You are on page 1of 13

Los topónimos del Mapa Histórico Cartográfico de Atenco-Mizquiahuala.

Alfonso Torres Rodríguez (INAH-CRH) Laura Rodríguez Cano (INAH-ENAH) El mapa de Mizquiahuala1 elaborado alrededor de 1579 pertenece a un grupo de documentos conocidos como las Relaciones Geográficas del siglo XVI, casi todas elaboradas durante la segunda mitad de ese siglo. Estos documentos fueron elaborados a partir de una orden del emperador Felipe II que buscaba conocer los pueblos, su historia y los recursos naturales que existían en su reinos. Esta relaciones responden a un cuestionario de 33 preguntas y fueron elaboradas por las autoridades locales de los corregimientos de la Nueva España. El Mapa de Mizquiahuala fue parte de la documentación que presentó el corregidor Juan de Padilla, de la cabecera de Atenco a las autoridades virreinales del momento. Después lo único que sabemos es que este mapa perteneció a la colección de García Icazbalceta con el número XXIII-12, tal y como lo consigna John Glass en 1964 y una de las copias de la BNAH (35-15a) de principios de siglo XX. Gran parte de los documentos de García Icazbalceta fueron adquiridos por la Biblioteca de la Universidad de Texas en Austin, por ello el original se conserva actualmente en la Colección Latino Americana de esta biblioteca (University of Texas Library, Latin American, Collection, Austin) y está catalogado, según Acuña, como mapa no. 3. Este documento se ha conocido con varios nombres por ejemplo como Mapa de Atenco-Misquiahuala, Mapa de Atenco, Códice de Mixquiahuala, o Pintura de Mizquiahuala. Como su nombre lo indica el documento es una representación del espacio geográfico de la región de Atenco y Mizquiahuala en el Estado de Hidalgo. El nombre de pintura es el término que los cronistas utilizaban en el siglo XVI para referirse a los códices. La pintura de Mizquiahuala, tiene un formato tipo lienzo que contiene información cartográfica e histórica. Es un códice de carácter mixto ya que contiene glifos de tradición indígena y glosas en español y en éstas se consignan algunos topónimos nahuas de la región. Aproximadamente mide 77 centímetros de alto por 56 centímetros de ancho. A través de las fotos y las copias podemos decir que la gama de colores es amplia ya que va de tonos rojos a ocres, negros y blancos, desconocemos si este último se debe a la presencia de una imprimatura o al color lechoso del papel con que fue elaborado. Con respecto al soporte sólo podemos decir que los autores que han comentado el documento dicen que el mapa está realizado sobre pergamino o vitela.2 Por las copias conservadas en la BNAH podemos suponer que el original se encuentra bien conservado y sólo está roto en el borde superior izquierdo y en ambas esquinas inferiores.
1

2

Fig. 1.- Mapa de Atenco-Mixquiahuala de las Relaciones Geográficas del siglo XVI (cf. Acuña 1985)

Estudios del mapa

A lo largo del siglo XIX y XX sólo han existido breves comentarios sobre este mapa, el primero de ellos fue por don Francisco del Paso y Troncoso que en 1892-1893 forma parte del catálogo para la exposición Histórico-Americana al igual que los Anales de Tula. Después en 1941 en otro catálogo organizado por la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística para la exposición de cartografía mexicana y que fue preparado por Jorge Tamayo y Ramón Alcorta, estos autores publican una breve descripción de la parte central del mapa haciendo referencia al contenido glífico y a algunas glosas, comentarios que elaboran con base en la copia 35-15 de la BNAH ya que creen que el original se encuentra perdido.3 Unos años más tarde John Glass en 1964 para el catálogo de los documentos de la BNAH, menciona las copias que existen de este códice en México4 y publica una foto en blanco y negro de una de las mismas5 A mediados de los años 70, Robertson, en el Handbook of Middle American Indians lo reporta como un documento inédito y a fines de esta década Guzmán y Mercadet registran como única referencia para este mapa el comentario que hace Glass en 1964, estas autoras lo catalogan con el número 293. No es hasta mediados de la década de los 80 que René Acuña edita en la UNAM, las Relaciones Geográficas del Siglo XVI y publica fotografías a color de las pinturas que acompañan a estos documentos, por lo que es la primera vez que aparece una reproducción del original de este mapa.6 En esta publicación el autor hace un breve análisis de algunos de los glifos y glosas del mapa, los cuales los identifica con números arábigos y letras respectivamente, sin embargo trata por separado a ambas registros.
Contenido del mapa

