Retórica para el silencio

Carlos Rehermann

Menefrego En un mundo idiota la injusticia no existe. Por lo tanto, es absurdo protestar porque las decisiones administrativas hacen lo contrario de lo que dicen los especialistas contratados para dar su dictamen. El Poder Ejecutivo decidió tutear al proyecto de televisión digital mejor evaluado por los asesores del Poder Ejecutivo. El motivo, en palabras del presidente de la República: “Y si para sacar una revista precisabas un préstamo, no me pidas un canal ahora. Porque además, si me pedís plata para eso y me pedís un canal, quedo como si te doy plata, levanto centro y voy a cabecear. Es una lógica infantil”. Durante años dio la impresión de que las autoridades del gobierno uruguayo de izquierda luchaban contra fuerzas más oscuras que las de Mordor, siniestros patrones de heredades electromagnéticas que por fin, nos decían, serán puestas a concurso sin restricciones, en igualdad de condiciones, para romper con esa homogeneidad plúmbea, horizontal y autocomplaciente que ha acompañado los días de tedio de los uruguayos menores de sesenta. El anterior gobierno creó una comisión asesora (de sigla CHAI) que sería la encargada de evaluar las propuestas para nuevos canales de televisión digital. En diciembre el gobierno decretó que dará un canal entero (que permite tres señales) a cada uno de los canales privados actualmente en funcionamiento en Montevideo; la regulación anterior suponía que deberían compartir un canal entre los tres, sin que por ello perdieran independencia, ya que cada uno podría mantenerse en el aire como hasta ahora. Esa decisión supone regalarle dos espacios adicionales a los que ya tienen esas empresas. En enero, otro decreto dejó fuera de la evaluación a los canales existentes: si bien deberían presentarse para la adjudicación de los canales, la CHAI no se expediría sobre las propuestas. Con cierto sentido del decoro y de la supervivencia, la CHAI protestó, lo cual generó la respuesta habitual de las administraciones cínicas: ninguna. Como sea, la CHAI se pronunció luego, cuando se hizo el concurso amañado para favorecer a los canales de siempre, con una tabla de puntaje elocuentísima, cuyo primer lugar correspondía al Consorcio Giro, con una distancia muy clara sobre el segundo, incluso cuando es probable que el rubro “Antecedentes” esté ridículamente infravalorado en el primero y absurdamente sobrevalorado en el segundo (Saomil S.A., una empresa que posee una señal de televisión para abonados). El tercero en la tabla reclamó un punto, que si obtenía lo colocaría

en 1849: “Les ofrezco hambre. aunque su Elocutio sea lo que completa su perfección. lágrimas y sudor”. fatiga. cuando Churchill asumía como primer ministro con la misión de ganar la más espantosa guerra de la historia. gana la discusión. En sustitución de un primer ministro incapaz de asumir una responsabilidad tan atroz. Retórica obstructora ¿Por qué el presidente habla del modo que habla? El arte de la retórica permite distinguir varias partes. batallas y muerte” y la convirtió en “No tengo más que ofrecerles que sangre. es decir. Sin embargo. Actio y Memoria. y la historia muestra que la Elocutio se hipertrofió severamente. En cambio. que iluminan el análisis de cualquier discurso. Se discute para convencer. y la metonimia elevaba la escena hacia la tragedia trascendente. Quien se enfrenta a la necesidad de decir algo a otro tiene que encontrar qué decir. estas cinco partes rigieron el arte y la técnica de la composición. y nada más. lo que podría expresarse como “menefrego en la CHAI. pronunciar el discurso con cierta entonación y gestualidad y no olvidarse de lo que tiene para decir. quien no puede ser contestado. La frase original es I have nothing to offer but blood. tears. de la muerte y del dolor— y conserva la fatiga por meras razones formales. adornar las palabras. La conversión trabaja sobre la Elocutio: hace metonimia —todos esos humores son consecuencia de las marchas forzadas. el segundo quedó primero y el tercero segundo. A medida que la escritura se fue convirtiendo en el medio preferido como soporte del discurso público. Actio y Memoria dejaron de ser importantes. El discurso ideal es el que tiene la última palabra. ante Roma. Pero no fue necesario: el presidente anunció. de modo que quien dice la última palabra.segundo. Churchill encontró lo que decir para que fuera imposible responder. en este caso sonoras. Elocutio. Desde la Antigüedad y hasta mucho más acá. Churchill tomó la arenga de Garibaldi que decía. En latín recibieron los nombres de Inventio. papá”: el primero fue descalificado. Se ve que “toil” es esencial para que la frase tenga la fuerza sonora que se requería en las graves circunstancias en que fue pronunciado el discurso. Dispositio. toil. en una conversa con un ñeri de la prensa en Nueva York —permítase aquí el uso de la jerga mujiquera—. El . sed. un buen manejo de la Elocutio es esencial para la penetración del discurso. poner en orden eso que encuentre. Cada palabra era como un martillazo. and sweat. Inventio y Dispositio fueron las partes esenciales de su discurso. marchas forzadas. el presidente Mujica basa la fuerza de su discurso en la Elocutio y la Actio.

