You are on page 1of 138

1.

INTRODUCCIÓN

“Una intelectualidad radical, por empezar, no es aquella que prefiere
confundir economía con lo que queda luego del paso de la economía-rapiña,
como tampoco es la que vislumbra, con distancia y cálculo efímero, un futuro
académico con toneladas de papers sin consecuencias, que describe una
historia económica, social y ambiental previsiblemente catastrófica”.
Andrés M. Dimitriu

El 23 de marzo de 2003 quedará en la historia como el día en que una pequeña
comunidad patagónica rechazó un millonario proyecto de explotación minera. El 81%
de la población de Esquel, le dijo NO a la compañía canadiense Meridian Gold. La
noticia recorrió el mundo: los planes globales de administración de los recursos
naturales, elaborados por corporaciones y organismos multinacionales, recibían un
duro golpe.

1. 1. Relevancia actual de la temática

El control de recursos naturales estratégicos como agua, aire y suelo, y los
pasivos ambientales que generan actividades productivas o extractivas, están
motivando en nuestro país diversos movimientos sociales. De mayor o menor escala,
duración e intensidad, estos movimientos o “movidas” constituyen un campo
importante de acción y estudio para los profesionales de la comunicación, cuyos
saberes resultan de crucial importancia para las organizaciones comunitarias
involucradas en estas vicisitudes.
En Patagonia hay ya una importante serie de estos movimientos.1 Por
momentos, han alcanzado notoriedad nacional instalándose en la agenda de los
medios de comunicación. Pero, en general, pasan desapercibidos para la mayoría de
la población. Por un lado, esto es comprensible ya que la condición de vida urbana
hace que la mayoría se desentienda de cuestiones ligadas a los recursos naturales.
Por otro, estos movimientos suelen cuestionar regímenes de propiedad, modos de
producción y explotación, o legislaciones que regulan sectores particulares de la
actividad económica, por lo que tiende a retirárselos de la discusión pública
respondiendo al lobby de los propios interesados.

1
Uno de los más notorios fue el que impidió la construcción de un basurero nuclear en Sierra del Medio,
cerca de la localidad de Gastre, en el centro de la provincia de Chubut. Varios de estos fueron relatados en
la compilación de Lucas Chiappe “La Patagonia de Pie: Ecología Vs. Negociados”, Ediciones de
Imaginaria, Río Negro, 2004.

1
El caso Esquel ocupa un lugar muy destacado en esta serie histórica, por
muchos motivos. Entre otros, su devenir meteórico, los intereses económicos en
juego, la notoriedad que alcanzó, la diversidad de actores involucrados. Hay sólo un
antecedente similar en el continente2. Podemos decir que este caso mereció la
atención de la prensa internacional3 y que, quizá lo más interesante, generó formas de
aprendizaje, organización y acción que hoy están siendo replicadas en otros lugares
del país donde compañías extranjeras proponen proyectos extractivos similares. 4
Por la cantidad y envergadura de los proyectos mineros a gran escala que
existen en Argentina5, por los intereses económicos y políticos que la explotación de
estos recursos moviliza, la creciente preocupación y organización de comunidades,
organizaciones civiles y gobiernos locales frente a la problemática; creemos que los
conflictos entre comunidades y compañías mineras van a ir creciendo en número e
intensidad durante los próximos años. En el caso Esquel, y especialmente en los
cuatro meses que constituyen nuestro objeto de estudio, pueden encontrarse algunas
claves que permiten comprender estos conflictos sociales, que pueden ser de utilidad
para formular mejores y más efectivas herramientas de incidencia.

1. 2. Presentación: actores, proyectos de gestión y ejes temáticos del
análisis

Nuestro seguimiento del tema comenzó en enero de 2002. En aquel momento,
el conflicto estaba presente con fuerza en los medios regionales y, aunque en menor
medida, también en los nacionales. A partir de allí, participamos de la experiencia
colectiva de aprendizaje y circulación de información especializada en minería,
recibiendo y distribuyendo correos electrónicos, asistiendo a eventos sobre la
temática, relacionándonos con diversos actores y protagonistas. El plebiscito del 23 de
marzo de 2003 nos encontró muy atentos a lo que estaba pasando. Fue allí cuando
pensamos en trabajar el tema para nuestra tesina. Disponíamos ya de una buena
cantidad de materiales, y el entusiasmo necesario para encarar el proyecto. Tiempo
después, recibimos de parte de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Esquel
una invitación a participar del Primer Foro Regional del NO6. Aquella instancia fue
2
El caso Tambogrande, en Perú (2001). Ver El día que Tambogrande movió al mundo por Ofelia
Espinoza y Nelson Peñaherrera en http://www.orosucio.madryn.com
3
Ver por ejemplo “A Town's Protests Threaten Argentina's Mining Future”, por Leslie Moore, publicado
en New York Times o “Once strip-mined, twice shy”, por Naomi Klein, publicado en The Globe and Mail
de Canadá.
4
Línea Sur de Río Negro, San Juan, Tucumán, Mendoza, Chubut, Catamarca.
5
Veladero, Pascua-Lama, Agua Rica, Calcatreu, Navidad, etc.
6
Ver http://orosucio.madryn.com/articulos/03_06_24.html

2
inmejorable para ubicar mejores fuentes, hacer entrevistas, obtener diversos soportes
como gacetillas, afiches, panfletos, artículos de prensa, informes técnicos, folletos,
banderas, graffitis, y caminar por la ciudad de Esquel, donde todavía se respiraba
emoción y energía colectiva. De vuelta en Buenos Aires, no nos fue difícil reunir los
materiales y la experiencia vivida en el sitio Web ORO SUCIO, que lanzamos en julio.
Volvimos a Esquel al conmemorarse el primer aniversario del plebiscito, también
invitados por la Asamblea de Vecinos Autoconvocados7. Aquella vez participamos
desde dentro en las reuniones y discusiones, gracias a la apertura y cordialidad de los
vecinos.
Para comenzar con la tesina nos propusimos dejar de lado nuestra visión
personal de la cuestión, aunque sin eludirla. Buscamos una forma de abordar el tema
que nos permitiera referirnos a los actores en disputa, y a sus argumentos, con la
necesaria distancia analítica. El paso siguiente consistió en releer el corpus que
veníamos acumulando y seleccionar el variado material que teníamos para establecer
diferentes niveles de análisis que nos permitieran sistematizar su tratamiento. A partir
de esta re-lectura, construimos las siguientes categorías analíticas: actores, proyectos
de gestión de los recursos y ejes temáticos.

1. 2. 1. Actores: era necesario, para los fines de este trabajo, definir de
manera general dos actores principales a partir de los cuales organizar la información
disponible. Esta división, evidentemente, oculta una multiplicidad de matices
discursivos y políticos; tomarlos a todos en cuenta excedía los límites propuestos. Nos
quedamos entonces con:

A – Partidarios del proyecto: Meridian Gold y voceros del sector
B – Opositores al proyecto: Asamblea de Vecinos Autoconvocados de Esquel
C – Estado-Gobierno: sus niveles municipal y provincial

Este tercero en discordia, el actor C, es necesario para comprender la dinámica
del conflicto y su resolución. No lo ubicamos en el grupo A ya que, si bien muchos
funcionarios se manifestaron y actuaron como partidarios del proyecto, otros poderes
del Estado, otros funcionarios y niveles de la administración pública fueron opositores,
cambiaron su postura varias veces a lo largo del período estudiado, o su desempeño
fue ambivalente.

7
Ver http://orosucio.madryn.com/articulos/04_03_27.html

3
1. 2. 2. Proyectos de gestión de los recursos: planteamos que hubo dos
proyectos diferentes y antagónicos de gestión de recursos naturales: el proyecto
minero y el proyecto de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados.
La gestión de los recursos implica aspectos económicos, administrativos,
políticos y culturales. Son necesarios para el sostenimiento material de una
comunidad, están inscriptos en marcos legales y administrativos para su
administración, son objeto de lucha política para conseguir el acceso a su explotación,
y hacen a las tradiciones de una comunidad o región determinada.
En este trabajo nos centramos en el análisis de estos proyectos a partir de
diferentes superficies discursivas en las que se materializan, esto es, aclarar términos
y describir la genealogía de las ideas o los dispositivos de enunciación de los
conceptos utilizados por cada uno, caracterizarlos, establecer conjeturas sobre los
modos en que estos se relacionaron y, especialmente, sus formas de apelación a la
identidad comunitaria, lo que desde ciertas corrientes teóricas se conoce como
interpelación. Este último punto es de vital importancia, ya que consideramos que el
proceso de interpelación fue decisivo para el resultado final del plebiscito de marzo de
2003.

1. 2. 3. Ejes temáticos: los seleccionamos por su recurrencia en el corpus y
porque funcionaron como organizadores del análisis y de la exposición de modo
propicio para los fines y límites del trabajo. Son grandes temas o nudos que hemos
identificado. Buscamos describir y analizar cómo cada proyecto de gestión de los
recursos, llevados adelante por los actores, encaró y desarrolló estos ejes, para
permitirnos luego realizar algunas hipótesis o conjeturas acerca de ellos y su
incidencia en el período observado, desde una perspectiva discursiva que articule:

“lo sociocultural (lo ideológico, lo histórico, los procesos materiales) con los distintos
productos textuales, sus géneros, sus retóricas y sus soportes." (Ortiz, 1988)

Estos puntos nodales de los discursos que analizamos son los siguientes:

1 – Comunicación / información
2 – Recursos naturales
3 - Comunidad

4
Buena parte del trabajo pretende analizar los modos de construcción discursiva
de cada uno de los proyectos de gestión en torno de estos tres ejes temáticos. Los
recursos naturales constituyen el objeto en disputa. Este es el centro del conflicto, en
íntima relación con la definición de información / comunicación y comunidad, lo que no
implica que no vayan desplegándose otros ejes.
Información y comunicación han sido dos “palabras clave” en el conflicto, que
motivaron profundos debates y referencias explícitas de parte de los actores. Esto nos
confirmó la pertinencia del objeto observado para nuestro campo y, de algún modo,
nos obligó a re-pensarlos al encarar la tesina. Además estos mismos términos,
ubicados en la problemática del derecho a la información y la participación de la
ciudadanía en la toma de decisiones, nos parecen de una actualidad e importancia
indudables.
Por último, creemos que las apelaciones y reenvíos a lo comunitario, desde los
actores y sus respectivos proyectos de gestión de los recursos, fueron decisivas en el
resultado del plebiscito de marzo de 2003. Intentamos desarrollar este aspecto desde
la problemática de la identidad, rechazando:

“las concepciones llamadas "esencialistas" de la identidad, como la de Herder, (que) la
ligaban a una esencia inmutable traducida en rasgos propios de una comunidad: una
cultura común, una lengua común, una tradición en tanto tesoro de la memoria
colectiva que se proyecta en el "ser" actual y auténtico” (Ortiz, 1988)

Pero teniendo en claro la complejidad propia de lo identitario, que:

"oscila entre una mirada científica que la considera como una construcción (el concepto
de identidad) y la mirada de los actores que la experimentan como una esencia (la
vivencia de la identidad), y la relación entre procesos identitarios y procesos
comunicacionales" (Arzeno y Contursi, 2004)

El punto aquí es que los objetos discursivos que hemos identificado como
“proyectos de gestión de los recursos naturales” incluyeron, casi necesariamente, una
(profunda) revisión de esta “vivencia de la identidad” en la comunidad de Esquel.
Luego de cada eje de análisis realizaremos una recapitulación que pretende
realizar un cruce entre lo analizado para el actor Meridian Gold y la Asamblea de
Vecinos Autoconvocados y de esa manera avanzar en el análisis interpretativo que nos
conducirá a las conclusiones finales.

5
1. 3. Objetivos:

1. 3. 1. Objetivo General:

El objetivo general de la tesina es analizar las estrategias discursivas
que utilizó cada actor para imponer un proyecto de gestión de los recursos naturales
en el marco de la lucha política y simbólica que desembocó en el plebiscito de marzo
del 2003.

1. 3. 2. Objetivos particulares:

Analizar cómo se construyen las representaciones y argumentaciones que
utiliza cada actor en los aspectos clave del conflicto: comunicación e información,
recursos naturales y comunidad.
Analizar de qué manera construye cada actor su dispositivo enunciativo para
validar y legitimar su discurso y qué prácticas de organización y comunicación
desarrollaron para conseguir sus objetivos.
Aventurar ciertas conjeturas e interpretaciones sobre el resultado final del
plebiscito, analizando el papel que juegan los procesos de discusión y definición de lo
identitario en este conflicto particular.

1. 4. Periodización

El caso Esquel comprende un largo proceso que comienza con las
modificaciones a la legislación sobre la actividad minera introducidas por el gobierno
de Carlos Menem a comienzos de la década del 90. O si se quiere, podría señalarse el
año 1997, cuando ya era público que en Esquel había oro y podía tratarse de un
yacimiento de calidad mundial. Para los fines de este trabajo, es decir, establecer una
serie de hipótesis y conjeturas que sirvan para describir e interpretar el llamado “caso
Esquel” desde el campo de las ciencias de la comunicación, y establecer algunas
líneas que sirvan para el análisis de casos similares que se presenten en el futuro, era
necesario establecer un corte o periodización lo suficientemente breve como para dar
lugar a un corpus acotado y manejable, pero también bastante amplio, para dar

6
espacio suficiente a los argumentos en disputa y su desarrollo, y algún registro, al
menos, de sus redefiniciones y ajustes a lo largo del período observado.
Tomamos entonces como período de estudio los casi cuatro meses que van
desde la primera asamblea y posterior marcha pública multitudinaria (4 de diciembre
de 2002) al plebiscito del 23 de marzo de 2003, que marcó un punto de inflexión
decisivo en el conflicto. Los propios protagonistas señalan el 4 de diciembre de 2002
como el momento en que la comunidad en pleno tomó cartas en el asunto. De allí en
adelante, hasta el día de la fecha, todos los días 4 de cada mes se realiza una marcha
en contra del proyecto. Por último, esos meses anteriores al plebiscito son claves para
comprender el resultado final de la votación. Desde ambos sectores se organizaron
verdaderas campañas, de las que obtuvimos buena parte de los materiales incluidos
en el corpus. Ensayar algunas explicaciones o interpretaciones sobre dicho resultado
es parte de los objetivos de este trabajo y una de las preguntas iniciales sobre las que
nos propusimos indagar.

1. 5. Metodología y corpus

Durante dos años estuvimos muy cerca de la problemática y del caso Esquel.
Cuando comenzamos finalmente a escribir la tesina, queríamos organizar el trabajo de
manera que fuera comprensible, claro y pertinente para el campo, aunque sin perder la
posibilidad de interpretar, puntear, conectar o desconectar los materiales disponibles.
Como señala Thomas R. Lindlof (1995), la perspectiva cualitativa entiende los objetos
de estudio como una actividad propia del investigador, se caracteriza por la
interpretación y por la integración:

“se busca hacer sentido de aquello que se está investigando” y “establecer
combinaciones e incluir diferentes elementos que se relacionan para producir nuevo
conocimiento” (Lindlof, 1995: pág.)

Nos planteamos que para trabajar sobre un hecho social toda fuente es
relevante en primera instancia, por mínima que sea. Buscamos heterogeneidad y
diversidad en las fuentes para dar mejor lugar a un trabajo interpretativo, buscando un
tipo particular de lectura:

“(...) La multiplicidad textual propuesta supone una lectura zigzagueante, que entra y
sale de los textos, que busca construir mapas más amplios, que pretende, antes que

7
agotar un único foco sobre un único relato, reponer una complejidad que el tiempo real
continúa transformando incesantemente. El análisis cultural es un continuo juego de
interpretaciones, una continua producción de conjeturas a partir de las huellas de los
discursos.” (Alabarces, 2003: 33)

Los cuatro meses que observamos, de diciembre de 2002 a marzo de 2003,
son probablemente los más intensos en la historia de Esquel. Para intentar reponer
esta complejidad, delimitamos el siguiente corpus:

1. 5. 1. El proyecto minero de Meridian Gold:

Revista Panorama Minero Nro. 279 – Enero de 2003. Informe especial sobre el
proyecto Cordón Esquel.
Revista Prensa Geo Minera – Edición especializada en recursos naturales. Nro. XVII.
Folleto “Esquel – Una ciudad de oro” distribuido por Meridian Gold.
Textos publicados por Meridian Gold en su página Web Meridiangold.com
Revista Patagonia.Net. Nros. 2 y 5
Notas periodísticas en medios gráficos regionales y nacionales

1. 5. 2. El Proyecto de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados:

a- Volantes, Cartillas, Afiches, Gacetillas y Periódicos

1. “Agua: Escaso Recurso”. Volante de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados.
2. “El oro no brillará en Esquel”. Volante de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados.
3. “Vecinos informan a vecinos. ¿Por qué decimos no?” Cartilla de la Asamblea de
Vecinos Autoconvocados.
4.“Vecinos informan a vecinos”. Año 1 N°3. Asamblea de Vecinos Autoconvocados.
5. “18 razones económicas para decir VOTE NO”. Volante de la Asamblea de Vecinos
Autoconvocados.
6. “Jueves 20 de marzo.” Volante de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados.
7. “Tu fuerza de trabajo es tu mayor riqueza.” Volante de la Asamblea de Vecinos
Autoconvocados.
8. “Maleducados”. Año 1 N°1. Cartilla sin referencia.

8
9. “Aunque estés a favor de la mina...” Volante de la Coalición de Ong’s Andino-
Patagónicas.
10. “El oro del fin del mundo”. Volante de la Asamblea de Vecinos de Esquel y la
Coalición de Ong’s Andino Patagónicas.
11. “Actualización de información sobre el conflicto con la empresa minera El Desquite-
Meridian Gold”. Cartilla de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados.
12. El Ciudadano. Periódico de difusión de la comunidad de Esquel, realizado por el
Movimiento Ciudadano. Año 1- N°1 y
13. El Ciudadano, N° 3.
14 “Con plebiscito o sin plebiscito... El proyecto Meridian Gold no beneficia a Esquel”.
Cartilla de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados.
15. “Todo es una gran mentira”. Cartilla de Bernardita Bielsa, ambientalista.
16. Gacetillas de prensa de Asamblea de Vecinos Autoconvocados. (02/01/03,
24/02/03, 24/02/03, 05/03/03, 11/03/03, 20/03/03, 20/03/03, 21/03/03, 23/03/03y
26/03/03)
17. “No a la mina”. Periódico publicado por Greenpeace.
18. “Peligro cianuro”. Afiche.
19. Comerciantes unidos de Esquel. Afiche.
20. “No Avanzar. Año 2023”. Afiche

b - Revistas:

Chubut Fuerza Viva. N° 295 y 296
La Bitácora Patagónica. N° 21

c- Comunicación interna:
Mailing interno de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados.
Copia de las presentaciones en Power Point de las charlas informativas desarrolladas
por miembros de la Asamblea de vecinos Autoconvocados..

d- Fotografías:

Fotografías de las marchas, de los murales y pintadas que hay en la ciudad, de la vista
aérea de la mina, etc. (incluidas en anexo CD)

e- Medios gráficos:

9
Material de los diarios de la provincia del Chubut y de Esquel en su formato
electrónico: Crónica de Comodoro, Diario de Madryn, Diario El Oeste, Diario El
Chubut, Diario de Río Negro.
Artículos y solicitadas escritas por la Asamblea de Vecinos Autoconvocados en
diferentes medios locales y provinciales.

f - Radiodifusión:

Audio de algunos avisos radiales.
Audio del aviso televisivo de Julián Weich para Greenpeace.

1. 6. 3. Entrevistas:

Marta Sahores, Licenciada en Química, profesora de la Universidad Nacional de La
Patagonia, sede Esquel.
Javier Rodríguez Pardo, Movimiento Antinuclear del Chubut, miembro de la Red
Nacional de Acción Ecologista (RENACE).
Pablo Quintana, periodista, integrante de la Comisión de Prensa de la Asamblea de
Vecinos Autoconvocados.
Fito Alarcón, periodista de Canal 4 de Esquel.
Antonio Pontoriero, concejal del Frente Vecinal de Esquel.
Jorge Naon, periodista de Diario El Chubut.
Damián Echavarría, geólogo, empleado de Meridian Gold.
Guillermo Mendoza, Antropólogo y área de prensa de Meridian Gold.
Julio Rivas, Licenciado en Medio Ambiente, empleado de Meridian Gold.
Cristina Sabater, Business for Social Responsibility.
Héctor C. Trotta, subsecretario de Producción y Empleo, Municipalidad de Esquel.
Jorge Oriola, Docente e historiador de Esquel.
Lucas Chiappe, Ambientalista del Proyecto Lemú.

10
2. MARCO TEÓRICO

Como punto de partida, es necesario ubicar el objeto de estudio en un contexto
sociopolítico determinado. Para hacerlo, en el marco del tema específico que
abordamos, creímos pertinente pensar la relación entre naturaleza y sociedad o, más
precisamente, los modos de gestión de recursos naturales en una comunidad
determinada.

“Toda la naturaleza es mediada socialmente (obviamente los recursos naturales aún
más), y todas las relaciones sociales operan en un medio natural con el cual
interactúan. Por ello todo hecho social y/o productivo no es sino una relación entre la
sociedad y la naturaleza en la cual se opera una mutua relación.” (Sejenovich
:2001:s/p)

En este problema general de la gestión de los recursos naturales, y las
representaciones sociales implicadas, es donde va a surgir el objetivo principal de la
tesina. Se esconden allí un sin fin de aspectos relacionados con la vida social y
comunitaria, que van a determinar esta relación conflictiva. El problema no es nuevo:

“La forma como las sociedades conciben, se relacionan y “manejan” la naturaleza ha
sido una vieja preocupación en ciencias sociales.” (van Dam : 2001)

Este problema está íntimamente relacionado con el tema de la técnica moderna
que va a determinar la relación del hombre con la naturaleza. Como dice Héctor
Schmucler:

“La técnica provocante impone a la naturaleza la exigencia de responder de una
manera calculadamente determinada. La naturaleza es llamada a comportarse como
reserva disponible de energía, como proveedora de recursos.” (1993:7).

Este modo que asume la técnica de ningún modo fue siempre así. Tiene que
ver con la modernidad y su idea de progreso ilimitado.

“Esta técnica que convierte la naturaleza en ‘una única y gigantesca estación de
servicio, en fuente de energía, es lo contrapuesto a la significación original de tejné,
que confundía su sentido con poiesis. La otra técnica, pues, como arte, como habilidad
para hacer algo. Ese arte, poiesis, creación, ha devenido – en la técnica moderna- una
voluntad de dominio. Dominio de la naturaleza que se hace dominio de los hombres.

11
Las cosas dejan de ser las cosas para convertirse en ‘puras reservas’ a ser utilizadas.”
(Schmucler:1995: 45)

Esta voluntad de dominio que pone a la naturaleza al servicio del hombre
conduce a no cuestionar a la técnica en sí, ni a los modos posibles de desarrollo, o
mejor dicho, a ignorar otros modos posibles de valorar esa relación.

“El juicio definitivo del valor de una técnica es operativo: se basa en eficiencia,
habilidad y costo. (...) Pero para la mentalidad clásica, en cambio, la técnica tenía un
significado mucho más amplio: existía en un contexto social y ético en el que, para citar
a Aristóteles, no sólo se indagaba ‘cómo’ se producía un valor de uso sino también ‘por
qué’.” (Bookchin :1993:2)

El modo de esta relación va a estar determinado, al menos en un aspecto, por
la manera en que la sociedad piensa a la naturaleza, bajo qué visiones del mundo, de
acuerdo a qué valoraciones da a su entorno. Y también debemos considerar que
ciertos sistemas, tanto políticos como de organización social, presuponen una forma
particular de relación con la naturaleza. Una sociedad con una cosmovisión animista
del mundo no va a explotar los recursos naturales (ni siquiera figuraría esta palabra en
su diccionario) de la misma manera que una sociedad capitalista occidental.

“Como lo ha demostrado mi análisis del animismo, este aparato sensorial elevó lo
inorgánico a lo orgánico, lo no vivo a lo vivo. Antes de que a la naturaleza se la
espiritualizara, se la personificó. (...) El proceso laboral asumió el carácter orgánico de
una actividad unificada en la cual el trabajo aparecía como un elemento en un proceso
de gestación.” (op. cit : 9,10)

En la cultura occidental y capitalista, como dice Silvia Mateucci:

“la percepción del medio físico-biótico y de los recursos naturales no puede ser
otra que utilitaria. Todo lo que sirve para ser transformado y vendido debe serlo, no
importa si cumplirá algún requisito primario o cuáles son las consecuencias
ambientales ni sociales a largo plazo. El objetivo de la sociedad es doblegar la
naturaleza para el propio beneficio.“ (2001:s/p)

Entonces dentro de una determinada racionalidad, que podríamos llamar
instrumental, las consideraciones acerca del valor de la naturaleza, o el modo en que
el hombre debe relacionarse con ésta, están excluidas de antemano y quedan
supeditadas a un único modo de relación que es la explotación de los recursos:

12
“Los problemas ambientales surgen cuando una sociedad transforma la naturaleza en
función de lograr elevar su calidad de vida. Pero dentro de una determinada estructura
económica y social, impone a este proceso de transformación su propia racionalidad
consistente en la maximización de la ganancia en el corto plazo. El proceso de
transformación, desarrollado según la racionalidad expresada, tiende a la máxima
ganancia en el corto plazo y con ello a maximizar la producción, el aprovechamiento y
el uso parcial generando degradación y desaprovechamiento. Ello incide sobre el
objetivo social de la producción (para quién se produce, cómo se produce y con qué
recursos naturales se produce) que sigue sistemáticamente esta racionalidad. Los
resultados de estos mandatos sin un ordenamiento ambiental llevan muchas veces al
deterioro de la naturaleza.”(Sejenovich – ibidem)

Es en este punto donde parece plantearse el conflicto en la comunidad de
Esquel: qué se produce, para quién se produce y en qué condiciones. Y es
precisamente allí donde el problema ambiental pasa a ser una cuestión profundamente
política, como dice Van Dam:

“la gestión ambiental, antes de ser un problema técnico, es un problema
eminentemente político.” (ibidem)

A partir de que el proyecto minero toma estado público, la comunidad empieza
a plantearse una discusión en torno a su forma de ver la relación con la naturaleza,
aún cuando esté pensada desde el sistema capitalista; se crean conflictos profundos
en la población y una revisión total de sus valores e identidad. La cuestión es decisiva,
ya que remite en última instancia a su misma subsistencia material, y obliga a los
actores a un gran esfuerzo de argumentación y explicitación. De hecho:

“La toma de conciencia por parte de la comunidad, permite una reactualización y
reafirmación de algunos aspectos clave de su identidad.” (ibidem)

Una vez ubicado el objeto en su contexto particular, podemos avanzar en su
caracterización. Entendemos el conflicto ocurrido en Esquel como una situación de
politización. Esto quiere decir, en primer lugar, que la comunidad es interpelada y
obligada a definirse por el sí o el no al proyecto minero. No se puede ser indiferente,
no se puede estar al margen. Esta situación de politización la entendemos en sentido
amplio, tal como propone Sergio Caletti (2001):

13
“Nos referimos a la vida política de una sociedad o a la politicidad de la vida social para
dar cuenta de los componentes no necesariamente regulados o institucionalizados en
tanto que parte de la política, pero presentes en los procesos, relaciones y
acontecimientos de la vida social, y cuya índole remite sin embargo al sentido del estar
en común en relación con sus avatares, disputas y horizontes.” (2001: s/p)8

En esta situación de politización todo cambia, se transparenta, se explicita: la
actitud de los medios de comunicación, del gobierno, de los vecinos en general.
Entendemos que esta situación es un terreno privilegiado para observar fenómenos y
problemáticas de lo comunicacional, ya que

“es en la esfera de lo público donde comunicación y política resultan, desde el punto de
vista de los miembros de una comunidad, dos caras de una misma moneda, donde
ambos campos de fenómenos se requieren mutuamente para constituirse el uno al
otro.” (Ibidem).

Creemos que desde el campo de la comunicación se puede dar respuesta a
muchos interrogantes que plantean estos fenómenos. Coincidimos también aquí con
Caletti cuando propone que:

“las herramientas conceptuales de la comunicación, deberían resultar aptas para
abordar en alguna medida las dimensiones políticas de la vida social, aquellas en las
que – más allá de instituciones especializadas del sistema jurídico político – los
miembros de una comunidad conocen y tramitan los anhelos y los conflictos de su
futuro común.” (Ibidem).

Tomando esta situación de politización como excepcional en la vida de una
comunidad, en la que parece necesario volver a discutir todo desde un principio,
nuestro interés es focalizar en ciertos fenómenos a partir de la movilización y la
organización de la comunidad definiendo el ámbito de la comunicación también en un
sentido amplio, tratando de enfocar:

“tanto el territorio de los medios como el que está fuera de ellos. Sin hacer grandes
cortes. No confundamos comunicación con medios. Hay una problemática básica de la
comunicación que informa tanto a la interacción simbólica directa o a la comunicación
no verbal como a la comunicación mediatizada tecnológicamente. Uno diría que esta
última <pone en escena>, lo que no quiere decir que los reemplace, todos los sistemas

8
Las citas correspondientes a esta ficha de cátedra fueron agregadas, por su pertinencia y valor
aclaratorio, aunque el autor recomendó no usar dicho material fuera del ámbito de la cátedra.

14
de comunicación humana, el cuerpo y los sentidos, lo kinésico y lo proxémico.” (Ford,
1994: 128-29).

2.1. Herramientas teóricas

Desde este punto de partida (la ubicación del objeto en un contexto político
determinado, y su breve caracterización) se presentan como ineludibles dos conceptos
clave: ciudadanía y esfera pública.

“Esta nueva noción de lo público de alguna manera se seculariza, se separa de lo
político y del estado y aparece entonces nuevamente un espacio, un interés, una
imagen de lo público que empieza a llamar la atención, relacionándose como dijimos,
con la cuestión de la ciudadanía. No es posible negar, además, que en muchos países
surge no solamente como concepto sino que también aparecen movimientos
ciudadanos.” (Alfaro,1999: 6 -7).

A partir de la aparición de una esfera pública independiente del Estado, de una
‘nueva’ vida pública donde se empieza discutir sobre la vida en común, a visualizar al
otro, renace un concepto de ciudadanía que va a interpelar a los habitantes de Esquel
como iguales en la discusión sobre su futuro en cuanto al emprendimiento minero. Y a
partir de esta discusión y de la creación de una asamblea permanente de vecinos
comienza a formarse un movimiento social de oposición al proyecto minero que se
llamará Movimiento de Vecinos Autoconvocados por el no a la mina.

“Es el surgimiento de nuevos movimientos sociales como formas de protesta y
movilización no partidarias ni sindicales. Son acciones que parten de un conflicto
específico que no pretenden tomar el poder, que son monotemáticas y que muestran
bajo nivel de desarrollo institucional.” (García Delgado,1994:189).

Podríamos incluir el caso de Esquel en la caracterización que hace García
Delgado de los movimientos de calidad de vida que son los que surgen a partir de un
impacto ambiental o de tipo urbanístico, sin una estructura organizativa sólida,
diferenciando lo político de lo social, separados del gobierno y del Estado pero
demandándole a éstos intervenciones activas.

“Son formas de participación no convencional sobre nuevos valores que atraviesan el
conjunto de la sociedad, con un significativo componente de protesta colectiva y de

15
vocación de influencia sobre las decisiones políticas. Se constituyen sobre los ejes de
la búsqueda de identidad, autonomía y valorización de las diferencias.” (op. cit.: 196).

También debemos pensar en las características específicas de lo local y lo
pequeño como ámbito de solidaridades más cercanas, donde lo público es más
parecido a la plaza, la presión social es mayor que en una gran ciudad porque quien
se manifiesta a favor o en contra de la mina después debe enfrentarse cara a cara con
los vecinos; y, a la vez, lo local que permite una mejor articulación entre ciudadanos,
un ámbito de mayor facilidad para el desarrollo y la comunicación entre los mismos.

“Estamos ante ciudadanos que podrían hacerse en el ámbito local desde muchas
facetas, en la construcción de lo público, en la construcción de su cultura política, en la
construcción de sus modos de actuar en los espacios de participación más viables al
interior del ámbito local: un ámbito estratégicamente significativo.” (Alfaro, 1999: 33).

Por otra parte, tomamos la idea de identidad que plantea Stuart Hall (1996)
como no esencialista y fundada en la diferencia y en la presencia de otro, es decir,
negativa. Para definirse identitariamente una comunidad necesita de un otro que, en
nuestro caso, puede ser una empresa extranjera que llega a la comunidad a imponer
un modelo de desarrollo económico y social. Y es negativa porque debe negar ciertos
aspectos de los posibles referentes para definirse. Dice Hall que:

“(...) como todas las prácticas significantes, está sujeta al ‘juego’ de la différance.
Obedece a la lógica del más-de-uno. Y ya que como proceso opera a través de la
diferencia, supone un trabajo discursivo, el trazado y marcación de límites simbólicos,
la producción de ‘efectos de frontera’. Requiere de aquello que es dejado fuera, un
afuera constitutivo, para consolidar el proceso.” (1996 : 2)

Como ya dijimos, sostenemos como hipótesis que en la disputa esquelense por
la instalación de la mina de oro entraron en juego diversos mecanismos de
construcción de identidad, a través de los medios de comunicación y por fuera de
ellos. A partir del plebiscito del 23 de marzo de 2003, los dos grupos antagónicos
desarrollaron múltiples estrategias para imponer su idea. Y esta idea trae consigo una
discusión sobre quién es la comunidad y qué quiere Esquel para sí misma. Los actores
se ven en el apremio de explicitar, como ya se dijo, respuestas a preguntas críticas
que hacen a los modos de subsistencia material de la comunidad. Las
argumentaciones van a proponer modelos antagónicos de gestión de recursos
naturales esenciales como el agua, el suelo, el aire. Pero estos argumentos

16
necesariamente deben incluir otras cuestiones, deberán responder qué es ese
colectivo diverso que llamamos “comunidad de Esquel”. Uno de los puntos centrales
para rastrear este conflicto político es, en consecuencia, el de la construcción social
de identidad.

Si tomamos en cuenta que:

“Ortiz opone una definición de identidad que recoge el trayecto de las ciencias sociales
a partir de la ruptura con esa concepción esencialista, naturalizada en el sentido
común: ‘es una construcción simbólica que se hace en relación con un referente’. Esos
referentes son múltiples (nación, cultura, etnia, color, género, etc.) y funcionan como
marcos de procesos históricos que dan como resultado la construcción de identidades.”
(Arzeno y Contursi :2004:1,2)

Debemos concluir que en todo proceso de construcción simbólica los
resultados no son nunca cerrados ni unívocos y están en constante conflicto y
renegociación. Frente a una situación de transformación de la vida social, el proceso
identitario pasa a ser un campo de lucha donde quienes se ubican en cada posición
política e ideológica utilizan sus propios acentos valorativos sobre las cadenas de
significantes sobre las que se construye la identidad discursivamente y lo hacen, por
supuesto, en su propio beneficio. Esto no quiere decir que sea un proceso conciente o
deliberado, sino que es una lectura que realiza el analista desde el lugar de
observador y a partir del análisis de las materialidades discursivas.

“Los procesos identitarios, la identidad construida tanto desde arriba, es decir, desde
posicionamientos privilegiados o hegemónicos como los gobiernos y las instituciones
(discurso político, legal, científico, religioso, etc.), o la construida desde abajo, es decir,
por los propios sujetos en la vida cotidiana, se cristalizan, adquieren materialidad, en
las personas del discurso en tanto objetos discursivos.” (op.cit.: 4)

Esquel, como cualquier otra comunidad, tiene una identidad construida
simbólicamente y renegociada en el tiempo en relación con referentes diversos. En un
momento como el que analizamos, en que los ciudadanos deben tomar una decisión
política sobre el futuro de su comunidad, podemos, como analistas, observar en los
discursos de los actores estrategias enunciativas para acentuar valores (Voloshinov,
1976) que están en consonancia con su proyecto político.
Tomamos de Bazcko el concepto de imaginarios sociales para caracterizar las
ideas que se encuentran en el horizonte de una comunidad y en la cual se traducen

17
sus deseos, anhelos y formas de ver el mundo y su vida hacia el futuro. De este modo
podremos caracterizar, mediante esta concepción, los referentes sobre los que se
asienta su identidad como comunidad que se pone en juego durante el conflicto.

“A lo largo de la historia, las sociedades se entregan a una invención permanente de
sus propias representaciones globales, otras tantas ideas imágenes a través de las
cuales se dan una identidad, perciben sus divisiones, legitiman su poder o elaboran
modelos formadores para sus ciudadanos. Estas representaciones de la realidad social
(y no simples reflejos de ésta), inventadas y elaboradas con materiales tomados del
caudal simbólico, tienen una realidad específica que reside en su misma existencia, en
su impacto variable sobre las mentalidades y los comportamientos colectivos, en las
múltiples funciones que ejercen en la vida social. De este modo todo poder se rodea de
representaciones, símbolos, emblemas, etc. que lo legitiman, engrandecen y que
necesita para asegurar su protección. La dominación de este campo de
representaciones, así como los conflictos cuyo campo crucial son éstas, requiere una
elaboración de estrategias adaptadas a las modalidades de esos conflictos, como por
ejemplo, la propaganda. Imaginarios sociales parecieran ser los términos que
convendrían más a esta categoría de representaciones colectivas, ideas- imágenes de
la sociedad global y de todo lo que tiene que ver con ella.” (Bazcko: 1991: 8)

En el proceso que estudiamos existieron diversas apelaciones al “ser
esquelense”, tanto desde los detractores de la mina como desde quienes estaban a
favor, para que los ciudadanos tomaran una posición en el conflicto.

“Cuando una colectividad se siente agredida desde el exterior, pone en movimiento
todo un dispositivo de imaginarios sociales con el fin de movilizar las energías de sus
miembros, de reunir y guiar sus acciones.” (op. cit: 29)

Entonces este dispositivo de imaginarios sociales, estas representaciones de lo
que la comunidad quiere, desea e imagina sobre sí misma, será utilizado a través de
los discursos de los actores como formas de construcción de identidad, entrarán en la
disputa por acentuar rasgos de lo identitario y se articulará en la lucha simbólica por
generar adhesiones.

2.2. Actores y discursos

18
El trabajo intentará rastrear en los discursos, a través de su análisis, estas
estrategias políticas de construcción de identidad por parte de cada actor, entendiendo
que

“Un actor social se construye - se dibuja podría decirse - en el interior de un imaginario
que estructura los lugares de los productores/receptores de discursos. Esos lugares no
son puntos aislados: las posiciones enunciativas de los actores políticos son
inseparables de una lógica que define estrategias, determina restricciones, produce, en
suma, el sentido de los comportamientos sociales.” (Verón y Sigal, 1988: 239)

Queremos observar cada uno de los actores definidos (vecinos por el no,
gobierno y empresa minera) en su especificidad, en sus modos de auto referencia,
construcción de los otros, y demás aspectos que irán trazando los modos en que fue
constituyendo, afinando y afirmando su identidad, su posición en relación al conflicto y,
en definitiva, su acción política:

“Como todo comportamiento social, la acción política no es comprensible fuera del
orden simbólico que la genera, y del universo imaginario que ella misma engendra
dentro de un campo determinado de relaciones sociales. Ahora bien, el único camino
para acceder a los mecanismos imaginarios y simbólicos asociados al sentido de la
acción es el análisis de los discursos sociales.” (op. cit.: 1988: 13)

Sentido de la acción política que, en nuestro caso, puede ser planteado como
la pertenencia a uno de los dos “bandos” opuestos y la participación activa en cada
uno, o la decisión de voto en el plebiscito del 23 de marzo de 2003. Entonces:

“Lo que interesa al análisis del discurso es la descripción de la configuración compleja
de condiciones que determinan el funcionamiento de un sistema de relaciones sociales
en una situación dada. La caracterización de esas condiciones, no como condiciones
‘objetivas’ solamente, sino como condiciones de producción del sentido, es lo que abre
el camino a la aprehensión del orden simbólico como matriz fundamental del
comportamiento social, y de las estructuraciones de lo imaginario como red compleja
de representaciones engendradas en el seno mismo de las prácticas sociales.” (ibidem)

En este entramado de significaciones sociales que se pusieron en juego
durante el conflicto, en los medios, a través de ellos y por fuera de ellos, pretendemos
buscar los modos de posicionarse y de actuar en la campaña política que desembocó

19
en el plebiscito. Rastrear, siguiendo a Verón, los mecanismos de enunciación de cada
grupo, como estrategia de definición de identidades, de ese “ser esquelense”:

“Hablando estrictamente, es falso afirmar que el enunciado corresponde al contenido:
considerado en el marco de un análisis de enunciación, el enunciado no es ya un
contenido aislado sino algo dicho por un enunciador determinado cuya posición se
define en el interior de un proceso determinado de intercambio. Toda palabra enuncia
un contenido y, al mismo tiempo, se muestra (podemos decir fatalmente) inscripta en
un dispositivo enunciativo que sobredetermina lo que es dicho.” (op. cit.:1988: 239)

Este análisis enunciativo nos permitirá poner en evidencia la relación entre
actores y estrategias enunciativas para estudiar cómo se presentan en sus discursos
en tanto enunciadores y cuáles son los efectos de sentido que producen.
Por otro lado, tomaremos de Valentin Voloshinov (1976) el concepto de signo
ideológico para poder dar cuenta de la multiplicidad de acentuaciones que puede
tener un mismo signo para así entender cómo se produce el conflicto entre los dos
grupos en disputa. Entendemos, junto con Voloshinov, que el discurso, en esta
situación de politización, se transforma en área de lucha entre grupos antagónicos,
que puede coincidir o no con la categoría de clase social:

“La clase social no coincide con el colectivo semiótico, es decir, con el grupo que utiliza
los mismos signos de la comunicación ideológica. Así las distintas clases sociales usan
una misma lengua. Como consecuencia, en cada signo ideológico se cruzan los
acentos de orientaciones diversas. El signo llega a ser la arena de la lucha de clases.
Este carácter multiacentuado del signo ideológico es su carácter más importante.”
(1976: 49)

Entonces, cada grupo enfrentado en el conflicto va a darle una valoración
diferente a cada signo, como la naturaleza, el agua, el oro, el desarrollo. A su vez, el
conflicto por la instalación de la mina hace que se pongan en entredicho ciertas
valoraciones que en tiempos normales eran comunes, lo que nos permite ver cómo se
produce esta compleja lucha por los acentos ideológicos de los signos y las
significaciones específicas que se ponen en juego en nuestro caso particular.

“Este carácter internamente dialéctico del signo se revela hasta sus últimas
consecuencias durante las épocas de crisis sociales y de transformaciones
revolucionarias.” (op. cit: 50)

20
Toda esta lucha en el campo del lenguaje puede ser complementada con la
visión de Foucault (1977) acerca de las relaciones de poder que se explicitan y
habitan en los discursos.

“Poder y saber se articulan por cierto en el discurso.” (1977:122)

Si poder y saber están el discurso es ahí donde debemos buscar las tramas del
conflicto en torno a quién impone una definición de la identidad de Esquel y cómo se
produce dentro de los discursos la construcción, la circulación de ese poder de
acuerdo a las especificidades de cada actor.

“El discurso transporta y produce poder; lo refuerza pero también lo mina, lo expone, lo
torna frágil y permite detenerlo.” (op. cit: 123)

En este mismo sentido, las reflexiones de Foucault (1980) acerca de la verdad
pueden orientarnos para desentrañar el modo en que se tratan de validar los distintos
argumentos, cuáles son los estatutos de verdad que se manejaron durante el conflicto,
quién detenta el saber y cómo se posiciona para presentarlo como verdadero.

“Cada sociedad tiene su régimen de verdad, su política general de la verdad, es decir,
los tipos de discursos que ella acoge y hace funcionar como verdaderos; los mecanismos y las
instancias que permiten distinguir los enunciados verdaderos de los falsos, la manera de
sancionar unos y otros; las técnicas y los procedimientos que son valorizados para la obtención
de la verdad; el estatuto de aquellos encargados de decir qué es lo que funciona como
verdadero.” (1980: 187).

Tomaremos las categorías de Dominique Maingueneau para analizar los
dispositivos de enunciación que utilizó cada actor en sus respectivos discursos.
En toda situación de discurso es necesario, a los fines analíticos, diferenciar y
articular un “espacio externo” social y un “espacio interno” lingüístico. Maingueneau
propone abordar estas dos dimensiones, respectivamente, a través de las categorías
de situación de comunicación y escena de enunciación. En cuanto a la situación de
comunicación, Maingueneau indica que al hablar de la misma

“...se está considerando, en cierto modo, ‘desde el exterior’, desde un punto de vista
sociológico, la situación de discurso a la que el texto está indisolublemente ligada.”
(Maingueneau, 2003 : 6).

21
Para dar cuenta de la situación de comunicación con la que se articula
un texto es necesario tener en cuenta la finalidad del mismo, que debe ser reconocida
por los destinatarios; el estatus de los participantes implicados; los modos de
inscripción del texto en la dimensión temporal; las características del medio o soporte
material al que el texto está ligado; el plan de texto y el uso de la lengua prescriptos
por el género discursivo utilizado.
La escena de enunciación, por otra parte, es la que permite dar cuenta
de una situación de discurso “desde el interior”, es decir, a través de la situación que la
palabra misma pretende definir. Maingueneau distingue tres planos de la escena de
enunciación, planos que se presentan de manera complementaria: la escena
englobante, la escena genérica y la escenografía.
La escena englobante

“...es aquella que se corresponde con el tipo de discurso. Cuando se recibe un panfleto
en la calle, se debe ser capaz de determinar si ese panfleto se relaciona con el discurso
religioso, político, publicitario, etc. en otra palabras, se debe poder establecer la escena
englobante en la que hay que ubicarse para interpretar lo recibido...” (Maingueneau, op. cit. : 9).

Este plano de la escena de enunciación es el que define el modo en que
será interpelado el destinatario. La escena genérica, por su parte, tiene que ver con
los géneros discursivos particulares en los cuales se inscribe todo texto, géneros que
siempre implican un contrato con el destinatario (Maingueneau, 2002 : 13).
La escena englobante y la escena genérica constituyen lo que
Maingueneau llama el “marco escénico” del texto. La escena de enunciación se
completa con la escenografía, que es aquella con la que se relaciona directamente el
destinatario. La escenografía no es impuesta por el género, sino construida por el texto
mismo:

“...la escenografía no es un marco, un decorado, como si el discurso sobreviniera en el
interior de un espacio ya construido e independiente de él, sino que es lo que la enunciación
instaura progresivamente como su propio dispositivo de habla.” (Maingueneau, 2002 : 13).

En tanto dispositivo de habla instaurado por la propia enunciación, la
escenografía, simultáneamente, se presenta como aquello de donde el discurso
proviene y es aquello que el mismo discurso genera.
La instauración de la escenografía está estrechamente relacionada con
la construcción de un ethos propio por parte del locutor. De hecho, puede ser

22
considerada como parte del mundo ethico. Maingueneau utiliza la noción de ethos
para dar cuenta de

“La instancia subjetiva que se manifiesta a través del discurso...”

instancia que

“... no se deja concebir solamente como un estatuto, sino también como una ‘voz’,
asociada a un ‘cuerpo enunciador’ históricamente especificado.” (Maingueneau, op. cit. : 8).

Afirma Maingueneau que el ethos es resultado de una interacción entre
diversos planos: el ethos prediscursivo (en ciertos tipos de discurso, los locutores ya
están asociados a un tipo de ethos que luego pueden confirmar o cancelar en la
enunciación), el ethos mostrado (construido en el discurso de manera indirecta, sin
que el locutor se mencione a sí mismo) y el ethos dicho (construido a través de los
fragmentos del texto en los cuales el enunciador evoca su propia enunciación) (cfr.
Maingueneau, op. cit. : 14).
La construcción de un ethos propio por parte del locutor permite la instauración
de la figura del garante del discurso, figura que se relaciona con ciertas
representaciones colectivas que le otorgan un “carácter” (es decir, un haz de rasgos
psicológicos) y una “corporalidad” (cierta complexión física, una manera de vestirse).

23
3. CONTEXTO HISTÓRICO Y SOCIAL

3. 1. La industria mundial del oro

América latina se ha convertido, desde la década de los noventa, en la región
más importante del mundo en la captación de inversiones para exploración y
desarrollo de la minería del oro, que se explota desde México hasta el sur de
Patagonia. Toda la Cordillera de los Andes es rica en este metal. Si bien el oro se
extrae en casi todos los países de América latina, Perú, Brasil, Chile y Argentina
concentran casi el 70 por ciento del total de oro extraído en la región.

“La estrategia de las grandes empresas mineras radica, en general, en concentrar sus
esfuerzos de inversión en el desarrollo de yacimientos grandes y de alta calidad
ubicados en distritos mineros donde se puedan encontrar otros depósitos que
reemplacen las reservas explotadas, adquiriendo pertenencias mineras de otras
empresas o realizando directamente nuevos programas exploratorios”. (Chappuis:1995:
s/p)

En el año 2002, la extracción mundial de oro llegó a las 2.587 toneladas,
constituyendo el 65% de la oferta mundial, que se completó con 935 toneladas de oro
reciclado (21% de la oferta), y con 556 toneladas que constituyeron las ventas del
sector oficial (14% de la oferta) que son principalmente las transacciones entre
bancos. Los bancos tienen en su poder 32.000 toneladas de oro, equivalentes a 13
años de extracción mundial y de ellas, los bancos europeos poseen casi el 50 por
ciento. De América latina se extraen 386 toneladas de oro, equivalentes al 15% del
total mundial de la oferta. Es interesante señalar que una sola mina, la peruana
Yanacocha (la segunda más grande del mundo), aporta el 20 por ciento del total
regional.
A diferencia de lo que ocurre con la oferta, la demanda de la región, con 96,3
toneladas, es sólo el 3 por ciento del total mundial. Argentina sólo consume 1,2
toneladas, que representan el 1,2 % del total regional, mientras que se extrajeron de
su territorio 32,5 toneladas de oro durante el 2002.
En la década del 90 se han producido importantes fusiones y adquisiciones en
la industria, de manera similar a lo ocurrido con gran parte de las actividades
industriales globalizadas.

24
“El objetivo fue siempre mejorar la rentabilidad. Este fenómeno de
concentración ha llevado a que diez empresas mineras extraen el 50 por ciento de la
producción mundial de oro”. (Aste Daffó: 2001)

El sector de la minería de oro tiene un capital estimado en 60.000 millones de
dólares, de los cuales el 65% está concentrado en cinco empresas: Newmont Mining,
Barrick Gold, Anglo Gold, Gold Fields y Placer Dome.
El ingreso de las grandes compañías a la búsqueda y explotación del oro en los
países subdesarrollados se debió a múltiples razones, entre ellas se destacan la
escasez de propiedades a precios aceptables en los países desarrollados, la
eliminación de los privilegios fiscales para la exploración del oro en Australia y Canadá
y los conflictos con poblaciones indígenas -en especial en Estados Unidos-, las
menores necesidades de capital en comparación con otro tipo de metales que
minimiza las insuficiencias de infraestructura física en la elección de alternativas de
inversión, la vida útil promedio de un depósito de oro y el tiempo de recuperación de la
inversión, que es menor a la media de la industria minera. (Ruiz Caro: 2004)
Es por esto que entre 1997 y 2002 los presupuestos de gastos de exploración
del oro se enfocaron básicamente hacia América latina, que captó el 28 por ciento de
las inversiones, seguida por Australia con el 18 y África con el 17.

3. 2. Rol del Banco Mundial

La liberalización y la privatización de la minería aparecen sintonizadas con la
ortodoxia del libre mercado. Estos procesos, irónicamente, han exigido una notable
intervención política y subvenciones financieras de parte de organismos
internacionales, especialmente el Banco Mundial y sus cinco agencias multilaterales
especializadas. Esta estrategia dirigió la política de los países ricos en minerales para
servir a los intereses de los inversores mineros mientras que, al mismo tiempo, aportó
subsidios y apoyo a la industria. Para 1991, el Banco Mundial había apoyado la
privatización de activos mineros estatales como parte de 71 programas de ajuste
estructural y 43 préstamos de ajuste sectorial en todo el mundo.

25
El camino hacia la desregulación, o re-regulación9 minera, se basó en una
investigación10 encargada por el Banco Mundial bajo la premisa de que, como la
inversión minera en el sur del planeta era escasa, y dado que era deseable la
inversión directa extranjera privada en esa región, había que identificar un conjunto de
leyes e incentivos para atraer a los inversores. En aquel momento,

“se pidió a las empresas mineras que señalasen los cambios que necesitaban para
invertir, y los resultados de este estudio se convirtieron en el fundamento del
anteproyecto para las reformas”. (Minewatch Asia Pacific y Nostromo Research: 1999)

Los préstamos otorgados por el Banco Mundial específicamente para proyectos
mineros, solamente en 1996, totalizaron 643 millones de dólares. En 2004, 56
proyectos en petróleo, gas y minería fueron apoyados por la Corporación Financiera
Internacional (el brazo comercial del Banco Mundial)11. En conjunto, los flujos de
capital privado a los países en desarrollo han aumentado masivamente, pasando de
25.000 millones de dólares USA en 1990 a 90.000 millones de dólares en 1995.
Además, el Banco Mundial creó la MIGA (Agencia Multilateral de Garantía de
Inversiones) en respuesta a una petición clave del sector para lograr mayor seguridad
en los países en desarrollo. Para 1996, la MIGA había otorgado garantías por un
importe de 2.300 millones de dólares. Sólo en 1996, el 22% de todos los préstamos
MIGA se destinó a proyectos mineros.
La política del Banco Mundial con relación al sector de las industrias extractivas
fue sometida a revisión12 (proceso conocido como World Bank Extractive Industries
Review) durante el año 2004, debido a la creciente oposición de comunidades locales
a varios de los proyectos impulsados por el organismo.

3. 3. Empresas mineras canadienses

9
Tomamos este término de Mastrini y Mestman (1996): “En la utilización del concepto de desregulación
encontramos un intento de disfrazar la nueva dirección en la intervención encarada por una gran cantidad
de gobiernos nacionales. Sostenemos que el uso del concepto desregulación constituye una falacia
construída a partir de presentar Estados en retirada cuando por el contrario dichos estados se encuentran
en primera línea de batalla, generando un volumen de dispositivos legales, en muchos casos mayor que
los previos, destinados a establecer reglas de juego acordes a los intereses de los grupos oligopólicos. (...)
En este sentido, tal como ha sido sostenido por el Euromedia Research Group, el término desregulación
debe ser reemplazado por el de re-rregulación, una nueva lógica en política de medios.”
10
Documento Técnico Nº 181, Estrategias para la Minería Africana, Banco Mundial, 1992.
11
Para más detalles, ver Why the World Bank snubbed the EIR, Nostromo Research, Special Paper,
August 28 2004.
12
Ver página web < www.eireview.org >

26
La industria minera canadiense ha surgido como líder mundial del sector.
Ocupa el primer lugar en la producción mundial de zinc, uranio y níquel; el segundo
lugar en la de azufre, amianto, aluminio y cadmio; el tercer lugar, en la de cobre y de
los metales del grupo del platino; el cuarto lugar, en la de oro; y el quinto lugar, en la
de plomo. Posee actualmente intereses en más de 8.300 propiedades en todo el
mundo, de las cuales 3.400 están situadas en cien países extranjeros. En la actualidad
lleva a cabo un tercio de toda la exploración minera mundial y representa la mayor
concentración de empresas mineras extranjeras con inversiones en América Latina y
el Caribe, donde tiene intereses en más de 1.200 propiedades mineras.13 El informe
“Socavando los Bosques”, publicado en enero de 2000, es casi premonitorio para el
caso Esquel al afirmar que:

"en varios lugares donde actúan empresas mineras canadienses, las comunidades que
tradicionalmente han tenido a los bosques, ríos y zonas costeras para su subsistencia son
excluidas de tales recursos porque estas áreas han sido designadas y otorgadas como
concesiones mineras sin autorización de la comunidad. La esencia creadora de conflictos de la
minería a gran escala convierte a áreas ricas en minerales en zonas de alta tensión y, en
muchos casos, de violencia." (Inf. Socavando los Bosques: 2000)

La rápida expansión de las empresas mineras canadienses se ha visto
facilitada e impulsada por los cambios implementados en las estructuras reguladoras,
de propiedad y los modelos de inversión mineros. Las leyes mineras de más de
setenta países han sido "liberalizadas" con la finalidad declarada de atraer una mayor
inversión extranjera. El control e incluso la propiedad gubernamentales han sido
sustituidos por una reñida caza de inversores que, en varios casos, ha provocado un
debilitamiento de las normas y menores ingresos para los estados anfitriones.14

13
Forest Peoples Programme, Philippine Indigenous Peoples Links y World Rainforest Movement.
Socavando los bosques. La necesidad de controlar a las empresas mineras transnacionales: un estudio
de caso canadiense. Enero de 2000.
14
"Canadian companies have been at the forefront of the global expansion of mining activity, especially
in Latin America. While in 1990 Canadian companies accounted for only 12% of mineral investment in
Latin America, by 2000 that number had risen to 33%, with Canadian companies owning over 100
properties. The enormous expansion of Canadian mineral investment in Latin America and the reduction
of state regulation of mining activity have resulted in an increased potential for conflict. Differences in
power among the actors involved in mining projects, and their differing conceptions of the desired
outcomes of mining activity, create a potentially explosive environment." En Canadian Mining
Companies in Latin America: Community Rights and Corporate Responsibility. Conference organized by
the Centre for Research on Latin America and the Caribbean at York University (CERLAC) and
MiningWatch Canada. May 9 - 11, 2002. Toronto, Ontario, Canada. Report prepared by Tim Clark,
CERLAC Colloquia Paper. January 2003

27
3. 4. La industria del oro en Argentina

"El oro será el epicentro de nuestra minería".
V Seminario Internacional Argentina Oro 2004,
Editorial Panorama Minero.

La Ley 24.196, sancionada el 28 de abril de 1993 por el Congreso Nacional,
estableció un nuevo régimen regulatorio para la actividad minera en Argentina. Su
objetivo central fue constituir un marco legal atractivo para las inversiones extranjeras
en el sector. Esta nueva legislación, sumada a la estabilidad económica del país
durante la década del 90, provocó lo que podríamos denominar un boom minero, y de
allí en adelante

"durante el período 1990-2000, el desempeño del sector ha mantenido una tendencia
creciente".15

Inversiones en Inversiones en
Año Inversión total
etapa productiva exploración

1993 - 15 15
1994 23 51 74
1995 101 80 181
1996 708 110 818
1997 658 130 788
1998 249 100 349
1999 167 80 247
2000 231 140 371
Fuente: Secretaría de Minería de la Nación

El cuadro anterior indica la evolución del flujo de inversiones en el sector
minero durante los años 90´. El gran salto que se registra en 1996 corresponde casi
completamente a un solo mega proyecto: Bajo La Alumbrera, que está entre las 10
principales explotaciones de cobre en el mundo.

15
Informe Caracterización del Sector Minero Argentino, publicación de la Secretaría de Industria,
Comercio y Minería – Ministerio de la Producción, 2001.

28
En el documento preparado para el seminario Argentina Oro 2002, organizado
por la editorial Panorama Minero, puede verse la particular lectura que compartían los
empresarios del sector sobre aquellos años:

"En nuestro país la década del noventa nos sorprendió con el sistema de desarrollo
económico basado en la convertibilidad. Diferentes medidas entraron en vigencia y
modificaron la faz de la economía. El pensamiento político se traslucía en la necesidad
de contar con una economía de reglas claras, dando lugar a la presencia activa del
sector privado. El nuevo escenario creó las condiciones apropiadas para contar con la
presencia de empresas mineras extranjeras de primer nivel y mantuvo despierto el
interés internacional en la búsqueda de los recursos de esta “última frontera minera del
mundo occidental.” 16

La actualización del marco jurídico-administrativo-tributario para el sector, se
llevó adelante con fondos provenientes de créditos otorgados al país por el Banco
Mundial.17 El "Plan Minero Argentino" fue lanzado internacionalmente en la ciudad de
Denver, Colorado, por una delegación de empresarios y funcionarios encabezada por
Domingo Cavallo y el entonces secretario de Minería de la Nación (actual gobernador
de La Rioja) Angel Eduardo Maza, en 1993. Argentina se incorporaba así a la dinámica
internacional de la industria minera que venimos describiendo. Ya había sido probada
la existencia del recurso minero, hacía falta:

"la responsabilidad de mantener inalterables las reglas de juego establecidas por ley y
por una decisión política de los Estados Provinciales, al adherirse al Pacto Federal
Minero. Este camino allanará todas las dificultades que puedan aparecer en el tránsito
de las inversiones destinadas a la investigación de los recursos. Y el país,
seguramente, continuará siendo confiable y atractivo para la inversión minera
internacional." (ibidem)

El número de empresas extranjeras con interés en actuar en el país pasó de 4
en 1986 a 50 en 2002.
Bajo La Alumbrera, en Catamarca, es la mina más grande de la Argentina y,
hasta el momento, la única mina metalífera de gran escala que se explota a cielo
abierto en el país. Exporta concentrados de oro y cobre por valor aproximado de 650
millones de dólares anuales, lo que constituye la mayor parte de las exportaciones
nacionales de metales, e incluso también de la exportación minera en general
16
Revista Panorama Minero,2002.
17
Ver Argentina Mining Development Technical Assistance Project (PASMA, por sus siglas en español)
en http://web.worldbank.org/external/projects

29
(incluyendo minerales industriales y rocas de aplicación). Desde el punto de vista de la
política minera, La Alumbrera fue "la prueba de amor" ofrecida por el gobierno
neoliberal de Carlos Menem y Domingo Cavallo a las corporaciones mineras
transnacionales, y exigida por éstas. Además de la modificación del marco legal,
tributario y administrativo que inauguró la etapa neoliberal en la minería argentina,
resultaba necesaria una prueba piloto, que pusiera a prueba el nuevo marco. Si
observamos cómo fue cambiando de manos (Lundin, Rio Algom, North Ltd, MIM
Holdings, BHP Billiton, Río Tinto, Xstrata, Wheaton River, Northern Orion), tal vez
incluso puede sospecharse que "la prueba de amor" fue para que la disfrutaran un
poco todos los que la exigieron.18
Entre los beneficios impositivos que fueron otorgados al sector minero,
podemos destacar:

Devolución del I.V.A. a la Exploración (Ley N° 25.429)
Estabilidad Fiscal y Cambiaria por 30 años (Ley 24.196 de Inversiones Mineras).
Amortización Acelerada (Ley 24.196 de Inversiones Mineras). Maquinaria,
Construcciones, vehículos e Infraestructura se amortizan en 3 años.
Exenciones de Aranceles y Tasas Aduaneras (Ley 24.196 de Inversiones Mineras -
Resolución 112/2000).
No pagan derechos de importación o de todo otro gravamen.
Exención de ganancias (Ley 24.196 de Inversiones Mineras).
Regalías (Ley de Inversiones Mineras - Ley 25.161 - Art. 22 Bis). El tope fijado en el
país es del 3%.
Exención del Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta (Ley 24.196 de Inversiones
Mineras).
Devolución Anticipada y Financiamiento de I.V.A. (Ley N° 24.402)
Gravámenes Provinciales y Municipales (Ley 24.228). En el acuerdo federal
Minero el Estado nacional y los provinciales acordaron eliminar todo gravamen y tasa
municipal e impuesto a los sellos.
Reembolsos por Puerto Patagónico (Ley 23.018 y su Modificatoria Ley 24.490)
Exención de Retenciones a las Exportaciones.
Deducción del 100% del Impuesto a los Combustibles Líquidos y Exención del
Impuesto al Cheque.
Transferencia al exterior de Capital y Ganancias. En cualquier momento y sin pagar
cargas o impuestos sobre dichas transferencias.
No deben liquidar divisas. Están autorizados a no ingresar al País, el 100% de los
producido por sus exportaciones.

18
Luis Manuel Claps, Xstrata's "best practice" in Argentina, en www.minesandcommunities.org, octubre
de 2004.

30
3. 5. 1. Esquel 19

Esquel esta ubicada en el noroeste de la provincia del Chubut a 600 km. de su
capital Rawson. Es la ciudad central del territorio que se extiende desde el límite
internacional con Chile a modo de semicírculo y con un radio variable entre los 140 y
200 Km . Reúne en su área de influencia directa algo más de 50.000 personas, de las
que unas 30.000 pertenecen a la ciudad, cabecera del departamento Futaleufú y el
resto se reparte entre poblados chicos, donde sobresalen los de Trevelin (6200 hab.) y
El Maitén (3000). Su ubicación geográfica es de 42° 55´ Latitud Sur y 71° 21´ Longitud
Oeste, con una altura sobre el nivel del mar de 540 mts.
La ciudad se encuentra enclavada sobre las márgenes del Arroyo Esquel y los
cerros La Zeta , 21, La Cruz y el Nahuel Pan; cuyas faldas forman un imponente
anfiteatro.
A escala regional, a Esquel le corresponde la calificación de segundo rango. Lo
que implica la presencia de entidades e instituciones operativamente autónomas por
su diversidad y complejidad (salud, comercio, finanzas, educación, seguridad,
comunicaciones) pero que, sin embargo, se hallan articulados desde un centro
regional de mayor jerarquía. En tal sentido se la considera cabecera del subsistema
nacional llamado "Alto Chubut" que involucra la mayor parte del noroeste de Chubut.
Además se proyecta sectorialmente sobre la población chilena de Futaleufú, en
especial en materia de salud y turismo.
La Municipalidad de Esquel está compuesta por un Departamento Ejecutivo y
un Concejo Deliberante con diez miembros. Dentro de la ciudad se encuentran
asentadas Fuerzas Armadas y de Seguridad (Regimiento de Caballería Ligero 3
Ejército Argentino, Servicio Penitenciario Federal, Gendarmería Nacional, Policía
Federal y Policía de la Provincia del Chubut).
Dependientes de la circunscripción Judicial Noroeste se encuentra la Cámara
de Apelaciones, un Juzgado de Paz, un Juzgado Civil y Comercial, y un Juzgado
Criminal y Correccional.
La actividad económica se encuentra nucleada en tres organizaciones
corporativas: la Sociedad Rural, la Cámara de Comercio, Industria, Producción y
Turismo; y la Cámara de Prestadores de Servicios Turísticos.

19
Fuentes: Esquel SEAS, sitio Web www.esquel.gov.ar y documentos de la Asamblea de Vecinos
Autoconvocados.

31
El servicio eléctrico y de agua potable es abastecido por la Cooperativa de
Provisión, de Servicios Públicos, Vivienda y Consumo "16 de Octubre" Ltda., se
provee de energía eléctrica de media y alta tensión y aproximadamente el 92% de la
población posee agua potable.
La infraestructura aérea es la más importante de la zona cordillerana
chubutense, con un aeródromo controlado ubicado a unos 20 kilómetros del centro
urbano.
En comunicaciones la ciudad se encuentra interconectada a la red nacional con
Discado Directo Nacional (DDN).
Posee dos medios gráficos de edición local (Páginas del Sur y El Oeste), un
espacio permanente en un diario de edición provincial, y diariamente se reciben
periódicos de tirada nacional. Cuenta con una radio AM y una FM del estado, 7 radios
privadas FM y canal de televisión privado por cable (canal 4 de Esquel) y una
repetidora de TV del estado abierta.
Es una ciudad de una importante infraestructura turística ya que cuenta con un
total de aproximadamente 1400 camas distribuidas en hoteles, hoteles residenciales
de una, dos y tres estrellas, cabañas, hosterías y hosterías-residenciales.
Esquel cuenta con una sede de La Universidad Nacional de la Patagonia donde
se dictan las carreras de Ingeniería Forestal, Licenciatura en Ciencias Biológicas,
Licenciatura en Administración de Empresas Turísticas, Abogacía y Tecnicatura
Contable.
La ciudad cuenta con un hospital zonal con seis centros periféricos; que articula
su cobertura de la región noroeste (departamentos de Futaleufú, Languiñeo,
Cushamen y Tehuelches) con 12 hospitales rurales y el hospital subzonal de El Maitén.
Existen varias instituciones vinculadas al desarrollo y la extensión de tecnología
que trabajan en estrecha vinculación con el uso de los recursos naturales. Entre ellas,
la sede local de la Universidad Nacional de la Patagonia "San Juan Bosco", la
Estación Experimental Agroforestal del INTA y el Centro de Investigación y Extensión
Forestal Andino Patagónico (CIEFAP).
Además se encuentran asentadas en la localidad dependencias de las
direcciones provinciales que entienden y fiscalizan el aprovechamiento de los
mencionados recursos, entre ellas la de Bosques y Parques, la de Pesca Continental y
la de Minería.
3. 5. 2. Historia

Desde las primeras exploraciones europeas, se ha señalado a esta zona como
ámbito de vida de un grupo de tehuelches septentrionales, los chüwach a Künna

32
(“gente del borde” de la cordillera). Se identifican tres grupos principales: aonik kenk,
gununa kune y araucano, al sur del Paralelo 42.
Los que se afincaron en las proximidades de Esquel, son los denominados
Tehuelches, Chulilaken y Mapuches, de quienes descienden algunos pobladores de la
región.
Ya en el año 1522 ingresa desde Chile, a través de la Cordillera de los Andes,
una expedición que no logra llegar más allá del río Limay. Los expedicionarios fueron
en su gran mayoría españoles religiosos de la Orden de los Jesuítas con fines de
lucro: encontrar oro, plata y la supuesta "Ciudad Encantada de los Césares".
El Padre Nicolás Mascardi fundó una Reducción en la rivera Norte del Lago
Nahuel Huapi en el año 1669 y se le atribuyen cuatro viajes al Sur de la Patagonia en
busca de la "Ciudad Encantada de los Césares" en misión apostólica.
Por Real Cédula del 24 de marzo de 1778 España ordena establecer colonias y
fuertes en "Bahía sin Fondo" y "Puerto San Julián", habiéndose designado a Francisco
de Viedma y a Juan de la Piedra como Comisario-Intendentes.
Si quizás los hombres que acompañaban a Fray Francisco Menéndez en su
viaje de 1786 fueron los primeros europeos en avistar el valle de Esquel habiendo
cruzado la cordillera desde el oeste, fue el inglés George Ch. Musters quien registra
por primera vez el nombre, Esgel kaik.
El significado del nombre Esquel tiene distintas acepciones. Esquel o Esguel,
que significa abrojo y Esquel Kaike que quiere decir abrojal ó lugar donde hay abrojos.
Otra versión lo define como Qesquelé, voz o frase equivalente a tembladeral, situación
antigua del suelo conocida como mallín.
Varios años después, la Sociedad Británica de Inmigración, encarga la
exploración de las tierras del sur a L. Jones Parry y a Luis Jones y en 1865 el Mimosa
trae hasta el Golfo Nuevo a los primeros colonos galeses que se instalan en el Valle
Inferior del Río Chubut, donde son puestos en posesión de las tierras por el gobierno
argentino ese mismo año. La presencia de estos colonos galeses dejó una fuerte
marca, tanto en la costa chubutense como en el denominado Valle 16 de Octubre, en
la cordillera, donde en 1891 las primeras familias llegan a instalarse.20
Esquel, como extensión de la mensura de la Colonia 16 de Octubre, toma
como fecha de fundación el 25 de Febrero de 1906, cuando comienza a funcionar el
servicio de telégrafo.

20
Puede verse Metthews, Abraham, Crónica de la colonia galesa en la Patagonia, Ediciones Alfonsina,
Buenos Aires, 1995.

33
3. 5. 3. Actualidad económica y social

De ser un centro de servicios estructurado en un entorno de base
agropecuaria, vinculado con la defensa nacional y con significativa presencia de
dependencias administrativas públicas, en la actualidad Esquel debe enfrentarse con
una realidad de persistente crisis que afecta a la actividad pecuaria tradicional y con la
retracción del Estado como empleador dinámico.
En el contexto de esta redefinición del perfil económico, la situación social se
caracteriza por la aparición de nuevos pobres y un porcentaje significativo de
población con necesidades básicas insatisfechas, que pone en evidencia la retracción
del Estado en su rol de prestador de servicios sociales básicos.
Frente a esto aparecen las organizaciones del tercer sector: hay alrededor de
80 entidades y asociaciones comunitarias de las cuales, aproximadamente 60 cuentan
con personería jurídica provincial: clubes y asociaciones deportivas; asociaciones
profesionales y cámaras; agrupamientos de colectividades y un conjunto importante de
organizaciones dedicadas a la contención social como cooperadoras, iglesias, clubes
de madres, centros comunitarios.
La actividad agropecuaria ha sido tradicionalmente uno de los garantes del
bienestar de la localidad y su área de influencia, generando empleo e ingresos para
gran parte de la población.
Si bien son varios los productos originados en el campo, desde los años ’50 en
adelante es la producción lanar la que marca un predominio sobre las otras. Hoy, esta
actividad atraviesa una profunda crisis, cuyas causas se vinculan con la baja en los
precios internacionales de la lana, principalmente en los primeros años de la década
de los ’90; que no tuvo corrección interna por la vía cambiaría dado el imperio de la
Ley de Convertibilidad, ni por subsidios directos; esto sumado al aumento de los
costos de producción. Hasta tanto se afiancen nuevas producciones, el campo no está
en condiciones de ser uno de los pilares de la actividad económica local.
Un segundo garante tradicional de la estabilidad laboral y por lo tanto de los
ingresos de la población local ha sido el Estado en sus tres niveles: municipal,
provincial y nacional. El peso relativo del empleo público en la ciudad, representa el
33,7% del total de la población ocupada.
La reforma estructural y la revisión presupuestaria a que fueron sometidos el
Estado Nacional y el Estado Provincial durante la pasada década, provocaron una
considerable retracción en el dinamismo con que el Estado ejercía su rol de empleador
y generador de renta, con el consiguiente impacto sobre el consumo interno.

34
Resulta evidente que la actividad económica no produce la cantidad de puestos
de trabajo necesarios para sostener el crecimiento vegetativo de la población activa,
ocasionado mayoritariamente por la incorporación de los jóvenes a la misma.
En lo referido a comercios y servicios, este sector no aparece como capaz de
ocupar la fuerza de trabajo expulsada por el campo y el Estado, ni al resto de la
población.
El departamento Futaleufú presenta un incipiente sector industrial en el que
predomina la rama textil, seguida por la elaboración de alimentos y la industria de la
madera.
Durante el proceso de diagnóstico de Esquel SEAS durante el 2001 fueron
cinco las actividades económicas consideradas pilares del sistema productivo local:
producción agropecuaria, producción forestal, turismo, minería, industrias del
conocimiento.
En cuanto al turismo, el Parque Nacional Los Alerces es el principal destino de
los visitantes de la Comarca. Se encuentra a 45 km. de la ciudad y abarca una
superficie aproximada de 263.000 hectáreas. El principal atractivo de este Parque
Nacional son los alerces patagónicos que le dan su nombre y su sistema de lagos y
ríos. En la zona puede practicarse andinismo, náutica, cabalgatas y pesca deportiva
de truchas y salmones. Los ingresos se concentran fundamentalmente en la
temporada estival, especialmente en los meses de enero y febrero.
El otro atractivo es el centro de deportes de invierno La Hoya, ubicado a 13 km
de la ciudad.
Otro tipo de actividades productivas desarrolladas en la región son la
producción de flores y bulbos de tulipanes y otras especies, la producción de miel, el
cultivo y extracción de aceites esenciales de plantas aromáticas y medicinales. Un
dato importante es que varios de estos productos poseen certificación de producción
orgánica (como el cordero patagónico, la miel y los dulces regionales) y otros que
reciben certificaciones internacionales para su comercialización.

35
3. 6. Movimiento de Vecinos Autoconvocados de Esquel por el No a
la Mina

3.6.1. Breve historia del movimiento

Podemos hablar de diversos momentos de la creación del movimiento de
Vecinos Autoconvocados. Un movimiento que fue naciendo a partir de distintas
iniciativas particulares, de organismos relacionados con el medio ambiente y
profesionales que comenzaron a indagar acerca de qué se trataba este proyecto de
una empresa minera canadiense en Esquel.
En agosto de 2002 se realizó una charla que organizó Meridian Gold sobre
cianuro que dio la empresa Du pont, quién pretendía ser la proveedora del cianuro. El
principal dato que remarcan quienes fueron es que Guillermo Hughes, director de
Minas y Geología de la provincia del Chubut, era quien pasaba las diapositivas. Marta
Sahores cuenta esta historia en una entrevista que realizamos en Esquel en junio del
2003 (ver anexo):

“Él pasaba las diapositivas, digamos que estaba ahí con la computadora. Esta persona
que daba la charla empezó a comentar... el cianuro es más o menos tóxico; y de
repente dice: ‘pero fíjense, yo tengo un saco azul y el azul es ferrocianuro férrico, y no
estoy envenenado’. Y hacía como si fuera un payaso o un mago que saca un conejo de
la galera.”21

Esto que cuenta Marta Sahores, Licenciada química y profesora de la
Universidad Nacional de la Patagonia en Esquel, es referido como uno de los
momentos donde la curiosidad empieza a trocar en desconfianza. Ella y otro grupo de
profesores comenzaron a investigar acerca de la minería a cielo abierto y los
procesos químicos que involucra. Comenzaron a dar charlas informativas desde
agosto hasta marzo (fecha del plebiscito), primero en escuelas y luego en los barrios.
Por otro lado, cuenta Javier Rodríguez Pardo en un artículo de la revista
Chubut Fuerza Viva:

“El 7 de setiembre del 2002 se realizó en Esquel una charla debate sobre el ‘Manejo de
recursos naturales en la provincia del Chubut’. Fue organizada por una veintena de
ciudadanos activos y otro tanto de curiosos que concluyeron acercando a unos pocos
autoconvocados en torno a una genérica Asamblea de vecinos de Esquel. Con ese

21
Entrevista realizada a Marta Sahores en Esquel, durante el “1er Foro Regional del No a la Mina” (del
que participamos como invitados), junio 2003.

36
objetivo se invitó a referentes ecologistas de la Comarca Andina y de la costa, entre
ellos la Asociación Ornitológica del Lago Puelo, Proyecto Lemú, Movimiento Antinuclear
del Chubut, Vuquipura Mapu de Alto Río Senguer, Protección Ecológica Corcovado, la
comisión Mapuche Once de Octubre, la comisión Ex trabajadores de YPF de
Comodoro Rivadavia, el biólogo Lino Pizzolón, los abogados Gustavo Macayo, de
Esquel y Cristian Hendrikse, de la Comarca Andina, entre otros profesionales y
universitarios presentes como el docente y geólogo Leonardo Ferro. La invitación había
sido concluyente: ´La instalación de una planta de tratamiento minero con cianuro para
la explotación de oro ubicada en el Cordón Esquel, apenas cruzando la ruta asfaltada
que la separa del aeropuerto y a sólo 7 kilómetros de la ciudad, ha motivado la
necesidad de convocarnos en Asamblea para empezar a trabajar por afuera de la
agenda de gobierno, de la universidad, de la minera, etc, para construir, colectivamente
y con autonomía, una opinión diferente frente a la manera en que se están dilapidando
los recursos naturales de la provincia.” (Chubut Fuerza Viva, 2003).

En esta primera reunión los asistentes eran cuarenta personas. Entonces a
partir de estas diversas preocupaciones, se fueron sumando maestros de escuelas,
vecinos, comerciantes y el movimiento comienza a formarse en asamblea y a trabajar
en conjunto para investigar, compartir información, debatir; básicamente, porque
pensaban que la información del gobierno y de la empresa era insuficiente. Ya para
octubre del 2002, los vecinos comienzan a juntar firmas bajo la consigna ‘NO AL
CIANURO’, exigiendo un plebiscito vinculante. Durante este período los esfuerzos son
más individuales o en pequeños grupos y la organización del movimiento aún no está
consolidada.
Para noviembre se realizan las primeras asambleas vecinales con la presencia
de unas 250 personas analizando el proyecto minero y en la tercera asamblea, el 16
de Noviembre, 600 participantes votan por unanimidad ‘NO A LA MINA’.
El 24 de ese mes se produce la primera marcha donde concurren 1500
manifestantes. Ya en este momento el tema minero estaba instalado en la comunidad
y los conflictos entre empresa, gobierno y el movimiento de Vecinos Autoconvocados
se hacen públicos a través de los medios locales y nacionales, en la folletería que
distribuían, en las marchas en las calles. Se realizó el pedido de audiencia pública, se
discutía el informe de impacto ambiental presentado por Meridian Gold, las
aplicaciones de las leyes provinciales y nacionales.

37
3. 6. 2. Características del movimiento

En una carta de los vecinos ellos cuentan las características principales del
movimiento:

“Cabe señalar que este movimiento social atraviesa transversalmente esta comunidad
integrando personas de todos los sectores sociales, profesionales, comerciantes,
desocupados, trabajadores, etc. y al margen de los aparatos partidarios. En este
contexto, amplios sectores de comerciantes y prestadores turísticos también se
pronunciaron en contra de la mina, llegando a provocar una fuerte ruptura en el seno
de la Cámara de Comercio local, cuyos máximos dirigentes ya acordaron con la minera
distintos negocios que corresponden a sus respectivas empresas (provisión de
combustible, construcción, abastecimiento de cal, etc.). Cabe aclarar una característica
distintiva de este movimiento que es el no contar con una ‘orgánica de conducción’,
tomando las decisiones en asamblea y procesando la tarea mediante comisiones
libremente conformadas. Esta modalidad favoreció –de alguna manera- la protesta
social dado que los gobiernos, la minera y aquellos medios de comunicación que
defienden el proyecto, no hallan personas puntuales hacia quienes direccionar sus
críticas y cuestionamientos.”22

Las actividades del movimiento comenzaron principalmente con una búsqueda
de información (que analizaremos más adelante en el eje de análisis información/
comunicación) ya que no fue brindada ni por la empresa ni por el gobierno. Y a partir
del conocimiento que fueron tomando los vecinos sobre contaminación ambiental, los
métodos de utilización del cianuro para extraer el oro, los accidentes ocurridos en
otras minas del país y del mundo, la legislación sobre minería, las regalías que dejaría
la empresa en la provincia, la cantidad de puestos de trabajo y el impacto social que
estos emprendimientos acarrean; se fue formando el movimiento que como asamblea
discutió y llevó adelante múltiples actividades en contra de la mina. Entre ellas: mesas
de información en las calles, marchas, escraches, pintadas, murales, actividades
artísticas, afiches, periódicos, calcomanías, spots televisivos y radiales,
presentaciones judiciales, estudios ambientales paralelos a los oficiales, charlas con
expertos en los temas relacionados.
En la última marcha antes de la realización del plebiscito de marzo de 2003,
llegaron a reunirse 6.500 manifestantes, lo que implica un alto porcentaje en términos
de participación popular, más del 20% de la población de Esquel. Como comenta el

22
Actualización de información sobre el conflicto con la empresa minera El Desquite- Meridian Gold en
Esquel, documento de Vecinos Autoconvocados publicado en www.noalamina.i8.com

38
entonces secretario de Producción de la Municipalidad de Esquel, Héctor C. Trotta
durante una entrevista que le realizamos en junio del 2003 (ver CD anexo):

“Esquel vivió las manifestaciones más importantes, desde el punto de vista cuantitativo,
de toda su historia. Aquí no hay antecedentes de manifestaciones de estas
características, y yo creo que hubo también alguna intencionalidad de algunos sectores
partidarios, que afortunadamente no pudieron ser capitalizados, porque hubiera sido
subvertir la verdadera intención de la gente. Hubo algunos pícaros que intentaron
capitalizar esto, pero la propia gente que se movilizaba les dijo que no era ese,
precisamente, el ámbito donde construir proyectos políticos personales.”

Hay anécdotas interesantes que señalan ciertos rasgos de este movimiento,
como la invitación en los folletos que repartían a tomar el dinero, los chorizos y demás
obsequios que se les ofrecían a los ciudadanos para votar por el sí a la mina; y luego
votar por el no.
O cuando los chicos esquelenses “estrenaban” sus equipos de gimnasia, que
les habían regalado los partidarios del “Sí a la mina”, durante la marcha que se realizó
después del plebiscito. Como dice la cartilla “Vecinos informan a vecinos”:

“¿Qué hago si me ofrecen plata para votar? Agarre el dinero, pero no deje que estos
cretinos envenenen a sus hijos. En el cuarto oscuro NADIE lo podrá ver, vote a
conciencia. Esta gente quiere jugar sucio y tratar a la gente como ganado y creen que
pueden comprar votos. Piensan repartir mucho dinero así que exíjales mucho dinero. Si
le ofrecen dinero para votar, denúncielo en el local del No a la mina.”23

También durante el conflicto hubo diecinueve denuncias de amenazas e
intimidaciones contra vecinos del movimiento tales como llamados telefónicos,
amenazas de muerte, etc.
El movimiento contó con el apoyo de las comunidades mapuches de la zona,
que según la ley, deben ser consultadas antes de realizar cualquier tipo de actividad
en sus tierras, como dice el diario Crónica de Comodoro:

“Además, se cuestiona el accionar del Ejecutivo provincial por ignorar las leyes y
acuerdos en vigencia para los territorios aborígenes, autorizando la realización de
actividades de exploración minera sin la "obligatoria" consulta previa a las comunidades
según el Convenio Nº 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos

23
Documento N° 4 del corpus.

39
Indígenas y Tribales, ratificado por nuestro país y vigente por Ley Nacional Nº 24.071.”
(7 de noviembre de 2002).

Además de las comunidades mapuches se sumaron al movimiento contra la
mina otras comunidades del paralelo 42, que se organizaron en asamblea, como
Epuyén, el Bolsón, El Hoyo, Trevelin, Lago Puelo; y turistas de este y otros países.
Es importante el papel que tuvieron en el movimiento las organizaciones no
gubernamentales como RENACE, Proyecto Lemú, Greenpeace, Coalición de ONGs
Andino Patagónicas, Mach-Sepa, entre otros. Sus aportes fueron fundamentales,
sobre todo su capacidad para reunir información, experiencia de organización y
posibilidades de establecer el conflicto en las agendas de los grandes medios de
comunicación nacionales e internacionales.

3. 7. Cronología del conflicto 24

DICIEMBRE:

- 01: En la escuela Nº 804, en horario vespertino, se difunde información y se
proyectan videos sobre el emprendimiento minero, tareas que se extienden hasta
mediados de mes.

- 02: Continúa la sesión del Concejo Deliberante suspendida el 26/11, realizándose en
el gimnasio de la Asociación Española donde concurren unos 400 manifestantes del
NO A LA MINA y un número inferior que la respaldan. El Concejo acordó tomarse 15
días para evaluar algunos proyectos de ordenanzas presentados sobre el tema y
expresarse sobre el proyecto. Sin embargo el 17/12 comienza el período de receso sin
tal pronunciamiento.

- 04: (Fecha inicialmente planteada para una audiencia pública, luego postergada).
Marcha multitudinaria: 2.800 manifestantes, con la asistencia de vecinos de la
Comarca del Paralelo 42 (Epuyen, Lago Puelo, El Hoyo y El Bolsón). En la ciudad
rionegrina de El Bolsón los vecinos se solidarizan con Esquel y comienzan campañas
de difusión y de rechazo a la mina.

24
Datos tomados de un documento de Vecinos Autoconvocados, del informe de Business for Social
Responsability y diversos medios de comunicación.

40
- 05: La mayoría de los diputados del justicialismo y de la Alianza se reunieron con
representantes de la empresa Meridian Gold. Del encuentro participó el vicepresidente
de la firma, Gonzalo Tufino, y los titulares de los dos bloques parlamentarios.

- 06: Reunión de directivos de Meridian Gold con la Cámara de Comercio, Industria,
Producción y Turismo de Esquel.

- 09: Conferencia de prensa con Gonzalo Tanoira como vocero de Meridian Gold.

- 14: Una vecina de Esquel, con el patrocinio de 2 abogados locales que militan con
los Vecinos Autoconvocados y con el acuerdo de la Asamblea, presentan un recurso
de amparo ambiental en el Juzgado Civil y Comercial de Esquel a cargo del Dr.
Claudio Petris, planteando también una acción cautelar para la paralización de las
tareas de la minera.

- 15: Unos 80 vecinos concurrieron a la casa del gobernador en Esquel con una nota
para solicitarle una entrevista y ser escuchados, pero respondió que no hablaría. Se
instalan mesas informativas en el centro de la ciudad, se publican cartillas producidas
por los vecinos explicando los alcances del proyecto y sus consecuencias y se
difunden publicaciones obtenidas de Internet e informes elaborados por técnicos de
distintos puntos del país. Se presentan en conferencia de prensa las primeras 3.500
firmas de vecinos de Esquel en contra del uso de cianuro y pidiendo un plebiscito
vinculante.

- 27: Meridian Gold contrata a la consultora Nueva Comunicación para su
departamento de relaciones públicas. En la Plaza de los dos Congresos de la ciudad
de Buenos Aires, frente al Congreso Nacional, vecinos de Esquel acompañados por
algunas ONGs, realizan una protesta contra la instalación de la mina simulando la
muerte masiva de la vida ante el uso de tóxicos en el emprendimiento.

ENERO:

- 02: Un concejal y el secretario del Concejo Deliberante de Andalgalá (Catamarca),
informan públicamente sobre los múltiples impactos negativos que provoca la mina
Bajo la Alumbrera, ubicada a 60 km de esa ciudad.

41
- 04: Se realiza una nueva marcha por NO A LA MINA: 3.500 manifestantes.
Entregaron botellas con agua a la corporación canadiense en señal de protesta.
Pobladores de la localidad chubutense de Epuyén realizan un corte de la Ruta Nº 259,
que une El Bolsón con Esquel, en oposición a la mina.

- 19: En la inauguración de la tradicional exposición ganadera de la Sociedad Rural de
Esquel, se hacen presentes un centenar de vecinos por el NO A LA MINA desplegando
sus banderas y pancartas. Durante el discurso del entonces ministro de economía de
la provincia Héctor Capraro, quien representaba al gobernador Lizurume, se lo
interrumpe en reiteradas oportunidades con cantos contrarios al proyecto minero,
mientras que el intendente Rafael Williams no hizo uso de la palabra pero también fue
reprobado por los manifestantes.

- 30: Unos 40 militantes del NO A LA MINA le hacen un escrache al gobernador
Lizurume, que entregaba subsidios forestales en la Dirección de Bosques: hubo
forcejeos cara a cara con él, silbidos y gritos tanto a su ingreso como a la salida.

FEBRERO:

- 02: Unas 180 personas del movimiento de Vecinos Autoconvocados realizaron una
protesta en “Cumbres Blancas”, una hostería de la ciudad, donde se realizaba un
curso de prevención de accidentes de trabajo dictado por Minera El Desquite (Meridian
Gold) para el personal de sus empresas contratistas.

- 04: Nueva movilización con 4.000 personas (la cuarta desde noviembre). Incorporó la
consigna “que se vayan todos” y en el recorrido se repudió al diario local El Oeste por
su posición a favor del proyecto.

- 05: El Concejo Deliberante tenía sesión extraordinaria para tratar el presupuesto
2003. Una asamblea previa, resolvió ir el primer día que se reunieran a exigirles que
se pronunciaran ya que en la sesión del 2 de diciembre habían pedido tomarse 15 días
para estudiarlo y emitir su resolución, pero ya habían pasado 60 días sin respuesta.
Unas 1.200 personas presionaron a los concejales entre cánticos y bombos, y con
papel higiénico “decoraron” las ventanas y árboles de ambas veredas. Los concejales
realizaron la primera sesión extraordinaria con el temario convocado y luego la
segunda con los temas de la rutina. De la sesión resultó que (por orden de sanción):

42
- Fue aprobada una ordenanza presentada en noviembre por los concejales Crea
(PJ) y Lenzano (FG) prohibiendo el uso de cianuro en el ejido municipal.
- Fue derogada la adhesión municipal de una ordenanza del 2000 a las leyes
24.196 de Inversión Minera y 24.224 de Reordenamiento Minero, y también de la 3866
de adhesión provincial, con el argumento de que dichas normas podían “atentar contra
el perfil turístico y los intereses de la comunidad local”. Votada por unanimidad.
- Se facultó al Poder Ejecutivo para convocar a un referéndum popular sobre el
emprendimiento minero.
Luego de esto se realizó una movilización donde participaron 1.500
manifestantes. Se hizo una larga marcha que pasó por el Consejo Deliberante, luego
fueron a cantar el Himno Nacional frente al edificio de Minera El Desquite, las oficinas
de Diario El Oeste, Radio Fénix, y otros lugares representativos de la ciudad.

- 06: El Concejo Municipal acuerda requerir al intendente el plebiscito popular. Se abre
un local donde funcionan las comisiones de los Vecinos Autoconvocados y se difunde
y distribuye el material informativo.

- 07: El intendente Williams convoca a un plebiscito no vinculante para el 23 de marzo.

- 12: El intendente Williams veta la ordenanza que prohíbe el cianuro.

- 13: Unos 300 manifestantes repudian el veto y el intendente invita a que
conjuntamente se redacte un proyecto de ordenanza que no tenga fisuras jurídicas
para prohibir el cianuro.

- 14: La iglesia de Chubut, por intermedio de su Obispo Monseñor Pedro Ronchino,
propone un diálogo entre la empresa y la sociedad.

- 21: La audiencia pública se aplaza indefinidamente.

- 25: En el acto central por el 97º aniversario de la ciudad de Esquel, 3.500 personas
se manifestaron abiertamente contra el gobernador José Luis Lizurume y el intendente
Rafael Williams, interrumpiendo sus discursos con el canto del Himno Nacional y
poniéndose de espaldas a ellos, además de silbarlos y repudiarlos. La UOCRA, junto
con empresarios locales de la construcción, movilizaron 400 personas para
manifestarse por el “Sí a la mina”, pero unos 350 de ellos prevenían de la ciudad de
Comodoro Rivadavia.

43
- 27: El especialista hidrogeólogo norteamericano Robert Moran da una charla en
Esquel.

- 29: El intendente Rafael Williams decide autorizar el plebiscito.

MARZO:

- 04: Se realiza la quinta marcha por el “No a la mina”. Convocó a casi 6.000
manifestantes y contó con la presencia de delegaciones de El Hoyo, Lago Puelo,
Epuyen y El Bolsón. En el recorrido habitual, al llegar al edificio de Minera El Desquite,
miles de personas se arrojaron a la calzada y alzaron cruces de cartón. También la
marcha pasó frente al Concejo Deliberante exigiendo que no se postergara la consulta
popular del 23 de marzo como pretendían el bloque de la UCR, la Cámara de
Comercio y UOCRA. La Legislatura Provincial emitió una declaración unánime
sugiriendo también la postergación del plebiscito.

- 10: Durante la apertura de las sesiones del Consejo Deliberante en el Salón de
Bellas Artes de la Municipalidad, unos 250 vecinos del movimiento, desde el exterior,
repudiaron con silbidos, bombos y redoblantes el discurso del intendente Williams y
también al bloque de la UCR que pretendía postergar la consulta popular. Finalmente,
el Concejo Deliberante pasó a cuarto intermedio hasta el día siguiente a las 11 hs.

- 11: Por mayoría, el Concejo Deliberante rechazó el proyecto postergador de la UCR y
quedó así ratificada la fecha original del plebiscito ante la presencia de 150
manifestantes del No a la mina”.

- 13: Un grupo de vecinos registra imágenes con cámara de vídeo del denominado
“arroyo amarillo”, que desciende del Cerro Tres Torres, donde Meridiana Gold
realizaba actividades de exploración. El lecho del arroyo aparece teñido de amarillo
por una sustancia desconocida de apariencia viscosa y de unos 2 cm de espesor. Se
toman muestras de agua, barros y sedimentos con la presencia de escribano público
para ser analizados.

- 15: Se forma el grupo de partidarios del proyecto “Autoconvocados para la Mina”.

44
- 17: Con la firma de un dirigente de la UOCRA local, sectores del SI presentan ante el
Juez Federal Pfleger (Rawson) un recurso de amparo para que se cancele la
realización de la consulta popular. El juez se declara incompetente y finalmente el Juez
Federal Moldes (Bariloche) desestimó el amparo. El geólogo Máximo Díaz da una
charla sobre la mina.

- 18: Los Vecinos Autoconvocados presentan en el Concejo Deliberante un proyecto
de ordenanza para declarar a Esquel “municipio no tóxico”.

- 19: El canal de televisión local emite en su noticiero las imágenes obtenidas por los
vecinos y entrevista en estudios a responsables de Minera El Desquite, quienes
sorprendidos por el testimonio gráfico, no dan respuestas satisfactorias. Al día
siguiente, también en estudios, plantearon realizar un análisis del agua y de ese
sedimento, afirmando que se trataba de un “fenómeno natural que se produce en
muchos otros arroyos de la zona”.

- 20: Se hace el cierre de campaña y sexta marcha del NO A LA MINA, participando
8.000 manifestantes que llevaban globos celestes recordando que el 22 de marzo es
el “Día internacional del agua”. También se ubicaron calaveras doradas en la vereda
del edificio de Meridian Gold junto a boletas del NO.

- 23: La consulta popular en Esquel arroja los siguientes resultados: NO: 81% (11.065
votos). SI: 17%, en blanco y anulados 2%; con un padrón total de algo más de 19.500
ciudadanos de los cuales votaron un 70%.

45
4. PRIMER EJE DE ANÁLISIS: COMUNICACIÓN / INFORMACIÓN

4. 1. Actor: Meridian Gold

"El tiempo parecía ser el correcto para construir una enorme mina a cielo
abierto: el oro se vendía caro y Argentina, con su economía devastada, se
vendía barata. La empresa informó a la ciudad de Esquel que iba a ser la
afortunada receptora de 400 empleos mineros. Cortó y pegó un estudio de
impacto ambiental, aseguró a la comunidad que el uso de 2.700 kilos de
cianuro por día no era más riesgoso que manejar de casa al trabajo y se
preparó para empezar a cavar. Lo mismo hizo la comunidad. No por el oro,
pero sí por información".
Naomi Klein, The Globe and Mail, septiembre de 2003

En este eje analizaremos algunos aspectos relacionados con la actividad
informativa encarada por Meridian Gold, el rol y las valoraciones que los actores
partidarios del proyecto minero dieron a la información en el conflicto, y las
definiciones de información y comunicación desarrolladas por estos. Estas definiciones
irán perfilando lo que denominamos la “hipótesis consultoril”: una lectura particular
sobre el conflicto que colocó en el eje información / comunicación las explicaciones de
su resolución en el plebiscito de marzo de 2003. Analizaremos, también con este fin, el
dispositivo enunciativo desplegado, a partir de categorías como escenografía y ethos,
de Maingueneau, para describir al locutor y destinatario construidos en los textos.
También analizaremos el Informe de Impacto Ambiental presentado por Meridian Gold,
en tanto instancia (y metáfora) privilegiada de producción de información sobre el
proyecto. El rol del Estado y el lugar que la legislación vigente da a la información,
serán también analizados aunque no exhaustivamente.

Desde mucho tiempo antes al período que estudiamos, se sabía que en Esquel
había oro. A mediados de 1997, Diario el Oeste publicaba en tapa ¡Esquel: oro! e
informaba que:

“se han descubierto relevantes indicios sobre la existencia de importantes yacimientos
auríferos en un área que comprende desde las nacientes del arroyo “El Rodeo”, en la
formación montañosa conocida como Cordón Esquel y continuando hasta las laderas
del Cerro Nahuelpan, con una posible ramificación hasta la zona de Huemules, donde
durante algunos años se extrajo oro. Directivos de la empresa internacional Sunshine
admitieron a EL OESTE la realización de los trabajos”. (4 de junio de 1997).

46
A comienzos de 1995, la revista del sector Panorama Minero dedicaba una
producción especial a la provincia de Chubut. Allí se consignaba la adjudicación de
varias zonas a empresas extranjeras para realizar trabajos de prospección y cateo. La
compañía estadounidense Sunshine aparece ya como adjudicataria en amplias zonas
al sur de Esquel, asociada a la compañía local EACA. Según dicho medio:

“la política minera llevada a cabo por la Provincia de Chubut en 1994, ha arrojado
resultados positivos que quedan evidenciados por el importante flujo de empresas
extranjeras para invertir sus capitales de riesgo.” (Enero-Febrero de 1995).

Ya en 1934, el militar y ensayista argentino José María Sarobe, buen
conocedor de la Patagonia, indicaba que:

“En el territorio de Chubut se ha señalado la existencia de oro en Tecka y Río Corintos”.
(1999).

Y es posible ir todavía más atrás. En el número especial “Bodas de Plata” de
Diario Esquel, publicado en febrero de 1950, se relatan las peripecias de los viejos
buscadores de oro, en su mayoría europeos, que se aventuraban por la zona. En
octubre de 1883, uno de estos grupos llegó a un cañadón que bautizaron “El Oro”
(noroeste de Paso de Indios), por haber encontrado allí las primeras evidencias de su
existencia. A mediados de 1890, otra expedición fue organizada por Edwin Roberts,
con resultados positivos: logró formar un contingente de 60 personas, mientras la
noticia llegaba a Gales, desde donde llegó un ingeniero químico. Se formó en Buenos
Aires la compañía Welsh Patagonian Gold Fields Sindicate, pero sus ilusiones
quedaron en la nada. Otras compañías se formaron y trabajaron en la zona, en
aquellos años, con resultados diversos. El historiador Clemente Dumrauf no duda en
hablar de “fiebre del oro” en aquellos años, ya que:

“Se tenía noticias de los indios sobre la existencia de oro en la zona cordillerana y
cuando hallaron algunas pepitas en el río Chubut la perspectiva de un rápido
enriquecimiento se apoderó de no pocos”. (1996: 300).

Más de 100 años después, un artículo titulado “Cordón Esquel – La fiebre del
oro” (Patagonia Net Revista de Negocios, Año 2, Nro. 5, 2003) anunciaba a Meridian
Gold Company como sucesora de Brancote Holdings en el proyecto de explotación de
tres millones de onzas de oro denominado Cordón Esquel. Si bien puede rastrearse,

47
como hemos visto, una historia bastante rica en exploración y explotación de oro en la
zona, no había antecedentes de explotaciones mineras en gran escala, con los
métodos de extracción y procesamiento actuales conocidos como gran minería.25
Podría citarse a Mina Ángela, explotación cerrada hace varios años, ubicada en la
meseta central de Chubut, como un caso previo.26 Pero lo cierto es que no había
background o serie rastreable donde ubicar palabras como explotación a cielo abierto,
lixiviación, pilas de almacenamiento, dique de colas, material estéril, drenajes ácidos,
carbon in leach, resin in leach, metal doré, escombrera, etc. Al respecto, Pablo
Quintana, de la Comisión de prensa de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados,
comentaba que:

"La minería nosotros la entendíamos con pico, pala y casco. Nadie sabía lo que era la
explotación a cielo abierto, con la utilización de cianuro, los drenajes ácidos…"27

El proyecto minero Cordón Esquel, en tanto discurso, debió ubicarse, para los
actores involucrados, en esta zona donde la minería aparece representada de forma
tradicionalista, haciendo pie en aquellas viejas historias de los buscadores de oro, o
vetas durmiendo en el interior de las montañas, pero lejos de la moderna minería
industrial a gran escala capaz de movilizar 3.000 toneladas de roca por día. Lo mismo
argumenta Humberto Kadomoto del movimiento de Vecinos Autoconvocados:

"Años que oía hablar de la minería en Esquel, y recién hace dos meses me pongo a
estudiar qué significa la explotación del oro. Siempre creí que el oro se sacaba del río o
picando piedras a mano y extrayendo pepitas. Ese fue mi error más importante".
(Humberto Kadomoto, miembro de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados, Diario
Crónica, 15 de Noviembre de 2002).

De modo que la compañía debió encarar prácticamente desde la nada una
tarea informativa destinada a la comunidad anfitriona del proyecto, tarea que es
considerada indispensable por el reporte “Minería, Minerales y Desarrollo Sostenible”
(Mining, Minerals and Sustainable Development, MMSD), un proceso de consulta

25
De hecho, el primer gran emprendimiento de estas características desarrollado en Argentina, Bajo La
Alumbrera, comenzó su etapa de pleno funcionamiento en 1997.
26
En marzo de 1978 se inició la explotación de este complejo metalífero situado en Cerro Castillo, casi
sobre el límite con Río Negro. Diario Clarín destacó en su edición del 13 de abril de 1998 que mina
Ángela, ubicada a unos 40 km de Gastre (Chubut), producía la tercera parte del total de oro de nuestro
país.
27
Pablo Quintana, periodista e integrante de la comisión de prensa de la Asamblea de Vecinos
Autoconvocados, entrevista realizada en Esquel, marzo de 2004. Ver también Página 12, 23 de marzo de
2003.

48
global sobre el sector lanzado por varias de las empresas mineras más importantes a
nivel mundial que concluyó en 2002.28

4. 1. 2. El dispositivo enunciativo

Vamos a definir el dispositivo enunciativo a partir de las categorías de
Maingueneau (2002, 2003) de escenografía y ethos, para describir al locutor y
destinatario construidos en los textos. El discurso de la empresa va a postular una
particular relación entre locutor y destinatario. Este dispositivo enunciativo construye
una imagen de quien informa, y de a quien se está informando. Además incluye las
modalidades de legitimación necesarias para que el discurso informativo logre
constituirse como tal.
En primer lugar, la comunicación aparece como un espacio sometido al control
de la compañía minera y su departamento de relaciones públicas. Hay una gerencia
específica dentro de la compañía para administrar su comunicación (responder
consultas, aclarar dudas, organizar charlas, etc.).
El garante de la información es la imagen proyectada de una gran empresa,
seria, responsable, solvente, rentable, con trayectoria internacional, diferente a otras
compañías del sector:

"Somos una compañía de oro diferente. Creemos que estas cinco diferencias hacen de
Meridian Gold una mejor inversión: somos uno de los productores con los costos más
bajos del mundo. No tenemos ventas a futuro del oro. No tenemos deuda y tenemos un
balance fuerte, lo que sitúa a Meridian en una posición ventajosa para aprovechar las
oportunidades actuales y futuras del crecimiento. Tenemos una rentabilidad superior a
la industria en conjunto. Somos una empresa minera responsable que toma decisiones
que crean valor para todos los involucrados: accionistas, empleados, comunidades y el
medio ambiente." (en página Web www.meridiangold.com)

Estas definiciones constituyen el ethos dicho, a través de los fragmentos del
texto en los cuales el enunciador se evoca como tal (cfr. Maingueneau, op. cit.: 14).
El destinatario de la información es construido como “beneficiario”. La
postulación de este vecino-beneficiario es solidaria de una relación enunciador-

28
El proceso MMSD comprende una consulta mundial realizada durante dos años a la industria minera y
los gobiernos nacionales, comunidades locales, pueblos indígenas, grupos ambientalistas, grupos de
justicia social, y organizaciones internacionales como las Naciones Unidas y el Banco Mundial. Se llevó a
cabo en cinco continentes: Europa, Asia, África, Australia y América. Los resultados de las consultas
regionales y el informe general final pueden consultarse en la página web www.iied.org/mmsd

49
destinatario que es propuesta como sociedad comercial entre privados, en la que la
compañía se describe como facilitadora de oportunidades y progreso, y cuyo objetivo
es la mutua ganancia. La imagen de empresa solvente convierte a Meridian Gold en el
mejor socio que una comunidad podría tener. Esta sociedad construida en el discurso,
coloca al enunciador y al destinatario en situación de comunidad de intereses, elimina
la posibilidad de contradicciones, y obliga a las partes a ciertas responsabilidades:

"Meridian Gold es responsable con las comunidades en las que vivimos y operamos;
nosotros no sólo creamos trabajos y prosperidad económica, también fomentamos el
desarrollo sostenible para asegurar que los beneficios perduren una vez que la
actividad minera termine." (en página Web www.meridiangold.com)

En esta escena de enunciación, que el texto define como un contrato entre
privados, no hay política posible, la política no es necesaria: en su lugar se propone el
cálculo racional del beneficio, el reparto de las ganancias, y el cumplimiento de las
responsabilidades de cada parte.
El análisis de la escena de enunciación nos permite, como dice Maingueneau,
aprehender una situación de discurso desde el “interior”, a través de la situación que la
misma palabra pretende definir (Maingueneau, 2003: 5). Uno de sus elementos es la
escenografía:

“...la escenografía no es un marco, un decorado, como si el discurso sobreviniera en el
interior de un espacio ya construido e independiente de él, sino que es lo que la
enunciación instaura progresivamente como su propio dispositivo de habla.”
(Maingueneau, 2002 : 13).

Además, la creación de la escenografía está relacionada con la construcción de
un ethos propio por parte del locutor. Maingueneau utiliza la noción de ethos para dar
cuenta de:

“La instancia subjetiva que se manifiesta a través del discurso...”

Instancia que:

“... no se deja concebir solamente como un estatuto, sino también como una ‘voz’,
asociada a un ‘cuerpo enunciador’ históricamente especificado.” (Op. cit.: 8).

50
Esta relación de “sociedad” que se establece entre enunciador y destinatario,
es determinante para definir la modalidad de información que el locutor va a hacer
pública. El destinatario sólo existe en tanto esté a favor del proyecto. La posibilidad de
un debate sobre la no viabilidad del proyecto queda totalmente fuera de la escena de
enunciación. Esta sociedad entre privados es una puesta en resguardo del enunciador
frente a los argumentos opositores al proyecto, a los que se tematiza como "temores",
"dudas", "frustración", "falta de confianza", "confusión" o "desconocimiento" (lo
veremos más adelante).

4. 1. 3. La información en debate

El 8 de julio de 2002 la empresa realiza una primera conferencia de prensa.
Comenzaba formalmente la intervención de Meridian Gold en el ámbito público
regional. Meses antes, en abril del mismo año, Brancote Holdings, anterior propietario
del proyecto, presentaba detalles del mismo a las autoridades provinciales encargadas
de otorgar el permiso. En noviembre de 2002, la empresa distribuye los folletos
“Esquel: una ciudad de oro”, pero en un momento en que, según el entonces
subsecretario de Producción y Empleo de la Municipalidad de Esquel, Héctor C. Trotta:

“el barco ya estaba incendiado. Cuando ellos largan su campaña, que les debe haber
costado no poca plata, porque la folletería era de muy buena calidad... la distribuyeron
en las casas y qué sé yo cuánta otra historia... ya no había forma de levantar el
conflicto”.29

En la contratapa del folleto puede leerse la breve leyenda, en letra de tipo
pequeño en relación al conjunto del folleto:

“Para obtener mayor información, realizar consultas o sugerencias, contáctese con
nosotros”.

Abajo, los datos completos de Minera El Desquite S.A. Esto supone dos cosas:
que era el interesado quien debía acercarse a la empresa para obtener información (y
no a la inversa); y el lugar marginal que los diseñadores30 del folleto dieron a tan
importante indicación, señala la poca relevancia que dio la compañía a la tarea

29
Entrevista a Héctor C. Trotta subsecretario de Producción y Empleo (actual secretario de Gobierno) de
la de la Municipalidad de Esquel, viernes 6 de junio de 2003.
30
Consultora Porter Novelli.

51
informativa destinada a la población en general (a la que el folleto, justamente, se
dirigía). Según el informe de la consultora BSR, contratada por Meridian Gold para
desarrollar un análisis sobre el resultado del plebiscito de marzo de 2003:

“la gerencia de Minera El Desquite en general desconocía los cambios recientes
experimentados por la industria minera a nivel mundial respecto de las relaciones con
las comunidades circundantes”31

Sugerimos que esto es falso e insuficiente como explicación. Nuestra hipótesis
es que Meridian Gold se concentró en informar sobre el proyecto a aquellos actores
capaces de tomar decisiones sobre el mismo, tanto gubernamentales como de la
sociedad civil. Deliberadamente, no se incluyó a la población como sujeto de derecho
a la información, hasta el momento en que se hizo evidente la necesidad de haberlo
hecho. Esta política obligó a la comunidad a un aprendizaje autónomo, auto
gestionado e independiente sobre el proyecto minero Cordón Esquel y la industria
minera a gran escala que motivó la creación del movimiento de Vecinos
Autoconvocados, que será analizado en el punto 4.2.3.
Nosotros proponemos que la campaña informativa de Meridian Gold estaba
destinada exclusivamente a aquellos actores capaces de tomar decisiones sobre el
proyecto y, como tal, fue un éxito. El objetivo de esta estrategia fue lograr rápidamente
todos los requisitos legales necesarios para desarrollar la explotación.32 La comunidad,
definida unilateralmente como socia y beneficiaria del proyecto, fue excluida de las
actividades informativas de la empresa.

4. 1. 4. El fracaso de la comunicación

El dispositivo enunciativo que hemos llamado “consultoril”, supone que si la
compañía hubiera informado correctamente a la comunidad desde el principio, si
hubiera desplegado una “efectiva” campaña de comunicación, el resultado del proceso
hubiera sido diferente al que quedara cristalizado de en plebiscito del 23 de marzo:

"Somos conscientes de que no hemos sido lo suficientemente eficaces a la hora de
presentar este proyecto a la comunidad".33

31
“Informe sobre Esquel”, por Business for Social Responsibility, agosto 2003.
32
Lo que se conoce como “fast track”.
33
Nota de Brian Kennedy, presidente de Meridian Gold Inc., a la comunidad de Esquel luego de
conocerse el resultado del plebiscito.

52
Este dispositivo, implica toda una postura y una definición de lo que es la
comunicación. El término "eficacia" nos remite al modelo comunicacional de Shannon.
La comunicación es presentada allí como:

"transferencia de un mensaje a partir de una fuente hacia un destinatario bajo la forma
de una señal (codificada por el emisor y decodificada por el receptor) que puede ser
afectada por fenómenos parásitos, llamados ruidos." (Picard, 1992: s/p).

Las situaciones de comunicación se piensan excluidas de todo contexto local,
haciendo de los individuos entidades abstractas separadas de su entorno. La política
es vista como un agente maligno o perjudicial para la libre y transparente circulación
de la información (de forma análoga a lo que ocurre con los capitales transnacionales
de inversión en la globalización, que deben circular rápidamente y sin trabas). No
obstante, el mismo dispositivo “consultoril” centra en las carencias (de información, de
comunicación, de diálogo, etc.) las explicaciones del resultado del plebiscito y el
fracaso del proyecto.
Todos los actores que intervinieron en el conflicto a favor del proyecto
sostienen que la empresa, los medios de comunicación, o los organismos oficiales,
fracasaron en la tarea de comunicarlo “efectivamente” a la comunidad, lo que es
interpretado como una de las claves para entender el resultado del plebiscito. Por citar
algunos ejemplos:

José Luis Lizurume, por entonces gobernador de Chubut:

“no hay dudas de que los medios no transmitieron la información del emprendimiento
con claridad, lo que llevó a la confusión de la gente” (Diario El Oeste, 24 de marzo de
2003).

Rafael Williams, intendente de Esquel:

"hubieron una serie de errores que son compartidos y donde yo no me quedo afuera.
La Unidad de Cordinación y Control, la dirección de Minas, el Ministerio de la
Producción y la propia empresa, todos tenemos parte de culpa ya que, creo, la
información no fue manejada correctamente" (El Pregón Minero, Nº 676).

Gonzalo Tanoira, gerente de Relaciones con la Comunidad de Meridian Gold:

53
"la comunicación no es muy fluida y hay una falta de confianza muy grande entre la
empresa, las autoridades y la población" (El Pregón Minero, Nº 680).

"La ausencia de información sobre el proyecto compartida por la empresa con la ciudad
contribuyó significativamente a aumentar los sentimientos de frustración de los
habitantes de Esquel. Este hecho tuvo especial relevancia en una comunidad con poca
experiencia en minería a gran escala. No se brindó a los residentes de la comunidad de
Esquel información clara, consistente y amplia sobre los posibles impactos positivos y
negativos de la mina." (“Informe sobre Esquel”, por Business for Social Responsibility,
agosto 2003).

Héctor C. Trotta, por entonces subsecretario de Producción y Empleo,
Municipalidad de Esquel:

“Hubo un manejo muy deficiente de la información de parte de la empresa minera. Los
inversionistas no tuvieron la suficiente capacidad, o no les interesaba, esto no lo puedo
asegurar, aclararle a la gente qué era lo que iban a hacer.”34

Los términos transmisión, manejo y fluidez, remiten también al modelo
Shannoniano, en el que la comunicación aparece como objeto de una planificación
encarada desde las causas y los efectos. En última instancia, la lógica del dispositivo
“consultoril” deja afuera al proyecto en sí mismo, que aparece como incuestionable. El
fracaso se ubica en esta zona blanda, susceptible de ser manipulada, que es la
comunicación, mientras que lo duro e ingenieril, el proyecto minero en su factibilidad
técnica, potencial económico, etc., queda preservado de toda crítica y es visto como
plausible de ser “informado”. Aquí comunicación aparece en un sentido restringido:
como traspaso unidireccional de información.
De hecho, quien debía informar a la población sobre el proyecto argumentó que
la oposición comunitaria se debió a una falta de información, con lo cual no
evidenciaban otra cosa que sus propias falencias al respecto. Nunca, hasta hoy, se
contempló la posibilidad de que la comunidad rechazara el proyecto y eligiera una
modalidad de desarrollo propia, basada en las necesidades de la economía local,
planteando una relación particular con la naturaleza y el medio ambiente, como se
analizará en el eje de análisis “comunidad”.

4. 1. 5. Medios de comunicación
34
Entrevista a Héctor C. Trotta subsecretario de Producción y Empleo (actual secretario de Gobierno) de
la Municipalidad de Esquel, viernes 6 de junio de 2003.

54
Cuando Meridian Gold decide cambiar su política inicial de informar sólo a los
actores con capacidad de decisión, toma a los medios de comunicación de nivel
regional y nacional como la vía privilegiada para hacer pública información sobre el
proyecto. En particular, medios de prensa gráfica. Este cambio probablemente incluyó
la contratación de la consultora de relaciones públicas Nueva Comunicación, el 27 de
diciembre de 2002, y el nombramiento de Gonzalo Tanoira, uno de los anteriores
propietarios del proyecto, como gerente de Relaciones con la Comunidad.
La actuación de los medios de comunicación también fue parte del debate
durante los cuatro meses observados. El Intendente de Esquel, Rafael Williams,
notaba al respecto que:

“hay algunos que le dan relevancia a todo lo que sea por el Sí, y hay otros periodistas
que abiertamente presentan su posicionamiento por el No. Y esto es lamentable,
porque los medios lo que deberían hacer es informar y no tomar partido por una u otra
posición”.35

Para Meridian Gold no fue difícil lograr centímetros en los medios gráficos: los
tenía a su disposición. Hablamos de empresas informativas muy pequeñas que no
pueden darse el lujo de rechazar generosas contrataciones de espacios publicitarios.
Meridian Gold sólo pudo constituirse como enunciador-informador a partir de
apariciones en los medios gráficos, ya que cómo analizamos antes, su discurso
público se estructuró a partir de un enunciador-socio. En cierta forma, contrató los
servicios de un discurso informativo sólidamente construido (el de los medios
periodísticos), en lugar de desarrollar uno propio.
En febrero de 2003, algunas semanas antes del plebiscito de 23 de marzo, un
grupo de periodistas argentinos viajó a Idaho, Estados Unidos, invitados por Meridian
Gold.36 El grupo debía evaluar las condiciones en que la empresa desarrolló la mina
Beartrack (actualmente en proceso de cierre y remediación). La estrategia fue clara:
mostrar una explotación similar al proyecto Cordón Esquel, ubicada en un área
comparable, autorizada y controlada por el gobierno de Estados Unidos. El Diario de
Madryn presentaba así su cobertura:

35
Ver Diario de Madryn en < http://www.diariodemadryn.com/vernoti.php?ID=6484 >
36
Daniel Potenza, Diario Ambito Financiero; Alejandra Groba, Diario El Cronista; Claudia Boragni,
Diario Clarín; Alicia Vidal, InfoBAE; Javier Mazars, Agencia Télam; Daniel Zamit, Crónica de
Comodoro Rivadavia (Miembro del Consejo Directivo de ADIRA - Asociación de Diarios del Interior de
la República Argentina); Tomás Gutiérrez, Diario El Chubut; Agustín Morán, Diario El Oeste de Esquel;
y Carlos Perezlindo, Diario de Madryn.

55
“Mientras su proyecto de construcción de una mina de oro y plata continúa encontrando
escollos en la localidad chubutense de Esquel, la empresa canadiense Meridian Gold
lleva adelante un emprendimiento minero similar en los Estados Unidos, donde –
aseguran - no generó ningún episodio lesivo contra el mandato de la naturaleza”.37

El Diario El Chubut montaba esta curiosa escena:

"El gerente general de Beartrack es Joe Woods, un personaje casi legendario en las
minas de las Montañas Rocallosas... ya en el interior de la planta de procesos, Woods
tuvo una actitud asombrosa. En momentos en que los hombres de prensa se
encontraban alrededor de una pileta donde circulaba agua mezclada con cianuro,
agitando millones de partículas de oro en camino a su procesamiento en barras, metió
un dedo en el líquido y luego lo chupó con la expresión de un niño travieso. Fue un
gesto convincente. Los periodistas no se animaron a imitarlo, pero intercambiaron
miradas que reflejaban haber entendido claramente el mensaje." (Diario El Chubut, 26
de febrero de 2003).

La sorpresa de Tomás Gutierrez, periodista que firmó la nota, no hubiera sido
tal de haber sabido que no se usaba cianuro en Beartrack desde el año anterior. 38 Si
Meridian Gold financió el viaje, e indicó a los periodistas las fuentes a consultar para la
producción de sus notas, no es difícil imaginar el resultado final. El grupo estuvo en
Salmon City menos de 24 horas, en pleno invierno, cuando todo está cubierto de
nieve. Recorrieron la zona de la mina en camionetas 4x4, y visitaron unos galpones
donde se les mostró una barra de metal doré. Por la noche cenaron con el Intendente
de la pequeña ciudad, y eso fue todo.39 Sin embargo, esa breve visita era suficiente
para afirmar que:

"Una cooperación fluida y responsable entre autoridad de aplicación, líderes
comunitarios y empresa ha posibilitado a Meridian Gold explotar sin inconvenientes
durante seis años una mina de oro y plata enclavada en una reserva forestal de las
imponentes Montañas Rocallosas. En todo ese tiempo ni el transporte, la utilización o la
disposición final del cianuro necesario para el procesamiento del mineral a través del
método de lixiviación han causado deterioro alguno en el medio ambiente." (Diario El
Chubut, 26 de febrero de 2003).

37
“Esquel: empresa muestra un caso testigo en EEUU”, Ambito Financiero, martes 4 de marzo de 2003.
Reproducido un día después por Diario El Oeste de Esquel como “Ambito Financiero destacó trabajo de
Meridian Gold en Estados Unidos”.
38
Conversaciones personales con Robert Deurloo, durante 10 años gerente general de la mina Beartrack.
39
Conversaciones personales con Alicia Vidal, periodista de InfoBAE que visitó Beartrack.

56
Hacia fines de 2002, Meridian Gold invitó a determinadas personas
consideradas como “actores llave” en la comunidad, a visitar su explotación minera El
Peñón, en el norte de Chile, como parte de la campaña informativa que se intenta
comentar aquí. Estas personas hicieron luego intervenciones públicas, como el médico
Ricardo Piégaro, quien consideró que:

“Viendo los sistemas de seguridad que se utilizan es imposible que se pueda registrar
contaminación de las napas o cursos de agua con cianuro, que eran los temores que
teníamos respecto de la mina. Como población tendremos que analizar qué es lo que
pasa con nuestro ambiente: todas esas fantasía que teníamos sobre residuos tóxicos…
si nos ponemos a pensar, tenemos contacto con el cianuro con el humo del cigarrillo
que hay en los ambientes”. (Diario El Chubut, 16 de enero de 2003).

Estas intervenciones, ajustadas al punto de vista de la empresa en aspectos
clave para el conflicto, como el uso intensivo de cianuro, motivaron duras réplicas de
parte de otros actores.
Otra parte importante de la estrategia desplegada por Meridian Gold y los
partidarios del proyecto, en lo que hace a prensa gráfica, fue la publicación de un
número especial de Prensa Geo Minera titulado “Esquel Vs. Esquel”, con una tirada de
7.000 ejemplares distribuidos en la ciudad. El editorial de este número especial de este
medio del sector comentaba que:

“La falta de información sobre la industria minera profundizó los temores que existen
sobre la incidencia de ésta en el medio ambiente y la economía de la zona. Es nuestra
intención como medio del sector comunicar la imagen de una industria que es
multiplicadora de oportunidades y fundamentalmente, contribuye a contrarrestar un
pesado flagelo: la desocupación.” (Prensa Geo Minera, “Edición especializada en
recursos naturales”, Editorial RN, Año I, Nro. XVII, 7 de marzo de 2003).

En aquel momento, había pasado el tiempo de presentar el proyecto a la
comunidad: se trataba ahora de dar cuenta de una discusión pública que había
recorrido un camino y ganado en profundidad.
En Prensa Geo Minera, la situación que se vivía en Esquel es presentada de
acuerdo a sus supuestas carencias: falta de diálogo, falta de información, falta de
comunicación, escaso nivel de análisis. Como referíamos antes, el argumento es parte
del dispositivo “consultoril”, para el que una información “eficaz” hubiera despejado las
“dudas” comunitarias con respecto al proyecto minero. En opinión del Ingeniero y
vecino de Esquel Miguel Di Nanno:

57
“El hecho es que hoy nos encontramos con una serie de marchas y contramarchas,
escraches, pintadas y un pueblo dividido. Una comunidad que, así esté por el sí o por
el no, adolece de información: no sabe de qué se trata” (Revista Prensa Geo Minera,
Nro. XVII, marzo de 2003).

El Abogado Carlos Azparren, presentado por la publicación como apoderado
del Sí para la contienda electoral, afirmaba:

“Se ha hecho mucho daño, falta información. Pero ¿quién lo arregla? Porque todo está
teñido de duda, así se trajera al Papa.” (Op. Cit.).

Por su parte, el presidente de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros,
Fillol Casás, retomando el dispositivo “consultoril” que reemplaza comunicación por
información unidireccional, apostaba a que:

“Luego de un período de consultas y aclaraciones, que permitirán a la comunidad
informarse adecuadamente, no deberían existir razones valederas que impidan seguir
adelante con la construcción de la mina”. (Op. Cit.).

En Prensa Geo Minera, aparecen ya una serie de notas que hacen referencia
al proyecto minero en un nivel de detalle sorprendente, aún tratándose de un medio
del sector, evidenciando una evolución en relación a aquella ausencia de background
inicial a que hacíamos referencia.

“La escombrera contendrá las colas detoxificadas que le fueron inyectadas durante la
vida de la mina. Algunas de las medidas operativas consideradas en la operación de la
escombrera incluyen: cierre secuencial de la escombrera, drenajes sub-superficiales
para interceptar el agua subterránea, canal de desvío del agua superficial, cobertura
superficial para evitar infiltración del agua de lluvia o nieve en la escombrera.” (Op.
Cit.).

La circulación de estas argumentaciones, sin necesidad de mayores
aclaraciones o notas al pie, indican un rápido devenir: del pico y pala como
representaciones de la actividad minera, de mediados de 2002, pasamos a conceptos
técnicos e ingenieriles en marzo de 2003.
En una nota especial sobre drenajes ácidos, titulada “Con tecnología existen
garantías ambientales”, se explicaba extensamente, entre otras cosas, que:

58
“La disponibilidad de oxígeno es fundamental para la producción de DAR, así como la
presencia de minerales que contengan sulfuros y sus asociaciones mineralógicas, que
pueden generar ácido. En el área del proyecto, la mayor parte de los minerales
sulfurados se encuentran dentro de la zona que contiene el mineral de oro y, por lo
tanto, son enviados y procesados por la planta”. (Op. Cit.).

“La exposición de las colas al aire o los agentes atmosféricos se evita con el
encapsulamiento de las colas en los intersticios de la escombrera”. (Op. Cit.).

Si estos textos podían circular en este y otros medios de distribución regional,
presuponemos que el público lector estaba en condiciones, al menos
mayoritariamente, de evaluarlos e interpretarlos. Esto significa que por fuera de las
estrategias oficiales y empresariales, se estaba dando un aprendizaje en la
comunidad, que los medios debieron identificar y recuperar.

4. 1. 6. Rol del Estado

“Es imposible que el cianuro sea tóxico”
Javier Waksman, Diario El Chubut, miércoles 12 de febrero de 2003.

La legislación vigente, y los documentos disponibles sobre desarrollo y medio
ambiente, dan a la información, y a su acceso por parte de la comunidad, un lugar
fundamental. El principio de participación pública en las cuestiones que afecten el
medio ambiente, a partir del adecuado acceso a la información, está enunciado en la
Declaración de Río de Janeiro sobre Medio Ambiente y Desarrollo (1992):

“El mejor modo de tratar las cuestiones ambientales es con la participación de todos los
ciudadanos interesados, en el nivel que corresponda. En el plano nacional, toda
persona deberá tener acceso adecuado a la información sobre el medio ambiente de
que dispongan las autoridades públicas, incluida la información sobre los materiales y
las actividades que encierran peligro en sus comunidades, así como participar en los
procesos de adopción de decisiones. Los estados deberán facilitar y fomentar la
sensibilización y participación de la población poniendo la información a disposición de
todos.”

59
La participación temprana constituye una medida fundamental para asegurar
los principios democráticos y de autodeterminación de los pueblos.40 De acuerdo a la
Ley General de Ambiente de Chubut (Nº 4563):

"Los ciudadanos tienen derecho a acceder a la información ambiental administrada por
el Estado que no se encuentre legalmente calificada como reservada".

También la Ley 25.675 de Política Ambiental Nacional (sancionada en
noviembre de 2002) asiste a los ciudadanos en su derecho a la información. En su
artículo 2, expresa que la política ambiental nacional deberá:

“Fomentar la participación social en los procesos de toma de decisión” y “organizar e
integrar la información ambiental y asegurar el libre acceso de la población a la misma”.

En su artículo 16, la misma norma aclara que:

“Las personas físicas y jurídicas, públicas o privadas, deberán proporcionar la
información que esté relacionada con la calidad ambiental y referida a las actividades
que desarrollan.”

Desde el área del gobierno responsable de la actividad en la provincia, se
argumentó que habían sido desarrolladas las acciones informativas que marca la ley.
En una entrevista publicada en enero de 2003, el director de Minas y Geología de la
provincia, Lic. Guillermo Hughes, comentaba a la revista Panorama Minero que:

“en 2002 se arma una nueva campaña de difusión, encabezada por profesionales de la
comunicación tanto nacionales como internacionales; convocamos a empresas mineras
y proveedoras de tecnología para dar charlas informativas, profesionales de la
Subsecretaría de Minería de la Nación, etc. Estas charlas se impartieron en distintos
foros: universidades, medios políticos, comunidad, Cámara de Comercio, etc. La
información fue suficiente, aunque la sociedad quería más. Ante tal bombardeo
informativo, también se tergiversó dicha información por parte de un sector de la
sociedad.” (Revista Panorama Minero, Nro. 279, enero de 2003).

40
Economía Regional, Suplemento Especial preparado por la Facultad de Ciencias Económicas de la
Universidad Nacional de la Patagonia, "Participación ciudadana temprana en el marco del sistema de
Evaluación de Impacto Ambiental", Año 10, Número 476.

60
En una de estas charlas informativas, organizada por el Ministerio de la
Producción de la provincia, el médico toxicológico Javier Waksman afirmaba que "es
imposible que el cianuro sea tóxico", y que:

“Es entendible que la comunidad tenga esos temores, porque la comunidad no
entiende sobre temas toxicológicos”. (Diario El Chubut, miércoles 12 de febrero de
2003).

Una vez más, quienes debían informar a la población sobre el proyecto y velar
por sus intereses, argumentaban que la oposición comunitaria, o los "temores" que
motivaba el proyecto minero, se debían a una falta de información o entendimiento.
Como decíamos más arriba, nunca se contempló la posibilidad de que la comunidad
sostuviera un proyecto de desarrollo alternativo.
Parece interesante destacar que un vocero del sector minero, el Ing. Miguel Di
Nanno, afirmaba que, con respecto al proyecto:

“el gobierno provincial debió tener una actitud más equilibrada”.41

Días antes del plebiscito, el entonces gobernador Lizurume afirmaba que sin
importar su resultado:

"El proyecto puede continuar igual fuera del ejido urbano" (Diario Crónica de
Comodoro, 13 de marzo de 2003) y que “si el Gobierno no hubiera apoyado el Proyecto
Cordón Esquel me habrían sometido a Juicio Político por inepto.” (Diario de Madryn, 6
de marzo de 2003).

El gobierno provincial y municipal, en todas sus instancias, se manifestó y
operó decididamente a favor del proyecto. Participaron, en este sentido, de una
estrategia informativa que entendió a la comunidad como beneficiaria del proyecto y
socia en las ganancias, antes que como sujeto de derecho a la información.

4. 1. 7. El Informe de Impacto Ambiental

El informe de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) es el mecanismo
contemplado en la legislación vigente mediante el cual la empresa debió informar a la

41
Revista Prensa Geo Minera, Nro. XVII, marzo de 2003. Puede verse también Diario de Madryn, 15 de
agosto de 2002.

61
comunidad sobre los detalles del proyecto42. Por cuestiones de espacio no vamos a
referirnos aquí a su contenido sino, brevemente, a las opiniones que mereció por parte
de los actores y su circulación pública.
Destacamos que la finalidad del EIA es justamente someter a discusión pública
las implicancias de todo proyecto que, por sus características, pudiera significar
alteraciones en el medio que una comunidad habita. En Chile, donde Meridian Gold
explota la mina de oro y plata El Peñón, el Manual de Evaluación de Impacto
Ambiental del organismo regulador del medio ambiente así lo establece:

“En grandes proyectos surgen conflictos debido, en buena medida, a la existencia de
alternativas de uso del territorio y, más frecuentemente, al desconocimiento de sus
efectos ambientales. Un proceso de evaluación de impacto ambiental permite tener un
diálogo amplio, basado en información completa, con los diversos grupos sociales,
pudiendo estos conocer todos los aspectos del entorno en que se realiza una actividad
o proyecto. Se favorece así una mayor transparencia en la toma de decisiones.”
(Manual de Evaluación de Impacto Ambiental, CONAMA, Chile, 1994).

La participación pública de todos los actores involucrados es la base misma del
proceso de evaluación de impacto. En la página web de la Secretaría de Medio
Ambiente de Argentina, así queda establecido:

“La capacidad institucional y técnica, así como la participación pública son necesarias
para asegurar que las recomendaciones emanadas de las EIA se implementen en su
totalidad.”43

La participación activa e informada de la comunidad es un derecho, pero
también una obligación. También en la página web de la Secretaría de Medio Ambiente
de Argentina se puede leer:

“Cada uno de nosotros, desde nuestra área de influencia, debe interesar e involucrar a
cuantos sea posible, para garantizar el conocimiento de la temática ambiental, con el
objeto de conseguir un efecto multiplicador y lograr una concientización global de la
sociedad que repercuta positivamente en la calidad de vida local.” 44

Excede los límites de este trabajo un análisis más detallado del proceso de
evaluación de impacto desde la problemática del derecho a la información y la
42
Artículo 6to del Código de Minería, LEY 24.585
43
Ver < http://www.medioambiente.gov.ar >
44
Op. Cit.

62
participación comunitaria en sus diversas instancias. Parece importante señalar al
menos que el mecanismo de evaluación de impacto presenta serios problemas, por
estar concebido siempre desde el punto de vista del inversor. Podemos citar:

“El alcance de la recolección de la información contenida en el Informe de Impacto
Ambiental no incluye el estudio de posibles alternativas, solo un único objetivo: la
explotación del recurso. Tampoco se analizan otras alternativas a la actividad minera.
De hecho la información es utilizada para justificar la explotación del yacimiento, que
por lo general las empresas ya adquirieron”. (Nieva: 2002)

Pasemos a observar entonces qué ocurrió con lo que debió ser el mecanismo
de información pública por excelencia del proyecto minero discutido en el período que
analizamos.

4. 1. 8. Minera El Desquite: “no podemos dar informes”45

Meridian Gold distribuyó el informe de impacto entre quienes debían decidir
sobre su aprobación: aquellos actores clave que podían tener alguna ingerencia
directa en la obtención de los permisos para iniciar la explotación del yacimiento, como
parte de la estrategia antes analizada. En una nota dirigida a la Dirección de Minas y
Geología de Chubut, se argumentaba que:

“La empresa contrató los servicios de VECTOR Engineering, una consultora elegida
especialmente por su trayectoria y experiencia en áreas específicas aplicables a los
desafíos del proyecto Esquel. Dicha consultora empleó para la elaboración del estudio
(EIA) distintas metodologías, desarrolladas por sus profesionales, que son su ventaja
frente a otras consultoras competidoras. Por ello, la difusión masiva del estudio en el
formato de CD puede implicar que sus competidores tengan acceso a las metodologías
mencionadas. Ello podría acarrear acciones legales por daños y perjuicios de VECTOR
contra Minera El Desquite. Minera El Desquite informa que se opone a la difusión del
mencionado material, en forma electrónica u otro medio que podría dar lugar a su
difusión masiva." (Diario Crónica de Comodoro, 30 de Noviembre de 2002).

Ricardo Gerosa Lewis, apoderado de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados
en el plebiscito de marzo de 2003, había presentado un proyecto de resolución ante el

45
Tìtulo de un artìculo publicado en Diario Crónica de Comodoro, 30 de Noviembre de 2002

63
Consejo Deliberante de Esquel en el que solicitaba la distribución pública del informe
de impacto:

"… la autoridad de aplicación provincial encargada de evaluar el estudio de impacto
ambiental adopte las medidas necesarias para que la empresa interesada le entregue
con una anticipación de treinta días a la fecha estipulada para la audiencia pública, la
cantidad de 1000 copias del estudio de impacto ambiental oportunamente presentado,
en soporte magnético o CD, para ser entregadas a los particulares que así lo soliciten.
Entre los considerandos estima que la información es fundamental para la formación de
una opinión respecto de cualquier tema; por los bienes jurídicos en juego, dicha
información se hace más necesaria en materia ambiental y que el artículo 41 de la
Constitución Nacional expresamente señala en su segundo párrafo que las autoridades
deben proveer tal información." (Diario El Chubut, 15 de noviembre de 2002).

Lo que debió ser la fuente de información por excelencia del proyecto, se
convirtió en un misterio, lesionando así la posibilidad de ejercer derechos y
obligaciones ciudadanos. En realidad, deberíamos hablar del des-informe de impacto.
No sólo se retaceó a la comunidad, desvirtuándose así su razón de ser, sino que, poco
tiempo después, quedaron en evidencia sus gruesas falencias. Citamos por ejemplo la
opinión de Máximo Díaz, Hidrogeólogo especialista en medio ambiente:

"Los errores son de tal magnitud que lo invalidan. Desde errores menos serios, como
poner que la ciudad de Esquel está a 14 kilómetros de la mina y no a 6, hasta
cuestiones de omisión más graves. El estudio de impacto se hizo sin proyecto de
diseño de la obra, cuando el informe inevitablemente tiene que hacerse sobre esa
base." 46

Para Robert E. Moran, Ph.D., especialista en hidrogeología invitado por
Greenpeace a Esquel:

"Este EIA describe los detalles del proyecto en términos tan imprecisos, con tantos
elementos indefinidos que es imposible para el público y los reguladores saber
realmente qué actividades se llevarán a cabo. Es imposible hacer juicios fiables sobre
los posibles impactos ambientales y socioeconómicos a partir de un documento tan
vago. Los proyectos de minería y los documentos ambientales son notorios por su

46
Declaraciones de Fernando Díaz, hidrogeólogo especialista en medio ambiente contratado como perito
por la Cooperativa 16 de octubre de Esquel, a Página 12, 24 de marzo de 2003. Para más detalles puede
consultarse el informe “FUNDAMENTACIONES GEOLÓGICAS A LA OPOSICIÓN EFECTUADA
POR LA COOPERATIVA 16 DE OCTUBRE AL OTORGAMIENTO DE PERMISO PARA LA
UTILIZACIÓN DE AGUAS PÚBLICAS SOLICITADO POR MINERA EL DESQUITE S.A.”

64
variabilidad. Es común que tales documentos se modifiquen varias veces en un mismo
año. Sin embargo, luego de analizar y participar en docenas de estudios ambientales
similares, éste es el EIA más indefinido que he analizado en más de 30 años de
experiencia en hidrogeología.”47

Llegados a este punto, parece necesario abrir algunos interrogantes sobre los
supuestos en los que se asienta, en nuestra legislación, el procedimiento de informe
de impacto. ¿Qué definición de información lo sustenta? ¿Es posible una circulación
de información “transparente” entre actores tan disímiles como una compañía
transnacional y una organización vecinal de una pequeña localidad patagónica?
¿Estaba el gobierno, en sus diferentes niveles, preparado para liderar un proceso de
discusión pública como el que requería el proyecto Cordón Esquel? ¿Qué rol pueden y
deben cumplir los profesionales de la comunicación en este contexto?
Estos interrogantes exceden los límites de este trabajo. En cuanto al rol de los
profesionales de la comunicación en cuestiones como las que aquí se discuten,
retomaremos el punto más adelante.

4. 1. 9. Minera El Desquite: “no podemos dar la ruta del cianuro” 48

En la jornada de apertura del Segundo Encuentro Patagónico de Minería e
Infraestructura, realizado en Puerto Madryn hacia fines de 2002, el Vicepresidente de
Meridian Gold, Gonzalo Tufino, se negó a dar información clave sobre el proyecto
Cordón Esquel relacionada con el transporte del cianuro que se utilizaría para la
explotación, desde alguno de los puertos de la provincia hasta la mina. "No puedo
darle la ruta del cianuro" fue la contestación del directivo en un singular debate
protagonizado con el ecologista chubutense Javier Rodríguez Pardo (Diario Crónica
de Comodoro, 28 de Noviembre de 2002).
Algunos días después, la empresa publicaba un comunicado de prensa en el
que se puntualizaba que:

“Una empresa extranjera aún no determinada tendrá a su cargo la provisión y el
transporte marítimo y terrestre del cianuro que se utilizará para la explotación del oro

47
“PREDICCIONES Y PROMESAS DE UN ESTUDIO DE IMPACTO AMBIENTAL DEFECTUOSO”,
informe preparado por Dr. Robert Moran, publicado por Greenpeace Argentina, Marzo de 2003. También
puede verse Diario Página 12, edición del 28 de enero 2003.
48
Título de un artículo publicado en Diario Crónica de Comodoro, 28 de Noviembre de 2002.

65
en el Cordón Esquel. Esto se sabrá una vez que esté aprobado el proyecto definitivo
del emprendimiento.”49

Dando por sentado que esto pueda realizarse, un proceso de información y
discusión pública lleva tiempo, quizá años, y ese era un tiempo que Meridian Gold no
estaba dispuesta a perder:

"La empresa actuó mal y lo reconoció. Cuando adquirió el proyecto Meridian, en junio o
julio del 2002, su idea era explotar lo antes posible y empezó a acelerar las fechas con
el estudio de impacto ambiental para comenzar la construcción de la planta el 1 de
enero de 2003. Había cosas que dependían de la empresa y otras de la autoridad de
aplicación de la provincia. La empresa quiso pasar un poco por arriba en ese sentido.
El objetivo era construir el proyecto en tiempo record para entrar en producción lo antes
posible y obtener ganancias lo antes posible."50

Encarado el proceso de evaluación de impacto de la forma en que Meridian
Gold lo hizo, con la anuencia del gobierno provincial, se invalidan de plano los
fundamentos del procedimiento, ya de por sí susceptibles de someterse a crítica. Al
respecto, acordamos con Andrea Mastrangelo en que:

“Las metodologías de EIA no problematizan la racionalidad y significatividad que los
actores nativos dan a los impactos y tampoco se explora la distribución de opiniones en
la heterogeneidad social. Los impactos que la población denuncia y el técnico no crea
relevantes, pueden ser desestimados. Es decir, ante una controversia por el sentido de
si algo afecta o no a la población local, prima un criterio cientificista y la representación
nativa de los impactos puede ser simplemente desechada al ser tildada de poco
fundamentada, no significativa o fundada en temores irracionales” (2003).

De modo que los procesos de evaluación no solamente deben ser
“transparentes” y proveer a la ciudadanía de toda la información pertinente, también
deberían incorporar, en primer lugar, un registro de lo que ésta define como impacto,
riesgo ambiental, o futuro.

4. 1. 10. El impacto como metáfora

49
Diario Infobae, Diciembre 9, 2002
50
Damián Echavarría – Geólogo de Meridian Gold. Entrevista realizada en Esquel, marzo de 2004.

66
Las metáforas no sólo distribuyen efectos éticos, estéticos o emocionales, sino
la propia atribución de sentido: hacen que ciertos enunciados signifiquen y que otros
repugnen al entendimiento (Lizcano, 1996). La metáfora del impacto distribuye roles:
de un lado, un movimiento inexorable, en una dirección determinada; del otro, una
pasividad que es “impactada” de manera irreversible. Como socia de esta metáfora, la
idea de remediación, con la que se define el proceso de cerramiento y abandono de
una mina, refuerza lo pasivo de este supuesto “paciente”, al que su debilidad innata le
impide actuar o tomar la iniciativa. Un impacto es localizable, incide sólo en un punto
de la superficie, de modo que es controlable. Como resultado final de la trayectoria de
un cuerpo, el impacto es previsible.

“La misma imagen de la trayectoria de un proyectil que causa un impacto implica toda
la racionalidad de una función matemática: la parábola. Oponerse a que una ecuación
tome los valores que le son propios es tan irracional como Edipo huyendo del augurio,
o como el ojo cerrándose para no ver el puño ya lanzado. Todo lo más, se podrán
retrasar o amortiguar los efectos del proyectil, retardar la aparición de los valores
numéricos de la función que define la trayectoria. Por ello, la sociedad se limita a sufrir
el impacto, es el paciente, no tiene ninguna responsabilidad ni papel en la construcción
ni en la orientación del meteorito.” (Lizcano, 1996)

El sentido de las metáforas no es definitivo ni determinante. Si bien ofrecen un
camino al pensamiento, pueden modificarse, siendo este, precisamente, uno de los
objetivos de la actividad política. El proceso de evaluación de impacto ambiental
demanda la incorporación de todos los actores involucrados o posiblemente afectados
por el proyecto en cuestión. Necesariamente, este proceso debería incluir la
posibilidad de que el proyecto no se realice: justamente aquello que, en Lizcano,
aparece como “fuera de la racionalidad de la metáfora del impacto”. Sólo cuando la
comunidad atraviesa la metáfora, la desarma, para volver a pensar sus términos desde
el principio, la parábola se rompe, allí donde nuevas metáforas, y nuevos caminos,
comienzan a configurarse.

67
4. 2.1. Actor: Asamblea de Vecinos Autoconvocados

A lo largo de este eje nos proponemos caracterizar al movimiento en cuanto
sujeto enunciador particular en la campaña por el No a la mina, rastrear cómo se
construyó en las instancias enunciativas a través de la Asamblea de Vecinos
Autoconvocados, evidenciar cuáles fueron sus estrategias de comunicación y cómo
construyó a la empresa y al gobierno en su discurso.
El recorrido del capítulo será: primero el análisis de la construcción del otro
como el que no informa y miente, para seguir con la creación del movimiento a partir
de esta desinformación, luego seguiremos con el dispositivo enunciativo de la
Asamblea de Vecinos Autoconvocados para finalizar con el análisis de las estrategias
comunicacionales desplegadas.

4. 2. 2. La empresa y el gobierno: dos aliados.

“Tenemos la absoluta certeza de que [los gobernantes]
son verdaderos socios de la iniciativa minera.”
Vecinos Autoconvocados de Esquel. 51

Analizaremos la forma en que el movimiento de Vecino Autoconvocados
construyó en su discurso a los otros actores.
Según el MMSD (Mining, Minerals and Sustainable Development, un proceso
de consulta global sobre el sector lanzado por varias de las empresas mineras más
importantes a nivel mundial que concluyó en 2002) la importancia de la información es
una característica del sector, sobretodo en un proyecto donde se pone en juego la vida
entera de una comunidad, ya que el yacimiento está a menos de 7 km de la ciudad y,
por lo tanto, afecta la economía, la vida social, el medio ambiente, la densidad
demográfica y otros aspectos de la misma.

“Los actores sociales en el sector de los minerales y metales requieren información
durante todas las etapas de una operación: búsqueda, construcción, explotación,
refinación, procesamiento y eliminación o reciclaje. La necesidad de información en
todas las etapas es inmensa.” (MMSD : 401)

51
Documento N°11, pág 2.

68
De acuerdo con la legislación, la responsabilidad de informar le corresponde a
la empresa que debe elaborar un Estudio de Impacto Ambiental para ser presentado
en una audiencia pública para discutir los posibles riesgos ambientales del proyecto.
(Ver apartado 4. 1. 7.)
Y el gobierno, como representante de la comunidad, debe resguardar los
derechos de los ciudadanos. Como dice el diario El Oeste:

“Además de ir contra la empresa minera, tendríamos que ir contra los funcionarios
públicos, nuestros teóricos representantes”, dijo un vecino. Agregó que “la empresa
viene a hacer un negocio, si los políticos se lo permiten; ellos tendrían que poner
límites, pero miran para otro lado”. (Diario El Oeste, 2 de enero de 2003).

Podemos ver que los vecinos critican la falta de control del gobierno, niegan la
calidad de representantes ya que no ponen límites, es decir, que no se ocupan de
proteger los intereses de la comunidad sino que miran para otro lado, en alusión a un
dejar hacer a la empresa. En este sentido, para los vecinos se borran los límites entre
lo privado y lo público ya que la empresa hace su negocio, una actividad económica
privada pero es el gobierno quién tendría que reglamentar y resguardar los derechos
de la comunidad, no lo hace y queda en el mismo plano que la empresa.

También el movimiento decía en un documento:

“grupos de vecinos y algunos profesionales de la sede local de la Universidad Nacional
de la Patagonia desarrollaron numerosas charlas y mesas de debate sobre la
problemática, para compartir con los jóvenes la información que se obtenía y que era
ostensiblemente contradictoria con la brindada por el gobierno y la empresa minera.” 52

Es decir que, desde un primer momento, los vecinos plantean un
enfrentamiento con los otros actores a partir del tema de la información, agrupando al
gobierno con la empresa en un mismo conjunto. De hecho, la primera charla que se
dio con la empresa Du Pont (ver apartado ver punto 3.6.1.), el que pasaba las
diapositivas informativas era el director de geología de la provincia de Chubut; por lo
tanto, el mismo gobierno se presentaba a la par de la empresa.
Siguiendo este punto, en otro documento de Vecinos Autoconvocados
distribuido por Internet acusan al gobierno de no informar y de ocultar información:

“El gobierno ocultó todo lo que pudo: estos pésimos desempeños resultan todavía más
irritantes si vemos la clara política de ocultamiento y desinformación a la comunidad
52
Documento Vecinos Autoconvocados.

69
que llevó adelante el gobierno provincial, ya que hace dos años que se otorgó la
concesión a la minera y solo durante este año tomó estado público que Meridian Gold
pretendía empezar el 1° de enero del 2003 y esa fecha marcó el ritmo de trabajo de los
mecanismos del estado provincial y municipal.” (Documento en la página Web de
Vecinos Autoconvocados www.noalamina.i8.com)

Otro aspecto que influyó es el de la confianza que debía tener la comunidad en
el actor gobierno para las funciones de control sobre la empresa y el proyecto minero.
Como cuenta el secretario de Producción de la Municipalidad Esquel:

“Te diría en primer lugar que hubo un manejo muy deficiente de la información de parte
del otro actor interesado, que es la empresa minera, porque estábamos atravesando
puntualmente una etapa de fuerte cuestionamiento a todo lo que tuviera que ver con lo
institucional en la Argentina, por un proceso de licuación de la credibilidad institucional.
De modo que no alcanzaba con decirle a la gente que se iba a controlar el proceso,
básicamente porque la gente no creía en la calidad moral de los funcionarios que
tenían a su cargo el control de este tipo de proyectos.” 53

Esto se incluye en una serie que comienza en el proceso reciente que vivió
Argentina durante el gobierno de Fernando De la Rúa y especialmente los sucesos
ocurridos en diciembre del 2001.
Dentro del imaginario social acerca de los políticos y la corrupción, el
movimiento al colocar a la empresa junto al gobierno lo que hace es desprestigiar
también a la empresa sin diferenciar las actividades públicas de las privadas. En esta
gacetilla del movimiento hablan acerca de las actividades de Meridian Gold:

“la campaña publicitaria de la minera que promete fuentes de trabajo como si se tratara
de un candidato político que suma “promesas” de dudoso cumplimiento.”54

“(...) la ruptura era con los políticos corruptos que respaldan el proyecto, con los
empresarios que arreglaron sus negocios a costa del pueblo y con la empresa minera
que nos miente y nos trata de ignorantes.”55

Entonces los dos actores son vistos como corruptos, dudosos, que prometen y
no cumplen y por lo tanto no se les debe creer. Y se diferencia claramente que la
ruptura era con ellos y no con los vecinos.

53
Entrevista a Héctor Trotta. Op. cit.
54
Documento N° 16, 5/03/03
55
Documento N° 16 21/03/03

70
Otro de los documentos que analizamos es el periódico El Ciudadano. Esta es
una publicación del Movimiento Ciudadano, creada en julio de 2002. El titular de dicha
publicación “¿Por qué a nuestras espaldas?” ya plantea desde el comienzo la crítica a
la empresa y al gobierno por no informar a la comunidad del proyecto.

“¿Por qué razón desde un principio apostaron a desinformar?”56.

Y dice:

“Gradualmente la ciudadanía ha sido olvidada del diálogo entre gobernantes y
ciudadanos. Del contrato social fundado en la información y la participación.”57

Este periódico plantea la idea de democracia y espacio público, que se funda a
partir de al información y la participación para una libre decisión. Esta idea será
analizada más adelante en el apartado “De la información a la comunicación”.
En una encuesta realizada por El Ciudadano a los habitantes de Esquel se le
pidió a los encuestados que formulen preguntas que le harían al gobierno sobre el
proyecto. Entre ellas:

”¿No es hora de que sean honestos e informen claramente y con verdad?¿cuánto les
pagan de coima?¿No se están dejando llevar por intereses económicos y de imagen
personal?¿Qué intereses tienen las autoridades?”58

Entonces el movimiento de Vecinos Autoconvocados construye a los actores en
su discurso como los que debían informar y no lo hicieron y en cambio le dieron la
espalda a la comunidad. La empresa y el gobierno local y provincial son considerados
como aliados. En esta serie son vistos como incapaces de controlar, como
deshonestos, son desprestigiados por corruptos, vistos como realizando una campaña
electoral prometiendo para luego no cumplir.

4. 2. 3. Si no hay información, hay movimiento

“Yo creo que fue un gran descubrimiento para el vecino de Esquel
que en Internet tenía otro aliado, que era la información.”

56
Documento N° 12, pág. 1
57
Op. cit. pág 3.
58
Op. cit.

71
Fito Alarcón, periodista de Canal 4, Esquel.

Uno de los datos que surgen de nuestra investigación es que en el origen del
movimiento de los vecinos autoconvocados por el No a la mina, la chispa inicial es la
falta de información. Como cuenta Marta Sahores (ver historia del movimiento), a partir
de una charla que dio la empresa donde se ignoraban las posibilidades del cianuro de
contaminar y se trataba el tema displicentemente, algunos profesionales de la Sede
Esquel de la Universidad de la Patagonia, comenzaron a buscar información al
respecto y centraron su esfuerzo en la difusión de esa información.
Entonces se produjo un movimiento desde adentro de la Asamblea hacia la
comunidad, un movimiento de búsqueda de información por parte de los vecinos más
participativos que se nucleaban en la Asamblea para más adelante comenzar a
comunicar esa información. Como cuenta Pablo Quintana de la Comisión de prensa
del movimiento (ver CD anexo):

“De hecho esto [el movimiento de vecinos] surgió como un boca a boca entre los
vecinos apuntando por la información que iba encontrando cada uno y que se iba
interiorizando por el tema en Internet o por los mismos informes que daban a conocer
algunos técnicos o profesionales de la Universidad. Nadie sabía lo que era la
explotación a cielo abierto, la utilización de cianuro, los drenajes ácidos… Ese proceso
de información paradójicamente lo genera la propia comunidad. Ante las primeras luces
de alarma, de los primeros informes que empiezan a decir que se iban a utilizar 6
toneladas de cianuro por día, la gente empieza a requerir información y no son
precisamente los medios los que otorgan ese material sino que son los propios
vecinos.” (entrevista a Pablo Quintana, Op. cit.).

Se genera la Asamblea de Vecinos a partir de esta necesidad de saber qué era
lo que ocurría, de qué se trataba la minería a cielo abierto y cuáles eran las
consecuencias que iba a traer. Según el concejal de la asociación vecinal Antonio
Pontoriero (ver anexo CD):

“Pero el tema se empezó a investigar desde la Universidad, desde un grupo de vecinos
con inquietudes, sobre todo cuando tuvieron acceso al informe de impacto ambiental y
a partir de allí empezamos a bajar mucha información de Internet. La información
estuvo a cargo de los vecinos y no de los medios, sacando un par de medios que
tuvieron una actitud digna y más allá de medios, me refiero a algunos compañeros de
la prensa que actuaron como vecinos, que si vos ves los diarios de la época y las
radios, se había tornado como una cuestión casi de campaña electoral de la mina.

72
Entonces nosotros comenzamos a trabajar con medios alternativos como las gacetillas,
los volantes, tratando de ver algunos amigos que podían filtrar algo en los medios de
comunicación, pero nada más que eso.”59

Como vemos en estas dos citas, los medios de comunicación no cumplieron
con la tarea de informar a la comunidad sino que fueron los vecinos agrupados en
asamblea los que realizaron la tarea de búsqueda de información.
En este punto merece un espacio singular el medio por excelencia que utilizó el
movimiento para conseguir la información: Internet. Como dice el ambientalista Javier
Rodríguez Pardo (ver anexo entrevistas):

“Les aclaro que Internet para nosotros ha sido una bendición, gran parte de todo esto
ha sido Internet. Aprendimos del cianuro, de metales pesados, de cómo funciona esta
minería a gran escala.”60

Las principales características de Internet, que son su rapidez, su fácil acceso y
la capacidad de lograr contactos con todo el mundo, posibilitaron que los vecinos del
movimiento pudieran buscar los datos e información que necesitaban sobre los
procesos químicos y de explotación del oro, sobre las corporaciones mineras,
accidentes con cianuro, etc. También les permitió realizar acercamientos con otras
experiencias de comunidades afectadas por la minería. Un ejemplo de esto fue la
entrevista via e-mail que los autores de esta tesina realizaron a Robert Deurloo,
Ingeniero en Minería de la Colorado School of Mines y por 10 años gerente general de
Beartrack. 61
Otro ejemplo de las posibilidades que tuvo el movimiento de vecinos a través
de Internet fue la red interna que se creó entre ellos a partir del e-mail. Todo el
movimiento se conectaba a través del mailing: advertencias, reuniones, información,
marchas, estrategias, etc. Un ejemplo es este mail interno del movimiento:

“ESTIMADOS AMIGOS: Me acaban de comunicar que han colocado una serie de
documentos en español en formato PDF que están accesibles a TODOS los que
quieran verlos. Son documentos elaborados por varias asociaciones (Mineral Policy
Center, NGO, etc), que reúnen experiencias y comentarios referidos a la minería a

59
Entrevista realizada a Antonio Portontiero, Concejal de la asociación vecinal.
60
Entrevista realizada a Javier Rodríguez Pardo, Movimiento Anti Nuclear Chubutense - RENACE.
61
Ver “UN EX GERENTE DE MERIDIAN GOLD ALERTA SOBRE LA MINA - Si empiezan, ya será
tarde" Página 12, 22 de marzo de 2003. También "Meridian Gold insider crosses to Greens" en
MINEWEB.COM, < http://www.mips1.net/mgan.nsf/UNID/TWOD-5KQVKP > o GREENPEACE, "YO
NO CONFIARIA EN LAS PROMESAS DE MERIDIAN"
<http://www.greenpeace.org.ar/secciones/campanias/contamin/mineria6.php3 >

73
cielo abierto. Creo que es muy interesante sobre todo porque andábamos escasos de
material en castellano.”

Estos usos tecnológicos pueden conectarse con la relación entre lo local y lo
global. En un conflicto que se desarrolló en una ciudad del sur de Argentina, los
nuevos medios electrónicos funcionaron como articulación entre estos dos órdenes.
Siguiendo a Ford:

“El ciudadano, por más que hoy muchas veces eluda la información macro y se
encierre en lo local o lo micro, va a necesitar para decidir, en su país y aún en su
municipio, buenos servicios de información internacional.” (1999: 223)

De esta manera los vecinos de Esquel se valieron de Internet para articular su
conflicto micro con otras problemáticas en el mundo global y gracias a este medio
obtuvieron información clave para sus decisiones.
En cuanto a los medios de comunicación tradicionales, los vecinos no se
apoyaron o buscaron basar su campaña en ellos sino que desarrollaron sus propios
medios que eran las cartillas y volantes que distribuían y también se comunicó la
información en las mesas de información donde la relación era cara a cara y de
vecino a vecino; generando esta idea de credibilidad a partir del acercamiento.
El mismo Pablo Quintana, quien trabajaba en el diario El Chubut durante el
conflicto, da pautas de que el mailing era más importante que los medios masivos de
comunicación; era más efectivo.

“El correo electrónico en un principio, para mí fue fabuloso. Yo publiqué un informe a
través de Internet, ni siquiera lo publiqué en el diario porque aparte sabía que la
trascendencia que iba a tener ni siquiera la iba a lograr con el diario, porque encima
tiene poca tirada. Entonces sabía que iba a tener mucha más trascendencia a través de
Internet que con el diario.”62

Afirmamos esto no sin tener en cuenta que en Esquel hay mucha población
desocupada y que vive en la pobreza, por lo tanto, el movimiento debía tener otros
medios para difundir la información y ampliar el acceso a toda la comunidad.

4. 2. 4. La Asamblea como sujeto enunciador

62
Pablo Quintana, Op. cit.

74
El principal sujeto enunciador del actor por el No a la mina a la Asamblea de
Vecinos Autoconvocados, con todas las características que esto implica. En primer
lugar, porque la Asamblea tenía una composición heterogénea, en ella confluían
vecinos de distintas orientaciones políticas e ideológicas, convocados bajo el lema
“No a la mina”. Como cuenta Flavio Romano en Internet:

“Todos sabemos que aquí llegamos desde muchos lugares diferentes. Hay
peronistas, radicales, de izquierda, del centro, del ARI, independientes,
63
mapuches, ecologistas, etc.”

Y también, como declaran ellos mismos en un documento publicado en
Internet:

“Cabe señalar que este movimiento social atraviesa transversalmente esta comunidad
integrando personas de todos los sectores sociales, profesionales, comerciantes,
desocupados, trabajadores, etc. y al margen de los aparatos partidarios.” (Documento
en la página Web de Vecinos Autoconvocados www.noalamina.i8.com).

La Asamblea como lugar de discusión y toma de decisiones horizontal y
heterogéneo reunía a todos los sectores. Le daba una unidad y una coherencia al
movimiento de vecinos en cuanto a ideas y prácticas, es decir que las actividades
como marchas, pintadas, escraches, y algunas publicaciones partían de la Asamblea.
Intentaremos definir una línea común al análisis del material del corpus, no sin tener
en cuenta que algunas publicaciones y volantes eran independientes, así como
actividades que realizaban las organizaciones no gubernamentales que participaban
de la Asamblea pero también por fuera de ella.
Una de las principales ideas es que dejan de ser sujetos políticos en el sentido
partidario para formar parte del movimiento de Vecinos Autoconvocados en la
Asamblea. Lo que queda borrado en estas prácticas es la política partidaria (tan
desprestigiada en Argentina) y pasa a tomar fuerza la idea de democracia participativa
que surgió con las asambleas luego del cacerolazo del diciembre de 2001. Como dice
el vecino Romano:

“Hemos llevado una lucha no muy común por revolucionar esta democracia y hacerla
par-ti-ci-pa-ti-va.” (Op. Cit.)

63
http://www.esquelonline.com/~noalamina/flavio.htm.

75
De esto se desprende la idea de que no hacen política en el sentido tradicional,
no hay un aparato político con intereses creados; ellos son vecinos que se preocupan
por su futuro y el de sus hijos y como el gobierno está aliado con la empresa, deben
participar y luchar contra la mina.
Como afirma García Delgado (1994) sobre los nuevos movimientos sociales
que se alejan de los partidos políticos:

“(...) hay un desprestigio creciente de los partidos y un rechazo a su intervención en la
vida de los movimientos. Los partidos son percibidos como introduciendo lógicas de
manipulación y apropiación de las reivindicaciones, constituyendo una verdadera
amenaza para las organizaciones populares.” (1994: 192)

No hay intereses electorales en juego, ni sueldos del Estado, ni arreglos
políticos.
Esto le da a la Asamblea una idea de neutralidad política, de “pureza”.
Podríamos trazar un paralelismo entre esta idea de no contaminación en el plano
político con la defensa del medio ambiente y la no contaminación de la naturaleza.
Construyen un espacio de “pureza” tanto política como ambiental, a pesar de que
precisamente lo que hacen es política.
La escenografía que construye en sus textos podríamos llamarla ciudadano-
comunitaria, donde vecinos comunes, en tanto ciudadanos, se reúnen en una
asamblea a discutir, a buscar información para luego comunicarla a los demás
vecinos. El locutor se legitima a través de su condición de vecino no político y
construye un destinatario que debe interesarse por su misma condición de vecino y
porque su futuro está en juego. Es interpelado moralmente y a través de la idea de
participación ciudadana que lo lleva a informarse y participar porque está en juego su
futuro y el de sus hijos.

“la mina está en contra tuyo, o por lo menos en contra de tu futuro y el de tus hijos”
(Documento N° 9)

En cuanto al ethos del locutor, podemos decir que el ethos dicho es enunciado
a partir del título de una de las cartillas más importantes que distribuyeron durante el
conflicto “Vecinos informan a vecinos” y por el mismo nombre del movimiento Vecinos
Autoconvocados. Entonces el locutor es un vecino en igualdad con el destinatario que
tiene como principal tarea informar al otro para que se oponga a la mina y vote en
contra. Y su posición es por fuera de lo político, es autoconvocado, nadie lo dirige ni

76
hay intereses partidarios en juego. Esto está muy relacionado con la escenografía que
construye, ya que legitima al locutor en tanto par del destinatario, que comparten los
mismos problemas e inquietudes frente a la mina. De la misma manera, esta igualdad
contribuye a alinear a la empresa y al gobierno como aliados contra los vecinos, contra
ellos, que son de la comunidad.
En cuanto al ethos mostrado podemos organizarlo en dos ejes principales que
parecen organizar su mundo ethico: saber / no saber y política / no política.

Saber / no saber:

Tomando en cuenta que la información fue lo que motivó la creación del
movimiento de Vecinos Autoconvocados y la Asamblea, el conocimiento detallado del
tipo de explotación minera que desarrollaría la empresa fue uno de los argumentos
que utilizó para dirigirse a los vecinos. A partir de todo el proceso de búsqueda de
información y dado que la empresa no se ocupó de informar a la comunidad, el locutor
se legitima para dirigirse al destinatario desde un lugar de saber. El locutor es el que
sabe, el que maneja el saber porque se pudo informar y está en el movimiento de
vecinos y forma parte de la Asamblea. Todos son vecinos, están en igualdad, pero el
locutor está informado y el destinatario no. Por ejemplo:

“Sabe usted vecino que...?”64

O en la cartilla “Vecinos informan a vecinos” donde se utiliza el sistema de
preguntas y respuestas típico de una escenografía escolar para informar.

“¿Qué es el cianuro? es uno de los peores venenos que existen en el planeta.”65

El locutor, a partir de su saber informa y da razones para votar en contra de la
mina, para que este destinatario construido en la escenografía como ciudadano decida
en el plebiscito.

Política / no política:

El segundo rasgo que presenta la Asamblea como sujeto enunciador es su
condición de no partidaria. Cuando los vecinos llegan a la Asamblea dejan sus

64
Documento N° 1.
65
Documento N°3, pág. 2.

77
“ropajes” partidarios y se reúnen y discuten en tanto vecinos. Como ya dijimos, la
política está desprestigiada en Argentina y por lo tanto la sola condición de ser
autoconvocado le da al locutor un rasgo de neutralidad que es positivo y que, por
ende, lo coloca frente a los políticos corruptos que:

“En lugar de actuar en forma imparcial y de fiscalizar el emprendimiento, como
corresponde a gobernantes electos, se han hecho voceros y principales difusores de la
propaganda de la empresa.” (Documento N° 4).

Como los gobernantes no son imparciales y tienen intereses en juego, es la
Asamblea la que se posiciona en el lugar de la imparcialidad y de la neutralidad,
brindando información para que toda la comunidad pueda decidir sobre su futuro. Esta
construcción del ethos del locutor como no político le da legitimidad: la Asamblea da
las razones para votar por el No en función de una posición neutra que defiende los
intereses de la comunidad, que no están manchados con la mentira de los políticos
que sólo quieren ganar votos o de la empresa que quiere llevarse el oro:

“Con campañas financiadas por empresas gigantes, los políticos se aseguran más
compras de votos, más dinero y mas poder.” (Documento N° 8)

En esta construcción ethica del locutor, la política es parte del engaño y la
mentira y lo no político queda emplazado discursivamente del lado de la verdad y del
futuro de los hijos y los nietos de lo vecinos de toda la comunidad. Se separa del
gobierno y de la empresa para posicionarse del lado de los vecinos que tampoco
hacen política.

En cuanto a la construcción del destinatario, el discurso lo nombra
explícitamente como vecinos, como sus pares y los pone en el lugar del no saber y
como necesitados de información para poder decidir sobre su futuro a partir del eje
saber/ no saber. Pero esta necesidad de información no produce una asimetría entre el
locutor y el destinatario ya que la pertenencia a una misma comunidad, la condición de
vecinos y la utilización del nosotros inclusivo por parte del locutor reconstruye en el
discurso a la comunidad:

“Mientras nosotros sufrimos los cortes y debemos cuidarnos en el uso del agua, la
minera presentó ante la justicia para continuar con el proyecto y el gobierno habla de
tecnologías alternativas.” (Documento N° 1).

78
“Solamente sumando nuestras voluntades y acciones seremos capaces de decidir
NOSOTROS nuestro futuro” (Documento N° 4).

En este sentido, se produce una alianza entre el locutor y el destinatario a partir
del uso del nosotros y en oposición al gobierno y a la empresa que son los “otros” que
vienen a llevarse los recursos, a contaminar el ambiente y a hacer su negocio.

4. 2. 5. De la información a la comunicación

En este apartado analizaremos los medios, las estrategias y los modos que
utilizó el movimiento de Vecinos Autoconvocados para comunicar la información
acerca de la mina de oro y para definir su campaña para el plebiscito.
Consideramos que la principal estrategia del movimiento fue tomar el discurso
del derecho a la información, discurso que incluye los conceptos de acceso y
participación como formas de ejercer la democracia y para decidir libremente en un
proceso que interpelaba a toda la comunidad. Podemos tomar como ejemplo de esta
línea de argumentación a Margarita Graziano (1998), en la que el Estado debe:

“Propiciar el derecho a informar y a ser informado veraz y oportunamente como
requisito fundamental en la consolidación de la estabilidad democrática y como factor
de integración, formación de opinión y participación.”

Y en cuanto al tema específico de la minería aparece este discurso en el
informe MMSD:

“En una democracia, se acepta ampliamente que el acceso a la información es
esencial. La información ayuda a los diferentes actores de una economía a
desempeñarse en forma eficiente y eficaz. También, ayuda a los individuos y
organizaciones a crear, comprender y cuestionar las políticas, prácticas y regulaciones;
comunicar las necesidades y preocupaciones, y obtener y defender los derechos
fundamentales al uso de los recursos.” (MMSD: 2001: 399)

En El Ciudadano se plantea abiertamente el tema del derecho al acceso a la
información para tener la posibilidad de formarse una opinión y decidir libremente:

“Si cualquiera de nosotros tiene que tomar una decisión importante, cualquiera sea,
seguramente se tomará su tiempo para reflexionar y ver si le conviene, qué medios

79
tiene para concretarla, etc. Y en esto es fundamental la información y , para que la
decisión sea la más adecuada, esta información debe ser verdadera, de fácil
comprensión para uno y abarcativa de todos los problemas y potencialidades. Sin esta
información no hay decisión adecuada, y mucho menos decisión libre.” (Op. Cit. pág.
1).

Entonces como principal idea, el movimiento plantea que si el gobierno y la
empresa no se ocupan de informar, son ellos los que van a realizar esa tarea para que
los ciudadanos decidan libremente. Y aparece esta idea de neutralidad, de que no
están convenciendo sino informando, y se borra el efecto de sentido de una campaña,
de una tendencia, de una política.
Como cuenta Marta Sahores en la entrevista (ver CD anexo):

“Nosotras no nos manifestábamos por el No a la mina directamente. Nosotras lo
hacíamos diciendo: tenemos que dar conocimiento para que cada persona tome una
decisión responsable en el momento que sea. Pero pensábamos: tenemos que
informar a la gente para que sepa qué se viene. Ése era el objetivo.”

Una de las formas que tomó la campaña fue la de avisos radiales y de
televisión. En un importante aviso de televisión de Greenpeace aparecía Julián Weich
tomando agua de un lago y diciendo:

“Por eso te pido antes de tomar una decisión te informes, averigües, lo pienses bien.
Porque esta en tus manos el futuro de Esquel.”

A partir de esta estrategia principal, y ya analizando los distintos volantes y
panfletos que se distribuían en Esquel, podemos caracterizar dos estrategias paralelas
para comunicar la información y para desarrollar su campaña. Por un lado, se
utilizaban elementos del lenguaje coloquial, apelando a un registro simple, accesible a
todos los habitantes de Esquel y más dirigido a los jóvenes y a los ciudadanos con
menores recursos.
Por ejemplo, el documento N° 3 (ver anexo) incluye 19 puntos informativos con
distintos temas acerca de la instalación de la mina, que tienen que ver con impuestos,
con el negocio para Meridian Gold, el cianuro, etc. Esta cartilla está dirigida a la
comunidad en general, no tiene ni datos técnicos, ni vocabulario técnico; las razones
que se dan frente a cada pregunta (el título es “¿Por qué decimos no?”) son simples,
para que las entiendan personas de todas las edades:

80
“¿Son malos los vecinos del sí? No, para nada. Son simplemente vecinos que los han
engañado, les han mentido sin piedad y les han prometido cosas que nunca cumplirán.”
(Documento N° 3).

“¿Cuánto dura la contaminación? Siglos y siglos... sus hijos y sus nietos y los nietos de
los nietos de sus nietos NO PODRÁN beber el agua ni cultivar la tierra.” (Op. Cit.).

La pregunta ‘¿son malos?’ es una reducción básica y dualista, malo/ bueno,
apuntada a simplificar la complejidad del problema. Lo que aparece es un eco del
discurso del catecismo religioso, donde el dualismo malo/ bueno y la piedad vienen a
cuenta de una sociedad conservadora. Esto será analizado más adelante, en el eje de
análisis “comunidad”.
Además, este volante incluye un chiste sobre una mujer que le ofrece un vaso
de cianuro a su esposo. Utilizan el lugar del grotesco y del chiste como modo de
persuadir, a partir de estas formas tomadas del discurso popular y de la prensa gráfica
humorística.
Otro ejemplo de este tipo de estrategia es la cartilla informativa “Maleducados,
lo que no sabemos de la mina”. Esta cartilla argumenta sobre varios aspectos del
conflicto y está totalmente ilustrada. En lugar de tener argumentos técnicos, recurre
más a la ironía y a la simpleza:

“el progreso requiere esfuerzos, entre ellos: ingerir un poco de veneno, sacrificar
arbolitos y algunos peces pequeños... pero: con un poquito de cáncer vamos a ser
todos muy felices...” (Documento N° 8).

También podemos incluir en esta serie a los afiches que distribuía el
movimiento. Un ejemplo es un afiche con una familia de esqueletos junto a un cartel
de peligro cianuro que dice:

“nosotros dijimos sí, ¿Y usted?” (Documento N° 26).

Otro afiche es color negro y gris, y dice:

“No avanzar. Área contaminada. Año 2023. Esto puede pasar. Vos lo podés evitar.”
(Documento N° 28)..

Tiene un dibujo de una calavera y el dibujo de una urna con el voto del no.
Estos afiches son de buena calidad de papel y parecen responder a la estrategia de

81
llegar a todos los habitantes de la ciudad a través de los recursos de la gráfica
publicitaria.
Luego, podemos caracterizar una segunda estrategia a través de volantes que
se dirigen a una capa más ilustrada de la población. Un ejemplo es el volante “18
razones económicas para decir vote no” que tiene un lenguaje tomado del discurso
económico y que construye un destinatario que conoce de impuestos y maneja
porcentajes:

“Deducción del 100% del impuesto a los combustibles líquidos y exención del impuesto
al cheque (decreto N° 613/ 2001). Para el resto de las actividades, la tasa del impuesto
al débito y crédito en cuenta corriente, es del 6 por mil.” (Documento N° 5).

Tambièn hay una estrategias de contraestigmatización. Tomando el concepto
de estigma de Erving Goffman, el término se utiliza para:

“(...) utiliza para designar un atributo que arroja un descrédito profundo sobre aquel que
lo lleva.” (Martini, 1994).

Podemos decir que los vecinos en su discurso denuncian que la empresa los
trata de ingenuos, poco inteligentes, estúpidos, es decir, los estigmatiza. Es por eso
que se desarrolla una contraestigmatización:

“Porque desde el sector minero se le solicita a los ciudadanos el número de documento
insinuándoles que así podrían después determinar qué votan en el cuarto oscuro, en
una verdadera ‘tomada de pelo’ a la inteligencia de los votantes.” (Documento N° 22.
Gacetilla de prensa del movimiento).

“¿Por qué mienten las mineras? Porque quieren llevarse plata fácilmente y necesitan
que la gente no se dé cuenta. En Esquel, además de mentir, nos trataron de estúpidos.”
(Documento N° 3, pág. 4).

Entonces, a partir de esta estigmatización que refiere el movimiento van a
desarrollar una estrategia de contraestigmatización, una respuesta que tiene que ver
con las ideas de conciencia, reflexión e información. Si la empresa los trata de
ingenuos, ellos consideran que deben informarse, participar, reflexionar para
demostrarles que lo que dicen no es cierto y que saben lo que pasa.
También hay una interesante re-definición de la figura del ciudadano que debe
decidir en una elección libremente y de acuerdo a su opinión democrática, sin

82
incentivos, ni deben ser comprados sus votos. Durante el conflicto hubo varias
denuncias por parte del movimiento de Vecinos Autoconvocados sobre sobornos y
clientelismo político. Pero en lugar de rechazar estos ofrecimientos desde un lugar
ético y moral, promueven aprovechar estos ofrecimientos, exigiéndoles más dinero y
“regalos” para después votar por el No. Como dicen en “Vecinos informan a vecinos”:

“¿Qué hago si me ofrecen plata para votar? Agarre el dinero, pero no deje que estos
cretinos envenenen a sus hijos. En el cuarto oscuro nadie lo podrá ver; vote a
conciencia. Esta gente quiere jugar sucio y tratar a la gente como ganado y creen que
pueden comprar votos.” (Op. Cit.)

La empresa y el gobierno fueron acusados a lo largo del conflicto de estar
aliados y ser corruptos, de desarrollar prácticas clientelistas y oscuras. De esta
manera, parece que en una situación de crisis y de necesidad, los ciudadanos se
permiten licencias éticas para aprovechar los recursos que no tienen, aunque su
decisión en el voto luego sea otra. Esta idea puede ser complementada con la historia
que un vecino militante del Partido Justicialista, adepto a los “asaditos” políticos en
Esquel, contó en una entrevista. Comentaba que cuando le vinieron a pedir el “asadito”
correspondiente para ir a votar por el No a la mina él les respondió que eso no era
política, sino que estaba en juego el futuro de sus hijos.
En la disputa por la información se produjo un hecho interesante: tanto los
actores a favor del no, como los del sí, comenzaron a dar charlas informativas en los
mismos lugares, como cuenta Marta Sahores:

“La primera charla la hicimos en la Universidad. El resto en las escuelas. Porque la
Meridian Gold empezó a ir a todas las escuelas secundarias y primarias; nosotras sólo
fuimos a las secundarias, alguna primaria también pero para alumnos de los últimos
años. Habían empezado a ir a contar las bondades de todo el trabajo que iban a dar a
sus papás. Iban ingenieros de la empresa, Neff y José de Castro. O íbamos nosotros
primero y después ellos. Era la competencia. Hemos dado algo así como 40 charlas.”
(Entrevista Marta Sahores, Op. cit.).

Podemos reconstruir un entimema sobre el que se basa esta apreciación. El
silogismo incompleto se construye sobre la idea de: nosotros no usamos a los chicos y
ellos sí, usar a los chicos es poco ético, por lo tanto ellos son poco éticos.
En esta ‘competencia’ de charlas informativas lo que va a entrar en juego es la
forma de validar la información. De qué manera cada actor va a imponer su verdad,
mediante qué prácticas y con qué recursos.

83
Por un lado, una de las estrategias que va a usar el movimiento tiene que ver
con charlas que daban personas con un capital simbólico acumulado que garantizaba
el valor de verdad de lo que decía desde el discurso científico – técnico; como
analizamos antes en los volantes. Este es el caso de las charlas que dió Robert
Moran. Como cuenta Marta Sahores:

“Viene Robert Moran, un hidrogeoquímico norteamericano que es asesor de la Mineral
Policity Center, el organismo regulador de minería de Canadá, que es mucho más
exigente que las leyes que tenemos acá en la Argentina. Greenpeace le pagó el pasaje.
Dio una charla muy buena, fue muy claro en sus exposiciones, algo de español hablaba
entonces captaba las preguntas que se le hacían.” (Op. Cit.).

Moran, al ser un experto norteamericano puede argumentar en una situación
de igualdad con las opiniones de la empresa. Él es del primer mundo como Meridian
Gold y a partir de su conocimiento y su prestigio garantiza su valor de verdad.
Siguiendo esta línea, podemos citar un informe de Greenpeace Argentina como
ejemplo de los múltiples informes que presentaba el movimiento sobre los peligros de
contaminación desde el discurso científico técnico y apelando a la autoridad de la
Cooperativa 16 de Octubre, que provee agua a la ciudad, y a la figura del licenciado
Fernando Díaz:

“Existe un informe hidrogeológico realizado por el Lic. Fernando Díaz para la
Cooperativa 16 de octubre que abastece de agua a la ciudad, donde plantea serias
preocupaciones sobre el impacto que el proyecto pueda tener sobre la calidad y
cantidad de agua disponible para distribuir para consumo de la población de Esquel.”66

De esta manera, apoyaron y validaron sus argumentos con informes de
licenciados, especialistas y expertos vinculados con la minería. Además, las charlas
del movimiento eran realizadas, como dijimos, por profesoras de la Universidad
Nacional de la Patagonia, incluyendo el saber universitario en la disputa por las
validaciones. En la publicación El Ciudadano aparece una nota a Osvaldo Bayer
donde opina sobre el conflicto.

“No renunciar, protestar, salir a la calle, formar movimientos.” (Documento N° 12, pág.
8).

66
“No todo lo que es oro brilla. Resumen de impactos ambientales de la minería de oro.” Elaborado por
Verónica Odriozola - Campaña de Tóxicos de Greenpeace Argentina - Enero de 2003.

84
De esta manera aparece una figura de la cultura, un escritor y periodista que
complementa la anterior estrategia con otra apelación a la autoridad, la que representa
Osvaldo Bayer en el ámbito de la intelectualidad, de lo social, de la cultura, más
emparentada con las luchas y los movimientos populares.
Por otro lado, repitiendo la estrategia desde lo coloquial y popular que
analizamos antes a propósito de los volantes, podemos incluir prácticas como las
marchas de protesta, los cantos, las pintadas en las calles, los escraches, la
confección de muñecos, calaveras, los afiches con esqueletos, las calcomanías, las
inscripciones, las banderas y las obras de teatro, que son formas de convencer, de
crear conciencia pero no ya desde el lugar de la verdad científico- técnica sino que
tienen que ver con modos más informales y accesibles para todos los sectores de la
comunidad.
Un ejemplo es el aviso para televisión que realizó Greenpeace con Julián
Weich, un conductor que en ese momento tenía mucha credibilidad y popularidad por
haber trabajado en televisión durante muchos años en programas como “Sorpresa y
media” y “Un sol para los chicos” que era un programa solidario que se hacía el día del
niño, por lo tanto representa para el imaginario popular a una persona creíble, buena,
honesta. Y los recitales de León Gieco que también representa en el imaginario a una
persona honesta, que luchó por los derechos humanos junto a las madres de Plaza de
Mayo y que es respetado por todos los sectores de la sociedad.

85
4.3. Recapitulación eje de análisis comunicación / información

"Entendemos ahora que en todo proyecto minero se debe
brindar a las partes interesadas una explicación detallada de
toda la información relativa al proyecto, y se debe mantener
un diálogo abierto y sincero con las comunidad."
Edward H. Colt, Vice-presidente Ejecutivo de Meridian Gold, Carta
a los habitantes de Esquel, 12 de Agosto 2003

A lo largo de este eje analizamos los aspectos referidos a la información y la
comunicación y las diversas estrategias que utilizaron la empresa y la Asamblea de
Vecinos Autoconvocados tanto a nivel discursivo / enunciativo como comunicacional.
En el caso Esquel, el tema de la información fue de capital importancia y muy
conflictivo porque el proyecto minero era algo nuevo para los actores del No a la mina
y para el gobierno local y provincial, porque el movimiento se creó a partir de la
búsqueda de información y porque la información fue uno de los principales
argumentos sobre los que se apoyó la comunidad para decidir en el plebiscito; ya que
centró su argumento de campaña en la idea del derecho a la información como pilar
para la participación, democratización y la libre decisión sobre la instalación de la
mina.
Tomando en cuenta que la empresa sólo informó en un primer momento del
proceso que analizamos a quienes le asegurarían una rápida aprobación del proyecto
minero, tanto en el sector público como en el privado, y a algunas personas clave de la
comunidad; el movimiento de Vecinos Autoconvocados generó un proceso de
comunicación e información a la comunidad argumentando que la única forma de que
el proyecto se aprobara era a través de una decisión de la propia comunidad y luego
de un proceso de discusión y evaluación del proyecto.
La Asamblea de Vecinos Autoconvocados logró configurar un enunciador-
informador, y esto fue revelándose a lo largo del conflicto como una herramienta de
incidencia política fundamental. Sin más mecanismo de legitimación que el de ser
“simples vecinos”, la Asamblea definió como des-informador, al mismo tiempo, a la
compañía. Por su parte, Meridian Gold no logró construir este dispositivo de
enunciación capaz de generar textos que fueran comprendidos socialmente como
“información” (en tanto discurso verdadero y con cierta neutralidad). En lugar de esto,
construyó un dispositivo enunciativo que se dirigía a un “beneficiario” del proyecto,
estableciendo una relación enunciador-destinatario como contrato comercial entre
privados, que buscan el mutuo beneficio. El gobierno tampoco pudo constituirse como

86
enuniador-informador: fue absorbido por el dispositivo enunciativo de la compañía, o
más bien fue solidario con él. El vacío de un enuniador-informador en el sector
impulsor del proyecto, intentó llenarse con la contratación de medios periodísticos que
ofrecieron su capacidad de generar discurso informativo a cambio de espacios
publicitarios (tanto oficiales como de la propia Meridian Gold).
La estrategia de comunicación de los vecinos también favoreció esta idea de
unión de la comunidad: todos eran vecinos, daban charlas, estaban en la calle en
mesas de información, conversaban cara a cara con los esquelenses, repartían
folletos, hacían marchas. Al contrario de la empresa que se valió de una consultora y
de los medios masivos, el movimiento generó sus propios medios y sus propias
prácticas de comunicación que reforzaron la participación comunitaria, la legitimidad
de su discurso y la credibilidad de la información.
Las instancias formales de información y comunicación previstas por la
legislación vigente, como la Audiencia Pública o el Informe de Impacto Ambiental,
fracasaron por no tener un Estado capaz de respaldarlas y dotarlas de legitimidad.
Estas instancias fueron reemplazadas por las prácticas comunitarias a que hacíamos
referencia.
El desarrollo de lo que denominamos el dispositivo “consultoril”, por parte de
los actores partidarios del proyecto minero, fue un intento de preservar los aspectos
duros e ingenieriles del proyecto colocando en una zona para ellos blanda y
manipulable, la comunicación, las razones del fracaso del proyecto en el plebiscito del
23 de marzo. El modelo de comunicación que sirve de sustento a esta interpretación
(teorías funcionalistas), parece corresponderse con el discurso técnico-ingenieril
preponderante en la construcción discursiva del proyecto. El dispositivo consultoril
niega la posibilidad de una decisión por parte de la comunidad. Si hay buena
comunicación e información, el proyecto será aprobado. Entonces fue el movimiento
de Vecinos Autoconvocados quien planteó la idea de una decisión, de la posibilidad de
elegir si aceptaban o no el proyecto, y esa decisión dependía de cuestiones de
identidad comunitaria que retomaremos en el eje de análisis “comunidad”.

87
5. SEGUNDO EJE DE ANÁLISIS: RECURSOS NATURALES

5.1.1. Actor: Meridian Gold

"La Patagonia, entre otras regiones del país, con sus valles
despoblados, sus bosques vírgenes, sus minas inexploradas y sus
costas solitarias, aguarda la llegada de los hombres enérgicos que
deben alumbrar esas riquezas."
José María Sarobe, La Patagonia y sus Problemas, 1934.

En este eje analizaremos algunos aspectos centrales de la conformación
discursiva del proyecto de gestión de los recursos naturales que Meridian Gold
presentó a la comunidad de Esquel. La ubicación del proyecto en series conceptuales,
a partir de operaciones metafóricas, son centrales en la estrategia desarrollada para
elaborar dicha presentación. La definición de recurso como oportunidad, y la
necesidad de su aprovechamiento, son también elementos centrales. Estas
definiciones serán puestas en relación con elementos similares presentes en los
discursos de medios y voceros del sector minero en Argentina. Abordaremos también
los modos en que fue construido discursivamente el recurso oro, las modalidades de
uso del discurso científico-técnico para abordar el problema de la afectación de otros
recursos naturales, y algunas consideraciones acerca del rol de la tecnología como
posibilidad de administración racional de la naturaleza. Por último, pondremos en
relación estos aspectos con lo que Héctor Schmucler denomina tecnologismo (1993).

El folleto “Esquel: una ciudad de oro” que Meridian Gold distribuyó por correo
postal a todos los ciudadanos de Esquel, constituye una buena referencia o punteo de
lo que consideraba los temas clave para la presentación pública de su proyecto de
gestión de los recursos naturales. El oro y la plata, la montaña y los bosques, el agua,
el futuro, explosiones, cianuro, el negocio, la gente, el turismo, los controles. Sobre
cada uno de estos puntos se desarrolla una breve explicación.
Lo primero que observamos es la ubicación del proyecto en dos series: una
que llamaremos histórica, y otra que gira en torno al concepto de producción. Estas
series se construyen a partir de procedimientos metafóricos y metonímicos. A partir de
estas figuras retóricas, se establecen una serie de relaciones, destacándose algunos
elementos y ocultándose otros. Como afirma Aníbal Ford:

88
“Toda metáfora implica la búsqueda de un modelo en otro lado, en otra serie." (Ford,
1994 : 43).

La serie histórica ubica el proyecto Cordón Esquel en un devenir,
encadenándolo con otros. Las figuras de Don Bosco y los colonos galeses, llegados a
la zona a fines del siglo XIX, son propuestos como iniciadores de esta serie, bajo el
título “Los comienzos”. En otra parte de este trabajo nos referíamos a la tradición de
buscadores de oro en Patagonia y la Comarca Andina, que sirve de marco a esta
construcción, según la cual, la historia del poblamiento de la región ha implicado
sucesivos proyectos de explotación de los recursos naturales, a los que Cordón
Esquel viene a sumarse. El proyecto Cordón Esquel es puesto en relación con un
conjunto mayor, del que pasa a formar parte por una conexión lógica. Además, hay
una lectura crítica de este devenir ya que:

“Desde siempre la posibilidad de aprovechar los recursos minerales existió en la región,
pero muchas veces fue ignorada o se le restó importancia. Hoy Esquel tiene una nueva
oportunidad.” (Folleto “Esquel: Una ciudad de Oro”).

Los recursos minerales de la región aparecen como susceptibles de ser
aprovechados “desde siempre”. La serie histórica tiende así a minimizar toda
posibilidad de contradicción del proyecto minero con otras series correspondientes a la
historia de la región. Tal como Schmucler propone en su análisis del tecnologismo:

“Los discursos sobre la técnica suelen ser opacos, tautológicos. Excluyen el pensar en
proporción directa a la aceptación de la técnica como un continuo en la historia, como
una historia única centrada en sí misma”. (Schmucler, 1993: s/p).

Lo que termina siendo omitido por esta serie es la cuestión de la escala del
proyecto: se movilizarían 130 millones de toneladas de roca a lo largo de sus 9 años
de funcionamiento, obteniéndose de ellas 300.000 onzas de oro al año, magnitudes
que no tienen antecedentes ni relación con su supuesta historia regional previa.
Este análisis puede aplicarse a la presentación de la minería (que es en sí
misma una técnica), como “una actividad milenaria que nació con la civilización”. En el
folleto que venimos analizando, el proyecto Cordón Esquel es colocado en una
determinada racionalidad que abarcaría la historia general del hombre y la minería
como una de sus actividades constitutivas. El hombre ha explotado los recursos
minerales desde el inicio de los tiempos, siendo Cordón Esquel una manifestación más

89
de esa “natural” capacidad. El recurso oro también es historizado, de la siguiente
manera:

“El oro es el metal precioso sin igual. Ningún otro puede igualar su combinación única
de rareza, belleza, propiedades físicas, utilidad y valor. Estas cualidades le han
otorgado al oro su rol estelar por más de 6.000 años en la historia de humanidad.” (En
página Web www.meridiangold.com).

Volvemos al problema de la escala: los procesos de extracción de minerales
actuales, conocidos como gran minería, que implican el uso intensivo de maquinaria
de gran porte y productos químicos, tienen una historia relativamente breve.
La serie histórica naturaliza el proyecto minero: los relatos sobre la minería
como actividad humana se encadenan con los referidos al proyecto Cordón Esquel y
ambos son ubicados en una historia, o más bien, en una producción estratégica de la
historia, que es solidaria con la racionalidad interna del proyecto de gestión de los
recursos que la compañía presentó públicamente a la comunidad.
Otro de los objetivos del folleto es la conformación discursiva del proyecto
Cordón Esquel a partir de la idea de producción y la serie de imágenes, razonamientos
y metáforas asociadas a ella: engendrar, procrear, fabricar, crear. En la contratapa del
folleto se lee:

“Somos una empresa de origen canadiense dedicada a la producción de metales
preciosos.” (Folleto “Esquel: Una ciudad de Oro”).

La minería, con la industria gasífera y petrolera, conforma el sector
mundialmente conocido como industrias extractivas, ya que explotan recursos
presentes de antemano en un territorio determinado. No se crea nada nuevo, sino que
se extrae un recurso que no puede ser reemplazado ni renovado posteriormente.
Cuando el recurso se termina, también termina la explotación. El lugar del enunciador
se construye a partir de definirse como “empresa que produce”, evitándose hacerlo a
partir de “empresa que extrae”. La palabra extracción dispara una serie dura: extirpar,
sacar, remover, retirar, quitar. Lo que constituye el punto central del proyecto de
gestión propuesto, el hecho de que iba a extraerse un recurso, queda así omitido. El
proyecto Cordón Esquel viene así a producir un recurso, en lugar de extraerlo.
El presidente de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), Fillol
Casas, se refería al proyecto como:

90
“inversión productiva genuina” (Revista Panorama Minero, Nro. 279, enero de 2003).

El Licenciado en Comunicación y director periodístico de la publicación
Panorama Minero, también caracteriza a la minería como una “actividad productiva”.
Podríamos concluir que este desplazamiento extracción-producción es una constante
en los discursos del sector.

5. 1. 2. Oportunidades y aprovechamiento

"El oro suele traer disgustos incalculables
Lo hace al hombre despreciable, por causas que no me explico
Convirtiendo al pobre en rico, y al rico en un miserable."
“La doble sentenciosa” (chacarera doble),
Alfredo Ábalos y Oscar Valles

Las narraciones sobre el sector minero (elaboradas y puestas en circulación
por el sector mismo), presentan a Argentina como un país con enormes riquezas
minerales, aunque poco aprovechadas. Por cuestiones culturales, desidia de
sucesivos gobiernos, o políticas equivocadas, se sostiene que no hubo una buena
planificación ni se identificaron los recursos minerales en su justa importancia. En una
perspectiva más general, la llegada del capital extranjero transnacional, a partir de la
década de los ´90, pone fin al injusto lugar menor que históricamente se le dio a la
minería en la economía nacional. El informe “Argentina Oro 2002” es claro en esto, al
referir que con el cambio de legislación para la actividad:

“se reconocía que la minería era el sector que, como ningún otro, había sufrido un
retraso pocas veces comparado en el país” ya que “hasta 1992, se desarrollaba en un
marco de excesiva presencia del Estado, con una actividad fuertemente regulada y
evolucionaba al amparo de subsidios que generaban una ineficiente asignación de los
recursos públicos”. (Informe Especial ARGENTINA ORO 2002, editorial Panorama
Minero, noviembre 2002).

La argumentación es similar a la descripta anteriormente: la posibilidad de
aprovechar los recursos minerales fue muchas veces ignorada o relegada. La
presencia del Estado, la regulación, los subsidios, significaron ineficiencia y retraso.
También se agrega que, con respecto al cambio de legislación:

91
“lo más destacable es que anuló, definitivamente, la discriminación que se hacía entre
el capital extranjero con el capital nacional" (Op. Cit.).

La gestión de recursos naturales críticos, como los minerales, se incorpora así
a un proceso de globalización que, al mismo tiempo, le permite al sector atraer
enormes masas de capital. El proyecto Cordón Esquel es una oportunidad de
consolidar el rol de Argentina en este esquema global de inversiones mineras y, al
mismo tiempo, una oportunidad de transformar en renta el recurso minero. Sugería el
presidente de la CAEM, refiriéndose al proyecto minero Cordón Esquel:

“No se puede dejar pasar esta oportunidad” (Prensa Geo-Minera Nro. 15, 2003).

El folleto “Esquel: una ciudad de oro” es claro en esto:

“Por sus características, el yacimiento de Esquel es una verdadera maravilla. A través
de sus vetas de oro y plata la naturaleza se expresa en toda su intensidad y ofrece su
fruto a los seres humanos. Con responsabilidad y cuidado, podemos y debemos
aprovecharlo” (Folleto “Esquel: Una ciudad de Oro”).

El “ser” del recurso, como yacimiento, es la inmovilidad de la montaña. El
“deber ser” del recurso, su aprovechamiento. El aprovechamiento aparece casi como
un imperativo ético. Por otra parte, la explotación de los recursos se presenta liberada
de cualquier connotación violenta, ya que es la naturaleza misma quien se ofrece a los
seres humanos. Se atribuye a la naturaleza la capacidad de expresar un
consentimiento previo. Este consentimiento, la responsabilidad, y el cuidado, son
solidarios con la ética de la oportunidad y el aprovechamiento.
La oportunidad de consolidar el sector minero que analizamos antes, es
también una oportunidad de desarrollo y prosperidad para toda la comunidad:

“Creemos que las oportunidades debemos tomarlas y usarlas para construir nuestro
futuro y el de nuestros hijos.” (Op. Cit.).

La oportunidad es definida como posibilidad de incidencia sobre la realidad,
como una vía para lograr consecuencias deseadas en el futuro. Esta proyección hacia
el futuro completa el círculo abierto por la serie histórica: el proyecto de gestión de los
recursos constituye una oportunidad de intervención en el presente, para eliminar del
futuro los aspectos de la historia valorados negativamente, siendo el des-
aprovechamiento de oportunidades el más notorio de dichos aspectos.

92
Pero todo proyecto de explotación minera es necesariamente limitado en el
tiempo. El agotamiento del yacimiento, o un cambio brusco en las condiciones de
mercado que hacen rentable su explotación, determinan su cerramiento o abandono.
El proyecto Cordón Esquel fue planificado con una vida útil de entre 9 y 10 años,
mientras que el futuro del proyecto, se extiende mucho más allá. Como política
general, Meridian Gold sostiene que:

“Ayudando a las comunidades para crear los futuros mejores, de forma diferente,
Meridian Gold ve nuestras responsabilidades con las comunidades en que vivimos y
operamos como parte de una relación a largo plazo que no termina cuando nuestro
trabajo como empresa minera termine” (En página Web www.meridiangold.com).

Otra de las características centrales de todo proyecto de explotación minera, la
de ser limitado en el tiempo, aparece relativizada.
El discurso oficial se acopla a estos argumentos, en tanto planificador de la
economía provincial. La minería es presentada por el entonces director del área,
Guillermo Hughes, no sólo como oportunidad, sino como única oportunidad:

"Sabiendo que Chubut al ser una provincia tan grande y con una densidad de población
tan baja, es muy difícil que exista otra actividad que pueda acarrear desarrollo y
crecimiento económico como será la minería" (Revista Panorama Minero, Nro. 279,
enero de 2003).

La minería es en sí misma una oportunidad, cuyo aprovechamiento generará (o
será) desarrollo y crecimiento económico para la provincia en el futuro. Oportunidad,
aprovechamiento y futuro, conforman un espacio donde el recurso natural viene a
insertarse, mediante el cual es comprendido y valorado.

5. 1. 3. El oro como promesa de prosperidad

Palabras como socios, beneficio, prosperidad, calidad de vida, negocio, futuro,
son una forma de tematizar que la explotación del recurso natural va a generar dinero,
y que el oro multiplica el dinero rápidamente, como ningún otro recurso. El oro es
presentado en términos de promesa abierta, en la que cada uno deposita sus ilusiones
más íntimas: la casa, el auto, las vacaciones, la educación de los hijos, el merecido
descanso en la vejez, una vida mejor. El folleto “Esquel: una ciudad de Oro” dice:

93
“Esta será para muchos una oportunidad de realización y progreso” (Folleto “Esquel:
Una ciudad de Oro”)..

Y agrega a esto Jorge Fillol Casas, Presidente de la Cámara Argentina de
Empresarios Mineros:

“¿Cómo negarle a la Patagonia y a sus habitantes, la posibilidad de acceder a una
mejor calidad de vida? Tengamos la sabiduría y visión de futuro como para alentar el
desarrollo de este sector en lugar de entorpecerlo” (Revista Panorama Minero, Nro.
279, enero de 2003).

También para Casas:

“En todas las regiones del país se debe alentar la exploración minera y el desarrollo de
nuevos proyectos para aprovechar los beneficios que la minería, madre de industrias,
brinda a la comunidad, como creadora de riqueza, generadora de empleos,
generalmente en zonas deshabitadas y sin otros recursos, movilizadora de las
economías regionales, creadora de infraestructura, de comunicaciones, educación,
salud.” (Op. Cit.).

En esta declaración encontramos reunidas varias de las líneas argumentales
que venimos analizando: aprovechamiento, beneficio, riqueza, y por supuesto las que
construyen la serie de la producción, como el crear y generar de una madre. Aquí
también, el proyecto Cordón Esquel es entendido como “minería” en sentido general,
pasándose por alto cuestiones de escala, tipos y modalidades de explotación, recursos
a extraer, etc.
Ante la difícil situación que vive el país, la minería y el proyecto Cordón Esquel,
son la oportunidad para revertir la situación. Las ganancias generadas por la
explotación de los recursos minerales son distribuidas a la comunidad, justificándose
así el aprovechamiento, al tiempo que se tematizan como una falta ética su des-
aprovechamiento.
Como cierre de estas argumentaciones tomamos una frase que dijo el
presidente de la Cámara de Empresarios Mineros de Argentina en un evento
internacional del sector realizado en Canadá:67

67
PDAC 2004, Annual International Convention & Trade Show Prospectors & Developers Association of
Canadá.

94
“Un país que está en rojo, no pude darse el lujo de ser verde” 68

Esta frase, sintetiza la postura del sector en relación con las disputas entre
quienes proponen otros modelos de gestión de los recursos naturales, frente a quienes
sostienen que dichos recursos deben ser aprovechados. Explotación o conservación,
dos modelos contrapuestos de gestión de los recursos naturales. NO hay posibilidad
de duda: la crisis económica nos obliga a explotar nuestros recursos dejando de lado,
al menos por el momento, propuestas “ambientalistas”. El recurso natural es definido
ante todo por su potencial valor económico, de acuerdo a un mercado globalizado y
transnacional que lo está demandando.

5. 1. 4. Pueblos originarios: tierra y naturaleza

Encontramos una interesante reapropiación de la cultura mapuche, identificada
con la zona de Esquel y Patagonia, en uno de los ejemplares de Prensa Geo Minera
analizados. A primera vista, podría pensarse que las metáforas del aprovechamiento
que venimos describiendo se enfrentan con una visión integral de la naturaleza que
aparece en varios registros de la cultura mapuche y que utilizó el Movimiento de
Vecinos Autoconvocados (ver eje de análisis recursos naturales, del actor Asamblea
de Vecinos Autoconvocados). Mapu-che, significa “hombre de la tierra”. La conexión
de este pueblo con la tierra, y la visión particular que sostiene de la naturaleza, no
parecen encajar con proyectos de explotación a gran escala de los recursos naturales.
En una entrevista al vecino de Esquel y descendiente de mapuches, Bernardino
Huenchullán, éste afirma que:

“Como conocedores de la tierra, los mapuche defienden mucho su patrimonio. Desde
chicos se les inculcó que hay que vivir de la tierra.” (Prensa Geo Minera, marzo de
2003).

Lo interesante es el título de la nota, presentado en la forma de razonamiento
lógico, que propone una particular lectura de esta supuesta filosofía mapuche:

“Hay que vivir de la tierra, el mineral está en la tierra” (Op. Cit.).

68
Diario Clarín (la fecha de publicación es posterior al período que analizamos, fue incluida por su
pertinencia).

95
La nota conecta al pueblo mapuche con las metáforas del aprovechamiento,
que parecen ya capaces de abarcarlo todo: la metáfora va conquistando más y más
espacios, revelando su capacidad de conectar distintas series (aparentemente
contrapuestas).

5. 1. 5. Afectación de otros recursos naturales

Además de la explotación del recurso mineral, el proyecto Cordón Esquel,
como todo proyecto extractivo de gran escala, implica la afectación de otros recursos
naturales críticos como el agua, el suelo, el aire, el paisaje. Para desarrollar este
aspecto central de su proyecto de gestión de los recursos, la compañía y los voceros
del sector construyen algunos encadenamientos basados en el concepto de
tecnología. El conocimiento técnico-ingenieril es clave en estos desarrollos
argumentativos, ya que de él dependen los controles y medidas de seguridad
necesarios para evitar que dicha afectación de recursos sobrepase los niveles
tolerables.

“Cada uno de los procesos desarrollados para el procesamiento de minerales que
pueda provocar impactos sobre el medio ambiente, tiene su contrapartida tecnológica,
la que ha desarrollado metodologías para prevenir, evitar y mitigar los potenciales
efectos de cada proceso sobre el medio ambiente en general y sobre la población en
particular.” (Op. Cit.).

Tecnología de avanzada y controles rigurosos permiten entonces un
aprovechamiento (o una administración) racional de los recursos naturales.

“Para contrarrestar el drenaje ácido de roca, dentro de esta industria se han llevado a
cabo procedimientos tecnológicos que aseguran la mitigación, de tal manera que, con
un manejo adecuado, se permite que éste no afecte el medio ambiente” (Op. Cit.).

Control como vigilancia, dominio, regulación. Pero también, y especialmente,
como auto-control:

“Más allá de los controles que nos imponen los gobiernos, somos nosotros mismos
quienes controlamos nuestras tareas para ser más eficientes, seguros y no afectar los
ecosistemas en los que trabajamos” (En página Web www.meridiangold.com).

96
La gestión de los recursos naturales aparece entonces mediada por la
tecnología, o más bien, la naturaleza toda se concibe como calculable a partir de esta
racionalidad, en la que el mundo tiene a convertirse en materia de administración total
(Marcuse, s/a: 196). Incluso el futuro aparece como materia determinable en el folleto
“Esquel: una ciudad de Oro”, cuyo encabezado principal es:

“El futuro será lo que seamos capaces de hacer hoy”.

Este es otro punto de contacto con el análisis del tecnologismo de Schmucler,
ya que:

“para la técnica moderna el tiempo ha concluido: el futuro está ya contenido en el
presente.” (Schmucler: 1993).

Se da por descontado que la comunidad avanzará inevitablemente hacia la
propuesta “ciudad de oro” (ver eje de análisis “comunidad”), un futuro que:

“pretende arrancar desde hoy mismo porque, como Fausto, busca detener el tiempo. El
tecnologismo repite, triunfalmente, el gesto de borrar el fututo: el futuro no es otra cosa
que la técnica misma.” (íbidem).

El agua es el recurso natural más afectado por la actividad minera a gran
escala. Con la energía, constituye un insumo básico de este tipo de explotaciones (La
Minería y su Pasivo Ambiental. Análisis de Políticas Públicas, Serie APP, Nro. 24,
Chile, diciembre de 2003).69 Otro de los insumos de utilización intensiva es el cianuro.
La toxicidad de este químico, y la posibilidad de que afecte aguas y suelos, demandó
otra serie de argumentaciones que fueron explicitadas en el folleto “Esquel: una ciudad
de Oro”:

“En nuestra vida cotidiana, estamos permanentemente en contacto con materiales
tóxicos: insecticidas, pinturas, productos de limpieza, conservantes de alimentos, pilas,
combustibles, etc. Pero hemos aprendido a usarlos apropiadamente y nos resultan
indispensables. El cianuro es uno más de ellos. Lo usaremos para lograr la extracción

69
"Una empresa de la gran minería puede llegar a producir más de 10.000 toneladas de desechos al día.
Para tener una comparación de la magnitud del tamaño de los desechos, podemos decir que en los 42
municipios de Santiago de Chile se generan 8.000 ton/día de residuos domésticos. La forma más barata de
trasportar dichos desechos es a través del agua. Durante el proceso de molienda se requiere como insumo
del agua, así es que es posible trasladar los desechos al agregar más agua. Como se puede suponer, el uso
de agua para el trasporte de los desechos es altísimo". En “La Minería y su Pasivo Ambiental. Análisis de
Políticas Públicas”, Serie APP, Nro. 24, Chile, diciembre de 2003.

97
del oro y la plata. Como con otros productos, lo importante es saber cómo manipularlos
y disponerlos finalmente” (Folleto “Esquel: Una ciudad de Oro”).

Aparece otra vez la solución técnica para dar respuesta a este desafío que
representa el cianuro. Además, las referencias a lo cotidiano buscan naturalizar su
uso. El giro interesante consiste en proponer que este y otros materiales tóxicos ya
están presentes en nuestra vida, con lo cual negarse a su utilización se vuelve
imposible. Como afirma Schmucler:

“La ideología tecnológica no admite la voluntad de negación: se enraiza en la pura
afirmación del mundo tal cual es.” (íbidem).

El mensaje público parece ser: ya hemos aceptado el cianuro, está entre
nosotros, convivimos con él, con lo cual toda posibilidad de negación o disidencia
queda desactivada.

98
5. 2.1. Actor: Asamblea de Vecinos Autoconvocados

“Nosotros y la naturaleza: un destino común”
Asamblea de Vecinos Autoconvocados

En este eje de análisis nos proponemos explorar las ideas, imágenes y
metáforas de los recursos naturales que tuvo el movimiento a lo largo del proceso
estudiado. Qué son para ellos los recursos naturales, cuál es el valor que les
atribuyen, en qué visiones del mundo se sustentan, cómo aparecen las
representaciones de los recursos en su discurso y cómo construyen ese discurso
sobre los recursos naturales que se pretendían explotar en la zona.

5. 2. 2. Esquel SEAS: desarrollo sustentable

Tomaremos como punto de partida de la visión que tiene la comunidad sobre
los recursos naturales al Plan Participativo de Desarrollo Local cuyo objetivo principal
es lograr para Esquel un modelo de desarrollo Social, Económica y Ambientalmente
Sustentable (SEAS) que fue publicado en el 2001. Estas son sus características:

“ (...) es un Plan porque consiste en el desafío de prever y calcular el mañana, para poder
tomar hoy las decisiones y hacer en consecuencia lo necesario para construir el futuro que
queremos. Es Participativo porque es un espacio para que todos los miembros de la
comunidad discutamos y acordemos un proyecto común de desarrollo y nos movilicemos
para hacerlo realidad. Es de Desarrollo Local porque busca que la ciudad crezca de modo
que las condiciones de vida de todos los esquelenses mejoren de manera sostenida. Es
Social, Económica y Ambientalmente Sustentable porque el desarrollo es un proceso que
debe articular el crecimiento económico, la equidad social y el uso racional de los recursos
naturales, único modo de lograr que sus beneficios sean compartidos y sus resultados
perdurables.” (“2001: 3).

El plan fue desarrollado a través de un proceso participativo y consensuado en
el que trabajaron instituciones públicas y privadas, organizaciones gubernamentales y
no gubernamentales, funcionarios, profesionales, técnicos y vecinos de Esquel.
Podemos rastrear aquí ciertas definiciones que luego serán reivindicadas y
retomadas por el actor en contra de la mina. Además, como el plan mismo dice,
debería ser un modelo a seguir en el futuro por la ciudad, por lo tanto, expresa sus
visiones del mundo acerca de los recursos naturales:

99
“(...) para orientar y gestionar acciones actuales y futuras y manifiesta la voluntad
colectiva de construir el porvenir deseado por Esquel y su gente.” (íbidem).

Uno de los puntos críticos del SEAS es la búsqueda de alternativas para
solucionar el problema de la desocupación en la ciudad.

“La consecuencia es desempleo, pobreza y problemas sociales que exceden la
capacidad de un municipio pequeño como Esquel. Las actividades alternativas
(reconversión agrícola y turismo) son incipientes y aún no han llegado a su plena
capacidad de producir empleo. En este marco, es necesario buscar alternativas de
desarrollo basadas en sus potencialidades reales, como el uso de sus recursos
naturales y el turismo, entre otras, que permitan asegurar un proceso de desarrollo
económico y social sólido y sostenido.” (Op. cit., pág 115).

Entonces plantea el modelo de desarrollo a partir del uso de sus recursos
naturales (nótese que no dice explotación sino uso). Pero lo que define a este
desarrollo a lo largo de todo el documento es la relación con el medio ambiente. Estas
son ideas imágenes para la ciudad en el futuro incluidas en el SEAS:

“En Esquel 2010 quiero una relación eficiente entre las actividades humanas y el
entorno natural, que valore los recursos (paisaje, bosque, minería, agua, energía),
gestione adecuadamente los residuos y provea fuentes de trabajo a Esquel y su región,
mediante una apropiada legislación y una mayor educación.” (Op. cit., pág 69).

“Una ciudad que atienda los derechos sociales (principalmente trabajo, salud,
educación, vivienda y esparcimiento) de todos sus habitantes, que cuente con una
eficiente red de contención social que permita prevenir el desamparo y la violencia y
que cuide su paisaje y su medio ambiente, preservándolo para generaciones
futuras.” (Op. cit., pág 70).

Y más aún:

“El Plan Estratégico de Esquel plantea el aprovechamiento sustentable de sus
recursos humanos, naturales y tecnológicos con atención a la preservación de
su ambiente. El desarrollo de la industria en Esquel debe, por lo tanto, priorizar la
preservación de los recursos naturales, aprovechándolos de un modo innovador,
imaginativo y sostenible que incluya, pero que no se agote, en las formas
tradicionales.” (Op. cit., pág 94).

100
A partir de estas ideas imágenes todo el documento va a plantear propuestas
que tengan que ver con el uso de los recursos para el desarrollo pero siempre
cuidando el ambiente, protegiendo y preservando los recursos y la naturaleza, de una
manera sostenida; aún incluyendo a la minería como otro modo de desarrollo.
Los vecinos plantean un desarrollo económico a partir de las múltiples
alternativas que tiene la ciudad, como el turismo o el desarrollo de productos
patagónicos; actividades éstas que no afectan el medio ambiente. Esto será analizado
en el eje comunidad.

5. 2. 3. El valor de la naturaleza

A partir de esto vamos a analizar las distintas ideas que maneja el movimiento
en cuanto a los recursos naturales.
Un punto importante es que creen que los recursos tienen un valor que es
diferente al precio que se puede pagar con dinero. Hay algo en ese valor de la
naturaleza que ellos conciben que no puede medirse a través del mercado. Es la idea
de que no todo se puede comprar, de que hay otras cosas en juego: por ejemplo, el
legado de un medio ambiente sin contaminación para las futuras generaciones. Como
dice una vecina en una carta al Diario El Oeste:

“Cumplo en informarles que lo que se esta discutiendo en estos momentos es la
contaminación de nuestros recursos acuíferos y no la seguridad de una Industria.
Rendirse o no ante los poderes económicos al precio de un medio ambiente sano y
apto para las futuras generaciones y la pérdida irremediable de la condición de
Patagonia Ecológica.” (Carta de lectores enviada por Viviana Pirillo a Diario El Oeste).

También el cartel que se encuentra emplazado al entrar en Epuyén, localidad
de la comarca del Paralelo 42 que se sumó al movimiento de oposición a la mina:

“En Epuyén el bosque vale más que el oro.”

Esta idea también aparece claramente en un documento de la Asamblea de
Vecinos distribuido por Internet:

“(...) para desarrollar una construcción colectiva e independiente del gobierno y las
empresas extranjeras y locales respecto de su manera de explotar a cualquier precio
nuestros recursos naturales: el agua, el suelo, los bosques, la fauna, el aire, en

101
definitiva todo lo que identifica a la Patagonia como un lugar verdaderamente único,
con una naturaleza privilegiada y admirada, a la que nos sentimos unidos como parte
de ella.”

El valor de la naturaleza tiene otro precio diferente del que propone la
explotación que pretende la empresa donde se pone en peligro la pureza del ambiente
y donde un bosque es más valorado que el oro, ya que es una condición constitutiva
de la región, su ecología y su diversidad.
Siguiendo con esta línea, los esquelenses tienen una relación con el medio
donde viven que es fundamental para pensar la visión que manejan sobre los recursos
naturales. De múltiples maneras muestran su oposición a la forma instrumental de ver
la relación del hombre con la naturaleza, donde aparece esta relación signada por una
voluntad de dominio. Por el contrario, el actor del No a la mina se expresa más en
consonancia con la naturaleza, se sienten unidos, forman parte de ella. Como afirman
en la cartilla “Vecinos informan a vecinos:”

“La explotación minera a cielo abierto tiene consecuencias catastróficas para el medio
ambiente, o sea TODO, incluidos nosotros.” (Documento N° 4, pág 4).

Otro ejemplo es una inscripción escrita en un mural pintado en Av. Ameghino
de Esquel:

“La tierra no pertenece al hombre sino el hombre a la tierra. Todo está unido. Lo que
hace a la tierra se lo hace a sí mismo. Sigan contaminando su lecho y una noche se
asfixiarán en su propio desierto.” 70

Y podemos agregar un aviso radial del No a la mina que se emitía durante el
período de estudio:

“Vivamos con la naturaleza, no contra ella.”

Entonces plantean una forma de vivir que tiene que ver con la armonía del
hombre con la naturaleza, no enfrentado a ella en una situación de explotación y
extracción. Retomando la frase del Esquel Seas, conciben el uso de los recursos
naturales de una manera sustentable y acotada y no la explotación desmedida que
plantea la empresa ya que ellos son parte de la naturaleza y dañarla sería como
dañarse a ellos mismos.

70
Mural pintado en las calles de Esquel. Ver fotografía en CD del Anexo.

102
Esta cosmovisión está íntimamente relacionada con la forma animista de ver el
mundo y la naturaleza que caracteriza al pensamiento mapuche. El movimiento se
apropia de este discurso y crea una alianza en el plano simbólico con el pensamiento
mapuche que se expresó en este manifiesto que circuló por Internet y fue publicado en
el periódico El Ciudadano:

“Las montañas y todas las formas de vida aún tienen su pillan (espíritu), y seguimos
coexistiendo con ellas. Arrastrados por su cultura de odio trituran los cerros para sacar
oro y no les interesa que, matando al cerro, nos matan a nosotros y a todas las formas
de vida.” (Manifiesto Mapuche- Tehuelche, Op. cit.).

Este tipo de pensamiento animista concibe a las montañas, minerales, rocas y
todas las formas de la naturaleza con la misma energía vital que la vida animal,
vegetal o humana y por eso las respeta y convive con ellas con mayor
responsabilidad. Utilizar toneladas de dinamita para destruir la montaña y separar el
oro de las rocas triturándolas es algo inconcebible desde este punto de vista. O al
menos asesino. Esto escribió un vecino en El Ciudadano:

“Yo soy la voz de la Montaña, existo desde hace millones de años, mi espíritu forma
parte de la unidad a la que llaman Madre Tierra (la estrella de la liberación). Mi cuerpo
físico la montaña está formado por diversos materiales como tu cuerpo y en ella está
anclada mi alma. A vos te hablo, que has incursionado en la ciencia. ¿todavía no has
aprendido? que la acumulación excesiva de elementos colocados arbitrariamente por el
hombre y la extracción de elementos puestos naturalmente por la naturaleza trae
aparejado desbalance en ella. Que YO SOY UN SER VIVO COMO UNA PLANTA, UN
ÁRBOL, UN PÁJARO O UN SER HUMANO.” (Nota de Gerardo Muller, en documento
N°12, pág. 5).

Lo que aquí sostenemos es que se usa este tipo de pensamiento tomado del
imaginario mapuche y se lo resginifica, como estrategia para defender los recursos y la
naturaleza. El discurso del movimiento se construye polifónicamente, con diferentes
voces que se articulan para generar un argumento contra la explotación minera.
Como dicen los Vecinos Autoconvocados, traduciendo un pensamiento en el
que se personifica a las montañas, se les da vida, se las hace poseedoras de órganos
vitales al igual que los hombres:

“(...) para separar el oro y la plata de las entrañas de nuestras montañas a 9 km en
línea recta desde la ciudad.” (Op. cit., Documento Vecinos Autoconvocados).

103
Entonces, los recursos adquieren un valor cualitativamente diferente al del
simple destino de la explotación a cualquier precio y de cualquier modo, y se
cuestionan y repiensan sus posibles usos. Como dice en la cartilla “Vecinos informan a
vecinos”:

“Y no sólo amenazan la pureza del agua que bebemos, del aire que respiramos, de las
montañas y valles que caminamos.” (Documento N°4, pág. 1).

Los recursos pueden aparecer como medio de supervivencia, con un valor
intrínseco, en oposición a una forma de usarlos o explotarlos como bien suntuoso,
como ostentación de la riqueza, que son las formas como se usa el oro según los
vecinos:

“Actualmente, como en épocas ancestrales, el oro es empleado principalmente para
joyas y acumulación privada de riqueza. El 85% del oro que se extrae en el mundo
anualmente se emplea en suntuosos objetos de joyería.” (Documento N° 16. Gacetilla
del 5/03/03).

El valor de los recursos viene dado por una relación diferente con la naturaleza,
que no tiene que ver con el dominio tecnológico sino con una idea de convivencia, de
armonía, de equilibrio, que surge del discurso animista tomado del pueblo mapuche y
por el cual la naturaleza tiene un valor que no puede comprarse con dinero o al precio
de mercado. Esto equivale a decir que el futuro de sus hijos no es negociable, su
posibilidad de crecer en un ambiente sano no es medible por el mercado.

5. 2. 4. Recursos propios

“Nueva marcha en defensa de nuestros recursos”
Asamblea de Vecinos Autoconvocados

En consonancia con esta forma de pensar de los vecinos en cuanto a la
pertinencia del uso de los recursos naturales, se encuentra la fuerte idea de la
propiedad de los mismos. En el discurso del movimiento aparece el rechazo a un país
extranjero que se lleva los recursos, conectando esta serie a los discursos sobre la
venta del patrimonio nacional a empresas extranjeras durante la década menemista.

104
“ (...) el rechazo masivo de la población que visualiza el emprendimiento dentro de la
preocupante entrega de los recursos naturales y empresas nacionales a manos
extranjeras iniciada en la última década.” (Documento N° 19).

También Pablo Quintana comenta que este tema era tratado en las asambleas:

”Ha sido muchas veces aludido el tema de la etapa menemista. Lo que pasa que se
hacía referencia ahí porque las leyes que hoy dan marco a la explotación minera fueron
creadas durante la época del menemismo en continuidad con un gobierno que fue
catalogado como que entregó el Estado, desantendió las empresas públicas y demás.
Nosotros entendemos que le dio continuidad, su proyección de gobierno, de política de
Estado nacional era continuar con la entrega de los recursos naturales y las leyes
mineras así lo marcan. Se ha hecho mención a eso.” (Entrevista Pablo Quintana. Op.
cit.).

Los vecinos cuestionan en su discurso el marco legal que amparaba a la
empresa ya que consideran que es parte de la política de venta del patrimonio
nacional a empresas extranjeras y no hay beneficios para el país o la provincia.
Lucas Chiappe incluye esta crítica a una serie mas global y entroncada con la
crítica imperialista de explotación mundial:

“Nos vendieron un paquete y quieren que, además de comernos la galletita, nos
comamos el papel en el que viene envuelta la historia. Todo es parte del mismo
manotazo de ahogado de este sistema imperialista absolutamente vertical, que parte
de la expoliación de los pueblos para ponernos de rodillas hasta que aceptemos las
condiciones más miserables de esclavitud como sería el hecho de venir a depositar los
residuos nucleares en la Patagonia, el hecho de venir a sacar los bienes naturales que
aún quedan dentro de nuestro territorio, tiene que ver con expropiar la tierra a los
aborígenes, que es algo que ha venido ocurriendo hace más de 120 años.” 71

Y también un documento de Vecinos Autoconvocados:

“Estos grandes negocios a costa de la gente, la naturaleza y la soberanía.”

Por lo tanto, se cuestiona en el discurso del movimiento la propiedad de los
recursos, de quiénes son, quién tiene derecho a explotarlos y a qué precio, esto

71
Entrevista Lucas Chiappe (Proyecto Lemú). Ver entrevista en el CD del anexo.

105
conectado a la serie de discursos sobre los gobiernos de Carlos Menem, cuestionados
por la venta de las empresas públicas y la Reforma del Estado en 1993. Durante este
gobierno se modificaron las leyes de minería que favorecen la llegada de capitales
extranjeros para la explotación de los recursos y que les da múltiples facilidades
económicas e impositivas (ver apartado 3). Esto es incluido en una serie más global,
que tiene que ver con la crítica al capitalismo imperialista.
En cuanto a la cuestión económica, se cuestiona no sólo quién se lleva los
recursos sino también a qué precio. Los Vecinos Autoconvocados tematizan este
punto y lo incluyen dentro de sus argumentos contra la mina. Uno de los volantes,
como ya hemos dicho, se llama “18 razones económicas para decir no” y explica punto
por punto los beneficios legales e impositivos que tiene la empresa. También en
Vecinos informan a vecinos:

“La ley establece un 2% de regalías sobre el valor del material en boca de mina ¡¡ni
siquiera sobre el producto final!! La empresa está eximida del pago de todo tipo de
impuesto nacional, provincial o municipal.” (Documento N° 4).

Además de llevarse los recursos, la empresa no dejará riquezas ni beneficios
económicos como plantean en su discurso. Y los vecinos así lo explicitan:

“Los únicos que ganan son los que ya tienen plata” (Documento N° 3).

Los Vecinos Autoconvocados toman al aspecto económico en su discurso para
evidenciar que el proyecto Cordón Esquel no los va a beneficiar de ningún modo, ni
siquiera en el económico, que es el argumento más fuerte que tiene la empresa en el
contexto nacional.

5. 2. 5. La pureza virgen

“La idea de una Zona Virgen,
que debe preservarse hacia el futuro.”
Esquel SEAS

La visión que tiene el movimiento de los recursos naturales viene también dada
por la forma en que conciben el medio ambiente y esto puede ser rastreado en las
formas de nombrarlo en su discurso.
Aparece a lo largo del corpus una idea de virginidad, de pureza, de algo
sagrado que tiene un sentido muy importante porque da a entender que estos recursos

106
están en un medio ambiente que no puede tocarse, y extraer algo de él es como
quitarle lo más íntimo, tocarlo, violarlo. Esto aparece en “Vecinos informan a vecinos”:

“Las piedras tienen muchísimos minerales adentro que Dios y la Madre naturaleza
supieron guardar dentro de las piedras para no causar daños. Pero su destrucción hace
que esos minerales ya no estén como Dios los dejó y provocarán una catástrofe.”
(Documento N° 3, pág. 2).

Acá toman en la polifonía de su discurso la voz del discurso religioso. Aparece
la idea de castigo, de catástrofe, porque el hombre se cree omnipotente y desafía las
leyes de Dios y de la naturaleza. Si Dios puso ahí los minerales hay que dejarlos
donde están. Es su voluntad.

En El Ciudadano continúan con esta idea de lo sagrado y lo puro:

“El monstruo mitológico [la quimera del oro] despertó la fuerza dormida de una
sociedad dispuesta a luchar por un presente digno y un futuro posible, transformándose
en guardianes y custodios de un territorio sagrado, fuente de aguas puras, aire fresco,
tierra virgen, montañas soberbias y bosques milenarios.” (Documento N° 13, pág. 2).

Los vecinos deben custodiar la virginidad y la pureza de la naturaleza, no
pueden dejar que se ensucie, se contamine. A partir de esta idea, toda exploración o
cateo puede significar la violación de la región, empañar su pureza virginal y, encima, y
sobre todo, en manos de extranjeros.

“A partir de ese momento la Patagonia ha sido minuciosamente explorada desde el
cielo, y cateada en el terreno por docenas de geólogos de todas las nacionalidades.”
(Lucas Chiappe, “Todo o nada en la región de los lagos”, Documento publicado en
Internet).

También resulta importante en esta valoración de los recursos naturales la
utilización de ciertas palabras que nombran, por un lado, las futuras actividades de la
minera y, por el otro, lo que está defendiendo la comunidad. Este punto tiene que ver
con las imágenes negativas que se crean a partir de metáforas como explotar, derribar,
perforar, triturar, dinamitar, moler. Todas estas palabras tienen un sentido claramente
negativo y destructivo y caracterizan al proyecto minero de esa manera, desde ese
lugar, hasta llegar al punto del exterminio, como afirman los vecinos:

107
“Las plantas y los animales: sin límites para el exterminio.” (Documento de la Asamblea
de Vecinos Autoconvocados publicado en página Web www.noalamina.i8.com).

También en “Vecinos informan a vecinos”:

“Fauna ahuyentada por el ruido y atacada por la contaminación. Muerte de peces.”
(Documento Nro. 4, pág. 4).

Y en el volante “El oro del fin del mundo”:

“Ahora quieren triturar las montañas y rociar sus restos con cianuro para extraer y
llevarse el oro.
NO al cianuro SI al agua cristalina
a la destrucción minera al canto de los pájaros
a este suicidio planetario a la belleza y a la vida” (Documento Nro. 10).

La minería ahuyenta, mata, ataca, hace ruido, destruye y provoca un suicidio
planetario mientras el medio ambiente y la naturaleza son puros y cristalinos, bellos,
vírgenes. Se presenta en el discurso una dicotomía entre lo negativo y lo positivo, una
lucha entre la vida, el canto de los pájaros, la belleza que representa la naturaleza sin
minería y la muerte, el suicidio planetario, la destrucción, el cianuro que trae como
consecuencia la explotación de los metales.

5. 2. 6. El gobierno y su función de control

Por último, vamos a analizar el rol del gobierno en el imaginario del movimiento
en lo relacionado con la percepción del riesgo de contaminación ambiental. Porque los
encargados de controlar y hacer cumplir las leyes de medio ambiente y de evitar todo
tipo de riesgo en materia de contaminación son los gobiernos provincial y municipal.
Como cuentan en el periódico El Ciudadano acerca de una encuesta que se hizo a
pobladores de Esquel:

“La mayoría de los consultados expresaron su desconfianza y dudas respecto del
proyecto minero y, sobre todo, del control que debe exigir la autoridad competente.
Preguntas de la gente: ¿cuánto les pagan de coima? ¿Por qué hacen esto en este
momento del país que no se pueden garantizar los controles necesarios? ¿Qué
intereses tienen las autoridades?” (Documento N° 12, pág 3).

108
Por un lado, consideramos todo lo que viene a cuento de los 20 años de
democracia en el país, los innumerables (por tanta cantidad) casos de corrupción de
funcionarios públicos que provocaron una desconfianza total en los gobernantes. Y
además, como hecho más cercano, el gobierno de Fernando De la Rúa, que además
de enfrentar juicios por corrupción, sumó una clara incompetencia para gobernar.

“Aún cuando existiere voluntad de controlar, se tienen dudas sobre la capacidad
operativa de los organismos de control.” (Op. Cit. pág. 12).

Y también en un documento de Vecinos Autoconvocados:

“Es cierto que los organismos de control nacionales, provinciales o municipales no
están en condiciones de controlar un emprendimiento de este tipo.” (Documento N° 14,
pág 2).

Para cerrar esta idea, una imagen de la ciudad de Esquel. En la entrada sur
hay una estatua que simula un muñeco de nieve en la avenida Ameghino. Fue pintado
con aerosol rojo:

“La solución es una cámara de gas con los políticos adentro.”72

Entonces, la confianza que debe tener la comunidad para que se garantice la
pureza de su ambiente, de sus recursos, está amenazada por una desvalorización de
la imagen de los políticos en general, por un lado, y por el otro, se considera al
gobierno como aliado de la empresa (ver eje de análisis comunicación / información),
lo que implica que no lo consideran neutral ni con una vocación de fiscalización ya que
sus intereses están del lado de la empresa minera.

72
Fotografía tomada en las calles de Esquel. Ver anexo CD.

109
5. 3. Recapitulación eje de análisis recursos naturales

"Esquel votó contra el oro y el cianuro. Los que venden la Patagonia a pedazos
y a retazos, querían vender el bello oro pero cambiándolo por cianuro y una
suma de divisas que en nuestro país nunca se sabe al bolsillo de quién van a
parar. El pueblo de Esquel votó por la naturaleza, por esa naturaleza que
también les pertenece a sus hijos y a sus nietos. No al oro con cianuro, sí a la
tierra, al agua, al paisaje, sí a la salud del futuro. No al oro con cianuro en el
bolsillo, no a los pozos del infierno, sí a la eterna creación, a los pájaros y el
horizonte."
Osvaldo Bayer, Página 12, 31 de marzo de 2003

A lo largo de este eje analizamos las formas en que fue presentado
discursivamente cada proyecto de gestión de los recursos naturales, y cómo éstos
fueron representados en el discurso. En esta disputa por darle un sentido a los
recursos, la empresa basó su campaña en la idea de oportunidad, es decir que si los
recursos están en la tierra hay que aprovecharlos, hay que explotarlos para obtener
riqueza y beneficios para todos. Frente a este planteo, propuesto como imperativo
ético, la comunidad desarrolló en su discurso una visión distinta, y definió a los
recursos dentro de una idea general de naturaleza y armonía, dentro de una totalidad
donde la misma comunidad está incluida. Y junto con esto, como en todo el proceso,
presentó la fuerte imagen de la contaminación como peligro de dañar esa armonía del
hombre con la naturaleza. Logró incluir dentro de su discurso diversas voces: la de los
mapuches, rasgos del animismo, la ecología y hasta el discurso religioso, para
sostener su idea de preservación y desarrollo sustentable.
Por su parte, el proyecto minero pareció confinarse al discurso técnico-
ingenieril, con fuertes puntos de contacto con lo que Héctor Schmucler llama
tecnologismo, al que caracteriza como un discurso opaco (1999). Este discurso
aparece como menos abierto a la incorporación de otros registros y otras voces.
A la par de esto y como contraposición a las promesas de riqueza y beneficio
económico de la empresa, el movimiento de Vecinos Autoconvocados argumentó
sobre el valor intrínseco de los recursos, ya que frente al peligro de la contaminación,
plantean un desarrollo económico que sea sustentable y proteja el medio ambiente.
Ponen en juego un valor de la naturaleza, de sus bosques y de su paisaje que no
puede medirse a través de las leyes del mercado. Plantean que no se puede poner
precio a la vida y al futuro de sus hijos excluyendo la posibilidad de arriesgar ese valor
incalculable.
En este sentido, la empresa propone el optimismo tecnológico como forma de
contrarrestar los peligros ambientales y se posiciona como una empresa de punta en
el mercado.

110
Los dos discursos se apropiaron del imaginario mapuche aunque en formas
diferentes. El movimiento de Vecinos Autoconvocados tomó del discurso mapuche la
idea de animismo para pensar la relación comunidad-naturaleza, e insertar en ella sus
definiciones sobre los recursos naturales. La empresa, en tanto, situó su argumento en
la idea mapuche de vivir de la tierra, del mineral que está en la tierra.
Fue importante la utilización de metáforas para insertar en distintas series las
significaciones de la minería, del oro, de las actividades que iba a desarrollar la
empresa. La minera utilizó la serie de la producción, creación, procreación; en lugar de
plantear la idea de la extracción que caracteriza a la industria minera y que trae
aparejada otra serie de imágenes sobre la actividad. Estas series fueron construyendo
también una historia, solidaria con la racionalidad de su proyecto de gestión de los
recursos.
Y en sentido opuesto, la Asamblea de Vecinos Autoconvocados insertan la
discusión en una serie de destrucción, de negatividad, donde la empresa tritura,
perfora, dinamita, colocando estas significaciones negativas como opuestas a las
metáforas de la pureza, de lo virginal, lo cristalino que caracteriza su medio ambiente.
La preponderacia de unas u otras series de metáforas, fue definiéndose en el
terreno de la lucha por el sentido, donde las acentuaciones se convierten en un
objetivo político e ideológico. A través de estos procesos metafóricos, también se
trabajó sobre las significaciones del oro y las diversas acentuaciones que el signo
puede incorporar en esta lucha ideológica. La empresa habla del oro como riqueza,
como forma de desarrollo económico, de prosperidad para toda la comunidad, y el
movimiento de Vecinos Autoconvocados plantea que el oro es utilizado para bienes
suntuarios y de ostentación.
Otro de los argumentos importantes presentado por la Asamblea de Vecinos
Autoconvocados fue el de la propiedad de los recursos, ya que consideran que son
recursos propios y que se los están llevando, conectando esta serie con las políticas
de privatización y venta de empresas nacionales durante el gobierno menemista,
mientras que Meridian Gold se presentó como productora de recursos, riqueza y
beneficios a lo largo de un tiempo indefinido.
Los Vecinos Autoconvocados plantearon en su discurso la incapacidad del
gobierno para controlar y fiscalizar las actividades de la empresa, por inhabilidad y por
estar aliados a la misma. Como contrapunto, Meridian Gold argumentó nuevamente
con la idea de tecnologismo y, en particular, de autocontrol.

111
6. TERCER EJE DE ANÁLISIS: COMUNIDAD

6. 1. 1. Actor: Meridian Gold

“A través de los años, el compromiso de Meridian con las comunidades cerca
de nuestras minas cerradas, Royal Mountain King (Copperopolis, California), Beartrack
(Salmon, Idaho) y Paradise Peak (Nevada) tomó muchas formas. Además de donar
fondos directamente y de alistarnos como voluntarios, la Compañía ha mejorado
instalaciones deportivas, caminos y puentes; ha servido en los concejos de instituciones
locales, como hospitales y clubes; ha donado equipos de seguridad y rescate a los
equipos locales de emergencia y bomberos”.
Página web www.meridiangold.com

En este eje analizaremos los modos en que Meridian Gold se propuso
relacionarse con la comunidad de Esquel. Según nuestra hipótesis de trabajo, este fue
un campo decisivo para la suerte del proyecto. Desarrollaremos algunas líneas
argumentativas ya sugeridas en los ejes de análisis anteriores, teniendo en cuenta
dicha hipótesis. La relación empresa – comunidad tematizada desde lo económico, y
la conformación de un especio imaginario particular y novedoso como escenario de
estas relaciones, la “ciudad de oro”, son los puntos centrales de este eje.

Hacia fines de 2002, era inminente el comienzo de los trabajos de construcción
del complejo industrial para procesamiento de la roca a ser extraída del Cordón
Esquel. Aparecía así un hecho nuevo en la vida de la comunidad, abriéndose un
múltiple abanico de posibilidades. Buena parte de este hecho nuevo se materializó en
soportes: fue presentado públicamente por la compañía minera a partir de una cierta
escritura, imagen, textura, color.
Lo esencial aquí es el intento de instalación pública del proyecto minero, y la
propia empresa, a partir de la idea de integración. Como hecho económico y social, el
proyecto minero debía integrarse a una comunidad con su particular historia, valores,
modos de vida. Para desarrollar discursivamente esta propuesta de integración, la
compañía minera trazó algunas líneas fuertes: el aspecto humano, el económico, y la
descripción de la relación compañía - comunidad como de largo plazo.

6. 1. 2. ¿Quiénes somos?

Tomamos nuevamente, como punto de partida, el folleto “Esquel: una ciudad de
oro”. Con letras doradas, el encabezado “Esquel” se destaca sobre el cielo, coronando

112
el cerro bajo el que la ciudad descansa.73 La construcción de la portada del folleto
parece invitar al destinatario a un distanciamiento, como si observara la ciudad desde
afuera, o desde un nuevo punto de vista. Este nuevo punto de vista abre la posibilidad
de entender a la ciudad de otra manera, y es esta apertura la que permite el ingreso
de la oración menor “una ciudad de oro”, con letras azules, bajo la unidad mayor
“Esquel”.
En la edición especial de Prensa Geo Minera (Prensa Geo Minera, “Edición
especializada en recursos naturales”, Editorial RN, Año I, Nro. XVII, 7 de marzo de
2003), hay una idea similar en la portada, ocupada por una vista general de la ciudad y
los cerros. En este caso, el título es “Esquel Vs. Esquel”. Los dos grupos en conflicto
(quienes están a favor o en contra del proyecto), aparecen reemplazados por la
palabra “Esquel”, atribuyéndose así la pertenencia a la ciudad de ambos grupos. Esto
implica que son tan esquelenses los impulsores como los detractores del proyecto
minero.
En el folleto “Esquel: una ciudad de oro”, hay una pregunta básica que el
discurso debe retomar, que es quién está hablando, la elaboración de un “nosotros”:

“Hasta hoy somos un pequeño grupo de profesionales: geólogos, ingenieros, técnicos y
administrativos quienes conformamos la empresa. Nos acompañan nuestras familias:
esposas, maridos e hijos. Vinimos a vivir a Esquel, a hacerlo nuestro lugar. Estamos
felices de ser parte de esta ciudad, donde volcaremos nuestro esfuerzo para lograr lo
mejor para todos.” (Folleto “Esquel: Una ciudad de Oro”).

El hecho de ser parte, expresa esta idea de integración que proponíamos
antes. Se trata de un pequeño grupo, que viene a formar parte del conjunto mayor que
es la comunidad. La integración con el todo se concreta a partir del “esfuerzo”: el
trabajo del pequeño grupo redundará en beneficio para el conjunto. De esta forma, con
esfuerzo, el pequeño grupo, desde un “nosotros”, consigue integrarse a la comunidad,
estableciendo el colectivo “todos”. El pequeño grupo de profesionales es ampliado
enseguida, al traer a escena a sus respectivas familias.

“Nos preocupamos en cada uno de nuestros emprendimientos por el desarrollo de la
familia, porque reconocemos su indispensable apoyo para quienes trabajamos en esta
industria.” (Op. Cit.)

73
Curiosamente, como nos contara un vecino de Esquel, la foto de la ciudad aparece invertida (en sentido
horizontal). Para observarla correctamente, habría que proyectar la imagen central del folleto en un
espejo.

113
Trabajo y familia, dos valores considerados pilares de toda comunidad, quedan
de esta manera destacados.
La inclusión de “hasta hoy”, en el primer párrafo considerado, funciona también
dentro de este nuevo punto de vista que proponíamos. “Hasta hoy”, empresa y
comunidad aparecen como dos conjuntos diferenciados pero, hacia el futuro, a partir
de mañana mismo, estos conjuntos parecen fundirse en uno mayor, en la nueva
Esquel, la “ciudad de oro”. El discurso configura así un espacio imaginario, donde se
realiza la integración, y nace la nueva comunidad.

6. 1. 3. Una relación de largo plazo

La relación entre estos dos conjuntos a punto de integrarse, que propone el
folleto, es descripta como de largo plazo. Si bien la explotación minera propiamente
dicha duraría entre 8 y 10 años, como se comentara en el eje de análisis anterior, la
relación se extendería mucho más. Esta argumentación nos parece similar al discurso
del novio que ofrece a su pretendida una relación segura (para toda la vida), no
solamente un goce temporario y perecedero. Este juego de ofrecerse y seducirse no
es menor, ya que plantea definiciones sobre el futuro:

“Cuando dentro de 8 ó 10 años se termine la explotación, es seguro que muchos de
quienes trabajamos en la mina, nos quedemos a vivir en Esquel, porque de aquí serán
nuestros hijos, aquí irán al colegio y tendrán sus amigos, y nosotros los nuestros. Por
eso es responsabilidad de todos que Esquel, el agua, el aire y el entorno sigan como
hasta ahora. Asumimos el compromiso de trabajar con la comunidad esquelense, de la
cuál ya nos sentimos parte, para potenciar las actividades económicas existentes y
desarrollar nuevas.” (Op. Cit.)

Se construye un futuro común en el que, aparentemente, las partes integradas
quedan atadas a la misma suerte. Se omite la posibilidad del abandono, del
desamparo luego del cerramiento de la mina. La relación propuesta es, más bien, fruto
de un amor verdadero y profundo. En la “ciudad de oro”, este espacio imaginario que
propone el folleto, el medio ambiente “seguirá como hasta ahora”, habrá prosperidad,
las familias habrán de entregar su diario sacrificio en pos del bien común, etc.

“Vamos a ser muchos más. Nuestros compañeros de trabajo serán vecinos de Esquel.
Más del 75% del personal del emprendimiento será gente que hoy ya vive aquí. Gente

114
que quiere trabajar y que, como todos, merece la oportunidad de hacerlo dignamente.
Buscaremos personas que quieran crecer y nos ocuparemos de formarlos.” (Op. Cit.)

Los objetivos enunciados en estas argumentaciones (beneficios para la
comunidad, desarrollo económico, fuentes de trabajo, etc.), fueron materializados en
acuerdos firmados por Meridian Gold con la seccional Esquel de UOCRA y con la
Cámara de Comercio, Industria, Producción y Turismo del Oeste del Chubut. En el
primero, la compañía se comprometía a dar prioridad a la contratación de mano de
obra local para la etapa de construcción de la mina. Se creaba también una bolsa de
trabajo, en la forma de lista de interesados mantenida por UOCRA. El delegado
sindical Miguel Muñoz expresaba que:

“queremos que se garanticen todos los derechos, no solamente los referidos al
ambiente, y para ello es indispensable que los que se encuentran desocupados puedan
acceder a un trabajo digno.” (Revista Panorama Minero, Nro. 279, enero de 2003).

La explotación de recursos naturales viene así a dar respuesta a un derecho
fundamental como el trabajo. Una vez más, se constituye como oportunidad. El
acuerdo entre Meridian Gold y UOCRA sellaba la promesa de prosperidad.
Con respecto a la Cámara de Comercio, el “Acuerdo de Generación de
Proveedores Locales de Minería” comprometía a las partes a apoyar los procesos de
adaptación y capacitación de los potenciales proveedores y contratistas para la
actividad minera en la zona. Según un comunicado emitido por la institución, Minera El
Desquite:

“Privilegiará la realización de negocios con proveedores de insumos o servicios locales,
en la medida en que estas sean competitivas en calidad y precio.” (Op. Cit.)

En el mismo comunicado, esto queda explicitado de esta manera:

“la Argentina de hoy sufre el peor de los flagelos, existen cerca de 21 millones de
pobres. La decisión a tomar es difícil: el resguardo a cualquier costo de los recursos
naturales, o su explotación, generando actividad económica y empleo, con sus riesgos
consecuentes.” (Op. Cit.)

Pero lo acordado entre los dirigentes de la Cámara de Comercio y la compañía
minera, no se vio reflejado luego ya que fue boicoteado por gran parte de los
comerciantes afiliados, quienes colocaron en sus vidrieras afiches con la leyenda “No

115
a la mina” (Ver documento N°19 del corpus). El acuerdo, decidido de forma unilateral
por las autoridades de la Cámara, fue rechazado por la mayoría de los comerciantes y
proveedores de servicios de la ciudad.

6. 1. 4. Integración a la ciudad desde lo económico

El aspecto más desarrollado de esta serie de argumentaciones basadas en la
idea de integración, es el económico. En este terreno, la integración se da casi
naturalmente: la explotación minera se complementa perfectamente con las
actividades económicas ya presentes en la comunidad.

“La ciudad será más conocida en todo el mundo. Para los turistas de diversas
nacionalidades que seguirán visitándola, conocer su mina de oro y plata se convertirá
en un incentivo adicional.” (Folleto “Esquel: Una ciudad de Oro”).

La explotación minera no colisionará con la actividad turística que caracteriza a
la zona, sino que se complementará con ella. Lo presente en la Esquel real, el turismo
como una de sus principales actividades económicas, va encontrando en la Esquel
imaginaria propuesta por Meridian Gold su correlato correspondiente, adaptado a la
futura “ciudad de oro”.

“Sentimos que nuestra responsabilidad ser proactivos para asegurarnos que la
presencia de Meridian beneficie a toda la comunidad, además de los trabajos y la
prosperidad económica que trae la minería. Creemos que esto hace que Meridian sea
diferente y mejor que las otras compañías mineras de oro. También creemos que nos
permitirá ser el tipo de compañía que las comunidades quieren tener como sus socios
para construir un futuro mejor, de forma diferente.” (En página Web
www.meridiangold.com).

Los beneficios deben llegar a toda la comunidad para que la integración sea
exitosa. Meridian Gold se diferencia a sí misma de otras compañías dedicadas a la
extracción de oro justamente por esta característica: todos obtendrán al menos una
parte de los beneficios económicos atribuidos a esta actividad.

116
6. 2. 1. Actor: Asamblea de Vecinos Autoconvocados.

“Esquel ¿cuál es tu proyecto?
El intento de instalar una mina de oro a cielo abierto
en el ejido municipal de Esquel disparó entre nosotros
la más variada suma de contradicciones
y visiones del mundo y la vida.”
Periódico El Ciudadano

En este eje analizaremos el proceso por el cual el conflicto por imponer un
proyecto económico, un proyecto de gestión de recursos naturales como es la minería,
pone en juego toda una serie de mecanismos de discusión, de reformulación,
reivindicación de valores, ideas, imágenes sobre la identidad de la comunidad de
Esquel que replantea su perfil de ciudad de cara al futuro.
En una situación donde la normalidad es sacudida por un emprendimiento que,
según el movimiento de vecinos, va a cambiar radicalmente la identidad de la
comunidad, podemos analizar cuáles son los referentes para la construcción de esa
identidad, cómo se da esa lucha simbólica por imponer una forma de vida frente a otra
y cuáles son los deseos y el imaginario social de una comunidad para el futuro de su
ciudad y de sus hijos. Como dice un artículo de El Ciudadano:

“Necesitamos más tiempo para decidir si queremos o no ser parte de este cambio radical
de identidad como pueblo. Necesitamos más tiempo para explicarnos a nosotros y a
nuestros hijos cómo va a ser este lugar en el que decidimos vivir y en el que obligamos a
nuestros hijos a nacer. Necesitamos más tiempo para hacerles entrar en esas duras
cabezas que tienen que no los elegimos para decidir a nuestras espaldas y gobernar
contra nuestros intereses, sino para que gobiernen desde nuestros intereses y de frente a
nuestros sueños y nuestras miserias. No necesitamos más tiempo para hacer un mejor
negocio, porque somos aún lo suficientemente inocentes para creer que hay muchas más
cosas que están por encima del dinero, o lo que sea.“ (Documento N° 12, pág. 2).

Los vecinos de Esquel creen y ven amenazada su identidad como pueblo por el
proyecto. Y decimos que ellos tienen esa visión porque justamente uno de los
argumentos que defiende el actor por el Sí a la mina es que ese cambio radical no es
tal. Todos los ‘impactos’ que la comunidad prevé en lo social, lo económico, en la
forma de vida en general, son negados o ignorados por la empresa. Entonces hay una
valoración distinta de las consecuencias que tendrá el proyecto minero para la
comunidad. Dicen en un documento los vecinos:

117
“Como ciudadanos no podemos negar que la consulta al pueblo es imprescindible si
se trata de un tema que inexorablemente va a cambiar el perfil y la identidad de toda
una región.” (Documento N° 14).

Entonces la consulta sobre el sí o el no al proyecto minero implica decidir sobre
el futuro económico, social y cultural de Esquel.

6. 2. 2. La ciudad y su futuro económico

“Nuestra mina de oro, es el turismo.”
Aviso radial durante el conflicto

Uno de los puntos que se discutieron durante el conflicto y que aparece como
central es que la minería llegaba a Esquel como forma de disminuir el desempleo y
generar un motor para la economía regional. Los vecinos plantearon cuáles eran sus
preferencias en cuanto al desarrollo económico de acuerdo a las características que
cada actividad tiene en relación con las formas de vida que trae aparejada. Como
cuenta Pablo Quintana:

“La otra cuestión es que la minería es totalmente incompatible con las actividades que
se están desarrollando acá en la región, con el turismo, la cuestión agropecuaria, el
desarrollo de la fruta fina, con el sello patagónico; el cordero patagónico es una cosa
codiciada en el viejo continente y eso se pierde. De hecho los productores de fruta fina
hoy están teniendo serios inconvenientes con la Comunidad Económica Europea por el
sólo hecho de que una empresa está tratando de explotar, todavía ni empezó y ya
están teniendo inconvenientes. Entonces cuál es lo que justifica el desarrollo de una
actividad, en perjuicio de una comunidad y de otras actividades que hoy están en
marcha. Y otra cuestión, todos los beneficios que se otorgan con las leyes mineras a
este tipo de emprendimientos por que no lo hace con otro tipo de tareas como puede
ser el turismo, el comercio local, el desarrollo productivo de los campos.”

El problema que la comunidad plantea es la incompatibilidad entre las
actividades que desarrolla y la contaminación que necesariamente o posiblemente
traerá la minería a cielo abierto. Así se expresa Gustavo Macayo en un artículo del
semanario local Páginas del Sur:

118
“Es sabido que nuestra Región es actualmente escenario de diferentes actividades
productivas y servicios que tienen relación directa con un ambiente de insuperable
pureza, tales como la producción de flores y bulbo de Tulipanes y otras especies, la
producción de Miel, el cultivo y extracción de aceites esenciales de plantas aromáticas
y medicinales, la pesca deportiva, el montañismo, diferentes modalidades de turismo
ecológico, agropecuario, étnico y cultural, que cuenta con el enorme prestigio que
significan los Productos y Servicios patagónicos.” (Páginas del Sur, 10 al 16 de
Noviembre de 2002).

Para los vecinos, ese sello de producto y servicio patagónico está realmente
amenazado por la minería y es algo que ellos sostienen como parte de su identidad
frente al mundo que los hace únicos, especiales y les da un valor agregado. Como
dicen en una gacetilla del movimiento:

“Los ciudadanos de la cordillera chubutense reivindican la defensa de las riquezas y
recursos naturales de esta hermosa región del país identificada junto con el resto de la
Patagonia como un lugar verdaderamente único, con una naturaleza privilegiada y
admirada, apuntando a sostener la producción orgánica de alimentos y el turismo –
actividades reconocidas hoy tanto en el país como internacionalmente- y promoviendo
la instalación de industrias y agroindustrias amigas del medio ambiente y capaces de
brindar pleno empleo como solución sostenida al desempleo que trepa al 25 % de la
población activa.” (Documento N° 16).

Por un lado defienden actividades como el turismo o industrias agropecuarias
que no contaminen el medio ambiente y, por otro, no quieren perder esa característica
de la región que los hace únicos en el mundo. Ese valor que tiene para ellos la
naturaleza los posiciona como privilegiados en un ambiente de pureza que no quieren
cambiar por la minería.
En cuanto a la disputa por el acento valorativo de las palabras que se viene
dando en las campañas, en este apartado encontramos un ejemplo de confrontación
en el orden de lo metafórico e ideológico. Como dice un volante de la Asamblea:

“Pueblo minero, pueblo empobrecido.” (Documento N° 1).

En esta imagen aparece el perfil de un pueblo como minero y se lo iguala a la
pobreza, al contrario de lo que argumenta el actor por el Sí, yendo en contra de la

119
imagen del oro como fuente de riqueza. En este desplazamiento cambia el sentido de
la cadena metonímica minería–oro-riqueza, por el de minería-contaminación-pobreza.

“Cuando decimos SI A LA VIDA - NO A LA MINA, debemos decir cómo podemos
recuperarnos sin contaminantes.” (Mailing interno de la Asamblea de Vecinos
Autoconvocados).

La imagen central de su identidad como comunidad en el orden económico
privilegia actividades que no contaminen el medio ambiente y que mantengan la
condición de lugar único en el mundo.

6. 2. 3. La tranquilidad y el riesgo social

“El oro no puede comprar la felicidad”
Aviso radial durante el conflicto

Otro de los valores que rescatan los vecinos del movimiento es el perfil de una
pequeña ciudad cordillerana, donde existe la tranquilidad, la seguridad, el respeto por
las costumbres; en oposición a los problemas de las grandes ciudades donde la
marginación, la inseguridad y los secuestros son problemas de difícil solución. Como
Cuenta Marta Sahores:

“Esquel era muchísimo más chico, yo vine hace 18 años y Esquel en ese momento
creo que tenía 22 mil habitantes. Acá hay, en los últimos 15 años, unos mil habitantes
por año que vienen de afuera. Que vienen de Santa Fe, de Córdoba, de Buenos Aires.
Y vienen por elección, por la forma de vida que hay acá. Hasta económicamente te
rinde. Ustedes habrán notado que las cosas están más caras acá, pero no gastas en
cafecito, en nafta gastas mucho menos. Porque es todo más cerca. No tenes un
mango, no importa: invitas a una amiga y salís a caminar y tenes lugares maravillosos
para salir a caminar. Te vas al lago, lo tenes acá a cuarenta, cincuenta kilómetros. Es
otra vida, es una vida tranqui, tenes tiempo para los amigos, tenes tiempo para
estudiar. A mí la gente de Buenos Aires que tengo muchísimos amigos y parientes me
dicen: cómo haces para hacer tantas cosas. Acá puedo dormir la siesta. Y la mina
amenaza todo eso. Con la contaminación olvidate del turismo, olvidate de la vida
sana.”74

74
Entrevista a Marta Sahores (ver CD anexo).

120
También Jorge Naón, periodista del diario El Chubut, habla sobre esta
tranquilidad que no quieren cambiar de su ciudad, este valor que ponen en primer
plano por sobre otros:

“Hay mucha gente de acá de Esquel que eligieron esta ciudad por la fisonomía que
tiene, la tranquilidad, por el perfil turístico que aún no se ha desarrollado, pero que va
en vías de desarrollarse y la gente no quiere cambiar ese aspecto ni negociarlo por
puestos de trabajo.” 75

Pablo Quintana plantea el tema de la seguridad:

“Quiero que mi hija ande por la calle, se vaya hasta la casa si quiere caminando, tiene
5 años y sé que no le va a pasar nada.” 76

Frente a este ámbito de tranquilidad, de ciudad pequeña y segura aparece la
idea del impacto social, de la invasión de gente de otros lugares, con los fantasmas de
la prostitución, la droga, el HIV, las enfermedades; que vienen a contaminar la pureza
de la comunidad. En un artículo de El Ciudadano se plantean estos problemas a
futuro:

“Es previsible mayor cantidad de infecciones venéreas y HIV- de transmisión sexual.
Otro fenómeno es la llegada de individuos que promoverán el consumo de alcohol y
drogas no permitidas que rinden altísimas ganancias y no pagan impuestos.”
(Documento N° 12).

La metáfora del impacto que va a traer la mina es desarrollada por Ricardo
Gerosa Lewis en una solicitada en Internet:

“Porque el impacto social es impresionante. A todas las ciudades en las cuales se han
desarrollado emprendimientos mineros, no sólo ha llegado un número importante de
personas “preocupantes” sino que también se ha observado en las mismas el
incremento de delitos, de enfermedades, de hechos violentos, madres solteras, de
prostitución callejera, etc. Somos muchos los que queremos seguir viviendo en este
lugar tranquilo, sin rejas en las casas, sin secuestros ni hechos violentos alarmantes y
con los niños jugando en las veredas sin ningún peligro.” (Solicitada de Ricardo Gerosa
Lewis).

75
Entrevista Jorge Naon (ver CD anexo).
76
Entrevista Pablo Quintana (ver CD anexo).

121
Entonces, más allá de la verdad o falsedad de estos datos sobre los posibles
efectos de la minería, lo que generan es un estado de alerta, una representación
negativa sobre lo que puede llegar a ocurrir si se instala la mina de oro. Y aparece la
idea de ‘impacto social’ como metáfora que se traspone desde el impacto ambiental a
la sociedad, enfocando la discusión en lo negativo, la enfermedad, la delincuencia, el
Sida. En una cartilla distribuida por los Vecinos Autoconvocados se ve esto más
claramente:

“Impacto en la población: Expropiación de derechos de utilización de la tierra. Muy
limitada repercusión de los puestos de trabajo a generarse. Inmigración de trabajadores
de distintos lugares con o sin familias en busca de oportunidades laborales, lo que
provocará que aumente la desocupación, haya mayor demanda escolar, se
incrementen las exigencias de ayuda alimentaria y asistencia social directa, mayores
necesidades de vivienda y mayor probabilidad de hacinamiento y precariedad sanitaria
familiar, alta probabilidad de aumento de la prostitución y de hechos delictivos.”
(Documento N° 4).

Además de rechazar este supuesto impacto social, lo que advierten es una
mayor carga para el Estado ya que va a aumentar la cantidad de pobladores de
escasos recursos y la demanda en términos de asistencia en vivienda, salud,
educación, seguridad también será mayor; aumentando los aspectos negativos para la
vida social y económica de la ciudad (incluidos los impuestos).

6. 2. 4. Los valores de una comunidad

“El lugar donde vivo yo lo adoro y
eso vale mucho mas que el oro”
Pancarta en la marcha del 4 de diciembre77

Del apartado anterior se desprende que los esquelenses manejan ciertos
valores de un espíritu conservador y tradicional. Es interesante plantear que todo el
proceso que justamente se caracteriza por haber sido una protesta y una movilización
caracterizados por prácticas políticas “progresistas”, con una asamblea de discusión
permanente, con valores de democracia participativa; proviene en el fondo de valores
conservadores. Podemos tomar el concepto de costumbre de Thompson (1995), que

77
Ver CD anexo.

122
explica que existen movimientos donde la costumbre, como conservadora, reivindica
nuevos derechos y funciona como el motor de la rebeldía.

“De aquí una de las paradojas características del siglo: tenemos una cultura tradicional
rebelde. No pocas veces la cultura conservadora de la plebe se resiste, en nombre de
la costumbre, a las racionalizaciones e innovaciones económicas que pretenden
imponer los gobernantes, los comerciantes o los patronos.” (1995: 22)

A partir de las costumbres, se defiende un modo de vida frente a otro, en
nombre de lo tradicional se moviliza la población y crean un movimiento social que se
opone a un proyecto.
También está en el discurso la idea de no cambiar la comunidad, su escala de
población, su tamaño, su ambiente y sus valores. Pablo Quintana define:

“Esquel siempre fue catalogado como una comunidad sumamente conservadora.” 78

O como plantean los Vecinos Autoconvocados en un documento en Internet:

“La vida cotidiana y el paisaje: nada será como ahora” (Documento de la Asamblea de
Vecinos Autoconvocados, en página Web www.noalamina.i8.com)

Dentro del movimiento encontramos ideas de grupos católicos que se oponen a
la instalación de la mina argumentando a través del discurso religioso apoyado en
pasajes de la Biblia:

“Al bajar del Monte Sinaí, Moisés, con las tablas de la Ley, destruyó el becerro de oro
que adoraban los que no tenían fe. EL AMOR VENCE A LA AMBICIÓN. SI ADORÁS AL
BECERRO DE ORO: VOTÁ SÍ - POR AMBICIÓN: VOTÁ SÍ” (Documento en Internet de
la Comunidad Católica de Esquel).

También se plantea en el discurso la demonización de la minería a través del
dualismo bien / mal, como ya vimos en secciones anteriores, donde la comunidad es la
poseedora de la pureza y del bien y la minería viene a traer todos los riesgos sociales
y los peligros.

“Todos unidos podemos liberar a la tierra de este mal.” (Documento N° 9).

78
Entrevista Pablo Quintana (ver CD anexo).

123
Dentro de este espectro aparece en el discurso el rescate de valores
tradicionales como la familia, la educación, el Estado y la conciencia, como rectores de
la vida en comunidad que aparecen en un artículo de El Ciudadano:

“La conciencia de comunidad es tal si se crea entre todos. Con actitud alerta, el Estado,
la Familia, la Escuela harán posible la revalorización de la Vida como factor decisivo de
una conducta a favor de todos, especialmente de los jóvenes.” (Documento N° 12, pág.
6. Nótese que aparecen en mayúsculas remarcados los valores conservadores por
excelencia.)

Además se puede ver el papel que jugó el miedo al cambio en la comunidad,
ante la posibilidad de un profundo cambio en la forma de vida, como ellos creen y
cuenta Jorge Oriola, historiador y docente de Esquel:

“Cuando aparece este tema del cianuro, que es real, y el agua, las ovejas... mucha
gente empezó a decir no. Ante la inseguridad del cambio, la gente se vuelve
conservadora de lo que tiene. En cierta medida pasa eso...”79

Por último, encontramos dentro de este cúmulo de valores que maneja la
comunidad, el rechazo al excesivo valor que se le da al dinero en la sociedad
moderna, donde todo se compra y se vende, reivindicando la idea de que no todo tiene
precio, menos el futuro de sus hijos y la naturaleza donde vivirán. Aparece en un
volante de la Coalición de Ong’s:

“Este emprendimiento global de explotación desmedida de los recursos planetarios,
digitado por ciertas personas que aún no descubrieron en sus propias vidas, otro
sentido que el de acumular dinero.” (Documento N° 9).

También se expone esto en otro volante del movimiento:

“El mundo está siendo gobernado desde un insaciable deseo de dinero y poder.”80

Acá aparece un eco del discurso existencialista, que se pregunta por los
sentidos de la vida, por si todo puede comprarse, sobre los deseos que motivan la
existencia: el dinero o la vida, el poder o el futuro en armonía con la naturaleza.
Además del precio y el dinero, en El Ciudadano se cuestiona la necesidad de la mina,

79
Entrevista Jorge Oriola (ver CD anexo).
80
Documento N° 10.

124
poniendo en juego la idea de que lo que no se necesita no es fundamental y, por lo
tanto, puede discutirse y rechazarse:

“¿Para qué necesitamos una mina? ¿Podemos poner precio a la vida?” (Documento N°
10).

Entonces, el movimiento de Vecinos Autoconvocados a partir de la defensa de
ciertas costumbres y valores de su comunidad, plantea el rechazo al proyecto. La
oposición bien / mal, apoyada en el discurso religioso, el cuestionamiento de la cultura
del dinero y la idea de mantener lo propio junto al miedo al cambio construyen otro
referente de su identidad como comunidad que se actualiza comunicacionalmente en
el discurso contra la instalación de la mina.

6. 2. 5. Esquel: celeste y blanca

“Vienen por el oro, vienen por todo”
Lema del movimiento

En este apartado analizaremos uno de las aspectos del proyecto por el “No a la
mina” que se basó en la cuestión de la soberanía, el nacionalismo y la defensa de los
recursos propios. Tomamos en cuenta tanto la idea que aparece en el discurso del
movimiento de que se están llevando ‘nuestros’ recursos de ‘nuestro’ suelo, como el
dualismo nosotros/ ellos, argentinos/ canadienses o extranjeros, que plantean sobre el
argumento de la cantidad de leyes que facilitan a empresas extranjeras explotar la
minería en Argentina. Pablo Quintana argumenta:

“Estamos hablando de empresas extranjeras que se llevan todo hacia afuera, que se
llevan el 98% de las ganancias y nos deja el 2% de regalías de algo que está en el
suelo nuestro. De hecho esta empresa de origen canadiense/ estadounidense está
instalada acá, y tienen el tupé de tener en unos de sus galpones la bandera Argentina,
es una provocación que ha irritado a más de uno de los vecinos.”81

El tema de la soberanía es recurrente en el discurso del movimiento, asociado
con palabras como “desembarco” que tiene un fuerte eco del discurso bélico y alude a
las invasiones inglesas. También en varios actos y marchas los vecinos del

81
Entrevista Pablo Quintana (ver CD anexo).

125
movimiento se vistieron con ropa celesta y blanca y cantaron el Himno Nacional. Sigue
Quintana:

“Están amparados por leyes que le han preparado el terreno para que desembarquen.
Meridian Gold nunca tuvo participación en el país, en ningún tipo de inversiones y hoy
desembarca en esta región porque lo tiene todo a pedir de jarro. Obviamente se está
poniendo en juego una cuestión soberana.” (Op. Cit.).

Y las preguntas que aparecían en El Ciudadano sobre las inquietudes de la
comunidad sobre la mina:

“¿Esta no es una nueva invasión inglesa?” 82

También aparece en el discurso la idea de insertar el tema de la soberanía en
una serie más global, tanto dentro del imperialismo bélico de Estados Unidos por la
guerra de Irak que se estaba desarrollando en ese momento, como en la frase del
epígrafe que es un lema que sostienen y que pretende advertir sobre un plan del
capitalismo globalizado para llevarse todos los recursos de la Patagonia. Dice un
artículo de El Ciudadano:

“Empezamos a notar que es parte de un plan más grande que pretende dar la estocada
final a nuestra ya degradada soberanía.” (Documento N° 12).

Y:

“Los vecinos autoconvocados por el no a la mina manifestaron su abrumador rechazo a
la guerra imperial contra Irak en el documento de cierre del acto y también el
desembarco que pretende la minera con el apoyo del gobernador Lizurume y el
intendente Williams.” (Documento N° 16. Gacetilla del 21/03/03).

También los afiches que distribuían los comerciantes unidos de Esquel (ver
documento N°19) tenían la bandera Argentina de fondo resaltando este aspecto de la
lucha. Se conectaba este tema de la soberanía con la entrega de recursos y la venta
del patrimonio del Estado durante el gobierno de Carlos Menem.

82
Preguntas de los encuestados a las autoridades. Documento N° 12

126
“(...) el rechazo masivo de la población que visualiza el emprendimiento dentro de la
preocupante entrega de los recursos naturales y empresas nacionales a manos
extranjeras iniciada en las última décadas.” (Documento N° 19).

Este tema es vinculado a la idea de dignidad de un pueblo soberano que lucha
por el futuro de sus hijos y nietos y que se piensa hacia delante como argumentan los
Vecinos Autoconvocados en Internet:

“Defender con dignidad la soberanía sobre los recursos naturales para beneficio de
nuestros hijos y nietos.” (Documento de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados en
página Web www.noalamina.i8.com).

Entonces, en el discurso de la oposición al proyecto están presentes ciertos
elementos nacionalistas, por ende, el rechazo a la entrega de los recursos estratégicos
nacionales. Las fronteras económicas disueltas por la legislación menemista y la
globalización son restituidas por un discurso soberano y nacionalista en defensa de lo
propio.

6. 2. 6. Participación ciudadana y dignidad

“La idea es no bajar los brazos, seguir poniendo el lomo
y defender los ideales por los cuales hemos venido a VIVIR aquí,
VIVIMOS aquí y pretendemos que nuestros hijos
sigan VIVIENDO aquí.”
Lucas Chiappe

Otro de los aspectos importantes durante el conflicto fue la idea de fortalecer la
comunidad hacia adentro. Es decir, reforzar los valores y la dignidad de un pueblo
amenazado por intereses extranjeros y por el gobierno que los apoya. De esta
manera, los vecinos se manifiestan y expresan en el marco del conflicto para reforzar
los valores democráticos de la comunidad de Esquel y se arrogan sus derechos de
participación y decisión sobre su futuro como comunidad. Como cuenta Lucas
Chiappe, ambientalista del Proyecto Lemú:

“Más cuando la comunidad entera se pone de pie y trata de defender los derechos y
siente que lo que está ocurriendo es que el gobierno está gobernando una vez más a

127
espaldas de la gente, está tomando decisiones a centenares y miles de kilómetros de
distancia de donde VIVE esa gente.” 83

Los vecinos utilizan un mecanismo de cierre y clausura de los límites grupales
para lograr sumar más adhesiones a su proyecto y en este sentido no se distancian de
los vecinos que están de parte del sí sino que tratan de que se unan a ellos, como
dicen en la cartilla “Vecinos informan a vecinos”:

“Son malos los vecinos del sí? No, para nada. Son simplemente vecinos que los han
engañado, les han mentido sin piedad y les han prometido cosas que nunca cumplirán.”
(Documento N° 3, pág. 3).

Y también refuerzan la solidaridad de los vecinos entre sí a través de formas de
compartir tan simples como no tirar un volante, porque a los vecinos todo les cuesta,
mientras la empresa derrocha dinero, compra votos, viaja en autos costosos y
camionetas 4X4:

“No tire este volante. Compártalo con otro vecino.” (Documento N° 6).

O como dice en la cartilla “Maleducados”:

“Colabore: una vez leído, pásele este ejemplar a su vecino, y/o fotocópielo y
distribúyalo entre sus amigos.” (Documento N° 8).

“(...) y cómo hacemos nosotros sin un peso y sin parientes en el poder. Con campañas
financiadas por las empresas gigantes los políticos se aseguran compras de votos; más
dinero y más poder.” (Op. Cit.)

Está también en el discurso de los vecinos la idea de que la unión hace la
fuerza, no importa que la empresa y los políticos tengan poder. En el documento del
que hablábamos hay un dibujo de un tiburón grande persiguiendo un cardumen de
peces pequeños.

“Que no nos coman!” (Op. Cit.)

Después el tiburón huye porque los peces se unen y forman un pez grande y lo
asustan:

83
Entrevista a Lucas Chiappe (ver CD anexo).

128
“Defendámonos.” (Op. Cit.)

Esta defensa tiene que ver con los anhelos de democratización, participación y
autodeterminación que expresan los esquelenses. Esta idea puede verse en un reloj
analemático que fue construido en la plaza San Martín en diciembre de 2002 y anticipa
de alguna manera la identidad y las ideas que tenían como comunidad, que
eclosionaron durante el conflicto.

“En nuestro caso la simbología de este reloj se refiere al protagonismo de cada
persona en la construcción de una comunidad a lo largo del tiempo. El reloj
analemático sólo funciona, es decir, se puede leer la hora, si una persona “participa” en
dar la sombra necesaria. Así, en la vida de una comunidad, ésta solo puede
desarrollarse plenamente si cada persona participa con libertad responsable en las
acciones propias de la misma. Tu sombra da la hora, Tu participación, la democracia.
En la elipse central se representará además un “choike”, en actitud de libertad y
firmeza, representándose así, con este animal patagónico y su actitud de no
dominación, la forma de vida que queremos tener como comunidad patagónica.”
(Complejo Plaza del Cielo, autora Marta Sottile).

Asociada a esta idea de dignidad y firmeza aparece nuevamente una estrategia
de contraestigmatización de los que consideran que la empresa extranjera los
subestima como comunidad y como pueblo y que los puede engañar fácilmente o
comprar con dinero. Dicen en “Vecinos informan a vecinos”:

“Las empresas mineras se ríen de usted porque ellos no pagan nada. ¿le parece
justo?” (Documento N° 3, pág. 2).

“Porque quieren llevarse plata fácilmente y necesitan que la gente no se dé cuenta. En
Esquel además de mentir, nos trataron de estúpidos.” (Op. cit, pág. 4).

Entonces manejan un discurso que tiene que ver con que si la empresa los
trata de estúpidos y los quiere engañar, los vecinos van a participar, se van a informar,
van a afirmarse como pueblo y votar contra quienes los subestiman.
A partir de esto, se instituyen como pueblo, se ponen de pie ante un
avasallamiento de la soberanía, defienden los valores democráticos y participativos y
refuerzan su poder y el respeto que se merecen. Dicen en “Vecinos informan a
vecinos:”

129
“Es necesario votar? sì porque los gobernantes nunca nos preguntan antes de cada
decisión de gobierno. El 23 de marzo el pueblo de Esquel tomará una decisión
democráticamente y la vamos a hacer respetar ante la municipalidad y el gobierno
provincial. Será la VOLUNTAD DEL PUEBLO y no la de un par de funcionarios que se
creen los dueños de la tierra y de nuestras vidas.” (Documento N° 3, pág. 4).

El movimiento sigue planteando la idea de la necesidad de su
autodeterminación como pueblo a partir de la participación en las decisiones, ya que el
proyecto Cordón Esquel traerá múltiples cambios para su ciudad y además, porque es
un proyecto que quieren imponer los gobernantes que son considerados como aliados
de la empresa y no como representantes de la comunidad.

130
6. 3. Recapitulación del eje de análisis comunidad

"El plebiscito del 23 de marzo quedará en la historia como un día de
fiesta popular, quizá el mayor en la joven historia de Esquel. Y también
como el día en que miles de ciudadanos imaginaron su futuro."
Nota editorial del Semanario Páginas del Sur,
Esquel, 30 de marzo de 2003.

El debate público generado por el proyecto Cordón Esquel obligó a la
comunidad a una profunda revisión de sus valores, y de las visiones compartidas
sobre sí misma. Esta revisión se desarrolló sin dejar de lado un sentido estratégico.
Encontramos una producción estratégica de identidad, no en el sentido de planificada
previamente, como si se tratara de una campaña de relaciones públicas, sino en el
sentido de ausencia de un “Esquel verdadero” o trascendente: la identidad debe ser
redefinida y construida constantemente. Este proceso opera a través de la diferencia,
supone un trabajo discursivo, el trazado y la marcación de límites simbólicos (Stuart
Hall, 1966: s/p). Esta identidad fue rediscutida durante el proceso en la Asamblea de
Vecinos Autoconvocados, en las marchas, en la discusión pública, consolidándose
elementos que estaban latentes o no habían sido tematizados por la comunidad.
El discurso de la compañía no pudo ingresar en ese espacio de redefiniciones
de lo comunitario. Si bien está presente en los textos con los cuales se elabora
discursivamente su relación con la comunidad, a partir de la serie “integración”, no
pudo articular un discurso que se acoplara a la historia de la ciudad, a sus prácticas, a
sus formas de vivir y pensar. El espacio de lo comunitario había sido delimitado de
antemano, definiendo a la empresa y a los funcionarios como el “otro”.
Uno de los planteos en disputa más importantes fue el desarrollo económico de
una ciudad con alto desempleo: el proyecto minero se presentó como alternativa para
mejorar la situación. La empresa construyó una promesa de prosperidad, el espacio
imaginario de la “ciudad de oro”, donde los beneficios iban a ser para todos. Este
espacio imaginario fue lanzado hacia el futuro, que quedaba asegurado también para
los hijos de la comunidad.
Los Vecinos Autoconvocados redefinieron la oportunidad como amenaza: las
actividades como el turismo o la producción agrícola enfrentaban el riesgo de la
contaminación. El paisaje, entendido como capital comunitario, podía verse afectado.
Y argumentaron que el Proyecto Cordón Esquel era incompatible con el desarrollo
sustentable que ellos quieren para su ciudad. A partir de esta fuerte discusión en torno
a lo económico se presentó una discusión sobre los valores, las costumbres, la escala
demográfica, el paisaje, la vida en su totalidad. La afirmación del derecho a determinar

131
libre y participativamente todas estas cuestiones, también fue constitutiva del proceso
de redefinición de lo comunitario.
La empresa pretendía una integración con la comunidad desde lo económico,
mientras que era presentada por el discurso de la Asamblea de Vecinos
Autoconvocados como extranjera, saqueadora y mentirosa. Lo que se puso en juego
fue una valoración de las actividades de acuerdo a las formas de vida que trae
aparejada cada uno de los proyectos de gestión de los recursos. Para la comunidad,
un pueblo minero es un pueblo empobrecido y no solamente en el aspecto económico.
Aparecía esta idea fuertemente contrapuesta a la “ciudad de oro” que propuso la
empresa.
La Asamblea de Vecinos Autoconvocados logró construir una identidad por
fuera de lo político partidario excluyéndolo ex profeso, generando un sentido de
pertenencia nuevo y libre de las valoraciones negativas provenientes del mundo de la
política y la década del ´90. Al colocar a la empresa como aliada con el gobierno, y al
asociar el proyecto minero con la segunda década infame y la figura de Carlos
Menem, se delimitaba a la vez un espacio propio y un “otro”. De algún modo, la
promesa de prosperidad que Meridian Gold presentó a la comunidad, fue colocada
como parte de la vieja promesa incumplida de pertenecer al “primer mundo”,
característica del período menemista. En definitiva, el rechazo al proyecto minero, el
rechazo a olvidar ciertos valores puestos como fundamentales (uno de ellos, el
cuidado y respeto por la naturaleza), a cambio de prosperidad económica, fue
transformándose en dignidad propia y, por supuesto, en indignidad ajena.
Es central en el proceso la toma del espacio público, la reapropiación de la
calle como ámbito compartido. Si bien no desarrollamos este aspecto en nuestro
trabajo, podemos decir que el espacio de redefiniciones de lo comunitario se
constituyó también geográficamente: en las esquinas y en las calles, donde la
comunidad logró verse a sí misma, como frente a un espejo. La espacialidad de
Meridian Gold también mostró su aislamiento frente un espacio que había sido
ocupado: un gran edificio en el centro de la ciudad, con vidrios polarizados, marcando
un necesario y forzoso repliegue.

132
7. Conclusiones

“Cuando Rodolfo Walsh descifró en Cuba los cables secretos de Idígoras Fuentes al
Departamento de Estado de EEUU, lo hizo a solas y sin recursos. Pero fue tan
importante su descubrimiento que los yanquis pensaron que había un poderoso equipo
de inteligencia soviética en Cuba. Y no era así. Era sólo Walsh. Un intelectual de estos
pagos. Que pensaba simultáneamente la comunicación, la cultura, la política. Que
manejaba la honda de David. Una destreza sencilla y al alcance de todos.”
Aníbal Ford, La marca de la bestia

Nos propusimos observar y analizar cuatro meses en la vida de una
comunidad, probablemente los más intensos de su historia, para llegar a elaborar
algunas interpretaciones y conjeturas que ayudaran a comprender lo que se conoce
como el “caso Esquel”. El propósito es desmesurado, por el dinamismo del objeto que
intenta definirse, por la necesidad de adoptar múltiples puntos de vista, y de un trabajo
transdisciplinario que permita abarcar un proceso desde su complejidad intrínseca. Por
estas razones, y por los límites lógicos de un trabajo como este hemos dejado,
necesariamente, muchas cosas afuera. Por ejemplo: el rol de las ONGs en el conflicto,
el de la Comunidad Mapuche, el papel de los medios de comunicación locales y
nacionales (más allá del uso que hicieron de ellos los actores involucrados), la
intervención del gobierno nacional. Sin embargo, sentimos que el intento valió la pena.
Nos parece importante destacar la conexión entre lo que llamamos una
situación de politización y la apertura de espacios de redefinición de lo identitario en el
seno de la comunidad, siendo lo identitario una esfera clave de la actividad política. El
campo de lo político, según Sergio Caletti, es por excelencia el lugar de visibilidad de
sujetos colectivos (grupos, clases, pueblos, etc.) y de sus capacidades de
intervención. La construcción de una nueva forma de subjetividad social, provocada
por el proyecto de instalación de la mina de oro y la movilización y participación
política de gran parte de la población, demandó una reelaboración de este espacio de
lo identitario, instancia en la que los actores se hacen cargo de su destino.
El caso Esquel implica también un cuestionamiento a los mecanismos legales
que definen la administración de los recursos naturales y los mecanismos de
información y participación pública que allí se reglamentan. Hace falta una reflexión
seria sobre su legitimidad, sobre la pertinencia de los aspectos económicos
contemplados en la legislación (que implicaría una revisión de las políticas nacionales
de inversión extranjera y explotación de recursos naturales) y una crítica a muchos de
los supuestos sobre los que estos marcos legales y administrativos fueron edificados.
Y, en este sentido, la crítica a las instancias de control y participación de la ciudadanía
como las audiencias públicas o el informe de impacto ambiental que muchas veces

133
sólo son instancias formales y no verdaderos mecanismos de discusión. Esto pensado
como crítica a los gobiernos pero muchas veces también a una ciudadanía que se
aleja de lo político, y en este sentido, de lo público.
Por otro lado, y ya pensando en nuestro campo como comunicadores sociales,
el caso Esquel demanda una reflexión acerca del rol del profesional de la
comunicación en los conflictos de intereses que genera la administración, el uso, la
explotación y la propiedad de recursos naturales críticos. Al respecto, identificamos
que los dispositivos “consultoriles”, que surgen de los saberes del propio campo,
excluyen la posibilidad de una toma de decisiones autónoma de las comunidades
involucradas en estos conflictos. Esas decisiones requieren procesos de debate y
reflexión comunitarios pensados a largo plazo y democráticamente. Intentamos
demostrar que este dispositivo pretende dejar afuera la esfera de lo político, lo que
constituye, evidentemente, una política en sí misma. Esto pensado como
responsabilidad profesional y como compromiso con las propias ideas políticas.
El caso Esquel revela, por último, la necesidad de un abordaje multidisciplinario
para el estudio de estos conflictos. Hace falta una mirada que articule lo
comunicacional, lo económico, lo jurídico, lo político, y una práctica profesional de
intervención capaz de enfrentar, como propone Aníbal Ford, los enormes desafíos que
nos plantea la cultura contemporánea (Ford, 1999: 301).

134
8. BIBILIOGRAFÍA:

- Alabarces, Pablo, (2003): Fútbol y patria. El fútbol y las narrativas de la nación en la
Argentina, Buenos Aires.

- Alfaro, Rosa María, (1999): Comunicación Ciudadanía Espacio local, Facultad de
Ciencias Sociales, UBA, Centro Nueva Tierra.

- Aste Daffó, Juan, (2001): “Consideraciones Económicas y Ambientales para evaluar
la Sostenibilidad del proyecto Minero Tambogrande “, Lima, Oxfam América, Oxfam
Gran Bretaña.

- Arzeno Federico y Contursi María Eugenia, (2004): “La comunicación de la identidad:
problemas teóricos, metodológicos y pedagógicos”, Buenos Aires, Ponencia
presentada en las Jornadas de la Carrera de Ciencias de la Comunicación, Facultad
de Ciencias Sociales, UBA.

- Bazcko, Bronislan, (1991): Los imaginarios sociales, Memorias del espacio colectivo,
Buenos Aires, Ediciones Nueva Visión.

- Bookchin, Murray, (1993): Ecología de la libertad, Buenos Aires, ED. Altamira.

- Bourdieu, Pierre, (1993): “Espacio social y poder simbólico”, En Cosas dichas,
Barcelona, Gedisa.

- Caletti, Sergio, (2001): “En torno de la subjetividad y otros textos (borradores de
trabajo para discusión)”, Ficha de cátedra de Comunicación III, Facultad de Ciencias
de la Comunicación, UBA.

- Centre for Research on Latin America and the Caribbean at York University
(CERLAC) and MiningWatch Canada, (2002): "Canadian Mining Companies in Latin
America: Community Rights and Corporate Responsibility", Canada.

- Chappuis, Marita, (1995): “Competitividad e Incorporación del progreso técnico en la
minería del oro y cobre”, CEPAL.

135
- Chiappe, Lucas (Comp.), (2004): La Patagonia de Pie: Ecología Vs. Negociados, Río
Negro, Ediciones Imaginaria.

- Dumrauf, Clemente, (1996): Historia de Chubut, Buenos Aires, Plus Ultra.

- Ford Aníbal, (1999): La marca de la Bestia, Buenos Aires, Grupo Editorial Norma.

- Ford, Aníbal, (1994): Navegaciones, Comunicación, cultura y crisis, Buenos Aires,
Amorrortu editores.

- Forest Peoples Programme, Philippine Indigenous Peoples Links y World Rainforest
Movement, (2000): "Socavando los bosques. La necesidad de controlar a las
empresas mineras transnacionales: un estudio de caso canadiense."

- Foucault, Michel, (1997): Historia de la sexualidad, México, S XXI.

- Foucault, Michel, (1980): ”Verdad y poder”, en Microfísica del poder, Madrid, La
piqueta.

- García Delgado, Daniel, (1994): Estado y Sociedad, Buenos Aires, Editorial Tesis /
Norma.

- Gerosa Lewis, Ricardo Tomás, (2003): La Protección Jurídica del Medio Ambiente en
la Provincia del Chubut, Chubut, Imprenta FB.

- Graziano, Margarita, (1998): “Política o ley: debate sobre el debate”, en Revista
espacios, Facultad de Filosofía y letras, UBA.

- Hall, Stuart, du Gay Paul (editors), (1996): Questions of Cultural identity, Londres,
Sage publications.

- Lindlof, Thomas, (1995): “El planteamiento de la investigación cualitativa”. En
Qualitative Communication Research Methods. California, Sage publications.

- Maingueneau, Dominique, (2002): “Problemas de ethos”, en Pratiques Nº 113/114,
traducción y selección de María Eugenia Contursi para uso del seminario “Análisis del

136
Discurso y Comunicación”, carrera de Ciencias de la Comunicación, Facultad de
Ciencias Sociales, UBA.

- Maingueneau, Dominique, (2003): “¿´Situación de enunciación´ o ´situación de
comunicación´?”, en revista Discurso.org, año 2, Nº 5.

- Martini, Stella, (1994): “La comunicación es interacción”, Cuando comunicar es
hacer: Interaccionismo simbólico, Erving Goffman y apuestas en juego, Buenos Aires,
Documento de la cátedra Comunicación II, Aníbal Ford.

- Mastrangelo, Andrea, (2003) “El cambio como drama social”, Suiza, Universidad
Nacional de Misiones. Presentado en Workshop on "Apell for Mining".

- Mastrini Guillermo y Mestman Mariano, (1996): “¿Desregulación o rerregulación? De
la derrota de las políticas a la política de la derrota”, Facultad de Ciencias Sociales,
UBA.

- Matteucci Silvia Diana, (2001): “La percepción del entorno”, en Revista Encrucijadas
Nro. 10, UBA.

- Minewatch Asia Pacific y Nostromo Research, (1999): El síndrome minero, Briefing
Paper.

- Mining, Minerals and Sustainable Development, MMSD, (2002): “Proyecto Minería,
minerales y desarrollo sustentable”.

- Nieva Héctor Oscar, (2002): Tesis de Maestría presentada ante el Instituto Nacional
Politécnico de Lorraine, Escuela de Minas de Nancy, Francia.

- Panorama Minero, (2002: “Informe Especial ARGENTINA ORO 2002.”

- Picard Dominique, (1992): “De la comunicación a la interacción: la evolución de los
modelos”, en Psycologie de la Comunication, N° 93, ( Traducción de Mirta Varela).

- Rodríguez Pardo, Javier, (2003) “El oro: nuevo estigma de la Patagonia”, Revista
Chubut Fuerza Viva, N0 295.

137
- Ruiz Caro, Ariela, (2004): “Situación y Perspectivas de la minería aurífera y el
mercado internacional del Oro”, CEPAL.

- Sarobe, José María, (1934): La Patagonia y sus Problemas, Buenos Aires, Editorial
Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría, 1999.

- Sejenovich, Héctor, (2001): “Casa tomada”, en Revista Encrucijadas, Nro.10, UBA.

- Schmucler Héctor, (1993): “Apuntes sobre el tecnologismo y la voluntad de querer”,
Artefacto.

- Schmucler, Héctor, (1995): “Ideología y optimismo tecnológico”, Buenos Aires,
Publicado en Redes, Revista del centro de Estudios e investigaciones de la
Universidad Nacional de Quilmes, N°5.

- Thompson, Edward P., (1995): “Introducción: costumbre y cultura”, en Costumbres
en común, Barcelona, Crítica.

- Van Dam, Chris, (2001): “La experiencia de Tomina”, en Revista Encrucijadas Nro.
10, UBA.

- Verón, Eliseo, S. Sigal, Perón o Muerte, Hispanoamérica ediciones argentinas,
Buenos Aires, 1988.

- Voloshinov, Valentin, (1976): “El signo ideológico y la filosofía del lenguaje”, Buenos
Aires, Nueva Visión.

138