En el códice de la Pintura de Atenco y Mizquiahuala se encuentra la representación de una serie de glifos toponímicos de tradición prehispánica desplegados alrededor de cinco representaciones, ubicadas al centro de la imagen y trazadas con líneas negras, de las iglesias de Mizquiahuala, Tezontepec, Santiago de Atenco, Santa María de Atenco y Santa María estancia de Mizquiahuala; ésta última sería muy posiblemente Santa María Huilotepec desaparecida tras una congregación en 1590. La construcción de Santiago de Atenco es la única que está representada por tres casas con techos de palma y cuyas entradas coinciden en el centro, que al parecer sería una edificación religiosa menor a las de las otras iglesias. Frente a los glifos de las iglesias principales de Mizquiahuala, Tezontepec y Santa María de Atenco se halla la representación de tres personajes sentados en sus icpallis, que están ataviados con una corona de plumas y llevan mantas ricamente bordas. Estos tres personajes portan los glifos antroponímicos de Cuauhtzin (Aguila), Tzontecomatzin
3

(Cabeza) e Ilhuitzin (Festividad), los cuales, en el caso de los dos primeros están unidos por un lazo gráfico y el tercero lo lleva sobre la cabeza. Como comenta Acuña no se conocen otras referencias que permitan identificarlos, sin embargo es posible que su mención en el códice se deba a la importancia de estos individuos como señores fundadores del lugar o caciques indígenas de estos pueblos antes de 1519. Amén de los glifos centrales, también se presentan una serie de glosas en español que registran el nombre de las cinco localidades mencionadas y además hacen referencia a las estancias de ganado menor identificando a sus propietarios. Estas estancias están indicadas glíficamente por un muro cuadrangular y se localizan en la sección central superior. El mapa tiene una orientación este-oeste, tal como otros planos de la época, representando entonces el oriente en su parte superior, el norte en su porción izquierda, el poniente en la parte inferior y el sur a la derecha. Del extremo inferior derecho al extremo superior izquierdo, pasando por el centro, está representada una gran corriente de agua y que puede ser identificada como el río Tula que corre de sur a norte pasando precisamente al lado de estas poblaciones. Así mismo el mapa resalta diversos elementos vegetales característicos del paisaje de tipo semidesértico de la región como nopales, mezquites y palmillas, entre otros. Por otro lado en los glifos toponímicos de este códice se debe señalar, que por lo general los nombres de localidades que llevan asociados un cerro, éste tiene como elementos principales una especie de red que puede estar indicando las características de rugosidad y dureza de las montañas y las lomas y sobre él o dentro de él aparece otro glifo que califica y determina el nombre de la localidad. En relación a las representaciones de los glifos toponímicos se debe señalar que en general están destaca la representación, a la izquierda del documento, es decir, al norte de Mizquiahuala, de un gran cerro, el cual contiene en su interior diversos elementos fitomorfos como zacates, biznagas, órganos, nopales con tunas, magueyes, así como dos manantiales, una casa y un círculo rojo del que emerge uno de los manantiales y que aparece también en otras representaciones toponímicas del códice. El gran círculo rojo que se encuentra al centro de los diversos elementos vegetales nos recuerda al componente yahualla del topónimo principal del documento, Mizquiahuala, es decir, redondo, cercado, alrededor y, aunque no identificamos los mezquites del primer componente Mizquitl del nombre de esta localidad la presencia de tantos elementos vegetales espinosos alrededor del circulo rojo tal vez esté denotando un sentido similar al del topónimo característico de Mizquiahuala que aparece en la lámina 29 del Códice
4

Mendocino: una planta espinosa de mezquite redondeada. Sin embargo el círculo rojo es también una convención glífica que denota Tlatlauhqui, colorado, formando todo el conjunto posiblemente el nombre de Mizquiyahuala Tlatlauhquitepec. Al respecto cabe señalar que existe un gran cerro en forma de mesa precisamente justo al norte de la población de Mixquiahuala conocido actualmente como el Cerro del Elefante pues desde el lado oriente del cerro es posible apreciar la figura recostada de un paquidermo. Sobre este cerro se hallan los restos de unas ruinas arqueológicas correspondientes al periodo Postclásico Temprano, es decir, al periodo Tolteca, unos 600 años antes de la fecha en que fue elaborado el códice. A lado de este cerro se encuentra la antigua población de Tepalco, vocablo nahua que posiblemente tenga relacion con la raíz tepan, “sobre alguno”, pues la voz otomi que lo designa es thûhnì que significa mesa o banco, en referencia a la forma aplanada del cerro, y que es origen del actual Tunititlán, vocablo mestizo con que se conoce ahora a la población aledaña al Cerro del Elefante7 . Además de este cerro, en este trabajo se propone la identificación de algunos de los otros glifos toponímicos que se encuentran distribuidos en las orillas del códice. Cabe anotar que éstos se agrupan por secciones, al parecer representando distintas unidades orográficas que se ubican alrededor de los pueblos de Mizquihuala y Tezontepec: es así que el sector de glifos toponímicos de la sección inferior izquierda parece hacer referencia a las poblaciones y elevaciones orográficas ubicadas al norponiente de Mizquiahuala; el conjunto de glifos de la esquina inferior derecha a los cerros que se hallan al sur de Mizquiahuala pasando el río Tula; el conjunto ubicado hacia la esquina superior derecha corresponde al sudoriente de la región y el nororiente esta representado por los glifos de la sección superior izquierda. Aparentemente la pintura de Mizquiahuala está resaltando tanto las elevaciones más importantes que delimitan la provincia en el siglo XVI, así como nombres de otras localidades y poblaciones que colindaron con esta región de Atengo-Mizquiahuala. Así tenemos que en la esquina inferior izquierda se representan los glifos de un cerro con caracol, posiblemente leído como Tecciztepec, aunque la glosa adjunta hace referencia a Tepeitic, “dentro del cerro”, estancia de Tula que, según la Relación Geográfica, se encontraba a una legua de Mizquiahuala. Hoy en día, justo al poniente del Cerro del Elefante, existe todavía la pequeña población de Tepeitic que se encuentra literalmente metida entre los cerros aunque no hemos localizado ningún nombre local que recuerde el topónimo del caracol. Después de este glifo en el códice se representa un cerro con la imagen al interior de un ave con las alas extendidas, tal vez un águila, lo que denote posiblemente el nombre de Cuauhtepec o Cerro del Águila no identificado en la toponimia local.
5

El siguiente glifo es un cerro con lo que al parecer es la representación de dos flores rojas. El nombre correspondiente sería Xochitepec, “cerro de las flores”, al cual no se le ha identificado geográficamente. No obstante a pocos kilómetros al norte de Mizquiahuala se encuentra una comunidad de nombre Xochitlan, misma de la que desconocemos la historia de su nombre. Tal vez un estudio más profundo nos revele algunas relaciones entre los antiguos y los nuevos topónimos de la región. El siguiente glifo de este conjunto es un cerro con la representación de una corriente de agua. Acuña propone el nombre de Atiquizayan, “lugar del arroyo” o bien podría ser el de Amayeltepec “cerro del manantial”, aunque no se localiza este nombre en la toponimia de la región. Sin embargo al poniente de Mixquiahuala se hallan una serie de elevaciones orográficas que rebasan los 2500 metros de altura denominadas actualmente Cerro Pilón, Cerro Colorado, Cerro Xithí8 y El Llano Largo, los cuales se caracterizan por sus cañadas que miran hacia el Valle de Mizquiahuala de donde bajan diversas corrientes de aguas intermitentes y otras que nacen de un manantial ubicado en la cañada del Cerro Pilón. Estas corrientes son aprovechadas por los habitantes de Tepeitic. Creemos que es posible que el glifo mencionado de Atiquizayan o Amayaltepec haga referencia a estos elementos del paisaje justo al poniente de Mizquiahuala. El siguiento glifo en la secuencia consiste en un cerro con dos cimas. Es interesante observar que precisamente después del macizo orográfico existe una elevación menor de 2300 metros que presenta dos pequeñas cumbres en forma alargada. A esta elevación se le conoce como el Cerro del Tejón y es probable que el toponímico del Mapa de Mizquiahuala se esté refiriendo a esta topoforma o a otra cercana ubicada en esa misma dirección. Posteriormente en nuestro mapa se muestra una representación hacia el rumbo sur del glifo de un cerro sin ningún determinativo aparente, justo al lado norte del río Tula. Precisamente después del Cerro del Tejón rumbo al sur se halla una pequeña elevación del lado norte del río Tula, al noreste de la población actual de Atengo. Este cerro es conocido como Cerro de la Cruz y creemos que es el que se encuentra representado en el Mapa de Mizquiahuala. Pasando la representación del río Tula el códice muestra la imagen de un cerro alargado con dos cimas, la más baja mirando hacia el sur. Adentro contiene dos determinativos aparentemente de su nombre que es un diseño a manera de volutas centrípetas y una piedra. Justo hacia el sur del río Tula al sureste del Cerro de la Cruz, se halla una elevación denominado ac6

tualmente Cerro Huitel. Es interesante que al igual que la imagen del códice este cerro presenta una prolongación más baja dirigida hacia el sur. Aunque desconocemos la etimología de ese nombre nos ha llamado la atención que la terminación tel del topónimo podría estar referida en el glifo tetl -piedra- presente en el códice. Por otro lado la raíz náhuatl Uiui se halla presente en las palabras para temblor, estremecer, temblar, sacudir, mecer o menear algo. Pensamos que el diseño a manera de volutas presente en el glifo que estamos comentando se refiere precisamente a esta idea de movimiento o temblor denotando entonces la palabra náhuatl Uiui. La lectura de este glifo sería Huihuitetl, piedra que tiembla, y se trataría del actual cerro Huitel justo al sur de Tezontepec de Aldama. El siguiente glifo que se encuentra en la esquina derecha del documento es un poco mas difícil de interpretar. Tiene una forma circular ondulada con un punto central de color rojo. Formalmente se parece a otros glifos como por ejemplo el de Zoquitl “barro o lodo” que aparece en el topónimo Zoquitzinco de la lámina 35 del Códice Mendocino o bien al de yahualli, cerco, presente en el toponímico Tehiahualco, “en el cerco de piedras” que se halla en el folio 6 recto del Códice Cozcatzin, sin embargo no comparte con ellos ni el color oscuro del barro ni el componente glífico de las piedras. Extrañamente este glifo se parece también al glifo de Xictli, ombligo, presente en el topónimo de Xico, en el ombligo, que se encuentra en la lámina 21 del Códice Mendocino. Aunque le falta el elemento de la placenta que emerge de la cicatriz umbilical nuestro glifo comparte con el glifo Xictli la forma ondulada de los bordes y el orificio central. Desconocemos a que elemento del paisaje haga referencia este glifo, aunque indudablemente resulta importante pues constituye el punto de delimitación surponiente de la juridiscción de Mizquiahuala. Los siguientes dos glifos en el mapa se ubican enfrente y abajo de las imagenes de las iglesias de Tezontepec y Atenco respectivamente por lo que en un principo creímos que constituían sus glifos toponímicos y no necesariamente elementos del paisaje. Sin embargo no encontramos los elementos característicos de agua (atl) y dientes (tantli) o bien de piedra (tetl) y cabellera (tzontli) para formar los respectivos topónimos. Otra posibilidad es que el determinativo semántico del segundo cerro sea el intenso color rojo con que está pintado. En ese caso correspondería al nombre de Tlatlauhquitepec, “cerro colorado”, precisamente uno de los nombres de una elevación justo al sur del Cerro Huitel. Si nuestra identificación es correcta entonces el glifo toponímico de abajo y a la derecha del Tlatlauhquitepec corresponde al famoso cerro sagrado de Xicuco, el cual se ubica justo al suroeste precisa7

mente del Cerro Colorado antes comentado. Respecto a este cerro los Anales de Cuauhtitlan mencionan que Ce Acatl Topiltzin Quetzalcoatl, gobernante y sacerdote de Tollan, tenía construidos unos templos donde hacia penitenicia y ayunaba. La etimología del cerro Xicococ viene de xicotli, una “abeja grande de miel que horada los árboles”, según glosa Molina en su vocabulario. La forma puntiaguda del cerro recordaría al aguijón de la abeja. El que se mencione al Xicococ “lugar de la abeja” junto con el Huitzco “lugar de espinas” como lugares de penitencia y ayuno de Quetzalcoatl no es extraño dado el papel real o metafórico jugado por un objeto punzocortante como las espinas y aguijones en el autosacrificio de la sangre. En ese sentido se propone que el glifo determinativo del toponímico comentado es precisamente la imagen del xicotli, la abeja, un elemento que hasta el momento era elusivo de identificar por los diversos investigadores que han trabajado el documento. Es interesante señalar que la palabra Xicotli, abeja, se encuentra fonéticamente cercana a Xictli, ombligo, por lo que pensamos que es posible que el glifo anterior de nuestro mapa haga referencia al Xicuco asignándole tambien el nombre de Xico. Su ubicación en la parte central del Valle de Tula, entre Tula y Mizquiahuala-Tezontepec, lo hace un lugar ideal para ser considerado “ombligo” y referencia obligada para delimitar el territorio y señalar el camino hacia Tula, tal como se indica en el mapa. No obstante esta hipótesis es temeraria y debera ser tomada con cautela. Siguiendo hacia la parte central derecha de nuestro documento que es lo mismo que hacia el oriente de nuestra región de estudio, después de la representación de dos piedras se halla otro glifo no identificado cercano a la glosa de “aqui está Tlahualilpa”. Precisamente en ese lugar se halla la población actual de Tlahuelilpan. Desconocemos si el glifo en cuestion podría referirse a Tlahuelilpan o bien al cercano Cerro de la Cruz justo al nororiente de la población mencionada. En la esquina superior derecha del documento tenemos otro conjunto de glifos que corresponde cercanamente al conjunto de accidentes orográficos ubicado al suroriente de Mizquiahuala. De entre estos podemos destacar la imagen de un cerro con dos cumbres y en su interior un glifo no identificado de color rojo. Creemos, dada la forma del topónimo, que podría corresponder al llamado en la actualidad Cerro Dos Peñas o bien al Cerro Loma Larga. Interesantemente en este mismo conjunto orográfico se destaca el color colorado en la toponimia local de hoy en día, posible heredera del topónimo prehispánico representado por este glifo..
8

Otros dos pequeños cerritos apenas destacados se ubican abajo del topónimo anterior. Se tratan de los cerros con los determinativos de un nudo (tlapilli) y la figura de un animal, posiblemente un coyote (coyotl), ya propuestos anteriormente por Acuña. Si la identificación es correcta los cerros se llamarían Tlapiltepec y Coyotepec. Desgraciadamente no hemos hallado en la toponimia local nada que recuerde a estos dos locativos. Sin embargo por el tamaño relativo de los cerros pensamos que puedan estar relacionados con cumbres mas pequeñas como el actual Cerro Tumba o bien el Cerro de la Virgen. También podrían corresponder a nombres de pequeñas localidades hoy en día desaparecidas. Otros dos toponímicos destacan de este conjunto suroriental y son el aparentemente llamado Coatepec o “Cerro de la Serpiente”. Es muy probable que se trate del cerro conocido localmente como Viborillas y que se halla al suroeste de la ciudad de Mixquiahuala. Otro imagen de cerro mas pequeño ubicado entre el Cerro Coatepec y el de las Dos Cumbres presenta un glifo no identificado de color rojo. Debido a su posición y tamaño dentro del conjunto glíficio y su relación con el espacio orográfico al que suponemos el conjunto alude, estamos tentados a identificarlo con el actualmente conocido como Cerro Corazón. El siguiente glifo del códice se trata de la representación de un cerro de dos cumbres que se encuentra aislado entre los dos conjuntos glíficos que señalan los macizos montañosos del norte y suroriente del mapa. Precisamente en esa posición central y aislada ubicamos en la actualidad dos pequeñas elevaciones conocidas localmente como Dos Cerritos y donde se encuentra una pequeña población del mismo nombre. Es probable que originalmente se halla denominado Ometepec, Dos Cerros, y que sea el mismo que hallamos representado en nuestro mapa. En la sección superior izquierda de nuestro mapa hallamos otro conjunto glífico que comienza un cerro que presenta en su interior el glifo cuzcatl, que Molina refiere como “joya, piedra preciosa labrada de forma redonda” la cual se usaba en los tiempos prehispánicos como cuentas de los collares. Es así que tenemos el topónimo Cuzcatepec, “cerro de la piedra preciosa de collar”. Es interesante mencionar que ya en la época colonial la palabra Cuzcatl se usó para denotar a “las cuentas de rezar”, es decir, las cuentas del rosario. Es así que todavía pervive una población hacia el oriente de Mizquiahuala, justo como señala el códice,
9

que en la actualidad se llama El Rosario, la versión española del antiguo Cuzcatepec. El hecho de que una pequeña comunidad cercana a El Rosario lleve el nombre de Quemtha, versión otomí del español cuenta -según nos señala Neve y Molina en su vocabularioconfirma esta identificación que hemos propuesto entre la población de El Rosario y la población de Cuzcatepec indicada en el Mapa de Mizquiahuala. El siguiente glifo de derecha a izquierda lleva el determinativo tecpatl, “cuchillo de pedernal”, y forma el toponímico Tecpatepec, es decir, Cerro del Cuchillo de Pedernal. Hoy en día el pueblo de Tepatepec todavía existe justo al oriente de Mizquiahuala y poco antes de la comunidad de El Rosario. El siguiente glifo a la izquierda de Tecpatepec representa un manantial y muy posiblemente se haya leído Ameyalco. Es interesante mencionar que justo al norte de la actual población de Tecpatepec se encuentra una zona de manantiales conocida como El Puerto. Inmediatamente al norponiente y al oriente de la zona de manantiales se hallan dos cerros que tienen el mismo nombre y que viene a ser un locativo muy común en la región: Cerro Peña Colorada. Muy posiblemente uno de ellos o el conjunto montañoso en su totalidad haya sido conocido con el nombre de Tlatlauhquitepec tal como parece ser la lectura del siguiente glifo toponímico en el mapa y que lleva como determinativo un círculo rojo. En la lámina 53 del Códice Mendocino se encuentra un topónimo similar. Finalmente el último elemento toponímico del Mapa de Mizquiahuala lleva como determinativo un atado de cañas, por lo que la lectura del conjunto sería Tlacotlapiltepec, “el cerro de las varas atadas”. Precisamente hacia el rumbo norte de Mizquiahuala, siguiendo la dirección marcada en el mapa, se encuentra la comunidad de Tlacotlapilco, muy posiblemente la misma o bien cercana heredera de la población señalada por el antiguo códice.
Comentarios finales

Todavía falta mucho por decir acerca del Mapa de Mizquiahuala y de su relación con la toponimia local. Creemos así que es posible identificar varios de los lugares mencionados en el códice, los cuales son importantes para el desarrollo de una geografía histórica de la región. Algunos de los topónimos, sin embargo, son posiblementes nombres de poblaciones hoy en día desaparecidas ya sea por abandono o por los procesos de congregaciones realizados a partir de la segunda mitad del siglo XVI, como sería el caso de la estancia de Santa María Huilotepec, o bien corresponden a rasgos geográficos cuya estratigrafía toponímica hace falta aún rastrear. Al respecto tienen mucho que decir to10

davía los archivos coloniales, la historia oral, así como los restos arqueológicos de las comunidades indígenas del siglo XVI. No obstante creemos que este es un pequeño comienzo y como tal esperamos que otros continuen los trabajos en relación a este códice, así como otros documentos y vestigios históricos de esta región del estado de Hidalgo. Laura Rodríguez Cano y Alfonso Torres Rodríguez Villa Olímpica a 2 de Julio del 2001

11

Bibliografía consultada Acuña, Rene “Relación de Atenco” en Relaciones Geográficas del siglo XVI: México tomo primero, vol 6 pag 27-38 y dos ilustraciones., UNAM, 1985. Cline, Haward A census of the Relaciones Geograficas of New Spain, 1579-1612 en Handbook of Middle Amrican Indians, vol XII, University of Texas Press, Austin Texas. Pag 324-369, 1972. Códice Chimalpopoca: Anales de Cuauhtitlán y Leyenda de los Soles, traducción directa del náhuatl por Primo Feliciano Velázquez, Primera Serie Prehispánica 1, tercera edición, IIH-UNAM, México, 1992. Códice Cozcatzin, Estudio y paleografía de Ana Rita Valero de García Lascuráin, Paleografía y Traducción de los textos nahuas de Rafael Tena, INAH-UAP, México, 1994. Flores Moreno, Milton, Pone y quita bandera, CEINHAC, Gobierno del Estado de Hidalgo, México, 1987. Galvés Camargo, Mariela, Apuntes para una monografía del municipio de Francisco I. Madero, mecanuscrito de Tecpatepec, Hidalgo, s/f. Glass, John Catálogo de la colección de Códices, Museo Nacional de Antropología e Historia, INAH, México. Pag 56 lámina 17, 1964. Guzmán M, Virginia y Yolanda Mercader M. Bibliografía de códices, mapas y lienzos del México prehispánico y colonial, Tomo I, pag. 179, Colección Científica no. 70, INAH, México, 1979. INEGI, Cartas F14C79 de Ixmiquilpan y F14C89 de Mizquiahuala, escala 1:50,000, México, 1988. Molina, Fray Alonso de (1555-1571) Vocabulario en Lengua Castellana y Mexicana y Mexicana y Castellana, Edición Facsimile, Estudio Preliminar de Miguel León-Portilla de la Academia de la Lengua y de la Academia de Historia, Tercera Edición, Biblioteca Porrúa No. 44, Editorial Porrúa S.A., México, 1992. Monografía del Estado de Hidalgo, primera edición, 2 tomos, Instituto Hidalguense de la Cultura, Hidalgo, México, 1993. Neve y Molina, Luis de (1975) Reglas de Ortografía, Diccionario y Arte del Idioma Otomí edición facsimilar de la de 1767 preparada por Mario Colin, Biblioteca Enciclopédica del Estado de México, México. Paso y Troncoso, Francisco del Catálogo de los objetos que presenta la República Mexicana en la exposición Histórico-Americana de Madrid. 2 vols, Madrid, 1892-1893. Peñafiel, Antonio (1885) Nombres Geográficos de México: catálogo Alfabético de los nombres de lugar pertenecientes al idioma náhuatl, Secretaría de Fomento, México. Revista Mixquiahuala, Arte y música de Hidalgo, H. Ayuntamiento Mixquiahuala de Juárez, Hidalgo, México, 1998. Robertson, Donald The Pinturas (maps) of the Relaciones Geograficas, with a Catalog en Handbook of Middle Amrican Indians, vol XII, University of Texas Press,
12

Austin Texas. Pag 243-278, 1972. Tamayo, Jorge L y Ramón Alcorta G. Catálogo de la exposición de cartografía mexicana. Instituto Panamericano de Geografía y Estadística no. 59, México, 1941. Urbano, Alonso (1990) Arte Breve de la lengua otomí y vocabulario trilingue español-náhuatl-otomí, ed. de René Acuña, IIF,UNAM, México. Fuentes documentalesconsultadas Mapa de Mizquiahuala copia de 1858, códice no. 35-15 BNAH, México. Mapa de Mizquiahuala copia de principios del siglo XX, códices no. 35-15A BNAH, México. Mapa de Mizquiahuala, copia del s.XX, sin clasificación, BNAH, México.
Notas al texto.* Una versión resumida de este trabajo se publicó en Rodriguez Cano, Laura y Alfonso Torres Rodríguez (2001) Mapa Cartográfico-Histórico de Atenco-Mizquiahuala, en Códices del Estado de Hidalgo, coordinado por Laura Elena Sotelo Santos, Victor Manuel Ballesteros García y Evaristo Luvián Torres, Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, México: 108-113. 1 El nombre de mizquiahuala aparece con distintas ortografías en los documentos del siglo XVI, las variaciones van desde mizquiaguala, mizquiahuala, misquiahuala, misquiaguala o bien Mixquiahuala como se registra actualmante en los mapas del INEGI. 2 Piel de vaca o ternera, adobada y muy pulida, en particular la que sirve para pintar o escribir en ella (Diccionario enciclopédico Espasa, 1978, Espasa-Calpe S.A. pp 655, tomo 24 Madrid, España). 3 Tamayo y Alcorta, 1941:16-17 4 Glass, 1964 menciona que existen dos copias la 35-15 de 1858, la 35-15a que considera elaborada en el siglo XX, pero el acervo de la BNAH tiene otra copia a línea sin clasificación y sin fecha de elaboración. 5 Glass, John,1964:56 lámina 17. 6 Acuña, Rene 1985, Relaciones Geográficas del siglo XVI: México, después de la pag. 38 en vol 6 tomo primero aparece la fotografía del mapa. 7 Aprovechamos la ocasion para agradecer al señor Milton Flores sus valiosa ayuda en relación a la etimologia de este y varios nombres de lugar del municipio de Mixquiahuala. 8 Cerro del Carrizo en otomí.

13