You are on page 1of 1

HERMENEUTICA BIBLICA PREMISAS.

0.1. ¿Qué es Hemenéutica? Todo texto, sobre todo si es antiguo, para ser bien entendido, tiene necesidad de alguna interpretación. Esto se desprende del solo hecho de que ha sido escrito en una lengua que ya no está en uso, y debe, por tanto, al menos ser traducido. Pero, además de la traducción, muy frecuentemente, el texto tiene otras particularidades que hacen difícil su comprensión: la diversidad de mentalidad, de cultura, de ambiente social, histórico y geográfico del escritor, hacen que muchas de las afirmaciones, de las realidades a las cuales alude, de los presupuestos de los cuales parte, nos sean extraños, y tengamos necesidad de que nos sean explicados. La Biblia es una colección de texto antiguos, escrita en tiempos muy lejanos de los nuestros y en un ambiente histórico y cultural distinto del nuestro. Por eso, necesita ser interpretada, con base en todas las normas y principios interpretativos que la experiencia y el estudio de los exégetas han formulado a lo largo de los siglos. Pero la Biblia, es sobre todo un libro de origen divino, destinado a la Iglesia como norma y alimento para su vida. Por eso, para interpretarla, hay que tener en cuenta sus prerrogativas, si se quiere captar el significado que Dios ha querido que sus palabras tuvieran para nosotros. La hermenéutica bíblica (del griego εηµενευτικη, que a su vez deriva del verbo ερµηνευειν = interpretar, traducir, explicar el oráculo de los dioses). Recuérdese que en Listra, Pablo es llamado Hermes, porque es el misionero que anuncia la Palabra: Hch 14,12-13), significa “arte de interpretar”. Pretende recoger todas las nociones teóricas y las normas prácticas que se deben tener presentes para comprender los escritos bíblicos y exponer su significado para el servicio de la Iglesia. Así entendida, es una disciplina sagrada, aun cuando tome en cuenta todas las técnicas profanas de la interpretación de los escritos antiguos. En la actualidad, el alcance de la ciencia hermenéutica se ha ampliado: No se contenta con reunir y ordenar las normas interpretativas, sino que reflexiona acerca de ellas, como las ciencias especulativas, a fin de estudiar el fenómeno de la interpretación en sí mismo, como encuentro del hombre en su devenir histórico con la palabra escrita y permanente de Dios1 Cf. R. MARLÉ, Le probleme
thélogique de l’hermenéutique, Paris 1963; J.M. ROBINSON e FUCHS, La nuova ermeneutica, Brescia 1967.. Todos estos aspectos son de especial interés, sobre todo en nuestros días, cuando se trata de dar a la Escritura una “interpretación existencial”.

1 Cf. R. MARLÉ, Le probleme thélogique de l ’hermenéutique, Paris 1963; J.M. ROBINSON e FUCHS, La nuova ermeneutica, Brescia 1967.