DISCURSO DEL LIC.

ALEJANDRO MARTÍ GARCÍA EN LA INAUGURACIÓN DEL FORO NACIONAL "SEGURIDAD CON JUSTICIA" 24 DE JUNIO DEL 2006 Señor Presidente de los Estados Unidos Mexicanos, licenciado Felipe Calderón Hinojosa; señor Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Ministro Guillermo Ortiz Mayagoitia. Señor Presidente de la Cámara de Diputados, César Duarte; señor Secretario de Gobernación, licenciado Fernando Gómez Mont; Secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna. Procurador General de la República, Eduardo Medina Mora; señor Secretario Jorge Técnico Tello del Peón; Sistema de Seguridad Pública, Gobernador

Constitucional de Morelos, Marco Antonio Adame. Felipe Borrego, Presidente del Consejo para la Reforma Judicial; doctora Ana Laura Magaloni. Señoras y señores: Hace algún tiempo escuché del padre italiano Javier de Nicoló, en Bogotá, el concepto de Niños Blandos. Este padre ha dedicado su vida al trabajo con niños de la calle en Bogotá.
® Todos los derechos reservados para Sistema de Observación para la Seguridad Ciudadana A.C. Página 1

Se trata, según lo define él, de niños que no sirven sino para ser usados por el crimen; desde los cinco años hasta los 16, cuando suelen terminar su vida, casi siempre de forma violenta, se convierten en agentes de delito del narcomenudeo y del sicariato. Son infantes reclutados en los espacios públicos, que la sociedad le va cediendo por temor y de manera paulatina a la delincuencia. Eso, señor Presidente, queridos amigos, es lo que no queremos que les ocurra a nuestros hijos, ni lo queremos para nuestro México; sin embargo, los diagnósticos nos dejan poco espacio a la esperanza. Hoy vemos que en las comunidades en las que los índices de violencia se han elevado, las personas se alejan de las áreas riesgosas, cediendo así los espacios públicos y desestructurando las actividades comunitarias. Antes, las colonias eran públicas; ahora son comunidades cerradas, muchas veces vigiladas por grupos privados, tornándose en espacios aislados para la acción misma de la autoridad. Esto, digámoslo claro, es pérdida de libertad, porque afecta a la organización social, la confianza, trastoca las normas de convivencia y desarticulan las redes de interacción social;
® Todos los derechos reservados para Sistema de Observación para la Seguridad Ciudadana A.C. Página 2

afectan

los

valores

fundamentales

de

la

estabilidad

democrática. Esta violencia e inseguridad que parecerían epidémicas, han afectado las normas de confianza que son sustanciales para la convivencia social y las han tornado en actitudes de desconfianza, sospecha y temor entre ciudadanos. Esto significa que estamos perdiendo ciudadanía por motivos del crimen y la impunidad, pero también, y más grave aún, por la indiferencia, la ineficiencia, la corrupción y la omisión de muchos miembros de nuestra clase política. No negamos, con justicia, que existen excepciones. Veámoslos desde otro ángulo. Por un lado, el ciudadano se segrega por el temor a ser victimizado por la delincuencia; y por el otro, se muestra refractario a participar en el ejercicio democrático de la elección, motivado por el desencanto de los políticos. La ciudadanía está victimizada por dos frentes hostiles: el delito y la ineficacia de los políticos en el combate al crimen; así como el agotamiento del sistema de justicia penal. Eso puede llevarnos al grave riesgo del desencanto ciudadano por la democracia y a que se abra a tentaciones de opciones autoritarias.

® Todos los derechos reservados para Sistema de Observación para la Seguridad Ciudadana A.C. Página 3

Hay un segundo dilema que enfrentamos los ciudadanos. El combate al crimen organizado nos ha ido revelando cómo éste ha logrado infiltrarse por años ya no sólo en las estructuras policiacas, sino en las políticas, propiciando la duda en la legitimidad de las instituciones. Señoras y señores: Esto no puede suceder más. No más gobiernos sin ciudadanos. Ésta debe ser la hora, hoy debe ser la hora del ciudadano. Nos dijeron que era sano para la democracia quitarle poder al Presidente y trasladarlo al Congreso. Y ahora vemos a nuestros representantes populares atrincherados en sus mezquindades políticas, secuestrando el futuro del país, regateando la posibilidad de construir auténticas políticas de Estado y pensando sólo en su rentabilidad política. Vemos un Congreso integrado por legisladores distanciados de la sociedad, y resulta un contrasentido si tomamos en cuenta los millones de pesos que nos cuestan a los ciudadanos. Ahí existe otra fuente de hartazgo social. Señores: El objetivo es México. No más un México sin ciudadanos.

® Todos los derechos reservados para Sistema de Observación para la Seguridad Ciudadana A.C. Página 4

Quiero ser enfático en aclarar que no propongo ir en contra del sistema del Gobierno representativo, ni de gobernar por medio de asambleas populares, sino que los representantes, efectivamente, respondan al mandato ciudadano y que cumplan con sus exigencias. Estoy refiriéndome al fortalecimiento de las herramientas ciudadanas para la rendición efectiva de cuentas y para la fiscalización de las tareas sustantivas que están relacionadas con la seguridad y el combate al crimen y la impunidad, todo dentro de un marco institucional y bajo regulaciones claras, con protocolos de acción y también de responsabilidades. Los observatorios ciudadanos de desempeño, por ejemplo, legislativo o de procesos judiciales, deben generalizarse, porque de otra forma las inercias retrasarán el cambio. Saludo con beneplácito al Observatorio Nacional Ciudadano recién constituido, así como el Observatorio Ciudadano de la Justicia instalado hace unos meses por el Consejo de la Judicatura. En el año 2000, la ciudadanía dio el impulso a la transición democrática; cambió el partido en el Gobierno Federal, pero aún no se ha desmantelado el andamiaje político que alentó por años la impunidad y la corrupción.

® Todos los derechos reservados para Sistema de Observación para la Seguridad Ciudadana A.C. Página 5

Las estructuras siguen intocadas y lo siguen para los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial. El sistema de privilegios persiste y se reproduce, el equilibrio entre poderes no ha logrado construirse de manera eficaz, parcelando para cada uno de ellos su propio sistema de privilegios. La pregunta que debemos plantearnos es: cómo el ciudadano puede tomar el control de las instituciones que delegó a los políticos mediante la democracia representativa. Eso es lo viable. Yo digo que sí, simplemente diciendo no más. Como ciudadanos, debemos trasladar el costo político de la ineficacia y la impunidad de nuestra clase política a quienes los han postulado, es decir, a sus partidos políticos. Por ello, recientemente convocamos desde México SOS al Pacto Nacional Ciudadano, Mi voto por tu Compromiso, con la finalidad de comprometer a los candidatos a diputados federales a impulsar las reformas que hagan realidad la reelección de legisladores, presidentes municipales y jefes delegacionales. En este sentido, estamos convocando a estos mismos candidatos a puestos de elección popular a establecer un compromiso de cara a la ciudadanía, con un mecanismo de rendición de cuentas. De esta manera, generaríamos un
® Todos los derechos reservados para Sistema de Observación para la Seguridad Ciudadana A.C. Página 6

sistema de equilibrio que permitiría a la ciudadanía premiar o castigar electoralmente a los funcionarios y a sus partidos; premiar o sancionar electoralmente a los funcionarios y sus partidos de acuerdo con la calidad y compromiso en el desempeño de su cargo. Es hora de los compromisos. Nuestros políticos deben actuar en nombre y representación de los ciudadanos. Trabajemos, entonces, en una cultura política democrática que no ignore la participación ciudadana. Construyamos ciudadanía; expandamos la acción ciudadana, como una de las formas para terminar con la impunidad, ese mal que ha victimizado tanto a nuestro querido México, a nuestros jóvenes, a nuestros hijos, a mi querido Fernando. Quiero dirigirme a todas las madres, padres, esposas y esposos que han perdido a sus seres queridos en manos de esos engendros, hijos de la impunidad, o que aún están en manos de ellos, para decirles que entiendo su angustia, su rabia y su coraje; nada, nada se le compara, nada hace cesar ese dolor, y más cuando vemos que sus victimarios son liberados. El juez alega públicamente que el Ministerio Público no hizo bien su trabajo, y las Procuradurías reclaman una deficiente valoración de los juzgadores. Éste es el gran problema de

® Todos los derechos reservados para Sistema de Observación para la Seguridad Ciudadana A.C. Página 7

nuestro sistema de justicia penal, que no sólo es deficiente, sino caro y burocrático. Ni los gobiernos ni los legisladores han sabido construir un eficiente sistema de justicia penal, el cual se basa en la lamentable tesis de que no gana quien tiene la razón, sino el que demuestra tenerla frente al juzgador; generando así también que muchos inocentes estén presos porque carecen de recursos, precisamente, y hay que decirlo con todas las palabras, porque son pobres. Hagamos que nuestros mártires de la impunidad, que esos sacrificados y nosotros en nuestro terrible sufrimiento tengan un valor real; que no sea en vano tanto dolor, que sean el impulso que nos lleve a que nuestra exigencia de mayor seguridad y fin a la impunidad no sólo sea tomada en cuenta, sino que produzca acciones y determinaciones legales e institucionales. Desde la sociedad civil saludamos este Foro Nacional sobre la Seguridad con Justicia, que hoy inicia. Las expectativas son altas y esperamos, sobre todo, que todos en conjunto y cada quien desde nuestra trinchera, saquemos adelante lo tan anhelado, que es una justicia penal y una justicia para todos los mexicanos.

® Todos los derechos reservados para Sistema de Observación para la Seguridad Ciudadana A.C. Página 8

Ése debe ser hoy el objetivo de ciudadanos y gobiernos: luchar por eso. Las posibilidades están abiertas, la misma reforma en materia penal ha salido desde la ciudadanía como una respuesta a ese agotamiento del sistema penal vigente. Señoras y señores: No permitamos más pérdida a la ciudadanía. Construyámosla, ampliémosla, vigilemos, denunciemos. Ésta es la hora del ciudadano. Muchas gracias.

® Todos los derechos reservados para Sistema de Observación para la Seguridad Ciudadana A.C. Página 9