12.3 c Guerra colonial y crisis de 1898.

En 1895 estalló una nueva insurrección independentista en Cuba. En 1893, Maura -ministro de Ultramar- intentó una reforma autonómica para Cuba a fin de evitar nuevos levantamientos separatistas. Pero el plan fue recibido como inaceptable tanto por los españolistas incondicionales de la isla como por los independentistas. Existían tres grupos políticos: la Unión Constitucional (partido españolista, antirreformista, encabezado por latifundistas españoles y cubanos ricos e influyentes en Madrid), el Partido Autonomista Cubano (reformista moderado y favorable al mantenimiento de la unidad con España) y el Partido Revolucionario Cubano (un grupo independentista fundado en 1892 por José Martí). Los mambises (insurrectos cubanos) ocultos en las selvas emboscaban a las tropas españolas. Los soldados enviados desde la Península eran novatos, mal equipados y sin instrucción, fueron diezmados por enfermedades tropicales. Más de 200.000 soldados fueron transportados desde España y aunque solo hubo 5.000 muertos en acciones de guerra, hubo casi 60.000 bajas por enfermedad. EEUU intervino en este conflicto proporcionando material y armamento a los guerrilleros cubanos. Los motivos estadounidenses para expulsar a España de Cuba eran de carácter económico y de tipo geoestratégico (canal de Panamá). El presidente McKinley volvió a internar en 1896 la compra de la isla por 300 millones de dólares, operación que fue rechazada por el gobierno español. Tras frustrarse esta compraventa, McKinley se decidió finalmente a aplicar la ley del más fuerte. Entre 1896 y 1897, también se produjeron rebeliones separatistas en Filipinas y Puerto Rico. Pocos años antes, habían sido creadas dos organizaciones independentistas en el archipiélago filipino: el Katipunan (dirigido por Andrés Bonifacio, que fue ejecutado en 1896) y la Liga Filipina, encabezada por José Rizal hasta su fusilamiento en 1896. Las tropas españolas lograron reprimir por completo la rebelión en el archipiélago a principios de 1897. En Puerto Rico (800.000 habitantes) el principal partido era el Partido Incondicional Español, que fue dirigido desde 1875 por Pablo Ubarri. La actividad del movimiento insurreccional en Puerto Rico fue mínima. McKinley había enviado a Cuba el Maine (febrero de 1898) para proteger los intereses norteamericanos en la isla. Fondeado en la bahía de La Habana, el Maine estalló y se hundió. El gobierno de EE UU acusó sin pruebas a los españoles y envió un ultimátum amenazando con una declaración de guerra si nuestro Ejército no abandonaba inmediatamente la isla. Los políticos españoles eran conscientes de que una guerra contra EE UU era un disparate y de que la derrota era segura. Los españoles manifestaban que una solución negociada equivalía a traición. El Ejército amenazó al gobierno negándose a retirarse de Cuba de forma deshonrosa. El gobierno no quiso afrontar la impopularidad y prefirió entrar en guerra con EE UU. La guerra fue un paseo para EE UU. El 1 de mayo en Cavite, en las aguas de la bahía de Manila, quedó demostrada la superioridad de la marina estadounidense, que destrozó en menos de una hora los buques españoles. La segunda derrota se consumó el 3 de julio en la bahía de Santiago de Cuba. Durante el conflicto bélico, las tropas de EE UU conquistaron Puerto Rico y Filipinas, cuyo control también resultaba muy apetecido por los norteamericanos. En diciembre de 1898 se firmó la paz en París. España cedió a EE UU la isla de Puerto Rico, el archipiélago de Filipinas (independiente en 1946) y la isla de Guam. Por otra parte. Cuba alcanzó en 1902 la independencia aunque, bajo «protección» estadounidense hasta mediados del siglo XX. La llegada a España de las noticias de la batalla de Cavite desencadenó violentos tumultos

la pérdida de credibilidad de los dirigentes políticos ante la opinión pública. nuestro gobierno se apresuró a liquidar los últimos restos de nuestro imperio ultramarino con la venta de los archipiélagos de las Marianas. El reforzamiento de los movimientos nacionalistas en Cataluña y el País Vasco. España perdió todas sus colonias en una época en que la expansión colonial se había generalizado. las pasadas fantasías sobre la grandeza de la patria española se desplomaron y dejaron paso a los sentimientos de inferioridad e impotencia. las Carolinas y las Palaos al gobierno de Alemania. y estuvo a punto de producirse un golpe de Estado encabezado por el general Camilo Polavieja. la expansión del anticlericalismo y el incremento del desprestigio de nuestros militares fueron otros efectos del desastre del 98. el avance de los partidos republicanos.populares exigiendo responsabilidades. la aceleración de la crisis institucional del régimen de la Restauración. El desastre colonial influyó en el desarrollo del Regeneracionismo e impulsó las amargas y pesimistas reflexiones de la llamada Generación del 98. que también logró aprovecharse de la debilidad española. El pueblo español vivió la derrota como un trauma colectivo. Además. .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful