You are on page 1of 120

2

Índice

1. Tipologı́a y universales 5
1.1. Los objetivos de la tipologı́a lingüı́stica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
1.2. Clasificación genealógica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5
1.3. Las tipologı́as holı́sticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 6
1.3.1. La tipologı́a morfológica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 7
1.3.2. La tipologı́a del orden de palabras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1.4. Los universales lingüı́sticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12
1.5. Traducibilidad entre lenguas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12

2. Conceptos básicos de tipologı́a funcional 17


2.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
2.2. Funciones y estrategias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
2.2.1. Estrategias morfológicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
2.2.2. Estrategias léxicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
2.2.3. Estrategias múltiples . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
2.3. Clases de conceptos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
2.4. Estructura de la predicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
2.4.1. Papeles semánticos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
2.4.2. Desajuste entre papeles semánticos y funciones gramaticales . . . . . 25
2.5. Funciones comunicativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
2.6. Representación de las predicaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27

3. Estructura del sintagma nominal 31


3.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
3.2. Tipos de referencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
3.2.1. Incorporación de objeto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
3.2.2. Expresión de la referencia definida . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
3.3. La persona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
3.4. El género y las clases nominales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
3.4.1. Tipologı́a de los sistemas de clases nominales . . . . . . . . . . . . . 39
3.4.2. Base semántica de los sistemas de clases nominales . . . . . . . . . . 40
3.5. La deixis y los demostrativos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
3.6. El número . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
3.6.1. La estructura de los sistemas de número . . . . . . . . . . . . . . . . 43
3.6.2. Expresión del número . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
3.6.3. Distribución de la marca de número . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
3.7. Numerales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45

3
Índice

3.7.1. Organización de los sistemas de numerales . . . . . . . . . . . . . . . 45


3.7.2. Numerales y clasificadores . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
3.8. Calificación adjetiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
3.8.1. Tipologı́a de los adjetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
3.9. Calificación nominal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
3.9.1. Tipologı́a de la posesión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
3.9.2. Posesión pronominal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
3.9.3. Posesión alienable e inalienable . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52

4. La expresión de las funciones oracionales 57


4.1. Procedimientos de expresión funcional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
4.1.1. Casos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
4.1.2. Morfemas de concordancia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
4.2. Sistemas de diferenciación funcional . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
4.2.1. Lenguas acusativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 62
4.2.2. Lenguas ergativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
4.2.3. Lenguas agentivas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
4.3. Cambio de perspectiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
4.3.1. Voz pasiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
4.3.2. Voz media . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
4.4. La expresión de las funciones comunicativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
4.4.1. El tema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74
4.4.2. El foco . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75

5. Otras funciones semánticas de la oración 81


5.1. Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
5.2. Tiempo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
5.2.1. Estrategias de expresión del tiempo . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
5.2.2. Sistemas de tiempos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 83
5.3. Aspecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
5.3.1. Expresión del aspecto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
5.4. Modalidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
5.4.1. Interacción entre tiempo, modo y aspecto . . . . . . . . . . . . . . . 88
5.5. Polaridad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
5.6. La expresión de los actos de habla . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
5.6.1. Oraciones declarativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92
5.6.2. Oraciones interrogativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
5.6.3. Oraciones imperativas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96

6. Las oraciones compuestas 101


6.1. Tipos de oración compuesta . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
6.2. La coordinación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 101
6.3. La subordinación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
6.3.1. Formas de expresar la subordinación . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
6.4. Subordinación completiva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
6.4.1. Completivas oracionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
6.4.2. Completivas en forma no personal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108
6.4.3. Completivas nominalizadas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108

4
Índice

6.5. Subordinación relativa . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110


6.5.1. Relativas con núcleo interno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
6.5.2. Relativas con núcleo externo y verbo en participio . . . . . . . . . . 111
6.5.3. Relativas con antecedente externo y verbo en forma conjugada . . . 112
6.6. Subordinación adverbial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113

Bibliografı́a 117

5
Índice

6
Capı́tulo 1

Tipologı́a y universales

1.1. Los objetivos de la tipologı́a lingüı́stica


El término tipologı́a tiene diversos sentidos en el estudio del lenguaje:

En un sentido amplio, la tipologı́a es la clasificación de las lenguas humanas según sus


tipos de estructura. Desde este punto de vista, cada lengua encajarı́a un determinado
tipo, que serı́a el que le darı́a su ‘personalidad’ a cada lengua. La principal limitación
de este enfoque es que no se ha demostrado que existan estos tipos comprehensivos en
los que las lenguas encajarı́an de forma perfecta. Analizaremos con más detalle esta
forma de clasificación en la sección Tipologı́as holı́sticas (§ 1.3).

En un sentido más restringido (que es el que se adopta en este manual), la tipologı́a


lingüı́stica consiste en identificar, describir y comparar los varios tipos que se dan en
las diversas lenguas con respecto a un determinado parámetro gramatical (como por
ejemplo el número, la expresión del sujeto o la expresión de la voz pasiva). Este enfo-
que, denominado funcional, es el más extendido actualmente en la teorı́a tipológica.

1.2. Clasificación genealógica


La clasificación tipológica no es la única manera de clasificar las lenguas humanas. Las
lenguas también se pueden clasificar por su origen, agrupando en familias las lenguas que
han evolucionado a partir de una lengua madre común. Por ejemplo, el castellano, el catalán,
el francés, el italiano y el rumano (entre otras lenguas) derivan todas del latı́n, la lengua
del imperio romano, y consecuentemente forman un grupo genealógico, el de las llamadas
lenguas neolatinas o románicas.
En el caso de las lenguas románicas conocemos perfectamente la lengua de procedencia,
porque se conservan muchos textos y documentos latinos, y ha tenido una gran influencia
cientı́fica y cultural en Europa hasta hace relativamente poco tiempo. En otros grupos de
lenguas, sin embargo, la lengua madre no ha dejado poco o ningún rastro, y las pruebas
de que esas lenguas están relacionadas genéticamente se basan en similitudes de gramática
y vocabulario. En tales casos, para establecer este supuesto origen común se utiliza funda-
mentalmente una técnica conocida como el método comparativo.
Este método se basa en la comparación entre las formas lingüı́sticas (palabras y morfemas,
sobre todo) de las lenguas presuntamente emparentadas. La idea fundamental en que se basa
el método es que las similitudes que se encuentren deben ser sistemáticas, lo que obliga a
descartar todas aquellas similitudes que sean puramente causales o resultado de préstamos
léxicos. Por ejemplo, la palabra para designar el tabaco tiene una forma muy parecida en

7
1 Tipologı́a y universales

muchas lenguas del mundo: inglés tobacco, francés tabac, alemán Tabak, finés tupakka, ruso
tabak, hebreo tabak, japonés tabako, árabe tabgh, persa tambaku, fiyiano tavako, etc. ¿Habrı́a
que extraer de esta similitud la consecuencia de que todas estas lenguas tienen un origen
común? Evidentemente no, si sabemos que todas estas palabras derivan en última instancia
del vocablo castellano tabaco, que a su vez se tomó, según se cree, de una lengua indı́gena
de Haitı́.1 El uso del tabaco (y la palabra que lo designa) se difundió por todo el mundo en
el siglos XVI y XVII, como una consecuencia de la colonización española de América.
Sin embargo, otras similitudes léxicas están tan extendidas y son tan sistemáticas que no
pueden considerarse casuales. De este modo, la explicación más lógica es que las lenguas
en que se manifiestan tienen un mismo origen. Ası́, la semejanza entre el inglés drink y
el alemán trinken es significativa porque en estas dos lenguas hay una correspondencia
sistemática entre las consonantes d- y t- a principio de palabra, como se puede observar en
los ejemplos del cuadro 1.2.

Inglés Alemán
drink trinken ‘beber’
day Tag ‘dı́a’
daughter Tochter ‘hija’
dream Traum ‘sueño’
drop Tropfen ‘gota’
dove Taube ‘paloma’
draw tragen ‘arrastrar’
death Tod ‘muerte’
deep tief ‘profundo’
door Tür ‘puerta’

Cuadro 1.1: Correspondencias foneticas entre inglés y alemán

La regularidad de esta equivalencia (junto con otras correlaciones léxicas similares) es


una prueba de que el inglés y el alemán son lenguas relacionadas genéticamente.
Se emplea el término lengua aislada para aquellas lenguas que no parecen estar relacio-
nadas genéticamente con ninguna otra lengua conocida. Ejemplos de lenguas aisladas son
el vasco y el japonés.2

1.3. Las tipologı́as holı́sticas


Volviendo de nuevo a la clasificación tipológica, vimos en la sección 1.1 que para algunos
la tipologı́a es la clasificación de las lenguas en grandes grupos o ‘tipos’ omnicomprensivos.
Desde este punto de vista, lo que caracteriza a cada tipo es la existencia de cierto rasgo
gramatical, a partir del cual se explican muchas otras caracterı́sticas estructurales de las
lenguas. Este enfoque de la tipologı́a se llama holı́stico (derivado de la palabra griega íloc,
que significa ‘todo’, ‘entero’).
Las dos tipologı́as holı́sticas que han tenido más influencia son la tipologı́a morfológica
y la tipologı́a del orden de palabras.
1
Según J. Corominas, Breve diccionario etimológico de la lengua castellana, Madrid, Gredos, 1961, pág. 551.
2
El vasco muestra muchas similitudes léxicas con el castellano (por ejemplo, kale ‘calle’, gorputz ‘cuerpo’).
De ello no se deduce, sin embargo, un posible origen común, porque estas similitudes apenas afectan al
vocabulario básico, y se explican por otro lado por la convivencia de siglos del vasco primero con el latı́n,
y después los dialectos románicos.

8
1.3 Las tipologı́as holı́sticas

1.3.1. La tipologı́a morfológica


Esta tipologı́a se desarrolló a mediados del siglo XIX, en Alemania, y se debe a los her-
manos Friedrich y August von Schlegel, completada posteriormente por el gran historiador,
geógrafo y lingüista Wilhelm von Humboldt. Fue el primer intento sistemático de clasificar
las lenguas del globo, basado en la estructura interna de las palabras.
En esta clasificación se reconocen tres tipos de lenguas: aislantes, aglutinantes y fusio-
nales, a las que posteriormente se ha añadido un cuarto tipo, correspondiente a las lenguas
polisintéticas.
La base de esta clasificación es el grado de flexión de las lenguas: es decir, la medida
en la que las palabras cambian de forma para expresar categorı́as gramaticales, como por
ejemplo, la conjugación del verbo para expresar tiempo, persona y modo: leo, leeré, leı́ste,
etc.

Tipo aislante
Las lenguas de tipo aislante no tienen flexión, de manera que todas las palabras son
invariables, sea cual sea su función en la frase. Puede decirse que estas lenguas no tienen
morfologı́a, en el sentido estricto de la palabra. A esta categorı́a pertenecen muchas de las
lenguas del Lejano Oriente, como el chino, el vietnamita o el thai (aunque no el japonés
ni el coreano, que son lenguas tipológicamente muy diferentes). La siguiente frase de chino
ilustra este aspecto:

(1) wŏ kàn le nei-bĕn shū.


yo leer perf ese-clasificador libro
‘He leı́do ese libro’

Puede observarse que el verbo (kàn) no tiene flexión, y que el aspecto verbal (perfectivo)
se expresa por medio de la partı́cula independiente le.
Como consecuencia de la falta de flexión, las lenguas aislantes carecen normalmente de
ı́ndices formales que indiquen la función de los elementos de la frase, que se expresa casi
exclusivamente mediante el orden de palabras.

Tipo aglutinante
Las lenguas de tipo aglutinante se caracterizan porque las palabras se pueden dividir en
una serie de morfemas diferentes, cada uno de los cuales tiene por un general una forma
bastante consistente y un único significado o función. De esta manera, la identificación de
los morfemas es sencilla y directa. Por ejemplo, en turco la palabra topraklarınımız, que
significa ‘de nuestras tierras’, está formada por los morfemas toprak (‘tierra’), -lar (que
indica ‘plural’, de forma que topraklar = ‘tierras’), -ın (que indica caso genitivo, traducible
por ‘de’), y -ımız, que indica posesión de primera persona del plural, y que corresponde al
adjectivo ‘nuestras’ de la traducción.

Tipo fusional
En las lenguas fusionales (también denominadas lenguas flexivas) no existe una división
nı́tida entre las categorı́as expresadas por los morfemas (tiempo, modo, persona, etc.), como
ocurre en las lenguas aglutinantes. Lo normal es que un morfema exprese simultáneamente
varias categorı́as diferentes, como ocurre por ejemplo, en castellano con el sufijo -as del

9
1 Tipologı́a y universales

verbo cantas, que expresa simultáneamente tiempo (presente), modo (indicativo) y persona
(segunda). De este tipo son muchas de las lenguas europeas (las lenguas románicas, el
alemán, el ruso, etc.), incluyendo las lenguas clásicas, latı́n y griego. Obsérvese por ejemplo
que en los diversos casos de las palabras rusas stol, ‘silla’ y vodá, ‘agua’ es imposible (a
diferencia de lo que se ha visto en turco) separar en cada terminación qué parte corresponde
al número (singular o plural) y qué parte corresponde al caso (acusativo, genitivo, etc.)

Singular Plural Singular Plural


Nominativo stol stol-y vod-a vod-y
Acusativo stol stol-y vod-u vod-y
Genitivo stol-a stol-ov vod-y vod
Dativo stol-u stol-am vod-e vod-am
Instrumental stol-om stol-ami vod-oyu vod-ami
Preposicional stol-e stol-aj vod-e vod-aj

Tipo polisintético
En el estudio de las lenguas indı́genas de Norteamérica, los investigadores observaron
cierto tipo de estructuras que no se podı́an describir adecuadamente dentro de los tres tipos
que hemos visto hasta ahora, y acuñaron el cuarto tipo, que denominaron polisintético. Las
lenguas de este tipo se asemejan a las lenguas aglutinantes en que tienen palabras bastante
complejas formadas por una serie de morfemas, pero con la diferencia de que algunos de
estos morfemas tienen un contenido conceptual que en otras lenguas se corresponderı́a
con palabras independientes. Por ejemplo, en cheyenne (una lengua indı́gena de la familia
algonquina) la palabra náohkēsáapēhévetsēhésto’anéhe se puede analizar del siguiente modo:

(2) ná- ohkē- sáa- pēhéve- tsēhést- o’ané -he


1sg hab neg1 bien cheyenne hablar neg2
‘No hablo bien el cheyenne’

Esta palabra es una de las formas del verbo pēhévetsēhésto’ané, que está compuesto a
su vez de la raı́z o’ané ‘hablar’ y los morfemas tsēhést- ‘la lengua cheyenne’ y pēhéve-, que
indica que la acción descrita por el verbo es satisfactoria o adecuada (aquı́ traducido como
‘bien’). Esta combinación en una sola palabra de varios morfemas dotados de contenido
léxico es la clave de la polisı́ntesis.
Los otros morfemas de la palabra son de tipo gramatical: un prefijo ná- (que indica la
primera persona del agente, y que tiene por tanto una función similar a la del sufijo -o en
canto), un morfema ohkē- (que indica acción habitual o genérica) y un morfema doble sáa-
. . . -he que indica negación.
La polisı́ntesis no es un fenómeno tan exótico como puede parecer a primera vista. Lo
encuentramos (aunque de forma mucho menos sistemática) en las lenguas de Europa, espe-
cialmente en aquellas en las que son habituales las palabras compuestas. Por ejemplo, en
castellano los compuestos del tipo hispanohablante (= hispano ‘español’ + hablante) son
muy similares al ejemplo de cheyenne que hemos visto. El alemán se caracteriza por la
existencia de palabras compuestas de gran complejidad, como la siguiente:

(3) Studentenlohnsteuerfreistellungbescheinigung
‘certificado de exención de impuestos en la tasa de matriculación’

10
1.3 Las tipologı́as holı́sticas

Esta palabra está formada por cinco morfemas léxicos: studenten ‘estudiante(s)’, lohn
‘tasa’, steuer ‘impuesto’, freistellung ‘exención’ y bescheinigung ‘certificado’.

Enfoque bidimensional de la tipologı́a morfológica


Si se examinan con atención, la diferencia entre estos tipos dista de ser categórica, y
se puede reducir a una cuestión de grado de sı́ntesis y de grado de integración entre los
morfemas de una palabra.3
El grado de sı́ntesis alude a la forma de expresar morfológicamente un determinado
contenido: de manera sintética, como un morfema dependiente o de manera analı́tica,
como una palabra independiente. Por ejemplo, el castellano es una lengua más sintética que
el inglés: el futuro se expresa mediante un sufijo verbal (compra-ré), mientras que en inglés
se expresa mediante un verbo auxiliar (will in I will buy). Las lenguas aislantes son analı́ticas
en su grado máximo. En el extremo opuesto se encuentran las lenguas polisintéticas. Las
lenguas aglutinantes y fusionales se encontrarı́an en una posición intermedia entre ambos
extremos.
El grado de integración tiene que ver con la forma en que en las diversas lenguas se
integran los morfema unos con otros. El grado mı́nimo de integración se da en las lenguas
de tipo aislante (que carecen, propiamente hablando, de morfemas dependientes). El grado
máximo de integración se da en las lenguas fusionales, que expresan simultáneamente varios
significados, que en otras lenguas corresponderı́an a morfemas separados. Un caso extremo
de fusión ocurre cuando el morfema se integra indistinguiblemente con la raı́z de la palabra,
dando lugar a formas como el inglés sang (pasado del verbo sing ‘cantar’) o los llamados
‘plurales fractos’ del árabe, como rijāl (plural de rajul ‘hombre’) o kutub (plural de kitāb
‘libro’).

1.3.2. La tipologı́a del orden de palabras


Otra clasificación que ha tenido gran influencia en el ámbito de la tipologı́a lingüı́stica es
la tipologı́a del orden de las funciones gramaticales de sujeto y objeto con relación al verbo,
ya que se correlaciona con otras opciones de orden, lo que hace que tenga un carácter
predictivo importante.
Esta tipologı́a se basa en la suposición de que todas las lenguas tienen un orden de
palabras “básico”, que se caracteriza por la posición relativa de sujeto y objeto respecto al
verbo. En general, el orden básico es el orden tı́pico de las oraciones declarativas afirmativas
pragmáticamente neutras, como en castellano Pedro ha lavado los platos (orden sujeto-
verbo-objeto).
Siendo S = sujeto, O = objeto y V = verbo, los órdenes básicos posibles son los siguientes:

SVO: como el castellano, el inglés y muchas de las lenguas europeas, la mayor parte de
las lenguas africanas, y muchas lenguas de Asia oriental, como el chino, el thai, el
vietnamita y el indonesio.

SOV: como el japonés, el turco y muchas de las lenguas de la India.

VSO: como el galés (y otras lenguas célticas), las lenguas de Filipinas y muchas lenguas de
la Polinesia.
3
Esta distinción fue propuesta originalmente por Sapir (1921).

11
1 Tipologı́a y universales

De ellos, el orden más extendido es el orden SOV (entre el 45 y el 50 % de las lenguas del
mundo), seguido por el orden SVO (35 %). Los órdenes VOS, OVS y OSV son mucho más
raros.
La importancia de esta tipologı́a consiste en la correlación que existe entre el orden
básico y el orden de otros elementos secundarios de la oración, como señaló el lingüista
norteamericano Joseph Greenberg en 1963. Por ejemplo, si una lengua tiene el orden básico
SVO, como en castellano, el nombre precede al complemento de posesión (genitivo) como
en la frase Profesor de inglés. Si el orden es SOV, como en japonés, el genitivo precederá al
nombre:

(4) eigo no sensei


inglés de profesor
‘Profesor de inglés’

Como se puede observar, el complemento genitivo eigo no ‘de inglés’ precede al nombre
sensei ‘profesor’.
Si se considera que la relación entre el objeto y el verbo es una relación de modifica-
dor (objeto) a núcleo (verbo), es natural descubrir que hay otras relaciones similares de
modificador–núcleo que siguen la misma pauta. Las lenguas que siguen de forma consisten-
te esta correlación observan los ordenamientos descritos en el cuadro 1.2.

Lenguas verbo-objeto Lenguas objeto-verbo


Verbo – Objeto Objeto – Verbo
Verbo – Adverbio Adverbio – Verbo
Verbo auxiliar – Verbo principal Verbo principal – Verbo auxiliar
Nombre – Adjetivo Adjetivo – Nombre
Nombre – Cláusula Relativa Cláusula Relativa – Nombre
Nombre – Genitivo Genitivo – Nombre
Preposición – Nombre Nombre – Posposición4

Cuadro 1.2: Correlaciones de orden núcleo–modificador

Comparemos a este respecto dos lenguas tipológicamente opuestas, el castellano y el


japonés:

(5) Castellano
a. Verbo – objeto:
Leı́ un libro.
b. Verbo – adverbio:
Hiciste bien.
c. Verbo auxiliar – verbo principal:
Están esperando el autobús.
d. Nombre – adjetivo:
Un cantante popular.
e. Nombre – cláusula relativa:
El periodista que escribió el artı́culo.
f. Nombre – genitivo
Los árboles del parque.

12
1.3 Las tipologı́as holı́sticas

g. Preposición – nombre:
Hasta las tres.

(6) Japonés
a. Objeto – verbo:
hon o yomimashita
libro obj leı́
‘Leı́ un libro’

b. Adverbio – verbo:
yoku dekimashita
bien hiciste
‘Hiciste bien’

c. Verbo principal – verbo auxiliar:


basu o matte imashō
autobús obj esperando están
‘Están esperando el autobús’

d. Adjetivo – nombre:
ninki kashu
popular cantante
‘Un cantante popular’

e. Cláusula relativa – Nombre:


kiji o kaita jānarisuto
artı́culo obj escribió periodista
‘El periodista que escribió el artı́culo’

f. Genitivo – Nombre
kōen no kigi
parque de árboles
‘Los árboles del parque’

g. Nombre – posposición:
san -ji made
tres -horas hasta
‘Hasta las tres’

El castellano y el japonés son dos lenguas bastante consistentes con respecto a su tipo, pero
en la práctica son muy pocas las lenguas que se ajusten completamente al patrón. Lo más
que podemos medir, en una determinada lengua, es el grado de consistencia que observa
con su tipo de orden. Por ejemplo, el inglés es una lengua de tipo SVO (verbo–objeto), pero
muestra inconsistencias en el orden adjetivo–nombre (a tall building) y genitivo–nombre

13
1 Tipologı́a y universales

(John’s house, construcción que coexiste con el más consistente orden nombre–genitivo: the
house of John).5
La razón de que estas inconsistencias se debe a que las lenguas son productos sociales e
históricos, que están en un constante proceso de evolución y de contacto con otras lenguas
(que lleva, por ejemplo, a adoptar no sólo léxico, sino caracterı́sticas gramaticales). En este
sentido, muy pocas lenguas pertenecen a un tipo estructural ‘puro’.

1.4. Los universales lingüı́sticos


Se denominan universales lingüı́sticos a aquellas propiedades que se consideran comu-
nes a todas las lenguas humanas.
El estudio de los universales lingüı́sticos se basa en la premisa de que a pesar de las grandes
diferencias que se observan entre las lenguas del globo, todas parecen estar formadas sobre la
base de principios idénticos. En palabras de J. Greenberg (1966) “todas las lenguas parecen
cortadas por el mismo patrón”. Uno de los argumentos que lleva a esta conclusión, entre
otros, es la capacidad de los seres humanos de aprender y de traducir cualquier lengua.
Por lo tanto, si esta hipótesis es cierta, los universales lingüı́sticos son una importante
fuente de primera mano sobre la forma en que los seres humanos captan la realidad y la
organizan lingüı́sticamente.
Podemos distinguir varios tipos de universales lingüı́sticos:

Absolutos: aquellos que se dan en todas las lenguas, sin excepción. Por ejemplo, “todas
las lenguas tienen vocales y consonantes”; “todas las lenguas distinguen nombres y
verbos”.

Implicativos: del tipo “si A entonces B”. Relacionan la presencia de una propiedad con la
presencia de otra. Por ejemplo, “Todas las lenguas cuyo orden básico es verbo– objeto
tienen preposiciones”.

Tendencias universales: Se distinguen de los universales absolutos en que tienen excep-


ciones. Por ejemplo: “casi todas las lenguas tienen consonantes nasales” (la única
excepción conocida parecen ser las lenguas salish, habladas por los indios nativos de
la costa sud-occidental del Canadá).

Tendencias implicativas: son universales implicativos que tienen excepciones, como por
ejemplo “las lenguas SOV tienden a tener posposiciones” (una excepción es el persa,
que es SOV pero tiene preposiciones).

1.5. Traducibilidad entre lenguas


Como hemos visto, uno de los argumentos más sólidos a favor de la existencia de una
estructura conceptual común a todas las lenguas humanas es la posibilidad de traducir, esto
es, el hecho de que todo lo que se puede decir en una lengua puede decirse en otra.
Hay, sin embargo, dos posibles excepciones a la traducibilidad total. La primera es que
las lenguas no gramaticalizan exactamente los mismos conceptos (lo que significa que en
5
También el castellano muestra algunas inconsistencias, por ejemplo en el orden adjetivo–nombre (por ej.
en una extraña recomendación) y el orden objeto–verbo con pronombres personales (como en te vi ayer
en el parque).

14
1.5 Traducibilidad entre lenguas

unas lenguas es necesario expresar cierta información que en otra lengua puede omitirse).
Por ejemplo, la mayor parte de las lenguas europeas obligan a indicar el género en los
pronombres personales de tercera persona (como en castellano él o ella), mientras que en
finés hay un sólo pronombre de tercera persona (hän) que cubre todos los géneros (como en
la frase Hän on ystävällinen, ‘él/ella es amable’). De esta manera, la traducción del inglés
al finés pierde especificidad (hay un aspecto semántico que se elimina), y la traducción del
finés al inglés debe añadir información que no estaba en la frase original.
En japonés, donde la definitud y el número no están gramaticalizados, la frase (7) se
puede traducir de cuatro maneras:

(7) watashi ga kinō kangofu ni atta


yo suj ayer enfermera a vio
 

 la enfermera 

las enfermeras
 
‘vi ayer a ’

 una enfermera 

(unas) enfermeras
 

Una segunda excepción la constituyen las grandes diferencias de vocabulario que existen
entre unas lengua y otras (sobre todo, aunque no exclusivamente, cuando son vehı́culo de
culturas muy diferentes), de manera que la traducción directa palabra por palabra resulta
imposible. Por ejemplo, en castellano se emplean tres palabras para referirse a tres tipos de
ingestión (fumar, beber y tomar una medicina), mientras que el japonés utiliza sólo una,
nomu:

(8) a. fumar un cigarrillo: tabako o nomu


b. tomar una medicina: kusuri o nomu
c. beber agua: mizu o nomu

A la inversa, el japonés tiene tres palabras para traducir el concepto ‘llevar (ropa u otro
objeto en el cuerpo)’:

(9) a. llevar gafas: kakeru


b. llevar sombrero: kaburu
c. llevar pantalón, falda, zapatos: haku

Muchas diferencias léxicas se explican por razones de tipo cultural, geográfico, y a la


manera de entender la realidad caracterı́stica de cada pueblo. Un ejemplo repetido es el
de la lengua esquimal, en la que no existe un concepto general para ‘nieve’, y en cambio
existen varias palabras para designar los diferentes tipos de nieve que tienen relevancia para
el modo de vida de estas gentes, como por ejemplo qana ‘nieve que cae’ y apput ‘nieve en
el suelo’.

Lecturas recomendadas
Sobre los diversos criterios de clasificación lingüı́stica se recomienda Moreno (1997)
(cap. 2: “El problema de la clasificación de las lenguas”), Blake (1994) y Croft (2002)
(cap. 2: “Typological classification”).

15
1 Tipologı́a y universales

Sobre los universales lingüı́sticos, es útil consultar Aitchison (2000) (cap. 14: “The
hidden core: The hunt for universals”), Comrie (1981) (cap. 1: “Universales del len-
guaje”), Moreno (1997) (Cap. 3: “Los universales lingüı́sticos y sus diversos tipos”) y
la introducción de Whaley (1997).

Sobre la traducibilidad entre lenguas y sus limitaciones, véase el cap. 9 de Larson


(1989) (“La no coincidencia entre los sistemas léxicos de lenguas diferentes”).

Ejercicios

1. ¿Qué correlación sistemática de sonidos se observa en la siguiente lista de palabras de


inglés y alemán?

Inglés Alemán
water Wasser ‘agua’
bite beissen ‘morder’
white weiss ‘blanco’
foot Fuss ‘pie’
street Strasse ‘calle’
nut Nuss ‘nuez’
to zu ‘a’
two zwei ‘dos’
tongue Zunge ‘lengua’
teach zeichen ‘enseñar’ (en alemán ‘mostrar’)

2. Observando la siguiente lista de palabras en cuatro lenguas del Pacı́fico Lyovin (1997,
pág. 9), ¿se encuentra algún tipo de correlación fonética que pruebe una relación de
parentesco entre ellas? Justifı́quese la respuesta.

Malayo Maranao Samoano Hawaiano


a. baru wagu fau hau ‘hibisco’
b. tanis ula’ul tani kani ‘llorar’
c. balay walay fale hale ‘casa’
d. teras tegas toa koa ‘madera’
e. mata mata mata maka ‘ojo’

3. Identifique las siguientes lenguas según su tipo morfológico:

i. Swahili (lengua de Tanzania y Kenya)


a. alikuona:
a- li- ku- ona
él (suj) pasado tú (obj) ver
‘Te vio’

b. atakuona:
a- ta- ku- ona
él (suj) futuro tú (obj) ver
‘Te verá’

16
1.5 Traducibilidad entre lenguas

c. nilikuona:
ni- li- ku- ona
yo (suj) pasado tú (obj) ver
‘Te vi’

d. aliniona:
a- li- ni- ona
él (suj) pasado yo (obj) ver
‘Me vio’

ii. Yupik (lengua esquimal de Siberia y Alaska):

angyar -pa -li -yug -tuq


barca grande comprar querer él

‘Quiere comprarse una barca grande’

iii. Yay (lengua de la familia daica de China):

mi ran tua Nwa lew


no ver animal serpiente perf

‘No ha visto la serpiente’

4. Clasifı́quense las formas marcadas en cursiva en las siguientes construcciones, según


sean analı́ticas, sintéticas o polisintéticas:

a. Catalán: vaig venir ahir


b. Inglés: speak louder! ‘habla más alto!’
c. Latı́n: scripseram ‘yo habı́a escrito’
d. Castellano: librito (comparar con el equivalente inglés small book )
e. Navajo: náánáoshtéél ‘quizá vuelva a traerlo’ [nááná- indica acción repetida; o-
indica posibilidad; sh- indica que el sujeto es primera persona del singular (‘yo’);
téél es la raı́z verbal que significa ‘traer’]

5. Indı́quese el grado de integración entre morfemas que se observe en las siguientes pares
léxicos de diversas lenguas:
a. inglés: cat ‘gato’ cats ‘gatos’
b. alemán: Buch ‘libro’ Bücher ‘libros’
c. japonés: kaku ‘escribo’ kaita ‘escribı́’
d. hebreo: séfer ‘libro’ sfarim ‘libros’
e. inglés: I come ‘vengo’ I will come ‘vendré’
f. finés: kauppa ‘tienda’ kaupassa ‘en la tienda’

6. Suponiendo que las frase siguientes sean representativas del orden básico de cada
lengua, indı́quese que otras caracterı́sticas estructurales observables en la frase son
congruentes o incongruentes con las correlaciones previstas por Greenberg:

17
1 Tipologı́a y universales

a. Sanumá (Venezuela y Brasil)


ipa sai ha sa kali-palo-ti-kule
mi casa en yo trabajar-repet-progr-pres

‘Estoy trabajando en mi casa’

b. Jacalteco (México)
xcin haten-ictoj yal karro
tú me moviste-hacia adentro en coche

‘Me metiste en el coche’

c. Chino
wŏ xiĕ de xı̀n bu jiàn le
yo escribir sub carta no ver perf

‘No he visto la carta que escribı́’

d. Cingalés (Ceilán)
Jōn eyāge asalväsiya-ge ballavā däkka
Jon su vecino-gen perro vio

‘Jon ha visto el perro de su vecino’

18
Capı́tulo 2

Conceptos básicos de tipologı́a


funcional

2.1. Introducción
Si se consideran los aspectos formales de la gramática y el vocabulario, las diversas lenguas
son extraordinariamente diferentes entre sı́, hasta el punto de que parece imposible encontrar
algún aspecto que permita la comparación. Sin embargo, el hecho de que siempre sea posible
traducir entre cualquier par de lenguas es una prueba de que existe algún tipo de estructura
subyacente común a todas las lenguas. Es evidente que esta base compartida no es ni léxica ni
sintáctica, pues en tal caso la traducción serı́a un proceso muy sencillo, de pura equivalencia
de palabras y de construcciones, una hipótesis desmentida concluyentemente por la realidad.
El substrato común a las diversas lenguas debe ser necesariamente semántico, determinado
en último extremo por la manera en la que la mente humana percibe, codifica y representa
la realidad circundante. Todos los seres humanos procesan y representan la información de
manera análoga, sin que los factores culturales ni el nivel de desarrollo tecnológico de las
sociedades en que se utilizan las diversas lenguas tengan, en este aspecto, una incidencia
significativa.
Esto no significa que las lenguas expresen conceptualmente los mismos contenidos de la
misma forma. Muy frecuentemente ocurre al contrario. Esto quedará claro analizando por
ejemplo como se expresa la idea de ‘tener’ en hebreo moderno:

(1) a. ha- aj sheli mejapés mekonit


el- hermano mı́o busca coche
‘Mi hermano busca coche’

b. la- aj sheli yesh mekonit


en- hermano mı́o hay coche
‘Mi hermano tiene coche’

Si se comparan las dos frases hay una importante diferencia sintáctica. La frase (1a) es
una oración transitiva formada por un verbo, un sujeto (haaj sheli ) y un objeto (mekonit).
La frase (1b) muestra que, a diferencia del castellano, el concepto ‘tener’ no se expresa por
un verbo transitivo, sino mediante una construcción intransitiva con el verbo existencial
yesh ‘hay’, en la que el poseedor no se expresa como sujeto sino como un objeto indirecto.
Esta construcción es necesaria en hebreo porque esta lengua carece de un verbo con el
significado de ‘tener’. Podemos considerarlo como un cierto tipo de ‘laguna’ léxica. Pero
no hay que ir tan lejos para encontrar diferencias significativas en la manera de enfocar

19
2 Conceptos básicos de tipologı́a funcional

conceptualmente un mismo contenido. Por ejemplo la frase La botella entró flotando en la


cueva describe un movimiento hacia el interior de una cueva que tiene lugar de una deter-
minada manera: flotando. El verbo principal (entró) describe la dirección del movimiento, y
el verbo subordinado (flotando) describe la manera. En inglés, por el contrario, la concep-
tualización es exactamente la opuesta: el verbo principal describe la manera en que tiene
lugar el movimiento, y la dirección se expresa por una preposición:

(2) the bottle floated into the cave


Lit. ‘La botella flotó adentro de la cueva’

Estos hechos no niegan que la estructura subyacente sea universal. La estructura subya-
cente es universal porque utiliza el mismo tipo de unidades y de funciones. Las unidades
son clases conceptuales como eventos, propiedades, objetos, etc. (véase § 2.3), mientras que
las funciones manifiestan las relaciones de estas unidades entre sı́, y respecto a las circuns-
tancias del acto comunicativo en el que una determinada frase se ha emitido. Funciones
tı́picas son por ejemplo, la de ‘agente’ que tiene el nombre Juan en la frase 3a, o la función
de ‘tema comunicativo’ que tiene el constituyente las espinacas en la frase 3b:

(3) a. Juan he leı́do el periódico.


b. Las espinacas me gustan hervidas.

Este tipo de funciones semánticas y comunicativas son fundamentales en el lenguaje


humano, que sirve para comunicar todo tipo de experiencias y de pensamientos de los
hablantes. Desde esta perspectiva, la tipologı́a funcional pretende determinar cómo se
expresan estas funciones en las diversas lenguas del mundo, establecer la gama de tipos
expresivos posibles en cada dimensión funcional y explicar por qué existe precisamente esa
gama de variación y no otra.1
Antes de proceder, en los siguientes capı́tulos, al examen de las principales funciones y
de sus tipos de expresión, veremos algunos de los conceptos de teorı́a lingüı́stica útiles para
comprender mejor las discusiones subsiguientes.

2.2. Funciones y estrategias


En los estudios tipológicos se usa el término estrategia para designar a las formas
lingüı́sticas usadas para expresar una determinada función.
Las estrategias lingüı́sticas pueden clasificarse en tres grandes tipos: morfológicas, léxicas
y sintácticas.

Las estrategias morfológicas se caracterizan por modificar la forma de las palabras.

Las estrategias léxicas utilizan palabras especializadas en la expresión de determi-


nadas funciones, como es el caso de las preposiciones, conjunciones, verbos auxiliares,
etc.
1
La mayor parte de los investigadores en tipologı́a lingüı́stica han adoptado con diversos matices el enfoque
funcional. Algunos de los principales teóricos son William Croft (Universidad de Manchester), Talmy
Givón (Universidad de Oregón), Vladimir Nedjalkov (Universidad de San Petersburgo) y Hans-Jakob
Seiler (Universidad de Colonia) (véase shi.

20
2.2 Funciones y estrategias

Las estrategias sintácticas se basan fundamentalmente en el orden de palabras,


que adquiere significado funcional. Por ejemplo, en inglés, ciertas manifestaciones de
la función de calificación (v. cap. 3, sección 10) se expresan únicamente por el orden
relativo de los elementos: el calificador precede al calificado, como en stone bridge
‘puente de piedra’ y otras construcciones similares.

2.2.1. Estrategias morfológicas


Las principales estrategias de tipo morfológico son la adición de afijos, la modificación
interna de la raı́z de la palabra, y la sustitución léxica. Veremos ahora con más detalle cada
uno de estos procedimientos.

Adición de afijos
La adición de afijos es quizá el procedimiento morfológico más extendido. Los afijos son
morfemas que se unen a la base léxica en diversos grados de integración formal (véase sección
3.1). Se suelen clasificar en diversos tipos, según su posición respecto a la base:

(a) Los sufijos se añaden al final de la base, y constituyen el tipo de afijo más extendido
entre las lenguas del mundo. Por ejemplo, en castellano y en muchas otras lenguas la
función del ‘tiempo’ se expresa mediante sufijos verbales:

habl-o presente
(4) habl-é pasado
habl-aré futuro

(b) Los prefijos se añaden delante de la base. Un ejemplo es la marca de número en


swahili y en otras lenguas bantúes:

ji-we ‘piedra’
(5)
ma-we ‘piedras’

En swahili, la categorı́a de número se expresa mediante un prefijo que depende de la


clase del nombre (véase cap. 3, sección 4). En el ejemplo, ji- es el prefijo de singular,
y ma- es el prefijo de plural.
(c) Los circunfijos son morfemas discontinuos que ‘envuelven’ la base verbal. Pueden verse
como la combinación de un prefijo y un sufijo que expresan un significado único. Por
ejemplo, en amárico (una lengua semı́tica de Etiopı́a), la negación se expresa con el
circunfijo al- . . . -m:

fällägä ‘él quiere’


(6)
al-fälägä-m ‘él no quiere’

(d) Los infijos se insertan en el interior de la base. Este procedimiento se da casi ex-
clusivamente en las lenguas de Filipinas, en las que sirve para expresar ‘cambio de
perspectiva’ (v. cap. 4, sección 3). Véanse unos ejemplos de tagalo:

(7) a. bumili ng libro ang lalaki.


compró el libro el hombre
‘El hombre compró el libro’

21
2 Conceptos básicos de tipologı́a funcional

b. binili ng lalaki ang libro.


compró el hombre el libro
‘El libro lo ha comprado el hombre’

Estas frases muestran un cambio de perspectiva en la expresión de la situación. El


ejemplo (7a) está enfocado desde el punto de vista del agente (el hombre), mientras
que en (7b) la situación se describe desde la perspectiva del paciente (el libro), como
se refleja también en la traducción. En estos ejemplos, las diferencias de perspectiva se
expresan mediante los infijos -um- e -in- insertados dentro del verbo bili ‘comprar’.2
El infijo -um- indica que el elemento enfocado es el agente, mientras que el infijo -in-
muestra que el elemento enfocado es el paciente.

(e) Existen, por último, otros procesos de adición morfológica en los que el afijo añadido
no tiene un valor constante, como en los ejemplos vistos hasta ahora, sino que su
forma está determinada total o parcialmente por la forma de la base léxica. El ejemplo
siguiente muestra la formación del tiempo perfecto en griego clásico:

pai-ō ‘golpeo’ pe-pai-ka ‘he golpeado’


(8) keleu-ō ‘ordeno’ ke-keleu-ka ‘he ordenado’
lu-ō ‘desato’ le-lu-ka ‘he desatado’

Modificación interna
La modificación interna consiste en un cambio de la forma de la base de la palabra.
Un claro ejemplo es el cambio vocálico que señala cambios de la función de tiempo en los
llamados verbos fuertes de lenguas germánicas, como por ejemplo en inglés find (‘encontrar’,
presente) frente a found (pasado).

Substitución léxica
El procedimiento de substitución utiliza raı́ces diferentes en la expresión de determinadas
funciones lingüı́sticas. Por ejemplo, en inglés el pasado del verbo go no se expresa con una
variación morfológica de la raı́z (que serı́a goed ) sino por una raı́z diferente, went.

2.2.2. Estrategias léxicas


Las estrategias de tipo léxico utilizan palabras especializadas en marcar determinadas
funciones y roles. Estas palabras suelen formar clases cerradas (constituidas por un número
reducido de elementos). Aquı́ discutiremos tres de estas clases: los determinantes, los verbos
auxiliares y las adposiciones.

Determinantes
Los determinantes son palabras que determinan a los nombres expresando diversas funcio-
nes semánticas, como cuantificación, deixis, posesión y definitud. En castellano, esta clase
incluye los artı́culos, los demostrativos, los numerales, los posesivos y los cuantificadores
indefinidos:
2
Además del uso de los infijos, la perspectiva se expresa en tagalo por la partı́cula ang que precede al
elemento enfocado.

22
2.2 Funciones y estrategias

el ordenador. (artı́culo)
aquella mesa. (demostrativo)
(9) tres platos (numeral)
nuestra ciudad (posesivo)
bastantes invitados (cuantificador indefinido)

Verbos auxiliares
Los verbos auxiliares son un tipo de verbos carentes de significado conceptual definido, y
que sirven para expresar diversas funciones semánticas, como tiempo, aspecto, modalidad, y
voz de otro verbo al que modifican. Véanse algunos ejemplos de castellano, catalán e inglés:

haber: he leı́do el periódico (tiempo perfecto)


ser: Los concejales han sido destituidos (voz pasiva)
(10)
anar: El club va celebrar l’aniversari (tiempo pasado)
will: she will receive the prize (tiempo futuro).

Adposiciones
Se da el nombre genérico de adposiciones a las palabras invariables que indican la
función gramatical o semántica de un elemento de la frase.
Se distinguen tres tipos de adposiciones:

preposiciones, que preceden al elemento cuya función indican. Por ejemplo, con, que
indica función de instrumento en la frase diseña con ordenador.

posposiciones, que siguen al elemento que marcan. Por ejemplo, en húngaro előtt
‘detrás’ en la frase a ház előtt ‘delante de la casa’ (ház = ‘casa’).

circumposiciones, compuestas por una preposición y una posposición que aparecen


obligatoriamente juntas. Obsérvese el siguiente ejemplo de pastún (Afganistán), en
que el rol semántico de w@ne ‘árbol’ está marcado por la posposición p@ . . . pore
‘alrededor’:

(11) saray p@ w@ne pore as tari


hombre árbol caballo ata
‘el hombre ata al caballo alrededor del árbol’

Los diversos tipos de adposición no se excluyen entre sı́. Por ejemplo, hay lenguas que
tienen preposiciones y posposiciones, como es el caso del persa. En las lenguas europeas hay
también unas pocas posposiciones, como en inglés ago (como en five years ago) y en alemán
wegen ‘a causa de’ (der Hitze wegen ‘a causa del calor’) o entlang ‘a lo largo de’ (den fluss
entlang ‘a lo largo del rı́o’).

2.2.3. Estrategias múltiples


Una lengua puede tener más de una estrategia para expresar una determinada función.
Por ejemplo, en inglés la función posesiva (véase 3.9) se puede manifestar mediante alguna
de las siguientes estrategias:

23
2 Conceptos básicos de tipologı́a funcional

(a) preposición: an area of dense shadow


‘una zona de densa sombra’
(b) elemento sufijado: Mary’s house
‘la casa de Mary’
(12)
(c) substitución: her house ‘su casa (de ella)’3
(d) preposición + sufijo: a book of Mary’s
‘uno de los libros de Mary’
(e) preposición + substitución: a book of mine ‘un libro mı́o’

En general, cuando una lengua tiene varias estrategias para expresar una función, éstas no
son intercambiables. Las estrategias pueden estar determinadas por algún factor gramatical,
semántico o de ı́ndole comunicativa. Por ejemplo, las estrategias (c) y (e), que utilizan el
procedimiento de substitución, se dan cuando el posesor está expresado por un pronombre
personal. Por su parte, las estrategias (d) y (e) se dan cuando el sintagma nominal es
indefinido.4

2.3. Clases de conceptos


Las lenguas humanas se basan fundamentalmente con tres tipos de conceptos, que deno-
minaremos entes, eventos y propiedades.
Los entes son conceptos que se refieren a clases de individuos que tienen caracterı́sticas
fı́sicas o funcionales comunes. Por ejemplo, árbol se refiere a una clase de plantas de tronco
grueso y tamaño grande (lo que las distinguirı́a, por ejemplo, de la clase arbusto). El concep-
to cartero se refiere a una persona que desempeña la función de entregar la correspondencia
en las casas, etc.
Los eventos incluyen todas las acciones, procesos y experiencias. Las acciones son acti-
vidades como comer, decidir, correr o nadar, desarrolladas por un ente que las ha causado
y que tiene capacidad para controlar su desarrollo. Las experiencias son conceptos que se
refieren a actividades de los sentidos o de la mente, como por ejemplo pensar, ver, doler
o querer. Los procesos siempre representan un cambio de estado, como derretirse, crecer,
morir.
Las propiedades incluyen todos los atributos de cualidad y cantidad asignados a las
cosas o a los eventos, como largo, espeso, suave, repentino, etc.
Cuando se expresan léxicamente, los entes son generalmente nombres; los eventos son
generalmente verbos. Por ello, la distinción nombre?-verbo es una distinción presente en
todas las lenguas, la distinción léxica fundamental. Otras clases léxicas son especı́ficas de
cada lengua, y pueden estar ausentes en algunas. Por ejemplo, muchas lenguas (entre ellas
las lenguas europeas) sitúan las propiedades en una clase especı́fica, la de los adjetivos.
Otras lenguas, sin embargo, no tienen una clase separada, y los categorizan como verbos
(véase cap. 3, § 9).
Las correspondencias ente = nombre, evento = verbo y propiedad = adjetivo tienen
numerosas excepciones. Por ejemplo:

decidir es un verbo mientras que decisión es un nombre, a pesar de que denotan un


mismo concepto, un evento de acción. item miedo es un nombre, pero semánticamente
denota una actividad mental, y por tanto es un evento de experiencia.
4
La estrategia (a) se puede emplear con sintagmas nominales tanto definidos como indefinidos.

24
2.4 Estructura de la predicación

abundar es un verbo, pero semánticamente denota una propiedad; obsérvese la equi-


valencia conceptual entre las frases En esta zona abundan las liebres y En esta zona
son abundantes las liebres.

Estas excepciones, sin embargo, no afectan a la validez general de las correspondencias,


de forma que las categorı́as lingüı́sticas pueden verse como un reflejo (indirecto) de las
categorı́as de la percepción mental de la raza humana.

2.4. Estructura de la predicación


Para entender cómo se integran los entes, los eventos y las relaciones en la comunicación
lingüı́stica es importante partir de la diferente naturaleza semántica de estas clases de
conceptos. Los entes son independientes, y se interpretan como individuos. Sea por ejemplo
la palabra libro. Podemos describir o imaginar en abstracto, sin relacionarlo expresamente
con ninguna circunstancia de tiempo o persona.
Por el contrario, los eventos y las relaciones son intrı́nsecamente dependientes, ya que
sólo se pueden representar en asociación con entes. Una acción como escuchar, por ejemplo,
sólo se puede concebir en relación con dos entes: el que realiza la acción (agente) y aquello
sobre la que se realiza (paciente) (ver fig. 2.1).

Figura 2.1: Mafalda escucha la radio

Siguiendo una terminologı́a habitual en semántica, denominaremos predicados a los


conceptos dependientes (los eventos y relaciones), actantes a los elementos que se deben
asociar necesariamente con los predicados, y circunstantes a los todos los demás aspectos
semánticos que denotan las circunstancias de tiempo, lugar, modo, etc. en las que tiene lugar
el evento. La descripción de un determinado hecho mediante la combinación de un predicado
con sus actantes y (eventualmente) sus circunstantes es lo que se denomina predicación.
Por ejemplo, en la frase Este verano Juan ha visitado el Museo Thyssen, el verbo visitar
es el predicado (que denota en este caso un tipo de acción), Juan y el museo Thyssen
son los actantes (el agente y el destino de la visita, respectivamente) y este verano es un
circunstante (que indica las circunstancias de tiempo en que tuvo lugar la visita):

Este verano Juan ha visitado el museo Thyssen


⇓ ⇓ ⇓ ⇓
circunstante actante predicado actante

Los actantes son semánticamente obligatorios, mientras que los circunstantes son op-
cionales. En muchas lenguas, los actantes pueden estar omitidos la frase, en cuyo caso se
sobreentienden a partir del contexto, o se interpretan de modo genérico. Esto no sucede con
los circunstantes. Obsérvense los siguientes ejemplos:

(13) a. Ya viene.
b. Pedro no ve bien.

25
2 Conceptos básicos de tipologı́a funcional

Si la frase (13a) se emite en una estación de ferrocarril, se sobreentiende que el agente


omitido es ‘el tren’. En la frase (10b) el actante omitido es el paciente de ver : en este caso
se interpreta de modo genérico.
En muchos casos, ‘predicación’ y ‘oración’ son términos equivalentes. La distinción es
necesaria, sin embargo, porque la predicación es una unidad semántica, mientras que la
oración es una unidad sintáctica (esto es, una frase formada por un verbo y sus complemen-
tos). Ocurre a menudo que las predicaciones se expresan por otros tipos de construcciones,
especialmente frases nominales, como en el siguiente ejemplo, que es la traslación nominal
de la predicación (12):

(14) La visita de este verano de Juan al museo Thyssen.

2.4.1. Papeles semánticos


La predicación desarrolla (en metáfora del lingüista francés Lucien Tesnière) una especie
de “pequeña obra de teatro”, ya que existe una peripecia (representada por el predicado),
unos actores (los actantes) y unas determinadas circunstancias (los circunstantes). De la
misma manera que los actores y los objetos que hay en el escenario desempeñan un papel
en la obra, los elementos de la predicación tienen también una función semántica, que debe
estar ‘marcada’ gramaticalmente en la frase, de modo que los oyentes puedan reconocerla,
como factor clave para poder comprender la correspondiente frase. Este tipo de funciones
se conocen como papeles semánticos.
Hay muchos papeles semánticos posibles entre los predicados y los demás elementos de
la predicación. Aquı́ nos concentraremos en los que son más significativos gramaticalmente
en las lenguas humanas.

Agente: es el actante que causa o que origina un evento (sea o no intencionadamente).


Los sujetos de verbos de acción, como matar, comer, correr, romper, mirar, etc. son
agentes.

Experimentante: es el actante en el que se produce un evento de experiencia (esto es, una


sensación o una actividad mental). El experimentante se diferencia del agente en que
no tiene control sobre el evento: ni lo inicia, ni puede modificarlo. Los sujetos de verbos
como ver y temer son experimentantes. También lo son los complemento indirecto de
verbos como gustar y doler (como en A los niños les gustan los caramelos). Hay
verbos, como olvidar, que pueden expresar el experimentante como sujeto (Marı́a
ha olvidado los guantes) o como objeto indirecto (A Marı́a se le han olvidado los
guantes).

Paciente: es el actante sobre el que se da un evento, y que puede verse afectado por él.
Los objetos de matar, comer, golpear y romper son pacientes, pero también los su-
jetos de verbos de proceso, como calentarse (la carrocerı́a se ha calentado), y de
sensación fı́sica (como doler : Me duele la cabeza). Podemos considerar también pa-
ciente al elemento del que se predica una propiedad o estado (Juan es alto; Marı́a
está cansada).

Receptor: es el actante que experimenta un beneficio o un perjuicio como resultado del


evento. En castellano se expresa generalmente con las preposiciones a o para: Pedro
ha vendido el coche a su primo.

26
2.4 Estructura de la predicación

Origen y Destino: son dos actantes que se dan tı́picamente con los verbos que indican
movimiento o cambio de posición. Por ejemplo:

(15) a. Pedro estaba tirando piedras al puente (destino)


b. Juan ha sacado el libro del cajón (origen)

Instrumento: la entidad utilizada para llevar a cabo un evento. Generalmente es un objeto


inanimado. Por ejemplo cuchillo, en Juan cortó la fruta con un cuchillo.

Acompañante: la entidad que participa en estrecha asociación con el agente o el paciente


en un evento. Equivale a un agente o paciente secundario:

(16) a. Juan ha visitado el Museo Thyssen con su novia.


b. El tenedor estaba en la mesa junto con el cuchillo y la cuchara.

Lugar y Tiempo: identifica la situación espacial y temporal del evento. Por ejemplo:

(17) a. El niño estaba saltando encima de la mesa (Lugar)


b. El avión ha salido esta mañana del aeropuerto de Francfort (Tiempo)

Modo: indica una cualidad o caracterı́stica del evento, o la manera en la que el evento se
realiza; por ejemplo: Juan canta muy bien; la niña bailó con mucha soltura.

Medida: indica una cuantificación del evento. Por ejemplo: Juana va al cine frecuente-
mente; El nivel del agua habı́a crecido cinco metros.

Causa: Los pollos se han muerto de frı́o.

Finalidad: Juan ahorra para un coche.

2.4.2. Desajuste entre papeles semánticos y funciones gramaticales


En la mayorı́a de las lenguas existe una tendencia a expresar el papel semántico de
agente mediante la función gramatical de sujeto. Sin embargo, y como ocurre siempre en las
relaciones entre significado y forma gramatical, esta correlación no es absoluta, y muestra
numerosas divergencias. Ası́, en las oraciones pasivas el agente no es el sujeto:

(18) Pedro ha sido contratado por la Telefónica

En esta oración el sujeto es Pedro, pero el agente es la Telefónica.


En otros casos, el sujeto no es siempre agente, como ocurre en las oraciones copulativas
(véase 19a, en la que el sujeto es paciente) o en las oraciones con predicados de proceso
(como 19b, en la que el sujeto es experimentante):

(19) a. La puerta es muy resistente.


b. Se ha muerto el gato.

Por otro lado, existen formas lingüı́sticas que pueden expresar varios papeles semánticos.
Por ejemplo, en castellano la preposición con sirve para indicar tres papeles semánticos
diferentes: instrumento (ejemplo 20a), acompañante (ejemplo 20b) y modo (ejemplo 20c):

27
2 Conceptos básicos de tipologı́a funcional

(20) a. Nos comimos el arroz con la cuchara.


b. Nos comimos el arroz con toda la familia.
c. Nos comimos el arroz con muchas ganas.

También existen lenguas que mantienen separados estos papeles semánticos expresándo-
los de forma diferente. Por ejemplo, en vasco el instrumento se marca con el caso que se
denomina ‘instrumental’ (-az en el ejemplo 21a) y el acompañante se expresa en el caso
‘asociativo’ (-arekin en 21b):

(21) a. arroza goilare-az jan dugu


el arroz cuchara-instr comido nos lo hemos
‘Nos comimos el arroz con al cuchara’

b. arroza familia oso-arekin jan dugu


familia toda-asoc
‘Nos comimos el arroz con toda la familia’

2.5. Funciones comunicativas


Todas las lenguas tienen medios de expresar formalmente la importancia relativa de los
elementos de la frase desde el punto de vista de la información que aportan. Estos procedi-
mientos se utilizan para resaltar ciertos aspectos del enunciado, y dejar en segundo plano u
omitir otros.
La información que comparten los interlocutores es un componente muy importante en
la construcción y en la comprensión de un discurso coherente. Por esta razón, la estructura
sintáctica de las oraciones está determinada, en muchos casos significativos, por los aspectos
de la información que se quiere comunicar:

La información presupuesta: la información que el oyente ya conoce o considera


cierta (a juicio del hablante).

La información nueva para el oyente.

Lo que se resalta como importante, frente a lo que se deja en un segundo plano (porque
es informativamente menos relevante). Por ejemplo, en una frase como La propuesta
ha sido rechazada, el agente ha sido omitido, probablemente porque se considera que
su identidad es irrelevante para la comunicación.

Las oraciones se organizan sobre la base de una estructura informativa en la que deter-
minados elementos tienen unas funciones comunicativas muy definidas. Las dos funciones
más importantes son el tema y el foco.
El tema es el elemento de la frase que el hablante selecciona como punto de partida
comunicativo, sobre el que va a presentar información relevante. Por esta razón suele ser
información presupuesta.
Por ejemplo, las frases (22a–22b) expresan básicamente el mismo contenido conceptual:
un evento (rechazar ), cuyo agente es el participante el pleno y cuyo paciente es la propuesta.
Ambas oraciones difieren, sin embargo, en la selección de tema. En la primera, (22a), el tema
es el agente el pleno, mientras que en la segunda, (22b), el tema es el paciente la propuesta.

28
2.6 Representación de las predicaciones

(22) a. El pleno rechazó la propuesta.


b. La propuesta ha sido rechazada por el pleno.

Dado su papel comunicativo, el tema aparece normalmente al principio de la oración,


y en muchos casos coincide con el sujeto. Sin embargo, hay muchas excepciones a esta
correlación. Examı́nense las frases siguientes:

(23) a. Las entradas para el partido las he conseguido en la reventa.


b. A Pedro se le ha olvidado la fecha del examen.
c. De su divorcio nadie ha comentado nada todavı́a.

En todos estos ejemplos, el tema (el elemento resaltado al principio de la frase) tiene una
función diferente a la de sujeto. En (23a) es el objeto directo; en (23b) es el objeto indirecto,
y en (23c) es el complemento preposicional del verbo comentar.
El foco es el elemento de la frase que expresa aquella información, generalmente nueva,
sobre la que el hablante quiere marcar una atención especial. En castellano suele colocarse
al final de la frase. Esto quedará claro si se examinan los siguientes diálogos:

(24) a. Parece que el tren no ha llegado todavı́a.


b. No. El tren ya ha llegado.
c. No. *Ya ha llegado el tren.

En este diálogo, el sintagma nominal el tren es el tema de la oración 24b, y ha sido


introducido como tal en la oración 24a. La respuesta 24c es inadecuada desde el punto de
vista comunicativo porque el tema aparece en la posición final de la frase, que es propia del
foco.5

(25) a. Creo que eso lo ha dicho La Vanguardia.


b. No. Lo ha dicho el ABC.
c. No. *El ABC lo ha dicho.

En este otro diálogo, el sintagma nominal El ABC es el foco (aquı́ con función contrastiva)
que se introduce en la respuesta 25b. Por esa razón, la frase 25c es comunicativamente
inadecuada, porque el foco aparece en la posición propia del tema.

2.6. Representación de las predicaciones


Para poder analizar y describir las propiedades semánticas de las oraciones de una ma-
nera que permita la comparación tipológica entre lenguas, adoptaremos una representación
abstracta basada en el modelo de la gramática de dependencias Tesnière.
Podemos representar gráficamente la estructura semántica de la oración La mujer ha
comprado el libro por medio de la fórmula:
El predicado (comprar ) es el elemento situado más alto en el gráfico, y de él dependen los
actantes (mujer y libro), y eventualmente los circunstantes. Estos elementos dependientes
aparecen identificados por sus papeles semánticos (agente, paciente), y por sus funciones
sintácticas (sujeto y objeto) y comunicativas (tema, foco). Algunos elementos llevan otras
5
En este y otros ejemplos el asterisco indica que la frase es inadecuada en algún aspecto, ya sea por su
construcción gramatical o en el uso comunicativo.

29
2 Conceptos básicos de tipologı́a funcional

funciones semánticas asignadas, como el tiempo (perfecto) en el predicado, y la definitud


(def) en los dos actantes.6
Este tipo de representación nos servirá para comparar la expresión de un mismo signifi-
cado conceptual en lenguas tipológicamente diversas: como ejemplo de este tipo de análisis,
veremos como se expresa el contenido de la fórmula en chino (una lengua de tipo aislante)
y en alemán (una lengua de estructura fusional bastante compleja).
(26) Chino:
nürén bǎ shū mai le
mujer OBJ libro comprar perfecto
(27) Alemán:
Die Frau hat das Buch gekauft
la mujer ha el libro comprado
El alemán expresa la definitud del nombre mediante el artı́culo; el chino no expresa la
definitud directamente, pero cuando el objeto es definido, aparece delante del verbo, intro-
ducido por la preposición bǎ (el orden oracional básico es sujeto–verbo–objeto). Como se ve,
son estrategias o procedimientos muy diferentes de expresar una misma función semántica.
El perfecto se expresa también de manera diferente en las dos lenguas: mediante un verbo
auxiliar (haben) en alemán, y con la ayuda de una partı́cula (le) en chino.
Las funciones gramaticales de la cláusula (como sujeto y objeto) muestran también dife-
rencias: en chino se señalan por la posición respecto al verbo (y cuando el objeto es definido,
mediante la preposición bǎ); en alemán se marcan por los casos (nominativo y acusativo,
respectivamente).
Estas diferencias se puede resumir en la siguiente tabla:

Funciones Alemán Chino


Sujeto caso nominativo (er ). posición preverbal
Objeto caso acusativo. (a) posición posverbal
(b) partı́cula bǎ y posición preverbal
(cuando es definido).
Definido artı́culo definido. Generalmente no se marca, aunque
la partı́cula bǎ indica que el objeto
es definido.
Perfecto verbo auxiliar haben. partı́cula le.

Uno de los aspectos en los que más se diferencian las lenguas es en el modo de realizar
estas funciones lingüı́sticas. Como se verá en los siguientes capı́tulos, la variedad es enorme,
dentro de un patrón estructural común.
6
La función semántica del ‘tiempo’ se analiza en § 5.2; la función de ‘definitud’ se trata en § 3.2

comprar
[Perfecto] iS
llll5 SSS
SSS
llll SSS
lll SSS
lll SS
mujer libro
[Agente, Tema, Sujeto, Def] [Paciente, Foco, Objeto, Def]

30
2.6 Representación de las predicaciones

Lecturas recomendadas
Sobre los fundamentos de la tipologı́a funcional, véase Moreno (1987) (cap. 8 “Fun-
damentos tipológicos de la sintaxis general”).

Sobre las estrategias morfológicas, véase Anderson (1985).

Sobre la estrategias léxicas y las palabras gramaticales, véase Schachter (1985, §˜2).

Sobre la estructura de la predicación y la gramática de dependencias, véase José Marı́a


Garcı́a-Miguel (1995) (§1.2, “Actantes y circunstantes”).

Sobre las funciones comunicativas, véanse Foley (1994) y Moreno (1991) (cap. 28, §3:
“Aspectos informativos del orden de palabras”).

Ejercicios

1. Distinguir el tipo de estrategia morfológica utilizada en los siguientes ejemplos de


diversas lenguas:
a. castellano: hablo hablé
digo dije
c. árabe: miftah ‘llave’ mafaatih ‘llaves’
d. inglés: is ‘es’ we are ‘somos’
e. árabe: bab ‘puerta’ abwab ‘puertas’
f. alemán: Hand ‘mano’ Hände ‘manos’
g. húngaro: ember ‘hombre’ emberek ‘hombres’
h. nahuatl: citli ‘la liebre’ ciicihtli ‘las liebres’
i. yaqui: muukuk ‘murió’ kokok ‘murieron’
j. sami: johka ‘el rı́o’ joga ‘del rı́o’
k. hebreo: aj ‘hermano’ ajim ‘hermanos’

2. Describir el tipo de estrategia que se utiliza en irlandés para expresar la función pose-
siva, a partir de los ejemplos siguientes (con su transcripción fonética entre corchetes):
a. mac [mak] ‘hijo’ a mhac [a vak] ‘su hijo’
b. páirc [pa:rk] ‘campo’ a pháirc [a fa:rk] ‘su campo’
c. beatha [bah@] ‘vida’ a bheatha [a vah@] ‘su vida’
d. capall [kap@l] ‘caballo’ a chapall [a xap@l] ‘su caballo’

3. Indicar la clase conceptual de las palabras subrayadas en las frases siguientes:

a. La montaña está cubierta de pinares hasta la cima.


b. Sus ojos brillaban en la oscuridad.
c. La empresa ha adquirido un equipo xerográfico de alta velocidad.
d. Pedro rebosa felicidad.
e. Los viajeros estaban irritados por el retraso del avión.
f. Jorge es consciente de sus limitaciones.

31
2 Conceptos básicos de tipologı́a funcional

4. En las frases siguientes, distinguir predicado, actantes y circunstantes.

a. La fiesta se organizó con toda perfección.


b. Los niños estaban tirando piedras al patio.
c. Los niños estaban tirando piedras en el patio.
d. Esta mañana han inaugurado el nuevo polideportivo.
e. Raquel admira la pintura expresionista.
f. Pedro ha sido condecorado por sus méritos cientı́ficos.
g. Pedro ha sido condecorado por el rey.
h. El coche de Marta es rojo.

5. Identificar los papeles semánticos de los actantes y circunstantes de las frases del
ejercicio anterior.

6. Identificar las funciones comunicativas de tema y foco en las frases siguientes:

a. En estas circunstancias es imposible aceptar el puesto.


b. De ese plato no me he servido.
c. Este libro no se lo recomendarı́a a nadie.
d. Mi hermano se va al Japón.
e. Los ordenadores les dan pánico.
f. El ayuntamiento organizó el acto con mucho boato.

7. Representar las siguientes oraciones según el modelo de la gramática de dependencias:

a. Juan ha leı́do el periódico.


b. La calle está vacı́a.
c. Me gustan las zanahorias.
d. Se ha enfriado el agua.
e. Irene premió a los niños con un helado.
f. El portero lanzó el balón al delantero.

32
Capı́tulo 3

Estructura del sintagma nominal

3.1. Introducción
En la comunicación el hablante aporta al interlocutor la información suficiente para que
sea capaz de identificar los elementos (actantes y circunstantes) de la predicación. Esta
tarea se puede realizar fundamentalmente de dos maneras:

Cuando el referente1 es una entidad perfectamente identificable que forma parte del
contexto comunicativo más inmediato (ya sea porque se encuentra a la vista, o porque
ha sido mencionada muy recientemente en el discurso), basta con emplear un nombre
propio, un pronombre personal o un elemento demostrativo, como en los siguientes
ejemplos:

(1) a. ¿Has visto a Pedro?


b. Tráelo
c. Dame eso.

En los demás casos, el hablante trata de describir el referente asignándolo a una clase
general (por medio de un nombre común como mujer, casa o espectáculo), y añade
información extra que va restringiendo sucesivamente el conjunto de los referentes
potenciales del término, hasta que resulte plenamente identificable dentro del contexto
comunicativo. Esta operación es cooperativa, toda vez que la cantidad de información
que se suministra depende de lo que el hablante estima que su interlocutor ya conoce.
Si el referente es algo presumiblemente nuevo en el discurso, el hablante tendrá que
aportar una descripción mucho más detallada al interlocutor (por ejemplo tráeme la
carpeta azul que hay encima de la mesa de mi despacho, como alternativa al ejemplo
1b).

La carpeta azul que hay encima de la mesa de mi despacho


⇓ ⇓ ⇓
clase general restricción 1 restricción 2

Existen varias funciones semánticas que sirven para delimitar el referente potencial de un
concepto:
1
El referente es la entidad del mundo real o conceptual a la que designa un sintagma nominal en una
determinada frase. Por ejemplo, el referente de la palabra león es un determinado tipo de animal de la
familia de los félidos cuyo hábitat actual se reduce al África subsahariana.

33
3 Estructura del sintagma nominal

Deixis: indicando el lugar que ocupa el referente en el contexto espacio-temporal. Se realiza


mediante los pronombres personales y los demostrativos (como aquel en la frase tráeme
aquel libro).
Cuantificación: estableciendo el número exacto o cantidad relativa de elementos del refe-
rente. Esta función semántica se expresa mediante la categorı́a gramatical de número
(la que distingue por ejemplo el singular brazo del plural brazos) y con el uso de
numerales y otros determinantes (tres casas, muchos árboles).
Calificación: Proporcionando propiedades relevantes del referente, restringiendo su refe-
rencia potencial. Este procedimiento se sirve de adjetivos, sintagmas nominales, y
cláusulas relativas.

Estos tres procedimientos delimitadores pueden darse simultáneamente para precisar la


referencia de un objeto. Por ejemplo, en la expresión esos dos libros de arte que compraste
ayer, el concepto básico libro está restringido sucesivamente por un sintagma preposicional
(de arte), un numeral cardinal (dos), una cláusula relativa (que compraste ayer ) y un
demostrativo (esos):

eeeej libros TTTTT


e eeee eeeejejejjjj TTTT
eeeee eee jjjj TTTT
TTTT
eeeeeeeee j jjjj
ee j
esos
O dos
O de arte
O que compraste
O
ayer

deixis cuantificación cualificación cualificación

Como veremos más adelante, la deixis, la cuantificación y la calificación son funciones


semánticas universales. Esto significa que todas las lenguas humanas utilizan algún tipo de
estrategia formal para expresar estas funciones, aunque no tienen por qué ser exactamente
las mismas.
Antes de profundizar en el análisis de estas funciones revisaremos los principales tipos
de referencia y las formas en que se expresan en las lenguas humanas (§ 3.2), y un par de
aspectos que tienen que ver con aspectos más generales de la referencia de los sintagmas
nominales: la persona (§ 3.3) y el género (§ 3.4).

3.2. Tipos de referencia


Compárese el tipo de referencia del sintagma nominal los helados en las frases siguientes:
(2) a. No me gustan los helados.
b. No he encontrado los helados en el frigorı́fico.
En ambas oraciones, la palabra helado tiene el mismo significado léxico. Sin embargo, en
la primera oración la palabra se refiere a todos los helados en general, mientras que en la
segunda oración, se refiere a unos helados muy concretos. Diremos que en la oración 2b los
palabra helados tiene referencia especifica, mientras que en 2a tiene referencia inespecı́fica.
Se deben distinguir al menos dos tipos de referencia inespecı́fica. La primera es la que
se refiere a una clase entera de entidades, como en el ejemplo 2a. Esta referencia se llama
genérica.

34
3.2 Tipos de referencia

En segundo lugar, es posible referirse a una entidad individual, cuya identidad concreta
es irrelevante a efectos comunicativos. Obsérvese el contraste entre las dos frases siguientes:

(3) a. Estoy buscando un libro que explica la historia de las catedrales.


b. Estoy buscando un libro que explique la historia de las catedrales.

En el primer caso 3a se hace referencia a un libro concreto, especı́fico, de cuya existencia


tiene constancia el hablante; en el segundo caso 3b no se refiere a un libro determinado, sino
a cualquier libro que satisfaga la descripción. Este es un ejemplo de referencia inespecı́fica
individual.
También se suele distinguir entre referencia a entidades identificables y entidades no
identificables. En el primer caso, el hablante considera que su interlocutor es capaz de
reconocer o identificar una entidad, a partir de lo que presupone que conoce aquel. Obsérvese
la pequeña diferencia de significado entre las dos oraciones siguientes:

(4) a. Lo he leı́do en el libro.


b. Lo he leı́do en un libro.

En la frase 4a se supone que el oyente conoce de qué libro se trata. Este tipo de referencia
se denomina definida. Sin embargo, en la frase 4b, el hablante no presupone que el oyente
puede identificar el libro en cuestión. Se trata de referencia indefinida.
El gráfico siguiente resume los diversos tipos de referencia:

 Referencia especı́fica: Me
 he comido el helado
A. Genérica: No me gusta el helado de vainilla
 Referencia inespecı́fica
Individual: No quiero ningún helado

Referencia definida: Me he comido el helado que habı́a en la nevera
B.
Referencia indefinida: Me he comido un helado en la calle

Figura 3.1: Tipos de referencia

Las distinciones de especificidad (el tipo A en la fig. 3.1) no se suelen expresar de manera
explı́cita en las lenguas humanas (en el sentido de que apenas se encuentran partı́culas o
morfemas que tengan claramente significado especı́fico o genérico). Existen, sin embargo,
construcciones gramaticales que son sensibles a esta oposición. En castellano y otras lenguas
románicas, el verbo de las cláusulas relativas aparece en modo indicativo en los sintagmas
nominales especı́ficos (véase ej. 3a), y en modo subjuntivo en los inespecı́ficos (véase 3b).
Esta es una consecuencia del valor de realidad/irrealidad que se expresa a través del modo
(v. § 5.4).
En otras lenguas (como es el caso del inglés), los sintagmas nominales genéricos se cons-
truyen sin artı́culo:

(5) I do not like men in bermudas.


‘No me gustan los hombres con bermudas’

3.2.1. Incorporación de objeto


En algunas lenguas del globo existe una construcción en la que el nombre genérico con fun-
ción de objeto queda absorbido por el verbo, formando una palabra compuesta. Compárense
las dos frases siguientes de náhuatl (México):

35
3 Estructura del sintagma nominal

(6) a. ni-k-kwa in nakatl


1sg(suj)-3sg(obj)-comer art carne
‘Estoy comiéndome la carne’
b. ni-naka-kwa
1sg(suj)-carne-comer
‘Como carne’ (como hábito)

En la frase (6a) el objeto se expresa como un sintagma nominal independiente, e intro-


ducido por un artı́culo (in nakatl ); tiene por tanto referencia definida. Además la persona
y el número del objeto se refleja también en el verbo, mediante el morfema -k. En cambio,
en la frase (6b), el objeto naka- ‘carne’ forma parte morfológicamente del verbo; el verbo
complejo nakakwa significa ‘ser comedor habitual de carne’, ‘ser carnı́voro’. El objeto tiene
en este caso referencia genérica.
Este tipo de construcción se llama incorporación de objeto, y es muy habitual en las
lenguas indı́genas de Norteamérica, ası́ como en algunas lenguas esquimales, siberianas y
polinesias.

3.2.2. Expresión de la referencia definida


Por lo que respecta a la referencia definida, hay que señalar que en una mayorı́a de las
lenguas no existen procedimientos explı́citos y regulares para expresarla. Ası́ ocurre por
ejemplo en ruso y en las demás lenguas eslavas (con la sola excepción del búlgaro), en
japonés, en latı́n, etc. 2 En estas lenguas, en general, la interpretación definida o indefinida
de un sintagma nominal se deduce del contexto.3
Las lenguas que expresan referencia definida lo hacen generalmente mediante dos proce-
dimientos divergentes:

(a) de manera generalizada en todos los sintagmas nominales;

(b) de manera restringida al sintagma nominal objeto, mediante una marca especializada,
de la que carece el objeto indefinido.

El siguiente esquema recapitula la situación:


 
Palabra independiente (artı́culos)
Generalizada

A. Con marca: Afijo
Restringida al objeto

B. Sin marca.
Figura 3.2: Estrategias de expresión de la referencia definida

En las secciones siguientes se examinan estos tipos con más detalle:


2
Cuando resulta necesario, las lenguas que carecen de artı́culo suelen usar los demostrativos para indicar la
definitud de un sintagma nominal. Precisamente las lenguas románicas desarrollaron el artı́culo definido
a partir del antiguo demostrativo ille ‘aquel’ (illa porta > la puerta). El mallorquı́n derivó su artı́culo
del demostrativo ipse ‘el mismo’ (ipsa porta > sa porta).
3
Por ejemplo, Givón (1978, pág.˜295) observa que en muchas lenguas el sujeto (sobre todo en la cláusula
principal) y el tema pragmático tienen siempre referencia definida o genérica.

36
3.2 Tipos de referencia

Uso de palabras independientes


Muchas lenguas tienen una clase de palabras, denominada artı́culo, que se utiliza fun-
damentalmente para expresar referencia definida o indefinida. He aquı́ algunos ejemplos (en
los que el artı́culo aparece identificado con la glosa art):

(7) a. Fiyiano:
na vale
art casa
‘La casa’

b. Húngaro
az ember
art hombre
‘El hombre’

c. Romanı́
e manusha
art hombres
‘Los hombres’

Hay que indicar que aparte de expresar referencia definida, los artı́culos pueden tener
otros usos secundarios. Por ejemplo, en castellano el artı́culo definido también sirve para
expresar referencia genérica, como en la frase El perro es el mejor amigo del hombre.

Uso de afijos
El artı́culo puede ser también un morfema afijado a otra palabra del sintagma nominal
(generalmente al nombre). Por ejemplo, en hebreo el artı́culo es el prefijo invariable ha-:

(8) ha-otobus kvar yatsá


art-autobús ya salió
‘el autobús ya ha salido’

Algunas lenguas utilizan ambas estrategias en diferentes contextos sintácticos. Ası́ en


danés el artı́culo se adjunta al nombre, como se observa en el ejemplo 9), excepto cuando
éste va precedido por otro determinante o un adjetivo, como en (9b).

(9) a. hus-et
casa-art
‘la casa’
b. det lille hus
art pequeño casa
‘la casa pequeña’

Una situación similar se da en otras lenguas escandinavas, como el sueco y el islandés.


No todos los casos de referencia definida exigen el uso del artı́culo. En castellano, los
nombres propios (que tienen casi siempre un uso definido), y los nombres determinados
por demostrativos y posesivos no llevan artı́culo. Otras lenguas, como es el caso del griego
moderno, sı́ utilizan el artı́culo en estos casos:

37
3 Estructura del sintagma nominal

(10) a. o Yorgos
art Jorge
‘Jorge’
b. aftós o kipos
este art jardı́n
‘este jardı́n’
c. o kipos mu
art jardı́n de mı́
‘mi jardı́n’

Marca restringida al objeto


El objeto definido puede tener una conducta sintáctica distinta a la del objeto indefinido.
Normalmente esta diferencia se señala en el objeto definido mediante una partı́cula especı́fica
o un caso especial del nombre. Por ejemplo, en turco, el objeto definido se marca con el
sufijo -i del caso acusativo (ejemplo 11a), que no aparece cuando el objeto es indefinido (cf.
ejemplo 11b):

(11) a. adamlar-ı gördüm


hombres-ac/def vi
‘vi a los hombres’
b. adamlar gördüm
hombres vi
‘vi hombres’

Otra posibilidad, que se da en algunas lenguas, es que la definitud no se marque en el


objeto sino en la forma del verbo. Comparemos las siguientes frases de swahili:

(12) a. nilisoma kitabu


he leı́do libro
‘he leı́do un libro’
b. nilikisoma kitabu
‘he leı́do el libro’
‘vi hombres’

El verbo de la frase (12a) está formado por tres morfemas: ni- que indica que el sujeto es
de primera persona del singular (‘yo’), -li-, que indica tiempo pasado, y la raı́z verbal -soma
(‘leer’). El objeto tiene aquı́ un sentido indefinido (‘un libro’). En la frase (12b) el verbo
incorpora el morfema -ki- que hace referencia a la clase nominal del objeto (ver § 3.4), que
se interpreta como definido (‘el libro’).
Podemos preguntarnos por qué existe en diversas lenguas del mundo esta diferencia de
marca entre dos tipos de objetos. Para el lingüista norteamericano T. Givón (1984, pág.
422), la causa de esta divergencia radica sobre todo en que el tipo de referencia del objeto
es muy poco previsible: mientras que los sujetos suelen ser abrumadoramente definidos en el
discurso, los objetos son definidos e indefinidos en porcentajes bastante similares. La marca
diferencial del objeto sirve para ası́ para expresar un tipo de información que no se deduce
de ningún otro aspecto de la estructura lingüı́stica, y tiene por tanto una clara función
comunicativa.

38
3.3 La persona

3.3. La persona
La categorı́a de persona se refiere a los participantes en el acto comunicativo: el hablante
o primera persona (‘yo’, ‘nosotros’), el interlocutor o segunda persona (‘tú’, ‘vosotros’), y
a otros individuos, objetos o situaciones cuyo referente queda claro en el contexto (tercera
persona: ‘él’, ‘ella’, ‘ellos’, etc.). Esta categorı́a se refleja de modo directo en los pronombres
personales, y secundariamente en el verbo.
Todas las lenguas tienen pronombres de primera y segunda persona. Sin embargo, hay
muchas lenguas que no tienen pronombres especı́ficos de tercera persona. Cuando es nece-
sario hacer referencia a una persona diferente a la del hablante o a la del oyente recurren al
uso de los demostrativos, como se puede observar en el siguiente ejemplo de hindı́:

(13) vah gār.ı̄ ko calātā the


éste coche obj condujo aux

Esta frase significa tanto ‘éste condujo el coche’ (que serı́a la traducción literal) como ‘él
condujo el coche’.
De hecho, en muchas lenguas que tienen pronombres de tercera persona, éstos derivan
históricamente de antiguos demostrativos. Ası́ sucede en las lenguas románicas, en las que
los pronombres de tercera persona proceden de las formas del latı́n ille ‘aquel’.
Al margen de la existencia o no de pronombres de tercera persona, se observan muchas
otras diferencias en el tipo de información adicional que se puede expresar en diferentes
lenguas: género, número, inclusión o exclusión del oyente, rango social, etc. Veamos ahora
las más significativas:

Distinción de género
Las lenguas introducen variaciones de género en el sistema pronominal en grados diver-
sos. Por ejemplo, el castellano tiene formas masculinas y femeninas de los pronombres de
tercera persona del singular (él /ella) y en todas las formas del plural (nosotros/nosotras,
vosotros/vosotras, ellos/ellas). Otras lenguas, como el inglés y el alemán solo establecen
la distinción en la tercera persona del singular, extendiéndola además a una forma neutra
(inglés: he/she/it; alemán: er /sie/es).
Hay lenguas que tienen también formas masculinas y femeninas del pronombre ‘yo’ o del
pronombre ‘tú’. Por ejemplo, en thai se distingue entre phôm ‘yo’ (masculino) y dichan
‘yo’ (femenino). Por ejemplo, la frase siguiente sólo podrı́a haber sido pronunciada por una
mujer:

(14) dichân jà bpai hâ mâw khâ


yo (fem.) fut ir ver médico part. de deferencia
‘Voy a ver al médico’

La partı́cula final khâ del ejemplo se utiliza en las frases declarativas e interrogativas para
marcar deferencia o respeto hacia el interlocutor. La versión masculina de esta partı́cula es
khráp.
Muchas lenguas carecen de género, incluyendo también a los pronombres. Entre ellas
está el chino, el húngaro y el finés (véanse los ejemplos comentados en § 1.5).

39
3 Estructura del sintagma nominal

Distinción de número
La mayorı́a de las lenguas distinguen pronombres personales de singular y de plural.
Algunas lenguas tienen sistemas más complejos, que distinguen además un número dual
(formado por dos elementos), diferente del plural. Véanse las tres formas de segunda persona
del maorı́ (Nueva Zelanda):
koe ‘tú’ (singular)
kōrua ‘vosotros dos’ (dual)
koutou ‘vosotros’ (más de dos) (plural)
Otras lenguas distinguen dos formas adicionales de plural: un plural restringido, llamado
paucal, que sirve para referirse a cantidades pequeñas, y un plural en sentido estricto, para
cantidades mayores. Este es el caso del fiyiano:
iko ‘tú’ (singular)
o drau ‘vosotros dos’ (dual)
o dou ‘vosotros pocos’ (paucal)
o ni ‘vosotros muchos’ (plural)

Distinción de inclusión o exclusión del oyente


Otras lenguas que en la primera persona del plural distinguen una forma inclusiva, que
incluye al oyente (‘nosotros, incluyéndote a ti’), y una forma exclusiva, que lo deja fuera
(‘nosotros, excluyéndote a ti’). Esta situación se da en muchas lenguas del mundo (aunque
está significativamente ausente de las lenguas de Europa). Por ejemplo, el tagalo (Filipinas)
distingue dos formas de ‘nosotros’: táyo (inclusivo) y kamı́ (exclusivo).

Distinción de rango social


Hay lenguas en las que los pronombres informan sobre la jerarquı́a social entre los parti-
cipantes en la comunicación o de su grado de intimidad. Por ejemplo, en la mayor parte de
las lenguas europeas existe la distinción entre dos formas de segunda persona, una de trato
ı́ntimo, o para dirigirse a inferiores (tú) y otra de trato distante o respetuoso (vos y usted ).4
Aún más complejas son las diferencias de rango social que se encuentran en los pronombres
de las lenguas de Asia Oriental. Por ejemplo, el cuadro 3.1 resume los pronombres de primera
y persona del japonés.
Lo paradójico del japonés es que estos pronombres se utilizan relativamente poco; en
el uso cotidiano se tienden a omitir los pronombres de sujeto y objeto (dejando que se
deduzcan del contexto), y prefiere interpelar al interlocutor de manera indirecta por de su
tı́tulo o por un nombre común. Por ejemplo, un niño que quiera decirle a su madre “¿tengo
que darte esto?” podrı́a hacerlo al menos de las dos formas siguientes:

(15) a. kore o age-mashō ka?


esto obj dar-supositivo int
4
El origen de la distinción entre tú y vos se remonta a la costumbre de los emperadores romanos de usar el
pronombre nos ‘nosotros’ para referirse a sı́ mismos. Como consecuencia, los súbditos habı́an de dirigirse
a ellos utilizando vos ‘vosotros’. Durante la Edad Media el uso de vos se extendió a todas las personas de
respeto, y desde el latı́n este uso pasó a las lenguas románicas y a las demás lenguas literarias europeas,
como el alemán y el ruso Jespersen (1924, pág. 227). En inglés durante un tiempo coexistieron las formas
thou ( ‘tú’ = singular) y you (‘vosotros’ y ‘usted’ = plural). Más tarde se generalizó el uso de you, y thou
quedó reducido a usos marginales.

40
3.4 El género y las clases nominales

1a persona: ‘yo’ watakushi (formal)


watashi (neutro)
boku (informal; usado solo por hombres)
ore (vulgar, limitado a hombres)
2a persona: ‘tú’ anatasama (muy reverencial)
otaku (muy formal)
anata (neutro)
kimi (informal; usado generalmente entre her-
manos, amigos o compañeros masculinos)
anta (ligeramente vulgar)
omae (vulgar; masculino)
temae (extremadamente vulgar)

Cuadro 3.1: Pronombres de rango social del japonés

b. okōsan ni kore o age-mashō ka?


madre a esto obj dar-supositivo int

La primera opción (15a) evita el uso de cualquier pronombre, sin ser por ello vaga o
ambigua: el uso del verbo age- ‘dar’ que tiene un sentido humiliativo (usado para referirse
a las propias acciones), identifica al hablante (el niño) como el agente de la acción; en el
ejemplo (15b) el receptor aparece marcado explı́citamente marcado por la frase okōsan ni,
con un nombre común (okōsan, ‘madre’) que se usa generalmente como término apelativo.

3.4. El género y las clases nominales


Muchas lenguas del mundo dividen los nombres en una serie de clases, que se suelen
distinguir entre sı́ por la concordancia con otros elementos del grupo nominal, o con el
verbo.
Las clases basadas en el sexo (masculino, femenino, neutro) se denominan tradicional-
mente género. El ejemplo siguiente muestran la utilización de la concordancia de género
en castellano:

(16) Esta otra nueva oferta es muy atractiva.

Todos los determinantes y adjetivos de esta frase aparecen en género femenino (y también
en número singular), en concordancia con el núcleo sintáctico de la frase, el nombre femenino
oferta.

3.4.1. Tipologı́a de los sistemas de clases nominales


Hay lenguas que carecen de género y en general de clases nominales; entre ellas se en-
cuentran el chino, el japonés, el coreano, las lenguas malayo-polinesias y muchas lenguas
amerindias. Entre las lenguas europeas, se cuentan el vasco y las lenguas fino-ugrias, como
el finés, el estonio, y el húngaro. El inglés también podrı́a incluirse en esta lista, porque
aunque tiene género (reducido al sistema de los pronombres personales) no lo usa para la
concordancia.
Entre las lenguas con clases nominales hay variación en el número y tipo de clases que
distinguen. El del castellano y otras lenguas románicas es muy simple, con sólo dos clases,

41
3 Estructura del sintagma nominal

masculino y femenino. Otras lenguas tienen tres y hasta cuatro clases, como el dyirbal,
una lengua australiana (v. 3.4.2). Los sistemas más complejos se encuentran entres las
lenguas africanas. Por ejemplo, el swahili tiene ocho clases de nombres, mientras que el
fula (una lengua de África Occidental) tiene una veintena; curiosamente, ninguna de estas
clasificaciones está basada en el sexo. Obsérvese el siguiente ejemplo de swahili:

(17) ki-kapu ki-kubwa ki-moja ki-li-anguka


IV.sing-grande IV.sing-cesto IV.sing-uno IV.sing-pasado-caer
‘Se ha caı́do un cesto grande’

El nombre -kapu ‘cesto’ pertenece a la clase IV, formada principalmente por nombres
de objetos inanimados, como muestra su prefijo de singular ki-. Los adjetivos y el verbo
concuerdan con el nombre adoptando también un prefijo de la misma clase y número.

3.4.2. Base semántica de los sistemas de clases nominales


En muchos casos, los sistemas de clases nominales tienen un origen semántico, porque se
basan históricamente de criterios de clasificación como el sexo, la forma fı́sica, la función,
etc.
Estos criterios semánticos se suelen extenderse por factores culturales, o por extensión
metafórica, a otros nombres que no encajarı́an en principio en la clasificación, haciendo que
las clases sean cada vez más heterogéneas. Encontramos un ejemplo muy interesante de ello
en dyirbal, una lengua aborigen de Australia. Esta lengua tiene cuatro clases de nombres,
definidos en principio por los siguientes criterios:

Clase I: seres masculinos (hombres y animales macho)

Clase II: seres femeninos (mujeres y animales hembra)

Clase III: plantas comestibles.

Clase IV: objetos inanimados y plantas no comestibles.

Sin embargo, hay muchos nombres que no parecen ajustarse a estos criterios. Por ejemplo,
la luna y las tormentas están en la clase I; el fuego, el sol, las estrellas, el agua, los nombres de
la mayorı́a de los pájaros y de muchos árboles espinosos pertenecen a la clase II. Algunas de
estas discrepancias, aparentemente caprichosas, se explican culturalmente: en la mitologı́a
de esta tribu, la luna es masculina, y el sol es su esposa; los nombres de los pájaros están en
la clase II porque se los considera espı́ritus de mujeres que han muerto. Las tormentas están
en la clase I porque se cree que tienen un espı́ritu masculino. Además, los dyirbal asocian
las cosas potencialmente peligrosas con lo femenino, y de ahı́ la adscripción del fuego, del
agua y de los árboles espinosos a la clase II. Las estrellas pertenecen también a esta clase
por su vinculación con el fuego.
En algunas lenguas la base semántica de la clasificación se ha perdido, y se ha substituido
por criterios basados en la forma de las palabras. Por ejemplo, en castellano y en otras
lenguas románicas no existen criterios semánticos para clasificar los nombres que designan
entes inanimados o abstractos (por ejemplo mesa es femenino pero pupitre es masculino).
Ası́, se tienden a adoptar criterios formales, de modo que los nombres acabados en -o son
masculinos, y que los nombres acabados en -a son femeninos, aunque no faltan excepciones:
foto es femenino, pero sistema es masculino, etc.

42
3.5 La deixis y los demostrativos

3.5. La deixis y los demostrativos


La deixis es la categorı́a semántica que relaciona las expresiones lingüı́sticas con las
circunstancias de la situación espacio-temporal en que tiene lugar la comunicación entre el
hablante y el oyente.
De acuerdo con esta definición, podemos distinguir tres tipos básicos de deixis:

(a) La persona gramatical (o deixis personal), que conecta la expresión lingüı́stica con
las personas que intervienen en el proceso de comunicación. A este tipo pertenecen
los pronombres personales.

(b) La localización en el lugar en que ocurre la comunicación (deixis espacial). A este


tipo pertenecen los demostrativos, los adverbios de lugar y otras partı́culas que indican
dirección y posición.

(c) La localización respecto al momento de la comunicación (deixis temporal): Este


tipo comprende el tiempo verbal y los adverbios y partı́culas temporales.

En esta sección revisaremos los procedimientos lingüı́sticos para expresar la deixis espacial
en el dominio de la referencia nominal. La deixis temporal se tratará más extensamente en
la sección 5.2).
La deixis espacial se expresa en el ámbito nominal por medio de los demostrativos. La
función de estas formas lingüı́sticas es la de dar ‘pistas’ para situar un determinado objeto
en el contexto espacial de la comunicación, como por ejemplo, en la frase Tráeme aquella
silla. El uso del demostrativo aquella indica que se trata de una silla relativamente alejada
del hablante y del oyente.
Como se ve en el ejemplo, las pistas que aportan los demostrativos son relativas, puesto
que sólo se pueden interpretar con respecto a un punto de referencia (la posición del hablante
o del oyente), y además expresan distancias que sólo son aproximativas.
Las lenguas difieren en gran medida con respecto al número de demostrativos que utilizan,
y respecto al tipo de información adicional (no deı́ctica) que trasmiten estos elementos. El
sistema mı́nimo tiene dos demostrativos: uno que indica cercanı́a al hablante y otro que
indica alejamiento del hablante. Es el caso del inglés, con la oposición entre this y that:

(18) This book = ‘este libro’


That book = ‘ese / aquel libro’

Otras lenguas tienen tres demostrativos. El sistema del castellano distingue entre cercanı́a
al hablante (este), cercanı́a al oyente (ese) y lejanı́a de ambos interlocutores (aquel ).
Hay lenguas que tienen más demostrativos, que indican diversos grados de distancia
respecto a los participantes en el acto comunicativo. Por ejemplo, Anderson and Keenan
(1985, pág.˜286) refieren el caso del tlingit (una lengua amerindia hablada en la costa del
Pacı́fico, en Alaska y Canadá) que tiene un sistema de cuatro demostrativos:
yáa ‘este’ (cercano al hablante)
héi ‘ese’ (a cierta distancia del hablante)
wée ‘aquel’ (lejos del hablante)
yóo ‘aquel’ (muy lejos del hablante)
Según los mismos autores, en bemba (una lengua africana de Zambia) existe un sistema
de cinco elementos:

43
3 Estructura del sintagma nominal

En movimiento Inmóvil Invisible Dimensión espacial


man’a una ‘este’ (próximo al hablante)
tamana tauna ‘ese’ (próximo) al oyente)
imna ‘este’ (el que se acaba de mencionar)
ukna ‘este’ (que se acerca al hablante)
augna ingna amna ‘ese’ (que se aleja del hablante)
agna ikna akemna ‘aquel’ (lejos del hablante)
qaugna kiugna qamna ‘que está tierra adentro o rı́o arriba’
qagna keggna qakemna ‘que está fuera’
un’a kan’a camna ‘que está abajo, hacia el rı́o’
unegna ugna cakemna ‘que está rı́o abajo’
paugna pingna pamna ‘que está arriba, lejos del rı́o’
pagna pikna pakemna ‘que está arriba’

Cuadro 3.2: Sistema de deı́cticos del yupik

únó ‘al lado del hablante’


ùyú ‘más cerca del hablante que del oyente’
ùyóò ‘a distancia similar del hablante que del oyente’
ùyó ‘al lado del oyente’
ùlyà ‘lejos de ambos’

Todos los sistemas de demostrativos son deı́cticos porque se hacen referencia a la distancia
medida en función de un punto de referencia (el hablante o el oyente). Sin embargo, hay
lenguas en las que a esta dimensión semántica se superponen otras, como la dirección, la
visibilidad, el tamaño o el movimiento, que definen sistemas de una gran complejidad. Por
ejemplo, el sistema del yupik (una lengua esquimal de Alaska) se basa en una dimensión
deı́ctico-espacial, combinada con una dimensión de visibilidad y otra de movimiento, que
conforman un sistema de treinta miembros (véase cuadro 3.2).
Sistemas tan complejos de demostrativos se encuentran raramente en las lenguas del
mundo: aparte de las lenguas esquimales, se encuentran sobre todo en las lenguas indı́genas
de Nueva Guinea y Australia.

3.6. El número
El número es una categorı́a gramatical que expresa uno de los aspectos de la función
semántica de cuantificación. Distingue fundamentalmente entre un elemento (número sin-
gular) y más de un elemento (número plural).
La función de cuantificación se expresa también por otros procedimientos:

(a) cuantificación exacta, mediante la categorı́a léxica de los numerales (v. § 3.7)

(b) cuantificación indefinida, mediante determinantes cuantificadores como muchos,


algunos, bastantes, pocos, etc.

(c) expresiones de medida, como en dos kilos de azúcar, dos litros de gasolina, y otras
similares.

44
3.6 El número

3.6.1. La estructura de los sistemas de número


Como hemos visto, la distinción más común en la categorı́a de número es entre singular y
un plural. Algunas lenguas tienen también, junto al plural, un número dual, que indica dos
elementos. Por ejemplo en inuit (una lengua esquimal de Groenlandia) el dual de nanuq ‘oso
polar’, es nannuk ‘dos osos polares’, y el plural es nannut ‘más de dos osos polares’. Hay
lenguas que tienen también un número paucal, que designa poca cantidad de elementos. Por
ejemplo en tigré (una lengua semı́tica de Eritrea) distingue entre singular (färäs ‘caballo’),
paucal (äfras ‘unos pocos caballos’) y plural (äfresam ‘caballos’).

3.6.2. Expresión del número


Muchas lenguas (probablemente la mayor parte de las lenguas del mundo) expresan el
número sólo de manera ocasional. Por ejemplo en chino el plural se puede marcar con un
sufijo -men. Este sufijo sólo es obligatorio con los pronombres (v. ejemplos de 19). Se puede
usar opcionalmente con los nombres que se refieren a entes humanos (v. 20) . Los demás
nombres no pueden recibir marca de número; si se quiere indicar explı́citamente la pluralidad
se tiene que hacer mediante cuantificadores o numerales (v. 21) (ejemplos de Payne (1997,
pp.˜97–98)):

wŏ ‘yo’ wŏmen ‘nosotros’


(19) nı̆ ‘tú’ nı̆men ‘vosotros’
tā ‘él / ella’ tāmen ‘ellos / ellas’

háizi ‘niño’ háizimen ‘niños’


(20)
kèren ‘invitado’ kèrenmen ‘invitados’

shū ‘libro’ shū yı́xiē ‘algunos libros’


(21)
shū duō ‘muchos libros’

En muchas lenguas, no se marca el número si ya hay otra expresión formal de cuantifi-


cación. Por ejemplo en húngaro el plural de madár ‘pájaro’ es madarak ‘pájaros’, pero ‘dos
pájaros’ es két madár (literalmente ‘dos pájaro’) ‘tres pájaros’ es három madár, ‘muchos
lápices’ es sok madár, etc.
La forma en que se expresa formalmente la categorı́a de número se resume en el siguiente
cuadro:

A. Estrategia léxica: mediante una palabra independiente.


 B1 : afijos

B. Estrategia morfológica: B2 : modificación interna



B3 : reduplicación

Figura 3.3: Estrategias de expresión del número

Estrategia léxica. Las lenguas que marcan el número por procedimientos léxicos utilizan
cuantificadores cuyo significado literal es el de ‘algunos’ o ‘varios’. Por ejemplo en tagalo el
número se marca opcionalmente por la palabra mga:

45
3 Estructura del sintagma nominal

(22) nasaan ang mga pinggan?


dónde tema plural plato
‘¿dónde están los platos?’

Si no se usara mga la frase serı́a ambigua respecto a la cantidad de platos, pero continuarı́a
siendo plenamente gramatical.

Uso de afijos. Las lenguas que utilizan afijos tienden a utilizar mayoritariamente sufijos,
aunque también hay lenguas que utilizan prefijos. Por ejemplo, en swahili, ki- es el prefijo
de singular de la clase IV (véase § 3.4) y vi- es el sufijo de plural correspondientes, como en
kisu ‘cuchillo’ — visu ‘cuchillos’, kidole ‘dedo’ — vidole ‘dedos’.

Uso de modificación interna. Un ejemplo es el plural irregular del inglés man ‘hombre’
— men ‘hombres’. Este tipo de estrategia es muy frecuente en las lenguas semı́ticas; véanse
unos cuantos ejemplos de árabe:

rajul ‘hombre’ rijal ‘hombres’


kitab ‘libro’ kutub ‘libros’
(23)
dars ‘lección’ durūs ‘lecciones’
maktab ‘oficina’ makātib ‘oficinas’

Uso de reduplicación. Esta estrategia se da frecuentemente en las lenguas de Asia oriental


y en algunas lenguas indı́genas de Norteamérica. Por ejemplo en ilocano (una lengua de las
islas Filipinas) el plural de balay ‘casa’ es balbalay ‘casas’; el plural es ramay ‘dedo’ es
ramramay ‘dedos’.

3.6.3. Distribución de la marca de número


La marca de número puede recaer sobre diversos elementos del sintagma nominal. Las
principales situaciones son las siguientes:
A. La opción más frecuente es que la marca de número aparezca únicamente en el núcleo
del sintagma nominal, que es el nombre. Esta es la situación tı́pica en inglés:

(24) The far bright stars


‘las estrellas lejanas y brillantes’

B. La marca de número recae en el nombre, pero se reproduce por concordancia en todos


los determinantes y adjetivos del sintagma nominal,5 como ocurre por ejemplo en castellano
(véase la traducción del ej. 24) y en otras lenguas como el alemán, el ruso, el swahili, etc.
C. La marca de número no aparece en el nombre, sino en otras palabras de la frase. Por
ejemplo en maorı́, la mayorı́a de los nombres son invariables respecto al número, y la única
forma de indicar si un sintagma nominal es singular o plural es por medio de los artı́culos
te (singular) y ngā (plural): te kōtiro ‘la muchacha’, ngā kōtiro ‘las muchachas’.

5
Esta situación se da especialmente en las lenguas que tienen género o clases de nombres (v. 3.4)

46
3.7 Numerales

3.7. Numerales
Los numerales son los elementos básicos del sistema sintáctico y semántico de cómputo
de una lengua. En estos sistemas existe ciertas interesantes diferencias tipológicas, aun-
que subyace una gran regularidad en su semántica y en sus procedimiento de expresión
morfosintáctica.

3.7.1. Organización de los sistemas de numerales


Los sistemas numéricos de las diversas lenguas se pueden describir en términos de bases
numéricas y principios para construir números complejos.
La base de cómputo más extendida es la base diez o decimal (ya que éste es el número de
dedos de la mano).6 Se encuentra en las lenguas románicas, germánicas, eslavas, en chino,
indonesio, turco, etc.
Sin embargo, hay lenguas que utilizan otras bases distintas de la decimal: base dos (como
en algunas lenguas de Nueva Guinea), base cuatro (propia de algunas lenguas de África
y Nueva Guinea), base cinco (como en el fula, de Nigeria, el wolof de Senegal y el khmer
de Camboya, entre otras), base veinte (caracterı́stica de las antiguas lenguas celtas, y
modernamente del bretón;7 también se encuentra en georgiano, y en algunas lenguas en
náhuatl, y en maya (México).
Por ejemplo, El sistema del khmer (Camboya) es de base cinco en las decenas; a partir
de diez el sistema es decimal:
muoy ‘uno’ prampir ‘siete’ (5+2)
pir ‘dos’ prambei ‘ocho’ (5+3)
bei ‘tres’ prambuen ‘nueve’ (5+4)
buon ‘cuatro’ dap ‘diez’
pram ‘cinco’ dap-prammuoy ‘dieciséis’ (10+5+1)
prammuoy ‘seis’ (5 + 1) mphey ‘veinte’
En algunas lenguas, el sistema numeral se reduce exclusivamente a las bases. En estos
sistemas se cuenta de ‘dos’ a ‘cinco’. Ası́, en la lengua wargamay (una lengua de Australia,
ya extinguida), se contaba hasta tres; las cantidades superiores se expresaban por el cuanti-
ficador guymaóbari, cuyo significado básico era ‘muchos’. En margany (una lengua aborigen
australiana también extinguida) parece que sólo habı́a dos numerales.
En la gran mayorı́a de las lenguas existen, sin embargo, procedimientos para construir
números complejos:

por adición. Por ejemplo, veintiuno = 20 + 1, ciento dos = 100+2). Algunas lenguas,
entre ellas el alemán y el árabe añaden las decenas a las unidades: ası́ en alemán 21
= ein und zwanzig (literalmente ‘uno y veinte’).

por multiplicación. Por ejemplo, trescientos = 3 × 100; en francés 80 es quatre-vingt


(4 × 20); el mismo proceso se usaba en las lenguas germánicas para las decenas; por
6
En algunas lenguas hay numerales que derivan de la palabra que significa ‘mano’. Por ejemplo en tarahu-
mara (una lengua de México), marigi ‘cinco’ y makoé ‘diez’ derivan transparentemente de ma ‘mano’.
En aghem (una lengua de Camerún), la palabra ‘veinte’ deriva de una palabra que significa ‘cuerpo’
(puesto que 20 es la suma de todos los dedos del cuerpo). Evidentemente, todas estas formas derivan de
la práctica de contar con los dedos.
7
Un rastro del sistema vigesimal de las primitivas lenguas célticas se encontrarı́a en francés (por substrato
de la lengua de los galos) en como quatre-vingt-dix, ‘noventa’.

47
3 Estructura del sintagma nominal

Clasificador tipo semántico


-nin personas
-hiki animales pequeños, peces e insectos
-tō animales grandes
-hon objetos cilı́ndricos y alargados
-satsu libros, revistas
-dai vehı́culos y máquinas
-mai objetos planos
-wa aves

Cuadro 3.3: Algunos clasificadores del japonés

ejemplo en inglés forty, fifty, sixty, etc. donde el sufijo -ty deriva de un antiguo nombre
tigus que significaba ‘decena’).

por substracción, como en latı́n duodeviginti ‘dieciocho’, literalmente ‘dos de (menos)


veinte’ (2 − 20).

3.7.2. Numerales y clasificadores


En algunas lenguas del mundo, los numerales se usan siempre combinados con clasifica-
dores, que son un tipo de palabras que indican el tipo semántico del nombre. La diferencia
entre los clasificadores y las clases nominales extensas que aparecen, por ejemplo, en las
lenguas bantúes (véase § 3.4), es que la distribución de los clasificadores se restringe a su
uso con los numerales o con los demostrativos, mientras que las clases nominales se aplican
en todo el sintagma nominal, e incluso, por concordancia, en la morfologı́a del verbo.
Entre otras lenguas que utilizan clasificadores se encuentra la mayorı́a de las lenguas
de Asia oriental, entre ellas el chino, el vietnamita, el thai y el malayo-indonesio. Muchas
lenguas amerindias también emplean clasificadores; entre ellas las lenguas mayas y otras
lenguas de México.
Por ejemplo, en japonés hay unos veinte clasificadores en el uso corriente; los más impor-
tantes se muestran en la tabla 3.3.
Se observará que estos tipos semánticos son heterogéneos y algo arbitrarios; unas distin-
ciones son de tipo natural, como la que separa seres humanos y animales; otros tipos se
basan en la función del objeto (vehı́culos, libros, etc.). Otras clases, por último, se basan en
la forma del objeto designado (objetos alargados, objetos planos, etc.).
Estos clasificadores se usan obligatoriamente con los numerales. Veamos por ejemplo
la combinación del numeral san ‘tres’ con algunos de estos clasificadores, según la clase
semántica del nombre cuantificado:

(25) a. jidōsha sandai


‘tres coches’
b. hon sansatsu
‘tres libros’
c. suzume sanwa
‘tres gorriones’
d. empitsu sanbon
‘tres lápices’

48
3.8 Calificación adjetiva

e. shatsu sanmai
‘tres camisas’

La forma sanbon de (25d) es el producto de la amalgama fonética de san con el clasificador


-hon.

3.8. Calificación adjetiva


La calificación consiste en restringir la referencia potencial de un nombre proporcionan-
do propiedades relevantes del referente (véase § 3.2). Esta función semántica se expresa
generalmente por medio de adjetivos, complementos nominales y cláusulas relativas.
Los adjetivos forman una clase de palabras que denotan propiedades de las entidades (Un
suelo muy duro) o de los eventos (Una carrera rápida).

3.8.1. Tipologı́a de los adjetivos


Podemos clasificar las lenguas en tres tipos, según cómo expresen léxicamente las propie-
dades. La diferencia entre los tres tipos se resume en el siguiente cuadro:

A. Lenguas que no tienen adjetivos.

B. Lenguas con una clase reducida y cerrada de adjetivos.

B. Lenguas con una clase abierta de adjetivos.

Figura 3.4: Formas de expresar léxicamente las propiedades

Lenguas que no tienen adjetivos


Hay lenguas que no tienen una clase especı́fica de adjetivos. En estas lenguas, las propie-
dades se expresan como nombres o como verbos. Ası́, en chino, malayo, coreano, y en otras
lenguas de Asia oriental, los adjetivos son propiamente un subtipo de verbos. Lo mismo su-
cede en muchas lenguas amerindias. Veamos unos ejemplos de chino (tomados de Schachter
(1985, pág.˜18)):

(26) a. nèige nüháizi piàoliàng


esa chica hermosa
‘Esa chica es hermosa’

b. nèige nüháizi păo


esa chica correr
‘Esa chica está corriendo’

(27) a. piàoliang de nüháizi


hermosa sub chica
‘Una chica [que es] hermosa’

b. păo de nüháizi
correr sub chica
‘Una chica que está corriendo’

49
3 Estructura del sintagma nominal

En estos ejemplos se ve claramente que la palabra piàoliàng ‘hermoso’ se comporta


sintácticamente igual que el verbo păo ‘correr’, de forma que no hay ninguna razón lingüı́sti-
ca para tratarlos en clases léxicas diferentes. Mientras que en castellano, el adjetivo predica-
tivo debe apoyarse necesariamente en un verbo copulativo como ser o estar, esto no ocurre
en chino (v. 26a). Por otro lado, en castellano el adjetivo califica directamente al nombre,
mientras que en chino se debe utilizar una partı́cula subordinante de, exactamente igual
que con los verbos (v. 27a y 27b).
Importa señalar que esta situación no es totalmente extraña a las lenguas europeas, en
las que también existen verbos que denotan propiedades, como es el caso de abundar (‘ser
abundante’) e importar (‘ser importante’), entre otros.

Lenguas que tienen una clase cerrada de adjetivos


A este grupo pertenecen las lenguas que tienen un número muy reducido de adjetivos, que
describen sólo un conjunto de propiedades muy básicas (v. infra). Las demás propiedades se
categorizan como nombres o como verbos. Este tipo de lenguas se encuentra en gran parte
de África, en el sur de la India y en Papúa-Nueva Guinea.
Los conceptos básicos que se suelen categorizar por adjetivos en las lenguas de este tipo
son los siguientes:

1. Valoración (bueno, malo, etc.)

2. Dimensión (grande, pequeño, largo, corto, etc.)

3. Propiedad fı́sica (pesado, áspero, etc.)

4. Velocidad (rápido, lento, etc.)

5. Propensión humana (una clase bastante amplia y heterogénea. Frawley (1992) la divide
en tres subclases: estado mental: feliz, confiado, amable, inteligente; estado fı́sico:
fuerte, débil, cansado; y conducta: salvaje, gracioso, audaz. Todas tienen en común su
orientación hacia el cuerpo humano.

6. Edad (viejo, joven, nuevo).

7. Color

No todas las lenguas de este grupo tienen adjetivos para estas propiedades. Por ejemplo,
en hausa (una lengua de Nigeria de la familia chádica) sólo hay veinte adjetivos, por lo que
la mayorı́a de las propiedades de propensión humana se expresan por medio de nombres
abstractos, usando el participio posesivo mai, que es el mismo que se utiliza para expresar
la posesión de objetos. Compárense los ejemplos siguientes:

(28) a. mutum mai doki


hombre que tiene caballo
‘Un hombre que tiene un caballo’

b. mutum mai hankali


hombre que tiene inteligencia
‘Un hombre inteligente’; literalmente: ‘un hombre que tiene inteligencia”

50
3.9 Calificación nominal

Lenguas que tienen una clase abierta de adjetivos


Las lenguas de este grupo tienen un número potencialmente ilimitado de adjetivos, for-
mado no sólo por adjetivos que denotan las propiedades más básicas, sino también por
adjetivos derivados morfológicamente de verbos y nombres (incluyendo nombres propios),
como cansado, ardiente, mortal, circular, familiar, nacional, económico, kafkiano, etc. Las
otras lenguas carecen de adjetivos para estos conceptos, y sólo se pueden expresar de manera
perifrástica.

3.9. Calificación nominal


En términos gramaticales, la calificación nominal consiste en identificar un elemento (el
elemento calificado) situándolo en relación con otro elemento de la predicación (el califi-
cador), como en el ejemplo (29):

El coche del concejal


(29) ⇑ ⇑
calificado calificador

La función de calificación puede cubrir una amplia gama de relaciones semánticas, entre
las cuales se encuentra la relación de posesión o pertenencia (ej. 29), la de finalidad (una
máquina de encerar suelos), la de procedencia (un regalo de México) o la de materia (un
anillo de oro), entre otras. Aquı́ nos limitaremos a analizar las estrategias utilizadas por las
diversas lenguas para expresar la subfunción de la posesión.

3.9.1. Tipologı́a de la posesión


La posesión personal se realiza en las lenguas del mundo por medio de diversos procedi-
mientos, que se resumen en el siguiente cuadro:

A. Yuxtaposición del calificado y el calificador



léxica
B. Marca en el sintagma nominal calificador
morfológica
C. Marca en el sintagma nominal calificado

D. Marca en los dos sintagmas nominales

Figura 3.5: Formas de expresar la posesión nominal

Yuxtaposición. La estrategia de yuxtaposición se da en muchas lenguas. Consiste en unir


el sintagma modificador al modificado sin ningún tipo de nexo entre ellos. Véanse algunos
ejemplos:

(30) malayo:
buku gurukah
libro maestro

‘El libro del maestro’

51
3 Estructura del sintagma nominal

(31) tamil (India):


kollan vēlai
herrero pericia

‘La pericia del herrero’

(32) galés:
het y dyn
sombrero art hombre

‘El sombrero del hombre’

Marca en el sintagma nominal calificador. En este procedimiento, el sintagma nominal


modificador tiene una marca explı́cita que indica su función. Esta marca puede ser léxica
(mediante un tipo de partı́cula) o morfológica (mediante afijos).
Dado que papel fundamental de nexo, la partı́cula aparece generalmente entre los dos sin-
tagmas nominales (modificador y modificado). Si el orden básico es modificado-modificador,
la partı́cula será una preposición; si el orden es modificador-modificado, la partı́cula
será una posposición (v. § 2.2.2). Obsérvense los siguientes ejemplos de castellano y ja-
ponés:

(33) la ventana de la habitación

(34) heya no mado


habitación de ventana
‘La(s) ventana(s) de la habitación’

La relación de posesión se marca en estos ejemplos por las partı́culas de y no, respectiva-
mente. La primera es una preposición porque precede al elemento modificador (la habita-
ción); la segunda es una posposición, porque se construye después del elemento modificador
(heya). Ambas partı́culas tienen la misma función de nexo entre el modificador y el modi-
ficado.
La marca morfológica en el elemento modificador es lo que se denomina tradicionalmente
caso ‘genitivo’, como existe en muchas lenguas. Véanse unos ejemplos de ruso y de vasco:

(35) Ruso:
nachal’nik Boris-a
jefe Boris-genitivo

‘El jefe de Boris’

(36) Vasco:
mendieta-ko zuhaitzak
bosques-genitivo árboles

‘Los árboles de los montes’

En ambos casos, la relación de posesión se expresa mediante un sufijo nominal (-a en


el ejemplo ruso y -ko en el ejemplo vasco). Obsérvese que estas dos lenguas difieren en el
orden relativo del calificador y del calificado).

52
3.9 Calificación nominal

Marca en el sintagma nominal calificado. Otro procedimiento de expresar la relación


de calificación es marcar solamente el sintagma nominal calificado. Esta situación es muy
poco frecuente; el caso más conocido se da en algunas lenguas semı́ticas como el hebreo.
Por ejemplo, en hebreo moderno, ‘la casa’ se dice ha-bayt, y ‘el médico’ es ha-rofé, pero
la construcción posesiva es bet ha-rofé ‘la casa del médico’ (literalmente: ‘casa el médico’),
en la que el sintagma nominal calificado ha-bayt pierde el artı́culo ha- y experimenta un
proceso de modificación interna de las vocales (bayt → bet).

Marca en los dos sintagmas nominales. Este procedimiento está muy extendido entre
las lenguas del mundo. El sintagma nominal calificador está marcado normalmente en caso
genitivo, y el calificado suele incorporar un morfema que indica la persona gramatical del
poseedor. El siguiente es un ejemplo de turco:

(37) kız-ın gözler-ü


chica-genitivo ojos-suyos
‘Los ojos de la chica’

(literalmente: ‘sus ojos de la chica’)

El calificador (kız ) está marcado con el sufijo genitivo -ın. El nombre calificado está además
marcado con un sufijo posesivo de tercera persona singular (-ü), referido al posesor.

3.9.2. Posesión pronominal


En muchas lenguas, la construcción en la que el posesor es un pronombre personal (mi
coche) sigue grosso modo las mismas pautas formales que la construcción posesiva tı́pica.
Por ejemplo, en thai, la posesión se puede expresar por yuxtaposición (ej. 38a) o con la
partı́cula khăwng (38b):

(38) a. rawngtháu yâ


zapatos abuela
b. rawngtháu khăwng yâ
zapatos de abuela
‘Los zapatos de la abuela’

Exactamente los mismos procedimientos valen para la posesión pronominal:

(39) a. tháu phŏm


pie(s) yo (masc.)
b. tháu khăwng phŏm
pies
‘Mis pies’

Lo mismo sucede en griego moderno: la posesión se expresa con el caso genitivo del
posesor, tanto en los nombres como en los pronombres personales:

(40) a. i kori ton yitonon


art (fem) hija art. (gen. pl) vecinos (pl.)
‘La hija de los vecinos’

53
3 Estructura del sintagma nominal

b. i kori mu
la hija de mi
‘Mi hija’

(literalmente: ‘la hija de mı́’)

Hay lenguas, sin embargo, en las que existen estrategias para la expresión de la posesión
pronominal que son diferentes de las que se usan en la construcción posesiva canónica. Estas
estrategias son fundamentalmente dos:

A. Estrategia léxica: uso de determinantes

B. Estrategia morfológica: sufijos posesivos

Figura 3.6: Estrategias especializadas de expresión de la posesión pronominal

La primera estrategia utiliza un tipo de determinantes posesivos que hacen referencia a


la persona gramatical del poseedor. Esta es la estrategia tı́pica de la mayorı́a de las lenguas
europeas, como se ve por ejemplo en castellano (tu libro, nuestra fiesta) o en inglés (your
horse).
La segunda estrategia recurre a un sufijo de persona en el nombre poseı́do. Por ejemplo en
húngaro, algunas de las formas posesivas de csészé ‘taza’ son csészém ‘mi taza’ (con el sufijo
de primera persona singular -m), csézénk ‘nuestra taza’ (sufijo -nk ), csészétek ‘vuestra taza’
(sufijo -tek ), etc.

3.9.3. Posesión alienable e inalienable


Algunas lenguas (sobre todo de la familia malayo-polinesia) distinguen formalmente dos
tipos de posesión:

Alienable. Si el elemento poseı́do se puede separar del poseedor sin alterar la esencia
de éste. Por ejemplo, en la chaqueta de Pedro, mi coche.

Inalienable. El elemento poseı́do es parte inseparable del poseedor. Por ejemplo, en


mi cabeza, los padres de Alfredo, mi nombre.

El contenido de la distinción varı́a de una lengua a otra. Lo tı́pico es que las partes
de los cuerpos y los parientes cercanos se consideren inalienables. En algunas lenguas, se
incluirı́an aquı́ también posesiones como la casa, el perro, etc. En otras lenguas (por ejemplo
en maorı́) los padres y hermanos son inalienables, mientras que la esposa, hijos y parientes
de la esposa son alienables. Los animales son alienables, excepto los que se usan como medio
de transporte (como el caballo).
Compárense los siguientes ejemplos de maorı́:

(41) a. te wahine a te mahita


art. mujer pos. alie. art. maestro
‘La mujer del maestro’

b. te matua o te mahita
art. padre pos. inalie. art. maestro
‘El padre del maestro’

54
3.9 Calificación nominal

La posesión alienable se marca con la preposición a (v. ejemplo 41a), mientras que la
posesión inalienable se expresa con la preposición o (v. 41b).
La distinción formal entre posesión alienable e inalienable permite expresar matices que
están implı́citos en las lenguas que sólo tienen un tipo de posesión. Examı́nense los siguientes
ejemplos de hawaiano:

(42) a. na iwi o Pua


ART. PL. hueso pos. inalie. Pua
‘Los(propios) huesos de Pua’

b. na iwi a Pua
pos. alie.
‘Los huesos de Pua (por ejemplo los que se está comiendo)’

Ejercicios

1. Identificar los tipos de referencia que se dan en los sintagmas nominales subrayados
en las frases siguientes:

a. Pedro ha invertido sus ahorros en bonos del tesoro.


b. Marı́a quiere ver una pelı́cula en que salgan ovnis.
c. No se permite el más mı́nimo error.
d. Juana ha ganado el premio Goya.
e. Arturo se ha comprado un cuadro de Andy Warhol.
f. Arturo quiere comprar un cuadro de Andy Warhol.

2. Dedúzcase, a partir de los ejemplos de búlgaro que se presentan a continuación (to-


mados de Spencer (1991, pp.˜392–93), las estrategias que existen en esta lengua para
la expresión de la definitud:

a. červena kniga.
‘un libro rojo’
b. knigata.
‘el libro’
c. červenata kniga.
‘el libro rojo’
d. mojata cervena kniga.
‘mi libro rojo’
e. knigite.
‘los libros’
f. červenite knigi.
‘los libros rojos’
g. vol@t.
‘el buey’

55
3 Estructura del sintagma nominal

h. čern@t vol.
‘el buey negro’
i. volovete.
‘los bueyes’
j. silnite černi volove.
‘los fuertes bueyes negros’

3. Indicar las dimensiones semánticas que conforman el sistema pronominal del ute (len-
gua amerindia de E.E.U.U), a juzgar por los siguientes datos (extraı́dos de Givón
(1984, pág.˜356)):

nu̧ ‘yo’
táwi ‘tú y yo’
támi ‘yo y otra persona (que no es el oyente)’
u̧muu̧ ‘tú’
mu̧ni ‘vosotros’
máas ‘él / ella’ (si está en un lugar visible)
mamu̧s ‘ellos / ellas’ (si están en un lugar visible)
uwás ‘él / ella’ (lejos del alcance de la vista)
umu̧s ‘ellos / as’ (lejos del alcance de la vista)

4. Indicar qué procedimientos se utilizan en los siguientes ejemplos de diferentes lenguas


para expresar número:

a. Armenio mayr ‘madre’ mayrer ‘madres’


b. Asamés (India) manuhe ‘el hombre’ manuhbilake ‘los hombres’
c. Malayo anak ‘niño’ anak-anak ‘niños’
d. Turkana (Kenya) mukat ‘zapato’ Namuk ‘zapatos’
e. Desano (Colombia) yukügü ‘árbol’ yukü ‘árboles’
f. Ifugao (Filipinas) tagu ‘persona’ tatagu ‘personas’
g. Hausa (Nigeria) doki ‘caballo’ dawaki ‘caballos’

5. Determinar, a partir de los siguientes ejemplos de muna (una lengua de las islas Cele-
bes, Indonesia), si a juzgar por la distribución sintáctica de la palabra kesa ‘hermoso’,
las propiedades se categorizan como nombres, como verbos o como adjetivos:

a. no-ghae
3sg-llorar
‘Está llorando’

b. no-kesa
3sg-hermoso
‘Es hermoso / a’

c. anahi mo-ghae-no
niño
‘Un niño que llora’

56
3.9 Calificación nominal

d. kalambe mo-kesa-no
chica
‘Una hermosa chica’

Nota: En estos ejemplos, no- es un prefijo que indica la persona del sujeto (3sg = tercera
persona del singular), mientras que mo- . . . -no es un circunfijo que indica subordinación.

6. Indicar las estrategias de expresión de la calificación en los siguientes ejemplos de


diferentes lenguas:

manzel ‘casa’ manzelam ‘mi casa’


a. Persa:
pedar ‘padre’ pedaram ‘mi padre’
b. Danés:
den konges datter
la rey (genitivo) hija

‘la hija del rey’

c. Amhárico (Etiopia)

yä-yohannos innat
genitivo-Juan madre

‘la madre de Juan’

yä-ityopya häzb
genitivo-Etiopı́a pueblo

‘el pueblo de Etiopı́a’

yä-ne bet
genitivo-yo casa

‘mi casa’

bet-e
casa-yo

‘mi casa’

d. Navajo (EE.UU.)

hastiin bi-lii’
hombre su-caballo

‘el caballo del hombre’

shi-yáázh bi-chidı́
mi-hijo su-coche

57
3 Estructura del sintagma nominal

‘el coche de mi hijo’

e. Kpelle (Liberia)

kalong nO pErei
jefe de casa

‘la casa del jefe’

kalong pôlu
jefe espalda

‘la espalda del jefe’

f. Finés

isä-n talo
padre-genitivo casa

‘la casa del padre’

talo-ni
casa-yo

‘mi casa’

58
Capı́tulo 4

La expresión de las funciones


oracionales

4.1. Procedimientos de expresión funcional


Como ya sabemos, los elementos de la predicación (actantes y circunstantes) pueden
desempeñar varios tipos de funciones en la oración:

funciones gramaticales: sujeto, objeto directo, objeto indirecto;

funciones semánticas: agente, paciente, beneficiario, instrumento, causa, etc.

funciones comunicativas: tema, foco.

Estas funciones se pueden expresar por medio de varios procedimientos:

Sintácticamente, por el orden de constituyentes. Por ejemplo, en inglés las funcio-


nes de sujeto y objeto se expresan fundamentalmente mediante un orden sujeto-verbo-
objeto bastante estricto. Como ya hemos visto (§ 1.3.2), el orden de constituyentes es
un factor tipológico de gran relevancia.

Léxicamente, por el uso de preposiciones y posposiciones (véase § 2.2.2).

Morfológicamente, mediante afijos que pueden recaer en el elemento nominal o en


el verbo (v. § 4.1.2). El primer tipo equivale a lo que se denomina tradicionalmen-
te morfemas de caso (v. § 4.1.1); el segundo tipo corresponde a los morfemas de
concordancia (v. § 4.1.2).

Es importante señalar que la ausencia de marca también tiene, por contraste, una signifi-
cación funcional. Ası́ en castellano, la ausencia de preposición es lo que caracteriza al sujeto
y al objeto frente a los demás elementos de la predicación, que utilizan preposiciones para
indicar su función sintáctica o semántica.1
1
Esta afirmación es una simplificación, porque ciertos tipos de objeto reciben marca especı́fica; en concreto,
el objeto de referencia humana se marca con la preposición a (He visto a la secretaria de Alberto), mientras
que el objeto pronominal tiene una forma supletiva especial (cf. Pedro me ha visto, donde me es la forma
de objeto del pronombre yo).

59
4 La expresión de las funciones oracionales

4.1.1. Casos
Los casos son variaciones de la forma de la palabra según su función oracional. En general,
este procedimiento se realiza mediante morfemas afijados al nombre. Obsérvese su función
en las siguientes frases latinas (donde nom = nominativo, o caso del sujeto, ac = acusativo
o caso del objeto directo, y dat = dativo, o caso del objeto indirecto):

(1) a. nuntius epistulam dedit senatori


mensajero (nom) carta (ac) dio senador (dat)
‘El mensajero le dio la carta al senador’
b. nuntio epistulam dedit senator
mensajero (dat) carta (ac) dio senador (nom)
‘El senador le dio la carta al mensajero’

Mientras que en la primera frase, nuntius (‘el mensajero’) es el sujeto, identificable por
su caso nominativo (en -us), y senatori (‘al senador’) es el objeto indirecto en caso dativo
(en -i ), en el segundo ejemplo nuntio (en caso dativo) es el objeto indirecto, y senator (en
caso nominativo) es el sujeto.
Existen muchas diferencias en la extensión y alcance de los sistemas de casos que encon-
tramos en las diversas lenguas del mundo:
Algunas lenguas tienen sistemas de casos muy reducidos; por ejemplo, el rumano sólo
tiene dos: un caso directo (que marca el sujeto y el objeto) y un caso oblicuo (que marca el
objeto directo y la posesión). Obsérvese la diferencia en los siguientes ejemplos:

(2) a. primar-ul a făcut multe greşeli


alcalde-el ha hecho muchos errores
‘el alcalde ha cometido muchos errores’
b. au dat scrisori-le primar-ul-ui
han dado cartas-las alcalde-el-obl
‘le han dado las cartas al alcalde’

Mientras que el caso directo no se marca formalmente, el caso oblicuo (obl) se marca
mediante un sufijo que recae sobre el artı́culo sufijado (-ului ).
Muchas lenguas, como el latı́n, el griego, el ruso y el alemán tienen sistemas relativamente
simples, compuestos por entre cuatro y seis casos. Estos casos son tı́picamente el nomina-
tivo (caso del sujeto), el acusativo (caso del objeto), el dativo (caso del objeto indirecto)
y el genitivo (caso de la calificación nominal y la posesión). El ruso tiene además un caso
instrumental (que indica el instrumento de la acción, entre otros matices semánticos) y el
caso preposicional (que se utiliza con algunas preposiciones) (v. ejemplos en § 1.3.1).
Algunas lenguas tienen sistemas más complejos, con una gama de casos que indican sobre
todo relaciones de dirección y lugar. Esta situación se da caracterı́sticamente en vasco, en las
lenguas fino-ugrias (como el finés y el húngaro) y en las lenguas del Cáucaso. Los siguientes
ejemplos son de finés:

(3) a. luin kirjan kaupa-ssa


leı́ libro tienda-inesivo
‘leı́ el libro en la tienda’

60
4.1 Procedimientos de expresión funcional

b. hän tulee kaupa-sta


él/ella viene tienda-elativo
‘viene de la tienda’

c. Pekka menee kauppa-an


va tienda-ilativo
‘Pekka va a la tienda’

d. auto on kadu-lla
coche es calle-adesivo
‘el coche está en la calle’

e. Reino tulee kadu-lta


viene calle-ablativo
‘Reino viene de la calle’

f. menen kaupa-lle
voy tienda-alativo
‘voy hacia la tienda’

Como se desprende de estos ejemplos, el significado básico de todos estos rasgos es es-
pacial. El inesivo (-ssa), el elativo (-sta) y el ilativo (-an) indican posición o movimiento
respecto a un lugar cerrado (respectivamente ‘dentro’, ‘desde dentro’ y ‘hasta dentro’); el
adesivo (-lla), el ablativo (-lta) y el alativo (-lle) indican posición o movimiento respecto a
lugares abiertos.

4.1.2. Morfemas de concordancia


Los morfemas de concordancia representan una forma de expresar las funciones gramati-
cales más tiı́picas (sujeto y objeto), aunque a diferencia del caso, no los sintagmas nominales
que las desempeñan, sino en el propio verbo. Ası́, en muchas lenguas, entre otras el caste-
llano, el verbo lleva un morfema que indica la persona y el número del sujeto:

Los sindicatos
O enviaron 3 un solo representante
gggg
ggggggggg
ggg
ggggg
3a Persona, Plural

En este ejemplo, el morfema -ron es la principal marca que identifica al sintagma nominal
los sindicatos como el sujeto; obsérvese que el orden de constituyentes tiene en castellano
mucha menos incidencia sintáctica que en inglés, ya que puede alterarse sin que afecte a la
identificación de los actantes (cf. con la frase un solo representante enviaron a la reunión
los sindicatos).
La concordancia del sujeto con el verbo no es el único tipo de concordancia posible. Las
diversas posibilidades que se dan en las diversas lenguas del mundo quedan resumidas en la
fig. 4.1.2.
Veamos algunos ejemplos de los tipos más complejos:

61
4 La expresión de las funciones oracionales

A. Inexistencia de concordancia.

B. Concordancia única (con el sujeto).

C: Doble concordancia (sujeto y objeto directo).

D: Triple concordancia (sujeto, objeto directo y objeto indirecto).

Figura 4.1: Tipologı́a de la concordancia

Lenguas con doble concordancia


Estas lenguas tienen morfemas verbales que apuntan al sujeto y al objeto directo de la
oración. Véase un ejemplo de lakota (EEUU):
(4) mathó ki hená wičhá-wa-kte
oso art esos obj(3pl)-suj(1sg)-matar
‘he matado esos osos’

En este ejemplo, el verbo wičháwakte (cuya raı́z es -kte) marca la persona y el número
tanto del sujeto como del objeto, que por otro lado no reciben ningún tipo de marca formal.
El prefijo wičhá- indica que el objeto es tercera persona plural; el morfema wa- indica que
el sujeto es primera persona singular (‘yo’).
Con frecuencia, la concordancia con el objeto está determinada por ciertos aspectos
semánticos del sintagma nominal; por ejemplo, en húngaro el verbo concuerda con el objeto
cuando éste es definido o es un pronombre personal (ejemplo 5a); de lo contrario, el verbo
no hay concordancia (ej. 5b):
(5) a. Péter olvassa a könyv-et
lee-obj(3sg) art libro-ac
‘Peter lee el libro’

b. Péter olvas egy könyv-et


lee un libro-ac
‘Peter lee un libro’

Lenguas con triple concordancia


El vasco es un ejemplo paradigmático de este tipo de lenguas. Como se muestra en los
ejemplos, el verbo concuerda con el sujeto, el objeto y el objeto indirecto:
(6) a. erregalua ekarri dut
regalo traer aux + suj(1sg) + od(3sg)
‘He traı́do el regalo’

b. erregaluak ekarri ditut


regalos traer aux + suj(1sg) + od(3pl)
‘He traı́do los regalos’

c. erregalua ekarri dizut


regalo traer aux + suj(1sg) + od(3sg) + oi(2sg)
‘Te he traı́do el regalo’

62
4.2 Sistemas de diferenciación funcional

d. erregaluak ekarri dizkizut


regalos traer aux + suj(1sg) + od(3pl) + oi (2sg)
‘Te he traı́do los regalos’

Se observará también en estos ejemplos que las lenguas que tienen sistemas de concor-
dancia complejos pueden omitir la expresión de los pronombres personales correspondientes
cuando no tienen valor contrastivo o enfático. Ası́, en estas frases, la única indicación expresa
de la identidad del sujeto y del objeto indirecto está en la forma del verbo. En las lenguas que
no tienen concordancia, o en aquellas cuyo sistema de concordancia está muy empobrecido
(como es el caso del inglés) la omisión de los actantes pronominales es extraordinariamente
rara.

Distribución de los morfemas de concordancia


Como se ha visto en todos los ejemplos presentados hasta ahora, lo tı́pico es que los
morfemas de concordancia aparezcan en integrados en el verbo. Hay lenguas, sin embargo,
en las que estos morfemas están fuera del verbo. Esta situación se da en algunas lenguas de
Australia. El ejemplo siguiente es de la lengua walbiri:

(7) nya-nyi ka-rna-palangu wawirri-jarra


ver-no pasado pres-suj(1sg)-obj(3dual) canguro-dual
‘veo dos canguros’

Los morfemas de concordancia -rna (que indica que el sujeto es primera persona singular)
y -palangu (objeto tercera persona dual) no se afijan al verbo nya-, sino a la partı́cula ka- que
indica tiempo presente. Obsérvese, dicho sea de paso, que la función de tiempo se expresa
acumulativamente con dos morfemas: el sufijo -nyi (que indica que el tiempo es no pasado),
y la ya mencionada partı́cula ka-.

4.2. Sistemas de diferenciación funcional


Denominaremos sistema de diferenciación funcional al conjunto de procedimientos
gramaticalizados de que dispone una determinada lengua para distinguir formalmente las
funciones básicas de sujeto y objeto.
Para clasificar los sistemas de diferenciación que se dan en las diversas lenguas del mundo
partiremos de la existencia de dos tipos de oraciones: intransitivas (con un solo actante
y verbos como saltar, nacer, correr, llegar, crecer, etc.) y transitivas (con dos actantes y
verbos como hacer, matar, mover, saber, ver, creer, tener, etc.). Con objeto de facilitar la
comparación de las marcas que se utilizan en las diversas lenguas para expresar la función
de estos actantes, utilizaremos los sı́mbolos siguientes:

Si = actante único (sujeto) de las oraciones intransitivas.

St = actante activo (sujeto) de las oraciones transitivas.

O = actante pasivo (objeto) de las oraciones transitivas.

Las lenguas del mundo se pueden clasificar en tres grandes tipos de acuerdo con la forma
en que se expresan formalmente estas relaciones:

63
4 La expresión de las funciones oracionales

lenguas acusativas

lenguas ergativas

lenguas agentivas

Estos tipos se analizan con más detalle en las siguientes secciones.

4.2.1. Lenguas acusativas


Las lenguas acusativas se caracterizan por marcar las relaciones Si (sujeto intransitivo) y
St (sujeto transitivo) con los mismos procedimientos formales. Por el contrario, la expresión
formal de O (objeto) es diferente.2 Esta situación se describe gráficamente en la fig. 4.2.

oraciones transitivas St O
oraciones intransitivas Si

Figura 4.2: Esquema funcional de las lenguas acusativas

Aproximadamente un 46 % de las lenguas del mundo son de tipo acusativo,3 entre ellas la
mayorı́a de las lenguas indoeuropeas, las lenguas fino-ugrias y altaicas, el japonés, el chino,
y la gran mayorı́a de las lenguas africanas.

Realización formal de los sistemas acusativos


Los sistemas acusativos pueden adoptar alguna de las siguientes posibilidades formales
de diferenciación de las funciones básicas:

1. marcas diferentes para el sujeto y para el objeto.

2. marca en el objeto y ausencia de marca en el sujeto.

3. marca en el sujeto y ausencia de marca en el objeto.

Un ejemplo del primer tipo es el japonés. El sujeto (tanto transitivo como intransitivo)
se expresa con la posposición ga, mientras que el objeto se marca con la posposición o:

(8) a. Oración intransitiva:


yuubinya ga ikimashita
cartero suj llegó
‘Ha llegado el cartero’

b. Oración transitiva:
onna ga yuubinya o machikanete iru
mujer suj cartero obj esperando está
’La mujer está esperando al cartero’

El quechua (Perú y Bolivia) es un ejemplo de lengua del segundo tipo. El sujeto no recibe
marca, mientras que el objeto se marca en caso acusativo (con el sufijo -ta):
2
La denominación de ‘lengua acusativa’ deriva del nombre que se da tradicionalmente al caso que expresa
el objeto en este tipo de lenguas.
3
Según Hagège (1982, pág.˜40).

64
4.2 Sistemas de diferenciación funcional

(9) a. Oración intransitiva:


wawa puqlla-chka-n
niño jugar-progr-suj(3sg)
‘El niño está jugando’

b. Oración transitiva:
tayta wawa-ta riku-rqa-n
padre niño-ac ver-pasado-suj(3sg)
‘El padre ve al niño’

Como ejemplo de diferenciación del tercer tipo, véanse los ejemplos siguientes de mojave
(una lengua amerindia de California):

(10) a. Oración intransitiva:


intay-č masdee-k
madre-suj temer-pasado
‘Mi madre tenı́a miedo’

b. Oración transitiva:
intay-č ahvay ičo-k
madre-suj vestido hacer-pasado
‘Mi madre hizo un vestido’

El sujeto (tanto transitivo como intransitivo) se marcan con el sufijo -č, mientras que el
objeto no lleva ninguna clase de marca.

Expresión alternativa del objeto


Como hemos visto, las lenguas acusativas tiene una forma tı́pica de marcar el objeto,
distinguiéndolo de la marca del sujeto. Ocurre sin embargo que muchas lenguas disponen
de varias formas alternativas de expresar el objeto, en función de ciertas caracterı́sticas
gramaticales o semánticas de la oración. Veremos un par de casos representativos del tipo
de contextos que suelen favorecer esta diversidad de formas:

Caso 1: objeto animado o definido. Muchas lenguas expresan de manera diferente los
objetos que son definidos o que tienen un referente animado o humano. Por ejemplo, en
turco el objeto indefinido no recibe marca explı́cita, mientras que el objeto definido se
marca en caso acusativo (-ü en el ejemplo 11b):

(11) a. adam bir öküz aldı


hombre un buey compró
‘El hombre compró un buey’

b. adam öküz-ü aldı


hombre buey-ac compró
‘El hombre compró el buey’

De modo análogo, en hebreo moderno el objeto indefinido no recibe marca, mientras que
el objeto definido se marca con la preposición et:

65
4 La expresión de las funciones oracionales

(12) raı́ti séfer jad sham


vi libro uno allı́
‘Vi un libro allı́’

a. raı́ti et ha-séfer sham


vi obj el-libro allı́
‘Vi el libro allı́’

Caso 2: objeto en frases negativas o imperfectivas. En las lenguas eslavas, el objeto se


marca en caso acusativo, pero en las frases negativas aparece en genitivo, como se puede
observar en los siguientes ejemplos de ruso:

(13) a. ya kupil shapk-u


yo comprado gorra-acusativo
‘Me he comprado una gorra’

b. ya ne kupil shapk-i
yo no comprado gorra-genitivo
‘No me he comprado ninguna gorra’

Un caso diferente es el del finés. En esta lengua el objeto se expresa normalmente en caso
acusativo, pero algunos objetos (y también algunos tipos de sujeto) toman el caso partitivo
(un caso cuyo significado fundamental es el de indicar la parte de un todo). La elección entre
acusativo y partitivo en el objeto depende, entre otros factores, del aspecto de la oración y
de la polaridad;4 si la oración denota una acción inacabada (aspecto imperfectivo), y si la
oración tiene es negativa, el objeto se marca siempre en caso partitivo, como se puede ver
en los ejemplos (14b) y (15b):

(14) a. Aspecto perfectivo (acción acabada)


Tyttö luki läksy-n
niña estudió lección-acusativo
‘La niña se ha estudiado la lección’

b. Aspecto imperfectivo (acción inacabada):


Tyttö luki läksy-a
niña estudió lección-partitivo
‘La niña estudiaba la lección’

(15) a. Polaridad afirmativa


Silja joi maido-n
bebió leche-acusativo
‘Silja se ha bebido la leche’

b. Polaridad negativa
Silja ei juonut maito-a
no bebió leche-partitivo
4
Las funciones del aspecto y de la polaridad se tratan en el cap. 5, secciones 3 y 5, respectivamente.

66
4.2 Sistemas de diferenciación funcional

‘Silja no se ha bebido la leche’

Esta doble marca del objeto tiene una explicación semántica clara: Según Comrie (1981,
pág.˜184), el objeto va en caso acusativo cuando su referente queda totalmente afectado por
la acción expresada por el verbo; esto es lo que ocurre en las oraciones perfectivas de (14a)
y (15a); el objeto se marca en partitivo, por el contrario, cuando sólo resulta parcialmente
afectado por la acción, ya sea porque no se ha completado (aspecto imperfectivo, como en
14b), o porque no ha tenido lugar (polaridad negativa, como en 15b).

4.2.2. Lenguas ergativas


Las lenguas ergativas se caracterizan porque el sujeto transitivo (St ) se marca de manera
diferente que el sujeto intransitivo (Si ), que a su vez se expresa igual que el objeto (O). La
marca de caso tı́pica del sujeto transitivo se llama tradicionalmente ergativo, y el caso del
sujeto intransitivo y del objeto se denomina caso nominativo o absolutivo. La situación
se representa gráficamente en la fig. 4.3

oraciones transitivas St O
oraciones intransitivas Si

Figura 4.3: Esquema funcional de las lenguas ergativas

Aproximadamente un 26 % de las lenguas del mundo son de tipo ergativo. Es un sistema


corriente en las lenguas de Oceanı́a, Asia meridional, el Cáucaso, Siberia y entre las lenguas
indı́genas de América y de Australia. El vasco es también una lengua ergativa, como se
puede observar claramente en los siguientes ejemplos:

(16) a. Nere anai-a etorri da


mi hermano-el (abs) venido es
‘Ha venido mi hermano’

b. Ni etorri naiz
yo (abs) venido soy
‘Yo he venido’

c. Nere anai-a-k ni ikusten nau


mi hermano-el-erg yo (abs) viendo me ha
‘Mi hermano me ve a mı́’

d. Ni-k nere anai-a ikusten dut


yo-erg mi hermano-abs viendo he
‘Yo veo a mi hermano’

Las frases (16a y 16b) son intransitivas, y su sujeto está en caso absolutivo (abs en las
glosas). Las frases (16c y 16d) son transitivas y el objeto se marca en caso absolutivo,
mientras que el sujeto está en caso ergativo (erg), caracterizado en estos ejemplos por el
sufijo -k.
En vasco, la ergatividad del sistema se manifiesta en la morfologı́a flexiva; hay lenguas en
las que se puede expresar también mediante la concordancia. Un ejemplo de este tipo es el
avaro (una lengua de la zona del Cáucaso, en Rusia). Obsérvense las siguientes oraciones:

67
4 La expresión de las funciones oracionales

(17) a. ebél y-es-ar-ula


madre (abs) fem-coser-imperfectivo-presente
‘La madre está cosiendo’

b. či v-ač’-ula
hombre (abs) masc-venir-presente
‘El hombre viene’

c. ebél-alda či v-at’-ula


madre-erg hombre (abs) masc-descubrir-presente
‘La madre descubre al hombre’

El carácter ergativo de esta lengua se refleja en dos aspectos de la construcción de la frase:


por un lado, la diferencia de marca entre el sujeto intransitivo (caso absolutivo con marca
cero, como en 17a y 17b) y el sujeto transitivo (caso ergativo con sufijo -alda, como en 17c);
por otro lado la dirección de la concordancia con el verbo (marcada en estos ejemplos por
los prefijos de género y- ‘femenino’ y v- ‘masculino’). El verbo concuerda en género con
el sujeto intransitivo o con el objeto (esto es, con el actante que está en caso absolutivo).
Obsérvese que el verbo de las frases (17c y 17c) tiene el prefijo masculino v-, aún cuando či
‘el hombre’ es sujeto en (17c) y objeto en (17c).
Este sistema doble de marca ergativa (en el nombre y en la concordancia verbal) se
encuentra también en otras lenguas caucásicas. En otras lenguas ergativas (como el abjaso
de Georgia, y las lenguas mayas de Centroamérica) los nombres no reciben ningún tipo de
marca, y la ergatividad se refleja únicamente en el sistema de concordancia.

Ergatividad parcial
La mayor parte de las lenguas ergativas no son tipológicamente ”puras”, ya que junto a
las construcciones sintácticas que siguen el esquema ergativo de la fig. 4.3, se encuentran
otras construcciones sintácticas basadas en el esquema acusativo. Podemos decir, por tanto,
que estas lenguas son parcialmente ergativas. Según el recuento de Hagège (1982, pág.˜40),
el 21 % de las lenguas del mundo encajan dentro de esta situación.
Uno de los principales factores que determinan la ergatividad parcial es el tiempo y
el aspecto de la oración: en estas lenguas, el sistema ergativo se da en frases de tiempo
pasado o de aspecto perfectivo, mientras que las frases con los demás tiempos o con aspecto
imperfectivo se construyen de acuerdo con el esquema acusativo. Véase el siguiente ejemplo
de georgiano:

(18) a. kac-i midis


hombre-nom va
‘El hombre se va’

b. kac-i ceril-s cers


hombre-nom carta-ac escribe
‘El hombre está escribiendo la carta’

c. kac-i mivida
hombre-nom se fue
‘El hombre se fue’

68
4.2 Sistemas de diferenciación funcional

d. kac-ma ceril-i dacera


hombre-erg carta-nom escribió
‘El hombre escribió la carta’

Obsérvese que en las frases en tiempo presente (18a y 18b), los sujetos, tanto el intran-
sitivo (18a) como el transitivo (18b) se expresan con la misma marca, el sufijo de caso
nominativo -i, mientras que el objeto se marca con el sufijo de caso acusativo -s (ej. 18b).
Esta distribución de formas corresponde al esquema acusativo. Por el contrario, en las fra-
ses de tiempo pasado (18c y 18d), la organización de las marcas funcionales es diferente: el
sujeto intransitivo (18c) coincide con el objeto (18d), mientras que el sujeto transitivo lleva
una marca especı́fica -ma (18d). Se trata de un sistema ergativo. Por tanto, el georgiano es
una lengua con ergatividad parcial.
Son muy numerosas las lenguas que tienen un sistema dual acusativo-ergativo, organizado
sobre la base de una diferencia similar de tiempo o aspecto; entre ellas está el hindi, el pashto,
el kurdo, las lenguas mayas, y varias lenguas australianas.

4.2.3. Lenguas agentivas


Lo que caracteriza a las llamadas lenguas agentivas es que expresan el sujeto intransitivo
(Si ) de distinta forma según la función semántica que desempeña. Cuando es agente o tiene
un gran control sobre la acción, se marca igual que el sujeto transitivo (St ), mientras que
cuando es paciente o tiene poco control sobre la ación se marca igual que el objeto (O)
(véase fig. 4.4).

oraciones transitivas St O
oraciones intransitivas Si Agente Si Paciente

Figura 4.4: Esquema funcional de las lenguas agentivas

Este tipo de lengua es muy poco frecuente. Casi todos los casos conocidos son lenguas
amerindias, como el lakota, el crow, el pomo y el guaranı́. Además, no existen lenguas
agentivas puras, ya que este esquema sólo se da en un grupo reducido de sintagmas nominales
(generalmente entre los pronombres personales).
Por ejemplo, en las siguientes frases de pomo (una lengua india de California), el pronom-
bre de 1a persona tiene las formas há ‘yo’ cuando es agente, y wı́ cuando es paciente. En
las oraciones intransitivas, la elección del pronombre depende de si el participante controla
o no el proceso, incluso con el mismo verbo:5

(19) a. há mı́pal shak’a


yo (ag) él (pac) matar
‘Yo lo maté’

b. xás-ula wı́ kokhóya


serpiente-ag yo (pac) morder
‘Me ha mordido una serpiente’

5
En pomo, el esquema agentivo se da sólo con pronombres personales, con los nombres de parentesco y con
los nombres propios. En los demás nombres se da un sistema de tipo ergativo.

69
4 La expresión de las funciones oracionales

(20) a. há wadúkiya


yo (ag) ir
‘Yo voy’

b. wı́ ’echkiya
yo (pac) estornudar
‘yo estornudo’

Obsérvese que la forma del sujeto pronominal es diferente en las dos oraciones intransitivas
(20a y 20b). En (20a), que describe una acción (andar) plenamente controlada por su agente,
el sujeto es há y coincide con el sujeto agentivo de la frase transitiva (19a); en cambio, en
(20b), que denota una acción involuntaria (estornudar), el sujeto es wı́, que coincide con el
pronombre objeto de (19b).

4.3. Cambio de perspectiva


Llamaremos perspectiva al punto de vista desde el que se expresa una determinada
predicación. El efecto de la perspectiva es colocar en primer plano uno de los actantes, y
dejar otros en segundo plano. Como consecuencia, una misma predicación se puede expresar
con varias construcciones gramaticales distintas, según el tipo de perspectiva adoptado. Ası́,
la predicación representada por la fórmula de dependencias de la figura 4.3 se puede expresar
en castellano desde la perspectiva del agente (21a) o del paciente (21a):

dispersar
p8 gO
OOO
ppppp OOO
pp OOO
ppp O
policı́a manifestantes
[Agente, Def] [Paciente, Def]

Figura 4.5: Una fórmula de dependencias con dos actantes

(21) a. La policı́a dispersó a los manifestantes


b. Los manifestantes fueron dispersados por la policı́a

El cambio de perspectiva se puede realizar por medios léxicos o por medios sintácti-
cos. En el primer caso, se trata fundamentalmente de verbos que permiten construcciones
alternativas según la perspectiva elegida. Obsérvense los siguientes ejemplos:

(22) a. Pedro habı́a quedado con Marı́a en la estación.


b. Marı́a habı́a quedado con Pedro en la estación.
c. Pedro y Marı́a habı́an quedado en la estación.

(23) a. Los obreros cargaron el camión de ladrillos.


b. Los obreros cargaron ladrillos en el camión.

Estos casos de alternancia corresponden a dos tipos de verbos: el de (22) es un verbo de


acción recı́proca (que se pueden enfocar desde la perspectiva de cada uno de los participantes
en la acción); por su parte, la alternancia de (23) es caracterı́stica de los verbos que describen
relaciones entre la parte y el todo, como cargar, llenar, plantar, untar, etc.

70
4.3 Cambio de perspectiva

Otro procedimiento léxico de cambio de perspectiva es el uso de verbos contrarios, que


describen un mismo evento desde diferentes perspectivas, como es el caso de comprar y
vender :

(24) a. Pedro le ha vendido el BMW a su ex-mujer


b. Su ex-mujer le ha comprado a Pedro el BMW

Algunas lenguas tienen verbos contrarios formados por derivación morfológica. Por ejem-
plo, en alemán mieten ‘tomar en alquiler’ se opone a vermieten ‘dar en alquiler’, del mismo
modo que kaufen ‘comprar’ contrasta con verkaufen ‘vender’. Obsérvense los siguientes
ejemplos:

(25) a. Jürgen kaufte zwei Bücher von Helmut


compró dos libros de
‘Jürgen le compró dos libros a Helmut’

b. Helmut verkaufte zwei Bücher an Jürgen


vendió dos libros a
‘Helmut le vendió dos libros a Jürgen’

(26) a. Die Studenten mieteten das Haus von der alten Frau
los estudiantes alquilaron la casa de la anciana mujer
‘Los estudiantes le alquilaron la casa a la anciana’

b. Die alte Frau vermietete das Haus an die Studenten


la anciana mujer alquiló la casa a los estudiantes
‘La anciana les alquiló la casa a los estudiantes’

Como se puede ver en la traducción de estas frases, el verbo alquilar es ambiguo en


castellano respecto a la perspectiva, ya que puede designar la acción desde el punto de vista
tanto de la persona que ofrece el servicio (ejemplo 26a), como de la persona que lo recibe
(ejemplo 26b). En alemán, esta diferencia de perspectiva se expresa en estos verbos por el
prefijo ver-.
El tipo de alternancias léxicas que hemos visto en estos ejemplos no constituye un proce-
dimiento sistemático porque se aplica sólo a un conjunto reducido de verbos. Es mucho más
habitual que las lenguas dispongan de procedimientos de cambio de perspectiva de ı́ndole
sintáctica. Estos procedimientos tienen las siguientes caracterı́sticas:

1. Se diferencian de los procedimientos léxicos por ser regulares y sistemáticos. Se aplican


de manera ilimitada a una determinada clase de verbos.

2. Comportan un reajuste de la estructura de actantes de la oración.

3. El cambio de perspectiva suele estar marcado formalmente en el verbo.

El cambio de perspectiva de tipo sintáctico se corresponde grosso modo con lo que la


gramática tradicional denomina voz. En las siguientes secciones varemos como se expresan
en las lenguas del mundo dos de estos procedimientos, la voz pasiva y la voz media. Ambos
tienen en común el hecho de suprimir la perspectiva del agente de la predicación.

71
4 La expresión de las funciones oracionales

4.3.1. Voz pasiva


La voz pasiva es un procedimiento que sirve para situar en primer plano al paciente de
una predicación (que adopta la función de sujeto), y dejar en segundo plano el agente:

(27) a. El comité ha votado las propuestas.


b. Las propuestas han sido votadas por el comité.

La oración (27a) está en voz activa: el agente se expresa como sujeto y el paciente
como objeto; la oración (27b) es su versión en voz pasiva: la frase está expresada desde
la perspectiva del paciente, que es el sujeto, y el agente queda relegado a la función de
complemento opcional. Como tal, puede ser omitido:

(28) Las propuestas han sido votadas.

Hay lenguas en las que incluso las oraciones pasivas se construyen obligatoriamente sin
agente.
Son varias las razones por las que el hablante puede postergar al agente al segundo plano
informativo: por desconocer su identidad, porque resulta sobradamente conocido, o porque
tiene referencia genérica. En muchas lenguas este cambio de perspectiva se aplica también
cuando el agente es menos definido que el paciente, o en los casos en que el agente es menos
‘animado’ o tiene menos control sobre la situación que el paciente. Examı́nense los siguientes
ejemplos de navajo:

(29) a. hastiin lı́ı́’ yoo’ı́


hombre caballo vio
‘El hombre vio al caballo’

b. hastiin lı́ı́’ boo’ı́


hombre caballo fue visto
‘El hombre fue visto por el caballo’

La frase (29a) está en voz activa: el sujeto hastiin ‘hombre’ es el agente, y el objeto lı́ı́’
‘caballo’ es el paciente; la frase (29b), por el contrario, tiene estructura pasiva, ya que el
sujeto hastiin es el paciente. La diferencia entre ambas frases está marcada por el prefijo
verbal: y- en la frase activa y b- en la frase pasiva.
En navajo, la construcción pasiva es obligatoria cuando el paciente es más animado que el
agente. Es por ello que la frase (29b) no se puede construir en voz activa. En navajo, como
también ocurre en muchas otras lenguas, los seres humanos están situados por encima de
los animales en una escala de animación en la que también los objetos inanimados móviles
(como el agua o el aire) se consideran más animados que los inmóviles. De este modo, en los
ejemplos siguientes, la frase activa (30a) es aceptable en navajo, pero la frase pasiva (30b)
es inaceptable:

(30) a. tó tsin a-y-iléél


agua tronco lejos-activa-flotar
’El agua arrastró el tronco’
b. * tsin tó a-b-iléel.
tronco agua lejos-pasiva-flotar
’El tronco fue arrastrado por el agua’

72
4.3 Cambio de perspectiva

Como se puede deducir de estos ejemplos, existe una diferencia funcional muy significativa
entre la voz pasiva del castellano y la del navajo. En castellano el cambio de perspectiva es
opcional, ya que su utilización depende de las preferencias del hablante; por el contrario,
en navajo es obligatorio puesto que está determinado de modo muy estricto por la escala
de animación.

Tipologı́a de la voz pasiva


Por la forma en que se expresan, las pasivas se pueden clasificar en dos tipos:

A. Estrategia morfológica: mediante afijos verbales.

B. Estrategia léxica: mediante un verbo auxiliar.

Figura 4.6: Estrategias de expresión de la voz pasiva

Estrategia morfológica. Las lenguas que adoptan esta estrategia expresan la voz pasiva
se mediante morfemas verbales especializados, como el prefijo b- del navajo (ver ejemplos
30-31). De este tipo es también la pasiva del latı́n:

(31) equus a græcis ædificatur.


caballo por griegos es construido
‘El caballo [de Troya] es construido por los griegos’

El verbo ædificatur es la forma pasiva de la tercera persona singular del presente, cuya
forma activa es ædificat.
Otra lengua que utiliza la estrategia morfológica es el turco. Obsérvense los siguientes
ejemplos:

(32) a. Construcción activa:


hizmetçi fincan-ı kır-dı
criado taza-ac romper-pasado
‘El criado rompió la taza’

b. Construcción pasiva:
fincan hizmetçi tarafından kır-ıl-dı
taza criado por romper-pasiva-pasado
‘La taza fue rota por el criado’

Estrategia léxica. En esta estrategia se emplea una construcción perifrástica con un verbo
auxiliar, como en la pasiva del castellano o del inglés, formada por el verbo copulativo ‘ser’
y el participio verbal:

(33) a. El proyecto ha sido aprobado por el ayuntamiento.


b. The house is sold.

Las pasivas formadas por un verbo copulativo y el verbo en forma de participio son
ambiguas, ya que pueden entender como una acción o como un estado. Por ejemplo, en

73
4 La expresión de las funciones oracionales

inglés la frase (33b) tiene dos posibles traducciones: una como pasiva, ‘la casa está siendo
vendida’, y otra que describe un estado (estativa): ‘la casa está vendida’. Esta ambigüedad
no es posible en castellano, donde la pasiva usa el verbo ser y la construcción estativa se
forma con el verbo estar.
Otras lenguas no construyen la pasiva con un verbo copulativo, sino con verbos auxiliares
cuyo significado básico es el de ‘resultar’, como ocurre en alemán:
(34) Hans wurde von seinem Vater bestraft
Hans resultó de su padre castigado
‘Hans fue castigado por su padre’

También hay lenguas que utilizan como verbo auxiliar un verbo de movimiento, como es
el caso del italiano:
(35) Questo giornale viene letto da molte persone
‘Este periódico es leı́do por muchas personas’.6
El hindi expresa la voz pasiva con el verbo ‘ir’:
(36) patr bhejā gayā thā
carta enviada ida es
‘La carta ha sido enviada’

Formas alternativas de la voz pasiva


Muchas lenguas tienen varias formas de expresar la voz pasiva. Por ejemplo, en castellano
la pasiva perifrástica copulativa coexiste con la llamada pasiva refleja formada por el verbo
en forma activa y el pronombre reflexivo se. Compárense las dos frases siguientes:
(37) a. Las propuestas han sido aprobadas
b. Se aprobaron las propuestas
La frase de (37b) es pasiva porque es el resultado de un cambio de perspectiva en el
que el agente se omite y la acción se describe a partir del paciente. Obsérvese que en los
dos ejemplos de pasiva el sintagma nominal Las propuestas es sujeto, porque concuerda en
número y persona con el verbo.
En otras lenguas, las diferentes formas de pasiva tienen significados especializados. Por
ejemplo, en coreano existe un tipo de pasiva, marcada con el morfema -tangha-, que implica
que el paciente sufre algún perjuicio como resultado de la acción (v. ejemplo 38a) y otro
tipo, marcado con el morfema -pat-, que insinúa que la acción resulta beneficiosa para el
paciente (ej. 38b):
(38) a. pholo-ka henpyeng-eke kutha-tangha-ess-ta
preso-suj policı́a-por golpear-pasiva-pasado-decl
‘El preso fue golpeado por el policı́a’

b. ki sensayng-nin haksayng-til-eke conkyeng-pat-nin-ta


este profesor-tema alumno-pl-por respetar-pasiva-presente-decl
‘El profesor es respetado por los alumnos’
6
El verbo venire ‘venir’ se utiliza en los tiempos simples, mientras que en los tiempos compuestos se usa el
verbo copulativo essere ‘ser’, como en La macchina è stata lavata da Pietro = ‘el coche ha sido lavado
por Pietro’.

74
4.3 Cambio de perspectiva

4.3.2. Voz media


En su forma más tı́pica, la voz media es una construcción de cambio de perspectiva que
se aplica sobre predicaciones que describen procesos (esto es, cambios de estado que afectan
a un paciente). El proceso se enfoca desde la perspectiva del paciente, sin expresar el agente
o la causa de dicho proceso. Compárense las frases siguientes:

(39) a. El viento abrió la ventana.


b. La ventana se ha abierto.

(40) a. La arena ha estropeado el motor.


b. El motor se ha estropeado.

(41) a. La pelı́cula ha asustado a los niños.


b. Los niños se han asustado.

En todos estos ejemplos, las frases (a) son transitivas y activas (con el agente explı́cito en
función de sujeto). Las frases (b) expresan sólo el proceso sin la participación de un agente.
En castellano se expresa mediante la forma reflexiva del verbo.
La única diferencia entre la función de la voz pasiva y de la voz media es que en la pasiva
la situación se trata como una acción llevada a cabo por un agente, cuya identidad queda
en un segundo plano. Por su parte, la voz media trata la situación como un proceso, sin
presuponer la existencia de una causa o un agente externo. La voz media indica que al
sujeto (el paciente) le ocurre algo.
Ya que la función de la voz media es tan similar a la de la pasiva, muchas lenguas expresan
del mismo modo estos dos cambios de perspectiva. Ası́ ocurre en castellano, en que esta
construcción no se distingue sintácticamente de la pasiva refleja.
El alemán y el turco son otras lenguas en las que se da coincidencia formal entre la voz
pasiva y la media. Compárense los ejemplos siguientes de sentido ((medio)) con los casos de
formación de pasiva en (32) (para el turco) y (34) para el alemán:

(42) Alemán:

Die Tür wurde aufgemacht


la puerta resultó abierta

‘Se abrió la puerta’ o ‘la puerta fue abierta’

(43) Turco: Construcción pasiva sin agente / media

fincan kır-ıl-dı
taza romper-pasiva-pasado

‘Se rompió la taza’ o ‘la taza fue rota’

Muchas lenguas tienen verbos que se pueden usar en voz media sin ningún tipo de marca.
El verbo aumentar es un buen ejemplo de este tipo de verbos bivalentes:

(44) a. Las tarifas eléctricas han aumentado. (sentido medio)


b. El gobierno ha aumentado las tarifas eléctricas. (sentido activo)

75
4 La expresión de las funciones oracionales

La frase (44a) tiene sentido medio porque el paciente aparece expresado como sujeto, y
no se presupone un agente o causante.
El inglés tiene muchos verbos de este tipo. Uno de ellos es break :7

(45) a. Forma activa: The waiter broke the glass


‘el camarero rompió el vaso’
b. Forma media: The glass broke
‘El vaso se rompió’

4.4. La expresión de las funciones comunicativas


En esta sección se revisan los procedimientos de expresión en las lenguas del mundo de
las funciones comunicativas de tema y foco (ya estudiadas en § 2.5). El cuadro siguiente
resume los principales tipos de estrategias utilizadas:

A. Estrategia sintáctica: mediante el orden de constitu-


yentes.

B. Estrategia léxica: mediante adposiciones o partı́culas.

C: Estrategia morfológica: mediante afijos.

4.4.1. El tema
El tema funciona como un ‘gancho’ informativo con el discurso previo: es el elemento de
la frase que comporta información conocida, y sobre la cual se aporta información nueva en
el resto de la frase.

Estrategia sintáctica
La estrategia sintáctica consiste en situar el tema al comienzo de la oración. Esta
estrategia se utiliza en la mayorı́a de las lenguas (muchas veces combinada con una marca
léxica o morfológica, y se explica por la tendencia a introducir primero la información
conocida, como base sobre la que añadir la información nueva. De ahı́ que el sujeto (que
es el elemento de perspectiva primario) sea muy a menudo también el tema de la oración.
Cuando el tema no es el sujeto, las lenguas suelen emplear construcciones especiales. En
castellano (y en otras lenguas europeas) el tema aparece al principio de la frase, y cuando
el tema es objeto directo o indirecto puede estar reproducido por un pronombre personal
redundante:

(46) Este libro no te lo puedo prestar.

En este ejemplo el objeto de prestar está expresado dos veces: una como tema (este libro),
y otro como pronombre (lo).
En catalán este procedimiento de ‘copia’ pronominal se aplica también a los complementos
preposicionales:

(47) a. Al jardı́ els xiquets s’hi diverteixen molt.


7
Otros ejemplos son sink, close, melt y cook.

76
4.4 La expresión de las funciones comunicativas

b. Del seu divorci, ningú no n’ha parlat encara.

En francés coloquial, incluso el tema sujeto se puede reproducir pronominalmente:

(48) a. Le président, il va falloir le contrôler


‘el presidente no consiguió controlarlo’
b. Ce poulet, ça n’a pas de goût
‘este pollo no sabe a nada’

Estrategia léxica
La estrategia léxica utiliza partı́culas o adposiciones especializadas en marcar esta
función. Un ejemplo tı́pico de esta estrategia se da en japonés:

(49) a. Yoshio ni wa Tarō ga hon o watashi-mashita


Yoshio a tema Taro suj libro obj entregar-pasado
‘A Yoshio el libro se lo entregó Taro’

b. kono hon wa Tanaka-sensei ga shuppan shi-mashita


este libro tema Tanaka-profesor suj publicación hacer-pasado
‘Este libro lo ha publicado el profesor Tanaka’

c. kaisha wa Ōsaka ni ari-masu


empresa tema Osaka en estar-presente
‘La empresa está en Osaka’

En cada uno de estos ejemplos el tema es el constituyente marcado por la partı́cula


wa. El ejemplo (c4:50a) muestra que esta partı́cula puede aparecer incluso después de las
posposiciones que expresan papeles semánticos (aquı́ ni expresa el papel de receptor).

Estrategia morfológica
Las lenguas que han adoptado la estrategia morfológica utilizan un afijo que marca al
sintagma nominal tema. Una lengua de este tipo es el quechua:

(50) a. chahay wayna-qa waka-ta michin


aquel muchacho-tema vaca-ac pastorea
‘Aquel muchacho cuida vacas’

b. kuka-ta-qa mana muna-ni-chu


coca-ac-tema no quiero-neg
‘La coca no me gusta’

Esta lengua marca el tema mediante el sufijo -qa. Obsérvese que en la frase (50a) el tema
coincide con el sujeto, mientras que en (50b) el tema es el objeto.

4.4.2. El foco
Como sabemos, el foco es el elemento de la frase que expresa la información nueva más
relevante. En las siguientes frases, el foco es el elemento marcado en cursiva.

77
4 La expresión de las funciones oracionales

(51) a. El pleno rechazó la propuesta.


b. La propuesta ha sido rechazada por el pleno.

En la expresión del foco se utiliza el mismo tipo de estrategias que en la expresión del
tema: sintácticas, léxicas y morfológicas.

Estrategia sintáctica
La estrategia sintáctica consiste en situar al foco en una posición especial dentro de
la frase. Por ejemplo, en castellano y otras lenguas europeas, el foco tiende a ser el último
elemento de la oración. Esta tendencia es tan fuerte que hace que incluso el sujeto aparezca
después del verbo (cuando es focal):

(52) No paraba de sonar el teléfono.

(53) Ha ganado el Barça.

Obsérvese el siguiente diálogo:

(54) P. ¿Ha estado Juan cortando el césped?


R. No. Lo ha hecho Pedro.

La respuesta introduce el foco Pedro (ya que es la información nueva). Este sintagma
aparece al final de la frase, a pesar de que es el sujeto; obsérvese que la respuesta Pedro lo
ha hecho, con el orden básico sujeto-verbo es inadecuada en este contexto. El inglés, que
tiene un orden de constituyentes mucho más rı́gido que el castellano, no puede posponer el
sujeto al verbo, y en este caso marca el foco mediante el acento tónico: John has been John
mowing the lawn? —No, Peter did.
Otras lenguas utilizan posiciones diferentes. Por ejemplo, en húngaro el foco se coloca
inmediatamente delante del verbo:

(55) a. János félt a földrengés-től


tiene miedo art terremotos-desde
‘los terremotos le dan miedo a Janos’

b. János a földrengéstől félt


‘Janos le tiene miedo a los terremotos’

En la frase (55a) el foco es Janos; en la frase (55a) el foco recae sobre el sintagma a
földrengéstől ‘de los terremotos’.8
Algunas lenguas tienen también construcciones sintácticas que sirven para resaltar el foco,
sobre todo cuando tiene valor contrastivo. En castellano y otras lenguas europeas se utiliza
una paráfrasis que separa al foco del resto de la cláusula mediante un verbo copulativo y una
construcción relativa. Por ejemplo, en frase (56) señala que el foco es el sintagma nominal
el ruido, mientras que en (56) el foco es el adverbio aquı́.

(56) Fue el ruido lo que nos alarmó.

(57) Es aquı́ donde cavaremos la zanja.


8
Obsérvese que esta diferencia focal se ha intentado preservar en la traducción, colocando el foco al final
de la frase, como es la norma en castellano.

78
4.4 La expresión de las funciones comunicativas

Estrategias léxica y morfológica


Lo caracterı́stico de estas estrategias es que marcan el foco de manera explı́cita, mediante
una partı́cula independiente o un afijo, según el caso. Por ejemplo en bambara (una len-
gua africana hablada en Malı́) el foco se marca con la posposición dè, sin que tenga que
adoptar necesariamente una posición diferente en la cláusula, como se puede observar en
los siguientes ejemplos:

(58) a. Seku yé sògo dún


perf carne comer
‘Seku ha comido carne’

b. Seku dè yé sògo dún


‘Es Seku el que ha comido carne’
c. Seku yé sògo dè dún
‘Es carne lo que ha comido Seku’

La frase (58a) es informativamente neutra; no tiene ningún constituyente focal. En la


frase (58b) el foco es el agente Seku, como lo indica la posposición dè; mientras que en
(58c), el foco recae sobre el paciente sògo ‘carne’.

Ejercicios

1. Determinar, a partir de los siguientes ejemplos, las condiciones gramaticales y semánti-


cas que rigen la distribución del objeto con preposición a en castellano:

a. He visto a Jaime en la cafeterı́a.


b. He visto un hombre merodeando por el parking.
c. Nos hemos visto obligados a matar al perro.
d. He visto el coche que quieres comprarte.
e. He visto al perro excavando en el jardı́n.
f. Busco una asistenta que trabaje por horas.
g. Busco a un taxista que me llevó ayer al aeropuerto.

2. Tradúzcanse las siguientes frases de vasco, a partir de las glosas que se proporcionan:

a. Jon-ek hil du
Jon-erg morir aux + suj(3sg) + obj(3sg)
b. Jon hil da
Jon (abs) morir aux + suj(3sg)

3. A la vista de los ejemplos siguientes de diversas lenguas, dı́gase a qué sistema de


diferenciación funcional corresponden. Indı́quese cuál es la función de los morfemas
glosados como ‘x’:

a. Persa:

79
4 La expresión de las funciones oracionales

i. mard diruz âmad


hombre ayer llegó
‘El hombre llegó ayer’

ii. bachehâ khandidand


niños rieron
‘Los niños se rieron’

iii. Hasan nân âvard


pan trajo
‘Hasan trajo pan’

iv. mard ruznâme-râ khând


hombre periódico-x leyó
‘El hombre leyó el periódico’

v. bachehâ sag-râ gereftand


niños perro-x se llevaron
‘Los niños se llevaron al perro’

b. Nepalı́:
i. guru sutcha
maestro duerme
‘El maestro está durmiendo’

ii. sipahi sahar tir jayo


soldado ciudad a ha ido
‘El soldado ha ido a la ciudad’

iii. guru-le dherai kitab pad.hyo


maestro-x mucho libro ha leı́do
‘El maestro ha leı́do muchos libros’

iv. sipahile bagh maryo


soldado-x tigre ha matado
‘El soldado ha matado al tigre’

c. Djaru (Australia):
i. Numbir jan-an
mujer andar-presente
‘La mujer está andando’

ii. gunar gunganir-a


perro morir-pasado
‘Se ha muerto el perro’

iii. Numbir-u gunar buN-an


mujer-x perro morder-presente
‘La mujer muerde al perro’

80
4.4 La expresión de las funciones comunicativas

iv. gunar-u guju dunbuN-an


perro-x carne enterrar-presente
‘El perro está enterrando carne’

d. Yaqui (E.E.U.U):
i. hu hamut ye¼e
este mujer bailar
‘Esta mujer está bailando’

ii. ču¼u koče-k


perro dormir-pasado
‘El perro estaba durmiendo’

iii. hu hamut ču¼u-ta kari-po biča-k


este mujer perro-x casa-en ver-pasado
‘Esta mujer ha visto al perro en casa’

iv. ču¼u wakas-ta bwa¼e


perro carne-x comer
‘El perro se está comiendo la carne’

4. Estudiar las frases siguientes de diversas lenguas. ¿Cuál es el orden básico en las
oraciones activas transitivas? ¿Cómo se forma la pasiva?

i. Galés (Gran Bretaña):


a. rhybuddiodd y dyn y merched
avisó art hombre art chicas
‘El hombre avisó a las chicas’

b. rhybuddiwyd y merched gan y dyn


avisar (pasiva) art chicas por art hombre
‘Las chicas fueron avisadas por el hombre’

ii. Maorı́ (Nueva Zelanda):


a. kua inu ngā tangata i te wai
perfecto beber art. pl hombre obj art.sg agua
‘Los hombres se han bebido el agua’

b. kua inumia te wai e ngā tangata


perfecto beber (pasiva) art agua por art.pl. hombre
‘El agua ha sido bebida por los hombres’

iii. Ruso:
a. rabochi udivili menyá
obreros sorprendieron me
‘Los obreros me sorprendieron’

81
4 La expresión de las funciones oracionales

b. ja udivilsya rabochi-mi
yo fui sorprendido obreros-instrumental
‘Fui sorprendido por los obreros’

iv. Hebreo moderno:


a. ha-saba gidel et ha-yeled
el-abuelo educó obj el-chico
‘El abuelo educó al chico’

b. ha-yeled gudal al yedei ha-saba


el-chico fue educado por el-abuelo
‘El chico fue educado por el abuelo’

82
Capı́tulo 5

Otras funciones semánticas de la


oración

5.1. Introducción
En el capı́tulo anterior se han estudiado las funciones semánticas que afectan a los par-
ticipantes en la predicación; en este capı́tulo examinaremos las funciones semánticas que
afectan a la predicación en su conjunto: el tiempo, que sitúa cronológicamente un evento
(§ 5.2), el aspecto, que caracteriza la estructura temporal interna del evento (§ 5.3), la
modalidad, que informa del grado de ‘realidad’ del evento a juicio del hablante (§ 5.4) y la
polaridad, que indica el valor de existencia del evento (§ 5.5). El capı́tulo concluye con un
examen de los tipos de expresión de los actos de habla no declarativos, como las preguntas
y las órdenes (§ 5.6).

5.2. Tiempo
La categorı́a gramatical de tiempo sirve para situar temporalmente la situación o el evento
descrito por la predicación, indicando si el evento es anterior, posterior o simultáneo respecto
a un determinado tiempo de referencia (que generalmente es el momento de la enunciación).
Ası́, el uso del presente (como en la frase Pedro está bebiendo cerveza) indica que el tiempo
del evento coincide con el momento de la comunicación; el uso del pasado (como en Pedro ha
bebido cerveza) indica que el tiempo del evento es anterior al momento de la comunicación,
y el uso del futuro (Pedro beberá cerveza) indica que el evento ocurrirá después del momento
de la comunicación.
Ası́ pues, la categorı́a de tiempo tiene carácter deı́ctico, ya que sirve para situar el enun-
ciado dentro de los parámetros del acto comunicativo.
El tiempo de referencia no siempre coincide con el del momento de la comunicación; a
veces es el tiempo de otro evento mencionado en el discurso, como ocurre en las cláusulas
subordinadas. Obsérvese la referencia de los tiempos en el ejemplo siguiente:

(1) Pedro dijo que vendrı́a temprano

El tiempo del verbo de la frase principal (decir ) es relativo al momento de la enunciación,


mientras que el tiempo del verbo la cláusula subordinada (venir ) está en función del tiempo
de la oración principal. El condicional viene a ser una especie de futuro hipotético, posterior
al evento descrito por la frase principal, pero que puede ser anterior, posterior, o incluso
simultáneo con el momento comunicativo.

83
5 Otras funciones semánticas de la oración

Diremos que el tiempo de la oración principal es absoluto, mientras que el tiempo de la


oración subordinada es relativo.

5.2.1. Estrategias de expresión del tiempo


Como todas las funciones semánticas que se estudian en este capı́tulo, la categorı́a del
tiempo se suele expresar lingüı́sticamente en la órbita del verbo. Esta expresión puede ser
morfológica o léxica, como se resume en el cuadro 5.1.

A. Estrategia sintética (morfológica)



B1 : Verbos auxiliares
B. Estrategia analı́tica:
B2 : Partı́culas

Figura 5.1: Estrategias de expresión del tiempo

Estrategia morfológica. Esta estrategia consiste en la utilización de procedimientos mor-


fológicos como los descritos en § 2.2.1). Uno de los procedimientos más frecuentes es el uso
de afijos: sufijos como en castellano, inglés, y otras lenguas, o prefijos, como en swahili (v.
ej. 3):

(2) Castellano:
habl-as
habl-aste
habl-arás

(3) Swahili:

ni-na-leta
1sg-presente-traer

‘Traigo’

ni-li-leta
1sg-pasado-traer

‘Traje’

ni-ta-leta
1sg-futuro-traer

‘Traeré’

Uso de verbos auxiliares. Muchas lenguas utilizan también verbos auxiliares para expresar
ciertos matices temporales, como el pretérito perfecto perifrástico del catalán:

(4) Ahir no va venir ningú.

Muchas lenguas tienen un futuro inmediato que se expresa con verbos auxiliares cuyo
significado básico es de movimiento, como en los ejemplos siguientes:

84
5.2 Tiempo

(5) a. voy a escribir.


b. Inglés: I am going to write.
c. Sueco: jag kommer att skriva (literalmente: ‘yo vengo a escribir’).
Como ocurre muy frecuentemente, una misma lengua puede expresar ciertos tiempos de
forma sintética, y otros perifrásticamente. Por ejemplo, en inglés, el presente y el pasado
son sintéticos (he talk-s, he talk-ed ), mientras que el futuro usa un verbo auxiliar (he will
talk ).

Uso de partı́culas. Hay lenguas en las que el tiempo se expresa léxicamente mediante
partı́culas de tipo adverbial. Esta situación es tı́pica de las lenguas polinesias. Por ejemplo,
en maorı́ (Nueva Zelanda), el pasado se expresa por la partı́cula i, y el presente mediante
kei, como se puede observar en las siguientes frases:
(6) a. i kite au tēnā tangata inapō
pasado ver yo ese (sg) hombre ayer
‘Vi ayer a ese hombre’

b. kei te mahi ngā tangata


presente progr. trabajar art. pl. hombre
‘Los hombres están trabajando’

5.2.2. Sistemas de tiempos


Las lenguas se diferencian por los sistemas de tiempos que gramaticalizan. El cuadro
siguiente recoge los tipos más frecuentes:

A. Sistemas ternarios: expresión diferente de los tres


tiempos básicos.

B1 : pasado/no pasado
B. Sistemas binarios:
B2 : futuro/no futuro
C. Sistemas graduales: diferentes ‘grados‘ dentro de los
tiempos básicos.

Figura 5.2: Sistemas de tiempos en las lenguas del mundo

Sistemas ternarios. Los sistemas ternarios expresan de manera diferente el presente, el


pasado y el futuro. De este tipo es el castellano, el inglés y el swahili (ver ej. 3) entre otras
muchas lenguas.

Sistemas pasado / no pasado. Estos sistemas solo tienen dos formas distintas de tiempo:
el pasado y el no pasado. El presente y el futuro se expresan de la misma forma. Este es el
sistema que se encuentra en finés, en húngaro y en japonés, entre otras lenguas.
Véanse los siguientes ejemplos de finés:
(7) a. on ulkona
está fuera
‘Está / estará fuera’

85
5 Otras funciones semánticas de la oración

b. ol-i ulkona
estar-pasado
‘Estaba fuera’

La frase (7a) puede referirse al presente o al futuro; la frase (7b) sólo se refiere al pasado.
En castellano también puede usarse el tiempo presente para expresar futuro, como en
la frase Mis padres llegan mañana de Argentina. La diferencia con el finés y con las otras
lenguas del mismo tipo es el castellano sı́ dispone de una forma verbal especializada en
marcar tiempo futuro: llegarán.

Sistemas futuro / no futuro. En las lenguas que tienen este sistema de tiempos, el presente
y el pasado se expresan de la misma forma, mientras que el futuro lleva una marca diferente.
Los casos más conocidos de estas lenguas se encuentran entre las lenguas indı́genas de
Norteamérica, en Australia y en Nueva Guinea. En el fondo, estos sistemas de tiempo se
basan en el grado de ‘realidad’ del hecho que describen (el presente y el pasado son reales,
mientras que el futuro es irreal o hipotético), y por ello están conceptualmente muy próximos
a la categorı́a semántica de modalidad (véase § 5.4).
Por ejemplo, en lakota (EE.UU.), el futuro se marca con la partı́cula kte (v. ej. 8a),
mientras que el presente/pasado no lleva ningún tipo de marca (ej. 8b):

(8) a. ma-khúži̧ kte


1sg-enfermo futuro
‘Estaré enfermo’, ‘me pondré enfermo’

b. ma-khúži̧
1sg-enfermo
‘Estoy / estaba enfermo’

Sistemas graduales Existen sistemas de tiempo más complejos, que expresan formalmente
diversos “grados” o intervalos de los tiempos básicos. Un ejemplo de este tipo de sistemas
se encuentra en bemba (una lengua bantú de Zambia), que tiene ocho formas verbales que
expresan tres tiempos básicos (presente, pasado y futuro) con cuatro grados de proximidad:
inmediato, cercano, próximo y remoto:

pasado lejano ba-àlı́-ish-ile ‘trabajaron (antes que ayer)’


pasado próximo ba-àlı́ı́-isha ‘trabajaron (ayer)’
pasado cercano ba-àcı́-isha ‘han trabajado (hoy)’
pasado inmediato ba-á-isha ‘acaban de trabajar’
(9)
futuro inmediato ba-áláá-isha ‘van a trabajar (enseguida)’
futuro cercano ba-léé-isha ‘van a trabajar (hoy)’
futuro próximo ba-kà-isha ‘trabajarán (mañana)’
futuro lejano ba-ká-isha ‘trabajarán (después de mañana)’

Cada uno de estos grados corresponde a un intervalo temporal objetivo. Los tiempos
inmediatos sitúan la acción casi contigua al momento de la comunicación; los tiempos cer-
canos la sitúan dentro del dı́a de la enunciación (el ‘hoy’); los tiempos próximos en el dı́a
anterior o siguiente a la enunciación, y los tiempos lejanos la sitúan fuera de este marco.

86
5.3 Aspecto

5.3. Aspecto
La categorı́a de aspecto describe la organización temporal interna de la situación descrita
por el verbo, contemplada desde el punto de vista de su inicio, de su finalización o de su
desarrollo.
Los siguientes ejemplos ayudarán a captar la diferencia entre tiempo y aspecto:

(10) a. Los niños veı́an la pelı́cula.


b. Los niños vieron la pelı́cula.

La diferencia entre estas dos frases no es de tiempo, pasado en ambos casos, sino de
aspecto. Ası́, (10a) se refiere a un evento durante su transcurso, sin implicar su terminación;
(10b), por el contrario, describe el evento como algo completado, con un inicio y un final,
sin tener en cuenta su desarrollo.
El aspecto de (10a), que recalca el desarrollo interno del evento, se denomina imperfec-
tivo, mientras que el aspecto de (10b), que presenta el evento en su totalidad, se denomina
perfectivo.
En las lenguas eslavas la distinción entre el aspecto imperfectivo y el perfectivo es sis-
temática, y se utiliza, en combinación con el tiempo, para indicar diversos matices semánti-
cos. Por ejemplo en ruso el presente perfectivo tiene valor de futuro (prochitayu ‘yo leeré’,
frente al presente imperfectivo chitayu ‘yo leo’), porque la acción se contempla en su to-
talidad, pero enfocada desde antes de su comienzo. En el tiempo pasado se opone chital
(imperfectivo) a prochital (perfectivo). En el primer caso se indica que la acción tuvo lugar
de forma continua; en el segundo caso se indica que la acción se concluyó en el pasado; de
ahı́ la diferencia entre las dos oraciones siguientes:

(11) a. vcherá ya chital knig-u


ayer yo leer (imperf) libro-ac
‘Ayer estuve leyendo el libro’

b. vcherá ya pro-chital knig-u


ayer yo perf-leer libro-ac
‘Ayer me leı́ el libro’

La distinción perfectivo/imperfectivo es seguramente el tipo de aspecto más extendido


entre las diversas lenguas del mundo, pero no agota la gama de matices aspectuales que
se pueden expresar lingüı́sticamente. Otros tipos aspectuales más especı́ficos, que se mani-
fiestan directa o indirectamente en muchas lenguas, son el aspecto progresivo y el aspecto
habitual:
El aspecto progresivo contempla el evento durante un periodo de tiempo, en vez de verlo
como un hecho momentáneo. En castellano se expresa con el la perı́frasis estar + verbo en
gerundio (ej. Alfredo está preparando su tesis).
El aspecto habitual indica que un evento se repite continuamente, como una costumbre
o hábito regular. En castellano este aspecto se expresa normalmente en presente (como en
Pedro escucha música clásica), de modo que esta forma verbal es ambigua entre el sentido
habitual y el sentido de presente propiamente dicho. Por esta razón se utiliza la forma
progresiva para eliminar la ambigüedad (p. ej. Pedro está escuchando música clásica). La
situación es similar en inglés.

87
5 Otras funciones semánticas de la oración

5.3.1. Expresión del aspecto


El aspecto se expresa con el mismo tipo de estrategias formales que el tiempo:

A. Estrategia sintética (morfológica).



B1 : Verbos auxiliares
B. Estrategia analı́tica:
B2 : partı́culas

Figura 5.3: Estrategias de expresión del aspecto

Estas estrategias no se distribuyen de manera uniforme entre los diversos tipos de aspecto:
la estrategia morfológica se da casi exclusivamente para marcar la oposición entre imper-
fectivo y perfectivo (como en castellano cantaba frente a cantó), mientras que los demás
categorı́as aspectuales se expresan mayoritariamente de manera analı́tica.
Por ejemplo, en muchas lenguas el aspecto progresivo se suele expresar mediante una
perı́frasis formada por un verbo auxiliar copulativo:

(12) a. Juan está nadando


b. Inglés: John is swimming
c. Holandés:
Hij is aan het zwemmen
él está en el nadar
‘Está nadando’

d. Islandés:
Jón er aD synda
Juan está en nadar
‘Juan está nadando’

e. Galés:
Tha Tom a’ leughadh an leabhair
está Tom en lectura el libro (genitivo)
‘Tom está leyendo el libro’; lit. ‘Tom está en la lectura del libro’

El origen de esta construcción se encuentra en la asociación metafórica que se hace entre


el desarrollo de un evento a lo largo de un tiempo (marcado por el aspecto progresivo)
y la permanencia prolongada en una posición (marcada con un verbo copulativo o con
preposiciones de lugar como en).
Por último, como ejemplo de la expresión del aspecto por medio de partı́culas, examı́nense
los siguientes ejemplos de chino:

(13) a. zéi pāo le


ladrón escapar perfectivo
‘El ladrón se escapó’

b. tā shōudăo le yi-fēng xı̀n


él/ella recibir perfectivo uno-clasif carta
‘El / ella recibió una carta’

88
5.4 Modalidad

c. lăoshı̄ zài jiĕnshi wénfă


maestro progresivo enseñar gramática
‘El maestro está enseñando gramática’

Estos ejemplos muestran el uso de dos partı́culas: la partı́cula posverbal le, que indica
aspecto perfectivo, y la partı́cula preverbal zài, que expresa aspecto progresivo.

5.4. Modalidad
La modalidad es la categorı́a gramatical que expresa el grado de realidad que el hablante
le concede al contenido de su frase.
Entre la gama de modalidades que se pueden expresar gramaticalmente están la posi-
bilidad, la necesidad, la suposición, la duda, el deseo, etc. Las frases siguientes expresan
modalidades distintas, aunque coinciden en su contenido predicativo:

(14) a. Puede que llueva mañana.


b. Quizá llueva mañana.
c. Tiene que llover.
d. Debe de haber llovido esta mañana.
e. ¡Ojalá llueva pronto!
f. Esta tarde ha llovido.

En las frases (14a y 14b) el hablante expresa la posibilidad de que ocurra el evento
especificado; en (14a) alude a la necesidad de que suceda el evento; en (c5:10d) expresa su
suposición sobre la realidad del evento; en (14e) expresa su deseo de que ocurra el evento;
en (14e), por último, afirma un hecho.
Muchas lenguas establecen una distinción formal entre dos grandes categorı́as de modali-
dad que se corresponden grosso modo con la distinción tradicional entre los modos indicativo
y el subjuntivo.1 El indicativo suele expresar una actitud de presunción de verdad o rea-
lidad ante lo que se dice; por el contrario, el subjuntivo expresa un matiz de ‘irrealidad’
ante lo que se dice. Puede tratarse de que el hablante no asuma que lo que dice esté en
consonancia con la realidad, o que asuma que es poco probable, que es hipotético, o falso.
Obsérvese la diferencia entre las frases siguientes:

(15) a. Creo que viene.


b. No creo que venga.

(16) a. Creo que Juan vendrá pronto.


b. Dudo que Juan venga pronto.

Las oraciones subordinadas de estos ejemplos muestran diferencias de modo verbal. En


las frases (15a ) y (16a ) se expresa una creencia que el hablante considera cierta, y por ello
se utiliza el modo indicativo; la frase (15b ) está bajo el alcance de la negación (que niega la
1
La diferencia entre la modalidad y el modo es que la modalidad es una función semántica de las lenguas
humanas (presuntamente universal) y el modo es una categorı́a morfosintáctica que se realiza mediante
la flexión del verbo. El modo expresa sólo algunas de las distinciones de modalidad presentes en una
lengua.

89
5 Otras funciones semánticas de la oración

realidad de un evento), lo que determina el uso del modo subjuntivo. En (16b), por último,
la oración subordinada en subjuntivo depende de un verbo de incertidumbre.
Hay una última categorı́a de modalidad con la que el hablante aporta indirectamente
las pruebas que tiene para expresar una cierta información. Sirve para indicar si se ha sido
testigo de los eventos que relatan, si la información se ha obtenido de una fuente indirecta (de
oı́das, de haberlo leı́do, de haberlo visto en visto en televisión, etc.), si es algo que se deduce
a partir de pruebas circunstanciales, etc. Este tipo de modalidad (denominada evidencial
en la bibliografı́a lingüı́stica) apenas existe en las lenguas europeas, pero se encuentra muy
desarrollada entre las lenguas asiáticas, australianas y amerindias. Por ejemplo, en sherpa
(una lengua tibetana de Nepal) el verbo puede llevar un morfema -no, que indica si el
hablante tiene pruebas directas de lo que dice, o un morfema -way, que indica que las
pruebas de lo que se dice son indirectas:

(17) a. ti lâga kiyin-no


él trabajo hace
‘Está trabajando’ (lo he visto u oı́do)
b. lâga kiyin-way
‘Está trabajando’ (no tengo pruebas directas; lo he oı́do decir)

Los sistemas de modalidad tienen relativamente pocas categorı́as en común en las diversas
lenguas, y ni siquiera se expresan de la misma forma en una misma lengua; algunas cate-
gorı́as se pueden expresar por la flexión verbal, otras mediante verbos auxiliares, otras por
partı́culas o por adverbios. Ası́, el castellano utiliza los tres procedimientos en su sistema
modal: flexión verbal, verbos auxiliares y adverbios:

(a) La flexión verbal distingue entre el modo indicativo y el subjuntivo. Como hemos
visto, el modo subjuntivo que se utiliza normalmente en el contexto de las oraciones
negativas, optativas y en subordinadas de ciertos verbos.

(b) Verbos auxiliares, como tener que, deber, poder y parecer (véanse los ejemplos de 14).

(c) Adverbios, como aparentemente, probablemente, seguramente, quizá, etc.

5.4.1. Interacción entre tiempo, modo y aspecto


En muchas lenguas, la expresión de la modalidad está estrechamente ligada a la expresión
del tiempo y del aspecto. Ası́, en castellano los morfemas de la flexión verbal expresan
tiempo, modo y en algún caso, también aspecto, de modo indisoluble.2
Por otro lado, estas tres funciones semánticas tienen entre sı́ lı́mites imprecisos. Por
ejemplo, un evento que en el momento de la enunciación se percibe como completado (es
decir, en aspecto perfectivo) está también en tiempo pasado. Por lo tanto, en muchas lenguas
la distinción entre perfectivo y pasado es difusa; incluso hay lenguas (como es el caso del
chino, por ejemplo) en que las diferencias de tiempo (presente y pasado) se expresan como
distinciones de aspecto.
2
Por ejemplo, en la forma verbal llorábamos, el morfema -aba- indica simultáneamente tiempo pasado,
modo indicativo y aspecto imperfectivo.

90
5.5 Polaridad

5.5. Polaridad
La polaridad es una función semántica que especifica si ocurre o no un determinado
evento o situación. Distinguiremos entre polaridad afirmativa, como en la frase (18a) y
polaridad negativa, como en (18b):

(18) a. Juan ha comprado el periódico


b. Juan no ha comprado el periódico

Las frases negativas se caracterizan, en todas las lenguas, por añadir algún tipo de marca a
la oración afirmativa (como la partı́cula no en 18b). El cuadro siguiente recoge las principales
estrategias utilizadas en las lenguas del mundo para expresar la negación:

A1 : Partı́culas
A. Estrategia analı́tica:
A2 : Verbos auxiliares
B: Estrategia sintética (morfológica).

Figura 5.4: Estrategias de expresión de la negación

En las secciones siguientes se analizan con más detalle estas estrategias.

Partı́culas negativas. La utilización de partı́culas negativas (como el adverbio no del ejem-


plo 18b) es la estrategia más simple.
Algunas lenguas utilizan una misma partı́cula en todos los contextos sintácticos (como no
en castellano). Otras lenguas utilizan partı́culas diferentes en función de ciertos factores. Por
ejemplo, en griego moderno la partı́cula den marca la negación en las oraciones declarativas,
mientras que la partı́cula min realiza la misma función en las imperativas:

(19) a. den tros psari


no (decl) comes pescado
‘No comes pescado’

b. min tros psari


no (imper) comes pescado
‘No comas pescado’

Hay lenguas en las que la partı́culas negativas expresan simultáneamente otras funciones
semánticas. Por ejemplo el kanjobal (una lengua amerindia de Guatemala) tiene una serie
de partı́culas que expresan simultáneamente negación y tiempo, como se observa en los
siguientes ejemplos:
k’am presente k’am chiwa’a ‘no doy’
(20) maa pasado maa wa’a ‘no dı́’
manoj futuro manoj wa’a ‘no daré’
Algunas lenguas expresan la negación mediante una combinación de varias partı́culas.
Un ejemplo de ello es la construcción ne . . . pas del francés. Compárese la frase afirmativa
(21b) con su versión negativa (21b):

(21) a. Je veux ça


yo quiero eso

91
5 Otras funciones semánticas de la oración

b. Je ne veux pas ça


neg1 quiero neg2 eso
‘No quiero eso’

Negación mediante verbos auxiliares. El uso de verbos auxiliares negativos es ca-


racterı́stico de las lenguas urálicas, como el finés, el estonio y las lenguas siberianas. En
este procedimiento el verbo negativo lleva la flexión propia del verbo principal de la frase
(tiempo, modo, morfemas de concordancia, etc.), mientras que el verbo semánticamente
principal suele estar en forma invariable. Examı́nense los siguientes ejemplos de finés:
A. Frases afirmativas:

(22) a. Tyttö lukee


chica leer (3sg)
‘La chica lee’

b. Tyttöjä lukevat
chicas leer (3pl)
‘Las chicas leen’

B. Frases negativas:

(23) a. Tyttö ei lue


chica aux(3sg) leer
‘La chica no lee’

b. Tyttöjä eivät lue


chicas aux(3pl) leer
‘Las chicas no leen’

Se puede observar en las frases afirmativas de (22) que el verbo concuerda con el sujeto.
En las frases negativas, el verbo principal lue ‘leer’ no varı́a, y el sujeto concuerda con el
verbo auxiliar negativo, que tiene formas diferentes para cada una de las personas del sujeto.

Negación morfológica. Algunas lenguas expresan la negación por medio de afijos, similares
en su función y grado de integración verbal a los morfemas de tiempo, aspecto o persona.
Obsérvense como ejemplo las siguientes frases de turco:

(24) a. konuş-uyor-um
hablar-progr-1sg
‘Estoy hablando’

b. konuş-mu-uyor-um
hablar-neg-progr-1sg
‘No estoy hablando’

En estos ejemplos, la negación se marca con el morfema -mu que precede a los sufijos de
aspecto (-uyor ) y de persona (-um).
La mayorı́a de las lenguas que adoptan esta estrategia utilizan sufijos. Otras lenguas
utilizan prefijos, o incluso circunfijos.

92
5.6 La expresión de los actos de habla

Efectos sintácticos de la negación Hay casos en los que la negación provoca una mo-
dificación secundaria en la estructura sintáctica de la oración. Ya hemos visto que en las
lenguas eslavas el objeto de las cláusulas negativas se marca en genitivo (véase § 4.2.1). Una
situación similar se da en finés. En esta lengua el objeto de las cláusulas negativas siempre
va en caso partitivo, mientras que el de las cláusulas afirmativas va en acusativo o parti-
tivo, dependiendo de si la cláusula es perfectiva o imperfectiva. Obsérvense los siguientes
ejemplos:

(25) a. Jukka juo maido-n


Jukka bebe leche-acusativo
‘Jukka se bebe la leche’

b. Jukka ei juo maito-a


Jukka auxneg(3sg) beber leche-partitivo
‘Jukka no bebe leche’

Un rasgo tı́pico de la negación es su tendencia a asociarse con los elementos focalizados


de la oración (esto es, los constituyentes que aportan información nueva). Hay lenguas en
las que el morfema negativo tiende a vincularse sintácticamente con el elemento focalizado.
Ası́ ocurre en alemán. Como ejemplo, obsérvese la distribución de la partı́cula negativa nicht
en las siguientes frases:

(26) a. Er besuchte uns gestern nicht


él visitó nos ayer no
‘No nos visitó ayer’ (construcción normal)
b. Er besuchte uns nicht gestern
‘No fue ayer cuando nos visitó’

La frase (26a) es la construcción normal del alemán, en la que la partı́cula negativa nicht
aparece al final de la frase; en la frase (26b), la partı́cula nicht niega al adverbio gestern
‘ayer’, que tiene por tanto carácter de foco (según se quiere recalcar en la traducción por la
construcción copulativa focal; cf. § 4.4.2).

5.6. La expresión de los actos de habla


El lenguaje se utiliza en la comuniacción cotidiana para llevar a cabo un buen número de
tareas: solicitar e intercambiar información, narrar acontecimientos, prometer, amenazar,
dar órdenes, expresar sorpresa o insatisfacción sobre algo, sugerir una determinada acción,
dar permiso a alguien, hacer una apuesta, ofrecer algo, etc. Estas acciones que los seres
humanos llevan a cabo usando el lenguaje como instrumento es lo que los lingüistas llaman
actos de habla.
La mayorı́a de las lenguas distinguen tres formatos básicos de oración que sirven de
vehı́culo a diferentes tipos de actos de habla. Estos tres tipos son:

(a) las oraciones declarativas

(b) oraciones interrogativas

(c) oraciones imperativas

93
5 Otras funciones semánticas de la oración

La función principal de las oraciones declarativas es dar información, y a partir de aquı́ ex-
presan una gama de actos de habla derivados, como hacer sugerencias, promesas, narrar his-
torias, etc. Las oraciones interrogativas se utilizan fundamentalmente para hacer preguntas,
y las imperativas sirven para expresar peticiones y órdenes.
Este cuadro general se ve modificado por los usos secundarios que pueden desarrollar
estos tipos de frases. Por ejemplo, podemos usar ciertos subtipos de interrogativas para
hacer sugerencias:

(27) a. ¿Y si compramos un sofá nuevo para el salón?


b. ¿Por qué no sacas los zapatos de la habitación?
c. ¿Para qué seguir?

Las interrogativas pueden expresar también, dependiendo del contexto, impaciencia (28a),
insinuación (28b) o sorpresa (28c):

(28) a. ¿Vas a venir ya de una vez?


b. ¿Por qué no vienes?
c. ¿Ya habéis llegado?

Hay una diferencia importante entre la función comunicativa básica de los tres tipos de
oración (declarativas, interrogativas e imperativas) y los usos derivados, como los de los
ejemplos (27)-(28). Mientras que las funciones básicas son comunes a todas las lenguas,
los usos derivados pueden ser muy distintos entre unas lenguas y otras. Por ejemplo, Lar-
son (1989, pág.˜314) menciona el caso de algunas lenguas de Nueva Guinea en las que
las sugerencias atenuadas como la del ejemplo (27b) no se expresan mediante oraciones
interrogativas, sino mediante oraciones negativas (como No has sacado los zapatos de la
habitación).
De manera análoga, en vietnamita las preguntas no se utilizan para invitar, de modo que
una oración como ¿Quieres una taza de té? se traduce, no como una pregunta, sino como
una orden directa (Toma una taza de té). Como pregunta equivaldrı́a a nuestro ¿realmente
quieres una taza de té?, con un matiz implı́cito de desacuerdo: darı́a a entender que el
hablante no quiere que tomemos té.
En las secciones siguientes estudiaremos los procedimientos que adoptan las lenguas del
mundo para expresar los tres tipos oracionales básicos: oraciones declarativas, interrogativas
e imperativas.

5.6.1. Oraciones declarativas


En la mayorı́a de las lenguas las oraciones declarativas no tienen ninguna marca carac-
terı́stica, y los demás tipos suelen verse como modificaciones o desviaciones del tipo básico
definido por la construcción declarativa.
Hay algunas lenguas, sin embargo, que tienen procedimientos formales para marcar este
tipo oracional. Por ejemplo en gascón (una variante del occitano, hablada en el sur de
Francia y en el valle de Arán, en Cataluña) las oraciones declarativas se pueden marcar con
la partı́cula que (qu’ delante de vocal) cuando tienen un sentido narrativo. Obsérvese su
uso en el siguiente fragmento:

(29) Tolosa qu’ei ua vila plan beròia.


‘Toulouse es una ciudad muy hermosa’.

94
5.6 La expresión de los actos de habla

Los romius que s’i arrestavan entà passar la nueit avant de tornar préner lo camin de
Sant-Jacme de Compostèla.
‘Los romeros se detenı́an en ella para pasar la noche antes de reemprender el camino
de Santiago de Compostela’.
Aqueth peregrinatge qu’estoc plan celèbre a l’Edat Mejana.
‘Este peregrinaje fue muy celebre en la Edad Media’.

5.6.2. Oraciones interrogativas


Existen tres tipos, sintácticamente diferentes, de oraciones interrogativas, que denomina-
remos absolutas, parciales y confirmativas.

A. En las interrogativas absolutas, se pregunta si el contenido informativo de la predica-


ción es verdadero o no. Por ejemplo en la frase ¿Ha terminado ya la pelı́cula?, la pregunta
afecta a toda la oración, de modo que sólo hay dos respuestas posibles: sı́ o no.

B. En las interrogativas parciales se pide información sobre sólo una parte del contenido
informativo de la oración. La mayor parte de las lenguas tienen palabras interrogativas espe-
cializadas en esta función, como qué, quién, cuándo, etc. Por ejemplo: ¿quién ha encendido
el televisor?

C. Las interrogativas confirmativas suelen tener forma declarativa, y van acompañadas


de un apéndice confirmatorio final, como en los ejemplos Lo ha comprado, ¿no?, No lo ha
comprado, ¿verdad?, o en inglés She was pushed, wasn’t she?

Estrategias de expresión de las oraciones interrogativas


Aunque probablemente todas las lenguas tienen procedimientos para hacer preguntas,
las formas en que las lenguas expresan esta función puede variar significativamente de una
lengua a otra.
Las interrogativas absolutas se suelen marcar por alguno de los siguientes procedimientos,
o por una combinación de ellos:

A. Estrategia fonológica: entonación.

B. Estrategia léxica: partı́culas especializadas.

C: Estrategia morfológica: en la flexión verbal.

D: Estrategia sintáctica.

Figura 5.5: Estrategias de expresión de las preguntas

A. La estrategia fonológica hace uso de una entonación especial ascendente. Esta ento-
nación es la que distingue, en castellano, entre Ha venido Juan (declarativa) y ¿Ha venido
Juan? (interrogativa). La gran mayorı́a de las lenguas del mundo utilizan esta estrategia,
generalmente en combinación con una marca forma formal explı́cita de tipo sintáctico, léxico
o morfológico.

95
5 Otras funciones semánticas de la oración

B. La estrategia léxica consiste en utilizar partı́culas especializadas que señalan el


carácter interrogativo de las oraciones. Obsérvese el uso de la partı́cula interrogativa li
en ruso:

(30) a. chital li ty ètu knigu?


leer (pasado) int tú este (ac) libro (ac)
‘¿Leı́ste este libro?’

b. ty li chital ètu knigu?


tú int leer (pasado) este (ac) libro (ac)
‘¿Leı́ste tú este libro? / ¿Fuiste tú el que leyó este libro?’

c. ètu li knigu ty chital?


este (ac) int libro (ac) tú leer (pasado)
‘¿Es este libro el que leı́ste?’

Obsérvese la posición variable de la partı́cula interrogativa li. En general, esta partı́cula


sigue a la palabra que indica el foco comunicativo: el verbo en la interrogativa ‘neutra’ de
(30a), el sujeto ty ‘tú’ en (30b) y el objeto ètu knigu ‘este libro’ en (30c).

C. La estrategia morfológica es relativamente infrecuente. En las lenguas que han adop-


tado este procedimiento existen fijos interrogativos (unidos generalmente al verbo), que
suelen formar parte además del sistema de modalidades de esas lenguas.

D. La estrategia sintáctica emplea una construcción especial. Por ejemplo, en castellano


es habitual invertir el orden del sujeto y el verbo en las oraciones interrogativas (cf. ¿se
ha comprado Juan un coche? frente a Juan se ha comprado un coche). Esta construcción,
tı́pica de las lenguas europeas, es por el contrario muy inusual en otras lenguas del mundo.
Muchas lenguas, sobre todo del tipo verbo-objeto (como el castellano o el inglés) cambian
el orden de palabras en las oraciones interrogativas parciales, situando el constituyente
interrogativo al principio de la frase, como en el siguiente ejemplo:

(31) ¿Qué has traı́do?

Sintácticamente el pronombre interrogativo qué es objeto directo; por tanto su posición


básica serı́a después del verbo; aquı́ aparece al principio de la frase resaltando su función
comunicativa de foco. Otras lenguas no cambian el orden de palabras y conservan el elemento
interrogativo en su posición normal dentro del orden básico de la frase. Ası́ ocurre por
ejemplo en chino (ej. 32) y japonés (ej. 32):

(32) ni yào nei-ben shū?


tú querer cuál-clasif libro
¿Qué libro quieres?

(33) Matsumoto-san wa nani o kaimashita ka?


Matsumoto-señor tema qué obj compró int
¿Qué compró el señor Matsumoto?

96
5.6 La expresión de los actos de habla

En húngaro, el elemento interrogativo (que es informativamente el foco comunicativo)


está en la posición básica del foco, que es inmediatamente delante del verbo:3

(34) A teá-t hogy parancsolod?


el te-ac cómo pedirás
‘¿Cómo quieres el té?’

Tipologı́a de las respuestas


En esta sección se examina brevemente los procedimientos que tienen las lenguas para res-
ponder a las interrogativas absolutas. Fundamentalmente hay tres posibilidades, resumidas
en el siguiente cuadro:

A. Sistemas sı́/no.

B. Sistemas acuerdo/desacuerdo.

C: Sistemas de eco.
Figura 5.6: Tipos de respuestas a las interrogativas absolutas

A. Las lenguas del primer tipo utilizan las partı́culas comodı́n sı́ y no. La partı́cula sı́ da
una respuesta afirmativa al contenido predicativo de la oración, mientras que la partı́cula
no supone una respuesta negativa.
Obsérvense las siguientes preguntas:

(35) a. ¿Has visto la aspiradora?


b. ¿No has visto la aspiradora?

La respuesta Sı́ significa en los dos casos ‘sı́ la he visto’. La respuesta No, por su parte,
se entiende como ‘no la he visto’.
B. El japonés es un ejemplo de lengua del segundo tipo. Tiene una partı́cula afirmativa
que se usa cuando la respuesta tiene la misma polaridad que la pregunta (ya sea afirmativa
o negativa) y una partı́cula negativa que se usa cuando la respuesta no tiene la misma
polaridad. Supongamos la pregunta siguiente:

(36) kyō wa atsui desu ka?


hoy tema caliente es int
‘¿Hoy hace calor?’

La respuesta Hai (que los diccionarios traducen como ‘sı́’) significarı́a en este caso ‘Estoy
de acuerdo con tu afirmación’; es decir: ‘sı́ hace calor’. La respuesta Iie (convencionalmente
‘no’) equivaldrı́a a ‘No estoy de acuerdo con tu afirmación: no hace calor’.
Sin embargo, ante una pregunta negativa, estas respuestas tienen una interpretación com-
pletamente diferente:

(37) kyō wa atsu-kunai desu ka?


hoy tema caliente-neg es int
‘¿No hace calor hoy?’
3
Véase § 4.4.2, ejemplos 55a y 55b.

97
5 Otras funciones semánticas de la oración

Ahora, la respuesta Hai se entenderı́a negativamente: ‘Estoy de acuerdo con tu afirmación:


no hace calor’, mientras que la respuesta Iie, equivaldrı́a a una respuesta afirmativa: ‘No
estoy de acuerdo con tu afirmación: sı́ hace calor’.
El problema de estos sistemas es que las preguntas negativas suelen tener un determinado
sesgo. Una frase como ¿no está lloviendo? se puede usar no sólo para hacer una pregunta,
sino también para indicar que el hablante cree que sı́ lo es. Una respuesta positiva simple
puede ser algo confusa. Se puede interpretar como una respuesta a la pregunta (‘sı́, no
está lloviendo’) o como una conformidad con la creencia del hablante (‘sı́, tienes razón:
está lloviendo’). Por eso, muchas lenguas tienen partı́culas afirmativas especiales para evitar
confusión. En alemán doch (en vez de ja), en francés si (en vez de oui ) se usan para indicar
una respuesta afirmativa a la pregunta negativa (negando ası́ la creencia del hablante).
C. Las lenguas que tienen respuestas de tipo eco carecen propiamente hablando de
partı́culas especiales de respuesta. La estrategia que se utiliza para responder ‘sı́’ o ‘no’
es repetir el verbo de la pregunta. Por ejemplo en chino, ante una pregunta como (38),
caben dos respuestas:

(38) nı̆ dŏng yı̄ngyŭ ma?


tú entender inglés int
‘¿Entiendes inglés?’

La respuesta afirmativa es responder simplemente ‘entiendo’ (wŏ dŏng); la respuesta


negativa serı́a ‘no entiendo’ (wŏ bù dŏng).

5.6.3. Oraciones imperativas


Las órdenes son un tipo de acto de habla orientados a conseguir que el interlocutor
lleve a cabo alguna acción. La mayor parte de las lenguas tienen una forma especial del
verbo, el imperativo, especializada en la expresión de este tipo de enunciados (como en
castellano ¡abre la puerta! ). Dado que las órdenes van casi siempre dirigidas al interlocutor,
las oraciones imperativas suelen omitir el sujeto, incluso en aquellas lenguas donde el sujeto
es obligatorio en otro tipo de oraciones (ası́ sucede, por ejemplo, en inglés).
En aquellas lenguas que tienen sistemas complejos de flexión verbal, el imperativo suele
ser morfológicamente muy simple, similar a la forma básica de la raı́z del verbo.
Las oraciones imperativas pueden tener caracterı́sticas sintácticas diferentes de las de los
otros tipos de oraciones. Por ejemplo, las imperativas negativas (que propiamente hablando
son prohibiciones), son a menudo diferentes de las afirmativas. Por ejemplo en castellano no
se construyen con la forma imperativa del verbo, sino en modo subjuntivo (cf. salid frente
a no salgáis). En otras lenguas (como es el caso del griego), la partı́cula negativa puede ser
diferente según que la oración sea o no imperativa.
A pesar de que todas las lenguas tienen verbos imperativos, que son formalmente muy
simples, y por tanto rápidos y directos en su uso comunicativo, hay lenguas en las que el
imperativo se usa relativamente poco, prefiriendo en su lugar fórmulas más indirectas (como
por ejemplo en castellano ¿quieres abrir la ventana? ). Esto ocurre porque el imperativo
resulta muy procedimiento muy abrupto y expeditivo, que puede resultar inadecuado en
muchas situaciones en las que es necesario mantener una cierta distancia cortés respecto al
interlocutor.

98
5.6 La expresión de los actos de habla

Ejercicios

1. A partir de la información aportada por los ejemplos, indı́quese cuál es el sistema de


tiempos de las siguientes lenguas, y con qué tipo de estrategia formal se expresan:

a. Ute (E.E.U.U):
wúukay ‘está trabajando (en este momento)’
wúukaxa ‘ha trabajado’
wúukapugá ‘ha trabajado’ (acabo hace ya tiempo)
wúukavaani ‘trabajará’
wúukami ‘suele trabajar’, ‘trabaja siempre’.
wúukauca ‘está a punto de ponerse a trabajar’
b. Rotokas (Papúa-Nueva Guinea):
aioriva ‘Hace bastante tiempo que comiste’
aiorivora ‘Hace algún tiempo que comiste’
aiorivorao ‘Hace poco que comiste’
aiorivo ‘Acabas de comer’
aiorivoi ‘Estás comiendo’
aiorivere ‘Vas a comer pronto’
aioriverea ‘Vas a tardar mucho en comer’
c. Chichewa (Malawi):
ndi-ná-fótokoza ‘Comı́’
ndi-na-fótókoza ‘Hace poco que he comido’
ndi-nâa-fótókoza ‘Hace bastante que comı́’
ndi-ku-fótókoza ‘Estoy comiendo’
ndi-ma-fotokózá ‘Suelo comer’
ndı́-ma-fótókoza ‘Solı́a comer’
ndi-dzá-fótokoza ‘Comeré’

2. Coméntese el matiz semántico introducido en estos ejemplos de húngaro por el prefijo


verbal el-. ¿A qué categorı́a pertenece?

a. olvastam az újság-ot
leer(pasado-1sg) el periódico-ac
‘Estaba leyendo el periódico’

b. elolvastam az újságot
‘Me leı́ el periódico’ (de principio a fin)

3. Descrı́base el sistema aspectual del ewé (Ghana), a partir de los siguientes ejemplos:

a. é-du-a mOli.
’ Come arroz habitualmente’
b. é-ga-du mOli.
‘Siempre come arroz’; ’come arroz continuamente’

99
5 Otras funciones semánticas de la oración

c. é-du mOli vO.


‘Acaba de comerse el arroz’.
d. é-le mOli du-m.
‘Está comiendo arroz’

Nota: El significado de los morfemas es el siguiente: é- prefijo de tercera persona


(singular); -du: ‘comer’; mOli : ‘arroz’; -m es un sufijo locativo.

4. Teniendo en cuenta las glosas, ¿Como se puede traducir la siguiente frase de chino?

qiáng shang guà le yi-fü huà


pared encima colgar perfectivo un-clasif. cuadro

5. A partir de la información aportada por los ejemplos, indı́quese cuál es el sistema de


modalidades de las siguientes lenguas, y con qué tipo de estrategia formal se expresan:

a. Menómini (EE.UU.):
pı̄w ‘viene’, ‘vino’
pı̄wen ‘se dice que viene’; ‘se dice que vino’
pı̄¼ ‘¿viene?’
piasah ‘viene’, ‘vino’ (a pesar de que suponı́amos lo contrario).
piapah ‘iba a venir (y ahora resulta que no)’
b. Makah (EE.UU.):
wikiicaxaw ‘Hace mal tiempo’ (lo se por mi propia experiencia)
wikiicaxak¼u ‘Ha hecho mal tiempo’ (lo he experimentado)
wikiicaxakpiid ‘Parece que hace mal tiempo’ (lo deduzco por lógica)
wikiicaxakqad¼i ‘Parece que hace mal tiempo (lo deduzco por el ruido)
wikiicaxakwaad ‘Me han dicho que hace mal tiempo’
wikiicaxakitwaad ‘Me han dicho que ha hecho mal tiempo’

6. Estúdiese la estructura de estas dos frases de takelma (EE.UU.). la frase (a) es una
oración declarativa normal. Dar una traducción adecuada para la frase (b) a partir de
la información de las glosas:

a. menà yap’a t’omõ-k’wa


oso hombre matar(indic)-3sg(obj. hum.)
‘El oso ha matado al hombre’

b. menà yap’a dõm-k’wa-k’


matar(subjuntivo)-3sg(obj. hum.)-inferencial

7. Indı́quese la estrategia utilizada en las lenguas siguientes para marcar la negación:

i. Bengalı́:
a. ami kórlum
‘Hice’

100
5.6 La expresión de los actos de habla

b. ami kórlum na
‘No hice’
ii. Bambara (Malı́):
a. i be domu
tú pres. comer
‘Comes’

b. i te domu
tú pres. neg. comer
‘No comes’

iii. Navajo:
a. dayoosdlããd
‘Se lo creyeron’
b. doo dayoosdlããd da
‘No se lo creyeron’
iv. Armenio:
a. grum ei
‘Yo estaba escribiendo’
b. chei grum ‘Yo no estaba escribiendo’
giž-a ‘Escribo’
giž-an ‘Escribes’
giž-ö ‘Escribe’
v. Komi (Rusia):
o-g giž ‘No escribo’
o-n giž ‘No escribes’
o-z giž ‘No escribe’

8. A partir del estudio de los ejemplos siguientes, indı́quese qué estrategia(s) utiliza la
negación en inglés:

i. a. I like a CD-player.
b. I don’t like a CD-player.
ii. a. She likes a CD-player.
b. She doesn’t like a CD-player.
iii. a. I looked for a CD-player.
b. I didn’t look for a CD-player.
iv. a. I am a CD-lover.
b. I am not a CD-lover.
c. I ain’t a CD-lover.
v. a. I will buy a CD-player.
b. I will not buy a CD-player.
c. I won’t buy a CD-player.

9. Indı́quese la estrategia utilizada en las lenguas siguientes para marcar la interrogación:

101
5 Otras funciones semánticas de la oración

i. Indonesio:
a. Anwar melihat Ali
‘Anwar ha visto a Ali’
b. Anwar melihat Ali kah?
‘¿Ha visto Anwar a Ali?’
ii. Yagua (Perú):
a. jidyeetu júnaa-chara
hija llorar-habitual
‘Tu hija suele llorar’

b. jidyeetu-vı́y júnaachara?
‘¿Suele llorar tu hija?
iii. Malayo:
a. bapak datangkah nanti
padre vendrá luego
‘El padre vendrá luego’

b. datangkah bapak nanti?


‘¿Vendrá luego el padre?
iv. Cingalés (Ceilán):
a. lamayā balla-vā däkka
muchacho perro-ac vio
‘El muchacho ha visto al perro’

b. lamayā ballavā däkka da?


‘¿Ha visto el muchacho al perro?’

102
Capı́tulo 6

Las oraciones compuestas

6.1. Tipos de oración compuesta


Hasta el momento hemos centrado nuestro examen tipológico del lenguaje casi exclusiva-
mente en las oraciones simples. En este capı́tulo estudiaremos las oraciones compuestas.
Tradicionalmente se distinguen tres tipos de oración compuesta: yuxtaposición, coordi-
nación y subordinación.
La yuxtaposición es una relación entre cláusulas del mismo nivel sintáctico, que están
relacionadas semánticamente, sin que se encuentren conectadas por medio de una conjunción
o de cualquier otro tipo de nexo. El siguiente es un ejemplo:
(1) Esta noche hay que cerrar bien las ventanas; han dicho por la radio que habrá fuertes
vientos.
Este es un caso de yuxtaposición porque estamos ante dos cláusulas independientes;
sin embargo, están conectadas semánticamente por una relación de causalidad: la segunda
cláusula introduce la causa o motivo que justifica la acción descrita en la primera. Esta
relación está implı́cita: no está expresada por ninguna conjunción o partı́cula conectiva, y
se deduce únicamente del contexto.
La coordinación también es una relación entre cláusulas que son relativamente inde-
pendientes entre sı́ en el plano sintáctico, pero que a diferencia de la yuxtaposición, se unen
mediante conjunciones u otros nexos:
(2) Juan entró en la habitación y Marı́a le miró.
La subordinación se caracteriza porque una de las cláusulas es formalmente dependiente
(al carecer de autonomı́a sintáctica), y funciona como un elemento constitutivo de una
oración principal:
(3) Han construido un canal para abastecer de agua al poblado.
Este es un ejemplo de subordinación porque la cláusula subordinada (marcada en negrita)
no podrı́a constituir una oración independiente, y funciona como un complemento adverbial
de la oración principal.

6.2. La coordinación
Como hemos visto, la coordinación es una relación entre dos o más oraciones entre las
que no existen relaciones de dependencia sintáctica, y que están conectadas formalmente
mediante algún tipo de nexo.

103
6 Las oraciones compuestas

Estos nexos pueden ser semánticamente neutros (como la conjunción copulativa y en 4a)
o tener sentidos especı́ficos, como disyunción (o en 4b) o contraste (pero en 4c):
(4) a. Juan entró en la habitación y Marı́a le miró.
b. Juan lo sabe todo o es más listo de lo que creı́amos.
c. Pedro sabe la verdad pero no se atreve a decirla.
La coordinación copulativa no es un procedimiento sintáctico universal. Las lenguas en
las que no existe pueden expresar los mismos sentidos mediante la yuxtaposición o por
algún tipo de subordinación. Por ejemplo, en japonés muchas de las relaciones de secuencia
temporal que en castellano o inglés se expresarı́an con una coordinación copulativa (como
en el ejemplo 4a) , se expresan por una construcción dependiente en la que el verbo de la
primera oración aparece en forma de gerundio, con el sufijo -te:
(5) Hanako wa oki-te, kao o aratta
Hanako tema levantándose cara obj lavó
‘Hanako se levantó y se lavó la cara’
(literal: ‘Hanako levantándose por la mañana se lavó la cara’)

En las lenguas europeas, la coordinación de oraciones y la coordinación de otros cons-


tituyentes menores se expresa con los mismos procedimientos sintácticos. Por ejemplo, en
castellano no hay diferencia formal entre los ejemplos de coordinación de oraciones de (4)
y de sintagmas nominales, como los de (6):
(6) a. Juan fue a la panaderı́a y compró tres croissants.
b. Juan compró croissants y una ensaimada.
Sin embargo, muchas lenguas distinguen claramente entre estos dos tipos de coordinación.
En fiyiano, por ejemplo, la coordinación de oraciones se expresa con la conjunción ka,
mientras que la coordinación nominal se marca con la conjunción kei :
(7) a. e-ra cici ka qito na gone
decl-ellos correr y jugar art niño
‘Los niños corren y juegan’
b. au a raica na tûraga kei na yalewa
yo pasado ver art jefe y art mujer
‘Vi al jefe y a la mujer’

La partı́cula kei significa propiamente ‘con’. Este fenómeno no es un hecho aislado, ya


que hay muchas lenguas que expresan la coordinación nominal de la misma manera que la
función semántica de ‘compañı́a’. Véase otro ejemplo similar en japonés:
(8) a. tomodachi to isshoni Kyōto ni ii-mashita
amigo con juntos Kyoto a ir-pasado
‘He ido a Kyoto con un amigo’
b. ringo to orenji o kai-mashita
manzana y naranja obj comprar-pasado
‘He comprado manzanas y naranjas’

Como se ve en estos ejemplos, la partı́cula to expresa tanto compañı́a (8a) como coordi-
nación nominal (8b).

104
6.3 La subordinación

6.3. La subordinación
La subordinación es un tipo de dependencia entre dos oraciones, una llamada principal,
y otra subordinada, como la que existe en los siguientes ejemplos, en los que las oraciones
subordinadas están señaladas en cursiva:

(9) a. Nadie pensaba que llegarı́a a tiempo.


b. Ya ha llegado el paquete que esperabas.
c. Me encontré con Cristina entrando en el gimnasio.
d. No llegué a verle porque me lo impedı́a la multitud.

La oración subordinada no tiene independencia sintáctica: es un constituyente de la prin-


cipal, en la que desempeña una función sintáctica de actante (sujeto en 9a), de circunstante
(9b) o de complemento nominal (9c).
Las oraciones subordinadas se han clasificado tradicionalmente en tres tipos, completivas,
relativas y adverbiales, según la función sintáctica que desempeñan dentro de la oración
principal.
Las oraciones completivas desempeñan la función sintáctica propia de los sintagmas
nominales (generalmente de las funciones de sujeto y de objeto). Por ejemplo, en la frase
9a, la completiva funciona como objeto de la oración principal.
Las oraciones relativas desempeñan la función semántica de calificación de un nombre.
En este sentido su función es análoga a la de un adjetivo. Por ejemplo en la frase 9b, la
subordinada relativa actúa como restrictor calificativo del nombre paquete.
Las oraciones adverbiales desempeñan una función sintáctica análoga a la de un com-
plemento adverbial. Este tipo de subordinación sirve para especificar papeles semánticos de
lugar, tiempo y modo, ası́ como causa, finalidad y condición. Por ejemplo, en la frase 9d,
la subordinada desempeña el papel semántico de causa del evento descrito en la oración
principal.
Estudiaremos estos tipos más detalladamente en las secciones siguientes.

6.3.1. Formas de expresar la subordinación


Formalmente, la subordinación se manifiesta mediante alguna o varias de las siguientes
estrategias:

A. Estrategia analı́tica (conjunciones u otras marcas).



B1 : Formas especiales del verbo
B. Estrategia sintética:
B2 : Nominalización
C. Estrategia sintáctica

Figura 6.1: Estrategias de expresión de la subordinación

Veremos cada uno de estos procedimientos sucesivamente.

Uso de nexos subordinantes


Las diversas lenguas suelen disponer de formas cuya función es la de marcar explı́ci-
tamente una relación de subordinación entre oraciones. Estos nexos adoptan la forma de
partı́culas libres (conjunciones, como que en 9a) o afijos.

105
6 Las oraciones compuestas

Las conjunciones pueden estar al principio o al final de la oración subordinada. Al igual


que con las adposiciones (v. § 2.2.2) esta conducta se correlaciona con el orden básico de
la lengua. Las conjunciones antepuestas son corrientes en las lenguas de orden VO (verbo-
objeto, como el castellano, el inglés, etc.), mientras que las conjunciones pospuestas se dan
sobre todo en las lenguas de orden OV (objeto-verbo, como el japonés, el vasco, etc.).
Compárense los siguientes ejemplos:

(10) a. Húngaro

Láttam hogy jön egy autó


vı́ sub viene un coche
‘He visto que viene un coche.’
b. Japonés

haru ni naru to, hana ga sak-imasu


primavera dat hacerse sub flor suj florecer-pres.
‘Cuando llega la primavera, florecen las flores.’

En cada una de estos ejemplos, la oración subordinada es la parte en negrita. En húngaro


(una lengua VO) la conjunción hagy aparece al principio de la subordinada; en japonés (una
lengua OV), la partı́cula to se sitúa al final.
El nexo subordinante puede ser también un morfema afijado a uno de los constituyentes
de la oración subordinada, generalmente el verbo. Veamos un ejemplo de vasco:

(11) a. galdetu didate


preguntado aux (me lo han)
‘Me lo han preguntado.’
b. non bizi zara?
dónde vivir aux (eres)
‘¿Dónde vives?’

En vasco, para combinar estas dos cláusulas en una sola oración, se añade el morfema -n
al verbo de la subordinada (11b), dando lugar a:

(12) non bizi zara-n galdetu didate


‘me han preguntado dónde vives’

Los nexos suelen tener, además de su función subordinante, un significado adicional,


que apunta generalmente al tipo sintáctico o semántico de subordinación. Ası́, la partı́cula
japonesa to del ejemplo (10b) indica simultaneidad temporal, como su equivalente en la
traducción, cuando).
Algunas lenguas del mundo tienen nexos que añaden un significado particularmente exóti-
co: determinar si el sujeto de la oración subordinada es el mismo o diferente que el de la
principal. Este fenómeno, llamado cambio de referencia (switch-reference en la biblio-
grafı́a inglesa) es bastante frecuente entre las lenguas del Pacı́fico (sobre todo en Nueva
Guinea) y entre las lenguas indı́genas americanas. Véanse los siguientes ejemplos de chicka-
saw (EE.UU.):

106
6.3 La subordinación

(13) a. aya-a’chi-kat ithaana


ir-fut-ms saber
‘Sabe que irá.’ (él mismo)
b. aya-a’chi-kã ithaana
ir-fut-ds saber
‘Sabe que irá.’ (otra persona diferente)

Las oraciones subordinadas de estos ejemplos (señaladas en cursiva) se distinguen sola-


mente por el nexo empleado. En (13a) el sufijo -kat indica que los eventos implicados ‘saber’
e ‘ir’ son realizados por el mismo individuo (ms = mismo sujeto), a diferencia del sufijo -
kã de (13b), que indica un cambio de referencia del sujeto entre la oración subordinada y
la principal (ds = diferente sujeto).

Formas especiales del verbo


Otra de las formas en que se manifiesta la subordinación en las diversas lenguas es por el
uso de formas especiales del verbo. En castellano, por ejemplo, el infinitivo, el gerundio
se usan principalmente en las oraciones subordinadas. Véanse algunos ejemplos:
(14) a. Infinitivo: El director ha decidido prohibir la reunión.
b. Gerundio: Le sorprendı́ espiándonos tras la ventana.

Nominalización del verbo


Otra estrategia de subordinación, bastante extendida entre las lenguas del mundo es la
nominalización de la frase subordinada. Este procedimiento consiste en convertir la ora-
ción subordinada en una estructura que tiene algunas todas las caracterı́sticas del sintagma
nominal. Por ejemplo, en castellano la frase Todo el mundo esperaba ansiosamente la llegada
del tren a la estación contiene la frase nominalizada la llegada del tren a la estación, que
corresponde a la predicación representada en la fig. 6.3.1.

8
llegar fL
LLL
rrrrr LLL
rr LLL
rrr
tren estación
[Agente, Def] [Destino, Def]

Figura 6.2: Fórmula predicativa de La llegada del tren a la estación

Esta frase es equivalente a su versión no nominalizada Todo el mundo esperaba ansiosa-


mente que llegara el tren a la estación.
En inglés es muy frecuente la nominalización el sufijo gerundivo -ing. Obsérvese en el
siguiente ejemplo que el sujeto (Mary) está en genitivo:
(15) John anticipated Mary’s winning the prize.
‘John habı́a previsto que Mary ganarı́a el premio’
En castellano este procedimiento no es tan frecuente como en inglés y otras lenguas,
probablemente porque no dispone de un procedimiento regular y sistemático de derivación
de nombres a partir de verbos.1
1
En castellano, los nombres verbales son muy idiosincrásicos (por ejemplo, de llegar → llegada; de buscar

107
6 Las oraciones compuestas

Estrategia sintáctica: cambios en el patrón de orden


Con frecuencia, las oraciones subordinadas (o ciertos tipos de ellas) tienen un patrón de
orden de constituyentes diferente al de la principal. Por ejemplo, el alemán es una lengua
de orden SVO en la frase principal, pero SOV en la subordinada. Compárense los siguientes
ejemplos:

(16) a. Der Mann ißt den Apfel.


el hombre come la (ac) manzana
‘El hombre se está comiendo la manzana’.
b. Ich weiss daß der Mann der den Apfel ißt.
yo sé sub el hombre que la (ac) manzana come
‘Sé que el hombre se está comiendo la manzana’.

Lo más caracterı́stico de la oración subordinada de (16b) es su orden sujeto-objeto-verbo.

Ausencia de nexo en la subordinación


El uso de nexos en la subordinación tiene una explicación clara desde el punto de vista
cognitivo, ya que sirve para señalar o poner lı́mites a las frases dependientes, distinguiéndolas
ası́ de la frase principal. Esto facilita el procesamiento mental de la frase durante la fase de
comprensión. Sin embargo, excepcionalmente hay casos en los que la oración subordinada
no tiene ningún rasgo formal que la identifique. Ası́ pasa (opcionalmente) en inglés en cierta
clase de completivas:

(17) I know it is true ‘Sé que es verdad’

Se observará que la subordinada (it is true) no contiene ningún nexo, y que su forma
(tanto la morfologı́a verbal como el orden de palabras) no se distingue de la de las oraciones
independientes.
Otro ejemplo más exótico es el sherpa (una lengua tibetana del Nepal). En esta lengua,
la oración completiva tampoco recibe marca:

(18) ti-gi pumpetsa-la Nyee-acu shi-sung si kyaa-sung


él-erg mujer-dat mi-hermano morir-perf. decir aux-perf.
‘Le dijo a la mujer que habı́a muerto mi hermano’.

En ambos casos, la ausencia de marca tiene escaso efecto sobre la identificabilidad de la


oración subordinada, por dos razones al menos:

(a) La oración subordinada aparece en el lugar esperado de acuerdo con el patrón de orden
de la correspondiente lengua. En sherpa, la sujeción al orden objeto-verbo tı́pico de
esta lengua hace que la oración subordinada esté literalmente incrustada dentro de la
principal. Este tipo de construcción es bastante infrecuente en las diversas lenguas, y
existe la tendencia a situar las oraciones subordinadas (sobre todo las que son más
complejas) al principio o al final de la principal.
(b) el fenómeno se da tı́picamente en oraciones completivas, en las que el nexo es semánti-
camente vacı́o, y por tanto informativamente prescindible.
→ búsqueda; de saltar → salto; de chocar → choque, etc.). Además existen muchos ‘huecos’ léxicos; por
ejemplo, el verbo compartir no tiene nombre verbal.

108
6.4 Subordinación completiva

6.4. Subordinación completiva


Las oraciones completivas desempeñan una función tı́pica de sintagma nominal, general-
mente como argumento del verbo.

(19) a. Me sorprendió que el Barça venciera con tanta facilidad.


b. No sé si va a venir.
c. Solo piensas en dormir.

En estos ejemplos, la oración completiva (en cursiva) desempeña la función sintáctica de


sujeto (19a), de objeto (19b) y de complemento preposicional (19c).
Las oraciones completivas se pueden clasificar por su forma en tres tipos (que denomi-
naremos completivas oracionales, completivas en forma no personal y nominalizaciones),
según conserven más o menos caracterı́sticas propias de la oración independiente.

6.4.1. Completivas oracionales


Las completivas oracionales están marcadas generalmente por una conjunción o nexo
(v. ejemplos 19a y 19b). Aparte de ello, tienen una estructura muy similar a la de las frases
no subordinadas:

(a) El verbo puede expresar las diversas categorı́as especı́ficas de la lengua en cuestión
(como tiempo, aspecto, negación, ı́ndices de concordancia personal, etc.).

(b) Expresan el sujeto directamente y sin restricciones.

Por ejemplo, en la frase (19a) la oración subordinada expresa tiempo (pasado), modo
(subjuntivo) y concordancia con el sujeto. Estructuralmente, la oración es similar a una
oración independiente: las únicas marcas de subordinación que contiene son la conjunción
que y el uso del modo subjuntivo.
Es corriente que las lenguas empleen varias conjunciones para diferenciar diversos matices
gramaticales o semánticos de la oración completiva. Compárense las siguientes frases latinas:

(20) a. spero ut veniat


espero sub venga
‘Espero que venga’.
b. timeo ne veniat
temo sub venga

‘Temo que venga’

La diferencia entre ambas conjunciones es que ut (ej. 20a) se emplea tı́picamente para
introducir completivas que están en un tiempo posterior al de la frase principal; mientras
que ne (ej. 20b) se utiliza con verbos de temor y de voluntad negativa (como nolo ‘no querer’
y prohibeo ‘prohibir’).2
2
En latı́n existı́an además otras conjunciones, como quin, quod, quia, cum, con un uso cambiante según las
épocas, que dependı́a fundamentalmente del tipo de verbo de la cláusula principal.

109
6 Las oraciones compuestas

6.4.2. Completivas en forma no personal


Las completivas en forma no personal están estrechamente conectadas con la ora-
ción principal y son menos independientes. Su dependencia sintáctica se manifiesta en las
siguientes caracterı́sticas:

(a) La expresión de las categorı́as verbales (tiempo, aspecto, etc.) está muy restringida,
y puede quedar sin especificar. Lo normal en este tipo de completivas es usar las
llamadas formas no personales del verbo (infinitivo, gerundio, participio).

(b) La identidad del sujeto está muy restringida. Suele ser idéntica al sujeto o al objeto
de la oración principal.

Obsérvese el ejemplo:

(21) Pedro quiere ir de vacaciones a la India.

El verbo subordinado ir está en forma de infinitivo (no indica persona, tiempo o modo);
además, su sujeto es referencialmente idéntico al de oración principal (Pedro).
El verbo subordinado puede tener también un sujeto diferente al de la oración principal.
En este caso es muy frecuente que se exprese formalmente como el objeto de la principal.
Obsérvese el siguiente ejemplo de inglés:

(22) They want us to leave.


‘Quieren que nos vayamos’

El sujeto de leave ‘irse’ es el pronombre us (forma acusativa de we ‘nosotros’) que pone


de manifiesto por su forma que es el objeto del verbo principal want ‘querer’.
Véase un ejemplo similar del latı́n:

(23) credo Caesarem trans flumen transisse


creo César (ac) a través rı́o cruzar (infinitivo perf.)
‘Creo que César ha cruzado el rı́o’

El sujeto del infinitivo de perfecto transisse (‘haber cruzado’) es Caesarem, que aparece
en caso acusativo.
En castellano, este tipo de construcción se da con verbos de percepción (ver, oı́r, escuchar,
etc.), como en:

(24) He oı́do a Marı́a irse muy temprano esta mañana.

Este tipo de construcción ha intrigado desde siempre a los gramáticos, porque parece
tener dos objetos: el objeto nominal (a Marı́a) y la oración completiva (irse muy temprano
esta mañana). esta estructura se ha querido describir apelando a un proceso de ‘elevación’
del sujeto de la oración subordinada a objeto de la principal.

6.4.3. Completivas nominalizadas


El último tipo de completiva (la nominalización) ha perdido muchas de las caracterı́sti-
cas propias de la oración, aunque en contrapartida, ha adoptado, bastantes rasgos tı́picos
del sintagma nominal:

110
6.4 Subordinación completiva

(a) el verbo adopta forma nominal, pudiendo recibir una forma de caso similar a la de los
nombres (nominativo, acusativo, etc.)

(b) la estructura subordinada adquiere una forma similar a la de las construcciones nomi-
nales. Ası́, es habitual que el sujeto se exprese en forma posesiva.

Las completivas de nominalización son tı́picas de las lenguas altaicas. Obsérvense los
siguientes ejemplos del turco:

(25) a. Ahmed-in gelme-sin-i isterim


Ahmed-genitivo venida-3sg-ac quiero
‘Quiero que venga Ahmed’
b. Ahmedin para-sın-ı isterim
dinero-3sg-ac
‘Quiero el dinero de Ahmed’

En el ejemplo (25a), la estructura de la subordinada completiva es idéntica a las estruc-


turas de posesión nominal, como puede verse comparando con la frase simple (25b), que
tiene un objeto con un nombre en genitivo (‘el libro de Ahmed’) (véase § 3.9.1). La palabra
gelmesini es la forma de acusativo y posesiva del nombre verbal gelme ‘llegada’ (derivado
de la raı́z verbal gel- ‘llegar’). El sujeto Ahmed está en caso genitivo. La traducción literal
de la frase (25a) serı́a ‘quiero la venida de Ahmed’.
Cada lengua puede tener diversas formas de expresar la subordinación completiva, utili-
zando variantes de las tipos aquı́ descritos. Por ejemplo en inglés es posible utilizar com-
pletivas oracionales, completivas de infinitivo, completivas de gerundio y nominalizaciones,
incluso con el mismo verbo. La elección de la estrategia, sin embargo, no es aleatoria, puesto
que depende de muchos factores. Un factor muy importante es el tipo de verbo de la oración
principal (ciertos verbos prefieren determinadas estrategias, y rechazan otras). También son
muy importantes los matices semánticos, a veces bastante elusivos, de la oración subordi-
nada. Véase, como ejemplo, la diferencia entre las dos oraciones inglesas siguientes, una con
el verbo en infinitivo (26a) y otra con el verbo en gerundio (26b):

(26) a. Martin remembered to take out the garbage.


‘Martin se acordó de sacar la basura’
b. Martin remembered taking out the garbage.
‘Martin se acordó de que habı́a sacado la basura’

La diferencia es que en inglés existe la tendencia a usar el gerundio para expresar comple-
tivas tratadas como hechos, mientras que el infinitivo se emplea para expresar completivas
que se tratan como eventos potenciales o planeados (proyectos). El verbo remember ‘re-
cordar’ puede usarse con los dos tipos de completivas, ya que es posible acordarse de un
hecho o de un proyecto. Sin embargo, el verbo want ‘querer’ sólo puede con completivas de
infinitivo (v. ejemplo 27), porque semánticamente sólo es compatible con proyectos. No se
pueden querer los hechos, porque son eventos que ya han ocurrido.

(27) a. Martin wanted to take out the garbage.


‘Martı́n querı́a sacar la basura’
b. *Martin wanted taking out the garbage.

111
6 Las oraciones compuestas

6.5. Subordinación relativa


En todas las lenguas existe la posibilidad de restringir el alcance semántico de un nombre
por medio de una oración subordinada en la que se describe alguna caracterı́stica de la
entidad a la que aquel hace referencia. Este tipo de oraciones se denominan tradicionalmente
relativas. Por ejemplo:

(28) Las comedias que escribió Shakespeare.

El nombre modificado por la oración relativa se denomina antecedente. En este ejemplo,


el antecedente de la oración relativa es comedias.
Llamaremos también elemento relativizado al constituyente de la oración relativa que
hace referencia al antecedente, y que en lenguas como el castellano está expresado por el
pronombre relativo. En la frase del ejemplo es el objeto y paciente del verbo escribió.
La estructura sintáctica de las oraciones relativas es bastante diferente en las diversas
lenguas del mundo. Tipológicamente las estrategias de expresión se pueden clasificar en tres
grandes tipos, resumidos en el siguiente cuadro:

A. Relativas con antecedente interno

B. Relativas
 con antecedente externo:
B1 : con verbo en participio
B2 : con verbo en forma personal

Figura 6.3: Estrategias de expresión de la subordinación relativa

Veamos con más detalle las caracterı́sticas de cada uno de estos tipos.

6.5.1. Relativas con núcleo interno


Este tipo de construcción, que es relativamente raro en las lenguas del mundo, se caracte-
riza porque el antecedente está incluido sintácticamente dentro de la oración relativa. Es una
construcción que se encuentra casi exclusivamente en las lenguas de tipo SOV. Obsérvese
su estructura en los siguientes ejemplos de bambara, una lengua de Malı́:

(29) a. ce ye malo san


hombre pasado arroz comprar
‘El hombre compró el arroz’
b. ne ye malo dún
yo pasado arroz comer
‘Me comı́ el arroz’

(30) ce ye [ne ye malo min dún] san


hombre pasado yo pasado arroz sub comer comprar
‘el hombre compró el arroz que yo me comı́’

Las frases (29a and 29b) son oraciones independientes; la subordinación de (29b) a (29a)
produce la oración de (30). Se observará que el elemento relativizado malo ‘arroz’ se man-
tiene en su posición dentro de la oración relativa. La subordinación se marca además con
la partı́cula preverbal min.

112
6.5 Subordinación relativa

6.5.2. Relativas con núcleo externo y verbo en participio


Este tipo de construcción relativa se caracteriza porque el verbo de la oración subordinada
adopta forma de participio (la forma nominal de los verbos que desempeña función adjetiva).
Esta estrategia se da de modo marginal en castellano. Compárense las dos frases siguientes:
(31) a. Góngora era un poeta al que los modernistas admiraban mucho.
b. Góngora era un poeta muy admirado por los modernistas.
La frase (31a) incluye una oración relativa con el verbo (admiraban) en forma conjugada.
La frase (31b) expresa el mismo contenido mediante un participio pasivo (admirado).
Otras lenguas (como el francés, el inglés y el alemán, entre las lenguas europeas) utilizan
también el participio activo con esta función:
(32) a. Francés:
Un livre [racontant agréablement la mythologie aux enfants]
‘Un libro que cuenta de modo ameno la mitologı́a a los niños’
b. Alemán:
Ein heute Abend im Stadttheater stattfindender Konzert
un hoy tarde en el teatro municipal tener lugar (partic.-nom.) concierto
‘Un concierto que ha tenido lugar esta tarde en el teatro municipal’
Obsérvese que el alemán la oración de participio se coloca delante del nombre, que es la
posición gramatical canónica de los adjetivos.
Aparte de su forma y función adjetiva, el participio se caracteriza por su incapacidad
para expresar concordancia de persona con el sujeto, en aquellas lenguas donde los verbos
disponen de esta categorı́a. En algunas lenguas el participio puede expresar tiempo y as-
pecto; en otras no lo expresa directamente (como ocurre, por ejemplo, en castellano o en
alemán; obsérvese que la construcción relativa de participio de (32b) puede entenderse en
referencia al pasado, pero también en referencia al futuro: ‘un concierto que tendrá lugar
esta tarde’).
En algunas lenguas, la construcción de participio es la única estrategia posible para ex-
presar la subordinación relativa. Ası́ ocurre por ejemplo en turco. Compárense los siguientes
ejemplos:
(33) a. Oración independiente:

adam ev-i gördü


hombre casa-ac. def. vio
’El hombre vio la casa’.
b. Oración con subordinada relativa:

ev-i gör-en adam


casa-ac. def. ver-partsc. hombre
’El hombre que vio la casa’.
En la frase (33b), la raı́z verbal gör- ‘ver’ está marcada con el sufijo de participio activo -en
(que se utiliza cuando el elemento relativizado es el sujeto). La frase de participio aparece
también delante del nombre antecedente; este orden es normal, ya que el turco es una lengua
SOV (véase § 1.3.2).

113
6 Las oraciones compuestas

6.5.3. Relativas con antecedente externo y verbo en forma conjugada


En este tipo de oraciones relativas, el verbo expresa el mismo tipo de categorı́as (tiem-
po, aspecto, modalidad, negación, etc.) que en las oraciones independientes. Dentro de este
tipo, sin embargo, hay diferencias, de las cuales la más significativa es la forma de expre-
sar el elemento relativizado. Este constituyente puede (a) eliminarse; (b) substituirse por
un pronombre personal, o (c) substituirse por un pronombre relativo, un tipo de palabra
especializado en esta función. Veamos algunos ejemplos de estos procedimientos:

Eliminación del elemento relativizado


El procedimiento más simple es la eliminación del elemento relativizado, como en el
siguiente ejemplo de inglés coloquial:

(34) These are the books [I bought for the library].

En este ejemplo, el elemento relativizado (el objeto de bought = books) aparece elı́ptico.

Utilización de pronombres personales


En algunas lenguas el elemento relativizado se expresa mediante un pronombre personal,
como se puede ver en los siguientes ejemplos de persa:

(35) a. Hasan kharid-esh


Hasan compró-los
‘Hasan los compró.’
b. ketâbhâ-râ [ke Hasan kharid-esh] be madrase ferestâdam
libros-obj sub Hasan compró-los a escuela envié
‘Envié a la escuela los libros que Hasan compró.’

El ejemplo (35a) es una frase simple en la que objeto está expresado mediante un pronom-
bre personal de tercera persona -esh que está agregado al verbo. El ejemplo (35b) contiene
una subordinada relativa marcada con el nexo ke; sin embargo, el elemento relativizado se
expresa también mediante el pronombre personal -esh. La traducción literal de esta frase
serı́a ‘envié a la escuela los libros que Hasan los compró’.

Utilización de pronombres relativos


En otras lenguas, el elemento relativizado puede expresarse mediante la forma de un
pronombre relativo (como es caracterı́stico de muchas de las lenguas europeas, como el
castellano, el alemán y el griego, entre otras). El pronombre relativo suele concordar con el
antecedente, como puede observarse en los siguientes ejemplos de alemán:

(36) a. Der schüler, der krank war, ist heute zu Hause geblieben.
el alumno pro. rel. enfermo era es hoy en casa quedado
‘El alumno, que estaba enfermo, se ha quedado hoy en casa’
b. Die Schülerin, die krank war . . .
‘La alumna, que estaba enferma . . . ’
c. Das Kind, das krank war . . .
‘El niño, que estaba enfermo . . . ’

114
6.6 Subordinación adverbial

En estas frases, el pronombre relativo (que tiene la misma forma que el artı́culo) toma
el mismo género y número que el antecedente: masculino singular en (36a), como Schüler
‘alumno’; femenino singular en (36b), como Schülerin ‘alumna’, y neutro singular en (36c),
como Kind ‘niño’.

6.6. Subordinación adverbial


Este tipo de subordinación ejerce una función similar a la de los adverbios: se utiliza para
expresar diversos papeles semánticos de tipo circunstancial, como lugar (ej. 37a), tiempo
(ej. 37b) y modo (ej. 37c):

(37) a. No has buscado donde te dije.


b. Recoged las naranjas cuando estén maduras.
c. Encontró la moneda barriendo debajo de la cama.

Este tipo de subordinación expresa también diversas relaciones de implicación entre even-
tos: causa, consecuencia, finalidad, condición, etc. Por ejemplo:

causa: a. Salió contento del cine porque la pelı́cu-


la era muy divertida.
consecuencia: b. La pelı́cula era bastante buena, de modo
(38) que salió contento del cine.
finalidad: c. He sacado el coche para llevar los niños
a la escuela.
condición: d. Si no llueve, iremos a la playa.

La relación semántica entre las oraciones subordinada suele marcarse por medio de con-
junciones y adverbios como cuando, antes, después, mientras, etc. (tiempo), porque (causa),
por lo tanto (consecuencia), para (finalidad), aunque (concesión), si (condición), etc.
Una estrategia menos frecuente es expresar algunas de estas relaciones mediante afijos
verbales. Por ejemplo, en japonés la condición se expresa normalmente mediante el modo
condicional del verbo, marcado entre otros morfemas, por el sufijo -reba:

(39) shujin ga sore o mi-reba odoroku deshō


jefe suj eso obj ver-condic. extrañado ser (modo supositivo)
‘Si el jefe ve eso se extrañará.’

Obsérvese que la frase subordinada no está introducida por ninguna conjunción.

Ejercicios

1. Descrı́base como se forma la coordinación de oraciones en yoruba (Nigeria), de acuerdo


con los siguientes datos:

a. mo mú ı̀wé
yo coger libro
‘Cogı́ el libro’

115
6 Las oraciones compuestas

b. mo wá ilé
yo venir casa
‘Vine a casa’
c. mo mú ı̀wé mo sı̀ wá ilé
‘Cogı́ el libro y vine a casa’

2. Explı́quese como funciona la combinación de las dos oraciones (a) y (b) en bandjalang
(Australia) para formar la oración compuesta (c):

a. mala dubaj jangāla


art. mujer va
‘La mujer va’
b. mala dubaj jarūma-ñ
art. mujer nadar-futuro
‘La mujer nadará’
c. mala dubaj jangāla jarūmajā
‘La mujer va para nadar’

3. Analizar desde el punto de vista tipológico la estructura de los siguientes oraciones:

a. Pedro quiere ir al fútbol.


b. Pedro quiere que vayamos al fútbol.
c. Pedro quiere que él vaya al fútbol.
d. Yo quiero ir al fútbol.
e. Mi jefe quiere que yo vaya al fútbol.
f. *Yo quiero que yo vaya al fútbol.

4. Observar la diferencia semántica entre estas frases:

a. Todos los periódicos resaltaron que Aparicio habı́a ganado la etapa.


b. Todos los periódicos resaltaron la victoria de Aparicio en la etapa.

Indicar que estrategia de subordinación se emplea en cada caso. ¿Hay alguna diferencia
semántica entre ambas frases? Justificar la respuesta.

5. Comentar el uso de los nexos que y si en castellano, a partir de los siguientes ejemplos:

a. Sé que va a venir.


b. No sé si va a venir.
c. Me preguntaron si sabı́a el camino de la estación.

6. ¿De qué tipo es la construcción relativa del navajo, ejemplificada por las frases si-
guientes (sub es un morfema subordinante): 6.

116
6.6 Subordinación adverbial

a. tl’eedaa’ hastiin yalti’-ii alhosh


anoche hombre habló-sub duerme
‘El hombre que habló anoche duerme’.
b. alhosh-ı́gı́ı́ ashkii alha̧a̧c’
duerme-sub muchacho ronca
‘El muchacho que está durmiendo está roncando’

7. Indı́quese el procedimiento utilizado para expresar el elemento relativizado en las


oraciones relativas de las siguientes oraciones:

a. Akan:
obi áà òwò aka nõ
alguien sub serpiente mordió lo (pronombre)

‘Alguien al que le ha mordido una serpiente’


b. Árabe clásico:
d.arabtu rajulan jāPa
golpeé hombre (ac) vino

‘Golpeé a un hombre que vino’


c. Galés:
yr llyfr y darllenais y stori ynddo.
art. libro sub leı́ art. historia en él

‘El libro en el que leı́ la historia’


d. Hebreo:
ha-sarim she ha-nasi shalax otam la-mitsraim.
art.-ministros sub art.-presidente envió los a-Egipto

‘Los ministros que el presidente envió a Egipto’


e. Yoruba:
isu ti mo ra lana naa
ñame sub yo comprar ayer ese

‘Ese ñame que compré ayer’

117
6 Las oraciones compuestas

118
Bibliografı́a

Jean Aitchison. The Seeds of Speech: Language Origin and Evolution. Cambridge University
Press, Cambridge, August 2000.

Stephen R. Anderson. Inflectional morphology. In Timothy Shopen, editor, Language


Typology and Syntactic Description, volume III, pages 150–201. Cambridge University
Press, Cambridge, 1985.

Stephen R. Anderson and Edward L. Keenan. Deixis. In Timothy Shopen, editor, Language
Typology and Syntactic Description, volume III, pages 259–308. Cambridge University
Press, Cambridge, 1985.

B. J. Blake. Language classification. In R.E. Asher, editor, The encyclopedia of language


and linguistics, pages 1952–1957. Pergamon Press, Oxford, 1994.

Bernard Comrie. Language universals and linguistic typology. Basil Blackwell, Oxford, 1981.
Versión castellana: Universales del lenguaje y tipologı́a lingüı́stica. Gredos, 1989.

William Croft. Typology and Universals. Cambridge Textbooks in Linguistics. Cambridge


University Press, Cambridge, 2 edition, 2002.

William A. Foley. Encyclopedia of Language and Linguistics, volume 3, chapter Information


Structure, pages 1678–1685. Pergamon Press, 1994.

William F. Frawley. Linguistic Semantics. Lawrence Erlbaum, Hillsdale, New Jersey, 1992.

Talmy Givón. Definiteness and referentiality. In Joseph H. Greenberg, editor, Universals


of Language, volume IV, pages 291–330. Stanford University Press, Stanford, 1978.

Talmy Givón. Syntax: A Functional Typological Introduction, volume I. John Benjamins,


Amsterdam, 1984.

Joseph H. Greenberg. Some universals of grammar with particular reference to the order
of meaningful elements. In Joseph H. Greenberg, editor, Universals of grammar, pages
73–113. MIT Press, Cambridge, Mass., 2nd edition edition, 1966.

Claude Hagège. La structure des langues. Que sais-je ? PUF, Parı́s, 1982.

Otto Jespersen. The Philosophy of Grammar. George Allen and Unwin, Ltd., Londres,
August 1924.

119
Bibliografı́a

José Marı́a Garcı́a-Miguel. Las relaciones gramaticales entre predicado y participantes.


Universidade de Santiago de Compostela, 1995.

Mildred Larson. La traducción basada en el significado. EUDEBA, Buenos Aires, 1989.

Anatole Lyovin. An introduction to the languages of the world. Oxford University Press,
Oxford, 1997.

Juan Carlos Moreno. Fundamentos de sintaxis general. Sı́ntesis, Madrid, 1987.

Juan Carlos Moreno. Curso universitario de lingüı́stica general, volume 1. Sı́ntesis, Madrid,
1991.

Juan Carlos Moreno. Introducción a la lingüı́stica. Enfoque tipológico y universalista. Sı́nte-


sis, Madrid, 1997.

Thomas E. Payne. Describing morphosyntax. A guide for field linguists. Cambridge Uni-
versity Press, 1997.

Edward Sapir. Language. An introduction to the study of speech. Harcourt, Brace and Co,
New York, 1921.

Paul Schachter. Parts-of-speech systems. In Timothy Shopen, editor, Language Typology


and Syntactic Description, volume I, pages 3–61. Cambridge University Press, Cambridge,
1985.

Andrew Spencer. Morphological Theory. Blackwell, Oxford, 1991.

Lucien Tesnière.

Linday J. Whaley. Introduction to typology. The unity and diversity of language. SAGE
Publications, 1997.

120