que se citan en el segundo. 327. acciones y derechos". y lo cierto es que sus actividades de desenvolvieron en ámbitos perfectamente diferenciados.675 del CC en la que.708". 1. bienes o industria. La sentencia dictada en estos autos por la Audiencia Provincial de Madrid ha sido recurrida en casación por la actora.1 y 120. "procederá la aplicación analógica de las normas reguladoras de esta clase de sociedades por así disponerlo el art. atribuyen falta de motivación a la sentencia impugnada.254. la sentencia impugnada declaró que los incrementos patrimoniales se adqui rieron y titularon para cada uno de los litigantes individualmente. más conforme con la elusión de la formalidad matrimonial.S. en puridad.º de la Ley de Enjuiciamiento Civil y 248. sin que se haya probado acuerdo alguno para que las respectivas adquisiciones se atribuyeran a ambos. don Claudio B.2 del CC y. sociedad que. suceder que. y por el demandado. denuncia la infrac ción.675.3 de la Constitución. 4. consecuentemente. los arts. según la recurrente.. aun siendo susceptible de generar algunos derechos de contenido patrimonial entre quienes la integran.S. de falta de expresión de los preceptos legales o doctrina .675. la cues tión planteada se contrae así. 1.3. 1.1. al respecto. obtenidos por uno y otro de los litigantes se adquirieron y titulación para cada uno individualmente". En cuanto al recurso interpuesto por la Sra.665 cuando define la sociedad como "un contrato por el cual dos o más personas se obligan a poner en común dinero. que tiene que. M. durante el tiempo de su convivencia en unión extramatrimonial (años 1979 a 1985). 1. a falta de pacto.3.. Segundo. durante con la convivencia extramatrimonial. el cual.282.255. en las uniones que dan lugar a la convivencia "more uxorio". que el Tribunal "a quo". parece incuestionable que la unión extramatrimonial seria y estable. sin cita de precepto legal alguno.º del Código Civil). según ya consta en los antecedentes expuestos. por ausencia de puesta en común de bienes.150 - . invocados en el primero. 1. 1. no siempre ha de estimarse concurrente. c) En el caso que nos ocupa.258. 1. 1.675. por tanto. en verdad. 4.B. tiene significación teleoló gica. que "no cabe afirmar la existencia de sociedad civil entre los litigantes. tales ganancias corresponderán por mitad a los dos socios" y. b) La existencia de este consentimiento no es una inferencia necesaria de la situación de unión extramatrimonial que. La sentencia recurrida adolece.676. por ausencia del requisito esencial de consentimiento (art. de los arts. por otra parte.º de la Ley Orgánica del Poder Judicial. al referirse a la "ausencia de puesta en común de bienes.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 1.672. entre actora y demandado. 1. 24. 1.2. tesis que no puede admitirse por las siguientes razones a) La sociedad. 1.B. Los dos primeros motivos formulados en el recurso interpuesto por el Sr. 1. 1. existió.1. en cierta manera. precisado lo anterior. y d) Consecuentemente. e igualmente desconoce que la sociedad universal de ganancias comprende todo lo que adquieran los socios "por su industria o trabajo" mientras dure aquélla (art. en su único motivo. 1. se identifica con el tradicional requisito de la "affectio societatis" que. como pone también de manifiesto la recurrente. se aparta de lo dispuesto en el art. mantener su inde pendencia económica. alegándose.708 del Código Civil.

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.

Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho

jurisprudencial en que se fundamente la condena al demandado a indemnizar a la actora, pero tal circuns tancia no basta para afirmar que carezca de motivación ni menos aun que produzca indefensión al Sr. B; en efecto, la Sala de instancia expone unos hechos -la atención por la Sra. M. de las obligaciones resultantes de la posición y nivel social y económico del demandado, el "status" mantenido por aquélla, etc.- y se refiere al "empeoramiento" sufrido a consecuencia de la ruptura de la relación con el Sr. B., concluyendo que "la convivencia sirvió de estímulo a la labor profesional de él, de cuya convivencia viene la obligación de reparar". Esta argumentación de la sentencia podrá o no ser correcta -es, sin duda, jurídicamente muy imprecisa- pero cumple el mínimo exigible para apreciar cual fue la base de la decisión adoptada y satis face lo establecido en los preceptos constitucionales y procesales cuya infracción se alega. Por otra parte, la sentencia no da lugar a indefensión del hoy recurrente por cuanto es susceptible de ser criticada en sus fundamentos jurídicos conducentes a desvirtuarla, como se ha hecho en este recurso, siendo también de advertir que, en definitiva, nada impide, si se desecha la argumentación de la sentencia y su conclusión decisoria, se alegue lo pertinente sobre la inviabilidad de la pretensión ejercitada en la demanda, aten diendo al planteamiento originario del debate algo que asimismo ha realizado en su recurso el Sr. B.; han de decaer, por ende, los motivos estudiados. Tercero. Precisamente, en una línea de defensa adecuada, vistas las deficiencias, en orden a su moti vación, de la sentencia, se han formulado los motivos tercero y quinto sobre hipótesis referentes a que lo sostenido por el Tribunal "a quo" pudiera fundarse en el art. 1.902 del Código Civil, el tercero, o en aplica ción analógica del art. 97 del mismo, el quinto. Pues bien, a este respecto sólo ha de decirse ahora que asiste razón al recurrente para rechazar la aplicabilidad al caso de los citados preceptos: ni concurren los requisitos determinantes de la responsabilidad por culpa o negligencia ni en la demanda se pretendió indemnización alguna sobre tal base ni, por último, la sentencia permite suponerlo; y, en cuanto al art. 97, tampoco se trata aquí de la fijación de una pensión por analogía con lo dispuesto para el caso de separa ción o divorcio, lo que excluye cualquier aplicación de aquél, aunque ha de reconocerse que la sentencia impugnada, al invocar el "empeoramiento" sufrido por la Sra. M. quizá tuvo presente la situación fáctica de que parte el precepto. Ha de concluirse, pues, que los motivos examinados no deben prosperar. Cuarto. El cuarto motivo se formula "al amparo del núm. 5.º del art. 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil por infracción de normas del ordenamiento jurídico, estimándose "ad cautelam" infringido por aplica ción indebida el principio de derecho que veda el enriquecimiento injusto sin causa en perjuicio de otro, en relación con las sentencias de este Tribunal Supremo" que cita. Con carácter subsidiario, calificado erróneamente como alternativo, y para el supuesto de no estimarse la pretensión principal ejercitada en la demanda, se solicita en ésta que se declare la procedencia de la indemnización, lo que ha de conectarse con su con su Fundamento de Derecho III-D, en que se razona la existencia de un enriquecimiento sin causa del Sr. B. a costa de la Sra. M., y también con lo manifestado en la sentencia cuando dice "atender a la pretensión subsidiaria contenida en la demanda en la cuantía antes expresada" (catorce millones de pesetas), todo lo cual permite ahora a esta Sala, en examen de este motivo, pronunciarse sobre si es o no procedente la condena al demandado a pagar a la actora la cantidad expresada, en relación con el enriquecimiento sin causa atribuido a aquél. Una reiterada doctrina jurisprudencial -de la que es muestra, como más reciente, la sentencia de 31 de marzo de 1992- tiene declarado que los requisitos necesarios para la apreciación del enriquecimiento injusto son: a) Aumento del patrimonio del enriquecido; b) Correlativo empobrecimiento del actor; c) Falta de causa que justifique el enriquecimiento y d) Inexistencia de un precepto legal que excluya la aplicación del principio. Se ha declarado también que para la operatividad del enriquecimiento injusto basta que se ocasionen

- 151 -

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.

Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho

unas ganancias, ventajas patrimoniales o beneficios sin un derecho que los apoye o advere, con derivado empobrecimiento o minoración patrimonial o de utilidades en la otra parte afectada (S de 6 de febrero de 1992). En cuanto al primer requisito, ha de reconocerse como, en principio, el aumento patrimonial obtenido por el Sr. B. durante los años de convivencia con la Sra. M. se debió fundamentalmente a su propia activi dad, pero es igualmente cierto que de los hechos declarados probados en la sentencia, según lo antes transcrito, se infiere que la colaboración prestada por la Sra. M. hubo de ser determinante, al menos en parte, de la consecución de aquél y, por ello, ha de afirmarse que concurre la exigencia jurisprudencial referente al aumento patrimonial. El empobrecimiento de la actora deriva de la no retribución por el trabajo implicado en el cuidado de las relaciones sociales del demandado y en la atención doméstica del mismo, con lo que se cumple el requisito b) de los antes enunciados, ya que no ofrece duda la correlación entre la prestación de sus cuidados y trabajo por la Sra. M. y el beneficio reportado al Sr. B. No se halla justificado el enriquecimiento del demandado, al menos en la parte apreciada por el Tribunal "a quo", porque el ordenamiento jurídico no determina que la convivencia extramatrimonial constituya a quienes optan por ella en la obligación de prestarse determinadas atenciones -en sus relaciones profesionales o sociales, vida doméstica, etc.- en la forma que está probado lo vino realizando la Sra. M. Es evidente, por último, que no existe precepto legal que excluya, para este caso, la consecuencia indemnizatoria adecuada al enriqueci miento sin causa; de todo lo cual se sigue el decaimiento del motivo estudiado. Quinto. Se ampara el sexto motivo del recurso en el núm. 4.º del art. 1.692, en su redacción anterior a la Reforma de 30 de abril de 1992, y el error en la apreciación de la prueba denunciado se refiere a que la Sala de instancia admitió el "empeoramiento" producido a la demandante a consecuencia de la ruptura de la convivencia estable extramatrimonial; como documentos en que se basa la equivocación imputada a dicha Sala se señalan los que reflejan adquisiciones realizadas por la Sra. M. durante su convivencia extramatrimonial con el demandado así como los expresivos de los ingresos profesionales de aquélla. Ya se ha dicho que el "empeoramiento de que se trata no es lo determinante de la indemnización y, por tanto, fundándose ésta suficientemente en cuanto se ha razonado antes en relación con el enriquecimiento sin causa, deviene irrelevante aquél, debiendo advertirse, además, que en la sentencia impugnada no se niega que los ingresos de ambas partes se incrementarán progresivamente durante los años de convivencia, hecho que no desvirtúa los presupuestos de aplicación de la doctrina jurisprudencial sobre el enriqueci miento injusto en los términos que se han expuesto. Ha de perecer, por tanto, también este motivo. Sexto. En el séptimo y último motivo del recurso del Sr. B. y con sede en el antiguo núm. 5.º del art. 1.692, se acusa la infracción del art. 921.4.º de la Ley de Enjuiciamiento Civil alegándose que la sentencia de primera instancia condenó al Sr. B. al pago de cuarenta millones de pesetas en base a la "participación de la demandante en supuestos beneficios obtenidos durante la convivencia de hecho como sociedad civil tácitamente constituida en su aspecto patrimonial", según se dice en el desarrollo del motivo, y la dictada en apelación, al condenar al abono de catorce millones de pesetas, lo hace como "indemnización por convi vencia", de donde infiere el recurrente que los intereses a cuyo pago también se le condenó, con expreso fundamento en el art. 921, no han de devengarse desde la fecha de la sentencia de primera instancia sino desde la correspondiente a la dictada en apelación. Es cierto que la condena por el Juzgado se produjo en virtud de la estimación parcial de la pretensión principal de la demanda y que la decidida por la Audiencia es consecuente a la estimación en parte de lo pretendido con carácter subsidiario, pero, atendido el sentido de ambos fallos, es innegable que, en definitiva, el recaído en apelación es parcialmente revocatorio del dictado en primera instancia -al reducir a catorce millones de pesetas los cuarenta a cuyo pago venía condenado el Sr. B.- y, así, el Tribunal podía resolver "conforme a su prudente arbitrio", cuyo ejercicio no

- 152 -

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.

Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho

permite su revisión en casación. Séptimo. Al proceder la desestimación de ambos recursos, han de imponerse las costas a los respec tivos recurrentes (art. 1.715, in fine, de la Ley de Enjuiciamiento Civil). 3. Disposiciones aplicadas. -*(1889-07-24) RD 24 julio1889. Código Civil -Art. 1.254 (1889-07-24) RD 24 julio1889. Código Civil -Art. 1.902 (1889-07-24) RD 24 julio1889. Código Civil -Art. 97 (1889- 07-24) RD 24 julio1889. Código Civil -*(1978-12-27) Constitución Española -Art. 120 (1978-12-27) Constitución Española -Art. 24 (1978-12-27) Constitución Española -*(1985-07-01) LO 6/1985, 1 julio Poder Judicial -Art. 248 (1985-07-01) LO 6/1985, 1 julio Poder Judicial

Actualidad Civil, referencia 652/1993. Pág. 1.607. Régimen económico matrimonial. Uniones de hecho. Matrimonio MATRIMONIO DE HECHO. UNIÓN EXTRAMATRIMONIAL: Aun generando una familia, no equivale a una unión matrimonial, a la que fuera aplicable el régimen de la sociedad de gananciales; ha de atenderse a los pactos expresos o tácitos entre los convivientes para inferir la existencia de condominio o sociedad. TS (Sala 1.ª). Sentencia 18 febrero 1993. P.: Burgos y Pérez de Andrade. 1. Antecedentes de hecho y sentido del fallo. Demanda de mayor cuantía de Teresa F.V. y Luis P.Y., ante el Juzgado de 1.ª Instancia de Manacor, sobre liquidación de sociedad civil irregular y universal. Es totalmente estimada en primera instancia y parcialmente, en cuanto a uno sólo de los negocios del demandado, en segunda. No prospera el recurso de casación. 2. Fundamentos de Derecho. Primero. De los tres motivos formulados en el presente recurso los dos primeros, aunque por distinto cauce procesal, vienen referidos a un mismo problema: la apreciación y valoración de la prueba que el Tribunal "a quo" efectuó en la instancia. Se inicia el recurso denunciando un error en la apreciación proba toria, y después de exponer la personal opinión crítica que, según el recurrente, corresponde hacer de la sentencia de apelación que le perjudica, en relación con la de primera instancia que le favorece, cita como documentos de apoyo un total de diecisiete instrumentos: los acompañados con la demanda, los acompa ñados con la contestación, y los aportados en el período probatorio, es decir la práctica totalidad del acervo probatorio; y todo ello sin que específicamente se indique, como exige la jurisprudencia de esta Sala, el concreto error que se deduce directamente de cada uno de los mismos, pues lo que la doctrina jurispru dencial viene sancionando repetidamente, es que no es dado convertir la casación en una nueva instancia, en la que la parte recurrente efectúa, como sucede en el presente caso, una valoración conjunta de toda la prueba, mediante un proceso efectuado bajo las miras de sus comprensibles intereses. A más que todos y

- 153 -

como la concretamente recurrida. que deberían constituir la base del proceso presuntivo. se estima necesario hacer una resumida cita de los elementos fácticos que han concurrido en el caso que nos ocupa. (inexistente después de la reforma operada por la Ley 34/1984) se ha querido aplicar la antigua exigencia de la concordancia necesaria entre el acto de conciliación y la demanda principal. y estos pactos expresos. y que durante esta unión. después de producida la ruptura afectiva. que patenticen la voluntad de los conviventes de constituir un condominio o una sociedad particular o universal. el hecho fehaciente de que. estudiados conjuntamente. necesario para entender que la señora demandante sólo ha intervenido y cooperado en uno de los negocios del demandado. ninguna relación guarda con los principios de orden procesal que se denuncian como infringidos en el motivo. S. 1. sólo se refiere a la liquidación del negocio de heladería. Antes de entrar en el concreto tema de la infracción denunciada. elemento indispensable para que pueda entenderse que existió la voluntad de crear una sociedad civil entre los mismos. por lo que no pueden ser aplicadas a las primeras las normas reguladoras de esta última institución (sentencia del TC de 19 de noviembre de 1990). Conocida es la doctrina de esta Sala (sentencias entre las más recientes de 21 de octubre y 11 de diciembre de 1992) en el sentido de venir declarando. En el tercer motivo se denuncia la infracción del art. a los pactos expresos o tácitos existentes entre los interesados. que los litigantes doña Teresa F. o la "falta concluentia". En el segundo motivo.Y. reconocen y declaran existente el hecho de la "affectio societatis" entre las partes interesadas. planteado alegando la infracción del art. al ámbito de las facultades valora tivas del conjunto probatorio atribuidas al juzgador. deducidos del material probatorio. y no a una sociedad universal de bienes. sólo contribuyó al primitivo negocio de piel denominado "LM. perteneciendo el razonamiento más bien. que por sus características resulta obligado calificar de irregular. debe inequívocamente evidenciar que fue su voluntad la de hacer comunes todos o algunos de los bienes adqui ridos durante la duración de la unión de hecho. que doña Teresa F. estuvieron unidos extramatrimonialmente desde el año 1974 hasta el año 1980. 462 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. en un razonamiento argumental que nada tiene que ver con el contenido de la exposición que figura en el fundamento segundo de la sentencia recurrida. recogiendo como argumento valorativo de la conducta de la parte actora. cooperando con su trabajo personal. (aceptada en la de apelación). en cuanto la parte recurrente entiende que no concurre el exigido nexo entre el hecho demostrado y el deducible. pues aún reconociéndose sin limitación el derecho fundamental al libre desarrollo de la personalidad.". la tesis mantenida en la resolución recurrida. De ahí que la doctrina jurisprudencial haya tenido que acudir en estos casos. y D. 1.".665 del Código Civil la puesta en común de dinero. En el caso que nos ocupa.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. cuando presenta en el año 1981 una demanda de conciliación frente a su oponente. la imposible aplicación a estas uniones "more uxorio" de las normas legales reguladoras de la sociedad de gananciales. como al principio apuntábamos. perfectamente protegible por la Ley. indispensa ble elemento para la viabilidad de las presunciones. y la susceptibilidad de constituir mediante estas uniones libres o de hecho una familia.L. y así ha sido reconocido en la sentencia recurrida. Luis P. y después al que lo sustituyó "H. sin que . Segundo. Consta en autos.E. no por eso cabe equipararlas como equivalentes a las uniones matrimoniales. Pero no puede olvidarse que además de la voluntad asociativa. para que toda sociedad pueda tener existencia. En la sentencia recurrida se establecen como hechos de partida. la deman dante cooperó con el demandado en la explotación de alguno de sus negocios. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho cada uno de los documentos que se citan no contradicen.154 - . Por las razones expuestas deben ser rechazados los dos primeros motivos. la Ley exige en el art. argumentación que.253 del Código Civil. En este punto el Tribunal "a quo" simplemente considera y aplica (sin citarla textualmente) la teoría de los actos propios. bienes o industria. como después veremos. tanto la sentencia de primera instancia. y aquí es donde quiebra la tesis de la parte recurrente.

Disposiciones aplicadas. y con el de la desestimación del recurso en su integridad. la voluntad de los conviventes de hacer comunes todos los bienes y ganancias adquiridos por cada uno de ellos durante la connivencia. y acuerda para ejecución de sentencia.L. o en otro caso la cooperación con su trabajo personal en las ganancias. Código Civil -Art.155 - . Código Civil -Art. ha constatado directamente. cortinas. con la preceptiva condena en costas del recurrente (art. No comprende a las indemnizaciones pedidas por unión extramatrimonial y por ello el Juez de Familia no pudo conocer de tal pretensión. arts. los hechos que aparecen probados.º 22 de Madrid desestimó la demanda de alimentos e indemnización. cartas de la comunidad. TS (Sala 1. COMPETENCIA. Código Civil Actualidad Civil. 3. bien en una aportación patrimonial al negocio productos de los beneficios. Uniones de hecho UNIÓN EXTRAMATRIMONIAL. que aparezca demostrada con actos inequívocos. aparatos de televisión. circunstancias que no se han acreditado en autos. pues el hecho de figurar a nombre de la recurrente: las facturas relativas a la adquisición de ciertos muebles. una participación societaria en el negocio de heladería. 1. todos referidos a gastos domésticos que las partes liquidaron a la separación (al igual que hicieran con el apartamento que compraron en comunidad). la liquidación y distribución de pérdidas y ganancias entre los socios del negocio. 464 (1881-02-03) RD 3 febrero 1881. El Juzgado n. 1.ª). 1. 1. así como aquellos otros extremos que resultaran huérfanos de prueba.715 de la Ley de Enjuiciamiento Civil).Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. -*(1881-02-03) RD 3 febrero 1881. Lo expuesto conduce a la conclusión clara que la citada infracción del art. Y no cabe apoyarse en esa serie de documentos. 1. F. actos que deben de consistir. en el resto de los negocios que su oponente venía explotando antes de la unión. que se denuncia en el último de los motivos..253 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho conste en autos ninguna otra aportación patrimonial. pues el juzgador de instancia no ha hecho uso en ningún momento del medio probatorio presuntivo. Pág. etc. JUZGADOS DE FAMILIA. como antes se apuntaba. por el contrario. Ley de Enjuiciamiento Civil -*(1889-07-24) RD 24 julio 1889. La Audiencia. recibos de energía eléctrica. y con ello ha construido el fallo de la sentencia recurrida. siendo indispensable. Los hechos constan en los fundamentos. salvo en el negocio de heladera. ni intervención personal. el 16 . 42 a 107 y 154 a 180 y a las que las leyes le atribuyan. y en esta liquidación deberán tener cabida cualquier otra partida que resulte suficientemente acreditada. referencia 743/1993. La sentencia recurrida le reconoce a la Sra.841. Antecedentes de hecho y sentido del fallo. Ley de Enjuiciamiento Civil -Art. carece de viabilidad. etc. P.665 (1889-07-24) RD 24 julio 1889.253 del Código Civil. Competencia objetiva. que ahora se pretenden dividir. y que nada añaden respecto a la voluntad y a la participa ción cooperativa en los bienes y en las ganancias universales. Se limita a las actuaciones de los Títulos IV y VIII del Código Civil. que la parte cita en el primero de sus motivos. por todo lo cual resulta obligado el rechazo de este motivo. 1..: Villagómez Rodil. Sentencia 8 marzo 1993.

. 42 a 107) y VIII (arts..T. de contenido económico.T. es rigurosa la exigencia procesal de adecuación competencial procedente e impone el examen cuidadoso de aquéllas en cuanto pueden determinar o no la competencia del órgano judicial ante el que se promueven. la referente al enjuiciamiento de la indemnización por convivencia que se postula y viene a ser la cuestión nuclear de esta casación. 154 a 180) del Libro Primero del Código Civil y aquellas otras cuestiones que en materia de derecho de familia le sean atribuidas por las leyes. ya que por la larga duración del pleito. respecto a la cual carecen de competencia objetiva. Esta conclusión no podía ser otra. que lleva los apellidos del padre. que peticionó la recurrida y actora doña Rosario-María de los Desamparados O. La sentencia de apelación no atendió la denuncia y confirmó la decisión del juez de la instancia en esta cuestión. Primero. en concepto de alimentos provisionales para la hija de ambos litigantes. de que el Juez de Familia que tramitó la demanda desde el principio carecía de competencia para entender de . Las otras dos acciones. dado que estuvieron relaciona dos en unión de hecho "more uxuorio" el menos desde el año 1969 hasta 1986.O. Una referente a la guarda y custodia de la hija del matrimonio.-. en este caso la petición indemnizatoria controvertida. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho de abril de 1990. habiendo nacido una hija de ambos el 12 de septiembre de 1970. La demandante mencionada planteó en el escrito principal y creador del litigio. que resultó inoperante. como en el caso de autos.º de la Ley de Enjuiciamiento Civil. pero cuando sucede. Esto es así. que decreta la incompatibilidad de acciones para su ejercicio simultáneo en un mismo juicio. cuya creación tuvo lugar mediante Real Decreto de 3 de julio de 1981. 153 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.. pues la prevé el art. cuando el Juez que ha de conocer la principal fuera incompetente por razón de la materia o de la cuantía litigiosa para conocer la acumulada.692 de la Ley de Enjui ciamiento Civil.000 pts. así como a abonar a la actora 5. entre ellas. solamente abarca las actuaciones previstas en los Títulos IV (arts. tienen atribuida una competencia objetiva perfectamente delimitada y restrictiva. en que tuvo lugar la ruptura definitiva. 53 y 55 de la Ley Procesal Civil y 85 y 98 de la Ley Orgánica del Poder Judicial) y. Los motivos uno y dos con residencia en el número segundo del art. Por tanto la exclusividad es de proyección negativa en cuanto no puede comprender otras cuestiones que las explicitadas (arts. con la conclusión lógica procesal. tres peticiones que acumuló al amparo del art. aquella alcanzó la mayoría de edad.000.156 - . Los Juzgados de Familia. frente al recurrente don Saturnino C. que es exclusiva y excluyente en las localidades donde funcionen. Fundamentos de Derecho. estimó en parte la apelación y condenó al demandado al pago de 40.000 pts. en que se ejercitan diversas acciones acumuladas. -Raquel-María C. El Tribunal Supremo casó la sentencia y suprimió la cantidad a pagar como indemnización dejando vigente la pensión. argumentando que el momento de determinar la competencia es el de la presentación de la demanda. contienen el alegato de incompetencia del Juzgado de Familia -Juzgado de Primera Instan cia número 22 de los de Madrid. 1. revisables conforme al Indice de Precios al Consumo.M. por no haberse dictado norma posterior alguna que se la atribuya. 2. 154. toda vez que éste la reconoció por escritura pública de 6 de mayo de 1983.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. son las reclamatorias de alimentos a favor de dicha descendiente y compensación económica indemnizatoria que la demandante cifró en cincuenta millones de pesetas. anti cipándose a la Ley de 7 de dicho mes y año (Ley 30/81) que en su Disposición Final contempla a los mismos.2. Su potestad jurisdiccional.para el fallo y decisión de una de las cuestiones que se discuten en el presente pleito y es la referente a la indemnización por convivencia extramatrimonial. dado que estuvieron relacionados en unión recurrente don Saturnino C..

la decisión de otorgar la cantidad de cincuenta mil pesetas mensuales en concepto de alimentos provisionales devengados por la hija de los litigantes y en los términos con que se conceden.157 - . TS (Sala 1. Segundo. 1 de Bergara desestimó la demanda. 14. Uniones de hecho.ª). No pueden aplicarse las normas de ésta invocando la igualdad constitucional. Código Civil -Art.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Aplicar las normas de la sociedad de gananciales supondría subvertir los principios informa dores y constitutivos de las mismas. pues se acumuló a la petición primera que era la que fijaba su función competencial. sólo por el cauce de la analogía si concurriera identi dad de razón. Código Civil -Art. conforme declara esta Sala en sentencias (entre otras) de 14 de octubre de 1989 y 27 de febrero de 1992. no es igual a la unión matrimonial. La estimación del recurso lleva consigo que no proceda hacer pronunciamiento en cuanto a sus costas. La Audiencia de San Sebastián. SOCIEDAD CIVIL IRREGULAR. Los hechos constan en los fundamentos. confirmó la sentencia. . El Juzgado núm. Antecedentes de hecho y sentido de fallo. -*(1881-02-03) RD 3 febrero 1881. en cuanto sólo combate la sentencia de apelación en el pronunciamiento de conceder a la recurrida indemnización compensatoria de cinco millones de pesetas. 1. respetando. no sometida a la disponibilidad de las partes. De que se trata de cuestión de orden público. LA UNIÓN "MORE UXORIO". Sentencia 22 julio 1993f0 . referencia 7/1994. 154 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. Precisa de pactos. Realidad social. UNIÓN EXTRAMATRIMONIAL.715 de la Ley Procesal Civil. con posibilidad de apreciarse de oficio. y no se discute. el 10 de septiembre de 1990. Martín-Granizo Fernández. Sociedades Civiles. Código Civil Actualidad Civil. Todo ello sin perjuicio del derecho que pueda asistir a la recurrida de ejercitar las acciones que al respecto le asistan ante el juez competente y procedimiento que corresponda. LA UNIÓN "MORE UXORIO". debiendo cada parte satisfacer las suyas y sin declaración expresa respecto a las de las instancias. El Tribunal Supremo no dio lugar a la casación. 3. 1. 154 (1881-02-03) RD 3 febrero 1881. siempre restrictiva y no extensiva. no es abintestato. Disposiciones aplicadas. conforme al art. Ley de Enjuiciamiento Civil -*(1889-0724) RD 24 julio 1889. Ley de Enjuiciamiento Civil -Art. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho dicha pretensión económica. MATRIMONIO DE HECHO. Las motivaciones han de ser acogidas en la delimitación sustantivo-procesal con que fueron aportadas a la casación y por ello esta Sala de Casación no puede entrar a resolver el fondo del asunto. 42 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. Es derecho necesario e imperativo para la adecuada distribución de la jurisdicción del orden civil a aquellos órganos a los que debe corresponder en su diversa problemática contenciosa. Pág. Reclamación de la copropiedad de bienes dejados por el varón al fallecer abintestato. P. Realidad social. Herencia.

669 en relación con el 392 del mismo Texto Legal. que se reconozca su existencia y consiguientemente se declare.692.158 - . con dos hijos de su matrimonio.º del art. y los primero y segundo en los que la tacha puesta a la Sentencia recurrida consiste en la infracción del art. dejando para último lugar el motivo quinto en el cual se denuncia la infracción de la doctrina jurisprudencial relativa al enriquecimiento sin causa. 1. Fundamentos de Derecho.692 LEC. admitido por la aquí impugnada). Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 2. la infracción denunciada es la inaplicación del art. integrado por aquellas que pretenden combatir la Sentencia impugnada con base en el no realmente denunciado pero sí casacionalmente indicado error en la aprecia ción de la prueba -art. otorgada el 2 de marzo de 1988. o que es aplicable a la misma por analogía y haciendo uso de la interpretación que preconiza el art.ª existen escrituras públicas de adquisición por parte del indicado Sr.M. 1. viuda. 6.B.º..M. para su mejor comprensión es conveniente dividir sus motivaciones en tres grupos: el primero. falleció el indicado día sin haber otorgado testamento. que son los tercero y cuarto.ª el citado Sr. Primero. La situaciones de hecho que en este recurso se ofrecen a la Sala son las siguientes: 1. A.. A. deben ser examinados según la técnica casacional en primer lugar. Se inicia pues el estudio del recurso con el de sus motivaciones tercera y cuarta. 3. de una habitación y un piso.ª no consta que se haya otorgado "escritura alguna a favor de ambos (don Justo y doña Elena) ni se abrieron libretas de ahorro o cuentas corrientes de que fueran titulares del crédito documental" (Fundamento Segundo de la sentencia del juzgado.º LEC-. Tercero. soltero y doña Elena L.M.º del mismo precepto.. en el petitum de la demanda interesa se declara: que los bienes adquiridos durante el período que duró la convivencia son propios de ambos por partes iguales.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.ª Don Justo A.º en relación con el 1.1 CC el régimen de la sociedad legal de gananciales.ª la actora. o. por cuanto de su estimación o desestimación pueden resultar consecuencias fácticas de ineludible proyección sobre los que se fundan en el ordinal 5..º de referido precepto. Segundo. y el resto en el 5. en todo caso. acontecido el 9 de diciembre de 1987. apoyadas . 4. en las que aparece única mente como comprador don Justo A.669 CC consecuencia de lo cual es el reconocimiento en favor de la recurrente de su derecho a la mitad de lo que a su fallecimiento dejó el citado Sr.M. Por otra parte y dado el contenido del recurso. la cancelación de asientos registrales relativo a las viviendas. 4.. convivían según el Padrón Municipal del Ayuntamiento de Eibar desde el 31 de diciembre de 1955 hasta el fallecimiento de dicho Sr. El presente recurso se encuentra integrado por seis motivos de los cuales el tercero y el cuarto están fundados en el ordinal 4 del art. Los argumentos que sirven de base a referidas motivaciones son fundamentalmente los que sirvieron de apoyo al proceso que ahora concluye y se esquematizan así: sobre la alegación de la parte actora de una unión more ex uxorio entre ella y don Justo A. relativo a la sociedad de gananciales. 1. además de por lo indicado. 5. declarar que entre ellos existió la sociedad irregular que contempla el art. por incluirse en ella bienes que no son propiedad exclusiva del difunto.692 LEC. 2.4. para seguir con el sexto en el cual. la nulidad de la escritura de aceptación de herencia y adjudicación de bienes otorgada ante el Notario de Eibar el 2 marzo de 1988.396 del CC.ª hay igualmente escritura pública de aceptación y adjudicación de la herencia de dicho señor en favor de su hermano el demandado-recurrido don Emilio A. 1. Las cuestiones que en este recurso se proponen unido a su defectuosa metodología dada la ausencia de sistemática en la formulación de sus motivos. porque los dos motivos que se apoyan en el número 4. conducen a que su examen no se realice siguiendo el ordenamiento numeral que de los mismos se ha hecho. la primera de 19 de junio de 1959 y la segunda de 20 de enero de 1967. hoy recurrente. 4. 1. relativos a la sociedad irregular y a la comunidad de bienes. que se ordene proceder al inventario de los bienes de la herencia.

cual es. El motivo resulta de imposible estimación. que el único heredero de don Justo A..º y 6. como en la misma motivación se indica. lo que aquí no acontece pues lo denunciado es la infracción de un art..404 CC. Siguiendo la tónica marcada en el segundo de estos fundamentos respecto a la sistemática a seguir en este recurso. sin olvidar algo que en el mismo parece no haberse tenido en cuenta. 1. y así se reconoce en la prueba de confesión practicada. 1. en cuanto al 1218. ha motivado interesantes cambios en orden a la . de 11 de noviembre. que modificó la Adopción.º. la presente motivación no puede ser estimada por las razones que se pasan a exponer: cierto que las llamadas "uniones de hecho" o "more uxorio" constituyen una realidad social cuya existencia ha tenido que ir siendo jurídicamente admitida bien que con evidente resistencia por los Tribu nales tanto de la jurisdicción ordinaria como Constitucional (vid. si con tal alegación se quiere la recurrente referir al Certificado del Ayuntamiento de Eibar. 1. consecuencia obligada del texto constitucional. 1.haber incurrido el Fallo en infracción por inaplicación del art.249 así como 1.º del citado precepto procesal la prueba de confesión judicial. ello no autoriza a quienes a ella acudan para hacer un inadecuado uso de sus principios con base a una peculiar interpretación del término "indefensión". su examen se llevará a cabo al estudiar el citado motivo. la tercera.239 CC). a lo dicho puede agregarse para corroborar el rechazo de ambas motivaciones: 1.249 y 1.159 - . 39.º en relación con los 1. efectivamente. por cuanto: a) Al amparo del número 4. 1.". 7 del CC". Lo mismo (y por iguales consideraciones) acontece con el motivo cuarto.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.6 CC _fanicamente son susceptibles de crear jurisprudencia las sentencias dictada por el TS. Cuarto. una considerable flexibilización. Y si bien es cierto que cual se viene diciendo por esta Sala de modo reiterado.218.248. tiene como razón de ser ". 2. 18 de enero y 8 de febrero de 1993 del TC). especialmente de su art. 1. conocía y le constaba que su hermano y mi mandante habían convivido ininterrumpidamen te.232.º En lo que a la cuarta se refiere.c). especialmente el 1. 1. Dicha admisión. 1. olvidando que el mismo tiene una doble vertiente: la del recurrente y la del recurrido cuyos derechos pueden resultar lesionados si la flexibilización de la Casación se extiende en demasía. 1. que cuando dicha prueba se solicita bajo juramento indecisorio es de libre apreciación por los Tribunales según las reglas establecidas para la misma (art. En cuanto a los arts.248 y 1. en el que con la misma base casacional.692 LEC. como se pretende en el motivo. ahí está declarado como supuesto fáctico en el primero de estos fundamentos.253 CC". todos ellos relativos a las presunciones.. se procede ahora al estudio del motivo sexto en el cual se atribuye a la sentencia recurrida la infracción por inaplicación del art. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho cual se ha dicho en el ordinal 4. lo que se denuncia es "haber incurrido el Fallo en infracción por inaplicación de los arts.692 LEC. cual aquí acontecería al alegar un motivo de Casación cuyo contenido no es el que la recurrente pretende darle.396 y ss. el ordinal 4. no puede ser de aplicación el art. 4. del CC no referido precisamente a la prueba sino al abuso del derecho. la circunstancia de que en ningún caso podría cobijarse en el ordinal 4..º el art. la Casación ha experimentado a partir de la Ley 36/1984. SS de 21 de octubre y 11 de diciembre de 1992 y 18 de febrero de 1993 respecto de esta Sala y las de 11 de diciembre de 1992.º del art. pues -sigue razonándose"Resulta incuestionable. más una cosa es lo indicado y otra que del mismo hayan de resultar las consecuencias que la recurrente pretende. 1. extremo éste que será objeto de examen al contemplar los motivos 1. para mantener lo cual y como se indica en el motivo la misma "se apoya en forma prácticamente literal en la sentencia dictada por la Audiencia Territorial de Valencia de 3 de junio de 1987".1.692 LEC. únicamente pueden denunciarse errores en la apreciación de la prueba que resulten de documentos que obren en autos y demuestren el mismo.º del art.253. Pero es que además.. que se haya proyectado sobre algún Texto Legal cual acontece con la Disposición Adicional Tercera de la Ley 21/1987. a ella referido que se denuncia como infringido.º. Partiendo de que conforme al art. de las cuales. consi guientemente.

con base en que "En los presente autos resulta incombatido el hecho de que mi mandante y el fallecido don Justo A.º que las uniones matrimoniales y las more uxorio no pueden ser consideradas a todos los efectos y consecuencias como supuestos o realidades equivalentes (vid. podría implicar o acaso incluso conducir a una auténtica creación judicial del derecho en materia de dichos regímenes económicos. canónico o civil. sino también socio-políticos. Se entra así en el estudio de la primera y segunda motivación. teniendo en cuenta que si bien la exégesis de los preceptos legales deben realizarse hoy con criterios inspirados no sólo en principios históricos. S de 12 de diciembre de 1980-. por ejemplo. Consiguientemente. que acceder a lo solicitado cual aquí se pretende. no es de olvidar en un Estado de Derecho otro esencial postulado que por afectar. lo cual no autoriza hoy el art. las segundas no.. lógicos y sistemáticos. 1. 1 CC en general y su ordinal 6.M.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.160 - . Quinto. convivieron en los mismos domicilios desde el año 1942 hasta la fecha del fallecimiento del último. a menos que ello pudiera llevarse a efecto por el cauce de la analogía. no serán aplicables a esas uniones normas que sean especí ficamente establecidas para la regulación de las primeras. Pues bien. mientras las primeras son simplemente fácticas. CC. lo que da lugar a que respecto de estas últimas surjan una serie de derechos a la vez que muy diversas obligaciones. las derivadas de la aplicación del art.1 LAU. al menos en principio. la aplicación analógica a estas uniones de las normas establecidas para la regula ción de los regímenes económico-matrimonales supondría una subversión de los principios informadores y constitutivos de las mismas. a toda la Comunidad Social debe imperar cuando de su interpretación y aplicación se refiere sobre los estrictamente particulares. imputándose en la inicial a la Sentencia recurrida "la aplicación incorrecta del art. . tal acontece por ejemplo con la creación del status iuris casado/casada que tampoco es de aplicación a las uniones more uxorio. 4. El juego de la analogía. sin olvidar. 1. ambas bajo el amparo procesal del núm.se presenta. así. sin que pueda estable cerse diferencia alguna por razón de las personas o circunstancias que no estén presentes en la norma (STC núm. radica en la similitud ("semejanza" según el art. carente de regulación legal. Por otra parte. 58. consecuencia de lo cual y por lo que al caso aquí contemplado se refiere es 1. están al margen del acto formal matrimonial. su aplicación no puede extenderse a aquellos casos que constituyen un límite racional en el sentido y espíritu de la norma que se pretende aplicar.º CC) entre el supuesto que ante el órgano judicial -o intérprete. especialmente en determinadas relaciones cual son. a la que se refiere el motivo. 2. igualdad que como ha quedado suficientemente expuesta no se da en el presente caso.396 y ss.º del art. 1. es evidente que esa semejanza no puede admitirse.º que como consecuencia de ello.669 CC". de 12 de julio). desde el momento que el examen analógico comparativo de las uniones de hecho y las matrimoniales nos ofrecen unas considerables diferencias. y aquél al que se pretende aplicar la norma en cuestión por razón de esa semejanza o "identidad de razón" cual señala el citado precepto. además. ocurrido el 9 de diciembre de 1988". 5. el de la Seguridad Jurídica.º en particular. 142/1988. en contra de dicha aplicación analógica ha de tenerse en cuenta que lo prego nado en el art. lo mismo acontece con los requisitos que la disolución de las matrimoniales requiere y no juegan para las de puro hecho. STS 11 de diciembre de 1992). por ello. lo que se traduce en que su aplicación lleve implícita la idea del uso razonable del derecho -vid. 14 CE es. Pero es que. fijando la atención en el supuesto que la recurrente somete a la consideración de esta Sala a los efectos de la aplicación analógica al mismo de los arts. que la aplicación de la igualdad que en el mismo se establece exige que todos aquellos respecto de los cuales se reclame se encuentren en la misma situación. por lo que se hace necesario contemplar dicha posibili dad. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho solución de los problemas de ellas derivados.692 de la Ley Rituaria civil.

con las consecuencias que para tales casos se establecen en la regla 4. puedan derivar las conse cuencias que en orden a la sociedad de gananciales persigue la recurrente. pero sin sanción formal. b) es sin embargo preciso. que incluso aún cuando la existencia de esa convivencia fuere una realidad "incombatida" cual se dice en el motivo.396 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. partiendo de los hechos aportados. es decir. 392 CC. ausencia de formulismo publicitario que se traduce en la carencia de personalidad jurídica. lo que. lo que. rechazado que de dicha convivencia "more uxorio". mediante la prueba de presunciones a la conclusión pretendida". cae por su base lo pretendido a través de esta motivación. en cualquier caso. ya que como consecuencia de lo que se ha dejado expuesto. en cualquier caso. 3. En la motivación quinta. caracterizada por la ausencia de publicidad de sus pactos así como porque sus socios pueden contratar con terceros independientemente. aunque apareciese acreditado que esa convivencia había sido de una naturaleza cuasi matrimonial. queda por contemplar la también interesada existencia de esa "sociedad civil de carácter irregular" que el art.. la cuestión radica en la valoración de la misma. equivalente a una relación de esa índole.161 - . pues no ha resultado admitido ni consiguientemente combatido que hubiere sido de tal naturaleza que implicase la existencia de lo que viene denominándose "matrimonio de hecho" o unión "more uxoriae". como así pone de relieve el precepto. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Sobre la base de que la convivencia ha efectivamente existido. la aplicación de lo dispuesto para la comunidad de bienes al supuesto en la litis que ahora concluye contemplado. -*(1889-07-24) RD 24 julio 1889..ª del art. al no existir sociedad irregular ni posibilidad de admitir la existencia de una apli cación analógica del régimen de la sociedad de gananciales al supuesto fáctico en que se apoya la demanda de la hoy recurrente. 1. Código Civil -Art. Ello sentado. partiendo de los hechos aportados. no podría estimarse al faltar el enlace preciso y directo que permitiría llegar inequívocamente.715 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. Sexto. lo que se denuncia es la infracción por inaplicación de la jurisprudencia relativa al "enriquecimiento injusto". 1. además. Pero es que. respecto de la cual es de declarar: a) que la sociedad que contempla dicho precepto a la que con mayor o menor propiedad técnica se designa con la denominación de "irregular". pero sin sanción formal. 1. es decir.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.669 CC establece. equivalente a una relación de esa índole. 1. como se pone de relieve en su Fundamento Segundo que dice entre otras cosas "incluso aunque apareciese acreditado que esa convivencia había sido de naturaleza cuasi matrimonial. alegación que no puede prosperar por no concurrir en el supuesto a que la misma viene referido ninguno de los requisitos que para la estimación de dicha figura señala la doctrina de esta Sala. que se atribuye a sentencia impugnada en el motivo tercero tampoco puede aceptarse. así. Código Civil . mediante la prueba de presunciones a la conclusión pretendida".665 CC. no podría estimarse al faltar el enlace preciso y directo que permitiría llegar inequívocamente. al no existir la pretendida sociedad irregular entre la recurrente y el difunto don Justo A. ha de tenerse en cuenta. Se produce así la desestimación total del recurso. Disposiciones aplicadas. no puede olvidarse que como señala la sentencia impugnada en un segundo fundamento ".. tesis ésta que cuenta en su apoyo con la sentencia de 11 de diciembre de 1992. situación que es rechazada por el demandado-recurrido y no se estima adecuadamente probado por la sentencia impugnada. todas las especulaciones afectantes al enriquecimiento injusto caen por su base. es una forma societaria susceptible de revestir forma civil o mercantil según la doctrina y la jurisprudencia. En cuanto a la aplicación incorrecta del art. la existencia de pactos inter partes de conformidad con lo dispuesto en el art.

4 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. Régimen económico matrimonial. 1. de 11 de noviembre de 1992. entre otras. Arrendamientos Urbanos. La primera razón esgrimida.162 - . El Juzgado número 6 de Huelva desestimó la demanda. Se desestima la demanda en la que. que forman por ello un cuerpo de doctrina sólido y cuyos razonamientos son respetuosos con la libertad. Código Civil -Art. 392 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. Arrendamientos Urbanos. TS (Sala 1. Fundamentos de Derecho. dignos de protección. Ley. Los hechos se detallan en los fundamentos. 2. 4 del Código Civil al no aplicar analógicamente las normas matrimoniales. 1. que se aplique por analogía la legislación matrimonial a las uniones de hecho. con el que no tiene analogía. 21 de octubre de 1992 y 18 de mayo de 1993. que puede entenderse que es uno solo bien que constituido por cinco apartados. autén tico fundamento del motivo. 58 (1964-12-24) D 4104/1964. 24 diciembre. El Tribunal Supremo no dio lugar a la casación. Único. Código Civil -*(1964-12-24) D 4104/1964.ª).404 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. Sin embargo expre samente se declara que tales uniones quedan fuera de la normativa del régimen económico patrimonial. Texto Refundido. Pág.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Sentencia 27 mayo 1994. 2.519. ANALOGÍA. familiares. -*(1978-12-27) Constitución Española -Art. Código Civil -Art. Quedan fuera del régimen económico matrimonial. es que la sentencia viola el art. El argumento decae porque no se da identidad de razón con una institución como la matrimonial de la que. Ley. Uniones de hecho UNIÓN DE HECHO.: Marina Martínez-Pardo. P. Esto sentado. no quisieron participar. La cuestión ha sido reiteradamente resuelta por esta Sala en sentencias. el 23 de abril de 1991. entre personas sin impedimento legal para contraer matrimonio) producen efectos análogos al vínculo matrimonial en orden a la existencia de sociedad de gananciales y disolución por muerte de uno de ellos. 39 (1978-12-27) Constitución Española Actualidad Civil. Código Civil -Art. 7 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. comprensivos de que el libre desarrollo de la personalidad lleva a algunas personas a uniones ajenas al vínculo legal del matrimonio e incluso a crear vínculos paternofiliales y. al amparo de vínculo análogo al matrimonio. No se da con la institución matrimonial de la que no quieren participar. no puede prosperar el motivo planteado en el recurso. 24 diciembre. confirmó la sentencia. por ende. -Art. referencia 1035/1994. Que sea un hecho social innegable (razón . se insta la disolución de sociedad de gananciales por muerte de uno. que las posibles consecuencias económicas de tal convivencia al tiempo de su ruptura pueden en algún caso asemejarse a las sociedades cuando se acredite la "affectio societatis". Pueden en algún caso asemejarse a las sociedades si se acre dita la "affectio societatis". con el que no tienen analogía. además. puesto que todos ellos persiguen un solo propósito. El presente litigio plantea la cuestión consistente en decidir si las uniones de hecho entre hombre y mujer (en este caso. La Audiencia. porque en éstas cabe también aceptar la plena independencia económica de quienes la practican. En la convivencia "more uxorio" cabe la plena independencia económica de quienes la practican. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho -Art. Texto Refundido. que no puede inferirse sólo de la convivencia "more uxorio". Antecedentes de hecho y sentido del fallo.

715 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.ª). que hace referencia a la realidad social del tiempo en que las leyes han de ser apli cadas. Que el Código Penal contemple relaciones de análoga relación de afectividad al matrimonio (arts. 14 (1978-12-27) Constitución Españolaar Actualidad Civil. Por último. 4 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. 3.º 7 de Salamanca en sentencia 20 febrero 1991 estimó la demanda.485. pues no se trata aquí de interpretar una ley. esta Sala puede añadir la cita de la sentencia de 23 de diciembre de 1992 en la que también negó la liqui dación de una sociedad de gananciales rota de hecho largo tiempo atrás y seguida de otras situaciones de convivencia "more uxuorio". Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho segunda) no comporta que haya que extender los efectos de la institución del matrimonio por aplicación del art. El Tribunal Supremo desestima el recurso de casación. supuestos que no son el de autos en el que lisa y llanamente se demanda la disolución de un consorcio como si conyugal fuere. El espíritu de la Ley de 1981. 3. Código Civil -*(1978-12-27) Constitución Española -Art. 3 del Código Civil. Sentencia 11 octubre 1994.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. el delito de abandono del hogar). Antecedentes de hecho y sentido del fallo. y la misma relación paternofilial. la gestión de negocios o el enriquecimiento sin causa.163 - . con expresa imposición de costas a la recurrente en virtud de lo dispuesto en el art. . 11 y 18) no incide en el presente caso ni tampoco son contempladas por la ley penal en toda clase de situacio nes (vid. Ninguna de las sentencias guarda relación con el caso. pues sólo es vulnerado cuando se produce un trato desigual. 1. 3. a la cita de la sentencia de 13 de julio de 1986 en la que se negó el derecho de viudedad foral aragonesa a los esposos que voluntariamente rompieron la convivencia. carente de justificación objetiva y razonable. y ya se anti cipó que esas situaciones sociales pueden arbitrar fórmulas económicas por la vía de pactos societarios o de otro carácter contractual y hasta pueden permitir alguna clase de acción de reclamación de cantidades si se dieren los requisitos de la prestación de servicios. -*(1889-07-24) RD 24 julio 1889. Pág. la Audiencia Provincial en sentencia 15 abril 1991 confirmó la del Juzgado excepto en la proporción en que las partes participan en la cosa común. referencia 1446/1994. El Juzgado n. P. 1. Por todo lo cual se desestima el presente recurso. y tales requisitos en modo alguno concurren en la situación que se denuncia. Los hechos constan en los fundamentos de la sentencia. que equiparó los hijos matrimoniales y los extramatrimoniales. nada tiene que ver con el caso pues la generación dentro o fuera del matrimonio produce idéntico fruto. 14 de la Constitución. los hijos. La inaplicación de los efectos legales de una institución como el matrimonio a los no ligados por dicho vínculo en modo alguno contraría el art. Uniones de hecho MATRIMONIO DE HECHO. que es el campo de aplicación del art. No son aplicables las normas de la sociedad de gananciales. Código Civil -Art. Disposiciones aplicadas. Ha de acudirse a los pactos expresos o tácitos existentes entre los interesados para determinar si existe un condominio o una sociedad universal o particular entre ellos.: Burgos y Pérez de Andrade. TS (Sala 1.

y del recurso que se sustentaba en el mismo. (Sentencias 21 de octubre y 11 de diciembre de 1992. y la posibilidad de constituir mediante estas uniones libres o de hecho una familia. a los pactos expresos o táci tos existentes entre los interesados. El segundo argumento que se esgrime con carácter subsidiario del anterior. Las argumentaciones que preceden conducen al fenecimiento del segundo motivo. por exceder del ámbito del derogado n. referido a la finca objeto del litigio. que patenticen la voluntad de los conviventes en constituir un condo minio o una sociedad particular o universal. que fue la voluntad de ambos la que determinó el hacer comunes determinados bienes adqui ridos durante la vigencia de la unión. ha quedado definitivamente incólume. que indudablemente no están comprendidas en el ámbito de la doctrina a la que se refiere el art. La presente impugnación casacional se formuló a través de dos motivos. y estos pactos expresos o la "facta concludentia" deben evidenciar. o "more uxorio". Primero. 148. el primero de los cuales fue declarado inadmitido en el trámite.º. perfectamente protegible por la Ley. no por eso cabe equipa rarlas como equivalentes a las uniones matrimoniales. es necesario ponerlo en relación con la reiterada doctrina de esta Sala en orden al régimen jurídico de las llamadas uniones de hecho. Constitución Española. por lo que no pueden ser aplicadas a las primeras las normas reguladoras de esta última institución. Fundamentos de Derecho. es de señalar que en el desarrollo del segundo motivo sólo se citan dos sentencias. se refiere a la infracción de normas de la jurisprudencia. en el fundamento tercero de su resolución. y como cuestión de hecho no revisable en este recurso. pues aun reconociendo sin limitación alguna el derecho fundamental al libre desarrollo de la personalidad. que consiste en la aplicación por analogía de los preceptos legales propios de la sociedad de gananciales. con la expresa imposición de costas a la parte recurrente (art.164 - . y fue planteado a través del antiguo n. deja claramente establecido que la finca de autos no fue adquirida por el recurrente para su exclusiva propiedad. declarada probada en la sentencia recurrida. Recurso de Casación. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 2. la cuestión fáctica.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.6. reafirmando la existencia de un verdadero condominio. pero en ningún caso los de la comunidad de bienes. y por lo que se refiere a la infracción jurisprudencial. 1. al haber quedado inadmitido el motivo primero. Esta evidencia es la que se declara en la sentencia recurrida. La doctrina jurisprudencial ha tenido por tanto que acudir en estos casos.º 4. se postula una segunda posición. cual es la exclusiva propiedad del demandado respecto a la finca objeto de la división. Actualidad Civil. pues su impugnación no ha sido efectuada por la vía adecuada. o comunidad de bienes entre los litigantes. una de la Audiencia de Córdoba. y para el caso de que esta tesis no llegara a prosperar. 1. la imposible aplicación a estas uniones de las normas reguladoras de la sociedad de gananciales. choca frontalmente con la afirmación que acabamos de hacer. el juzgador deduce esta afirmación del examen pormenorizado de la prueba obrante en autos. sino más bien para la comunidad que formaba con su pareja de connivencia. La jurisprudencia es pacífica al venir declarando. Este proceso valorativo no es susceptible de modificación casacional. respecto a la intangibilidad de los hechos que fueron declarados probados en la sentencia recurrida. El Tribunal "a quo".692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.º del art. Pág. La primera posición argumental.º del Código Civil.º del mismo artículo. referencia 64/1995. y otra de la de Valencia.º 5. y el segundo. que no sufrió esta censura. 18 de febrero y 22 de julio de 1993 TC 19 de noviembre de 1990). es necesario mantenerla. llegando a la conclu sión que finalmente establece en la parte dispositiva. Así pues. La línea argu mental del motivo que estudiamos parte de la defensa de una cuestión principal.715 de la Ley de Enjuiciamiento Civil). Uniones de Hecho . la cual es analizada y valorada separada y conjuntamente. 1.

P. apoyado en el número 5 del art. 24. CASACIÓN. El Juzgado de Alcalá de Henares desestimó la demanda. 4 del Código Civil.1 de la Constitución y el precepto del art. Para la recurrente estos dos preceptos. completa la heterogénea argumentación citando los arts.1 de la Constitución. según el cual "los poderes públicos aseguran la protección social.901 del Código Civil. reflexiones sobre las repercusiones jurídicas que han tenido las uniones de hecho. que se le atribuya el uso del domicilio en que convivieron y se le conceda una pensión mensual de 70. 24 de la Constitución. comienza haciendo consi deraciones de hecho sobre la duración de la unión. el 2 de marzo de 1991. pues es constante el criterio de esta Sala que no pueden agruparse en un mismo motivo preceptos legales heterogéneos. bien por aportación a la creación de un patrimonio. que regula la aplicación de la analogía. en cuanto consagra el derecho a la tutela judicial efectiva. a pesar de que desde la reforma a 1984 han sido sensiblemente atemperados. Sentencia 20 octubre 1994.165 - . así como el art.ª).1 de la misma. máxime las de larga duración. y el Tribunal Constitucional (S 19 de noviembre de 1990). Además. El Tribunal Supremo no dio lugar a la casación.692. y la heterogeneidad de los invocados es evidente. TS (Sala 1. sabido es que no comporta la estimación de la pretensión bastando la obtención de una sentencia fundada tras un proceso judicial con todas las garantías. 39. no permite aplicar las normas matrimoniales ni los preceptos de la sociedad de gananciales a las uniones de hecho como reiteradamente ha dicho esta Sala en sentencias. aunque esta Sala ha tenido buen cuidado en admitir que las uniones de hecho. como preceptos que no han sido aplicados por el Juzgador de Instancia. Extinción de la situación de hecho seguido de demanda sobre uso de vivienda y pensión por cargas familiares. para continuar invocando el dere cho a la tutela judicial efectiva contemplada en el art. o con apoyo en el enriquecimiento injusto o en algún otro precepto incluso aplicable por analogía. El motivo. Contra la sentencia se articula un solo motivo de recurso. han sido conculcados. como por ejemplo de 18 de febrero de 1993. Primero. No permite aplicar a las uniones de hecho preceptos matrimoniales de la sociedad de gananciales. La Audiencia. El motivo debe decaer. 39.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. pueden en ocasiones ser causa legítima de alguna reclamación. no quedan por ello equiparadas legalmente al matrimonio y por ello desestima la demanda en la que insta la mujer tras la finalización de la unión de hecho. como la presente. La protección social y jurídica de la familia a que se refiere el art. Por último. confirmó la sentencia. aunque sí permite en ocasiones ver causa legítima de reclamación por enriquecimiento injusto o algún otro precepto aplicable por analogía. PROTECCIÓN SOCIAL DE LA FAMILIA. Antecedentes de hecho y sentido del fallo. Fundamentos de Derecho. 2. Dentro del mismo motivo habla de que durante la unión se ha podido crear un patrimonio y que no tener en cuenta a los dos convivientes produce enriquecimiento injusto. Unión de hecho que termina y la mujer reclama derechos inherentes a matrimonio.902 y 1.000 pesetas por cargas familiares. 1. económica y jurídica de la fami lia". incluso con anterioridad a la Constitución. el art. del que en primer lugar hay que decir que no guarda los mínimos requisitos formales de la casación. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho MATRIMONIO DE HECHO. para la cual han de . 1. 1. en la que no entran las relativas a los hijos habidos por ser todos mayores y ajenos al presente litigio. La sentencia recurrida parte de que las uniones de hecho no tienen el carácter de uniones conyugales. Los motivos no pueden fundarse en preceptos hete rogéneos agrupados.: Marina Martínez-Pardo.

encubren una donación "inter vivos" efectuada por René G. TS (Sala 1.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. etc. Antecedentes de hecho y sentido del fallo. Código Civil -*(1978-12-27) Constitución Española -Art. DONACIONES. 1.166 - . y las propiedades adquiridas por ésta. 39 (1978-12-27) Constitución Española Actualidad Civil. 3. CAUSA ILÍCITA. relativo al cuasicontrato de cobro de lo indebido. demanda que . Pág. a menos que esta prueba hubiese sido propuesta por las partes y discutida en el pleito. contra doña Nuria M. o el art. a los fines de que "se declare que la titularidad de la demandada de las acciones de M. Por todo lo anterior procede la desestimación de la demanda y la condena en costas precep tiva según el art. para el caso de no ser decretada la nulidad absoluta pedida. Uniones de hecho MATRIMONIO DE HECHO. -*(1889-07-24) RD 24 julio 1889. Disposiciones aplicadas. que subsidiariamente. Código Civil -Art. Código Civil -Art. P. Leyes Laborales. 4 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. Y que los otros preceptos citados en la vista. Donación. como la responsabilidad extracontractual. Sentencia 18 noviembre 1994. se presenta demanda tramitada en el juicio declarativo de menor cuantía. que se declare la nulidad absoluta de dicha donación por tener causa torpe e inmoral y que se declare la nulidad de los legados a favor de la demandada también por causa inmoral o bien. Fundamentos de Derecho. se declare que todos los bienes donados "inter vivos" y "mortis causa" a su favor por el causante.: Martínez-Calcerrada y Gómez. (padre de los actores) a favor de dicha demandada.275 del Código Civil.A. 1. El Tribunal Supremo desestima el recurso de casación. con las demás peticiones que constan en su escrito. Primero. S. Los hechos constan en los fundamentos de la sentencia. Segundo. no puede impugnarse en casación haber omitido su empleo. y la entidad M.A.715 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. S. 1. Una relación de tacto entre una pareja no puede entenderse que integre una causa torpe o ilícita a que se refiere el art. 1. 1.901 (1889-07-24) RD 24 julio 1889.253 del Código Civil autoriza al juez mas no le obliga a hacer uso de esta prueba para fundamentar su fallo. Por los actores que constan. STS 22 de julio de 1993).ª). Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho citarse los concretos preceptos con los que la analogía (vid. 2. relativos a extensión de derechos conyugales a los titulares de uniones de hecho (Código Penal. así como el sentido de los fallos de primera y segunda instancia. Puede añadirse también para razonar la desestimación del motivo. 24 (1978-12-27) Constitución Española -Art. Presunciones (prueba). a los fines de fijar la reserva hereditaria. ingresen en la masa hereditaria del juicio universal de testamentaría. referencia 159/1995. El art...) han merecido del legislador la promulgación de una ley. PRUEBA DE PRESUNCIONES.. y cuyo planteamiento está vedado en casación. que en él se suscitan cuestiones no planteadas en los escritos fundamentales del pleito. 420.901. Código Civil -Art.V.902 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. 1. 1.

esto es. en 28 de mayo de 1974. a los efectos de la posible reducción de las disposiciones correspondientes desestimando las demás peticiones contenidas en la demanda.. siendo conocida primero como la Sra. esgrimido por los demandados. padre de los actores... según propia confesión. al juicio universal de testamentaría promovido por sus hijos. ha quedado acreditado que la propiedad por parte de la demandada de las acciones de M. la sucesión por causa de muer te. S. en el FJ 3. Sentencia que fue recurrida en apelación por los codemandados y que se resolvió por la de la Sección 5a de la Audiencia Provincial de Málaga. por una parte. serán traídos a colación como integrantes de la masa hereditaria.º. en el Cuarto Considerando se razona que conforme el apartado 8 del art. por causa inmoral de las donaciones "inter vivos" y disposiciones testamentarias. y la segunda su reducción por inoficiosas. M.. de 28 de octubre de 1991. habiendo quedado demostrado la capacidad de la demandada a tales efectos.. 9 CC.. revocando en lo concerniente la 1a sentencia. 9..A. entre los años 1971 y 1973. la cantidad de tres millones cuatrocientas diecinueve mil ciento cincuenta y seis pesetas (3. se rige por la ley personal del causante. ha de tenerse en cuenta que ". aspecto que deviene firme habida cuenta el objeto de este recurso.º. y por la entidad M. S.A. a favor de la demandada. en sentencia de 31 de diciembre de 1981. G.º se dice en cuanto a las liberalidades "inter vivos" (y literalmente: "sin que sea necesario el examen crítico de la existencia de las disposiciones "mortis causa". G. 1.A. abandonando asimismo a sus tres hijos. se hace constar con respecto a la aplicación del derecho francés. ascendentes a tres millones cuatrocientas diecinueve mil ciento cincuenta y seis pesetas (3. en la cual. tras el fallecimiento de éste como su viuda. que deben resolverse las dos peticiones con carácter alternativo. en el FJ 4. La doctrina legal francesa invocada -y acreditada en autos . se encuentran.º.. S.). a favor de Nuria M. así como. decisión que se apoya en la siguiente línea de razonamiento: en el FJ 1. las cantidades que puede haber recibido la demandada del Sr.. y tras el rehuse de la excepción de litisconsorcio pasivo necesario. de 15 de noviembre de 1990. efectuadas por doña Nuria M.. habiendo sido declarado culpable el fallecido del divorcio de su esposa por abandono acompañado de circunstancias injuriosas. esto es. en el Quinto Considerando que.en cuanto a declarar la nulidad de las obliga ciones nacidas de causa ilícita por opuesta a las buenas costumbres. no existe en autos ninguna prueba objetiva de que las aportaciones a la sociedad M.1 y 10. S. durante la vida de éste para inversiones inmobiliarias. y a la calificación de tales donaciones cuya nulidad se insta en la preten sión ejercitada. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho fue objeto de contestación por los codemandados. dado que tiene por causa la situación de concubinato entre el donante y testador y la destinataria de sus liberalidades.133 del Código civil fran cés. la prueba practicada deja fuera de toda duda su realidad. se aduce en cuanto al fondo del asunto. con relación a las cantidades recibidas del Sr. siendo tal la situación de don René G. al amparo de los arts. G. torpe o inmoral en las mismas. y que ahora son los demandantes. los desembolsos de capital efectuados en la adquisición de acciones para la ampliación de la sociedad M. -obrantes en autos-"). "...131 y 1..7 CC.156 ptas. aplicando la legislación francesa. en el FJ 2. que según se había ya resuelto por este Juzgado.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. el Código Civil Francés.. G. G. como se acredita por la sentencia del Tribunal Francés que conoció de la misma. han convivido en la misma casa durante años. entonces menores de edad.º. por lo que procede acceder a lo solicitado en los puntos 2 y 3 del suplico de la demanda".).V. se rehúsan las excep ciones planteadas. se hace constar en el considerando 3... con respecto a lo primero.A. y.156 ptas. estimatoria en parte de la demanda. en consecuencia. que es preciso determinar que dentro de esas donaciones.. por lo que respecta a las primeras. G. que. encubre una donación "inter vivos" efectuada a ésta por René G.419. y en virtud del reenvío de los arts. y que se resolvió por sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Marbella. por la Sra. recibido por la misma por "donación inter vivos". y dona Nuria M.167 - .275 del español. declarando que todos los bienes y dere chos dejados en el testamento otorgado por René G. y otro. se hayan sufragado con dinero donado por el Sr. y que han de ser calificadas como dona ciones al no haberse probado que llegaran a poder del Sr. concordantes con el 1. la primera de nulidad.se acciona en la litis la nulidad de donaciones y disposiciones testamentarias por la concurrencia de causa ilícita.419.. pues constan en el testamento del Sr.

así como las dona ciones "inter vivos" efectuadas a éstas.A.º. bien de una obligación natural y que al ser manifestada de modo expreso en el testamento constituyen lo que la doctrina patria denomina motivo causalizado y cuya presencia desdibuja la imagen de simple concubina o "maitresse" que los actores pretenden ver en la demandada".. Así pues al no haberse probado que las acciones de la entidad M. Aun dando por supuestas tales relaciones de concubinato.. a favor de la demandada. G. y por tanto esta cantidad -ascen dente a tres millones cuatrocientas diecinueve mil ciento cincuenta y seis pesetas (3.156 ptas. sí resulta procedente puntualizar en este momento los que deben colacionarse como donados en vida por el Sr. en la masa hereditaria y en cuanto a los bienes inmuebles -los apor tados a P. y la finca en que radica el chalet Villa Santa Nuria. pues de lo actuado se comprueba que la convivencia no se redujo a los aspectos sentimentales o sexuales.419. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho conforme a lo dispuesto en el art.. en cuanto a la pretensión -con carácter subsidiario-.A.enseña que están viciados de nulidad los actos de liberalidad que obedecen al fin de remunerar relaciones concubinarios habidas entre el favo recedor y la favorecida. 913. que se encontraba aquejado de las dolencias que terminaron por causarle la muerte.tampoco han de traerse a colación pues no se ha probado en autos que tales bienes inmuebles fueran donados a la demandada por el difunto ni se ha probado el carácter de donaciones encubiertas que se atribuye a su adquisición. fueron adquiridas con la ayuda económica del Sr. 920 y 921 CC francés se escribe lo siguiente: ". Ahora bien. No ofreciendo problema la determinación de los bienes y derechos que deben ser traídos a colación por la demandada de entre los que le han sido legados en testamento. los arts. G. FJ 5.A este respecto. 12 in fine del Código Civil español. es la que debe ser llevada a colación al juicio de testamentaría mencionado". frente a la cual se alza el presente recurso de Casación por los actores. y asimismo le atendió en su enfermedad necesitada de visitas a facultativos españoles y extranjeros y de medicación constante. sin embargo esta falta de valora ción no tiene necesariamente que constituir un óbice para la declaración pretendida toda vez que la confrontación del valor de lo dejado en testamento y donado en vida a la demandada con el de los bienes dejados por el testador a sus hijos puede hacerse. cuyo pago no es exigi ble jurídicamente.. lo que constituye una serie de atenciones. y la concurrencia en la sucesión. y es el cauce procesal oportuno. en el extranjero.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. S. y tras la aplicación de lo dispuesto en los arts. sino que durante el tiempo de vida en común. S. herederos legitima rios. por lo que procede dictar la reso lución indicada. pues lo son la totalidad de los mismos. que pertenecen a doña Nuria M. habiendo tres hijos herederos forzosos habrán de reducirse en cuanto al exceso y habiéndose probado en autos el testamento del causante con disposiciones a favor de la demandada que no es heredera forzosa. 913.)-. pero que justifican una remuneración unilateral en cumplimiento bien de un deber de conciencia. no deben ser traídas a colación. de que todos los bienes donados "inter vivos" y "mortis causa". por lo que procede desestimar la petición de nulidad por causa ilícita de esas donaciones "inter vivos" y de las disposiciones testamentarias a favor de la demandada. de acuerdo con las consideraciones contenidas en los precedentes fundamentos de derecho. carga probatoria que corresponde a los actores (sentencias de 5 de diciembre de 1984 y 17 de mayo de 1986). a favor de la demandada en la cuantía en que ha sido objeto de prueba. G. con base a los 8 motivos que integran su escrito de formalización (el Fiscal se opuso a la admisión de los cuatro primeros) y .R. la deman dada gestionó los negocios del Sr. G. mientras que lo patente y manifiesto es la remesa de cantidades desde las cuentas del Sr.168 - . en el juicio de testa mentaría promovido en su día por los demandantes.. de tres hijos. debería haberse demostrado que las liberalidades a favor de la demandada exceden de la cuarta parte del valor de los bienes hereditarios para el éxito de tal pretensión. lo que no puede darse como cierto es que las referidas disposiciones a favor de la demandada tengan como finalidad. 920 y 921 del Código Civil francés disponen que las liberalidades que excedan de la cuarta parte del caudal relicto.. para la admisión de este motivo de nulidad se requiere la prueba de que las impugnadas liberalidades constituyen efectivamente el pago o remuneración de las relaciones concubinarios. se ingrese en la masa hereditaria del juicio universal de testamentaría. o al menos como única finalidad la gratificación de aquéllas.

A. los documentos aportados por fotocopia con la demanda. 6 de marzo.. 3 de junio y 17 de junio. se refiere el error derivado de los documentos aportados en el escrito de contestación a la demanda. 34. 7 y 8. 5 de junio. al equipararlo a una tercera instancia (en sentencia de fecha 21 de marzo de 1991. y la vía del número 4 del art.ª de la finca número 3258. 6.. y no estar contradicho por otras pruebas (SS 2 de octubre y 22 de febre ro."). la casación no es una tercera instancia. 3. 15 y 16 de febrero.. 16. 1. expuesto en el trámite de admisión (que decía: "Considera no deben ser admitidos los cuatro prime ros motivos del escrito de formalización del recurso. y por ello. han de rehusarse los mismos... evidentemente. por cuanto que.ª de la finca número 21444. el documento de apoyo ha de ser literosuficiente. 2 y 10 de octubre. 6. se incurra en ningún desvío de ilegalidad o provoque un discurso absurdo o ilógico). 3 de julio. pues -continúa el motivo-. de la documentación aportada en autos. conculcaría el rigor técnico de la casación.169 - . 9. 6 y 15 de noviembre y 19 de diciembre de 1989). los que han sido tenidas en cuenta y valorados por la Sala sentenciadora de instancia. los correspondientes errores en la apreciación de la prueba en que ha incurrido la Sentencia recurri da. la afirma ción de la sentencia recurrida. por ello no cabe al amparo de la denuncia de error revisar toda la prueba (SS 1. consistente en una certificación literal de las inscripciones 5. ya que con los mismos no se trata de evidenciar un errar documental. revelador por sí mismo. 7 de julio. sin necesidad de interpretaciones. se hace constar que dicho error proviene del contenido del documento público acompañado como número 12 de la demanda. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho que son objeto de examen por la Sala.". con el contenido que se examina al contemplar cada uno de dichos documentos. bajo los números 15. 35 y 36). bajo los números 2. hipótesis o inferencias del error denunciado. con los números 10 y 11 (ff.692 LEC no es la adecuada para estable cer interpretaciones y apreciaciones jurídicas. sin que el examen y conclusiones al respecto. han de rehusarse compartiendo el criterio del dictamen Fiscal de 22 de abril de 1992.º del art. En el quinto motivo se denuncia. en este trance. 14.214 CC. se hacía constar lo siguiente: ". confirma el rehúse de susodichos motivos. como titu lar de las referidas acciones de las Fincas que se enuncian y que ello infringe por no aplicación el art.ª. a los fines de alterar los aspectos fácticos recogidos en la sentencia de apelación. por la contraparte.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. en el segundo motivo.. Segundo. En los cuatro primeros motivos. 15 y 17 de marzo. 29 de septiembre y 16 de noviembre de 1989) y sacar sus propias conclusiones o deducciones. y 1. a consecuencia de no haber tenido en cuenta el contenido de los documentos que se enumeran a continuación: en el primer motivo. 1. 18 y 28 de abril. al margen de que se refieren a un conjunto documental cuya compulsa por este Tribunal equivaldría a la práctica a examinar la mayor parte de la prueba documental incorporada en autos. único a cuyo amparo puede articular el mismo. que como es conocido.692 LEC. lo que determina que ha adquirido con fondos propios las acciones de M. 18. cual hace el recurrente.. ya han sido examinados por la Sala (se decía en sentencia de 12 de febrero de 1991 ". al amparo del anterior número 5. menos aún desarticularla cuando se ha valorado conjuntamente (SS 6. 1. se subraya que ninguno de tales documentos sirve para fundar un motivo revisorio. esas causas de inadmisión funcionarían como causas de desesti mación.No tienen carácter de documentos para servir de base al objeto de evidenciar error en la apreciación de la prueba.. en el tercer motivo. por tratarse de documentos aportados por los escritos originales e incorporarlos en autos. el error deriva de los documentos aportados a la demanda. por lo cual. 6 y 29 de noviembre y 5 de diciembre de 1989. 27 de septiembre. en el cuarto motivo. lo que. Todos y cada uno de los motivos. 4. se evidencia con . 19 y 20 (ff. 17. dedicándose el motivo a analizar el contenido de dichos documentos relativos a talones bancarios expedidos por las correspondientes entidades.692 LEC. sino que se trata de una amplia y perso nal valoración de la prueba tratando de convertir este recurso extraordinario en una tercera instancia") y.ª y 7. S. ya que. 23 y 27 de septiembre.. 32 a 37). se denuncia por la vía del extinto número 4 del art. al decir que ha quedado demostrada la capacidad económica de la deman dada. 5. para hacerlas prevalecer (SS 22 de enero y 9 de octubre de 1989).. 1. 15 y 27 de febrero. lo cual.

26 y 2 de noviembre de 1989). (la obligación con causa ilícita o prohibida por la Ley o contraria a las buenas costumbres o al . haciendo al punto aplicación del propio derecho francés. en donde se subraya que con respecto a las aporta ciones a la sociedad M. tenga forzosamente que seguirse un medio probatorio en vez de otro (se decía en Sentencia de 18 de marzo de 1993 "..º. a utilizar la prueba de presunciones. 1. 16 de marzo. por cuanto que la Sala. viene a cuestionar la Sentencia recurrida. 5. a través del pertinente motivo revisorio. dadas las vicisitudes del litigio. y al punto se resalta que. 7 de julio de 1989. las 2 fincas reseñadas habían sido dona das.. debe prevalecer el aserto de que parte la Sentencia recurrida al entender que las adquisiciones y aportaciones a dicha sociedad. hay que insistir en que esta Sala descarta que se le pueda exigir que emplee dicho medio probatorio (SS 5 de febrero. 7 y 8 también de esa contes tación. sin que.. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho toda claridad. En el sexto motivo se denuncia. que doña Nuria M.253 CC. 1. 4. por lo cual.253 CC. razona que tales donaciones no pueden considerarse incursas en causa de nulidad. o bien en la totalidad de los así exis tentes. que sólo se apoya en un juicio parcial del recurrente. se hicieron con fondos de la propia demandada. al no haberse hecho así. y por lo tanto por estas aportaciones y capacidad económica de la demandada en caso alguno. se infringe el art. por lo que cuando el juzgador de instancia no hace uso del mismo para fundamentar su fallo y sí de lo que resulta de las prue bas directas obrantes en los autos.. 11 de noviembre y 9 de diciem bre de 1988)". como es sabido.170 - .253 CC. esto es. la normativa aplicable. esto es.253 CC.692 LEC.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. se especifica en dicho FJ 4. en puridad técnica. la libertad de los medios probatorios incorporados en los autos es tal. por no haber utilizado el cauce de las presunciones. la presunción de que las acciones de M. dedicándose el motivo a considerar los hechos acreditados al respecto. 1. a menos que esta prueba hubiera sido propuesta por las partes y discutido en el pleito (SS 30 de abril y 11 de octubre de 1990). La censura del proceso hermenéutico no es lícito verificarla a través de denuncia de la vulneración del art. por igual vía jurídica. . También es doctrina reiterada que por su especial naturaleza (deducción personal del Juez). efectuada por doña Nuria M. se puede calificar dichas aportaciones como donaciones efectuadas por el padre de los causantes. un proceso presuntivo (SS 23 de septiembre y 4 de noviembre de 1988) pues no se infringe el precepto por su no aplicación máxime cuando los hechos que se declaran probados lo han sido por pruebas directas y no hay necesidad de acudir al medio indirecto de las presun ciones (SS 22de febrero. S. y así con gran visión técnica. como expre samente reconoce. lo cual deriva que. 6 y 27 de octubre. en el contenido de su FJ 3. radica en el análisis de los documentos aportados por la propia contraparte. que. debía haberse introducido.A.. tiene por causa la rela ción de concubinato existente entre ambos. a los fines de obtener dicha conclusión.. 11 de marzo. el extinto número 4 del art.Es doctrina reiterada y constante que el art. a doña Nuria M. argumento éste del motivo. 1. pasando anteriormente al análisis de los referidos documentos. examinando lo dispuesto en los arts. por lo que el motivo ha de rehusarse.º. por lo tanto.. 21 de diciembre de 1990 y 17 de julio de 1991). no tenía capacidad económica.A.pero en todo caso. -al tener esa apoyatura en el contenido circunstanciado de tales documentos-. aduciendo que la Sala de instancia debió seguir aplicando dicho artículo. en el caso de autos. Tampoco el motivo es de recibo por cuanto que el soporte del mismo. en especial. autoriza al Juez mas no le obliga. y así destaca.133 CC francés.. 6. documento número 2 de contestación de la demanda. En el séptimo motivo se denuncia por igual amparo procesal. que la convicción de la Sala sentenciadora se refleja (de una manera explícita).249 en relación con el 1. la infracción en que ha incurrido la sentencia al no considerar que las donaciones efectuadas por don René G. y a través de ella. ya que. documentos 3.. no existe en autos ninguna prueba objetiva de que dichas aportaciones no han sido con dinero donado por el Sr.. es difícil que pueda exigírsele su aplicación y excepcional que en casación pueda impugnarse haberse omitido su empleo. no resulta infringido dicho precepto (SS 3 de diciembre de 1988.131 y 1. por lo que el motivo ha de rehusarse. 1.249 y 1. al no haber deducido a partir de los hechos acreditados. 1. 5 y 24 de mayo. la infracción de los arts. S. G. determina que la propia convicción de la Sala sentenciadora pueda fundamentarse en un medio u otro. (ordenación no discutida en el recurso). Tampoco el motivo se comparte.

doctrina ésta. referencia 188/1995. 913. En el octavo motivo se denuncia la infracción por violación de los arts. sobre todo. procede la confirmación de la Sentencia recurrida que ajusta su decisión de la sanción prevista en el art. esta tesis perfectamente asumida e. 39 (1978-12-27) Constitución Española Actualidad Civil. enten derlo así.133 del Código francés. en su modalidad "more uxorio" a los de la familia legalmente constituida. puede entenderse que (y con independencia de que se le denomine como de concubinato). igualmente.275 CC español. debía aplicarse la misma línea de razonamiento. en donde al referirse a los prelegados.171 - . no producen efecto alguno y que la causa es ilícita cuando es contraria a la moral y las buenas costumbres. 490.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. si el litigio hubiera transcurrido por los cauces resolutivos de nuestro derecho positivo español. es decir un móvil interno que. ello no es posible. que induce al Tribunal de instancia a considerar la existencia de lo que se denomina un motivo causalizado. Uniones de Hecho MATRIMONIO DE HECHO. -*(1889-07-24) RD 24 julio 1889. por no ser reprobable se integra en el elemento causal del negocio gratuito al respecto. Pág. obteniendo. a quienes se unieron para quedar excluidos de la disciplina matrimonial. concordantes con el 1. concluyéndose. del propio art. que los contratos sin causa.275 CC. siendo por lo demás. 1. 1. -la demandada-. pues. Código Civil -Art. todos del CODE. Debe respetarse la decisión personal. por lo cual. sino una relación de convivencia y dentro de un ambiente familiar marginante de la propia convivencia "more uxorio".253 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. y la desestimación del recurso. 39 CE. 1. incluso. 1. integre una causa torpe o ilícita a la que se refiere el art. en su razonamiento la correcta conclusión de que. no era de este cariz. con el rehúse del motivo. Código Civil -*(1978-1227) Constitución Española -Art. que en una relación "de tacto" entre una pareja durante varios años. ya que. con los demás efectos deri vados. libremente tomada de unirse prescindiendo del vínculo legal del . como la que existe entre donante y donataria. Inaplicación de las normas que rigen la sociedad de gananciales y del régimen de separación de bienes. ha de tender a aproximarse.275 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. si bien las donaciones pudieran estar viciadas de nulidad. pues debe apli carse cabalmente la línea de razonamiento precedente. dentro de una óptica de interpretación moderna. se reducirán a esta cuota cuando se abre la suce sión") en relación con el 921. al contestar el motivo anterior. que a la vista de esta doctrina al iniciar y mantener un estado de mancebía. o causa ilícita. cuando se hacen para compensar una estricta y pura relación concubinario. Régimen económico matrimonial. hoy día. 920 ("las disposiciones sea entre vivos o por causa de muerte que exceda de la cuota disponible -art.275 CC. en el caso de autos. indica literalmente. El motivo se rechaza. que prelega a su bien amada Nuria M. es causa contraria a la moral y a las buenas costumbres. a la que cabe añadir que resulta esclarecedor incluso las propias expresiones vertidas por el donante en su testa mento de 28 de mayo de 1974. 3.. 1. por lo que el motivo ha de rehusarse. es evidente que la existencia y dispensa jurídica de tal concierto familiar. no cabe poner en entredicho. en rela ción con el 1. cuando por la propia tutela de esa familia "de tacto". que "le cuidó como una madre" a la que nombra asimismo heredera universal de todos los bienes. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho orden público no produce efecto).la cuarta parte en el caso de autos. Código Civil -Art. ya que se establece en ambos preceptos.249 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. Diposiciones aplicadas. Código Civil -Art. ya que la relación existente entre el donante y el donatario.

matrimonio con otra persona y ha dispuesto durante la unión de los bienes que eran de su propiedad. dedica el II a la infracción del art. TS (Sala 1. los arts. 1. Con estos hechos declarados probados.089.346 del Código Civil. 1.090. por no guardar las formas procesales de la casación. El párrafo III. 4 y 3 del Código Civil. por cuanto no puede reconocerse una obligación que no tiene ni origen contractual ni extracontractual.º del art. 44. el elemento sociológico de interpretación de la leyes.000 de pesetas".692. El Juzgado n. se citan como preceptos infringidos los arts. en parte. puesto que alcanzó a catorce años". sentencias de 8 de marzo de 1982 y 3 de marzo de 1966.3 y 4.ª). Tras esta mezcla de preceptos. Fundamentos de Derecho. El litigio trae causa de una unión de pareja que como dice la sentencia de la Audiencia "pro dujo una comunidad de vida. Primero. 1. 1. porque en sentir de la Audiencia "nunca pueden adaptarse soluciones jurídicas que identifiquen totalmente el matrimonio con las uniones extramatrimoniales de hecho". el 28 de octubre de 1991. único en el que se invoca el cauce utilizado del número 5. estable y duradera. a razonar la falta de analogía entre la unión de hecho y el matrimonio a efectos de régimen matrimonial. y en el primero de los párrafos. y el párrafo VI. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho matrimonio. entre personas que pudieron contraer matrimonio.000.º 1 de Zamora estimó la demanda y condenó a liquidar las ganancias obtenidas en los negocios y actividades de las partes. teniendo en cuenta que durante los catorce años de convivencia ha encontrado satisfechas todas sus necesidades".Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Sin embargo admitió la aplicación de las normas de la separación de bienes y tras declarar que la actora ha contraído después de la ruptura. P.438. el párrafo IV. 1. se suscitan dudas incluso para conocer el número de motivos planteados.089 y 1. a la demanda y condenó "al pago de 4. sobre la necesidad de utilizar. con riguroso tacto. que el demandado se ha reconciliado con la esposa y familia y que los perjuicios que la actora "pueda haber sufrido no pueden ser de gran alcance. el párrafo V. dio lugar. por no existir prueba alguna de los daños. La Audiencia. ni existe precepto alguno que permita aplicar los preceptos de la sociedad de gananciales.438. Sentencia 24 noviembre 1994. de los que el séptimo es simple manifesta ción de voluntad de adherirse a los argumentos del voto particular emitido por uno de los magistrados. revocó la sentencia y estimando en parte la demanda condenó a pagar cuatro millones de pesetas. la Audiencia revocó la sentencia estimatoria del Juzgado de Primera Instancia que aplicó analógicamente las normas de la disolu ción de gananciales. conforme al art. Contra la sentencia se interpone el presente recurso en el que. y la jurisprudencia del Tribunal Supremo. monogámica. a denunciar la infracción al art. como compensación económica El Tribunal Supremo casó la sentencia y desestimó en todas sus partes la demanda. 1.: Marina Martínez-Pardo. heterosexual.172 - . Los hechos se relatan en los fundamentos de derecho. ya en párrafos separados. lo dedica a discutir la cuantificación de la condena de la Audiencia. Segundo. por haber hecho mal uso de la aplicación analógica que permiten los arts. porque se compone de siete párrafos numerados y separados. 1. lo dedica al elemento sociológico de la inter pretación normativa. 45 y 61. Antecedentes de hecho y sentido del fallo. puesto que el demandado se hallaba separado de su esposa desde una decena de anos. .

las normas reguladoras del régimen legal de la sociedad de ganancia les. en favor de ninguno de los miembros de la pareja. Cier tamente. Disposiciones aplicadas. Matrimonio. Las uniones de hecho y las matrimoniales ofrecen considerables diferencias que impiden la aplicación analógica de los arts. 1. Y tal razonamiento admitido "explicitar" por la Audiencia. 5 -*(1881-02-03) RD 3 febrero 1881. 3.692 (1881-02-03) RD 3 febrero 1881. ni se puede precisar la compensación que la actora tuvo con lo que la Audiencia proclama como satisfacción de todas sus necesidades durante los años de convivencia. debe partirse de la jurisprudencia reiterada y constante de esta Sala en materia de uniones de hecho. cuando las circunstancias del caso lo hagan aconsejable. Código Civil Actualidad Civil. Ley de Enjuiciamiento Civil -*(1889-07. 812. cuando se acredite que hubo "afectio societatis". 1.438 a las uniones de hecho.173 - . 581 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. Para decidir el motivo. ni siquiera de perjuicio en la recurrente. en cuanto a la generación de derechos y deberes interpersonales y patrimoniales. Ley de Enjuiciamiento Civil -Art. pero no es éste el caso de autos. no dándose entre ambas situaciones de igualdad que permitan esa aplicación de acuerdo con el art. procede casar la sentencia con fundamento en la inaplicación del art. del cual sólo habla la sentencia de la Audiencia en hipótesis ("los que la actora pueda haber sufrido" dice). 1. Debe respetarse la decisión personal.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.. pues quienes de tal forma se unieron pudiendo haberse casado. Código Civil -Art. según dispone el art. que habrá supuestos en los que se producirán consecuencias económicas. pues aun reconociéndose la libertad para crear aquellas uniones libres. Las costas no se imponen a ninguna de las partes. ni pueden serles aplicables sus normas reguladoras (STC 19 de noviembre de 1990). Código Civil -Art. ni de este recurso ni de las instancias. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Tercero. 1. 1. en el que no se hace prueba alguna sobre tal aumento patrimo nial. Código Civil -Art. Cuarto. en cuanto denuncia la aplicación del art.24) RD 24 julio 1889. según la cual (SSTS 21 de octubre de 1992. y declarar que tales uniones son instituciones substancial mente distintas. 14 Constitución Española. Constitución Española.090 (1889-07-24) RD 24 julio 1889.396 y siguientes del Código Civil.089 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. Código Civil -Art. por hacer uso de la facultad que los art. prescindiendo del vínculo legal del matrimonio. es también extensible a la inaplicación de las normas reguladoras del régimen de separación de bienes. 1. otra . a las que habrá que procurar adecuada y justa solución y que será posible. 18 de febrero de 1993 y 27 de mayo de 1994) no es posible aplicar a las uniones "more uxorio".715. etc. Pág. lo hicieron precisamente (en la generalidad de los casos) para quedar excluidos de la disciplina matrimonial y no sometidos a la misma. por las vías de la analogía con la sociedad o la comunidad de bienes. 1. referencia 326/1995. 1. 580 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. Código Civil -Art. libremente tomada de unirse. que se busque el equilibrio por la vía del enriquecimiento injus to.438. Uniones de hecho MATRIMONIO DE HECHO. Por todo ello. 523 y 896 dan al Tribunal.438 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. y con fundamento en que no cabe hablar de enriquecimiento sin causa. 11 de diciembre de 1992. no pueden ser equiparables al matrimonio. o cuando se acredite el incremento patrimonial de uno por el esfuerzo del otro.

que pidió se declarase su derecho al uso y al disfrute de la que llama vivienda familiar. de Barcelona. de la que se había separado de hecho al año escaso de dicho matrimonio. TS (Sala 1. ático. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho cosa podría conducir a una auténtica creación judicial del derecho en materia de regímenes económicos del matrimonio. la Audiencia Provincial en sentencia 27 de mayo de 1991 revocó la del juzgado y dio lugar a la demanda. se ofrecen los rasgos básicos de la familia.4 de la Ley Orgánica del Poder Judicial y denuncia como infringidos los arts. don Antonio M. doña Carmen V. más una pensión mensual de 100. Primero.ª. y 200. no autorizada por el art. en virtud de matrimonio contraído con tercera persona en 1959. y V. mayor de edad al tiempo del litigio. El segundo se ampara procesalmente en el n. Segundo.000 ptas. y estimando que la misma no distingue entre familia matrimonial y extramatrimonial. 1 Código Civil. dictada por la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Barcelona en 27 de mayo de 1991.D. madurez física y psicológica. El Juzgado n. dentro del poder concreto que el ordenamiento jurídico y la Constitución le conceden. 1.S.000 ptas. "con la única salvedad de omitir la formalización social de tal unión". la suma mensual mínima de 52.ª).174 - . 4 del CC) y los arts. Fundamentos de Derecho. 14. Sentencia 30 diciembre 1994. en concepto de litis expensas. ya que no podía recono cerlo al ser su estado civil el de casada. 39 de la CE. 39. 2.000 ptas. por lo que. don Antonio M..692 de la LEC (redacción anterior a la Ley 10/1992) y .º 4 de Barcelona en sentencia 21 de noviembre de 1990 desestimó la demanda.1 y 39 de la Constitución Española. reserva de ley que no puede violentarse mediante la analogía. Considera la Audiencia que tal realidad es pacífica y.: Fernández-Cid de Temes. La inexistencia de regulación legal sobre las uniones de hecho no supone la existencia de un vacío legal. 32. d) Desde que en 1967 se instalaron en Barcelona. 53. la actora no desempeñó trabajo por cuenta ajena retribuido. habiendo vivido todos en la misma hasta la ruptura de la relación de pareja en 1987. con cita del art. Capítulo 3. 5. Según establece la sentencia recurrida en casación. Antecedentes de hecho y sentido del fallo.º 5 del art. en contra de la tesis del juzgado de no caber la aplicación analógica de los preceptos reguladores de los efectos de separación o divorcio matrimonial..º.000 ptas. aplica la analogía (art.3 de la Constitución establece una reserva de ley en cuanto al desarrollo de los principios del Título I.. El art. Contra la resolución del órgano jurisdiccional colegiado recurre en casación don Antonio M. El Tribunal Supremo dio lugar al recurso de casación. P. para cuyos gastos le entregaba el demandado. 96 y 97 del propio texto legal para acoger parcialmente el recurso y la demanda. 2. y e) Que el demandado tenía unos ingresos mínimos "en nómina" de 80. El primer motivo se ampara para su admisión a trámite en el art. tal falta puede responder al respeto al libre albedrío o facultad del hombre para pronunciarse o gobernarse en uno u otro sentido.S. se basa en los siguientes presupuestos fácti cos: a) En el año 1964 las partes iniciaron una convivencia que perduró hasta 1987. b) fruto de esa relación nació un hijo. que fue reconocido por el deman dado. en el año 1987. la actora. Los hechos constan en los fundamentos de la sentencia. que al existir bilateralidad sexual. relación sexual.. entre ellos el del art. ocupándose de los trabajos de tipo doméstico.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. affectio maritialis y convivencia more uxorio. y adoptado (la entonces adopción simple) por la actora. 7. 1. c) la unidad formada por esas tres personas pasó a ocupar la vivienda sita en la calle Fresser.

ha motivado interesantes cambios en orden a la solución de los problemas de ella derivados. en principio. las de la aplicación del art.1.1 de la LAU. en sentencia de 8 de febrero de 1993 (referida a un caso de convivencia more uxorio y la prórroga del arrendamiento para el sobreviviente de la pareja.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. ya se dijo: -Ser cierto que las llamadas "uniones de hecho" o "more uxorio" constituyen una realidad social cuya existencia ha tenido que ir siendo jurídicamente admitida. cualquiera que sea la causa de tal decisión. estableció que. un deber u obligación.º) Que como consecuencia de ello. no serán aplicables a esas uniones normas que . habiéndose solicitado. 2. sino a las uniones no matrimoniales por imperativo del art. 39. es ajena al que es propio del recurso de amparo. 4. consecuencia de lo cual y por lo que al caso aquí contemplado se refiere es: 1. en cuanto el Tribunal Constitucional. especialmente de su art. esa decisión se vincula con sus convicciones y creencias más íntimas.1 de la Constitución Española no carece de relevancia constitucional y merece ser examinada en esta sede. y 18 de febrero de 1993 respecto de esta Sala. 58. 18 de enero y 8 de febrero de 1993 del TC). tanto en uno como en otro caso.1.1 de la CE. la aplicación del régimen de la sociedad de gananciales. tanto de la jurisdicción ordinaria como de la constitucional (vid. 39. el de la Seguridad Jurídica. a virtud del art. cual acontece con la disposición adicional tercera de la Ley 21/1987. ello no habría sido posible si faltaba el acuerdo del otro componente de la pareja. teniendo en cuenta que si bien la exégesis de los preceptos legales debe realizarse hoy con criterios inspirados no sólo en principios históricos. También expresa que la protección constitucional de la familia que consagra el art. y las de 11 de diciembre de 1992. por lo que tampoco está justificado reprochar a una unión extramatrimonial que no haya contraído matrimonio. en relación con el derecho a contraer matrimonio reconocido por el art. -Por otra parte. 96. 32. lógicos y sistemáticos.1 se extiende no sólo al matrimonio. nos interesa destacar de dicha sentencia las siguientes manifestaciones: como se ha dicho en la STC 222/92. sin embargo.1 del CC.en que dicha consideración afecta en el presente caso los principios y valores reconocidos en los arts. -Dicha admisión. que se halla proyectado sobre algún texto legal. no es de olvidar en un Estado de Derecho otro esencial postulado que por afectar. consiguientemente. En sentencia de esta Sala de 22 de julio de 1993. al menos en principio. especialmente en determinadas relaciones cuales son. 97 del Código Civil. sin desconocer cuanto antecede. 14 y 39. bien que con evidente resistencia por los tribu nales. este derecho no entraña correlativamente. en la medida. en supuesto en el que se cuestionaba la buena o mala fe). "no es éste un derecho de ejercicio individual. a toda la Comunidad Social debe imperar cuando de su interpretación y aplicación se refiere sobre los estrictamente particulares. pues no hay matrimonio sin consentimiento mutuo (art. Pero.º) Que las uniones matrimoniales y las "more uxorio" no pueden ser conside radas a todos los efectos y consecuencias como supuestos o realidades equivalentes (vid. a lo que cabe agregar que si bien la CE reconoce el derecho a contraer matrimonio. como consecuencia obligada del texto constitucional. SS de 21 de octubre y 11 de diciem bre de 1992. de manera que aun cuando el hoy recurrente en amparo hubiera querido celebrar matrimonio con la arrendataria de la vivienda. 14 a los efectos de la extensión del derecho a la prórroga mortis causa del arrendamiento. 45 del CC)". por ejemplo. 4. que corresponde a los jueces y tribunales y. aun con la oposición del Ministerio Fiscal. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho considera infringidos los arts. es obvio.175 - . ya que el contraerlo o no contraerlo pertenece al ámbito de la libertad de la persona y. STS de 11 de diciembre de 1992). que modificó la adopción. la anterior consideración (la consignada en el precedente paréntesis) se encuentra en el ámbito de la interpretación y aplicación de la legalidad ordinaria. de 11 de noviembre. Ambos motivos pueden ser tratados unitariamente y el primero. -sigue diciendo. sino también socio-políticos.

-Consiguientemente. sin que pueda establecerse diferencia ninguna por razón de las personas o circunstancias que no estén presentes en la norma (STC n. tal acontece por ejemplo con la creación del estatus iuris casado/a que tampoco es de aplicación a las uniones more uxorio. -Pues bien. la aplicación analógica a estas uniones de las normas establecidas para la regu lación de los regímenes económico matrimoniales supondría una subversión de los principios informadores y constitutivos de las mismas. no por eso cabe equipararlas como equivalentes a las uniones matrimoniales. lo que da lugar a que respecto de estas últimas surjan una serie de derechos a la vez que muy diversas obliga ciones. fijando la atención en el supuesto que la recurrente somete a la consideración de esta Sala. su aplicación no puede extenderse a aquellos casos que constituyen un límite racional en el sentido y espíritu de la norma que se pretende aplicar. Pero aún queremos consignar que. por lo que se hace necesario contemplar dicha posibilidad. entre las más recientes de 12 de octubre y 11 de diciembre de 1992) en el sentido de venir declarando la imposible aplicación a estas uniones more uxorio de las normas legales reguladoras de la sociedad de gananciales. desde el momento que el examen analógico-comparativo de las uniones de hecho y las matrimoniales nos ofrecen unas considerables diferencias. por ello. pues aun reconociéndose sin limitación el derecho fundamental al libre desarrollo de la responsabilidad y la susceptibilidad de constituir mediante estas uniones libres o de hecho una familia. -El juego de la analogía radica en la similitud ("semejanza" según el art. en estos casos. carente de regulación legal. cual aquí se pretende. igualdad que como ha quedado suficientemente expuesto no se da en el presente caso. mientras las primeras son simplemente fácticas. además. y aquél al que se pretende aplicar la norma en cuestión por razón de esa semejanza o "identidad de razón" cual señala el citado precepto.º del CC) entre el supuesto que ante el órgano judicial -o intérprete. en contra de dicha aplicación analógica ha de tenerse en cuenta que lo prego nado en el art. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho sean específicamente establecidas para la regulación de las primeras. Con lo transcrito anteriormente. -Pero es que. por lo que no pueden ser aplicadas a las primeras reguladoras de esta última institución (STC de 15 de noviembre de 1990)". 1 del CC en gene ral y su ordinal sexto en particular.se presenta.º 142/88). a los efectos de la aplicación analógica al mismo de los arts.396 y siguientes del CC. 4. de 12 de julio). lo cual no autoriza hoy el art. y sigue diciendo: "de ahí que la doctrina jurisprudencial haya tenido que acudir.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. a los pactos expresos o tácitos existentes entre los interesados. parece que queda clara cuál es la posición jurisprudencial respecto a las uniones de hecho. que patenticen la voluntad de los convivientes de constituir un condominio o una sociedad particular o . 1. las segundas no. podría implicar o acaso incluso conducir a una auténtica creación judicial del derecho en materia de dichos regímenes económicos. a la que se refiere el motivo. lo que se traduce en que su aplicación lleve implícita la idea del uso razonable del derecho (vid. perfectamente protegible por la Ley.176 - . a menos que ello pudiera llevarse a efecto por el cauce de la analogía. según la S de 18 de febrero de 1993: "Conocida es la doctrina de esta Sala (SS. es evidente que esa semejanza no puede admitirse. están al margen del acto formal matrimonial. 14 de la CE es que la aplicación de la igualdad que en el mismo se establece exige que todos aquellos respecto de los cuales se reclame se encuentren en la misma situación. así. sin olvidar que acceder a lo solicitado. canónica civil. S 12 de diciembre de 1980). lo mismo acontece con los requisitos que la disolución de las matrimoniales requieren y no juegan para las de puro hecho.

º 2. al haber sido ésta favorable al hoy recurrido. en relación con el Título III del Libro II de la LEC. aunque la legislación sobre matrimonio y familia pueda variar en un momento dado. el respeto y la protección de los principios recono cidos en el Capítulo Tercero. y no se hace pronuncia miento especial sobre las de la apelación.º). y el art. en detrimento de la libertad de la pareja. ya advirtió que. uno de cuyos miembros se acuerda de aquella institución que no quiso asumir (al menos formalmente así parece) cuando la conviven cia hace crisis. 1396 (1889-07-24) RD 24 julio1889. como tal. pero "sólo podrán ser alegados ante la Jurisdicción ordinaria de acuerdo con lo que dispongan las leyes que los desarrollen". y estos pactos expresos. arts. no se pretende ni la nulidad matrimonial. cada parte satisfará sus costas en el mismo. 1. pues si a consecuencia de tal relación de convivencia se han produ cido efectos patrimoniales o una parte se considera perjudicada por el cese de esa convivencia puede soli citar al amparo de otros preceptos la protección que considere merecer". sino respeto al libre albedrío.177 - . sólo nos queda añadir que la inexistencia de regulación legal sobre las uniones de hecho no quiere decir que exista un vacío que haya de ser llenado por la fuerza expansiva del ordenamiento jurídico. Tercero. Código Civil Art. "los efectos solicitados en la demanda. titular de derechos subjetivos que le autorizan a hacer lo que le place. 53. lo que implica una reserva de Ley que no cabe violentar mediante la analogía. Y cuanto antecede. sin discutir otros posibles derechos. cuya sentencia habrá de confirmarse. Por imperativo legal (art. propios de la nulidad. sólo se pronuncia para desestimar la pretensión actora. de tal manera que someter su volun tad al establecer una situación de tacto a la situación reglamentaria que una institución jurídica implica. ya que. 4 (1889-07-24) RD 24 julio1889.715. 96 y 97 del CC). puede constituir un ataque frontal a su libertad. pues se encuentra enmarcado en el Título I. en la actual concreción jurídica no cabe alegar el art. 1. al acogerse el recurso.º del art. dentro del poder concreto que el ordenamiento jurídico y la Constitución le conceden. que esas situaciones carezcan de toda protección jurídica. o los facta concludentia. acogiendo plenamente el segundo motivo de casación y en parte el primero.692 de la LEC. Si se aplicase la analogía habrían de imponerse a los litigantes los mismos derechos y deberes que a la institu ción matrimonial impone la Ley. al libre arbitrio o facultad del hombre para pronunciarse o gobernarse en uno u otro sentido. Capítulo Tercero.4.º de la Ley 30/81. laguna de Ley. 32 (1978-12-27) Constitución . En el caso que nos ocupa no hay. Código Civil :-(1978-1227) Constitución Española Art. en el sentido de que. si se aplican las normas sustantivas que regulan los efectos de la nulidad. con independencia de que no se ha producido indefensión. 39 de la Constitución para reclamar la protección jurídica de la familia creada al amparo de una unión de hecho. cual señala el Ministerio Fiscal. en cuanto a las de la primera instancia se imponen a la parte actora. como ser libre que es y. también deberían haberse aplicado analógicamente las normas procesales que le son propias. no quiere la ruptura de un vínculo anterior. pues el juzgado. Tampoco resulta baladí recordar que.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.. estima infringida la Disposición Adicional 5. de 7 de julio. sin embargo. Por último. Por lo expuesto. pues en Infinidad de casos ocurre que la falta de regulación concreta responde al respeto del libre albedrío. también pudiendo a partir de una determinada fecha. 14 (1978-12-27) Constitución Española Art. la práctica judicial y la actuación de los poderes públicos". informará la legislación positiva. separación o divorcio del matrimonio no son aplicables a una convivencia extramatrimonial. lo que no significa. separación y divorcio del matrimonio (arts. no cabe acoger el motivo tercero que. ni la separación o el divorcio de un inexistente matrimonio. tal como aparece planteada en la instancia. 741 a 761. DISPOSICIONES APLICADAS: *(1889-07-24) RD 24 julio1889.3 establece que "el reconocimiento. Código Civil Art.. Código Civil Art. pues. deben inequívocamente evidenciar que fue su voluntad la de hacer comunes todos o algunos de los bienes adquiridos durante la unión de hecho". Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho universal. al derecho subjetivo de quien pudiendo no quiere contraer matrimonio y de quien. 1 (1889-07-24) RD 24 julio1889. Cuarto. encuadrado en el n.

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. Socie dades civiles. se declara casado con dona Carmen E.º del art. El primer motivo del recurso. 16 y 18 de diciembre de 1993). Jordi D. Ha declarado con reiteración esta Sala que los documentos administrativos. La sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Las Palmas de Gran Canaria objeto de este recurso de casación confirma la dictada en primera instancia si bien no acepta los fundamentos jurí dicos de ésta y establece que "del resultado de la prueba testifical a instancia de la parte actora. Pág. por inaplicación.L. contra Karina M.M. Prescripción extintiva. Fundamentos de Derecho. 1. al menos. No prospera el recurso de casación. convivieron como si de un matrimonio se tratara hasta. que figura al folio 71 de los autos. que al menos desde el 31 de diciembre de 1970. 1. período de tiempo prolongado en el que ambos ejercieron juntos diversas actividades industriales y adquirieron bienes conjunta o individualmente uno de ellos pero para la sociedad que su prolongada convivencia y trabajo en común había consolidado".º 2 de Las Palmas. Demanda de menor cuantía de Carmen E. amparado en el ordinal 4.P. 1.692 de la Ley de Enjuicia miento Civil en su redacción anterior a la Ley 10/1992.L. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho Española Art.. no existió convivencia entre aquéllos y cita en apoyo del motivo el certificado expedido por el Secretario General del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria..M. UNIONES "MORE UXORIO".P. por lo menos. González Poveda. 2. dice la recurrente. duró. Uniones de hecho MATRIMONIO DE HECHO. carecen de virtualidad y fuerza documental suficiente para acreditar error probatorio (sentencias de 2. SOCIEDAD CIVIL IRREGULAR.ª). 1.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.. Primero. y otro. la Herencia Yacente y demás herederos de don José D. Segundo.º del art.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. alega error en la apreciación de la prueba consis tente en que la sentencia recurrida sienta como probado que la convivencia entre la actora y don José D. Antecedentes de hecho y sentido del fallo. ante el Juzgado de 1. el año 1974. así como de la escritura pública de compraventa de 11 de enero de 1968. parte compradora. Recurso de casación.12-27) Constitución Española Actualidad Civil. como es el invocado en el motivo.. razón por la cual debe ser desestimado el motivo.561. Es parcialmente estimada en ambas instancias. 53 (1978. TS (Sala 1. referida en casación al anti guo motivo 4.P.º del art. Sentencia 18 marzo 1995.ª Instancia n. 39 (1978-12-27) Constitución Española Art.178 - .L. hasta 1974. referencia 624/1995. 1. aparte de que la demanda se dirigió contra doña Karina M. en que se denuncia infracción.. de la doctrina jurisprudencial sobre litisconsorcio pasivo necesario y se alga que no ha sido traído al proceso el hijo de don José D. siendo así. es . Igual suerte desestimatorio ha de correr el motivo segundo. No son equi parables a la unión matrimonial ni sometibles al régimen de gananciales. sobre declaración de convivencia "more uxorio" y aplicación del régimen de ganan ciales con liquidación de éste. amparado en el número 5. generan una comunidad de bienes o sociedad civil irregular. P. PRESCRIPCIÓN: su cómputo es cuestión de hecho. en la que don José Domingo L.

609 y 400 del mismo Cuerpo legal. La desestimación de todos y cada uno de los motivos del recurso determina la de éste en su integridad con las preceptivas consecuencias que en orden a la imposición de costas y destino del depósito constituido para recurrir establece el art. Dice la sentencia de 18 de febrero de 1993 que "conocida es la doctrina de esta Sala (sentencia entre las más recientes de 21 de octubre y 11 de diciembre de 1992) en el sentido de venir declarando. a los pactos expresos o tácitos existentes entre los interesados.recurrida y don José D. el presente motivo decae al poner el momento inicial del plazo prescriptivo en fecha distinta a la aceptada como tal por la sentencia recurrida. 392 del Código Civil. 1.L. no por eso cabe equipararlas como equivalentes a las uniones matrimoniales.692 de la Ley de Enjuiciamiento Civil. en relación con el art. y estos pactos expresos o los "facta concludentia". 392 y siguientes del Código Civil). no era sino el del número 4. por lo que no pueden ser aplicables a las primeras las normas reguladoras de esta institu ción (sentencia del Tribunal Constitucional de 15 de noviembre de 1990)". es evidente que el Juzgador "a que" está declarando la existencia entre los convinientes de una sociedad civil irregular de carácter universal que de acuerdo con el art. por no aplicación. se combatía la declaración de la Sala de instancia acerca del momento en que finalizó la convivencia entre la actora. pues no reconociéndose sin limitación el derecho fundamental al libre desarrollo de la personalidad. se califiquen tales relaciones de comunidad normal de bienes o de copropiedad por cuotas.M. y la susceptibilidad de constituir mediante estas uniones libres o de hecho una familia. al tiempo de formalizarse el presente recurso. . debe inequívocamente evidenciar que fue su voluntad la de hacer comunes todos o algunos de los bienes adquiridos durante la duración de la unión de hecho". alega infracción. por el indicado cauce procesal.L. lo que lleva consigo que su ataque en vía de casación haya de llevarse a cabo por el cauce procesal pertinente que. 1.964. Y continúa diciendo esta senten cia de 18 de febrero de 1993 que "de ahí que la doctrina jurisprudencial haya tenido que acudir en estos casos. por lo menos.179 - . por lo que. y además en la representación de su hijo menor de edad.692 de la Ley Procesal Civil.964 (sic). y dona Carmen E. lo que hace inexplicable la contumaz alegación de la existencia de una falta de litis consorcio pasivo necesario por no haber sido traído al proceso dicho menor.º del art.669. Quinto. párrafo segundo. por aplicación indebida del art.P. Por el mismo cauce procesal que los dos anteriores.". del art. 1. 1. el régimen jurídico aplicable es el mismo. la imposibilidad de aplicación a estas uniones "more uxorio" de las normas reguladoras de la sociedad de gananciales. Tercero. que la voluntad de los convivientes de constituir un condominio o una sociedad particular o universal. convivieron como si de un matrimonio se tratara hasta. o de sociedad civil irregular. perfectamente protegible por la Ley. don Jordi José D.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. desestimado el motivo primero del recurso en que. Es doctrina jurisprudencial reiteradísima que lo relativo a la computación de los plazos de prescripción es cuestión de hecho y por tanto determinable por la apreciación de las pruebas practicadas. del Código Civil habrá de referirse por las disposiciones relativas a la comunidad de bienes (arts. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho de ver cómo la hoy recurrente se personó en los autos en su propio nombre "y en la representación que ostenta de la herencia yacente de don José D. se alega infracción.964. por lo que no puede entenderse que se hayan vulnerado los preceptos legales que se invocan en el motivo que ha de ser desestimado. Declarando probado por la sentencia recurrida que don José D.969.L. el ano 1974. en relación con el art. por la vía del número 5. como hace la sentencia recurrida. 1. 1. del Código Civil. 1. Cuarto. 1.715 de la Ley de Enjuiciamiento Civil.º del art.. en relación con el art. en su redacción actualmente derogada. En el motivo tercero. período de tiempo prolongado en el que ambos ejercieron juntos diversas actividades industriales y adquirieron bienes conjuntamente o indivi dualmente uno de ellos pero para la sociedad que su prolongada convivencia y trabajo en común había consolidado. en relación con los arts.

La actora. La Audiencia. de todo lo que se derivó un estado de hecho semejante al generado por una unión matrimonial solemnizada legalmente.902 cuando la negligente conducta del varón induce a la mujer a abandonar sus medios de vida con el consiguiente empobrecimiento. la certeza de la convivencia que la demandante mantuvo con el ahora recurrente.por parte de la contraparte y de la prueba documental que obra . y así se promovió e incoó el oportuno expediente previo. 609 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. Recurso de casación. y creó una auténtica comunidad de intereses económicos.000. Pág.: Almagro Nosete. estimó en parte el recurso y condenó al pago de sólo 3 millones y confirmó los restantes pronunciamientos. salvo las determinadas por razón de las actividades laborales del demandado. Fundamentos de Derecho.964 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. en el que llegó a hacerse concreto señalamiento para el acto de la ceremonia. Todo ello resulta del reconocimiento -no exento. mediante celebración de matrimonio civil con el demandado don Ramón CC. Sí cabe la analogía respecto del uso de vivienda. RECURSO DE CASACIÓN. Establece la sentencia recurrida. Pero sí el art. referencia 363/1997. 1. se mantuvo en el domicilio que éste estableció en Sevilla. Tampoco se puede apoyar un motivo con base en hechos probados nuevos. Cambio de punto de vista jurídico no es causa de estimación del recurso. 2. 400 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. 860. 392 (1889-07-24) RD 24 julio 1889.000 de pesetas. Código Civil -Art. Código Civil Actualidad Civil. Código Civil -Art. 1. Uniones de hecho MATRIMONIO DE HECHO. doña Mª Luisa P. Código Civil -Art. como base fáctica probada. la cual se prolongó por espacio de unos 3 anos y en la que se integraron los 3 hijos que aquélla tuvo de su precedente matrimonio disuelto. P. Disposiciones aplicadas. El Juzgado núm. de alguna reticencia. No son aplicables las normas del matrimonio a las uniones que lo excluyen. Código Civil -Art. Dicha convivencia.. a más de naturales vínculos afectivos y de un claro reconocimiento social. La promesa incumplida no fundamenta daños y perjuicios.669 (1889-07-24) RD 24 julio 1889.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. MORE UXORIO. El Tribunal Supremo no dio lugar a la casación.180 - . el 22 de abril de 1993. 1. Matrimonio. Código Civil -Art. convino en mantener tal convivencia ante la certi dumbre de que habría de alcanzar el refrendo legal. CONVIVENCIA CON PROMESA DE MATRIMONIO. Primero. puesto que la elección de norma corresponde a la Sala. -*(1889-07-24) RD 24 julio 1889. Sentencia 16 diciembre 1996. Antecedentes de hecho y sentido del fallo.ª). TS (Sala l. 17 estimó en parte la demanda y condenó al demandado a conceder el uso de un coche y de un piso durante tiempo fijado y al pago de 5. 1. ciertamente. Los hechos constan en los fundamentos. en la que no se reconocen significativas interrupciones. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 3.

G. donde residía en unión de sus tres aludidos hijos. No ha. Y frente a este hecho probado no vale argüir lo contrario.692. El tercero de los motivos (el segundo se examina más adelante) insiste en los mismos razonamientos que el anterior. La aceptación de esta suerte de convivencia uxorio movió a doña Mª Luisa P. cuestión que da lugar a un motivo de casación en el fondo. por tanto.4 LEC). 24. el traslado de su hijo Alejandro a la ciudad de Toledo.3 LEC). de que se aplique o interprete adecuadamente la norma a los hechos probados. con apoyo en los arts. a cuyo tenor y en atención. 1. 1. ya que la elección de la norma aplicable es función propia del oficio de juzgar ( jura novit curial. 1. que abunda por estas repetidas argumentaciones en la inaplicación del art. para seguir en ella determinados estudios. 9. con independencia. Tercero. Resulta improcedente el motivo primero del recurso (art. a que la convivencia se gestó bajo la promesa de matrimonio. Tal circunstancia. entre ellos. remarcarse que ambos motivos decaen. aplica a efectos indemnizatorios el art. Y. también. No poca incidencia tiene. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho en las actuaciones.253 CC. Y ello porque. con ningún quebrantamiento de forma. conforme al conocido aforismo da mihi factum. que intenta (art.G. del carácter revisorio del recurso de apelación y de la posibilidad de establecer nuevos hechos probados que compete al tribunal de segunda instancia. al socaire de los mismos antecedentes fácticos. según sostiene el recurrente. según la sentencia recurrida en la fijación de la cuantía indemnizatoria. también admitida por la contraparte. destruir una presunción a partir de la negación de un hecho base . perece asimismo el motivo quinto (art. que plantea un anómalo e inexistente quebrantamiento de forma (infracción de los arts. 43 CC.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 1. sin duda realizó.1. pues. se valora a los efectos de fijar el quantum indemnizatorio que la Sala de instancia reconoce. aunque sí reducido. y que el juzgador valora cumplidamente. como así también toma en cuenta la contribución de la actora a los gastos que la frustrada convivencia generó. objeto del recurso.1. Debe. cuando el cambio de normas aplicables en razón de lo pedido por las partes supone alteración de la causa petendi o mutación de la pretensión con reflejo consecuente en la defensión de la parte sorprendida y en la congruencia de la sentencia.3 LOPJ) con rechazable apoyo en la variación del punto de vista jurídico que realiza la sentencia de segunda instancia. con vistas al asentamiento en Madrid del proyectado matrimonio. como ya se ha dicho y reitera. Por eso. y en la que acep taba un número no determinado. desde luego.3 y 248. daba tibi ius). De nuevo la parte recurrente se empana en desconocer que la sentencia recurrida considera de "incontrovertible constancia" que la actora convino en mantener tal convivencia con la certidumbre de que habría de alcanzar el "refrendo legal". ha de aclararse que el cambio del punto de vista jurídico por regla general no comporta causa casacional. Segundo. cuando la verdad es que la sentencia de la Audiencia introduce matizaciones importantes en la declaración de hechos probados. por ello. Se produce anula ción. salvo en el caso señalado. la senten cia objeto de recurso es la de la Audiencia y no la del Juzgado de Primera Instancia.249 y 1. a resolver el contrato de arrendamiento que venía disfrutando respecto de otra vivienda de la misma ciudad. 53 CE y 120. tratando de contraponer los hechos probados de la sentencia de primera instancia con los de la segunda instancia. 43 CC. con ignorancia. asimismo. el dono moral que a la actora le fue inferido a causa de la frustración del proyecto matri monial. precisamente. sin olvidar algunos gastos extraordinarios que doña Mª Luisa P. de huéspedes. esto es.692. y desde un plano estrictamente económico se valoran.4 LEC). que representaban para ella unos fluctuantes ingresos económicos.692. las dificultades que aquélla tendría que superar para restablecer su vida con "metas y horizontes totalmente distintos de los que se hubiera trazado al proyectar el frustrado matrimonio". y que se tradujo en un estado de depresión reflejado en el informe forense que consta en las actuaciones.181 - . de confundirse la variación de los fundamentos jurídi cos. Lo mismo ha de predicarse del motivo sexto. aunque tal matización sobre los hechos no se recogiera en la sentencia de primera instancia que establece otros extremos. con promesa de matrimonio.

aun en caso de ruptura de la convivencia.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. pretende la revisión de la indemnización acordada. la conducta del hombre. que terminó imponiéndose a las formas solemnes. hasta la disciplina derivada del Concilio de Trento. ni introducir reproches culpabilísticos en la libre decisión de no contraer matrimonio pese a la promesa.692. que debió ponderar los efectos de sus actos si la promesa no se cumplía. pese al incorrecto planteamiento de los motivos (porque no respetan los hechos probados devenidos firmes) que. Especialmente negligente se muestra. No obstante. por regla general. En realidad suponen en unos casos alternativa al matrimonio. esta exclusión no significa. los daños y perjuicios que se reclaman en ejercicio de una acción de resarcimiento por convivencia al modo uxorio. Cuarto. Nota común que resulta de la propia noción es la exclusión. con el consiguiente empobrecimiento que dada su situación se produciría si. aquella convivencia tuviese fin. aunque tampoco esté exenta de culpa la actora. precisamente. con apoyo en estos hechos resulta desmesurada la interpretación del art. la realidad social de nuestro tiempo ofrece ejemplos abundan tes de la generalización en la práctica de este tipo de convivencias. como ocurrió. En consecuencia. proceder a todas luces incorrecto en términos casaciona - . como fue el matrimonio por uso del Derecho romano.4 LEC). carentes todavía de tratamiento jurídico unitario. por hacer supuesto de la cuestión. El motivo cuarto (art. de las normas legales del matrimonio para disciplinar estas situaciones. sigue. en este caso. refleja un hecho jurídicamente diferenciado. aunque nunca para el supuesto de la no celebración del matrimonio. sea por razones de objeción a los formalismos sea por razones de conveniencia o por otras. ya que voluntariamente no se acogen los interesados a las mismas. sin reparar en las consecuencias que podía acarrearle a la mujer el abandono de su hogar y de sus medios de vida. aunque fuera motivo determinante de la convi vencia. Sin embargo. en la que intervino promesa de matrimonio. 1. Sexto. al que no se pueden anudar las consecuencias jurídi cas del hecho de la convivencia. nos hallamos en presencia de una convivencia al modo matrimonial de una pareja heterosexual matizada por la promesa de matrimonio que. aunque vuelva a incurrir en la afirmación de hechos que contradicen los que están probados. que se ocupan de las cuestiones jurídicas suscitadas por las mismas. con pobre argumentación. igual destino desestimatorio. que instituyó la forma como requisito necesario para la existencia del matrimonio. Quinto. En efecto. y más jurisprudenciales. que constituye. pues discute la prueba de los datos que determinan la referida indemnización. ya que no existe ninguna obligación de indemnizar a la novia o novio aban donado. que fue aceptado por la Iglesia.182 - . no puede desconocerse. tienen su origen en la imprevisión de ambos convivientes que debieron establecer con claridad los derechos y deberes recíprocos. No constituyen matrimonios informales consolidados por el Derecho. además. y en otros una preparación al matrimonio que se contempla como culminación de la satisfactoria convivencia. o como el matrimonio a yuras del Derecho castellano. aunque no faltan referencias legales. que indujo con su promesa a establecer la convivencia. no pueden incluir una especie de indem nización por daños morales. En el caso concreto. con las limitaciones que este precepto entraña en orden a las consecuencias económicas del incumplimiento. como ocurre con todo fenómeno social. según el Derecho. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho reconocido y probado: el inicio de la convivencia bajo la promesa de matrimonio. conceptos o partidas que se avienen mal con la relación de causalidad directa que deben guardar aquéllos y éstos con la promesa de matrimonio. cláusula nula (art. Ni tampoco deben confundirse con matrimonios de segundo orden o sucedáneos del mismo. que se trae a examen ahora por elementales criterios de lógica. que el Derecho permanezca al margen de los derechos y deberes que surjan bajo estas situaciones entre la pareja e incluso con terceros a la pareja. conceptos que. 43 CC. En definitiva. ya que estima "gastos hechos" y "obligaciones contraídas en consideración al matrimonio prometido". 42 CC).

El juego de la analogía. aun excluyendo los daños morales.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.902 CC. cuando la verdad. a menos que ello pudiera llevarse a efecto por el cauce de la analogía. procede que éstos se cifren. conforme al art.000.183 - . no sólo por ser ello improcedente como tal cuestión a tratar en el ámbito del recurso. Séptimo. mas tomando. 2. como hizo la Sala. no motiva la anulación de la sentencia. cuya ratio no presupone la convivencia como un hecho anticipado al matrimonio. si conduce al mismo resultado en sede casacional. se . cual señala el citado precepto. incluso. Pero si puede y debe tratarse el problema como una aplicación analógica de la disciplina matrimonial en cuanto algunos aspectos de la misma se hacen extensivos con moderación. radica en la similitud ("seme janza" según el art. sino que la contempla implícitamente como un hecho futuro. tiene su apoyo legal en el art. La referida sentencia sentaba como principios los siguientes: 1. Según reiterada doctrina de esta Sala. Que como consecuencia de ello no serán aplicables a esas uniones normas que sean específicamente establecidas para la regulación de las primeras.º CC) entre el supuesto que ante el órgano judicial -o intérprete. que. razonado como ya consta sobre el alcance del expresado precepto.. 43 CC para basar la condena al uso y disfrute durante dos años de la vivienda familiar propiedad del recu rrente. y sobre todo investigando la ratio normativa a la convivencia more uxorio. cantidad de la que debe responder la parte demandada. según la sentencia. Asimismo. Ya esta Sala en S 22 de julio de 1993 proclamaba que las llamadas "uniones de hecho" o more uxorio constituyen una realidad social cuya exis tencia ha tenido que ir siendo jurídicamente admitida por los tribunales tanto de la jurisdicción ordinaria como constitucional (SS 21 de octubre y 11 de diciembre de 1992 y 18 de febrero de 1993 respecto de esta Sala y las SSTC 11 de diciembre de 1992. puesto que la libertad que se autoconceden los convivientes al margen de formalidades matrimo niales no puede paradójica y contradictoriamente tener parigual con vinculaciones societarias de carácter económico. el cambio de funda mentación. No cabe. 1. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho les. es que.000 ptas. el recurrente denuncia la infracción de la jurisprudencia relativa al enriquecimiento injusto en orden a la fundamentación jurídica de la instancia para justificar el pronunciamiento relativo al uso de la vivienda que se confiere a la actora. 18 de enero y 8 de febrero de 1993). a no ser que. puede beneficiarle. aunque la de la mujer por lo dicho sea de menor enti dad. Tampoco el enriquecimiento injusto se puede traer ahora al recurso como un novum en favor del recurrente. 43 CC. no se pueden imputar al mismo ninguno de los conceptos relacionados en los hechos probados. lo que se traduce en que su aplicación lleve implícita la idea del uso razonable del derecho (S 12 de diciembre de 1980). tampoco en este orden. tiene que reconocerse que el motivo habría de prosperar en cuanto al fundamento jurí dico de la indemnización. Que las uniones matrimoniales y las uniones more uxorio no pueden ser consideradas a todos los efectos y consecuencias como supuestos o realidades equivalentes (STS 11 de diciembre de 1992). causa de aquel desamparo. dado que. apoyarse en el art. no es el enriquecimiento injusto el argumento que sirve de soporte al expresado pronunciamiento. como ya hizo la sentencia parcialmente transcrita. desde un punto de vista jurídico. pues tal interpretación supondría forzar los límites del expresado precepto. cifra que no se puede modificar en virtud de la reformatio in peius.se presenta. Por supuesto que debe rechazarse. en virtud del principio de la autonomía de la voluntad y dentro de sus límites. Los demás daños son reparables. invocado entre los reguladores de la culpa extracontractual en los fundamentos jurídicos de la demanda. sino porque en ningún caso la conducta del demanda do. sino el desamparo en que quedó la actora como conse cuencia del fracaso y ruptura de su convivencia con el demandado. en la cantidad estimada de 3. y aquel al que se pretende aplicar la norma en cuestión por razón de esa semejanza o "identidad de razón". carente de regulación legal. la aplicación analógica de los regímenes económico-matrimo niales. Empero. 4. en consideración la concurrencia de culpas. Sin embargo. Desde luego el daño moral causado por la frustración del proyecto matrimonial no es indemnizable bajo ninguna cobertura legal y lo mismo cabe decir del estado de depresión reflejado en el informe forense que consta en las actuaciones. la cuantía de los materiales sería notablemente superior a la señalada por la Sala de instancia.

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. al tiempo que cuando existen hijos es también auxi lio indispensable para el amparo y educación de éstos. PRUEBA DE PRESUNCIONES. No cabe plantear cuestiones nuevas por la indefensión que se . 96 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. RECURSO DE CASACIÓN. referencia 599/1997. UNIONES DE HECHO. en el caso. 5. En consecuencia. la ruptura del vínculo. que es verdaderamente la impugnada. 1. En consecuencia. No cabe aplicación analógica de las normas reguladoras de los regímenes económico. Prestaciones (prueba).692. 3. 43 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. 1.matrimoniales a la convivencia more uxorio. como ocurre en el caso presente. 4. etc. Tampoco es admisible que la motivación de la sentencia se confunda (ambas sentencias contienen amplias y prudentes motivaciones) con lo que el recurrente estima que debieran ser las motivaciones de la senten cia.1 CE).3 CC permite integrado con el art. Disposiciones aplicadas.902 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. ya que las razones que abonan y justifican aquéllas valen también en este último caso. los órganos judiciales están vincu lados a la ley sin que puedan crear Derecho ni quebrantar aquélla con el pretexto de integrar el ordena miento jurídico.4 LOPJ y 24. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho constituyeran pactos válidos de esta naturaleza. 2.1 una solución como la adoptada por ambas sentencias de instancia. Así. La desestimación de los motivos acarrea la declaración de no haber lugar al recurso. la cuestión planteada tiene otro carácter y ofrece otros matices: la vivienda familiar es el reducto donde se asienta y desarrolla la persona física.) y protección de su intimidad (privacidad). -* (1889-07-24) RD 24 julio 1889. que acusa infracción constitucional por falta de motiva ción de la sentencia. aseo.3 LEC).184 - . el art. El hecho-base de la presunción ha de impugnarse con alegación de la norma valorativa de prueba infringida en el establecimiento del mismo. 359 y 1. aunque no se halla concedido todo lo pedido. alimentación. El art. 4 (1889-07-24) RD 24 julio1 889. entre ellas. vestido. pues no cabe confundir el fallo con las motivaciones de la sentencia. 1. ambos motivos se desestiman. La sentencia desestimatorio de la demanda es por sí misma congruente salvo que se funde en excepciones no alegadas por la contraparte o tome como base una cuestión no controvertida por las partes. Pág. se proyectan más allá de su estricto ámbito a situaciones como la convivencia prolongada de un hombre y una mujer como pareja. Finalmente. Código Civil Actualidad Civil. Mal puede hablarse de incongruencia cuando si se comparan los extremos del fallo con lo pretendido se observa una concordancia plena. Código Civil -Art. ni especialmente mezclar las que corresponden a la sentencia de primera instancia con las de segunda instancia. los motivos segundo. como refugio elemental que sirve a la satisfacción de sus necesidades primarias (descanso. que denuncia la incongruencia de la sentencia (arts.253 del Código Civil sólo se infringe si no se respetan las reglas de la lógica y de la común experiencia en la obtención del hecho o hechos-base. Código Civil -Art.715 LEC). y octavo (arts. perece el motivo.249. Uniones de hecho CONGRUENCIA. Octavo. Mas. con imposición de costas (art. Séptimo (sic). Código Civil -Art. Congruencia. deben examinarse de consuno por sus concomitancias. De aquí que las normas que sobre el uso de la vivienda familiar contiene el Código Civil en relación con el matrimonio y sus crisis. Código Civil -Art. Recurso de casación. 96.

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.

Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho

crea a la otra parte al privarle de medios hábiles de defensa. TS (Sala 1.ª). Sentencia 4 marzo 1997. P.: Gullón Ballesteros. 1. Antecedentes de hecho y sentido del fallo. Los antecedentes y el sentido de los fallos de primera y segunda instancia constan en los fundamentos de la sentencia. El Tribunal Supremo no da lugar al recurso de casación.

2. Fundamentos de Derecho. Primero. D.ª Mercedes de J.M. demandó por las normas del juicio declarativo de menor cuantía a D.ª Margarita M.V.-R., madre de D. Luis F. M., con el que convivió more uxorio desde 1981 hasta su falleci miento en 1989 a consecuencia de un accidente de tráfico, y a la que se declaró heredera única abintesta to. En su demanda solicitaba su legal representante el procurador de los tribunales D. Eduardo M.-C. y P. lo siguiente: "a) Que mi representada tiene derecho a recuperar, como bien de su propiedad, por haberlo adquirido exclusivamente a sus expensas, un terreno en Cadaqués, posteriormente edificado también a sus expensas. O, en su defecto, aquella cuota del inmueble que, conforme a la resultancia de la prueba, resulte justificada como propia. b) Que detraídos de la herencia de D. Luis F.M. aquellos bienes que resulten acreditados que fueron propios de dicho causante o de la demandante, se proceda a la división del rema nente por mitad, con adjudicación en plena propiedad a mi representada de una de las mitades. c) Que se declare también el derecho de mi representada a participar en los bienes relictos por D. Luis F.M., en la extensión que el juzgado determine por aplicación de los Fundamentos de Derecho invocados, o por aque llos otros que el juzgado considere más adecuados. A efectos de congruencia se solicita del juzgado la atribución a mi representada de la totalidad de la herencia de D. Luis F.M. Las peticiones que se formulan en los apartados b) y c) que preceden, se refieren tanto a los bienes concretos que resulten integrados en la herencia de D. Luis F.M., como, en el supuesto de no ser reconocido derecho hereditario a favor de mi representada, al valor económico de dichos bienes, a atribuirle por otro cauce compensatorio o de equiva lencia. d) Que se condene a la demandada a la entrega y pago a mi representada de los bienes y derechos que resulten como consecuencia de las anteriores declaraciones, en la extensión solicitada, o en aquella otra que el juzgado considere más adecuada en función de la resultancia de la prueba. e) Suplicamos además que se tomen todas aquellas resoluciones que sean procedentes en derecho, y que sean antece dente, medio o consecuencia de las peticiones que anteceden, y que hoy, al menos en parte, pueden ser indeterminadas, como son: la nulidad, total o parcial, de la declaración de herederos de D. Luis F.M.; del cuaderno particional o manifestación de los bienes relictos por D. Luis F.M., si se hubieren causado; y en general todos aquellos pronunciamientos que sean procedentes en derecho. f) La declaración en la sentencia de las bases que hayan de regir para su ejecución, de conformidad con las expuestas en los hechos, o de acuerdo con aquellas otras que el juzgado considere más adecuadas, determinándose por consiguiente en ejecución de sentencia el contenido neto de los bienes y derechos a recibir por mi repre sentada, o indemnizaciones compensatorias que en su caso procedan. Con expresa condena en costas". El Juzgado de Primera Instancia desestimó la demanda, absolviendo a la demandada de sus peticio nes, siendo confirmada su sentencia en grado de apelación por la Audiencia. Contra la sentencia de la Audiencia ha interpuesto la actora recurso de casación por trece motivos que se pasan a examinar. Segundo. Los motivos primero y segundo, al amparo del art. 1.692.3 LEC, aducen infracción del art. 359 LEC, tachando de incongruente a la sentencia por las contradicciones que, a juicio de la recurrente,

- 185 -

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.

Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho

contiene la misma. En el motivo segundo alega también la infracción del art. 565, pero en su última frase. Los motivos se desestiman, porque están formulados con completo olvido de la reiteradísima doctrina de esta Sala, según la cual las sentencias absolutorias son plenamente congruentes (SS 15 de junio de 1989, 24 de marzo de 1993, 8 de junio de 1944 y 9 de julio de 1996, entre otras muchas). Basta la simple lectura de los escritos de demanda y contestación donde consta la causa petendi de los respectivos "suplicos" para darse cuenta que las sentencias de instancia desestimaron las peticiones de la demanda sin ninguna alte ración de aquella causa, no resolvieron sobre materia litigiosa que no fuese controvertida. En estas circunstancias no se explican los motivos de este recurso que se han examinado. Tercero. El motivo tercero, al amparo del art. 1.692.3 LEC, acusa infracción del art. 359 LEC, por incongruencia de la sentencia, por basarse en hechos que no han sido objeto de debate, ni en afirmaciones de hechos contrarios a los reconocidos por las partes en sus escritos de demanda y contestación. El motivo se desestima por las mismas razones que los dos anteriores. La congruencia de la sentencia ha de medirse por su adecuación racional y lógica a las peticiones de las "súplicas" de los escritos rectores del pleito (demanda y contestación, y, en su caso, acta de la comparecencia ordenada por los arts. 692 y 693 LEC). La sentencia absolutoria guarda por sí misma la congruencia requerida al desestimar las de la demanda, salvo que se funde en excepciones no alegadas por la contraparte (sin que sus razonamientos o argumentaciones jurídicas hayan de vincular al juzgado en virtud del principio iura novit curia), o que la absolución se pronuncie teniendo como base una cuestión que no ha sido controvertida por las partes (hipótesis más bien teórica). Nada de esto sucede aquí, sino que la recurrente toma por incongruencia en este último sentido lo que no es más que un aspecto del razonamiento lógico que lleva a la Audiencia a sentar una presunción sobre a quién pertenecía el dinero con que se compró un inmueble que la actora afirma ser de su propiedad. La prueba es que, a continuación, en el motivo cuarto vuelve a plantear el tema de éste desde un punto de vista sustantivo, advirtiendo "El desarrollo de este motivo (cuarto) es muy similar al motivo anterior". Cuarto. El motivo cuarto, al amparo del art. 1.692.4 LEC, acusa infracción de los arts. 1.249 y 1.253 CC. En su fundamentación se combate el que la sentencia recurrida declare probado en forma indirecta que el precio de venta de un inmueble en Barcelona, que era propiedad de la actora hoy recurrente, se invirtió en comprar por la misma otro en Madrid, escriturado a su nombre. Señala, en contra, que no hay en los autos prueba alguna que verse sobre el referido inmueble de Madrid, ni sobre el mismo se ha controvertido. Por el contrario, tanto la parte actora como la demandada han dado por sentado que la titularidad corresponde a la primera. Además, resalta el motivo que la sentencia dice que las cantidades dadas por la madre a su hijo, compañero de la actora, lo fueron en concepto de donación, cuando aquélla, en su contestación a la demanda, dice que lo fueron en concepto de préstamo. El motivo se desestima porque cuando en el recurso de casación se cita como infringido el art. 1.249 LEC, hay que explicar qué normas valorativas de la prueba se han infringido para el establecimiento del hecho-base sobre el que se articula la presunción, y por qué lo han sido, y nada de esto se efectúa en el mismo. También se desestima, en cuanto a la hipotética infracción del art. 1.253 CC, que sólo se infringe si no se respetan las reglas de la lógica y de la común experiencia en la obtención de conclusiones del hecho o hechos-bases. Para combatir la presunción establecida por la Audiencia, en lugar de seguirse esa línea marcada en innumerables sentencias de esta Sala, lo único que se atacan son circunstancias accidentales al tema controvertido, pero como ataque a los hechos- bases; no existe la más mínima crítica respecto al modo de llegar a la fijación de la presunción, por lo que no se ve en qué ha podido infringirse el art. 1.253 CC. Ciertamente que la demandada reconoció que había entregado cantidades de dinero a su hijo como

- 186 -

Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial.

Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho

préstamo, pero también como donación. Pero sean unas cantidades dadas en préstamo y no como dona ción, no se desvirtúa para nada el hecho de que el compañero de la actora tenía dinero propio con el que presume la Audiencia que pudo adquirir la finca que, en la primera petición de la súplica de la demanda, la actora solicita que se declarare de su propiedad. En cuanto al inmueble de Madrid, a nombre de la actora, la Audiencia en absoluto afirma ni niega nada sobre su propiedad. Sólo indica, en el camino lógico para establecer la presunción, que el dinero obtenido de la venta del inmueble de Barcelona se invirtió en la compra del de Madrid, no en la adquisición del que reivindica en la demanda. No se nos dice en el motivo por qué esta presunción es ilógica, absurda o fuera de la realidad. Quinto. Los motivos quinto, sexto y séptimo, al amparo del art. 1.692.3 LEC, vuelven a citar el art. 359 LEC, para tachar a la sentencia de incongruente, alegando en esencia que acepta unas bases con unos determinados efectos jurídicos para a continuación denegar tales efectos, con fundamento en otros argu mentos totalmente diferentes. Los motivos, reiterativos sin causa procesal que lo justifican, se desestiman porque de nuevo hay que recordar el carácter absolutorio de la sentencia recurrida, confirmando íntegra mente la de primera instancia, que hace inviable la alegación de la incongruencia, salvo que se demuestre que aquella absolución ha obedecido a causas no debatidas ni controvertidas en el pleito. También hay que recordar que la casación no se da contra los obiter dicta de la sentencia recurrida, sino contra la ratio decidendi, y que lo que no se puede hacer en el recurso de casación es escribir un motivo en contra de cada línea de la sentencia, sin fijarse en aquella distinción. Por último, hay que resaltar que la sentencia de la Audiencia, cuando se refiere a que las uniones de hecho o extramatrimoniales pueden producir efectos patrimoniales, en ningún momento dice que le apliquen las normas de los regímenes económicos matri moniales, sino que atiende a la realidad obvia de que la vida en común puede llevar aparejada adquisicio nes en común, gastos que uno de sus miembros haga en beneficio del otro, etc. Pero de ahí a lo que pretende la actora con su demanda va un trecho imposible legalmente de saltar. Sexto. El motivo octavo del recurso, al amparo del art. 1.692.4 LEC, denuncia la no aplicación del prin cipio que veda el enriquecimiento injusto, e infracción de la jurisprudencia que lo aplica, citando al efecto algunas sentencias de esta Sala. Tras la exposición de los caracteres del principio y requisitos para su aplicación, entiende la recurrente que concurren en este caso, porque su compañero se enriqueció con la convivencia, señalando al efecto el hacer posible la compra de la casa en Cadaqués que ella reivindica ahora como suya, y dice que se empobreció por la venta del inmueble en Barcelona, "y -textualmente- de la no retribución del trabajo consistente en la atención doméstica y social de D. Luis F. M. hasta su muerte". El motivo se desestima porque en los escritos cruzados dentro del período expositivo del pleito no se pide la aplicación de la doctrina que se cita como infringida ni nada sobre el particular se suplicó en la demanda. Es una cuestión nueva en casación, que debió ser discutida en la instancia con la amplitud que requiere en el ámbito probatorio por las circunstancias que concurren en una convivencia more uxorio, en la que pueden existir no sólo empobrecimientos, sino enriquecimientos patrimoniales, si se sale del camino de los sentimientos y se ve la convivencia desde un punto de vista estrictamente económico. La doctrina de esta Sala es constante en negar el acceso a casación de las cuestiones nuevas por la indefensión que supondría para la contraparte, al privársele de medios hábiles de defensa que no son posibles legalmente en el recurso de casación, por no ser una nueva instancia donde el litigio pudiera ser de nuevo replanteado. Además, aunque se prescindiese de todas consideraciones precedentes, el motivo tampoco podría ser acogido, pues es doctrina jurisprudencial de esta Sala la de que no es aplicable la regla prohibitiva del enriquecimiento injustificado cuando el presunto enriquecimiento lo ha sido en virtud de una disposición legal (que aquí sería el ordenamiento jurídico de la sucesión mortis causa abintestato) (SS 30 de marzo de

- 187 -

acusa infracción de la doctrina . 4. se fundamenta. según se dice textualmen te.º LEC. 1. El motivo se desestima. Según su tesis. o se quiere. como lo sería aplicar el régimen económico-matrimonial y los derechos del cónyuge viudo a quien no es tal cónyuge por su propia y libre decisión. no se sabe qué clase de analogía es la que se invoca cuando ninguna obligación legal pesa sobre los convivientes que. y.M. que contiene la excepción al criterio objetivo del vencimiento. la recurrente olvida que los órganos judiciales están vinculados a la ley por la Constitución (art. no obstante. estableciendo regímenes económico-matrimoniales en función de los derechos y deberes que se originan de la relación jurídico-ma trimonial (21 de octubre y 11 de diciembre de 1992. 117). o iura novit curia". con el pretexto de integrar el ordenamiento jurídico. se debió proceder a su encaje dentro de una institución jurídica.692. sin que se admita que puedan crear Derecho. referentes al régimen económico-matrimonial de sociedad de gananciales y arts.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. por cuanto la sentencia de la Audiencia no razona la condena en costas que le impone a la recurrente. Es contradictorio que en el momento en que se disuelva la unión extramatrimonial se quiera la aplicación (ahora beneficiosa) de las normas legales sobre los efectos económicos de la desaparición de aquel estado cuando el matrimonio también se disuelve.4. al amparo del art. por otra parte. porque pertenecen a su exclusiva soberanía. 523 y 710 LEC). en sustancia.692. 1. El motivo se desestima.692. entre otras). pero no un "principio general del Derecho". es obvio que la regulación con carácter general de las uniones extramatrimoniales en modo alguno les compete.692. Tanto el Juzgado como la Audiencia no cumplieron más que con las obliga ciones que la Ley de Enjuiciamiento Civil impone (arts. 1. al amparo del art. acusa infracción del art. Octavo. Undécimo.4 LEC. si es que fuera necesario regularlas. Décimo. Noveno. No se vulnera ningún precepto por tanto con el ejercicio de ella. aparte de ello. 18 de febrero y 27 de julio de 1993 y 27 de mayo de 1994). El motivo decimotercero. menos aforismos o reglas que compendian en muy pocas palabras la totalidad de una regulación jurídica. acreditada la unión libre no matrimonial.º LEC. El motivo noveno. 1. El motivo duodécimo. 359 LEC. D. les concede en los preceptos citados. y que no se aplicó a la recurrente. al amparo del art. en uso de su libertad. cita como infringido el art. la aplicación analógica de las normas de la sociedad de gananciales a la convivencia more uxorio que hubo entre la recurrente y el fallecido.344 y ss. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho 1988 y 23 de marzo de 1992. son resúmenes muy escuetos de la misma. "en la infracción del principio general del derecho da mihi factum daba tibi ius. 1.4. al amparo del art. Mucho menos pueden quebrantar la ley. Séptimo. Aparte de que los aforismos que se citan son simplemente eso. El motivo undécimo. Por otra parte. Luis F. siguiendo la doctrina jurisprudencial de esta Sala que ha rechazado esa pretendida aplicación de normas que están fundadas sobre el matrimonio. 25 y 29 CE. no suje tándose al cúmulo de derechos y deberes que componen el estado civil de casado. del mismo texto legal. Si no han hecho uso de las facul tades que. El motivo se desestima. pues la dificultad legal y la naturaleza del tema controvertido así lo exigía.188 - . han optado por esa forma de unión. al amparo del art. En su fundamentación se pretende. evidentemente no es cuestión casacional. debió revocar la condena que le impuso la sentencia de primera instancia.3 LEC. El motivo se desestima como lógica consecuencia de la desestimación del anterior. 523 LEC. 1.692.4 LEC. en relación con los arts. El motivo décimo. Por tanto.1 CC. acusa la no aplicación del art.

entre otras. Código Civil -Art. 359 (1881-02-03) RD 3 febrero 1881. Código Civil -Art. en aplicación del art. 4 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. En estas tres últimas. Ley de Enjuiciamiento Civil -Art. lo mismo ocurre en las de 3 de noviembre de 1992 y 30 de enero de 1993. la Sala actuaba como órgano judicial de instancia.2 LEC). 3. 1. que absuelve al condenado en primera instancia del pago de ellas. La de 9 de marzo de 1992 se refería a un tema de costas en el recurso de casación. en la de 16 de marzo de 1992 esta Sala se pronunció sobre las costas de instancia.Cuadernos y Estudios de Derecho Judicial. 29 (1978-12-27) Constitución Española . pero porque se había casado la sentencia recurrida.249 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. Ley de Enjuiciamiento Civil -*(1889-07-24) RD 24 julio 1889. 1. 1.715 LEC. con condena en las costas del mismo a la recurrente y la pérdida del depósito constituido (art. 1. como excepción al principio objetivo del vencimiento. La desestimación de todos los motivos del recurso comporta la de éste. 1. Código Civil -*(1978-12-27) Constitución Española -Art.344 (1889-07-24) RD 24 julio 1889.253 (1889-07-24) RD 24 julio 1889. Disposiciones aplicadas. 25 (1978-12-27) Constitución Española -Art. Código Civil -Art. por lo que gozaba de la misma facultad que les concede la Ley de Enjuiciamiento Civil a ellos en tema de imposición de costas. Código Civil -Art. -*(1881-02-03) RD 3 febrero 1881. Cuadernos de Derecho Judicial / 20 / 1997 / Páginas 13-373 Consecuencias jurídicas de las uniones de hecho jurisprudencial recogida.189 - . en las SS 9 y 16 de marzo de 1992 y 30 de enero de 1993. no en la instancia. Duodécimo. El motivo se desestima porque no se ve que la doctrina de esta Sala sea la que construye en su interés la recurrente.715.