You are on page 1of 18

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

Eres importante para mí
Una profesora universitaria inició un nuevo proyecto entre sus alumnos. A cada uno les dio cuatro moños de color azul, todos con la leyenda: "Eres importante para mí" y les pidió que se pusieran uno. Cuando todos lo hicieron, les dijo que eso era lo que ella pensaba de ellos. Luego les explicó de qué se trataba el experimento: tenían que darle un moño a alguna persona que fuera importante para ellos, explicándoles el motivo y dándole los otros moños para que ellos hicieran lo mismo. El resultado esperado era ver cuánto podía influir en las personas ese pequeño detalle. Todos salieron de esa clase platicando a quién darían sus moños; algunos mencionaban a sus padres, otros a sus hermanos o a sus amigos. Pero entre aquellos estudiantes, había uno que estaba lejos de casa. Este muchacho había conseguido una beca para esa universidad y al estar lejos de su hogar, no podía darles ese moño a sus padres o sus hermanos. Pasó toda la noche pensando a quién daría ese moño, pero al otro día muy temprano tuvo la respuesta. Tenía un amigo, un joven profesional que lo había orientado para elegir su carrera y muchas veces lo asesoraba cuando las cosas no iban tan bien como él esperaba.

¡Esa era la solución! Saliendo de clases se dirigió al edificio donde su amigo trabajaba y en la recepción pidió verlo. A su amigo le extrañó, ya que el muchacho lo iba a ver después de que él salía de trabajar, por lo que pensó que algo malo estaba sucediendo. Cuando lo vio en la entrada, sintió alivio de que todo estuviera bien, pero a la vez le extrañaba el motivo de su visita. El estudiante le explicó el propósito de su visita y le entrego tres moños, le pidió que se pusiera uno y le dijo que "al estar lejos de casa, él era el más indicado para portarlo"; el joven ejecutivo se sintió halagado, no recibía ese tipo de reconocimientos muy a menudo y prometió a su amigo que seguiría con el experimento y le informaría de los resultados. El joven ejecutivo regresó a sus labores y ya casi a la hora de la salida se le ocurrió una arriesgada idea: Le quería entregar los dos moños restantes su jefe. El jefe era una persona huraña y siempre muy atareada, por lo que tuvo que esperar que estuviera "desocupado". Cuando consiguió verlo, su jefe estaba inmerso en la lectura de los nuevos proyectos de su departamento, la oficina estaba repleta de reconocimientos y papeles. El jefe sólo gruñó -"¿Qué desea?" El joven ejecutivo le explicó tímidamente el propósito de su visita y le mostró los dos moños. El

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

jefe, asombrado, le preguntó -"¿Por qué cree usted que soy el más indicado para tener ese moño?"-. El joven ejecutivo le respondió que él lo admiraba por su capacidad y entusiasmo en los negocios, además que de él había aprendido bastante y estaba orgulloso de estar bajo su mando. El jefe titubeó, pero recibió con agrado los dos moños, no muy a menudo se escuchan esas palabras con sinceridad estando en el puesto en el que él se encontraba. El joven ejecutivo se despidió cortésmente del jefe y, como ya era la hora de salida, se fue a su casa. El jefe, acostumbrado a estar en la oficina hasta altas horas, esta vez se fue temprano a su casa. En la solapa llevaba uno de los moños y el otro lo guardó en el bolsillo de su camisa. Se fue reflexionando mientras manejaba rumbo a su casa. Su esposa se extrañó de verlo tan temprano y pensó que algo le había pasado; cuando le preguntó si pasaba algo anormal, él respondió que no pasaba nada, que ese día quería estar con su familia. Ella se extrañó, ya que su esposo acostumbraba llegar de mal humor. El jefe preguntó -"¿Dónde está nuestro hijo?"- ; la esposa sólo lo llamó, ya que estaba en el piso superior de la casa. El hijo bajó y el padre sólo le dijo -"¡Acompáñame!"-. Ante la mirada extrañada de la esposa, y del hijo, ambos salieron de la casa... (el jefe era un hombre que no acostumbraba gastar su "valioso tiempo" en su familia muy a menudo). Tanto el padre como el hijo se sentaron en el porche de la casa. El padre miró a su hijo, quien a su vez lo miraba extrañado. Le empezó a decir que sabía que no era un buen padre, que muchas veces se perdió de aquellos momentos que sabía eran importantes.

Y luego le expresó que había decidido cambiar, que quería pasar más tiempo con ellos, ya que su madre y él eran lo más importante que tenía. También le mencionó lo de los moños y su joven ejecutivo. Le dijo que lo había pensado mucho, pero quería darle el último moño a él, ya que era lo más importante, lo más sagrado, para él, que el día que nació, fue el más feliz de su vida y que estaba orgulloso de él. Todo esto mientras le prendía el moño que decía: "Eres importante para mí". El hijo, con lágrimas en los ojos le dijo: -"Papá, no sé qué decir... mañana pensaba suicidarme porque pensé que no te importaba. Te quiero papá, perdóname...." Ambos lloraron y se abrazaron, el experimento de la profesora dio resultado, había logrado cambiar no una, sino varias vidas, con solo expresar lo que sentía.... Ese es el poder de uno.... Expresar lo que sientes y darle valor a los detalles de la gente que te ama. Por eso tú para mí… ¡Eres muy importante! Se necesita sólo de un minuto para que te fijes en alguien. Una hora para que te guste. Un día para quererlo… ¡Pero se necesita de toda una vida para que lo puedas olvidar! REFLEXIONAMOS:  Si tuvieras que escoger a una persona para entregarle el moño ¿a quién escogerías? Fundamente tu respuesta.  ¿Qué hubiera pasado si el jefe no recibía el moño?  ¿Consideras importante el proyecto de la profesora? ¿por qué?

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

Dos amigos
Dice una leyenda árabe, que dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron y uno le dio una bofetada al otro. El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena: “Hoy, mi mejor amigo me pegó una bofetada en el rostro” Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde decidieron bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por el amigo. Al recuperarse tomó un estilete y escribió en una piedra: “Hoy, mi mejor amigo me salvó la vida”. Intrigado, el amigo preguntó: “¿Por qué, después de que lastimé, escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra?”. Sonriendo, el otro amigo respondió: “Cuando un gran amigo nos ofende, debemos escribir en la arena, donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo, por el otro lado, cuando nos pase algo grandioso, debemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón, donde ningún viento en todo el mundo podrá borrarlo”. REFLEXIONAMOS:  ¿Qué piensas de la actitud del amigo ofendido?  ¿Cómo calificarías el comportamiento del amigo que agrede?  ¿Cuál sería tu reacción si alguien te agrede así?

Días de mi vida
EL día más IMPACTANTE: Fue cuando te conocí EL día más INTERESANTE: Fue cuando te traté EL día más EMOCIONANTE: Fue cuando me hablaste por primera Vez EL día más TRISTE: Fue cuando te perdí EL día más ALENTADOR: Fue cuando me abrazaste EL día más COMUNICATIVO: Fue cuando me llamaste EL día más CHISTOSO: Fue platicando contigo de cualquier tontería EL día más LARGO: Fue cuando no te vi EL día más DIVERTIDO: Fue cuando me hiciste tus bromas EL día más BRILLANTE: Fue cuando sonreíste EL día más NEGRO: Fue cuando enfermaste conmigo EL día más FRÍO: Fue cuando me ignoraste EL día más DESESPERANTE: Fue cuando no me escuchaste EL día más RELAJADO: Fue trabajando contigo EL día más ESPIRITUAL: Fue rezar por ti EL día más VERGONZOSO: Fue quedando mal frente a ti EL día más IMPACIENTE: Fue cuando no sabía de ti EL día más CANSADO: Fue trabajando sin ti EL día más ANGUSTIANTE: Fue cuando te oculte algo EL día más FELIZ: Fue cuando me llamaste AMIGO REFLEXIONAMOS:  Elabora un listado de los días de tu vida.  Reflexiona sobre las cosas que te pasan diariamente.

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

ABRE TU CORAZON
Un hombre había pintado un lindo cuadro. El día de la presentación al público, asistieron las autoridades locales, fotógrafos, periodistas, y mucha gente, pues se trataba de un famoso pintor, un reconocido artista. Llegado el momento, se tiró la tela que cubría el cuadro. Hubo un caluroso aplauso. Era una impresionante figura de Jesús tocando suavemente la puerta de una casa. Jesús parecía vivo. Con el oído junto a la puerta, aparentaba querer oír si dentro de la casa alguien le respondía. Hubo discursos y elogios. Todos admiraban aquella preciosa obra de arte. Un observador muy curioso, encontró una falla en el cuadro. La puerta no tenía cerradura. Y fue a preguntar al artista: “Su puerta no tiene cerradura. ¿Cómo se hace para abrirla?“.

”Así es”, - respondió el pintor -. Porque esa es la puerta del corazón del hombre. Sólo se puede abrir desde dentro.”

REFLEXIONAMOS:  Dios está a la puerta de tu corazón… déjalo entrar y el transformará tu vida.  Hagamos juntas la oración de fe, ésta es tu oportunidad de decirle al único que te puede garantizar la paz perfecta, la vida eterna y una prosperidad permanente, di lo siguiente: Señor Jesús he pecado contra ti, contra el cielo y contra mi cuerpo que es templo del Espíritu Santo, te pido perdón y me arrepiento de todos mis pecados, límpiame e inscribe mi nombre en el libro de la vida.  ¿Qué debes hacer para que Dios entre en tu corazón?  Cierra los ojos y abre tu corazón al amor de Dios.

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

FÁBULA CHINA
Se cuenta que allá por el año 250 a.C, en la China Antigua, un joven príncipe iba a ser coronado emperador, pero de acuerdo con la ley, él debía casarse. Sabiendo esto, decidió hacer una competición entre las muchachas de la corte para ver quién sería digna de su propuesta. Al día siguiente, el príncipe anunció que recibiría en una celebración especial a todas las pretendientes y lanzaría un desafío. Una anciana que servía en el palacio hacía muchos años escuchó los comentarios sobre los preparativos. Sintió una leve tristeza porque sabía que su joven hija tenía un sentimiento profundo de amor por el príncipe. Al llegar a casa y contar los hechos a la joven, se asombró al saber que ella quería ir a la celebración. Sin poder creerlo, le preguntó: - Hija mía, ¿qué vas a hacer allá?…. Todas las muchachas más bellas y ricas de la corte estarán allí. ¡Sácate esa idea insensata de la cabeza! Sé que debes estar sufriendo, pero no hagas que el sufrimiento se haga locura. Y la hija respondió: - No, querida madre, no estoy sufriendo y tampoco estoy loca. Yo sé que jamás seré escogida, pero es mi oportunidad de estar por lo menos algunos momentos cerca del príncipe. Esto me hará feliz. Por la noche, la joven llegó al palacio. Allí estaban las muchachas más bellas, con las más bellas ropas, con las más bellas joyas y con las más determinadas intenciones. Entonces, finalmente, el príncipe anunció el desafío: “Daré a cada una de ustedes una semilla. Aquella que traiga la flor más bella dentro de seis meses será escogida por mí, esposa y futura emperatriz de China”

La propuesta del príncipe seguía las tradiciones de aquel pueblo, que valoraba mucho la especialidad de cultivar algo, ya fueran costumbres, amistades, relaciones, etc… El tiempo pasó y la dulce joven cuidaba con mucha paciencia y ternura de su semilla, pues sabía que si la belleza de la flor surgía como su amor, no tendría que preocuparse por el resultado. Pasaron tres meses y nada brotó. La joven intentó todos los métodos que conocía, pero nada había nacido. Día tras día veía más lejos su sueño, pero su amor era más profundo. Por fin pasaron los seis meses y nada había brotado. Consciente de su esfuerzo y dedicación la joven le comunicó a su madre que, sin importar las circunstancias, ella regresaría al palacio en la fecha y hora acordadas sólo para estar cerca del príncipe por unos momentos. En la hora señalada ella estaba ahí, con su vaso vacío. Todas las otras pretendientes tenían una flor, cada una más bella que la otra, de las más variadas formas y colores. Ella estaba admirada. Nunca había visto una escena tan bella. Finalmente llegó el momento esperado y el príncipe observó a cada una de las pretendientes con mucho cuidado y atención. Después de pasar por todas, una a una, anunció su resultado: Aquella bella joven con el vaso vacío sería su futura esposa. Todos los presentes tuvieron las más inesperadas reacciones. Nadie entendía por qué él había escogido justamente a aquella que no había cultivado nada. Entonces, con calma, el príncipe explicó: - Ésta fue la única que cultivó la flor que la hizo digna de convertirse en emperatriz: la flor de la honestidad. Todas las semillas que entregué eran estériles.

REFLEXIONAMOS:
   ¿Qué piensas de la actitud de la joven? ¿Cómo calificarías el comportamiento del príncipe? ¿Cuál sería el valor que demostró tener la joven humilde?

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

CIENTO POR UNO

QUÉ ES FÁCIL...QUÉ ES DIFÍCIL...
Fácil es herir a quien nos ama. Difícil es curar esa herida... Fácil es dictar reglas. Difícil es seguirlas... Fácil es soñar todas las noches. Difícil es luchar por un sueño.. Fácil es exhibir la victoria. Difícil es asumir la derrota con dignidad... Fácil es admirar una luna llena. Difícil es ver su otra cara... Fácil es tropezar en una piedra. Difícil es levantarte... Fácil es disfrutar la vida todos los días. Difícil es darle el verdadero valor... Fácil es orar todas las noches. Difícil es encontrar a Dios en las cosas pequeñas. Fácil es prometerle algo a alguien. Difícil es cumplirle esa promesa... Fácil es decir que amamos. Difícil es demostrarlo todos los días... Fácil es criticar a los demás. Difícil es mejorar uno mismo... Fácil es cometer errores. Difícil es aprender de ellos... Fácil es llorar por el amor perdido. Difícil es cuidarlo para no perderlo... Fácil es pensar en mejorar. Difícil es dejar de pensarlo y realmente hacerlo... Qué hermoso día para estar vivo!

