You are on page 1of 15

ICIAR

INTRODUCCIÓN

¿Cómo se originó la vida en el planeta Tierra? Se habría dado la aparición de diferentes formas de vida casi simultáneamente en la historia temprana de la tierra. Dado que parece existir un único antepasado común entre todos los seres vivos, las otras formas estarían extinguidas, dejándonos fósiles a través de su diferente bioquímica. P.ej. por el uso de otros elementos, como el arsénico en lugar del fósforo, y sobreviviendo como extremófilas o simplemente permaneciendo ignoradas al ser análogos a los organismos del actual arbol de la vida. Hartman, por ejemplo, combina algunas teorías proponiendo lo siguiente: "Los primeros organismos autorreplicantes fueron arcillas ricas en hierro que fijaban dióxido de carbono en el ácido oxálico y otros ácidos dicarboxílicos. El sistema de replicación de las arcillas y su fenotipo metabólico evolucionó entonces hacia la región rica en sulfuro del manantial hidrotermal, adquiriendo la capacidad de fijar nitrógeno. finalmente se incorporó el fosfato en el sisteme en evolución que permitía la síntesis de nucleótidos y fosfolípidos.Si la biosíntesis recapitula la biopoiesis, entonces la síntesis de los aminoácidos precedió a la síntesis de bases púricas y pirimidínicas. Más allá de esto la polimerización de los tioésteres de aminoácido en polipéptidos precedió la polimerización dirigida de ésteres de aminoácidos por polinucleótidos".

GIANINA

LA GENERACIÓN ESPONTÁNEA PRIMERAS TEORIAS SOBRE EL ORIGEN DE LA VIDA
Descripción: La generación espontánea antiguamente era una creencia popular profundamente arraigada. La observación superficial indicaba que surgieron gusanos del fango, moscas de la carne podrida,etc. Asi la idea de que la vida se estaba originando continuamente en la Tierra a partir de esos restos de materia orgánica se estableció como dogma en la ciencia. Hoy en dia la comunidad científica considera esta idea una pseudociencia. La autogénesis se sustentaba en procesos como la putrefacción. Es asi que de un trozo de carne podrian generarse larvas de mosca. Precisamente, esta premisa era resultado de una observación superficial, ya que - según los defensores de esta corriente - no era posible que, sin que ningún organismo visible se acercara al trozo de carne aparecieran las larvas, a menos que sobre ésta actuara un principio vitalgenerador de vida. Teorias sobre el origen de la vida: Una de las bases fundamentales de la biología es el origen de la

vida sobre la Tierra. Las numerosas hipótesis formuladas como respuesta pueden resumirse en cuatro teorias principales: creacionismo, generación espontanea, teoría de la panspermia y teoría naturalista. El creacionismo: Todavía a mediados del siglo pasado era una opinión generalizada que la vida en la Tierra había sido creada por una fuerza sobrenatural, después de un acto creativo físico o bien a intervalos sucesivos. Además, esta teoría sostenía que cada una de las distintas especies se habían originado separadamente de las otras y que no habían experimentado modificación alguna en el transcurso de las generaciones sucesivas (inmovilismo de las especies). Dado que no pueden someterse a una verificación experimental, los fundamentos del creacionismo están excluidos del campo de aplicación de la ciencia y actualmente son ignorados por la mayor parte de la comunidad científica. La generación espontánea: Los primeros biologos de la Antigüedad ya habían comprendido fil y correctamente el modo seg el cual el proceso reproductor actuaba en los animales más comunes, y habían observado que la vida de todo nuevo individuo tenía su inicio en el cuerpo femenino o, como minimo, en los huevos puestos por la madre. Sin embargo, durante muchos siglos fue una convicción como que los animales más pequeños podrían nacer de la materia no viva, por generación espontanea. El fundador de esta teorría fue Aristóteles, que, hacia mediados del siglo IV a. C., se dedicó al estudio de las ciencias naturales. El filósofo sostenía que algunas formas de vida, como los gusanos y los renacuajos, se originaban en el barro calentado por el sol, mientras que las moscas nacían en la carne descompuesta de las carroñas de animales. Estas convicciones erróneas sobrevivieron durante siglos hasta que, hacia mediados del siglo XVII, el biólogo italiano Francesco Redi (1626?-1697) demostró que las larvas de mosca se originaban en la carne tan solo si las moscas vivas habrán puesto previamente sus huevos allí por consiguiente, sostenía que ninguna forma de vida había podido nacer de la materia inanimada. Redi preparó algunos recipientes de vidrio que contengan carne del mismo origen; entonces cubrió la mitad de estos recipientes con gasa, de modo que pudieran transpirar y dejar abiertos los restantes contenedores. Después de algunos días observó que la carne contenida en los recipientes cubiertos, aun cuando estaba en putrefaccto no contenía traza alguna de larvas, al contrario de lo que sucedió con la carne de los recipientes descubiertos, en la que las moscas adultas habrán podido poner sus huevos. Este experimento habrría podido demostrar definitivamente que la vida sólo podían originarse en otra forma de vida preexistente, pero no fue así la teoría de la generación espontánea sobrevivió dos siglos más, gracias al apoyo de los medios religiosos partidarios del pensamiento teológico de Aristóteles.

En el mismo periodo, el fisiólogo inglés William Harvey (1578-1657), tras su estudio sobre la reproduccón y el desarrollo de los ciervos, descubrió que la vida de todo animal se inicia efectivamente en un huevo, y un siglo después, el sacerdote italiano Lazzaro Spallanzani (17291799) comprendióla importancia de los espermatozoides en el proceso reproductor de los mamíferos. Aunque estos descubrimientos demostraron la validez de las tesis de Harvey y Spallanzani, durante mucho tiempo se continuó sosteniendo la teoría de la generación espontánea, por lo menos en el caso de los animales muy pequeños, como los microorganismos hasta que en 1861, gracias a Louis Pasteur (1822-1895) y a sus experimentos sobre las bacterias, fue definitivamente refutada. Pasteur cultivó bacterias en una solución nutritiva contenida en unos cuantos balones de vidrio; los balones estaban provistos de un cuello largo en forma de S, desprovisto de tapa, que impedía el paso de los microorganismos externos. Después de una prolongada ebullición, observó que la solucón estaba desprovista de toda forma de vida y que estas condiciones se mantenían durante varios meses. Con esta experiencia, Pasteur descubrió el principio de la esterilización, además de otros procedimientos que todavía se utilizan hoy para destruir los microorganismos, y demostrar que ninguna forma de vida puede originarse espontáneamente de la materia inorgánica, sino únicamente de la vida preexistente (onine vivum ex vivo) este es el denominado proceso de la biogénesis.

ICIAR

¿DÓNDE Y CÓMO SE ORIGINÓ LA VIDA?
Una vez deshechada la generación espontánea, la cuestión del origen de la vida se retrotraía hacia el origen de la primera célula. Los conocimientos de la astronomía y el origen del sistema solar permitían especular sobre las condiciones en que surgió este sistema vivo. Simultáneamente, Oparin y Haldane elaboraron una serie de hipótesis estableciendo, a partir de estas posibles condiciones la secuencia probable de acontecimientos que originarían la vida.

Con la pregunta del origen de la vida, igualmente se ha discutido si este origen es también el origen del proceso de evolución. Al respecto, se ha postulado que equivalentemente como actua el proceso de evolución biológica en los seres vivos, también actuaron mecanismos evolutivos en compuestos químicos antes de que hubiese vida. En este sentido científicos como Martin A. Nowak y Hisashi Ohtsuki, han postulado como y cuándo la cinética química pasa a convertirse en una dinámica evolutiva; formulando una teoría matemática general para el origen de la evolución. En ella se describe la previda como un alfabeto de activos monómeros que forman al azar polímeros; siendo un sistema generativo que puede producir la información, en la que originalmente se presenta una prevolutiva dinámica de selección y mutación, pero no replicación, a diferencia de la vida. A partir de análisis matemático se concluye que las mejores y más competentes candidatas moleculares para la vida ya habían sido seleccionadas antes incluso de que empezaran a reproducirse. Igualmente aunque la previda es un andamiaje en que se basa la vida, existe una fase de transición, en la que si la tasa efectiva de replicación supera un valor crítico, entonces la vida a cabo compite con la previda; y finalmente, la vida destruye a la previda.

