You are on page 1of 2

CALIDAD DE VIDA EN BOLIVIA La Paz, 24 de dic. (Cambio).

- El consumo de servicios básicos (electricidad, agua y gas) llegó al 7% en 2010, cuando en 2009 ascendía a 5,7%. Este indicador muestra una mejora en la calidad de vida de los bolivianos; entre 2000 y 2009 la pobreza se redujo en 16%, según la Comisión Económica para América Latina (Cepal). Considerando un informe de la Cepal, en 2000 el índice de pobreza en Bolivia era de 51% y hasta el año pasado bajó a 35%. Con la reducción en 16%, Bolivia es el país más exitoso de la región en mejorar las condiciones de vida de sus habitantes, seguida de Guatemala, que entre 2000 y 2009 redujo la pobreza en 15%, Paraguay 11%, Nicaragua 11%, Brasil 11%, Perú 10%, Honduras 9%, Ecuador 9%, México 6%, Chile 3%, República Dominicana 2%, Costa Rica 1% y Uruguay 1%. Uno de los factores que contribuyó significativamente a la reducción de la pobreza en Bolivia es la política de distribución del excedente económico entre la población, mediante la entrega de los bonos Juancito Pinto y Juana Azurduy, la Renta Dignidad y los incrementos salariales. El efecto positivo de la inyección de esos recursos se evidencia, por ejemplo, en el crecimiento del 7% del consumo interno de electricidad, agua potable y gas domiciliario. EFECTO EN EL CONSUMO ¿Qué significa en la población que esté aumentando el consumo de electricidad, agua potable y gas para cocinar? Significa una mejora en la calidad de vida de los bolivianos. Y eso es lo que está pasando. De acuerdo con datos oficiales, entre 2001 y 2005, tiempo en el que también gobernaron los partidos neoliberales, el aumento promedio del consumo interno de esos servicios básicos es de 3,5%, mientras que de 2006 a octubre de 2010 el crecimiento alcanzó a 5,3%. Para dar un ejemplo en este campo, entre enero y octubre de 2009 ese crecimiento fue de 5,7% y en el mismo periodo de 2010 de 7%. Antes no había acceso al agua, ahora hay cada vez más gente que la consume y agua potable, por lo tanto eso está potenciando esa demanda interna que ya a octubre de este año tenemos un 7% de crecimiento. La erradicación del analfabetismo –certificada por la Unesco– también ha contribuido a que la población mejore su condición social y económica. De manera que para el concierto internacional, Bolivia ahora ocupa un lugar entre los países de ingresos medios y ya no es parte de los países de bajos ingresos. Otro indicador social que

refuerza la mejora de la condición de vida de los bolivianos es la disminución de la tasa de desempleo. De acuerdo con los estudios de la Unidad de Política Económica (Udape), dependiente del Ministerio de Planificación, el actual Gobierno recibió en 2006 un país con 8,15% de personas en paro. Hasta el año pasado ese indicador bajó a 6,83%. Refuerzo estas cifras oficiales con las que elaboró la organización no gubernamental denominada Centro de Estudios de Desarrollo Laboral (Cedla), que estableció que hace cinco años la tasa de desempleo llegaba a 12,10%, mientras que en 2009 ese indicador bajó a 11%. Seguramente los datos que prepara el Udape y el Cedla tendrán que mostrar lo que se ha visto en la economía nacional en esta gestión, una reducción del desempleo. CRECIMIENTO DEL PIB El crecimiento sostenido del PIB llegará hasta diciembre de 2010 a 4%, rebasando los pronósticos de la Cepal, que habla de 3,8%. El sector de los hidrocarburos es el que más aporta al PIB con 10,3%; la construcción está en segundo lugar con 8,6%; transportes, almacenamiento y comunicaciones con 6,8%; electricidad, gas y agua con 6,5%; establecimientos financieros con 5%; comercio con 4,1%; servicios de la administración pública 3,5%; servicios comunales, sociales, personales y domésticos 3,3%; industria manufacturera con 3,2%; restaurante y hoteles 3,1%. AGRICULTURA Y MINERÍA Sin embargo, el sector agrícola sólo logró un crecimiento del 1,1% debido a los efectos naturales como el cambio climático y la sequía, que aumentaron los precios en el mercado interno de productos como el maíz y el azúcar. Pero el alza de los precios de esos dos productos agrícolas también ocurrió en países vecinos, lo que estimuló el contrabando de azúcar, sobre todo a Perú. Mientras que el sector minero presenta -3,7%, una cifra roja que se explica por el paro de 20 días en el departamento de Potosí, que perjudicó la explotación y las exportaciones de minerales. Por tanto, el comportamiento del sector agrícola y minero tuvo en efecto negativo en el crecimiento del PIB para 2010.