La justicia no tiene sentido en un mundo idiota. A lo largo de los siglos. Anacoluto. pero no lo hace. secretos y lateralidad que caracteriza su imaginario preferido: “lo que ustedes no saben (parece decir) es que el otro día me pidieron plata. y por eso los boché”. los servicios no respetan las resoluciones de los organismos de los que dependen (SODRE). En primer lugar. catacresis y decenas de otras figuras son regularmente usadas y abusadas. hipérbole. significa algo.mejor discurso es el que produce silencio. elipsis. y es lo que lo convierte en personaje internacional. que el contenido concreto del llamado. si alguien reclama alguna explicación adicional. es decir. los servicios prorrogan plazos para permitir que algunos concursantes puedan . Pero incluso el plano de la Elocutio está desdibujado en Mujica. yo sé cómo son las cosas. en el cual lo público era la acción y el discurso se reservaba para lo íntimo —incluso con el enemigo. un residuo de su pasado guerrillero. El discurso del presidente es casi pura Actio. lo que se debe evaluar es el contenido de los documentos que se presentan al llamado. El motivo que da el presidente pertenece al mundo de clandestinidad. los retóricos fueron acumulando figuras y haciendo catálogos de los ornamentos. aliteración. el discurso de Mujica se basa en suponer que el contenido es evidente y no requiere explicaciones. Eso es lo que dijo el presidente. su discurso carece de referente: parece hablar de un llamado a concurso para la adjudicación de señales de televisión. Eso mismo hace la administración en numerosos casos: los servicios incumplen sus propias bases (Teatro Solís). Mujica no habla del concurso. pero lo que Mujica dijo acerca de los motivos para dejar de lado el trabajo de la CHAI no está en la Inventio. El vicio retórico tradicional consiste en una hinchazón cancerosa de la Elocutio y una espectacularización de la Actio. Actio Mujica no habla ni bien ni mal. Todo. Pero ese silencio debería provenir de una Inventio legítima. Desde su célebre “no sea nabo” hasta su reciente “no me pidas un canal ahora”. y no de unas Elocutio y Actio desconcertantes. sino de otra cosa. Y si no es evidente para todos. y las categorías correcto/incorrecto no existen en el mundo del discurso. perífrasis. Si el gobierno hace un llamado. aparece el grito y un “¿tá?” de clausura. siempre. violando las reglas que el propio gobierno puso para el llamado. según dicen algunos prófugos—. así que todo eso del informe es una patraña. Fue su signo distintivo cuando comenzó a crecer como candidato. algo que el presidente sabía pero no los especialistas (esos pobres inocentes de la CHAI). los servicios modifican sobre la marcha bases de llamados (Dirección de cultura). En este caso al parecer fue más importante un factor externo. Es probablemente. o de matar al oponente.

Cuando Marcelo Pereira. desde un mesurado artículo de la diaria. la única respuesta aceptable del aludido es un gancho de izquierda y un uppercut de derecha. Si alguien te hace una pregunta y vos le decís que no sea nabo. es decir: pierde. hace otra. Mientras tanto los mejores quedan por el camino. en el que la injusticia no existe. Ergo: Mujica es un maestro de la retórica. Da la impresión de que se justifica. en representación del grupo fusilado por el escupitajo de chanfle del presidente. ha tenido la última palabra. porque es el presidente quien debiera dar explicaciones. su objetivo. cosa que el periodista. por supuesto. Es una situación absurda. disparando al aire y chillando como un afgano: es tan indignante que uno queda sin palabras. Ese es. no puede hacer. Una pequeña contribución a un mundo más idiota. y probablemente las causas tengan más relación con la incapacidad que con la perspicacia. . o balbuce algo.participar (Departamento de Cultura de Montevideo). simplemente ajusta la pregunta. claramente. impide la discusión. que incita a salir armado a la calle. es imposible contestarle. Cuando el presidente Mujica tutea al concursante y produce esa Actio canchera. Las irregularidades son casi siempre de modestas dimensiones. Y con su gesto de bloqueo de toda posible discusión ha hecho desaparecer la esperanza de una televisión de mejor calidad periodística. da razones (Inventio) claramente organizadas (Dispositio). y no quienes cumplieron a cabalidad con lo que se había solicitado. parece estar fuera de lugar. Lo que Mujica dijo en Nueva York es una provocación violenta.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful