You are on page 1of 94

o

2 :3 4 5
9 10 cm•.
Artes;
Icono Editores Llda. 11; 2570926
ImpresiÓn;
Editorial Presencia
Sanla Fe de Bogotá, Colombia
PATRONESDEASENTAMIENTO
DE LOS AGRICULTORES
PREHISPANICOS EN
"EL L1MON", MUNICIPIO DE
CHAPARRAL (TOLlMA)
CAMilO RODRIGUEZ RAMIREZ
Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales
Banco de la República Santa Fe de Bogotá, 1991
FICHA BmLIOOAFICA
L Ocpartamento dcl Tolima
1. Título
Clasificación Dcwcy: 913.86136
RODRIGUEZ RAMIREZ. CAMILO
o. Arqueología Colombiana
2. Serie
Palrones de asentamiento de los agricultores prehíspánicos en "El Limón", municipio de
ChaparraL (ToUma)
BIBLIOGRAFlA: p. 105
Págs. 108 Ilust. 53 (Publicación de la Fundación dc Investigaciones Arqueológicas
Nacionales) No. 49
Banco de la República.
AGRADECIMIENTOS
A la Fundación de Investigaciones Arqueológicas del Banco de la
República y a su director, el doctor Luis Duque G6mez, por la financiación
para adelantar esta investigación.
Al Comité Departamental de Cafeteros del Tolima, en especial a sus
directivos. señor Gonzalo Jaramillo, y al antropólogo Fernando Vásquez,
quienes amablemente nos autorizaron el alojamiento durante los primeros
días en La Granja, de El Limón. Lo mismo que al señor Jaime Alfaro.
director de La Granja.
En Chaparral, a don Gilberto Romero y familia por permitimos la
estadía y realizar las excavaciones en los predios de la finca El Prodigio. A
la colega Marra Combariza yfamilia, quien nos acompañó durante nuestra
primera visita a la región.
En El Limón, al Padre Pedro Guzmán. quien gustosamente nos relacionó
con los miembros de la comunidad; a don Alirio Rfos y familia, por
autorizamos las excavaciones en sus predios. En la finca El Prodigio, a
Trinidad Varón y Jaime López por su entusiasta acogida durante nuestra
estancia. En general, a todos los habitantes de la vereda Irco y El Prodigio,
por sus múltiples y cordiales atenciones.
En La vereda Icarcó, a la señora Cannelina Ladino y familia; en la
vereda La Aldea, de manera muy especial, a don Arcesio Oraz y familia por
brindamos su amistad y colaboración para realizar las excavaciones.
Tengo una deuda de gralitud con los estudiantes Elkin Rodrfguez
(Universidad Nacional) y Carlos Rcstrepo (Universidad de Antioquia), por
su colaboración durante las lemporadas de campo; sin su ayuda, el trabajo
no hubiera sido tan productivo y ameno.
Ligia Inés Vélez (PV) (Universidad Nacional) nos ayudó en la
clasificación de los artefactos lfticos y preparación del infonne final.
7
Carolina Valderrama (Universidad Nacional), Juan Carlos Ramfrez
(Universidad Nacional) y Gaspar Morcote (Universidad Nacional) han
estado trabajando en la separación de muestras de flotación.
La doctoraDoloresPiperno (STRI·Panamá), amablemente, está haciendo
el análisis de fitolitos. y la doctora Luisa Fcmanda Herrera de Turbay
(Fundación Erigaie) los de palinologfa.
El geólogo Ornar Vargas nos ayudó con la identificación de materias
primas utilizadas en la elaboración de los artefactos líticos yla clasificación
por rangos de tamafto.
Inés Cavelier(Fundación Erigaie), pacientemente, revisó el manuscrito
y nos hizo algunas importantes sugerencias interpretativas.
A Jimena de Valdenebro, quien diligentemente tomó las fotos Nos. 13-
16, 18,20-22,25,27-29,40 Y42, al igual que Santiago Mora (Fundación
Erigaie) con las fotos Nos. 30-37, 39 Y40.
En Ibagué, al profesor César Velandia (U. Tolima) por facilitamos las
instalaciones del Museo para flotar algunas de las muestras.
Elvira Vásquez nos ayudó en la corrección de las pruebas de imprenta.
Finalmente, a la Fundación Erigaie, por el préstamo de parte de sus
equipos de campo y las facilidades locativas para realizar el trabajo de
laboratorio y la preparación de los informes.
8
TABLA DE CONTENIDO
Página
INTRODUCCION 11
LOCALIZACION y DESCRIPCION F1SIOGRAFlCA
DEL AREA DE ESTUDIO 15
PROSPECCION 19
Veredas El Prodigio e Treo 19
Veredas La Aldea e Icarco 21
Veredas Cascajal, Santa Rita, La Sierrra y El Mesón 21
EXCAVACIONES 25
Vereda El Prodigio.................................................................... 25
Vereda La Aldea 28
CLASIFICACION DE LOS VESTIGIOS
LA ALFARERIA 33
Las Fonnas o" •••••••• ••••••••• •••• ••••• •••• ••••••••• •••• ••••••••••• 34
La Decoración 37
LA INDUSTRIA LlTICA 45
Artefactos por ¡x:rcusi6n 46
Artefactos por abrasi6n y pulimento 63
CONCLUSIONES 75
INDlCE DE FIGURAS 79
INDICE DE MAPAS ..
9
83
INDICE DE CUADROS 85
lNDI CE DE FOTOS .. 87
ANEXO l.................................................................................. 89
ANEXO 2.................................................................................. 97
ANEXO 3.................................................................................. la!
BIBLJOGRAFIA 105
10
INTRODUCCION
Este informe comprende los resullados de trabajos de prospección y
excavaciones realizados en dos temporadas de campo en las veredas El
Prodigio, Ireo, Icareó, Santa Rita y La Aldea. del corregimiento de El
Limón, pertenecientes al municipio de Chaparral, yen las veredas La Sierra
y El Mesón, en el municipio de Rioblanco, al sur del departamento del
Tolima (Mapa 1).
En las veredas ubicadas en las partes escarpadas. como son El Prodigio
yLa Aldea. se hicieron reconidos a lo largo de los "filos" de las vertientes.
con el fin de recolectar materiales arqueológicos superficiales yhacer pozos
de sondeo y barrenos en los aterrazamientos y aplanamientos artificiales
visibles.
Los aterrazamientos se observan agrupados. configurando un patrón
peculiar escalonado y, aunque las casas aCluales generalmente se erigen
sobre estos planes, el conjunto de las viviendas presenta otra distribución.
Los sondeos ybarrenos nos pennitieron aproximamos a la estratigrafía
de los aterrazamientos, las probables fonnas de adecuación yla profundidad
de las capas culturales; a la vez, se registraron las dimensiones de las
construcciones.
Con base en los datos de las prospecciones, se procedió a realizar dos
cortes arqueológicos: uno, en un aplanamiento en la vereda El Prodigio, y
el otro en un aterrazamiento en la vereda La Aldea. Ambas excavaciones se
trazaron desde la parte plana hasta abarcar el sector de caída de la pendiente,
con el fin de recuperar infonnaciones sobre el momento de la ocupación
final prehispánica, el proceso de adecuación del sitio, asf como de la época
anterior a la remoción de ticrras.
La franja comprendida entre los 800 y los 1.000 m.s.n.m. presenta un
paisaje caracterizado por pequeñas lomas ondulantes, encontrándose
11
vestigios en las más grandes; en este sector no se registraron adecuaciones
para lograrespacios más amplios ylos anefactos arqueológicos se encuentran
sobre horizontes naturales. En esta zona no se realizaron excavaciones
(Mapa 2).
Con base en los datos de las excavaciones yel análisis de los materiales.
podemos afi rmarquelosvestigiosencontradoscorrespondenados momentos
históricos: el primero localizado en la vereda El Prodigio, y pcnenecienre
al período precerámico, donde una muestra de carbón del nivel 7 (4S-S0cm
de profundidad) arrojó la fecha 3.650 ±90 anos a.e. (beta-4051Sr. Por el
tipo de anefactos encontrados, probablemente estos grupos ya tenfan un
desarrollo agrícola considerable para su dicta; elementos como los cantos
rodados con bordes desgastados se han interpretado como el resultado de
actividades de moliendas de rafces (Ranere, 1980). Aunque no disponemos
por el momento de los análisis paleoecológicos (palinologfa, fitolitos y
macro-restos) que nos atestigüen los cultivos involucrados en el proceso,
suponemos que la caza y la recolección ya no eran el sustento principal de
csta sociedad. En otras regiones del país (Bray et al., 1980·1983), centro y
surarnericanas para una época similar e inclusive anterior a la mencionada,
ya existen registros de polen yfitolitosdcl cultivode mafz(Bushetal., 1989;
Pearsall and Pipcmo, 1990; Pipcmo et al., 1985) Y de otros cultivos
(pearsall, 1985; Pipemo et al., 1988; Ranere, 1988).
El otroevento registrado corresponde agrupos agroalfareros tardfos. Las
adecuaciones de tierra en los "mas" de las vertientes y la mayoría de
desechos cerámicos son los vestigios dejados posiblemente por los pijaos,
elnia que para la época de la conquista tenfa alH uno de sus principales
baluartes. Llama la atenciónel resultado de una muestra analizada decarbón
del nivel9(40-50cmde profundidad), que fecMen 330±70anos a.C. (bcta-
40516) un paleosuelo con vestigios culturales, sepultado artificialmente,
que nos permite trazar el inicio de la ocupación en este sitio.
La presencia de vasijas típicas Yotoco en los ajuares de tumbas (Bray &
Moseley, 1976; Bray et al., 1980-1983), ase como de una orfebrería
emparentada tecnológica y estilfsticamente con la "clásica" de la región
Calima (Cubillos, 1945; Pérez de Barradas, 1954-1958; Plazas y Falcheui.
1983), nos permite suponer la existencia de estrechos lazos culturales y,
posiblemente, de redes de intercambio entre ambas regiones.
Qua muestra obtenida en el nivel 10(59-67 cm de profundidad) dio una antigüedad de 5.420± 130
años a.C. (bel.l. 45540). Este feeJumknto amplí. In intelprel.l.eione. sobre los inicios de la
.gricullura en los Andes ooIombianos, y que KQn deuUados en una próxima publiead6n.
Agndcz.co • b doaora Dolores Pipemo y al doctor Richard Cooke del Smithsonian Tropieal
Research InslÍlute (STRI) de Panamj. por el cubrimiento del costo del an,üi.i•.
12

o'
,.
"
It..... • ' _ ' _ ' . ' . ' ~ _
a"... O
......".....
,
r J"

..,.....

.... , .....
-- '
.....,., ..
.C...... \
O
,
,

'o -
,
,


,

,
.'.-. ,
._.. «
...- '
.. ,...... r
. ,
" ••,.. I
..
, ~ ~ " . ... ~ .....-
J'''.'I''-
, _ ... ' . " . ' ~ • H••~ .
, H...... .'.'00"
l' ,
I I ,

,- ,
,-- '"





.... H'Z .. lIS

O
"
~ . ~ .
o.
O •
.'
O •

Ji
O /'C::;-
O

I
O
,
,
o
, .
o ,
'"-"~ - ~ - - ~ -
MAPA I
'l' oo'
13
LOCALlZACION y DESCRIPCION FlSIOGRAFICA
DEL AREA DE ESTUDIO
El área de la presente investigación está ubicada en el flanco este de la
cordillera Central, se localiza entre los 3° 31" Ylos 3° 45" de latitud none,
y desde los 75° 35" hasta los 75° 39" de longitud oeste del meridiano de
Grccnwich (IGAC, 1986: mapa del dcpartarncno del Tolima). Admi-
nistrativamente penenece al corregimiento de El Limón, municipio de
Chaparral, y pane de la rcgtón nororicnlcal del municipio de Rioblanco
(Mapa 1).
Es un ;írca principalmente montañosa de vertientes escarpadas, con
pequeños valles aluviales en las zonas bajas, las altitudes comprenden desde
los 800 hasta los 2.6000 m.s.n.m.
Emrc los cursos de aguas con mayor caudal están el sistcm:l de anuentes
del rlo Ambcima. las quebradas Ireo, Irquito. Icareó y Tulunf, los cuales
desaguan en el rfo Amoyá; de otra parte, están el Rioblanco y el Mendarco,
ambas rcdcs hfdricas connuycn en el río Saldaf'la, que a su vez linaliza su
cauce en cl río Magdalena (Mapa 2).
Para csta área se han idcntificado dos formacioncs vegctales. La zona
entre los 1.000 y los 2.000m.S.n.m. pertenece a la formación del bosque muy
húmedo premontano (Bmh-PM) yes la que ocupa mayor extensión del área
de investigación: "En general, esta formación tienecamo 1fmites climáticos
una biOlemperatura media aproximada entre los 18
0
y los 24
0
C, con un
promedio anual de lluvias de 2.000 a 4.000 mm y pertenece a la "provincia
de humedad pcrhúmedo"(IGAC, 1977). La vegetación original secaracteriza
por ser "de considerable altura con varios estratos dc árboles y abundantes
cpftitas sobre troncos y ramas. En lugares dc sucios fértilcs y sin mucha
lluvia, estas sclvas primitivas fueron transfonnadas en cafetales y potreros,
y los pocos montes que pudieron quedar en los sitios más elevados van
siendo talados para implantar ganaderías y cultivos" (IGAC, 1977). La
franja ¡¡ltitudin¡¡l entre los 1.200 y los 1.700 m.s.n.m. correspondc con zona
cafeteríl. Los suelos están desarrollados a partir de "rocas fgneas, mela-
15
mórlicas y sedimentarias, incluyendo frecuentes cenizas volcánicas"
(Cortolima. 1985).
La otra [onnaciónvcgetal del área es lade bosque muy húmedo montano
mijo (Bmh-MB). delimitada entre los 2.000 y los 2.500 m.S.n.m. "En
general. esta fonnación tiene como Ifmitcs climáticos una biotcmp:ratura
media entre los 12° y 18° C. un promedio anual de lluvias de 2.000 a 4.(0)
mm. y p:nenccc a la provincia de humedad p::rhúmcdo" (lOAC. 1977).
Dada 1;1 altitud enque scencucntra ubicadaesta fonnación. esdetenninante
"cJ efecto orográlico en cJ incremento de las lluvias. al servir l:ls montanas
de barreras de condensación a masas de aire húmedo. lo cual provoca
frecuentemente la fonnación de densas neblinas y mantos de nubes que
arropan las cordilleras. De la abundantc lluvia sólo una parte es empleada
en el ciclo hidrológico por la evapolranspiración. y queda entonces así
apreciable cantidad de agua para el escurrimiento e inliltración. agua de
inmenso valor en las numerosas hoyas hidrográficas, ya que de ella nutren
sus caudales los fios que la fonnan" (IOAC. 1977).
La anterior a la recientc colonización se caracteriza por su
"c1evada estatura y cuenta con gran diversidad de especies. Los árbolcs se
distribuyen en varios estratos. y el epifitismo es una condición muy
<¡centuada en fonna de quichcs (Bromiliáccas), musgos, Ifqucncs, lianas.
aráceas trepadoras. Entremezcladas en una masa arbórea se levantan las
palmeras... EX:lensos roblcdales (QuerCu.f humboldlii) vcslran hasta no hace
mucho tiempo gran pane de las montanas" (lOAC. 1977).
Considerando el elemento topográlico. "sc detennin:m dos unidades
fisiográlicas :1 saber: laderas de cordillera y planicie lacustre. Dentro de
estas unidadc." gcomorfológica."i es común el relieve quebrado a escarpado.
con pendientes mayores a 12% y materiales geológicos de origenes ígneo
y sedimentario. con innuencias de cenizas volcánicas" (Conolima, 1985).
En general. los suelos son "poco evolucionados dcbido unaS veces alas
bajas y otras caractefisticas del relieve y fuertes
que no pcnnitcn la fonnación de sucios desarrollados" (Conolima, 1985).
16
:
:

o
o

·
>

o
o
·
·
·
i
,

,
o


17
2
¡
w
•N

,

2

,
~
09"
PROSPECCION
Veredas El Prodigio e Irco
El hallazgo de varias tumbas precolombinas. con huesos humanos,
ajuares de vasijas cerámicas y artefactos lfIicos pulidos. durante la
construcción de una casa sobre un alcrrazamicnto artificial prchispánico. en
la vereda El Prodigio, fue una de las causas para adelantareSlc proyecto de
investigación.
De acuerdo con la infonnación suministrada por los constructores, los
vestigios se encontraron agrupadoscn varios conjuntos localizados hacia la
pared del ;ltcrraí'.amicmo; los indicios de tumbas empezaron a aparecer
aproximadamente a los 40 cm y la profundidad de las tumbas alcanzaron
algo m¡b; de un metro. Estos indicios consistfan en que el estrato del sucio
era más suello, sin variación de color ni de textura, y correspondfa con la
"boca" de la tumba. Pareee ser que laslumbaserande po7.o, con una pequet1a
"sombra", rellenadas del mismo estrato, y en este sitio se encontraron
alrededor de unas cincos tumbas, independientes unas de otras.
Este aterrazamiento prehispánico se localiza en la parte media del "filo"
de la ladera, aproximadamente a 1.700 m.s.n.m.; tanto hacia arriba como
hacia abajo se observan otros aterrazamiemos, que configuran un patron a
manera de escalonamiento. Para efectos de nuestro recorrido, denominamos
a este "filo" con el númcro 1(Foto 1).
Se inidóla prospección a panirdcl "Filo 1", desde la cima hasta la base,
haciendo pozos de sondeo, de 40 x 40 cm, y barrenos en los planes
artificiales visibles, hasta alcanzar los estratos cuHuralmente estériles. En
cada plan la elección del sitio del sondeo fue la mayorfa de las veces al azar,
en otros casos se tuvo en cuenta el estado de conservación.
En la cima de las laderas, los aplanamiemos se caracterizan por sus
dimensiones más grandes y por carccerde pared posterior; probablemente.
19
FOTO I
FOTO 2
lO
la construcción consisti6 en desbastar la parte más alta y rellenarlos bordes
para lograr una superficie plana más amplia. Uno de estos aplanamientos
tiene 85 mde largo por 31 mde ancho (Foto 2).
Descendiendo hasta la base de las laderas, los aterrazamientos son de
dimensiones más pequeilas, la mayorfa presenta un promedio de 17 por 29
m, otros alcanzan los 36 por 40 m, y se caracterizan por tener una pared
posterior. probablemente se construyeron extrayendola tierrade la pendiente
superior para depositarla en la parte anterior yobtener una superficie plana.
Los ateITazamientos se encuentran generalmente agrupados, próximos
unos aotros, con un promedioenlre 19 a20porcada uno de los" filos" (Folos
3 y 4).
Veredas La Alde.:l e Icarcó
Los recorridos se iniciaron desde los 900 hasta los 2.600 m.s.n.m. El
patrón de aterrazamientos es similar al de las veredas anteriores, "tambos"
escalonados que ascienden porlos filos desde la base de las quebradas hasta
la cima y rematan en una aplanamiento de dimensiones más amplias.
Los conjuntos escalonados son similares, al igual que las dimensiones.
Se adelantaron recolecciones superficiales, po7.0S de sondeo y barrenos.
Algo particular de esta zona es la presencia de horizonte A de color
negro, con gran cantidad de fragmentos cerámicos y carbón vegetal,
ubicado en las pendientes aledañas a algunos de los alerrazamientos; este
estrato tiene un grosor de 40 a 50 cm y fonna una lente de 100m o más de
extensión (Foto 5).
Veredas Cascajal, Santa Rila, La Sierra y El Mesón
Estas veredas corresponden a la región más baja dentro del área de
investigación; están ubicadas entre los 800 ylos 1.(XX) m.s.n.m., yel clima
actual es más seco y cálido que el de las anleriores veredas.
El paisaje es de colinas ondulantes, la mayoríade dimensiones pequeñas;
las más grandes, que oscilan entre los 80 por 40 my los40 por 40 m, son las
que contienen los vestigios arqueol6gieos. No se registraron remociones de
tierra para adecuar construcciones.
21
fOTO 3
fOTO 4
22
Sin embargo, en medio de este paisaje eolinado sobresale por sus
dimensiones topográficas naturales el cerro donde se localil.a la base militar
de la población de El Limón, sitio que indudablemente tuvo que ser
considerado por los precolombinos. En este lugar también adelantamos un
recorrido, pero inforlunadamente las remociones modernas han alterado
todo este yacimiento.
En la vereda de El Mesón se localizó un pclroglifo, hecho sobre una
piedra de 6 mde largo por 3 dc ancho y4 mdc altura; hasta ahora es el único
registrado en esta región, 'j los motivos que presenta, a excepción de la
huella de un pie 'j un motivo en espiral, no pcnniten ninguna conexión o
cxpl ¡cación. Estc sitio presenta una de 1as pocas parles pl:lIlas de considerahle
extensiÓn en toda la l.ona, alrededor de unas euatro Aunquc tiene
el inconveniente de tener suelos mal drenados, suponemos que fue utilizado
en épocas precolombinas. Los vestigios fueron local il.ados desde las primeras
elevaciones libres del mal drenaje. Huellas de canales Ozanjas no fueron
visibles en la aerofolOgrafía que se consultó 'j posiblemente fueron alterados
durante la construcción de la pista de aterrizaje que hace algunos años
funcionó allí.
En estas veredas, los vestigios son escasos en cantidad, 'j se encuentran
entre los 20 y los 4() cm de pmfundidad.
FOTOS
23
EXCAVACIONES
Vereda El Prodigio
El pozo de sondeo realizado en el borde de un aplanamiento ubicado en
el sector medio del "Filo 1" (Foto 6) presentó mayorcanlidad de vestigios
)' la cSIr.lIigraffa más profunda, a diferencia de los otros pozos realizados.
La presencia de: un estrato cullura1 sepultado (Ab) con más de 50 cm de
profundidad en matriz de suelo de color negro intenso. fue uno de los
criterios para hacer un estudio más detallado del aplanamiento. El otro
criterio se fundamentó en la alta cantidad de materiales que se obtuvieron,
principalmente IfLicos.
Se realizaron dos líneas de sondeos. siguiendo los ejes mayores del
aplanamiento (40 por 27 m), con el fin de aproximamos a la cstraligraffa y
en especial delimitar el sucio negro enterrado, y ubicar la dispersión y
profundidad de los materiales. En el eje mayor se hicieron nueve pozos de
sondeo y siete en el eje menor.
De acuerdo con estos datos se puede interpretar que los últimos al rareros
prchisp:'ínicos desbastaron la colina natural desde el seclor norte de la
misma, rellcnaron y ampliaron hacia la parte sur donde sepultaron el
horizonte de color ncgro intenso (Ab).
Es hacia el borde surdonde se localiza únicamente dichoestrato. Se trazó
una trinchcra de 6 x 2 m, con rumoo de 60º none, que abarc6 dcsde la parte
plana hasta el scctor de cafda dc la pendiente.
Durantc la cxcavación se combinaron las técnicas de "decapage" con la
de niveles eSIr<ltigrálicos. Después de levantar la capa de césped. se utiliz6
el "decapagc" para ubicar la depositaci6n correspondiente a los últimos
ocupantes prchispánicos: igualmente. a partir del contacto del horizonte
negro intenso (Ab) hasta el final de su registro (ver dibujo del perfil I y
Anexo 2).
25
FOTO 6
FOTO 7
2.
Principalmente por el color y la textura del suelo. se pudo difcrenciar
c1aramentc en algunas cuadriculas los dos momentos diferentes de la ocu-
pación del silio, aunque en cada uno de ellos hay subdivisiones (Anexo 2).
Los horizontes denominados Al bl YA2bl ,"ambos de textura franco, se
desarrollaron y fueron transfonnados por los ocupantes cerámicos.
Indudablemente los primeros vestigios que se registraron en la exca-
vación corresponden con el momento final de la ocupación. Subyacente a
ellos. aunque estraligráficamente no se registraron variaciones, por la
depositaeión suponemos que desde la cuadricula Oen adelante. los male-
riales fueron acumulados a manera de relleno con el fin de obtener una
superficie más amplia y plana en toda la loma. y depositados sobre el
horizonte A2b1, Yen la cuadricula C y algunos cent(metros de la D. sobre
el estrato A2b2.
El horizonte A2bl, en las cuadJiculas F pero cn especial en las G y H.
presenta una capa de piedras pequeñas, posiblemente fue la superficie
dispuesta durante el momento inicial de la ocupación de los portadores
cerámicos, antes de hacer las adecuaciones y rellenos.
Apartir del quinto nivel solamente se continuó la excavación en cl área
de uno por scis metros (Cuadriculas 2 de la C a la H); esta alternativa se
adelantócuandose tuvo plena certeza sobre el estrato prceerámieo sepultado
yse prefirió dejar incompleta la infonnación de seis metros para una nueva
excavación que considere la extensión total del yacimiento yde momento
nos eonfonnamos con tener una aproximación vertical de las caracteristicas
del sitio. Por lo anterior, hay que tener en cuenta en la comparación de las
cantidades de los materiales encontrados.
El horizonte A3b2, de textura franco a franco-limosa, conliene la
ocupación preccrámica. Hacia la pane plana del silio este estrato fue
removido por los ocupantes cerámicos y solamente se conserva sepultado
en el sector sur. En I ~ capa de relleno se registraron materiales )(Iicos
mezclados con basuras cerámicas como resultado dc esta remoción.
La alla cantidad y disposición de piedras, aparentemente no modifica-
das. hacen suponer la adecuacióndel sitiodurante parte de ocupaciónde esta
época con un piso de cste material (Foto 7). El dibujo del perfil mucslra una
regularidad en la disposición de las piedras hacia la mitad del cstrato. En los
dibujos de planta se observa 10 mismo, ycn la cuadricula F-2 se regislró una
huella de poste "acuñada" con piedras, que posiblemente nos explique la
foona irregular en que finaliza este estrato cultural.
27
Esta huella de poste probablemente delimitó una construcción y el
estrato A3b2 era el interior de la misma. Otras dos huellas de poste fueron
registradas durante la excavación, pero penenecen a la ocupación de los
ceramistas.
En el inicio del horizonte AB, de textura arcillosa, se registraron unos
pocos vestigios líticos yseflalan el comienzo de la ocupación precerámica.
El estrato B, arcilloso con partículas del tamaflo de la arena gruesa, no
presentó materiales culturales observables.
Durante la excavación se tamizó toda la matriz de los estratos a través de
una malla de cuatro milímetros de amplitud, con el fin de recuperar
materiales pequeflos no observados durante el proceso de la misma.
Para cada cuadJicula y por cada nivel se recolectaron cinco litros de
suelo, enalgunos casos diez ti tros, para obtener una muestra de macrorrestos
orgánicos carbonizados. Estas muestras procesadas por el sistema de
flotación permiten la recuperación de restos carbonizados minúsculos, tal
como fueron depositados, con el menor riesgo de deterioro por pane del
excavador. Asimismo, se recupera una muestra homogénea del depósito,
tanto en las coordenadas horizontales como venicales. El estudio de estas
flotaciones ysus respeclivos sedimentos se encuentra en proceso. También,
se recolectaron muestras para análisis de polen, fitolitos y suelos.
Vereda La Aldea
Las informaciones de los pobladores apuntaban a esta vereda y en
especial ala finca Begonia, donde fueronguaqueadas varias tumbas hace ya
unos diez afias; por las descripciones de uno de los guaqueros pudimos
localizarel cementerio, el cual fue hecho sobre la cima natural de unacolina;
las tumbas que arrojaron materiales se encontraban próximas, entre tres a
cinco metros, ylas más distantes a 15 m; la mayoJia tenfan alrededor de un
metro de profundidad, aunque observamos huecos de más de tres metros de
profundidad hechos posteriormente por otras personas y sin ninguna
información. Además, se nos informó acerca de las piezas orfebres y
cerámicas que encontraron.
Contiguo aeste cementerio, yunpscinco metros más abajo, se encucntra
un aterrazamiento anificial, ubicado a 1.800 m.S.n.m. La pared posterior
tiene 30 mde largo yun ancho máximo de 20 m(foto 8). Desde la mitad de
la pared se trazaron radialmente tres líneas de sondeo hasta el scctor de
28
pendiente; en total, se hicieron 24 pozos, con los que obtuvimos una
"radiografía" del aterrazamiento y nos pennitió seleccionar el seCLOrdonde
se adelantó la excavación.
Nuevamente se tuvo en cuenta que la trinchera comprendiera la parte
plana del aterrazamiento yuna parte de la pendiente, con el fin de poder tener
infonnación sobre sus últimos habitantes, así como también de aquellos
momentos previos al movimiento de tierra que corrcsponderfa con un
horizonte de suelo superficial sepultado (A2b). Además. el borde del
aterrazamiento es el que presenta el mayor grosor de suelos con evidencias
(perfIl 2).
El área de la excavación fue de seis por dos metros; se hicieron
descapotados en la parte plana y en los estratqs superficiales enterrados que
se diferenciaban en la textura y en el color más oscuro y homogéneo. En las
capas correspondientes al relleno se llevaron niveles artificiales.
Las cuadrículas ubicadas en la parte plana (1 y J) alcanzaron una
profundidad máxima de 20 cm, mientras que en las otras (K, L, M YN) se
profundizó entre 35 y 50 cm (Anexo 3).
FOTOS
29
Igualmente, para cada nivel ycuadricula de excavación, se recolectaron
cinco litros de sedimentos para ser flotados. Asimismo, se obtuvieron
muestras para suelos y. una vez finalizada la excavación, se tomaron en una
canaleta las muestras para ¡:xJJen y titotitos.
30
CLASIFICACIÓN
DE LOS VESTIGIOS
LA ALFARERIA
Los fragmentos cerámicos hallados en la excavación ylos encontrados
durante las prospecciones se clasificaron teniendo encuenta la composición.
de la pasta, el grosor y la decoración.
La mayorfa se pudo reunir en dos grandes grupos, yel resto en un tcrcer
grupo, con características un poco diferentes. pero, entre sí, todos
relacionados. Solamente unos pocos fragmentos tienen elementos sin
ninguna relación y son los que se emparentan con la cerámica Yalaeo.
La mayaríade los tiestos solamente están alisados ypulidos. en algunos
casos la superficie estáerosionada yafiorael atemperante. una alta proporción
presenta huellas de hollín; los pocos fragmentos que tienen baño son de
color rojizo.
Un grupo se caracteriza por tener la pasta de color naranja claro
(Munsell·7.5 YR 6/6), con desgrasante cuarzo de tamaño grueso y otros
minerales. con paredes delgadas (6 mm de grosor). Represcnla 23.46% del
total de fragmentos.
El grupo más numeroso tiene la pasta de color rojizo (Munsell-IOYR 51
8), con desgrasante de mica, cuarzo y otros, y la mayolia con grosores
mayores de seis milímeLros. Los pertenecientes aeste grupo, ymás delgados,
tienen baño rojo. Este grupo cerámico tiene 66.09% del total de los tiestos
estudiados.
Un pequeño grupo Liene la pasta de tonalidades café a café oscuro
(Munsell-lO YR 5/4 Y 7.5 YR 3/2), presenta desgrasame de cuarLO de
tamaño medio. Las paredes tienen espesores de más de seis milímeLros.
Solamente penenecen a este gru{Xl 10.45% de los fragmentos.
Los fragmentos Yotoco Lienen desgrasante fino, la pasta es de color
rojizo a negro (Munse1l
4
2.5 YR 4/6 a 2.5 Y2/0), los grosores tienen entre
33
dos acuatro milímetros ypresentan engobcs de color naranja (MunseU-7.5
YR 818) Yrojo (Munsell-IO R4/6), pintura positiva roja y negativa negra.
esta última formando motivos geométricos. Son muy pocos los fragmentos
registrados en las excavaciones que tengan estas características, pero llama
la alención las vasijas completas encontradas en las tumbas (Foto 9).
Las formas
La mayoría de las formas identificadas se hizo a panirde fragmentos de
bordes de las excavaciones, y son pocas las formas completas o casi
completas reconslruidas. En algunos casos, se pudo precisar la forma
comparando los fragmentos con las vasijas encontradas por los guaqueros
(Fotos 10. 11. 12).
La cerámica Yotoco presenta aquf una de las formas más clásicas hasta
ahora documentadas, que es la del cuenco semiglobular con el borde
ligeramente engrosado e invenido (Figuras 5-13 y 1-10). Como ya se
mencionó lienen las parcdes delgadas con la superficie recubiena de banas
naranja-rojizos ypintura roja positiva en ellabioonegra negativa formando
diseí'los. El cucnco encontrado en El Prodigio durante la conslrucción de la
casa, además de pintura negativa en ambas caras, lieneenclladoexlemo un
punteado fino, quecsquemaliza la figura de un cuadrúpedoconcola, disct10s
tfpicos de similares vasijas estudiadas en la región Calima (Foto 9).
A excepción de los fragmentos mencionados, la mayona de los otros
bordes encontrados con paredes delgadas corresponde a copas de bordes
directos y de labios redondeados, con paredes evenidas o ligeramente
evertidas y rectas. Los diámetros de las bocas varian entre 12 y 36 cm,
aunque son más comunes los que se encuentran entre 12 y 17 cm, siendo
único caso el de 36 cm (Figura 1: 15-25). Algunos de los fragmentos de
copas tienen aquillamicnlo ybordes invenidos. Los labios son redondeados,
adelgazados yplanos; los diámetros de las bocas están desde los siete a los
27 cm (Figums 1: 26-31 y 5: 12).
Fragmentos de soportes de copas también presentan paredes delgadas
similares a los tiestos del cuerpo; tienen formas acampanadas y altas
(Figuras 1: 32 y 33), evenidas yaltas (figura 1:34), rectas y canas (Figura
1:35), evenidas y canas (Figura 1:36). La amplilud del borde de la boca
oscila entre seis y 1] cm.
Los fragmentos pertenecientes ala forma de cuencos la mayoría presenta
borde directos yevcnidos, de labio adelgazadQ y redondeado: unos pocos
34
fOTO 9
FOTO \0
FOTO I1
FOTO 12
3'
tienen el borde engrosado yel labio plano. Estos cuencos se caracterizan por
ser aquillados (Figuras 1: 1·7), Yno soncomunes las famas semiglobulares
oglobulares (Figura 1: 8y9). En un solocasose cuenta con un labio biselado
(Figura 1: 9).
Otros fragmentos delgados son los bordes de platos; la mayoría es
ligeramente evertida yengrosada, de labio redondeado o plano (Figura 1:
12·14). También se encontraron fragmentos de platos de borde invertido y
reforzado con el labio plano (Figura 1: 11).
Los fragmentos de bordes yde cuerpos de vasijas de famas globulares
y subglobulares y de paredes gruesas son los más abundantes, aunque hay
algunos delgados.
Las vasijas .globulares presentan bordes directos, evertidos y largos
(Figuras 2: 1-8 y 5: 2-8); hay unos pocos casos con bordes ligeramente
invertidos (Figura 2: 9-13).
Las vasijas subglobulares tienen bordes reforzados y evenidos, labios
adelagazados y redondeados; unas variantes lienen las paredes de la parte
superior del cuerpo invertidas y los bordes evertidos y aquillamiento
(F;guras 2: 18-31 y 5: 1).
Algunas vasijas subglobulares halladas por los guaqueros tienen un par
de asas simétricas, adosadas hacia el borde de la boca, con decoración de
presionado triangular (Figura 4: 1) y aplicado (Figura 6: 7).
Las asas de las vasijas mencionadas son pequei'las y planas. Otras
encontradas también planas pero más grandes (Figura 4: 3), macizas y
redondeadas (Figura 4: 4).
Dos volantes de huso, de fonna troncónica y sin decoración, fueron
econtrados en la excavación de El Prodigio (Figura 4: 5 y 6).
La Decoración
La decoración más recurrente es la presionada triangular, fonnando una
banda cerca ala boca de la vasija, principalmente de cuencos, platos ycopas
(Figuras 3: 1-7 y 6: 5).
Otra clase de decoración es la incisa, fonnando bandas con espacios
rellenados de presionados rectangulares y triangulares (Figura 3: 8 y 12).
37
También son frecuentes los fragmentos con tiras de arcilla aplicadas en
el oorde con excisiones triangulares y rectangulares (Figuras 3: 9·11, 16 Y
6: 2).
En menor proporción fueron encontrados fragmentos con adornos de
oolitas de arcilla. dobles o sencillas. con incisiones (Figura 3: 13·15 y 17);
aplicaciones de tiras de arcilla simples(Figura 3: 18) yde protuberancias en
el labio (Figura 6: 4).
Casos únicos son uno con incisiones y punteado en el labio (Figura 6:3)
yotro solamente punteado en el labio (Figura 6: 1).
Aexcepción de los fragmentos YOloeos piOlados. no se registraron otros
con pintura.
Un solo fragmento llevaesquem:ltizada laque se podría considerarcomo
una cara humana, con ojos incisos y la nariz prominente e incisiones a
manera de pintura facial (Figura 6: 6).
Finalmente. nos fue donada par los habitantes de la vereda El Prodigio
una ligurina modelada; pasiblemenle estaba unida a un sopane o un
recipiente. Es maciza. con la cabeza y los brazos aplicados. La cabeza es
triangular y tiene los órganos faciales representados por cavidades; en
conjunto. podría simoolizar una máscara. Los brazos están pegados al
cuerpo ylos dcdos están indicados por medio de incisiones (Foto ponada).
38
.....
V"
~ ,
V'
.'

;J


;.1
~ . : :
••
; .

,
-1
• ..
"'
"
'"
...
, .
..,. .
" ~

.,. . ~
.". J_
¡,.- LJ
39
.,


o
· ~

o
¡ ~ c
N
..
o:
:>
'"
...


;
.
~
.....
"..,
,.,
.,.
. ~
....
"
-=
..
,:
~ :
....
"
"'"
"
'=
§ ~ . ,."..
>," ,..,..
~ - .
40
[J;l
. ~
~
I •
,
I
,
-
"
-
1/
~
...
CZJ o
l{.
" ,-'
Q
, r"
I
,
"
r s
I ,
I -
ll(J
..
O
v

, -
'"
[)
,
..,
OD
-
..
I _
'"
'6'
I -
C>
/1)
~
-
~
GJ
, ,
Q
l •
..
]

[j)
LV
D
-
~
...
I -
_1

"
,.
.-
S
sf
'.
41
"'-
c'j
I •
.,.;
..
..
a:
:::>
"
-
IL
1
:1
,
¡

o
'"
-
lL
43
FIGU RA 6
,-o
'. .
. .
; ...
o
I
I
. ,'.- .
_------J
44
LA INDUSTRIA LITICA
El trabajo de identificación y descripción macroscópica de los líticos fue
realizado por el geólogo Ornar Vargas (véase Anexo 1).
El total de los elementos registrados, incluidos los artefactos, fragmentos
ydesechos, fueron agrupados en cincograndes grupos: los de cuarlO(76.6%
del tOlal), los de chcrt (33.2%), los de rocas ígneas (7.5%), los de rocas
sedimentarias (3.6%) y los de rocas metamórficas (0.1 %).
Luegoencada uno de los grupos de materiales identificados se separaron
los elementos por rangos de tamaños, los rangos establecidos son: menores
de 5 mm, enlre 5 y JO mm, entre la y 20 mm, entre 20 y 30 mm, entre 30
y 50 mm, entre 50 y 70 mm y los mayores de 70 mm.
Todos los materiales son autóctonos: los de cuarLOy chert son frecuentes
en la región y se encuentran como cantos rodados en los lechos de las
quebradas. Los elementos de rocas ígneas, gabros, el redondeamicnto que
presentan es producto de la actividad cultural. Los elementos en rocas
sedimentarias pertenecen ala Fonnaci6nQuebradagrande de origenmarino.
Las rocas metamórficas corresponden al Grupo Cajamarca.
La clasificación de los artefactos 1fcitos principalmente está sustentada
en los materiales encontrados en la excavación de la Vereda El Prodigio.
Las categorías y conceptos empleados están basados en los utilizados
por el dOCLOr Correal y Van dcr Hammen (1977), Correal (1979 y 1990) Y
Correal y Pinto (1983), personas que han trabajado en este lema a lo largo
de varios años en diversas investigaciones, quienes asu vez los han adaptado
de los propuestos por García Cook (1967).
Los materiales estudiados se pueden separar en dos grandes grupos: en
primer lugareslánlos artefactos hechos por percusiónsimple, principalmente
de chert ycuarzo, aunque hay unos pocos en otros materiales; el otro grupo
45
son los elaborados en rocas metamórficas. ígneas y sedimentarias. en los
cuales el uso dado los transfonnó en artefactos con desgaste o superficies
pulidas. En este caso la abrasión es más importante que la percusión.
Artefactos por percusión
Los artefactos que fueron hechos mediante percusión simple y se
agrupan en la "clase abriense"; la percusión es mal controlada y presentan
bordes ascrrados como resultado de su uso.
Considerados en conjunto, se destacan por la grancantidadJos artefactos
de lascas que pudieron ser empleadas como instrumentos cortantes y
perforantes. Tambiénse identi ficaron artefactos comolas navajas prismáticas.
perforadores. grabadores yburiles. Los artefactos raspadores clasificados se
agrupan en laterales. tenninales. cóncavos y discoidales.
Comoen otros yacimientos precerámicos mencionados, los desechos de
talla alcanzan el mayor número de elementos.
Es alta la cantidad de artefactos hechos de cuarzo y la mayoría de los
tamai'ios están entre los cinco y Jos 50 mm. siendo escasos los mayores de
este tamaño (Cuadro 1).
Hay que lener en cuenta que la excavación se redujo a la mitad a partir
del nivel 5; este nivel, y los anteriores hasta el nivel 2, presentan altas
cantidades de lascas. Sin embargo, los niveles 6, 7 Y8 también tienen
cantidades representativas. disminuyendo desde el9 hasta ellO; el nivel 10-
Asolamente registra una sola lasca.
Las lascas identificadas son:
1. Triangulares
2. Concoidales
3. Prismáticas
4. Atfpicas
1. Las lascas triangulares están representadas en cantidades similares
tanto encuarzocomo en chert; la mayoría tiene un tamai'io entre 10 Y20mm.
hay un número considerable entre Jos 20 y los 30 mm y son pocas las
mayores a este tamai'io (Cuadro 1).
Este artefacto está presente en todos los niveles de excavación, pero son
los niveles 3, 4 Y5 los que tienen las mayores cantidades; los niveles 6, 7 Y
46

,
H E R T e u A R Z o
'0' 'o'"
"

,.
.. .
•••
o••,.
...
"
o., • ,...............
.-
".
.SC.

.. ..
• •
..
"
,
'" ... A

,
.. ..
"
,
" "
1
, ,
,"
CONCO'O'"
"'$CA
,
,
,.
..
, , ,
" "
, ,
".
PA'U""CA
,
.-
A$C A

"
"
oo
,
oo
,
"
..
¡-...!-!'.P'C A$
, .1 ..
,
I
-
"AvAJA ,
,
, ,
"

..

-
,
I
PtA
,
.. oo

,
..
" '"
,:
,
-

, ,
"
, ,
,I
,
,1 IUA' ..


,
,
..
NUCllOS

" "
"
,
..
"
..
I
"
oo •

"
,. , , , ,
,' ,I
..
..
10'PO.01

..
, , , ,
'1
..
HI .. , .....
,
10SPoOOA
• I
'1
"
I
' ,
,
"
tONCOUO
,

,
I
' ,
"
,
,
I
,
.'SCO'OA ..
-i-
OEueNO'
" '"
n!7t: ".
,..
n.
"
..
2 " S
OE
...A....
--+-', -
,
I
,
,
P"oCo'
I
,
" "
''''''00'

, ,
IlOIIOt:S&l.'UOOI
,
,
, ,
"ONO.
i
,


DE "O.. EI
, ,
, I
,
, ,
• •
OUOOSH
CON'O'
,
I
,
,
" "
nonulAOO'
'UNOU"
I I
i I
,
, ,
URA.TONOS
• •
... 100. OE ,
i
,
I
"OI.EA GloNOES
, , ,
CuC", .... O
I
,
1
,
,
, ,

I
t
,

--1-- -
,
TOT A L oo
'"
:':,,011, 39 1 OO'
,
,..
'"
,.. 00, 11 o
" "
.. 3.283
47
o
o:
o
..
:>
u
8presentan cantidades considerables yen los niveles 9 y 10estánen menor
número; el total de elememos es de 210 (Cuadro 2).
Descripción de elemenws representarivos (véaseFoto 13). La secuencia
de medidas dadas corresponden al largo. al ancho y al espesor de los
artefactos. que en esta fotografía son todos de chert.
13.1 Nivel 2. 22 x 20x2.8 mm
13.2 Nive15. 18 x 15 x 7.0 mm
13.3 NiveI5.24xI6x4.9mm
13.4 Nivel 6. 29 x 14 x 4.6 mm
13.5 Nivel 2. 24 x 14 x 3.7 mm
13.6 Nivel 5. 21 x 16 x 6.8 mm
13.7 Nivel 5, 16 x 12 x 5.6 mm
13.8 Nivel 8, 30 x 27 x 8.4 mm
13.9 Barreno 9, 28 x 16 x5.5 mm
13.10 Nivel 4, 31 x 17 x 4.5 mm
13.11 Nive12, 27 x 19 x 8.3 mm
13.12 Nivel 10, 19 x 12 x 5.4 mm
2. Las lascas concoidales de chert tienen mayor cantidad de elememos
frente alas de cuarzo yla mayoría está entre los 10 ylos 30 mm. aunque hay
un número considerable enel rango de 30 a 50 mm; son pocas las que están
entre 5 y 10 mm (Cuadro 1).
A partir del nivel 3 y hasta el 6 encontramos la mayor cantidad,
disminuye en el nivel 7, ylos niveles 8, 9 Y10 tienen cantidades significa-
tivas. al igual que el nivel 2. El total de elememos es de 172 (Cuadro 2).
Descripciónde algunos elemenros (véase Foto 14). Todos los artefactos
de esta fotografía son de chen:
14.1 Nive14, 29 x 26 x 4.5 mm
14.2 Nive16, 32 x 21 x5.6 mm
14.3 Nive12, 33 x 25 x5.0 mm
14.4 Nive14, 22 x 20 x 4.0 mm
14.5 Nivel 3. 32 x 24 x 3.3 mm
14.6 Nivel 2. 27 x 21 x 5.7 mm
14.7 Nivel 6. 24 x 20 x 5.4 mm
14.8 Nive15. 28 x 24 x 4.8 mm
3. Las lascas prismáticas están representadas en similares cantidades
tanto para chen como para cuarzo; los tamanos más comunes fluctúan entre
10 y 30 mm, yen menor número en el rango de 30 a 50 mm (Cuadro 1).
48
FOTO 13
,

• •
,

,
00
"
lO cm'
FOTO 14
,




• q
. ,
,
w..

49
Desde el nivel 10 se registran en cantidades significativas; el total de
elementos es de 124 (Cuadro 2).
Algunos de sus elementos más representativos los vemos en la Foto 15,
todos ellos de chert, así:
15.1 Nivel 8,42 x 22 x 8.0 mm
15.2 Nivel 4, 51 x 26 x 4.6 mm
15.3 Nivel 4, 27 x 19 x 6.4 mm
15.4 Nivel 7, 34 x 19 x 6.6 mm
15.5 Nivel 9, 31 x 19x3.9mm
15.6 Nivel 6, 29 x 23 x 7.4 mm
4. Las lascas allpieas presentan fonnas diversas y algunas tienen más de
un borde con huellas de uso; la mayor cantidad es de chert y el tamai'lo más
común va de \0 a 30 mm; algunas alcanzan 50 mm (Cuadro 1).
Aparecen desde el nivel 10 y se incrementan gradualmente hasta el nivel
3; en el nivel2 se reducen considerablemente; el total de elementos es de 96
(Cuadro 2).
Descripción de algunos elementos de chat (Foto 16);
16.1 NiveI6,42x33x5.3mm
16.2 Nivel 7, 28 x 17 x 5.0 mm
16.3 Nivcl5, 34 x 28 x 4.5 mm
16.4 Nivel 7, 25 x 24 x 4.5 mm
16.5 Nivel 8, 33 x 22 x 7.0mm
16.6 Nivel3,31 x 19x4.7mm
Navajas prisnlllticas: presentan un corte de preparación y huellas de uso
en el plano opuesto al cortex, en algunos casos el plano opuesto no presenta
bordes vivos. Las navajas prismáticas se han elaborado tanto en ehert como
en cuarto en proporciones similares. Los rangos más comunes van de 20 a
50 mm (Cuadro 1).
Estos artefactos están presentes en todos los niveles de excavación, con
una totalidad de 54 elementos (Cuadro 2).
Descripción de algunos artefactos de chat (Fotos 17 y 18).
17.1 Nivel8,28x 19x8.5mm
17.2 Nivel 10,39 x 17 x 8.0mm
so

FOTO 15
,
,
,

FOTO 16

,
,
,

51
FOTO 17
FOTO 18



,
S2
..

17.3 Nivel 8, 27 x 19 x 12.0 mm
17.4 Nivel 10, 42 x 19 x 14.0 mm
17.5 Nivel 8, 38 x 13 x 10.0 mm
17.6 Nivel ],39x 18x 12.0mm
18.1 Nivel 2, 33 x 25 x 8.0 mm
18.2 Nivel 7, 37 x 20 x 9.7 mm
18.3 Nivel 6, 27 x 23 x 9.6 mm
18.4 Nivel 3, 32 x 29 x 9.0 mm
18.5 Nivel 9,41 x22x 12.0mm
18.6 Nivel 8, 31 x 25 x 9.4 mm
Perforadores: presentan uno o varios de sus 1:xJrdes aserrados y el
extremo agudo, algunas veces fracturado, en el oLro extremo varios presen·
tan un retoque que fonna una escotadura, los hay en chen y en cuarzo; el
mayor número tiene un rango entre 10 y 20 mm, también es considerable la
cantidad de los ubicados en el rango de 20 a 30 mm (Cuadro 2).
Descripción de algunos perforadores (Foto 19):
19.1 Nivel 2, de cuarzo, 28 x 9 x 4.5 mm
19.2 Nivel?, de cuarzo, 23 x 8 x 8.0 mm
19.3 Nivel 8, de chert, 29 x 11 x 5.0 mm
19.4 Nivel 3, de chen, 23 x 12 x 6.2 ml;n
19.5 Céspcd,dcchert, 21 x 8 x 3.0mm
19.6 Nivel?, de chert, 18 x 8 x 5.7 mm
19.7 Nivel 6, de cuarzo, 27 x 12 x 5.2 rr\m
19.8 Nivel 2, de chert, 11 x 9 x 3.5 mm
19.9 Nivel 5, de chert, 19 x 12 x 3.0 mm
19.10 Nivel?,dechcrt, 11 x llx4.3mm
19.11 Nivelll,decuarzo,28x 11 x4.5mm
19.12 Nivel 12, de chen, 20 x 5 x 2.5 mm
19.13 Nivel 2, de chert, 20 x 11 x 5.2 mm
19.14 Nive13, de cuarzo, 26 x 10 x 4.8 mm
Grabadores: prescman un extremo agudo con unode los bordes aserrados,
sólo en un caso hay retoques; los elemenlOS encontrados son todos de chen,
cuyos lamarlos varían entre 20 y 30 mm y algunos pocos entre 30 y 50 mm
(Cuadro 1).
Estos artefactos no presentan ninguna distribución en panicular, aparecen
en el nivel 10 y, a excepción del nivel5, llegan hasta el segundo; su número
es de 11 elementos (Cuadro 2).
53

'".1. Gol ..





· -
• •
" .
o










O
• •



.."O...... O'
.
.
-
o
o:
O
«
::>
U
N
·
,
·
·
·•


,
·




o

















O







"
¡

!

>
o
"


,.. ' ..
on
,

..
..

..

..
..
..
,
..
"" o'
.'
,-
,
"
...
..
..
..
..


..
,"
"I'j"fi
, 001
o"
..

,
,



,



,

,



,




o
o
,

"
·
..

· ,
, .
,


"
o
>"


,



o


o

..
,


..
..
"
" o
>.
,
,


..
"





,

o
..
...
..

"
o
..

o

,
,
"

o



"
..
..
..
..
,
, ,
,
,
" .
" .
., ..
,
, .
, .
II , •
" .
• •
, o
, .
.. .
· ..
• •
> "
., SI
'1
l' IZ
" o
>.


lO 11
.. .
,
, o
, .
,
o






..
..


" ..
"
"
o
> •
,



,
,


..


,

o


..
..
...
..
" o
> -
,
, >,
"
,

,




,

·
,


,

.,
10 .0....
IJCI ......"IOIO
.0 10"."
'"1''' " Z
ltOOldU .) Z
."

,,'Wl.0 U'
10.. )lUO ., .. I
'.0>0)1'0 .,
.. OO'.lu loO
er ••, ..oo .)
..ogua.. .,
'U'''UJ .)
1100......) ,
,oo.. a
lJO_"l.u,
H'''UO O I
'O....
.,
oOO .. OH...
"
.,...... ' ... o
"'H" )
In'.'H )
UD'" ,
"'U""". )
,)11' )
'.0'0'''0) .)
'oH' .,
.) ,
,)l.'" ,

.,",' t,,,t.
...
54
FOTO 19
__ e mi







FOTO 20

,


55
FOTO 21

• •
J
1 , ,
111
FOTO n

,



o r 2 3 4
I J / I ~ I - " - i
JI ,
• •
9 10 cm,
56
Descripción de algunos grabadores (Foto 20):
20.1 Nivel 7,44 x 41 x 11 mm
20.2 Nivel 6,4 x 23 x 9.6 mm
20.3 Nivel 10, 39 x 28 x 6.5 mm
20.4 Nivel 4, 42 x 24 x 9.7 mm
20.5 Nivel 8, 38 x 24 x 10.5 mm
20.6 Nivel 7, 38 x 22 x 12.5 mm
Buriles: estos anefactos se caracterizan por tener un borde en forma de
"L" con huellas de uso, y el extremo la mayoría de las veces romo.
Predominan los elaborados en chen, el rango más común va de 30 a 50 mm,
algunos fluctúan entre 20 y 30 mm (Cuadro 1).
Desde el nivel 8 aparecen, 14 es el número total de elementos (Caudro
2).
Descripción de algunos elementos en chen, a excepción del número 5,
que es de cuarzo (Foto 21).
21.1 Nivel 2, 37 x 18 x 7.8 mm
21.2 NiveI7,52x38x18.0mm
21.3 Nivel 2, 29 x 16 x 5.8 mm
21.4 Nivel 7, 47 x 30x 11.0mm
21.5 Nivel?, 24 x 15 x4.6 mm
Núcleos: la mayoría de los núcleos fue hecha a panir de camos rodados
yson informes; los hay de chen yde cuarzo en cantidades similares ylos más
frecuentes en rangos entre 20 y 30 mm yentre 30 y50 mm; algunos se ubican
en el rango de 10 a 20 mm; este tamaño es pequeño para considerarlos
estrictamente núcleos, por lo cual su clasificación es tentativa. Se destacan
11 núcleos de cuarzo mayores de 70 mm (Cuadro 1).
Están presentes en todos los niveles de excavación, siendo significativa
su cantidad a panir del nivel 7. El total de elementos clasificados en este tipo
es de 169 (Cuadro 2).
Descripción de algunos elementos de cuarzo (Foto 22):
22.1 Nivel 4, 46 x 40 x 36 mm
22.2 Nivel 5,46 x 30 x 23 mm
57
22.3 Nivel 2.42 x 33 x 34 mm
22.4 Nivel 5. 50 x 45 x 20 mm
22.5 Nivel 6.45 x 41 x 23 mm
22.6 Nivel 5.45 x 41 x 37 mm
Descripción de algunos núcleos de chal (FaLOS 23 y 24):
23.1 Nivel 5. 50 x 49 x 47 mm
23.2 Nivel 9. 61 x 45 x 50 mm
23.3 Nivel 7. 68 x 45 x 47 mm
24.1 Nivel 3. 78 x 53 x 16 mm
24.2 Nivel 4. 60 x 54 x 16 mm
Raspadores: los elementos incluidos en esta categoría fueron hechos a
panirde cantos rodados yson en número bastante menos significativos que
el conjunto de los elememos comprendidos en las lascas. Se idemificaron
cualro tipos:
l. Raspador lateral
2. Raspador tenninal
3. Raspador cóncavo
4. Raspador discoidal
1. Los raspadores laterales se caracterizan porLcnerun borde con huellas
de uso con retoques. opuesto a un plano romo o del eortex, en su gran
mayoda son en chel1 y se hallan en cantidades significativas entre 10 a 50
mm (Cuadro 1).
Aexcepción del nivel4 estánpresentesen todos los niveles de excavación;
el nivel5 presenta el mayor número; el total de raspadores laterales es dc49
(Cuadro 2).
Descripción de algunos raspadores laterales en chal (Foto 25):
25.1 Nive19,63x39x 19mm
25.2 Nivcl9. 35 x 28 x 23 mm
25.3 Nivel 6, 32 x 24 x 10.5 mm
25.4 Nivel 10,37 x 30 x 15 mm
25.5 Nivel 5. 29 x 20 x 11 mm
25.6 Nivcl5. 36 x 21 x 10 mm
25.7 Nivel 7, 27 x 26 x 7.4 mm
ss
FOTO 23

FOTO 24
o 2 3 4 !5 6 1 8 9 IOcml
~ ~
S9
2. Los raspadores tenninales fueron hechos a partir de cantos rodados y
presentan retoques yhuellas de uso. en su extremo distal, algunos tienen más
de un borde aserrado, por lo que se podrían clasificar dentro de un grupo de
raspadores múltiples, predominan los de chert, entre los rangos de 10 a 50
mm (Cuadro 1).
Se registran a partir del nivel 8, en una cantidad bastante notoria, similar
a la del nivel 2; el total de artefactos es de 30 (Cuadro 2).
Descripción de algunos raspadores en chert (Foto 26):
26.1 Nivel 3, 41 x 15 x 13.3 mm
26.2 Nivel 10. 31 x 19 x 14.5 mm
2ó.3 Niveló, 35 x 27 x 11 mm
26.4 Nive12, 21 x 14 x 8.3 mm
26.5 Nivel 2. 21 x 16 x lOA mm
26.6 Nivel 4, 31 x 28 x 12.7 mm
3. Los raspadores cóncavos se elaboraron a partir de cantos rodados y
presentan reloques por percusión en uno de sus bordes; la materia prima más
utilizada fue el chert y el rango del tamaf'ío más frecuente está entre 20 y 30
mm (Cuadro 1).
El nivel 8 presenta el más alto número y están ausentes en los ni veles lO-
A, 9 Y 1 (Cuadro 2).
Descripción de algunos raspadores cóncavos de chert (Foto 27):
27.1 Nivel4,41x27xl6mm
27.2 Nivel 6, 39 x 31 x 14.7 mm
27.3 Nivel 8, 52 x 41 x 32 mm
27.4 Nivel 3, 22 x 15 x 8 mm
27.5 Nivel 7. 36 x 32 x 24 mm
27.6 Nivel 4. 31 x 22 x 15 mm
27.7 Nivel6.48x31xl9mm
4. Los raspadores discoidales muestran retoques alrededor del borde;
predominan los manufacturados en chert. con un tamaf'ío oscilante entre 30
y 50 mm (Cuadro 1).
Solamente están registrados en los niveles 4, 3 Y2 (Cuadro 2).
60
FOTO 25
,




,
FOTO 26

2
61
3
6
FOTO 27
~ - - "
FOTO 28



,
I ;2 :3 4
1M...'"
62

Q 1 t m ~
Descripeiónde los artefactos. exceptuando el número 5. todos los demás
son de chert (Foto 28):
28.1 Nivel 2. 50 x 39 x 22 mm
28.2 Nivel 3. 38 x 27 x 10.5 mm
28.3 Nivel 2. 26 x 25 x 9.5 mm
28.4 Nivel 3. 34 x 29 x 12.5 mm
28.5 Nivel 2. 34 x 28 x 11.4 mm
28.6 Nivel 2, 20 x 18 x 9 mm
Desechos de talla: predominan los de cuano. ubicados en el rango de 5
a 10 mm y 10 a20mm; cabe anotarla canlidad de los registrados enel rango
de los menores de 5 mm (Cuadro 1).
Los niveles del 3al5 presentan las más altas cantidades; sinembargo,los
niveles 6. 7 Y8 tienen una buena representación; el total de los elementos
es de 2.135 (Cuadro 2).
Cuchillos: tres ejemplares se incluyen en esle tipo; dos en chcrt y uno en
arenisca; dos de ellos son mayores de 50 mm y el otro está fraclurado. El
artefaclo más profundo de la excavación (29.1) es un cuchillo de chert , que
presenta un ángulo de preparación previo a su desprendimiento (Foto 29).
Raedera: se incluyó en este lipo a una lasca de cuarzo con aserramiemo
nOlorio en uno de sus bordes.
Artefactos por abrasión y pulimento
Teniendo en cuenta el estado aClual de la investigación sobre los
yacimientos preccrámicos. la presencia de este tipo de artefacto Ifrico es
reconsiderada desde aira perspectiva. Su valoración como indicativos de
olras actividades diferentes de la caza y la recolección es cada vez más
acertada. si además se cuenta con los estudios paleoecológicos que nos
penniten reconstruir los procesos agrícolas.
En nuestro caso, teniendo en cuenta la feeha de radiocarbono para el
estrllto precerámico ylas ubicaciones geográfica ytopográficadel yacimiento,
los materiales líticos que presentan abrasión y pulimento, asociados con
artefactos considerados recurrentemente como utilizados en actividades de
caza y recolección, son indicativos y de momento "simples" indicios de la
importancia de las actividades que conllevaron a la necesidad social del uso
de estos maleriales.
63
Llaman la atención. entre estos materiales. los fragmentos de lo que
hemos denominado provisionalmente "placas alisadas" (Fotos 30 y 31),
algunos con rebordes (Foto 32). Estos fragmentos son de rocas ígneas. y
están presentes desde el nivel 1o.A hasta el nivel 5. alcanzando valores altos
en los niveles 9. 6 Y8; el césped registra un fragmento; el total de los
fragmentos es de 21 (Cuadros 1 y 2).
El fragmento de la foto 30.1 presenta las dos caras alisadas y Jos
fragmentos de la foto 31 ambos tienen una cara alisada con restos de
pigmento de color rojo.
Descripci6n de los elememos de las/otos 30 a 32:
30.1 Nivel 10. 86 x 77 x 28 mm (ambas caras alisadas)
30.2 Nivel 8. 107 x 89 x 94 mm
31.1 Nivel 9. 124 x 111 x 33 mm
31.2 Nivel 8. 150 x 114 x 35 mm
32.1 Nivel 5, 144 x 106 x 50 mm
32.2 Nivel 10. lOO x 81 x 65 mm
Igualmente. son importantes los cantos rodados. con superficies pulidas
y bordes alisados y/o desgastados (Foto 33); estos artefactos son también
conocidos con el nombre de "Edgeground Cobbles"; la materia prima
empleada es de roca ígnea; y se localizaron en los niveles 8 y 1(Cuadro 2).
Descripci6n tú los elementos de la Foto 33:
33.1 Nivel8.11Ox 79 x 36 mm
33.2 Nivell,l17x85x41 mm
Algunos cantos rodados. también de rocas ígneas. han sido incluidos en
la categoría de manos de moler, sin embargo, presentan caras alisadas.
pulidas y bordes desgastados (Fotos 34 y 35); están presentes en los niveles
ID-A, 8, 2 Yl. El total de elementos es de 6 (Cuadro 2).
Descripci6n de los elememos de las fotos 34 y 35:
34.1 Nivel 2. 150 x 87 x 43 mm
34.2 Nivel 1, 180 x 85 x 57 mm
35.1 Nivel 8, 170x94x48mm
35.2 NivellD-A. 88 x 85 x 30 mm
64
FOTO 29

FOTO 30
,
Z
10
••
6S
FOTO 31
~ ! '5·...
In _
f' _ _ --_._______ ~ _
FOTO 32
66
o ,
111
,
.--
FOTO 33
-
FOTO 34
67
-
2
l' tm.
fOTO 35
'-,
.¿
".
.- ..... ,
,J . :z-. o,, •
.¡ , ,
•-;¡:", . J
,.-:,' ,"
,
,'-l. ....... .
'. ,.... "
''',.,:', . "'.
.......- k ;..
..... '-
o I ,
w.."'--..----. __
fOTO 36
o 1 5 10 Il5c••
- - ___
- ---
68
Hay unos cantos rodados de dimensiones más pequenas, pero que
presentan caras pulidas, denominados provisionalmente como "cantos con
desgaste", sonde rocas ígneas yel nivel 8registra la mayor cantidaddc ellos,
ellolal de 6 (Cuadro 2).
Descripción de los elementos de la Foro 36:
36.1 Nivcl8. 61 x 51 x 34 mm
36.2 Nivel 1. 71 x 64 x 25 mm
36.3 Nivel 4, 66 x 53 x 30 mm
Resumiendo, se pueden observar las relaciones que eventualmente
existen entre las placas alisadas. los cantos con bordes alisados y/o
desgastados, las manos de moler y los cantos con desgaste.
Tambiénse podría relacionar con los anteriores el artefactode la Foto 37,
que presenta una cara alisada a manera de un molino; este artefacto es del
nivel I,cuyas medidas son: 200 x 160 x45 mm. Igualmente, se hallarondos
fragmentos (Foto 38) con caracter{sticas similares al artefacto anterior. El
38.1 presenta una cara ligeramente cóncava ypulida, ytiene como medidas
56 x 41 x 20 mm; el 38.2 mide 49 x 36 x 28 mm.
Cantos fracturados de rocas ígncas o metamórficas se registraron desde
el nivel 10 hasta el 2, teniendo las cantidades más alta los niveles 8 y 6.
siendo el total de 17 (Cuadro 2).
Correspondenconlos artefactos. algunos también de cantos, quepresentan
una o varias depresiones. conocidos con el nombre de yunques (Foto 39).
Generalmente, la presencia de estos artefactos se relaciona con la trituración
de semillas.
Descripción de los elemenros de la Foto 39:
39.1 Nivel 8.94 x 70 x 67 mm
39.2 Nivel 10,73 x 63 x 55 mm
39.3 Nivel lO-A, 68 x 61 x 50 mm
Barretones: en esta categoría incluimos artefactos que presentan fonna
elfptica y pulimento en ambas caras (Foto 40).
Descripción de los elementos de la Foto 40:
40.1 Barreno7,93x45x 115mm
40.2 Nivel 4, 84 x 53 x 18 mm (fracturado)
69
FüTü37
5 ''1> 'tI
W - ~ - - - ­
- ~ ~ ~
FüTü38
,
, I
W----
70
7 10 cms
FOTO 39
FOTO 40
,
'0 cm_

71
Adiferencia de las manos de moler arriba mencionadas yque probable-
mente en su gran mayoría temporalmente correspondan con los estratos
precerámicos, las manos de moler q\le se han encontrado asociadas con la
alfarería se di ferencian, en primer lugar, porsu tamafio yla presencia de una
cara cóncava, mientras que la opuesta es ligeramente convexa (Foto 41).
Esta mano de moler, de 185 x 135 x 80 mm, fue localizada durante la
prospección en el "Filo 6", finca Las Nubes, en asocio con fragmentos
cerámicos.
Finalmente, se incluyó en la categoría de manillos opercutores un canto
rodado de superficies rugosas, que presenta una cara plana yfracrura en uno
de sus bordes; este elemento pertenece al nivel 7 (Foto 42); sus medidas
son: 78 x 69 x 51 mm.
72
FOTO 41
FOTO 42
9 10 el'"
73
CONCLUSIONES
Teniendo en cuenta el estado actual de la investigación en la región del
suroccidente del pafs y el nivel alcanzado por temas como el de la Etapa
Lítica, consideramos "apresurado" postular conclusiones con los resulta-
dos de la presente investigación.
La interpretación más comúnmente aceptada es la de la asociación de
artefactos lfticos con grupos de cazadores-recolectores; también, en la
medida en que los artefactos líticos contengan sofisticados procesos de
elaboración y se presenten mayores frecuencias de 105 al1CfaC10S de cone,
se concluye la especialización tecnológica yde actividades de subsistencia
de dichos grupos. Por ello, los programas investigativos se han centrado en
las regiones de topografía plana que evenrualmeme con los cambios
climáticos permitieron la forrnación de corredores naturales o de paisajes
abienos para el desplazamiento y el hábitat de grandes mamfferos, presas
favoritas de dichos cazadores.
De ahí que las áreas que no presentan estas características en ciena
medida han sidodescanadas para este tipo de estudio. Dela misma manera,
la interpretación de los anefactos hallados como peneneciemes exc1usiva-
rncme a cazadores-recolectores, subestima otras evidencias. Además,
siempre se consideran los yacimiemos en áreas abien'as como sitios
estacionales poco estables.
Las evidencias obtenidas junto con resultados de aIras investigaciones
yestudios relacionados, nos servirán de gura en la interpretación con otro
enfoque del desarrollo histórico-cultural de estos grupos precolombinos.
El hallazgo del yacimiento precerámico en la vereda El Prodigio,
ubicado en la pane media de una colina escarpada, a 1.800 m.s.n.m., cuya
antigüedad va desde el 7.370 ± 130 al 5.600 ± 90 anos A.P., junto con los
vestigios líticos encontrados, nos permite reflexionar sobre algunas de las
generalizaciones vigentes.
75
De acuerdo con los resultados de otras investigaciones para fechas
similares, e inclusive anteriores ala obtenida, la domesticaci6n yel manejo
de cultfgenos eran una actividad significativa en la economía de subsisten-
cia.
Los vestigios del estrato precerámico de El Prodigio corresponden ados
grupos: artefactos en chert y cuarzo, utilizados en actividades de corte,
raspado y perforaci6n, que, como hemos mencionado. se asocian con
actividades de cacería; también se encontraron artefactos conocidos como
"yunques", que reflejan las actividades de recolecci6n, y para este caso de
triturado de semillas. Los artefactos de chert y cuarzo fueron elaborados
por percusi6n directa yen la mayoría de los casos no sobrepasan el rango de
tamaflo de los cinco centímetros. La categoría de lascas representa los
mayores porcentajes del total de artefactos; esta técnica de elaboraci6n ha
sido definida como de la "clase abriense". Vistos en conjunto, a lo largo de
la excavaci6n no observamos variaciones significativas en las frecuencias.
que permitan proponer cambios de actividades en el transcurso de la
depositaci6n.
El otro grupo de elementos líticos excavados está confonnado por
varios tipos de cantos rodados, con huellas de uso en sus caras y bordes
desgastados, placas alisadas, algunas con rebordes y fragmentos de proba-
bles molinos, todos ellos en rocas principalmente ígneas, sedimentarias y
metam6rficas. Estos artefactos sonel resultado de la abrasi6n yel pulimen-
to, y reflejan actividades de molienda.
Los materiales fueron hallados en medio de una matriz de suelo de color
oscuro bastante transfonnado, con características de suelo antrópico; para
lograr este tipo de horiwntes se requiere de una actividad continua y/o
prolongada. Se supone que quienes habitaron en este estrato tuvieron un
carácter permanente y eventualmente una considerable densidad de po-
blaci6n.
Evaluar la importancia de las actividades de subsistencia y las dietas
alimenticias con las descripciones de los anefactos es una tarea en cierta
medida estéril. Para una mejoraproximaci6n se requieren estudios comple-
mentarios como son los de paleoecología. Infortunadamente, en este yaci-
miento los vestigios orgánicos que se han recuperado se limitan a los que
fueron carbonizados en su momento, de ahí la importancia de empleo de
técnicas de flotaci6n de restos carbonizados para poder recuperar estas
muestras intactas en la medida de lo posible. También se hacen indispensa-
bles los estudios de palinología yfitolitos, que aportarán informaci6n sobre
76
el manejo de los cuitígenos yen general del comportamiento de la vegeta·
ción. Estos estudios se encuentran actualmente en proceso.
Con los resultados paleoecológicos podremos sopesar la evidencia e
integrar, con mayor grado de confiabilidad, una explicación de la impor·
tancia relativa de cada actividad de subsistencia y, por ende, de los
artefactos producto de estas actividades. Los grupos, en su mediación de la
naturaleza, son selectivos, y dentro de la oferta ambiental se observa
históricamente la variación en cada economía de subsistencia. Esta no es
ecléctica: siemprc una actividad domina sobre las otras posibilidades. ylos
cambios económicos reflejan aquéllos de la sociedad.
De otra pane, anterior a la presente investigación sólo se contaba con el
trabajo realizado en década del cuarenta por el doctor Cubillos, consistente
en la excavación de un montículo cercano ala población de Rioblanco. La
calidad del oro :Y estilo de los objetos oñebres encontrados hicieron famosa
a esta región del Tolima, y Pérez de Barrada propuso una estrecha relación
con los de la región Calima.
Las vasija cerámicas encontradas por Cubillos se caracterizan por tener
decoraciones incisas, paredes gruesas y pasta burda, y, a excepción de un
cuenco Yotoco, no pennitfan ninguna afinidad estilfstica con oLras regio-
nes.
Durante nuestros recorridos pudimos constatar un patrón de asenta·
miento, consistente en aterrazamientos escalonados construidos a lo largo
de las lomas escarpadas, que rematan en la parte superior. con aplanamien·
tos de mayores dimensiones y constituyen la pauta de por lo menos los
últimos habitantes precolombinos del área. Las crónicas mencionan que en
esta región se encontraba uno de los focos de resistencia más importantes
de la emia Pijao contra los espaf'ioles.
La mayoría de los fragmentos cerámicos encontrados. tanto en la
prospección como en las excavaciones, hacen parte de un mismo complejo
alfarero. Las fonnas reconstruidas a panir de los fragmentos se asemejan a
otros recipientes encontrados en la zona por los guaqueros y a las vasijas
descritas por Cubillos. En la excavación realizada en el vereda La Aldea se
obtuvo una fecha de 1.620 ± 70 aoos A.P. para un horizonte sepultado y
asociado con esta cerámica. Algunas fonoas de estas vasijas ydecoracio-
nes son similares con recipientes denominados comocerámica Buga (Bray,
1989).
77
Sin embargo, no se tiene por el momento una explicación satisfactoria
sobre la presencia de cuencos enteros Yotoco que aparecen en los ajuares
de las tumbas. mientras que en las excavaciones son pocos los fragmentos
que se pueden considerar de este estilo.
Para la época de la fecha obtenida y asociada con cerámica, en la región
Calima la cultura Yotoco se encontraba en florecimiento. Fueron excelentes
orfebres y según las recientes investigaciones, esta sociedad estableció
redes de intercambio alargas distancias. y no es sorprendente la presencia
de elementos de su cultura, objetos y tradiciones. en el orro flanco de la
cordillera Central. a muchas jornadas de camino del centro regional.
78
INDICE DE FIGURAS
Figura 1. Vereda El Prodigio:
1. Cuchilla 2a.. aplanamiento en la cima, 35 cm
2. Tr. 1, D·2 nivel 4
3. Cuchilla 1, atcrrazamicnlO 2
4. Tr. l. H-I nivel 3
5. Cuchilla 1, atcrrazamicnto 2
6. Tr. 1, 0-2 nivel 4
7. Te J, 0-2 nivel 4
8. Te 1,0-2 nivcl4
9. Tr. 1, D-2 nivel S
10. Tr. 1, f-2 nivel 5
11. Te J. 0-2 nivel 3
12. Tr. l, F-I nivel 4
13. Tr. I, E·) nivel 4
14. Cuchilla I aplanamiento, sitio de excavación, línca de sondeos 1,
pozo 8,40-49 cm
15. Tr. 1, F-2 nivel 4
16. Tr. J, E-Z nivel 6
17. Tr. I, 0-2 nivclS
18. Tr. 1, 0-2 nivel 3
19. Tr.J, H42 nivel 2, perfil
20. Te 1, H-l nivel 3
21. Tr. l, f-2 nivel 3
22. Tr. 1, E-2 nivel S
23. Tr. I, D-2 nivel S
24. Cuchilla 1 atcrrazamicnlo sitio de excavación, guaqucría
25. Tr. 1, f-2 nivel 4
26. Tr. 1,0-1 nivel 3
27. Tr. 1, F-l nivel 3
28. Tr. 1, H-I nivel 3
29. Tr. 1, G ~ 2 nivel 3
30. Tr. l, G ~ 2 nivel 3
31. Tr.I,H-lnivcl2
79
32. Tr. 1, F-2 nivel 4
33. Tr. 1, H·l nivel 4
34. Tr. 1, 0-4 nive14
35. Tr. 1, F-2 nivel 5
36. Tr. I. H·2 nivel 4
Figura 2. Vereda El Prodigio:
l. Cuchilla 6. finca Las Nubes. pozo 2
2. Tr. 1, cespedón
3. Tr. 1, E-l nivel 3
4. Tr. 1, 0-2 nivel S
5. Tr. 1, 0·2 nivel?
6. Tr. 1, 0-1 nivel 4
7. Cuchilla 1alerrazamiento, sitiode laexcavación; línea de sondeos
1, pozo 8, 40-49 cm
8. Tr. J, H-2 nivel 4
9. Tr.l, f-2 niveló
10. Tr. J, G-2 nivel 5
11. Tr. 1,0-2 nivel 3
12. Tr. l. 0-2 nivel 3
13. Tr. 1, F-2 nivel 3
14. Tr. 1, G-2 nivel 6
15. Tr. I, f-l nivel 4
16. Tr. J, 0-1 nivel 3
17. Tr.I, H-I nivel 3
18. Tr.I, 0-1 nivel 2
19. Tr. 1, F-l nivel 2
20. Tr. 1, f-2 nivel 2
21. Tr. I, 0-2 nivel 3
22. Tr. 1, H-l nivel 3
23. Tr. J. H-} nivel 3
24. Cuchilla 3 aterrazamiento 19
25. Tr. J. E·I nivel 3
26. Tr. I. 0-2 nivell
27. Tr. J. F·l nivel 3
28. Tr. 1, F·2 nivel 3
29. Tr. 1, 0-2 nivel 6
30. Tr. 1, 0-2 nivel 4
31. Cuchilla I aplanamiento, sitio de excavación, guaquerfa
Figura 3. Vereda El Prodigio:
1. Tr. 1, G-2 nivel 6
2. Cuchilla 1 aplanamiento, sitio de excavación, línea de sondeos 1,
80
pozo 8,40-49 cm
3. Te. 1, F-2 nivel 5
4. Cuchilla 1aplanamiento, sitio de excavación, Ifneade sondeos 1,
poro 8.40·49 cm
5. Te. 1, G-2 nivel 4
6. Te. 1, F-2 nivel 4
7. Te. 1, F-l nivel 4
8. Te. 1, H·l nivel 4, G-2 nivel 2, G-2 nivel 3
9. Cuchilla 1 aplanamiento, sirio de excavación, guaquerfa
10. Te. 1, G-2 nivel 4
11. Te. 1, H-I nivel 4
12. Cuchilla 1aplanamiento, sitio de excavación, línea de sondeos 1,
pozo 9. 20-40 cm
13. Te. 1, F-I nivel 3
14. Tr. J, 0-2 nivel 5
15. Te. 1, 0-2 nivel 4
ló. Te. l. H-2 nivel 4
17. Te. 1, F-l nivel 3
18. Te. 1, D-2 nivel 2
Figura 4. Vereda El Prodigio:
l. Vasija fracturada durante la construcción de la casa de la finca El
Prodigio.
2. Tr. 1, H-I nivel 2
3. Tr. 1, H-l nivel 3
4. Tr. 1, F-2 nivel 3
5. Te. 1, H-l nivel 3
6. Te. 1, H-l nivel 2
Figura S. Vereda La Aldea:
l. Aterrazamiento, eje central, pozo 4
2. Tr. 1, J-4 nivel 5
3. Te. 1, L·3 nivel 9
4. Te. 1, M-4 nivel 9
5. Te. 1, M-4 nivel 5
6. Tr. J, M-4 nivel 4
7. Tr. 1, K-3 nivel 9
8. Tr. 1, N-4 niveló
9. Tr. 1, M-3 nivel 4
10. Césped
11. Te. 1, N-3 nivel 2
12. Te. 1, K·3 nivel 6
13. Donación Arcesio Oiaz
81
Figura 6. Vereda La Aldea:
1. Tr. 1, K·3 nivel 9
2. Tr. 1, K-3 niveló
3. Donación Arc:esio oraz
4. Tr. 1. L-3 nivel 2
5. Tr. l. K·4 nivel 4
6. Tr.l, N-3 nivel 3
7. Donación Arcesio Oraz
82
INDICE DE MAPAS
MAPA l. Departamento del Tolima, área de la investigación.
MAPA 2. Zona de El Limón - Rioblanco, áreas de prospección.
83
INDICE DE CUADROS
CUADRO 1. Tipos de artefactos y desechos según la materia prima en
que fueron elaborados, discriminados por rangos de tamano.
CUADRO 2. Tipos de artefactos segúnla materia prima. yde acuerdo con
los niveles de excavación,
85
Foto
Carátula:
Foto
pemada:
Foto 1:
Foto 2:
Foto 3:
II'.'DICE DE FOTOS
Patrón de asentamiento consistente en atcrrazamicmos esca-
lonados, entre 1.700 y 1.800 m.s.n.m. Vereda El Prodigio.
Figurina antropomorfa de arcilla; probablemente estaba unida
con otra de arcilla, hallada en un "basurero" por
habitantes de la vereda El Prodigio.
Cuchilla 1. casa de la linea El Prodigio.
Cuchilla 2A: apkmamicnto en la parte más alta de la loma.
Vereda El Prodigio.
Cuchilla 2; pauta escalonada sobre c1"1110" de la colina. Vereda
El Prodigio.
fOlo 4: Cuchilla 3: pauta escalonada, atcrrazamicntos de varias
dimensiones. vereda El Prodigio.
Foto 5: Vereda La Aldea; sucio negro en pendiente a 1.850 m.s.n.n..
fOlo 6: Cuchilla 1: aplanamiento en la parte media del "filo"; sitio de
excavación dc la Trinchera 1. vcreda El Prodigio.
Falo 7: Trinchera l. nivel piso de piedras prceerámico. vcreda El Prodigio.
Foto X: Vercd" La Aldea, alcrrazamiento y lugarde lacxeavaei6n. 1.800
m.s.n.m.
Folo 9: Cuenco YOIococncontrado durantc la construcci6ndc la casadc
1" finca El Prodigio.
87
Falos 10.
11 Y12:
Fotos
13 - 40:
Foto 41:
Foto 42:
Vasijas encontradas durante la construcción de la casa de la finca
de El Prodigio.
Ver Texto.
Mano de moler grande. asociada con cerámica. Vereda El
Prodigio; cuchilla 6, finca Las Nubes; 185 x 135 x SOmm.
Percutor.
Nivel? 78 x 69 x 51 mm.
88
Anexo 1
DESCRIPCIÓN MACROSCÓPICA DE MATERIAL LÍTICO DE
INTERÉS ARQUEOLóGICO - ZONA EL LIMÓN (TOLIMA)
Ornar Vargas
Introducción
Enel presente trabajo se reúnen los resultadosobtenidos en la descripción
pctrográfica macroscópica del material lítico de interés arqueológico en la
zona de El Limón (Tolima).
Las muestras han sido inicialmente clasificadas y divididas en grupos
según sus características petrográficas.
Estos grupos han sido a su vez discriminados en rangos de tamaño por
muestra y eneUos se identi rican las hueUas de uso cullural mássobresalientes.
Se han utilizado para clasificación de rocas ígneas los triángulos de
StreickseJi (1974) y los de Folk (1954) para parámetros texturales y
composicionales de rocas sedimentarias. Además se usaron las cartas de
comparaci6n para calibrado (Penijon, Pouer y Siever, 1972) y las de
porcentajes.
A más de describir macrosc6picamente las muestras y clasificarlas, se
trata en este estudio de detenninar las fuentes de aporte del material.
1. Descripción macroscópica del material lítico.
Se observaron 3.649 fragmentos distribuidos en 147 muestras
recolectadas. para discriminarlas según su clase y cantidad.
Los fragmentos han sido divididos cn cinco clases o grupos diferentes:
fragmentos de cuarto (76.6%del total de fragmentos), chcrt (33.2%), rocas
ígneas (7.5%), rocas sedimentarias (3.6%) y rocas metam6rrieas (0.1 %)
89
1.1 Grupo 1. Fragmentos de cuarzo
Se identificaron 2.290 fragmentos de cuarzo en 109 muestras. Estos
fragmentos comprenden dos variedades de cuarzo: hialino y lechoso. En
general, son fragmentos de cantos rodados, subredondeados, con brillo
transparente y translúcido, de color blanco. Algunos presentan óxidos de
hierros, pero la mayoría son limpios.
Presentan claras huellas de uso culrural, como bordes crenulados y
afilados, e indicios de uso como instrumento de percusión.
Estos fragmentos se usaron posiblemente para rayar, cortar (por la alta
dureza del cuarzo), moler y golpear. Se destacan por estas huellas las
muestras T90l!, T9040, T9044, T9047, T9076.
Por rangos de tamaño prevalecen los fragmentos de 0.5 - 2 cm (68.6%
del total de fragmentos) y son escasos los mayores a 5 cm (0.4%).
1.2 Grupo 2. Fragmentos de cherl
Se identificaron995 fragmentosdechect en 99 muestras. Estos fragmentos
comprenden variedades de chect gris, gris verdoso, negro, amarillo oscuro
y rojo. Corresponden a pedazos de cantos subredondeados con costras de
meteorización ásperas.
Son frecuentes los bordes crenulados, afilados e indicios de uso, como
perculOres que se utilizaron con el mismo fin de los fragmentos de cuartO
para aprovechar su alta dureza. Sobresalen por estas huellas las muestras
T90D0, T9007, T9027, T9028, T0929, T9035, T9038, T9040, T9046,
T9049, T9052, T9055, T9057, T9059, T9063, T9069, T9070, T907!,
T90974, T9076, T9083, T9093, T9049-!, T9094-2. La muestra T9092 (7.5
x 3 cm) presenta alLo lustre, color gris verdoso y foOlla de cuchillo.
Prevalecen los tamaños comprendidos entre 1y3cm (66.5% dellotal de
fragmentos de chell) yson escasos los menores de 0.5 cm ylos mayores de
5 cm (2% del total de fragmentos de chcn).
1.3 Grupo 3. Fragmentos de rocas ígneas
Se identificaron 225 fragmentos de rocas fgneas en 75 muestras.
Los fragmentos corresponden a rocas plutónicas que vañan de dioritas
agabros de textura fanerflica yen algunos casos porfiñticaen matriz calco-
sódica afanflica (T9035, T9003-4).
90
Estos fragmentos son angulares en su mayoña y se presentan de dos
formas: frescos, de color intermedio y tonalidades amarillo grisáceas para
dioritas y grisáceas para gabros, y meteorizados con tonalidades amarillo
rojizas (con manchas verdes por alteraci6n de anfíboles y piroxenos).
Composicionalmente se caracterizan por:
Cuarto 10%
Plagic1asa calco-s6dica 40-55%
Piroxena 20-30%
Anfíbol 20-30%
Biotita 10%
Estos fragmentos presentan huellas de uso como pcrcutores yen algunos
casos un redondeamiento artificial. Se destacan las siguientes muestras:
T9003-3- GABRO. Textura porfirftica subangular fracturado por
meteorizaci6n esferoidal. Se compone de plagioc1asa, piroxena y anfíbol.
T9003-4- DIORITA PORFIRÍTICA. Grano muy grueso.
Subredondeadade 12 x Sem. Colorintcnnedio. Malrizdcplagioc1asacalco-
sódica con fenocristales de piroxena meteorizado y anfíbol.
T900S-I-0l0RITA. Plana. subredondeada de 16 x 1S.5 cm. Color
intennedio y grano muy grueso. Compuesta de plagiadas, piroxena y
cuarto.
T9037-DlORITA SUBREDONDEADA,de 5 x5 cm. Textura faneritica
de grano fino a medio. Fonna de hacha.
T9044-GABRO. Textura faneríticade grano fino amediodeS x5 x 1cm,
en fonna de hacha. Compuesta de plagioclasa. anfíbol y piroxena.
T9069-diorita-Texlura faneritica de grano grueso. Subangularde 14.5 x
l1 x 2.5 cm, de color intennedio. Compuesta de plagioc1asa, piroxena.
anfíbol, flogopila «10%) y cuarto «10%).
T9070-cuartodiorita-Texlura faneritiea de grano grueso. Angular 7.5
cm. color intermedio.
Gabro-Texlura fanerilica de grano muy grueso y colores intermedios de
tonalidad amarilla, husifonnc, 6 x 3 cm.
91
Diorita-Tex.tura fanerflica, angular, meteorizada amarillo quemado.
T9071-cuarzodiorita porfiritica. Grano muy grueso color imennedio.
Fenocristales de anfíbol, pirox.eno ycuarzo en matriz de plagioclasa sódica.
Diorita-Tex.tura fanerftica. Color intennedio. Subangularde 11 x. 8x. 2.5
cm. Compuesta de plagioc1asa. anfíbol y pirox.eno.
T9075-cuarzodiorita. Tex.lura fanerftica de grano grueso. Subangularde
6x. 5cm. Colorintenncdiode tonalidad amarilla. Compuestodeplagioc1asa,
anfíbol y cuarzo ( >10%).
Cuarzodiorita-Textura fanerfLica dc grano muy grueso, color intcImedio
de tonalidad amarilla. Aplanadadc 12 x. II x. 2.5 cm, subangular. Compuesta
de plagioc1asa, anfíbol, piroxeno y biotita.
T9075-granodioriLa-Texlura fanerflica de grano medio. Angular de 10 x
5 x 1cm. Compuesta de plagioc1asa, cuarlO, anfíbol. piroxena.
Diorita flogopftica-Textura faneñliea de grano muy grueso. Angular de
8 x 8 x 5 cm. Compuesta de plagioc1asa, anfíbol. piroxeno, cuarzo y mica
flogopila.
T9076-diorita-gabro-Textura fanerftica de grano grueso. Color
intermedio. Compuesta de plagioclasa, anfíbol, piroxena y cuarzo.
Diorita ptirfirftica. Color intennedio de tonalidad amarilla. Subangular
de 13 x 12 cm. Compuesta de matriz de plagiclasa calcosódica que aloja
fenocristales de grano muy grueso de anfíbol, piroxeno. biotita, epi dota
(verdosa por meteorización de anfíboles y piroxenos).
T9080-cuarzodiorita flogopfLica-Textura faneríticade grano muy grueso.
Subredondeada de 12 x 13 x 6 cm. Compuesta de plagioc1asa sódica,
anfíbol, cuarzo, piroxena. flogopi ta yveni 11 as secundari as de cuarzo lechoso.
T908l-diorita-Textura fanentica de grano fino a medio. Angular de 7 x
3 cm. Compuestas de plagioc1asa, anfíbol, cuarLO y piroxeno.
T9082-cuarzodiorita-Tcxtura fanentica de grano grueso. Angular de 9 x
9 x 4 cm. Compuesta de plagioclasa sódica, anfíbol, piroxeno y cuarzo
(10%).
92
T9086-diorita-Textura faneritica de grano grueso. Color intermedio de
tonalidad amarilla. Subredondeada de 8 cm de diámetro y 1.5 cm de espe-
sor. Compuesta de plagioc1asa, anflbol, piroxena y cuarzo.
1'9093-diorita-Textura fanerftica. Color intermedio. Subredondeada de
7 x 3.5 cm. Compuesta de plagioclasa, cuarzo, piroxena y biotita.
1'9105-1-granodiorita porfiritica-Grano muy grueso. Subredondeada de
19 x 13 cm: Color intermedio de tonalidad amarilla. Fenocristales de
feldespato polásico, anflbol, piroxena y cuarzo en matriz de plagioclasa.
T9115-gabro. Textura faneritica de grano fino a medio. Subredondeada
de 7 x 8 cm. Puntiagudo. Contiene plagioc1asa, piroxena y anfíbol.
El tamano prevaleciente eslá entre 1 y 3 cm (57.5% del total de
fragmentos de rocas ígneas).
1.4 Grupo 4. Fragmentos de rocas sedimentarias
Se observaron 115 fragmentos en 49 muestras.
Los fragmentos corresponden texturalmente a areniscas (A), areniscas
lodosas (AM), lodolitas arenosas (Ma), lodolilas (M).
Las areniscas variandesde cuarzo-areni scas (Qr), pasando porsubarcosas
(Sa), hasta arenitas feldespáticas (At). Estasareniscastienenmala selección,
granos subanguiares asubredondeados, de grano fino a grueso yen algunos
casos cemento ferruginoso.
Las areniscas lodosas y lodolitas arenosas comprenden grawackas
feldespáticas ywackas con mala selecciónygranos angulares asubangulares.
Las limolitas en algunos casos son silíceas.
Los fragmentos en general son angulares a subangulares, prevaleciendo
los de 2 a 3 cm (60%).
Las huellas de uso no son claras en estos fragmentos, pues en su gran
mayoría son de pequel10 tamaño y presentan alta meteorización.
I.S Grupo S. Fragmentos de rocas metamórficas
Se identificaron tres fragmentos de rocas metamórficas:
93
T9044·anfibolila. Color gris verdoso. Alargada (2.5 cm), compuesto de
plagioclasa y anfíbol.
T9069-esquisto. Cuano feldespático de 6.5 cm de longitud. Color gris
oscuro.
T9112-esquisto c1oritico. Subangular, husifonne de 9.5 x I x 1cm.
2. Análisis de resullados
Los fragmentos de cuarzoychcrt seutilizaroncomocortadorcs, rayadores,
percutores, en virtud de la alta dureza.
Los fragmentos de rocas ígneas como herramientas de percusión para
golpear ymoler. En las muestras con rocas sedimentarias ymetamórficas no
son tan evidentes las huellas de uso.
En cuanto a las fuentes de apone del material se puede pensar que:
Las rocas ígneas correspondenal intrusivoTriásico-Jurásicodenominado
en la zona batolito de Ibagué. Este imrusivo presenta facies de diorita,
cuarzodiorita, granodiorila,localmentegabro. El redondeamientoobservado
en las muestras tiene origen cultural.
Las rocas sedimentarias pertenecen a las secuencias cretácicas que
comprenden sedimentos arenoarcillosos de la [onnación Quebradagrande
de origen marino.
Las rocas metamórficas corresponden al grupo Cajamarca, constituido
IX'r: neises feldespáticos, esquistos micáceos y cuarcitas del Paleozoico
Inferior.
Los fragmentos de cuarzo ychert pueden corresponder acantos rodados
de los conglomeradosoligom{clicoscrctácicosdcposi tadosdiscordantcmcnte
sobre las metamorfitas del Grupo Cajamarca. Aunque tambitn pueden
provenir de enriquecimientos secundarios de origen hidrotermal Orellenos
de fracluras.
Conclusiones
Se identificaron fragmentos de cuano, chen, rocas ígneas,
sedimentarias y metamórficas que evidencian uso cultural.
94
- El matenallftico fue colectado in situ.
- El material corresponde afragmentos de la fonnación Quebradagrande,
el Grupo Cajamarca y enriquecimientos secundarios de sOice.
9;
Anexo 2
DESCRlPCION DE SUELOS DE LA TRINCHERA 1,
PERFIL SUR 1, DE LA VEREDA EL PRODIGIO
Ap
0-5 cm. Césped
Albl
5-40 cm. Color 10 YR 212. Franco. En húmedo ligeramente pegajoso y
ligeramente plástico. Raíces finas y homogéneas.
A2bl
15 cm. Color 10 YR 312. Franco. En húmedo ligeramente pegajoso y
ligeramente plástico. Rafces finas.
A3b2
40-65 cm. Color 2.5 Y 2/0. Franco-limoso. En húmedo pegajoso y
plástico.
AB
65·70cm. Color 10 YR4f3 moleado en un40% de 10YR3/1. Arcilloso.
En húmedo pegajoso y plástico.
B
70-85xcm. Color7.5 YR5/6moteado enun 10%de 10YR3/1. Arcilloso
con partículas gruesas del tamafio de la arena. En húmedo plástico y
pegajoso.
97
EL L1MON (Tollmo). V.r'dQ El Prodioio TIUNCH['U 1 PUII!. s•. 1
c-. 0- •
E -. O' •
"..
...
,
, "", 0.'0'

,
·0 •
p.

"
-
ó'
, • p.)
."
,
,

-
• • ..
"
O"

,
O
O

o
o- • O ,
/


O ,


O' •
O '.
O
O O
'c '
o<>
¿.. '" C> C:o
,
"

,
."... '.".. e'
...... _ .
'-
,
,. ....to •••
:' ...:M:. ....
.,.........
•, 10 O
c••••,.. •
....... O
-'
'.
."....
o

( ....
..
10 "" 21'
.1.1.1
,
.' '(,'1'
,
,
,
Anexo 3
DESCRIPCION DE SUELOS DE LA TRINCHERA 1,
PERFIL ESTE 2, DE LA VEREDA LA ALDEA
0-5 cm. Césped
Ap
5-15 cm. Color 10 YR4f2. Bloques subangulares medianos apequef'ios,
consistentes. Abundantes raíces finas ymedianas. No reacciona al NaF.
Alb
15-45 cm. Color 10YR 3{2. ReUeno de colornegro. Bloquessubangulares
pequef'\.os a migajosos. sueltos. Rocas gruesa. Reacción ligera al Naf.
A2b
45-50 cm. Color 10 YR 4/3. Bloques subangulares pequef'ios a finos,
ligeramente consistente. Reacción ligera al NaF.
AB
SO-65x cm. Color 10 YR 5/4. Migajosa suelta. No reacciona al NaF.
101
El Limón (Tolimo), Vereda Lo Aldea.
,..
TRINCHERA I PERFI LESTE 2
,.. ,..
• ••
Lóli.... o
M,.", •• Su"., o
M.o.h •• P.' •• , •• [ J
... .(/;
-__ ._'?"'"
----= ---
.- .

,-

1 .,
• • •

BIBLIOGRAFIA
ARDILA. Geranio. Chla. un sitio precerámico en la sabana de Bogord. Fundación de
Investigaciones Arqueológicas Nacionales, Banco de la República, Bogotá, 1984.
BRAY, Warwick & MOSELEY, Edward. "Una secuencia arqueológicaen la vecindades de
Buga. Colombia", Cespedesia. Vol. V, Nos. 17 'Y 18, Cali, 1976, pp. 55·78.
BRAY, Warwick; HERRERA, Leonor y CARDALE, Marianne. Pro-Calima
archaeologisch·ethnologisches projekJ imWestlichen KolumbienJSudameriJw. No.
1. Solothum, 1980.
BRAY, Warwick; HERRERA. Leonor; CARDALE. Marianne y BOTERO, Pedro. "The
Aneiem Agricullural Landscape of Calima, Colombia", Ponencia presentada al45
Congreso de Americanistas, 1985. Oxford BAR Intemational Series, Bogolá, 1987.
BRAY, Warwick. "CerámicaBuga: reyaluación". Boletín delMuseodel Oro, No. 24, Bogotá,
1989; pp. 103-119.
BUSH, M.B.; PIPERNO, D.R. yCOLINVAUX. P.A. "A6.000 Years History of Amazonian
Maize Cultivation".Nalure. Vol. 340.27. 1989.
CARDALE DESCHRIMPFF. M.; BRAY, W y HERRERA, L. "Reconstruyendo el pasado
en Calima". Bolet{n del Museo del Oro, No. 24, Bogot'. 1989; pp. 3-34.
CORREAL. Gonzalo. "Artefactos líticos en la hacienda Boulder. municipio de Palermo
(Huila)". Revista Colombiana de Anlropolog{a, Vol. XVI, Bogotá, 1974; pp. 195-
225.
CORREAL, Gonzalo. "Exploraciones arqueológicas en la Costa Atlántica y valle del
Magdalena". Revisla Caldasia, Boletín del Instituto de Ciencias Naturales.
Universidad Nacional de Colombia, Vol. XI, No. 55, Bogot'. 1977; pp. 33-128.
CORREAL, Gonzalo. Investigaciones arqueológicas en los abrigos rocosos de Nemoc6n y
Sueva. Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales. Banco de la
República, Bogot'. 1979.
CORREAL, Gonzalo. Evidencias cullurales y megafauna pleistocénica en Colombia.
Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales, Banco de la República.
Bogotá, 1981.
105
CORREf\.L. Gonzalo. "Investigaciones arqueológicas enlahacienda Vistahermosa, municipio
de Mosquera (una estación precerámica abierta en la sabana de Bogotá)". Noticias
Af11ropológicas. Sociedad Antropológica de Colombia, N A 83, Bogotá, octubre,
1984.
CORREAL, Gonzalo. "Las culturas más antiguas de Colombia. Estadio de cazadores y
recolectores". En: Historia de Colombia, Salva!. Bogotá, 1986; pp. 73-98.
CORREAL, Gonzalo. "Aguazuque 1. Una estación y complejo funerario precerámico en la
sabana de Bogotá". Bolelfn de Arqueologla, No. 3, Año 1, Fundación de
Investigaciones Arqueológicas Nacionales. Banco de la República, Bogotá, 1986;
pp. 3-24.
CORREAL. Gonzalo. "Albores culturales en Colombia". En; Parques Arqueológicos de
Colombia. Instituto Colombiano de Antropología, Bogotá, 1990; pp. 41-54.
CORREAL, Gonzalo. "Evidencia de cazadores, r€ColectOfUYpltWadoresen la alJiplinacie
de fa cordilleraOriBnlaf" . Fundaciónde Investigaciones Arqueológicas Nacionales,
Banco de la República, Bogad:, 1990.
CORREAL, Gonzalo y PINTO. María. Investigaciones arqueológicas en el municipio de
Zipac6n, Cundiflillf'UlTca. Fundación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales.
Banco de la República, Bogotá, 1983.
CORREAL, Gonzalo; VAN DER HAMMEN, T. YLERMAN, J. "Artefactos líticos de los
abrigos rocosos en el Abra, Colombia". Revista Colombiana de Af11ropologla. Vol.
XIV, Bogotá, 1970; pp. 9-53.
CORREAL, Gonzalo y VAN DER HAMMEN, T. lnvestjgaciOMs arqueológicas en los
abrigos rocosos del Tequendama, Biblioteca Banco Popular, Bogotá, 19n.
CORREAL, Gonzalo; VAN DER HAMMEN. Thomas y HURT, Wesley. "Ecología y
tecnologtade los abrigos rocosos en el Abra, sabana de Bogotá. Revista Universidad
Nacjollill de Colombia, (15), Bogotá. 1977.
CORTOUMA.CuencadelrioSaldaña.Plandeadministraciónymanejointegra1.Diagnóstico
regional, !bagué, 1985.
CUBILLOS, Iulio César. "Arqueología de río blanco (Chaparral, Tolima)". Bolelfn de
Arqueofogla, Vol. V, No. 1. Bogotá. 1945; pp. 519-530.
CUBIlLOS, Julio César. "Apuntes para el estudio de la cuilura Pijao". En: Boletln de
Arqueofogfa, Vol. 2, No. 1, Bogotá, 1946.
DUQUE GOMEZ, Luis. Tribus indlgenas y sitios arqueológicos. Historia extensa de
Colombia, Vol. n, Academia Colombiana de Historia, Bogotá, 1967.
SMITH. Earle (Ir.). "Recovery and Processing oCBotanical Remains". En: TIu!Anafysis 01
Prehistoric Diets. Academic Press. New York, 1985.; pp. 97-126.
106
FALCHETIl, Ana María. "Desarrollo de la orfebrerfa Tayrona en la provincia metalúrgica
del norte colombiano". En: Bo/et[n del Museo del Oro. No. 19, Bogotá. 1987; pp. 3·
23.
GARCIA COOK, A. "Análisis tipológico de artefactos". Serie InvestigaciOlJes. Instituto
Nacional de Antropología e Historia. México, 1967.
GNECCO, Cy SALGADO, H. "Adaptaciones precerámicas en el suroccidente de Colombia".
Boletln del Museo de/Oro. No. 24, Bogotá, 1989; pp. 35-72.
HERRERA, Leonor: CARDALE DE SCHRlMPFF. Marianne y BRAY, Warwick. "El
hom6re y su medio ambiente en Calima (Altos rfos Calima y rfo Grande, cordillera
Occidental)". RevistaColombiano. de Antropologla. Vol. XXIV, Bogotá, 1982-1983;
pp. 381-424
IGAe. Zonas de vida o formaciones vegetales en Colombia, Vol. XIll, Bogotá, 1977.
LUCENA SALMORAL, Manuel. "Donjuan de Borja, primer presidente de capa y espada
delNuevoRei!lOdeGraflQda". Tesisdoctoral, No. 36, Facultad de Filosofíay Letras.
Madrid, 1966.
PEREZ DE BARRADAS. José. "Orfebrerla prehispánica en Colombia. Estilo Calima.
Obras basadas en el Estudio de las colecciones del Museo del Oro de Bogotá, Banco
de la República". Madrid, 1954.
PEREZ DE BARRADAS, José. "Orfebrería prehispánica en Colombia. Estilos Tolima y
Muisca. Basadas en el Estudio de las colecciones del Museo del Oro de Bogotá,
Banco de la República". Madrid, 1958.
PEARSALL, Deborah. "The origins ofplanl cultivation in South America". In Origi/1S of
Agriculture in WorldPerspective. PJ. Watson& C.W. Cowan, Edilors. Smithsonian
Institution in Press, 1985.
PEARSALL. Deborah. Paleoethnobotany: AHandbookofProcedures. Acadcmic Press, San
Diego, 1989.
PEARSALL, Deborah. and PIPERNO, Dolores. "Antiquityofmaizecultivation in Equador:
summary and reevaluation ofthe evidence". American Antiquity, Vol. 55, number
2, pp. 324-337; 1990.
PIPERNO, D; CLARY, K.H; COOKE, R.G; RANERE, AJ and WEILAND, D. "Preceramic
maize from Panama". American Antiquity, Vol. 87: 871-878; 1985.
PIPERNO, D: BUSH, M; COUNVAUX, P and COOKE, R. "Man-landrelationships in the
humic forests ofPanama: the last 13.000years". Paper presentedat the45
1ll
Imgl. Congo
Americanists, Amsterdam; 1988.
PIPERNO. Dolores. "Primer informe sobre los fitolitos de las plantas del sitio OGSE-80 y
la evidencia del cultivo del maiz en el Ecuador". En: La historia temprafIQ de la
107