ENFRENTANDO TUS MIEDOS

Extracto del libro “Como crear Dinero”, de Roman Packer

Cuando te encuentres luchando por sobrevivir, apenas capaz de pagar tus facturas, no creas que has fracasado. Este no es más que el modo que has elegido para aprender muchas lecciones importantes y experimentar la esencia de tu ser. Esta experiencia te hará crecer rápidamente.
Quizá estés aprendiendo que te mereces la abundancia, viviendo la falta de las cosas deseadas. Quizá te estés dando cuenta de lo poco que se necesita para vivir, y de que no dependes tanto de las cosas como creías. Quizá aprendas que puedes ser generoso incluso cuando tienes muy poco. Podrías estar conociendo las cualidades superiores de la confianza, la compasión y la humildad. Investigando lo que es importante en tu vida, distinguiendo entre lo fundamental y esencial y lo que no lo es. Aprendiendo cómo aceptar el ofrecimiento de los demás o cómo sentirte poderoso sin dinero. Cuando hayas comprendido, abrazado y aceptado todas estas lecciones, ya no te hará falta esta experiencia.

Todas mis experiencias son oportunidades para adquirir más fuerza, claridad y visión

La mayoría de vosotros estáis en este nivel de supervivencia, invirtiendo la mayor parte de vuestro tiempo y energía para pagar las facturas y satisfacer las necesidades básicas. Es importante tener dinero suficiente, para que la energía pueda ser empleada en la obra de una vida y no en el esfuerzo por ganarlo.

Se puede considerar un trabajo temporal como recurso provisional que ayudará a pagar las deudas mientras uno piensa en cuál sería su trabajo o carrera ideal. En esta etapa, es bueno mirar a tu alrededor y encontrar la manera más fácil de satisfacer tus necesidades básicas, siempre que esté dentro de los límites de tu integridad. Aunque un empleo no haga uso de todas tus aptitudes o no coincida con tu idea del trabajo ideal, mientras el ambiente y las actividades de la empresa sean satisfactorios te puede ayudar a construir una base sobre la que edificar en el futuro.

Las preocupaciones económicas constantes bloquean la creatividad y ofuscan el pensamiento. Alcanzando un nivel en el que poder afrontar tus gastos y satisfacer tus necesidades básicas, te será más fácil encontrar y crear con rapidez la obra de tu vida. A tu alma no le importa tu título laboral. Mientras aportes amor y conciencia a tu trabajo, crecerás espiritualmente. Si decides aceptar un trabajo temporal, no pienses que has sacrificado tus ideales.

Un trabajo temporal podría guardarte sorpresas agradables -un nuevo amigo o un conocimiento que más adelante te será de ayuda. O, de algún modo todavía desconocido, podría constituir un paso hacia la obra de tu vida. Un trabajo temporal te dará dinero, nuevas aptitudes y, posiblemente, las oportunidades que necesitas para encontrar otro empleo, más acorde con lo que deseas. Ninguna experiencia es en vano; incluso los trabajos rutinarios te enseñarán lecciones que has de aprender. Asegúrate de que este trabajo no absorberá todo tu tiempo y energía; los necesitas para activar tus propósitos ulteriores.

Habrá quien decida permanecer en el nivel de subsistencia durante más tiempo, porque cree que un trabajo temporal sería un compromiso indeseado. Hay que reconocer que es un camino elegido voluntariamente. No hay que permitir que los demás te hagan sentir mal por ello. Sólo asegúrate de poder satisfacer tus necesidades básicas, para disponer del tiempo necesario para la carrera que estás preparando.

La vida es como una espiral. Cada una de sus etapas será recorrida una y otra vez, para experimentarla desde una perspectiva cada vez superior. Cuando tengas muy poco dinero, estarás aprendiendo lecciones que te facilitarán su manejo cuando lo tengas. Para superar este nivel, tendrás que mantener una vida sencilla y poco complicada en términos de dinero, gastos, demandas y necesidades. Piensa que eres como el rosal, que se poda en invierno para crecer fuerte en primavera. Emplea este período para entrar en contacto con tus necesidades básicas y eliminar las cosas que te son inútiles.

Cuando no sepas de dónde conseguir el dinero para pagar tus facturas o cuando temas dar los pasos que te indica tu interior para cambiar tu situación actual, quizá estés enfrentado con tus miedos. El miedo es más fácil de superar de lo que te parece. Todo lo que hace falta, es tu voluntad y sincera intención de hacerlo.

Un modo de liberación del miedo, es identificando el factor específico que te lo despierta. Si es la situación económica la que temes, usa tu imaginación y pregunta "¿Qué es lo peor que puede pasar si no pago mis facturas este mes?" Revisa las respuestas y pregunta de nuevo "¿Qué es lo peor que puede pasar?" Eventualmente, llegarás a tu temor más profundo. Reconociéndolo, podrás liberarte de él.

Si lo peor que puede pasar es que pierdas tu trabajo, te quedes sin dinero y te mueras de hambre, éste es el miedo que debes afrontar primero. Identificando tus miedos, puedes disiparlos (quitarlos). Enfrentándote a ellos, verás las acciones apropiadas y podrás llevarlas a cabo. Cuando te enfrentes con tus temores, no los hagas peores de lo que son. Reconociendo lo peor que te puede pasar, probablemente te des cuenta de que puedes hacerle frente y también de que es muy improbable que las cosas sucedan así.

Una mujer, por ejemplo, quería iniciar su propio negocio pero no hacía más que posponerlo; sabía que tenía miedo. Se preguntó a sí misma "¿Qué es lo peor que puede pasar si empiezo este negocio?" Su respuesta fue "Nadie me pagará. No tendré trabajo y no podré pagar mis facturas". Siguió preguntándose "¿Qué es lo peor que podría pasar?" Respondió "Si no puedo pagar mis facturas, perderé mi casa. Mis hijos no tendrán que comer. Pasaremos hambre". De nuevo se preguntó "Y, si esto sucediera, ¿qué es lo peor que podría pasar?" Pensó "Acabaré deseando estar muerta".

Una vez enfrentada a sus miedos, se dio cuenta de que había muy pocas posibilidades de que las cosas llegaran a lo peor puesto que sus hermanos, hermanas y padres le llevarían, como mínimo, comida. El descubrimiento de sus peores temores parecía también despertar sus fuerzas.

A mis miedos les mando mi amor Mis miedos son las partes de mi ser que esperan ser amadas

Piensa en la misma situación e imagínate lo mejor que podría pasar. Cada uno de tus temores representa un área en desarrollo durante esta vida, una parte de tu interior que traes hacia la luz, cambiando las energías negativas por las positivas. Bajo la luz de la conciencia, los miedos pierden su poder. Es sólo cuando acechan bajo la superficie que pueden impedirte hacer aquellas cosas que contribuyen a tu camino superior.

En la medida en que reconozcas tus temores, serás guiado hacia las maneras de liberarte de ellos. Uno de los mejores regalos que te puedes hacer a ti mismo, es examinar las situaciones recurrentes de tu vida que te causan dolor o dificultades y descubrir el temor que yace tras ellas. El desbloqueo de los miedos comporta grandes gratificaciones y abre el camino a tu pleno potencial, porque en el seno de cada miedo existen nuevas imágenes, intuiciones y revelaciones acerca de lo que eres y de lo que puedes llegar a ser. La liberación de tus miedos te descubrirá grandes espacios de evolución y posibilidades.

Otra manera de liberarte de un temor, una vez que lo hayas reconocido, es sosteniéndolo bajo la luz de tu alma. Imagínate que te acercas a la fría llama azul que representa a tu alma, y que le pides que te libere de tus miedos, que los cure y los aclare. Despréndete de todo lo que no sirve para tu bien superior y pídele que se desprenda de ti. Sólo tienes que pedirlo y tu alma te guiará inmediatamente por los caminos que te ayudarán a verte libre de tus miedos. Si te crees preparado para desprenderte de tus temores, pide tu liberación ahora mismo. Mantente abierto a los nuevos modos creativos de los que podrás conseguir lo que deseas.

Tú no eres tus temores sino el ser que los experimenta. En vez de decir "Tengo miedo", di "La sensación de miedo me está recorriendo y ahora me desprendo de ella fácilmente". Recuerda que la parte de ti que experimenta la sensación de temor, es sólo una pequeña parte de tu ser.

Pregunta al temor si tiene un mensaje para ti o si hay algo hacia el que quiere atraer tu atención. Cuando hayas aprendido a amar a tus temores y desprenderte de ellos, podrás avanzar más rápidamente y solicitar la abundancia que te corresponde por derecho.

Hablo de éxito y de prosperidad Mis palabras animan e inspiran a los demás

Para aumentar tu prosperidad, habla de tu abundancia. Las palabras son importantes. Todo lo que dices tiene la capacidad de crear la realidad a la que experimentas. El universo responde a tus palabras positivas. Incluso si no hay nada que desees tener en este momento, el hablar y actuar como si tuvieras la certeza de conseguirlo atraerá hacia ti las circunstancias que lo harán posible.

Las palabras afectan a tu inconsciente, que oye lo que dices y se activa inmediatamente para hacerlo realidad. Las palabras "No tengo bastante dinero" van directamente a tu inconsciente, que empieza a crear carencia. En vez de decir "No puedo permitirme comprar tal cosa", di “Prefiero no comprarla en este momento".

Es mejor no hablar con los demás de fracasos y desastres económicos; si no tienes dinero, no te quejes de su falta. Habla de tus sueños y tus ensoñaciones. Habla de lo que hay de bueno en tu vida y de tus sentimientos positivos acerca del futuro. Habla con los demás de tu confianza en ti mismo sin poner el énfasis en tus carencias. Tus amigos tienen una imagen de ti y, cuando piensas en ti mismo, recoges esas imágenes. Si les hablas de tu prosperidad, pensarán en ti como en un ser próspero, tendrán imágenes mentales positivas de ti, con las que podrás contactar siempre que quieras. Si no tienes dinero en este momento, habla como si lo tuvieras.

Vivo en un mundo de abundancia Todo es perfecto en mi universo

Si te parece que no dispones del dinero que te hace falta, pretende que sí lo tienes y deja que la emoción de la plenitud invada tu cuerpo. Tu inconsciente no sabe la diferencia entre lo que está realmente pasando y lo que tú te imaginas, así que va y crea felizmente tu realidad fantaseada. Emplea los ejercicios de magnetismo desarrollados en el Capítulo 4 y sigue magnetizando tus deseos según las instrucciones dadas. Crea una visión de abundancia y pronto el mundo te la devolverá.

Encuentra un espacio de recogimiento y pide a tu yo más sabio que te dé un mensaje sobre lo que puedes hacer para incrementar tu prosperidad. Si no hay mensaje, considera que lo que pides está de camino y da las gracias al universo y a tu yo superior por enviarlo. Prosigue tus actividades normales como si lo que has pedido estuviera realmente de camino. Vendrá, te preocupes o no. Ocúpate con otras cosas. De vez en cuando, puedes tratar de averiguar si hay mensajes nuevos que necesiten tu atención. Trata con ellos y vuelve a lo que parece ser lo más inmediato en tu vida.

Todo lo que debes hacer, es avanzar de día en día. Piensa en las acciones que puedes realizar hoy para crear dinero. Muchos se pierden en la inmensidad de sus visiones y reciben presiones constantes de ellas. Incluso se creen fracasados por no haber conseguido sus sueños. No debes sentirte así. Sencillamente, céntrate en lo que puedes hacer hoy. Siempre hay algo que puedes hacer en cada momento para demostrar tu confianza en el futuro. La sensación de impotencia puede venir del intento de vivir en el futuro, de la preocupación por no tener suficiente en un momento futuro. La única manera de cambiar el futuro, es por medio de las acciones que emprendes hoy, así que céntrate en lo que puedes hacer ahora para crear prosperidad.

Hasta los planes más grandes son realizados viviéndolos de día en día. De hecho, los grandes planteamientos suelen realizarse mejor con su contemplación día a día y mes a mes, fijándose constantemente en el paso siguiente. La realización de tus sueños requiere paciencia, perseverancia y entrega. Confía en que todas tus experiencias actuales son perfectas para tu evolución. Incluso si has deseado abundancia y estás experimentando lo que parece ser su opuesto, date cuenta de que este opuesto puede generar la energía necesaria para dar un gran salto adelante.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful