Ilustración de tapa: Alberto Thormann. Acústico ( año ). Óleo sobre tela, medidas.

Alberto Thormann es un artista plástico argentino nacido en Mendoza en 1959, y graduado en la Universidad Nacional de Cuyo, Facultad de Arte, especialización Grabado. Obtuvo en su carrera más de 20 distinciones como grabador, dibujante y pintor. Su Primer Premio de Pintura lo obtiene a los once años en un concurso de murales organizado por la Cámara Empresaria de Maipú (Mendoza). Realiza exposiciones grupales e individuales desde 1984, entre ellas pueden mencionarse: Centro Cultural Recoleta (Buenos Aires, Argentina), Museo Emiliano Guiñazú “Casa de Fader” (Mendoza, Argentina), Centro de Actividades Artísticas de la Universidad Nacional de Cuyo (Argentina), Instituto Cultural de Providencia (Santiago de Chile), Exposición Itinerante “Tiempos de cambio” (República de Chile), Pintura Argentina en Canning House (Londres, Inglaterra), Galería de Arte de Park Hyatt Mendoza; Galería Grillo (Punta del Este, Uruguay), Rueda en Los Naranjos (Marbella, España). Thormann lleva a cabo diferentes actividades relacionadas con su quehacer artístico: trabaja en muestras personales en las bodegas de su provincia, realiza trabajos murales junto a su esposa, la escultora en cerámica Alejandra Civit; es columnista de revistas de arte y decoración; publicó un libro de pintura De sueños y mares con distribución de 7000 ejemplares para la colección IMPSAT, y diseñó las cajas lumínicas en la Fiesta Nacional de la Vendimia del año 2004 con una superficie de 1800 metros cuadrados. Su trabajo artístico se expone y forma parte de colecciones públicas y privadas en Chile, Canadá, Taiwán, México, España, Inglaterra y Estados Unidos, y ha sido presentado en publicaciones nacionales e internacionales. Actualmente, reside en su ciudad natal, Mendoza. Sus pinturas son óleos sobre tela y sus dibujos técnicas mixtas con carbonillas, tizas pastel y acrílico en blanco y negro sobre tela. No hay bocetos o dibujos previos, ya que comienza a partir de una mancha generando trazos y brillos que termina plasmando en la tela. En su obra, se observan contrastes de colores bien equilibrados, sin excesos, siempre racionales. Demuestra un profundo interés por el detalle y el equilibrio estético, la fusión de dibujo y pintura, una marcada intencionalidad de recortar la imagen, huellas de grafismos y elementos que crean una atmósfera lúdica. También puede apreciarse que Thormann plasma en sus cuadros un espacio de silencio y reflexión a través de imágenes y abstracciones que disparan sensaciones y sentimientos que ocupan parte de nuestra vida y de nuestro corazón. De cálidos colores, en combinaciones fantásticas, en profundos azules, en enérgicos rojos, enigmáticos amarillos, cielos fugaces, serenos, relampagueantes. Dueño del color y testigo de las formas, Thormann puede enrolarse dentro de la corriente surrealista con un marcado expresionismo dado por líneas, texturas y colores que le otorgan fuertes y personales características. Su obra, colorida o en blanco y negro está compuesta por líneas, planos y transparencias, sugerentes espacios y formas que más allá de la abstracción, hacen posible que el espectador vea en el cuadro su propio universo. Su temática es libre, pero siempre hay una relación entre el cielo y la tierra, la montaña y el mar, construcciones oníricas, la huella del hombre y su Dios.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful