Cultivos

Cultivos

El Proyecto Issandes del CIP conjuntamente con el INIAP , vienen trabajando en el hallazgo de nuevas variedades con valores micro y macro nutrientes y antioxidantes que mejoran la seguridad alimentaria de la población andina.
inclusive más que en los frejoles y la variedad que mayormente comemos. “Todas estas variedades están respaldadas con estudios”.

cultivo de estas nuevas variedades. El número de agricultores es poco porque estas variedades no son muy conocidas por los consumidores, por lo que se debe tener este tipo de convenios para asegurar la producción de los agricultores. Se espera crear nuevas empresas un modelo parecido al de Perú, donde existen un sinnúmero de variedades nativas y tienen algunas marcas que se dedican a compra y a la industrialización, comentó Espinosa. Navarrete señaló que inicialmente fue un trabajo fuerte con los agricultores, el tratar que ellos siembren sus propias variedades, porque en el mercado siempre es difícil vender una variedad que es negra o corazón negro porque piensan que está podrida; y lo importante es promover que los agricultores siembren este tipo de variedades y convencer a la empresa privada que realice chips de este tipo. Dentro de este proyecto el INIAP ha trabajado en el desarrollo de una metodología para mapear la distribución especial del zinc y hierro en los suelos ecuatorianos, con el objetivo de focalizar áreas prioritarias para la biofortificación en el cultivo de la papa.

Biofortificación agronómica
Eugenia Espinoza Arellano – eespinoza@uminasa.com

Estas variedades son: INIAP-Natividad; INIAPPuca Shungo; INIAP-Yana Shungo; Coneja Negra; Puña; y Leona Negra. Exportación de papas nativas Con las variedades Puca Shungo y Yana Shungo, desde hace tres años aproximadamente, se exportan como chips a mercados como Singapur, Japón y Canadá, con la marca Kiwa. La empresa Inalproces entró a formar parte del proyecto siendo el nexo de comercialización para los agricultores. “El INIAP y CIP producen la semilla de papa se les da a los agricultores para que las siembren en sus campos, y luego la venden a la empresa. El costo de estas papas tiene un valor superior a las comunes que se encuentran en el mercado, por el contenido de hierro y nutrientes, por la forma y el color. El precio es fijado durante el tiempo establecido en el contrato que dura un año, y así, los productores están seguros de que van a vender su producción y van a tener un precio estable”, manifestó. Santiago Espinosa, miembro del proyecto Issandes . Navarrete destacó que lo interesante de esto, es que tienen un mercado específico para los agricultores pequeños que puede ayudarles a combatir con el problema de mercado, especialmente con el precio. Este tipo de negocio de chips ayudan a mantener el precio estable y así para que los agricultores ganen, es un ganar-ganar para todos. La empresa compra a pequeños productores de tres zonas donde interviene el proyecto en las provincias de Tungurahua, Chimborazo y Cotopaxi. Es la primera vez que se tiene un convenio firmado entre una empresa privada y un grupo de productores que se dedican a la producción de papas nativas. En las tres provincias son alrededor de 50 productores que se dedican al

E

del cultivo de la papa
un país); y en Ecuador existen 400. Este trabajo busca conocer esas papas y hacerlas conocer al público, que contienen elementos nutritivos que no son conocidos y que pueden contribuir a mejorar de un lado la nutrición y también la salud de las personas, dijo André Devaux, Representante Regional del CIP para Latinoamérica y el Caribe, quien participó como expositor en el V Congreso Ecuatoriano de la Papa, realizado en Riobamba. “Queremos cambiar, que la gente conozca más papas para poder promover la diversidad y si se conocen más variedades se va a poder consumir más y ese es un tema importante a nivel económico para el productor y se contribuye en la mejora de la nutrición de los niños y madres embarazadas en las zonas alto andinas con niveles de pobreza y malnutrición”, agregó Devaux. Israel Navarrete, asistente de investigaciones para el CIP, añadió que con el proyecto Issandes, también se busca promover otro tipo de mentalidad en la alimentación en el que se pueda incrementar otro tipo de variedades. De las 400 variedades de papa nativas que hay en Ecuador, algunas de ellas poseen hierro, zinc y vitamina C,

l Ecuador enfrenta serios problemas relacionados con la nutrición y alimentación, los cuales son más severos en la población infantil. El alto consumo de papa en la región andina del país y su bajo contenido de minerales como Hierro (Fe) y Zinc (Zc), no favorece la nutrición de las personas que lo consumen, en especial niños y mujeres en edad fértil que viven en la pobreza. Para contrarrestar este problema, se hace necesario investigar sobre el potencial que tiene la bioforticación agronómica de este tubérculo tanto en variedades nativas como mejoradas. El Proyecto Innovación para la Seguridad y la Soberanía Alimentaria en los Andes (Issandes), del Centro Internacional de la Papa (CIP), conjuntamente con el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIAP) vienen trabajando en el hallazgo de estas nuevas variedades con estos valores micro y macro nutrientes y antioxidantes que mejoran la seguridad alimentaria de la población andina. En la zona andina, existen más de 5 mil variedades de papas nativas, (es decir que son originarias de

La variedad INIAP-Yana Shungo, se exporta como chips con la marca Kiwa.
www.revistaelagro.com.ec

32

33

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful