You are on page 1of 2

Umaña Luna

Abogado Universidad Nacional de Colombia Candidato a la Maestría de Filosofía Latinoamericana Universidad Santo Tomás Docente la Facultad de Filosofía Universidad Santo Tomás

Eduardo

El pasado miércoles 28 de mayo, falleció en Bogotá el “Maestro de maestros” Eduardo Umaña Luna. Él no fue un filósofo en el sentido profesionalista. No. Algo mejor. Fue un humanista integral, un militante político, un luchador social y un hombre comprometido con la defensa de los derechos humanos. Eduardo Umaña se doctoró en Derecho en 1951. Estudió en la Universidad Nacional de Colombia, su casa hasta su muerte, y la Universidad Externado de Colombia. Desde los años 50 fue un intelectual activo en la vida política nacional. Además de sus actividades como penalista al servicio de las víctimas del terrorismo de Estado, ejerció un magisterio que dejó una profunda huella en sus alumnos durante más de 40 años. Umaña Luna fue cofundador de la Facultad de Sociología de la Universidad Nacional de Colombia, Rector de la Universidad Libre, Decano de la Facultad de Derecho, Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Colombia, entre otros cargos. Recibió múltiples distinciones

por su labor académica e investigativa. Junto con Orlando Fals Borda y Germán Guzman Campos, publicó en los años 1962 y 1964 el libro La violencia en Colombia (2 tomos), reeditada recientemente. Fue el primer estudio analítico sobre nuestra violencia. El texto fue censurado en la época por las fuerzas conservadoras y reaccionarias que no compartían la responsabilidad que el estudio les endilgaba en el desencadenamiento de una guerra que aún padecemos. La obra del maestro Umaña Luna es extensa, cerca de 30 libros. Si bien el resultado de algunas de sus investigaciones se han reevaluado a la luz de nuevos estudios y conceptos, no puede negarse que jugó un papel importante en nuestra cultura y que inspiró a muchos de los actuales intelectuales del país. Umaña Luna escribió sobre el derecho penal, los derechos humanos, la familia en Colombia, la situación del menor en la legislación colombiana, el derecho de los pueblos, la coyuntura política en Colombia de finales de siglo, la modernidad y sobre su compañero Camilo Torres Restrepo.

205

Colombia necesita una paz que no sea fruto solamente de la “Ausencia de guerra”. el humanismo social de Umaña Luna ofrece luces. 206 . Es decir. integral.. Este es. entre ellos. Esta paz con justicia social no se logrará con el presente gobierno y con el estado actual del conflicto. sus ideas. el libro que expresa mejor su pensamiento. tal vez. que junto a su ejemplo de vida. sino que sea incluyente. la sumisión de la economía al capital extranjero. Es así porque aún quedan las mafias. sino a un humanismo integral. Era consciente de que los Derechos de los pueblos. uno de nuestros mejores hombres. Gerardo Molina. y es la tesis central de la obra. la teoría política clásica. con solvencia. Fue. El suyo es un pensamiento vigente. se movía entre la sociología. donde . que ha tenido hasta el momento dos ediciones. Umaña Luna. los paramilitares y un gobierno corroído desde adentro. lúcido. Frente al guerrerismo del actual gobierno. la autodeterminación y la autonomía. el derecho constitucional y los derechos humanos. Quedan unas estructuras socioeconómicas excluyentes en el país.se diera un cambio fundamental de estructuras socioeconómicas en la sociedad colombiana. que supedita lo social frente a los intereses de las empresas y la guerra. eran prerrequisito de la realización efectiva de los Derechos Humanos. El libro reivindica el pensamiento de Camilo Torres Restrepo y le apuesta no a un humanismo abstracto. que impedirán cualquier “paz con justicia social”.como decía el Fundador del Frente Unido . su mejor legado teórico.Con todo. es El humanismo Social (1998). a las multinacionales y a los Estados Unidos. que hoy ocupa un palco de honor junto a Antonio García. Especialmente para que se comprenda que si bien se puede acabar con la guerrilla. social. Era culto. sus propuestas. sigue el problema de la tierra. Hay que recalcar también que para el maestro Umaña. Él fue un hombre con sensibilidad social que siempre dijo lo que pensaba. lacayo del capital extranjero y de los intereses unilaterales de la actual globalización económica. Su portentosa oratoria y su embrujante voz transmitía siempre un mensaje humanista. ejemplifica una utopía aún inconclusa. La Declaración Universal de los Derechos de los Pueblos (1976) era la síntesis de la utopía liberal y del proyecto social representado en los derechos humanos. la historia. en últimas. etc. que piensan que con el “exterminio” de las FARC habrá paz en Colombia. con sus ideales aún está entre nosotros y permanecerá mucho tiempo más. y la imbecilización colectiva de la población colombiana agenciada por el mismo establecimiento en contubernio con dos canales de televisión. Este libro también reivindica las palabras de Bolívar en la Carta de Jamaica. Camilo Torres Restrepo y otros tantos más. eso no soluciona todo. De ahí su propuesta de una paz con justicia social. vacío. para usar una expresión afecta al fallecido Maestro.