Roseola infantil, Exantema súbito o Sexta enfermedad

De la noche a la mañana nuestro pequeño se llena de manchitas. Está claro que estamos frente a una enfermedad eruptiva. Pero, ¿sabemos distinguir cuál es...?

De pronto, su hijo amanece cubierto de manchitas cutáneas. Evidentemente, estás ante una de las típicas enfermedades eruptivas de la infancia. Sarampión, rubéola, varicela, escarlatina... En este caso vamos a tratar de la roséola, una eruptiva de la que se habla poco, casi desconocida, confundida con otras parecidas y, sin embargo, muy frecuente. Podemos incluso afirmar que es la enfermedad eruptiva más frecuente que pueden padecer los niños en los tres primeros años de vida y mas específicamente entre los seis y los 24 meses. También es conocida como exantema postfebril o la sexta enfermedad. Como la mayoría es viral, muy frecuente y también de curso muy benigno. Como todas las enfermedades eruptivas, se presenta preferentemente al final del invierno y, sobre todo, en primavera. Se cree que es causada por un virus, aunque nunca se ha llegado a aislar al supuesto virus responsable. Se contagia fácilmente de un niño a otro, o a través de los familiares del pequeño.

Los síntomas. El niño se encuentra muy bien de salud y un día, después de que hayan pasado entre siete y diecisiete días después del contagio, empieza a presentar una fiebre alta.. A pesar de la elevada temperatura, el pequeño no pierde el apetito, sino que come normalmente, continúa con ganas de jugar, y la verdad es que no tiene mal aspecto. En realidad, no parece que esté padeciendo una enfermedad, aunque en algunos momentos febriles se encuentre más inquieto, intranquilo o somnoliento. Cuando el médico lo examina, encuentra la garganta enrojecida y en los ganglios de la parte posterior de la cabeza puede observar una pequeña inflamación. Después de tres o cuatro días de fiebre, ésta baja bruscamente y aparece un exantema

ya que no existe ninguna vacuna. bastará con tratar de aliviar a nuestro pequeño enfermito con antitérmicos para bajar la temperatura. Pedro barreda. La fiebre de los tres días Este afección llamado roséola.cl/ . De cualquier modo.pediatraldia. en cuyo caso volveremos a consultar a nuestro pediatra. mientras que en el resto. para evitar que se contagien. pues resultan ineficaces en las infecciones eruptivas. Por lo general. Ya hemos dicho. la roséola tiene una característica distintiva que nos ayuda a diferenciarla: las manchas surgen cuando baja la fiebre. Estas manchas se parecen tanto a las de otras eruptivas infantiles. Los antibióticos no serán necesarios. no debemos bajar la guardia y vigilar al niño atentamente por si aparecen otros síntomas. de 1 a 5 mm. El tratamiento. de las eruptivas. que muchas madres se confunden y creen que su pequeño tiene rubéola. ha recibido también el apodo de fiebre de los tres días. Fuente: Dr. http://www. Sin embargo. las pintas desaparecen a los dos días y respetan la cara. éstas salen cuando la fiebre está en su apogeo. Estas manchitas son de color rosa pálido. a la roséola también se la conoce como exantema súbito o fiebre de los tres días. Es nuestro pediatra quién nos dará las pautas. sarampión o alguna de las otras más comunes. localizadas con más intensidad en el cuello y el tronco.(manchas en la piel) en forma repentina. llamadas a veces la alfombrilla. que desaparecen a los dos o tres días. Si es importante mantener al niño alejado de otros niños de menos de tres años (durante una semana desde que brota el salpullido). tal como se ha comentado es una enfermedad benigna que no afecta seriamente el estado del niño y que le permite seguir jugando con normalidad. Afortunadamente. Al ser una enfermedad vírica. no tiene tratamiento.. Por eso. pues la fiebre sube de pronto y se mantiene exactamente durante tres días. Son manchas minúsculas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful