You are on page 1of 4

R E S O L U C I O N   N°        216          STJ.

­

En  la  ciudad  de  Posadas,  Capital  de  la  Provincia  de  Misiones,  a  los  veintiún  días    del    mes    de  Mayo        del  año  dos  mil  nueve,  se  reúnen  Ss.  Ss.  los  Señores  Ministros  del  Superior  Tribunal  de  Justicia,  Dres.  Cristina  Irene  Leiva,  Manuel  Augusto  Márquez  Palacios,  Jorge  Antonio  Rojas,  Humberto  Augusto  Schiavoni  y  Ramona  Beatriz  Velázquez,  bajo  la  Presidencia  del  Dr.  Roberto  Rubén  Uset,  a  fin  de  considerar  los  autos  caratulados:  “EXPTE.  Nº  250­STJ­2.008  –  DEFENSORA  OFICIAL DE INSTRUC., CORREC. Y DE MENORES Nº 1 – DE LA  IIIª  CIRC.  JUD.  DRA.  ANA  MARÍA  MAYERHOEFER  s/  RECURSO  DE  CASACIÓN  en  autos:  “EXPTE.  Nº  43­J­2.007  –  RODRÍGUEZ, LAURA NILDA s/ USURPACIÓN”.­ De  acuerdo  con  el  sorteo  realizado  corresponde votar a los Señores Ministros en el siguien te  orden:  1)  Dr.  Humberto  Augusto  Schiavoni,  2)  Dra.  Cristina Irene Leiva, 3) Dr. Roberto Rubén Uset, 4) Dr.  Mario  Dei  Castelli,  5)  Dra.  Ramona  Beatriz  Velázquez,  6) Dr. Manuel Augusto Márquez Palacios y 7)  Dr. Jorge  Antonio Rojas.­  Concedida  la  palabra  al  Dr.  Humberto Augusto Schiavoni, dijo: Habiendo  este  Superior  Tribunal  de  Justicia  declarado  formalmente  admisible  el  recurso  de  casación  interpuesto  en  autos  por  la  Dra.  Ana  María  Mayerhoefer,  Defensora  Oficial  de  Instrucción,  Correccional  y  de  Menores  Nº  1  de  la  Tercera  Circunscripción  Judicial,  en  representación  de  su  defendida  Laura  Nilda  Rodríguez,  vienen  nuevamente  las  presentes actuaciones a estudio a los fines del dictado  de la sentencia.­ La  recurrente  invoca  el  art.  461,  incs.  1  y  2  del  CPP.  La  pretensión  casatoria  se  articula  contra  la  sentencia  Nº  712  del  2  de  Julio  de  2.008 de fs. 106, cuyos fundamentos obran de fs. 107 a  fs. 111 vta.­ Manifiesta  que  se  invoca  un  hecho  que  no  resulta  subsumible  en  la  norma  penal  que  se  menciona  y  que  la  sentencia  ha  inobservado  las  normas  de  la  sana  crítica  racional  con  respecto  a  elementos  probatorios de valor decisivo (art. 406 del CPP).­ Continúa  diciendo  que  el  hecho  plasmado  debe  surgir  estrictamente  del  hecho  que  haya  sido  objeto  de  la  acusación  (art.  461  del  CPP).  Añade  que  si  bien  su  defendida,  el  20  de  Febrero  de  2007  ingresa  a  la  vivienda  supuestamente  usurpada,  la  misma  se encontraba deshabitada. Niega que la denunciante se 

hallaba  en  el  uso  o  goce  pacífico  del  inmueble  y  en  consecuencia  de  ello  la  mantenía  bajo  su  esfera  de  custodia. Destaca que en la declaración indagatoria, su  defendida manifestó que la vivienda no estaba habitada  por  ninguna  persona,  habiéndole  dicho  los  vecinos  que  la denunciante nunca vivió allí.­  Según  la  Defensora  Oficial,  no  se  acredita  con  certeza  absoluta  que  el  bien  inmueble  supuestamente  usurpado  se  hallaba  bajo  la  posesión  de  la denunciante, ­por sí o por otro­ con la intención de  someterla  al  ejercicio  de  un  derecho  de  propiedad  que  tampoco  –afirma­  lo  tenía  en  virtud  de  que  ninguna  prueba se aportó al efecto.­ Refiere,  después  de  citas  jurisprudenciales, que en el caso de autos la situación  es  atípica  en  tanto  la  vivienda  supuestamente  usurpada  se  hallaba  en  un  lote  fiscal  y  lo  que  se  controvierte  en definitiva es la mera posesión de la mejora asentada  en ese lote fiscal por parte de la denunciante, la que  no se hallaba en la posesión de hecho de tal vivienda.  Asevera  que  no  se  configura  el  supuesto  del  art.  181,  inc.  1),  del  CP,  habiéndose  aplicado  erróneamente  el  derecho subsumiendo tal hecho en la figura mentada.­ Aludiendo a la reforma impuesta por  la ley 24.454, afirma que los medios comisivos típicos  son: la violencia, las amenazas, el engaño, el abuso de  confianza y la clandestinidad. Añade que el ingreso no  es  una  acción  que  tipifique  el  tipo  penal  ya  que  este  exige  el  despojo,  “privar  a  uno  de  lo  que  tiene  y  goza”,  que  en  materia  penal  implica  privar  a  otro  del  ejercicio  de  la  posesión  o  tenencia  de  un  inmueble,  pero  la  sentencia,  interpreta,  invierte  el  orden de tratamiento del tema, ya que empieza a hablar  de  medios  comisivos  para  luego  tratar  la  desposesión,  que  es  lo  primero  que  debió  analizar  y  dentro  de  ella  parece incluir la fuerza en las cosas. La desposesión – afirma­ no es equivalente a la  invasión del inmueble.  Prosigue  diciendo  que  su  defendida  ingresó  a  la  vivienda  sin  utilizar  ningún  tipo  de  fuerza  en  las  cosas,  confirmando  con  la  inspección  ocular  que  da  cuenta  de  la  inexistencia  de  signos  de  haber  sido  violentada.  La  circunstancia  de  que  sacara  las  cosas  que  había  dentro  y  las  colocara  atrás  de  la  casa  y  al  costado,  no  implica  la  utilización  de  fuerza  en  las  cosas,  en  tanto  la  violencia  debe  ser  usada  antes  o  para  consumar  la  usurpación  y  mientras  no  se  halla  consolidado  la  tenencia,  por  lo  que  la  utilizada  con 

posterioridad  no  configura  el  delito.  La  vivienda  carecía  de  llaves  y  para  el  ingreso  no  se  ejerció  violencia.­ En  cuanto  a  la  supuesta  clandestinidad,  que  rodeó  el  ingreso  a  la  vivienda  por  parte de su defendida, cabe señalar que su ingreso fue  a plena luz del día, aproximadamente a las 10hs. por lo  que  no  puede  interpretársela  como  oculta  o  subrepticia.­ Expuestos  así  los  fundamentos  casatorios  y  examinadas  las  actuaciones,  se  verifica:  1)  que  la  imputada  ingresó  la  vivienda  de  autos  sin  ejercer  violencia  y  a  pleno  día;  2)  que  los  muebles  existentes  en  la  finca  fueron  sacados  y  puestos  al  costado y atrás de la misma.­ De  ello,  cabe  deducir  que  la  vivienda  en  cuestión  no  se  encontraba  deshabitada,  en  cuanto  existían  en  su  interior  bienes  muebles  que  la  denunciante afirma que le pertenecen. Este hecho no ha  sido controvertido en el proceso.­ Asimismo,  es  de  señalar  que  a  través  de  las  testimoniales  producidas  en  autos  se  llega  a  la  conclusión  de  que  en  el  momento  de  acceder  la imputada a la finca, la tenedora era Yolanda Beatriz  Rodríquez.  En  especial,  considero  los  dichos  del  testigo Luis Ramón Rodríguez de fs. 8 –declaración ante  la  instrucción  policial­  y  de  fs.  27/28  –en  sede  judicial­ y boleto de compraventa de fs. 9.­ Es  oportuno  consignar  que  “puede  ser  sujeto  pasivo  del  delito  de  usurpación  no  sólo  quien  de  un  modo  actual  y  efectivo  ejerza  la  posesión  o  tenencia  de  un  inmueble  sino  también  quien  lo  tenga  desocupado”  (CNCCorr.,  Sala  VII,  30­8­90.  “H.M”,  c.  13.985, El Dial).­ Por  otra  parte,  considero  que  aunque el ingreso a la vivienda sea a plena luz del día  es  dable  destacar  que  el  episodio  ocurrió  en  ausencia  del  ocupante,  es  decir  de  quien  pudiera  oponerse  al  accionar  de  la  intrusa.  Esta  circunstancia  torna  clandestino  el  despojo  consumado,  a  tenor  de  lo  dispuesto en el art. 2369 del Código Civil.­ De  lo  expuesto  dimana  que  en  autos  se configuran los requisitos que tipifican el delito de  usurpación (art. 181 inc. 1 del Código Penal).­ Por  ello,  voto  por  el  rechazo  del  recurso  de  casación  impetrado  por  la  Sra.  Defensora  Oficial de Instrucción, Correccional y de Menores de la  Tercera Circunscripción Judicial.­

Concedida  la  palabra  a  los  Dres.  Cristina  Irene  Leiva,  Roberto  Rubén  Uset,  Ramona  Beatriz  Velázquez,  Manuel  Augusto  Márquez  Palacios  y  Jorge Antonio Rojas, dijeron: Que adhieren al voto que antecede.­ Por  Secretaría  se  deja  constancia  que  no  emite  opinión  el  Dr.  Mario  Dei  Castelli,  por  encontrarse  en  uso  de  licencia  al  momento  del  pase  (art. 18 de la Ley Nº 2441).­ Por  ello,  de  conformidad  con  lo  dictaminado  por  el  Señor  Procurador  General,  y  siendo  concordante la opinión de la mayoría (art. 15 de la Ley  2441, modif. por Ley 2819); EL SUPERIOR TRIBUNAL DE JUSTICIA R E S U E L V E: I) RECHAZAR  el Recurso de Casación  interpuesto en autos por la Dra. Ana María Mayerhoefer,  Defensora Oficial de Instrucción, Correccional y de Men ores  Nº  1  de  la  Tercera  Circunscripción  Judicial,  en  representación  de  su  defendida  Laura  Nilda  Rodríguez,  por los fundamentos expuestos en los considerandos.­  II)  REGISTRESE,  cópiese,  notifíquese  y  oportunamente,   vuelvan  los  autos  a  origen, 
oficiándose a tales efectos.­  g.r.