You are on page 1of 2

Carta abierta al gobernador y legisladores de la provincia de Mendoza

LA APCNEAN REPUDIA ENÉRGICAMENTE LA ABSURDA LEY Nº 7.722

MENDOZA, 16 de julio de 2007 - La Asociación de Profesionales de la Comisión
Nacional de Energía Atómica y la Actividad Nuclear de todo el país (APCNEAN) repudia
enérgicamente la ley N° 7.722, recientemente sancionada por las Cámaras de Senadores y
Diputados de la Provincia de Mendoza y promulgada por el Señor Gobernador, Ing. Julio
COBOS, que prohíbe en el ámbito provincial el uso de sustancias químicas como
cianuro, mercurio, ácido sulfúrico y otras sustancias tóxicas similares en la minería.

Particularmente, la prohibición del uso de ácido sulfúrico, sólo en la minería metalífera,
imposibilita la reanudación de la explotación de los yacimientos de uranio de Sierra
Pintada.

El Plan Nuclear Argentino, necesita de ese uranio. Sierra Pintada podría proveer de
combustible a las dos centrales eléctricas de generación nuclear que se encuentran en
operación y a la tercera que está en construcción, durante los próximos 30 años. Esto
permitiría además de la independencia energética (sinónimo de soberanía), que representa
este insumo tan importante, un ahorro integrado en dicho periodo, teniendo en cuenta el
precio actual del uranio en el mercado internacional (330 u$s/kg), de aproximadamente
1.980 millones de dólares estadounidenses. Esto implica un ahorro anual de 52 millones
de u$s que equivale al 84% del presupuesto 2007 de la Comisión Nacional de Energía
Atómica (CNEA).

El pueblo de Mendoza necesita de Sierra Pintada porque daría trabajo en forma directa a
más de doscientas personas, entre las que se cuentan profesionales con alta
especialización, e impulsaría fuertemente la economía y el desarrollo tecnológico
regional.

Sin embargo, a los legisladores mendocinos les parece aceptable cercenar radicalmente la
posibilidad de la producción, con el falaz argumento de la preservación del recurso
hídrico. Decimos falaz argumento porque las evaluaciones de impacto ambiental y la
abundante información de monitoreo existente, sobre las explotaciones efectuadas por la
CNEA en Sierra Pintada, demuestran que se ha cumplido con las normas ambientales y
convenios vigentes, y que el ambiente del entorno y las actividades económicas de la
región no han sido en absoluto afectadas. En tal sentido, la República Argentina siempre
fue y continúa siendo ejemplar, en el concierto internacional de las naciones más
avanzadas que desarrollan la actividad nuclear (de la cual la minería del uranio es parte),
sobre el cumplimiento de los estándares de seguridad que aseguran la protección del
medio ambiente, de los trabajadores y el del público en general.

Compartimos y creemos justa la determinación del pueblo mendocino de proteger el
medio ambiente, la respuesta razonable para ello debería ser, sin duda alguna, el
cumplimiento de la legislación ambiental vigente y su cumplimiento con control social,
con el que los profesionales de la actividad nuclear del país están absolutamente
dispuestos a colaborar, para ejercer una vigilancia eficiente, mientras se desarrolla
normalmente la actividad productiva, como se hace en todo país desarrollado. Pero una
norma de la naturaleza de la Ley 7.722, que irónicamente surge cuando la escasez de
energía golpea con fuerza a nuestro país, entra en el terreno de lo absurdo.

Ante tamaño despropósito, que atenta contra la calidad de vida y el desarrollo sostenido
de nuestra sociedad, la APCNEAN continuará bregando de manera inclaudicable, ante los
Poderes del Estado Nacional y Provincial, por la restitución ambiental y explotación
sincrónica de Sierra Pintada, como así también por la Reforma del estatus del uranio,
cambiándolo de mineral de primera categoría a Recurso Energético No Renovable,
habida cuenta que energía es soberanía.

Ing. Agustín Arbor González
Lic. Julio A. Salvarredi

Secretario General de la APCNEAN
Secretario Secc. Cuyo-Noroeste APCNEAN