You are on page 1of 19

Ernesto Palacio y la dictadura en la Argentina

Excursus: El Estado de Sitio I Cuando el Presidente De la Rúa, pocas horas antes de su caída, decretó el estado de sitio en la Argentina [1], un repeluzno estremeció a muchos europeos bienpensantes quienes inmediatamente evocaron las patrullas en las calles, las desapariciones de personas, los tormentos en las mazmorras del régimen, la persecución de inocentes y toda la parafernalia de reflejos condicionados que tan bien supo crear en su momento la película de Costa Gavras. No hay tal. El estado de sitio en la República Argentina nada tiene que ver con todo eso. Para comprobarlo, basta con leer el artículo 23 de su Constitución: "En caso de conmoción interior o de ataque exterior que pongan en peligro el ejercicio de esta Constitución y de las autoridades creadas por ella, se declarará en estado de sitio la provincia o territorio en donde exista la perturbación del orden, quedando suspensas allí las garantías constitucionales. Pero durante esta suspensión no podrá el presidente de la República condenar por sí o aplicar penas. Su poder se limitará en tal caso respecto de las personas, a arrestarlas o trasladarlas de un punto a otro de la Nación, si ellas no prefiriesen salir fuera del territorio argentino." De este texto se deducen las siguientes notas: Ø Si bien habla, con demasiada amplitud, de suspensión de las garantías constitucionales, siempre estuvo convenido que subsisten las de propiedad privada (con la única salvedad de las armas y municiones, que obviamente pueden ser requisadas, aun sin indemnización), conciencia y culto, libertad de trabajo y el derecho de votar los impuestos, tal y como ya se había entendido en Francia durante la revolución de 1848 [2]. Lo cual viene a querer significar que las únicas afectadas son las de libertad personal, de reunión y de prensa. Ø La primera en grado menor, ya que subsiste la posibilidad de los alcanzados de eludir el arresto optando por salir del territorio argentino [3]. En cuanto a la detención misma, ella no puede revestir rigor penitenciario (ya que en tal caso constituiría una pena encubierta) [4], por lo que en la práctica frecuentemente se redujo a un confinamiento en un paraje remoto de los muchos que aún quedan en el dilatado territorio argentino [5]. En la medida en que la muerte nunca es provisional [6], y siendo que el presidente no puede aplicar penas, queda descartada la posibilidad de ejecutar a nadie durante la vigencia del estado de sitio.

según la atinada distinción de Carl Schmitt [8]. con las obvias limitaciones que resultan del estado mismo de excepción. según el procedimiento legislativo ordinario (art. entre civiles y militares. incluso aquellos dotados de amplia legitimación democrática y alto grado de popularidad actual. ya que la misma reforma instituyó los decretos de necesidad y urgencia (art. En caso de ataque exterior. a despecho de su carencia de institución normativa. lo cual normalmente ocurre entre diciembre y febrero) como los tribunales judiciales [7]. Ø Estas autoridades de ejecución no tienen por qué ser fuerzas militares ni estar al mando de un militar. se entiende por ella el estado de sitio ficticio. Hernando). Todesco. el estado de sitio frecuentemente se ha evidenciado como insuficiente. bastante mesurado en su regulación normativa.cuando en el siglo XIX se habla de dictadura.Ø Las autoridades continúan ejerciendo normalmente sus potestades públicas. cuyos presupuestos coinciden perfectamente con los de esta medida excepcional. En la última ocasión en que fue decretada (9 junio 1956. en el que la regulación jurídica se limita a precisar los presupuestos bajo los cuales entra en acción [9]. y cuando se emprende la aprehensión jurídica de la dictadura se hace referencia a la libertad de prensa y otras libertades similares. La reforma constitucional de 1994 lo limitó aún más. es decir. en palabras del mismo Schmitt. 99-3. 99-16). pero en cambio. lo que hizo menester adoptar medidas más duras y contundentes. La Corte la convalidó (24 abril 1957. Pero esa limitación es más aparente que real. Lo que sí ha ocurrido es que. Es el caso de la ley marcial. de todo signo.362). Virtualmente todos los gobiernos argentinos.. pero no al sinnúmero de personas que en ambos lados de una guerra civil pierden su vida de una manera efectiva y no tan sólo ficticia " [10]. as. pueden éstos ejercer el control de legalidad de los actos de las autoridades de ejecución. decreto 10. lo emplearon cuando fue menester. en el de conmoción interior. el estado de sitio era de hecho decretado frecuentemente por el presidente.. lo que habilitaba a aquél a actuar per se. Como se ve. lo cual sin duda es patéticamente cierto. un procedimiento dominado esencialmente por un fin fáctico. ya que el receso del Congreso se extendía entre octubre y mayo. II . por lo menos en apariencia. como todo intento de regular lo irregulable.. el mantenimiento del orden interno constituye función militar específica. tanto el Congreso (si no estuviere en receso. sólo es menester el acuerdo del Senado. en circunstancias excepcionales.. Hasta ella. determinó el fusilamiento de veintisiete personas. Dice Carl Schmitt: ". el estado de sitio argentino tiene bastante poco que ver con aquel état de siège de la ley francesa de 1791 y no constituye otra cosa que un estado de sitio político o ficticio. son las dos Cámaras las que deben expedirse positivamente. 3º y 4º §§). con base en que. Incluso.

el 1º de mayo. siendo presidente José Figueroa Alcorta. que difícilmente haya sido pagada.Pero también suele hablarse de dictadura cuando se deja de lado. Ni un soldado fue menester colocar en la calle para apoyar el putsch. un caso significativo es el ocurrido en 1908. Figueroa Alcorta envió al Congreso el proyecto del Presupuesto para 1908. hasta que comenzaran las sesiones ordinarias. Este cabal golpe de Estado [12]. sin lograr que el cuerpo lo tratara en las sesiones ordinarias de 1907 que concluyeron en septiembre de ese año. en acuerdo general de ministros. Ocurre que uno de los senadores frustrados de ingresar querelló por desacato a dicho funcionario. En este sentido. no ocurre solamente durante el estado de sitio. cuando pretendían -ahora. lo que significó capear definitivamente el temporal y llegar sin apremios hasta la finalización de su mandato (1910). A continuación. siquiera transitoriamente. descolocó como correspondía a los frustrados conspiradores institucionales. el presidente robusteció su capital político en la Cámara de Diputados. tanto el juez como la Cámara consideraron que el palacio legislativo estaba sometido en exclusiva a sus autoridades naturales y que solamente a requerimiento de éstas podía la fuerza pública ingresar el edificio [13]. quedaban privadas de sentido y el Congreso. es decir. Pero nada ocurrió. de dictadura. comenzado 1908. que se limitó a abuchear burlonamente a los frustrados prestidigitadores del quórum. por cierto. retiró todos los asuntos sometidos a sesiones extraordinarias (las cuales. Los considerandos del decreto son contundentes: . Había quedado éste privado del apoyo político de la mayoría del Congreso. así. Fue así que. tarea que fue delegada en el cuerpo de ¡bomberos! Y circuló idéntica consigna a los gobernadores provinciales. la separación de las funciones del poder político. Figueroa Alcorta. como consecuencia de su rompimiento con Roca y de las alianzas tejidas en vistas de la contienda electoral que tendría por objeto designar a su sucesor en la primera magistratura. Tampoco logró su propósito. salvo alguna algarada popular en apoyo del presidente. Se habló. para tratar ese exclusivo punto y algunos más de menor importancia. cosa que. ya que no pasó de una módica multa. el presidente lo convocó a sesiones extraordinarias (15 noviembre 1907). instruyó al jefe de Policía para que impidiera el ingreso de los legisladores al palacio legislativo. pero que revestían urgencia (como la designación del Intendente de la Capital Federal). por lo menos en la Argentina. entonces. En las elecciones de marzo. el mismo Presupuesto que había regido para 1907. automáticamente. perfectamente ortodoxo jurídicamente por lo demás. Debido a ello. en receso) y puso en vigencia. quienes pusieron el grito en el cielo.ingresar al Congreso. tomó el toro por las astas: el 25 de enero. por decreto [11]. El honor de las vestales se salvó convenientemente con una condena judicial ¡al jefe de bomberos! Condena puramente espiritual. En el proceso. el país carecía de Presupuesto.

tras la batalla de Caseros (3 febrero 1852). está en el deber de velar por la paz y la tranquilidad pública y mantener la marcha administrativa del Estado. entonces. en circunstancias tan aciagas que preanunciaban la disgregación del estado nacional en ciernes. aunque por el momento sólo en potencia. encarceló y persiguió a quienes consideró opositores al régimen del Estado. los ferrocarriles. cuya suspensión produciría la ruina del crédito nacional.... Fusiló sin forma de juicio cuando lo entendió menester.cuya falta perturba la marcha regular de la Nación. Pudo el presidente decretar el estado de sitio pero. hizo la guerra. pero siempre dando cuenta pública prolija de sus actos y asumiendo toda la responsabilidad. hablan de él. el correo."El proyecto de presupuesto. Su vencedor.. copiada más o menos de la norteamericana.. como para el servicio de la deuda pública. la policía.. " [14] No puede discutirse que se trataba de una situación excepcional. Justo José de Urquiza... Uno de ellos fulmina con la responsabilidad y pena de los infames traidores a la patria a quienes en lo . al menos. y aparecieron formalmente el 27 marzo 1813. cuando la Soberana Asamblea Constituyente las acordó al Poder Ejecutivo [16]. que la conmoción interior existía y. tampoco. El fuerte condicionamiento constitucional al estado de sitio surgió como una reacción ante el instituto de la dictadura cabal [15] que había sido moneda corriente durante la primera mitad del siglo XIX y en casi toda la etapa independiente. Se aprovechó la circunstancia del texto escrito y difícilmente modificable [19] para condenar para la eternidad al vencido [20]: dos artículos. podía llegar a términos ominosos. Y. pues sin él carece el Gobierno de los recursos necesarios para el sostén de instituciones como el ejército. A partir de recibirse del cargo de Gobernador de Buenos Aires el 13 abril 1835. sin cuyo funcionamiento desaparecería el Gobierno de la Nación.. finalmente.como condición para hacerse cargo del gobierno en 1835. Rosas las exigió -en el grado extremo de suma del poder público. acorde con los vientos de la época. ¿qué hubiera logrado? El problema derivaba de una disfunción institucional. pero no conformándose con una simple ley sino sometiendo previamente a ella al referéndum popular [17]. dispuso de propiedades. con la simple restricción de las garantías constitucionales hacia los habitantes. Lo solucionó. se ocupó de hacer sancionar rápidamente una Constitución escrita (jurada el 1º mayo 1853). aunque sin nombrarlo. La obra de Rosas (la reconstrucción del Virreinato de Buenos Aires) quedó inconclusa con su caída. Rosas usó de sus facultades sin miramientos ni complejos. el Presidente de la República. en estas condiciones. Que tal proceder amengua la autoridad moral del Poder Ejecutivo y puede ser el germen de la anarquía y de la guerra civil. la marina. con medios novedosos pero de pertinencia indiscutible. legisló directamente en algunos casos [18]. Ya la Primera Junta se las arrogó siendo imitada de seguido por el Primer Triunvirato. bajo la forma del otorgamiento de facultades extraordinarias. que según los términos de la Constitución es el Jefe Supremo de la Nación y tiene a cargo la administración general del país.

Voilà le problème! Y no en el Fondo Monetario Internacional. el cual de apoyó en el desmantelamiento progresivo de las milicias provinciales. con la Constitución en la mano. la toma del poder por quienes habían sido acérrimos adversarios de Rosas.Sarmiento. para las masas populares.. Faustino –dit Domingo. escribía Ernesto Palacio: "El caudillo ve el peligro que significaría un nuevo triunfo legalitario de la democracia dentro del sistema republicano. fue el instrumento para poner en caja a los díscolos. llegara a la presidencia en 1916. Roque Sáenz Peña . combinado con el instituto –también constitucional. según la consigna del presidente. que es el sistema de la . el robustecimiento del ejército y la marina nacionales. El estado de sitio ficticio.fueron moneda corriente. el declive de esa oligarquía no determinó la aparición de una nueva clase dirigente en la Argentina. no hay sociedad. La Dictadura Fundacional I En 1931. naturalmente. durante el cual el estado de guerra y la ley marcial –aunque sin este nombre expreso. El novus ordo concluyó pronto con Urquiza y determinó. y una liga de gobernadores destinada a neutralizar el hegemonismo porteño y a nutrir los cuadros del Senado. tras la batalla de Pavón (17 septiembre 1861). más tarde presidente él mismo de la República. Lamentablemente. él tenía más poder que el Zar de Rusia. a partir de entonces. Todo esto consolidó..donde no hay una minoría que actúa sobre una masa colectiva.. un período de intensas turbulencias. que posibilitó que el eterno opositor. ante esto. las empresas extranjeras. y una masa que sabe aceptar el influjo de una minoría.de la intervención federal (art.sucesivo confieran facultades extraordinarias o la suma del poder público [21]. Comenzó. una oligarquía. están las leyes ordinarias y la policía de seguridad [22]. o se está muy cerca de que no la haya" [24]. tras la cruenta federalización de la ciudad de Buenos Aires (1880). Roca tenía claras las ideas: solía decir que. la corrupción dirigencial o el ratón hocicudo disector de vacas muertas. Hipólito Yrigoyen. llegó un largo período de paz y administración. 6). que comenzó a declinar tras la institución –por el sucesor de Figueroa Alcorta. lo resumió magistralmente: la Constitución es para las clases notables. Para ninguno es más cierto lo que escribiera Ortega: " .. que era menester echar mano de los eufemismos. Recién con el advenimiento a la presidencia del general Julio Argentino Roca.de la ley de sufragio universal [23]. Pronto resultó claro. obligatorio y secreto (1912).

En su acción revolucionaria el poder cesáreo representará la voluntad del elemento fundamental de las sociedades. adueñados de los medios legales. Nacido con el siglo en San Martín. sino libertador. era de esta nacionalidad. filósofo para más. del demos fecundo. por consiguiente. constituye la cuarta virtud teologal [29]. la dictadura democrática" [25]. de una familia típicamente argentina (su apellido paterno. será opresor de una minoría para libertar a la masa del pueblo.la situación de anarquía originada en los desmanes oligárquicos sólo puede liquidarse mediante la dictadura popular. en los trances críticos. Pero la dictadura antioligárquica: la dictadura del caudillo del pueblo contra sus explotadores. y animus iocandi [28]. opresor. desde que las camarillas usurpadoras están siempre dispuestas a resistir por la fuerza de las armas. don Alcides. bajo la invocación mentirosa y confusionista de las “libertades republicanas” " [26].. la voluntad férrea que consuma el aniquilamiento de ésta y organice los nuevos cuadros. Por consiguiente. éstos conservarían su predominio funesto dentro del Estado. No será. Palacio poseía un formidable sentido del humor y cultivaba en grado superlativo esa ironía que. desde que el equilibrio de poderes bastaría para impedir cualquier cambio fundamental contrario a los intereses financieros. hizo gala además de un talento extraordinario. al decir de Brasillach. dejó para ella joyitas impares. instituyendo un poder personal que organice nuevamente la República. al correr de la pluma sobre una mesa de aquel mítico restaurante porteño. compuesta. No hay cuadros formados. Borges afirmaba que la famosa polémica Boedo-Florida. Y remataba: ". le opondrán los oligarcas. Ernesto Palacio fue uno de los más profundos y originales pensadores políticos argentinos. Activo y revoltoso por naturaleza. pues. le fue escamoteado con las herramientas más útiles del olvido y de la indiferencia. Calandrelli. era el resultado de otra de sus bromas [30]. e influyente decisivo en el decurso intelectual de su nieto [27]). La fuerza de que está armado la utilizará para reprimir la resistencia en defensa de los privilegios. sitial que. sino una fuerza mayor. Tempranamente volcado hacia la literatura..oligarquía. es necesaria. hay que apartarse de la legalidad y acudir a los medios revolucionarios para quebrar el sistema. contra la cual no valen los pronunciamientos electorales. al narrar de Nalé Roxlo. se componía con el materno italiano. Abandonado el anarquismo que inicialmente cultivó (bien que no su gusto . que agitó al naciente vanguardismo argentino de los ’20. Para evitar a Sila. no hay una categoría dirigente que sustituya a la clase caduca. de las que tal vez la que más refulja sea la laforguiana Elegía del Aue’s Keller. en cuyo seno se reclutará el nuevo personal directivo. su abuelo. o. Sería tan estéril como el de Sinna y Carbón. bien español. es indispensable. cerca de Buenos Aires. Es necesaria la dictadura. la aparición de César. mejor dicho. si bien nunca discutido francamente. Cualquier otro arbitrio resultaría ilusorio.

. el ordo de la República romana [37] se apoyaba en el . lo reeditó Dictio. No vaya a suponerse que actitudes de este jaez fueran –ni seanfrecuentes en la Argentina. pasando de inmediato a una –de momento. Una es un folleto anónimo publicado en Londres en 1683. Palacio se volcó a la política. en 1945. según sus palabras. es la clave de bóveda de la imperialidad romana. rápidamente agotada. considerándolo lo mejor en género tan dificultoso" [35]. Conoció y trató a Ramiro de Maeztu. profundamente decepcionado de la politiquería reinstaurada. con estas elocuentes palabras: "Dos obras separadas por cientos de años y miles de kilómetros ilustran la dicotomía existente. alternando la Biblioteca Nacional con una paradisíaca quinta en San Isidro. la otra. por lo que se dio la segunda. Saylor prefiere). Él lo explicará con estas palabras: "Mi conocimiento de los entretelones del régimen restaurado el 6 de septiembre y mi contacto íntimo con los triunfadores –ávidos de usufructo.. tan exacto. tarea que concluyó en pocos meses. Y renunciando a mis obvias posibilidades de éxito y de lucro fácil. cargo que desempeñó por cerca de un año y el cual dejó. integrando el grupo fundador de La Nueva República.pasiva oposición. el Catilina de Palacio (cuya orientación. de que la historia la escriben los vencedores) y logra componer un atractivo retrato del desgraciado aristócrata subversivo. Apoyándose en su perfecto conocimiento del latín [36] y en su erudición clásica. Keyserling y Alfonso Reyes elogiaron también sin ambages este libro. Pero no en el extranjero: el historiador y novelista histórico norteamericano Steven Saylor lo cita entre las principales fuentes de su El enigma de Catilina [34]. en 1997. uno de los grandes fogoneros periodísticos del golpe militar de 6 septiembre 1930. a quien considera como una suerte de precursor de Julio César. graduado de abogado (1926) y convertido al catolicismo en clave intelectual. Para consolar sus desventuras políticas. Desde entonces. Una revolución contra la plutocracia en Roma. manifiestamente. el libro fue virtualmente un incunable en la Argentina hasta que. El gobierno revolucionario lo designó Ministro de Justicia e Instrucción Pública de la intervención federal en la provincia de San Juan.completaron mi harto imperfecta educación política. sobre quien escribió La inspiración y la gracia (1929) [32]. sobre la base de una edición holandesa de 1659 del Bellum Catilinarium de Salustio heredado de su abuelo.por el cubismo y el arte moderno [31]). Comprendí que el patriotismo y el honor me vedaban seguir una carrera provechosa en las filas de quienes mostraban tan a lo vivo su falta de sensibilidad nacional. abandonar la mesa del infame festín y solidarizarme en la calle con los vencidos " [33]. Palacio recrea los tiempos de Catilina con ojos de vencido (atento a aquello. para Palacio. a la sazón embajador de España. decidí romper con los conmilitones de la víspera. se dio en componer su obra cumbre: Catilina. Recién vería la luz la primera edición en 1935. figura que. Para Palacio.

La aristocracia romana poseía una técnica. por su impropiedad que jamás pasaría desapercibida a un autor tan erudito. para conservar su jerarquía. que da origen a la nueva oligarquía: pacto igual para ambas partes. 104) y hasta de la dictadura constituyente (pág. soberana. Con justicia dice Quattrocchi-Woisson: "La alegoría histórica es un terreno donde este profesor. Y la burguesía capitalista refrenda el pacto. Para Palacio. 39). esto se resuelve por la vis revolucionaria: no hay alternativa institucional. los estadistas de tertulia y los caudillos de biblioteca que suelen lanzarse inmisericordemente contra el héroe vencido. roto por una basculación creciente hacia una oligarquía financiera bajo la máscara simpática y engañosa de la soberanía popular [38]. También instituyó un orden constitucional completamente apartado de su realidad. 210) contra los generales en zapatillas. como Cayo Mario. También produjo. En vez de sucumbir con gloria. Es por él que la emprende (pág. individuales o colectivos. No como régimen perpetuo. apoyado en éste [40]. se acomodan al naciente orden de cosas. el problema sólo se resuelve mediante la creación de un poder personal que asum(a) la soberanía del pueblo. Hasta llega a decir. va de suyo que Palacio tiene en mente y en mira. se sentirá siempre a gusto" [41]. permanentemente. Es por ello que Palacio concluye en la exclusividad solutoria del cesarismo revolucionario (pág. Aunque en todo momento se refiere a Roma. También tuvo clases patricias que devinieron en oligárquicas. Como el nudo de Gordium. afirmación que. tarea que en Roma.. También la Argentina conoció una incipiente democracia.equilibrio entre aristocracia y democracia. que ama el heroísmo. político mucho más fino y dotado que el pobre Catilina.. la vocación hereditaria por la cosa pública y el argumento impresionante de las hazañas paternales. Es común en las revoluciones el fenómeno de una clase dirigente cuyos miembros. ya que los contrapesos de esa índole esterilizan todos los esfuerzos. sólo se explica por el afán de actualidad. resuelve adaptarse. figurando en primer término en las listas senatoriales y en el reconocimiento de las magistraturas. correspondió a César. En sus palabras: "Los grandes nombres patricios continúan. en términos de Schmitt. por cientos. a su patria. carece del sentimiento exaltado del honor y las tradiciones. puesto que una necesita dinero y la otra prestigio" [39]. poniendo al servicio de éste el prestigio perdurable de sus nombres y su experiencia de gobierno. una tradición. que obró sobre ella como corsé apretado y asifixiante. Salvo la incorporación de algún hombre nuevo. está ganada por el nuevo espíritu. sin embargo. caudillos populares. que el Senado decreta el estado de sitio (pág. La nueva generación ya no cree en la legitimidad religiosa de su predominio. exaltado por sus méritos militares. Pero esa supervivencia se debe a que ha vendido su alma. la vieja aristocracia romana sigue proporcionando el mayor número de personajes directivos y parecería que su poder no hubiese sido quebrantado. 110). grato a la multitud. según nuestro autor. . animado por esa vocación. esto es.

como sometimiento riguroso a la ley. publicó en 1939 La Historia falsificada [42]. grata a los grupos gobernantes.el hecho es que se pretende “fortalecer la autoridad”. 42) y que fue él. Hay en ello un error suicida. escribe Cicerón (glosado por Goethe en el verso del epígrafe [43]). Es decir. El fortalecimiento de la autoridad se encara con criterio persecutorio y vejatorio. correspondencia masas/clases dirigentes. La autoridad y la libertad son conceptos contrarios. sino al revés. afirma: . en la que se lee. En ambos estados la arbitrariedad priva sobre la ley.) ¿Teórico del autoritarismo? Nada más lejano: no cesó con Catilina la obra política de Ernesto Palacio." Para descartar cualquier irenismo. con su dictadura creativa. sobre la libertad: "Al caracterizarla por la falta de coerción arbitraria. claramente se advierte cuál puede ser su garantía. y que se pretende fortalecerla a expensas de las libertades ciudadanas. predica. el cabal fundador del Estado nacional [45]. en la realidad se complementan. La inclinación sensual al abuso del poder encuentra un modelo aparente en el discrecionalismo de los dictadores y se cohonesta con argumentos que invocan la necesidad de defender de próximos peligros el orden y los valores espirituales. la libertad se pierde. La contradicción existe entre los dos órdenes de fenómenos opuestos: libertad y autoridad por una parte. no obstante el sospechoso cariz de los procedimientos. En ambos estados. De lo dicho se infiere que tanto el despotismo como la licencia tienen el mismo carácter de ilegalidad y se originan en una misma flaqueza de orden moral: la pérdida del respeto a la norma en quienes cometen el atentado y en quienes lo toleran. Omnes legum servi sumus. No puede ser otra que una norma que defina las condiciones del bien común y a la que se sometan los gobernantes y los gobernados. Error que consiste en creer que el goce de la libertad supone una amenaza para la autoridad y que el cercenamiento de aquélla entraña un correlativo aumento de ésta.sino como vía para instaurar uno que concuerde los principios y valores políticos considerados fundamentales (tensión libertad/autoridad. despotismo y licencia por otra. cuyo ejercicio se teme y se coarta. cualquiera que ésta fuese. realismo político &c. no obstante su ignorancia sobre lo que entendemos hoy por derechos de la persona: justamente. un poco más adelante: "No es fácil advertir en el origen de estas doctrinas la influencia. de los regímenes totalitarios europeos. Persuadido de que sólo la falsificación de la historia podía haber edificado tamaño andamiaje insostenible. ut liberi esse possimus. Cualquiera sea la verdad que pueda encerrarse en estos propósitos –aceptemos que la haya. no contradictorios. Tras sostener que Rosas tenía razón (pág. No ocurre así. entre la salud pública y los estados morbosos" [44]. con criterio de arbitrariedad. haciendo de la obediencia a las leyes la condición misma de la libertad. Así concibiéronla los antiguos.

y aceptó el nombramiento como presidente de la Comisión Nacional de Cultura. formó parte de la Comisión de Acusación [48]. a la prudencia tradicional. Advenido Perón. como años más tarde se demostraría en el conflicto armado que. que irían a la oposición. de Enrique Ruiz Guiñazú. no ya en escepticismo político. sino en un escepticismo moral. se prefirió ver un copamiento de la Comisión por parte de los miembros del Instituto del que Palacio formaba parte. y aun de los del oficialismo. Esa temprana adhesión le valió ser incluido en la primera lista de diputados peronistas que accedieron al Congreso tras las elecciones de 1946. Curiosamente. La piedra del escándalo fue el otorgamiento del premio nacional a Proas de España en el mar magallánico.los procesos de corrupción se originan en las clases dirigentes y contaminan al pueblo.. mientras que la de Ruiz Guiñazú trataba sobre los títulos argentinos en las Malvinas. fue el único en tener. sin embargo. Estas proposiciones y sus similares.. nos proporcionan la única base sólida para razonar sobre política. No obstante. en detrimento de El Profeta de la Pampa. por ejemplo. como Irazusta. Con esta erística elección. participó de la fundación del Instituto de Investigaciones Históricas Juan Manuel de Rosas. cargo en el que cumplió una proficua labor. Allí le tocaría el papel de contribuir al primer dirty work del nuevo régimen: el juicio político a la Corte Suprema de Justicia para la destitución de sus miembros. Este Instituto devendría una contra-Academia Argentina de la Historia. lamentablemente. Porque desde el momento que lo admitiéramos. enemigo de toda convivencia y vivero de innumerables males colectivos" [46]. Pero no podemos ni siquiera admitir el dilema entre una forma franca y una forma corrompida de dichos sistemas. debió renunciar en 1947. marcó el punto culminante de la vocación nacional argentina. y no al revés. un factor de contramemoria nacional. y aun estimular la discusión sobre los regímenes de gobierno. en ese tiempo. asunto de evidentísimo interés nacional. o bien un régimen aristocrático o una dictadura. De acuerdo con ellas. y que los procesos de renovación benéfica siguen generalmente el camino inverso. un santón de la intelligentsia argentina. a diferencia de otros nacionalistas. pertenecientes a la sabiduría empírica. cuya acción tesonera e inclaudicable determinaría en definitiva la necesaria aceptación de Rosas en la historia argentina. adversarios jurados . Pronto. II En 1938. al decir de Quattrocchi-Woisson [47]. caeríamos. y del propio Ministro de Instrucción Pública. Palacio demostró una perspicacia histórico-política que. posiblemente. a cuya revista aportó artículos decisivos. podemos aceptar. concorde con su experiencia de 1930. de Ricardo Rojas. y sobre si nos conviene la democracia. allí también duró poco: jaqueado por los ataques continuos de los diputados de la oposición.". advirtió que ése no era su camino. la obra de Rojas versaba sobre Sarmiento. Sin embargo. Palacio no dudó en encolumnarse tras él.

según cuenta Plutarco. que aquél desde el primer momento reivindicó. El fruto fue su Teoría del Estado. [49] Este nuevo fracaso en sus expectativas como político. eso equivalía a filo-nazismo. Ruiz Guiñazú había sido Ministro de Relaciones Exteriores del presidente Castillo. Es éste un error romántico muy fácil de rebatir. Comienza poniendo los puntos sobre las íes sobre la índole de la política: "La opinión corriente considera la aptitud política como una especie de sabiduría infusa. a la que sin duda su erudición y su experiencia habrían aportado no poco [51]. así como el conocimiento de las reglas gramaticales no confiere aptitud ni autoridad para juzgar a Shakespeare. El cultivo de esas disciplinas accesorias no implica necesariamente el conocimiento de la realidad política. la emprende con esos juridizantes. ni da autoridad para opinar sobre ella. determinó la vuelta de Palacio a la especulación intelectual sobre lo político. y partidario de la neutralidad argentina en la II Guerra Mundial. diremos que es radicalmente falsa. En aquellos tiempos. que vendría a ser definitivo." Tras fijar el carácter artístico de la política.. defensores de la libertad [52]). que tiende a reconocer una especial capacidad política a los abogados.. como en el arte. Lo que sigue merecería figurar en letras de molde en los pórticos de muchas universidades: "En cuanto a la de los otros. Mannheim.del gran sanjuanino decimonónico. Sorel (a quienes se englobaría luego en la común categoría de maquiavelianos. ¡con cuánta frecuencia ocurre el caso del artista frustrado por deficiencia de los medios expresivos. Michels. Burke. editada por Editorial Política [50]. Verdad es que el político nace tal y que el estudio minucioso de toda la literatura no sería suficiente para otorgar el don a quien se lo ha negado la naturaleza. Santayana. lejos de ser una ayuda. como en el caso de todos los artistas. la política. la que se trasunta en las frecuentes citas que hace de Mosca. Cuando las nociones económicas y jurídicas no están vivificadas por la versación política y cuando el saber gramatical no está al servicio del sentimiento estético. Pareto.. resultado de una completa y refinada sabiduría. que no requiere ningún aprendizaje técnico. En cambio. César afirmaba. son un obstáculo para el . Para colmo. que Sila había fracasado en su intento de perpetuar su dictadura. que pretenden reducirla a mera regulación jurídica. es también evidente que la ciencia no estorba sino que favorece la expresión de la personalidad y que los ejemplares más eminentes se dan cuando coincide el genio creador con el dominio total de los medios. como mínimo. Schmitt [53]. que una cabal equidad atributiva más allá de los afectos personales. que vio la luz en 1949. expone su adhesión al realismo político. Ni siquiera pudo llegar a ocupar un sitial en la Convención Constituyente reunida en ese año. Ya en el prólogo. “por su falta de letras”.. originado en el desconocimiento de la materia misma que emplea! Y así. Pero si esto es exacto.

doctrinario de la monarquía absoluta. sino que la consideran como la perfección misma en materia de organización política. en los tiempos modernos. ello ha obedecido sin duda a la confusión permanente de sus nociones con las de otro orden de conocimientos. con Kelsen [58] (a quien sin embargo no cita). la saquearon y la vistieron luego de andrajos. con análoga importancia histórica (pág. 17). (. Desviada de la ruta real que le señaló Aristóteles. de tentativas de ordenación que ocasionaron licencia desenfrenada.. [56] Tras sentar plaza de maquiaveliano. está justificado por la experiencia secular como una forma de selección legítima de las clases gobernantes.) La realidad se venga así de quienes la desconocen. y no al contrario. en el orden del conocimiento. la despojaron de su majestad hereditaria. La historia es el resultado del choque de los sueños con la realidad: la desilusión es su trama. ha sido. político-purista y realista.. dice con acierto que es la versión moderna del viejo “derecho divino” de los monarcas.). dijo Pascal..) En este sentido es tan ideólogo un Bossuet. que no ven en ella un estado circunstancial de la sociedad humana. a un medio de selección de la clase dirigente o. Basta hojear el diario de sesiones de cualquier parlamento para comprobar que no hay quimera irrealizable. Respecto de la primera. . como ciertos apologistas modernos de la democracia. mejor dicho. Palacio pasa a ocuparse de la democracia. Llena está la historia de ejemplos de movimientos libertarios que engendraron tiranías. sobre todo.conocimiento. (. la emprende contra ideologismos e ideologías: "El hombre es un animal mitómano y vive en gran parte de quimeras. hasta el punto de que todavía se niega su existencia como tal.) Qui veut faire l’ange fait la bête . la circunscribe. ¿Y quién no ha leído los alegatos profesorales a la manera de Valbuena tendientes a demostrar. La ciencia política tiene dominio eminente sobre las disciplinas accesorias y puede juzgar sus errores. (.." [54] Si la ciencia política ha quedado en retraso. que no haya encontrado a un jurista que lo sostuviese en serio. de consagración de los valores dirigentes que aspiran al poder (ibíd. que la que puede haber entre un biólogo y una partera .. que la degradaron a un papel de cenicienta [55] de sus respectivas especialidades. como no podía ser menos ( La política puede y debe estudiarse con prescindencia de la moral . Y en cuanto a la percepción que de los fenómenos políticos puedan tener un constitucionalista o un economista. de los sociólogos y.. por el mero hecho de ser tales." [57] Sentada su perspectiva humanista. para él. pág. víctima de los economistas. a fuerza de lupa y antecedentes comparativos. que Cervantes o Montaigne escribían mal? Entre un filósofo político y un constitucionalista corriente existe la misma relación. resultará tan mediata y convencional como la que de la anatomía humana posee un sastre. El sufragio. 109). pues llevan en sí mismos la tentación de aplicar a la realidad viva el patrón de una letra muerta. en el orden de la organización social o política. como ideología y como realidad política. de los juristas. Respecto de la segunda.

Pero el poder real de que unas y otras gozan no es el que le atribuye la ley y está por lo común compensado y aun superado por la acción efectiva de otros poderes no legislados. por la persuasión. . 74). Sentadas estas premisas. que dan categoría realmente dirigente a quien los posee. entre quienes orientan y quienes acatan " [60]. inhallables en la práctica en estado puro: las de tipo monárquico y la de tipo liberal. Las segundas burocráticas-plutocráticas (repúblicas electivas) o aristocráticas (monarquías temperadas). sino que los consagra. 79). Estas experiencias suelen tener la ventaja de despertar la voluntad política de los mejores elementos sociales y de precipitar la formación de una clase dirigente donde no existía. tal como el obispo imponía los óleos al triunfador en la guerra. Las primeras son militares (autocráticas) o burocráticas. de momento es difícil de suscribir. no se desvirtúa el orden natural político. Pero para obtener el sufragio tienen que existir ya antes como tales dirigentes.aunque la razón se oponga a las fantasías del “contrato social” e incluso al dogma de la soberanía del pueblo. afirmación que. es natural que un pueblo carente de dirección legítima y esclarecida pueda caer. el de la inteligencia. bien que divididas en varias categorías y sin que se trate de otra cosa que de tipos. 109). obtenida por los medios habituales de ganar autoridad. 79). 111). por el prestigio. pues. conducta (pág. 50). ni la relación entre dirigentes y dirigidos. servicio y conducción (pág. la índole propia del pueblo consiste en producir clases dirigentes (pág. la comunidad política es la resultante de la interacción de un pueblo identificado moralmente con la clase dirigente (pág. Pero la verdad –sigue"es que el pueblo no elige a sus dirigentes. y que siga como bueno al malo o al mediocre. Para Palacio. parte integrante de la clase dirigente. por la necesidad de ser gobernado. Los dirigentes salen del pueblo: son una emanación del pueblo. en las redes de algún demagogo que habrá de defraudarlo. 73). independientemente y aun en contra de lo que las leyes establezcan al respecto (pág. para Palacio. Nunca en pueblo saca a sus jefes del seno de la multitud para otorgarles el poder: su operación se limita a votar por quien o quienes ya lo mandan. por lo menos en el caso de la Argentina. en que se funda la religión democrática (pág. 82). dotada de los siguientes valores específicamente políticos: inteligencia. El sufragio es siempre un acto de obediencia (pág. naturalmente. adhesión personal. en el sentido acotado de forma de selección legítima de las clases gobernantes (pág. está presente en todas estas categorías. 111). Es que la adjudicación legal de los poderes no coincide sino de una manera lejana e imperfecta con la distribución real del poder. Digan lo que quieran los principios. o donde existía en forma embrionaria (pág. El sufragio es la ratificación de una autoridad previa. los influjos de carácter personal y social. Si no. así como las diferentes categorías administrativas del Estado. Es que. nuestro autor cree encontrar sólo dos formas de gobierno. como el del dinero. La democracia. El personal que integra los poderes forma. como para Ortega [59]. en razón de las funciones que desempeña.

suelen gobernar por medio de agentes seguros. después de sus triunfos sobre el extranjero. que se encomienda preferentemente a personalidades opacas y débiles. en ocasión en que fue salvada por Sergio de Witté en 1905 (pág. trata de que el monarca sea un mero símbolo de la autoridad y de que el gobierno efectivo recaiga en manos de ministros que se turnen en el cargo " (pág. comprobación sorprendente que sí suscribimos con entusiasmo.de allí que no figure en ninguna. "Ésta es. la mayor parte de los estados contemporáneos responde a una clase dirigente burocrática [61]. y en el caso de la monarquía hereditaria. en efecto. hábiles en cubrir los intereses materiales que defienden con la bandera de principios simpáticos a la multitud (pág. que conjugan una estabilidad a prueba de sorpresas con un margen razonable de renovación. no obstante la lucha enconada por las posiciones. el dinero suele ser la fuerza que más se disimula y enmascara. Respecto de las verdaderas aristocracias abiertas al mérito. de la mano de su bienquisto Burke. Para impedir esta contingencia. suele mostrarse solidaria ante cualquier acontecimiento que pueda significar el cambio del régimen y la terminación de su poder. Al pueblo no le cabe otra participación que la de votar por los candidatos y las listas elaboradas por las convenciones de los partidos que esa clase dirigente domina y controla. esa clase de profesionales políticos. son pruebas terminantes de ese espíritu " (pág. Es de advertir que. la de Churchill. . Para Palacio. "Las formas liberales tienen históricamente su origen en el abuso del poder personal. es decir. 131). aparentemente enemigos. 115). Si observamos el funcionamiento real de estos regímenes veremos que la idea de que cualquiera pueda ser elegido por el pueblo no pasa de ser una ficción y que el poder efectivo se encuentra en manos de una clase política. la de acatar a quienes lo dirigen. establece la rotación en el ejercicio de la primera magistratura. la realidad política de todos los países calificados como democracias por el hecho de consagrar a sus gobernantes por medio del sufragio universal. Cuando la influencia de los grandes capitalistas es predominante. que comparten el gobierno o se turnan en él y que no pueden ser fácilmente desplazados porque tienen en sus manos todos los medios de la persuasión y de la propaganda. Cuando la orientación es plutocrática. 115). En ellas la clase dirigente se organiza sobre principios de poder compartido y toma precauciones contra la tendencia del pueblo a adorar al monarca o a delegar su poder en un caudillo. y hasta de Rusia. constituida por los grupos dirigentes de los partidos. porque es el que provoca mayor resistencia pública. 113). anota el ejemplo histórico de Inglaterra y de Francia. y más que nada para oponerse al surgimiento de cualquier personalidad poderosa que polarice el afecto de las multitudes. La derrota de Clemenceau.

Y sólo se cumplen cuando hay un nivel suficiente de educación política y un estado de orden. de las que dice con toda razón: "Es evidente que las declaraciones de derechos y garantías –base de toda constitución moderna. en los destinos comunes (. Caso contrario. . III Terminada su militancia política práctica. verdadero éxito editorial que conoció catorce ediciones entre 1954 y 1986 [64]. 124). alcanzó su cumbre. Lo cual remata el tema convocante de este artículo. desde que los grupos dirigentes usurpadores deben compensar con un aumento de coerción su falta de prestigio. Se construyen así órdenes duraderos. Pero los dioses deben ayudarnos a consumarlo tal como lo concebimos. trae como consecuencia natural la suspensión de las garantías constitucionales. Que no debe de haberlo satisfecho mucho en lo personal. que son el signo de la existencia de una clase dirigente representativa. 117/8) [62]. reservándose él el diálogo directo con la masa. sino la de influir.. El ensayo concluye con un estudio de la ley como epifenómeno del hecho político. 117). como si el Estado fuera una voluntad pura e incontrastable y no el resultado de un equilibrio que proviene de una lucha permanente de intereses e ideas. De esta manera.) Declaro carecer de ambición literaria y que consideraría el mayor de mis fracasos pasar a la posteridad solamente como escritor" [65] . atento a lo que había escrito en 1945: "La decepción patriótica me obligaba al sacrificio de mi ambición –de mi ambición legítima-. que no es otra cosa que monarquía electiva (pág. representadas por voluntades contrapuestas que dan una resultante común (pág. sin intermediarios. La falta de ese orden. aun a despecho de derrotas. ocasión en que arremete contra la teoría insostenible de la autolimitación por parte del Estado.sólo resultan beneficiosas si se cumplen. la democracia es cesarismo. Palacio se dedicó a escribir una monumental Historia de la Argentina.. La constitución queda así reducida a una mera expresión de deseos. que no ha sido nunca la de escribir libros. Depende su continuidad de lo bien que delegue el César fracciones de poder en quienes constituyen la nueva clase dirigente.Y remata con este aserto contundente: "Cuando no es plutocracia o burocracia de partidos. Todos construimos nuestro destino. con la acción y el consejo. con las situaciones de tensión consiguientes. o sea de esas relaciones recíprocas de mando y acatamiento. A él no lo ayudaron. entre gobernantes y gobernados. sin influencia sobre la vida política real" [63]. Y expresa su desdén hacia las constituciones escritas. son efímeros: «nada hay más frágil que el poder que se apoya solamente en el auspicio de la multitud»" (págs. como ocurrió con Napoleón I.

Paradójicamente. Hizo. 167: 267) [4] Art. el luego presidente Menem. de este modo. 1946. Alvear. suelen conferir a los seres humanos inteligencia y clarividencia para percibir sus fenómenos y ser. 162-166/170. en una inédita exhibición de irresponsabilidad política. 257. [2] Schmitt. artistas en su moldeo [66].098. país que no es pródigo en ellos. [10] Schmitt. se lo procesó a raíz de los hechos de 19 y 20 diciembre 2001. 26 enero 1908. [7] Ya en el lejano caso Alem (15 diciembre 1893). Su relectura nos ayudaría no poco a comprender nuestros males y a atisbar nuestras esperanzas. [6] En palabras de Jacques Isorni (Le procès de Robert Brasillach. 19 noviembre 1908. curioso ejemplo de Frankenstein jurídico. proponiéndoselo o no. París. de José Díaz García).. 54: 432)..estuviere complicado en la revuelta que dio origen a la declaración (Fallos. cit. a la localidad de Las Lomitas. a la vez. 3 marzo 1933. Carl: La Dictadura. Sólo excepcionalmente. pág. Gaceta del Foro. Flammarion. Lo cierto es que. op. 1968 (trad. [9] Schmitt. [5] Así. p. en virtud de ella (porque también autoriza la revisión judicial de la legitimidad de la declaración del estado de sitio). 4º-3 de la ley 23. 75-8 de la Constitución fija la competencia exclusiva del Congreso para arreglar el Presupuesto. págs. Ernesto Palacio murió en Buenos Aires en 1979. 223 y pássim. Énfasis añadido. habida cuenta del origen de la designación y de las cotas puestas . aun cuando –como en la especie. Néstor Luis Montezanti [1] Para dejarlo sin efecto apenas unas horas después. los radicales de 1930 fueron enviados a Ushuaia en la Tierra del Fuego. [11] El art. [8] Schmitt. la Corte Suprema de Justicia declaró la improcedencia de detener a un legislador durante la vigencia del estado de sitio. p. op. [12] El calificativo corresponde al diario La Razón de 25 enero 1908. más por la auténtica cultura nacional que lo que le dejaron hacer durante su efímera gestión al frente de la Comisión gubernamental [67]. cit. Madrid. en la provincia de Formosa. Revista de Occidente. [14] Boletín Oficial de la República Argentina . [3] Bien que la Corte Suprema de Justicia ha aclarado que el lugar de destino no puede ser un país limítrofe (as.¿O sí? Los designios de los dioses son inefables.. 253 y pássim. Tras un largo silencio forzoso. [13] Cámara Federal de Apelaciones de Buenos Aires. 254/5. 207). [15] Poco interesa determinar si comisarial o soberana: comisarial prima facie. cit. en lo político. Esta ley fue proyectada por el entonces Senador De la Rúa y se la suele designar con su nombre. Ernesto Palacio inscribió su nombre entre los grandes escritores políticos de la Argentina. p.. op.. Fallos.

