ufo press

Número

24.afioX

noviembne 19B6

"U¡óIogos: et ttúaio setio

&bc cstmstzs"

Col ¿bor¿!doros

9.)
Ed

f;"""'

Juan FAIl,l,A,/ Anrique FABRTCAS/ Rubén O- VALLE,/ Pubén

Ro¡4ANo/

Re¡rista aperiódica

Número 24, año X noviémbre 1986
i

Oscar'c. DIEZI l'!orcial NIKoPoL/ Ezequiel oRTELLA,/ Ad¡lberlo UJVARI/ Serqio SORIA/ Rubén SPAGGIARI/ oscar,cALlNDOscar URIONDO/ Jr¡an C. OROFIf,¡O,/ Daniel LOPEZI Carlos FERGUSoi\i, .\ngel A. DIAZ/ Alan D. I1¡.RCH,/ Oscar ALE¡IANNO/ Néstor tsERLANDA,I Sergio RINALDL/ Luis R. C:ONZALEZ/ Claudio I'IISKA/ César REYES/ Luis PACHECO/ carlos DEL FRADE,/ GuiIlermo D. cÍüENEz./ D¡niel A. f4ORER/'Josó L. DI ROSA/
Co¡-t'esponsa

les

ExLr¿ln'ieros

lor
I(ONCORONI

Carlos CANTONNET, il11Eon HOUROADE (Uruguay),/ l'1ónica tlILLfAt4S {Ecua¿or)/ Car'los JACKS (Paraguay),/ Grupo CIFA (Bolivia)/

Guilie¡'mo

Direct'or Alejandro AGOSTINELLI Jefe de Redacción lieríberEo JAI\|OSCH Asistente de Redacclón: Jua.n C- ZABALGOITIA
Rr¡bén

cerlos REIS Jaine LAUDA (BrasiI)/ Robérto LOPEZ HERNANDEZ (costa Rj.ca)/ Sebastián ROBIOU LAi'lARcHE (Puerto Rico)l Luis RUiZ NOCUEZ (i'1óxlco)/ J. An:onio HUNEEUS, Richard HEIDEN, l.¡illy S¡4tTH, Richard HA.íNES (Estados Unidos),/ Luj.s R. CONZALEZ.
Vicente-.tuan BALLESTER OL5OS, José
FERNANDEZ IIUESGA SONTIEL, Joan

bi.aboraCor Especial O. ¡IORALES Arte
!Ééstor
PUCCE?TI

llaric A. IIoRALES (España),/ Jacques SCORN.{UX, Francois LOUANGE. Thierry PINVIDIC, ¡licheI COTE, Yves BCSSCTN (Francj.a),/ Perry PETRAKiS (Suiz3)/ Joaqulm FERNANDEZ (Portuqal)/ Edoardo RUSSO, Gi¡n Paolo GRASSIIIo, Robertc FAR.\BoNE. ¡,laurizio VERG.q, Pier LUIGI SA¡-I (Italia)/ Lars K. LASSEN (Dinamarca),/ $icheI BCUGARD (BéI9ica)/ lierner IJ¡LTER (Alemania Federal)/ SEanislatr. GREGULSKI (Polcnia)/ John RlrfiER (Inglaterra)/' v. I- SAt¡ARov (Unión Sovi.ética)/ CynLhia HIND (Zinbake)/ RuseIl IJoUNDY - Acufos (AusEraIia)
PERIS.

FoLoqrafía

Javier

AGOSTINELLI

Cru.T.JFO PRESS

c.c. )Á, suc. 25
1425,

Bus¡osAires

'oonisidn de investigaciones ufolcígicas

aperiódica dedicada al estudio, uf o press@(revista divulqaclón y crllica del fenómeno ovNI) es una publicación editada por Ia comisión de Investigaciones UfoIógicas (CIU), casilla de correo 26. sucursal 25, L425 capital Federal. Euenos Aires, RepúbIlca Argenbina,/ Tel: (A.leJandro Aqosbinelli): 72 - 7oo2 (de 9 a 12)/ Est,á prohibida Ia reproducci6n totaL o parcial de 1os arLfculos publicados. Los brabajos firmados son excluslva re$ponsabilldad de sus autores y no reflejan necesarianenEe la opinÍón de Ia Dirección.

intercarnl":ít:
Dr. Joseph Ailen Hynek *'tls/lgto - +27 / \/1s86 {A su memoria)

ufo press agradecerá el intercamL;io con otras publicaciones similares. ufo pfess will acknowledge with thanks anv exchange hrith similar publicabions. ufo irfess acceptere avec plaislr I'echange avec ioutes les publicaLions similaiies.

editorial
Y I.JFOI-OG I CO I) I Ft.IS I OI\I : {-JI\ BAL,AITICE APAGOI\T

stá a Ia vista que la difusión del tema OVNI (tanto en su faccta especializada como popular), no se encuentra en un momento de esplendor. El repliegue de los divulgadores (en términos generales) no se verlfj.ca solamente en nuestro pafs, y ha sido éste el fenómeno que ha permitidc reflexionar en Eorno de las razones del 'inpasse" desde una perspectiva abarcadora por parte de muchos ufólogos de Cistrntas partes del mundo (1).
Todos

los meses llegan noticias de que tal o cuál publicación extranjera, especializada en el fenómeno OVNI, ha dejado de edita¡'se. A veces, la periodicidad de aquellas revistas han entrado en paréntesis tan dilatados que parecen no Lener fin, :/ otras oportunidades, la desaparición se prcdujo justo antes
gue

¡

eI grupo editor de turno --no conforme con apelar una vez más a la ayuda financiera de los interesados a .través de Ia oportuna renovación de Ia suscripci.ón-- se hubiera lamentado debido a la falta de colaboración por parte de los mismos ufóIogos, quienes ya no sólo habfan dejado de infórmar acerca Ce sus actÍvidades sino que además cor¡enzaron a declarar !g se encontraban efectuando nuevas investigaciones y, muchas veces, tras fnfrecuentes rapLos de sinceridad, que tan siquiera estaban interesados en hacerlas...
que

similares se han vivido, con ¡natlces o sin ellos, frente a la moCesta responsabilidad que le cabe a esta publicación, que sin embargo trató de mantener, tan fuerte como le dio
Escenas

eI cu€rpo, Ios vÍnculos con eL lectcr que supo armer durance sus recién cumplidos diez años de presencia en eI ambiente ufológico ar$enEino. Del cf;ro lado, por nedio de estas páginas l/a se ha señalado el "reflujo" que caracteriza al quehacer de los ufólogos tiene que ver con Ia espectacular merma de infornes OVNI consL,atada a pe:"tir rlel abismo j.nformativo inmerliatamente posterior a Ia "eleada" ¡nundj.a} de 197E, que produjo, en buena.¡nedida debico a la saturación impuesla por }os medios de comunicación, algo asÍ como un "bache sociológicon que no fue ocupado por ningún otro incremento escalado de infornes (2).
que

La consecuencia autonátj.ca de esa acaso tempor-aria arr=anaia de nuevo material tie investigación supuso el creciente aleJamiento de Lcs ufólogos de su apasionance afición'fil-o-cientifica".

aclarar que en algunos casos se presió una atención, sino permanente, por lo menos sf pendular. De cualquier moCo, ahora puede asegurarse que esta comprobacÍón no cebió ser notivo de alar¡na, ya que asl como eI asesino regr3sa aI iugar de} crimen (con perción de Ia Cesafort.unada alegrrla), eI ufóIogc que hace honor aI Litulo que se ha adjudicad.o. canbién regresa sobre sus pasos para recuperar eI tiempo perdido. En todo caso esta es una situación que precisa ser comprendida, -v luego, en función del balance, hace¡' lo que se considere conteniente una vez despejadas las ocasionales incógnitas y aventados los fant.ssmas, que generalnente suelen ser más procucto de la confusión reinante antes que por obra y gracia de inciertas conspiraciones invisibles a cargo de jos i{ombres de ilegro.
aunque..también coresponde

Reavivar el diáIogo ent,re los interesados en el tema OVNI --especialmenLe cuando Ios "pl¿rtos voladores" no están en

la taFa de los diarios y la calma facilita la reflexión-siempre ha sido uno de los incentivos básicos de quienes hacemos UFO PRF;SS. En este sentidcr se hace imperativo rcconocer que los l<¡gros obtenidos hán sido escasos. Si bien buena partc de Ia ,'alla ha tenido que ver con ]a aperiodicidad de la revista, no es menos cierto que ha habido una real falta de entusiasmo en participar del lector. En más de r¡na ocasión, estimado lector, usted nismo ha admitido, en alguna corespondencia, que deberia haber intervenido en mayor medida con sus opiniones e ideas, aportando puntos de vista y ofreciendo datos nuevos. Sucede gue es aquel.Io lo que deberia pasar p¿.ra transfgrmar la ufoloqia en una cl¡estión de ve:-dadero d,ebate intelectual, v no en qg mero pasatiempo, que soio es recordado cuando alguna novedqd sobresaliente viene a sacudi.r 1a modo¡'raSea mayor

o mehor la vigencia del tema OVNI en los medios de comunicación, sea poca o mucha ahora la casufstica de interés, lo cierto. es que se vlrelve imporEante revalorizar los hechos culturales que, inexplorados todaufa, siguen presentes a Ia espera
de una investigación exhaustiva.
A esta publicación

le irnporta tanbo recuperar el énino para abordar esa y otras tareas pendientes como seguir contando con La capacidad de proporcionar los resultados al lector. Pero para que válga la pcna necesitamos confirmar la presencia de un "rebote" cn us¡ed, estimadc lector, pues acaso óse, y no otro, es ei /f modo de vclvernos un poquita *-= =u¡16o. (uP)

v

slr-rTla-r- í o
APAqON UFoLocICo

Y DIFUSIoN_

CORDILLERA? g CINDACTA: EL REGISTRO DE UNA "FLOTILLA"... 19 EL NUDO GORDI¡Io-.. 24 LOS OVNI DISTRTBUIpOS SEGUN POISSON? ¿ESTAN 34 NOWDADES SOBRE tA UFOLOGIA ESTADO 46 LOS UFOLOGOS ?AMBIEN SE I1UEREN 57 NOUS: UN FANTAS¡{A ZERPEANO- . . _59
¿HUMANOIDES EANTASMA EN PLENA

3

REFERENC!15

(viene de la páglna anLerior): (1i RUSSO, Edoardo y Mencuni, Paolo;

"Psicosi d6 UFO". re\isLa UFOLOGIA, Nro.1, ene-feb 1979. pp.25-31, Torino, Italia/
REDON, Pedro; "t*a STENDEK.

actividad O\/\l durante l3 primera mirad de

199'1",

revista

\ro.

r.5.

sei. i981, pp. l-f.. Barcelona,

EsPaña/BOtiGARD, Michel. "EdiLorial",

revista t\itrRESPACE, Nro. 69, año 1t, dic. 1985, Pp.2-3, Bruseias, 8élgica.,iFARABtlNE, Roberto e'.ZZO, Ffancesco; "C¿rrta abierla" inef: "uPlAR a¿ncela temPoralmente
kr eqic¡ón Ce 'LFC F:ENC{¡NA").

ver:ugletfn qU", abrii

198r.,

pp. 3-4, Buenos Aires,
mundoo,

qrgentina. AOOST¡NII-LI, AiejanCno; "o\lNiS: Seis arlos casi sin cagos ón el

Diario "LA \.jOZ". supl. "l-iechos v nof,iciasn, nov. 198¿, pp. 10-11. Suerlos Aires,

Argentina. (2) cGOSTINELLI. Aiejandroi
PRESS,

"fl

clamor del silencio", revista

UF'O

ñra. 16, año \1, abrii

1?83,

pp. J-6, Euenos Aires. Argentina¡AGOSTINELLI,

Alejandrc: "Ufclogía de ant-icileción", nevista UFO PRESS, Nro. 18, año VII, oct..
1983.

pp. i3-13. Buenurs Aires. ArgenLina/RoljCoRolJl, Guillermo: t'Shhhh", revista

UFO PRESS,

\ro.

22, sño

Viil. agcslo

1985,

pp. 4-5, Buenos Aifes, ArgenLina.

Ln Red

Ll)"?*"

La Comisión de Investigaciones LlfoIógicas (CIU) se encu.entra planificando un nuevo sistema de intercambio de informaciones ufológicas con eI objetivo de facilitar en Ia Argentina la circulacién de las noticias de que disponen los aficionad.os al tema, los qrrupos ufológicos e interesados en general.

Este sistema de canje --que provisoriamente se ha resuelto denominar LA RED, a secas-- estará concebido para que todos sus infegrantes cbtengan de su participación iguales beneficios. La CIU, considerando que habrá de ser la entidad que intentará motorizar el sj,stema, bendrá Iisto a principios del año entrante un boletín en el que se explicarán sus mecanismos fundamentales, además <ie proporcionar al aficionado un pequeño "Manual para el Investigador de Campo" que le servir'á de guier para comenzaf a Unificar, por primera vez en la Arqentina, las técnicas de encuesta y estudÍo en eI Leri'eno. Por otra parLe, LA RED f,enderá, sustancialmenLe, al intercambio rápido de opiniones enLre los ufólogos para mejorar de un modo dinámico Ia mebodología de invesLigación que se comience a implementar al mismo tiempo que se pone a prueba el "Manual para el InvesL-Lgado! de Campo-".
Los interesados en recibir más información' en el'futuro sobre ambos temas, dirigÍrse por correspondencia a la CIU, C- de C. 26, suc. 25, 1425, Buenos Aires, Argentina.

casuística nacional

17 de fe.brero de 1981, Hanzano Amar:go, Neuouén

FATTIltrASTVIA ¿I{TJMAI\O T I)ES EI\T PI-ET\¡A COFRD I I-LER.A?

por Carlos Daniel FERGUSON (x)

f)IJRANJIJ 1.lB.l

poR l,o ¡,iltNos tlN t,A AttcttN'ft.NA y slN cotlpRolu\R MAY0RES VARIANTES LoS AÑos SUCESIVoS,

,

NO HAN SIDO ABUNDANTI]S LOS INFORMES SOBRE LOS DEI{OITIINADOS (SEGUN T,A CLASIFICACION ¡.IYNF]K)
,'-I'NCUEN'TROS

CERCANOS

DEI, TERCER TIPOI" LAS
ENCUESTAS

IJOR

LO I-1IS¡'O

TAIVÍPOCO F1JERON DEMASIADAS

''IN SITU''

SORRE ESA CLASE DE CASOS
ENTONCES.

PUBLIC¡IAS L]N I'STA REVISTA DESDE

u.L

CARLOS FERGUSON. AUl',OR DE F:STE ARTICULO. DIO A CONOCEq INFORTVIE ORTGTNAL pE Sii IiNCUESJA EN LA REVIg:|A EN t,A 0UE

ANTES SE DESEMPEÑABA. RI, I"InNSTIARIo O(]UITTSTA ''CUARTA DIMENSIoNI'.

NO CONFOR¡4E CON ESA }'RII4F:RA VERSICN DE LOS HECHOS,

A LA OUE LE FAI,TABAN DA'I'OS DE II"IPORTANCIA (coi\o PoR EJEMpr,o, rit, REr,ATo DEL PROPTO JOSE
PROTAGON]S'¡'A

BASICA
ALBORNOZ,

PRINClPAI, DEL

SUCESO)

FERGUSON IIN'IREGA AHOI?A ESTA SE(]UNDA VERSION, OUE SUSTITUYE

A LA ANTERTOR Y DA IJNA ]DtrA IVIAS
PUBBI-'O SITUADO SOBRII

PORMENORIZADA
APIARGO,

AcERcA DEL EXTRAÑO IIiCIDENTE DE EANZANO

l,A

CORDILLBRA DE LOS ,\NDES,

A 3.700

METROS F:NCIIIIA DE:L

NIVBL DET,

MAR.

CON ES'I'E ART]CUI,,O. CARI.,OS FIi:RCUSON SE INCORPONA AL STATTF ESTABLE

DII NIJIiSTRA

FU[}I.ICACTON.

PROVINCIA OEL

NEUQUEN

:'o \:..&'r ,__ñ.eC
^t
1i,.

? " ¡. 4 ''Y{*o",,.,.",^ \:fi<

r . i.\o:-::-' :: "];'.*..o.'^'' *ilü

j.:*f!!í^ ,n j#l ? ^*.*'ñ,t'11,i..,'Í;;:'": -,..*'j:f',. t
I
, !.i -5.(. v.arl¡i ^\t.. , ' ' .l .l

*.1::":.,á¿' : G¡.n.n< ".,P1..,¡r:;;::' I o*-i#..... 'z\ €' o 't <-rs "1" 7'. !! \ - - - t-.-,;;-

Ci¡rlos Daniel FERGUSON colabora desde 1976 co¡r entidadr:s civiles rbrli¡ndc a la

investigación del fenómeno OVNI. Dihujante publicitario y escritor. R¡blic6 Z atfcr¡lc para la revista "Cuarta Dimensifin", y perlenet:if¡ al grupo ONIFE hasta qtre se retiró de! mis¡no pot. no coincidir con la meLorlcrlogla c¡¡rr qr¡e Lrat¡aJoba. En la actualidad mibe pa¡a el me¡rsualio italo-afgen[ino "tJo¡ni¡ri e Fatti'. hr,egc6 el Centr-o de Estudios & Fenfuierc Aéreos No Convenr:iorrales (CEFANTj). Fue Secreb¿¡rio rje R¡xlacción det boletfn fuiidd
OvNt{. Es Dirr¡cLon rlel CEFU (CcnLro ¡Jc €str¡rlios de Ferró¡renos UFO}

y dirisió l,¡ nüliceiú¡

"Evirlc.ncia oVNl'. Padr¡no tle hono¡- del 9r¡¡r¡o CEIFE ds Entre nfós. Colabo¡adm de la

put¡lic¿ción "SpecLra'. Dicül¡ valins flnferflx:i¡ls sotrre la tr¡¡¡áLica a¡to distintc rritlicc v es cr¡labolador rle la t:unclaciÓn Af$rnllir¡a ¡le Ovrrilogfa (FAO). Es ¡edetor de [a reuista "IJFO pnESS" e irrtegra el grupo rJe encr¡s;Las do la Csnisión de trwestiggciones Ufol6gic6 (c¡u).

I

1

NTRODUCC ION

os resultados de la int'estigación que se extribirá a cr¡nLinuación provienen de los daLos recogidos tras. una visiLa reaiizada pueblo de Manzano Amargo poco despuós (aPcnas 20 dfas ¡nás Larde) al de aconbecido el hecho qt¡e sucitó nuesLro interés.
Habla que decirdirse a aFronLar r¡na avenLr¡ra, pues pr-ácLicamenLe Ia l¡nica inforr¡ación previa exisLenLe era un recorLe de perlódico que decfa:
(c.).- Ei diario'Rio Neg¡ro" du esta locali<Jad informó aver a sus lecLo¡es que versiones del paraje P¡anzano Amarga indican qtle urt 0VNI se pn:;ó en la zona, y r¡ue rlc 6[ descor¡rjieron do:; sclcs rtc urart L¿¡lla qrre irtvitaron a ltls pobladoccs y a
GENERAL ROCA

una niña a subir a bordo del plato volador para luegc alcjarse anLe los g.iLos de

la menor. Et ovNI üenía luces de coloras..." (SlC)

es inbención del auLor aburrir a Ios lectores relabando el trasfondo de la investigación. Baste con indicar que nada auguraba ..una encuesla sencilla: La zona era inaccesible, inexisL:encia de .¡nedios de transportes adecuados que obllgaron en má¡s de una ocaslón viajar a dedo o montar a cabal.lo, y por obra parbe las primeras noEicias del hecho s€ conocfan a través de Ia radio y un reeorte sinple y sensacionalista que no inviEaba a nada seguro, ,Lo cierbo es que no se trabó de ninguna proeza (muchos invesbigadores 'hubieran realizado un esLudio si¡nilar) poro sf hubo un viaja dificil ,antes de llegar al lugar de los hechos, con una camioneta que estuvo a punbo de desbarrancarse on los preciplcios do la Cordillera, un caballo que subia y bajaba pendientes del banaño de una . puilo ,y otros pormenores que no viene al caso dcballar porque está lejos 'de los deseos deL aubor converlirse en "mártir" ufológico en vida...
No

Antes de ofrecerle la versión rnás cornpleta de la que se ha publicadc hasta ahora del episodio de llanzano Amargo a los lectores de UFO PRESS debo expresar nl agradecln¡ienLo a la lnestirnable asistencia quc ne prestaron el InEendente de Chos-llalal, la Policfa y Gendernerfa de la misna localidad, y a innurerables pobladores de Zapala,. Varvarco y Chos-t¡lalal, gracias a quienes fue posible este Lrabajo, concediéndome albergue en escuélas y comisarfas, y no precisamenLa bajo los auspici's de la entidad que represantaba en aquel momento.
10

l:l;:a

Fermin Albornoz al galope (Foto Ferguson)
EL TESTIGO Y SU
ENTORNO

El pueblo de lvlanzano Amargo se encuentra 526 kilómetros al noroeste en la provincia de Neuquén, y básicamenLa está en el llmite con Chile, a unos 3.700 neLros de altiLr¡d, en plena Cordillera de los Andes. Ya en 1980, en la misma región, se produjeron varios avistamientos de OVNI, donde hubo tesLiqos de imporbancia, cono el ex-fntendente de Chos-Malal, el Sr. Stanley lzaguirre, quien me recibió amablenente en su despacho para relabarme el suceso al que asisbió, junEo a decenas de testigos, cuando avisLaron un OVNI que encandiló con sus luces e iluminó la Cordillera cual si fuese de dla.
do las entrevisüas más inberesantes, sin duda, fue la que mantuve ya esLando en llanzano Amargo con el maestro Luis Recia, de la Escuela 253, que provee inesbimables elemcntos de a.yuda a los humildes poblado¡'es de la zona. De Luis Recia puede deci¡'se que es el confidenLe de los habiLa¡rtes, entre los que se cuenta el propio tcsbigo, José F'srmfn Albornoz. El ¡raestro fue la prinera persona que escuchó el extraño relato de Albornoz. En el cuestionario que contesbó Recla a estc cronfsta, ¡rarecfa conocer lntimamenbe a Albornoz. Su opinión del hecbo fue una aseveración rotunda:
Una

"Lo que na¡'¡:a José esLá basado en un heciro real, pues la_crenbe, menos Ia c¡enbe de aquf, por lo .¡eneral no posee un inLelecto desarrollado para imaqinar ese bipo de cosas". EsLa afirmación del maestro rural pude corroborarla plenamente. no sólo porque Albornoz no obtenfa ningtln beneffcio al dar a conocer su relato, sino porque, en efecbo, se Lrata rle una persona de un muy escaso nivel cultural. sencilla, hunilde, un hombre ca¡npo prácbicamente alejado del efecLo conbaminante dc los medios de comunicación. José Fermfn Albornoz (con 43 años de edad, información ésba que recién obbuvo cuando fue a buscar a un regisbro civil su documento de identidad) se dedica a la crianza de ganado. esbá casado, biene siete hijos y no conoce obras fronLeras más allá de Neuquén. El relato del humilde criancero fr¡e avalado por otras personas que

al

Io conocen bien, como asi por la misma Policla y Gendarmerla rural y por eI ya cit.ado ex-Intendente Izaguirre, que afÍrmó: "Tenqa Ud. la nlena seouridad crre lo oue afirmó Albornoz es verdad"Según

este encuesLador, José repi te unil y ctra vez su hisboria incurrir en conbra<licciones. si.n Confieso que fui tremendamenbe
desconfiado, pero no conseguí haI l.ar incoherencias o dcsfas¿r je alguno a lo largo de su relato. En bodo momenbo se prestó a conteslar mis pregunbas e incluso no tuvo ningún inconvenienbe en acompañarne trasta eI sitio del avisbaje, un brectro que une Manzano Amargo hasba ün escalón cordillerano, disbante a una hora y medj.a a cabal Io desde esa población-

Luis Recia, maestro rurai

Albornoz se mosLró sorprendido cuand<r ¿rdvi rtió que la noticia habfa braspasaCo los llmibes de su comart:¡¡. No <.-speraba Ia visita de nadie. Sc LraL¡, en efecto, de un informr: <lr: I)ri mcra nritno.

12

tos
f,a noche

HEcHos

det 1? de febre¡:o de 1981, José Albornoz se dirige a la veraneada, un escalón cordillcrano donde, cercadas por r¡n corral, Abornoz Junto a dos compañeros, cuidaba entonces a un grupo de ovejasDespués de una rápida cena, habiendo ya anochecido,
los tres crianceros resuelven ir a dormir. Para bal propósito existe, cerca del corral, una especie de refugio que casi esbá a la inEemperie, contruido con maderas. y bechado con paja y barro. Alrededor de las cuatro de la madrugada del niércoles l8 de febrero, José Fermln se desperbó sobresaltÍrdo anLe un reper¡tino alboroto gue se produjo entre los animales (que a las ovejas del corral se le sumaban los caballos y algunos pemos). (En ning¡1n momenEo se unió aI grupo una niña, como se informó erróneamentse)
José se incorpora sobre su mano derecha y dlstique. a unos 20 metros del lugar donde se encontraba. una luz circular de color celeste-

Iumi"noso. fue esbimado por eI bestigo de una dimenslón aproximada a Ios 2 ó 3 meLros de circunferencia, que se hallaba suspend:ldo a 4O cm. del suelo. Albornoz enb,onces llama a su compaireco, aunque aquel no le pr'esba demasiada aCención a las exclamaciones de José Y oPEa por oculbarse bapándose con 'unas manbas. Albornoz dice que fue en esos primeros monentos cuando siente sobre su c¿rbeza un fuerbe sumbido. "Eso venla de arriba", afirmó. l'lienLras ese sonido parecla inund¡rr'lo Lodo, segrin José Ferrnf n l¡ne dio Ia inpresión de que la tierra temblaba". En ese ittsLant-e, de pronto, aparecieron dtll.ante suyo dos figuras.humanoides de n¡ás

EsLe circulo

qA-=:=:-.-Yl i'J | vl,Fl

I

|
I

tl

Vista en planta del suceso

13

o menos I,lO netros de alLuraDichas enLidades esLuvieron sin mov(,rse, duranLe escasos segundos, a solo dos meLros d<:I refugio, casi a l()s pies de Albornoz. Dijeron "¡¡lgo" en una lengua itir:r:mprcnsible para luego desaparccer tan repentsinarnenbe como habian aparecido. .l<¡sé Fermin cuenba que en ese mornenbo el único pensamient() que tuvo fue para con sus sefes queridos, dado el eslupor glle le provocó semejante visión: 'Av, Señor, es el fin del mundo v no esLoy con mi lgnU-¡-{, dijo que exclamó ante el fenómeno que Lenla antc sus ojos.
Su pulso aumentó. sinbió que perdia fuerzas y cala a un costado, para incorporarse luegos de t¡nos segundos )'ver junto a su amigo (que no vio a la imagen de los humanoides) cómo la

esfera luniñosa se perdia hacia el oeste,
mienbras concinuaba el alborobo de los animales. EI compañero de Josó, (qu¡r según di jeron en el pt¡erblo habfa st¡frido r¡rt jmpacto emocional tan fuerte que no <¡rerfa hablar con nadie de su experiencia) no pudo ser entrevistado por el autor.
DETALLBS ESPECIFICOS

t t

La esfera luninosa irradiaba un tenue calor y no se bifurcaba en los alrededorés. Las figuras tenlan una contextura ffsica corpulenta pese a su corLa estatura- Bran dos siluetas hr¡nanoides de cabeza grande, desproporcioñada con respecto al resto del.cuerpo, y anchas de
hombros, permaneciendo

absolutamente inmóvi les

c o g,
= o'
tl.
0,

L

.

.c¡

o o u o +) o k ¡J o L

rt

en bodo momento* Albornoz no advirtió mayornente rasgos facialcs (¿debido a que las entidades estaban a contraluz?) t Tampoco notó detalles en las monos ni en Ios ples, pero sl afirmf¡ que tenfan laLqo en la cabeza, como una especie ' le casco". * [,os hombrec.itc.¡s llevaban adcmás

14

molor en ntarcha. La duración tobal de la e.xperiencia fue calculada por Albornoz en un minubo o poco menos. Pese a que no son abundontes los daLos sunlnistrados por Albornoz, no hay contradicciones entre Io que ést,e expresó a la policfa y al suscripto.
EL
RELATO DE .\LBORNOZ

r:n buzo enLerizo, ajusLado al cuerpo, de color azul oscuro, El zr¡mbido qr¡e sintió al inicio del suceso era semejanLe al de un

ñsta es la primera vez que se publica el corto pero ilustraEivo relato de Aibo¡'noz, desgrabado texLualmenbe del reportaje que le efectuó el aut.or. EsLe traloo de la entrevisL.a se desarrolló sln ninguna inLerferecia por parLe del encuestador, ya que José se explayó solo, sin ayudas, con sus propias palabras y reveLando los detalles que acaso son los de nayor imporbancia del suceso: "lle habia acosbado temprano esa
noche. A eso de la una de la
maña¡rq

-fl -fl
(o

habfa ido a ver a mi caball.o, v después volvl a acostarme. Al rato empecé a sentir branar a las vacas y Ia relinchera de los caballos y, cuando me deslapé, ni bien me destapé. . . aparece la luz esa. . cerquiLa...Cuando veo esa luz le hablé al oLro muchacho v le dije: 'Av. mirá qué es Io que Pasa'-. BI otro qribó v se baPó Ia cabeza con la frazada...v se ¡netió rror el lado
mfo.

o n

o

vista del rancho

Vonfa un zumbido raro de arriba' y entonces se aDarecen dos, personas... pero asf... ¡de qolpe! (hace un adenrán

que puede graficarse con La aparición de la imagen en Ia pantalla

de TV) ...vo no los vf de dÓnde vinieron, sólo hicieron asf"'v aoarecieron...Yo no les comprendl qué fue 1<> que De hablaron, pero

15

hablar me hablaron...r¿ cuando ellos me habl.aron, entonces les dije yo: 'Ay, Señor, se acaba el mundo v no estoy <:on mi famil.ia v con mis hijos'. Y ahÍ me perdi, v no tuve más coraje...v quise disparar (correr) hacia donde estabarr los <¡Lros, r¡ero me lal-la much<> eI corazón...perdf los senbidos del miedo...Ellos (los seres) eran chiconcibos (pequeños) y el vesLuario era azul. oscuro...Estaban uno al lado del otro, peqadilos...L¿r forna de la cara yo Lampoco se lg pude ver, no sé si fue porque no tuve coraje o porque. .. biritaba del pu¡'<¡ miedo que Lenla...La luz era una luz mr¡v lind¿l...azuladila, clara. Una luz más hermosa era ésa. llo sé oué €!a porque vo no estuciio... No sé leer, asf c¡ue ¡ro sé que pueden ser esas cosas.. . ¿Pueden decirrlg qué es lo que vo vf?n
OPINION DEL I'NCUESTADOII

A ni humilde juicio, para invalidar este caso sóIo cabe argumenbar que ha habid<l una confusión con un fenómcn() conocido, ya quc se ha desechado Ia posibilidad de que ol Lesbigo haya podid<¡ elaborar una

historia fanLásbica careciendo básicamenLe de 1a información suficientc, cosa que tambj.ón se aplica en el caso de que se irubie¡'a Lratado de un fraude, para Io cual no tiene reaLes motivaciones. Sin embargo, los misrnos detalles que da el tesLigo sirven para no convalidar una expl.icación convencional, puesto que su extr'¿rfleza es EaI que nc pueden compararse con fenóneno conocido algu¡ro.
Cabe acobarse que

fue el mtsmo Albornoz quierr se a¡rresuró a contestar

qi¡e no quedó ninguna huella ffsica de lo observ¿¡d<¡.
Esbe caso para ml reúne varias

caracterlsti cas interesantes. Efectos emo<:ionales en eI LcsLigo, nerviosis¡no inusual de los animalesun proLagonista que goza de buena reputación y que se enconbraba "vlrgen", si se me permibe llamarlo asf, de influencias e información exberna. Por obra parte pienso que Ios daEos recogidos son un rescate irnpor¿ant,e, y que se hizo a tie¡Bpo: Albornoz ne sonEó que

é

m
A
B 16

ffi
C D

'rBarranc as'i
SANTA

FE Al,tura: IrIO
Dos seres

NEIICI'EN Altura: IrIO
Dos seres

r.danzano Aaargo ilrFaÍaillá"

""t,i¡ffis?i

IIICIJ¡{AN

ALtura: I

tucu.fA;l

"iras Sslinas"
(Desaoarición

^ n

(Desaparición espontánea)

(Desaparición ^ Ll espontánes)

Dos geres

Altura: I

L

U espontánea) ^

(Desaoarlción

Dog seres

no reFistrada)

antes que yo ya habla recibido oLra visiLa: "Los periodisLas me dijeron que cuando me hablaron esas personas, me estab.rn invitando a subir a la luz, pero yo no entendl". Al desqu¡cio que putlo haber provocado Ia prensa se le suman los acosLumbrados errores inforrnabivos, como la presencia de una niña que nunca esLuvo, Ias cambiantes esbaburas (le las figuras humanoides (ora "sran b,alla", ora "60 cm. ") y la informaeión que le inculcan al testigo(*)
En oLro o¡'den de cosas, he co¡nparado

las

imagenes humanoides observadas

por Albornoz con la de los casos "flarrancas" (Santa Fe, 19 de junio de 1980), "Las Salinas" (Tucumán, l0 de ocbubre de 1978) y "FaimalIá" (Tr.¡cumán, 7 de octubre de l97B) y no s¿)lo sr¡ aspecto es coincidenLe, sino que en 3 de los 4 casos, Ia desaparición de las enbidades es esponLánea. Las fiquras dc pcqr¡eña Lalla se han presenlado asiduamenbe duranbe esl;a i¡lbima década, a diferencia de lo que ocurrfa en la década del '6o. (*x) Esbo, por l.o menos, es Io qrre reFlej:rn las esLadisLicas elaboradas por el CEFU (**¡'), en un lrabajo que procura conti¡ruar eI que iniciaron el Dr. Oscar Gallndez y Oscar ljriondo. Cabe apunbar otro daLo suelbo en lo relativo al comporEamienLo animal: Albbrnoz y sus eompañeros de trabajo demoraron Eres dfas en reunir a los animales que se habian escapado esa noche. Respec¡o del comportamiento de los seres, acaso podrlan coincidir con la categorla 'Bn según Ia clasificación hecha por Henry Durrant
sépL¡r¡o punto del Oecálogo del Uff¡logo, del recienLemenLe fallecido AIberLo Adell Sabates, que dice: "Al pasar al Lerreno de la invesLigación de campo, enfrenbándonr¡s a las vivencias clel t¡lsLigo, vimos, Lras exámenes rrinuciosos de las prueba:i. qt¡e ésLos jarnás comtaginaban con lo pr¡blicarlo por los periódlcos¡. (**) N. de la R.: UFo PRESS no compafte nece¡arianente los opiniones verL¡das por e¡ autor.

(*) N. det A.: Aquf se cumple el

('r'r'r) N. del A.: rMalrifesLacío¡res Angenliilas rtt'l Tipo t, perfodo 1973-1983' (CEFU, 8s. As.

1986)

17

y Pierre Snsia (****).

Rc;spccbo dei

la eparición de las entidadcs,

AnLonio Ribcra pi-ensa que sc t raL¿r rle "una teler¡r'oyección inmaterial o un llglegrama,*¡rroducLo de rr¡la br:cnol.ogf il rlue se n<ls escapa". Exisb,en varios c¡lsos con esbas cara(:terist,ic¡rs, ba:;Le recordar el farnoso caso de Alnonaster Ld ReaI, en llspaña (*'('tt('*).

es fllcil dcn¡osLrar que la exFlerierrcia ¡rrobagonizada por José fermfn Fer¡nln Albornoz fue "real" on un s'':r)biio ernplrico, pero tampoco puede decirse que la falta de hr¡el tas Cé la pautil de la neqatividad del caso. En caso de ser positjva. (:omo yo 1o creo, se traLarla (¡ror lo menos hasLa donde yo poseo informacií)n) de la primera manifestación de un "Eincuentro Cercano dol Tcrcol- Ti¡ro" verificada a banba alLibud.
No

El profesor Oscar Uriondo tambi{':n da su opini.ón sobre una suerte "proyecciones" en cierLos casos uf()l(igit--os cuando dice:

de

"Puedc ¡rfirmarse cqn esl;ricba objet,ividad que 1os seres anbropomorFos vinculados a l:ls n¡ani fest.aciones OVNI se riqen a veces paubas de conportamiento

(en un reducido porcenbaje de Los avistamienbos de esa subclase) por igualos o análoqas a Las de las imagrenes (*r"r***) fantasmales"
Carlos Daniel FERGUSON

(FotografÍas v rlittujos del autor. Pora la t'eprotlucción úr cualquier maLenial inclufdo en esbe irrforme solicilar antes aut;ori¿aciÓn ¡¡l auLor.)

(****)

N. del A.: En su libno se est.abl¡lcr:: nl-stos seles se caracterizan por poseer cabeza grancle con casco, pilotean pequeños ¿Fr¿¡raLr¡s, muv manrnbles, destinados a la observación

cerca del suelo o el aterlizaje. Es t-.unio:¡o ¡¡ctllar que los aparato:; parocen estac frrttptlrcion¿ltJos a la esL¡tr¡ra rle los nf rorlt¡r'tño:i t,f-'crricosr. lie co¡murican etrtre sl merjiante una jerigo¡rza irrctmprerrsible, un lelrgt¡i¡je ir¡anticrrlarlo". (x'trk'n't) N. del A.: Ver "Cefanc, boletín irrformilt;ivo'r, Nfo 2, año t, abf-jun 1980, pp. tBCt¡<r.r(**) Ver "Ov¡is. un desafin a la cierrr:iat, Nro. 9

18

C I N]DACTA:

I)E_ TJI{A

IREG T S:f R() _EI'' F I-O:T I LI-A ?' DE O\./hI I EI\T BRAS I IJ. Antonio
HUngeuE

por

(*)
Especialmente

preparado para la revista
UFO PRESS,

este artlculo del

periodísta chilens, radicadodesde hace mucho en EE.UU.,

eI amigo J. Antonio Huneeus,

brinda un panórama tan amplio como Ia información
que obtuvo sobre el sonado

suceso de Sao Paulo.
s clerto que 106 bra6ileros se olvidaron ya del lncltlente ovNI
gue connovld ese pais el 19 de rnayo pasado. La incógnlEe persiFte!
aunque sea el üundlal de udxico y no los ovN¡s 10 que interesa ahora al

o o a
É
vr r'+

pueblo brasilero.

Pero,

gue fueron exacbanente esos 2I obJetos
capt,a¿los por varios raalares de baaes ae'reag

voladores no identiflc¡dos

y aeropuerbos en Brasll? El incidente no fue un chiete de plat11lo8 voladores. EI gentro Integrado de Defen6a Aerea y control de fráflco
Aereo de Braall. (cINDACTA) entrd en estatlo de alertar (FAB) con la nrisidn de lnterceptar decollndose automátican¡ente sels aviones de co¡nbate de 1d Fuerzu Alr"u Brasllera

(,

o 3 o Ft
'g) o o J o

J

los intru6oG y tlefender el espacio aíreo nacional. La preeencla de los OVNIs fue confirmatla Visualnente por los pilobos de 1os F-58 y 14irage III' los que persiguieron lucea tnul!fcolores sobre cielos brasileros po. "J" ale tlos horas '

19

al CINDACTA, trabajando naienta aérea" eriza de luces las pantallas de los radares.'. toda vez que un

Los operadores de vuelo que pertenecen

Danato un buen

eJenplo atel nuevo estilo

denocrítlco

de Erasll,

€1

propl,o ltinisEro de Aeronáutlca, General Octaeio !loreira L1na, lnforrnó persoralDente acerca dtel lncidente en una confefe¡cla de p!ensr an Eraslll.. trlbtén El itéte da opeEaclenGa de cInDlcTA,¡lryor i.y slgustro!, hlzo declar¡clones de prensa y ?v sobre lo quc 1l¡no' ¡o ldentiflcados' detcct¡do! en el asp¡clo aCreo n¡clon¡1. dc l¡ !18 y tre! ollctr¡ra Lo! Ovntr d. r 1o¡ seis plloto!

'Bovlnl.Dto¡

¡¡c¡oro 8c .utorlrd

r¿daa ¡ dar ot!a conferanef¡ d€ pr.r¡s¡ cn srasllla.

corpitr,eron por on¡ aeran! con él üundla¡ y otros asuBtoa ate po¡ftlcr Lntern¡ en ¡or nottcieros dG Tv y las pdglnas de 1o¡ perlddtcoe acoEtaclrieDto! cn ¡t Dlr¡.
noehe de¡ 19 dq Dryo cutndo otrecf¡
na's

inporEantes del pafr. Bl propio Pre6ideDte Srrn.y !ue tnlornrdo dG los

20

banguete en bonor del Presidence de El salvador-

La FAB anuncll final¡nente la for¡aaciln de una Co¡rtsidn Tácnlca para estudiar y anallzar él asunto. Naturalmente no sería 1a prfmera vez que organlsnos oflciaLes Eratan de resolver e1 mfsterio OvNI. cotnlsiones cte 1a Fuerza Aárea nortearn€rlcana, La Acattemia de clencfas de la unlo'n sovlática y la
Agencld Espacial de Prancia' entre otras, han y siguen intentando

expllcar clentlficanenbe investlgar

éste feno¡neno. En Braall,

la FAB empezd a
co¡nando
de e1

los ovNIs en 1952r entre 1969 y L972, eI cuarto

Aíreo con base en sao Paulo establecid un slsLema de Investlgacldn objetos aéreos No rdentfficados (sroANr). rncluso escuchd, durante IrI
Congré6o Internacional

UFO, celebrado reclentemente en sao Paulo,

que 1a FAE tlene una base especlal en el A¡na'zonaE donde aupuestanente estl guardada toda Ia evldencia ovNr recolectada en e1 curso de laa
ú1tl¡trae trsa dacadra.

stn ernbargo, el caao del. I9 dle nayo tiene una connotacidn ¡nís s€rla y convfncente que nuchoa oEros avlstar¡ient,oa en eI pa€ado. segrln lnforrnacione€ entregadae por CIND¡ciA' laa pantrllas a reglstrar'blaneos no identlflcados'alrededlor de rrdar e¡npezaron de 1aa I de la noche

del 19 de mayo, continuando hasta pasada 1a 1 de 1a ¡nadrugada del 20. Fl Presidente de Petrobrás (compania estatal del petroleo)r coronel Ozirl6 Silva, y e1 piloto Alclr Perelra, fueron los prineros testlgoB vieuales. ttacla 1aB 9 de la noche¡ iban a aterrlzar en un Jct eJecuhlvo
Sao su

Xlngu en el aeropuerto de Sao Joae dos Cánpoa Gn el estado d€ ruta. Perelra y Sl1va decidieron bratar de lnterceptar
consEatando que eran unas l3'luces

PauLo, cuando 1a Torre de control lnfor¡nd que habla tres OvNfs en

los obJetos.

roJas lntensa¡r gue no pareclan
21

estrella6

o aviones y gue calnbiaban de posicion rapidamenter

Su

veloclCad fluctuaba enlre 250 y 1500 kn. por hora. Slnultánea¡¡ente, se decolaron tres caza bonbarderos F-58 de la
base aárea de Santa Cruz en RLo de Janel.ro. Después que estcs pllolcs

establecieron contacEo vlsual con los OvNfs, tres ü1¡ages armados con mlsiles Siderinder y Iatlri
despegaron, pasadas las 10 de 1a noche,
de

la baee adrea Anapolls en el estado oe óoIas. Los pflotos experlencla6 en una conferencl.a ale prensa en Br!silia.
gue cambiaba conatrrntenente de colores.'

relat¡ron

sulr

E1 capttln

.tordao, por eJempIo, llegd a una dlstancia ale 12 ¡nlllas de'un blanco 5u F-5E 1o ?erslguld hasta se mantuvo ¡
cJ.

1a

costa, cuando el OvNI pasd la8 200 nl11as del tl¡alte marftl¡no naclonal.. El teniente Kleber persiguld'una
una distanclá de 35 nlllas

1uz roJa lntensa'qué

de1 F-5E, según los radare6 da la basc y
a

avidn. E1 benlente tuvo que volver a 1a base cuandlo se 1e enpezl acabar e1 cornbustlble.

El capltín Freitas vivid la experiencla ¡nls ee¡sacional cuandc brece obJetos lunlnosos rodearon su l.tlrage III, Ias pantallas de radar de
CINDACTA

dlstrlbulCos

en grupos ""9fn
de

de seis y siete Luces a cada lado clel avlón. FrelLas expllco'qo", y de oEro Mirager'los radar siguieron ¡nl avidn a una diatancia de 2 rnillas',
aunque solo

contacbos

logrd verlos cuando 'empezaron a ascender verticalr¡ent.e a 33.000 ples de altura'. Además de Ios testimonios de los piloEos y radariebas, e1 Ministro de ¡eronlutj.ca Moreira &irna a;adid que reI clelo estaba
tobal¡nent.e alespejadlo y no habían otros aviones en el aire cuando las

luces fueron deteet.adas. Tdcnicanente', concluyo, 'no hay explicacidn'. Ciertamente. ef inci.¿.nte OvNf del 19 de mayo no es un caso aislado. La casulstica OVNI mundial tiene varios ejemplos de obje!os

22

deeeonocidos ttetectaatos en las pantallas ¿e raaar e lnterceptados por

¡vlones de combate. Las fuerzas aáreas de los EEUUr la URSS, Ita11a, lepaña, Argentinar Chile, Perú. cuba, rrán e Indonesla, entre otraa, au lnp¡cto en tárminos de Ia atefensa adrea y las rel¡clones publlcas, el caso br¡silero
DC
Ée

l¡an visto envueltr8 en esEe tipo alé operaciones. Sin enbargo, Aebido ¡

ae aproxi¡¡¡a nás a la famosa'lnvaslfn'de

¡lashlngton

en Ju¡fo de

1952
de

En aqu€Ila oport.unldad. Ios radares de1 Aeropuerbo Naclonal

lfashlngton captaron hasta ocho OVNfs, decolíndose jets F-94 cuanito €stos violaron eI corredor ale vuelo resBringido entre la Caaa Blanca y eI capitollo.
Pero cuando los f-9¡¡ se aproxirnaron a los OvNIs, éstos

desaparecieron tte 1a6 pantallas ate ratlar. Bajo presidn prlÉlfca. la
Puerza Aárea convoco'una cónferencia de prensa en eI Pentá9ono,

explicando que los'blancos

no ldentlflcadosr

captados por el tadar
de

se

deblan a un feno'¡neno rtnosfdrico por descallflcarlosr cielos de la Ilerra,

conocitlo co¡no'lnverelo'n

te¡nperaturár. sIn enbargo, y a pesar de bodos los esfuerzos oficlales los ovltls slguleron vol¡nflo inpunennente sobre
1os

cono lo alelloatro'claranente el inciilenEe brasl,lero

del 19 ale mayo de 1986.

(*) Antonio Huneeus es periodista, de nacionalidad norteamericaña aunque hijo de chilenos, y ha publicado decenas de artlculos sobre el fenómeno de los OVNI. Es'Research Especialis! " dn la l4utual UFO Network (MUFON) v es comesponsal 'en Nueva Vork de nurnerosas entidades latinoamericanas dedicadas a Ia ufologla.
Ha presentado conferencias en diversos estados de la Unión, en Enasil, Chile,

y Argentina. Ahora es columnista del diario hispano "¡'loticias del Mundott de Nueva York. Antonio vive en 336 East 6th Strnet, New York, N.V. 10C03. USA.

23

EII o ]-a.

T{LIDO f a.ntá"s

GOR.D IAI\IO t i ca
hr i-

s to:r

i- a.

de@
por
EN EL
NUF1ERO

Thiernv PINVIDIC

20 DE

UFO PRESS, DEDICADO

A LA NUEVA

GENERACION

pE uFotocos FRANCESES,
COITIO

yA

HABTAHoS SEñALADo

A prNvrDrc

A

UNO DE SUS MAS LUCIDOS EXPONENTES.

SEGUIDAITIENTE REPRODUCIMOS UI.¡A

SINTETICA SELECCIOTi

DE

TEXTOS EXTRAIDOS DE SU LIBRO (OUE LLEVA EL MISHO TITULO OUE ESTA NOTA), SEGUN LA TRADUCCION

DEt

FRANCES DE RUBEN OMAR I'TORALES.

SI

BIEN AHORA PINVIDIC NAVEGA POR OTRAS AGUAS, V SU OPINION soeRg nL rENoueNo ovt'¡t t{R v.lRteno, No pocR's

DE SUS OBSERVACIONES. Cgr{O SE

VERA, SON

DE i¡{IEglrs.

l**rrX*¡.¡¡*X
"Decir bestiaiidades no es grave.
Lo

sravj et iec:lles_en_¡gmble

de lqs edru¡Eigg:

Jean

ROSTAND-

* pspués de treinta años, hemos podido dar respue=ta a buen número preguntas planteadas por los OVNI. Los proEiresos son lpa" incontesLables. Pero por quá, rlesde entoriCes, esta inercia cienlifica y esos se¡npiternos comunicados de prensa cuyo coni:enido, prácticamente inw-ariable, reza más o menos ¿si: "Un Sr. Tal ha visto TaI objeto en Tal lugar. ¿Eito o rc].-:l-idad? Una pequeña canbj.dad de observaciones resiste el. anál.isis cientifico. ¿0ué son? ¿ExtraterresLres? El viaje interestelar es imposible.

24

¿Obra explicación? ¿El viaje en el Ciempo? plasmas o los gLobos sonda? ¿Los r

Los

cientfficos se interrogan actualmente...etc.

"

Si no se hace expresa referencia a la fecha de este recorte de diario,
¡nos es ¿oEalmenEe imposible precisar año de publicación!. ¿Esto deberá seguir asf? Esta inercia no perLenece a la ufologfa.

eI I

Las experiencias parapsicológicas logradas

por Jean Piene Girard (*), en el laboratorio del CEA en Grenoble, bajo conerol cienEffico, nerecerlan ser brindadas al público.

:,,":"il:i:::::::t"il:"i::::i::""

Ia cinba del magnetoscopio para advertir la eventual nanfpulación pasada por alto durante la experiencia, no fue realizada por el director del laboratorio, .a pesar de sus promesas. Eso le posibilita emitir escandalosas reservas sobre.la validez de Ias experiencias. El bio-feed-back ¡*r¡, aI originar el '-@ji¡g autógeno' o la telepatsla, ¿las condena a quedar como patrimonio del music-halil No obstantse, el profesor Louis Kervran, durante un coloquio sostenido en sebiembre cle 1977 en Paris VI, Ias vinculaba con su estudio ¡sobre la flsica de tos neutrinos!. La actuáI inercia perburba aI conjunto de ia.int'esEigación fundamental. Los intuiLivos van directa¡renEe al grano, a pesar de los inconvenientes causados a los conocimienEos esgableci.dos. Y sie¡npre deben sufrir la presencia indeseable de los !!en.-pensanbes..
,1.

q

(t) !l:f!g!e.']u

:.

tdotado" francÉs se parece mucho a¡ El estilo de este 'psfquico' o {Lrucos" de Girard. cor¡o los cle Uri, qieden ser repeLidos sin problemas de t,ri Geller. Los psn los magos. quienes no por cast¡alidad suelen ser los pnimer¡s escépLicos. Ést¿
opinión sin embargo no descarLa las observaciones heclras por el autor.

(*r') Técnica de idomesticacif¡n" de las ondas cerebrales. El control de la actividad eléctfica cerebral es la base del ngi¡¡¡g autógeno". técnica usada Por los y@¡g.

2 o o = o tr
É
o

El bióIoqo Louis Agassiz habla descubierto las eEapas sucesivas por las que pasa Ia opinión de los conservadores con respecto a las ideas nuevas. Primero, la negación es de rigor; para después dar paso a-una opinión más moderada. reconociendo la existencia de Ia hipótesis explicativa incriminada. Por úlItino, cuando la verdad se lmponfa, entonces se declaraba haberla crefdo sienpre. ta ufologfa está en la frontera de la ciencia con la filosofia. EIla anuncia una revolución. Por 1o banto es una vlcti¡na especialmenbe elegida por los antiprogresistas.

resulta posible generalizar por anEicipado, constatando una i. bifurcación entre la adquisición de los conocinientos y su asimilación, previa de toda for.ma de enseñanza. As1, Cristóbal Colón es eI descubridor de América, pese a las pruebas existentes del viaje de los Vickings, anEerlor en varios siqlos. Se enseña que los fenicios eran los naesEros del Mediterráneo. Pero no se encontrará nunca en un libro de historia la información referida a su desembarco en Brasil. Sin enbargo,. ¡han sido encontradas plegarias fenicias en el llato Grosso!Hasta

*rtt¡tt!3:¡******¡¡tt¡;*ttttr¡*lr¡*rt¡¡tlt¡3*l**t*!r**¡l*t*****tl **r***¡r,B***r**,t,ttt *¡¡i* "A IIIENUDO, LOS RACIOT{ALISTAS SE DIVIERTBN DE ¡¡OSOTROS.
t{osoTRos, NQ_I{9S REII{OS HrfY SEctJrDO DE ELLOS. HE gsTg F:STADO pA COSAS.
QUERTDO COBREGTR

SOLO lTE RESTA DSSEM, CUE ELLOS TETIGAN HU¡.IOR.

I

FALTA DE APE¡ITURA D8 BSPIRITU. "

l!il*lt*t*ll*t¡|¡t,¡t**t*l*¡¡trtttt*t:¡¡t*!|rt*¡l||t*ttt|tt*¡t**,|.

,l¡l******t**lt*

t** tt

Bl nal es profundo. Requierc un replanteo del sistena educativo. Aunque algunos gritarán escandalizados-..Esto es producto de loS abusos que denunciaria, si no apareciera hoy en dfa abusÍvo por

o

'i tal vez tenia razón al declarar en ol,e deserE de Bievre" gue el mundo sufre una confusión de valores. .' Serfa urgenLe integrar Ia enseñanza inlensiva de la episbenologfa . en el programa de filosofla, y establecer una nueva deontologfa ?de Ia investigación. ;i ;. .lr fft. ' ), Volvlendo a nuesEros OVNL lmaginenos por un instanüe que rea].nenbe ¡ 'i se tratse de extraterrestres belicosos. Bn este cuadro, ¿no serfa ¡. .' criminal esperar pruebas c!entfficas de su existenc!.a? Los "lnvasores'

. hacerlo.

Georges Duhamel

.,

i f

sorpresa? Y si los gobiernos "unidos' pudleran provisoriarnente enfrentar una invasión, ¿cuién podrfa controlar la hlsteria colecbiva?l' Tenemos fuertes presunciones de la ausencia de una anenaza semejante. ú La invasión es una circunstancia poco veroslmil, aungue plausible.

a.

L<>S SENDER,OS

R,ECORFTIDOS

(;)

t-

;.

"PLADOVER"

,t'

'

Es una tempestád oue domestica

"Las refo¡nas nunca triunfan directanente... a reculones a quienes t'ratan de hacerle fr€nte".

\

4:

rl

Ernest

RENAN

;H
.! -a

(En"@ o que Ios cientfficos conocen actualmentse no es nada- si éllos I l- se conforman con el terreno conquistado, traicionan uno de Ios derechos más sagrados de la ciencia"' decla Oliver Lodge, de Ia
Sociedad Real de Londres.
modo, desde que un nuevo problema aparece, debe ser estudiado. Ahora bien, el problema de los OVNI Jamás- ha sido reconocido por Ia comunidad cientÍflca. ¿Por qué?

Dicho de

otro

'

Los informes en nuestro poder consistsen en una mezcla dé heehosbangibles Con incoherencias que parecen acercarse a la parapsiqologia- -' t -!,: I'a analoola con un número complejo acude de in¡nediato' El fenó¡neno 'd párece gener una narEe g! que se puede fiinar'

(*)
.

N. de la R.: Título del capitulo al que peqtenece esLe tramo del texLq seleccionado.

.,¡..' .li"J i:: I

cuvosr.¡bLiLulo...Pladoyel',suPerÓloscortocimientoslingülsticosdelLraductor : r' I : !

;

¡

.!..t,'.',i' it i.i

;l!'¿i' i:?.:i':: t I
27

¡.-rj

"--1

:.r'¿:'i:*:i;i:;:,

.3
'a

1¡¡6:.X;ífTj.*:.'i',1:r,.il,ir¡:¡:¡5't...";rEi:f..1
I

.f
a

::ii
'."j

deja huellas en el suelo, quemaduras en las raíces de las plantas o --lo que es más grave-- sobre la propia piel de los "testiqosn. Pero, innegablenente, tiene un aspecto paranormal. Uno queda persuadido de esto luego de leer Los informes de observaciones en los cuales, un fenóneno real gue ha dejado huellas iangibles, se ve acompañado de una sucesión de informaciones de carácter altamente incoherente relativas a una contracción del tiempo, o sobre una discusión con bu¡nanoides- EI fenómeno es complejo:
gue

Tiene un coqteqido
-'¡

real, objetiv

¡'i
a.:

subjetivas.

. EI estudio no parece, entonces, ser competencia del físi.co o el. . astrónomo-..ni del psicólo o el psiquiátra. Hubiera sido necesario .,1 '.) para ello que el fenómeno fuera puramsnte real o puramente imaginario. Por eso, psicóIogos y ffsicos se pasan entre sl a los OVNI, creyéndolos fuera de sus respectivos dominios de investigación. t.; EI fenómeno OVNI es un problema preocupante del cual no tenemos I nedida. ¿CuáL debe ser eI rol de Ia ciencia frente a un problema de esle tipo? EI camino cientifico a seguir no conslste en descartar sistemáticamente todo pretendido "hecho" que se oponga.a las le!¡es t establecidas, al contrario- Incluirlos es tanbién) y sin embargo, ¡.. hallar una explicación a las exeepciones de nuestras leyes. Todo I es la expresión de una ley o una tendencia. Toda trasgresión a ias leyes actuales constibuye un esbozo de las leyes futuras. Es un orgnrllo ilegftimo el que nos iltpulsa a hablar de un fenómeno eñ afir¡nativo cuando la duda Justificaila el condicional (*) EI problena de los OVNI sólo será dilucidado si los hombres de ciencia dan prueba de una mayor a¡aplitud mental. En tanto gue ellos no piensen '¡: serianente en la cuesüión, en tanto no hayan buscado sacar la a, 'sustancia medular" de esas "historias de marelanos" que proveen a sus lectores su cotidiana ración de misterio, no será poslble pronunciarse obJétiva¡nente sobre eé.te fenómeno-..y esto es muy grave: .r "No se puede diferenciar un canello de un nanl si uno sóIo considera las Jorobas", ha dicho Charles Fort...
a

. (r)

N. del

t.: o el potencial.
¡..'
I

.ft-'

'i'!-

: si

i.-..'.),' -. -'..{

t:¡¡t!t¡t**rr**,t!t****rr;*¡.*

***** *******i*oo

o

***t**ttattr;*3atj.a**aat**ataaaa

"LA UF9LOGIA MOLESTA Al CIBNTTFI@ "RACIO|TALISTADEBIDO A OUE TIENE "UNA GRAI{ SIGNIFICACION E¿lrcIO¡¿AL"
LO AFIRHA MTIY JUSTA¡IENTB CARL SAGAI{. LA CANTIDAI} DE VECES OUE HAYA SIDO DISCUTIDO" NOS ENSEfiA LA LEY DE LiJ¡TA¡\ü. LA UFOLOGIA HA SIDO OBJETO DE IIT'CHAS DISCUSIOI{ES AP.TSIOIIADAS. ELLA MOLESTA V FRECUENTA LAS NOCHES AGITADAS DE T,OS RAEION.\LISTRS
COMO

'EL

VATOR DE UN TEMA CIENTIFICO DEPENDE DE

*¡f

*¡¡¡t¡3¡1.****!t***¡r*****¡¡r¡*rtt

¡t

¡IILITANTESi. rt*!irt******t******!tt¡l*¡¡3*tt**:¡*¡r&¡aratttaa

¿Estudiar el fenómeno? ¿Pero córno? ¿Bl pensamiento, pueeLe darle a} ho¡nbre Io que le niega Ia falta de experiencia? Pero en princi!¡io. ¿qué pensar? EsCo es "conceptuali.zar", en el sentido kantsiano del térnino. Serla, en nuestro nivel, nuy dificil 'pensar* eI probleaa OVNI. Por el momento, el fenómeno nos trasciende- Sólo un estsudio minucioso basado en un método serio, que acaso será necesario definir especfficamente para este estudio, estará en condiciones de vencer los apriorisrnos filosóficos.
ActualmenLe, se vuelve inútiI entonces elaborar nodelos explicativos. Jean Sendy, en uno de sus libros, da la siguienEe explicación Ce

Ia palabra hipótesis: "Ella articulo un razonaniento lógieo sobre datos raciqnales y verificables". La Iógica habilita a la ciencia para seleccionar los diferentes caminos de Ia razón. de nodo gue nuestro pensamienEo, al enfrenbar el fenómeno. se orien¿a y er''oluciura y en¿onces esta llale nos resulta accesible af¡n en r¡n doninio tan parLicular como el de los OVNI. En todo caso, .los datos no son racionales, debido a la suLil mezcla de objetivo y subjetsivo' ni verificables con nuestras !écnicas actuales. La reflexión y eX raétodo tradicional de "ensayo y error" no son aquf de ningrrna ¡rEitridadLa investigación es entonces e¡npirica. y los estudios Eienden a .'adaptar eI viejo esquema deEerminista: observaciones, Ieyes provisionales deI "conocimiento ufológico"- Un esEudio es¿adfstico puede brindarnos las consEanEes del fenómeno. EI invariance global del fenómeno OVltlI.

A este

nivel, creo, nos será preciso'buscar un único 'secreto", que nos libra. la clave def @ Ios detalles que se nos dan, son suficientes en La mayoria de los
casos- f'a ausencia de detaile

lo es aún nás. Ella conducirla a Ia incomprensión del fenómeno, asi com se crean tas tinieblas añadiendo luz a Ia luz. Naturalmente. los detsalles a que nos referimos son aquellos relativos a la fase subjetir¡a del fenómeno. Son suficientemente nrrerosos para ilustrar a los psicólogos acerca del ¡nodo en que experinentanos el problema- Pero entiéndase que nlngún detalle de la fase -reaL" debe descuidarse. El estudio estadfstico es, en ri opinión, el único capaz de pernitirnos lamizar. el problena. El análisis cual.itativo de un incidente parti.cular de Eipo O!,1I, debe ceder lugar a un anáIisis cuantitativo realizado sobre el conjurto del fenómeno. A este nivel tan solo demosEraremos que é1 es est¡dlsticannente coherente. Debemos esbudiar los patb'erns y, acto sequido, estudlarlos bajo el ángulo de las clencias fisicas y huanas- Poher ya hizo más que un esbozo de esta demostración. Itna probabilidad elevada es un principio de prueba.
E1 27 de octsubre de
f
a

l9?5, durante la emisión de Arthur Clarke, 'L' avenlr du futur" (*), Frangois Biraud, astroflsico del observatoric
de Meudon, declaró que dado el trastorno que crearfan los OV¡¡I en caso de exlstl.r, estamos obligados

l-

-!2 :l ;l

a exigir pruebas colosales de su existencia antes de aceptarlos. Pierre Guerin, astrofÍsÍco en eL Institutc de Asroflslca de Parfs, se opuso for¡Eal¡¡enEe y son razón al parecer de Frangois Biraud. (1
N. del T.: Pt¡ede tcaducirse como "Asi será

gl fut¡roo.

t

,

Debemcs jueqar g!.j-g!iv_gge!.!9. un fenó¡neno cualgr:iera, y ns en función de !-a inportancia ü *I valo¡- qua i,; demos. f'le Lensrnc¡s derecho a exigri:"les ia l+s oVNr pruebas mejc¡r€s que a ias au:-eras i:oreaLes, por eji=¡nplu.
.a+

En el presenbe, ia ci.encia está escLerotizada. Las investiqaciones of:iqi¡a1es_ sen scmetidas de j.nrnediato a La crj.t,ica dosrná!:!ca, gue todo lo desmantela. Tadas las ideas origÍnales de la cieneia

del siglo

sobre los lr:abajos del sigJ.o XIX, y fu¿ron el priner cirarto de nr¡esLro slglo, si pone¡rros aparte la revolución leenolágica en biología o campos prometedores icmo Ia fisica de los superconductores. Ei cientifico de1 siglo XX es. ante todo, un hombre que antes Lodo lo clasifica; se transforma en un funcionario de la ciencia bajo la nirada d¿ los tradicional istas. Ur¡a maf ia de bradiqlq4ai"¿s Ees_geblsxna a la ciencia, y esto- - - ies muy grave!.
XX repcsan

exploLadas durante

*¡*¡rx***¡tx*¡*,t**rÉ*rl*rl***t**rr****:t**x*¡t*t

**rrx*i.rt *ax**¡1.rt *!t*x**:t******{.:l

''EL

MEDIO MAS EFICAZ DE DORI'IIR TRA}¡OUILO ES PERSUADIRSE

DE QUE NO ÉAY NADA FUNDA}IENTADO EN LAS "HISTORIAS" DE OVI'{I.
PARA ELLO, ALCANZA CON PONER EN DUDA LA FIABILIDAD

DEt TESTIMONIO HUIIqNO"
****+!t***)tr**x*******tr******!r*****!3¡&***t *¡l:**)k********rt,l*************

Este tradicj.onalismo va al choque contra todo progreso. Hace menos de un sj.glo se clanaba con lujo de demostraciones que no pódla volar nada ¡nás pesailo que el aíre, y sin enbargo-.. Es verdad que la relacién potencia/Peso de la máquina de vapor hacía imposible el vuelo en aguella époóa. Empero, eI razonamt'enbo enfermo consistfa en considerar como sabido que nunca se harla algo mejor que la máquina a vapor en materia de propulsión.
DeI mismo modo, un sabio ruso ha demostrado la inposibilidad teórica del vuelo de la langosta; aunque ésto nunca preocupó a la lanEcstsa durante sus desplazamientos aéreos- También se nos enseña que jamás podrá superarse la nconstante de la luz", pues resulta imposible darle un nuevo impulso a un cuerpo gue vuele a Ia velocidad de la luz, La masa serla la inercia de una cÍerta

*¡ **ta*tr*trr*tt***t***t***r.{.**t*********:¡t******t,t,l***:t**1.****rr,¡*a*** '(-.. ) sl¡t EüBARGO, ESTA TENDENCTA PUEDE EXPLICARSE PSICOL9gISA¡,rE-'\¡IE= EL SR X 'ERE8' (Y DESDE LUEGO CON RAZON) EN LA CIENCI.\,
SUFRE COTIIO UNA FRUSTRACION PERSONAL TODA EXIE8]'ENCIA OTJE PUDIERA PONER EN JAOUE A ESTA ULTI¡[1,

Y

EI{CUEI¡TRA UNA COI{PENSACION EN

tA

DENIGRACIO¡'¡ PEROZ.

***ttf**t*tatl*t*ltll****ttll******tBt¡*****tt*********,f

**'¡** ¡t¡r**r**r**,ir*

I

cantidad de energia, y esta energla se volvería infinita ai aicanzar la velocidad de Ia luz. Y sin embargo, eI profesor Gérald Feir:erq, un flsico teórico miembro de la Academia de Ciencias de Nueva iork y de la prestigiosa Association for the Advancement of Sclence (A"A$l se apresüa a cambiarlo todo con sus Eqg-hyons. También el famosc e:ectc cerenkov pérrece indicar que la velocidad de la luz
puede

t

ser superada-

Sln duda "alqr¡na cosa' existe. Tanbién La ufologia es una revolución que caerá quizá sobre 1a fisica, gr¡izá sobre la psicclogla- Seria muy fácil querer ir ¡¡ás allá- ¿Por gué afimar la realidad del fenómeno OVNI? Porque una verdad denencial siempre es nejor que una ¡nentira razonable.
Independientenente de

las

enseñanzas

gue probablerent¿ loqraremos del estudio de los OVNI, obtendremos de segn¡ro r¡na gran lección

de hunildad- So¡os nuy poca cosa frente a lo que henos coqrprendido y, sobre todo

frente a Io que t¡davfa benenos por cmprender- Si el estudic de los ovÑt debiera li"mit.arse a recordá¡noslo, ello ya serfa suficientemente beneficioso; por¡.re ia dunilAaa lxlr€ce ser, por ahora, una cualidad de superhombres...
libro'Le lloe¡¡d Gordie¡, ou la fantasbiqre hisLoire des OVNlr, de Thierry Pinvidic, Edicis-s FrarEe-Emire, 1979, pp. ?t9-2W. Traducido del francés por Rubén O. l,:orales. hohibida su reproúmi&l totat o parcial.
Del

32'.

uuiltiltE
ngÉ99Ptr

ElsPician:

g - t ''q:,7

DIOVISU

CIO DE AUDITORIOS ELAS, UNIVERST

IOTECAS

...LLAME AL:
a

?2-7AA2 (Dias de semana, de

9

t2

hs. )

LA

PRESENTE I.JONOGRAFIA

TUE PUBLICADA ORIGINALMENTE

EN LA REVISTA ANUAL ITALIANA "UFO PTIENOI{ENA" (UPIAR, VOL 1. NE

1,

BOLOGNA,

ITALIA, 19?6, PP. 65 A ?1)

Y,

EN SU ¡"IO¡.IENTO, ORIGINO UN INTERESANTE DEqATE EN TORNO AL FENOMENO OLEADA.

EL AUTOB DE ESTE ENSAYO, TAL VEZ

UNO

DE LOS PIAS DESTACADOS

UFOLOGOS EUROPEOS. SOSTUVO LUEGO UN ENRIOUECEDOR INTERCAMBIO

DE IDEAS CON UN INTEGRANTE
DEL CONSEJO DE CONSULTORES DE UPIAR,

EL EsPAÑoL VICENTE JUAN BALLESTER ol,Mos, EL CUAL SE INCLUVE

A

CONTINUACION DEL ARTICULO.

Traducido del inglés por !q!@g!g.]$$.

O cr..' r!ñ.' tl6n' ¡r"' 2l 'ñ'¡ @ rurt'.r ¡t.' ¡¡¡h l'&nr
ntH^¡t

IEÑbI¡¡

Localización geográfica de 99 observaciones OVNI austrfacas, del perfodo 1954/55 (Berger)

RESUIqEN

Este trabajo introduce un nuevo concepbo en eI estudi.o de las oleadas de OVltlI. Fue poco Io realizado en el pasado con los sin e¡¡bargo abundantes datos de oleadas, y este Erabajo preEende seflalar un camlno desde clonde empezar. La dlstribución de Poisson, una distribución estadfstica apllcada en ocurrencias aleaEorias o .poco frecuentes, Lales cono accidentes o terrenoLos, es aqul explicada y aplicada a Ios datos del autor sobre la oleada del otoño de 1954 sobre Austria. Ade¡nás se nuestra gue los 94 cascs reportados en un perfodo de 12 semanas, no están relacionados en un sentido causal y, por lo tanto, ninguna "fuerza direcbriz exter¡ta" es la responsable de haber producldo la estrucbura de "oleadan, sino, por el conErario, esto se debió a un efócto de gran anplificación propagandist.ica sobre las nobicias que informaban nuevos casos.
1f¡ N. de la R.: Ernst
EERGER era el seudónimo que utilizaba Alexander KEUL mienLras repreeentatre en su pafs a la FUTUAI UFO NETUIORT( (¡4UFON). Como en prrsteriores colat¡oraciones a la revista uFg PHEN004ENA indicó que no hal¡la inconvenientes de

Sro 3e conociera su verdade¡o nsnÉre (quo antcs lo lrabia ocullado por razones paofesionales). es s.¡e ccelmos oportuno mencfonarlo €xFresamcnte.

35

el concepto de Poisson puede debiliEar algunas otras estructuras de "oleadas' en un exámen más detenido, son discutidos los efectos generáles de este resulEado austrlaco como asf también posibles pruebas posteriores sobre Ia validez del
Dado que concepEo.
INTRODUCCION

Las oleadas de OVNI son rasgos tan sobresalientes del fenómeno slobal, y al mismo tiempo concentraciones tan imporbantes de Ia lnformación disponible, que resulta inevitable preguntarse por gué ba si.do Lan poco Io que se ha hecho con estos datos. Un esLudlo de VALLEE (1) ha dado algunos result.ados según la escala horaria, rnáximo diario, etc, del fenóneno reportado. Pero Ia cuestión concerniente a si "¿están interconectadas estadlsticanenEe las observaciones en perlodos de oleada?" no ha sido todavfa expuesEa de un modo satisfactorio. El callejón sin salida de la Orthotenia (2,3), el gue, básicamente, era

un acercamiento interesante, ha demostrado que nada ¡nás se puede esperar de una cierta metodologfa, en un priner tr¡omento introducida con acierto. BAVIC puede ser estadísticamente significativa, y probablemente lo sea (4), pero ¿qué siqnifica realmenLe? Algunos informes no relacionados de un conjunto de ¡nillones desde 1947, forman una lfnea recta. Asf que ¿cuáL es el problena? La estructura r]e BAVIC no ha aparecido nunca más en forma significativa (**).
,MATERIALES

Y

METODO

Para desarrollar un método estadlstico con posibilidades de profundizar nuestro conocimiento del fenómeno de oleada, el aubor ha investigado la literaLura natemática sobre procesos raros y aleatorios (como gfraves accidentes o terrernocos) y enconcró una distribución muy conocida, que sirve como herramienta analftica para este propósito (5)
1rt*)
que

de ta R.: EsLudios que Luvienon lugan luego del artlculo de BERGER confimaron vistos OVNI en una primiLivo iba de BAvonne que Lrazado su 1951¡, de fecha, de seLiembre V el 2¿. misma efecto' En Lambaleantes: más bien cimienLos sobre a vlchy) esLaba conslfuída

il.

la

BAVIC (alineación de puntos desde donde habrlan sido

36

Es la denominada Discribución de Poisson, que fue introducida por S. D. POISSON para aplicar en los experinentos de BERNOULLL Los cuales sólo pueden tener !g resultados posibJ.es (por ej.: accidente o p accidente, observación o no observación. etc.), como una aproximación de Ia distribución deI binomio:

1x f (x)= J-'-- exp (-ü) tx!
(para x - 0, 1, 2, . -.)

ta distribución de Poisson será familiar para todos los colegas que trabajan con disLribuciones discretas, por Io Lanto omitiremos aquf su sustento teórico. Pero en cambio, seguidamente se presentarán sus aplicaciones prácticas. Los "procesos de Poisson" son raros y aleatorios, por ejemplo: número de errores de inprenta por págÍna de un libro (no de un diario), número de elevación.por pulgada cuadrada de una torta. número de accidentes fatales por rniJ.Ia de una carretera en el lapso de un aflo, etc.
resultan de una "prueba de Bernoulli", por son definición no relacionaáos, por ejemplo: Ia probabilldad que tiene cada milla de la caüetera gue alll ocurra eI próxino accidente, no depende, de ninguna manera, del n(rmero de accidentes que se hayan producido en cada milla respectiva en el pasado, sino que es una constante para cada nilla. Todos
Dos sucesos gue

los jugadores de ruleta tratan con procesos de Bernoulli, aunque sean pocos los que se den cuenfa de ello. aI ejemplo de la carretera, si exisie una tendencia estadfsticamente slgnificativa que nos hace notar hue los accidenües ocurren entre los mojones L e y,. la disbribución de eventos por nilla a lo largo de Ia carretera se desviarán de una distrlbución de Poisson también de un nodo signiflcativoKREYSZIG ofrece también un extrailo ejemplo en su libro (6), llstando el nr1¡nero de soldados muertos por año (x) debido a que fueron pateados por caballos en los regimientos
De regreso

tres de sus seis punbos fueron descartados por diversas razones y, Por lo tanLo, el alineamien¿o de los restanLes podla ser lógicamente explicados por el a¿ar. (ver revisia iLES IXTRAÍERRESÍRES" Nc 12, Rebais, Francla o, en español.
según Jacques SCORNAUX

"8o¡etln Ufológico'Ivo

l,

marzo de 199¡, pp. ?2)

37

de caballerfa prusianos:

x
0
1

observados
109
65

Poisson (redondeados)
109
66 20

2 3 4

22
3

I
o

7s

I
0

Las es¿adfsticas cubren un perfodo de 20 años, y los regiscros pertenecen a un total de 1O regimientos sucedidos durante eI siglo XIX. Un test estadfstico conocido como CHI CUADRADO mostrará que eI discreto número de vfcEimas obserr¿ado puede ser correctamente descripto por una distribución de Poisson, con un valor medio ll - O,St De este ¡rodo se puede inferir que nlngiln par de accidenEes fatales con un caballo estaban relacionados en un sentido causal, y gue ocurrierón puramente

por obra del azar.
Ahora pasemos

a la aplicación de Ia distribución de Poisson sobre los datos del fenómeno oLeada.
Los ufólogos de hoy dla, generalmente asumen que una "oleada' es una manifesEación de apariciones que no son individualmente independientes, sino que construyen un patrón de una más densa actividad. Algunos se avenüuran un poco más en sus apreciaciones e incluso llegan a denominar esta actividad ninvasión". Todo esto, empero, no puede considerarse una definición. ya que "actividad" nunca fue definida de un modo cientffico (para

ciertos autores, cada informe OVNf aislado representa una "actividad creciente" ) .
En todo caso, anbes de hacer un análisis tomando una porción histórica de "actividad", parecen necesarios unos pocos pensamientos sobre eI problena de Ia interpretación.

38

t

I

I

I I

I

las situaciones descriptas en torno a las muertes ocasionados por los caballos de Ios regrimientos prusianos, o los accidentes ocurridos en la carretera, Ias interpretaciones son bastante claras. El resultado del test de CHI CUADRADO muestra si la hipótesis nul.a enunciada debe ser refutada, es decÍr, si el regimiento estaba compuesto por soldados especialmente torpes, o si, en eI otro eje¡nplo, habla alsún cramo de la ruta conocido como nla ¡nilla de Ia muerte"... o no.
En

I

con las observaciones de OVilI? En base al trabajo efectuado por el autor sobre la casulstica austrfaca, se ha podido establecer que los testiqos de diferentes fenórnenos OVNI ocuridos en el. mismo perlodo de tienpo, rara vez están relacionados de un nodo causaL,
¿Y qué sucede

Puede asumirse que

la relación casual entre observadores

de

OVNI, si es que ella es hallada mediante estadfsticas, es nayormente debida a un cambio real de la frecuencia del fenómeno

¡

Ilamado "activldad", sin importar cuál sea su causa ffsica. En el caso de que el n{rmero de informes diarios durante una ol.eada cunpla con una distribución de Poisson, puede concluirse que la principal caracterÍstica de la oleada es la amplia constatación de observaciones usuales y aleatorias estimuladas por la prensa y fa lnteracción social, y que la palabra &g es

\ T
T

t I

Ia conveniente, sin tener en cuenEa el área cubierta por la "activldad". La probabilidad individual de ver OVNI puede !g ser diferente durante los "flaps", pero sin embargo hay más personas alertas para mirar, lo cual es evidente en esEudios de "flaps" Iocales basaios en unos pocos testigos intLresados (?). Sln embargo, sl los informes diarios no sigr¡en procesos de Bernoulli, y no son independientes, uno está en 10 correcto aI para la subida v cafda de la posEular un]g¡!gg!g3¡!ry] "actividad", y podrla ser pernisible flimar a este proceso "oleada", como en ffsica, aunque todavla no sea postble discriminar entre Ios "conducüores", y decir si ellos son naturales, psicológicos o extraterrestres. ElIo acaso podrla ser establecido en base a una desviación significativa con respecto a Poisson e incentivarla estudios especiales del material registrado de Ia oi,eada para buscar cuáI puede ser el "conductor'.
39

I

I

Para resumir las ideas ya dadas, la distribución de Poisson es una ayuda para dfstinguir procesos nlnfluenciados,/dirigidos exbernamente" de meros picos estimulados por la prensa; e indica, cuando se lo aplfca al naterial en una base rutinaria, el "pulso real del fenómeno". En ffsica aplicada, la dlstribución de Poisson es usada, por ejemplo, para la discriminación de los meteorftos esporádicos frenLe a las Iluvias meteorfticas, o para diferenciar l.os terremotos de los reflejos de terremotos.
RESULTADO

Para probar el méEodo propuesto sin denasiadas dificultades (eI autor no tenfa entonces acceso a un compulador), se realizó una evaluación de los datos de 1954 (8), año que c,oncentsra el mayor caudal de informes en AusEria, estg es, la única "oleada austrfacan regisErada. Fueron 94 los informes no idenbificados desde eI 31 de agosto aI 20 de noviembre de 1954 (82 dfas, o 12 semanas), y fueron clasificados según .su frecuencla diaria (x - casos por dfa), obteniendo eI siguiente resultado:

x
o
2 3

observados

-

h
JY 18
16 4
6

f (x)
o.3679
o,3679 0, 1839 0,0613 0,0190

Poisson
30

. 30 f'¡
l5
5

h^

h-h
9

(h-D'z
81 1?

-

L44

I
5

>-a

I 81

25

83

2s2

Para la tneJor.distribución de Poisson computada en base a Ios datos ernpiricos, fueron bastante bajos los valores que resultaron para x - A,2 yV4 , mienEras que Para x' I y 3' la distribución de Poisson sobreestimó Ia frecuencia obsen/ada de casos por dfa.

-40

t

t
Entonces se efectuó un lesE de CHI
CUADRADO

xz - (h - ho)z '
ho

252 "6)
g1 \-/

BI nivel de sisnificancia para B = 0,005 y n = 5 - 1 - 1 - 3 es 7,82. Por lo tan¡o, no se puede refutar la hipótesis nula según Ia cual las diferencias enEre la distribución beórica de Poisson y Ia de nuestros datos de la oleada surgió debido puranente aI azar y bajo eI nivel de signifi.cación B - 5 ts (probabili.dad de error).
Hecha una

evaluación adicional para el intervalo "pico" de Ia "oleada" austrlaca del 16 de setienbre al 5 de octubreCe de 1954 (22 casos) muestra la rnisma conclusión. La distribución de los datos de la oleada no manifiestan una desviacj.ón iíiportante con respecto a una distribución de Poisson con h = 1 y xz para esos datos fue 1,3625, y eI nivel de significancia de 3,84.
DISCUSION

¿Que

se puede aprender a partir de este resultado?

a) Descripciones estadfsticas adecuadas al problema y la prueba de hipótesis para los datos de "oleada" r'egistrados, dan
resultados interesantes. b) La noleada" austrlaca de 1954 ha denostrado tener una subestructura aleatoria sin dependencia eat:sal enLre un Jnforme y obro, sugiriendo un "flap"-

c) Todos l,cs datos de "oieadas" registrados <ieberían ser chequeCos de la misma fornra para ver si el resultado ausLrisco es Ltpico par:: oCras estrucLuras ¡nás amplias, o nc. Brl c¿.se de ser as1, i¿! figura de I{ICHEL de la "oleada " ccrno .lp.1ggAl"_-SgSg3g-!4 ha perdido su valor (2i. No hav Fieza <le orquesta con instrumentos tocando al aear' ¡* sin interreiación entre Los rni¡sicos, a tnenos que consideremos a cierEos " jazzisLas" :lel u¡¡r,ento.

41-

d) DeI misno modo que

realizado a muchas multitud al primer con¿acto, parece que muchos inforrnes no forman autornáticamente una "oleada", sino un "flap*, tienen que ser tratados individualmenteLa ufologfa como disciplina debe revisar el descuidado nanejo det indefinido concepto de "actividad".
e) Para

los resultados de un análisis psicológi.co personas no hacen un equipo sino una

"estructuras de actividad" IocaIes, la distribución de Poisson ofrece una buena posibilidad para probar la vieja idea de gue existe alguna clase de "inteligencia" detrás de las constantes observacionales. Una posible "activi<iad inLeligenEe" lenderá a desviarse altamente respecto a una distribución de Poisson. Si el fenómeno lnformado cae en eI mlsmo ¡narco que Ios accidentes o los terremoEos, habrá que olvidarse de la "inteligencia", pues las estadlsEicas asf lo mostrarán.

f) Para exanrinar la validez de mi concepto de Poisson, será muy f¡til una aproximación al proceso de denuncia observaciones de OVNI hecho por sociólogos o psicól.ogos sociales. Dado que eI 90 * de todas las observacicnes parecen permanecer ocultas, o no denunciadas (HYNEK), a{¡n en perfodos de oleadas, es necesario asegurarse si la distribuci.ón de Poisson de casos denunciados puede producirse, o no,
en el. proceso Felecbivo de denuncias.
REFERENCIAS

Spearman, London, L967,

J. & J.; "Challenqe to Sciencé", Ed. NeviIle pp. 150 y siquientes/ (2) MICHEL, A.; 'Flvinq Saucers and the straiqht-line mi.stery", Ed- S. G. Phillips, Neu.York, 1958/ (3) VALLE, J. & J-; Op. cit., pp. 66 y siguientes/ (4) SAUNDERS, D. R.; "Is BAVIC Rema:'kabie?". FSR, Vol 17. Ne 4, pp. 13 y siquientes,/ (5) TAUBENHEI¡!, J.; "Statis. Ausw. Geophr¡s. U. !!et. Daten". Ed- Geest & Portig, teipzis. 1969/ (6) KREYSZIc, E.; l'S¡atiuische t4et:h ihre Anr¡endunsen" Ed. Vandernhoech & Ruprecht, Gótt,insen, 1973, pp. 155 y siquientes. / (7) BERGER, E.; "Bilanz über Trar¡nstein", Proc- 2nd. MUFON-CBS Conv., t975, publicación privada./ (8) BERGER, E.; "1954 Files", (inédito).
VALLEE,

(1)

42

EALLESTER Otf'4OS SE RECTIF¡CA

la redacción: La carta que se publica a continuación apareció en el nrimero posterior de "UFO PHENOME-NA"., lJpIAR, Vol II, Ne 1, Bologna. Italia, 1977. pp- 2Ol a 203, y fue escrlta por Vicente-Juan Ballesber Olmos. Conviene aclarar que cada artlculo edftado por UPIAR es anLes revisado por un 'referee' o jurado, que resuelve si el mi.smo es apto para su publicaclón. En ocasión del ensayo de BERGER. habfa sido BATLESTER OLIIOS suien Io sometiera a aprobación).
"Quenido Editor: Esta carta procura corregir los cálculos exhibidos por Ernst BERGER en su articulo pubticado en UPIAR (1), y exb[aer nuevas conclusiones en base a los valones numéricos ectuales.
En mi

(Nota de

¡evisión oficial del artfculo para UP¡AR no advertf un evidente e¡ror en el cual cae el autor concerniente a la fórmula de la prueba del CHI CUADRADO. La expresión A es Ia co¡recta ver-sión de xz. y la expresión B es la inferencia hecha por Berger, la cual es, obviamente, errónea.

x¿-

{r[,n,

=-r',
(A)

,']l árnr.
€i
hoi

norr,
(B)

siguiendo el sisLema de cálculo corrccto, el valor de xz que obtuve es óe i7,77... resultado aritmético l0 veces mavor que el obtenido por Benger.
En consecuencia. las conclusionn, que se pueden

extlaer a partir de es¿e resulLado

serán muy diferentes a las notadas en el mencionado artfculoSi el lecbor revisa la fig. 1 verá los niveles de significación de los valores obtenidos en el best cHI CUADRADO de acuerdo a sus grados-de liberbad (2).
En

el gráfico rrarqué con un asterfsco los lugares ocupados Por los resultados

de

Ber€er (x2

-

l.'l) v los mlos (x2 = 32,77)

Si 5 l( denota el nivel inicial para un mal ajuste (esto es' el comienzo de una seria cliscrepancia con la disLribt¡ción de Poisson, según el artfculo), llamo la atención del lector al hecho de que el valor actual deducido Para x2 nos da un nivel significativo

para 3 grados de libertad, ñr€lvof que el 99,9 f Esto significa que deberíamos establecer

43

las inferencias lógicas opuestas a aquelias adoptadas por Berger:
1) Es posible

refutar la hip6tesis nula según la eual las diferencias enLre la distribución

teórica de Poisson y los datos de la oleada austrfaca son Puramente debidas a
efectos alea[orios.
2) La estrucLura de'la oleada austrfaca, como asf también otras oleadas a la largo del nundo, no puede construir:ie siguiendo Procesos aleatorios.
3) La cor¡s¿rucción de una oleada se debe a

la abundancia de estÍmulos flsicos de carácter anómalo, los que genetan las observaciones de OVNI (3).

4) Más probablemente, como

la actividad OVNI fluctúa debido a la existencia de alguna ninteligencia" en ei fenómeno OVNI, tomado éste comc una estructura global. Lal
lo demostrara 6UASP
(4).

REFERENEIAS

Ernst; (L976), "Are UFOs Poisson-distribuLed?", Vol I, Ne l, pp. 65 a 7l/ (2) ¡IIORONEY, Fl. J. (1951), "Facts from Fisures", Ed. Pensuin Books (Netr York), 1977. pp. 253/ (3) BALLESTER OIMOS, Vicente Juan; (1976), "Are Ufo sisht.inss related to population?" En los "Proceedings of the 1976 CUFOS pp. Conference, Ed. Nancy Dornbos, CUFOS (Evanston, fllinois), 15-24./ (4) CUASP, Flisuel. (1977). 'Essay on Lhe possÍble correlation between the geoqraphical distribution and the directions of UFOs based 'on the Spanish wave of 1968 - 1969: Part II". Comunicación personal del autor. (1)
BERGER,

UPIAR

Gráfico del test de CHI CUADRADO. Los niveles 0,1 t , I t y 5 I indican la sospecha de un mal ajuste. Niveles de 95 % y 99 t señalan la sospecha de un buen ajuste.

tR¡tDO¡1, n.

44:

BERGER CORRIGE

A

DLMOS

"Querido Editor: Fue inleresante leer las correcciones de BALLESTER OLM0S (1) concernienLes a su revisión oficiai dei articulo de BERGER (2).

lle pone ccnlento ve¡--aunque tarCíamente-- que discttsiones cientificas cornienzan a fiuir, y un error funclamental pasado pcr alto por BERGER t" Ül,l'l05 fue expuest,o v
corregido. f,c¡.ieccioaes sirnilares, de heche, pocas veces ocui¡eíi en tifas publicaciones sobr€ est,e tem¿. ic cual mc alienta 6 Fensar que tjPiAR está gustosa de poner las cosas
en foco. Por ahora, una puedÉ esbozar tras siguientes concluslcn€s: a) Csnlraria$ente a ias ccnclugiones pieliminares de BERGEíi (2). los,latos de ia cieada

autriaca de

1954/55

!g

siguen una distribuciÓn aleatoria.

b) Descripciones estódfsiicás adecuadas a la prablernát'ico v la prueba de hípót'esis para los datos de "oleada" registracos, dan resullados interesantes, los cuales deben

ser continuados. c) Le no

- aleatoriedad

de los datos de Ia "oleadan de EERGER permanecen como

un fenómeno aislado que no sugiere "inLeligencian u oLcas fuerzas directrices externas, porque ningrln otro suceso de noleadan ha sido estudiado de un modó similar y tampoco existen investigaciones por parte de cientfficos sociales en Lorno a los procesos de avalancha propagandística de OVNI, llamados "flapsn (lo que mostrarfa tinteligencia'antes que denuncias cbnstantes o patrones diferentes para sospechar

.

progresivas). Inferir trinteligencia'en una prevalencia de lss movimientm de los OVNI, basándose en I sectorei de dirección, es descabellado y requiere pensamientos máglcos. No hay inteligencia detras de los torbellinos de agua y tornados, que bambién muestran direcciones dominantes de drlgen y movimiento, de acuerdo con Alfred
ldECEn¡ER (4)

y O

FLORA (5).

Como

la discusión entr€ BERGER-OL|4LS. el tema gueda abierto para inveÉtigaciones futuras, y se €spera que ellas ssan las que resuelvan los problemas.
re$r¡bado
REFERENCIAS

&

BALLESTER ol,&tos, V. J.; (19?8) UPIAR lI, | / (2, BERGER, E(1976) UPIAR r, t,65/ (3) GUASP, f'1. (1976) UPrAR r, l. 13 | (4) ITEGENER, A (191?) "$ind-und ttasserhosen in Europa'", Ed. Braunschueing,/ (5) rLoRA, s. D. (1953) "Tornadoes of the unites Statesi, Univ. de Oklabona, Ed. Press llor¡nan.

(l)

ErNSt EERGER

4s

I\IO\,/EDAIfES

SOBRE LA {JF-OI-OGI4: E S T AI)OLIII.I,IDEDL SE ( x )
por
Alejandro C.
AGOSTINELLI

o o
()
U
(u

J

del coniente año estuve en los Estados UniCos los prineros dlas de julio hasta fines de agosto. es decir, un par de meses) y, como no pude evitar :a tentación de hacer algunas cosas relacionadas con la ufologfa, volvi con basLante material, entre nuevas publicaciones, libros. nobicias que la rfnica manera de enterarse de ellas es inLerceptando corrillos, y especialnente, urta interedanbe suma de reportajes hechos a las personalidades ufológicas con las que tuve ocasión de enconErarme, si se toma en cuenta que solo estuve en lvliami iFlorida), Manhattan (Nueva York) y Beverly (Boston. Massachusetts), en esba úItima ciudad participando del "1986 Massachusetts :{UFON UPO Forun", donde, desde luego, recogf el más amplio panorama sobre eI estado de las invesbigaciones ufológicas en ese pais, cosa que no hubiera sido posible sin la paciente asistencia de mi apreciado a¡nigo, eI ufóloso chileno-ncrbcanericano J. Antonio Huneeus, quien no me falló nunca en la penosa tarea de traducir cada una de las palabras pronuncfadas por mis
mediados

(precisamente des{e

ent.revistados.

casi todos los ufóIosos con los gue conversé durante mi periplo traje el respectivo reporiaje (prolijamente grabado), y debo decir que cada uno de ellos, a sr¡ modo, tienen su propio valor e interés, cuando no informativo al menos como Ílustración, testimonial curnplen su propósito. Algunos, por supuesto, son más i.nteresantes clue otros, pero, como de costumbre, tienen en común un mismo defecto (o virtud, según se mire): su extensión.
De

:---------{*) Siempre fui poco amigo de escribir artículos en primera persona, Por eso pido disculpas al lector que, conmigo, opina que ese eslilo caracteriza a los inmodestos. Pero sucede que se trata de anticipar aquí atgunas novedades recopiladas personaln¡ente, v resulta mucho más cómodo contarlas asf que de un modo "imPersonalt, En todo caso, paca aliviar mi conciencia, me ahorro las discuiPas y. en cambio,
pido que no se considere esto una nota sino una especie de ncart¡n escrita para que la lea quien tiene el ánimo de hacerlo...

46

lástirna ¡nuli lar la desgr.ab;rción ¡le una nunca más se volverÉr a repetir, estoy tratando de encorltrar la manera más práctica de reproducir Lextualmcnte a la nrayorÍa rie el ias :ara algiln volúmen especial y curnplir, aI ii.n. e1 objetivo que me fijé cuando me ocupaba de recoger aquellas palabras, objetivo que es, como se puede presumir, compartirlas con todos los interesados en el tema (*).

Como sierntlr:e nre d j.o

entrevist¡ que acaso

EL

ENCUENTRO

DE BEVERLY

Las jornadas ufológicas que tuvieron lugar en eI Golf &.Tennis 9_lgb. iie Beverly, pueblo cercano a Boston. en eI estado de Massachusetts, el 9 y 10 de agosto pasado, me permitió conocer ufólogos de renombre mundial que jamás me hubiera dado el tie¡npo para entrevistarlos por separado, a la vez que me resuLtó posible pone!'l-os al corriente sobre ia si.tuación de la ufoiogla en ia Argentina, tanto en ei informe-audiovisual homónimo como en conversaciones personales.

Ei

LFo Network (FlUFoN),

fue organizado por Ia sede regional de Ia S!gg! y animado especialmente por eI Director Iocal de esa organización (desde hace bastanbes años, Ia más i¡irportanLe del pais), Jim,f'le-Ieggigc y su asisEence, Barry Greenwood (conocido internacionalmente por eI lÍbro clel gue es co-autor, -Clear intent", dedicado a los documentos sobre OVNI Iiberados por el gobierno norcea¡nericano). si bien la asisbencia de p{¡blico ufófilo no fue demasiada (unas 200 personas. para ese pafs es muy poco), los ufólogos invitados fueron punLuales y no hubo que leer disculpas por inasistencias inesperadas, cosa que vale la pena tener en cuenta en un ambiente que ha sufrido un fuer-ue cimbronazo con la muerte de un honbre como &Epg![f@--[y¡g! , guien fue recordado por muchos como que mantuvo a la ufologfa norteamericana en pie la "prenda de unión', durante casi toda su existencia.
UFO Fo¡'um

(*) A decir verdad. habría que escribir un libro, que

soiamenbe

estarta justificado

de s! esLuviera en nuesLro alcance conseguir una editorial que se haga cargo ufólogos distintos ia publicación. En él poclrían incluirse repontaies. también inéditos' a europeos (rrer UFO PRESS i\js 22. pp. h9) ¿Qué opina de la idea?

47

Los ufólogos que parEiciparon del coloquio (todos a su ¡urno enLrevistados por quien escribe) fueron:

David Jacobs, profesor de Historia en Ia UnÍversidad de Temple (donde t.ambién tiene una cáledra de...;ufologíal) y autor del libro "The UFO Controversy in America", cIásico entre las obras debidas a estudiosos estadounidenses. Jac<¡bs, sumamente interesado en los avabares de Ia investigación OVNI en la Argentina (una de las rnaterias en su cátedra de ufologfa incluye casuíst,ica a!'gentina, entre otras eI suceso de Villa Trancas, de acuerdo con la encuesta del Dr- oscar Galíndez), fue eI moderador del. encuentro. En sus palabras de ciere, aludiendo a la presentación de la CIU, señaló que "según vimos en el ürabajo argentino, no sonos lTos únicos donde las cosas no marchan de maravillas". Después, en un aparte, aclaró que había exagerado, pero que sus palabras acaso podrfan servir para movilizar algunos espiritus adormecidos. Yo estaba por decirle que me parecfa ridícula su comparación. Por suerte no hizo falca ver, otra vez, a un argentino'defendÍendo la ¡niseria- tlubiera sido un espectáculo desgraciado. "En La Arqentina ver un profesor universitario hablando sobre los UFOs --alcancé a decirle a Tom Benson, Director de 1a I4UFON de Nueva Jerseyseria tan extraño como verlo en este pals medio nuerto de hambre". En fin, si se trataba de defender Ia miseria por Io menos se trataba Ce defender nuestra miseria. .. ) Richard Haines, doctor en psj-cologla experimental y psicología de la percepción, que se desempefla como analista en eI Centro A¡nes de Investigaciones Espaciaies, dependiente de la NASA, en California, y autor del excelente Iibro "Observinql UFOs", aportó un pormenorizado estudio en torno a la desaparición en vuelo, el 21 de octubre de 19?8, del joven piloto Frederick valentich, en Flelbourne, sobre la Base StraiE, Justo cuando describia a través de la radio Ia aparición de luces no identificadas cerca de su avión. An¡icipando Ia pronta salida de un libro suyo sobre este interesante episodio, Haines hizo oir a los presentes en la cena de honor que tuvo lugar el sábado 9 por la noche, una copia de la cinta

48

donde se regiLró Ia dramálica lransmición radial de Valentich, antes de su súbita desaparición. Especializado hace unos 7 años en el estudio de las observaciones oVNI realizadas por pilotos (y con la convicción de que esta clase de incidentes solo pueden ser cabalmen¿e comprendidos por 9!ro piloto, y é] Io es), pudo lleg¡r a redondear ur¡as cuanEas ideas en torno aI comportamiento de ciertos fenómenos OVNI que se implicaron en una suer¡e de "seguimientos" a avj.ones en vuelo- Como psicólogo expei-to en percepción humana, piloto civil y uno de los más brillanEes invesLigadores de OVNI que ha dado la ufologia contemp<¡ránea (no son pocos los que señaian a Haines c<¡mo indisutido sucesor de Hynek ), puede verse que sus conclusiones en esta maEerj.a podrán juzgarse de muchas narneras, pero nunca se considerará a su obra como la de un improvisado...

Haines me concedió una larga

entrevista, probablemente una de las más interesantes. Haines fue uno de los más curiosos en. conocer lo que Pasa ufológicamente en Ia Argentina, l' queCó muy impresionado con Ia fotografÍa obEenida por el capitán Hugc Niotti en YacanLo, de la que prornetió ocuparse de su estudio para comparar sus resulbados con los de Ia ComÍsión de Un asistente InvesL j. gaciones UfoIó9 icas.

UFO Forum

con Richard Haines

Bruce Maccabee, ffsico y especialista en rayos láser del Centro de Arinamentos de Superficie de la llarina norteamericana (ahora trabajando para el programa de Ia Iniciativa de Defensa Estrabégica, y Di'rector IDE, nejor conocido como @) del Fondo para la Investigación OVNI (Fund for UPO Rese¿rrch"), hizo una extensa presentacfón, en la cual se definió, co¡no rezaba el bitulo de su conferencia, 'escéptico de los éscépticos".

49

En su ponencia criLicó acreménte a los detractores más recalcitranbes con que cuentan los ufóIcgos en ese pafs. como eL caso de Phillip Klass. que a veces no tiene de su lado ni a sus mismos colegas-escépticos Lras sus infantiles oposiciones. llaccabee ejempl.ificó las actitudes "negligentes" de 1os cient,lficcs que niegan de plano Ia exiscencia de un fenómeno real sin haberse tomado ]a molestia de invest.iga:' con seriedad los informes más complejos e ilustró sus afirmaciones cibando las expli.caciones por ellos daias en ocasión de casos corno el de .lrnold el 24 de junÍo de 194? o el de la película filmada por un equ:po Agostineili (izq.), l-laines y Maccabee de la televisión australiana a bcrdo de un avión, mientras sobrevolaba la costa de Nueva Zeianoia, el 30 de dicj.embre de 1978. En el reportaje que dio a UFo P::SS, el Dr. llaccabee habló a gusto sobre los proyectos que se encr.jenEra abordando el FUFOR y explicó el rnoCo en que se obtienen los recursós económicos y cuáI es el criterio que nanejan para !:enliar o financiar las invesuigaciones ufolóqicas en su pafs y en otros que la requieran. Contempló incluso la posibilidad de :espaldar alguna investigación Ce ia CIU en el caso de que el proyeci: resul¡e interesante para su Consejo Nacional Ce Directo:-es, siendo est.a afirnación sonrientenente aprobada con un movimienEo de cabeza por el Dr. Haines, uno de los más influyentes mienbros del Consejo... El comenbario de l'laccabee ne obligó a reservar mi opinión sobre eI proyecto "star wars" para otra oportunii,ad.

Phiiip Imbrúqno, otro de Los invitados especiales aI qlgg de Ia üUFON, es un profesor en Ciencias de Connecticut y exinvesligador de} CUPOS que escribió junco a Hynek un libro

50

(todavfa inédito) sobre lo que pareció ser ei úiEimo cran episodio ufoLógico que hubo en Ios Estados Unidos de cinco arlos a esEa parl-e: las ext.rafias observaciones de "boomerangs" en 1a Iocalidad de WestchesE,ers, que trajeron aparejeda Ia más importante polénrica de La ufologia yanqui en torno Philiph Imbrogno (izq.), Richard haines a cómo hacer, hasta dón<ie es posible Ilegar para averigüar la natuialeza de fenómenos aéreos no identificados cuando, en las orillas misnas de la potencla económica, polít,ica y cultural nás poderosa de la Tierra, se repiten hasta el aso¡nbro los informes de personas que dicen haber visto con sus propios ojos formaciones luminosas que no tlenen. explicación convencional alguna...aI mismo tiempo que las agencias del gobi.erno parecen ansiosas tratando de ocultar informaciones que son tan públicas como las mis¡nas olrservaciones... Ruroores sobre fraudes Celiberadamente revelados para encubrir la salfda entonces ileqal de aviones pertenecientes a Ia Fuerza Aérea NorLeamericana de un aeropue¡-to civil rumbo a América Central (se tlegó a decir que se Erataba de aviones de apoyo logl.stico a la fuerza somocista que opera en Honduras-..), psicósis colectiva tras la enÍsión de una filmación que en vez de OVNI mostraria una escudra de aviones camuflados... Sin duda un caso con inherencias interesantfsinas (incluso en¿roncadas con la polftica gubernaínental), pero, al advertir este sfndrome m<¡nober¡.ático entre los ufólogos estadounidenses, sirvió para darme cuenta gue hacla mucho, mucho tj.enpo que no tenfan un caso que valiera la pena investigarlo a fondo. La polémica de los búmeran de flestchester, inclusive, hicieron enfrentar a Jerome clark, a cargo del "fnternaüional UFO Reporter" -- la revisla del CUFOS-- con eI entonces Director Cientifico del CUFOS, el propio llynek . ya gue clark, detractor a muerte de la validez del caso, declaraba sin tapujos su opinión sobre el episodio en la mlsma :'evista del exLinto profesor de Astronomia y número 1 de Ios ufólogos..-quien pese a Clark segufa trabajando con ImbrOgno en eI libro sobre Westchester. - -

Budd Hopkins. artlsta plástico de bastante prestigio local, essecialiscas en casos de secuestros-ovflr y autor de r¡q inporEanie Iibro dedicado al fiislno tema, "Hissi.nq Tine-, expuso su inforne sobre cuatro abductions, recientenenEe invescigadas por él y que habrlan.tenido lugar en l¡tfnnesota. Para tener una idea c!.ara acerca ile sus cualidades cono invesllgador --que pocos colegras se atreven a poner en duita-- proxina¡lente se publicará en esEe boLetin uno de sus estudios- Por el nonrento, confieso una opfnlón absolutamente subjetiva e incluso funprocedente: no ne cayó simpátlco. No nie_go que si llaccabee. Haines y otros elogiaron su labor, paa algo sérá. Pero las respuestas que ne dio en el reportaje, gue fueron formuladas con el debl<lo respeto, ne parecieron demasiado. ar:ebaEadas para que se esté hablando con uno de los máxinos es¡ecialistas mundial,es en una de las aristas más complejas y pe:iurbaCcras del fenómeno OVNI. Durante el @ se paseó de acá para allá con alguna abductee tomada del brazo, como si él fuera para ellas úna suerte' de "mecenas espiribual" que las salvó de alguna clase de trastorno psÍquicoProbablemente. en efecto, las raptadas (no eran más de dos o trcs) que le hicieron compaf,fa durante el encuentro tenlan sobradas razones para esEarles ban agradecidas, pero aquello fue a cambio de... iinvalidarlas como testigos: ya que acaso nunca como aquella ocasión habrán estado tan invadidas por datos ufológicos que conEaminaron, en un camino sln retorno, sus ci'eencias sobre er fenómeno. Budd HoPkins Enemigo acérimo de Avin Lawson, el profesor de inglés que comparó los traumas natales con las experiencias de secuestro, Hopkins se sintió bastante molesco cuando notó que nis pregunf,as no eran conplacj.en'-es :/ apuntaban a sondear cuán objetivo habla sido en su trabajo de "recuperar" abducidos de sus universos internos y por gué le p:-eocupaba tanto que Ie preguntara su opinión sobre las inEeresantes analoqlas tralladqF_...e¡ eI estudio de Lawson, que. pese a resultrar sumamente discuLible desde eI punbo de visfa meE.odolóqico. me parecian más próximas a la sensaiez si el asunco consisce en ini.ciar una discusiÓn cienbÍfica sobre eI fenómeno-

EspecialmenLe cl¡ando Alvin propone habl.ar ant.es de cuest,iones médicas que sobre una, c¡-t primera instancia, dificilment.e demostrable clvilización extraF-errestre persiguiendo por ahf a hunanos para extraerles siennpre las mismas muestras de sangre o confesarles,
-uambién

sicmpre, distintos sistemas planetarios de orfgen...(*)

Sin e¡nbargo insj.sto en que con llopkins no fui objetivo porque de entraCa eiegl manejarme con presunciones y prejuicios más que con info¡mación, sobre todo cuando ni siquiera habla'leldo su Iibro, eI cual, sin ninguna duda, debe ser muy inLeresante. En todo caso, para más información, remito al eventual lector a la futura compilación de los reportajes. ..
LOS PARTICiPANTES DISCRETOS

En

el MUFON UFO Forun esEuvieron también gtros personajes del nundillo ufológico yanqui que, s!n cumplir un papel estelar,
desgranaron jugosas anécdotas, breves pensanientos trascendentes y admonj.torias sentencias respecto de sus colegas. Pero eludi.r señalar que ellos no fueron justamente los que más se inieresaron por Ia "sibuación de la ufologfa" en un pals cuyo norirbre no recuerdan, no seria justo. No es que esta perspectiva

interese a los efectos de condenarlos por no haber prestsaCo Ia más mlnima atención a la presencia de un representante de la ufologia latinoamericana. que en definitiva es un Don Nadle, sino porque es un "emergenEe" incluso extra-ufolÓgico que me importa particularmente destacar, y es Ia comprobación de que las "bases" Ce Ia ufologla norteanericana pueden vivir en paz ignorando olimpicamente todo Io qr¡e pase afuera de sus fronteras. Emergente incluso extra-ufológj-co, decía, porque ese sfntoma que sugiere una manifj.esta tendencia a la "nacional-introversión", además puede extencierse a buena parte de la sociedad norteamericana(EsperoquesenehayapermitidoesEatenuedigresiónsociológica, pero como sentenció Thierry Pinvidic, en el fondo, "eI ufóIoso es un humanistsa" (**).
É) Vef la edición espFqial de UFo
PRE55

Litulada r¿SecuesLrados?rr(Ns 19' año VI,

erero-manzo de 1984). Conde se abunda sobne las hipÓtesÍs de Lawson. (**) PinviCic. Thierry; "Le Noeud Gordien...", Paris, 19?9, Eó. France Empire, pp. 190, capftul¿ "Oü es-tu n4agonia?", traducido del francés Por Rubén O. Morales'

s3

Decia que en el arnable cc,loquio hubo ufólogos de "base" que no Fretendi.eron deslumbrar a nadie con ponencias inqeniosas, que no han org¿rnizado brindis para presentar su últino Iibro ni son famosos entre los ufoadictos del resto deL mundo. También dije

clina cvnitemático de otras las pruebas de la regla debo hacer Io nismo ccn sus excepcione-s. Por ejcmplo mencionando la presencia en el t'l0 Eorum de] diqnisimo ufólogo Bob Gjlrard, dueño de Ia librerla u:o1ógica "Arcturus Book Se¡-.,'j-cel' ¡'txxr, autor deI librito "The Cosrnic Sheepdoq" )', no me cabe la menor duda sobre lo que afirmo, uno de los asistentes menos tontcs de los que participai'on de estas ignoLas Jornadas plaLillistas. Vivió un tiempo en eI Ecuador 1' descubrimos dos arnigos comunes ( Ia ufóloga de ese paf s, f,iónica 'iiiliams, y ej. descuidado amigo de Balcarse Juan Carlos Orofino, que Dios, si existe, sabe todo lo que le adeudo), y acaso sea por esta contundente razón que no tengan valor todos los elogios gue hubiera querido hacer sobre las fascinantes reflexiones que improvisó acerca de la manera más expeditiva de obLener las
i:rfornaciones que, seEún sostuvo, conservan Las agencias secretas trabajan para eI gobierno norteamericano. lcm Benson, editor del boletln 3he Sixth Ouark Journal" y Director iel DIUFOI{ por Nueva Jersey, fue otra de las estinulantes presencÍas anónlmas que dio vida a los corillos del encuenLro, que hubiera podido esperar <ie nf los mejores deseos de no haber cometido j.a descortesfa de preguntarrne si "ultimamente se hablan producido casos Ovl\I en las Falkland islands". Como "no Ie entendl", repreguntó s! se sabia de avistamientos OVNI en las islas Malvinas. Dije c.l¡e Iarnentaba sugerirle que cal información deberia requerirla a algún organisno británico. "El BUFORA por ahf sabe de a19o, Tom"
q-¡e Lo

que no se inLeresaron por eI latitudes, pero ccmo comenté

ciertb es

que no es!á

del

toclo bien haber

iniclado esta

enumeración

de personajes y¿ que ahora no ne queda r:rás renedio que terninar nenci.onándol.os a cada uno dc ellos. no lanLo porque suponga gue no me lo habrian perdonado (muchos de ellos janrás leerán estas llneas) sino porque, de algún modo. esto me permiEe continuar anunciando a las sujetos del apasionante género perfodlstico que, ufológica¡nente, ha sido tan mal explot,ado.

(***) Arcturus

Book serv¡ce, p. o. Box zzr3, scotia, Nv 'l2i0z, Estados Linidos.

OTFOS CIiTFEI'IS'TADOS

El viernes 18 Ce julio Ee encont¡'é, e¡r la loc¡Iidad de Kissinie' cerca de Orlando, Florida. con el Profesor t'¡ill'y SmiLh, con quien no puede decirse que ñantuve una enErevisEa formal por?ue e! prestigioso ufólogo de orfgen uruqusyo suele visiLar al Sur con cierLa frecuencia y la reunión adquirió más cL caráctcr discusión de lrabejo que un "¡cporuaje" en sl. Buena parEe dc la charla se Ia ilevó el recuerdo al Dr. JoseFh AlIen Hynek, quien trlfimamente (por 1o menos desde hacfa un año antes de su muerte) habla esLadú
trabajanda muy de cerca con SmiEh en el desarrollo del Proyecta UNTCAT oLros dc los temas básicos de Ia conversació¡l nantenida con Smith Y a Ia que Pronto voLveremos a

referirmos. "Hynek .-dijo
cuando

SniiEh-

estaba seguro de habcr hecho bien
.t¡,illy Sm¡th (i¿q.) y Agostinelli resolvió abanConarlo Eodo (¡ltimas desarrolland<¡ consecuencias a camblo de seguir hasla las el ca!álogo universal de casos. EI era una nentle despierLa, que sienpre me sorprendia con un nuevo hallaego mientras brabajamos junboS en esEO; La cercana relación de srniEh con el Dr. llynek en el tramo final de su vlda, explica la razón por la cual ha qued¿¡do_-tan impresionado tras su desaparición: "sóIo unos pocos aqul entienden que_Hynek es un vacío de cubrlr; las egolstas luchas internas por e!' po'ler' ¡¡uy dificil én el CUFOS, son bastan¡e evidencia de lo que digo, ya no son ufólogos sino Erlstes consPfradores. - . " La historia interna actual del CenEer'for UFO Studies t,ambién la dejo para más adelante. SolamenEe puedo adelant,ar que, misteriosamenLe, el Dr. Hynek fue echado de la misrna enEidad que é1 habfa fundado a poccs nescs de su ouerte. Las razones que se alegan son varias y confusas, pero la verdad es que ahora el eUFOS es el "Hynek-Ceirer for tlFLScudies*... En la ciudad de ltlia¡ri asÍmismo estuve con Virqil!a Sánchez Ocejo, guien me invitó a una 'peña ufológica" surnamente inLeresanLe, donde habia público para Eodos los gustos (y para todos Los sustos). la que fue organizada por la cornunidad lalina del "Biofeedback Counseling and Resaarclr CenEer. lnc.'. Atlf se preser¡tó también el a'udiovisual "La lnvesEiqación OVNI en Ia Arqencina" y hubo tiempo para Cebatir anpliament.e con los asisEentes.

El legendario John Keel. el mes de agosto, en Nueva York, tuve también una clerEa acEividad, que ta¡npoco hubiera sido posible sin la co;npañfa de sgqlg, gr¡neeus, quien, por su parEe, es un ufóIogo muy inEeresarrLe en sl nismo y que Eambién habló para esea oreja ambulaloria. El niliEar húngaro Colman VonXeviczky, diqector del ICUFON, miernbro del InsEituto
DuranEe todo A¡nericano de Aeron.luLica

y ¡\stronéuE,ica (AIAA) y, además, ex

funcionario de las Naciones Unidas (ONU), fue bambién minuciosamenbe lnEerrogado por quien escribe, obEeniendo un amplio per'fil de su personalida.J..rI de sus "convulsivas" --llamémosIe asi-- ideas. Por úlEfmo, las ges!iones por localizar a ciertos ufólogos sirvieron para que conociera a otros que Jamás hubie'ra vislo de no h¿ber mediado esta clase de vueltas. Fue el caso de dos leyendas ufológicas vivienEes de los Estados'Unldos: Harold Salkin (publicfsEa que se hizo conocido por "manejarle la prensa- y las relaciónes phblicas nada menos que (a quien le susta hacerse a glI'-E--&!s.8j.) y @ y llamar "Mi.ster UFo", ediEor de libros sobre la Virgen tlaria, de la revisLa "UFo Revier¿" y, corno si fuera poco, producl,or de pelfctrlas porno XxX). cracias al interrnedio de ellos (que a su vez hicieron Jugosai declaraciones sobre el pasado de la ufología yanqui, sobré
rnás

todo Salkin, el más veE,erano)...pude enErevistarme con eI Efpo acaso ir¡teresante.(e lmportante, porque lo que dice sf inporta) de todo el vlaJe: John Keel. La charla que nanEuve con él en la casa de Beckley el 15 de agosto merece bastante más que la paciencia de escribir un libro que la incluya. Por eso, la promesa del reporEaje a Keel

blen vale un...conuinuará..

.

56

$,ou rlt del Dr. Joseph Allen Hvnek,

por diferentes publicaciones ufológicas tfas la rilJerte opacaron en muclro la mer¡ción (ubicada a úttino ¡nomento) pr¡blicada en el núrmero anLerior de la revisha. Repontajes, biografias, dolidm cdsrenLarim ediLori¿les (a veces senLidog en serio, oLras veces imposburas) y arblculos ilustraron minuciosamente la hisboria que consbruvó con su esfuerzo este pionera. Habiendo quedado Lruncada la intención de entrevistarlo en ocasión del viaje que realizarfa a EE. UU. el Director de UFO PRESs, en la próxima edición se publicará el última reportaje que se le hi¡o, en febrero de i985, y que reprodujo la presLigiosa
homerrajes nendidos

nevista norteamericana "ol'4N1" como noLa de tapa anLes de su lamenLada
desar:alición.

el mencionado reporLaje (que esta presentatá bajo la fo¡ma de resumen, en una traducción del ufólogo Jgqn Fa!!q), Hvnek, concienle de que
En revista_

¡rrollabieme'rte no le cuedai'an demaslaCas posibilidades de dar e .onocLri ciert¿as cos€s en el futu¡o, irabló si:r Peics e¡l la lengua sobre el Lema qije f ,.¡e su "leitmoLive"

y pasifin: ia uiolagia.

Alejarrelia Chionetti (izq. aon el Dr" Hvnek
S-l-N I-,()I<EMIllt\¡

EIaf¡ ff
como

APRC)

si no hubiera sido bastante ccn la desapariciór¡ del Dr. Joseph Allen Hvqe!, tu". UFO PRESS Ns Zl, pp. l.), el pasado 28 de agosLa falleció, también en Arizoña' Estados Unidos, Jirn Lo¡enzen, quien fueta ftjndadot'v Director Inlsrnacional tie una
de las organizaciones uiológlcas de irÉs ent,igtra daLa, Lorenzen padecla una grave tlolencia que. como en el caso de quien ftrera el f)irector del tjtJFOS. lo rnantenfa alejado Lte sus acLividades ufolÓEicas ousde hacía ¡*uchn ti¿r¡rf'o' Esba es la ra¿Ón po¡

había emilido su últirno núme¡'o a principios del año en cu.so v el cuatr. Lan pronLo como se nestablezca de la pf]rrjirla su mujer. la editora de la pubiicación, Ct.¡ral Lorenzen, tecuperará su salida llabitual.

la cual el

APRO BLJLLEIiN

57

C)OSAs;

C)t. I1-: ¿vl(.)I.' f I\A

I).lIJC)

F:|\I

LaL, (lArvl-t. f\lC)

1¡¡ En febrerr¡ de esLe aflo subió al cir:lo otro esludit¡so del fenómeno úVN¡ que ?Ñ--o"=" a no haber ter¡ido una relación próxitna a la CIU o a la revisla |JFO PRESS-historias y anécdotas que lo tuvieron como protagonista antes de su desaparición. Enrique l'lolína --pues de él se trat¿¡-- fue parte furrdadora de la FAECE (Federación Argentina de Esbudios de la Ciencia ExtfaLerr.esLre), cuva pr'édica fue ciertamente criticada en más de una oporlunidad po¡ esta publicación pero nunca
supimos de las

:¡in

dejar de leconoeer la existencia en su serio de aficionados al

berna

de gran valor.

Tal voz no haya sido el caso del ufólogo bucumano cuva desapariciórr s¡.l desea recordac. pero

lo cierbo es que totlas agr¡ellas personas que lo lran r:onocido h¿.¡t¡lanon de su profunda honestidad inlelecluEl, del entusiasmo que aconrpeilaba
siempre a sus irricialivas V de cosas grJe debió abandonan en

canLidad de

el camino a cambio (Je manLenefse acl;ivo en el campo ufológico de la astronomfa. otra de sus aficiones, Entre
l¿s cosés que dejf) en e'l camino. una noche de febrero, fue sr.¡ virja. Enrique falleció poco después de intenlar escalar un monte, para ver un poco más cl¿¡ramente el corneta

V

llalley,
r.je

Como

en el caso de Hynek, lvlolina también acompañó

la fuga del astro hasta la vuelLa

la esquina

dri Universo.

(up)

ó,-i
58

PronesaÉ

jiuradas al vj.ento

NOUS :

Ur,.r FA\{TI\:S!5¿1_

ZERPEATVO
oue te¡roR¡

ALVIE!{AZ,C)

A LA

A

r<E\.¡IS:rA
¡,¡ Nor¡
4!_

LJFO PRESSi,
i,¡ oc¡sroN oe LeS
tgLETrN
TNTERNO

ElqlmgR¡,rrE8s¡ory qn
CONTI NU¡qIoX¿_E8L

rqgBApoR_ !E, Ur'r

pE LA Colrrs:f 9t{ !9,_jrNvEsTrcAcrO\ES UFOLOCICAS (CrU). EL AUTOR, ALEJ¡NDRO AGOSTINELLI. CA¡I8IO DE PPII¡IOI¡ Y TOITIO LA NADA AQSADABTE.!ggI;ION DE ADAPTARLA PARA SU PUBLICAEION. A!jCRA, LOS LECTORES I!.¡TERESAD9S EN
¡i\¡TENTO DE pTSTRIBUIR
,

CONOCER LOS DETALLES DEL FRUSTRADO. UFO PRESS

A L¡ REVIS?A
EXTRAER

A L¡S

KIOSCOS,

IIENE¡{ EL LEGTTIT'O DEREdHo DE
N FEBRERO DE 1986-,

sus

PRoPIAS coNcLUsIoNEs.

sran

3hora en aatelante Eodb cambiarfa"
(¿No Ie suena esa frase?). ¿Pero por qué tantsa seguridád, sl ya

cantidad de interesados en

eI tena OVNI reclbieron un folLetó
que lnfcrnaba -no sin opEirnisnoIa pronca aparición de una renovada

habfa quedado dtcbo que no se

reYista

UFO PRESS.

En 3quel boletin se historiaba

volverfa a Jurar en vano?. Porque el destino de la nueva UFO PRESS habrla de estar por asociarse a la suerte de una "pequ€ña pero pujanEe' empresa editorial. PIeEórico de entusiasmo, el presidente de Ia
EDTTORIEL NOUS,

la tra-veetorj.3 de

UFO PRESS como

órgano de difusión de Ia Conlsión

de :nvestj.gaciones UíoIógicas

(cIU), se rendian homenajes

a

señor Gustavo

quien€s -hasE¿ ent,onces- habían
hecho posible su pemanencia con

¡1ario Fernández, habia ofrecido sus buenos servicios editorlales para sacar
UFO PRESS

eI correr de los años y, con alguna
vergüenza, se pedlan disculpas

a los kioscos,

Ft¡
F'

aunentar la tlrada, su núnero
de páginas, meJorar la calidad

O)

por las'desprolijidades"

conetidas

en el pasado, especialnente aquellas

que tuvieron que ver con la fal¿a de regularidad en sus saLidas
que desde hacla Eanto Eiempo

gráfica. garantizar un frecuencia binestral y hacerse cargo de la edición de "muchlsimos suplenentós
especiales".
Esa

o o
v1

ae
en

afeciaba a Ia publicación.
Pero sobre todas las cosas, eI

euforia se volvió contagiosa

y se ¿rabajó en un Proyecbo

o a o
g)

folleto tenia oLro objelivo, uno ,nás preciso: anunci.¿r al mundillo ufológico -una vez nás- que "de

el cual quedaba sobrentendida Ia responsabilidad comercial de GusLavo Fernáhdez (como Editor)

a

7
l

y que la lfnea periodlsEtca

se

la revisua no se convier¿a un'mal negocio". f

en

la revisCa nc serfa alterada por
cuanto Alejandro AgosEinelli (cono

custavo lternández. Si bien

Direccor) habrla de contlnuar en ese puesto. garantizando la ptrblicación de Iós lrabajos hechos pl)r loS ufóiogos que habfan colaborado con la revisla de la CIU desde sus inlcios, y quienes, por otra parte, conocian blen la crftic? situación anterior (que había vuelto casi imposibie la con¿inuldad del bolet¡n) y ¡as circunstancias
que se avecinaban (que en el. peor
de-

no se presenEaban nayortnente dudas acerca de su slncero entusiasno

ni de su. lla¡nénosle asf, "buena volunEad", nunca se Ie tuvo una conflanza ciega ante las poslbllidades
económicas que dec¡araba tener

para abordar un proyecto senejanCe,

y ni siquiera se le concedla denasiada fe a sus cualidades comegciales. Confiar, al nenos, en esas evencuales
'cual,Ídades" adninisErallvas constltufa

c

los casos, merecla conslderarse

dudosa).

la {¡nica cosa pendienle de riesgo. vez arrlba del barco, la tentación de seguir viaje para averlguar en qué puerto habrfa que bajar, pudo más que la posibilidad d.t
Una

Sin embargo. los canbios pa:'eclan razonabl€s: la revista UFO PFESS
aCoptarf a inte¡'esantes
rire

jo:'as

(en cantidad de lectores, en c.elidad gráflca y, sobre :odo, en dispontblltdad econónica para afrontar nuevas lnvestigaciones), y sin nodificar su punto de vista crltico y objetfvo del tena. En todo caso, sf habfa un par de 'pequeñas' dtf lcultades. *
ouu con la entrada de

renunciar a la idea de hacer Ia
prueba.

Los resultados de la experiencla quc siguió a Ia propuesta hecha

por Gusta!'o Fernández en enero de esLe año, ftnalmente, dleron la razón a dlst.intas voces de
al.arma, las cuales, a grandes

:

o

UFO PfiESS

al clrculto conercial, tal vez, no pasarla denasiado
tiempo hasta !'erse en la necesidad

rasgos, insinuaban que éste "es un aventurero, un lrresporrsable sin ningún escrf¡Fulo, que lo únlco
que realn€nte l€ debe lnporca¡.

de pelear previsibles'sugerencias'

del nuevo Editor para que se acepten 'algunas concesiones., las cuales,
desde luego, serfan planteadas
ccino inpresetndlbles de nodo que

e: nandarse un poco la parte coir lji j FFl55, y además es incapaz de
alGe seriamenee, y no va e dudar.

bomarse

eri estafar a algulen si lo considera necesailo para sus in¿€reses",

¡-60

En apretaJf, sinLesls enu¡cranos

4) Cualro neses lespués, en jullo
de esLe 3ño. tp3recieron (Fernández

l¡ iarqa se.ie Je iesfllccs Io tuliercn ior respcnsable: il Eri febrcro de Illó se

que

erpezÓ

Y, aparenbcmcnte, el dinerc con cI que h:rla la .evista). Fueron
editaCos 2.000 bellos ejoplsres del, p3sEcrgado n'lnero 23 de
PI?ESS,
L.f,O

,3 LrJb¡jar en eI p¡iner númcro

i.e !¡ nleva seric ie !.;FO PRCSS, :cn¿nio Fari gsos gfectcs a una
:'ed3!-t.ora, .ilej:ndr.r SHirsky,

y urgido por la reafsión

!' un3 di39r3mador3, Flavia Campos, que 3I cabo Ce un nós fueron Cespedidas por iernánde¿ CaCo que "pretendlan' cob:'3r. Huelga 3cl3rar que nunca !'ecibieron un cenEavo po¡ el Lr3bajo
que habfan re3liz3Co t¡asta la

de la revista u lo= =u="aro-""=, .\gost,lnelli obtuvo 300 e japlares.

5) Cono Agostinellt se iba

Ce

viaJe,

Fernández fue quien se cooprwtló

iecha en la sual el Presidente

a remitir esos prineros ejeFplares y hacerce s¿¡go de la distribución en kioskos de la revlsta. 6) El resto 3e los ejenplares (exactamen¿e 1.?OO) 4¡ca salierm de la inprenca Porque el señor Gustevo Fernández no luvo eI dinero (o la voluntad) para Pagar la diferencia adeudada desde el reEiro de la primera tanda de revistaa.
echando la culpa a terceros (coao

ie l¡

EDlToRl¡L

NouS.decidló Presclndir

ie s:s ser\;icios. ?) En narzo ie 1986 los originales del ¡rimer número esiaban Itstos. ';a Feor p¡rie ).a Ile\'ó.\Sostinelli, guien Cebió sfrontar Ia
ma)'or

carga de! rrab¿jo en 1a soledad

¡ás espantosa, casi sin elenentos :-. a¿enás. con una ""echa de cierre" encii¡a, que Fe:nánCez exi?fa (sin dar ücda$la neda o canbic) 'qé c:lnpliera "sl o sl".
que

suele ser su costr¡mbre), el -Editorse acsrcó a Agostinelli no pa¡a PeCirle disculpas sino Para que hiciera
un nuevo núnero de Ia revista
Y

'volver a enpezar"' Sirva esEa ninuciosa descripción de los hechos Para que queden
ilef initsivamenbe aclaradas }as

3) Un¡ vez que 1.3 revisia estuvo listo trncluso p!:eparada con tenas de acrualirlad y. For tanto, perecedcra)'
Fernández. esbozando una sonrisa

circunsEancias que rodearon a' la 'nueva eLapa' que inEentó 3brir
UFO PREsS.

en sus labios' d!jo: 'Lo lanento' no ¿engo PIaEa. va a haber que espe::¡r".

La urgencia de manLener

viva a la única revista argenlina riedicada a la !€nátic¡ OVNI nos

condujo a un fracaso que se debió

nublÉra ocurrido si.n el consenCiniento

prever (con solo atender 6 las
palabras de las ya mencionadas "voc¿s de alarma"), y nos enseñó,
ccmo

inicial

de quienes hacemos UFO

PRgsS. Especlalnente

Ia que cabe

a quien eslo escribe, Alejandro Agostinelli, que cultivó Las primeras ilusiones y creyó en cierto ,$omenEc
que no serfa imposible cont,lnuar

sl hubiera hecho falta pasar por est,e ¿rJnce para confl:'narlo.

que la difusión del tema O\/¡if merece un manejo nucho más cuidadoso con respecto ai. que siempre habiamos
pregonado. ¡parte sé hizo presente

con Ia tarea bajo esas condi.clones. Para ilustrar
acabadamente nuestra

ctsra lecclón definitiva:

que entre

propia culpa, diqaños que "hubleranos esperado esto de cualguier Fersona.
renos de nosotros nismos'. Entonces, para salvar lo poco
qué pueda quedar.
UFO PRESS

los charlatanes que lucran sln importar ¡os.nedlos con el fenómeno OVNI (y los que se interesan en éI)
no exls¿e ninguna diferencia.
Que no hay nercaderes

vuelve

a su caraceerfst,ica modest.ia para
que puedan enterarse de algunas

ufológicos

-buenos' y 'mlos",

sino que son ia rnisBá cosa con diferen¿e disfraz.
de nuestras
ya

cosas los buenos amigos de si.empre.
que no serán tantos, pero son

TamFoco nos evadimos

los que nunca hos ban fallado.
AI.ÉJANDRO AGOSIINETTI

(t¡Pi

proplas responsabllidades,

que es obvio que todo esto no

CT.IAI)EFRT\IOS I)E
E

I.JFOI-OG I A
1a es
o

expresión de Ia u

Coordinador: José Ruesga Montiel

c.d.u.:
810

Pol. San Pablo Barrio E, Bloque.
29 B,
4LOO7

SEVILLA
62

ESPAÑA

j)
i*ffiffi¡iii:r:;1

/*irr* **l**fl'**ffi
:."",;r,1".'"j':..:jtt".
5

fr*i:t'ffiI.*.lTi,.};"{.{:,,l.l:*f"26suc

,r"""gffi.,r
1425,

Fscftb¡f

a:

c.c. 26, suc. 25

BuenosA:¡es

Con el Nq3,ha vencido su suscripción Con el Ns d vencerá su suscripcÍón

Precio del ejemplar: fr48Q (incluye estampiliaj:.

ul. rryo idie;e*,r YU

EI rt=J
t
comisidn de investigaciones ufoldgicas

'.-'t

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful