You are on page 1of 132

Universidad  Nacional  de  Mar  del  Plata   Facultad  de  Humanidades Departamento  de  Filoso8ía

La  Autonomía  del  Lenguaje  en  Wittgenstein
Esteban  Ferreyro

Profesor  Guía:  Dr.  Federico  Penelas

Tesis   presentada  al   Departamento   de  Filoso8ía   de   la   Universidad  Nacional   de  Mar   del  Plata,  para  optar  por  el  título  de  Licenciado  en  Filoso8ía. Mar  del  Plata,  1º  de  marzo  de  2010

Índice

Agradecimientos  .......................................................................................................................................4 Introducción  ...............................................................................................................................................5 I. Lenguaje  ............................................................................................................................................11 1.  Un  lenguaje  perfecto  ......................................................................................................11 2.  La  concepción  wittgensteiniana  del  lenguaje  .....................................................14 3.  Las  tesis  de  la  autonomía   .............................................................................................36 4.  Justi8icar  reglas  ................................................................................................................41 II. Gramática  ..........................................................................................................................................45 1.  Reglas  ocultas  y  reglas  mani8iestas  .........................................................................45 2.  El  signi8icado  de  ‘regla’  .................................................................................................48 3.  Gramática  y  juegos  de  lenguaje  ................................................................................54 4.  Gramática  super8icial  y  gramática  profunda  .......................................................57 5.  De8iniciones  ostensivas  ................................................................................................59 III. Autonomía  ........................................................................................................................................64 1.  Circularidad  .......................................................................................................................65 2.  Bipolaridad  ........................................................................................................................75 3.  Indeterminación  ..............................................................................................................85

4.  Instrumentos  ..................................................................................................................100 IV. Límites   .............................................................................................................................................111 1.  Formas  de  vida  ..............................................................................................................111 2.  Marco   ..................................................................................................................................114 3.  Diversidad  ........................................................................................................................121 Conclusión  .............................................................................................................................................125 Bibliogra8ía  ............................................................................................................................................129

3

  porque   mi   participación   en  sus   cátedras   desde   el   año  2005  ha  sido  motivo  de  constante  aprendizaje.   Emiliano   Aldegani.   porque   su   amistad   me   acompaña   en   todos  los  aspectos  de  mi  vida. A   Maximiliano   Sconza   y   Ariel   Olguín.   Norma   Provenzano.Agradecimientos Quisiera  agradecer: A   mi   mamá.   porque   sin   ella   este   proyecto   ni   siquiera   habría  tenido  un  comienzo.   Samuel   Cabanchik. 4 . A  Mariano  Martínez.   Carolina   García.  por  su  cariño  y  porque  su  apoyo  en  otros  ámbitos  hizo  posible   mi  dedicación  a  la  carrera.   A   Luz   Seguy.  por   su  guía  intelectual. A   Romina   Pulley. Al   Dr. Al   Dr.  por  las  muchas  reuniones  de  literatura  y  8iloso8ía.   que   leyeron   atentamente   fragmentos   de   este   trabajo  y  realizaron  valiosas  observaciones.   Esteban   Guío   Aguilar.   porque   su   amistad   es   una   de   las   grandes   cosas   que   me   ha   deparado  la  carrera.  por   su   amistad  y   porque  ha  reconstruido  mi  idea  de  lo  que  es  un  8ilósofo.  mi  director.   Federico  Penelas.   A  Olga   Gómez.   Miguel   Alberti   y   Lucas   Andisco.

Introducción Si   usted  y  yo   comenzáramos  ahora   una  partida   de   ajedrez.   y  si  ella  preguntara   “¿Por  qué   no?”  probablemente  él  respondería  “porque  rojo  es  este   color”  señalando   con   un   gesto   algún   objeto   apropiado   para   la   de+inición.   Ahora.   En   esa   situación.   Entonces   tal   vez   le   diría   “No.  capturando   su   peón.   acudiendo  nuevamente  a  una  linea  del  reglamento.   lo   que  ha   hecho   es   incorrecto”.   Si   ahora   modi8icara   mi   jugada   adelantando   el   peón   sólo   un   casillero   y   usted   volviera  a  decirme  que   eso   no  es   correcto. 5 .   probablemente   él   se   encontraría   en   problemas   y   no   pudiera   más  que  anticipar  un  futuro  8ilosó8ico  para  ella.   usted   diría:   “No   se   puede   mover   el  peón  de  esa  forma.   seguramente⎯   y   que   su   padre   advirtiera   que   ninguno   de   nosotros   viste   de   ese   color.   podría  acontecer   lo  siguiente:  tal  vez   usted   abriera  el  juego  moviendo  dos  casilleros   el  peón  de  rey  y   luego   yo  podría   mover  el   mismo  peón  tres  casilleros  hacia  adelante.   si   ella   volviera   a   preguntar   por   qué.   Pero   supóngase   que   ahora   la   niña   dijera:   “¡El   señor   de   rojo   está   ganando!”   ⎯queriendo   referirse   a   usted.   probablemente   sorprendido.   mover   el   peón   uno   o   dos   casilleros   en   la   primera   jugada   es   opcional”.   el   señor   no   viste  de  rojo”.   yo  podría   justi+icar   mi   acción  diciendo:   “No.  mientras   señalara   una  oración  similar  en  un  reglamento  que  oportunamente   trajera  consigo.   podría   usar   oraciones   parecidas   a   las   anteriores   para   explicarle   a   ella   nuestros   movimientos   y   así   enseñarle   a   jugar   el   juego.  agregando   “El   peón  se   puede  mover  sólo   dos   casilleros  en   la  primera  jugada  que   se  hace  con  él”.   Por   otro   lado.   si   alguien   observara   desde   fuera   la   partida   junto   a   su   hija.

  fuera  de   las   reglas   que   con8iguran   esas   prácticas   sociales   en  las   que   las   expresiones   se   insertan.   En   este   sentido.   Las   reglas   determinan  el   signi8icado   de   los   distintos   6 .   para   enseñarle  a  alguien  su  signi8icado  o  para  de+inirlas.   podemos   ver  que  los   criterios   de  uso   ⎯y  por  tanto   los  signi8icados⎯  de   “Quentin   tiene  una   espada  Samurai”   y  “Quentin  tiene   ideas  para   una   película”  son   completamente  diferentes  a  pesar  de  su  similitud  a  primera   vista.   sino   también   de   expresiones   u   oraciones   completas.   predecir.   en   suma.  La  primera   de   ellas   es   que.   no   sólo   de   las   palabras   aisladas.   dos   cosas  deberíamos   aprender   de  lo  anterior.   ha  recibido  menor   tratamiento  y  es  el  tema   de  este  trabajo.   Como  parte  de   su   estudio   del   signi8icado   lingüístico..   que   el   lenguaje   es   un   fenómeno   normativo.   en  cambio.   como   sucedía   en   el   juego.   pagar.   De   la   misma   manera.   La   segunda   es   que   cuanto   menos  dos   cuestiones   pueden  plantearse  en  torno   a  las   reglas:  la   de  justi8icar   que   una   acción  es  acorde  a  una  regla  y  la  de   justi8icar  la  regla   misma.   sino   que   lo   constituyen.   no   hay   nada   que  pueda  contar   como   saludar.   Para   decirlo   de   otro   modo.   Ludwig   Wittgenstein   señaló   con   énfasis   la   normatividad  del   fenómeno   y   realizó   aportes   sobre   ambas   cuestiones   en  torno   a   las   reglas.Así  pues.  para  explicar  el  uso   que  alguien  hace  de   ellas.   insultar.   Esas   son   cosas   que   sólo   tienen   sentido   como   parte   de   la   actividad   normativa   de   jugar   ese   juego   ⎯como   partes   de   un   mecanismo⎯.   la   primera  de  las  cuales  ha  sido  y   es  ampliamente   debatida  en  la  8iloso8ía   contemporánea.  la   segunda.   sino   que   de+inen   una   manera  de   actuar   que   no   existe   con  independencia   de  ellas. Wittgenstein   llama   gramática   a   las   reglas   que   gobiernan   el   uso   de   las   palabras   abarcando   todos   sus   aspectos   y   criterios   de   aplicación.   pues   no   existe   una   acción   que   pueda   describirse   como   enrocar   o   un   objeto   que   pueda   ser   un   al8il   con   independencia   de   las   reglas   del   ajedrez.   los   signi8icados   son   reglas   que   indican   el   uso   correcto   e   incorrecto   de   las   expresiones   lingüísticas.  Deberíamos  advertir.   las   reglas   del   lenguaje   no   regulan   prácticas   previamente   existentes.   etc.   Esto   es   algo   que   puede   verse  si   volvemos  a  la   analogía   con  el  juego:  el  ajedrez  es  una  práctica  a  la  que  las  reglas  no  sólo  ordenan.   agradecer.   reglas   a   las   que   podemos   apelar  para  justi+icar  nuestras   aplicaciones.  Estas  reglas  son     entonces   constitutivas   de   los   signi8icados   de  las   expresiones   lingüísticas   y   trazan   además   la   distinción   entre   las   combinaciones   de   signos   que   tienen  sentido   y   las   que   no   lo   tienen.

 Y  por  eso  en   muchas  ocasiones   Wittgenstein   también  alude   a   lo  anterior  sosteniendo  una  tesis  similar  según  la  cual  la  gramática  es  arbitraria.   «qué   clase   de   objeto   es   algo. Cabe   señalar   que   las   expresiones   “autonomía  del   lenguaje”  y   “arbitrariedad   de  la  gramática”  se   hallan  íntimamente  relacionadas. 7 .   Las   palabras   son   nombres   de   los   objetos   del   mundo   y   sus   posibilidades   de   combinación   responden   a   las   posibilidades   de   combinación   de   esos   objetos.  de   un  modo  u  otro.   y   debido   a   lo   anterior.  Por  un  lado.   al   punto  que  Wittgenstein  las   usa   en   diferentes   contextos.   esto   es.  en  consecuencia.  una  pregunta  que  podemos  hacernos  es  ¿qué  con8igura  a  las   reglas  mismas?   o   ¿qué   provee   al   lenguaje  su  estructura?  En  otros   términos.   Muy   por   el   contrario.   1  PI  §373.  el  lenguaje   no   es   un   sistema   abstracto   que   copia   la   estructura   de   la   realidad.   la   combinación   de   nombres   en   proposiciones   genera   representaciones  de  los  hechos  del  mundo.   la   tesis   de   Wittgenstein   es   que   el   lenguaje   es   autónomo.   la   tesis   de   Wittgenstein   es   que   el   padre   no   podría   ofrecerle  a  la  niña  ninguna  justi8icación  más  allá  de   “Porque  así  es  como   se   usa  la   palabra   ‘rojo’”.   y   dicho   con   sus   palabras.   Por   eso.   Para   decirlo   con   el   ejemplo   anterior.   sino  las  reglas  que  gobiernan  su  uso   y   que.   pero   siempre   aludiendo   a   la   misma   tesis.  Toda  justi8icación   de  este  tipo  cae.   no   es   posible   justi8icar   un   sistema   de   reglas   gramaticales.   el   azul   y  el   verde   el   predicado   “color  primario”  diciendo   que   esos  son  los  colores  primarios  en  la   realidad.1   Por   el   otro   lado. En   oposición   a   lo   anterior.  en  la  presuposición  de  aquello  que  pretende  justi8icar. En  ese  contexto.movimientos  en  cada  juego   lingüístico   y  prohiben   otros  o   incluso  determinan  que   algo  no  constituya  movimiento  alguno  dentro  del  juego.   lo   dice   la   gramática».   ¿qué   determina   que   usemos   ciertos   conceptos   y   no   otros?   La   respuesta   tradicional   a   estas   preguntas   consiste   en   decir   que   el   lenguaje   obtiene   su   estructura   de   la   realidad   misma.   es   decir.   Esas   a8irmaciones   son   en   Wittgenstein   el   resultado   de   dos   tipos   de   consideraciones.   que   las   reglas   que   con8iguran   los   signi8icados   de   nuestras   expresiones   lingüísticas   no   responden   a   ninguna   realidad   más   allá   de   lo   social.   no   puedo   justi8icar   la   regla   que   indica   aplicar   sólo   al   rojo.   En  efecto.  que  los  signi8icados  de  las  palabras  no   son  los  objetos   denotados.

 A   su   vez.   ⎯lo   cual   se   debe   a   su   autonomía⎯.  Desde   la  perspectiva   wittgensteiniana.   Si   usamos   la   primera.una   vez   que   el   signi8icado   es   concebido   como   normativo.  el   de  signi8icado  es   un  concepto  normativo.   de  modo   que  nada  en   torno  a  la  elección  de  las  reglas  puede  considerarse  desde  la   perspectiva   de   un   individuo.  de  la  sociedad.  Pero  tampoco  esto   debe   identi8icarse  con  la  tesis.   las   expresiones   ‘regla’.   si   usamos   la   última.   la  palabra  ‘gramática’   que  asociamos  a  la  tesis   podría   hacer   pensar   que   hablamos   de   la   arbitrariedad   de   las   reglas   gramaticales.   pues.   lo   hacemos   para   hablar   de   las   personas.   De   modo   que   la   frase   “arbitrariedad  de   la   gramática”   es   una   elipsis  de   “arbitrariedad  de  la  sociedad  en  la  elección  de   la   gramática”.   en   cambio.  y   eso  de   debe   a   su   autonomía.   En  segundo  lugar.   y  la  normatividad  es  inseparable  de  las  prácticas  sociales.   aunque   se   predican   de   cosas   diferentes.   las   expresiones   ‘autónoma’   y   ‘arbitraria’.   Lo   que   se   dice   con   la   tesis.   de  un  idioma.   Primero.   Nada   de  esto   es   lo   que  se  a8irma  con   la   tesis   de   Wittgenstein.  es  decir.   solemos   asociar   esa  palabra  al  capricho  de  una  persona  en  sus  elecciones.  la  palabra  ‘arbitrariedad’  contenida  en  uno   de  los  modos   de   expresar   la   tesis   de   Wittgenstein   podría   hacer   pensar   que   se   trata   de   la   libre   elección   de  las   reglas   por   parte  de   un  individuo.   Por   eso   ambas   expresiones   son   tomadas   como   aproximadamente  equivalentes.   decimos   que  la   con8iguración   de   las   reglas   gramaticales   no   es   un   re8lejo   de   la   estructura   de   la   realidad.   en  efecto. Llegados   a   este   punto   será   necesario   aclarar   ahora   aquello   que   la   tesis   de   Wittgenstein   no  es.   ‘gramática’   y   ‘lenguaje’  pueden   tomarse   como   en   una   relación  tal   que  a8irmar   la   autonomía  de  lo  referido  por  una  de  ellas  es  lo   mismo  que  a8irmar   la  del  resto.   y  decir  que  hay  un  cierto  grado  de  arbitrariedad   de   su   parte   en  la   elección  de   las   reglas   que   conforman   su   lenguaje.   no  es   falso  decir  que  la  elección  de  aquellas  reglas   sea  arbitraria  si  con  ello   se   entiende  que  no  puede  extraerse  de   la  realidad.   por   ejemplo.   es   que   las   normas  sociales   que  regulan  el   uso  de  las  expresiones  no   son  determinadas  por  la   8 .   Por   otro   lado.  pero  no   lo   es   en  ningún  sentido   8ilosó8icamente  interesante.   Desde   luego.   llevan  a  sostener  la  misma  tesis.  En  ese  caso  hablaríamos   de  la   arbitrariedad   en  la  elección   de   “Los   pájaros”  o   “The  birds”   para  referirse  a  los  animales  o  a   la  película.   o  de  la   arbitrariedad   en  el   hecho   de   poner  los   adjetivos   por   delante  o   por  detrás   de   los   sustantivos.

 Los  otros  dos  argumentos  están  destinados   a  objetivos   diferentes.   Finalmente.   es   decir.   en   tanto   la   negación   de   la   proposición   justi8icatoria   debe   ser   signi8icativa.   no   por  ello   deja   de  reconocer   que   el   mundo   ejerce   cierto   condicionamiento   a  las  prácticas  lingüísticas.   ya   que.  Esto  es.   esta   vez   aplicado   a  la   justi8icación  de   la   gramática   por  la   apelación  a   propósitos.  a  su  valor  representacional.   Dos   de  ellos   están   destinados  a  señalar   lo   infructuoso   del   intento   de   justi8icar   una   gramática   apelando   a   su   valor   representacional.   ninguna   observación  es  capaz   de  determinar  el   uso  de   una   regla   en   particular.   Es   por  eso   que  la   9 .   Así.  por  ejemplo.   la   defensa   de   esa   tesis   por   parte   de   Wittgenstein   vendrá   dada   esencialmente  por  cuatro   argumentos.   apelando   a   que   las   reglas   re8lejan   correctamente   la   estructura  de   la  realidad.  no   se  puede  justi8icar  una  gramática  por   su   supuesto   éxito   debido   a   que   la   de8inición   de   un   propósito   para   las   reglas   del   lenguaje  supone  siempre  las  reglas  a  justi8icar.   Pero.  no   hay  motivo  para  no  observar  que  esas  actividades  y  el  lenguaje   como   parte  de   ellas   se  encuentran  condicionados   por  ciertas   regularidades   de  la   naturaleza   y   por   las   características   biológicas   de  los   hablantes.   Wittgenstein   ofrece   una   variante   del   argumento   de   la  circularidad.naturaleza   de   las   cosas   y   que   por   eso   no   tiene   sentido   tratar   de   justi8icarlas   apelando.   la   transgresión   de   la   regla   no   puede  llevar  al  sinsentido.  Eso  se  debe  a  que  el  punto  central  de   Wittgenstein  consiste  en  dejar  de  concebir  al  lenguaje  como  una  como  un  re8lejo  de   la   realidad  y  comenzar  a  verlo  como  un  componente  de  las  practicas  sociales. Sin  embargo.   El  primero  señala  la  circularidad   de  esos  intentos  debido   a  que  cualquier   descripción  de   la   realidad  que  se   aduzca   como   justi8icación   debe   presuponer  las  mismas  reglas  a  justi8icar  como  condición  de  su  signi8icatividad.   Uno   ⎯el   tercero   del   grupo⎯   surge   de   atribuirle   a   Wittgenstein   una   versión  de  otro   de  sus   argumentos  aplicada  esta   vez  a  la  cuestión  de  la  autonomía   de  la  gramática.   aunque   Wittgenstein  de8ienda   que  el  lenguaje  es   autónomo   en   el   sentido   mencionado.   porque   siempre   es   consistente   a   la   vez   con   otras   reglas   alternativas   e   incompatibles.   una   vez   puesto   en   relieve   el   papel   del   lenguaje  en  las  actividades  humanas   y  la  centralidad  de  éstas  en  la   determinación   de  su  estructura.  Según  éste.  El   segundo   sostiene   que   sólo   una   regla   trivial   es   susceptible   de   justi8icación   por   medio   de   una   descripción   de   los   hechos.   una   vez   realizado   el   giro   pragmático.

 Así   entonces.   Luego.   Sólo   entonces   quedará   planteada   con   claridad   la   tesis   de   la   autonomía.  mientras  que  el  segundo  no   logra  demostrar  el   punto.tesis  de  la   autonomía  involucra  el   rechazo  de  la  posibilidad  de   justi8icación  y  de  la   determinación  de   la   gramática  por  parte  del  mundo  y  a  la  vez  el  reconocimiento  de   un  condicionamiento  por  parte  de  éste.   dada   la   importancia   de   la   concepción   wittgensteiniana   de   la   gramática   para   la   tesis   a   discutir.   Será   imprescindible   entonces   un   esbozo   general   de   su   pensamiento  en  torno  al  lenguaje  y  de  los  conceptos  que  serán  usados   a  lo  largo  de   todo   este   trabajo.   Finalmente.  el  primer  capítulo  estará   dedicado   al  planteo  de   la  tesis   de   Wittgenstein. En  ese  contexto   ⎯cabe  adelantar⎯  el   resultado  de  este  examen  será  que  los   tres  primeros  argumentos   mencionados  son  correctos.   el   segundo   capítulo   estará   destinado   a  delinear   esta  concepción. Expuesto   lo   anterior. 10 .   será   oportuno   presentar   someramente   la   propuesta   de   Wittgenstein   acerca   de   qué   es   lo   que   determina   o   justi8ica  el  uso  de  un  sistema  de  reglas.  aunque  no  con  respecto   a  los  propósitos  prácticos.   Con  ello.  el   tercer  capítulo   estará   destinado   al   objetivo   principal   de   reconstruir   y   evaluar   uno   por   uno   los   argumentos   de   Wittgenstein.   a  continuación.   la  conclusión  del   trabajo   será   que  la   tesis   de  la   autonomía  del  lenguaje  es  correcta  con  respecto  al  mundo.   Para  eso.  explicar  su  función  dentro   del  lenguaje  y   de8inir  los  tipos  de  reglas   que  resultan  relevantes  para  la  tesis.   el   objetivo   de   este   trabajo   es   determinar   el   grado   de   apoyo  que   los  argumentos  de  Wittgenstein   son  capaces  de  proporcionar  a  la  tesis   de  la   autonomía.   dado   que   hasta   este   punto   las   tesis   discutidas   habrán   sido   esencialmente   negativas.

1  Bertrand   Russell   presenta   y   discute   muchos   de   sus   puntos   de   vista   acerca   de   la   relación   entre   lenguaje   y   realidad.  las  cuales  o8iciarán  de  marco  tanto  para  el   planteo  de  la  tesis   como   para   la   discusión  de   los   argumentos   durante  todo   el   trabajo.   serán  necesarias  algunas  aclaraciones  acerca  de  qué  se   entiende   por  justi8icar  una  regla  gramatical.   a   su   vez.   Sólo   entonces   podrá   plantearse  con  claridad  la  tesis  de   la   autonomía   del   lenguaje   y   esbozar   los   argumentos   con   los   que   Wittgenstein   pretende   sostenerla.   Las   proposiciones.   se   componen   nombres   1  Russell  (1972).  UN  LENGUAJE  PERFECTO En   sus  conferencias  sobre   La   +iloso+ía  del   atomismo   lógico.   Finalmente. 1.Capítulo  I Lenguaje El  objetivo   de  este  capítulo  será  plantear  con  claridad  y   contextualizar  la   tesis   wittgensteiniana   de  la  autonomía  del   lenguaje. 11 .   de   modo   que   se   concibe   al   mundo   como   poblado   de  aquello   que  corresponde  a  las  proposiciones   elementales   y  a  lo  que  se   denomina   hechos   atómicos.  En   segundo  lugar.   Allí   se   expresa   una   doctrina   acerca   de   la   lógica   y   una   concepción   meta8ísica   basada   en   ella.  se  hará  imprescindible   una  exposición  general   de  las   ideas  de  Wittgenstein.   Para   eso   será   oportuno   comenzar   por   un   esbozo   de   algunas   ideas   heredadas   y   adoptadas   al   principio   por   Wittgenstein  acerca  del  lenguaje   y  contra  las  cuales  se  dirigen  los  argumentos  de  la   autonomía.   una   vez   plateada  la  tesis.

  Russell   sostiene  que  esos   individuos   no   pueden   ser   más   que   particulares.  datos  sensoriales.   ‘no’.   como   bien   señala   Simpson.   deben  ser   lo   nombrado   por   el   residuo   de   un  análisis   último.   hace   mani8iesta   esta   2  Ibid  p. Ahora.  25.   entonces.   Un   lenguaje   como   ese.   pensaba  Russell.   Por   eso   el   desarrollo   de  aquella   idea   conduce   a   la   búsqueda   de   un   lenguaje   perfecto. 3  Simpson  (1975)  p.   esto   es.   relaciones   e   individuos.   uno   cuyas   reglas   re8lejan   la   estructura   de   la   realidad.   ‘entonces’  las  cuales  poseen  una  función  diferente.   motivo   por  el   cual  no  pueden  identi8icarse  con  los   objetos  cotidianos.   es   decir. En  las  categorías  de  un  lenguaje   como  este  se   re8lejaría  la  estructura  lógica   de   la  realidad.  en  suma.  ‘si’.   datos   momentáneos.3  Crear  un  sistema   de  símbolos  cuya   estructura  sea   un  re8lejo   de   la   de   la   realidad  requiere   saber   de   antemano   cuál   es   esa   estructura. Debe   haber  una.   en   consecuencia.   de   propiedades. 2.  también   otras   de   sus  características  encierran   paradojas   y  confusiones   que   es   necesario   evitar.  Y  el  esqueleto   para  un  lenguaje  perfecto.  y  sólo  una  palabra  para  cada  objeto  simple.   Y   Russell.   colores.   El   mundo   se   compone. Las   palabras  de   una  proposición  deben  corresponderse   una  a  una   con   los  componentes  del  hecho.  50.   pues   éste   consta   sólo   de   la   estructura   a   la   que   es   preciso   añadir   nombres  para  los  individuos. 12 .   al   que  era  necesario   dotar   de  un   vocabulario.   así   como   en   el   lenguaje   cotidiano   los   nombres   no   re8lejan   correctamente  la  estructura  lógica.   «la   expresión   “lenguaje   lógicamente   perfecto”  adolece  de  una  irremediable  ambigüedad.  era  provisto   por   el   simbolismo   de   su   Principia   Mathematica.   por   otra   parte.propios   y   de  predicados   que   tanto   pueden   atribuir  una  propiedad  a   un   individuo   como   vincular   a   un   número   cualquiera   de   ellos.  pues  el  carácter  de  tal  lenguaje   depende  de  nuestra  concepción  meta8ísica  acerca  de  los  hechos».  y  las  cosas   que   no   sean   simples   serán   expresadas   por   una   combinación   de   las   anteriores.   sonidos. Ahora.   en   efecto.  salvo   las  palabras  lógicas  como   ‘o’.   debería   cumplir  con  las  siguientes  características:2 1.  predicados  y  relaciones.   Estos   últimos.

 p.  186.   Pero   lo   que   importa   aquí   señalar   es  la  relación   que   en  este   contexto   se   establece   entre  el   lenguaje  natural.  De  la  Introducción  a  TLP.   sino   que   toda   la   función   del   lenguaje   consiste   en   tener   signiJicado  y   sólo   cumple   esta   función   satisfactoriamente   en   la   medida   en   que   se   aproxima   al  lenguaje  ideal   que  nosotros  postulamos. 13 .   A   8in   de   formular   con   claridad   ambas   formas   de   rechazo   y   así   enmarcar   la  tesis   de  la   autonomía.   Un   lenguaje  que   satisface   a  la   perfección  esta  condición  es  lo  que  llamamos  un  lenguaje  perfecto.  el   lenguaje  perfecto  y  la  realidad.  aunque  sus   ideas  conduzcan  a  la  postulación  de  esto.   y   esa   función  es  mejor   realizada   cuanto   mejor   su   estructura   se  adecua   a   la   de  la   realidad.5 Es  decir.  la  función   del  lenguaje   es   representar  esa  realidad.   o  que   nosotros  nos  creamos   aquí   y  ahora   capaces   de   construir  un   lenguaje   lógicamente  perfecto.  B.   hay  una  realidad  trascendente  cuya   estructura  es   algo  8ijo. En   sus   primeros   escritos   Wittgenstein   tomó   parte   de   estas   ideas   pero   concibió   de   manera   diferente  la   relación   entre  el   lenguaje   perfecto   y   el   lenguaje   natural.   La   tesis   que   aquí   me   interesa   discutir   forma   parte   precisamente   del   rechazo   general   de   la   concepción   atomista   del   lenguaje. 4  Russell  (1972)  p. 5  Russell.   en   lo   que   sigue   será   necesario   realizar   un   esbozo   general   del   pensamiento   de   Wittgenstein. Por  otra  parte.  En  la  introducción  que   Russell  escribió  para  el  Tractatus  de  Wittgenstein  podemos  leer: No  es  que  haya  un  lenguaje   lógicamente   perfecto.convicción  de  que  la   realidad   se  compone  de   una   multiplicidad  de   elementos   que   es  posible  analizar  hasta  alcanzar  objetos  simples4  ⎯los  átomos  de  la  realidad⎯.   Más   tarde   llegó   a   pensar   que   todo   el   programa   del   atomismo   se  hallaba   desencaminado   por   reducir   el   funcionamiento   del   lenguaje   a   una   única   forma   general.  2.   Russell   no   pensaba   que   este   tipo   de  lenguaje   existiera   o   fuera   algo   sencillo   de   construir.

6   La   manera   de   trazar   ese   límite   es   ofrecer   una   teoría   del   signi8icado   lingüístico.   La   primera  de   ellas   se   encuentra   representada   casi   exclusivamente   por   el   Tractatus   Logico-­Philosophicus.  LA  CONCEPCIÓN  WITTGENSTEINIANA  DEL  LENGUAJE Es   usual   separar   la   producción   8ilosó8ica  de   Wittgenstein  en  dos   etapas.   será   carente   de   él.   aunque   nunca   la   llevara   a   cabo.   una   vez   que   tengamos   las   condiciones   de   signi8icatividad.   mientras   que  la  segunda   abarca  una  gran  cantidad  de  textos. Ese   pasaje  del  pensamiento  al  lenguaje  supone  algo   acerca   de  la  relación  que   se   da   entre   ellos.   A   su   regreso.   es   decir.   todo   lo   que   logre   satisfacerlas   tendrá   signi8icado.   a  su  vez.   y   lo   que   no.   Observaciones  Filosó+icas.  La  mayoría  de  éstos  consisten   en  recopilaciones  de  notas.   Zettel   y   Sobre  la   Certeza.   En   otras   palabras.   En   lo   que   sigue   haremos   un  breve   recorrido   por   las   tesis   principales   del   Tractatus  para  luego   ocuparnos   de  los   aspectos   centrales   de  la  8iloso8ía  posterior   de  Wittgenstein.   sin   embargo.11 14 .  especialmente  en  relación  con  el  tema  de  este  trabajo.   Estas   dos   etapas   se   hallan   además   separadas  por   un   período   de   casi   una   década   en   el   que  Wittgenstein   abandonó  la   producción   8ilosó8ica   tras  la  publicación  del   Tractatus.   lo   que   involucra   ofrecer   un   conjunto   de   condiciones   que   debe   satisfacer   algo   para   que   podamos   decir   de   ello   que   tiene  un   signi8icado.   quedará  trazado  el  limite  de  lo  que  puede  ser  dicho  con  sentido.   Se  entiende   que   hay   una   prioridad   ontológica  del   pensamiento   6  TLP  p.  y   todos  han  sido  publicados  de  manera  póstuma.   al   lenguaje. El  Tractatus El   objetivo   del   Tractatus  es   trazar   un  límite  al   pensamiento.   tales   como  Cuadernos  Azul  y  Marrón.   comenzó   a   cuestionar   muchas   de   las   tesis   de   su  pensamiento   anterior   y   elaboró   una   nueva   concepción  de   la   naturaleza  del   signi8icado   lingüístico   y   de   la   8iloso8ía   misma.   Investigaciones  Filosó+icas.   Gramática  +ilosó+ica.  en  el   trazado  de   dicho   limite  a  la   expresión  de  los   pensamientos.2.   Ese   objetivo   se   traduce.  lo  que  se  busca  elucidar  es  la  esencia  de  todo  lenguaje   posible   pues.   sólo  la   primera  parte  de  Investigaciones  Filosó+icas  fue  preparada  por  Wittgenstein  para  su   publicación.   De   ese   modo.

  pero   una   relación   espacial   entre   los   signos   de   una   partitura   representa   una   relación   temporal   entre   sonidos.9 En   ese  contexto.   aunque   el   lenguaje   es   una   expresión   transparente   de   los   pensamientos.  4.  3.1.   y   la   relación  espacial   en  la  realidad  es  representada   en  un   mapa   mediante  relaciones   espaciales.  pero  también  cromáticas.   que   representa  una   relación  entre   los   elementos   de  la  realidad. Ahora.   en  otras   palabras.  Sólo  es  posible  trazar   el   límite  en  el  lenguaje  porque  el  pensamiento   puede  expresarse   sin  remanente   alguno   en  él  o.112 15 .5. 8  TLP  4.   Cada   una   de  esas   8iguras   posee   una   estructura.   La  teoría   8igurativa   es.   una  relación   espacial   entre   los   elementos   de   una   pintura   representa   una   relación   también   espacial   entre   los   elementos   de   la   realidad.   una  relación  entre  sus  elementos.   los   lenguajes   naturales   disfrazan   su   verdadera   estructura8   y   provocan   de   esta   manera   ciertas   confusiones   en   las   que   se   basan   los   planteamientos   de   los   problemas   8ilosó8icos.   La   tarea   de   la   (buena)   8iloso8ía   consiste   únicamente   en   aclarar   las   proposiciones   y   librarnos   así   de   esos   problemas.002 9  TLP  4.por   sobre   el   lenguaje   y   que   éste   es   un   medio   inocuo   para   expresar   nuestros   pensamientos.   además   de   una   explicación   del   lenguaje   escrito   o   hablado.   una  oración  del   español.   las  8iguras  poseen  distintas  posibilidades  en  cuanto   a  las   relaciones   entre   sus   elementos   y   por   eso   son   capaces   de   representar   ⎯de   +igurar⎯   distintos   estados   de   cosas.  son  +iguras   de  distintos  estados  de  cosas.   A   esta   posibilidad   de   estructura   que   una   7  TLP  3.   una   partitura   musical   o  una  pintura  son   representaciones  de   distintas  realidades.  292-­‐3.  el  pensamiento   es   algo   que   puede  ser  expresado   sin  alteraciones  en  distintos   lenguajes   porque   a   éstos  subyace  una  estructura  común.   Así. Como   puede  verse.   una   teoría   de   la   representación   en   general:   tanto   la   posición   de   unos   juguetes   en   una   maqueta   como   un   mapa.  García-­‐Carpintero  (1996)  pp.7  Así.   lo  que  el   Tractatus  ofrece   para  dar  cuenta  del  signi8icado  es   lo   que   se   conoce   como   teoría   +igurativa   de   la   proposición.  que  es  la  del  primero.   porque   no  hay   ninguna  diferencia  8ilosó8icamente  relevante  entre  uno   y  otro.

18 12  TLP  5. El   Tractatus  postula  una   isomor8ía  entre  el  lenguaje  y   el  mundo.  Ese  mínimo  es  a  lo   que  Wittgenstein  llama  forma  lógica.4711 13  TLP  6.   determina   las   posibilidades   de   combinación   de   las   proposiciones   atómicas   para   formar   proposiciones   moleculares.  cuanto  menos   posible.15 11  TLP  2.   los   nombres   re8ieren   a  esos  objetos   ⎯su  signi8icado  se  agota  en  ellos⎯  mientras   que   el  sentido  de  las  proposiciones  se   encuentra  dado  por  sus   condiciones  de  verdad.   para   que  un  estado   de   cosas   pueda   ser   una   8igura   de   otro   ⎯adviértase   que   la   8igura   es   también   un   hecho  del  mundo⎯  ambos  deben  poseer  un  mínimo  en  común.  que  son  sus  signi8icados.   a  lo  que   Wittgenstein  llama   sintaxis  lógica.   Esta   es   entonces   la   respuesta   a   la   pregunta   por   la   esencia   del   lenguaje:   las   proposiciones  del  lenguaje  tienen  sentido  por  8igurar  hechos  del  mundo.   Así.  34-­‐5 16 .  Baker  &  Hacker  (1985)  pp.8igura  posee  la  llama  Wittgenstein  forma  de  +iguración.   y   por   otro.  podemos  leer: 10  TLP  2.  del   mismo   modo   que   los   hechos   se   componen   únicamente   de   objetos   simples.13   En  este  sentido.11  La  forma  lógica  es  la   estructura  común  que   subyace  al  pensamiento.   Según  esto.   lo   cual   re8leja   las   posibilidades  de  combinación  de  los  objetos   del  mundo.   determina   las   posibilidades   de   combinación   entre   los   símbolos   en  dos   aspectos:   por   un   lado.10  Ahora.  el  mundo  está  formado   por   hechos   atómicos   ⎯o   estados   de   cosas⎯   y   moleculares.12  Y  eso  es   posible   porque   en   todo   uso  signi+icativo   del   lenguaje   se   encuentra   subyacente  un   sistema  de  reglas  de  composición.   una   vez   analizadas.   el   primero   consta   de   proposiciones   atómicas   y   moleculares.   los   cuales   son   8igurados   por   aquellas   proposiciones   respectivamente.   son  funciones   de  verdad  de   las   anteriores.   es  decir.   determina   la   combinación   de   los   nombres   dentro   de   la   proposición.  es  decir.   De   este  modo.   es   lo   que  constituye  el   criterio   de  signi8icatividad   para  las  proposiciones.  el   poder  8igurar  un  estado   de   cosas.   Paralelamente.   el   tener   condiciones   de  verdad.   estas   últimas   se   forman  por  la   combinación   de  las  primeras   usando  las   constantes  lógicas.  las  proposiciones  se   componen   exclusivamente  de  nombres.   Esto.  el  lenguaje  y  la  realidad.13.   Por   su   parte.

  Sin   embargo.   sólo   podríamos   dar   cuenta   de   su   cardinalidad  y   de  la   con8iguración   de   sus   elementos   y.   puesto  que  re8lejan  la  forma  lógica  del  mundo.   pero   que   no   puede  ser  dicho  con  sentido.   mientras   que   Russell   admitía   la   permanencia   de  esos   términos.   «Incluso   si   se   enunciara   una   proposición   sobre   otra.   sin   jamás   lograr   expresarla»15.   pero   el   sentido  de  nuestras  palabras  se  deriva  de  reglas   que  no  son  en  absoluto  arbitrarias.   la   estructura   super+icial   del   lenguaje   la   que   lleva   a   las   confusiones.   entonces   algo   diferente   ha   de   ser  el  caso.   los   términos   de   propiedades   y   relaciones   deben   ser   eliminados.   por   decirlo   de   algún   modo.   como   máximo   se   duplicaría   su   forma  lógica  (o   forma  de   8iguración).   En  primer   lugar.   en  el   análisis   último.   resultará   interesante   detenerse   para   destacar   dos   de   las   muchas  diferencias  entre  la  versión   del  atomismo  lógico  mantenida   en  el   Tractatus   y   aquella   defendida   por   Russell.   el   análisis   debiera   mostrar   que   dicha   estructura   se   encuentra  subyacente  en  el  lenguaje  natural.   Como   bien  explica   Laufer.  5.   pero   esto   no   es   arbitrario:   que   si   hemos   determinado   arbitrariamente   algo.   se   in8iere   que   no   es   posible   usar   las   proposiciones   para   decir   algo   sobre   su   propia   forma.   Y   en   segundo   lugar.   la   posición   del   Tractatus   no   es   que   el   lenguaje   cotidiano   sea   ajeno  a  la  estructura  de  la  realidad   ⎯y  la   del   lenguaje  perfecto⎯.   sino  que   es.   y  con  ello.En   nuestras   notaciones   hay.   La   estructura   del   14  TLP  5.   ciertamente.  la  existencia  de  otro  tipo   de  entidades.   por   lo   tanto.   algo   que   se  muestra.   el   lenguaje  adquiere   signi8icado   porque  es   capaz   de   representar   ⎯aunque   sea   falsamente⎯   hechos.   al   ser   ambas   hechos.   según  el   Tractatus.   Dicho   lo   anterior.5563 15  Laufer  (2005)  p.   quedando   sólo   los   nombres   de   objetos   simples. 16  TLP  2.   La  forma  de   una  proposición  es   algo   que  ella  misma  ostenta.  (TLP   3.172 17 .14 Dado   ese  modo   de  relacionarse  el   lenguaje   y   aquello   representado   en   él.   hay   en   nuestros   lenguajes   naturales   un   factor   convencional.16   Para   resumir.   algo   arbitrario.342) Es   decir.   Wittgenstein  piensa   que.   (Esto  depende   de   la   esencia   de   la  notación).

 y  esa  estructura   se  muestra   en  cada  proposición   con   sentido.  El  Tractatus   ofrecía   una   concepción   del   lenguaje   de   acuerdo   con   una   forma   clásica   de   hacer   8iloso8ía   en  el   siguiente  sentido:   es   una  construcción   realizada   a   priori.   a   la   elaboración   de   las   Investigaciones   Filosó+icas   (1945).  así   como   las  proposiciones  se  componen  sólo  de  nombres   de  esos  objetos.   aunque   no   pueda   ser   dicha. Las  Investigaciones  Filosó+icas Las   Investigaciones   Filosó+icas. 18 .  se  pretende  como  válida   para   todo  lenguaje  posible.   al   igual   que   toda   la   obra   correspondiente   a   esta  etapa.   en  el   fondo.   lo   que  podríamos  llamar   la  concepción  wittgensteiniana   del  lenguaje   en   esta   etapa   no   es   más   que   la   recopilación   y   posterior   sistematización   de   un   conjunto  de  conclusiones  provisorias  extraídas  durante  aquellas  discusiones.   uno   de   los   más   importantes   giros   del   pensamiento   posterior   de   Wittgenstein   consiste   precisamente   en   el   abandono   de   esa   perspectiva   para   el   estudio   del   lenguaje.  la  estructura  de  la   realidad.   especialmente   las   contenidas   en   el   Tractatus.17 Wittgenstein  publicó  el   Tractatus  y  luego  abandonó  la  actividad  8ilosó8ica  por   casi   diez   años.   sino   que   re8leja.   el  sentido   de   las   proposiciones  depende   de   haya  algo  que  sus   componentes  nombren.   En   última  instancia.  sino  en  el  estudio   de  los   usos   efectivos  de  ciertas  expresiones   y  la   discusión   de   ciertas   concepciones   8ilosó8icas   tradicionales.   en   consecuencia.   17  Para   una  discusión  de  las   distintas  interpretaciones   del   argumento  que  lleva  a  esa  conclusión   en   el  Tractatus  véase  Laufer  (2005).lenguaje   ⎯la   de   todo   lenguaje   posible⎯   no   es   arbitraria.   Por  el  contrario.   lo   que  se  traduce  en  una  naturalización  de  los  estudios   sobre  semántica.   y  que.   comenzó   un   proceso   de   revisión   de   su   pensamiento   que   lo   llevó.   Los   hechos   se   componen   de   objetos   simples.   no  consiste  en  la  exposición  sistemática  de  una  teoría.   En   consecuencia.   libro   que   reúne   los   resultados   de   su   trabajo   durante  ese  período.   a   su   regreso.   Para   entender   cómo   eso   puede   constituir   un   pensamiento   8ilosó8ico   es   necesario  considerar  una  cuestión  metodológica   de  suma  importancia.   luego   de   un   tiempo.   Pero.

Ahora   bien.   etc.   con  el   determinismo  semántico.  es  decir.  Esas  tesis   son  el  determinismo  semántico  y   el  esencialismo. La   tesis   esencialista   puede   adquirir   una   variedad   formas.  En  general.  Comenzaremos  por  una  caracterización  de  las  tesis  esencialistas  para   luego   exponer   las  críticas   de   Wittgenstein.   ‘pensar’.18  Cabe  aclarar  que  los   dos   ejes  que   aquí   propongo   no   pretenden   agotar   o   clasi8icar   en  dos   partes   el   pensamiento   de   Wittgenstein.   las   Investigaciones   consisten   en   un   enorme   enjambre   de   observaciones   y   discusiones   acerca   del   modo   en   que   se   usan   expresiones   como   ‘lenguaje’.   En   consecuencia.  por  ejemplo.  pero  de  gran   alcance⎯   contra   las   que   están   dirigidas   muchas   de   aquellas   discusiones.  abandona  la   separación  tajante  entre   sintaxis.La   perspectiva   apriorista   simplemente   no   se   asume   y   es   reemplazada   por   un   estudio   de   los   usos   efectivos   del   lenguaje.   y   en   contraposición  a  las  cuales  Wittgenstein  construye  su   nueva  concepción.   sí   hay   algunas   tesis   8ilosó8icas  muy  generales   ⎯especialmente  en   torno   al  lenguaje.   sino   que   son   dos   tesis   que.  de   diferencias  semánticas   y  sintácticas  como  determinadas  por  el  uso  que  se  hace   de  las  expresiones.   y   de   las   acciones   no   lingüísticas   relacionadas   con   ellas.   por  factores  pragmáticos.   por   su   relación   con   muchas   de   las   cuestiones   tratadas   por   Wittgenstein.   aunque  con  ciertas  modi8icaciones.   a   su   turno.   en   relación   con   esto.   semántica  y   pragmática.   surge   una   segunda   consideración   metodológica:   Wittgenstein   abandona   también   la   circunscripción   fregeana  a  la  semántica  como   estrategia  para  la  investigación   del   signi8icado.  lo   que  lleva  a  la  consideración.   ‘seguir   una   regla’.   No   obstante.  podemos  tomar  el  siguiente  esquema  como  punto  de  partida: φ  es  A  y  B.   ‘comprender’.   A   8in   de   formularlas.   no   hay   un   conjunto   de   a8irmaciones   que   resulten   el   fundamento   de   las   demás   ni   una   explicación   sistemática   de   cómo   funciona   todo   lenguaje   posible. 19 .   serán   de   utilidad   para   trazar   un   recorrido   por   su  pensamiento.   Y   así.  especialmente  por  aquello  que  resulta   relevante  a  los  8ines  de   este   trabajo.  necesariamente.   lo   mismo   haremos.  por  sí  mismo 18  Esta   dupla   de   tesis  como  ejes   para  la   organización  del  pensamiento  de  Wittgenstein  está  basada.  en  Fogelin  (1996).

  De   este   modo.  necesariamente.   una   modal   y   una   de   realidad.Donde   φ   es   un   predicado   ⎯normalmente   de  clase   natural⎯   y   A   y  B   es   un   conjunto  de  predicados19  que  de8ine  al  anterior.   decimos   que   la   conjunción   de   A   y   B   es   una   condición   su+iciente   para   predicar  de   un  individuo   x   que   es  un  φ  con  independencia  del  resto   de  sus   propiedades.   Aunque   algunas   propiedades   son   compartidas   por   dos   de   los   individuos. 20 .   las   cuales   será   necesario  explicar  por  separado.   Aquello   de   lo   que   hablamos   puede   poseer   un  sinnúmero   de   características  además   de  A  y   B. La  cláusula  modal.  El  esquema.  por  supuesto.  decimos  de  ellas  que  son  contingentes  con   respecto   a  φ.  porque  no  son   determinantes  para  el   uso  de  este  predicado.  pero  todos   comparten  A  y   B.  pero  basta  con  la  presencia  de  estas  dos  para  decir   que   es   un   φ. 19  Sólo   por  simplicidad  en  la   exposición   estipulamos  aquí   un  conjunto   de   dos  elementos.   los   individuos   x.   z   e   y   poseen   cada   uno   de   ellos   muchas   propiedades.   contiene  dos   cláusulas.  lo   que  los  hace   a   todos  pertenecientes   a   la   clase   de   los   φ.  por  sí   mismo”.  Con  lo   que  diríamos   entonces  que  es  esencial  a  los   humanos  ser  bípedos  e  implumes.   Es   decir.  como   puede  verse.   hay  individuos  de  los   que   predicamos  φ  sin  predicar  esas  propiedades.   Por   otro   lado.  La  lista   de   predicados  en  el  de8iniendum  variará.  de  acuerdo  con  el  concepto  a  de8inir.   la   tesis   esencialista   implica   que   los   predicados   funcionan  de  esta  manera: x H D E F C A B G N L z M K I J y En   el   grá8ico.  El  agregado  de  “necesariamente”  tras  la  de8inición  implica   que  nada  sería   un   φ   si   no  poseyera  a   la  vez   las  propiedades   A  y   B.   basta  con   que  una  de  ellas   falte  para   que  algo   ya  no   sea   un   φ.   al   ser   ambas  condiciones  necesarias.  En  efecto.  Un  modo  de  ejempli8icarla  sería  “El   humano  es  bípedo   e   implume.

  A   su  vez.   La  expresión   “por  sí   mismo”  añade  a  lo  anterior  una   cali8icación  acerca   del   status   ontológico   de   la   necesidad.21 Ahora.La   cláusula   de   realidad. 20  Véase.   además.   Aristóteles.   Con   “modalidades   de   dicto”.   el  que   mantiene  ambas  cláusulas.   es   en   este   segundo   sentido   que   el   Tractatus   ofrece   una   teoría   esencialista   del   signi8icado   lingüístico.   esto   es  posible  porque  toda   proposición.   en   otras   palabras.  Meta+ísica  1022a  25-­‐30 21  Locke  (1999)  Libro  III.   ya   sea   que   se  las  atribuya  a  un   esquema   conceptual  o  a  un  lenguaje.  a  las  que  llamó  reales.   ese   conjunto   puede   establecerse   de   una   vez   y   para   siempre.  es   decir.  Capítulo  III. Así   pues.   para   las  de8iniciones  de  todos   los  términos   de  clase  (al  menos  los   de  clase  natural).   aunque  no   pertenezcan   a   las   cosas   por   sí   mismas.   Es   lo   que   Locke   llamó   esencias  nominales.  §15.   por   el   contrario.   Suele   distinguirse  entre   dos  tipos  de  modalidades:   con  “modalidades   de  re”  se  alude  a  que  las  posibilidades.   La  condición  en  cuestión  es.   la  modal   y  la  de  realidad.  406-­‐7 21 .   sino   de   nuestro   modo   de   considerarlas.20   Esencialismo  en   sentido  débil  es  el   que  mantiene  una  interpretación   de   dicto   de  la   necesidad.   necesariamente.   hay   para   toda   expresión   un   conjunto   de   condiciones   necesarias   y   conjuntamente   su8icientes   de   su   aplicación.   teniendo   en   cuenta   lo   anterior.   etc.   está   compuesta   de   nombres   por   medio   de   los   cuales   logra   referirse  a   los   objetos   del   mundo  y  porque  comparte  con  el  hecho  su  forma  lógica.  para  distinguirlas  de  las  anteriores.   Así.  de  acuerdo  con  el  tipo  de  esencias  que  postulan:   Esencialismo   en   sentido   fuerte   es   el   que   sostiene  interpretación   de   re   de   las   modalidades.   y   que.   podemos   distinguir   distintos   esencialismos.  mantenía  esta  forma  de  esencialismo.   Considera   que   hay   un   funcionamiento   uniforme   de   todo   el   lenguaje   o.   excluyendo   la  cláusula  de  realidad.   como   ya  se  vio.  pp.  la  de  8igurar  posibles  estados   de  cosas.  por  ejemplo.   se  dice  que  esas  características  no  son  constitutivas  de  las  cosas  mismas.  por  ejemplo.   que   hay   un   conjunto   de   condiciones  necesarias  y  conjuntamente  su8icientes   de  la   aplicación   de  la   palabra   ‘lenguaje’.   necesidades.   pertenecen   a   las   cosas   del   mundo   por   sí   mismas   con   independencia   de   nuestra   consideración.

  sino   que  consiste  en  un  conjunto  de  supuestos  que  comparten  la  mayoría   de  los   8ilósofos. A6.   el   Tractatus  responde  a   una   forma  particular   de  esencialismo   en  torno   al   lenguaje  que  luego   se  llamó   concepción   agustiniana  del   lenguaje.  por   tanto.  Las  oraciones  son  combinaciones  de  nombres.23 Ahora  bien.  simplemente.   ni  es  exclusiva  de   Agustín.Pero. A8.   además.   esta  manera   de  concebir  el   lenguaje   no  es  una  teoría.   El   signi8icado   de  una  oración  es   determinado   por   el   signi8icado   de   sus  constituyentes. 22 .  Asimismo.  El  signi8icado  es  el  objeto  por  el  que  está  la  palabra.   la  función  esencial   del  lenguaje  es  la  de   representar.   no  suponer  las   tesis   iniciales  y   comenzar  a  investigar   cómo   de   hecho   usamos   el   lenguaje   y   qué   hacemos   con   él.  Para  una  caracterización  exhaustiva   de   concepción  agustiniana  véase  Baker  &  Hacker   (1985)  pp.   Por   eso   en   las   22  PI  §1. A5.   Este   título   se   debe  a  que   Wittgenstein  comienza  las   Investigaciones  con  una  cita  de  las   Confesiones   de   Agustín   en   la   que   expone   su   aprendizaje   de   las   palabras.  esta  concepción  da  lugar.   desde  Platón   hasta  Bertrand   Russell   y   el   mismo   Tractatus.   Estos   supuestos  son: A1.   uno  de  los   modos  en  que  Wittgenstein  comienza  a  deshacer  ese   entramado  es.  entre  otras. A9.  El  signi8icado  es  algo  correlacionado  con  la  palabra.  El  signi8icado  re8leja  la  esencia  del  mundo. Comprender una palabra es realizar mentalmente aquella correlación. 23   Extraigo   aquí  las   tesis   más   importantes   para  una   introducción   teniendo   en   cuenta   los   8ines   de   este   trabajo.  El  signi8icado  no  varía  por  el  contexto  en  que  se  usa  una  expresión. A7. A3.  Toda  palabra  tiene  un  signi8icado A2.22 Estas  son  las   tres  tesis  que   se  encuentran  a  la  base  de  la  concepción  general   según  la  cual  las  palabras   son  nombres  de  objetos  y.   a   las  siguientes  tesis: A4.   Sin   embargo.   La   de8inición   ostensiva   traza   una   conexión   entre   el   lenguaje   y   el   mundo.  1-­‐27.

Asimismo.   y   con   ello.  sólo  de  cómo  se  usa  la  palabra  “cinco”.   se   opera   con  palabras.   ‘rojas’   requiere   saber   usar   una   tabla   en  la   que   se   asocian  palabras   y  muestras  de   color. 23 .  lo  cual  implica  el  rechazo   de  la   tesis  A1-­‐ A3.   propone  lo  siguiente: Piensa  ahora   en   este   empleo  del   lenguaje:  Envío  a   alguien  a   comprar.  después  dice   la   serie   de   los   números   cardinales   —asumo  que   la   sabe   de   memoria—  hasta   la   palabra   “cinco”   y   por  cada   numeral   toma   del   cajón  una   manzana   que   tiene   el   color  de  la   muestra.   que   es   lo  que  dice  A8.   Para   comenzar.   tiene   la   función   de   nombrar   un   conjunto  de  cosas.  —Así.  la  palabra  ‘cinco’.   la   frase   “cinco   manzanas  rojas”  contiene  palabras  que  se  usan  de  maneras  muy  diferentes.   El   signo   ‘manzanas’  exige  conocer  que   la  etiqueta  en  el  cajón  hace   referencia  a   los  objetos   que  podemos  encontrar   dentro  de  él.   de   todo   el   modelo   agustiniano.   que  no   son   nombres.24   y   comprender   una   palabra.  […]  —¿Pero   cuál  es  el   signiJicado   de  la   palabra  “cinco”?   —No  se  habla  aquí  en  absoluto  de   tal  cosa.   inmediatamente   después   de   presentar   la   visión   agustiniana.  (PI  §1)  De  esas  tres   palabras.   y   otra   como   una   etiqueta.   24  PI  §199.   Sólo   ésta   última.   otra  como   parte   de   una   secuencia   que   es   necesario   saber   de   memoria.  en  todo  esto  podemos  observar  que  no  todas  las  palabras   tienen  signi8icado  por  nombrar   un  objeto.  una   de  ellas  se  usa  con  ayuda  de  una  tabla.  lo  que  se  sostenía  en  A4.   la   palabra  ‘manzanas’.   Ahora.   no   puede  reducirse  al   conocimiento  de  aquello   que   nombra.   y   por   eso   no   puede   ya   decirse   que   una   oración   sea   sólo   una   combinación  de  ellos.   requiere  saber  una   serie   de   memoria.   en   consecuencia.   8inalmente.   y  éste  abre  el  cajón  que   tiene  el  signo  “manzanas”.  luego  busca   en  una   tabla   la   palabra   “rojo”   y  frente   a   ella  encuentra  una   muestra   de  color.   Le   doy   una  hoja   que   tiene  los   signos:  “cinco  manzanas  rojas”.  y   similarmente.Investigaciones.  si   atendemos  a  los  usos  de  esas   palabras  podemos  notar  que  cada   una   de   ellas   requiere   por   parte   del   hablante  de   una  habilidad   diferente.  a   su  vez.   Lleva   la   hoja   al  tendero.   Esa  variedad  de  destrezas   que   se  requieren   para   interactuar   con   otras   personas   usando   palabras   muestra   que   «entender   un   lenguaje   signi8ica   dominar   una   técnica».

  Existen   juegos   de   lucha.  etc.25   Puede   que   sea   una   función   muy   importante.  ¿podríamos  considerar  a  esa  oración  como  una  representación   de  un  estado  de  cosas?  Ciertamente  eso  no  sería  razonable.   —Pues   si   los   miras   no   verás   por   cierto   algo  que   sea   común   a   todos.   etc.   de   rol.   sino   una   de   sus   muchas   funciones. 24 .   la   competencia   entre  sus  participantes?  Ciertamente  no:  los  niños  y   niñas  cuando  juegan  a  asumir   25  Véase  PI  §12.   por   ejemplo.  médicos.  pero  no  nos   va  a   servir  para   explicar   por  medio  de  ella  todas  las  otras   funciones  del  lenguaje  como   representaciones   derivadas   o  disfrazadas.  Pero  ahora.   el  uso  de   ese   papel   podría   ser   completamente  diferente:   la  oración   “cinco   manzanas   rojas”   podría   ser   un   informe   de   deuda   que   me   envía   el   vendedor. Llegados   a   este   punto.   de   otro   modo   ¿Qué   características  de  un  fenómeno  determinan   que  usemos  la   palabra  ‘lenguaje’  para   referirnos   a   él?   Para   dar   una   respuesta   a  esa   pregunta  consideremos   primero   el   uso   de   otra   palabra:   ‘juego’.  Esa  oración  es   una  nota   que   lleva   una   persona   para   entregársela   a   otra   con   ciertos   8ines.   por   ejemplo.   podría   ser   una   aclaración   acerca   de   una   receta   de   cocina   o   incluso   el   título   de   un   artículo   que   olvidé  mencionarle  a  un  editor.  sino   que   verás   semejanzas.  en  tanto  haya  una  dependencia  del  contexto  de  uso.Por  otra  parte.  Parece   evidente.   de  computadora.   entonces   ¿Qué  es   lo   común  a  todos   los   usos   del   lenguaje?   O.   el   signi8icado   de   una   expresión   sí   varía   de   acuerdo   con   el   contexto   social   en   que   se   la   usa   y.   de   pelota.   podemos   decir:   el   lenguaje   sirve   a   una   multitud   de   funciones.   ¿Qué  es  común  a  todos   ellos? No  digas:  “Tiene  que  haber  algo  común  a  ellos  o  no  los  llamaríamos  ‘juegos’”— sino   mira   si   hay  algo   común   a   todos   ellos.   parentescos   y   por  cierto  toda  una  serie  de  ellos.26   de  soga.   en   consecuencia.   Como   tal.   ya   no   puede   decirse   que   el   signi8icado   de   la   oración   se   encuentre   determinado   por   el   de   sus   componentes   (A5).  y   porque   el  vendedor   desempeña  una  función  particular   dentro   de   ella.   entonces  que.  (PI  §66) ¿Diríamos   de   todos   los   juegos   que   involucran. 26  Aquel  en  que  los  niños  juegan  a  ser  policías.   sólo   tiene   sentido  porque  existe  la  práctica  social  de  comprar  y  vender   cosas.   de  cartas.  contrariamente  a  lo   postulado   por   A6.   y   representar   es   sólo   una   de   ellas.   De  hecho.   de   tablero.   si   representar   no   es   la   esencia   del   lenguaje.

  Así.   aunque   sí   muchos.   pero   no   hay   reglas   ⎯reglas   que   pertenezcan  al   juego⎯   que  ella   pudiera   transgredir.   las  situaciones  más  similares  a  las   del   nacimiento  del  juego   conservan  el   elemento   lúdico.   que  todos  los  juegos  son  divertidos.  Por  último.   la   lanza   al   aire   y   la   ataja.   se   convierte   en   un   artista.el   rol   de   médico.   En  esos  casos.   Parecidos  a  gran  escala  y  de  detalle.   pero   no   necesariamente   lo   es   para   un   jugador   profesional. De  todo  esto  concluye  Wittgenstein: Vemos   una   complicada   red   de   parecidos   que   se   superponen   y   entrecruzan.  El   fútbol   ⎯o  cualquier  otro  deporte⎯  es  divertido  para  quienes  lo  juegan   en   una   determinada   situación.   Por   otro   lado.  o   que  al   menos  tienen  al  entretenimiento  como  algo  fundamental   en  ellos.  ¿Hay  reglas  en  todos  ellos?  Supóngase  que  una  niña  toma   una   pelota   de   tenis.  la  niña   está   jugando.   hay  reglas  que  son   constitutivas   de  muchos   juegos:  no  podríamos  jugar   sin   reglas   al   ajedrez.   seguimos  a8irmando   que  todos   ellos  son  juegos   aún  cuando   los   participantes   no  lo   hagan  por   diversión.  y  lo  mismo  vale  para  las  reglas.  sin  embargo.   ¿En   qué   momento   reemplazamos   ‘juego’   por  ‘arte’  para  describir   lo   que   hace?  ¿Y   qué  es  lo  que  ha   cambiado?  Tal  vez   diríamos  que  ahora  gana  dinero.  es  lo  que  sucede  cuando   se  juega  al  pocker.   Podríamos  pensar.  aunque  no  siempre.   y  es   claro   que   en  ambos   casos   decimos   que   es   un   juego.  por  ejemplo.   no   compiten   como   parte   del   juego.  resulta  constitutivo  de   la  mayoría  de   los  juegos  de  cartas   y  deportes  como   el  fútbol.   ni  se  entretiene   o   divierte  en   absoluto.  podríamos  decir.   No   obstante.   pero  eso  también  sucede  con  un  jugador  de  fútbol.   Sin  lugar   a  dudas.   no   todos   los   juegos.   sin   embargo.   luego   de   años.   o   cuando   juegan   dentro   de   un   pelotero.   involucran   la   competencia.   luego   pinta   un   rostro   en   ella   y   le   construye  un  cuerpo   en  la  arena.   pero   no   todas   las   situaciones   en   las   que   alguien   juega   tiene  al   entretenimiento   por  8inalidad.   o  que  sus  obras  son  valoradas  en  ciertos  ámbitos.  Por  otra  parte.   al   parecer.  y  sigue  haciéndolo  hasta   que.   En   muchas   situaciones  la  8inalidad  de  los  jugadores  es  obtener  dinero.   cuando   juegan   a   las   muñecas.   esto   es   algo   que.   pues   es   así   como   se   superponen   y   entrecruzan   los   diversos   25 .  Esto  de  seguro  es   verdadero   para   muchos   de   los   juegos.   pero   eso   comienza   a   desdibujarse   con  su  profesionalización. No   puedo  caracterizar  mejor  esos   parecidos  que   con   la  expresión  “parecidos   de   familia”.   si  un   niño  juega  a  pintar.

  A  esas   características  Wittgenstein  las  llama  criterios:27   empleamos  la   palabra   para   una   familia   de   casos   y   lo   hacemos   usando   diferentes   criterios   en   distintas   circunstancias. 28  PI  §164.   sólo   por   el   hecho   de   compartir   una   de   esas   propiedades.   etc.   andares.  Por  eso   el  concepto   de   parecidos   de   familia   viene   a   oponerse   precisamente   al   de   esencia   como   lo   designado  por  una  palabra.   etc.  son  cualidades  que  por  su  carácter  central   en  el  uso   de  φ   son  motivo  de   que  se   extienda   su  alcance   a   nuevos   casos.  que   no  necesitamos   condiciones   necesarias  y  conjuntamente  su8icientes   para  usar  una  palabra.   Y   bajo   diferentes   circunstancias   aplicamos   diferentes   criterios   para  decir  que  alguien  lee».   Eso   es   algo   que   debería   determinarse   individualmente   para   cada   27  BB  p.   no   hay   ninguna  propiedad  común   a  todos  los  casos.   facciones.  C. 26 .   Más   aún.  (PI  §66-­‐7) En   otras   palabras.   color   de   los   ojos.52-­‐3.parecidos  que   se   dan   entre   los  miembros   de   una   familia:   estatura.   parece   que   podemos   usar   una   expresión   sin  que   existan   características  comunes   a  todas   sus  aplicaciones.   las  propiedades   A.  De  esta  manera  el  grá8ico  anterior  sobre  el  uso   de  φ  es   reemplazado  por  una  estructura  como  la  siguiente: v u U L Z F V W y E H M N O A G C X T K R x P J B D S I Y Q w z Podemos   ver   que.   que   no   haya   características   comunes   a   todas   las   aplicaciones   de   ninguna   palabra.   temperamento.  B.   empleamos   también   la   palabra   ‘leer’   para   una   familia   de   casos.   «Y   así.28 Por   supuesto..   D  y  E  son  buenos   indicios  de  encontrarnos  ante  la  presencia  de  un  caso  de   φ.   no   se  está  diciendo   con  ello   que  todas   las   palabras   funcionen   así.   aunque   encontramos   muchas   coincidencias.  PI  §164.   Sin  embargo.   —Y   diré:   los   'juegos'   componen  una  familia.

  etc. 27 .   cada   una  de   esas  prácticas   posee   sus   propios   8ines   y   sus   propias   reglas.  (PI  §23) Wittgenstein   usa   la   expresión   juegos   de   lenguaje   para   referirse   a   esas   prácticas  por  dos  motivos:  en  primer  lugar.   al   igual   que  en   los   juegos. 30  PI  §23.   esto  es.   mejor   aún.   porque   forman  parte  de   las  reglas   para  cierto   modo   de  interactuar   entre   las   personas.  ‘vender’.29  Así.   ‘pagar’.   29  Véase  al  respecto  PI  §12.   pero  no   menos   importante.  la  necesidad  de  un  criterio  que   determine  todos  los  casos  de  aplicación.   Obsérvese  la  siguiente  lista  de  usos  del  lenguaje.   Con   la   expresión   Formas   de   vida   pretende   Wittgenstein   referirse   a   ese   conjunto   de   acciones   no   lingüísticas   de   carácter  social.  saludar.  rezar. Pero  entonces.   En   segundo   lugar.   Wittgenstein  usa   esa   expresión   para   poner   de   relieve   que   «hablar   el   lenguaje   forma   parte   de   una   actividad  o  de  una  forma  de  vida».   contarlo   —Resolver   un   problema   de   aritmética   aplicada   —Traducir   de   un   lenguaje  a  otro  —Suplicar.   tienen  signi8icado  sólo   porque   hay  una  práctica  social  que   las  sustenta   o.  agradecer.  volviendo  a  nuestro   tema  central.   ‘lenguaje’   es   un   término   asociado   a   parecidos   de   familia..  y  leerla  — Actuar   en   teatro   —Cantar   a   coro   —Adivinar   acertijos   —Hacer   un   chiste. Dar   órdenes   y   actuar   siguiendo   órdenes   —Describir   un   objeto   por   su   apariencia   o   por   sus   medidas   —Fabricar   un   objeto   de   acuerdo   con   una   descripción  (dibujo)   —Relatar  un  suceso   —Hacer   conjeturas   sobre   el   suceso   —Formar   y   comprobar   una   hipótesis   —Presentar   los   resultados   de   un   experimento   mediante  tablas  y  diagramas  —Inventar  una   historia.   Lo   único   que  con   esto   se   rechaza  es  la   necesidad   de   un   criterio   unívoco   para   usar  signi8icativamente  una  expresión.  ¿qué  sucede  con  el  lenguaje?   ¿Hay   algo   que   constituya   la   esencia   de   todo   lenguaje   posible?   La   respuesta   de   Wittgenstein   es:   no.  para  resaltar  esta  diversidad  de  usos  o   funciones  que   abarca.30  Para  ver  esto  con  claridad  podemos  considerar   el  juego   de   lenguaje  del   comercio   de   mercaderías:  las  palabras  ‘comprar’.concepto.   y   usar   el   lenguaje   para   saludar   involucra   una   destreza   muy   diferente   de   la   necesaria   para   predecir   hechos   astronómicos.  maldecir.   Forman   parte   de   un   conjunto   de   acciones   lingüísticas   y   no   lingüísticas   que   se   encuentran   entretejidas.

28 .   A   cada   momento   surgen   nuevas   prácticas   sociales   y   nuevas   expresiones   asociadas  a  ellas.De  este  modo.   producto   del   análisis   de   la   práctica   lingüística   efectiva.   estático   y   uniforme.   Y   sucede   que   éste   no   es   algo   dado.  79-­‐80.  su  esencia.  La  asociación  de  signi8icado  y  uso  no  es  otra  cosa  que  una   generalización.   un   estudio  que  ofreciera  sus  características  necesarias.  aquella  tesis  es  el   resultado  una  investigación  de  ciertos  usos   particulares   del   lenguaje.  En  sus  palabras: Para  una  gran  clase   de  casos  de  utilización  de  la  palabra  ‘signiJicado’   ⎯aunque   no  para   todos  los  casos  de  su  utilización⎯  puede  explicarse  esta  palabra  así:  El   signiJicado  de  una  palabra  es  su  uso  en  el  lenguaje.   esto   es.   al   igual   que  las  prácticas   sociales   de  las   que   forma   parte.31  Dice   Wittgenstein   con  respecto  a  este  último  tipo  de  teorías: […]   la   característica   de   una   teoría   tal   es   que   contemple   un   caso   especial.   Sin   embargo.  (Z  §444) Por  el  contrario.  (PI  §43) Pero   ¿por   qué   «no   para   todos   los   casos»?   Simplemente   porque   hay   expresiones   tales   como   “el   signi8icado   de   la   vida”  en   las   que   la   palabra   aparece   pero   no   debe   entenderse   de   este   modo.   podemos  formular  la  observación  más  general  de  Wittgenstein   acerca  del  signi8icado  lingüístico.   cambiante   y   heterogéneo.    Y   es   que   todos  los  usos  del   lenguaje  no  pueden  ser  considerados.  piénsese   en  el   surgimiento   de  los   blogs   o   las  redes   sociales   tras   la   popularización   del   acceso   a   internet.   y   por   oposición  a  lo   que   sería   el   resultado   de  un  estudio   puro   del   lenguaje.   claramente   intuitivo.   y   diga:   "esto   muestra   cómo   son   las   cosas   en   todas   las   situaciones.  […]  Pues  nos  domina   la   ilusión   de   que   lo   sublime.   un   estudio   de   los   fenómenos   a   los   que   nosotros   ahora   llamamos   lenguaje.   sino   algo   creciente.  este  caso  es  el  arquetipo   de  todos  los  casos".   esto   pone   de   relieve   una   cuestión  metodológica  de  suma   importancia  que   será  oportuno   aclarar.  porque  muchos  de  ellos  ni   siquiera  existen   todavía.   lo   esencial  de   nuestra   investigación   consiste   en   que  abarque  una  esencia  omnicomprensiva.   Esas   prácticas   dan   lugar   a   nuevos   modos   de   interactuar   y   a   nuevas   expresiones   lingüísticas   que   no   tienen   sentido  fuera  de  ellas.   31  Rorty  (1993)  p.

 a  pesar   de  lo   anterior.   es   necesario   aclarar   que   la   tesis   de   Wittgenstein.  Wittgenstein  usa  la   palabra   gramática  para  hablar   de  las  reglas  de  uso  de  una  expresión  particular  así   como   de   las   de   un   juego   de  lenguaje   completo.   El   propio   punto   de  partida  de  la  investigación   es   un  conjunto   de  conceptos  cuyas  características  son  contingentes.   así  como  también  las  expresiones  “negro  oscuro”  o  “blanco  claro”.  El  punto  de  partida  de  esta  investigación   son  los  conceptos   de  lenguaje.   sino   que   además   nuestro   propio   concepto  de   lenguaje   no  es  algo   homogéneo   ni   estático. 29 .  Ahora.   no   carece   de   generalidad.   enmarcada   dentro   de   su   estudio   naturalizado   del   lenguaje.   los  signi+icados  no  son  cosas.   Así.   pero   también   las   extendemos   a   prácticas   similares   que  no   poseen  esas  características..  etc.   Pensar   que   sí   lo   son   era   la   confusión   principal   a   la   que   nos   conducía   la   visión   agustiniana   del  lenguaje.   Y  nosotros   usamos  esas   palabras   por   referencia  a  algunas   características   muy   comunes.   el   amarillo   y   el   verde   el   predicado  “color  primario”.  Ya  no  valen  ni  la  cláusula  de  realidad.  Lo  que  se  le   ha  quitado.   con  respecto   a  la  formulación  anterior  del  signi8icado   como   uso. Volviendo  a  nuestro  eje  principal  y  para  resumir.  ni  la  cláusula   modal  que  forman  parte  de  esas  tesis.   decimos   que  la   gramática   de   los   colores   incluye   predicar   del   rojo.   signi+icado.  que  encontramos  como   dados  en  nuestra   comunidad  lingüística.   por  ejemplo.   32  BB  p.   Es   mas.   pero   excluye  decir  de  algo  que  es   rojo   y  verde  a  la  vez.   y  esto  ya   lo   había  advertido   Wittgenstein   mucho  tiempo   antes   en  el   Cuaderno   Azul  (1933-­‐34)   cuando   decía:  «Nos  hallamos  frente  a  una  de   las  grandes   fuentes  de  confusión  8ilosó8ica:  un   sustantivo  nos   hace  buscar   una  cosa   que  le  corresponda».   la   explicación  del  signi8icado  en  términos  de  uso   dentro   de   un  juego   de   lenguaje   ha  puesto  al  descubierto  algo  que   resulta  de  suma   importancia:  que   el  de   signi8icado  es  un  concepto   normativo.   comprensión.  sin  embargo.  es   el  carácter  de  necesidad  que  acompañaba  a  este  tipo  de   tesis  en  el  modelo  esencialista.   cada   juego   de   lenguaje   posee   sus   propias   reglas   y   esas   reglas   determinan  los  usos  correctos  e  incorrectos  de  las  expresiones.   esa   observación   podría  ser   verdadera  para  todos   los  usos  del  lenguaje  que  conocemos.27.Pero   no   es   sólo   que   hay   lenguajes   que   descubrir   o   usos   particulares   que   pudieran  surgir.32  En  cambio.   Al   igual  que  un  juego   como   el   ajedrez.

  que   no   responde  a  ninguna  realidad  más  allá  de  lo  social.   la  visión   agustiniana  del  lenguaje  fue  reemplazada  por  otra   que  no  supone  la  homogeneidad   en  su  funcionamiento.   Siguiendo   a   Martin   Kusch.   la   tesis   A7   sobre   la   de8inición   ostensiva.   Wittgenstein   a8irma   ahora   que   la   gramática   es   arbitraria.   los   cuales   serán   objeto   de   tratamiento   en   el   capítulo   III   de   este   trabajo.   cuya   crítica   ha   quedado   pendiente.  para  luego  exponer  la  argumentación  contra  éste  y  la  tesis   indeterminista.Ahora.   Pero.   formas   de   vida  y   parecidos  de   familia.   En  lo   que  sigue  se  presentará  en  primer  lugar  el   determinismo  semántico.   que   las   reglas   para  la   formación  de   proposiciones   signi8icativas   ⎯la   sintaxis   lógica⎯   re8leja   la   forma   de   la   realidad.  en  general.   La   presentación   de   Wittgenstein   en   estos   términos   se   deriva   de   la   lectura   de   Saul   Kripke.33   esto   es.34   podemos   enunciar   la   tesis   determinista   de   la   siguiente  manera: 33  PG  §133.   ejempli8icada  de  manera   paradigmática   en   el   Tractatus. En  este  punto.  PI  §497.   Por   su   parte.   a   la  necesidad  de  un  conjunto  de   condiciones   para   el  uso  de  cada  palabra⎯.   será   abordada   hacia   el   8inal   del   próximo   capítulo.  y  de8iende  esa  tesis  con  una  serie   de   argumentos.   la   forma   lógica.  Fue  así  como  arribamos  al  concepto  de   regla. En  resumen.   decía   que   los  signi8icados   re8lejan   la  estructura  del   mundo   (A9).  el   cual   será  de  suma  importancia  para  todo  este  trabajo.   quien   ve   en   las   Investigaciones   Filosó+icas  la  presentación   de  un   desa8ío   en  torno   al   seguimiento   de  reglas   y  una   respuesta  escéptica   a  la  cuestión.   la  concepción  agustiniana. 30 .   Ésta   es   el   blanco   de   muchas   discusiones   de   Wittgenstein   y   constituye   uno   de   los   caminos   hacia  la  tesis  de  la  arbitrariedad  de  la  gramática.  4.   contrariamente   a   esto. 34  Kusch  (2006)  p.  sino  también.   se   vio   hasta  ahora   el   rechazo   de  Wittgenstein  a  toda  forma   de   esencialismo   ⎯no   sólo   con  respecto  al  lenguaje  mismo.   y  se  incorporaron  los  conceptos  de  juego  de   lenguaje.  la  consideración  de  las   reglas  nos  deja  frente   al   segundo  de  los   ejes   a   partir   de   los   cuales   abordamos   la   explicación   de   las   Investigaciones   Filosó+icas:   el   determinismo   semántico.

 ademas.   Por   otro   lado.   Sus   actos   mentales  son.  se  halla   ligada  a  toda  una  serie  de  supuestos  acerca  de  ese   estado  mental.   y   eso   se   debe   a   que   la   regla.35 En  primer  lugar. Por  otro   lado.  suelen  entenderse  varias  cosas:   en   primer  lugar.   Esa  comprensión   es.   x   tiene  cierto  estado   mental   que  constituye  su  signi8icar  Y  con  ‘z’.  4-­‐11.   en   consecuencia.  las  cuales  no  puede   compartir  con  otros.   x   puede   apelar   a   ese   estado   mental   para   justi8icar   su   uso   de   la   expresión   ‘z’.   El   conocimiento   de   éstos   es   de   carácter   introspectivo.   un   dato   sensorial.   en   consonancia  con  el  punto  anterior.   que   cada  aplicación   posterior  de   la   palabra   no   es   una   mera   inclinación.   y   eso  se  debe   a   que  el  acto  de  comprender  consiste  en  que  un  individuo  forme  intenciones  y.   entonces   esa   palabra   no   puede   tener   el   mismo   signi8icado   para   dos   personas.   Si   el   signi8icado   de   ‘rojo’   es.  una   vez  que   ha  comprendido   su  signi8icado   no  es   a   ciegas.  se  de  a  sí  mismo  instrucciones  acerca   del  uso  futuro  de   un  signo.   una   sensación.   dado   que   la   regla   determina   sus   aplicaciones.   aunque   se   pueda  suponer  que  las   sensaciones   de  los   demás   sean  iguales.  se  asume  que  x  conoce  de  manera  inmediata  y  con   absoluta   certeza   sus   estados   mentales.  pp.   Por  último.  de   acuerdo  con   esto.   dado   que   el   número   de   ejemplos   a   partir   de   los   cuales   se   instruye   a   alguien   es   siempre   8inito.   según   esta   concepción.   Esta  tesis.  suele  entenderse  que  el   uso   que   una  persona  hace  de  un  signo. 31 .   la   corte  última  de  apelación  acerca  de   qué  es  lo   que  una  persona   quiso   decir   con  sus  palabras.  Una  consecuencia  de   los  supuestos   35  Ibid.   en   tercer  lugar.   la   comprensión   involucra   siempre   una   extrapolación   a   partir   de   esos  ejemplos.  y   sólo  si.  el  acto  privado  de  un  individuo.   que  la  comprensión  del   signi8icado   de  una  expresión  es  la   causa   de   que  luego   se  use  esa  expresión  de  un  modo   y  no   de  otro.   por   ejemplo.  En  segundo  lugar.Determinismo   semántico:   las   oraciones   de  la  forma  “x   signi8ica   Y   con   el   signo   ‘z’”  son  verdaderas   si.  pues   cada  una  de  ellas  tiene  sus  propias  sensaciones.   los   signi8icados   mismos   son   objetos   privados.   en   cuanto   a  la   normatividad. Acerca  de  la   comprensión.  de   ese   modo.   los  estados   mentales  constitutivos   del  signi8icado   son  estados   privados   de   x.   nos   guía   en   cada   caso   de   su   aplicación.

  tienen   condiciones  de   verdad.   Por   último.   sino   a  un  desa8ío   que  se  le   presenta  y  que   el  determinista   no  puede   responder.   Este   desa8ío.   a  su  vez.   Otra  suposición  es  la   del   realismo:   lo   que  otorga   su   signi8icado   a  una  oración   declarativa   es   la   proposición   que  ella   expresa.anteriores   es   la   objetividad   de   las   aplicaciones.  entonces  también   puede  hacerse   discordar.   el   hecho   en  cuestión   es  necesario  para  evitar  un  regreso  in8inito   de   interpretaciones   de  las   reglas   ⎯de   los  signi8icados⎯   y.   De   donde   no  habría   ni   concordancia   ni   desacuerdo.   el   rechazo   del   determinismo   por   parte  de   Wittgenstein   no   se  debe  a   un  argumento  construido   a  priori  que  concluya  la   negación  de  la  tesis  determinista.   su  correspondencia  o   no   correspondencia  con  un   estado   de   cosas   determina   su   verdad   o   falsedad.   Tal   como   lo   presenta   Wittgenstein.  es   decir.   (PI  §201) 32 .   y   enlazado   con   todo   lo   anterior.   la   absoluta  indeterminación   de  lo   signi8icado  por  cualquier  expresión. Ahora.  depende  de  que.   con  ello.  en  consecuencia.   La   respuesta   era:  Si  todo  puede  hacerse  concordar  con  la  regla.   consiste   en   ofrecer   un   hecho   constitutivo   de   mi   signi8icar   Y  con   el   signo   ‘z’  y   no   otra   cosa.   que   aquí   resumo   brevemente   puesto   que   será   abordado   nuevamente   en   el   capítulo   III.  las  cuales  son  potencialmente  in8initas.  efectivamente.   La   posición   determinista   tiene   entonces  un  fuerte  compromiso  con  las  condiciones  de  verdad  para  la  explicación   del   signi8icado   lingüístico.   Las   proposiciones. Nuestra   paradoja   era   ésta:   una   regla   no   podía   determinar   ningún   curso   de   acción  porque   todo  curso   de  acción   puede  hacerse   concordar  con  la   regla.   el   determinismo   semántico   asume   que   la   justi8icación   de   la   signi8icatividad   de   las   expresiones  es   una  cuestión  ontológica:  lo  que  se   propone  es  un  hecho   que  resulta   constitutivo  del  signi8icado.   debido   a   que   el   estado   mental   constitutivo  del   signi8icar   Y  por  parte  de   x   contiene  y  determina  todas   las   futuras   aplicaciones  correctas  de  ‘z’.  el  desa8ío  no   pueda  superarse.  El   éxito  del  argumento.

  entonces.  quien  ofrece  como  justi8icación  para  ello   varios  pasajes  de  la  obra  de  Wittgenstein.  2010.   sino   una   en   la   que   se   aceptan   las   consecuencias   negativas   de   no   poder   responder   a   él.Así  pues.   Glenda   Satne   y   Martin   Kusch   actualizan   el   debate   y   descartan   nuevamente   los   intentos  de  solución  más  complejos.  RFM  VI  §29  y  §35. 38  Satne  (2005).  Para   una   revisión   del  escepticismo   de   Hume  véase   Romina   Pulley.   traza  una   comparación  de  ésta   con   la  respuesta   de  Hume  al  problema   de  la   inducción. Normativa:   ese  hecho   debe  justi8icar   mis  aplicaciones   de  la  expresión  ‘z’.   nos   vemos   obligados  a  optar  por  el   abandono  del  determinismo.   Esto   implica   ofrecer   una   explicación   de   la   normatividad   del   lenguaje   que   no   cuente   con   los   estados   mentales  que  el  determinismo  postulaba.  Kripke  discute  y   rechaza   las   principales   propuestas   de   solución   disponibles.  tesis  de  licenciatura  UNMdP.37   Posteriormente. 33 .   36   Kripke   (1989)   p.   debe   distinguir   las   aplicaciones   correctas   de   las   incorrectas.  agregada  por  Satne   (2005)  p.  Kusch  (2006)   39   Kripke  (1989)  pp  67  y  ss.   lo  que   Wittgenstein  (en   la  lectura  de  Kripke)   ofrece   no   es   una   solución   de   esa   clase.38 Aceptada  la  imposibilidad   de  responder  al   desa8ío. Ahora  ¿Hay  algún   hecho  que   determine  lo   que  signi8ican  mis  palabras?   Pues   en   caso   de   que   no   seamos   capaces   de   ofrecer   un   hecho   semejante.   esto   es.39   Una   solución   directa   al   desa8ío   consistiría   en   ofrecer   el   hecho   semántico   en   cuestión.   la  respuesta  al   desa8ío   debe   satisfacer   tres  condiciones  de  adecuación:36 Ontológica:   la   respuesta  debe   dar   cuenta   de   un   hecho   (referente   a   mi   estado  mental)  que  constituya  mi  signi8icar  Y  con  ‘z’.33.20   postula   sólo   las   dos   primeras   condiciones.  Sin  embargo.  29-­‐50.  véase.   dado   que   eso   no   resulta   aceptable.   La   tercera   de   ellas   es.   a   mi   entender  correctamente.   Escepticismo   y   fundamentación  del  conocimiento  en  la  +iloso+ía  de  David  Hume.   tal   como   se   encuentra  planteado..   arribamos   a   la   “solución   escéptica”.   si   mantenemos   los   supuestos   deterministas   deberemos   aceptar   que   no   hay   nada   signi8icado   por   las   palabras   y.  por  ejemplo. 37  Kripke  (1989)  pp.  En  su  libro.   Epistémica:   el   hecho   en   cuestión   debe   ser   capaz   de   dar   cuenta   de   la   competencia  lingüística  de  los  hablantes.

  el   abandono   de   la   concepción   agustiniana   y   el   determinismo   ⎯en   realidad. [.   Y  por  tanto  no  se  puede  seguir  'privadamente'  la   regla.   de   la   diferencia   entre   lo   correcto   y   lo   incorrecto.  las  cuales   se   encuentran   restringidas   ahora   a   la   función   representacional.   Dado   el   planteo   anterior   y   dicho   que   somos   guiados   por   los   demás   en   las   aplicaciones   de   las   reglas.   privadamente.   el   seguimiento   de   reglas   es   una   práctica  que  no  tiene  sentido  fuera  de  un  contexto  social.   y   un   individuo   no   puede   dar   cuenta. Ahora.   Y   creer  seguir  la  regla  no   es  seguir  la  regla.   cabría   preguntarse:   ¿Y   qué   guía   a   los   demás?   Y   la   respuesta   es:   simplemente   nuestras   inclinaciones   a   usar   las   palabras   de   determinado  modo.   y   justi8icamos   nuestros  usos  de  las  expresiones  basándonos  en  criterios  públicos:  la  normatividad   es  un  fenómeno  intersubjetivo.   En   lugar   de   eso.   En  efecto..   Wittgenstein   habla   de   movimiento   en   un   juego   de   lenguaje.   el   signi8icado  de   una   expresión  no  debe  considerarse  ya  asociado  a  la  pregunta   “¿Qué   debe  ser  el   caso   para  que  esta  oración  sea   verdadera?”   sino   más  bien   a  “¿Bajo   qué   condiciones  debe  hacerse  este  movimiento  en  el  juego  de  lenguaje?”.   Estas  inclinaciones  son  primitivas  y   no  pueden  explicarse  por   34 .   En   general.   Un  lenguaje  privado  es  aquel  en  el  que  los  signi8icados  de  las  palabras   sólo   pueden  ser  accesibles  a  un  único  individuo   ⎯tal   como   es   el   caso  de  los  estado   mentales⎯.   Más   precisamente.  (PI  §202) Esta  es  la  manera  en  que  se  inserta  en  el  marco  de   la   lectura  kripkeana   lo  que   usualmente   se   conoce   como   el   argumento   contra   el   lenguaje   privado   de   Wittgenstein.   De   este   modo.  las   atribuciones  de   signi8icado   ahora  sólo   tienen  sentido  en  un  contexto  social.]  'seguir  la  regla'  es  una  práctica.   Somos   guiados   por   los   demás.  No  habiendo  ningún  hecho  que  corresponda   a   “x  signi8ica   Y  con  el   signo   ‘z’”  sólo   una   comunidad  de  hablantes   puede  dar  cuenta   de   la   normatividad   del   fenómeno.   como   podemos   ver.Esa   explicación   propone  las   condiciones  de   aserción   como   reemplazo   de   las   condiciones   de   verdad   que   suponía   el   determinismo.   porque  de   lo  contrario   creer  seguir  la  regla  sería  lo  mismo  que  seguir  la  regla.   estos   son  8inalmente  dos  aspectos   de  una  misma   concepción⎯  nos   lleva   al  abandono  de   las  proposiciones  como  forma  general  del  lenguaje.   una  de  las   consecuencias   más  importantes  de  esto   es  el   rechazo  de  la   privacidad  de  los  signi8icados..

Por   último.   dicha   atribución   no   consiste   en   la   mera   descripción   de   un  hecho.  Wittgenstein  sostiene  que: 3. Los  signi8icados  no  son  cosas.   Decimos  que  los   demás   han  usado   correctamente   una  expresión  simplemente  porque  nosotros  nos  inclinamos  de  la  misma  manera.   la   justi8icación  de  nuestras  atribuciones  de  signi8icado  ha  dejado   de  ser   una  cuestión   ontológica. 5. Como  podemos  advertir.  de  qué  es   lo   que   hace  que  una  acción  ⎯lingüística  o  de  cualquier  índole⎯  sea  correcta  o  incorrecta.   por   tanto.  los  dos  ejes  propuestos  al  comienzo.   y   la   crítica   del   determinismo   semántico.  el  lenguaje  es  un  fenómeno  heterogéneo. No   hay  un  funcionamiento   uniforme   del  lenguaje. 4.   sino   que  hay   juegos   de  lenguaje. Para  resumir  lo  dicho  hasta  aquí.   esto   es.la  captación  de   los  signi8icados.   la  discusión  del   esencialismo   y   la   imagen   agustiniana   del   leguaje.  Sin  embargo.   Decir   de   esa   persona   que   signi8ica   Y   con  ‘z’  es   a8irmar   que   usa   el   signo   correcta   o   incorrectamente  y.   35 .  provee  distintas  razones  para  abandonar  las   ideas  tradicionales. Como   puede   advertirse.   especialmente.  sino  por  referencia   a  criterios   sociales. El   de   signi8icado   es   un   concepto   normativo. El  signi8icado  de  las   expresiones  está  dado  por   las  condiciones   para  su   uso  dentro  de  la  práctica  social.   contrariamente   a   lo   que   sucedía   con   la   tesis   determinista.   involucra   reglas   acerca  del  uso  correcto  de  las  expresiones. 6.  El  hecho  de  que  alguien  signi8ique  algo   con  una  expresión  no  se  justi8ica   apelando   a  un  hecho  acerca  de  sus  estados  mentales.  es  decir.   la   visión  de   Wittgenstein   trastorna  por  completo   la   idea   tradicional  de  qué   es  lo  que  da  signi8icado  a  las  expresiones.  sino  en  una   atribución  normativa.  entonces. 7.   esto   es.   en  concederle   al  hablante  un  determinado  status  social.  cada   uno   de  ellos  agrega   elementos  diferentes  y. La  normatividad  no  puede  entenderse   separada  de   su  corporización  en   prácticas  sociales  (formas  de  vida).  con8luyen   en  una   misma   visión.

  tesis  que  será  objeto  de  discusión  en  los  próximos  capítulos.   cómo   debe  conformarse  el   tablero.   a  diferencia   del   juego.   el   lenguaje   también   consta   de   reglas   que   dicen  cómo   pueden   combinarse  las  palabras  entre  ellas.   Del   mismo   modo.   cuál  es   el  objetivo  del   juego  y   cuándo   alguien  ha  ganado.   En   este   sentido.  LAS  TESIS  DE  LA  AUTONOMÍA   Como  muchos  otros  juegos.   Por  eso   decimos   que   no  hay  ninguna  realidad  cuya  estructura  las  reglas  tengan  que   copiar. El   problema   es   hasta  dónde  debe  llevarse   la   analogía:   si   debemos  decir  que   las   reglas   del   lenguaje   son.   cómo   deben   moverse  las   piezas.   En   efecto.   por   ejemplo.  con   acciones   y  en   qué  situaciones.  arbitrarias.   es   correcto   decir   de   algo   que   es   azul   y   oscuro.  pero  no   cuando   se  la   despide.   que   su   estructura  no  es  el  re8lejo  de  una  realidad  trascendente   a   él.  Decimos   que  esas   reglas   constituyen  el  juego   porque  éste   no   puede   existir   con  independencia   de  ellas.   ¿cómo  está   usted?”  cuando  se  encuentra   a  la   persona.   como   las   del   juego.   autónomas.   es   decir.   será  posible  ahora   plantear   con   claridad  la  tesis   sobre  la  autonomía  del   lenguaje. 36 .   sus   reglas   ⎯al   menos   en   ciertos   casos⎯   se   encuentran   determinadas   por   algún   tipo   de   realidad. 3.   las   reglas   son   autónomas.  Es   correcto   decir   de   un  objeto   que   es   más   pesado   que   otro.   Tratemos  de  precisar  esto. Por   su   parte.   pues   las   reglas  conforman  el   juego.   Entendida   la   gramática   como   el   conjunto   de   reglas   que   gobiernan   el   uso   de   las   expresiones   en   un   juego   de   lenguaje.   es   correcto   saludar   a   alguien   estrechándole   la   mano   y   diciendo   “Hola.   Sería  absurdo   intentar   justi8icar   una  regla   frente   a  otra   alternativa  arguyendo   que   re8leja   de   mejor   manera   la   esencia   del   ajedrez.   pero   no   que  es   más   idéntico.Esbozados   los   puntos   más   importantes   del   pensamiento   wittgensteiniano.  ninguna  acción  puede   contar  como   “hacer   jaque”   y  ningún   objeto   como  un   al8il   más  allá   de  las   reglas  del  ajedrez.   el  ajedrez   posee   un  conjunto  de  reglas   que  dicen.  o  que.   pero   no   que   es   azul   y   naranja.   la   posición   de   Wittgenstein   es   que   la   analogía   debe   llevarse   hasta   sus   últimas   consecuencias.

  como   puede   advertirse.Es  usual  abarcar  bajo   la   rúbrica  de  arbitrariedad   de  la  gramática  o   autonomía   del  lenguaje   más  de  una   cuestión  de  las  tratadas   por  Wittgenstein:  no   sólo  aquella   referente   a   la   autonomía  de   las   reglas   respecto   del   mundo.   también   formula  una  segunda  tesis  en  torno   a  la   autonomía  del  lenguaje: La   gramática   no   tiene   que   rendirle   cuentas   a   ninguna   realidad.   en   esa   medida.  En  Gramática  Filosó+ica  se  encuentran  las  formulaciones  más   explícitas  de  la  tesis: Uno   tiene  la  inclinación  a  justiJicar  las  reglas  de  la   gramática.  si  las  reglas   no  responden  a  ninguna  realidad  o  no  pueden  ser   justi8icadas   frente   a   otras.   la   de   si   son   posibles   sistemas   de   reglas   alternativos.   son   dos   preguntas   diferentes.  (PG  §134) Wittgenstein  piensa  que  no  se  pude  ofrecer  una  justi8icación   de  las  reglas  del   lenguaje   y   ofrece   para   ello   varios   argumentos.   Esto  último  es   usualmente  omitido   por   los  intérpretes   de  Wittgenstein.   no   son   responsables   de   ningún   signiJicado   siendo   también.   la   tesis   wittgensteiniana   de   la   arbitrariedad   o   autonomía   también   necesita   ser  aclarada.   esto   es.   de   esa   manera.  Pero   eso   no  es   todo.  2.   los   cuales   serán   discutidos   en   el   capítulo   III.   sino   también   la   de  la   diversidad   conceptual.   naturalmente.   motivo   por   el   cual   reservaré   aquí   las   expresiones   arbitrariedad   de   la   gramática  y   autonomía   del   lenguaje   pare  referirme  exclusivamente  a  la  primera  de   esas  cuestiones.   Y   cuando   decimos  que  las  reglas  de   la   gramática   son   arbitrarias  ello   se  dirige   contra   la   posibilidad  de  esta  justiJicación.40   La   segunda   es.  con   oraciones   como   “existen   en   realidad   cuatro   colores   primarios”. Ahora.   quienes   tratan   la   cuestión   de   la   autonomía   considerando   sólo   el   tema   de   la   40  Forster  (2004)  cap.  pero   la  segunda  da  un  paso  más  y  sostiene  algo   acerca  de  la   relación  entre  el  lenguaje  y   la   realidad.   arbitrarias.   Sin   embargo.  por  ejemplo. 37 .  aludiendo  a  la  segunda  bajo  el  título  de  diversidad  de  la  gramática.   entonces   surge   la   pregunta   por   la   posibilidad   de   sistemas   alternativos.   consecuencia   de   una   respuesta   positiva  a  la  primera.   Las   reglas   gramaticales   determinan   el   signiJicado  (lo  constituyen)   y.  (PG  §133) La   primera  tesis  se  re8iere  a  la  imposibilidad  de  justi8icar  una  gramática.

  a   su  vez.  La  primera  de  ellas   es  con  respecto  al  tipo  de   juegos  de  lenguaje  que   resulta   central   para   la   tesis   de   Wittgenstein.   se  habrá  demostrado  con   ello  la  tesis  epistemológica. 38 .  Como   puede  observarse. Tesis  semántica:  la  gramática  no  puede  ser  determinada  por  la  realidad.   y  aquellas   que  apelan  al  éxito   de  una   gramática  en   realizar  un   propósito.  a  las  que   llamaré   instrumentalistas.  la   mayoría  o   todas  las  alusiones  de  Wittgenstein  a  cualquiera  de   las   dos   tesis   van  seguidas  por  argumentos  contra  la  posibilidad   de  justi8icación.42   No   obstante.  Ahora.  aquellas  que  apelan  a  descripciones  de  hechos  para  su  justi8icación   y  a  las   que  llamaré   factualistas.  sino  dos   tesis  bajo  la  el  título  de   autonomía  de  la  gramática: Tesis  epistemológica:  no  se  puede  justi8icar  una  gramática.41  Con  esto  tenemos  entonces  no  una.   aún   cuando  el  mundo   determinara   las  reglas.   teniendo   en   cuenta   la   estructura   del   argumento   que   Kripke   le   atribuye.   Pero.   Ahora. 42  PG  §133-­‐4.   Es  claro   que  podríamos  no   tener  esas  prácticas   en  nuestras   sociedades   o   que   su   estructura   podría   ser   completamente   distinta   sin   que   ello   causara   un   con8licto   con   el   mundo.   Por  el  contrario.justi8icación.   entonces   no   podríamos   ofrecer   una   justi8icación  de  sus   reglas  basándonos  en  él.  pues  si   el  mundo   no   puede   determinar   una   gramática.  una  demostración  de   la  tesis   epistemológica  no  cuenta  como  prueba  de  la  semántica.   la   tesis   semántica   y   la   tesis   epistemológica   referida   a   justi8icaciones   factualistas   tienen  una  relación  asimétrica.   se   encuentra   dirigida   contra   dos   tipos   de   justi8icaciones.   esto   es.   con   respecto   a   estas   dos   tesis   es   importante   hacer   algunas   aclaraciones.   esto   es.   la   tesis   de   Wittgenstein  no   sólo   abarca  esos  casos   sino   que   se   extiende  también  a  los  juegos   de  lenguaje  representacionales. La   tesis   epistemológica.   esto  sería   completamente  trivial.   creo   que   es   posible   extraer   de   Investigaciones   Filosó+icas   uno   o   incluso   más  argumentos  para  apoyar  la  tesis  semántica  de  la  autonomía.   a   diferencia   de   ello.  PR  §7.  a   aquellos  usos  del  lenguaje  cuyo  objetivo   41  Véase  Baker  &  Hacker  (1985)  y  Forster  (2004)  por  ejemplo.   Si   decimos   que   la   gramática   de   las   expresiones  involucradas  en  el  saludo  o  el   agradecimiento   es  arbitraria.  pues  es  posible  que   no   pudiéramos  ofrecer  una  justi8icación  de   ella.   si   se  ofrece  una  prueba  a  favor  de  la  tesis   semántica.

  sino   que   esas   cosas   puedan   identi+icarse  con  los  signi8icados  o   que  la  estructura  del  lenguaje  sea   un  re+lejo  de  la   de   la   realidad.   Otra   observación   que   debemos   hacer   es   la   siguiente.es  describir  hechos   del   mundo.   Un   ejemplo   de   ello   es   la   búsqueda   de   un   objeto   como   43  PI  §109.   Las   expresiones   ‘arbitrariedad’   y   ‘autonomía’   pueden   llevar   a   alguien   a   pensar   que   sostiene   la   absoluta   independencia   de   las   formas   lingüísticas   respecto   del   mundo.   aunque   la   elección   de  las   reglas.   por   el   contrario.   la   tesis  de  Wittgenstein  es  que  la  gramática  no   se   puede  justi8icar  por   la  satisfacción  de  un  objetivo  representacional.  Para  él  todos  estos  problemas   surgen  debido   a   confusiones  acerca  del   uso  de  las  palabras.   su   funcionamiento   en   la   práctica   es   completamente   diferente.   cabe   detenerse   un   momento   para   contrastar   nuestro   planteo   del  problema  con  la  concepción  que  Wittgenstein   tenía  de   la  8iloso8ía  y  de   los  problemas  8ilosó8icos  en  general.   como   se   verá   luego.   Decir   que   el   mundo   determina  el  uso  de  ciertos  conceptos   es  decir  que  la  estructura  del   lenguaje  es  un   re8lejo   de   la   de   la   realidad   sin   más.   las   confusiones  causadas   por   pensar   que   ciertas   expresiones  funcionan  de  la  misma  manera  debido   a   que   son   similares   en   su   apariencia   externa   cuando.43  Una  de  las   fuentes  principales  son  lo   que   él   llama   falsas  analogías. 39 .   En   este   sentido.   en   última  instancia.44   esto   es.   que   existe   un   marco   natural   que   condiciona   nuestras   prácticas   lingüísticas. En   este   contexto.  Lo  que  se  niega  con  la  tesis  de  la   autonomía   del   lenguaje   no   es   el   hecho   de   que   con   nuestro   lenguaje   podamos   hablar   de   cosas   que   son   independientes   de   él.   Así  entonces.   decir   que   hay   un   condicionamiento   involucra   aceptar   que   la   arbitrariedad   no   es   total.   aunque   no   imponga   una   única   estructura   posible   a   la   gramática.  172-­‐3.  y  el  mundo  no  puede  determinarla.   están  concentradas   en  este   tipo   de   juegos   y   sus   argumentos   toman   en  cuenta  las   reglas  que  gobiernan  precisamente  estas  funciones  del  lenguaje.   en   consecuencia. 44  Phi  p.  Las  discusiones   de   Wittgenstein.   en   realidad.   aunque  sí  condicionarla.   Wittgenstein   usa   palabras   algo   excesivas   para   enunciar   su   tesis.  Pero  esto  no  es  así.   Wittgenstein   acepta.   dependa   de  factores   ajenos   al   mundo.   que   nada   puede   condicionar  nuestras  prácticas.   es   necesario   distinguir   entre   determinar   el   mundo   a   la   gramática   y   condicionarla.

46  PI  §122.   como   vimos.   sino   en   disolverlos   mediante   la   descripción   de   los   usos   lingüísticos.   Pero   eso   no   es   su8iciente  porque.   No   obstante.  sin   importar  en  qué  consista  tal  actividad.   enuncia   esas   dos   tesis   y   también   ofrece   lo   que   creo   buenos   argumentos   para   sostenerlas.respuesta   a   la   pregunta   “¿qué   es   X?”   causada   porque   X   sea   un   sustantivo. 45  PI  §118.  él   propone  y  de8iende   con   argumentos   una   tesis   8ilosó8ica   sustantiva   acerca   del   lenguaje   ⎯incluso   aunque  esa  tesis  sea  de  carácter  negativo.   no   es   posible   que   sus   reglas  sean   determinadas  por  el   mundo.   La   actividad  8ilosó8ica.  Es  claro  que  cualquier  tratamiento  del  problema   partirá  del  análisis  de   las  prácticas  lingüísticas:  la  tesis  de  la  isomor8ía  entre   el   lenguaje  y  el  mundo  no  se   rechaza   saliendo   del   lenguaje   y   observando   que   las   estructuras   de   éste   no   coinciden  con   las   de   la   realidad.   en  consecuencia. 40 .   Una   interpretación   alternativa  podría  rechazar  esto  diciendo:  el  problema  central   es  el  de  la  naturaleza   del  lenguaje   y   las   distorsiones   a   las   que   lleva   la   concepción  agustiniana.   de   cualquier   manera   que   se   lo   lea.   Wittgenstein   responde   de  manera   directa  a   la  pregunta  acerca  de  si  la   estructura   del  lenguaje  es  o   no  un   re8lejo  de   la   de  la  realidad.   Esta   actividad   no   consiste.   y   lo   que   Wittgenstein  hace  ahora  es   desmantelar  esa  concepción  a   través   de  un  estudio   de   los   usos   efectivos   de   la   palabra   ‘lenguaje’   y   otras   relacionadas.   una   visión   sinóptica 46⎯.   resulta   evidente   que   la   cuestión   aquí   planteada   no   obedece   a   esos   parámetros.   desde   luego.   haré   a   un  lado   la   idea   de   que   el   problema   se  origine   en   una  confusión   y   se  disuelva     a   través  de  la  terapia.   sino   mostrando.   por   ejemplo.   Wittgenstein.   no   hay   tesis   8ilosó8icas   sustantivas   porque   no  hay  problemas   8ilosó8icos  legítimos.   En   otras   palabras. Ahora. En   suma.  Al  menos   éstas  son  sus   intenciones.   debe  ser  para  Wittgenstein   terapéutica:   esta   consiste  en  un   estudio  de  los  usos  lingüísticos  que   exhibe   la  base  de  la  confusión45   al   ofrecer   una   descripción   de   las   relaciones   entre   los   conceptos   ⎯esto   es.   que  dado   nuestro   concepto   de   lenguaje   y   su   relación   con   la   normatividad.   de  aquí   en   adelante.   en   resolver   los   problemas   proponiendo   mejores   teorías.

3) Indeterminación:   este   argumento   plantea   un   desa8ío   consistente   en   justi8icar   una   hipótesis   concreta   frente   a   otra   formulada   usando   una   gramática   alternativa   e   incompatible.  JUSTIFICAR  REGLAS Tal   como   se   encuentra   planteado   el   tema   que   pretendo   discutir   en   este   trabajo. 4.  Con  respecto  a  ellos  defenderé  en   este  trabajo  que  el  argumento   de  la  indeterminación  apoya  la  tesis   semántica  de  la   autonomía   mientras   que   el   resto   de   ellos   la   tesis   epistemológica.   Sus  conclusiones   se   basan   en  la   imposibilidad  de  ofrecer  una  respuesta  satisfactoria.  2)  y  3)  lo  hacen   exitosamente.  aunque  no  así  en  cuanto   a  la  justi8icación  por  propósitos.   la   tesis   semántica   quedaría   demostrada   y   también  la   epistemológica   en  su  aspecto   representacional.   pero   cualquiera   de   ellos   puede   articularse   como   respuesta   a   una   objeción  dirigida  contra   alguno  de  los  anteriores.   pero   aplicado   a   la   justi8icación   de   la   gramática   por   la   apelación   a   propósitos.   Asimismo   defenderé   que  aunque  4)   no  logra  demostrar  lo  que   pretende. 4) Instrumental:   el   cual  es   una   variante   del   argumento   de  la   circularidad.   Si   esto   es   correcto.   1).   la   mayoría   de  los   argumentos   centrales   para   la   tesis  se  relacionan  con  la   41 .Podemos   entonces   esbozar   los   argumentos   con   que   Wittgenstein   de8iende     ambas  tesis.   si   una   proposición   es   signi8icativa. Es   posible   encontrar  otros   argumentos   de  menor   importancia  en  la  obra   de   Wittgenstein. 2) Polaridad:   sostiene  que  la  polaridad   de  las   proposiciones   ⎯la  idea   de   que.  Estos  son  los  cuatro  siguientes: 1) Circularidad:   este   argumento   sostiene  que   es   imposible   justi8icar   una   gramática  apelando  a  descripciones   de  hechos   del   mundo  porque  toda   descripción  de  ese  tipo  supone  las  reglas  que  pretende  justi8icar.   también   debe   serlo   su   negación⎯   involucra   la   signi8icatividad   de   aquello   que   la   regla   a   justi8icar  excluye  como  signi8icativo.

posibilidad   de   justi8icar   reglas   gramaticales.  la  justi8icación   de  la   tesis   sobre  la   imposibilidad   de   justi8icación   de   las   reglas   gramaticales   es   una   cuestión   representacional.   lo   que   justi8ica   a   una   regla   para   Wittgenstein   es   su   éxito   representacional. Dos   fragmentos   de   la   obra   de   Wittgenstein   pueden   resultar   de   ayuda   para   aclarar  esto.   (1980)   Wittgenstein’s   Lectures.   Oxford:  Basil   Blackwell.  El  primero  de  ellos  dice:   ¿Podemos   dar   una   descripción   que   justiJique   las   reglas   de   la   gramática?   ¿Podemos   decir   por   qué   debemos   usar   estas   reglas?   Nuestra   justiJicación   podría  únicamente  adoptar  la  forma  de  decir:  “Puesto  que   la  realidad  es  así   y   así.   47   Wittgenstein.   pero   no   siempre⎯   entiende   Wittgenstein   una   regla   cuyo   uso   es   completamente  arbitrario.47 Como   se  ha  señalado   antes.   Citado  en  Acero  (2003).  las  reglas  deben  ser  tales  y  cuales”.   Sin   discutir   por   el   momento   que   resulte   o   no   exitosa.   podemos   decir   que   la   justi8icación  de  una   regla   gramatical  debe  ser  entonces  aproximadamente  como  la   que  sigue: Las   reglas   para   el   uso   de   ‘azul’   deben   excluir   que   se   predique   de   un   objeto   a   la   vez   que   ‘rojo’   porque   en  la   realidad   no   hay   cosas   azules   y   rojas.   es   decir.   Pero   también  en   otro   lugar   agrega   algo   que   puede  servirnos   para   aclarar   lo   anterior: No   llamo   convencionales   a   las   reglas   de   la   representación   si   pueden   ser   justiJicadas  por  el  hecho  de   que  una  representación  acorde  con  ellas  coincida   con  la   realidad.   Así.   Por   eso   será   necesario   aclarar   la   noción  de  justi+icación  involucrada  en  ellos. De  ese  modo   una   descripción  de  un  estado  de   cosas  determinante. 42 .   Cambridge  1930-­1932.   En   suma.   la   regla   “pinta   el  cielo   más   claro   que   cualquier   otra   cosa   que  reciba  de  él  su  luz”  no  es  una  convención.  justi8ica  el   uso   de   una   regla   frente   al   de   cualquier   otra   que   no   cumpla   en   re8lejar   esa   estructura.   L.  Por  el  contrario.   una   regla   que   podemos  acordar   en  usar  pero   que  nada  nos  obliga  a  hacerlo.  (PG  134) Por   convención   ⎯en   este   fragmento.

  aunque  adquiere   la   misma   forma.   en   ellas   la   proposición   justi8icatoria   no   consiste   en   la   descripción   de   un   hecho   del   mundo.   a   un   propósito   que   podamos   tener   y  que  la   gramática   contribuye   a   alcanzar.   De   esta  manera.   a   diferencia   del   otro.   ser  una  buena  herramienta  para  la  representación.  aunque  ese  tipo  de  justi8icación  representacional  es  el  que  resulta   central   para   la   mayoría   de   los   argumentos.   Este   tipo   de   justi8icaciones   apela.   En  este  sentido   dice   no   considerar  arbitrarias  a   las   reglas  de  la  cocina  porque  pueden  ser  justi8icadas   por   el   propósito   de   preparar   alimentos   con   ciertas   características.   Wittgenstein   en   ocasiones   considera.48   y   su   omisión   haría   que   produzcamos   una   representación   errónea.49   Son   las   justi8icaciones  a  las   que   he  llamado   instrumentales. 43 .  La   virtud  representacional  de   la   regla  es.   por   el   contrario.   En   el   apartado   dedicado   a   48   Tal   vez   quepa   decir   que   esa   regla   que   Wittgenstein   propone   no   es   correcta.   apela  al  éxito   representacional   de   la   regla.   la   satisfacción   de  un   propósito   puede  justi8icar   varias   reglas  similares.   Sin   embargo.   una   fotogra8ía   o   incluso   cualquier   paisaje   que   incluya.   si   usáramos   una   regla   diferente   e   incongruente   con   ella.   por   eso.  pues  al  igual  que  en  el  caso   de  una  regla   de  cocina.   tiene   la   virtud   de   aclarar  lo   siguiente:   las   reglas   no   son   en  absoluto   representaciones. Ahora  bien.   la  justi8icación   no  debe  considerarse  de  la  misma  manera.   sería  aquella  que  fuera   determinada   por   la   realidad   y.   o   no  convencional  en  este   sentido.   por   ejemplo.   la   tomo   aquí   como   correcta   para   no   obstaculizar   la   explicación.   como   puede   comprobarse   mirando   un   cuadro.   entonces.   al  igual   que  en   el  anterior.   seríamos   llevados   a   cometer   errores   constantemente.   la   regla  mencionada   por   Wittgenstein   no   es   una   convención   porque   su   uso  haría  que  pintemos   un  cuadro  que  represente  correctamente  las  relaciones   de   luz   en   el   paisaje.   sino   que  son   correctas   porque   al   usarlas   podemos   generar   representaciones   que   se   corresponden   con  la  realidad.   otro   tipo   de  justi8icación   que. La  justi8icación   en  el  último  párrafo.una  regla   no  arbitraria.   No   obstante.   un   objeto   blanco.   pero   éste.   como   vimos.  PG  §133.  En  estos   casos.  es  correcto  decir  que  una  justi8icación  de  este  tipo   debe  ser   capaz  de   distinguir   un   grupo   de   reglas   correctas   frente   a   otro.   49  Z  §320.

 el   propósito   de  construir.   puede  ser   la   base   para  el  éxito   en   muchos  propósitos.este  tema50  explicaré  la  cuestión  con  algo  más   de  detalle  y  ofreceré   un  argumento   para  sostener  esto. 44 . Así  pues. 50  Cap. Por   el   momento.  A  esto  estará  dedicado  el  próximo  capítulo.   o  el   propósito   de   representar.   puede   observarse   que.   por  eso.   en   última   instancia.   Pero   es   claro   que   la   justi8icación   por   propósitos   representacionales   adquiere   mayores   dimensiones   cuando   consideramos   que   una   representación   correcta   es   relevante   para  un  sinnúmero   de   prácticas   y  que.  §4.  III.   todas   las   justi8icaciones   pueden   ser   consideradas   como   derivadas   de   propósitos:   el   propósito   de  cocinar.   antes  de  poder   discutir   los  argumentos  de   Wittgenstein  a   favor   de   ambas   tesis   sobre  la  autonomía   será  necesario   un   repaso   de  su   concepción  de  las   reglas  y  de  la  gramática  en  general.

 incluso   aunque  fuera  una  representación  falsa.  al  que  llamó   sintaxis  lógica.Capítulo  II Gramática En   el   capítulo   anterior   se   introdujo   la   cuestión   de   la   arbitrariedad   de   la   gramática  o   autonomía  del  lenguaje   en   el  contexto   de  la  8iloso8ía  wittgensteiniana.   1.   distinguiremos   distintos  tipos  de  gramáticas   y  revisaremos  el   papel   que   desempeña  la  gramática  dentro   de   los  juegos   de  lenguaje. 45 .   comenzaremos   por   distinguir   algunas   características   de  la   gramática  en  oposición  a  las  ideas   del   Tractatus.   Así.   8inalmente   trataremos   sobre  lo   que  Wittgenstein  considera   un  tipo   particular   de  reglas:   las  de8iniciones   ostensivas.   Este   conjunto  de   reglas.   Para   eso.  pensó  que  el  lenguaje   tenía   esencialmente   la   función   de   representar   hechos   del   mundo   y   que   había   ciertas   reglas   que   se   debían   satisfacer   para   que   algo   constituyera   una   representación  de  la  realidad.  REGLAS  OCULTAS  Y  REGLAS  MANIFIESTAS Cuando   Wittgenstein   escribió   el   Tractatus   pensaba   que   podía   ofrecer   las   condiciones   de  signi8icatividad   de  todo   lenguaje  posible.   luego   buscaremos   una  de8inición   de   ‘regla’.   A   8in   de   realizar   una   discusión   de   dichos   argumentos   será   apropiado   esclarecer   ahora   la   noción   de   gramática   allí   involucrada.   determinaban  las  posibilidades  de   combinación  de  los  signos  para  formar  proposiciones  signi8icativas.   se   distinguieron   las   tesis   de   Wittgenstein   al   respecto   y   se   esbozaron   los   argumentos   que   las   sostienen.

  la  verdadera  estructura  de  las   proposiciones   que   usamos   ⎯según   esto⎯   se   encuentra   disfrazada   por   nuestro   lenguaje   cotidiano.  fue   el   giro  desde  las  formas  hacia  el  uso  de  las  expresiones   lo  que   hizo  que  dejara  de   considerar  el  lenguaje   como   un  conjunto  de  signos  aislados  más   una   interpretación.  Pero   lo  más  curioso   es  que.   y  pasara   a  verlo   como   una   parte  de   las   actividades   humanas.   Entonces   paso   a  estudiarlo  como   una  parte  de  la   vida   social  y  entretejido   con  muchas  otras   actividades.   De   este   modo.  Sin  embargo.   como   consecuencia   de  ello.   se   supone   que   usamos   reglas   a   las   que   jamás   podríamos   apelar.   como   la  signi8icatividad   del  lenguaje  depende  de  que  se  representen   hechos  posibles.   Incluso   cuando   somos   hablantes   competentes   de   una   lengua   y   comprendemos  las  expresiones  que  usamos.   En   suma.   dejo   de   ver  a  las   reglas  como  algo  oculto  e   independiente  de  las   actividades  de  las   que  forma  parte   el   lenguaje.   de  manera  que  podríamos  ser   incapaces  de  dar   cuenta  de  las  reglas  aún   cuando  las  usáramos  correctamente.   Eso   se  debe  a  que.   aunque  por  medio   del   análisis   alcanzáramos   su   conocimiento.   dichas   reglas   no   pueden   ser   en   absoluto  expresadas  en  proposiciones.  y   como  las  reglas  de   la  sintaxis  lógica   no  son  hechos.  En  la   transición  hacia  lo   que  sería  su  concepción   posterior  pensó  que  un  lenguaje   era  un   cálculo   autónomo   de   reglas   que   adquiría   signi8icado   en   última   instancia   por   la   de8inición  ostensiva  de   sus   partículas   primitivas.   Y   así.   y   nació   así   la   expresión   ‘juegos   de   lenguaje’.   Fue   entonces   cuando   abandonó   la   comparación   del   lenguaje   con   un  cálculo   para   reemplazarla   por   la   comparación   con   juegos. Wittgenstein.   para   considerarlas   como   algo   visible   y   que   desempeña   un   rol   en   el   46 .   por   ejemplo.   Finalmente.  para  justi8icar  el  uso  que  hacemos  de  una  expresión.   a   su  regreso   a  Cambridge.  entonces  éstas  no  pueden  enunciarse  con  sentido.   esa  estructura  permanece  oculta  para   nosotros.   comenzó   a  cuestionarse  muchas   de   las   tesis  del   Tractatus  y  gradualmente  abandonó  esa   concepción  de   las  reglas.   el   signi8icado   de   esas   expresiones   no   eran  ya   objetos   de   la   realidad.   sino   la  totalidad  de   las   reglas   que   determinaban   su   uso.La   sintaxis  lógica   en  el   Tractatus  constituye  un  conjunto  de  reglas  inexorables   que   se   encuentran   ocultas   bajo   la   super8icie   de   los   lenguajes   naturales   y   que   el   análisis   debe  descubrir.   En   esta   etapa.   las   de8iniciones   ostensivas   ya   eran   concebidas  como  parte  de  ese  sistema  de  reglas.

 (BB  p.  Esa  no   es  una  una   47 .contexto  de  esas  acciones.   El  fenómeno  de   la  normatividad  dentro  de   las  prácticas   sociales  cobró  entonces  la  máxima  importancia.  a  diferencia  del  anterior.52)  Las  reglas  de  la  gramática   son  las  reglas  que  están  a   la   vista:  aquellas  que  me   dicen.   puede   contar   como   una   regla.   no   re8lejan   nada.   establecen   cuál   es   la   conducta   lingüística   correcta   en   cada   situación.   es   decir.   No  hay  algo   que  ellas  re8lejen  y  que   haya  que  descubrir.   Wittgenstein  concibe   ahora   muchas  cosas  como  expresiones  de  reglas.  como  vimos.   cada  juego   de  lenguaje.   y   a  estas  no   subyace   ningún  sistema  general  de  reglas  que  deba  compartir  con  la   realidad  para   que   haya   signi8icado.  La   signi8icatividad.   en  general.   A   diferencia   de   la   primera.   En  realidad.   pero   es   necesario   observar   que  ellas  son  las   que   de   hecho   usamos  en  la   práctica   y   no  reglas  ocultas.  que  no  puedo  sentir  el  dolor  de  otra  persona.  Básicamente.   la   gramática   no   es   universal:   cada   lenguaje.   por  ejemplo.   las   reglas  gramaticales  no   re8lejan   una   estructura   meta8ísica   inefable.  y   las   reglas  gramaticales  son  una  parte  de   ese  conjunto.   Pero.   así  como   sucedía  con  las   reglas  de  la  sintaxis  lógica.   en   este  sentido. Constituye   una   parte   de   la   gramática   de   la   palabra   "silla"   que   esto  es   lo   que   llamamos   "estar  sentado   en   una  silla".  es  dar  una  explicación  sobre  el  signiJicado   de  la  expresión  "dolor  de  muelas".   son  constitutivas  de  los   modos  de  interacción  en   las   sociedades.   las  de  la   gramática   determinan   los   límites   del   sentido.  sino  algo  que   ellas  constituyen   y  que  es   posible  explicitar. Así.   todo  lo  que  se  puede  usar   como   explicación   del   signi+icado   de   una   expresión.   posee   sus  propias  reglas  particulares.   el   reemplazo   de   lo   que   constituía   la   sintaxis   lógica   fue   lo   que   Wittgenstein  llamó  la  gramática   y  que  resulta   una   de  las  nociones   centrales  en  este   trabajo. En  este   nuevo  contexto.   este   es   precisamente   el   núcleo   de   la   tesis   wittgensteiniana   de   la   autonomía.  y  constituye   una   parte   de   la   gramática   de   la   palabra   "signiJicado"   que   esto   es   lo   que   llamamos   "explicación   de   un   signiJicado".   explicar   mi   criterio   de   cuándo   otra   persona   tiene   dolor  de   muelas   es   dar   una   explicación   gramatical   sobre   la   expresión   "dolor  de  muelas"  y. Por  otra   parte.   a   diferencia   de   ellas.  se  haya  ligada  a  las  condiciones  en  que   una  expresión  es  usada  como  parte  de  las  prácticas  comunitarias.  Las  reglas.   del   mismo   modo.

  por   otra   parte.2   ahora  será  importante  tratar  de   aclarar  a  qué   nos   referimos  cuando   hablamos   de   reglas.  Por  eso  será  necesario  aclarar  varios  puntos.   pero   es   una   coincidencia   que   se   da   de   modo   contingente   y   que   puede   tener   una   explicación   histórica.   seguimos   expresando   la   misma   regla.   la   perspectiva   naturalista   de   este   estudio   del   lenguaje   ha   quitado   la   cláusula   de   necesidad   de   las   de8iniciones   esencialistas.   Como.   Pero.  ya  no   será  un  lenguaje.   Las   reglas   que   son  constitutivas   de   los   signi8icados   de   las   expresiones   no   son   las   reglas   que   gobiernan   a   todo   lenguaje   posible.   podemos   darle   distintas   expresiones.  siempre  es  posible  que  las  reglas   que  valen  para  el  uso  de  una   expresión   del   español   sean   las   mismas   para   otra   del   inglés.   podemos   escribirla   o   pronunciarla  varias  veces  y  que.a8irmación  ontológica.   No   hay   razón   para   pensar   que   la   estructura   de   nuestro   modo   de   expresión   sea   necesaria.   1  Véase  BB  pp.  Decimos  que  expresiones   de  distintos  lenguajes   pueden   enunciar   la   misma   regla   o   que.   En   consecuencia.  sino  que  es  una  observación  gramatical  acerca  del  uso   de  la   palabra  ‘dolor’. El   primer   problema   que   podría   surgir   cuando   queremos   decir   qué   es   una   regla  es  el   de  su  status  ontológico.   lo   primero   será   especi8icar   el   dominio   de   aquello   cuya   justi8icación   está   en   juego.   cabe   insistir   en   lo   siguiente.   En   otras   palabras.   la   de8inición   de   la   palabra   ‘regla’   ⎯como   veremos   a   continuación⎯   envuelve   no   menos   problemas   que   las   ya   consideradas  ‘juego’  y  ‘lenguaje’.  28-­‐29.  Desde  luego.  88-­‐90.   si   observamos   que   sólo   las  expresiones   pueden  ser  de   carácter   espacio   y  temporal.1 Ahora.  EL  SIGNIFICADO  DE  ‘REGLA’ Si  queremos  evaluar   los   argumentos  de  Wittgenstein  acerca  de   la  posibilidad   o   imposibilidad   de   justi8icar   reglas.   con   todo   ello. 48 .   las   expresiones   de   reglas   y   las   reglas   no   son   lo   mismo. 2.   incluso   en   un   mismo   lenguaje. 2  pp.   y   ello   implica   que   no  es  posible  ahora  decir  que  si  algo   no   satisface   ciertos  requisitos.   Pero  ya  me   he   referido   a  esta  cuestión.

  y   en  esos  casos   las  reglas   desempeñan  un   3  Baker  &  Hacker  (1985)  p.  sino  la  que  hay  entre  la  función  normativa  y  la  expresión  lingüística   que  usamos  para  explicitarla.   las   preguntas   que  debemos   hacernos  son  las   del  tipo   ¿en   qué   consiste  que   haya  una  regla  según  la  cual   no   se   puede  tocar  la  pelota  con  la   mano  en  el  fútbol?  o  ¿en  qué  consiste   para   una  oración   ser  la  expresión  de  una  regla?  Sólo   este  tipo   de  preguntas   nos  conducen  a  observar   qué   es   lo   que   realmente   hacemos.   es   decir.  Decir  que  una  regla  es   lo   que   una  formulación   de  la   regla  expresa.   porque   ésta   es   tan  meta8ísica   como   la  anterior.   lo   que   podemos   hacer   para   aclarar   su   signi8icado   es   preguntarnos  por  las   condiciones   de   uso   de   la  palabra   ‘regla’.   podemos   indagar   las   siguientes   caracterizaciones  y  considerar  los  problemas  de  cada  una  de  ellas.3  La   diferencia  entre  la  regla  y  su  expresión  no  es  la  que  hay  entre  una  entidad  abstracta   y  una  concreta.5 Las  reglas   son  medios  para  aprender  la  práctica   a  la  que  gobiernan.   es   decir.4 Así   entonces.42.   Ahora.  que  son  entidades  abstractas.   es  producto  de   la  idea  de   que   las   palabras   nombran   objetos.   cuáles   son   nuestras   prácticas   en   relación  con  esas  expresiones.324. 5  Baker  &  Hacker  (1985)  p.  En  efecto. 4  Glock  (1996)  p.  sino  una  trivialidad  gramatical.podríamos   vernos   tentados   a   inferir   de   ello   que   las   reglas   son   entidades   de   otra   naturaleza.   Lejos   de  eso.   de   la   concepción   agustiniana   del   lenguaje.   Pero   el   planteo   mismo   es   engañoso   porque   nos   hace   buscar  un  objeto  que  le  corresponda   a  la   palabra.   el  advertir  esto   tampoco   debe  llevarnos   a  una  tesis  negativa   tal   como  “las  reglas   no   son  entidades”.  El   razonamiento  anterior.  no   es  una  revelación  ontológica.   las   reglas   son   lo   que   tenemos   que   aprender   para   saber   jugar   al   ajedrez   o   para   traducir  de   nuestro   lenguaje  al   griego.  es  decir.   por  el  contrario.   Si   aquello   a  lo   que  nos   referimos  con   la   palabra  ‘regla’   no   puede  ser  un   objeto   ubicado   en  el   espacio   y   en   el   tiempo   ⎯se   dice⎯   entonces   deberá   ser   un   objeto   de   otra   naturaleza. 49 .42-­‐3. Casi  no  hace  falta  decir  que   el  platonismo  no   es   la  respuesta  de  Wittgenstein   a   ese  planteo.   para   intentar   responder   a   ella.   Así   nuestra  pregunta   rezara:   ¿Bajo   qué  condiciones   decimos   de   una   oración  que   expresa   una   regla?   Y   entonces.

  la   que   dice   cuando   alguien  ha  ganado  el  juego. Las  reglas  dicen  qué   se   debe   hacer.   Las   reglas   pueden   desempeñar   luego   un   papel   relevante   para   marcar  errores  o  lo  que  sea. 7  PG  §73.   no   todas   las  reglas  mandan  una  acción.   Por  otra  parte.   a  saber.   sino   que  dice  cuándo  nos   encontramos   en  esa  situación.   pero   esa   es   otra  regla.  105.  pero   en  ese   caso   la  oración  ha  dejado   de  ser   una   descripción  de  los   hechos   para  enunciar  una  prescripción.   parece   claro   que   cada  uno   de   los   puntos   anteriores   ilumina   un  aspecto   6  OC  §61-­‐2.  no  en  todos  los  casos  el  aprendizaje  lo  es  de  las  reglas  directamente.   Wittgenstein   no   cree   que   sea   posible   ofrecer   una   lista   de   condiciones  necesarias  y  conjuntamente  su8icientes  del  uso  de  la  palabra  ‘regla’.  Es  cierto  que   en  algunas   ocasiones   se  usa  una  a8irmación  del   tipo   “esto   se  llama  piano”  para  enunciar  una   regla.7   No   obstante. Ahora   bien.   sus  funciones  de  justi8icación.   Por   otra   parte.  porque   no  sólo   las  reglas.  por  ejemplo.   porque  la   situación   en   la   que   alguien   sabe   jugar   el   juego   sin   haberlo   aprendido   ⎯conoce   las   reglas   de   manera   innata⎯   puede   ser   una   situación   improbable  pero  no   es   lógicamente  imposible.   y   eso   no   es   verdadero.   considera   que   ‘regla’   es   un   término   de   parecidos   de   familia.   Es  claro  que   esto  es  confundir   las   reglas   con   descripciones.papel   fundamental  en  el  aprendizaje.   Y.   sino   que   sólo  se  limitan  a  decir  cómo  de  hecho  actúan  las  personas.   Las   últimas   no   prescriben   ninguna   acción.   Por  eso   pueden  ser   transgredidas.  pero  no  durante  el  aprendizaje. 50 .   sino   también  las  órdenes   o   incluso   los   consejos   nos   dicen   qué   es   lo   que  debemos   hacer.   En  ocasiones   aprendemos  a   jugar  un  juego   o   hablar   un   lenguaje  por  medio   de  un   entrenamiento.  En   otras   palabras.  VW  p.   lo  que  llamamos  las   reglas  del  juego  siguen  desempeñando.  Pero  el  problema  de  esta  de8inición  es   que  incluye  demasiadas   cosas.   Hay   una  regla   del  ajedrez  que  de8ine   lo  que  es   el  jaque  mate.6  El   problema  de  esta   de8inición  es  que  hace   del  aprendizaje  algo   lógicamente  necesario  en   relación  con  las   reglas. Las  reglas  describen   la   práctica  predominante.  y  ésta   no  manda  una  acción  en  particular.  porque   mandan  una  acción  que  puede  no  cumplirse.   Podemos   pensar   que   el   juego   también  manda   que   busquemos   hacer  jaque   mate.  sin   embargo.

  fuera   de   las   reglas   que   gobiernan   esa   práctica.  pero  sí  es  sumamente  frecuente.   y  si  nos  preguntan  por   qué   el   juez  lo  ha   51 .   Es  normal  aprender  a   jugar  un  juego  o   a  hablar  un  idioma  mediante  el  aprendizaje  de  reglas.   esta   característica   no   es   algo   esencial   a   todo   aprendizaje  de  una  práctica.   Como   ya   se   ha   dicho.   como   intento   de   de8inición   de   la   palabra   ‘regla’. Por   otra   parte.  Así.  sólo  podemos  decir  que  expresar  una  regla  para  una  oración   es   tener   al   menos   una   de   las   siguientes   funciones   normativas   dentro   de   una   práctica  social.   Sucede  que  también  decimos  de  las  órdenes  que  trazan  una  distinción  entre   acciones  ⎯las   que   mandan  y  las   que   no⎯  pero  no  usamos   las  palabras  ‘correcto’   e   ‘incorrecto’   asociadas   a   esa   distinción.  Cuando  alguien   nos   enseña   a   jugar  al   ajedrez   y  dice  “el   al8il   se  mueve  en   diagonal”  nos   transmite  una  regla   del   juego. 1.   porque   si   nos   preguntan   ahora  por  una  de8inición  de  ‘correcto’  seguramente  vamos  a  responder  que  es  una   acción  acorde  a  una  regla.   El   problema  es   que   esto. 2.   los   cuales   no   existen  más  allá  de   ellas.   algunas   reglas   ⎯como  las  citadas  antes⎯   de8inen  modos   de   descripción  de  ciertas   acciones.   es   decir.  del  mismo   modo.   Se   verá   más   adelante  que  Wittgenstein  apela  a  esta  característica   de  las  reglas  para  argumentar   contra  la  posibilidad  de  su  justi8icación. En  consecuencia.   Ser   usada   como   de+initoria   de   ciertas   acciones.   no   agrega   demasiado.  Ser  usada  para   dar  una   explicación  de  las  acciones  de   una  persona.  hay  reglas  del   ajedrez  que  dicen  qué  cuenta   como  un  jaque   o  un  enroque.   incluso   cuando   no   pueda   usarse   para   dar   una   de8inición   formal   de   la   palabra   ‘regla’.  Ser  usada   para  enseñar   una  práctica. 3.importante   de   la   normatividad.  con  lo  que  habremos  caído  en  un  circulo.   Esto   es.   Si   alguien   pregunta   “¿Por   qué   ese   jugador   está   saliendo   del   campo   de   juego?”   podemos   responder  “porque   el   juez  lo  ha  expulsado”.  no   hay  nada  como  ser   una  hora  o  un  minuto  fuera  del  juego  de  lenguaje  de  la  medición   del   tiempo.  algo  que  no  existe  fuera  de  ellas.   podemos   decir   que   tenemos   una   práctica   que   es   la   de   distinguir  a  las   acciones   entre  correctas  e  incorrectas  y  que  de   los   enunciados   que   usamos   como   criterio   para   distinguir   esas   acciones   decimos   que   “expresan   una   regla”.   y   es   por   eso   que   todos   ellos   constituyen   criterios  para  su  aplicación.

 en  cualquiera  de  estos  casos.  “usted  no  puede  mover  el  peón  hacia  atrás  como  lo  ha  hecho”.  46.  sentido-­‐ sinsentido   si  el  contexto  es  la  semántica).   Una   explicación   así   hubiese   dicho:   las   palabras   tienen   condiciones   necesarias   y   su8icientes   de   su   aplicación.   Del   otro   lado.   las   cuales   8  Baker  &  Hacker  (1985)  p.   De  este  modo.  una  regla  es   algo   a   lo   que   podemos   apelar   si   nos   preguntan   por   qué   hemos   actuado   de   determinada   manera. 52 .   Cabe   aclarar  que   estas  explicaciones  no   son  causales.  el  sentido  de  la  explicación  wittgensteiniana   es   exactamente   inverso   al   tradicional.   Ante   la   pregunta   “¿por   qué   dijiste   ‘jaque’?”   una   respuesta   posible   es   “porque   una   de   mis   piezas   puede   capturar   al   rey   en   el   próximo   movimiento”   lo   que   signi8ica   respaldar   la   acción  en   las   reglas   del   juego.   Quien  apela  a  una  regla   para  explicar  una  acción  no  ofrece  la  causa.   las   reglas   dan  lugar  a  un  modelo  estándar  de  explicación  de  la  conducta  humana.   Ser   usada   como   parámetro   para   la   evaluación   de   nuestras   acciones.   Con   ello   siempre   estamos   apelando   a   las   reglas   del   juego  como   explicación  de   las  acciones  de  los   individuos.expulsado.   también   podemos   apelar   a   la   regla   para   criticar   una   acción   al   decir.  Ser   usada   para   justi+icar  o  criticar  nuestras  acciones.  moral-­‐inmoral  en  el  caso  de  la  ética.  En  efecto.   Las   reglas   son   estándares   para   distinguir   acciones   correctas   e   incorrectas.   decimos   “porque   ha  golpeado   a  un   contrincante   cuando   éste  estaba   a   punto   de   convertir   un   gol”. Así  pues.   sino   la  razón  por   la  cual   él  ha  actuado   de  determinada  manera.  lo  que   hacemos   es   citar   una   regla   para   decir   que   nuestra   acción  es   correcta   ⎯o   lo   que   corresponda⎯  de  acuerdo  con  ella.   podemos  parafrasear   la   explicación   anterior   diciendo   “el   juez   lo   ha   expulsado   porque   sigue   la   regla   según  la  cual  debe  expulsar   a  todo  el  que  golpee   a  un  contrincante  que  está  a  punto   de  convertir   un   gol”.   por   ejemplo. 4. 5.   como  puede  advertirse.   Y  esto   es   análogo   a  una  explicación   como  la  siguiente:   “él   ha   respondido   ‘1000’  a  la  pregunta   ‘¿499+501?’  porque  signi8ica  la  función  suma  con   el  signo  ‘+’  (‘más’)”.8  Adviértase  que  estas  explicaciones  suponen  la  atribución   del   seguimiento  de  la  regla  por  parte  de  un  tercero.   es  decir.  pero.   Esta   clasi8icación  dependerá   siempre  de  la  actividad  normativa  en  que  nos  encontremos   ⎯legal-­‐ilegal  si  hablamos  de  derecho.

  que  se  guía  por   reglas.   las   reglas   son   todo   aquello   a   lo   que   apelamos   en   esas   prácticas.   lo   usamos  para  decir  algo   del   parque.   como  una  regla.   invoca   expresiones   de   reglas.   (o.   tal  como   ha   sido   caracterizado   el  concepto  de   regla.   que   sigue  una   regla.   etc.  El  que  una  oración   exprese  o  no  una  regla  depende  de   que   se   apela  a  ella  para  justi8icar.  Puede  suceder   que   durante  un   tiempo   lo   usemos   para   la   construcción  del   parque   pero. Ahora.   pude  ser  un   enunciado   fáctico   en   otro.   podríamos   usarlo   para   describir   su   estructura.10  Esta   relación  puede  ilustrarse   con  el  uso   de  un   plano:  éste  puede   ser   usado   tanto   para  construir   un  parque   como  para  decir  cómo   de   hecho   están   trazados   los   caminos   en   él.   del   mismo   modo.  y  no  por  la  forma.   mejor.   se   re8iere   a   reglas   al   explicar   lo   que   ha   hecho.   Lo   que   en   un   juego   de  lenguaje   constituye   ⎯es   decir.».  45.   «que  la   acción   de  una   persona   es   normativa.  en  el  segundo.constituyen   una   guía   infalible   para   su   aplicación   y   la   palabra   ‘regla’   no   es   una   excepción  a  esto.9   Esto  se  debe  a  que  todas  ellas   son  las  actividades  que  o8ician  de   marco  para  las  acciones  a  las  que  llamamos  “seguir  una  regla”.   Como   bien   explican   Baker   &   Hacker.  en  consecuencia.   usamos   el   plano   como  una  guía  para  la  construcción.   es   usado   como⎯   una   regla.   decimos  que  son  normativas   las  prácticas  sociales  que  hacen  uso   de   ellas.   como  una  proposición.   justi+icar  lo   que  ha   hecho   ante  una  crítica.   corregir.  etc.   En  efecto.   Wittgenstein  concibe  la   distinción   entre   reglas   y   proposiciones   de   una   manera   dinámica.   incluso   dentro   del  mismo   juego.   En   el   primer   caso.   y  por  eso   parte  para   la  explicación  de   las   prácticas   sociales  en  las  que  de   hecho  usamos  la  familia  de  oraciones  de  las  que  decimos  que  expresan  reglas.   una  vez   terminado.   para   que   se   guíen   los   turistas  o  incluso  para  reconstruirlo  en  caso  de  ser  necesario.   que   se   guía  a  sí   mismo   por   referencia   a  una   regla)  se  mani8iesta   en   la   manera   en   que   usa  reglas.   lo   que   ahora   tiene   funciones   normativas   dentro   de   un   juego   de   lenguaje   puede   dejar   de   tenerlas   después.  una  vez   dado  todo   aquello   a   lo   que   nombramos   con  esa  palabra.   criticar   sus   errores.   9  Baker  &  Hacker  (1985)  p. 53 . 10  Véase  OC  §622  y  PI  §49-­‐50.  en  cambio.   evaluar  lo  que  hace  y   corregirlo.  su  separación   de   lo  que   consideramos   una   proposición  queda  de8inida  por  el   uso  que  hacemos  de  las   oraciones.   En   consecuencia.  Pero   el  indeterminismo  de  Wittgenstein  no   cuenta   con   esa  guía   ni  con  la   esencia.   es  decir.

  Habla   de   la   gramática   de   ciertas   palabras11   y   expresiones.  492.   nada   de   lo   que   no   podamos   hacer  un  uso  público.  BB  pp.  27.  caerán  dentro   del  alcance  de  este  concepto   muchas   expresiones   cuya   forma   es   muy   diferente   de   lo   que   tradicionalmente   hubiéramos  considerado   como  una   regla.   es  decir.  55.  BB  pp.  no  se   haya   injusti8icado:  si  restringimos   el   signi8icado  de  esta  palabra  a  las  reglas   de  uso  de  las   expresiones   lingüísticas.  puede   constituir  una   regla  en   absoluto.  199.  12.12  Así  por  ejemplo  dice: 11  PR  pp.Una   consecuencia   de   lo   anterior   es  que  no   pueda  haber   reglas  ocultas. Dicho  esto.  Ello.   entonces   nada   oculto   en   las   profundidades   del   pensamiento.  PI  §257.  27.  327  y  331  (Segundo  apéndice).   en  el   sentido   en  que  lo  eran  las  de   la   sintaxis  lógica. 12  PG  I  §82.   aquí  tomaré  los  puntos  4   y  5  como  característicos   de  las  reglas  al   discutir  la  cuestión  de  la  autonomía.   Debido  a  ello   y  por  cuestiones   metodológicas. Ahora.   resulta   un   problema   cuando   lo   que   queremos   hacer   es   evaluar  si   es  posible  justi8icarlas   o   ver  si  responden  a  alguna  realidad.   evaluar   su   corrección.  PG  I  §7.  PI  §164  (nota).  por  otro  lado. 3.   el   hecho   de   que   las   reglas   constituyan   de   acuerdo   con  Wittgenstein   una  familia.   es   di8ícil   imaginar   un   caso   en   que   dichos   puntos   no   se   apliquen.  38.   etc. 54 .  Veremos  esto   más  adelante  al  referirnos   a  las  de8iniciones  ostensivas.   el   hecho  de  que  no   haya  algo   común  a  todo   lo  que  llamamos   ‘regla’.  124.   podríamos   decir.  podremos  ver  ahora  como  las  reglas  funcionan  dentro  de  un  juego   de  lenguaje  y  aclarar  a  lo  que  Wittgenstein  se  re8iere  cuando  habla  de  la  gramática.  serán  los  criterios  principales  para  identi8icar  una  regla..  98.  la  posibilidad   de   apelar   a  ellas  para   explicar  o   justi8icar  el   uso  de  una   expresión.  339.  con  los  criterios  esbozados.  660.   la   capacidad  de   distinguir   entre  aplicaciones   correctas   e   incorrectas.   De   este   modo.  Si   ser   una  regla  sólo  puede  consistir   en   ser   utilizado   para   justi8icar   una   acción.  GRAMÁTICA  Y  JUEGOS  DE  LENGUAJE Wittgenstein   usa   la   palabra   ‘gramática’   para   hablar   de   las   reglas   de   uso   de   varias   formaciones   lingüísticas.  52.  54.  Otra   consecuencia  de   esto   es  que.

  decir  de   un  objeto   8ísico   que   es   azul.   2) Las   condiciones   prácticas   de   su   uso. 4) Las  expresiones   de   las   que   puede   formar   parte   otra   expresión.   podríamos   enunciar   la  siguiente   lista  de   reglas   que   conforman  una  gramática: 1) Las   posibilidades   de   combinación   entre   los   signos.  (PG  §45) De  esta  manera.   Se   incluye.   aunque  no  quepa  agotarlas   e   incluso  a  riesgo   de  que  algunos   puntos   resulten  redundantes.   pero   no   de   una  acción.   se  utiliza  para   hablar   del   conjunto  de  reglas  que  rigen  todos  los   aspectos   del  uso  de  los  signos.  83.  (BB  p.   al   igual   que   “esto   es   sentarse   en   una   silla”   (con   la   correspondiente  demostración)  es  parte  de  la  gramática  de  ‘silla’.  VW  p.  es  decir.  117.  PI  §353. 15  PG  I  §41.27) Pero   también  habla   de   la   gramática   de   proposiciones13   e  incluso   de  estados14   y   procesos.   todas   las   condiciones  necesarias  para  la  comprensión  (del  sentido).   por   ejemplo.  Por  ejemplo. 13  PR  §6.   Es   decir.15  La   palabra   ‘gramática’.   Lo  que   corresponde   a   la   gramática   son   todas  las  condiciones  […]   necesarias   para   comparar   la   proposición   con   la   realidad.  PG  I  §106.   Los   gestos   que   acompañan  a  un  saludo  o  a  expresiones  como  ‘esto’  o  ‘eso’. 55 .El  estudiar  la   gramática  de   la  expresión  “explicación  del  signiJicado”  enseñará   algo   sobre   la   gramática   de   la   palabra   ‘signiJicado’   y   protegerá   contra   la   tentación   de  buscar  en   torno  de   uno  algún   objeto  al   que   se  podría   llamar  “el   signiJicado”. 14  PI  §572.   Lo   que   llamamos   “expresión   del   signi8icado”   es   parte   de   la   gramática   de   ‘signi8icado’.   en   todos   esos   casos.   del   mismo   modo   que   podemos   decir   del   primero   que   es   cuadrado   y   azul.  BB  p.   Lo   cual   abarca   lo   que   hemos   llamado   criterios  para  la  aplicación.  aquellos  para  decir  “x   comprende  que  z”.  todos   lo  que  atañe  a  la  signi8icatividad  de  las  expresiones: Que  una  proposición   empírica  sea   verdadera  y  otra   falsa  no  es  una   parte  de   la   gramática. 3) Las   prácticas   no   lingüísticas   que   acompañan   su   uso.  pero  no  amarillo  y  azul.

 PI   §574.  sino  que  depende  del   resto   de  las  reglas   del  juego.   etc. 18  Véase  BB  p.   sino   porque   de+inen   16  PI  §247.   Esto   se   debe   a   que   la   regla   para   el   movimiento   del   al8il   no   es   independiente  de  las  demás.  por  cierta  cantidad   de  casilleros  dispuestos  de  determinada   forma.   atendiendo   a  la  analogía   con   las   reglas  de  un  juego.  es  posible   destacar  dos  características  fundamentales  de  la  gramática  en  relación  con  el  juego   de  lenguaje: Las  reglas   de   la  gramática   son   constitutivas  del   juego  de  lenguaje.   También   usa  la   expresión   “proposición  gramatical”   en  PI  §251.   en  consecuencia.   sólo  estamos  expresando  reglas  gramaticales.  Cuando  hacemos  esta  analogía  no  hablamos  de  la  regla  acerca   de  cómo   mover   el   al8il   de   manera   aislada.   y   que   el   papel   de   la  8iloso8ía   es   señalar   la   diferente   función   de   ese   tipo   de   expresiones   a   pesar   de   la   similitud   que   guardan   con   las   proposiciones   empíricas.   El   enunciado   “sólo  tu  puedes  saber  si  tienes   una  intención”  constituye  una   explicación  de  la  gramática  de  la  palabra  ‘intención’. 17   PG   §8.⎯.  la  analogía   entre  las  reglas  del  lenguaje  y  las   reglas  de  un  juego   puede   aportarnos  algo  más.   De   la  misma   manera.  717.  las  reglas   gramaticales  están  relacionadas  entre  sí.  como  mínimo   dentro   de   un   juego   de   lenguaje   y.   491. Para  resumir.18 Ahora.  88.  En   general.  Por   ejemplo.5) Los   enunciados   modales   (cuando   se   trata   de   necesidad   lógica).   Wittgenstein   piensa   que   las   proposiciones   meta8ísicas   esconden   reglas   gramaticales.   No  porque   las   reglas   sean   lógica   o   temporalmente   anteriores   al   juego.  Z  §208. 56 .  depende   de  la  regla  que  dice  cómo   debe  estar  conformado   el   tablero   ⎯es   decir.  LW1   §188.   sino   de  las   reglas   del   ajedrez   como   un   sistema.   cabe   hablar   de   la   gramática   como   el   conjunto   de   reglas   que   gobiernan   el   uso   de   las   palabras   dentro   de   ese   contexto.16   A  las  oraciones  que  expresan  una  regla   en  lugar  de  hablar  acerca  de  las  cosas   Wittgenstein   las   llama   observaciones   gramaticales.17   y   las   destaca   especialmente   cuando   pretende   señalar   que   en   muchas   ocasiones   en   las   que   pensamos   que   estamos  hablando   de  la   realidad.

  la   parte   de   su   uso   ⎯podría   decirse⎯   que   se   puede   percibir   con   el   oído.   nombres   de  personas.   debido   a   esas   diferencias.  etc.   Así.  oraciones.   En   Investigaciones  Filosó+icas  la  distinción  es  trazada  de  la  siguiente  manera: En   el   uso   de   una   palabra   se   podría   distinguir   una   'gramática   superJicial'   de   una   'gramática   profunda'.   a   pesar   de   las   similitudes   al   nivel   de  la  gramática  super8icial.   No   se  habla  aquí  de   sustantivos   o   verbos.   cuando  habla  de  la  gramática  de   expresiones.  aquella   que  distingue  entre   sujeto  y  predicado.   Wittgenstein   llama   gramática  super+icial   a  la  que  atiende  a  las  reglas  que  aprendemos   en  la  escuela.  etc.   57 .   sino   de  palabras   de   color.   ⎯Y   ahora   compárese   la   gramática   profunda   de   las   palabras   «querer   decir».  GRAMÁTICA  SUPERFICIAL  Y  GRAMÁTICA  PROFUNDA Hay   una   distinción   más   que   debemos   trazar.   adjetivos.  sustantivos.   como   no   existe  el   jaque  fuera  del  juego  de  ajedrez.   se  re8iere  a   una  gramática  en  la  que  se  trazan  distinciones  de  otra  naturaleza.   Es   evidente   que   Wittgenstein..patrones   de   acción   que   no   existen   con  independencia   de  ellas.   por   ejemplo.  procesos. 4.  palabras.   La  diferencia  que  aquí  interesa   destacar  es   aquella  entre  oraciones   como  “tengo   un   dolor  de  cabeza”  y  “tengo   un   piano   de  cola”  que.  una   en   la   que   ‘comprender’.   es  decir.   con   lo   que   su   gramática   superJicial   nos   haría   suponer.   La  gramática  traza  la  distinción   entre   sentido  y  sinsentido.   y   gramática   profunda   a   la   que   contiene   las   reglas   que   a   él   interesa   investigar.  no   se  re8iere   a  la  gramática   que  aprendemos   en  la  escuela.   Por  el  contrario.  preposiciones  y  verbos.   De   esa   manera.   Lo  que   se   nos  impone   de   manera   inmediata   en   el   uso  de   una   palabra  es   su   modo  de   uso  en   la   construcción  de   la   proposición.   ‘leer’  y   ‘cocinar’  poseen  entre   sí   profundas   diferencias   a   pesar   de   su   similitud   externa.   estados.  Del  mismo  modo   en   que   las   reglas   del   juego   permiten   ciertos   movimientos   y   prohiben   otros.   No   es   de   extrañar  que  nos  sea  diJícil  orientarnos.   la   gramática   traza   el   límite   entre   las   construcciones  que  tienen  sentido  de  las  que  no  lo  tienen.   la   gramática  establece  la  legitimidad   de  ciertos  usos  en  ciertas  situaciones  dentro   del   juego   de   lenguaje.  (PI  §664) La  gramática   profunda  clasi8ica  las   palabras  de  un  modo   diferente   a  como   lo   hace  la  super8icial.

  podemos   decir   que   la   gramática   profunda.   al   trazar   esas   diferencias. En   consecuencia.poseen   profundas   diferencias.  Las   posibilidades  de  combinación  entre   los   signos   son  algo  evidente  para   el  hablante  competente  de  una  lengua   porque  ha  incorporado   los  criterios   para  el   uso   de   las   expresiones   que   resultan   relevantes   para   construir   expresiones   signi8icativas   ⎯para   realizar   movimientos   legítimos   dentro   de   un   juego   de   lenguaje.  Para   advertir  las  diferencias  no  hace  falta  más  que  atender   a  los  criterios   mediante  los   cuales  decimos  que  tenemos  un  piano   o  un  dolor  de  cabeza:  ¿es   que   nos   enteramos  de  la  misma   manera  de  que  tenemos  una   u  otra  cosa?   Por  otro  lado.  Así.  piénsese   en  la  aplicación  de  esas   frases   en  tercera  persona:   ¿Cuál  es   el  criterio  que  usamos  para  decir  de  alguien  que   tiene   un   piano?   ¿Y   un   dolor?   En   ambos   casos   podemos   enterarnos   y   usar   como   criterio  el  hecho  de  que  él   mismo   nos  lo  haya  dicho.   porque   nos   pueden  regalar   un   piano.   y   entonces   pasamos   a   tener   uno.   esto   es.   tanto   es   así   que   la   palabra   ‘tengo’   en   cada   una   de   ellas   también   adquiere   un   signi8icado   completamente   distinto.   puede  ser   correcto  decir  de  un  objeto  8ísico  que  es  más   pesado  que  otro. Así.   pero  no   que   es  más  idéntico   ⎯algo  que  «se  puede  percibir  con  el   oído»⎯.   o   podemos   tenerlo   y   regalarlo.   que  hayamos  visto  el   piano  en   su  casa.   impone  mayores   restricciones  a   lo   que   cuenta  como   una   combinación   signi8icativa  de  signos.   Pues   es   claro   que   las   palabras   ‘dolor’   y   ‘piano’   en   esas   oraciones   poseen   reglas   de   uso   muy   diferentes.   y   como   «el   signi8icado   de   una   palabra   es   una   forma   de   utilizarla». 58 .   a   los   criterios   de   aplicación   de   cada   expresión.   que  podamos  oír  la   música  desde   la  calle  o   que  lo  hayamos   encontrado  realizando   la  compra.   a   las   circunstancias   de   uso.   parece   haber   una   relación   entre   las   gramáticas   de   ‘tener’   y   ‘regalar’.  pero  sólo   en  el   caso   del   piano   podemos  usar  criterios   como.   pero   ¿vale  eso   para  un  dolor  de  cabeza?  ¿Puede  alguien  tener   mi   piano?   ¿Y  mi  dolor?  Y  estas  no  son   las  únicas   diferencias.  todo  esto  carecería  de  sentido  en  el  segundo  caso.   a   las   19  OC  §61.   lo  que  resulta   relevante  desde  esta  perspectiva  son   las   posibilidades   de   combinación   de   las   palabras   para   formar   expresiones   signi+icativas.19   la   gramática   profunda   atiende   a   características   del   uso   a   los   que   la   super8icial   no.  por   ejemplo.

 DEFINICIONES  OSTENSIVAS Hay.   sino   que   se   concibe   como   obedeciendo   cada   una   a   distintos   propósitos.   Esto   se   debe   a   dos   motivos:   primero.  a  las  consecuencias  prácticas  de  su  uso.  será  necesario   dedicarle   un   apartado   especial   a   las   de8iniciones   ostensivas.  Segundo. Una   de8inición   ostensiva   es   una   explicación   del   signi8icado   de   una   palabra   cuya   forma   característica   es   “esto   es   x”   y   que   va   acompañada   de   un   gesto   de   señalamiento  hacia   algo.   “esto  es  arena”. 5.   porque   en  el   capítulo   anterior  dejamos   pendiente  la   crítica   de   una  de   las  tesis   de  la  concepción  agustiniana  del  lenguaje  (A7).   como  ya   pudimos  ver.   Esto   último.   según  la  cual   este   tipo  de  de8iniciones  trazaban  una  conexión  entre  el   lenguaje  y  el  mundo.   además.diferencias   entre   los  criterios  para  la  aplicación  en  primera  y  en  tercera   persona  de   una  expresión.  “esto   es  azul”.  etc.   porque   dicha   crítica   constituye   es   el   camino   por  el   cual   Wittgenstein  comenzó   a   pensar   en   la   autonomía   del   lenguaje.  Pero  esto  no  es   así.  “Esto   es  un  mate”.   muchas   cosas  que   pueden   contar   como  reglas   en   el  contexto  del   pensamiento  del  segundo  Wittgenstein.   “esto   es   59 .   Una   cosa   es   necesario   aclarar:   la   metáfora  de  la   profundidad  y  la   super8icie   que  eligió  Wittgenstein  para  representar  los  distintos  tipos   de  reglas   es   propensa   a   crear   confusiones.   La  distinción   no  pretende   postularse   como   fundada  en  un   mayor   grado   de   objetividad  de   las   categorías   de   análisis.   Pareciera  que  pretende  trazar  la  distinción   entre  una  gramática   que   se   ocupa   de   diferencias   triviales   o   contingentes   y   otra   que   re8leja   una   estructura  fundamental   o   necesaria.  Sin  embargo.   dará   lugar   a   ciertas   aclaraciones  con  respecto  a  la  tesis   de  Wittgenstein  cuyos  argumentos  se  discutirán   en  el  capítulo  próximo.   Las  reglas  gramaticales  que  interesan  para  el  estudio  wittgensteiniano   del  lenguaje   tienen   un  menor  grado  de  generalidad  y  atienden  a  mayores  restricciones   porque   pretenden   destacar   aquellas   características   cuya   omisión   al   intentar   construir   teorías  produce  confusiones.

  sino  que  su  signi8icado   ⎯el  objeto   que  nombran⎯  debe  darse  mediante   una  de8inición  ostensiva.   se   encuentran   en   una   relación   directa   con   los   objetos   simples   de   la   realidad.   desde  la  interpretación   de  los  gestos  deícticos   hasta  las   formas   lingüísticas   que   pueden   contar   como   de8iniciones.20   De   este   modo.   sólo   pueden   ser   señalados   sin   que   medie   descripción   alguna.   El   giro   metodológico   realizado   señala   hacia   las   prácticas   como   el   único   medio   de   comprender   el   funcionamiento   del   lenguaje.   cuya  función  así  concebido  es   únicamente  la   de  representar.   Esos   objetos.   que  son  condición  de  la  signi8icatividad  de  las   proposiciones.   Pero   aquí   sólo   me   interesa  destacar   dos  cosas:   su  rechazo   de  que  las  de8iniciones  de  este   tipo  puedan   trazar   una  conexión   entre  el   lenguaje  y  el   mundo. Estos   tres  elementos  articulan   un   sin8ín  de  discusiones   de  Wittgenstein  acerca  de   las  de8iniciones  ostensivas.   la   cual  para   Wittgenstein   en  esa  época. Pero   Wittgenstein   más   tarde   descartó   todo   eso. 60 .  debía  ser  estudiada  por  la  psicología.   El   Tractatus.   Los   nombres   simples.   aunque   no   habla   explícitamente   de   de8iniciones   ostensivas.   Por   eso.  lo  que  tenemos  que  hacer   es  observar  cuál  es  su  función  en   20  Véase  PI  §28.   nombres⎯  que  son   de8inibles   en  términos  de   otras  palabras.   si   fueran   de8inibles   por   medio   de  una  descripción.   se   haya   comprometido   con   una   estructura   de   esta   naturaleza.   el   lenguaje  posee   una  estructura   jerárquica:   hay   palabras   ⎯es   decir.   por   ser   simples. De  acuerdo   con  la  concepción  agustiniana.  pero  hay  expresiones  primitivas  que  no   pueden  ser  de8inidas  de   esa   manera.   El   lenguaje.   logra  conectarse   con  aquello  que   se  representa  en  él  por  medio  de   estas   de8iniciones.   si   queremos   entender   lo   que   hacen   las   de8iniciones  ostensivas.escribir”   son   ejemplos   de   este   tipo   de   de8iniciones.   no   serían  simples.  y c) algo  señalado  por  él. b) el  gesto  deíctico.   Esa   correlación  es  efectuada  mediante  una  ostensión  privada.   y  la  tesis  posterior   según  la  cual   estas  de8iniciones  son  reglas  gramaticales.   es   posible   distinguir  tres  elementos  en  una  de8inición  ostensiva: a) la  fórmula  verbal.

 Y  esto   es   algo   que  no   cabe   hacer   con   una   de8inición   ostensiva.  enseñar.  esos  usos   no  son  otra   cosa   que  los  puntos   1-­‐5  que   en   segundo   apartado   de   este   capítulo   fueron   señalados   como   funciones   normativas. Como  resulta  evidente.   Posee.   eso   se  llama   naranja”.  se  usa  para  explicar.   “esto   es   azul”.   esto   es  rojo   ⎯señalando  a   un  objeto  de  ese  color⎯  y   tu  casa  es  de   otro   color.   las   funciones  de  una   regla.  Ahora.   si  hacemos   eso.   es   decir.   Cuando   queremos   enseñarle   a   alguien   el   signi8icado   de   la   palabra   ‘azul’   señalamos   a   un   objeto   con  ese  color.   porque   plantear   la   cuestión   de   su   verdad   o   falsedad   involucra   abandonar   algo   que   es   constitutivo   del   signi8icado   de   las   palabras  mismas  que  usamos  para  ese  planteo.   de8inir.   en  suma. 61 .  y   al  ver  la  casa   le  decimos  “pero   eso   no  es   rojo.   Una  expresión  no   puede  ser  a  la  vez   la  descripción   de  un  hecho   y  una  de8inición  ostensiva.   etc.   por   eso  él  dijo   que   los  perros  ladran”.   Una  de8inición  ostensiva.   podemos  advertir  entonces.   corregir.  sino  una   parte   de  la   gramática.   Por   eso   las   de8iniciones   21  BB  pp.   es   posible   averiguar  y  luego   decir  de  ella  si   es  verdadera  o   falsa.  señalar   que   un  uso  concreto  de  esa  palabra  ha  sido  correcto.   lo  que   es  lo  mismo.   Por  ejemplo.   También  podemos   usar  una  de8inición  ostensiva   para   explicar  el   modo   en  que   alguien   usa  una  palabra.la  práctica  lingüística.  La   interpretación   se   realiza   en   un   nivel   de   generalidad  preparatorio   a   cualquier   aplicación.   Decimos  “esto   es   un  perro.21   y   por   eso  dice  Wittgenstein  que  pertenece  a  la  gramática: La   interpretación   mediante   deJiniciones   ostensivas   de   los   signos   escritos   y   hablados  no  es   una   aplicación  del  lenguaje.  (PG  §45) Precisamente.   Otra   manera   de  utilizarlas  es  al   criticar   el   uso   que   una  persona   hace  de   alguna   palabra.   podemos  advertir  que   un  uso   común   se   da  en   el   contexto   de   la   enseñanza   del  signi8icado   de   muchas   palabras.  39-­‐40.   justi8icar.   una   aplicación  del   lenguaje   ⎯una   aplicación   asertiva⎯  tiene   la   característica   de   que   es   posible   con8irmarla   o   refutarla.  Y   también  podemos  usar   una  oración   similar   para   justi+icar   nuestro   uso  de  la  palabra  ‘perro’  o.   alguien  nos   cuenta  que  acaba  de  pintar  su  casa  de  color   rojo.   del   mismo  modo  en   que  la   comparación   de   una   regla   con   una   barra   no   puede   ser   simultáneamente   una   medición   de   la   barra   y   una   calibración   de   la   regla.   y   le  decimos.

ostensivas,   en   tanto   son   usadas   como   de8iniciones,   como   reglas,   pertenecen   a   la   gramática. Ahora,   decir   de   una   de8inición   ostensiva   que   pertenece   a   la   gramática   involucra   para   Wittgenstein   decir   que   toda   ella,   es   decir,   sus   tres   elementos,   pertenecen   a   la   gramática,   no   sólo   la   expresión   verbal   y   el   gesto   indicativo.   Que   también   las   muestras   pertenecen   a   la   gramática   es   algo   que   se   advierte   en   la   analogía   con  una   tabla  de   color.   La   función  normativa  desempeñada  por  una   por   una   de8inición   ostensiva   es   equiparable   a   la   de   una   tabla   en   la   encontramos   muestras   de   colores   y   sus  nombres   al   costado.   En   este  caso,   parece   claro   que  las   muestras   pertenecen   a   la   gramática   pues,   en   efecto,   son   constitutivas   de   los   signi8icados  de   los  términos  de  color  y,   como  tales,  son  una  condición  para  decir  de   otra  cosa  que  es  de  alguno  de   los  colores  de   la  tabla.  De  la  misma  manera,  el  objeto   ⎯o   acción⎯   denotado   en   la   de8inición   ostensiva   es   una   parte   de   la   regla,   no   porque  constituya   un  objeto  misterioso  que  acompaña  nuestras  aplicaciones,   sino   porque  es  una   parte  de   aquello   a  lo  que  apelamos  para  justi8icar,  explicar  o  criticar   nuestras  acciones. Cabe   dejar   claro  lo   siguiente:   no   se   está   diciendo   con  esto   que  la  verdadera   esencia   de  las   de8iniciones  ostensivas  sea  la  de   ser  reglas,   sino   que  pueden  tener   funciones   normativas,   porque  también  tienen  otras   funciones.  Por   ejemplo,   el   que   una  persona   realice  correctamente  una  de8inición  ostensiva  constituye   un  criterio   para  decir  que  ha  comprendido  el  signi8icado  de  algunas  palabras. Ahora,   la  idea  de  que   las   de8iniciones  ostensivas   pertenecen  a  la   gramática  y   el   abandono   de  que  éstas   son  el   medio   por  el   cual   se   realiza  la  conexión  entre  el   lenguaje   y   la  realidad  es   lo   que   lleva   a   Wittgenstein  a  pensar  que  «el   lenguaje   es   cerrado,   y   permanece   autónomo».22   Sin  embargo,   como   ya   se   dijo   en   el   capítulo   anterior,  esto  no  signi8ica  que   no  usemos   el  lenguaje  para  hablar  de   cosas  que  son   independientes  y  que  se  encuentran   fuera  de  él.   Lo  que   es  importante  destacar   es   que   las   de8iniciones   ostensivas   no   trazan  un   enlace   entre  lenguaje   y   realidad,   de   manera   tal  que  el  objeto  señalado  se  constituya  como  el   signi+icado  de  la  expresión   de8inida.  En  lugar  de  eso  debemos   advertir   que  es  la  de8inición  misma  la  que  en  ese  

22  PG  §55.

62

acto   se   constituye   como   parte   del   signi8icado   de   la   expresión  al   desempeñar   un   papel  normativo.  No   hay  algo  que  sea  el  signi8icado  de  las  expresiones  y  que  luego   las   reglas   deban   re8lejar,23   sino   que   las   reglas   mismas   lo   constituyen.   Reglas   y   signi8icados   se   identi8ican,   y   por   eso   las   de8iniciones   ostensivas   no   trazan   una   relación  de  las  palabras  con  su  signi8icado,  sino  que  lo  conforman.

Llegados   a  este  punto   podemos   resumir  lo  dicho  en   este  capítulo  sobre   las   reglas   en  los  siguientes  puntos: 1) Las  reglas  no  pueden  ser  algo  oculto,  sino  algo  mani8iesto  en  el  uso. 2) ‘Regla’  es  un  término  de  parecidos  de  familia. 3) Es   el   uso   dentro   de   las   prácticas   normativas   lo   que   convierte   a   una   oración  en  la  expresión  de  una  regla. 4) Prácticas  normativas  son  aquellas  que   se   atribuye  a  los  participantes  el   seguimiento  de  reglas. 5) La  gramática  es  constitutiva  de  las  expresiones  lingüísticas. 6) La  gramática  determina  qué  proposiciones  tienen  sentido  y  cuáles  no. 7) Hay   dos  clases  de   gramática:  super8icial  y  profunda,  siendo   esta  última   la  relevante  para  la  tesis  de  la  autonomía. 8) Las   de8iniciones   ostensivas   desempeñan   un   papel   normativo   en   las   prácticas  lingüísticas. Teniendo   en   cuenta   esta   concepción   de   la   gramática,   el   próximo   capítulo   estará  dedicado   a  discutir  uno  por  uno   los  argumentos   de   Wittgenstein  a  favor  de   las  tesis  semántica  y  epistemológica  sobre  su  autonomía.  

23  VW  p.  133.

63

Capítulo  III

Autonomía

La   idea   de   que   el   sistema   de   reglas   que   gobierna   el   uso   de   las   palabras   obtiene   su   estructura   de   la   realidad   es   una   consecuencia   natural   de   la   visión   agustiniana  del  lenguaje.  Si  la  función  de  éste  es  la  de  representar  la  realidad,  y  a  su   vez   esto   es   posible  porque  las   partículas   últimas   del   lenguaje   ⎯los   nombres   del   Tractatus⎯   tienen   una   relación   uno   a   uno   con   los   objetos   simples   del   mundo,   relación  que  se  establece  mediante   una  de8inición  ostensiva,  entonces  es  obvio  que   la   estructura   del   lenguaje   se   obtendrá   de   la   de   la   realidad.   Sin   embargo,   Wittgenstein,   como   ya   sabemos,   abandonó   gradualmente   todas   estas   ideas,   adoptando   la   concepción   del   uso   y   las   prácticas   sociales   que   trazamos   oportunamente.   Pero,   aún   así,   la   cuestión   de   la   justi8icación   permanece   vigente   fuera  de  concepción  agustiniana,  pues  aún  podemos  preguntar  si   las  reglas  para  el   uso  de  las  expresiones,   en  los  casos  en  los  que  usamos  el  lenguaje  para  representar   y  algunas  otras  cosas,  pueden  ser  determinadas  por  algún  tipo  de  realidad.   Este  capítulo   estará  dedicado  a   la  discusión  de   cuatro   argumentos,  cada   uno   de  los  cuales  pretende  alcanzar  la  conclusión  de   que   la  gramática  es  injusti8icable  o   de   que   no   es   determinada   por   la   realidad.   El   primero   de   ellos   apela   a   que   toda   proposición   con   la   que   se   pretenda   justi8icar   una   regla   depende   de   ésta   de   antemano  para  su  signi8icatividad,  con  lo  que  incurre  en  circularidad.   El  segundo  se   basa   en   la   idea   de   que   toda   proposición   que   pueda   dar   información   acerca   del   mundo   debe   poder   ser   tanto   verdadera   como   falsa,   y   se   ocupa   de   señalar   la   contradicción   de   esto   con   lo   que   la   regla   excluye.   El   tercer   argumento   pretende   mostrar   la   imposibilidad   determinación   de   todo   concepto   por   parte   del   mundo  
64

  Dado   que   las   cuestiones   en   juego   en   la   mayoría   de   los   ellos   son   si   podemos   justi8icar  un   conjunto   de  reglas   por  su  éxito   representacional   y   si   éstas   son  determinadas   por   el   mundo   ⎯lo   que   hemos   llamado   tesis   epistemológica   y   semántica  respectivamente⎯.  ya  cuando   ofrecíamos   la   primera   respuesta   no   hacíamos   otra  cosa  que   volver   a   enunciar  la   regla.  la  discusión  girará  en   torno  a  los  juegos  de  lenguaje   representacionales.   una   respuesta   natural   sería.   es   decir.  CIRCULARIDAD Si  a  uno   le  preguntaran  por  qué   no  se  puede  decir  que  un  objeto   es  violeta  y   amarillo   ⎯a   la  vez   y   por   completo⎯.   Más  aún.   65 .  cuando  se  analice  la   posibilidad   de   justi8icación   por   el   éxito   de   una   regla   para   alcanzar   propósitos.  Sólo  en   el   último  apartado.  Por   último. Durante   el   examen   de   estos   argumentos   será   importante   recordar   lo   siguiente.   sino   que  estaremos   expresando   una   regla   gramatical.  que   puede  ser  verdadera   o  falsa.   pero  con   palabras   diferentes.   perderá  vigencia  esta  restricción.  puede  parecer  una  proposición   que  dice  cómo   son  las   cosas.  como   el  primero.   se   torna   crucial   la   cuestión  de  la  verdad  y  la  falsedad.   en   consecuencia.  con  esa  respuesta  no  se  estará  realizando  una  observación   acerca   de   la   naturaleza   de  los   colores.  se  considerará  un  argumento  basado  en  la  circularidad.   pero  la  función  que  desempeña  dentro   del   juego  de  lenguaje  es   la  de  una   norma   de   representación.   Simplemente   no   decimos   de   nada   que   es   violeta   y   amarillo   a   la   vez   porque  a  la   combinación  de  esos   colores  la  llamamos  ‘marrón’.  Sin  embargo.   “porque   nada   puede  ser  de  esos  dos  colores  a  la  vez”. 1.   en   modo   indicativo.   esto  es.   una   salida   escéptica.  pero  en  torno  a  la  posibilidad  de  justi8icaciones  instrumentales.   aquellos   juegos   de   lenguaje   cuya   8inalidad   es   el   de   describir   estados   de   cosas   y   en   los   que.   por  mucho  que  parezca.   La  oración   “nada  puede  ser  violeta   y   amarillo   a   la  vez”.presentando   un   desa8ío   y.   ante   la   imposibilidad   de   responderlo.  e  incluso   podría  continuar  diciendo   “si  uno   pinta  algo  con  la  mezcla   de  los  dos  colores  obtiene  un  objeto  marrón”.  forma  parte  de  la   con8iguración   de   una   red   de   signi8icados   que   luego   usamos   para   formular   proposiciones  y  decir  cómo  son  las  cosas.

  si   se   tratara   de   una   proposición   fáctica   y   quisiéramos   ofrecer   una   justi8icación  de   ella.   simplemente   porque  una   justi8icación   así  puede  ofrecerse  para  cualquier  regla  o  conjunto  de   ellas.Ahora.   Esta   es  la   dirección  en  la  que  apunta  el  argumento  wittgensteiniano  de  la  circularidad.   por   la   simple  razón  de   que   no  podríamos   dejar  de   encontrarla.   las   reglas   que   se   pretendan   justi8icar   apelando   al   mundo   estarán   ya   presupuestas   en   las   proposiciones   que  se   aduzcan   como   justi8icación.2   proporcionar   un   enunciado   que   constituya   una   razón   para   usar   esa   regla   y   no   otras. 66 .   con   lo   que   se   incurrirá   en  una   falacia   y   no   se   logrará   nada.   Justi8icar  una  regla  involucra.  Según  éste.   podríamos  señalar  el  hecho  que  la  hace  verdadera  o  indicar  el   método   para   averiguar   si   lo   es   o   no. El   argumento   de   Wittgenstein   se   encuentra   en   estrecha   relación   con   su   concepción  de  la  gramática  expuesta   en  el   capítulo   anterior.   podríamos   tratar   de   contrastarla.   ello  no  puede  hacerse  para  Wittgenstein  sin  proyectar  de  algún  modo  las   1  Véase  Z  §331.  etc.   El  problema  de  la  circularidad  es  que  una  justi8icación  de  ese   tipo  no  puede   mostrar   por   qué   es   mejor  usar   la   regla   y   no   las   demás.  Toda  descripción  así   presupone  ya   las   reglas  de  la  gramática.   tratar   de   justi8icar   las   reglas   para   el   uso   de   los   términos   de   color   aduciendo  que  hay  tres  colores  primarios  en  la  realidad.   en   pocas   palabras.  (PR  §7) Cuando   pretendemos   justi8icar   una   regla   aducimos   una   proposición   que   describe   un  estado  de  cosas  y  con   ello   pretende   mostrar  que  lo   que  se  representa   en   las   proposiciones   que   usan   la   regla   re8leja   correctamente   la   realidad.  parece   perder   sentido   la   idea   de   contrastarla   con   aquello   que   representamos   usando   la   norma.   De   nada   sirve.1   Pero   siendo  aquella   expresión  una  norma  de  representación.   Sin   embargo.   Wittgenstein   expresa  del   siguiente   modo   la  di8icultad  para  ofrecer   este   tipo   de  justi8icaciones: Las  convenciones  de  la  gramática  no  permiten  que  se   las  justiJique  mediante   la   descripción  de   lo  que  es   representado.  Por  eso  el   enunciado   que   se   ofrezca   deberá   ser   independiente   de   ésta.  §4.   como   se  ha   señalado.   por   ejemplo. 2  Cap.  I.

J4.   asimismo. R4. R3. J3. R2.  Nada  puede  ser  violeta  y  amarillo  a  la  vez.  No  se  puede  usar  ‘es  un  semitono  mayor  que’  para  comparar   colores.3 Es   claro   que   los   intentos   de  justi8icación   anteriores  caen  en   circularidad:   la   proposición   “siempre  se   ama   a   alguien   o   algo”  en  J1   contiene  ya  el   verbo   ‘amar’   cuya  gramática  se  pretende  justi8icar.   Usamos   la  regla  “Nada  puede   ser  violeta  y   amarillo  a  la  vez”  porque   re8leja  que  no  hay  cosas  violetas  y  amarillas.   en   J3  el  signi8icado   de   la  proposición   “No  hay  cosas  violetas   y   amarillas”  no   es   independiente  de  los  signi8icados  de  ‘violeta’  y  ‘amarillo’.   Para   comenzar   a   examinar   este   argumento   tomemos  las  siguientes  reglas  gramaticales: R1. Si  queremos  justi8icar  su  uso  apelando  a  8idelidad  de  las  representaciones  que  con   ellas   se   realizan.reglas   que   queremos   justi8icar.  ‘Amar’  es  un  verbo  transitivo.   Usamos   la   regla   “‘Amar’   es   un   verbo   transitivo”   porque   re8leja   que   siempre  se  ama  a  alguien  o  algo.   Usamos  la  regla  “No  se   puede   usar   ‘es   un  semitono   mayor  que’   para   comparar  colores”  porque  re8leja   que   no  hay  alturas  de  semitonos   en  los  colores.  Rojo.  azul  y  verde  son  colores  primarios. 67 .  cada  uno   de  los  cuales  incluye  que  “nada  puede   ser  violeta   y  amarillo   a   la  vez”.   deberíamos   ofrecer   enunciados   aproximadamente   como   los   siguientes: J1.   azul   y   verde   son  colores   primarios”  porque   re8leja  que  en  la  realidad  rojo.  azul  y  verde  son  colores  primarios.  la  pretendida  justi8icación  en  J2   no  hace  más   que  repetir  la  regla.   lo   que   es  la   regla   a   justi8icar.   la   proposición   “no   hay   alturas   de   semitonos   en   los   colores”  que   se   aduce  en  J4   no   es   otra  cosa   que  una   proyección  ontológica   de  la   3  Este  ejemplo  es  usado  por  Wittgenstein  en  PR  §4.   Usamos   la   regla  “Rojo. J2.

Toda   proposición   que   se   ofrezca   como   justi8icación   de   una   regla   gramatical  supone  esa  misma  regla.  este  tipo  de  justi8icaciones  adquiere  la  forma: Usamos  la  regla  R  porque  re8leja  que  p Y   el   punto   de  Wittgenstein   el   respecto   es   que.   las   primeras  se  distinguen  de  las  últimas  porque  crean  nuevas   formas   de   conducta. Toda   descripción  de  un  hecho  que  sea  relevante  para  la  justi8icación  de   una  regla  involucra  una  expresión  cuyo  signi8icado  la  regla  constituye. Con   el   8in   de   aclarar   el   argumento. Las   reglas   gramaticales   son   constitutivas   de   los   signi8icados   de   las   expresiones.  con   lo  que  la  justi8icación.   porque   la   conducta   de   acuerdo   con   la   regla   puede   4  Searle  (2001)  pp.   resultará   de   utilidad   tener   a   la   vista   la   distinción  de   John  Searle   entre   reglas   constitutivas  y   regulativas   de   una   práctica.   en   general.  podríamos   decir  que.  será  una  instancia  de: Usamos  la  regla  R  porque  re8leja  que  Rx En  suma.  42-­‐46.   no   es   posible   una  justi8icación   de  la   gramática   mediante   la   descripción  de  hechos. Toda   proposición   que   se   ofrezca   como   justi8icación   de   una   regla   gramatical  describe  un  hecho.   en   toda   justi8icación   de  esta   clase.  siempre  que   se  describa   un   hecho   que   sea   relevante   para   la   justi8icación   de   una   regla   en   particular.   el   signi8icado  de  la  proposición  justi8icadora  va  a   depender  de  la  regla   a  justi8icar. 68 . Por   tanto. 4. 2. 3.  es  decir. 5.   R   será  condición   de  la  signi8icatividad  de  p.   esto   es.   Así  pues.regla  a  justi8icar.  en  realidad.   En  todos   los  casos  la  proposición  justi8icatoria  supone   las  reglas   a   justi8icar.4   De  acuerdo  con  esto.   podríamos  reconstruir   el  argumento  de   Wittgenstein  de  la  siguiente   manera: 1.   teniendo  en  cuenta  los  ejemplos   anteriores.

  tornando  circular  a  mi  argumento.   Si  no   hubiera   reglas   para   el   fútbol.   Ahora.   ¿es   esto   realmente   un   problema   para   el   argumento?   Y.   siempre  tengo  que  suponerlas.   cuando   las   reglas   son   regulativas.   Ya   se   dijo   capítulos   anteriores   que  el  punto  de   partida  para   el  estudio  wittgensteiniano  del  signi8icado   lingüístico  son  los  usos   efectivos  del  lenguaje.  en  el   uso  cotidiano   del  lenguaje.   como   “estar   en  posición  adelantada”. 6  Acero  (2003).  Por  eso.   Comencemos   por   la   segunda. Teniendo   presente   esta   distinción.   y   no   podría   describirse   la   conducta   de   alguien.   ¿es  un  problema  de  la  teoría?  Creo  que  ambas  preguntas  deben   responderse   negativamente.   las   conductas   de   acuerdo   con   la   regla   existen   con   independencia  de   ellas.describirse  de  un  modo  que   no  sería  posible   si   la   regla  no  existiese.  que  una  persona   está   leyendo.   podemos   expresar   la   concepción   wittgensteiniana   de   la   gramática   diciendo   que   las   reglas   del   lenguaje   son   constitutivas  de   los  signi8icados  de  las   expresiones.   probablemente5   nos   encontramos   ante   una   regla   constitutiva.   Cabe   aclarar  que  Searle   no   pretende  que  con  ello  se   tenga  un  criterio   formal   de8initivo  para  la  distinción.   por  hora   cuando   se   conduce  un  auto   por   la  ruta”  regula  el   modo   de  manejar  un   auto   en  determinado   contexto.  Por  el  contrario.   en  un   excelente   artículo6  sobre   este   y   otros   argumentos.  y  como  ya  me  he   5   Searle  (2001)   p. Algo  que  se  le  ha  criticado   a   este  argumento   es   con  respecto   al  concepto   de   regla  que  involucra.  lo  que   tenemos  que  hacer  es   atender  a  los  criterios  públicos  para  decir.  Otro   modo   de  distinguir  estos  dos   tipos  de   reglas   dice   que   cuando   una   regla   puede  expresarse  en   la  forma   “p   cuenta  como   q   en  el   contexto   c”  y  la  frase   que   reemplaza  a   q   no   consiste  en  una   apreciación  sino   una   especi8icación   de   la   conducta.  por  ejemplo.   Si  queremos  saber  qué  es  leer.  al  intentar  justi8icarlas.   En  cambio.   pero   la  práctica  de  viajar  con  un  auto  por  la  ruta  existe  y  es   descriptible   con  independencia  de  esa   regla.   no   habría   fútbol.   Juan  José  Acero. 69 .   señala  que  la   noción  de  regla  gramatical  que  invoca   el  argumento   de   la   circularidad  es  demasiado   laxa  y  que  ello   le   acarrea  problemas.   De  la  misma  manera.   la   amplitud   del   concepto  de  regla.   quedan  fuera  de  la  gramática  las  reglas  regulativas  de  cualquier  tipo.   aunque   no   cabe  duda  de   que   la  observación  de   que   la   gramática  incluye   muchas   cosas   es   correcta.43.   “No   superar   la   velocidad  de   110   km.

  entre   otras.   para   decir   que   son   correctos.   Esas   expresiones   a   las   que   apelamos   y   de   las   que   decimos   que   “expresan   una   regla”   adquieren   diversas   formas.extendido  al  respecto.   para   criticarlos.  sería  incluir  dentro  del   concepto  menos  tipos   de  enunciados   de  los  que  en   la   práctica   lingüística   de   hecho   se   usan   como   parámetros   de   corrección   de   las   aplicaciones.   consistiría   en   un  abandono   de   la  tesis   según  la   cual  el  lenguaje  es  autónomo.   la   proposición   que   se   aduce   en   J4.   si   queremos   saber  qué   es   una  regla  debemos   atender   a  las   prácticas   en   las   que   se   le   atribuye   a   las   personas   el   seguimiento   de   reglas.   Acotar   el   concepto   de   regla   gramatical  sería  primero  un   recorte  arbitrario  de   aquello  que   se  pretende  explicar.   para   explicar   los   usos   lingüísticos   de   otros.   que   es   lo   que   prohibe   la   regla   “No   se   puede   usar  ‘es   un   semitono   mayor  que’  para  comparar  colores”  a   la  pretende  justi8icar.   Las   reglas   no   son   cosas.     “Nada   puede   ser   violeta   y   amarillo   a   la   vez”.   lo   que   sucede   es   que   las   reglas   forman   sistemas.   lejos   de   ser   una   ventaja   para   él.   etc.   pero   esto   no   es   un   problema   de   la   disciplina   que   describe  los   usos   del   lenguaje. Por  otra  parte.   pareciera   que   no   hace   otra   cosa  que  di8icultar  el   ofrecer   un  argumento   general   y   facilitar   la   tarea   de   ofrecer   un   contraejemplo.   reglas   como   “Los   colores   son   propiedades  visuales  de  objetos  8ísicos”.  De  modo  que  la  laxitud  del  concepto  de  regla  gramatical   no  es  un  invento   de  Wittgenstein  sino  un  hecho  de  las  prácticas  lingüísticas  que  él  reconoce.  “Rojo.  en  tanto   el  argumento  sólo  se  esgrimiría  para   cierto   tipo  de  reglas.   “verde   es   la   combinación   de   azul   y   70 .   Pero   esto   no   es   un   problema   para   el   argumento.  el  hecho   de  que  al  concepto  de   regla  gramatical  relevante  para   el   argumento   de   Wittgenstein   sea   muy   amplio.   Y  en   segundo   lugar.   es  decir.  azul  y   verde   son  colores  primarios”. Otra   pregunta   que   podríamos   plantearle   al   argumento   sería   la   siguiente:   ¿Como   es  posible  prever  que  toda  proposición  que  se  presente  como   justi8icatoria   va   a   suponer   precisamente  la   regla   a   justi8icar?   De  hecho.   y   que  la   regla   que  resulta  relevante  para  el   signi8icado   de  la  proposición   justi8icatoria  se  encuentra  incluida  en  ese  sistema.   sino   que   son   aquello   a   lo   que   los   hablantes   de   un   lenguaje   apelan   para   justi8icar   los   empleos   de   sus   palabras.   sino   que   es   parte   del  fenómeno   mismo   al  que  ella   estudia.   “no   hay   alturas   de   semitonos   en   los   colores”   no   consiste   en   una   comparación  de   colores.   Si   tenemos  una  gramática  para   los   términos   de   color   que   incluye.

  una  vez   que   abrimos   la  puerta  a  la  idea   de   que   no  puede   considerarse  a  una  regla  o  a  una   proposición  de  manera   aislada.   En   el   ejemplo   mencionado.   etc.   también   dice   seguidamente   que   “entender   un  lenguaje   signi8ica  dominar  una   técnica” 8.   pero.   una  tabla   con  muestras  de  color..   sino   a   dominar   un   juego   de   lenguaje.  cantar  a  coro.  son  lo  que   llamamos  dominar   técnicas.   Es   claro   que   los   signi8icados   de  todas   las   expresiones   están   ligados   como   parte   de   las   formas   de  vida   que   conforman  una   sociedad  y  que  ninguna   expresión  debería  considerarse  según  Wittgenstein  como   un  elemento   aislado.   sacar   fotogra8ías.  41.   cocinar.  Glock  (1996)  p.   sino   saber   hacer   cosas   como   andar   en   bicicleta.   como   diciendo   que   dominar  un  juego  de  lenguaje  signi+ica  dominar  una  técnica.9 7  Véase.  a  su  vez.   llamamos   usualmente   holismo   a   la   tesis   de   que   se   extiende   a   todo   el   lenguaje.  por  ejemplo.  Ahora.   Y   esto   no   es   análogo   a   dominar   el   lenguaje.   Dicho   brevemente. 8  PI  §199.   En  apoyo   de  la   interpretación   holista7   suele  aducirse   que   Wittgenstein  dice  que  “entender   una   oración  signi8ica   entender   un   lenguaje”.   mejor   aún.   relatar  un  suceso.   podemos   observar  fácilmente   que   todas  ellas  se  encuentran  relacionadas   de  modo  tal  que  cualquiera  supone   todo  el   conjunto. 9  Véase  también  PG  §124.   En   esa   dirección.   sino   como   teniendo   al   menos   la  posibilidad   de  relacionarse   con  cualquier  otra  expresión  lingüística.   resulta  complejo   si   Wittgenstein  mantiene  o  no   una   tesis   holista  acerca  del   signi8icado.  nos   quedamos   con   el   problema   de   señalar   hasta   dónde   abarca   ese   sistema.  etc.   saber   actuar   en   teatro.   Con  respecto   a  esa  cuestión.   Esa   cuestión   conduce   al   problema   de   decir   cuál   es   la   dimensión   de   ese   sistema   de   reglas.   es   la   regla   que   establece  la   relación   de   los   colores   exclusivamente   con   lo   visual   la   que   excluye   atribuirle   semitonos.   cuya   gramática.  Por  eso   deberíamos   entender  la   a8irmación   de  Wittgenstein  como   la  tesis   de  que   dominar   un   lenguaje   es  dominar   un   conjunto   de   técnicas  o.amarillo”.   En   efecto.   pintar.   a   pesar   de   eso.  pero  eso  no  implica  considerar  a  todos   los   signi8icados   como   parte   de   una   sola   y   misma   red.  89.   etc.  determina  su  asociación  sólo  con  sonidos.  Forster  (2004)  p.  dominar  una  técnica   no   es   ser   capaz   de   todas   las   actividades. 71 .

  sino  que  sólo  resta  hablar  de   lenguajes.  Cuando   se  ha   abandonado   el  intento   de  describir   el  funcionamiento  de  todo  lenguaje  posible.   y   de   casas   con   anexos   de   diversos   períodos.   de   viejas  y   nuevas  casas.  La   metáfora  de   la  ciudad  no  podría  ser  más  ilustrativa.  prácticas.   suburbios   de   nuestro   lenguaje.  pero  es  di8ícil  pensar  que   la  gramática   de   los  colores   suponga   a  la  del  comercio  de   mercaderías.   esta   posición   ⎯cuya   imprecisión   intentaré  justi8icar  enseguida⎯   puede  defenderse  más   allá  de  las  consideraciones   de  Wittgenstein.   se  lo  ha  reemplazado  por  el  estudio   del   lenguaje   ordinario.   siempre   podemos   imaginar   algún   modo   de   relacionar   el   signi8icado   de   una   palabra   con   el   de   otra.   Las   reglas   para  los  términos  de  color  pueden  tener  relaciones.   y   se   ha   señalado   la   pluralidad   de   usos   lingüísticos.  de  modo   que   72 .   etc.   ya   no   queda   nada   a   lo   que   llamar   el   lenguaje.   pero   la   relación  entre  reglas  que   aquí  resulta  relevante  no  es  una  vinculación  de  cualquier   tipo.   pues   se   encuentra  relacionada   con   algo   muy  intuitivo.   ‘pagar’.   sino  aquella  en  la  que  una  supone  para  su  formulación   a   la  otra.Otro   punto   importante   a   señalar   acerca   de   cuál   sea   el   pensamiento   de   Wittgenstein   en   torno   a   este   problema   es   la   idea   de   todo   el   lenguaje   que   se   encuentra   implicada.   ‘vender’.   Ahora.   que  incluye  expresiones   como   ‘comprar’.  (PI  §18) Para   concluir   la   cuestión   exegética:   no   cabe   atribuirle   a   Wittgenstein   una   posición  holista  en   sentido  fuerte.   por   así   decirlo.   con  las  que   rigen   para  los  términos  relacionados  con  la   visión.   usos.   (¿Y   con   cuántas   casas   o   calles   comienza   una  ciudad   a  ser  ciudad?)   Nuestro   lenguaje   puede   verse   como   una   vieja   ciudad:  una   maraña   de   callejas  y  plazas.   juegos   de  lenguaje.   y   esto   rodeado   de   un   conjunto   de   barrios  nuevos  con  calles  rectas  y  regulares  y  con  casas  uniformes. …  pregúntate  si   nuestro  lenguaje  es   completo  —si   lo  era  antes  de  incorporarle   el   simbolismo   químico   y   la   notación   inJinitesimal.   desde   una   perspectiva   que   no   considera  al   lenguaje  como  un  fenómeno  uniforme   y   cuyo  objetivo  es  el  estudio  pormenorizado   de  juegos  de  lenguaje  concretos.   pues   éstos   son.   Lo   que   llamamos   “el   lenguaje”  es  un  conjunto  heterogéneo   de  prácticas  que  tienen   vigencia  que  en  un  momento   dado  y   en  una   sociedad  determinada.   por   ejemplo.   podemos   ver   que   la   idea   de   una   totalidad   del   lenguaje   es   algo   a   lo   que   no   puede   darse   contenido   desde   la   perspectiva   wittgensteiniana.   pero   sí  la   idea   de  que   las  proposiciones   y   reglas   no   tienen   signi8icado   aisladamente.   su   irreductibilidad   y   su   carácter   cambiante.   Si   consideramos   esto.   esto   es.   Desde   luego.

  el   principio   metodológico   de   atender   a   los   usos   efectivos   del  lenguaje  implica  no   suponer   que  la  estructura  de  todos  los  juegos  de  lenguaje   tenga   que   ser   la   misma.  salvo   por  estipulación.   cuáles   sean   los   límites   de   una   práctica   social   determinada  ⎯y   con  ello.   Primero.  pero  esto   no  es  un  problema  de  Wittgenstein.  o   un  solo   juego  que  es  el   de   actuar   y   los   anteriores   son   variantes   de   él?   Pues   no   todas   las   reglas   son   compartidas   por  ambas   actividades.   de  sus   reglas⎯   es  algo   extremadamente   vago.   Por   eso.   Y   eso   lleva   a   pensar   que   el   alcance   de   cada   juego   de   lenguaje.   En   este   sentido.  Y  es  evidente  que  dar   una  respuesta  categórica  y   general   a   esa   pregunta   resultaría   imposible.   En  segundo   lugar.   no   es   un   trabajo   que   pueda   realizarse   en   abstracto   para   todos   los   juegos.   un   juego   de   lenguaje⎯  se  debe   al  principio  metodológico  de  estudiar   los   usos  efectivos.   en   última   instancia.   Los   juegos  de  lenguaje   se  relacionan   de  modos   muy  diversos.   La   imprecisión   de   Wittgenstein   en   torno   a   cuánto   abarca   un   sistema   de   reglas   ⎯una   práctica   social.   la   suposición  o  no  de  una  regla  por  parte  de  una  proposición  justi8icatoria  debería  ser   algo   que  se  decida   observando   el  caso  particular.sea   imposible   comprenderla   o   de8inirla   en   su   ausencia.  sino  que   es   la  misma   practica   lingüística  la  que   no  nos  permite  delimitar  con  claridad  una  de  sus  prácticas.   Y   ¿cuál   es   la   relación   entre  esos   juegos   y   lo   que  llamamos   entretenimiento?  ¿Y  qué  relación  hay  entre   ellos  y  la   reconstrucción   de   la   escena   de   un   crimen?   Esta   complejidad   se   encuentra  a   lo   largo   de   todo   el   lenguaje. El   problema   ahora   es   averiguar   dónde   empieza   y   dónde   termina   una   gramática  o  un  juego  de  lenguaje.   y   de   nada   serviría   decidir   arbitrariamente   dónde   termina   una   práctica   cuando   estamos   interesados   en   comprender  el   funcionamiento   efectivo   del   lenguaje.  el  hecho  de  que  los   límites  sean  difusos   y  las   relaciones  sean   complejas   no  implica  que  no   podamos  encontrar  casos  claros  en  los  que  una  regla   suponga  a  otras  para  su  de8inición.  ¿hay  un  juego   de  lenguaje  de  actuar  en  teatro  y   otro  de  hacerlo   en  cine.   Pues  no   hay   una   manera  de  trazar   a   priori   los   límites   de   todos   los   juegos   de   lenguaje.   la   de8inición   de   su   sistema   de   reglas.  Y  esto   por   dos   motivos.  En  efecto.   El   mapa   de   la   ciudad   debe   73 .  No  obstante.   es   claro   que   podemos   señalar   la   circularidad   en   los   intentos   de   justi8icación   antes   mencionados  pero   sería  absurdo  decir  que  cualquier  regla  supone  a  cualquier  otra   para  su  formulación.

Ahora.   el  argumento   de  la   circularidad   ⎯con   la   mencionada   salvedad⎯   descarta   efectivamente   las   pretendidas  justi8icaciones.   Lo   que   en  verdad  justi8icaría  a   las   reglas   en  ese   caso   es   que   las   proposiciones  que  formulamos   usándolas   son  verdaderas  o  pueden  serlo.   y  advirtiendo   que  una   tesis   general   al  respecto   no   puede  ser   sino   una   conjetura.   Dice  que  el   verbo  ‘amar’   tiene   la   estructura   que   tiene   porque   las   personas   poseen   de   antemano   una   gramática   que.   si   es   correctamente   desarrollada.   Si  eso   es  correcto.   Pero  cuando  decimos  que  la   transitividad  del   verbo   ‘amar’   viene  determinada  por  una  estructura   cerebral.   a   diferencia  esto.   a  pesar   de   las   observaciones   anteriores.trazarse   recorriendo   todos   los   caminos.   Acero   propone   que  una   regla   gramatical   podría   justi8icarse   sin   caer   en   la   circularidad   mediante   un   enunciado  como  el  que  sigue: J1’.   en  los   intentos  de   justi8icación  anteriores   las   proposiciones  describían  un  supuesto   hecho  al  que  la  regla  era  capaz  de   re8lejar  de   manera   exitosa.   no   damos  con  ello  una   razón   a  favor   de   la  regla.   es  de  suponer  que  cualquier   proposición  que  sea  relevante  para  la  justi8icación  de   una  regla  de  representación.  Tema].   En   el   artículo   mencionado.   no   podríamos  formular  proposiciones  verdaderas  con  él.   sino  que  enunciamos  la   causa   por  la   74 .   lo   será   porque  suponga   para  su  signi8icatividad  alguna   de   las  reglas   del   sistema  al   que  pertenece  la  que  se   pretende   justi8icar. Lejos   de   lo   anterior.   hace   que   usemos   lenguaje   de   esa   manera   particular.   Se  dice:   si   no   tuviéramos   en   nuestra   gramática   un   verbo   ‘amar’   que   fuera   transitivo.   pero   acerca  de  la  con8iguración  cerebral   de  las  personas.   Usamos   la   regla   “‘Amar’  es   un  verbo   transitivo”  porque   en  nuestro   léxico   mental   existe   la   entrada   amar   con   la   siguiente   estructura   Predicado-­‐Argumento:  [Agente.   pues   la   cartogra8ía   no   es   trabajo   de   escritorio.   otra   manera   muy   razonable   de   intentar   responder   al   argumento   de   la   circularidad  es   buscar   justi8icaciones   de   reglas   que   no   cumplan   con  la   forma   antes   señalada. La   proposición  justi8icatoria  dentro   de  J1’  es   descripción  de   un  hecho. Sin  embargo.

  es   decir.   el  problema  de  J1’   no  consiste  en  que  caiga  en   la  circularidad.   la   estrategia   quizá   más   recurrente   por   parte   de   Wittgenstein  es  la  de  apelar  a  la  bipolaridad   de   las   proposiciones  fácticas.   En   otras   75 .cual   los   hablantes   usan   la   palabra   de   esa   manera.   sino   en   que   no   ofrece   una   justi8icación   en   el   sentido   especí8ico   que   es   relevante   para   rebatir  la  tesis  epistemológica   de  Wittgenstein.   De   hecho.   La   tesis   de  Wittgenstein  es  que  los  signi8icados  son  constituidos   por  las  reglas   para  el   uso  público  de  las  expresiones.   y   que   es   igualmente   signi8icativa.   Ahora.   el   argumento   de   la   circularidad   se   mantiene  en   pie  y   proporciona  apoyo  a  la  tesis  epistemológica  de  la   autonomía   del   lenguaje.   Y   eso   no   hace   que   las   aplicaciones  individuales  de  ese  verbo  sean  correctas.  BIPOLARIDAD Wittgenstein   dedica   usualmente   muy   poco   espacio   a   la   discusión   de   la   circularidad  en   los  intentos  de   justi8icación   de  la   gramática.     2.  Desde   este   punto   de   vista.   si   podemos   justi8icar   aquellas   expresiones   que   usamos  para  distinguir  las   aplicaciones  correctas  e  incorrectas  del  lenguaje.  si  la  realidad  tuviera  estructura  incompatible  con  ese  léxico.   y  el   punto  a  debatir  es  si  podemos   dar  una   justi8icación   de   ellas.   la   J1’   no   ofrece   una   justi8icación   de   R1   aunque   explique   perfectamente   su   uso.   En   esa   dirección.   aunque   no  determine  un  sistema  de  reglas   en  particular.   Justi8icar   una   gramática   frente   al   mundo   es   decir   que   ella   nos   provee   elementos  para  describir   la   realidad  que  comparten  con  ella  una  estructura  y   por   eso   funcionan   mejor   que   otras.   sí   sea  condicionante  de  este.   la   mayoría   de   sus   referencias   a   la   autonomía   del   lenguaje   van   seguidas   de   otro   tipo   de   argumentos.   En   consecuencia.   El   que   tengamos   un   léxico   mental   con   ciertas   características   es   compatible  con   que   todos   nuestros   usos  de   una  palabra  fueran   equivocados.  esto  es.   la   idea  de   que   cualquier   descripción   que   podamos   hacer   de  la  realidad   tiene  una   contraparte   que   es   su   negación.  Pero   eso  no   signi8ica  que  no  pueda   señalar  un  hecho  que.

  hacer   “super8luas   las   convenciones”   implica   fallar   al   justi8icarlas.palabras.   Segundo. Así  entonces.   i.   si   las   convenciones   fueran   necesarias.   Así.   debido  a  su  bipolaridad.   serán   necesarias   algunas   aclaraciones   preliminares.   toda  proposición  que  se  aduzca  como   intento   de  justi8icación  para  el   uso  de  una  regla  en  particular..   una  proposición   cuya   verdad   sea   contingente   sólo   podrá   contar   como   justi8icación   de   una   regla   meramente   regulativa   debido  a  que  su  transgresión  no   nos  llevaría  a   formular  una  proposición   sin   sentido.   Por   el   contrario.   si   ciertas   combinaciones   de   palabras   tuvieran   que   excluirse   como   absurdas.  si  enuncia   un  hecho.e.   Una  regla  super8lua  es  una   76 .   Allí  Wittgenstein  expone  su  argumento  de  dos  maneras  diferentes: Si   yo   pudiera   describir   el  objetivo   de   las  convenciones  gramaticales   diciendo   que   tuve   que   introducirlas   porque   los   colores   (digamos)   tienen   ciertas   propiedades.   aunque   sea   verdadera.   si   nos   encontramos   ante   una   regla   gramatical.  (PR  §4) A   8in   de   examinar   el   argumento.   describir   el   objetivo   por   el   cual   introducimos  una  regla   en  el   lenguaje  sería  decir   algo   como  “usamos  la  regla   R   porque  re8leja  correctamente   que  los  colores  tienen   tales   y  tales   características”.  la  expresión  “el  objetivo  de  las  convenciones   gramaticales”   debe  entenderse  como   el   objetivo   representacional   de   las   reglas  gramaticales.   En   otras   palabras.   entonces  no  es  concebible  el  caso  en  que  los  hechos  son  de  una   manera  contraria   a   como  lo  manda  la  regla.   que   transgredirla  produciría  automáticamente  el  sinsentido.   Ahora.   porque   una   justi8icación   exitosa   mostraría   que   la   regla   no   es   opcional   con   respecto   a   otras.   debe   poder  ser  falsa.  describir  ese  objetivo  equivale  a   ofrecer   una   justi+icación   de   la   regla   en   cuestión.   El   texto   más   conocido   al   respecto   se   encuentra   en   Observaciones  +ilosó+icas.  toda  proposición  verdadera  debe  poder  ser  falsa   y  toda   proposición  falsa   debe  poder  ser  verdadera.   entonces   ello   haría   superJluas  las  convenciones.   A   la   inversa.   justi8icar  la  regla  en  este  sentido  equivale  a  mostrar  que  es  necesaria.   puesto   que   entonces   sería   concebible   que   los   colores  no  tuvieran  dicha  propiedad  y  esto  sólo  podría  expresarse  violando  las   convenciones.   es  decir.  De  este   modo.   entonces   por  esa  misma  razón  no  podría  citar  una  propiedad  de  los  colores  que  hiciera   necesarias   las   convenciones.   puesto  que   en   dicho  caso  yo  podría  decir   precisamente  lo   que  las   convenciones  excluyen   que   diga.  Primero.

 que  es  lo  que  la  regla  excluye  que  diga.  Por   eso.   si  su  uso   se  encuentra  realmente  determinado  por  el  mundo.   una  reconstrucción  del   argumento  de  Wittgenstein  aplicada.  como   él  lo  formula.   Por  el   contrario. “Hay  cosas  azules  y  naranjas  a  la  vez”  es  una  transgresión  de  R5. En   tercer   y   ultimo   lugar.  entonces  puedo  decir  con  sentido  que  no-­p. 5. Si   una   proposición   justi8ica   a   una   regla   entonces   esa   proposición   es   signi8icativa 2.  el   argumento  reza: 1.   en   lo   que   sigue   me  propongo   presentar. 4.   primero.   entonces  la   regla  no  es  opcional.  Si   puedo   decir  con  sentido   que  p.  también  puedo   expresar   su   negación.  entonces  también  lo  es  su  negación. 77 .regla  que   una   proposición  podría   transgredir   y   seguir  siendo   signi8icativa.   se   aduce   como  una  proposición  fáctica.   De  este   modo.   Comencemos  entonces   con  la  primera  de   ellas.   una   versión   general   del   argumento   que   trate   de   apoyar   la   tesis   epistemológica   de   la   autonomía. Si  una  proposición  es  signi8icativa. 3. Si   “nada   puede   ser   azul   y   naranja   a   la   vez”   justi8ica   el   uso   de   R5.   y   luego.   entonces  es  signi8icativa.   en   principio. Una   oración   cuya   formulación   transgrede   las   reglas   gramaticales   que   rigen  para  alguno  de  sus  componentes  no  es  signi8icativa.   si   puedo  expresar  la  proposición  que  justi8ica  la  regla. con   lo   que. 6. Si   “nada   puede   ser   azul   y   naranja   a   la   vez”   es   signi8icativa.   Hechas  estas  aclaraciones.   entonces   “hay  cosas  azules  y  naranjas  a  la  vez”  también  es  signi8icativa.   a   la   justi8icación   de   una   regla   en   particular.   el   pasaje   desde   que   los   colores   tienen   ciertas   propiedades  a  “en  dicho  caso  yo  podría  decir  precisamente  lo  que  las  convenciones   excluyen  que  diga”  es   precisamente  donde  se  supone  el  principio  de  bipolaridad.  la  cual  estará  destinada  a  rechazar   la  justi8icación  de  la  regla: R5:   No   se   puede   usar   las   palabras   ‘azul’   y   ‘naranja’   a   la   vez   para   describir  el  color  de  un  objeto.

7. 9.  la  conclusión  9  es  una  consecuencia  de  4  y  8. Las   proposiciones   1-­‐3   son   los   supuestos   de   este   argumento.  que  se  modi8ica  y  restringe  su  alcance.   de   ellas.  toda  proposición  debe  poder  ser   tanto  verdadera   como   falsa.   Con   la   tesis   de   la   bipolaridad   ⎯o   su   consecuencia   expresada  en  la  segunda   premisa  del  argumento⎯  sucede.   la   segunda   expresa  una   forma  del   principio   de   bipolaridad.  la  proposición   6  es  la  constatación  de  que  el   signo  “hay  cosas  azules   y  naranjas  a  la  vez”  incurre  en   una  violación  de  lo   estipulado   por   R5.  como   en   muchos   otros  casos. El   anterior   es   un  argumento   extraído   de  los   textos   que   corresponden  a  una   etapa   intermedia   de   Wittgenstein.  Dicho  de  otro  modo.   La   palabra  polaridad  para   referirse   a   esta   cualidad  de   las   proposiciones  se  debe  a  la   analogía   con  un   imán:   como  éste. “Hay  cosas  azules  y  naranjas  a  la  vez”  no  es  signi8icativa.   Por   este   motivo.   criticando   algunas   y   manteniendo   otras. Por  tanto.   será   necesario   revisar  cuál   es  el   funcionamiento   de  ese  principio   en   el  contexto   de  la   concepción   del  lenguaje  del   Tractatus  y  qué   es   lo   que   perdura  de   él  en   la  concepción  posterior   de  Wittgenstein.  y  8inalmente.   etapa   en   la   que   comenzaba   la   revisión   de   su   pensamiento   anterior   y   debatía   acerca   de   muchas   de   las   tesis   del   Tractatus.   su  negación. “Nada  puede  ser  azul  y  naranja  a  la  vez”  no  es  signi8icativa.   las   proposiciones  tienen  dos  polos.   Dicho   de   una   manera   grá8ica.  Una   de  ellas  es   que   toda  proposición  signi8icativa  posee  una  contraparte.   la   proposición   4   consiste   en   una  ejempli8icación  de  1.   el  de  su   verdad  y  el  de  su  falsedad.   con   los   cuales   se   encuentra   internamente   relacionada.   Lo  mismo  puede  expresarse   de  distintas  maneras.  una   ejempli8icación  de  2.   Luego.   que   también  es  signi8icativa. 8.   una  proposición  realiza  un  recorte  de   la  realidad.  luego  la   proposición   7  se  sigue  de  3   y  6.   pero  se  conserva  como   válida   para   un   conjunto   acotado   de   elementos.  la  5.   78 .  separa  una   situación  que   la  hace  verdadera  de  todo  el  espectro  de  posibilidades  que  la  hace  falsa.   “Nada   puede  ser  azul  y  naranja  a   la   vez”  no  justi8ica  el  uso  de   R5.   la  8   de  5  y  7.  para  toda  proposición  verdadera   hay   otra  proposición  que   es  su  negación  y   que  es  falsa. De  acuerdo   con  el  principio  de  bipolaridad.

Cuando  Wittgenstein  escribió   el   Tractatus  pensaba  que   la   bipolaridad  era  la   esencia  de  la  proposición.   también   abandonó  la  idea  de  que  la  bipolaridad  de  las  proposiciones   fuera  el   re8lejo   de  una   cualidad  meta8ísica  de   la   realidad.  es  el  tipo   de  secuencia   de  signos  que  asociamos  con   la  verdad  y  la   falsedad.   su   negación   es   falsa.   expresiones   suboracionales.  En  consecuencia.   esto   es.  una  proposición  es   el   tipo   de  expresión  que  dice  “las   cosas  son   así   y   así”  y  de  la  que  decimos   que   es   verdadera   si   así   lo   son   y   falsa   en   caso   contrario. Para   resumir.   Pues.   si   una   proposición   es  signi8icativa.  esto  es.   en   efecto.   y   esto   no   es   otra   cosa   que   un   conjunto  de  observaciones  gramaticales.  debía   haber   un   estado   de   cosas   que   la   hiciera   verdadera  y   otro   que   la   hiciera   falsa. Como  ya  se  ha  dicho.   preguntas.   Una  muestra   de  ello   es   que   la   predicación   de   valor   de   verdad   es   un   criterio   que   utilizamos   para   distinguir   a   las   proposiciones   de   las   órdenes.   el   abandono   de   todo   fundamento   meta8ísico   para   el   lenguaje   en  la   8iloso8ía   posterior   de   Wittgenstein   no   quita   que   entre   lo   que   llamamos   ‘proposición’.  etc.  Decimos  de  todas  éstas  que   no  pueden  ser   verdaderas  o   falsas   porque   no  dicen  algo   acerca   de  cómo   son  las  cosas.  que  toda  proposición  si  8iguraba  un  hecho.   si   es   verdadera.   reglas.   Una  proposición  era   signi8icativa  si  8iguraba   un  estado   de   cosas   posible   y   comprender   su   signi8icado   equivalía   a   saber   cuáles   estados   de   cosas  hacían  a  la   proposición  verdadera  y  cuáles   falsa.  Si  una  proposición  es   falsa.   que  la  inexorable  validez   del   principio   para   las   proposiciones   se   debiera   a   que   para   los   hechos   representados   también   valía  una  versión  de   él.   también  lo   es  su  negación.   Por   eso.   mientras   que   el   signi8icado   de   la   proposición   eran   sus   condiciones   de  verdad.  y  sólo  una   proposición.  Wittgenstein  rechazó  más   tarde  la  idea  de  que  todo  uso   del   lenguaje   debiera   reducirse   a   las   formulas   anteriores   y.  puesto  que  cumple  con  los  criterios  antes   señalados   79 .   una  proposición.   que  tuvieran  la   posibilidad  de  ocurrir   o  no   ocurrir.   a   saber.  En  cambio.   ‘verdad’  y   ‘falsedad’   pueda  existir   una   relación   gramatical.   Esto   ⎯podríamos  decir⎯   es  una  observación  gramatical.   Sin   embargo.  parece  ser  parte  del   signi8icado  de  lo   que  llamamos   ‘proposición’  ser  el  tipo   de   formula   verbal   que  asociamos  con  la   verdad  y   la  falsedad.   con   ello.   El   signi8icado   de   los   nombres   que   componían   una   proposición  eran   los   objetos   por   ellos   nombrados.   entender   una  proposición  involucraba  entender  su  negación.   su   negación   es   verdadera   y.

  Si   alguien  dice  de  una  orden   o   una  pregunta   que   es   falsa.  Con  respecto   a   las   últimas.  Por   el   contrario.   por   el  contrario.  observamos   que  en  el  fondo  son  reglas.   podemos   corregirlo   usando   una   formulación   de   la   regla   parecida   a   aquella   y   así   explicarle   que   está   usando   mal  las   palabras.   un   nombre.   aunque  las  tautologías  no   satisfacen   el  principio  de  bipolaridad   ⎯su  falsedad  es   un  sinsentido⎯  no  por   ello   carecen  de  signi8icado.   ¿Y   qué   sucede   con   las   contradicciones?   ¿Debemos   enunciar   una   regla   gramatical   que  determine  su  carencia  de  signi8icado?  Todo  lo  contrario.   es   una   expresión   que   desempeña  funciones  normativas  dentro  de  un  juego  de  lenguaje.  no  pueden  ser  falsas.   Pensar   que   son  proposiciones.10   Y   el   papel   que   desempeñan  los   enunciados   tautológicos   ⎯sostiene⎯   es   normativo.  pero  que  no  pueden  ser  falsas   ⎯podría   decir   Wittgenstein⎯  es   caer   en   una   falsa   analogía.   del  mismo  modo  en  que  la   pregunta  “¿qué  es  el  signi8icado?”  nos   lleva   a   responder   señalando   un   objeto   sólo   porque   ‘signi8icado’   es   un   sustantivo.   pues   su   forma   suele   disfrazar   el   verdadero   signi8icado.   las   contradicciones   no   son   más   que   transgresiones  de  las  reglas  gramaticales. Esta   relación   entre   la   bipolaridad   y   las   proposiciones   es   algo   que   podría   objetarse  si  se  toma  en  cuenta  a  proposiciones  como  las  de  la  lógica.   Wittgenstein  mantiene  la  bipolaridad   de   las  proposiciones.  sino  que  son  necesarias   y  por  eso   su  negación  es   contradictoria.   del   mismo   modo   en  qué  mover  un   al8il   en   linea   10  Véase  PI  §421.   Una  proposición  que  sólo  puede  ser  falsa   no   es   en   realidad   una   proposición.   nos   engaña   el   hecho   de  que   sean  oraciones   en  modo   indicativo.   Si   alguien  me  pregunta   por  qué   digo   de  la  frase  “son  las  cinco”   que  es  falsa  pero  no   lo   digo   de   “¿qué  hora   es?”   puedo   justi+icarme   por   referencia   a   la   regla.   Sin   embargo. 80 .   Lo   que  rechaza.  Por  eso.   En   suma.   porque  tener  signi8icado  es  para  una  expresión  tener  algún   uso  dentro  de  un  juego  de  lenguaje.  Recordemos  la  a8irmación   de  Wittgenstein  de  que  para   entender  el  sentido  de   una   expresión  debemos  atender  al  uso  que  hacemos  de  ella.  solemos  pensar.para   decir   de  algo   que  es  una  regla.  y  las  normas  claramente  lo  tienen.   es  que  las   de   la  lógica  sean   en  realidad  proposiciones.  si  analizamos  el  uso  que  hacemos  de  las  proposiciones  de   la  lógica.   pues   simplemente   no   es   un   movimiento   legítimo   en  el   juego   de  lenguaje.  Puesto  que   los  enunciados  necesarios  se   identi8ican  con  las   reglas  y   que  una  contradicción  es   la   negación   de   un   enunciado   necesario.

  Ahora.  Dadas  una  regla   R  y  una  proposición  fáctica  que  se  aduce  como  su  justi8icación: R  =  todo  objeto  x  tiene  la  propiedad  F.  entonces  también  lo  es  su  negación. Si  una  proposición  justi8ica  el  uso  de  una  regla  entonces  es  signi8icativa.  para   Wittgenstein  lo  que  distingue  a  éstos  es   el  poseer  una  determinada  función  en   la  práctica   lingüística.    y  no   enunciaciones  de  estados   de  cosas  meta8ísicamente  necesarios.  Y  eso  se  debe  a  que  el  rango   de   validez   que   le   atribuimos.   se   hará   necesario   ensayar   una   versión   general   del   él.   si   se   quiere   demostrar   la   tesis   epistemológica   de   la   autonomía.  Y  lo  mismo  sucede   con  los  enunciados  de  la  matemática.   coincide   precisamente   con   lo   que   resulta   relevante   para   el   argumento.  esto   puede  formularse  de  la  siguiente  manera. Tenemos  entonces  el  siguiente  argumento: 1. Si  una  proposición  es  signi8icativa.   podemos  recordar   que  el  que  se   presentó   anteriormente   estaba   aplicado   al   rechazo  de   una   justi8icación  particular.   el   de   cierto   tipo   de   expresiones   ⎯las   proposiciones⎯   dentro   de   los   juegos   de   lenguaje   representacionales.  265.   En  suma. Fa  =  el  objeto  a  tiene  la  propiedad  F.   esto   es.   el   análisis  de   los   usos   lingüísticos   lleva   a   Wittgenstein   a   mantener   el   principio   de   bipolaridad   para   las   proposiciones   y   asimilar   las   supuestas   “proposiciones   necesarias”   a   las   reglas  gramaticales.  a   saber.   Basándonos   en   la   reconstrucción   anterior.11   Por   todo   ello.   pues   una   justi8icación   del   tipo   que   estamos   examinando   debe   enunciar   un   hecho   de   la   realidad  que  la  regla  deba  re8lejar.   regresando   a  nuestro   argumento.   aun   abandonando   el   fundamento   meta8ísico   que  el   Tractatus   atribuía   a   la   bipolaridad   y   la   idea   de  que   ésta   pudiera   consistir   en  la   esencia   de   todo  uso   del   lenguaje.recta  no   constituye   un   movimiento   en  el  juego   de  ajedrez. 11  Baker  &  Hacker  (1985)  p.   el  principio  de  bipolaridad  puede  considerarse  vigente  para   los  propositos  del   argumento   que   se  está  examinando.   el  de  ser  una   norma  para  la  formulación  y  transformación  de  las  descripciones  del  mundo.   Éstas   son  para   él  expresiones   de  relaciones  conceptuales. 81 .   Así  pues. 2.  entonces.

Por  tanto.   Esto.  las  reglas  pueden  ser  expresadas   de  muchas  maneras.  decimos  que  se  trata  de   reglas   porque   las  usamos  para   trazar  un  límite  entre  las   combinaciones  de  palabras  que  tienen  un  uso  y   las   que  no   lo   tienen. Fa  no  es  signi8icativa.3.   5.   9.   Precisamente.  entonces  Fa  es  signi8icativa.  Fa  no  justi8ica  el  uso  de  R. No-­Fa  es  una  transgresión  de  R   7.   pero   más   amena.   sencillamente.   entre   lo   que   puede  decirse  con   sentido   y   lo   que   no.   como  en  “No   se  puede  usar  las   palabras  ‘azul’  y  ‘naranja’  a  la   vez  para  describir  el   color  de  un  objeto”   sino   también  de  maneras  más  sencillas   como  “Nada  puede  ser   azul  y  naranja  a  la   vez”.  las   reglas  tienen   claramente  la   forma   de   proposiciones.  entonces  no-­Fa  también  es  signi8icativa.   entonces  la  combinación  “rojo  no   es   un   color   primario”   no   tiene   signi8icado   porque   es   lo   mismo   que   decir   “el   color   primario   rojo   no   es   un   color   primario”.  Si   tenemos  un   juego  de  lenguaje  en  el  que  vale  la  regla  que  dice   “Rojo. Una   oración   cuya   formulación   transgrede   las   reglas   gramaticales   que   rigen  para  alguno  de  sus  componentes  no  es  signi8icativa.  como  ya   se  dijo.   es   decir. 4.  sino  indicarle   que   está   usando   las   palabras   de   manera   incorrecta   señalándole   la   regla.  y  amarillo   son  colores  primarios”.   y  el  modo   de  corregir   a  alguien  que   formula  una   expresión  así  no  es   señalarle  que  en  la  realidad  el  rojo  sí  es  primario.  Como  ya   se  vio   en  el  capítulo  precedente.   no   sólo  en  una   forma  en  la  que  se  mencionen  las   expresiones.  En   este  sentido. Tratemos   de   expresar   esto   de  una   manera   tal   vez   menos   precisa. Pero.   Decir   que   aquella   regla   es   válida   es   decir   que   cualquier   combinación   de   palabras   que   le   atribuya   ambos   predicados   a   un   mismo   objeto   ⎯a   la   vez   y   por   completo⎯   es   carente  de  signi8icado.   En   casos  como  este  último.   no   es   un   movimiento   posible   en  el   juego   de   lenguaje.   aunque   su   función   dentro   del   juego   de   lenguaje   sea   normativa. Si  Fa  justi8ica  el  uso  de  R. Si  Fa  es  signi8icativa.  azul. 6.   ¿por   qué   es   carente   de   signi8icado?   Precisamente   porque   es   autocontradictoria. No-­Fa  no  es  signi8icativa 8.  el  hecho  de  que  usemos  ese  enunciado  para  realizar   82 .

 toda  proposición  que  sea  capaz   de  justi8icar  una  regla.   signi8icado.   Eso   es  una  obviedad.   en  última   instancia.  otra   proposición.  no  hemos  justi8icado  nada.   en  la   reconstrucción   que   he   ofrecido   del   argumento   he   optado   por  una  manera  de  hacerlo  en  la  que  se   destaca  con  claridad  su  relevancia  para  la   tesis   epistemológica   de   la   autonomía   del   lenguaje.  Por  eso.   o   lo   que   sea. 83 .   la   gramática  completa  que  gobierna  los  movimientos  de  un  juego  de  lenguaje.   como   ya   se   habrá   advertido.12 Pero   ahora   debemos   advertir   que   es   la   regla   misma   a   justi8icar   la   que   establece   que   aquella   negación   carece   de   signi8icado.  que   su  negación  también  es   signi8icativa.   con   lo   que   prohibe  una   regla  claramente   ligada   a   ella.  según  el  principio  de  bipolaridad.  una  acción.   vuelve   a   señalar   en   dirección  a   la  sistematicidad  de   la  gramática.   Pero   ya   me   he   referido   a   este   asunto.   Ahora   bien.   Pero.   si   tratamos   de   justi8icar   la   regla   “No   se   puede   usar   ‘es   un   semitono   mayor   que’   para   comparar   colores”   aduciendo   la   proposición   “no   hay   alturas   de   semitonos   en   los   colores”.   Y  para  ello  vale  lo  mismo  que   se  dijo   en   el  apartado  anterior:   que  las  reglas.   Si   la   proposición   “Thelonious   tocaba   el   piano”   nos   informa   de   algo   es   porque   “Thelonious   no   tocaba   el   piano”   también   lo   hace.   Sin   embargo.  94.   forman  sistemas.   será   siempre  signi8icativa.   Por   eso.  por   tanto.  baste  decir  que   la  negación  del   enunciado   que  se  aduce  como  justi8icación   también  deberá  ser  signi8icativa.   aunque  de  esa  manera  su  conclusión  es  que  la  proposición  aducida  no   12  Moore  (1997)  p.   decir   que   una   proposición  que   describe  un   estado   de   cosas   es   signi8icativa   implica.   cuanto   menos.   puesto   que  decir  que  es   justi+icatoria  es  admitir   que  tiene  un  uso   y.   y   esto   es   contradictorio   con   lo   que   manda   la   regla   o.   en   tanto  rigen  para  los  mismos   términos   y   en  tanto   son   expresadas   con  palabras   cuyo   signi8icado   está   sujeto   a   otras   reglas.   es   importante   señalar  que.  decir  que  el   signi8icado  de  una  expresión  depende  de  una   regla  es   decir  que  depende  de  un   sistema   de  reglas   que   abarca.   Ahora.una  corrección  como   la  anterior  es   el  motivo  por  el   que  decimos  que  expresa  una   regla.   cuanto   menos.   En   efecto.   entonces  la   negación   de  esta  última  “hay  alturas  de  semitonos  en  los  colores”  debe   ser   signi8icativa.   La   última   observación.

  no  lo   sería  de  una  regla  gramatical.   sino   que   estipulan   una  manera  de  comportarse  que  se  ha  convenido  en  señalar.  su  negación⎯  la  cual  será  también   signi8icativa  y   dirá  precisamente  aquello  que  la   regla  excluye  como   sinsentido. 84 .   si   aquello   contara   como   una   justi8icación.   al   menos   para   los   enunciados   fácticos.   Por   eso   lo   que   Wittgenstein   dice   es   que.   la   primera   sería   una   expresión   diferente  de   la  regla   o   una  regla  derivada.justi8ica  la   regla.  este  argumento   proporciona  un  gran  apoyo  a  la  tesis  epistemológica   de  la   autonomía.  Si  se   acepta   la   validez   del   principio   de   bipolaridad.  entonces  ni  la  proposición  justi8icatoria  ni  su  negación   serían   signi8icativas.   no   se   cae   en   circularidad   ni   se   tiene   problemas   con   la   polaridad  de   las   proposiciones  si   se   pretende  justi8icar   la   regla   “se   debe   vestir   de   traje   para   entrar   a   la   8iesta”. Para   resumir.   y   no   de   una   regla   constitutiva   del   signi8icado.   estaríamos   hablando   de   una   regla   regulativa.  las  reglas⎯.   En   ese   caso.   si   aquello   a  justi8icar   se   tratara.  como  la  negación  de   esa  proposición  sería   signi8icativa.  y  la  segunda  una  contradicción.13   En   efecto.   Esto   se   debe   a   que   a   él   le   interesa   presentarlo   de   esa   forma   para   destacar   lo   siguiente:   si  la   justi8icación  fuera  exitosa.   En  cambio.   si  la   proposición  lograra  señalar   un  hecho  al  que  la  regla  debiera  ceñirse.  3-­‐4.   y   eso   se   debe   a   que   la   regla   mencionada  no   es   constitutiva  del   signi8icado   de  las   palabras.  en  el  fragmento  citado  Wittgenstein  concluye  que  si   la  proposición   fuera  justi8icatoria   “ello  haría  super8luas  las  convenciones”  ⎯es  decir. 13   Una  clara  reconstrucción  del  argumento  realizada  en  esta  dirección  puede  encontrarse  en  Vergara   (2008)  p.   Wittgenstein   dice   que   no   hay   manera   de   justi8icar   una   gramática   apelando  a  la  realidad   porque   ella  es  la  que  constituye   los  signi8icados  y   determina   los  límites   de   lo   que  tiene   sentido.  es  decir.  sino  que  estaríamos  en  presencia   de  una  regla   regulativa.   en   efecto.   Y  una  proposición  signi8icativa   que   sea   capaz  de  decir  con  verdad  algo   que  sea  relevante  para  justi8icar   la  regla   tendrá   como   contraparte  a  otra  proposición   ⎯esto  es.   de   una   regla  gramatical.

3.  INDETERMINACIÓN14
Los  argumentos  anteriores   son  formulados  por   Wittgenstein  de  una  manera   más  o   menos   explícita   y   su  relación  con   el  problema   general   de  la  autonomía   del   lenguaje  surge  en  los   textos  de  un  modo   natural.   Sin  embargo,   del   argumento   que   se   presentará  en   este  apartado  no  aparece   explícitamente  más   que  la  conclusión.   Wittgenstein   no   pasa   de   intercalar   esa   observación   y   a   lo   sumo   añade   algún   comentario  al  respecto,   pero,   a  pesar  de  eso,  dicha  conclusión  no  sólo  se  encuentra   a   mi   entender   justi8icada,   sino   que   además   es   la   consecuencia   de   un   modo   de   argumentar   propiamente   wittgensteiniano   aplicado   a   la   cuestión   de   la   arbitrariedad.   El  argumento  que  quiero   presentar  surge  de   una  posible  lectura  de  los  textos   de  Wittgenstein  basada  en  la   forma   de   argumentación  que  Kripke   le  atribuye  y  en   relación  con  varios  argumentos  presentados  por  otros  8ilósofos,  especialmente  por   Nelson   Goodman.   Así,   mi   papel   consistirá   sólo   en   señalar   la   coincidencia   en   la   estructura   inferencial   y  la  especial   relevancia  para   la   cuestión  de  la  autonomía  de   un  argumento  cuya  fuerza  es  sobradamente  conocida.   Para  ponerlo  en  pocas  palabras,  el  argumento  que  surgirá  de  esta  lectura  es  el   siguiente:   toda   proposición   que   podamos   formular   acerca   del   mundo   tiene   un   número   inde8inido   de   proposiciones   alternativas   que   son   incompatibles   con   ella,   que   usan   conceptos   radicalmente   diferentes   a   los   nuestros,   y   que   a   la   vez   son   perfectamente   con8irmadas   por   la   evidencia   disponible.   Si   no   hay   un   modo   de   justi8icar   la   corrección   de   nuestra   proposición   frente   a   las   demás,   entonces   será   correcto  decir  que   la  gramática  no  puede  ser  determinada  por  el  mundo.  Como,  al   parecer,   esa   justi8icación   no   puede   alcanzarse,   el   argumento   concluye   la   tesis   semántica  de  la  autonomía. Así  planteado,  con8ío  en  que   el   examen  de   algunos  argumentos  y  la  referencia   a   algunas   ideas   wittgensteinianas   tornará   plausible   la   idea   de   que   es   este   argumento  lo  que  Wittgenstein  tiene   en  mente  cuando  formula  su  conclusión.  Si  así  

14   Una   versión  resumida  de   este  apartado   fue  presentado   en   las   V   Jornadas   Wittgenstein   (Buenos  

Aires,  2008)  como  comentario   al   trabajo  de   Julia  Vergara,  a  quién   agradezco  por  sus   comentarios  al   respecto. 85

no   fuera,   el   argumento   expuesto   cobrará   interés   por   sí   mismo   y,   en   última   instancia,   podrá  ser  visto   como   consistente  con  su  pensamiento   y,  especialmente,   como   relevante   para   la   tesis   discutida   en   este   trabajo.   La   mejor   manera   de   presentarlo   será   plantear   el   problema   exegético   y   trazar   un   recorrido   por   los   textos  de  los  que  podremos  servirnos  de  guía  en  la  interpretación. En  Investigaciones  Filosó+icas  Wittgenstein  escribe:
El   único   correlato   en   el   lenguaje   de   una   necesidad   natural   es   una   regla   arbitraria,   es   lo   único   que   puede   extraerse   de   esa   necesidad   en   una   proposición.  (PI  §372)

¿Cómo   debemos  entender  un  parágrafo  como   el  anterior?   El  pasaje  presenta   más   de  una  di8icultad.   El  contexto  en   el   que  aparece,   tanto  en  Investigaciones  como   en   Gramática   Filosó+ica,15   señala   con  claridad   su   relación   con   el   problema   de   la   arbitrariedad   de   la   gramática,   de   hecho,   en   la   primera   de   ellas   va   seguido   de   la   frase   «Qué   clase   de   objeto   es   algo   lo   dice   la   gramática».16   Pero   no   es   la   consecuencia  de  algo  de  lo   que  se  esté  hablando  en  las  páginas  anteriores  ni   es  el   comienzo   de   una   secuencia   de   parágrafos   que   termine   por   dar   razones   de   ello.   Incluso,   aunque  en   Gramática   sí  aparece  en   el  contexto  de   una   discusión  sobre  el   tema,   es   un   agregado   posterior   y   en   ningún   lugar   se   lo   incorpora   a   un   hilo   argumental.  En  suma,  la  frase  se  encuentra  prácticamente  aislada.   Sin  embargo,   esa   conclusión  se  presenta   como  una  a8irmación  categórica   de   la   tesis  semántica  de  la  autonomía  del   lenguaje.   En  efecto,  si  una  necesidad  natural   no  es  capaz  de  determinar  un   conjunto  de   reglas   en  el   lenguaje,   sino  que  podemos   extraer   lo   que   nos   plazca   de   ella,   entonces   quedará   demostrada   la   tesis   de   la   autonomía.   Pero   a   eso,   por   supuesto,   no   alcanza   con   a8irmarlo.   Para   extraer   la   conclusión   será   necesario   reconstruir   de   un   modo   inteligible   el   argumento   que   lleva  a  Wittgenstein  a  a8irmar  ese   resultado.  Con   miras  en  dicha   reconstrucción,   y   para   plantear   mi   hipótesis   acerca   de   cómo   debe   interpretarse   aquel   parágrafo,   resultará   iluminador   un   repaso   breve   por   algunos   argumentos   famosos   que   han   sido  propuestos  por  otros  8ilósofos.

15  La  misma  oración  aparece  añadida  posteriormente  al  manuscrito  en  PG  §133. 16  PI  §373.

86

Resulta   interesante   observar   que   cerca   de   mediados   del   siglo   XX   fueron   presentados  por  parte  de  distintos   8ilósofos,  en  distintas  disciplinas  y  mayormente   de   modo   aislado,   un   conjunto   de   argumentos   que   comparten   un   cierto   aire   de   familia   por   su   referencia   a   la   idea   de  indeterminación  y   por  su  carácter   negativo   respecto  de  alguna  concepción  tradicional   en  8iloso8ía.  Me   re8iero   puntualmente   a   cuatro   famosos   y   discutidos   planteos:   el   argumento   de   la   subdeterminación   de   teorías   cientí8icas,   la   tesis   de   la   indeterminación   de   la   traducción   de   Willard   V.   O.   Quine,   El  nuevo  enigma  de   la  inducción  Nelson  Goodman,  y  la  paradoja  sobre   seguir   reglas  de  Wittgenstein  de  acuerdo  con  la  lectura  de  Kripke.   Comencemos   por   el   argumento   de   la   indeterminación   de   las   teorías   cientí8icas.   Este   parte   de   la   siguiente   situación.   Supóngase   que   poseemos   dos   teorías   cientí8icas   empíricamente   equivalentes   ⎯es   decir,   dos   teorías   cuyas   consecuencias  observacionales  son  exactamente   idénticas⎯.  Esto  suposición  surge   de  la  idea  de  que  toda   teoría  posee,  al  menos  potencialmente,  teorías  alternativas   a   ella   capaces   de   explicar   la   misma   evidencia   observacional,   y   ello,   a   su   vez,   tiene   origen   en   la   idea   de   que,   para   los   lenguajes   formalizados,   dada   una   proposición   cualquiera,   existen  in8initas   posibles  proposiciones  de  las   que  ésta  es   consecuencia.   Si   extrapolamos   eso   al   ámbito   de   las   teorías   cientí8icas,   obtenemos   que,   dado   un   conjunto   cualquiera   de   enunciados   observacionales,   hay   más   de   una   teoría   ⎯potencialmente  in8initas⎯   que  tiene   a  ese   conjunto   como   consecuencia.   Ambas   teorías  tienen,  como  cualquier  otra,   una  relación  con  las   observaciones  tal  que,  por   un  lado,   las   explica   al  ser  éstas  consecuencias  de  la  teoría   ⎯ya  sea  que  los  prediga,   cuando   las   observaciones   aun   no   se   han   realizado,   o   que   los   acomode,   cuando   implique  los   datos   ya  conocidos⎯;   y  por   otro   lado,   en   sentido   inverso,   los   datos   observacionales  disponibles  con+irman  a  la  teoría  que  los  tiene  por  consecuencia.   Hasta   aquí   no   se   presentan   problemas.   Sin   embargo,   además   de   eso,   el   argumento   añade  que  las  dos  teorías,  a  la  vez  que  empíricamente  equivalentes,  son   incompatibles   en  su  postulación  de  entidades   inobservables.  Es   decir,   aunque  dan   lugar  a  las  mismas   observaciones,   ambas   postulan,   como   parte   de  su  mecanismo   explicativo,  la  existencia  de  un  conjunto   de  entidades  que  di8iere  del  que  postula  la   otra.   En   otras  palabras,  ambas  teorías  dan   lugar   a  las   mismas   observaciones,   pero   son  incompatibles  entre  sí,  de  modo   que   no   pueden  ser   verdaderas  las  dos  a  la  vez.  
87

  pero.   en  consecuencia.  p.   la   presentación   de   un   argumento   como   ese   no   obedece   a   la   intención  de  que  abandonemos   las  teorías  o  algo   por  el  estilo.   entonces.   Una   consecuencia   de   esta   vinculación   de   los   conceptos   a   los   enunciados  contrafácticos  hace  que  ello  tengan  una  relación  abierta   con  los   hechos   ⎯algo   que.   es   lo   que   pretende   concluir   el   argumento   17  Peirce  (1988)   pp.   aún   así.   De   este   modo.   pero   sin   tener   en   cuenta   su   descripción   de   la   realidad.   a   saber. No   obstante.  pero  no   una  diferencia  en  el   signi8icado.  Nuestra   concepción  de  estos   efectos  es  pues  el  todo  de  nuestra   concepción   del   objeto». 18  Ibid.De   esta   manera.   Una  excelente   exposición  de   estas  ideas  puede  encontrarse   en   Faerna   (1996)  y  Penelas  (2008).   este   tipo   de   teoría   apela   a   condicionales   contrafácticos   para   dar   cuenta   del   contenido   conceptual.   lo   que   pretende   es   motivar   el   abandono   de   una   concepción   8ilosó8ica   determinada.18   Como   puede   verse.   El   antecedente  de   este  tipo   de  elaboraciones   parece   encontrarse  en   Charles   Sanders  Peirce.210.  qué  es  lo   que   hay   en   el   mundo   inobservable.   Es   por   ese   motivo   que   se   habla   de   subdeterminación  de  las  teorías  cientí8icas.   no   permiten  decidir  entre  ellas  y  tampoco  permiten  decidir.   quien  en  su  artículo   Cómo  esclarecer  nuestras  ideas17  considera  una   situación  similar  como   posible   objeción  a  su  concepción  del   signi8icado.  Lejos   de  eso.   Pero   ahora.   como   se   verá.   que   puedan   tener  concebiblemente  repercusiones  prácticas.  La   máxima   pragmática   que   había   formulado   decía:   «Consideremos   qué   efectos.   pues   ese   contenido   se   identi8ica   con  lo  que  concebimos  que  experimentaríamos   del   objeto   en   diversas   situaciones.   la   de   que   las   teorías   cientí8icas   re8lejan   la   realidad.   decir   que   un   objeto   es   duro   es   decir   que   creemos   que  se  rayaría  en  caso   de  que  presionáramos  fuertemente   a   otro   objeto   sobre   él.  200-­‐223.   la   mencionada   objeción   podría   formularse   así:   ¿Cómo  se   distinguen  un  objeto   duro  y   otro  blando  que  reacciona  endureciéndose  al   contacto   con   otra   cosa?   La   respuesta   de   Peirce   a   su   propia   objeción   es   que   ello   constituiría  un  ordenamiento  diferente  de   los  hechos.   Ese   abandono   de   esa   concepción   llevaría   a   considerar   a   las   teorías   sólo   como   instrumentos   de   cálculo   que   permiten   hacer   predicciones. 88 .   concebimos   que  tiene  el   objeto  de   nuestra  concepción.   las   observaciones   con8irman   ambas   teorías.

  Sin   embargo.   «en  cuanto   tal   no   puede  reclamar  ningún  monopolio  sobre  ellos».  no  es  posible  que  una   sea  verdadera  sin  que  la  otra   sea   falsa.  y  sucede  que   eso.  20   A   falta  de   una  mejor  expresión  uso   ‘teoría’  en   el  sentido  más   amplio  posible.   las   con8irman.   parece  que  el  argumento  nos  enfrenta  con  un  esquema  como  el  siguiente: En   este   esquema   está   dado   un   conjunto   de   datos   (D)   ⎯sean   estos   de   cualquier  naturaleza⎯  y  dos  teorías20  (T1  y  T2)  cada  una  de   las  cuales  es  capaz  de   dar  cuenta  de  esos   datos.  pretendiendo   con   ello   aludir  a  un  conjunto   de  enunciados   que  desempeñan  la  función  de  dar  cuenta  de  una   serie  de   datos.   si   prescindimos  del   caso   de  las   teorías   cientí8icas  o   los   condicionales   peirceanos.   los   datos.  Las  teorías  tienen  con  ellos  una  doble  relación:  en  primer   lugar.   y   consideramos   este   modo   de   argumentación   de   manera   abstracta.115.   es   19  Faerna  (1996)  p.   brindan   apoyo   a   cada   una   de   las   teorías. 89 .   esto   es.   como   se  ha  dicho.   al   efectivizarse.   el   procedimiento   consistente   en   presentar   alternativas   incompatibles  es  prácticamente  idéntico  a  los  casos  que  aquí  consideramos.   Pero   se   da   además   una   relación  de   incompatibilidad  entre  las   dos  teorías.   el   argumento   está   formulado   como   una   objeción   a   la   tesis   de  que  el   signi8icado   debe  identi8icarse  con  los  posibles  efectos   empíricos  de   un   objeto.19 En   el   caso   de   Peirce.   al   resultar   en   enunciados   verdaderos.   resulta   que   todo   dato   observacional   provee   razones   para   pensar  que  ambas  teorías  son  verdaderas.  y   eso  es  justamente   lo   que   crea  la  situación   inaceptable   a  la  que  somos  conducidos:  de   no   haber  información  extra  para  decidir   entre   las   dos   teorías.  En  efecto.   en  palabras   de   Faerna.wittgensteiniano⎯   y  que.   de   este  modo.   tienen   como   consecuencia   a   los   datos.   los   explican.   es   decir.   Ahora.   en   segundo   lugar.

  la   aceptación   de   la  cuarta   premisa  depende  de  que   no   seamos   capaces   de   ofrecer   una   salida   al   desa8ío.  no  es  posible  decidir  entre  T1  y  T2 Como   puede  observarse.   no   existe   un   diccionario.  el  argumento  procede  de  la  siguiente  manera: 1.   si   no   logramos   ofrecer   información  que  sea  capaz   de   mostrar  por   qué  una  de   las   teorías  es   preferible  a  la  otra.   esto   es.     De  modo  esquemático.  en  el  sentido  de  ser  resultante  de  un  mero  capricho.   Como   puede  observarse.  o  bien  T2 4.  éste  nunca  ha   sido  traducido  al  nuestro. D  es  todo  lo  relevante  para  decidir  entre  T1  y  T2 5.   V.   Así   pues.   ni   nadie   capaz   de   traducirnos   las   expresiones  de  ese  lenguaje.   procede   haciendo   conjeturas   acerca   del   signi8icado   en   su   lenguaje   de   las   expresiones   foráneas  y  realizando   comprobaciones   de  sus   hipótesis   al  interactuar   21  Quine  (1974). 90 .imposible.   entonces   tendremos   que   quedarnos   con  una  conclusión  di8ícilmente   aceptable  o  abandonar  algún  supuesto  del  planteo.   El   segundo   argumento   de   los   cuatro   a   los   que   atenderemos   es   el   comúnmente   llamado   argumento   de   la   indeterminación   de   la   traducción   de   W. Por  tanto.  Para  la  elaboración  de  ese  diccionario. D  con8irma  T2 3.  Quine  llama   a   esto   una   situación   de   traducción   radical:   en   ella   un   lingüista   debe   construir   un   diccionario   de   traducción   valiéndose   exclusivamente   de   la   observación   de   la   conducta  de  los  hablantes  de  dicho   lenguaje.   esto   es. O  bien  T1.21   Éste   parte   de   una   situación   hipotética:  nos  hallamos  ante  una   comunidad  cuyo  lenguaje  nos   es  completamente   desconocido.   Quine.   que   no   podamos   ofrecer   la   información   que   muestre   que   la   decisión   entre   las   teorías   no   es   arbitraria. Pero   veamos   ahora   que   esta   forma   de   argumentar   se   encuentra   presente   también  en  la  discusión  de  otras   cuestiones   8ilosó8icas. D  con8irma  T1 2.   la  argumentación   presentada   antes  acerca  de   las   teorías   cientí8icas   es   una   instancia   de   este   esquema:   los   datos   son   allí   los   enunciados   observacionales   y   las   dos   teorías   en   competencia   son   incompatibles   por  su  postulación  de  entidades  inobservables.

  nuevamente.   Así.   En   efecto.   observando   su   color.   queda   indeterminado   cuál   sea   el   signi8icado   de   las   expresiones.   se   pronostica   el   de   la   totalidad   de   las   esmeraldas   de   la   bolsa.  La  esmeralda  100  es  verde y  a  partir  de  ellas  se  efectúa  la  predicción: 22  Goodman  (1983)  pp.  La  esmeralda  2  es  verde E3. En  tercer  lugar.   es   decir.   De   modo   que.   se   obtienen   los   enunciados  observacionales: E1.   no   habiendo   más   que   la   observación   de   la   conducta. 91 .  En  él  se   parte.con   los   hablantes   de   la   lengua.   dos   lingüistas   podrían   realizar   ese   trabajo   paralela   pero   aisladamente   y   alcanzar   diccionarios   incompatibles   entre   sí.   en   torno   al   problema   de   cómo   se   con8irma   inductivamente  una   teoría  cientí8ica.  y  no  hay  más  información   que  nos  permita  decidir  sobre  la   corrección  de  una  de  ellas.  La  esmeralda  1  es  verde E2.   nuevamente.22  En  este  caso  el  desa8ío  se   plantea  en  torno  a  la   teoría   de   la   con8irmación.   encontramos  lo   que  Nelson  Goodman  presentó  bajo   el   título   de  El  nuevo  enigma  de   la  inducción.  59-­‐83.   Una   vez   elaborado   el   diccionario.   un   nuevo   diccionario   de   traducción   que   sea   compatible   con   todo   la   evidencia   ⎯la  conducta   de  los   hablantes  en   este  caso⎯   y   que   sea   incompatible   con   la   primera   teoría.  pero  traducirían  una  expresión  foránea  por  expresiones  del   español  que   no   son   equivalentes.   la   misma  situación  ya   esquematizada:   siempre   es   posible   una   nueva   teoría.   En   ese   contexto.   de  una  situación   hipotética:   en  ella   se   extraen   esmeraldas   de   una  bolsa   y.   ambas   son   incompatibles  entre   sí.   Se   plantea   entonces.   es   decir.   si   un   diccionario  traduce  la  expresión  ‘gavagai’  por  ‘conejo’  mientras  que  el  otro  lo  hace   por   la   expresión  ‘parte   no   separada   de   conejo’  ambos   serían   consistentes   con  la   evidencia.   Por   añadidura.  La  esmeralda  3  es  verde … E100.   éste   puede   considerarse   como  una  teoría  acerca  de  las  expresiones  paralelas   de  un  lenguaje  y   otro.

  la   pregunta   inevitable:   ¿por   qué   proyectar   a   la   totalidad   de   las   esmeraldas   el   predicado   verde   y   no   verdul?   Todos   aceptamos   que   es   absurdo   proyectar  verdul  y  vemos  como   lo   más  natural   el  uso   de  la  palabra  ‘verde’.   por   el   momento   sólo   me   interesa   destacar   lo   siguiente:   aunque   el   enigma  se  presenta  como  un  desa8ío   para   la   teoría  de  la   con8irmación.   ahora.  Todas  las  esmeraldas  de  la  bolsa  son  verdules Resulta   entonces   algo   sorprendente:   las   esmeraldas   examinadas   hasta   el   momento   t  con8irman  tanto   la  hipótesis  H1  como   la  H2.   como   veremos.   y  que  también  lo  harán.   La   hipótesis   alternativa   H2.   la   cuestión   que   se   encuentra  en   juego   en  última  instancia  es   ¿por  qué   usamos  ciertos   conceptos   y  no   otros  diferentes?   Y   el   hecho   de  que.   a   la   incorporación   de   un   factor   pragmático.   siendo   verdes  y  habiéndoselas   examinado   antes  de  t.  pero  la   cuestión  aquí  es  por  qué  lo  hacemos.   llegado   este   punto.  y  sólo  si.   Más   adelante   volveremos   a   Goodman   para   atender   a   su   respuesta   al   problema.  o   x   examinado   después  de  t  es  azul Es   decir.   Pero.   todas   las   observaciones   sean   compatibles   con   cualquiera   de   las   dos   conceptualizaciones   ⎯y   predicciones⎯   parece   conducir   a   la   idea   de   que   no   es   el   mundo   como   realidad   extralingüística  el   que  determina   el  uso   de   un  concepto.   y   a   todas   las   que   examinadas   después   de   t   resultan   azules.   x  examinado   antes   de  t  es   verde.   de  ser  verdes.H1.  ya  que   todas  ellas.   proyecta   ese   predicado   a   la   totalidad  de  las  esmeraldas  de  la  bolsa. H2.  Todas  las  esmeraldas  de  la  bolsa  son  verdes Hasta  aquí  todo   acontece  tal  como  normalmente  lo  conocemos:  decimos  que   las   esmeraldas   extraídas   de   la   bolsa   antes   del   momento   de   la   predicción   ⎯momento   que  llamamos   t⎯  con8irman   la   hipótesis   H1.   Y  esto   es  precisamente  lo   92 .   planteado   el   desa8ío.  obligándola.   Goodman   introduce  un  nuevo  predicado   al   que   denomina   verdul  y  que  de8ine   del   siguiente  modo: x  es   verdul  si.  Y  ahora   surge.   se   aplica   a   todas   las   cosas   que   han   sido   examinadas   antes   del   momento   t   y   resultaron   ser   verdes.   las   esmeraldas   extraídas   posteriormente.  también  son  verdules.   por   supuesto.

 nos   quedamos   con   la   conclusión   inaceptable   de   que   las   dos   respuestas.  Pero  enseguida  somos   interrogados   nuevamente:  “¿por  qué  ‘125’  y  no  ‘5’?” Quizá   con   la  palabra   ‘más’  o   ‘+’   en   el   pasado   siempre   nos   referimos   a   otra   función.  El  escéptico  sugiere   que  yo   puedo   estar  malinterpretando  mi  propio   uso  pasado  de  la  palabra  ‘más’.  nunca  he  realizado   cálculos  de  suma   con  números  superiores  o  iguales  a   57.  Ahora  alguien  pregunta  cuál  es  el  resultado   de  “57+68”  y  naturalmente   respondemos  ‘125’.  Por  eso  el  desa8ío  reviste  ahora  la  forma   de  ofrecer  un  hecho   en  el   que  consista   ese  referirse  a   una   función  y   no   a  otra.  al  calcular   ‘68  +  57’.  decía   más.  tal  como  Tás.  cuando  yo   quería  decir  tás.   no   se   está   preguntando  si  hemos  realizado  correctamente  el  cálculo.   particularmente  en  relación   con  Wittgenstein.   la   cuestión   de   la   autonomía   del   lenguaje.  puesto   que  en   mi  uso  anterior.  Si  no  podemos   responder  al  desa8ío. 93 .  Es  por   eso  que   el  cuarto  argumento   a  considerar  es  el  que  surge  de  su  obra.  la  respuesta.  Si   eso   es  correcto.   En  vez   de   eso.   el   hecho   en   el   que   consiste   el   que   una   expresión   del   lenguaje  tenga  un  signi8icado  determinado.  El  blanco  de   la  paradoja  es  esta  vez  la  noción  de   hecho   semántico.  si  x.  en  lugar   de  ‘125’  puede  ser  ‘5’.   o   incluso   23  Kripke  (1989).   esto   es.   Es   eso   a  lo   que  llamamos  un  hecho  semántico.  y  ahora  mi   respuesta  debería  ser  ‘5’. Debe   resultar   claro   que   la   pregunta   no   es   matemática. En  1980  Saul  Kripke  presenta  un  libro23  en  el  que  se  ofrece  una  lectura  de  las   Investigaciones   Filosó+icas   según   la   cual   Wittgenstein   plantea   en   su   obra   una   paradoja  y  una  solución  escéptica.   la   pregunta   es  de  carácter   metalingüístico:  lo   que   se  está  cuestionando  es   si   con  la  palabra   ‘más’  nos  estamos   re8iriendo  a  la  función   que  da  como   resultado  ‘125’  y  no  a  la  otra.  al  usar  esa  palabra   yo  siempre  me  referí  a  la  función  tás.  la  cual  se  de8ine  de  la  siguiente  manera: x  ⊕  y  =  x  +  y.  y  <  57 =  5  en  cualquier  otro  caso Ahora.  si   hemos  aplicado  bien  la   regla   de   la  suma.   es   decir.que   nos   ocupa   en   este   trabajo. El  planteo  es  el  siguiente:  por   hipótesis.

  se   presenta   una   condición   normativa   para   dar   respuesta   al   problema.   criticamos   o   valoramos  como   correctas  las  aplicaciones  individuales  de   las  palabras.   el   desa8ío   involucra   una   dimensión   ontológica.   debe  mostrar   que   ‘125’   es   una   respuesta   justi+icada.   debe   responder   a   la   pregunta   «¿Cómo   sé   lo   que   tengo   que   hacer   la   próxima   vez?».   el   punto   es   este:   «Yo   supongo   de   ordinario   que   al   calcular   ‘68   +   57’   como   lo   hago.   debe   dar   cuenta   de   la   comprensión   semántica   que   los   hablantes   mani8iestan   en   su   uso   cotidiano   de   las   palabras.   A   este   respecto.   requiere  la  postulación  de  una  entidad  que  constituya  el  que  yo   me  re8iera  a  una  función  y  no  a  otra.   no   hay   ninguna   restricción   acerca  del   tipo   de  entidades   que  es  lícito   postular.   En   segundo   lugar. 25  Vease  la  nota  Nº31  del  capítulo  I.   Sigo   directivas   que  previamente   me   di   a   mí   mismo   y   que   determinaban   que   en   este   nuevo   caso   yo   debería   decir   únicamente   ‘125’».   mientras   que   ‘5’  no   lo   es.  En  otras   palabras. 24  Kripke  (1989)  p.   existe  una   condición   epistémica:   debe  ser  posible  mostrar   cómo  los  hablantes   de   un  lenguaje  se   relacionan  con  el   hecho   propuesto.   pueden  proponerse  objetos  de   cualquier   índole.   el   desa8ío   consiste   en   ofrecer   un   hecho   que   proporcione  esas  garantías.24   Así   pues.   entonces   no   se   habrá   explicado   cómo   un   hablante   usa   la   regla   y   llega   a   dar   la   respuesta  correcta.   no   estoy   sencillamente  dando  brincos  en   la   oscuridad.   son   igualmente   correctas.   Ahora.cualesquiera   otras.26   Si   esto   no   se   cumple.  es  decir.   un  hecho   tal   que  garantice   mi   referencia  a  una  función  en  particular   con  la  palabra  ‘más’  y  determine  la   respuesta   correcta  ‘125’  debe  cumplir   para  ello   con   tres   requisitos:25   en   primer   lugar.  si   un   hecho   ha   de   ser   constitutivo   del   signi8icado.   debe   dar   cuenta   de   su   status   normativo. 26  RFM  VI  §29.   es   decir.   Recordemos   que   ser   una   regla   es   ser   algo   por   referencia   a   lo   cual   justi8icamos. 94 .  19.   incluso   aquellos   que   sólo   un   dios   podría   conocer.  que  permita  descartar  la  hipótesis  de   que   me   he   referido   siempre   a   tás.   Aquello   que  se  proponga  como  hecho   semántico  debe  ser  capaz  de   dar  cuenta  de  la   corrección  de   una  de  las  respuestas   frente  a   cualquier  otra.   Para   resumir.   Por  último.   es  decir.   por  eso.

En   su   libro.   con   esta   forma   de   argumentar   no   se   pretende   concluir   la   idea   absurda   que   podría   implicarse   en   primera   instancia   del   planteo.28 Ahora   bien.   Y  por  eso   ellos   mismo   ofrecen  respuestas   a  sus   propios  desa8íos.  65-­‐66.   ni   el   Wittgenstein  de  Kripke  piensa  que  no  haya  respuestas  correctas  a   los  cálculos   matemáticos  o  que  las  palabras  no  signi8iquen  nada.   Ni   con  los   hechos  disposicionales.  Por  el  contrario.».   Eso   se   ve   con   claridad   en   parágrafos  como  el  siguiente: Hacemos   ahora   que   el   alumno   continúe   una   serie   (pongamos   «+2»)   por   encima  de  1000  ⎯y  él  escribe:  1000.  1004.   la   que   determina   ‘1002’   como   la  respuesta  correcta  después  de  ‘1000’  o  la  que  determina   ‘1004’.   Ni   Goodman   pretende   que  la  el  concepto  de   verde  no   tenga   ninguna  prioridad  sobre  el  de  verdul.. Le  decimos:  «¡Mira   lo  que  has  hecho!»   [. 95 .  Sobre  esta  cuestión  véase  también  Cabanchik  (1993).  con  nuestras  explicaciones.  etc.  Véase  también  pp.  1008.   lo  absurdo  de   estas   consecuencias   y   la   necesidad   de   evitarlas   son   usados   para   obligarnos   a   rechazar   alguna   idea   general   que   se   encuentra   a   la   base   de   la   formulación   del   problema.  1012.   Kripke   toma   los   posibles   intentos   de   respuesta   al   desa8ío   y   muestra  por   qué  no   son  satisfactorios.»   […]   ⎯Pudiéramos   decir  quizá   en  tal   caso:  Esta   persona  entiende   por  naturaleza  esa  orden.  ni   con  la   simplicidad  de  uno  de  los  conceptos  ni  con  el  conocimiento  directo  de  ellos   se  logra   ofrecer   una   respuesta   satisfactoria   al   problema.   pero   aceptando   las   consecuencias   negativas   y   procurando   explicar   el   fenómeno   desde   27  Véase  también  PI  §201.  203.   señalando   al   enigma   de   Goodman   como   inspiración   para   formular   de   ese   modo   el   problema   en   Wittgenstein.   Pero   lo   que   aquí   me   interesa   destacar   es   la   familiaridad   de   Wittgenstein   con   esta   forma   de   argumentar   planteando   alternativas   y   buscando   justi8icaciones.  27.  4  hasta   2000.   6  hasta  3000.]  ⎯Él  responde:  «¡Sí!  ¿No  es  correcta?   Pensé   que   debía   hacerlo  así.   Y   el   desa8ío   es  mostrar  un  hecho  constitutivo  del  referirse  a  una  regla  y   no  a  la  otra.   las   cuales   son   incompatibles   sólo   a   partir   de   ese   punto   de   la   serie.. 28  Kripke  (1989)  p.  El   mismo   Kripke   señala  la  familiaridad   de  los   dos   argumentos.  (PI  §185)27 Las   alternativas   son   aquí   las   dos   maneras   de   entender   la   regla.   como   nosotros  entenderíamos  la  orden:  «Suma   siempre  2  hasta  1000.

  que   las  reglas  no  pueden  ser   determinadas  por   la  realidad.  Sin  embargo.   y   se   hará   necesaria  así  una  nueva  concepción  de   qué   es  aquello   a   lo  que  responden  nuestras   formaciones  conceptuales.   la   hipótesis   de   que   serán   verdes   todas   las   esmeraldas   que   podamos  extraer  de   la   bolsa.   Todas   las   esmeraldas   observadas   hasta   el   momento   t   ⎯momento   en   el   que   se   realiza   la   predicción⎯   han   resultado   ser   verdes.   si   un   conjunto   de   observaciones   no   logra   determinar   como   correcta   la   aplicación   de   una   expresión   en   oposición   a   otra. Intentemos   entonces   reconstruir   esa   versión   del   argumento   retomando   el   planteo   de   Goodman.   En   suma.   piensa   en  una   aplicación  de   ese   procedimiento   que   consiste   en   proponer   alternativas   incompatibles   pero   aplicado   esta   vez   a   la  relación  entre  la   gramática  y  la  realidad.  A   estas  propuestas   voy  a  referirme  en  el   capítulo  próximo.   Hasta   ahora   en   este   apartado   hemos   presentado   cuatro   argumentos   de   la   8iloso8ía  contemporánea  que  pueden  verse   como   ejemplos   de  un  mismo   esquema   de   argumentación.   para   decirlo   más   claramente.  una  vez  incorporado  el  nuevo  predicado   “verdul”.   será   necesario   formular   de   una   vez   la   aplicación   de   este   esquema   argumental  a  la  cuestión  de  la  autonomía  del  lenguaje.   entonces   se  podrá   concluir   que   nuestro   sistema  de   conceptos   no   responde   a  una   estructura   trascendente   como   aquello   a   lo   que   llamamos   “el   mundo”.   Y  en  efecto.   por   tanto.   resulta   también  que  todas   las  esmeraldas   de   la   bolsa   caen   dentro   de   su   96 .  por  el   momento.   en  el  enigma   goodmaniano  las  observaciones   no  logran  determinar  como  correcto   el  uso  de  un  concepto  frente  a  otro.   Mi   hipótesis   de   lectura   consiste   en   que   Wittgenstein  en  ese   parágrafo   está  aludiendo   precisamente   a  un  argumento   como   el   de  Goodman.   Esos   argumentos   y   ese   esquema   común   a   ellos   son   el   marco   para   comprender   el   argumento   de   Wittgenstein   con   respecto   al   tema   que   nos   ocupa.   Con8irman.otra  perspectiva.   Si  eso   es   correcto.   esto  es.   pero   destinado   a   mostrar   la  tesis   semántica   de  la   autonomía   del   lenguaje.  y  si  no   es   posible   responder   al   argumento   ⎯si   no   podemos   apelar  al   mundo   para  justi8icar   nuestro  sistema  de  conceptos⎯.  entonces   habrá  quedado   demostrada   la   tesis  de  la   autonomía   del   lenguaje.   argumento   que   resulta   di8ícil   de   encontrar   y   cuya   conclusión   se   halla   en   aquél   parágrafo   citado   al   comienzo.   Wittgenstein  piensa   en  una  aplicación  de   su   paradoja   o.

 de   manera  que  los   enunciados  E1. Las  observaciones  son   todo  lo  relevante  para  decidir  entre  la  hipótesis   de   que   todas   las   esmeraldas   de   la   bolsa   son   verdes   y   la   de   que   son   verdules.   en   consecuencia.   entonces  sólo   la  hipótesis  H2  quedará   en   pie.   todas   las   cosas  verdes  que  pudimos   encontrar  eran   también   verdules.   es   decir.   aquellas   que   sean   realizadas   en   el   futuro. O  bien  las  esmeraldas  son  verdes. 5.alcance.   sólo   las   observaciones   cuentan  para  decidir  entre  las   dos   hipótesis.   si   pretendemos  justi8icar  nuestros  conceptos   apelando  al  mundo   y  decir   “es  correcto  usar  el  predicado  ‘verde’  y  no   ‘verdul’  sencillamente  porque  hay   cosas   verdes. Pero   queda  aun  un  conjunto  de  observaciones  que   son  compatibles  con  sólo   una   de   las   hipótesis:   precisamente. 1.   En   consecuencia. Las  observaciones  con8irman  que  todas  las  esmeraldas  son  verdules.   Y   es   por  eso  que  las  cuatro  premisas  anteriores  establecen  la  conclusión  del  argumento.   sólo   la  H1.  pero  no  verdules”.   quedan   establecidas  las  dos  primeras  premisas  del  argumento.   cuál   de   los   dos   predicados   es   correcto   usar.   etc.  Ambas  son.   si   verdes.   no   es   posible   decidir   entre   la   hipótesis   de   que   todas   las   esmeraldas  son  verdes  y  la  de  que  son  verdules.   dicho   de   otro   modo.   En  otras   palabras.  E3. 97 .  por  consiguiente.  o  bien  son  verdules Ahora. 3. 2.   si   pretendemos   que   sea   el   mundo   el   que   determine   cuál   de   las   hipótesis   es   correcta   y. Las  observaciones  con8irman  que  todas  las  esmeraldas  son  verdes.  después  de   t.    De  este  modo  tenemos: 4.  E2. ¡Pero   las   observaciones   son   compatibles   con   ambas   hipótesis!   Todas   las   esmeraldas   observadas   antes   de   t  son   tan  verdes  como   verdules  o. Por   tanto.  con8irman  tanto  la  hipótesis   H1   como   la   H2   y   justi8ican   la   proyección   de   cualquiera   de   los   dos   predicados   a   todas   las   esmeraldas   de   la   bolsa   en   el   momento   t.   incompatibles  en  algún   punto.  entonces  a  la  hora  de  decidir  no   podemos   basarnos  más   que  en  las  observaciones.   Si   éstas  resultan   azules.  y  ello  es  lo  que  se  expresa  en  la  tercera  de  las  premisas.

 Pero   eso   no   sería   una   buena   salida.  Pero  esto   tampoco   logra   evitar   el   problema.   porque   suponer   como   ya   trazada   la  distinción   entre  predicados   naturales  y   arti8iciales  sería   incurrir  una   petición  de  principio.   mientras  que   ‘verdul’  contiene   una  cláusula  temporal  y.   algo   que   traza   una   diferencia   fundamental   con   predicados   como   ‘verde’   y   ‘azul’.   después   de  observar   cien  esmeraldas   verdes.   etc.   tener  una  cláusula  temporal   o  ser  más  simple.   x   examinado   antes   de   t   es   una   esmeralda.   y   sólo   si. Podríamos   intentar   superar   el   desa8ío   señalando   la   indudable   rareza   del   predicado  ‘verdul’.   todas  las  observaciones  E1..   esa  oposición  puede  realizarse  con   cualquier   predicado  y  la  situación   sería   la   misma.   No   sólo   con  colores.  Todas  las  esmerrosas  de  la  bolsa  son  verdules.   Si   nos   basamos   exclusivamente   en   esa   información.  que  es   algo  creado   arbitraria  y  arti8icialmente  para  formular  el   enigma. entonces  basándonos  en  el  argumento  anterior  podemos  formular  la  hipótesis: H3.   De  modo  que.   sino   con  cualquier  otro   género   de  cosas.  con8irman   a   H3  tanto   como   a   las   dos   hipótesis  anteriores.  y  por   otro   lado.   porque   el   ser   parte   de   la   de8inición   del   otro.   Otra   objeción   podría   consistir   en   decir   que   predicados   como   ‘verde’   son   puramente  cualitativos.   por   un   lado   porque   muchos   de   los   conceptos   ⎯especialmente  los  conceptos   cientí8icos⎯  que  usamos  para  describir  la  realidad   son  tanto   o   más   arti8iciales  en  ese  sentido.   estaríamos  dando   por   resuelto  precisamente  aquello   que  el   argumento  está  cuestionando.  o  x  examinado  después  de  t  es  una  rosa.   E3.   nos  quedamos   con  la   predicción  de  que  el   próximo  objeto   que   saquemos   de   la   bolsa  será   una  rosa  azul.  si  agregamos  el  predicado  ‘esmerrosa’.   Uno   tiene  inmediatamente  la  sensación  de  que  hay  algo  extraño   en   él.   entonces   cualquier  observación  con8irma  cualquier  hipótesis.   el  primero  de   los   predicados  sería  más  simple  que  el  otro.   E2.  en   consecuencia.   la  cual   se  encuentra   tan   justi8icada   como   las   demás.   como  resulta   fácil  adivinar.Ahora.  son   cuestiones  relativas  y  no   logran   98 .  Lo   primero  que  podría  ocurrírsenos  para  eso  es  que  ‘verdul’  es   un  invento.  es   decir.   Por   ejemplo. x   es   una   esmerrosa   si. y.

  y   sólo   si.  o   x   examinado   después  de  t  es  azurde.   x  examinado   antes  de   t  es  azurde.   si   nos  ceñimos  a  la  información  que  podemos  extraer  del  mundo  (premisa  4)  no  hay   manera   de   determinar   como   correcto   el   uso   de   un   concepto   frente   a   otro.  También  Kripke  (1989)  p.   lo   que   pueda  haber  de   extraño   en   el   predicado   ‘verdul’   no   podemos   trazarlo   apelando   meramente   a   ciertas  cualidades  del  mundo.   x  examinado   antes  de   t   es  azul.  aún   cuando   hubiera  algo   así   como   “el   modo   en   que   es   el   mundo”.   podemos  ver   que   se   hace  plausible  la  idea  de  que  Wittgenstein  esté   pensando  en  un  argumento   de   este  tipo   cuando   escribe  que   «el   único   correlato   en  el   lenguaje   de  una  necesidad   natural   es   una   regla   arbitraria».   para   usar   la   clásica   expresión   de   Goodman. Con  lo  que  las  mencionadas  diferencias  entre  los  predicados  sólo  dependen  de  qué   conjunto   de  ellos   se   tome   como   primitivo.  nota  46.   el   argumento   muestra  que.   está   destinado   a   29  Goodman  (1983)  p.   x  examinado   antes   de  t  es  verdul.   El   desa8ío   que   aquí   se  le   atribuye  a  Wittgenstein  es   prácticamente   idéntico   al   que   formulara   Goodman.   Considérese   lo   siguiente.  104.   pero   en   lugar   de   estar   destinado   a   señalar   un   aspecto   en   la   teoría   de   la   con8irmación.  y x   es  azul  si.  y   sólo  si.  entonces  ahora  con   la  dupla  de   predicados  ‘verdul’-­‐‘azurde’  podemos  de8inir  ‘verde’  y  ‘azul’: x  es   verde  si.  pero  al  revés.   La   regla   no   puede   estar   determinada   por   una   necesidad   natural  porque   cualquier  regla  puede   hacerse  concordar   con  ella.   o   x   examinado   después  de  t  es  verdul.   En  otras   palabras. 99 .   Si   ahora  incorporamos  el  predicado  ‘azurde’  y  lo  de8inimos  como: x   es  azurde  si. Cabe   decir   lo   siguiente.   Y   si   regresamos  ahora   nuestra  vista  al   parágrafo   citado   al   comienzo.   lo  ya  de8inido   para  ‘verdul’. es  decir.  79-­‐80.establecer   una   distinción  entre   clases   de   predicados.   Así   pues.   y   sólo   si.29   Para   resumir.   aún   así   la   estructura   del  lenguaje  gozaría  de  un  importante  margen  de  arbitrariedad.  Y  esa  es   precisamente  la  tesis  de  Wittgenstein.   o   x   examinado   después  de  t  es  verde.   si   aceptamos   el   argumento   podemos   leerlo   como   diciendo   que.

 pero  con  otro  tipo  de  proposición  justi8icatoria.  es   ahora   si   todo   propósito   que   podamos   formular   supone   las   reglas   del   juego   de   lenguaje   a   justi8icar. 4.   Wittgenstein.   aún   nos   resta   examinar   un   cuarto   argumento   de   Wittgenstein  en  torno  a  la  tesis  de  la  autonomía.   rechaza   igualmente   este  tipo   de   justi8icaciones   aduciendo   que   también   la   apelación   a   propósitos   descansa   en   una   enunciación  que  supone   las   reglas  a  justi8icar.   Y  eso  nos  deja  con  una  cuestión  pendiente:  puesto  que  de   hecho   hay  sistemas  de  conceptos  que  sí   usamos   y  otros   que  no.  INSTRUMENTOS Los  argumentos  anteriores   estaban  dirigidos   contra  intentos   de  justi8icación   factualistas.   para   distinguirlos  de  los   otros.   y  no   hay   ninguna   duda  de  que  el  uso   de  los   conceptos  verdul   o   tás   es   absurdo.   El  argumento  se  con8igura  entonces  como  una  variante   del   de  la  circularidad.  La   pregunta.   el   problema   ahora   es   el   de   la   relación   entre   las   herramientas   lingüísticas   y   el   propósito  al  que  sirven. 100 .   la   tesis   semántica   que   a8irma  que  el  mundo  no  puede  determinar  el  uso  de  una  regla.   En  este  caso.  la  conclusión   parece  ser:  el  mundo  no  puede  dar  forma  al  lenguaje.   simplemente  porque   el  lenguaje  puede  tomar  una  multiplicidad  de   formas  a  pesar   de   cómo  sea   el  mundo. Así  pues.   Pero  esta  no  es   la  única  manera   en   que  se   puede  intentar   dicha   justi8icación.mostrar   que   las   observaciones   no   son   capaces   de   determinar   una   gramática   porque  muchas  reglas   ⎯incluso  algunas  incompatibles   entre  sí⎯  pueden  resultar   coherentes  con  ellas.  en  consecuencia.   el  enunciado  puesto   en  relación  con   la  regla  no  es  el   de  un  hecho  efectivo.   sino   el  de  algo  que  deseamos   alcanzar  y  que   la   regla   promueve.  entonces  puede   brindar   apoyo   a   la   tesis   más  fuerte  de   la  autonomía  de   lenguaje.     Si  este  argumento  es  correcto.   Llamo   instrumentalistas  a   estos   intentos   de   justi8icación.   ¿qué  es   lo   que  hace   absurdo   a   unos   y   naturales   a   otros?   Esta   cuestión   será   abordada   en   el   próximo   capítulo.   por   el   momento.   también   es   posible   apelar  a   los   propósitos   de   un  juego   de   lenguaje   para  justi8icar   una  de  sus  reglas.  todos  apelaban  a  hechos  del   mundo   para   intentar  justi8icar  un   sistema  de  reglas.   no   obstante.   y   para   usar  la  metáfora   d  Wittgenstein.   esto   es.  es   decir.   En  otras   palabras.

El   texto   clásico   en   el   que   Wittgenstein   se   re8iere   a   esta   imposibilidad   de   justi8icación  es  el  siguiente:  
¿Por  qué  no  llamo   a  las  reglas  de   cocina  arbitrarias,  y   por  qué   estoy  tentado   a   llamar   arbitrarias  a   las   reglas  de   la   gramática?  Porque   ‘cocinar’  se   deJine   por   un  propósito,  en   tanto  que  ‘hablar’  no.   A  esto  obedece  que   el  uso  del   lenguaje   sea  autónomo,  en  cierto  sentido  en   que  no   pueden   serlo  cocinar  y  lavar.  Quien   se   guía,   cuando  cocina,   por  reglas  distintas  de   las   correctas,   cocina   mal;  pero   quien   se  guía  por  reglas  distintas   de  las  que  son  propias  del  ajedrez,  juega   un   juego  diferente;   y   quien   se   guía   por   regles   gramaticales   distintas   de   tales   o   cuales,  no  por  eso  dice  algo  incorrecto,  sino  que  habla  de  otra  cosa.  (Z  §320)

En   una   primera   aproximación  podríamos   pensar   que   Wittgenstein   sostiene   en   ese   texto   que   no   es   posible   justi8icar   las   reglas   del   lenguaje   apelando   a   un   propósito   porque   el  lenguaje  no   tiene  propósito   en  absoluto.   Sin  embargo,  eso   no   sería   coherente   con   muchos   pasajes   en   los   que   se   asimila   el   lenguaje   a   una   variedad   de   instrumentos.   «¡Mira   a   la   proposición   como   un   instrumento,   y   su   sentido   como   su   empleo!».30   Si   esto   es   correcto,   entonces   debemos   entender   el   pasaje  aproximadamente  de  la   siguiente  manera:  es   posible  justi8icar  las  reglas  de   la   cocina   por   la   apelación   al   propósito   de   preparar   alimentos   con   ciertas   características,  porque  ese  objetivo   es  independiente  de   las  reglas  a  justi8icar,  pero   no  se  puede  justi8icar   las  reglas   del  lenguaje  de  esa  manera   porque  no   poseen  un   propósito   que   sea   independiente   de   ellas.   Sin   embargo,   con   ello   no   queda   su8icientemente   claro   cuál   es   la   naturaleza   de   ese   propósito.   A   mi   entender,   el   argumento  puede  leerse  de  distintas  maneras. Antes   de   comenzar   a   revisar   las   posibles   lecturas,   conviene   detenerse   y   recordar   la   distinción  entre   reglas   constitutivas  y   regulativas  que   trazamos   en  el   primer  apartado   tomando  las  de8iniciones  de   John  Searle.  Una  regla  constitutiva  es   de8initoria   del   concepto   cuyo   uso   regula;   por   el   contrario,   una   regla   regulativa   establece   pautas   de   acción   para  algo   que   es   de8inible   con  independencia   de   ella.   Teniendo   esto   en   cuenta,   podemos   decir   que   la   tesis   de   Wittgenstein   es   que   las   reglas   del   lenguaje   no   pueden   justi8icarse   porque   son   constitutivas   de   los  
30  PI   §421.  Veáse   también   PI  §14-­‐16,  23   y  492.  Por  otra  parte,  el  hecho   de  que  sólo  la  primera  parte  

de   Investigaciones   Filosó+icas   haya   sido   preparada   para   la   publicación   y   que   Zettel   sea   una   recopilación  de  notas  sin  corregir  hace  razonable  tener  mayor  consideración  de  lo  que  se  a8irma  en   la  primera  que  lo  dicho  en  la  segunda. 101

propósitos  o,  más  exactamente,  son  constitutivas  del  signi8icado  de  las  expresiones   que  usamos  para  de8inir  los  propósitos.   El  problema  es   qué  debemos  asociar   a   ese   propósito. En   primer   lugar,   asumiendo   que   el   propósito   del   lenguaje   fuera   el   de   comunicar,   una   primera   lectura   del   argumento   podría   ser   la   que   efectúa   Hans   Glock.31   De   este   modo,   podríamos   extraer   de   aquel   fragmento   algo   como   lo   siguiente: 1. El  lenguaje  tiene  el  propósito  de  comunicar. 2. La   relación   entre   lenguaje   y   comunicación   es   conceptual   ⎯es   decir,   ‘comunicar’  forma  parte  de  lo  que  entendemos  por  ‘lenguaje’. 3. De   ahí   que   la   apelación  al   propósito   de  comunicar   suponga  aquello   a   justi8icar. 4. Por  lo   tanto,   no   se  puede   justi8icar  las  reglas   del   lenguaje   apelando   al   éxito  al  realizar  su  propósito. En   otras   palabras,   no   se   puede   justi8icar   el   lenguaje   por   referencia   a   un   objetivo   tal   como   la   comunicación,   porque   esa   relación   no   es   puramente   instrumental,  sino  que  ‘lenguaje’  y   ‘comunicación’  pertenecen  a  un  mismo  sistema   de  reglas  y,  por   tanto,  la   de8inición  de  una  supone  a  la  otra.  Algo  que  no   cumpla  con   el  propósito  de  la  comunicación,  se  dirá  entonces,  no  es  un  lenguaje  en  absoluto. Sin  embargo,  lo  anterior  se  halla   bastante  lejos  de  otra  idea  wittgensteiniana   según  la  cual   el   lenguaje,   o   mejor,   los   juegos   de   lenguaje,   obedecen  a  a  toda  una   variedad  de  propósitos.  Usamos  la  palabra   ‘lenguaje’  para   hablar   de   una   variedad   de   prácticas   que   obedecen   a   objetivos   diversos.   La   metáfora   de   la   caja   de   herramientas32   que   usa   Wittgenstein   en   las   Investigaciones   pretende   poner   justamente   eso   de   relieve:   que   distintas   practicas   lingüísticas,   con   distintas   estructuras,   responden  a   objetivos   diferentes.   Y  esta  lectura   del   argumento   omite   precisamente   esa   variedad.   El   mismo   Glock   señala33   la   contradicción   entre  
31  Glock  (1996)  pp.45-­‐50. 32  PI  §11. 33  Glock  (1996)  p.  47.

102

argumentar  de  esa  forma   ⎯es  decir,   contando   con  un  objetivo  de8initorio  de  todo   lenguaje   posible⎯   y   mantener   la   tesis   de   que   ‘lenguaje’   es   un   concepto   cuya   estructura  obedece  a  parecidos  de  familia.  Por  eso  creo  que  debemos  descartar  esta   manera  de  reconstruir  el  argumento  y  buscar  alguna  más  adecuada.   Entonces,   si   rechazamos   la   idea   de   un   propósito   esencial   a   toda   práctica   lingüística,   tenemos   que   buscar   un   motivo   por   el   cual   pueda   decirse   que   la   enunciación   del   propósito   que   se   ofrezca   como   justi8icación   de   las   reglas   va   a   suponer   siempre   la  regla  a  justi8icar.   Una  alternativa  a   la  lectura  anterior,  debida   a   Forster,34   consistiría  en  pensar   que  Wittgenstein  incurre   en  una  falacia  al  pasar  de   la   idea   de  que  un   propósito   supone   un  conjunto   de  reglas   a  la  tesis   de   que   debe   suponer  siempre  la  regla  misma  a  justi8icar.  El  argumento,  entonces,  sería: 1. La  enunciación  de  un  propósito  supone  una  gramática. 2. La  enunciación  de  un  propósito  supone  la  gramática  a  justi8icar. 3. Toda   apelación   a   un   propósito   para   justi8icar   una   gramática   supone   para  su  de8inición  las  reglas  a  justi8icar. 4. Por   tanto,   no   es   posible   justi8icar   una   gramática   apelando   a   su   valor   instrumental. Con   esto  se   evita  caer  en  la  tesis  de  que  hay  un   propósito   único  del  lenguaje,   pero   se   cae   en   una   falacia   evidente   a   tal   punto   que   es   inverosímil   que   alguien   pudiera  sostener  eso.   Decir  que  la  proposición  justi8icatoria  debe  suponer  siempre   la   gramática   a   justi8icar   sólo   porque   presupone   alguna,   no   es   más   que   suponer   aquello  que  se  pretende  mostrar.   Por   consiguiente,   casi   ni   hace   falta   decir   que   no   es   eso   lo   que   sostiene   Wittgenstein.   Ese   movimiento   traicionaría   toda   su   metodología,   centrada   en   el   análisis   pormenorizado   de  las  expresiones   lingüísticas,   tan   minucioso   como   poco   tendiente   a   la   generalización.35   Un   ejemplo   claro   de   ello   es   la   enunciación   del   signi8icado   como   uso;   ni   siquiera  allí   Wittgenstein  a8irma   de  manera  de8initiva  la   teoría,   sino   que   antepone   un   “para   una   gran   clase   de   casos…   ⎯aunque   no   para  
34  Forster  (2004)  p.41  y  209  (nota  16)  señala  la  posibilidad  de  leer  el  argumento  de  esta  manera. 35  Véase  Z  §444.

103

La  enunciación  de  un  propósito  supone  reglas 2.38   pues   en   su   comprensión   del   lenguaje   no   existe   la   perspectiva   de  todo  el  lenguaje  y.  y  otra  que  le   atribuye   un  holismo  que  tampoco  parece   ser   del   todo   coherente  con   el   resto   de   su  concepción   del   lenguaje.   Precisamente.   una  que  le  atribuye  a  Wittgenstein  una   falacia   bastante  inverosímil.   incluso  cuando  pudiera  tener  alguna  relación  con  el  pensamiento  de  Wittgenstein.37   En   este   caso.  tampoco   resulta  inteligible  hablar  de  la   totalidad  de  las   reglas.  Circularidad  en  este  capítulo. Una   justi8icación  que   apele  a   cualquier  propósito  supone  el  conjunto  de   reglas  a  justi8icar. Ahora.todos   los   casos”.   4.   Así   tal  vez  podría  sostenerse   la  tesis  de  la  circularidad.   a   una   pluralidad   de   sistemas   de   reglas.  también  debida  a  Forster. Cualquier  regla  del  lenguaje  supone  todas  las  reglas  del  lenguaje.  no  es   posible  justi8icar   las  reglas  apelando   a  la  realización   de  un  propósito.  Por  el  contrario.   ya   he   ofrecido   razones   para   creer   que   Wittgenstein   tampoco   sostiene   eso.   Y   comprender   una   expresión   signi8ica   dominar   una   de   esas   técnicas   ⎯es   decir.   creo   que   el   problema   para   reconstruir   el   argumento   gira   en   torno   a   la   36  PI  §43. 37  Forster  (2004)  p.   la  idea   de   los  juegos   de  lenguaje  pretende   poner   de   relieve   que   designamos   con   la   palabra   ‘lenguaje’   a   un   conjunto   heterogéneo   y   8luctuante   de   practicas. 38  Véase  el  apartado  1.  por  tanto. 3. Para  resumir.  sencillamente  porque   toda   proposición   ⎯entre   ellas   la   del   propósito   pretendidamente   justi8icatorio⎯   supone  las   reglas   de  todo   el   lenguaje. Por   lo   tanto.36   Es   evidente   que   esta   lectura   no   nos   llevará   ninguna   parte. 104 .   el   argumento  sería: 1.   dominar  una  o  un  conjunto  de  herramientas⎯.  41.   Fuera  de   que  esa  forma   de   holismo   pueda   resultar   poco   razonable.  surge   una  alternativa   consistente  en  pensar   que   Wittgenstein   supone   allí   una   forma   extrema   de   holismo.   he  descartado   hasta  aquí   tres  lecturas  del   argumento:   una  que   involucra  un  único   propósito  del   lenguaje.

  aparecen   algunas   posibles  objeciones.   Y   esto   surge  de   omitir   las   consideraciones   de  Wittgenstein  al  respecto  al  comienzo  de   las   Investigaciones  Filosó+icas.   su   de8inición   involucra   las   expresiones   de   ese   mismo   juego   de  lenguaje. Por  tanto.  las  cuales   han  sido  mencionadas  en  este  trabajo   repetidamente.   La  mayoría  de   las  ocasiones   en   las   que   Wittgenstein   usa   la   palabra   ‘lenguaje’   deben   entenderse   como   re8iriéndose  a  un  lenguaje.   Pero   ahora.  Por  eso   creo  que  el   argumento  debe  leerse  de  la  siguiente  manera: 1.  no  es  posible  una  justi8icación  instrumental  de  la  gramática.interpretación  de   la   palabra  ‘lenguaje’.   o   que   contribuyen   a   la   supervivencia?   El   objetivo   de   sobrevivir   es   claramente   independiente   de   las   reglas   de   cualquier   geometría   y   la   de8inición   de   ‘felicidad’   105 .   toda   apelación   a   un   propósito   para   justi8icar   una   gramática  supone  aquello  que  pretende  justi8icar. 2. Esta   parece   ser   una   lectura   un   poco   más   ajustada   de   la   argumentación   de   Wittgenstein.   que   el   propósito   surge   como   parte   del   juego   y. Si   todo   esto   es   correcto. Tratemos  de   explicar   cada  una  de  estas  proposiciones. 4. De   este   modo.  a  algún  lenguaje.  a  un  juego  de  lenguaje.  La  tercera  proposición  y  la  conclusión   no  hacen  más  que   extraer  las  consecuencias  de  las  dos  primeras.   el   de   la   geometría   euclidiana⎯   diciendo   que   promueven   la   felicidad.   por   eso. 3. Las   reglas   gramaticales   son   constitutivas   de   los   signi8icados   de   las   expresiones.   esto   es.   La   primera  que  surge  es  ¿Qué  sucede  si  intento  justi8icar  un  conjunto  de  reglas  ⎯por   ejemplo.   La  primera  de   ellas  no   es  otra  cosa   que  la  enunciación  de  la  concepción  wittgensteiniana  explicada  en  el   capítulo  II:  el  signi8icado   de  una  expresión  se  identi8ica   con  las  reglas  o  condiciones   para   su   uso   dentro   de   un   juego   de   lenguaje.   naturalmente.   entonces   la   pretendida   justi8icación   y   el   contraargumento   de   la   circularidad   deben   ser   concebidos   como   aplicándose   dentro  del  conjunto   acotado  de  reglas  de   un  juego  de  lenguaje. La  de8inición  del  propósito  de  un  juego  de   lenguaje  involucra  las  reglas   de  ese  mismo  juego.   La   segunda   de   ellas   explica   que   el   propósito   del   juego   es   también   inmanente   a   él.

  Pero   ahora.   precisamente  porque  no  es  un   propósito  de  un  juego  de  lenguaje  en  particular.  La  felicidad  o  la  supervivencia  son   propósitos  por   los   que  un  individuo   podría  jugar  cualquier   juego  o  usar  cualquier   sistema  de  reglas.   siempre   y   cuando   dieran   lugar   a   modos   de   expresión   más   breves   que   aquellos   formulados  usando   B.  estaríamos  justi8icando   el  uso  de  A   frente  a  B.   en   última   instancia.   el   propósito   justi8icatorio?   Este   propósito   sería   sumamente  general  y   no   sólo  justi8icaría   a  A.   La   justi8icación   de   una   gramática   por   su   éxito   al   realizar  un  propósito  no  debe   pensarse  bajo   el  modelo  de   la   determinación   de  una   gramática  por  parte  del  mundo.39   Hay   al   menos   dos   observaciones   que   debemos   hacer  para  tratar  de   esclarecer   esto.   a   pesar   de   que   la   respuesta   anterior   a   la   propuesta   de   la   felicidad   como  propósito  justi8icatorio   pareciera  lograr  descartarla.   que   la   mayor   brevedad  en   las   expresiones   lingüísticas   nos   hiciera   más   felices   ⎯por  hipótesis⎯  y  pudiéramos   formular  un   sistema  de  reglas  gramaticales   ⎯llamémosle   A⎯   que  en   promedio   redujera   a   la   mitad  la  extensión   de  nuestras   expresiones   lingüísticas   tal   como   resultan  al   formularlas   con  el   sistema  de   reglas   actual  ⎯llamémosle  B⎯   ¿No  justi8icaría  esto  el  uso  de  A  antes  que  B?  ¿Y  no  sería  la   felicidad. Ahora.   Esto   da   lugar   a   otra   observación.⎯lo   que  quiera  que  sea⎯  de  seguro  no   involucra  dichas  reglas.  esto   pone  de  relive  algo   que  es  necesario  aclarar  en  el  argumento.   sea  el   propósito   de   un  juego   de  lenguaje   porque   es   demasiado   general   como  para  justi8icar   a   las  reglas.   sino   a  muchas   gramáticas  similares.   de  todas  maneras.   Sin  embargo.   donde   la   justi8icación  hace   correcta  a  una   39  Esto  me  fue  señalado  por   Esteban  Guío  Aguilar  en  el  contexto  de  una   reunión  de  debate  sobre  el   tema  de  este  apartado.   por   ejemplo.   Lo   que  tal  vez   se  podría   justi8icar   con   ello   ⎯se  dirá  entonces⎯  es   el   hecho   de  tener   geometría   o   muchas   otras   cosas.  y  es  que  la  idea  de  un  propósito  del  juego   de   lenguaje   sufre   de   cierta   oscuridad. 106 .   no   podemos  decir   que   la   felicidad.   pero.   El   problema   de   la   apelación   a   ese   tipo   de   propósitos   es  que  justi8icarían  varios  sistemas   de  reglas  y  no  uno  en  particular.   podríamos  formular  lo   siguiente:  si  sucediera.   de  hecho.   pero   no   un   sistema   concreto   de   reglas   frente   a   otro.  en  contra   de   esto.   En   primer  lugar.   esta   objeción   no   parece   dar   en   el   blanco.

  incluyendo  a  las  de  la  cocina.   incluso   cuando   lo   que  quede   justi8icado  no   sea  un  único  sistema  de  reglas.  Y  esto  es  algo  que  puede  extraerse  incluso   del   texto   de   Wittgenstein.   pero   también   justi8ica   cocinarlo   a   99   grados   durante   16   minutos   y   medio.   formulado   usando   los  conceptos   públicos.   sí   será   necesario   que   un   grupo   lo   considere   deseable.   y   así   el   propósito   de   obtener   un   risotto   de   ciertas   características   justi8ica   su   cocción   a   100   grados   centígrados   durante   16   minutos.  dejando  sin  modi8icaciones  el  resto  de  las  reglas.   un  fenómeno   social  en   el  sentido  más  fuerte  posible:   el  seguimiento  de   las  reglas  que  involucran   los   signi8icados   es   inconcebible   desde   la   perspectiva   individual.   si   no   aceptáramos   que   puede   haber   una   justi8icación   instrumental.   107 .   siempre   que   permita  elegir  a  un  sistema  frente  a  otro.   desde   la  perspectiva   wittgensteiniana.   no   pudiera  ser   el   de  un  individuo.   lo   que   se   justi8ica   en   una   justi8icación   instrumental   es   siempre   un   conjunto   de   sistemas   similares   y   se   excluye   a   otro   conjunto.   pero  para  justi8icar  una   gramática  no  es  necesario   que  el   propósito  sea  compartido   por   muchos.   para  que   un   sistema  de  reglas   sea   usado   en   una   comunidad.   Pongámoslo   en  un  ejemplo:  justi8icar   un  sistema  de  reglas  para   el  fútbol   en   el   que   el   tamaño   del   arco   sea   de   7.40   En   consecuencia.   En  realidad.   un   propósito   no   puede   justi8icar   un   sistema   de   reglas   de   manera   absoluta.   sino   tan  sólo   que   ese   propósito   sea   susceptible   de   justi+icar   su   uso   en   40  Todo  ello. Otra   cuestión   a   aclarar   es   la   naturaleza   social   o   individual   del   propósito   justi8icatorio.   entonces  nos  quedaríamos   con  la  conclusión   de  que  ninguna  regla  puede   ser   justi8icada  instrumentalmente.   de   modo   que   éste   quede   determinado   frente   a   toda   otra   posibilidad.32   metros   apelando   al   propósito   de   entretener   al   público   ⎯sumado   a   que   produce   estadísticamente   una   cierta   cantidad  de  goles⎯  es  justi8icar  igualmente  un  sistema  con  un  arco  de  7.   En   pocas   palabras.   En   efecto.única   gramática.   las   reglas   de   la   cocina   se   justi8ican   por   el   propósito   de   obtener   cierto   tipo   de   alimentos.   El   lenguaje   es.   pero   eso   no   signi8ica   que   no   pueda   justi8icar   nada.5  metros.   o   de   un  sistema   concreto   frente   a   otro.   A   diferencia   de   ésta.33  metros.   es   claro   que   la   justi8icación   de   reglas   por   la   apelación   a  propósitos   es   siempre   la   justi8icación   de   un   conjunto   de   sistemas   de   reglas   posibles.   Pero   esto   no   signi8ica  que   el   propósito   justi8icatorio.  sin  embargo.   pero  eso  excluye  seguramente  a  otro  en  el  que  el  arco  mide  1.   Por   consiguiente.

  a   pesar   de   la   extrema   generalidad   de   los   propósitos   mencionados.   ¿Se   puede   suponer  que   los  conceptos  que  intervienen  en   la  de8inición   de   los   propósitos  sean   siempre  de8inibles   sólo   dentro   del  juego   de  lenguaje?  Y   parece   que  la  respuesta   a   esta   pregunta   debe   ser   negativa   pues.   podemos   volver   a   preguntarnos   por   la   verdad   de   la   segunda   premisa   del   argumento.   Ambos   períodos   de   seis   horas  se  cuentan  desde  el   número   9  hasta   el   4  en  forma  descendente.   un   sistema   de  medición  del  tiempo  que  no  dependiera  de  la  luz  del  día  y.   Sin   embrago   creo   que   hay   un   modo   de   justi8icar   un   sistema   como   el   de   las   veinticuatro   horas   uniformes   frente   al   japonés   antiguo   apelando  a  un  propósito.   que   pueda  ser  el   propósito  de   una   o   muchas  personas   y   que  sea  explicitable  sin  hacer  uso  de  las  reglas  que  se  pretenden  justi8icar.  De   hecho.  no   haríamos   otra  cosa   que   incurrir   en   circularidad.   Supóngase  que  trabajáramos  en   un  lugar  oscuro  durante   varios   meses. Ahora.   Adviértase   que  la  extensión  de  cada  una  de  las  seis  horas  nocturnas   y  las  seis  diurnas  varían   de  acuerdo  con  la  época  del  año.   hemos   podido   apelar   a   ellos   para   justi8icar   algunos   sistemas  frente  a  otros.   tomando   en   cuenta   lo   dicho   hasta   ahora.   no   tuviéramos   registro   de   la   luz   del   día   y   quisiéramos   mantener   nuestro   reloj   en   hora   o   ajustarlo   después   de   una   reparación.   es   decir.   y   seis   desde   el   alba   hasta   el   ocaso.  con  ello.   la   justi8icación   anterior   de   una   gramática   horaria   108 .una   comunidad.  Y  esto  tiene  la  consecuencia  de  que  el  ajuste  de  un   reloj  requiere  de  la  observación  de  la  naturaleza.   Los   japoneses   antiguos   usaban   un  sistema   de   reglas   para   la   medición   del   tiempo   con   las   siguientes   características.   y   como   ya   se   dijo.  Las  primeras  duran  más  en  invierno.  en   el   año   1873   Japón   adoptó   un   sistema   de   medición   sin   aquellas   variaciones.  mientras  que   las  otras  duran  más  en  verano.  seis  horas   transcurren   desde  el   ocaso   hasta   el   alba.   En   ese   caso. Entonces.   esta   vez   con   un   propósito   un   poco   menos   general   que   los   anteriores.   Por   supuesto.   es   evidente   que   desde   el   punto   de   vista   de   los   husos   horarios   occidentales  este  sistema  es  mucho  más  complejo  e  incómodo.  de  la   época   del  año  sería  de  mayor   utilidad  que  el  sistema  japonés   antiguo.   Tratemos   de   poner   ahora   otro   ejemplo.   El   día   se   compone  de  doce  horas  y  se  divide  en  dos  partes.   Pero  si  quisiéramos   justi8icar   esa  supuesta   simplicidad   de  nuestro   sistema.

  Y   esto. De   todas   maneras.   por   eso.   lo   que  se  rebate  en  sus  argumentos  es.   Pero  esto  no   es  su8iciente  para   descartar  las  justi8icaciones.   porque  ya   vimos  que  un  propósito  puede  de8inirse  en   términos  de  un  juego  de  lenguaje  para  luego  justi8icar  las  reglas  de  otro.   Esto   es.   si   se   ha   dicho   que   el   signi8icado   de   un   signo   es   su  uso   en   un   juego  de   lenguaje.  pero  es  una  justi8icación  al  8in.   Sin   embargo.   Pero   eso   no   debería   ser   un   problema   para   Wittgenstein   puesto   que.  pero  de   seguro   también  se  puede  actuar   con  el  objetivo   de  narrar  hechos   históricos  o  el  de   generar  un   efecto   particular  en  el   público.   a   su   vez.   que  tener  propósitos   involucra  pensar.   8inalmente.  sólo   dentro  del  juego  de  lenguaje   religioso  en  el  que  se  inserta.   que   todo   propósito   es   inmanente  al  lenguaje  sencillamente  porque   un   propósito   es   algo   de   naturaleza   lingüística.41   Por  ejemplo.   el   problema   de   la   justi8icación   instrumentalista   puede   revisarse   tomando   los   ejemplos   de  juegos   de  lenguaje   del   propio   Wittgenstein.   en   el   caso   de   actuar   en   teatro   las   cosas   no  resultan   tan   sencillas:  tal   vez  pueda  haber  un  sentido  de  “el  propósito  de   actuar  en  teatro”  en   el  que  éste   no  puede  ser  externo  a  la   práctica  misma.   y   tampoco   puedo   ofrecer   una   justi8icación   instrumental   que  determine   41  PI  §23.   esto  pone  de  relieve  que   toda  justi8icación  instrumentalista   será   a   lo   sumo   entre   distintos   juegos   de   lenguaje.   En  consecuencia.   Tal   es   el   caso   de   saludar.   y   que   pensar   involucra   utilizar   signos.  no  puedo  justi8icar  la  gramática  de  los  colores   apelando   a   su   éxito   para   describir   la   relación   del   color   verde   con   el   azul   y   el   amarillo.  en  efecto.   antes  que  nada.  y  su  de8inición  involucra  reglas  del  todo  ajenas  a  las  del  teatro.  una  justi8icación  que  pretende   apelar  al   éxito  descriptivo.  el  propósito   de  la  práctica  de  rezar  parece  ser  de8inible.   no   es   otra   cosa   que   una   observación   gramatical  acerca   del  uso   de   la  palabra   ‘propósito’.   en  la   lectura   de  los   textos   queda  claro   que  Wittgenstein   esta   pensando   principalmente   en   la   justi8icación   que   apela   a   hechos.   entonces   es   obvio   que   todo   propósito   va   a   pertenecer   siempre   a   algún   juego   de   lenguaje. Sin   ir   más   lejos.  En   efecto.  Otros  juegos  de  lenguaje   parecen   sencillamente   no   responder   a   ningún   propósito   claro.   para   poner   un  ejemplo.   y  esos  propósitos  se  enmarcan  en   otros   juegos  de  lenguaje.concreta   es   a   la   vez   una   justi8icación   de   muchas   gramáticas   similares   cuya   estructura  no  dependa  de  la  luz  natural. 109 .

 Pero  si   esto  es  correcto.   lo   que  Wittgenstein  ha   logrado   demostrar   es   que  no   hay   una   justi8icación  posible  fuera   de  los  juegos  de  lenguaje.   y   el   punto   de   Wittgenstein   ⎯la   imposibilidad   de   toda   justi8icación⎯   no   queda   demostrado.   El   próximo   capítulo   estará   dedicado   a   las   observaciones   positivas   de   Wittgenstein   acerca  de  los  factores  que  condicionan  la  constitución  de  un  sistema  de  reglas.   justi8icación   entre  juegos  de  lenguaje.  el   rechazo   de   las   justi8icaciones   instrumentales   no   parece   haber   tenido   éxito. En  todo   caso.   Pero.   A   su  vez.   aunque  sí  pueda  haberla  entre   distintos  juegos. Este  capítulo   estuvo  dedicado  a   examinar   cuatro  argumentos  de  Wittgenstein   a   favor   de   la   autonomía   del   lenguaje.   es  todo   el  sentido   que  puede  darse   a  la  justi8icación  en   el   contexto   de  la   8iloso8ía   wittgensteiniana.   Si   mi   punto   de   vista   es   correcto.   sí  es  posible  una   justi8icación  instrumentalista  de  ciertas  reglas.  de   modo   que.   entonces   hay   en   efecto   una   justi8icación   posible.   si   se  puede   ofrecer  una   justi8icación   de   este   tipo.  justi8icación  de   un  juego  de  lenguaje   por  los  propósitos  de  otro.  todavía  cabe   formular  una   pregunta  más:   ¿y  qué  otro   tipo   de  justi8icación   cabe?  Más  allá  de  alguna  actividad  terapéutica  en   la   que   se   intenta  disuadir   al   otro  de   buscar  una  justi8icación  por  fuera  del  lenguaje.   El   mundo   no   puede   determinar   una   gramática.un  único   sistema  de   reglas  como   correcto.   la   tesis   semántica   y   la   tesis   epistemológica   en   su   faceta   representacional   han   sido   defendidas   exitosamente   por   Wittgenstein. 110 .   a   pesar  de  eso.  es  decir.  y  no  es  posible  justi8icar  una   gramática  apelando  al   mundo.

 Todo  ello.  entonces   ¿qué  es  lo   que  determina  que  usemos   los   conceptos  que   usamos?  o   ¿qué  determina  el   uso  de   un   sistema   de   reglas   y   no   cualquier   otro?   O.   para   usar   un   ejemplo   del   capítulo   anterior. 1.Capítulo  IV Límites En   los   capítulos   anteriores   se   presentó   la   tesis   wittgensteiniana   de   la   autonomía  del  lenguaje.  El   objetivo  de  este  capítulo   es   esbozar  aquello  que.  y   se   examinaron  los   argumentos  a   favor   de   aquella   tesis.   Lo   primero   será  presentar  el  papel  de  la  sociedad   como   aquello   que   de8ine   el   uso   de   las   reglas.  FORMAS  DE  VIDA Si  el  mundo.   Debido  a   estos   últimos.  no   es  capaz   de  determinar   el  uso   de  un  concepto   antes  que   otro.   según  él.   me   ocuparé   de   las   restricciones   naturales   a   las   reglas.  como   parecen  concluir  los  argumentos  del  capítulo  anterior.   constituye  sólo   el   aspecto  negativo   de  la   concepción  de  Wittgenstein.  ¿por  qué  entonces  usamos   ‘verde’  de  la  manera   más  natural  y   nos  parece   absurdo  ‘verdul’? 111 .   seguidamente.   se  expuso   su  concepción  de  las  reglas  y   la  gramática.  sin   embargo.  sí   de8ine   o  condiciona  el   uso  de   un  sistema  de  conceptos.   tanto   los   intentos  de  justi8icar  una  gramática   apelando  al  mundo   como  la  posibilidad  de   determinación   de  la   gramática  por  parte   de  éste  fueron  descartados.   y   8inalmente   presentaré   las   opiniones   de   Wittgenstein  en  torno  a  la  posibilidad  de  gramáticas  alternativas.

  sino   las   de   una   comunidad.   sino  acciones.   En   primer   lugar. 112 .   si   hemos   de   responder   a   las   preguntas   recién   formuladas.   es   usual   confundir   el   concepto   con   alguna   alusión   a   la   naturaleza  humana.   la   clave   para   la   explicación   de   la   normatividad   y   por   eso   es   también   un   elemento   crucial   para   la   explicación   del   signi8icado.   consiste   en  un  conjunto   de   patrones   de  acción  lingüística   y   no   lingüística  relacionados.  es  decir.   hay   varias   características   que   es   necesario   mencionar.   En   esa   dirección. En   consecuencia.2   Cuando   Wittgenstein   traza   la   relación  entre  el  lenguaje   y   la  historia  natural   del  hombre3  lo  que  resulta   relevante   para  la  comprensión  del  lenguaje  es  la  etnogra8ía.  Un  juego  de   lenguaje. 3  PI  §25  y  §415.   formas  de   vida.   y   que   forman   el   marco   en  el   que   sus   palabras  se  insertan.  239-­‐240.  PI  II  p.  sí  actúa   como  condicionante⎯. 2  Baker  &  Hacker  (1985)  p.   lo   que  da   sentido   a   las  palabras  no  es  una  única  naturaleza  humana  ⎯aunque.   Son  prácticas   sociales.  no  son  cosas.   De   modo   que.  Y  esas  acciones  no  son  las  de  un  individuo.  los   hechos   acerca   de  las   costumbres   en   las   distintas   sociedades   y   en   las   distintas   épocas.   a  su   vez.   por   decirlo   de   algún  modo.1   Este   último   concepto   es.Cuando   explicamos   la   concepción   wittgensteiniana   del   funcionamiento   del   lenguaje  tras   el  desa8ío  escéptico   y  en  contra   del  determinismo   semántico   dijimos   que   el   signi8icado   de   una  expresión   consiste  en  las   condiciones   ⎯es  decir.  El   fondo   de   los   juegos   de   lenguaje   son   las   distintas   prácticas   que   surgen   en   cada   comunidad  de   acuerdo   a   sus   propios   8ines.   deberemos   intentar  aclarar  a  qué   se   re8iere   Wittgenstein   cuando   usa   esa   expresión.   sino   una  pluralidad  de  patrones  sociales  de  interacción.  como  veremos.4   Cuando   se   dice   que   las   expresiones   lingüísticas   cobran   1  Véase  OC  §229. 4  Z  §387.   El   suelo  sobre  el   que   se  apoya  el  lenguaje.  Pero  eso  no  es  correcto.  517.  La  noción  de  formas  de  vida  no  alude   cualidades   biológicas   o   8ísicas   de   las   personas.   hay  que  señalar   que  el   concepto   de   formas  de  vida  alude  a   culturas   diferentes.   en   consecuencia.   Eso   se   ve   con   claridad  en   el   uso   plural   que   Wittgenstein   hace  del   concepto.   en  las   reglas⎯  para  el  uso   de  una   expresión  dentro  de   un  juego   de  lenguaje.   instituciones.

  como   vimos.   pues  decir  de  un  objeto   cualquiera  que  es   rojo.   Así   ‘pagar’   es   un   claro   ejemplo   de   una   palabra   que   sólo   adquiere   signi8icado  como  parte  de  una  institución  social.   al   igual   que   las   del   juego.5   porque   involucra   imaginar   formas   de   interactuar   entre   las   personas.   Precisamente   por   eso   «imaginar   un   lenguaje   signi8ica   imaginar   una   forma   de   vida». 113 .   fuera  de   la   verdad  o   falsedad   del  enunciado.  (Goodman.   Luego   de   presentarlo   y   descartar   los  intentos  de  solución.   pues   es   la   existencia   de   una   determinada   institución   dentro   de   una   cultura   lo   que   crea   las   condiciones   de   uso   de   una   expresión.  y   lo   que  de8ine  el  uso  de   una  regla  antes  que  otra  es  esa  misma  comunidad.   posee   la   biograJía   más   destacada.  sino  algo  de8inido  por  una  comunidad  de  hablantes.  cuando  ambos  conceptos  se   encuentran   igualmente   justi8icados   por   las   observaciones.   las   reglas   del   lenguaje   no   responden   más   que   a   una   comunidad   que   acuerda   en   considerar   correctos   a   ciertos   patrones   de   acción   e  incorrectos   a   otros.   De   este   modo.   como   veterano   más   antiguo   y   con   muchas   más   proyecciones   que   ‘verdul’.   El   predicado   ‘verde’.  a   saber.   Y.   no   es   una   copia   de   la   estructura  del  mundo.   podemos   decir. Regresemos  a  los   juegos.   lo   que   traza   esa   distinción  es   el  acuerdo  de  una  comunidad  de  hablantes.  94)   5  PI  §19.   tiene  sentido   porque   hay   una   práctica   que   es   la   de   atribuir   colores   y   hay   una   gramática   que   regula   las   aplicaciones.   se   habla   precisamente   de   las   formas   de   vida.  El  trazar  una   analogía  entre  un  lenguaje  y  un  juego   pretende   destacar   que   hablar   un   lenguaje   es   involucrarse   en   una   práctica   gobernada   por   reglas.  pero  esto  vale   para   todas  las  expresiones.   Y   esa   gramática.  1983  p.     Es   claro   que   ‘verde’.signi8icado   por   las   acciones   con   las   que   se   encuentran   entretejidas.  se  encuentra   mucho  mejor  arraigado  [entrenched]   que   el  predicado  ‘verdul’.   la   respuesta   de   Goodman  es  que Debemos  consultar  el  historial  de  proyecciones  pasadas  de  los   dos  predicados.   podemos   trazar   nuevamente   el   paralelo   y   considerar   la   respuesta   de   Nelson   Goodman   a   su   propio   enigma. Dicho   lo   anterior.  la  de   intercambiar  objetos   usando   dinero.  ante  la  pregunta  de  por  qué  proyectar  ‘verde’  y   no   ‘verdul’  a  la  totalidad  de  las   esmeraldas  de   la   bolsa.

 MARCO Al   comienzo  de  uno  de  los  pasajes  en  los  que  discute   acerca  de   la  autonomía   del  lenguaje.   aunque   las   reglas   de   un   juego   responden   a   una   comunidad.   para  justi8icar  una  a8irmación  que   involucra  una  palabra  así  de8inida.  Es  algo  que  usamos  para  explicarle   el  signi8icado   de  algunas  palabras   a   los  que  se  encuentran  aprendiendo  el   lenguaje.  Decir  que   esto   condiciona  el   juego  es  tan   correcto   como   decir   que   lo   hace   posible.   etc.   Pero   las   de8iniciones   ostensivas   no   agotan.   lo   que   la   convierte   en   una   regla   gramatical.   por   114 .   el   desarrollo  del  juego  ocurre  en  un  entorno  natural.   una   de8inición   ostensiva  desempeña   ⎯entre   otras⎯   funciones   normativas   dentro   de   un   juego   de   lenguaje.   De  acuerdo  con  Goodman.   A   este   tema   nos   referiremos   a   continuación.   a   la  cuestión  de   la  correcta   categorización.  lo  que  de8ine  el  uso  de  una  gramática  antes  que   otra  es  el  historial  de  su  inserción  en  una  forma  de  vida.  por  tanto.  Pero  no  puede   haber   una  colisión  entre   las  reglas  a  no   ser  que  se  contradigan  entre  sí.   La   noción   de   arraigamiento.  para  decir   de  las  palabras  de   alguien  que  las  ha   usado   de   manera   correcta.   Para  decirlo   en  la  terminología   de  Wittgenstein.   Por  lo  demás. Ahora.   central   en  la   8iloso8ía   de   Goodman.En   otras   palabras.   las  reglas  determinan  un   signiJicado  y  no  son  responsables   de  ninguno  al   que   pudieran  contradecir.   es   la   introducción   del   factor   pragmático   a   la   teoría   de   la   con8irmación  y.   el   predicado   ‘verde’  está  mucho   mejor   arraigado  que  ‘verdul’  en  nuestras  prácticas  lingüísticas.   Dado   que   en   el   pasado   ha   sido   usado   con   frecuencia. 2.  Wittgenstein  dice: ¿Puede   haber   una   colisión  entre   una   deJinición  ostensiva   y   las  demás   reglas   para  el  uso  de  una  palabra?  ⎯Porque  podría  parecer  así.  pues   la  pelota  y  los  jugadores  de   fútbol   respetan  las  leyes  de  la  gravedad.   usamos   un   concepto   antes   que   el   otro   simplemente   por   costumbre.  (GF  §133) Como   vimos.  es  el  hecho   de  que  somos   educados  en  una  sociedad  que   usa  ciertas   reglas   como  normas  para  la  descripción  de  los  objetos  lo  que  hace  que   un  concepto   sea   absurdo   y   el   otro   no.

 Si  algo  es  posible.   es  decir.  entonces  es  posible. Ahora.supuesto.   sino   que   su   contradicción   es   independiente   de   cualquier   hecho  del   mundo.   Tenemos  también   reglas  para   las   combinaciones   de  signos.   Wittgenstein   dice   en   el   párrafo   citado   que   sólo   puede   haber   una   contradicción  del  primer   tipo.  entre  las   reglas. M2.   todos   los   elementos   de   la   de8inición   pertenecen   a   la   gramática.   sino  la  imposibilidad  misma  de  dichos  mates.   a   saber.  Si  algo  sucede  de  hecho.   pero  es  irrelevante   cuando  lo   que  nos   interesa  es  la  autonomía  de  la  gramática  porque  la  mera  contradicción  no   afecta  a   la  cuestión   de  su  relación   con  el   mundo   o   a   la  posibilidad  de   justi8icarla   apelando   a  él.   un   gesto   deíctico   que   acompaña   al   uso   de   esa   fórmula   y   algo   señalado   con   ese   gesto   ⎯la   muestra⎯.   la  pregunta  acerca  de  la  posibilidad  de  la   contradicción   entre  una  de8inición  ostensiva  y  el  resto   de  las  reglas  sí  es  relevante.   En   cambio. Y  eso  causaría  problemas.  entonces  no  es  necesario.   una   fórmula   verbal   tal   como   “esto   es   x”.   y  nos  conduciría  a  algún  problema  para  su  aplicación.  Si  algo  es  necesario.  Podríamos  tener  una  gramática  de  términos   modales   compuesta  por   reglas  como: M1.   recordemos.   para  las  condiciones   prácticas   de  su  uso. M3.   Una   de8inición   de   esta   clase   involucra.   para  él.   Ahora.   porque   en  ella  hay  algo  que  no   encontramos  en  el  resto   de  las  reglas  gramaticales.   la  variedad  de   reglas  que  constituyen  una  gramática.   etc.  pero  no   una  contradicción   causada   por   algo   que  una  de8inición  ostensiva  señala.   incluyendo   a   la   muestra.   Eso   se   debe   a  que.   porque  de   la  verdad  de  cualquier  enunciado  fáctico   como   “Don   Pocho   se   preparó   unos   mates”   no   sólo   puede   inferirse   que   no   lo   ha   hecho.  Pero  ese  problema   no   se  debe   a   un   condicionamiento   externo.   una   muestra   de   la   realidad.  Esto  podría  suceder.  sin  lugar  a  dudas.   115 .  entonces  de  hecho  sucede.  ¿es  posible  que  haya  un  con8licto   entre  las  de8iniciones  ostensivas  y  las   demás  reglas?   Adviértase   que  la   cuestión  que  resulta  relevante  no  es  la  de  si  puede   haber  un  con8licto  entre  cualesquiera  reglas.   Todas   esas   reglas   forman   un   conjunto   y   de8inen   los   movimientos   posibles   dentro  de  un  juego  de  lenguaje.

  etc.   por   ejemplo.  pero  si  las  reglas  son  completamente  autónomas   con  respecto  al  mundo   y   hemos   decidido   que  éstas  nos   pueden  resultar   útiles   para  algo.  uno  no   podría  derivar  una   contradicción  utilizando   como   premisas   sólo   lo   que   hay   en   ella.   esta  gramática  di8iere   de  la   nuestra  en  dos  puntos:  la   de8inición  ostensiva  de  ‘naranja’  (G4).  Así  planteada.   copio   los   nombres   de   los   colores   de   cada   casillero   de   acuerdo   nuestra   gramática   actual:   G1:   rojo.   es   decir.   con  lo  que  quedan  excluidas  cosas  como   signi8icados   disyuntivos   (que   ‘rojo’.   ¿por   qué   no?   Esa   gramática   no   es   otra   cosa   que   el   producto   de   una   decisión   arbitraria.  F1:  naranja.  y  que  tiene  un   grado   mayor  de  precisión.   designe   igualmente   este   o   aquel   color). En  primer  lugar   podríamos   preguntarnos:  ¿por  qué   usar  esa  gramática  para   los   términos   de   color?   Y   la   respuesta   que   se   podría   ofrecer   sería.  rige  el  principio  de  no  contradicción.   Segundo.   que   no   hay   nada   signi8icado   por   esas   palabras   que   no   se   encuentre  en  la  tabla   anterior. Rojo   G2. Naranja  =  Rojo  +  Amarillo G4. 116 . Amarillo G3.   G2:   amarillo.   Podemos   adoptar   entonces   la   gramática   anterior   y   observar   en   ella   lo   siguiente:   Las   reglas   de   la   tabla   no   son   contradictorias  entre  sí. Naranja Y   a   lo   anterior   agreguemos   otras   dos   reglas   que   funcionan   dentro   de   esa   gramática:   primero.   dado  que   en  el  lenguaje  cotidiano  los  términos   de  color   se  usan  cada  uno  para  designar  un  espectro  bastante  amplio  de  color.   como   sí   puede   hacerlo   con   las   del   ejemplo   anterior  (E1-­‐E2).   entonces  no   es   necesaria   una   justi8icación   ulterior.   simplemente.  G3:  azul.   6  Con  el  objeto  de  prevenir  la  confusión  en  caso  de   que  el  texto  se  imprima  en  blanco  y  negro.   compuesta   por   una   tabla   de   colores   ⎯lo   que   es   equivalente   a   un   conjunto   de   de8iniciones  ostensivas⎯  más  una  equivalencia:6 G1.Para   examinar   esa   tesis   de   Wittgenstein   tomemos   la   siguiente   gramática.   que   las   reglas   anteriores   agotan   los   signi8icados   de   las   palabras.

  Un  posible   intento   de   salida   de   este   problema   sería   quitar   G4  de   la  tabla   y   decir   que   nuestras  gramáticas  para  los  términos  de  color  sólo  incluyen   cosas  como   117 .   Ahora.   Ambas   oraciones.   En   efecto.  Esto  ☛      se  obtuvo  de  combinar  rojo  y  amarillo.   es   contradictoria   con  G1-­‐G4.    no  es  naranja.  por  su  parte.   claro   está.   podemos   responder   positivamente   a   su   pregunta   inicial.  pues  ¿no   estoy  obligado  a  una  cierta  de8inición  ostensiva  de  ‘naranja’  en  G4.   esto   es.   Pero.   una  vez  que  de8iní  G1-­‐G3?  Parece  que  efectivamente  es  así.   que  no   es   naranja  algo  de   lo   que   G3  dice  que  debemos  llamar  ‘naranja’.   el   resultado   de  combinar   rojo  y  amarillo.   una   colisión   entre   una   de8inición   ostensiva   y   las   demás   reglas   para   el   uso   de   una   palabra   es   posible.   F1   y   F2.   según   la   de8inición   anterior   de   ‘naranja’.   esto   también  es  correcto.   G4.  Esto  ☛   F2.   contra   la   opinión   de   Wittgenstein.   en   perfecta   concordancia   con  G4.   y   la   segunda   hace   uso   de   la   regla   G4   para   decir   que   el   color   resultante   de   la   combinación   no   se   corresponde   con  la   muestra  junto   a  la   palabra   ‘naranja’   de  la   tabla   anterior.   y   eso   se  muestra   en   el   hecho   de  que   pueden  resultar   verdaderas   o   falsas.   Ambos   hablan   acerca   de   una   muestra   que   no   pertenece   a   la   gramática.  no   son  usadas   para  establecer   ningún  signi8icado   ⎯lo  que  nos   llevaría  a   concluir  que  son  reglas.   y  que   debemos   indagar   para   saber   cuál   de   las   dos   cosas.  constituyen  proposiciones  fácticas.Pero   supongamos  ahora  que  hemos  realizado  un  experimento   e  informamos   acerca  de  sus  resultados  de  la  siguiente  manera: F1.   aunque   las   reglas   no   son   contradictorias.   Si   lo   anterior   es   correcto.   la   conjunción   de   F1   y   F2.  Para  mantener  la  coherencia  de  lo  que  decimos  no  nos   queda   más   opción   que   la   de   abandonar   un   elemento   entre   G3.   como   podemos   observar.   entonces.   es  decir.   esas   oraciones   son   usadas   para   enunciar   estados   de   cosas.   parece   que   sí   pueden   contradecirse  con  un  enunciado  fáctico.   sin   importar   su   forma⎯.   lejos   de   eso.   La   primera  de   ellas   enuncia  cuál   ha   sido   el   resultado   de  combinar   dos   colores.  y  entonces  ¿No  queda  la   gramática   condicionada   de   algún   modo   por   la   realidad?   En   mi   opinión. Eso   no   es   naranja.   En   consecuencia.   pues   dice.

 se  deberá   apelar  a  “colores   primarios”.   con   lo   que   se  habrá  concedido  la   conclusión  del  argumento.   que   una  vez   aceptados   ciertos  conceptos   como   de8inidos.523.   muchas   de   sus   observaciones   están   dirigidas   a   señalar   rasgos   muy   generales   del   mundo   que   ejercen   restricciones   causales   a   las   reglas   que   podemos   usar.   es   una   gramática   que   podríamos   querer   usar   e   incluso   funcionaría   perfectamente   en   muchos   casos   ⎯aquellos  que  no  involucran  hacer  combinaciones.  con   lo  que  se  incurrirá  en  una  petición  de   principio  al   suponer   una  gramática  como   la   correcta  y  8inalmente  se   terminará  por  reconocer   que  es   la   realidad  la  que  no  permite  esas  reglas.  Si  la  gramática   es   completamente   autónoma.  por  ejemplo⎯   Ahora   bien.G1-­‐G3.  Pero  esto   no   resulta  satisfactorio.   sino   sólo   que   ésta   impone   ciertas   restricciones.  523. 118 .   y   eso   impide   que   tengamos   cualquier   gramática  que  se  nos  ocurra.8   Para   ponerlo   del   modo   más   claro   posible:   los   jugadores   de   fútbol   no   vuelan   ni   pueden   patear   la   pelota   con   tal   fuerza   que   quede   en   órbita.   es   decir.  Z  §350.   De   hecho.  y  que  no  se  debe   ofrecer   una  de8inición   ostensiva  de   ‘naranja’.   que   algunas  de  las   reglas   incluyen  muestras.   Especialmente.   y   como   ya   he   señalado.   pues  si  preguntamos  la  razón  por  la  cual  esto  es  así.   Y  la   gramática   descripta   es   legítima   en   ese   sentido.  si   sus   reglas   no   responden   a   ninguna   realidad.   es   necesario   aclarar   que   el   argumento   anterior   no   tiene   por   consecuencia   que  cualquier  gramática   pueda  quedar  determinada   por  la  realidad.  por  ejemplo.   las   piezas   de   ajedrez   no   cambian   su   7  Véase  PI  p.  PI  §142  y  p.   es  decir.  pues  el  mundo  no  nos  dejaría  usarla. 8  Véase.   pese   a   que   el   argumento   que   nos   dejó   en   esta   idea   consistía   en   el   rechazo  de  una   tesis   de  Wittgenstein.   impone   restricciones   condicionales   a   la   formación   de   conceptos.   debemos   aceptar   otros   como   consecuencia   de   ello.   entonces   no   debería   haber   restricciones  acerca  de  qué   gramática   adoptar  más  allá  de  la   no  contradicción.   Resulta   que   el   lenguaje   consta   de   reglas.  la  conclusión  a   la  que   hemos  arribado  no   es   algo   que   él   ignore   completamente. Ahora.7   Por   el   contrario.   Lo   único   que   aporta   la   realidad  es  que  la  mezcla  de  dos   muestras  de  color  da  una  determinada  muestra  de   color.   y  que  el   mundo  nos   aporta   esas  muestras   con   ciertas   relaciones   dadas   entre   sí.   la   posición  de   Wittgenstein   consiste   en   negar   que  el   mundo   pueda   determinar  a  la   gramática   pero   reconocer   que   sí   puede   condicionarla.

  Pero   esto   no   hace  defectuosos   a   nuestros   conceptos   ni   incompletas   a   nuestras   explicaciones. No  deben  entenderse  que  estas  regularidades  no  sean  parte  de  los  conceptos.   y   ciertas   características   biológicas   de   los   seres   humanos.  el  conjunto  de   nuestras  actividades   ⎯lingüísticas   y   no   lingüísticas⎯   se   halla   condicionado   por   ciertos   hechos   naturales.   aunque  sí   inútiles.   pero   también  porque   se   dan   ciertas   regularidades   muy  generales  en   la   naturaleza.forma  y  los   objetos   cotidianos  no   aparecen  y   desaparecen  constantemente.   ciertos   resultados   de   las   combinaciones   que   no   podemos  eludir. Ahora.   Puede  haber  un  grado   de  arbitrariedad  en  la  elección  de  las  palabras  para   los  colores.9   Si   lo   hicieran.  Por  eso   las  regularidades  constituyen  un  marco   en  el  que   jugamos   los   juegos.   como   vimos.   Estas   restricciones   9  PI  §80.  pero  el  mundo  nos  provee.   Comencemos   por   los   primeros.  (Z  §350) Esto   es.   Cualquier   enseñanza   del   lenguaje  supone   que   tanto   las   palabras   explicadas   como   aquellas   que   usamos   para   la   explicación   se   aplican  en   un  contexto   de  condiciones   normales.   La   práctica  de   pesar  mercaderías   en   una   balanza   tiene  sentido   porque  hay  una  comunidad  que   la   practica.   en   ausencia   de   ciertas   regularidades   nuestros   juegos   de   lenguaje   serían   impracticables.   entonces   ya   no   eres   capaz   de   imaginarte   la   aplicación   de   determinados   conceptos.   Por  eso.   porque   las  reglas  de   su   aplicación   no   tienen  ningún  análogo  en  las  nuevas  circunstancias.   Su   ausencia  no   tornaría  a   las   reglas  incorrectas.   pues  no  son  parte  de  lo  que  le  decimos  a  alguien  en  la  explicación  del   signi8icado  de   una  palabra.   al   menos   no   de   un   modo   perceptiblemente   relevante   y   no   sin   cierta  otra  regularidad.  estos  hechos  no  proveen  una  justi8icación  de  las  reglas  gramaticales  ni   pueden   determinarles.   ciertas   relaciones. 119 . Si  te   imaginas   determinados   hechos  de  una  manera  distinta.   los   objetos   no   cambian   su   peso.  y  los  describes  de   manera   distinta   de   como   son.   Según   Wittgenstein   estos   hechos   son   de   dos   tipos:   ciertas   regularidades   en   el   mundo   circundante.  nuestras  reglas  para   esos  juegos   o   para  el  uso  de  las  palabras  deberían  ser   radicalmente  modi8icadas.   pero   no   son   parte   de  ellos.  en  la  elección  de  cuáles   llamamos  primarios.   es  decir.

  tristeza   y   alegría.  aún  resta  señalar  algunas  consecuencias  de   la  tesis  de  la  autonomía.   Baste  entonces  con  ese  mínimo  esbozo.  como  no  se  oponen   a   que  resulte  correcto  o  incorrecto  un  movimiento  en  el  juego  de  ajedrez.   y   reaccionan   riendo  y  llorando  de  modos  similares.   Pero   ese  no   es  el   objetivo   de   este  trabajo.  por  ejemplo. Esta  lista  podría  extenderse  y   estudiar  los  muchos  modos   en  que  los  distintos   tipos   de   conceptos   suponen   características   compartidas   por   los   humanos   o   un   marco   de   regularidad   natural   en   el   que   aplicarse.   porque   eso   es   algo   que   no   puede   desempeñar   un  papel  normativo  en  nuestras   prácticas   comunitarias.   como  parte  de   la  de8inición  ostensiva.   cualquier   explicación   del   signi8icado   de   un   concepto   de   esta   clase   dependerá   de   un   marco   de   reacciones   primitivas   compartidas.10  Si   las  personas   no  compartiéramos  las   capacidades  para  percibir  estas  cosas.   capaces  de   distinguir  los  colores.   Un   lugar   de   donde   esto   puede   advertirse   con   claridad   es   en   los   conceptos  asociados   a   capacidades   perceptivas.   reglas   y   8ines  relacionados   con  su  aplicación.  Z  §368.  sonidos.   desempeña   un   papel   importante  porque  los   hablantes  son.   Por   eso.  en  general.   Los   seres   humanos   sienten   temor.  texturas.  Por   eso.  colores.   etc. La   otra  perspectiva  desde   la  que  podemos   hablar  de  condicionamiento   de  la   gramática   por   parte   del   mundo   es   la   de   las   cualidades   biológicas   de   los   seres   humanos.  es  decir.   la   explicación   de   estos   conceptos   depende   de   criterios   acerca   de   la   conducta   de   las   personas.   Desde   la   perspectiva   wittgensteiniana   la   manera   de   comprender   cabalmente   el   signi8icado  de  una  expresión   es   la  consideración   de  todas  las   circunstancias.  es  posible  explicarle  a  alguien  que  lo   que  le  sucede  es  lo  que  llamamos  ‘tristeza’.   no  tendría  ningún  sentido  el   uso  de  muestras  como  estándares  de  corrección  para   el  uso  de  las  palabras.   y   ello   no   carecería   de   interés. 120 . 10  Véase.   Otro   tipo   de   conceptos   que   tienen   una   relación   estrecha   con   las   características  de  los   hablantes  son  los  conceptos   psicológicos.  Esto  no  implica  que   los   hablantes   deben   compartir   muestras   mentales.causales  no  se  oponen  a   la  tesis  de  la  autonomía  del  lenguaje.  La  muestra  de   color.   Por  el   contrario.

  Ahora. 11  PG  §45.   Si   esto   es   correcto   y   la  comunidad   es  la   corte   última   de   apelación.   será   de   importancia   cuanto   menos   aclarar   la   cuestión   con   respecto   a   lo   aludido   en   las   páginas  anteriores.  lo   que  pertenece  a   ella  son  las  condiciones   necesarias   para  comparar   la   proposición   con  la  realidad.   8ísica   y   biológicamente   condicionada.   como   puede   observarse.   12  PI  §241.12 Si   una  comunidad  posee  una  gramática  para  los   términos  de   color  que  sólo   contiene  las   palabras  ‘rojo’.   conduce   naturalmente   a   plantear   la   posibilidad   del   relativismo   conceptual.   Si   recordamos   lo   dicho   oportunamente.   de  qué   color   es   o   cómo   se   obtiene  ese  color.   sino   que.   pero   no   porque   decida.   La   cuestión   de   la   autonomía   del   lenguaje.   el  violeta   y  el   naranja?   Sólo   podríamos   decir   que   esos   conceptos   son   relevantes   para   otra   comunidad.   en  última  instancia  a  las  prácticas   y   8ines  de  una  comunidad.   la   gramática   no   determina  que  una  proposición   sea   verdadera  o   falsa.  las  hay⎯.   ¿Qué  sentido   tendría  decir  que   no  pueden  ver   el  verde. 121 .   porque   su   tratamiento   cabal  requiere   de  un  estudio   dedicado  exclusivamente  a   ella. Es  necesario  decir  que  el  razonamiento  anterior  que  llevaba  al  relativismo  no   es   del   todo   correcto.   cuánto   mide   un  objeto.   aunque   ésta   excede   los   límites   de   este   trabajo.   la  nuestra.   cuántos   colores   distinguimos   o   cuáles   son   primarios.   Pero  incluso   puede  haber  gramáticas  de  color  con  muchas   más  categorías  que  las  que  solemos  usar  ⎯de  hecho.   entonces  no   es   descabellado   pensar   que   puedan  existir  formas   alternativas   de  representación   ⎯gramáticas   diferentes   a   las   nuestras⎯.  y  esa   gramática  es  útil  a  los  8ines  de  la   comunidad.3.   entonces   podríamos   atribuirle   a   Wittgenstein   alguna   forma   de   relativismo.   pero   que   obedece.  por  el  contrario.   una   vez  8ijas  las   reglas.  DIVERSIDAD Si  la  gramática  es   un  conjunto  de  reglas  que   gobierna   los  distintos  juegos   de   lenguaje   que   se   halla   histórica.  ‘azul’  y  ‘amarillo’.11  La  gramática  es  arbitraria  porque  es  lo  que  determina  cuánto   es   un   metro.   pues   los   trabajos   de   Wittgenstein   en   torno   a   otros   tópicos   con8luyen   en   ella.  Véase  la  pagina  55  de  este  trabajo.

 Por  el   contrario.   podría   ser   parte   de   esa   gramática   una  regla  según   la   cual   hay   una   jerarquía   en   la   presencia   de   colores.   la   clasi8icación   de   los   colores   de   los   objetos   para  de   manera   abrupta   de  amarillo   a   azul.  a  saber.   si   quisiéramos   demostrar   que   una   gramática   es   más   verdadera   que   otra.  sin  llegar  a  él.   al   igual   que   nuestra   gramática  parece   reconocer   cosas   que   la   otra   omite.   no   podríamos  hacerlo.   Esto   merece   tres   consideraciones.  mientras  que  en  la  nuestra  es   falso.   además   de   que   no   pasa   directamente   al   azul.   es   a   este  tipo  de   situaciones  en  las  que   piensa  Wittgenstein  y  contra   las   cuales   se   dirige   la   tesis   de   la   autonomía   del   lenguaje.   si  pretendiéramos  justi8icar   una   de  las   gramáticas  frente  a   otra.  sino  a  que  una  gramática  responde  a  las  prácticas  y  8ines  de   una  comunidad   de  hablantes.   como   ‘turquesa’   para   cierto   grado   de  predominancia   del   azul.Ahora.   la  hipótesis  de   una   gramática  de   colores  como   la  mencionada   lleva  a   una  consecuencia.   y  lo  más   importante.   y  es   verdadero   decir  que  es  azul.  que  en   esa   comunidad  es  verdadero   decir  que  un  objeto   es  azul.   con  lo  que   no  haríamos  otra   cosa   que  peticiones  de  principio.   podría   decirse.  la  razón  por   la  cual   se  da  la  situación   de  un  enunciado  falso   en   una  comunidad  y  verdadero  en  otra  es  trivial.   seguramente   otras   gramáticas.   El   punto   es   que.   por   tanto.   Sin  embargo.   tendríamos  todos  los   problemas  que  hemos   señalado   en   el  capítulo  anterior.   tienen   esa   relación   con   la   nuestra.   pero   sí   diferentes.   sino   que   se   llama   verde.   Pero   ello   se   debe   a   que   la   primera   no   tiene   el   concepto   de   verde   y   que.   Por   ejemplo.   Primero.   incluso   aunque   no   tuvieran   más   categorías.   Precisamente.  Simplemente  usan  reglas  diferentes   a   las  nuestras  para   atribuir  color  a  los  objetos.  en  nuestra  gramática   es   necesaria   una   mayor   presencia   de   azul   para   que   algo   deje   de   ser   amarillo.  que  su  gramática  es   de8iciente  porque  no   logra   captar   ciertos   cambios   de   color   que   la   nuestra   sí.   Pero   esto  no   se  debe  a  que  la  verdad  sea  relativa  o  algo  por  el   estilo.   E   incluso   tenemos   otras   palabras.   Seguramente   podríamos   vernos   tentados  a  decir  que  ellos  se  pierden  algo.  el  concepto  de  verde  no  se  utiliza  en  la  comunidad  que   122 .   y   por   eso   la   mínima   presencia   de   azul   hace  que  al   color  resultante  se  le  llame   azul.  Simplemente.   En  segundo  lugar.  Pero  esto  no   es   más  que  la  diferencia   que   puede   darse   entre   dos   idiomas   diferentes.

  y   que   nuestros   conceptos   actuales   no   obedecen   a   una   necesidad   intrínseca   de   la   naturaleza.   Pero  lo  que  sí  pretenden  mostrar  es  que  en  última  instancia   qué  conceptos  tenemos  depende  de   una  práctica  comunitaria  y  sus  propios  8ines.  incluso  aunque  puedan  ser  condicionados  por  ella.   hacen   que  una  gramática  sea  traducible  a  la  otra.   Contra   este   tipo   de   tesis   Wittgenstein   ha   argumentado   que   una   vez   que   poseemos   un   lenguaje.   por   ejemplo.   En   otras   palabras.   salvo   en  un   sentido  bastante  obvio.   además.  En  palabras  de  Coffa.  porque  esa  ventaja  es  sólo  una   referencia  a   los  8ines  de   otra  comunidad.   con  respecto   a  distintos  sistemas  de  medición.   si   esa   gramática   satisface   los   8ines   de   una   comunidad.   esto   es.   el   signi8icado   de   nuestras   expresiones  no  es   algo  que  pueda  originarse  por  convención.   se   ha   planteado   en   torno   al   convencionalismo.   no   hay   mucho   que   agregar   diciendo   que   hay   un   sistema   de   medida   o   una   gramática   de   colores  que  resulta  mejor.   desde   otra   perspectiva.  por  tanto. 123 .13  los  cuales   resultan  de  la   misma   naturaleza   que   lo   que   acabamos   de   considerar.imaginamos   porque   no   tiene   ningún   papel.   en   torno   a   la   tesis   de   que   la   signi8icatividad   de   las   palabras   es   algo   que   sólo   depende   de   un   acuerdo.  condiciones  por  descubrir   ⎯y  no   por   convenir⎯  cuyo   cumplimiento   es   una   condición  necesaria  y   su8iciente  para  tener   13  Véase  RFM  I  §147-­‐150.   porque   no   tiene   ninguna   utilidad  dentro  de  sus  prácticas.   Pero  eso   no  es  un  relativismo   de  un  modo   pernicioso.   es   decir. Entonces.   pero   eso   siempre   requiere   de   un   lenguaje   previamente   dado.   podemos   acordar   el   uso   de   muchos   sistemas   de   reglas.  la  conclusión  de   ese   argumento  debe  ser  que  «hay.  pues  para   aquella   comunidad  con  esa  gramática  extraña  valen  los  mismos  condicionamientos   8ísicos   y   biológicos   que   para   nosotros.   Wittgenstein   suele   proponer   ejemplos   de   gramáticas   alternativas.  pues  su  existencia  es   una  condición  necesaria   de  cualquier  pacto.   Y   esos   condicionamientos.   pues   éstos   no   pretenden   mostrar   que  la   vedad   de  las   proposiciones   dependa  de   la   gramática.   Esta   misma   cuestión.

 540.   porque   no   corresponden   a   los   hechos.14   Por  eso   el  signi8icado   es  algo   dado   en  las  prácticas  comunitarias.un   instrumento   que  transmita  información». 15  Sobre  esta  cuestión  véase  Cabanchik  (2006)  pp.   sino   porque   su   función   no   es   la   de   copiar   la   naturaleza.  sino  la  de  ser  útiles  a  los  8ines  de  la  comunidad  que  los  usa.  151-­‐160 124 .   Pero   no   porque   no   lo   logren.15   El   punto   es   que   no   hay   nada   de   especial   en   nuestros   modos   de   representación.   14  Coffa  (2005)  p.   que   no   son   los   correctos.

  se  señaló   oportunamente.   una   regla   regulativa   cuya   transgresión   no   conduce   al   sinsentido.   y   se   expusieron   los   factores   según   Wittgenstein  que  condicionan  el  uso  de  una  gramática.   Además   de   eso.   un   aspecto   semántico   y   uno   epistemológico:   la   gramática   no   responde   a   la   realidad   y   por   eso   no   es   posible   justi8icar   sus   reglas   apelando   a   la   descripción   del   mundo.  La  tesis  de  la  autonomía   del   lenguaje   abarcaba.  El  primero   de   ellos  se  concentraba   en  la  idea  de  que  la  regla   a  justi8icar  siempre  es  parte   del   sistema   de   reglas   del   que   depende   la   signi8icatividad   de   la   proposición   justi8icatoria.   Ese   sistema. 125 .   es   decir.  se  reconstruyeron  y   discutieron  los   argumentos   para   defender   esa   tesis.   pero   sí  la  zona   que   resulta   relevante   para   dicha   proposición.   estableciendo   que   la   negación   de   cualquier   proposición  es  tan  signi8icativa  como   ella  y  que.   Wittgenstein   piensa   que   tampoco  es  posible  justi8icarla  por  su  capacidad  para  alcanzar  propósitos.  no  podrá  justi8icar   más  que  una   regla   super8lua.   recordemos.  en  consecuencia.  o   más  bien  su  imposibilidad.  fueron   examinados  dos  argumentos.   Por  el  lado   de  la  justi8icación  factualista.   en  tanto  su  negación  tendrá  sentido.  el  de   la   circularidad  y  el   de  la  bipolaridad.   El   segundo   argumento   se   basaba   en  la   bipolaridad   de   las   proposiciones.   como   se   vio.   Esto   último.  toda  descripción   de  los  hechos.   es   lo   opuesto   de   una   regla   de   la   gramática   profunda  en  el  sentido  wittgensteiniano.   A  la  inversa.Conclusión En  los  capítulos  anteriores  se  presentó  la  tesis   de  la  autonomía  del  lenguaje  y   la  concepción  wittgensteiniana  de  la  gramática.  cualquier  proposición   que  se   aduzca  para  justi8icar  una   regla  supone  para  su  signi8icatividad  al  sistema   que  esa  regla  integra.   no   abarca   la   totalidad  del   lenguaje.

  sobre   la   base   de   observaciones   acerca   qué   cuenta   como   una   justi8icación   en   este   tipo   de   casos. En   suma.  Si  esto  es  correcto.   éste  no   logra  demostrar  la   mencionada   imposibilidad.   Con   él   se   pretendía   mostrar   que   un   conjunto   cualquiera   de   observaciones  siempre  puede  ser  consistente  con  más  de  un   sistema  de  conceptos   no   necesariamente  compatibles  entre  sí.   Hay   dos   tipos   de   proposiciones   que   podrían   aducirse   para   justi8icar   una   regla   gramatical.   vimos   luego.   la   justi8icación   es   nuevamente   circular   y.  en  caso  de   ser   exitosa.   podemos   advertir   lo   siguiente.   o   bien  una   forma  derivada  de   ella.  la  pretendida  justi8icación  no  logra  su  cometido.   si   la  verdad  de  la  proposición  es   contingente.   pero   destinado   a   mostrar   la   imposibilidad   de   justi8icar   una   gramática   apelando   a   su   éxito   al   realizar   un   propósito.   segundo.   no   es   posible   decidir   entre   sistemas   de   reglas   o   gramáticas.   basado   en   el   de   la   circularidad.  De  este  modo.  los  tres  primeros  logran  demostrar   su  punto.  no  hace  mas  que  justi8icar  una  regla  regulativa.Si   consideramos   a  los   dos   argumentos   en   combinación.   la  justi8icación  ha   de  caer  siempre  en  la  circularidad.   La   respuesta   positiva   al   enigma   planteado.   no   es   capaz   de   rechazar   en   general   todo   tipo   de   apelación   a   propósitos.   se   ofrecieron   algunos   ejemplos   de   justi8icación  que  se   parecieron  resultar  exitosos   y  se  dieron  con  ello   razones  para   pensar   que.   Por   otra   parte.   entonces.   a   saber.   El   argumento   contra   la   justi8icación   126 .   consiste   en   señalar   que   la   decisión   entre   un   sistema   de   reglas   u   otro   requiere   de   la   consideración  de  factores  pragmáticos.   por   lo   dicho   acerca   del   sistema   de   reglas.   necesarias   o   contingentes.   el   resultado   de   este   examen   fue   que.   Aquellas   cuya   verdad   es   necesaria   son   para   Wittgenstein   o   bien   la   expresión   de   una   regla   gramatical.   En  consecuencia.   entonces.   vimos   que  si   nos  atenemos   a   las   observaciones   del   mundo. Tras   esos   argumentos   se   consideró   lo   que   llamamos   argumento   de   la   indeterminación.   de   los   cuatro   argumentos   mencionados.   a  diferencia  de  los   argumentos   anteriores.   primero.   se  consideró   un  cuarto   argumento   presentado   por  parte   de     Wittgenstein.   De  cualquier  modo.   Por  el  otro  lado.  con   ello   quedan   establecidas   la   tesis   semántica   de   la   autonomía   y   la   tesis   epistemológica   con   respecto   al   mundo.   Si   bien   éste   es   evidentemente   correcto   para   muchas   justi8icaciones.   En   este   caso.   por   la   bipolaridad   de   la   proposición.

 también  lo  son  sus   componentes   lingüísticos.   de   acuerdo   con   esto.  la  tesis  de  la  autonomía  se  encuentra  entre  dos  modelos  para  concebir  el   lenguaje.   Las  acciones  que  sus  reglas  gobiernan   se   desarrollan.  y  crear  los  sonidos  que  su  idioma  usará  para  cada  categoría.   es   el   de   inventar  reglas  procurando   re8lejar   una  estructura  de  categorías  que  se  encuentra   dada  en  el  mundo.instrumental.  La  a8irmación  de  que  el  lenguaje  es   autónomo   o   que   la   gramática   es   arbitraria.   El   extremo   de   ello   es   lo   que   llamamos  un  lenguaje  perfecto.  uno  cuya  estructura   es  una  copia   exacta.   el   cual   impone   restricciones. Así.   en   un   entorno   natural.  La   estructura  de  los  lenguajes  es  el  producto   de  las  costumbres  de  una   sociedad.   no  involucra  ninguna  clase  de  idealismo   ni  nada  por   el  estilo.  hay  algo  en  lo  que  quisiera  insistir.   pero   sin   ignorar   el   papel   que   el   marco   natural  desempeña  en  los  juegos  de  lenguaje.  pues  el  mero   uso  de  la   palabra   ‘autonomía’   es   naturalmente   asociable   con   una   tesis   tal   como   “el   lenguaje   nada   tiene   que  ver  con  el  mundo”.   y   tampoco  contribuye  a  socavar  su  concepción  posterior  del  lenguaje.  El   papel   que   desempeñan   los   usuarios   del   lenguaje.   lo   que   se   intenta   con   todos   sus   desarrollos   es   una   comprensión  mejor   del   funcionamiento   del   lenguaje   al   incorporar   y   destacar   su   dependencia   de   las   prácticas   sociales.  podríamos  decir  que  es   el   que   resulta   menos   signi8icativo   a   los   intereses   de   Wittgenstein   puesto   que   no   afecta   su   crítica   al   atomismo   lógico   y   su   concepción   del   lenguaje   perfecto.   Por   el   contrario.  Las   personas  construyen  y  usan  lenguajes   cuya   signi8icatividad  depende  del   grado   en   que   su   estructura   logra   re8lejar   a   la   de   la   realidad. 127 .  es  decir.  y  otro   al  que  a   partir  de  allí   se   quiere   caracterizar.   como   todas   las   acciones.   El   primero   de   ellos   puede   enunciarse   así:   El   lenguaje  es   un  sistema   abstracto  de  reglas  cuya   estructura  es  una  copia  de  la  estructura  de  la  realidad.   aunque   el   modo   de   expresión   de   Wittgenstein  lo  haga  parecer.   Pensar   que  así  lo  fuera  no  sería  desatinado.  aunque   no   logre  su   cometido.   El  modelo  de   Wittgenstein  que  hemos   desarrollado  a  lo  largo   de  este  trabajo   podemos   resumirlo   como   sigue:   El   lenguaje   es   una   parte   de   los   modos   de   interacción  social.  pero     ⎯lo  que   quiera  que  pueda  signi8icar  algo  así⎯   eso   no   es  lo   que   pretende   Wittgenstein  y  mucho   menos   es   lo   que  se   sigue  de   sus   argumentos.  de  su  historia  y   de  sus  propósitos.   uno  al  que  se   pretender   rechazar. Ahora.  aunque  no  las  determine.  Como   esos  modos  son  plurales.   por   otra   parte.

  Reinterpretado   entonces  en  el  contexto   de  la  8iloso8ía   de   Wittgenstein   un  lenguaje  ideal   es  aquel   que  sirve  a  nuestros   propósitos.   y   que   tampoco   podríamos   justi8icar   el   uso   de  un   lenguaje   porque   re8leja  mejor  que  otro  a   una  estructura  trascendente.   No   hay   un  lenguaje  perfecto   porque   el   mundo   no   puede  hacer   correcta   una   única   gramática.  sino  que  es  una  realidad.   Por   otro   lado.Los   argumentos   de  la  autonomía  están   destinados  a  rechazar   el   primero   de   esos   modelos.   128 .   el   lenguaje   no   debe   ser   concebido   como   un   re8lejo   del  mundo  sino   como   un  conjunto  de   herramientas  que  forman  parte   de  las   acciones  de  las  personas.   y   como   consecuencia   de   lo   anterior.  y  esto   no  sólo   siempre   es  posible.   mostrando   que   el   mundo   no   podría   determinar  un   único   lenguaje   como   el   ideal.   acciones  entre  las   cuales  se  encuentra  la  de  representar   la  realidad.

 1997.   Volumen   II. PR RC Observaciones  Filosó+icas. 129 .    pp.   Madrid:   Cátedra. LW1 Últimos   escritos   sobre   +iloso+ía   de   la   psicología.  trad.  Mantas.   Valdés  Villanueva.  E.  Raga. Gramática  Filosó+ica.  1994.   1998.   F.   Gracia   Guillen.   trad.  1987.   trad.   Tomasini   Bassols.  1994.   Reguera.  1996.   Volumen   I.   M.  Madrid:  Tecnos.  2002.  Madrid:  Tecnos.   García   Suárez   y   U.   trad.ía OBRAS  DE  LUDWIG  WITTGENSTEIN BB Los   cuadernos   azul   y   marrón.  J.   trad.  Tomasini  Bassols.   Fernández.  F.  L.   A.  1992.  México:  UNAM.   L.   I.  1997.   trad.   E. OC PG Phi Sobre  la  certeza. Observaciones   sobre   los   colores. RFM Observaciones   sobre   los  fundamentos   de   la   matemática. “Filoso8ía”   en   Ocasiones   +ilosó+icas.   A.  Segura.   Madrid:   Tecnos. LW2 Últimos   escritos   sobre   +iloso+ía   de   la   psicología.  1998.  Hidalgo  y  P.  L.   Madrid:  Alianza.   Barcelona:   Crítica.  trad.  Barcelona:  Gedisa.   Moulines.  trad.   García   Rodríguez.   A.   PI Investigaciones   Filosó+icas.   Barcelona:   Paidós.Bibliogra.   trad.  Prades  y  V.  171-­‐189.  A.   Se   cita   el  número  de  parágrafo   para  la  primera   parte  y  el  número  de  página  para  la  segunda.   trad.  México:  UNAM.

  Oxford:  Basil  Blackwell.  Buenos  Aires:  Biblos. Baker.  1999.   T.  Samuel  (1993)  El  revés  de  la  +iloso+ía.   Juan   José   (2003)   “La   autonomía   de   la   gramática   y   la   polaridad   de   la   proposición”. Coffa.  en  RF. BIBLIOGRAFÍA  SECUNDARIA Acero.   Reguera.   M.  U. 130 .   trad.  mayo  de  2003.  Sanchez.M.   Se   cita   ‘Meta+ísica’  seguido  de  la  numeración  canónica.  L.   México:   Universidad   Autónoma  Metropolitana.   Cambridge:  Cambridge  University  Press. ────  (2000)  Introducciones  a  la  +iloso+ía.   Madrid:  Siglo  XXI. ────  (1985)  Wittgenstein.   Sluga  &   David   G.  Grammar  and  Necessity.   Segura. ────  (2006)  El  abandono  del  mundo.  1980.   Understanding   and   Meaning.  trad.   C.   Robert  (1996)  “Wittgenstein’s   critique   of  philosophy”  en   Hans  D. Forster.   T..   The   Vienna   circle.   Michael   (2004)   Wittgenstein   on   the   arbitrariness   of   grammar.   Issa.   &   Hacker   P.  Moulines.  Vol.   Santiago.   Londres:   Routledge.  Castro  y  C.   Fernández  de  Castro.TLP Tractatus   Logico-­Philosophicus. VW The   voices   of   Wittgenstein.  Lara.   De   G.  Barcelona:  Gedisa.  Buenos  Aires:  Grama.  Oxford:  Balckwell.  1997.   J.   Baker.   Alberto   (2005)  La   tradición   semántica.  México:  UNAM.   Aristóteles   (1994)   Meta+ísica.).   Stern   (eds.   Madrid:   Alianza.   Ed.   Calvo   Martínez.P.  2003.   (1980)   Wittgenstein. Z Zettel.  Rules.  Nº  44.   Madrid:   Gredos.  O.   J.   trad. Cabanchik.S.  pp.   Princeton:   Princeton  University  Press.   Faerna. Fogelin.  34-­‐58.  Ángel  Manuel  (1996)  Introducción  a  la  teoría   pragmatista  del  conocimiento.  J.   trad.   Piña.  21.  D.   The   Cambridge   Companion   to   Wittgenstein.   Muñoz   e   I.   G.

  J.   Wittgenstein’s   criticism   of   his   early   thought. Glock.   Martin   (2006)   A   Sceptical   Guide   to   Meaning   and   Rules. Kripke.  pp.   Saul   (1989)   Wittgenstein:   reglas   y   lenguaje   privado.   Ithaca:   McGill-­‐ Queen's  UP.   trad.   trad. Laufer.  Planells.  Charles  S.  Vericat.   Nelson  (1983)   Fact. Peirce. Goodman.  trad. Kusch.  Barcelona:  Grijalbo. Mounce.   A.  Oxford:  Blackwell  Publishers.  México:  UNAM.   (1983)  Introducción   al  «Tractatus»  de  Wittgenstein.  Madrid:  Técnos.  Oxford:  Basil  Blackwell.  169-­‐139.   Robles.   George   (1997)   “Las  clases  de  Wittgenstein   durante  el  periodo   1930-­‐1933”   en   Wittgenstein.   Ocasiones   Filosó+icas.   (1988)  “Cómo  esclarecer  nuestras   ideas”  en  El  hombre.   trad.   García   Rodríguez.  Mark  &  Hawthorne.  John  (1997)   The   Grammar  of  Meaning.  un   signo.  trad.  trad.   J.accion8iloso8ica.   Milton   (2005)  “La  demostración  de   la  existencia   de  simples  (o  el  supuesto   gran   error   del   primer   Wittgenstein)”.   Manuel   (1996)   Las   palabras.   Norman   (1986)   Nothing   is   hidden.   John   (1999)   Ensayo  sobre   el  entendimiento  humano.  David  (1973)  Wittgenstein.   Cambridge:  Harvard   University   Press. Lance.   O.  Barcelona:  Crítica.  Vicente. Malcolm.  Mayoral  y   P.   México:   FCE.   Pears. Penelas.   H.   Tomasini   Bassols.García-­‐Carpintero.   Federico   (2008)   Una   defensa   del   conversacionalismo   epistémico.  J.   A..   Madrid:  Cátedra.pdf Locke.   Tesis   doctoral  UBA.  pp.   L.  J. Moore.  Cambridge:  Cambridge  University  Press.   Barcelona:   Ariel.  inédita 131 .  +iction   and  forecast.com/misc/1127014422art.  Normativity  and   semantic  discourse.  200-­‐223.   las   ideas   y   las   cosas.   en   III   Jornadas   de   adscriptos   UBA.  Hans-­‐Johann  (1996)  A  Wittgenstein  Dictionary.   disponible   el   20   de   noviembre   de   2009   en   http:// www.

  Glenda   (2005)   El   argumento   escéptico:   de   Wittgenstein   a   Kripke.   Buenos   Aires.  Garrido  y  J.  Valdés  Villanueva.  Madrid:  Cátedra. 132 .  trad.   Heidegger   y   la   rei8icación   del   lenguaje”.  Barcelona:  Paidós. Searle.  Londres:  Routledge.  Buenos   Aires:   Eudeba. Simpson.   Escritos   +ilosó+icos  2. Satne.  Argentina.  Vigil  Rubio.Quine.   V  Jornadas   Wittgenstein.  Willard  V.  trad.   (1974)  “La  relatividad  ontológica”  en  La   relatividad  ontológica  y   otros  ensayos.   Buenos   Aires:  Grama.  J.  John  (2001)  Actos  de  Habla.  realidad  y  signi+icado. Rorty.O.  M.  Thomas  Moro  (1964)  Formas  lógicas.   Julia   (2008)  “Los  rasgos  de  la  gramática”.   en   Ensayos  sobre   Heidegger   y   otros   pensadores   contemporáneos.  L. Vergara. Russell.  Blasco.  Madrid:  Técnos.   Richard   (1993)   “Wittgenstein.  trad.  M.  Bertrand  (1972)  The  philosophy  of  logical  atomism.