You are on page 1of 5

Mitos y supersticiones

José Michilot 26 de noviembre de 1995

El artículo ya presto a cumplir dos décadas de publicación resulta una lectura muy estimulante, de efectos múltiples de acuerdo al lector y a la circunstancia. Entre las posturas cientificistas y no cientificistas, es posible desglosar un marco analítico desde el cual reflexionar en torno al texto. Una breve descripción contextualizante de la localidad de Cachice, conforma las primeras líneas. Acto seguido, se nos introduce por fin al personaje sobre el cual versará casi el resto del artículo: Se trata de Victor Cabrera, un hombre de 94 años, único brujo legendario de la comunidad, de poderes sobrenaturales en apariencia tan grandes como su popularidad. Como era de esperarse, una vez descrito en líneas generales al protagonista, es el momento en el que se recurre al detalle. Sucesión de datos sobre el aspecto físico del anciano, así como sobre el escenario en el que desarrolla sus artilugios mágicos, sirven para generar en el texto un ambiente de pulsión mística. Meros distractores, a mi parecer; perogrullada estética de grosera evidencia. Los métodos utilizados sí que son más interesantes y de mucha mayor utilidad. Aclaremos primero, que los naipes son las herramientas a utilizar. La ceremonia inicia con el brujo pidiendo el nombre del que solicita sus servicios, y este último propinándoselo acto seguido. Luego, el brujo pide cortar la baraja en cuatro partes con la mano izquierda y así se procede. Después, el personaje sustrae una carta por cada fracción de la baraja, mientras el hombre común, un ágrafo en la lectura de naipes, dice en silencio (esa última expresión la reclamo muy ambigua: ¿silencio como ausencia de sonido o como sonido apenas audible?) qué es lo que desea saber. Sea como sea, los resultados a obtener serían datos sobre distintos aspectos de la vida: familia, trabajo, viajes, etc. Entre las informaciones finales sobre Víctor Cabrea o, como también se le llama en el texto, Don Víctor, podemos rescatar lo siguiente. Señala que la habilidad necesaria para la lectura predictiva de naipes no excede los límites de un humano común y corriente; cualquiera podría hacerlo. Según parece adquirió sus conocimientos de una antigua curandera. Además, se dice capaz de conocer la fecha de muerte de alguien, pero que, por ética profesional nunca la revela. Con esto, el texto se desprende del entorno de Cachique y sus brujas, dejando entrever en las últimas líneas del párrafo al que me refiero, constancia de un hecho que quizá les proporciones más cáusticas y humorísticas armas a los escépticos: La fuerte relación directa entre la subsistencia económica del pueblo de Cachique y las supersticiones que aún prevalecen y cobran popularidad en él. Ahora bien, en el inicio de la revisión del artículo, se dejó muy en claro que el texto iba a versar mayoritaria más no exclusivamente sobre el brujo legendario de Cachiche, y así terminó siendo. En lo que sigue se describirá brevemente el caso del Chamán del Norte.

numerología y parapsicología. Un total de tres imprecisiones en los puntos centrales de la temática se hacen evidentes. y algún hecho futuro. daño. Expertos en “física de ángeles” que aseveran que estos se mueven a la velocidad de los fotones. al menos el texto puede ser un regular punto de partida para reflexiones más profundas que pueden gozar de diferente estilo. Algunos conceptos comunes en la chamanería son explicados someramente por este individuo: pasada de cuy. Parece ser que quizá la principal proviene de un reclamo de rigurosidad a la que muchos periodistas con supuestos dotes literarios. Según el escritor del artículo. Algo que en los inicios del iluminismo ya se veía superado para los tiempos en los que nos encontramos ahora. Una vez culminada la masacre de verificación. Que más se puede decir. Comentario Textos de este tipo no son de mi especial agrado. se presenta. Simplemente. ganó gran popularidad tras haber predicho el triunfo de Alberto Andrade en las contiendas municipales de mediados de los noventas. según el conocimiento obtenido por la disciplina científica. El problema va mucho más allá de la lectura de cartas. mal de ojo. este chamán reconoce que la fe de gente en la efectividad de sus métodos es uno de los componentes principales de su propia efectividad. En un momento en el que el hombre aparenta haber alcanzado descubrimientos muy importantes en relación al universo. En fin. pero que de ninguna manera retribuye las ausencias nostálgicas para quienes reclamamos algo más de fondo. Las razones son muchas. Espero se comprenda la medida elegida. proveniente de Chiclayo. creación humana medieval.El Chamán del norte. con mucha mayor fuerza. indescifrable. Espero que sea lo segundo. limpieza y amuleto. prefiero mil veces leer algo sobre la geometría y su relación con el espacio de Moduli derivado de teorías gaussianas. nos tienen muy acostumbrados. Como nota más que necesaria a la parte final de esta revisión. Imprecisión que es supuestamente compensada por una ornamentada forma. protección. o incluso cosas algo aburridas como las aproximaciones a la hipótesis para las densidades del espectro en el modelo sigma no lineal O(3). resulta en extremo improbable la conexión causal entre los naipes. pareciera. Es un problema casi civilizatorio en el que el auge del irracionalismo y la devoción extrema se manifiestan peligrosamente. nuevos avances en orbivaridades asimétricas para la teoría de la gran unificación. Ahora. no existe lógica capaz de conectar ambos aspectos. En lo particular algunos de los puntos fueron los siguientes. Para ser muy sincero. y parece que se va a quedar un buen rato más. La rigurosidad de sus estudios comprensivos de la realidad natural la han llevado a pronósticos muy precisos. La capacidad predictiva. señalo que la última parte del artículo me resultó y aún resulta ininteligible. cabe preguntarse si en realidad el autor busca defender la validez de estas prácticas o simplemente documentarlas. el oscurantismo aún no se ha ido. Basta constatar la aparición de tantos gurús espirituales en el renovado bazar de la espiritualidad. de modo tal que he optado por evitar toda referencia a su respecto. algo de lo que la ciencia se ha apropiado con autoridad en los últimos tiempos. . Añade a eso también sus conocimientos en medicina tradicional andina.

para así lograr observar más allá de lo evidente. por motivo de las elecciones municipales. tan compenetrado con su sujeto (ojo. tótems. esas prácticas recuperaron cobertura mediática. los casos son más evidentes. También describe un proceso llamando florecimiento con el que se atrae la buena suerte por medio de plantas aromáticas. que en varios momentos Gushiken llega a admitir la transmutación del curandero en animal (y no. si esta supuesta ciencia está renunciando a las características básicas que deberían definirla y alejarla de supersticiones. la gente recurre a la chamanería. Yo creo. procede a Shingar (succionar un brebaje por la nariz).Desde mi disciplina. Creer o no creer Giorgio Stojnic 30 de diciembre de 1998 En la parte inicial de texto. Buscando bendiciones o contrarrestar energías negativas. etc…). que las medidas a tomar consisten en simple recapacitación científica y redefinición de la disciplina.Casos como este. emprende la labor de describir una serie de procesos chamánicos. pedirle peras al olmo. es como. Menciona que una vez que el Chamán entra en contacto con la energía que lo rodea. no objeto) de estudio. esperar un cambio positivo en las sociedad este aún prejuicioso siglo XXI. según Juan Osco. en 1977 el antropólogo José Gushiken publicó un anecdotario en el que describía su estrecha relación con El Tuno. sino ayudar al necesitado. que en su forma auténtica. la antropología es la única que muchos identifican como pseudocientífica. la práctica ya estaba más o menos difundida. y no solo. Simples en ser enunciadas. pero muy complejas para realizarse. Por mencionar un ejemplo. la antropología. en el que se ven insertos elementos tanto occidentales (rezos. charlatanes). el autor explica de manera muy concisa por qué se interesó en el tema de la chamanería y el curanderismo. etc…) como elementos propios de culturas prehispánicas (ramas de ruda. que termina creyendo los mismos disparates. famoso curandero del norte del país. Menciona a la “mesada” como un ritual resultado de un sincretismo cultural. Tanta llegó a ser la compenetración con este personaje y sus sustancias alucinógenas. no trata de lucrar con los poderes que se disponen (como se han dado casos con falsos chamanes. no se trata de ningún sentido metafórico). Basta mencionar que de las disciplinas sociales. hasta el punto de la estigmatización. Y cabe bien pensar en que. . Dice el autor que las prácticas chamánicas no habían adquirido popularidad hasta hace poco. Ahí va el antropólogo. aunque admite que en provincias y otras regiones populares de Lima. cruces. Parece que a mediados de los noventas. Chamanes y curanderos. se presentan día a día. A partir de eso. utilizando una refrán decimonónico español. para consuelo y desconsuelo mío. en el ámbito antropológico. presidente la una organización internacional de Chamanes y curanderos. figuras religiosas.

Comentario: Pues el texto en generar cumple un carácter bastante informativo. más evolucionado. cuyas experiencias con ayahuasca fueron tan intensas que llegaron a proclamar la existencia de un nuevo reino literario y de libertad humana. el autor termina admitiendo a la chamanería como una forma válida de conocimiento. se dice que estos son sedentarios. nos pone al tanto de ciertas costumbres y sincretismos que se manifiestan en el mundo contemporáneo. el fenómeno New Age con apogeo a mediados de los sesentas y finales de los setentas. La realidad los terminó aplastando inminentemente. William Burroughs y . explotó el asunto de la chamanería hasta el límite del absurdo. no es algo que haya permanecido oculto hasta hace poco para las regiones no periféricas. Al final del texto. eliminar energías negativas.A propósito de los “verdaderos chamanes”. por el contrario. que para acceder al grado de chamán es necesario seguir dos caminos posibles: El de la preparación constante y temprana con un maestro. Pone las cosas muy en claro en el segundo párrafo al mencionar indirectamente la conexión biológica entre la sustancia. del cual se extraerán. a las que no considera pura charlatanería. tanto como la medicina científica o algún otro. debo admitir. Y es que la chamanería. y se dedican principalmente a la agricultura. de las intoxicadas colosales de estos chamanes para llegar a la “iluminación”. sin considerar el trasfondo físico de la misma. Todo el mundo quería tener el aura limpia. pero sí en un individuo de visión amplia ante las diversas manifestaciones de nuestra cultura. o el de la clarificación del don natural de algún individuo para la chamananería en una sesión de ayahuasca. Eso está muy interesante. pareciera que el término energía es solo una palabra con la que se puede jugar. Eso. Además. Pongamos el claro ejemplo de los escritores de la generación beat. los conocimientos necesarios. a riesgo de contradecir al bienintencionado autor. no lo convierte en un devoto. y copular para llegar a tener un niño de cristal. pero creo que ahí es donde termina el alcance cuestionador del artículo. según aclara. en la selva la ayahuasca acompañada de cánticos exóticos y en la sierra de la hoja de coca para establecer contacto con el espíritu del Apu. Se destaca en el texto acto seguido. Habla del arraigo popular de estas prácticas. la variación geográfica de las costumbres rituales para las mesadas de cada Chamán: en el caso de la zona norte se utilizará San Pedro como herramienta principal. el cerebro y el “tercer ojo”. con suma disciplina. ¿Con eso es posible acceder a dimensiones de la realidad humana hasta ahora no abordadas por la ciencia? Cosas tales como las energías negativas o positivas no están plantadas de manera correcta.

Allen (2006) Las Cartas de la Ayahuasca. Burroughs. Alba editorial: Madrid. etnociencia. el señor Stoinic trató de pasar por ampliamente tolerante y “openmind” ante sus lectores. Bibliografía: Eliade. Para mí. Wendy (2001) Durmiendo con extraterrestres. Sexto Piso: Madrid. Mosterín. que sabe qué tan mala idea es revivir los tiempos anárquicos de los estudios “etno-“. Aby (2008) El ritual de la serpiente. Fondo de Cultura económica: México. Raymond (1984) Introducción a la etnopsiquiatría. Feyerabend. .Allen Ginsberg han dejado plasmadas sus experiencias en un texto maravilloso llamado: “Las cartas de la Ayahuasca”. rama de la disciplina que se dividía en etnobotánica. Vaya asunto desagradable que en antropología fue difícil de superar. Mircea (2009) El chamanismo y las técnicas arcaicas del extasis. Fondo Editorial de la UIGV: Lima. Kaminer. Fourasté. que es la que cultivó en su época la étnoantropología. etnozoología. Jesús (2011) Epistemología y Racionalidad. Warburg. Tecnos: Madrid. cuyo propósito no era otro que validar filosóficamente el conocimiento no científico como interpretación tan válida y correcta de la realidad como la del conocimiento científico. trató de acoplarse a una moda que ya no está tan de moda. Observar lo mismo en un columnista no trae más que malos recuerdos y la advertencia constante y silenciosa dentro de la cabeza de cualquier antropólogo. Paul (2010) Tratado contra el método. Anagrama: Barcelona. etc. William & Ginsberg. o al menos para mí ya no debería estarlo. Ediciones el Sol: Buenos Aires.