LAS CUATRO VERDADES  NOBLES DE BUDA

FUNDAMENTOS DEL  PENSAMIENTO BUDISTA
Gueshe Tashi Tsering

Sobre el autor
Nació   en   el   Tíbet   en   1958.   Durante   una  década ha sido maestro residente en el Centro  Budista Jamyang de Londres. Pertenece a la escuela Gelug, una  de las  cuatro del budismo tibetano, quizá la más esco­ lástica. Pertenece, por lo tanto, a la tradición Ma­ hayana del budismo, que fundamenta su estu­ dio en los textos escritos en sánscrito y analiza  de forma indirecta, a través de enseñanzas posteriores, los verdaderos discur­ sos de Buda.

  AS CUATRO NOBLES VERDADES L  
1 La noble verdad del sufrimiento. 2 La noble verdad del origen del sufrimiento. 1 3 La noble verdad de la cesación del sufrimiento. 4  La  noble  verdad  del  sendero  que  conduce  a  la  cesación  del  sufrimiento y su origen

El  Sutra de las Cuatro Nobles Verdades. Sutra de la explicación que dio  Buda a sus cinco antiguos compañeros de penitencia. Es la primera y más im­ portante de las enseñanzas de Buda. Dos extremos: la búsqueda de la felicidad por los placeres sensuales y la  búsqueda de la mortificación. Buda optó por el Camino Medio. Su orden en el sutra representa el modo en que cada verdad se establece  psicológicamente dentro de cada uno de nosotros.

Relaciones causales de las cuatro nobles verdades

1

2

3

4

No existe relación causa­efecto, puesto que la cesación es permanente. La  eliminación del sufrimiento, ignorancia e impurezas es un estado, no un produc­ to.

  A VERDAD DEL SUFRIMIENTO L  
Nuestra vida, incluyendo cuerpo y pensamientos, depende de los actos pa­ sados contaminados. “A veces tengo la sensación de que una gran parte de la vida occidental es  un encubrimiento desesperado que existe para reprimir esta insatisfacción funda­ 2

mental”. Los tres tipos de sufrimiento El sufrimiento del sufri­ miento Dolor físico y mental. El sufrimiento del cambio El sufrimiento que lo im­ pregna todo

El   cambio   (nivel   burdo   o  Los cinco agregados suje­ evidente   de   impermanen­ tos al aferramiento. No es necesario que adop­ cia)   produce   sufrimiento  temos una práctica espiri­ porque   queremos   que   las  tual para liberarnos de él. cosas sigan tal y como es­ tán. Los ocho tipos de sufrimiento Nacimiento Encontrarnos  Los  cinco   agregados  de   los   que   nos   hemos  con   lo   desagra­ apropiado: dable 1­Forma: aspectos físicos de nuestro cuerpo. Separarnos  de  2­Sensación: no procesada. 3­Discernimiento: Interpretación y clasificación  lo agradable No conseguir  lo  de esa sensación. 4­Factores   composicionales  o   formaciones  que queremos mentales. Procesos   mentales:   duda,   deseo,   determina­ ción, vanidad, voluntad y varios más. 5­Consciencia. Cinco   consciencias   sensoriales:   vista,   oído,  gusto,   olfato   y   vista.   +   Consciencia   mental.  Simple hecho de conocimiento.

Vejez Enfermedad Muerte

Vacuidad. El “yo” no es más que la combinación de una serie de sucesos y  fenómenos físicos y mentales que están sometidos a un cambio constante. Rebate  la idea de un ser independiente de los cinco agregados. Ausencia de autoexistencia. No autosuficiencia ni sustancialidad dentro  de los cinco agregados. Dentro de los cinco agregados no existe un “yo” sustan­ cialmente existente. Es nuestro apego a los cinco agregados, o a alguno de ellos, lo que produce  sufrimiento, no los agregados en sí mismo. Trabajando, con un análisis intelec­ tual  con los cinco agregados, se llega a la conclusión de que no existe ningún  “yo”. Despojarse del aferramiento de los problemas. Ajahan Sumedho, maes­ 3

tro Theravada, sugiere que no deberíamos pensar que “estamos” sufriendo, sino  que “existe” el sufrimiento. Mirar   el   problema   desde   distintos   ángulos.  Examinar   cómo   apareció.  Cómo nuestro estado mental contribuyó a su aparición. Cuál es la postura de la  otra persona. Etc. La meditación en la primera noble verdad. ­Sobre un sufrimiento (propio o de los demás) ­Sobre el hecho de que cada objeto agradable que obtenemos produce otro  objeto desagradable con el que lidiar. ­Sobre los cinco agregados y la relación que guardan con el sufrimiento.

  LA VERDAD DEL ORIGEN  
Sistema tibetano  Ignorancia fundamental 

Engaños

Emociones aflictivas

Acciones kármicas

Causa del sufrimiento Dos tipos de ignorancia De las leyes de la  causalidad (de  Ignorancia última de la  realidad  las leyes del karma, específicamente). (falta de entendimiento de la vacuidad).

Emociones aflictivas Experimentamos aversión hacia algo que dañe nuestro sentido del yo au­ toexistente, y atracción hacia algo que refuerce nuestro sentido del yo autoexis­ 4

tente. Emociones no aflictivas: emanan de un sentimiento de compasión o amor  genuino.

Tratar las emociones aflictivas Son la fuente de todos los problemas y dificultades que padecemos. Emociones aflictivas adquiridas (culturales) e  innatas (pj. el apego al pla­ cer). Explorar de manera racional la forma de pensamiento opuesta.

Los tres tipos de ansia Ansia: placeres sensuales, existencia, no existencia. 1 El ansia por los placeres sensuales. 2 El ansia por los agregados transitorios. 3 El ansia por la existencia.

La acción kármica Las causas y efectos producen felicidad y sufrimiento en nosotros mis­ mos y en los demás. Karma contaminado: cada acción que emprendemos se convierte en una  causa principal o secundaria de renacimiento en el samsara. El karma entra en  juego cuando se implican nuestro sentimientos, voluntad e intención. Las tres etapas del karma: i   ntención,   acción y satisfacción Esto supone una acción completa. Resultado más notable que el de una ac­ ción que no sigue una secuencia definida. Supone motivaciones conscientes e in­ conscientes. Las impresiones kármicas. Cuando  una consciencia se da con cierta fuerza, se crea una  predisposi­ ción. Tipos de impresiones kármicas contaminadas: 5

− − − −

La predisposición de la repetición (continuamente). Predisposición del aferramiento a un yo autoexistente. La predisposición de las experiencias samsáricas (pj., renacimiento). La predisposición de los factores similares (experiencia similar).

terior y también es la causa del sufrimiento futuro.

Nuestro sufrimiento presente es una consecuencia del sufrimiento an­

Los diez actos no virtuosos ­Matar (también dañar el cuerpo). Acciones físicas  ­Robar (“más grande que un grano de arroz”). ­Conducta  sexual  inapropiada  (hacer  daño  a  través del sexo).

­Mentir (silencio en malentendidos). Acciones verbales ­Difamar (fricción entre personas). ­Palabras duras. ­Charlatanería (decir cosas sin sentido).

­La codicia. ­La malicia. ­Ideas  erróneas  (pj.  no  creer  en  la  causa­ efecto,  si  no  fuera  así,  nunca  haríamos  determinadas acciones de nuevo). Cuando se hace con la motivación de alcanzar la iluminación, se convierte  en una práctica del Dharma muy poderosa. Ocuparnos primero del hábito negativo (karma) que nos preocupa más. Acciones mentales

Los doce eslabones de originación dependiente La  rueda   de   la   vida  explica gráficamente  la   esencia  del  mecanismo  que  produce las dos series de causa y efecto, creando un círculo de sufrimiento infi­ nito.

6

Los doce eslabones en orden ascendente (desde el presente) son: 1 Ignorancia. Causa y efecto o ausencia de autoexistencia. 2 Karma contaminado. 3 Consciencia. Niveles de consciencia sutiles que actúan como puente des­ de esta vida a la siguiente. 4 El nombre y la forma. Concep­ ción. 5 Los seis sentidos. Desarrollo de  nuestras consciencias sensoriales. 6   El  contacto.   Con   los   objetos  sensoriales o mentales. 7 La sensación. Positiva, negativa  o neutra. Al entrar en contacto con un  objeto. 8 El  aferramiento. Apego. Cuan­ do la muerte se dirige a un objeto con  apego o aversión. 9  Ansia.   O   codicia.  Grado   mayor  de   intensidad   que   el   eslabón   octavo.  Querer poseer el objeto. 10  Existencia.   O   convertirse.   En  el momento de morir, cuando el anterior  La rueda de la vida eslabón se vuelve muy intenso. 11 El  nacimiento. “Futuro”. Un ansia intensa se convierte en existencia,  que crea el efecto del nacimiento. 12 La vejez y la muerte. Inmediatamente después del nacimiento comien­ za la vejez.

Sentidos de los eslabones

Comprender → 1­12 Eliminar → 12­1

Cómo actúan los doce escalones en tres vidas
Pasado
Causa Efecto (la ver­ dad del sufri­

Presente
Causa (la verdad del ori­ gen)

Futuro
Efecto

7

miento)
Ignorancia 1 Karma 2 Conciencia 3 Nombre y forma 4 Contacto 6 Sensación 7 Nacimiento 11 Vejez y muerte 12 Aferramiento 8 Ansia 9 Existencia 10 Nacimiento 11 Vejez y muerte 12

Aferramiento 8 Existencia 10 Ansia 9

Ignorancia 1

Karma 2

Conciencia 3 Nombre y forma 4 Contacto 6 Sensación 7

Engaños

Karma

Resultado

Engaños

Karma

Resultado

Aunque podamos experimentar algunos efectos de los engaños y el karma  en esta vida, el efecto principal madurará en nuestra vida futura.

  LA VERDAD DE LA CESACIÓN  
Cesación simbólica, con residuos y sin residuos ­Cesación simbólica. Es la detención temporal de un pensamiento negativo. La completa cesación  es el producto final del trabajo a través de muchas cesaciones temporales Concentrarnos en nuestros engaños, el más intenso, y aplicar los  cuatro  pasos: 1 Ver que los engaños y sufrimientos son impermanentes. 2 Ver que hay una serie de métodos para afrontarlos. 3 Ver que estos métodos están a nuestro alcance. 4 Ver que nosotros mismos podemos aplicar esos métodos. ­Cesación con residuos. Dentro del contenedor de nuestro cuerpo. ­Cesación sin residuos. Cuando la persona muere y el cuerpo cesa. Según la tradición Mahayana, la mente continúa más allá de la muerte de  la persona que alcanza la liberación.

8

Liberación e iluminación La cesación del sufrimiento es la vacuidad o verdad última, la liberación,  no   del   renacimiento,   sino   experiencia   directa   de   la  ausencia   de   existencia  inherente a todos los fenómenos. En la tradición Mahayana, la aspiración no es liberarse sólo uno mismo,  sino esforzarse por hacer que todos los seres sean libres. Para alcanzar la Ilu­ minación debe haber compasión. Concentrase en alcanzar la Iluminación puede  liberar a los demás. Alcanzar un estado mental que  no vea ninguna diferencia entre el yo y  los demás y que ame por igual a sí mismo y a los demás. Comparado con esto, la  compresión experiencia de la ausencia de autoexistencia es algo muy sencillo.

Los dos oscurecimientos ­Producidos por emociones aflictivas (tendencias emocionales). Impiden la  ausencia de autoexistencia y lleva a estados mentales negativos. ­Que  impiden   el   conocimiento  (malinterpretar   la   realidad).   Residuo   de  ideas erróneas. 

  LA VERDAD DEL SENDERO  
La  versión en sánscrito  no  hace referencia al  óctuple sendero. No suele  enfatizarse en el budismo tibetano.

Los tres adiestramientos Los   tres   adiestramientos   están   profunda­ mente interconectados. La rueda del Dharma, o  Dhar­ machakra, representa esto. El anillo que se encuentra en el eje central repre­ senta la conducta ética. Los ocho radios representan la  sabiduría, con sus puntas sobresaliendo del borde que 
La rueda del Dharma

9

corta la ignorancia y el anillo exterior representa la con­ centración sobre la que se asienta la sabiduría.

1 Ética La conducta ética se basa en la compasión. La mente que genera una ac­ ción no ética, en el  futuro causará sufrimiento  a nosotros mismos como a los  demás de una manera menos perceptible. Lenguaje. Virtudes Decir la verdad Unir a los enemigos Hablar de forma pacífica y educada Hablar con conciencia Acción. Virtudes Proteger la vida de los demás Mantener una conducta moral Desapego Bondad Perspectiva adecuada Matar Conducta sexual inapropiada Codicia Intención de hacer daño Ideas erróneas No virtudes No virtudes Mentir Difamar Insultar Charlatanería

Medios de vida. “[...] si prestamos atención de manera consciente al modo en que vivimos y  a qué es lo que tenemos que hacer para desarrollarnos espiritualmente, entonces,  cualquier cosa que hagamos significará llevar una vida recta.”

2 La concentración Concentración, de nuestra mente en cualquier objeto que elijamos, va de  10

la mano de una vida ética. Esfuerzo alegre. Por conseguir cualquier cosa positiva. Comprender realmente la motivación. Atención. Para ver qué es lo que está sucediendo en nuestra mente. Inicialmente, de  nuestro cuerpo. Concentración. Mente concentrada en un punto y que se convierte en él. Pj, la compasión.

3 La sabiduría Sabiduría:  impermanencia,  interdependencia  y  falta   de   existencia  in­ trínseca. Compresión Desde una básica, pasando por el entendimiento, con palabras, hasta una  compresión, “visión”, más refinada. Pensamiento Intención o motivación correcta.

11

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful