Hacer  la  tumba  

1  

Daniel  Serrano     Personajes:     Ramiro:  Entre  35  y  40  años.     Rómulo:  Alrededor  de  80  años.     Silvestre:  Alrededor  de  30  años.     Renata.  Alrededor  de  28  años.     Chispillas:  Alrededor  de  18  años.       CUADRO  1   Una  tienda  de  abarrotes  de  pueblo.  A  un  costado  del  mostrador,  en  una  poltrona,  está   Rómulo.  Se  mece  lentamente.     Entra   Ramiro   por   una   puerta   del   fondo,   cargando   cajas   de   mercancía.   Las   deja   detrás   del  mostrador.  Ve  de  soslayo  a  Rómulo.     Ramiro.-­‐  ¡Íralo,  íralo!  No  le  bajes  a  la  velocidad,  porque  si  te  paras,  pues  te  paras.  Y   no  vaya  a  ser...  (Sigue  en  movimiento)  Aunque  un  día  va  a  ser,  eso  sí.  (Pausa)  Y  como   dicen:  el  mundo  se  acaba  pero  de  uno  por  uno.  (Pausa)  ¡Mira  yo!,  te  lo  digo  como  si   no   te   lo   hubiera   dicho...   (Pausa)   Aunque   no   te   lo   había   dicho,   ahora   que   lo   pienso   bien.   Por   lo   menos   a   ti   no...   (Pausa)   Y   mejor   no   le   sigo   porque   luego   me   da   por   ponerme   triste,   y   la   tristeza   está   buena   para   los   domingos   en   las   tardes.   (Pausa)   Dicen   que   “El   Molonco”   los   lunes   en   la   mañana   da   unos   chingados   suspiros.   Que   a   eso  de  las  diez  de  la  mañana  empieza  a  suspirar  y  a  decir:  Puta  madre...  ¡qué  larga  se   me  ha  hecho  esta  semana!  (Ríe)  ¡Ah  raza!  Es  un  chiste  que  le  achacan  a  los  huevones   esos  que  trabajan  en  el  gobierno.  (Pausa)  Por  cierto,  ¿ya  supiste?  (Pausa)  ¡Pues  qué   chingados  vas  a  saber,  si  ni  te  mueves,  pues!  (Pausa)  Ya  tenemos  candidato...  Bueno,   tenemos   es   un   decir...   Pero   así   se   dice.   (Pausa)   ¿A   que   ni   te   imaginas   quién   es?   (Pausa)   Cuando   supe,   hasta   a   mí   me   dieron   ganas   de   lanzarme.   (Pausa)   ¿No   te   imaginas?  (Pausa)  ¡Diosdado  Aldaco!   Rómulo.-­‐  Eso  de  Diosdado  es  una  payasada.     Ramiro.-­‐   Y   la   candidatura   también.   (Pausa)   ¿O   sea   que   no   es   cierto   que   se   llama   Diosdado?     Rómulo.-­‐  Genaro  se  llama.    

 

2  

Ramiro.-­‐  ¿Y  luego?  ¿No  me  digas  que  se  puso  así  cuando  se  hizo  cura?  (Rómulo  no   contesta)  ¡Uta  madre!  Pos  más  ganas  me  dan  de  lanzarme  para  ver  si  le  gano.     Rómulo.-­‐  No  le  ganas.     Ramiro.-­‐  ¡A  que  la  chingada!  ¿Y  tú  cómo  sabes?   Rómulo.-­‐  No  le  ganas.     Ramiro.-­‐  ¡No  me  tientes!   Rómulo.-­‐  ¡No  le  ganas!   Ramiro.-­‐  ¿Te  imaginas  que  la  mentada  máquina  esa  que  dijo  el  Chinto  fuera  cierta?   La   de   que   se   lee   la   mente   a   la   gente   con   esa   mentada   máquina.   Que   te   la   pones   en   la   cabeza,  y  que  tiene  como  una  especie  de  corneta.  ¿Qué  pensará  el  señor  candidato?  Y   luego  ahí  está  la  chingadera,  pues.  ¿Ahora  quién  va  a  atender  la  iglesia?     Entra  Silvestre.  Es  un  tipo  flaco,  desgarbado.     Silvestre.-­‐   ¡Que     amanecimos   con   la   chingadera   de   que   ahora   la   iglesia   y   el   estado   van   a   dormir   en   la   misma   cama!   Buenos   días,   don   Rómulito.   Buenos   días   Ramiro.   Dame  una  helada.   Ramiro.-­‐   ¡Uta   madre!   Pareces   noticiario   de   radio,   tú.   Primero   sueltas   el   mitote,   y   luego  saludas.     Silvestre.-­‐  ¿A  poco  ya  sabes?   Ramiro.-­‐  ¿A  poco  no?   Silvestre.-­‐  ¿Cómo  la  ves?   Ramiro.-­‐  Eso  es  lo  que  le  decía  aquí  a  molcas.     Rómulo.-­‐  Molcas  tu  chingada  madre.   Silvestre.-­‐  ¿Qué  le  decías?   Ramiro.-­‐  Que  no  gana.  Ese  es  el  pedo.   Rómulo.-­‐  ¿Y  entonces  quién?   Silvestre.-­‐  ¿A  poco  repiten  estos  cabrones?   Ramiro.-­‐  ¡Esa  es  la  chinga!   Silvestre.-­‐  ¡Pos  qué  chinga  y  qué  sed!   Ramiro.-­‐  Que  ahora  ya  no  van  a  dejar  que  pisteen  en  las  tienditas.     Silvestre.-­‐  ¿Quién  dice?  

  Ramiro.-­‐  Pos  dicen.  Que  dijo  el  presi.     Silvestre.-­‐  ¡Mira!  ¡Bato  simple!  Pos  si  ya  se  va.     Ramiro.-­‐  (Le  da  una  cerveza  a  Silvestre)  Pos  mientras  se  va,  ahí  te  va.     Silvestre.-­‐  ¿Tú  crees  que  el  Diosdado  le  siga  la  onda?     Ramiro.-­‐  En  un  descuido  y  no,  porque  esos  dos  se  cagan.     Rómulo.-­‐  ¿Y  tú  cómo  sabes?   Silvestre.-­‐  ¡Ándale!  Porque  pos  lo  que  sea  de  cada  quién,  Diosdado  es  cura.  

3  

Ramiro.-­‐   ¿Y   eso   qué   vergas?   Se   caen   de   a   madre.   Por   eso   se   lanza   Diosdado.   Para   chingárselo.     Silvestre.-­‐  Pos  ojalá  y  gane.     Ramiro.-­‐  Depende  quién  sea  el  contrincante.     Silvestre.-­‐  ¿Pos  quien  va  a  ser?  El  “Molonco”     Ramiro.-­‐  ¿A  dió?   Silvestre.-­‐  El  “Molonco”  es  el  único  que  le  va  a  tapar  sus  chingaderas  al  presi.     Ramiro.-­‐  ¡Qué  chinga,  entonces!   Silvestre.-­‐  ¿Por  qué?   Ramiro.-­‐  Imagínate  al  Diosdado.     Silvestre.-­‐  Pos  sí.  Me  lo  imagino,  y  se  me  enchina  el  cuero.     Rómulo.-­‐  Esta  historia  ya  la  había  oído.   Silvestre.-­‐  Usted  ha  oído  todas  las  historias.  Imagínese,  con  que  haya  oído  tres  por   año.     Rómulo.-­‐  Está  muy  enfadosa.     Ramiro.-­‐   ¿Y   qué   quieres   que   hagamos?   ¿Que   hablemos   de   otras   historias   que   no   conocemos?     Silvestre.-­‐  ¿Por  qué  no  se  chinga  una  cheve,  don  Rómulo?     Rómulo.-­‐  ¿Y  ya  con  eso  solucionamos  el  problema?     Silvestre.-­‐  ¿Cuál  problema?     Ramiro.-­‐  Problema  es  estar  aquí,  por  ejemplo.    

  Rómulo.-­‐  ¿Cuál  problema?     Ramiro.-­‐  El  problema  de  ya  saber  lo  que  uno  tiene  que  hacer.     Silvestre.-­‐  ¿Ese  es  un  problema?   Rómulo.-­‐  ¡Problemón!   Ramiro.-­‐  ¡Problemonón!    

4  

Silvestre.-­‐   ¿Adió?   O   sea   que   saber   que   voy   a   venir   yo   y   que   te   voy   a   pedir   una   cheve,   y  que  vamos  a  hablar  de  política...  ¿es  un  problema?   Ramiro.-­‐  Y  que  luego  te  vas  a  ir,  (Breve  pausa)  y  que  a  la  hora  de  la  comida  ella  no  va   a  venir...  y  que  vamos  a  comer  pollo,  y  que  aquí  Rómulo  va  a  decir  que  ya  se  enfadó   de  comer  lo  mismo,  y  que  para  la  seis  de  la  tarde  va  a  venir  Engracia  a  comprar  lo   mismo  de  todas  las  seises  de  la  tarde...  Es  un  problema...   Silvestre.-­‐  (Se  queda  pensativo  por  un  momento)  Bah...  No  se  me  hubiera  ocurrido.     Ramiro.-­‐  Pero  tampoco  es  para  darse  un  tiro.  Se  puede  soportar.     Silvestre.-­‐  ¿La  extrañas  un  chingo...?     Rómulo.-­‐  Eso  es  buscarle  tres  pies  al  gato...   Entra  corriendo  El  Chispillas.     Chispillas.-­‐  (Gritando)  ¡Don  Ramiro,  don  Ramiro!  Que  dice  el  Molonco  que  si  puede  ir   allá  a  la  comandancia,  que  es  muy  urgente.  Urgente  a  la  comandancia  ,  el  Molonco.     Silvestre.-­‐  ¡Ah  cabrón!   Rómulo.-­‐   Como   película   de   Arturo   de   Córdova...   Cuando   le   haces   una   pregunta   interesante,  entra  un  chingado  buqui  gritando  que  vaya  uno  a  la  comandancia.     Ramiro.-­‐  ¿Qué  chingados  quiere?   Chispillas.-­‐  Pos  no  me  dijo.  Nomás  que  era  urgente  y  que  le  iba  a  interesar  mucho.   Bueno,  eso  no  lo  dijo  él,  lo  dijo  una  vieja  cabrona  que  oyó  cuando  el  “Molonco”  me   dijo.  Eso  dijo.  Cabrona  la  vieja.     Silvestre.-­‐  ¡Más  respeto,  Chispillas!   Rómulo.-­‐  Chingar;  ¿qué  va  a  querer?   Silvestre.-­‐  A  lo  mejor  te  ofrece  chamba.     Ramiro.-­‐  Ni  que  yo  anduviera  buscando.   Silvestre.-­‐  Pa  la  campaña.  Algo  ha  de  querer.    

  para   no   desanimarlo.  y  limpia  el  mostrador.  (Pausa)  Como  que  no   era   nada   bueno.  El  Chispillas  sale  corriendo.-­‐  ¡Uta  madre!  ¡Desde  chiquitos  y  ya  salen  retobados!  (Pausa)  ¿O  no?   Rómulo  no  contesta.     Ramiro.   (Pausa)  ¿Qué  será  oye?  (Pausa)  Lo  que  quiere  el  “Molonco”.  ¿Qué  tal  que  no  va?  (Pausa)  ¡Porque  es  capaz.  que   no  sea  pa  nada  importante.     Chispillas.-­‐  Me  va  a  chingar.-­‐  ¿Por  qué  crees  que  te  aguanta?   Silvestre.-­‐  Pos  mejor  no  voy.     Silvestre.  no  pierde  las  esperanzas!   Rómulo.     Chispillas.-­‐  Sí..-­‐  Chingado  mitotero.  (Saliendo)  Ahí  se  lo  haya.  don  Ramiro.  ¡Sáquese  de   aquí!   Chispillas.-­‐  (Poniendo  sobre  el  mostrador  la  moneda)  ¿Pa  qué  me  alcanza?   Silvestre.  pues.     Silvestre.     Ramiro  sale.-­‐  Échale  un  ojo.  al  changarro.-­‐  ¿Eso  dice?     Rómulo.  cabrón  chismoso!   Chispillas.     5   Ramiro.-­‐  ¡Le  voy  a  decir  a  don  Ramiro!   Silvestre.   ¡Mira   nada   más   cómo   tiene   aquí!   Todo   puerco.-­‐  ¿Y  por  qué  te  va  a  chingar  el  cabrón  pinchi?   Chispillas.-­‐  ¡A  la  monda  le  vas  a  decir!     Silvestre  hace  como  que  lo  va  a  atrapar.  el  cabrón.     Silvestre.     Silvestre.  Ramiro  sí  te  considera  su  amigo.  ahí  donde  lo  ves!  (Pausa)   ¿Qué  se  habrá  imaginado  el  Ramiro?  (Pausa)  ¡Chingado.-­‐  Soy  el  cliente  y  merezco  respeto.   Ramiro..-­‐   Este   pobre   de   Ramiro.   Nomás   que   yo   no   le   quise   decir   nada   al   Ramiro.  A  veces  me  dice  que  te   va  a  extrañar  un  chingo  cuando  te  mueras.-­‐  ¡Tú  ve  hombre!   Rómulo.  ándele.-­‐  ¡A  que  la  chingada!  ¡Pues  porque  soy  su  amigo!   Rómulo.-­‐  Ahí  dónde  lo  ves.  Mejor  vaya.     .  Silvestre  toma  un  trapo.-­‐  ¡Sáquese  de  aquí.  Vaya.-­‐  Un  chingado  coco  te  voy  a  dar.  Silvestre  se  coloca  detrás  del  mostrador.-­‐  Porque  me  dio  un  peso  para  que  viniera.     Silvestre.  pa  que  se  te  afiance  el  respeto.

.  Silvestre  entrecierra  los  ojos.  ¿verdad?   Silvestre...-­‐  Quiero  decir  que  qué  le  hice  a  usted.-­‐  Ah.  qué  palabra  tan  dominguera!   Silvestre.     Silvestre.  pues!     Rómulo.  y  tú  aquí  de  pendenciero.     Silvestre.-­‐  ¡Ah  que  viejito  tan  pelionero.     Silvestre.  En   misa.-­‐  Pues  tú  sabrás.     Rómulo.-­‐  Nomás  con  cabrones  como  yo.-­‐  ¡Estás  loco..  pero  cómo  te  duele.-­‐  ¡Yo  lo  voy  a  dejar  a  él  primero!  Ni  que  fuera  pendejo.   Silvestre.   A   lo   mejor   el   Ramiro   está   en   algo   muy  importante.-­‐  ¿Así  nomás?   6   Rómulo.  como  queriendo  entender.   Silvestre.-­‐   Fíjate   que   hijuela   chingada   eres.-­‐  ¿Y  por  qué  me  habría  de  dejar.     Silvestre.-­‐  ¡Así  nomás!  (Pausa)  A  lo  mejor  no  lo  dice  tan  así.     Silvestre..   Rómulo.-­‐  Pa  donde  tengo  que  ir.-­‐  ¿Y  yo  qué  le  hice?     Rómulo.     Silvestre.-­‐  (Burlón)  ¿Y  a  dónde  vas  a  ir?  ¿A  la  sierra?  ¿Al  mar?  ¿A  la  Isla  del  Tiburón?     Rómulo.     Silvestre.-­‐  ¡Uta.  se  va  a  ir  al  cielo.     .-­‐  Depende.     Silvestre.-­‐  Pues  hasta  los  santos  se  cansan.  Así  dice  el  Diosdado.   Rómulo.-­‐  ¡Viejito  y  loco!.  viejito!   Rómulo..-­‐  ¿A  mí?  Ni  los  chingados  mandados  me  haces.-­‐  Así  cómo  Jesús.  mis  pasos  doy.    Pero  él  dice  eso...     Silvestre.  Mis  pasos  dejo..-­‐  ¿Qué  vas  a  hacer  si  te  deja?   Rómulo..-­‐  Ahora  vas  a  decir  que  por  aguantarme.     Rómulo.   viejito.  no  hace  falta  moverse.-­‐  Ahí  nomás.     Pausa.  Nomás  dice  que  ya  tiene   un  chingo  de  ganas  de  extrañarte.-­‐  Ese  cabrón  es  un  santo.   Rómulo.

  Mientras   regresa.   nomás   regrese.-­‐  Pos  yo  voy  a  buscar  la  manera.  eso  es  lo  que  necesita..-­‐  ¿De  qué?   Silvestre.-­‐  (Sin  ofenderse)  Pues  a  mí  sí  me  preocupa  lo  que  le  pueda  pasar  al  Ramiro..-­‐  Eso  nomás  nos  falta.  la  manera.-­‐  Pues  yo  nada  más  digo.     Rómulo..   Silvestre..-­‐  ¡Ánimas  que  así  sea!   .   quesque   con   la   cerveza   se  quita.   7   Silvestre.   ¡Cómo   me   va   a   gustar   verte   escupiendo  los  dientes!   Silvestre..     Rómulo.-­‐  Diez  años.-­‐  ¿A  poco  tanto?   Rómulo.-­‐  Y  ni  siquiera  en  dónde  llorarle..   (Pausa)  No  logra  recuperarse.     Silvestre.-­‐  Una  tumba..-­‐  ¡A  que  la  chingada!  ¡Ni  que  estuviera  manco!   Rómulo..-­‐   ¿Pero   a   que   no   se   lo   dices   de   frente?   Dientes   te   iban   a   hacer   falta   para   que   te  los  tumbara.-­‐   ¡Ándale!   Propónselo.     Silvestre..  ¿cuánto  hace?     Rómulo.     Silvestre..   Rómulo.-­‐  ¡Se  la  quitaron  a  güevo!   Silvestre.     Silvestre.-­‐  Si  serás  pendejo...-­‐  ¡Tas  cabrón!   Silvestre.-­‐  ¡Es  que  se  la  tiene  que  sacar!  ¿Qué  tal  si  se  fue  con  otro  bato?   Rómulo.-­‐  ¡Hijuela  chingada!  Pobrecito.   Rómulo.-­‐  Y  tú  chingue  y  chingue  que  si  no  la  extraña..(Pausa)  A  ver.     Rómulo..-­‐  ¡Ni  en  tus  piores  crudas  te  ha  pasado  algo  tan  cabrón!   Silvestre.   o   mientras  no  regresa.     Rómulo.-­‐  Ya  va  pa  once.-­‐   ¡Hagamos   la   tumba!   Para   que   chille   a   gusto.-­‐   Nomás   no   vengas   de   chillón   a   pedirle   una   cerveza.     Silvestre..     Rómulo.  ¿no?  Así  nomás.-­‐  Te  vale  madres.   Rómulo.

-­‐  ¿Ya  ves?  Demasiada  resignación  pa  mi  gusto.  ¿no?  ¡Efectivamente.-­‐  ¿Y  qué  quieres?  Con  un  chillón  tenemos.-­‐  De  usted.   Rómulo.  viejito  cabrón.-­‐  ¿De  qué?   Silvestre.-­‐    No  seas  pendejo.  ¿no?     Rómulo.-­‐  ¡Yo  digo  que  con  un  lengua  larga  tenemos!.-­‐  Nomás  contigo  no  se  puede.  Silvestre.  A  lo  mejor  si  contratamos  una  llorona.-­‐  (Enojado)  ¡No  se  trata  de  resignación!  ¿Qué  chingados  crees  que  sentí?  ¡A   toda  madre  el  viejito.-­‐  ¿No  tendría  nada  que  ver?   Rómulo..-­‐  Tienen  que  venir  pegadas.-­‐  ¿Qué?   Silvestre.  El  bato  no  se  va  a  fijar  en  nadie.   Silvestre.-­‐  Una  tumba  y  una  vieja.-­‐  ¿Qué?   Silvestre.     Silvestre.-­‐  ¿Y  eso  qué?   Silvestre.  hasta  que  pase   el  luto.-­‐  ¡Íralo!   Rómulo.-­‐  ¿A  poco  está  muerta?   Rómulo.     Silvestre.-­‐  ¡Íralo!  Pos  si  era  bien  sabido  que  no  lo  quería  pa  la  Rosalba.-­‐  ¿Estás  diciendo  que  la  maté?  ¿Maté  a  mi  hija  para  que  no  se  casara  con  el   cabrón  que  yo  no  quería?   Silvestre.     8   Rómulo.     Silvestre.     Rómulo.     Rómulo.-­‐  ¿Quién?   Silvestre.  ya  quiero  que  esté   ..-­‐  Después  de  todo  no  eres  tan  pendejo.-­‐  Pos  luego.   Rómulo.  se  la  pasa  sufriendo!.     Rómulo.-­‐  Muchas  gracias.   Rómulo.-­‐  Pos  que  a  mí  me  da  desconfianza.     Silvestre.-­‐  Tanta  resignación.     Rómulo.     Rómulo.-­‐  ¡Ha  de  ser!   Silvestre.

.   negro.-­‐  Ey.  Luego  le  da  la  Coca-­‐cola.  hasta  que  la  vi  cara  a  cara.  En  ese  rato.   A   lo   mejor   con   la   esperanza   de   encontrarla.  ¿no?   Rómulo..  Y  al  final.     Silvestre.-­‐  Yo  por  eso  mejor  no  quiero.   (Pausa)   Yo   ya   no   sé   si   hay   alguien  allá  arriba.-­‐  Pos  es  tu  hija.   Rómulo.     Silvestre.   No   hay   nada   peor   que   un   muerto   sin   fin.   y   luego.-­‐  Bonito  pretexto..   Pausa.   blanco.   Silvestre..  Y  allí  voy.   Las   canillas   me   empezaron   a   temblar   porque   me   imagine   que   estaba   en   un   barril   sin   fondo.     Silvestre.   y   me   agaché.     Silvestre  lo  ve  por  unos  segundos.  ve  tú  a  saber  qué  había..-­‐  Pegué  la  cara  a  la  vía  para  estar  segurito  de  la  lágrima.  atónito...     Silvestre.   porque   parecía   gusano.   ja.   porque   me   imaginaba   que   me   la   iba   a   encontrar   muerta..   cara   a   cara.-­‐  ¿Qué?   .  y  como  si  me  volteara  a  ver.   cafecito.  Dame  una  Coca-­‐cola..  Y  al  fondo  vi  la  vía.   Eran   unas  vías  sin  fondo.   de   muchos   colores.-­‐  (Asombrado)  ¿Fue?   Rómulo..   Hasta   que   llegué   a   las   vías   del   tren.   Allí   me   quedé   como   tres   horas.   clarita   la   chingada   lágrima.  ¿no?     Rómulo..  arribita   de   la   vía.     Silvestre.   no   se   le   veía   el   fin..  pero  el  caso  es  que  se  me  apareció  una  chingada  lombriz.   Muy   quitada   de   la   pena.  pues.  Allí  supe  que  mi  hija  estaba  muerta.  Por  eso  la  tumba.   no   sé   qué   me   dio.   pero   me   fui   caminando   pal   lado   contrario   de   la   casa..-­‐  Dicen.   9   muerta!  ¿Qué  chingados  voy  a  hacer  si  un  día  entra  por  allí?  (Pausa)  ¿Qué  le  voy  a   decir?  (Pausa)  ¿Tú  crees  que  yo  quiero  que  venga?     Silvestre..  no..   fui   a   la   tumba   de   su   mamá..-­‐  Dicen  que  lo  peor  que  le  puede  pasar  a  alguien  es  que  se  le  muera  un  hijo.     Rómulo.-­‐  Dicen.   Se   detuvo   un  poquito.-­‐  (Como  queriendo  entender)  Ah..     Silvestre.   amarillo..   Estaba   chillando.     Rómulo..  Me  agaché  más.  Silvestre  lo  observa.-­‐  No  seas  pendejo....-­‐  Pero  dicen  que  todavía  es  peor  no  tener  la  seguridad  de  donde  está.     Rómulo.-­‐  Está  cabrón.-­‐   El   día   que   me   avisaron   que   no   había   regresado   a   dormir..   Agarre   monte..   O   mejor   no.   pues.  Silvestre.   El   gusano   tenía   una   lágrima.   Me   llamó   mucho   la   atención.   Rómulo.-­‐  Se  me  secó  la  boca.

-­‐  ¿Y  qué?   Silvestre.   Silvestre.-­‐  ¡A  que  la  chingada!  ¡Si  no  soy  confesionario!   Entra  Ramiro.     Rómulo.-­‐  (A  Rómulo)  ¡Dile!   Rómulo.-­‐  ¡Qué  a  toda  madre!.  pero  me  han  platicado.     Silvestre.-­‐  ¿Y  yo  qué  iba  a  saber?   Rómulo..-­‐  ¿Y  a  quién  le  importa?   Silvestre.     Silvestre.-­‐  Que  me  toca  a  mí.-­‐  ¿Y  si  te  pide  una  pistola?   Rómulo.-­‐  Te  hace  daño.  no  tengo.-­‐  ¡Tiene  azúcar  en  la  sangre!   Silvestre.-­‐  Él  me  la  pidió.     Silvestre.     Rómulo.     Ramiro.     10   Rómulo.-­‐  Pos  sí.     Rómulo.     Ramiro.-­‐  Si  yo  también  tengo  lo  mío.-­‐  Éste  me  la  dio.-­‐  No  te  hablo  a  ti.-­‐  Yo  tampoco  sabía.     Silvestre.-­‐  Sufrimientos.-­‐  No  quiero  tener  hijos  por  aquello  de  que  se  me  vayan  a  morir.-­‐  ¡Viejo  cabrón!  ¡Yo  te  escuché!   Rómulo.-­‐  Bueno.     Ramiro.     Ramiro.   Rómulo.-­‐  Del  refrigerador.-­‐  Me  la  da  amartillada.-­‐  ¿Qué  tienes?   Silvestre.-­‐  (Se  dirige  detrás  del  mostrador)  ¿De  dónde  sacaste  la  Coca-­‐cola?   Silvestre.  intempestivamente..   .  así  platicadito.     Ramiro.-­‐  ¡Mira  qué  curioso!  La  cosa  es  que  uno  no  entiende  lo  que  es  querer  a  los   hijos  hasta  que  los  tiene.     Rómulo.

    Silvestre.-­‐  Nada.  Ramiro  se  tranquiliza  un  poco.-­‐  ¿Qué?   Silvestre.     Ramiro  lo  ve.-­‐  ¿Qué?   Silvestre.-­‐  ¿Qué  cochi?   Silvestre.  viejito.-­‐  ¿Qué  te  importa?     Silvestre.     Ramiro.-­‐  ¡Mejor  me  voy!   Rómulo.-­‐  ¡Pos  no  andes  preguntando!   Silvestre.     Rómulo.   Ramiro.-­‐  Collón.-­‐  El  que  se  debería  de  tomar  una  eres  tú.-­‐  ¿Qué  te  dieron?     Ramiro.   que   madre.-­‐   ¡Malagradecido!   Pero   para   que   veas.  Rómulo  está  con  la  Coca-­‐cola  en  la  mano.   ¡Ahí   apúntamelo!   Rómulo.-­‐  Mira  el  viejito.-­‐  ¡Hazte!   Silvestre.   Ramiro.-­‐  Nomás  preguntaba.     Ramiro.     .     Ramiro.     Silvestre  sale.-­‐   Y   también   apúntame   la   Coca-­‐cola   del   señor.-­‐  Estamos  a  mano.  Pausa.     Ramiro.   pa   que   vea   que   no   le   tengo   rencor.     Rómulo.-­‐  ¿Y  la  cuenta?   Silvestre.     Rómulo.-­‐  ¿Qué  pasó?   Entra  Silvestre.-­‐  El  cochi.  se  la  quita.-­‐  ¿Qué  cochi?   Silvestre.  y  sin  decirle  nada.-­‐  (Corriendo  a  Silvestre)  ¡Vámonos  de  aquí!   11   Silvestre.-­‐  (A  Silvestre)  ¿Qué  pasó?   Silvestre.-­‐  El  de  Toscana.   te   voy   a   pagar.

-­‐  Que  ahí  está  afuera.-­‐  Yo  diría  que  la  trae  de  regreso.-­‐  Nada.     Ramiro.     12   Rómulo.-­‐  Yo  sé  de  unos  que  te  sacan  toda  la  sangre  por  las  tetas.     Rómulo.-­‐  (A  Silvestre)  ¿Eso  dicen?   Silvestre.-­‐  ¿Le  tienes  miedo?     Rómulo.-­‐  ¿Le  tienes  miedo  al  cerdo?   Rómulo.-­‐  El  otro  día  vi  en  la  televisión  unos  cochis  que  mataban  a  unos  batos.-­‐  ¿Y  a  mí  qué?   Silvestre.  ¿que  va  a  tener?     Ramiro.  ¿No  te  ahuyenta  a  la  clientela?   Rómulo.-­‐  Pinchis  películas.-­‐  ¿Qué  tiene?   Silvestre.-­‐  ¡Pavor!   Silvestre.     Ramiro  se  acerca  a  la  puerta  y  se  asoma.   Ramiro.  se  oye  el  gruñido  de  un  cerdo.     .  era  de  la  vida  real.-­‐  ¡Cosas  que  inventa  el  viejo!   Rómulo.     Rómulo.     Silvestre.  Después  de  unos  segundos.     Rómulo.-­‐  Apenas  se  puede  creer.-­‐  Dicen  que  corretea  a  la  gente  y  que  cuando  la  alcanza.     Ramiro.-­‐  Pos  no  sé.     Ramiro.     Ramiro.-­‐  ¿Entonces?   Silvestre.-­‐  Yo  sé  de  unos  que  te  sacan  toda  la  sangre  por  las  tetillas.-­‐  ¿Entonces  por  qué  no  te  vas?   Silencio.-­‐  Está  muy  grandote.  Con  un  bato  que  te  iba  platicando  y  toda   la  cosa.-­‐  Yo  no  tengo  tetas.   Silvestre.     Silvestre.     Rómulo.-­‐  ¿Qué  te  dijo  el  Molonco?   Ramiro.-­‐  No  era  película.  le  lame  el  cerebro   hasta  secárselo.-­‐  Ni  que  fuera  perro.

-­‐  (A  Ramiro)  ¿Te  ofreció  algo?   Ramiro.  pero  cuando  llegó  al  pelo.-­‐  La  chamaca  me  la  describió.     Rómulo.  era.     Rómulo.-­‐  ¡Íralo!  (Pausa)  Que  ella  sabía  donde  estaba?   Silvestre..-­‐  ¿Quién?   Silvestre.  pos  se  jodió  la  cosa.  me  dijo.     Silvestre.-­‐  ¿A  Rosalba?   13   Ramiro.-­‐  Pinchi  Molonco.  Y  los  pinchis  cochis  se  comían  a  los  negritos.-­‐  ¡Yo  qué  chingados  voy  a  saber!   Silvestre.     Ramiro.-­‐  ¿Quién?   Rómulo.   Rómulo.-­‐  ¿Y  dónde  la  vio?   Daniel Serrano 23/9/08 12:49 Comentario [1]: Retomar  más  adelante  el   asunto  de  que  en  5  años.-­‐  A  lo  mejor  se  pintó  el  pelo..  no  pudieron  tener   hijos  (Ramiro  y  Rosalba)   .-­‐  ¿Qué  tiene?   Ramiro.-­‐  Todo  iba  muy  bien.-­‐  ¿Pos  quién  ha  de  ser?   Silvestre.-­‐  ¡Exígele  al  bato!   Ramiro..   Silvestre.-­‐  El  Molonco.-­‐  ¡Ah  cabrón!   Silvestre.  Ya  ni  la  chinga.     Ramiro.-­‐  Por  allá  en  África.  porque   Rosalba  no  es  pelirroja.  ¿no?   Ramiro.     Rómulo.-­‐  ¿Rosalba?   Ramiro.-­‐  ¿Qué  chingados  va  a  ser?   Ramiro.     Silvestre.  eran  igualitos.   Rómulo.  Hasta  un  brillito  me  dijo  que  tenían.-­‐  Un  brillito  como  de  embarazo.-­‐  Esos  sí.     Silvestre.  como  los  de  ella.-­‐  Eso  es  lo  que  necesitas.-­‐  Entonces  no  era.-­‐  ¡Entonces  era  ella!   Rómulo.-­‐  ¿Qué  chingados  quieres  que  le  exija?  Me  llevó  a  una  morrita..-­‐  ¿Y  los  ojos?     Silvestre.

-­‐  ¿Y  qué  le  dijo?     Ramiro.   apareció.     Silvestre.  ¿Y  a  mí  que  me   importa   eso?.  y  nada  más  pudo  correr   pero   a   donde   estaba   la   pelirroja.  (Breve  pausa)  Y  entonces  empezó  a  gritar.  si  no  hay  sangre.   El   Molonco   estaba  orgulloso  de  resolver  el  crimen.  le  dije.     Silvestre.     Rómulo  y  Silvestre  están  estupefactos.   Pos   así   nomás.  No  la  pelirroja.-­‐  ¡No!  Y  que  se  sentó  en  el  pasto.     Ramiro.-­‐  Nada.  ¿Cuál  crimen?.  Que  la  pensó  pa  meterse.-­‐    Ni  cuerpo.     Silvestre.  me  dijo.   Está   inventando.-­‐  ¡Pinchi  Molonco!   Ramiro.  y  me   dijo  que  me  callara  el  hocico.     Silvestre.     Ramiro.  Ahí  está.-­‐  ¡Soy  una  asesina!  Y  se  reía  como  pinchi  loca.-­‐  Pues  porque  ella  lo  pensó.-­‐  ¿Así  te  dijo?     Ramiro.  que  si  quería  saber.   Ramiro.  Y  a  la  chamaca  le  dio  mucho  calor.-­‐  ¿Quién?   Ramiro.  todavía  no  se  metía  al  río.  Ramiro.  No  te  distraigas.     Daniel Serrano 25/9/08 09:42 Comentario [2]: Problema  de  Embarazo   ..  Se  paró   para  irse  corriendo.   le   dije.   que   no   le   importó.   La   morra   tiene   como16   años.  Hasta  que  por  fin  siguió.     Silvestre.   Cuéntame   cómo   apareció.  que  la  chamaca  está  dispuesta.  pero  no  pudo..     14   Ramiro.  Lo  siento  mucho...   Ramiro.     Rómulo.  Que  se  mojó  las  nalgas.   hasta   que   le   abrió   la   cholla.     Ramiro.     Rómulo.-­‐  Se  llama  Rosalba.  Me  quedé  callado.  Y  luego  se  enojó  la  chamaca.   flotando.-­‐  La  chamaca  empezó  a  rezar  un  Padre  Nuestro.   que   hacía  frío.  ¡Soy  una  asesina!  Y  el  Molonco   me  sacó  del  cuarto.-­‐   Me   dijo   que   fue   en   el   río   en   donde   la   vio.   Silvestre.-­‐  A  mí  me  habías  dicho  que  era  ella  la  del  problema.  Ella  también  se   quedó  un  ratito  callada.-­‐  ¿Y  cómo  sabe  lo  que  pensó?   Ramiro.  ¿En  el  río?  No.   y   le   dio   de   chingadazos.-­‐   Pero   pos   que   ya   estaba   sentada.-­‐  ¿Cómo  que  no  se  acuerda?   Rómulo.-­‐  Yo  como  Santo  Tomás..   caminando.   Que   no   había   nada   de   sol.  nomás  se  le  quedó  viendo.-­‐  Allí  es  donde  ya  no  se  acuerda.  Pero  no  le  salió  sangre..  y  yo  casi  no  la  oía.  que  porque  le  dio  miedo..   que   pensó   que   a   lo   mejor  así  se  acostumbraba  al  frío  y  que  a  lo  mejor  hasta  se  metía..  Entonces  agarró  un  palo..-­‐   Yo   no   le   creo.

-­‐  ¿Y  por  qué  no  vas?   Ramiro.-­‐  No  le  digas  así.-­‐  ¿Por  qué  no  vas?     Rómulo.-­‐  ¡Pinchi  bato  mitotero!  ¡Nadie  va  a  ir  a  ninguna  parte!   Silvestre.     Ramiro.-­‐  Hazte  pendejo.     Silvestre.     Ramiro.     Rómulo.-­‐  Mejor  vete.  Además  está  fifirucha.-­‐  Si  serás  pendejo.  A  lo  mejor  el  Molonco.     Daniel Serrano 25/9/08 10:21 Comentario [3]: Que  sea  una  frase   recurrente.-­‐  ¿Quién  la  enterró?   Ramiro.-­‐  ¿Que  no  oíste  que  tiene  16  años?   Silvestre.     15   Ramiro.  Aquí  no  pasa  nada.-­‐  ¿Quieres  que  yo  vaya?   Ramiro.-­‐  Sabe.     .-­‐  Yo  no  creo  ni  madres.  ya.-­‐  ¿Cómo  la  enterró?  Si  no  es  un  perro  pa  que  una  escuincla  la  pueda  enterrar   así  nomás.-­‐  Órale  pues.-­‐  A  lo  mejor  le  ayudaron.-­‐  ¿Pa  qué  son  los  amigos?     Ramiro.-­‐  ¿Y  qué  tiene?     Ramiro.   Silvestre.     Silvestre.-­‐  ¡Tú  no  vas  a  ir  a  ninguna  parte!   Silvestre.-­‐  ¿Quién  la  iba  a  ayudar?     Silvestre.     Silvestre.-­‐  Voy  a  ir  yo.     Ramiro.     Silvestre.-­‐   Me   dijo   el   Molonco   que   la   chamaca   estaba   dispuesta   a   llevarnos   a   donde   la   había  enterrado.     Rómulo.     Ramiro.  Silvestre.-­‐  ¡Ahora  resulta!   Silvestre.-­‐  Ya.-­‐  ¿Pa  qué?   Silvestre.-­‐  La  chamaca.  pues.     Rómulo.     Silvestre.-­‐  Hijuela  chingada.

-­‐  Eso  comes  todos  los  días.-­‐  Entonces  pa  qué  preguntas.  irónico.  Ramiro  lo  ve  de  soslayo.     Ramiro.  no  con  los  alacranes.-­‐  (Calmado)  Dile  que  cuando  estaba  a  punto  de  decirte  lo  que  quería  que  le   dijeras.     .   Silvestre  se  dirige  a  la  salida.     Silvestre.-­‐  ¿Qué  le  digo?     16   Ramiro.  Rómulo  ve  a  otra   parte.     Ramiro.-­‐  Pero  si  me  necesitas.     Silvestre.  Rómulo  tose.-­‐  Estoy  hablando  con  el  dueño  del  circo.-­‐  Me  dijo  que  te  extrañaba.     Silvestre  sale.-­‐  ¿Qué  vas  a  comer?     Rómulo.-­‐¿Así  le  digo?     Pausa.  (Breve  pausa)  ¿Tú?   Rómulo  sonríe.     Silvestre  se  dirige  de  nuevo  a  la  salida.     Ramiro.-­‐  ¿Tienes  miedo?     Ramiro.-­‐  (Calmado)  Chingado.     Silvestre.-­‐  Pollo.  llámame.-­‐  ¿Qué  quieres  que  te  diga?   Rómulo.     Rómulo.     Rómulo.-­‐  Me  encontré  a  la  Renata.  Se  regresa.     Rómulo.  Pausa  incómoda.-­‐  Ahora  sí  ya  me  voy.-­‐  Eso.  Se  regresa.  (Le  grita)  ¡Te  corrí  mucho  a  la  verga!   Silvestre.     Ramiro.-­‐  ¿Pa  qué  te  iba  a  necesitar?     Silvestre.     Rómulo.-­‐  No  sé.  Ramiro  se  le  queda  viendo.     Pausa.     Ramiro..  te  digo..-­‐  Que  te  vayas.   Silvestre.-­‐  ¿Cuándo  se  ha  visto  que  un  circo  traiga  alacranes?   Silvestre.

 No  me  gusta.-­‐  ¿Qué  te  dijo?   Ramiro.     17   .-­‐  No  sé.-­‐  ¿Quién  dice?   Rómulo.   Pausa.-­‐  Hazte.-­‐  ¿Y  tú  qué  le  dijiste?   Ramiro.-­‐  Que  ya  le  pusiéramos  punto  final.     Ramiro.-­‐  ¿A  qué?   Ramiro.     Rómulo.-­‐  ¿A  dónde  vas?   Rómulo.     Rómulo.     Ramiro.-­‐  El  miedo.     Rómulo.   Rómulo.-­‐  Nomás  eso  me  faltaba.     Ramiro.  No  lo  logra.-­‐  A  orinar.  Rómulo  se  intenta  levantar.-­‐  ¿Cómo  quién?   Ramiro.     Rómulo.     Ramiro.-­‐  A  mí  no  me  da  miedo  desde  hace  mucho.     Rómulo.     Rómulo.-­‐  Vamos  a  comer  hígado  encebollado.-­‐  Como  quieras.     Rómulo.     Silencio.     Ramiro.  pues.-­‐  Si  ya  sabes  pa  qué  preguntas.-­‐  Me  hace  daño.-­‐  ¿Cómo  a  qué?  A  lo  de  Rosalba.-­‐  A  que  la  chingada.-­‐  Que  sea  de  pollo.   Ramiro.     Ramiro.     Ramiro.-­‐  Pues  te  aguantas.     Ramiro.-­‐  ¿Quién?   Rómulo.-­‐  No  me  digas  que  no.-­‐  ¡Pos  no  quiero!  ¡Y  se  acabó  la  platiquita!   Pausa.

 Nada  más.-­‐  ¡Me  voy  a  mear  en  los  pantalones!   Ramiro.-­‐  Pos  al  miar.-­‐  ¿Qué?   Ramiro.  y  las  hago.-­‐  Pos  como  si  mearas  vidrios.     Ramiro.     Rómulo.-­‐  ¡No  quiero!   Ramiro.-­‐  Si  tú  supieras  todas  las  cosas  que  no  quiero  hacer.     Rómulo.     Ramiro.     18   .   Ramiro.-­‐  ¿Qué?   Rómulo.-­‐  ¿Por  qué?   Ramiro.     Ramiro  vuelve  con  un  bacín.     Ramiro.     Rómulo.     Rómulo.-­‐  ¡No  quiero!   Ramiro.-­‐  ¿Te  duele?   Rómulo.-­‐  (Se  ríe)  ¿Quién  dijo  eso?     Ramiro.-­‐  ¡A  que  la  chingada!  ¿Y  pa  qué  dices  esas  cosas  pues?     Rómulo.     Rómulo.-­‐  Pos  méate.-­‐  Pos  eso  que  dijiste.   Rómulo.-­‐  Pos  no  se  trata  de  que  quieras.  Rómulo  sigue  intentando  levantarse  sin  lograrlo.  y  se  mete  a  la  casa.  cuchillos  en  el  cristal.-­‐  Tú  dijiste.-­‐  ¿Quién?   Rómulo.-­‐  Cuchillos  en  el  cristal.-­‐  Yo  dije  cuchillos  en  el  cristal.     Ramiro.     Rómulo  orina  en  el  bacín.-­‐  (Le  da  el  bacín)  Ahí  está.-­‐  Renata.     Rómulo.-­‐  Te  escribió  una  poesía.   Ramiro  lo  ve.-­‐  ¿Qué  tiene  que  ver?     Ramiro.     Rómulo.-­‐  Así  nomás.

-­‐  Eso  es  lo  que  tiene  ganas  de  decirte.     Ramiro.     Ramiro  regresa.-­‐  Por  eso.   Ramiro.-­‐  Íralo.     Ramiro.-­‐  ¿Y  dónde  la  viste?     Rómulo.  ¿Que  no?     Ramiro.  eso  no  le  dije.  ¿no?     Rómulo.-­‐  Apenas  se  puede  creer.     19   Pausa.  Con  muchos  trabajos  lo  logra.-­‐  Cuchillos  en  el  cristal.     .-­‐  Yo  le  dije  que  estaba  cabrón.  Felicidades.  Hasta  eso  me  dijo.  Camina   unos  pasos.-­‐  ¿Tú  cómo  sabes?   Rómulo.-­‐  Ella  me  dijo.  qué  consciente.-­‐  ¡No  sé!  ¡A  lo  mejor  era  Rosalba  la  que  no  podía  tener  hijos!   Rómulo.-­‐  Pos  sí.-­‐  Y  tú  te  emocionaste  todito.-­‐  Hasta  eso  que  no.-­‐  ¿Tú  también  la  viste?     Rómulo.-­‐  ¿Cuándo?     Rómulo.-­‐  Pues  está  cabrón.-­‐  ¡Eso!   Rómulo.-­‐  ¿Qué  le  dijiste?     Rómulo.     Ramiro.-­‐  ¡Mira  qué  interesado!     Ramiro.-­‐  Eso  es  lo  que  siente.     Ramiro.  Y  que   quería  que  yo  fuera  el  abuelo.     Ramiro.-­‐  ¿Eso  te  dijo?     Rómulo.-­‐  Que  le  hubiera  gustado  tener  un  chamaco  contigo.-­‐  ¿Pos  cómo  dónde?  Vino  pa  acá.     Ramiro.  Rómulo  intenta  pararse.     Ramiro.     Rómulo.     Ramiro.  Ramiro  se  mete.     Ramiro.-­‐  ¿Y  que  tienen  que  ver  los  puñales  en  el  vidrio?   Rómulo.     Ramiro.  Llega  al  mostrador.

.-­‐  También  le  dije  que  te  iba  a  decir.-­‐  ¿A  poco  no  qué?     Rómulo.     Ramiro.     .     Ramiro.-­‐  Pos  dicen  que  Renata  está  chulísima.  ¿Por  qué  iba  a  ser  de  otra  manera?     Pausa..     Ramiro.   Ramiro..-­‐  ¡Qué  pendejada!  Si  así  vivimos.   Rómulo.-­‐  ¿A  poco  no  tengo  razón?     Ramiro.-­‐  Sí.-­‐  El  Molonco  quiere  que  lo  apoye.  Y  de  las  nalgas.     Ramiro.  ni  hablar.  ¡ya  estamos  entrampados!   Rómulo..-­‐  ¿O  ella  te  dijo  que  me  dijeras  que  ella  no  quería?     Rómulo.-­‐  ¿Y  a  poco  no?     Ramiro.-­‐  ¿Por  qué  me  hablas  de  ella  como  si  no  la  conociera?     Rómulo.-­‐  Es  una  forma  de  decir.     20   Rómulo.-­‐  ¿De  qué?     Pausa.  Y  ella  no  quería.-­‐  ¿Que  no  la  viste?     Rómulo..-­‐  ¡Pos  yo  sí!     Pausa.-­‐   Es   alta.   Rómulo.   Ramiro.   acinturada.-­‐  Puta  madre.-­‐  Dicen  que  no  se  puede  vivir  de  esperar.-­‐  ¡Yo  ya  tengo  una  mujer!   Rómulo.-­‐  Yo  no.     Ramiro.   como   las   que   tienen   un   hijo.   y   con   las   caderas   anchas.     Ramiro.-­‐  ¿Qué?     Ramiro.-­‐  ¿Y  entonces  por  qué  dices  que  dicen?     Rómulo.   Esa  es  la  ventaja.-­‐  ¡Ah  cómo  te  gusta  hacerte  pendejo!   Pausa..     Rómulo.

-­‐  ¿Y  para  qué  te  necesita?     Ramiro.-­‐   Que   aquí   en   la   tienda   puede   agarrar   muchos   votos.     Rómulo.  Bueno.-­‐  Pos  no  sé.   Pausa.   Que   porque   a   mí   me   quieren  un  chingo.-­‐  Pero  es  miedo.     Ramiro.     Ramiro..     Rómulo.-­‐  Las  leyes.     Rómulo.-­‐  Le  pregunté.-­‐  Sabe.-­‐  ¿Entonces?     Ramiro.-­‐  ¿Y?   21   Ramiro.-­‐  Dice  que  no  hay  de  otra.     Rómulo.     Ramiro.-­‐  Dice  que  le  tiene  miedo  a  Diosdado.-­‐  ¿Sabe  algo?     Ramiro..-­‐  ¿Quién  dice?     Rómulo.-­‐  ¿Cuáles  leyes?     Rómulo.-­‐  ¡Que  te  firme!   .-­‐   Me   dijo   que   en   este   país.     Rómulo..     Rómulo.   solamente   estando   en   el   gobierno   se   saben   las   cosas..-­‐  Los  curas  no  pueden  ser  candidatos.     Ramiro.  dice  “respeto”.-­‐  ¿Cuáles  van  a  ser?   Ramiro.     Rómulo.   Rómulo.-­‐  Pos  sí..-­‐  ¿Eso  dijo?   Pausa.-­‐  ¡Entonces  sí  se  puede!   Rómulo.     Pausa.     Rómulo.  no  dice  miedo.-­‐  ¿Qué  quiere  decir?     Ramiro.  si  quiero  saber  qué  pasó  con  Rosalba.

-­‐  ¿Entonces  que  chingados  te  ofrece?.  van  a  votar  por  él..     Rómulo.     Ramiro.   Ramiro.     Pausa.     Pausa.     Pausa.     Pausa.-­‐  Pero  que  le  da  mucho  gusto.-­‐  No  me  vuelvas  a  hablar  de  la  Renata  ni  de  ninguna  otra.     Ramiro.   Rómulo.     Breve  pausa.-­‐  ¡Que  te  firme!   Ramiro.  pues.  y  todavía  le  dio  risa.  que  a  mí  no  me  interese  la   política.-­‐  Dice  quesque  si  yo  le  digo  a  la  gente  que  voten  por  él..     Rómulo.  se  le  ven  más  grandes  los  ojos.-­‐  La  secretaría  del  ayuntamiento.-­‐  Esto  es  para  volverse  loco.     Rómulo.   porque  la  confianza  es  mucha.  Luego  se  mueven.   Rómulo.-­‐  Negro  el  pelo.     Ramiro.-­‐  ¿Así  dijo?     Ramiro.-­‐  Tres  veces  me  dijiste  que  me  firmara.     .     Rómulo.-­‐  El  puesto.-­‐  Cuando  se  peina  para  atrás.     Ramiro.-­‐  ¿Qué  quieres  que  me  firme?     Pausa.     Pausa.-­‐  El    Molonco.   22   Ramiro.     Rómulo.     Rómulo.-­‐    La  secretaría.     Rómulo.-­‐  Que  yo  soy  el  único  que  les  puede  ganar  a  los  dos  juntos.-­‐  Ah.     Ramiro.  Los  personajes  se  ven  por  un  momento.-­‐  ¿Qué?     Ramiro.-­‐  Y  dicen  que  contrasta  con  su  piel  blanca.

-­‐  ¡Oxs.  chingado!   Ramiro.-­‐  ¿Y  qué  dice  Dios?     El  Chispillas  le  entrega  unos  volantes  a  Ramiro.  oxs!   Ramiro.     23   Ramiro.     Rómulo.  Otros  dicen  que  es  un  lobo  gigante.-­‐  Je.-­‐  Por  todo  este  pueblo  soy.  y  las  huellas   dicen   que   parecen   de   un   burro   loco!   ¡Y   qué   casualidad!   Que   dicen   que   busca   morros   como   yo.   ¡Qué   casualidad.  andes  buscándome  otra  vieja.  no   se  me  va  a  salir  de  aquí..  del  chingado  pecho!  ¡Así  que  no..  ¿Será  oye?   ¿Oye  será?   Ramiro.     Ramiro.  mi  suegro.-­‐  Chingado  pájaro  de  mal  agüero.   Ramiro.-­‐  Gallina  era  la  pobre  pobre  pobre.     Rómulo.  Chispillas?     Chispillas.   ¿no?!   Ahora   resulta.-­‐  Es  el  colmo  que  tú.-­‐   ¿Me   vas   a   oír   te   digo   me   vas   a   oír?   ¿Me   vas   a   oír   te   digo   me   vas   a   oír?   ¡Dicen  que  es  un  coyote  grandote.   ¿no?   ¡Qué   casualidad!   Pero   a   mi   nomás  se  me  hace  que  quieren  asustarnos  pa  que  no  nos  “acérquemos”.-­‐  (Alza  la  voz)  ¡Chingada  madre!  ¡Aunque  me  digas  todos  los  putos  días.-­‐  Que  va  a  dar  una  plática  sobre  sexualidad  y  matrimonio.     Chispillas.  Nomás  de  Dios.  Nomás  ahora.-­‐  (Dándole  un  volante  a  Rómulo)  ¡Mira  Dios!     ...-­‐  ¿Qué  pasó.     Ramiro.  Interrumpe.  Nomás.-­‐  Nomás  soy  mensajero  de  Dios.-­‐  ¿Qué  se  te  ofrece?   Chispillas.   Entra  el  Chispillas..-­‐  ¡Pos  qué  a  toda  madre!   Chispillas.   Chispillas..-­‐  ¡Despedazada  amaneció  la  Bartola!   Rómulo.-­‐  Para  tener  dónde  llorarle.-­‐  ¿Adió?   Chispillas.-­‐  ¿Adió?   Chispillas.  oxs.   Ramiro.-­‐  ¡Tú.     Rómulo.     Rómulo.-­‐  ¡Muchísimas  gracias!   Rómulo.

 Eso  dice.     Ramiro.  ps.-­‐  Así  dice.-­‐  Diosdado.     Ramiro.     Chispillas.  ¿sí?     Chispillas.-­‐  ¿Me  estás  arremedando?     Rómulo.-­‐  No.-­‐  Pues  este  Dios  no  está  casado.     Se  hace  un  silencio.  Se  voltea..  se  detiene..-­‐  Muchísimo.   Chispillas.-­‐  Ta  bueno.     Chispillas.  ¿No?  Siiiii.-­‐  ¿Qué?     Chispillas.-­‐  ¡Ps.   Chispillas.-­‐  No  tiene  nada  de  malo.  Cuando  está  a  punto  de  salir.-­‐  Yo  la  vi..-­‐  Me  debes  un  pulparindo.     Ramiro.-­‐  ¿Cuándo  dijo?     Chispillas.  ¿o  no?  ¿O  sí?  ¿O  no?  ¡Muchísimo!   Rómulo.     Ramiro.  pues.  El  buen  humor  de  Ramiro  desaparece.     Ramiro.-­‐  Que  dice  que  no  es  pa  eso.     Chispillas.-­‐  ¿Y  qué  sabe  Dios  de  eso?     Chispillas.-­‐  ¿Quién  dice?     Chispillas.-­‐  Pero  no  ha  dicho.  que  dice.-­‐   Dile   a   Diosdado   que   en   la   compra   de   una   docena   de   huevos.     Chispillas.  ps!   Rómulo.   vamos   a   regalar  el  volante.-­‐  ¡Ándale!   El  Chispillas  camina  hacia  la  salida.     24   Ramiro.  ¿o  sí?  ¿No?     Ramiro.-­‐  Pero  dice.-­‐  ¿Entonces  pa  que  es?     Ramiro.  Rómulo  lo  ve.  Chispillas?     .     Rómulo.     Rómulo.-­‐  ¿Qué  viste.-­‐  Ha  de  ser  campaña  política.-­‐  Haz  de  cuenta  que  ya  le  dije.  Dile.

-­‐  El  otro  día  llovió.   Que   eran   bellotas.   Piñas.-­‐  Hagamos  la  tumba.-­‐  Si  yo  nomás  vine  a  dejar  los  volantes  del  padre  Diosdado.-­‐  ¿Ya  ves?     Ramiro.  bellotas.-­‐  ¡Nada!  ¿Qué  chingados  va  a  ser?     Chispillas.     Ramiro.-­‐   ¡Bueno.-­‐  No.  ¿eh?     Ramiro.-­‐  Que  me  vaya  no  quiere  decir  que  no  la  vi.     Ramiro.-­‐  Clarito  la  vi.-­‐  ¡Aquí  nunca  llueve!   25   Chispillas.   .-­‐  ¿Qué?   Rómulo.-­‐  ¡Ya!   Ramiro.  que  caminaba  como  si  no  estuviera  lloviendo.-­‐   ¿Y   por   qué   yo   no   la   veo?   ¡Qué   casualidad!   ¿Por   qué   a   mí   no   se   me   ha   aparecido?     Rómulo.   grita   como   voceador)   ¡Conferencia   sobre   matrimonio   y   sexualidad  por  el  padre  Diosdadoooo!   El   Chispillas   sale.-­‐  ¡Estaba  bien  bonita!  ¡Parecía  como  santa!   Ramiro.  Rómulo.     Ramiro.-­‐  ¡Pos  ya  te  fuiste!   Chispillas.   pues!   ¿Que   es   un   chingado   complot   o   qué?   ¡Ahora   resulta   que   todos  han  visto  fantasmas!  ¡Ya  te  me  estás  largando  mucho  a  la  chingada!   Chispillas.   Ramiro   regresa   al   mostrador   para   acomodar   mercancía.     Ramiro.-­‐   (Mientras   sale.  con  una  amplia  sonrisa.     Ramiro.  bellotas.   dicen   unos.  piñas.   Rómulo.  lo  ve.  bellotas.-­‐  ¡Fuímonos  de  aquí!   Chispillas.   Recogía   algo   del   piso.-­‐  ¡No  llegó  ni  a  equipata!     Chispillas.-­‐  ¿Ya  los  dejaste?   Chispillas.   Ramiro.-­‐   Y   no   se   mojaba.-­‐  Se  va  a  seguir  apareciendo.     Rómulo.-­‐  ¿Qué?   Rómulo.     Ramiro.-­‐  Porque  así  no  es  la  cosa.   Lo   hace   de   muy  mala  gana.  piñas.

    Pausa.   Ramiro.  Arbustos  pequeños  por  doquier.     Renata  está  de  espaldas.-­‐  ¡Hagamos  la  tumba!  ¡Nada  te  cuesta!   Ramiro.     Ramiro.-­‐  ¿Entonces  cómo  es?     Rómulo.  se  escucha  una  serie  de  balazos.  Al  fondo.-­‐  ¿De  qué?     Renata.   Sigue   trabajando.  Ramiro  está  al  borde  del  llanto.     Ramiro.     Ramiro.  pues.   A   Ramiro   se   le   salen   las   lágrimas.     Ramiro  está  del  otro  lado.   Que   no   es   lo   mismo   que   aparecer.-­‐  ¿Qué?     Renata.  en  cuclillas.  se  queda  corta.  mezquites.     La  descripción  que  hace  Rómulo  sobre  la  belleza  de  Renata.  También  sirve  para  preparar  atole.-­‐  Miedo.-­‐   Ya   son   diez   años.     Renata.-­‐  ¿Qué  le  vamos  a  decir  cuando  aparezca?   26   Rómulo.  con  un  palo.-­‐  Nomás.  Se  hace  oscuro.  De  pronto.     .  dibujando  algo  en  la  tierra.-­‐  ¿Miedo?                                                                                                                     1  Fruto  del  mezquite  que  se  utiliza  para  fines  medicinales.  recolectando    péchita1.                   CUADRO  2   Un  claro  en  el  monte.  Ya  quiere  paz.   por   eso   se   está   apareciendo.-­‐  ¡Qué  culero!   Se   escucha   el   graznido   de   un   cuervo.-­‐  ¿Tienes  miedo?     Ramiro.

 de  esa  forma  no.-­‐  ¿Entonces  no?     27   Ramiro.-­‐  Pues  porque  Silvestre  me  dijo.-­‐  Eso  es  cuando  la  muerte  es  normal.     Pausa.  Pero  esto  no  tiene  nada  de  normal..   Renata.-­‐  ¿Y  por  qué  aquí?   Ramiro.     Renata..-­‐  Está  bonito.     Pausa.     Ramiro.     Ramiro.-­‐  ¿Te  gusta?     Renata.     Renata.-­‐  Pues  no  me  preguntó.     Renata.     Ramiro.     .     Renata.     Pausa.-­‐  Sí.  O  sea  sí.-­‐  No  lo  había  pensando.     Ramiro.-­‐  Pues  así.  Está  bien.     Renata.-­‐  ¿No?     Ramiro.-­‐  Pos  sí.-­‐  No.     Ramiro.-­‐  ¿El  lugar?     Ramiro.-­‐  Lo  normal  es  en  el  cementerio.  No  hay  problema.  (Pausa)  Me  dijo  Silvestre  que  a  lo  mejor  querías  verme.     Renata.     Renata.-­‐  A  lo  mejor.-­‐  ¿Te  gusta?     Renata.  (Pausa)  Me  dijo  que  estaría  bueno  que  tú   dieras  tu  opinión.-­‐  Está  difícil  de  llegar.   Ramiro.-­‐  Ah.     Renata.-­‐  Ah.-­‐  ¿Para  qué  viniste?     Renata.-­‐  Pues  que  no  se  me  hace  que  te  tengamos  que  meter  en  este  asunto.-­‐  ¿Y?   Ramiro.

    Renata.   ¿puedo   decirte?.   en   el   cementerio.     Renata..   Tienen   razón   todos   estos.  Ni  tú  me  vas  a  dar  miedo.   donde   me   cayó   el   veinte.     Renata.  Le  agregué  el  culeros.  ¿verdad?   Ramiro.   flojito   y   cooperando.-­‐  Y  ni  preguntar  quién  fue..     Ramiro.     Pausa.  ¿a  poco  no?  (Pausa)   Todos   ustedes   estaban   de   acuerdo   para   contar   esa   historia   de   la   aparecida   para   que   según   ustedes   yo   aflojara.-­‐  ¿Sería  por  cosa  política?   Ramiro.   ya   nada   me   va   a   dar   miedo.   Ni   siquiera   que   ya   regrese  Rosalba.-­‐  ¿Qué?     Renata.  Porque  se  pusieron  de  acuerdo.   (Pausa)   Traidor  me  va  a  decir  el  Molonco..-­‐  ¿Vas  a  aceptar  la  candidatura?     Ramiro.   Pero   pura   madre   me   da   miedo...-­‐   Allí   fue.   aquí   estoy.-­‐  Mucho..  pues  ya  va  a  tener  dónde  llegar.-­‐  Mejor  ni  sigas.-­‐  No.     Pausa.  Ni  eso.   Y   mírame..-­‐  (Sonriendo)  Ni  modo  que  haya  sido  por  cosa  de  Dios.-­‐  Yo  creo  que  sí.-­‐  No  me  la  han  ofrecido.-­‐  Eso  sí.   Una   vez   haciendo   la   tumba.   Ramiro.   28   Ramiro.  si  pregunto  en  serio.     Renata.   Bueno.     Renata.  ¿no?     Renata..-­‐  Estuvo  grueso.-­‐  No.  como  al  Diosdado.   ¿Cómo   ves?   A   lo   mejor   te   nombro   la   primera   dama   del   .   (Se   ríe)   En   realidad   no   dije   estos.  A  lo  mejor  ni  lo  hubieran  matado.   Ramiro..     Pausa.  Y  a  lo  mejor  por  eso  me  mata.     Pausa..  Ni   Silvestre   con   sus   cábulas..-­‐  Hazte.     Renata..     Ramiro.   pero   le   agregué.   Ni   siquiera   dejar   solo   al   viejito.-­‐  Dicen  que  no  tardan.     Pausa.   Así   que   me   da   un   chingo   de   gusto   que   ya   no   tarden   en   ofrecerme   la   candidatura.  porque   cuando  regrese.   sí   dije.

  29   DIF.  aunque  luego  dicen  que  lo  maltrato.       Renata.   Renata.   pa   que   aprenda.   ¡qué   madre!   (Pausa)   Nomás   pa   que   sepas.   iban   a   decir   que   yo   era   muy   requetependejo.   porque   a   lo   mejor   no   te   lo   vuelvo   a   decir:   A   Rosalba  la  secuestraron.  crezcan  y  no  se  mueran  tan  pronto  como   se   murió   ella.-­‐  Se  llama  Renata..   Que   se   supone   que   es   Rosalba   que   anda  con  un  gringo  viejito.  y  yo  no  les  creo.  Pa  que  cuando  le  traigamos  flores.     Silvestre.  si  fue  de   lo  primero  que  me  enamoré  cuando  la  vi.-­‐  ¿Quién?   Ramiro.   Y   eso   qué   tiene.     Renata.     Daniel Serrano 14/10/08 10:42 Comentario [5]: Se  retoma  esta  plática   más  adelante.  lo  quiero   un  chingo.   Camina   y   se   planta   en   otro   lugar)   Aquí  va  a  ser.   Y   esos   cabrones   que   se   la   llevaron.  me  dijo  el   Molonco.  Y  aunque  no  haya  ido.   ¿Y   cuándo   chingado   iba   a   volver   si   se   la   llevaron?  Por  eso  me  duele  un  chingo  estar  seguro.  Porque   nomás   así.  ¿Y  a  don  Rómulo  en  dónde  se  te  ocurre  ponerlo?  Ese  viejo  cabrón.  Eso  es  lo  más   fácil   que   hay   que   decir..  En  el  mero  cénit  del  sol.     Llega  Silvestre.  Pa  que  le  pegue  a  toda  madre.   ¡¿Cómo   estaría   de   jodido   que   me   puse   a   pensar   en   eso?!   Pero   fíjate  la  contradicción.  pues?  Nunca  me  supieron  decir.  un  poco  sudoroso.     Silvestre.   ¿pa   qué   se   la   llevaron..  Pero  ya  vi   al  negrito  ese  millonario.     Pausa.   pero  yo  no  conozco  el  caminado  de  esa  muchacha.     .   Me   duró   poquito.   ¿Te   gustaría?   (Renata   no   contesta)   Y   al   Silvestre   lo   pongo   en   relaciones   públicas.   ¿Ya   viste   el   campo   de   golf   en   donde   están?   Me   dijo   el   Molonco.  Ellos  me  dicen  que  se  fue  solita..-­‐  Gracias.   Y   pos   con   la   tienda.  Pues  sí.  ¿Sabes  por  qué  puse  la  tienda?  Pa  tener  pretexto  pa  esperarla.     Renata  toma  la  foto.     Daniel Serrano 14/10/08 10:36 Comentario [4]: Hay  que  resolver  esta   pregunta  más  adelante.   esperándola.   ¿verdad?  Además  el  pinchi  Molonco  nunca  ha  estado  en  un  campo  de  Golf.   ya   no   tanto.   el   cabrón.     Ramiro.  pero  sí  está  más  jodido  que  yo.  dicen.-­‐  (Saca  una  foto)  Mira  lo  que  me  trajo  la  chamaca  esa  que  trajo  el  Molonco.  pos  sí  los  conozco.   (Pausa.  y  al  mismo   tiempo   pongo   una   tienda   para   esperarla.  me  dijo.  Que  ella  se  fue  solita.  Yo  no  lo  veo  tan  viejito.-­‐  Está  lejos.   Y   hasta   con   quién.  Ni  que  fuera  película.  pero  es  como  los  niños  chiquitos.  Renatita.   Que   se   fue   solita.     Ramiro.-­‐  De  eso  se  trata.  Porque  estoy  seguro  que  solita.  Punto.  Pa  que  se  llene   de  luz.-­‐   Que   esa   foto   la   tomaron   en   Tijuana.   por   lo   menos   hubiera   dejado   dicho   a   dónde   iba.-­‐  Buenas.  por   eso   lo   maltrato.   y   que   se   chingue   el   pendejo   del   abarrotero.  ¿Pero  cómo  chingados  no  voy  a  conocer  el  caminado  de  Rosalba?.     Ramiro.

    Silvestre.-­‐  Pos  sí.     Silvestre.-­‐  Las  que  le  vas  a  poner  allí.-­‐  El  epitafio.     Silvestre.-­‐  Ha  de  ser.  Nosotros.  en  la  tumba.-­‐  Tu  vele  pensando  mejor  en  las  palabras.  tú?     Silvestre.-­‐  ¿Qué  palabras?     Silvestre.-­‐  ¿Cuál?   Ramiro.   ¿y   Raymundo   de   qué   tiene   especialidad.-­‐  Pos  de  lápidas.     Ramiro.     Ramiro.-­‐  ¡Ahora  resulta!   Silvestre.     Ramiro.-­‐   Pues   porque   le   dije   que   estaba   lejos.-­‐  (Ídem)  ¿Cuál  es  la  fecha  en  la  que  se  murió.     Ramiro.     Ramiro.   Y   eso   que   no   le   dije   qué   tan   lejos.  pos  vámonos.  Todavía  me  falta  preguntarles  a  otros.  A  lo  mejor  un  albañil  no   especializado  pos  cobra  menos.   Le   dije  que  como  a  5  minutos  del  cementerio.     Ramiro.-­‐  Y  si  no.   Silvestre.-­‐  Ni  madres.-­‐  ¿Así  nomás?  ¿Nosotros?     Silvestre.     Ramiro  camina  hacia  la  salida.     Ramiro.-­‐  ¿Qué  averiguaste?     Silvestre.     Ramiro.     Ramiro.-­‐  ¿Nosotros?  ¿Quiénes  nosotros?     Silvestre.-­‐  (Irónico)  Nomás  que  tenemos  un  problema.-­‐  Bueno.-­‐  De  nada.     Ramiro.     Ramiro.-­‐  Es  a  mí.  pos  la  hacemos  nosotros.-­‐   ¿Un   albañil   no   especializado?   Ah   cabrón.-­‐  ¿Y  eso  por  qué?     30   Silvestre.-­‐  Tú  no  te  preocupes.     Silvestre.-­‐  Pos  el  cabrón  de  Raymundo  quiere  cobrar  el  doble.     .

  que   a   su   vez   observa  a  los  dos  hombres.-­‐  ¿Sabes  cómo  se  llama  esto  que  vamos  a  hacer?   Renata.-­‐  Ah.-­‐  Ándale.   Silvestre   lo   ve   por   un   momento.     Ramiro.-­‐  Cenotafio..  nomás.     Ramiro.-­‐  Sospecho.   31   Pausa.  Yo  no  te  dije  que  vinieras.-­‐  Una  tumba  sin  muerto.-­‐  ¿A  quién?     Renata.-­‐  Yo  sé.-­‐  Yo  no  te  tengo  aquí.     .   Renata.     Silvestre  sale.     Ramiro.  pos  ahorita  vengo.-­‐  La  tumba.-­‐  Tú  dijiste  que  la  habían  secuestrado.  Es  como  un  monumento.-­‐  Es  cuando  uno  hace  una  tumba.  pero  sin  que  haya  nadie.-­‐  Bueno.  no  me  importa.  Ramiro  observa  a  Renata.     Ramiro.  pero  ya  a  estas  alturas.  pero  no  dice  nada.  Ya  sé  dónde  es.     Renata.-­‐  ¿Por  qué?     Ramiro.     Renata.     Silvestre.-­‐  No.     Ramiro.  Adiós.  ¿no?     Ramiro.-­‐  ¿A  qué  alturas?     Renata.  señorita.   Piensa.     Renata.     Renata.     Silvestre.     Ramiro.-­‐  Vámonos.  Yo  digo  que  Cuquito  nos  los  hace  por  menos.-­‐  No  le  hace..-­‐  ¿Te  pidieron  dinero?   Ramiro.-­‐  ¿Entonces?     Ramiro.     Renata.-­‐  ¡Mira  cómo  me  tienes!  ¡Mira  dónde  estoy!  ¿Ya  te  diste  cuenta?     Ramiro.  ¿Quién  se  la  llevó?     Ramiro.   Voltea     a   ver   a   Renata.-­‐  Ya  sé  que  no  quieres  hablar.     Renata  lo  ve.-­‐  Nosotros  ya  nos  vamos.

 pues.-­‐  ¿Qué  le  digo?     Ramiro.-­‐  ¿Al  Chispillas?  ¿Para  qué?     Silvestre.-­‐  ¿Qué?     Renata.-­‐  ¿Quieres  que  te  lo  consiga?     Ramiro.-­‐  ¡Ya.     Ramiro.-­‐  ¡Entonces  déjate  de  cosas  y  entiérrala  de  una  vez!   Ramiro.  ya!  (Saliendo)  ¡Pinchis  malagradecidos!     Silvestre  sale.     Ramiro.   Renata.-­‐  ¡Lárgate!   Silvestre.     Ramiro.-­‐  ¡Lárgate!   Silvestre.-­‐  ¡No  sé!   Ramiro.-­‐  ¿Dónde  está?     Renata.-­‐  ¿Y  ora?     Ramiro.-­‐  ¡Contéstame!   Pausa.-­‐  Que  don  Rómulo  quiere  venir.-­‐  ¿Seguro?     Ramiro.     Ramiro.-­‐  Tú  nomás  dime.     Ramiro.  Renata  evita  la  mirada  de  Ramiro.-­‐  Lo  que  quieras.-­‐  ¡No  tengo  el  cuerpo!   Renata.-­‐  Que  te  tiene  un  mensaje.  Pausa.-­‐  ¿Qué  quieres?   Silvestre.-­‐  ¿También  me  traigo  al  Chispillas?     Ramiro.-­‐  No  sé.-­‐  ¿Entonces  para  qué  dices?     32   .-­‐  ¿Andas  metida  con  ellos?     Entra  Silvestre.     Silvestre.-­‐  (A  Silvestre)  ¿Qué  quieres?     Silvestre.     Ramiro.     Silvestre.

  Renata.-­‐  ¡Perdón!   Ramiro.-­‐  Ahora  resulta  que  el  cabrón  del  Raymundo  es  especialista.-­‐  De  ella.-­‐  Y  fíjate  lo  que  son  las  cosas..  a  ver  qué  me  dices.  y  que  a  lo  mejor  sí  la  vi.   Pausa.-­‐  (Después  de  un  suspiro)  Cuéntame..   Renata..-­‐  ¡Me  gustas  un  chingo.  ¿Te  puedo  contar?     Renata.   .-­‐  Perdón..-­‐   ¿Sabes   todas   las   historias   que   me   han   contado?   Hasta   los   chingados   extraterrestres   vinieron   por   ella..   que   se   fue   con   el   gringo.   que   amaneció   muerta   encuerada   en   la   casa   de   unos   cabrones   en   Pitiquito.-­‐  ¡Nada!  ¿Qué  chingados  voy  a  tener?     Renata.     Renata.   que   la   metieron   en   ácido.     Ramiro.     Renata.-­‐  ¿De  qué?     Ramiro.  ¿Cómo  no  la  iba  a  reconocer?   Pausa.  ¿Sabes  qué  me  dijeron?  Que  qué  pendejo  era.     Ramiro.  también  me  refiero  a  ti..  Renata!  ¡Un  chingo  de  veces  don  Rómulo  me  dice  que   si  por  qué  no  me  caso  contigo!  ¡Fíjate  quién  lo  dice!  ¡Mi  suegro  lo  dice!  ¡Está  cabrón   llegar  a  eso!   Pausa...   que   anda   trabajando   de   puta   en   Cancún..   ¿Le   sigo?.-­‐  ¿Y  tú  que  le  contestas?   Ramiro.     Renata  no  dice  nada..   (Pausa)   Pero   que   un   día   de   estos   te   voy   a   preguntar..  Cuando  me  dijeron  eso.   que   anda  de  cantante  en  la  televisión.     Ramiro.   Renata.-­‐  ¿Qué  tienes?     Ramiro.-­‐   Que   no   te   he   preguntado.-­‐  (Casi  llorando)  ¡Pues  me  da  coraje!  ¿Qué  chingados  piensa  la  gente  que  yo   no  siento?  ¿O  qué?  (Pausa  breve)  Y  cuando  digo  gente.   (Renata   no   contesta)   Que   se   volvió   lesbiana.  tres  días  duré  viendo  la   televisión  día  y  noche  y  no  apareció..   que  en  la  televisión  las  operaban  para  que  se  vieran  más  acá.   que   es   la   mano   derecha   de   la   reina   del   pacífico.   pero  no  la  reconocí..-­‐  ¡Pendeja!   33   Ramiro.   Que   la   descuartizaron..

  Ramiro.   Ramiro.-­‐  Pues  entonces  no.     Renata..     Ramiro.  De  otra  cosa.     Ramiro.-­‐  Debería  de  estar  prohibido  morirse  antes  de  los  50.-­‐  ¿Será  suficiente  con  la  tumba?     Renata.-­‐  ¿Le  decimos  una  misa?     Renata.   pero   yo   necesito   contarlo..-­‐  Que  a  mí  también  se  me  fue.-­‐  Mejor  no  volvemos  a  empezar.   estuvimos   un   chingo   de   tiempo  intentando  tener  chamacos.     Renata.     Renata.  casi  llorando)  Ni  duda  que  no  tienes  remedio.   Y   si   la   vieron  con  ese  brillito.  y  suavemente  lo  besa  en  la  boca.     Ramiro.  el  aire  se  me  fue...  el  aire.  de  tanto   correr  como  tú.     .  dicen.     Renata.-­‐  A  lo  mejor.   Renata  le  toma  la  cara  entre  sus  manos.     Entra  El  Chispillas.  Que  deambulaba.  Porque.  pues  quiere  decir  que  el  del  problema  era  ello.-­‐  ¿Cómo  de  qué?     Renata.  que  a  mí  también.-­‐  ¿Estás  seguro?     Ramiro.-­‐  Pos  no  hay  otra  manera  de  enterrarla  que  terminar  de  hablar  de  ella.-­‐  (Se  acerca  a  él.     Ramiro.-­‐  (Se  detiene)  Debería..   Porque   ella   me   había   dicho   que   la   del   problema   era   ella.     Ramiro.-­‐  Pos  sí.-­‐  ¿Tú  cómo  ves?     Renata.-­‐  ¿Cuál  futuro?     Renata.     Chispillas.   34   Ramiro.-­‐  Dicen  que  estaba  embarazada  cuando  la  vieron..   Ramiro.-­‐  Sería  suficiente  con  que  habláramos  de  otra  cosa.-­‐   (Caminando   hacia   fuera   de   escena)   A   lo   mejor   lo   que   tengo   que   hacer   es   irme.-­‐  Pues  no  sé.-­‐  No.  Y   sentí   más   culero.  pues   no   sé   si   tú   estés   para   saberlo.-­‐  ¿Del  futuro?     Renata.

 Entra  un  rayo  de  sol.  eso  dicen.     Ramiro   sigue   con   la   mirada   perdida.-­‐  Yo  aquí  los  espero.   que  encontraron  una  mano.-­‐  ¿Una  mano?     Chispillas..  fíjate  tú.  Y  yo  le  dije.   fíjate  tú.   no.  ¿Me  entendiste?  rayito  del  sol  del   campo  que  cae  en  el  centro  de  las  tumbas  y  que  ya  no  es  por  supuesto.  que  muy   bien  te  conoce..  ve  el  centro  del  escenario.     El  Chispillas  se  sienta..-­‐  ¡El  papá  de  la  dueña  de  esa  mano!  Que  te  conoce  muy  bien.  que  por  supuesto.     .  De  pronto.  que  te  vas  a  enojar.  fíjate  tú.  pero  si  lo  repito  muchas  veces.     Chispillas.-­‐  A  ver.   Chispillas   se   queda   sólo.   no   va   a   crecer.  eso  hubiera  dicho.-­‐  (Para  sí)  ¡Hijuela  chingada!   Renata.  Como  mi  mamá.  Chispillas  va  hacia   él.-­‐  ¿Quién  dijo?     Chispillas..-­‐  Fíjate  tú  que  yo  tenía  una  mamá  que  decía  que  era  bueno  hablarle  a  las   plantitas.  que  una  mano.  el  primero.   dijo   el   Molonco.  A  mí  por  eso  se  me  fue  el  aire.  A  ver.   ¡Ya   me   acordé!   ¡Sí   sirve   repetir!   ¡Ya   me   acordé!   ¡Quiere   decir   que   el   sol   hace   crecer   a   los   seres   vivos!   ¡Eso   me   lo   dijo   mi   mamá!   ¡Por   supuesto!  Yo  creo  que  el  Ramiro  por  eso  quiere  hacer  aquí  la  tumba.  ¿no?  Que   te   avisara.  resoplando.-­‐  ¿A  dónde?   Chispillas.  Y  fíjate  tú..   el   Molonco   me   dijo   el   primer   recado   que   estoy   dejando   a   lo   último.  pero  tan  bonita  cuando  decía  por   supuesto.  dice.   que   a   mí   no   se   me   olvidó   nunca   esa   palabra.  dice..-­‐  No  necesito  ver.   esa   que   ya   la   estamos   enterrando.  nomás  una.     Ramiro.  Fíjate  tú.     Ramiro.  a  lo  mejor  me  acuerdo.  A  veces  así  como  ahorita.-­‐  Eso  dije.  porque  si  hubieran  sido  dos.  se  veía  tan.  Le  habla.   Ramiro.   Ramiro.   pobre  por  supuesto.     Renata.-­‐  ¿Qué  pasó?     35   Chispillas.  lo  dejo  pa  lo  último.   Y   la   mujer   esa   que   por   supuesto   se   llama   Rosalba.  es  que  el  sol  nomás  hace  crecer  a  los  seres  vivos  que  no   se   mueren..  Ramiro  pierde  la  mirada.   pero   lo   que   el   bato.  se  me  olvida.  no  sabe..-­‐  ¿Vas  a  ir?     Ramiro.  Renata  lo  observa.   Renata   lo   sigue.   A   veces   se   me   olvida   qué   quiere  decir.-­‐  Nomás  dos  recados  te  traigo.  eso  dijo..     Chispillas.  que  sí  le  podía  hablar  también  al  sol.  ¿no?.   Sale.   Resopla.   Que   es   la   mano   de   la   señora   tuya..   Así   que  no  va  a  ser  por  supuesto.  Porque   el   bato   quiere   hacerle   su   tumba   a   su   mujercita   que   tanto   quiere.  me   dijo  que  sí.  el  otro.  Por  supuesto  por  supuesto  por  supuesto  por   supuesto   por   supuesto.  uno.

    Silvestre.  ya.-­‐  ¿Qué?     Chispillas.     Silvestre.   que   estás   loco.-­‐  ¿Por  qué?     36   Chispillas.     Silvestre.-­‐  ¡Estás  loco!   Chispillas.   Entra  Silvestre.     Silvestre.-­‐  ¿Tú  sabes  que  la  mayoría  de  la  gente  no  sabe  qué  quiere  decir?     Silvestre.     .   Chispillas.   Por   supuesto.-­‐  ¿Y  dónde  está  Ramiro?     Chispillas.-­‐  Entonces  sí  te  digo.     Silvestre.-­‐  ¡Pinchi  loco!   Chispillas.  que  es  que  el  sol  hace  crecer  a  los  seres  vivos.-­‐  ¿Qué?   Chispillas.  pero  yo  les  digo  que  no.-­‐  Ahora  no  te  digo.-­‐  Dime  pues.     Silvestre.-­‐   Te   dije.-­‐  Dicen  que  sí.-­‐  Por  eso  no  te  digo.-­‐  Lo  que  sigue  es  que  me  digas  que  estoy  loco.     Silvestre.  dime  qué  pasó.-­‐  ¿Qué?     Chispillas.     Chispillas.-­‐  Bueno.  por  supuesto.     Silvestre.-­‐  Porque  si  estoy  loco.-­‐  ¿Y  ahora  tú?  ¿Hablas  sólo?  ¿Estás  loco?     Chispillas.-­‐  ¿A  dónde  fueron?     Chispillas.-­‐  No  me  has  preguntado.  pues  ya  no  me  vas  a  creer.-­‐  Porque  la  gente  cree  que  por  supuesto  quiere  decir  otra  cosa  que  no  es   como  lo  que  sí  es.     Pausa.   Silvestre.-­‐  El  loco  soy  yo  por  creerte  todo  este  tiempo.-­‐  Por  supuesto.-­‐  A  buscar  la  otra  mano.     Silvestre.     Silvestre.     Chispillas.   eso   es   lo   único   que   saben   decir.     Chispillas.

    Silvestre.-­‐  Ya  qué.-­‐  ¿Y  ahora?   Chispillas.    Porque  ella  le  estaba  dando.     Silvestre.   porque   tiene   mucho.     Silvestre.-­‐  Si  no.  Chispillas.     Rómulo.-­‐  Ahora  que  me  acuerdo  no  le  di  el  segundo  recado  a  ese  muchacho  de  la   tienda.   por   eso.-­‐  ¿Qué  tiene?   Silvestre.   y   que   la   mujer   le   dio   mucho.   Y   cuando   yo   todavía   estaba   viendo  cómo  se  iban.-­‐  ¿Quieres  que  te  lo  cuente  otra  vez?   Entra  Rómulo.-­‐  Y  al  muchacho  se  le  fue  el  aire.     Rómulo..-­‐  Así  se  llama.   Ya   sé   que   lo   conocen.-­‐  Por  supuesto.-­‐  ¿En  serio?     Chispillas.-­‐  ¿Cuál  mano?     Chispillas.-­‐  ¡Te  estoy  preguntando  otra  cosa!   Chispillas.  ¡Este  gorrioncillo  pecho  amarillo  se   les  va!   .-­‐  ¿Renata?   Chispillas.-­‐  A  ver.   Silvestre.  nada  más  me  gusta  hacerme  el  loco.-­‐  ¿Qué?   Chispillas.     37   Chispillas.-­‐  ¿Ya  viste  el  rayo  de  sol?   Silvestre.  ¿A  dónde  fue  mi  hijo?     Chispillas.     Pausa.  llego  por  supuesto.   que   al   otro   hombre   se   le   fue   el   aire..     Silvestre.-­‐   Que   yo   le   decía   a   este   hombre.-­‐  (Sonriente)  Ya  acabé.   el   de   las   sodas.     Silvestre..-­‐  ¿Ya  ves?  Está  loco.   ¿lo   conocen?   Es   a   toda   madre.-­‐  La  de  la  muchacha.     Silvestre.  ¿Cuándo?   Rómulo..-­‐  ¡Pinchi  loco!   Chispillas.   si   no   estoy  loco.-­‐  ¿La  de  Renata?   Chispillas.

  pero   nunca   me   la   quisieron   contar..     Silvestre.   Porque   cae   una   maldición.-­‐  ¿Cómo  cómo?   Silvestre.  dicen.-­‐  ¿Has  oído  hablar  de  la  leyenda  de  la  mano  perdida?     Silvestre.-­‐  Sí.-­‐  ¿Pues  de  dónde  eres?   Silvestre.-­‐  Perdida.-­‐  ¿Cómo  llegaste  hasta  acá?   Rómulo..-­‐  Yo  no  sé  ni  madre.  ¡No  entiendo  una  chingada!   Rómulo  suspira  profundamente.-­‐  ¿Tú  me  puedes  explicar?     Silvestre.-­‐  ¿Qué  te  importa?   38   Silvestre.-­‐  ¡No  entiendo  nada!   Rómulo.-­‐  ¿Tú  te  la  sabes?   .     Silvestre.-­‐  ¿Te  puedes  explicar?     Silvestre.-­‐  ¡Qué  maldición  ni  que  madre!   Silvestre.-­‐  ¿Qué  hacemos?     Rómulo.-­‐  Mano.-­‐  No.   Rómulo..-­‐   Sí   sé   que   existe.-­‐   El   Chispillas   me   dijo   algo   de   una   mano..-­‐  Esto  se  está  poniendo  feo.-­‐  (Interrumpe)  ¿Cómo  sabes  que  era  la  mano  de  Renata?   Silvestre.   Que  la  mano  de  Renata.     Rómulo.   Que   la   fueron   a   buscar.   o   algo   así.     Rómulo.     Rómulo.   Chispillas  sale.     Rómulo.-­‐  ¿La  mano  qué?   Rómulo.     Rómulo.-­‐  ¡Puta  madre!  Nomás  falta.   Silencio   Silvestre.     Rómulo.

 incluso  incrédulo.     Silvestre.  no  te  quedes  callado.-­‐   Que   empezaron   a   hacer   el   amor   salvajemente.   39   Rómulo..  pero  cuando  él  la  agarró.  luego  se  lleva   las  manos.     Silvestre.  que  en  los  principios  era  humano.-­‐   Dicen   que   cuando   cayó.  Lo   primero  que  se  encontró  fue  la  espalda  desnuda  de  ella.   Le   dijo   que   su   Tata   no   la   iba   a   dejar   salir   con   un   desconocido.     Rómulo..  una.  jubiloso.     Pausa.-­‐  Hasta  se  me  enchinó  el  cuero.  y  nada.     Silvestre.  y  el  amado  se  fue  de  espaldas.  y  que  el  amado  no  pudo  más  y  corrió  casi  ciego  de  lágrimas  a  matarlos.  Hasta   que   en   la   madrugada.     Rómulo.   de   ojos   profundos.   cerca   del   barranco   donde   se   murió   el   músico   Topete.     .  de  sonrisa  pequeña.  Que  volviera  al  sábado   siguiente.   que  se  regresó  a  esperar  enfrente  de  la  casa  de  la  mujer  a  que  fuera  sábado.  con  la  intención  de  decirle  que  ya  no  podía  vivir  sin   ella.  Lo  último  que  vio  fue  la  vagina  de  la  muchacha.   Dicen   que   ella  también  le  sonrió.  Y  el  la   seguía.   allí   frente   a   los   ojos   del   amado.     Silvestre.   La   mujer   se   acerco   corriendo   a   salvarlo.   Dicen   que  a  todas  las  mujeres  infieles  las  posee  salvajemente.  El   monje  le  pateó  el  pecho.   Se   encontraron   de   frente   y   se   besaron  apasionadamente.   El   entonces   le   dijo   que   la   visitaría.  Era  enorme.  síguele!   Rómulo..-­‐   Estaba   profundamente   enamorado   de   una   mujer   de   18   años.   Estaba   totalmente   desnuda.  sutil.   él   vio   como   la   mujer   salía   de   su   casa.  la  mano  de   ella  se  desprendió.   el   amado   se   convirtió   inmediatamente   en   polvo.   Allí   apareció   un   monje.  él  se  le  acercó.-­‐  ¿Qué  pasó  después?     Rómulo..  y  como  trofeo.  Un  día.-­‐  Fíjate  que  curioso.  y  zas.   Pausa..  que  se  movía  alegremente.-­‐  Síguele.-­‐  ¿Y  luego?     Rómulo.  y   que  por  seguir  a  una  mujer  que  era  el  amor  de  su  vida.  se  detuvo  en  seco.  Era  tal  su  inquietud.   y   se   perdía   en   la   oscuridad   de   la   noche.   Él   la   siguió   hasta   el   campo.  cien  veces.  pero  ella  le  dijo  que  le  tenía  que  preguntar  al  Tata.-­‐  ¡Ándale.  hasta  que  el  se  quedó  agarrado  de   una   mano   a   la   orilla   del   barranco.-­‐   No   te   digo   pues   que   el   amado   se   convirtió   en   una   especie   de   animal.  dos.  se  cayó.  Él  se  fue  feliz  de  la  vida.   ¡Qué   visión.   y   le   sonrió.   Dios   mío!   El   amado   la   vio.  al  vacío.   Ella   no   aceptó..   Silencio.  y  le  extendió  la  mano.   Pero   no   pudo   decirle.  tres.   Así   que   nada   más   la   invitó   a   cenar.   Que  incluso  días  después  anduvieron  buscando  su  cuerpo.-­‐  Dicen  que  es  un  animal  muy  grande.     Silvestre.

    Silvestre.     Silvestre.  pos  sí.  Ojalá.  y  si  pienso  es  porque  primero  pienso   y  luego  me  quedo.-­‐  Hace  mucho.-­‐  Yo  tengo  un  amigo  que  se  queda  con  los  calzones  de  las  mujeres  que  se   coge.     Rómulo.     Rómulo.-­‐  Espero  que  no.-­‐  Aquí  los  espero.   Rómulo.     Silvestre.-­‐  Pos  yo  sí  creo.     Silvestre.     Silencio.-­‐  ¿Y  Ramiro  sabe  de  eso?     Rómulo.  pues.     Silvestre.-­‐  Yo  no  se  lo  conté.     Rómulo.-­‐  Y  es  el  único  rastro  que  queda  de  las  infieles.-­‐  (Se  le  llenan  los  ojos  de  lágrimas)  Ojalá.-­‐  No  sé..-­‐  Ve  tú.     Silvestre.     Silvestre.-­‐  Que  yo  pienso  que  aquí  me  quedo.  a  buscarlo!   Chispillas.     Entra  El  Chispillas.  Silvestre.-­‐  No.     .     Silvestre.-­‐  A  lo  mejor  no  es  la  mano  de  Rosalba.  Una  mano  que  va  y  viene.   Silvestre  se  queda  pensando.-­‐  Si  van  a  buscarlos  ya  ni  vayan  porque  ya  vienen.  Así  que  aquí  me  quedo.     Chispillas.-­‐  Pinchi  loco.     Rómulo.-­‐  ¿Y  tú  crees  en  eso?     Rómulo.-­‐  Pos  vamos  a  buscarlo.     40   Silvestre.     Chispillas.-­‐  No  le  digas  nada.     Silvestre.-­‐  ¿No  sabes  si  sabe?     Rómulo.     Rómulo.-­‐  Aquí  se  va  a  armar..-­‐  ¡Vete  tú  Silvestre.  Yo  ni  siquiera  había  nacido.-­‐  ¿Eso  cuándo  pasó?     Rómulo.

    Rómulo.-­‐  Se  puso  feo.  ¡Ni  siquiera  sabemos  que  la  mano  es  de  mujer!   Silvestre.-­‐   Este   va   a   ser   el   último   día   que   hablemos   del   tema.-­‐   ¿Y   como   quieres   que   hable   si   yo   así   hablo?   Mejor   no   hablo   porque   ya   viene  uno  que  sí  habla.-­‐  ¡Ya.  ya!  No  te  pongas  así.-­‐  ¡Pinchi  loco!   Ramiro.     Chispillas.-­‐  ¿Por  qué  chingados  hablas  así?   41   Chispillas.  pues.     Ramiro.-­‐  Pues  no  se  vuelve  a  hablar  del  punto.  La  mano  representa  el   cuerpo.   Rosalba   ya   no   va   a   volver..     Chispillas.     .-­‐  Yo  que  tú  me  callaba.-­‐  (A  Rómulo)  ¿A  poco  la  viste?     Silvestre.     Chispillas.-­‐  No  es  la  mano  de  Rosalba.   Así   que   aunque   esta   no   sea   la   mano   de  ella.-­‐  Yo  si  dije.     Ramiro.     Entran  Ramiro  y  Renata.-­‐  ¿Yo  qué  dije?     Ramiro.-­‐  ¡Tú  no  ves  una  chingada!  ¡También  puede  ser  de  un  puto!   Silvestre.   El   dedo   anular   luce   un   anillo   de   diamantes)   ¡Ésta   no   es   la   mano   de   Rosalba!   Porque   no   podemos   reconocer   a   una   mujer   nada   más   por   su   mano.-­‐  Yo  la  veo  finita.    (Muestra  una  mano  de  mujer  que  trae   en   una   bolsa.   Yo   pensé  que  sí  se  podía.  feo  se  puso  el  señor..-­‐  ¡Ah  qué  chiste!  ¡No  es  lo  mismo  el  cuerpo  que  la  mano!   Silvestre.  Pero  no.   Ramiro.   Rómulo.-­‐  Yo  ni  sabía.-­‐  Yo  no  dije.  la  vamos  a  tomar  prestada  para  enterrarla  de  una  vez.     Ramiro.-­‐  (Ídem)  ¿Entonces  pa  que  chingados  dices?   Rómulo.  ¿está  claro?     Silencio.  ¿cómo  querías  que  dijera?   Ramiro.-­‐  No  la  vio.     Ramiro.-­‐   Y   de   una   vez   la   vamos   a   enterrar   aquí.     Silvestre.-­‐  (Se  dirige  a  Rómulo)  ¿Por  qué  chingados  dices  cosas  que  no  sabes?   Rómulo.

.  por  hablar  habla!   Silvestre.     Silvestre.-­‐  ¿Y  qué  chingados  acabo  de  decir?     Rómulo.  Vas  a  hacer  como  que  la  entierras.-­‐  ¡Silvestre!  ¡O  te  lo  llevas  o  lo  mato!   Chispillas.-­‐  Que  la  enterremos  de  verdad.  Así  nada  más.   42   Ramiro.     Ramiro.     Silvestre.-­‐  ¿Qué  traes?  ¿No  era  lo  que  querías?   Rómulo.-­‐  En  la  madre.-­‐  No  te  hagas  pendejo..  así  nomás.-­‐   Y   si   ya   puso.  a  ver.-­‐  Que  quede  muy  claro  que  nadie  la  va  a  olvidar.     Rómulo.  no.  encuéntrala.-­‐  Pero  no  de  dientes  pa  fuera.-­‐  No.     Ramiro.     Ramiro.  a  ver  si  ya  puso  la  cochi!   Chispillas.     Ramiro.-­‐  ¡Que  ya  hablas  como  político!  ¡Puras  pendejadas!   Ramiro.-­‐  Yo  sigo  con  mi  vida.-­‐  ¡Pues  aquí  se  hace  lo  que  yo  quiero!   Chispillas.-­‐  ¿Que  ya  aceptaste  la  candidatura?     Ramiro.  a  ver.  Pero  no   se  vuelve  a  mencionar  el  asunto.-­‐  (Lo  saca  de  escena)  ¡Vámonos.   Ramiro.-­‐  ¿Estás  sordo?     Rómulo.  tráete  el  cuerpo  completo.-­‐  ¿No  qué?   Rómulo.     Rómulo.-­‐  No  estoy  de  acuerdo.  a  ver.     Silvestre.  ¿y  luego?     Ramiro.-­‐  Que  la  enterremos.-­‐  ¡Vámonos.  ¿de  acuerdo?   Silencio.-­‐  ¿Qué  tiene  que  ver?     Rómulo.   le   vamos   a   traer   una   hembrita   a   este   tipo   para   que   ya   no   llore.-­‐  ¿Entonces  qué  quieres  que  hagamos?     Rómulo.  cabrón!   .  Empezando  por  mí.-­‐  ¡Ya  habla  como  político!  ¡Como  político.-­‐  Eso  no  se  va  a  poder.  Chispillas.-­‐  A  ver.     Ramiro.

 Tú  métete  a  la  política.   Ramiro.  A  mí  me  jodieron  la  vida..     Ramiro.     Ramiro.   ni   siquiera   quiero   verla.   cierra   este   chingado   capítulo.   Porque   algo   ha   de   haber.  En  la  otra  a  lo  mejor  sí.  Yo  lo  único  que  quiero  es  alistarme  pa   morirme.  Parece  una  pendejada.  las  pobrecitas  tarántulas.  se  regresa.  El  café  revuelto  con  la  tarde.   (Empieza   a   escarbar)   El   chingado   frío   de   noviembre.   Y   no   hay   remedio.     Ramiro.     Ramiro  se  encamina  al  centro  del  escenario.   espero   no   darme  cuenta.  mija?  Necesito  platicar  aquí  con  el  señor.     Rómulo.   Yo   tampoco   voy   a   estar   a   gusto   nunca.   y   me   vale   madre.   Y   si   no   lo   hay.   .  pero  yo  nada  más  te  digo  que  no  necesitas   hacerte   pendejo   para   que   nosotros   te   creamos.  Los  mochomos.   (Breve   pausa)   ¡Tengo  tantas  ganas  de  tener  miedo!  porque  cuando  uno  pierde  un  hijo.  Va  a  escarbar.  Renata  no  sabe  cómo  reaccionar.  ¡Pero  por  lo  pronto  deja  de  joder  a  los   que  están  a  tu  alrededor!  ¡Ten  huevos!  ¡Yo  voy  a  hacer  lo  mismo!   Rómulo  sale  con  el  paso  más  apresurado  que  le  permite  su  edad.   Ya   nunca   vas   a   ser   el   mismo.     Silencio.  verdad?     Ramiro  no  contesta.-­‐  ¡Cómo  lo  voy  a  extrañar!     Silencio.  No  te  preocupes.  Cuando  está  a  punto   de  salir.  Allí  si  me  va  a  aterrar  morirme   y   no   ver   a   Rosalba   en   el   más   allá.  Rosalba  se  murió  hace  mucho.     Renata  no  sabe  qué  hacer.  (Se  acerca  al  lugar  donde  está  ubicada  la  tumba)  Los  grillos.   porque   imagínate   que   no   la   reconozca.  no   me  voy  a  suicidar.  Yo   no   sé   si   esa   es   la   mano   de   ella.  Renata  lo  observa.  ¿Que  no  te  das  cuenta?  Pos  cómo  chingados  te  vas  a   dar  cuenta..  los  pichones.  cásate  con  esta  muchacha.  si  te  la  pasas  chillando  en  las  esquinas.-­‐  Bueno.   Es   más.-­‐  El  anillo  en  la  mano  es  el  que  tú  le  regalaste.     Rómulo.   (Saca   la   mano   de   la   bolsa)   La   péchita.   Salen  Silvestre  y  El  Chispillas.  Ya  estoy  muy  pedorro.-­‐  (A  Renata)  ¿Nos  das  chancita.  Y  podemos  empezar  porque  yo  me  muera.  A  lo  mejor  es  mejor  que  oiga.-­‐  ¿Qué  va  a  escuchar?   43   Rómulo.  Solita  va  a  llegar  la  cosa.   pero   ya.-­‐  Haz  lo  que  quieras  con  tu  vida.   A   cambiar   todo  radicalmente.     Rómulo.  pero  no.   por   el   amor   de   Dios.     Ramiro  se  va  sentando  poco  a  poco  en  el  piso.  pos  como  tú  quieras.-­‐   (Con   los   ojos   llenos   de   lágrimas..-­‐  Ella  no  va  a  ir  a  ninguna  parte.  Rómulo  sale.  ya  nada  le   puede  dar  miedo  en  esta  vida.   voltea   a   su   alrededor)   Todo   esto   me   va   a   hacer  falta.  ¡Sí  te  acuerdas.   Y   no   porque   tenga   miedo..   A   lo   mejor   hasta   chamacos   te   da   por   tener..

  pero   en   silencio.   Es   un   día   más   claro.-­‐  ¿Y  qué  les  vas  a  decir?     Chispillas.  incluso  para  el  espectador.   44   (Entierra  la  mano)  Los  mugidos  de  la  mañana.   Renata   lo   levanta  y  se  lo  lleva.-­‐   ¿Pues   cómo   por   qué?   ¿Por   qué   pues?   Nomás   dime   por   qué   ha   de   ser.     Silvestre.  ¿verdad?   Chispillas.     Cambio   de   día.-­‐  Tú  te  haces  el  loco.  pues!   Escarba  al  otro  lado.     Chispilla.   Chispillas   corre   a   donde   está  el  “entierro”.     Ramiro   llora   copiosamente.-­‐  ¡Chingada  madre!   Escarba  a  un  lado.-­‐  ¿No  será  que  buscabas  algo  que  no  es  tuyo?   Chispillas.  La  mano  ha  quedado  enterrada.     Chispillas.-­‐  ¡Me  ganaste!  ¡Pero  yo  le  voy  a  decir  a  todo  el  mundo  o  no  le  voy  a  decir  a   nadie!  ¡Como  tu  quieras!   Silvestre.  y  coronada  por  una  cruz.  Grita  de  nuevo)  ¡Ya  te  vi.   Silvestre   está   camuflado.     Entra  El  Chispillas.-­‐  ¿Y  por  qué  tanto  susto?   Chispillas.   Nadie   aparece.  Escarba.-­‐  ¡O  no  es  de  nadie!  ¡Ya!  ¿De  quién  va  a  ser?     Silvestre.     Chispillas.  Camina  hacia  el   “entierro”  de  Rosalba.  cabrón.  (La  termina  de  tapar  con  tierra)  Voy  a   extrañar  la  esperanza  de  encontrarla.-­‐  Que  te  la  robaste.  cabrón!     Silvestre.  cabrón.   Después   de   un   momento.-­‐   ¡Trémula   bola   de   nieve   que   caes   sobre   los   inocentes   tus   hijos   de   esta   mañana!  (Grita)  ¡¿Hay  alguien  aquí  que  me  pueda  ayudar?!  (Pausa.  cabrón!  ¡Cabrón.   ¡Porque  no  te  vi!   Silvestre.-­‐  ¡Matarme  quieres.     Silvestre.-­‐  ¡Íralo!     El  Chispillas  da  un  brinco  del  susto.   A   lo   lejos   se   escuchan   pichones.-­‐  ¡Y  pa  qué  la  cruz.     Chispillas.  sal  de  allí!     Pausa.   en   un   movimiento   rápido.-­‐  ¿Y  como  para  qué  me  la  robé?   .   De   pronto.  pero  no  encuentra  nada.

    Silvestre..-­‐   Pues   no   sé.  porque  Ramiro  es  mi  amigo.  nomás  pa  que  se  te  quite  lo   rata.   Chispillas.-­‐  Pues  le  voy  a  decir  a  quien  le  tenga  que  decir  porque  habrá  alguien  que   quiera  saber.  ¡pero  no!   Silvestre.   ¿eh?   (Haciendo   referencia   a   Silvestre)   Ni   a   sus   achichincles.-­‐  ¡Adió!  ¿Y  a  quién  le  vas  a  decir?     45   Chispillas.     Silvestre.  Hasta  eso  que  los  extraño.-­‐   Ya   lárgate.     Chispillas.  no  como  tú.   Se   escuchan   a   todo   volumen   una   mezcla   de   ruidos   típicos   del   campo.-­‐  Pues  me  están  dando  ganas  de  consignarte.     Silvestre.-­‐  Y  le  digo  a  Ramiro.-­‐  ¿Y  dónde  lo  vas  a  encontrar?     Chispillas.-­‐   (Tapando   con   los   pies   los   hoyos   que   hizo   El   Chispillas)   Chingada   madre.     Silvestre.-­‐  Para  quitarle  el  anillo.   Ni   creas   que   le   tengo   miedo   al   tal   Molonco..     Chispillas.-­‐   (Mientras   sale)   ¡Mierda   que   me   largo   mierda   que   me   largo   mierda   que   me  largo  mierda  que  me  largo!   El  Chispillas  sale.-­‐  Estas  pendejo  porque  crees  que  estoy  pendejo.  ¿eh?     Silvestre.   hombre.   Mientras   se   hace   el       OBSCURO  FINAL   .   Si   no   la   Rosalba   y   don   Rómulo   te   van   a   venir   a   jalar   las  patas  a  la  noche.   y   si   me   sigues   chingando   te   voy   a   dar   un   peñascazo.   Chispillas.-­‐  ¿Por  qué  no  se  le  dices  a  la  ley?   Chispillas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful