You are on page 1of 14

La economía moral del campesino REBELIÓN Y SUBSISTENCIA DEL SURESTE ASIÁTICO James C.

Scott Introducción Hay distritos en los que la posición de la población rural es la de un hombre de pie con el agua hasta el cuello de forma permanente, por lo que incluso una ola es suficiente para ahogarlo1.

Tawney estaba escribiendo acerca de China en 1931 pero no quise extender su descripción gráfica tanto para aplicarla a los campesinos de la Alta Birmania, Tonkin y Annam en Indochina, o el este y el centro de Java a principios del siglo XX. También en este caso, las parcelas diminutas, técnicas tradicionales, los caprichos del tiempo y el tributo en dinero, en trabajo y en especie exigido por el Estado trajo el fantasma del hambre y la penuria, el hambre y en ocasiones, a las puertas de todos los pueblos. El nicho ecológico particular, ocupado por algunos sectores de los campesinos en el sudeste de Asia los expuso, más que la mayoría, a los riesgos de subsistencia. La zona seca superior de Birmania, siempre a merced de una lluvia caprichosa, sufrió una hambruna catastrófica en 1856-1857, poco después de la conquista de la Baja Birmania británica. "Las lluvias fallaron y el arroz se marchitó en el campo... y las personas que roían la corteza de los árboles murieron, las personas que deambulaban en las carreteras en busca de comida murieron, las personas que estaban en sus hogares murieron"2. En Annam, en el noreste de Tailandia, y en otros lugares donde la naturaleza es cruel, la mayoría de los adultos debe haber experimentado, en la memoria viva, una o más veces de gran escasez, cuando los débiles y muy jóvenes murieron y cuando los demás se ven obligados a comer su ganado y semillas de arroz, que subsisten con mijo, tubérculos, salvado con lo que normalmente alimentan a sus animales.

1 2

1. R. H .Tawney, Land and Labor in China (Boston: Beacon Press, 1966), p. 77. 2. From the Government of Burma Report on the Famine in Burma 1896-97, quoted byMichaelAdas in Agrarian Development and the Plural Society in Lower Burma (Madison: University of Wisconsin Press, 1974), p. 45. 1

La gran hambruna de 1944-45 experimentada por los campesinos de Vietnam del Norte fue de tal magnitud como para eclipsar otras crisis de subsistencia siglo veinte en la región. En el mejor de los casos, la tierra cultivada en Tonkin apenas era suficiente para alimentar a su propia población. Los japoneses y sus aliados de Vichy, sin embargo, convirtieron muchos arrozales, yute y otros cultivos en maquinaria de guerra. Después de la cosecha de octubre de 1943, las fuerzas de ocupación, literalmente, recorrieron el campo en las bandas armadas, la confiscación gran parte de la cosecha. En poco tiempo el hambre se convirtió en una hambruna total, cuando una serie de tifones de mayo a septiembre rompieron los diques e inundaron gran parte de los arrozales de Tonkín, destruyendo la cosecha del décimo mes de 1944. Incluso el mijo, las patatas y el salvado de arroz se agotaron; se defendían las hojas de papa, las raíces de banano, los pastos y la corteza de los árboles. Los que trataron de plantar unas patatas descubrían que habían sido sacados y comidos durante la noche. El hambre comenzó en octubre de 1944 y antes de la cosecha de primavera en 1945 casi dos millones de vietnamitas habían perecido3. Las crisis de subsistencia y los períodos de carencia para la mayor parte del sudeste asiático han sido por lo general en una escala más pequeña: las sequías locales o inundaciones, epidemias que destruyeron los arados de animales, los vientos o lluvias, en el momento de la cosecha echan a perder gran parte del grano, también las aves, las ratas o los cangrejos arrasan con la cosecha. A menudo, la escasez podría limitarse a una sola familia cuya tierra era demasiado alta y seca o demasiado baja y húmeda, cuyo jefe de familia cayó enfermo al momento del trasplante o el tiempo de cosecha, cuyos hijos eran demasiados para su pequeña parcela de tierra. Incluso si la cosecha era suficiente, las demandas de los externos -la renta por parte del propietario, los impuestos por parte del estado - puede que la hagan insuficiente. Si la Gran Depresión ha dejado una marca indeleble en los miedos, los valores y los hábitos de toda una generación de estadounidenses, ¿podemos imaginar
3

Para obtener una descripción de este increíble invierno, ver la traducción de Ngo Vinh long’s Tran Van Mai, “¿Quiénes cometieron este crimen?” en Ngo Vinh Long, “Antes de la Revolución: Los campesinos vietnamitas Bajo los franceses” (Cambridge, Mass.: M I .T .Press, 1973). Muchos campesinos experimentaron el Viet Minh en este periodo como una organización que ayudó a organizar los ataques contra los graneros oficiales o en los envíos de arroz japonés y trajo grano disponible en la periferia de la Delta. Para un breve análisis de la política vietnamita en este período, ver Huynh K imKhanh, "The August Revolución vietnamita reinterpretado", Revista de Estudios de Asia 30:4 (agosto de 1971), 761-81.

el impacto de las crisis alimentarias periódicas con los temores, valores y hábitos de los productores de arroz en Asia monzónica? El temor a la escasez de alimentos ha, en la mayoría de las sociedades campesinas precapitalistas, dado lugar a lo que podría llamarse apropiadamente una "ética de subsistencia". Esta ética, que los campesinos del sudeste asiático comparten con sus homólogos de Francia del siglo XIX, Rusia e Italia, fue una consecuencia de vivir tan cerca del margen. Una mala cosecha no sólo significaría raciones cortas, el precio de la comida podría ser la humillación de una dependencia onerosa o la venta de un terreno o ganado que reduce las probabilidades de lograr una subsistencia adecuada al año siguiente. El problema de la familia campesina era producir suficiente arroz para alimentar a la familia, comprar algunos artículos de primera necesidad, como sal y telas, y satisfacer las demandas irreductibles de los externos. La cantidad de arroz que una familia podría producir estaba, en parte, en manos del destino, pero la tradición local de las variedades de semillas, técnicas de siembra, y el calendario fueron diseñado durante siglos de prueba y error para producir el rendimiento más estable y fiable posible, dadas las circunstancias. Estas fueron las condiciones técnicas evolucionadas por el campesinado para limar las "olas que pueden ahogar a un hombre". Muchos arreglos sociales sirven para el mismo propósito. Los patrones de reciprocidad, generosidad forzada, tierras comunales y el trabajo compartido ayudaron a suavizar las presiones inevitables en los recursos de una familia que de otro modo podrían haberlos tirado debajo de la subsistencia. El valor comprobado de estas técnicas y pautas sociales es tal vez lo que ha dado al campesinado una tenacidad brechtiano en la cara de los agrónomos y trabajadores sociales que vienen de la capital para optimizarlos. El propósito de la discusión que sigue es colocar la ética de subsistencia en el centro del análisis de la política campesina. El argumento surge de un prolongado esfuerzo de mi parte para entender algunas de las grandes rebeliones campesinas que barrieron gran parte del sudeste de Asia durante la Gran Depresión de la década de 1930. Dos de esas insurrecciones, la Rebelión Saya San en Birmania y lo que se ha llamado Nghe Tinh Soviéticos en el centro de Vietnam, se analizan con cierto detalle. En una revisión más amplia de la historia colonial en el sudeste de Asia, esas rebeliones y otras como ellas podrían considerarse epifenómenos, aunque eran casi triviales para los hombres y mujeres que lucharon y murieron en ellas.

Ambos levantamientos fueron finalmente aplastados, ambos no lograron alcanzar ninguno de los objetivos de los campesinos; ambos son consideradas tramas menores en un drama político que iba a ser cada vez más dominado por la lucha entre los nacionalistas y los colonizadores. En otro y más profundo sentido histórico, estos movimientos fueron marginales. Se veía a un campesino utópico cerrado y autónomo en un mundo en el que la centralización y la comercialización eran irresistibles. Eran levantamientos más o menos espontáneos que muestran todas las marcas registradas de localismo campesino en un mundo en el que los grandes batallones del nacionalismo secular eran la única oposición efectiva al estado colonial. Junto con otros movimientos hacia atrás en busca de campesinos o artesanos, que eran, en palabras de Hobsbawm, "víctimas inevitables" en la medida en que se quedaron "totalmente en contra de la corriente de la historia"4. Sin embargo, desde otro punto de vista, podemos aprender mucho de los rebeldes que fueron derrotados hace casi medio siglo. Si se entiende la indignación y la ira que llevó a arriesgar todo, podemos entender lo que he decidido llamar a su economía moral: su noción de la justicia económica y la definición de trabajo de la explotación, su visión de aquello que tenía resultados tolerables e intolerables. En la medida en que la economía moral es representativa de los campesinos en otras partes, y creo que puedo demostrar que lo es, podemos movernos hacia una apreciación más completa de las raíces normativas de la política campesina. Si se entiende ésta cómo las transformaciones económicas y políticas centrales de la época colonial utilizadas para violar sistemáticamente la visión del campesinado de la equidad social, es posible darse cuenta de cómo una clase "de baja conciencia de clase"5, vino a dar, mucho más a menudo que el proletariado, las tropas de choque de la rebelión y la revolución. Es necesario hacer una advertencia. Este estudio no es principalmente un análisis de las causas de la revolución campesina. Esta tarea se ha intentado y alcanzado con notable éxito por Barrington Moore Jr. y Eric R. Wolf6. Un estudio de la economía moral de los campesinos nos puede decir lo que hace que se enojen y lo que es probable, en igualdad de condiciones, para generar
4

E. J. Hobsbawm, "conciencia de clase en la Historia", en Istvan Mezaroş, ed., Aspectos de Historia y conciencia de clase (Londres, 1971), pp 11-12 5 Theodor Shanin, " El campesinado como un factor político", Sociological Review 14:01 ( 1966 ), 5 6 Ver orígenes sociales de la dictadura y la democracia (Boston: BeaconPress, 1966), y las guerras campesinas del siglo XX (Nueva York: Harper and Row, 1969 ) , respectivamente.

una situación explosiva. Pero si la ira nacida de la explotación fuera suficiente para provocar una rebelión, la mayor parte del Tercer Mundo (y no sólo el Tercer Mundo) estaría en llamas. El que los campesinos se perciban explotados y que se rebelen, depende de una serie de factores que intervienen, como alianzas con otras clases, la capacidad represiva de las elites dominantes y la organización social de los campesinos en sí, que no se tratará aquí exclusivamente. En su lugar, me ocupo de que se observe la naturaleza de la explotación en la sociedad campesina como sus víctimas, y lo que podríamos llamar la creación de la dinamita social en lugar de su detonación. (Me limito a este terreno no sólo por respeto a la excelente labor realizada en la revolución por Moore y Wolf y el sentido de la división del trabajo académico, pero debido a la explotación sin rebelión me parece un estado mucho más ordinario de los asuntos de la guerra revolucionaria). En el capítulo final, trato de indicar cuáles son las opciones trágicas para un campesinado explotado en ausencia de rebelión. La idea básica sobre la que se apoya mi argumento es simple y, creo yo, de gran alcance. Se origina en el dilema central de la economía de la mayoría de las familias campesinas. Vivir cerca del margen de la subsistencia y estar sujetas a los caprichos del clima y de las reivindicaciones de los externos, la familia campesina tiene poco margen para la maximización del cálculo costobeneficio de la economía neoclásica tradicional. Por lo general, el agricultor campesino trata de evitar el fracaso que lo lleve a la ruina en lugar de intentar arriesgarse por buscar un éxito financiero. En el lenguaje de la toma de decisiones su comportamiento es adverso al riesgo, por lo que minimiza la probabilidad subjetiva de la pérdida máxima. Si el tratamiento de los campesinos como un aspirante a empresario schumpeteriano extraña a su dilema existencial fundamental, también lo hacen los supuestos de energía que maximizan normales no logran hacer justicia a su comportamiento político. Si se inicia desde un punto diferente a la necesidad de subsistencia confiable como el objetivo primordial del campesino y después de examinar sus relaciones con sus vecinos, con las élites y con el Estado, en términos de si ayudan o no el cumplimiento de esa necesidad, implica refundir muchas cuestiones. Es esta "seguridad primero" la que se encuentra detrás de una gran parte de las condiciones técnicas, sociales y morales de una orden agraria precapitalista. El uso de más de una variedad de semillas, el cultivo tradicional europeo en

franjas dispersas, por mencionar sólo dos, son técnicas clásicas para evitar riesgos innecesarios a menudo a costa de una reducción de la rentabilidad media. En el contexto de la aldea, una amplia gama de acuerdos sociales suelen funcionar para asegurar un ingreso mínimo a los habitantes. En los pueblos europeos funcionaba la existencia de tierras comunales que se redistribuyen periódicamente, en parte, en función de las necesidades o de los bienes comunales en los mismos pueblos. A demás, las presiones sociales dentro de la aldea precapitalista tuvieron un cierto efecto redistributivo: se esperaba que los campesinos ricos fueran caritativos, para patrocinar las celebraciones más fastuosas, para ayudar a los familiares y vecinos temporalmente indigentes, para dar generosamente a los santuarios y templos locales. Como Michael Lipton ha señalado, "muchas de las prácticas del pueblo superficialmente impares tienen sentido como formas encubiertas de seguridad"7. Todo es demasiado fácil y a la vez un grave error, al idealizar estos arreglos sociales que caracterizan gran parte de la sociedad campesina. No son radicalmente igualitarios. Más bien, implica únicamente que todos tienen derecho a vivir de los recursos dentro de la aldea, y que la vida se alcanza a menudo a costa de una pérdida de estatus y autonomía. Trabajan además, en gran medida, a través de las fuerzas abrasivas de los chismes, las envidias y el conocimiento de que los pobres abandonados probablemente sean un peligro real y presente para los pobladores más acomodados. Estos mecanismos redistributivos modestos pero críticos, sin embargo, proporcionan una seguridad mínima de subsistencia para los habitantes del pueblo. Polanyi sostiene, sobre la base de la evidencia histórica y antropológica, que tales prácticas eran casi universales en las sociedades tradicionales y permite marcar la diferencia con la economía de mercado moderna. Y concluye: "Es la ausencia de la amenaza de la inanición individual lo que hace a la sociedad primitiva, en un sentido, más humana que la economía de mercado, y al mismo tiempo menos económica"8.

7

Michael Lipton, " La Teoría de la Optimización del Campesino", Journal of Development Studies 4 (1969), 341, citado en Wolf, campesinas guerras del siglo XX, p. 279. 8 Karl Polanyi, La gran transformación (Boston: Beacon Press, 1957), pp 163-64 . Incluso el término fundamental, aplicada, ya que es de razón, es demasiado débil como un homenaje para este libro. Su análisis de las economías previas a la comercialización y el mercado ha sido formativa para mi propio trabajo. El énfasis en esta cita ha sido añadido.

La provisión de seguridad de subsistencia no se limitó a la esfera del pueblo, también estructuró la economía moral de las relaciones con las élites externas. Como observó Eric Wolf:
Es significativo, sin embargo, que antes del advenimiento del capitalismo... el equilibrio social dependía tanto en el largo como en el corto plazo de un balance de las transferencias de excedentes de los campesinos a los gobernantes y la provisión de una seguridad mínima para el cultivador. Compartir los recursos dentro de las organizaciones comunales y la confianza en las relaciones con los clientes poderosos eran formas recurrentes en la que los campesinos se esforzaron por reducir los riesgos y mejorar su estabilidad, y ambas fueron toleradas y con 9 frecuencia apoyadas por el Estado .

Una vez más, debemos evitar el impulso a idealizar estos arreglos. Cuando funcionaban, y no siempre lo hacían, no eran tanto un producto del altruismo como de la necesidad. Debido a que la tierra era abundante y la mano de obra escasa, la seguridad de subsistencia era prácticamente la única manera de unir la fuerza de trabajo, ya que los medios de coerción a disposición de las elites y el Estado eran muy limitados, por lo que era prudente mostrar algo de respeto por las necesidades de la población subordinada. Aunque el deseo de seguridad de subsistencia surgió de las necesidades de los agricultores -una salida de la economía de los campesinos-; se vivió socialmente como un modelo de derechos o expectativas morales. Barrington Moore ha captado el tono normativo de estas expectativas:
Esta experiencia [de compartir los riesgos dentro de la comunidad] proporciona el suelo fuera de las cuales crecen las costumbres campesinas y de las normas morales por los que juzgan su propia conducta y la de los demás. La esencia de estas normas es una idea en bruto de la igualdad, haciendo hincapié en la justicia y la necesidad de un mínimo de tierra [recursos] para el desempeño de las tareas sociales esenciales. Estas normas suelen tener algún tipo de sanción religiosa, y es probable que sea en su énfasis en estos puntos que la religión de los campesinos 10 difiere de la de otras clases sociales .

9

Wolf, PeasantWars, p. 279. Moore, orígenes sociales, pp 497-98. Creo que el énfasis de la mayoría de las sociedades campesinas está mayormente en tierra per se, como el derecho a una parte del producto de la tierra, por lo que tengo "recursos" entre paréntesis.
10

La violación de estas normas podría provocar el resentimiento y la resistencia, no sólo porque las necesidades son insatisfechas, sino porque los derechos se violaron. La ética de la subsistencia, entonces, tiene sus raíces en las prácticas económicas y en los intercambios sociales de la sociedad campesina. Como principio moral, como el derecho a la subsistencia, creo que puedo demostrar que constituye la norma con la que se pretende el excedente y con la cual terratenientes y Estado son evaluados. La pregunta central es ¿a expensas de quién estabilizan sus ingresos? Desde el inquilino prefiere minimizar la probabilidad de un desastre en lugar de maximizar su rentabilidad media, la estabilidad y la seguridad de sus ingresos de subsistencia son más críticos a su evaluación del sistema de tenencia de cualquier medio de su regreso o la cantidad de la cosecha tomadas por el propietario. Un sistema de tenencia que les proporciona el inquilino con una rentabilidad garantizada mínima es probable que se experimente como menos explotador de un sistema que, si bien puede tomar menos de él en el medio, no clasifica sus necesidades como consumidor principal. El mismo razonamiento se puede aplicar a la demandas de recurso del Estado. En la medida en que esa demanda sea un cargo fijo que no varía con la capacidad de los campesinos a pagar en un año determinado, es probable que sea visto como más explotadora de una carga fiscal que varía según sus ingresos. La prueba para el campesino es más probable que sea "¿Qué queda?" a "¿Cuánto se llevaron?". La prueba de subsistencia ofrece una perspectiva muy diferente sobre la explotación de las teorías que se basan únicamente en el criterio de la plusvalía expropiada. Mientras que este último puede ser útil en la clasificación de los modos de expropiación, mi argumento es que son menos propensos a ser una guía adecuada para la fenomenología de la experiencia campesina que la prueba de subsistencia. Porque es la cuestión de la subsistencia que está más directamente relacionada con las necesidades y los temores de la vida campesina en última instancia. Dos transformaciones importantes durante la época colonial en el sudeste de Asia sirvieron para socavar radicalmente los patrones de seguridad social preexistentes y violar la economía moral de la ética de la subsistencia. Estos fueron, en primer lugar, la imposición de lo que Eric Wolf ha llamado "un sistema cultural particular, como el del capitalismo del Atlántico Norte"11 y, en segundo lugar, el desarrollo relacionado del Estado moderno bajo el
11

Wolf, peasantWars, p. 276.

amparo colonial. La transformación de la tierra y la mano de obra (es decir, la naturaleza y el trabajo humano) en mercancía para la venta tuvo el impacto más profundo. El control de la tierra, cada vez más, pasó a las manos de los pobladores; los agricultores perdieron progresivamente los derechos de usufructo libres y se convirtieron en arrendatarios o asalariados agrarios, el valor de lo producido se mide cada vez más por las fluctuaciones de un mercado impersonal. Tengo la impresión de que en el sudeste asiático estaba sucediendo una pequeña recapitulación parroquial de lo que Marx había observado en Europa. "Pero por otro lado, estos nuevos libertos se convirtieron en vendedores de sí mismos sólo después de haber sido despojados de todos sus medios de producción y de todas las garantías de la existencia que ofrecen los antiguos acuerdos feudales. Y la historia de esto, su expropiación, está escrito en los anales de la humanidad con letras de sangre y fuego".12 En la tierra de la Baja Birmania y en el delta del Mekong estos "nuevos hombres libres" se enfrentaron a una clase cada vez más implacable de propietarios cuyos derechos sobre la cosecha varió menos con las necesidades de sus inquilinos, que con lo que el mercado podría soportar. Lo que había sido un empeoramiento de la situación en todo el siglo XX se convirtió, con el inicio de la depresión mundial, en una lucha de suma cero con base tanto en la coerción como en el mercado. Los campesinos resistieron como pudieron y, cuando las circunstancias lo permitían, se rebelaron. El Estado era tanto un actor en este drama como los propietarios de los medios de producción escasos. No sólo se proporcionaron los mecanismos legales y coercitivos necesarios para garantizar que los contratos fueran honrados y la economía de mercado protegida, pero el estado era en sí un demandante de recursos campesinos. Gran parte de su trabajo administrativo se había inclinado a enumerar y registrar a las personas y sus tierras para efectos fiscales. Tanto los asesores fiscales como los propietarios eran partidarios de que era preferible tener un ingreso estable a ingresos variables, por lo que se prefirió impuestos fijos por persona como por el tránsito terrestre a un impuesto sobre los ingresos reales. Cuando llegó la crisis económica, el Estado sufrió una reducción drástica por parte de los derechos de aduana y otras fuentes variables de ingresos. Por lo tanto se orientó en mayor medida en su productor de ingresos más estable, el impuesto por persona. Esta

12

El Capital, vol. 1 (New York: New Paperbacks Mundial, 1966), p. 715

pretensión, de sobrecargar los ingresos en un campesinado ya en apuros, también provocó la resistencia y la rebelión. Es posible discernir en todo esto un gran paralelismo con los principios de la conformación del estado-nación y el desarrollo de una economía de mercado en Europa, que produjo una resistencia similar13. Está también el problema del ingreso de subsistencia que se ve agravado por las fuerzas del mercado y por un estado más intervencionista. R. C. Cobb, en su estudio magistral de la protesta popular en la Francia del siglo XVIII, sostiene que sólo se puede entender el peligro de la escasez y su significado político en términos del problema de suministro de alimentos.
Las actitudes hacia la escasez condicionan las actitudes populares a todo lo demás: gobierno, el campo, la vida y la muerte, la desigualdad, la privación, la moral, el orgullo, la humillación, la autoestima. Éste es el tema central en todas las formas de expresión popular. Tampoco era la gente común que vive en un mundo de mitos y de pánico al miedo, porque la escasez y el hambre eran, de hecho, la mayor amenaza a su existencia14.

A pesar del notable paralelismo que se puede observar, el proceso de transformación fue, en todo caso, más traumático para los pueblos coloniales. Por un lado, se condensó un proceso que había tenido hasta tres siglos en Inglaterra o Francia en una marcha forzada de décadas. Por otra parte en Europa, como muestra elocuentemente Polanyi, las fuerzas indígenas que tenían mucho que perder con una plena economía de mercado (incluyendo, a veces, la corona, porciones de la aristocracia, artesanos, campesinos y trabajadores) fueron utilizadas ocasionalmente para impedir, o al menos restringir, el juego de las fuerzas del mercado mediante la invocación de la antigua economía moral. En Alemania y Japón la creación de fuertes estados conservadores dejó lo que Moore ha llamado "una revolución desde arriba”, que mantuvo intacta la mayor parte de la estructura social original al tiempo que se daba la modernización de la economía. Los resultados fueron menos traumáticos en el corto plazo para el campesinado pero esto sentó las bases para el fascismo y el militarismo. Pero en el mundo colonial las fuerzas políticas que se mostraban opuestas o moderadas al impacto total de la
13

Véase, por ejemplo, Polanyi y Roland Mousnier, levantamientos campesinos en Seventeenth Century Francia, Rusia. , Y China, trad. al inglés Brian Pearce (New York: Harper and Row, T970 ) y EP Thompson, "La economía moral de la multitud Inglesa en el siglo XVIII, '' Pasado y Presente 50 (febrero de 1971). 14 R.C. Cobb, La policía y el Pueblo: movimientos de protesta popular franceses (Londres: Oxford University Press, 1970 ), p . xviii.

economía de mercado tenían poca o ninguna capacidad para hacerse sentir, excepto en el nivel de la insurrección. El problema para los campesinos durante la transformación capitalista del Tercer Mundo, visto desde esta perspectiva, es el de proporcionar un ingreso mínimo15. Mientras que el ingreso mínimo tiene dimensiones fisiológicas sólidas, no debemos pasar por alto que también tiene implicaciones sociales y culturales. Con el objetivo de ser miembros plenos de la sociedad del pueblo, una familia necesitaba un cierto nivel de recursos para cumplir con sus obligaciones ceremoniales y sociales necesarias, así como para alimentarse adecuadamente y seguir cultivando. Caer por debajo de este nivel no es sólo correr el riesgo de morir de hambre, es también sufrir la pérdida difícil de la posición dentro de la comunidad y tal vez caer en una situación permanente de dependencia. La comunidad precapitalista era, en cierto sentido, organizada en torno a este problema del ingreso mínimo. Se organizaba para reducir al mínimo el riesgo de que sus miembros fueran expuestos en virtud de lo limitado de sus técnicas y los caprichos de la naturaleza. Las formas tradicionales de relaciones patrón-cliente, reciprocidad y mecanismos redistributivos se pueden ver desde esta perspectiva. Si bien la sociedad precapitalista se caracterizaba por no tener las condiciones para proporcionar a sus miembros lo necesario en caso de un desastre colectivo, sí ofrecía la seguridad social del hogar frente a los riesgos "normales" de la agricultura a través de un elaborado sistema de intercambio social. En tiempos más recientes el Estado ha asumido el papel de proporcionar una renta mínima con los dispositivos tales como la política fiscal anticíclica, compensación por desempleo, los programas de asistencia social, la medicina social y el impuesto sobre la renta negativa. Uno de los efectos de estas garantías, por cierto, ha sido la de hacer más racional esto para que las personas asuman un comportamientos de maximización de beneficios. El período colonial en el sudeste de Asia, y en otras partes para el caso, se ha caracterizado por una ausencia casi total de cualquiera de las disposiciones para el mantenimiento de una renta mínima, mientras que, al mismo tiempo, la comercialización de la economía agraria constantemente fue quitando la
15

Estoy agradecido con Van Ooms por sugerir esto.

mayor parte del las formas tradicionales de la seguridad social 16. Lejos de proteger al campesinado de las fluctuaciones del mercado, los regímenes coloniales probablemente presionaban aún más con el fin de mantener sus propios ingresos haciendo con ello más difícil la depresión. El resultado fue una especie de paradoja. En medio de una economía de exportación en auge, las nuevas fortunas de los propietarios indígenas, cargos públicos y prestamistas y, en ocasiones, el aumento del promedio de ingresos per cápita, también había crecido la preocupación por el endeudamiento y la pobreza rural como también un creciente descontento de los campesinos. No se parecía al descubrimiento del pauperismo en medio de la revolución industrial en Inglaterra17. La explicación de esta paradoja hay que buscarla en las nuevas inseguridades de ingresos de subsistencia a los que estuvo expuesto el sector más pobre de la población. Aunque el salario promedio podría ser adecuado, el empleo era muy incierto, aunque los precios medios de los productos campesinos podrían ir bien, fluctuaron considerablemente, aunque los impuestos podían ser modestos, eran una carga constante sobre un ingreso campesino muy variable, aunque la exportación economía creó nuevas oportunidades, también concentró la propiedad de los recursos productivos y erosionó los mecanismos de compensación de la antigua economía del pueblo. La economía moral de la ética de la subsistencia se puede ver claramente en los temas de la protesta campesina en todo este período. Dos temas se impusieron: en primer lugar, cuando las demandas sobre los ingresos del campesinado por parte de los terratenientes, prestamistas, o el Estado no eran legítimos, es decir que transgredían lo que se consideraba como el nivel de subsistencia mínimo definido culturalmente. En segundo lugar, el producto de la tierra debe ser distribuido de tal de manera que todos se garantizan un nicho de subsistencia. La apelación fue en casi todos los casos con salida de las prácticas tradicionales, y las revueltas que discuto se explican mejor como reacciones defensivas. Tales intenciones retrógradas son ya un lugar común en el análisis de los movimientos campesinos. Como Moore, citando Tawney, dice, "el campesino radical se asombraría al saber que él está socavando los
16

Una posible excepción a esta regla fue la Indias Orientales Holandesas, donde, al menos en Java, la política colonial se inclinó para extraer un excedente comercializable y, al mismo tiempo que se preserva -por no decir fosiliza- tanto de la sociedad rural como sea posible. 17 Ver WolframFischer, " Tensiones sociales en las primeras etapas de la industrialización" Estudios Comparados en Sociedad e Historia 9 ( 1966-1967 ) , 64-83

cimientos de la sociedad, el simplemente está tratando de recuperar lo que siempre ha sido suyo por derecho"18. Las revueltas fueron, por lo mismo, esencialmente las revueltas de los consumidores en lugar de los productores. Salvo que la tierra comunal había sido apropiada por los notables locales, la demanda por la redistribución de la tierra misma era notablemente ausente. Las protestas contra los impuestos y las rentas se expresaban en términos de su efecto sobre el consumo, lo que era un impuesto o alquiler admisible en un buen año era inadmisible en un mal año. Era lo poco que quedaba más que la cantidad tomada (ambas están obviamente relacionadas, pero de ninguna manera son idénticas) lo que movilizó al campesinado a rebelarse. El capítulo inicial, donde tomo prestado desvergonzadamente de los economistas y antropólogos, describo analíticamente lo que la "ética de la subsistencia" es para la economía campesina. Explico e ilustro el principio de la toma de decisiones de los campesinos en el sudeste de Asia, lo que ha sido llamado la "seguridad primero". En el segundo capítulo, intento mostrar que la ética de la subsistencia no es sólo un hecho de la economía campesina, sino que tiene una dimensión normativa o moral. Esto se puede ver en la estructura de reciprocidad en el pueblo, en las opciones sociales, en los sistemas preferidos de arrendamiento, y en las actitudes hacia los impuestos. Sobre esta base, trato de distinguir que los sistemas de tenencia y los impuestos son más explotadores desde la perspectiva de la seguridad de subsistencia y para demostrar que este punto de vista está de acuerdo con los valores campesinos. Los capítulos 3, 4 y 5 representan un esfuerzo para aplicar este argumento en el desarrollo de la economía colonial y la política campesina en el sudeste de Asia, sobre todo en Birmania y Vietnam. El capítulo 3 está dedicado a un análisis de cómo el cambio estructural en la economía colonial no sólo redujo el margen de subsistencia de muchos campesinos, sino que los expuso a nuevos y mayores riesgos de crisis de subsistencia. El efecto de la pretensión fiscal del estado colonial en el campesinado se analizó de la misma manera en el capítulo 4. En el capítulo 5, dos de las rebeliones más importantes de Vietnam y Birmania se examinan a la luz de la ética de la subsistencia y el principio de la " seguridad primero".

18

Moore, Social Origins, p. 498

El capítulo 6 es un esfuerzo más general para aplicar la economía política de la ética de la subsistencia de la política campesina (sostengo que la noción de los campesinos de la justicia social se deriva de la norma de la reciprocidad y el derecho a la subsistencia) y el de formular un concepto operativo de explotación que hace dos preguntas: ¿Qué es el equilibrio de intercambio entre campesinos y las élites? ¿Cuáles son los efectos de este equilibrio en la seguridad de subsistencia campesina? El capítulo 7 aborda la cuestión de la rebelión campesina. En primer lugar, se analizan las condiciones que, cuando se unió a la explotación, parece tener para la rebelión. Este lleva inevitablemente a una consideración de por qué la rebelión no es la expresión característica de la política campesina. ¿Cuáles son las alternativas a la rebelión? Finalmente nos dirigimos a la antigua pregunta de la falsa conciencia: ¿Cómo podemos saber si los campesinos se sienten injustamente explotados cuando el poder del Estado hace de la rebelión un riesgo mortal? Esta pregunta, en mi opinión, puede ser contestada al mirar los niveles de coacción y, especialmente, en el desarrollo de la cultura campesina, lo que nos puede decir si los campesinos aceptan o rechazan los valores fundamentales del orden agrario en el que viven.

-oNota: esta es una traducción libre de la introducción del texto “The moral economy of the peasant” de James C. Scott. (EFMN, México, DF 08/09/2013)