Proyecto  del  Senado  655   Ley  para  fomentar  las  industrias  creativas  de  Puerto  Rico   Ponencia  presentada

 por  Javier  J.  Hernándezi,     director  de  Inversión  Culturalii  ante  la     Comisión  de  Gobierno,  Eficiencia  Gubernamental  e  Innovación  Económica   del  Senado  de  Puerto  Rico.   24  de  septiembre  de  2013     Ministers   will   generally   accept   proposals   which   contain   the   words   simple,   quick,   popular   and   cheap.   Ministers   will   generally   throw   out   proposals   which   contain   the   words   complicated,   lenghthy,   expensive,   and   controversial.  Above  all,  if  you  wish  to  describe  a   proposal   in   a   way   that   guarantees   that   a   Minister   will   reject  it,  describe  it  as  courageous.   (Sir  Humphrey  Appleby,  citado  en  Throsby,  2012)iii     Saludos   a   todos.   Agradecemos   la   oportunidad   de   invitarnos   a   deponer   y   participar  de  este  importante  proceso.  De  igual  forma,  agradezco  a  los  autores  del   proyecto  la  oportunidad  de  comentar  sobre  el  borrador  inicial  del  proyecto,  lo  que   demuestra  un  nivel  de  apertura  y  consulta  muy  necesario  en  el  proceso  legislativo.   A   partir   de   la   radicación   de   la   medida,   hemos   realizado   un   ejercicio   de   investigación   y   análisis   crítico   con   el   fin   de   hacer   una   aportación   valiosa   a   este   proceso.   Debo   comenzar   señalando   que   esta   ponencia   representa   una   posición   personal  y  la  del  proyecto  Inversión  Cultural.     Cuando   hablo   en   carácter   personal,   me   refiero   a   mi   rol   como   músico,   profesor   en   las   áreas   de   mercadeo   a   nivel   sub-­‐graduado   en   la   Universidad   del   Sagrado   Corazón   y   en   el   área   de   gestión   cultural   en   la   Maestría   de   Gestión   y   Administración   Cultural   en   la   UPR.   Además,   mi   experiencia   con   el   proyecto   de   Inversión   Cultural   ha   sido   asesorar   proyectos   culturales   y   creativos   en   áreas   diversas   que   incluyen   el   trabajo   comunitario,   las   artes   escénicas,   servicios   creativos   a   empresas,   publicidad,   gastronomía,   música   y   cine,   muchos   de   los   sectores   que   componen   las   industrias   creativas.   De   igual   forma,   enmarco   mi   opinión   en   carácter   de   investigador,   habiendo   realizado   estudios   empíricos   en   áreas   como   el   cine,   la   música,   el   empresarismo   cultural,   la   política   pública   para   industrias   culturales   y   más   recientemente,   con   la   publicación   del   “Perfil   de   la   economía   creativa   en   Puerto   Rico”,   informe   que   recoge   el   impacto   económico   y   dinámicas  sectoriales  de  estas  industrias.     Hablar  de  una  política  pública  para  las  industrias  creativas  es  un  tema  que   provoca   conflictos   en   términos   conceptuales   y   operacionales.   Por   un   lado   está   el   reconocimiento   de   la   importancia   de   estos   sectores   y   la   oportunidad   de   que   el  

   

1  

  gobierno  asuma  su  rol  en  su  desarrollo.  Por  otro  lado,  está  la  falta  de  información  y   los   errores   históricos   de   dejarnos   llevar   por   corrientes   sin   tomar   en   consideración   la   información   empírica.   Después   de   todo,   tenemos   a   nuestro   alcance   malas   experiencias   de   procesos   similares.   Ahí   están   la   CORCO   como   monumento   a   la   mala   planificación   e   improvisación,   el   edificio   de   Biotecnología,   el   Puerto   de   la   Américas,   las   múltiples   campañas   fallidas   de   marca   país   y   el   eterno   abrazo   a   un   modelo  de  industrialización  que  colapso  hace  muchos  años  y  todavía  sigue  siendo   el   fantasma   detrás   de   muchas   de   las   acciones   gubernamentales   en   materia   económica.   De   igual   forma,   ya   tenemos   experiencias   fallidas   e   incompletas   en   torno   a   la   relación   economía   y   cultura,   como   lo   es   el   caso   del   Programa   de   Desarrollo   Artesanal,   el   Concilio   de   Diseño,   el   programa   de   Arte   Público   y   la   Corporación  de  Cine,  caso  que  utilizaremos  de  ejemplo  más  adelante  en  el  contexto   del  limitado  campo  de  acción  de  Fomento  Industrial.  Por  lo  tanto,  es  necesario  que   nuestros   esfuerzos   estén   fundamentados   en   información   real   y   no   en   las   noticias   y   reportes  de  gobierno  que  inundan  el  internet.  Después  de  todo,  ningún  Ministro  de   Cultura   o   Economía   va   a   hablar   mal   de   su   gestión   en   torno   a   las   industrias   culturales  y  creativas.       Trasfondo     Debemos   recordar   que   el   concepto   de   industrias   creativas   surge   como   un   asunto   político,   aunque   siempre   con   la   buena   intención   de   establecer   la   importancia   de   las   artes   y   movilizar   mayores   recursos   para   su   desarrollo.   Primero   Australia  trajo  a  la  discusión  la  importancia  de  incluir  los  medios  como  parte  de  las   industrias  culturales.  Lo  hizo  el  Primer  Ministro  Paul  Keating  a  través  del  reporte   “Creative   Nation”   en   1994.   Más   tarde,   en   medio   de   una   “crisis   existencial”   del   Reino   Unido,   el   Primer   Ministro   Tony   Blair   y   el   Partido   Laborista   se   aferra   al   discurso   de   la   creatividad   y   la   innovación   como   ancla   para   restablecer   una   competitividad   que   había   perdido   en   la   región.   Uno   de   sus   principales   esfuerzos   fue  crear  el  concepto  de  “industrias  creativas”,  una  junte  de  sectores  diversos  que   van   desde   las   artes   y   el   cine   hasta   la   publicidad   y   la   tecnología.   En   palabras   de   Gaëtan  Tremblay,  se  trata  de  un  maridaje  perfecto  donde  la  tecnología  adquirió  el   prestigio  de  las  artes  y  las  artes  el  valor  añadido  de  la  tecnologíaiv.     La   movida   del   Reino   Unido   trajo   una   avalancha   de   informes,   estudios,   mapeos,   conferencias   y   políticas   públicas   alrededor   del   mundo,   incluyendo   organismos  internacionales  como  el  BID,  la  UNCTAD  y  la  UNESCO.  A  esto  siguieron   discursos   y   fórmulas   de   éxito   como   las   propuestas   de   Richard   Florida   sobre   las   ciudades   creativas,   planteando   que   atraer   talento,   tecnología   y   tolerancia   eran   suficientes   para   fomentar   el   desarrollo   económico   a   nivel   local.   Los   países   comenzaron  a  copiar  las  “fórmulas  de  éxito”  y  destinaron  recursos  a  la  creación  de   “task   forces”,   concilios,   agencias,   incubadoras,   aceleradoras,   programas   académicos   y   otros   recursos   que   no   tenían   ante   la   promesa   de   “las   industrias   creativas   como   alternativa   de   desarrollo”.   El   resultado,   por   supuesto,   no   fue   el   esperado.   Ni   siquiera   en   el   caso   del   Reino   Unido,   más   allá   de   saber   realmente   cuánto  aporta  al  PIB  y  al  empleo,  se  puede  determinar  a  ciencia  cierta  qué  efecto  

   

2  

  han  tenido  las  políticas  públicas.  Los  países  copiaron  las  definiciones,  las  políticas,   pero  también  los  resultados.     Por  ejemplo,  mirando  la  corriente  de  las  “ciudades  creativas”,  nos  topamos   con   un   Florida   que   había   demostrado   que   existía   una   relación   entre   la   clase   creativa   y   el   desarrollo   económico,   pero   nunca   demostró   la   relación   de   causa   y   efecto.   ¿Los   creativos   se   mueven   a   lugares   donde   hay   desarrollo   económico,   o   el   desarrollo   económico   persigue   a   las   “clases   creativas”?   Un   problema   de   endogeneidad   imposible   de   resolver.   El   resultado,   una   avalancha   de   estudios   empíricos  cuestionando  sus  planteamientos  y  demostrando  los  efectos  nefastos  del   desplazamiento  y  la  desigualdad.  Después  de  todo,  hay  que  destacar  que  su  “clase   creativa”  incluye  a  los  abogados,  contadores,  vendedores,  gerentes,  legisladores  y   maestros,   entre   otros,   prácticamente   todas   las   profesiones   con   un   grado   universitario,   algo   que   confunde   y   dificulta   el   análisis.   También   es   sabido   que   el   sector   creativo   ha   tenido   un   crecimiento   sostenido   a   nivel   mundial   por   encima   del   resto  de  la  economía,  pero  también  es  importante  reconocer  que  ese  crecimiento   se  debe  en  gran  medida  al  sector  de  tecnología.  De  igual  forma,  cuando  se  habla  del   comercio   internacional,   gran   parte   del   crecimiento   se   debe   a   China,   y   cuando   se   hace  el  ajuste,  las  tasas  no  son  nada  excepcionales.  En  el  contexto  Latinoamericano,   muchos  países  terminaron  redefiniendo  el  concepto  cuando  se  dieron  cuenta  que   el   desarrollo   no   venía   por   osmosis,   y   empezaron   a   reenfocar   en   aquellas   áreas   donde   realmente   tenían   grandes   insumos.   Cambiaron   la   tecnología   por   los   festivales,  añadieron  la  gastronomía  y  potenciaron  el  turismo  cultural.     Ahora,   estas   malas   experiencias   no   significan   que   no   hagamos   nada,   pero   requiere  entender  experiencias  dentro  y  fuera  de  la  isla  para  no  caer  en  la  paradoja   de   la   legislación   de   incentivos:   terminar   peor   que   cuando   no   estaba   legislado.   Para   esto,   podemos   ver   las   experiencias   locales   de   legislación   sobre   la   colegiación   de   actores,   de   promotores,   la   ley   de   la   música   autóctona   y   la   ley   108   para   descuentos   a  los  espectáculos,  entre  otros.  En  todos  esos  casos,  a  pesar  de  la  buena  intención,   la   legislación   empeoró   la   condición   de   los   sectores   que   intentaba   potenciar.   Por   esta  razón,  es  importante  discutir  algunos  puntos  en  el  proyecto  de  Ley  que  alertan   sobre  una  tendencia  similar.         Análisis  del  proyecto  de  Ley   El  problema  conceptual     Dado  que  el  tema  surge  y  se  desarrolla  en  el  contexto  de  la  administración   pública,   no   ha   sido   posible   un   consenso   sobre   la   definición   de   industrias   creativas.   Sabemos   que   el   DCMS   (Departamento   de   Cultura,   Medios   y   Deportes)   del   Reino   Unido  lo  ha  definido  como  “aquellas  que  están  basadas  en  la  creatividad,  talento  y   habilidades  individuales.  Tienen  el  potencial  para  la  creación  de  riqueza  y  empleo   a   través   del   desarrollo   de   la   propiedad   intelectual”,   aunque   actualmente   se   está   revisando  para  eliminar  la  condición  de  la  propiedad  intelectual.  Lo  cierto  es  que   esa  definición,  por  su  amplitud,  no  ayuda  mucho.    

   

3  

  La  creatividad  no  es  un  concepto  fácil  de  segmentar  y  adjudicar,    puesto  que   prácticamente  cualquier  trabajo  o  industria  puede  tener  un  elemento  creativo.  Sin   embargo,   existe   un   consenso   en   ciertos   sectores   que   componen   las   industrias   creativas.   Por   ejemplo,   la   mejor   forma   de   verlo   son   los   círculos   concéntricos,   donde   las   artes   aparecen   como   el   núcleo   de   la   economía   creativa.   Alrededor   de   este   círculo   aparece   otro   que   incluye   a   las   industrias   culturales   (cine,   medios,   discos,  editoriales,  etc.).  Un  tercer  círculo  serían  las  llamadas  industrias  creativas,   incluyendo  sectores  como  el  diseño,  la  arquitectura,  aplicaciones  digitales,  etc.     El   problema   radica   en   que   obviamente   las   industrias   creativas,   por   naturaleza,  incluyen  al  arte  y  las  culturales.  De  hecho,  cuando  las  Naciones  Unidas   utilizan   su   definición,   están   incluyendo   al   Patrimonio,   las   Artes,   los   Medios   y   la   Creaciones   Funcionales.   Sin   embargo,   en   otros   contextos,   cuando   se   habla   de   industrias   creativas   se   habla   solamente   de   los   sectores   incluidos   en   ese   círculo   exterior,   entiéndase   todo   el   contenido   digital,   aplicaciones,   diseño,   arquitectura,   etc.  Por  supuesto,  es  importante  señalar,  que  en  los  países  donde  se  habla  de  esta   definición,   se   hace   porque   ya   existe   un   política   pública   para   las   artes   y   las   industrias   culturales.   Por   lo   tanto,   el   ejercicio   consiste   en   expandir   esa   política   a   otros  sectores.  Ese  no  es  el  caso  de  Puerto  Rico,  donde  al  día  de  hoy  no  existe  una   política  de  industrias  culturales.     Por   esta   razón,   un   proyecto   como   éste   inmediatamente   trae   confusión   porque   no   se   tiene   claro   lo   que   busca.   Debo   decir,   que   ninguna   definición   de   industrias   creativas   incluye   en   su   totalidad   al   sector   de   programación   de   computadoras   y   áreas   relacionadas,   por   lo   que   hay   que   ser   cuidadosos   para   no   apropiarse  de  un  concepto  que  no  les  corresponde.  Si   el   proyecto   pretende   crear   una   política   pública   para   las   industrias   creativas   en   su   concepción   más   amplia,   debe   incluir   el   componente   de   patrimonio,   después   de   todo,   el   turismo   cultural   es   probablemente   el   sector   de   mayor   oportunidad   dentro   de   la   realidad   puertorriqueña.   Sea   como   sea,   el   carácter   particular   de   las   industrias   creativas   sigue   siendo   su   capacidad   de   transmitir   contenidos   simbólicos;   es   esto   lo   que   diferencia   a   la   arquitectura   de   la   construcción   y   a   los   medios   digitales   de   la   industria   de   tecnología.   No   es   aceptable,   y   además   resulta   contradictorio,   que   el   proyecto   de   ley   descarte   algunos   sectores   sin   haber   determinado  su  potencial  económico.  Definir  de  antemano  los  sectores  de  manera   tan  específica,  termina  debilitando  la  justificación  de  un  Concilio.     De   igual   forma,   se   debería   redefinir   la   composición   del   Concilio   para   incluir   representación   de   la   institucionalidad   pública   cultural   del   país,   quienes   están   encargados   en   fomentar   la   creación   cultural.   Por   ejemplo,   no   tiene   sentido   un   silla   para   el   Fideicomiso   de   Ciencia   y   Tecnología   si   no   hay   una   silla   para   el   ICP.   Este   tema  lo  elaboraremos  más  adelante  pero  es  un  principio  básico:  para  fomentar  su   crecimiento,   primero   es   necesario   fomentar   su   existencia,   y   ese   trabajo   le   corresponde   al   componente   cultural   público.   Finalmente,   es   necesario   fijar   un   término  para  las  operaciones  del  Concilio,  ya  que  se  no  se  justifica  una  estructura   paralela   una   vez   se   delimite   su   campo   de   acción   y   los   responsables   de   su   implementación.    

   

4  

  En  el  caso  de  Puerto  Rico,  donde  nunca  se  ha  legislado  ni  para  las  industrias   del   arte,   culturales   o   creativas,   es   necesario   una   política   amplia   para   todos   los   sectores   y   no   segmentarla   con   enfoques   específicos,   esto   es   un   trabajo   necesario   en   la   etapa   de   implementación,   por   lo   cual   es   necesario   la   representación   de   todos   los   sectores.   El   proyecto   no   puede   estar   sesgado   ni   para   las   artes   ni   para   la   tecnología,   puesto   que   sería   una   apuesta   donde   aumentan   las   probabilidades   de   perder.  El  secreto  está  en  reconocer  los  eslabonamientos  productivos  entre  todos   los   sectores,   fortalecerlos   con   políticas   e   incentivos   no   tradicionales   con   el   fin   de   desarrollar   industria   en   el   sentido   real   de   la   palabra.   A   partir   de   ahí,   se   podrá   potenciar   su   capacidad   de   generar   riqueza   y   empleo.   Con   esto   quiero   decir,   que   no   es   suficiente   incentivar   empresas,   sino   incentivar   ecosistemas   de   producción   creativa,   este   es   el   rol   principal   de   este   proyecto   de   ley.   Por   lo   tanto,   no   existe   precedente   para   las   acciones   que   hay   que   tomar.   Reconociendo   la   necesidad   de   estas  dinámicas,  la  creación  de  una  División  de  Industrias  Creativas  bajo  Fomento   Industrial  es  contradictoria  y  peligrosa  para  los  mismos  objetivos  del  proyecto  de   Ley.     Definiciones     El   proyecto   específica   16   sectores   dentro   de   su   definición   de   industrias   creativas.   Estos   sectores   se   agrupan   en   cuatro   categorías   que   incluyen   Artes   (música,   artes   visuales,   escénicas   y   publicaciones),   Diseño   (gráfico,   industrial,   moda,   interiores),   Medios   (desarrollo   de   aplicaciones,   videojuegos,   medios   en   línea,   contenido   digital   y   multimedios)   y   Servicios   Creativos   (arquitectura,   educación   creativa   y   redes   sociales).   Es   importante   señalar   que   los   Medios   tradicionales   como   el   Cine,   Prensa,   Radio   y   Televisión,   no   están   incluidos.   Estos   sectores  son  los  más  intensivos  en  mano  de  obra,  algo  que  hay  que  considerar  si   uno   de   los   objetivos   es   la   creación   de   empleos.   En   el   resto   de   los   sectores,   se   estima   que   sobre   el   80%   son   empleos   por   cuenta   propia   o   microempresasv .   También   es   importante   destacar   que   el   proyecto   descarta   el   patrimonio   material   e   inmaterial   y   el   turismo   cultural,   probablemente   los   sectores   con   mayores   posibilidades  de  impactar  en  términos  de  riqueza  y  empleo.     Causa  preocupación  que  algunos  sectores  incluyen  actividades  que  no  están   claramente   definidas.   A   pesar   de   que   eso   lo   puede   definir   el   Concilio,   para   propósitos   de   la   composición   del   Concilio   resulta   importante   clarificarlo.   Reconociendo  que  el  sector  de  medios  no  está  incluido,  lo  correcto  sería  agrupar  al   sector  de  arquitectura  bajo  la  categoría  de  Diseño  y   reducirlo   a   tres   categorías,   pasando   todos   los   sectores   de   Medios   a   Servicios   Creativos.   Se   recomienda   eliminar   al   sector   de   redes   sociales   que   después   de   todo   es   un   servicio   de   administración  en  ocasiones  muy  vinculado  a  la  publicidad,  un  sector  que  no  está   en   el   espíritu   del   proyecto.   Esto   le   da   mayor   claridad   al   proyecto   de   ley   y   mayor   balance  a  la  composición  del  Concilio.     Nuevamente,   la   ausencia   de   los   medios,   cine   y   publicidad,   dificulta   hablar   de   una   Ley   de   Industrias   Creativas   de   manera   absoluta   (dentro   de   las   dos   concepciones  explicadas  anteriormente).  La  única  manera  en  que  esto  sería  cierto   es  que  se  tratase  de  un  sombrilla  de  toda  la  política  pública  relacionada.    

   

5  

  Como   detalle   adicional,   se   recomienda   cambiar   el   concepto   de   grupos   creativos  por  empresas  creativas.     Industrias  Creativas  en  Puerto  Rico     El  pasado  19  de  junio  de  2013  publicamos  el  informe  sobre  el  “Perfil  de  la   economía   creativa   en   Puerto   Rico”.   Este   informe   organiza   por   primera   vez   los   datos   de   fuentes   oficiales   en   torno   al   tema   de   las   industrias   creativas.   Para   su   análisis,   el   informe   utiliza   los   modelos   de   la   UNCTAD,   Estados   Unidos   y   un   análisis   de   la   Clase   Creativa   según   Richard   Florida   y   una   variante   con   ocupaciones   más   concentradas  en  el  tema  creativo.  Utilizando  los  modelos  tradicionales,  en  Puerto   Rico   las   industrias   creativas   aportan   aproximadamente   14,715   empleos,   $1.74   billones   en   volumen   de   negocios   y   un   total   aproximado   de   1,889   negocios.   La   nómina   total   asciende   a   $436   millones   y   el   salario   promedio   es   de   $26,632.   Esto   representa   un   4.29%   de   los   negocios   en   Puerto   Rico,   2.65%   de   la   nómina   total   anual,   1.37%   del   empleo   y   un   2.67%   del   PIB   para   el   2011.   Por   supuesto,   estos   datos  tienen  la  limitación  del  trabajo  por  cuenta  propia  y  la  economía  informal.  Sin   embargo,  también  hay  que  reconocer  que  estos  datos  aumentarían  la  cantidad  de   negocios   y   empleos,   pero   su   impacto   sería   mucho   menor   en   el   volumen   de   negocios.  De  todas  formas,  es  la  misma  metodología  que  se  utiliza  en  los  estudios   nacionales  alrededor  del  mundo.       Sin   embargo,   estas   clasificaciones   incluyen   varios   sectores   que   no   son   pertinentes  al  caso  de  Puerto  Rico  y  el  proyecto  de  ley.  Por  esta  razón,  el  informe   incluye   un   análisis   de   sectores   aplicados   al   contexto   puertorriqueño,   utilizando   tres   categorías   que   incluyen   Artes   (patrimonio,   visuales,   musicales,   escénicas   y   editoriales),   Medios   (cine,   televisión,   radio,   prensa)   y   Diseño   (moda,   industrial,   gráfico,  interiores,  arquitectura,  digital  y  aplicaciones).  De  todas  formas,  debemos   recordar  que  el  sector  de  medios  no  está  incluido  en  este  proyecto  de  ley.       De  acuerdo  a  estas  categorías,  existen  845  negocios,  399  en  las  artes,  230  en   los  medios  y  216  en  el  diseño.  En  total  generan  aproximadamente  6,974  empleos,   3,738   en   los   medios,   1,854   en   las   artes   y   1,382   en   el   diseño.   El   volumen   total   es   de   aproximadamente   $1.2   billones,   $277   millones   en   las   artes,   $667   millones   en   los   medios   y   $300   millones   en   el   diseño.   En   los   sectores   de   artes   y   diseño,   el   70%   son   microempresas   que   emplean   entre   1-­‐4   empleados.   Como   se   mencionó   anteriormente,   el   sector   de   medios   es   el   mas   intensivo   en   mano   de   obra,   donde   sólo   un   47%   del   total   son   microempresas.   Esta   información   es   de   suma   importancia   cuando   el   objetivo   principal   es   incentivar   la   creación   de   riqueza   y   empleo.     El  Concilio     Hemos  mencionado  que  la  creación  de  un  Concilio  solamente  tiene  sentido   como  ejercicio  para  diseñar  y  coordinar  una  política  que  integre  diversos  sectores   del   ente   público   y   privado.   Su   gestión   pierde   sentido   una   vez   definida   la   implementación   de   esta   ley   bajo   la   Administración   de   Fomento   Industrial.   El   Concilio  podría  coordinar  entre  municipios,  agencias  el  gobierno  central,  el  sector   financiero,   educativo   y   la   comunidad   internacional.   Su   gestión   es   viable   si   está  

   

6  

  separada,   pero   representada,   por   las   agencias   relacionadas.   A   pesar   de   estas   responsabilidades,  el  proyecto  de  ley  le  adjudica  principalmente  funciones  tácticas   de   naturaleza   operacional.   Es   importante   reenfocar   sus   funciones   al   plano   estratégico  y  dejar  aquellas  funciones  al  sector  privado  y  a  las  agencias.  De  todas   formas,  la  mayoría  de  las  tareas  terminarán  sub-­‐contratadas  en  el  sector  privado.   Sin  embargo,  esas  tareas  son  producto  de  las  necesidades  del  ecosistema  y  no  por   la  determinación  automática  de  un  Concilio.  Por  esta  razón,  se  recomienda  limitar   la   existencia   del   Concilio   a   un   periodo   de   2   años.  Luego  se  esto,  las  tareas  deberán   ser  implementadas  por  las  agencias  pertinentes.  No  existe  necesidad  de  crear  una   estructura  paralela.  Podría  existir  la  legítima  preocupación  de  evitar  la  politización   del   tema,   pero   estructurarlo   a   términos   de   5   años   tampoco   salvaguarda   esa   preocupación.   Con   el   alto   nivel   de   politización   que   existe   en   el   país,   más   estructuras   es   igual   mayor   politización.   En   ese   sentido,   “la   cura   resulta   más   cara   que  la  enfermedad”.     La   composición   del   Concilio   se   ve   afectada   por   las   definiciones.   La   estructura  de  las  categorías  está  desbalanceada  y  provoca  un  sesgo  en  la  toma  de   decisiones.   Como   hemos   mencionado,   es   necesario   reducir   las   categorías   a   tres:   Artes,   Diseño   y   Servicios   Creativos.   Con   dos   representantes   de   cada   categoría,   el   total   de   miembros   del   Concilio   se   reduce   a   seis,   por   lo   que   el   total   de   miembros   se   reduce  a  trece.  Habría  que  reconsiderar  la  inclusión  del  Director  de  la  Corporación   de  Cine  y  añadir  a  un  representante  del  Instituto  de  Cultura  Puertorriqueña.     La  División  bajo  Fomento  Industrial     Ya   hemos   adelantado   que   destinar   la   implementación   de   esta   Ley   a   Fomento  Industrial  es  un  error  estratégico  que  será  contraproducente.  En  el  corto   plazo,   se   lograrán   los   incentivos   necesarios   para   proyectos   existentes   y   en   desarrollo,   incentivos   a   los   cuales   de   todas   maneras   tendrían   acceso   con   programas  actuales.  Sin  embargo,  lo  que  sería  el  objetivo  principal  de  un  política   pública   para   el   sector   creativo,   fortalecer   el   ecosistema   de   producción   cultural   y   creativa  de  manera  amplia,  no  será  posible.  No  existe  una  experiencia  anterior  en   Fomento   de   crear   y   fortalecer   un   ecosistema   industrial   sostenible   y   competitivo.   Todos   los   intentos   han   sido   a   través   de   esfuerzos   a   corto   plazo   que   se   vuelven   obsoletos   a   partir   de   cualquier   cambio   mínimo   en   el   panorama   internacional.   Fomento  incentiva  empresas,  no  ecosistemas.  Una  vez  se  fortalezca  la  producción   de   las   empresas   culturales   y   creativas,   entonces   Fomento   podría   entrar   con   incentivos  específicos  para  esa  realidad.  Para  dar  un  ejemplo,  podemos  utilizar  el   caso  de  la  industria  de  Cine.  En  Puerto  Rico  no  existe  una  industria  de  Cine,  existe   empresas   y   proyectos   de   cine.   Por   más   que   hablemos   del   tema,   el   rol   de   la   Corporación   de   Cine   se   limita   a   atraer   inversión   extranjera   e   incentivar   producciones   locales   sobre   una   base   económica.   Sin   embargo,   incentivar   una   industria  requiere  mucho  más  que  eso.  Por  ejemplo,  no  hay  industria  competitiva   sin   una   demanda   sofisticada,   y   eso   requiere   educación   y   acceso.     Las   industrias   creativas   no   van   a   tener   impacto   en   el   empleo   si   no   impactan   toda   la   cadena   productiva.  Un  ejemplo  de  esto  fue  planteado  por  la  joven  empresaria  Anaís  Colón,   a  su  vez  estudiante  del  Seminario  de  Economía  Creativa  que  ofrezco  este  semestre.  

   

7  

  Su   interés   principal   no   son   recursos   financieros   para   su   empresa,   sino   poder   contar   con   suplidores   locales   para   cada   uno   de   los   elementos   de   su   línea   de   accesorios.  Esta  es  una  de  las  cosas  que  diferencian  a  las  industrias  creativas  de  las   demás,   pero   eso   requiere   inclusive   incentivar   industrias   “no   creativas”   para   fortalecer  las  industrias  creativas.       La  mejor  forma  es  la  integración  de  legislación,  agencias  gubernamentales,   gremios,   sistema   educativo,   sector   laboral   y   empresa   privada.   Ciertamente,   esto   requiere   un   visión   que   trascienda   la   de   Fomento   Industrial.   Definitivamente,   Fomento   es   una   pieza   clave,   pero   el   proyecto   le   da   un   protagonismo   que   no   es   cónsona  a  su  experiencias,  capacidades  y  cultura  organizacional.     El  beneficio  contributivo   ¿A  quién  le  amarga  un  dulce?  El  proyecto  de  ley  contiene  una  cláusula  que   ofrece   beneficios   contributivos   sobre   la   propiedad   mueble   e   inmueble.   Nadie   se   quejaría   de   tal   beneficio,   aun   cuando   no   le   aplique   ni   le   aplicará   en   el   futuro.   La   gran   mayoría   de   las   empresas   creativas   funcionan   con   intangibles,   con   estructuras   organizaciones   flexibles   y   muchas   veces   a   base   de   proyectos,   entre   otras   características.   Nuevamente,   establecer   esto   como   una   prioridad,   demuestra   el   desconocimiento   de   estas   dinámicas   y   la   preocupación   del   efecto   que   esto   puede   tener   en   la   política   pública.   Aunque   no   nos   oponemos   a   esta   cláusula,   lo   mencionamos   como   un   ejemplo   de   los   errores   conceptuales   que   fundamentan   el   proyecto.     Cartografías  y  Conferencias     Como   hemos   mencionado,   el   proyecto   adjudica   unas   tareas   que   son   de   naturaleza  táctica.  No  le  corresponde  a  la  legislatura  establecer  cuándo  hacer  una   conferencia.   Eso   le   corresponde   al   sector.   Se   trata   de   un   esfuerzo   bien   intencionado  pero  innecesario.  Ya  existen  ejemplos  anteriores  con  la  Comisión  de   Desarrollo  Cooperativo  que  establece  una  conferencia  bienal.  Esta  encomienda  de   ley  lo  que  hace  es  obligar  una  asignación  de  fondos  muchas  veces  desligada  de  las   necesidades  reales  del  sector,  lo  que  resulta  en  un  gasto  oneroso  e  ineficiente.       En   el   caso   de   la   Cartografía,   el   componente   estadístico   debe   ser   una   encomienda  dirigida  por  el  Instituto  de  Estadística  de  Puerto  Rico.  Se  recomienda   consultar  con  el  Concilio,  pero  que  el  Instituto  tenga  total  independencia.  Existen   dos  razones  para  esto.  Por  un  lado,  el  Concilio  no  puede  ser  juez  y  parte,  y  por  otro   lado,   esa   Cartografía   debe   trascender   la   definición   de   esta   ley   para   que   sea   comparable   con   otros   países.   Recordemos   que   esta   ley   excluye   sectores   claves   como   el   cine,   televisión,   radio,   prensa,   patrimonio   y   turismo   cultural.   El   Instituto   deberá   someter   la   información   pertinente   para   la   operación   del   Concilio   pero   no   debe  limitarse  a  ello.       Además   del   Instituto   de   Estadísticas   de   Puerto   Rico,   se   recomienda   la   participación   de   la   Universidad   de   Puerto   Rico   como   principal   de   centro   de   producción   de   conocimiento.   Mas   allá   del   ejercicio   estadístico,   es   necesaria   la   contextualización,  análisis  e  implicaciones  de  los  datos  en  una  concepción  amplia  

   

8  

  de  la  economía.  Se  trata  de  una  oportunidad  única  de  destinar  esos  recursos  a  la   Universidad  y  fortalecer  su  aportación  a  la  gestión  pública.  La  Universidad  deberá   poner  a  disposición  del  análisis  los  componentes  de  Economía,  Administración  de   Empresas,   Comunicaciones   y   Gestión   Cultural.   Esta   es   una   práctica   colaborativa   muy   presente   en   países   como   Colombia,   El   País   Vasco   y   Estados   Unidos.   De   esta   forma,  se  hace  un  mejor  uso  de  recursos,  se  garantiza  la  confiabilidad  y  rigurosidad   metodológica.       Recomendación  final     Nuevamente  destacamos  la  importancia  de  un  proyecto  de  esta  naturaleza.   Entendemos  que  esta  iniciativa  es  una  oportunidad  única  para  el  Gobierno  provea   la   infraestructura   para   que   las   empresas   culturales   y   creativas   continúen   y   amplíen   su   aportación   al   desarrollo   económico,   social   y   cultural   del   país.   Como   recomendación  final,  establecemos  que  la  implementación  final  del  proyecto  debe   recaer   en   manos   del   Instituto   de   Cultura   Puertorriqueña.   Existen   varias   razones   para   ello.   Hemos   establecido   que   ni   el   ICP   ni   Fomento   Industrial   tienen   la   infraestructura,   cultura   organizacional   y   marco   estratégico   para   implementar   un   proyecto   como   este.   Por   lo   tanto,   en   términos   de   capacidades,   ambos   están   en   igualdad  de  condiciones.  Sin  embargo,  el  hecho  de  que  el  ICP  no  tenga  a  la  fecha  de   hoy   una   “División   de   Industrias   Creativas”   le   permite   hacerlo   desde   cero,   permitiendo   una   mejor   coordinación   con   el   Concilio   para   que   se   de   un   proceso   coherente   y   conveniente   para   la   economía   creativa,   algo   que   no   ocurriría   en   una   estructura   tan   rígida   como   Fomento   Industrial   y   su   sombrilla.   Nuevamente,   ponemos   el   caso   de   la   Corporación   de   Cine   y   el   Programa   Artesanal   como   experiencias   donde   a   pesar   de   las   características   de   los   sectores   no   se   podido   implementar  programas  que  trasciendan  la  mentalidad  y  cultura  organización  de   Fomento.       Por   otro   lado,   no   podemos   perder   de   vista   que   el   Gobernador   acaba   de   nombrar   una   Comisión   para   el   Desarrollo   Cultural   cuya   encomienda   principal   es   fortalecer   las   instituciones   culturales   y   sugerir   caminos   prometedores   para   el   empresarismo   y   autogestión   cultural,   enmarcados   en   una   visión   renovada   de   la   economía   planteada   desde   la   cultura.   A   esta   Comisión   ya   le   fue   asignado   una   tercera   parte   del   presupuesto   que   plantea   este   proyecto   con   el   fin   de   investigar,   cartografiar,   diseñar   y   recomendar   esos   caminos.   Esto   supone   una   oportunidad   única   de   coordinar   esfuerzos   para   garantizar   su   desarrollo.   De   igual   forma,   no   tendría  mucho  sentido  cancelar  esfuerzos  cuando  ya  el  Ejecutivo  ha  expresado  la   importancia   de   cultura   como   motor   de   desarrollo   económico.   Como   último   argumento,   utilizamos   las   tendencias   a   nivel   internacional   en   la   implementación   de   este   tipo   de   proyectos.   Como   parte   del   Seminario   Graduado   de   Economía   Creativa   de   la   UPR,   hemos   comenzado   a   elaborar   un   perfil   de   los   distintos   países   y   las   instituciones   que   implementan   los   programas   de   economía   creativa.   Los   hallazgos  preliminares  para  21  países  y  regiones,  se  presentan  como  anejo  a  esta   ponencia.   En   esta   lista   se   puede   identificar   que   la   gran   mayoría   de   los   países   implementan  los  programas  de  industrias  creativas  bajo  los  Ministerios  de  Cultura  

   

9  

  y   Consejos   de  Arte.   En  algunos  casos,   la   responsabilidad   es   conjunta.   En  el  caso  de   Trinidad   y   Tobago   se   trata   de   una   corporación   pública   y   en   Holanda   e   Indonesia   interviene  el  Ministerio  de  Economía.     Es   posible   que   alguien   argumente   que   la   cultura   y   la   creatividad   son   dos   cosas  distintas,  industrias  culturales  vs  industrias  creativas.  Como  expresamos  en   un  principio.  Donde  único  se  ha  utilizado  esta  concepción  es  en  escenarios  donde   ya   las   primeras   estaban   legisladas   y   se   amplio   el   campo   de   acción   al   sector   de   videojuegos,   contenido   digital   y   desarrollo   de   aplicaciones.   A   pesar   de   ser   sectores   de   alto   valor   añadido,   se   trata   de   una   actividad   relativamente   pequeña,   atada   a   las   industrias  culturales  y  con  poco  impacto  en  el  empleo.  Por  lo  tanto,  su  desarrollo   se   fortalece   cuando   todo   el   ecosistema   creativo   se   fortalece.   Sería   un   error   de   política  pública  guiar  su  implementación  únicamente  por  estos  sectores.       Por   esta   razón,   recomendamos   su   aprobación   con   las   enmiendas   propuestas   abajo   y  argumentadas  en  esta  ponencia.     Resumen  de  enmiendas   1. Se   recomienda   enmendar   el   proyecto   para   eliminar   la   creación   de   la   División  de  Industrias  Creativas  bajo  Fomento  Industrial  (y  el  rol  de  su   Director  en  el  Concilio).   Se   recomienda   que   la   implementación   de   esta   ley   pase   al   Instituto   de   Cultura   Puertorriqueña.   El  Concilio  identificará   formas  de  colaboración  y  programas  específicos  que  puedan  trabajar  otras   agencias,  incluyendo  a  Fomento  Industrial.     2. La   recomendación   inicial   es   que   debe   ser   el   Concilio   quien   defina   cuáles   sectores   deben   incluirse.   De   esta   manera,   el   proyecto   tendrá   oportunidad   de   complementar   esfuerzos   como   la   Corporación   de   Cine,   Programa   Artesanal  y  turismo  cultural,  áreas  que  actualmente  no  están  incluidas,  son   de   gran   impacto   y   requieren   acción.   Si   no   procede   esta   recomendación,   entonces  se  recomienda  enmendar  las  categorías  para  reducirlas  a  tres:   Artes,   Diseño   y   Servicios   Creativos.   Para   esto   habría   que   cambiar   la   categoría   de   Medios   por   Servicios   Creativas,   incluir   la   Arquitectura   en   Diseño   y   eliminar   Redes   Sociales.   Esto   también   supone   un   cambio   en   la   composición  del  Concilio,  ya  que  se  reducen  dos  puestos.     3. Si   se   determina   que   el   Concilio   va   a   definir   los   sectores,   para   propósitos  de  su  composición,  se  recomienda  utilizar  las  definiciones   de   Naciones   Unidas   y   nombrar   dos   representantes   por   cada   sector:   Patrimonio,  Artes,  Medios  y  Creaciones  Funcionales.     4. Enmendar   la   composición   del   Concilio   para   incluir   un   representante   del  Instituto  de  Cultura  Puertorriqueña.     5. Limitar   la   existencia   del   Concilio   a   un   término   de   2   años,   razonable   para  diseñar  y  coordinar  la  política  pública  de  industrias  creativas.      

   

10  

                                                                                                                  i  Javier  J.  Hernández  Acosta  es  candidato  doctoral  en  Desarrollo  Empresarial  de  la   Universidad   Interamericana,   recinto   Metro.   Posee   una   maestría   en   Negocios   Internacionales   de   la   Universidad   de   Puerto   Rico   y   un   posgrado   en   Gestión   y   Políticas  Culturales  de  la  Universidad  Autónoma  Metropolitana  de  México.  Ofrece   cursos   en   el   área   de   mercadeo   en   la   Universidad   del   Sagrado   Corazón.   En   la   Maestría   de   Gestión   y   Administración   Cultural   en   la   Universidad   de   Puerto   Rico,   recinto   de   Río   Piedras,   ha   ofrecido   cursos   de   gestión   musical,   administración   estratégica   y   economía   creativa.   Dirige   el   proyecto   Inversión   Cultural   que   ofrece   apoyo   empresarial   y   consultoría   a   empresas   y   proyectos   culturales   y   creativos.   Durante   cuatro   años   fue   administrador   de   la   primera   cooperativa   en   el   sector   musical,   Taller   Cé.   Ha   publicado   sobre   emprendimiento,   industrias   culturales   y   políticas   culturales   en   la   Revista   Nacional   de   Administración,   el   Journal   of   Arts   Management,   Law   and   Society   y   en   el   libro   sobre   empresarismo   cultural:   Pioneering   Minds   Worldwide.   Como   músico   ha   pertenecido   a   las   agrupaciones   de   Antonio   Cabán   Vale   “El   Topo”,   Zoraida   Santiago   y   Kany   García,   entre   otros.   Es   autor   del   “Perfil   de   la   economía   creativa   en   Puerto   Rico”   (http://inversioncultural.com/?page_id=1121).     consultoría   a   empresas   culturales   y   creativas   en   Puerto   Rico.   Sus   principales   áreas   son   la   investigación,   el   apoyo   empresarial   y   la   formación   en   emprendimiento   cultural  www.inversioncultural.com.    
iii  Citado  originalmente  en  Jonathan  Lynn  y  Anthony  Jay,  Yes  Minister,  1984.   ii  Inversión   Cultural   es   una   organización   cuya   misión   consiste   en   ofrecer   apoyo   y  

Throsby,  D.  (2010).  The  Economics  of  Cultural  Policy.  Cambridge  Press:  United   Kingdom.  
iv  Bustamante,  E.  (Ed).  (2011).  Industrias  Creativas:  Amenazas  sobre  la  cultura  

digital.  Editorial  Gedisa:  Barcelona.    
v  Hernández,  J.  (2013).  Perfil  de  la  economía  creativa  en  Puerto  Rico.  Inversión  

Cultural.  Disponible  en  www.inversioncultural.com.    

               

   

11  

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     

  Anejo  1   Países  e  instituciones  
1. Costa  Rica  –  Ministerio  de  Cultura  y  Juventud  –  Proyectos:  Centro  de  Tecnología  y   Artes  Visuales  (Animación  3D  y  mercado  audiovisual)   2. Colombia  –  Ministerio  de  Cultura  –  Programa  de  Emprendimiento  Cultural  (incluye   sector  audiovisual,  artes,  turismo  cultural,  gastronomía,  juguetes,  diseño  y  tecnología   de  contenido  cultural)   3. Barbados  –  Ministerio  de  Desarrollo  Comunitario  y  Cultura   4. Santa  Lucia  –  Ministerio  de  Turismo,  Patrimonio  e  Industrias  Creativas   5. Trinidad  y  Tobago  –Corporación  de  Industrias  Creativas  de  Trinidad  y  Tobago  –   Creada  para  unir  otras  corporaciones  públicas  relacionadas.     6. Chile  –  Consejo  Nacional  de  la  Cultura  y  las  Artes  (Departamento  de  Fomento  de  las   Artes  e  Industrias  Creativas)   7. Singapur  –  Ministerio  de  Información  y  Comunicación   8. Uruguay  –  Ministerio  de  Educación  y  Cultura  (Departamento  de  Industrias  Creativas)   9. Brasil  –  Ministerio  de  Cultura  (Secretaría  de  Economía  Creativa)   10. Ecuador  –  Ministerio  de  Cultura  y  Patrimonio   11. México  –  CONACULTA    (Consejo  Nacional  para  las  Artes  y  la  Cultura).  La  Secretaría  de   Economía  tiene  un  proyecto  industrias  creativas,  principalmente  de  tecnologías  de  la   información   12. Cuba  –  Ministerio  de  Cultura  (industrias  culturales)   13. Indonesia  –  Ministerio  de  Turismo  y  Economía   14. Buenos  Aires  –  Secretaría  de  Cultura  de  Buenos  Aires  (también  envuelve  al  Ministerio   de  Desarrollo  Económico.     15. Holanda  –  Ministerio  de  Desarrollo  Económico  (Industrias  Creativas),  Ministerio  de   Cultura,  Educación  y  Ciencia  (Arte  y  cultura  y  medios  y  audiovisual).     16. Dinamarca  –  Ministerio  de  Cultura  y  el  Ministerio  de  Comercio  e  Industria   17. Irlanda  –  Consejo  de  Artes,  bajo  el  Ministerio  de  Artes,  Patrimonio  y  Gaeltacht   18. Kenya  –  Departamento  de  Deportes,  Cultura  y  Artes.  Además  de  las  industrias   tradicionales,  incluyen  Salud  y  Medicina.   19. Australia  –  Consejo  de  las  Artes  de  Australia   20. New  England  (Massachussets,  Maine,  New  Hampshire,  Vermont,  Rhode  Island,   Connecticut)  –  “Creative  Economy  Initiative”,  un  proyecto  del  Consejo  de  Nueva   Inglaterra.     21. Estados  del  Sur  (Alabama,  Louisiana,  Mississippi,  Florida,  Georgia,  North  Carolina,   South  Carolina,  Kentucky,  Tennessee,  Missouri)  –  Comisiones  de  Arte  de  cada  estado.    

 

   

12  

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful

Master Your Semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master Your Semester with a Special Offer from Scribd & The New York Times

Cancel anytime.