C

A
;

R

Z

A

,

_

.

F í SI C 0 - M É D I C A,
EN L A Q U E SE E X P L I C A

Q U E E S VINO,
SUS P R I N C I P I O S
SU

ELEMENTALES,

VARIEDAD,

LOS E F E C T O S QUE CAUSA,
A S I B E B I D O C O N M O D E R A C I Ó N , COMO S I N E L L A ,
LAS LA DIFERENCIAS QUE HAY D E VINOS,

DISTINCIÓN ENTRE

EL BLANCO Y EL TINTO,

QUAL DE ESTOS ES MEJOR PARA E L USO COMÚN,
Y Á QUIENES CONVIENE U N O Y OTRO:

Y que deberá hacer el Labrador para tener vinos saludables y perfeétos , papa preservarlos de los vicios que suelen/^*contraer, conservarlos , y perfeccionarlos. ESCRITA
POR E L DR, D O N T H O M A S DE ARANGUREN,

Opositor días 'CcífMrm^i^WtÚ^^Mé^^^^lf^^ > Socio de la Real Academia de nuestra Señora de la JEspefan'zd'', ^ M£* dico al presente de la Villa de Arganda del Rey.' Y DADA A L PUBLICO POR UN AMIGO DEL AUTOR,

MADRID. MDCCLXXXIV.
Por Don JOACHÍN IBARRA Impresor de Cámara de S. M. CON LAS LICENCIAS NECESARIAS.

PROLOGO.

BEL

AMIGO

DEL

AUTOR.

L amor á la patria , el deseo de ver desterrados algunos errores , que perjudican al bien común , y el zelo de llenar la Agricultura de felicidades, me mueven á dar al Publico esta Carta^ que , aunque sucinta, contiene claras y eficaces reglas para poderse desimpresionar el hombre de los yerros en que vive obcecado ; para poder ver con claridad lo que hasta aquí ignoraba como ciego ;. para saber con certidumbre los peligros que tiene el camino que seguía ; para poder huir de los escollos , en que han dado muchos por no saber los riesgos á que incautamente se entregaban ; para poder obrar como discreto ; y últimamente para poder purificar la Agricultura sus producciones, extender sus leyes , fundamentar sus he* A 2 chos,

II

PRÓLOGO.

chos , dirigir bien sus lineas, y lograr aumentos. Seria ingrato á la humanidad, si habiendo venido á mis manqs esta Carta, dexase de publicarla. Son puntos los que toca- substancialisinios, dignos de leerse con el mas atento cuidado , y merecedores del aplauso. Son puntos, que pueden libertar muchas, tragedias , reparar no cortos danos , y atraer varias utilidades. - Ignoraba la mayor parte de los hombres hasta aquí las propiedades del amigo á quien mas amaba ; teníale por dócil y sencillo; hospedábale en su pecho con la. mayor confianza ; disimuladamente lé infundía este su veneno, y traydoramente le perdía , sin penetrar k causa de su ruina. Las voces de este amoroso papel despiertan al hombre, del letargo en que ha estado sepultado. Su claridad le hace v e r , que aquel á quien amaba, y tenia por fiel huésped, encierra en sus entrañas propiedades de traydor, y con afectuoso modo le franquea:¡medios para, usar de su arriistad con déscreeion¿ .Sabja ;el hombre
:
J

P R Ó L 0 6 0.

III

hasta aquí como en confuso, que era vino ; pero ignoraba sus especies y qualidades. Tenia creído que favorecía á la salud ; pero ignoraba los; tiempos y circunstancias en que producía estos efeclos. Sabia en general la diversidad de sus accidentes ; pero se le ocultaba su especial substancia: porque aunque todo estaba escrito , era de un modo confuso , é imperceptible. Peligraba su salud con esta ignorancia ; y este sencillo papel le da instrucciones para descubrir quanto se íé ocultaba. "-' L a Agricultura estaba llena de torcidas máximas en esta parte , de que trata. Sabia plantar viñas; pero ignoraba el como. Cogía su fruto 'i "pero erraba en el quando. Hacía vinos; pero llenos de imperfecciones. Daba reglas para corregir sus defectos; pero inservibles las mas de ellas. E n esta'Carta encuentra el Labrado? con sencillez y pureza quanto puede necesitar en este ramo. Por ella vendrá en conocimiento de la verdad, y se desimpresionará del error en que ha vivido. Huiráde los peligros., abrazará las segura

IV

PRÓLOGO.

dades, y se dispondrá para enmendar los defectos que padecen las demás plantas y frutos. Bien conozco que ha de presentar este papel varios aspectos. Hágome cargo de que ha de descontentar á muchos. Bien sé que ha de conmover algunos ánimosj porque no ignoro el gran dominio que tiene sobre el corazón humano el amor pro-* pió : pero también estoy firmemente persuadido , que ha de producir loables efectos en los dóciles y desembarazados de pasiones, abrazando amorosamente estos avisos: que ha de despertar á muchos, que están dormidos ; y que ha de parar en algún modo á los que desenfrenados corrían tras su pasión; y esta creencia en que estoy desde que vi sus fundamentos, $u solidez, su verdad , y sobre todo el espíritu que le anima ; aunque con una humilde repugnancia del A u t o r , propia de su carácter, por creer á su papel destituido de mérito para publicarlo , me ha movido á no dilatar su impresión. Verdad es que el papel está sucinto, que no toca los métodos de hacer los vinos

PRÓLOGO.

V

ños de otros países, y sí solo de los de este círculo de la Corte ; pero eso mismo es lo que mas realza su mérito; pues los escritos se han de contener dentro de aquellos límites , hasta donde llega la pericia del que los estampa. Conozco muy bien al Autor : es parado en las resoluciones : habla siempre en los asuntos con discreta desconfianza de sus conceptos: está hecho cargo de la facilidad con que se engaña el hombre en sus discursos; y esta ciencia le detiene á no asentir atrevidamente á aquellas ideas, que la buena experiencia y observación no las revalida. Tiene observaciones hechas , que apoyan el- método que establece; le falta la experiencia del que calla, siendo este el motivo por que habla de aquel , y dexa en silencio este. N o hay duda.que fuera mayor la utilidad si comprehendieran sus reglas todo el R e y n o ; pero no faltan inteligentes , que habiendo visto las reflexiones que hace el A u t o r , aseguran, que bien miradas tienen aptitud para instruir no solamente al Labrador cercano á la C o r t e , sino también al mas remoto j y que

VI

. P R O L O G O.

que pueden por sí solas dar luz suficiente para el buen gobierno y plantío , no solo de las viñas, sí de los demás árboles y plantas; porque tienen mas extensión, que la que confiesa la modestia del Autor, á quien espero que serás agradecido , Lector benévolo, y disimularás sus defectos.

SE-

•Ó* 4,

-M"

•**•»

•+*»

« M - , ->M- . 4- 'O'

S E Ñ O R .

Ierhpre fué conforme el afecto que á V . S. profeso con el deseo de complacerle : bien actuado está de ello , como lo descubre en la sencilla satisfacción con que corresponde,proponiéndome asuntos, que sola una amistad cordial se atreviera á proponer. Aseguróle, que á no animarme el amor que le tengo, que es tal, que en su obsequio jamas hallará reparos, ó me haria desentendido á sus propuestas, ó respondería con Orígenes: Quodscirc ctipis> me ñescire fateor; porque aunque algunas de sus preguntas corresponden al campó de mi Facultad, hay otras , que en la realidad son agenas y forasteras en é l ; pero para que no se verifique, que hubo exeniB piar

2

CARTA

piar de faltar á la obligación, que tengo de complacerle., y al deseo de serv i r l e , satisfaré en el modo posible á todas sus. preguntas., asegurando lo que sepa como cierto, y dudando de lo que ignore como seguro, Díceme V . S. que para los fines, que en viéndonos me comunicará , necesita saber: , I. Que es vinoi> sus principios elementales , y de que nace la. gran variedad que se observa, en los vinos. I I Q u e efectos causa, así bebida con moderación x como sin ella. I I I . Que diferencias hay de vinos, que distinción entre el blanco y el tinto qualde ellos es el mejor para ¡el uso común ,y a quienes conviene uno y otro. I V . Últimamente que deberá hacer el Labrador para tener vinos: saludables y perfectos , para, preservarlos de las enfermedades que: suelen contraerj conservarlos y perfeccionarlos..
9 a

PRI-

FÍSICO-MEDICA.

3

;•'

PRIMERA

PREGUNTA.

Que es vino, sus principios e/ementa/es, y de que nace la gran variedad que se observa en los vinos*
Q u e N o e fué el inventor del vino afirman algunos Escritores antiguos. Que fué Oenus dicen otros, entre ellos C o ló fonio y Nicander. Otros aseguran que fué IcarOj el qual fué muerto por el guardián que tenia , habiéndose emborrachado. Otros cuentan , que la primera viña fué plantada cerca del monte E t n a : que un perro caminando por aquellas tierras desarraygó un sarmiento, y que Oresteo, hijo de Deucalion, hizo plantar aquel sarmiento por ver que fruto producía; y que visto , mandó reponer los sarmientos que produxo, á los que llamaban Oe*n u s , que era el nombre del p e r r o , que conduxo el primero , y que de este modo se fueron adelantando las viñas , que los Griegos apellidaban Oenan. Pero dando á las historias el lugar que se mere<cén jjpor ahora basta/saber jque la viña fué B 2 par-

4

CARTA

parto de la tierra, como las demás yerbas, árboles y plantas; cuyo fruto, aunque silvestre en su primer nacimiento, visto, y reconocido por el h o m b r e , indicó ser útil para algunos fines, y con el a r t e , á expensas del trabajo, llegó á conseguir ver en ella un fruto apto para hacer el vino. • :.-< ... - . Deseando después la curiosidad humana averiguar y saber sus quálidades , sé valió para ello de varios medios ; mas ninguno halló tan á propósito como la Chímica ; la. qual, poniéndolo al tormento del f u e g o h i z o que descubriese sus elementales principios, resultando no ser otros que cierta porción de azufre, de espíritu penetrantísimo, de s a l , tierra y agua. Estos elementales principios, aunque se hallan en todos los vinos, no con una misma actividad , enlace y disposición, porque en unos sobresale el espíritu, en otros la s a l , y en otros el azufre , tomando de aquí origen la variedad de « l í o s , y diversidad ¡de sus efectos. Esta diversa posición de" principios ^ ry: do;

••'

i: 1.1

Se-

FÍSICO-MEDICA.

5

semejanza de los v i n o s , pende , parte de la especie taleytativa de la vid , parte del sitio y terreno en donde se planta, parte del temperamento que disfruta, parte del g u i o , método y régimen con que se trata , y parte del modo con que se gobierna , ya en tiempo de la fermentación, ya en el de su perfección. L a vid al paso que varía en su especie, varía en su fruto y qualidades , siendo tal el vino, qual es el fruto que produce. Si la vidés de buena qualidad, el fruto lo es asimismo , y de consiguiente el vino es bueno ; pero al contrario si es mala, malo es el v i n o , aunque el dueño, se desVele. E l temperamento de la tierra en donde se plantan las viñas, también es vario; porque unas están sobre terrenos fríos, otras sobre lugares húmedos; otras en sitios calorosos, unas al Occidente , otras al Oriente , y otras al medio dia , por cuya razón el vino que producen es distinto. E l terreno húmedo, qual es por lo comun el de las vegas, produce un vino aquoso , flegniátieo, poco espirituoso, fácil á corromperse , y malo para beber. E l se-

Ó

CART A

seco , qual es el de los altos, es mas" espirituoso , mas permanente y de mejor calidad para el uso común : el que se cria en tierras arenosas es mas azufroso , y puro. E l ¡que se hace de viñas plantadas al medio dia es mejor que el que se hace jde las que están al Septentrión. E l que se hace de la uva sola quitado el escobajo tiene una qualidad : el que se hace sin está prevención tiene otra. E l que se cuece con el escobajo tiene otras propiedades , que el que se cuece exento de él. E l que fermenta con la casca es distinto del que se hace sin e l l a ; y de aquí resulta* la gran variedad que se descubre en los vinos siendo unos tenues , otros crasos , unos flegmáticos , otros espirituosos, unos dulces, otros agrios, unos aperitivos , y otros adstringentes. Esta variedad de los vinos , si el hombre hiciera de ella el debido uso, podía libertarle de muchas incomodidades y de males. S i con discreción la manejara , no seria dificultoso encontrar en ella el universal correctivo de todas sus dolencias. Si solo se usara del vino en los car sos

FISICO-ME BICA.

7

sos de necesidad , con respecto á la enfermedad-, al temperamento , clima, edad y estación, bien informado de las qualidades de cada especie, es de c r e e r , que produxera efedbos dignos del aprecio ; pero estoy viendo con dolor, que hay mucho descuido en esto; que no se para la atención en ello ; que se bebe el vino indiscretamente ; que son pocos los que saben por que lo beben; que son menos los que indagan la misteriosa diversidad de los vinos ; que premeditan qual de ellos podrá decir bien á su edad , temperamento y enfermedad ; que lo beben to-r dos ¿ y que á pocos les hace falta. Unos beben vino blanco , debiendo beberlo tinto ; otros lo beben tinto, estando necer sitados del blanco ; unos usan del adstrinr gente y estíptico, debiéndolo beber tenue y aperitivo : los que debían beber agua , beben vino , y los. que necesitan v i n o , beben agua , resultando de esto inadvertidas conseqüencias , que pierden á muchQs hombres, como haré ver á V . S. en su Jugar, SE-

8

CARTA

. SEGUNDA PREGUNTA

'\l

Que efectos causa el vino, así bebido con moderación, como sin ella.
r
Y.

Descubiertos ya los principios elementales del vino , con la excepción que se merece cada especie de las insinuadas, paso á satisfacer; está segunda pregunta afianzado en la opinión mas pura, y en la mas acrisolada observación. Los antiguos dice Federico HoíFman, que deseaban con ansia encontrar un remedio seguro, que les facilitase vida larga y libre de enfermedades, y que él no encuentra otro que sea capaz de saciar este apetito, que el vino. N o me atreveré yo á decir tanto; pero sí á que entre los remedios se merece el mayor aplauso y universalidad. E l es uno de los mejores auxilios que se han descubierto para ayudar á la naturaleza en la obra de la digestión, quando, ó por muy cansada , ó debilitada no puede perfeccionarla ; para fortalecer los cuerpos, quando , ó por nati-

FÍSICO-MEDICA.

9

tiva disposición , ó por algún morboso acaecimiento contraen debilidad. E s un mixto , en el que con maravilloso enlace se encuentra un ácido espirituoso templado capaz de promover el círculo de la sangre, de alegrar el espíritu, vigorarle y enriquecerle. M i x t o , en quien encontró Hoffman potencia y virtud para facilitar al hombre vida larga , para hacerle sabio , prudente , esforzado , y para preservarle de enfermar. Mixto en fin , en el q u e , sin visos de temeridad , se puede asegurar lo que dice Cardano , que en él se encuentran como recopilados todos los remedios. Mas este tan decantado auxilio , por lo mismo que está dotado de tan altas prerogativas, y por lo mismo que debe usarse de él mas como medicamento, que como alimento , se hace preciso que haya de estar vestido de los escopos de la calidad , cantidad, ocasión , y tiempo; porque desnudo de qualquiera de dichos requisitos, todo lo que tiene de loable lo convierte en perjudicial. Todo lo que alarga la vida bebido en debida cantidad, C la

IO

CARTA

la acorta con el exceso. T o d o lo que vivifica siendo de buena calidad, ya acomodado al temperamento, edad, sexo y región, destruye no lo siendo. Todo lo que aprovecha bebido en tiempo oportuno , daña bebido fuera de é l , y á todas horas , como hacen muchos. Claros testimonios de esta verdad nos dan cada dia los que con desarreglo se entregan á él; pues á estos les ofende los nervios , les daña los pulmones, les entorpece el espíritu,, les acorta la memoria, les debilita los sentidos y ninguno de ellos vive dos tercios de la v i d a , que por orden regular podría vivir. Las Sagradas L e t r a s , los Sabios, los Médicos y la experiencia nos refieren muchas y espantosas tragedias seguidas al abuso del vino. D e Alexandro Magno cuenta Séneca (a), que se dexaba poseer^de este vicio con freqüencia. Tenia á Clito Capitán valiente, prudente, fidelísimo y su mayor privado en su compañía : un dia embriagado , por una leve causa pasó el pecho á Clito con la
es(a) Sencc. Jipstola S j .

FÍSICO-MEDICA.

II

espada, haciéndole caer muerto al feroz g o l p e : volvió Alexandro en sí de su pa¡roxísmo , y fué tal el sentimiento que hizo de esta tragedia , que quiso matarse á sí mismo, i Qué exemplo mas claro para que se vea la brutal fiereza de este vicio ? Murió Clito á manos del vino ( que no bebió ) , no habiendo sido bastantes á lograrlo las lanzas , los tiempos, ni inclemencias ; y por poco él mismo hubiera acabado con el grande Alexandro. E l gran Padre de la Iglesia San Agustín ( ó el A u tor de los sermones ad Fratres in Eremo (¿z), refiere otro suceso, como testigo de vista, escribiéndole en el mismo dia de su acaecimiento , accldit hodie terrvbilis casus; y d i c e , que un Caballero llamado C i r i l o , tan mal criado , que por su mal modo de vida habia menoscabado mucho la casa de su padre : embriagóse un d i a , y fué tan atroz y bestial el efecto de su embriaguez, que le hizo cometer los enormes delitos de matar á su padre , tener acceso violento con su maC 2 dre,
(a) Divus August. ad Fratres in Eretno, scrm. 3 3 .

12

CARTA

dre, que se hallaba en cinta , intentar violar una de sus tres hermanas, y herir mortalmente á las dos restantes. ¿ A quien no horrizará ver estos y otros espantosos sucesos ocasionados del, exceso del vino? Pues aun pasa mas adelante. Thomas de Cantimprato (a) cuenta de quatro amigos , que estando bien .bebidos tomaron por asunto de su conversación lo que pasaría en la otra vida (parece que es anexo á la embriaguez hablar de los misterios mas relevados) : dixo , pues, el uno : A fe que nos engañan bien los Eclesiásticos quando nos dicen, que después de muertos viven nuestras almas sin sus cuerpos. Riéronse mucho con esto, y entrando en el mismo instante un hombre de desmedida y feroz estatura , sentóse entre ellos, pidiólos vino , bebieron y preguntándoles el asunto de su conversación , le respondió el antecedente , que del estado de las almas después de muertos sus cuerpos ; añadiendo : Y yo estoy ahora en vender la mia, si hallo quien la compre, y gastar
(a) Cantimp. cap. j6.

F I S T GO,- M E D I C A .

13

tar el dinero en vino. Celebróse el dicho con mucha risa , y dixo el recien llegado : Pues yo busco quien quiera vendérmela, y así hagamos nuestro ajuste. Pidió el uno su precio , replicó el otro , y al fin quedaron ajustados. Dio el dinero el comprador , y gastóse en vino, que entre todos se bebieron. Llegada la noche dixo el mismo: Y a es hora de irse cada uno á su casa; pero decidme antes que nos separemos , ¿quando se compra un caballo, el cabestro con que se ata es también de quien le compra ? Respondieron que sí; y cogiendo entonces al infeliz vendedor en la forma que estaba, en presencia de todos lo llevó por los ayres al infierno. L a política de varias Repúblicas antiguas, viendo los perjuicios que causaba el exceso , prohibía baxo graves penas su abuso. Los Romanos tenían impuesta pena de muerte á los que con desorden se daban al vino. Los Cartaginenses no per: midan que su Príncipe bebiese vino el año que los gobernaba. Platón impuso á sus Soldados la ley , de que no habían de beber v i n o , y con razón 3 porque este, be#

14

CARTA

bebido como se acostumbra , mas por de-* leyte , que por necesidad, apoca las fuerzas , ofusca el ingenio , é induce sueño; y los guerreros , como dice A n í b a l , han de ser vigilantes. Raro será el Pueblo^ por corto que sea , en donde no se observe ser el exceso del vino causa del homicidio , de la deshonestidad , latrocinio, discordias, tumultos y riñas. M r . Begué d i c e , que el exceso del vino es una de las causas mas comunes de las enfermedades , y también de la muerte. Rondelecio d i c e , que en la Inglaterra se hacen los Médicos ricos solo por las dolencias, que acarrea el vino (a). D e la Alemania , y Países Baxos dice Juan Foresto (b), que allí se verifica el dicho, de que mas mata el vino , que la espada. D e l título de Sabios degrada el Espíritu Santo en los Proverbios á los que con exceso se dan al vino. Que no debe darse, dice, á los Potentados, porque descubre los secretos, trastorna el juicio, los hace insensatos: que es
(a) Rondel. Id norunt Medid Britannici, qui divites evadunt ex affectibus , qui ex crápula sobóle fiuiit. Forest. Plurts crápula morí ¡quatn gladio.

FÍSICO-MEDICA.

15

es veneno d u l c e , que entra blandamente , y después se vuelve culebra , que muerde; y.basilisco en la difusión de su v e n e n o , que hace naufragar la nave de la razón, ver lo que no h a y , y que el corazón medite iniquidades. Por eso Salomon y Daniel se quitaron el vino para ser mas Sabios. Demóstenes, preguntado por los G r i e g o s , qual habia sido la causa de ser tan Sabio y eloqüente ; respondió: Porque he gastado mas aceyte en velar, que vino en beber. Se ven con freqüencia tristes exemplos del imperio que tiene este vergonzoso vicio en las personas de mas alto earáófcer. Los que á él se entregan , bien presto se hacen inútiles, son gravosos, y aun perjudiciales á la sociedad. Son el oprobrio de su familia, monstruos , que sacrifican á su gusto el honor , la decencia, la amistad y la fortuna, como "dice el citado Begué. Últimamente son tantos , y tan continuos los estragos que causa, que sin visos de exageración puede asegurarse, que si no fuera por este vicio , seria duplicado el número de los hombres en el mundo, disfrutarían

l6

CARTA

rían vida mas larga, estarían mas ágiles y robustos , hubiera mas arreglo en las acciones, mas vigilancia en las comunes conveniencias, mas rectitud en las obras, menos delitos, y mas felicidades. TERCERA PREGUNTA.
;

Que diferencias hay de vinos : que distinción entre el blanco y el tinto : qual de ellos es mejor para el uso común ; y á quienes conviene uno y otro.
T o d o s quantos entes registramos en el mundo tienen para producir sus efec-^ tos ciertos y determinados límites. Siempre que se les obliga á que pasen de aquel término , que le es debido á cada uno, dexan de ser lo que eran , y se convierten en declarados enemigos de la naturaleza. E l o p i o , al paso que corrige los mas agigantados accidentes tomado en la debida cantidad , produce funestos efectos si se toma con exceso , y sin oportunidad. L a cicuta , el emético, el purgante , y todos los demás remedios, lo que tie-

FÍSICO-MEDICA.

17

tienen de provechosos con la arreglada cantidad , tienen de novicios sin ella. E s dificultoso arreglar la cantidad de qualquier medicamento, sin saber primero sus calidades ; porque al paso que es m a s , ó menos su actividad, es mayor, ó menor la cantidad en que se administra. Esta es la razón por que unos medicamentos se prescriben por granos , otros por escrúpulos, y otros por dracmas. E l vino es uno de los mas eficaces y universales medicamentos, y del que se hace mayor uso : es asimismo tan vario en sus calidades , como queda insinuado, y por esto dificultosamente se podrá saber la cantidad que ha de tomarse para que no dañe , y á quienes convendrá el uso de é l , sin saber primero sus diferencias y calidades. Quisiera poderme extender en esta importante materia hasta donde raya la necesidad , desentrañando las propiedades y caracteres de todos los vinos, y manifestarlas para bien de la salud ; pero el temor de desagradar á V . S. con" la pro-

l8

" GAITA

lixidad me contiene y sujeta á dividirle únicamente en común y generoso , en blanco y tinto , y á decir las calidades de cada. uno. Por vino común se entiende aquel que se bebe á todo pasto , por ser de una quaíidad poco activa , y de un espíritu moderadamente templado, capaz de fortificar , tomado con discreción, las acciones naturales, y causar los efectos, que quedan ya insinuados. Por generoso aquel, que por su mucha, actividad, abundancia de espíritu y azufre , solo se bebe en ciertas ocasiones, y en determinados casos. E l común es blanco, ó tinto. E l blanco goza de qualidad incisiva, penetrante y diurética (a) , facilita la perspiracion, abre las vias, y mueve con valentía la orina. N o perjudica los nervios (b) , no entorpece los sentidos, no grava la cabeza, mueve blandamente el vientre, disuelve los alimentos, limpia los vasos , atenúa
(a) Hoffm. lib.%. cap. 6. de Pot. salubr. Vina alba álbum solUcitant, urinam cient, ac transpirationem movent. {b) Gilav. lib. 4. Vina alba tenuia diurética et hydropti^ ca sunt ñervos minime ferentia , ñeque caput halitibus im~ plentia.

lo

FÍSICO-MEDICA.

19

lo craso, deshace lo compacto, quita las obstrucciones, no se detiene en el estómago sino lo preciso, no infla el vient r e , ahuyenta los flatos , y con su penetrante virtud se introduce hasta los mas escondidos rincones de la naturaleza, prestándole los socorros que necesita. S e acomoda á los sanguíneos (¿z), á los coléricos , á los pituitosos, en el estío, en toda región y con especialidad á los literat o s , á los Ciudadanos, á los Cortesanos, y á todos aquellos, en quienes por razón de sus empleos mentales no se verifica perfecta digestión ; pues estos , por lo mismo que no digieren bien, acumulan impurezas en las entrañas , contraen obsr trucciones, les faltan las debidas excreciones , se incrasan los humores , se debilita el sólido, se para el espíritu , y todo se desordena; de cuyas morbosas disposiciones liberta el vino blanco haciendo de él el debido uso. Puede beberlo sin rezelo el niño , el mancebo , la muD 2 ger
(a) Gilav. loc. cit. Vina alba tenuta utilia cholericis, sangui* neiii state et regione callida, acpotissitnum Uteratis.

20

C A R T A

ger parida la embarazada , la menstruante, pues á todos se acomoda sin perjuicio. E l vino tinto consta de mayor porción de tártaro que el blanco (a), y por lo mismo es mas pesado , menos penetrante , nada diurético, y menos laxante. Suspende toda evacuación, se aceda con facilidad, infla el vientre , se detiene demasiado en el estómago , es mas cálido que el blanco (b), grava la cabeza , entorpece los sentidos , obstruye las visceras , detiene las excreciones, y es común opinión, que es mas perjudicial, y menos útil para el uso común , que el blanco (¿r). Mr» Tisot en la obra que compuso
/

(a) Lémer. cars. chymic. cap. 18. Quando se haqe el vino blanco, se dexa fermentar el mosto solo de uvas blancas; y el vino tinto se debe fermentar sobre heces de uvas tintas. Esta es la razón por que el rubio está mas lleno de tártaro , que el blanco , y se está mas tiempo en el cuerpo quañdo se ha bebido;
1

(b) Gilav. lib. 4. de 4. part. Medie. Vina rubra albis calli~ diora , eoque ntagis nutriuni , tardiiis distribuuntur ~& mera caput feriunt, prasertim simid crassa vina nigra, crassa ei dulcía sanguinem gignunt, celeriter viscera obstruunt, tardé distribuuntur , cerebrum cito tentant ahumque adstringunt. (c) Masar. Consil. in febrib.Vinum sit álbum, aut jlavunt maturum, mediocriter potens, vtinime nigrum.

FÍSICO-MEDICA.

21

so para instruir al pueblo en algunos puntos de que está necesitado, hablando del vino dice así: E l Labrador, que naturalmente no es inclinado al vino tinto, le prefiere quando está enfermo ; y esto es un error muy perjudicial., porque el vino tinto es mas adstringente que el blanco , no mueve tanto las orinaa , y aumenta la fuerza de los vasos, y la espesura de la sangre. Ademas de esto el vino tinto encierra otras qualidades, que si se llegaran á averiguar, quizás se mirara con menos afición de la que se mira , y fuera menos extenso su uso , con notable beneficio de muchos que lo beben. L o s que tratan en vinos confiesan, que el tinto les pone inservible la corambre; quemándola y corroyéndola en breve tiempo. £ Que qualidades , pues , podremos presumir que encierra un ente, que corroe y quema cuerpo tan duro y resistente como el de la corambre ? E l vino tinto se cuece con casca , la qual consta de un ácido muy activo; y así se ve que puesta al calor, á las veinte y quatro horas ya está aceda: con que mezclada con el

22

CARTA

el mosto, y fermentado con ella ¿ quien dudará que sus quaíidades las ha de participar el vino , y que de, esta unión ha de resultar un mixto , si no m a l o , al menos sospechoso ? Los que manejan vino tinto echan de ver , que las manos se les ponen ásper a s , endurecidas , y aun á muchos se les forman grietas; quando por el contrario el vino blanco las pone suaves, mantecosas , limpiándolas de toda inmundicia por adherida que esté. ¿ Que otra cosa se podrá , pues , inferir de estos efectos, sino que en el vino tinto residen quaíidades estípticas y desecantes ; y en el blanco mundificantes y laxantes ? A l oir V . S. estás expresiones, bien sé que ha de decir lo que dirían otros muchos si las oyeran: ¿ Que es lo que leo? j E l vino blanco encierra mejores propiedades, que el tinto!, ¡ E l vino blanco es mas acomodado á los Literatos y Cortesanos , que el tinto ! ¡ E l vino blanco mas universal en su bondad , que el tinto ! Y sobre todo el vino tinto, mas cálido y desecante , que el blanco, quando este por

F I S I C O - M E D I C A.

23

tenerse por mas cálido y seco que el tinto, regularmente no se bebe sino en tiempo húmedo y frió! ¿ Luego vivimos todos engañados ? Y a lo ha dicho V . S. T o dos proceden errados en este punto, excepto los perfectos Médicos , y alguna porción de hombres sabios, como mas extensamente verá en la obra que estoy concluyendo con el fin de desimpresionar al hombre de varios errores en que está imbuido con notable perjuicio de sí mismo; y entre tanto oiga , aunque sucintamente, las razones que hay para apoyar lo dicho. Las virtudes y qualidades de los entes criados las averiguan los sentidos , la experiencia y la razón ; y así sabemos, que un cuerpo es duro y ó mole por la sensación que induce en el sentido del tacto. Sabemos que es dulce , ó agrio , por la impresión que hace en el sentido del gusto. Sabemos por este mismo sentido lo que es laxante , y lo que es estíptico, ó adstringente ; y quando se duda por estos medios de la verdad en las propiedad des de los entes , recurrimos á la experiea-

24

CARTA

rienda y observación , por la qual descubrimos la seguridad , que es necesaria para el recto uso de ellas. L a uva tinta tomada en la boca descubre una qualidad estíptica y adstringente , de donde se toma el fundamento para inferir que los efectos de ella han de ser de adstriccion y estipticidad ; y como la experiencia ha hecho ver ser constante esta qualidad, unánimes todos los Autores convienen en iella , y por tanto aseguran ser el vino, que resulta de su fruto, estíptico y adstringente. Ademas de esto , como el vino tinto se haga con la mixtión de la casca, que es la qué contiene la mayor porción de la qualidad estíptica, y aun algunos de ellos con el escobajo, no queda duda en que goza de dichas quaíidades. Ahora bien, los Cortesanos, Ciudadanos y Literatos por lo común digieren m a l , se llenan de obstrucciones, y apenas hacen digestión perfecta (a) , { como, pues, será posible creer que pueda serles. útil ?
(a) Hoffm. cap. 3. de Prolong. Liíerat. vit. Literati auíem fropter sedmtciriam vitam , cui pluritnum indulgen?, non satis subigere & digerere possunt.

F I S I O ' O r M E D I C A.

2^

útil ?' < N o capitularíamos; dé ignorante al que para limpiar los ivasós, facilitar las vias, y quitar las obstrucciones, echase mano de medicamento estíptico y adstringente ? Si los Cortesanos y dados á trabajos mentales están siempre necesitados de expedición en sus excreciones y secreciones , porque comen bien y se exercitan poco,; ¿como podrán encontrar socorro (e;n;el vino tinto que de suyo incrasa > ei> Éorpece , cierra y detiene ? Luego será preciso confesar, que á todos estos los daña mas que aprovecha. ;Que el vino tinto es mas cálido que el blanco, se demuestra de este modo: Tanto quanto mas espíritu inflamable, en? cierra un ente , tantoinas cálido és: luego el vino que tengaí mas espíritu , sera de consiguiente mas cálido : el vino tinto tiene mas- espíritu que ;el blanco : Juego es mas cálido» que este. L a experiencia;, di la prueban iponga el que quiera; runa; arroba dé vino tirító-íy otra de blanco á destilar con separación, y verá lo' que yo tengo observad oí varias veces, ifue; del tinto sale mrn qgartacpa¿tei 1 mas de<¿espíritu ..y mas -ah E ac-

26

CARTA

activo, que del blanco: con que está.visto que procede el común de los hombres errado en creer, que el vino tinto es mas fresco, que el blanco. • Pudiera referir á V . S. algunas observaciones que tengo anotadas , las quales favorecen razonablemente todo lo dicho; pero me parece que podrá bastar esta. Un Religioso de cincuenta años de edad, tem-pe ra mentó linfático , vida sedentaria,: y dado con algún exceso al estudio, de re^ sultas de unas tercianas rnal reguladas vino á parar en una hidropesía. Consultóme, su enfermedad, dile por remedio que había de beber por algunas mañanas un quartillo de vino blanco con la ligera infusión de la cebolla albarrana repartido en dos veces. Juzgó el enfermo, que río estaba el misterio del remedio én lo blanco , ó tinto del v i n o , sino en la infusión de la cebolla, y así determinó , que fuese envino tinto, lo uno por tenerloijiémsii celda , y lo otro por estar habituado á él. T o m ó , pues, la; dosis ordenada por ocho dias , y al fin de ellos echó de ver ma.yor aumento eni su: hinchazónj-* y mas

FÍSICO-MEDICA.

27

decadencia en sus acciones naturales; dé suerte , que quando antes de empezar á tomar el vino se levantaba y manejaba, después de tomarlo, ni aun moverse podia en la cama. Creído yo de que el vino que habia tomado era blanco , como lo tenia ordenado, extrañaba que no hubiese correspondido en su efecto; y quando estaba pensando en disponerle nuevo método, dice el paciente que todavía tenia un vaso del vino que le habia recetado , que si quería lo acabaría de-tomar, al dia. siguiente. Por ver la cantidad que tenia en él vaso, mandé que le traxesen y y al' mirarlo descubrí todo el misterio. Mudé de dictamen, insistí en que volviese á tomar el vino;, pero que fuese blanco , significándole al enfermo , que en esto estaba la valentía, y eficacia del remedio. A l segundo dia de tomarlo empezó á moverse la orina. Á l tercero ya hizo una deposición grande: de ella. A l quarto orinó como unos quatro quartillos. A l quinto seis, y al sexto ya pedia la ropa el enfermo , diciendo estaba bueno. Continuó, -por algunos días con la dosis dicha con correspondencia de; E 2 la

2(?

. :

С A R ТА

..

la orina. Después -se le acortó , quá lá ndob le = la cebolla , y .sin 1оЧш auxilio guereste se curó. ' N o crea S; que por lo dicho intento desterrara su!) uso p ni menos -persua-; dir ,.que es. malo-:y sinb que con la 'ge-i neralidad que se usa , sin distinción de temperamentos ;métodos• .de¡ vida,j estados: de las naturaleza^ :/iy¡ otras> precisas advertencias , causa muchos perjuicios ¿ porque siendo como asegura la experiencia, autoridad, y razón, estíptico, adstringente y pesado sólo; se, acomoda: á, los que se ocupan en trabajos соrporales, á los rusticos , y á aquellos qué por sus oficios su-, dan y se disipan, á los que son fíoxos de fibra , fá ciles de vientre , y .libres de pecho pero: á los Cortesanos, á - los empleados en trabajos mentales, á los Literatos, á los que son tardos de vientre , á los que adolecen de indigestiones, á los obstruidos , á los hipocondríacos, á los coléricos , á los sanguíneos , á los ociosos, á los afectuosos de pecho ¿ y á los que no se exercitan, no tan solamente no les convien e , sino que les:perjudica notablemente. En1 ;

FÍSICO-MEDICA. -•íi'j.f

20,

Entrenloís vinos blancos él. mejor ipara el uso común es el que tiene los caracteres que describe HoíFman•: i.° olor agradable ,. penetrante, de modo , quepuesto en la' b o c a , pase inmediatamente á la nariz: 2. ha de; ser transparente, claro, de color dorado -.3.° ha de pasar prontamente á los ríñones, excitar la orina , y. laxar él vientre : 4. no ha de dexar laxitud, ni dolor en la cabeza, ni en otro miembro después de bebido : 5. no ha de apa-^ gar el apetito , y ha de ayudar á la áU gestión: 6.° aunque se cometa algún exceso , y se beba con freqüencia, no ha de producir afectos de ríñones , ni mal de gota (a). E l vino de Yepes y el de esta V i l l a de Arganda , que son los que tengo experimentados, y de los que he nota0 0 0

(a) Hoffm. cap..de• Salubr. vin. Primo itaqite. salubre.vimuit est , quod grato , & reficiente odore pr seditwn.- Secundo , quod receptum , &• rttentuin in ore reliqait ' in • lingua blanddni adstrictionem , kr ob penetrantjani nares & caput pervadit.. Tertib, si perlucidum^ ciarum est, & áureo prteditam colore. Quartb, quod citius pertransit renes , & altero die mador em vel sudorem quendam in corpore excitat, vel álbum lubricam redit. Quinto, quando nullum dolorem , vel laxitudinem 'in capite , vel membro- quoddam relinquit. Sexto , quod appetitum excitat , & concoctionem adjuvat. Séptimo, liberalius &> frequentius haustum non ad calculum , é°c.
y

30

CARTA

tado sus efectos, tienen en la mayor parte todas estas condiciones : porque en primer lugar son agradablemente olorosos, con especialidad el de Yepes; y tanto , que luego que se aplican á la nariz, despiden cierto aroma, que aun al que;,no lo bebe le recrea. Tomados en la boca, y detenidos en ella, se percibe cierta melosidad , y un recreo plácido en el espíritu. E l color propio de ellos, particularmente del de Arganda, es un poco dorado , pero claro y transparente; y si alguna vez carecen de este color, es por casualidad , ó por artificio del que los compra para revenderlos. Son tan diuréticos , que aun el menos observativo lo echa de v e r , siendo no menos eficaces en mover el vientre. Excitan" asimismo el sudor, y son tan sencillos en su modo de obrar , que nunca dexan laxitud en el cuerpo , ni dolor en la cabeza , aun quando se. beban con algún exceso ; antes bien al floxo le fortifican , al dolorido le alivian , y al torpe le avivan. Excitan de tal modo la apetencia , que iguala el apetito á la cantidad que" se bebe , cuya qua-

F I S I C 0 - M E PIC A .

31

qüalidad suele ser agena de los mas v i r nos. D e los que se hacen en-otros Puer blos de nuestra España , aunque tengo hechas algunas observaciones , no son tan cumplidas, que puedan animarme á decir sus qualidades , no obstante que algunos de ellos me han dado motivo para creer, que no son inferiores en bondad á los que quedan dichos; pero en general puede servir de pauta, el que tanto quanto se asemejen , ó desemejen á los insinuados, serán mas, ó menos conducentes para el uso común. * Entre los tintos el menos malo para los Cortesanos, Literatos-, y para todos aquellos, que hacen poco exercicio, que comen mucho , y que sus alimentos son substanciosos, es el que comunmente se llama ojo de gallo; esto e s , aquel que tiene un color semejante al de la guinda; porque el mosto de que se hace, ó bien esde uva blanca con el aditamento de una corta porción de casca tinta, ó de la uva tinta sin la casca. E l que es cerrado , y obscuro de color , les perjudica en gran manera, é insensiblemente les acarrea dolen-

£2

CARTA

lencias de por v i d a , les entorpece, los afemina, y los envejece antes de tiempo. Los-vinos generosos y dulces causan plenitud de humores (a), inflaman la sangre (b), entorpecen las acciones naturales y inducen contracciones de nervios; espasmos y convulsiones, producen males artríticos, temblores, demencias , hidropesías , vértigos:, aplopexías, nefríticos y asmas.- : . • ' . ' ¡ • • • - ? . • r¡\", L o s que se dan á ellos, bien pronto experimentan sus halagos, llorando males , que jamaste curan. Son dulces y suaves al beberlos, pero amargos ya bebidos. Blandamente llaman el sueño, pero con estruendo dispiertan al que los bebe. E l estómago se recrea con su espíritu,' y los humores experimentan sus rigores.' Se ha hecho ya tan común el uso de los vinos ¿generosos., que apenas hay perso-: na que no lo beba,; el n i ñ o , ebmancebo yhrcasadá, la soltera, la:qúé cria^bei;
:

•">;•;

CO-

{.T) Hoffm. lib.2. cap.6. de Potul'ent. natur..Dulcía"vina, wtrgeni sanguinem 6* plel/ioram facile ingenerant; spirituosa nimium commoveñt humores'.. ¡•-'.¡..) ¡ uJ ir'i •': {k)- GUav. llb. 4. de sext.,part. Medie.. Vina generosa^ quo~ mam pler'horant ñimis cO'rdmoventfiigiánh -' " ••• ' - - -; { ; J u Jii ; i

FÍSICO-MEDICA.

33

colérico, el sanguíneo , el flaco , el pictórico , y en una palabra todos , sin disr tinción de tiempos, edades y temperamentos, lo beben, y todos se pierden. Ha llegado á tal extremo el uso de semejantes vinos, que se hace gala de beberlos. Preséntase una función, y no' sé tiene por completa , si no se corona con la abundancia y variedad de vinos generosos. E l uno obliga á beber porque es t a l , el otro porque es qual; y con unos y con otros se enciende el espíritu , se acalora la sangre , se enardecen los humores , y se fragua la enfermedad. Hay muchos enterrados, que vivieran todavía, si no fuera por estos errores. Hay muchos impedidos y llenos de achaques, que si no fuera por estos desórdenes, podrían blasonar de robustos. N o fueran tan freqüentes las inflamaciones, las erisipelas, los tabardillos, y otros males , si los hombres reformaran estos abusos; pero estoy persuadido de que no se verificará. Los vinos generosos , en los casos en que los suelen ordenar los Médicos , como son : en los debilitados por alguna - '.. F eva-

34 C A UTA evacuación desordenada , en los floxos de estómago , en los laxos de fibra , y en otros muchos, no hay duda que son útiles- y tanto, que con ellos podían darse por; excusadas muchas. confecciones y r é medios, que cbrren.cQn:d pomposo título de cordiales; pero fuera de los lances de necesidad •, concluyo diciendo que son perjudiciales en gran manera, y causa .de que mueran muchos hombres. :•
¿

QUARTA

PREGUNTA.

Que deberá hace?" el Labrador para tener vinos saludables y perfectos ; para preservarlos de las enfermedades » que suelen contraer , conservarlos y perfeccionarlos. .: i •
3

A i tomar la pluma para haber de satisfacer á esta última pregunta, aseguróle á V . S. que me lleno de temor; porque siempre he tenido por expuesto meter la hoz en mies agena; por poca cordura dar voto en materias, que no se tienen bien vistas y sabidas; y por menos acer-

FÍSICO-MEDICA.

35

acertado, establecer reglas el que ignora los principios; pero teniendo por fiadora de mis yerros la gran prudencia de V . S. que los disimulará como sabe , haciendo^ se cargo de que me obliga á ello su precepto , y no mi atrevimiento , destierro los temores y cumplo de este modo. Por lo mismo que son tan diversos los temperamentos, tan distintas las complexiones entre las criaturas , tan varias las afecciones, á que están expuestas, ya en fuerza del clima, ya de la región , ya de la edad para que pudiesen tener pronto socorro en todo acaecimiento, el Supremo Hacedor dispuso y combinó los primeros principios con tan admirable or den , y tan misterioso enlace , que siendo siempre unos por sola la específica disposición pudiesen producir la gran diversidad de entes , que admiramos sobre la tierra ; dándonos á entender en esta maravillosa obra , que en la diversidad de lo criado tiene el hombre asegurada toda su felicidad. Crió la tierra ; pero tan llena; de específicas p r o p o r c i o n e s q u e sin embargo de ser siempre tierra , veF 2 mos,
¿

36

CARTA

írios, que una parte de ella produce frutos de una calidad , y otra otros de muy distinta, aun siendo de una misma semilla. Crió las p l a n t a s p e r o con tan admirable disimilitud , que no obstante de ser de una especie, ninguna se confunde con la otra. Crió la vid ; pero tan desemejante "en sus frutos, que aun el menos advertido lo percibe. Crió v i d , cuyo fruto es dulce y suave : vid , cuyo fruto es áspero y desagradable : vid , cuyo fruto tiene unas propiedades; y v i d , cuyo fruto tiene otras enteramente distintas, procediendo con este orden en todo lo criado. Para que la Agricultura consiguiera la perfección de que está necesitada, debieran sus interventores no perder de vista estas y otras verdades , averiguando con el mas delicado estudio los misterios de todas las producciones , observando los admirables modos de influir sobre las plantas la tierra, el c u m a , la estación, el temperamento, el frió , el calor y semejantes. Debieran después de esto saber las diferencias y propiedades de las plant a s , qual de ellas puede ser á propósito' pa-

TÍSICO-MEDICA.

37

para un terreno, y qual para otro. Que planta produce fruto de buena calidad para el fin que la necesita, qual de mediana, y qual de ínfima. Debiera no ignorar el tiempo en que se debe plantar, él guio y labor que necesita, la ocasión crítica de quitarle el fruto, el modo de hacerlo servible y conservarle ; pero observo con no corto sentimiento, que hay mucha ignorancia en estas materias. E n esto, que era en lo que los hombres habían de hacer el mayor estudio , porque de ello pende su felicidad , es en lo que menos se fatigan. Estamos viendo darse al Público-obras instructivas en todas materias, y en estas , que son las mas importantes, apenas se ve una, y la que se v e , llena de nulidades, falta de discretas observaciones y de sólidas verdades. E n el siglo presente vemos que florecen las Ciencias y las Artes á impulsos de varios establecimientos, de Colegios, Seminarios y Academias, que tienen por objeto instruir á la Juventud en las materias, de Geometría , Aritméticffí. Física, Cirugía., Pintura, y otras Facultades; pe-

38

C A R TA

ro para la Agricultura , que es la mas necesitada, no sé que se haya pensado en ello. Se congregan á porfía los primeros hombres de los pueblos , llevados del amor hacia la patria, con el loable fin de acertar en la deliberación sobre puntos de Economía , é Industria. Se fatigan en meditar arbitrios , que llenen sus deseos: apenas dexan materia por tocar; y la de Agricultura , que es la mas importante y necesitada, queda sepultada en el silencio. Hacen varios ensayos sobre aquellos puntos , que llegan á presumir qué les pueden dar algunos intereses , observan sus efectos, averiguan sus productos ; y sobre los de Agricultura, que son los que los mantienen, no ponen el menor desvelo. Esta falta de instrucción priva á nuestra España de muchos y grandes adelantamientos. L a ignorancia que hay en esta parte, es causa de que su suelo no produzca mas abundancia de frutos, mayor perfección en ellos , y mayor número de árboles; S© plantan unas semillas , donde debían |#antarse: otras , perdiendo , .por? esta negligencia el trabajo y el premios

F I S I C - O - M E D I C A.

39

Se ponen viñas donde debieran ponerse .olivos:, se siembra trigo donde debía plantarse la viña. Dexan valdíos los terrenos que podran á poca costa hacerlos fructíferos ; y Jos que merecían dexarlos por estériles sé empeñan en que lleven frutos. Sin salir de este corto recinto , se hallan claros testimonios, que comprueban lo dicho. L a V e g a de T a j u ñ a q u e por ser honda,,estrecha v-de,corta ventilación, su terreno fuerte, y de bastante miga, convenía para linos, cáñamos, trigo , cebada y toda legumbre , está plantada de viñas en la mayor parte \ y los altos y tierras arenosas, que son las propias para viñas, las siembran de cebada y trigo. Estas semillas , que requieren riegos y humedades, las. ponen sobre tierras áridas; las viñas , que necesitan ventilación y templada sequedad , las riegan á porfía; experimentando sus poseedores por este modo de ¡obrar mala correspondencia en todos sus frutos. L a cosecha de granos les es limitada, y la de vinos de mala calidad, viéndose precisados á venderlo á menor precio por temor de que no se les pier¿

4Q

C A R T A

pierda; porque como tan flegmáticps y poco espirituosos no pueden conservarlos mucho tiempo, y los que les quedan sin vender los hacen aguardiente , gastando para ello mucho mas de lo que les produce. Los bordes de los caces, de las ace*quias, los ribazos y lindes de las tierras, que podían tener ocupadas con árboles, que sin perjuicio alguno les produxesen á costa de un leve cuidado frutas, leñas y otros bienes, los tienen valdíos. E n las inmediaciones á Y e p e s , Pueblo que habité algunos años, los vecinos de aquellas V i l l a s por carecer de la pe^ricia, que en esta parte tienen los de Y e pes , plantan para hacer vino sarmientos, cuyo fruto aunque es abundante , es insípido aquoso y ílegmático resultando ser sus producciones correspondientes á la calidad del fruto y de la planta. Y aunque por el principio general, que la ignorancia apoya, hay quien tenazmente defien^de", que la diferencia de estos vinos á los de Yepes pende del terreno, se engañan , porque en Ocaña,, Huerta, y otros Pueblos, que sus viñas ¡confinan con las de Ye3

FÍSICO-MEDICA.

41

Tepes , y disfrutan de un mismo influxo^ se experimenta esto mismo, siendo sus vinos notablemente inferiores á los de Y e pes. Pende sin dificultad alguna de que los de Yepes ponen el mayor cuidado en plantar sus viñas de sarmientos, que su fruto sea de exquisita calidad para vino. N o se verá entre sus vides, "aunque se registren todas sus viñas, una que su fruto no sea de los mas á proposito para este efecto. Distinguen con discreción los terrenos , indagan antes de plantar el sarmiento,.que tierra le corresponde según su calidad, que guio, y que método se ha de observar , para que dé fruto sazonado y bueno. Siguiendo, pues, el exeraplo de estos, de quienes tengo oidas discretas máximas, así en orden á elegir terrenos acomodados para plantar viñas, co-mo para escoger los sarmientos^á propósito para el buen fruto , para hacer; e n v i no y conservarle , manifestaré á V . S. mi opinión.
1

E s , si no imposible á lo menos muy dificultoso perfeccionar una obra , sin que la materia de que ha de ser formada sea G cor5

42

CARTA

correspondiente y adequada. E s empresa inasequible querer de mal trigo hacer buen pan. E s asimismo empeño temerario esperar de mala semilla buen fruto. Por mas que el hombre se fatigue, y por mas "lineas que tire , no conseguirá hacer buen vino , si las viñas no son de buena calidad para ello. He visto á muchos Labradores trabajar incensantemente en el cultivo y buena dirección de las viñas, en tener los instrumentos y pertrechos necesarios para hacer el vino con la mayor perfección ; y después de todos estos afanes , quedarse burlados , confesando su ignorancia. Sentado este principio como basa fundamental, en la que estriba todo el nervio de la materia de que se habla, lo primero que debe hacer el Labrador, para hacer vino de buena calidad , que le remunere su trabajo , que le tranquilice el ánimo, y que le asegure su ganancia, e s , elegir entre la gran multitud y variedad de cepas, que hay sobre la tierra, las que por experiencia y repetidas observaciones se sabe , que dan el mejor fruto para este efecto, sin dexarse poseer de
la

FÍSICO-MEDICA.

43

la avaricia ; esto es , sin despreciar las buenas porque den corto fruto , por las malas, que lo dan con abundancia; porque la utilidad no está en lo mucho, sino en lo bueno. Después deberá saber , que terreno , es el mas á propósito para plantar la especie de vid que eligió; pues faltando este requisito, si no en el todo , en la mayor parte, perderá el fruto su bondad. Puesta.ya la viña con el método debido , y laboreada con esmero, averiguará con gran cuidado quando llegue el tiempo de coger el fruto , si está , ó no sazonado ; porque de este descuido nacen muchas pérdidas en los vinos. Últimamente procurará no ignorar el modo de hacer el vino y conservarlo. Para evitar confusiones, y proceder con la claridad que corresponde para la buena inteligencia de estos importantes puntos, iré explicando cada uño de por sí.

De las diferencias y calidades de las uvas propias para vino.
Ei fruto de la uva es tan vario y coGa pío-

44

C A R T A

pioso , que haber de decir las diferencias de él fuera no acabar. Ademas de, esto bien sabe V . S. que siempre he llevado con violencia hablar de materias que no tengo bien sabidas : por tanto , aunque por noticia pudiera manifestar las qualidades de muchas u v a s , solo me ceñiré á decir de las que tengo vistas y observadas , y de las que me parece que podrán llenar el deseo de nuestros patricios. Entre la muchedumbre de uvas que tenemos en nuestra España , las que ha hecho ver la experiencia ser de mejor calidad para hacer vinos saludables, útiles y provechosos para los hombres, y capaces de producirles efectos dignos del aprecio-, son las albillas, las torronteses, las hebenes, las cigüentes, las masvales, las jaénes , y las castellanas. D e estas uvas se componen las viñas de Y e p e s , y no de otras, siendo esta la causa de que sus vinos sean buenos, y no el terreno sola, como juzgan muchos. Plante el Labrador Viñas de esta clase con las precauciones que se dirán y verá claro el desengaP

F I S I C O - M E D I C À.

45

gano-, consiguiendo tener vinos nada inferiores á los de aquel Pueblo.

De la uva albilla,

.,,

L a uva albillaes redonda, pequeña, y muy apretada en los racimos. Resiste mucho la humedad, y no se pudre facilemente. E l vino que da de sí esta uva es muy claro , de excelente color, olor y sabor , y se conserva mucho, tiempo ; pero me aseguró un anciano Labrador de Y e pes , que por sí sola no hacía tan buen vi* no como acompañado de otras.

pe

la

uva'torrentes.

L a uva torrontés echa el grano pequeño y transparente : Jos racimos son por lo común pequeños, y no muy apretados. N o suele cargar mucho; però no por eso dexa de satisfacer el trabajo , que el dueño pone en su cultivo ; porque aunque se.una á otras uvas-en muy corta cantidad , hace que el vino sea de dos maá exquisitos así en la claridad , como en
9

el

46

CARTA

el color , olor , suavidad y

duración.

De ¿as uvas hebenes.
L a uva heben tiene los racimos larg o s , y los granos mas gordos que la torrontés. Son por lo común claros por ser muy expuestos á ladearse, siendo esta la causa de no ser abundante en su fruto, bien que para éstos hay descubiertos algunos medios, que se dirán. Su sabor es dulce y oloroso , su vino es asimismo delicioso , y sobremanera aromático. M e z clada con la jaén , albilla y otras hace un víno excelente en todas sus 'propiedades , suaye , agradable , muy oloroso, y de bastante dura.

De las uvas cigüentes.
E s t a uva es muy semejante á las albinias , así en su figura, como en sus propiedades. Su vino es muy oloroso , claro, y resiste mucho las influencias de los tiempos*
1

De

F Í S I C O - ME.D I C A.

47

De las uvas

masvales.

L a uva masval , y por otro nombre malvasía , hace, los racimos moderada* mente prietos, y de un mediano tamaño: es bastante segura y abundante en su fruto : es de un sabor meloso, suave y muy olorosa. E s una de las mejores uvas que hay para vino ; porque aunque en calidad no es tan superior como la heben y torrontés, es mas abundante y segura en su fruto que estas; y mezclada con la jaen¿ y algunas de las dichas, hace perfectísmos vinos.

De las uvas jaénes.

L a jaén hace los racimos apretados y grandes: es segura y abundante„ en su fruto , cuyas propiedades han dado motivo á muchos Labradores para llenar -mm heredades de estas vides , y deshacerse de otras mejor en calidad para el buen vino , experimentando notable atraso en sus. utilidades ; porque aunque es cierto, que consiguen hacer mas copia de vino con esta uva que con las otras, como sea de ín-

СARТА

ínfima calidad , ó se les pierde: antes de venderlo, ó si lo venden, es á precio tan baxo , que no. corresponde al coste del cultivo. L a uva jaén por sí sola hace un vino muy mediano, y es muy fá cil á viciarse. Su duración no pasa lo mas de un "año; pero al contrario mezclado con las uvas que quedan insinuadas, hace un vino perfecto. Estas mismas uvas son las que han de contribuir para hacer el vino tinto, maridándolas con aquellas uvas tintas, que por buenas observaciones se sepa que son las mejores para éste efecto, que entré todas , según los experimentados Labrador e s , es la que llaman castellana.

De las uvas tiritas castellanas*
E s t a s uvas tienen los racimos muy apretados, y de un mediano tamaño, tienen el grano menudo y el hollejo tierno. E l vino de estas uvas es mejor que otro ninguno tinto ; pero se ha de mezclar con algo. de albulo , heben y otras, y con muy corta cantidad de casca.

De

FÍSICO-MEDICA.

49

De los sitios y terrenos mas conducentes para plantar las viñas.
. A u n q u e para poder hablar sobre es> te punto he mirado algunos Autores, que de intento tratan de estas materias , le aseguro á V . S. que ninguno se acomoda con mi modo de pensar , y sobre todo con ló que la buena observación manifiesta ; y así esta será la que dará la satisfacción en esta parte. L a experiencia ha manifestado, que las tierras mas á propósito para viñas , ge-* neralmente hablando ,: son las arenosas^ las pedregosas, con tal que no sean los guijarros, grandes, las altas , las/que están á las faldas de los cerros , las que dan manantiales de aguas dulces, las que .disfrutan de un moderado-templé \\\ qué iii son demasiadamente frias, ni con exceso cálidas , las que son de una temperatura moderadamente húmeda, y no con extremo secas. Pero como cada planta tenga sus especiales qualrdades, á cada una según sil especie le corresponde especial terreno; y así, para la mas clara «inteligencia, y H ma-

¿O.

CARTA

mayor seguridad en la deliberación y acierto de tan .importantes puntos, iré señalando el terreno que corresponde á cada una de las uvas que quedan dichas.

Del terreno que corrresponde á la uva ' al bilí a.
L a uva albilla resiste mucho la humedad , no se pudre fácilmente , sus cepas crecen por alto regularmente , es fuerte y robusta , y por lo mismo el terreno mas conveniente para plantarla es el baxo y hondo.

•Del terreno que corresponde d la torrontés.

uva

E l hollejo de la uva torrontés es muy delicado se abre con facilidad ; y se pudre con la misma : por esta razón, y principalmente porque la experiencia así lo e n s e ñ a e l terreno competente para plantarla es el de los cerros , que no sean ni demasiadamente b a x o s , ni con extremo altos ni llanos.

Del

FISICO-MEDICA.

5

1

Del terreno que corresponde d la uva heben.
*

., E i fruto de esta planta suele estar mucho tiempo en flor; y si le: sobreviene viento , ó lluvia antes de quajar, queda rala; esto es , clara en sus racimos. Para enmendar estos defectos conviene plantarla .en¡. terrenos resguardados del! ayre¡, y no muy humedos;>;y quesean de bastante miga. E s uva que se conserva mucho ..tiempo--sin,, podrirse;;py, sus; ¡cepas planta* -das con estas precauciones; dan! fruto abundante i y pagan el trabajo , que se por n e en su cultivo.

Del
V

terreno que corresponde d la uva Á cigüente< -vv,'. \:Á.l
?

E s t a s uvas requieren terreno calido y ^.enjuto ,~ que no sea muy recio , ni yicio~so; porque de otro m o d o , ni producen tanto fruto, ni se preservan de la putrefacción á que están expuestas > por ser su hollejo débil y tierno.

H 2

Del

C ARTA

Del terreno que corresponde d la uva jaén.
E s t a uva es de las mas expuestas que hay entre todas á podrirse, hace los racimos prietos ; y podrido el grano, con facilidad se extiende la infección á todos los demás del racimo. Ama terrenos enjutos , sueltos, areniscos , y de mucha ventilación ; y si es posible, que miren al Oriente; porque de este modo se precaven de los daños, que les causa ef rocío. •Los sitios húmedos, como son los hondos y las v e g a s , les son muy perjudiciales , y el mosto que da de sí en estos terrenos es de los mas inferiores para vino.
S.T.'i "A V, \ — . • : ;:, c-/.'¿TV.,': \ ; 71

Del terreno que corresponde d la uva masval.
D e esta uva abunda mucho el territorio de Yepes. Sus habitantes extienden de dia en dia su especie ; porque han -observado, que su fruto es de exquisita calidad mezclado con otrp para v i n o , y que es constante en fructificar. L o s terre\ ... . • nos
1

FÍSICO-MEDICA.

53

nos que eligen los vecinos de aquella V i lla para plantarla, son los mas altos, con tal que tengan bastante miga, y que sean enjutos; porque si son muy húmedos, la hacen insípida , y suele podrirse.

Del terreno que corresponde d la castellana tinta*

uva

L a uva castellana requiere tierras sueltas, arenosas, enjutas y altas.

Del\método que debe observarse plantar las viñas.

para

E n quanto al régimen y método de poner los sarmientos ya elegidos, guiarlos y darles la perfección necesaria para producir buen fruto , vendimiarlo, envalijarlo , siento no tener hechas las observaciones necesarias para poder satisfacer á V . S. como quisiera en esta parte , de que está también necesitada la Agricultura ; pero, entre tanto que el tiempo me descubre otros (fundamentos, podrán suplir estas reflexiones flsico^médicas, que con-

54

. '.

CARTA

convienen con lo que se observa en los frutos de la V i l l a de Yepes. \.r; PRIMERA REFLEXIÓN.

A si como la demasiada humedad hace .estériles las plantas, pudriendo y corrompiendo SUS raíces la excesiva sequedad las enferma y consume, privándolas ,de aquel, húmedo radical, sin el q u e , ni el árbol crece , ni el fruto se perfeccio- na. Sentado, p u e s , este principio, para que el sarmiento, que se va á plantar, pueda vivir robusto , crecer y fructificar , ha de hacerse cargo ante todas cosas el diestro Labrador del temperamento que goza la tierra en donde vá á plantarle. Ha de averiguar si es húmeda > ó seca, si baxa, ó alta. Si es húmeda, la hoya en donde -ha de plantar el sarmiento debe ser poco •¡profunda; y al contrario si es seca, hadé ser, mas honda v de modo, que si á la húmeda se la dan dos pies, pongo por exemplo , de profundidad , á la que es seca se le han de . dar tres , guardando un prudencial medio en aquellas tierras, que

FÍSICO-MEDICA.

\

¿5

que son templadas en estas qualidades. Se cometen estos plantíos por lo común á la gente mas ignorante. É s t o s , como incapaces de poder percibir los misterios de estas cosas, se dexan guiar únicamente de su errada práctica, y de lo" que han visto hacer á los que fueron tan' rústicos como ellos , y por estas erradas leyes sin distinguir temperamentos, ni calidades de los terrenos, hacen los hoyos. Si tienen por práctica v. g. hacerlos de dos pies de profundidad, de dos pies han de ser ya sea en cerro , ya en el valle , ya en lo alto , ya en la vega , padeciendo la Agricultura por estos defectos atrasos de no corta consideración.
9 3

SEGUNDA REFLEXIÓN. r '
|,


V. •.

r

;

J

ü n tanto está una planta en disposi-# cion de prender sobre la tierra, y exércer las funciones, que le son debidas á su especie, en quanto está v i v a , y su or-* ganizacion arreglada: por tanto para plantar el sarmiento, á ha de ser luego que se corta de la c e p a , que es lo mas segu-;

5O

CARTA

ro ; ó quando no , se deberá tener en agua para que no se seque y pierda su vitalidad. También se procurará no quebrarlo, ni lastimarlo al tiempo de meterlo en la h o y a , huyendo de la errada práctica, que tienen algunos, de retorcerlos antes de plantarlos , por creer que así prenden, mejor, porque con esta oficiosa diligencia descomponen la armoniosa travaz©n de sus partes, y muere la planta sin¡ fructificar, . TERCERA REFLEXIÓN. L a opinión mas válida entre los F i lósofos e s , que las generaciones se hacen del huevo. Los sarmientos tienen de trecho en trecho sus huevéenlos, ó yemas, que llaman los Labradores : de estas, nacen las raices, estando cubiertas de tierra, y las ramas y el fruto estando fuera de ella ; y así, para que pueda arraygar bien, convendrá poner el sarmiento un poco encurvado , de modo , que puedan cubrirse con la tierra á lo menos c i n c o , ó seis y e m a s , teniendo cuidado de no. herirlas con

FÍSICO-MEDICA.

57

con los p i e s , como muchos suelen hacer, con el fin de sujetar el sarmiento. Fuera de la tierra convendrá dexarle tres yemas, ya para darle la altura correspondiente, y ya para asegurar el que si una se pierde, ó se desgracia, supla la otra. QUARTA REFLEXIÓN. >Aunque todos los frutos requieren ventilación, desahogo y calor para perfeccionarse , ninguno tanto como la uva; porque este fruto es sin comparación mas delicado que todos ; y faltándole el ayre y el s o l , ó no se sazona , ó se pudre : por esto conviene, que desde el principio se le dé á la cepa una altura discreta, tal, que ni esté demasiadamente alta, ni con extremo baxa; porque si está muy baxa, ademas de no tener la debida ventilación, dan sobre la tierra los racimos, y se pudren fácilmente ; y si muy alta, está expuesta á que los vientos la destronquen. Bien es verdad , que mi opinión es conforme con la de los vecinos de Yepes, que mas quieren tener el trabajo de repoI ner

¿8

CARTA

ner una cepa, que ver su fruto inmaturo y podrido. Esta quasi universal obcecación de los Labradores en dar á la cepa baxo el primer guio , es una de las mas poderosas causas que hay de no ser los vinos buenos , y salir llenos de defectos. Porque ¿ cómo es creíble que pueda hacerse vino saludable y perfecto de uva imperfecta, sin sazón y podrida , como lo es por lo. común la que se cria en cepas baxas, y sin ventilación ? Algunos que han visto la altura que tienen las cepas de Y e p e s , alucinados con su errada práctica, se admiran y afean el método ; pero si se fundan, ó no para tener por malo este modo de guiar sus viñas, dígalo la experiencia: ellos hacen los mejores vinos, que se ven en las inmediaciones de Madrid : ellos aseguran sus frutos de este modo; y quando en otros sitios se • yelan en el suyo apenas se verifica. Ellos tienen sus vides derechas , gruesas , fuertes y robustas: ellos tienen viñas muy viejas y constantes en dar fruto: con que si su método fuera malo, no experimentarían tanto benes

FÍSICO-MEDICA.

39

íício. Desengáñese el Labrador, deseche el error en que v i v e , dé á la cepa una altura discreta, asegúrela , como se dirá, desde su primer nacimiento con la estaca., para que guarde rectitud, y experimentará muchos beneficios. QUINTA REFLEXIÓN. T o d a planta en sus principios es por lo común débil, de poca resistencia, y fácil á contraer qualqúiera imperfección. E l sarmiento luego que echa alguna rama , como el peso de ella sea mayor que la resistencia del tronco, suele torcerse, y adquirir figuras, que ademas de perjudicarle notablemente , le afean. Para evitar, pues, que se verifique esta imperfección, convendrá desde luego que se planta arrimarle un cuerpo resistente, que le sostenga , y le liberte de estas , y semejantes contingencias. E l mejor y mas á propósito es un estacón seco , que clavado con discreción , sin que pueda herir el sarmiento , sirva para afianzarle y sujetarle , valiéndose para ello de alguna la dis-

6o

CARTA

discreta ligadura, t a l , que no ofenda las yemas de la planta, cuya diligencia siempre convendría que fuese practicada por el dueño, pues de otro modo puede tener sus contingencias. Como deberán podarse, como cultivarse y cuidarse para su última perfección, por ahora no puedo informar á V . S. porque para ello necesitaba instrucciones, que en el dia no tengo. Si desea saberlo, avíseme , permitiéndome algún tiempo, mas que el que me permite para esta cart a , y será servido.

Del método de hacer el vino.
PRIMERA REFLEXIÓN. N " 0 es asequible hacer buen vino, aunque la uva sea de la mas exquisita calidad , sin estar el fruto sazonado y maduro. Este es otro de los motivos por que en muchos Pueblos desgracian sus cosechas , pues por falta de pericia unas veces, y por defecto de buen gobierno otras, vendimian sin estar el fruto sazonadlo, expe-

"FÍSICO-MEDICA.

6i

perlmentando perjuicios de mucha consideración. Por lo mismo , para cortar la uva se ha de poner el mayor cuidado en saber si está, ó no en sazón; y aunque para conocerlo traen algunos Autores varias señales , como es estruxar un grano entre los dedos, y observar si el hollejo queda limpio, ó n o , el ver si la granula muda de color, y otros; el mas seguro es, que esté la uva clara , transparente , y dulce, sin el mas leve asomo de aceda.Puesta ya la uva en el lagar, el qual deberá estar bien limpio, y curioso, se ha de poner el mayor cuidado en no permitir dentro de él instrumentos que puedan herir , ni cortar el escobajo, porque este consta de un zumo austero , desagradable, y muy perjudicial para el vino. E l instrumento de que se valen los vecinos de Yepes para extender la uva por el lagar para pisarla, son unos ganchos de palo, porque estos sacan la uva sin herir el escobajo. Los hazadones de hierro causan mucho daño , y por tanto no deberán permitirse dentro del lagar. Después de pisada la uva se va amontonando, hasta que hay
la

02

CARTA

la suficiente para hacer el p i e , el qual se exprime todo lo posible, dando tiempo para que despida todo el mosto , que tenga. Y a bien exprimido s© deshace, y rociado con una moderada porción de agua , se vuelve á armar , y lo que destila se encierra en vasija separada para hacer vino inferior, ó de gasto que llaman los Labradores. Algunos dexándose llevar de la avaricia, mezclan este segundo mosto con el primero ; pero cometen en esto un error muy grande , y pagan con el tiempo su ignorancia ; porque el vino que sacan es de inferior calidad, se llena de vicios, y se ven precisados, ó á quemarlo, ó á venderlo á menor precio.
5

SEGUNDA REFLEXIÓN. E l vino es uno de los cuerpos mas aptos, que hay á recibir los olores, sabores, y demás quaíidades que puedan tener los entes, que le acompañan , ó circundan ; y así se pondrá gran cuidado de que no caiga casca , granula , escobajo, ni otra cosa al tiempo de echar el mosto en

FÍSICO-MEDICA.

03

en las cubas , ó tinajas•; porque todo esto le es perjudicial. Para precaver estos inconvenientes , se pone en la boca de la vasija un embudo de mimbre con el suelo de esparto. L a bodega se procurará tener limpia y libre de todo mal olor; porque si tiene alguno, lo percibe inmediatamente el vino. Si ya llena la cuba, ó tinaja con las prevenciones dichas , se hace posible echar en ella d o s , tres, quatro, ó mas. banastas de uvas desgranadas y algo estruxadas, bien sean torronteses, bien hebenes, cigüentes, ó masvales, logrará el Labrador sacar sus vinos con mucha transpariencia y claridad, con mucho olor, deliciosa fragrancia , suavidad y permanencia; He visto cubas de vino , y algunas tinajas hechas por este estilo , y puedo asegurar , que en vino usual no cabe mayor perfección.
1

TERCERA REFLEXIÓN. L a fermentación pende de la pugna y contienda de los cuerpos desemejantes

64

CARTA

y contrapuestos , que se juntan en los mixtos , solicitando cada uno de por sí el vencimiento. Los principios elementales del vino, luego que se ven fuera de su matriz, intentan apartar de su compañía aquellos cuerpos que se oponen á su perfección y naturaleza: estos resisten este empeño ; y de esta contienda nace el estrépito, el ruido, hervor y calor, que se nota al tiempo de fermentar el mosto. Si en el espacio que dura esta misteriosa contienda, se interpone algún cuerpo extraño , ó se para enteramente , ó se invierte en algún modo, resultando después graves daños al vino. E l que mas trastorna y suspende en los principios esta obra de la fermentación, es el frió ; y por tanto es conducente, ó por mejor decir preciso cerrar las puertas y ventanas que tenga la bodega , para que , si es posible , no entre el ayre entre tanto que dura lo fuerte de la fermentación ; pues pasada ya la fuerza de ella conviene dar alguna ventilación, para cuyo efecto se abrirán algunas ventanas con discreción. QUAR-

F I S I C O - M E D I C A .

QUARTA REFLEXIÓN. L o s cuerpos que acompañan al vino en el tiempo de la fermentación , tanto quanto mas melosos y viscosos son, tanto mas se resisten a l a separación, y quanto mas tenaces son , tanto mas trabaja el vino en separarlos, verificándose algunas veces no poderlo conseguir y sufocarse, quedando un m i x t o , que ni es vino , ni mosto. Para evitar estos acontecimientos, conviene echar en la cuba, antes que empiece á hervir, una corta porción de agua caliente, arreglando la cantidad á la cabidad de la vasija, y á la m a y o r , ó menor melosidad y maduración de la uva. Señalar la determinada cantidad de agua que podrá echarse, no es posible , porque hay que atender á muchas cosas, que solo presenciándolas pueden arreglarse; pero para pauta podrá servir lo que he visto practicar á algunos experimentados Labradores , que se reduce á que quando la vendimia es seca, y el fruto está bien maduro , y la uva muy dulce y melosa, á cada cien arrobas de mosto echan dos arroK
bas

66

CARTA

bas y media, poco mas 6 menos de agua; pero quando , ó poco antes de vendimiar , ó en la misma vendimia l l u e v e , 6 aun quando no llueva , el fruto no está muy dulce, y bien sazonado , excusan esta diligencia, y dexan hervir el mosto solo. Algunos tienen la práctica de arropar los vinos, esto e s , cocer algunas calderas de mosto, y echarlo en las cubas y tinajas quando empieza á fermentar. E s ta diligencia , tampoco me resuelvo á condenarla, ni alabarla; porque la experiencia suele derribar muchas veces los mas fundamentados, edificios, que labra el discurso. N o obstante, por si la experiencia , que pueda haber sobre este método, no es completa, y pueden servir estas reflexiones , no quiero omitirlas, W i l i s , Médico Ingles, hablando de los requisitos que deben tener los. zumos de los frutos, que han de fermentar para llegar á vinos, dice (a), que no han de es(a) W i l . cap. 6. de Ferm. p. 9. Ut in eorpore fermentando nec sit partium eruditas nimia , nec maturitas in priare activa & subUles non fáciles crassioribus extrincantur, ñeque in mo'tum vindicantur. In posteriori partícula nimis volátiles facta mixtionis viñado non continentur , quin evaporant statim, & sub' jecta sua ver sus putredinem disponunt.

FÍSICO-MEDICA.

67

estar muy crudos, ni con extremo maduros ; porque si están crudos, las partes activas y sutiles no pueden desenredarse de las crasas; y si están muy maduros, las partes mas sutiles y espirituosas se desenredan con mas facilidad de la necesaria, y antes del debido tiempo , quedando el cuerpo, que ha de fermentar, expuesto á la corrupción. Cocido el mosto , en primer lugar se- le evapora aquella porción de espíritu, qué es precisa para la perfecta fermentación , quedando un cuerpo fácil á corromperse , al modo que sucede con los frutos muy maduros que por lo mismo que se evaporizan, de las partes mas sutiles y espirituosas, fermentan mal, y se corrompen fácilmente. E n segundo lugar , cocido el mosto, adquiere una qualidad viscosa y tenaz con__la que enredada.la parte mas sutil y activa del most o , con dificultad podrá soltarse como necesita para perfeccionar ia fermentación, sin cuyo requisito no puede hacerse VPno bueno y duradero. E n tercer l u g a r , el mosto medio cocido , que es como se suele echar, puesto en qualquier vasija,
y

68

C A R T A

se observa que se aceda en breve tiempo: con que cuerpo , que en sí encierra qualidades que pueden perjudicar •, convendrá mirarle con respeto, y observar con cuidado sus efectos. QUINTA REFLEXIÓN. U n a vez conseguido el fin del vino , y habiendo separado enteramente las impurezas, que se le oponían á su perfección , queda tranquilo, transparente, suave , claro y oloroso. E n este estado empieza ya á ir formando su v e l o , 6 nata, que es mas, ó menos gruesa , según que es mas , ó menos su vigor y espíritu. S i este es débil, la nata la hace en breve tiemp o , y gruesa : pero si es vigoroso , tarda mas en hacerla , y es mas delgada; solicitando por este admirable medio libertarse de las influencias de los tiempos, conservar el espíritu que le vivifica , y darnos á entender , que ya necesita custodia. Por tanto convendrá , si no se vend e , pensar en trasegarlo. Algunos le qui-* tan una y aun dos natas al vino antes de tra-

FÍSICO-MEDICA.

69

trasegarlo : otros le ponen arillo , sin permitir que haga dentro del recinto de él nata. Pero esta práctica no me atrevo á darla por buena, ni por mala, porque no tengo hechas las observaciones que eran necesarias para resolver con acierto en este punto. Entre tanto baste decir á los discretos, que el vino es un mixto misterioso , que encierra propiedades , que están sin penetrar todavía. Que luego que da muestras de ser ya v i n o , él mismo se tapa. Que si es fuerte y robusto, el velo con que se cubre es delgado, y que si es d é b i l , y floxo es muy grueso. Que quanto executa desde que se pone eii la Vasija es con el fin de perfeccionarse y conservarse ; y que estorbarle sus conatos, y apartarle de sus ideas, puede ser poco acertado. • L o s expertos Labradores de Yepes^ observan estas reglas : si el velo que hace la cuba es débil y delgado , esperan que se engruese ; y si después de estar ya con algún cuerpo, y perfeccionada la nata, ven que el vino todavía se presenta crud o , y muy activo, le ponen arillo , y lo. de-

JO

C A R T A

dexan hasta que esté suave y blando. Pero si el velo que forma es grueso, y este lo hace pronto , regularmente no esperan tanto tiempo , sí antes bien lo trasiegan luego , aun quando el vino parezca estar algo tieso. Para proceder con mas acierto en este punto , que no es el que menos debe llamar la atención del Labrador , esperan por lo común á que el vino esté transparente por todo el cuerpo de la cuba , para cuyo efecto hacen las catas por varias partes. SEXTA REFLEXIÓN. E l vino , como acabamos de decir, por lo mismo que encierra en sí un espíritu penetrantísimo , sin cuya compañía pierde su vitalidad ; por lo mismo que es un cuerpo de tan dócil naturaleza , que con facilidad se dexa impresionar de las qualídades del f r i ó , del calor , y de las influencias de las estaciones ; y por lo mismo que se dexa poseer de qualquier hálito , ó vapor que pueda circundarle, necesita tal clausura, que de modo alguno ten-

FÍSICO-MEDICA.

71

tenga lugar el espíritu de disiparse , ni de que los cuerpos extraños puedan introducírsele , ni las inclemencias de los tiempos hacer en él la mas leve impresión. Por tanto , el sitio donde se ha de guardar deberá ser tal , que por ningún motivo puedan tener entrada los influxos de los tiempos, ni de los astros. Para este efecto deberán ser á propósito aquellas cuebas, que conservan un mismo temple en todos tiempos ; esto es, aquellas , de las que habla Feyjoó , en las que puesto el termómetro , se conserva en un mismo grado en todas estaciones. Para que tengan estas condiciones han de ser profundas, han de e s t a r al pie de montes, ó cerros, de modo, que el calor no pueda penetrarlas, que es el que mas ofende al vino. Han de mirar al Septentrión , y no al Medio d i á , porque de lo contrario es dificultoso conservar sanos los vinos. E n esta V i l l a de Arganda , y en la de Yepes hay cuebas con todos los requisitos dichos ; y en ellas está manifestando la experiencia lo bien que se guardan los v i n o s , y lo libres que están de
las

7

2

C A R T A

las enfermedades comunes. E n la cueba que, tienen los Religiosos de Santo Domingo tuve puesto el termómetro un año entero, mas por observar lo que Feyjoó dice , y poder rebatir las dificultades y reparos que ponían algunos Críticos, que por otro respeto , y observé en compañía del Reverendo Padre Fr. Pablo López , sugeto erudito ,. que sobre grado mas , ó menos lo mismo se mantuvo en lo riguroso del invierno, que eü lo mas fuerte del verano, como consta de la enumeración, que conservo en mi poder , de los dias en que se entró á registrar el referido termómetro ; siendo este el motivo en mi opinión, por que aquella Comunidad saca y conserva los vinos mejores de aquel Pueblo. Los sótanos, los sitios poco profundos , las cuebas que están al Medio dia, y las que el calor las penetra fácilmente, son inútiles para conservar los vinos; y viva persuadido el Labrador , que por mas diligencias que haga, por mas lineas que tire, y por mas arbitrios que tome, no

;

FÍSICO-MEDICA.

'

73

no conseguirá libertar los vinos de irremediables defectos, poniéndolos en lugares de esta naturaleza. N i sirven recetas, ni bastan ardides para componerlos; porque quanto mas se hace con ellos, tanto mas se pierde. Aunque la uva sea exquisita , aunque el mosto sea puro , y las vasijas bien ordenadas, si la cueba no tiene las condiciones dichas, no será posible conservar sane el vino mucho tiempo. Esta misma reflexión da fundamento para discurrir lo que deberá practicarse con las tinajas donde se ha de poner el vino después de trasegado ; porque siendo como es poroso el barro, si no se procura cerrar sus .porosidades, está expuesto el vino á disiparse ; para cuyo efecto "no hay otro medio mas eficaz que el común y sabido de empegarlas, y tener gran cuidado de que nunca les falte este requisito. Para tapar las bocas de las tinajas han inventado los hombres varios medios: unos las cubren con tapa de madera, otros con cubierta de yeso , otros con una capa de pez molida, y otros con cueros de reses; pero aunque no soy Labrador, L ni

74

CARTA

ni tengo sobre estos puntos contraido mérito para poder v o t a r , actuado de las qualidades del aceyte, de lo que tengo oido á muchos Labradores , y sobre todo de lo mismo que por curiosidad he obserr vado y o , soy de dictamen que no hay tapón mas seguro que el de la aceyte , y que los demás que se suelen usar, si rio son malos, á lo menos son expuestos: y me fundo en lo que los dóciles Labradores confesarán. Una de las cosas que suelen echar á perder el vino es la nata, si por descuido se hunde en la tinaja, que para que no se verifique la suelen quitar de tiempo en tiempo ; dando motivo con esta diligencia á que el vino se disipe, á que se invierta, y á que adquiera algunos vicios, porque tantas quantas veces quitan la nata, abren la tinaja, y la evaporizan. Con el aceyte está excusado este peligro y trabajo ; porque con é l , ó no hace nata, ó si la hace es corta, y tal que' adhiriéndose el aceyte, y travándose con é l , no le permite que se vaya al fondo de la vasija , aun quando permanezca sobre el vino mucho tiempo; porque con él no ha-

*

FÍSICO-MEDICA.

75

.. hace nata, y si la hace, es muy l e v e ; no se disipa, ni corrompe, y ademas de esto es menos costoso que los otros, porque el aceyte siempre se aprovecha. Algunos han temido, y temen tapar el vino con a c e y t e , porque están creídos de que con él pierde la tinaja la p e z , y se inhabilita en breve tiempo ;-pero viven engañados, porque en la V i l l a de Yepés no se tapa tinaja alguna con otro tapón que con el de aceyte , sin que jamas se haya echado de v e r , que por este motivo les falte la pez á las vasijas. ULTIMA REFLEXIÓN. L a s enfermedades á que está expuesto el cuerpo humano , aunque son muchas, Zacuto Lusitano las reduce á tres tan solas, que son: l e v e s , graves y gravísimas. Las leves dice que son aquellas , que para ser curadas, basta el auxilio de la naturaleza sola. Las graves dice que son aquellas, que para ser vencidas, no son bastantes las fuerzas de la naturaleza , y por lo mismo se hace preciso el L 2 so-

JO

CARTA

socorro de la medicina, y la dirección del Médico. Las gravísimas dice que son las que , ni por la naturaleza, por el arte, ni por el Médico pueden corregirse. E l vino padece también en su esfera varios defectos , ó enfermedades , que con la proporción debida -pueden dividirse en las mismas especies, que en las que divide Zacuto las del cuerpo humano. Las enfermedades leves del vino , como son: el tardar mas tiempo del regular y acostumbrado en la despumación: el no desprenderse de las partes feculentas luego que dexa de fermentar : el no aclarar tan pronto, como el dueño quisiera : el hervir por intervalos: el asperear algo , y otras; la paciencia, el tiempo, y la naturaleza del vino las vence. Las graves, como son: quedar después de hecho ya vino', cenoso , y tur-, b i o , ó volverse después de estar ya clar o , tal: el pararse entéramete en la fermentación sin estar hecho : el debilitarse , y quedar con poco v i g o r ; la buena discreción con algunos auxilios puede corregirlas. Las

FÍSICO-MEDICA.

77

Las gravísimas., como son: el mal sabor que suele adquirir por defecto de la limpieza en las vasijas , por la mala preparación de ellas, por la falta del buen empego , y por la mala calidad de la uva, por mal sazonada , ó por podrida : el ahilarse , y otras ; ni el tiempo , ni la dis^ crecion, ni las recetas bastan á enmendarlas , ni corregirlas. Son ociosas todas las diligencias, son en vano los xaropes, y son sin premio los gastos. Quando el vino se para enteramente en la fermentación sin estar hecho, conviene tirar hacia las paredes de la vasija algunos puñados de tierra gredosa tostada y molida , mezclada con igual cantidad de yeso , cuya diligencia se repetirá tres., ó quatro veces al día. Algunos se valen para este efecto de la c a l , del alumbre quemado , de la ictiocola y de otras cosas ; pero estos medios son perjudiciahV simos y capaces de producir funestos accidentes en los que por desgracia, los llegan á beber; y así no deberán practicarse en conciencia , aunque los vean escritos en algunos Autores.
3 3

Qiian-

yS

CARTA

Quando después de fermentado queda cenoso jó quando después de claro, y hecho vino toma este c o l o r , convendrá trasegarlo en vasijas medianas , dexándolo quatro dias sin tapar : después se echan en un tinillo unos huevos tastagados con la cascara , un poco de tierra gredosa que haya estado un día á remojo, y un poco de agua y vino de la misma tinaja que se va á aclarar : se bate bien toda esta mixtura ; y conmoviendo el vino de la tinaja sin intermisión con una vara , que llegue hasta mas de la mitad de la vasija, se va echando poco á poco hasta concluirla. Déxase después reposar por dos dias, y al fin de ellos se tapará la tinaja. Si se ha de vender el vino luego que se hace el aclaro , no hay inconveniente en que se dexe en la misma vasija; pero si ha de guardarse , conviene mudarlo en otra tinaja , procurando no llegar , ni remover las heces que están en el fondo de la tinaja aclarada. Este método es sencillo, curioso , y nada, perjudicial : los demás que hay inventados para este fin, que sor algunos, ademas de ser asquerosos tienen

FÍSICO-MEDICA.

79

ríen sus inconvenientes, y por tanto no deberán practicarse. Para dar espíritu y vigor al v i n o , que llegó por algún accidente á debilitarse, el único remedio es cabecearlo con otro fuerte , ó pasarlo por las heces de otro vino vigoroso j ponerlo en vasijas bien tapadas , y en cueba: bien acondicionada. Echarle aguardiente, espíritu de vino., azufre encender el mismo espíritu de vino y el azufre ponerlo en las bocas de las tinajas y hacer otros xaropes, son meras oficiosidades , que ademas de poner los vinos en disposición de poder perjudicar á la salud pierden sus dueños el trabajo , y no consiguen el fin. Quedo con el justo sentimiento de que mis expresiones no satisfarán los dilata-, dos deseos de V . S. como quisiera; pero se hará cargo de que no soy Labrador,,; y que aunque lo fuera , no seria fácil en el dia satisfacer cumplidamente á sus pre- guntas j á no ser que me valiese para; ello de algunos libros que tratan de estas, materias; y aun en este caso tendría mi respuesta mas de apariencia que de realK dad,
y 3 3 (

So

CARTA

dad j y mas de hermosura que de utilidad ; porque semejantes libros los veo llenos de puerilidades faltos de físicas reflexiones colmados de fáciles creencias, é inútiles para los adelantamientos de la Agricultura , porque vivo persuadido, que entre tanto que por principios físicos, claros, sencillos, libres de impertinencias y confusiones, no se instruya la Juventud labradora , al modo que se practica en las demás artes y facultades, no será posible que haya Labrador con la aptitud necesaria para establecer reglas constantes y seguras , ni menos para dar completa satisfacción á la propuesta de V . S. ¿Pero que digo para establecer reglas ? L l e gará el tiempo , s i , como he insinuado, ademas de darse á los que han de ser L a bradores las correspondientes instrucciones ¡, no se les reforma en sus conductas,' que toque la Agricultura el extremo de la perdición, é ignorancia. Que tocará el extremo de la ignorancia y perdición he dicho ^exageración parece ; pero oiga V . S. lo que pasa en los Pueblos labradores , que aunque no es del asunto , creeré
s y

que

FÍSICO-MEDICA.

St

que no le desagrade saberlo > y verá si exagero. Preséntase un hombre de juicio en qualquier pueblo labrador : ve una casa de gran fachada, llena de rejas y balcones, cerradas las ventanas con cristales: juzga que es habitación de algún gran Señor, Ciudadano, ó Cortesano : quédase admirado al oir decir que es casa de Labrador. Entra por curiosidad en e l l a , registra su fondo ; y en vez de mirar graneros , y otras oficinas propias de labor, admira grandezas de salones, gabinetes, colgaduras y adornos. Sale á recibirle el dueño de la casa; y quando esperaba verle vestido humildemente á lo Labrador, le nota soberbio , y á lo cortesano. 'Quando' presumía encontrarle con gabán y gorra, le ve de militar y con polvos. Quando juzgaba verle groseramente calzado, le registra con rica media, y delicado zapato. Intérnase mas en la casa ; y quando creía ver la familia ocupada en sus respectivos oficios, nota que las niñas están entre vidrieras , puestas de corte, y entretenidas en labores , que no .son de . su instituto; M y

Sz

CARTA

-y los niños tomando lecciones de materias , que no dicen conexión alguna con 'las del Labrador. Advierte que entran y salen criados: pregunta si hay mas familia : dícenle que s í ; pero que están puestos á estudiar eii la Universidad. Replica, ¿ si han de ser Labradores ? respóndenle que sí; y aquí de la perdición. Quando los hijos de los Labradores están ya en edad proporcionada para poder registrar los campos, irse imponiendo en las misteriosas producciones de la tierra , aficionando , y habituando á la v i d a , que han de disfrutar como Labradores, en vez de enviarlos los padres á estudiar en los libros de la naturaleza , los remiten á las Cortes y Universidades , en donde aprenden lo que para ser Labradores les importa poco , ó por mejor decir , lo que les perjudica. Se enseñan áser delicados, ociosos, desvanecidos , y á otras cosas , que no se le ocultan á la gran percepción de V . S. Vuelven después de algunos años á su Pueblo hechos á vida cortesana : miran con tedio Jas costumbres de la A l d e a ; enfádales el campo; fastidíales la conversación

FÍSICO-MEDICA.

ÍS$

cion de Agricultura ; diviérteles solo el bayle ; recréalos únicamente el juego; entretiéneles la caza; y solo les contenta el ocio. M e parece que estoy viendo á V . S. combatido á un mismo tiempo de la compasión , y de la admiración ; y que á no ser por el honor que siempre me ha hecho de dar crédito á mis palabras, dudaría de lo dicho ; porque < como es creíble, dirá V . S. que haya llegado á tal extremo la simplicidad del Labrador? Pues no lo dude, que no exagero ; antes bien ex» pongo débilmente lo que en el día sucede ; y no solamente con los Labradores,, que se llaman ricos en los Pueblos, sino aun con los que son de una mediana esfera , con p r o p o r c i o n a d l a . E s imponderable él dominio que tiene hoy sobre los. Pueblos Labradores el luxó. E s indecible el lugar que se ha hecho la soberbia. Y es increíble el atraso y decadencia que experimentan por estas causas. Si por acaso entrara V . S en qualquier Pueblo en algún día festivo, se escandalizaría al ver el fausto con que se presentan sus vecinos M 2 al

§4

C A

R Í A

al público. "Vería ricas batas, exquisitas polonesas, costosos vestidos, muchos galones , y quanto en la Corte se usa. Pues ahora bien : de Labradores, que en vez de emplear sus caudales en socorrer al necesitado', en levantar al pobre Labrador, que por desgracia llegó á caer, en fomentar la labor y adelantarla, los gastan en vanas apariencias: de hijos que se crian á estilo de Corte , sin ver los campos, sin registrar sus producciones.,' sin atender á sus haciendas, ignorando enteramente los principios de Agricultura, fiando el gobierno de la labor á criados ignorantes jugando , cazando , y consumiendo el tiempo y sus haberes en diversiones , ; que se podrá esperar sino un término infeliz y tal , qual ya se experimenta ? E n estos recae , por lo común, el gobierno de los Pueblos. E n manos de estos se deposita la Vara de la Justicia : infiera, p u e s , V . S. que decretos y providencias podrán salir de tales manos. E n vez de reprehender la ociosidad la aprueban con su conducta. E n vez de animar á sus • com3 s

FÍSICO-MEDICA.

#3

compatricios al cultivo y aumento de la labor , les enseñan á perderse con su exemplo. E n vez de reformar los abusos de la labranza, los aumentan con su ignorancia. Gimen los Labradores, lloran su decadencia , atribúyenlo á causas que no hay , venden sus haciendas . atrasan las que les quedan, cortan las arboledas , minoran sus productos, y aniquilan los adelantamientos de sus antecesores. Y o conozco Pueblos que pocos años ha cogían con abundancia fruto de aceytuna, porque todo su término le tenían los antiguos plantado de olivos; y hoy apenas queda uno. Sé de otros, que les producía muchos intereses la fruta, que ccgian en las arboledas que les plantaron sus padres; y hoy no se descubre un árbol en todo el término. Y creeré que de estos exempíares haya muchos. Fatígase incesantemente el Gobierno, llevado del paternal amor hacia la patria, y del zelo de ver á la Agricultura llena de prosperidades, en buscar medios , y proporcionar modos para levantar y reparar

86

CARTA

rar las ruinas de los Labradores; y mira con justo sentimiento frustrado el fin. Y creeré que suceda siempre así , . según lo que yo observo, entre tanto que no se establezcan sólidos principios , sobre los quales se erijan discretas reglas, que enseñen á criar y dirigir desde la infancia al Labrador, á mirar con afición los campos , á detestar la vida cortesana, á vestir á lo aldeano , ó gastar como discreto , y á estudiar en libros propios de su instituto. Y o creería , que si fuera posible establecer algunos Seminarios de Agricultura , obligando á los Labradores á que enviasen sus hijos á ellos, y en estos se les enseñase por Maestros juiciosos, discretos , y prudentes, los precisos fundamentos de la Agricultura; y sobre todo los principios morales de una arreglada vida, instruyéndoles en las máximas de la humanidad , en la caridad para con el pobre , en el amor para con su patria, en el zelo por los adelantamientos de su profesión, y semejantes, llegaría el feliz tiempo , en que viésemos recobrar la Agricultu-

FISIC0-MEDICA.

87

tura sus pérdidas, reformar sus torcidas ideas, y florecer en todas sus producciones. Diráme V . S. que el pensamiento no es malo ; pero que ocurren para ello muchas dificultades , y entre ellas la mayor es la de no ser posible que los Labradores habituados , y encallecidos en la vida que se ha dicho , quieran que sus hijos sigan otra , ni que vayan á semejantes Seminarios, y mas si llegan á saber que se les oprime algún tanto. Pero esta dificultad se puede vencer de este modo. L o quemas apetecen en los Pueblos los Labradores , y á lo que aspiran con el mayor desvelo , es á ser Alcaldes y miembros de Justicia. Por este respeto se fatigan , se desvelan, gastan , pleytean, y aun se pierden. Siempre, pues, que se impusiese uña ley semejante á las que hay en las Facultades, Artes y Ciencias; esto es , que ningún hijo de Labrador pudiese obtener oficio de Justicia , sin probar la asistencia de tanto tiempo al Seminario , y tener certificación de los Maestros de haber aprovechado ; esté V.

88

CARTA

V . S. seguro de que no faltarían Seminaristas. Las demás dificultades que podían ocurrir, si mi obligación me lo permitiese , y el tiempo que V . S. me señala no fuera tan limitado, creo que no seria dificultoso disolverlas; y de este modo lograrían los Pueblos tener Labradores que pudiesen ser propiamente padres, y que como tales mirasen por sus individuos; que reparasen sus ruinas; que reformasen sus costumbres, que aliviasen al pobre, que fomentasen la labor, que perfeccionasen sus producciones , que enseñasen con su exemplo , que abrazasen con afecto los proyectos de las Sociedades, las zelosas providencias del Gobierno, que les diesen el debido cumplimiento , y que la Agricultura consiguiese la perfección que necesita. He leído el discurso del Señor Griselini sobre el problema de si corresponde á los Párrocos y Curas de las Aldeas el instruir á los Labradores en los elementos -de la Economía Campestre , que por encargo de la Real Sociedad Aragonesa ha traducido del Italiano Doña Josepha Amar

FÍSICO-MEDICA.

59

Amar y Borbon ; y no se puede negar, que los medios que sabiamente propone para la instrucción de los Labradores, y para la perfección de la Agricultura , son eficaces, buenos , y dignos de que se lean y practiquen . por los Curas , Clérigos, Nobles y Plebeyos; pero y o , que tengo bien observado lo que pasa en los Pueblos, y que estoy enterado de sus costumrbres, me inclino á creer, que aunque los Curas , estimulados del zelo por el bien común, pongan en execucion quanto escribe esta docta pluma, no se logrará el fin porque es empresa ardua , é inasequible querer imprimir forma en materia que no está dispuesta. Si ante todas cosas no se les aficiona á los que han de ser L a bradores desde su niñez á las materias de Agricultura : si no se les instruye por los medios del rigor, y de la prudente amenaza de los Maestros (que son los que sujetan y obligan á los niños á la aplicación ) en los elementos de ella : si no se les labra una buena disposición , es dificultoso puedan causar efecto las paternales amonestaciones, de los Guras. ¿ Que N im-

90

CARTA

impresión podrán hacer las acertadas máximas de los Párrocos en personas, que están desnudas enteramente de los principios fundamentales de la Economía C a m pestre ? E n general podrán estos explicar lo acertado que es huir de la ociosidad, lo grato que es al Todopoderoso el buen exemplo de los que colocó en la esfera de primeros en las República, lo apreciable »que es exercitarse en el cultivo de los campos, en la indagación de sus misterios, y en la enseñanza de tan útiles materias. Podrán sí darles noticia de la grandeza del ministerio del Labrador, de lo recomendado que es. por las Escrituras, por los Santos y doctos. Podrán también significarles algunos apropiados medios para acrecentarles producciones, fertilizar sus campos, y perfeccionar sus frutos. Pero si en los oyentes , y principalísimamente en los que han de servir de norte y exemplo á los inferiores, no hay la debida disposición para escuchar estas loables amonestaciones, ¿como han de producir el efecto que se solicita ? Si les falta el deseo de aprender tan alto oficio ; si
r

mi-

FÍSICO-MEDICA.

91

miran con horror los campos ; si aborrecen hablar de Agricultura; si repugnan esta vida, porque se encallecieron en otra, ¿ como será posible que oigan á quienes les habla de materias que reprueban ? Y aun quando las oyeran, se hace dificultoso creer que pueda sujetarse á la Juventud Labradora y menos á la Ancianidad , á que hagan el estudio que es necesario para imponerse medianamente siquiera en las vastas materias de Agricultura por tan suaves medios. L a Juventud no apetece sino el ocio y libertad: á esta no la sujeta el consejo , ni la suave amonestación, porque no está en tiempo oportuno, ni con la disposición debida para que puedan hacer el correspondiente efecto ; y á la Ancianidad no la convencen , porque se pasó la ocasión. Si las primeras letras , la religión , la latinidad, el oficio, el arte , y semejantes , se solicitase que las abrazaran los niños por medio de la amonestación y consejo /discurra el discreto , que resultaría. Se aprenden las artes , se estudian las ciencias, y se logra la afición á N 2 ellas,
3

£2

CARTA

ellas, porque la ley de los Magistrados, la emulación de los interesados, la prudencia de los Maestros, y el temor al discreto y honroso castigo, que reyna en los Seminarios, ponen freno á las pasiones desarregladas de la edad y de la naturaleza , dexando libres las potencias , para que haga cada una el oficio que le corres* ponde. Por este medio se han alcanzado las Ciencias, se han perfeccionado las A r tes, y se han ilustrado las Facultades. Claros testimonios tenemos en los establecimientos de institución, que ha sembrado por todos sus dominios, arrebatado de su benéfico espíritu, y del zeloso amor h a c i a sus vasallos nuestro incomparable Monarca CJULOS TERCERO , que Dios guarde. Díganlo las Reales Escuelas de Marina de los tres Departamentos: las Militares de Ocaña , Oran. , Ceuta , Barcelona, Á v i l a y Segovia. Publíquenlo los Cole* gios de Cirugía fundados en Cádiz, Barcelona , y Madrid : los de Historia Natural , Botánica , Química , Mineralogía, Metalurgia, y Ciencias subterráneas, erigidos en M a d r i d , Almadén y . Vergara: las

FÍSICO-MEDICA.

93

las Escuelas de Artistas y Maquinistas establecidas en la Corte : las de Dibuxo, difundidas por el Reyno al cuidado de las Reales Academias de las tres N o bles A r t e s , y varias Sociedades; y sobre todo el célebre Seminario patriótico Bascongado. Por este acertadíssimo medio ha. conseguido nuestro Augusto Monarca la o-loria de ver instruida á la . Juventud con toda perfección , no solo en sus respectivos Artes,.. Facultades y Oficios; sí también en ios principios fundaméntales de la bondad moral , y en las virtudes humanas, que son los vex-r daderos constitutivos del buen vasallo, y el complexo que le coloca en la clase y esfera , en que con' tantas ansias ha procurado ver á sus vasallos la grande Emperatriz de las Rusias C a t § r i n a i L como corista de la celebrada Instrucción , que dio , esta heroica. Princesa al Señor BetzH (a). L a experiencia, dice, de todos los siglos, y de todos los go;

.,/ ..:

' bier!

(a) Planes y Estatutos de S. M. Imp. Catarina II. para la educación de la Juventud, pag» 4 . -

94

CARTA

biernos ha demostrado y demuestra, que si las luces y conocimientos no se unen con un fondo de virtudes y buenas costumbres , mamadas , por decirlo así con la leche y fortificadas con el buen exemplo , son por lo regular mas perniciosas que útiles, así para los mismos que los poseen , como para la sociedad ; y véase aquí la razón por que los hombres mas instruidos no siempre son los mejores Ciudadanos, ni los mejores sugetos ; sino que antes bien incurren en las mayores faltas ; siendo muy r a r o , que á la perversa conducta y al libertinage no junten la mala fe. Y así convencida esta Soberana de que por mas medios que discurriese , y por mayores esfuerzos que hiciese su Real munificencia, jamas poclria tenería gloria de-ver poblados; sus Estados de vasallos útiles , honrados *y virtuosos, ínterin no se cultivasen y proporcionasen desde la''mas tierna., edad y ha erigido casas de educación las mejor ordenadas y dotadas del Universo. Ha fundado para este efecto , sin contar la muía 5 s

FÍSICO-MEDICA.

95

•multitud-.de Escuelas públicas' abiertas en su vasto Imperio, tres principales establecimientos: el primero la Academia de' las Artes con su Colegio de educación : el segundo el cuerpo de Cadetes ; y el tercero la Comunidad de Señoritas Nobles : poniendo por principal estatuto , que no hayan de pasar los niños , que han de ser recibidos en estos Colegios , de la edad de seis años , para que los efectos sean conformes con las ideas de S. M . I. que así se explica en la citada Instrucción al Señor Betzki, p. 9. Seria tan inútil el demostrar aquí, „ q u e la edad de cinco aséis años es el verd a d e r o tiempo de poner en movimien„ to los órganos del niño , para tantear „ y deslindar el hombre futuro, quanto „seria poco razonable el creer, que des„ p u e s de esta edad pueda reformarse el „ carácter, corregir los defectos , desarr a i g a r los malos hábitos, y colocar en un ,, corazón ya viciado las virtudes patrióti„ cas y morales , que deben ser el fin de la „ educación." ¿Que confirmación , Señor, mas propia de la idea ya insinuada?
ff

Si

96

CARTA

Si para los Labradores se establéele-" sen Seminarios Patrióticos, adornados con los discretos Estatutos, que disfrutan estos , y los demás que están establecidos en nuestra España, lograría la Agricultura salir de las tinieblas en que yace sepultada , ver brillar sus maravillas , sár amada de los hombres , y corresponder agradecida con sus produciones. Sus profesores se irian labrando aquella loable disposición, que facilita al hombre la impresión de aquellas ideas, que dicta la bondad moral , la v i r t u d , el exemplo, la prudencia , y el consejo : oirían entonces con amor las amonestaciones de sus Guras, recibirían con efecto los consejos de sus Superiores, escucharían con placer las conversaciones de Agricultura , mirarian con afición los libros que tratan de ella , harían discretos ensayos, y repetirían observaciones ; se regenerarían ( hablando con voces de la E m p e ratriz ) los Labradores , se criarían nuevos hombres , nuevos padres , nuevos Ciudadanos , que inspirarían á sus hijos las máxínas de honradez, bondad moral

FÍSICO

I C A.

97

ral y j usticia , ide quq se o han ¡ aumenta* do : y estos mismos, hijos ^len; llegando ;á ser padres, las inspirarían en los suyos; ¿de modo,:que de generación en:genera1

cion se transferirían hasta lps mas xemOr!

tos siglos: instruirían á sus compatricios, desterrarían insensiblemente los errores, y harían amar la perfección en todo. Los Párrocos se alegrarían mas que todos-al mirar en ellos una tierra amorosa , fértil , y dispuesta para poder derramar sobre ella la semilla de Religión, de industria , de bondad , honradez y virtud : llevarían con gusto sus fatigas, se esmerarían en proporcionarles medios que hiciesen brillar su aplicación: los pa-r dres implorarían del Cielo bendiciones sobre tales hijos: los Monarcas derramarían abundantes premios sobre los señalados , dando repetidas gracias al Todopoderoso al ver los aumentos de su M o narquía: los Escritores , los Sabios::: ¿Pero adonde voy á parar? Confieso que arrebatado del dolor, que me causa el ver la Agricultura tan atrasada, me he propasado á tocar puntos, que V . S. no me O pre-

98

C A R T A

*

C

A

Í

L

/ - M E D I C A .

pregunta; pero espero que su gran prudencia disimulará este defecto, como hijo de un buen z e l o , y que no tendrá ociosos los deseos que tiene de servirle este su mayor afecto, Q. S . M . B.

Dr. D.Thomas

de

Arauguren.

Se hall ara en là Libreria de Don Francisco Femandez frente las gra* das de S. Felipe el Real.

A

S

S I

E

N

T

O

,

:

PARA CONSTRUIR L A

C A R É e R A

DESDE

MADRID

A L A F R O N T E R A DE FRANCIA

POR BARCELONA, Y ESTABLECER HOSTERÍAS, Y PARADAS para correr la Poíla a Cavallo, 6 en Ruedas.

AL REY NUESTRO SEÑOR.
PRIMERO POR DON JOSEPH FLORENSAj y admitido defpues por D. Vicente Labarte.
AT RQT$A DO
c c

TO<K

M.

E N 3 0 . D E E N E R O DE 1 7 5 0 . FIANDO SU I N T E G R O , cumplimiento á la dirección, y-ordenes

DE EL EXCELENTÍSIMO SEÑOR

D. JOSEPH D E CARVAJAL
Y LANCASTER,
G E N T I L H O M B R E D E C A M A R A D E SU M A G E S T A D , fu Miniftro de Eftado,Decano del Confejo.de Eftado, Govcrnador del Supremo de las Indias.Prefidente de la Junta de Comercio y Moneda, y Superintendente general de Portas , y Correos de dentro, y fuera de Efpaña.
;

t^k V 5 > > <^> K&i K0\ ¡Oh, l^i E n M a d r i d : En la Imprenta del Mercurio. Año de 1 7 5 0 .
< < f f *

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful