You are on page 1of 67

Juan Brom

Para comprender la historia

Grijalbo

PARA COMPRENDER LA HISTORIA
P rim era edición publicada por E ditorial N uestro Tiempo, 1972 D.R. © 2003, por EDITORIAL GRIJALBO, SA . de C.V (Grijalbo Mondadori) Av. Homero núm . 544, Col. Chapultepec Morales, C.E 11570 Miguel Hidalgo, México, D.E www.randomhousemondadori.com.mx

Este libro no puede ser reproducido, total o parcialmente, sin autorización escrita del editor.
ISBN 970-05-1586-9 IM PRESO EN MÉXICO

A Rocío Citlali y Yara Amelia, mis hijas

A todos los que luchan p o r com prender el devenir del hom bre, para hacerlo plenam ente hum ano

¿Quién los construyó? ¿A quién vencieron los Césares? Bizancio. El joven A lejandro conquistó la India. vivían los albañiles? ¿Adonde fueron los constructores la noche que term inaron la M uralla China? Roma la m agna está llena de arcos de triunfo. B ertolt Brecht . la de las siete puertas? En los libros se m encionan los nom bres de los reyes. tantas preguntas. ¿Nadie más lloraría? Federico Segundo venció en la G uerra de Siete Años. tantas veces destruida. los que se ahogaban clam aban llam ando a sus esclavos. ¿Quién guisó el banquete del triunfo? Cada década un gran personaje. tan loada. la noche que fue devorada p o r el mar. ¿Acaso los reyes acarrearon las piedras? Y Babilonia. ¿quién la reconstruyó otras tantas? ¿En qué casas de Lima. la resplandeciente de oro. ¿acaso sólo tenía palacios para sus habitantes? H asta en la legendaria Atlántida. ¿Quién más venció? Cada página u n a victoria. ¿Él solo? César venció a los galos.PREGUNTAS DE UN OBRERO QUE LEE ¿Quién construyó Tebas. ¿Quién pagaba los gastos? Tantos inform es. ¿no lo acom pañaba siquiera un cocinero? Felipe de España lloró cuando se h u ndió su flota.

.......47 Las fu e n tes ....................................................................................... 41 La difusión del conocimiento histórico.. Historia.................................................................... 47 La crítica de los datos .......................................29 3.............................................................................. 19 P r im e r a parte LA CIENCIA DE LA HISTORIA 1....................................... ¿para q u é?....... La labor del h isto ria d o r........................... :....................................................................................................................................................................................................................... 28 2............57 División por grupos humanos y por regiones geográficas............. 52 La objetividad....................................................................................................................................................56 5....................................A Indice Presentación.....................51 La interpretación........................................... 37 Utilidad de la historia ................................................................................... 59 11 .......38 Una consideración sobre las leyes científicas.................................... 57 División por periodos......................................... Algo sobre la historia de la h isto ria.............................................................50 El historiador frente a los datos ................................ 15 Reconocimientos. Las grandes divisiones de la h isto ria.................................................................................... fantasía ? ......................................................................................................51 ¿Interpretación imparcial?........................................................................... 57 División por temas y por actividades................... 48 Las ciencias relacionadas................................................................................................................... 24 ¿Qué estudia la historia ? ...........................................................................................23 La indagación del pasado ....23 ¿Arte................................... 37 La deformación histórica .................................... Q ué es la h isto ria ........................47 La materia prima del trabajo histórico .... 43 4............................................................................................................... ciencia.................................................................

............ las prim eras divisiones sociales del tra b a jo ....114 Otros aspectos destacados de la situación del mundo a principios del tercer milenio ...................................................................................................... 79 9................................. 147 Los factores sociales de la evolución........................ recolectores y cazadores.................................... 100 13................. 77 Las ciudades...............124 Socialismo y comunismo................. El socialism o.... 121 Otros planteamientos socialistas.................. 152 .........136 Coincidencias y diferencias de los dos autores.......................................................................................................................................................................................... El hom bre............ 133 Fukuyama ......................................................................................................................85 De la recolección a la producción..... 125 T e r c e r a p a r te 6.. 8 8 Organización social y poder............................................................................................................................ 101 Las características del capitalismo.......................143 18.................... LA DINÁMICA DEL DESARROLLO SOCIAL 15.........................................................151 El conjunto de los factores ................................................................................................................................... La visión histórica de un fisiólogo...................................................................................... El régim en fe u d a l..................................... El “m odo asiático de producción” ...................................87 La escritura............................................................................................................. 91 12....................................................................................................................................................................................................................................... 73 8 ........................................ ............................................................................ El sistema capitalista. 101 La formación del capitalismo ........................................................................ El sistema colonial..... La com unidad primitiva.................................................... Los elem entos que influyen en la sociedad...... 8 6 Las enfermedades..........................................8 8 11..........12 Segunda parte LOS GRANDES PERIODOS HISTÓRICOS La aparición del h o m b r e ............................................................. 147 Los factores naturales...........129 16................... Distintas opiniones acerca del movimiento h istó rico .......................................................................................... Dos opiniones de a c tu a lid a d ......................................................111 Problemas del capitalismo................................. 87 Las armas ..................................................................... 69 7.....................140 17............................................................. 104 La expansión por el mundo..................108 La situación actual.........81 10..........................................................................................................................................................105 El capitalismo monopolista........................ ser social.................. 134 H untington .................... La com unidad prim itiva productora.......97 Del feudalismo al capitalismo.................................. 117 14......................................... La antigüedad esclavista......

13

19. Los cam bios de las fuerzas p ro d u ctiv as..................................................155 20. Las clases sociales en el desarrollo h u m a n o .......................................... 161 Espíritu de la sociedad y conciencia de clase.......................................... 171 21. Naciones, razas, religiones y clases sociales........................................... 175 “ Naciones explotadoras y naciones explotadas” .....................................175 La discriminación....................................................................................177 22. El conjunto de los elem entos en la evolución de la so cied ad ........... 179 Base y supraestructura ................................................................................179 El Estado ...................................................................................................180 Las clases subordinadas y el Estado ....................................................... 181 Cultura, ideologías y cambios políticos y sociales....................................183 Evolución de la relación entre la base y la supraestructura ..................184 La evolución de la base y la cultura ...................................................... 185 ¿Evolución o revolución?............................................................................ 187 23. ¿Libertad del hom bre en la historia?...................................................... 191 24. U na visión general y una perspectiva...................................................... 195 Cuarta parte REFLEXIONES FINALES 25. Resumen y conclusiones............................................................................ 203 Q uinta parte Principales datos acerca de los historiadores y otros pensadores m en cio n ad o s................................................................... 209 Sexta parte Indicaciones bibliográficas.............................................................................. 215

Presentación
Q uerer conocer puede obedecer a la simple curiosidad, al placer de com­ pren d er cuáles son las causas y las características de un objeto, de un acto, de un fenóm eno, tratar de prever sus consecuencias. Tam bién, si no en todos sí en m uchos casos, es buscar la form a de intervenir con eficacia en los aconteci­ mientos. U na gran parte de su interés está en enco n trar alguna relación con la vida misma de quien busca un conocim iento. En todo esto hay, com o es lógico, m uchas opiniones y variados procedim ientos. Esta consideración es plenam ente aplicable a la historia. Sin em bargo, la form a en que se suele enseñar esta disciplina, sobre todo en las escuelas bási­ cas, exigiendo la m em orización de nom bres de gobernantes, de datos y acon­ tecim ientos aislados, no perm ite responder a las aspiraciones m encionadas. Así el estudiante suele perderse en un m ar de datos y de opiniones y no siente ninguna relación entre su vida y el relato del pasado, ni interés en conocerlo. Para que nuestra disciplina perm ita una com prensión y p u ed a llegar a ser interesante y hasta fascinante más allá de la anécdota, exige u n conocim iento de las conexiones entre el día de hoy y sus antecedentes, entre unos aconteci­ m ientos y otros, es decir, u n a visión global de los mismos. De esta m anera se puede en contrar tam bién su utilidad para com prender el presente y adoptar una actitud consciente, fundam entada, frente a los problem as que se presen­ tan hoy al individuo, a la com unidad, a la hum anidad. Aquí se presenta el problem a del “huevo y la gallina”: el huevo es producto de la gallina, y ésta proviene de aquél. ¿Cómo rom per el círculo vicioso, dónde encontrar el origen? La respuesta, en todas las disciplinas del conocim iento hum ano, es parecida: la observación, el estudio, la investigación, p o r más prim arias que puedan ser, proporcionan u n a inform ación que se interpreta para ob ten er u n a visión global. Esta nunca es definitiva: en todos los casos deben realizarse siem pre nuevos estudios y reflexiones. Estos no solam ente am plían el conocim iento y la interpretación anteriores; tam bién, con frecuen­ cia, hacen ver errores. Así, en un círculo ya no vicioso sino virtuoso, la expe-

16

PAR A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A

rie n d a acum ulada y analizada es un p u nto de partida (no el único) p ara nue­ vas indagaciones y el resultado de éstas confirm a, rechaza o ratifica parcial­ m ente lo obtenido antes. Esto es plenam ente aplicable a la historia. A hora bien, el in te n to de co n o cer y e n te n d e r el pasado del h o m b re ha d ad o lugar a m últiples in terp retacio n es, tan variadas com o el p en sam ien ­ to h u m a n o mism o. Las pro p ias vías p ara llegar a la co m p ren sió n de la historia reflejan distintas m aneras de ab o rd ar el problem a: unas exam i­ n an las form as en que se h a estu d iad o el pasado h u m an o , otras p ro cu ran in te rp re ta r éste m ediante la intu ició n , m ientras otras más se d ed ican a algún h ech o o característica que les parece especialm ente significativo. P or últim o, está el esfuerzo p o r analizar cien tíficam en te el pasado h u m a­ no en su in teg rid ad y en sus infinitas m anifestaciones, p ara o b te n e r co n ­ clusiones generales, de validez objetiva. Estas siem pre estarán sujetas a nuevos exám enes. El presente trabajo busca dar una respuesta al problem a señalado y facili­ tar así la com prensión de la historia a quien desee u n a visión general y tam­ bién al que quiera considerar o profundizar algún aspecto específico. Expone las características de la historia com o disciplina de saber, reseña los grandes periodos del desarrollo hum ano y ofrece u n a visión de las regularidades que pu ed en desprenderse de su estudio. Los planteam ientos generales presentados no sustituyen el estudio de los hechos concretos. La com prensión de u n a situación d eterm inada no puede resultar, de ninguna m anera, de un conocim iento general o de la inteligencia de las grandes relaciones en tre los acontecim ientos; no hay nada, en ninguna ciencia, que pueda suplir el estudio y exam en del hecho singular. Este libro es u na síntesis; sólo se exponen en él los elem entos que se consi­ deran principales de cada tema, con su fundam entación más esencial. Todos los p untos han sido profundizados, en m últiples estudios específicos, por m uchos autores, y en ningún caso se puede pensar que se haya agotado aquí la discusión. Tam poco se p reten d e que las ideas expresadas no se hayan ela­ borado antes, sin excluir algunas aportaciones propias del autor. La aspira­ ción de este trabajo, anim ado p o r una profunda confianza en la ciencia y en la posibilidad del progreso, del m ejoram iento de la vida hum ana, es presen­ tar u n a vía, dar un auxilio y u n estím ulo para reflexionar acerca de los temas que trata, en toda su enorm e vastedad. Un texto breve que abarca una am plia gam a de temas no perm ite discutir a fondo todo lo asentado y se enfrenta así al peligro de caer en el dogmatismo, en la afirm ación no argum entada y en dar la im presión de que se exige sin más la aceptación de las opiniones presentadas. N ada más lejos de la in ten ­ ción del autor. Este presenta, desde luego, lo que considera más acertado, de acuerdo con sus conocim ientos y reflexiones, y procura dar los argum entos fundam entales en que se basa, pero de n inguna m anera preten d e que sus opiniones se acepten “a ciegas”: las somete a la crítica, a la luz de sus argu­ mentos y de todos los elem entos que pueda y desee aportar el lector.

A. la Editorial N uestro Tiem po. en 1972. enero de 2003 Juan Brom . quisiera señalar algunos datos sobre la historia de este libro.PRESENTA CIÓ N 17 Antes de dar por concluidas mis notas de presentación. S. Tlalpan. con varias revisiones. cuidadosam ente revisado y actua­ lizado a la luz de los acontecim ientos de los últim os cuarenta años y de mayo­ res reflexiones. Sólo me resta desear que el texto actual. un tiraje total de 430 000 ejem plares hasta el año 2002 en que dejó de existir dicha editorial. Su origen está en el curso de “Fundamentos de la historia” que im partí en 1962 en la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. alcanzó ahí. y de 1965 a 1968 en la Universidad A utónom a de Puebla. Lo publicó. pueda ser útil a sus lectores.. San Andrés Totoltepec.

Ernesto Lem oine y A rturo Bonilla. A todos ellos mi profundo agradecim iento.Reconocimientos Q uisiera reiterar aquí. I B I') . en prim er lugar. Rafael de Buen. mi agradecim iento a quienes me ayu­ daron con su estím ulo. me encargó en 1962 la cátedra m encionada en la Presentación y me alentó en su concep­ ción y desem peño. mía. por supuesto. G uillerm o Bonfil. director de la entonces Facultad de Altos Estudios Melchor Ocampo. en la redacción original de este texto. Tam bién estoy en deuda con m ultitud de colegas y alumnos. Recibí posteriorm ente los valiosos com entarios con que me favorecieron los destacados maestros Paula Gómez Alonso. La responsabilidad de las fallas del trabajo y de los planteam ientos que se hacen en él es. así com o al Dr. que me han favorecido con sus observaciones. en la que im partí dicho curso. a quienes no me es posible nom brar. sus críticas y opiniones. Dolores Duval. G uadalupe F errer y Dolores H ernández. En la revisión realizada para la presente edición. me he visto apoyado por los com entarios y críticas de los intelectuales y amigos B ernardo Bader. Friedrich Katz. Empiezo p o r m encionar al gran intelectual Eli de G ortari quien. Yara Brom. siendo rector de la Universidad M ichoacana de San Nicolás de Hidalgo.

Segunda parte Los grandes periodos históricos .

p o r dem ás imposible. exige un conocim iento básico. de los grandes sistemas que la hum ani­ dad ha adoptado en el transcurso del tiempo.Los grandes periodos históricos La com prensión de la historia. en su form a de agricultura. es imposible para una persona asimilar siquiera en form a superficial todo el saber histórico de hoy. de las grandes líneas del desenvolvimiento hum ano. extrem adam ente sintética. en cualquiera de sus etapas o especializaciones. el exam en de periodos o aspectos específicos queda descontextualizado. Tratamos prim ero el periodo en que se form a el ser hum ano y todo el caracterizado p o r la recolección. A continuación se trata el llamado “modo asiático de producción”. adem ás de que el conocim iento de lo acontecido se increm enta continuam ente. para seguir con los cuatro grandes regím enes económico-sociales que se han sucedido después (en “O ccidente”). . sin éste. ni en u n a obra completa. lo que está contenido en innúm eras publicaciones. A hora bien. general. tam poco puede reproducirse en u n a parte de un libro. de los principales hechos y movi­ mientos del hom bre a través del tiempo. sigue a éste el dedicado a la aparición de la producción. Por ello la pretensión de esta segunda parte del presente libro no consiste en proporcionar una inform ación “com pleta”. Se trata de ofrecer u n a visión panorám ica. ganadería y de otras actividades.

de los que se han producido m u­ chos en la vida de la T ierra. las estimaciones oscilan entre unos cuantos y. que podría h ab er sido parecido a los m onos antropoides actuales.6. Se discute m ucho el m om ento en que el ser que se transformará en hom bre se separa del ancestro de las especies más cercanam ente em parentadas con la humana. según recientes hallazgos. P rácticam ente todos los científicos están hoy de acu erd o en que som os el resu ltad o de u n a larga evolución que em pieza con la form ación de la Tierra. en gran parte. Las investigaciones de las últimas décadas han aportado m uchos datos. posiblemente. Se supone que los prim eros seres vivos aparecieron unos 3 500 m illones de años atrás y n u estra especie sólo se presentó hace algunos m illones de años. Se trata de un inm enso proceso de adecuación al medio am biente y a los cam bios de éste. pero no han logrado u n a respuesta generalm ente aceptada. de vida predom inantem ente arbórea y con cierta diferenciación en tre pies y manos. probablem ente. U na hipó­ tesis es que por algún accidente climático. Cada nuevo des­ cubrim iento y su interpretación levantan dudas y generan diferentes inter­ pretaciones. al abarcar distancias mayores con la vista también tenía más posibi- . o bien de la desaparición o del estan­ cam iento de los seres que no logran adaptarse. En algún ¡fom ento adoptó la posición bípeda. a la que se calcula u n a antigüedad de 4 500 m illones de años. convenientes p ara ello. sobre un suelo más bien estepario. en un tipo de m ono superior. au n q u e algunos investigadores la su ponen de hasta 10 000 millones. 7 000 000 de años. de form ación de nuevas carac­ terísticas. erguida. que le perm itía abarcar más con ■ a vista y le facilitaba una mayor especialización entre extremidades superiores e inferiores. El proceso se inicia. La aparición del hom bre El hom bre no h a caído del cielo. El cambio obligó a este ser a modificar muchos de sus hábitos. 4 o. los grandes bosques se espaciaron y el animal en cuestión tuvo que aban d o n ar las copas de los árboles para vivir.

y 4 000 000 de años. Se El bipedismo. o sea. es decir. Posibles p rim eros pasos . siguen el arco y la flecha. más frecu en tes y m e n o s sujetos a controversias son los restos encontrados. d ire c ta m e n te re­ lacionado con el an terio r. las estim aciones varían de varios m illones a u n c e n te n a r de m iles de años. es posible. tra los prim eros utensilios elaborados p o r el p ro h o m b re (u hom bre prim iti­ vo): se m odifican piedras. conceptos generales. Este proceso se ha podido de­ tiene u n a antigüedad estimada entre 3 tectar en África. es la form ación de u n len g u aje su p e rio r al de los anim ales. El origen de la humanidad. Richard Leaky. Barcelona. proba­ en su cuerpo se desarrollaron más los blemente se inició en un lapso de entre 5 y centros cerebrales correspondientes 7 000 000 de años atrás. por p eq u eñ o que fuera. según algunos probable. q u e se hayan elabora­ do instrum entos de m adera y de hueso. aunque éste todavía es mucho adelante. O tro factor. que les p e rm ite tran sm itir experiencias m ás allá d e la h e re n c ia bioló­ gica. pero éstos difícilm ente se conservan hasta hoy. C u an to más se acer­ ca la investigación al hom bre com o lo conocem os hoy. para darles u na mayor utilidad. el caminar en dos puede suponer que con estos cambios pies en lugar de usar cuatro patas. El registro arqueológico nos mues­ Cfr. que constituyen u n a prim era m áquina p orque transform an la m anera y la velocidad de la aplicación de la energía hum ana. de los instintos y tam bién de la sim ple im itación. lo que perm ite defenderse del frío y de mu­ chos animales. 2000. El e lem en to básico para esta co m u n icació n es la existencia de u n a convivencia estable en tre varios individuos. más o me­ litaba e impulsaba los demás. U na serie de hallazgos ha perm itido form ular la h ip ó tesis acerca d e la “hom inización”. Más tarde se ap ren d e la form a de m an ten er y después de encender el fuego (¿hace 700 0 0 0 años?). y m ejorar la alim entación. La adop­ nos al mismo tiempo corresponden los pri­ meros utensilios de piedra que se han ción definitiva de la posición erguida encontrado. A unque con frecuencia son difíciles de in te rp re ta r p e rm ite n trazar una línea evolutiva que muy probablem ente sea la verdadera. Editorial Debate. n o h u b ie ra n sido posibles sin u n requisito de gran im portancia: la co n stan te com unicación e n tre los seres que los reali­ zan. hace unos 2 500 000 de años se registra un fuerte crecimiento en una interacción en la que cada pasó del cerebro.70 P A R A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A lidades de escapar de los peligros con­ tra los que no se p o d ía defender pQr ten er escasas defensas naturales. La b úsqueda de u n “eslabón p e rd id o ” h a dejado su lugar al rastreo de m últiples elem entos que ligan en tre s í los p o co s restos c o n o c i ­ dos. Se discute sobre la m an era y los p erio d o s p ro b a b le s de este avan­ ce. citados en su o rd en p robable. Estos adelantos. que p e rm ite crea r y trasm itir ideas abstractas. es decir. de u n a sociedad. q u e e n g ran m e d id a se co n d icio n an m u tu am en te. P osteriorm ente aparece la lanza y milenios más tarde le. faci­ menor que el del hombre actual. de la transform ación del p reh u m a n o en h o m b re que aca­ bam os de exponer.

El homo sapiens. El elem ento central de la hom inización es el trabajo. Se dis­ cute actualm ente si se trata de expresar belleza o si sus autores atribuían a sus creaciones u n a finalidad concreta. ya vive en el paleolítico superior. Ya se ha señalado que éste sólo Puede darse en sociedad. Así van naciendo nuevas necesidades: no sólo las condiciones del m edio am­ biente natural hacen desear a las personas tales o cuales objetos para satisfa­ cer necesidades físicas. propios de la 3 000 000 . que no conocem os en ningún otro ser. desde hace unos 30 a 40 000 años. Desde luego. los utensilios. del hum ano. p u ed en modificarse y sustituirse con gran rapidez. mientras que los naturales están sujetos a la lenta evolución biológica. nuestra especie. se desprende la evolu­ ción de ciertas características que distinguen a los futuros hom bres de otros seres y que van tom ando un carácter cada vez más específicamente humano. hom bre que fabrica in stru m en to s). tam bién inicia la elaboración de utensi­ lios. O tro elem ento que p u ed e considerarse es el interés artístico. Existen m uestras de arte desde hace p o r lo m enos 35 000 años. y alguna dudosa de posiblem ente 300 000 años de antigüedad. de creación artística. sino tam bién aparecen nuevos anhelos. El resultado del trabajo de los hom bres no es sólo la m odificación de la naturaleza en u n sentido d irectam en te conveniente a éstos. ¿Cómo es posible que u n a actividad exclusiva del hom bre haya sido la causa de éste? ¿No se usa aquí u n a argum entación com o la de aquel personaje que. con todo y caballo? En el fondo. O tra ventaja de las herram ientas es que éstas perm iten u n a especialización que no pueden tener los órganos naturales. Es más: ésta es precisam ente la característica del trabajo exclusiva de los hum anos. se trata de un desarrollo dialéctico. de m antenim iento del fuego. com o sería la influencia m ágica en la naturaleza. de influencias mutuas que se van acentuando constantemente. A p artir de cier­ to m om ento en su hom inización. en la form a de elabo­ ración de herram ientas. Pero la vida en sociedad trae consigo la organización y la rápida influencia mutua. se tom ó a sí mismo de la trenza y se alzó. que desarrollar una m ano capaz de cavar y otra que pueda cortar. la actividad nara dar form a bella au n q u e no sea de utilidad práctica. La trascendencia de la fabricación de herram ientas es extraordinaria: es mucho más fácil y rápido tom ar y m anejar una pala. de la caza y la pesca. al hablarse de la indispensable com unicación. es probable que se haya tratado de am bos objeti­ vos. El hallazgo de elaboraciones artísticas constituye u n a corroboración de la existencia de un lenguaje y de ideas abstractas. y después un cuchillo. De las primeras formas todavía incipientes de trabajo que tienen también algunos animales superiores. a in strum entos y a otros objetos.LA A P A R I C I Ó N D E L H O M B R E 71 Muchos investigadores consideran que desde hace aproxim adam ente 2 a de años existen seres que indudablem ente son hum anos (homofaber. Los “órganos artificiales”. El progreso que puede lograr así el hom bre no d epende del ritm o de la naturaleza sino del suyo propio. al hundirse en un pantano.

p o r trabajar. Usa herram ientas y posee un lenguaje articulado capaz de expresar ideas abstrac­ tas y tiene la capacidad de llevar a cabo un desarrollo social y técnico. más allá del biológico. m uchos hallazgos inducen a considerar que hubo largos periodos de escasos adelantos. Com o resum en puede decirse que. condicionan un avance constante. al provocar la búsqueda de form as concretas para su satisfacción. se desarrolla u n a especie que se distingue de los dem ás seres vivos por in terv en ir co n scien tem en te en la naturaleza. es decir. Tam bién hay bases para suponer que. sucedidos p o r otros de modificaciones relativamente rápidas. a través de un proceso de m illones de años. existieron distintas especies de seres que podem os considerar hom bres o prehom bres. se discute si éstos se mezclaron entre sí o si los hum anos actuales descendem os de u n a de ellas.72 P A R A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A convivencia social que. Sin em bargo. en la lenta acum ulación de cambios. D urante bastante tiem po se h a pensado en u n a evolución paulatina. durante varios m illones de años. .

practicada ya en la época del paleolítico. en el sentido literal de la palabra. Distintas pintu­ ras con u na antigüedad de decenas de miles de años. para cazar o recolectar. pescadores y recolectores: ninguno cría animales ni cultiva plantas. Tam bién la propia cacería y la recolección requieren la existencia de núcleos organizados. La diferencia entre el hom bre y los animales consiste sim plem ente (pero es m u­ cho) en que éstos. y en sus prim eros tiem pos ya como homo sapiens. Los prim eros hom bres ocupaban la mayor parte de su tiem po en la obtención de los medios indispensables para la vida. desde que es tal. ya que la transm isión de las técnicas co rresp o n d ien tes a su elaboración y uso no se realiza p o r h eren cia biológica. la actividad básica es la recolección. así com o los lugares en 73 . de utensilios elaborados expresa y conscientem ente. A hora bien. desarrollando así u n a acción proyectada al futuro. tam bién los guarda. sino sólo recoge de la naturaleza lo que en ésta se da espontáneam ente. el hecho de estar sujeto a lo que se produce en la naturaleza. D urante el largo periodo de la hom inización. es difícil su subsistencia y disposición del tiem po nece­ sario para la elaboración de herram ientas. El hom bre todavía no produce. Y no sólo los elabora y utiliza. Pero estas actividades no siem pre proporcionan los resultados necesarios. Entre éstas destaca la absoluta necesidad de la organización social. sobre todo en lo que se refiere a la cacería. Además. La com unidad primitiva. sólo es posible m ediante la colaboración organizada de grupos relativam ente num erosos. m ientras que el hom bre dispone ya. da lugar a múltiples consecuencias de gran im portancia. sino p o r m edio del ejem plo y de la enseñanza. Si no se m antiene cierto fondo com ún.7. estable. aunque ya con u n a form a propia de aprovecham iento. la cacería de animales grandes. recolectores y cazadores La actividad básica para toda sociedad es la producción de los bienes necesa­ rios para su subsistencia. que perm ita sobrevivir a los individuos en pe­ riodos de escaso éxito. sólo pueden valerse de sus órganos naturales. Ya se ha m encionado que los utensilios exigen la convivencia organizada. Tal consideración es aplicable a caza­ dores.

com o sucede en toda sociedad. generalm ente. Hay otra consecuencia fundam ental de la obtención de alim entos p o r me­ dio de la recolección de vegetales. es decir. que n o p u e d en contribuir a las actividades generales del núcleo hum ano. sobre todo. el interés y la fuerza de la colectividad deben haber sido siempre muy superiores a los de algún individuo disidente. la explotación. por ejemplo. Su resultado es suma­ m ente escaso y sólo alcanza. En todo esto destaca otro hecho fundam ental: no hay propietarios ni des­ poseídos. en d eterm inados m om entos. . que perm ite m an ten er a los “im productivos" v desarrollar actividades no d irectam ente destinadas a obtener alim entos u otros bienes indispensables. Este hecho y. sólo hay en él una división muy elem ental del trabajo. no excluye los conflictos individuales. m ientras las mujeres se dedican preferentem ente a la recolección. haya u n a relativa abundancia de bienes. Los varones son. el reparto igualitario. En principio. va que la estructura de la com unidad se refleja y se afianza en las concepciones y costum bres del grupo.74 P AR A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A d onde se encontraro n los restos de las presas.* Se produce así. y algo por el estilo debe haber sucedido entre los primitivos antiguos. en un nivel m ínim o. * Esto llega a veces al grado de que resulta conveniente o indispensable m atar o dejar expósitos a los ancianos y a los enferm os. ni tampoco de que todo sea paz y arm onía en el seno de éste. el corazón de ésta). En m uchos casos el individuo adulto es d u eñ o de sus armas y de otros elem entos (y hasta se le llega a e n terrar con ellos). Este reparto igualitario no debe entenderse en el sentido de dar exactamente lo mismo a cada uno de los miembros del grupo. A pesar de ello. perm iten suponer esta colabo­ ración para atrapar al m am ut. De acuerdo con todo lo que se ha podido investigar acerca del periodo en cuestión. Esta afirm ación general no excluye que. sobre todo en mom entos en que aum enta o disminuye en forma considerable lo dispo­ nible para el reparto. los cazadores. de acuerdo con las ne­ cesidades elementales de cada quien. en general. Es evidente que no es útil ni posible dar idéntica ración de m am ut al lactante que al adulto. por necesidad absoluta. la igualdad en lo que hoy considera­ mos miseria. en la cacería de caballos y de otros animales que no se podrían hab er dom inado en form a individual. en que se reparte todo el producto para la supervivencia de los integrantes del conjunto. im piden la apropiación p o r unos de lo producido por otros. la ausencia de un excedente económ ico que rebase p erm an en tem en te lo re­ querido para la subsistencia del grupo. pero no hay quien no los elabore y posea. todos hacen de todo y la única especialización es la im puesta p o r la edad y el sexo. Por otra parte. en el sentido en que aparecen posteriorm ente. su pose­ sión no im plica ventajas de unos sobre otros. Los pueblos actuales que se encuen­ tran en una situación parecida a la que se analiza suelen recom pensar de alguna m anera a la persona que tuvo el mérito principal al cobrar la pieza (dándole. la cacería y la pesca. para la subsistencia del grupo mismo. D ebido a la organización social y a la igualdad en la posesión de los instrum entos de trabajo. esta im po­ sibilidad subsiste tam bién en los casos de u n a abundancia ocasional mayor.

m onogám ico Perm anente. la secuencia señalada p o r M organ en su Ancient Society. R E C O L E C T O R E S Y C A Z A D O R E S 75 Lo mismo puede verse en otro aspecto. A ctualm ente se discute m u ch o la e stru ctu ra de la fam ilia en aquella época. la familia consanguínea (relación sexual en tre herm anos). fácilm ente disoluble). . sin n in g u n a regla­ m entación sexual. según las necesidades concretas del grupo. a u n p red o m in io fem enil que se h a caracterizado com o m a­ triarcado. sólo p u ed e hab er oposición entre unas tribus o clanes y otros. en que los hijos p e rte n e c e n al clan de la m adre. en que varios h o m b res fo rm an . esto da lugar. a los co n ju n to s cuyos m iem bros tien en d erech o s y d e­ beres sexuales con todos los que p e rte n e c e n a los dem ás g ru p o s (o alguno de éstos). la designación tem poral de u n jefe para u n a acción determ inada. la familia punalúa (grupos de hom bres. será un g rupo estable con p o d er para im po­ nerse sobre los demás. y entre individuos. sólo puede ser nuestro. las m odalidades son m últiples y muy com plejas. M uchos autores consideran hoy que se trata de una generaliza­ ción excesiva de casos particulares. En estas fo rm a c io n e s a p a re c e n fre c u e n te m e n te las d e sc e n d e n c ia s m atrilineales. A esto corres­ ponde la inexistencia del Estado en el sentido actual de la palabra. pero al mismo tiem po no se descarta la idea general contenida en su hipótesis. hasta la decisión adoptada p o r la reunión de todos los m iem bros del mismo. Engels recoge en su clásica obra El origen de la familia. en m uchos casos. va q u e sólo el c o n ju n to e stá en c o n d ic io n e s d e a p ro v e c h a rlo . ¿Qué organización de gobierno corresponde a la situación descrita? Su examen y la inform ación que poseem os coinciden en señalar que debe tratar­ se de una form a colectiva. Los problem as p o r resolver son conocidos p o r todos y no exigen una especialización en tareas gubernam entales. p areja con varias m ujeres. H abla de la horda prom iscua. descendencia m atrilineal). A barcan desde la posible h o rd a prom iscua. tribu u otra form ación semejante. Lo que no habrá. de una organización en que un sector ejerce el m ando p erm an en te y estable sobre otro u otros. pero los intereses de la com unidad son únicos. el m atrim o­ nio sindiásmic (m onogám ico a tiem po. el Consejo de Ancianos al que tienen acceso todos los integrantes del gru p o con edad suficiente y que gocen de prestigio general. La organización que se establece puede asum ir distintas formas. Abarca desde la colaboración espontánea. si yo no puedo ejercer dom inio sobre él. D iferentes au to res acep tan la idea de que existieron m atrim onios por g rupo.LA C O M U N I D A D P R I M I T I V A . sea clan. de la p ro p ie d a d privada y del Estado. Así. hasta distintos tipos de relaciones m onogám icas tem porales. de d erec h o au n q u e no siem pre de hecho. porque no hay ni razón ni posibilidad para ello. esposos de grupos de m ujeres que no pueden ser herm anas de sus esposos. N ingún sentido tiene decir “el bisonte es mío”. En el seno de cada núcleo no existen grupos opues­ tos entre sí. sim ultáneam ente con la ausencia de propiedad personal hay con frecuencia una clara definición del territorio perteneciente a un g rupo social.

en que se han visto elem entos mágicos. de enseñanza y tam bién la expresión de anhelos de belleza. . al com binarse con observaciones de mayor objetividad. A pesar de sus múltiples elem entos objetivamente falsos impulsa el progreso al facilitar el pensam iento abstracto. hasta donde podem os reconstruirlo se caracteriza por el tem or a lo desconocido y por el uso de la magia para dominar a la naturaleza. Ya se ha m encionado la aparición del arte. Con ello sienta las bases para generalizaciones que perm itirán con el tiem po u n a profundización en el conocim iento de la realidad del m undo.76 P A R A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A El pensam iento religioso de la época.

adem ás de que el fuego proporciona m uchas ventajas directas a sus poseedores: protección. pero ahora no se trata de un ser que parece vivo. de hecho. posiblem ente antes de la agricultura. Sus inicios datan probablem ente de unos 15 000 años. la que ha de modificar toda la vida del hom bre. La com unidad primitiva productora. Pero en u n a transform ación muy profunda. es el invento de la agricultura y de la ganadería. o de m ucho más tiem po. se inventa la cerámica. posibilidad de aprovechar nue­ vos alimentos. aún muy lejano del resultado que ha de producirse. sino de u n o que lo es. Los antecedentes de este avance son muy remotos. Este es un ser “vivo” que hay que “alim entar”. las prim eras divisiones sociales del trabajo La característica de la prim era sociedad hum ana que conocem os es la reco­ lección. el hom bre sólo tom a de la naturaleza lo que ésta espontáneam ente ha producido. guardián del hogar y acom pañante de caza. Un segundo adelanto en la misma dirección es la dom esticación del perro. el prim er paso. Sus consecuencias son casi iguales a las señaladas para el fuego. el hum ano franquea otro lími­ te que lo ha de distinguir del reino animal: se convierte de recolector en productor. incluyen y requieren toda la evolución an terio r del género hum ano. El surgim iento y el desarrollo de estas actividades no están localizados en una región. calor. En form a más con­ creta. aparecen y se perfeccionan en form a in d ep en d ien te en distintas 77 . Pero la transform ación decisiva. Tiem­ po después. de posiblem ente 25 000 años de antigüedad. Su cuidado perm ite la adquisición de costum bres y conocim ientos que después tendrán una gran aplicación. que se puede “reproducir” y que “m u ere” en determ inadas circunstancias.8. aprende a m odificar seres vivos en su beneficio. sin la cual no po­ dría haberse dado todo el desarrollo posterior. pero sólo m ilenios más tarde llegan a ser la base de la vida de los pueblos más adelantados de la época. según algunos investigadores. es el dom inio del fuego. el arte de dar form a conveniente al b arro y convertirlo en “p ie d ra” m ediante la cocción.

en la zona que hoy llamamos del Medio O riente). Gran im portancia tie­ ne la invención de la ru ed a (por el 3000 a. y el tejido que rebasa al primitivo anterior. es indudable la tendencia general a p erm an ecer p o r periodos prolongados en u na misma parte. a levantar construcciones de tipo du rad ero (casas. se desplazan a otras regiones. No en todos los casos ocurre la com binación directa entre la agricultura y la ganadería. lo propor­ ciona tam bién a los animales domésticos.. entre otras. la lluvia. a fijar con mayor precisión los límites territo­ riales. de un derivado de la recolección. C. Según parece. entre las múltiples actividades que se realizan ya p o r profesionistas dedicadas a ellas. adem ás de que se aplica en la alfarería y en múltiples actividades más. m uchos pueblos se dedican a u n a de estas actividades. Las nuevas actividades. etc. Al dom inar ciertos aspectos de la naturaleza.) y. Todo esto da lugar a la aparición de u n a división social del trabajo. una vez agotada su fertilidad. De acuerdo con las nuevas actividades básicas para la vida. sin duda. com o la cerám ica más avanzada y ya a cargo de profesionales. Sin em bargo. adem ás de d ar alim ento al hom bre. Es ociosa. etcétera. el Sol. el hom bre va no se siente tan im po­ tente. Se discute actualm ente acerca de la inde­ pendencia entre los distintos focos de las actividades m encionadas. para nuestro exam en. La diferenciación entre m ujeres recolectoras y hom bres cazadores pierde su im portancia fundam ental. . sobre todo la agricultura. la m etalurgia del cobre. proveniente de la cacería. sobre todo en el caso de los pastores. templos. en vez de adorar sobre todo a elem entos relacionados con la caza y la recolec­ ción y a otros fenóm enos naturales. obras de riego. de m etales preciosos y. La ganadería. Tam bién el pensam iento religioso sufre u n a m odificación im portante. en el C ontinente A m ericano p o r un lado y en el “Viejo M undo” por el otro). ya que el ganado proporciona fertilizante y energía para cultivar el cam po y éste. tom a p o r dioses a las fuerzas que influyen directam ente en la agricultura y en la ganadería: la tierra. porque se trata. tan perdido. la agricultu­ ra es una aportación de las m ujeres a la sociedad. del bronce y del hierro.78 P A R A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A partes del m undo (por lo menos. lo que tiene u n a gran im portancia para las futuras modificaciones de la sociedad. es seguram ente debida a los hom bres. en cambio. No hay q u e e n te n d e r esto en el s e n tid o d e u n a sedentarización total: m uchos pueblos cultivan tem poralm ente ciertas tierras y. en cada una de estas dos grandes regiones. Ambas especialidades se com­ binan en m uchos casos. después. traen consigo el abando­ n o d el n o m ad ism o . que perm ite m ejorar considerablem ente las form as de transporte. Sin este instrum ento sería inconcebible la mayoría de las m áquinas de los últimos cinco milenios. la discusión acerca de la mayor antigüe­ dad de una u otra de las dos actividades señaladas. Entre unos y otros grupos se establece frecuen­ tem ente un intercam bio. Al mismo tiem po se desarrollan diferentes especializaciones.

que son un antecedente y u n a base para la plena propiedad privada sobre la tierra. La trans'ción se realizó a través de m últiples form as. pero en su seno se form aban cada vez más elem entos que la iban descom poniendo. Tam bién aparecen form as individuales de propiedad. Las consecuencias del paso de la recolección a la producción no se redu­ cen a las enum eradas. Llega a ser posi­ ble alim entar de m anera perm an en te a más personas de las que integran el grupo productor propiam ente dicho: ya puede existir la explotación de unos hombres por otros. al poner­ lo a trabajar para el vencedor hubiera consum ido de hecho todo lo produci­ do. que al principio sólo desem peñan un papel secundario. en sus gru­ pos más avanzados. Si en aquélla no había un excedente económ ico que se pudiera sustraer a sus productores. . ahora sí se produce éste. distintas en los diferentes n ú ­ cleos sociales. se le podía privar de sus armas. Ahora. en cambio. I no de los resultados más im portantes de esta transform ación. de m anera m ucho más clara que antes. que iban destruyendo la antigua igualdad. . 79 Los campos de labor y. de la que pertenece a otros grupos socia­ les. En el periodo de la recolección sólo se podía m atar (y comer. que a su vez confirm ará y acelerará las otras consecuencias de la misma. ya que la tierra puede ser cultivada convenientem ente p o r un reducido núm ero de personas. pero ésta se distingue. pasa de ser recolectora a productora. y adem ás hubiera sido muy peligroso dejarle sus instrum entos de cacería. es la aparición de las ciudades. Más adelante. El cultivo de plantas y la cría de animales. . Nuevas investigaciones deberán resolver las dudas que engendra. los de m onte y de pastoreo siguen siendo en gran parte de propiedad colectiva. Las ciudades. más o m enos limita­ das en su ejercicio y en el tiem po. en m ucho mayor escala. en dado caso) al enem igo vencido o expulsarlo de la región. d u ran te un p erio d o prolo n g ad o subsistió la com unidad prim i­ tiva ya productora.* La ciudad no es sim plem ente u n a “población im p o rtan te”. D urante varios miles de años la sociedad hum ana. De hecho. llegan a ser determ inantes. Al mismo tiem po increm enta el dom inio de la colectividad sobre el individuo donde hay obras de riego u otros servicios de control social de cuya acción dependa el agricultor particular.LA C O M U N I D A D P R I M I T I V A P R O D U C T O R A . com o se la con­ sidera con frecuencia: es un centro de actividades especializadas. que tiene lugar en el tercer milenio antes de nuestra era o algo antes (aunque la ciudad de Jericó posiblem ente se rem onta a unos 10 000 años). que ya no * Es sorp ren d en te esta diferencia de siete m ilenios. La agricultura produce un doble resultado: p o r u n a parte limita la sumi­ sión del pequeño núcleo fam iliar respecto al gru p o mayor. al hablar de las estructuras que suceden a la com unidad prim itiva se señalarán las más im portantes vías de la descom po­ sición de ésta. perm itirle que viviera de lo que producía y quitarle el excedente.

Por ejem­ plo. en el que el progreso de unos se realiza a costa de otros. al com ercio y al gobierno. priva a éste de muchos de los productos que elabora y tam bién de u n a im portante proporción de sus recursos hum anos más valiosos. sino tam bién con zonas costeras del Mar N egro y con gran parte de la cuenca del D anubio. extensos. En ellas. Muchas ciudades establecen relaciones con zonas muy lejanas. con frecuencia. a la meditación. ciudad situada cerca d e los D ardanelos. com parar técni­ cas disímiles y sistemas de trabajo diferentes. a las ciencias. con reducidos núcleos poseedores y dom inantes y otros. cercana a la ciudad de México. Estas actividades perm iten a sus habitantes adquirir u n a más amplia visión del m undo de la que p u ed en tener los campesinos. en la actual Turquía. Teotihuacan. un desarrollo más rápido que en las regiones rura­ les. se producen grandes diferenciacio­ nes sociales. No sólo en esta form a se manifiesta la contradicción propia de u n largo periodo histórico. más pronto que en el campo. Lo mismo se expresa en la relación en tre la ciudad y el campo. Las ciudades pron to llegan a ser los principales núcleos de la cultura y del progreso. en lo fu n d am e n tal. * Troya. y se hace posible así la vida de grupos hum anos dedicados al arte. que se manifiesta en formas específicas en las diferentes culturas hum anas. al culto. sostiene relaciones con el sur de lo que hoy es la República Mexicana y hasta América Central. segunda división social del trabajo. C iertam ente son tam bién. En ella se expresa u n a nueva. en ellas se concentra la mayor parte del producto social no indis­ pensable para alim entar a los productores directos. Todo esto da p o r resultado una aceleración del progreso.80 P A R A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A son desem peñadas p o r los agricultores y los pastores fuera de sus ocupaciones básicas. donde viven grupos explotadores. los centros del ocio y del derroche. desigualdad que se acentuará más adelante. G eneralm ente (con excepción del periodo feudal) dom ina aquélla. les es posible cono­ cer distintos hechos. la antigua Troya* com ercia no sólo con u n a extensa región del Asia Me­ nor. que no tienen propiedad y no intervienen en el gobierno de sus comunidades. Desde hace 5000 años la contradicción entre la ciudad y el cam po es un factor im portante de la historia. . diversas interpretaciones del Universo. No toda la población de las ciudades goza de las ventajas que se han señala­ do. su población se in teg ra. p o r perso n as ded icad as a las artesanías.

Estas com unidades entregan. N inguno de los nom bres acuñados hasta ahora parece plenamente adecuado. es la que Marx llamó “m odo asiático de producción”. si . colectivam ente. U na de las estructuras más generalizadas. del tem p lo -. que aparecen en periodos posteriores. aplicado en parcelas destinadas a estos fines (tecpantlalli -tie rra del palacio-. ya que no caracterizan suficientemente esta organización social. y las necesidades colectivas son satisfechas con el trabajo com ún de todos. situaciones mixtas en que cada persona tiene derecho a laborar su tierra y a disfrutar de su producto (pero no a enajenarla). No es muy im p o rtan te aquí el que los campos sean cultivados colectivam ente o que se en treg u en en parcelas indi­ viduales. El sistema en cuestión se caracteriza p o r la existencia de aldeas autosuficientes cuyos integrantes son dueños. Lo decisivo es que no exis­ ten cam pesinos sin tierra que cultivar o sin in strum entos p ara hacerlo. peones o asalariados. Tam bién se dan.tie rra de la casa del dios. Se le ha llamado también “civilización de los ríos” o “civilización del riego” y se le ha designado asimismo con otros térm inos. d eterm in ad a cantidad de bienes o tam bién de trabajo a otro sector social. de u n a vasta gam a de variantes específicas.9. sin p retender llegar a una generalización bien establecida. colectivam ente. las dos form as se p resen tan en diferentes sociedades. teopantlalli . para el sostenim iento de los g u e rre ro s -). de sus instrum entos y sobre todo de sus tierras de labor. com o en tre los aztecas. de acuerdo con las condiciones concretas de cada caso. que serían entonces u n a especie de siervos. en un sistema de explotación Rué no está basado en la propiedad de unos y la falta de ésta para otros. ¿Cómo se origina esta situación y cuáles son sus consecuencias? Nuestro co­ nocimiento de ello es escaso y sólo cabe citar aquí unos pocos casos concretos y a%unas hipótesis. milchimalli -tie rra de la guerra. El “m odo asiático de producción” La posibilidad de explotación hum ana que se abre con la agricultura y la gana­ dería se realiza en diversas maneras. que se ha podido identificar también en otros continentes.

cuyo m anteni­ m iento corría a cargo de la com unidad sujeta. por ejem plo. que no está d irectam ente ligado a las com unidades de aldeas. L^no de los pue­ blos som etidos por los aztecas. los señores. Varios ejemplos perm itirán explicar esta afirm ación. con la individual de los pilli. El sistema señalado pocas veces se da en form a pura. La nueva organización exigía la labor de un cuerpo de técnicos especializados y tam bién de adm inistrado­ res. El resultado sería la u nión de varios poblados para controlar las aguas. Tam bién la g u erra es uno de los elem entos creadores de la situación que se analiza. O tra fuente de la necesidad de constituir un organism o que abarque a varias aldeas p u ed e ser la urgencia de defen d er las tierras fértiles. la explotación se realizaba en otra forma: adem ás del tributo que debían enviar estaban obligados a cultivar determ inados campos. com o en los valles de varios grandes ríos o de algu­ nos lagos. tiene m ucha facilidad p ara p erp etu arse y transfor­ m arse en u n a verdadera casta que no sólo desem peña u n a función de interés general sino que desarrolla ya fuertes elem entos de explotación y hasta de parasitism o. de los reyes m esopotám icos. de las asechanzas de los pueblos de las zonas desérticas cercanas. en el gran lujo de los faraones. puede haber sido el resultado de la necesidad de aprovechar éstos en u na escala superior a la alcanzable p o r la aldea aislada. En el caso de los aztecas. ciudad de la Grecia clásica. cuyos pro­ ductos servían para el sostenim iento de la guarnición azteca o tam bién del ejército de este pueblo cuando pasaba p o r la región. Este. p o r ejem plo. las inundaciones periódicas. y tam bién con la de los pochteca. Tal u n ión probablem ente sería im puesta por la fuerza y no com o resultado de un “espíritu de coopera­ ción”. p o r ejem plo. ajenos a lo característico de la estructura. Los dos casos que se acaban de relatar tienen en com ún con los anterior­ m ente citados el que un grupo dom inante explota colectivamente a un grupo dom inado. que rega­ ban y fertilizaban la tierra. bien irrigadas y organizadas. convive la propiedad colectiva. dificulta su estudio y ha provocado la discusión de si se trata de un sistema propiam ente dicho o sim plem ente de u n a fase de transición. lo que se p u ed e n o tar claram ente. del hueytlatoani m exica y de otros funcionarios del mismo tipo. los com erciantes. La participación de elem entos tan diversos en las distintas sociedades del tipo que se exam ina. los chalcas. tenía la obligación de enviar a la ciudad de sus señores determ inado n úm ero de trabajadores. En núes- . ajeno a los antecedentes de la situación. borraban tam bién las divisorias en tre los campos y se req u ería u n a adm inistración que registrara estos lím ites y fuera capaz de volverlos a trazar u n a vez que se habían retirad o las aguas.82 PAR A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A En ciertas condiciones. En am bos casos es posible pensar que u n a división del trabajo original­ m ente beneficiosa para todos los participantes p ro n to da lugar a la constitu­ ción de un g rupo privilegiado. Situaciones semejantes se en cu en tran entre los incas de Perú y tam bién hay u na notoria rem iniscencia de la misma organización en Esparta. de dom inadores o de dom inados. En el caso de los pueblos más alejados. En el valle del Nilo.

se conserva p o r m ucho tiem po en varias partes. . y la socie­ dad azteca tam bién m ostraba signos de estar pasando a u n a sociedad de ma­ yor propiedad privada. En m uchos casos la form a social que se está exam inando es extraordinaria­ mente estable. Sin em bargo.EL “M O D O A SIÁ T IC O DE P R O D U C C IÓ N ” 83 tra opinión. en alguna form a. que la hace poco necesitada de cambios. o que ambas convivan. La aldea autosuficiente. a un organism o superior. en la India. aunque el térm ino con que se le designa da lugar a discu­ siones. este fenóm eno no im pide que en m uchos casos se dé paso a una estructura social más dinám ica. lo señalado da pie para considerar el m odo asiático de produc­ ción com o uno de los grandes sistemas de organización económico-social de la historia hum ana. La razón de este escaso dinam ism o estriba probable­ mente en el equilibrio in tern o que alcanza la p equeña com unidad. destruido después p o r la intervención de los colonizadores ingleses. Esto sucede no sólo en la form a que se ha ejemplificado antes. que produce prácticam ente todo lo que va a consum ir y entrega un tributo. ju n to al m odo de producción asiático se había desarrollado u n fuerte sistema m anufacturero. Así sucedió en la India hasta el siglo xix.

Veremos en forma breve los aspectos principales de las afirmaciones de Jared Diamond. consiste en que la razón de que determ inados pueblos no llegaran a progresar se encuen­ tra en u n a supuesta inferioridad innata. que confir1Jared Diam ond. El autor que comenta­ mos no piensa en una razón única del mayor desarrollo de unos pueblos. profesor de fisiología en la ucLA(Universidad de California en Los Angeles) en su libro Armas. descendientes todas ellas de grupos que no se distinguían mayormente entre sí. U na opinión generalizada. 527 pp. modificar o refutar lo establecido por los especialistas. Armas. gérmenes y acero) Indaga en ella las causas de las enormes diferencias actuales entre las sociedades. al no sentirse sujetos a las interpretaciones generalm ente aceptadas. La causa. Editorial D ebate. es más. La visión histórica de un fisiólogo En ocasiones.10. Entre éstos destacan las condiciones para domesticar plantas y animales y la posibilidad de asimilar las técnicas correspondientes creadas por otros conjuntos humanos. gérmenes y acero. El invento de la forma de fijar ideas mediante signos convencionales facilita también el “despegue” y proporciona ventajas para quienes lo logran. Lo interesante de ello estriba en que la comparación entre unas y otras conclusiones puede reforzar. M adrid. . entonces. más bien desarrollan u n a inteligencia superior a la requerida p o r los “occidentales”: los obliga a ello no disponer de las técnicas m odernas que facilitan a los pueblos avanzados de hoy la superación de sus problem as. quienes observan “desde fuera de la especialidad” abren nuevas rutas en la investigación. Junto con estos elementos se da el desarrollo de las armas. 1998. La sociedad humana y sus destinos. lo adoptan o asimilan sus principios para crear sistemas propios de escritura. D iam ond rechaza esta hipótesis. sobre todo en la cultura occidental. sino en un conjunto de factores. señala que los “prim itivos” y los m iem bros de pueblos contem poráneos que utilizan técnicas propias de la Edad de Piedra. hace apenas unos 13 000 años. debe buscarse en otros elementos. así como la adquisición de cierta inmunidad frente a determinadas enfermedades.

en ciertas zonas aum entó espontáneam ente la producción na­ tural de los ancestros de las plantas que se llegarían a domesticar. p. China y. sino que atacaron y extermina­ ron a los aborígenes. los recolectores mejoraron hoces. gobierno o armas. para e v ita r un incremento de población excesivo respecto a los recursos naturales disponibles. unos mil maorfes llegaron a las islas Chatham y anunciaron a los pobladores loca­ les. renunciaron a dirimir sus conflictos en forma bélica. Su población creció y surgieron artesanos. la Media Luna de las Tie­ rras Fértiles (llamada también el “Cre­ ciente Fértil”. cestos para almacenaje. sin armas. m an y acrecientan las diferencias entre unas y otras sociedades. no lo dudaron: de acuerdo con sus costumbres. se inició hacia el noveno milenio a. así com o al incremento en la densidad demográ­ fica. Editorial De­ bate.. Madrid. pero éstos no esperaron la respuesta. 1998. 111. las actuales Irak. Los m aories. y se habían vuelto cazadores-recolectores. alejadas pero accesibles a sus embarcaciones. U na es la disminución de lo disponible en la naturaleza. gérmenes y acero. fue­ ron y se apoderaron de ellas. ¿Cuáles son las caracterísdcas principales de estas evoluciones? De la recolección a la producáón.2 La antigüedad comproba­ da de estos avances humanos iría de los4500 años para los más recientes a los 12 000 para los más lejanos. Los atacados. en las frías islas Chatham. los cultivos tropicales que practica­ ban donde vivían anteriormente. guerreros y go­ bernantes especializados. Armas. Los m iriori no habían podido aclim atar. en cambio. y no miles de años antes? Nuestro autor plantea varias cau­ sas principales. Así. la zona andina. más cálida. decidieron colectivamente no resistir sino ofre­ cer amistad y disfrute común de sus recursos a los recién llegados. por la misma alteración del clima. mor­ teros ( metates) para m oler y otros ins­ trumentos. establecidos en el sur del O céano P acífico. La so­ ciedad humana y sus destinos. que a partir de esta fecha se­ rían sus esclavos. donde había gran rique­ za natural y una población indefensa. como resultado. * Jared Diamond. Líbano y Palestina). además.86 P A R A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A Una co n q u ista en el s ig lo xix En 1835. habían mantenido y de­ sarrollado la agricultura tropical. p.. 57. debida a cambios climáticos y a la de­ p re d a c ió n h u m a n a . Las más importantes serían Mesoamérica. Practicaban un es­ tricto control de natalidad que incluía la castra­ ción de varo ne s jó v e n e s . que se habían asentado en la parte septentrional de Nueva Zelanda. Siria. estaban acos­ tumbrados a las luchas armadas.] de acuerdo con nuestras costumbres y capturamos a to­ das las personas.* ¿Se trató del ataque de unos salvajes primi­ tivos contra pacíficos avanzados? ¿Sus dioses habían ordenado la acción? ¿Fue un choque entre civilizaciones distintas? Resulta que no: ambos grupos eran polinesios. es decir. en que el hom bre se transform ó de recolector en productor? ¿Por qué el cultivo del trigo.. del sorgo. p o sib le m en te. Cuando su­ pieron de unas islas. Á frica O ccid en tal y Etiopía. Diamond señala varias regiones donde probablemente empezó la domestica­ ción de plantas y animales. 8 Ibid. Un conquistador maorl explicó: "Tomamos posesión [. los miriori. A hora bien: ¿cuáles son los me­ canismos que condujeron a ese do­ m inio de la naturaleza. .. Además. etc. al no tener posibilidad de ocu­ par nuevas tierras. No crearon gru­ pos especializados en artesanías. sus aldeas estaban en continua lucha entre sí. Ninguna escapó'. C. del arroz.

La escritura transm ite conocim ientos e ideas m ediante signos que representan palabras o sonidos (sílabas o fonem as expresados en letras) . La escritura. algunas de ellas son hoy exclusivas de los seres hum anos.. a días que se prolongan o se acortan en determ inadas épocas del año. 238. la viruela. Sin em bargo. fisiólogo. ¿A qué se deberá que en zonas de alta producción agrícola actual. ¿Eran “genéticam ente superiores” los recién llegados? O tros grupos hum anos. $ p o r d in ero . Los pueblos que se im pusieron a los autóctonos desarrollaron defensas natu­ rales contra estos padecim ientos. la malaria y la gripe3 provienen de la evolución de pade­ cimientos animales. la tos ferina. 1. com o + p o r m ás. indio m uerto”. * La escritu ra q u e utilizam os c o rrie n te m e n te expresa sonidos y tam bién utiliza sím bolos q u e re p re ­ sentan palabras o n úm eros. Los que no tenían tales animales domésticos. la causa principal de la baja catastrófica de la población abori­ gen hasta casi llegar a su exterm inio no fue ésta ni los maltratos practicados por los nuevos dominadores. p ero que no son infranqueables. sus habitantes indígenas no hab ían creado cultivos im portantes? ¿Serían “genéticam ente inferiores” a los indios m exicanos que desarrollaron el maíz. Estas condiciones no cam bian en un desplazam iento de oriente a occi­ dente y facilitan su difusión. p.LA V I S I Ó N H I S T Ó R I C A D E U N F IS IÓ L O G O 87 Nos llama la atención otro problem a. no desarrollaron inm uni­ dades contra los padecim ientos de éstos. Resulta que m uchas enferm edades. a ciclos estacionales. etc. p ropone una explicación: las plantas están adaptadas a determ inado ritm o natural. lógicam ente. Las enfermedades. además de los am ericanos. com o las grandes llanuras norteam ericanas. La conquista europea fue cruenta y produjo gran cantidad de víctimas. sufrieron tam bién los estragos de los padecim ientos llevados por los conquistadores “avanzados”. m ientras otros cerea­ les adaptados por el hom bre se propagaron con cierta rapidez al Africa sep­ tentrional. El en cuentro de los habitantes del “Viejo M undo” con los pobladores de América hizo visibles otros problem as. desde la M edia Luna de las Tierras Fértiles? U na prim era respuesta se encuentra en la existencia de selvas y desiertos que constituyen barreras difíciles de pasar. arcilla (que se transform a en 3 Ibid. se decía) pero a las que muchos europeos sobrevivían. o a los andinos que cultivaron la papa o patata? Y ¿por qué tardó m ilenios en extenderse el cultivo del maíz de M esoamérica al N orte. 2. a E uropa y a otras regiones. la tuberculosis. 1 000 000. sino las enferm edades que m ataban a los indios (“indio con viruela. com o sucede en toda guerra. com o el saram pión. D iam ond. ¿Por qué no se extendieron los cultivos a través de oasis o de claros de los bosques? Ahí llegaban grupos hum anos. al contrario de lo que sucede en movimientos de norte a sur. . en m ilenios de convivir con ellos.* fijados en soportes duraderos com o piedras. Las taquigrafías están basadas en la indicación de sílabas.

hace 13 000 años. . D iam ond dedica un capítulo de su libro a ha­ blar de los cam bios de la organización social a través del tiem po. o a la inversa). p o r la com unidad. es evidente que otros desarrollos técnicos participan en la evolución de las armas. Organización social y poder. Al igual que la anterior. pólvora y. siglo vil a. A la horda sigue la tribu. los mexicanos. siempre en el mismo sentido en un pendientem ente la escritura. estab an fo rm ad o s p o r n ú cleo s de alg u n as d ece n as de p erso n as em parentadas en tre sí. ron reglas que facilitaban la fijación y compren­ Sólo pocos pueblos crearon inde­ sión de lo escrito: usar hileras horizontales o columnas. en Mesoamérica. de izquierda a dere­ b le m e n te fu e ro n n a d a m ás los cha. Este movimiento está estrecham ente ligado al desarrollo de la agricultura y la ganadería. Eran recolectores-cazadores. es el paso de los instrum entos de m adera y piedra a los de metal. De ahí se pasó a in­ no dispone de ella. que llam a hordas. en algunas ocasiones. vehículos. Es hasta fines del iv sidades lo que habían desarrollado milenio a. A lg un os pasos en el desarrollo de la escritu ra « Ibid. probasistema (de arriba abajo. C. que perm iten una mayor densidad de población y proporcionan los recursos y el tiempo necesarios para el perfeccionam iento de los instrum en­ tos bélicos. pos hum anos adoptaron a sus nece­ a anotar ¡deas abstractas. 303 s. a expre­ Irak). En la misma form a. piel de anima­ les.. como el caballo. Las armas.88 P AR A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A “piedra” al cocerla). no se puede hacer caso omiso de las armas. posiblemente sar movimientos (resuelto en algunas escrituras los egipcios y los chinos. el perro y. como un caballo. la energía nuclear. el elefante. ju n to con el aprovecham iento bélico de barcos. m esopotam ios (en lo que hoy es Un problema difícil consistía en pasar de re­ presentar objetos.4 C onsidera que los g rupos hum anos del principio del p erio d o que exam ina. cortezas o papel. facilitando la ventar símbolos representativos de objetos o diferenciación en el interior de las también de sílabas y sonidos y se establecie­ sociedades y entre una y otra. po­ seían en com ún su territo rio y se g o b ern ab an de m an era inform al. La tierra es propiedad del clan y el gobierno sigue siendo igualitario. cuando ya se encuentra una es­ critura desarrollada en Mesopotamia y por el los anteriores. p. El que domina esta técnica puede recordar mejor sus conocim ientos y difundirlos. finalmente. reciente­ m ente. Forma parte de este proceso el aprovecham iento de animales do­ mésticos. C. así En el Creciente Fértil se utilizaban fichas de adquiere un poder superior a quien arcilla para llevar la contabilidad de ovejas y de cantidades de grano. Al hablar del pasado (y del presente) de la hum anidad. U no de los aspectos más im portantes. Aquí también partimos de una situación sin mayores diferenciaciones entre los pueblos para encontrar después la aparición de niveles muy distancia­ dos. integrada por centenares de personas agrupadas en clanes que viven en aldeas. en este sentido. Otros gru­ dibujando una sucesión de pies) y. se basa en relaciones de paren­ tesco.

D iam ond la atribuye al increm ento de la po­ blación.LA V I S I Ó N H I S T Ó R I C A D E U N F IS IÓ L O G O 89 La form a siguiente es la de la ‘je fa tu ra ”. Es in­ dudable la im portancia de este elem ento. el p oder tiene el m onopolio de la fuerza y de la información. 5 Ibid.5 en otras palabras. llega a con­ clusiones coincidentes en aspectos fundam entales con las elaboradas por pro­ fesionales de esta ram a del conocim iento hum ano. En nuestra opinión. gobernadas en for­ ma centralizada. no identificada con el “pueblo llano”. de explotación. hereditaria. con clases sociales diferenciadas y carac­ terísticas de gobierno semejantes al sistema de jefatura. con sociedades de miles de m iem ­ bros. que define com o un sistema en que se transfiere “riqueza del pueblo llano a las clases altas”. . entran en choque. vemos cóm o un profesionista de u n a disciplina distinta de la historia. Aquí aparece lo que se llama cleptocracia. pero extraña que no analice la apa­ rición de grupos sociales con intereses opuestos que. integrado p o r más de 50 000 personas agrupa­ das en m ultitud de aldeas y ciudades. basándose en observaciones y reflexiones cuidadosas. Finalm ente llega al Estado. que es el de la aparición del Estado. La producción de alim entos es intensiva y existe una división del trabajo. En resum en. esto no puede dejarse de lado al analizar el pro­ blema planteado. p. lógicam ente. organizadas por clases sociales y lugar de residencia. Solam ente presentam os u n a objeción acerca de un p u nto im portante. 316.. que hace imposible la form a igualitaria de gobierno y obliga a crear una organización especializada.

Podem os considerarlos servidores públicos. encargados de realizar ac­ tos de magia. entre los aztecas. O tro factor destructivo de la com unidad primitiva está constituido p o r el comercio. de hecho y a veces tam bién de derecho. en ciertas épocas. Muchas veces -y lo ejemplifican aztecas y rom a­ no s. en el curso de apenas dos siglos. de una sociedad dividida en quienes producen y quienes disfrutan sin producir.11. debido a que abarca la llam ada A ntigüedad clásica. Los antecedentes son muy remotos. Varios elem entos confluyen para des­ truir la com unidad primitiva. 91 . La antigüedad esclavista Del siglo v antes al v después de Cristo florece el régim en esclavista. en el delta del Nilo y en m uchas otras partes se puede rastrear la actividad de los com erciantes. cuya antigua igualdad in tern a deja el lugar a u n a clara división. U no de estos elem entos es la guerra. exentos de las labores de cacería y de recolec­ ción. La posibilidad de la form ación de sectores explotadores estables.las tierras conquistadas no son puestas a disposición del pueblo vence­ dor (o no lo son en su totalidad) sino. se transform an en propiedad privada de determ inados militares vencedores distinguidos. con las altas culturas griega y rom ana. apa­ rece con la agricultura y la ganadería. de enseñanza y de proporcionar u n placer estético. La perfección alcanzada p o r los autores de las pinturas rupestres hace pensar que fueron grupos de artistas profesionales. U n ejem plo claro está constituido por los aztecas. ya sea en form a directa. sino tam bién la creación y la acentuación de diferencias en el grupo vencedor (puede darse el mismo re­ sultado tam bién en el gru p o vencido). El perio­ do es uno de los más estudiados y adm irados de toda la historia de “O cciden­ te”. Ya el paleolítico superior había podido disponer. ya sea a través del llamado m odo asiático de producción. del excedente suficiente para alim entar a algunos grupos que no participaban directam ente en la producción. En la antigua M esopotamia. El resultado de u n a victoria no es solam ente la sujeción de u n g rupo por otro.

y sirve así a una mayor estabilidad del sistema existente en su m om ento. anhelos e intereses diferentes. esta­ blece con toda claridad tres clases. al limitar el capricho de los poderosos. reservan para el dios. la de pastoreo y de m onte suele seguir siendo com unal p o r m ucho más tiem po). es real. ni tampoco por sus pretendidas excepciones. Muchas veces las leyes. los gobernantes pue­ den hacer prevalecer sus decisiones sobre los deseos de los sectores particula­ res. com o lo son los guerreros profesionales que obedecen a la autoridad y no al conjunto social. Aristóteles exige la superioridad de la ley respecto de la asamblea popular para evitar que ésta. dios del Sol y de la Justicia al soberano del vasto Im perio Babilóni­ co. para sus sacerdotes. Muchas veces actúan en com binación con los guerreros. que dom inan al resto de la sociedad. las antiguas autoridades com unales. La aparición del nuevo organism o responde a la necesidad de evitar que el pueblo mismo se destruya p o r el choque entre los distintos grupos que lo integran y cuyas formas de vida. Esto no se refiere sólo a la tierra (fundam entalm ente a la de labor. que dispone de elem entos de fuerza no identificados con la masa popular. También los dioses desem peñan un im portante papel en la individualización de la propiedad. en propiedad plena de su captor. dos de las cuales están excluidas de toda intervención decisiva en el gobierno. atribuidas al dios o a los dioses o abiertam ente acordadas por legisladores hu­ manos. m uchas veces opuestos entre sí. que tienen la utilidad de m arcar com o tabúes. de Platón. los jefes milita­ res o tam bién otros núcleos. es decir. En este contexto nace el Estado. De distintas m aneras. dado por Shamash. lo que suele ser más frecuente. com o prohibidos para los dem ás ciertos bienes. hasta cierto grado. constituida en su . Así. lo que puede reforzar aún más los efectos de su labor. aveces tolerados o. protege más al rico contra el pobre que a éste contra los abusos de los ricos. se transform an en grupos de p o d er estables. ya hay quienes poseen riquezas que sirven para o b ten er más riquezas y quienes están desprovistos hasta de los elem entos necesarios para trabajar. Esto. a pesar de sus reminiscencias com unales. animales. reprim idos. sino tam bién al ganado y a los propios hom bres. que también es válida para el Estado actual: ambos tienen la función de m antener y reproducir las estructu­ ras fundam entales de su sociedad. Los sellos. aunque frecuentem ente se manifiestan grupos oponentes. En m uchos casos el prisione­ ro de guerra se transform a en esclavo. Su profe­ sión los aleja forzosam ente de la tribu a la que p ertenecen y favorece la cons­ titución de riquezas ajenas a ésta. En el segundo m ilenio antes de Cristo. se presentan como protectoras de los derechos de los humildes. el Código de Hamurabi. La República. tierras e instrum entos. Algunos ejemplos de la Antigüedad pueden ilustrar tal afirmación. Se consideran los portadores de los intereses de todo su pueblo. convenientes a su clase dom inante.92 P AR A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A sobre todo de los que p o n en en contacto regiones distantes entre sí. Esta afirmación general no se invalida por las distintas formas que toma el Estado. La consecuencia de todo este proceso es la disolución de la antigua comu­ nidad igualitaria. conducen a violentos conflictos.

la India. rigen estructuras propias del m odo asiático de producción. o mixtas. el Cercano O riente y tam bién en la anti­ gua Grecia e Italia. su esposa. se asegura la herencia de padre a hijo. que no tienen par­ ticipación alguna en las decisiones. m ien­ tras ésta es castigada de m anera severa cuando la com ete la mujer. El predom inio del hom bre tiene una expresión muy clara en la familia romana. En los grandes imperios de Oriente suelen encontrarse esclavos. Esto llega al grado. Esto corresponde a la mayor im portancia de la gue­ rra com o fuente de riqueza y de que son los varones los poseedores de los bienes decisivos. el com pañerism o y la relación sexual. en China. La sumisión de las mujeres. puede haber un lazo afectivo que podríam os considerar am oro­ so. más bien predom inan los campesinos semilibres. quien tiene tam bién derechos sexuales sobre las esclavas. las mujeres públicas. constituida p o r el varón. a veces presentadas con barba postiza. norm alm ente no se reprim e la infidelidad de parte del varón. com o u n a simulación de masculinidad. en ciertas ocasiones las m ujeres desem peñan un papel público im portante. en Grecia. en adm inistrar la casa. y también entre varones. así com o en otras regiones. En Egipto hay faraonas. Ju n to con esta evolución se efectúa y afianza la transform ación de la fami­ lia: se vuelve patrilineal. en las que conviven formas com una­ les con esclavistas y con otras que nos hacen pensar en el posterior feudalis­ mo. a pesar de la situación privilegiada del hom bre. sobre cuyo trabajo se levanta toda la estupenda supraestructura de la A ntigüedad clásica. p redom ina el hom bre sobre la mujer. con clases claram en te definidas. En el últim o periodo del Im perio Rom ano es notorio el papel de algunas m ujeres que ejercen u n a gran influencia política. los hijos y los esclavos dom ésti­ cos. su papel consiste en proporcionar herederos le­ gítimos a sus esposos y. capaces de facilitar a sus dueños un increm ento constante de sus propiedades. sobre todos los cuales ejerce u n a autoridad absoluta el paterfamiliae. Es com ún la poligamia. sobre todo a través de intrigas palaciegas. Por otra parte. que pueden dedicarse a actividades cul­ turales son las hetairas. pueda atentar contra la propiedad de los ricos. . trágica. y con mayor razón sobre los esclavos. En este mismo hecho se encuentra tam bién la contradicción dialéctica. U n im p o rtan te sector de la producción es atendido p o r esclavos. Por milenios. En Grecia y Roma se desarrolla u n a estructura basada fundam entalm ente en la esclavitud. basado en la com prensión. sujetos a tributo y a explotaciones de otro tipo.LA A N T I G Ü E D A D E S C L A V I S T A 93 mayoría por pobres. su falta de derechos. en dado caso. También los comicios rom anos dan preponderancia a los pocos propietarios sobre los muchos desposeídos. Solamente con ellas. de que las únicas. el derecho del hom bre a ten er varias esposas. pero éstos no constituyen la base de la econom ía. a la explotación más despiadada y a la deshum anización más atroz del sector pro­ ductivo de esta com unidad. les im pide en form a casi total un desarrollo personal. de los esclavos y de otros trabajadores. de la época: el gran florecim iento de la A ntigüedad sólo fue posible gracias a la degradación.

creyente tam bién en un dios único. al m undo en general. En el siglo vil de nues­ tra era. se relacionan num erosos pueblos y la investigación hum a­ na se atreve. se edifican gran­ des construcciones. las cuales. que se expresan en las normas de la filosofía y de la estética griegas. Esto no es muy im portante m ientras existe u n a constante afluencia de nueva fuerza de labor. C. su trabajo fue desplazado p o r el de los esclavos y p o r los tributos que las provincias del Im perio Rom ano debían enviar a la metrópoli. Esta religión. adm iten m ultitud de dioses. Los nuevos instrum entos y técnicas. por prim era vez en “O ccidente”. recogiendo elem entos ju díos y cristianos. com o el arado de hierro y los sistemas de riego. posteriorm ente. Para un largo periodo históri­ co se sientan las bases de la organización social. en el derecho rom ano y en el pensam ien­ to científico incipiente. Jehová. Tam bién las rebeliones de los esclavos dism inuyeron la ganancia que se obtenía de ellos. La religión ju d ía evolucionó hasta considerar a su dios. a desprenderse de las muletas del m ito y enfrentarse a la realidad del m undo.. El proceso de decadencia se desarrolla en la interacción dialéctica de sus elem entos. El cristianis- . la extienden a todo el Im­ perio Rom ano y. Pero en su seno tam bién se manifiestan tendencias opositoras. Según la mitología griega. en su mayoría. celos. como el único verdadero. desorga­ nizada y corrom pida p o r los aristócratas gobernantes. reflejo de las pugnas de los jóvenes hum anos que se rebelan contra la autoridad de sus ma­ yores. En éstos se refle­ ja claram ente la sociedad hum ana. Entre ellos se dan luchas generacionales. para la cual el trabajador de la época no se encuentra motivado. los dioses toman partido en los conflictos hum anos y tam bién enam oran m ujeres con las que engendran semidioses. engaños mutuos y luchas. Poco a poco. Los cristianos recogen esta idea. M ahom a crea el Islam. el esclavo clásico se ve sustituido p o r el colono. en general las religiones y sus sacerdotes desem pe­ ñan una función de justificar el ord en existente. Las religiones. a partir del siglo m d. sus pasio­ nes. ya que un m ejor rendim iento de su labor no le proporciona ningún beneficio. al atribuirlo a los dioses. El sistema predominante de la Antigüedad tiene una contradicción interna que no logra superar. Los pequeños cam pesinos habían constituido la fuerza principal del ejército rom ano y tenían interés en las conquistas que se realizaban. quien dispone de una parte de su producto y p o r ello está interesado en que éste sea lo mayor posible. que com baten lo que consideran injusticias. exigen mayor atención. durante algún tiem po. Resulta que la productividad del trabajo esclavo es limitada. Los cam pesinos se transform aron en la plebe de la ciudad de Roma. mas el fin del periodo de las grandes guerras de conquista romanas hace escasear la oferta de esclavos. les perm itían o b ten er mayores tierras. C.94 P A R A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A Sin em bargo ¡qué florecimiento! Se desarrollan las artes. con su organización jerárquica. Com o ya se ha señalado. pro n to llega a im ponerse en los pueblos árabes y se extiende a u n a am plia zona. Pero en los siglos ii y i a.

LA A N T I G Ü E D A D E S C L A V I S T A 95 mu. fortaleció formas más individualistas de compromiso y de trabajo. al reconocer que su dios prem ia o castiga a cada quien según su com portam iento. más capaz de enfrentarse a la nueva situación. reflejo de la crisis del m undo esclavista. El hecho de que m uchas com unidades cristianas de la época practicaban formas de vida com unitarias no invalida este avance de la responsabilidad individual. . El sistema esclavista había dado todo lo que podía y fue sustituido p o r otro.

los cam pesinos se ag ru p aro n alred ed o r de señores que los po d ían proteger. El hundim iento del m undo antiguo produjo otra transform ación im por­ tante: el trabajo m anual. desde “abajo”. El régim en feudal El feudalismo es el régim en característico de la Edad M edia europea (siglos v al xv). que había llegado a ser u n a ocupación indigna del hom bre libre en los tiem pos del esclavismo. retransm itida po sterio rm en te a su co n tin en te de origen. se paralizaron casi totalm ente el com ercio y otros contactos a gran distancia. un intenso desarrollo comercial y con artesanías de gran­ des logros. u n a vez que sus contradicciones internas lo habían debilitado en su raíz. y p o r los ataques de los norm andos. com ercial y cultural centrada en el M editerráneo se vio com pletado p o r las conquistas árabes. El escaso com ercio p erm itió la consolida­ ción de un p o d er sum am ente disperso. sus centros princip ales fu ero n B agdad y C órdoba. Conquistas. los germ anos. que cerraro n este im p o rtan te m ar a la navegación de los europeos. llegó a ser nuevam ente u n a ocu­ pación respetada. inseguridad y cierre de las rutas com erciales p ro d u jero n en Europa un resultado com ún. El sistema esclavista rom ano había sido roto p o r las invasiones de los bárbaros. que ejercieron u n a im p o rtan te influencia en la E uropa medieval a través de los árabes y de los mongoles. organizada en los siglos vin y ix en un im perio y fragm entada después. adem ás de avances propios mantuvo la heren cia griega.12. lo que facilitó un mayor desarrollo en la sociedad. No sólo estos últimos realizaron la obra que destruyó el m undo antiguo: el rom pim iento de la unidad política. La cultura floreció en sus dom inios. Muy im portante fue la extensa área m usulm a­ na. con ausencia casi absoluta de un gobierno central. estru ctu rad o s con un poder central fuerte. Se produjo u n a inseguridad general. La aniquilación de la cultura g reco rro m an a no afectó a la In d ia ni a Chi­ na. p o r dos vías: desde “arrib a ” se rep artió el m u n ­ do en parcelas. com o feudos encargados p o r los reyes conquistadores a sus leales capitanes. 97 .

en la base. caminos. por encim a de sus obligaciones serviles y en el tiem po que éstas le dejaban libre. estaba obligado a entregar determ inados bienes al señor. en especie y en dinero. U na parte de su producto le pertenecía pero tenía obligación de entregar determ inado porcentaje a su amo. no era un hom bre libre* sin ser tam poco un esclavo. a la que no podía abandonar a su arbitrio. a veces en form as muy com plicadas y con un reparto sum am ente com plejo de derechos y soberanías. El tributo se presentaba en tres formas diferentes: en trabajo. era sum am ente estático. Por últim o. siem pre se veía obligado a entregar a éste un tributo. este sistema adoptó m odalidades muv variadas. y m uchos se encontraban ligados a la tierra sin po d er abandonarla. que iba desde el ba­ rón. Cada señor debía obedien­ cia a otro superior. Tam bién entre los señores feudales había m uchas categorías distintas. m uchas veces el cam pesino de­ bía entregar ciertas cantidades en metálico. com o es lógico dada la escasa movilidad de su base. las modificacio­ nes solían consistir en conquistas de feudos. que podían consistir en un porcentaje de la cosecha o en cantidades fijas. Además de esto. viéndose obligado para ello a ven­ der algunos productos. sino por la posición social que ocupaba dicho señor feudal. se introducían nuevas form as de cultivo que increm entaban el rendim iento del . otros estaban sujetos a u na dom inación mayor. lo que debilitaba el aislamiento feudal. El sistema. se llegó a alterar su organización o su sistem a de producción.98 PARA C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A Todo esto dio lugar al establecim iento y consolidación de dos aspectos de organización social estrecham ente ligados entre sí: el feudo y la servidum bre El prim ero era una porción de tierra entregada “en préstam o” a un señor (aunque de hecho los feudos generalm ente fueron propiedad familiar plena­ m ente h ereditaria). En las líneas anteriores sólo se ha señalado la form a básica de la servidum­ bre. y se im pone aquí un examen algo más detallado de ella. Sólo en peq u eñ a m edida. p o r otra parte. lo que dem uestra que éste no era u n a formación casual sino el resultado lógico de las necesidades sociales. m olinos y otras pertenencias de éste. hasta el em perador. en la práctica. El siervo. no po r lo que recibía del señor. El tributo en trabajo consistía en las labores que el siervo tenía que realizar en provecho del señor feudal en los campos. que ejercía u n a soberanía más o m enos am plia sobre ella La servidum bre era la base de todo el sistema. al igual que el colono. en la cúspide. más acentuadas que entre los siervos. que solía ocupar al cam pesino durante varios días de la semana. y sobre todo cuando ya se había vuelto a fortalecer el intercam bio m ercantil. Lo fundamental consiste en que el siervo vivía de lo que podía producir en su parcela. Pero en ningún caso el siervo llegó a ser propiedad personal de su am o y. H abía cam­ pesinos casi libres que sólo tenían que entregar escasos tributos. entre éstos existían niveles. pero entre los señores se trataba de una je ra rq u ía en form a piram idal. en ocasiones específicas. Se en cu en tran en la servidum bre m uchos rasgos que ya habían caracteri­ zado al colonato rom ano. lenta­ m ente. que era sólo cierta protección. Normal­ m ente tenía derecho a cultivar cierta tierra.

cuvo jefe era el obispo de Roma que lleva el título de Papa. se basaba. ascendía desde el párroco hasta el Papa. que abrían un nuevo cam po de estudio y debates. “el m aestro dijo”. poco a poco. Distintos grupos presentaban reivindicaciones que fundam entaban en planteam ientos de la Biblia y que daban lugar a movimien­ tos condenados com o herejías por la autoridad religiosa. en últi­ ma instancia. de gran trascendencia. A pesar de la econom ía natural de los feudos y de su am plia autonom ía política. con frecuencia gozaban de la protección de los reyes. dios. en debatir la interpretación de los libros sagrados del cristianismo. las ciudades se habían . Sin que dejara de haber ahí tam bién fuertes debates. nuevos desarrollos. en plena culm inación de la Alta Edad Media. y se daban fuertes diferencias regionales. La educación estuvo. Ya en el siglo x. en lo fundam ental. que veían en ellas un apoyo contra el predom inio papal. pero tam bién se daba en su seno una gran influencia de distintas órdenes religiosas. También en la E uropa cristiana se alternaban periodos de estancam iento y de retrocesos con m om entos de mayor dinam ism o y de progresos. Como sucede en toda sociedad en que hay sectores con intereses encontra­ dos. a los que sr añadieron en cierto m om ento las obras de Aristóteles. sobre todo los prim eros. Existían pocas instituciones edu­ cativas fuera de las eclesiásticas. no dejaban de existir relaciones entre ellos. entre ellas fue notoria la escuela palaciega organizada por Carlom agno (m uerto en 814). quien se conside­ raba el representante de Cristo en la Tierra. en cierta form a. los com erciantes y los gobernantes de más alto nivel. Ya se han m encionado las características de las regiones dom inadas por los árabes. En el siglo x i i se crearon las universidades. en gran parte. com o suprem a autoridad. Fueron frecuentes las pugnas entre la Iglesia v el em perador y dem ás señores feudales.EL R É G IM E N F E U D A L c a in p o 99 y facilitaban. En ciertos periodos se produjo una dism inución del dom inio de los nobles sobre los cam pesinos y también hay épocas de nueva acentuación de la sujeción de éstos. su activo com ercio y su florecim iento científico. con su concentración del poder. en Bolonia y en Salamanca. m uchas de las cuales se expresaban en planteam ientos religiosos. sobre todo. N uevamente hav que señalar aquí que el cuadro general que se acaba de presentar no debe llevarnos a pensar en u n a situación uniform e. en m anos de la propia Iglesia. donde el m aestro era. Ambas sostenían que el orden existente correspondía a la voluntad divina y que oponerse a los señores feudales no era sólo una rebelión sino tam bién un pecado. Las prim eras se fundaron en París. en el principio del magister dixit. la búsqueda de la ver­ dad no se basaba en la observación del m undo sino. El sistema de la servidum bre y el feudalismo encontraba su com plem entación y apoyo en la Iglesia cristiana. Por ello. estaban perfectam ente inte­ grados al sistema pero tam bién entraban en contradicción con éste. se producían frecuentes luchas. dividida entre la de O riente con sede en Constantinopla (después en Moscú) y la de O ccidente. La estructura eclesiástica era se­ mejante a la feudal. y en form a im portante en los dos siguientes.

en m edio de trem endas sacudidas. en la circulación de m ercancías y en u n a incipiente clase asalariada.10 0 P A R A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A transform ado de pequeños centros de m ercaderes o. con una estructura feudal en el cam po. en todas las consecuencias. ajenas al sistema feudal A partir del siglo xm. La Edad M oderna. se revela aquí el carácter parcialm ente antifeudal de las grandes m onarquías absolutas. Fue sobre todo en las ciudades donde se gestaron las condiciones para pasar a otro régim en. al iniciarse la Baja Edad Media coexistía u na activa vida m ercantil. y las ciudades. como se ve. Su estructura in tern a se basaba en las organizaciones de com erciantes y de artesanos. aproxim adam ente. en el aspecto económ ico. Pero ju n to a éstas se desarrollaba un sistema de pro­ ducción y de distribución ya capitalista. se aliaron con la monarquía para establecer el absolutismo (el ejemplo más claro es el de Francia). Sobrevivían en form a más o m enos am plia las relaciones de servidumbre en el cam po y tam bién ciertos elem entos políticos de tipo feudal como el régim en de privilegios p ara la nobleza y el clero. Predom inaba en la pro­ ducción citadina la m anufactura. de poco inter­ cambio. feudales en el fondo pero no. . cuyo centro estaba en las ciudades. básicamente comerciales. y las ad u an as in tern as. a veces. cuyos habitan­ tes tenían interés en superar la dispersión feudal. al capitalista. P ronto las exigencias del nuevo sistema habían de provocar m odificaciones profundas en toda la estructura social. que era propiam ente el taller artesanal de la Edad Media am pliado en unidades mayores. residencia d< gobiernos locales en núcleos de gran fuerza. que abarca del siglo xv al xviii se caracterizaba por cierto equilibrio entre la econom ía feudal. basado en el m ercado. Delfeudalismo al capitalismo. Estas últimas.

que podía lanzar mercancías más baratas al merca­ do. se caracterizó por un tipo especial de violencia. Se obtenía.13. Lo precedió el periodo m ercan­ til o precapitalista. Tam bién fue significativa la d eu d a pública. com o no podía ser de otra m anera. la industrial. En este tiempo. que dom i­ na hoy en casi todo el m undo. caracterizada p o r la acum ulación de m etales precio­ sos y el fom ento de la industria. en el que desem peñaba un papel im portante el tráfico de esclavos. También participaban otros mecanismos en este cambio social. contratada p o r el Estado para realizar obras o sostener guerras. El otro elem ento fundam ental estuvo en la ru in a de los artesanos al no p oder com petir con las m anufacturas en que trabajaban conjuntos de obreros bajo el m ando de un em presario. El nacim iento del sistem a capitalista. a transform arse en proletarios en el sentido m od ern o de esta palabra. se encu en tran la explotación de las colonias y el com ercio. Entre las fu en te s de la acu m u lació n o rig in aria del capital. en que adquirió cada vez más im portancia el intercam bio de m ercancías y los estados practicaban la política m ercantilista. aplicadas en form a dinám ica y em prendedora. tuvo lugar la lla­ mada “acum ulación originaria del capital”. en la que los antiguos dueños. El sistema capitalista La form ación del capitalism o. Una parte de este cam bio se realizó m ediante el desalojo de los cam pesinos con el fin de transform ar las tierras de labor en pastizales p ara las ovejas. Campesinos y antiguos artesanos se veían obligados a trabajar a cam bio de u n jo rn al. Algunas de ellas fueron políticas y sangrientas y otra. campesinos y artesanos. estuvo m arcado p o r varias grandes revolucio­ nes. Parte del mismo proceso es el que se expresa en su nombre: la concentración de riquezas suficientes para que sus dueños desarrollen industrias de tipo ya francam ente capitalista. adem ás de las ya mencionadas. fundam entalm ente en los siglos xvii a xix. perdieron la propiedad de sus medios de producción. p ropio de la Edad M oderna. Tanto el capital a reem bolsar com o las ganancias de los presta­ 101 . de sectores adinerados que prestaban al gobierno a cam bio de recibir intereses sobre estos recursos.

En otros países fue m enos evidente. A hora bien. Es en Inglaterra. p erd er su poder. o tam bién posterior. El desarrollo del m ercado requiere abolir las fronteras aduanales internas. el cual adquiría más capacidad para impulsar. diría Tomás M oro en La Utopía. Es necesario ver los pasos concretos de este desarrollo. in teg rad o fu n d am e n talm en te p o r rep resen tan tes de u n a aristocra­ cia te rra te n ie n te . Al final se consolidó un régim en en el cual el g o b iern o efectivo se e n co n trab a en m anos del Parla­ m ento. que facilitó el auge de la burguesía com ercial y m anufacturera inglesa. país alpino atravesado por las vías comerciales que u n en E uropa del n orte con Italia. nuevam ente y con mayor rigor. que en gran p arte se realizó bajo un ropaje religioso (la p ro testan te H o lan d a se reb ela co n tra la católi­ ca E spaña). de lo que el Estado recaudaba de toda la sociedad. a partir del siglo xvi y con creciente intensidad en el periodo de m ediados del xvin a principios del xix.102 PARA C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A mistas provenían de los impuestos. es decir. Esta no tratab a de alcanzar la in d e p en d en cia nacio n al frente al p red o m in io ex tran jero sino. unificar las m onedas y las unidades de m edición. se caracterizaba p o r abolir vie­ jo s privilegios feudales. Entre los primeros m ovimientos exitosos hacia la form ación de u n a sociedad capitalista se en­ cuentran la constitución de Suiza (siglos xm y xiv). claram en te. con razón. donde se puede observar con mayor claridad el desarrollo señalado. aunque de origen v costum bres medievales. construir caminos. El segundo aco n tecim ien to m en cio n ad o . Estos cambios fueron frecuentem ente resistidos por los señores feudales que tem ían. El periodo de form ación del capitalism o fue tam bién el de la constitu­ ción de los estados nacionales y el debilitam iento de las estructuras feudales. el país de desarrollo más rápido en el periodo. La lu ch a asum ió u n a fo rm a paradójica: com enzó con u n conflicto e n tre el P arlam en to y el rey. refiriéndose a la transform ación de tierras de labor en pastizales. Conform e la alianza de los reyes con las ciudades lograba im poner las m odificaciones di­ chas. la nobleza inglesa que llegó a gobernar. tenía un fuerte carácter comercial. entre otras m edidas. que culm inó con la decapita­ ción de éste y la elim inación de h ech o de aquél. canales y puertos. D irectam ente ligado a todo esto se encontraba el fom ento de la navegación. la m o n a rq u ía subsistió d esem p eñ an d o u n p ap el cada día m enos im p o rtan te. . coincidió en su ú ltim o p erio d o con la R evolución Inglesa de 1640 a 1648. * Inglaterra es el extraño país en que los borregos devoran a los hom bres. las transform a­ ciones que requería. tras el triu n fo de una sublevación encabezad a p o r O liverio Cromwell. poco relacionados con el intercam bio de m er­ cancías: m uchos de ellos dedicaban sus tierras a la cría de borregos* y esta­ ban interesados en la venta de lana y la m anufactura de telas. No se trataba de los clásicos señores feudales. se facilitaba y fortalecía el incipiente sistema capitalista. y la independencia de los Países Bajos (siglos xvi y x v i i ) .

más allá de los incidentes anecdóticos? En prim er lugar. aproxim adam ente entre 1760 y 1840. fueron elim inadas las aduanas internas y todos los dem ás privilegios y diferencias de tipo regional. .EL S IS T E M A C A P IT A L IS T A 103 La independencia de los Estados U nidos de N orteam érica. y en los regím enes posteriores. Asimismo. y m uchas de las grandes haciendas feudales fueron fraccionadas. basadas en posiciones de privilegio señorial. La razón para su reincor­ poración a la dirección del Estado puede haber residido en parte en su expe­ riencia de gobierno y tam bién en el peso social y en las propiedades que habían conservado o recuperado. Sobre esta base se estableció la igual­ dad de todos los ciudadanos ante la ley. sí participó en ésta al facilitar la libertad de com ercio y proclam ar los derechos individuales característicos y necesarios para el régim en de la libre em presa. lograda 100 afjos después de la Revolución Inglesa. A unque no se trató de una rebelión antifeudal. el capitalismo. la Revolución In­ dustrial. un m om ento culm inante en el ascenso de la burguesía al puesto predom inante en la sociedad y en el Estado. que no fue destruida ya. integraron u n a verdadera p equeña propiedad. de tipo ca­ pitalista. que tom aron gran vigor a m ediados del siglo xix. ¿Cuáles son sus caracterís­ ticas. Algunos de ellos ya habían ocupado cargos semejantes antes de 1789. con razón. que suce­ dió a la Revolución Francesa. un siglo después de haber tenido lugar. ni por las pocas excepciones que subsistieron ni por la nobleza creada en el periodo napoleónico y ni siquiera p o r la restauración m onárquica de 1814 en adelante La Revolución facilitó el desarrollo de las formas capitalistas de la econo­ mía y de la sociedad. Además de las grandes revoluciones políticas hubo otra. siem pre sujetos al régim en m onárquico-feudal. debe señalarse que en los siglos anteriores se habían desa­ rrollado en Francia fuertes sectores capitalistas. las num erosas parcelas que se for­ m aron. Se puede observar que m uchos representantes de estos grupos participaron tam­ bién en altos puestos gubernam entales en el periodo napoleónico. Esta transform ación en las técnicas de producción fue u n a parte insepa­ rable de la reestructuración capitalista de la sociedad. estalló la Revolución Francesa (1789-1799) que es consi­ derada. reafirm a tam bién los principios conve­ nientes al nuevo sistema. a los que correspondía u n a vigorosa intelectualidad expresada en la Ilustración. Poco después de que las colonias inglesas de N orteam érica se independiza­ ron de su m etrópoli. Algunos de sus exponentes llegaron a desem peñar im portantes funciones en el Estado. Sin em bargo. Q uedaron abolidas todas las formas legales de servidum­ bre. com o tam bién las que se originaron en el reparto de las sobrevivientes tierras com unales. No es aventurado decir que la Revolución alcanzó su plena victoria sólo en el últim o tercio del siglo xix. se puede afirm ar que la transform ación fundam ental intro­ ducida por la Revolución consiste en la desaparición de la propiedad y de los derechos feudales. que se dio prim ero en Inglaterra. en lo funda­ mental. sobre todo dedicados al co­ mercio.

en los siglos xix y xx. que pro n to se em pleó tam bién en los transportes. producidos ya en forma industrial. realizado individualm ente o p o r g rupos muy pequeños. provenientes en buena parte de la explotación de las colonias. al mism o tiem po que los pro p io s m étodos se iban p erfecc io n an d o y am pliando co n stan tem en te. se trata de una organización de intercambio y no de autoconsumo: la gran mayoría de los bienes. eran re­ u n id o s y d o m in a d o s p o r e m p re sa rio s) en in s titu c io n e s m ayores. se concretaba a realizar u n a actividad específica. desde Inglaterra se expandieron los nuevos sistemas de producción a Francia. Las características del capitalismo. Bélgica. Al rep etir constantem ente la misma operación llegaba a ser relativam ente fácil sustituir su actividad ma­ nual por la acción de u n a m áquina. es destinada al * En esta época se construyeron redes ferroviarias e im portantes canales. increm entó las com unicaciones* y facilitó la circulación de bienes y de personas. El com erciante cedió el dom inio al industrial. duró aproxim ada­ m ente hasta 1870-1900. sujetos a una com pleja división del trabajo en el in terio r de cada em presa. En el siglo xix se realizó una verdadera marcha triunfal del sistema capitalista por el m undo. que au­ m entó en form a muy im portante la producción general de riquezas en el m undo. Debido a su posición insular. Más tarde. directa o indi­ rectam ente. La econom ía se llegó a carac­ terizar por la concurrencia de muchos miles de fábricas pequeñas y medianas que com petían en el mercado. Hacia 1790 tuvo un gran avance el proceso con el am plio uso de un invento que perm ite generar energía de m anera más eficaz y económ ica: el perfeccionam iento de la m áquina de vapor. donde se establecía u n a elaborada división in tern a del trabajo. En todas partes. las m anufacturas. sobre todo. A lem ania y fin alm en te a to d o el m u n d o . a la estructura favorable im plantada por la Revolución del siglo x v i i . de mayor eficacia y rendim iento. a veces p o r movimientos internos y general­ m ente por influencias o presiones exteriores. ju n to a unas cuantas empresas grandes.104 PARA C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A Sus an tecedentes se rem o n tan al p erio d o final de la Edad M edia. se iban aboliendo o por lo menos reduciendo las barreras feudales y se im plantaba el nuevo régim en. El trabajo a m ano. el del capitalismo competitivo o prem onopolista. En lugar de que cada artesano elaborara de principio a fin un producto. que facilita el com ercio. com o el de Suez y el de Pana­ má. ¿Cuáles son los elementos esenciales del sistema? Antes que nada. . núcleos hum anos amplios. sobre todo de la India. este últim o inaugurado en 1914. Los grandes recursos acum ula­ dos. perm itían la industrialización de la producción textil. fue en Inglaterra donde prim ero se realizó la Revolución Industrial. Con el crecim iento del com ercio ya no era suficiente la producción que propor­ cionaban los talleres medievales y éstos se reunían (o. m ejor dicho. cooperaban en la econom ía. Este periodo. fue desplazado p o r el de la m áquina. a su clima que favo­ rece la cría de borregos proveedores de fina lana y.

En el mismo sentido debe verse la insistencia en las libertades individuales y la posibilidad de expresión personal en el arte. los cuales. El sistema colonial. la segunda establece puntos de apoyo com ercial en Africa y en Asia. deben ten er cierta instrucción. En lo político le corresponde el sistema representativo parlam entario. así com o la creación de un sistema de enseñanza popular que prepara obreros. de profundas repercusiones sobre todo en los países que serán posteriorm ente los “subdesarrollados”. la teoría del “dejar h acer”. com o toda estructura fundam ental de la sociedad. De hecho. Francia se apodera de zonas del n o rte de Africa. H olanda conquista Indonesia y establece dom inios en Africa del Sur y en N orteam érica. Este fenóm eno tiene im portantes antecedentes. tam bién el trabajo hum ano se realiza a cam bio de un salario. mayor que antes. de d o n d e pro n to es desalojada p o r los ingleses. que deja a cada indivi­ duo en libertad de actuar según sus conveniencias y sus posibilidades y consi­ dera que el conjunto de éstas será idéntico al interés de la sociedad. además. de crédito. cultu­ rales y políticas. el trabajo es enajenado y el obrero no es el du eñ o de su actividad ni del producto de su labor. Pero no solam ente los bienes (y. en el últim o cuarto del siglo xix.* en tre los que destaca Inglaterra. para ser eficientes. y los españoles conquistan las Filipinas. de tipo dictatorial. con otros. facilitado por el desarrollado sistema monetario. A esto corresponde la existencia de un amplio mercado donde se realiza el intercambio. . las llamadas garantías individuales se res­ tringen en m uchas ocasiones porque los poderosos de la econom ía o de la política las consideran subversivas o atentatorias a lo que llam an “buenas cos­ tum bres”. de partes de la India y. bajo las indicaciones y en beneficio de quien ha com prado la capacidad de realizarlo. durante el siglo xix y principios del xx el capitalismo va conquistando el globo terráqueo. sino que la ha obtenido por compra. adecuado a las necesidades de u n a am plia clase de em presarios que desea dirigir dinám i­ cam ente al Estado de acuerdo con sus intereses colectivos. El capitalismo. Más tarde em piezan a predom inar otros países. no es sólo un sistema económ ico. Lo mismo se expresa si se dice que la mayor parte de los bienes que consume una persona no ha sido producida por ésta. etcétera. Es decir. bursátil. Como ya se h a dicho. de C anadá -q u e pierde a m anos de Inglaterra e n 1763-. los servicios) son m er­ cancías. Lo que se acaba de afirm ar se refiere solam ente a tendencias de tipo gene­ ral que se pueden observar claram ente desde el siglo xix. en sentido amplio. * Por ejem plo. Es fundam entalm ente en el siglo xvi cuando España y Portugal se reparten casi todo el continente am ericano. m anteniendo al mismo tiem po la posibilidad de actuación personal de sus integrantes. de libertades más o m enos amplias. tiene tam bién sus expresiones ideológicas. En los sistemas de gobierno se suceden regím enes parlam entarios.EL S IS T E M A C A P I T A L I S T A 105 mercado y no al disfrute por el productor o sus allegados. de Indochina. interrum pidas por frecuentes excepciones. La expansión por el mundo. La doctrina que lo rige en su periodo inicial y tam bién en la actualidad es el liberalismo.

En otras (las Antillas. En determ inados casos. de 50 a 100 000 000 de personas. com o se puede observar en la superposición de cultos cristianos a los antiguos ritos locales que no desapa­ recen. Las riquezas que son extraídas de los países sometidos sustentan en parte el lujo de los conquis­ tadores. A m edia­ dos del siglo xix es sustituido p o r el del trabajo asalariado. en una am plia zona. El resultado no es sólo la dism inución de la capacidad de trabajo. sociales de los países dom inados y de acuerdo con la estructura y las necesidades de la sociedad que se im pone. y en la perm anencia de m uchas form as de gobierno y de relaciones sociales y económ icas. la ganadería y en otras actividades mercantiles. en general. ya que m uchas tribus se dedican a capturar m iem bros de otros grupos para venderlos com o esclavos a los traficantes. de la industria y. sino que conquista la India y se transform a en la principal potencia colonialista. pero se suprim en violentam ente las formas superiores de las culturas autóctonas. sino para el m ercado. el cultivo de plantas de interés comercial. gran pro d u cto r de algo­ . sino tam bién el rom pim iento de vínculos com er­ ciales y políticos. se puede afirm ar que esta población es aprovechada com o m ano de obra barata en las minas. Africa llega a ser. un proveedor de esclavos que son transportados a América. Estos tienden a crear socieda­ des sem ejantes a las de sus países de origen y algunas de estas colonias posteriorm ente serán de alto desarrollo. sur de N orteam érica). partes de Vene­ zuela y Brasil. debido al repudio social que genera y porque su rendim iento es m enor que el proporcionado p or el obrero libre. pero lo más im portante de su papel histórico es la acum ulación en E uropa del capital necesario para el desarrollo del m ercado. En otras regiones. sobre todo. com o en la India. que llegan a constituir u n a parte im portante de la población. M uchos elem entos tradicionales sobre­ viven de m anera más o m enos m etam orfoseada. com o en N orteam érica. Los tipos de colonización varían según las características naturales y. es prácticam ente exterm inada la pobla­ ción autóctona y se asientan los colonizadores. En una vasta región de la América española subsiste la población indígena y se produce un fuerte mestizaje.106 PARA C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A que no sólo coloniza la costa oriental de N orteam érica. las Antillas y Australia. e incluso retrocede en m uchas partes. Estos im ponen grandes cambios en el sistema productivo: se destruye la m anufactura textil y el país. En general. del sistema capitalista. se m antiene la estructura propia. aunque influida p or los recién llegados. en algo más de tres siglos. en tre deportadas v m uertas. El producto de su trabajo no es para el consum o de sus amos. con un mayor desenvolvimiento pre­ vio al contacto con los europeos. producida por esta sangría. Se calcula que el “C ontinente N egro” pierde. los nuevos dom inadores llevan esclavos com o fuerza de trabajo. El desarrollo eco­ nóm ico y social se estanca. El sistema que se establece en los siglos xvi a xix en América com parte con el de la A ntigüedad el que los esclavos son propiedad personal de sus dueños pero se distingue de ella por estar inm erso en el capitalismo.

Hoy disponen de puertos. Al exam inar la situación d u ran te los siglos xix y xx. * Situación caracterizada alguna vez p o r u n adversario del colonialism o. por la ruptura de vínculos comerciales y por la com petencia. en cuanto significan un estorbo para los conquistadores. A su vez.EL S IS T E M A C A P I T A L I S T A 107 dón. sino más bien es prim ordial el contacto comercial. determ inados elementos del desarrollo propio anterior son destrui­ dos. y se vuelve a discutir actualm ente. . Posteriorm ente se estable­ ce un gobierno nom brado desde la m etrópolis. pues. que las metrópolis hacen a los artesanos locales. Así se puede observar en muchas partes un retroceso de la vida urbana. v gran parte de las form as de gobierno y de organización social son suprim idas o transform adas violentam ente. La influencia de los colonizadores produce múltiples efectos. desconocidos en la América precolom bina. fábri­ cas. Por una par­ te. a veces privilegiada oficialmente. Tam bién hay. no abarca a toda la economía ni a la sociedad en su conjunto.* de la misión civilizadora del europeo. Sus partidarios. los bienes del ‘hom bre de color’”. que produce desde su modificación hasta su exterm inio. en m uchos casos. Pero el desarrollo m encionado. Las culturas autóctonas sufren un im pacto brutal. com o el hecho de que “el hom bre blanco’ carga. im pulsan la producción en la zona. Los sueldos que reciben sus trabajadores y tam bién los pagos a los cam pesinos crean un m ercado interno capaz de adquirir bienes producidos p o r u n a industria m oderna. Parece. así como le muchas plantas nuevas y m ejores form as de riego. carreteras. y lo mismo sucede en m uchas otras regiones. desarrolla­ da y especializada. se trataba siem pre de u n a misma cosa: del aum ento de ganancias del gran inversionista. minas y com ercios y están dotados de técnicas de u n a eficiencia muy supe­ rior a las que tenían en periodos anteriores. llega a ser consum idor de telas de esa fibra. que en lo fundam ental responde a las necesidades de los países que dominan y no a las del colonizado. que están en vías de aprovechar rápidam ente los benefi­ cios de las form as recién impuestas. y de otros elem entos del mis­ mo tipo. apoyado en gran parte en la aristocracia local. La introducción del ganado mavor y del arado. Durante algún tiem po no se produce un dom inio total p o r los colonizadores. para llevárselos. telégrafos. escuelas básicas. acerca de la justificación y de los pretendidos beneficios de la universalización del capitalismo. provenientes de Inglaterra. hablaban de “la carga del hom bre blanco”. M ucho se discutió en su tiem po. salta a la vista que los países en cuestión desarrollaron u n a econom ía m oderna. En el fondo. en el siglo xix . En gran parte se produce un estancamiento en la producción y también se refuerzan las formas de represión y explotación que los nuevos amos adaptan a su conveniencia. en determ inados aspectos. medias y superiores que preparan a los jóvenes para su incorporación a la nueva estruc­ tura. hay un im portante desarrollo de ciertas actividades económ icas. com o la m inería y determ inados cultivos de interés comercial. ferrocarriles.

U na form a típica es la de las “franquicias”. prom over investigaciones y transform aciones que le convie­ nen. En general. en vez de dismi­ n u ir estuvo y está aum entando constantem ente. Desde las últimas décadas del siglo xix destaca Jap ó n . acrecentar así constantem ente su ventaja y absorber o dom inar al resto de los negocios de su área. Estos últimos no m odifican la situación. integrados por empresas industriales. Más adelante. las minas y las fundiciones). al hablar de la situación reciente del capitalismo. Ambos elem entos están estrecham ente ligados entre sí. esbozarem os las características de la situa­ ción actual. Se increm enta la fuerza de las em presas transnacionales y su influencia sobre las econom ías y la política locales. en el caso del país capitalista más poderoso. que ocupan un lugar clave en la econom ía actual. Se trata de la sustitución de la libre com petencia por el predom inio del m onopolio y de la formación del sistema im perialista m undial. Se ha pretendido que esta m onopolización en el m ando de la econom ía se ve contrarrestada po r el llam ado “capitalismo p o p u lar”. ya que su gestión y su m argen de ganancia están sujetos a la política de las grandes em presas. se trata fundam entalm ente de u n a m odernización subordi­ nada.10 8 P AR A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A Sin em bargo. de unos cuantos supergrupos que dom inan virtualm ente toda la economía. El capitalismo monopolista. telefónicas y ferrovia­ rias y la generación y distribución de energía eléctrica) y en las que exigen fuertes capitales y adm iten p o r ello pocas em presas (por ejem plo. consistente en la dis­ tribución de acciones entre un am plio sector de la población y p o r la apari­ ción de un gran núm ero de pequeños establecim ientos de servicio. que se establece a través de inversiones y tam bién de presiones políticas contra la resistencia de sectores que buscan mayor independencia para el de­ sarrollo de sus países. bancarias y comerciales. H acia 1975 sólo escasos países atrasados habían logrado industrializarse. Estados Unidos de Norteamérica. Se trata de establecim ientos que reciben el derecho de aparecer com o vendedores o prestadores de servicios de determ inadas . El mismo proceso de concentración que se da en la industria opera también en los bancos. aproxim adam ente. que im pulsó su m oder­ nización bajo u na fuerte dirección estatal. la concentración del m ando en las empresas llega al grado de que se puede hablar. la U nión Soviética llegó a ser la segunda potencia industrial del m undo. La com petencia entre las em presas tiende a la elim inación de las más débi­ les de ellas y al predom inio de unas cuantas de gran potencia económ ica. Se produce la fusión entre los capitales industriales. A p artir de 1870. a m ediados del siglo xx. La gran em presa puede trabajar en form a más económ ica que la pequeña. los bancarios y los comerciales. el capitalis­ mo tom a una nueva form a. El proceso se inicia en las ramas de la econom ía que tienden al m onopolio por razones técnicas (como las com unicaciones telegráficas. que no afecta sus características fundam entales pero sí a m uchas de sus manifestaciones concretas. la distancia económ ica en tre los países “ricos” y los “pobres”.

además. Estas aprovechan las condicio­ nes especialm ente ventajosas que les ofrecen los países subdesarrollados. estas “pequeñas em presas ind ep en d ien tes” son realm ente extensio­ nes de otras. También participan en la orientación de la educación y de la investigación a través de instituciones de “interés social”. Mexico. pero el 2. escasa protección legal para los trabaja­ dores (que. sus dueños invierten sus propios capitales. en las que se realizan labores sencillas. la radio. O tra form a de dom inación es la influencia que ejercen en la opinión pú­ blica y en las elecciones p o r m edio de la prensa. 78. el dom inio fundam ental que ejerce el enorm e capital m onopolista sobre los gobiernos de sus países. la televisión. una im portante m inoría de la población. cobran determ inada cantidad p o r la franquicia misma. La economta politico del crecimiento. controlan la calidad de su desem peño y. con ello. p.EL S IS T E M A C A P I T A L I S T A 109 marcas comerciales. disponían. a las que les cuesta muy poco esta form a de ten er mayor participación en el m ercado. Desde la elaboración de esta estadística. En ambos casos se crea una especie de fusión entre los dirigentes de la llam ada iniciativa privada y el p oder público. es frecuentem ente violada) y poco gasto en protección ambiental. Baran.6 En otras palabras. 1952. de la dirección y de la ganancia. desde luego. Pero tam poco el “capitalismo p o p u lar” tiene real im portancia (salvo en la creación de ilusiones): aproxim adam ente 6 500 000 de norteam ericanos. con el nom bre de éstas (com o M acD onald’s. citado en P. f c e . de un prom edio dé cuatro acciones cada uno. Las vías para ello son múltiples: la presión directa. m ientras que un pequeño núcleo dispone de la parte decisiva de la propiedad y. hace varias décadas. . W ashington. Algo similar sucede con las llamadas m aquiladoras. pero los propieta­ rios de las em presas que otorgan la franquicia fijan los precios a que expenden sus m ercancías o prestan sus servicios. la situación ha evolucionado a u n a mayor concentración del capital y no a su dispersión.). En otras palabras. grandes. 1959. por m edio de m aniobras económ icas de todo tipo y la corrupción de funcionarios. con mano de obra de baja rem uneración. Es fácil ver la trem enda influencia. con alguna frecuencia se conocen los casos de m iem bros de los gobiernos y de parlam entarios que procuran ventajas concretas a determ inadas em presas. etc. a cam bio de beneficios persona­ les. entre otras formas. la mayoría de los dueños de acciones es copro­ pietaria en ínfim a proporción de la riqueza industrial de su nación. gasolineras de Pemex. de escasa inversión de capital. Asimismo es frecuente que socios o adm inistradores de alto nivel de las grandes em presas lleguen a ocupar puestos de m ando en el gobierno de su país o que funcionarios públi­ cos pasen a encabezar grandes consorcios privados. 6 Share O w nership in the U nited States.3% de todos los accionistas de las corporaciones industriales poseía el 57% del total de acciones de dichas empresas.

En prim er lugar hav que m encionar las ganancias que obtienen las empresas transnacionales y que pueden trasladar librem ente adonde lo consi­ deren conveniente. adem ás de serlo ya p o r su gran extensión y su enorm e población. porque ni siquiera ofrece más puestos de trabajo. no introduce un cambio de fondo en la situación. Su característica ya no es. De tal m anera. Esto se consigue en cierta medida. a menos que am plíe su planta productiva. Muchas regiones son colonias propiam ente dichas y otras constituyen las llamadas “zonas de in­ fluencia”. y el de Asia oriental. U nos 20 años más tarde tom a un gran im pulso la form ación de núcleos regionales económ icos y políticos. Bélgica. En las dos décadas posteriores a la Segunda G uerra M undial (1939-1945). poderosas corporaciones que. Estados Unidos. sin que desaparezcan éstas. la inversión de capital en los países sujetos. las naciones llamadas “en desarrollo” o del “Tercer M undo” hacen esfuerzos por industrializarse en form a in d ependiente y se apoyan m utuam ente con ese fin pero. do n d e Jap ó n es el país de mayor desarrollo. desde la década de 1980. Alemania. La Prim era G uerra M undial U 9 14-1918^. Portugal. en que Alem ania pierde sus posesiones a manos de Inglaterra y Francia. actúan en muchos países a través de empresas que form an parte de ellas o a las que dom inan plenam ente. Francia. lo que resulta en la creación del sistema imperialista.110 P A R A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A La propia concentración de ganancias y de fuerza económica y política facilita la extensión del capitalismo en escala mundial. pero no garantiza la estabilidad ni la inversión de las ganancias en el país receptor. casi todas las colonias obtienen su independencia pero continúa su sujeción económ ica a los países de más alto desarrollo. estos intentos pierden intensidad hasta casi desaparecer. D urante unos treinta años. A partir de los años sesenta del siglo xx destacan cada vez más las “transna­ cionales”. el de N orteam érica. encabezado por Esta­ dos Unidos. entre los que destaca el de los países de la Europa capitalista que incorpora la mayor parte del oriente de ese continente al desaparecer la U nión Soviética. que posiblem ente llegue a ser. En . son sus socios m enores los Paí­ ses Bajos (H olanda). Japón. Italia. A través de varios mecanismos continúa la descapitalización de los países “en desarrollo”. fundam entalm ente entre dueños de los principales países de alto desarrollo capitalista. como antes. En prim er lugar se encuentran Inglaterra. en breve plazo. sin que tenga importancia su sede legal. A p artir de 1860-1880 todo el m undo es repartido entre un gru p o de gran­ des potencias. Desde la últim a década del siglo xx es notorio el crecim iento económ ico de China. P eor es la situación cu an d o la inversión se destina a adquirir empresas ya existentes. Rusia y. algo después. Se produce así una paradoja: los países pobres buscan des­ esperadam ente la inversión internacional para lograr la creación de lugares de trabajo. otra gran potencia in­ dustrial y comercial. el gran capital se internacionaliza. la ocupación de territorios y la expansión del com ercio sino. España.

su m ercado in tern o es suyo: g en eral­ * Robert Reich. cado de los países imperialistas. sin o de trabajos de rutina y operaciones de montaje. 400 pendencia fren te al m ercado m u n ­ a Taiwán. por pequeños dial (y m uchas veces con respecto a componentes. tados Unidos de 1992 a 1996 (bajo la presi­ O tro elem ento que fren a el desa­ dencia de Bill Clinton). 250 a Gran Bretaña. por un com prador prácticam ente único) marketing y publicidad. es decir. enarbolando a veces planteam ientos claros o en ocasiones sum am ente confusos. Singapur y Japón. del azúcar. pero ésta debe corresponder más o se realiza básicam ente en función de menos a 1990): 3 000 a Corea del Sur. en la re­ Robert Reich. acuerdo con las de la m etrópoli. 750 a Alema­ se m anifiesta en la ex trao rd in aria de­ nia. 4000 a Estados Unidos por coordinación. Esta aparece ju n to con la independencia de las naciones en cuestión. pero tam bién perm ite ver que la algodón. por diseño y proyecto de prototipo. U n grave aspecto de esta situación está en que m uchos países han perdido lo que se llam a su soberanía alim entaria. ya que lo atien d an m ediante em presas establecidas en el país subdesarrollado. por motores.. Se trata propiam ente de la continuación del desarrollo anteriorm ente descrito. la mayor inversión de c a p it a l se traduce en tecnologías más Un au tom óvil internacional productivas y. Un factor adicional de extracción de ganancias a costa de los países subdesarrollados (claram ente visible en los latinoam ericanos) está constituido por su deuda externa. relata la distribución rrollo es la deform ación de las eco­ de los poco más de 10 000 dólares que nomías atrasadas: su p roducción no costaba un automóvil Pontiac (no indica la fecha. por sus p ro p ia s n e c e sid a d e s . p. No es de extrañar que en esta situación aparezcan en los países sometidos al im perialism o m ovim ientos que buscan atacar de raíz la situación. pero se am plía extraordinariam ente sobre todo a partir de la década de 1970. Javier Vergara. Esto 1 750 a Japón.* cialm ente) en el precio o en la de­ Reich ejemplifica aquí el carácter inter­ nacional de la fabricación del automóvil ci­ m anda de' cobre. etc. La situación actual. El simple pago de los intereses correspondientes llega a ser un freno im portante para su actividad económ ica y deprim e severam ente el nivel de vida de sus pueblos. El trabajo de las naciones. del café. 993. La form a económico-social actual. aseguradoras y pago de accio­ oscilación (a veces p ro d u cid a artifi­ nistas. . ya sea que éstos lo surtan desde sus m etró ­ polis. Sus actuaciones abarcan desde m anifestaciones políticas hasta movim ientos arm ados. 117. secretario del Trabajo en Es­ ducción de empleos. su capacidad de p roducir los alim entos necesarios p ara su población y llegan así a d ep en d e r en form a im portante del m ercado m undial. que predom ina des­ de las dos últimas décadas del siglo xx.EL S IS T E M A C A P I T A L I S T A 111 muchos casos. aspectos legales de los países m onoproductores: u n a y políticos. Bue­ m ente es u na prolongación del m er­ nos Aires. con frecuencia. del p etróleo. eje de dirección e instrumentos electrónicos. Y ni siquiera Estados Unidos. los dirección y la ganancia se concentran en afecta profundam en te. del tado. es la de la llam ada globalización.

1 12 P A R A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A acentuándose la internacionalización de las relaciones económ icas. singulares. inversionistas y trabajadores. Los sistemas de seguridad social. a transfor­ m arse en un conjunto de com pañías m enores. que en m uchas déca­ das de luchas habían logrado m ejores condiciones. un fenóm eno parecido al de las franquicias anteriorm ente descritas. técnico. las grandes em presas tienden a “dispersarse”. los propietarios de la antigua fábrica grande am­ plían su radio de acción y. Se han establecido m últiples fábricas en países do n d e éstas eran casi desco­ nocidas. un concepto de solidaridad social: los asalariados. sus form as de producción. La prolongación de la edad prom edio de vida. de gran núm ero de pue­ blos se ven influidas de m anera p rofunda por esta situación. Se im ponen m uchas veces jo rn ad as de trabajo excesivamente prolonga­ das. desde luego. en 1991. no hay garantía de m an ten er el em pleo y se im pide la organización de los asalariados. científico y m ilitar ejercen un dom inio del m undo nunca antes visto. el flujo libre de capitales y la producción “por p artes” de un mismo artículo en distin­ tas regiones del m undo. con la contratación correspondiente de m ano de obra. cuyos ingresos aum entan poco v en época de crisis y de desem pleo tienden a bajar. Muchas características propias. acentuó esta situación. que significa un mayor periodo en que debe recibir u na pensión el jubilado (quien tam bién suele req u erir mayor atención m édica). . a través de sus cuotas. En am bos casos. sobre todo en lo que respecta a apoyos a desem pleados y pensiones de vejez. Las eco­ nom ías de los distintos países. sus técnicas y tam­ bién sus culturas están en contacto más estrecho que en cualquier periodo anterior. sin asum ir responsabi­ lidades hacia los pequeños em presarios y los trabajadores correspondientes. Tam bién las rela­ ciones políticas m uestran las mismas características: unos pocos países de alto desarrollo económ ico. La desaparición del bloque encabezado por la Unión Soviética. m uestran otra faceta de deterioro de las condiciones laborales que. se relaciona estrecham ente con el espíritu indivi­ dualista del neoliberalism o. sus ganancias. la tendencia de los em presarios es crear plantas o contratar trabajos en los países de más bajos costos salariales y de otras obligaciones. Se había desarrollado. Esta situación ha im preso nuevas características a la vida m undial. sostenían las pensiones de vejez y otras prestaciones. increm enta los gastos del sistema. Este fenóm eno produce u na tendencia m undial a la reducción de las percepciones de los trabajadores. Los obreros de los países industrializados. dependientes de u n a “coordi­ nación general”. sin ser u n a consecuencia directa de la política de globalización im perante. Com o es lógi­ co. se ven obligados a aceptar contrataciones inferiores a las acostum bradas si quieren conservar sus em­ pleos. Por otra parte. en m uchos casos con la participación de em pleadores o tam bién de gobiernos. Al suspender sus com pras a un proveedor o trasladar sus m aquiladoras a otro país no tienen que responder a las dem andas de los perjudicados. desde el últim o tercio del siglo xix.

dada su mayor capacitación y la creciente eficacia de la técnica actual. que estaban invertidas en acciones de éstas. lo que finalmente las llevó a la quiebra. Varios funcionarios de las empresas en quiebra aceptaron su responsabilidad ante los tribunales. increm entados en algunos casos con aportaciones patronales. De hecho. consiste en impulsar la privatización de las proveedoras públicas de electricidad. citado en La Jorna­ da. México. estaban profundamente endeudadas. * The Wall Street Journal. Las cantidades acum uladas les deben ser restituidas en su m om en­ to en form a de pensiones. Albert M ich e l. 1992. en lo que se consideraba hasta ese momento la bancarrota más grande en la historia de las fi­ nanzas internacionales. En 1991 señaló los peligros de lo que llamaba “capita­ lismo anglosajón". Denunciaba la tendencia de esta forma de libre empresa de buscar la ganancia rápida. Una de sus políticas. Había previsto tales situa­ ciones. Los asalariados de las mismas empresas perdieron gran parte o todas sus jubilaciones. el trabajador de hoy es m ucho más productivo que el de antes. con sucursales y relaciones en muchos países del mundo. ** Albert Michel. para im pulsar la cotización de sus acciones. Sin em bargo. 25. gigantesca empresa estadounidense productora y comercializadora de energía. A hora bien. México. Los daños generados no solamente afecta­ ron a los negocios en general. La respuesta aplicada en m uchos países consiste en pasar de la solidaridad social a la responsabilidad individual. Editorial Paidós. apoyada por el gobierno de su país. entre otros. No son pocos los casos en que las em presas increm entan sus capitales con los fondos de retiro pactados . entonces en franca vía de expansión y hoy predominante. p. se han dado movi­ mientos parecidos. Ambos acontecimien­ tos sacudieron la vida económica de gran parte del mundo. Se instauran regím enes de ahorros obli­ gatorios de los asalariados. Medio año después. por encima de la estabilidad a largo plazo y de los niveles de vida de la población. entre ellas el conjunto bancario Citigroup. Investigaciones emprendidas por di­ ferentes grupos y autoridades de Estados Unidos hicieron saber que las maniobras frau­ dulentas de Enron y de WorldCom habían con­ tado con el apoyo de importantes instituciones bancarias. quien había sido alto funcionario gubernamental y de ins­ tituciones financieras en Francia. muchos inversionistas sufrieron severas pérdidas. y se han señalado complicidades en las más altas esferas del gobierno norteameri­ cano. 23 de julio 2002. Una información da cuenta de las mayores p é rdid as de los fon dos de in versió n de WorldCom (en millones de dólares): California Washington Texas Nueva York Massachusetts 507 247 220 194 178* La actuación de las dos empresas citadas (que siguen trabajando) no es única. Capitalismo contra capitalismo. el internet y otras funciones de telecomunicación. increm entadas p o r las ganancias obtenidas gracias a la inversión de estos fondos." declarado partidario del sistema capitalista. en otros casos. estos beneficios dep en d en de los buenos o malos resultados de las em presas en que se colocan. dedicada a la telefonía.EL S IS T E M A C A P I T A L I S T A 113 Una ¿sorpresa? desagradable En diciembre de 2001 se declaró en quiebra Enron. menos relevantes. la lógica de u n a estructura orientada a la com petencia y a la obtención de ganancias no ha perm itido tal solución. En los dos casos se encontró que las em­ presas habían simulado una situación bonan­ cible. siguió el mismo camino WorldCom. H abría que pensar que esta situación facilitaría satisfacer sus necesidades y las de an­ cianos y enferm os.

se estancan o francam ente dism inu­ yen. al no disponer de los recursos necesarios. gratuitos o fuertem ente subsidiados. con ello. m edia y superior. Problemas del capitalismo. es decir. La distancia social entre los trabajadores y quienes obtie­ nen la ganancia -los capitalistas. A esto se añade que el “salario social”. se han estado reduciendo en cantidad o en calidad. El m odo de producción capitalista.114 P A R A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A con sus trabajadores y varias de ellas han quebrado. aunque en am bos casos los países “subdesarrollados” se veían sum am ente limitados. Al principio. el “G rupo de los O ch o ”: Es­ tados Unidos. de dirección de la misma. los estados más débiles suelen im plem entar las norm as fijadas por los “adelantados”. sobre todo en cuan­ to a m edidas militares. al igual que todos los anteriores. Alemania. constituido p o r servicios médicos. vivienda social y otros servicios. el Fondo M onetario Internacional y la O rganización M undial del Comercio. . Esta ha conducido a que en algunos países esté dism inuyendo la expectativa de vida. la edad que en prom edio alcanza la población. y com o parte de lo anterior. Pero. Canadá. enseñanza básica.crece constantem ente. que refleja propiam ente la correspondencia entre los poderes públicos y los financieros. Estos últimos fijan las grandes líneas de actuación política y económ ica. y la form a privada de propiedad y. en unos casos porque los grupos dom inantes las consideran convenientes a sus intereses. Los cambios en la estructura m undial no se reducen a la vida económica. probablem ente. al principio a escala nacional y hoy global. Rusia). dejando desprotegidos a sus “asegurados”. Hoy en día tienen mayor fuerza los grandes organism os coordinadores y regu­ ladores de las finanzas internacionales. acentuadas en los años iniciales del xxi. Francia. com o el Banco M undial. Al mismo tiem po. Al mantenerse las condiciones existentes es previsible que continuarán y. la actuación de sus contradicciones internas se veía rebasada por el crecim iento del sistema y por las ventajas que éste lograba engendrar. A su vez. se vuelvan más severas. Este fenóm eno se manifiesta en que las ganancias crecen m ientras los sala­ rios se increm entan en form a más lenta. condujo a las frecuentes crisis y conflictos que caracterizaron al siglo xx. com o ya observaron los críticos en el siglo xix. trae en su propio seno los elem entos que tienden a destruirlo. Italia y. el aum ento de la riqueza signi­ fica un increm ento de la pobreza. en el curso de u n a centuria. Japón. está a cargo de los gobiernos. En el fondo del problem a se en cu en tran la contradicción y el choque en­ tre el carácter social de toda la econom ía. pero su im plem entación. m igratorias y otras. Gran Bretaña. en prácticam ente todo el m undo. en otros p o r juzgar que no tienen otra vía que plegarse a las decisiones de los poderosos. con cierta limitación. Hasta la década de los setenta del siglo xx se podía hablar de estados y de econom ías nacionales que regían en gran parte sus propios destinos. Existe u na com pleja relación en tre estos organism os y los gobiernos de los países más industrializados (fundam entalm ente. transporte público. La riqueza engendra pobreza.

¿Significa esto que el peligro y las consecuencias de las crisis han sido elim inados? Sólo u n o b serv ad o r muy superficial p o d ría c o n testar afir­ mativamente esta interrogante.EL S IS T E M A C A P I T A L I S T A 115 En el m anejo de los fondos públicos se observa u n a tendencia semejante. A unque no ha dejado de haber depresiones económicas. Se cobraban im puestos sum am ente elevados a los ingresos muv altos. Frecuentem ente. Se ha constituido un m ercado artificial con el trem endo despilfarro de la llam ada sociedad de consum o. proporcionándoles servicios y facilidades en form a gratuita o a precios m enores de los comerciales. es decir. aproxim a­ dam ente). no ha resultado así. Sin em bargo. Es evidente que las contradicciones básicas del sistema no han sido supera­ das. con el fin de evitar estallidos violentos de grupos descontentos. se instrum entan sistemas de asistencia dirigidos a los sectores “en extrem a pobreza”. predom inó en la mayoría de los países adelantados y tam bién. éstas no han alcanzado abiertam ente la gravedad de la gran crisis de 1929. al mismo tiem po que se lim itaban los recursos destinados a servicios que benefician principalm en­ te a los sectores más pobres de la población. hasta hacer estallar el sistema de la libre em presa por el choque mecánico de sus contradicciones internas. que m itigan problem as pero ayudan poco o nada a una superación efectiva de la situación. En buena m edida se puede afirmar que esto se debe a la falta de capacidad adquisitiva de grandes sectores de la población. De 1975 a 1980 en adelante se ha revertido esta orientación en casi todos los países: se han red u ­ cido los im puestos que pagaban los ingresos elevados. en m uchos “atrasados”. sino porque sobra. es decir. se han venido repitiendo y agudizando paulatinam ente. en la miseria. y otras contradicciones semejantes. incapaces de absorber la creciente producción. el llam ado Estado de Bienestar ( Welfare state) . en cuyo seno subsisten grandes sectores de escaso p o d er de com pra. La gran crisis de ese año y la prolongada depresión de los años poste­ riores se significó por la desocupación de más de 30 000 000 de trabajadores en el m undo y una baja en el nivel de producción de 30 a 40% respecto del alcan­ zado anteriorm ente en los países más adelantados. desde principios del siglo xix. con el fin de realizar cierta redistribución del producto nacional a favor de los núcleos de población más pobres. en form a m enor. que fueron los que la sufrieron con mayor intensidad. Lo que pasa es que éstas se esconden m e­ diante gastos que no p ro d u cen bienestar. hasta llegar a una de sus peores manifestaciones en 1929. en que la gente no come no porque falte qué comer. . no renueva su vestimenta porque hay exceso de telas. ni han desaparecido las crisis. verdaderas culminaciones del absurdo. No es aquí el lugar para examinar en detalle la discutida cuestión del origen de las crisis económicas. y las llamadas recesiones producidas desde 1975 im ponen una respuesta negativa. baste con señalar que. D urante un periodo considerable (sobre todo entre 1947 y 1975. Junto con el capitalismo se han desarrollado las crisis de sobreproducción. Muchas personas supusieron que después de la Segunda G uerra M undial se producirían crisis cada vez más graves y frecuen tes.

con características diferentes. a partir del ataque terro­ rista a las Torres Gemelas de Nueva York y al Pentágono. Sin em bargo. parece ir por el mismo cam ino. ¿Significa esto que se estén genera­ lizando. las situaciones de form ación capitalista que se dieron en los siglos xvin y xix en las naciones más avanzadas. Sin em bargo. no se utilizan y. Por otra parte. en el mejor de los casos. Además. dedicándolas al servicio militar y otras actividades relacionadas con políticas de predom inio. a escala m undial. en lugar de lograr un desarrollo propio hoy integran la llamada “periferia” form ada por los países denom inados “atrasados” o “en desarrollo” y son u n a parte de la econom ía global. H an sido muy pocos los países que lograron pasar de una situación precapitalista a la de un capitalismo desarrollado inde­ pendiente. Taiwán. desde las últimas décadas del siglo xx han tenido un fuerte crecim iento varias naciones del sudeste asiático. el 11 de septiem bre de 2001. en Estados Unidos. Singapur y otros. al mismo tiempo. China. de sus países. . Objetivamente. de m anera violenta. de u n a industrialización en el marco de la globalización económ ica y política m undial. in tern a y externa. se sustraiga un im portante núm ero de personas a la producción. Se trata. es posible pensar que la tendencia que se nota no va en el sentido de superaciones nacionales. El resultado ha sido un aum ento extraordinariam ente elevado de los gastos militares de Estados Uni­ dos y de otros países. el país más poblado del m undo. en otros países. solam ente la atenúan tem poralm ente. de 4 a 6% de personas perm anentem ente sin trabajo y. increm entando al mismo tiem po la deuda pública. a cargo de los impuestos. Es absurdo que la plena ocupación de los trabajadores se logre sólo dedicando una elevada proporción del producto nacional a elem entos que. la “plena ocupación” no elimina. sobre todo Corea del Sur. Con todas las reservas a que obli­ ga lo reciente de este desarrollo y su carácter cam biante. pero tam bién con sus ventajas? La experiencia de los dos últim os siglos y el exam en de la situación actual perm iten in ten tar u na respuesta. La situación se ha agravado. el imperialismo ha extendido el capitalismo a todo el m un­ do. posiblem ente haya que considerar que Jap ó n fue el único. subordinada a los países “avanzados” o “del cen tro ”. este sector es considerablem ente mayor. estas m edidas no resuelven la crisis económ ica. antes de 1960. El pago de los intereses correspondientes. represen­ ta u na carga adicional para los pueblos y altas ganancias para los acreedores de estos estados. no sólo para financiar u n a respuesta inm ediata sino com o gasto program ado a largo plazo. Las contradicciones del capitalismo en el interior de los países se ven incre­ mentadas por las que existen entre los países dominantes y los dominados. Pero destaca sobre todo el abultado gasto bélico. con cierta lim itación en el caso de esta última. sede del m ando militar norteam ericano. Después de la Segunda G uerra M undial casi todas las antiguas colonias obtuvieron su independencia. en form a extraordinariam ente rápida. en tre ellos la muy elevada de Estados Unidos. con sus problem as y sus sufrimientos.11 6 PAR A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A pobres o en la miseria.

aunque ésta en ciertos m o­ mentos parezca superarse. Muy pronto se vio sustituida esta colaboración por la “gue­ rra fría”. Tal situación no sólo se expresa en los aspectos económicos y políticos. Esto lleva a la conclusión de que u n a m ejoría a fondo de las condicio­ nes de la hum anidad exige soluciones globales. pero es conveniente analizar en qué m edida se ha modificado también la estructura política y social de la hum anidad. .* el Banco * C reada en 1919. creando nuevamente la ilusión de un m undo estable. los dem ás organism os que se m encionan son posteriores a la S egunda G u erra M undial. Por todo ello es justificado decir que el sistema económico-social predom i­ nante actualm ente. La aspiración al socialismo no ha desaparecido. A hora bien: ¿cuál es la situación concreta en que se desenvuelve actualm ente la hum anidad. sin excluir medidas que pue­ dan m ejorar hasta cierto grado la situación en países o regiones específicas. Durante la guerra se había formado una alianza entre el sistema capitalista y la Unión Soviética. cuáles son los límites y las posibilidades que presen­ ta a la acción de los hombres? Todavía es poco el tiem po transcurrido para llegar a una conclusión general. no como un gobierno mundial sino como un organisrmo que debería facilitar la cooperación entre los países del m undo y. continúan las pugnas entre los países fuertes y las luchas engendradas por las crecientes diferencias entre ricos y pobres. se creó la Organización de las Naciones Unidas ( o n u ) . Otros aspectos destacados de la situación del mundo a principios del tercer milenio. en 1945. pero se ha reducido fuertem ente. movimiento que se intensificó después de la fundación de la o n u . Entre ellos destacan la Organización Internacional del Trabajo ( o i t ) . único país que en ese m om ento se había proclamado socialista. Los más recientes desarrollos del sistema no han solucionado sus proble­ mas ni lo han estabilizado en form a perm anente. Hemos hablado de los problem as propios del sistema capitalista. al mismo tiempo que term inó casi totalmente el periodo de crecimiento económico con mejorías. Al term inar la Segunda G uerra Mundial. del nivel de vida de amplios sectores de la humanidad. predom inan­ te hoy en el m undo. Sin embargo. se encuentra sumido en una crisis profunda. de largo plazo. y de sus cambios que se han acentuado a partir de la déca­ da de 1970. la desorientación y la gene­ ralización del consum o de drogas. garantizar la paz. sino tam bién en lo social. La situación actual ya no se caracteriza por la pugna entre el sistema de libre em presa y el socialismo. en prim era línea. Desde principios del siglo xx se habían creado organism os y convenios internacionales con el fin de increm entar la colaboración en tre los países del m undo. en fenóm enos com o la falta de perspectiva. que marcó gran parte del siglo xx. en todo el m undo. se multiplicaron las guerras locales. el increm ento de la delincuencia. el capitalismo o sociedad de libre em presa. a veces muy mo­ destas. éste no se produjo.EL SIST E M A C A P IT A L IS T A 1 17 sino de u na globalización con grandes bolsones de población de bajos niveles de vida. que term inó con el derrum be de esta última y del bloque que encabeza­ ba.

se creó u n a C orte Penal Internacional. entre otros casos. el Fondo M onetario Internacional ( f m i ) . En conjunto. la u n e s c o ( “United Nations Educational.118 P A R A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A Mundial. en el principio del m ilenio actual. Con el fin de castigar violaciones graves que no hubieran sido sancionadas por los tribuna­ les nacionales correspondientes. se requiere que la soberanía universal que se establezca res­ ponda a los deseos e intereses de las mayorías humanas. tendrían que ser la expresión de u n a opinión form ada librem ente. el f m i y la o m c . así com o varios acuerdos para d eten er y revertir la conta­ m inación am biental y las am enazas a la diversidad biológica. Estos. ignoran a dicha organización (G uerra de Yugoslavia. con com petencia m undial. de mecanismos destinados a facilitai el movimiento com ercial y financiero internacional. im poniendo a m uchos países las norm as establecidas por estas tendencias. 1991) o. los objeti­ vos y las actuaciones de esos organism os y acuerdos. se observa una tendencia a crear organism os y a celebrar acuerdos para atender problem as internacionales. limitada por la escasez de recursos y tam bién p o r intereses políticos de algunos países poderosos. de plano. a su vez. que im pera en el derecho internacional desde m ediados del siglo xvii. capaz de acabar con los conflictos y problem as que hoy asuelan a la hum anidad. su acción se ve lim itada p o r la negativa de Estados Unidos a ratificar la constitución de ese tribunal y su declaración df que no adm itirá el enjuiciam iento de sus ciudadanos p o r éste. se han firm ado varios acuerdos cuya efectividad se ve reducida. según la Carta Constitutiva de ésta. basada en un am­ . En nuestra opinión. En cuanto a los intentos de frenar la contam inación del medio am biente y la protección de la biodiversidad. aunque sea brevem ente. Muchas personas ven en este desarrollo la esperanza de que se establezca un gobierno m undial. Sin em bargo. Son de especial im portancia las medidas para proteger a escala m undial los derechos hum a­ nos y el establecim iento de organism os internacionales que deben castigai a sus transgresores. a pesar de que es el país que más energía consum e con la consiguiente em isión de conta­ minantes. tarea correspondiente en prim era línea al Consejo de Seguridad de la o n u . El Consejo ha logrado algunos éxitos en su labor. Constituyen un p u nto especialm ente delicado los organism os destina­ dos a salvaguardar la paz internacional. ratificada por casi todos los países del m undo. para que tal anhelo pueda ha­ cerse realidad. El Banco M undial. la O rganización M undial del Comercio ( o m c ) . p o r la nega­ tiva de Estados Unidos de com prom eterse a aplicar sus medidas. pero tam bién se han llevado a cabo acciones que aplican en form a distorsionada acuerdos de la o n u (como la G uerra del Golfo Pérsico. O tro aspecto está en la protección de los derechos hum anos. La u n e s c o ha realizado una meritoria labor en su campo. De esta form a se está limi­ tando el concepto de soberanía total de los estados. Scientific and Cul­ tural Organization ”). 1999: conflicto israelí-palestino. se han transform ado cre­ c ie n te m e n te en in stru m e n to s e im p u lso res d el n eo lib eralism o y de la globalización. de ya larga d u ración). Es necesario examinar.

Sin em bargo. las manifestaciones y otras for­ mas pacíficas hasta las acciones armadas. al no ser atendidos. de acuerdo con los resultados de nuestro exam en del d esarro­ llo histórico. con una im­ portante influencia en Asia oriental. y el europeo. basado no sólo en su poderío económico. su fuerza es más lim itada de lo que aparenta: no son pocos los países que le oponen una resistencia. Se observa actualmente un predom inio general de Estados Unidos. la actuación electoral. constituirá en un plazo históricam ente breve otra gran potencia económ ica e industrial. que al haber creado una m oneda com ún. aplicando el terrorism o de Estado. ciertam ente débil en la mayoría de los casos. . De otra m anera. La respuesta. señalaremos que existen. el euro. El intento de hacerlo m ediante el uso de su capacidad económ ica y militar. suele agravar y no resolver estos problemas. de continuar en la form a actual. sino también en el dominio que ejerce sobre muchos organismos internacionales y sobre un gran núm ero de gobiernos. Estos. Más adelante expondrem os algunas consideraciones sobre las posibles vías a tomar. Finalmente. En éstos se pueden notar diferentes tendencias que actúan de distintas maneras. que p u ed en tom ar la form a de sublevaciones o de terrorism o. También es de notar que China se ha desarrollado vertigino­ samente en las últimas décadas y.EL S IST E M A C A P IT A L IS T A 119 plio conocim iento dem ocráticam ente analizado. constituye una entidad de un potencial semejante al norteam ericano. Para finalizar este recuento de la situación internacional. frecuentem ente dan lugar a acciones violentas. por más fuertes que sean. hav que señalar que en el m undo se desarrollan amplios movi­ mientos que buscan cam biar la orientación que actualm ente predom ina. hoy en día el de mayor fuerza. científico y militar. se corre el riesgo de que tal gobierno m undial sea más que nada un instrum ento de las grandes potencias y de las mayores empresas. desde el debate público. el japonés. También es notorio en ellos el esfuer­ zo por superar la confusión en sus objetivos y la dispersión de sus fuerzas. tres grandes centros económicos e industria­ les: el estadounidense. im poner su voluntad a todo el m undo. a principios del siglo xxi. en g en d ra reacciones de rechazo que tienden a expresarse en movimientos de protesta. consideram os que no es posible a ningún país ni a ninguna alianza de estados. pero que no deja de frenar su actuación. A pesar del dom inio aparentem ente incontrastable de estos centros de poder.

y la p ropiedad igualm ente social de los m edios de producción. que no había más problem as que los lógicos del desarrollo. aproxim adam ente hasta 1960-1970. tom a el p o d er para p o n er en arm onía las form as de propiedad y las relaciones de producción. más tarde. basado en el marxismo. del reino de la necesidad al reino de la libertad. p. en el socia­ lismo habría concordancia entre el carácter social de la econom ía. al frente de otras clases oprim idas y explotadas. la educación de todos los m iem bros de la sociedad. Se alcanzaría así el objetivo fundam ental. al grado de que estos países. en un plazo más o m enos largo. .14. el pleno goce de la vida. engendra­ do p o r el capitalism o. creada p o r el nuevo régim en.* Así el hom bre pasaría. El socialismo En 1917 estalló en Rusia la revolución que habría de conducir al estableci­ m iento del que se proclam ó el prim er Estado socialista en el m undo. ¿Cuál es la experiencia histórica que se desprende de lo realizado p o r la U nión Soviética y p o r otros países que em prendieron la misma ruta. era sencillo: el proletariado. el cum­ plim iento voluntario de los deberes de éstos p ara con su com unidad. con ello. Existían motivos para suponerlo: se había liquidado el latifundism o y en m uchas partes se había colectivizado la tierra y establecido la agricultura de grandes extensiones. como dijera Marx. Esta correspondencia perm itiría. u n a situación que perm itiera el amplio desarrollo de la potencialidad de cada ser hum ano y. C hina y. en distintos mom entos? Muchos adm iradores de estas naciones consideraron. 135. atrasados todos en el m om ento de pasar al inten­ * Véase el recu ad ro “La aspiración de Marx". llevaban directam ente al cum plim ien­ to de los fines propuestos. basado en la plena abun­ dancia de bienes. en Corea del Norte. en Vietnam y Cuba. Su plan­ team iento teórico. llegar al com unism o. No ponían en d u d a que las m edidas aplicadas desde 1917-1920 en Rusia y a partir de 1945-1948 en los países del Este de Europa. la industria había tenido un desarrollo extraordinario.

la com ercial y la industrial. pero tal interpretación parece más el resulta­ do del deseo de los adversarios de ese sistema que el de un análisis real. debate que se increm entó d u ran te la existencia del go­ bierno com unista en ese país y tom ó mayor intensidad después de su caída. se im plantaron regím enes capitalistas. En los estados que se form aron en su antiguo territo rio . de declaración socialista) se incorporó a la República Federal de Alem ania y se restableció en ella el sistema capitalista. con ajustes m enores. Frente a la afirm ación de los dirigentes soviéticos de que habían edificado u na sociedad socialista. Sin em bargo. a fines de 1991 se disolvió la propia U nión Soviética. . En China. Es necesario exami­ nar. m uchos críticos señalaron que esto no era verdad. se fo­ m enta el establecim iento de em presas de tipo capitalista. por 1989-1991 cam bió totalm ente esta situación.122 P A R A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A to de construir el socialismo (salvo Checoslovaquia y Alem ania O riental. Además de estos elem entos. y el cam bio de orientación de China. la otra gran potencia que se había declarado socialista. al olvidar todos los éxitos que obtuvo en su breve existencia. aunque sea en sus rasgos generales. en m edio de situaciones de acumulación de riquezas por un lado y de inseguridad. Un am plio sistema de m edicina popular y de otros servicios públicos m ejoraba las condiciones generales de vida. sujeta a un bloqueo económ ico desde 1960. Tam bién estaba liquidado el analfabetism o y la enseñanza superior se encontraba en rápida expansión. Es evidente que con la desaparición de la U nión Soviética. el año siguiente la República Dem ocrática Ale­ m ana ( r o a . se inició el debate sobre la posibilidad de lograr ese objetivo. ¿Los cambios que se han dado significan que el socialismo ha fracasado his­ tóricamente? Muchos lo creen así. el más im p o rtan te de los cuales es Rusia. Desde que la recién nacida U nión Soviética decidió construir el socialismo sin esperar a la revolución m undial. miseria y desocupación de trabaja­ dores por el otro. esta últim a muy destruida por la Segunda G uerra M undial). la organización política aparentaba que ha­ bía unidad en los aspectos de mayor im portancia. no parecían existir divisio­ nes profundas dentro de cada uno de estos países y entre ellos. la situación concreta de los países de intención socialista y su evolución. y C orea del N orte m antienen (en 2003) la estructura desarrollada en las décadas anteriores. finalm en­ te. no pueden ya consi­ derarse de escaso desarrollo. el gran rival oponente a Estados Unidos en el periodo de 1945 a 1990 (“g uerra fría”). encabezado cada uno por varios estados poderosos. En el pri­ m ero de los años m encionados se abrió la frontera en tre las dos Alemanias (“caída del m uro de B erlín”). en tre las cuales se encuentran desde grandes corporaciones internacionales hasta la pequeña propiedad cam pesina. En los países europeos del bloque hasta entonces encabezado p o r la U nión Soviética fueron electos gobiernos que abolieron las estructuras de orientación socialista y. accesible a capas po­ pulares antes privadas totalm ente de ella. Cuba. para llegar a u n a opinión objetiva. la situación del m undo ha dejado de carac­ terizarse por el enfrentam iento entre el sistema que se proclam aba socialista y el capitalista.

al ser evidente que no triunfaría en breve plazo n inguna otra revolución de intención socialista.EL S O C IA L IS M O 123 ^ g u m e n ta b a n fundam entalm ente la falta de dem ocracia. pero que éstas no llegaron a consolidarse y se desvirtuaron finalmente. en el marco capitalista. por una prolongada gu erra internacional y u n a cru en ta lucha civil y de interven­ ción. aunque conservando la convicción de que en un lapso históricam ente no muy largo se producirían otras revoluciones de la misma tendencia. puede considerarse que en cierto periodo se desarrollaron efectivam ente muchas formas socialistas. Sin em bargo. En cuanto a la pregunta sobre el fracaso histórico del intento realizado entre 1917 y 1991. se extendería a la mayor parte de Europa. y so p en a de sucumbir. así com o la exis­ tencia de fuertes diferencias sociales. En el esclavismo se form aron elem entos de tipo feudal y en el feudalism o se desarrolló u n a sociedad capitalista. Un p equeño núcleo dirigente elim inó casi totalm ente la participación del pueblo en las decisiones . tuvo que estructurar la nueva sociedad y edificar una p o ten te industria en un plazo históricam ente muy breve. se incorporan a éste y no tienen carácter determ inante. consideram os que un prim er paso en la reflexión debe consistir en recordar la idea de que la transform ación socialista se iniciaría en los países de más alto desarrollo capitalista. En esta situación. Sin p reten d er aquí u n a respuesta definitiva. destrozado. Así lo planteaban sus teóricos clá­ sicos. hay que ver que la edificación del socialismo en la Unión Soviética no podía inspirarse en ningún antecedente ni en experien­ cias previas. u na vez que han llegado al p o d er los que p reten d en tal estructura. que le perm itió construir un fuerte aparato productivo. y lo mismo pensaban los dirigentes de la Revolución Rusa en 1917. lograr la capacidad para defenderse contra la agre­ sión alem ana en la Segunda G uerra M undial y m ejorar considerablem ente el nivel de vida de su población. poco después. Hay que considerar tam bién que la U nión Soviética nació en m edio de un m undo extrem adam ente hostil y era un país pobre. Fue hasta 1924. Para ello recurrió a una trem enda concentración del poder. cuando se im puso en la recién nacida U nión Soviética la idea de construir el socialismo en un solo país. el fuerte p oder establecido para hacer frente a los problem as de la consolidación del gobierno revolucionario y de la reconstrucción eco­ nóm ica dio lugar a la creación de un régim en dictatorial. tanto en los aspectos económ icos com o en los políticos. Ya en esta situación. además. que debe crearse por u n a decisión social consciente desde un principio. Marx y Engels. El problem a es difícil y la discusión seguram ente continuará durante m ucho tiem po. No sucede lo mismo con el socialismo. Ellos consideraban que su movimiento serviría de “detonador” de la revolución en Alemania (donde estuvo cerca de vencer) y que. ya que éstas. com o son las cooperativas. Esta afirm ación no se invalida p o r algunas form aciones que se desarrollan tanto en el capitalismo com o en el socialismo. provenientes del régim en anterior o de nueva aparición.

Se suprim ió la criticó social. Según algunos. se trata de países con un capitalismo “m o d erad o ”. En otras palabras.* Se volverá sobre este punto de vista más adelante. * Véase el capítulo 16: “Dos opiniones de actualidad". a su derrum be. del llam ado Estado de Bienestar ( Welfare state) . Se produjo así u n a p rofunda separación entre la masa popular y los gobernantes. democrático (a su enten­ der) y de libre empresa. adem ás de los ya señalados. con la victoria final del sistema liberal. y si tal proceder hubiera evitado la d erro ta en que term inó.124 P A R A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A de gobierno. ya que no buscan sustituir la propiedad privada sobre los medios de producción p o r la propiedad social com o form a fundam ental de la estructura económ ica. d u ran te la cual (o a pesar de la cual) la U nión Soviética pasó de país atrasado a ser la segunda potencia industrial del m undo en lo que se refiere a la industria pesada y resistió con éxito la dura p rueba de la Segunda G uerra Mundial. más adelante. Existen m uchos países. que en la segunda m itad del siglo xx o tam bién actualm ente tienen o han tenido regím enes que se llaman socialistas o son considerados tales p or m uchos observadores. que recogerá elem entos del anterior y aplicará m étodos distintos. En el desarrollo influyeron m uchos elem entos. Como es lógico. Es necesario reseñarlos brevem ente en el pre­ sente contexto. Entre los partidarios del socialismo hay distintas opiniones: partiendo del reconocimiento de que el intento soviético de construir el socialismo ha fracasado. éste se dará a partir de los países de más alto desarrollo. al mismo tiem po que se aseguró el creciente disfrute de bienes. . fundam ental para el futuro de la hum anidad. dirigente del país desde 1924 hasta su m uerte en 1953. m ien­ tras otros opinan que em pezará en los m arginados. Se pro­ dujo la situación que los dirigentes soviéticos calificaron posteriorm ente de “culto a la personalidad” de Stalin. en nuestro análi­ sis no los consideram os socialistas. consideran que. con m enos sufrimientos y privaciones para el pueblo. En opinión de m uchos observado­ res. se dará un nuevo proceso de construcción socialista. en forma definitiva. im pidiendo el señalam iento y con ello la corrección de las m edi­ das erróneas de la adm inistración. los enemigos del socialismo consideran que éste ha fracasado históricamente. en contraste con la vida m odesta de la mayoría de la población. Otros planteamientos socialistas. e incluso hay quien afirma que “la historia ha llegado a su fin”. En la tercera parte del presente libro se expone y fundam enta el p u nto de vista del autor acerca de este problem a. finalm ente. entre ellos están la falta de tradición dem ocrática de Rusia y el carácter perso­ nal de Stalin. E ntre ellos se encuentran los estados de E uropa occidental que han sido o son gobernados por partidos socialistas o social-demócratas. fuera de los arriba m encionados. esta situación debilitó la estructura establecida y condujo. No es posible exam inar aquí si hubiera sido posible alcanzar los mismos resultados con una centralización m enor del poder.

hoy Ghana. una forma de afianzamiento en el poder del grupo gobernante. Por otra parte. Cabe. pero sí fue útil para impulsar hasta cierto grado el desarrollo nacional donde se aplicó. La evolución de la antigua Costa de Oro. Argelia y otros. p o r últim o. El capitalismo se basa en la propiedad privada. sino en capas medias y en sectores propietarios o que esperaban llegar a serlo. que había aceptado “voluntariam ente” la independencia del país. de una “econom ía m ixta”. para unos. de acuer­ do con la interpretación m arxista). Un interesante estudio7 señala que el “socialismo ghanés” procla­ mado por el presidente de ese país. propiam ente. 1967. encargadas fundam entalm ente de construir la infraestructura necesa­ ria. que ha dado lugar a m ucha confusión. réditos. en la ganancia (proveniente de la explotación. es decir. resultó ser. su an­ tigua m etrópoli. provienen de la lucha por su independencia. Ghana. aproxim ada­ mente. sobre todo africanos. pero sin abolir el principio de la ganancia privada. también actua­ ba como interm ediario que proporcionaba ganancias a la Gran Bretaña. de una com binación de empresas del Estado. Se trata. Socialismo y comunismo. proporciona enseñan­ zas valiosas. pero ya había perdido su base popular y pudo ser derrocado con relativa facilidad. N krum ah. . en los ingresos. se trata de dos situaciones sociales sucesivas. “p o r lo que h acen ”. por la propiedad social de los medios de producción y la abolición de la explotación del hom bre p o r el hom bre. están los “socialismos” de los países subdesarrollados. y M. A partir de 1980. Sin embargo. como el que rigió durante algún tiem po en la India y también en Indonesia. Nuestro Tiem po. México. o también en los grupos privilegiados nacionales. al mismo tiempo que le servía de m edio de obtención de privilegios y ganancias. Por u na parte. El sistema no pre­ tendía term inar con la ganancia basada en la propiedad privada. en las que la prim era. no se basaron en un proletariado industrial (inexistente o casi inexistente en la mayoría de ellos). intereses) y. u n a aclaración sobre el uso de los térm inos socialismo y com unism o. Sólo en el últim o periodo de su gobierno trató N krum ah de acentuar los beneficios populares que proporcionaba su régim en. Le ayu­ dó la posibilidad de aprovechar las rivalidades entre los países socialistas de su m om ento y los capitalistas. siguiendo a Marx. y de capital privado. el socialismo (llam ado p o r Marx prim era fase o fase infe­ rior del com unism o). así como las que existen entre estos últimos. para otros. el crecim iento económ ico logrado no perm itió un m ejoram iento im portante en el nivel de vida de sus pueblos. esta form a de econom ía ha retrocedido en casi todos los países donde existía y la declaración socialista de la mayor parte de ellos ha desaparecido. Cabe añadir que si bien es cierto que los gobiernos de muchos de estos países. y que solían gozar de un gran apoyo popular inicial. 7 Fitch. elfin de una ilusión. en el segundo tercio del siglo xx. se caracterizaría p o r el dom inio del proletariado en la sociedad. B. O ppenheim er. en la práctica. Egipto. “por lo que tien en ” (ganancia.EL S O C IA L IS M O 125 con determ inadas ventajas y garantías para los trabajadores.

Se trataría de u n a sociedad que co n ten d ría todavía mu­ chos elem entos del capitalismo.) . artesanos y. A su vez. Por otra parte. que veía en el m odelo soviético su inspiración políti­ ca. pacífica. tam bién sue­ len pensar en un periodo histórico largo en que todavía existirá el sistema capitalista. y la socialista o socialdem ócrata. la idea básica de la lucha de clases y de la aspiración a la propiedad social sobre los m edios de producción. para buscar. han cam bia­ do su nom bre y sus símbolos. adoptando térm inos com o de izquierda socialis­ ta u otros semejantes. Carlos Marx. que no se proclam an socialistas pero en cuyo seno existen núcleos partidarios de ese sistema. en alianza o solos. Muchos de estos partidos. Crítica del Programa de Gotha.8 La sociedad com unista. Su lem a sería: “De cada quien según sus capacidades. difundir sus ideas y luchar por o b ten er el p oder político. en dado caso. del que ya se ha hablado. en los conceptos de justicia y los deseos de o btener ventajas personales. el movi­ m iento partidario del socialismo-comunismo se escindió en dos grandes co­ rrientes: la com unista (coordinada durante varias décadas p o r la Internacional Com unista o Kominterri). dentro del cual procuran lograr mejorías para las clases trabajado­ ras (obreros industriales. al que ven com o u n a m eta a m ediano o largo plazo. y a veces establecer. m uchos partidos com unistas han abandonado igualm ente la idea de la lucha de clases com o característica fundam ental de la sociedad capitalista o. en el socialismo la única form a de ob ten er un ingreso sería “por lo que se hace”. Tam bién se han desarrollado. p o r lo menos. que consideraba conveniente u n a evolu­ ción paulatina. el Estado de Bienestar. después de la desaparición de la U nión Soviética y su bloque. le conceden u n a im portancia m ucho m enor que antes. otras capas sociales). en m uchos países. La U nión Soviética y los países de su gru p o consideraban hab er logrado el socia­ lismo y encontrarse en vías de construcción del com unismo. den tro de los cánones de la dem ocracia desarrollada en E uropa occidental y en otras partes del m undo. den tro de esta visión. en una m entalidad de cooperación y en la ausencia de la necesidad de un Estado que som etiera a su dom inio a la mayoría social. partidos de am plio frentf popular. a cada quien según su trabajo”. 8 Cfr. después de la Segunda G uerra M undial.12 6 P A R A C O M P R E N D E R LA H I S T O R I A En cambio. a raíz de la Revolución Rusa de octubre de 1917. campesinos. y tam bién u n a producción insuficiente para sa­ tisfacer las necesidades amplias de toda la población. para subravar el cam bio de estrategia política que han acordado. estaría basada en la abun­ dancia de bienes. La mayoría de los partidos de esta tendencia abandona. generalm ente a través del voto popular. (Hay m uchas ediciones.