You are on page 1of 72

ELVIRA C.

RIEGO
en complicidad con el amado
Anciano de Días
Diseño Tapa:
Elvira C. Riego • Antonio J.M. Riego

Diagramación General:
Antonio J. M. Riego

Dibujos:
Elvira C. Riego

Riego, Elvira C.
DESCORRIENDO LOS VELOS - Historia de una Vida Multidimensional
1a ed. - Córdoba: El autor, 2009.
320 p. ; 21x14 cm.

ISBN 978-987-05-6667-0

1. Metafísica. I. Título
CDD 110

Fecha de Catalogación: 11/06/09
Temática: Nueva Conciencia

Queda hecho el depósito que previene la ley 11723
1ra. edición Junio de 2009
I.S.B.N. 978-987-1275-15-1
Libro de edición argentina
Impreso en Córdoba, República Argentina

© Elvira C. Riego*
© Bitácoras de la Nueva Conciencia

*Correo Electrónico: isis.hoy@gmail.com
Versión multidimensional de mi existencia
como alma en multi experiencias de tiempo espacio
Mamá,
finalmente, hice lo que me pediste hace tanto tiempo
DEDICATORIA

A todos los que se abstuvieron de juzgarme
AGRADECIMIENTOS

A la humanidad toda, por atreverse a hacer este
viaje de ambición faraónica.

Y en particular…
A mis Titulares de Cátedra del otro lado del velo.

A quienes me enseñaron a dudar,
porque así conocí el principio de la incertidumbre.

A quienes me enseñaron a confiar en mí,
porque así conocí el principio de la fe.

A la oración que me enseñaron desde pequeña, porque me
enseñó el valor de comunicarme con lo sublime.

A quienes me pusieron piedras en el camino,
porque me enseñaron que los límites sólo existen en la mente.

Debería escribir
un libro entero de agradecimientos.
(mi vida es un muestrario de “agradeceres”)

Agradezco entonces
a mis elecciones,
humanas y divinas,
todas ellas.
ÍNDICE

CONTENIDO
DEDICATORIA .......................................................................... 11
AGRADECIMIENTOS ..................................................................... 12
ÍNDICE ..................................................................................... 13
COMENTARIOS ......................................................................... 17
INTRODUCCIÓN ..................................................................... 39
¿QUIÉN SOY? .................................................................... 41
DE GAIA PARA ISIS ................................................................ 43
LOS RELATOS ........................................................................... 45

CAPÍTULO I
_________________________________________________________
TIEMPO DE RECORDAR 47
EL DOLOR DEL OLVIDO ............................................................. 51
LA ATLÁNTIDA ........................................................................ 55
WUDANG .................................................................................. 59
EL MAPA SECRETO ................................................................. 61
QUIRÓN EL SANADOR HERIDO ............................................... 67
QUIRÓN, CLAVE DE SOL Y ADN ................................................ 69
QUIRÓN, CAPAZ DE CURAR A TODOS ....................................... 73
NICODEMO Y LOS PUNTOS DE VISTA ....................................... 75
LUNA, DE REGRESO ................................................................. 79

CAPÍTULO II
_________________________________________________________
TIEMPO DE LECCIONES 81
INTENTANDO DISOLVER UN CÁNCER ...................................... 85
LA PACIENCIA ...................................................................... 87
MI CADERA .............................................................................. 89
CUANDO LA DULZURA ABRUMA ............................................. 89
COSECHÁRAS TU SIEMBRA ...................................................... 93
EL GUARDIÁN DEL ACONCAGUA ............................................ 95
EL ÁNGEL DE LA MUERTE ......................................................... 99
METATRÓN .............................................................................. 101
EL ANCIANO DE DÍAS .............................................................. 103
ABRAHAM .............................................................................. 105
ADAMUS .................................................................................. 107
THOT ........................................................................................ 109

13
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

KUAUTHEMOC ......................................................................... 111
ÁGUILA BLANCA ..................................................................... 113
SAN FRANCISCO DE ASÍS ......................................................... 117
NEFERTITI ............................................................................... 119
LA OSCURIDAD Y YO ................................................................ 121

CAPÍTULO III
_________________________________________________________
TIEMPO DE ENTRENAMIENTO 123
LOS LAZOS ENERGÉTICOS QUE NO NOS SUELTAN .................. 127
DE MANIPULADORA INCONSCIENTE
A CREADORA CONSCIENTE ..................................................... 131
EL INFINITO Y EL VUELO DEL ÁGUILA .................................... 133
CRUZANDO EL INFIERNO ............................................................ 135
EL PORTAL DE PAMPA DE ACHALA ......................................... 139
LA BOCA DEL LOBO ................................................................... 143
RECLAMOS ¿HUMANOS? .......................................................... 147
UN GRIS EN MI CONSULTORIO ................................................. 149
LOS DUGPAS Y EL ROBO QUE NO FUE ........................................ 153

CAPÍTULO IV
_________________________________________________________
TIEMPO DE DUDAS 155
DURMIENDO EN EL REGAZO DE MARÍA ................................... 159
PARA CUANDO MI ESPÍRITU DESPEGUE DE MI CUERPO ........ 163
EL ARCÁNGEL MIGUEL Y SU ESPADA ....................................... 163
LA CASA DE DESCANSO DE MARÍA ........................................... 167
EL EGO ACUSA RECIBO ............................................................. 169
NOCHE DE VUELO CON DUDAS .................................................. 171

CAPÍTULO V
_________________________________________________________
TIEMPO DE CERTEZAS 171
LOS DIBUJOS ............................................................................ 175
ENCUENTROS DE SANACIÓN CON MI MADRE .......................... 179
SOLTANDO LOS VIEJOS CIRCUITOS ......................................... 183
TRATANDO DE AYUDAR ....................................................... 185
HISTORIA DE UNA MANIFESTACIÓN ...................................... 189

14
ÍNDICE

EL SALTO CUÁNTICO. VOS, YO ¿Y CUÁNTOS MÁS? ................... 193
EL ABISMO ............................................................................... 201
SHAMBALA .............................................................................. 203
NADIE TE EXAMINARÁ .......................................................... 205
EL AMOR NUEVA ENERGÍA ................................................... 207
CERTEZAS ................................................................................ 209
GAIA, DE PARTO ....................................................................... 211
DESDE LA UNIDAD, TODO ES POSIBLE ...................................... 213
UN DODECAEDRO ENTRÓ A MI CASA ........................................ 215

CAPÍTULO VI
_________________________________________________________
TIEMPO DE AGRADECIMIENTOS 215
GRATITUD DE GRATITUDES .................................................. 219
A LOS MAGOS DE OTROS TIEMPOS ......................................... 221
LE DEBO UNA CANCION ............................................................ 223
AGRADECER, BENDECIR, CELEBRAR, RECONOCER, HONRAR ... 225

CAPÍTULO VII
_________________________________________________________
TIEMPO DE CONTACTO 227
EN LAS PLÉYADES .................................................................... 231
ASHTAR Y LA DUDA ................................................................. 233
JULIUS, EL ARCTURIANO ........................................................ 237
POST CELEBRACION ................................................................. 241
YO NO PIDO QUE ME RESCATES QUERIDO COMANDANTE ... 243
EN ERKS .................................................................................... 245

CAPÍTULO VIII
_________________________________________________________
TIEMPO DE CONMEMORAR 245
LOS ACUERDOS QUE SE CUMPLIERON ...................................... 249

CAPÍTULO IX
_________________________________________________________
TIEMPO DE RECONEXIÓN 253
MIS ELECCIONES HUMANAS Y DIVINAS ................................. 257

15
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

CAPÍTULO X
_________________________________________________________
TIEMPO DE INSPIRACIÓN 271
EL HUNAB KU, LO QUE NUTRE ETERNAMENTE ........................ 275
MIS HIJOS, LO QUE NUTRI ........................................................ 277
LOS QUE ILUMINAN, NUTRIENDO EL ALMA ............................ 279
CONEXIÓN SAGRADA .............................................................. 287

CAPÍTULO XI
_________________________________________________________
TIEMPO DE CONEXIÓN SAGRADA 287
UN NUEVO ENSAMBLE ............................................................. 291
¿Y QUIEN ERES TÚ? ................................................................... 293
YO SOY UN HUESPED PRIVILEGIADO ....................................... 295
EPÍLOGO ................................................................................... 297

GLOSARIO ................................................................................ 299

16
COMENTARIOS

MÍSTICOS SOMOS TODOS
Inés, Filósofa, mi hermana mayor

Sí, querida hermana, todos somos místicos, o potenciales o actua-
les, porque la ‘conexión sagrada’ al Dios que nos habita y la búsqueda
de encuentro personal con Él, las llevamos muy hondo, muy dentro
del corazón, aunque las voces profanas del mundo y de tantos discur-
sos dichos desde la ‘razón fría’ se encarguen de opacarlas, a veces, de
enfermarlas, otras, o de ocultarlas, en un gran número de personas.

Tu experiencia de lo divino, volcada en estas preciosas páginas, ha
sido tan viva y acogedora que a través de ellas has ‘tocado’ a Dios y al
mismo tiempo a otros que ‘se debían’ a sí mismos un viaje no turístico
ni de mero placer, sino un viaje de vida como el tuyo, a las profundi-
dades de ese ‘castillo interior’ de que hablaba tan bien Teresa de Ávila,
un castillo que tiene tantas ‘moradas’ o habitaciones como ‘dimensio-
nes’ recorres en tu viaje multidimensional.

En sus viajes interiores de indudable proyección exterior, los gran-
des místicos han coincidido en dejarnos al menos estas consignas, que
tú también has plasmado desde tu propio imaginario místico:
Que todos tenemos una misión en la vida que debemos aprender a
escuchar y respetar, la que se asume en libertad o no se asume.
Que lo que vivimos, por más doloroso que sea, nunca es absurdo ni
insignificante si lo vemos revestido del amor incondicional que todo lo
envuelve;
Que el bien hecho nunca se pierde porque es la objetivación más
grande del amor, es decir, que quien ama de verdad se responsabiliza
siempre por el bien del otro;
Que este bien vestido de amor y cuidado es la fuerza más poderosa
del universo, capaz de curar nuestras heridas y enfermedades, del cuer-
po y del alma, mejor que cualquier medicina o terapia;
Que sólo porque Dios te amó primero, infinita e incondicionalmente,
pudiste amar a los otros a través de este camino inusitado de tu propia
sanación interior.

Y si estos ‘qué’ son verdaderos por haberse encarnado en un ‘quién’,
cada quien que entre a la sinfonía de tu libro sabrá que es un poco
17
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

entrar a la más íntima de tus moradas, a tus heridas y a tus curadores,
descorridos ya -¿todos?- los velos. Si quedaran algunos sin descorrer,
todavía tienes contigo al buen compañero Kronos que te regala la gra-
cia del tiempo vital.

Decía Miguel de Unamuno, un gran agónico buscador de Dios, que
mientras más personales logramos ser y mientras más singular es nues-
tra experiencia, más universales somos. Otra de las bellas paradojas
de que está plagada la existencia humana.

Tu conexión sagrada es precisamente eso, un viaje personalísimo a
la interioridad personal habitada por el Dios Amor, que, por ser tal,
deja leerse en clave universal posibilitando así que otros y otras poda-
mos vernos reflejados en tu mensaje y en tu búsqueda. Por eso, siem-
pre, la relación y la reciprocidad son las llaves que abren las puertas
del alma detrás de las cuales solemos encerrarnos, por miedo, por so-
ledad, por egoísmo, por falta de amor…

Maravilloso desafío y maravillosa invitación que nos haces a tus
lectores, Elvira, no sin antes haberlos vivido en tu propia carne, de ahí
su inmenso valor:

Porque es posible des-correr los velos del alma si nos ‘dejamos ser’
-como la rosa que simplemente está ahí, sin por qué- por la Luz que
nos habita e interpela.

Porque es necesario adentrarnos en ese viaje inédito, sin segurida-
des de ninguna índole, sólo asidos a la seguridad de un Dios que nunca
nos arrojaría a la hostilidad del mundo sin darnos antes sus armas
amorosas, ni nos condenaría a la nada o al sinsentido sino, por el con-
trario, nos arropará en su abrazo infinito sin condiciones.

Porque, movidos por tu mensaje, podemos tener esperanza en que
el ser humano no se convertirá en su propio verdugo, a pesar de tantas
señales negativas y devastadoras, porque siempre tendremos místicos
de carne y hueso entre nosotros que nos enseñarán a caminar esta
vida teniendo por norte la llama del amor divino que jamás se apaga.

18
COMENTARIOS

LA EXPERIENCIA DE IR MÁS ALLÁ
Carola, Psicoanalista Lacaniana, 36 años

Recorro la trama del libro y su saber. Un libro profundamente sin-
cero, autoreferencial. Escrito por un bello ser desde su mirada
multidimensional, hoy, aquí y ahora, con esta conciencia. Y esta mis-
ma conciencia que le permite ir y venir en el tiempo produciendo su
propia escritura, su propia historia. Esta historia real, sí, absoluta-
mente verdadera, su verdad.

Ese saber al cual accedemos descorriendo velos. Esta historia que
me remite a una Odisea para comparar los avatares que son parte de
este camino de conocimiento y de transformación. Y me atrevo un poco
más y la nombro como el camino hacia una identidad
multidimensional.

Cómo comienza este recorrido….Elvira nos habla de su encarna-
ción última y el dolor del olvido, su camafeo y la pluma pequeña. Es el
dolor de la separación, la densidad de la dualidad y con temor dice:
- ¡Si paso esa franja no voy a recordar nada!

Es, quizás, con esa pluma que ella nos escribe sus recuerdos, en los
templos de Tien de la Atlántida, El Monasterio de Wudang, la época
de Jesús, su mapa y la resignificación de lo que dice Jesús en uno de
sus sermones: "Teniendo oídos no oyen y teniendo ojos no ven", Egip-
to. Sus experiencias de dudas, de certezas, de entrenamiento. Esa plu-
ma que le ayudaría a saber cuál era su misión.

Hay un momento en el camino que me parece significativo. Me re-
fiero a la experiencia de ser excomulgada por la Iglesia católica. Cuan-
do te quedas fuera de lo ligado, de la religión, de lo que nos da una
estructura. La institución más duradera, contradictoria, separativa e
incoherente en la historia del ser humano.

Éxtima, despojada, dolorosamente al comienzo, emprende este viaje
de regreso a lo desconocido que paradójicamente es ese saber más ín-
timo. Su viaje de vuelta, probático desde el exilio. Maravillosamente
ella encuentra el vacío y descubre que lo sagrado está más allá de cual-
quier religión.

19
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

No hay intermediarios entre ella y lo sagrado. Soportó su incerti-
dumbre y dejó que su corazón contestara. Esa certidumbre, que late
en el silencio interior constante, en el vacío. Así ella pudo comunicar-
se con ese saber, descifrando jeroglíficos, con el lenguaje de la luz.

Sus entramados no intentan dar un nuevo conocimiento que se
ubique en el lugar de la única verdad o de una conversión a modo de
arrepentimiento. Creo leer la intención de compartir la experiencia de
algo desconocido. Esto me evoca a la palabra griega “Metanoia”, que
quiere decir “ir más allá de todo lo conocido”.

Sus textos nos transportan, el tiempo lineal desaparece, no hay cro-
nología. Y es por ello que abrimos la puerta dimensional en donde los
velos son más finos, esos vórtices maravillosos, portales a otras di-
mensiones. Allí nos relata su encuentro con seres extraordinarios.

Compañeros invisibles en esta dimensión de nuestro viaje, pero que
se hacen tan visibles de su mano. Nos los presenta, a través del sonido
de sus palabras y sus dibujos, ellos son transportados a esta tercera
dimensión. Su lenguaje nos activa, permitiéndonos recuperar nues-
tra memoria celular perdida.

Es muy claro su mensaje ¿Qué es lo que nos permite abrir la puer-
ta? Es el amor, esa energía que se transmite en cada una de las pala-
bras utilizadas. Es la intención divina de la creación multidimensional
la que produce esa alquimia.

Y cuando esto sucede, se abren las puertas a la comprensión de qué
es la realidad; y debo advertir a los lectores: no hay marcha atrás. Uno
se vuelve protagonista.

El acto es una creación, no una reacción. Y este libro es creación, ya
que transmite palabras habladas con sabiduría. Esta creación emerge,
adviene, se construye en esta travesía. Es un saber construído a partir
del entendimiento de que la verdad no está afuera, que cada uno tiene la
capacidad de encontrar su verdad. Y para ello, en primer lugar está el
recuerdo y la certeza de que no estamos separados del Todo.

Dios parecería ser un código que está en el vacío de la creación, y su
conciencia es parte de todo el Universo. La conciencia inteligente y el
20
COMENTARIOS

vacío son una misma cosa. La verdadera creación ocurre en ese vacío. Y
Elvira salta a ese vacío infinito, no duda de que ése es el paso correcto.
En esta creación se encuentra la cuantía de creer y el valor de la
palabra como milagro.

Como en la Odisea, Elvira nos relata su viaje de experiencias que la
llevaron a tomar conciencia de su ser multidimensional. Ella ya no es
la misma, no puede volver a ser lo que era.

Y nos revela algo: lo que hagas y lo que no hagas con esa luz inter-
na, será lo que abra o cierre la puerta que te lleva al Oasis, la puerta
de la multidimensionalidad.

Decides tú: creer o no creer.

21
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

EL FIN DEL ESOTERISMO
Diego, estudiante, 20 años

Hola lectores, mi nombre es Diego. Vivo en una ciudad dentro de la
provincia de Santa Fe. Tengo 20 años de edad y actualmente curso
tercer año de mis estudios Técnico Superior en Informática y en Infor-
mática Aplicada del año 2009.

Les contare como conocí a Isis: Todo comenzó en una de las noches
de aburrimiento, en la cual entro a mi MSN y participo de una charla
que arma un amigo que incluía varios contactos, una charla intere-
sante. Luego de todo esto, me maravilló la forma de ser, pensar y ac-
tuar de una de las participantes, lo que me motiva a agregar a mi lista
este contacto “ISIS”. Llamaba a mi curiosidad, y quise conocer más.

Otra noche me encuentro con ella, y algo inesperado pasó: Tuve
una extraña sensación al ver su foto, una sensación de conocer, mi ser
me decía que la conocía pero no sabía de donde.

Recordé que nada de lo que sucede al alma se olvida, aunque aún
no puedas reconocer el vínculo. Siguiendo la charla empiezo a sentir
algo de calor y dos fuertes presencias que se aproximaban hacia mí,
seguido de una voz muy dulce y pausada que tranquilizaba el alma y
daba gusto oír. Esa voz me pedía que le diera un mensaje a ella. Comu-
nicándole el mensaje me confirma que eran seres de Sirio y luego de
despedirse, dejaron una tranquilidad enorme en el lugar.

Poco a poco el vínculo de amistad creció junto con un sinfín de
experiencias agradables que dan gusto recordar y saber que se tiene
una amistad tan cálida e incomparable con ella, con Isis.

No sólo la informática es mi pasión, sino el placer por la filosofía y la
creación. Desde niño me apasiona los misterios de la vida y tengo expe-
riencias similares de las que detalla Isis en su libro, que es una bitácora
de sucesos de la verdadera realidad, realidad que muchos no ven.

Quizá porque no se animan a desvelar los velos, por miedo o por
resultar indescriptibles para algunos y prescindibles para otros, tal vez
difíciles de entender pero que debemos entender, ya que de eso de-
pende nuestro avance como cultura y el fin del esoterismo. Porque el
22
COMENTARIOS

misterio es misterio cuando deseamos que lo sea, y si deseamos saber,
nada impedirá que sepamos.

El misterio como un camino incierto que impide y obstaculiza el
avanzar del hombre, del hombre como persona, como ser pensante y
racional. En nuestra vida cotidiana nada es incierto, un ejemplo claro
sería el de ir a estudiar, yo voy a estudiar siguiendo un cronograma,
este cronograma no es un misterio y me permite avanzar en mi curso
sobre el estudio que realizo. En la vida, tampoco hay misterios, el ser
se estanca cuando duda y cuando no quiere descorrer los velos y avan-
zar sobre la verdadera realidad, realidad que muy pocos saben o reali-
dad que muchos saben sin saber que la es.

“Descorriendo los velos” es un libro que no escapa de lo real, debe-
ríamos preguntarnos ¿Qué es la realidad?, ¿qué la irrealidad? ¿Lo que
queremos ver? ¿Lo que no vemos?
Estamos en un mundo donde los velos nos cubren y no podemos
ver, ver lo que debemos ver y que por alguna razón no vemos.

Todo cambia cuando uno descubre el sentido de la realidad y des-
cubre que vivimos en un mundo de irrealidades, o al revés: que Todo
cambia cuando uno descubre el sentido de la “irrealidad” y descubre
que vivimos en un mundo de realidades.

Mi interior dice que todos sabemos, pero no queremos creer y
embebernos en lo que sabemos que es verdad. Solo que no la considera-
mos como real, porque no está dentro de lo que creemos como verdad.

23
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

LAS OTRAS MIL Y UNA NOCHES
Oscar, Pintor, 81 años

De ser muchísimo más joven, podría, escondido entre las som-
bras de los árboles y en una noche de plenilunio, esperar su paso, al
acecho y en un gesto de valor extremo, rapto a la autora de estas
maravillosas páginas.

La subo a mi Pegaso alado y contra los reflejos argentados de la
luna la deposito en mi palacio de 73 habitaciones que previamente
habré construido en la cima de mi montaña azul. De mármol, muy
alto, quizás como el Taj Mahal. Lleno de ojivas y minaretes y fuentes
llenas de flores. Y odaliscas y eunucos, y yo no sé qué cosas más.

Y durante MIL Y UNA NOCHES deberá contarme, minuciosamen-
te, todas sus experiencias mágicas y “acontecidos”.

Desde mi más tierna juventud y lejos en la distancia, he amado el
pensamiento monista de las filosofías orientales (TODO ES DIOS.
Nada existe fuera de Él, ni yo, ni el bebé de Rosemary). Nada más que
por su sentido lógico y evidente. Con sólo mirar bajo una piedra, la
miríada de vidas que se mueven bajo su protección. Y los girasoles
siguiendo la luz del sol, y las células y los átomos…

He llorado con Sri Ramana Maharishi, con Budha, con Krisna y
Lao Tzé, y no lo pude hacer - hasta ayer - con Jesús y María, ahora mis
nuevos y maravillosos amigos.

Porque me los robaron por tantos años los férreos dogmas elaborados
por hombres en busca del PODER y signados por la ignorancia. Y que no
tenían ni tienen el mínimo conocimiento de las causas de sus razones. Por
supuesto, no mucho más que nosotros inflados por las razones de los
egos, antítesis del YO SOY DE LA CONCIENCIA CÓSMICA.

Son o somos silos acopiadores de acciones y experiencias fallidas,
por no ser completas, de la verdad de cada acción y de cada instante.

No puedo negarlo. Tengo un poco de sana envidia -si se puede decir
sana- de esta querida autora. Tan fácil le es hablar desde su Cristo al
CRISTO CÓSMICO… Yo también lo hago, pero desde mis creencias. Son
24
COMENTARIOS

limpias y aseadas, pero reconozco que lo son desde mi mente finita.

Ella, la mente, tan necesaria para las contingencias de la vida, de la
acción, como hacer una sopa o manejar un automóvil, pero incapaces,
repito, de ver más allá de sus valores establecidos.

Duros enfoques del estructurado ego: ¡Yo y los demás!

Los merecimientos (de la autora) deben ser grandes. Quizás mu-
chas vidas de experiencia, de trabajo sobre sí, de amor, para ser asisti-
da permanentemente por la Madre Gaia, María (que cuando camina
parece deslizarse), y Kwan Yin, y… ¡así es fácil!

Pero como soy astuto me queda una gran posibilidad: deslizarme
subrepticiamente por la chimenea de la cocina del Señor… y bueno…
¡ya veríamos!

¡Albricias! La Familia está en casa. ¿Es un invento mío?
No sé…,¡pero está en casa!

25
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

SOMOS CAMINANTES APRENDICES
Antonio Riego, Diseñador Gráfico, Dibujante, Escritor.
Mi hermano menor

Sin dudas los hechos que van conformando la experiencia personal
van haciendo surcos en nuestra vida, dejando cicatrices, huellas y lu-
ces. Y así nos vamos definiendo. Podemos ocultarnos o mostrarnos,
ser transparentes o turbios, y o ser mezquinos o desprendidos con es-
tos tesoros del corazón. Partícipes del infinito juego del equilibrio.
Donde claros y oscuros, sístoles y diástoles o el ritmo del áncora de un
reloj van imitando el tiempo y nos acercan al infinito.

Creo que, en ese sentido, este libro te “define” en una rara para-
doja. Pues ¿Cómo se define el infinito? o ¿Cómo limitar lo ilimitado?
Si definir significa poner límites. Será porque la generosidad del es-
píritu trasciende los sistemas de medición humana. Entonces te digo
gracias por compartir tan desinteresadamente esta bitácora.

Somos caminantes aprendices o peregrinos devotos en el viaje de la
vida. Somos una suerte de accidentes y necesarios protagonistas
disparadores de los mismos. Casuales y causales. Y en alguna parte estoy
seguro que coincidiremos, y es en que nos hemos cruzado y que nos vol-
vemos a cruzar en las esquinas de este inmenso presente.

La respuesta está en nuestras decisiones y el significado responsa-
ble que le demos a nuestra libertad. Lo que creemos se manifiesta y lo
creado debe amarse y respetarse en tolerancia sin fin. Hay respuestas
en “tu principito” (universo interno e infinito) “Si creas, hazlo de tal
manera que entre Dios y vos no exista diferencia”. Sólo así se puede
dar ese es el salto a la inmensidad.

Me confieso un creyente y un eterno contemplativo del mundo
espiritual. Convivimos con esas elecciones y nos compartimos en esa
fe que hace nuevos los universos. En esa conciencia sincrónica me
voy a dar esta oportunidad multidimensional de mirar una y otra vez
tu velo descorrido. Luego correré los míos y te invitaré a mirar.

Gracias de nuevo.

26
COMENTARIOS

YO SOY EN TÍ, Y TÚ ERES EN MÍ
Iliel, Guardián del Espacio, 28 años

Gracias por posar sus ojos en estas páginas. Es importante para
todos, que todos comencemos a reconocer lo que por mucho tiempo
estuvo cerrado para los ojos de los seres humanos. Es tiempo de que la
verdad salga a la luz, y la verdad reside en cada uno de nosotros.

Por eso con este maravilloso texto descubrirán la verdad de mi ama-
da hermana Eiel y su viaje, porque ella en su exquisita experiencia en
este plano, contará la verdad vivida a su manera tan única y perfecta.

Nadie puede ver o sentir como ella siente, y eso es lo que hace único
este libro y lo que hace única esta experiencia.

Para todo aquel que se adentre en este espacio único, tendrá que
sujetar sus brazos a su espíritu y unificar su mente y corazón, para
poder sentir más allá de las palabras.

Más allá de todo juicio racional, aquí existe la magia, y donde está
la magia no hay límites mentales, racionales, o límites humanos.

Desde ese lugar, los invito a que vivan cada relato y experiencia con
un corazón abierto, como un amigo fiel que escucha a su hermano
después de atravesar, desiertos, ríos, mares, y montañas en la noche.

Dispuesto a absorber, diluir y trascender sus historias sin quedarse
atascada en ninguna, pero observando la maravillosa experiencia en
cada una.

De esto se trata el viaje de Eiel. Yo no creo que nadie venga con una
misión a la tierra, más que el “viajar” en sí mismo.

Y en ese viaje atrevido que Dios decidió hacer, en millones de par-
tes, se rescata a sí mismo a través de otras partes. Pero no es un resca-
te, sino un recordatorio de lo que Dios verdaderamente es: Unidad y
Amor. Y ante todo lo Es, por que esto Es lo único real.

Y reside en el interior de cada ser.

27
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

Desde mi verdad no la verdad, os dejo mi mano tendida para que
cuando lo sientan, pidan un apoyo en lo que desean.

Porque yo soy en tí, y tú eres en mí eternamente en la unidad. Dan-
zando, en el mágico viaje, desde el Hogar hasta el Hogar.

Gracias, miles de bendiciones.

Vuestro hermano Iliel.

28
COMENTARIOS

EL ATOMO UNIVERSAL
Silvia, Médica Homeópata, 49 años

El túnel del tiempo está abierto… hacia delante y hacia atrás.
Recobrar la conciencia de ser inmortal, permite al alma brillar,
donde hoy está. Todo pierde sentido, desde el ego conocido.
Ya no tiene importancia el logro personal, ni los quereres… el bien y el
mal, son ataduras de moral, que nada tienen que ver con el ser total.
Caminantes de las estrellas, nos recuerdan esa verdad.
Alertas están a que cada quien se comunique con su realidad.
El velo y estar sumidos en la oscuridad es condición
de no hacerse cargo de quienes somos en realidad.
El cielo está poblado, como nuestra tierra, de tanta vida,
que es una estación más … nos detenemos en este viaje,
que creemos el final;
pero es el alma la que decidirá hasta cuándo durará...
cuerpo de luz es la nave que al girar, nos traslada a donde decidamos llegar.
El impulso y la velocidad, es la energía que reservada está,
en nuestro cuerpo físico que es mortal.
Pero al recuperar la libertad, que hoy se permite desde la voluntad…
vamos y volvemos por la inmensidad.
Estrellas y planetas, esperando están que esta conciencia de
expansión total nos permita regresar a la posibilidad de encontrar,
todos los fragmentos de nuestro Átomo Universal.

29
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

¿CUANTOS VELOS ESTAMOS DISPUESTOS A DESCORRER?
Natalia Brusa, Periodista, 35 años

“Descorriendo los velos” es un libro que no intenta convencer-
nos de nada.

Es la crónica de un viaje individual y universal al mismo tiempo,
místico, religioso, emotivo, sensorial y espiritual.

Es un libro que puede leerse en diferentes planos, y en todos ellos
nos alimenta de la misma manera.

Si uno no conociera a la autora de este libro podría creer que cada
una de esas revelaciones, tan humildemente contadas, son producto
de la imaginación de una mente sin límites, pero cuando se ha tenido
la oportunidad de sentarse frente a frente con Elvira y de mirarla a los
ojos, sabe que lo que ella ha escrito es absolutamente real.

No obstante ello, y aunque pueda parecer una paradoja, uno tam-
bién siente que ella no espera que lo compartamos en un ciento por
ciento, porque la autora está convencida de que no existe un camino
universal sino que cada uno debe descubrir el suyo, eligiendo qué velo
descubrir, en qué tiempo y de qué manera.

Las páginas de Elvira Riego nos invitan a preguntarnos qué es lo
real, qué es lo imaginario, qué se esconde detrás de los símbolos, qué
mensajes nos traen nuestros sueños…

Pero principalmente nos replantean cuánto queremos saber de
nosotros mismos, cuántos velos estamos dispuestos a “descorrer”
para finalmente hacernos cargo de quienes somos, para hacer bri-
llar nuestra luz.

Esta poesía escrita por mí, me delata en sintonía con “La pacien-
cia”, incluida en ésta páginas.

Queloide

El cuerpo tiene memoria de la herida,
del tajo lacerante...
30
COMENTARIOS

en la piel
cicatriza y recuerda
y es esa marca rugosa y palpable
la que reanima el golpe lejano.

Cómo negar entonces la piel que recubre el alma
si son sus cicatrices las que gritan que existe.

El alma, se permite cada tanto
un recambio de piel.
No borra sus marcas,
no las disimula ni las oculta.
Las atesora.
De noche, amparada en el cuerpo que reposa
explora sus umbrales
las acaricia, se busca y reconoce en ellas.
Porque el alma no sabe cómo negar heridas.

31
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

YA NO SOY LA MISMA PERSONA
Viviana, Secretaria Ejecutiva, 50 años, paciente y formanda.

Cuando me crucé con Elvira no imaginaba hacia donde camina-
ría hoy. Creía que era una “casualidad”, según el pensamiento de la
vieja conciencia. Y empecé a andar sin pensar hacia donde iba.

Hoy puedo decir con claridad que no fue “casual”, porque todo su-
cede por una razón.

Obviamente que el camino lo vamos haciendo nosotros con nues-
tras creaciones y con la recuperación de nuestra memoria celular y
con el querer o no querer modificar nuestras realidades.

La persona que somos, con nuestras capas de mucho tiempo, es
a veces agnóstico y hasta que uno no “ve” con los propios ojos, no
cree. Tropezamos y retrocedemos. Luego la fe comienza a volver,
porque decidimos continuar avanzando.

Cuando comencé a leer el libro no pude detenerme hasta la última
página. Y no me lo “comí”, solo que no podía dejarlo. Él no me dejaba,
y quería saber más y más.

Y sentí una plenitud y un gozo en mi alma…

Aunque Elvira dice que es “su verdad” y no “la verdad”, yo la siento
como mía.

Sentí que todo se aclaraba mágicamente. Muchas veces nos dicen co-
sas que en el momento no entendemos y al leer sus palabras tan claras
comprendí todo lo que hasta ese momento era incomprensible para mi.

Y sentí dicha y felicidad y sonreía y me decía “que tonta”, si todo
era tan claro…

Y lo he vuelto a leer despacio, muy lentamente saboreando cada
experiencia.

Maestra, esto recién comienza y creo que todos necesi-
tamos que continúes. Nos hace bien al alma, nos ayuda
32
COMENTARIOS

a seguir el camino.
Solo sé que mis palabras son pequeñas y no transmiten
la magnitud de tu enseñanza y lo que significa para mí.
Solo sé que cuando te mire a los ojos, al alma, descubri-
rás todo lo que mi ser siente después de esta lectura.

Hay un antes y un después, ya no soy la misma persona.

Soy un nuevo ser consciente, la nueva conciencia despertó y lo celebro.

Namaste.

33
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

NO HAY NADA QUE PERDER SINO CADENAS
Andrés, Médico Homeópata,
Especialista en Terapia Neural, 37 años. Mi amigo

El despertar del hombre se da cuando podemos convertir las aspi-
raciones superiores en hechos de la vida diaria. Para ello lo inmaterial
y lo sutil debe ir ganando espacio en nuestro senti-pensar para ir de-
jando de lado el deseo de experiencias externas o fenomenológicas.

Podemos actuar en todas las dimensiones existentes al mismo tiem-
po, sin embargo solemos limitarnos y polarizarnos en una sola de ellas.
Para alcanzarlo es necesario trascender la polarización del yo y pasar
al plano intuitivo. Este es el paso más difícil, vencer el miedo a la des-
integración. Que muera la semilla para convertirse en árbol.

Si supiéramos que tras esa muerte aparente, las realidades que nos
esperan son todavía más amplias y esperanzadoras… Que en un esta-
do expandido del ser, en ese religarse con nuestros otros aspectos, es
cuando más completos nos sentimos, es la plenitud de un ser-estar
con el TODO.

Elvira nos cuenta su caminar hacia allí, camino en el que no falta-
ron los miedos, las tribulaciones y las dudas, aunque también las ayu-
das y la esperanza la sostuvieron en cada una de estas oportunidades.
Pero fue su certeza interior y su tesón, infaltables compañeras, las que
le permiten haber conquistado esta cosmovisión.

Cada capítulo es un portal multidimensional hacia infinitas reali-
dades coexistentes en un eterno aquí-ahora, coloreando puentes, que
otrora invisibles, nos invitan a cruzarlos como nunca antes.

Muchas veces, quienes han recibido ese llamado a cruzar portales nos
hemos sentido abrumados y hasta desacreditados por un aspecto más
racional y terreno de nuestro ser. Elvira lo vive con gran naturalidad en su
cotidianeidad. Por eso ella nos regala este libro, ella osa compartirse, sin
recaudos, para animarnos a abrazar estos mundos posibles.

No hay nada que perder sino cadenas.

34
COMENTARIOS

VIAJE A LAS ESTRELLAS
Miguel, Periodista y escritor, 38 años

Siempre quise conocer las estrellas.
Hoy no siento esa necesidad.
El libro de Elvira me transmitió la sensación de que las estrellas,
posiblemente, ya me conozcan.

Lord Mikel

35
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

MAMUCHA
Pablo, estudiante, 24 años. Mi hijo mayor

Como ambos sabemos hay muchas cosas que, en estos momentos,
podemos no compartir. Simplemente porque estamos en distintos ca-
minos. Pero el fin, es el mismo.

Los dos sabemos que “aquí y ahora” los dos realmente estamos y
nos amamos.

¡Y venimos juntos hace tantas vidas!
¡Y con tantos conflictos por resolver!

Aquí y ahora, estamos con todo el amor para resolverlos y trascen-
derlos. Así podremos disfrutarnos nuevamente como madre e hijo, ma-
teria pendiente y postergada en esta vida desde hace tiempo.

Hay muchas más cosas por decir, pero para este libro esto es lo que
siento que tengo que compartir:

Cuando terminé de leer este libro por primera vez, lleno de lágri-
mas en los ojos, corrí a abrazar a mi madre.

No hicieron falta palabras, solo decirle que:
…ahora entiendo…

Te amo con todo mi ser madre mía.

36
COMENTARIOS

LOS CAMINOS DEL ALMA
Alicia, Secretaria Ejecutiva, paciente y formanda, 58 años

Vamos por la vida absortos en vivir esta fantasía… cuando “algo”
nos lleva a un despertar… bendito el momento en que eso ocurre y si
logramos reconocerlo comenzamos a descubrir nuestro ser interior.
¡Es maravilloso!

Y a medida que vamos conociéndonos y aprendemos a escucharlo
la verdadera felicidad, el amor y la paz, reina en nuestras vidas.

Como abuela de Luna, tengo que contarles que comprendí que
los niños son nuestros mejores maestros, ellos toman la vida como
un juego, un permanente desafío y simplemente son felices. Ellos
traen los verdaderos recuerdos del alma y el paraíso, solo tenemos
que entenderlos.

Caminar este camino juntas ha sido la mejor aventura de mi vida,
aprender a vibrar con el planeta sintiéndonos Uno, comenzar a sentir
nuestro verdadero ser y a vibrar en armonía con los demás seres.

Tus caminos han sido largos, tus aprendizajes muchos, de tus pala-
bras aprendemos cada uno lo que desee.

Bendita seas por todo lo que das mensajera de Amor. Que tus ca-
minos estén siempre colmados de Luz.

Todos unidos seremos Uno.

37
INTRODUCCIÓN

Quiero contarte una historia. Una bella historia, por cierto.
Bella porque tiene el don de descorrer los velos.
Y detrás de los velos te reconoces.
Te reconozco.
Saltas.
Sos.

Innumerables recuerdos se agolpan en el teclado.
No sé ni por dónde empezar.
¿Será necesario que te explique el tiempo? ¿O el no tiempo?
¿Será necesario un glosario?
¿Será necesario que intente explicarte cómo funciona
la glándula pineal?

Sólo sé que lo que te quiero contar es mi Verdad, no “la Verdad”.
Y que mi Verdad, me ha hecho libre.

Y la quiero compartir
porque yo también fui una eterna buscadora
Y encontré.

Tuve una maravillosa oportunidad en mi vida.

Oportunidad que se repitió en cada amanecer.
Alguien me tuvo mucha paciencia y compasión.

Ese alguien se disfrazó cada día de diferentes maneras,
tomó los más diversos rostros,
se puso incontables máscaras y jugó muchos juegos.

No sé si los jugué todos,
no sé si llegue a todos los lugares que me esperan.

Sé que a donde llegue, huele a oasis.

Para ti, buscador.

39
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

-Eiel, ¿En qué quieres convertirte esta vez?
-En SECRETO
-¿Extrañas el anonimato Eiel?
-No, solo extraño el sonido del silencio

…alguien, del otro lado del velo, escuchó este diálogo con Iliel, y me
contestaron al celular, de éste lado del velo, a través de un mensajero…

“Oro para que tu alma comunique la voz del silencio
azul del cosmos”

Víctor, ó ¿Benjamín Solari Parravicini?
5 de Abril del 2007

40
INTRODUCCIÓN

¿QUIEN SOY?

Mi Nombre Sagrado es Eiel.
Conocida aquí, en esta tierra, bajo el nombre de Elvira.
En realidades paralelas
soy reconocida por las energías de Isis que se encarnaron en mí.
Me identifico como Conexión Sagrada,
que es el bautismo de Metatrón

Soy de la familia angélica de los Hapiru,
Provengo de la Orden de Melquizedec,
Médica del Espacio de la Séptima Raza,
Embajadora de la Confederación Galáctica.
Soy Shaumbra

Estoy en el Planeta Tierra en Misión.

Por ello elegí habitar el vacío,
el reino de la potencialidad pura,
entonces…
Solté todos los títulos, órdenes y pertenencias
Para ser nada y todo a la vez

Y en el Aquí y Ahora

YO SOY LA QUE SOY.

41
INTRODUCCIÓN

DE GAIA PARA ISIS

Tú sabes, solo deja que tu sabiduría florezca.

Ten fe en ti, tú sabes,
no esperes palabras, ya no más, déjate fluir.

Isis, te necesitan allí donde estés.

Tu energía traspasa la corteza
y sabes que Soy Una, como tú eres una.

Si caminas con duda te desconectas,
cada paso que das es sagrado.

No pregunto al universo
dónde estoy y dónde tengo que estar.

Tú, hija, ve esto y sé igual.

Llegarán a tí las formas,
sólo abre los ojos y el alma.

Tu trabajo no es un “trabajo”,
estas sembrando soles a cada paso.

Iluminas todo cuando caminas,
de esta forma, sabe que allí
donde estés, las semillas están.

Si tu alma te dice: “camina”... Camina,
si tu alma te dice: “detente”... Hazlo.

Ya tienes abierto el canal para fluir
como hija de las estrellas que eres

Por eso te digo,
allí donde estás...está el universo.

¡Infinitas gracias, Iara, por dar tu voz a Gaia!
43
LOS RELATOS

Lo que leerán a continuación, son relatos de algunas de mis coti-
dianas experiencias en dimensiones simultáneas.

Todo lo que escribo aquí, es “real”.

Las situaciones aquí planteadas, no transcurrieron “soñando”. Mi
conciencia, comenzó a sintonizar situaciones “paralelas” estando des-
pierta o en estado de relajación. Mucho tiempo después podría reco-
nocer que se trataba de un aspecto de la conciencia expandida al que
se le llama “multidimensionalidad”.

Intentaré una simple explicación de la acepción que aquí tiene la
palabra “dimensión”.

Dimensión es un espacio de experiencia definido por una serie de
parámetros que definen el esquema perceptual donde se desarrolla.
Hay muchos modelos dimensionales, descritos por diversas inteligen-
cias, según su particular visión del Omniverso.

“Las dimensiones son los diferentes estados de la
existencia que experimentamos durante el camino hacia
el Ser Único. Es decir, son los pasos evolutivos que el Ser
decidió experimentar para regresar a la fuente divina. Todos
los niveles dimensionales se encuentran en el aquí
y el ahora, la diferencia es la longitud de su onda
o frecuencia. Las dimensiones son frecuencias dentro de las
cuales vibramos; también son, podríamos decir, niveles de
conciencia; son algo parecido a las bandas de radio con sus
frecuencias y estaciones. Existen siete dimensiones
perceptuales que se corresponden a la octava dimensional
donde se encuentra la Tierra en estos momentos.
Igualmente existen otras dimensiones que se corresponden a
otras octavas vibratorias que se encuentran actualmente
fuera de nuestra comprensión humana.”

Kwan Yin.

Los diálogos que expongo, a veces son con mis propios aspectos o
45
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

cuerpos de experiencia, a veces con otros seres, encarnados o no,
humanos o no.

Los dibujos que incluyen estas páginas, fueron realizados por mi
propia mano, a solicitud de cada uno de los Seres que se manifestaron
reiteradas veces ante mí. No he dibujado a todos los que he visto, sólo
los que me fueron solicitados.

Relato también algunos sucesos transcurridos en las sesiones.

Cada sesión es un viaje astral, porque sanar una herida supone “de-
volverla a la vida”, a una porción de nuestra historia que mutilamos
intentando escapar así del dolor.

Y sanar, implica devolverle la capacidad de “vivir” a esa parte que
mutiláramos.

La sala de cirugía para reimplantar está en el vacío, y la luz que
perdiste está del otro lado del velo.

La historia de cada alma, sin excepción, está relatada en sus pro-
pios registros Akáshicos. De allí, con la complicidad del Anciano de
Días, tomé algunas para compartir.

Me olvidé del método científico, y ¡estoy orgullosa de ello!.

Intenté separar la experiencia de la teoría, pero no pude.

También intenté ofrecerte una técnica, pero no pude. Sólo te invi-
taré a compartir el camino que me mostraran, el Camino de la Rosa.

Las únicas citas de otros autores, decoran el encabezado de cada
capítulo. Y confieso que he leído escasos libros y aún así, me considero
una prolija estudiosa del Espíritu, pero a través de la experiencia.

Les ofrezco un glosario al final del libro, para que puedan encon-
trar palabras que aún no están en sus “realidades”, pero sí en las mías.

Lo que está escrito, nace de mi corazón, con inocencia, y con todo
respeto por los múltiples caminos que elige transitar cada conciencia.
46
LOS RELATOS

Esta versión multidimensional de mi existencia como alma en multi-
experiencias de tiempo espacio, me ha conducido a elegir permanecer
en CONEXIÓN SAGRADA.

Y en CONEXIÓN SAGRADA celebro esta oportunidad que me
he regalado, de compartirme.

“Yo honro el lugar dentro de ti donde el
Universo entero reside.

Yo honro el lugar dentro de ti de amor y
luz, de verdad, y paz.

Yo honro el lugar dentro de ti donde cuan-
do tú estás en ese punto tuyo, y yo estoy en
ese punto mío, somos sólo Uno”.

Namaste.

47
CAPÍTULO I
TIEMPO DE RECORDAR
(…y siguen)

“El tiempo es una ilusión tozudamente persistente”

Albert Einstein
TIEMPO DE RECORDAR

EL DOLOR DEL OLVIDO
MARZO 2006

Mi mente tiene un precioso traductor de la luz. Me regala imágenes
dignas de una película de ciencia ficción.

Cada vez que visito la dimensión en donde están las almas antes de
encarnar, las veo con formas humanas. Nos veo como los angelitos de
las imágenes de Miguel Ángel. Niños, luminosos, vestidos de blanco,
con alitas. Grandiosamente fuertes. Poderosamente sabios.

Esperando el cuerpo que van a habitar y a punto de lanzarse, los
veo sentados al borde de una nube pomposa, con los pies colgando y
mirando hacia abajo. Curiosos. A veces son varios, planeando grandes
acuerdos y contratos. Acordando año y hora de encuentro. Seleccio-
nando los aprendizajes que los van a hacer para recordar quiénes son.

Me preguntaba acerca de mi misión. Si algún día podría saberla.
Tener certeza.

Un día me veo yo, como esos angelitos esperando encarnar. Senta-
da con los pies colgando y mirando hacia abajo. Curiosa.

No estaba sola. A mi lado había dos enormes seres muy luminosos.
Los reconocí. Eran Melquizedec y Metatrón.
- Estás lista?
- Sí
- Mira que no vas a recordar nada. Ni de dónde vienes,
ni quién eres.
- Si voy a recordar. Llevo mi camafeo colgado al cuello.

En ese momento lo abro. Tiene una pluma pequeña. Vuelvo a cerrarlo.
- Es la hora
- Sí, estoy lista
- Nos vemos.

Me lanzo.
La caída es vertiginosa. Hay mucha emoción, sed de experiencia,
certeza, me sé amada, sé quien soy.

51
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

Sigo descendiendo. Veo las galaxias, las estrellas, los planetas, todo
mi mundo conocido. Estoy feliz. Emprendo un nuevo viaje.

De repente hay un cambio inminente.

¡Estoy por ingresar a la atmósfera terrestre!

Es espesa, densa, el viaje se ralenta. De repente mi conciencia se
divide. Estoy ingresando a la dualidad.
- ¡No!¡ No!¡ No! ¡Estoy olvidando quien soy!
- ¡Si paso esa franja no voy a recordar nada!

El corazón se me parte de dolor. Recuerdo el colgante, me aferro a
él… Tengo miedo, mucho miedo. Había olvidado lo que era el miedo…
¡Quiero volver!… ¡No, así no!…, ¡no lo voy a soportar!

Recordé la conversación allí arriba: ¿Estás lista? ¡Dije que sí!
Mi ser lucha… no se si pueda…, dudo…, es demasiado para mí…
El tiempo comienza a ser parte de mi realidad, quedan segundos
antes de entrar en la materia.

Algo se desprende de mi cuello.
¡No! ¡Eso no! ¡Es mi misión! ¡Como voy a recordar!

Giro desesperadamente y miro hacia arriba. Quiero sujetar el ca-
mafeo. Estiro la mano. Algo desciende a la velocidad de un taquión,
veo una mano, toma el camafeo que se desprendió totalmente de mi
cuello! No alcanza a tocarme…
¡Es Metatrón!

Y con su voz, que mueve montañas dice:
- Cuando llegue el momento recordarás
- Yo estoy contigo siempre.

Lo último que vi antes de encarnar es la mirada fuerte y segura de
Metatrón.

Hoy no tengo dudas que El, El Shaddai, es quien ha sostenido cada
día mi fisicidad, hasta que un día aprendí a hacerlo por mí misma.

52
TIEMPO DE RECORDAR

Muchas veces después de este suceso, me he preguntado qué signi-
ficaría la pluma. Hoy creo saberlo.

En esta vida, mi nacimiento fue muy traumático. Mi madre relata
que el alumbramiento estaba previsto casi un mes atrás. Ella estaba
muy preocupada porque hacia tiempo no me movía. Sus cuatro partos
anteriores habían sido normales.

Hacia unos días no se sentía bien. Cada vez que acudía al obstetra
la mandaba de vuelta a la casa. Un día rompió bolsa. Horrorizada vio
que el líquido tenía color verduzco y olor fétido. Yo había eliminado el
meconio y convivía con él en el líquido amniótico.

De urgencia al hospital. Cesárea.

Mi madre, una peritonitis, por cierto.

En estado de semi conciencia mi madre rogaba por un milagro.

Me sacaron con cinco vueltas de cordón. No respiraba. Tras varias
maniobras logran hacerme respirar.

Nadie comprendió cómo estaba viva. Menos aún cómo es que no
tuve daño cerebral alguno.
¿O sí?

53
TIEMPO DE RECORDAR

LA ATLÁNTIDA
MAYO 2004

Templos de Tien. El gran altar. El cristal del rejuvenecimiento. Cris-
tales en todas las paredes.

El piso. Todo de cristal. Rodeado en un lateral por agua cristalina.

Me veo de pie en ese recinto sagrado. Ese lugar era conocido para
mí. Un gran cristal abovedado a mis espaldas. Tenía tallada una forma
humana de pie. Eso era un armonizador de frecuencias.

Ingresando a esa bóveda, nuestras células se mantenían intactas.
Estaba temblando.

No estaba sola en esa escena. Ante mí, furioso, otro sacerdote de
los Templos. Lo conocía. Camina por aquí hoy.
- ¡Por tu culpa!
- ¡Por tu necedad y soberbia!
- ¡Toda esta destrucción es por tu culpa!-

Esa acusación se dirigía a mí. Él gritando, desencajado, fuera de sí.

Las paredes empezaron a temblar. Grandes trozos de cristal se des-
prendían de las paredes.

Ese dedo acusador y su dueño se retiran de la escena. El eco de sus
palabras quedó reverberando una y otra vez en el recinto.

Yo, agobiada por la pesadumbre y la culpa, camino hacia el agua.
Me siento en el piso, en la orilla. Mis pies en el agua. Necesito com-
prender. La culpa me apabulla.

Permanezco allí sintiendo el derrumbe a mi alrededor. El ruido es
ensordecedor. El gran continente se hunde irremediablemente.
- ¿Qué hice?, ¿Cómo me equivoqué tanto?- me preguntaba
una y otra vez.

Lloro desconsoladamente. No hay perdón para mí. No cumplí
mi promesa.
55
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

El agua comienza a arremolinarse suavemente. De repente, apare-
ce un delfín. Habla.
-Mi reina… mi reina… no sufras más. Aún sigues siendo
nuestra reina.
-Ven conmigo. Te necesitamos.

Sin dudar, me sumerjo en el agua. Sigo al delfín. Luego de andar
varios minutos tomo conciencia de que estoy respirando bajo el agua.

No me sorprende. Así debía ser.

Mi mente lineal se interpuso.: - ¿Qué estás haciendo? Enloqueciste…
Date cuenta de que esto es una locura…
Otra voz, serena y profunda, decía:
- Confía. Confía. Confía.

El entorno se puso más y más oscuro. Llegamos a lo más profundo
de la tierra.
Allí el delfín volvió a comunicarse.
- Reemplaza el cristal – dice.

Quedé inmóvil.
- Reemplaza el cristal. Es hora.

Esta vez no dudé. Algún aspecto mío sabía que así debía ser.
Saco el enorme cristal. El cristal de Gaia.

Inmediatamente aparece otro diferente y ocupa el lugar en el cen-
tro de la tierra. Nuevo, más cristalino, más grande, casi liquido, color
aguamarina transparente. Emitía un sonido hermoso.
- Ya está hecho - dijo el delfín - Ahora, ayúdanos
a elevar la Atlántida.
- ¿Cómo? No sé como hacerlo – le contesto.
- Nosotros estamos contigo.

Hacia un costado veo la superficie del enorme continente todo su-
mergido en el fondo del mar.

Comienzan a aparecer delfines de todos lados. Cientos, cientos de
ellos. Todos se acomodaron alrededor de esa masa continental, uno a
56
TIEMPO DE RECORDAR

la par del otro. Con sus trompas apoyadas en el borde. Voy con ellos.
Inmediatamente comenzaron a empujar hacia arriba.
¡La Atlántida estaba emergiendo!

Vuelvo. El corazón me latía rápidamente.
- Tengo que hacerme ver – me dije.

Estoy enloqueciendo. ¿Será esto psicosis? ¿O delirio místico?

Al día siguiente fui a mi médico. Y lo que recibí de Andrés ese día,
amigo y médico personal, marcó mi vida para siempre.
- ¡Qué bueno que estuvo eso! Ahora bien, la culpa que
sientes no es solo tuya. Sentiste la culpa de la humani-
dad por habernos permitido llegar a eso.

Los días pasaron. Un día buscaba a mi amigo Tobías por Internet.
Tal vez tenía nuevamente una carta de Dios para mí.

Para mi sorpresa, encuentro un documento de uno de sus talleres
por el mundo. Se titulaba “Elevación de la Atlántida”. Coincidía con el
día de mi visión

Si pudiese comunicarme con Geofrey Hoppe, transcribiría algunas
partes de ese texto.

57
TIEMPO DE RECORDAR

WUDANG
NOVIEMBRE 2006

Sesión. Muchas jerarquías de Luz asistiendo el trabajo. De repente,
un portal se abre ante mis ojos.

Aves blancas, grandes. No las pude identificar. Cientos. Revolotea-
ban arriba de mi cabeza. El batir de sus alas era tan armónico, que no
me turbaba.

A medida que avanzaba, abrían el paso, formando una arcada.
Bajé la mirada y pude ver el piso pedregoso. Miré adelante y vi una
gran escalera.

La reconocí… había estado allí.. mi corazón dio un salto.
Wudang!!! Era el Monasterio de Wudang!!!

Muchas escaleras; mi mente se interpuso:
- ¿Llegaré hasta arriba?

No había terminado de formular la pregunta cuando estaba arriba
en el Templo, rodeada de maestros, cuyos nombres no conozco. Ha-
blamos. Ese aspecto mío hablaba en lenguas y ¡tenía una animada con-
versación allí!

Luego, sola, caminé hasta el mirador. Allí estaba otro ser que cami-
na conmigo por aquí. Inmediatamente el portal se cerró.

Seguí con la sesión y me olvidé del asunto.

No lo recordé hasta que le comenté el hecho a una hermana
pleyadiana que también camina por aquí. Inmediatamente dijo: Son
grullas. Los registros akáshicos dicen que son grullas.

Llamé a mi maestro de Tai Chi Chuan y le pregunté:
-¿Qué significan las grullas en Oriente?

Respondió simplemente:
-En Oriente, los maestros encarnan en grullas.

59
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

Pasaron unos días. Sesión. Se abre nuevamente un portal.

Mercado chino. Carritos. Sombreros. Cielo impecable. Bajan gru-
llas del cielo. Se acercan hasta atravesarme. Por la cabeza, el cuerpo,
pecho, espalda. No sé cuantas. Fue una sensación extraña. Me sentí
más grande. Como ocupada.

Aprendí a no juzgar. Mi espíritu sabe. Mi mente calla.

Clase de Tai chi. Una semana entera sin practicar. Mi maestro toma
lección individual. Y yo sin practicar. Me sentí avergonzada de mí mis-
ma. ¡Que poco coherente!

Empiezo. No recuerdo en qué momento empecé a convivir con ese
aspecto mío que ya sabía la forma, pero en ese momento recordé todo.
Salió impecable.
-¡Te felicito! ¡Cómo se nota que practicaste! Seguí así - dice
el maestro.

Me guardé todo comentario. ¡Estaba abrumadoramente feliz!

Luego supe que todo ese viaje me permitió recuperar memoria celular.

Pasaron unos meses antes de contarle el suceso a mi maestro. Se
sonrió complacido.

60
TIEMPO DE RECORDAR

EL MAPA SECRETO
ABRIL 2006

Hoy es Domingo de Ramos del 2009. Tengo una rama de olivo guar-
dada en mi memoria, y la compartiré intentando que derrame tantas
bendiciones como lo hiciera conmigo.

Hace unos años, otro bendito Domingo de Ramos, Jesús se detuvo
y se tomó un tiempo conmigo.

Estoy en medio de una multitud, en la segunda fila. Hay mucha
agitación, alegría, celebración.

El lugar era muy familiar, y muy lejano también.

Entre la multitud se abría un sendero, como esperando el paso de
alguien digno de ser celebrado.

Las personas tenían enormes hojas de palma en sus manos, y
las agitaban.

Inquieta y expectante, intentaba comprender qué hacía yo allí.

Me asomo por el camino, y allí lo veo. Jesús montado en un burro,
con paso lento avanzaba sobre una mullida alfombra de hojas de palma.

Emocionada, doy un paso atrás y vuelvo a mi lugar.

¡Estoy aquí, en Jerusalén! ¡Y es Domingo de Ramos!

Una mezcla de recuerdos y sensaciones galopaban en mi corazón,
cuando siento que una luz me envuelve. Levanto la cabeza y miro. Je-
sús estaba allí, sobre su burro, detenido. Y me miraba.

Para mi sorpresa, Jesús se baja del burro y me toma de la mano
diciéndome:
-Ven conmigo. Es preciso que vayas más profundo.

Mi cabeza daba mil saltos y dudaba diciendo: ...Pero esto no pasó el
Domingo de Ramos, Jesús seguía su marcha sin detenerse...
61
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

Entonces, antes de salir de la multitud, me doy vuelta y veo que otro
Jesús montado en otro burro, seguía caminando entre la multitud.

Sonriendo, le sujeto fuerte la mano a Jesús, mientras nos interna-
mos en las calles de Jerusalén.

Los olores, los vestidos, las calles, las escalinatas, cuántos recuerdos…

Él caminaba adelantándose a mis pasos, y cruzamos una y otra ca-
lle. Advertí que los espacios por donde caminábamos se tornaban cada
vez más pequeños.

Llegamos a un pasaje en donde sólo cabía una persona. Jesús
sólo decía:
-Sígueme, es más profundo.

La siguiente calle era más estrecha aún. Yo intentaba preguntarle
como pasaríamos, pero él no me daba tiempo. Sólo decía:
-Sígueme, es más profundo aún.

Sólo atinaba a imitarlo. No me daba oportunidad de dudar, tan sólo
de seguirlo.

Llegamos al otro lado, y aun sentía la sensación de estar pegada a
los muros por los que había pasado, de costado, con el olor a humedad
de los musgos entre las piedras.

Cruzamos otra encrucijada, y Jesús se detiene frente a una fisura
que se abría en un muro gigantesco.

La fisura era tan delgada que sólo pasaría uno de los hilos de
mi túnica.

Jesús, sin mirarme, parado frente a la raja del muro y sujetando
fuertemente mi mano, me dijo firmemente:
-Sígueme, no te detengas. Busca muy profundo, porque el
camino que tienes que atravesar es muy estrecho.

Y entró, y yo atrás de él.

62
TIEMPO DE RECORDAR

¿Cómo explicarte la sensación? ¿Sería esto semejante a que un ca-
mello pasara por el ojo de una cerradura?

JESUS

63
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

Solo sé que el muro y yo éramos una sola cosa.

Al salir de allí, sin detenerse un instante, cruza nuevamente la
calle, y se acerca a una puerta pequeña. Tan pequeña que tuvimos
que agacharnos para ingresar.

El recinto era muy pequeño, solo había una mesa, dos bancos y
una vela encendida.

Me invita a sentarme frente a él.

Me mira a los ojos profundamente, diciendo:
-¿Estabas buscando un mapa, verdad?

Tímidamente respondo:
-Si.

Mete su mano entre sus ropas y de allí saca un pequeño rollo. Lo
despliega y me lo muestra.
-Éste es el mapa.

Miro pero no alcanzo a distinguir nada.

Lo miro, y sonreía como un niño. Estaba haciendo un jaque mate a
mi mente, y disfrutaba de mi desencaje.

Señalando el rollo limpio, me dijo:
-Tu diseñas los caminos, y existen muchos. Tantos como
seres humanos hay.

-Todos los mapas están en tu interior. Todos.

-Pero si quieres encontrar a tu verdadero ser, y compren-
derlo todo, no busques más afuera.

-Sólo tienes que ir muy, muy profundo dentro tuyo y atra-
vesar todos los muros.

-Y pasar por donde nadie pasaría.
Allí está todo lo que buscas.
64
TIEMPO DE RECORDAR

Abrí los ojos, y estaba nuevamente aquí, Domingo de Ramos
del 2006.

Una ramita de olivo muy sutil perfumaba el día: un mapa secreto,
una nueva certeza, y un profundo agradecimiento con la belleza de las
cosas simples.

-Jesús, tuvo tiempo para mí.

Pasó mucho tiempo desde entonces, y he usado el “mapa secreto”
desde entonces. He aprendido a aceptar todos los caminos, todas las
elecciones, y la infinitud de rostros que toma Dios para revelarse. Hace
unos años, me sentía privilegiada porque Jesús se tomó un tiempo
para hablar conmigo.

Hoy sé que nadie está “eximido de privilegios”.

O acaso el sol se pregunta: ¿Sobre quién derramo mis
rayos hoy?

65
TIEMPO DE RECORDAR

QUIRÓN, EL SANADOR HERIDO

Me tomé un tiempo mirando las estrellas.

Y supe que las estrellas hablan.

Me contaron historias bellas, mágicas, llenas de misterios,
llenas de nostalgia algunas, llenas de dolor otras….

Tan separadas unas de otras, solitarias musas que bellamente
adornan el oscuro telón de fondo.

Algunas pequeñas,
otras gigantes,
algunas movedizas,
una que otra que se deja caer.

Invariablemente, todas, todas brillan.

Un día supe que brillaban para nosotros, los de acá abajo.

Solemnes, pacientes, esperando que alguien las vea, sólo se
ocupan de brillar.

A lo largo de la historia del hombre y su evolución, ellas nos
dejaron cientos de mensajes, de recordatorios, de pistas.

¿Y sabes? Ellas siguen hablando a quienes escuchan.
Una de ellas me contó la historia de Quirón;
Quirón, el mítico centauro, mitad hombre, mitad caballo.

Filira era hija de Océano, y por tanto, sobrina de Cronos, el
Dios del tiempo.

Al ser pretendida por su tío, la ninfa pide auxilio a Zeus, el
cual la transforma en yegua para despistar a su libidinoso
pariente. Éste, al descubrir el engaño se convierte en caballo
para poseerla. Filira queda preñada y después de un parto
difícil da a luz a Quirón, que nace con cabeza, brazos y torso
humanos y con cuerpo y patas de caballo.
67
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

Filira, horrorizada, se da cuenta de que ha parido un mons-
truo y lo abandona. Decide transformarse en tilo, para
evitar amamantarlo.

A partir de allí la crianza del centauro corre a cargo de
Apolo y Atenea, dioses de la razón y las artes, y pronto da
muestras de su mesura y buen juicio, a diferencia del resto
de los centauros, que tenían fama de rebeldes y pendencie-
ros. Es así como es que el centauro aprende escritura y
música y tiene dotes de profeta, por lo que llega a ser muy
apreciado como maestro.

Entre sus formandos está Hercules, Eneas, Jasón, Aquiles y
Asklepio.

Hércules lo hiere accidentalmente en una pata, con la
espada que había ocupado para matar a la Medusa y que,
al contener su sangre, era mortal.

Quirón, al ser hijo de un dios, es inmortal. Y queda marcado
por toda la eternidad a llevar una herida que le causa
tremendo dolor. El mito señala que al buscar una cura para
su mal, se convierte en Sanador Herido.

El centauro ocupa un lugar en el cielo en la Constelación de
Sagitario, por sus aportaciones a Dioses y hombres.

Y como todo mito, éste hace referencia a un lugar en el Cosmos: Quirón
es el nombre de un pequeño planeta, ubicado entre Saturno y Urano.

Si miráramos a Quirón con los ojos del alma, comprenderíamos por
qué fue descubierto tan sólo unos 32 años atrás, en 1977, junto con Sirio.

Quirón es la enfermedad colectiva de la humanidad, y si aprendes a
amar a Quirón, puedes ir más allá del dolor en todas sus formas.

Quirón, la mítica historia narrada por los griegos, tiene el don de
“desembonar” (desempaquetar). Y “desembonar”, es el paso necesa-
rio para la “implosión”. Y convertirse en luz.

68
TIEMPO DE RECORDAR

QUIRÓN, CLAVE DE SOL Y ADN

Intento recrear una visión que reúna mi experiencia vivencial, el
misterio que guardan los mitos y las confirmaciones que nos revela la
nueva ciencia.

Escrito sin pretensiones científicas ni precisiones bibliográficas. Sólo
intuición, sólo intención amorosa, siempre… con inocencia.

El intentar comprender por qué en el séptimo giro el ADN se vuel-
ve implosivo, me llevó a observar una serie de maravillosas concor-
dancias con el diseño de nuestra Galaxia.

Los Planetas que se identificaron primariamente fueron, en su or-
den, desde el sol:

Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano,
Neptuno y Plutón.

Luego de bucear por la historia cósmica y saber que existe tanto
más que ni conocemos, pude ver este simpático armado, que a mi bús-
queda personal le dio infinitas respuestas.

Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Maldek, Júpiter, Saturno,
Quirón, Urano, Neptuno, Plutón, Nibiru.

Se completa el diseño de 12 caras.

Quirón, ocupa el octavo lugar. Justo donde el ADN se vuelve implosivo.

Haciendo una concordancia con la escala cromática musical, el oc-
tavo lugar le corresponde a la nota Sol. La Clave de Sol, es precisamen-
te lo que da origen al tono Do Mayor. En Do mayor, no hay sostenidos
ni bemoles. Es el principio de la música, allí donde comienza la escala.

Maravillosa configuración del orden cósmico.

¿Cual es entonces la influencia de Quirón en el proceso integrador
del ADN?

69
DESCORRIENDO LOS VELOS • UNA VIDA MULTIDIMENSIONAL

¿Tiene que ver con la capacidad del hombre de convertirse en “El
Sanador Herido”, como lo cuenta la Mitología Griega?

La “Cosmología Pleyadiana”, de Barbara Hand Clow, nombra “el
puente quirótico” asignando una importancia relevante a trascen-
der ese puente, para ingresar en el plano cósmico del ser hacia una
nueva octava.

La maravilla de nuestro diseño, y la conformación de nuestros cin-
co sólidos en articulación con nuestras elecciones de cómo hemos de
vivir esta experiencia humana, hacen que el mutante cuerpo emocio-
nal, el icosaedro, sea el almacenador de “heridas” y generador de “cam-
pos interferentes”.

Sólo trascendiendo la experiencia de haber sido herido, tanto por
una inoculación genética interestelar o un abandono de padre, logra-
remos hacer que el auto embonamiento (auto empoderamiento) sea
posible. Pero primero, tienes que atravesar a Quirón, el Centauro.

Quirón, almacena el nudo de todas nuestras heridas, devenidas del
proceso del Plan cósmico.

Aceptar, mediante una reconciliación cósmica, que somos produc-
to de un plan magnificente para fabricar un ADN autosustentable, es
condición “sine qua non” para que el “cuerpo emocional” encaje en la
estrella madre sin volver a salirse de orbita.

Querido humano en tránsito:

¿Comprendiste el valor de tus heridas?
“La reconciliación chamánica requiere del vuelo
de un águila”

Bien, entonces es hora de convertirnos en águilas y saltar al vacío.

Desde allí, desde el puente de Quirón, nada ni nadie podrá volver
a herirte.

Pasarás muchas pruebas, pero sabes que ya te has convertido
en chamán.
70