You are on page 1of 2

Farece como si IIevara un motorcito dentro: este niño no µara quieto.

Su cuarto es una Ieonera, su mesa de
estudio un µuro caos y en su mochiIa nunca están Ios Iihros que dehería tener, no sahe µor qué, Io µierde
todo. Sus trahajos escoIares tamhién Io deIatan: emµieza Ia hcha aI revés, se saIta µre§untas aunque se Ias
seµa, tiene dihcuItades µara coIocar Ios números de Ias cuentas de forma ordenada y aI hnaI oIvida µoner su
nomhre. £n cIase, se Ievanta de Ia siIIa todas Ias veces que µuede, se ríe con eI de atrás, Ie tira un Iáµiz aI de
aI Iado y Ievanta Ia mano varias veces µara µre§untar si ya va a tocar eI timhre deI recreo. ko hahIamos de un
niño maIcriado, sino de un caso de déhcit de atención con hiµeractividad, que se estima que afecta a un 5%
de Ios niños menores de I0 años.
Las causas todavía no están
claras, aunque los estudIos
más recIentes apuestan por
una combInacIón de factores
bIológIcos y ambIentales.
Los crIterIos propuestos por
la SocIedad AmerIcana de
PsIquIatría (DSM-IV) para su
dIagnóstIco nos sIrven para
sIntetIzar los síntomas de este
trastorno en tres bloques:
I. IaIta de atención, que se ma-
nIhesta en que:
`Parece que no escucha cuan-
do se le habla.
`No presta atencIón y comete
errores en las tareas escolares
por descuIdo.
`A veces nI sIquIera es capaz
de mantener la atencIón en
los juegos.
`Extravía con frecuencIa
objetos.
`Se dIstrae con facIlIdad con
cosas Irrelevantes (el vuelo de
una mosca...).
2. ßiµeractividad:
`Mueve en exceso manos
y pIes, se remueve en el
asIento.
`Corre o salta en sItuacIones en
que es InapropIado hacerlo.
`Habla en exceso.
3. ImµuIsividad
`Se precIpIta a responder
antes de que se complete la
pregunta.
`Le cuesta mucho esperar
su turno.
`Interrumpe juegos o conver-
sacIones de otros.
Aunque no es posIble abordar
las líneas de IntervencIón en
tan poco espacIo, podemos
resumIr al menos los factores
que Inßuyen en una evolucIón
posItIva de este trastorno:
`La deteccIón temprana del
problema.
`La aplIcacIón de un tratamIen-
to sIstemátIco y coordInado
(famIlIa-escuela-médIco) en los
prImeros anos de escolarIdad.
`Lna famIlIa bIen estructura-
da y organIzada.
ÓY^W:-,
5NõTERREMOTOõENõCASA
<c[„ÔZ`k[\Xk\eZ`eZfe_`g\iXZk`m`[X[
`La exIstencIa de unas normas
ßexIbles pero claras en el
entorno famIlIar sIn caer
en la sobreproteccIón.
`El apoyo escolar en
los prImeros cursos
escolares.
`La prevalencIa del re-
fuerzo socIal y la ausencIa
de castIgo físIco para el
control de la conduc-
ta, es decIr, premIar
lo posItIvo más
que castIgar lo
negatIvo.
`La conhanza
de los padres
en la capacIdad
Intelectual del
nIno al margen
de sus proble-
mas de hIpe-
ractIvIdad.
«
)· «.; ¡: $·..:.·
02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-! 02/'2!-!
|as conductas h|peract|vas son hab|tua|es en cas| todos |os n|õos en un momento u otro de su v|da, por
|o que resu|ta fundamenta| d|st|ngu|r un n|õo |nqu|eto de otro que padece e| trastorno c||n|co.
0e hecho, ex|ste una esca|a que m|de e| |nd|ce de h|peract|v|dad: |deada por 0onners a hna|es de
|os aõos 60, se s|mp||hcó hasta convert|rse en I0 |tems d|r|g|dos a |os padres y a |os profesores para
detectar |a ex|stenc|a de esta s|tuac|ón. Puede serv|r para comentar a sospechar de |a ex|stenc|a de este
trastorno.
BEI:?;P?D:?97:EH;I
<E9I<M<
l4S S0l00I0k£S
La conducta de un nIno hIpe-
ractIvo puede ser controlada,
aunque solo en un 25% de los
casos desaparece por completo
al llegar a la adolescencIa. La
IntervencIón sIempre debe
hacerse en tres dImensIones:
la farmacológIca, la psIcológI-
ca y la educatIva. Mejorar la
conducta en casa, saber estar
en clase, optImIzar su relacIón
con los companeros o aprender
a relajarse son algunos de los
objetIvos que persIguen los
programas de IntervencIón.
l0S I4kM400S
Las evIdencIas clínIcas de los
estudIos neurológIcos demues-
tran que la admInIstracIón de
fármacos estImulantes ayuda
a que estos nInos mantengan
mejor la atencIón y reduzcan
la hIperactIvIdad. Aunque en
prIncIpIo los padres suelen
ser reacIos a su admInIstra-
cIón (por un lado porque les
cuesta creer que un compuesto
anfetamínIco vaya a relajar a
sus hIjos, por otro porque no
convence la Idea de medIcarlos
sIendo tan jóvenes), su efecto
consIgue mejorar la atencIón,
reducIr la hIperactIvIdad
motrIz y potencIar la concen-
tracIón.
àE;@:<;<?@G<I8:K@M@;8;G8I8G8;I<JPGIF=<JFI<J
·|s |açu|etc, ac para ce acverse Naca |ccc ßastaate Vuc|c
· |s exc|tac|e, |apu|s|vc Naca |ccc ßastaate Vuc|c
· Vc|esta a ctrcs a|ács Naca |ccc ßastaate Vuc|c
· J|eae c|lcu|taces para acacar |c çue |a ccaeatacc y
|e cuesta ceatrar |a ateac|ca
Naca |ccc ßastaate Vuc|c
· Se pcae aerv|csc cca lac|||cac Naca |ccc ßastaate Vuc|c
· Se c|strae cca lac|||cac Naca |ccc ßastaate Vuc|c
· Se s|eate lrustracc cca lac|||cac Naca |ccc ßastaate Vuc|c
· 0r|ta cca lrecueac|a Naca |ccc ßastaate Vuc|c
· J|eae caac|cs ce |uacr rap|ccs y lrecueates EX[X |ccc ßastaate Vuc|c
· J|eae esta|||ccs ce cc|era y su ccacucta es exp|cs|va e
|aprev|s|c|e
Naca |ccc ßastaate Vuc|c
kesuItados: Jen|endo en cuenta que |as cuatro opc|ones propuestas se puntuan de 0 a 4 (Nada=0,
Poco=I, 8astante=2 y Nucho=3), una puntuac|ón de II para |os n|õos y de I3 para |as n|õas hace sospe-
char de |a ex|stenc|a de una pos|b|e h|peract|v|dad que hay que poner en conoc|m|ento de un profes|ona|
méd|co (ps|qu|atra |nfant||, ped|atra o neuró|ogo), de un ps|có|ogo c||n|co o de un ps|copedagogo.
ÓY^W:-,
× F4k4 S48£k M4S
½;„ÔZ`k[\8k\eZ`eZfe?`g\iXZk`m`$
[X[#DXelXcgXiXgX[i\jp\[lZX$
[fi\j¾%@jXY\cFiaXc\jM`ccXi#\[`kfi`Xc
:\g\%