ANTRAX (Fiebre esplénica; Carbunco) El ántrax es una enfermedad infecciosa de los animales de sangre caliente.

Se presenta como septicemia aguda o subaguda en los bovinos, con muerte repentina de los animales. El ántrax es causado por un bacilo no móvil encapsulado, formador de esporas, grampositivo y aerobio denominado Bacillus anthracis. La capsula se forma en el cuerpo del animal infectado y las esporas se forman únicamente cuando el bacilo está expuesto al oxígeno. Las esporas son muy resistentes al calor, sustancias químicas y desecamiento; pueden sobrevivir durante decenios en el suelo, tejidos infectados y cultivos. El ántrax es particular desde el punto de vista ecológico. La bacteria formadora de esporas tiene la habilidad para sobrevivir en el suelo, como se ha demostrado con su recurrencia en las áreas de ántrax. EL suelo en las áreas de ántrax es de manera característica, alcalino. El daño de pastos y plantas, además de la acumulación de tierra después de una cantidad considerable de precipitación pluvial y posterior a la sequía provocando la acumulación de m.o. anaerobios que forman reservas de esporas, el ántrax puede ser diseminado por carnívoros y por aves de carroña, o propagar la enfermedad por el drenaje. Signos clínicos Varían según lo agudo de la enfermedad. No se conoce con exactitud el periodo de incubación, pero las observaciones de campo indican que varía de 2 a 10 días. La forma aguda se observa con mayor frecuencia en el brote inicial. Los animales afectados se encuentran muertos sin previa sospecha de su enfermedad. Siempre se sospecha de su muerte que fue causa de timpanitis, leptospirosis, fiebre carbuncular, envenenamiento, o alguna causa similar. Cuando los casos son descubiertos oportunamente, la temperatura de los animales afectados fluctúan entre 40 y 42 °C. Algunos animales dejan de comer y desarrollan aatonía ruminal y meteorismo. La frecuencia respiratoria y el pulso se aceleran Los animales están deprimidos, a veces presentan ser agresivos Presentan ojos vidriosos y temblores musculares. En la forma subaguda.- puede observarse hinchazones edematosas masivas en el cuello, el pecho, el torax o en la región de los flancos. Cuando se sospecha de ántrax, no se aconsejable efectuar una necropsia dada la posibilidad de propagar la enfermedad diseminando las esporas en el suelo. Si la necropsia es indispensable, el

cadáver deberá efectuarse en área que permitan el manejo sanitario indicado. terramicina y tetraciclina. Se ha utilizado con éxito el suero hiperinmune como preventivo y como agente terapéutico cuando se administra oprtunamente (48-72 al presentar un signo). se debe tener cuidado al efectuar el examen para evitar la propagación de la enfermedad y la autoexposicion. sino quemarse y enterrarse inmediatamente junto con el suelo contaminado con las secreciones. . Todos los casos sospechosos que hayan estado en contacto con animales afectados deben separarse hasta que se haya desaparecido la enfermedad. Los animales que presenta signos clínicos deberán ser tratados por via intravenosa (penicilina acuosa) e intramuscular (penicilina en aceite o procainica). Los cadáveres no deben abrirse. Tratamiento El tratamiento de animales se han usado extensamente y de manera eficaz antibióticos como penicilina.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful