Esto...

¡También es Violencia! Y UNA COBARDÍA DETENLO La Violencia Es Un Delito
El ser tocadas en la calle por un hombre desconocido, es una experiencia común para la mayoría de las mujeres, en general las mujeres hemos crecido viviendo estos actos de abuso, y no solo tocamientos indeseados, también miradas y palabras ofensivas. Muchas veces vemos estos incidentes como cotidianos, demasiado pequeños como para hacer algo más que decirle: ¡idiota!, gritar, comentarlo en la tarde con una miga, enojarnos un rato y seguir adelante. Rara vez lo vemos como lo que es, una forma de violencia, a menos de que el incidente llegue un poco más allá de lo cotidiano, el sujeto subió un poco más la mano, se atrevió a meterla debajo de la ropa, nos acorraló contra la pared o llegó a extremos de violencia brutales como una violación. La realidad es que el que toquen en la calle a una mujer, el que nos toquen o insulten en la calle no es un hecho insignificante, no es un chiste, una travesura o un piropo, es VIOLENCIA, y como tal un DELITO. ¿Por que lo hacen? Que le hace pensar a un hombre que puede hacerlo?, que le hace pensar que puede agredir a una mujer?, ¿Que lo alienta para hacerlo?. Algunos creen que es divertido, Otros creen que decir mmaasita es un cumplido, Otros dicen que es porque se les antojó, les dieron ganas, Por la adrenalina, Por que es automático ya ni lo piensan, Para desquitarse, y sobre todo para presumirlo con sus amigos. Pero hablemos del fondo, desde pequeños los niños son enseñados a ser activos, a tomar lo que quieren, son ellos los que desde muy

temprana edad aprenden a pedirle a una niña que sea su novia, se les enseña a observar sin pudor, ellos ven los calzones a las niñas en la escuela, en cambio a las niñas se les pide que sean recatadas, que esperen, que se den a respetar, que no se dejen ver, tocar, que no vean. Esto coloca en desventaja a las mujeres, ellos ven, ellas no, ellos actúan, ellas lo tienen prohibido, a ellos se les enseña a desear y a ellas se les restringe, es como si ellos fueran un gato y ellas un ratón, son las cazadas, las pasivas, las atrapadas. De esta manera ocurren estos actos violentos, sin decirlo con palabras se enseña a los niños como violentar y a las niñas como aceptar la violencia. Después la violencia es minimizada, vista como normal, tolerada, aceptada, invisibilizada ¿Por qué invisibilizada? Por que si un niño o niña roba algo en clase, se hará un gran alboroto y se sancionará al niño o niña que lo hiciera, pero si una niña es tocada por un compañero o si le alzan la falda, muy probablemente no pasará nada, se tomará como un juego o como algo mínimo. Esto mismo pasa en otras escalas, en la adultez, no hubo limites en la niñez y ahora que es adulto, no se detendrá y muy probablemente no creerá que es lago malo. ¿Por qué? Porque nadie le dijo nada nunca, fue un chiste, un juego, una travesura que es alentada por compañeros, y familiares. Y pensemos en algo, si esto hacen en la calle, ¿que harán en su casa?, paremos la violencia. ¿Cómo? Lo principal es que nosotras le demos importancia, que alcemos la voz y digamos no, que tengamos la confianza de saber que si es un delito y que está legislado, el nombre del delito es ACTOS LIBINIDOSOS, si denuncias, si lo detienen, lo ficharán, su familia se entrará, tendrá que molestarse en ir al ministerio público y sobre todo habrá antecedentes de su conducta inapropiada.

Con este acto, nosotras evitamos que lo siga haciendo, nosotras podemos hacer lago, hagámoslo.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful