UFO PRESS

PUBLICACION TRIMESTRAL

EneroMarzo de 1984 Número 19 Año VI
DIRECTORES

Buenu Aires, las cuala s - das a traxís de sus resx;.
"

Lrx trabajos frrmados s:,' responsabilídad de sus c,' reflejan -"-J --' la opinión de lo ?-

riales.

A

Guillermo Carlos Roncoroni lejandro Cé sar Agosti ne I I i

.'EFE DE REDACCION

Glrt
UFO FRESS,Agradecerá : bia can otras publicac:o-:-J i Wíll acknsssledge tuirn :-': *r::' exchange usith similcr s:,:.

Alejandro ARTE

E nique

Chionetti

:;-

Néstor Puccetti REDACTOR ESPECIAL

Aceeplera auec plais:,
aLtec
taires

lwtff les pub!:cc:

lu¡s R. Ganzilez
COLABORARON EN ESTE NUMERO
PR.F.SS es unc ,r:: mestrol dedicada a la temático CVNI y edi:cc.: misió n de lnuestigocic.

UFO

l:',

Aluin Í1. L{rws{,n, Witly Smüh, Fedra Redón" Raberl* Enrique Eanchs, RuL¡én A. Morsles, Zulrna Ferndndez,

{ULi}, aelegació,9¡uo'iss 1L-¿irOSl

cti ', :' er: : :

:

Alcn ü. Msrc;'!, Héctar E. S*lsr¿, -{eriberts Janasck, Ranón {}. Fa{anl, Jsuier Agsstinelli, Gusisttu Antortía, Cru¡spo Cíypeus, JUF S, lnforesps^ ce. UFO NYT y El Pttrteic.
.tos rr,:b,¿.,::s ;; resporxclóiliJnd de
Se permite

üireccíón P*staí:
C"C. 2b, su,:.

Li

!425, Cnpiili

l.

Repúb!itc Ái¿i.,

ssn

sxciusiua
¡'.,,ú¡l*,'ír5

s¿¡s Gutoras"

ic reproducción tr:tsl o parciol de ios ariículs¡s publimdas síempre que se mencione la fuente,
ejemplar^

vüÍ-*üd7, si

ldeli.-:;: . . '.:-

número de edicíón y d;rección pastal. Se agradecerd el enuia de un

Dis trib u1,¿ ; Sc.=;' : r SuNripcidn t,r:..:-de j984.

a.-

EDITORIAL

3

De nkoRA
N
¡os

EN mÁsooo

Resultaría ocioso exttenderse en éomentarios acerca del actual que todos oáilOn óiVNt nn ,riiiri iifi' eniiendo que hemos llegado al punto en nos mu9no (aunque asumir y debemos 1af¡c¡onados. investiqadores analistas) 'iiiiil ;;;l; ifotágíu pnrcnáiéndose por tal at estudio científico, sistemático y or"oentina.

úttimos años, en nuestro país, práctica.mente no ha habido actividad sufrido' los'e'fectos de la profunda c¡isis .social, po' D';;;;r¡;;;J;-qi, iá' nuvu que nos hemos visto sumergidos' La ufología, co' - iitíru' irló,[Á¡ca en'la F, mo íctividad humana orqanizada, no fue la excepción'
estado de la investi'

tos objefos'voladores no identifica/.os) no existe e,n,Ar' prequntarse si alguna vez exislió, más allá de los valoraDles y Y iusto es i;i;;^J"; álnáriát'¡ntv¡duaies.La ífología, en nuestro paí,s, ryo ha pasado nunca de st'r, iuslantente, un acopio de esfuerzls y aporles ¡ndividuales V di1Persotl !!-',^ denadós 1,, mayoria de ellos al fracaso desde su mismo inicio y cuy,a Írascendencn míninía o nula tanlo a nivel nacional como internacional. ha - sido einrgint¡nu ,ornÁoi éoÁo en o.tras tantas ramas de actividad) co1319efle maleria-prima (innumerables y excelenÍes cas-os, y capacitados inve.st¡gadores y s¡i embargo, la iñve.stigación OVNI se encuentra virlualmeríte extin' uiut¡tiiui) gi¡ái v iat' pequenál ñrnttÁs de í¡da son, en muchos casos, francamente desa' Ientadoras en visfas al futuro. Y, necesariamenle, surge la pregunta: ¿Cuál es la razón del actual estancamien' Argentina? n - de la investigación ufológica eñ Áá¡i¿¡iuitá íoJu la culpaiel "impalse" ufológico a la difícil situación económi' ca vivida en los útt¡mos'lleÁpo, né, hasla ciertó punto, una disculpa facilista. Es cierlo que la situación de la óconomía nacional no pe.r¡nite a una organización sin f¡nes de !ucro llevar irÁAo sus actividades con plena libertad, y que h.oy en día edi' íur-uiii.ple bote:tíÁ o viajar 400 k¡tómetros p'ara investigar un incidente es un lu' sería neZ.io no admitir esos datos iin-io'ii¿ái áit¿, en'condiciones de darse; ¡o 'Jn-iiu cada trimestre debemos edi' cuando vivimos ,iullJuJ qre nosotros mismos de la CIU debe viaiar al inte' que mi.embro algún tirÁiuuttÁ pi¡iiac¡An o bda vez "in situ". del país a los fines de una investigación rior Pirso'nalmente, ui,ntiundo que et próblema fundamental pasa.par una nefasla p.itiiidud al ¡ná¡v¡dualismo' y ury total falta /e. grganiTción, factores, por otra parÍe, que no son exclusivos de la actividad ufológica sino que, por el contrario, parecen formar parte de nuestra esencia misma' Baste como p'rueba de esta aseveración el hecho de que la gran mayoría de los "oruDos de invesliqación" que actualmente existen no son olra cosa que meros "Zutiát-di-go,Áá;;,íripos conformados por un investigador, g dos e.n el meior de tái ,áiot, /utu u éíu ó, sus boletines se mencionan eitensas listas de colaborado' res y completísimos "slaffs".

áár¡tuáo det fenóríin'o Je

i,

'

4

LDITORIAL

El ind¡v¡dualismo y la falta de organización va, incluso, más allá, trocándose habitualmente en egoísmo cuando se trata de comparfir información respecto de un caso o material ufológico en general (fotografías, bibliografía, etc), lo cual lleva a cada investigador a alesorar de manera enfermiza la poca o mucha información que obtiene privando a sus colegas de acceder a la misma y privándose, a sL! vez, de acceder a información que poseen oÍros investigadores. Así aparecen, en muchos casos, las "fofografías exclusivast' y los "archivos ultra secrelos". El problema no termina allí, ya que no solamente juegan conlra la ufología la difícil situación económica, el individualismo y la desorganización, sino existe un lercer factor que, dn gran medida, sobreviene a consecuencia de los anÍeriores y de la naturaleza misma de nuestra actividad: el desaliento, patentizado en la gran cantidad de buenos investigadores que poco a poco se alejan del quehacer ufológico y de los pequeños o grandes grupos quq, de la noche a la mañana, dejan de exislir. P¡ntado así, el panorama parece francamente desalentador y las perspectivas futuras lotalmenle incierlas. Coincido lógicamente en que la situación dista de ser simple, pero de ninguna manera es irreversible en tanto y en cuanto, una vez identificado el problema y las causas que lo moÍivan, acertemos en las medidas concrelas en pos de una ufología mejor. La solución de la problemát'ica no pasa por una persona en particular, sino que pasa por cada uno de nosotros, y por todos reunidos. La solución transila necesariamente por el camino de la organización; una organización que nos permila vencer las dificultades económicas en la medida que todos parlicipemos de los costos de la investigación comparliendo los beneficios de ella; una organización que permita aprovechar los esfuerzos individuales y evitar que estos se diluyan, multiplicando sus efectos en una coparticipación de esfuerzos y de ideas; una organización que permita vencer el desaliento a través de la fijación de metas y ob¡etivos concrelos y graduales; una organización en la cual sus miembros se despojen de su egoísmo y aporlen esfuerzos, ideas e información para benef¡cio de la disciplina que nos ocupa; una organización en la cual sus miembros compartan punlos de vista sin que ello implique perder su individualidad y su independencia de criterio frente a un tema lan controverlido como el fenómeno OVNI; una organización, en fin, que nos permita estructurar u;; verdadero estudio sistematizado del fenómeno OVNI y donde ninguno de sus mismbros sean piezas imprescindibles, garantizándose así Ia supervivencia de la organización en el tiempo, más allá de sus miembros. La exislencia de una orqanización de tales caraclerísticas no es una utopía. Por el conÍrario, existen en eiexterior ejemplos concretos de organizaciones'desfinadas a nuclear el esfuerzo de grupos de investigación e invesligadores independientes que realmente funcionan como tales y, si bien en el pasado cercano ha habido inlentos de conformar una organización que nuclée grupos de investigadores independientes en nuestro país bajo la t'orma de una asociación o federación, esi,Js intentos no han ido más allá de eso (salvo un caso concreto) habiendo {racase,, por causas que no hemos de analizar ahora, pero que bien pueden ser el pun': :¿ partida de un nLtevo proyecto serio de organización en la medida que aprende-':: ¡de los errores propios y ajenos.
I

EDITORIAL

5

De ahora en más, cada uno en la medida de sus posibilidades, de.be¡emos dirigir nuestros esfuerzos y abocarnos particularmenle a dar las bases de la organizaiión que nos nuclée i qru nos peimila superar esta etapa verdaderamente crítica de la investigación ufológica en nuestro país. En nuestía próxima eá¡c¡ón continuaremos exponiendo nuestro pensamiento respecto de este tema, profundizando fundamentalmente en los lineamientos de la organización tal como nosot'ros la enÍendemos. Por cierto, nos interesaría saber la ofinión e ideas de nuesÍros lecÍores a esÍq respecto, pretend.iendo que esta nota e'ditorial sea el punto de partida de un ágil intercambio de ideas que nos permila avanzar en este lerreno. La presente ed¡ción estl íntegramente dedicada a los "casos de secuestros", graciás a la iniciativa y al esfuerzó de nuestro compañero de tareas Aleiandro A,gosí¡nett¡. Aprovechamós además para agradecer,,por-esle m.edi9, a nuestros cglegas espanolás Pedro Redón y Luis R. Coñzález del CEI barcelonés, por.su in.estímable cólaborac¡ón y por el material facilitado, que ha permitido la realización de esta

edición.J

Guillermo Roncoron¡

3 De ahora en más por Guillermo Roncoroni

SUMARIO
41

6 Abducción: cuando

se quiebra

la razón
por Roberto E. Banchs
10

Alvin Lawgon:
Detractor? por Willy Smith

¿Promotor

Hipnósis de "Abductees" Imaginarios
por Aluin H. Lawson

44Smith vs. [.awson: Buscar punto justo
por Luis R. Gonzilez
48

27 El

"Rapto" de Quilmes: La Componente Etílica
por
A.

E.Chionetti y A.C.Agostinelli
58

Abdccionbibliografía por Luis R. Gonzdlez Ummorismo: ¡Zafarranchol

32 Dionisio Llinnca: El

Informe Solari por Guillermo Roncoroni

6oCrítica de Medios
64 Espacio del lector 66 Homenaje

36¿Secuestro ufológico o Trauma natal?
por Aluin H. Lawson

6

OPrNloN

ffiffiffiffiffiffiffiffiffi
Roberto E. Banchs
0S casos de
abduc-

CUANDO SE QUIEBRA tA RAZON
ción, o secuestro, co, se reserva la voz "se- ocupantes, huyendo ante la constituyen los más cuestro" parala clase de deli- presencia de los testigos o interesantes reperto- tos en que una persona es oermaneciendo indiferentes o
Dentro del tecnicismo jurídi-

de se observan entidades

u

rios dentro de los encuentros con ovnis, no sólo por la abundancia de elementos testimoniales de alta extrañeza, sino también por los indicios reveladores de su eventual naturaleza.

víolencia o engañ0, y ocultada para un determinado f in (1). El concepto permite aplicarse fuera del contexto estricta-

aprehendida, mediante

la

confirmatorios del origen del fenómeno. En cambio, estamos hoy ante un gran interrogante qug 9eja entrever ñuestro limitado conocimiento científico, mientras insistimos en la inviabilidad de las llamadas hipótesis simplistas, como pretendida explicación de un fenómeno que aparece aún más complejo cuando vamos adentrándonos en los aspectos más desusados y de difícil entendimiento, como el aquí
planteado. Nos estamos refiriendo a los casos en que seres humanos afirman haber sido secuestra-

en que los claSé de red.uci4os testigos-ovni Y, Es esta clase de informes .son los que durante largos años con Írecuencia, conducidos al han permitido suponer que interior del objeto o a un ámbitotalmente extrañ0. Por irían a aportar los argumentos

nente lesalista v denotar "sucesoS

la

to

bién'el término "abducción", de uso extendido,

isual. suele emplearse

tam-

contemplativos frente a ellos. Los informes disminuyen todavía cuando deseamos examinar los casos de contacto, en los cuales se establece una suerte de comunicación o un mensaje inteligible por parte de los ocupantes. Y finalmente se hallan los casos de abducción o secuestro. donde dichos ocupantes acostumbran experimentar con el percipiente humano. Pese a que esta categoriza-

ovni"', sea esta el mismo objeto o las entidades que ocupan su iriterior, denominadas genéricamente "ocupantes",
con su habitual antropomorfia.

dos por una "manifestación

Las claves para el asombro: tablemente- viciada de algunas interpretaciones humaEntre los diversos tiPos de nas, al estudiar los distintos ticasos ovni, son extremada- pos de informes según la promente raros los relatos de se' ximidad con el testigo, es pocuestros. La mayoría se re- sible advertir contrastes de fiere a avistamientos de obje- importancia en el comportatos a larga.distancia y altitud, a miento del fenómeno. siendo menudobbservados en tránsi' por demás sugestivo que en apato. v de obietos -con relativamente los informes de contacto pr'ólimos, formas bien rece una cualidad "mística" apreciables por su tamaño an- -a veces mesiánica- antes gular, que.dan la impresión de oue "científica", a diferencia éstar siguiendo los accidentes de los casos de.secuestro. delterreno. En menor cantidad con sus matices exoerimentase hallan los aterrizajes, que listas. No obstante. queda claro Darecen darnos una idea más ]lrecisa de cierto reconoci- que hay una cj'e:encia'destamienlo. Menos frecuentes son cable entre i:: : i: ucido y un los enluentros cercanos don- contaci¿Co. i: : ccntacto los

ción se encuentra -

inevi-

OPINION
ocupantes pueden invitar al testigo al interior del objetc,
trayéndolo de vuelta a un lugar familiarizado por é1. En un caso de secuestro, en cambio, la manifestación ovni se apodera de la persona, reduciéndola física o volitivamente, para con-

7

ducirla a otro sitio donde es retenida. Una distinción aún

más notoria se advierte en las simples observaciones de

ocupantes, muchas veces esquivos y faltos de interés en el testigo. Fuera del márgen de credibilidad que se.desprende de numerosos eprsooros, como en los fraudulentos secuestros argentinos de Dionisio Llanca,

otros, así también, en los célebres y aparentemente fiables sucesos ocurridos en otras la-

en Villa Bordeu; de Carlos Díaz, en lngeniero White, y

_

propósito de violar físicamente, o de alguna otra forma, la persona del secuestrado.
Contrariamente a los contacta-

titudes, tales como los de Barney y Betty Hill, en New Hampshire; Antonio Villas Boas, en San Francisco de Sales, y de Charles Hickson y Calvin Parker, en Pascagoula, surge el

dos, los seres humanos no participan de conversaciones

miento, predicción o aviso(2). Pero tampoco puede pasarse por alto que los casos fidedignos no difieren sustancialmente de ciertas i.maginerías humanas n0 Insptradas en sucesos reales, cuvas posibles motivaciones (¿cóm u'nes?) habría que hallarlas, tal vez, en los estudios de Carl j.ung sobre el
tnc0ncrente c0tecttvo. Sin embargo, no hay manera de saber cuántos casos de secuestros ocurren anualmente. Los únicos registrados han si-

amigables, a los cuales se les transmite algún tipo de conoci-

Ed. Atalaya, Buenos Aires, I946. (2) gRlAZACf. Norman v MENNICK. Simon; O Guia dos Ufos. Difel, Sao Paulo, 1979; pp. lí/lB. (3) VA!!EE, JuqqggqiElC_glegio Invisible. Diana, México, l981; p. I11.. (4) MICHEL, Aimé. Revista Lumieres dans la Nuit. Le Chambon-sur-Liqnon, Número 164, Abril lg77: no. 3zJ

berados y recuperar la con- parecidas, según consta en ciencia de lo ocurrido. El mis- los archivos policiales, pumo caso Hill, en 1961, fue re- dieren haber sido secuestraportado a la Fuerza Aérea co- das por una manifestación ovmo una observación de un dis- ni (4). No deja de ser sugerenco con ventanas, pero nada di- te, tampoco, que en los tramos jeron acerca de los ocupantes finales del resonado filme "Ennide la pérdida de tiempo, que cuentros cercanos del tercer sólo se reveló fortuitamente tipo", aparezca una gran nave bajo hipnósis. Aunque es de ignota procedencia que lleoportuno señalar que cuanto va a bordo y restituye a una más extraordinario es el suce- numerosa colonia humana de so (o más conmueva o suscite diversas épocas, y a algunos emociones y reflexiones), el vehículos embargados. Asitestigo parece tender por lo mismo, cabe agregar que estageneral a mantenerlo en reser- mos ante hechos que no dejan va entre las personas de su de analogarse con lo aconteciconfianza. Recordemos el inci- do en muchos convulsionados dente de Socorro, en 1964, en países del continente, aunque el que un patrullero de cami- -por supuesto- debido a a dos de sus causas muy distintas. Pero nos vió un ovni y -pese a haberlo quizás una parte de nuestro inocupantes, que reportado oficialmente, prime- terés por este aspecto del ro pidió que lo dejarana solas problema y el por qué de un aumento de informes de esta con un sacerdote (3). Es sorprendente notar que índole, debarnos hallarlos algunos ufólogos afirman que fuera del marco de la ufología. personas desainuchas de las . r(l)-CABANELLAS, Cuillermo; Diccionario de Derecho Usual.

,_

_

Interpretaclón 8nÁño de un dibüra4te dmé! en b¡le al publlcttsdo Antonlo Yi[ar Boe (Do!. SUFOI).,_. _-

m

de ¡bducclón de

do los que fueron

ofrecidos por los proiagonistas, al ser li-

B

OPINION
por el fenómeno, siendo la manifestación de una inteligencia capaz de modificar su propia naturaleza física y psíquica. Aunque algo endeble para el esta hipótesis viene a conciliar diversas tendencias de opinión sobre la naturaleza de los ovnis. Surgida de la paulatina aceptación de un fenómeno del interés extraordinario

actual paradigma científico,

creciente por ésta clase de Auntenticidad o ficción: testimonios, la derivación actual hacia temas tan fantásti- Atentos a lo descripto por
Crrl G[st¡v Jung: rur ld@! en lomo al fenómeno OVlt{l aún e apllatr y, en már de m urlto !uyó, lodavía no ha¡ r¡do

v

o de falta de capacidad anímica o reflexiva. Por lo general, se produce en las facetas más significativas del suceso. 3. - .Salto espacio-temporal: constsle en un cambto apreciable, instantáneo o paulatino, a lo que es descriptó como "otra realidad", situación o lugar sin pérdida aparente de los senil00s.

rupendu.

Los ovnis y la psique:
En el estudio de los casos ovni, abundantes argumentos parecen confirmar que elfenómeno guarda relación con la
qu

psique, introduciendo una distorsión espacio-temporal en el tuaciones vividas por los testigos.

e se

d

escriben las

si-

En tan espinoso problema, la conexión existente entre los fenómenos psíquicos y parapsíouicos con relación a los ovnis, demuestra cierta coherencia que no reside sólo en una

similitud.. de algunos detalles qrre pu0reran aparecer com0 un reflejo del inconciente personal o colectivo, sino en una concordancia de otros aspectos sin contenido afectivo o cultural, que sugieren provenir del exterior. Hav indicios cada vez más evidenÍes de que nos hallamos ante una inteligencia de otro orden, ajena al ser humano, pero que tiene "algo en común con é1". Se puede suponer, inclusive, que el ovni cercano utilizaría a la vez datos obtenidos del inconciente y datos directrices impuestos

comentarios y fuertes reac- hechos, una pregunta permaciones en los ambientes más nece latente en nosotros: ¿son racionalistas. Tendencias que auténticos testimonios de una se producen trás una singular realidad percibida?. exaltación del poder del Antes de intentar formular hcnbre puesto en el de- una respuesta, será preciso sarrollo de la ciencia v la técni- hacer una distinción bajo el ca, pero también, cúando se criterio de verdad o falsedad halla en un umbral próximo a inferida de la consistencia del los límites del conocimiento testimonio. Desde luego que impuestos por la tradición po- los informes comprendidos en sitivista, asomado a un univer- el primer criterio despiertan so abierto al mundo del incon- nuestra mayor preocupación, ciente v lo irracional. Más allá sin restarle por ello interés a de lo p-erceptible y circundan- los segundos, que nos han de te, aparece una realidad que avudar a reconocer el factor no es captada usualmente por dé ruido que afecta este tipo nuestros sentidos y que no al- de repertorios. canza a ser comprendida con Los casos falsos (o sea, los facilidad mediante los meca- que falsean la realidad acontenismos de la razon. cida), están ordenados de la A vista de la componente manera siguiente: crucial que resulta la circuns- a) Casos deliberadamente mistancia vivida por eltestigo, he- tificados o fraudulentos. mos distinguido suscintamen- b) Casos originados en la te diversas modalidades de buena fe del testigo, pero irresecuestros-ovni en relación a ales al hallar causas naturales su estado de lucidez de con- o conoc¡das (psicósis, alucinaciencia:

cos provoca , a la

par , variados

los testigos de tan enigmáticos

Secuestro-ovni ordinario: el testigo tiene plena conciencia de todo lo transcurrido, desde el momento en que es llevado hasta su reintegro. 2.- Secuestro con extravío de la conciencia: se produce ¡¡" pérdida parcial o total de la misma, entrando en un estado amnésico, de ensoñación,

1.-

Apelando a cierto reduccionismo, los casos verdaderos están comprendidos del modo en que se señala a contia) Casos sin explicación convencional y reconocidos como reales. ¿i rrer:os, en el ámbito del teslrg: b) C¿s: s :::s'derados auténnuación:

ciones, etc.).

OPINION
ticos como una realidad per- surgen, por semejanza, como ceptualde características anó- un ejemplar "cuento de hamalas, capaces de ser re-^das", como un pasaje a una gistrados por instrumentos e dimensión mágica u onírica impresionar los sentidos de donde no cabé ninguna evicualquier otro sujeto que pu- dencia que los respalde, fuera diere haber estado presente, del valor que puede tener el

9
a ver personas que admiten
la

existencia de los ovnis como exp.resión de una inteligencia no humana, pero que se-resisten a aceptar que los mismos puedan aterrizar, más aún, que puedan estar ocupados por una probada naturaleza fí- testimonio del mismo protago- por entidades antropomorfas, sica. nista. A nuestro modo de vér, y todavía mayor es la resistenA partir de entonces, podrá insuficiente para emitir uri cia por admitir la posibilidad iniciarse el estudio para deter- juicio sereno y demasiado de que ésta manifestación minar si los informes son confiable sobre una realidad pueda secuestrar y retener a auténticos expedientes de una tan peculiar. algún especímen hLmano. perealidad subyacente al Al examinar estos casos, se ro -admitida esa teoría- no hombre, o lo supera; orientan- tiene también en cuenta un hay motivos fundados para sudo la investigación hacia el factor de posibilidad que re- pgler que ello no sería poesclarecimiento del fenómeno sulta de la formación y crite- sibleD en su conjunto, con el auxilío rios aplicados para evaluarlos. de hipótesis preliminares y de i En algunos, de la inclinación previa oor defender determiespeculación teórica. Es curioso y notable advertir hada teoría: un escéptico se que los informes de resistirá invariablementeaad- SOBRE EL AUTOR secuestro-ovni no suelen pro- mitir cualquier explicación que Arqu¡teclo en orienlación urporcionar ninguna clase de ar-.le resulte desusada. Un fanátibanística. Licenciado en Metodología Cientílica. Docgumentos fácticos, probato- " co místico jamás aceptará una tor en Psicologia Social. Se rios, sino algunos de dudosa.verdad que se oponga a su desempeñó como docenle e pr0cedencra. l0do parece dogma. Un científico adherido investigador en la Universidescansar en la confianza que .a su ciencia no soportará algo dad de Belgrano. Desde nos inspira el testigo, aún i que pu.eda quetlrantar sus 1 965 se dedica al estudio de cuando se encuentra someti- . principios ordenadores y los OVNI y es Coordinaoor do a los más severos exáme- tachará de absurdo lo que e-s del CEFAI (Centro de Estunes o interrogatorios. inexplicable. A pesar, són es- dios de Fenómenos Aéreos Inusuales). Su dirección Mientras asísea, seguirá sien- tos episodios los que deben postal es: Casilla de Correo do una realidad sostenida so- impulsar a la investigación y a 9, sucursal 26, 1 426, c.ialmente, desde éstas expe- ensayar nuevos y meJ0res moBuenos Aires, Reoública Arriencias individuales. deloé explicativris conforme a gentina. D que relatos de Es claro los los hechbs y hallazgos. los presuntos "abducidos" Incluso eétamos ñabituados

CT,

SOUTH

AUSTMLIA 5082

HIPI\{O$S DT

,ABDT]CTtrES"

IMAGINARIOS
Alvin H. Lawson
N un intento
de

evaluar objetivaciones de los "se' cuestrados" por OVNIs, se
mente las declara.

r¡as-. Quiá significativamente, existen bastantes paralelismos entre estas características y las "cons-

almente ciertas imágenes (de no importa que fuente)
antes y muy brillantes, for' mas reticuladas moviéndo' se aI azar en el cielo, túne'

tales como luces ParPade'

abducciones imaginarias a

indujeron hipnóticamente

un grupo de voluntarios que no poselan nlngun co' nocimiento previo sobre OVNIs. A cada sujeto se Ie formularon 8 preguntas si' tuacionales que abarcan los componentes más im' portantes de un típico rela' to de "abducción". Aunque los investigado' res esperaban diferencias importantes, la comPara' ción entre un resumen de
características de 4 abduc' ciones "reales" y 4 imagi'

mientos facilitadas por dist¡ntas personas en experimentos de alucinaciones

tantes irnaginativas" o descripciones recurrentes de forma, color y movi.
inducidas por drogas; o con los llamados "relatos
más aIIá de la muerte", así

les iluminados, figuras hu' manoides. etc. Estas cons' tantes de la abducción se

combinan con elementos

como con otros procesos

procedentes de la imagina' iión y la memoria de¡ testi' Éo. incluvendo sus conoci' ñ¡ientos previos sobre OV'

mentales. Así pues existen razones para pensar que' al menos algunas partes de

NIs, para crear un en' cuentro "real". La realidad
subjetiva de una intensa
experiencia alucinatoria es
un suceso físicamente real. Posteriormente Puede que

las historias contadas por los secuestrados "reales",
reflejan con bastante exactitud Io qrre sus sentidos han percibido. Sin embargo, pese a las

el testigo dé a conocer

la

narias, no evidencié va' riaciones eignificativas. Además, en las sesiones re' alizadas sobre los sujetos lgnorantes del tema OVNI

numerosas semeJanzas, existen también diferen-

cias cruciales (tales como

los supuestos efectos físi

posible de dilucidar. ' La complejidad del fenó' meno OVNI queda reflejada
en el modelo que acabamos

"verdad" tal como él la ha "vivido", aunque Io que re' almente ocurrió resulte im'

("ovejas"), aparecieron ex' tablecidos en los informes

tensas configuraciones que recuerdan detalles bien es'

cos o los testigos múltiples) las cuales parecen postular

que las abducciones por
apa¡te y distinto de las experiencian alucinatorias o
parte de los OVNIs son algo

de describir, ya que exis. ten muchos asPectos enig' máticos todavía sin expli'

OVNI "reales".

no existe una explicación satisfactoria para dichas configura' éiones ni para otras simili' tudes entre las abduc'
Todavía

imaginarias. Teniendo en

puede proponerse el si.

cuenta esta matizacién

clones "reales" e imagina'

guiente Modelo de Abducción: el testigo percibe re-

car,. entre ellos el mayor misterio de todob: Ia naturaleza del estímulo que ini. cia ta alucinación en el tes. tigo, disparando así la se. cuencia de la abducción. El autor prefiere una hi-

ESTUDIO
OVNls. Pero mientras sigue sin obtenerse una evipótesis dualística sobre los

11

dencia física suficientemente concluyente, este
cológicos- incuestionable-

trabajo permite llegar a la conclusión'de que Ios OVNls son -en términos psi
mente reales y que toda investigación centrada en los aspectos no físicos del fenómeno es altamente prometedora.
INTRODUCCION

ciones imaginarias estuvo motivado primordialmente por la ihsátisfacción de los investigadores con los resultados de distintas invest¡gaciones sobre casos de
reales. Entre las varias objecciones destacaremos: l)
gos; 2) la ambigua naturale-

El estudio sobre

abduc-

mentalmente. . El testigo entra en una

situación de "p"eabducción". r Comienzo de la experiencia.

abducción supuestamente

A Pérdida de Control.

la incertidumbre sobre la credibilidad de los testi.
za de las evidencias anecdóticas y de otro tipo que apoyaban las declaraciones; y 3) cuestiones no
aclaradas tales como la eficacia de la hipnosis y/o de los procedimientos hipnóticos aplicadog en cada caso particular.

B El testigo percibe un OVNI. C El testigo tiene la sensación de ser conducido al interior del OVNI. D El testigo observa el interior del OVNI. seres.

E El testigo percibe unos
F El testigo siente como es El tesügo nota como recibe un "mensaje". H El testigo se encuentra
G

de 1977, 16 voluntarios han sido hipnotizados y sometidos a "abducciones" imagi-

Desde principios

"examinado",

narias, por un hipnólogo clínico en colaboracióún con un grupo de ufólogos' jetivo del presente trabajo
en la Baja California. El ob-

es describir los distintos
la luz de otras experiencias

menzamos el estudio en la creencia de que las abducciones imaginarias serían

Los investigadores

co-

de vuelta en un entorno
normal.

¡

experimentos realizados y discutir sus implicaciones en la investigación OVI\II a

claramente diferentes de los casos "reales", ofreciendo así alguna prueba
sobre la "realidad" de las abducciones investigadas,

o Secuelas de la abduc-

Fin de la experiencia.

ción.

análogas a las abducalucinaciones inducidas
mediante drogas.

ciones, particularmente las

Pero lo que encontramos fue sorprendente e in-

A partir de esta "Abducción Modelo" se elaboró
una serie de 8 preguntas

narios eran voluntarios procedentes de distintas l0mujeresy6hombres,
12

Los secuestrados imagi-

escuelas universitarias y

quietante, y la mayoría del tiempo transcurrido desde entonces lo hemos empleado en tratar de dilucidar las conclusiones de esos
inesperados resultados,
METODOS

mento. A continuación presentamos un breve resumen de dicho cuestionario:

corporadas en el cuestionario que se pasó a todos los sujetos del experi.

tuacionales que fueron in-

si

comunidades locales. Et
entre

grupo estaba compuesto de

Y MATEBIALES

y 65 años. En base cuestionario, cuya parte oral fue realizada antes y durante la hipnosis como una comprobación suplementaria, todos los sujetos fueron considerados como "ovejas", esto

a un breve

Como nos muestra la casuística conocida, la mayoría de las aproximadamen-

I - Declaración preliminar describiendo la naturaleza del experimento.
Hipnosis. - Se presenta la idea del encuentro OVNI imagina2

te 2ü) abducciones que constan en los archivos presentan varias etapas
las cuales configura una se-

3

distintivas, el conjunto de
cuencia de la atrducción o "Abduccién Modelo":

es, ignorantes respecto al tema OVNI y no familiariza. dos con la extensa literatura sobre el mismo.

. E¡ testigo está en un entorno normal física v

rio y se' pide al testigo que cuente todo lo que ocurra con el máximo detalle. 4 - Se formulan diversas preguntas sobre cada una de las 6 fases de un encuentro OVNI o abducción imaginaria:
vorito, cómodo y relajado,
2) lmagínese que ha subido

(')

El grupo incluye al Dr. W.C. IvtcCall, John De Herrera y el autor. Versiones preliminares de este trabajo han sido presentadas en los Simposium OVNI del MUFON en 1977 (Scottsdale, AZ) y en la Reunión de la Asociación Americana de Psicología en 1978 en Toronto

l) Imagínese en su lugar

fa-

cuando de repente ve un OVNI. Describa lo que ve. al OVNI. ¿Cómo llegó al interior?

(Canadá).

OVNI. Describa lo que ve' 4) Imagínese que ud. está viendoalqunas entidades o seres en ése OVNI. Descrí'
baIos. 5) Imagínese que los seres

3) Imagínese que se en' cuentri en el interior del

h) Componente emocional (áta emotividad en la res'
puesta del testigo)

supuestamente secuestra' dai cerca de LibertY (Ken' tucky) en 1976.

Durante el análisis se uti' lizaron otras dos catego'

lo sométen a un examen ñ' sico. Describa lo que le es-

rías que no aParecen en la compáración de la Figura

El intento de cuantifica' ción es subjetivo Y utiliza

una pequeña muestra' Pero

l:

se aplicó la misma herra' mienta analítica en ambos

tá pasando. 6) imagínese que ud. recibe alpún lipo de mensaje de

(una pregunta sugerente
te)

i)Sugestión intencional
Y

tinos de at¡ducciones. Debe

asinrismo, que "éñalutse tos casos.de abducciones
casos.
RESU LTADOS

loi ocubantes del OVNI. ¿Qué dice el mensaje Y co' a' donde se
encontraba

ptanteada deliberadamen'

inó se lo dieron a conocer? 7) Imagínese que ha I't¡elto
cuando vió el OVNI. ¿Cómo lo hizo, y cómo se siente? 8) lmagínese que ha Pasado algún tiemPo desde que ocurrió su encuentro con el OVNI. ¿Hay algo que in' dique que su Personalidad o sus funciones fisiológicas y/o psicológicas han sido afectadas en alguna forma por su experiencia? Para tratar de conseguir una perspectiva global del

j) Sugestión no intencionada (pregunta o sugerencla
no flattéada o accidental)

bien investigadas Y con tes' tigos múltiples son muy es'

Las 4 abducciones ales" fueron seleccionadas principalmente Porque se iratabá de casos creibles,
sobre los que disPoníamos de transcripciones comPle-

i're

con 2 o más testigos Y
tas de las regresiones
cuestrados "reales" son:
o bien alqún otro tiPo de informes detallados. Los se'

El análisis en 8 catego' rías se realizó simPlemente totalizando las unidades de informacién (bits) existentes para cada categoría
Y

otrteniendo los Porcentajes

las categorías individuales

resultantes. Mientras que

varían hasta l0 Puntos unas de otras, cuando se compararl los Promedios de las 4 abducciones "-reales" e imaginarias, surgen sorprendentes similitudes

a) Betty Hill, cuYa abduc'

exoeriménto, se intentó cuántificar los datos obte' nidos tanto en las abduc' ciones "reales" como ima' ginarias. Las transcriP' éiones de 4 casos "reales"

ción iunto a su marido Bar' ttev ótt New hamPshire en

entre

l96l

v 4 imaqinarios fueron ana'

iizadas-línea por línea Y comparadas bajo 8 diferen'
tes categorías: a) Patrón (paralelismo evi' dente con casuística Pre' üa) b) Posible patrón (Paralelismo que el analista consi' dera probable) c) Patrón no reconocible d) Extrañeza de los datos e) Objetividad del sujeto (se considera que la resPuesta no está sesgada)

tudio utiliza la "narrativa onírica" de la Sra. Hill (5) detallado inforrne -un sobre la serie de sueños
que siguieron a su suPues'

s¡o

caso áe este tiPo. El es-

es quizás el más famo'

müestra la Fig.

ambas, como I' Cualesquiera que sean las posibles deficiencias
del análisis comParativo
de la cuantificación Poste' rior, todos los sujetos ima'
Y

tá abducción- en vez
las qrabaciones de las

de

se-

qinarios describieron ñruchas configuraciones Y detalles idénticos a
aquellos que aparecen con variable frecuencia en toda

sionés hipnóticas, debido a su mayor laconismo Y a su

esencial identidad con es'

la casuística OVNI (no sólo

tas últimas. b) Judy Kendall (7), una de las 3 hermanas que asegu' ran haber sido secuestradas cerca de Woodland (Ca-

lifornia) en 1971. El caso Kendall fue investigado por el mismo equiPo de
ufólogos que trabaja en este estudio. c) Sandy Laron (8) que ase'

en casos de atrdución)' l'as Dautas varían desde las ob' vias ("en f orma de olatillo';) a raros e incluso ábscuros detalles de alta

$

(se estima que la resPuesta

Deformación del sujeto

extrañeza ("túnel de luz")' Alqunas de las más intere' .rñtes características apa' recidas en las 8 Primeras sesiones hipnóticas' están

indica prejuicio o
tión)

suges'

á. cott su hija y su novio en las 3 mujeres que fuerori

qura haber sido secuestra-

debaio
cuadro..

"norñraleb " e "insól¡tas" para mayor claridad). Ver

(clasif

icadas

en

g) Posible dato paranormal (p.ej.: datos ESP tales como

Dakota del Norte en 1975. d) Elaine Thomas (9) una de

telepatía,

etc.)

+

ESTUDIO
tabla I

r3

LOS PATROHES EI{ L(lS RAPTOS IMAGIilARIOS
Patrones normales Patrones insólilos

"Vis¡ón del OVNI"
OVNI dernasiado brillanle -9ara verlo OVNI en loína de disco (3) OVNI rodeado de neblrna
N4ovirnientos errátlcos

OVNt Inás brilla4te que-coloreaco

P,'j:i lJl"ll'J:":t1".3Í1,'oT3jll,",,o ", n',o o"' ob¡eto
OVNI "aurnenta Y encoge Él't"ar,go srenle oue el OVNI lo observa

"Acceso al OVNI"
El testigo es llevado en trance El testigo se desmaya
El lestigo es llevado a través de
(3)

un

tunel de luz

El acceso parece 'un largo v¡aje El lestigo enlra a través de las paredes del OVNI

"lnterior del OVNI"
Consolas, rnobiliario (5) Luces rnuy brillanles i6) Sin consolas ni rnobiliario flurno y nebl¡na (2) Frío y calor en alternancia Zurnbido casi "hipnólico Pantallas de TV El testigo se encuenlra denlro de una "burbuja'

fernperalura fria Zumbido fuerle

(3)

"Seres"
Hurnanos (2) Hurnanoides Bobols Sin algún rasgo facial (6) Dedos con membranas interdigrlales y pulgares El lestigo percibe seres telepáticos (3)
Anrrna leS

Exólicos (3) Aoaricionales (2) Dos tipos de enlidades en el rnisino OVNI Rayo retráctil etnitido por los ojos del ser

"Examen"
De cabeza a pies, rnelódicarnente (3) Entidades arnables, pero a lo suyo Pará¡isis duranle el exarnen (4) Tornan rnueslras de sangre El lesligo s¡enle un exafnen rnenlal (2) Hernorragias detenidas y curadas rápidarnenle EI teslrgo duerrne baslanle t¡ernpo despues del exarnen

"Mensaje"
Telepálico (4) Conienrdo: ecológrco' crentifrco, "volveretnos Verbal (2)

"olvidará todo" (2)
" Retorno"

Olro (2)

Sin rnensaie (3) El ser rnueve la boca pero sin etnilir sonidos

Faliga y desorienlacion

"Nad¡e rne creerá' El test¡go acepla la experiencia OVNI

Piel ¡rrrlada, garganle seca Ouemaduras en la Prel El teslrgo se sienle "rnás allo"

"Secuelas"
El tesligo mantiene una "mente rnás abierla" El test¡9o olv¡da lo ocurnoo

El lestigo queda intrigado por el

"trernpo

perd¡do' Éi tást'go espera que "algo va a pasar"

coincidencias relaciona
1974, describiendo ambas

Una de las más extrañas

abducción rodhesiana de

uno de los relatos imaginativos con el informe de una

entidades aparicionales ma que el testigo

que asumen cualquier for.

ver. Ello sugiere la provo. cativa posibilidad de que

desee

los testigos "reales" sean de alguna forma responsables de ciertos elementos significativos que apa.

recen en sus propias ab.
ducciones.

abducciones "reales" e
imaginarias.

tencia de amplios y profundos paralelismos entre las

fueron descriptas en las 8 primeras regresiones. Los dibujos de las Fig. 2 y 3 ofrecen la más clara evidencia en favor de la exis.

exótica y aparicional)

pauta. Debe señalarse que las. 6 categorías conocidas de entidades (humana, humanoide, animal, robot,

tuyen otra interesante

Los tipos de entidades presentes en los casos "reales" e imaginarios consti-

DISCUSION

Los patrones que apare. cen tanto en las experien-

cias"reales" como en las

imaginarias forman un

dante y complejo como para deberse a las fuentes culturales ordinarias tales como la televisión, el cine, las reüstas y otros medios esencial un profundo cono-

conjunto demasiado abun.

de comunicación.

sería

cimiento de toda la literatu. ra ufológica para saber detalles tales como rayos de luz que se retraen, OVNIs

ütaciones a través de un
DESCRIPCION DE UNA APARICION ¡MAGINARIA

que cambian de tamaño, le-

tut¡o luminoso y seres poco usuales. Y sin embargo, selección hacía muy impro. bable un conocimiento previo sobre el tema OVNI su-

nuestro procedimiento de

hurnana ante mis ojos. Cornenzó rnuy alargado... tenía partes de una cara hurnana perol.. de alguna forma no era normal. Era corno si no tuviera orejas, o... conforrne rnás lo rniraba.,.. rnás ernpezaoa a parecerse a lo que yo quería ver corno un ser hurnano... Me pregunto si rne estaría proyectando esa irnagen a través de rni rnente... porque carnbiaba continuamente conforrne se acercaba paso a paso. Tenía la sensación de que se carnbiaba para rní..."

"... Mientras más lo miraba rnás tomaba forfna

ficientemente significativo.

Cualquiera que sea su origen, estas configura-

ciones parecen probar que los secuestrados imagina. rios no fantasean en absoluta libertad -por ejemplo, no describen seres gelati-

,Sujeto hipnotizado N. 4

DESCRIPCION DE UNA APARICION "REAL''

"... Fuirnos prograrnados dentro del autornóvil... Y enlonces la forrna que había sldo proyectada

le todo el viaje me dijo que yo vería lo que
qu¡s¡era ver en su lugar y sólo eso: si yo querÍa

en el asiento trasero y que se rnanluvo allí duran-

disparatadas imágenes sugiere que dichas configuraciones ofrecen una estructura común alrededor de la cual los testigos imaginan sus experiencias, siguiendo un limitado campo imaginativo que coincide con la mayoría de los casos de abducción "reales".

ran-.

nosos

u OVNIs que respi.

La ausencia de estas

Debemos destacar asi

general que los hurnanos, con torsos grandes, cuellos, sin pelo, dos brazos, dos piernas..."

y cuellos ... que hicieron... Tenían la rnisrna forrna

que parectese un fnonstruo, parecería un rnonstruo. No sé... que hicieron... Tenían la rnis¡na forma general que los hurnanos, con torsos grandes

mismo que dichos patrones o configuraciones parecen

ciones imaginarias pueden convertirse en indicadores
de confianza sobre detalles de casos "reales". Esta

confirmar que las narra-

Tesllgo de la abducción rodhesiana (bajo hipnosis) FSR 21 N" 2 o. 9.

sorprendente conclusión puede llegar a tener un gran valor en futuras investigaciones, aunque de momento no sepamos cómo.

¿De dónde provienen esos

Queda todavía sin res. ponder la pregunta clave:

estos rasgo!¡ peculiares (ta.

les como los rayos de luz

importantes patrones que aparecen en los relatos
imaginarios de abducción? Examinemos algunas alternativas:

retrácüles) también aparecen en casos donde no se ha usado la hipnosis. Por ser una herramienta de in. vestigación muy valiosa, si se usa con las debidas pre. cauciones. Esto es todo lo

tiene dedos, aino una espe' cie de membranas. Y ein embargo no veo unas pro.
tuberancias claras o dedos. Sino una especie de muño. nes al extremo... de 1a... la mano. No parecen... tener...

tanto, la hipnosis r,iii;ede

No puedo ver piernas ni

mog años para obtener mayor información sol¡re las

da vez más en estos últi-

Ya que la regresién hipnó. tica se ha ido utiliz¡ndo ca-

A. El procedimienlo hipnótico.-

que podemos afirmar por el momento.
8. Inlerrogalorio sesgado.-

luego, debe mantenerse la máxima cautela sobre los resultados de la regresión

podrían ser estimuladas por eI procedimiento hipnótico seguido. Desde
hipnótica en

razonable preguntarse si las pautas que aparecen

supuestas abducciones, es

ción de casos OVNI. Como sabe cualquier hipnólogo

la

tivados por una serie de preguntas tendenciosas que pueden sesgar los resultados de la abducción imaginaria. En respuesta nos limitaremos a citar parte de la regresión imaginaria número 6, Nótese
que el hipnotizador realiza

es que los patrones son mo.

Otra suposición admisible

alguna clase que les llega hasta el suelo. Los dos es. tán vestidos iguales. El tra. je es... oh... de un color ti rando más a púrpura que a
azul. Parece ser todo uno... hecho todo de una sola costura en el traje. Sus ojos están muy, muy hundidos.

pies, quizá ellos tienen... lo que parece como... ropa de

pieza- No se ve ninguna

investiga-

experimentado,
merización"

cual sea -sea su naturalezano es un

la

"mes-

mientras que eI sujeto responde con un extenso

una pregunta simple

párrafo descriptivo donde

camino seguro ni un atajo a

la verdad. Cualquier testi go puede mentir, o creer
validar por tanto la regre-

sus propias mentiras, e in-

detalles observacionales de los cuales -ninguno puede decirse que sea decorrecta-: P: "Ahora imagínese que
bido a sugestiones o a otro tipo de metodología in-

pueden contarse más de 35

tos y hombros muy
2 pulgadas. Puede que un poco más... No tienen armas ni herramientas. Simplemente dan vueltas alrededor de mí... Y el suelo parece estar hun. diéndose como si fuera un ascensor. Y... la puerta pa.
tamos descendiendo.. Esto no parece afectar:les lo más mínimo. Creo que posible. los estudio a ellos". (El di. bujo de los seres descrip tos, según fue realizado por eI propio testigo, apa. rece en la Fig. 4).
mente me están estudiando de la misma forma que yo rece elevarse. Creo que es.
anchos... lf{iden unos 4 pies

Realmente no puedo ver ni pupilas. Tienen lo que parece una nariz en el medio de la cara, pero real. mente apenas si eobresale. Y las bocas son... aberturas redondas sin labios... Pare. cen tener cuellos muy cor.

ojos

sión. Un resultado más frecuente suele ser que el tes-

tigo confunda

sus propias fantasias con la

sutilmente

o el hipnotizador se den
en fecha tan lejana como 1947 un inteirto de utilizar la hipnosis en una investigación OVItll se convirtié en un ejemplo -aunque completamente inesperacuenta de lo que ocurre. Ya

realidad, sin que él mismo

ud. está viendo algunas en. tidades o seres... Desrr:íba. los tan detalladamente co. mo pueda". mucho más grandes que ... las hu. manas. Parece casi como si estuvleran,.. comprobando si soy hostil o no. Sug cuer.

zas redondeadas.

R: "Parecen tener forma humanoide. Tienen cabe.

do-

za cuando el testigo está

imposible saber con certe-

ginaria (2). Puede resultar

de una abducción ima-

fantaseando. No obstante, la regresión hipnótica se ha empleado en un pequeño porcentaje que han establecido los detalles ya conocidos que caracterizan el fenómeno OV-

de los miles de informes

rostros. Puede... puede que sean ropas... I-a piel pare. ce... como de cera... cera amarillenta. No tiene nada de pelo. Tienen una especie de piel llena de hincha. zones. Sus rostros parecen humanoides. Pero sus ma. nos tienen el mismo color

pos tienen un color dife rente del de sus manos y

minarEe por completo los sesgos y sugerencias inconcientes, en'las regne.

Aunque en ninguna sesión hipnótica pueden eli.

NI; y además, muchos de

amarillento y tamtlién

hinchazones. Realmente no

ría recordar aquí que nuestro análisis comparativo localizaba las posibles preguntas sesgadas, eliminándolas.

siones imaginarias no se presentan en general este tipo de fallos. Quiás debe

16
C. ¿Son las abducciones "reales" imaginarias?.La existencia de importantes y numerosas coincidenales" e imaginarios nos lle-

ESTUDIO
cientes de que cualquier teoría explicativa debe tener

vestigadores somos conconsiderables diferéncias existen-

En cualquier caso los in.

jetos

fenómenos naturales desconocidos, mensajeros di-

extradimensionales,

cias entre los relatos "re.
suponer

en cuenta las
abducciones.

vinos, etc.) amenaza

supremacía de la HET. La

Ia

va fácilmente a

que las abducciones "reales" son imaginarias. Pe.
ro existen también diferen. cias importantes entre am. bos tipos de experiencias, parativa siguiente:
como muestra la tabla com-

tes entre ambos tipos de
D. La influencia de la hipótesis desde luego supopular seudónimo, los

(NDT.- los OVItlls como objetos materiales) puede por

teoría "nuts & bolts"

extralerrestre (HET.-

tanto haber distorsionado algunos informes OVNI al
haber creado un complica-

Los OVNIs,

y

"platillos volantes"

su-

do conjunto de expectati vas orientadas a la HET
configuraciones específi.

que se plasmaría en los re latos en formas de pautas y
cas.

EXPERIENCIAS DE ABDUCCION IMAGINARIA

[^as pautas imaginarias normales podrían derivar.
se de una excesiva prepon.

¡ El testigo norrnalrnente controla sus efnociones . No tiene Sensac¡ón de "tie¡npo perdido" . No presentan efectos físicos o fisiológicos o No oadece arnnesia . Pocos sueños o pesadillas . Ninguna secuela aparente
Norrnalrnente no hay rnernoria "conciente" de la

. Voluntarias

completamente acultura.
les, podríamos esperar ma-

derancia de la HET. Si los datos imaginarios fueran

exoeíencra EXPERIENCIAS DE ABDUCCION "REALES''

simplemente a que las de.
más teorías son erróneas. Sin embargo, los patro-

teorías, pero aparentemente no es así. Aunque desde luego, el predominio de las pautas HET puede deberse

nifestaciones de las otras

nes imaginarios insólitos
males, tienen una profundi-

.

.

Involuntar¡aS Los tesligos están a rnenudo asustados y rnani-

fiestan una gran ernot¡vidad . A rnenudo se citan "tiernoos oerdidos" . Se indican electos fisicos o fisiológicos . La arnnesia es frecuente

HET, ya que al contrario que con los patrones nor-

no parecen derivarse de la

Sueños y pesadillas, etc. Secuelas cons¡stenles en perturbadores efeclos ernocionales o osíouicos . A veces se tienen rnernorias concientés del en-

. .

ral. Además, los patrones

dad mítica que eliminaría una fácil influencia cultu-

procesos mentales que serán discuti dos más adelante.

des con otros

insólitos presentan afinida-

cuentro OVNI

tados, los sujetos que intervenían (una pareja) no pudieron asegurar que no hubieran tenido un encuentro cencano, De forma similar, algunos secuestrados "reales" no pueden asegurar tajantemente si sus relatos conlienen o no partes imaginarias.

ocurrió un incidente muy ilustrativo: una vez desper-

Durante una de las se' siones que realizamos

men más. A pesar de que no existen más evidencias de peso a favor de la HET que a favor de las demás, orías sobre los OVNIs (ma-

gieren para la mayoría de la gente la posibilidad de visitantes extraterrestres. seres superiores con una tecnología avanzada que podrían considerar al hombre como un esoeci-

aparecen en las abducciones "realeg" e imagina-

Muchas de las pautas que

E. Arquetipos Jungianos.-

ceptos arquetípicos

rias nos recuerdan los con.
de-

Nls describió en su libro "Flying Saucers" ("Sobre cosas que se ven en el cielo") (6). Dichas pautas
nos llevan necesariamente a una interpretación jungiana, ya que tanto los rela-

sarrollados por Carl Jung, cuya relación con los OV-

nin!una de las restantes te.
nifestaciones psíquicas. ob-

tos imaginarios como los

ESTUDIO
30%

17
CATEGORIAS: I - Patron 2 - Posible patrón 3 - Patrón no reconocible 4 - Exlrañeza de los datos 5 - Objetividad del suieto 6 - Delormación del éuieto 7 - Posible dato paranórmal

CLAVES: Datos de la abducción ¡s¿l

Datos de la abducción imaginaria

2Oolo

8 - Componente emocional

lOlo

12
RGURA

T.-

Gr¡ifico que muestra las extensas similituder entre le información procedente de 4 abduc. ciones "reales" y 4 imaginarias
G. Limitaciones de las respueslas cerebrales.-

conocimiento colectivo de la imaginería OVI\I. Sin em-

"reales" parecen exigir un

bargo, aunque reconocemos las posibilidades de
sante.
F. Sugestión paranormal.-

esta idea. de momento la considerarnos sólo como una especulación intere-

carse si, como se ha supuesto últimamente, la
mente reacciona de forma riedad de estímulos , en buyo caso fenómenos aparen-

I-as pautas podúan expli-

vas citadas responde
cuadamente

Ninguna de las alternati-,

similar a una amplia
.

va-

temente no relacionados

Ia posibilidad de que algu.
no de los secuestrados ima-

Hemos pensado también en

entre sí producirían idénticos efectos mentales (ll).

aparecidas ni a todas las in. cógnitas que apanecen a su alrededor. Y lo que es más, todavía queda por explicar una ¡mportante consecuen. cia de dichas pautas: los testigos de las abduccioneg "reales" muy posiblemen.

a las

ade-

pautas

ginarios estuviera "leyendo las mentes" de los 3 o
más ufólogos presentes ducas. La comunicacién para-

Si la mente enmascara sus activida.des de esta forma, llegar a conocer algo sobre el estímulo que da lugar a

dad tal como ellos la han

te están contando la ver.
experimentado. En apoyo

rante las sesiones hipnóti

mejor de los casos, las evidencia¡ a favor de esta fas. cinante posibilidad son ambiguas.

normal podría explicar la habilidad de los volunta. rios "ovejas" para descri bir detalles casi desconocidos en la fenomenología OVNI. Sin embargo, en el

ción será dificil. Además, la idea de un cerebro limitado parece abrir una caja de Pandora epistemológi ca: incluso si escogemos creer al testigo, nunca sabremog en que .medida
su relato coincide con la re-

las experiencias de abduc-

de esta firmación vienen investi gaciones realizadas en otros campo$: l) trabajos recientes de R.K. Siegel y otror¡ (ll,12,l3) sobre las
alucinaciones originadas por el consumo de drogas;
y 2) eüdencias anecdótica$ procedentes de los relatos "más allá de la muerte" re

alidad ( ver Fig. 5). Volverelante.

copilados por Raymond
Moody y otro!¡ investigadores (9).

mos a este tema más ade-

r8

ESTUDIO
FIGURAS 2 y 3

o
z
z

'm,ffi, w M
a
F F
t'¡

^H"

M
ciones como en los relatos

z

z

m

ffi ws{ HE{

ÉáA

H'

EI

Tipos de entidades imaginarias y reales

# 5h @
de abducción "reales" e imaginarios. A veces, la
es muy similar, sugiriendo

Existen semejanzas fun-

imaginativas", las descripciones coincidentes de formas, colores y movimientos que facilitan distintos sujetos sometidos a aluci-

ción Modelo y las que se denominan "constantes

damentales entre la Abduc-

les como seres humanos reconocibles -muchas veces como si fueran perso' najes de comics-, formas
animales o de otro tipo).

descripción de los mismos un origen común (Fig. 8): l) Abducción imagin4ria
cen tener,.. me han condu-

Mientras varias de estas imágenes alucinatorias son virtualrnente sinónimas de fragmentos familiares en la
secuencia de la abducción,

("habitación/ ascensor

ultrarápido"): "Ellos parecido a... parece casi como un tubo. El techo está por
(Sujeto N" 6).

militudes más obvias

naciones inducidas por drogas. Algunas de las si-

cular aparece en un dibujo

un paralelismo muy parti-

parpadeante luz inicial; 2) visiones de túneles y/o tu.

pueden ser: l) la brillante y

realizado por uno de los sujetos drogados referido

lo menos a 20 pies. Y yo estoy a unos 3 pies del suelo"

a una de las escenas en que

bos; 3) gran variación de
colores intensos; 4) imágenes dando vueltas o haciendo espirales; 5) dibujos ge-

parücipó, y que puede darnos una cierta perspectiva para juzgar las pautas abducción/alucinación. El di-

erráticos de las imágenes; 7) la participación del suje

ométricos; 6) movimientos

bujo recuerda el interior
NI, rodeada de "ventanas"

de la gran cúpula de un OV-

mando parte de la imaginería; 8) informes sobre múl-

to en Ia experiencia o for-

(ver Fig. 6). Grandes habitaciones de forma semies. férica son también habi'
tuales en los relatos de ab-

"¡Puedo ver el cielo en lo altot ¡Estoy mirando a través de las rocasl... Es un volcán, puede ser... Como un tubo largo... dentado" (festigo de la abducción de

bitación del volcán"):

2) Abducción

"real" ("ha-

tiples "pantallas de TV",

3) Alucinación ("habita. cién tubular"): ¡'Es una es.
pecie de tubo, siento algo... como si estuviese en el fondo de un tubo mirando ha-

1976 en Kentucky).

muchas veces mostrando datos autobriogrríficos; 9) infegr:ación de laspropias

mo imaginarios,
ilustra la Fig.
7.

ducción tanto "reales" co.
según [.a imagen del túnel o tu' bo es una de las más comu' nes. tanto en las alucina-

mernorias del testigo en la er<periencia¡ I 0) diferentes

*inrágenes complejas" (ta-

(las pantallas)

cia arriba... Puedo verlas

y todas las imágenes convergiendo en

trU I IJIJIL,'
l.'t(;l lltA

IY

,@,

agonía

r)
Diagrama

hlpnosir

66

respuestas similares de la men. te frente a una variedad de estí. mulos diferentes

de las

hipotéticas

Visión sufrida durante una alu. cinación medlante drogas. Nó. Dibujo del ser descripto por el
sujeto No 6

riores de los OVI\ls y con.los "grandes recintos" (témada de
"HALLUCINATIONS'i)

tense los parecidos con los inte.

(13) p.

un punto central (Siegel
neles/tubos toman formas diversas en los informes OVNI. Algunas son clara.
Pero las imágenes de tú.

ll7).

rante los exámenes físicos. La imaginería túnel,/tubo parece surgir también en muchos informes de OVNIs

instrumento médico) du-

torno.
estos tubos de luz es la levi.

Una de las funciones de

mente como túneles, mientras que otras pare. cen deformaciones figurativas de las imágenes. Co.
mo vemos en la Fig. 9,' aparecen en Io9 relatos como pasadizos,. cubículos, con-

ciIíndricos

tenedores transparentes, habitaciones, etc. A veces

pueden reconocer

descripciones como las de los apéndices como "trom. NI, e incluso, en una mini. versión, como el tubo ci.

las imágenes de túneles se en

pas" que cuelgan de un 0V.

Este rayo tubular tiene unas curiosas caracterís. tics: aparece y se retrae
no da sombras; y supuesta. mente tiene efectos físicos

ejemplos es el tubo luminoso retráctil que muchos testigos describen como si fuera un túnel o tubo ilumi. nado. Observados desde el suelo es como si estuviesen mirando en un túnel de luz.

más extraordinarios

ejemplos típicos aparecen en la Fig. l0). Uno de los

(algunos

tacién de los testiqos. [¿ Fig. t2 muestra un ójempto

3 secuestrados
rios:

lares fueron descriptos por imagina-

"real". Otros sucesos siml.

tipico de una

levitación

Sujeto No l: "Del mismo sa. Iió un largo tubo que quedé a unos 2 pies sobre mi... Y

líndrico siguié

luego ese largo tubo ci-

líndrico que usar los hu. manoides frecuentemente (como si se tratase de un

la Fig. I l); la briltante luz

Ientamente, mostrando un "extremo" plano (como en

sobre los testigos y el en.

ces de colores en su inte. rior... Me parecía como si flotara durante un momen. to y entonces... me en. contré dentro". Sujeto Nt 2: "... una succión suave... que de alguna forma me introdujo dentro

bajando. Era de color gris y... con lu.

2A

ESTUDIO

@jF
tu-ñ arE laq *
09?¡)

é-

|ITT\@r
OVIt{Is en forma de tubo

IoJ.rr Dcsrrt

(CA)

qs¿

(t9?4)

Tr¿vis waltoñ case

(1975)

Típico rayo luminoso retráctil procedente de un OVI\II que

en algunas
ales"
FIGURA

"Grandes recintos" observados

abduccioneg

"re

muestra el extremo plano y claramente delimitado del mismo

Comparación de imágenes tu.

,t I t
Ovltal

como a tral'és de su base... como algún tipo de túnel de aire y luz que me atrajo al interior... Cuando desperté me encontré dentro de un

tubo".
Sujeto No 3: "Fuí atraído...

como una mota de polvo por un aspirador. Quiero
estaba.,.".

decir, de pronto allí
Otra imagen común
en

bulares aparecidas en (de izq. a der.) abducción imaginaria, ab' ducción '¡real" y alucinación

lado o reticular que en ocasiones se combina con una lmaginería más compleja y reconocible (como en la

las alucinaciones es un dibujo geométrico cuadricu-

Fig. l3). Estructuras geométricas pueden verse
también en.algunos dibujos hechos por los testigos sobre la apariencia externa de los OVNIs (ver distintos

ejemplos

Imaglnería de túnele¡ o tuboE

en lnformes

Muchas de las estructuras geométricas relacionadas con los OVNIs son fuentes luminosas rectangulares o circulares que los testigos

en la Fig.

l4).

interpretan como "venta-

ESTUDIO

21

es€&
Ilustración de una levitación
mediante un rayo luminoso

[[000[[[0[
pcoooo.ooooo*-o\ ).nt-g*--^ttV*¿/oooo@oooo 0oooooe\

&@ffi
,-\ *-)

Dibujos geométricos observa.
dos en distintos OVNIg

eervada en una alucinación

Dibujo geométrio e imaginería "compleja" o reconocible ob-

referido a las formas OVNIs descriptas es que vir. tualmente toda fcyma geométrica imaginable tiene su sitio en los dibujos de

nas". Un punto interesante

hasta llegar a sensaciones táctiles" ( I l).
son incluso más dramáticos. La imagineria que aparece en

ser visto en un casg OVNI.

Otros paralelismos

tes; túneles y/o tubos; imá. genes rotatorias; estructuras geométricas; colores; y movimientos aleatorios.

Así pues los OVNIs pueden asociarse directamente con cierta secuencia de "constantes" alucinatorias: fuentes de luz pulsan.

los..testigos.

Estos

parece haber una progresión hacia niveles de experiencia superiores ..deide

ciones. Siegel asegura que, menos en las alucinaciones debidas a la cocaína

gas como en las abduc-

existen pautas secuenciales tanto en las alucina. ciones inducidas por dro-

mo-s apoyan la idea de que

y otros

paralelis.

incluyen 4 dibujos: "A" procede de un EC3 en ¿l cual se observó un OVI{I con una estructura como "panal de abeja" y un ser en una ventana; "8" es una típica estructura geométri
ca aparecida en una alucinación, no muy .diferente de Ia anterior; "D" procede

cercanos es a menudo tan parecida que podría intercamtriarse. En la Fig. 16 se

las alucinaciones y en los informes de encuentros

dos figuras, conro de tiras cómicas, incluyen su aura, sus expresiones, y el que ambos fueiad de tipo aparicional. Curiosamente. tan. to los testigos de alucinaciones como los de las alu.

las similitudes e¡rtre las

cinaciones perciben

en

ocasiones formas humanas como de dibujos animados.

zas. Los sujetos drogados

Existen otras semejan-

con algunos cambios y
resante manifestación de este proceso es ilustrada por la Fig. 18. Los sujetos
sometidos a alucinaciones
una seiie de "pantallas de televisión" que recogen re. tazos de su propia vida panueva intensidad. Una inte-

sus experiencias, repitiendo sus antiguas vivencias

aparentemente integran sus propias memorias en

al

igura en una "ventana" quenosrecuerdaaAyC.

también de una experiencia alucinatoria v muestra un túnel rotatorib con una

con formas geotnétricas v

simples luces, siguiendo

puede compararse con un

En la Fig. l7 tenemos una alucinación "compleja", o sea una figura humana cla. ranlente reconocible, que

generalmenle observan

cuestrados "reales"

sada. De igual modo, los se-

v

los

tes de informes OVNI y de alucinacrone9:

Imágenes similares proceden-

luces

hinel luminoso

rmagenea,

S=
en
geométricos

colores

A. Entity in "window" B. TJ¡picel geometric of honeycomb-surface or Lattice image ¡eport. t:FO. (F/\V€bb. YEAR ed bJ. haltucinaring subjects. OF HUilIANO¡DS.)
l¿"'i

,,nto-ttot

\

OVI\Is y las alucinaciones imaginarios aseguran ha. perimentó este fenómeno ber visto grupos de pande memorias médicas: el tallas con datos autosujeto No 3 afirmó que los

moümientos erráticos Algunos paralelismos entre los

v.¿7"

i

/\

\

C. Entiry reported near D. Hallucinatioo image aulo hood. (WebbIYEAR of human figure *.iihin a OF ¡lUllANOIDS.) rotating tunnet. (suggested by S¡egel, H.\LLUCb¡
ATIONS)

ción" a la que fue sometida

de las abducciones. Por ejemplo, Judy Kendall describió la "cateteriza-

También afloran datos personales en otras fases

biográficos.

máscara; luego recordó
que durante una tonsilecto.

seres Ie aplicaron en la cara durante su exarnen un gran aparato como una

la "realidad" de las experiencias de los secuestrados por un OVNI. Nos refe. rimos a los datos aporta-

pueden estar envueltos en otro posible campo de evi. dencias que podría apoyar

Sorprenden. terDente, uno de los sujetos

operación de sinusitis (8). Existen otros ejemplos en

ños frontal¡:sJ, después pudo saberse que había sufri- ' do con anterioridad una

luego fevelo que ya habia sufrido una operación similar en un hospital (7). Sandy Larson dijo que durante su experiencia el "examinador" extraterrestre había "raspado" el interior de su nariz (se-

por los extraterrestres, y

mía cuando era niño utilizaron una máscara sintilar.
Si detalles médicos pueden llegar a infiltrarse en los

dos por las "experiéncias al borde de la muerte", o mente han pasado por la muerte clinica y luego han podido ser resucitadas o "vueltas" a la vida. Según la describe Raymond Mo. ody y otros (9) la evidencia es más anecdótica que rígi. damente científica. v esto no debe olvidarse,- Pero además de ser intrigante y provocativa, su carácter generalmente informal no la diferencia mucho de la mayoría de los informes OVNI. Las "experiencias al borde la muerte" incluven
nas personas que aparente.

sea, a Ios relatos de algu-

hay razones para que no ocurra lo mismo con otros
datos personales. Como en alucinaciones, está claro que la in.

relatos de abducciones imaginarias y "reales", no

el caso de las

la literatura.

hipnotizados también ex.

siones de los testigos

dos de las experiencias personales del tesügo. Los errores v - confu-

ria y la imaginación puede dar lugar a una gr¿rn variedad de detalles deriva.

terrelación entre la memo-

ESTUDIO
normalmente una serie de NGURA I

23

etapas que presentan
muchos paralelismos con
la At¡ducción Modelo. Aun-

que estos relatos

no siempre siguen una misma secuencia, muchos de los fenómenos descriptos ase-

mejan detalles recogidos

en las

abducciones. Por l) luz brillante; 2) zumbidos (musicales o moejemplor
lestos); 3) una sensación de

Figuras similares procedentes de un caso OVNI (izquierda) y
de una alucinación (derecha) FIGURA

',4K,

"flotar" fuera del cuerpo;

4) desplazamiento a través

I

de un "túnel" o "tutrol', 5) acercamiento a una "puerta" o límite de alguna clase;

minoso; 7) comunicación telepática con el ser; 8) un rápido repaso "como en

6) encuentro con un ser lu-

"exarnen moral" (que recuerda el exámen fisico de las abducciones) sobre las acciones pasadas; l0) un "mensaje" moral de algún tipo; I l) el retorno; l2) una fase posterior en la que el

una pantalla" de la vida del testigo; 9) algún tipo de

televisión" mostrando datos personales. Un fenómeno simi lar se da también durante las
alucinaciones

"Secuestrado"

y "pantallas

de

testigo experimenta cambios de personalidad en El contexto global de Ia muerte y la agonía está desde luego muy alejado
del de las abducciones OVNI, pero a este nivel ocurre
grados diversos.

ciones imaginarias

la-muerte" y las

abduc-

ales" que estas últimas son

y "re-

sólo durante o des¡iués de las fases de mayor intensi-

ilusorias?. Creemos quc no, por 4 razones: Primero, muchas abduc-

ría de las abducciones u otros encuentros cercanos, los testigos se convencen
desde las primeras fases de la "realidad" de lo que
están viviendo (no importa lo increíble que ellos sepan que es). Cuarto, mientras que el

dad; en cambio, en la mayo-

como en las experiencias
alucinatorias. En la Fig.

se enumeran algunos

19

de

ciones (y otros encuentros cercanos) afectan a 2 o más testigos, y en cambio existe

Ios más señalados paralelismos entre las abducciones ("reales" o imaginalas "experiencias más allá

muy escasa evidencia de
que se den alueinaciones o
menos aún de forma espon-

"muertes" compartidas

(5r

rias), las alucinaciones y

de la muerte". Estos detalles aparentemente casi idénticos sugieren que cualesquiera diferencias
que existan entre estos fenómenos no se derivan de sus cualidades esenciales,

tánea y con una duraiión superior a varias horas). Segundo, existen varios casos donde se informa de efectos fisiológicos y psico-

ciones v los "relatos más allá de-la muerte" puede

mecanismo disparador o estímulo para las alucinadeterminarse con bastante

e incluso físicos, asociados a experiencias
lógicos,
riencias.

precisión, el estímulo causante de las abducciones
siendo uno de los mayores misterios de la Ufología. Aunque las abducciones no son simplernente aluci-

sino de las interpretaciones que de los mismos hagan los participantes.

de abducción, los cuales (si son ciertos) no aparecen en los demás tipos de expe-

"-reales" continua

paralelismos existe¡rtes
entre las alucinaciones. las "experiencias más allá de

¿Prueban

los

extensos

Tercero, Ios sujetos envueltos en una alucinación o en estado de agonía, están convencidos de la "realidad" de su experiencia

natorias, la existencia de esas constantes cornunes

con otras

experiencias,

ofrece evidencias objetivas de una gran trascendencia

24
para la Ufología: estas simi.

litudes sugieren que al menos algunas partes de los relatos de abducción "reales" reflejan con bastante exactitud lo percibido por los testigos a través de sus senüdos. O sea, ¡los testigos han percibido realmente colores brillantes y parpadeantes, túneles luminogeométricos moviéndose al azar en los cielos y figuras humanoides!. Estas "constantes imaginativas de la abducción" ofrecen una

"Los informes OVNI... no nos ofrecen ninguna indi.

al que motivó el informe;

cación sobre el estímulo re-

nos d¡cen sólo lo que más atrae al testigo de la natu-

raleza de los 0VNls... los

EC3 son como experiencias alucinógenas en las que el sujeto percibe una mezcla

sos, "cosas" con d¡bujos

entre el mundo real y su propio mundo
inconcien te..."l

cuestrados imaginarios?. Es muy posible que los sueños. las alucinaciones. las "experiencias más allá de la muerte", y toda una extensa variedad de fenó. menos mentales. desde la meditación a los ataques de migraña o a la esquizofre. nia, tengan importantes semejanzas y que todos ellos

gico sería ya suficiente, problema, pero sus
complejidades se multipli.

Este dilema epistemoló

conciencia

están relacionados con algún aspecto común de la Mientras los psicólogos no

humana.

ent¡endan mejor estas ma-

estructura base que los testigos de abducciones "re-

ales" pueden interpretar de tal forma que las conviertan en un encuentro
OVNI (igual como habrían hecho los sujetos hipnotizados).

alizado por el psicólogo Richard Haines, no ha eü-

can. Un estudio reciente re-

denciado diferencias substanciales entre los dibujos de OVNIs realizados por

inconciente colectivo de Jun'g) son dignas de consi.
deración. Siegel propone que "los mecanísmos sub.
yacentes en el sistema nervioso central" juegan un

terias, dos teorías (ambas utilizando el concepto del

guiente:

Un modelo esquemático de las abducciones "reales" puede ser el siI-as constantes imagina. tivas de la abdución (que el testigo percibe realmente) se integran con datos procedentes de, 2) la imaginación, 3) la memoria, y 4) el

y aquellos realizados por personas que nunca han
visto un OVNI (4), lo que demuestra que cualquiera

testigos "reales"

l)

"aceptable", haya tenido o nó, un encuentro con uno de ellos. Igual que ocurre en nuestro caso, el trabajo
de Haines nos hace pregun-

puede dibujar un OVN¡

importante papel en las alucinaciones (13). Stanislav Grof sugiere que Ia mente contienen matrices
arquetípicas que se activan ante ciertos estímulos (3). Para ñuestros propósitos llamaremos a este proceso

conocimiento general

sobre los OViYIs (sesgado hacia Ia HET) del propio testigo. [^a conücción del testigo sobre la "realidad" de las constantes iniciales
procedentes de la imaginacón y la memoria, y entoncet tenemos otro en-

otros investigadores

tarnos cuánto (si algo) del testimonio de un testigo es "verdad". Lo que es más,

la "matriz.encuentro". aplicable a muchas situacio¡res, donde la inPensamos que puede ser

acilita la aceptación irreflexiva de elementos
f

sr¡fre una ligera parálisis (quiá para evitar que ejecutemos realmente lo que est¿rmos soñando (1)). Los testigos de encuentros cer. canos informan frecuente-

han descubierto que durante el REi\I o sueño profundo, el sistema muscular humano

ción, etc.. t^a idea de que distintos procesos del sistema ner. üoso central y/o matrices arquetípicas inconcientes

agónica, o conlo una abduc-

terpretación subjetiva del individuo deternrinará si un suceso en concreto es "viüdo" como una visión

cuentro OVNI.

ciadamente, deja sin explicar partes importantes del fenómeno OVNI y en particular la naturaleza del esti mulo que dispara la percepción de las constantes

Este modelo, desgra-

mente haber sufrido una
especie de parálisis al acer. carse al OVNI y/o en otros momentos claves. Pero va-

intervienen en los

cuentros OVNIs parece tlig.

en-

Ia secuencia de la abduccién. A pro¡rósito de- esta idea, vale la pena citar las francés Claud Rifat
(10):

imaginativas.., el suceso inicial y más misterioso en

sistencia es intpresionantc) también aseguran sentirse paralizados en momentos sirnilares. Si la parálisis re.

rios secuestrados imagina. rios (y su enigrnática con.

gación. Si los ufológos aprenden algo de las aluci naciones, la hipnosis y Ins visioncs agónicas; quizá
los psicólogos y otros óst)ccialistas en la concie¡tcia

na de desarrollo e investi.

Iaciona las experiencias OVNI con los sucños, en.

especulaciones del ufólogo

las parálisis de los se

tonces ¿Cómo explicarnos

un estudio de este tipo

algo tle los relatos de abducción y otros infor¡¡tes OVNI. Herranrientas Dara
podrían ser la teoría de ta

hunrana pueden aprenrler

ESTUDIO
FIGURA

25

l9

Paralelismos enire 4 tipos de fenómenos experimentales abducción . ',real,,
a a

Imágenes

abducción imaginaria

zlucinación
a
o
a a

agonía a
a
a a a

Luz intensa. Luz pulsante.
Luces de colores. Dibujos geométricos. Formas geométricas.
Túneles,/tubos. Espirales. Imágenes en rotación.

I
a
a

a

a a
a a

a a

o o
a
a

a

a

I
a
a

a

a
J

Cambios de forma. Cambios de tamaño.
Zumbidos. Sensación de flotar.

t
a a
a

a
o

)
a e

a
a
a

a
a a

"Gran recinto". Aproximación a una "puerta".
Encuentros con,,ge¡estt. Comunicación telepática.
Repaso

a o o
O

o

a a
a

a

o a a
a

t

vital

¡
t
a

a
a a

en las ',pantallas de TV".

a

Examen moral.

Examen físico.
Niebla.
Mensaje.

o a

a
a a

a

a
a

¡|
a

Retorno.
Secuelas.

t
a a
a

,
I

I

"Realidad" de la experiencia.

t

AN INTERNATIONAL JOURNAL PROWDTNG A FORUM FoR RAPID coMMUNIcATIoNs IN UFo RESEARCH

TJPIAR RESEARCH
You handle the Engt¡sh language quite well. You are one of those persons who have some trouble when speaking the language but you are able to read easily the aid of a d¡c-with l¡onary- a book, journa; or arl¡che about a f¡eld with whjch you are acquainted, and as you've been lold, you can't miss. You asked a friend of yours translate these l¡nes because you don't intend to miss a s¡ngle item of this exceltent magazine. You handle the English language quite well. You must have slarted to suspect that we are about to ofler you a new course to ¡mprove your Engl¡sh. You are wrong: we want you to have access to ufology ol the highest

I}{ PROGRESS
editor in chief
vicente-juan ballester olmos guardia civil,9, D-16 valencia - 20
spain

academic level ¡n lhe world and, by the way, to improve your vocabulary and al the same time read aboui what ¡s really interesting to you.

REFERENCIAS

I

CHASE, M. {1978); "The Secret Lif e of PSYCHOLOCY TODAY, I2, NO 3, I04.

Neurons",

2. CHIBBETT, H.S.W. (1969); "UFOs and parapsy'

matriz-encuentro y la hip. nosis de secuestrados imaginarios, que ofrecen finalmente las primeras posibiIidades de duplicar las experiencias OVNI en el labo-

chology",
GROF, S.

FSR Special N.o

3, 33/38.

ratorio. (14).

3.

lics and ihe Experience ol Death", en Toynbee, A. Lite after DeEth (McGrarv, 197O, pp. 192/3.Yer
también, Crof, S. y Halifa,x J. (1978), The Human En' counler with Death (Dutton, 1978); y Crof, S. (1975), Realms of the human unconc¡ous (Vi-

y HALIFAX-GROF, J. (1976); "Psychede'

SOBRE EL AUTOR años de la Universidad del Estado de California. En la Facultad de Long Beach de ese claustro se desempeñó como Profesor de Inglés y se especializó en literatura para niños. En Stanford recibió, en 1967, su doctorado corno bachelor en Artes. Al-

Ha sido miembro por

15

king,1975).

4.

HAINES, R. (1978); 123/ 151.

and Non.Witnesses". UFO Phenomena, 2 No l,

"UFO Drawings by Witnesses

5. HILL, B. (1966); en el libro de.lohn Fuller "lnterrup' ted Journey" (Dial, 1966), 297 /301. 6. JUNG, C. (1969); Flying Saucers (Signet, 1969).
7. KENDALL, J. (1977); El caso de la Sra. Kendall
es con-

vin H. Lawson reside en 5861 Huntley Avenue, Garden Grove, CA. 92645,
USA.

tr

fidencial pero se puede solicitar información adicional a tra\,és del autor.

Fuenle: TheJournal of UFO
Studies", Volumen l, Número
1981.
I,

8. LARSON, S. (1976); Partes de la regresión de la

Sra

Larson aoarecieron publicadas ert "UFO Abduclion in North Dakola", uFo REPORT, 3, No 3, 22 v sigu ientes.

9. MOODY, R. (1975); Life after Life (Bantam, 19f5). Ver también Elizabeth Kubler-Ross, ed., Dealh: The

Título original: "Hypnosis

of

(Prentice-Hall, 1975) y Questions and answers on death and dying (N'laci\'lillan, 1974).

mismo autor, lmages

final stage of growth

(Prentice-Hall, 1975) y por el

imaginary UFO 'abduc tees"'. Genlileza CUFOS Central.

of growth and

death

l0
Il.

RIFAT, C. (1978); "The induced dream hypothesis", UFO Phenomena, 2, No I ,94/95.

IRADUCCION:
LUIS R. GONZALEZ

SIECEL, R. (1978);
3r3.

"Cocaine Hallucinations",
I35, NO 3,

ANIERICAN JOURNAL Of.- PSYCHIATRY,

12. SIECEL, R. (1977); "Hallucinalions", SCIEN'I'IFIC Al\,tERICAN 237, No 10, 128/135.

l3

SIECEL, R.

y WEST, I-., .ir., (1975); "Hallucina' tions: behavior, experience and theory (Rilcy,
r97s), l r0.

14. SCOT'|, R. (1977);

tool f or Ufology", l'HE i\lUFON

"Synlhetic Abduction: A nex
LIFO JOUIiNAt., N"

I18,.l5lt8.

15. THO\4AS, E. (1976); Las transcripciones de la regresión de la Sra. 'fllomas son confidenciales.

CONTRAENCUESTA

27

ELSRAPTOb DE OUILMES: LA COMPONENTE ETILICA
Alejandro Chionett¡ Y Alejandro Agostinelli
acerca de la importancia que levist'e depurar la casuística nacional promoviendo y ejecutando excursiones de cor¡traencueia a los efectós de constatar la autenticidad -o de recogef más información- de vieios eoisodios OVNI sobre los cuales poco se sabía. A continuaóión óublicamos una encuesta realizada hace lres años referida a un cautivanle caso de "secueslro-OVNl" que formó parte activa de la escalada platillista sudamericana de 1968.

Más de una vez, durante los improvisados conciliábulos ufológicos porleños, se ha insistido

LA NOTICIA N la edicíón del 4 de julio de 1968

dice que fue paseada Por un OVNI"
nez de Pascucci relató que a
las

"Una vecína

de Quilmes

'Uno de ellos era muy alto, medía más de dos metros; el

ca" de Buenos Aires, apareció una noticia que no obstante sus fenomenales connotaciones no causó una sorpresa desmeanuncío en un marco social en el que las denuncias ufológicas extraordicorriente. No sín dar antes por sentada la buena fe, Ia

del diarío "Cróni-

yor a la normal'. Los

olro era un poco más bajo, pero también de estalura maseres

"La señora Aleiandra Martí'
20.30

hs. del martes pasa-

hablaban entre ellos en un idioma incomprensible para Ia señora. Luego de un corlo

surada, entendiendo el

do (el 2 de iulio) regresaba a su hooar cuando, en la esquina-de Saavedra y Alvear, debió cruzar un baldío allí ex¡stente. 'Sentí que una fuer'
za invisible me apretaba Y ab' sorbía. Quise gritar y no Pu-

viaje -por las ventanillas se veían luces verdes y coloradas- la volvieron a dejar en lierra. Se.encontró junto a un cemenler¡o y un tax¡ que pasaba por el lugar -cuya ubicación no se sabe precisar- la llevó gratuitamente hasla su domicilio. 'Es todo lo que me

narias eran moneda

y el carác7er serio de la protagonisla
honestidad, (incluyendo declaraciones

conocimiento... me encontré en un recinto en el que sólo había dos hombres veslidos con ropas como si fueran me'
tálicas, que irradiaban mucha luz. Lo mismo ocurría con su sus cascos, los calzado cuales apenas permitían aPrecíar el nacimiento del pelo Y la cara completa'.

de.

No

perdí

el

pasó

podré -concluyeolvidarlo'." (1)

y

jamás

en este sentido del médico de cabecera de la familia y de "todo" el vecindario), el

y

mencionado periódico informó del siguiente modo
sobre el asunto:

Por otra parte, el artículo señala que el matrimonio Pascucci tiene dos hijos en esa época tenían

concepto que ellos gozan en el vecindario, lo cual

-que 17 y 20 años- y vuelve a insistir sobre el excelente

-asegurandammenle confirmado por Ios
este episodio ha sido amplíamente difundido
terior, y que la inclusión de una sínlesis del caso en un boletín del CEFAI (2) nos refrescó la memoria impulsándonos a efectuar la presenfe conlraencuesta. Como dato curioso podemos añadir que el mismo 2 de julio de 1968 en el
Lrontca Vale la pena apunlar que

fue sobrareporteros de

la Argentína como del ex-

tanto en libros y revisfas de

mismo en el país olros dos sucesos de similar enver-

que ocurrió el éaso Pascucci se produjeron asigadura

(que, según Roberto

-por nivel periodístíco-: la pin. loresca experiencia del joven Oscar Heriberto Iriart, en Sierra Chica, Olavarría

lo menos a

Banchs, es un caso negativo) (3), y el fantasmal episodio desarrollado en dis-

lintos punlos del Barrio El

Portezuelo, provincia de Salta, protagonizado, entre otros varios test¡gos, Por Francisco Emilio Solá (4). NUESTRO PASEO POR
QUILMES

fue que no nos costó demasiado encontrar a lugareños que desconocían todo Io referenle al "secueslro" pero que, no obstante, nos aseguraban sin

había sído un intencionado fraude, apelando tal vez para ello a exagerac¡ones que magnifiquen la con-

ningúq empacho
setiembre de

nos dirigimos al lu' gar con la seguridad de que a pesar de los trece

l98l

El 26 de

años transcurrídos ibamos a regresar con información más valíosa que la suministrada en su momento

por "Crónica". Antes de abordar

protagon¡sta del suceso, creímos convenienle conversar con algunos de los vecinos para ir formándonos una idea acerca del

a

la

doña Alejandra Martínez como a las circunstancias que nos habían llevado hasta allá. Desgrabamos parte de lo que nos narró
esa tarde:

de "darle al escabio". Ya en los alrededores de la casa de la familia Pascucci, dimos con una anciana señora (a la que olvidamos pedirle su nombre) quien, según aparentó, conocía bastante a fondo tanto a

nueslra testigo padecía aquella fuerle inclinación

que

tundencia de su argumen' to. Sería deshoneslo no reconocer que faltó poco para que lograra convencer'

nos. Pero anles era una mi' síón insobornable dialogar con la verdadera protago' nista. UNA ENTREVISTA BREVE

siempre en el umbral de la puerta. No es menester ser psicólogo social para saber
que no es precisamente un

Fuimos

atendidos

lugar en donde se pueda
establecer una conversa'
ción amistosa. Una niña de unos diez años fue quien

prestigio que ostenta la se' ñora en Ia zona Y recoger, por otra parte, los recuer' dos que cas¡ síemPre con' serva la gente de "barrio adentro" sobre esta clase de eventos. En efecto, no

lardamos en adverlir de qué manera Ia imagen de la señora Aleiandra Martí' nez de Pascucci aún se

"La verdad de todo aquel asunto es la siguiente: ella es' taba ansiosa con la cuestión de que quería que el hijo fuera una estrella famosa y conoci' da. Tenía ganas de que em' piece canlando por televisión. Y por eso armó aquel cuenlo; lo que buscaba era que se la
llevara para hablar por TV ese

nos abr¡ó Ia puerTa y, con toda deferencia, solicita' mos la presencia de quien resultó ser su madre, que
ya habíamos divísado en el interior de Ia vivienda mi-

rando hacia donde estábaamigos, Apenas se acercó, exígió con rudos modales

mos con cara de pocos
averiguar "qué...
mos
buscába-

manlenía indeleblemente

vinculada con el vieio hecho en la memoria de los pueblerinos. Sin em'
bargo, esta curiosa tradi' ción barrial, también esta'
ba asociada con sosPecho-

¡teriodista enano... como era... ah, sí, Pipo Mancera, y

sos antecededentes que delalaban en ella cierta

propensión a la fabulación y, como si esto fuera Poco, la tildaban de ser una Peralcohólicas. Por suPuesto,

de esa forma vincularse y en' gancharlo al pibe. Pero al final no consiouió nada de eso. lmaoínese. es una correnlina borlacha, se la pasa tomando todo el día. Desde que la co' nozco, y mire que han pasado años y años, esla muler toma, Vea si será loca que ella mis'

Luego de una breve presentación le explicamos el

Alejandra manifesfó: "No,

motivo de nuestra vísita, terminado lo cual doña

sona adicta a las bebidas

ma no tuvo ningún inconveniente en coníesarme que lo'
do eso había s¡do un engaño.

no. De eso no quiero ni hablar. Nrs, no. De ninguna manera". Largo raÍo la se' ñora continuó negándose y más pa' repitiendo -quizá que para sus ra si misma
accidentales interlocuto'

la

malvados rumores no sig'

cons!atación

de

estos

nificaban una prueba concreta de que enlre "gallos y medianoche" la
vecindades suelen caracte'

Tuerce la muñeca de hace años. Es una muier a la que no hay que llevarle el aPunle

en nada. Y bueh, que le va'cer... la bebida es una
desgracia".

res- con la mirada Perdida y valíéndose para expre' sarse de frases inconexas,
Entre tanto los encueslado'

señora de Pascucci había urdido un fraude. Es sabi' do que muy a menudo las

en voz muy baja ahora: "No, no. Eso pasó hace mucho y quedó olvidado".
res quedamos expectantes

rizar sín razón a quienes su localidad. El problema
traen barullo y alboroto
a

pizca de duda que el caso

ñora hizo Io imposible para que no nos quede ni una

do calro que la amable se-

No sabemos si ha queda'

:casi mudos- dejando entrevistada, a Ia espera

que siguiera hablando la
que surgiera algún indicío

30
que nos explicara el por qué de su renuencia a referirse al lema. No fue necesario pre' guntarle más nada, y menos aún entrar en discusiones, en eslos casos siempre Per'

CONTHAENCUESTA

-

los-

mantuvimos una corta charla, acaso la más reveladora:

ñanzas. De ellas los firman. tes coinciden en subrayar, quizá a manera de moraleja,

"Yo vine hace un año y medio
a esta casa. en aquel enlonces

los importantes logros que se van obteniendo a lrcvés
de esta saludable práctica: la

judiciales. Ampliamos y re' pelimos cual era el motiÚo
do esta vez el importante pa' pel que juega para nosotros conocer la opinióh que le merece a la testigo la expe' riencia que había sufrido. Y con un murmullo apenas audible, dijo: "Pero no, si to' do aouello habían sido mentiras mías". Pero... si llevamos al extremo la objetividad de ta que nos vanagloriamos: . ¿No sería esla simplemente una trampa para sacarnos de encima? AI raÍo, salió al umbral un hombre para ver
Ia seño' con él -ya retirada a sus aposen' ra Alejandra

yo eslaba en Perú. Por eso

es

contraencuesla de los casos
antíguos.

poco lo que les puedo decir. Lo

de nuestro interés, añadien'

único que sé es que en ese liempo ella eslaba muy enferma. Estaba muy mal, sufría desvaríos, realmente estaba demasiado enferma y..."

países,

sibles de progreso en el proceso de depuración de las

Tarea que, en otras dió signos osten-

PALABRAS FINALES
cias, y por más buena volun-

Dadas así las circunstan-

confirmar, otra vez, que el mejor "Iralamiento" que admite la compleja información ufológica es Ia comprobación personal en el lugar de los hechos, sin más inter. dor que el testigo y su entor.

grandes oleadas (5,6). Y

do los encuestadores,

tad que hubiéramos aportaIas

mediario para el encuesta-

qué estaba sucediendo; y

evídencias se habían descargado quilando todo margen para suponer que el episodio tuviera apenas una porción de realidad extrañaEI lector podrá extraer de

comprensión del fenómeno con la menor cantidad posible de atenuantes.

no. Y acceder ásí a

la

este material varias

ense-

REFERENCIAS

ll) El

recorte fue rescatado de los archivos del CRD (Centro de Recepción de Datos, C.C. 60, 1642, San isidro, Prov. de Buenos Aires) por genlileza del scñor Heriberto Janosch.

Sobre Los Autores
Aleiandro Enrique Chionetti Desarrolló ampliamente su feo¡nda labor dentro del esfudio del fenórneno OVNI como invesüqador de campo. Encuestó centenares de presurrtos teitigos de OVI.II en gran parte de Latinoarnérica. Fls auto¡ del Iibro "Mundos ParaleJo.s" (1978) y colaL'oró para numerosas publicaciones argentinas (Fenómenos .Ildre-

(2)EANCHS, Roberto E.;

Número 10, Buenos Aires, 1980. CRETGHTON, Gordon;

"segundo Nne-xg del libro 'Los OVNIs y sus Ocupantes"', Boletín CEFAI Wave", en el. libro "Encounter Cases From
Number 5, September-October, 1969, N'laidstone'

"A South

American

FSR", ódited by Charles Bowen, A Signet Book, Dec'

os, UFOLOGIA, Extraterrest¡e, etc.) y del exterior (LDLN, FSR, Jorrrnal UFO, Ouranos, etc,). Es ade<lel

¡nás realizador cinenratográfico, I-Ia termi¡tado recientemente un docunrental sobre el fenómcno OVNI lla-

(3) BANCHS, Roberto E.;

-

Ocupá'ntés", Ed. Tres Tiempos' Buenos Aires, 1980'
(4) Diario local

ca"

"Conmocíón^en 9ierra Chi' (pág. 68/70) en "Los Ovnis y sus
1968

mado "Sk_ylight" (Lr:ces en el cielo). [4ienrbro

Comité de Direcció¡r de la ¡eüsta UFOJTIIESS.¡ del
U-CUFOS Bucnos Aires.

"El lntransigente", Salta, Ju.lr^o^3' y en "Crónica", Buenos Aires, Julio 4' 196E
Juan Ant<.¡nio;

Alejandro César Agostinelli
Seis de sus veinte años dedicado a ia investiqación del fenómeno OVNI, aunque centró su atencióñ especial-

(5) BALLESTER OLMOS, Vicente Juan; FERNANDEZ, Marzo 1981, Barcelona.

"Del éxito de las contraencuestas de casos antiguos", Revista Stendek Número 43,

mente en las manifestaciones de este tipo ocurridas en territorio argentino. Ex-di¡ector del grupo CEFANC y Director Ejecutivo de la revista " Fenómenos Aéreos".Investigador asociado a la Mutua¡ UFO Network, miembro de la APRO y de la organización belción OVNI del exte¡ior del país. Miembro del Comité de Dirección de la revista uFo-PREss y del clu.
CUFOS Buenos Aires,
ga SOBEPS. Delegado de nueve centros de investiga-

(6) BARTHEL, Cérard; BRUCKER, Jacques; "La grande peur mart¡eene", Nouvelles Editions Rationnalistes, París, Setiembre 1979'

mayor frecuencia, estaban indudablemente relac¡onados con el carácter v la ideosincrasia de las gentes que los habitaban. También se especuló, sobre todo mis colegas "Base U.F.O. Officer" (sic), u Of iciales O.V.N.l.s de las Bases de la U.S.A.F.. que los ayistamientos eran un producto típíco de bromas v alucinaciones producidas por las borracheras del f¡n de semana. Opinaban que los O.V. N.l.s, se vefan con mayor asidu¡dad los f¡nes de semana, puesto que, entonces, era cuando la gente salía a divertirse y, en definitiva, consumla más alcohol. Como consecuencia de ello, los testrgos
ldentificados habían visto vrsrones, r:roduc¡das por los vapores et ílicos.

esrudio de esre maremages él fenómeno O.V.N.l., se ha supuesto, entte otras cosas, que los lugares en que estos se veían con una

num que

A lo lárgo del

CATANDO OVNIS
por José Tomás Ramirez y Barberó,

3lí,",,.1'i..
ESPA ÑA
i

*_i""

974
I

I

l,
I

t"
,.

l'*

que reportaban un avistamiento de No

I',"' I
1. ,,

desmintieron categór¡ca, mente estas gratuit¿s aseveraciones. Desde siempre nos intrigó, al tener en cuenta las hipótesis antes mencionadas, esla pregunta: iHasta que punto será verdad.que dónde más se bebe, se ven
más O.V.N.l.s? Para poder contestar ahora a esta cues. tión, nada más sencillo que verificar la correlación "Observaciones O.V.N.l.sConsumo de vino", por considerar que el vino es, en España, el más representativo de los caldos alcoholicos ingeridos por la ooblación autócton¿Para ello, nos centramos en la casulstica española del año 1974, con una muestra reflejada en la TABLA l, en la que se espec¡ Irca:

respecto -

El tiempo y los estudios ufológicos

al

Io,

ll I i!% ¡l

il'"
I
{l rt
Yt

il," t.l

Loz

-

Col

1:

Un númerocorrelativoasignado a cada provincia española ordenadas alf abéticamente.
Las provincias, en idént¡co orden. Número de avistamientos O.V. N.l,s, en cada una de ellas, durante el año 1974.

2: Col 3:
Col

Col Col

4: 5:

Estos mismos av¡stam¡entos , pofcentuados.

Y VICEVERSA, pues:

Conscientes de que estas distribuciones no hayan tenido, nl tengan, posiblemen_ re, un íguroso tratamiento matemático estadístico, debemos decir de este informal. estud¡o que hayuna cuasi.dispari<Jad en. la mayor ía dc las provincias cons¡de_ raoas:^Burgos, p¿lencia, S¿ntander, Sevllla, ,50rla- y Vizcaya, por ejemplo, se_ rran tas mas relevantes. No obstante, no deja de ser curioso _no orgo srgnrtrcattvo_ que el primer máxi_ mo de una de ellas, se identifique plena_ mente con el primer m íninlo tjJ l¿ otra

tomado todo esto en un sentido glob¿|.

ción, en sentido positivo, entre el estado de ¡nroxicación etílica del test¡go, con la observación de un fenómeno O.V.N.l.,

rio que, ello serla una pérdida dc

vista de su Anuario de ese mismo año. Todos estos datos, vicnen pormcnoriz¿_ dos en las gr¿trcas de la FlG. l. Tentados estamos de dar cuerpo, o expresión matemática, a estas distribuciones, pero, consid.er¿ndo con bucn critetiem_

cial de v¡no, nos ha sido faciliradó por lnstituto Nacional de Estadíst¡ca, a

tos durante.el .pasado .1974 nos lo ha proporctonaoo.tntegramente el C.E.l. de B¡rcclona, y el consunro medio prov¡nel

(expresado este consumo en litros por persona y añol. El l¡stado de los 181 casos de avistamien-

vino durante el mismo

Consumo medio Orovincial de
año
:onaumo en lts/p€r¡ona )breryac;one3 O.V.N.l.5
Orense

tt,7
Cádi.
Orense

C¡di¿

alar, parece deducirse lendcncialmente

O dicho en lenguaje sencillo, asequible a cuarquter mental¡dad:,,lndependientemcnte de las leyes ¡ncontrolables del

i;

sA".

para el año 1974 que, pRECISAMENTE DONDE MAS SE EEBIO SE OBSERVA. RON MENOS O.V.N.l.s, VTCEVER-

y

I)o inúlíl,.op¡na-rJPs que. de la simple ins. peccton de ¡a rlt), l, 5c oeducc que am, bas distribuciones son aleator¡as ¡nterconsiderada mente.

Como consecuencia, todo esto, pudiera ser un dato Sintonlático que avatase como hipótesis errónca la soslenid¡ en el sent¡do de que el mayor número de observactones O,V.N.l.s tuviera lugar en las zonas de mayor consumo de vino; pol: c! contrar¡o, sería més correcto pensar, como m Intmo, que no existe ninquna rela.

32

REVISION

ffiffiffiffiffiffiffiffiffi
Guillermo Roncoroni
ínlesligoc¡ones, y a los ftnes de intercombiar opiniones sobre el párlicular, mantuuimos uorios y prolongados conuersaciones sobre los d¡sl¡nlos motices e impliconcias del presunlo secuestro. Cobe deslacor, sin emborgo, que pese a que ombos conociamos lo disl¡nla melodología y los dotos que manejabomos en nuestras respecti\os inDestigac¡ones, en todo momenlo manluúimos nueslra tolol independencia de citerios, apoydndonos erclusiuamenle en datos y eDidencios propias con el fin de no afectar Io objetiuidad de nuestros conclu" s¡ones Esl¿s inuestigaciones dieron origen a lrabojos publicodos en lorma independiente (3,4,5,6) Si bien ombos inDestigaciones coinciden en considerar el ¡ncidenle supuestomente prolagonizodo por el camionero como un ftoude, existen diferencios significolittas en Io que hace a los cominos desandados para arribor o esa conclusión, ya que Banchs puso especial énfos¡s en el aspeclo relatiao o Ia conllicluado personolidad de Llonco y en Ias moli0ociones ps¡cológ¡cas que éste había terido para perpetror el eneoño. Así, Bonchs inlerprela que la perlurbada ps¡quis de Llonca pudo haber "eloborado" lo totolidad del conlaclo moliuoda por algún factor extemo (la brillanle luz de un automóoil, por ejemplc¡) y que luego, en las dislintas fases de Ia inuesticación lleuodo a cobo en Bahía Blonca, olguien pudo haber "fijodo" y adornado esos "recuerdos", a los efectos de hocer mris creible y conliable el reloto del testigo, a 1rc0és de Ia lécnico de Ia regresión hipnótico. Pol mi arte, Io inueslieación no se cenlró en un ospeclo en part¡culor sino en una uisión de conjunto de los dislintos facetas del incidente, Iomando el aspecto de Ia personalidod del lesl¡eo como uno mds de los ítems a considerar en Ia i¡tuestigoclrin, interpretondo que e! camionero Íroguó Io lotalidod del inc¡dente desde su mismo punlo de partido (planeando inclusitte el motiuo de su detcnc¡ón a la uera de Io ruro en lo noche del 28 de oc¡tbre de 1973), contando luego con Io cotnplicidad de otros indiuiduos que uieron en el coso una buena opoflunidad poro alconzor cierta notoriedad pública e, inclusi,e algún benelicio econóntico. Durante el curso de mis ¡nlesligociones luue opofiunidad de tomor conlacto con el Dr. Solai a lines de 1974, oporlunidod en aue el c¡tado lacultoliuo me refirió sus dudos en cuanto o la outenilcidad del incidenle apoyodtrs en uno serie de tests o los que hobío somelido o Llonco (cuyos conclus¡ones lormon porte del informe que reproduc¡mos) y en una lesión cerebrol que había detectado o lroDés de un elcclroencefoIogromo (lesión que olgctabo el lóbulo occ¡pitol del presunlo test¡go) y que, en opinión del Dr.Solari, inuolidoban el testimonio del camionero y, por consiguienle, el caso en sí nt¡smo.
Es interesante rcsaltor eue Ios conchsiones de los estudios Ilet'ados o cobo por el Dr. Solori nunco hteron incluidos en los trabojos publicados por ONIFE o por Fabio Zerpo en !orno ol coso Llonca ol punto que el inlomre dcl Dr. Solari es dodo o conocer por primera Dez en eslos pdginos pese a que dota de".¡374 y que, siendo porte de la primero inuestigoción del caso LIanca, el mismo hte concientemente ocultodo por el pñncipal diuulgodor del incidcnle, no pudiendo encontrorse rel¿retrcios o éslo en ninguno de los nolos publicodas con la

L presunlo secueslro del que habrío sido pí.tima el comionerc Dionisio Llanca es, sin dudos, el mós nolorio de los cosos de abducción reDor!.Cos en Argenr¡na, no sólo por sus coracteríslicos, sino por Io gran difustón gue el nismo alcanzó en los medios de prenso y, fundomentolmente, en algunas publicaciones especioli zodas de Arqentina y el extronjero. No uamoiaquí a brolundLár en las corocten'sticos del coso Llonca por enlender que nuestros leclores ya se encuenlron suñcientemente familiarizodos con ellas y, en caso de desconocer los detaltes det incidente. rem¡timos-al lec!or a una serie de fuentes donde oodni encontrar obundonte moterial sobre el cilado coso (uer BIBLIOGRAFIA, notas I y 2). Lo presenle noto tiene como objetiw el brindor un nuetn opoñe a Ia inuesf¡goción del presunto incidente, que se !roduce en la reproducción del inlorme médico del Dr. H. Eduardo Solari huto de una seie de estudios a los oue oñflunamente lue sometido Dionisio Llanco, estudios englobodos dentro de lo que dio en llomor "ODeratiuo Villo Bordeu", lleuodo a cobo por ONIFE, bojo Io dirección de Fobio Zerpa. El inlorme que reproducimos nos lue locilitodo wr el ufólogo Rufuin Omor Moroles, y tiende a esclorccer notor¡omeÍv ie lo personolidad det úsrigo y apoyo to hipótesis de uñ haude o al menos lo descolifica como rcsriqo conñoble. Ademós de lo inLestigoción lleuada a cZbo por ONIFE, fueron reahzodas dos intpsticociones indeoendientes uno de ellos encabezado por el orjuiteao Roberto E. Bonchs (CEFAI), y lo otra por quien esto eseribe. En el lrancuno de las

x

REVISION

33

ffiffiffiffiffiffim
EL II{FORME SOLARI
NOMBRE: Dionisio Llonca
DOñlf

ClLlO:

Son Martirt 787 - Ing. Jocobocci, R. Negro

ESTADO CIVIL: so1¡ero EDAD:25 años FECHA DE NACIMIENTO;

17 de octubre de 1948

OBSERVACIONES
EI sujeto fue enlteuistado el dío 3l de oño, dicho enlrelista se prolongó duronle el término de cosi tres horos (l 7.30 o 20. I 51. Se conleccionó en su tronsculso una reducida Historia Psicoclínico, y a posreriori se reolizaron uorios prucbos psico-

julio del corr¡enle

PRUEBAS PSICOMETRICAS Y PROYECTIVAS: RAVEN fiest de malrices progresivas):
Esle es un lesl foclor¡ol especiolmenle confeccionado pora euoluar el factor g. Permite deterntinar el grodo de obseruación y rozonomiento a llaués de Ia medida de la copocidad inlcleclual qenerol. Conclusiones: leniendo aún en cuenta el medio onúiente def¡c¡enle, donde desonollo D. LL sus potenciolidades intelectuales, es igualntenle necesario remarcar el pobre niuel olconzado, gue lo coloca limitando con la deficiencia intelec. tual.

ndlñcos y ptoyect¡D0s.
Debido a la posibilídad de que no uoluiero o repelirse Io situación de enlreu¡sto, los pruebos perm¡l¡dos poro el Iapso de uno sesión fueron oumentodus Este hecho influenció, sequrornenle, en cierlos deficiencios de los proptísikts buscodos. A pesor de ello, se ha podido deterntinar, con certidurnbre, rosgos de personalidod del sujeto, que completan el diagnóstico del EEG y lo ontplt'an consigu¡enlemenle. En el andlisis de las pruebos no se ha utilizodo control, dada su simplicidad.

borado por el mismo Rouen.

Puntaje: 28; Percentil: l0; Rongo: IV. Para un baremo elo-

Diagnóstico; inferior al término medio.

PFT (Tesl de lruslración):
Es un test proyect¡lo que intenta wlorar el nioel de sociali zación de adecuoción al grupo En el caso de D. LI. es casi imoosible onalizor v arríbar o un diognóstico seguro, pues ha evitado decididamente compf icarse en su ejecución, utilizondo como meconismo de defenso la negación. A pesar de ello es posible suponer un diagnristico. Si bien existe un foctible buen índice de conformidod al grupo, en tonto lo agresión no se encuentro como i luerza generolr¡1 es oboio que el nteconismo ps¡coonolírico actuante es ld represión, ya que sus respueslos son especíli comente euitalorios de lo situoción hugronte dóndolas como inexistenles o reslándole importoncia. En este caso d¡chas

ENTREVISTA PSICOCLINICA:
A lraLvis de! cueslionario y Io entreaislo obiefla realizoda, se concluye que D. LL. encuodra típicamenle dentro del
"síndrome" de la personalidad epiléptica, ogregodo a ello delerminodos rasgos histéricos. Difcrenciado osí, claramenle, de un supueslo cuodro de psicopotío. Los signos (comicioles) son coraclerísticos: el)idente lalla de sinceridad (sobresoliente en el juego de la enlreo¡slo); un ollo conlenido de agresividad reprimida; susceptibilidad oumenlada; hondo senlido de just¡cio perconol. La brodipsiquia, lentilicocirín y perseueroción del pensamienlo complelan Io li p¡ficoción del cuadro conticiol. En cuonto o los rosgos histéricos onibo mencionados, éslos son u¡suoli:obles o lra¡és de Ia luerle deDendencio ntalerna y lo hosttl¡dod ol medio, que lu imposibilito poro lo obtención de un buen conlaclo sociol. La uii'-'lción de la represión y negoción conto principplcs meco,¡ismos cle tlelensa, carocler¡zo, dodo su conl¡nuoda presencio, el concom¡lonle histérico expresodo.

respuestas deben colificane como no adaptotiws. Confirmando, en porte, el presupuesto clínico de hollarnos frenle a rasgos histéricos agregados en el sujelo anoli¿odo. Dlagnóst¡co presunt¡vor Deliciente niuel de sociolizoción y cierto impos¡b¡¡idad de adecuoción ol grupo.

denunciobo ese hecho como un lactor grouitonle en la consi. deración de lo aurenilc¡dod del caso. En lo cono publicada

lirmo de Fobio Zerpa. Solomenre puede encontrarse una muy breue relerencio o lo lcsión cerebral que podece Llonro en Io respuesla de Zerpo (7) a un artículo publicodo en lo . _. uista llUlllOR bojo la lirma de Rubén Morales (8), donde se

por IIUMOR, Zerpa atribuío Ia lesión cerebral a... "un guonte con púos que los extralerestres Ie había aplicodo al tesligo sobre el crdneo". Sin polabras. Entendemos que lo importoncia del documento que aquf reproducinros es cap¡tol en Io que hace o uno opinión cien!ifrca rclaliuo o Ia condición de testigo de Uanco.A

34
PSTCODIAGNOSTICO OE RORSCHACH:

REVISION
Tendencias nrasoqulstas. Su initul¡ilitlod puede compromelerlo, según los circuns' 'ktncius y el th'bilitontietilo de gts ntcconismos dc dcft'nso, en wru coñtirkt¡! ila actinS oul. Se hallatt srgrtos clc (,rsan¡cidod (no existe el siEto pololyúnicn de orgunicidad cornitiol)

Este lesl proyectiuo no putlo ser eualuodo dodo lo neg,oción del sujeto y ei meconismo de repn'sión ocetúuüdo que intpi dió uít núnero de rcspueslos opropiodas paro el logro de un anólisis uolcdero. Se inlentó eslablecer un nteiot ftpporl, pe' ro sin resultodos positins dodo el bloqum dcl sujeto.

CONCLUSIONES:
Las pruebas siconétricas y pro¡'ectitas confiunon Io prcsu' pueslo en la entreuisla clútica, D. I'1. prese,Ila ono pcrs(,n¿l¡dad de tipo epiléptica, u¡n cie¡ltts rasgos de ítdtle histÚico. .Sus al¿c<¡nrsn¡os de delenso en cic¡1o rnodo eslereol¡podos son la negación ¡'kt represkín. D. Ll. transita detilrr¡ de un círculo uicktso de insegurklttd y letrnr que altrlletllo, o su Dez, su apresit'idorl v hostilidad hocio el ntedk¡ ontb¡enle, inlp¡' ciiénilole estobti:cer buenas re!ociones ¡nlcrpersonoles.

NOTA: tslando en conocimienlo que en oporlunidod onter¡ol le ha sido oplicodo esle tesl, séría ailamente pos¡l¡Do le'
nerlo presenle.
Deseo oclaror, porolelomente, gue si bien como lesl proyectiuo es sumamenle el¡cienle, el diognóslico dilerenc¡ol uno epil¿psia esencidl y una secundoia, medionle esla pruebo, es muy diftcil y, por desgracio' tto puede esllbhrcse con seguridotl, como por lo demós lompoco puede dilerenciorse en lo clít¡ica. 'entre

BENDER (Test guestáltico v¡somotor): nndurocirín uisontok)ro, su grodocción, y es urlcrnós trutskíilico (lu bucrto ftrrntu). A lruuós de su cjt'cutirírt se prcvilne lu exislcttcia dc ansier/rrl _¡, tflficrrltaries err cl conlrul ernociorral. lndick¡s de uacilación y dudos de sí nis¡no. Scnti¡ticnto de insegurirlod e intenlo de conlrolor un lroslorno o conllicttt inlerno. AnbiuoEste tesl etyilúa kt

Es oconsejoble realizor:

no

WESCHLKER, como completaniento del Rauen, y TAT, co' tesl pro)ecliuo mtis sencillo y concrelo que intplico una nol,or posibilidnd de rapport y bueno ejecución. Eslo fotilitoría o nircl asislcnciul la posil:ilitlod de encorar

uno lerapio fornncokjqica y ps¡rcltropóul¡(t adacuadus

lencio.

Apresión v hostilklod hocio el ntedir¡ onil¡icnle.

En cuanto a Io inoestigoción del hecho <;cunido en Bahío Blanco, sin dutlar o no de k¡ relalctdo por D. Ll., en nti consi deroción et test¡go no es hátiil co¡ro tal. n

t ttllr tt ttt lL't u h\ tcio ril¿rt'si t u. D.Ll. es un indiuiduo tírlri(lo, te¡ncroso, incierlo, abocotk¡ o una dcsespcrodabúsqueda rle seguridad. Su olqresión y ltosti lidud se lnllon reprintidus, o úcces utclto ltuc¡o údeulro.
ut

Diagnósti-co: ¡trado nrlrnal tle maduración uisomolora,

Psicólogo Clinico (Matrícula N" 245) Buenos Aires,19 de agosto de 1974

Dr. HECTOR A. SOLARI

REFERENCIAS

ACERCA DEL AUTOR: Guillermo Carlos Roncoroni

(l)
(2)

ZERPA, Fabio; Un hombre en el Universo, Editorial Cielosur, Buenos Aires, Argcntina, 1976.
ZERPA, Fabio;

es

El OVNI y sus mister¡os, Ediciones

nistración de Empresas, especializado en Investigación

Licenciado en Adrni-

Naula, Barcelona, Espaira, 1976. (3) RoruconoNl, cuillermo Carlos;
especial de UFO 1979, Buenos Aires, Argentina.

Análisis retrospecl¡vo de un contaclo,

El caso Llanca:

Sisternas (especialista
programaS científicos).

Operativa,

e Ingeniero

de en

Edicirjn PRESS, Editadr.¡ por CIU, marzo de

lículos en revislas hacionales y extranjeras.Es autor del

Ha oublicado nurnerosos ar-

(a)
l(\

aaNcHs, Roberro E
Fraude, CEFAI,
1979

Caso Llanca: El

Gran

libro LOS OVNI Y LA

EVI-

DENCIA FOTOGRAEICA y
ATERRIZAJES EN ARGEN. TINA, que incluye rnás de

\"/.ZERPA, Fabio; "Quemá esas Cartas" Número 55,
Revista HUMOR Número 55, ca, Buenos Aires. 1981.

ha desarrollado el CATALOGO COMPUTARIZADO DE

pp.22/23; Ed. La Urra-

/Ar

\",

MORALES, Rubén; ,,Los invasores s¡empre vuelven", Revista HUMOR Número 53,pp.40/4l ,Ed.Ia Urraca. Buenos Aires. 1981.

280 incidenles codificados, así corno extensivas tablas 'estadíst¡cas sobre ese tioo
de manifestac¡ones.

!

REVISION

35

FSR Escamoteó La Otra Campana
a poner en duda- salió como nota de tapa el "extraordinario caso de Dionisio Llan y los Ufonautas" (asf titularon .el artfculo Gordon Creighton y
Charles Bowonl. En el número de hoviembre de 1980 de la rev¡sta inglesa Flying Saucer Review -cuyo prostig¡o internacional en materia de ufologfa nad¡6 ss atreve¡fa

tines de carácter especializado, t6lss como The
Apro Bulletin (USA), STENDEK (Españal, UFO NYT lDinamarcal, etc. Y, pof supuesto, enviadas en su momento incluso a Flying Saucer Review. Tanto Creighton como Bowen -rspst¡mos quo quizá fuo por d¡stracción o mala memoria - no bat¡gron sn

vulgadas anipliamente en divsrsas revlstas y bole-

Naturalmente, la impoñancia que le otorgó al suceso esta publicación británica -y después de que habían pasado cas¡ sieto años desde que fuera ventilado generosamente por la prensa mundial- tuvo tamb¡én su repercusión en la ufologfa argentina. Los suscr¡ptores locales de FSR recibieron la novodad con sorpresa pero no por la "maravillosa aten' ción" quo le prestó esta rev¡sta a una cuest¡ón nacional ni por desconocer el ep¡sodio. Fue, simplemente, porquo eñ la nota so daba por descontada la veracidad del rslato de Llanca a pesar de haber sido armada en base a "las excelentes invest¡gaciones realizadas en el lugar por las rev¡stas Gente y la Actualidad y Asf,(¡sic!). Es decir que los suto¡os, tal vez por ignorancia, obv¡aron los trabajos que sob¡e el mismo caso habían electuado Roberto Eanchs (por CEFAI) y Guillermo Roncoroni (por SlU). Tiempo atrás aquellas oncuostas fueron d¡-

ess artfculo a la otra campana: la que denunciaba los
elementos para pensar en un fraude.

panorama más

Int€ntando corregir tal omisión -la cual lmpedfa informar a los lectores de FSR sobre los perfiles discutiblss del affai¡e, y el derecho a conocor un

SlU. Ya han pasado más do tros años y nada. Y on honor a la objotiv¡dad que siempre FSR se adjudicó -y qu6 en más de una vez pudimos confirmar por nosotros mismos - segu¡mos esperando que el sditor Charles Bowen, 6n un gesto de s¡ncoridad hacia sus lsctoros, publique la otra opinión sobre el caso de Dionisio Llanca. Rocién volvoromoa I consultar Flying Saucer Review cuando ese hecho que pedimos, nos dsvuelva la conlianza.

gaciones Ufológicas despachó inmsd¡atamont6 una t¡aducc¡ón en inglés del estudio original del

completo- la Comisión de Investi-

EZEOUIEL H. ORTELLA

SecucsrRo Ufol"oqico ,f TnnuMA Nnrnl
Alvin
H. Law$Pn
AoartirdelgTTe|nombredeA|vinLawsonessinónimodedesmiti|icaciónde|aregresiónhipuloló'sic-a'.'-,1-z^^ not¡Jiv,'.-n:p.iúóuitt,..iüJ,i üio ón ta investisación Profesordein8lés".Á"puüJiá'iiigiupolotljiiestudíos.ufológicosenCali|ornia,Lawsonse eilñ-eñ ñlptiét¡co ¿e"un caso de abducción' Como vio involucrado junto a algunos colegas en ef inlerviene en una serie de me consecuencia de la investigación de aquel.p,soiio'iJtr"iioitente .r.tiiit5-t-€t#cto¡;]-valor de los datos recabados a morables experiencias.que lo. hacen uorr., ttiüÍi.Xi.'i",',*r'.'$llrl'oo:i'Jilclld^l gglf:llTcia organizada po.r el.center ror uF0 studies' pro pt"tuitii¡;ü;Ti*'i*ñá" áhora la misma como "una hi' Duso una versron .rp,,rüi ileli,T.itu¿¡ot "¿é ii uótdi¿etu hutúiiüiiá" IJJ inlotte.s. de "UF0 abduction"'
bóresis verilicable" .."iii . Resulta suDerfluo reriiir-qu;tiiiairu¿ yof parre de-tos
el menor esruerzo po, ,ebatir aquellos
uf

áe Íos cuates, empero' ólogo;ql¿tr';;;;;;'iióñ6r*r[i;"'i; "¡;;,t;9iett"no' aunque más no luera repi' ;l;-s1'óiüp¡o

porla ma' traciiecte problema no.es visto con simpatía han hecho

,rertentf

ú-li:

!..-,igo^ F,r9.:irl1*iJ#"Lfii'.:,l*il'i"l[fl::3?'gl''' dVÑiieáliia?ó en la ciudad auslríaca de Salis' y UptAR sobre tas Cienqas Humanas et fenoméió túrió Jl¡ñes de iulio dc v documentada' ¡rn'rmentada. que oue sera si ' -:- -'¡-^-^r-aa¡ra órranc' e.xtensa y Ló que sigue es el reiu-men-de la ponencia, exlremadamente tnrzratrve e por la "cooperativa studt dentfo de poiñ'áii'liJ Áciai ¿e uquói-i:nóuéntro

;nHi:13'ffT""Jfil",'f i,,o"p

1982'.

oubticada UPIAR S.R,L.''.

'l 7ñl'ENTENARES ' Personas Prove' I ¡ ñientes de todas \y' partes del murrdo, han deicriPto (habitual'

de

creible que es caPaz de di'

tatlos", ilecidimos enton'
ca de la veracirlad de egos
el¿¡tos obtenid¡rs ¡l¡edia¡¡te

ferenciai a una abduction fa¡rtástica de olra que prdria reflejar ull everrto
real. Aden¡ái, cre¡¡ tarlrbién

ces hacer un clrequeo acer'

mente bajo hiPnósis) cónto

fueron caPturadus Por extrañas criaturas qtre lns corrdujeron al i¡¡terior de
un OVIt{l en reposo' conro
fueron exa¡ninadas Y luego liberadas. Lo que sorPren'

haber contPrendido In ¡¡a' turaleza Y el origcn de las Dresuntas experielrcias de Encuentros Cerc¿¡rlos dcl Tercg¡.'IiPo (EC lll' simPli'
ficado). Enól año 1977 ParticiPé en un interesante est¡ldio

hipnósis. Seleccionamos un gr,rpo rle volunlarir¡s

que no s¿¡bía¡r r¡ada () cas¡ n¿¡<la sol¡re l¡rs OVNI' los
s¡¡¡r¡eti¡nos a hiPnósis, Y les

pedi¡¡ros que inraginaran que estnbun sicnrlo raPtn'

dos. Es¡rerábot¡lo$ que cs'

l" u" q,tu

los- "raPtados" (abductees) aon generalmcn-

sobre hipnósis de ciertos

ie ¡inceros, Pero sus rela' loc ¡)er¡nanecen en la dutla en ianto no se ha Podido probar sl han sido verda' d..os o falsos. De cual' quier modo, Pienso haber encontrado un método

casos de- secuectro co¡r el doctor W.C.Mc Call Y John de Herrera. lnsatisfechos

tos relatos ilusorios Pu' dieran confro¡ttarse con los relatos "reale$", mas en las reaPr¡estas que
dieron a nuectraa Pregun'

ante tos increiblcs i¡rfor' mes revelados durante nue$traa sesiones de hi¡> nósis con Presutrtos "raP'

t¡s

l<¡s sujetos elal¡oraro¡r historias que comPrelldían

con los casos reales, sin

innumerables sentejanzas

ESTUDIO
ninguna diferencia sustanciaI.

37

.

te porque provocaba un sa. no erceptisismo en t¡rrno a lo¡ relatos de eecuestro Y con relación a otrog datos recubadoc a través de la

El estudio de los EC lll imaginarios era importan-

sugería, además, que las ver con el espacio interior que con el erterior, y que era un desafío a la hipóte-

hipnésis.

la

investigación

abductions tenia¡r más que

8is extraterrestre plante. ada como origen del fenómeno OVNI.

"nuts and bolts" (NDT: partidarios de una teoría meca-

Aunque los ufólogos

nicirta, "tuercas y

tor-

nillos") generaknente han dado muestras de ignorar
las implicancias de nuestro

trabajo, mis recientes averiguaciones no han hecho

mós que intensificar
nuestro esceptisismo.

El

escenario descripto en los sucesos relacionados con secuectros son similares a aquellos que se hallan en gran núnrero de procexrs

mentalec conocidos, yendo de las alucinaciones prov(). cadas ¡xrr drogas hasta las experiencias de muerte inminente (near-death experiences); desde los trances astn¡les hasta las apari-

las diferencias gecundariaus que existen en los infornles de EC lll provenientes de

''

las más diversas culturas

ciones religiosas y, particularrlre¡¡te, a l¡rs recuer'l'raunra, B.T.).

dos rer¡remorizados de los traunras natales (Birth

de todo el r¡rundo. Es posible revivir el mecanisrno fisico y psicológico del trau¡na de la natalidad mediante el uso de drogas e, inclusive, bajo hipné. sis. Si bien la rememorización B.T. no siempre se cir.

cunscribe a la real

si-

los cast¡s de se¡uestro OVNl so¡r atritr¡rídas a viaitan-

A pesar de que la mayor parte de lar¡ teorías sobre

tu¡rción del nacirniento del cuentemente incluyen recuerrlo¡¡ e informaciones fantasiooas), est¿rs aon por

sujelo (las sesiones fre-

nren ¡nédico e irrurn¡ren va-

elr¡erger en un extraño anr. biente: luz intensa, aparece en un espacio sin fin, "se es ser", es sonretido a un exa. aon totr¡lmente nuevos

soport¡¡ luego rrrr prolongado stres.s en el "tu¡rnel" vaginal, para

servado et¡ un ámbito til¡io

componentes del proceso de nacimiento como matriz para una experiencia inraginaria de abduction. Desde esla perspectiva, se torna eviderrte el ¡raralelo entre los "raptos ufológicos" y el trau¡na natal: el feto, pre-

y confortable,

tes extraterrestre$ o e alco, rne perece que la natugun¡¡ otra cuestión eüotéri-

lo común cuid¡rdosamente retenidas (l). En todo caso,

rios estin¡ulos sensoriales
q.ue

raleza univerual y, al mismo tiempo, la peculiar ín-

dole de los sucesos B.'f., ingi¡ruan una fue¡rte psicológica veroeímil (es decir, no ' exétic:r) para reunir inráge-

dio de esto rer¡remoriza. ción sosticnen la hipótesis según la cual los "ra¡rta. dos" se sirven i¡rconcientemente de los principales

los datos obtenidos por nre.

minan y sonde¿n su cuer-

vés de un "tu¡¡ltel" lunlinosr¡ h¿¡cia el interior de un esplendoroso OVNI, donde criaturas "alinígenas" exa.

para é1. Paralela¡nente. el "raptado" ea elevado a tra-

den entonces a explicar tanto las semejenzas conro

nes de la abduction que B)'r¡-

-(l) cno¡', Stanislav; Realms of the Human Unconsc¡ous' Esalcn 1975 (para una..excelcrrte discusión sobre las sesiones
realizadas de rernentorizaciórr t¡renalal).

3_8-rh* BT q+r* lü qmr &btr*-r d"W mtl&'nbrl. &brr|ú M lE|¡re! &:crro en rffi" p¡r¡nr ¡,nrl ¡¡¡¡$r lb¡E¡ual' ¡er3, srjki¡ üú d*rg&hd¡biliürt rn lr:rFt¡ I l¡ torali' fu,*crraPcrhagia' etc. S' -l & tr¡irü¡d domi' ruilffÉ ¡drGitrt{}. lanto en br m Mcno en l,os infor' m¡¡ t-T" ¡ co loc casos de tr¡n¡¡m.uilx" ¡e informan f¡rr{sla u1- reoejantes al & ra freto o al de un

ESTUDIO
que ellos misnros proveen. Aúñque hay afirrnaciirntjs

F,ry:líre- mñü

en conlrario, las

n¡ateriales en los c&aos de
muy anrbiguas, y cuando se trata de "secuestros ntúltiples", algunos de los sujetos capturados describen

Pruebas

rapto sorr por lo

menoa

experiencias típicamente cubjetivas y separadas, más aún que en los repor. tes comutres -indicación e$ta muy importante- etttendiendo que se trata de una experierrcia paiquica
antes que física.

cnfrrnh- etpecialroente en h qu rclguarda a fas, ca' r'&(teristicas analomicag $fudié¡rrolladas, como lo rÉstrra la tabla comparati' rr del recuadro. Es Pro' blble que esle hunranoide

Humo¡de que lnterulno en la experlen. cia de abducc¡ón de Betty Andreasrcn. Su apüiencla era típicmente fetal: oJ@ gmds y otror nsglos del rostrc rubde.

A¡ftnito qrre de confirmar$e la hi¡rótesis B.T. no queda resuelto el problema de los OVNI en su integri' dad, dado que no obstante se continúan i¡rformando

¡uollado¡.

fetel, que 3e encuerltra en ün tertio de los casos' sea le proyección de un recuer' doqué el sujeto tiene de sí

observaciones de "No ldentificados" en el cielo (aun' que no existan pruebas de

mismo antes de su conceP' ión natal. ¿El pa.ralclo entre los raptos üológicos Y los

vilizado para luego ser aferrado con una esPecie de "morsa" metálica, lo que sugiere un parto con "forse"Í El segundo dato

tee relató haber sido inmo'

que las luces nocturnas u

otra clase de 0VNI estén relacir¡nados coa Presun'

traumas ¡tal¿¡les es forza'

do? 'I'¿¡l vez n(), ¡rorque la hi¡rótesis 8.1'. ¡ruerle verifi' cars€ de varias nlanera$. En primer lttgar, es ¡rosible establecer sir¡rilitudes io

de este género Puede ser verificado; en ca¡nbio la hi' pótesis del tr¿ru¡na n¡rt¿rl puede ser venlader¿r o falSi en efecto llegara a en' co¡rtrarse un s<ll'-¡ caso de "secuegtrado-0VNl" que nació con cesárea durante
!ia,

tonces, develar cuól es el nristerio sobre la naturalez¿¡ del estínrulo inicial que genera la alucinaciór¡ B.'[. ert el ser humano normal. Pero si fuerl confir¡nada la

tas abduttiotr). Restaría, en-

ausencias de l¿rs tuislnas) e¡rtre el ttacintiento del in'

hi¡ntesis lI. l'. demostr¡¡ría qile los raptos no son de origen físico y sí,en cam' bio, que se trataría de utra interesante experiencia

dividuo y su narración de la abtlur'tiolt, mediante ave'
riguaciones a lravés de su docr..rnentacirin, Y regre' sión hiprrólic¿r, verificalrdo si se e¡rcuerltran en el rela'

el parto, quedará

far¡¡ilia, investigncióIr de to rastros del Pasado Pre' natal del "raPtado". Por

ejemplo, se dio el caso de
una testigo que debió girar sobre un costado Para que

que en caso tle qrrc no hu' biera ningún al.rtli¡clee cotr' cebido de e$te ¡¡¡odo, clla estaría coI¡firmada. Esta es e¡rtonces -ni n¡ás ni nre' nos- la única hiPótesis verificable nu¡¡ca srltes Pro' pue!¡ta para los casos de abduction. los cuales, en vir'

mostrado que nuestra hi' pótesis es falsa, mie¡rtras

de'

psicológica que posee implicanciac que van

mucho rnás allá el fe¡róme¡ro OVNI y {ue, sin emb¡rr' g(), present¿¡ inlterel¡cias con la investigación cle la
vi{l¿r intrauterina, la cort. ciencia y el cerebro.
En fin, la únic:r obje'ción a

la que no se ¡rodrá contes'

su cuerpo pudiera
el nacimiento. Qtro

por la puerta de un OVNI' io que podria ser un "eco"
abduc'

Pasar

tud de su extrañeza' harl adquirido en la l¡teratura ufotógica una significativi'
extraer el

extraterre$tre ee mi espe" ranza de que en un futuro cesará la interminable di. fusión que le dan los medios de comunicación sen'

tar contra la

hiPótesis

de la rotación fetal durante

dad desproporcio¡rada en relación con las Pruebag

'

sacionnlistas

(') lnstruttreltto elnple;rdo etr nledicina que sit've l)ara
bebé en los ¡lartos contplicadr-rs'

¡rortadores de lru¡nanoides y se le deje bastante más espacio a un serio estudio

a los

OVN|

ESTUDIO

39

adviene cla¡mente que un "extraterreatre" y un entemero (¿ob& tetrs?) con !u Dá@m y gorn médle en qri ta úlsna cos (Dc.
FSR).

En esta lluatraclén realizlda por John Ar'fu, uo de 16 pretagon¡stu d€l @m de secuestro fturrldo en Aveley, Gran l¿nüs, lnglatem, *

Un rcr

¡lmilu r lor fetor huuo balh en el rapto de Tr¡r'lr Waltotr.

*

CARACTERISTICAS DE LA ENTIDAD

CARACTERISTICAS PRENATALES
HUMA NAS

-

Talla reducida (60-1 50 crn.) Cuerpo aparenlernente frágil Cabeza desproporcionadarnente grande Ojc.¡s relalivarrrente grandes Falta de pies y rn¿lnos o rudirnentarias
Dedos articulados o palrnípedos Orejas, na(iz y boca subdesarrolladas Ausencla de caracleres gen¡lalcs Ausencia de uñas Brazos rnás larqos que las piernas

-

Pequeña por rücja la geslación Frágil hasla el fin de la geslación Cabeza grande hasta la cuarla serrtana Plantas de las rnanos a la quinta serrtana, plantas de los p¡es a la Sexta sernilna Dedos en oalrna'hasta la octava sernana Orejas, na(iz y boca subdesarrolladas Genilales arnbiguos hasta la 12" s,;rnana Ausencia de unas hasla la 12" sernana Brazos rnás l¿tre;os que las piernas hata el lrn del Cuarlo fnuJ Piel oál¡da hasta el sexto rnes Piel aspera al séptirno rnes Pelo sólo al oclavo rnes

Olos deprirnidos, relativarnente grarrdes

Color de piel blanco o grisáceo --- Piel áspera - Ausencia de pelo y cabello

OO

@ <t/

t¡ oop¡nclón de mbor bolqreJot -lo oala orelpondetr ¡ lo om de Moody y Weltoü rerp€ctlv@etF rurge uD evldeolc @utltu' @n@rda¡cl¡ entre lat ent¡dadq. Auque st¡ mcteíttlo ye máe um excapclóo uE rcgl,¡- el specto dc un embrlón hu' -y no(Doc. Allil Hendry). ruo s, ¡l Den@, notable
De

ESTUDIO el rapto de bahía blanca : A madruqada del dominqo 5 de enero de 1975 el señor Carlos Albáro Días sufrió una implicancia lawsoniana vivencia ufológica que marcaría un primer
precedenle en lo que hace a la interpretación psicológica de las experiencias con OVNl-captores. El relafo del operador ferroviario acerca del eDisodio st¡. puestamenle acaecido en la localida de lng. White, Bahía Blanca, ofrece pormenores que las -en viñud de signilicativas semejanzas con la vida inlra-ulerina halladas por M. Mónica Simonet't¡ y Roberto Banchs- haría las delici¿s de Alvin Lawson. Sin embarqo. el informe completo del suceso se dio a nubl¡c¡dád a fines de 1975, mucho antes de conocerse los lrabaios del mismo L¿wson. Es decir, que independienlemente se ha. bían enconlrado iguales caracteríslicas en abducciones OVNI ocurridas en puntos distinfos del Dl¿neta v t.rmbién descubierlos por analistas diferenres. Róberto Banchs, quien envió en su oporlunidad el informe de su invesligación a Alvin Lawson a fin de conocer su oDinión, se lamenló hace poco de no haber oblenido suerte, ya que Lawson no sabía leer el español...

40

Ver: EL CASO DEL HOSPITAL FERROV|AR|O. nor Roberto E. B¿nchs, en OVNIS. UN DISAFIO A LÁ CIENCIA, Nro. 9, oct-nov . 1975, pp.23/28. (llustración: B.O. Calíndez)

sobre la psic<.rlogía tle los sujclos que han sido protagonistas de EC

nrog comenzar desde el principio. Y ¡i fuera confirexplicar cómo el sistenra neurológico rudin¡entario
rrrada, deberemos adenrás

En cambio, si la teoría B.i. resul¡a falsa, debere-

lll.

cióñ en el relato de un grupo de sujetos sometidos a habrían sufrido urra pérdi. da temporal inexplicable. Pero ret'icnle¡¡rt'nle se ha descubierto que la oxitoci. na (una hornrona que "invade" a la nradre y at nirio
hipnósis y que, según ellos,

rón interpretar

ti¡¡adores ufológicos debe.
cautelosa-

lllientrac la¡¡lo, los inves-

creibles, los inf<rr¡ne¡r de

tonceg, para volverse

mente los datos recabados bajo hipnósis. De ¿rl¡ora en adelante en-

lismo entre secue$tr()$C)VNl/traun¡¡r natal. Ulr reci¡rnte libro ¡¡r¡bre
al¡dr¡t:-

caao, cuant(D l¡rós se al)rerrd¡r sr¡bre la ¡ralalidad. scr¿i r¡rás difícil evil¿rr el parale-

inforrnación para después ¡roderla recuperar. E¡r tt¡do

tlel feto es capaz de rele¡rer

durante las co¡rtrncir¡ltes
a¡nnesia

(3). Esto sigrrificaría que
pasarlo t)or una experien. ci¡¡ de contracció¡t tetnpo. ral que, si ¡rudieranros recordarla c()r¡ un eslínrulo
rnuchos de lros<¡tros he¡lros

previas al parto) le ¡rrovoca al recién nacido

felales, exát¡re¡tts físicos, absurdidad, etc.. Pero, conro queda dicht¡ en el artí.
exisle c¡r la ¡rctu¡¡lidad casi

tencr inráge¡les evidente. mente B.'I'. cor¡to lrr<:cs brillantes, túneles, espacios amplios, humanoides

abclrrotiorr no deberían con-

culo, lanrerrt¿rble¡¡rente no
ningún rel¿rlo dc raptaclos

Nl han raplado secret¿r. nre¡¡te a millones de ¡rersonas. basando tal afirn¡a-

tions (2) afir¡na que los OV.

u¡rrerpiado, no tendrí¡r ¡r¿uta (lue ver con un e'¡risorlio l.)C lll arrnqrre si, enr¡rero, crlrr

por OVNI que no posea ele-

una natalidad nor¡nal.

ro sal¡er por qué...

nrentos Il.'I'., y yo sélo es¡re-

(l) Vertambién, VERNY, Thomas; Life ol the Unborn Child, Surn.m¡t l99l 'y LAINC, R.D.: Faclsol LIf¡, Ballantirre 1976(en ¡rartitular el capítulo 5). (2) HopKINs, Brrd; Missing Time, Marck, 1981. (J) BOHUS, Bcta er al.; Oxylocin, Vasopressin and Msmory: Oppos¡le Effects of Gonsolidailon and Rstrleval processes, en Brain Research, Número t57, pág.414/417, lg7g.
Fuente: Revistu UFOLOGIA nrinrero |.1, Año IV, Dicienrbre de 1982. Título Original: "Rapimento é traumi da nascitá". G,ntilezl tltl qrrrpo CLYPEUS '['riulucirlo rlt:l il¡rliirr¡o ¡ror Alt'jarrrlro C. Aqostirre'lli.

ALVIru H. LAWSON ipnomoroR o derRAcron?
Willy Smith
pu.blicaDurante varios años Alvin Lawson reveló et resultado de sus estud¡os por -medio de por c¡JneJéliráuaj por órgániiroi ite¿¡c;¿b¡; ia investigación ulolégica que se han destacado

prestigio académ¡co en la especialidad. su --tl'asra

leamericano interesado por el fenómeno OVNI.

'-ü;il;

público nor' e-nionces, seenión¿'eiáIirl'ironqgrafías eran de pobre entrada entre elgran

ü iá'iá'iliiirióñiiers of Science un artículo suyo en el que redoblaba el en intensidad la voz ¿e éus téoi¡ás, comenzaron Jo¡riC las exclamacioneS que daban "desde nó ña¡¡án rósuelto m anif éstarse. áai á.iidi¡or¡ s ontr¡ncáñrdüüilo:r " aquelto c cieto -' rrlucñ,iJ,?ñtó éiü¿uffi;i-u;-üñ;;l¿-¡io a la ñoÑoiienta alfombra,Pelsl tg!'911-qT,:e hallaban paradbs, no lograron re-ponerse del tambaleo y les "comieron la-lensua los ralones --ttf;;;;é;¡ñtieloii
'i.!pr?i,'*i.'iü;;Ldlúicioireó equilibrar la balanza. González, quien intentárá

q;;;i;ñte6;

ó'ii'.';6ü;;iA; d; iüái su-ño's¡b¡ón' Es e.icaso de lois doct-ores will; s¡il! Y loiib-tihúén 6:ilió[. of diróülfimo recoméndamóJ Íeéisu c¡arificarlor a.rtículo "Secuestros Reales
;-ñá;1:.;?l;j;tüuüi¡iu:¿o i'nti"nlmáió io ¿é Úro PRESS..Aquí, la opinión de Willv Smith l-u!s R;i; ñ ialaiau;a'uel ulólogo e-sparicr inñ?il¡aa:¡i.úó
A iiteraiura OVNI ha sido inundada en los úrtimos años por artículos (1,2,3) lirmados por A.H.. Lew' son, én los que se exallan las analogías v la identi'
dad de los secuestros reales conaquellos creados artificialme¡rte por el autor en el laboratorto' Aunque algunos ufólogos, como oor ejemplo Druflel y Rogo (4) h¿n pumro en evidencia que por numerosas razones elernenlales las investiq¿ciones de L¿wson no lienen vaior cicnl¡li' co. sus aleqalos hm hecho mella en Ia opinión pública, por cuanlo ¿lounos cje sus lrabaios han aparecido en rev¡stas de c¿rácicr ooóutar en los EE.UU. Si tomaramos al pie de la letra los argumenlos v op¡niones del Dr. Lawson, todo el progreso alcanzado Por la hipnos¡s desde los fiempos Ce lulesmer resultaría ser solo una mezcla

/&\,
G:'

confusa de fanfasí¿ y superchería' y podría descarlars€ sin más' Lo que Lawson predica no favorece a la ulología, la que.si bien necés¡la reíinar sus lécnicas, por c¡erto no ganaría nad¿ fomen' lando ¡nvesl¡g¿ciones desprovislqs de metodoloqía cientíl¡c¿' como la que aouí nos ocuPa. Me concretaré a disculir en detalle algunos de los puntos dudosos del anículo de Lawrn que apareciera no h¿ce mucho en la revisla Fronliers ol Scíence (5), pero mi crít¡ca ¿barcará tamb¡én ohas d¿ sus pu!licaciones' dado que fortif¡c¿n m¡ arseAnles que nada, me ha chocado la manera como el Dr' Law' son -un prolesor de ing!á- usa l¿ r,alabra robol (outómala), así como sus referencias erróne¿s a una lradición socl e el leflta iemontándose al período helenigico. y mencionando a Cala' lea. L3 palabrita, sin duda, no es española. ni^ingl6¿. p¿ro lampoco es grtega. En la mirología clásic¡ (6), C¿l¡t¿¿ no lue un ¿ulómata: Pigmalion, su cre¿dor. eslJndo en¡moiJdo oe Alrodrt¿, hizo una eslalua de mar{rl con su imagen. a Id que l¿ diosa dio vida con el nombre Ce Cal¿lea. Curiosamenle' Law' son relacion¿ los robols con ia cre¿ciÓn de inl¿liqenc¡d o '!e seres ¡nleiiqenles. ¿ pariir de malerias muedas Si bien eslo rrun u i" ."'nt" visionás de d¡funtos o de ios monstruos creados
n

ar.

-:\r

AtvrH rr. 1

wrcr,

Ph-D.

42

POLEMICA
Durante el curso de sus exDer¡menlos con secuelros imaoinarios. L¿wson descubrió que seis de sus ocho sujelos iniciales describieron enlidades corespondientes a cada una de las se¡s categorías, y usa e9e hecho para subrayar el paralelismo que alega exile con los secuestros reales. La lógica no just¡f¡ca esta conciusón. Por el contrario. lal resuhado recalca la diferencia fund¿mental con los secuestros reales, en los que predomina la lorma humanoide. Más aún, nos da una pauta de que los sujelos del experimenlo de L¡wson s¿caron sus entidades del medio cuirur¿l en que viven sumergidos, y en el cual, según hemos dicho, las se¡s cal€gorías aparecen con incidencias iim¡lares. E¡o es, aceptando la premisa báíca de que los part¡cipanles en el exoerimenlo eran totalmente ¡onoranles en malerias ulolóoicas. Ahóra. lo que nos lleva de lleno a la falla fundamental del trabajo de L:u,son. En ninguno de los ¿rtículos publ¡cados por es. le autor he enconracio una d¡scus¡ón detallada del procedimienlo que empleara para eliminar del grupo exper¡menlal aquellos sujelos bien versados en el lema OVNI. Lo único que L¿wson nos dice es oue /os suielos fueron ¡nletroaados antes y duranre la hipnosis para veril¡car si poseídn o nó un conocimiento signilicat¡w de los OVNls, y esfo deia mucho que de*ar. En un ¿rtÍculo previo (2), así como en la més det¿ll¿da versión del mismo publicada en UFO PHENOMENA (3],, al. gunos detalles adicionales son mencionados. Según parece, los sujeros experimentales fueron voluntarios sin paga, recluta. dos a navés de anuncios en los pariódicos estudiantiles de los colegios superiores de la vecindad. Los anuncios solic¡taban pegonas del lipo creal¡w y verbai, dispueslas a part¡cipar en una experiencia (sicl de hipnosis e imaginación. El grupo así reclulado cubrió un rango de ed¿des de 12 a 65 años (3) y fueron s¿leccionados s¡molemenle eliminando a aouellos que aparentemenle esraban lam¡l¡arizados con los OVNls. El autor nos deF en la oscuridad en cuanto a como tal paso fuera loma. do en la práctica, mencionando solamenle un cuctionario ,nlormal y creando la ¡mpres¡ón de que la selección fue muy superficial- Sin embargo, me atrevo a afirmar que es hoy día imposible encontrar en una comunidad esludianl¡l en los EE.UU. en muchos otros países- un solo individuo, cuanto más

por el Dr. Frankenlein, no liene nada que ver con el uso pre. senle de la palabra aufómata que se refiere a un adif¡c¡o caDaz de reemplazar a un ser hum¿no en una tarea determin¿da, pe. rc carente de ¡nlel¡genc¡a o de capacidad analítica. En verdad, la palabra robot lue creada por Capek en 1 92 1 , en su obra de leatro R.U.R. (Rossum's Universal Robots) para denominar €n. tldads cont¡tuidas de leiidos vivos {y no muertos}. En el uso corriente del vocablo, un autómala eslá construído con sulandas in¿nimadas, tales como metales y plásticos. Las enridades que ¿parecen ¿sociadas con av¡sl¿m¡entos de OVNIs se clasifi. can, de acuerdo con el Dr. t¡wson. en seis caleqorías: huma.
nos, humanoides, ¿nimalcs, autómat¿s (robots).

;res

extraños

y cr¡aturas fantasmales. Lo que el Dr. L¡wson NO nos dice es que los números de las entidades adjudicadas a cada c¿teooría son d¡stinlos, y que, en parficular en ios casos de secuctrós, la forma predominante es def¡n¡l¡vamente la humanoide, como lo
desmueslran las much¿s invesligaciones re¿liz¿d¿s al

resp*lo.

El investiqador brasilero J.U. Pireira hizo un estudio nbtable (7) basado en 333 c¿sos de seres asoci¿dos con un OVNI. y fuego de dxnrtar 103 casos de la muesfra or¡ginal para los que la infcrmación era insufic¡ente o dudos¿, lleqó a la conclusión de que úlo el 4,2 % del remanente correloondí¿ ¿ formits que no eran humanas. Más rec¡entemenle el norteameric¿no D¿vid Webb hi¿o un análisis deiallado de 5l casos de secuestros (8), llegando también a la conclusión de que en la gran m¿yoría cie los mismos las enlidades ciescr¡ptas eran humanoid6. De la mism¿ lorm¿, un estudio de Ted Bloecher (9) de 60 encuenlros cercanos cjel tercer tipo ocunidos duranre 1977 tndica que ld vast¿ mayoría de las enhdads eran humanoide.i.

Teniendo €n cuenfa la exuberancia de la mente humana sede esperar que s¡ elorigen de los informes OVNI fuera inter. no, las enlidades asociad¿s'serían varias y numeros¿s, al punlo de nunca repelirse las descr¡pciones. Sin embargo, aunque las seis calego¡í¿s aparecen s¡empre en la lileralura fanfást¡ca, en la ciencia ficción, en los programas de la tele, en los libros de dibui:s cómicos, etc., las descripcion€s de los testigos exh¡ben una laxonomí¿ lim¡lada, como sería el caso si el estímulo de la expenencia fuer¿ exlemo y muy real.

la

-o

+*Ü

E_/

i*..

-

Boceto de un ufonauta real¡zado por uno de los "abductees" del importante caso óonocido como "John y Carol", ocurrido en el estado de Colorado, USA, en 1976 (Doc. Hendry).

, Entidades adimadas asociadas

al fenómeno OVNI cuya ¡ndumentaria recuerda al ',muñeco de Miche_ lín" pueden encontrarse en test¡monios ufolóoicos de cualquier parts del mundo.

POLEMICA
un ofuoo, au€ no hava entrado en conlaclo concienle o subcon¿ienlem¿nle con el folklore ufológlco. Por lanlo, en visla de como el experimento fuera anunciado, es fácil deducir quienes habí¿n de ser los volunt¿rios sin paga que se verían
es posible conducir una ses¡ón hipnótica que elimine total' mente los preju¡c¡os y el pie dado por el hipnotista, peto al mismo l¡empo alirma que la serie de 5¿cueslros imag¡nar¡os €s' luvo en general a salvo de tales errores. ¿Cómo puede ser esto pos¡ble? El protocolo del experimento, por su m¡smó nalurale' za. requirió la cre¿ción ment¿l de un es(enario adecuado para l¿ s¿cuencia del secueslro, lo que de acuerdo con Lawsn se logró organizando las pregunlas en ocho etapas paralel¿s al orden de los sucesos enconlrados en los secueslros reales. Los suietos solo tenían que ¿greqar a esto los detailes, lo cual hicieron lrbremente. Si ¿ esto se suma el bien conocido de*o del su¡elo de satisfacer al hipnotisia, resulla claro que los resul' tados del experimenfo no pudieron ser d¡st¡nfos. De hecho, lo sorDrendenle hubiera sido lo conlrario. Finalmcnle, ¿cómo puede Lawson delender su imparcialidad cuando no vacila en ¡elertr* a los scuestros reales llamándoles "reales" (asi' enlre
comillas)?. afraidos. Con lo que está todo dicho. L¿wson reconoce que no

43

les del incidenle, a menudo un hilo en el tiempo es sospechado y a veces conl¡g1ado, y más ¡mpot¿nte, la desaipción de hum¿noides es las¡ Lriversal. Todos estos ladores aPunlan hacia una causa exlerna y objetiva que en algunos casos nos hemos ingeniado p¿ra folograf¡ar, mienlras que los arquetipos de Jung han elud¡do siempre l¿ cámara. Pero no está todo perdido. El traba¡o de L¿uron nos ha enseñado que debemos ser sumamenle cu¡dadosos y c¡erl¿menle deronfiados de cómo y cuándo obfenemos información baio hipnosis de los tesl¡gos de secuestros reales -o ¡magin¿riospu6lo que el problema no es s¡mple. Sus esfuerzos nos han d¿do una pauia para separar los cass de secu*tros reales de las supercherías, al reconocer los elementos fundamenlales que los distinguen, lo cual ha de servir para validar los nuevos

A continuación el Dr. Lawson saca a luz los muv conocidos arquelipos de Carl Jung, y lo que el llama análogós de los s* cueslros, es decir, eslados alterados d¿ conc¡encia lales como en el caso de muerte ¡nminente, alucinaciones, €l lraumai¡smo d€l nac¡m¡enlo, y los éxtasis religiosos. Todo esto es para iralar de conelacionar las imágenes asociadas con tales estados con las que surgen en los secueshos, reales o imaginarios, y en verdad parecería ser que las mismas componentes elementales eslán presenles en todos eslos casos. Dichas imágenes son, por ejemplo: luces deslumbranles, dibujos geométricos, grandes habilac¡ones, lúneles, espirales, elc. Pero, ¿aparecen estos ¿lemenlos con el mismo significado -como un denominador común- en lodos eslos fenómenos? No lo veo así, y la realidad parece ser que eslos elementos, en vez de agrupar lodos los esiados alterados de conciencia y los secustros en el mismo cubículo, por el conlrario, contribuyen a separar las experiencias OVNI como algo complelamente disl¡nto. D¿do que no quiero abunir al leclor con una d¡ssección detallad¿ de las supu€slas similarid¿des, y por otra parte,'los arquelipos de Junq e9án un lanto passé, me limitaré a discutir en detalle sólo uno de los elementos en cuesiión: las luces deslumbranies. En lo que * refiere a los encuenlos con OVNls, los lestiqos invar¡¿blemente describen las lucs como acios¿das a ¿loo d-cf¡nido, se¿ eslo un obicto sólido, una estructura, o un artif-ic¡o vagamenle discern¡do en la bruma creada por la mism¿ brilianlez de las luces. Pero sea lo que sea. la luz en sí en sin duda real. muchas veces se prende y se apaga, y el sujeto l¿ recuerda luegc de la lerminación del episodio. En los fenómenos ¿nálo. gós, que podríamos ilamar estados anormal¿s de conciencia, las luces son lambién brill¿ntes. oero son difíciles de circtrnscr¡bir, ¡ro eslán conectadas con objelos definidos, cambian posi. ción y forma y todo Io que queda al finalizar el fenómeno e¡ el concepto: luz deslumbradora. En el caso de l¿s s¿ns¡ciones en los rnomenlos próx¡mos a la muene sabemos muy bien que no hay luces reales y que la luz es percibida sólo por ei cerebro del individuo, y al no lener ex¡5lencia re¿l su orioen no ouede ser record¿do a posteriori. Los otros elementos iñclurdos por Lawson cn lo que llama malriz de encuentros podrían ser d¡scul¡dos en la misma foma, pero es inútil conl¡nuar, dado que el lecior astuto h¿brá visto ya la dirección de mis argumentos. Lo que en "realidad" ha sido demoslrado por Lawson es que sus sujelos en los secueshos ¡maginarios describen experienc¡as en las que aparecen los mismos elemenlos que en ei traumatismo del nacimienlo y olros eslados allerados de conc¡enc¡a, lo cual era de aperar, pueslo que el or¡gen de los mismos es común e inlerno al indiv¡duo. Por olra parle, auneue la vícl¡m¿ de un secueslro real rel¿le bajo hipnosis experiencias conlen¡endo los mismos elementos bás¡cos que figuran en los secuestros imagrnarros, ¿l mismo tiempo m¿nrfiesra olras ¡ndi. caciones que s€paran claramenle el caso real del caso imaginar¡o. enlre olras cosas, el esl¿do emocional del sujeto al revrvir la e\periencia bajo hpnosis s€ caracteriza por sínlomas difíciles de linqir. El sujeto también recuerd¿ la presencia del OVNI ¿n-

.

inc¡denles qu€ tengan lugar en el futuro. Sin embargo, es disculible si el Dr. Lawson, al presenlarnos sus opin¡on6 y 5uposicion6 que l¿n obviamente carecen de rigor cienlíf¡co, ha hecho o no un favor a la ufología. Desafor' tunadamenle, cuando desde su punlo de v¡sla nos dice que todos los secueslros con dos o más lesl¡gos que he es¡udiado han sido ¡nvesl¡gados en forma ¡ncomplela, o carecen de corrobración ¡ndepend¡ente, lo único que hace es crear du' d¿s inlundadas scbre la seriedad de las investigaciones realizad¿s en casos ¡mpolantes, t¿les como los de Be\ Hill (10), Eetty Andreasn (l i ), Hickson y Parker (l 2) y muchos otros, sembrando la ¡d¿¿ de qu? lodo lo que hemos aprendido de los s¿cues[ros es incorrcto o sin valor. T¿l no es el caso, y es así que pregunto: ¿B el Dr. Lawson un promotor o un delraclor del lenómeno OVNI?
Wült Smlrh

SOBRE EL AUTOR
oaíses de habla hispana del CUFOS y DelegaiJo en los Estados Unidos de Norteamérica de la Comisión de Investigac¡ones Ufológicas. El CUFOS (P,O. Box 1402, Evanston, lll¡no¡s, USA) recibe su correspondencia.D

Es orofesor de física. Coordinador para los

Ver Referenoiaen pS. 47

T€e PA T€N/ENT€/

r€P;to¿A ,Vo..

!
A H/ 60

.. -

T€8eA7€/r'/€Nr¿

44

POLEMICA

ffiffiffiwffi wm*
fuffiWffiffiffiffi
Luis R. González
artículo del Dr. Hynek (1) me ha ofrecido una excelente excusa para pasar revista a las diversas críticas formuladas a los trabajos del Dr. Lawson (2), ponderar su validez v dar a conocer sus últimas' investigaciones. Antes de pasar al análisis pormenorizado, una breve

A

publicación del

bién a posiciones bastante dos los casos en base a su teoría. Como siempre, creo que la virtud está en el punto medio, y por ello señalo
negativ¡stas, explicando to-

ro también mantengo que

los fallos de las críticas, pe-

tan académica como cabría
críticas, y muy especialmente las del Dr. Willy Smith (3),

to de nuestros lectores debemos aclarar que la polémica suscitada en torno a estos trabajos no ha sido
suponer de la lectura del ar-

acotación. Para conocimien-

tículo del Dr. Hynek. Otras

Lawson ha señalado la pre sencia de se¡s t¡pos dist¡ntos de seres en los relatos

1) El Dr. Willy Smith mantiene que "mienlras el Dr.

las ideas del Dr. Lawson solo son aplicables a las abducciones no (posiblemente) a los EClll donde el testigo permanece siempre conciente. Veamos pues las críticas más imoortantes:

y

extremas, llegando
Humanoide do Pascagoula. El diseño de la3 f¡guras quo vieron HtcKson vrsron Hickson y Farkof Parke¡ el Il ll do octubre de 1973 se ha ído psrlecc¡onando con el correr del t¡smpo ya que gracias a
su colebridad pasó por la plu-

acérrimo defensor de la HET, han sido mucho más

imaginarios (humanos, hureales

a colocar al Dr. Lawson en compa-

manoides, animales, robols, exóticos y aparicionales) (4) predominan los seres humanoides de grandes cabezas y p_equeña estatura". kn este punto el error es doble. Por una parte no es cierto que las abducciones reales presenten una exage-

en las abducciones

ma dg tantoa dibujantos com(}

personales. Por otro lado, aunque al principio la actitud del Dr. Lawson era muy
comedida, pronto llegó tam-

ñía de famosos detractores comó Menzel, Klass, etc., o a esgrimir descalificaciones

'

rade semejanza de "se:

POLEMICA
cuestradores". Más bien al contrario, su diversidad es tan amplia como la de los
eiemplos los casos de Pas' cágoúla, Vilas Boas, Zanlretta, etc.. Por otr¿i, el Dr. Lawson encuentra igualmente esas

45

EClll. Veanse como

seis categorÍas..e.n l-os Pro' pios casos OVNl. Además

denominador: T0D0S son seres antropomorfos... co-

incluso dentro de esa variedad aparece un común

mo ocurre en las

abducla

ciones reales.
2)También utiliza el repetido

fuénte de los inlormes OVNl fuera interno. la desbordada

arsumento

de que "si

imaginación humana haría apaiecer en los mismos la

niás variada fauna (N.A.- ¿Y porqué no flora?, cosa que 'evidentemente'. no

r

ocurfe".

res descriptos. Sin embar90, aunque es cle.fio. que
exrsten unos ragos baslcos, comunes a la gran mayoría

la amplia diversidad de

Ya hemos señalado antes
se-

de las

tos

siemore me ha llamado la atención la falta de elemen"alienigenas". Y esto, aunque parezca lo contrario, es ún tanto a favor de su origen das la injustificada reverencia que prestamos a nuestra

descripciones,

realmente

inconciente. Debemos denunciar de una vez por to¿Ouián se anima

a armarlo?

{Doc. Hendry}.

"exubeiante" imaginación.

ción humana

Lo cierto es que la imagina-

siempre por caminos trillados v la demostración más
palpáble. de est,e aserto es la

lrabaia

(t) HYNEK,

Joseph

narios", en
(2)

revista UFO PRESS Número 16, abril 1983, Ed. CIU Buenos Aires, pág. 29-31.

A.; "Secuestros Reales e lmagi'

debemos reconocer que pocas veces han logrado describir un extraterrestre

propra ctencra-tlccl0n: ia pe' sar de ser su especialidad,

LAWSON,'

Alteged CE

Alvin H.; "Hypnotic Regression ol lll Cases", en Flying Saucer Re.
1977.

view Vol. 22, Number 3, Maidstone,
LAWSON, Alvin H.;

dologia empleada

verdaderamente extraño! 3) "Se desconoce la meto-

concreto, se abrigan serias dudas sobre la posibilidad de obtener sujetos de expe rimentación no'contamina-

!,

"Hypnosis of lmaginary UFO 'Abduclees"', en UFO Phenomena Vol. lll, Number

en

l,

Bologna 1978/1979, pp.2l9/258.

(3) SMITH,

lVilly; "Humbug & Hypnosis", en revista Fronl¡ers ol Science Vol. Ill, Number 4, Washing-

ton, 1980 {Ver este mismo número).

46
ovNt". Un punto que debemos admítir sin rechistar. Como han demostrado diversos estudios (5) parece imposible encontrar hoy en día en un país industrializadó un sujeto "virgen". Pero lo
que se ha pasado por alto es que dicho factor N0 es relevante, pues afecta Por igual a ambas muestras. También los supuestos testigos de un OVNl "real" pueden adornar (y de hecho adornan) su extraÍdos de su inconciente.

POLEMICA
0ue DasÓ Inconclente. 5) Lds objecciones más gra-

dos' oor previos conocimientós sbbre el tema

oecie de trance, tamPoco bodría justificar. el tiemPo

rentemente anómalo

ves pueden resumlrse en tres: "la visión previa Y con' ciente de un OVNI, la gran
emot¡v¡dad manifestada Por

origen OVNl; o bien, la aparición de estigmas debido a procesos histéricos.

a

un

concluir que las críticas formuladas hasta el momento
convincentes. Pero tampoco es admisible extender sin más las conclusiones obtenidas para casos de regresiones hipnóticas de abducciones a otro tipo

En resumen,

podemos

los secuelrados durante la reconslrucción de los
hechos, y la existencia en al' gunos cásos de huellas físi'

no resultan

cas v mafcas".

encuentro con datos

el detallado estudio realizado oor Allan Hendry sobre casós OVNl negativos (6)

Désafortunadamente, tras

de casos donde aparentemente no existe un estado

ninsuna de estas
v

ejemplo,
EClll.

alterado de conciencia, por

los

"simples"

3

test¡go no puede recordar ("time lag") ". En nada afecta a la argumentación. Si el testigo cae en un sueño o en alguna es-

ales existe un plazo de tiempo más o menos largo que el

4) "En las abducciones

re-

rdsultan ya dignas de crédi' to. Cuando Personas serias ávión-anuncio con un OVN|

" orüebas circunstanciales"

centradas confunden un

v

óodríamos calificar de histé-

tienen reacciones

que

trabajos, ya citados, el Dr. Lawson estuvo en condiciones de elaborar una teoría explicativa muy intere-

Después de sus primeros

iicas (arrancar puertas de cuaio, salir huYendo como almá que lleva el diablo o queda'r paralizados de
[es como diferenciador válido. Y resPecto a Ias huellas

trauma natal sante: ("B¡rth Trauma") (7). De forma muy resumida podría definirse así: los relatos de "abducción" que los testigos ofrecen bajo .hipnosis
ño reflejan una realidad obietiva sino los recuerdos lar-gamente reprimidos de sus expenencras antes y 0urante el nacimiento. De momen-

el

tbrror...) no Podemos admi-

tir las reacciones emoclona-

físicas o' marcas, Pueden

existir dos

exPlicaciones

tumbrada tendencia a atribuir cualquier efecto aPa-

convencionales:

la acos-

to, solo quiero llamar la
atención sobre el punto en que nos encontramos en la a'ctualidad. con dos teorías los casos de abducción:

afternativas para explicar

(4) LAWSON, Alvin H.; "Alien Roots: Six UFO Entity

Types and Some Possible Earthly
Ancerstors", en
las Actas del Simposio del MUFON

de 1979, Texas, pp. 151-176.
(5) ,-IAINES, Richard F.;

'

ber 1, pp. 123-151, Bologna, 1977.

"UFO Drawings by Witnes. ses and Non.Witnesses: ls There Somelhing in Common?" en UFO Phenomena Vol. II, Num-

(6) HENDRY, Allan; en The UFO Handbook, Doubteday &.Co. lnc, New Yord, 1979. (7) LAWSON, Alvin H:;
El 4 de noviemb¡e de 1973, en Goggstown, New flgmpshira, Mr. Snow se'encont-ré ante'esóalotr¡ante escena: un dúo espacial .ecógiéndo muestras a la luz do una l¡nterna. ¿Es ésto-seriot

"A teslable hypothesis for the Origin of Fallacious Abduction Reports: Birlh Trauma fmagery in CE lll", en las Actas de
l98l
(Ver

la Segunda Conferencia del CUFOS, IIlinois, este mismo número).

(Doc. Webbl.

POLEMIC A) La teoría de la abducciÓn Dor seres extraterrestres,

basada casi por comPleto en lo que los testigos relatan baio hipnosis y encuadrada
deirtro ije la tradicional HET.

Hasta ahora no se ha aPorta-

do ninguna evidencia física

aceotable ni ha aParecido un iestigo que haYa observado como el suieto era llevado al interior del OVNl' Y

es una teoría no falsable (refutable): no Puede establecerse ningún exPerimento Dara comProbar. b) La teoria deltrauma natal,

Tomar nota de aquellos detalles delrelato que hagan referencia

.

a una gran Presión en la cabeza, aliviada

de forma súbita. Estos suce-

fiable como la hiPnosis, se

ole cuestiona la utilización de una técnica tan Poco

sos pertenecientes a la última fase del nacimiento no

deberían aparecer en los relatos de los testigos nacidos

aiusta al princiPio de Occam es falsable. El v-finalmente 'orooio Lawson ha indicado átgúnos posibles. exPeri' mentos y recomendaclones: Determinar de forma tan

aron el nacimiento del testigo.

precisa como sea Posible ias condiciones que rode-

.

trauma natal resultaría falsa. 0uizá ninsuna de las dos hipbtesis 5ea totalmente SOBRE EL AUTOR

mediante cesárea. Si así ocurriera la hiPótesis del

cierta, pe.ro un hecho síaparece cada vez mas claro: exisla o no un estímulo externo de realidad objetiva (convencional u OVNl), el inconciente del testigo deforma sustancialmente lo sucedido. Y mientras este factor no sea tenido en cuenta Y aislado cuidadosamente, no podremos saber más sobre la realidad delfenómeno 0V-

Nt.

terplanelarios de Barcelona. Coordinador en España
de la revista

-. Examinar el relato del testigo en busca de ecos,de su

nacimiento, en Part¡cular sucesos poco usuales (Y verificables).

Empresariales. Más de 10 de sus 26 años los lleva dedicados al estudio del fenó-

Es licenciado en Ciencias

Asistenle del editor en jefe

uFo

PRESS y In

de UPIAR Research

meno OVNI. Miembro del

Cenlro de Estudios

ln-

de T=oros Vieia 34 2", Málaga 2, España.tr

Prooress. Vive en clPlaza

REF. "Prornotor..:' (SVtf

H

)

(6) GRAVES, Robert; The Greek Myths, Pelican Book, 1955, 2 volúmenes.

(t) ' ' LAWSON, Alvin H.: Hypnoric Regressions
Áriééé¿
DE 1976, Evanston' Illinois, pág.

Roat to UFOs,

br

rrr

en"oú;iüs;;\hbisl¡t¡es

Actas de la Conferencia del CL

orir#J ilil:'i¡t3';'l$1":iíffiY#;'ü:!:::'3:,SfÍj:
1978'

of 2j:ll,l:.

(7) PEREIRA,

J.U.; Phenomenes Spatiaux, Número j,.^]970. oáss 14/20 v Si estan, aproxi'

141'

(2) LAwsoN, Alvin H.; what can we learn
sio de MUFON de 1977, Scootsdale,

David; Analysis of Humanoid/Abduction f¡s¡¡ frrn- 18)wEBB' Reports' Actas de la Conferencia del CUFoS de 1976' ¿s1.'i-"'^X¡.¡u' Abductees?, lmaginary nosis of Evanston' lllinois' pág' 266' Arizona, pag."i6i

(3) LAwsoN, 4!vr! mero

iri.Evplesis "ABDUCTEES", UFO Phenomena, Vol. Ill,

l,

of rmas.ina'v-,u[9p'?b9i,tx.!]; I:i;flio1il"/."rÍ.fr['l"r:i!?Ál"r:?: Nu'
,t-r,,'éfjü,

1978/79, Bologna, Italia, pág.219.

rj¿i.'l¿

({)

JRUFFEL, A., y ROGO, D.S.; The Tujung^a..canyqJto)lnt6l:uR'

John G'; The lnterrupled Journev' Dell'

Contacts, Pientice-Hall, Englewood Cliffs. N J '

1980.

(ll)FOwLER, Raymond E.; The Andreasson Affair,
Prentice-Hall' 1979' ^. BLUM, Ralph and Judy; Beyond Earth: Man's (l'J) Contact with UFOs, Bantam, 1974.

(5) LAwsoN, Alvin H.; Archetypes and
Octubre de 1980, pág.

Abductees,
6, Setiembre-

Frontiers of Science, Vol. ll, Número

32.

48

BIBLIOGRAFIA

La Evolución Histórica Del Fenómeno
Abducción a Través De La Literatura

ABDUCCIONBI BLIO GRAFIA
Luis R. González
En esta ocasión he querido hacer ciertos comentarios -alqo extensos, es verdad- sobre diversos libros exclusivamente dedicados a casos cie abducción que han ido apareciendo en los últimos años, lo que nos permitirá seguir de alguna forma la evolución experimenada en este nebuloso campo. No obstanrc, para evitar confuslones, debo señalar que los libros los comentaré por orden de aparición en el mercado, por lo que los casos contenidos en los mismos no están es estrtcto orden crono/óqico.

"The Interrupted Journey", John G.
1966.

Fuller,

"Abducted", Coral I Jim Lorenzen, 1977. "What can we learn from hypnosis of ima"Ultimate Encounter", Bill Barry
Walton, 1978.

ginary abducteesT", Alvin H. Lawson,

I

1977'

Travis

"The Andreasson Affair", Raymond E. Fowler, 1979. "The Tujunga Canyon Contacts", Ann
' "Secuestrados por extraterrestres", Antonio Ribera, '1981 .

"Missing Time", Budd Hopkins,

Druffel

I

Dr. Scott Rogo, 1980.

1981

.

"The Andreasson Affair. Phase
mond E. Fowler, 1982.

ll",

Ray-

El libro de Fuller recoge el famoso y divulgado caso del matrimonio Hill, la primera abducción reconocida como tal. Al tratarse de un hecho aislado era incluso aceptable por el "stablishment" ufológico. En ;rquella "lelana" época todo era más sencillo: los Hill habían si-

do secuestrados por unos seres extraterrestres que. merced al minucioso estudio de Marjorie Fish, pudimos saber que procedíEn de Zeta Reticuli, una estrella situada a 37 añbs-luz de la Tierra. De todas formas, ya entonces se formularon crí1icas basadas en el método hipnóti-

co utilizado; aspecto que aún hoy sigue

en

controversia. Por desgracia, con el paso de los años. este caso ejemplar ha perdido pronto su simplicidad: recientes descubrimientos astronómicos han demostrado que Zeta Reticuli es un sistema binario, lo que invalida el trabajo de Fish. Además, la Sra. Hill ha evidenciado en

los años siguientes (y anteriores) a su
abandonará en lo sucesivo.

en-

cuentro una importante fenomenologí9 paranormal (1) componente este que ya no nos
Pasaron los años y, los casos de abducción. sequían siendo tan escasos como para no quitai et sueño a los investigadores, a los que

table... Pero llegó la famosa oleada de

el hecho de que el ser humano fuera examinado como un animal más, les resultaba inacep1973

con casos como los de Pascagoula y otros (2) oue causaron un verdadero terremoto en la ufoloqía americana, bastante conservadora hasta"entonces. al man¡festarse el fenómeno OVNI con toda su extrañeza ante sus propias narices. Incluso podríA decirse que a partir de

formes. Ciertamente, los autores encontraron
algunas similitudes entre casos, pero ninguna extensiva a todos ellos. Los métodos de examen y la parafernalia util¡zada diferíqn notable-

mente, así.como el interior de los supuestos

entonces se ha caído rirás bien en el otro extremo: aceptar cualquier caso por increíple que (3). parezca ' "Abducted" ofrece un resumen de 8 abducciones ocurridas entre 1973 y 1976, algunas de las cuales son va muy conocidas (Pascagoula, Higdon. Moody, Walton. etc.). Supone el primer intento de buscar una cierta coherenciá, una estructura común, en los distintos in-

de baja estatura (excepto el caso Higdon),
unas veces tenÍan cabezas grandes, otras normales; manos con tres o cuatro dedos, garras, etc. De todas formas, los Lorenzen, todavíq inmersos en la HET simple, concluyen que se

OVNls. Y lós propios seres, aunque en general

trata de "la lógica culminación de un plan

bien concebido": analizar las caracteríEticas fígicas y psicológicas del ser humano.

(l)

"Tatks with Betty H¡11", BERTHoLD E. scHWARZ, M..D., FSR, Volumen 23, pp.2/3/4.
WEBB,

(2) "1973 Year

cuFos,

ol lhe humanoids"
1976.

DAVID

Sin embargo, quizá para demostrar que las abducciones no eran tan simples como parecíqn, ese mismo año presenta Alvin H. Lawson su trabajo sobre abducciones imaginarias (una versión más actualizada del mismo aparece en esta misma edición). El estudio es recib¡do con alborozo por los excépticos que se encuentran con una estuoenda excusa oara el¡minar de un plumazo todos los casos de abducción. Aquellos otros que aceptaban a pies

(3) Resulta atrayente señalar que también por
aquellas fechas empezaron adivulgarseias llama-

luntillas los relatos ba.jo hipnósis, reaccionan con virulencia negando cualquier val¡dez a dicho trabajo. Desde la perspectiva temporal
que ofrecen los años transcurridos me parece que ambas reacciones fueron extremas, y que la componente psicológica en este tipo de'ca-

dás "mutilaciones de animales", terroríficas ope'

raciones quirúrgicas (según algunos) realizadas sobre todo tipo de animales, y que han, Ilegado a ser consideradas por el Dr. Pierre Guérin como
orueba incontrovertible del carácter extraterrestre bel fenómeno OVNI (ver FSR Vol. 28 No 6).

sos está claramente demostrada, pero seguimos desconociendo su amplitud y el
mecanismo disparador.

so

BIBLIOGRAFIA
un máximo de 3,¡10 horasl. En cierto momento de su paseo entraron en una atmósfera verde, claramente separada de la anterior, donde observó bellas formas cristalinas, pirámides, "animales", etc. hasta llegar a la presencia de un gran pá.iaro gigante (como un águila de 5 mts) donde sufrió una experiencia míEtica (debemos señalar que Betty es una deüota creyente cristiana). Después volvió al OVNI y a su casa. donde los seres acostaron a sus hijos (que parecíqn como hipnotizados) y se fueron, no sin antes culminar el "trabajo" dejándole, a cambio de su Biblia, un mensaje de amor y paz y un libro azul (no confundir con el otro) de páginas luminosas llenas con extraños síqnbolos, el cual (como era de esperar) "desa¡iareció" pocos díqs después, para frustración de los investigadores. ¡lncreíple! Desde luego. Si no fuera por el competente grupo de ufólogos que intervino en este caso estarí?mos tentados de rechazarlo como una fantasíq. Y esto es ap€nas poco para lo que se reveló después. Más adelante comentaremos el caso en su globalidad.

Betty

Hill

Un libro interesante, no tanto para conocer más sobre las abducciones, como para darse cuenta de todo el ambiente que puede rodear una abducción, especialmente si lleqa a hacerse pública, es el libio de Travis Walion: "Ultimate Encounter". Recoge todas las vicisitudes por las que tuvo que pasar el propio Walton después del infausto díE en que fue secuestrado por un OVNI. Es uha pena que sólo pueda recordar unos breves retazos de su estancia en la base "extrateirestre", ya que su "presencia" allí,abarcó 5 largos díEs. Curiosamente debe señalarse que, aparte de los pequeños seres ya habituales, Walton mantuvo un extenso monólogo (sus interlocutores se li-

mitaban

a

sonreírle

hombresy una mujer perfectamente normales. En 1978 Raymond E. Fowler publica "The Andreasson Affair". La increíble historia de una mujer divorciada, Betty Andreasson, que fue secuestrada del interior de su casa, en presencia de sus hijos y padre (que sólo recuerdan haber visto los seres en el exterior y algunos retazos inconexos más) por unos enanos cabeta y la llevaron al interior del OVNI de la misma forma, donde fue sometida a un examen físico. Posteriormente la introdujeron en una especie de "sillón-ataúd" que llenaron un líouido
zones que se materializaron a través de la ouer-

sin hablar) con

dos

contactados del cañón Tujunga" (traducción literal del título siguiente) ofrecen nuevos aspectos sorpreridentes a considerar. Para empezar, su abducción resulta ser la más antigua

Las sorpresas empiezan a acumularse.

"Los

extraños edificios y horribles seres (¿Otro planeta? Parece difícil. toda la exoeriencia duró

grisáceo. Al cabo de un tiempo fue libérada por los mismos seres, ahora encapuchados, que la condujeron por un túnel hasta un lugar con una insólita atmósfera roja donde vió

jarí4n de ser un desarrollo reciente del mismo, como parecíp hasta ahora. Además no se trata de un sucesci'aislado, sino de un casi cont¡nuo "seguimiento" por parte del fenómeno. Es curioso que la testigo principal (alias Sara

conocida hasta entonces (1953), retrayendo estas exoeriencias a los inicios del fenómeno OVÑl generalmente admitidos, con lo que de-

BIBLIOGRAFIA
Shaw), que fue quien "levantó la perdiz" 2Q años después del suceso, a pesar de su papel relevante a lo largo de la investigación. no sea la oersona clave de la histor¡a. Resulta ser su compañera (alias
sorprendentem€rrte sB convierte en hilo conductor de la misma. Conforme fue avanzando la investigación se fueron descubriendo distintos casos de abducción o encuentros con seres extraños, fruto de algún tipo de "contaminación" que afectó a varias personas que en algún momento habíqn convivido con Jan. Y

51

caso concreto a fin de comunicar de la
mejor manera posible el mensaje en forma simbólica".
¡ClaríEimo! No perdamos la calma. TodavíE no hemós acabado v lo más increÍble está ooi venir. Budd Hopkins parece habei descubierto algunas otras caracterígticas de las abduc-

Jan Whitley) la

que

ciones mucho más inqúietantes. Su libro "Missing Time" recoge 7 casos de abducción
investigados personalmente (aunque hace re-

ferencia a otros, algunos múltiples, también muy prometedores) llenos de impresionantes
coincidencias: 1"! Casi todos los casos se refieren a personas que no tienen un recuerdo conc¡ente de su encuentro con el OVNI ni de la posterior abducción. Si. acaso, están sorprendidos ante un lapso temporal que no pueden justificar. 2") Todos los testigos habríEn sido abducidos con anterioridad en su niñez (G7 años) sin que conservaran el menor recuerdo de dicha experiencia. 3"1 Varios de los testigos presentan cicatrices en determinadas partes del cuerpo, no recordando ellos, ni sus padres, las circunstancias en que se hicieron dichas heridas, algunas real-

como guinda final nbs encontramos con un

presente típico de un "contactado" en el senti-

cáncer. Y nada de otro mundo o plano, un simple producto del hogar: el ácido acético. Vulgarmente conocido como vinagre (quizá
irónicamente el mensaje fue recibido por Sara, mientras su amiga Jan de la que se separó poco después y a la que no habíE vuelto a ver, era sometida a varias operacioneé para extirpar un cáncer de mama). Pero lo más interesante son las conclusioner, de los autores que. afortunadamente, no coinciden. Y digo afortunadamente, porque ambas teoríqs son igual de atrayentes. Ann Druffel saca a la luz dos caracterÍgticas comunes del grupo de testigos que pueden tener alguna relevancia: todos los testigos estaban interesados en activ¡dades metafí$icas o psíquicas, y algunos de ellos evidenciaban tendencias homosexuales. Como explicación de lo ocurrido esta investigadora señala una progresión en el fenómeno OVNI desde los aspectos fí$icos y psicológicos hacia aspectos psíquicos, cuya siguiente fase seríE manifestar aspectos filosóficos o cosmológicos. En otras palabras, tiende hacia una interpretación mígtico-religiosa del fenómeno, como "espí¡itub" malSvolos y bienhechores dentro de u'n desconocido plan divino. Aquellos que prefieran rehuir temas tan comprometidos quizá escojan las conclusiones de Scott Rogo, que considera el fenómeno OVNi como manifestaciones de una "supermente" no necesariamente inteligente, y en concreto sobre las abducciones escribe: "Las abducciones OVNI tienen lugar cuando el testigo se encuentra en un

do peyorativo de la palabra: una cura para el

mente aparatosas (lo que sugiere al autor el empleo de un cierto control mental sobre toda
la familia). En determinados casos, parece que dichas incisiones fueron util¡zadas para introducir en los testigos algún tipo de dispositivo,

recuperado en la segunda abducción. Estos descubrimientos, junto con la posterior abduc-

ción ya adultos, hace que Budd Hopkins concluya que se trata de "aglún tipo de
confirmarse (con todas sus connotaciones orwellianas) de forma clara en el caso de Viroinia Horton. uno de cuyos encuentros tuvo lúgar en Francia, a miles de kms. de su hogar, durante unas vacaciones. Pero existe otro punto a ponderar a la hora de la valoración de los casos recopilados por

programa sistemático de investigación". Este seguimiento de los secuestrados parece

na en estas condiciones 'contacta' con la 'supermente' ésta organiza una abducción para el testigo, en base a datos e inquietudes enterrados en su propio inconciente, Estructurando dicha información como parte de un escenario (la abducción) y presentándola al su¡eto de una forma objetivada. Esto lo consigue a partir de una experiencia prototíp¡ca que moldea en cada

el inconciente necesita impartir un mensaje vital a la mente conciente. Si una perso-

estado de necesidad psicológica, cuando

Hopkins. Un posible secuestrado en plena ciudad de Nueva York resulta ser su tendero de toda la vida; otro es un amigo que lo llama justo al díq siguiente de su encuentro; y dos más, son ionocidos suyos dentro de la Ufologí8. Esta relativa riqueza de casos en el entorno próximo del investigador, nos llevaríE a temer oue el fenómeno "abducción" sea mucho
nocer. Si a esto añadimos oue dos de los se-

más frecuente de lo que nos atrevemos a reco-

cuestrados estaban muy interesados por el fenómeno OVNI y temas similares (una de las pistas que llevaron a Hopkins a sospechar lo

ocurrido), quizá deberíqmos empezar a sondear nuestros recuerdos. ¡A ver si resulta que
nuestro interés por los OVNIs se deriva de una abducción "borrada de nuestras mentes"t De

BIBLIOGRAFIA
SECUESTRADOS POR
EXTRATERRESTRES

lamilia Avis, mientras

viajaba

por una rufa cercana a la ciudad de Aveley, en el Cran Londres,
lnolaterra. Este caso prolijamente investigado por un equipo de consul. tores de la F.S.R. y por Andrew

vencidísimo que el fenómeno OVNI es producto de una inteligencia extraterrena y, por lo lanfo, digita el orden de la casuísfi. ca -intercalando signos de in-

Anlonio Ribera. Editorial Planeta, S.A., Barcelona, España. D¡cfembre de 1981 .346 páginas.

Si hay mofivo bieq fundamentado por el que valga la pena dar

las gracias a la salida de este
nuevo libro del venerable escri-

tor barcelonés, es el hecho de haber puesto a disposición del

gran público

hispanoparlante

una inleresante suma de apreciados incidentes de presuntos
raptos ufológicos que hasla ahora no habían logrado escapar de

la eslrecha y marginal circula-

inglés UFOIN, es lraduc-ido. en su versión más completa, por Ribera. Otro capítulo de interés es el relerido a la sequidilla de secuestros OVNI én el que supuestamente se ve envuelto el italiano Forlunato Zan{retta, también prácticamente desconocido por el ufroadicto latino. En resumidas cuentas: puede rescalarse sin medias tintas el mérilo de haber dado a conocer en español muchos eventos de abducción que de otro modo

Collins, del grupo

lerrogación, simpáticos guiños buscando la complicidad del
lector, que él da por sobreenten. insondables comparaciones con oiros casos paraque no se vuel-

dida- y saca de una galera

va tan incómodo aceolar

su

mensaje, de manera lal que pa. rezca obvio que los episod¡os de secuestro no solamente son reales, sino que además forman parle de un plan científicamenle

¡xogramado por "vulgares" seres del espacio exferior. A pesar de lo dicho recién, sin conviertas en causa para acusar de conlradictoria esta crÍlica. hay material que no se puede

miedo a que la insistencia se

enlerarnos en nuesro propio idioma de formidables sucesos

ción de las revislas v boletines especializados sobre el fenómeno OVNI de América y Europa. Es sin duda una ventaja poder

nuestro medio hubieran quedado en los "anaqueles del

en

olvido".
Aunque, sin embargo, esle es al mismo t¡empo utr libro que es preciso leer con cuidado en tan-

como el que prolagonizó duran. le el otoño europeo de 1974 la

-ni imparcial. El autor está

lo no es

quiere

serlocon-

caso- pida
librito.n

dejar de aprovechar y, por eso mismo, damos vía libre al humilde lecior para que toclo

-en presfado

esÍe

E.H.O.

Tipo l.- El testigo recuerda concientemente todo lo ocurr¡do Tipo ll.- El testigo recuerda la llegada y part¡da del OVNI y sus ocupantes, pero no la experiencia en el interior
siquiera un lapso de tiempo no justif¡cado Tipo lV.- El test¡go recuerda sólo un período de tiempo que no puede justificar, o bien, haberse encontrado de repente en un lugar distinto Tipo V.- El testigo no recuerda nada, sí acaso tiene sueños extraños o fobias injustificadas. etc.

todas formas, alguien más desconfiado podríg pensar que el investigador en cuest¡ón resulta ser exces¡vamente crédulo. Dejando aparte el aspecto anecdótico del libro, el autor plantea una tipologí? de abducciones que puede resulta útil: (4)

Además, partiendo de las aproximadamente 500 abducciones conoc¡das, este investigador descarta la idea simplista de una investigación

extraterrestres

Nl y/o sus ocupantes, pero nada más, ni

Tipo

lll.-

El testigo recuerda el OV-

buscan algo más que información, algo desconocido para nosotros y que ellos necesitan (relacionado quizá con la diversidad genética. dado el interés demostrado por la reproducción humana). Por último, destacaremos su respuesta, atrayente por su simplicidad, al hecho de que los tripulantes de los OVNIs se molesten en inducir a los sujetos (y no siempre) una "amnesia" que es relativamente fácil de sobrepasar, y que pareceríq por lo tanto superflua. Según Hopkins lo haríEn para el bien del propio testigo y de estabilidad mental (además de para no obstacul¡zar su seguimiento durante los años poster¡ores). La comparación con la

antropo-biológica, sugiriendo que los seres

a largo plazo puramente

(experiencias americanas actuales) resulta verdaderamente turbadora,

tlélite mediante implantes m¡niatui¡zados

qronitorización de los osos polares por sa-

(4) Desarrollada

con mayor detalle en el MUFON UFO Symposium,-1981.

53
verdes y bellos seres altos y rubios. En ocasiones las tripulaciones son mixtas. Y las naves descriptas tampoco presentan grandes similitudes. Resulta curioso destacar dos puntos donde las ideas del autor Darecen haber sufrido un inesperado giro en los últimos años. Por un lado, la respuesta sugerida por Ribera al porqué de las abducciones cae de lleno en el campo de los "contactados" que tanto rechazó: los tes-

tigos son "elegidos" porque son inocen-

tes, puros, virginales, raros ejemplares en nuestra decadente humanidad actual (si a

ésto añadimos los seres altos y rubios conjuramos ciertos recuerdos de pesadilla.,,) Por otro, el autor destaca los efectos paranormales que envuelven a varios de los casos, llegando incluso a considerar abducción ¡un viaje telepático a una nave ummita!. Debemos recordar al perplejo lector que hace unos pocos años el propio Ribera atacaba duramente la "componente psíquica" de Vallée.!Este no es el misOuizá haya tenido algo que ver con este cambio de actitud el hecho de que, según confesaba recientemente, haya podido observar personalmente OVNIs en varias ocasiones (lo que lo convierte en un "repeater"). En el libro que estamos comentando Antonio Ribera tiene pocas ocasiones de insistir sobre su famosa "oposición con Marte", pues los propios seres se atribuyen procedencias más lejanas, pero cuando encuentra una, la explota a fondo. En cambio, puede disfrutar de lo lindo con la otra "niña de sus ojos": el tema UMMO. Cuando este montaje se está batiendo en retirada en todos los campos, llega Ribera y encuentra relaciones ummitas en casos como el de Aveley y Llanca y, "last but not least", gracias a su "hilo directo" con los ummitas nos explica que los pequeños seres cabezones {¿y qué pasa con el monstruo verde?} son sus discípulos. Pero al mismo tiempo, inadvertidamente, nos ofrece otra pieza en la solución del caso UMMO: el famoso sello ummita, autentificador imprescindible e infalsificable de los divulgado5 documentos. puede ser imitado por una sencilla ama de casa sin muchas complicaciones. Si no, pregúntenle a Don Adalberto Ujvari, que él la sabe. En 1982 aparece la continuación del caso Andreasson, con nuevas revelac¡ones espectaculares. Veamos algunas: A) Betty Andreasson se traslada a Florida en 1977, a donde llega poco después en un viaje imprevisto Bob Lucca, que también en 1967 habíE tenido un encuentro con un OVNI v en su mente quedaba un perigdo de tiempo que no podí4 recordar. A través de una amistad común se cónocen y co-

mo Riberal ¡Oue nos lo han cambiado!

El libro de Ribera constituve una versión en español del trabajo de los Lorenzen. con la ventaja de que incluye casos de todo el mundo. Sus aportes personales se limitan a ir salpicando los distintos relatos con sus peculiares y en ocasiones reiterativas consideraciones. Incluye también un extenso capífulo sobre la abducción española de Julio F., lfena de atrayentes peculiaridades. Su labor principal se centra en destacar una serie de similitudes de segundo orden, ávidamente señaladas, y con las que intenta configurar una abducción modelo. Por el contrario, si uno evita quedar deslumbrado ante este despliegue, lo que realmente sorprende es la diversidad: no siempre existen "tiempos

perdidos"

violentamente. Y los exámenes médicos tampoco son característicos, reduciéndose a nive-

ni los testigos son secuestrados

les mínimos precisámente en aquellos casos en que eiperarí4mos un mayor grado de detalle (ej. Vilas Boas) y siempre con procedimientos. instrumentos y aparatos diferentes. Es cierto que predominan los seres de bala estatura, pe-

ro ninguna descripción de las presentadas

en

el libro coincide de forma sustancial. También encontramos "robots", enormes monstruos

mo en una típica novela rosa, se unen

en
el

matrimonio ¿Cbincidencia? (No, si a veces

RAFIA

EXPERIENqIA ANDREASSON
fenómeno funciona cual ángel cupido.'.). B) En el transcurso de la investigación se po-

nen de manifiesto distintos fenómenos paraque "infestan" el hogar de Bob y ' normales Betty: poltergeists. voces extrañas, escritura automática, etc. (5). Pero en este caso se les
añade un siniestro acompañamiento "sólido": misteriosos helicópteros sin marcas que evolucionan sobre su casa o los siguen en distintas ocasiones (existen varias fotos) e incluso

cias de Bob Lucca. Empiezan un dí9 veraniego de 19¿14, cuando a la edad de 5 años se encontraba iugando en su jardí¡ y observa una

Nos referiremos brevemente a las experien-

alounos encuentros llenos de reminiscencias ddlos Hombres de Negro (o quizá de alguna "agencia" más terrestre). C) No obstante, lo que sorprende es pasar de una abducción "confirmada" y algunas sospechas de otras dos (la de Bob y otra más ant¡gua de Betty) a tres abducciones a cada cual más increíple, junto con varios encuentros

cercanos con seres exrraños, retrayendo el inicio de estas "actividades" unos años más, hasta 1944, bastante antes del "boom" moderno de los OVNls. Todo ello obtenido mediante

bola de luz y unos seres que ld aseguran telepáticamente que no tiene nada que temer. Bastantes años después, en 1967. Bob va conduciendo hacia la playa cuando ve dos grandes OVNIs en forma de cigarro, en vuelo paralelo y soltando pequeños OVNIs que se alejan en distintas direcciones. Uno de ellos se dirige hacia él y... ya no recuerda nada más hasta su llegada a su destino con 3 horas de retraso. Bajo hipnósis recuerda haber sido llevado al interior del OVNI (lleno de una extraña niebla) donde fue examinado desnudo por un "brazo articulado" con algo brillante en su extremo. También dentro del aparato puede observar como uno de los seres se convierte en una bola de luz y se alela. Por desgracia, Bob no pudo ser

hipnotizado más veces. O, nunca se sabe,
quizá por suerte.

hipnósis, sin recuerdos concientes.

Sin embargo, la "vedette" del caso sigue

l5l

'"'

Debe indicarse qtre ya en 1964, antes de Ia abducción de 1967, tá hi¡a de Betty Andreasson' Becky, obserr'ó trn OVNI y se sintió imptrlsada a escriÚir páql¡ras y páqirras de exlraños stml)olos

(p. 188'iThe Andreásson Affa¡r").

BIBLIOGRAFIA
siendo Betty Andreasson. Durante las distintas sesiones a los que fue sometida fueron emerglendo detalles de anteriores encuentros iniciados a los 7 años (también en 1944), cuando una pequeña bola de luz zumbante como una abeja se pone a dar vueltas a su alrededor hasta posársele entre los ojos. Entonces recibe un mensaje donde le aseguran que está haciendo progresos y gue 5 años después verá al "Uno". Efectivamente en 1949 mientras pasea por el bosque ve salir de un aguiero a un ser similar a los descriptos anter¡ormente, pero con unos extraños botones de colores y signos en el pecho. Al apretar uno de ellos, aparece una luz que golpea a Betty entre los oios. El mensaje esta vez es desalentador, deberá esperar aún un año más. Pero la espera vale la pena. En 1950, Bettv estaba en la terraza de su casa cuando ve un gran objeto luminoso que se le acerca y, de pronto, se encuentra dentro de algún tipo de recinto, lleno de niebla y rodeada de varios seres que le dicen: "Te vamos a llevar a casa no te asustes". Primero la colocan entre dos paralepípedos (uno encima y otro debajo) y la encierran en un cuadrado formado por rayos multicolores. Luego le introducen un curioso dispositivo en la lengua y oí$os, y la sitúan sobre algo circular que empieza a girar mientras sobre ella caen gotas de un líguido caliente. Frente a síliene una especie de ventana por la que obsbrva lo que parece ser la entrada del objeto en una base submarina y

55

luego en una caverna de hielo brillante y con estalact¡tas. Entonces descubre en uno de los laterales de la cueva a muchos seres humanos (de todas las razas, edades y épocas) inmóviles dentro de unos cubíqulos, como si estuvieran congelados en el tiempo (incluso están rodedioramas de los museos). Al salir del objeto que la condulo hasta allí, un ser la guíq a través de un recinto también lleno de niebla, que apenas deja vislumbrar unos extraños artefactos, lo que la asusta un poco (recordemos que tendría unos l3 años). Allí otros seres la introducen en una especie de cbncha transparente que al volverse a abrir la ha trasladado a un lugar bellígimo donde todo es como de cristal incolord (árboles, prados, animales, etc.) pero

ados de su entorno cercano, como en los

petrir:tado. Al tocar una de las figuras, una

mariposa, esta recupera sus colores y empieza a volar hasta convertirse en un punto br¡llante que vuelve a transformarse en una mariposa incolora e inmóvil. Entra en otra concha de cristal y finalmente llega ante una gran puerta con múltiples facetas, donde se ve a sí misma separarse de su cuerpo y entrar por "la gran puerta donde verá la gloria del Uno". A pesar de todos los esfuerzos de los investigadores, Betty no quiso decir lo que vió allí, y sólo dejó traslucir que "fue una experieniia maaravillosa". Al acabar dicho encuentro, y retornar a su cuerpo, ve a unos "hombres" altos y rubios, vest¡dos con túnicas y llevando

! I

(
<-- t

,"L!,
.

I

I

-: /

$LAGRIMA''EN OONDE ENCIERRAN

A

gETTY

56

BItsLIOGRAFIA

una hoja de palma en sus manos (recuerden a una "lágrima" cristalina. de donde regresa al lugar llenb de niebla. Un pequeño ser la escolta hasta unos túneles donde puede ver a otros ena-

Waltonl oue la vuelven a introducir en

trozos de irn mineral azul. Siguiendo por el túnel. llega a otra caverna en cuyo centro hay un curioso aparato donde un trozo de dicho material es "quemado" dentro de una pirámide transparente. Una vez observada esta operación, la devuelven al lugar neblinoso donde es conducida al inter¡or de uno de los aparatos. Allíla sitúan frente a una pantalla donde brillan pequeños puntos luminosos, girando en.distintos colores. También observa gran cantldao de bolas y agujas como de cristal que pueden estar relacionadas con lo ocurrido a continuación: es colocada sobre una mesa, le extraen un ojo, y a través de la abertura ocular, con unas agujas brillantes. le "colocan". algo en el cerebro {recordemos que en el primer libro, durante la abducción le extrajeron una especie de bolita de la nariz). Después de otras experiencias "médicas" igual de azarosas, Betty vuelve a situarse ante la pantalla, por donde se proyectan gente, paisales, letras y sír¡bolos en rápida sucesión, sin que logre entender nada. Luego es conducida a una versión actr-ralizada ;sillón-ataúd" del primer libro, y de allí,a la del rueda giratoria. donde pierde el sentido. Ló siguiente que recuerda es estar sentada en un prado cercano a su casa junto con tres hombrecillos oortando bolas luminosas, y al lado de un obieto esférico con una especie de antenas en lo alto. Entonces, le ordenan que lo olvide todo Los encuentros postenores no pueden compararse a esta ¡ncre¡ble aventura, y no pasan de ser "simples" encuentros con los seres que llegan a darle mensajes ¡confirmándola en su fe c¡istianal

nos trabaiando en una "mina", extrayendo

it

I

I i

descripción de la primera abducción de Betty Andreasson para que el propio lector pueda maravillarse ante la riqueza y exuberancia del

He querido incluir aquíiesta apreta'lí$¡ma

dentes loicomponentes iniciáticos y religibsos en ambas abducciones: entrada en cavernas.

relato, d¡gno de un Lewis Carroll. Son evi-

seres encapuchados. sitios tenebrosos que

dan paso a lugares bellÍgimos y culminan con el encuentro del "Uno" o el "Fénix", en un verdadero climax mlstico. También abundan los nes neblinosas, sensación de flotar en el aire, inmovilidad forzada, sometimiento a la voluntad de los seres, etc. Si a ello añadimos otros aspectos como la metodologíq utilizada (numerosas y exhaustivas sesionés'de hipnosis -14 en la primera fase y 13 en la segundaseguidas por discusiones concientes de todo lo relatado), ciertamente proclive a errores dada la excesiva presión ambiental; y la situación de la testigo (una creyente muy devota, casada a los 17 años, con 7 hijos en rápida sucesión y luego divorciada y vuelta a casar), me parece que la única conclusión aceptable es admitir

componentes oníricos, freudianos: imáge-

que "algo" extraordinario ocurrió quizá

en 1967, y que el resto de las experiencias pueden

estar más en el ámbito de lo imaginario. pero sin que podamos separar con certeza qué es lo real y qué no lo es.

convertirse en un ataio para comprender el fenómeno OVNI, han resultado ser tan complejas como el resto_ de la fenomenologÍE hasta ahora conocida. Con lo que estamos, si ca-

rales. En realidad, casi tendremos que reducirlas a una idea evidente: a pesar de lo que muchos desean, las abducciones. que iban a

Ha llegado la hora de las conclusiones gene-

jidad. Mi formación racionalista se resiste a creer todo lo que se cuenta en estos libros, pero el probl.,¡a es que no puedo encontrar razones para creer sólo hasta un punto determinacio, sea cual sea.
Y una última reflexión; dejando aparte las diferencias entre los seres observados: ¿en qué

Por m¡ parte debo confesar una gran perple-

be, peor que antes todavía. Unos preferirán aferrarse a la idea de una

se diferencian estos relatos de abducción de los encuentros relatados por Adamsky

"investigación extraterrestre a la humanidad". Pensando en la cantidad de casos de abducción que pueden estar "dormidos" por ahí. y en el casi omní¡odo poder de dichos seres
sobre los desafoitunados test¡gos, no es preci-

y otros "contactados" como é17.!

Notg
Para aquellos que añoren una buena investigación OVNI, basada en hechos "reales" )'no extraídos

samente una hipótesis tranquilizadora...

campo de la PsicologíE, lo que implica por lo menos hacerles dudar del futuro. Una humanidad tan desquiciada, eso si que no..' Peor lo tendrán los que escojan teoríEs psíi quicas, temerosos de lo que pueda brindarnos esa "supermente" que juega con nosotros de forma tan insensible.

Otros preferirán explicaciones dentro del

Y, aquellos que acepten la hipótesis rellgiosa, seguirán inmersos en esa eterna lucha entre el Bien y el Mal, y sus agentes. Aunque, al menos, tendrán el alivio de saber que El no nos abandona. La religión se amolda a los
nuevos tiempos. y en una época de crisis e inseguridad, retorna para ofrecernos la ansiada tranquilidad espiritual... pero ¿a qué precio?

solamente bajo hipnósis, acaba de llegar a-mis manos el libro "UFO contact at Pascagoula" escrilo por Charles Hickson (uno de los tesligos) r' Willian Mendez. Este último expone su rigurosa investigación, llevada a cabo a lo largo de varios años, sobre es' te extraordinario caso, asÍ como sobre las sucesivas experiencias de Charles Hickson (dos mensajes telepátiios v un OVNI observado también por el resto de su familia) que añaden una nueva pieza a encaiar en el
rompecabezas $'a faltan menos).

libro of réce revelaciones interesantes. Como muestra: las supuestas orélas cónicas de los seres ¡eran ret ráct iles!
Este'

LUIS R. GONZALEZ
[lA[AGA. llt dt ftbrero dc ]gsl

tzq:,t?iranqhói
mediados de diciembre de '1983, €n la ooblación bonaerense de San V¡ce l:-' una iamilia descubrió de improviso que habia aparecido en el parque de'su qu¡rilk una pens en Nada les hizo pensar sá huella circular. Nada misteriosá una explicación más razonable que aqrlllllohabia sl' do provocado por el aterrizaie de un OVNI en lun'
c¡ón lransnoche. La novedad no tardó en alcanzar revuelo y, al

lieÍo en óols¡¡¿s -resolvió con ini-!vtó ciativa envidiable el Jefe de Investigaciones de Campo.
Así fue como salieron al paso de la emergencia y pudieron volver con la frente en alto a Buenos Aires. y munidos de las valiosas muestr¿rs.

mu?

-¡Oh,

qué conlraliempo! ¿Y ohoro qué fochiamo chochó-

-interrogóse sí, metémo la

el Director Eleculivo del

IPEC.

po

co tiempo, una comisión de ulólogos, lodos ellos Dertene¿¡entes al qrupo IPEC (lnstituto Planilicador be Encuentros CeJcinos), acudió velozmenle a la circunstanc¡al cita utológ¡ca. Una vez allí -y por muchas planilicaciones de encuentros csrcanos oue tenqdn en su haber. la distracción se nos anloja iinperdoinable- alguien advirtió que habian olvida' do llevar frasqu¡tos donde guardar las mueslras.

El destino de las muestras
Solidario con el propósito de investigar la cornposición de los elenrentos minerales y vegetales (también aninrales, va que entre las muestras se prtdieron discern¡r los restos de un otrora simpático murciélago que ahora despedía una nauseabunda baranda a podrido), uno de los integrantes de la Cornisión de lnvestigaciones Ufológicas ofreció sus buenos oficios para llevar a analizar aquel enigmático botín ufológico. i\'lientras localizaba a Ia persona o el instituto donde se efectuarían los exánrenes correspondientes, no se le ocurrió mejor idea qrie colgar la bolsita plástica en el picaporte de la puerta de su cuerto. Hasta que una mañana del nrismo mes de diciembre, al día siquiente de uno anterior que había sido panicularmente desafortunado para su familia, mientras mataba el tiempo buscando malas palabras en el diccic¡nario, escuchó sin quercr más o menos este diálogo entre su progenitora y

una vecrna:
Dios mío, Ano Moría, uení urgente, qué LA MADRE: porque¡ía me-¡Ah han metido en la cosa! ¡Venía mirar esto! ¡A mí me Darece ¿lue es un naleficio para otruer ol demonio! ¡Ya sobí<t yo que lo que me pasaba no era cosual! ¡A uer, uos que hoces yog,a, decíme gué hctgo!

Fotografía póstuma dé la bolsita de polietileno donde se conservaron las val¡osísimas muestras

UMMORISMO
LA VECI);.

59
.'UIvIMORISMO'' AHORA
TIENE UN COMPETIDOR TE. LEVISIVO DE LUJO

gilono o olain otro 4nlicln por el estilo. La única monera de ohu¡'enicr o ics molos espírilus ua a ser quemer eso os queros¡do.l,ADuróte. prendele fucqo! Toc¡do cn lu nris ho¡¡do de su r¿rion¿lismo. el ufóloq,, se
incorporri plícidarnente con la pedante intención de ¡nlercaIar un par de garcajadas en medio de la irigenua ccnversa ción. AI Abrir la puerla para salir de su habitación s€ p€rca:a exlraña(lo de la ausencia de la bolsita eu€ momer:tcs anles

r - f :t

l.

, q te t'co <lebc trcrurse (le uno moldición

habia dejudo tranquilrmente pendiendb dcl picaplne Yr sobre aviso, y ¿tacado de cólera y desesperación. ernprenc¡a rauda carrera hacia la calle al grito de:
muy ocupada propinándole ¡abiosos esa. '¿:rs. :a? -r, : el fuego, a la bolsa con mu€sira-s que a:,i:n:rr¿=:-:e =.iir: recogido el grupo coleta IPSC. Sin c.:-<-l€1.. ?: :r?-:il :: qrande. la ClU, hombre se puso a liú{'a: s€ctda sr a :aúfl veredade la
¡IVIAil1A, LAS MULSTRAS! El estroDicio estaba consumado, Ahora su maire s¿

senle sección de la reiista UFO PRESS felicita por este

E! comité redactor de Ia nre-

-.1-¡:,:

medio a la cultural iniciativa de la produclord del Canal 9 de Buenos Aires en viftud de haber reflotado al programa "i"tas allá de la Cuarta Dimensión" que se emite todos los miércoles en su homrio de
las

Dos lecciones
cai¿s flrelilicas roluladJs 'ad hoc o, en su dcfeclo, en frasquitos de piiistico como los envascs de los rollos fotográíicos. Il) Estos recipientes, si no se envían de inmediato a analizar, deberán rnantenerse lo nrás alejados tlue sea posible de las inrprulccibles manos de familiares, entenados y neófitos en general. No aconsejamos una zona en especial, pero alertamos al investigador de no depositar estos elemenlos en muebles aledaños al comedor, el baño o la cocina. A propósito, nos hemos enterado de la suele corrida por un presti-

23.00 hs.Z

jl P¿r¡ la ¡rclxina iez. ¡s nuesiras,jeberán consen'arseen

SABIA REFLEXION DE UN
LECTOR ANONIMO

qioso exovnilogo local. cuva madre le preparó accidentalmente un lomito al champiqnón -al parecer delicioso- co¡l los hongos de un supuesto ate¡rrzaje que él había guardado, a falta de mejor luQar, en el placárd de la cocina. Fue internado de urgencia en cl l krspital Moyano debido a que habí.1 ingerido una importante dosis de "oscomiceto /a/oprus". 3in embargo, ahora parece qlre le va basrante bien en la frontera con Boiivia, dedica<lo al tráfico de aluc¡nógenos.
Po-r lo dem¿'s, la huella del suDueslo CVNI rie San Viccnte, la cr¡al se pu('de obs.rv¿r en la fotografia adjunla. tiene luda

riéndonos de las payasadas del prójimo el que ahoun art¡sta cómico involuntar¡o- porque'no hacemas lo imposible por convertir a la ponga en -o llamarla- en una disciplina que pueda ser tomada en serio por la comuque en un futuro no seamos nosotros, los ufólogos "sede

"En vez de pasarnos la vida
es

-enejemplo, ra pienso, por
como se

ufología

d¡s.

la apariencia de ser un "anillo de l¿s hadas (conrrin y silvestre). De todas maner¿s, hacemos liegar al laboriom grgpo IPEC nuestro nrás profundo scrrtido oe pésme 1's¡ncero arre penti¡niento. Promelemos no repetir nunca más la involuntarÍa tropelía comelida. Es más. el srrjeto implicatio en Ia desqr;rcia. después de lo acontecido. decrdió alquilar un departJnlentito propio donde no havan maCres prromaníacas ni hermanos musicórlanos que utilicen ca-\s€iies que registra-

nidad científica e ¡mped¡r así

rios", el hazmerreír
de nuestro

qu¡enes prelendemos tener

lado".Z

ban valiosos test¡monios ufológicos para grabar imperl¡nentes "recitales de Baglictto"l

60

CRITI

E

por Guillermo C. Roncoroni
Hacía algunos meses que saHANGAR

l8

(¡dem; EE.UU., 198o).

bía de la existencia de HANGAR 18 y debo confesar que esperaba con cierta ansiedad su

Producclón: Ch¿rles E. Sel|er

Jr. Direcc¡ón: James Conwav Guión: Steven fhornley. segúa argumenlo de Tom Chapman y James L. Conway basado sobre una novetrzación de Bobert Weverka y Charles E. SelÍ¡er Jr. Fotograt¡a: Paut H,pp.

L.

mentario elogio.so que lrabía
nera que tan pronto se produjo

estreno en Buenos Aires, en parte por su tenrática (los OVNI) y en parte por algún co

sarrolla en no más de l0 nrilrutos y, a partir de allí, se desencadenan una serie de hechos y situaciones generalmente muy

na. Toda esa trama se

de-

y que vall plantearrdo al espectador una serie de inforzadas

mal explicadas,

vertiqinosas,

llúsica: John Cacavas

gralis: Chrp Radaelh Monta¡e:

E*em
Ml

deslizado sobre el mismo alqún colega estadounidense. De ma-

chael Spence. O¡r¿ño de grodu¿clón: Paul Staheh Intérpretes: Oa.
rten McGavrn, Roben Vaughn, Gary Collns, James Hampton, Phrr.O Ab. bon. Joseph Campanella. Pamela Eellwood. Tom Hall¡ck. Stevend Keats, W¡lliam Schailter. C[fl Os mond. Andrew Bloch, Stual Pank¡ñ, Beny Ann Car. Dlstribu¡dora: Negocros Crnematogratrcos SA. L¡r

vale la aclaración, sin
tario sobre
é1.

el estreno concurrí a ver el film, muy bien predispuesto y,
haber leído ninguna crítica o comen-

terrogantes para los cuales no va a encontrar respuesta en el resto del film. Sin qLrt: n;rdie sepa como el OVNI aparece lir.'qtr en una base de la USAF qlrr base Woli), fuertemente custodiado dentro del Hangar l8 donde será sometido a estudios, mientras los dos astronautas sobrevivienles comienzan a vivir una serie absurda de peripecias matizadas

zm¡enlo: 2-2-84, crnes
Grand Splendid

En realidad no esperaba gran cosa; una película con buena producción, buena dirección,

y Metropol¡lan 2 (95'lApto pa.a lodo púbhco).

Opera,

algún que otro hallazgo argumental y buenos efectos especiales, o sea los ¡ngredientes a

con

crerbles,

los cuales' nos t¡ene acos-

s¡tuaciones muy poco en su afán de demostrar al mundo que ellos

.No soy crítico cinematográfico y no pretendo que ésta sea una crítica de tono profesional. Soy, simplemente, ün aficionado al buen cine y entiendo qúe terreno de la ufología, me habilita.plenamente para emitir un
largometra,ie que, como HANGAR 18, se ocupa (o pretende ocuparse) del fenómeno OVNL Vaya esto como una necesar¡a

tumbrados la industria cinematográfica estadounidense.

ello, más mi quehacer en'el
lurcro respecto

transbordador espacial (el lanzamiento de un satélite) se ve interferida por un OVNI, el cual colisiona con el satélite. El satélite se destruye, un.astronauta nruere y el OVNI ( por causas que luego se sabrán) debe des-

El film tiene un buen comienzo, con una interesante propuesta: una misión del

han v¡sto al OVNI. Y así se van agreganclo ingredientes típicos de la mala litera-

de un

astronautas son perseguick-rs por "hombres de negro" que desencadena un furroso "cover-up" en torno al inciden-

tura ufológica (el testigo qLre obserua el aterrizaje del OVNt no es creído y se lo acusa de mitómano y borracho, los
no son otros que los aqentes de la omnipresente CIA, el qobier-

no

cender

aclaración preliminar para lo
que vendrá...-

nuestro planeta, más precisamente en el desierto de Arizo-

en la

superficie dq

te) y los consabidos inqredien-

tes de las viejas películas de
aventuras (el "malo", en este

ME
r':- ":':..I de ia CáSa Bla.::.. : -::.1 el director' :. investiqación del :' . , :: i' ir¡cllito", el tlr,l .'. u.... 'r.ul 'r,'r'ivicttte: t. - ,: t:S Persecuc¡ones dorc=. s :-'tlenos" huYen Pri-

Ca! :

|ncr¡, a:r -t:la cam¡oneta de los ai!li :Larcnte )'luego en un camrri:r i¿inqtte logrando escaPar sieml.'re de los "ntalos", que los t,ersiquen a bordo de un lustreso

Cihitlac negro últinro mode

lo y qtre, corno debe ser, .fracasan y rrueren qraci¿s a la asttlcia e . irrteligt:ncia de los "buenos", insólitarnente falta la "rnuchachita"), más algún erir tecnolirgica (el "sabio" que lo descubre todo ell instantes

inqrediente proPio de nuestra con el auxillo de :'-l ,:c:rrPuta'
dora).

filrn se va

A r¡edida qtlo tían:lcurre,
h¿icie
r

talrlc y la tralna sl lt,rllq[{)rma en algo tan ¡rtreril Y retrarti'Jcr

rtio

el inso¡-xrr-

conlunmente repoilada por
El comentario del film, en lo quc hace a sus valores como t;1. bien Dodría terminar aquí, pero no estaría comPlcto si no

testiaos. En

"Close Encoünters..." vimos al OVNI

¡os

va a

que uno ya se ¿Intlclpa a lo que

monumental, amorfo;

en

suceder, como en las vicjas pelícttlas de aventuras con qile tros atormellta periódicarne{lle nuestra telcvisión, y el

final rlrr totlla por sor¡rresa al
especl aclo r.

La labor -¿ictoral no merece nayores comentatios: Robe rt Vauqhn desarrolla un PaPel
que ya debería dolttinar Por haberló interpretatlo ell la rniniserie sobre el affaire rle Waterqate (t:s Cairr, el sctrclatio tltl la Casa I)lirrrc ir). [)¿rr rt'tt Mc Clvilt es Forbes (el jefe del proyecto de

áhondáramos en el asPecto u[olócico del arqrtmento. Delde el punio ,Je vrsta de la ufoloqia el frlnl es de tllt ttivei oaunÚrrimo y dcbiéranlr-rs coniiclerarlo nr¿is bien nefasto Por
sus debilidades argumentales. EI qtrióll (seq¡in Ia ficha técnica) es resPollsabilidad de Tom Char;man' Y James ConwaY, a,,nql.re unó tiene la imPresión <lc quc cn realidad Pcrtenece a una asociación conforntada Por

"8.T." le tocó el turno al diseño
barroco, tipo adorno navideño; ahora es el turno de una "cosa" cargada de respiraderos, re' jillas, tubos, caños y tenues lu'

ces intermitentes, con'profu'

sión de vapores,

portezuelas

que se abren misteriosamente y un interior colmado de aparatos que pretenden ser sofistica-

dos pero que despiertan más
de una sonrisa. En suma IJANCAR l8 es una película más, que pasará sin pena ni gloria Y de la cual sus pronto.
Pasan los años, se suman los

los [,orenzen,

Stringfield'

investigación del OVNI) Y Cary

Collins es l.erv (el
sobreviviente).

astronauta

[,a direccirin cle James Conway no se aparta de los trabajos

que ya It'cunoclamos, stqlle co¡l li's r¡rislttos dcfcct,rs y las mismas escasas virttldes. Es
obvio que Conway no es SPielberq. Lá música es responsabilidad de John Cacavas y es uno de los aspectos rnás rescatables dcl film, aunqtte la musicalización no es perfecta y falla cuando intenta agregar dralltatistno

l(evhoe, Von Daniken Y N{oore, si uno se atiene a la marcada posición extraterrestrista, la co' nexión con los "astronautas en la antigédad" (petroglifos mexicanos, inscriPciones maYas, te' mas brblicos), el tema del "ufocrash" (el argumento tiene un gran parecido con "El incidente de Roswell" Y en general con rodas las historias refe¡idas a OVNI accidentados Y en Poder
de Ia LISAF en ignotos laboratorios) y el concePto-Promesa del

espectadores se olvidaran muY

films quo abordan la temática OVNI y, pese al innegable de' sarrollo de la técnica en el terreno de los efectos espe' ciales. dos films de la década
del 50 permanecen al tope, inamovibles en la consideración de quienes nos interesa el buen cine y la ufología: me refiero a

"El día que paralizaron la tierra" y "La guerra de los
mundos", películas que
oca-

"van a volver".

a

sitt¡ücioncs más bien ri-

sueñas.

constante, el aspecto del OVNI se aparta del aspecto o fornla

Como

ya

parece ser una

sionalmente nuestras emisoras de televisión tienen el buen tino de reDoner.

62

CRITICA DE MEDIOS

zsugerenc¡as 2
A pesar de no tener una periodicidad muy estable (en re-

alidad no es
c.rcitrsivo

(s

gsa publicación,

un

de vanguardia (tanto de lzzo, Iltaurizio Verga,

las es:uelas más cientificisias y los

problema

autores italiallos: Roberto Faraborte, Paolo Toselli, Frattcesco
Luigi

gino de casi todas), la revista italiar¡a UFOLOGIA es, sin teinor
dios especializados en el desmenuzamiento crÍtico del fenóa exagerar, uno de los me-

Sorgno, etc., conro del ámbito

que circularr hoy dia en el mundillo ufológico internaclonal.

meno OVNI al misnto i:srtpo rnás actualizado y lúcido de los

internacional: por ejenlPlo en el nrimero más "fresco" (el l4), hay notas de William Spaldittg y Fredy Adrian, Alvin Lawsort,
James Oberg, etc.).

De una excelc¡tte presenlación, otra de las verttajas en favor de su qran nivel lo cotlstitu-

por dos inteligentes y jóvenes

Cada edición está coordinada

ye la nada despreciable canticonrplacierttes que trabajan en

v

ufólogos (Edoardo Russo, estudiante de Ciencias Económicas

dad de analistas nola investigación OVNl en

Cian Paolo Crassino. estudiante de Ingeniería Electrónica), quienes definen la línea explicando que ella apunta, fundanlenlalrnente, a los 'laddetti ai lavori" (es decir, "adict<;s

Italia... aunque Gian l)aolo y
Eduardo, ¡nucllacllus harto exigentes, se enojen y afirmen que no es cierto. "Hablando de Rr.rma", es interesa¡lte señalar qtte

editorial

de Ia

publicación

anlbos noveles ufólogos

mismo que está escribicndo ttl-

-el

a la labor"). Y aquella es una condición crbligada, por

cuarrlc la calidad de los artículos seleccionados es, sin du-

sonallnente- le dan a la pttblicación un sellt-r especial qttc tiene bastante que ver cott la
postt¡ra que ellos se r('corl()cen frente a los irtformes OVNI: más bien tirando a "psicosocioloqistas"... UFOLOGIA se compone de cinco seccionr:s fijas: la págirra Editorial; Contraluce, donde se escriben totttt'tttarios ge-

vo la suerle de con0cerl')s I)cr-

darlo rrlaterial proveniente de
r08¡r¿¡¿

,¡¡¡¡ ¡rtl

ffiffi#

nerales sobre cuestiones domésticas, peleítas con olros grupos incluidas; Observalo' rio, sección en la que se infor¡na¡r novcdatles itttcrltaciona-

les; Recensioni, dtrrtde critican sin piedi¡tl libros recientes,

y Los Otros
-url

Dicen...,

sec-

ciórr a careo de Paolo Gastaldi pobré lt<lnll¡re que pade-

hablan soñado con una foto asf, con los afiches

Edoardo Russo y Gian Paolo Grassino siompre

ce de una incurable crisis de identidad- y que se dcdica, nr'rnrero a número, de atttquilar, hacierrdo gala de tttt sentido del humor omrtipoten-

A.C.A., Abril de lgtrl).

ufológicos de fondo, Aquf, en la sede del Clypeus en Torino (Doc.

te y

ct-rrrosivo,

publicaciones ufológicas italiallas.

a

las

deltl¿is

-cÉrrlCA DE MEDlos_
I

6!t

Esta revisla

está por pasar a convertirse en una de las'tribunas de habla francesa más respectadas por la ufología europea.

inqenuamente llamándose "Bulletin de AESV'r-- hoy

-que

etlpezó

Distribuída puntualmente (es un decir) cada trimestre, OVNI

€DltnI présence
dentro de poco su octavci,año

TT

PRESENCE

va a

cumplir
Siguiendo con el comentario, suele ser regla en esta revista franco-suiza emplear la sátira para referirse a temas, sobre todo, polémicos: por ejemplo, la nota Editorial empalma la his-' toria fraguada de CergyPontoise con la fábula propagandística creada alrededor de

cDvrtrr présen

de vida y, enhorabuena, promete superar por varios cuer-

ce

pos a otras revistas también de

origen galo qrre -aún cuando han cultivado con el correr de

los años gran prestigio- ahora quedan rezagadas ante la irruPción del refrescante "modo de ser" de esta publicación. Sus últimas salidas han rectbido una cálida felicitación por parte de los más activos y rigurosos ufóloqos de la tierra de Eiffel (entre ellos, Jacques Scornar,rx, Thierry Pinvidic, Michel

la película E.T. usando para ello como título "Le Petit Martien Dechainé" (El Pequeño Marciano Encadenado,
juego de palabras que además

alude a "Le Carnard
lÍtica a la vez). Incluye también

Figuet, Marc Hallet, etc.)

Y

Asse'ar'on

ú El!ie

.ur(trr¡

s!'

.!

Sr:,..jLi

¡,

Vr, I l,

i.26 1:a_''

15

!

buena prueba de su destacada calidad la rinde el ejemplar más reciente (el 26, correspon-

Dechainé", El Pato Errcade nado, famosa revisla francesa de humor cáustico y crítica poirn artículo de la ufóloga británica (del equipo FSR) Jertny
Randles ("Encuentro Cercano
con la Luna"), un artícuio sobre la fragilidad del testimonio humano a cargo del italino [)aolc.r

por la AESV (Association
lantes). Editor
ResDonsable:

OVNI PRESENCE,

editada

diente

d'Etude sur les SoucoDes Vo-

donde se ltacetl, ett dos millttciosos artrculc's de fondo, inte-

a junio de

1983), en

Yves Bosson. AESV: Case Suisse. Suscripción anual
Postale 342, CH-1800 Vevev

t{)rno a la

resantes puntualizaciones en

l,

desconcertante problemdtica dc los "contactees", sobre la base de estudios

Toselli, un repurlajt'al psieBratra y ufólogo Claude
tf augé, quien pide comprender nejor el papel de la psiquiatría
y de Ia psicologia f rerrte al fenómeno OVNI y apela a una ufología que porte un "new look", y varias reJerencias a reuniones del CECRU (Comité Eunrpécn

uatro números): l8 FS/60 FF.

"mito(ufo)lógicos" de los testi-

monios de Ceorge Adamsky,
Eugenio Siragusa

y Jean

Mi-

Por lo demás, UFOLOGIA
abunda en artículos teóricos Y metodológicos y no es reco' merrdable para qttiett quiera intcriorizarse acerca de la casuística italianá, aLurque si se hallarán interes¿:ntes listados de ca' sos en los nútneros iniciales. Eslarnos ciett Dor ciento seqrlros (lue los leciores de UFO PRESS nr.¡ se verán defraudados suscribiélldose a esta mag' nífica muestra de "ufología al uso nc¡stro".Ll

gueres, este último un frances autoproclamado "contactaclo-

conejito de indias" que en rrn libro suyo ("Le cobaYe des

extra.terrestres face aux
scientif iques",
Lefeure, 1979, P. 154) pontifica respecto

de Coordination de
ral está al cuidado de

la

A.

de OVNI PRESENCE: "Es un boletín injurioso y escrito en un malvado francés sobre
servir para llevarlo al 'toilette'
un papel que ni siquiera podria

Recherche Ufologiqrre) y de la FFU (Fédération Francaise d' Ufologie), cuya secrclaria qene-

( )". Y

A.C.A.

desde qué lado -según vienen- producen un efecto
contrario al buscado.

nuestros lectores sabrán que existen críticas que

de francés, sería Lln penoso pe

Troad ec, ta m b ié rr miembro del cuerpo de rctjactores de OVNI PRESENCE. E¡r fin, si ustcd "pesca algo

Jean-

Pierre

cado ufológico mezquittar lc.rs pocos francos que vale la
suscripción.n

64

AGRUPADOS/CONREO

Avisos
AqRUpAdos
Hago traducciones francésespañol. Descuentos especiales por libros o artículos relacionados con el tema OVNI. Rubén Omar Morales, C.C. 149, (1406) Buenos Aires. se encuentra interesado en conectarse con personas idóneas en el campo de la química y de la biología a lin de analizar eventuales muestras de rastros de aterr¡zales OVNI. Gustavo Mario Fernández,
inf

CoRREo

Ufotoqico
que nos haga llegar su opinión acerca de nuestras ediciones. También recibiaquellas sugerencias. críti-

lnforme OVNI es una publicación trimestral que edita el grupo OBEFO. Ouien desee ormación sobre nuestro
boletín puede escribir a: Gustavo O. Dominguez (Director de OBEPO), Sarmiento 2068, 1er. piso "D", (1044) Capital
Federal.

decido, estimado lector,

Le estaremos muy agra-

remos con agrado todas

B grupo IPEC

Deseo adquirir "Tras la pis-

gracias a los cuales -después de nuestra atenta observación - podremos mejorar dí? a día esta publica-

cas, consultas o pediclos

dos", por Herbert Heuvelmans, Tomos I y ll, Ed. Caralt, Barcelona,
Aires.

t¿ de los anirnales desconoci-

cron. Lt

Sarmiento 1337, 1o " A"
(1041

,

) Capital Federal.

Néstor De Simone, C.C. 5314, C.C.1000, Buenos
FELICITAC¡ON

1958.

del Fenómeno OVNI (EIFO)

La Entidad Investigadora

edita cada tres rneses urr boletín especiatrzado en el fenómeno OVNI. Las pcrsonas interesadas en suscribirse deberán escribir a: Ricardo Luis López (Director de la EIFO), Avellaneda 32, Buenos Arres.

Sondeo
@

Al Comité de Dirección de la Revista UFO PRESS
Con mi mayor afecto y consideración:

Dentro del número l8 de UFO PRESS incluímos una
encuesla opinática sobre

(1602) Florda, Provincia de

fenómeno OVNI. Muchos

el

lectores han participado de
ella enviando sus respuestas.

Valga este recuadro como
CIU-CUFOS Buenos Aires necesrla traductores inglésespañol para incorPorar en el staff de colaboradores de la versión castellana del Inlernational UFO Beporter. Ouienes se sumen a la iniciativa recibirán por correo mensualmente diversas publicaciones mundiales en ese idioma. CIU CUFOS Buenos Aires, C.C.26, suc. 25, (1425) Capiagradecimiento por el interés y la amable colaboración prestada. Los lectores que no

yan completado

y aquellos que aún no lo ha-

hayan recibido el cuestionarro

el título "El incidente del La-

Me permito dirigirme a ustedes con el propósito de manifestarles en pocas pulabras mi satisfacción personal ante el relato aparccido en en número 18 de UFO PRESS con
El valor testimonial de los

go Lacar".

y

están rnvitados a ponerse en

enviado,

conlaclo con nosotros a nuestra dirección postal:
C.C.26, suc. 25, 1142ú Capital Federal. El últirno ¡ilazo de entrega finaliza con el mes de mayo. Confrqrnos poder ex.

zamrenlo inteligente,

niños Miret y Kreitman sobre la v¡sualización del objeto no identificado, pero de desplaad-

quiere una dimensión inrpor-

tante, Estimo que sería de suma importancia que tomen

tal

Federal.

poner los resultados en
Gracias.

próximo número. Muchas

el

contacto con el Sr. Miguel

Angel Mere!lano de Argentina Televisora Cc-rlor (AIC) y programen una mesa redon-

CORREO UFOLOGICO
da en dicho canal de telev¡sión contanrJo con la presencia dc cstos fieles observado-

6s
Sin embargo, la simpatía, creo que no le hará mal a
uf

res, para que rrucstro

pais pueda escuchar de labios de

los protag¡o¡islas tan profunda experiencia. Resultará dif ícil nogar la verdad emanada dcl rclato dc eslos dos niños. El clesarrollo y la explicación literaria del autor es hilvanada, seria y digna del mayor elogio. Merece sinceramente este humilde reconocimiento. Reconozco que por primera vt-.2 en mi vida un relato me atrapó dcl principio al f in y re' sultó, el estuclio desapasionado del mjsrno, totalmente po-

ter de sus irrvestigaciones¡ pero, evrdentemente, veo
que ustedes toman el probleresponsabilidad que la realidad OVNI se merece.

En todos estos años he tomado contacto con diversos centros y organizaciones que se ded¡can a estudiar el tema, pero no salÍ satisfecho plenamente de la forma y el carác-

soltura y una pizca de ingenro ología.

la

la

Solamente eso. Siqan asf que van Dren. L_l

Ricardo Chiaparelli
Capitol Federal

ma con Ia

Por mr parte, me pongo

a

sus enteras ordenes en Io que

GRACIAS POB ESTAR (dijo un psicólogo)
Señores de la revista

pudieran considerar de utili-

sitivo.

tl

ción.

dad dentro de mis modestas posibilidades. Espero verme favorecido con vuestra aten-

UFO PRESS

n

Es verdaderamente vergonzoso que sigan sacando
una publ¡cac¡ón destructiva y escéptrca (en el mal sent¡do del término) en nombre de un supuesto "cienti ficismo". Todo lo que con años de esfuerzo y sacrificio han fory

Daniel Oscar Sanchez
I
JL ,Lru.,,

Julio Goyén Aguado
Prcsrd,]lLu

t,, "ó

ri¿

(h

C.ra,tro

Arqenlifo de

Munrr;rpa! clad de la Crudad d¿ Buenos Aires

[,;¡r l¡coloqía lCAE)
C€pital Fedsr€l

Cap¡tal Federal

jado hombres estudiosos A FAVOR DEL CAMBIO
UNO QUE SE SUMA
Sres. de CUFOS Argentina
De rrri nrayor consideración: Sres. de la revista UFO PBESS - CIU - CUFOS Br:cnos Arres De mi mayor corlsicieració'r:
ras

desprejuiciados corño Pedro

Romaniuk, Antonio Las He-

la nada si fuera por ustedes.

y Fabio Zerpa quedaría

en

Ellos han hablado abierta-

Me dirijo

a

ustedes para

a mis manos na serie de revistas "Nuestra Ciudad" y, en el lote, hallé con agradable sorpresa en cl elemplar correspondiente al mes de
ayer llegaron
febrero de 1983 una nota dedicada a ustedcs titulada "El fenónreno OVNI fren.te a sus

comunicarles que en el día de

UFO PRESS una seccrón de,lrr ad¡ al ler:'nr nrre h¡g¡1¿

Ahora que han incluido en

falta nos hacía,
de "quórum".

aprovecho escribiéndoles unas líneas aniÁc ro ro lr Jup¡ crrnrim:¡r nnr {¡ltr r¡ r rdr I pu¡ ¡or(d rgJ r-iuE ^r

visitas que nuestros hermanos del cosmos vienen realizando desde que D¡os decidió crear, además de las que ya estaban, a nuestra humanidad.

mente y sin falsos rubores dg la realidad irrefutable de las

Fqp holptín

cn lrn¡r

de

Quería dar mi beneplácito al cambio que a part¡r del número 18 se hizo visible en la revista. Lo que les pido, y lo
hrnn docnr róc rlo rror

quc rrra revista de la Municipalidad de Buenos Aires tocara el lema de los OVNI de manerA t¿n formcl V objettva como lo lrizo en ese artículo.
Los felicito.

testigos". No pensé

nunca

que

entre los cambios incorpora-

ron también una

conc¡entizar a la poblaciÓn argentina sobre la llegada que de un momento a otro se producirá de nuestros hermanos del cosmos, tiene la perversa intención de herir y last¡mar la fp rip Ins orrp creemnq - di-

Yo soy un absoluto y fer1952,

viente seguidor dcl terna. Y lo

hago desde el airo

qentino, cn el sur del
proDrema.

oportunidad en que observé un OVNI sobre el Lago Arpaís.

f),)srln enlñnceq r'q oiln me dcdiqué a la investigación del

misma línea de seriedad y lucidcz que los caracterizó desde un principio. No es que esté en contra del humor; por el cnnf rarin sd nrrr¡ a rrncng lg esa marrera se pueden decir cosas que una nota escrita en serjo no perrnite, pero me dá la imprcsión que el objetivo

ron los "ummólogos"?i, es que siempre mantengan la

"umrnoríslica" (¿no se enola-

sección

gan ustedes lo que drganfervientemente que los "ovnis" son naves extraterrestres

trrpuladas por seres semejantes a nosolros y que vlenen a la Tierra en son de paz. Sin

embargo, estoy seguro que
escarmiento ejemplar.
S,rN Cii:nrur re

indeseables como los que dirigen esa revista recibirán un

!

Joaquín Aguilera
del Tuyú

puede llegar a desvirtuarse.

P¡ov. do Bueno¡ Airos

íncludo ¿n [s btotogíil, p p¡IrB csmbiur

Üe

[úbitod...

JULIO

eOpTAZ¡,SVNfl
Jul1o Co¡tazarr Ra)ruela, 1, p.
20

nNo me parece que la lucienaga extralga Dayor suflclencla d¿l h€cho lncontlove¡tj.bl.e de que €s una de las maravi,lfas más fenoñena1e! de este clrco, y sln enba¡go bagta guponerle una conciencla para comprender que cada vez que ae le encandi.La la bar¡igui.ta eL bicho de luz debe

aentir cc¡o ua cosquilla de privilegio",

tiene naCa que ver, dirán algunos. ilTo II o es eI lugar, será e] argmento. lero ahl, a 10 alto, en eI &isno santuario donde reposa ]a vista de1 astrónomo y el poéta, y tanbién eI funciona¡io oflcj.al y e1 asala¡iado, habita¡ lnagenes superpuestas que nunca son interrogadas, y sin embargo, saben. Al1á, al fondo de la fosa donde caen y coexisten hada6 mad¡inas, famas, luces nocturnes, serpientes ma¡inas made j-n engla¡d, cronopios, bigfoots chicl.emascantes, yetis, esperanzas. lvlagdas, huneoiCes altropolorfos, ot¡os que no 10 son, pedazos de estofado ceLestj.aL y rnonstruos que vlven 1o que urr suspiro cie nosca. Mlllones de confusos pe¡sonajes que germinaron fácil-mente sobre el
fecundo insomnj.o de La hunanidaci, sald¡án

de su guarida de crista] en patota y ocurrirá para demoler los castillos de naipes que -llenos de falsa erudicián- construyeron 1os pobres aguafiestas erra¡tes que esperaron cono idiotas log¡a¡ 1a sabidurla arnados
-nada más- qüe Ce un método, una técnj.ca y una herranienta bastante bien ¡ecti-ficada.

1rty qué 1ío. Esto sigue sin tener demaslado que ver, di¡á ahora el En camblo, llegará el día. E] dla en cue fl d" ""ronuriento..,lento. ngcerán -y no precisamente como por generación eopontánea- 1os auténticos dueños de 1a verdad absoluta. Adol.escentes' famacéuticos, obreros, e1 que 1a namá tooavla 1o mina, dietó1cgo3, uni.versiterios incluso, Jugadores de pelota-pa1eta, lustrabotas, evangelistas, artistas, campesinos, anas de llave, locos y gurrles de Bahfa. E1los, y todos los que tengan ).a cLave -que es la oportunidad-, ensamblarán 1a filosofla mágica cortaza¡iana con su razón; y después de edar por aque] fatj.goso camino, 1os rayos d.el so] acaso il-uninen algo nuevo. 0 no. Tal vez creará4 un nuevo trapecista que tropeuará de vuelta hacia la fosa, caerá dentro de la guarida de c¡istal y podrá asl seguir con sus travesuras gracias a la flanante careta.

lll[:;";:il":ll'l: i" Tierra
¿No cree?

al finaL del Juego, e invalidando todo 1o anterior, P¡onetida -e1 nisno que ae parece tMto a1 cie] !¿ralso Percido- es un pariente cerc¿no deL fenóneno ovlil.

Kffiffi#ffi%ffi
ffiffi#ffiH.ffi ffiffituffi#ffiffiHR
Helados paratoda lafamilia,con la calidad y confianza de lo hecho en casa,y la perfectaconsistencia "de heladería" que le brinda GRAN GELATO SONMIX. En sólo15minutos. fabrica más de 1 kilo de helado, elegidos por tid.misma, sin necesidad de colorantes, estabilizantes o sabores artif iciales empleados en las heladerías comerciales. Y ahorrando muchísimos pesos Bor un kilo... tantos, que

con ingredientes

antes de que termine la temporada, GRAN GELATO SONMIX,se habrá pagado solo.

GESON S.A' Angel Cananza
Dese el bRAN GUST0

S.M. de Tucumán . BüenosAires.FEHRARl Av. l'vlaipú2462.0livos.lUS0:

ARGUELL0 Y SILAS Lavalle 360. AFELEC. Av Roque S Pe-a 607 Buencs Aires. BAZAR EUROPA: La Pámpa 3084 Buenos Aires. BAZAR DEt ENSUEÑ0. Suipacha 870.

en

.

?266-Cap.' CP1425 ' feL771'3462 ' Alt'Sta'Féal .

51

co

eÁii:Lls

MUND0 PLASTIC0. Alvear 270. LAN C Cabiiio 1E49. Locai 23. Bs. As. Heias S741 . BuenosAire's PAffD0 e HIJOS Pasteu'348 Bs As. PtNT H0USi Sdnta Fe 1 101 BLen0s Arres 'R0fVAY Las tvla,t,néz qs STAMAFTS Rrvadav¿102 \er:lrá,'. SClARiSRL Pescad0res4T3.Marde Pal¿ 0en ra casa oe arlrcuios del nogar 0e su conflarrza

. ¡erjiiél¡ ei

.

Av SantaFe339C BuenosAires.LASHERASH0-

.

.

.

GTrf
COMISTON DE INVESTIGACIONES
U

FOLOGICAS

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful