La radio como dispositivo clínico político. La Bisagra, un espacio para locos, enfermos y sanos.

Reseña de La Bisagra La Bisagra es la radio abierta y andariega del Hospital Psiquiátrico “Dr. Antonio Roballos” de Paraná, Entre Ríos, que desde el año 2006 funciona como Taller. Desde el año 2007 La Bisagra ha tomado el aire de diferentes radios conduciendo sus propios micros y programas. Además ha producido 4 discos compactos con diferentes formatos radiofónicos como radioteatros, informes periodísticos, humor, etc. La Bisagra también es andariega, y es por eso que ha realizado diferentes radios abiertas –en espacios públicos, fuera de la cabina de transmisión- en escuelas, facultades, en el marco de campañas de bien público en la peatonal de la ciudad, en Jornadas de Capacitación, en el mismo Hospital, etc. Cada uno de los espacios de trabajo de La Bisagra (talleres, radios abiertas, salidas al aire, producción de los cds) son abiertos a toda la comunidad. Actualmente, La Bisagra sostiene su espacio de taller en la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de Entre Ríos, lugar que habilitó la llegada de otra gente a la que quizás el Hospital no lo invitaba a participar. Y además, La Bisagra continúa tomando los aires de la ciudad de Paraná, transmitiendo por FM CUALQUIERA , los lunes desde las 17:30 hasta las 19 hs. (94.3 – www.radiocualquiera.org.ar) y por LT14 Radio General Urquiza, los sábados desde las 15 hs. cada 15 días. (AM 1260- www.radiolt14.com.ar). Características del medio En relación con otros medios de comunicación, la radio genera una situación comunicativa muy particular, en la que emisor y receptor se ven sin ser vistos, en la que se perciben espacios sin ser percibidos. La radio, como muchas veces se ha dicho, es un medio ciego, pero también es, al mismo tiempo, un mundo a todo color. La radio genera constantemente imágenes mentales, a diferencia de esas otras imágenes que ofrecen otros medios. Su inmediatez, la heterogeneidad de su audiencia, su accesibilidad son otras características. Además, la radio, en comparación con la prensa o la televisión, es barata y técnicamente sencilla. Cualquiera puede tener acceso a una radio. Llega a todos los públicos, porque, entre otras cosas, sus mensajes son sencillos y fáciles de entender, porque su escucha es compatible con el desarrollo de otras actividades, porque entretiene, porque no es necesario saber leer. Además de todo es gratuita. La Bisagra Pensamos en La Bisagra como un dispositivo clínico-político primeramente porque no podemos entender lo político sino como inherente a

otros saberes. revelan entre líneas.es cada vez más injusta. Y pensamos esta clínica como política por la apuesta al no poco difícil trabajo interdisciplinario y por pensar el dispositivo abierto. Esto lleva de suyo para poder intervenir. que deja lugar a los agenciamientos y espacio para lo inevitable –más aún en este campo. La Bisagra ha forzado el interrogante: ¿puede un Comunicador Social evolucionar una historia clínica? ¿Cuál es el sustento. Más aún. la dificultad que tenemos para pensar en dispositivos alternativos en salud.cualquier acción humana y es a partir de esto que resulta. habilitando otros espacios y facilitando el llegar desde otro lugar a la comunidad.y potenciar los aspectos saludables y creativos de la persona. junto a muchos otros que el desafío es aún mayor. suponen elegir una radio fuera del hospital para potenciar la circulación. desigual. Apertura a la que apostamos y sostenemos como condición de posibilidad para trabajar en el campo de la Salud Mental. Partimos de concebir que la realidad es compleja. no ignorando elementos de su padecimiento pero tampoco priorizándolos por sobre el sujeto. que la vida en sociedad -signada por el modo de producción capitalista. si bien válidos. entonces político. consideramos. tensionándolo permanentemente. ya no se . el que la restringe a un consultorio o a una única corriente de pensamiento. ganas de un hacer que muchas veces se ve coartado por el rótulo de “loco” que tan fácil estampamos en los rostros y que mucho más costoso es desactivar en la subjetividad individual y comunitaria. abrir el “juego” a otros. Y entendemos esta clínica como política por decisiones que hacen a una ética de trabajo y que por ejemplo. deseos. En relación al impacto hospitalario y más allá o más acá de que muchos puedan coincidir o no con este proyecto de trabajo. habilitando espacios para recuperar historias. Una clínica que decide poner a la enfermedad entre paréntesis –parafraseando a Paulo Amarante.de los acontecimientos. implicancia o reparo legal que tiene? Interrogantes que creemos. animarse a pensar la clínica desde otro lugar –seguramente el no hegemónico. Una clínica desde la mirada de Deleuze. La existencia de La Bisagra y el trabajo en este espacio se puede analizar en diferentes planos. otras disciplinas. y tiende con facilidad a arrasar subjetividades.

En primer lugar. fundamentalmente prejuicios. con deseos. y que es necesaria una apertura a la comunidad que posibilite generar un cambio cultural. en el marco de la lucha de transformar a las prácticas psiquiátricas tradicionales. sino que debe realizarse mediante una apertura a la población. Estamos convencidos que solo la práctica en los consultorios no es suficiente para abordar una temática tan compleja como lo es la salud mental. en salud mental. de partir de esos recursos saludables. sino que por el . personas con recursos de salud. es muy probable que la sociedad lo mande nuevamente al manicomio. centradas en la enfermedad y cronificantes. Es imprescindible modificar hábitos.pretende sólo un trabajo interdisciplinario sino también intersectorial. no puede limitarse a la relación con los enfermos y con la locura. compartir con otros. Creemos que nuestro trabajo desde un dispositivo clínico-político en salud mental. costumbres. precisamente. consideramos a la radio como dispositivo clínico político. en prácticas. con gustos propios. Se trata de rescatar la dimensión de la vida cotidiana como clave. valores arraigados en nuestra cultura. con historia. tratando de confrontar con las ideas de la gente sobre la salud mental. un trabajo para y fundamentalmente con la comunidad. por el de personas. para lo cual es necesario comenzar por transformar nuestras propias mentes como trabajadores de la salud. y si cuando es dado de alta la sociedad no ha cambiado en absoluto. Y es de este modo que estamos aportando nuevas posibilidades que los modos tradicionales no lo hacen. que le permiten expresarse. Los conocimientos en salud mental no deben plantearse como un saber experto. Una persona muchas veces cuando entra a un “manicomio” lo hace porque fue rechazada por la organización social. para construir nuevas representaciones sociales de la locura. con necesidades. es decir. Teniendo en cuenta que la salud mental comunitaria tiene como estrategia general la política de crear servicios basados en la comunidad que permitan la sustitución gradual y progresiva de los hospitales psiquiátricos. con emociones. Personas con conocimientos. debemos cambiar la idea de que trabajamos con enfermos o pacientes. pertenecer.

los vecinos. el barrio. a promover situaciones saludables. el proyecto de vida. la ciudad. Comunicar desde una perspectiva comunitaria Apostamos al diálogo. la escucha. Esta perspectiva de la comunicación que postulamos para nuestra intervención se propone promover aspectos humanos como el intercambio. En este acercamiento totalmente necesario que debe producirse con la comunidad. usando como principio organizador a la dignidad humana y de este modo potenciando a la autonomía en todos los planos. La Comunicación Comunitaria plantea un modelo diferente del concepto de comunicación. y con ello a la atención de la vida cotidiana de los seres humanos. porque es allí donde se desarrolla la vida misma. respetando sus derechos y su dignidad. por lo que es necesario dirigirse a las condiciones de vida en lugar de crear instituciones donde se atiende a gente enferma. la creatividad. sino también en las familias. la participación y el respeto por el otro frente al exitismo. Hablamos de la necesidad de que el trabajo se traslade de la enfermedad a la salud. a la integración. los procesos grupales. ya no como instrumento -como una herramienta para llegar a un efecto. Para esto no es suficiente socializar los conocimientos sólo en los trabajadores de la salud. las relaciones interpersonales. como posibilitador de las potencialidades. se trata de incorporar a todos ellos como parte del equipo de salud.contrario. al poder decir. el lenguaje. como espacio de expresión. ubicamos a la radio como puente. sino que se considera a la comunicación como parte esencial y constitutiva de lo que nos define como sujetos de derecho. al habilitarse. a la manifestación y al ejercicio del derecho a la expresión. espacio que permite alojar al sujeto. es fundamental abrir la institución a la comunidad. como un medio para alcanzar un fin-. deben socializarse y usarse como herramientas de salud. . favoreciendo al desarrollo de sus capacidades y ayudando a su Apostamos al trabajo en la singularidad de cada situación por lo que muchas veces nos hemos encontrado asistiendo los casos particulares en sus necesidades puntuales y concretas.

en muchos casos. Disponible on-line en www.org. Otro gran desafío es intentar lograrla la construcción de vínculos −ambiciosamente solidarios y horizontales − como también construir o reforzar el lazo social de los que asisten al taller. Pero a su vez pretendiendo no desdibujar el rol de los coordinadores del espacio.” 1 El desafío está en lograr el respeto de las diferencias. H. . Octubre. La Bisagra: elaboración continua de interrogaciones. Sentirse parte de un grupo cuando antes no se podía pensar en algo con otro. (1998) Participación desde la comunicación.individualismo. Cotidianamente trabajamos procurando no exagerar la distancia entre el que se supone conocedor de la verdad y aparente 1 GIARDINI. Celebrado en Ciudad Virtual de Antropología y Arqueología. Al momento de la intervención en salud mental desde este dispositivo aparecen algunos puntos que se ponen en tensión en el abordaje de las diferentes situaciones. Por supuesto. entre otros aspectos de la vida cotidiana. Con el objetivo de ayudarlas en la transformación. Percibimos que esto ha facilitado. Comunicación presentada en el 1er. a poder lograr el cambio. Pertenecer a algo. ha generado un permanente replanteo de la estrategia de intervención y un remar contra la corriente que desacredita esos modos de relación profesional. Cuando pensamos en cómo se configuran las relaciones con los talleristas.naya. “El Comunicador Comunitario tiene un rol político −práctico: generar espacios de comunicación y de participación en la sociedad y sus instituciones. mas legítimos desde la palabra y la diferencia. los estigmas están instalados en la sociedad pero también al interior de la institución. nos resulta difícil encontrar una definición que las describa. otros planos de entendimiento y otras posibilidades de discusión mas igualitarias. Apostar a proyectos colectivos. que nos ayudan a repensar y reflexionar acerca de nuestra práctica en este campo. Congreso Virtual de Antropología y Arqueología. la despersonalización y la pérdida de identidad. En La Bisagra se propone establecer las relaciones desde un plano de horizontalidad. que por otro lado. Lo que sí estamos en condiciones de aseverar es que es una cercanía mucho más próxima que cualquier otra de las relaciones posibles institucionalmente.ar/congreso.

la solidaridad y el compromiso con el trabajo grupal. hace referencia a la alegría. He aquí otras de las líneas que nos interpelan y que día a día repensamos: la distancia óptima profesional. abierto a la singularidad de cada tallerista. a quienes apuesten a éste con un sentimiento de pertenencia desde valores como el respeto. a la pregunta y repregunta constante. al juego como pilares en el trabajo desde la radio. El no enfatizar. Otra de las líneas en discusión al interior del equipo versa en “lo abierto del espacio”. aquella que no pide ni intimidad ni alejamiento. y el “paciente”. a esta altura de los acontecimientos está más resuelto. a divertirnos un rato. “No libre” por encontrarse enmarcado en un Código de Convivencia que establece las pautas de funcionamiento grupal. Esto nos ha obligado a la reflexión. de realización consumada y de satisfacción universal. Otro de los ejes que nos ha interpelado y que quizá. a la necesidad de la argumentación: • • • Será que al incorporar elementos como estos perdemos la rigurosidad? La seriedad garantiza ¿qué cosa? Que trabajemos con la risa. Abierto por “no cerrado”. el no marcar el límite insistentemente ha producido que las relaciones entabladas sean diferentes a las habituales o mayormente habilitadas. el juego ¿Implica que dejamos de trabajar? .poseedor de la salud. cómo lograr lo que plantea la llamada “teoría del puercoespín” de Schopenhauer. la que no nos convierte en solidarios a la violeta ni nos lleva a desentendernos por el dolor de los otros. Consideramos a La Bisagra un dispositivo abierto porque posibilita la participación a quienes lo deseen. Todo el tiempo estamos tratando de establecer criterios diferenciadores entre lo “abierto” y “libre”. Pero entonces. ¿Es posible la distancia ideal? Creemos en principio que existe una imposibilidad que atañe a los ideales de perfección. pero “no a trabajar”. Muchas veces escuchamos decir que a la radio vamos a pasar el tiempo –cuando no a perderlo-. a entretenernos. por su continua transformación y resignificación. a la diversión. Abierto porque referencia el modo de entender nuestra práctica en salud mental.

Emilia. | En esta misma línea. Laura. Pág. 3 Saúl Karsz. sino al aburrimiento. 2 CARBALLEDA. Pág. al imprevisto y muchas veces al error. damos lugar a la pregunta. nos permite otras formas resignificar o reconstruir situaciones dando pie a trabajar sobre “la escena temida”. ”. Mauro. Editorial Paidós. ni jugar hoy. Exclusión e integración en los nuevos escenarios sociales. ALFREDO J.”3 (Saúl Karsz. a modo de quermés en el aula magna del hospital… Se “articula pasado y presente en un movimiento de integración signado por el fortalecimiento de lazos. o se puede asociar la diversión al trabajo? ¿Nos debe generar culpa o vergüenza decir que mientras trabajamos muchas veces también nos divertimos y que somos capaces de sentir placer haciendo lo que hacemos? O yendo más lejos • ¿Solo el acto médico o psicológico es trabajo? ¿Hay posibles de trabajar en Salud Mental? Incluir el juego nos da la posibilidad de incorporar la dimensión de la historia -la personal y la colectiva-. en el espacio de taller. al intercambio generacional. la dramatización como técnica. sacrificado. la inquietud. 1ª reimp.• • ¿Siempre el trabajo tiene que ser serio. preocupado. que jugar hace 20 en la ciudad para Vanesa.153). que jugar en el interior del Chaco hace 30 años para Juan. 1ª ed. “Lo lúdico no implica solo un instrumento de encuentro o un “pasatiempo” sino una intervención que puede cargarse de sentido en la medida en que se defina con claridad su horizonte” 2 (). apelar a la identidad. 2004. las situaciones difíciles de resolver. “La Intervención en lo Social. 132.153 . las inseguridades. Dramatizamos una entrevista. la recuperación histórica y la expresión. no se opone al rigor. 130. nos animamos a jugar a los periodistas. Bs. tan inteligente como sea posible. entre todos. pudiendo trabajar la equivocación desde el humor riéndonos del otro y de nosotros. A modo de ejemplo: no es lo mismo jugar en el campo entrerriano hace 50 años para Jorge. As. Tomando las palabras del autor Saúl Karsz decimos que “ la parranda. Pág. los miedos.

por tanto.Por eso insistimos en que es necesario cambiar mentalidades. desarrollando estrategias de ciudadanía y participación social. actitudes. La dimensión sociocultural es. relaciones sociales. una dimensión estratégica. y una de las más creativas y reconocidas en los ámbitos nacional e internacional dentro de los procesos de reforma Contribuimos desde nuestro lugar al cuestionamiento práctico. Buscando sobre todo aportar en el desencadenar procesos y no definir puntos de llegada .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful