ffiffiffitrffiffi

abnil 19-79
año lll núrnero 11

LA EXCEPCIONAL FOTOGRAFIA DE YACANT0: EL INF0RME

FTNAL

SEFIVICIO DE INVEST]GACIONES UFOLC]GICAS

DIRECTOR: Guillermo

C.

Roncoroni

ffiffiffiffiffi

ffiryffiffiffi
abnil 1979 año lll númeno
11

SUB DIRECTOR: Gustavo J. Atvarez SECRETARIO GENERAL: Daniel Folcini COORDINADOR: Emilio Catdevitta DOCUMENTACION: Claudio M. Chiaruttinr ASESOR GENERAL: Carlos Chiabrera
TRADUCTORA: Tatiana Mihaititchenko ILUSTRACIONES: Susana Larrieu

COLABORADORES: Rubén Morates Alejandro Chionetti
Roberto O. Sánchez

SUMAFIIc]

-

LA

por José-Tomás Ramírez

CORRELACION HORAS-MESES EN

y

LA INVESTIGACION

UFOLOGICA

Barberó

HUMANOIDES EN SANTIAGO DEL ESTERO

por Francisco Checchi

- A PROPOSITO DE LA HIPOTESIS EXTRATRERRESTRE por el Profesor Oscar A. Uriondo - CASO NI0TTI: EL ANALISIS DEL GROUND SAUCER TIATCH
por Guillermo Carlos Roncorbni

-

por Rubén Morales y Daniel Folcini
por
Al

INTERESANTE AVISTAJE.EN SARANDI

- ATERRTZAJE CoN HUELLAS EN VrLLA TULUMBA (C0RDoBA)
ejandro Chionetti

Los trabajos publicados son de absoluta responsabilidpd de sus autores.

Toda reproducción total o parcial de artículos, fotografías e ilustraciones firmadas, deberá publicarse acompañada de nombre, número y página de la revista. Se agradecerá el envío de un ejemplar.

= = :llNrERES nnm Rmucm == - -l =l cotc.t' 2542'
R. N. P.

GENERAL

r.

Ne t. 35s. 036

EDITOFIIAL
revísta CUARTA DIMENSION, correspondiente al mes abril del corriente año, fue publicada en la seccidn CARTA DE LOS LECTOR-ES una misiva atribuída a un presunto Dr. Eduardo Santaeguía Fí2, a la cual sigui6 (inevitabl-emente) una respuesta a cargo del Dírector de la Pg blicaci6n, e1 actor Fabio Zerpa, El tenor de ambas publ-ícaóiones fue francamente agresivo hacia nuestra organízaci6n, y en especial- hacia la persona de nuestro Subdirector y de
En e1 número 63 de La

de

quien esto escribe.

pernicioso accionar óe los entes e índividuos que en su afán de explotar comercialmente el fenómeno OVNI propagan mitos y falsedades de todo tipo. Ilubiéramos aceptado una crítica, pero janás aceptaremos una difanaeidn ni una calurnnia Lanzada irresponsablemente por indíviduos que no tienen de recho alguno a elevar su voz contra aquellos que dedicamos nuestro máxinno esfuerzo a la investigacidn objetiva del fendneno.OVNI, indíviduos que identifícamos como l-os responsables directos de1 actual estancamiento de la investigacidn uf ológica argentina. El actor Fabio Zetpa asegura que los Srs. Alvarez y Roncoroni fueron ex pulsados y 1o somete a la consideración del- lector como un "hecho determí nado y exactot'. Sin embargo, ese hecho determinado y exact.o es una vulgar falsedad. Los Srs. ALvarez y Roncoroni (al igual que Barone, Víetor y Síf via Cerasale, el Dr. Solari, el Dr. Luccisano y un interminable etcétera) se alejaron de ONIFE por propia determinación, tal como quedó explicitado en la nota editoríal del número L de UFO PPGSS. En aquella oportunidad no hicinos una deüallada exposición de motivos por elementales razones de ética y por considerar que, cual-guier índividuo con sentido común, compreq dería nuestra decisión aún cuando no explieitáramos los motivos de la nis ma. IIan pasado más de 30 meses desde gue se editara 1a primer edición de UFO PRESS y, curiosamente, recién ahora e1 actor Fabio Zerpa anuncia que henos sido expulsados de ONIFE... Un poco tarde, i verdad ? .
3

Muchos de ustedes nos han escrito prestándonos su aPoyo en esta hora, e incluso nos han sugerido que pasemos por alto la agresídn de que hemos sido objet,o. Sin embargo no es posible que silenciemos nuestra voz ante es te hecho, ya que ello fodría interpretarse como una tácita aceptación d; lag groserías de1 Dr. Santaeguía Fíz y de las falsedades propal-adas por eI actor Fabio Zerpa. Hemos sido agraviados y difanados ínjustificadamente; esa es la resPues ta de aquellos que ven amenazada su cómoda y redituable posición ante e1 fenómeno OVNI. Esa es la respuesta ante nuestras críticas, fun<ladas en e1

Y una reflexidn: ótodos 1os hechos determinados y exactos de quenosha b1a Zerpa en sus publicaciones, cursos y audiovisuales serán tan "determi nados y exactos" comoelde nuestra expuisión...2. ¿Será también "determil nada y exactart la identidad del autor de la carta publicada en el núrnero 63 de CUARTA DIMENSION ? Veamos algo al respecto. Nuestra organízaeión tenía conocimiento de la publicación de esa carta casi dos meses antes de que la misma se hiciera efectiva. Sucede gue una persona vinculada eon ONIFE y 1a revista CUARTA DIMENSION nos puso en antecedentes de 1o que íba a ocurrirr sinpl-ennente "porque le daba asco que se hicieran esas cosas" (usamos sus palabras texcuales) y nos asegur6 que 1a carta era fraguada, habiendo sido redactada en l-as dependencias de la organízación comercial dirígida por el actor Fabío Zerpa. Sin embargo decidi¡nos que esa declaración no bastaba e investígamos' tratando de determinar el paradero del supuesto Dr. Santaeguía Fí2. Los resultados de esa ínvestigación fueron los siguientes: el Dr " Fíz es desconocido por todos 1os gerontólogos consultados, es desconocido por 1a Cátedra de Inmunología de ia Facultad de Medicina de Buenos Aires, es desconocido por los or gatízadores del próximo Congreso de Inmunología, es desconocido en el Colegio de Graduados, es desconocido por 1a Academia Nacional de Ciencías y también por el Instituto Nacional de Investigaciones Médicas y, final-menregis te, no existe constancia alguna de su existencia en los meticulosos .en que a 1o En sumar Aires. Buenos de tros de alumnado de 1a Universídad entonces sobra Tenemos existe. Eíz no nosotros respecta el Dr. Santaeguía dos motivos para inferír que la carta publicada en CUARTA DIMENSION es un vulgar frauden destinada no s61o a la adulación de esa revista sino, y en especial, a agredir a nuestra organízaclín nás allá de 1o tolerable. Sin *i"tgo qn.a"Ií* por determinar qui6n es e1 autor de esa agresión, aunque creemos que ello es obvio dado e1 inconfundible estilo en el que ha sido redactada. El SERVICIO DE INVESTIGACIONES UFOLOGICAS no tiene intención de iniciar acciones legales coritra el actor Fabio .Zetpa y la editorial responsable de la publicación CUARTA DIMENSION, pese a gue nos asiste el derecho de hacerlo, dado el claro y nanifiesto tenor agraviante y dífanatorio de la men cionada publicación. Y no 1o haremos pues entendemos que estos hechos deben ser solucionados entre 1as partes y en forma amistosa. Es por ello que el SERVICIO DE INVESTIGACIONES UFOLOGICAS, ínvocando el derecho que nos asiste, ha remitido a ONIFE - CEP una carta donde se responde, punto por punto, a 1o publicado en el número 63 de CU/IRTA DIMENSION solicitando su reproducci6n en 1a sección CARTA DE LOS LECTORES de una fu tura edici6n. Esperamos que el sentido de ética y moral de l-os responsables de esa publ.icacidn les pernita satisfacer nuestro reguerimiento. Por otra parte, y para dar por finalizada esta cuestidn, ínvitanos públicamente al actor Fabio Zerpa a sostener un debate público sobre el fe-

n6meno O\NI en fecha

y lugar que é1 determine, a' Los fines de escla¡¡ecer definitivamente nuestr¿s respectivas posiciones frente a la ínvestigación
del- fendneno
Queda.mos,
OrüNI.

pues, a la espera.
EL
DIRECTOR

nev¡éta UFO PFESS
SEtrVlCIO tr)E INVESTIGACIONES UFOLOGICAS

ffiiüTIiI*ITTTiI

RED NACIONAL DE ENCUESTADORES

*III**i**ffii*Ti

Tal- como anticipáramos en una edíción anterior de UFO PRESS' nuestra organizacidn se haLLa empañada en la puesta en funcíonamiento de una Red Nacional de Encuestadores de1 fenóneno O\NI a fin de dar una soluci6n a un problena que ha venido aquejando a l-a ufología argentina desde sus co mienzos: poder cubrir un vastísimo territorio con l-cs escasos recursos e condmicos y humanos de las organizaciones ufológicas argentinas. Solicítanos a nuestros suscriptores y miembros adherentes interesa dos en participar de la Red Nacional de Encuestadores, se comuniguen Por vía postal con el Sr. Enílio F. Cal-devilla, a cuyo cargo estará la super visión de I-a mencionada Red, a los fines de recabar informaci6n anpliato

ria.

MIEMBROS DE

LA RED NACIONAL DE

ENCUESTADORES

SIU

-

UFO PRESS:

- Víctor Daniel Mamondi - Ciudad de Córdoba. - Hugo A. Samayoa - Ciudad de Tucr¡mán. - Daniel Rojo - C.I.C.E. - Ciudad de Las Heras, Provincia de Mendoza. - RoLando Coluccini - Ciudad de Mar deL Plata, Provincia de Buenos Aires. - Roberto O. Sánchez - Santos Lugares, Provincía de Buenos Aires
5

LA CORRELACION HORAS-I'IESES EN t.A INVESTIGACION

UFOLOGICA

por José-Tgmás Ramírez

y Barberó

Recientemente publicamos un pequeño trabajo de investigaci6n ufo 1ógica (ver NOTA 1) en el que, a l-a vista de los reiterativos resulta dos obtenidos durante los dlti*o" cinco años a1 ínvestigar la distribucidn del fenóneno OVNI en el tiempo -concretamente, en 1o que se ha dado en llamar Ley Iloraria de Valleé-, expresábamos, sin reparo alguno, nuestra fundada opinidn de que esa exhaustiva acumulación de in sino tefotzat 1a teoría tan formes en las horas nocturnas, no hacia .los OVNI serían objetos físicos pro la cual, según tas veces expuesta, exterior. del espacio cedentes Esté trabajo fue comentado en su día y a nivel estrictamente par ticular con nosotros por el físieo valenciano Miguel- Guasp ( ver NOTA 2), quien nos instab4 a seguir investigando en este sentido, toda vez que é1 nismo y con anteríoridad (ver NOTA 3) había expresado ideas afines cón 1as nuestras, en 1o referente a la identificación de 1os OV NI con-objetos ieal-es, de natutaLeza, por ende, puranente física prof vinientes de l"farte y eue¡ incluso, llegaban a describir procesos rea-

les.

Como decimos, este anigo y notable ufólog.rn nos coment,aba insistentemente 1-a importancia de que orientásemos nuestros esfuerzos hacia e1 estudio de la posibl-e correlación estadística horas-üeses, en las distribuciones de los informes de avistamiento de OVNI' con vis.tas a investigar la posible procedencia de estos objetos del centro de nuestra propia galaxia. Conscientes por una parte de que la opinión ufol-figica seria em píeza nuevamente a echar La vista atráS, es decir, haeia 1a imperiosa necesidad de insístir en la ímportancia de la investigaci6n pura, sin la cual, evidentemente, pocos logros se hubiesen podido aLeanzar en es te campo de la ufol-ogíá, y por oIt" p"tte de que 1o" q,t. cul-tivamos G ta investigacidn p,trá pót-mlra aficíón procutito" t"^ií"^r nuestro ingrato trabájo con l-a náxirna entrega po"ibl", Yr Por que no decirlo, á lejados en la inmensa mayoría de los casos de todo afan de lucro, ya qná lo único que nos intáresa es el proceso de la ufología cíentífica y en definitiva, como siempre, e1 conocimiento de 1a verdad desnuda, nos propusimos entonces.dar cuerpo a una investigacidn específica con sistent,e en el estudio de la correl-acidn horas-mé"."

"optácitada.

6

Para ello, partímos de los dos pilares que nos ofrecían un mayor índice de fiabiLidad: El primero de el-lbs, un trabajo del- que fuimos autores (ver NOTA 4), en el que íntentábamos mostrar una curva satisfactoria de dístribucídn mensual OVI{I, y el segundo, el importante tre bajo de Los ufdlogos Ballester y Guasp (ver BIBLIOGRAFIA) que dió co mo resultado una curva canónica de distribución horaria para el mismo
De este últi¡no trabajo nada tenemos que decir, pues aParte de ser pLenanente conocido por todoe Los investigadores, 1o que es más inpog tante, está mundíalnente aceptado como ttparámetro evaluado" en el com portamiento general del- fenómeno .o ",te"ií6tt. En cuanto a1- primero, fue comentado también a nivel particular con noaotroa por eL propio Ballester (ver NOTA 5) e ineluso criticado con afan posítivo. En su argumentada y amigable crltica particular, me hacla ver que nuestra curva propuesta tal vez fuese al-eatoria, o en to do caso no refLejase esa satisfáctoríedad que nosotros -quizá precip! tadamente, o biln porgue se conatruyd sin atender a nínguna tipología O\NI- querlamos. atribuirl-a. Sus razones, evídentemente eran de gran Peso Pero' en nuestro deg cargo tenenos que decir que analizamos entonces una extensa muestra ' compuesta por 3670 observaciones de o\NI, como consecuencia de agluti nar Los catálogos de cinco ufdlogos diferentes, todos ellos de talla mundial, nás La aportación del nuestro particular gue entonces consta ba de 1302 casos. TaL vez, esos 1302 infor:mes de avistamientos que obraban en nuestro poder, al- ser exclusivamente esPañoles, no reflejasen a La perfeccidn eL comportaniento ttmundialr' del fenórneno y' por 1o tanto, desvirtuasen aLgo -aungue en pequeña medida, creemos- los refenómeno.

sultados obtenidos por los otros ufólogos' Eeta raz6n, unida a que llevamos nuestro trabajo ufoldgico en so Lítario, y por 1o tanto tratado bajo una 6ptíca Puramente particular, eato es, sín contrastar en absoluto con otros estudios de l-a misma ín doLe y todo ello sraado a la nezcla heterogénea de tipos de informes O\NI, eonstituyen, en definitiva' a nriestro juicioo las principales cauaas de que nueatro trabajó no fuese todo 1o ortodoxo que debiera. En todo caso, los resultados obtenidos entonces por nosotros' no diferían múcho de los de Vallée' Phil-Lipe y Fereita¡ ! se acrecaban, baatante, al de Poher que correLacionaba Los avistaüientos O\NI con a curva de distribución de la nitidez at¡nosférica' otra de las Pruebas irrefutables, a nuestro juici.o, de que los OVNI' a1 seguir fieLriente las lqyes de la 6ptica, son objetos reales de naturaleza puramente física. Ilechas estas reflexionee preliminares, paaemos sin nás a estudiar la correlación horas-meses. En 1a figura que iJ.ustra este trabajo, hemos ttazado las dos cur
7

OCTUBRE

LA

CORRELACION

HORAS -MESES

ot

IO

o K,
UJ

&.
co
tJ-

t!

HORAS

I

vas porcentuadas representativas de ambas cuestiones' extraídas de los trabajos cítados iomo fuentes Sus respectivos valores numéricos' se ven reflejados en 1a presente TABLA:

PRINCIPALES
PUNTOS NOTABLES

cu

rva mensua I
%

curva horaria

mes

prtmer

maxtmo

segundo máxímo pr imer mÍn imo segundo mín imo

octubre agosto febrero enero

15,5

1l',0 4,2 5'1

hora 2L 2 13 9

Z

11,6

6,4
1n0

1,4

dé veracidad a esta rotunda afirnación nuestra de gue ambas curvas ana l-ítica y gráfícamente presentan tales visos de senejanza -o correla-ei6n- que pueden considerbrse como prácticamente idénticas. Ahora bien, ¿ qué significa todo esto ? ¿ cómo deben interpretarse eatos evidentes síntomas de coherencia que presentan anbas distribu ciones del- fenóneno O\NI ? ¿ en qué nedida podemos afirmar o negar categóricamente, a La vista de esta nete correl-acidn horas-meses, ague1-1o gue e1 investigador Miguel Guasp (ver NOTA 3), definía magistralmente eomo "Mayor Probabil-idad UfoJ-ógica ProcesaL", orientándoJ-a precisa:nente en díreccidn a nuestro centro gaLáctico ? ¿ hasta qué punto, esta correl-ací6n, indica que ambas distríbuciones singulares deL fend meno, son frutos díferentes de idéntiea naturaleza procesal ? Honradamente no 1o sabenos, o no nos és dado encontrarl-o; su ver dadera signíficacidn se noa escapa una vez más, pero, indiscutibl-eneñ te, LA CORRILACION ESTA AIII, como desafiando a l-os investigadores deT
fenómeno

A La sínp1e inspeccidn de La figura se deducé, a priori, una neta correlacídn aparente de las dos curvas satisfactorias que definen gráficamente las dos distribuciones objeto de estudio, curva3 que expresadas anaLíticamente por medio de las ecuacíones respeetivas y debidamente analizadas, nos dieron l.6gicamente los resul-tados esperados Omitimos, en raz6n de 1a brevedad y sobre todo de 1a claridad de este trabajo, 1as operaciones analft,icas para llegar a este resultado signifieandor- no obstant,e, que están a la completa disposicidn de cual quier persona interesada que nos les solicít,e, a La vez que rog¿rmos sE

Unicanente, y para terminar, séanos perrnitido el señalar que e1 entorno de tienpo que los hunanos heriros acotado y bautizado con el- nom bre específico de ttmesrr, naturalmente se compone de tthorsstt y, por 1ótatto' pudiera consíderarse como una tt acroestructura horariart dentro de 1a distribucidn de los infornes de avistamíentos de o\Nr en la mag nitud tienpo.
9

NOTAS

1

-

234-

5

NI", Vol.II, Editorial 7 l/2 S.A., Barcelona, 1978. - Ballester Olmos, V.J.: Comunicacidn personal, febrero 7 de L976.

Ramírez y Barber6, J.T.: TTNOTAS ESTADISTICAS DE LA ACTMDAD OVNI EN LA P.I. DIRAI{TE 1977", en UFO PRESS ll8, julio 1978. ITEM: re vista STENDEK t134, dícíemlire 1978. Guasp Carrascosa, lf:Comentario particular, febrero 1 de 1978. Guasp Carrascosa, M.: "TEORIA DE PROCESOS DE LOS OVNIS'|r parte 59 (Algunas consideraciones complementarias). Ep.7 - "La correlación horas-meses'r. Edición del autor. Noviembre 1973. Ramírez y Barber6, J.T.: "CURVA SATISFACTORIA DE DISTRIBUCI0N lmN SUAL", en STENDBK 1122, diciembre L975. Item: en UFO PRESS /11, ocl tubre 1976. Item: en "SI ESTAN. APROXIMACION CIENTIFICA A LOS OV-

BIBLIOCRAFIA

- Rev Brea,'.'

- Ballester ol-mos, V.J. y Davidson,

.

A.:

- vallée J. y Pohef, C.: "COSNTAI'ITES BASICAS EN LOS AVISTAMIENTOS DE Conferencia AIAA 1975r' Los Angeles (Cal.USA). 9rNI", [tem: FSR, mayo-agosto 1975. Item: UT'O PRESS 116, enero 1978. Randles, J.: AIIAIISIS DE LA ACTMDAD O\NI EN USA DURANTE 1975'r, ne BUFORA JOURNAL, vo1.5,/15, enero L977. - Ares de Blas, F. y López, D.G,: "AI.IALISIS DE LA OLEADA 68-69", en Bo

mismo en archivos del CEI Guasp Carrascosá, M.: "CUAI'ITIZACION DE LALEY IIORARIA", en DATA NET, VI,/16, junio L972. ltem: TITEUFO REGISTER {12, f.ebtero L973. Iten: STENDEK 1114, septienbre 1973. Item: UFO PRESS ll2, enero L977. "ACTTVTDAD OVNr EN RELACION Ar MES DEL AÑ0", en trYrNG SAUCER REVIEI¡ sept-oct L973. Itern: UFO PRESS /15, oetubre 1977.

:?:Tffi"li":T$'.ll.l:T ri. rlrZ2r;)r?lu.r'o;,:.ffi:.á (Barcelona)
pia del

*: i T, ;Hll? i . "i I ;il' :.Í:l ; ll 13', :5T: "?f autores, febrero 4 de 1976 - Ballester Ol-mos, V,J. l "ovNrs: EL FENoMENO ATERRIZAJET', editado por PLaza & Janés S.A;¡ Barcelona, L978. Col-ección VARIA y

r'

oul*"Í3

- Varios: "ACTAS DEL PRIIÍER CONGRESO NACIONAL DE UFOLOGIATT, editado por STENDEK CEI, Barcelona, febrero de 1978.Item: Comenta rio particular de Ares, L6pez y Salaverría, 29-L1-78.

OTROS MT'NDOS

10

HUIVIANOIDES

EN SANTIAGO DEL

ESTERO

por Francisco

Checchi

volador rectangular.
LA PRIMER

Dos niños santiagueños vivieron, durante el transcurso del primer mes sendas extrañas experíencias que reseñaremos a continuacíón. una níña de l0 años y un pequeño de 12, anbos.residentes en l-a provin cia de Santiago del- Estero, aunque en distintas poblaciones, fueron testigos de 1as activídades de varios humanoides de pequeña estatura e íns6 f-ito aspecto que, presuuriblcnente, tripulaban un no menos extraño objet6

del corriente año,

OBSERVACION

mente

go se desempeña como portero. Marcos Rafael s:uárezr'de L2 años de edad, se encontraba en un aula de redueidas dimensiones, donde había, entre otras cosas, una heladera a ke roaene' una mesa de madera utilizada como escritorio, algunas sillas, rnE sas, cajas conteníendo preparados medicinales, un grabador sin funcionai en ese momento, y el alunbrado eléctrico apagado. El pequeño se disponía a guardar un trozo de nelón en la heladera (aproximadanente a las 11:30 hs), cuando escuchó caer al suelo una caja de cartulina l1ena de periódicos. AL volverse y observar 1o que ocurríá vio una extraña náquina de forma rectangular, de unos 60 cm de ancho, urr rtr€tro de longítud y Lr4a m de alto, de color aluninio y con una especie de pantalla negra (como de televisión) situada en e1 frente superior, a trg vés de -la cual podía apreciar 1o gue parecía un tanque con cables agrega dos a é1. Debajo de la pantal-la había un refl-ector, similar a los faroE de un automóvil-, y por debajo de ester.una Líneas negras vertical-es de í gual longitud diseninadas por el frente de l_a ttnnáquinatt El objeto se encontraba suspendido en el aire, a unos 20 cn de1 suelo y producía un sonido muy sinilar ar de un ventilador eléctrico. De Pronto, dos pequeñas puertas situadas a ¿rmboe lados del objeto, se abrieron haeia afuera y abajo, y un pequeño ser humanoide, de unos 80 cro de estatuta y tez oscura energió por La puerta situada en el flanco derecho, a 1a par gue' unos instantes después, un ser de sinilar apariencia emergía por la abertura izquierda.
t1

suceso que narraremos a continuación tuvo lugar un sábado, posible el 13 de enero, a l-as 11:30 hs (Alf), en el int,erior de un aula del instituto de enseñanza prinaria de Loreto, en el- cual el padre del testi

El

Cuando despertó se encontraba en la si1la y había reeuperado el movimiento. Frotándose los ojos descubrió que la "máquina" y los seres ya ha bían desaparecido, aunque la sala se encontraba revuelta y había un olor como de azttfte que impregnaba el ambiente. La puerta, gu€ uno de los se 'res había cerrado, estaba ahora abierta. Marcos Rafael Suárez se recuperó de su confusión iniciaL y, Presa de una gran excitací6n, abandond rápídanente la sala, resbalando y cayendo de bruces al suel-o en el intento La hermana del testigo, de 8 añós de edad, intrigada por 1os ruidos, se dririgió hacia el aula y 11-eg6 a l-a misma justo en el momento que e1 testigo intentaba reincorporarse. Poco después el padre del pequeño 11eg6 hasta e1 lugar del- incidente, observando que el rostro deJ- pequeño estaba congestionado y había adquirido un extraño tinte tojízo purpúreo. Pese a que su hijo se encontraba notoriamente alterado, casí en estado de shock, el Sr. Suárez le interro gó acerca de 1o sucedido, obteniendo de su hijo el relato que henos aquT

vestían una suerte de overoles brillantes, de col-or negro y de una sola pieza, con cintas nuy brillantes; usaban escafandras del mismo material- munidas de una banda más oscura, como de vidrio, sobre sus rostros, a la altura de los ojos. Sobre sus espaldas portaban al go así como un isifdn de soda" con un dispositivo semejante a un reloj fT jo en su parte superior. El cuerpo de l-os seres era proporcionado a su es tatura. Bl- ser que descendió desde la izquierda tomó el brazo derecho del muehacho y éste pudq observar que en sus manos tenía sól-o cuatro dedos. El niño trató de liberarse, pero el humanoide 1o asió fuertemente al tienpo que el testigo escuchó una voz que parecía provenir del objeto que, en i dioma castel-lano, 1e ordenó z tt Siéntate A no te mueüas ". La pequeña entidad, en ese mismo Ínstante, oblig6 al testigo a sentarse en una sil1a Aunque Marcos Suárez no podía moverse se mantuvo consciente, pudiendo observar todo 1o que ocurría. El otro humanoide se acercó a la puerta exterior de1 cuarto y se diri 916 a una habitacíón adyacente. Simultaneamente el ser que retenía al nT io penetró en el objeto y encendió el reflector, que emitió un poderosíI simo haz de luz rojíza, que enceguecid al'testigo y le hízo Lagtimear. En ese mismo instante, sin poder gritar ni siquiera moverse, el testí go perdid el conocimiento.
Ambos humanoides

reproducído.

comprendiendo el- estado en que se encontraba el pequeño y temiendo al-guna derivación insospeehada, le l1evd de ínmediato a un médi co local, guien le revisd recetándol-e unos sedarites. El" padre del- testigo conunicó eL extraño hecho a la Comisaría de Lore to, la cuaL recibió, ásí misno, declaraciones de otrós vecinos quienes á seguraron que, entre las 11:30 y las 12:00 hs, ventiladores y heladeraE eléctricas dejaron de funcionar, mientias que las radios a transistores

El portero,

12

'.)i
s-2\a'

z'

,, -.\ ( ,r-L-r..r¡-.-{

-l /\ t\

l's

\-

I
I

¿;:

-'. 1l

t.-¿l)o
\l
\1

l-Íjt":l

I-oREto
-s--1

)h:ir

\t. L--r I
,

/ t

t,

acusaban

enísiones (descargas). Finalmente, podemos agregar que el testigo del incidente aquí narrado se hallabr prá*-iro a ingiesár al colegio seeundario, siendo un chico vívaz e interesado en La lectura de revistas deportivas. Goza de buena salud, física y mental; es sumamente católieo, actuando como monaguil-Lo en en 1a íg1-esia de Loreto

notorias perturbaciones

en sus

EL

SEGUNDO INCIDENTE

Casi dos semanas después del incidente de Loretor tendría lugar un ca so de similares características, esta vez en La Localidad de EL Déan' s3 tuada a unos 50 k¡n de l-a cíudad de Santiago del Estero, gobernaci6ndela provincia homdnima, sobre la ruta a las Termas de Río Hondo. E]- jueves 25 d,e enero, a la hora de la siesta (entre las 14 y las 16 horas), La niña Marta Isabel Carabajal, de 10 añss de edad' se encontraba jugando con ot,ro niño de 3 años, en un corral aLgo alejado de 1a vivienda de sus padres. lfarta observf el- lento descenso de un objeto de apariencia metálica y frondoso árbol, quedag se ubicd a 1a sombra de un forma rectangul-ar, que 'po"or n Una espeei"e cle eazpa le centínetros del suel-o . do suspendidó a rúy de un metro Tnnbreeitos se?.t)¿a de soporte y áe su interior salieron dos pequeña. la decl-ar6 de estatura pero de figuya proporeionada", Segundos nás taraL áescJndieron ot'ros ci.nco seres' nás pequeños que los anteriores. Uno de los humanoides, que parecía dirigir el extraño e increible grupo, la invitó en perfecto castellano a que se acercarat pero e1la se-n.gó. Entonces, la ext,raña entidad acciond una eapecie de lig terna eng tr^á^ a su cuerPo, que proyectó una luz roja que Lleg6 directa
13

mente

a los ojos de la testigo, encegueciéndola y haciéndole perder e1 co nocimiento. Luego de ese insiante, la testigo sólo recuerda que observó cómo los dos más altos seres del grupo se introducían en el objeto, a Ia par que los restantes eran levantados por una esPecie de btazo metálico, OVNI el cual se eg tara luego, en pocos segundos, ser introducidos en eldel sue1o. pocos centímetros a balanceándose contraba, todavía, perderse de para altura ganar a comenzí el objeto después, Instantes alguno. producir sonido y sin distancia en la vista Los seres observados por Mafta Isabel Carabajal eran' a grandes rasgos, muy similares a 1os observados en la localídad de Loreto: vestimenia brillante y negra, brazaletes cubiertos de bolitas brillantes' botas negras y un gorro alargado que 1es cubría la cabeza y eL rostro. En sus espaldas portaban un bulto eilíndrico y parecían desplazarse flotando en el aire, a pocos centímetros de tierra. A1 alejarse el OVNI, la niña corrió a casa de sus abuelos y, nerviosa mente, 1es relató 1o acontecido. Tenía los ojos enrojecidos y lagrimeantes; por momentos le ardían de una manera ínsoportable, tanto que debió lavárselos con agua helada. La testigo, según sus far¡iliareso jarnás había escuchado hablar sobre 1o que "platos voladores". Cabe destacar que, además, es analfabeta Por estuvie observación poatí" descartarse la posibílidad de que su presunta ra de alguna manera inducida por e1 incidente de Loreto.
A
MODO

DE CONCLUSION

Las sinilitudes que se observan en estos dos casos ocurridos en Santia go del Esterg son asombrosas Yr eo cierta manera' extrañas e inquietan les. Son ínclusive extrañas las condiciones en que se han nanifestado' cg nociendo la tendencia de los incidentes de Tipo I (aterrizajes o semiate rrizajes) a manifestarse en horario nocturno, especialmente cuando el ig cidente incluye 1a observación de pTesuntos tripulantes' Otro hecho que asombra es las similares características de los testigos (niños de corta edad y de posición social nuy humilde' aunque no por e1lo indignos de crédito) y por úl,tino, en ambos casos se produjo la pérdida de conocimiento de a instancias de una presunta t'agresión" (haz de 1uz rojíza los testigos, -por parte del fenóneno. Cabe preguntarse' ¿ por qué, con que nuy íntenlo) objeto fueron privados los testigos de la conciencia de los hechos ? Una respuesta a tal interrogante podría nuy bien hallarse a través de un interrogatorio bajo regresión hipndtica, en e1 cual 1os testigos podrían "recrear!' los sucesos por ellos vividos luego de haber sido inpact,ados y aturdídos por el haz de 1:uz rojíza. Fínalmente, el autor desea agradecer al investigador Heriberto Janosch por e1 material solicitado referido al incidente de Loreto y al Dr. Juan Angel G6mez, quien reaLí26 la encuesta en 1a citada localidad.
14

A

PROPOSITO DE

I-A HIPOTESIS

EXTRATERRESTRE

por

el Prof. 0scar A. Uriondo

La más difundida de las hípótesis con respecto al origen y naturaleza de los OVNIS es la que se ha dado en llamar HET (hipdtesís extraferrestre): vale decir, l-a suposicidn de que tale3 fendmenos constituyen manifestaciones tecnoldgicas de alguna cívilízacidn que habríase desarrollado en un planeta extrasolar. Cronológieamente, dícha hipdtesís cobr6 su forrna clásica con los trabajos pioneros publicados en Estados Unidos, a comienzos de la década del cincuenta por el Mayor Donal-d Keyhoe. Antes de esta fecha , las opiniones barajadas concernían a la posibilídad de antras secretas rusas o norteamericanas, o I un fenómeno de histeria colectiva. A la hipótesís estratrerrestre se arribó posteriormente medíante un Proceso de descarte paulatino- que fue eliminando una a una las diversas in terpretacíones gue no se amoldaban lógicamente a las característicasde las nuevas manífestaciones aéreas.
LAS CRITICAS A LA H.E.T.

Sin embargo, la ortodoxia científíca nunca ha tomado en cuenta la posibiLidad de un origen extraterrestre para los OVNIS (en rígor de ver dad, ni siquiera ha condescendido a plantearse el problema de su existeneia); actitud compartida incluso por aquellos hombres de ciencia de dicados a la investigacidn exobioLógica, los que' no obstante' admiten sin retaceos como muy probable la presencia de vida inteligente en elUníverso Son conocidas por todos Las objeciones de los astrónomos contra la HET, basadas principalnente en l-as enormes distancias interestelares t que convierten el viaje espacial en una reaLízaelón altanente improbab1e -sino inposible- tanto desde el punto de vista técnico' como físico teórico. iéto últimamente, los reParos a la HE? han surgido además -y esto quizás pueda parecer sorprendente a los J-egos- desde las propias filas de los investigadores de OVNIS. En este caso, las críticas no son ya de orden apriorístico, sino que se fundame&tan en eiertas n9 tas intrínsecas del ienóneno que pnina facie no encuentran expl-icacidn satisfactoria en términos de la IIET, al menos en su formulacidn habi tua1. Algunos de estos rasgos an$malos, de elevada extrañ.eza" son, Por ejemplo, l-as aparíciones y desapariciones instantaneas in situ de los
15

OVNIS; sus inexplicables nodificaciones de forna y tamaño que han sido cornunicadas por testigosconfiables y observadas bajo excelentes con

diciones de visibilidad; la constancia en el tiempo ¿á fa tecnología Aupuest¿rmente involucrada en los OVNIS, 9u€ se nos ofrece como crista Lízada, sin mutaciones substanciales desde Por 1o menos las épocas prs históricas, tal- como 1o at.estiguan las intrigantes pinturas ruPestres del paleolítico superior, en la región franco-cantábrica. Dentro del grupo de hechos inasimilables para la HET convencio nal, cabría agtegar, con ciertas reservas, la indetección de dichos rrartefactosrr por parte de la red de sensores astronomicog en el momen to de su aproximación a la Tierra, sobre todo teniendo en cuenta el número de avistamientos inusitadamente elevado que se registran en el mtrndo ent,ero; y del heeho de que algunas manifestaciones OVNI, cono por ejernplo los fenómenos del Tipo II de la clasificación de Vallée, gue concierngn a la observación de objetos de grandes dinensiones y durante. lapsos prolongados, nunca han sido detectados instrumental mente hasta el presente. Como consecuencia de los argumentos críticos arriba mencionados, muchos.investigadores han ido abandonando progresivamente la HET para irrupción de ensayar soluciones de otra cl"ase: fen6menos parafísicos' |tcuarta o dimensióntt, entidades desde universos paralelos, odesde una desde un tiempo futuro, etc.
LA NUEVA COSMOLOGIA Y LOS OVNIS

No obstante, el rechazo definitivo de 1a hipdtesis extraterres tre, tal cual proclamaban ya abiertamente algunas voces' nos parece prematuro e innecesario. Por que los más recientes estudios eosmológicos proveen de un inesperado soporte teórico a la HET, determinando una suerte de reivindicacidn de la misma, si bien en un nivel- de mucho. mayor conplej idad. Exantínaremos, pues, suscintamente, la nueva imagen del Universo que surge hoy de las investigaciones físico-matenáticas cumplidas a partír de la década del sesenta; una imagen más intrincada y enigmátÉ ca de 1o supuesto hace hace pocos años por la cíencia y en la cual los conceptos de espacio, tiernpo y gravitación adquieren connotaciones asombrosas, apenas soñadas por la l-iteratura de ciencia ficci6n. Pero en este caso no se trata de un rnero ejercicio imaginativo, sino de eg pecul-aciones espresadas en impecable lenguaje matemático y asentadas sobre {.as ecuaciones de carnpo de 1a teoría general de la relatividad. Según la geometrodinámica, nueva discipS.ína forjada por el Doctor John lftreeler -co-inventor de Ia bornba de hidr6geno- y otros matemáti coa, el Universo es un continuo espacio-tenporal- de cuatro dimensio nes, for:mado por corredores curvos. Los elementos cosntituyentes de eg tos corredores son partÍculas gravítatfvas l-Lamadas geones (por analo16

el espaeio interestelar, como intergal-áctico. El- universo físíco se nos presenta así cómo una estructura s61ida, semejante a una esponja, conectado núl-tip1-enente por infinídad de túne les, que se ramifi""o-* veces, y otras se reúnen entre sí. formando ul na intrincada red donde la materia puede üantp desaparecer en algunas
en

gía con Los fotones), cuya agrupación conforma las paredes del espaeio tiempo. Ahora bien, la estructura curva del Universo se halla perforada por innumerables agujeros: agujeros negros y blancos y agujenos itde gusanorr -como los denomina lfheelen- (que responden a Ia misma dinámica pero en escala mucho menon)¡ gu€ se eneuentran por todas partes, tanto

ranas,

eomo emerger de otros tribut.arios. Los agujeros gue perforan Las paredes del- Universo, son 1as entra das y sal-iáaá de una extraña regi6n que en l-a actual Cosnología ha ll-e gado a adquirir especial reLevancía: el- Supenespácio (o Hipenespaciorcono también suele denominársel-e). La existeneia de ta1 entidad era in dispensabl-e para convalidar cual-quiera de las dos principales teoríasacerca del origen del Universo: ya se trate de la teoría de l-a Gran Ex
FIGURA
1

ARRIBA: El equivalente bi-dímensíonal de un agujero en el espacio. ABAJ0: La posible conección, por pares, de agujeros negros y blancos por medío de túneles en el Uníverso real.

17

FIGURA 2

I

V
Ün espacío-t íempo múl tiplemente conectado. Para ir desde X a y se pue de retrogradar en el tiempo corno parte del víaje, o bien atravezar el Superespacio ( | ínea punteada) .

plosidn Inicial o la del Estado Estacionario. Excluir el Superespacio significaría negar en su totalidad 1a Relatividad -una de Las teorías científieas mejor verificadas en la actualidad- y de La cual se deriva matemátieamente Las caracterSiticas del Superespacío son tan inusual-es y aLejadas de nuestro ser¡tido eomún que result,a arduo hacerse de é1 una imagen in tuitiva. En esta "regi6n" que impregna el- uníverso físico, 1a idea de tiempo pierde total vigencia: na hay pasado ni futuro; ni'rantes", ni ni trdespués"; todo ocurre de modo sinultáneo' Porque el tímpo no exis

te allí"

18

CONCLUS I ONES

La vínculación de 1-o arriba expuesto con la debatida cuestidn de los O\NIS es obvía: e1 probl-ema aparentenente ínsoluble de1 viaje interestelar carecería de sentído para una tecnología caPaz de adaptarse con éxito a las complejas estructuras deL Universo. i Y qué no se ría capaz de lograr una civil-ízacl6n, decenas de níles o nill-onesde a ños nás antigua gue 1a nuestra I No habría entonces viaje en e1 sentido estrícto del- vocablo, sino una transferencia instantánea de señales o de artefactos por el Su perespacio, a través de 1os túneLes del- espacio-tiempo nultióonectdd;. EI- astronauta que se internara en esé ámbito ee desvanecería súbita e inexplicablenente ante nuestroe ojos, para reaparecer de la misma for r., surgido de 1a nada, .o oi.o lugar del:espacio. Esto explicJ ría "oro cabalmente las abruptas apariciones y desapariciones de los OVNIS que de otro modo podrían ser interpretadas como inauditos procesos de naterializaciót y desmaterializacidn. De esta nanera, La HET conserva su valídez'como posible respuesta al enigna de los O\NIS y sigue siendo la nás económica de Las hipd tesís hasta ahora sugerídas. Se reconcilia además con las extrañas ua y tiempo que se observan en el fenóneno, sin nipulaciones de ""p.Iio a expedientes especul-ativos nás audacesr perome sea menest,er reeurrír noa conectadog ion eL cuerpo de teorías científicas aceptadae.

***************************************************
NUESTRA PROXIÍIIA EDICION, .
.

La edíción número doce de UFO PRESS, eorreapondiente al trimestre Julio-Septienbre de L979, eerá edítada en la prínera quincena del mes de septienbre y contendrá, entre otras' laa eiguientes notas:

-

I,AS ENTIDAITES NO ASOCIADAS CON LOS OVNI

Un interesantísimo estudio de Enilío F. Caldevilla sobre las entida des antropo,ndrfíeas obeervadas .siri percepcidn de un objeto anónalol
EL. INCIDEIÍIE DB SAI{ CAYEtrANO (BUENOS AIRES)

Investigacíón de Alejandro Chionetti.

FOTOGRAFIA DE T'N OVNI SOBRE

**********************************************************************
19

Excelente trabajo de análieis realizado por el C.I.C.E. (Cfrculo de Investigacidn Cientlfico-Espacial) sobre una interesante fotografía obtenida por un médico mendocino en la zona de Bariloche

EL IAGO NAHI'EL IIUAPI

CASO NIOTTI

EL ANALISIS DEL GROUND SAUCER

l.lATCH

por Guillermo Carlos Roncoroni

protagonista. Los satigfactorios resultados de aquella reunión fueron profusamente esplicitados en la edicíón tercera de UFO PRISS, correspondiente a1 trinestre abriL-junio de 1977. Hacia finales de 1978, surgid la posibilidad de ampliar la inves tigación iniciada 20 meses atrás, a Erav1s de un estudio exhaustivo l novedoso de la fotograffa original. Cabe aelarar gue, hasta ese momen to, el caso Niotti había sido analízado desde e1 punto de vísta d,e 1á personalídad del testígo y desde el- punto de vista téenico (análisís del material fotggráfico, habiéndgse aplicado al mismo 1as técnicas y modos de operar habituales para easos fotográficos). Ambos estudÍos, por separado, habían arribado a una idéntica concl-usión: la ar¡téntici dad del incidente prot,agoníeado por el- entonces Capitáfi Hugo Niotti. Sin embargo, considerábanos que el ca$o no estabá eerrador y eue una nueva ínvestigación, esta véz reaLízada exclusivad¡ente sóbre el o riginal fotográfico y haeiendo uso de 1as más sofisticadas técnicas e valuatorias, podría áportar importantes nóvedades. sobre el incidente
mo

En los úttinos días de narzo de L977, Gustavo Alvarez y quien es to escribé tuvímos oportunídad de entrevístar al- Vicecomodoro Sr. Hul go Luis Niotti en sus oficina's del Edifício Condor, sede del Comando en Jefe de Aeronaútiea, a los fines de recabar información anplíato ria acerca de1 incidente de OVNI que, en julío de 1960, 1o tuviera co

mera generación

GROIIND SA.UCER I.IATCH una copia de pr! del negativo original, obtenido por el Capitán Niotti, para su anál-isis por computádora digital, técnicás que ya han sido aplicadas coo exeelenteg result.ados en la eváluacidn de otros casos fo tográficos y cuya explicaeión pormenorízada podrá encontrar el lecto?

de Yacanto.

A talés

ef

ect,os remitimos .a1

en

UFO PRSSS

ilg.
GROUND SAUCER I.'ATCH (ESW)

EL ANAL¡SIS EFECTUADO POR EL

Con fecha 23 de noviembre de 1978, remitímos al GSt{ una copia de primera géneraci6n de la fotografía obtenida por el Vicecomodoro Hugo

Ampliación de la fotografía obtenida por el capÍtán Hugo Niotti el 3 de iuI ib ¿e 1960, en las cércanías de la local idad cordobesa de Yacanto. Nótese el efecto de dispersión atmosférica en las s.ierras lejanas, producidopor la níebla o por una tenue llovizna que, según el testigo, caíaenesos momentos
21

Luis Niotti, el 3 de julio de 1960, en las cercanías de la localidad
cordobesa de Yacanto. Luego de dos meses de labor, Mr. I{il1iam Spaulding, Director de1 GSI{, nos remitió los resultados la investigaci6n llevada a cabo bajo su direccidn y con 1a colaboración de 1os Drs. Bruce Maccabee, David

Rutland

y Fred Adrían (consultores fotográficos del GS!ü). El análisis fue efectuado con el auxilio de computadores digítales suministrados por Spatial Data Systems, Inc. Cabe destacar que idénticos equipos se utilizan para e1 análisis de fotografías espaciales por 1o que la confíabilidad de las conclusiones extraídas del aná lisis de 1a fotografía de Yacanto, o de easos similares, está, a n,teE tro juicio, fuera de toda posible discusíón. La fotografía de Yacant.o fue sometída a las técnicas usuales, aplicables a este tipo de casos, y cuyas fases son las siguientes: - Digitizacidn - Contorneado de eol-or - Perfilación del cursor - Distorsión de los pixels para cálculo de distancias
CONCLUS!ONES DEL

Realce de bordes

ANALISIS

COMPUTARIZADO

En base a1 anál-isis cuyos pasos enunciamos en el apartado ante rior, el GROUND SAUCER WATCH arribó a las síguientes conclusiones: A - La porcidn cireular de la imagen del OVNI (base) no es perfecta mente concéntríca (eireular). Su eje vertical es mayor que su eje horizontal derivándose de e1Lo una configuración elíptica. E1lo es un dato altamente inusual en todas las fotografías de OVNI auten-

- La densidad (valor de gris) a 1o largo de la base del OVNI es conún (uniforme), revelando así urla superficie plana y de índice de refracción uniforme. Si 1a base oscura hubiera sido convexa o he¡risférica, sombras natural-es hubieran causado franjas de col-ores en el Contorneado de Col-or v ese no es el caso. C - El apéndice cónico, sito a f. i"q,ri"rda de la base elíptiea, es 1í géramente tenue en su naturaleza y revela un débil efecto de franl jeado de color, poniendo así de manifiesto su forma cónica. La apa rieneia tenue o desdibujada de ese apéndíce se debe a la niebla, o bruma que rodea la imagen. D - El cursor de perfil- (histograma), que perfila 1a anplitud de 1a den sidad de la imágenes y la forma (cuerpo tridimensional) de las nis-nas, reve16 una forma cóníca y una base plana (aehatada). Como re gLa normal, las imágenes oscuras perfilarán sienpre hacia la izquierda' mientfas que las imágenes claras 1o harán hacia 1a derecha.
B 22

ticadas por

e3. GSII.

1

2 3

- Hl-PASS f ílter. - Dígítízación. - Realce de bordes perf i I ador.

y

4

( - Hl-PASS filter (ampl íac ión X3)

Contorneado de coior"

FOTOGRAFIAS PROCESADAS

POR

GROUND SAUCER I,JATCH (ESW).

23

El perfílador rer¡e16 una inagen plana cuando el sistena referenció . la base del O\INI. plad - ñáa."á-r" á.o"idad de 1os varios objetos sitos en 19s prineros caba eL nos y al fondo del paieaje, v.g. los Postes de al'ambrado, atuosféricas condiciones laa con acueido De etc. itor'los árbolea, prevalecientea (íloviznarnubes def inidas y oieblas) las ináge-nes -d91 di fondo aer paieajá-."aao verdaderamente afectadae,en- proporci6nSieny observador' recta con la diátancia que nedia entre estas el e'a diJtancia, mayor será el efecto de eeas condipre, a mayor 'ea eiones atmosféricas sobre 1ae imágenes, de manera gue 1os objetos oacuros parecerán "iluminarse" (ello es debido a la dispersi6n atmosf

érica. -N -delT) . N6tese, sin enbargo, que la imagen del olNI (su base) tiene una den sidad ttoscura" r"!or que las inágenes mencíonadas precedentemente' .811o indica que tá inágen de la base del objeto sería, posiblemente, ur:a fuente dé energía o un camPo alrededor de1 OVNI' general' É ¿ Ñ;;.;. q". eL cabailo adopta una típica Pose de curiosidad de la cé alejado encuentra se animal considerando que el cuerpó de1 eviexiste derecho.No hombro su mara, con su cabeza coLocada sobre ttcercanorr entre situado O\NI' a1 equino dencia de una reaeción de1 é1 y el- testigo. (v.g. los Postes G - El t."to de l-as imágenes captadas por el fotógrafo de alambrado) revelan la direeción de la iluminacidn, aún en un cie 1o difuso. La inagen de1 OVNI no Duestra señales de sombras o cualguier efecto de ilunínacidn. Aún cuando la imagen anaLízada no rePresenta ufia típica configura ci6n geonétri-ca de OVNI, el GROIJND SAUCER I'IATCH ha colocado a esta fote grafí-a en su "1ista de buena fet' (no identifíiadas) '

ElGsIdest'imaquelossiguientespuntoshansidosubstanciados: 1 - La ímagen del ovNI se encuentra entre 100 y 150 metros de distancia de la cámara ' 2 - EL ta¡naño del OVNI se sítuaría entre 31614'5 metros de diánetroen la base" 3 - No existen evidencias fotográficas que revelen que el OVNI repreca una nave aérea conocida o globo sonda' 4 - E1 O\NI , definitivamente, tto á" un modelo o pequeña maqueta 1.anzz da a1 aire o suspendída de un cordel' 5 - No existen evidencias de fotomontajes u otros trucos fotográficos' 6 - El apéndice cónico tiene una apariencia metálica'
AL ANALISIS DEL GROUND SAUCER I'ATCH Se hace necesario comentar algunos Puntos del anális-is llevado a

ALGUITOS COI.IENTARIOS

cabo por

eI

GSIü.

24

-

En príner Lugar debemos resal-tar la coincidencia en las estinacío nes de distancia OVNI-cámara y diámetro de la base del objeto, eon Las nedidas estioadas por eJ- Capitán Niotti y vertidas a nosoüroe {urante Ia entrevísta sost,enida en 1977 que, por otra Parte, coincidfan Plenamente por las informadas por e1 propio testigo a 1á Revista Nacional. dé Aeronaútica y al Servieio de Informaciones de Aeronaútíca (Füersa A,érea Argentina). Vale la perra aclarar gue, para preservár la necesaria objetividad del estudio, eáa inforuacidn no fue provista al GSI{. Otro iten a destacar es e1 referido al tolor osqurO de la base del O\NI. El Capit6n Niottí, en su momento, había feferído que el OIINI presentaba, a La vist.or ün& cóloraci6n gris parduzca uniforner ¡lo pudi6ndo se explicar el heQho de que la base áptt.ói.ra én l-a fotograf í"- "ott uttf coloración tan oscura. Este aspecto de la sbeervacídn fue debidánédte ig formado al SIA, de Fuérza Aérea Argentína, cuyo Départamento Fótogtífíco tuvo a su cargo el priuer análisís de 1a fotografía de Niotti. Y al reg pecto, en e1 infof,úe de esa Conisidn publicado en la Revista Necidnal de Aeronaútica, los técnicos a cuyo eargo estuvo la evalubcidn deL ne gativo explíeaton que: "En cuant.o- al heáho de aparecer más oscura labase del cono que el color grís o parduzco que el Capitán Niotti ob servó en el objeto, ello podría atríbuirse, en principio, a sensíbi'li zací6n de Ia pelfcula fotográfica por influencia de redidciqneq np eom prendidas en el espectro luminoso visible y de naturaLeza desconocida" Respeeüo de ese ítem, J-a opini6n de los técnivos del GSt'l es, bi sicamente, siinil-ar (ver conclusidn E) . Los anál.isis efectuados por nuestra organizaeí6n, con ldgicas 1í mitacíones técqiqas, arribaron en su momento a conclusiones sirniiareJ a las del GSI{ én 1o que hace a ausencia de huellas de trr.lcaje éh elne gativo original. Empero, cabe destacar nuestra disidencia respeeto af eálculo de distanCia OVNI-cámara y, consiguient,emente, de las diniensig nes del obJeto no idenÉificado, al cual ubicábarnos entré 50 y 60 Ene troe de La poEición de testigo y con unae dinensiones de 6 n, dé diiimg tro por 7 rn. de altura (eje). Sin ernbargo, y dado que esfos cálóulos fueron realizadqs basándonos en el supuesto de que el OVNI se encontra ba etrtre el testigo y e1- equino, admitimos Las conclusÍones del GSI,I en ese aspecto particulár eono rnás aceptables, ya que 1as mismas han sido el fruto de un análisis t6cníco más depurado y efectuado con el auxi 1ío de sofistícados elehentos de co¡tputacién.
UNA CONCLUSION FINAL

Cuando, a fines de 1978, remitimos al GSIü una copie de la fots grafía del ineidente de Yacanto no teníamos dudas acerca de la autenti cidad del testimonio del Vicecomodoro Niotti. Sin embargo, nuestro a : fán investigativo nos llevaba a profundizar err la investigación del ca ao aprovechando las novísimas técnicas de análsis fotográfico inpleneñ 25

tadas por 1a mencionada organizacidn ufológica estadounidensé. En base a todo Lo actuado estanos en plenas condiciones de afirnar que el incidente de Yacanto no s61o es auténtico sino gue su índíce de confíablidad es uno de los más eLevados de toda la casufstica ar gentina. El incidente de OVNI protagonizado por el Vicecomodoro NíottT en jutrío de 1960 ha resistido l-os más exhaustivos anál-isis, llevados a eabo de manera independiente por el Servieío de Info¡macÍones de Aéronaútica (F.A.A.), el GROIJND SAUCER I{ATCH y eJ. Servicío de Investigacio nes Ufol-ógicas (SIU-UFO PRESS), cuyas conclusiones réspectivas, al mar gen de pequeñas y. naturalee discrepancias, coincideri en afirmar la autenticidad del documento fotográfico de referencias.

******************************

. .CIVILIAN AERIAL PHENOMENA BESEARCH ORGANIZATION" GROUND SAUCER WATCH . ¡:tixl8 N. 7th DRIVE. PHOENIX. ARIZONA ' 85029

E1 Servicio de Investigacionee üfol6gicas de la Argentina y su publica ción trinestral UFO PRESS agradecen al GROIIND SAUCER I{ATCII' en la persona de su Director, ltr. IlilLian Il. Spaulding, La inestinable colabora ci6n prestada en la inveetigación deL incidente de Yacanto.

sru-uTo

PRESS

*********************************************************
Solicitamoa a nueatroa auscriptores y niembros adherentes nos eotttu niquen loe posíbles canbioJ de donicilio con la suficiente antE' ta¿i6n a los iin"" de etitar inconvenientes en La recepcidn de t-oE envíos poetal-es y posibles extravíos de correspondencia.
SIU

-

tFO

PRESS

INTERESANTE AVISTAJE

IN
.

SARANDI:

UilI EXTRAÑO PRRRCAIDAS. ,

INVESTIGACI0N: DanieI
REDACCION

C.

Fote

ini y Rubén 0. Mora'les
0.
Morales

DEL INF0RME: Rubén

GMFIC0S Y DIBUJ0S:

Alberto H. Zurlo

I.

ANTECEDENTES

Habiéndose enterado de modo indireeto acerca de 1a existencia del caso, resolvimos encuestar a los testigos. ELLo se hizo nueve meses después de producido eL avietaje, pLazo bastante extenso, sin duda'y solo podemos disculpar esa demora recordando aquella frase célebre decía t'todas las cosas realmente importantes necesitan nueve meses Pa .

ta

La observación se verificó 'en la localidad de Sarandí, situada a 1015 Kn. al sudeste de La Ciudad de Buenos Aires, República Argentíra Se trata de una zona completamente urbanizada, con predominío de cons trucciones de 1 y 2 pl-antas, exístiendo aLeos edi.ficios torres aisla-

reaLízarsett.

Nuestra entrevista fue realizada in situ eL día 29 de oetubre de L978, ocasión en la que pudinos conversar durante largas horas con los testigos y así formarnos una idea concreta de la confíabilidad de éstos y de las características del fendneno observado. E1 sábado 28 de enero de 1978 La familia Miré se encontraba en su donicilio particular acompañada por familiares que en total sr¡man 12 personas y presentan entre sí un complejo mosaico de grados de parentesco, y prácticamente todas el-Las, en mayor o menor nedida pudieron apreciar el fenómeno, merced a la persisüencia de éste.

dos.

II -

UN EXTRAÑO PARACAIDAS

La señora Mireya de Miró estaba en el jardín de la casa, reclinada' en una reposera, descansando. Era un día cal-uroso y soleado (a). Ea27

cia las 17 o. L7.30 hs. (G.M.T. - 3) comenzó a ver un Punto oscuro que 'apenas ae destacaba'en el cielo ceLeste; l-a testígo prosigui$ la observación notando que el Punto, en un principio Poco definido' se íba' agrandando y daba ta impresión de ser.un objeto que caía verlicalmente con velocidad l-enta. Pestañeó, para cerciorarse que no fuera una ilusi6n óptica y aperc! bió a los faniliares que estaban más cerca de ella. La al-tura angular deL fenóneno en esta primera fase de l-a observación no ha podiáo ser determinada con precisídn. La señora afirna que

a1 estar recl-inada vi6 al objeto justo en la línea de su visual-, cir' cunstancia que l-o situaría en el- cénit. Su esposo' el señor Francisco de Asís Mir6, estima su altura inicial en 50oo 60" sobre el- horizonte. Conforme iba descendiendo, fue posible distinguir más detalLes en el objeto. Prongo se pudo apreciar su forma' semejaba un paracaldas de col-or blanco según La señora y bI-anco grisáceo (rnás bien oscuro) se gún su marido. Debajo, se divísaba un cuerpo de aspecto humano que Pa recía pender de la semiesfera suPerior. Transcurridos unos minutos desde su aparicidn, el fenómeno dejó de descender para permanecer a una altura estacion¿ria y estático Por es pacio de 15 o 20 minutos. Esto pernitió. observarlo cuidadosanente, su aspecto elíminaba dudas para los eventual-es testigos: era un paracaídas: sin embargo no dejaba de llamar 1a atención el hecho de ver un Paracaídas sobre una zona coepletamente urbanizada y además detenido en e1 aire. El tanaño angular del "paracaídasrr no pudo ser establecido; la señora Mireya de Mir6 no pudo ni siquiera estimarlo Por carecer de cono cimientos al respecto, niehtras que gu marido afirnó que se veía mucho nás pequeño que la l-una llena. Nos inclinamos por este aserto, Ia ausen.ia de detaLle en la visi6n indica que e1 objeto debía verse bastan

parte Superior no era una curva suave como eS eomún -en los paracaídas corwencionales, sino que era practicanente semiesférica. El bor de inferior era p!.ano y no pudieron notar si del-imitaba un hueco o una superficie plana. Bajo e1" "paracaídastt habíá una figura de aspecto hunanorcolor oscuro; sin apreciarse otro detalle que sú siLueta. La cabeza no estaba ereeta ' parecía tener eL mentdn apoyado en el pecho. Las píernas estaban seParadas, irundviles y extendidas hacia abajo, y según la testigo, los'brazos tanbién. El Sr. Mir6 no coíncide en este últino asPect,o, manifestandono recuerda haber visto brazos, "sí los tenía estaban bien pegados al cuerpo". (Ver figutas 2, 3 y 4) Lo eierto es que daba la verosfttril- impresidn de ser un hombre desmayado o aeaso muerto. Tanpoco podenos afirmar que efectivamente colgara de la seniesfera pues¡ si bien eL fendmeno era Lo más -parecido que puede existir a un paracaídas con un hombre pendiendo de é1-, en ningún momento
Su

te reducido. (I)

28

pudieron dístinguir ondulaciones en el borde inferior del hipotético paracaídas, ni cuerdas ni correaje alguno. Só1o se alcanzaba a ver 1a semí esfera y debajo la silueta humana, en la gue tamPoco se apreciaba e1 ropaje ni el color de tez.

III -

COMPORTAMIENTO

DEL

FENOMENO

SaLiendo de su anterior innovilidad, eL objeto comenz6 a desplazarse lent,amente en direccidn al Río de la Plata (ver fíg. 1). Los testigos, to davía sin considerar l-a extrañeza de 1o que estaban viendo, pensaron que se trataría de un paracaidista que se había desnayado al saltar de un su puesto avión portador y especularon que si se llegaba a caer en el río en ese estado, correría serio riesgo su vida. Dedicieron llamar entonces a1 Comando Radioeléctrico de 1a Policía FederaL (Teléfono ns 37-1111); quien los atiende toma nota del asunto sin dar muestras de dernasiado interés,

invitando a los Mír6 a tranquilizatse, A todo esto el objeto continuó alejándose, reduciendo su t.amaño y a1tura angular, hasta situarse a unos 209 sobre el horizonte. Ahora aParecía completamente de perfil; semiesfera y silueta se dibujaban con mayor claridad. del Los testigos no se propusieron teaLízat un rastreo vísual compl-eto ttun paracaí fenómeno, pues no tenía sentido seguir mirando durante horas das común", por 1o que prefieion observarlo de a ratos A1 elevar 1os ojos al cielo comprobaron que había cambiado de posicidn Su trayectoria exacta no la recuerdan, pero Pareee que resultó bastante a leatoria, puesto que recorrió indistintamente todos los puntos cardinales sin salir del- canpo de visi6n; 1o cual-, en virtud de los obstáculos gue e xisten en el l-ugar, obliga a pensar que su altura anguLar en níngún momeg to debi6 ser inferíor a los 20s. Estos "paseos" 1os hacía sienpre a velocidad lenta, casí imperceptible. Comenta el Sr. Mir6 que a veces dejabade observar a1 objeto para atender ciertas ocupacíon€s y, pasados unos mínutos, volvía a buscarlo en el cielo y 1o encontraba en un sítio opuesto aI de su anterior posición, corno si en el lapso que había dejado de verlo hu biese aunentado su velocidad. Pero comg estas posibles aceleraciones no han sido visualizadas entendemos que puede tratarse de una apreciación eg teramente subjetiva. Los testigos tanbién escrutaron al fenómeno con unos pequeños gemelos de teatro, eu€ de muy poco sirvieron por sus escasas cualidades ópticas. El seguiniento del objeto se prolongó por el resto de 1á tarde; a veces una nube 1o ocultaba t.otal o parcialmente, pero al- Pasar 1a nube el fenómeno reaparecía. En otra ocasidn eomenzó a ascenderr. puesto que redu cía su tamaño, y para completar la maniobra luego descendi6 a su altura prinigenia para continuar con las recorridas lentas. Según e1 Sr. Francisco de Asís Mir6, hacia Las 18:15 6 18:30 hs. desa p"r""ió de la vista (presumimos que por reducir su elevación angular) pE ro unos minutos después volvió a ser visto en eL cielo.
29

RIO T]E LA PLATA

AÍCAEeAout

g
(n
T'J

o z

t¡J

D
(J

o e o

o
a<i

X

FIG.

1

Luego el fendmeno enfiló hacia la loealidad de Monte Chingolo, sitio en eL que existe un importante arsenal militar (Batallón 201 de Comunica ciones) que años atras fuera. asaltado por bandas aruadas de delícuentes subersivos. En atencidn a e1lo, el Sr. I"tir6 resuelve llamar nuevamente a la Policí Federal, siendo esta vez mejor atendido e informado que un vecinó de la localidad de Lanus había denuneiado la vísualízaclín de un fe
ndmeno

sinilar. El ttparacaídas" finalmente optó por alejarse pareciendo seguir e1 tra zado de la Avenida Pav6n (Ver fig. 1) y fue definitivanente ocultado por las nubes. Eran aproximadamente las 20:00 hs y esas nubes acaso fueran

que l1ovió e nimbus de tormenta. El sr. Miró cree que amenazaba lluvia y sa misma noche, posteriormente a la observacidn' Innediatament; después que el fenómeno fuera ocultado por las nubes, se vió una avioneta válando en la misma direcci$n- Dudamos que se tratara de una persecucidn Por ser' precísamente' una simple avioneta' quien Todo había terminado. Sonó el teléfono, erd esLa vez el policía automovilista pues un llamaba, ahora interesadísimo y pídiendo detalles' objg había denunciado haber visto, desde Puente Alsina (Ver. fig. 1), un que ni policía al contestó ;;-q"" despedía luces de colores. El Sr. Miró po nada que en manera de fenómeno' había visto luces ni era ya vísible el comunicación' la y cortaron srl,rdaron cortesmente día ayudarle. Ambo"

IV

.

".

INFORME METEOROLOGICO

Con míras a establecer meno anormal, consultamos

altas Advertimos entánces que en días anteriores se habían registrado de 1¡¡vias de adenás temperaguras, muy propiás de la temporada veraniega, inestiempo pronosticado regualr intensidá¿. para el- sábado ZB ". había La noche table, probables chaparrones y leve ascenso de l-a temperatura. ho10:30 las ¿et viernes cayó una copiosa'iluvía que se prolongd hasta de1 sáhs 10:30 y 1as ras del día sábado 29, áe nodo qrr" .rrtt" faá O:00 del transcurso el bado cayeron 27,6 sm áe precipiiaci6n p1uvia1. Durante día mejoraron las condiciones meteorolágicas y 1a nubosidad se disipó en forma lenta. Los vientos predominaron del sector noroeste con -velocida 15 las a verificó se máxi¡ra des entre los 2 y 18 Kn/H ; la temperatura 28,iog y La nínina a l-as 10:00 hs con un valor de horas y 50 ninutás "orr 200c.
Estudiando la Tabla precedente venos que durante qoda la tarde la teg peratura fue elevada, al igual que el poicentaje de h:unedad.-La-presi6n, 1o noríaal y el-viento pre ior el contrario, se hallaba muy por debajo de Estos datos coineiden con poca velocidad. a venía del cuadrante noroeste t'Era y soleador" (a): día caluroso un 1o expresado en Respeeto a la'cita (b): "...cree que amenazaba lluvia y 11ovi6 esa no che", podeuos decír que durante el dia l-as condiciones atmosférícas aquí t"""á"á"" hacían verosírnil una inminente precipitación pluvial, y sibien el inforue no 1o indica expresamente, pudieron haber caído esa noche a1gunos milímetros de lluvia, aunque ni los propios testigos están seguros de ello. Es necesario aclarar que los datos que aparecen en la Tabla son de superficie y fueron registiados por e1 Observatorio Meteorológico de Villa Ortizar, áependiente de la Fuerza Aérea Argentina y sito -en la ciudad de Buenos Aires¡ gu€ repetimos se halLa a 1015 kn de Sarandí. Somos conscientes que las circunstancias meteorológicas pudieron variar ligeramen31

el contexto en el cual se desenvolvió el fenóel informe meteorológíco del día 28/L/78'

</

F-t
\

I

/

2

realizado por la testigo, donde se aprecia su íntento de remar car el aspecto coigante de brázás y piernas, alargando exageradamentE tales extremidades. 2.. Dibujo del fenómeno real izado por el Sr. Francisco Mi ró. Nótense los ' los brazos pegados al cuerpo y la forma del rrparacaídasr"
1. Dibujo

DOC. MORALES

de un lugar a otro y elJ.o debe entenderse como una invitación a loe datos de la Tabla como simpLe réferencia.

te
V

tomar

doce posibles testí.moniantes, solo entrevista¡nos a tres de ellos. Sin e¡nbargo, rogamos a nueatros coLegas no consíderar ese proce{er como seria deficiencia metodoLfgica pues noa per:mitimos argraentar' que 1os testigos encuestados eran realmente los principales observadores por ser loe düeños de casa, haber hecho 1a denuncia policial y haber observa do por máe tienpo el fen6meno. i" entrevista que mantuyimos con e1los se proLong6 varias horas y noe pernitió aprecíar la aueenqia de contradicciones, salvo las ya apuntadas De

-

LOS TESTIGOS

los

92

TEMPERATURA

co
03

:00 06:00 09:00 12:00 15:00 17 :00 19:00 21:00

2012
2A14

93
97

751,8
751.,8

S NO

2

I

2ArL 24 rz 27 ,2
?7

95 80
63 66 62
81

755,3
754,O

o oso
NO

754,2
754 16

'3 25,5
23,3

oNo

754,3 754,5

NO,
NO

15 18 8 15 15 8

cubierto cubierto cubierto
nublado
nubLado

nublado
nubl-ado

despejado

alteran 1a veracídad de l-o narrado. El matrimonio entrevistado tiene cuatro hijos, dos de ell-os estudiantes secundarios y dos niños en edad escolar. El- Sr. ¡'rancisco de Asís Mír6, de 48 años, tiene cursados estudÍos universitarios de Ingeníería Industrial, sin haberse recibido por faltar"Il1y le rendir algunas materías. ResPecto a1- objeto observado nos dijo: caía 19-No paracaídas: un de que trate se que descar.to dos cosas poi 1"" independesplazarse 29)Parecía elevó, se I e ineluso en una oiortunidad dientemente del vientott. La Sra. Mireya de Miró tiene 44 años de edad, estudios primarios y de secretaríado. Ante la tradicional Pregunta: i Qué piensa usted que era 1o que vi6 ? contestó rápidanenLe "para mí era un paracaídas, que no se dig. q,.r. fue OVNI potq,rl hoy en día decir OVNI es lo mismo que'plato vola dort o tnave extratérrestrer y nosotros no vimqs nada de eso. Sól-o era un paracaídas que no caía...." El tercer entrevistado fue su hijo Gustavo, de L9 años, técníco jard!
que no

nero

y gue actualmente se encuentra egrsando estudios secundarios (bachi lleratoi. Su testimonio fue muy pobre, puesto que no dió ninguna irnportancia al- fendneno en e1 nomento de l-a visidn y sól-o Lo observó fugazmen te. Dijo: ttYo sóLo ví un paracaídast'. En cuanto a 1-a ocupaci6n de los testigos principales' e1 Sr. Francisco de Asís ltiró es enpleado y la Sra. Míreya posee un negoeio de venta minorista de artículos de eotí116n. Nuestra opinión sobre los testigos es anpl-iamente positiva. No se interesan mayormente por el fendmeno OVNI y se infornan someramente de1 te ma por la prensa e, inevitablement,e, tanbién por la tel-evisión, pero sin
de¡nasiada trascendencia. Só1o nos cabe confíar plenamente en l-a veracidad del relat'o, máxíue al considerar que no 1o han divulgado a l-a prensa ni tienen intenciones como nos advirtieron que no hubieran acePtado la entre' de hacerlo, "si nosotros utilizado grabadores o cámaras fotográficas. Covista de haber

datle

33

mo se

verá' no albergan eL menor deseo de hacerse publicidad, y todo 1o enunciado nos conduce a admitír que eL 28 de enero de 1978 fueron test,ígos de un fenómeno anormal. Y conste que podemos hacerl-o sin recirrir a esos absurdos ttíndices de confiabilídad" que últinamente se han puesto tan de moda.
VI

-

HIPOTESIS EXPLICATORIAS

sínilitud física de1 fenómeno con un paracaídas es lLanatíva, no 1-o es así su couportamiento. Los paracaídas utilizados en. aviación poseen un diseño aerodinámico que les pernite alcanzar el suelo en pocoa minutos. La pennanencia del objeto en el aire por e1 lapso de tres horas descarta de pleno la posibilidad de un paracaídas. B - BARRILETE: Existen en el conercio y ,son de fácil construccidn casera unos barriletes de polietileno que presentan la forma de un paracaídas, a menudo con un pequeño muñeco de plástico pendiendo. ' A fuer de Lo narrado por los testímoniant,es, e1 fenómeno de Sarandí ee hallaba a mayor altura que las ntibes, puesto que éstas 1o ocultaban. Analizando las condiciones meteorol6gícas que eonocemos podemos intuir que esas nubes eran de formación verticaL (nubes de tormenta), acaso eúmulus, nimbus o sus variantes. Ello permit,e fijar la altura mínima del
A

-

PARACAIDAS: Aunque l-a

ZÍlWlTi¡¡\ rz/,w.aw,l l*Ztr.t*¿ |
(fr7.rlíti/ifhl
V/'l///;(21//t'l t1't/ I/lzuilll YFrtttzti-

Vr'¿{////'//ll

FIG 2

.

v/*1 wa tz@ wtl
t t/,t tÚt

v/ttt ufra

wtA utA

svr

34

fenómeno anormal en el orden de los 1000 netrosr Y relatan 1os testigos que al dirigirse hacia el horizonte reducía su t,anaño junto con su altuia o elev""iór, angular, 1o que significa gue se a1-ej6 aún nás. Si tenemos en cuenta que ídéntico comport,amienüo se verificd en los puntos cardinales opuestos que vísit6, y que el viento provino siempre del cuadran te noroeste, entonces se elirnina la hipótesis del- barrilete.

correspon - GLOBO: Las característícas del fendneno evídent,emente no Sra. Míre La den a las de un globo aerostático convertcional. tten parecini nada ningún momento ví una barquilla ya de Miró recalca: poder plano inferior, pero áo". como no se apreció con cl-aridad el borde pudo ser y 1a seniesfera mos suponer que delinitaba una superficie lisa un globo de original diseño. De ser cierto esto, no tendría mayor sentido pensar en un hombre colgando del mismo, desmayado o muerto y sin una simple barquilla. Debemos conducir nuestra especulación por otro eaninor suPoniendor Por ejemplo' que se trat6 de un muñeco, colgado de un globo con incíertos fines expeC

rimentales o acaso por diversión. Cuando menos e1lo explícatía su asPecto inerte. Sin embargo, la alanbicad.a y poco creíble explicación argumentada tag poco satisfaóe. Recordemos que el objeto permaneeid tres horas visible y recorriendo indistintamente los cuatro puntos cardinales y pese al viento de1 noroeste, que sopl-aba a velocidades entre 8 y 15 lm/h. Adernás, en ocasiones las nubás 1o ocultaban totalmente, volviendo a vérselo después de pasar 1a formacidn nubosa; ello significa necesaríamente que no se mo vía a 1a misma velocidad de1 viento y estimamos que todo 10 apuntado cons tituye una prueba indicíal de que se desplazaba independíentemente de la dirección y velocidad deL viento.

VII .

CONSIDERACIONES FINALES

A1 no hal-lar una hipótesis que permita expl-icar debídamente la observacifin de Sarandí, debenos concluir que se trató de un fendmeno realnente extraño que debe ser encuadrado como mánifestaci6n de OVNI. Tal como 1o hemos establecido, la altura mínina deL fendneno puede es timarse cercana a l-os 1000 netros, considerando que Ias nubes 1o cubrían y aquí nos pernitinos una nueva especulacidn para tratar de hal-lar 1a al
humano, o sea la facultad de seParar vimuy cercanos entre sí, es del orden de gue aparecen objetos sualmente dos un minuto de arco. Cuando se trata de nedír un ángulo es necesario hacer dos observaciones, y el error Pasa a ser de dos minutos de arco. Si euponemoa que la entidad antropomorfa era de tall-a nás o ntenos no! m¡lr y como ambos eoinciden en gue las piernae estaban separadas tambíén podemos determinar que la distancia entre amboe pies sería de aproxinada mente 0r60 metros.

tura

El poder resolutivo del ojo

máxima.

.35

Si eI fendmeno se hubiera situado a una altitud que denominaremos máxína, los testígos no hubíeran podido percibir esa distancia. Resolvienr¡ ' do el problenna por trígonometría tenemos.
0,60
m

B=21

-i

y

J-e

el ángulo B es el valor de separacidn anguLar entre ambos pies, adjudicamos el coeficiente deJ- poder resolutivo del ojo. Por consiguiente:
Donde
Sen. 0o2r

i

=

Or6O/X
'

f,= 0r60lSen 0"2f X= 0,60 /0,00058 = 1034,4828 n. Es decir que, sintetizando, si la figura humana tuviera una estatura simil-ar a 1a nuestr, su distancía máxima a los testígos debi6 ser inferior a 1034 netros. Esta aseveración es vál-ida si l-a aplicamos exclusiva ménte a La altitud del fendmeno, puesto que en sus recorridas lateraleE pudo habet aLcanzado distancias mayores. Finalmente, extraemos que la a1 tura real del objeto puede situarse entre algo menos de 1000 rn. y 1034 rn, es decir que la hemos restringido'con un admirable grado de aproxinacidn' si consideramos .que los testigos no aportaron ningún dato conducente a en contrar dicha altitud.
En un intento de determinar qué zonas pudo sobrevolar e1 fenómeno durante sus al-eatorios "paseostt, en 1a Fig. t hemos ttazado dos q,írculos concéntricos. El- más pequeño posee un radio, de 2 kn., mientras que el ex terior abarca un radio de 4 kn. Conpruébese que si consider¿rmosr €e L; últina etapa de 1a observación, como váLído al- radio de 4 l¡n., e1 fendme no mry bien pudo haber sido observado desde Puente Alsina y Lanus, segúñ eL inforne telefdnico de la Policía Federal.. ' E1 área que sobrevol-afa no presenta, a nuestro juicio, motivos de interés distinguibles. No se deje engañar eL lector por l-a eantidad de cur sos de aguas y vías férreas que aparecen en eL mapa, además de un "erol puerto bastante alejado; están all-í porque simplemente esos son algunos de Los pocos elemerrtos que figuran en este gráfico. Para añadir datos cÍ. tenoe gue esta área se halt-a dénsamente poblada, prolíferan industrias ] hay l-íneas de tensi6n y vías férreas que son signo típico de todaurbemo derna. El- considerarlos como motivo de interés para el fenómeno sería uI na extrapolacidn de nuestra parte. No cabe, pues, hablar de "constantesr ni rrpautas de eomporta¡¡iento'r u otra expresidn por el- estilo.

36

ATERRIZAJE CON HUELLAS EN VILLA

TULUIVIBA

por Aleiandro Chionetti
UB I CAC I ON

DEL

SUCESO

En el noreste de la'província de córdoba, a 30 kn de la localidad de Dean Funes, se levanta un pueblo muy antiguo y hermoso: Villa
Tulumba
aPenas un poco más joven que Santiago del Estero ' por Luis de Cabrera en su ruta hacia e1 sur, y Gerónimo fue fundado de 1977 fue escenario de un interesanabril de primeros días en los

Este pueblo,

aterrizaje. El incidente que vamos a reseñar no tuvo ninguna repercusión periodística, raz6n Por la eual tampoco había sido investígado por nin-

te

caso de

guna organízaclín uf ológica. EL RELATO DEL
I NC I

DENTE

Los días anteriores a la manifestacidn de1 extraño fenómeno, las lluvias habían asolado la región. sin embargo, 1a noche del 14 de a bril de 1977 eL cíelo se encontraba despejado' con alguna que otra nu be solitaria. La temperatura era muy baja, como todas las noches de otoño en la región, y no soplaba más que una leve brisa. carlos Bustos, un muchacho de 18 años pronto a ingresar en el ar ma aérea argentína, se encontraba leyendo en su habitacién cuando la misma fue ilunínada repentinamente por un resplandor rojízo, aI tiempo que se dejaba oir un ruido "como de motores", que aumentaba y disminuía rítmicamente de intensidad. En un primer momerilo Bustos pens6 en levantarse y acercarse a la ventana a fin de observar y ubicar la fuente del fendmeno. Sin embargo, el intenso frio reinante 1o hizo descartar la idea de inmediato. Casi a1 mismo tienpo ¡ Y a unos 600 metros de la vivienda de Bustos, otros testigos íban a visualizar eI fendmeno en toda su magnificencia. Aproximadamente a las 21t45 hs, Carlos Roldán (29 años' casado ' dos hijas, comerciante de la zona), su esposa' una sirvienta y Las 2 hijaS áe1 natrirnonio, observaron haeia e1 noreste' cerca de "El Cristoi (monuuento religioso situado en las afueras del- pueblo), una espe cie de esfera de polos achatados, 9üe giraba vertiginosamente sobre su eje al mismo tiempo que 1-anzaba destellos amarillentos y rojízos desde su zona ecuatorial
37

\l tt'

i

:'-¿.
SITUACION GEOGRAFICA DE LA LOCALIDAD CORDOBESA DE VILLA TULUMBA, LUGAR EN
QUE SE VER
IFI

if'
'r ,
'r----l

P't--t-'

t t

t t

r---

t, ltt I ¡t if
t,

(

r

, I

,i rl
)

CO EL ATERR I ZAJE DEL I'IES

(lr

r:--" ^.X.

fl

i\

DE ABRIL DE 1977.

no, balanceándose muy auavement,e. Según la Sra. Roldán, eL objeto tenía una especie de 'tci.nturdn de plata, que giraba vertiginosamerite" y de donde emanaban los desteLlos
La observacídn se desarrolló, sin otras alternativasr por espacio de unos tres minutos, hasta que de pronto el O\NI Proyecto desde su ze na central un haz de luz anaranjado, que barrió toóo el puebl-o para de tenerse y concentr¿rse sobre la cúpula de la antigua iglesia de Tu1umba.

En eL fenómeno era de gran tamaño -"como el tamaño de1 sol en el crepúsculot'- y parecía estar suspendido a muy pocos metros de1 terre-

de luz era sumamente una especie de tubo de unos 50 centímetros concentiado, compacto, de diánetrott. Pero, luego de unos 2 minutos perecid perder sus propiedades original-es esparciéndose su luminosidad anaranjada Por todo e1
Según

en un princípio el loe testigos, ttcomo

}:raz

poblado. Luego de casi 5 minutos, Carlos Rol-dán decidid acercarse a Ia zona del avistaje para tener una mejor visión del fenóneno. Sin enbargo, luego de poner en marcha su camioneta, acompañado por uno de sus herma nos, eL fánd¡eno t'recogió" su haz luminoso y su tamaño comenzd a disni nuír, como si se alejara en direcci6n NNll" Este aserto fue eonfirmado por 1a esposa del testigo, quien desde su dmicilio observ6 como e1 fenómeno se al-ejaba lentanente para l-uego desvanecerse en la oscuridad de la noche. LA HUELLA EN FORHA DE HERRADURA A1 día si.guíente, sábado 15 de abril, Carlos Bustos acompañado de un amigo ee dirigió a la zona deL supuesto atertízaje eon la finalidad de rastrear eÍr buSca de alguna huella, ya que por comentarios de los ve cinos sabfan que algo u*ttáño habfa ocurrido la noche'anterior. 38

íi*
@

ñ,
),\

6-@

fr Ut]D@ rlD@cl f-lftf-l f-r
I

:1" ..y'/
lN

%

le

l8B

A
B

c
D E
1

2

Resídencia de la famil ia Roldán, princípales testigos del íncídente. lglesia de Villa Tulumba, sobre la que se concentró el haz lumínoso. Cuartel de la Pol ícía de Vílla Tulumba. Vivíenda del testígo Carlos Bustos, en las afueras del pueblo. Grupo de palmeras afectadas Por el ca.lor irradiado por el fenómeno. Posicíón del QVNl y lugar donde se hallaron los pastos quemados. Haz lumínoso rojizo irradiado por el fenómeno.

Forma aproxímada

de la huella
39

lglesia de Villa Tulumba" Sobre su cúpula se concentró el haz lu mínoso gmítido por el 0VNl.

A poca distancia del al-ambrado que divide e1 área municipal- del cerro de "81 Cristorr, y utr poco más all-á de un pircado de granito' ha llaron una huel-la en forma de herradura, de un diámetro aproximado de 15 metros, teniendo la boca de entrada unos dos metros de abertura. Los pastos del terreno -pastos comunes- no estaban aplastados s'i iro carbonizados hasta las raices. Sin embargo, en las zonas de quemazfin, se a]-zaba¡- casi intactas una plantas silvestres lLamadas polees. Ilacia el norte de 1a huella se yerguen cuatro palmeras, de entre tres y cuatro metros de altura. Las dos más cercanas a 1a huella presentaban, a una altura de casi dos metros' dos rayas o trazos de quemazón en sentido oblicuo. Una de ellas tenía sus Penaehos casi carbonizados, como si el O\NI se hubiera detenido allí durante algunos ing tantes. El resto de 1as palmeras se encontraba intacto. Es interesante resaltar el hecho de que 1as palmeras son muy receptivas a los rayos y de fácil combusti6n. Sin embargo' en este caso la quemaz6n fue parcial y LocaLízada, seguramente no por obra directa del fuego sirio como resultado de algún tipo de irradiación ( ¿ luminosa ? ). óonsideramos que, a priori, debe descartarse la explicación de ttfen6meno naturalrr.
FENOHENOS COLATERALES POSTERIORES

Esa noche, ftía, húneda y con una atmósfera cargada de electríc'i dad, podrían haberse dado l-as condiciones para que se generara un rayo globular. En realidad, al ll-egar hasta nosotros los primeros indi-

observación de Tulumba. Sin embargo, nuestra posterior investígación, nos haría descartar esa posibilidad. Días después del aterrizaie de abriL de 1977, el subcomisario de Vill.a'Tulumba observd una gigantesca lengueta de fuego que sobrevoló, fulgürando, por sobre su domiciLio. AL ser interrogado no negd la ver si6n aunque tampoco di6 una resPuesta afirnativa. La misma noche del avistaje de abril, una señora que se encontra ba a reLativamente poca dístancia del- sitio del avistaje, observd como una esfera incandescente, del tamaño de 1a cabeza de un niño, evol-ucionó a poca al.tura para ir a enterrarse y desaparecer en los z6calos de cemento del patio de su do'nicilio. Por su parte, el autor de esta nota fue testigo de un extraño fe ndmeno nientras viajaba en un vehícul-o desde Dean Funes hacia la Locg lidad de Tuh¡nba. Siendo Las 23:30 hs deL 29 de octubre de 1978' ultog 15 kil6netros al.norte de Tulunba' su vehícuLo fue alcanzado Por una masa luminosa blancoazulada, incandescent.et que parecid pegarse al au tom6vil en su parte trasera. El fen6meno duró aPenas unos instantes y se disipd tan misteriosamente como habla aparecido.
40

tios referentes al- caso, esa fue nuestra prímera interPretacidn de l-a

N0 TDENTIFICADoS EN LA Z0NA (1878-1978) Desde el siglo pasado, entre Dean Funes y Tulumba, se han producidos extrañas manifestaciones de origen y naturaleza desconocida. A 1o largo de la ruta que une a ésas dos locaLidades de 1a zona norte de la provincía de Córdoba, se han sucedido apariciones luminosas esférícas, xojízas, de pequeño díárnetro, muy simlares a los clási cos 'rfoo fighters" de la líteratura ufológica. Estas apariciones, cotl marcado comportamiento intelígente, han perseguido antiguamente a carretas y sulkies, y más recíentemente a camiones, automóviles y tr+nq portes de pasajeros. Desde hace varias décadas, las "esferas rojas" han causado el Pa nico de 1os lugareños. No mu1' lejos de esa zor7a, en 1os Cerros Colora a una pequeña Luz xojíza dos, unos paisanos "espantaqátt "-rebencazos'! los campos arados. que planeaba a baja altura, sobrevolando Las t'esferas rojastt se han convertido prácticamente en una tradi ción del lugar. Hace unos treinta años, un fendmeno de esas caracte rísticas emergía del río Tulumba para desvanecerse en los cerros cer canos. Nadie encontró una explícación convincente para ese hecho. A principios de l-a década de1- 60, en 1961 o L962, un maestro del colegio secundario de la localidad de Quilíno tuvo una ínteresante éx periencia. En aquella época se desempeñaba como camionero y un amanecer, mientras gui.aba su rodado por el camino que une Tulumba con Quilino, observ6 varias esferas de regular Éamaño y de un color azulado (cobalto) que se movían lentamente y a tan baja altura.que práctica mente copiaban, en su desplazamiento, las írregularidades del terreno montañoso de la zona.
PERSTSTENCTA DE FENOMENOS

i
i

sERvrcro DE rNvEsTrcAcroNES UFoLocrcAS anuncia a sus suscriptores y mibnbros adherentes la aparición de una nueva publicación Y

nr

tividad y seriedad fuera de toda discusión y
CAPITAIT FEDERAL.

1-e auguranos

éxito y

u

suscríbirse pueden dirígir su correapondencia

41

*.r*.r*.r** tl It

*

lf lt

l!tllrlt*t¡*ltt¡lSlrnttlt**lilt

rsltlt* *** **lt{tlll}*{r***{r***lt*{r***

* It

IÍYIPORTANTE NOVEDAD

PARA
DE S,

*{t ls lt
T

SUSCRIPTORES Y IYlIEtvlBROS ADHERENTES * ll *lf

I.U,

- UFO PRESS *

** Se encuentran disponibles en Argentina ejemplares de las recien $ * $ tes ediciones de EDITORIAI 7 l/2 5.A., re1-ativas a la temátíca de I * i;; óuj.i"" vol-adores No rdentif ícados. Son el-l-as t * rlf * "sr EsTAlI" Tomos r y rr (Autores varios del- c.E.r.) * y "iL u¡nu¡1, DEL uFoLoGo", de ALberto Adell sabates. * * '* It aficíonado del en la biblioteca * faltar que no deben publ-icaciones $ ovNr. del renóneno ;-;;l-i;;á"iieá4"' * I -;i 1as meneionadas publicaciones es el siguiente: $ * ;;.;i;-;" *-lt (suscriptores y adherentes SIU) * * "SI ESTAT¡" (Tomo I) $ 7000 gooo (Públicó en general) $ * * (Tono rr) * "sr EsrAIi¡" * y ";i U¡fVU¡1, DEL UFOLOGO" $ 9000 o $ 12000 (respectívamente) $ f 'lt It *lf Advertimos que l-a disponibil-idad de ejemplares es realmente exi * * g"", pot to que recomendamos a 1os interesados real-izar sus reserl * f ;;;'"oo piott.itud, escribiendo a: + * rÉt It Sr. Francisco Checchi It tf Casilla de correo 23 {f * Sucursal 22 {t tf L422 - CAPITAL FEDERA], n¡i It
¡t

aqJunEanoo gl-ro postal librado a 1a orden del destinatario. * lr* ***.r***+tf,Éltll*lt**l¡lTl**{r****tt{tl+l+tst+lt**ltt*l¡lttF{¡ltt*ltls**¡*t**ltltltltll''ls**{'*

*

************************************************* **
*

*tr **

l-l-\,

ES*

U T *

GRUPO oe INVESTIcAc¡oNES uFoLocIcAS GE0S * ** **
EXCELENTE PUBLICACION DEL

T

t

* * SUSCRIBASE *-* ** Dirección postal: SAINT - DENIS -LES - REBAIS * f, * * 775IO REBAIS *'* * * FRAI{CIA *rl *************************************************

COLABORACIONES
Recomendamos que el envío de sus futuras colaboraciones destína dls a su publícación en las págínas de uFo pREss se ajustea lol
s

igu

a) b) c)

d)

íentes reguer imíentos : Los trabajos deberán abordar exclusívamente la temática del fenúneno 0vNl en cualquíera de ros rubros en que se divide su evaluacíón cíentíf ica (casuístíca, teoría, etc.). Los artículos sobre casuístíca deberán ser el resultado del accionar investígatívo del Grupo o analísta fírmante. Los trabajos deberán ser remítidos escrítos a máquina a doble espacio. sol ícítamos que, cualqu íera sea el tema aborda do, se adjunten fotografías, esquemas, díbujos, planos, dí; gramas' etc., destinados a ílustrar adecuadamente la publíT cación del trabajo en cuestión. En todos los casos deberá acompañarse una autorízacíón para la publicacíón del trabajo, fírmada por el autor o los auto res de la nota

C) EI

dentemente.

SERVICIO DE INVESTIGACIONES UFOLOGICAS SC TESETVA CI dCrecho de publ icacíón de las colaboracíones indicadas aún en supuesto de reunír todos los requisitos especÍfícados prece

SIU

Yerbal Z3Zl, 6e piso
1406

-

UFO PRESS

-

CAPITAL FEDERAL

REPUBLICA ARGENTINA

43

f:
h

,.,
"

:

t.
'.

i

a

...;?
:.,.

¡ ';:r.

*fr

tr**-a<i:! , .t t$';"/'

.

-sll.J

UFC3 PF|ESS SEF|Vm trE |A/ESTGACS\ES lfqcEEAs¡

nevista

-

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful