You are on page 1of 2

La histeria masculina. ¿Fenómeno de época o develación tardía?

Durante los últimos años se la reconoció como el “Don Juanismo”, hoy tiene un nombre más apropiado e incluso científicamente reconocido, Histeria. Al parecer, la sed de brillar entre excepciones ya no es un patrimonio netamente femenino, ahora el hombre tiene su lugar en la fila, y crease o no, esto viene para largo. Cada vez es más frecuente escuchar las quejas de las mujeres respecto a esta “actitud” masculina, que por cierto destaca el costado femenino del hombre, por lo que obviamente no pasa desapercibida. ¿Dónde se observa con mayor frecuencia? Sin dudas, en el terreno de la conquista. Pero esta es solamente una de las caras visibles del fenómeno, ya que a mi entender, hay todo un proceso detrás que lo condiciona. Uno de ellos es la notable asunción del rol de la mujer en nuestra sociedad. Mi hipótesis; la cual no deja de ser un supuesto. Es que esta asunción, comienza a quedarle cómoda al hombre, a tal punto de poder reconocer su costado femenino con mayor naturalidad y aceptación que en otras épocas. Uno de los temas que demanda mayor atención en el campo psi, es como la caída de ciertos valores, pilares para la organización de nuestra cultura, como el trabajo, la familia como institución, el valor de la educación etc., llevan implícitos condicionamientos de género. Hoy, la tendencia a discriminar masculino y femenino se encuentra cada vez más borrosa. Lo cual no considero que sea algo negativo, ni mucho menos para las próximas generaciones. En épocas como las de los espartanos por ejemplo; (siglo 5 a.C), la homosexualidad, no era pensada como una aberración, pensamiento conservador que caracterizó a los últimos milenios. Hoy nuevamente está cambiando la mirada, hasta los matrimonios del mismo sexo son lícitos. ¿Qué mejor ejemplo de la libertad que el de la sexual? Bueno, los heterosexuales también comienzan a sentir este efecto. Siempre es bueno recurrir a la historia, de ella podemos aprender mucho, e incluso entender con mayor nitidez nuestro presente, en lugar de asustarnos. Seria aburrido pensar que durante los próximos siglos los hombres deberían sostener la iniciativa sobre las mujeres, es tiempo de darles el lugar que se merecen, a su par.

inevitable y real.En resumidas cuentas. A pesar de todo. si me preguntan. el amor siempre triunfa. Hablar de histeria o “don juanismo” es hablar simplemente de la estrategia. por eso elijo la neutral aceptación del hecho con optimismo. Adoptar una posición como hombre sería ponerme de un lado o de otro. no creo que esto sea ni algo bueno. Simplemente es un resultado de la guerra entre sexos. ni algo malo. .