Domingo : Comentarios de la Constitución de la Confederación Argentina. 27. diálogos con Ernesto Sábato.010). Plus Ultra. págs. por de pronto. Jorge Luis. Abeledo-Perrot. 110.htm. págs. Si todo fue un invento para justificar la polémica.. 226/228.galeon. 297. [21] Art. proteger y defender la religión católica apostólica romana y sostener y defender la causa nacional de la Federación proclamada por los pueblos de la República. Buenos Aires. soberana en suma. Homo Sapiens. París. 129/130. y el plebiscito se llevó a cabo el 26. 79. pág.: "Todos sabíamos que era una broma. 27 y 28 siguientes. [19] El art. Ahora hay profesores universitarios que estudian eso en serio. José: España Invertebrada.: El terrorismo en la Revolución de Mayo . .unlp. No obstante. con dudosa poesía: ¡Ni el polvo de tus huesos/la América tendrá! Lo cierto es que ese polvo recién regresó al país el 30 septiembre 1989. 1974. dictada con el voto de al menos dos tercios de los miembros de cada Cámara.. [30] Borges. [27] Quatrocchi-Woisson. pág. Dotti." [31] C. Emecé. [23] Universal para los varones. [25] Palacio. La Facultad. Enrique: Maeztu en Buenos Aires. aunque ésta fue luego -y antes de entrar en vigencia. 83 y pássim. cit. 177. 30 de la Constitución establece que ésta sólo puede reformarse por una convención especial. [28] Nalé Roxlo. Buenos Aires. Oriente. pág. Énfasis añadido. Revista de Occidente. 241. La ley la dictó la Junta de Representantes el 7 marzo 1835. Buenos Aires. Buenos Aires. Rosa. Emilio P. 1937. 107/8 y 171/3.fcaglp. 1967 (15ª ed. 2000. Conrado: Borrador de Memorias. [18] El dictado de la Ley de Aduana. 174. Una revolución contra la plutocracia en Roma.edu. pág. 1929. p. [17] C. acá había que hacer lo mismo.com/razonespañola/re83-alv. Madrid.fr. 1978. José María: Historia Argentina. 1995.ar/-sixto/sabato/dialogos/dia-logos-. [26] Palacio.aprobada por la Junta de Representantes. en http://www.fr. Rosa. op. 44. El restante es el 109 (que veda al presidente ejercer funciones judiciales). [22] Sarmiento. Las mujeres recién llegaron al voto en 1947 (ley 13. Plon.por él. [29] Brasillach. convocada por una ley del Congreso. Jorge Ernesto: Carl Schmitt en la Argentina. ya que se establecían dos importantes restricciones: conservar. 169. por obra de María Eva Duarte de Perón (Evita). Ernesto Palacio argumentaba que en Francia había grupos literarios y entonces. Ernesto: Catilina. Robert: Notre Avant-Guerre. págs. [24] Ortega y Gasset. Rosario. por todos. pág. [20] El poeta José Mármol escribía. ante la tradición caudillista que primó siempre en el Río de la Plata. op. [32] Zuleta Álvarez. C. págs. Rosso. 29. tomo 4.fr. lo de la suma del poder publico era una hipérbole.). para no ser menos. pág. en www.. Una broma que se convirtió en programa de la literatura argentina. Diana: Los males de la memoria. [16] Corbière.htm. 1998. 1941. Buenos Aires. cit. Buenos Aires.

por Carl. pág. corregida y aumentada. cit. llamativamente. y no a forma de éste. bajo el título De la monarquía. cit. 164.). 1962. prefiero traducir el inglés machiavellians como maquiavelianos y no como maquiavelistas. Énfasis añadido. Idéologies. cit. Buenos Aires. [45] Era conocido. [41] Quatrocchi-Woisson. en op. 103. Emecé. término este último devenido por el uso impropio en demasiado peyorativo. trad.. en Buenos Aires. de Dante. cit. Ampliar en Dotti. [36] Además de leer a Salustio en una viejísima edición. [46] Palacio. República (res pública) equivalía a lo que nosotros. 1939. Jorge Eugenio: Carl Schmitt en Argentina (Rosario. Las citas efectuadas aquí corresponden a esta edición. Kraft. [51] El gurú oficial fue otro gran pensador político argentino: Arturo Enrique Sampay. por Losada. [39] Ibíd. dominaba el inglés. defensores de la libertad. de 1960. Teoría del Estado. op. De los idiomas modernos. 7. Kraft. en la cita a que alude Palacio: Und das Gesetz kann uns nur Freiheit geben. en 1966. La parte omitida en la cita corresponde a una calificación vitriólica. bajo el género de lo políticamente correcto. [47] Quatrocchi-Woisson. el alemán. 1974) que subsiste.. pág. 177. 1986 (trad. Buenos Aires. A despecho del título castellano. [43] Dice el poeta alemán. a las que esta autora es tan adicta. de Carlos María Reyles). op.. que contó con una edición en Buenos Aires. París. nolens volens. [38] Palacio. 2000. [34] Saylor. 476. La Historia falsificada. 30. La Historia falsificada. pág. Esther Gómez Parro. [48] Gambini. quien considera que Palacio conoció a Schmitt más en .. op. [42] Buenos Aires.). en La Nación. Palabras para la segunda edición (9 diciembre 1945). ed. En este sentido. Difusión. contratapa. pág. domingo 17 marzo 2002. 55. Hugo: Aquel otro juicio a la Corte. págs. 52. [50] En 1962 la reeditaría. pág. 67/8 (a la que corresponden todas las citas). entendemos como Estado. el francés y el italiano y. como el Restaurador de las Leyes. para los romanos. Homo Sapiens. tradujo directamente De Monarchía. Buenos Aires. pág. casi seguramente. 931 págs. [53] De quien sin embargo sólo mienta Teoría de la Constitución y escribe mal su nombre de pila: Karl. Barcelona. 1997 (2ª ed. Anthropos. Pero. [49] Pseudología (el término es de Joseph Gabel. [40] Palacio. terminología inequívocamente schmittiana. [52] Burnham. James: Los maquiavelistas. cit. op. Énfasis añadidos. fue tan república la monarquía primigenia como la etapa propiamente republicana como el Imperio tras Augusto.. págs. define al poder como la facultad de decidir en última instancia sobre los asuntos comunes.[33] Palacio. Olcese. en la pág. 30/31. como ahora se entiende. la reeditó Peña Lillo en 1960. [35] Palacio. [37] Debe tenerse presente que. pág. [44] Palacio. Steven: El enigma de Catilina (Catilina’s Riddle).

Bahía Blanca. 19. [55] ¡Qué curioso!: Julio Irazusta.).). cit.. compañero de Palacio en la empresa histórica y gran pensador político él mismo. pág. 1967 (15ª ed. pág. [67] Cosa que ya notó lúcidamente Quattrocchi-Woisson. pero que en alemán apareció en 1932 (Hamburgo. [63] Palacio. que el poder supone el acatamiento como contraparte (pág. págs. [66] C. Revista de Occidente. 1998 (trad. con Bertrand de Jouvenel (El Poder. [60] Dice. a quien tampoco cita (lo que no es extraño por una simple cuestión cronológica). al escribir esto. Freund. 125.. Catilina. págs. 360. Barcelona. pág. Hans: Esencia y valor de la democracia. cit. [62] La cita de Palacio es de Maquiavelo: Istorie Fiorentine. EdiUNS. 99 y pássim. pág. cit. Ed. 23/4. mía). Julien: Qué es la Política. Énfasis añadido. 15. [59] Ortega y Gasset. págs. 267 y pássim. que recién se publicó en español en 1971. pág. Dictio.. sorprende la coincidencia con el estado administrativo. Nacional. 1997). Énfasis añadido. José: España invertebrada. . [56] Palacio. pág. Duncker & Humblot)? De todos modos. Madrid. 1974). [58] Kelsen. [61] ¿Conocía Palacio. Énfasis añadido. Teoría del Estado. cit. escribió un luminoso ensayo titulado precisamente La Política. 8/9. cenicienta del espíritu (Buenos Aires. que tipifica el autor de Plettenberg.. op.profundidad que lo que denota su cita en Teoría del Estado.fr. Madrid. 55). op. op. 1997. [57] Palacio. [64] Quattrocchi-Woisson. [65] Palacio. 83. la obra de Carl Schmitt Legalidad y Legitimidad. op. ( op. pág. cit. 17. [54] Palacio..