El Partido del Pueblo Trabajador se solidariza con la Despenalización del Aborto en Latinoamérica y Caribe

La campaña 28 de septiembre por la Despenalización del Aborto surgió en el V Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe de 1990. Desde entonces, multitud de organizaciones de mujeres, feministas, de derechos humanos, políticas y sociales se suman a este reclamo. Más aún, a partir del 2011 otras redes y organizaciones internacionales se unen a este reclamo, exigiendo la despenalización del aborto en todo el mundo. La Campaña surge por la grave situación que las mujeres atraviesan por la ilegalidad del aborto en América Latina y Caribe, lo que lanza a muchas mujeres al aborto clandestino e inseguro, poniendo en grave peligro su vida y su salud. Actualmente, el aborto está totalmente prohibido en 7 países de la región y en el resto sólo está permitido en algunas circunstancias. Así, el 95% de los abortos en los países en que es ilegal son inseguros y el 11% de las muertes maternas son consecuencia de abortos clandestinos e inseguros. La Campaña tiene como meta, además de despenalizar el aborto, garantizar el acceso de las mujeres estos servicios de salud seguros, gratuitos y de calidad.

El Aborto en Puerto Rico:
En Puerto Rico, el aborto es legal desde la decisión del Tribunal Supremo de Estados Unidos, Roe v. Wade, que se basó en el derecho constitucional a la intimidad. Aunque el aborto es legal en PR, el aborto por opción de la mujer se practica sólo en 7 clínicas privadas, la mayoría en el área metropolitana, lo que limita el acceso de las mujeres trabajadoras, inmigrantes y de escasos recursos del resto de la isla. Algunos hospitales lo practican en circunstancias muy limitadas, cuando el aborto es para salvar la vida de la mujer o porque la mujer fue víctima de incesto o violación. Las terminaciones de embarazo tampoco son cubiertas por la mayoría de los planes médicos, ni por el plan del gobierno, Mi Salud. A esto se suma la poca educación sexual y sobre salud reproductiva que se ofrece y el pobre acceso a métodos anticonceptivos gratuitos o a precios accesibles que tenemos. Por otra parte, es necesario preparar el relevo del personal médico que hoy realiza abortos puesto que de los pocos que lo practican por el estigma social que acompaña su práctica, la mayoría está próximo a la edad de retiro. Como vemos, en Puerto Rico, aunque el aborto es legal, existen barreras y limitaciones que nos acercan a la situación de nuestras hermanas latinoamericanas y caribeñas, por el pobre acceso a la información, a métodos preventivos y a los servicios de aborto. La insuficiencia de una política pública asertiva y abarcadora sobre la salud sexual y reproductiva expone a las mujeres en Puerto Rico a posibles prácticas inseguras que podrían practicarse por el pobre acceso a los servicios, acercándonos peligrosamente a las condiciones de ilegalidad de nuestras hermanas en América Latina y el Caribe.

El PPT propone:
“Garantizar el acceso a servicios de salud relacionados con los derechos sexuales y reproductivos de mujeres y hombres, incluyendo entre otros aspectos el acceso a pruebas de ITS, métodos de planificación familiar y terminaciones de embarazo.” “Defender el derecho de todo hombre o mujer a escoger los mecanismos contraceptivos de su preferencia y defiende el derecho de la mujer al aborto. Para hacer efectivos estos derechos, el PPT favorece que el estado garantice los servicios de educación, orientación y salud sexual y reproductiva a toda la ciudadanía, así como el acceso a distintos métodos anticonceptivos”