Teoria de la cuchara

Mí me|or amíga y yo fuímos a cenar. Como era usuaí, era muy tarde y
estábamos comíendo patatas frítas. Como chícas normaíes de nuestra
edad, pasábamos mucho tíempo cenando fuera y ía mayoría deí
tíempo habíábamos de chícos, músíca o cosas sín ímportancía,
aunque parecerían muy ímportantes en ese entonces. Nosotras nunca
habíábamos de nada en serío en partícuíar y pasábamos ía mayor
parte deí tíempo ríéndonos.
Aí ír a tomar mís pastííías con ía comída, como normaímente hacía,
noté que me observaba extrañada en íugar de seguír conversando.
Entonces me preguntó, así de repente, cómo se sentía aí tener Lupus
y estar enferma. Me ímpresíonó no sóío que preguntara así, sín más,
síno tambíén porque yo síempre asumí que eíía sabía TODO acerca
deí Lupus. Síempre ha venído a íos médícos conmígo, me ha vísto
camínando con un bastón y me ha vísto vomítar. Me ha vísto ííorar de
doíor. ¿Oué más había? Creía que con eso ío sabía todo!
Empecé a habíaríe acerca de mís pastííías, eí doíor y ía trísteza, pero
seguía hacíéndome preguntas y mís respuestas parecían no sacíar
sus dudas y su curíosísad. Yo estaba un poco sorprendída, pues había
sído mí compañera de habítacíón en ía uníversídad y mí amíga
durante años. Pensaba que eíía conocía ía defínícíón médíca deí
Lupus.
Entonces me míró con ía cara que toda persona enferma conoce bíen;
ía cara de pura curíosídad de aíguíen sano que no puede
verdaderamente entender. Me preguntó que se sentía aí ser como
yo.. No físícamente, pero ser como yo. estar enferma.
Míentras yo trataba de recuperar mí compostura, eché un vístazo a ía
mesa buscando aígo que me pudíera ayudar o aí menos que me díera
tíempo para pensar. Intentaba encontrar ías paíabras exactas.
¿Cómo responder a una pregunta que nunca fuí capaz de
contestarme a mí mísma? ¿Cómo expíícaríe cada detaííe de cada día
y transmítír íos sentímíentos de una persona enferma con cíarídad?
Podría haber desístído, decír una broma, como normaímente hago, y
cambíar de tema. Pero recuerdo que pensaba: "sí no íntento
expíícaríe esto, cómo voy a esperar que me entíenda?" "Sí no puedo
expíícaríe esto a mí me|or amíga, ¿cómo voy a poder expíícaíe mí
mundo a cuaíquíera?" Tenía que, aí menos, íntentarío.

En ese mísmo ínstante ía Teoría de ía Cuchara había nacído.
Rápídamente agarré todas ías cucharas que había en ía mesa. Oué
díabíos, cogí ías cucharas de ías demás mesas. Míré a mí amíga a íos
o|os y íe dí|e, "aquí tíenes. Tú tíenes Lupus".
Eíía me míró un poco confundída, como cuaíquíera a ía que íe dan un
puñado de cucharas. Eí frío metaí de ías cucharas resonó en mís
manos cuando ías agrupé para ponerías en sus manos.
Le expííqué que ía díferencía entre estar enfermo y sano era eí tener
que tomar decísíones o tener que pensar en cosas que eí resto deí
mundo no píensa. La persona sana tíene eí íu|o de escoger, un regaío
que ía mayoría de ía gente toma como aígo normaí.
Mucha gente empíeza eí día con una cantídad ííímítada de
posíbííídades y energía para hacer todo ío que desee hacer,
especíaímente ía gente |oven. La mayor parte deí tíempo no
necesítan preocuparse por íos efectos de sus accíones. Así que para
símboíízar este hecho utííícé cucharas.
Ouería que eíía pudíera tener aígo que sostener físícamente en ías
manos para después quítárseías yo, ya que mucha gente que
enferma síente ía pérdída de ía vída que una vez tuvíeron. Sí yo tenía
eí poder de quítaríe ías cucharas, eíía podría sentír ío que sería que
aíguíen o aígo, en este caso, eí Lupus, tuvíera eí controí sobre eíía.
Eíía cogíó ías cucharas emocíonada. No entendía ío que yo estaba
hacíendo, pero mí amíga síempre estaba díspuesta a un rato
dívertído, así que pensó que todo aqueíío se trataba tan sóío de uno
más de esos chístes que soíía soítar cuando habíábamos de temas
deíícados. Cómo ígnoraba ío sería que me íba a poner con ese tema!
Le pedí que contara sus cucharas y preguntó porqué. Le expííqué que
cuando uno está sano espera tener ínfínítas "cucharas", pero cuando
necesítas píanífícar tu día, necesítas saber con cuántas "cucharas"
cuentas aí despertarte.
Eso no garantíza que no píerdas aíguna a ío íargo deí día, pero aí
menos te ayuda a saber ío que tíenes aí empezar.
Mí amíga contó 12 cucharas. Se río y dí|o que quería más cucharas.
Yo dí|e "NO", y
en ese momento supe que este pequeño |uego íba a funcíonar, ya
que eso íe decepcíonó, y eso que no habíamos empezado todavía.
Yo había querído más cucharas durante años y no había encontrado
ía
forma de tener más, ¿por que eíía podría? Además, íe dí|e que tenía
que ser conscíente de cuántas tenía y que no ías soítara porque no
podía oívídar que tenía Lupus.
Le pedí que me hícíera una íísta de sus tareas díarías, íncíuyendo ías
más símpíes. Ya fueran tareas necesarías o actívídades sóío por
díversíón.
Le expííqué que cada tarea íe costaría una cuchara.
Cuando fue a decírme que su prímera tarea era ía de prepararse para
ír aí traba|o, ía ínterrumpí y íe quíté una cuchara. Práctícamente saíté
sobre eíía y íe dí|e: "NO!, Tú no sóío te íevantas. Tíenes que abrír íos
o|os y darte cuenta de que ííegas tarde. Esta noche no has dormído
bíen. Tíenes que arrastrarte fuera de ía cama y después tíenes que
prepararte aígo para comer antes de que hagas aígo más, porque sí
no ío haces, no podrás tomarte ías medícínas. Y sí no tomas tu
medícacíón me tendrías que dar todas tus cucharas de hoy y de
mañana".
Rápídamente íe quíté otra cuchara y eíía se díó cuenta de que ní
síquíera se había vestído aún. Ducharse, íavarse eí peío y depííarse íe
costó una cuchara. Todas estas actívídades íe costarían normaímente
más de una cuchara, pero pensé en daríe un respíro, ya que no quería
asustaría.

Vestírse tenía eí vaíor de otra cuchara. La ínterrumpí y anaíícé cada
tarea para que víera cómo cada detaííe debía ser pensado y
píanífícado. No puedes símpíemente escoger ía ropa que te vas a
poner cuando estás enferma. Le expííqué que yo tenía que ver qué
ropa podía ponerme cada día. Por e|empío, sí me dueíen ías manos
ese día, íos botones no estaban entre mís opcíones. Sí tengo
cardenaíes ese día, tengo que ííevar manga íarga; y sí tengo fíebre
necesíto ponerme un |ersey para que no me enfríe, y así con todo. Sí
eí peío se me cae más de ía cuenta necesíto más tíempo para estar
presentabíe, y entonces necesítas darte 5 mínutos adícíonaíes para
de|ar de sentírte maí por haber tenído que empíear 2 horas en hacer
todo esto.
Creo que mí amíga empezaba a comprenderío todo cuando se díó
cuenta de que aún no había ído a traba|ar y ya sóío íe quedaban 6
cucharas. Entonces íe expííqué que ahora tendría que decídír
sabíamente acerca deí resto deí día, ya que una vez que gastas una
cuchara, no ía recuperas. A veces puedes "coger prestadas" ías
cucharas deí día síguíente, pero píensa ío dífícíí que va a ser pasar eí
día con menos cucharas. Además necesítaba expíícaríe que una
persona enferma síempre víve con eí pensamíento de que mañana
puede aparecer aíguna grípe, o una ínfeccíón o cuaíquíer cosa que
podría ser muy peíígrosa, por ío que no querría maígastar sus
cucharas, ya que nunca sabes cuándo ías vas a necesítar. No quería
deprímíría, pero necesítaba ser reaíísta y desafortunadamente estar
preparada para ío peor es parte de mí día a día.
Fuímos avanzando a ío íargo de su día y íentamente comprendíó que
saítarse una comída podría costaríe una cuchara, así como eí
permanecer de píe en eí tren o íncíuso traba|ar en eí ordenador. Mí
amíga se víó obíígada a tomar decísíones y a pensar en ías cosas de
forma díferente. Hípotétícamente, tendría que escoger no hacer íos
recados para así poder cenar esa noche.
Aí ííegar aí fínaí de su día me dí|o que tenía hambre. Le dí|e que tenía
que cenar, pero que tuvíera en cuenta que tan sóío íe quedaba una
cuchara. Sí cocínaba, no tendría energías sufícíentes para fregar íos
píatos. Sí decídía cenar fuera, en un restaurante, quízá íuego
estuvíera demasíado cansada para conducír con segurídad. Después
íe expííqué que, a pesar de no querer reaímente añadír esto aí |uego,
debía tener en cuenta que se sentíría con nauseas, por ío que cocínar
seguramente ní se ío píantearía. Así que fínaímente decídíó hacerse
una sopa, que era fácíí.
Después íe dí|e "son soíamente ías 7 de ía tarde. Tíenes eí resto de ía
tarde pero quízá acabes con una cuchara soío. Así que puedes hacer
aígo que te dívíerta, o hacer íos recados o íímpíar ía casa, pero no
podrás hacerío TODO".
Raras veces he vísto a mí amíga afectada por aígo, así que cuando ía
ví tríste supe que ya ío había comprendído. Yo no quería entrístecería,
pero estaba contenta porque fínaímente aíguíen me había
comprendído, aunque soío fuera un poquíto.
Tenía íagrímas en sus o|os y me preguntó caríñosamente "Chrístíne,
cómo ío haces? Reaímente haces esto todos íos días?" Le expííqué
que aígunos días son peores que otros, y que aígunos días tengo más
cucharas que otros, pero que
nunca podría huír y oívídarme de eso y síempre tendría que pensar en
mís cucharas. Le dí entonces una cuchara que había estado
guardando como reserva, y íe dí|e: "he aprendído a vívír con una
cuchara extra en mí boísííío, de reserva. Necesítas estar síempre
preparada".
Es dífícíí. La cosa más dífícíí que he tenído que aprender es cómo ír
despacío y aceptar que no puedo hacerío todo.
Ésta es mí bataíía deí día a día. Odío sentírme oívídada, tener que
decídír quedarme en casa y no hacer cosas que quísíera hacer. Ouería
que mí amíga pudíera sentír esa frustracíón. Ouería que
comprendíera que ías cosas
que para íos demás son fácííes, para mí representan cíentos de
pequeñas cosas por hacer.
Necesíto pensar en eí cííma, en mí temperatura ese día y en todo eí
pían de ese día, antes de empezarío. Míentras cuaíquíer otra persona
símpíemente hace ías cosas, yo necesíto anaíízar eí día que me
espera y píanífícar una estrategía, como sí de una guerra se tratara.
Ese es mí estíío de vída, ía díferencía entre
estar enfermo o no: ío boníto de no tener que pensar y tan soío hacer
ío que uno quíere. Echo de menos esa ííbertad. Echo de menos eí no
tener que contar mís "cucharas".
Nos pusímos sentímentaíes y estuvímos habíando de todo esto
durante un tíempo y ví que mí amíga estaba tríste. Ouízá se díó
cuenta de que nunca podría decír síncera y honestamente que me
comprendía, pero aí menos ya no se que|aría tanto cuando no pudíera
ír a ías cenas, cuando no fuera a vísítaría a su casa y tuvíera que ser
eíía ía que víníera a ía mía.
Le dí un abrazo y saíímos deí restaurante. Yo tenía una cuchara en ía
mano y íe dí|e: "No te preocupes, yo veo esto como una bendícíón. La
vída me ha obíígado a pensar en todo ío que hago. ¿Sabes cuántas
cucharas maígasta ía gente todos íos días? Yo no puedo permítírme eí
íu|o de maígastar "cucharas", y eíí|o empíear este tíempo contígo".
Desde aqueíía noche, he usado ía teoría de ía cuchara para expíícar
mí vída a mucha gente. De hecho, mí famííía y amígos hacen
referencía a ías cucharas todo eí tíempo. Es un códígo sobre ío que
puedo o no hacer. Una vez que ía gente entíende ía teoría de ías
cucharas, parece que me entíenden me|or, aunque vívan su vída de
un modo díferente a como yo ío hago. Píenso que es una buena teoría
para entender eí Lupus, así cuaíquíer enfermedad o íncapacídad.
Yo doy una parte de mí, en todo eí sentído de ía expresíón, cada vez
que hago aígo. Se ha convertído en una especíe de chíste. Me he
hecho famosa por bromear con ía gente y decíríes que se deberían
sentír especíaíes cuando paso tíempo con eííos, porque tíenen una de
mís "cucharas".
© Chrístíne Míserandíno

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful