You are on page 1of 2

Amistad, ¿amor que duele? ¿Cómo definir «amistad»? Creo que definir es jugar con las palabras.

Al definir, nos dice la ley inquebrantable de la lógica, ponemos fronteras, conceptualizamos y elevamos al nivel abstracto lo concreto. Es un severo ejercicio mental, una herencia innegable del mundo escolástico. Es un encerrar en «realidades positivas» todo cuanto nos rodea, incluyendo –aunque con ello los asesinemos- los sentimientos, las emociones y los sucesos del orden de lo espiritual. Y siempre que uno intenta esquematizar en palabras lo que le rodea, más cuando se trata de una realidad abstracta, se pide el definir, el aclarar términos, el clasificarlos: especie más género más diferencia específica; categorizarlos, y explicarlos mediante silogismos altamente complicados como resultado del largo proceso de formación del pensamiento post-contemporáneo. El hoy. Definir «amistad» se vuelve entonces en un querer forzar en palabras lo que con palabras no puede decirse sin peligro de que se pierda su verdadero significado. Hace tiempo, cuando era un «schollar» universitario, te hubiera dicho: «amistad es aquel lazo de unión entre dos o más personas que son afines en gustos, ideas y conceptos…bla, bla, bla…» Hoy simplemente te diría, tratando de prescindir de esquemas intelectuales, que la amistad es lo que une sólidamente a dos almas; se trata de una unión verdadera que involucra todo lo que la persona es, fue y será. Y sí, supongo que encontrarás mil silogismos para rechazar este pobre concepto. Pero vuelvo al principio, definir es matar el verdadero y pleno significado vital de la realidad. Definir es nominalizar la Realidad. Y hay muchos aspectos de la Realidad que son indefinibles, “innominalizables”. El ser ahí, cognoscible, pero indefinible. Ahora bien, para definir «amistad» creo que es conveniente hablar desde la propia experiencia. Conocer la amistad, experimentarla, vivirla, crearla y recrearla. Muchas veces es un juego cruel. No niego que es hermoso tener un amigo, pero también es cruel porque se trata de amar. Amar duele. Amar da vida, motiva a vivir, a sentir, a experimentar, a dejarse tocar, a expresar. También motiva a ser prudente, a negarse, a vaciarse, a salir de sí mismo… amistad siempre implica vivir mucho y morir un poco cada vez. No sé si logro explicarme –es verdad que cuando uno pone en palabras lo que piensa y siente, lo que siente y piensa, no siempre logra expresar en estos símbolos lo que realmente se pretende expresar-. La amistad, la verdadera amistad, no se entrega a cualquiera, o al primero que se ponga enfrente y entable una conversación con nosotros. La amistad es para unos cuantos, porque se llega a ella después de un complicado proceso que, según el caso, puede tardar años, o sólo unos meses, o sólo unos días, o sólo unas horas, pero el complicado proceso exige mucho de uno mismo. Entre otras cosas, exige no confundir. No confundir afectos, sobre todo. Ser amigo implica tener pocos amigos. Ser amigo implica reciprocidad. No puedo ser amigo de quien no es mi amigo, no puede ser amigo quien no quiere ser amigo del que lo considera a uno amigo. Ser amigo implica ya no un «yo» ni un «tú», sino un «nosotros», amplio y bastante complejo y complicado. Un «nosotros» que tampoco mate ni el «tú», ni el «yo», que los haga crecer, pero junto

forme parte del «yo mismo». al amigo. Amor porque implica que yo me defina por el otro y en el otro. uno se entrega del todo y por todo. Hay que saber usarlas todas. 2008 . de donación. una utopía. Amistad auto-negación implica. el amigo. bajo ningún motivo. porque el amigo está ahí. para pensar en el que se tiene enfrente y que se sabe –y sé. Yo estoy ahí. es ver tu rostro reflejado en los ojos del otro. Y esto es terriblemente complicado. La amistad es un juego cruel: ¡Juguémoslo! Alfonso Maya Trejo. por fuerza de amar. el amigo es. con elegancia. porque la felicidad propia consiste en la felicidad del otro. Y en cierto sentido esto es real. confusiones de ningún tipo.amigo. crecer. que hiere. Hay quien se atreve a llamarlo una falacia. tantas constantes y tantas variables. ser. La verdad que. Por eso estoy convencido de que en la amistad no debe haber. un «nosotros» excluyente de todo aquello que hace daño. que mutila o que degrada. No se es amigo si el amor no está de por medio. porque yo soy. el amigo. Amistad amor implica. queriendo decir «jamás». La amistad. con cuidado. Un «nosotros» incluyente de todo lo que hace bien. que miente. un falso sueño. que dice «tal vez». No se es amigo si la amistad no es clara. porque yo estoy ahí. Auto-negación porque uno debe. Esto evita que la amistad se convierta en algo sucio y vulgar. Dicen que un amor así no es verdad. si hay confusiones que hieran o dañen peligrosamente al otro. pensando en el otro. perfeccionar. Amor porque si no se ama no se es amigo. con delicadeza. Más cuando se involucran en él tantos elementos. Todo mal entendido debe aclararse oportunamente. se defina por mí y en mí. Esto evita que el otro deje de ser por mí o que yo deje de ser por el otro. hay que saber seguir las fórmulas sin perder ningún detalle. se piensa en sí. El amor cuesta. sea clara y dé dignidad al otro. limpiamente. del amigo. siempre pensando en el bien del otro. Al amar uno tiene que cuidar cada uno de sus actos. con verdaderos deseos de que el otro. pues de él depende el propio.con el «nosotros». del amigo.ante las faltas del otro. Esto evita que la amistad se convierta en relación de conveniencia o en “sociedad de convivencia”. El amigo está ahí. un «nosotros» verdadero y pleno. Auto-negación porque muchas veces hay que ceder –que no tolerar. dejar de pensar en sí mismo. aunque duela. No hay amor si no se deja a un lado toda apariencia de desprendimiento. Cuando se ama. Una relación así difícilmente encontrará final un día. y viceversa. al amigo. El otro es. Soy porque el otro es. al final. Sino de hablar con la verdad que estima los ojos del otro. No se trata de la diplomacia hipócrita que dice «sí» queriendo decir «no». Esa es la verdadera amistad a mi juicio y entender. con pureza. el otro. de entrega. Auto-negación porque.