La Guerra de Cuarta Generación

Por: Carlos Armando Lazo García
La Guerra de Cuarta Generación (Fourth Generation Warfare - 4GW) es el término usado por los analistas y estrategas militares para describir la guerra popular que desarrollaron los pueblos contra el ejército y la Infantería de Marina de los EEUU, sobre todo en últimas guerras de agresión contra los pueblos de Iraq y Afganistán. Se trata de la percepción que tienen los analistas militares de la guerra popular de liberación. De cómo los académicos y analistas militares se explican las causas de las derrotas que los pueblos de Vietnam, Iraq y Afganistán, le propinaron y le propinan al ejército mas poderoso del mundo.
En principio, para abordar el tema de la G4G (4GW en sus siglas en ingles) citaremos un extracto del artículo del autor Wiliam Lind “Las Cuatro Generaciones de la Guerra Moderna” (http://www.lewrockwell.com/lind/lind26.html ) donde señala lo siguiente: “La Guerra de Cuarta generación es el cambio más grande desde la Paz de Westfalia, porque marca el fin del monopolio estatal de la guerra. Una vez más, como antes de 1648, muchas entidades diferentes, a los estados, están participando en la guerra. Utilizan diferentes medios, entre ellos el "terrorismo" y la inmigración, no sólo ejércitos formales. Las diferencias entre las culturas, y no sólo

entre los Estados, son de suma importancia, y en esas culturas generan otras formas de combatir. Ellos no pueden combatir de la manera en que nosotros lo hacemos. En todo el mundo, los militares estatales están luchando contra adversarios no estatales, y casi siempre, el Estado pierde. Los ejércitos de los estados fueron diseñadas para luchar contra los ejércitos de otros estados, pero contra enemigos no estatales, la mayoría de su equipamiento, tácticas y formación son inútiles o contraproducentes. (11 de junio 2004)” Vemos que el Sr. Wiliam Lind se refiere a la guerra de los ejércitos de los estados contra oponentes no estatales. Aquí plantea el meollo del asunto de la Guerra de Cuarta Generación. Los Oponentes no estatales son las organizaciones que resisten a un ejército convencional, ya sea de ocupación o de un Estado como el caso colombiano. Es aquí, donde pone el acento fundamental el creador del marco conceptual. El Rostro Cambiante… http://www.dnipogo.org/fcs/4th_gen_war_gazette.htm El núcleo de la G4G (4GW por sus siglas en ingles) emana de tres artículos que aparecieron en el Boletín Oficial del Cuerpo de Marines: “The Changing Face of War : Into the Fourth Generation", de William S. Lind, COL Keith Nightengale, EE.UU., el capitán John F. Schmitt, COL Joseph W. Sutton, EE.UU., y Teniente Coronel Gary I. Wilson, USMCR ( MCG , Oct89-también publicado en Military Review, y reimpreso en MCG , Nov01). “The Evolution of War: The Fourth Generation”, por el Teniente Coronel Thomas X. Hammes ( MCG , Sep94). “Fourth Generation Warfare: Another Look,” ", de William S. Lind, el Mayor John F. Schmitt, y el coronel Gary I. Wilson, USMCR, ( MCG Dec94 y reimpreso en MCG , Nov01). En 1989 comenzó el uso del término Guerra de Cuarta Generación. Aun cuando William Lind escribió su hipótesis de trabajo, cuando la URSS estaba siendo derrotada en la guerra de Afganistán, el acento principal de esta hipótesis estaba orientada a llamar la atención al Cuerpo de Infantería de Marina y al ejército norteamericano porque estaban llevando acabo guerras con la concepción estratégica y táctica de la guerra de “Tercera Generación.” Al respecto Lind señala lo siguiente en el artículo “The Changing Face of War : Into the Fourth Generation"(El rostro Cambiante de la Guerra: hacia la Guerra de Cuarta Generación) “Si miramos el desarrollo de la guerra en la era moderna, vemos tres generaciones distintas. En los Estados Unidos, el ejército y los cuerpos de marina abordan todavía el problema, del cambio a la tercera generación....Sin embargo, la guerra de tercera generación fue desarrollada conceptualmente por la ofensiva alemana en el invierno de 1918. (Ofensiva de la primavera de 1918. Luderndorff ordenó un ataque masivo alemán sobre el frente Oeste) Ahora bien han pasado más de 70 años. Esto sugiere algunas preguntas interesantes: ¿No es hora de que surja una cuarta

generación? ¿Si es así, como podría ser? Estas preguntas son de importancia central. Quienquiera que primero reconozca, entienda, e implemente un cambio generacional puede ganar una ventaja decisiva. Inversamente, una nación que es lenta en adaptarse al cambio generacional se abre a una derrota catastrófica.” Esta reflexión, nos expresa la preocupación crítica que hacía a la forma en que pelean la guerra los EEUU. El Sr. William Lind no se está refiriendo a la guerra entre estados, como lo fueron la primera y la segunda guerra mundial. El se está refiriendo, para esa época, 1989, por ejemplo, a la guerra de Vietnam. Pero sobre todo a las guerras contra los pueblos donde el imperialismo yanqui salió derrotado. Corresponde, sin duda, al principio de la finalización de confrontación Este – Oeste, cuya estrategia se fundamentó en la disuasión y en consecuencia, la estrategia adoptada fue de Confrontación Indirecta. El debate, dentro del ejército imperialista de Los EEUU. es entre quienes creen que el propósito de una fuerza militar convencional es derrotar a otra fuerza militar convencional y los que creen que conflictos militares convencionales serán reemplazado por los conflictos contra los pueblos donde se utilizan las operaciones de contrainsurgencia sobre todo, después de la derrota de la Unión Soviética en la Guerra Fría. En este tipo de conflictos, el propósito de la contrainsurgencia consiste en transformar una sociedad ocupada por un ejército imperialista, a fin de debilitar a los insurgentes. Caso Iraq, Afganistán o eventualmente el colombiano. Este nuevo contexto estratégico surgido después de la derrota de la Unión Soviética en la Guerra Fría, estimuló la investigación y la reflexión sobre el tema de la transformación de la naturaleza de la guerra para continuar con la expansión del Gran Capital Monopolista Financiero Internacional, del cual los Estados Unidos son su más conspicuo representante, en vista de la necesidad de ocupar y aplastar a los pueblos en sus luchas contra el ejército invasor. Sin un contendor como la URSS, que ideológica, política, y militarmente representaba un obstáculo a su expansión, la estrategia de confrontación entre Estados, que apareció con la paz de Westphalia, donde se reconoció el monopolio de la guerra por parte del Estado, había finalizado. De ahí las preguntas que se formuló el Sr. William Lind, creador del Marco Conceptual de la Guerra de Cuarta Generación. Luego de analizar las tres generaciones, el Sr. William Lind se plantea una primera aproximación sobre los factores estimulantes que generaban la transición de una generación a otra: “Vemos dos catalizadores importantes para el cambio generacional: tecnología e ideas. ¿Cuál enfoque podemos hacer con el análisis de éstos cambios en una potencial Guerra de Cuarta Generación?” Y continúa en su formulación del marco conceptual: “Los Cambios generacionales anteriores, especialmente el cambio producido a partir de la segunda a la tercera generación, fueron caracterizadas por un énfasis cada vez mayor en varias ideas centrales.

Cuatro de éstas parecen, que probablemente, nos conducirán a la cuarta generación, y ampliarán de hecho, su influencia. El primero es el orden de batalla. Cada cambio generacional ha sido marcado por la mayor dispersión en el campo de batalla. El campo de batalla de la cuarta generación es probable que incluya al conjunto de los enemigos de la sociedad. Tal dispersión, conectado con las acciones de grupos muy pequeños de combatientes, requerirá, incluso, al nivel mas bajo, funcionar flexiblemente en base a la decisión del comandante. En segundo lugar está disminuyendo la dependencia de la logística centralizada. La dispersión, requerirá un alto grado de capacidad de vivir de la tierra y del enemigo. El tercero enfatiza en la maniobra. Concentración de hombres o poder de fuego, no será más un factor abrumador. De hecho, la masa puede convertirse en una desventaja pues será un blanco fácil. Las fuerzas pequeñas, altamente maniobrables, ágiles tenderán a dominar. El cuarto es una meta que consiste en derrumbar al enemigo internamente en vez de destruirlo físicamente. Las blancos incluirán cosas tales como la población que apoya la guerra de guerrillas y la cultura del enemigo. La identificación correcta del centro de gravedad estratégico del enemigo, será altamente importante. De modo general, la guerra de cuarta generación se caracterizará probablemente por ser ampliamente dispersa y en gran parte indefinida; la distinción entre la guerra y la paz será llevada al punto de desaparición. Será no lineal, posiblemente al punto del no tener campos de batalla o frente definibles. La distinción entre lo “civil” y lo “militar” puede desaparecer. Las acciones ocurrirán concurrentemente a través de la intensidad de todos los participantes, incluyendo tanto su sociedad como su cultura, no solo física, sino también como entidad…Todos estos elementos están presentes en la guerra de la tercera generación; la cuarta generación los acentuará simplemente.” Cuando se refiere a los medios de información de masas dice lo siguiente: “Los adversarios (enemigos del ejército invasor) en la guerra de cuarta generación son expertos en la manipulación de los medios de comunicación para alterar la opinión nacional y mundial hasta el punto del el uso diestro de las operaciones psicológicas que a veces impide el compromiso de las fuerzas de combate… Las noticias de la televisión pueden convertirse en un arma operativa más poderosa que las divisiones acorazadas.” Para Wiliam Lind los adversarios de la cuarta generación son los pueblos organizados para la resistencia al invasor. Sobre todo durante la guerra de Vietnam donde el uso de las noticias, por parte de los estrategas de la guerra popular, que se producían desde el campo de batalla, afectó y comprometió el apoyo del pueblo norteamericano a la guerra imperialista. Esta experiencia de la guerra de Vietnam los obligó a controlar la información que se genera en el campo de batalla y

desarrollaron el concepto de empotramiento de periodistas en las unidades militares como ocurrió en Libia y ocurre en Siria, los cuales forman parte de las unidades de operaciones especiales. Para este analista militar, el uso de los medios se lo atribuye, en consecuencia, a los pueblos que luchan contra los infantes de marina. Entendiendo la Guerra de Cuarta Generación Para el año 2004 el Señor Wiliam Lind, en su crítica a la concepción de la estratégia y táctica que desarrolla el ejército de EEUU en la guerra contra los pueblos, profundiza un poco mas en el tema en el artículo : “Understanding Fourth Generation War,” http://antiwar.com/lind/?articleid=1702. “La guerra de segunda generación - dice WL en su crítica - es relevante para nosotros hoy, porque el ejército de Estados Unidos y la Infantería de Marina aprendieron la guerra de segunda generación de los franceses, durante y después de la Primera Guerra Mundial. Esto sigue siendo el modo americano de pelear la guerra, como lo estamos viendo en Afganistán e Irak: para los estadounidenses, la guerra significa "poner el acero en el blanco." La aviación ha sustituido a la artillería como la fuente de la mayor potencia de fuego, pero por lo demás, (a pesar de la doctrina oficial de la Marina, que es la guerra de Tercera Generación: la maniobra), los militares estadounidenses hoy en día son tan franceses como el vino blanco y queso brie." Luego revela de una manera mas nítida lo que hemos venido manteniendo en “Tribuna Antimperialista”: la Guerra de Cuarta generación es la guerra que libran los pueblos contra los invasores imperialista en Iraq y Afganistán. O la guerra que libran los EEUU en Afganistán e Iraq.

