You are on page 1of 3

El guión y el guionista

:

Basado, por tanto, en la escritura teatral, el guión fue desarrollándose, adaptándose a las épocas, los gustos temáticos o las corrientes culturales y políticas a lo largo de los años de su historia. El guión es pues, la materia prima de una película, es el desarrollo de la idea, la trama, los diálogos, los personajes y la ambientación. Es la columna vertebral de un proyecto cinematográfico, el primer paso a su finalidad fílmica y la base de la construcción que comienza con el texto, esencia de lo que en un futuro será la película. Pero, ¿Es, por tanto, realmente tan importante el guión? Cierto es que un texto cinematográfico, por muy bueno que sea, solo vive cuando se ha convertido en imágenes y, por lo tanto, necesita de las labores técnicas de los profesionales que recogerán su obra y la convertirán en un film. Así pues sin guión no habrá película, pero sin película no habrá guión, ya que un guión, como tal, no es una obra literaria, ni siquiera un arte menor, es una idea de proyecto, es el pie de la construcción de una obra de arte que en sí será la película finiquitada. Por lo tanto el guión es parte de un proceso creativo en el que intervienen diferentes entes creadores en la elaboración de una obra determinada. El guión será para el cine, teatro o televisión, lo que la modelo es para la fotografía o pintura; y las notas del literato son para la novela. Es la base, pero no por ello lo más importante, al pertenecer a una cadena de trabajos de un equipo que trabaja unido sobre las ideas de un guionista y un director, atrezzadas por la intervención del director de fotografía o el decorador. Sin embargo, esto no le quita importancia al guionista que, por otro lado, es el creador de la historia y padre de la idea, y merece tanta atención como un director o un actor. Pero desgraciadamente este no es el caso y el guionista se encuentra, como ya hemos señalado, superado por la popularidad de directores y actores desde muy temprana edad cinematográfica. Así pues, como conclusión de este primer punto sobre el guión podremos afirmar que el guionista está desprestigiado y su obra, como consecuencia, también. Entrar o no en la importancia de éste, es tratar la polémica de siempre en la que, como habréis podido observar, es ligeramente complicado obtener una respuesta concreta. El guión, por su parte, como obra básica para la realización de un film y su importancia a la hora de analizar la calidad de una película, es un tema digno de un análisis más extenso que dejaremos para más adelante en el que, además, citaremos los casos de errores de guión y films cuyos guiones han sido la explicación para su conversión en una obra maestra o en un desastroso experimento cinematográfico. Esta situación se dará en el momento en que el texto fílmico solo cobre vida durante la representación en imágenes de las palabras escritas. En ese mágico momento, el guión se habrá convertido en su finalidad, y se olvidará, tras su efímera vida, junto a todos los elementos que han hecho posible que esas imágenes se claven en nuestra retina. Pero, por ahora, nos centraremos en el trabajo del guionista, heredero de los dramaturgos de antaño y en su forma de elaborar ese texto como profesional de la palabra y la narración. Para ello, desde el estudio de su importancia, su escritura y acercamiento a su trabajo destacaremos las afirmaciones de Jardiel Poncela, dramaturgo, escritor y literato español del siglo XX que desde su conocimiento del texto teatral expone a modo de denuncia y queja el siguiente alegato: "Resulta triste e inexplicable el silencio que guardan respecto al teatro todos los hombres que escriben para el teatro en España. ¿Por qué esta inhibición? ¿Por qué este

recursos estilísticos. Me explico. comenzarán a poder ser embellecidos literariamente... De ahí que su trabajo no sea la obra terminada sino el comienzo de su gestación. dividirá el resultado en secciones y capítulos. solo le es necesario saber contar la historia. por su parte. Los médicos escriben libros de medicina. Un guionista. hacerla interesante.. de cartomancia. España. la mayoría no saben escribir debido a lo que el propio Poncela expone en su síntesis: "para escribir teatro no es absolutamente imprescindible saber escribir" así que para escribir películas. se puede añadir que pocos años después Alfonso Sastre escribió un extenso estudio sobre el tema. son años en los que el cine ya existe. como hemos dicho. en algunos casos. en dos palabras: sabrá escribir. los guionistas han aprendido a escribir y a editar. Volviendo a la producción cinematográfica. Poncela escribe. Pero relativo al teatro.. obviamente. siempre hay casos de guionistas o dramaturgos que no se resisten a embellecer su trabajo. Pues bien. de avicultura. contiene diversos matices que tratar. mientras que una sección del público lector se ha aficionado a leer guiones.. ya que las obras de teatro tienen más aceptación lectora que los del cine. a su falta de capacidad literaria. así pues ¿Cómo van a escribir libros sobre su profesión?. con la diferencia de que creo haber hallado la respuesta buscada: Hela aquí: nuestros autores teatrales no escriben jamás nada acerca del teatro porque nuestros autores teatrales no saben escribir". de balística.. llevar al espectador a través de la narración hasta la emoción por lo que le serán innecesarios todos los recursos estilísticos de los que se vale el escritor ya que su obra no estará dirigida a un lector sino. Por tanto. y por lo tanto los guionistas que imaginaban y escribían historias también. un escritor escribe una novela de cualquier genero con la intención de que esa obra sea conceptualmente la finalidad de su esfuerzo. requerirá más técnica y menos literatura. exceptuando extraños casos de escritores-guionistas. con el tiempo. Ellos podrían entrar en la misma descripción mencionada sobre los autores teatrales. Desde ese momento en el que los guiones se convierten en un producto leído. en su país. de la cría caballar. al espectador. Yo también he reflexionado largamente. etc. o de sus coetáneos Jacinto Benavente o Gregorio Martínez Sierra. como en el caso de Valle-Inclán con sus maestras acotaciones en sus obras que son pura literatura. se escriben tomos de aviación. aún pudiendo reflejarse en los guionistas cinematográficos. He aquí el punto que buscábamos: los guionistas no son escritores por lo tanto no tienen porque saber escribir. Pero siempre que el guión sea un instrumento de trabajo para su conversión en otra cosa. tampoco. cuando Poncela señala que los guionistas no saben escribir se está refiriendo. de tauromaquia. ni uno solo de nuestros autores teatrales escribe jamás el más insignificante folleto. metáforas. ¿Por qué?" y continua respondiéndose: "Mucha gente ha reflexionado sobre esto sin hallar respuesta.callar persistente que no tiene igual en ninguna otra actividad? Los arquitectos publican libros de arquitectura. Por otro lado. sobre su trabajo. a mediados de la cuarta década del siglo XX y presenta la situación de su mencionada época. una vez convertida en imágenes. Cierto es que. que no narrativa. realizada en uno de los documentos escritos de Poncela a mediados de los años 30 y que tan drásticamente presenta a los propios autores teatrales. recurrirá a trucos literarios que le demuestren como señor de las palabras y embellezcan su narración. es decir. Los escritores hacen ensayos de literatura. Además. y del juramento de los jurados mixtos. Esos años de Poncela. olvidándose por completo de los precursores como Lope de Vega o Moratín con sendos ensayos sobre la escritura teatral. un guión es una herramienta a la espera de la revisión de diversos profesionales que aportarán su particular grano de arena hasta su conversión en un trabajo conjunto que se alejará de la . Ésta afirmación. hipérboles y comparaciones. por lo que además de narrar una historia la adornará de giros literarios. de numismática.

idea inicial del guionista. . comenzando por la regla de oro. Así que. al ser un instrumento profesional y no una obra literaria se regirá por unas reglas específicas.