You are on page 1of 6

1.

La comedia nueva
Lope de Vega, en el siglo XVII, tuvo la genialidad de crear una nueva fórmula teatral a la que llamó ‘comedia nueva` para distinguirse de la clásica obra teatral. Tuvo tal éxito, que a partir de entonces, fue seguida por una gran cantidad de autores. En 1609 Lope compuso su obra Arte nuevo de hacer comedia, en la que explica su nueva concepción teatral y encontramos las características de las obras que este escribe: Numero de actos. Divide la comedia en tres actos y los llama jornadas. Mezcla de lo trágico y lo cómico intentando representar la variedad, tal como existe en la vida. Esto lleva a que en una misma obra, encontremos mezclados diferentes estratos sociales. El gracioso (papel interpretado por el criado del galán) aparece incluso en las obras más trágicas o más graves. En el teatro clásico, la obra debía tener una única acción y desarrollarse en un mismo lugar y durante una jornada. Lope, por razones de verosimilitud, cree innecesario guardar las de tiempo y espacio. Polimetría. Las obras teatrales se escriben en verso. El escritor utiliza diferentes tipos de estrofas según las situaciones. El gusto: Lope admite que las reglas del teatro clásico están bien, pero cada época es distinta y los gustos del público varían. Así que hay que adaptarse a ellos, puesto que el público es el que paga. El fin de la comedia es provocar el disfrute del público.

-

-

Géneros
A las obras que seguían la fórmula de Lope se les llamó genéricamente comedias, aunque el nombre no se corresponde con el concepto básico de comedia y las obras pueden ser: Comedias: Mezclan personajes elevados y bajos y tienen un final feliz. Tragicomedias o dramas: Mezclan personajes elevados y bajos, situaciones trágicas y cómicas y pueden acabar bien o mal.

Temas
Los temas preferidos del barroco son:  El honor y la honra: Ambas cosas se sustentan en la opinión que los demás tienen de uno mismo. Si se pierde el honor, lo justo es recuperarlo con venganza y sangre si es necesario. El honor suele estar ligado a la mujer y los encargados de limpiar las manchas de honor son los hombres. Por eso es tan frecuente en la comedia la mujer vestida de hombre que se traviste para recuperar o vengar la deshonra. Si una doncella perdía su honor, el código de la comedia sólo ofrecía dos soluciones: el matrimonio o la muerte del seductor. La vida real era otra cosa. Afortunadamente. El amor: La conquista de una dama por el galán (o a la inversa) es el eje temático de numerosas comedias.

     

También se escriben muchas comedias de capa y espada o enredo que desarrollan argumentos de intriga y enredo. Comedias históricas y legendarias: Fuenteovejuna. Comedias de aparato: tienen una puesta en escena complicada y necesitan ser representadas en un teatro de corte. Suelen acompañarse de canto y baile. Dramas filosóficos y religiosos, que tratan temas como el destino, la libertad del individuo, el poder divino... Dramas de honor en los que se plantea un problema de honra. Autos sacramentales: representaciones espectaculares que tienen como tema un asunto de fe.

Los personajes
Los personajes más habituales en la comedia del siglo de Oro son:     El rey, si es joven, es un galán soberbio y a veces injusto; si es viejo, es prudente y necesario para restablecer la justicia. El galán reúne todas las virtudes; juventud, generosidad, paciencia, capacidad de sufrimiento... Los sentimientos que le mueven son: amor, celos y honra. El antagonista, suele ser un noble que abusa de su poder, es tirano y malvado. Su papel en la comedia es negativo. Sólo puede castigarle el rey. La dama, complemento femenino del galán, es noble, idealista, audaz y constante. Salvo raras excepciones (El perro del hortelano), los personajes femeninos responden a la pasividad social que tenían en su tiempo. Es muy habitual el personaje de la mujer que se disfraza de hombre para realizar acciones masculinas como la defensa de su honra. Esta mujer varonil suele crear situaciones de enredo muy del gusto de la época. El padre de la dama. Es un hombre ejemplar que defiende el honor. El gracioso es el tipo por antonomasia de la comedia española, suele ser el criado del galán, pero también su consejero y amigo y su contrapunto en el carácter. Es ingenioso, cobarde, ama el dinero, los placeres y la comida. Suele emparejarse con la criada de la dama. Sus intervenciones rompen la tensión y el dramatismo. La criada es la confidente y acompañante de la dama que desempeña una especie de papel de gracioso en mujer.

 

2. Tema de la obra.
La temática de la obra es variada pero el auténtico tema sobre el que gira toda la obra es la falsa predestinación del hombre y el triunfo de la libertad. Alrededor de este giran otros temas menos significativos como la honra (que viene dada por Rosaura), el amor (entre RosauraAstolfo-Estrella), la falsedad de la vida (de Segismundo). Algunos temas que giran en torno al principal: 1. La vida es sueño es básicamente un drama sobre la libertad del hombre y sus implicaciones y recoge una de las grandes cuestiones religiosas de moda en el siglo XVII:

-

-

2. 3.

4.

5.

El libre albedrío a partir de la reforma protestante; los protestantes creían en la predestinación, pero para la iglesia católica, el hombre es responsable de los actos que realiza conforme a su libre albedrío. En La vida es sueño, Basilio se equivoca al creer que el destino de un hombre está escrito en las estrellas y al creer que puede cambiarlo. Entonces aparece la figura de Segismundo demostrando que el hombre es capaz de vencer a sus instintos y regirse por la razón. Calderón distingue entre la libertad física o material de sus personajes y la libertad moral o de su voluntad. Alguno de sus héroes están violentamente privados de la primera, pero conservan la segunda (Segismundo). La vida como sueño. El tema está muy ligado al sentimiento barroco del desengaño que desenmascara las apariencias con las que se cubre la autentica vida. El honor y la honra. El tema del honor sirve de eje a la acción secundaria protagonizada por Rosaura. Se trata de un tema que responde a un concepto que proviene del código de las ordenes de caballería medieval y que impone una “ley tan rigurosa” como es la de lavar el deshonor con sangre o con la retirada a un convento (Rosaura). En La vida es sueño aparecen las contradicciones que provoca tan rígida ley social atenazando a un personaje como Clotaldo y provocándole un conflicto moral y afectivo. El miedo al horóscopo. Sus fuentes ya han sido mencionadas arriba. En La vida es sueño los hados, las estrellas… simbolizan aquellos factores que no dependen del ser humano pero que influyen sobre él. La razón de Estado y la legitimidad del poder.

3. Ambigüedad en el concepto de sueño.
El concepto de sueño en la obra no hace únicamente referencia a la brevedad de la vida, además, refleja la inconsciencia que tenemos de existir, es decir, la duda de distinguir lo real de lo que es una fantasía, un sueño. En La vida es sueño se plantea la predestinación del hombre por el destino, que se define por lo pagano, por las estrellas, y como alternativa a este determinismo, se plantea un segundo camino, el libre albedrío. Calderón se sitúa a favor de la Iglesia Católica, por lo tanto en el fondo de la obra hay una clara intención religiosa ya que el autor apoya la contrarreforma que se da en esa época en Europa. En cuanto al plano moral existe la idea de que el hombre, reflexionando sobre los errores que comete, finalmente aprende de ellos, pero sobre todo se valora la libertad del hombre, en el cambio que vemos en la vida de Segismundo cuando tiene libertad y cuando carece de ella.

4. Diversos planos de la obra.
Plano metafísico La principal cuestión tratada en la obra La vida es sueño es el poder de la estrellas a la hora de decidir la libertad de las personas. Esta situación no puede ser controlada por nadie, ni por el mismo Calderón, que permanece pasivo ante la influencia del cosmos en la humanidad. Mediante dicho suceso, el literato apela directamente a la tradición griega, caracterizada en

sus tragedias por el fuerte impacto del destino sobre las personas. Este es invencible, y de mismo modo actúa sobre Segismundo, que no parece ser uno más de todas las víctimas de los dioses. Cabe añadir, pues, que el carácter de los dioses es conocido por su severidad y tendencia al castigo mortal. De este modo, y como todo héroe de la historia occidental, para levantarse primero se tiene que haber caído. Personificando este pensamiento, el protagonista de La vida es sueño decide sobrepasar lo escrito, no caer en el mismo error que todos sus antepasados y adoptar la característica impulsada por Platón (aprovechando que se hablará del Mito de la caverna) de la templanza. Una vez controlados los impulsos, queda bien claro que el hombre es capaz de vencer a lo estipulado (las estrellas) si hace uso de su razonamiento característico. Segismundo realiza todo un proceso de gradación ascendente, convirtiéndose de un humano que vive en características animales, al claro ejemplo del humanismo. Plano teológico Calderón es católico y cree que hay vida después de la muerte. Pero el hombre puede llegar al concepto de la vida ultraterrena solo porque sabe que hay dos vidas ya en esta de la tierra: la religiosa y la profana (ejemplificadas por los distintos personajes de su obra). Así pues, la vida para Calderón es, a su vez, sueño y muerte. El libre albedrío está basado en la creencia por parte de la iglesia que sostiene que los humanos tienen el poder de elegir y tomar sus propias decisiones. Esta acepción tiene distintas consdieraciones dependiendo de los campos que la trabajen, pero principalmente desde las perspectivas filosóficas sobre la libertad, podemos hablar del fenómeno del determinismo, que afirma que todos los eventos son resultados inevitables de causas previas, de que todo lo que pasa tiene una razón de ser. Asimismo, Segismundo revoca esta concepción mediante el desarrollo psicológico y el crecimiento como personaje, que le transforma en alguien que vence lo determinado para convertirse en un ser totalmente libre (encarna totalmente el libre albedrío). Cabe añadir, pues, que esta es una de las razones por las cuales se asocia fuertemente el pensamiento psicoanalista de Freud con las concepciones filosóficas del sueño de Calderón, para ambos eran una forma de explicar el mundo. De modo totalmente contrastado, la predestinación es sustenada por los protestantes y se trata de una doctrina religiosa bajo la cual se discute el destino de las cosas. Se distingue fuertemente de los conceptos de libre albedrío, determinismo y demás variantes por su faceta religiosa, ya que el hecho de la predestinación concierne de forma directa a la decisión de Dios para gobernar la creación y su evolución. Así pues, de forma resumida, las decisiones de Dios determinan el destino de las personas. La resolución de la tragedia inicial indicaría, directamente, la posición que adopta Calderón a favor del contrarreformismo. Segismundo vence el destino impuesto por las estrellas (Dios) con su única capacidad moral y ética, ya que no dispone de estudios suficientes como para comprender la necesidad que tiene el ser humano de controlar sus reacciones y dar preponderancia a las ideas antes que los impulsos físicos (aquello que todos esperábamos después del planteamiento calderoniano que se nos ha realizado durante toda la obra). Se nos plantea sorprendente la manera como el protagonista entiende la situación y se utiliza para reivindicar el poder del ser humano. Plano moral Los planos morales pueden ser observados, principalmente, en el protagonista, Segismundo. Este, sin casi ningún tipo de estudio ni concepción sobre la moral, actúa como si se tratara del propio rey.

Se aprecian situaciones muy paradójicas en el desenlace de la obra, cuando el pueblo el aclama como verdadero rey aunque su padre siga vivo, por lo tanto, no hay justificación para que Segismundo ejerza de monarca todavía. Así pues, se podría afirmar que una de les observaciones que se puede extrapolar en la obra es la de la situación que se presenta cuando un rey actúa de forma despótica. No es conveniente adentrarnos en ideales sociopolíticos, pero los ideales filosóficos de la época trataban este tipo de situaciones (fuertemente observado en grandes pensadores como Locke), es decir, entendían que no se podía vivir bajo un mandato absolutista y que si el rey actuaba con fines viles, debería ser castigado. Calderón, al ser religioso y posicionarse de forma propensa a la teoría del libre albedrío, decide dejar este pensamiento en el aire, no termina de profundizarlo (es decir, su hijo le perdona pero no se olvida del trato que le ha propiciado de manera totalmente gratuita, ya que no disponía de ningún principio lógico en el que basar sus creencias, las predicciones ya constituían un hecho del pasado). Como hemos adentrado previamente, uno de los finales éticos que se nos deja es el de la lucha entre la pasión (Segismundo encadenado) y la prudencia (Segismundo heredero), con una moraleja bien establecida, la segunda siempre debe imponerse a la primera. Por último, los ideales calderonianos también resiguen la moral barroca, caracterizada por su gran tendencia a la reflexión sobre la vida y las situaciones que se desprenden de ella, tratan de comprender su sentido. Calderón pues, nos muestra que, más alla de si se trata de un sueño o de una realidad, la vida es efímera, el tiempo fluye y la vida huye, esas es la razón por la cual hay que actuar de forma adecuada según las situaciones, el ser humano debe ser bondadoso con los demás, sin importar el mal trato que nos hayan propiciado, incluso se podría hablar de las famosas segundas oportunidades cristianas.

5. Educación y carácter de Segismundo.
Al comienzo de la obra, debido a su falta de libertad se desata su fiereza y a la vez reflexiona profundamente a través de sus monólogos. "¡Ay, mísero de mí, y ay infelice! Apurar, cielos, pretendo ya que me tratáis así, qué delito cometí contra vosotros naciendo. Aunque si nací, ya entiendo qué delito he cometido, bastante causa ha tenido vuestra justicia y rigor, pues el delito mayor del hombre es haber nacido" Paradójicamente es reflexivo, respecto a su fiereza.

Conforme la obra evoluciona, se muestra vengativo y cruel, pero más adelante podemos observar su faceta más humanitaria, incluso parece un hombre más culto respecto al inicio de la obra. Sobrepone su bondad a su fiereza natural. Segismundo se nos presenta al principio como el origen del hombre fiero pero a la vez reflexivo gracias a la influencia de Clotaldo. Posteriormente este carácter de Segismundo padece una evolución al salir de su prisión. Cuando esto ocurre, Segismundo combina estados de mejora con su peor versión, se comporta como un bruto fuera de razón que debe volver a ser encerrado. Después del engaño del sueño vuelve a salir de la prisión y consigue alcanzar su meta, tener un cara a cara con el rey, con su padre: haciendo así que haya una disputa por su trono legítimo y desheredado que reclama. Después de haber vencido, Segismundo, teniendo la oportunidad de cumplir la profecía decide romper con el destino, usar su libre albedrío y perdonar y honrar al rey. Con toda esta trama, vemos que la educación de Segismundo también pasa por varias etapas, primero tiene una cultura hibrida ya que Clotaldo es su maestro y mentor pero no perfecciona su persona. Esto, se ve reflejado en que se comporta como un animal dentro de la torre, pero en cambio cuando nos expresa su monólogo hace referencias al volcán Etna, al Minotauro, tiene un pensamiento racional y justifica su desesperación. Al salir de esta cueva, aunque tiene el refuerzo del conocimiento práctico de la vida, que nunca antes lo había tenido, no hace uso de esta ventaja y como si se tratase de un toro ante el peligro va con los cuernos siempre adelante para arrollar todo aquello que se le pone en el camino con una bestialidad suprema –incluso llega a tirar a gente por el balcón-denotando así que se guía por el instinto y no por lo racional. En la parte final, la educación ya es autodidacta y bajo la reflexión de un buen cristiano y bajo su madurez personal actúa como una persona que demuestra ser mucho más hombre que otros personajes de la obra, como su mismo padre Basilio. En definitiva, Calderón de la Barca pretendía “cristianizar” la bestia de Segismundo mediante la custodia de la educación de Clotaldo haciendo que dé el paso de bestia a cristiano puro donde su carácter arrogante, prepotente, agresivo y amenazador quede en un insulso pero sincero, racional y comprensible personaje que perdona a su agraviador, tal y como propone la biblia, y rompe con su destino, tal y como lo dice la contrarreforma.