You are on page 1of 7

UNIVERSIDAD DEL VALLE LITERATURA CONTEMPORANEA DIANA CAROLINA QUINTERO ÓSCAR ÁGREDO

“ATESTADO DE UNA CATÁSTROFE EN EL PAÍS DE LAS HORMIGAS”

“Había más automóviles que transeúntes, y en una de ésas podía uno sentirse un poco solo por la acera” El Atestado

El Atestado inaugura el proceso creativo del autor, hasta el punto de instaurarlo en aquel entonces como escritor revelación de la generación del 68. Y parece ser que el texto nos profetizara o mejor, nos develará toda una extensa manifestación involuntaria presente en la fragmentación progresiva de su personaje principal. Ahora bien, no quiero adelantar los pormenores de la obra antes del párrafo indicado. El Atestado, como el propio nombre la designa (parece obvia la aclaración) nos da una seña esencial para la comprensión de la obra de Le Clézio; del diccionario de la real academia “atestado: atiborrado, hastiado, harto, saciado, abarrotado, repleto etc.”. Adam Pollo es el personaje que como en un viaje iniciático de conocimiento y re conocimiento de sí, nos embarca por el eterno viaje de la consciencia en “tránsito”, del pasajero eterno por la ciudad “umbral”, el héroe anodino y solitario que en su viaje hacia ningún lado, y en su metamorfosis, se anula, arrojando las máscaras sociales no sin antes confrontarse así mismo con ese mundo hostil del que no sale para nada victorioso. Adam Pollo es un hombre que decidió un día escapar de su casa, abandonar la seguridad de su familia, viviendo la inmovilidad y la rutina siempre predecible; se arroja un buen día al abandono de sí mismo y de todo cuánto conoce, para irlo construyendo y destruyendo a la vez, en su búsqueda de nada, pero al mismo tiempo, del encuentro de la propia voz, apagada en el tumulto citadino y los discursos que rigen el mundo que le ha tocado vivir. La narración de la novela de Lé Clézio se realiza en una tercera persona del singular, aparentemente hablamos de un narrador heterodiégetico, que nos cuenta la historia instaurado desde un afuera, un exterior que sigue las vicisitudes de Adam en su viaje por la ciudad, pero es en el párrafo final, dónde el propio narrador se devela como personaje, se confiesa como participante y protagonista a la vez. El narrador – Adam, personaje en Animal Publico, Manuel Delgado, 1999, Editorial Anagrama, 1999.

su mirada en retrospectiva absoluta del ser y es que cuando narramos en primera persona. Manuel Delgado. manteniéndose sentado durante horas. porque es ella su motivo último y también su última razón de ser. pareciera posible la confesión. escribiendo en tercera persona su propia experiencia vivencial. No nos describe el mundo tal cuál es. 1999. pero que indefiniblemente parte de esa realidad referencial. “Pues érase una vez. Porque ese estado de transformación. un poco encorvado. definiendo el término de “tránsito” según Manuel Delgado cómo: “Su estado es el de la paradoja. y se ocultan en su propia piel hasta el punto de confundirse”. con sus propias leyes. diestros. Editorial Anagrama. El espacio y tiempo de la novela siempre serán ambiguos. nos crea un mundo aparte. lo que nos permite sugerir que la novela no está alojada en un interés por reproducir miméticamente la “realidad”. en los desbarajustes de la Animal Publico. se aleja a tal punto de construir para sí mismo unas propias reglas y normas de convivencia. la salud. no ya la confrontación de cómo somos y cómo nos vemos. el estado. durante la canícula. por los rincones (…) Era como esos animales enfermos que. En este caso. son procesos que el personaje vivencia a lo largo de su viaje. El personaje de el Atestado. un estado iniciático. nos hace manifiesto su exteriorización. Tenía pinta de mendigo. Consecutivamente Adam. 1999. . moviéndose apenas. un “hombre mendigo” que se mantiene impávido por horas en la espera de absolutamente nada. Adam Pollo se confronta así mismo. en el vaivén y flujo de los días alojados sin temporalidad ni espacio preciso. el de alguien al que se ha alejado de los estados culturalmente definidos”.estado perpetuo de anulación de sí mismo que en su propia estrategia de narrarnos los sucesos. es un ser en el “umbral” o “Liminal”. En ese acto del ritual de paso. Se percibe el efecto contrario de quién se aloja en la mente de un ser que está por encima de las categorías definidas de ese mundo real. Adam Pollo anula los valores conscientes que representan esa estructura básica y esencial de vida social. van a esconderse en refugios y acechan muy bajito el peligro. la familia. es en ese ir y venir en la narración donde nos localizan por vez primera a Adam. En el estado constante en “tránsito” del personaje. y su sentir profundamente mimetizado con sus fantasías oníricas y e ilusiones. de mimetización y de ruptura social con los valores comunes de una sociedad en especial. un efecto contrario. y se llamaba Adam. Hablamos de pequeñas rupturas. etc. era un varón desmesurado. De ahí que todo lo que Adam pollo vivencia en su constante ir y venir por los parajes internos de sí mismo. de códigos aprehendidos por las distintas instituciones que regulan la estructura social. Adam Pollo. siempre buscando por todas partes las manchas de sol. encontramos varios elementos que pueden servir como herramientas de interpretación del personaje y del mundo que describe. son el resultado inmediato de una catarsis del personaje y permitirnos viajar entre sucesos comunes a la rutina diaria del mundo atiborrado. En esta primer descripción del personaje nos dan algunas señas de las acciones posteriores del héroe. Instituciones que como podemos ver en el Atestado son constantemente puesto en tela de juicio. se aloja a vivir en una casa abandonada cerca del mar. el que viene al ras del suelo. un fulano que estaba sentado delante de una ventana abierta.

también. como sucede en la obra de Kafka. sino en darse eróticamente a la nada. animal. Se centraba en medio de la materia. a la mujer o al amor. y poco a poco. sino en la congelación mineral” Este primer proceso de anulación absoluta del individuo hace recordar un acto casi erótico. Uno de los ejemplos en que el personaje se metamorfosea lo vemos en la primera visita de un personaje del que hablaré posteriormente.estructura. anónimo. con sus propias leyes de existencia. un proceso exhaustivo de “deshumanización”. Michelle va a visitar a Allan Pollo a su casa cerca del mar. el único ser vivo del mundo que se iba apagando insensiblemente. los Umbrales que la construyen. (…) Adam parecía el único que podía morir así. Animal Publico. escondida. a divagar en la oscuridad poblada de ausencia y que es el escenario de una de sus metamorfosis más extravagantes o si se quiere mas epifánica. cuando quería. le hubiese gustado tener todos los desperdicios y basuras del mundo para sepultarse en ellos. 1999. por el poder hipnótico que confiere la narración al acontecimiento de transfiguración ( cambio de un estado a otro. acto seguido. esa metamorfosis se dará en distintos grados y no de forma absoluta. vegetal etc. dialoga con la obra emblemática de Franz Kafka. 1999. En Allan Pollo. ambivalente del ser y estar. el único personaje de la novela que parece mantener una comunicación sino constante. Este mismo acto catártico es nombrado en la obra de el Animal Público. de los guijarros. el ser que en un estado de éxtasis profunda se disuelve hasta convertirse en algas. de escombros. de la ceniza. al menos más frecuente. que no está de más en decir. porque es la ciudad o los no lugares que la componen. porque si bien es cierto. desecho. asume en su identidad y en su ser. y en un estado perpetuo de trance y metamorfosis. los dos se embarcan en la noche a recorrer el mar. se rodeaba de piedras. Adam Pollo. . nuestro héroe se transfigura en paulatinamente. La ciudad que recorre parece el paraje mismo de su propio mundo interno. interactúan abruptamente con diálogos chocantes y que denotan una profunda incomunicación que comienza a tener nuestro personaje central. La Metamorfosis de Allan Pollo. se convertía en estatua de sí mismo. Manuel Delgado. en este caso en relación a ese estado en “trance”. inmovilidad absoluta. sin recovecos posibles donde encontrarle. proceso de pérdida de los valores y fundamentos sociales que lo identifican y clasifican. nuestro personaje se transforma en otro. las zonas fronterizas del ser indeterminado. con una muerte propia. Editorial Anagrama. no en la decadencia y la podredumbre de las carnes. ser un liminal o “liminoide” consiste en no estar alojado a un lugar determinado. agota los límites de su propia carga existencial para desprenderse de su corporalidad y hospedarse en otra dimensión. Acto erótico de entrega absoluta como el que sugiere Bataille en su libro de El Erotismo. descrito desde la antropología en actos de ritual y toda la tipología de trance que la constituye.) “Sobre todo Adam: no pasaba día sin realizar aquella maravilla: excitando hasta el paroxismo su sentido mitológico. Gregorio Samsa. La Metamorfosis. estar en un estado ambiguo. es decir. no será sino hasta el final de la obra en que podemos dilucidar ese cambio absoluto del estado de Ser. no ya en un darse al otro. al vacío finito del ser. se encuentra en una instancia de no reconocimiento de los patrones que lo definen en ese sistema Social.

Por eso mismo anotaba en un principio que el narrador se presenta como un agente externo a la narración. de la ausencia de identidad. del bagaje literario del autor. Episodio como el de su transfiguración mineral se experimentará en varias ocasiones a lo largo de la narración. en la tercera persona del singular. con todo el nihilismo arrastras. género y otra cantidad de estratificaciones generadas por esa construcción social y simbólica. Ya en la propia diegesis de la obra. no por adrede. nación. ni por rebeldía adolescente. es una obra que se huele de manera indirecta también. el “Ser y la nada”. los acontecimientos vividos en Argelia y la posterior independencia del país Africano. es el sujeto que se encuentra en medio. el se describe así mismo. siendo él mismo al tiempo. Es importante también resaltar que Le Clézio es hijo deudor de una fuerte tradición Filosófica y teórica Francesa. posesión. Y sobre todo. “La reducción a la nada de un organismo social coincide con su exaltación. del mundo social que lo rige. en la ambigüedad y la indefinición. y es plenamente consciente de los límites impuestos por ese mundo social al que no logra penetrar y comprender. Recordemos que umbral o margen. nos irán develando todo el proceso de despersonalización y anulación de individualidad. recordando de manera muy leve. a la par del personaje de Herman Hesse en el Lobo Estepario. es la posibilidad de la nada. Editorial Anagrama. Manuel Delgado. pero una palabra alojada no en lo íntimo y personal. Elementos inconscientes o no. porque es en ese otro extremo de lo innombrable o indefinible donde el personaje se aloja. Bajo todo ese contexto social e histórico. más allá de las categorías. Harry Heller. llámese “estructura social. con la puesta en escena de su totalidad” Así pues la anulación del ser a la manera del pensamiento de Sartre. cuerpo social” en constante movimiento y modulación. o también. y la insatisfacción de un mundo que cada vez mostraba sus garras al individuo localizado en la desesperanza y la muerte. que no es otra cosa. o mejor decir. que la ruptura total. O también como lo Animal Publico. surge la obra del Atestado. más próximo al olvido absoluto de su ser. sino porque Adam Pollo es hijo de esa tradición del héroe moderno.“chamanismo. sino en la palabra que posibilita el distanciamiento oportuno para poder verse así mismo desde afuera. etc” Se describe este paso casi metafísico de traslación de un estado visible a un estado invisible. no líneal. éxtasis místico. que da paso y posibilita la no sociedad. así como en algunos fragmentos La Metamorfosis de Kakfa. valdría decir. la narración es yuxtapuesta. de la tradición del Existencialismo Francés que marco tanto los años posteriores a la segunda guerra. . (Victor Turner) no es el que este por fuera del sistema. lo profano y lo sagrado. 1999. pero instaurado en una distancia. a veces con la sensación de ruptura común del cambio de plano utilizado en el cine. Pero nos habla del individuo desalojado de esa estructura social. la anulación de los rasgos distintivos que por antonomasia nos definen en raza. el umbral precisamente del que hemos estado hablando pero llevado a la totalidad. y a una distancia un poco más lejana del Umbral. sino todo lo contrario. el narrador (Adam Pollo) interactúa constantemente las elocuentes y retóricas reflexiones del personaje en relación a lo que experimenta. 1999. Adam Pollo hace un seguimiento de su experiencia a través de la palabra. La posibilidad del No ser. de los parajes al margen donde localizamos a nuestro personaje del Atestado. El Extranjero de Albert Camus. sobre un universo simbólico. porque Adam Pollo es un personaje que divaga sobre su estado del ser.

Manuel Delgado. Lo único que tienes que hacer es colocar la bobina en su eje. con la devastación y el dolor. se muestra como un elemento que no se puede pasar de largo. desarticulados de la estructura. y mientras se desenrolla. vale recordar que Le Clézio es un autor que bebe principalmente de la contemporaneidad. quizás). o el sonido de las sandalias de Michelle cuando llega a la casa de Adam. mirando la luz de la bombilla violácea. estaba lo que se dice perdido. que años anteriores llevo en todos sus límites a la muerte y la anulación total del ser. no podía tomar referencia a través de todas aquellas anotaciones colocadas de plano en la calzada. Tanto que ese deambular sin sentido del personaje se nos muestra como un gran plano secuencia. no hay aberturas. permea de desesperanza a estos personajes anómalos. Es un cinéfilo declarado. aquellos olores. o incluso el narrador nos permite adentrarnos íntimamente en sucesos aparentemente inverosímiles y sin importancia. Editorial Anagrama. El narrador hace uso de recursos fílmicos para darnos el panorama de la ciudad atiborrada que recorre Adam. Y al no ser ya humano. como a bordo de un paquebote de turismo. a los ojos. “El. el hombre despojado de las bases sólidas que lo consoliden y lo afirmen. del bulbo raquídeo. El fracaso de occidente. gracias al hocico. tú sólo con la máquina. pero Adam posee ese ojo cinematográfico. al no ser perro (al no serlo aún. que dejan pasar el rayo luminoso. promueve este nueva tipología de héroe urbano. De esto no hablaremos. aquellos detalles microscópicos que surgían del macadam sonoro y envolvían mecánicamente. localizamos un primer plano en la forma en que Adam prende el cigarrillo (que nunca falta en el transcurso de la obra) o incluso el gesto físico de la gota de sudor que cae por su rostro.dije anteriormente. Por otro lado. en todo caso nunca más. uno de los escasos personajes a los que no se la dan con lo que pasa” El cine aparece como un instrumento de poder vislumbrar lo no visto por el ojo. del rascar de uñas. lo referente a la influencia del Cine en su obra. como lo seguirá haciendo a lo largo de la novela: “A menudo he pensado que me gustaría mucho ser operador en la cabina de proyecciones de un cine. y las troneras. y diciéndote que eres. Adam. o incluso al simple contacto de las almohadillas de las patas. tanto así que su última novela o obra tiene una relación directa con la historia del cine y de las películas que lo han marcado a lo largo de su vida. y beber cerveza a morro. que se escapa al ojo. tanto que bastará esperar una buena temporada para obtener el ejemplar traducido de esta su última obra. Personajes al margen de la realidad a la que pertenecen. de Meursault en el Extranjero de Albert Camus. Para empezar. En este fragmento hace alusión al cine. la captura del idioma corporal indescifrable. la catástrofe de la primera guerra y la segunda guerra mundial. es que en su opera prima este rasgo no es ausente. del modo voyerista. y ya nada decía nada” El Atestado – Le Clézio. 1999. lo que no se percibe a simple vista. pasaba sin ver nada por el pleno centro de la ciudad. sino todo lo contrario. Nos hablan de una sociedad llevada al paroxismo y a la anulación. con un ronroneo agradable. estás encerrado en un cuartico. Aparte de la puerta. puedes fumar cigarrillos. 1999. a las orejas. . el cual se muta con Animal Publico. Pero lo que quiero rescatar.

Está metido en la ostra. hace 3 años. Vive enormemente. llega a su último nivel cuando este ha sido apresado en la calle. Acto seguido. 1999. interacciones. en la estructura social de la que proviene. y sus pupilas miran al techo. cambios. percibiendo otro lenguaje mas allá del verbal. ahí tendido y aislado. esta vez bastante lejos. “Adam. Este poder evocador de la mirada. un lugar que termina por se la locación absoluta de ese proceso mimético y de inmovilidad. de nácar y rosa. el lenguaje cifrado de los gestos. en su mayoría ( según la relevancia que le da la estructura social) nimio. solo. cuelga de la pared una sola y única cruz. Todo lo fácilmente olvidado y difícilmente visto. y las instituciones que rigen ese sistema social. modulaciones. y esa visión entre el plano panorámico y el primer plano. movimientos. sin la angustia de nada más. Editorial Anagrama. La anulación del ser ha llegado a su mayor nivel. sin la confrontación con ningún mundo. Por ejemplo todo el rastreo que hace del seguimiento del perro por el centro de la ciudad. Esta lucha constante entre Adam. . lo que se escapa habitualmente al ojo. que le confiere. Sabe que la gente se ha ido.las situaciones y no permite dejar pasar de largo el más mínimo detalle. en la verdadera habitación que le recibe en tranquilidad. sin la espera de nada. en su único lugar de escape. el ser encerrado y coartado en su libertad. El ojo que focaliza los sucesos. su propia mente y su misma metamorfosis. 1999. surge a través de la ruptura del lenguaje. en el preciso momento en que surge la ruptura absoluta con el mundo de lo “real” o mejor decir. y posteriormente el constante plano secuencia que el personaje desarrolla a lo largo de la novela. y que solo es posiblemente registrado por la cámara. Adam Pollo rompe abruptamente con la institución “familia” y luego termina por desalojar su mundo interno y hacerse oír. Sumido en la existencia sin vacilaciones y aspiraciones. tendido encima de la cama bajo una estratificación de corrientes de aire. o sencillamente a decir palabras ya sin ningún hilo conductor y narrativo. se anula absolutamente al estar postrado en una cama mirando durante largas horas el techo. a desahogar sensaciones. prima algunos sucesos. que es siempre el elemento que permite vislumbrar la cohesión a unos códigos ya determinados. en relación al cine como herramienta etnográfica. Manuel Delgado. precisamente por su poder de mostrar lo indecible. sin la desoladora mirada del transeúnte. El hombre que ya no tiene contacto con su mundo de referencia. Unos minutos antes ha recibido la carta de su madre que le pide a gritos que regrese a la casa. allí donde. es encerrado en un hospital psiquiátrico. el derecho a pararse en mitad de una plaza y vociferarar insultos. y mas aún el momento erótico en que Adam se vuelve a mutar y transformar. Adam Pollo se metamorfosea con la habitación que lo limita. Va a dormir vagamente en el mundo que le dan. nos aloja en esa otra dimensión desarrollada por el Animal Público de Manuel Delgado. ya no espera nada. puede hospedarse en un estado de libertad. aparentemente minúsculo y de poca importancia. mientras el perro copula con una perra en pleno centro comercial y a plena luz del día. caló la hemorragia del 17. como para contestar a las seis cruces gamadas de los barrotes. y la ostra en el fondo del mar” Animal Publico. El ser alojado a la nada absoluta. enfrente del traga luz.

Manuel Delgado. 1999.Animal Publico. Editorial Anagrama. . 1999.