Iba yo por el camino de la aldea, cuando tu carroza apareció a lo lejos, magnífica y resplandeciente. Y al pasar junto a mí se detuvo. Entonces tú me miraste a los ojos y bajaste sonriendo. Sentí que me invadía la felicidad de la vida y pensé que las penurias de mis días malos habían terminado. Luego, me tendiste tu diestra y me dijiste: "¿Puedes darme alguna cosa?" ¡Ah, qué ocurrencia la de tu realeza, pedirle a un mendigo! Yo estaba confuso y no sabía qué hacer, entonces saqué lentamente de mi saco un granito de trigo y te lo di. Pero, que tristeza la mía, cuando al caer la tarde y vaciar mi saco en la arena, encontré un granito de oro en la miseria del montón. Qué amargamente lloré el no haber tenido corazón, para darte todo.

REFLEXIONAMOS:  ¿Qué piensas de la actitud del rey?  ¿Por qué el mendigo estaba confundido y no sabía que hacer?  ¿Te consideras una persona generosa? Menciona algunos hechos que lo confirmen o demuestren.

REFLEXIONAMOS:  Elabora un listado de lo que es fácil y difícil en tu vida.  Reflexiona sobre las cosas que te pasan diariamente.

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

DAR DE CORAZÓN
Hubo una vez un limosnero que estaba tendido al lado de la calle. Vio a lo lejos venir al Rey con su Corona y Capa. Pensó: - “Le voy a pedir y seguramente me dará bastante”. Y cuando el Rey pasó cerca, le dijo: - “Su Majestad, ¿Me podría, por favor, regalar una moneda?” Aunque en su interior pensaba que el Rey le iba a dar mucho más. El Rey le miró y le dijo: - “¿Por qué no me das algo tú? ¿Acaso no soy tu Rey?”. El mendigo no sabía que responder a la pregunta y dijo: - “Pero Su Majestad, ¡YO NO TENGO NADA!”. El Rey respondió: - “Algo debes tener. ¡BUSCA!”

Entre su asombro y enojo el mendigo buscó entre sus cosas y supo que tenía una naranja, un pedazo de pan y unos granos de arroz. El mendigo pensó que el pedazo de pan y la naranja eran mucho para darle, así que en medio de su enojo tomó 5 granos de arroz y se los dio al Rey. Complacido el Rey dijo: - “VES COMO ¡SI TENIAS!”. Y le dio 5 Monedas de Oro, una por cada grano de arroz. El Mendigo dijo entonces: - “Su Majestad, creo que acá tengo otras cosas” Pero el rey no le hizo caso y dijo: - “Solamente de lo que me has dado de corazón, te puedo yo dar”.

REFLEXIONAMOS:  ¿Qué piensas de la actitud del Rey?  ¿Cómo calificarías el comportamiento mendigo?  ¿Qué valores se desprenden del texto? del

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

EL GUSANO Y EL ESCARABAJO

Fueron muchas las respuestas y tantos que buscaron en el escarabajo para cuestionar su amistad con el gusano, al final, este decidió poner a prueba su fidelidad alejándose un tiempo para esperar que el gusano lo buscara. Pasó el tiempo, y la noticia llegó: El gusano estaba muriendo, pues su organismo no soportaba tanto esfuerzo, cada día emprendía el camino para llegar hasta su amigo y la noche lo obligaba a retornar hasta su lugar de origen. Al saber esto, el escarabajo, sin preguntar a su compañera, decidió ir a ver al gusano. En el camino se cruzó con varios insectos que le contaron de las diarias e infructuosas peripecias del gusano para ir a ver a su amigo el escarabajo y averiguar qué le había pasado. Le contaron de cómo se exponía día a día para ir a buscarlo, pasando cerca del nido de los pájaros. De cómo sobrevivió al ataque de las hormigas y así sucesivamente. Llegó el escarabajo hasta el árbol donde yacía el gusano esperando ya el momento final. Y al verlo a su lado, el gusano, apenas con un hilo de vida, le dijo al escarabajo cuánto le alegraba ver que se encontrara bien.

Había una vez un gusano y un escarabajo eran amigos y se pasaban charlando horas y horas. El escarabajo estaba consciente de que su amigo el gusano era muy limitado en movilidad, tenía visión muy restringida y era muy tranquilo y pasivo comparado con los de su especie. El gusano, tenía muy clara la idea de que su amigo venía de otro ambiente, comía cosas desagradables para su estándar de vida, tenía una imagen grotesca y hablaba con mucha rapidez. Un día, la compañera del escarabajo le cuestionó la amistad con el gusano. ¿Cómo era posible que caminara tanto para ir al encuentro del gusano? A lo que él respondió que el gusano estaba limitado en sus movimientos. ¿Por qué seguía siendo amigo de un insecto que no respondía los saludos efusivos que el escarabajo le hacía desde lejos? Esto era entendido por él, ya que sabía de su limitada visión, muchas veces ni siquiera se daba cuenta si alguien lo saludaba y cuando sentía que lo saludaban, no distinguía de quien se trataba. Sin embargo, calló para no discutir.

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

Sonrió por última vez y se despidió de su amigo sabiendo que nada malo le había pasado a éste. El escarabajo sintió vergüenza por haber permitido que las opiniones de otros minaran su amistad con el gusano y sintió dolor por haber perdido las muchas horas de regocijo que las pláticas con su amigo le proporcionaban y, sobre todo, por haberle puesto en una situación que le causó la muerte. Al final entendió que el gusano, siendo tan diferente, tan limitado y tan distinto de lo que él era, era su amigo, a quien respetaba y quería porque, a pesar de pertenecer a otra especie, le había ofrecido su amistad. Y así aprendió varias lecciones ese día: La amistad está en ti y no en los demás. Si la cultivas en tu propio ser, encontrarás el gozo del amigo. El tiempo no condiciona las amistades. Tampoco lo hacen las razas ni las limitantes propias o las ajenas. Cuando pierdes un amigo, una parte de ti se va con él. Las frases, los gestos, los temores, las alegrías, las ilusiones, … todo lo que ambos compartieron en el tiempo, se va con él. El escarabajo murió poco después. Nunca se le escuchó quejarse de quien mal lo aconsejó, pues fue decisión propia el poner en manos extrañas su amistad, sólo para verla escurrirse como agua entre los dedos.

REFLEXIONAMOS:

 ¿Qué piensas de la actitud de La esposa?  ¿Consideras correcta la decisión del escarabajo de alejarse de su amigo?  ¿Las opiniones afectan nuestras relaciones amicales con los demás? Fundamenta tu respuesta.

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

EL VUELO DEL HALCÓN
Un rey recibió, como obsequio, dos pequeños halcones, y los entregó al maestro de cetrería, para que los entrenara. Pasados unos meses, el maestro le informó al rey que uno de los halcones estaba perfectamente adiestrado, pero que al otro no sabía qué le sucedía: no se había movido de la rama donde lo dejó desde el día en que llegó. El rey mandó llamar a curanderos y sanadores para que vieran al halcón, pero nadie pudo hacerlo volar. Al día siguiente, el monarca decidió comunicar a su pueblo que ofrecería una recompensa a la persona que hiciera volar al halcón. A la mañana siguiente, vio al halcón volando ágilmente por los jardines. El rey le dijo a su corte, “Traedme al autor de ese milagro”. Su corte le llevó a un humilde campesino. El rey le preguntó: – ¿Tú hiciste volar al halcón? ¿Cómo lo hiciste? ¿Eres acaso un mago? Intimidado, el campesino le dijo al rey: “Fue fácil, mi Señor, sólo corté la rama, y el halcón voló, se dio cuenta que tenía alas y empezó a volar”.

REFLEXIONAMOS:

 ¿Consideras que la sabiduría está sólo en los hombres sabios? ………………………………………………………………………………………………………… ………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………….  ¿Por qué el rey se sorprendió al ver a un humilde campesino? ………………………………………………………………………………………………………… ………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………….  ¿Qué valores se desprenden de la lectura? ………………………………………………………………………………………………………… ………………………………………………………………………………………………………… ……………………………………………………………………………………………………….

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

NARANJAS PARA EL PERSONAL

Juan trabajaba en una empresa desde hacían 5 años, nunca había sido amonestado, y cumplía su trabajo con normalidad. Cierto día, entró a la oficina del Gerente para hacerle un reclamo: - Señor: trabajo en la empresa desde hace 5 años, pero siento que no he sido tomado en cuenta para las promociones y ascensos. Mi compañero Ramón ingresó hace sólo 1 año y ya ha sido promovido a Supervisor. El Gerente, con cierta preocupación, le dijo: - Juan, antes de responderte a tu pregunta, quisiera que me ayudes a resolver un pequeño problema: quiero dar fruta en el almuerzo. En calle hay un camión que vende frutas, y que se para siempre al frente. Averigua si tienen frutas frescas. Juan se esmeró en cumplir la tarea, y a los 5 minutos estaba de regreso. - Señor: tienen naranjas para la venta. - Y ¿cuánto cuestan? - Disculpe. No pregunté. - No importa. ¿Vistes si había suficientes naranjas para darles a todos acá en la oficina?

- No me di cuenta. Y tampoco pregunté. - ¿Hay alguna otra fruta, por si hay personas que no comen naranja? - No lo sé, señor. Pero creo que… - Siéntate un momento, Juan. El Gerente tomó el intercomunicador y le encargó a Fernando, el compañero de Juan, la misma tarea. A los 10 minutos llegó Fernando. - Bien Fernando, ¿qué noticia me traes? - Señor, en este momento están vendiendo naranjas, las suficientes para atender a todo el personal, pero si prefiere, en media hora van a buscar melones y mangos. Aquí tiene la lista de los precios de cada fruta, y me dicen que si compramos en grandes cantidades, nos darán un buen descuento. Dejé apartadas las naranjas, pero si usted escoge otra fruta, debo regresar para rectificar el pedido. - Muchas gracias, Fernando. Entonces se dirigió a José, que aún seguía esperando estupefacto, y le dice: - Disculpa Juan, ¿qué me decías? - Nada señor, eso es todo, muchísimas gracias, con su permiso… Y tú… ¿haz hecho tu mejor esfuerzo? Por eso, haz tu mejor esfuerzo, aún con las tareas más sencillas, ya que de otra forma nadie nos confiará tareas de mayor importancia.
REFLEXIONAMOS:

 ¿Qué opinas del trabajo que realiza Juan y Fernando en la empresa?  ¿Crees que el jefe actuó de forma correcta?  ¿Qué valores se desprenden del texto?

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

UN VASO LECHE

DE

Un día, un muchacho pobre que vendía mercancías de puerta en puerta para pagar sus estudios universitarios, encontró que sólo le quedaba una simple moneda de diez centavos, y tenía hambre. Decidió que pediría comida en la próxima casa. Sin embargo, sus nervios lo traicionaron cuando una encantadora mujer joven le abrió la puerta. En lugar de comida pidió un vaso de agua. Ella pensó que el joven parecía hambriento, así que le trajo un gran vaso de leche. El lo bebió despacio, y entonces le preguntó: -¿Cuánto le debo?-No me debes nada- contestó ella. -Mi madre siempre nos ha enseñado a nunca aceptar pago por una caridad-. El le dijo… - ¡Entonces, te lo agradezco de todo corazón…! Cuando Howard Kelly se fue de la casa, no sólo se sintió más fuerte, si no que también su fe en Dios y en los hombres era más fuerte. El había estado listo a rendirse y dejar todo. Años después esa mujer enfermó gravemente. Los doctores locales estaban confundidos. Finalmente le enviaron a la gran

ciudad. Llamaron al Dr. Howard Kelly para consultarle. Cuando éste oyó el nombre del pueblo de donde venía la paciente, una extraña luz llenó sus ojos. Inmediatamente el Dr. Kelly subió del vestíbulo del hospital a su cuarto. Vestido con su bata de doctor entró a verla. La reconoció enseguida. Regresó al cuarto de observación determinado a hacer lo mejor posible para salvar su vida. Desde ese día el prestó, la mejor atención a este caso. ¡Después de una larga lucha, ella ganó la batalla...! ¡Estaba totalmente recuperada..! Como ya la paciente estaba sana y salva, el Dr. Kelly pidió a la oficina de administración del hospital que le enviaran la factura total de los gastos para aprobarla. El la revisó y firmó. Además escribió algo en el borde de la factura y la envió al cuarto de la paciente. La cuenta llegó al cuarto de la paciente, pero ella temía abrirla, porque sabía que le tomaría el resto de su vida para poder pagar todos los gastos. Finalmente la abrió, y algo llamó su atención: En el borde de la factura leyó estas palabras… “Pagado por completo hace muchos años con un vaso de leche” (firmado) Dr. Howard Kelly. Lágrimas de alegría inundaron sus ojos y su feliz corazón oró así: “Gracias, Dios, porque tu amor se ha manifestado en las manos y los corazones humanos”.
REFLEXIONAMOS:  ¿Qué opinas de la acción de la señora hacia el joven? Fundamente tu respuesta.  ¿Qué hubiera pasado si la señora no le brindaba su ayuda?  ¿Consideras importante ayudar al prójimo? ¿por qué?

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

Y luego le expresó que había decidido cambiar, que quería pasar más tiempo con ellos, ya que su madre y él eran lo más importante que tenía. También le mencionó lo de los moños y su joven ejecutivo. Le dijo que lo había pensado mucho, pero quería darle el último moño a él, ya que era lo más importante, lo más sagrado, para él, que el día que nació, fue el más feliz de su vida y que estaba orgulloso de él. Todo esto mientras le prendía el moño que decía: "Eres importante para mí". El hijo, con lágrimas en los ojos le dijo: -"Papá, no sé qué decir... mañana pensaba suicidarme porque pensé que no te importaba. Te quiero papá, perdóname...." Ambos lloraron y se abrazaron, el experimento de la profesora dio resultado, había logrado cambiar no una, sino varias vidas, con solo expresar lo que sentía.... Ese es el poder de uno.... Expresar lo que sientes y darle valor a los detalles de la gente que te ama. Por eso tú para mí… ¡Eres muy importante! Se necesita sólo de un minuto para que te fijes en alguien. Una hora para que te guste. Un día para quererlo… ¡Pero se necesita de toda una vida para que lo puedas olvidar! REFLEXIONAMOS:  Si tuvieras que escoger a una persona para entregarle el moño ¿a quién escogerías? Fundamente tu respuesta.  ¿Qué hubiera pasado si el jefe no recibía el moño?  ¿Consideras importante el proyecto de la profesora? ¿por qué?

Eres importante para mí
Una profesora universitaria inició un nuevo proyecto entre sus alumnos. A cada uno les dio cuatro moños de color azul, todos con la leyenda: "Eres importante para mí" y les pidió que se pusieran uno. Cuando todos lo hicieron, les dijo que eso era lo que ella pensaba de ellos. Luego les explicó de qué se trataba el experimento: tenían que darle un moño a alguna persona que fuera importante para ellos, explicándoles el motivo y dándole los otros moños para que ellos hicieran lo mismo. El resultado esperado era ver cuánto podía influir en las personas ese pequeño detalle. Todos salieron de esa clase platicando a quién darían sus moños; algunos mencionaban a sus padres, otros a sus hermanos o a sus amigos. Pero entre aquellos estudiantes, había uno que estaba lejos de casa. Este muchacho había conseguido una beca para esa universidad y al estar lejos de su hogar, no podía darles ese moño a sus padres o sus hermanos. Pasó toda la noche pensando a quién daría ese moño, pero al otro día muy temprano tuvo la respuesta. Tenía un amigo, un joven profesional que lo había orientado para elegir su carrera y muchas veces lo asesoraba cuando las cosas no iban tan bien como él esperaba.

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

¡Esa era la solución! Saliendo de clases se dirigió al edificio donde su amigo trabajaba y en la recepción pidió verlo. A su amigo le extrañó, ya que el muchacho lo iba a ver después de que él salía de trabajar, por lo que pensó que algo malo estaba sucediendo. Cuando lo vio en la entrada, sintió alivio de que todo estuviera bien, pero a la vez le extrañaba el motivo de su visita. El estudiante le explicó el propósito de su visita y le entrego tres moños, le pidió que se pusiera uno y le dijo que "al estar lejos de casa, él era el más indicado para portarlo"; el joven ejecutivo se sintió halagado, no recibía ese tipo de reconocimientos muy a menudo y prometió a su amigo que seguiría con el experimento y le informaría de los resultados. El joven ejecutivo regresó a sus labores y ya casi a la hora de la salida se le ocurrió una arriesgada idea: Le quería entregar los dos moños restantes su jefe. El jefe era una persona huraña y siempre muy atareada, por lo que tuvo que esperar que estuviera "desocupado". Cuando consiguió verlo, su jefe estaba inmerso en la lectura de los nuevos proyectos de su departamento, la oficina estaba repleta de reconocimientos y papeles. El jefe sólo gruñó -"¿Qué desea?" El joven ejecutivo le explicó tímidamente el propósito de su visita y le mostró los dos moños. El

jefe, asombrado, le preguntó -"¿Por qué cree usted que soy el más indicado para tener ese moño?"-. El joven ejecutivo le respondió que él lo admiraba por su capacidad y entusiasmo en los negocios, además que de él había aprendido bastante y estaba orgulloso de estar bajo su mando. El jefe titubeó, pero recibió con agrado los dos moños, no muy a menudo se escuchan esas palabras con sinceridad estando en el puesto en el que él se encontraba. El joven ejecutivo se despidió cortésmente del jefe y, como ya era la hora de salida, se fue a su casa. El jefe, acostumbrado a estar en la oficina hasta altas horas, esta vez se fue temprano a su casa. En la solapa llevaba uno de los moños y el otro lo guardó en el bolsillo de su camisa. Se fue reflexionando mientras manejaba rumbo a su casa. Su esposa se extrañó de verlo tan temprano y pensó que algo le había pasado; cuando le preguntó si pasaba algo anormal, él respondió que no pasaba nada, que ese día quería estar con su familia. Ella se extrañó, ya que su esposo acostumbraba llegar de mal humor. El jefe preguntó -"¿Dónde está nuestro hijo?"- ; la esposa sólo lo llamó, ya que estaba en el piso superior de la casa. El hijo bajó y el padre sólo le dijo -"¡Acompáñame!"-. Ante la mirada extrañada de la esposa, y del hijo, ambos salieron de la casa... (el jefe era un hombre que no acostumbraba gastar su "valioso tiempo" en su familia muy a menudo). Tanto el padre como el hijo se sentaron en el porche de la casa. El padre miró a su hijo, quien a su vez lo miraba extrañado. Le empezó a decir que sabía que no era un buen padre, que muchas veces se perdió de aquellos momentos que sabía eran importantes.

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

REFLEXIONAMOS:

EL GUSANO Y EL ESCARABAJO

 ¿Qué piensas de la actitud de La esposa?  ¿Consideras correcta la decisión del escarabajo de alejarse de su amigo?  ¿Las opiniones afectan nuestras relaciones amicales con los demás? Fundamenta tu respuesta.

Había una vez un gusano y un escarabajo eran amigos y se pasaban charlando horas y horas. El escarabajo estaba consciente de que su amigo el gusano era muy limitado en movilidad, tenía visión muy restringida y era muy tranquilo y pasivo comparado con los de su especie. El gusano, tenía muy clara la idea de que su amigo venía de otro ambiente, comía cosas desagradables para su estándar de vida, tenía una imagen grotesca y hablaba con mucha rapidez. Un día, la compañera del escarabajo le cuestionó la amistad con el gusano. ¿Cómo era posible que caminara tanto para ir al encuentro del gusano? A lo que él respondió que el gusano estaba limitado en sus movimientos. ¿Por qué seguía siendo amigo de un insecto que no respondía los saludos efusivos que el escarabajo le hacía desde lejos? Esto era entendido por él, ya que sabía de su limitada visión, muchas veces ni siquiera se daba cuenta si alguien lo saludaba y cuando sentía que lo saludaban, no distinguía de quien se trataba. Sin embargo, calló para no discutir.

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

Fueron muchas las respuestas y tantos que buscaron en el escarabajo para cuestionar su amistad con el gusano, al final, este decidió poner a prueba su fidelidad alejándose un tiempo para esperar que el gusano lo buscara. Pasó el tiempo, y la noticia llegó: El gusano estaba muriendo, pues su organismo no soportaba tanto esfuerzo, cada día emprendía el camino para llegar hasta su amigo y la noche lo obligaba a retornar hasta su lugar de origen. Al saber esto, el escarabajo, sin preguntar a su compañera, decidió ir a ver al gusano. En el camino se cruzó con varios insectos que le contaron de las diarias e infructuosas peripecias del gusano para ir a ver a su amigo el escarabajo y averiguar qué le había pasado. Le contaron de cómo se exponía día a día para ir a buscarlo, pasando cerca del nido de los pájaros. De cómo sobrevivió al ataque de las hormigas y así sucesivamente. Llegó el escarabajo hasta el árbol donde yacía el gusano esperando ya el momento final. Y al verlo a su lado, el gusano, apenas con un hilo de vida, le dijo al escarabajo cuánto le alegraba ver que se encontrara bien.

Sonrió por última vez y se despidió de su amigo sabiendo que nada malo le había pasado a éste. El escarabajo sintió vergüenza por haber permitido que las opiniones de otros minaran su amistad con el gusano y sintió dolor por haber perdido las muchas horas de regocijo que las pláticas con su amigo le proporcionaban y, sobre todo, por haberle puesto en una situación que le causó la muerte. Al final entendió que el gusano, siendo tan diferente, tan limitado y tan distinto de lo que él era, era su amigo, a quien respetaba y quería porque, a pesar de pertenecer a otra especie, le había ofrecido su amistad. Y así aprendió varias lecciones ese día: La amistad está en ti y no en los demás. Si la cultivas en tu propio ser, encontrarás el gozo del amigo. El tiempo no condiciona las amistades. Tampoco lo hacen las razas ni las limitantes propias o las ajenas. Cuando pierdes un amigo, una parte de ti se va con él. Las frases, los gestos, los temores, las alegrías, las ilusiones, … todo lo que ambos compartieron en el tiempo, se va con él. El escarabajo murió poco después. Nunca se le escuchó quejarse de quien mal lo aconsejó, pues fue decisión propia el poner en manos extrañas su amistad, sólo para verla escurrirse como agua entre los dedos.

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

REFLEXIONES DIARIAS

ENSEÑA VALORES, VIVE VALORES

http://reflexionesdiarias.wordpress.com/