You are on page 1of 2

CÓMO ESCRIBIMOS NUESTRO PROPIO GUIÓN DE CÓMIC Documento preparado por Marcela Trujillo Curso Cómic independiente norteamericano

American Corner / UDP 1er semestre 2008

EL GÉNERO

El género es una forma de delimitar el carácter del tema y tiene relación con las emociones que el cómic va a producir en el espectador. Si el lector quiere sentir adrenalina escogerá el género de aventura. Si quiere sentir miedo el de horror, si quiere sufrir el de drama, si quiere pensar el policial, si quiere aprender el género documental, si quiere reírse el de comedia y si quiere sentirse consciente de sí mismo escogerá un género independiente.

Por lo tanto el género es más bien una categorización que se asigna como tarea o que se saca por conclusión. Es una categorización que se relaciona con el mercado y con el público que los editores necesitan conseguir para recuperar la inversión y tener ganancias.

EL TEMA

El tema es el núcleo de la historia, la idea principal. Un tema que nace de una idea simple es sólido y fácil de desarrollar. Si nace de una idea rebuscada es complejo y demanda gran dedicación y tiempo. Los temas tienen relación con el dominio específico de cada autor sobre una materia. Sale más natural hablar de un tema conocido que de uno que se conoce superficialmente.

Una idea simple sintetiza un concepto específico e infinito en sus posibilidades. Por ejemplo, las composiciones que hacíamos de pequeños en el colegio como “Las vacaciones” o “El mes del mar” o “El circo” son ideas simples que pueden tener millones de variantes dependiendo del interlocutor y las experiencias personales.

El tema es el primer límite que debemos poner en nuestro cómic. De qué se trata. Es un poco más específico que el género y tiene directa relación con nuestros conocimientos específicos en ciertas materias sobre otras. Podemos relacionar el tema a nuestra profesión, a nuestra rutina, a nuestra familia, a nuestro trabajo. Si el tema proviene de algún “nuestro” no solamente dominamos los conceptos, sino que además podemos comunicar “emociones”. Las emociones

combatir el crimen. pero las posibilidades creativas pueden ser muchas. mis posibles argumentos podrían ser: “El día en que conseguí mi trabajo”. Recordamos más los episodios que nos producen emociones fuertes y olvidamos los que no nos tocan emocionalmente. siempre se plantea desde el tema y apela a enganchar la emoción del lector a un nivel instintivo y animal (el ser común y corriente. “lo mal que me pagan en mi trabajo”. con mitologías universales (luchar contra el mal. familias perfectas. etc. Es importante hacer una larga lista de posibilidades sin restringirse mucho. si nuestro tema es “Mi trabajo”. los finales infelices. Un buen ejercicio para crear argumentos es imaginarse a uno mismo en diferentes situaciones. la cruda realidad. ya que la memoria funciona de la mano con las emociones. lo más lineal y obvio sería describir el trabajo. . lo que no se consigue. preservar el orden público. “Mis compañeros de trabajo”. sino con valores e ideales sociales. bellezas esteriotipadas. “Lo horroroso que es mi trabajo”. conectan inmediatamente al lector con la historia. la ironía. la decepción. la angustia.al ser universales. el más sustancioso. EL ARGUMENTO El argumento es el segundo límite de nuestro cómic y es el primer gran desafío. lo identifican. y sobre todo recordar episodios de la vida propia. El cómic independiente. “lo bien que me hace tener ese trabajo”. Es aquí donde debemos esforzarnos en ser creativos. salvar al mundo. el humano vicioso. la depresión. “El día en que me despidieron de mi trabajo”. El cómic que se plantea desde el “genero” no está enfocado a identificar al lector con emociones. etc). los finales felices. “Lo enamorada que estoy de mi jefe”. en cambio. etc). Ser creativos significa ser capaces de hacer conecciones entre conceptos que no se conectan normalmente Por ejemplo. “lo patético que es mi trabajo”. una suerte de catarsis argumental. de manera que podamos escoger por descarte y tengamos más posibilidades de elegir el mejor. “El día que llegué tarde a mi trabajo”. ser invencible. la rutina. el aburrimiento.