Como dijimos al principio según este analista: “la Cuarta Generación marca el cambio más radical desde la Paz de Westfalia en 1648. En la guerra de Cuarta Generación, el Estado pierde su monopolio de la guerra. En todo el mundo, los militares estatales se encuentran luchando contra oponentes no estatales como Al-Qaeda, Hamas, Hezbolá, y las FARC. Casi en todas partes, el Estado está perdiendo.” Podríamos decir, a estas alturas del discurso, que la Guerra de Cuarta Generación es la que enfrentan los EEUU, y la OTAN en Irak y Afganistán. En el manual FMFM 1A, en el prefacio, dice los siguiente: “A principios de los años 90, el Cuerpo de Marina distribuyó un conjunto de manuales de doctrina, empezando por los FMFM 1, Warfighting. Warfighting y sus manuales que lo acompañan, Campaigning, Tactics and Command & Control, donde delineó la Guerra de Tercera Generación (Maniobra), clara y concienzudamente.” “Sin embargo, mientras tanto la Guerra se ha transformado. Las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos están actualmente comprometidas en dos Guerras de Cuarta Generación, en Afganistán e Iraq. Mas conflictos aparecerán probablemente. Al mismo tiempo, el renacimiento intelectual del

Cuerpo de Marina de los Estados Unidos que creó los primeros manuales FMFMs parece que está llegando a su fin por los menos a nivel oficial.” “Este manual es producto de un seminario que desarrollaron un grupo de oficiales para el estudio de la Guerra de Cuarta Generación (G4G), la guerra que las Fuerzas Armadas de los Estados enfrentan en Iraq y Afganistán. El seminario estuvo compuesto de oficiales procedentes de El Cuerpo de Marina de los Estados Unidos, Marina Real, el Ejército de los EEUU., y la Guardia Nacional Aérea. Fue dirigido por el Sr. Wiliam S. Lind, quien creo el marco conceptual del de la Cuarta Generación de la Guerra Moderna en la década de los 80s...el propósito es entender la Guerra de Cuarta Generación en el sentido de que sea útil para aquellos Americanos que tienen que pelear tales guerras, incluyendo los Marines.” Mas claro no canta un gallo resulta entonces que la G4G es la que luchan los pueblos, con sus propias organizaciones por la liberación nacional. Son guerras antiimperialistas. El centro del problema para los oficiales de los ejércitos imperialistas es comprender la guerra popular desde su perspectiva imperialista, de clase, desde la perspectiva de la oligarquía financiera que es la que define la política exterior de los Estados Corporativos Imperialista. Y continúa diciendo “Por todo el mundo, los militares de los Estados, incluyendo los nuestros, están luchando contra oponentes no estatales. Esta clase de guerra, la cual es llamada Guerra de Cuarta Generación, constituye un difícil reto. Casi siempre los militares de los Estados tienen una vasta superioridad sobre sus oponentes no estatales, que llamamos “poder de combate.” Tecnología, armas, técnicas, entrenamiento, etc. A pesar de esa superioridad, en muchos casos, los militares de los Estados terminan perdiendo.” En el marco de este seminario, al respecto dice uno de los estrategas actuales mas importantes del ejército de los EEUU Coronel John Boyd: “Cuando yo era un joven official pensaba, que si tienes superioridad aérea, de tierra y del mar tu ganas. Bien, en Vietnam nosotros teníamos superioridad aérea, de tierra y del mar, pero perdimos. Entonces, me di cuenta que hay algo mas allá.” “Este FMFM es acerca de ese “algo más alla” que hay que conocer para pelear la Guerra de Cuarta Generación. Los Marines necesitan entender que es ese “algo mas allá.” Eso requiere un marco conceptual una construcción teórica que nos ayude a darle sentido de hecho, en la actualidad e históricamente.” Este algo es precisamente lo que los militares imperialistas están estudiando. La forma clásica, la guerra popular o guerra de todo el pueblo como se desarrolló en Vietnam, fue transformada por los patriotas iraquíes y afganos.

Definida por Le Duan Secretario General del PC de Vietnam la forma clásica de la guerra popular es:

“...la guerra de todo el pueblo, el cual conduce un combate total, prolongado, apoyándose en lo esencial en sus propias fuerzas. La guerra del pueblo combina las inmensas fuerzas políticas de las masas populares con las fuerzas armadas, sirviendo aquellas como base para crear y desarrollar las fuerzas armadas populares y hace de la construcción de las tres categorías (componentes) de las fuerzas armadas la armazón de la lucha de todo el pueblo. Basándose en la lucha armada como forma esencial de lucha, la guerra del pueblo combina en una cierta medida con la lucha política en la retaguardia del enemigo sin menospreciar tampoco la lucha en el plano económico. De este modo nosotros hemos podido aprovechar al máximo la absoluta superioridad de nuestro pueblo en el plano moral y político y obtener beneficio de los factores favorables inherentes a la nueva época, superando las dificultades y las debilidades propias de un pequeño país con una atrasada economía agrícola, cuyas fuerzas armadas son modestas y que en un primer período se encuentra cercado por todas partes por el sistema imperialista. Finalmente, luego de nueve años de gloriosa lucha, nuestro pueblo y nuestro ejército derrotaron a cerca de medio millón de soldados profesionales de una potencia imperialista.” Esta visión de la Guerra Popular obedece a la Guerra de Liberación del pueblo Vietnamita conducida por Ho Chi Minh y el Partido Comunista de Vietnam y se desarrolló en el contexto de la Guerra Fría, se refiere a lo que los militares imperialistas conciben como el modelo maoísta de insurgencia Clásica. ¿Qué ha ocurrido? ¿Cuál es el cambio? La guerra de resistencia de los pueblos a las invasiones imperialistas en la era de la pos guerra fría ha transitado, desde la guerra de Vietnam a las guerra de resistencia popular en Iraq y Afganistán. La Raiz de la Guerra de Cuarta Generación. Desde el punto de vista del ejército invasor, en el seminario al cual venimos haciendo referencia, reconocen la existencia de una crisis de legitimidad de los estados en el contexto de una revolución política, social y moral: “En el corazón de este fenómeno, la guerra de cuarta generación, no es un problema militar, sino una revolución política, social y moral: una crisis de legitimidad del Estado. Todo el mundo, los ciudadanos de los Estados están transfiriendo su lealtad primaria del Estado a otras cosas: a tribus, grupos étnicos, religiones, pandillas, ideologías y así sucesivamente. Muchas personas que ya no lucharán por su estado lucharán por su nueva lealtad primaria. En las dos guerras de Estados Unidos contra Irak, las fuerzas armadas del Estado iraquí mostraron poca resistencia, pero los “insurgentes” iraquíes cuyas lealtades son elementos no estatales ahora llevan a cabo una dura lucha y una guerra de guerrillas eficaz.” El reconocimiento de la crisis de los estados en el contexto de una crisis revolucionaria, como raíz de la G4G desarrollada por este grupo de oficiales, nos pone de manifiesto el impacto que han tenido las guerras de liberación nacional en el pensamiento militar imperialista. Pero sobre todo, la transformación y aportes en materia de la guerra de resistencia y de liberación nacional de los pueblos iraquíes y afganos.

Esto ha obligado a transformar e incorporar las experiencias de estas guerras en sus nuevas guerras de agresión imperialistas, en contra de los gobiernos que no se adaptan a las políticas del Gran Capital Monopolista Financiero Internacional, expresados en las estrategias de colonización, política, ideológica, económica, comercial y militar de los estados imperialistas.

Las guerras de agresión según el Manual de Guerras Cortas “Small War Manual” de la infantería de marina las define como aquellas “...operaciones acometidas bajo una autoridad ejecutiva donde la fuerza militar es combinada con presiones diplomáticas en los asuntos internos o externos de otro Estado el cual su gobierno es inestable, inadecuado, o insatisfactorio para la preservación de la vida y de los intereses como son establecidos por la política exterior de nuestra nación.” Este manual recoge la motivación fundamental de la política militar imperialista, donde se declara oficialmente la necesidad de doblegar a los países de gobiernos progresistas que no se someten a los intereses de su política exterior. Este manual fue escrito en 1940 y fue la guía de todas las invasiones en América latina después de 1940.

En este mismo manual se señala que “…Este es el tipo de actividad rutinaria en el extranjero del Cuerpo de Infantería de Marina para la cual este manual es de interés primario. Las guerras cortas representan las operaciones normales y frecuentes del Cuerpo de Infantería de Marina. Durante los 85 años de los últimos 100, el Cuerpo de Marina ha sido comprometido en guerras cortas en diferentes partes del mundo. La Infantería de Marina ha enviado tropas 180 veces en 37 países desde 1800 a 1934. Todos los años durante los últimos 36 años desde la guerra Hispanoamericana, la Infantería de Marina ha sido comprometida en actividades operacionales en tierra.” En la actualidad los manuales incorporan las nuevas experiencias adquiridas en las guerras de agresión contra los pueblos de Iraq y Afganistán. En el manual FMFM 3-25 incorporan las experiencias adquiridas en las guerras de Afganistán e Iraq. Como lo señalan: “Este manual representa el comienzo de la adaptación de la contrainsurgencia a la configuración de la Guerra de Cuarta Generación (G4G). Su punto más importante es que la contrainsurgencia en la G4G es diferente de la noción prevaleciente, que refleja el modelo maoísta de la insurgencia. En ese modelo, hay sólo dos lados, y el premio es el control de un gobierno. En contraste, en la G4G, son muchos jugadores con diferentes tipos de objetivos, sólo algunos de los cuales son políticos, creando un entorno caleidoscópico de gran complejidad. El contexto es completamente diferente para algunas tácticas y técnicas de la contrainsurgencia clásica.” La estrategia y la táctica de la guerra de intervención por parte del imperialismo norteamericano, asumirá en nuestro país la forma de las aplicadas por los patriotas Iraquies y Afganos contra las tropas imperialistas.

Estas tácticas y estrategias serán aplicadas contra los gobiernos que están en la listas a ser derrocados como lo hicieron ya en Libia y actualmente lo realizan en Siria. Con el triunfo en Libia utilizando las tácticas de los afganos e iraquíes, concretaron su política de Hegemonía Global, impidiendo la Unidad Sur-Sur. Esta fue definida y formulada como política imperialista en los documentos escritos desde 1992. El primero es la "Guía de Planeamiento de la Defensa," que es un conjunto interno de directrices militares elaborado por el Departamento de Defensa. En este documento podemos leer: "Nuestro primer objetivo es prevenir el resurgimiento de un nuevo rival. Este es un aspecto dominante de la nueva estrategia de defensa regional y requiere que nos esforzamos por evitar que cualquier potencia hostil domine una región cuyos recursos, bajo un control consolidado, sea suficiente para generar un poder global. Estas regiones incluyen Europa Occidental, Asia Oriental, Anérica latina, el territorio de la antigua Unión Soviética, y el sudoeste asiático. La Estrategia de Seguridad Nacional de EE.UU. desarrolla esta ideología de poder imperialista, mediante la ejecución de la proyección de fuerzas globalmente, imponiendo a sangre y fuego un escenario unipolar, “el que se asume, desde la ONU, como un compromiso especial para construir un “mundo más seguro.” Como el imperialismo ha sufrido derrota tras derrotas en la ejecución de su política hegemónica, han desarrollado sus tácticas utilizando las de la guerra de resistencia aprendida en Iraq y Afganistán. Se trata de simular guerras populares contra los gobiernos que son objetivos estratégicos para consolidar su hegemonía. En América latina, Venezuela es un objetivo estratégico como lo es Siria en el Medio Oriente e Irán en Asia Central. El carácter multidimensional y público, convierte a la Estrategia de Seguridad Nacional en una estrategia global que les sirve para orientar y supervisar la proyección exterior del imperialismo norteamericano, y guiar las operaciones en las diferentes regiones del mundo dentro de un sistema de guerra total utilizando como primera línea de intervención las Operaciones Militares no Propiamente de Guerra, enmascaradas y financiadas por los organismos como la NED, (National Endowment for Democracy) y operaciones al descubierto utilizando los organismos multilaterales regionales, Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, Corte Interamericana de los Derechos Humanos, de la OEA, y globales como la ONU. Y ONGs internacionales, como Human Rights Watch, Freedom House, etc. En el interior del país objetivo, financian a los partidos políticos pro imperialistas, las ONGs como SUMATE, y todo esto dirigido por los medios de información de masas y sus medios aliados internacionales, que constituyen la punta de lanza de la Guerra Sicológica, como Globovisión y sus aliados internacionales en los EEUU, CNN y regionalmente, en Colombia, RCN, etc.. Esto significa una escalada hacia la ocupación de Venezuela por cualquiera de sus formas de agresión. Desde la intervención encubierta a través del financiamiento de agentes que conforman las organizaciones no gubernamentales, los partidos políticos pro-imperialistas, los medios de

comunicación, los factores dentro del ejército y demás componentes de la estructura de intervención que inciden en la opinión pública y en la movilización de masas. Al mismo tiempo dirigen una compaña internacional para desprestigiar nuestro país y tratar de bloquear y sancionar desde los organismos multilaterales. Si nos fijamos en el caso de Libia y Siria utilizan mercenarios mimetizados como civiles, como lo hicieron en Venezuela en abril del 2002 a una escala menor. Encontramos en estos hechos la aplicación de lo que ellos asimilaron en Iraq y Afganistán sobre todo en lo que respecta a la desaparición de la distinción entre lo “civil” y lo “militar.” Esto ha permitido mantener una campaña internacional donde el gobierno es acusado de masacrar a la población civil cuando se defiende de los mercenarios armados por la OTAN, disfrazados de civiles. Esto lo vemos en Siria y en Libia con mayor fuerza. En este país cumplieron el objetivo de enmascarar su intervención desde la ONU como parte del Control del Espectro Total, bajo el principio de la responsabilidad de proteger. Aprovechando la debilidad, para ese momento, de China y de Rusia, lograron unanimidad en el Consejo de Seguridad y probaron las resoluciones 1970 y 1973. Otro de los principios aprendidos y expuestos en su manuales, es que la G4G es creada por la desintegración de un Estado. En Venezuela vemos como la oposición mercenaria desarrolla una campaña para hacerle creer al mundo que el Estado venezolano esta en plena desintegración. Sin separación de poderes, ni instituciones estables y consolidadas. Con una gran crisis económica y con el ascenso de la criminalidad e impunidad. Criminalidad estimulada por las unidades de paramilitares que ha traído la oposición a Venezuela como lo ha declarado Mancuzo quién reveló que políticos y militares venezolanos solicitaron el apoyo de paramilitares colombianos para conformar grupos terroristas con el propósito de desestabilizar el país y dar un Golpe de Estado al presidente Hugo Chávez. Por otro lado, estas experiencias están siendo aplicadas en Honduras y Colombia según Cubainformación: El diario New York Times en su edición del pasado 5 de mayo de 2012 encabeza un artículo señalando que la “Armada de los Estados Unidos, usando lecciones del conflicto de la década pasada, (Irak) en la guerra que está siendo peleada en la selva miskita, ha construido un campamento (centro operativo) con poca notoriedad pública pero con apoyo del gobierno hondureño”. El citado artículo reconoce la instalación de tres “bases de operaciones de avanzada” ubicadas en Mocorón, Puerto Castilla y El Aguacate”. En conclusión, la agresión imperialista contra nuestros pueblos, se acrecienta en la medida en que nos consolidemos como pueblo soberano, Independiente y libre de las ataduras del imperialismo. clazo13a@gmail.com

FUENTE: http://www.aporrea.org/internacionales/a144912.html

La Guerra de Cuarta Generación (II)
De Vietnam a Afganistán
Por: Carlos Armando Lazo García Se ha dicho mucho acerca de la Guerra de Cuarta Generación (G4G) (4GWpor sus siglas en inglés). La identificación que se está haciendo de esta guerra con la Guerra Mediática, control del cerebro, acciones de guerra psicológica, y un sin número de concepciones donde se sustituye la guerra con todas sus consecuencias de destrucción y muerte que ella acarrea, por guerra donde los medios de comunicación parece ser la única arma que utiliza el imperialismo para el dominio de los pueblos. En el caso de Manuel Freitas en el artículo publicado por Aporrea (http://www.aporrea.org/actualidad/a20540.html ) señala lo siguiente: “El desarrollo tecnológico e informático, la globalización del mensaje y las capacidades para influir en la opinión pública mundial, convertirán a la Guerra Psicológica Mediática en el arma estratégica dominante de la 4GW, en su varíate ‘contraterrorista’.” “Las operaciones con unidades militares son sustituidas por operaciones con unidades mediáticas, y la acción psicológica con el "terror" sustituye a las armas en el teatro de la confrontación.” “Los blancos ya no son físicos (como en el orden militar tradicional) sino psicológicos y sociales. El objetivo ya no apunta a la destrucción de elementos materiales (bases militares, soldados, infraestructuras civiles, etc), sino al control del cerebro humano.” “Las grandes unidades militares (barcos, aviones, tanques, submarinos, etc) son sustituidas por un gran aparato mediático compuesto por las grandes redacciones y estudios de radio y televisión.” Esta sustitución de las armas de guerra por las operaciones psicológicas y las unidades mediáticas son una sustitución arbitraria de lo que los creadores del marco conceptual de la G4G, escribieron, desarrollaron y están incorporando a sus manuales de guerras de agresión a los pueblos y ya lo están poniendo en práctica. Cuando tratamos la Guerra de Cuarta Generación (G4G), lo tenemos que hacer desde la perspectiva, de los analistas y académicos de los ejércitos imperialistas. Esto nos permite entender la manera en la cual los militares gringos intentan incorporar en sus propios manuales las técnicas de la guerra de guerrilla que llevan a cabo los patriotas Iraquíes y Afganos contra el ejército invasor, para aplicarlas en las nuevas guerras de agresión imperialistas.

La experiencia de la derrota de Vietnam, por ejemplo, les permitió generar los manuales de contra insurgencia (COIN) para desarrollar la lucha contra la insurgencia de los pueblos que deciden emprender la forma superior de la lucha de clases, la lucha armada, contra el Estado Burgués opresor y capitalista representados en gobiernos, que con sus vínculos con el imperialismo, han despojado a su propio pueblo de las riquezas naturales y las ha puesto al servicio de las transnacionales imperialistas. Para los imperialistas, la decisión de lucha en pos de la independencia y liberación de los pueblos, ha provocado la intervención directa e indirecta por parte de los gobiernos imperialistas, siendo derrotados en muchos de los casos. En la actualidad los pueblos del mundo libran abiertamente una batalla antiimperialista, en todos los países del sur. Las formas de lucha de resistencia de los pueblos han transitado, según sus manuales, desde la forma clásica maoísta de la guerra larga y prolongada, hasta la guerra que ellos llaman de Cuarta Generación, que es la guerra de los ejércitos de los estados contra “oponentes no estatales,” cuyas características actuales han transitado desde la guerra de Vietnam a la G4G (Boletín 16). El manual FMFM 3-24 (COIN) de contrainsurgencia no aborda adecuadamente la insurgencia desde la perspectiva de la G4G, así lo señala el manual FMFM 3-25, en su crítica a la concepción de los manuales oficiales de la Infantería de Marina. “La “doctrina” de los manuales de ‘contrainsurgencia’ del ejército de los EEUU "...definen la insurgencia como un movimiento organizado encaminados a derrocar un Gobierno constituido, mediante el uso de subversión y conflictos (Manual JP-02).” “En pocas palabras, - sigue diciendo el Manual FMFM 3-25 en su crítica - una insurgencia es una lucha político-militar organizada y prolongada, diseñada para debilitar el control y la legitimidad de un gobierno establecido, aumentando el control insurgente, ocupando el poder, u otra autoridad política. Esta definición de insurgencia es lineal. Describe un conflicto con sólo dos lados, ambos están enfocados a obtener o mantener el poder político. Esta definición funciona muy bien en la revolución de Mao Ze Dong en China e incluso en las experiencias de los Estados Unidos y de Francia en Vietnam, pero falla al definir los innumerables factores en juego durante los conflictos de cuarta generación.” El FMFM 3-24 caracteriza linealmente un conflicto interno al indicar, "que el principal objetivo de la lucha armada en una guerra interna es movilizar al pueblo por el control político y la legitimidad." Según Le Duan, secretario General Partido Comunista de Vietnam durante la guerra, la derrota infringida por el pueblo de Vietnam al ejército imperialista norteamericano, fue producto de: 1) la guerra de todo el pueblo, el cual conduce un combate total, prolongado, apoyándose en lo esencial en sus propias fuerzas. 2) La guerra del pueblo combina las inmensas fuerzas políticas de las masas populares con las fuerzas armadas, sirviendo aquellas como base para crear y desarrollar las fuerzas armadas populares y hace

de la construcción de las tres categorías (componentes) de las fuerzas armadas la armazón de la lucha de todo el pueblo. 3) Basándose en la lucha armada como forma esencial de lucha, la guerra del pueblo la combina en una cierta medida con la lucha política en la retaguardia del enemigo sin menospreciar tampoco la lucha en el plano económico. 4) De este modo nosotros hemos podido aprovechar al máximo, la absoluta superioridad de nuestro pueblo en el plano moral y político y obtener beneficio de los factores favorables inherentes a la nueva época. En el caso de Vietnam, hubo una lucha por la independencia conducida por Ho Chi Minh y el Vietminh y después de conseguir la independencia expulsando a los franceses, se produce la revolución socialista también conducida por Ho Chi Minh, el Frente de Liberación Nacional y el Partido Comunista de Vietnam (Liga para la independencia de Vietnam). Mientras que la “insurgencia” de cuarta generación, es la guerra contra un estado constituido, es una forma de guerra que pretende vaciar, destruir o sustituir un Estado, así la denomina el manual FMFM 3-25: “Un Estado es la única entidad legítima responsable de la seguridad y el orden en una sociedad. También es el único proveedor de soberanía sobre un territorio dentro de la cual su jurisdicción es exclusiva y omnicomprensiva.” “La insurgencias de Cuarta generación tiene muchas causas posibles por qué luchar y muchos objetivos. Los objetivos de algunos insurgentes son amplios y públicos, mientras que otros son sutiles y difíciles de discernir. Sin embargo, todos son igualmente destructivos para los cimientos del Estado moderno. En consecuencia, el objetivo de la contrainsurgencia es facilitar la introducción de condiciones necesarias para el restablecimiento del Estado.” “Las insurgencias más conocidas del siglo 20 fueron dirigidas principalmente a la creación de un nuevo Gobierno. Supone, en consecuencia, la existencia previa de un Estado.” “Mao Ze Dong articuló muchas tácticas utilizadas en siglo 20, en su teoría de la guerra prolongada. Afirmó que las insurgencias trabajaban en 3 fases: 1) establecer una base ideológica y política; 2) llevar a cabo una guerra irregular contra el Gobierno y 3) finalmente derrocar al Gobierno en una guerra convencional.” “El Gobierno a menudo concentró sus esfuerzos en las zonas urbanas, dando gran libertad de movimiento a los insurgentes; ignorando a las minorías y no proveyendo seguridad y servicios a la población.” La experiencia de la derrota sufrida en Vietnam los obligó a considerar esta experiencia y desarrollaron los manuales de contrainsurgencia (COIN) para aplicarlos en la injerencia en los Estados

neo coloniales y pro imperialistas que libran una lucha contra los ejércitos de los países pro imperialista, dentro del contexto de la Guerra Fría como el caso colombiano en América latina. En la actualidad los analistas militares y oficiales que escribieron el FMFM 3-25 han caracterizado las guerras que libran actualmente los pueblos como no lineales, “...como una confluencia de personas, organizaciones y grupos con diferentes objetivos y metas. Estas metas y objetivos podrían incluir poder local, monopolio religioso, dinero y muchos otros objetivos ajenos a la obtención de poder nacional. Algunos grupos luchan por el control del Gobierno, o, a veces, sólo para luchar. El conflicto de cuarta generación es creado por la desintegración de un Estado. El esfuerzo de la contrainsurgencia, en el viejo paradigma, que era restaurar el Gobierno, ya no es la principal preocupación. La preocupación de la contrainsurgencia actual, se convierte en la restauración o creación de su propio Estado. Un gobierno sin un Estado es una construcción inestable que no sobrevivirá pasado el liderazgo actual...La insurgencia de cuarta generación es una forma de guerra que pretende vaciar, destruir o sustituir un Estado.” Repetimos, “…Un Estado es la única entidad legítima responsable de la seguridad y el orden en una sociedad. También es el único proveedor de soberanía sobre un territorio dentro de la cual su jurisdicción es exclusivo y omnicomprensiva. La Insurgencia de Cuarta Generación tiene muchos posibles objetivos. Algunas causas de la insurgencia son amplias y públicas, mientras que otras son sutiles y difíciles de discernir. Sin embargo, todas son igualmente destructivas para los cimientos del Estado moderno. El objetivo de la contrainsurgente es facilitar la introducción de condiciones necesarias para el restablecimiento del Estado.” La desintegración del Estado, entonces, como origen de una G4G, es un proceso generado por la política del imperialismo norteamericano en la necesidad de mantener su hegemonía en el ámbito global. Lo estamos viendo en Libia en la actualidad. La destrucción del Estado, de la infraestructura de la nación y el asesinato de su líder, sumió a su sociedad en un fraccionamiento progresivo de diferentes grupos que luchan por el control de áreas y ciudades, sin poder por lo pronto, reorganizar una lucha por la expulsión de los invasores del suelo libio y recuperar la soberanía sobre sus recursos energéticos y acuíferos. Aquí comenzó la guerra de cuarta generación según la definición del FMFM 3-25. El proceso que se desarrolla en la actualidad en Méjico corresponde a la fase de desintegración del Estado mejicano, utilizando el narcotráfico como estrategia central para penetrar y controlar los yacimientos petrolíferos de ese país, consolidando el control de Centroamérica, que ya se encuentra bajo la tutela directa del Comando Sur, con la flota que posicionaron en Costa Rica y con el establecimiento de nuevas bases militares para luchar contra el narcotráfico en Honduras, utilizando las tácticas aprendidas en Irak y Afganistán, como lo señala el New York Times. (http://www.nytimes.com/2012/05/06/world/americas/us-turns-its-focus-on-drug-smuggling-inhonduras.html?_r=1&pagewanted=all ). “En la Base de Operaciones Mocorón, en Honduras el ejército de Estados Unidos ha llevado las lecciones de la última década del conflicto de Iraq y Afganistán a la guerra contra las drogas que se

libra contra la nación Miskito, la construcción de este campamento, de esta base remota sin mucha publicidad, fue con el apoyo del gobierno de Honduras.” Estas bases construidas en Honduras tienen las mismas características de las de las construidas en Afganistán e Iraq. Según el NYT fueron construidas basándose “...en las duras lecciones aprendidas en una década de contrainsurgencia en Afganistán e Irak, donde las tropas se movieron de las bases gigantes a puestos dispersos en las zonas remotas y hostiles para que puedan enfrentar a los insurgentes…. a las tropas le dieron una casa pequeña y segura en el propio terreno de los insurgentes, y además construyeron cómodas barracas. Equipados con tanques gigantes de 4.500 galones de combustible para helicópteros. Paneles solares. Cada sitio es compatible para rotar 55 personas cada dos semanas, a un tiempo de entre 30 a 45 minutos de vuelo de la mayoría de todos los puntos de contrabando.” Estas informaciones nos muestran como están aplicando la experiencia adquirida en Iraq y Afganistán, en las Guerras que enfrentan en América latina. Los Niveles de la Guerra de Cuarta Generación En la teoría de la guerra convencional existen tres niveles nivel Estratégico, nivel operacional y nivel táctico. Para los militares imperialistas la G4G tiene también tres niveles, veamos como ellos lo exponen. “Los tres niveles clásicos de guerra -- estratégico, operacional y táctico -- siguen existiendo en la guerra de cuarta generación. Pero los tres son afectados y en cierta medida, cambiaron en la guerra cuarta generación. Un cambio importante es que en las tres primeras generaciones de la guerra, la estrategia fue exclusiva de los generales, la cuarta generación nos genera el "cabo estratégico". Especialmente cuando están rodando las cámaras de vídeo, un Marine alistado, un recluta podrá tomar una acción que tiene efecto estratégico.” Para ellos, si las imágenes tomadas de una atrocidad de las que están acostumbrados a cometer los soldados cuando invaden, es exhibido en los medios, la acción del cabo tiene repercusiones en la estrategia debido a que la opinión pública mundial se vuelve en contra de la guerra, en consecuencia esa acción dirigida por ese cabo, la atrocidad, tiene impacto en la estrategia. Ese es el Cabo Estratégico. “Vamos a la guerra de cuarta generación con los tres niveles clásicos de guerra, estos son transversalizados por los tres nuevos niveles que pueden ser más importantes. El Coronel John Boyd había identificado estos tres nuevos niveles como el físico, el mental y el moral. Además, sostuvo que el nivel físico—la muerte de personas y la destrucción de la infraestructura del país -- es menos potente; el nivel moral es el más poderoso y el nivel mental se encuentra entre los otros dos, el físico y el moral.” El Coronel John Boyd argumenta que esto es especialmente cierto en la guerrilla, que está más estrechamente relacionada a la guerra de cuarta generación que a la guerra formal entre los ejércitos de dos o más Estados...Esto nos lleva al dilema central de la guerra de cuarta generación: lo que

funciona en el nivel físico (y a veces en el mental) a menudo trabaja contra el ejército que lo produce en el plano moral. Por lo tanto, resulta muy fácil en un conflicto de cuarta generación, ganar todas las confrontaciones tácticas, y perder la guerra. Al grado de que se gana en el nivel físico vertiendo todo la potencia de fuego que provocan víctimas y daños a la población local, cada victoria física puede moverse hacia la derrota moral. Y el nivel moral es decisivo.” “El ejército de Estados Unidos llevó a cabo numerosas incursiones en hogares civiles en las zonas que ocupaba. En estos ataques, las tropas dominaban físicamente a los civiles. Mentalmente, los aterrorizaba. Pero en el plano moral, irrumpir en casas privadas en medio de la noche, aterrorizando a las mujeres y los niños y a veces humillando públicamente (como por ejemplo, pisar sus cabezas) trabajan poderosamente contra los estadounidenses. Una población enfurecida respondió proporcionando a la resistencia iraquí, más apoyo en todos los niveles de la guerra.” Estas conclusiones de este seminario que fueron recogidas en el Manual FMFM 1A, y luego en el FMFM 3-25, nos muestra: en primer lugar, la persistencia de la aplicación de la guerra de agresión para lograr el control de los gobiernos y sus estados, con su población y su territorio, y con todo lo que hay en el subsuelo. En segundo lugar, el uso de los términos: subversión, bandas de narcotraficantes, terroristas y delincuencia internacional clasificadas dentro del estatus de “Amenazas no tradicionales a la Paz y la Seguridad Internacional,” hace de estos conflictos nacionales internos, materia del Consejo de Seguridad, en consecuencia, son objetos de intervenciones bajo la bandera de las Naciones Unidas, transformándola en instrumento de la política exterior de los imperialistas. En tercer lugar, la Guerra de Cuarta Generación, que según ellos tiene su origen el la desintegración del Estado, opera como elemento que encubre las verdaderas razones. Méjico y Colombia, son víctimas del negocio de las drogas, que es utilizado por el gobierno imperialista de los EEUU, para intervenir en esos países y lograr su dominio. Son los imperialistas yanquis los que están desintegrando el Estado mejicano e implantándoles una G4G para luego decir que el gobierno mejicano amenaza la paz y seguridad en su frontera sur y justificar cualquier tipo de intervención. Según cubadebate: “En los últimos seis años, ocurrieron en México más de 47,000 asesinatos relacionados con el tráfico de drogas. De 2,119 en 2006 aumentaron a cerca de 17,000 en 2011. En 2008, el Departamento de Justicia norteamericano advirtió que las DTOs (Organizaciones de Tráfico de Drogas), vinculadas a cárteles mexicanos, se encontraban activas en todas las regiones de Estados Unidos. En la Florida actúan mafias asociadas con el cártel del Golfo, los Zetas y la Federación de Sinaloa. Miami es uno de los principales centros de recepción y distribución de la droga. Además de los mencionados, otros cárteles, como el de Juárez y el de Tijuana, operan EEUU.” http://www.cubadebate.cu/especiales/2012/06/01/narcotrafico-instrumento-de-dominioimperial/ En los casos de Asia Central, Iraq y Afganistán la política de agresión imperialista se basó en las mentiras mediáticas. En el primero, las armas de destrucción masiva, y en el segundo, el Atentado a

las Torres Gemelas, que fue estimulado y ejecutado por los organismos de seguridad del Estado Corporativo Imperialista de los EEUU. Estas informaciones nos muestran el carácter de la agresión norteamericana en nuestros países. No. La G4G no consiste en el control del cerebro como afirman algunos analistas que han tratado el tema. No. Se trata de una guerra. De una guerra utilizando todas las formas de lucha de clases. La lucha ideológica, la lucha económica, y la lucha armada como forma fundamental de agresión. Lo que vimos en Libia y lo que actualmente pasa en Siria es la simulación de una guerra popular contra el gobierno sirio. Utilizan las tácticas que aprendieron de los pueblos iraquíes y afganos. La G4G no es “...una guerra sin tanques ni fusiles, donde Ud., es a la vez, la víctima y el victimario. Donde “Las grandes unidades militares (barcos, aviones, tanques, submarinos) son sustituidas por un gran aparato mediático compuesto por las grandes redacciones y estudios de radio y televisión, apoyados por expertos en comunicación y psicología de masas. (…) Los titulares y las imágenes son los misiles de última generación que las grandes cadenas mediáticas disparan con demoledora precisión sobre su cerebro, convertido en teatro de operaciones de la Guerra de Cuarta Generación.” (http://www.aporrea.org/actualidad/a137551.html) Este artículo, y el de Manuel Freitas son una verdadera ingenuidad. No creamos que ahora se trate de que el teatro de operaciones de G4G es el Cerebro. No. No nos engañemos, la G4G es una guerra con armas de fuego y misiles de verdad. No. Los titulares e imágenes no son ningunos misiles de última generación que las grandes cadenas mediáticas disparan con demoledora precisión sobre su cerebro. Sobre su cerebro disparan balas de acero y esquirlas de granadas en los bombardeos “humanitarios”, de los ejércitos imperialistas. La G4G es el resultado de la destrucción que ejecutan los ejércitos imperialistas, de los estados y los pueblos a los cuales despojan de sus riquezas materiales y espirituales como en el caso de Iraq, que saquearon todas las obras de artes de una región que fue cuna de la civilización occidental. Además, el uso de armas con uranio empobrecido, ha destruido el material genético de parte de esas poblaciones. Como hemos visto en esos manuales, la sistematización de la experiencia de las formas de resistencia de nuestros pueblos, la están transformando en una nueva forma de agresión a los gobiernos que se rebelan al dominio imperialista, o se oponen a su política exterior y reafirmen su soberanía sobre sus recursos naturales, en especial, los recursos energéticos. El imperialismo es destrucción y muerte de los pueblos explotados del mundo. clazo13a@gmail.com

-Profesor Carlos Armando Lazo García
Visite el perfil de Carlos Armando Lazo García : para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea. FUENTE: http://www.aporrea.org/internacionales/a146378.html

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful