UN MANUAL CONCISO PARA UNA VIDA SATISFACTORIA, CONSCIENTE Y FLUIDA

Introducción La vida es dura, o al menos así como la imaginamos. Pero realmente somos nosotros mismos los que la complicamos.

La mayoría nos pasamos el día corriendo de aquí para allá, haciendo multitud de recados y tareas, apagando fuegos a diestro y siniestro, y encarando situaciones dramáticas, muchas de ellas inventadas. Y eso que no somos tan complicados. Para ser felices nos basta con tener alimento, cobijo, vestido y buenas relaciones. El alimento es algo nos da la naturaleza. El cobijo es solo un techo donde guarecernos y el vestido no es más que algo con que cubrirnos. El secreto para desarrollar buenas relaciones es disfrutar con la compañía de otras personas sin esperar nada a cambio. Pero mas allá de estas simples necesidades, nos hemos inventado otras: carreras profesionales, estudios, jefes y compañeros de trabajo; cachivaches electrónicos, televisiones, ordenadores, móviles; coches, ropas y otros accesorios de marca y mas... No es que tengamos que volver a la época de las cavernas, pero es importante saber diferenciar entre lo que es necesario y lo que hemos inventado. Con lo segundo podemos elegir eliminar esa necesidad; si no nos sirve o nos hace la vida más difícil, ¡que desaparezca! Si eliminamos lo que nos complica la vida, todo será más fácil.

Cuando me preparaba para mejorar mi estilo de natación también aprendí una lección importante---Yo siempre había pensado que para nadar mayores distancias y hacerlo más rápido, debía entrenar duro y emplear más fuerza. Me movía como un loco golpeando el agua, pero lo único que conseguía era acabar agotado. No fué hasta que aprendí que el agua podía impulsarme y ayudarme a flotar, que pude deslizarme de un modo mucho más sencillo. Me relajé, dejé de forzar las cosas y aprendí a nadar mejor con menos esfuerzo. La vida es así. La vida es como el agua, y nosotros tenemos tendencia a golpearla, a forzar las cosas, a luchar contra ella. En su lugar, aprende a flotar, aprende a dejar que las cosas sucedan sin esfuerzo. Llegarás más lejos y la vida será mucho más agradable. ¿Qué es Una Vida Sin Esfuerzo? Imagina una vida donde te levantes de la cama y haces aquello que te encanta hacer. Pasas el tiempo con la gente que quieres y disfrutas ese tiempo por completo. Vives el momento, sin preocuparte por el futuro, ni detenerte en los errores del pasado. Imagina que tienes algunos amigos íntimos, y que pasas mucho tiempo con ellos y con tu familia. Sin esperar nada de ellos, por tanto no pueden defraudarte, de hecho, todo lo que hacen es perfecto. Los amas por lo que son y tus relaciones se mantienen sin complicaciones. Te diviertes pasando tiempo en soledad—con tus pensamientos, con la naturaleza, con un libro, o puede que haciendo algo creativo.

Esta es una vida simple y sin esfuerzo. Pero no en el sentido de evitar cualquier "esfuerzo", sino en el sentido de que dejas de sentir que vivir es algo complicado, y eso es lo que cuenta. Y es totalmente posible. Lo único que se interpone en tu camino a la vida que deseas (más fácil) es tu mente. Una mente ocupada constantemente en problemas (inventados) no puede "centrarse" y pierde casi toda su eficacia.

Quizá esta necesidad de mantener ocupada nuestra mente se deba al miedo que tenemos a mantenernos quietos, en silencio, sin hacer nada. Por eso es tan difícil meditar (quedarnos en blanco), pero si logramos deshacernos de ese miedo, puede que sea un primer paso. Dejar que la vida fluya, solo observar e intervenir lo justo, lo que nuestro programa de valores considere necesario. Si nuestra mente trabaja al 100% todo el tiempo, en esas contadas ocasiones en que nos "toca intervenir" estaremos confusos y agotados y cometeremos errores, olvidos, .. etc. Es mas, seguramente no seamos capaces de discernir cuándo nos toca intervenir. Directrices para Una Vida Sin Esfuerzo Estas no son unas normas rígidas. Y están escritas en modo negativo por una razón: esta guía no te dice lo que tienes que hacer. Te dice lo que no tienes que hacer si quieres evitar esforzarte haciendo cosas innecesarias. Lo que hagas solo depende de tí.

            

DIRECTRICES: No causes perjuicio. No te marques metas ni traces planes, no esperes nada. No crees falsas necesidades. No hagas nada que odies hacer. No tengas prisa. No hagas cosas innecesarias.

ALGUNAS DIRECTRICES POSITIVAS POSIBLES:

Se compasivo. Se apasionado. Encuentra la alegría. Ve despacio. Se paciente. Vive el presente. Da prioridad a restar sobre sumar.

Sería (a) hacer

complicado daño

encontrar a los

razones demás

que ¿alguna

justifiquen: duda?

(b) vivir la vida interpretando un guión, como si supieras lo que va a ocurrir. Esto no es ciencia, esto es arte, no puedes controlar, solo aprovechar la corriente en ciertos momentos. (c) anhelar cosas que no necesitas ¿de verdad nos tienen que decir lo que es o no importante? (d) no dejar de hacer cosas que no quieres hacer... el tiempo de que dispones es limitado y cada minuto que pasas haciendo lo que detestas es tiempo no aprovechado, irrecuperable. (e) tener prisa ¿por qué? ¿llegamos tarde a algún lado? nos pasamos la vida esperando y ahora resulta que nada ni nadie puede esperarnos a nosotros. (f) realizar acciones que no sirven para nada.... si hay que ir se va pero ¿ir pa ná?

Wu Wei y No hacer Nada Existe un concepto en el Taoismo que es difícil para la mente occidental: Wu Wei, con frecuencia traducido como "no-hacer" o "no-acción". Yo prefiero entender este concepto como el saber cuándo es apropiado actuar. Es difícil de aceptar para la tradición occidental del "hacer". Nuestra cultura valora la acción, y la inactividad nos genera ansiedad. Este modo de vida, sin embargo, es la raiz de muchas de las dificultades de nuestras vidas--inventamos esfuerzos innecesarios por el simple hecho de que nos sentimos incómodos con el estado de inactividad. Pero ¿es posible no hacer nada? Literalmente no--incluso si no actuamos, siempre estamos haciendo algo, ya sea estar sentados, tumbados o de pie. Pero normalmente cuando hablamos de hacer algo queremos

1

decir realizar alguna acción, frecuentemente para alcanzar un objetivo y con un propósito. ¿Y si eliminamos el objetivo o el propósito? Entonces la acción se vuelve innecesaria, y realizarla solo hace las cosas innecesariamente más difíciles. De este modo, si eliminamos y simplificamos nuestras metas, eliminamos la necesidad de muchas acciones.

Es extremadamente duro para nosotros aceptar este pensamiento. Queremos ser productivos. La palabra "pasivo" tiene tantas connotaciones negativas que rehuimos permanecer inactivos. Nuestra cultura desprecia la pereza. Y por eso hacemos cosas que no son necesarias y creamos objetivos arbitrarios, porque sentimos que es nuestra obligación. ¿Qué pasaría si dejáramos de valorarnos por nuestros logros? Lo que somos siempre será más importante que lo que hacemos. Prueba a no hacer nada. Aunque solo sea por cinco minutos. Nos entra la ansiedad y queremos abrir una nueva pestaña, comprobar el correo, leer las noticias, hablar con alguien, hacer alguna tarea. Y solo fueron cinco minutos---¿que pasaría si no hicieramos nada en todo el día? Si eliminamos las necesidades, los objetivos, expectativas y propósitos falsos, nos despojamos dela necesidad de hacer mucho de lo que hacemos. Entonces nos queda un vacio que solo puede llenarse con lo que sea necesario, natural y hermoso. ¿nunca has tenido la sensación de estar haciendo algo que no sirve para nada? ¿de estar perdiendo el tiempo?

lo peor es que es que muchas de esas acciones innecesarias que se realizan para no estar inactivos derivan en muchas otras y nos "rellenan" la vida de basura sin sentido.

Necesidades Reales, Necesidades Simples Ya, pero ¿qué es lo que necesitamos de realmente? Antes mencionabamos esas que nuestras necesidades necesidades básicas son pocas: comida, es ropa, vivienda y relaciones. complicada.

Ninguna

Podrías argumentar que obtener alimento puede ser complicado, pero lee "La Revolución de Una Brizna de Paja" de Masanobu Fukuoka—donde muestra como una familia puede subsistir en un acre de tierra, sin apenas intervenir en la naturaleza. Deja que las malas hierbas crezcan, no uses pesticidas, no labres la tierra, deja que los animales, bichos y lagartijas corran salvajes por el campo. No es complicado. Eso no quiere decir que hagas la maleta y te vayas a vivir al campo, pero es importante recordar que nuestras necesidades reales solo se han vuelto complicadas por la sociedad que hemos creado, y que no es necesario convertir la alimentación en otro símbolo de estatus. Así que podemos eliminar y simplificar. La vivienda es otra necesidad que se ha visto complicada---de hecho supone el gasto mayor para mucha gente, y una bonita casa siempre es símbolo de alto estatus. Pero en su sentido más básico, consiste únicamente en un techo que nos proteja de los elementos. Puede ser un cobertizo para una persona, o una enorme vivienda para varias familias. Puede ser todo lo simple que queramos que sea. La ropa se ha convertido en un símbolo de estatus tan complejo y artificial que ha dejado de ser una necesidad real desde hace mucho. Lo único que necesitamos es cubrirnos, como dijo Gandhi, todo lo que necesitas es un trozo de tela hecha en casa. De nuevo, no digo que nos pongamos taparrabos, pero recordemos qué porcentaje de nuestra ropa cubre una necesidad real, y cuánto es inventado. Las relaciones son entre todas nuestras necesidades seguramente las más complicadas, porque a los humanos es difícil simplificarnos. Queremos pertenecer a algo. Queremos ofrecer nuestra versión más atractiva a los ojos de los demás. De modo que las relaciones constituyen redes de interacción y emociones muy difíciles de desentrañar. No tiene por qué ser tan difícil. Me reuno con un amigo, dejo que el resto del mundo se desvanezca, y me enfoco en estar presente. Hablamos, bromeamos, no esperamos nada el uno del otro. Nos decimos adiós sin sentirnos heridos, y no nos preocupamos sobre cuándo volveremos a encontrarnos. Mi matrimonio y la relación que tengo con mis hijos es algo más complicado, pero estoy aprendiendo a eliminar expectativas y necesidades, a disfrutar con cada miembro de la familia. Aún no lo he conseguido, pero sigo aprendiendo. Eliminando (lo innecesario) nos quedamos con lo esencial para cada relación. Nuestra contribución a la sociedad también puede por supuesto complicarse. El trabajo ocupa gran parte de nuestras vidas y de nuestro estrés y frustraciones. Pero en parte es culpa de las largas horas que debemos trabajar para poder permitirnos nuestras necesidades inventadas. Si reducimos nuestras necesidades y aprendemos a vivir con poco, podemos trabajar menos para sobrevivir. Eso nos deja un montón de tiempo libre para contribuir a la sociedad de manera sencilla. Podemos hacernos voluntarios de ONGs, crear cosas asombrosas, ayudar en nuestro vecindario. Podemos hacer el bien sin esperar recompensas o reconocimientos. O podemos estar ahí siempre disponibles para cuando nos necesiten, sin pensar solo nuestros propios propósitos. mi comida minimalista, la fruta, sin aditivos ni conservantes, es lo que la naturaleza nos ofrece sin dañar a otros seres vivos.

mi vivienda minimalista, un piso ordenado y limpio, una buena cama para dormir, un lugar donde poner la ropa, un buen sofa para leer, charlar, descansar, una cocina funcional con sitio para guardar los platos, vasos y alimentos, los electrodomésticos básicos (frigorífico, microondas, lavadora), un cuarto de baño. mi ropa minimalista, dos mudas de verano y dos de invierno, cuatro calzoncillos y calcetines, cuatro o cinco camisetas, un par de zapatos, un par de zapatillas, un par de chanclas. mis relaciones minimalistas... supongo que en las relaciones lo importante no es tanto reducir como estar presente. es decir, pensar en cada persona en cada momento (una a una) y ser abierto (perder esa coraza y no engañar) Reduce Tus Necesidades Como venimos diciendo, nuestras necesidades reales son muy simples. En la sociedad moderna, hemos creado necesidades extra: necesitas un trabajo para pagar tu casa y tu ropa y el coche y los ordenadores y el combustible y la eletricidad y la comida y las salidas y el ocio y la educación.... etc. Si reduces tus necesidades y aprendes a contentarte con menos, tendrás que hacer muchas menos cosas. Menos necesidades darán lugar a menos esfuerzo. ummm

Si tienes pocas necesidades, tienes pocos gastos, y menor necesidad de trabajar. Puedes trabajar menos y disfrutar más. Además serás libre de hacer el trabajo que amas, y no te verás obligado a ganar mucho en ese trabajo que te apasiona, dándote la libertad de poder cometer errores en ciertos momentos. Si tienes menos necesidades, tienes menos presión por tener éxito y te puedes relajar mas. No te preocupas tanto, porque hay poco por lo que preocuparse.

Reducir tus necesidades es un proceso lento y consciente. No es necesario que cortes con todo de la noche a la mañana. Presta atención a tus gastos, a lo que haces cada semana, y pregúntate si esas cosas y actividades son de verdad necesarias. Empieza a recortar poco a poco, eliminando una actividad costosa tras otra. ¿Realmente necesitas tomar café en la cafetería todas las mañanas, o puedes llevarte el café hecho de casa, o beber agua en lugar de café? ¿En verdad necesitas esas golosinas de la máquina, o puedes comer frutas y frutos secos? ¿Y qué me dices de esos videojuegos tan caros? ¿o de ir al cine? ¿No puedes en su lugar jugar con tus hijos o quedar con tus amigos en el parque? ¿De verdad necesitas apuntarte al gimnasio, o puedes dar paseos con tu mujer o hacer flexiones al aire libre? Empieza también poco a poco a observar los gastos mayores: ¿Necesitas dos coches? ¿Puedes cambiar tu todoterreno por un coche mas pequeño y barato de segunda mano? ¿Puedes dejar el coche y usar la bicicleta o los transportes públicos? ¿Y esa casa tan grande? ¿Puedes mudarte a un piso más pequeño, más barato y que cuesta menos mantener? ¿Necesitas esos cursos de formación tan caros o puedes ser autodidacta de modo gratuito? No te estoy diciendo que dejes alguna o todas estas cosas---Solo te sugiero que prestes atención y reduzcas lentamente tus necesidades de modo que la mayoría de tus gastos provengan de lo esencial. Las cosas que te hacen feliz no tienen por qué costarte mucho. Algunas de mis cosas esenciales:

Eso

es

casi

     

Un buen libro—que puedo encontrar en la biblioteca. Un portátil o block de notas para escribir. Un paseo al aire libre. Tomar el té con mi mujer. Jugar con mis hijos. Correr con un amigo. todo lo que necesito

mas

allá

de

mis

necesidades

básicas

(alimento,

ropa,

vivienda,

etc)

para

ser

feliz.

Y

ninguna

de

esas

cosas

cuesta

mucho.

Reduce tus necesidades, conténtate con poco y tendrás que esforzarte muchísimo menos en la vida.

2

Creo

que

el

proceso

debe

ser

lento,

principalmente

por

respeto

(y

amor)

a

tus

relaciones.

no puedo deshacerme de mi coche porque hoy por hoy mi familia lo necesita, pero si puedo utilizarlo lo menos posible en lo que me afecta solo a mí (suelo utilizar el metro para ir a trabajar, por ejemplo). mi vivienda actual es barata, y aunque no lo fuera, trasladar a una familia requiere que todos los miembros lo acepten, de lo contrario les causaría daño.

pero nadie ha dicho que tenga que ser un cambio radical e instantáneo, se trata de un cambio de dirección, no de romper con todo. Juan Complicado cuando tu familia es alguien más que tu. Pero como todo cambio debe empezar por uno mismo y supongo que será algo contagioso. No Causes Daño, Y Se Compasivo Es mi regla básica en la vida, y me ha sido de gran utilidad. Mi vida es menos difícil:

    

Las relaciones son más fáciles y gratificantes. La gente tiende a ser amable conmigo. Se me abren muchas puertas porque me reconocen como una persona amable. Soy más feliz. Todos a mi alrededor son más felices.

La primera directriz para Una Vida Sin Esfuerzo es no causar daño a nadie. Y es la primera porque afecta a todas las demás. Por ejemplo, si la directriz "no tengas prisa" causa algún perjuicio, deberías ignorar "no tengas prisa" en favor de "no causes daño". Cuando perjudicas a alguien, se crean oleadas de problemas que te hacen la vida más difícil a tí y a aquellos que se han visto perjudicados. Te ves en la necesidad de rectificar tus errores y pedir perdón, ambas tareas largas y tediosas que podrían haberse evitado fácilmente. ¿Cómo se aplica esta regla a lo cotidiano? Estos son algunos ejemplos:

Con

frecuencia

            

No maltrates ni seas violento con otras personas. No contamines o hagas cosas que dañen la salud de los demás. No bebas y conduzcas, o cometas otra clase de imprudencia que pueda herir a los demás. No comas animales ni consumas productos de origen animal. No abuses de tus empleados ni uses productos hechos por trabajadores que estén siendo oprimidos. No divulgues información que pueda hacer daño a alguien. No te apropies de nada si causas daño con ello. No retengas recursos si eso perjudica a alguien. No permanezcas de brazos cruzados si ves que le hacen daño a alguién. No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a tí. No impongas tus creencias. No mientas. No compres cosas que no necesitas realmente (no dañes el medio ambiente). “no causar daño” conlleva elecciones difíciles—puede que

tengas

que

decidir

entre

que

acción

(o

no-acción)

causará

menos

daño.

La parte positiva de este principio es "ser compasivo". Lo que implica un cambio absoluto en nuestra manera de pensar. Por ejemplo, en lugar de juzgar a los demás, ser compasivo significa que tratemos de entenderlos mejor, empatizar con ellos, y aliviar su dolor. La vida compasiva es un tema que da para un libro—Yo recomendaría El Arte de la Felicidad, del Dalai Lama. En pocas palabras, es necesario comprender, empatizar y desear reducir el dolor y aumentar la felicidad de los demás. Por Qué los Planes son una Ilusión A la mayoría vivir sin planes puede parecernos una locura o algo poco realista. De acuerdo. Pero si quieres ser realista, deberías entender que esos planes que haces no son más que una pura ilusión de control. Tomemos un ejemplo sencillo. Planeas escribir un informe (o una entrada de blog o un capítulo de un libro) y después quedas con un compañero de trabajo. Se supone que tendrías que escribir a las 9 a.m. y la cita es a las 11 a.m. Supongamos que las cosas ocurren conforme al plan. Muchos días, ocurren imprevistos y esa ilusión de control se hace añicos. Pero algunos días tenemos suerte y nuestros planes ocurren como esperamos. Te sientas a escribir, tal como planeaste. Puede que tengas mas o menos pensado lo que vas a escribir. Pero mientras escribes te surgen cosas que no tenías previstas. Tienes que enfrentarte a problemas que no podías haber planeado antes de empezar a escribir. De hecho, si lo piensas detenidamente, es evidente que era imposible preveer con anterioridad lo que ibas a escribir—es algo que se desarrolla en el momento de hacerlo, porque solo entonces puedes pensar bien las cosas, y no hay manera de predecir el pensamiento de uno mismo (mucho menos el de los demás). Así que justo en el momento de escribir pueden surgirte ideas no planeadas, y, de hecho, si nos abrimos a esta posibilidad, puede que nuestros escritos sean más brillantes de lo que imaginamos. Por contra, si tratamos de ceñirnos a lo prefijado, puede que ignoremos esas brillantes ideas que nos surgen. Ahora son las 11 a.m. y es la hora de tu cita. Te encuentras con tu colega, como planeaste, y empezais a hablar. Por supuesto, las conversaciones no pueden planearse, y no hay manera de predecir lo que surgirá en una conversación. Incluso aunque tengas una agenda, conforme hablas acerca de las cosas de la agenda, surgirán nuevas ideas, y cuando uno de los dos sugiere una idea nueva, esa idea da lugar a otra en la otra persona, y así sucesivamente—las ideas se desencadenan, en una y otra dirección, y eso no puede planearse. Y entonces nuevas ideas y proyectos y colaboraciones surgen de ésta cita de un modo que nunca podrías haber planeado. Y eso es algo fantástico.

Ambos eventos, aunque pensemos que ocurrieron tal y como planeamos, fueron totalmente impredecibles e incontrolables. Cuánto más abracemos el caos, más abrazaremos las brillantes posibilidades que podrían surgir. Cuánto mas intentemos controlar nuestro tiempo y nuestras acciones con planes, mas nos limitaremos a nosotros mismos. No Te Marques Objetivos Ni Hagas Planes La idea de marcarnos objetivos concretas y realizables parece algo muy arraigado en nuestra cultura. Yo he vivido muchos años marcándome objetivos y, de hecho, gran parte de lo que he escrito en el pasado trataba de cómo marcarse y conseguir objetivos. Actualmente, sin embargo, vivo en gran medida sin marcarme ninguno. Resulta liberador, y al contrario de lo que pueden habernos enseñado, no implica que dejes de conseguir cosas. Significa dejar de estar limitado por tus propios objetivos.

Analiza esta creencia común: “Nunca irás a ningún lugar si no sabes a dónde vas.” Parece de sentido común, pero es obviamente falso si lo piensas un poco. Hagamos un experimento sencillo: sal afuera y camina en cualquier dirección, cambia de dirección con libertad, arbitrariamente. Después de veinte minutos, una hora... ¡estarás en algún sitio! Simplemente no sabías que ibas a acabar en ese lugar. Y esa es la cuestión: debes abrir tu mente para ir a sitios a los que no esperabas ir. Si vives sin marcarte objetivos, explorarás nuevos territorios. Aprenderás cosas inesperadas. Terminarás en lugares sorprendentes. Esa es la belleza de esta filosofía, pero además supone una difícil transición.

3

Actualmente vivo casi sin marcarme objetivos. De vez en cuando me viene alguno, pero lo dejo ir. Vivir así nunca ha sido un objetivo para mi.... es solo algo que estoy aprendiendo y que disfruto, que me resulta liberador, que funciona con el estilo de vida de perseguir mi pasión. Tres Notas Importantes

Mucha gente tiene problemas con mi experimento de "no marcarse objetivos", así que éstas son tres notas previas antes de ponerse con ello: 1. Mi definición de "Objetivo": No estoy definiendo objetivo como “algo que quieras hacer”. No estoy hablando de deshacerte de todos tus deseos. Hablo de dejar pasar los resultados predefinidos. Así que “objetivo” significa “resultado o destino predefinido”. Si empiezas a caminar, sin saber a dónde vas, podrías decir, “¡Tengo el objetivo de caminar!” Pero no sabes a dónde te llevará. Si en lugar de eso, empiezas a caminar para ir al centro comercial, eso es caminar con un objetivo. Cuando la gente dice, “¡Tu estás haciendo algo, por tanto tienes objetivos!”, mi respuesta es, “Si, pero ni se a dónde me llevará lo que estoy haciendo ni me importa.” (Por cierto, que éste es un síntoma del síndrome de Te Pillé, tratar de señalar mishipocresías, en lugar de seguir realmente mis recomendaciones.) 2. No tienes por qué intentarlo. Si vivir sin marcarte objetivos te parece estúpido o demasiado radical, no lo intentes. No me importa si no estás de acuerdo conmigo en este punto -- a mí me funciona, pero podría no hacerlo para tí. No hay problema. El resto del libro todavía puede servirte. Y quién sabe, puede que algún día puedas reconsiderarlo. 3. ¿Necesitaba marcarme objetivos al principio? Mucha gente dice que puede que no necesite objetivos actualmente porque ya he conseguido muchas cosas, y he llegado al punto de no necesitar mas. Bien -- puedes creer eso ... o, podrías tratar de vivir sin marcarte objetivos, y ver que ocurre. No sé si necesitaba marcarme objetivos al principio -- ¿cómo puedo volver atrás y comprobarlo? Supongo que no estaría donde estoy ahora si hubiera utilizado estas ideas, pero estaría en otro sitio igual de válido. El Problema De Marcarse Objetivos

En el pasado, me marcaba entre uno y tres objetivos para el año, y después subobjetivos para cada mes. Después establecía los pasos que debía efectuar cada semana y cada día, y trataba de enfocar mi día en esos pasos. Por desgracia, nunca, jamás funciona a la perfección. Todos sabemos de lo que hablo. Te encuentras demasiado ocupado o empiezas a dejarlo para después o se complican las cosas, tus objetivos semanales y mensuales se retrasan o pasan a un segundo plano, te desanimas porque piensas que no tienes disciplina. Revisas tus objetivos y los restableces. Creas un nuevo conjunto de sub-objetivos y planes de acción. A Este veces es consigues el algún secreto: objetivo el y te sientes no eres genial. tu, Pero ¡es la el mayor parte del El tiempo sistema no de los consigues objetivos está y te maldices al por ello. fracaso.

problema

sistema!

destinado

Incluso cuando haces las cosas a la perfección, no es lo ideal porque limita tus posibilidades. Cuando no tienes ganas de hacer algo, debes forzarte a hacerlo. Tu camino esta marcado, de modo que no tienes posibilidad de explorar nuevos territorios. Tienes que seguir el plan, incluso aunque te apasione otra cosa. Algunos Vivir ¿Cómo No Ni te sería marcas tan un una objetivo vida para el sin año, ni marcarse para una el mes, lista sistemas de objetivos son algo Sin objetivos? ni para de la En semana tareas, la o el práctica, día. aunque No te es mas flexibles, pero nada es tan flexible Marcarse muy con diferente realizar nada el a una ni con ejecutar objetivos los pasos como una vida sin marcarse objetivos. Objetivos marcados. necesarios. recordatorios.

obsesionas no pasa

seguimiento, si

siquiera

necesitas

quieres

anotar

¿Qué haces entonces? ¿Pasarte el día tumbado en el sofá? No, encuentras algo que te apasiona, y lo haces. Solo porque no tengas objetivos no significa que no hagas nada—puedes crear, producir, preseguir tu pasión. Y en la práctica, es algo maravilloso: te levantas y haces aquello por lo que sientes pasión. En mi caso, suele ser escribir, pero podría ser ayudar a los demás o conectar con gente increible o pasar el tiempo con mi mujer o jugando con mis hijos. No hay límite, porque soy libre. Al final hago más cosas que si me hubiera marcado objetivos, porque siempre estoy haciendo algo que me encanta. Pero si consigo o no hacer cosas no es la clave: lo que importa es que hago lo que me gusta hacer, siempre. Termino en lugares maravillosos, sorprendentes, fantásticos. Lugares que no imaginaba cuando empecé.

No importa el camino que sigas, no importa el sitio al que llegues, todos son buenos. No hay camino malo, no hay destino malo. Solo es distinto, y lo diferente es maravilloso. No juzgues. Solo vive la experiencia. Recuerda siempre: el viaje lo es todo. El destino es secundario. Da la sensacion que se está haciendo una apología de la perrera absoluta que es el "paz y amor" de los hippies. Pero he de reconocer que es verdad que esto: "A veces consigues algún objetivo y te sientes genial. Pero la mayor parte del tiempo no los consigues y te maldices por ello." me pasa a mi constantemente. Pero sigo pensando que es un poco radical lo de no marcarse objetivos. P.e. yo estudio inglés, no tengo mas remedio que marcarme fechas. Luego dice: "hago lo que me gusta hacer, siempre" ; esto está muy bien cuando tienes dinero, pero la vida real es más complicado. -Cuando te maldices a ti mismo por no hacer lo que se "supone" que debes hacer ese castigo te va minando y quemando por dentro. Eso mismo es lo que te impide abrirte a lo inesperado. Aprendes a quedarte con lo conocido, a intentar controlarlo todo (y a todos) aunque sea imposible. Y eso genera mas frustración... en un bucle infinito. Es tu decisión romper el bucle. No lamentarte de tus errores, utilizarlos para aprender y para animarte a seguir inventando tu vida. -Con la disciplina y perseverancia cualquier objetivo razonable es posible, así que cuando hablas de los problemas de los objetivos, lo que veo es que usted no tiene esos dos valores, por eso se siente frustrado y se rinde. Cada quien tiene derecho a pensar lo que se le de la gana, pero las personas que alcanzan sus sueños son las que se trazan objetivos y tienen la suficiente disciplina y perseverancia para cumplirlos. Así que no se lamente por sus fracasos, aprenda de ellos y como dicen los Japoneses si te caes siete veces levantate ocho!! No Tengas Expectativas ¿Cuánto Casi todo de procede tu de tus estrés, frustración, y cuando decepción, las cosas ira, irritación, no mal salen como humor esperamos, se de deriva desear que de las algo cosas insignificante? sean diferentes.

expectativas,

(inevitablemente)

Construimos expectativas mentales en torno a lo que otros deberían hacer, cómo debería parecer nuestra vida, cómo deberían comportarse otros conductores... y todo es pura fantasía. No es real. Y Una Coge tus expectativas cuando la realidad no se ajusta a nuestra solución y tíralas al fantasia, deseamos que el mundo sea distinto. simple: mar.

Imagina todas las expectativas que tienes sobre ti, tu vida, tu mujer, tus hijos, tus compañeros de trabajo, el mundo. Sácalas de dentro y lánzalas al mar. Un río o lago también vale. ¿Qué Ahora ocurre con ellas? Flotan. Se las llevan sigue las olas. La corriente se las lleva viviendo y se alejan. Deja que las aguas limpien sin y las arrastren, que se vayan. ellas.

¿Cómo es una vida sin expectativas? Aceptas la realidad como es, y la gente como es, sin tratar de encasillar a nadie. Aceptas las cosas como son. No tienes por qué decepcionarte, sentirte frustrado o irritado -o, en tal caso, acéptalo y déjalo ir. Eso no es decir que no actúes nunca—puedes actuar en la medida que dicten tus valores e influir en las cosas, pero nunca esperes que el mundo reaccione de tal o cual manera. Cuando haces algo bueno, no esperas alabanzas o muestras de agradecimiento. Dejas que esas expectativas de recompensas y elogios se vayan flotando con las olas. Haces las cosas bien porque te encanta hacer las cosas bien, y no esperas nada a cambio. Presta atención a tus pensamientos. No te castigues si tienes expectativas. Solo contémplalas. Y lánzalas al mar.

Observa si empiezas a desear que las cosas no fueran como son. Anota si te gustaría que alguien no hubiera hecho tal o cual cosa. Tienes expectativas, y quieres que la gente o el mundo se ajuste a ellas en lugar de hacer lo que hacen en la realidad. Lanza también esos deseos al mar. Ahora acepta las cosas, y sigue adelante. Que las aguas del mundo nos limpien, vamos a caminar ligeros por un mundo maravilloso que no necesita nuestras fantasias.

4

Juan Hasta ahora lo más dificil y complicado. Es complicado, sobre todo porque no estamos acostumbrados a vivir el presente, a estar conscientes y tomar las decisiones precisas en cada momento. Nos dejamos llevar por la inercia, somos vagos con nuestra vida en ese aspecto. Si vivimos conscientemente podremos detectar cuando estamos teniendo expectativas, y decidir dejarlas a un lado. Si no lo hacemos, simplemente nos dejaremos llevar por la inercia de lo que otros han decidido o de lo que hemos estado haciendo hasta ahora. Para crear un nuevo hábito, es esencial estar atento cada vez que nuestra mente se ponga en "piloto automático" y quiera volver a lo que ya conoce. ---Supongo que por mas frustrante o decepcionante que sea el hecho de que aveces no se cumplan tus expectativas

no

quiere

decir

que

este

mal

tenerlas.

Yo pienso que una vida sin expectativas de algo seria muy triste y aburrida, no tendría mucha emoción, Ademas tener expectativas no significa distorsionar la realidad, significa simplemente esperar que las cosas salgan bien, pero también teniendo en cuenta que pueden salir mal. Es una balanza entre positivo y negativo, si hay mas porcentaje en positivo, esas son buenas expectativas. Yo lo creo así. -----

La Ilusión del Control Cuando Es El Constantemente hacemos planes que increible piensas la cantidad que de control nunca salen como habíamos previsto. veces tienes que creemos es Como dice un viejo refrán “Si algo estar controlado, controlando algo te cuando una quieres hacer reir a Dios, cuéntale tus estás realmente no equivocando. es así ilusión. planes”.

Nos han preparado para marcarnos objetivos, y trabajar en la acciones que lleven a dichos objetivos. . . y sin embargo ¿cuántas veces fallamos en conseguir nuestras metas? ¿Cuántas veces estamos intentando controlar un futuro que no podemos predecir? ¿Sabías hace cinco años que el mundo sería como es ahora---que Obama sería elegido presidente, que los mercados de valores se desplomarían, que entraríamos en recesión, que ocurrirían terremotos y tsunamis, que estarías haciendo lo que estás haciendo hoy? Por Y sin supuesto embargo que no. Si no en conocemos la ilusión el del futuro, control. mucho Nos menos podemos a un controlarlo. caótico Nos y gusta y pensar tratamos que de lo hacemos, de pero todas las nunca es cierto. posibles.

seguimos

creyendo

enfrentamos

mundo

complejo

controlarlo

maneras

Intentamos controlar el mundo cuando:

   

Tratamos de controlar a nuestros hijos, como si fueran bloques de arcilla que pudieramos moldear, como si las personas no fueramos mucho más complejas de lo que podamos entender. Registramos cada pequeña cosa, desde el gasto al ejercicio que hacemos, a lo que comemos, a las tareas que hacemos, a cuántas visitas tiene nuestra web, a cuántos pasos hemos dado hoy y cuántos kilómetros hemos corrido. Como si nuestro seguimiento selectivo pudiera incorporar toda la cantidad de factores complejos que pueden influir en el resultado. Tratamos de controlar a nuestros subordinados—de nuevo, seres humanos complejos con muchas motivaciones y deseos y hábitos que no comprendemos.

Si

Planificamos obsesivamente proyectos, viajes, días, fiestas, como si pudieramos controlar el curso de los acontecimientos con nuestro poder de manipulación del mundo. pudieramos deshacernos de esta ilusión, ¿qué nos queda? ¿Cómo podemos vivir con

el

caos?

Piensa en un pez. Un pez nada en un mar caótico que no puede controlar—mas o menos como nosotros. El pez, al contrario que nosotros, no vive con la ilusión de que controla el mar, o a otros peces. El pez ni siquiera intenta controlar su lugar de destino—solo nada, ya sea siguiendo la corriente, o haciéndole frente según venga. Come, se oculta, se aparea, pero no trata de controlar nada. No Abandona somos mejores ese que ese pez, pensamiento. sin embargo Aprende nuestro pensamiento a crea la ser necesidad un de la ilusión. pez.

Cuando estamos en medio del caos, olvida la necesidad de controlarlo. Sumérgete en él, experimenta ese momento; no trates de controlar el resultado, solo haz frente a la corriente según te venga. ¿Cómo es la vida de este modo? La vida va a ser totalmente distinta a partir del momento en que dejemos de lado esa ilusión:

       

Dejaremos de marcarnos objetivos, y en lugar de eso, haremos lo que nos apasiona. Dejaremos de planificar, y solo haremos cosas. Dejaremos de pensar en el futuro, y viviremos el presente. Dejaremos de intentar controlar a los demás, y nos enfocaremos en ser amables con ellos y demostrarles afecto. Aprenderemos que para hacer cualquier cosa es mas importante confiar en nuestros valores que desear y pelear por ciertos resultados. Daremos cada paso sin presión y de un modo equilibrado, en cada momento, guiados por aquellos valores que nos apasionan.... en lugar de intentar planificar los siguientes 1.000 pasos y calcular dónde terminaremos. Aprenderemos a aceptar el mundo tal como es, en lugar de molestarnos, estresarnos, cabrearnos, desesperarnos o intentar cambiarlo para que sea del modo que queremos.

Nunca nos decepcionarán cómo sales las cosas, porque no esperábamos nada---solo aceptaremos lo que venga. Esto podría parecer un modo pasivo de vivir para algunos, y va en contra de nuestra naturaleza cultural agresiva, productiva y orientada-a-objetivos. Si no puedes aceptar este modo de vida, de acuerdo—mucha gente vive sus vidas con la ilusión del control. Permanecer ignorante acerca de lo que los hace sentirse frustrados o infelices no es lo peor que puede sucederles. Pero si puedes aprender a vivir de esta manera . . . es la cosa más liberadora que existe en el mundo. Vivir en el Caos Ya hemos hablado acerca de abandonar los objetivos, los planes, las expectativas. Lo que me queda por aprender es dejar de lado la ilusión de controlarlo todo y planificar lo menos posible. ¿Cómo No sería tengo la vida todas sin las objetivos ni respuestas, planes? pero ¿Como estoy vivir dentro aprendiendo del caos? mucho.

Hace poco fuí al World Domination Summit en Portland con unos pocos planes. Teniía que dar una charla, otro par de sesiones mas pequeñas, un paseo en bicicleta programado, un billete de avión y una habitación de hotel. Pero la mayor parte del fin de semana estaba libre, sin planes. Fué liberador. No me importaba dar las charlas y me encantó el paseo, pero conocer a gente inesperada, salir con gente que no conocía, seguir la corriente de la multitud—fué divertido. Nunca supe realmente qué era lo siguiente que iba a ocurrir, y eso da miedo ... pero al mismo tiempo es extrañamente liberador. También fuí no hace mucho un mes a Guam, y tenía un montón de amigos y familia que ver. Pero exceptuando un lugar donde vivir, no hicimos planes. No sabíamos que haríamos con el transporte, ni que haríamos cada día. Daba miedo, pero estuvimos bien. ¿Como Aprende a abrazarlo. Hola, soy nueva en tu blog, pero me parece muy interesante. El caos suena, como tu bien dices, a miedo a inesperado, a perder el control, quizá porque esperamos que lo desconocido nos supere y nos de "sustos". Vivimos en una cultura del control, nos controlan y aprendemos a controlar, aprendemos que el control es bueno porque da seguridad y la seguridad es buena. Quizá nos estemos perdiendo el vivir, y el crecer por nosotros mismos. Un saludo y feliz semana. vives tú el caos?

5

Gracias por tu comentario Celtania. Yo creo que lo mas bonito cuando perdemos el control es la sensación de libertad. Hacer locuras (lo inesperado) es una terapia maravillosa contra el cansancio de vivir. ¿Cómo podemos estar cansados de nuestra propia vida? Creo que los términos son incorrectos. Creo que el caos comporta el descontrol de nuestra propia vida. Considero que sí debemos tener un control con nuestras "debilidades" o "Carencias", saber cuales son y controlarlas, que ello no quiero decir vivir obsesionados en el "no debo hacer esto porque tengo que hacer lo otro" si no saber de donde partimos cada uno, saber de nuestros excesos (nuestras debilidades) y manejarlas nosotros mismos. Perder el control es dejar nuestra vida en manos de cualquiera. A lo que os referís vosotros, ese "perder el control" lo entiendo yo como: tengo las riendas de mi vida bien cogidas (se quien soy, soy consciente de mis debelidades y mis virtudes) y no me obsesiono con ser perfecto o subyugarme a las necesidades que marca esta sociedad, por lo tanto, como me acepto y acepto el ritmo de mi crecimiento me permito relajarme y vivir momentos fuera del tiempo. Los que me llevan a sentir esa libertad tan preciada. No controlo el ahora, porque simplemente lo estoy viviendo, lo estoy experimentando y no tengo miedo a lo que surja porque estoy tranquilo con saber quien soy y donde estoy. Tienes razon LULU, esta mal expresado. No se trata de perder el control, mas bien de todo lo contrario. Si estas viviendo cada instante, consciente, no estas en piloto automatico, no estas siguiendo un programa establecido que te llevara a una meta. Eres libre de tomar decisiones cuando lo creas oportuno y de dejarte llevar cuando te convenga. Llevas el timón (control) del barco, es solo que no sabes a donde vas (ni te importa) porque confías en que tus decisiones puntuales y la corriente te llevarán a buen puerto. Muchas gracias por los comentarios. Me gustaría Gracias por tu respuesta conocer tu opinión sobre cómo vivir ante las adicciones, por ejemplo el tabaco.

Vivir cada Día Sin Planes Intento hacer planes lo menos posible, y no tengo objetivos cada día. Al despertar me pregunto, “¿Qué me va a apasionar hoy?” Y cada día tengo una respuesta distinta. Claro que tengo obligaciones, pero la mayoría son sobre cosas que me apasionan. Sigo haciendo cosas que no me apasionan----a menos que pueda evitarlas.

Pero en cada momento intento vivir de manera consciente, en el presente, y preguntarme . . . “¿Qué es lo que me apasiona? Y ¿Cómo puedo vivir cada momento ajustándome a mis valores?” El caso es ser "consciente". La mayoría de la gente no vive en un estado de consciencia o de atención plena. Mi valor es la compasión, que se manifiesta de diversas maneras: amor, amabilidad, empatía, gratitud. En cada situación, me pregunto, “¿Cómo puedo tratar esto con compasión?” Esta pregunta debería hacérsela mas gente. Aún estoy en proceso de aprendizaje, y me quedan años por delante para explorar explorar las diversas maneras de hacerlo. Por Qué los Planes son una Ilusión A la mayoría vivir sin planes puede parecernos una locura o algo poco realista. De acuerdo. Pero si quieres ser realista, deberías entender que esos planes que haces no son más que una pura ilusión de control. Tomemos un ejemplo sencillo. Planeas escribir un informe (o una entrada de blog o un capítulo de un libro) y después quedas con un compañero de trabajo. Se supone que tendrías que escribir a las 9 a.m. y la cita es a las 11 a.m. Supongamos que las cosas ocurren conforme al plan. Muchos días, ocurren imprevistos y esa ilusión de control se hace añicos. Pero algunos días tenemos suerte y nuestros planes ocurren como esperamos. Te sientas a escribir, tal como planeaste. Puede que tengas mas o menos pensado lo que vas a escribir. Pero mientras escribes te surgen cosas que no tenías previstas. Tienes que enfrentarte a problemas que no podías haber planeado antes de empezar a escribir. De hecho, si lo piensas detenidamente, es evidente que era imposible preveer con anterioridad lo que ibas a escribir—es algo que se desarrolla en el momento de hacerlo, porque solo entonces puedes pensar bien las cosas, y no hay manera de predecir el pensamiento de uno mismo (mucho menos el de los demás). Así que justo en el momento de escribir pueden surgirte ideas no planeadas, y, de hecho, si nos abrimos a esta posibilidad, puede que nuestros escritos sean más brillantes de lo que imaginamos. Por contra, si tratamos de ceñirnos a lo prefijado, puede que ignoremos esas brillantes ideas que nos surgen. Ahora son las 11 a.m. y es la hora de tu cita. Te encuentras con tu colega, como planeaste, y empezais a hablar. Por supuesto, las conversaciones no pueden planearse, y no hay manera de predecir lo que surgirá en una conversación. Incluso aunque tengas una agenda, conforme hablas acerca de las cosas de la agenda, surgirán nuevas ideas, y cuando uno de los dos sugiere una idea nueva, esa idea da lugar a otra en la otra persona, y así sucesivamente—las ideas se desencadenan, en una y otra dirección, y eso no puede planearse. Y entonces nuevas ideas y proyectos y colaboraciones surgen de ésta cita de un modo que nunca podrías haber planeado. Y eso es algo fantástico.

Ambos eventos, aunque pensemos que ocurrieron tal y como planeamos, fueron totalmente impredecibles e incontrolables. Cuánto más abracemos el caos, más abrazaremos las brillantes posibilidades que podrían surgir. Cuánto mas intentemos controlar nuestro tiempo y nuestras acciones con planes, mas nos limitaremos a nosotros mismos. Abrete al Presente Tratamos de aferrarnos a la ilusión de control, pero ¿y si abrazaramos el caos? ¿y si nos abrieramos a cada momento cambiante según se desarrolla, y a las posibilidades para las que nunca podremos planear nada? Es hermoso.

Inténtalo. Olvida tus planes durante la siguiente hora. Observa que ocurre, en cada instante. Piensa sobre lo que te apasiona, aquello que se alinea con tus valores. Hazlo intencionadamente. Y según empiezas a hacer cosas que te apasionan, cosas que están en linea con tus valores . . . ves que surgen cosas nuevas. Hablas con gente sin ninguna intención previa, y ves las ideas que llegan de esas interacciones. Ves las nuevas oportunidades que evolucionan según interactuas con la gente, con otras ideas, con tus propios pensamientos. Puede parecer confuso, pero en realidad tenemos tanto control como sobre cualquier otra cosa. Como he demostrado, cuando hacemos planes, pensamos que tenemos el control de las cosas, pero la vida es siempre un flujo—solo nos hacemos creer que todo está bajo control. Cuando reconocemos la fluidez de nuestras vidas, aprendemos a utilizar esa fluidez a nuestro favor. Fluímos. Nos abrimos a las corrientes cambiantes. Vemos las cosas con ojos abiertos, en lugar de intentar que el mundo se ajuste a nuestros planes y objetivos No tengo todas las respuestas, y, de hecho, sería un hipócrita si me declarara capaz de predecir lo que ocurrirá cuando yo (u otra persona) viva de este modo.

No se lo que ocurrirá. Piensa en las posibilidades ilimitadas de lo que acabo de decir. No Crees Necesidades Falsas Nuestras vidas se

llenan

con

cosas

que

necesitamos

hacer.

Pero

fijémonos

un

poco

más

en

esas

necesidades.

Piensa en las necesidades que puede que tengas: comprobar el correo cada 15 minutos, o vaciar tu bandeja de entrada, o leer todos tus blogs, o dejar algo impoluto, o adornar tu trabajo con el último estilo. La necesidad de controlar a tus hijos, o a tus compañeros de trabajo, o de reunirte con alguién que te lo pide, o de tener más y más dinero, o de un coche bonito. ¿De dónde vienen este tipo de necesidades? Son totalmente artificiales.

A veces las necesidades son creadas por la sociedad: tu trabajo exige que trabajes hasta las 9 p.m. o que vistas trajes impecables. Tu vecindario tiene ciertos estándares y si no tienes un césped impecable y dos bmws en la entrada, te criticarán. Si no tienes el último iPhone, perderás tu estatus de geek, y tendrás celos de los demás (que sí que lo tienen). A veces las necesidades las inventamos nosotros mismos: sentimos la urgencia de mirar el correo o las suscripciones RSS o las webs de noticias o los mensajes de texto o las cuentas de Twitter constantemente, aunque el no hacerlo no tenga consecuencias sociales o laborales negativas. Queremos una cama perfectamente hecha aunque a nadie mas le importe. Queremos crear una lista de objetivos en la vida, o para el año, y conseguirlos todos, aunque no pase nada malo si no logramos casi ninguno. Algunas Analiza de una estas de tus necesidades necesidades inventadas inventadas, pueden y eliminarse. por Solo qué es se tan requiere un poco Pregúntate de qué fuerza pasaría de si voluntad eliminaras para esa dejarlas. necesidad.

pregúntate

importante.

¿De qué serviría? ¿Tendrías mas tiempo libre y mas espacio para concentrarte y crear, menos estres y menos cosas que comprobar cada día? ¿Qué cosas malas sucederían o podrían suceder? ¿Y cómo podrías contrarestarlas? Estas necesidades están creadas por nuestros miedos, y cuánto mas honestos seamos con estos miedos, mejor. Enfréntate a tus miedos, y pruébate por un corto período de tiempo—una hora sin esa necesidad, pero solo una hora, o un día. Solo una semana. Si nada malo ocurre, estira el periodo de prueba, y, lentamente, verás que la necesidad no era tal.

6

Olvidar

una

necesidad

falsa

te

hará

sentirte

mejor,

te

estarás

liberando.

Yo creo que muchos nos creamos necesidades inventadas para llenar "agujeros" que realmente se llenan con cosas no materiales que tenemos en nuestro interior. Un abrazo!!! Se Apasionado Y No Hagas Nada que Odies ¿Cuántos días nos pasamos haciendo cosas que nos disgustan? Nos han inculcado que debemos hacer cosas que no odiamos hacer—que estas cosas son necesarias, y que es una virtud hacer cosas que no nos gusta hacer. No estoy de acuerdo. Si odias hacer algo, consigue un modo de dejar de hacerlo. Puede que a veces sea muy sencillo, pero en ocasiones significará realizar un cambio drástico en tu vida. Depende de tí que hagas ese cambio. A veces solo tienes dejar de hacer algo, sin más, otras veces pensaba que lo que dejaba era algo necesario (mi trabajo, vivir en Guam, etc.). Y cada vez que he dejado una tarea odiosa, me he sentido mas libre. He dejado varios trabajos que odiaba. No me gusta conducir, así que me mudé a San Francisco, y ahora mi mujer, mis seis niños y yo vivimos sin coche. No me gusta hacer cuentas, así que automaticé mis finanzas. Me cansé de moderar comentarios, así que los eliminé. No me gustaba gestionar los anuncios, así que también los eliminé de mi web. Cuando me aburre un libro, elijo otro. Automatizo o elimino las tareas aburridas y/o repetitivas de mi vida. Dejar de hacer las cosas que odio me deja libre para hacer las que me gustan de verdad. Ahora solo hago cosas que me apasionan. Si empiezo a odiar un proyecto, lo dejo. Eso podría significar no terminar todo lo que empiezo, pero finalizar lo que empezamos es una necesidad falsa—en mis experimentos, he encontrado que es mucho mejor método hacer siempre lo que nos gusta. Me paso el día con las personas que mas quiero. Leo, y corro, y escribo. Ayudo a otros, y encuentro tiempo para la soledad. Mi vida esta llena de cosas que me gustan.

Las mismas ideas las aplico a la salud y el entrenamiento físico: busco comidas sanas que me gusten, y esas son las que como. Busco maneras de jugar haciendo ejercicio, y de esa manera estoy activo y en forma haciendo cosas que me gustan—correr y saltar y lanzar cosas y jugar con mis hijos y escalar y esprintar colina arriba y nadar y jugar al baloncesto. Me pongo en forma haciendo las cosas que me gusta hacer, y no me cuesta nada. ¿No sería más edificante tu trabajo, lo harías mucho mejor y sería mas útil si no perdieras tanta energía obligándote a hacer todo eso que odias? No Tengas Prisa, Ve Despacio y Se Consciente No tengas prisa. Ve despacio.

Se

consciente.

Ir

con

prisas

todo

el

día

puede

causarte

problemas

y

un

esfuerzo

extra.

Tendemos a ir con prisas, hacerlo todo rápidamente, acumulando cada día tantas tareas como sea humanamente posible. Eso significa que tenemos poco tiempo de pararnos, poco espacio entre tareas y eventos, poco descanso. y también que rara vez somos conscientes de lo que estamos haciendo, y no distrutamos de la vida, la comida o la gente. También significa que causamos problemas innecesarios. Las prisas frecuentemente provocan accidentes—conducir rápido, por ejemplo, es la mayor causa de accidentes de tráfico. Las prisas en el lugar de trabajo también provocan accidentes. Hacer una tarea acelerádamente provoca errores. No somos conscientes de lo que hacemos cuando lo hacemos deprisa, se nos pasan cosas, no vemos los problemas que van surgiendo, nos hacemos daño a nosotros mismos y a otros. Tener prisas también provoca estrés en las personas que nos rodean. Cuando trato de meter prisa a mi famila para no llegar tarde, mi mujer (que siempre se toma su tiempo para prepararse) se estresa. Cuando en la oficina hacemos las cosas deprisa, nuestros compañeros se sientes también acelerados. Esto añade una presión extra, innecesaria en cada momento de nuestras vidas. En lugar de eso, intenta ir despacio. Este es el verdadero ritmo de una vida fácil, pero irónicamente, no es tan fácil para mucha gente. Ir despacio en la oficina, o en casa, es un concepto raro para la mayoría. Prueba a comer más despacio. Prueba a no hacer otra cosa sino comer—sin leer ni navegar por internet ni ver la televisión o hablar con otros. Es duro si no estas acostumbrado. Pero el resultado es que somos conscientes de nuestra comida—su sabor y textura, de dónde viene, cuánto comemos, si ya estamos llenos... Es una manera buena de perder peso, de estar agradecido por lo que tienes, de apreciar lo que estas comiendo. Prueba a conducir más despacio. Estarás más seguro, causarás menos daño, estarás menos estresado, te divertirás más conduciendo.

Vivir una vida más lenta significa eliminar objetivos, acciones y planes innecesarios, de modo que tengas más margen para respirar. Esta eliminación puede llevarte tiempo, pero puedes hacerlo a tu ritmo, no es necesario que tengas prisa. No Hagas Nada Innecesario Mucho de lo que

hacemos

es

innecesario.

Esta

es

una

afirmación

contudente,

pero

según

lo

que

he

observado

es

cierta.

Consideremos a Masanobu Fukuoka, el revolucionario agricultor Japonés que mencioné en un capítulo anterior, “Necesidades Reales, Necesidades Simples.” El estudió la agricultura tradicional y moderna, y después de observar minuciosamente llegó a la conclusión de que muchas de las cosas que hacen los agricultores (modernos o tradicionales) es innecesario: arar, labrar, escardar, fertilizar, podar, utilizar pesticidas. Dejó de hacer lo innecesario y le quedaron muchas menos cosas que hacer. El mismo principio se aplica a todo lo que hacemos. Mucho de lo que hacemos solo lo hacemos por costumbre, porque creemos que es necesario, o porque hemos creado la necesidad de hacerlo por culpa de otras acciones que hemos realizado. Si examinamos cuidadosamente cada cosa que hacemos, podemos empezar a abstenernos de hacer cosas innecesarias. Seguramente quieras algo más concreto, no solo generalidades. Estos son algunos ejemplos:

      

Responder a cada correo o mensaje de Facebook o de Twitter es innecesario. Sentimos la urgencia de hacerlo, quizá, porque no queremos ser descorteses; pero he comprobado que son pocos los que se sienten ofendidos si no les contesto. Selecciona las respuestas mas esenciales, y esas son las que tienes que hacer. Generamos tareas de limpieza y mantenimiento innecesarias si acumulamos demasiadas posesiones. Deshaciéndonos de las posesiones innecesarias (des-cargarse) y no incrementándolas, tendremos menores necesidades de limpieza, mantenimiento y almacenaje. Como padres, tendemos a hacer demasiado por y para nuestros hijos. Realmente, podemos enseñar a nuestros hijos a ser relativamente autosuficientes, y podemos darles espacio para jugar y crear sin necesitarnos a nosotros (ni a la electrónica) sin aburrirse. De este modo, eliminando acciones como padres, podemos hacer menos, y al mismo tiempo darles mas espacio para crecer y aprender por sí mismos. Las tareas del jardín serán innecesarias si dejas crecer las plantas naturalmente y siembras verduras entre las malas hierbas. Claro, eso no irá con las normas del barrio, pero es un ejemplo de cómo podemos cambiar la manera de hacer las cosas. Si te afeitas la cabeza, se pueden eliminar un montón de tareas de mantenimiento del pelo. Si puedes trabajar desde casa, o vives cerca del trabajo, eliminas los desplazamientos.

Si eliminas los comentarios de tu blog, no tendrás que moderarlos. Hay infinidad de ejemplos, por supuesto, pero la directriz de "no hacer nada innecesario" es lo que hay que mantener en mente cada día. Aprecia lo que Tienes Casi todo

el

mundo

que

conozco

esta

buscando

mejorar,

todo

el

tiempo.

Quieren una vida mejor, mejores ropas, un coche mejor, un mejor trabajo, un lugar mejor donde vivir. Y lo comprendo, porque así es como he sido la mayor parte de mi vida. Hasta que aprendí a apreciar lo que tengo, lentamente, no pude mejorar mi vida:

  

Comprendiendo que pasar el tiempo con mi mujer, mis hijos y yo mismo era todo lo que necesitaba, no necesitaba ir al cine o al teatro, ni ir de compras, gasté menos y dejé de estar endeudado. Aprendiendo a apreciar la comida hecha en casa, dejé de necesitar comer fuera todo el tiempo (aunque todavía lo hago ocasionalmente) y perdí peso. Aprendiendo a explorar y sentirme sorprendido por todo lo que me rodea, dejé de necesitar tanto el coche, y acabé deshaciéndome de él. Perjudico menos al calentamiento global, y me mantengo en forma caminando y pedaleando. Sobre todo, dejé el circulo vicioso de querer más, o querer algo mejor, y comprendí que ya lo tengo todo. Ahora soy mucho mas feliz.

 

Esto no es algo que ocurra de la noche a la mañana, sino mas bien poco a poco. Estas son algunas cosas que puedes hacer hoy para aprender a apreciar lo que tengo: Mira a tu alrededor, o mejor cuando estés sentado en casa. Comprende que todo lo que te rodea es lo que necesitas para ser feliz. ¿Qué necesitas para ser feliz? Comida, un lugar dónde vivir, ropa, otra gente, encontrar algo que hacer a lo que encuentres sentido, y tener una mentalidad de satisfacción.

7

     

¿Quieres hacer algo con sentido? No necesitas cambiar de trabajo—sólo ayuda a los demás, del modo que puedas. Ayuda a tus compañeros de trabajo a terminar sus tareas. Atiende a tus amigos cuando te necesiten. Pasa tiempo con la gente que quieres y anímalos. Hazte voluntario para ayudar a los necesitados. Mejora tu comunidad con pequeñas cositas. ¿Necesitas más gente en tu vida? Busca un vecino y hazte amigo suyo. También puedes hacer amigos como voluntario. Sal con tus compañeros de trabajo. Se considerdo, cordial, positivo en todas las relaciones. Empieza a contar todas las cosas por las que debes estar agradecido. Cuando te encuentres pensando en algo que quieres, empieza a pensar en las cosas que tienes, a apreciarlas, cada día. Se más consciente de todo lo que haces—comer, ducharte, caminar, trabajar, lavar los platos, hablar, escribir, leer, pasar el tiempo con otra gente. Mejora tu capacidad de atención sentándote a meditar diariamente.

Cuando aprecias lo que tienes, te das cuenta de que necesitas muy poco, y que necesitas hacer pocas cosas. La vida se vuelve mas sencilla, y mejor. Ole, ole y ole. Me encanta esta entrada porque lo que dices es cierto. La felicidad la construimos nosotros con lo que tenemos dentro, y no buscar constantemente lo que nos falta porque se lo vemos a otros. Genial. Un saludo!!! Olvídate del Exito y de la Necesidad de Aprobación Lao Tsé dijo: El éxito La esperanza ¿Qué significa que Tanto al tu Sólo con conservarás siempre el equilibrio.

es es el subir posición los

tan tan éxito o dos es

peligroso hueca tan al pies

como como peligroso bajar será sobre

el el como un el el

fracaso. miedo. fracaso? peldaño inestable. suelo

El éxito es algo que se nos inculca desde que nacemos, y casi cada instante de nuestra infancia y formación está orientado a la idea de éxito. Pero es un concepto vacío. ¿Quién define el éxito? ¿Por qué es tan importante? ¿Qué ocurre cuando no lo logramos? ¿Y que ocurre cuando lo logramos y todavía queremos más, o comprendemos que no merecía la pena todo el esfuerzo, y que hemos malgastado nuestras vidas? La necesidad de éxito, y de ser reconocido como triunfador, nos empuja a hacer cosas innecesarias. Nos esforzamos por tener una casa bonita, un coche, ropa, aparatos electrónicos, viajar por el mundo, un trabajo prestigioso, una lista de logros, una pandilla de seguidores en línea. ¿Con qué fin? Para parecer buenos a los ojos de los demás, cuando en verdad el resto del mundo solo está preocupado por ellos mismos. Abandona la necesidad de éxito, de que los demás te aprueben. Esta bien querer tener una buena apariencia de cara a nuestros compañeros, pero que ésa no sea una fuerza motriz de nuestras vidas. Mantén tus pies en el suelo. Encuentra el equilibrio, aprecia lo que tienes.

No pienses en el “éxito”. Prescindir o Acumular Parece que tuvieramos un instinto natural para añadir cosas a nuestras vidas. Queremos conseguir más, hacer más, probar nuevos hobbies, hacer nuevos amigos, comprar más. Pero cada cosa que añadimos a nuestras vidas necesita también más esfuerzo. Añadimos cosas nuevas, una a una, sin pensar en lo que cuesta mantenerlas, un amigo, un hobby, un objetivo. Poco a poco se acumulan, y no sabemos cómo reducirlo. Un consejo general sería cuidarse mucho al añadir cosas nuevas en tu vida y, por regla general, preferir eliminarlas. Por ejemplo, si aparece una nueva red social, piénsatelo dos veces antes de registrarte, y mejor piensa de cuál de las que ya estás puedes prescindir. Medítalo antes de hacer nuevos amigos, nuevos proyectos, nuevos compromisos. Si tienes compromisos que no están mejorando tu vida sino complicándola, deshazte de ellos. Eliminar las cosas que te sobran es un proceso delicado que lleva su tiempo. Añadir, sin embargo, suele hacerse sin pensar—es fácil decir si sin pensar previamente en todas las consecuencias que tendrá en nuestras vidas. Por eso, ten cuidado cuando pienses en algo nuevo, y elimina poco a poco todo lo que sea posible. Protege tu vida como un guardián. Sigue eliminando cosas lentamente hasta que te quedes solamente con lo que te gusta, con lo que es necesario, lo que te hace feliz. Cambiar Tu Mentalidad Y Deshacerte de la Culpa Cuando la gente oye hablar por primera vez de no esforzarse, o de abandonar objetivos y expectativas, de renunciar al control, de hacer menos . . . suelen tener pensamientos negativos. Va contra las normas culturales hacer menos, se considera cosa de vagos. No nos gusta ser pasivos, no es una palabra potente. Queremos trabajar mas duro, no sólo pasar por la vida. Queremos conseguir más objetivos, no renunciar a ellos. Esa es la mentalidad para la que hemos sido entrenados, pero no tiene por qué ser la mejor. Esa ha sido mi mentalidad durante muchos años, pero gracias a mi experiencia, he llegado a la conclusión de que es mas natural y satisfactorio vivir una vida más fácil (sin tanto esfuerzo). Y ahora estoy mucho mas contento. Si ves que tienes una reacción negativa a cualquiera de estas ideas, esta bien. Considera esas reacciones. Luego pregúntate si estás en lo cierto, o si es posible que funcione también de ésta otra manera, puede que incluso las cosas mejoren. Si piensas que solo puede funcionar en teoría, que te faltan pruebas objetivas, obtén esas pruebas con tu propia experiencia. Cuándo empezamos a hacer menos cosas, y lo hacemos con menos esfuerzo y mayor fluidez, puede que al principio nos sintamos culpables. Pero según vamos viendo los resultados de este loco experimento, empezaremos a sentirnos mejor, a ver que hacer menos no es tan malo. Este cambio de vida no consiste en ser perezoso, sino en vivir más contento de un modo mas natural y consciente. Es vivir bien. No es que estés rechazando tus viejas ideas, estás dántote la oportunidad de conseguir una vida mejor, una vida mas fácil. Se Como el Agua Bruce Lee nos enseño la lección de la fluidez: No te establezcas en Vacía Si se Si se Si se El Sé agua amigo mío. tu pones convierte pones convierte la convierte agua puede pones en fluir agua en en la o puede

una mente,

forma,

adáptala se agua

y

construye amorfo, en

la

tuya

propia, moldeable, en

y

déjala como

crecer,

sé el

como

el

agua. agua. taza taza. botella botella. tetera tetera. chocar.

una la una la una

en

En la práctica, significa olvidar los planes y caminos prefijados. Significa no tener expectativas de cómo será una situación, o de cúal será su resultado. Significa permanecer flexible de modo que podamos adaptar nuestras acciones--o no-acciones--a una situación siempre cambiante, al instante que se está desarrollando. Cuando nos fijamos metas o itinerarios, perdemos flexibilidad y capacidad de adaptación, porque queremos ir a un lugar concreto siguiendo una ruta específica. Pero ¿y si las cosas cambian? Es duro adaptarse si permanecemos rígidos y fijos; pero si no lo hacemos, podemos adaptarnos a los cambios fácilmente. ¿Qué ocurre cuando tus planes se tuercen? ¿Te disgustas? Si aprendes a no esperar resultados, y a no desear que las cosas sean diferentes, no te disgustarás. Te adaptarás. Fluirás. Nos abrimos a la posibilidad. Sin un camino prefijado, somos libres de tomar cualquier desvío, cualquier oportunidad, cualquier capricho, cualquier puerta que se abra cuando menos lo esperamos. Es imposible predecir el futuro con exactitud, así que ¿cómo podemos saber el modo en que evolucionarán las cosas? Si no sabemos cómo van a evolucionar las cosas, ¿como podemos establecer una ruta fija de antemano? Dejándote fluir, te permites ver las cosas según cambian, adaptarte sin perder el equilibrio, aprender de lo que ocurre, y utilizar esta información nueva para cambiar tu rumbo de manera intuitiva e inteligente. Da la Misma Importancia a Cada Cosa que Hagas Hace poco, una monja Zen amiga mía, Susan O’Connell, me enseñó una cosa importante. Susan es Vicepresidenta del Centro Zen de San Francisco y anteriormente actriz de cine y televisión. Dió una charla acerca de cómo es su día a día, y fué esclarecedora. Desde entonces he puesto sus ideas en práctica.

Susan dice que ella da la misma importancia a cada una de las cosas que hace, a cada instante. Normalmente tendemos a hacer justo lo contrario: ciertas cosas son más importantes que otras de modo que mentalmente nos enfocamos más en unas y pensamos poco en otras. Susan le da la misma importancia a meditar, trabajar en un proyecto importante, hablar con un desconocido, andar hacia su coche en el aparcamiento, comer un cuenco de sopa. Ninguna es mas importante que otra. Incluso le da la misma importancia a los espacios intermedios. Los espacios intermedios: cuando pasamos escribir un email a hablar con un compañero de trabajo, es un espacio intermedio. Cuando pasamos de comer a poner nuestro plato en el fregadero, es un espacio intermedio. Y normalmente apenas registramos esos espacios en nuestra conciencia.

8

Imagina que le das a estos espacios la misma importancia que si hicieras algo "importante". ¿Cómo sería un día lleno de estos espacios importantes? Según mi experiencia, significa estar mas conscientes, tener un día mas lento y con aceleraciones mas uniformes, estar mas tranquilos y en paz. Significa menos estrés y menos esfuerzo. Inténtalo una hora. Realiza cada cosa conscientemente, y dándole la misma importancia — ya sea guardar algo, caminar de un sitio a otro, coger el teléfono, o hablar con alguien. También significa restar importancia a las cosas que tendemos a sobrevalorar o dramatizar. Empezaremos a no invertir tantas emociones innecesarias en cosas que en principio no son tan dramáticas. A veces solemos perder la perspectiva y la calma, pero podríamos evitarlo si le diéramos la misma importancia a todas las cosas. Como ocurre con cualquiera de estas ideas, sigo aprendiendo a dar la misma importancia a todas las cosas, pero ya me está sirviendo. Espero que también te ayude a tí, y si lo hace, dále las gracias a Susan. La Dieta Fácil Cada vez me encuentro mas sano, en forma, ágil y feliz, y todo gracias a una dieta muy sencilla — aunque me doy mucha libertad y no soy nada estricto. LO QUE COMO Normalmente (aunque no de manera estricta) consumo alimentos de verdad, integrales, vegetales y no procesados. Algunas combinaciones:

También Me

     

Un montón de verduras, especialmente las de hoja verde oscura Legumbres (incluyendo las de soja) Frutos secos y semillas (almendras, nueces, semillas de lino, quinoa, etc) Cereales integrales como avena cortada, arroz integral Frutas sin medida Vino, café, té como alimentos los aguacates,

mínimamente los frijoles

procesados negros, las

como almendras,

el las

aceite lentejas,

de la

oliva, leche de

las coco,

cremas las

de bayas,

nueces, los

el

tofu, los

vinagres, granos

etc.

encantan

boniatos,

germinados...

Me gusta el chili vegetal, el tofu salteado con verduras y quinoa, los frijoles negros con salsa de tahini sobre arroz integral y col rizada, la avena cortada con almendras crudas, bayas, semillas de lino y canela, cosas así. DE LO QUE COMO MENOS Lo único que he dejado completamente es la carne y el resto de productos animales. Pero también hay cosas de las que como menos que antes:

Fritos Me las permito en ocasiones, pero solo en pequeñas cantidades. POR QUE DEJE DE CONSUMIR PRODUCTOS DE ORIGEN ANIMAL No dejé de comer carne, leche o huevos por razón de salud, sino por razones éticas. No encuentro ningún motivo para causar sufrimiento y matanzas masivas a seres vivos que sienten y sufren, solamente por placer (porque sabe bien). Claro, puedes decir que el pescado o el yogur son comidas sanas, pero lo cierto es que, podemos llevar una dieta saludable sin consumir estos alimentos (como acabo de demostrar). De modo que la única razón real para comer animales es por placer, y eso no me hace sentir bien. No juzgo a los que lo hacen, pero personalmente no quiero formar parte. CONCLUSIONES No es una dieta complicada. Es bastante barata, tiene muchos nutrientes, no es difícil de preparar y está deliciosa. Y es sana. Puedes comer alimentos sencillos y no procesados, todos vegetales, y estar increíblemente sano. Y no tienes por qué estresarte ni ser disciplinado — tan sólo disfruta y come los alimentos menos saludables solo en ciertas ocasiones con moderación. He descubierto que cuando dejé de comer alimentos de origen animal, empecé a disfrutar más del resto de alimentos que continuaba comiendo. Y que aumentaba mi nivel de energía. Un Modo Sencillo de Ser Padres Para los que tenemos hijos, ser padres es frecuentemente una de las cosas que nos requieren mas "esfuerzo". Ser padres no es fácil, y no voy a escribir un capítulo intentando convencerte de tal cosa. Sin embargo, he encontrado que eliminando tareas, ser padres puede ser mas sencillo de lo que suele serlo para la mayoría de nosotros.

   

Dulces Cereales procesados Bebidas azucaradas

Repasemos algunas de las cosas que solemos hacer como padres, y cómo pueden ayudarnos los principios de este libro para no esforzarnos tanto:

    

Muchas veces recargamos la agenda de nuestros hijos: tienen las actividades del colegio y los deberes, pero también: deportes, clases de baile, clases de música, campamentos de verano, quedadas para jugar, fiestas de cumpleaños, y muchas mas. Están continuamente ocupados, y nosotros también. ¿Y si les hicieramos hacer menos, y afrontar por ellos mismos el aburrimiento? No tendríamos tantas cosas que hacer. Muchos nos estresamos por el tema de la limpieza de la casa y las habitaciones. ¿Y si dejaramos de preocuparnos por las habitaciones de nuestros hijos y solo trataramos de dar buen ejemplo, sin preocuparnos tampoco por si nuestros hijos están o no aprendiendo de nuestro ejemplo? Estaríamos menos estresados. Muchos estamos preocupados por el éxito de nuestros hijos, y hacemos demasiado para darles la mejor base para que consigan el éxito. Pero ¿y si olvidaramos nuestras expectativas y esperanzas sobre lo que nuestros hijos pueden hacer, y en lugar de eso, aceptamos lo que ellos decidan hacer con sus vidas? Muchas veces esperamos de nuestros hijos que sean perfectos, que se comporten lo mejor posible, y casi nunca cumplen nuestras expectativas (o se estresan de un modo increible intentando cumplirlas). Pasamos un montón de tiempo intentando que nuestros hijos de ajusten a los estandares que les marcamos. ¿Y si olvidaramos nuestras expectativas, y los aceptamos simplemente por quiénes son? Nos hemos hecho una idea de lo que nuestros hijos deberían estudiar, y de cómo deberían educarse. He llegado a la conclusión de que la mayoría de mis antiguas ideas sobre la escuela eran erroneas, y ahora Eva y yo hemos sacado a nuestros hijos de la escuela. Hemos abandonado el sistema tradicional y secuencial de aprendizaje, y ahora les dejamos aprender sobre lo que les interesa (y ahora les gusta aprender), les permite aprender por sí mismos (para que puedan hacerlo cuando sean adultos), les permite aprender a resolver problemas (para que puedan resolver cualquier problema, no solo memorizar datos inútiles). En resumen, aprenden del mismo modo que aprendemos los adultos, basados en lo que nos interesa. Y como resultado, tengo mucho menos que hacer sobre su educación, porque en verdad todo lo que ellos necesitan saber es la manera de aprender por sí mismos y cómo resolver problemas. no tengo aprendidas todas estas lecciones. Son cosas sobre las que estoy experimentando, pero los resultados hasta ahora han sido increibles. que son pocas en las cosas sus que tenemos de que hacer como padres Mi — principalmente es que mantenerlos cuánto con menos vida y tratar de no como meter padres, la pata. mejor.

Todavía He Como

aprendido

Masanobu

Fukuoka

teorías

"agricultura

natural".

conclusión

intervengamos

Eso no significa que los ignore. Para nada: paso tiempo con ellos, pero sin ninguna estructura ni expectativas. Pongamos un ejemplo, no espero que actúen exactamente como yo lo hago o como yo quiero que lo hagan. Los quiero, de modo incondicional, sin importar el modo en que se comporten. Les dejo crecer y aprender por sus propios medios, interviniendo lo mínimo y marcándoles muy pocos objetivos. Eso los hace mejores, según estoy comprobando. Hola Víctor, me parece muy interesante todo tu blog. En cuanto a esta entrada, me gustaría que me expusieras algún ejemplo práctico que hayas experimentado con tus hijos y a qué edad..., alguna de esas situaciones "difíciles de gestionar" según los "cánones tradicionales", sobre los cuáles nos han educado a la mayoría, creo. Un Welelo. saludo y gracias,

Relaciones Fáciles Las relaciones son probablemente lo mas complicado de nuestras vidas. Desde las batallas interminables con compañeros de trabajo al histórico de penas y alegrías con nuestros seres queridos, a los milagros y frustraciones de ser padres, cada relación adopta multitud de significados en función de acciones pasadas y emociones resultantes de estas acciones. ¿Cómo podemos simplificar estas relaciones? Aprendiendo a estar presentes, y a olvidar todas las injusticias anteriores. Olvidando nuestras expectativas respecto a la gente con la que vivimos o trabajamos, y simplemente aceptándolos por quiénes son.

9

Puedes despertarte y seguir enfadado con tu esposa por una ligera discusión la noche anterior, o puedes levantarte y ver su preciosa cara y apreciarla por la maravilla que es. Esas injusticias pasadas solo permanecen si vivimos en el pasado. Si aprendemos a vivir en el momento presente desaparecen, porque todo lo que tenemos es lo que está ocurriendo justo ahora: otra persona, respirar, querer que nos amen. Practica el estar presente en tu siguiente interacción con un amigo o una persona amada. No te preocupes sobre lo que ha ocurrido antes, o lo que ocurrirá después. Solo disfruta de estar con esa persona, presta toda la atención a esa persona, y muéstrate agradecido de estar en su presencia. Practica el dejar a un lado las expectativas sobre la gente. Son estas expectativas las que nos causan frustración, enfado y decepción. Si tus compañeros de trabajo te molestan, es porque esperas que ellos sean mejores, diferentes. No lo son. Son tal y como son, y desear que sean diferentes solo te lleva a la frustración. Acéptalos como son, y trabaja con esa realidad. Eso no significa que tengas que soportar todo lo malo de la gente. Significa que en tu mente, no deseas que sean diferentes, que no sean maleducados. En lugar de eso, responde a esas faltas de educación del modo apropiado en cada momento, y puede que incluso aprendas algo de humanidad en el proceso. Dejar marchar las expectativas puede ser extremadamente difícil. En primer lugar implica estar atento — ser conscientes de que tenemos expectativas sobre la gente, y que estas expectativas pueden causarnos frustración. Ese es un paso difícil, pero deshacerse de dichas expectativas lo es aún mas. Significa respirar hondo, y decir, “Así es como es el mundo ahora mismo, y es perfecto.” Y esas expectativas, y las frustraciones resultantes están por todos lados. Cuando nos enfadamos con otros conductores, es porque esperamos que conduzcan de determinado modo, cuando la realidad es, que siempre hay malos conductores. Esperar algo diferente es inútil. Cuando estamos en una cola y la persona que atiende la cola es lenta, nos gustaría que fuera mas rápida, y eso nos pone de los nervios. Cuando nuestro hijo se porta mal, nos gustaría que fuera perfecto. Cuando nuestro amigo no va a una cita, deseamos que sí hubiera ido. Todas esas expectativas solo sirven para causarnos sufrimiento. Si no les hacemos caso simplificaremos todas las relaciones. Felicidades por tu trabajo Victor. Aqui va una sugerencia de corrección: Practica el dejar a un lado las expectativas sobre la gente. Son estas expectativas las que nos causan "frutración", enfado y decepción. -> frustración Trabajo Fácil El trabajo

puede

ser

un

juego,

y

cuando

lo

es,

prácticamente

no

supone

esfuerzo.

Tomemos como ejemplo el trabajo de escribir este libro. Decidí hacerlo por diversión, para explorar algunas de las ideas que he estado practicando últimamente, y ver que ocurría si las hacía públicas y abría las puertas al mundo. Y me lo he pasado en grande. El resultado, nunca me ha resultado tán fácil escribir, y éste es el libro que he escrito en menos tiempo. Ideas para convertir el trabajo en un juego (sin esfuerzo):

     

Haz lo que te apasione. Cuando haces algo monótono, es difícil que te lo pases bien haciéndolo. Compártelo con gente. Trabaja con alguien que te guste, o haz que sea un proyecto en grupo, o que alguien te lleve el control. Publica tus progresos en la red. Esto no servirá para todos los proyectos, pero puede ser divertido compartir lo que has estado haciendo con más gente, y que opinen al respecto cada día. Házlo en pequeñas dosis. Por ejemplo, los capítulos de este libro son muy cortos. Puedo escribirlos de una sentada, y de hecho puedo escribir varios capítulos de una sentada. Eso significa que escribir una capítulo nunca es muy difícil, y que no tengo que obligarme a hacer una cantidad de trabajo aburrido que me intimida. Si un proyecto es demasiado largo, rómpelo en varias partes mas pequeñas. Haz que sea como una competición. Crear un desafío entre dos o mas personas puede añadir un montón de diversión a cualquier tarea. Me encanta jugar al baloncesto, por ejemplo, y así puedo pasarme un par de horas jugando y no sentir que estoy haciendo ejercicio — es solo un juego.

Déjalo si te aburres. Nunca juegas por obligación, y si estas cansado de jugar, te vas. Las tareas deberían hacerse del mismo modo: si estas cansado, déjalo. Ya podrás continuar mas tarde. Por supuesto, estoy asumiento que tienes cierto nivel de control sobre tu trabajo. A veces no tienes tanta suerte, pero aún así puedes enfocarte en las partes de tu trabajo que sean mas divertidas, y convertir las partes aburridas en pequeños juegos — ¿cuántas palabras puedes escribir en 10 minutos o a cuántos clientes puedes despedir con una sonrisa? Si odias tu trabajo — puede que te sea imposible tomarlo como un juego — piensa que puedes cambiarlo. No estamos atados a nuestros trabajos. Yo me sentía como si lo estuviera, mas de una vez, porque mi familia dependía de mis ingresos. Pero cambié, atendiendo a otras ofertas de empleo, explorando cosas que me interesaban de verdad. Encuentra algo que te apasione hacer, con lo que tengas la sensación de estar jugando, y haz que sea tu trabajo. Lo que significa que tienes que ser realmente bueno en eso — cuando seas realmente bueno, la gente te pagará por ello. Así que juega en tu trabajo, o puede que en otro trabajo al mismo tiempo, y sigue jugando hasta que seas muy bueno. La única forma de mejorar en algo es hacerlo. Encuentra la manera de vivir de el, una vez seas bueno haciéndolo. Encuentra la manera de ayudar a otra gente a hacer lo que te encanta hacer. Eso puede implicar algo de pensamiento creativo, pero normalmente basta con unas pocas búsquedas en internet hasta que encuentres a otros que estan haciendo lo mismo que te encanta hacer, y que estan ganando dinero por ello. No importa cual sea tu trabajo, puedes encontrar la manera de hacer que parezca un juego. Es solo cuestión de mentalizarse. Y una vez que se convierte en un juego, no supone esfuerzo. Convertir las Quejas en Agradecimientos Una vida llena de quejas no esta exenta de esfuerzo. Es una lucha continua, porque todo en la vida es horrible. Pero un simple cambio de mentalidad puede cambiarlo todo. Piensa en tu queja principal de hoy. Ahora trata de encontrar un modo de estar agradecido por esa queja.

Algunos ejemplos:

   

Me he lastimado el codo jugando al baloncesto. Pero, ¡qué suerte tengo que poder tener una vida tan activa! Mi jefe ha estado insoportable todo el día. Estoy agradecido por la oportunidad que me brinda de practicar la paciencia, de estar presente, de aprender humanidad, de estar vivo. Hoy me he quedado sin trabajo. Y por tanto tengo tiempo para explorar todos esos trabajos que hasta ahora no he podido realizar. Te cambia. Pasas de odiar el mundo a amarlo. Dejas de desear las cosas que no tienes, y empiezas a apreciar lo que sí tienes.

Convertir una queja en agradecimiento es un proceso simple: 1. Primero debes darte cuénta que te estás quejando. Toma consciencia de tus pensamientos, o de tu diálogo interno negativo. 2. Detecta también cuando estas deseando que las cosas sean distintas de lo que son. Lo cuál es una actividad inútil, si lo piensas. Ahora acepta las cosas tal y como son. Da por bueno que el mundo sea exactamente como es. Y piensa que el mundo continuará siendo como es, lo aceptes tú o no. 3. Ahora agradece que tengas la oportunidad siquiera de quejarte. Estar vivo es un milagro. Encuentra la manera de ver el lado positivo, porque todo tiene un lado positivo si lo observas lo suficiente. Hacerlo una vez te produce un subidón. Pero hacerlo diariamente, incluso durante todo el día, puede cambiar tu vida. Pronto dejarás de quejarte, y caminarás por la vida mas feliz que nunca. Me gusta mucho esta entrada. Es como el yin y el yan, en cada cosa buena hay algo malo, pero en cada cosa mala hay algo bueno. Hay una compensación sólo hay que buscarla. Dejar de Discutir Nuestras vidas

no

son

fáciles

porque

discutimos

demasiado.

Pero

es

algo

completamente

inventado,

vive

solo

en

nuestras

mentes.

Inventamos estas discusiones por muchas razones: para dar significado a nuestras vidas, para sentirnos realizados, para dramatizar (aunque sea solo en nuestras cabezas), o solo porque es el modo de pensar al que nos hemos acostumbrado. Dejar de discutir no es siempre fácil, pero si te hace sentir mas libre. Cuando te das cuenta de que no tienes que discutir por todo, la vida se hace mucho mas fácil. Pongamos el ejemplo de la discusión con tu hija pequeña para que se coma las verduras. Es innecesaria — obligarla a comerse las verduras no sirve de nada. A la niña no le van a gustar mas las verduras si se ve obligada a comerlas. En lugar de eso, dale ejemplo comiendo verduras, y trata de encontrar maneras para que comer cosas sanas sea divertido para ella. Haciendo que sea divertido, y olvidando la necesidad de obligarla a comer verduras, no tendrás esa discusión innecesaria. Lo mismo se aplica a cualquier otra discusión en la que tengamos expectativas de los demás — olvida esas expectativas, y deja de obligar a la gente a que se ajuste a tus expectativas. De todos modos, existen solo en tu imaginación. En lugar de eso, motiva a través de la inspiración, haz las cosas divertidas y enfócate en lo que es importante: la relación. La discusión nunca es tan importante como la relación. La discusión tiene su origen cuando nos empecinamos en que las cosas vayan por un determinado camino. En lugar de eso, fluye alrededor del obstáculo como el agua, encuentra un camino alternativo, olvida el camino prefijado. Adáptate, fluye, y acepta el cambio de rumbo.

10

Plas, plas, plas, plas. Mi más entregado aplauso. Una entrada tan necesaria como asumible y sencilla de entender. Muchas veces discutimos, porque necesitamos nuestro descontento en una persona y sacar la ira generada por algo que no se cumple en nuestra cabeza, a través de discusiones. Qué gasto de energía más innecesario, y sobre todo que desgaste de las relaciones. Perdón, cuando he dicho necesitamos nuestro descontento, quería decir centramos nuestro descontento. Como Tratar A Los Demás Una de las cuestiones Es un

mas problema

difíciles

para

cualquiera

que

quiera

cambiar

su y

vida

es: no

¿Y

si

el tiene

resto

de

la una

gente

no fácil

quiere

simplificar? respuesta.

sorprendentemente

común,

Sin embargo, hay cosas que puedes hacer por tu pareja, familiares, amigos, compañeros de trabajo o el resto de gente de tu vida: perseverar en el modo de encontrar la simplicidad. Tengo la suerte de que mi mujer, Eva, es un apoyo increible y de hecho se ha unido a mi cruzada por la simplicidad. Ella ha eliminado mucho de lo que le sobraba, ha simplificado su vida, y aunque no es tan minimalista como yo (¿quien puede culparla?), ha recorrido un camino asombrosamente largo y estoy orgulloso de ella. Pero no es una casualdidad — Conté con Eva desde el principio, la mantuve a mi lado, y no la obligué ni la forcé a hacer nada (bueno, normalmente — no presumo de ser perfecto). Y por supuesto, lo más importante es que ella quiere sinceramente que yo sea feliz y que tenga éxito en cualquier cosa que haga. De nuevo, tengo mucha suerte. He conseguido implicar a mis hijos, al menos un poco, en muchas cosas de las que hago, y también he conseguido que vivan sus vidas de un modo distinto a como yo llevo la mía. También he tenido que tratar con familiares y mas gente que no me han apoyado tanto — alguno que otro se posicionó activamente en contra de las cosas que tratabamos de hacer. UN METODO SIMPLE ¿Qué he hecho en estos casos? Me gustaría compartir algunas cosas que me funcionaron a mí, con la esperanza de que os puedan ayudar también a algunos de vosotros. Como siempre, tu decides hasta dónde quieres llegar. 1. Modelo de comportamiento. La cosa más imporante que puedes hacer para convencer a los demás de tus ideas es ser el mejor modelo posible. Recorre el camino, y hazlo visiblemente, que los demás puedan ver lo que estás haciendo. Eso va por tu mujer, tus hijos, tu familia y amigos, tus compañeros de trabajo. De hecho, solo demostrar cómo hacerlo puede ser de gran utilidad. Elimina lo sobrante de tu vida, vive mas simplemente, y con eso habrás recorrido un largo camino para convencer a los que te rodean. 2. Comparte cómo es de importante para ti, y cuáles son los beneficios. Esta es la segunda parte de convertirse en un modelo a seguir: conforme empiezas a simplificar tu vida, muestra a los demás lo bueno que es para ti, lo importante que es. Háblales de eso, y explícales por qué lo estás haciendo. Si la gente comprende tu motivación, puede que empiecen a embarcarse contigo, o que al menos no se sientan tan amenazados. Y cuando vean lo bueno que es para tí, lo feliz que te hace y todas las cosas fántasticas que te aporta en tu vida, se irán acercando poco a poco a tus ideas. 3. Pide ayuda. Una de las primeras cosas que hice con Eva fue pedir su apoyo. No solo su consentimiento, sino su ayuda física. Le confesé que no podía hacerlo por mí mismo y que la necesitaba. Mucha gente, si se preocupan realmente por tí, querrán ayudarte. Quieren que seas feliz, y si les dices cómo pueden ayudarte, se esforzarán al máximo. Si puede ser, haz que simplificar sea una tarea de equipo — no solo algo que tú estas haciendo, sino algo que estais haciendo juntos. ¡Y haz que sea divertido! 4. Educar. La mejor manera de educar a los demás es, como dije anteriormente, mediante tu buen ejemplo. Pero además, puede que quieras compartir los libros y webs y blogs que lees, no de un modo insistente para que cambien, sino solo para mostrar tus intereses y darles un modo de aprender si les interesa. También sirven los documentales, podcasts, revistas, y cuanquier otra buena fuente de información. No puedes obligar a la gente a leer o ver, pero puedes dárselo a conocer. Además, habla con ellos del tema — de nuevo, sin tratar de obligarlos sino mostrando lo apasionado que estás y cómo te gustaría compartir las cosas que estás aprendiendo. Si ves que los estás aburriendo, no sigas dándoles la tabarra. 5. Ayúdales a conseguirlo. Si has conseguido convencer a alguien importante en tu vida de tu modo de pensar, al menos un poco, no les critique cuando no hagan las cosas bien, o no tan bien como te gustaría. Trata de animarles, alégrate por ellos, y apóyales lo mejor que puedas. De nuevo, que sea un trabajo de equipo. 6. Entiende que no puedes controlar o cambiar a los demás. Una de las frustraciones mas comunes proceden de intentar controlar a otros, o de forzarlos a cambiar, pero eso siempre lleva a la discusión, y nunca se consigue un alto grado de cambio. Esto es aplicable a tu pareja o a tus hijos. Intentamos controlarlos pero realmente no podemos. En lugar de eso, trata de influenciarlos, anímalos, ayúdalos a encontrar la felicidad. Y olvida esa necesidad de control. Es difícil pero esencial. Cuando hayas abandonado esa necesidad de controlar, serás mucho mas feliz. 7. Pon límites. Cuando hayas dejado de intentar controlar a los demás, tendrás que encontrar maneras de vivir con distintos objetivos y maneras de vivir. Si tu quieres simplificar y los demás con los que vives o trabajas no quieres ¿como podeis convivir en paz? Algunas opciones (sin llegar a una lista exhaustiva): decide a quien pertenece cada cosa y simplifica solo lo que te corresponde; determina tus espacios dentro de la casa o la oficina; acuerda compromisos entre simplicidad y desorden. 8. Ten paciencia. No esperes que los demás cambien de la noche a la mañana solo porque tu lo haces. Personas importantes en tu vida puede que no estén tan emocionadas con el cambio, porque es algo que no parte de ellas. Puede que no hayan aprendido tanto o tan rápido como tu. O puede que no quieran cambiar ni apoyarte en nada, al principio... pero mas tarde, es posible que cambien de opinión. Otra vez, no presiones ni seas pesado con el tema, ten paciencia, aliéntalos, con una actitud de compartir eso que has aprendido y te apasiona. 9. Cambia lo que puedas. A veces no puedes cambiar todo lo que te gustaría, y tienes que aprender a aceptarlo. Enfócate en las areas que puedas controlar, lo que los demás te dejan cambiar. Las otras areas puede que vengan después (o puede que no). Eso es lo que tiene tener mas gente en tu vida — dejas de tener control absoluto, pero a cambio tienes el regalo de compartir tu vida con otros seres humanos, algo que nunca deberías dejar de hacer. 10. Busca ayuda. Si los que están a tu alrededor no pueden ayudarte, busca ayuda donde sea. Podría ser de otros que estén haciendo lo mismo que tu — amigos o familia, o gente cerca de tí. Podría ser de comunidades en línea, como redes sociales o foros. Hay un montón de gente por ahí intentando simplificar su vida. Comparte tu progreso, desafios, frustraciones, etc. con ellos, y recibirás ayuda de gente que te comprende. UNA OPORTUNIDAD PARA PRACTICAR Muchas veces no puedes controlar gran parte de las cosas que te rodean — los adolescentes deben vivir según las reglas de sus padres, por ejemplo, y muchos empleados no controlan su flujo o entorno de trabajo. Esto puede ser muy frustrante si estás tratando de cambiar, para vivir una vida más fácil. Si hay gente que intenta controlarte, o que no quiere cooperar, o que te complica la vida, prueba un método simple pero poderoso:

Mira cada interacción con estas personas como una oportunidad.

    

Una oportunidad para practicar la paciencia. Una oportunidad de empatizar y ser compasivo con los demás. Una oportunidad para dejar a un lado nuestras expectativas de lo que los demás deberían hacer. Una oportunidad para dejar de desear que las cosas fueran distintas de lo que son. Una oportunidad de ser agradecido para enfrentarnos a las frustraciones. Cuando ves estas situaciones difíciles como una oportunidad para practicar estas virtudes, entonces ves que es una bendición tener a estas personas en tu vida. de sirven los palabra documentales, podcasts, "podcasts" podcasts, revistas, se y cuanquier repite otra buena fuente dos de corrección: información. veces.

Sugerencia -También La

-Una de las frustraciones mas comunes proceden de intentar controlar a otros, o de forzarlos a cambiar, pero eso siempre lleva a la discusión, y nunca se consigue un alto "grade" de cambio. -> -# Una oportunidad para dejar a grade un lado nuestras "expectavivas" de -> lo que los demás deberían grado hacer.

-"expectavivas" -> expectativas

Ya Eres Perfecto Un montón de gente lee los blogs de desarrollo personal de otras personas porque quieren mejorar. No están satisfechos con sus vidas, son infelices con sus cuerpos, quieren ser mejores personas. Lo sé, porque yo era uno de ellos.

Este deseo de mejorarme a mí mismo y a mi vida fué una de las cosas que dió lugar a Zen Habits. He estado ahí, y puedo decir que todo eso conlleva un gran esfuerzo, y un montón de insatisfacción con quien eres y cómo es tu vida. Una idea poderosa que me ha ayudado es entender lo siguiente: Ya eres lo bastante bueno, ya tienes más de lo necesario, y ya eres perfecto.

Trata de decírtelo a ti mismo, por muy cursi que te parezca, solo para escuchar si suena verdadero. Hazlo resonar como si lo ya lo creyeras (si es así, podrías dejar de leer esto y empezar a escribir), ¿o no te hace sentir bien? ¿Sientes todavía que tienes que mejorar algo? Lo que he aprendido, y no es que sea nuevo, mas bien algo que me ha costado mucho aprender, es que si aprendes a contentarte con quien eres y con tu vida, eso lo cambia todo. Piensa en los cambios:

11

Vale, Y

     
hay

No te sientes insatisfecho contigo mismo ni con tu vida. No gastas tanta energia y tiempo queriendo cambiar o tratando de hacerlo. No te comparas con los demás, ni deseas ser mejor. Puedes ser feliz, todo el tiempo, sin importar lo que ocurra a tu alrededor. En lugar de intentar mejorarte, puedes ocupar tu tiempo ayudando a los demás. Dejas de derrochar dinero en cosas que supuestamente mejorarán tu vida. Puedes presumir, como yo. lo último otra cosa que entender

era que ya

broma, habíamos

pero, mencionado

según Ya tienes

mi todo lo

experiencia, que necesitas

el para estar

resto contento, justo

es aquí y

verdad. ahora.

anteriormente:

¿Tus ojos ven? Puedes apreciar la belleza del cielo, la vegetación, las caras de la gente, el agua... ¿Tus oidos oyen? Puedes apreciar la música, el sonido de una cascada, la risa de tus amigos... Puedes sentir la aspereza de los vaqueros, las brisas frescas, la yerba en tus pies descalzos... oler el césped recien cortado, las flores, el café... degustar una ciruela, una guindilla, el chocolate. Todo esto es un milagro, y lo damos por sentado. Y luchamos por tener mas, cuando ya lo tenemos todo. Queremos ropas mas vistosas, los últimos aparatos electrónicos, músculos mas grandes, o tetas, estómagos mas planos, casas mas grandes, coches con asientos de cuero que te hablen y te den masajes en el culo. En cierto modo nos estamos volviendo locos. Lo sensato es comprender que no necesitamos lo libre de hacer cosas, no porque quieras ser mejor, sino nada de eso. No tenemos que mejorar nuestras vidas. te te gusten. Lo que te apasione y te divierta. Porque Ni tenemos que mejorarnos a nosotros, porque ya somos perfectos. liberado. milagro incluso que puedas hacerlo.

Cuando Serás

aceptes, porque

sentirás es un

Ya eres perfecto. Estar contento contigo mismo implica comprender que luchar por ser perfecto es algo que se basa en la idea que otro tiene de lo que es “perfecto” ... y que todo es una mierda. Perfecto es como tu eres, no como otro te dice que deberías ser. Hoy eres perfecto. Puede que seas distinto mañana, y seguirás siendo perfecto.

Ahora deja de leer esto, y se feliz. Ponerlo en Práctica Una persona con una Puede No tiene que por de cada no qué un vez,

vida

complicada por en

llena

de

luchas

y

gente o algo

difícil

puede que

encontrar sientas No

este que tiene con

libro

un

poco

difícil estos requerir pequeño, el

de

abordar,

aunque

se

supone

que es trata

es

bastante

simple. difícil. contrario. día. todo.

sepas convertirse

dónde una simple pie delante

empezar, lucha, y del o

realizar por algo de empezar qué

cambios un gran en camino.

fundamentales esfuerzo, breves Así es se

demasiado de lo del completa

inabordable. Practica es la

Empieza Un paso

modo un

fácil. otro,

momentos como se

manera

Practica no tener expectativas de los demás. Practica ser consciente de cuándo estas deseando que las cosas sean distintas. Practica convertir tus quejas en agradecimientos. Practica dar un paso atrás cuando veas que estás luchando, y abandona esa lucha. Practica vivir con fluidez, sin planes prefijados y sin buscar objetivos, y adaptarte a los cambios inevitables que se presentan cada día. Practica cada una de estas cosas por separado, una por una, y mejorarás con cada práctica. Dentro de poco serás un maestro.

Algunas de las ideas de este libro no podrás aplicarlas a tu vida, y eso no es malo. No tienes que seguir esto como un manual de vida, sino como una colección de directrices sueltas que tratan de ayudarte. Funcionan para mí, pero no hay dos personas iguales, y tendrás que probarlas por tí mismo. Déjame subrayar esto: toma las ideas que te mejor te vayan -- si algunas te desagradan, prueba las demás. Puede que si regresas a este libro y sus ideas mas adelante, puedas aplicarlas todas. Siendo sincero, me ha pasado que algunas veces rechazo una idea por poco práctica, y luego de un tiempo vuelvo y la encuentro perfecta. Se flexible. No te exijas demasiado. Date tiempo para practicar, cada día, y cometer un montón de errores. Son esos errores los que te harán aprender, y te ayudarán. Espero seguir cometiendo muchos errores que me ayuden a aprender. Una Vida Más Fácil (Sin Esfuerzo)

12

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful