You are on page 1of 7

Amigos: La siguiente es mi correo para que no se apruebe en la Asamblea Legislativa la reducción violenta del Parque Marino Las Baulas

, en Guanacaste. Atentamente les saluda, buscando vuestro apoyo también (leer más abajo), Alfonso Mata

Estimados Sres. y Sras. Diputadas de la Asamblea Legislativa de Costa Rica: Con todo respeto manifiesto mi oposición al proyecto para rectificar los límites del Parque Marino las Baulas, en el expediente Nº 17.383, Rectificación de Límites del Parque Baulas. Este Parque, cuidadosamente estudiado, es uno de los últimos recursos con que cuenta Guanacaste que cuenta con una serie de ecosistemas en íntima relación (bosques, costas, estuario, océano). Entre otros beneficios, su atracción al turismo será de enorme valor en el futuro, puesto que no hay otro sitio como este en el Planeta, además de proteger el recurso de la tortuga Baula, si no se los destruye. Sin embargo, los intereses económicos de pocos “desarroladores” desean imponerse, para lograr beneficios personales a corto plazo. ¿Y el resto de Costa Rica, a largo plazo, qué? Alfonso Mata Jiménez, Cédula 1 274 931 Profesor Emértio Universidad de Costa Rica

Subject: Solicitud de apoyo para el Parque Baulas Estimados amigas y amigos: Como es posiblemente de vuestro conocimiento, el Presidente de la República y el Ministro del Ambiente, han enviado a la Asamblea Legislativa, un proyecto de ley para eliminar el Parque Nacional Marino Las Baulas. Este proyecto salió publicado en La Gaceta el lunes 29 de junio, Expediente Nº 17.383. En el documento que adjuntamos, doña Karen Olsen de Figueres, don Álvaro Ugalde y mi persona, explicamos las graves consecuencias que

para el futuro de la tortuga baula del Pacífico, en peligro crítico de extinción, tendría este proyecto, si se convirtiera en ley de la República. Lo más desalentador de todo, es darse cuenta de que para favorecer a unos cuantos vendedores de lotes, se sacrifica a un parque nacional, que nos pertenece a todos los ciudadanos costarricenses, y a una noble especie, la tortuga baula, cuyo atractivo ecoturístico es inconmensurable. Lo que el desafortunado proyecto del Poder Ejecutivo pretende hacer es eliminar el parque actual, mediante su transformación en un refugio mixto de vida silvestre, que no protegería nada por cuanto en el mismo proyecto se indica que se permitiría toda clase de construcciones dentro de sus límites. El impacto del desarrollo urbano masivo, eliminaría toda la fauna marina y terrestre de este parque nacional. Y los objetivos de la Iniciativa Paz con la Naturaleza? Deseo solicitarles a todos Uds., estimados amigas y amigos de nuestros parques nacionales, que nos ayuden a proteger la integridad del Parque Baulas, enviando una nota/correo electrónico de repudio a este proyecto de ley, a la siguiente dirección: Sra. Hannia Durán, Comisión Permanente Especial de Ambiente, Asamblea Legislativa, correo-e <hduran@asamblea.go.cr>, asunto: Expediente Nº 17.383, Rectificación de Límites del Parque Baulas.

Estimados Señoras y Señores diputados:
Muy respetuosa pero vehementemente, les pedimos NO contribuir con SU voto a la extinción de las tortugas baula y al desprestigio del país. Les rogamos rechazar el proyecto de ley No. 17383 por las razones que exponemos a continuación:

POR EL PATRIMONIO NATURAL DE LOS COSTARRICENSES Y DE LA HUMANIDAD ALERTA
El prestigio internacional de Costa Rica, como país líder en conservación, está a punto de desplomarse. Nuestra fama de país en paz con la naturaleza se dañaría irremediablemente y dejaríamos de cumplir nuestro compromiso internacional con el medioambiente, todo lo cual afectaría gravemente nuestra principal industria: el turismo. Si permitimos el precedente de reducir un parque nacional, estaríamos en el umbral del desmoronamiento de todo el sistema de parques nacionales, dejando a nuestro país más deteriorado ambientalmente. EL PROYECTO DE LEY No. 17383 PRESENTADO POR EL GOBIERNO DESMEMBRARÁ EL PARQUE NACIONAL MARINO LAS BAULAS I La destrucción del Planeta y la extinción de sus aguas, su flora, su fauna y todos los recursos marinos, es una de las crisis más profundas y tristes en la historia de la humanidad. Este desbalance pone además en grave peligro la continuación de nuestra propia existencia. Más de la mitad de las especies de plantas y animales sobreviven hoy en los parques nacionales y las reservas equivalentes del mundo. Consciente de esta situación, Costa Rica inició el desarrollo de su sistema de parques nacionales a partir de 1970. Este compromiso se ha mantenido incólume durante 40 años hasta que surgió esta seria amenaza. Desde hace 9 años, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), declaró a la tortuga marina baula (Dermochelys coriacea), como especie en peligro crítico de extinción en todo el Planeta. En el Pacífico Americano la población de adultos y sub-adultos de esta especie, pasó de 91,000 en 1980 a 3,000 actualmente. A nivel mundial sólo queda un 2% de su población original.

Estas tortugas han vivido en el Planeta por más de 110 millones de años. Sobrevivieron a la extinción de los dinosaurios, pero podrían no superar la actual extinción provocada por los humanos. Y de pasar el Proyecto No. 17383, Costa Rica estaría contribuyendo directamente con la extinción de esta especie. II El Parque Nacional Marino Las Baulas fue establecido por Decreto 20518-Mirenem de 1991 y por Ley 7524 de 1995. Tiene un valor universal excepcional por ser el sitio de anidación más importante en todo el Océano Pacífico para la tortuga baula. Estas tortugas desovan en sus tres playas: Grande, Ventanas y Langosta. Además protege los manglares San Francisco y Tamarindo, y el Cerro El Morro, sitio de valor botánico único que debemos mantener bajo conservación pública y absoluta. III El 14 de mayo de este año, se presentó ante la Asamblea Legislativa el Proyecto de Ley Nº 17383, titulado Ley de Rectificación de Límites del Parque Nacional Marino Las Baulas y Creación del Refugio Nacional de Vida Silvestre Las Baulas de Propiedad Mixta. De pasar, este proyecto desmembraría totalmente el actual Parque Nacional Marino Las Baulas, a pesar de que existen 19 leyes, incluyendo tratados internacionales, y el Artículo 50 de la Constitución, que obligan a Costa Rica a proteger su medioambiente y sus parques nacionales, para que éstos sean Patrimonio Natural del Estado. Este proyecto es un gravísimo error, ya que la comunidad internacional diría que “en Costa Rica ya se empezó a desmantelar la obra conservacionista de las últimas cuatro décadas.” Al presentar este proyecto, el Gobierno propone a las señoras y los señores diputados reducir un parque nacional, segregándolo en su mayor parte y transformando gran parte de él en un refugio mixto de vida silvestre. Al cambiar su categoría a un refugio (de menor rango) se permitirían, dentro de lo que hoy es un Parque Nacional, construcciones de todo tipo que provocarían la extinción de la colonia de baulas que allí anida. La prueba de este inminente desastre la tenemos en los refugios de vida silvestre que existen en el país. No así en los parques nacionales. IV Este proyecto: 1. Reduciría el Parque, dejando por fuera todo el Cerro El Morro, el Cerro Ventanas, la Isla Verde y la Isla Capitán. Además reduciría a los 50 metros de playa, la franja que hoy es de 125 metros, a lo largo de las tres playas del Parque, lo que científicamente resulta insuficiente para proteger a las tortugas en su proceso de anidación.

2. Eliminaría la autoridad única que deben tener las áreas protegidas. En este caso, otras instituciones como la Municipalidad, el ICT, el Ministerio de Vivienda y los grupos de propietarios, asumirían potestades que le corresponden exclusivamente al MINAET.

3. Burlaría el cumplimiento de las resoluciones de la Sala Constitucional que obligan
al Estado a nacionalizar las tierras del Parque Nacional Marino Las Baulas.

4. Provocaría, por primera vez en la historia, dentro de un parque nacional, la
construcción de “viviendas unifamiliares y multifamiliares, en propiedad individual o en condominio; viviendas turísticas recreativas, instalaciones recreativas, desarrollos turísticos, incluyendo ecoturismo; y obras de infraestructura pública y privada destinadas a la prestación de servicios públicos” (copia textual del proyecto). Estos desarrollos producirían una intensa iluminación y el acceso desordenado de personas, vehículos y animales domésticos, que afectarían negativamente el proceso de anidación de las tortugas. Aunque el proyecto pretende dar justificaciones, su articulado y la experiencia, demuestran que esta área pasaría de ser un Parque Nacional a ser una playa común y corriente. 5. Reduciría aún más la escasa oferta de agua potable que ahora abastece a las pequeñas comunidades, para suplir estos nuevos desarrollos masivos. 6. Contaminaría las aguas subterráneas, que son de extrema vulnerabilidad por estar el manto acuífero muy cerca de la superficie. Los estudios técnicos del Servicio Nacional de Aguas Subterráneas determinan la imposibilidad de construir infraestructura dentro de esa área y sus alrededores. V Con respecto al precio de la tierra: El proyecto de ley justifica el desmembramiento del Parque Baulas aduciendo falta de recursos presupuestarios, argumento que ha sido esgrimido cada vez que se ha creado un parque nacional durante los últimos 40 años. A pesar de este argumento, Costa Rica ya ha podido adquirir aproximadamente el 80% de las tierras que forman parte del sistema de parques nacionales. Mucho se ha dicho sobre el costo que para el Estado representaría el continuar con el proceso de nacionalización de este Parque. Al respecto manifestamos lo siguiente:

1. Algunas personas han afirmado públicamente que las expropiaciones tendrían un costo
total de entre 500 y 700 millones de dólares. ¡Falso!

2. Estos cálculos se basan en un precio promedio por metro cuadrado de $850,
fundamentado -únicamente- en los cinco avalúos más elevados de peritos judiciales, de terrenos ubicados en las zonas de mayor plusvalía como Flamingo y Tamarindo.

Es importante destacar que otro peritazgo judicial estableció un valor de trece dólares por metro cuadrado, mientras que otro más, también judicial, tasó en cero colones el metro cuadrado, en el norte de Playa Grande, dentro del Parque Nacional.

3. En el 2008, el estudio titulado Consideraciones económicas del proceso expropiatorio en
Playa Grande de Guanacaste, Parque Nacional Marino Las Baulas, analizó los avalúos más altos en la zona (121 terrenos costeros con características similares) y efectuó un modelo paralelo de estimación de precios partiendo de las mismas premisas. 4. El resultado de este estudio es que un lote típico en el Parque, tendría un precio promedio de expropiación de $131 por metro cuadrado. Basados en estas estimaciones, se calcula un costo total máximo de 40 millones de dólares por concepto de pago de terrenos en la zona costera de las playas Grande, Ventanas y Carbón. Sin embargo, estas estimaciones no consideran la crisis del mercado inmobiliario, ni el efecto negativo sobre el precio que tienen las limitaciones de uso del recurso hídrico, ni tampoco las resoluciones de la Sala Constitucional. Asimismo, no toman en cuenta el hecho de que algunas propiedades “tituladas” incluyen manglares, que son áreas públicas, lo cual consideramos muy crítico y que debe ser analizado con celeridad por la Procuraduría General de la República. VI Lamentablemente, este tira y encoje, con respecto a precios de propiedades por expropiar, ha sido la tónica durante 40 años en la mayoría de los parques establecidos. Lo que realmente ha permitido la compra y consolidación de los Parques Nacionales ha sido el compromiso firme y real con la conservación de parte de todos los gobiernos anteriores, así como la importante colaboración de la comunidad internacional. Si todos los parques nacionales han sido adquiridos con fondos del presupuesto de la República y la gran colaboración de los donantes internacionales, ¿por qué no hacer esto con el parque que protege las baulas? Es importantísimo para cada uno de los costarricenses sentir que esta causa es SU causa. La segregación de un parque nacional quita a los ciudadanos parte de su patrimonio natural, a cambio del desarrollo salvaje de nuestras costas. Lejos de pretender eliminar parques nacionales, Costa Rica más bien debería fomentar la creación de nuevas áreas protegidas, especialmente marino-costeras, porque la mayor parte de las zonas de pesca y todos los recursos marinos del país y del Planeta, han sido arrasados y puestos en peligro de extinción por nosotros, los seres humanos. Nuestro deber y el de todos los costarricenses es proteger los parques nacionales firmemente, porque éstos son la herencia que nos pertenece a todos, incluyendo a nuestros descendientes y sus descendientes. ¡Ante esta situación, ahora es el momento para preguntarnos si los costarricenses queremos o no tener parques nacionales en Costa Rica!

Apreciados señoras y señores diputados: les pedimos su rechazo al Proyecto de ley No. 17383.
Respetuosamente, Karen Olsen Beck de Figueres Cédula 8039338

Álvaro Ugalde Víquez

Cédula 4090976

Mario A. Boza Loría Cédula 1297932 Junio, 2009