You are on page 1of 6

Intento de Defensa a Santo Tomás de Aquino.

Nombre Alumna: Natacha Plaza Collao Asignatura: Filosofía del Derecho Profesor: Patricio Lazo G. Establecimiento: Universidad de Antofagasta

INTENTO DE DEFENSA A LA TEORÍA DE LA JUSTICIA DE SANTO TOMÁS DE AQUINO

1

A mi juicio, creo que es posible defender la teoría de justicia de Tomás de Aquino de las críticas de O’connor refutándolas de la siguiente manera: En relación a la crítica de basar la moralidad en la naturaleza humana poniendo en duda teoría de las esencias de la conducta humana , es dable poner de relieve que cuando dicho autor señala que son los seres humanos en realidad quienes discriminan de estas propiedades naturales las que ellos estimen pertinentes , se olvida que Tomás de Aquino a este respecto, a través, de su teoría de las esencias no señala algo absolutamente disímil con la critica que realiza el señalado autor, sino por el contrario , Tomas de Aquino dice que la manera que permite a todo hombre actuar de manera correcta ( atendiendo siempre a un fin bueno) se basa en aprehender los principios primarios que se encuentran en la esencia de los hombres , pero este proceso de aprender tales principios de hallarlos, dice Tomás de Aquino no solo se entiendo por lo que él denomina intuición a secas , sino que esta intuición esta investida , es más , se basa en la racionalidad de los seres humanos , racionalidad que Ya Tomás de Aquino Señala nos caracteriza del resto de los seres vivos y cosas inanimadas, por lo tanto , en esta teoría de la esencia claro está que existe un proceso racional y por consiguiente lógico que siguiendo a Tomas de Aquino derive en determinar los principios que rigen a los hombres y asimismo, es lógico que los hombres descarten unos por sobre otros y es más lógico aun que sean los mismos hombres los que realicen este proceso pues son ellos y no otros seres vivos los que están dotados de raciocinio. En consecuencia, tal vez es dable pensar que su critico más que una critica lo que hace es poner de manifiesto algo que de manera implícita aparece en la obra de Tomas de Aquino . En segundo término, cuando O’connor se refiere a la falta de estudios empíricos de que adolece la obra de Tomás de Aquino lo que permite en consecuencia, cuestionar las suposiciones que dicen relación con la naturaleza humana y los fines de los hombres en su obra, a mi Juicio, creo que volvemos a estar en presencia de una crítica superflua, – al igual que otra ya señalada en clases- como asimismo, descontextualizada atendiendo al momento histórico en que vivió Tomás de Aquino, puesto que , como bien sabemos no es, sino, a partir de la edad moderna en adelante , específicamente con hitos tales como el descubrimiento de la pólvora, la brújula, el descubrimiento de América, las leyes de Galileo Galilei y Newton en astronomía ,más adelante la reforma y contrarreforma del a iglesia y como no mencionar la revolución francesa ,junto con la revolución industrial , así como las leyes de la herencia De Darwin; que en su conjunto, nos demuestran por una parte el cambio de mirada que se tiene del mundo (desde una óptica teocéntrica a una antropocéntrica) así como también, lo que se entiende por ciencia y los requisitos que se requieren para llevar a cabo la misma, apareciendo en esta época y no en la de Santo Tomás los requisitos de encuestas, el mismo método científico, gráficos, variantes u otros sistemas de medición de datos empíricos que vienen a dar seriedad a cualquier teoría que aspire a ser considerada como ciencia por lo tanto, es en realidad una incógnita y al mismo tiempo quimera pretender que la teoría de Tomas de Aquino pase por los cánones que hoy por hoy se tienen para medir a una teoría de científica y por consiguiente válida debido a la sencilla razón que los tiempos en que vivió Tomas de Aquino fueron otro , así como también, los parámetros para validar y dar créditos las teorías . 2

También cuando O’connor se refiere a la finalidad del ser humano señalada por Tomás de Aquino señalando que esta no da cabida para refutarla porque la pone en un plano sobrenatural, debo añadir que no es del todo correcta debido a que si bien Tomás de Aquino señala un fin supremo, eso no obsta a que los individuos puedan actuar realizando otras metas a lo largo de su vida , ya que Tomás no circunscribe los medios para lograr el fin , dejando por consiguiente, una libertad amplia a los seres humanos para actuar e inclusive de actuar mal según Tomás De Aquino aun así es posible alcanzar el fin a través de la Gracia, lo que demuestra una vez más una teoría lógica y coherente con lo que se trazo siempre Tomás de Aquino que como ya tuvimos oportunidad de estudiar fue armonizar la filosofía de Aristóteles con la doctrina de la Iglesia. Además la crítica de O`connor, en que resta validez a las inclinaciones naturales, se contrarresta a mi parecer, al señalar que se entiende y es posible debido a que las inclinaciones naturales de los hombres están relacionadas directamente con el raciocinio de los mismos lo que viene a dar garantía a estas inclinaciones , es decir, que dichas inclinaciones no son puramente instintos, reflejos sino que por el contrario, gozan de un contenido que no es otro que la razón dando por consiguiente legitimidad a los actos que surgen de estas inclinaciones naturales. Por otro lado, en relación a los principios catalogados por Santo Tomás como evidentes podemos entender que se refieren a lo que un hombre medio debiera entender como autoevidente, cuestión que resulta lógico si pensamos que Tomás de Aquino se baso preponderantemente en Aristóteles quien a lo largo de su obra , en especial en “ ética Nicomaquea”, da énfasis a la situación de equilibrio -al punto medio- lo que ni es difícil de extrapolar al punto que tratamos y por lo tanto, presuntivamente, Tomàs de Aquino al hablar de tales principios se ha de referir a los hombres de raciocinio medio dejando de lado aquellos que estén por debajo de esta media en que probablemente se encontrarán personas con alteraciones psicológicas o de otro índole. Asimismo se entiende que son principios autoevidentes en el entendido que tales principios son posibles de aprehender a través de un proceso que surge del intelecto de los seres humanos. Para ir finalizando, más que decir que los principios primarios son tautológicos u obscuros, la verdad es que se debe decir que son generales y por lo tanto, deben ser enunciados de de carácter amplio sin entrar en describir situaciones o enunciados concretos pues obedecen a esa lógica. Finalmente, aquella crítica en que se señala que no es posible derivar principios, secundarios de los principios generales por ser considerados vacuos. No es cierto ya que, como dije anteriormente es en razón de estos principios generales. y no vacíos pues, no son términos sinónimos, se permite ir decantando ,a través, de la razón en principios secundarios que tienen el carácter de mutables según las circunstancias y que resultan coherente con el modo de entender la ley y su respectivas clasificaciones y finalmente, no ha sido sólo Tomás de Aquino quien no ha podido definir lo que es justo, bueno o correcto , sin embargo tiene el mérito de dar una herramienta para poder desentrañarlo cual es la capacidad del ser humano para razonar. 3

4

1

5

1(Zamorano - Guzmán, vol. 30 N.2 2008, pág. 472 a490)