You are on page 1of 4

Ensayo IB de Lengua – Soledad Thibaud Los Índices de Autorreferencia en Obras de Teatro ( Basado en la obra Seis Personajes en Busca de Autor

)

En el presente ensayo analizaré los índices de autorreferencia en la obra Seis personajes en busca de autor de Luigi Pirandello. Tomaré un ejemplo, donde profundizaré en el funcionamiento de este sistema de autorreferencia y también ampliaré explicando las realidades de los personajes y los actores como personas. Autorreferencia significa hacer referencia a uno mismo. Cuando decimos que un objeto tiene índices de autorreferencia, entendemos que en varios momentos el objeto se refiere a si mismo. Entonces, en la obra de teatro esto sucede cuando los actores reproduciendo la obra mencionan que es una obra, o que están actuando o bien podría ser que se presenten como personajes. Esto mismo ocurre en el escrito de Pirandello. Durante un ensayo, el Director es interrumpido por seis personajes, según dicen, quienes están en busca de un autor. Le proponen al Director serlo, pero éste se rehúsa ya que no comprende el plan de los personajes. Pero luego de explicarle que lo único que hay que hacer es transcribir la obra que ellos tienen incorporada en su interior, a éste le atrae la idea y decide dejarlos realizar algunas escenas a fin de escribir el guión. Así transcurre la obra. Los personajes quieren mostrar su historia, sus sentimientos y el bien que han hecho por los demás personajes. El director trata de que dejen de discutir y hacerlos representar sus partes. Los actores se ríen o se asombran por las capacidades de éstos personajes. Intercambian ideas de vez en cuando, porque el director y los actores no comprenden como es que son personajes y no personas que representan personajes como ellos hacen. 1

Ensayo IB de Lengua – Soledad Thibaud De esta manera arribamos en el tercer acto. Casi al comienzo del mismo el director le esta explicando a la Hijastra que no se puede cambiar de escena tres o cuatro veces por acto. Alguien dice que en una época se hacia, pero, dice otro en ese entonces la ilusión era más fácil. Y he allí la causa del problema que se presenta inmediatamente. A partir de este el padre se referirá a él y a los demás personajes, es decir, hará una autorreferencia a la obra; y además, debatirá con el director quien es más real de los dos. Al oír la palabra ilusión el padre les ruega que por caridad no usen esa palabra, porque es particularmente cruel para ellos, los personajes. Luego, les dice que ellos no tienen otra realidad fuera de esa ilusión. Como el director y los actores quedan un poco extraviados con eso les explica: “Aquella que para ustedes es una ilusión que debe ser creada, en cambio, para nosotros es nuestra única realidad.” (Acto III) Pronto pasa a cuestionar al director acerca de quien es. El director acaba argumentándole, casi extrañado, como es que alguien que se presenta como personaje, le pregunta a él quién es. A lo cual el padre con toda tranquilidad responde: “Un personaje siempre puede preguntarle a un hombre quien es. Porque un personaje tiene realmente vida propia, señalada por caracteres propios, por los cuales siempre es ‘alguien’. Mientras que un hombre así en general, puede ser ‘nadie’.” (Acto III) En la historia de los personajes el padre representa el remordimiento, ya que se siente culpable por haber separado a la Madre del Hijo. La Madre sufre todo el dolor que divide a la familia. La Hijastra tiene rencor porque siente que fue ella quien tuvo que sacrificarse para mantener a la familia. El Hijo es soberbio, debido a que se siente utilizado; lo fueron a buscar cuando no tenían más recursos de donde abastecerse. El Muchacho y la Hija representan terror y estupor, debido al ambiente reinante en la familia. 2

Ensayo IB de Lengua – Soledad Thibaud Con estas palabras el padre quiere dejar en claro que es gracias a la ilusión de la realidad creada en el teatro que ellos existen como personajes. De no ser por la ficción ellos no estarían vivos y esa es la crueldad provocada al mencionar esta palabra. Aquí es evidente como dentro de la obra se habla de la obra misma. Es decir, un personaje cuenta como es su realidad dentro de la obra mientras ésta se está realizando. Ahora pasará a dilucidar como es que su realidad es distinta de la realidad de la persona. El Padre expresa que lo que uno en estos momentos siente, piensa o ve, es decir, toda la realidad que nos rodea tal como es, mañana será una ilusión y esta destinado a ser así siempre. Es ahí donde radica la diferencia primordial entre la persona y el personaje. La primera vive una realidad que cambia de forma continua. En cambio, el último vive en una realidad que no sufre transformación alguna, su realidad esta fijada para siempre, es inmutable. La obra de Pirandello hace pensar sobre nuestra propia realidad y condición. Podemos interpretar que la obra alude a pasiones y obsesiones de los humanos. Además, las marcas de autorreferencia a lo largo de todo el escrito son un permanente análisis de la obra y de los personajes. Pirandello propone una forma de pensar para lo que es la realidad. La autorreferencia tiene valor representativo. La reflexión sobre la obra y los personajes es una reflexión sobre nosotros mismos. Tradicionalmente, se ha creído que la autorreferencialidad en una obra literaria confirma el carácter no representativo y no comunicativo del arte verbal. Sin embargo, en este libro se advierte que la continua reflexión sobre la existencia de los personajes y sobre el fenómeno teatral constituye un medio para hacernos pensar sobre nuestra posición en el mundo. Como dice Borges parece que nadie sabes quién es. Un humilde personaje tiene

3

Ensayo IB de Lengua – Soledad Thibaud mas conciencia de su ser que una persona de carne y hueso. De este modo recordamos que nuestra existencia es tan fugaz e inconsistente como la de las hojas que se lleva el viento. El análisis que se ha esbozado en este trabajo intenta demostrar, entonces que la literatura es inevitablemente representativa. Parece que no hay forma de escaparle al mundo real, mal que les pese a quienes creen que el arte solo se representa a sí mismo y no le debe nada a la vida.

Obras consultadas: - Pirandello, Luigi. Seis Personajes en Busca de Autor. Madrid, Colección Roble/Plus, 2001.

4