CRISTINA

LOS ORIGENES DE LA VIDA
La vida en la Tierra puede haber tenido un origen común.Todos los seres vivos organizados, desde el hombre a las formas más primitivas comparten dos sustancias químicas fundamentales, los ácidos nucleicos proteínas. Salvo en algunos virus, que se encuentran en la frontera entre mas vivientes y no vivientes, en el resto de organismos el ADN es el material que transmite las características de generación en generación. Una de las primeras referencias a esta hipótesis se encuentra en los escritos de Aristóteles. Personalidades como Copérnico, Bacon, Galileo o Descartes compartieron esta creencia durante los siglos XVI, XVII y XVIII se sucedieron los intentos de demostrar, mediante ensayos de laboratorio, la generación espontánea de la vida. La controversia se tuvo entre los defensores y los detractores de esta teoría hasta el siglo XIX. Fue el científico francés Louis Pasteur quien demostró con sus experimentos que ningún organismo vivo puede existir si no es como descendiente de organismos similares. Unos sesenta años después, los científicos A. Oparin y B. Haldane sugirió una teoría de una larga «evolución molecular abiogénica» sobre la Tierra, a través de la cual lentamente, se acumularon moléculas orgánicas hasta formar una «sopa primordial” La atmósfera del planeta primitivo era reductora, y si había oxígeno libre, éste se encontraba en muy reducidas concentraciones. Al no existir una capa de ozono alrededor de la Tierra, las radiaciones ultravioletas del Sol llegaban hasta ella con suma facilidad, Estas radiaciones de gran intensidad, junto con las descargas eléctricas rayos, determinaron el aporte energético necesario para la formación de las primeras moléculas orgánicas a partir del hidrógeno, como el metano, el amoniaco, el agua y el dióxido de carbono. La hipótesis de que esta energía podía tener como origen nativo los choques de meteoritos que atravesaban la atmósfera constituyó el centro del debate durante los años treinta y cuarenta del siglo XX.

LA TEORÍA DE OPARÍN:
Alexandr Ivánovich Oparin (1894 -1980), fue un bioquímico ruso, pionero en el desarrollo de

teorías bioquímicas acerca del origen de la vida en la Tierra. Intentó explicar el origen de la vida en términos de procesos químicos y físicos. Planteó la hipótesis de que la vida había surgido a través de una progresión de compuestos orgánicos simples a compuestos complejos autorreplicantes. Su propuesta se enfrentó inicialmente a una fuerte oposición, pero con el paso del tiempo ha recibido respaldo experimental y ya con el descubrimiento de la molécula de ADN y posteriormente el desciframiento del genoma humano, ha sido aceptada como hipótesis legítima por la comunidad científica.Oparin hizo a su principal obra, “El origen de la vida sobre la Tierra” (1936), donde expuso brevemente el planteamiento de su teoría con respecto al origen de la vida en este planeta.

TEORÍA DE MILLER:
El científico estadounidense, llevó a cabo, junto con Harold Urey, uno de los primeros ensayos en tos cuales se demostraba que las teorías de Opanin y Haldane podían tener fundamento científico. Miller construyó un aparato que permitía la circulación de una mezcla de metano, hidrógeno, amoniaco y agua, en el que, a su vez, existía una circulación de descargas eléctricas. El agua contenida en un matraz se mantenía hirviendo constantemente, para la producción continua de vapor que permitiera la circulación de los gases. Los productos que se formaban como consecuencia de las descargas eléctricas —que actuaban como los rayos de la primitiva atmósfera— se condensaban en un tubo en forma de U y en otro matraz de agua —que desempeñaba un papel similar al de los antiguos océanos existentes en nuestro planeta— Este sencillo sistema se mantuvo en funcionamiento durante una semana, al cabo de la cual se analizaron los compuestos que se habían originado. Los resultados fueron sorprendentes: se detectaron cuatro aminoácidos, comunes en la mayoría de las proteínas, urea y varios ácidos grasos simples. Habían surgido, por tanto, unas moléculas que se encuentran comúnmente en los seres vivos. Las condiciones primitivas de la Tierra no debieron de ser muy diferentes de las que este científico simuló en un laboratorio.

ALMUDENA

EL EXPERIMENTO DE REDI
En 1668, Francesco Redi, realizó un experimento en el que colocó cuatro vasos y allí puso respectivamente un pedazo de serpiente, pescado, anguilas y un trozo de carne de buey. Preparó luego otros cuatro vasos con los mismos materiales y los dejó abiertos, mientras que los primeros permanecían cerrados herméticamente. Al poco tiempo algunas moscas fueron atraídas por los alimentos dejados en los vasos abiertos y entraron a comer y a poner huevos. Tras un tiempo, en esta serie de vasos, comenzaron a aparecer algunas larvas. En cambio, en los otros vasos bien cerrados, ni siquiera después de varios meses aparecieron larvas. Así que Redi llegó a la conclusión que las larvas se originaban de las moscas y no por generación espontánea de la carne en descomposición. Algunos objetaron a Redi diciendo que en los vasos cerrados había faltado circulación del aire (el principio activo o vital) y eso había impedido la generación espontánea. Así que realizó un segundo experimento pero esta vez los vasos del experimento no fueron cerrados herméticamente, sino sólo recubiertos con gasa. El aire (el principio activo), por lo tanto, podía

circular. El resultado fue igual al anterior, ya que la gasa impedía el acceso de insectos a los vasos y la consiguiente deposición de los huevos, y en consecuencia no se daba el nacimiento de las larvas. ELI

LOUIS PASTEUR:

Fue un químico francés cuyos descubrimientos fueron importantísismos en la química y la microbiología. Su descubrimiento más conocido fue la pasteurización (luego hablamos sobre esto). BIOGRAFÍA: Nació en Dôle (Francia) el 27 de diciembre de 1822. De joven no es que fuera un estudiante muy prometedor, de hecho, lo único que parecía darsele bien era pintar y acabó siendo químico. En 1842, obtuvo su título de bachillerato con una nota no muy alta en química la verdad. A pesar de eso, seguía interesado en la química, se había empeñado que él quería trabajar de eso y en pocos años Pasteur dirigió un programa de investigación que le dió forma internacional. En 1854, ya era profesor de química y decano en LLille. En 1867 fue director del laboratorio de la Escuela Normal de París. Louis Pasteur murió el 28 de septiembre de 1899 en Francia. CONTRIBUCIONES EN LA QUÍMICA ORGÁNICA: Fue descubridor de las dextrógiras y levógiras que desviaban el plano de polarización de la luz con el mismo ángulo, pero en sentido contrario. Por descubir esto, Pasteur fue admitido en la Legión de Honor Francesa a los 26 años.

PASTEURIZACIÓN: Fue el descubrmiento más importante de Louis Pasteur. - Descubrió que, en realidad, intervenían dos organismos que eran la clave de la fermentación. Uno de estos organismos producía alcohol y el otro, ácido láctico, que agriaba el vino. - Probó a aumentar la temperatura del vino a 44ºC durante un corto periodo de tiempo para eliminar los microorganismos que degradaban el vino. Esto no fue aceptado, pero un experimento controlado con lotes de calentado y sin calentar otros, demostró que el descubrimiento era efectivo. Así nació la pasteurización, el proceso que, hoy en día, garantiza la seguridad de muchos alimentos del mundo.

LAS VACUNAS DE PASTEUR: Louis Pasteur obtuvo vacunas muy eficaces contra la cólera de los pollos, el ántrax y la erisipela del cerdo. En 1881, demostró que la vacuna del ántrax era efectiva inaulando la mitad de un rebaño mientras inyectaba la enfermedad a la otra mitad. Las que estaban vacunadas sobrevivieron, el resto, murió. Más tarde obtuvo la vacuna contra la rabia que probó por primera vez con el joven Joseph Meister fue un éxito. DÍAS FINALES: Expuso la "teoría germinal de las enfermedades infecciosas". Consiste en que toda enfermedad infecciosa tiene su causa en un germen con capacidad para propagarse entre las personas. Esto representó el inicio de la medicina científica. FRASES QUE SOLÍA DECIR LOUIS PASTEUR: - "Si no conozco una cosa, la investigaré". - "Sorprendernos por algo es el primer paso de la mente hacia el descubrimiento".

SARA

TEORÍA ENDIOSIMBIÓTICA
La teoría endosimbiótica postula que algunos orgánulos propios de las células eucariotas, especialmente plastos y mitocondrias, habrían tenido su origen en organismos procariotas que después de ser englobados por otro microorganismo habrían establecido una relación endosimbiótica con éste. Se especula con que las mitocondrias provendrían de protebacterias alfa y los plastos de cianobacterias. La teoría endosimbiótica fue popularizada por Lynn Margulis en 1967,con el nombre de endosimbiosis serie, quien describió el origen simbiogenético de las células eucariotas. También se conoce por el acrónimo inglés SET (Serial Endosymbiosis Theory). En su libro de 1981, Symbiosis in Cell Evolution,Margulis sostiene que las células eucariotas se originaron como comunidades de entidades que obraban recíprocamente y que terminaron en la fusión de varios organismos.En la actualidad, se acepta que las mitocondrias y los cloroplastos de los eucariontes procedan de la endosimbiosis. Pero la idea de que una espiroqueta endosimbiótica se convirtiera en los flagelos y cilios de los eucariontes no ha recibido mucha aceptación, debido a que estos no muestran semejanzas ultraestructurales con los flagelos de los procariontes y carecen de ADN.

1-Antecedentes del origen simbiogenético de las eucariotas En 1883, el biólogo alemán Andreas Schimper propuso que la capacidad fotosintética de las células vegetales podía proceder de cianobacterias aun presentes en la naturaleza y con iguales capacidades. A principios del siglo XX Ivan Wallin (anatomista estadounidense) llegó a la misma conclusión, y en 1910 Kostantin S. Mereschovky presentó la hipótesis según la cual el origen de las células eucariotas se encontraba en la fusión de varias bacterias diferentes. En 1918 el biólogo francés Paul Portier llegaría a la conclusión de que las mitocondrias de las eucariotas habrían sido en su día bacterias de vida libre, ahora confinadas en el interior de estas eucariotas; Wallin llegaría en 1925 a la misma conclusión. Estos trabajos, minusvalorados en su tiempo, permanecieron olvidados hasta que Margulis, apoyándose en ellos, poniendo énfasis en las capacidades de las bacterias y la potencialidad de la simbiosis, formulara en 1967 la teoría endosimbiótica.

2-La teoría La teoría endosimbiótica describe el paso de las células procariotas (células bacterianas, no nucleadas) a las células eucariotas (células nucleadas constituyentes de los procariontes y componentes de todos los pluricelulares) mediante incorporaciones simbiogenéticas Margulis describe este paso en una serie de tres incorporaciones mediante las cuales, por la unión simbiogenética de bacterias, se originaron las células que conforman a los individuos de los otros cuatro reinos (protistas, animales, hongos y plantas). Según la estimación más aceptada, hace 2.000 millones de años la vida la componían multitud de

bacterias diferentes, adaptadas a los diferentes medios. Margulis destacó también, la que debió ser una alta capacidad de adaptación de estas bacterias al cambiante e inestable ambiente de la Tierra en aquella época. Hoy se conocen más de veinte metabolismos diferentes usados por las bacterias frente al único usado por los pluricelulares: el aeróbico (que usan el oxígeno como fuente de energía; las plantas utilizan dos: aeróbico y fotosíntesis). Para Margulis, tal variedad revela las dificultades a las que las bacterias se tuvieron que enfrentar y su capacidad para aportar soluciones a esas dificultades. Primera incorporación simbiogenética: Una bacteria consumidora de azufre, que utilizaba el azufre y el calor como fuente de energía (arquea fermentadora o termoacidófila), se fusionó con una bacteria nadadora (espiroqueta) pasando a formar un nuevo organismo sumando sus características iniciales de forma sinérgica (en la que el resultado de la incorporación de dos o más unidades adquiere mayor valor que la suma de sus componentes). El resultado fue el primer eucarionte (unicelular eucariota) y ancestro único de todos los pluricelulares. El núcleoplasma de la células de animales, plantas y hongos sería el resultado de la unión de estas dos bacterias. A las características iniciales de ambas células se le sumó una nueva morfología más compleja con una nueva y llamativa resistencia al intercambio genético horizontal. El ADN quedó confinado en un núcleo interno separado del resto de la célula por una membrana. Esta parte de la teoría (incorporación de la espiroqueta) no es aceptada en la actualidad, pues sólo la defienden Margulis y sus asociados. Ninguna de las homologías propuestas entre los flagelos de los eucariontes y de las espiroquetas ha resistido el escrutinio. La homología de la tubulina a la proteína bacteriana de replicación/citoesqueleto FtsZ parece rematar definitivamente la causa contra Margulis, puesto que la FtsZ se encuentra nativamente en las arqueas, proporcionando un antepasado endógeno a la tubulina (en oposición a la hipótesis de Margulis de que la arquea había adquirido la tubulina de una espiroqueta simbiótica). Segunda incorporación simbiogenética: Este nuevo organismo todavía era anaeróbico, incapaz de metabolizar el oxígeno, ya que este gas suponía un veneno para él, por lo que viviría en medios donde este oxigeno, cada vez más presente, fuese escaso. En este punto, una nueva incorporación dotaría a este primigenio eucarionte de la capacidad para metabolizar oxigeno. Este nuevo endosombionte, originariamente bacteria respiradora de oxigeno de vida libre, se convertiría en las actuales mitocondrias y peroxisomas presentes en las células eucariotas de los pluricelulares, posibilitando su éxito en un medio rico en oxígeno como ha llegado a convertirse el planeta Tierra. Los animales y hongos somos el resultado de esta segunda incorporación. Tercera incorporación simbiogenética: Esta tercera incorporación originó el Reino vegetal, las recientemente adquiridas células respiradoras de oxígeno fagocitarían bacterias fotosintéticas y algunas de ellas, haciéndose resistentes, pasarían a formar parte del organismo, originando a su vez un nuevo organismo capaz de sintetizar la energía procedente del Sol. Estos nuevos pluricelulares, las plantas, con su éxito, contribuyeron y contribuyen al éxito de animales y hongos.

En la actualidad permanecen las bacterias descendientes de aquellas que debieron, por incorporación, originar las células eucariotas; así como aquellos protistas que no participaron en alguna de las sucesivas incorporaciones. 3-Pruebas a favor de la teoría La evidencia de que las mitocondrias y los plastos surgieron a través del proceso de endosimbiosis son las siguientes: 1 2 El tamaño de las mitocondrias es similar al tamaño de algunas bacterias. Las mitocondria y los cloroplastos contienen ADN bicatenario circular cerrado covalentemente - al igual que los procariotas- mientras que el núcleo eucariota posee varios cromosomas bicatenarios lineales. Están rodeados por una doble membrana, lo que concuerda con la idea de la fagocitosis: la membrana interna sería la membrana plasmática originaria de la bacteria, mientras que la membrana externa correspondería a aquella porción que la habría englobado en una vesícula. Las mitocondrias y los cloroplastos se dividen por fisión binaria al igual que los procariotas (los eucariotas lo hacen por mitosis). En algunas algas, tales como Euglena, los plastos pueden ser destruidos por ciertos productos químicos o la ausencia prolongada de luz sin que el resto de la célula se vea afectada. En estos casos, los plastos no se regeneran. En mitocondrias y cloroplastos los centros de obtención de energía se sitúan en las membranas, al igual que ocurre en las bacterias. Por otro lado, los tilacoides que encontramos en cloroplastos son similares a unos sistemas elaborados de endomembranas presentes en cianobacterias. En general, la síntesis proteica en mitocondrias y cloroplastos es autónoma. Algunas proteínas codificadas en el núcleo se transportan al orgánulo, y las mitocondrias y cloroplastos tienen genomas pequeños en comparación con los de las bacterias.. Esto es consistente con la idea de una dependencia creciente hacia el anfitrión eucariótico después de la endosimbiosis. La mayoría de los genes en los genomas de los orgánulos se han perdido o se han movido al núcleo. Es por ello que transcurridos tantos años, hospedador y huésped no podrían vivir por separado. En mitocondrias y cloroplastos encontramos ribosomas 70s, característicos de procariotas, mientras que en el resto de la célula eucariota los ribosomas son 80s. El análisis del RNAr 16s de la subunidad pequeña del ribosoma de mitocondrias y plastos revela escasas diferencias evolutivas con algunos procariotas.

3

4

5

6 7

8 9

10 Una posible endosimbiosis secundaria (es decir, implicando plastos eucariotas) ha sido observado por Okamoto e Inouye (2005). El protista heterótrofo Hatena se comporta como un depredador e ingiere algas verdes, que pierden sus flagelos y citoesqueleto, mientras que el protista, ahora un anfitrión, adquiere nutrición fotosintética, fototaxia y pierde su aparato de alimentación.

4-Pruebas en contra de la teoría 11 Las mitocondrias y los plastos contienen intrones, una característica exclusiva del ADN

eucariótico. Por tanto debe de haber ocurrido algún tipo de transferencia entre el ADN nuclear y el ADN mitocondrial/cloroplástico. 12 Ni las mitocondrias ni los plastos pueden sobrevivir fuera de la célula. Sin embargo, este hecho se puede justificar por el gran número de años que han transcurrido: los genes y los sistemas que ya no eran necesarios fueron suprimidos; parte del ADN de los orgánulos fue transferido al genoma del anfitrión, permitiendo además que la célula hospedadora regule la actividad mitocondrial. 13 La célula tampoco puede sobrevivir sin sus orgánulos: esto se debe a que a lo largo de la evolución gracias a la mayor energía y carbono orgánico disponible, las células han desarrollado metabolismos que no podrían sustentarse solamente con las formas anteriores de síntesis y asimilación.

5-Consideración actual Actualmente se considera que la evolución pudo darse a través de dos vías: 14 La aparición de membrana nuclear, retículo endoplásmico, aparato de Golgi, vacuolas y lisosomas se explicaría mediante la Teoría autógena. La aparición de mitocondrias y cloroplastos se explicaría mediante la Teoría endosimbiótica.

LYNN MARGULIS

Lynn Margulis (* 5 de marzo de 1938) es una bióloga estadounidense. Licenciada en la Universidad de Chicago, máster en la Universidad de Wisconsin.,doctora por la Universidad de California. Es miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos desde 1983; miembro de la [[Academia Rusa de Ciencias. En el año 1999 recibió, de la mano del presidente estadounidense Bill Clinton, la Medalla Nacional de la Ciencia; mentor de la Universidad de Boston y ha sido nombrada doctora honoris causa por numerosas universidades, entre otras, por la Universidad de Valencia, Universidad de Vigo y la Universidad Autónoma de Barcelona, en donde realizó en enero de 2007 una conferencia con motivo de los actos del año de la evolución. En 2007 desarrolla su trabajo como profesora distinguida en el Departamento de Geociencias de la Universidad de Massachusetts (Amherst). Entre sus numerosos trabajos en el campo del evolucionismo destaca, por haber sido mayoritariamente aceptada, su teoría sobre el paso de células procariotas a eucariotas (endosimbiosis serial)

Teoría de la endosimbiosis seriada (SET) Tras quince intentos fracasados de publicar sus trabajos sobre el origen de las células eucariotas, en 1966 logra que la revista Journal of Theoretical Biology le acepte y finalmente publique a finales de 1967 su artículo «Origin of Mitosing Cells» (gracias, según ella misma nos dice, al especial interés del que fuera su editor James F. DaNelly) Max Taylor, especializado en protistas, profesor de la Universidad de British Columbia, fue quien la bautizó con el acrónimo SET (Serial Endosyrnbiosis Theory) Margulis continuó trabajando en su teoría sobre el origen de las células eucariotas y lo que en

principio fue un artículo adquirió las dimensiones de un libro. Nuevamente fracasó en sus intentos de publicar (la que entonces era su editorial, Academia Press, tras mantener el manuscrito retenido durante cinco meses le envió una carta donde le comunicaban su rechazo sin más explicaciones). Tras más de un año de intentos el libro fue publicado por Yale University Press. Desde entonces la SET se ha ido abriendo camino penosamente hasta hoy que se considera probada en sus tres cuartas partes

Teoría de la Simbiogénesis y su importancia en la evolución La biología evolutiva se centra en el estudio de animales y plantas, a los cuales se considera actores de las innovaciones que han conducido a los máximos niveles de complejidad y especialización. Su teoría trata sobre el paso de procariotas a eucariotas. Margulis formula que son las bacterias, hasta entonces sólo de interés para la bacteriología médica, las artífices de esta complejidad y de los actuales refinamientos de los diferentes organismos. A una visión de animales, plantas y, en general, de todos los pluricelulares como seres individuales, contrapone la visión de comunidades de células autoorganizadas, otorgando a estas células la máxima potencialidad evolutiva. Margulis, que se caracteriza por buscar y valorar los antecedentes de sus trabajos, en lugar de diluir estos antecedentes acuñando nuevos términos, procura usar aquellos que ya usaran los autores de estos trabajos anteriores. Este es el caso del término simbiogénesis (Konstantin Mereschkowski, 1855-1921), que ella rescata y con el que define el núcleo central de su propuesta para la biología evolutiva. Margulis considera que, al igual que las células eucariotas (origen de protistas, animales, hongos y plantas) tienen su origen en la simbiogénesis, la mayoría de las adquisiciones de caracteres de los pluricelulares son producto de la incorporación simbiótica de, principalmente, bacterias de vida libre. Resta valor a las mutaciones aleatorias seleccionadas por selección natural postuladas por el neodarwinismo, considerándolas meramente incidentales y plantea una nueva visión de la evolución por incorporación. Los organismos tenderíamos a organizarnos en consorcios: “La vida «independiente» tiende a juntarse y a resurgir como un nuevo todo en un nivel superior y más amplio de organización”. Margulis se enfrenta con esta propuesta al neodarwinismo o la teoría sintética de la evolución, teoría respaldada actualmente por la mayoría de la comunidad científica.

Margulis y la síntesis evolutiva moderna En la opinión de Margulis, la síntesis evolutiva moderna (neodarwinismo) considera al genoma una entidad fundamental en la evolución, con los errores producidos en su replicación como su motor. Margulis niega al genoma tal capacidad y otorga el protagonismo a los organismos. Para Margulis, son los organismos, los seres vivos, los que evolucionan y estampan el resultado de esa evolución en el genoma. Mientras que para el neodarwinismo el genoma sería el director del proceso y los organismos se limitarían a seguir sus dictados; para ella, los organismos serían los verdaderos actores del proceso y el genoma un registro que estos organismos se encargarían de rellenar y modificar. Una buena metáfora de ambas concepciones de la evolución sería el de consultores frente a una enciclopedia clásica o una Wikipedia. Los consultores seríamos los organismos vivos que en el neodarwinismo nos enfrentaríamos a una enciclopedia clásica sin posibilidad de modificarla, ésta evolucionaría mediante los errores que se producirían en las sucesivas reimpresiones. Por el contrario, Margulis ve a los organismos vivos como consultores frente a una

Wikipedia: se sirven de ella, extraen su información y aportan a ella su experiencia; futuros consultores se beneficiarán de la información acumulada y aportarán más información que será de provecho para nuevos consultores. Margulis considera simplista la visión darwiniana de la evolución como una “naturaleza roja de dientes y garras” entendiendo que debería considerarse más como consecuencia de la interacción de los organismos, especialmente de los organismos unicelulares. Margulis está radicalmente enfrentada al neodarwinismo considerándolo doctrinario y reduccionista. Defiende que el origen de las especies lo hallamos en la simbiogénesis y no en la mutación genética; que no existen pruebas, ni por la observación de la naturaleza, ni por trabajos de laboratorio, por las que pueda pensarse que las mutaciones genéticas al azar hayan sido las responsables de la eclosión de una sola especie. Su teoría sobre el origen de especies por simbiogénesis todavía, en 2005, no ha merecido la atención de la ortodoxia neodarwinista, y sus ataques al paradigma neodarwinista, a sus métodos doctrinarios, son igualmente ignorados desde este neodarwinismo que tímidamente se limita a incorporar a su paradigma la SET una vez ésta se ha considerado demostrada.

Críticas científicas a las ideas de Margulis sobre la síntesis evolutiva moderna Las críticas de la comunidad científica a los argumentos de Margulis contra la Teoría Sintética de la Evolución se desvían, en buena parte, hacia terrenos filosóficos e ideológicos, alejándose del rigor de la discusión científica propiamente dicha. La síntesis evolutiva moderna es una teoría científica que guía año tras año miles de estudios e investigaciones biológicas. Como el resto de las teorías en la ciencia, será válida en la medida en que logre explicar con éxito los fenómenos naturales, resolver problemas, resistir los intentos de refutación, y abrir nuevas y productivas vías de investigación. La ideología asociada (o supuestamente asociada) a una teoría científica resulta, en este sentido, irrelevante. Puede argüirse que Margulis no realiza una crítica rigurosa a la Teoría Sintética, sino a un "hombre de paja", una versión simplificada, caricaturizada, y errónea, de dicha teoría. Así lo parece, por ejemplo, cuando afirma que las mutaciones al azar son el "motor" de la evolución "neodarwinista". En realidad es la selección natural, y no las mutaciones, lo que constituye dicho "motor" principal. Precisamente otros críticos de la teoría Sintética han acusado a ésta de ser excesivamente seleccionista y no prestar suficiente atención al fenómeno de la mutación. Por otra parte, algunas de las afirmaciones que suele hacer Margulis acerca de la aparición de especies nuevas (que ella considera el fruto de uniones entre organismos distintos) resultan increíbles para la mayor parte de los biólogos actuales. Existen, ya desde hace decenas de años, numerosas investigaciones sobre las diferencias genéticas entre especies próximas (que suelen ser escasas, o incluso pueden deberse a una única mutación) y sobre las causas genéticas y ecológicas de la aparición de nuevas especies. Éstas han sido estudiadas tanto en la naturaleza como en el laboratorio, y en muy diversos tipos de organismos unicelulares y pluricelulares. Por el momento, los mecanismos de la teoría sintética (selección natural, deriva genética, mutación, etc.) parecen dar buena cuenta de este fenómeno, cosa que no puede decirse de la "simbiogénesis". Por decirlo de un modo crudo pero ilustrativo, la biología evolutiva actual no necesita suponer que un oso pardo, por ejemplo, se fusionó con una bacteria (o cualquier otro organismo), y como resultado apareció el oso polar. Sus obras principales Margulis también se distingue por su capacidad divulgadora. Sus libros escritos en solitario, en colaboración con Dorion Sagan (su hijo) y con otros distinguidos científicos van sumándose en

número a esta labor. Su prosa es amena y el contenido de sus obras al alcance de todos. 1970, Origin of Eukaryotic Cells, Yale University Press. 1982, Early Life, Science Books International. 2002 en colaboración con Dorion Sagan, Acquiring Genomes: A Theory of the Origins of Species, Perseus Books Group. Trad. Español: Captando genomas. Una teoría sobre el origen de las especies. Editorial Kairós. 2002, The Ice Chronicles: The Quest to Understand Global Climate Change. University of New Hampshire. 2003 Una Revolución en la Evolución (escritos seleccionados) Colección Honoris Causa, Universitat de Valencia./wiki/Imagen:Eukarya_endosymbiosis.svg

TRABAJO REALIZADO POR: Sara Vicente Prats,Elísabet Fernández Piquer, Iciar González Cruces, Cristina , Almudena y Gianina. 1ºbachiller mixto